Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
AutorMensaje
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 5th 2014, 18:17

Wait For you

Sinopsis


Algunas cosas valen la pena esperar…

Viajando miles de kilómetros de su casa para entrar a la universidad es la única manera para ___ __(TA), de diecinueve años, para escapar de lo que sucedió en la fiesta de Halloween hace cinco años, un acontecimiento que cambió su vida para siempre. Todo lo que necesita es llegar a sus clases a tiempo, asegurarse de que su pulsera en la muñeca izquierda esté en su lugar, no llamar la atención y tal vez, por favor Dios, hacer algunos amigos. La única cosa que no necesitaba y nunca planeada fue capturar la atención del chico que podría romper el precario futuro que está construyendo para ella misma.

Algunas cosas valen la pena ser experimentadas...

Joe Jonas es un metro noventa y dos centímetros de atracción, completado con un par de llamativos ojos marrones y una notable capacidad para hacerla desear cosas que creía le habían sido irrevocablemente arrebatados. Ella sabe que necesita mantenerse lejos de él, pero Joe está en todas partes, con su encanto, sus ingeniosas bromas, y ese maldito hoyuelo que es tan…tan lamible. Involucrarse con él es peligroso, pero cuando se vuelve imposible ignorar la latente tensión que despierta siempre que están cerca, él saca a relucir un lado en ella que nunca imaginó que existiera.

Algunas cosas nunca deben mantenerse en secreto…

Pero cuando _____ comienza a recibir amenazantes correos electrónicos y llamadas telefónicas forzándola a enfrentarse a un pasado que ella quiere mantener en silencio, no tiene más remedio que reconocer que alguien no le permite olvidar esa noche cuando todo cambió.

Cuando la devastadora verdad sale a la luz, ¿podrá resurgir esta vez con una cicatriz menos? ¿Y podrá Joe estar ahí para ayudarla o será arrastrado junto con ella?

Y hay algunas cosas por las que vale la pena luchar…


Última edición por PidgeJonas el Febrero 17th 2014, 18:01, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 5th 2014, 18:30

Wait for you

Capitulo 1


Hay dos cosas en la vida que te asustan como nunca. Despertar en el medio de la noche y descubrir un fantasma con su transparente rostro frente al mío era una de ellas. No creía que ocurriera, pero seguía asustada de tan sólo imaginarlo. La segunda cosa era llegar tarde a una sala de clases llena de gente.

Soy totalmente reacia a llegar tarde.

Odio que la gente se de la vuelta y te mire, lo que siempre ocurre cuando entras a una sala de clases un minuto después de que empezara la clase.

Por eso, tracé obsesivamente la distancia entre mi apartamento en University Heights y el estacionamiento designado para estudiantes que viajan el fin de semana en Google. Y si soy sincera, manejé dos veces el domingo para asegurarme de que Google no me estuviera llevando por un mal camino.

1.9 kilómetros para ser exactos.

Cinco minutos en el auto.

Incluso llegué quince minutos antes, así que llegué diez minutos antes que mi clase de las 9:10 comenzara.

Lo que no planeé fue el tráfico en varios kilómetros y la señal de stop, porque Dios prohibió que existiera un semáforo en esta ciudad histórica, o el hecho de que no había ningún estacionamiento vacío en el campus.

Tuve que estacionar en la estación de tren al lado del campus, perdiendo un precioso tiempo descubriendo cuartos en el medidor.

—Si insistes en moverte al otro lado del país, al menos permanece en uno de las residencias. Ellos tienen residencias allí, ¿no? —La voz de mi mamá se filtró a través de mis pensamientos cuando me detuve en frente del Edificio de Ciencias Robert Byrd, sin aliento por correr por la más empinada e inconveniente colina en la historia.

Por supuesto que no había optado por quedarme en una residencia, porque sabía que en algún momento, mis padres se presentarían al azar y comenzarían a juzgar y hablar y prefiero una patada en mi cara antes de que un inocente espectador vea ese espectáculo. En cambio, aproveché mi dinero bien ganado y alquilé un departamento de dos habitaciones junto al campus.

El señor y la señora Morgansten odiaban eso. Y eso me hizo extremadamente feliz.

Pero ahora lamentaba un poco mi pequeño acto de rebelión, porque mientras me apresuraba a salir del calor húmedo de una mañana a finales de agosto y un edificio de ladrillo con aire acondicionado, ya eran las 9:11 y mi clase de astronomía estaba en la segunda planta. Y, ¿por qué en el infierno elegí astronomía?

¿Tal vez porque la idea de sentarme en otra clase de biología me hizo lanzarme? Sí. Eso fue.

Corrí hasta la amplia escalera, me apresuré a través de las puertas dobles y golpeé una pared de ladrillo. Tropezando hacia atrás, mis brazos se agitaban. Mi compacto bolso de mensajero se cayó, tirando de mí hacia un lado. Mi cabello voló frente a mi cara, una hoja de castaño eclipsó todo mientras me tambaleaba peligrosamente. Oh querido Dios, me estaba cayendo. No había forma de pararlo.

Visiones de cuellos rotos bailaban en mi cabeza. Esto iba a apestar demasiado…

Algo fuerte y duro estaba en mi cintura, deteniendo mi caída libre.

Mi bolso cayó al suelo, derramando libros caros y lápices por el suelo brillante. ¡Mis lápices! Mis gloriosos lápices rodaban por todas partes. Un segundo más tarde estaba presionando una pared. La pared era extrañamente cálida.

La pared se rió entre dientes.

—Guau —dijo una profunda voz—. ¿Estás bien, cariño?

La pared no era tan pared. Era un chico. Mi corazón se detuvo y por un segundo aterrador, la presión se cerró sobre mi pecho y no podía moverme o pensar. Fui lanzada hacia cinco años atrás. Atascada. No me podía mover. El aire perforaba mis pulmones como una ráfaga de doloroso hormigueo que se extendió hasta la parte trasera de mi cuello. Cada músculo estaba encerrado.

—Oye. —La voz se suavizó, con bordes de preocupación—. ¿Estás bien?

Me obligué a tomar una respiración profunda, sólo una respiración. Necesitaba respirar. Aire adentro. Aire afuera. Había practicado esto una y otra vez por cinco años. Ya no tenía catorce. Ya no estaba allí. Estaba aquí, al otro lado del país.

Dos dedos presionaron debajo de mi barbilla, forzándome a levantar la cabeza. Sorprendentes y profundos ojos marrones, enmarcados con negro y espesas pestañas estaban fijos en los míos. Un marron tan vibrante y eléctrico, y un fuerte contraste frente a las pupilas negras, me pregunté si eran reales. Y entonces me di cuenta.

Un tipo me estaba sosteniendo. Nunca un hombre me había sostenido. No contaba aquella época, porque en ese tiempo no contaba la mierda, y estaba presionada en él, muslo con muslo, mi pecho en el de él. Como si estuviéramos bailando. Mis sentidos se frieron cuando aspiré el aroma ligero de su colonia. Guau. Olía bien y caro, al igual que su…

La ira de pronto se precipitó a través de mí, una cosa dulce y familiar, alejando el viejo pánico y confusión. Me aferré a eso desesperadamente y encontré mi voz. —Su. El. Ta. Me.

Ojos Marrones inmediatamente dejó caer el brazo. No estaba preparada por la repentina pérdida de apoyo y me tambaleé hacia un lado, él me atrapó antes de tropezarme con mi bolso. Respiraba como si hubiera corrido un kilómetro, empujé las hebras gruesas de mi pelo fuera de mi cara y finalmente conseguí una buena mirada a Ojos Marrones.

Dulce bebé Jesús, Ojos Marrones era…

Era magnífico en todos los sentidos que hacían que las niñas hicieran cosas estúpidas. Era alto, una cabeza o dos más alto que yo y ancho de hombros, pero con una cintura estrecha. Un cuerpo atleta, como el de un nadador. Pelo negro ondulado cayó sobre su frente, con cejas combinadas. Anchos pómulos, labios anchos y expresivos, completando el paquete creado para que las niñas babearan. Y esos ojos color, Santo Jesús.

¿Quién hubiera pensando que en un lugar llamado Shepherdstown se esconde alguien que luce así?

Y tropecé con él. Literalmente. Lindo.

—Lo siento. Estaba apurada por llegar a clases. Estoy atrasada y…

Sus labios se inclinaron en las esquinas mientras se arrodillaba. Empezó a recoger mis cosas y por un breve momento sentí ganas de llorar. Podía sentir las lágrimas en construcción en mi garganta. Estaba bastante atrasada ahora, no había manera de que pudiera caminar en esa clase y era el primer día. Fallé.

Agachándome, dejé que mi cabello cayera hacia delante y protegí mi cara cuando comencé a agarrar mis lápices.

—No tienes que ayudarme.

—No es ningún problema. —Recogió un trozo de papel y levantó la vista—. ¿Astronomía 101? Me estoy dirigiendo allí, también.

Genial. Por todo el semestre tendría que ver al chico que casi maté en el pasillo. —Estás atrasado —dije sin convicción—. Realmente lo siento.

Con todos los libros y lápices de vuelta en mi bolso, se puso de pie mientras me lo entregaba.

—Está bien. —Esa sonrisa torcida reveló un hoyuelo en la mejilla izquierda, pero sin embargo, en la derecha no había nada—. Estoy acostumbrado a que las chicas se lancen sobre mí.

Parpadeé, pensando que no había oído bien a Ojos Marrones porque seguramente no habría dicho algo tan defectuoso como eso.

Lo hizo y no había terminado aún. —Sin embargo, tratar de saltar en mi espalda es nuevo. Me gustó un poco.

Sintiendo que mis mejillas ardían, le espeté—: No estaba tratando de saltar en tu espalda o lanzarme a ti.

—¿No? —La sonrisa de medio lado se mantuvo—. Bueno, eso es una vergüenza. Si es así, este habría sido el mejor primer día de clases de la historia.

No sabía que decir mientras agarraba el pesado bolso en mi pecho. Los chicos no me habían coqueteado en casa. La mayoría de ellos no se atrevía a mirarme en la secundaria y los pocos que lo hacían, bueno, no me habían coqueteado.

La mirada de Ojos Marrones se deslizó a la hoja de papel en su mano. — ¿_____ __(TA)?

Mi corazón saltó. —¿Cómo sabes mi nombre?

Inclinó la cabeza hacia un lado mientras su sonrisa fue más amplia.

—Está en tu horario.

—Oh. —Empujé mi cabello ondulado de vuelta a mi cara caliente.

Me entregó mi horario, y lo tomé, deslizándolo en mi bolso. Un montón de incomodidad descendió mientras colocaba la correa.

—Mi nombre es Joseph Jonas —dijo Ojos Marrones— pero mis amigos me llaman Joe.

Joe. Repetí el nombre, disfrutándolo. —Gracias otra vez, Joe.

Se agachó y recogió una mochila negra que no había visto. Varios mechones de pelo oscuro cayeron sobre su frente y cuando se enderezó, los apartó. —Bueno, vamos a hacer nuestra entrada triunfal.

Mis pies estaban atrapados en el lugar donde estaba cuando se dio vuelta y se dirigió a la puerta cerrada, a la sala 205. Alargó la mano hacia el mango, mirando sobre su hombro, esperando.

No podía hacerlo. No tenía nada que ver con el hecho de que me estrellé contra lo que era el chico más sexy del campus. No podía entrar en la clase y que todo el mundo se dé vuelta y me mire. Estaba harta de ser el centro de atención donde quiera que fuera durante los últimos cinco años. El sudor estalló en mi frente. Mi estómago se tensó cuando di un paso hacia atrás, lejos de las salas y de Joe.

Se dio vuelta, con el ceño fruncido mientras una expresión de curiosidad se posó en su cara llamativa. —Vas en la dirección equivocada, cariño.

Había estado yendo en la dirección equivocada la mitad de mi vida. —No puedo.

—¿No puedes qué? —Dio un paso hacia mí.

Y me escapé. De hecho, di media vuelta y salí corriendo como si estuviera en la carrera por la última taza de café en el mundo. En cuanto llegué a esas malditas puertas dobles, le oí gritar mi nombre, pero seguí adelante.

Mi cara estaba encendida mientras me apresuraba por las escaleras, sin aliento, mientras salía del edificio de ciencias. Mis piernas se mantenían en movimiento hasta que me senté en un banco fuera de la biblioteca adyacente. El sol de la mañana parecía demasiado brillante cuando levanté mi cabeza y apreté los ojos con fuerza.

Jesús.

Que manera de hacer una primera impresión en una nueva ciudad, nueva escuela… nueva vida. Me mudé a más de mil kilómetros para empezar de nuevo y lo estropeé en cuestión de minutos.


Última edición por PidgeJonas el Enero 6th 2014, 14:08, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 5th 2014, 19:03

wooooooo!!!!
 jocolor Enamorada Enamorada 
ame el capi esta de lo mas hermoso me
gusto mucho esta
de lo mas genial
_Very Happy sube mas siiii!!!??
jejejejeje
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 5th 2014, 20:13

segunda lectora
sta genial..
siguela
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 5th 2014, 21:12

tercera lectora!
me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaa
SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 6th 2014, 12:28

NUEVA LECTORAAAAAA *-*
HAPPY NEW YEAR! HAHAH
SIGUELA PORFIS, ME HABIA ACOSTUMBRADO A OJOS MARRONES
CUANDO DIJO SU NOMBRE FUE COMO UNA REVELACIÓN
#RARO, SIGUELA PORFIS
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 6th 2014, 14:07

Wait for you

Capitulo 2


Tenía dos opciones para elegir: podría dejarlo ir y seguir adelante con mi desastroso intento de asistir a mi primer día de clases en la universidad, o ir a casa, meterme en la cama, y tirar las sabanas sobre mi cabeza. Me iría con gusto por la segunda opción, pero eso significaría no ser yo. Si correr y esconderme fuera lo mío, nunca habría sobrevivido a la secundaria.

Al llegar abajo, miré la pulsera de plata que brillaba en mi muñeca izquierda, asegurándome de que se encontraba en el lugar correcto. Casi no sobreviví a la escuela secundaria. Mamá y papá casi sufrieron de un ataque cuando les informé mis planes de asistir a una universidad que se encontraba al otro lado del país. Si se hubiera tratado de Harvard, o Sweet Briar, habría sido todo miel sobre hojuelas, pero ¿una Universidad que no pertenecía a la Liga Ivy? ¡Qué vergüenza! Simplemente no lo entendían. Nunca lo hicieron. No había en el mundo ninguna jodida manera de que en la universidad a la que me matriculara nos obligaran a asistir al club de campo.

Quería ir a un lugar en donde no viera ni una desagradable mueca familiar o escuchara los susurros que todavía se derramaban de la boca de la gente como el ácido. Donde la gente no hubiera oído la historia o cualquier versión de la supuesta verdad que ha sido repetida una y otra vez hasta lograr que a veces, yo misma me pregunté qué fue lo que sucedió aquélla noche de Halloween hace cinco años.

Sin embargo, nada importaba aquí. Nadie me conocía. Nadie sospechaba nada. Y nadie sabía lo que mi grueso brazalete escondía en los días de verano, en esos días cuando las camisas de manga larga no funcionaban. Venir aquí fue mi decisión y fue lo correcto.

Mis padres me habían amenazado con cortar mi financiamiento, lo cual encontré gracioso. Tenía mi propio dinero. Dinero sobre el cual no tenían control desde que cumplí los dieciocho años. El dinero que había ganado. Para ellos significaba que una vez más los había defraudado, pero si me quedaba en Texas cerca de ellos, estaría muerta.

Eché un vistazo a la hora en la pantalla de mi celular, me puse de pie y coloqué el bolso sobre mi hombro. Al menos no llegaré tarde a mi clase de historia. Historia se impartía en el edificio de ciencias sociales, en la parte inferior de la colina que acababa de subir corriendo. Corté camino por el estacionamiento detrás del edificio Byrd y crucé la congestionada calle. Todo a mí alrededor eran estudiantes caminando en grupos de dos o más personas, obviamente muchos se conocían. En lugar de sentirme dejada de lado, había en mí un sentimiento precioso de libertad, para caminar a clase sin ser reconocida.

Dejando mi monumental fallo matutino de lado, entré en el Whitehall, y me dirigí a la derecha. El pasillo estaba atestado de estudiantes esperando a que los salones queden vacíos. Pasé a través de grupos de estudiantes risueños, esquivando a algunos que todavía parecían medio dormidos. Encontrando un lugar vacío al otro lado del salón de clase, me senté contra la pared y crucé las piernas. Pasé las manos ansiosamente por los vaqueros, entusiasmada por comenzar con esta asignatura. La mayoría de la gente se aburre hasta la muerte con Historia 101, pero ésta era mi primera clase en la Universidad. Si tenía suerte, en cinco años a partir de ahora, estaría trabajando en un silencioso y frío museo o librería, catalogando viejos textos o artefactos. No es la más glamorosa de las profesiones, pero resultaba agradable para mí. Mejor de lo que solía querer ser, una bailarina profesional en Nueva York.

Otra cosa en la que mamá se decepcionó, nuevamente. Todo ese dinero invertido en clases de ballet que tomé desde que tuve la edad suficiente para caminar, se perdió después de que cumplí catorce años. Sin embargo extrañaba eso, el efecto calmante que el baile me provocaba. No me atrevería a hacerlo otra vez.

—Chica, ¿Qué estás haciendo sentada en el suelo? —Mi cabeza se sacudió hacia arriba y una sonrisa estalló en mi cara cuando vi la amplia y luminosa sonrisa que se extendía por el hermoso rostro de tono caramelo de Jacob Massey. Nos conocimos durante la clase de orientación para primer año la semana pasada. Sería mi compañero de asignatura en historia, además de martes y el jueves en la clase de arte. Inmediatamente me había encandilado con su personalidad extrovertida.

Eché un vistazo a los caros vaqueros que llevaba, reconociendo el corte a la medida. —Está cómodo aquí abajo. Deberías unirte.

—Por supuesto que no. No quiero que mi bonito y bien formado culo se manche por sentarme en el piso —me reprochó apoyando la cadera en la pared junto a un lado de mí, con una sonrisa en el rostro—. Espera, ¿Qué estás haciendo aquí? Pensé que tenías clase a las nueve.

—¿Te acuerdas de eso? —Habíamos intercambiado horarios como por medio segundo la semana pasada.

Me guiñó coquetamente el ojo. —Tengo una memoria aterradora para recordar lo que resulta ser prácticamente inútil para mí.

Me reí a carcajadas. —Es bueno saberlo.

—Así que te saltaste la clase, ¿eh? Eres mala, una niña mala.

Hice una mueca y sacudí la cabeza. —Sí pero ya estaba llegando tarde y no me gusta entrar en un salón después de que inició la clase, así que supongo que mi primer día será el miércoles, si no fallo antes de eso.

—¿Fallar? No seas estúpida. Astronomía es una clase sumamente fácil. La hubiera tomado si no se hubiera llenado dos segundos después de haberse abierto.

—Bueno, casi mato a un tipo en el pasillo por ir corriendo a clase, chico que resulta estar también conmigo en dicha clase sumamente fácil.

—¿Qué? —Sus oscuros ojos se abrieron con interés y se arrodilló

frente a mí. Alguien le llamó la atención—. Espera un segundo, _____. — Entonces agitó el brazo con fuerza y empezó a saltar—. ¡Oye! ¡Brittany! ¡Mueve tu culo hacia acá, ahora!

Una chica rubia y menuda que estaba parada en el centro del aula se volvió hacia nosotros, sus mejillas ruborizadas, sonrió al ver a Jacob saltando. Caminó hacia nosotros. —Brittany, ella es _____—dijo él. Sonrió—. _____, ella es Brittany. Digan hola.

—Hola —dijo ella, dándome un pequeño apretón de manos.

Le devolví el saludo. —Hola.

—_____ está a punto de decirnos como casi mata a un tipo en el pasillo. Pensé que te gustaría oír la historia también.

Hice una mueca de disgusto, pero el interés en los ojos cafés de Brittany resultó algo gracioso de ver. —¡Cuéntalo! —me pidió con una sonrisa.

—Bueno, realmente no sucedió pero casi mato a alguien —expliqué con un suspiro—. Pero estuvo cerca y fue tan, tan vergonzoso.

—Las historias embarazosas son las mejores —dijo Jacob, hincado en el suelo.

Brittany rió. —Eso es verdad.

—¡Escúpelo! —Coloqué mi cabello detrás de la oreja y bajé la voz para evitar que todo el salón se deleite con mi humillación—. Llegaba tarde a astronomía y en cierto modo corría hacia las puertas dobles que están en el segundo piso. No veía lo que pasaba a mí alrededor y me estrellé contra él en el pasillo.

—¡Uff! —Una mueca de simpatía parece cruzar por el rostro de Brittany.

—Sí, quiero decir, casi lo derribo. Dejé mis cosas ahí. Libros y plumas volando por todos lados. Fue épico.

Los ojos de Jacob brillaron con humor. —¿Era un chico ardiente?

—¿Qué? —pregunté.

—¿Era ardiente? —repitió pasándose una mano por el corto cabello—. Porque si era ardiente, deberías de haberlo utilizado para tu beneficio. Eso se hubiera convertido en la mejor forma para romper el hielo en la historia. Al igual que podrían haberse enamorados y tú lo arruinaste, antes de que te mirara realmente.

—Oh, Dios mío. —Sentí un calor familiar abrirse paso por mis mejillas—. Sí, era realmente guapo.

—Oh no —dijo Brittany, parecía ser la única en reconocer que por tratarse de un chico ardiente resultaba todavía más embarazoso. Creo que se necesita tener una vagina para entenderlo, porque Jacob parecía muy emocionado con la noticia.

—Así que dime ¿cómo era ese dulce y bien parecido hombre? Es una necesidad el conocer todo tipo de detalle.

Una parte de mí no quería decirlo, porque pensar en Nicholas me provocaba mil diferentes formas de incomodidad. —Oh… bueno, era muy alto y bien constituido, supongo.

—¿Cómo sabes que estaba bien constituido? ¿Lo sentiste también?

Me reí cuando Brittany negó con la cabeza. —Choqué contra él, Jacob. Y me atrapo. No lo estaba sintiendo a propósito, pero parecía tener buen cuerpo. —Me encogí de hombros, simulando desinterés—. De todos modos, tenía el cabello oscuro y ondulado. Más largo que el tuyo, algo desordenado, pero en un…

—Maldita sea, chica, si me dices que no te importa Soy-Una-Sexy-Bestia o algo similar, voy a correr a buscar a ese chico.

Brittany rió con fuerza. —Me encanta el pelo de esa manera.

Me pregunté si mi cara se ve tan caliente como en realidad la sentía.

—Sí, fue así. Era realmente guapo y sus ojos eran marrones, algo claros que parecían…

—Espera —jadeó Brittany, sus ojos muy abiertos—. ¿Eran sus ojos tan marrones que parecerían ser falsos? ¿Y olía realmente bien? Sé que suena raro y extraño, pero sólo responde.

Eso resultó ser un poco espeluznante, raro y muy divertido. —Sí, a ambas cosas.

—¡Santa mierda en el zapato! —exclamó ella mientras dejaba salir una nerviosa carcajada—. ¿Sabes su nombre?

Estaba empezando a preocuparme porque Jacob también tenía la misma y ansiosa expresión en su rostro. —Sí, ¿por qué?

Brittany le di un codazo a Jacob y bajó la voz hasta sólo hablar en susurros. —¿Era Joseph Jonas?

Mi mandíbula cayó hasta mi regazo.

—¡Era él! —Se estremeció—. ¿Te estrellaste contra Joseph Jonas?

Jacob no sonreía. Me miraba con… ¿admiración? —¡Te tengo tanta envidia justo ahora! ¡Daría mi testículo izquierdo por estrellarme con Joseph Jonas!

Casi me ahogué con la carcajada que solté. —¡Guau! Eso es muy serio.

—Joseph Jonas es algo serio, _____. No lo sabes. No eres de por aquí —dijo un serio Jacob.

—Eres estudiante de primer año también. ¿Cómo es que sabes de él? —le pregunté, Joe parecía demasiado grande para ser de primer año. Tenía que ser por lo menos de segundo o tercero.

—Todos en la escuela lo conocen —respondió.

—¡Llevas menos de una semana en la escuela!

Jacob sonrió de lado. —Yo salgo.

Me eché a reír, sacudiendo la cabeza. —No lo entiendo. Sí, él es… ardiente, pero ¿qué con eso?

—Fui a la escuela con Joseph —explicó Brittany, mirando por encima del hombro—. Quiero decir, es dos años mayor que yo, pero era como mierda en la escuela. Todo el mundo quería estar cerca de él o con él. Es más o menos lo mismo que aquí.

La curiosidad se impuso a pesar de que lo que dijo me recordaba a alguien más. —¿Así que son de por aquí?

—No, somos de las afueras del área de Morgantown-Fort Hill. No sé porque escogería esta escuela en lugar de la WVU, pero lo hice porque no me quería quedar atascada en el mismo pueblo con la misma gente.

Podía entender eso.

—De cualquier forma, Joseph es conocido en todo el campus. — Ahora era Jacob el que hablaba mientras juntaba sus manos—. Vive fuera del campus y supuestamente, hace las mejores fiestas de la historia.

—Tenía una reputación en la secundaria —continuó Brittany—. Una reputación que se ha ganado a pulso. No me malinterpretes. Joseph siempre me ha parecido un tipo genial. Muy agradable y divertido, pero puso la “O” en la palabra gigoló por ese tiempo. Parece que se ha calmado un poco, pero ya saben que un leopardo y sus manchas…

—Muy bien —dije mientras jugueteaba distraídamente con mi pulsera—. Es bueno saberlo, pero realmente no me importa. Lo que quiero decir es que me encontré con él en un pasillo. Esa es la medida de mi conocimiento sobre Joe.

—¿Joe? —Parpadeó sorprendida Brittany.

—¿Sí? —De un empujón me puse de pie y agarré mi bolso. Las puertas se abrirían en cualquier momento.

Brittany alzó las cejas con entendimiento. —La gente que no lo Conoce no lo llama Joe. Sólo sus amigos le dicen Joe.

—¡Oh! —Fruncí el ceño contrariada—. Me dijo que la gente lo llamaba Joe, así que se supuse que así lo llamaban todos.

Brittany no dijo nada, y honestamente no supuse que significara gran cosa. Joseph/Lo-que-sea sólo estaba siendo amable conmigo después de haberle caído encima. El hecho de que fuera un playboy reformado no significaba nada para mí aparte de significar el mantenerme bien lejos de él.

Las puertas se abrieron y los estudiantes se derramaron por el pasillo.

Nuestro pequeño grupo esperó hasta que se despejó el pasillo para poder entrar, seleccionamos tres asientos en la parte trasera, dejando a Jacob en medio. Saqué mis cosas, con ellas podría golpear a alguien, tomé mi cuaderno al mismo tiempo que Jacob me sujetaba del brazo.

Malicia y caos total llenaron su mirada. —No puedes abandonar astronomía. Para poder superar este semestre, tengo que vivir a través de ti, y oír sobre Joseph al menos tres días a la semana.

Me reí en voz baja. —No abandonaré la clase. —A pesar de que en cierto modo lo deseaba—. Pero dudo que tenga algo interesante que contarte. No es como si fuéramos a hablar de nuevo.

Jacob soltó mi brazo y se echó hacia atrás. —Famosas últimas palabras, ____.

Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 6th 2014, 15:31

Woooooooo q genial Capiiii sta de los maas hermoso lo amo Smile otro otro otro otro si
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 6th 2014, 19:44

famosas ultimas palabras?
eso suena raro jajaja
siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 6th 2014, 20:18

jejje
tan conocido es joe?
jejeje
siguela sta genial
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 6th 2014, 21:39

siguelaaaaa ^^
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 7th 2014, 14:58

Wait for you

Capitulo 3


El resto del día no resultó ser tan memorable como lo había sido mi mañana, para mi beneficio. No hubo más ardientes e inocentes chicos a punto de ser derribados por mí. Sin humillaciones. A pesar de tener que volver a repetir la experiencia nuevamente en el almuerzo, para entretenimiento de Jacob. Me alegré realmente de que él y Brittany tuvieran el descanso al mismo tiempo que yo. Realmente pensé en pasar la mayor parte de mi día sola, así que me resultó verdaderamente agradable hablar con gente… de mi edad.

El ser social es como andar en bicicleta, supuse.

Además de los innecesarios consejos de Jacob, la mayoría suponían el salir corriendo hacia Joe la próxima vez que lo viera; no había tenido momentos difíciles en mi primer día. Al final de la jornada, honestamente, prácticamente me había olvidado de mi desastrosa mañana.

Antes de salir de la escuela, me dirigí hacia el edificio administrativo para recoger una solicitud de trabajo y estudio. No necesitaba el dinero, pero necesitaba perder tiempo y mantener mi mente ocupada. Tenía un total de dieciocho horas de clase, pero no me gustaría tener un montón de tiempo libre. Un trabajo en el campus parecía ser lo mejor, sólo que no había espacios abiertos. Mi nombre fue a parar a una extensa lista de espera.

El campus era realmente hermoso, pintoresco y tranquilo. No era para nada como los monstruosos campus de algunas universidades. Ubicado entre el río Potomac y la ciudad histórica de Shepherds Town, era algo que verías en una tarjeta postal. Grandes edificios con torres mezclados con las estructuras más modernas. Los árboles estaban por todas partes. Aire fresco, limpio y todo lo que necesitábamos estaba a poca distancia. Podía caminar por días en el espacio del campus Oeste para evitar el pago del medidor.

Después de dar mis datos personales para ingresar a la lista de espera, caminé de regreso hasta mi auto disfrutando de la cálida brisa. A diferencia de esta mañana, cuando yo había tenido que correr por llegar tarde, tuve la oportunidad de observar las casas de camino a la estación de tren. Tres casas de cada lado, tenían porches llenos de chicos universitarios. Lo más probable es que sea ésta su versión de una fraternidad.

Un chico levantó la vista, cerveza en mano. Sonrió, pero volvió la vista hacia la puerta abierta, llevando una pelota de futbol en la mano. Se escuchó un chasquido en la parte trasera. Maldiciones por doquier. Definitivamente una fraternidad.

Mi columna se puso rígida mientras tomaba ritmo, corriendo junto a las casas. Llegué a un cruce, parándome y casi soy golpeada por una camioneta color plata —tal vez una Tundra—, que iba por el camino. Mi corazón dio un salto cuando pisaron los frenos y el auto bloqueó mi camino.

Di un paso hacia atrás en la acera, confundida. ¿El conductor acaso iba a gritarme? La oscura ventanilla bajó y casi me caí de bruces.

Joe me sonrió desde abajo de una gorra de béisbol al revés. Mechones de cabello oscuro escaparon por debajo de ella. Y estaba sin camisa —totalmente sin camisa—, y por lo que pude observar, tenía un pecho bastante fuerte. Y un tatuaje. Del lado derecho. Un sol, las llamas se extendían hacia atrás de sus hombros en brillantes tonos rojos y naranjas.

—_____ __(TA), nos volvemos a ver.

La última persona que querría ver y tuve la jodida suerte de conocer.

—Joe Jonas… ¡Hola!

Se inclinó hacia adelante, dejando caer un brazo sobre el volante. Corrección. Tenía también unos bonitos bíceps. —Tenemos que dejar de vernos así.

Y esa es la cosa más verdadera dicha nunca. Tenía que dejar de mirar su bíceps… y su pecho… y tatuaje. Nunca pensé que el sol pudiera ser tan… sexy. ¡Guau! Esto es incómodo.

—¿Tú corres hacia mí, yo corro hacia ti? —explicó—. Es como si fuéramos una catástrofe a punto de ocurrir.

No tenía ni idea de qué responder a eso. Tenía la boca seca, la mente dispersa.

—¿A dónde vas?

—A mi auto —me obligué a contestar—. Voy con el tiempo justo. — No es necesariamente verdad, había sido generosa con el tiempo para evitar una multa de estacionamiento, pero él no tenía por qué saberlo—. Así que…

—Entiendo. Súbete cariño. Te invito a dar un paseo.

La sangre se drenó de mi rostro y se esparció por otras partes de mi cuerpo de manera extraña y confusa. —No, estoy bien. Está justo encima de la colina. No es necesario.

La sonrisa de lado que mostró en la mañana se extendió por su rostro, dejándome ver nuevamente ese hoyuelo suyo tan peculiar.

—¡No hay problema! Es lo mínimo que puedo hacer después de hacerte correr.

—Gracias, pero…

—¡Oye! ¡Joseph! —El tipo de la cerveza saltó el porche y corrió por la acera, dándome un vistazo rápido—. ¿Qué haces?

Salvada por el chico fraternidad.

La mirada de Joe no se desvió de mí, pero su sonrisa empezó a deslizarse. —Nada Kevin, trato de tener una conversación.

Le hice a Joe un ligero asentimiento, y me apresuré pasando alrededor de Kevin por el frente de la camioneta. No miré hacia atrás, pero podía sentirlo mirándome. Con los años, saber cuándo alguien te mira se convirtió en uno de mis talentos.

Me obligué a no correr hacia la estación de tren, ya que huir de la misma persona dos veces en un día, estaba más allá del nivel aceptable de rarezas. Incluso para mí. No me di cuenta que había estado conteniendo la respiración hasta que estaba al volante de mi coche y escuché el zumbido del motor.

¡Jesús!

Dejé caer mi cabeza contra el volante y un gemido salió involuntariamente de mí. ¿Una catástrofe a punto de ocurrir? Sí, sonaba bastante bien.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 7th 2014, 16:40

ohhh
pobre ____
q encuentros con joe
siguela
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 7th 2014, 21:35

Hola!
Dios que hermoso capi me gusta
mucho esta de lo genial
me enamore definitivamente
me enamoro el capi
me gusta mucho,
sube mas porfis Very Happy
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 8th 2014, 06:19

me imagine a joe en ese momento cando bajo el vidrio, que sexy se debe ver *-*
siguela por favooorrr
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 8th 2014, 13:38

pobre rayita u.u
esta buenisima
siguela!!!!!
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 8th 2014, 16:52

Wait for you

Capitulo 4


Estar sentada en clase de sociología por tres largas horas la noche del martes no había sido tan malo como pensé que sería, pero para el momento en que la clase acabó, me moría de hambre. Antes de dirigirme a mi apartamento, me detuve en el Sheetz, una conveniente tienda/estación de gas que no teníamos en Texas y obtuve un HAP. Una ensalada Hecha a Pedido, cargada de tiras de pollo frito y aderezo ranch. Mmm. Saludable.

El aparcamiento estaba lleno de autos, había algunos incluso en el campo cercano que se topaba con el campus oeste. No había sido así cuando lo dejé para mi clase de la tarde y me pregunté qué estaba ocurriendo. Me las arreglé para encontrar estacionamiento todo el camino cercano a la carretera y mientras apagaba el auto, mi celular se sacudió en el porta vasos.

Sonreí cuando vi que era un mensaje de Jacob. Habíamos intercambiado números en clases antes, desde que él vivía en uno de los dormitorios.

"Arte apesta, era todo lo que decía su mensaje."

Riendo, le envié una rápida respuesta acerca de nuestra tarea, la cual era identificar qué pintura pertenecía a qué era. Gracias a Dios por Google, porque era como estaba terminando mi tarea.

Recogí mi bolso y comida, y salí del auto. El aire era pegajoso y despegué el cabello en mi cuello, deseando haberlo acomodado en una cola de caballo. El aroma del otoño estaba en el aire, sin embargo me encontraba impaciente por ver el clima más frío. Quizá incluso nieve en invierno. Me dirigí a través del estacionamiento bien iluminado hacia el grupo central de apartamentos. Yo estaba en el último piso —el quinto— parecía que muchos estudiantes vivían aquí y la mayoría realmente no había comenzando a llegar hasta hoy, pero tan pronto como me detuve en la acera, supe de dónde venían todos los autos.

La música retumbaba de algún lugar dentro de mi edificio. Un montón de luces estaban encendidas y pude recoger partes de conversaciones mientras subía las escaleras. En el quinto piso, encontré al culpable. El apartamento al otro lado del pasillo, dos puertas abajo, estaba dando una fiesta. La puerta estaba abierta y las luces y la música se derramaban en el pasillo.

Un atisbo de celos se movió dentro de mi pecho mientras desbloqueaba mi puerta. Todas las risas, el ruido y la música sonaban divertidos. Todo parecía tan normal, como algo que debería estar haciendo, pero las fiestas… Las fiestas no terminaban bien para mí.

Cerrando la puerta detrás de mí, me quité los zapatos y dejé mi bolso en el sofá. Equipar este apartamento había dejado un hueco en mi cuenta, pero estaría aquí por cuatros años y me imaginé que podría venderlo cuando me vaya o llevarlo conmigo. Y todas eran mis cosas. Eso significaba mucho para mí.

La fiesta se propagó al otro lado del pasillo, mucho después de que terminé mi no tan saludable ensalada, me puse mis shorts de pijama, una camisa de manga larga y terminé mi tarea de arte. Fue recién después de la medianoche cuando me di por vencida leyendo la tarea de inglés y comencé a ir hacia mi dormitorio. Pero me detuve en el pasillo, mis dedos encrespándose en la alfombra.

Un estallido de risa ahogada sonó y supe que la puerta había sido abierta, porque sonaba más alto que antes. Estaba congelada, mordiéndome mi labio inferior. ¿Qué si abría la puerta y reconocía a alguien de clases? Obviamente eran universitarios dando una fiesta. ¿Tal vez reconocería a la persona? Entonces, ¿qué haría? No era como si me fuera a unir cuando estaba sin sujetador, usando mi pijama, y balanceando la más desordenada cola de caballo conocida por el hombre. Me di la vuelta y encendí la luz del baño, mirando mi reflejo. Fregando todo el maquillaje, las pecas en el puente de mi nariz aparecieron y mi cara parecía más ruborizada de lo normal. Me incliné contra el fregadero del que mi mamá se habría reído y presioné mi rostro más cerca del espejo.

Con la excepción de mi pelo castaño-rojizo que venía de parte de mi papá, era el retrato de mi madre. Nariz recta, mentón redondo y altos pómulos; con toda la ayuda cosmética que ella había tenido en los últimos años para lucir fresca, parecíamos más como hermanas que madre e hija.

Pasos resonaron en el pasillo. Más risas. Hice una mueca a mi reflejo y me alejé del espejo. De regreso a la sala, me dije a mí misma que me vaya a dormir, pero me encontré caminando hacia la puerta del frente. No tenía idea de qué hacía o por qué estaba siendo tan entrometida, pero todo sonaba… cálido y divertido allí afuera y todo aquí estaba frío y aburrido.

¿Cálido y divertido? Rodé los ojos. Dios, sonaba como una inepta. Hacía frío aquí porque tenía el aire acondicionado extremadamente fuerte. Pero estaba en la puerta y no había nada que me detuviera.

Abriéndola de un tirón, me asomé a la escalera, viendo dos cabezas desaparecer debajo de los escalones. La puerta de la fiesta seguía abierta, y me quedé allí, indecisa. Esto no era casa. Nadie iba a enviarme una mirada mordaz o gritarme obscenidades. En todo caso, probablemente pensarían que era algún tipo de fenómeno parado allí, a mitad de mi puerta, todo ojo saltones, y dejando salir todo el aire frío.

—¡Trae a Raphael de regreso! —exclamó una voz familiar y una profunda risa que retorció mi estómago—. ¡Tú, imbécil!

¡Reconocí esa voz! Oh mi Dios…

No podía ser. No había visto la gran, ridícula y plateada camioneta fuera, pero de nuevo, había demasiados autos y no era como si hubiera estado buscando su camioneta.

La puerta se abrió por completo y me congelé mientras un chico salía a trompicones, riendo mientras dejaba una tortuga —¿qué carajos?— en el suelo. La cosa sacó la cabeza, mirando alrededor y entonces desapareció en su caparazón.

Un segundo después, el chico que había dejado la tortuga afuera volvió al apartamento y Joe apareció en la puerta en toda su gloria sin camisa. Se agachó y recogió al pequeño amigo verde. —Lo siento Raphael. Mis amigos son unos completamente jodidos… —Levantó la mirada.

Traté como una idiota retroceder, pero era demasiado tarde. Joe me vio.

—… Idiotas. —Miró de nuevo—. ¿Qué...?

¿Lanzarme a mi apartamento se vería raro? Sí, sí lo haría. Así que fui con un muy pobre—: Hola…

Joe parpadeó varias veces, como si intentara aclarar su visión. — ¿___ __(TA)? Esto se está volviendo un hábito.

—Sip. —Me obligué a tragar—. Así es.

—¿Vives aquí o estás visitando…?

Me aclaré la garganta mientras las piernas de la tortuga comenzaban a moverse como si estuviera intentando alejarse caminando.

—Yo… vivo aquí.

—¿No bromeas? —Esos bebés marrones se ampliaron y se pavoneó por la barandilla. No pude evitar notar cómo sus pantalones de gimnasia colgaban hacia abajo en sus estrechas caderas. O su estómago. Estaba tonificado, su paquete de seis era llevado a un terreno de ocho—. ¿De verdad vives aquí?

Me obligué a levantar la mirada y reparé en el tatuaje de sol. —Sí. De verdad vivo aquí.

—Esto es… ni siquiera lo sé. —Rió de nuevo, y me encontré con su mirada—. Realmente loco.

—¿Por qué? —¿Además del hecho de que él estaba en el vestíbulo de mi apartamento, sin camisa y descalzo, sosteniendo una tortuga llamada Raphael?

—Vivo aquí.

Lo miré boquiabierta. Toda la cosa de medio desnudo ahora tenía sentido y supuse que también lo hizo la tortuga, pero no podía ser.

Demasiadas coincidencias. —Estás bromeando, ¿verdad?

—No. He estado viviendo aquí por un tiempo; como un par de años con mi compañero. Tú sabes, el imbécil que puso al pobre Raphael afuera.

—¡Oye! —gritó el chico desde el interior de su apartamento—. Tengo un nombre. ¡Es Sr. Imbécil!

Joe rió. —De todas formas, ¿te mudaste el fin de semana?

Me encontré asintiendo.

—Tiene sentido. Yo estaba en casa, visitando a la familia. —cambió a Raphel a la otra mano, sosteniendo a la cosa que se retorcía contra su pecho—. Bueno, diablos…

Estuve sosteniendo la puerta hasta que mis nudillos dolieron. —Esa… um, ¿es tu tortuga?

—Sí. —Una media sonrisa apareció mientras levantaba al pequeño—. Raphael conoce a _____.

Le di a la tortuga un pequeño saludo, y luego me sentí algo estúpida. Ésta sólo escondió su cabeza en su caparazón verde y marrón. —Esa es una mascota muy interesante.

—Y esos son unos muy interesantes pantalones cortos. —Bajó la mirada—. ¿Qué son? —Inclinándose hacia adelante sus ojos se estrecharon, y me puse rígida—. ¿Rebanadas de pizza?

El calor inundó mis mejillas. —Son conos de helado.

—Huh. Me gustan. —Enderezándose, su mirada me recorrió lentamente, dejando una desconocida estela de calor detrás—. Mucho.

Inmediatamente dejé ir la puerta y crucé los brazos sobre mi pecho.

Las esquinas de sus labios se elevaron. Mis ojos se estrecharon. —Gracias. Eso significa mucho para mí.

—Debería. Tienen mi sello de aprobación. —Mordió su labio inferior mientras alzaba las pestañas. Esos ojos traspasaron los míos—. Necesito dejar a Raphael de regreso en su pequeño hábitat antes de que se haga pis en mi mano, lo que está obligado hacer, y eso apesta.

Mis labios se curvaron en una pequeña sonrisa. —Puedo imaginarlo.

—Así que, deberías venir. Los chicos están a punto de irse, pero estoy seguro que estarán alrededor un poco más. Puedes conocerlos. —Avanzó más cerca y bajó la voz—: No hay manera de que sean tan interesantes como yo, pero no son malos.

Miré sobre su hombro, parte de mí queriendo una cosa y la otra parte no queriendo hacer nada de esto. Esa parte se impuso.

—Gracias, pero estaba yendo a la cama.

—¿Tan temprano?

—Tiene que ser pasada la medianoche.

Su sonrisa se fue extendiendo. —Eso sigue siendo temprano.

—Tal vez para ti.

—¿Estás segura? —preguntó—. Tengo galletas.

—¿Galletas? —Mis cejas se elevaron.

—Seh, y yo las hice. Estoy bastante panadero.

Por alguna razón, no podía imaginarme eso. —¿Cocinaste las galletas?

—Cocino un montón de cosas, y estoy seguro que estás muriendo por saber todas esas cosas. Pero esta noche fue chocolate y galletas con nuez. Son una mierda si me permites decirlo.

—Tan genial como suena, voy a tener que pasar.

—¿Tal vez después entonces?

—Tal vez. —No lo creo. Retrocedí, alcanzando la puerta—. Bien, es bueno verte de nuevo Joseph.

—Joe—corrigió—. Y oye, ya no tendremos que correr hacia el otro. Míranos, cambiando el patrón.

—Eso es algo bueno. —Estaba de regreso en mi apartamento y él aún seguía frente a mi puerta—. Deberías volver antes de que Raphael se orine en tu mano.

—Valdría la pena —contestó.

Mis cejas se juntaron. —¿Por qué?

No respondió a eso, pero comenzó a retroceder. —Si cambias de parecer, voy a estar por un rato.

—No voy a ir. Buenas noches, Joe.

Sus ojos se abrieron sólo un poco, pero su sonrisa se convirtió en una plena, y mi estómago se desplomó, porque su sonrisa era guau. —¿Te veo mañana?

—¿Mañana?

—¿Clase de astronomía? ¿O te la vas a saltar otra vez?

Mis mejillas se calentaron de nuevo. Dios, casi me había olvidado sobre lo de huir en frente de él como una completa idiota. —No —suspiré—. Estaré ahí.

—Genial. —Comenzó a retroceder otra vez—. Buenas noches, _____.

Lanzándome detrás de la puerta, la cerré y luego la bloqueé. Juro que lo oí reírse, pero tenía que estar loca. Me quedé parada allí por unos momentos, luego me di la vuelta y corrí de regreso a mi habitación. Sumergiéndome bajo las sabanas, rodé sobre mi estómago y empujé la cara contra la almohada. Dormir. Sólo ve a dormir.

¿Joe vivía al otro lado del pasillo?

Te tienes que levantar temprano. Ve a dormir.

¿Cómo en el mundo era eso posible? Él estaba en todos los lugares a los que iba.

Ve a dormir.

¿Y por qué tenía una tortuga de mascota? ¿Enserio la nombró como las Tortugas Ninjas? Porque era algo raro.

La mañana llegará pronto.

¿Él sólo usó una remera durante la clase? Oh mi Dios, de verdad vivía al otro lado del pasillo. Jacob iba a enloquecer… y probablemente mudarse. Eso sería divertido. Realmente me gustaba Jacob, pero tenía la sensación de que me pediría prestada mi ropa.

Por la mierda ve a dormir.

No podía creer que el tipo caliente con el que choqué y luego huí viviera al otro lado del pasillo. Ni siquiera supe por qué me preocupaba. No importaba. No estaba interesada en chicos o chicas, pero él era extremadamente caliente... y divertido… y encantador.

No. No. No. Deja de pensar en él, es inútil y desesperanzador, así que ve a dormir.

¿Me comí toda esa ensalada? Hombre, esas galletitas sonaban bien ahora mismo.

—¡Ugh! —gemí en la almohada.

Esta mierda se prolongó por cerca de una hora antes de que me rindiera y me fuera a la cama. Fuera de la sala, no escuchaba nada de música o sonido viniendo del apartamento de Joe. Probablemente estaba profundamente dormido mientras yo me obsesionaba con las galletas, tiras de pollo y estómagos tonificados.

Deteniéndome en la habitación extra que se había convertido más en una biblioteca/oficina, encendí la laptop y abrí mi correo. Había un mensaje sin leer de mi primo en mi buzón. Lo borré sin ni siquiera abrirlo. En la barra de herramientas a la izquierda, más precisamente en la carpeta de correo basura, vi un par de correos sin leer. Extremadamente aburrida, cliqueé en el enlace y examiné las ofertas de medicamentos bajo receta, los “tengo dinero en una cuenta olvidada”, y la noticia de que Bath y Body works estaba teniendo una venta. Mis ojos se estrecharon en la línea de tema de un correo que llegó alrededor de las once de la última noche.

Se leía “_____ __(TA)” y era de parte de una dirección que no reconocí.

Bueno, eso era extraño porque mi correo no estaba cargado bajo mi nombre real, así que sería poco probable que se tratase de un fraude electrónico. Sólo mis padres y mi primo tenían mi mail ya que, a pesar de que tenían mi número de teléfono, prefería tenerlos en contacto conmigo de esa manera en lugar de llamar, pero nadie más lo tenía.

Mis dedos se movieron por el ratón. La inquietud se elevó a tiempo que nudos se formaron en mi estómago. Llevando las rodillas contra mi pecho, me dije que no lo abriera. Que sólo lo borre, pero cliqueé porque tenía que hacerlo.

Inmediatamente deseé no haberlo hecho. Los nudos en mi estómago se apretaron y un bulto se formó en mi garganta. Enferma del estómago, me alejé del escritorio y cerré la laptop. Parada en medio de la habitación, tomé una profunda bocanada de aire y cerré mis manos en puños.

Sólo eran tres líneas. Eso era todo. Tres líneas que borraron miles de kilómetros. Tres líneas que arruinaron mi noche entera. Tres líneas que me encontraron en un pequeño pueblo universitario de West Viriginia.

“No eres nada sino una mentirosa, _____ __(TA).

Conseguirás lo tuyo al final.

Y no será en forma de dinero.”


Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 8th 2014, 20:02

Santa MI-ER-DA
que clase de amenaza es esa?
que terror
siguelaa
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 9th 2014, 09:12

wow
q amenaza
y luego joe con raphael
q tierno :3
perdon, me gustan las tortugas
y ahorita mas jejeje
siguela
q pasara con ___
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 9th 2014, 17:38

Wait for you

Capitulo 5


Corrí hacía la clase de astronomía diez minutos antes de que empezara y escogí un asiento que creía que sería discreto en el centro de la clase con un estilo de anfiteatro. Otros pocos alumnos ya estaban allí, sentados en la parte de delante. Bostezando, me deslicé en mi asiento y me froté los ojos. El galón de café que bebí esta mañana no me hizo nada ya que solo había dormido una hora.

Tres pequeñas frases.

Cerré los ojos con fuerza, y apoyé la cabeza en mi antebrazo. No quería pensar en el correo electrónico o el hecho de que había vuelto a abrir mi portátil y fui a la carpeta de basura para ver lo que mi primo había dicho. Su email había sido sólo una gran queja de cómo estaba decepcionando a mis padres y cómo estaban enfermos de la preocupación y el temor ya que iba a hacer pasar a papá y mamá otro episodio. Tienes que volver a casa, había escrito. Hacerlo es lo correcto.

Era lo correcto para ellos, y dado que mi primo se puso del lado de mis padres y sobre el noventa y nueve por ciento de la ciudad, yo dudaba de que él hubiese estado detrás del correo. La dirección de correo electrónico era irreconocible para mí, y aunque había un montón de gente de la que podría haber venido, yo realmente no sabía quién era. No podía ser él porque ni siquiera era tan estúpido como para tratar de ponerse en contacto conmigo.
¿O lo era?
Un escalofrío me corrió por la columna vertebral. ¿Y si hubiera sido Blaine? ¿Qué pasa si se enteró a donde me mudé? Mi familia no se lo habría dicho. Por otra parte, se lo podrían haber contado a sus padres, porque eran, después de todo, amigos del club de campo. Iba a matarlos si lo hicieron. En serio. Tomaría el próximo vuelo a Texas y los asesinaría, porque el objetivo de venir aquí era alejarme de…

—Buenos días, cariño —dijo una voz profunda.

Sacudí la cabeza y me di la vuelta en el asiento. Sorprendida hasta el enmudecimiento, vi a Joe deslizarse en el asiento vacío a mi lado. Fui un poco lenta la verdad, porque sabía que debería haber dicho que el asiento estaba ocupado o decirle que se moviera, pero lo único que podía hacer era mirar. Se recostó, mirándome de reojo.

—Te ves un poco áspera esta mañana.

Y él se veía muy refrescado para alguien que había estado de fiesta la noche anterior. Cabello húmedo y por todo el lugar, con los ojos brillantes.

—Gracias.

—De nada. Me alegra ver que has llegado a clase esta vez. —Hizo una pausa, inclinando la cabeza hacia atrás y poniendo los pies sobre el asiento de delante de nosotros, sus ojos fijos en mí—. Aunque creo que eché de menos todo lo de chocarnos. Proporcionó mucha diversión.

—No echo de menos eso —admití, agachándome y rebuscando mi cuaderno en el bolso—. Eso fue realmente embarazoso.

—No debería haberlo sido.

—Es fácil para ti decirlo. Tú fuiste el chocado. Yo fui la chocante.

La boca de Joe se abrió. Oh Dios mío, ¿realmente dije eso? Lo dije. Me ruboricé hasta la raíz del pelo y abrí mi cuaderno.

—Raphael está genial, por cierto.

Se me escapó una sonrisa de alivio.

—Es bueno saberlo. ¿Se hizo pis en tu mano?

—No, pero estuvo cerca. Te traje algo.

—¿Pis de tortuga?

Joe se rió y negó con la cabeza mientras metía la mano en su mochila.

—Siento decepcionarte, pero no. —Sacó papeles grapados—. Es un programa de estudios. Lo sé. Es una emocionante mierda, pero pensé que ya que no viniste a clase el lunes, necesitarías uno, así que se lo pedí al profesor.

—Gracias. —Tomé el papel, un tanto sorprendida por lo que hizo—. Eso fue muy atento.

—Bueno, prepárate. Soy todo tipo de atento esta semana. Te he traído algo más.

Mordí la punta de mi bolígrafo mientras él hurgaba. Aproveché el momento para curiosear abiertamente sin que él lo supiera. En realidad, había pasado mucho tiempo desde que tuve una conversación con el sexo opuesto que no estuviera emparentado conmigo, pero teniendo en cuenta a todas las personas que miraban lo que había hecho, pensé que estaba manejando esto bien.

Joe sacó una servilleta y la desenrolló con sus dedos largos.

—Galleta para ti. Galleta para mí.

Saqué el bolígrafo de mi boca y negué con la cabeza.

—No tenías que hacerlo.

—Es sólo una galleta, cariño.

Negué con la cabeza otra vez, porque simplemente no tenía sentido para mí. Joe no tenía sentido para mí. Diablos, la mayoría de la gente no tenía sentido para mí. Miró hacia arriba a través de esas pestañas imposiblemente largas y suspiró. Rasgando la servilleta por la mitad, envolvió una de las galletas y la arrojó a mi regazo.

—Sé que dicen que no debes aceptar caramelos de extraños, pero es una galleta no un caramelo y, técnicamente, no soy un extraño.

Tragué saliva. Joe dio un mordisco a la galleta y cerró los ojos. Un sonido profundo emanaba de su garganta—un gruñido de placer. Mi corazón dio un salto y mis mejillas se calentaron aún más mientras lo miraba. Hizo el sonido otra vez, y mi boca se abrió. Una fila por delante, una chica se volvió en su asiento, sus ojos nublados.

—¿Realmente está tan buena? —le pregunté, mirando abajo a la galleta que tenía en el regazo.

—Oh, sí, está deliciosa. Ya te lo dije anoche. Estaría mejor si tuviera leche. —Tomó otro bocado—. Mmm, leche.

Me atreví a darle otro vistazo y parecía que estaba a punto de tener un orgasmo o algo así. Abrió un ojo.

—Es la combinación de nueces y chocolate. Los mezclas y es como una explosión de sexo en tu boca, pero no tan complicado. Lo único mejor habrían sido esas pequeñas Reese’s Cups. Cuando la masa está caliente, dejar caerlos en… De todos modos, sólo tienes que probarlo. Toma un bocado pequeño.

Oh, ¿qué diablos? Era sólo una galleta, no una pipa de crack. Estaba siendo estúpida. Desplegué la servilleta y le di un mordisco. La galleta prácticamente se derritió en mi boca.

—¿Buena? ¿Cierto?

Le di otro mordisco y asentí.

—Bueno, tengo una tonelada de ellas en casa. —Se estiró mientras enrollaba su servilleta—. Sólo digo.

Terminando la galleta, tenía que admitir que era una galleta buenísima. Frotándome los dedos, empecé a enrollar la servilleta, pero Joe se acercó y me la quitó. Se retorció un poco en su asiento, haciendo que su rodilla rozara mi pierna.

—Miga —dijo.

—¿Qué?

Una leve sonrisa apareció en su cara y luego alargó la mano, sin la servilleta, y antes de que supiera lo que estaba haciendo, pasó el pulgar por mi labio inferior. Cada músculo de mi cuerpo se bloqueó y se volvió dolorosamente tenso. Mis ojos se abrieron y el aire se quedó atrapado en mi garganta. El toque fue ligero, apenas nada, pero lo sentí en varias partes de mi cuerpo.

—Lo tengo. —Su sonrisa se hizo más grande.

Mi labio todavía hormigueaba. Eso era todo en lo que podía pensar. No me moví, no hasta que la puerta en la parte delantera del aula se abrió y el hombre más extraño que jamás había visto entró. Vestido de pies a cabeza en poliéster verde oliva, tenía el pelo grueso y rizado que se disparaba en todas direcciones, salpicado de negro y gris. Sus gafas eran enormes, apoyadas en la punta de su nariz. Mientras cruzaba la plataforma principal, me di cuenta de que llevaba un par de Vans a cuadros… Que combinaban con su pajarita.

Joe se rió en voz baja.

—El profesor Drage es un hombre… muy único.

—Puedo verlo —murmuré.

El profesor Drage tenía un acento que no pude ubicar, pero en base a su tono de piel oliva, apostaba que era del Mediterráneo o del Medio Oriente. Fue directo al tema—sin pase de lista o advertencia. Me apresuré a alcanzar su introducción al campo de la astronomía y las unidades de medición mientras Joe se deslizaba aún más en su asiento y abría su cuaderno. Su boli estaba haciendo movimientos rápidos y cortos sobre el papel, pero no tomaba nota. Estaba dibujando.

Ladeando la cabeza a un lado, traté de concentrarme en qué significaba una unidad astronómica, que era un número loco que ni siquiera podía empezar a recordar. Resultó ser la distancia media que la Tierra orbita alrededor del sol. Eso era importante porque las unidades astronómicas eran utilizadas para determinar la mayoría de las distancias en nuestro sistema solar, pero me encontré mirando el cuaderno de Joe.

¿Qué diablos estaba dibujando?

—Ahora, la mayoría de ustedes, niños, tal vez no les importe las unidades astronómicas o realmente nunca habrás oído hablar de ellas. —El profesor Drage siguió, pasando la longitud de la plataforma—. Con lo que están familiarizados es con los “años luz”. Aunque dudo que alguno de ustedes sepa realmente lo que es eso.

Estaba bastante segura de que Joe dibujaba a Big Foot.

La charla continuó hasta que el profesor Drage de repente cambió de marcha al final, descubriéndonos a todos menos a Joe con la guardia baja. Empezó a repartir mapas estelares.

—Sé que hoy es sólo miércoles, pero aquí está su primera asignación para el fin de semana. Se supone que el cielo estará claro como el culito de un bebé el sábado.

—¿Claro cómo el culito de un bebé? —murmuré.

Joe se rió entre dientes.

—Quiero que busquen la Corona Borealis en el cielo, el real, honesto hasta la bondad, cielo nocturno —explicó el profesor Drage, sonriendo como si hubiera dicho algo gracioso, pero todos lo miramos fijamente—. No necesitan un telescopio. Usen sus ojos, gafas, lentillas o lo que sea. Pueden verla el viernes o el sábado, pero el viernes parece que el tiempo será inestable, así que elijan sabiamente.

—Espera —dijo alguien de la parte delantera—. ¿Cómo se utiliza este mapa?

Joe me entregó un mapa que había sido pasado por nuestra fila, junto con varias hojas cuadriculadas. El profesor Drage se detuvo delante de la clase.

—Mirándolo.

Retuve una risa. El estudiante resopló.

—Entiendo eso, pero ¿lo sostenemos hacia arriba contra el cielo o algo así?

—Claro. Podrías hacer eso. O podrías mirar a cada una de las constelaciones, ver cómo se ven y usar tus ojos y cerebro para encontrarla en el cielo. —El profesor Drage hizo una pausa—. O usen Google. Quiero que todos empiecen a familiarizarse con el estudio de las estrellas. Van a estar haciendo un montón de eso este semestre y apreciaran hacerlo ahora cuando hace calor. Así que pónganse en parejas y elijan una hora. Me devolverán la cuadrícula el lunes. Eso es todo por hoy. Buena suerte y que la fuerza del universo esté hoy con ustedes.

Varios estudiantes se rieron, pero mi estómago cayó al suelo.

—¿Pareja? —dije en voz baja mientras miraba frenéticamente toda la clase. Casi todo el mundo se había vuelto en su asiento hablando con otra persona—. ¿Cuándo elegimos las parejas?

—El lunes —contestó Joe, cerrando su cuaderno y empujándolo en su mochila—. No estabas aquí.

Mi corazón retumbaba en mi pecho mientras me deslizaba hasta el borde del asiento. Mierda. El profesor Drage ya había salido de la sala. La mitad de los estudiantes estaban ya fuera de la puerta.

—¿_____?

¿Cómo diablos se suponía que iba a conseguir una pareja ahora? Realmente no debería haber corrido como un bebé el lunes. Esto era culpa mía.

—_____.

¿Dónde estaba el despacho del profesor? Iba a tener que encontrar al tipo y explicarle que no tenía pareja. Apuesto a que su oficina olía raro, como a bolas de naftalina.

—_____.

—¿Qué? —solté, girándome hacia Joe. ¿Por qué todavía seguía sentado aquí mirándome?

Sus cejas se levantaron.

—Somos pareja.

—¿Eh?

—Nosotros. Somos. Pareja —repitió, y luego suspiró—. Al parecer, Drage hizo que la clase escogiera a sus compañeros justo al principio de la clase del lunes. Entré después y al final me dijo que me emparejase con alguien que se uniera a la clase el miércoles o estaría desemparejado. Y como no me gusta la idea de no tener compañero, tú y yo somos pareja.

Me quedé mirándolo.

—¿Tenemos la opción de hacer esto solos?

—Sí, pero ¿quién quiere salir solo a ver el cielo por la noche? —Se puso de pie y se colgó la mochila al hombro mientras bajaba por la fila—. De todos modos, conozco un sitio perfecto en el que podemos hacer la tarea. Tiene que ser el sábado, porque el viernes tengo planes.

—Espera. —Me levanté, corriendo tras él—. Yo sí.

—¿Tienes planes el sábado? —Frunció el ceño—. Bueno, podría…

—No. No tengo planes el sábado, pero no tenemos que ser compañeros —le expliqué—. Puedo hacerlo sola.

Se detuvo tan repentinamente en frente de las puertas que casi tuve una repetición del lunes.

—¿Por qué quieres hacer todas las tareas, y si te fijas en el esquema de sus clases hay muchas, sola?

—Bueno, realmente no quiero hacerlo. —cambié mi peso de un pie al otro—. Pero no tienes que ser mi pareja. Quiero decir, no me lo debes ni nada.

—No entiendo lo que estás diciendo. —Joe inclinó la cabeza a un lado.

—Lo que estoy diciendo es que… —me interrumpí. ¿Qué demonios estaba diciendo? El problema era que simplemente no lo entendía, nada de él. No me conocía. No lo conocía y sin embargo era tan… tan amistoso. Las siguientes palabras simplemente salieron de mi boca—. ¿Por qué estás siendo tan amable conmigo?

Levantó una ceja.

—¿Es una pregunta seria?

—Sí.

Se me quedó mirando por un momento.

—Está bien, supongo que soy un buen tipo. Y obviamente eres nueva, una estudiante de primer año. El lunes parecía que estabas un poco desquiciada y luego saliste corriendo, ni siquiera viniste a clase y yo…

—No quiero tu compasión. —Estaba horrorizada. Estaba siendo amable conmigo porque pensaba que era una novata rara. Oh Dios, eso era…

Joe frunció el ceño, y me refiero a que realmente frunció el ceño.

—No tienes mi compasión, _____. Sólo digo que parecías estar un poco perdida el lunes y pensé que deberíamos ser compañeros. —Se detuvo y entrecerró los ojos—. Puedo ver que no me crees. ¿Tal vez fue la galleta? Bueno, te negaste a probar mis galletas anoche y honestamente, iba a comerme la otra galleta, pero te veías tan cansada y triste ahí sentada, que imaginé que necesitabas la galleta más que yo.

No podría decir si bromeaba o no, pero había un brillo distinto de diversión en sus ojos.

—Y eres linda —añadió.

Parpadeé

—¿Qué?

Ese gesto se había desvanecido cuando abrió la puerta, haciendo que saliera de la clase y entrara en el pasillo.

—No me digas que no sabes que eres linda. Si es así, estoy a punto de perder la fe en la humanidad. No querrás ser responsable de eso.

—Sé que soy linda, quiero decir, eso no es lo que quise decir. —Dios, sonaba como una presumida. Negué con la cabeza—. No creo que sea fea. Eso es lo que…

—Bien. Ahora hemos aclarado eso. —Tirando de mi bolsa, me condujo hacia las escaleras—. Cuidado con la puerta. Puede ser complicada.

Ignoré eso.

—¿Qué tiene que ver el comentario de que soy linda con eso?

—Me preguntaste por qué soy amable contigo. Es mutuamente beneficioso.

Eso se hundió en mí y me paré en la escalera por encima de él.

—¿Eres amable conmigo porque piensas que soy linda?

—Y porque tienes los ojos marrones. Soy un fanático de los grandes ojos marrones —se rió—. Soy un chico superficial. Oye, ayuda que seas linda. Saca a la luz al chico bueno que hay en mí. Me hace compartir mis galletas contigo.

Me quedé mirándolo.

—Así que si fuera fea, ¿no serías amable conmigo? —Joe se giró, poniéndose frente a mí. Incluso un escalón por debajo de mí, era más alto que yo.

—También sería amble contigo si fueras fea.

—Está bien.

Una sonrisa maliciosa se deslizó sobre sus labios carnosos. Inclinó la cabeza y susurró—: Simplemente no te habría ofrecido ninguna galleta.

Me crucé de brazos y traté de ignorar lo cerca que estaban nuestras caras.

—Estoy empezando a pensar que galletas es una palabra en clave para otra cosa.

—Tal vez lo es. —Tiró de mi bolso de nuevo mientras daba un seguro paso hacia atrás forzándome a bajar otra escalera—. Y sólo piensa en ello. Si galleta fuera una palabra en clave, sea lo que sea que simbolice, ha estado en tu boca, cariño.

Una parte de mí estaba un poco perturbada por eso y ¿la otra parte? Una carcajada brotó de mi garganta y salió, sonando un poco ronca.

—Eres realmente…

—¿Increíble? ¿Impresionante? —Hizo una pausa y levantó las cejas—. ¿Asombroso?

—Iba a decir extraño.

—Bueno, diablos, si tuviera sentimientos eso realmente me habría dolido.

Sonreí, cayendo en la broma fácilmente.

—Entonces supongo que es bueno que no tengas sentimientos, ¿cierto?

—Supongo que sí. —Bajó un par de escaleras y se detuvo en el rellano—. Será mejor que te des prisa o llegarás tarde a tu próxima clase.

¡Mierda! Tenía razón.

Joe se rió de mis ojos abiertos de par en par y dio un paso fuera de mi camino mientras yo bajaba corriendo las escaleras.

—Maldita sea, si te hubieras movido tan rápido por mis galletas, sería un hombre feliz.

—¡Cállate! —grité por encima del hombro mientras llegaba a la siguiente serie de escaleras.

—¡Oye! —gritó detrás de mí—. ¿No quieres saber para qué es la palabra clave galletas?

—¡No! ¡Dios Santo, no!

Su risa me siguió hasta el vestíbulo y todo el camino a mi siguiente clase.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 9th 2014, 18:15

ok...
el mensaje fue aterrador
pero al final...
joe lo mejoro
es un amor...
siguela
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 9th 2014, 21:19

JOE ES JODIDAMENTE LO MAXIMO
AMO SU PERSONAJE
Volver arriba Ir abajo
VaLeexD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 330
Edad : 21
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 10th 2014, 12:35

Jjajajjaja y vaya catastrofeee siigueelaa mee encaantaaaaa
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 10th 2014, 23:42

Jajajajajajajaajja primero leo en una nove verduras ahora galletas en cerio? Jajajajajajaja amo las novelaa super hermosa
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 11th 2014, 16:38

Wait for you

Capitulo 6


—Tu departamento es muy lindo —dijo Brittany desde mi sofá. Un libro de historia se extendía abierto, pero sin leer en su regazo—. Me encantaría no tener que vivir en un dormitorio. Mi compañera de habitación resopla como un hada llorona cuando duerme.

Rondé entre la mesita del café y la televisión, realmente insegura en cómo Brittany y Jacob habían terminado en mi departamento después de clase. Un almuerzo, habíamos hablado sobre juntarnos e intercambiar apuntes de historia y de alguna manera mi casa fue ofrecida. Realmente pienso que fue idea de Jacob, y desde que ambos estaban aquí no conseguíamos terminar de estudiar en absoluto.

Energía ansiosa zumbó a través de mí como un colibrí. Había pasado mucho tiempo desde que tuve gente en mi espacio. En casa, nadie excepto mi familia estaba alrededor y sólo la mucama entraba en mi habitación. No sólo había sido una paría virtual en mi ciudad y en la escuela, había sido de la misma manera dentro de mi casa. Pero antes de la fiesta de Halloween, todos pasaban el tiempo en mi casa, especialmente las chicas del estudio. Todos todavía me hablaban entonces y todavía bailaba. Antes de la fiesta, las cosas habían sido normales.

Jugueteé con mi pulsera, nerviosa. Me gustaba que estuvieran aquí porque era normal y me recordaba mi yo de antes. Era lo que la gente en la universidad hacía, pero era tan… diferente para mí.

Jacob resurgió de la cocina, una bolsa de papas fritas en la mano.

—Olvida el departamento. No me mal entiendas. Es un lindo departamento, pero quiero oír más sobre las galletas de Joe.

Tomé una papa frita de la bolsa. —Nunca debí haberte dicho sobre esa conversación.

—Lo que sea —replicó, con la boca llena.

Brittany soltó una risita. —Estoy muriendo por saber cuál es la jerga de las galletas.

—Probablemente su polla. —Jacob se dejó caer en el brazo del sofá.

—Oh mi Dios —dije, tomando una mano llena de papas fritas.

Necesitaba la fuerza de las calorías para donde se dirigía esta conversación.

Brittany asintió. —Tiene sentido entonces. Quiero decir, con todo lo de no compartir las galletas con las chicas feas.

—No creo que realmente haya querido decir eso —dije, estallando una papa frita en mi boca—. Entonces, de regreso a los apuntes de historia…

—A la mierda con historia. De vuelta con la polla de Joe —dijo Jacob—. Sabes, si galletas es una palabra en código para polla, entonces eso significa que su polla estaba en tu boca...

Me ahogué con la papa frita y agarré mi lata de soda, aspirando el líquido mientras mi rostro quemaba.

—Teóricamente hablando eso es —añadió Jacob, sonriendo de oreja a oreja como un total idiota. Se paró de un brinco—. No sé cómo lo haces, _____. Si yo viviera enfrente de él, estaría aplastado en su puerta principal desde el medio día hasta la media noche. Y estaría sobre todas sus galletas. Yum.

Ondeando la mano enfrente de mi cara, sacudí mi cabeza. — Puedes tener sus galletas.

—Oh, cariño, si él se balanceara como bateador-bateador para mi equipo, yo estaría por todo eso en un latido.

Brittany puso los ojos en blanco. —Una gran sorpresa ahí.

—Lo que no entiendo es por qué no estás por todas sus galletas.

Abrí mi boca, pero Brittany sacudió su cabeza y dijo—: No creo que galletas signifique polla. Creo que podría significar que son sus bolas siendo que es plural y todo.

Jacob estalló una ruidosa carcajada. —¡Entonces eso significa que sus bolas estaban en tu boca teóricamente hablando! Maldita sea, eso es algo sucio de hornear.

Los interrumpí a los dos. ¿Esta era una conversación normal? —Oh mi Dios, Podemos por favor dejar de hablar sobre su polla y sus bolas o nunca seré capaz de comer galletas otra vez. Nunca.

—No. En serio. Por qué no estás toda sobre eso. —Jacob se subió en la parte de atrás del sofá como un gato demasiado grande—. Él obviamente está coqueteando contigo.

—¿Y qué? —repliqué, creyendo que podría ser seguro comer otra papa frita sin morir.

La mandíbula de Jacob cayó. —¿Y qué?

Brittany cerró el libro de historia y lo tiró en el piso con un fuerte golpe. Supongo que ahí se fue completamente el estudio. —Jacob es como una mujer hambrienta de sexo en sus semi-treintas, así que posiblemente no pueda entender por qué no querrías tomar un aventón en esa bicicleta de ciudad.

Le eché un vistazo a Jacob, y solo se encogió de hombros y dijo—: Muy cierto.

—Incluso yo tengo un momento difícil para entender eso. Joseph es realmente guapo —continuó Brittany—. Y nunca he oído a alguna chica hablando mierda sobre él, así que debe tratarlas bien.

Sin tener idea de qué decir, me dejé caer en la silla de luna negra cerca de la televisión. Explicarles el por qué detrás de todo era un gran y gordo no. —No lo sé. Sólo no estoy interesada.

—¿Tienes ovarios? —preguntó Jacob.

Le disparé una mirada. —Sí.

Se deslizó de atrás del sofá y se sentó al lado de Brittany. —¿Entonces cómo es que no estás interesada?

Empujando el resto de las papas fritas en mi boca, tuve problemas para responder sin dar la impresión de ser como una mojigata frígida. Pero yo era una total mojigata frígida, ¿no es cierto? O afligida, depende de a quién le preguntes. De cualquier manera, mientras la idea de pollas y bolas me interesaba, el pensamiento de en realidad levantarme, cerca y personal con ellos me hacía estallar en sudor frío.

Y estaba sudando ahora. Las papas fritas ya se estaban agrietándose en mi estómago. Estaría estallando la panza más tarde. Mi mente inmediatamente fue directo al correo electrónico de anoche.

"Mentirosa."

Limpiando mis manos sobre mis vaqueros, sacudí mi cabeza. —Sólo no estoy interesada en una relación.

Jacob se echó a reír. —Tampoco estamos diciendo que Joseph quiere, ¿sabes? No tienes que querer estar en una relación por un poco de bow-chicka-bow-wow.

Brittany lo miró lentamente. —¿Realmente acabas de decir eso?

—Lo hice. Y es mío. Voy a hacerme una camisa que diga eso. — Jacob destelló una gran sonrisa—. De cualquier manera, todo lo que estoy diciendo es que él es una oportunidad que podrías no querer dejar pasar.

Ni siquiera lo pensé. —¿Por qué siquiera estamos hablando sobre esto? Tenemos una clase juntos y vive cruzando el pasillo.

Mi estómago se apretó. —No es romántico. Nada es romántico.

Sus cejas se levantaron mientras ella pasaba su mano a través de las cortas trenzas de su cabello rubio. —Bueno, hola, Debbie Downer.

Puse mis ojos en blanco. —Todo lo que estoy diciendo es que no lo conozco. Él no me conoce. Y sólo es un coqueto. Incluso ustedes han dicho que es una bicicleta de la ciudad. Esto es justo probablemente cómo es él. Es un agradable y amigable chico. Eso es todo. ¿Entonces podemos sólo olvidarnos de esto?

—Sí, ustedes perras me están aburriendo hasta las lágrimas —dijo Jacob, y Brittany le sacó la lengua. Luz destelló del rayo, e hice una mueca de dolor, pensando que tuvo que haber dolido—. Y necesito algo de salsa que vaya con estas papas fritas.

—En el fondo de la alacena —grité, pero él ya estaba a medio camino en la cocina, abriendo las puertas y azotándolas.

Para mi alivio, el tema giró lejos de mí y lo no existente de lo que sea con Joe. Horas pasaron y me sentí más cómoda con ellos e incluso entreabrimos nuestros libros de historia por unos cortos segundos. Cuando se acercaban a las nueve, empacaron sus cosas y se dirigieron hacia a la puerta.

Brittany se detuvo y dio un salto hacia enfrente. Antes de que pudiera prepararme, me dio un rápido abrazo y me besó en la mejilla. Me quedé ahí parada, y un poco traumatizada. Ella sonrió.

—Hay una gran fiesta en una de las fraternidades el viernes por la noche. Deberías venir con nosotros.

Recordé a Joe diciendo que estaba ocupado el viernes y ya que a él obviamente le gustaba ir de fiesta, esa era probablemente el por qué.

Sacudí mi cabeza. —No sé.

—No seas antisocial —dijo Jacob, abriendo la puerta—. Nosotros somos gente genial para pasar el rato.

Reí. —Lo sé. Lo pensaré.

—De acuerdo. —Brittany meneó los dedos—. Nos vemos mañana.

Afuera en el pasillo, Jacob empezó a señalar la puerta de Joe mientras empujaba sus caderas y contoneaba su culo. Me mordí mi labio inferior para parar de reír. Continué hasta que Brittany atrapó el cuello de su camisa polo y lo jaló hacia abajo a las escaleras.

Sonriendo. Cerré la puerta y le eché llave. No me tomó mucho tiempo para limpiar y prepararme para ir a la cama.

Toda la cosa de ir a la cama era inútil porque no estaba soñolienta y ya que evitaba la laptop y por lo tanto mi correo electrónico, terminé viendo repeticiones de Ghost Hunters hasta que estaba convencida de que había un fenómeno paranormal en mi baño. Apagando la televisión, me puse de pie y terminé haciendo algo que odiaba.

Caminando de un lado al otro en mi departamento como solía hacer en mi habitación en casa. Con mi televisión apagada y mi departamento silencioso, podía escuchar ruidos por pequeños minutos de los otros departamentos. Me concentré en esos ruidos en vez de que mi mente haga la cosa de vagar porque esta noche había sido buena y no lo quería arruinar. Los pasados dos días habían sido estupendos con la excepción de enterrarme en lo de Joe. Las cosas estaban bien.

Me paré detrás de mi sofá, sólo dándome cuenta entonces de lo que hacía.

Mirando hacia abajo, vi la manga de mi camisa levantada y mis dedos estaban envueltos alrededor de mi muñeca izquierda. Lentamente, meticulosamente, levanté mis dedos, uno por uno. Había rasguños con un débil rosa de la pulsera presionando en mi piel. Por los últimos cinco años, sólo me había quitado la pulsera en la noche y cuando me duchaba. Esos rasguños probablemente serían permanentes. Al igual que la cicatriz puntiaguda que ocultaba la pulsera.

Removí mi mano completamente. Los dos centímetros estirados de un profundo rosa cortó abajo justo en el centro de mi muñeca, sobre la vena. Había sido un corte profundo hecho con cristales rotos del marco del retrato que había lanzado después de que la primera imagen había circulado en la escuela. Cuando me había hecho el corte, había sido el punto más bajo de mi vida y no había estado bromeando. Habría sido un violento corte combinando en mi mano derecha si no hubiera sido por la mucama escuchando el vidrio romperse.

La foto había sido de mi mejor amiga, justo la misma mejor amiga que había sido una de las primeras en darme la espalda y susurrar palabras como “zorra” y “mentirosa”. Había querido terminarlo entonces. Sólo rendirme, porque en ese punto de mi vida, nada podría haber sido peor que lo que me había pasado, lo que mis padres tuvieron que aceptar, y la lluvia radiactiva subsecuente. En cuestión de meses, mi vida se había separado absolutamente en dos harapos destrozados: antes y después. Y no había sido capaz de ver un posible después cuando toda la escuela se puso detrás de Blaine.

¿Ahora? El después parecía interminable, pero algo quemaba como un fuego lento en mi vientre mientras miraba fijamente la cicatriz. El suicidio nunca fue la respuesta y si algo, rindiéndome estaba dejándolos a todos ellos ganar. Había aprendido toda la lección por mi misma ya que la terapia no había sido una opción. Mis padres habrían preferido cortarse sus piernas antes que sufrir a través de la vergüenza de tener una hija que había cometido suicidio y necesitaba terapia. Mucho dinero había cambiado de manos para mantener callado mi noche en el hospital.

Aparentemente mis padres estaban bien con tener una hija etiquetada como zorra mentirosa. Pero odiaba ser la física encarnación de mi debilidad, sería mas allá de lo humillante si alguien alguna vez lo veía.

Repentinamente una profunda carcajada del pasillo atrajo mi atención—la carcajada de Joe. Mi cabeza se giró hacia la cocina. En la estufa, el reloj leía cerca de la una de la mañana.

Jalé mi manga hacia abajo.

—¿Puedes saltarte la noche del viernes? —Una voz femenina, ligeramente amortiguada a través de la pared.

Hubo una pausa y entonces escuché a Joe decir—: Sabes que no puedo, amor. Tal vez la siguiente vez.

¿Amor? ¡Oh! Escuché sus pasos alrededor de la reja afuera de su departamento, golpeando el hueco de la escalera Corriendo a toda velocidad alrededor del sofá, hice mi camino encima de la ventana. Ya que mi departamento quedaba al fondo y mirando hacia el estacionamiento, todo lo que tenía que hacer es esperar.

Y entonces allí estaban ellos, un Joe sin camisa y una chica. Una muy alta, de piernas largas morena usando un lindo vestido de mezclilla. Eso es todo lo que pude distinguir desde la ventana mientras cruzaban el estacionamiento. La chica tropezó pero se agarró por sí misma antes de que Joe tuviera que intervenir. Se detuvieron detrás del sedan de pintura oscura. Me sentí como una total mirona observándolos, pero estaba mirando atentamente.

Joe dijo algo y se echó a reír, entonces la chica juguetonamente empujó su hombro. Un segundo después, se abrazaron y luego se alejaron, dándole a ella una pequeña despedida con su mano antes de girarse hacia el edificio de departamentos. Medio camino de vuelta, levantó la vista hacia nuestro piso, y brinqué hacia atrás como una total idiota. No pudo verme. No había manera sin ninguna luz encendida en mi departamento.

Me eché a reír de mí misma y entonces me callé cuando escuché cerrarse la puerta abajo. Alivio se vertió en mí, aflojando los músculos que había estado apretando y soltando. Verlo con otra chica era... bueno. Totalmente reafirmaba el hecho de que Joe era un muy encantador, coqueto inofensivo a quien le gustaba repartir galletas a chicas bonitas y tenía una tortuga como mascota llamada Raphael. Eso era bueno. Eso era factible. Podía manejar eso porque lo que Brittany y Jacob sugerían me ponía irritada e inquieta.

Tal vez Joe y yo podríamos volvernos buenos amigos. Yo estaba bien con eso porque era agradable tener más amigos como antes. Pero mientras subía a la cama y me tumbaba despierta, mirando hacia el techo, por un momento, un realmente breve momento, me pregunté cómo sería si Joe hubiera estado interesado en mí así. Tener algo como eso que esperamos. Estar embelesada y excitada cada vez que me viera o cuando nuestras manos accidentalmente se tocaban. Me preguntaba como sería estar interesada en él de esa forma o por cualquier chico por lo mismo. Buscar citas, primeros besos y todas las cosas que vienen después de eso. Apuesto que sería lindo. Sería como antes.

Antes de que Blaine Fitzgerald se hubiera llevado todo eso lejos.


Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Hoy a las 21:27

Volver arriba Ir abajo
 
Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 8.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
 Temas similares
-
» Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)
» Eres tú, solo tú. (Nick y Tu) Romantica y Semi-Hot
» Una Noche Contigo (nick y tu) - Romantica y Hot [TERMINADA]
» THE SUGAR STEMS: "Can't Wait" (2013)
» Esperando a qe te enamores de mi(Joe&tu)Romantica >ONE SHOT<

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: