Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
AutorMensaje
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 20th 2014, 19:31

owww
lo xtraño!!!!
q lindo
y no me agrado la mama de ___
como anteponer una imagen antes q su hija?
dios...
siguela
sta bellisima
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 20th 2014, 21:22

Haaaaaaaaaaaaaaa
ame el capiiiii lo ame realmente
hermoso mas porfis
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 21st 2014, 21:04

Mas mas mas mas mas mas mas
porfis siii?
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 22nd 2014, 11:43

Wait for you

Capitulo 14


Agachada en mi sudadera con capucha, me estremecí cuando el viento frío azotó entre Whitehall y Knutti, haciendo sonar las hojas marrones y amarillas sobre nosotras. Varias fueron lanzadas al aire y en espiral bajaban al suelo, uniéndose a la alfombra de hojas. Brit le dio un profundo jalón a su cigarrillo y lo dejó salir lentamente.

—Entonces la próxima vez que conteste una llamada sucia muy tarde de Jimmie y en realidad vaya a su casa, ¿qué vas a hacer?

Incliné mi cuerpo de lado a lado. —¿Golpearte en la vagina?

—¡Exactamente! —Le dio un último jalón y luego puso aparte el cigarrillo—. Dios, ¿por qué las chicas somos tan estúpidas?

Caminé a su lado, manteniendo mis brazos envueltos alrededor de mí. —Buena pregunta.

—Quiero decir, sé totalmente que él no quiere tener una relación, que todo lo que quiere es sexo, y usualmente está un poco ebrio y aun así sigo yendo allí. ¿Es en serio?

—¿Tú quieres tener una relación?

Sus labios se fruncieron mientras tiraba de su gorro de lana por encima de las orejas. —Sabes, creo que no.

Fruncí el ceño. —Entonces ¿por qué estás tan enojada de que él no quiera tener una?

—¡Porque él debería querer estar en una relación conmigo! Soy malditamente increíble.

Luchando contra una sonrisa, la miré. —Eres increíble.

Brit sonrió. He coincidido con Jimmie un par de veces por el campus con Brit. Parecía un tipo bastante bien, pero realmente creía que ella podía hacerlo mejor que un chico que sólo la llama cuando está ebrio. Así que le dije eso.

—Y por eso es que somos amigas —respondió, moviendo su brazo a través del mío—. Amiga, ¿a dónde se fue el otoño? Es como si el invierno vino de la nada y la perra nos golpeó.

—Lo sé. —Me estremecí cuando paramos en la intersección—. Me siento mal por los niños que están a punto de salir a pedir truco o trato mañana en la noche. Se van a congelar.

—Que se jodan los niños —dijo, haciéndome reír—. Me voy a vestir de ángel, como un ángel sexy.

—Por supuesto.

—Y eso significa que básicamente voy a usar lencería. Mis pezones probablemente se congelarán y se caerán. Hablando de eso, no creas que no he notado cómo has estado evitando todo el tema de la fiesta.

No tenía idea de cómo pasó de pezones congelados a eso. Fuera de la oficina del registro, me inmovilizó con una mirada. — Tienes que ir con nosotros. Todos van a estar allí.

Apartando la mirada, vi a la policía del campus haciendo un desbloqueo de un auto de una persona con mala suerte. —No lo sé. No soy fan de las fiestas de Halloween.

—No eres fan de ninguna fiesta. Vamos, tienes que venir. Te necesito allí. Jimmie estará allí y voy a necesitarte para que me golpees en la vagina.

Me reí. —Estoy segura de que Jacob lo haría con gusto por ti.

—¡No es lo mismo! No entiende y da los peores consejos. Probablemente me diría que vaya a acostarme con él —protestó, y tuve que imaginar que eso era cierto—. Tienes que venir. Por favor. Por favorcito.

Mi decisión de ni siquiera considerar esta fiesta comenzó a resquebrajarse. Jacob había estado hablando de ella toda la semana.

Anoche, mientras Joe y yo terminábamos nuestra tarea y en medio me pidió que saliera con él, incluso habló sobre la fiesta que su amigo Jase estaba lanzando. Jase era un año menor que Joe y bastante alto en una de las fraternidades, cuál no podía recordar. Había visto a Joe con él un par de veces, pero nunca habíamos hablado. No que algo de eso importara, porque incluso considerando ir a esta fiesta hacía que se comenzara a formar una úlcera en mi estómago.

—Tengo que ir allí y hacerme cargo del estúpido horario del siguiente semestre.

Ella había estado teniendo un infierno para conseguir clases. Yo había tenido suerte y me metí en todas las clases que quería. —¿Vas a cortar a una puta?

—Tal vez. —Brit me dio un abrazo rápido—. Gracias por caminar conmigo hasta aquí.

—No hay problema. —Había terminado por el día, así que no tenía mucho que hacer.

Comenzó a subir los escalones pero se dio la vuelta. —Piensa en la fiesta. ¿Por favor? Necesitas ir, no sólo por mí, será divertido. Tendrás la oportunidad de relajarte un poco. ¿Está bien?

Respiré profundamente. —Lo pensaré.

—¿En serio pensarlo? —Cuando asentí, dijo—: ¿Lo prometes?

—Lo prometo.

Brit se dirigió hacia el edificio y yo probablemente iba a dirigirme a la tienda para comprar Tums. Iba a necesitarlo.

Había momentos en mi vida cuando supe que lo que pensaba estaba mal. Saber eso no hacía que las cosas fueran más fáciles. Ir a la fiesta de Halloween no debería tenerme sentada en mi silla de luna con una botella de Tums a mi lado y un cartón de helado en mis manos. Un cartón medio vacío de helado de Ben & Jerry. Me sentí como si estuviera bien encaminada de convertirme en la vecina de los gatos. Todo lo que necesitaba eran los gatos. Poco después de dejar el campus, tuve un mensaje de Joe sobre la fiesta. Él quería que fuera. Brit quería que fuera. Jacob quería que fuera. Yo quería ir, pero…

Gruñendo, puse la tapa sobre el helado y la empujé a mis pies. Tenía diecinueve años. Viviendo sola. Le dije a mi madre que se lo tragara y realmente había abrazado a Joe y le dije que lo extrañaba. Ir a esta fiesta no debería ser la gran cosa. Era tiempo de que hiciera algo como esto. Si no lo hacía ahora, ¿lo haría alguna vez?

Probablemente no.

Alejé el helado y luego fui hasta la botella de spray guardada debajo del fregadero. Rociando la superficie de todo en mi cocina, comencé a limpiar con una venganza malvada. Yo podía hacerlo. Mi corazón se dejó caer en mi pecho y se sintió como si mi estómago había caído a mis pies. No, no podía.

Fregando el mostrador junto con la cocina, la luz se reflejó en mi brazalete plateado, llamando mi atención. Me detuve, incapaz de apartar mi mirada de algo que se había convertido en un elemento básico en mi vida diaria. Bajando la botella y soltando el trapo, extendí la mano y me quité el brazalete. Volviendo mi brazo, me obligué a mirar la cicatriz. Me avergonzaba de ella, hacía todo lo posible por ocultarla, pero ¿de qué? ¿De quedarme en mi apartamento, ser antisocial y una perdedora en general? Ciertas cosas probablemente siempre iban a ser un no para mí o locamente extrañas, pero ¿ir a una jodida fiesta? ¿Estaba realmente tan paralizada por lo que pasó, que cinco años más tarde no podía ir a una?

Puse mi brazalete de vuelta mientras me inclinaba contra el mostrador. Tenía que hacer esto. Necesitaba hacer esto. Al menos tratar de hacer esto. Mi corazón comenzó su golpeteo de pánico mientras me aparté del mostrador y me dirigí hacia la sala de estar. Saqué mi celular de mi bolso y antes de pensar en lo que hacía, abrí el mensaje de Joe de antes y envíe: "Está bien."

Unos segundos pasaron y luego había un mensaje nuevo.

"Llegando."

¿Llegando? ¿Qué demo…?

Alguien llamó a mi puerta.

Rodando mis ojos, tiré mi teléfono en el sofá y fui hacia la puerta. — No tenías que venir.

Joe entró, retorciendo su gorra al revés.

—Bueno, pasa.

Se detuvo cerca de la cocina y frunció el ceño. —¿Por qué tu apartamento huele a cloro?

—Estaba limpiando.

Subió una ceja.

—Toda la cocina —dije tímidamente—. Sabes, pudiste salvarte el viaje y sólo responder el mensaje.

Dándome una larga mirada, se sentó en el sofá. —Necesitaba el ejercicio.

Sí, no necesitaba el ejercicio.

Palmeó el lugar junto a él. —Ven a sentarte conmigo.

Me quedé mirando.

—Ven.

Murmurando entre dientes, pasé sobre sus piernas y me senté —Muy bien, estoy sentada.

Sus pestañas bajaron, y sentí su mirada en mi boca. El calor se extendió sobre mis mejillas, y su sonrisa fue a un nivel superior.

—Entonces me enviaste un mensaje con las palabras está bien. Te he preguntado dos cosas hoy. Así que tengo curiosidad sobre cuál estás finalmente aceptando.

Tiré de mis piernas hacia mi pecho y envolví mis brazos alrededor de mis rodillas. —Me preguntaste sobre la fiesta de Halloween mañana en la noche.

—Sí, lo hice —Estiró la mano y tiró de mi brazo hasta que solté mis rodillas—. Pero te pregunté algo más.— Entrecerré los ojos. Luego puso una mano en el dobladillo de mis vaqueros y tiró de mis piernas lejos de mi pecho. —También te pedí que salieras conmigo.

—Ya sabes la respuesta a eso.

Entrecerró los ojos.

Mis labios se tensaron. —Estaba diciendo que está bien, iré a la fiesta.

—Elección inteligente. Será divertido y tú tendrás un buen rato. —Una vez que estuve sentada al parecer a su aprobación, se sentó hacia atrás—. ¿Cuándo quieres que pase por ti?

Negué con la cabeza. —Voy a conducir yo sola.

—¿Por qué harías eso? Vivimos en el mismo edificio y vamos hacia el mismo lugar.

—Gracias, pero yo conduciré.

Me estudió por un momento. —Si no quieres ir conmigo, entonces al menos viaja con Brittany.

Dije algo junto con las líneas de estar de acuerdo en eso, pero no lo planeaba. Llevar mi propio auto significaba que podía irme cuando quisiera. Necesitaba ese salvavidas.

—Oye —dijo Joe.

Volviendo mi cabeza hacia él, levanté mis cejas. —Oye.

—Sal conmigo.

Sonreí. —Cállate, Joseph.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 22nd 2014, 14:29

owww
q tierna
siguela
me gusta
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 22nd 2014, 22:14

Haaaaaa cosi asi o mas amoroso
espero que pronto accedaaa
esa rayis
Volver arriba Ir abajo
~nazz~
Forista!


Cantidad de envíos : 75
Edad : 21
Localización : Chile
Fecha de inscripción : 01/07/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 22nd 2014, 23:50

Ya no sere lectora fantasma.
Amo cada nove tuya! Son tan buenas, dios no puedo dejar de leerlas.
Que le habra dicho Joe cuando le dijo que lo extrañaba? Me dejaste metida en esa parte! Debes seguirla~ quiero saber que sucede en la fiesta de Halloween~
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 23rd 2014, 18:46

Wait for you

Capitulo 15


Estaba tan nerviosa que mi teléfono se sentía resbaloso en mi mano y mi cinturón se sentía como si estuviera presionado muy apretado contra mí pecho. Estaba sentada en el estacionamiento, treinta minutos después de la hora a la que debería haber salido de la fiesta de Halloween en la casa de Jase. Me gustaría decir que sólo llegaba elegantemente tarde, pero esa no era la verdad.

Estaba como a dos pasos de un ataque de pánico.

—Entonces, ¿no conseguiste un disfraz? —dijo Brit, y por encima de su voz, pude escuchar música y risas ahogadas

—No es la gran cosa. Hay mucha gente aquí que no está disfrazado.

Bueno, allí iba mi excusa. Después de hablar con Joe anoche, había brevemente considerado la idea de correr a la tienda al último minuto para encontrar un disfraz, pero disfrazarme probablemente habría sido demasiado.

—¿Estás cerca? —preguntó Brit—. Porque me siento sola

—¡Hola!

Un segundo después, la voz de Jacob vino a través del teléfono. — Hola, chica, oye, ¿dónde estás?

Cerré mis ojos. —Estoy alistándome para ir.

—Más te vale, porque Brit me está desesperando preguntando por ti. Así que trae tu culo aquí.

—Ya voy. Estaré allí en un rato.

Colgando, tiré el teléfono en el asiento junto a mí y agarré el volante. Puedo hacer esto. Eso es lo que sigo diciéndome mientras miraba mi apartamento. Había dejado una luz encendida y era como un maldito faro en ese momento, persuadiéndome hacia la seguridad que era puro aburrimiento.

Estaba siendo estúpida, entendía eso totalmente, pero eso no cambiaba el hecho de que mi corazón tronaba en mi pecho o que me sentía nauseabunda. Lo que estaba experimentando no era normal en nadie más, y esa era la clave. No quería que esto fuera normal para mí.

—Mierda.

Necesitaba ser valiente.

Puse el auto en reversa y me eché para atrás. Mis brazos temblaban para el momento que llegué al final de la carretera y fui por la izquierda hacia la Ruta 45. La casa de Jase no estaba muy lejos de la Universidad Heights. Sólo a pocos kilómetros, de vuelta en una subdivisión cercana donde varias fraternidades más grandes habían tomado residencia.

En el camino a su casa, me centré en listar tantas constelaciones como pude. Andrómeda, Antlia, Apus, Acuarios, Aquila, Ara, Aries, Auriga… ¿A quién se le ocurrieron esos nombres? En serio. Había llegado hasta la D cuando vi la fila de autos vertiéndose fuera de un camino en la entrada de una casa grande de tres pisos. Los autos estaban por todas partes, estacionados a lo largo de la carretera, en el patio, y sobre la calle. Tuve que terminar dando la vuelta así podría estacionarme en el otro lado de la calle, una cuadra abajo.

El aire nocturno estaba frío y las calles estaban nulas de niños. Trato o truco había terminado una hora antes y había trozos de caramelos cada pocos metros.

La luz brillante se derramó fuera de las ventanas, arrojando un resplandor luminoso a lo largo del porche. Había unas pocas personas afuera, apoyándose contra la barandilla. Metiendo mis manos en los bolsillos de mi sudadera, evité el garaje, donde un malo juego de cerveza pong estaba ocurriendo, y fui a través de la puerta principal.

Mierda…

La casa estaba llena. La gente se encontraba por todas partes, acaparando un televisor, en grupos cerca del sofá, en el suelo, y en el pasillo. La música golpeaba junto con mi corazón mientras exploraba la multitud, buscando un ángel sexy. Habían muchos ángeles; ángeles sucios de rojo, ángeles sexys de blanco, y creo, que ángeles muy malos de negro.

Hmm.

Pasé a una chica vestida como Dorothy del Mago de Oz, si Dorothy hubiera sido una stripper. Me sonrió y le devolví la sonrisa. Se sintió inestable y raro. Pasando un grupo en una mesa de cartas, vi al compañero de cuarto de Joe, Ollie en la mesa. Estaba muy inmerso en el juego para notarme. Me estiré en punta de pies. El interior de la casa era sofocante con todo la gente.

Hubo un chillido agudo y me di vuelta, teniendo sólo segundos para prepararme antes de ser atacada por un ángel de blanco.

—¡Estas aquí! —chilló Brit, apretándome—. ¡Mierda! No pensé que vendrías. Pensé que te ibas a arrepentir.

—Estoy aquí.

Me apretó de nuevo y agarró mi mano. —Ven. Jacob está en el garaje. También Joe.

Mi corazón sobre trabajado latió un poco más rápido mientras me llevaba alrededor de la mesa. Unos pocos chicos miraron hacia arriba desestimándonos a mí y a mis jeans y concentrándose en el pequeño vestido blanco de Brit. El interés brillaba en sus ojos. Un chico se inclinó para atrás en su silla, sus cejas levantándose mientras la miraba. No podía culparlo. Estaba ardiente.

—¡Pasando! —anunció Brit, su mano libre en el aire—. Beep. Beep.

El aire era más respirable en el garaje, la luz no tan brillante, y aunque había más gente los músculos de mi cuello se relajaron. Brit me guió hacia un chico que tenía un bombín negro y una chaqueta de color púrpura.

—¡Jakey-Jake, mira a quien encontré! —gritó Bit.

La chaqueta púrpura giró y una genuina sonrisa estalló en mi rostro mientras veía los lentes negros gruesos. —¿Bruno Mars? —pregunté.

—¡Sí! Ves, Brit. ¡Algunos entienden mi disfraz! —Jacob le lanzó una mirada asesina antes de volverse hacia mí. Frunció el ceño—. ¿De que estás vestida?

Me encogí de hombros. —¿Una vaga estudiante universitaria?

Jacob se rió mientras Brit rebotaba hacia el barril. —¿Qué tienes debajo de esta horrible sudadera?

—¿Qué tiene de malo mi sudadera? —demandé.

Me dio una mirada suave. —No tiene nada de malo si recién te levantaste y estás yendo a clases, pero estás en una fiesta. —Fue hacia el cierre y lo bajó—. Sácatelo o lo saco yo.

—Lo dice en serio. —Brit volvió con dos vasos rojos de plástico—. Una vez me sacó la remera porque quería probársela y ahí estaba yo, parada en un cuarto lleno de chicas, sólo con mi sostén.

Puse las llaves en el jean y me saqué la sudadera dejándola en el respaldo de una silla cercana. —¿Feliz?

Jacob tomó mi franela negra, con los labios apretados. —Hmm… — Tiró del borde para que mostrara parte de mi abdomen. Luego pasó las manos por mi pelo, causando que los mechones fueran para todos lados—. Mejor. Tienes un firme, pequeño cuerpo. Úsalo, chica. Ahora estás vestida como una sexy, vaga estudiante universitaria.

Tomé la bebida que Brit puso en mi mano. —¿Terminaste de vestirme como si fuera tu Barbie?

—Perra, si fueras mi Barbie, estarías semidesnuda.

Reí. —Es bueno que no lo sea.

Dejó caer un brazo sobre mi hombro. —Estoy feliz de que estés aquí. De verdad.

—Yo también. —Y una vez que lo dije, estuve feliz. Estaba aquí. Lo había hecho. Esto era enorme. Incluso tomé un sorbo de mi cerveza. Mírenme. Una fiestera extraordinaria.

Diciéndome a mí misma que no buscaba a nadie, miré alrededor de la cochera. No tardé en encontrar a Joe. Siendo una cabeza más alta que la mayoría de los chicos, era fácil de distinguir. Viendo que no estaba vestido distinto a lo normal trajo una sonrisa a mi rostro.

Joe estaba parado cerca de la mesa de cerveza pong, los brazos cruzados en el pecho. Sus bíceps estiraban la remera de manga cortas. No sabía porque los chicos se vestían como si afuera hiciera calor cuando obviamente no lo hacía. Al lado suyo estaba Jase, quien era igual de alto que Joe, e igualmente lindo para la vista con su pelo marrón más largo. También estaba vestido como si estuviera sofocante y un tatuaje oscuro se asomaba por su manga.

Brit siguió mi mirada y suspiró. —No sé cuál de los dos es más caliente.

Joe, para mí, ganaba fácilmente.

—Yo tampoco.

—Los tomaría a ambos —comentó Jacob.

—¿Al mismo tiempo? —El tono de Brit era lleno de curiosidad.

Jacob sonrió. —El infierno que sí.

—Un sándwich de Joe y Jase. —Brit tembló—. Desearía que eso estuviera en el menú de un dólar.

Reí. —Costarían más que un dólar.

—Cierto —murmuró y luego suspiro—. Necesito tener sexo.

Jase le dio un codazo a Joe y dijo algo. Un momento después, Joe miró en nuestra dirección. Una amplia sonrisa estalló en su rostro llamativo. Dejó su vaso en el borde de la mesa de Ping pong.

—Y aquí viene uno de ellos —dijo Jacob, mirándome astutamente—. Está a punto de convertirse en un sándwich de Joe y ____.

—Cállate —dije sonrojándome.

La gente se corría del camino de Joe. Era como un sexy Moisés, partiendo el mar de estudiantes ebrios. Di un paso atrás, nerviosa de repente. Joe no dudó. Había una facilidad confiada en todo lo que hacía.

Sus brazos estaban alrededor de mi cintura en menos de un segundo, levantándome de mis pies en un abrazo de oso. Brit sabiamente tomó el vaso de mi mano antes de que Joe girara. Me aferré a sus hombros mientras las paredes daban vuelta.

—Mierda, no puedo creer que en verdad estés aquí.

Parecía que nadie creyó que fuera a aparecer. Me hizo sentir cálida y difusa saber que lo hice. —Te dije que vendría.

Me bajó al suelo pero no me dejó ir. —¿Cuándo llegaste?

Me encogí de hombros. —No sé. No hace mucho.

—¿Por qué no viniste a saludar? —El hoyuelo estaba ahí y me encontré mirándolo.

—Estabas ocupado y no quería molestarte —admití, notando que varias personas nos miraban.

Joe bajó la cabeza y sus labios rozaron mi oído mientras hablaba, enviando un estallido de escalofríos por mi espina—: Nunca eres una molestia para mí.

Mi corazón saltó en mi pecho como si estuviera suspendida en la cima de una montaña rusa. Giré la cabeza levemente, y nuestras miradas se trabaron. Mis pensamientos dispersos, y cuando las manos de Joe apretaron mis brazos, estaba volando abajo en la montaña rusa. Por un momento, los sonidos de la fiesta se ahogaron. Sus pupilas eran tan largas, un gran contraste contra el azul brillante.

—¡Oye, Joe! —gritó Jase—. Te toca.

El momento estaba roto, y largué un suspiro que no sabía que estaba conteniendo. Sus labios se levantaron en las comisuras.

—No te vayas lejos.

Asentí. —Está bien.

Joe volvió al lado de Jase y agarró una pelota de ping pong.

—Guau —suspiró Brit, devolviéndome mi bebida—. Eso fue…

—Realmente caliente —terminó Jacob—. Pensé que iban a arrancarse la ropa el uno al otro y empezar a hacer bebes ahí en el sucio piso cubierto de cerveza. Como si fuera a tener que cobrar admisión para lo que iba a pasar.

Le disparé una mirada. —Creo que eso está un poco del lado de la exageración.

—No de donde yo estaba parada —dijo Brit, abanicándose—, ¿Cuánto tiempo vas a seguir decepcionando a ese chico?

Mis labios se fruncieron. —No lo estoy decepcionando.

Sus cejas se levantaron, pero no dijo nada. Por suerte la conversación pasó de mí cuando Jimmie apareció y empezó a jugar con las alas de Brit. Nuestro trío se convirtió en un cuarteto y antes de saberlo, teníamos nuestra propia fiesta en un costado. Estaba fuera de mi elemento, pero seguía la conversación. Supe mientras tomaba mi cerveza, que estaba siendo etiquetada como la chica tímida de la fiesta, pero eso era mejor que la última etiqueta que tuve en una fiesta.

El grupo había crecido afuera, la música estaba más alta, y grupos de personas empezaron a bailar. De alguna forma, entre el ruido, una profunda, risa ronca llamó mi atención, y me di media vuelta. Viniendo por la cochera, entraron dos chicas que se veían como si pertenecieran a una pasarela deVictoria's Secret. Una estaba vestida de diabla, lo que en realidad era sólo un camisón rojo, una cola de caballo, y cuernos. Las tetas estaban por todos lados. La otra era una sexy caperucita roja. Muchas cosas pasaron inmediatamente mientras entraban con tacos de una milla.

Varios chicos literalmente pararon lo que estaban haciendo y miraron, en medio de la conversación. La boca de Jimmie golpeó el piso. Incluso Jacob miraba como si estuviera por cambiar de preferencias sexuales. Mi estómago giró mientras miraba el disfraz de caperucita y trataba de no pensar en que había usado un disfraz así para la fiesta de Halloween de hace años. Aparte, ahora, ese no parecía el mayor problema, lo que decía un montón.

Caperucita roja también era conocida como Stephanie Keith, también conocida como Steph.

La chica era esplendida en una forma que hacía que cualquier chica se sintiera mal vestida y del lado equivocado de fea. El borde de su vestido rojo brillante terminaba justo debajo de su trasero, y sus piernas eran sorprendentes. Su disfraz se completaba con labios rojos, ojos esfumados y dos coletas. E iba directo hacia Joe.

Steph tiró sus brazos alrededor de él, lo que causó que su vestido se levantara, revelando pantaletas negras que tenían escrito AZOTAME en el trasero. Joe no se corrió, en cambio se dio vuelta, dándole esa maldita sonrisa torcida. Tomó la bola, echándose hacia atrás y riendo mientras su amiga estaba con Jase.

Algo feo se desplegó en la boca de mi estómago como una maleza nociva. ¿Por qué Joe no corría de ella en vez de seguirla alrededor de la mesa? Esa era una pregunta estúpida.

¿Qué chico huiría de Steph?

Alguien chocó contra mi costado, una disculpa fue murmurada, pero estaba concentrada en Steph. Sostenía una bola cerca de sus senos, sonriendo mientras Joe la seguía.

Brit tomó mi vaso y me agarró de la mano. —Bailemos.

Enterré mis pies, pestañeando. —No bailo.

—No. Vamos a bailar. —Lanzó una mirada sobre su hombro. Joe de alguna forma había conseguido la bola de Steph

—Porque si no, te vas a quedar ahí y mirarlos como una novia enojada.

Mierda. Tenía un punto. La dejé arrastrarme a un grupo de chicas que bailaban, el cual estaba convenientemente cerca de la mesa de ping pong. Brit sostuvo mi mano mientras se sacudía a mí alrededor, cantando la canción. Me tomó un par de momentos juntar el valor para hacer algo que no había hecho en años y como que deseé haber terminado la cerveza.

Cerrando mis ojos, me dejé sentir la música y agarrar el ritmo. Cuando pasó, mis caderas estaban balanceándose y sonreía. Con los ojos abiertos ahora, seguí sosteniendo la mano de Brit mientras bailábamos juntas. El grupo alrededor nuestro se alargó y sobre el hombro de Brit, vi a Joe. No le prestaba atención a Steph.

Estaba mirándonos.

Mirándome.

Brit era un maldito genio. Miró detrás de ella y se giró hacía mí, mordiéndose el labio. —Que se jodan.

Tiré la cabeza hacía atrás y reí. —Que se jodan.

—Esa es mi chica.

Jimmie se nos unió, viniendo detrás de Brit, bajando sus manos a su cintura. Levanté las cejas, y se encogió de hombros, lo que era código para no golpearla en la vagina. Mi cabello estaba húmedo cerca de las sienes y mi sweater se había levantado. Jacob se nos unió, básicamente agitándose alrededor. Estaba tan concentrada en reírme de él que cuando unas manos aterrizaron en mi cintura, salté unos buenos doce centímetros del piso.

Los ojos de Brit se abrieron. Miré sobre mi hombro y vi una cara relativamente no familiar. Las mejillas del chico estaban rojas, los ojos un poco vidriosos mientras apretaba sus caderas.

—Hola —arrastró las palabras, sonriendo.

—Hola. —Volví a girar, haciéndole una cara a Brit, mientras me adelantaba. Hice unos 2 centímetros antes de que el agarré del chico borracho se tensara.

—¿A dónde vas? —dijo—. Estamos bailando.

Me giré a un costado, y el chico me siguió, quedándose en mi espalda. Mi estómago cayó y una extraña, estremecedora sensación se arrastró por mi cuello, levantando los vellos. Devuelta hace varios años atrás, me congelé por un segundo. Brit, Jacob, la fiesta, todo desapareció. Lo sentí tirar de mí hacia él, sus manos en la piel desnuda de mi estómago. Sin ninguna advertencia, la realidad pareció cambiar. No estaba ahí. Estaba de vuelta allá, con sus manos bajo mi camisa, y no podía respirar o ver; la tela del sofá era espera contra mi mejilla.

—Bebé —canturreó el chico en mi oído—. Baila conmigo.

—Bebé —Había dicho Blaine, su respiración pesada en mi oído—. No me puedes decir que no quieres esto.

La cochera se convirtió en un sótano y viceversa. Traté de salirme, mi corazón latiendo tan rápido que me iba a enfermar. —Déjame ir.

—Vamos, es sólo un baile. —Sus manos estaban en mi estómago, bajo mi sweater.

—Déjame ir. —El aire estaba atrapado en mi garganta mientras luchaba—. ¡Déjame ir!

Hubo un grito de sorpresa y un chillido. De repente estaba fuera de los brazos del chico borracho. Me tambaleé hacia atrás, chocando con alguien. Con el corazón acelerado, empujé el cabello de mi cara y levanté la cabeza.

Oh mi dios. Joe tenía al chico contra la pared.
Volver arriba Ir abajo
~nazz~
Forista!


Cantidad de envíos : 75
Edad : 21
Localización : Chile
Fecha de inscripción : 01/07/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 23rd 2014, 20:15

Oh por dios -rueda por todo el foro-
Joe!! Debes seguirla por favor
Lo antes posible!!
Esta muy buena
Esperare con ancias el proximo capitulo x.x
Siguela!!!
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 24th 2014, 16:28

pobresita Sad que habra pasado con la rayis para que este asi
no se que pensar
siguela pronto :c
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 24th 2014, 16:52

wow
q fuerte...
pobre rayita
q le hicieron? 
q bueno q joe staba ahi para protegerla
siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 24th 2014, 17:08

Wait for you

Capitulo 16


Una pequeña multitud estaba alrededor de Joe y el tipo. Algunos mirando interesados y otros burlándose de la pelea. Joe había clavado al tipo con una mano empujando en su pecho. Él estaba incluso descaradamente agresivo, su mano libre cerrada en un puño a su lado.

—¿Qué demonios, hombre? ¿Tienes un jodido problema de audición?

—Lo siento —balbuceó el tipo, las manos alzadas a sus lados—. Sólo estábamos bailando. No pretendía otra mierda además de eso.

—Joe. —Mi voz sonó estrangulada y ronca mientras avanzaba hacia ellos.

Brit estaba a mi lado, capturando mi mano. —_____, no te involucres.

¿Cómo no me podía involucrar? Mi estómago se revolvió y lo poco de cerveza que había consumido subió por mi garganta.

Joe empujó al chico de vuelta a la pared nuevamente y de repente Jase estaba ahí, poniendo un brazo alrededor de la cintura de
Joe, tirando de él hacia atrás. El tipo se desplomó contra la pared, con los ojos cerrados.

—Necesitas relajarte, mierda —dijo Jase.

Joe eludió a su amigo, los ojos entrecerrados hacia el otro tipo. — Joder, déjame ir Jase.

—Joder, no. —Jase se interpuso entre ellos, poniendo sus manos en el pecho de Joe—. No necesitas esto, ¿recuerdas? Meterte en una pelea es lo último que jodidamente necesitas en este momento. Así que, retrocede.

Algo en lo que había dicho Jase parecía haber alcanzado a Joe. Lanzó al tipo que aún se encontraba contra la pared una última mirada prometedora y luego se sacudió fuera las manos de Jase. Joe se volvió, metiendo sus manos entre su pelo. A través de la gente que estaba entre nosotros, su mirada se posó en mí y Brit. Comenzó a avanzar, pero Jase dijo algo que lo hizo parar. De la nada, Ollie apareció, poniendo una botella de cerveza en las manos de Joe. Entre los dos, lo hicieron pasar hacia la casa. Comencé a ir detrás de ellos, pero Brit me arrastró a una esquina. Sus alas rebotando cuando se volvió hacia mí.

—¿Qué demonios pasó?

—No lo sé. —Mi pecho bajaba y subía bruscamente—. El tipo no me dejaba ir y Joe salió de la nada. Necesito…

—No —me cortó, bloqueando mi camino—. Debes dejar que se relaje. Está con sus amigos, déjalo estar.

Puse las manos suavemente sobre mis caderas. Tardando en procesar lo que Brit dijo. Había una buena probabilidad de que vomitara.

Miré alrededor, deseando que mi corazón desacelerara. Algunas personas nos miraban. Otros habían perdido el interés en el momento en que era obvio que no habría una pelea. Steph estaba en la mesa de ping-pong, sus labios convirtiéndose en una línea cuando nuestras miradas se encontraron. La música volvió, retumbando en sincronía con mi corazón.

Sudor salpicaba mi frente.

—Oye, _____, ¿estás bien? —preguntó Brit.

Esforcé un asentimiento, pero no estaba bien. El garaje cambiaba de nuevo, todos los trajes y sonidos amplificándose. La presión se cerró sobre mi pecho. El olor a cervezas, perfumes y sudor nubló el aire. Tomé un respiro, pero no pareció que fuera suficiente.

—Necesito aire fresco —le dije a Brit, tirando para liberarme.

—Iré contigo

—No. No, estoy bien. Quédate aquí. —No quería arruinar su noche—. Estoy bien. En serio. Sólo necesito un poco de aire fresco.

Brit cedió con un poco más de persuasión y me apresuré a salir del garaje, sintiendo como si cientos de ojos estuvieran mirando mi espalda, aún sabiendo que probablemente nadie estaba mirado.

El aire frío levantó el cabello húmedo de mi cuello, pero no lo sentí realmente. No paré. Seguí caminando, mis manos abriéndose y cerrándose a mis lados. Estaba frente a mi coche antes de que me diera cuenta. Sacando las llaves de mi bolsillo, me puse frente del volante. Mis manos temblaban, las presioné contra mi rostro. Oh Dios, todavía podía sentir sus manos, no las del tipo ebrio, las de Blaine. Podía escucharlo susurrando en mi oído, sintiéndolo detrás de mí, la presión… tirando mí cabeza hacia el respaldo, apreté mis ojos cerrados.

—No, no estoy haciendo esto.

Las palabras parecieron hacer eco en el coche y fueron tiradas de regreso a mi rostro, porque estaba haciendo esto, haciendo exactamente lo que no debería hacer. No podía volver allí, ni por mis amigos o por mi sudadera.

Empujé las llaves en la ignición, saqué mi coche de entre otros dos. Ni siquiera sé como llegué a casa. No recordaba nada del camino, sólo que estaba parada en medio de mi apartamento, tratando de recuperar el aliento. Llegué al pasillo antes de deslizarme por la pared, atrayendo mis rodillas a mi pecho. Me acurruqué, pasando mis manos por mi pelo. Apreté mis ojos cerrados, pero las lágrimas salieron libres, deslizándose hacia abajo por mis mejillas.

No había duda en mi cabeza de que lo había arruinado. Había sobre reaccionado. El tipo de la fiesta había sido terriblemente directo, pero yo había exagerado. Había dejado que el pasado distorsionara lo que en realidad había estado pasando. Había entrado en pánico y Joe casi se mete en una pelea por eso.

Presioné mi frente contra mis rodillas, tirando mi pelo hacia atrás. No podía hacer esto. Lo había tratado y había convertido un buen rato en un épico fallido. ¿Qué había mal conmigo? Había varias respuestas para eso, muchas erróneas. No eran nuevas noticias pero… había querido tanto que esta noche fuera buena, que esta noche fuera un empujón extra en la dirección correcta, lo que sea que esa dirección fuera. Un sollozo salió y mantuve mi mandíbula sujeta hasta que mis molares dolieron. En su lugar, yo estaba aquí, de vuelta al punto de partida.

_______________________________________

El latido de mi cabeza había aumentado hasta que sentí como todo el apartamento latía junto a ella. Haciendo una mueca, abrí mis ojos y me di cuenta de que había estado sentada en el pasillo y me dolía todo el cuerpo. Me había quedado dormida, tal vez por una hora o dos. Y el latido no era en mi cabeza, era en mi puerta.

Me levanté del suelo, apresurándome a la puerta. Estaba tan fuera de mí que ni siquiera confirmé para ver quién era. Joe entró como un cañón a través de la puerta y estaba contra su pecho antes de que pudiera procesar lo que pasaba. Brazos fuertes barrieron a mí alrededor, y su mano se acercó, sosteniendo la parte posterior de mi cabeza. Inhalé profundamente, aspirando el suave olor a colonia y alcohol.

—Jesucristo —dijo, su mano convirtiéndose en un puño entre mi cabello—. ¿Por qué no contéstate tu maldito móvil?

—Dejé mi móvil en el coche. Creo. —Mi voz sonó amortiguada contra su pecho.

Maldijo de nuevo mientras se empujaba hacia atrás. Sus manos fueron a mis mejillas, sosteniéndome de una manera que no atraía memorias oscuras.

—He estado reventando tu celular. También lo han hecho Jacob y Brittany.

—Lo siento. —Pestañeé suavemente—. No sabía…

—Has estado llorando. —Sus ojos se entrecerraron hasta que sólo una estrecha franja de azul se mostró en ambos—. Has estado jodidamente llorando.

—No, no lo he hecho. —La mentira sonó poco convincente.

—¿Te has mirado en el espejo? —exigió. Cuando sacudí mi cabeza, dejó caer sus manos y cerró la puerta detrás de él. Luego tomó mi mano. Un músculo palpitó a lo largo de su mandíbula y cuando habló, su voz era dura—: Vamos.

Lo dejé llevarme al baño del pasillo. Cuando encendió la luz del techo, me hizo una mueca y luego me miré a mí misma en el espejo.

—Oh Dios…

Mis ojos estaban hinchados y rojos, pero fueron las vetas de rímel negro lo que realmente consolidó el hecho de que mi primer intento de asistir a una fiesta en cinco años no había terminado bien. Mi mirada se encontró con la de Joe en el espejo y la vergüenza me inundó. Dejé caer mi cabeza en mis manos y murmuré—: Perfecto, simplemente perfecto.

—No está tan mal, cariño. —Su voz se suavizó mientras sus manos se asentaban en mis brazos. Gentilmente tiró de mis manos—. Siéntate.

Me senté en el inodoro con la tapa cerrada. Mirando a mis dedos, obligué a mi lento cerebro a ponerse al día.

—¿Qué estás haciendo aquí?

—¿Qué estoy haciendo aquí? —Pasó una toalla por debajo del grifo y se arrodilló frente a mí—. ¿Es una pregunta seria?

—Supongo que no.

—Mírame. —Cuando no lo hice, repitió—: Maldición, _____, mírame.

Guau. La ira se elevaba como humo a través de mí. Levanté mi barbilla. —¿Feliz?

El músculo estaba de vuelta, latiendo repetidamente. —¿Por qué vendría aquí? Te fuiste de la fiesta sin decir una palabra a nadie.

—Le dije a…

—Le dijiste a Brittany que ibas a tomar algo de aire fresco. Eso fue hace tres horas, ____. Ellos pensaron que estabas conmigo, pero cuando me vieron más tarde sabían que no. Después de lo que pasó con ese cabrón, los asustaste.

La ira se filtró fuera de mí, remplazado por la culpa. —No fue mi intención. Sólo dejé mi móvil en el coche.

No dijo nada mientras alisaba la toalla debajo de mis ojos, quitando el rímel. —No necesitabas irte.

—Exageré. —Bajé mis pestañas y dejé escapar un suspiro—. El tipo… realmente no había hecho nada malo. Sólo me sorprendió y exageré. Arruiné la fiesta.

—Tú no arruinaste la fiesta. Y ese hijo de puta no debió haber estado agarrándote. Joder. Te escuché decir "déjame ir" y sé malditamente bien que él lo hizo también. Tal vez no debí haber reaccionado tan… enérgicamente como lo hice, pero joder. Te estaba agarrando y no me gustó.

Sí, le había dicho al tipo que me dejara ir, pero él había estado borracho y estúpido. Todo lo que quería era bailar conmigo. Sabía cuando un chico se volvía una amenaza. Él no había tocado esa etapa. Quién sabe si lo hubiese hecho, pero habían sido los recuerdos los que me habían enviado al borde.

—No necesitabas venir aquí —dije finalmente, de repente bastante cansada—. Deberías estar en la fiesta divirtiéndote.

Joe estuvo en silencio tanto tiempo que tuve que mirarlo. La expresión en su cara era una mezcla entre querer estrangularme y algo muy, muy diferente. Hubo un movimiento de inmersión en mi estomago, muy parecido a como había estado en la fiesta antes de que todo se fuera al infierno.

—Somos amigos ¿no? —dijo tranquilamente en voz baja.

—Sí.

—Esto es lo que los amigos hacen. Están pendientes entre ellos. Brittany y Jacob habrían venido, pero hice que se quedaran.

Tal vez malinterpreté el momento que estábamos teniendo. — Necesito conseguir mi móvil y llamar…

—Yo le enviaré un mensaje a Brittany. Tengo su número. —Se meció sobre sus talones, mirándome—. El hecho de que no esperaras que alguien viniera a chequearte es… ni siquiera sé lo que es.

No dije nada y comencé a mirar lejos, pero su mano vino hacia mí, descansando contra mi mejilla. Su pulgar se movió suavemente a través de mi piel. Nuestras miradas se encontraron, y me hubiera gustado tener algo ingenioso que decir, algo que borrara esta noche. Bueno, excepto la manera en la que me había mirado en la fiesta. En cierto modo me gustó eso. Bien. Realmente me había gustado eso, pero lo que sea.

—¿Por qué llorabas? —preguntó—. Espera. ¿Ese hijo de puta te lastimó? Porque yo voy a…

—¡No! En lo absoluto —dije rápidamente. Tenía el presentimiento de que joe seguiría a ese tipo y le daría una paliza si creía que me había hecho daño.

—Entonces, ¿por qué? —Su pulgar se movió y me dejé llevar por algún instinto olvidado. Volví la cabeza en su palma—. Habla conmigo.

Hablar era tan fácil para la mayoría de las personas, pero la mayoría de las personas tenían cosas de las que realmente querían hablar. —No lo sé. Supongo que sólo estaba siendo una chica.

Sus cejas se alzaron. —¿Estás segura de que eso es todo?

—Sí —susurré.

Joe no dijo nada más por un rato. En vez de eso, sus ojos se movían sobre mi rostro, examinándolo detenidamente. —¿Estás bien?

Asentí.

Su mano se movió hacia abajo y su pulgar rozó el borde de mi labio.

Inhalé una respiración fuerte, poniéndome demasiado consciente de lo muy cerca que estábamos.Extraño, me di cuenta. Había querido decir algo para hacer que esta noche desapareciera, pero no eran necesariamente palabras lo que necesitaba.

Un toque, una simple mirada era igual de poderoso.

No estaba pensando en nada que no fuera él en ese momento.

Había una libertad en eso que no había experimentado antes.

Su mirada se centró en mis labios y en el momento en que me di cuenta de eso, mi corazón comenzó a latir fuertemente, enviando mi sangre a quemar en mis venas. No había mucho espacio separándonos.

Todo lo que él tenía que hacer era moverse unos centímetros y eso sería todo.

Entonces su mirada se desvió hacia arriba.

Joe cerró la pequeña distancia que había entre nosotros antes de que tuviera una oportunidad de moverme lejos. Mi corazón saltó en mi pecho al pensar que él podría besarme, de que estaba literalmente a segundos de mi primer beso, y no tenía ni idea de qué hacer. Mi boca se sentía rara después de todo el llanto y estaba sentada en un inodoro, lo que probablemente no era lo más romántico.

Pero no me besó. Presionó su frente contra la mía y dejó salir una respiración entrecortada que olía a menta. —Me vuelves jodidamente loco a veces.

Yo misma me vuelvo jodidamente loca. —¿Lo siento?

Joe se alejó un poco, sus ojos buscando en mi rostro. —No huyas así de nuevo, ¿de acuerdo? Estaba muy preocupado cuando no te podía encontrar y nadie sabía dónde estabas.

Casi me disculpé de nuevo, pero las disculpas eran como los deseos. Había abundancia de los dos en mi vida y ninguno en realidad hacía alguna diferencia. Así que hice algo que nunca en mi vida había pensado que haría, ni siquiera antes.

Moviéndome hacia adelante rápidamente, presioné mis labios en su suave mejilla. Sus ojos se abrieron, y retrocedí. Bajo su mirada intensa, me pregunté si había sido incorrecto lo que había hecho.

Nicholas comenzó a moverse hacia adelante y luego se detuvo. Sus ojos eran tan grandes y eran verdaderamente hermosos, únicos en la forma en que el color parecía profundizarse y oscurecerse. —¿___(Tn)?

Tragué saliva. —¿Joe?

No me dio su sonrisa de medio lado o mostró su único hoyuelo. —Sal en una cita conmigo.

Hubo un tirón en mi pecho y me recordó a ese momento cuando él había vuelto al campus de sus vacaciones de otoño y había venido directamente a mi apartamento. Algo se había roto dentro de mí entonces y lo hizo ahora, como una pared de… reserva. La fiesta no había funcionado, pero Joe… era diferente. Siempre había sido distinto.

Y él estaba aquí. Eso tenía que significar algo. Se sentía como si lo fuera.

Mi cerebro me estaba diciendo que esto era una mala idea y le dije a mi cerebro que cerrara la boca, porque raramente me decía algo que me sirviera de ayuda.

Tomé un respiro, uno que no necesitaba. —Sí.

Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 24th 2014, 17:33

OH MY GOD!!! MUEROOO *DA BRINCOS EN SU CAMA*
SI QUE BELLOOO , MUERO DE TERNURA MUERO MUERO MUERO DE AMOR
QUE TIERNO POR DIOS NO TENGO PALABRAS POR FAVOR SIGUELAAA
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 24th 2014, 18:10

haaaaaaaaaaaaa!!!!
yo kiero leer mas haaaaaaa
sta hemosa aleluya le dijo q
siii jajajaka por fin jaja
espero que subas pronto bn me
despido bye Smile
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 24th 2014, 21:09

al fin...
me encanto joe...
esa forma de protegerla...
ella tiene razon...
exagero, pero como reaccionar cuando sucede algo q t marca?
espero q ya digan q le hiso...
siguela
sta bellisima
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 25th 2014, 15:19

si.gue.la
Volver arriba Ir abajo
VaLeexD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 330
Edad : 21
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 25th 2014, 15:29

Wiii al fin dijo que siiiiii
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 25th 2014, 17:16

Wait for you

Capitulo 17


Jacob se sentó frente a Brittany y yo en la pequeña cafetería en la ciudad, meciendo un par de gafas oscuras y el bombín de su disfraz de Halloween. Nos habíamos saltado historia. Había sido su idea, y honestamente, estaba demasiado hiperactiva para estar sentada en clases. Además, la única clase que había perdido era el primer día de astronomía. Saltarse una vez más, incluso si era mi especialidad, no podía ser un crimen tan malo.

Él gimió mientras sorbía su latte. —Quienquiera que me haya dejado beber tanto como lo hice anoche debería ser abofeteado en la cara.

Eché un vistazo a Brit mientras tomaba mi bollo de chocolate. Ella le lanzó una tímida mirada. —Bueno, tú me dejaste pasar “tiempo de calidad” con Jimmie, así que lo que sea.

—¿Y cómo te fue? —preguntó, deslizando sus gafas hacia abajo y sosteniendo su mirada con los ojos inyectados en sangre—. No te veías caminando un poco raro hacia el coche.

Brit resopló. —Sí, le estás dando mucho crédito a Jimmie. Me fui contigo y cuando Jimmie me escribió luego, porque oye, por qué no lo haría, no le respondí. Fui una niña buena.

—Bien, porque si el chico no está haciéndote caminar raro después del sexo, entonces probablemente no vale la pena para escribirle a mamá acerca de él. —Jacob cambió su mirada hacia mí—. Pero tú, señorita, aún estoy cabreado contigo.

—También lo estoy yo. —Se unió Brit, golpeando mi brazo en el momento en que alcanzaba mi chocolate caliente—. Me diste un susto de muerte anoche. Pensé que habías sido secuestrada.

—Realmente lo siento por eso. Fui a casa y dejé mi móvil en el coche. —Cuando pensé que ella no iba a golpearme otra vez, envolví mis dedos alrededor de mi taza—. Me siento terrible. No quería que ninguno de los dos se preocupara.

—Bueno, lo hicimos… —Sonrió—. Cuando nos dimos cuenta de que estabas perdida. Eso tomo una hora más o menos.

Brit hizo una mueca y asintió. —Es verdad. Así que si hubieses sido secuestrada, bueno, eso habría apestado.

Reí, casi ahogándome con mi bebida. —Guau, no sé si debería sentirme menos culpable ahora.

—Sí, somos unos amigos de mierda. —Jacob se echó hacia atrás, inclinando su sombrero—. Excepto, que tal vez nos redimimos totalmente al involucrar a Joe.

Mi corazón hizo esa voltereta de nuevo.

—Nosotros realmente pensamos que estabas con él —dijo Brit, tomando a escondidas un pedazo de mi bollo—. Por eso fue que nos tomó demasiado tiempo, pero entonces lo vimos saliendo de una de las habitaciones con Jase y Ollie.

—Él estaba bastante preocupado cuando le preguntamos si te había visto. —Jacob frotó la piel por encima de sus cejas—. Fue directo hacia afuera con Ollie y comenzó a buscar por tu auto.

Brit asintió mientras le daba un vistazo a mi bollo. —Fue un poco romántico, especialmente cuando no yacías muerta en alguna parte.

Me reí mientras deslizaba el bollo hacia ella.

—Y luego se fue corriendo, como un caballero de brillante armadura, dejando la fiesta y una muy infeliz zorra Caperucita Roja atrás.

—Brit excavó en el bollo con alegría—. En serio, _____, se que has dicho que no quieres llegar a un nuevo nivel, pero necesitas salir con él.

—Lo haré —dije en voz baja, aferrándome al chocolate caliente.

—Porque no va a seguir preguntando —continuó alegremente—. Va a seguir adelante y tú vas a estar sentada en tu apartamento, llorando desesperadamente y…

—Brit, cállate por un segundo. —Jacob se inclinó hacia adelante y deslizó sus gafas de sol abajo—. Espera, ¿acabas de decir que saldrás con él?

—Sí. —Ahora mi corazón dio un tirón hacia atrás. Sólo hablar de ello me llenó de una cantidad absurda de nerviosismo—. Me preguntó de nuevo y dije que sí.

Brit bajó mi bollo de su boca, sus ojos abiertos. —¿Qué? ¿Cuándo sucedió esto?

—Anoche —respondí.

—¿Cuándo se fue para chequearte? —preguntó Jacob

Asentí.

—Mierda —susurró Brit—. Saldrás con Joseph.

—En una cita —añadí—. No es realmente gran cosa.

Por supuesto que era una gran cosa para mí. Esta sería mi primera cita, esto era enorme. De ninguna manera estaba compartiendo ese pequeño dato con ellos. Ya era suficientemente malo que Joe conociera ese vergonzoso secreto.

—Estaría aplaudiendo como una foca si no fuera por la resaca de mierda, sólo para que lo sepas. Por dentro, estoy haciendo felices saltos con pompones brillantes. —Jacob rió de la cara que había puesto—. Ya era hora. Sólo te ha estado pidiendo salir por…

Me encogí de hombros. —No ha sido tanto tiempo.

Brit me miró boquiabierta y un pedazo de bollo golpeó la mesa, lo que me hizo reír. —Te ha estado pidiendo salir desde finales de agosto. Hoy es primero de noviembre, _____, sólo en caso de que no sepas contar el tiempo. La mayoría de los chicos ni siquiera recuerdan el nombre de una chica durante ese período de tiempo.

Mis cejas se alzaron.

—Es verdad —comentó Jacob—. Yo me olvido de tu nombre al menos una vez a la semana.

Me reí.

—¿Así que cuándo saldrán? —preguntó Brit, tirando de su cola de caballo hacia abajo y luego haciéndola otra vez—. ¿Qué harán?

Estaba bastante segura de que mi corazón hacía los saltos que Jacob había reclamado estaban en su interior. —No vamos a salir sino hasta el próximo fin de semana. Tiene que hacer una redacción este fin de semana y ya tenía planes con algo sobre esas peleas de artes marciales mixtas en PPV. —Joe me había invitado a que fuera luego, pero parecía como que era una noche de chicos—. Creo que iremos a algún restaurante en Hagerstown el próximo sábado.

Los ojos de Brit se iluminaron. —Oh Dios, chica, tenemos toneladas de tiempo para que estés lista.

—¿Necesito una semana para alistarme?

Su cabeza se balanceó vigorosamente. —Hay que conseguir que te arregles el pelo, las uñas y luego deberías depilarte, ya sabes, abajo…

—Muy bien, cuando ustedes comenzaron a hablar de depilación en lugares innombrables, es mi señal para salir de aquí. —Jacob tomó su bolso y se levantó. Parándose frente a mí, besó mi mejilla—. En serio, ya era hora.

Mis mejillas se calentaron y murmuré—: Gracias. —Pero no sé por qué lo dije, porque me pareció un momento extraño para decir gracias.

Después de que Jacob salió a trompicones fuera de la puerta, Brit tomó su taza. —¿Momento de seriedad?

—Muy bien. —Me figuré que era alguna lección detallada de depilaciones brasileñas y me preparé a mí misma.

Brit se volvió hacia mi cuando habló, su voz fue inusualmente baja. — Anoche en la fiesta, cuando ese tipo trató de bailar contigo…

Oh-oh. Mi estomago se fue directamente a mis pies. —¿Sí…?

—¿Qué pasó entre ustedes dos? —Mojó sus labios—. Lo vi agarrándote.

Aparté la vista. Tragando contra el súbito sentimiento nauseabundo.

—Eso es todo lo que él hizo. Sólo me sorprendió y yo exageré. Me siento como una total idiota.

Brit chupaba su labio entre sus dientes mientras me observaba. —No es que algún tipo agarrándote sea genial, porque no lo es y aunque malditamente sucede en las fiestas todo el tiempo, es realmente molesto.

—Hizo una pausa—. ¿Por qué reaccionaste de forma exagerada?

Removiéndome en mi silla, deslicé mis manos sobre mis muslos. — Como dije, sólo estaba sorprendida. Me cogió con la guardia baja.

—Te cogió con la guardia baja… —repitió y luego tomó un profundo respiro—. Está bien, voy a ser sincera contigo, eso es lo que los amigos hacen ¿no?

La inquietud aumentó con rapidez, serpenteando su camino a través de mí. —Así es.

Hubo una pausa. —Vi tu rostro, _____. Estabas realmente asustada. No se trataba solamente de que te cogiera con la guardia baja o porque no vas a fiestas. Y no estoy tratando de ser ignorante al decir esto, así que por Dios no lo tomes de esa manera, pero esa no fue una reacción normal.

No fue una reacción normal. ¿No sabía eso? La miré y de repente quería decirle la verdad, contarle todo. La necesidad era inexplicable y de repente me rodeó fuertemente. Se acercó, llegando a la punta de mi lengua. Años de silencio colgaron en el aire a través de nosotras. Brit esperó con una mirada abierta grabada en su rostro y ya, antes de que yo abriera mi boca, pude verlo en sus ojos y en la línea tensa alrededor de sus labios. Ella no era estúpida. Sospechaba algo, algo incluso peor. Simpatía.

Tal vez algo de compasión brillaba en sus ojos.

—¿Te sucedió algo, _____? —preguntó en voz baja.

La necesidad de decirle a ella, de decirle a alguien se desinfló como un globo, con un pequeño pinchazo. Mi mirada se dirigió a la ventana y más allá, hacia el exterior de la calle congestionada. Negué con la cabeza. —No, nada me sucedió.

Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 25th 2014, 19:36

que le habra pasado?
siguelaa ya quiero que llegue la cita
y saber que le sucedio a la rayis
y enamorarme de la ternur de joe <3
y fjerifheriied7vncd
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 25th 2014, 20:27

Woooo yo muero de intriga muero x saber que le paso en verdad quiero saber que paso!!! Mas mas mas
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 26th 2014, 10:41

q le habra pasado...
siguela
quiero ver la cita
y su pasado
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 26th 2014, 13:08

estoy mas enamorada de esta novela que de la otra, l
la anterior con nick era UNA pasada, nick era tan decidido y sabia exactamente lo que queria y eso es
tan dccdsbcdsbcdce enamora, eso me encanta de un chico  Enamorada 
pero acepto que este joe me tiene en sus manos ES TAN JODIDAMENTE CARIÑOSO! baba tiste 
me encantaa!!! es otra pasada! me fascina esta novelaaa!!!!
SI.GUE.LA!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 26th 2014, 16:37

Wait for you

Capitulo 18


Brit no volvió a sacar la conversación después de aquella mañana en la cafetería, y como Jacob prometió, al día siguiente estuvo excesivamente emocionado saltando, aplaudiendo, bailando por la próxima cita con Joe. Uno podría pensar que sería Jacob quien saldría con él.
Tratar de no obsesionarme con la cita fue imposible. Aun más duro fue no pensar en ello cada vez que estaba cerca de Joe. Nada había cambiado entre nosotros, pero todo parecía diferente. Cuando él se sentó a mi lado en clase, comprendí que era absurdo. Cada vez que movía y su pierna o brazo rozaba la mía, una sensación de picazón se extendía por todo mi cuerpo y no desaparecía en el resto de la clase. No estaba segura de si él lo sabía y seriamente esperaba que no.
Durante la siguiente semana, una corriente de aire helado se apoderó de la región de Panhandle. Los árboles estaban desnudos y el viento de Potomac los sacudía hasta dejar las ramas secas, y había pasado mucho tiempo desde que estuve en este tipo de clima. No importaba lo mucho que me abrigara, me sentía como si estuviera en Alaska cada vez que entraba a clase.
El viernes antes de la “gran noche”, Joe estaba de un extraño humor, tomando notas en clase.

—Mírate —murmuré mientras el profesor Drage cambiaba las imágenes de la Vía Láctea en el proyector—, estás prestando atención.

Joe me miró de soslayo. —Siempre presto atención.

—Aja.

Giró su pluma entre sus dedos, con la mirada pegada a Drage. —Tú reprobarías si no fuera por mí.

Mis labios se curvaron. —Sería capaz de concentrarme si no fueras tan distraíble.

—¿En serio? —Se inclinó para que su hombro presionara el mío.

Observó el frente de la clase por un momento, luego se volvió. Cuando habló, sus labios rozaron mi sien, causando que un calor se extendiera por mi piel—. ¿Por qué me encuentras tan distraíble, cariño?

—No en la manera en que tú crees —dije, lo cual era una mentira.

—Sigue repitiéndote eso.

—Un día tu ego crecerá tanto que tu cabeza explotará.

—Dudo que ese día llegue —replicó, y entonces con la punta de su pluma trazó un camino por la palma de mi mano, justa hasta el borde de mi suéter—. ¿Es eso distraíble?

Me quedé sin palabras, mis dedos cerrándose fuertemente alrededor de mi pluma.

—¿Lo es? —La pluma se movió de regresó por mi mano, sobre mis nudillos—. ¿Sabes cuantas estrellas forman el cinturón de Orion? ¿No? —La pluma se movió otra vez, y quien podría saber que una pluma pudiera ser… tan sensual—. Hay tres estrellas formando el cinturón, cariño.

Mordí mi labio. Un suave y bajo murmullo emanó de su pecho. —Eso sí es jodidamente distraíble —murmuró—, eso que tú haces.
Mis ojos se ampliaron mientras el aire empujaba de mis pulmones. Se rió entre dientes y un delicado escalofrío bajó por mi espina dorsal.

—¿Sabes qué?

—¿Qué?

Joe se acercó más, actuando como si estuviera estirándose. Me tensé, sin tener idea de lo que él estaba haciendo. Su brazo salió detrás de mí y luego sus labios fueran cálidos y firmes contra mi piel, debajo de mi oído. Una corriente eléctrica pasó a través de mí, algo desconcertante y algo más, algo excitante.

Sus labios se curvaron contra mí, y me estremecí. —No puedo esperar a mañana en la noche.

Contuve la respiración, cerré mis ojos. Joe rió otra vez y se sentó de regreso en su asiento, ojos en el frente de la clase, la pluma garabateando en su cuaderno. Estaba acabada con esta clase. Nada podría atravesar la neblina que envolvía mi cerebro y yo estaba ahora tan, tan increíblemente babeando por él.

________________________________________________

Brit y yo pasamos la tarde pintando nuestras uñas. Había pasado tanto tiempo desde la última vez que tuve una manicura y pedicura, que olvidé lo increíblemente aburrido que era el procedimiento y una vez que coloqué el esmalte en mis uñas quería tocar todo lo que estaba a mi alcance.

—¿Estás nerviosa? —preguntó Brit mientras movía las uñas de sus pies pintadas de rosa sexy.

Resistiendo la urgencia de pasar mis manos a través de mi cabello, asentí vigorosamente. —Sí, estoy nerviosa. ¿Eso me hace una tonta? Por qué si es así, soy la reina de las tontas.

Se rió. —No lo creo. Estar nerviosa significa que estás emocionada. ¡Diablos, yo estoy emocionada! Estoy viviendo esto indirectamente a través de ti. Me tienes que llamar inmediatamente después de la cita. —Una mirada maliciosa cruzó su rostro—. Al menos que esta noche se convierta en la mañana siguiente.

Mi boca cayó abierta. Dejó escapar otro ataque de risa mientras se recostaba sobre su silla.

—De acuerdo. Dudo que eso pase, pero necesitas llamarme enseguida. Tengo que saber si es un buen besador.

—¿Qué te hace pensar que va a besarme?

—¿En serio? —dijo, mirándome boquiabierta—. Sabes que va a besarte.

Mi estómago cayó sólo con pensarlo. —Quizás no.

—Oh, sí, va a besarte. Probablemente deseará hacer mucho, mucho más, pero sólo te besara. Lo sé. —Brit dejó escapar un grito que provocó una sonrisa nerviosa en mi rostro—. Apuesto que es un besador increíble.

Si pudiera basar sus habilidades de besador con lo que ya sabía de él, tendría que decir que probablemente era un grandioso besador, especialmente si podía hacerme retorcer en el asiento sólo con pasar una pluma a lo largo de mi mano. Era como un juego previo… con una pluma. Reí.

Después de la mani y pedi, Brit me hizo prometerle nuevamente que la llamaría tan pronto como terminara mi cita y luego me dirigí hacia mi apartamento. Cuidando de mis brillantes uñas moradas, tomé la ducha más larga de mi vida y luego busqué ropa entre todo mi armario. Cada vez que veía la hora y se acercaba más y más a las siete, sentía mi corazón latiendo contra mis costillas como si estuviera a punto de salir por mi pecho.

Saqué todo mi maldito armario sobre la cama y sobre el suelo. Me pareció algo estúpido estar indecisa sobre qué ropa usar, pero honestamente no tenía idea. Finalmente, después de casi tener un ataque de nervios y pedir un consejo a Brit, me decidí por un par de vaqueros ajustados con unas botas negras y una blusa verde sin mangas que era una mezcla entre elegante y coqueta.
Tomé la misma cantidad de tiempo maquillándome y peinándome, me sentía tan nerviosa como cuando él había venido a ver películas. Me pareció divertido mientras aplicaba rímel que estuviera preocupada por mi apariencia cuando él siempre me veía cuando me acababa de levantar los domingos cuando venía a cocinar huevos.

Oh, Dios mío, mañana era domingo, lo cual era una gran interrogante, porque era el día que siempre venía después del sábado, pero mañana sería un domingo diferente. Sería el primer domingo después de nuestra cita. ¿Vendría a hacer los huevos? ¿Que pasaba si la cita terminaba hasta la mañana siguiente? Yo no era ingenua. Joe podría esperar que nuestra cita nos llevara a alguna parte.

En mi reflejo, mis ojos estaban abiertos desmesuradamente y la varita del rímel estaba peligrosamente cerca de mi ojo.
La cita no terminaría en mi habitación, ya que parecía como si un huracán hubiera pasado por allí. De acuerdo. Estaba siendo una estúpida. Mañana no sería un día diferente de hoy. Esta cita no se convertiría en una noche de sexo por varias razones. Y no había razón para que yo actuara como si no tuviera idea de como actuar un domingo después de un sábado. Terminé mi pequeña plática con Jesús para darme ánimo, y salí del baño. El zumbido de excitación que corría por mis venas no era un mal presentimiento. Era algo muy… diferente, como un poco de ansiedad.

Estaba literalmente a dos segundos de comenzar a caminar de un lado a otro por la sala cuando Joe se presentó.
Entró en mi departamento, su mirada comenzó desde mi cabeza e hizo un camino descendente hasta la punta de mis botas negras. Era increíble como una mirada podía hacerme sentir como si me tocara y convertir mi nerviosismo en vergüenza.

Joe se aclaró la garganta. —Te ves… real, realmente grandiosa.

Me sonrojé. —Gracias. Tú también.

Y era cierto. Joe vestía sólo unos vaqueros oscuros, un suéter oscuro con cuello en V que se extendía por sus anchos hombros y su pelo oscuro cayendo sobre su frente y la media sonrisa en su rostro, él era absolutamente impresionante. Tanto así que, en cierto modo, me pregunté qué hacía yo aquí, a punto de ir a una cita con él.

—¿Estás lista? ¿Tienes tu chaqueta?

Saliendo de mis pensamientos, asentí y corrí de vuelta a mi dormitorio, casi besando el suelo cuando un tacón se enganchó con un suéter en el suelo. Cogí mi abrigo y lo deslicé sobre mí mientras volvía a la sala. La admiración brillaba en sus ojos mientras tomaba mi bolso encima del respaldo del sofá. Me sentí nuevamente torpe gracias a él.

—Lista —dije, sin aliento.

—Todavía no. —Joe se acercó a mí y comenzó a abrochar los enormes botones de mi abrigo—. Hace frío afuera.

Me quedé allí, absolutamente inmóvil y fascinada por el sencillo acto. Comenzó desde el botón de abajo y mientras sus manos subían, mi pulso se aceleraba. Contuve la respiración mientras se acercó a mi pecho. Los lados de sus manos rozaron el frente de mi abrigo y me puse rígida. Las capas de ropas se desvanecieron mientras una sacudida inesperada de calor se disparaba en las puntas de mis pechos.

—Perfecto —murmuró. A través de sus pestañas, sus ojos eran de un cobalto ardiente—. Ahora estamos listos.

Lo único que podía hacer era mirarlo fijamente por un momento y luego tuve que forzar a mis piernas, las cuales se sentían frágiles, a moverse. Para cuando llegamos al vestíbulo, la puerta del apartamento de Joe se abrió de golpe.

Ollie apareció, un celular en una mano y Raphael a su lado. — ¡Sonríe! —gritó mientras tomaba una foto con su teléfono—. Es como si mis dos hijos fueran al baile de graduación.

Tanto Joe como yo estábamos atónitos.

Ollie aplaudió. —Pondré esto en mi álbum de recuerdos. ¡Diviértanse! —Entró de nuevo en su apartamento, cerrando la puerta detrás de él.

—Umm…

Joe rió en voz alta. —Oh, Dios, eso fue extraño.

—¿Suele hacer eso?

—No. —Rió otra vez, poniendo su mano en mi espalda baja—Vayámonos de aquí antes de que intente colarse con nosotros. Sonreí.

—¿Con Raphael?

—Raphael sería bienvenido. Ollie, sin embargo, no lo sería. —Sonrió mientras llegábamos a los escalones—. La última cosa que quiero es que estés distraída en nuestra cita.

¿Distraída? Ya lo estaba.

Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 26th 2014, 16:44

woooooooooooooow
me he perdido un monton de capitulos super buenos!!
lo siento Sad
pero ahhh me muero por leer mas
ssiguelaaa porfa
y perdon por desaparecer Sad
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Enero 26th 2014, 17:02

ahhhh me mueeeero SIGUELA POR FAVOOOOR no podre esperar hasta mañana!!!
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Hoy a las 07:33

Volver arriba Ir abajo
 
Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 8.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
 Temas similares
-
» Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)
» Eres tú, solo tú. (Nick y Tu) Romantica y Semi-Hot
» Una Noche Contigo (nick y tu) - Romantica y Hot [TERMINADA]
» THE SUGAR STEMS: "Can't Wait" (2013)
» Esperando a qe te enamores de mi(Joe&tu)Romantica >ONE SHOT<

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: