Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8
AutorMensaje
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 15th 2014, 16:42

Wait for you

Ultimos Capitulos

Capitulo 41


Al entrar en la ducha a la mañana siguiente, el agua caliente golpeó deliciosamente mis adoloridos músculos. Me giré hacia el chorro de agua, dejando que cayera sobre mi rostro. Anoche... Toda la noche... Una gran sonrisa tiró de mis labios. Había sido increíble. No sólo el sexo —y el sexo había sido increíblemente asombroso— sino todo lo que vino después. Estábamos más cerca que antes y no fue el acto sexual lo que nos unió. Había sido el acto de completa confianza en el otro.

Escuchando el suave sonido de la puerta de la ducha abriéndose, abrí mis ojos y me giré mientras Joe entraba detrás de mí. Completamente desnudo. Mi mirada bajó. Y duro.

Mis mejillas se sonrojaron mientras cruzaba tímidamente los brazos sobre mis pechos. Sí, estábamos más cercanos, pero eso no significaba que estar de pie en la brillante luz de la ducha, con el trasero desnudo, no fuera intimidante.

—Eres hermosa —Joe sonrió un poco mientras tranquilamente bajaba mis brazos—, ¿y quieres esconderte?

—No todos somos bendecidos con tu confianza.

—Ajá. —Pasó su pulgar sobre mi duro pezón y luego besó la comisura de mis labios mientras sus manos se deslizaban a mis brazos. El agua corría por mi espalda—. Estaba sólo allá. Pensé que podría acompañarte.

—¿Estabas sólo? —Me acerqué a él.

—Sí. —Joe dejó caer sus brazos a mi cintura. Cerró la distancia que quedaba entre nosotros. Nuestras pieles resbaladizas estaban aprisionadas entre sí y algunas partes de mi cuerpo se pusieron felices por eso—. Pedí el desayuno. Tenemos como veinte minutos.

—¿Veinte minutos para estar frescos y limpios?

—Sólo necesitamos un par de minutos para eso.

—¿Y qué hay sobre el resto de esos minutos?

Joe no me dijo cómo quería pasar ese tiempo. Me lo mostró... con gran detalle. Besándome una vez antes de retener mi pecho en su boca.

Una bola de lava se formó en mi estómago mientras me giraba a un lado, al rocío de agua cayendo sobre nosotros. Aturdida, mi mano revoloteó a los mechones de su cabello mojado. Se escapaban de entre mis dedos como seda. Deslizó su mano entre mis muslos mientras arrastraba su boca a la mía. Sabía exactamente cómo tocarme, cómo llevarme al borde del control.

—Sostente —ordenó.

Envolví mis brazos alrededor de su cuello, dejando escapar un corto suspiro cuando me levantó, presionando mi espalda contra los mojados azulejos mientras se acomodaba entre mis piernas. Nos unió con un lento y tortuoso empuje. Mis gemidos llenaban la ducha mientras sus caderas bombeaban. Mi corazón retumbaba, un aleteo profundo en mi pecho y en mi estómago.

De alguna manera terminamos fuera de la ducha, mi espalda contra el frío suelo y Joe sobre mí, su cuerpo meciéndose con el mío, mis muslos apretándolo mientras el agua de la ducha seguía corriendo. Una mano en mi pecho, la otra enterrada profundamente en mi cabello mojado. Su boca era caliente y demandante, consumiéndome.

—¡Joe! —grité, mi espalda arqueándose mientras la liberación se impulsaba a través de mí, explosiva y estruendosa. Sus brazos me rodearon mientras me levantaba, sentándome en su regazo. Mis rodillas resbalaban por el ahora piso mojado. Relámpagos silbaban por mis venas. Su cuerpo temblaba mientras me abrazaba con fuerza, empujando una vez más, chocando mis caderas contra las suyas mientras se venía. Por un rato, el único sonido fue nuestra respiración entrecortada.

Estábamos lánguidos en los brazos del otro, mi cabeza en su hombro, mi mano descansando sobre donde su corazón latía con fuerza.

—Tú...

—Estoy bien —interrumpí, sonriendo—. No me voy a romper.

—No lo sé. —Colocó mi cabello hacia atrás, fuera de mi rostro—. Tu...

—Un golpe en nuestra puerta lo interrumpió—. Mierda. La comida está aquí.

Me moví fuera de su regazo y él se puso de pie, resbalándose en los charcos que habíamos dejado en el suelo y casi cayendo. Llegó hasta la puerta en una pieza. —¡Joe!

—¿Qué? —Miró por encima de su hombro.

Lanzándole una toalla, sonreí. —Estás a punto de abrir la puerta con tu amigo a la vista.

—Buena idea. —Envolvió la toalla alrededor de sus caderas mientras me lanzaba una sonrisa maliciosa—. De todos modos, a las masas les encantaría ver a mi amigo.

Me reí mientras me metía de nuevo bajo el agua caliente. Su amigo era bastante impresionante.

______________________________________

La casa de Molly estaba en una parte decente de la ciudad. De clase media, ordenada y limpia. Nos detuvimos frente a una casa estilo campestre y escaneé los números en mi teléfono para asegurarme de que teníamos la casa correcta.

—Es esta.

Joe aparcó el auto junto a la acera, el ceño ligeramente fruncido en su rostro. —¿Estás segura de que tienes que hacer esto?

—Sí. Se lo debo.

Apagó el auto. —No le debes nada a ella.

Lo miré. —Sí. No es que me culpe por lo que le pasó, pero si no hablo con ella, nunca entenderá por qué no dije nada. Y necesito que lo entienda. —Porque realmente me gustaría pasar una semana sin recibir un mensaje desagradable de su parte.

Aspirando profundamente, quitó las manos del volante. —Y, por supuesto, ¿quieres que me quede aquí?

Asentí.

Suspiró. —Esto no me gusta.

Inclinándome, besé su mejilla. —Pero yo te gusto.

—Te amo. —Giró su cabeza hacia mí. Deslizando su mano alrededor de mi cuello, acercó su boca a la mía—. Eso no significa que estoy feliz con estar aquí sentado mientras entras a la casa de una casual y posiblemente psicópata chica.

—No es una psicópata.

—Eso dices tú.

—Eso digo yo.

Sus labios se curvaron de un lado. —Si no sales en cinco minutos, entraré blandiendo armas.

—No tienes un arma.

—Ella no sabe eso.

Me reí suavemente. —Necesitaré más de cinco minutos.

—Seis.

—Más —repliqué.

—No necesitas eso, cariño. —Cuando no dije nada, gimió—. Siete.

—Estás siendo ridículo. Estaré bien.

Joe suspiró de nuevo. —De acuerdo. Ten cuidado, por favor.

—Lo tendré.

Antes de que pudiera deslizarme fuera de su alcance, apretó su agarre y capturó mi boca. El beso comenzó suave, volviéndose más y más caliente cuando su lengua se deslizó dentro de mi boca, moviéndose en formas que me recordaban lo que él había hecho anoche y esta mañana.

Gemí en el beso, y cuando se apartó, yo estaba jadeando.

Un destello malvado llenó sus ojos marrones. —Cuanto más rápido estés ahí, más rápido obtendrás más de eso.

—Eso esta tan mal. —Me escabullí, pero sonreía.

—Te amo.

Nunca me cansaría de escuchar eso. —También te amo.

Salir de ese carro fue casi imposible, pero lo hice. Mis sandalias golpeaban el pavimento agrietado mientras me apresuraba hacia la puerta principal. Había estado en el sol matutino por sólo unos segundos y el sudor ya salpicaba mi frente.

Alcé mi mano para tocar, pero la puerta interior se abrió, revelando a una chica delgada y de baja estatura con el cabello negro y grandes ojos grises, cautelosos. Se trasladaron a mí y luego por encima de mi hombro. Era una chica bonita, una de apariencia extremadamente débil y cansada.

—¿Quién es ese? —exigió.

Reconocí su voz inmediatamente. —Es Joe. Mi novio.

Su rostro se arrugó como si hubiera probado algo amargo. —No puede entrar aquí.

—Lo sé. —Fui rápida para tranquilizarla—. Es por eso que va a quedarse en el auto.

La expresión de Molly se hizo un ceño fruncido, pero se hizo a un lado. Abriendo la puerta metálica, la seguí dentro de la sala oscura.

—¿Esta es la casa de tus padres? —Mis ojos escanearon los numerosos cuadros cubriendo las paredes y los muebles gastados.

—Sí. —caminó hacia la sala y tomó el control remoto. Apagando la televisión, arrojó el control al sofá junto a ella—. Están en el trabajo.

—Es bueno.

Sonrió con suficiencia. —Lo dice la chica que es de Red Hill.

La indirecta por el tramo de carretera en el que vivieron mis padres no falló. Me senté en una silla, cruzando mis tobillos. —Está bien. Me alegro de que quisieras verme.

Molly no se sentó, sino que se quedó a pocos metros de mí. — ¿Hablas en serio?

—Sí.

Se rió ásperamente. —De alguna manera dudo eso, considerando nuestra última conversación y el hecho de que hayas pasado unos buenos nueve meses ignorándome.

Bien. Esto no iba a ser fácil. —No soy una gran fan de leer correos de gente que no conozco después de estar en la secundaria y ser bombardeada con mensajes de odio. Y también está el hecho de que me enviaste una tonelada de mensajes no muy agradables.

Cruzando sus brazos, levantó la barbilla. —Sabes por qué te envié esos mensajes.

—Porque no respondí al principio y porque me culpas. —Cuando no dijo nada, me incliné hacia delante—. No mentí cuando dije que no sabía nada sobre ti hasta que hablé con mi primo en enero de este año. No revisé los primeros correos. Esa es la verdad.

Presionó sus labios. —Así que, ¿todavía estás con la historia de “yo no sabía nada”?

Exhalé por la nariz mientras la miraba. Ira pinchó mi piel, pero al igual que con mi madre el día anterior, me mantuve en calma. —Como te dije por teléfono, no le mentí a la policía.

—Entonces, ¿por qué retiraste los cargos? —exigió.

—Es una larga historia.

Extendió sus brazos. —Obviamente tengo tiempo. Dímelo.

Su tono demandante estaba haciendo una lucha para no ser una perra de nuevo. Manteniendo el tono de mi voz, le dije a Molly todo sobre esa noche de Halloween y los días después. Durante la mayor parte, su expresión se mantuvo inflexible y tan implacable como un policía experimentado. La única grieta en el exterior fue cuando le dije lo que Blaine había hecho. No tuve que preguntarle para saber que le pasó lo mismo. Cuando terminé, se dio la vuelta, sus hombros caídos, pero su columna recta.

—No tengo permitido decirle esto a alguien, pero tenía que decírtelo.

—¿Le dijiste a tu novio?

—Sí.

Se mantuvo de espaldas a mí, en silencio.

—Desearía que mis padres no hubieran estado de acuerdo y desearía que yo tampoco. Me gustaría ser tan fuerte como tú y que yo...

—No sabes nada de mí. —Se dio la vuelta, sus ojos de un gris péteo.

Levanté mis manos. —Pero sí sé que eres fuerte, más fuerte que yo. Hiciste lo correcto y sé que no debió haber sido fácil.

—No fue fácil.

—Lo sé. —Creo que esta chica sólo quería pelear.

Su barbilla afilada sobresalió. —Nada de esto fue fácil. Hablar con la policía, con los detectives y luego los abogados. ¿Tener que seguir repitiendo cada maldita cosa que él me hizo con detalles? No fue fácil. ¡Y no tendría que haber pasado por nada de eso si tú hubieras dicho la verdad!

—Lo siento...

Se movió tan rápido y yo estaba tan poco preparada para ello que sólo me quedé sentada.

Molly me golpeó, un golpe seco al lado de mi cabeza. Lágrimas de dolor y sorpresa picaron en mis ojos. Me había golpeado justo en la cara. Casi no podía creerlo. Todo un lado de mi cara ardía a rojo vivo, picando. Mierda. Para alguien tan flaca, podía suministrar una malditamente buena bofetada.

La furia aplastó la conmoción y mis manos ardían en deseos de devolver el favor. Pero sólo enfurecería más a Molly. Su dolor todavía estaba tan fresco y cortaba demasiado profundo. Había estado en sus zapatos, aún estaba ahí de vez en cuando. La ira realmente nunca desaparecía. Tal vez nunca lo haría. Así que comprendía el por qué estaba tan furiosa.

Esa era una de las razones por las que no estrellaba mi puño en su cara justo ahora.

—Te merecías eso —dijo, su voz temblorosa.

Mi mejilla picó cuando me puse de pie. —Tal vez. Pero no merecía lo que Blaine me hizo a mí y no merecía toda la mierda que me estás dando por algo que decidí cuando tenía catorce y tenía muy pocas opciones.

—Tus padres no te pusieron una pistola en la cabeza y te hicieron firmar esos papeles, ¿verdad?

Negué con la cabeza. —¿Qué habrías hecho tú si hubieras tenido catorce y tus padres te exigieran que hicieras eso?

Su boca se abrió.

—Ni siquiera contestes a eso, porque no importa. Lo lamento. Pero si me golpeas de nuevo, te devolveré el golpe. Lamento que esto te pasara a ti. Y lamento que tuviste que pasar por un juicio y todo eso. Y créeme, la cosa más grande que lamento es firmar esos malditos papeles y estar de acuerdo. Pero no puedo cambiar eso. Todo lo que puedo hacer es dejarlo ir.

—Bueno, tú te diviertes dejándolo ir, entonces.

De pie aquí, mirando a la chica con la que compartí una terrible coincidencia, me sentí... vacía. No hubo ángeles escuchando o la luz dorada de revelación. Me sentí de la misma forma al salir de casa de mis padres. Nada. De forma repentina, supe que Joe tenía razón. No tenía que hacer esto para seguir adelante. Ni siquiera necesitaba hacerle frente a mis padres. A pesar de que se había sentido increíble. Comencé a seguir adelante en el momento en que le había dicho a Joe la verdad.

Simplemente no ocurrió en una noche. Avanzar había sido un proceso lento que me tomó una puta bofetada en la cara para entenderlo. No necesitaba estar aquí. Tenía que estar afuera, con Joe, y de vuelta a casa, en West Virginia, con mis amigos. Tenía que continuar dejando ir todo.

Me dirigí a la puerta.

—¿A dónde vas? —Sus dedos huesudos se clavaron en mi brazo, deteniéndome—. ¿_____?

Quitando su mano de mi brazo, mantuve mi voz serena. —Me voy, Molly. Iré allá afuera con el hombre que me ama sin importar qué ocurrió en mi pasado o cuales estúpidas decisiones tomé. Voy a casa, la cual no es la casa en Red Hill, iré a ver a mis amigos. Ahí es a donde voy.

La garganta de Molly trabajó, pero no dijo nada mientras yo caminaba a la puerta. Me detuve y me giré hacia ella. —Mira, si quieres llamarme simplemente para hablar o algo así, obviamente tienes mi número. Llama cuando quieras, pero he aprendido de mis errores. Si me envías más mensajes que me enojen incluso en lo más mínimo, llamaré a la policía y presentaré cargos contra ti.

Apretó su boca y dio un paso atrás.

—Te deseo lo mejor. De verdad. Adiós, Molly.

No me detuvo mientras me iba y no salió como mi padre lo hizo. Me deslicé dentro del frío interior del auto y dejé salir un respiro entrecortado.

—Pero cómo pasó... ¿Por qué tu cara está tan roja? —Joe tomó mi barbilla y suavemente me giró hacia él—. ¿Te golpeó?

—Sí —hice una mueca ante su explosiva maldición—, pero creo que la hizo sentir mejor después de que sacó todo fuera de su sistema.

Sus ojos se estrecharon. —Eso no lo hace malditamente correcto.

—Lo sé. —Envolví mi mano alrededor de la suya y la apreté contra mi adolorida mejilla—. Pero se acabó. He dicho lo que necesitaba y no creo que vuelva a escuchar de ella.

Joe abrió su mano, pasándola suavemente por mi mejilla. —_____...

—Tenías razón. Realmente no necesitaba hacer esto, pero me alegra haberlo hecho. Estoy bien con eso. —Cerrando mis ojos, giré mi cabeza, presionando un beso en su palma—. Llévame a casa, Joe. Ahí es donde necesito estar.

Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 15th 2014, 17:21

Shocked Shocked Shocked Shocked 
woooo ame el capitulo esta de lo mas hermoso espero
que subas mas es que dios mío esta genial
me encanta lo ame pero que pendeja esa molly perdón
pero es que en cerio haberla golpeado? dios mio que mensa
pero en fin ya que muero por saber que mas pasa
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 15th 2014, 17:44

lo amo
joe es perfecto
todo es perfecto con el
siguela
me encanta
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 16th 2014, 16:17

Wait for you

Capitulo Final


El único problema con el verano era que éste parecía haber terminado antes de que iniciara. O eso podría ser si tienes que tomar clases de verano, las cuales arruinaban mis veranos.

Abriendo un ojo, gruñí. Lo primero que vi fue mi pulsera, no la de plata. Joe la había reemplazado con una cuerda con varias vueltas que llevaba un dije con el signo de infinito. Entonces vi la hora. ¿Por qué había puesto la alarma tan temprano? No tenía clases hasta las nueve.

La cama se movió a mi lado.

Y Joe no tenía clases hasta las diez. Iba a ser un semestre ligero para él mientras terminaba su carrera universitaria.

Una sonrisa soñolienta tiró de mis labios cuando me di la vuelta sobre mi estómago, estirando las piernas. Las sábanas se deslizaron sobre mi piel desnuda y terminaron en algún lugar a los pies de la cama. O había algún fantasma pervertido en la habitación o Joe estaba despierto.

Unos labios presionaron entre mis hombros mientras una mano descendía sobre la base de mi columna. Sus dedos causando que mi piel se erizara.

—Buenos días. —La voz de Joe estaba cargada de sueño.

Ah, esto era por qué puse el despertador tan temprano, lo cual era tan diferente a hace un año. Me había preocupado por llegar tarde. Ahora ajustaba el reloj una hora más temprano de vez en cuando.

—Buenos días —murmuré, cerrando los ojos cuando deslizó su mano hacia arriba y abajo, deteniéndose en mis mejillas, y dirigiéndose a mi cuello.

Besó el centro de mi espalda y luego sus labios dejaban una llamarada en mi cadera. Su cálido aliento bailaba sobre mi espalda baja y luego besó mi nalga derecha. Me reí, moviéndome.

—¿Sabes lo que dicen acerca de un chico que besa el trasero de una chica? ¿Literalmente?

—¿Qué él sabe su lugar?

—Ja. Ja. —Quitó el pelo fuera de mi cuello y me besó allí—. Que está absolutamente enamorado de ella.

—¿Ah sí?

—Sí —murmuró, agarrando mi cadera con una mano.

—¿Dónde aprendiste eso?

—En internet.

—Original.

—¿Sabes qué más he aprendido? —Me levantó y pasó su brazo por debajo de mí—. Que los pechos de las mujeres siempre están más animados por la mañana.

—¿Qué? —me reí.

—Síp —respondió, ahuecando mi seno derecho—. Tengo que comprobar la teoría. —Apretó suavemente y mi pezón se endureció. Movió su mano a mí otro pecho e hizo lo mismo—. Creo que lo que leí es cierto. Tus pechos están excepcionalmente animados esta mañana.

Entrando en un ataque de risa, retiré sus manos pero mi risa murió cuando su mano volvió con mucho más efecto. Sus dedos trabajaron su magia y no pasó mucho tiempo antes de que mis caderas se movieran en círculos inquietos sobre la sábana.

—Me encanta cómo funciona tu mente —dijo Joe, colocándose detrás de mí.

Miré por encima de mi hombro. —¿Eh?

Asintió hacia el reloj. —Pusiste la alarma temprano. Tú, querida, eres brillante.

—Lo sé. —Le sonreí, luego descansé mi mejilla contra la almohada.

Mi corazón estaba acelerado, mi cuerpo más que listo. Estaba lista—. Así que vamos a hacer algo con el tiempo extra o vas a sorprenderme con tus conocimientos más sórdidos del internet.

—Qué mandona. —Sus labios rozaron mi hombro y sus manos volvieron a mis caderas—. Y voy a enviarte gritando al campus con mi conocimiento del lado más sórdido del internet.

—Es bueno saberlo.

Joe se levantó de nuevo. —¿Podemos?

Siempre dudaba y preguntaba antes de hacerlo así. Algo sobre ello siempre me alegraba; la amabilidad de todo y el hecho de que él era consciente de que aún había momentos en los que yo aún era torpe a la hora de la intimidad o cuando simplemente no quería ser tocada. Esos momentos eran pocos y distantes entre sí, pero todavía existían, y él los veía y se adaptaba a ellos.

Ambos nos habíamos adaptado. Durante el verano, comencé a visitar a uno de los consejeros del campus una vez por semana y me gustaría seguir haciéndolo hasta que ya no fuera necesario y quizás, algún día, podría ayudar a alguien con mi historia y experiencias.

—Sí —dije, y para medida extra, por si aún estaba confundido, empujé mi trasero contra él. Joe gruñó profundamente en su garganta.

Mi sonrisa creció.

Se acomodó entre mis piernas y saqué mis brazos hasta mis hombros, colocando su peso sobre ellos. Levantándome un poco, volví la cabeza y sus labios inmediatamente estuvieron sobre los míos. Me encantaba la forma en que me besaba, como si estuviera bebiendo mi esencia. Un beso suyo y me derretía en sus manos. Así de buenos eran.

Joe rompió el beso mientras movía sus caderas hacia adelante, deslizándose dentro de mí desde atrás. El ritmo era lento y sin prisas y sin embargo era tan absolutamente desbastador con cada golpe. Dejé caer mi frente en la almohada, mi respiración entrecortada mientras me mecía contra él. Sus manos se posaron en las mías, entrelazando nuestros dedos mientras aceleraba el ritmo.

—Te amo. —Su voz era hermosa, un susurro ronco en mi oído que me envió hacia el precipicio. Ambos llegamos hasta él con segundos de diferencia.

Fue mi susurro en su oído lo que nos llevó al borde cuando finalmente llegamos a la ducha. Llegué cuatro minutos tarde a clases, pero entré de todos modos, le envié una sonrisa tímida al profesor y tomé mi lugar.

___________________________________

El clima era agradable y no sofocante, por lo que nuestro pequeño grupo almorzó afuera, sentados bajo la sombra de uno de los gruesos robles cerca de la biblioteca. Jacob echó su sombrero de bombín hacia arriba, el de la fiesta de Halloween del año pasado, mientras fruncía el ceño a la docena de vasos de plástico en frente de él. Estaba construyendo una pirámide. No le pregunté nada.

Abrí el popote y lo puse a través de mi vaso mientras me quitaba mis sandalias. Brit se estiró para tomar mis pies y le lancé una mirada asesina.

—Tocas mis pies y te mueres.

—Habla en serio. —Joe me dio un codazo—. Le toqué el dedo meñique del pie una vez y casi perdí un dedo.

—Eso no es la única cosa que casi perdiste.

—Oh, eso suena serio. —Brit miró a su tarrina de mayonesa y luego sus papas fritas. Suspiró—. Extraño a Ollie. Me encantaba asquearlo con mis papas fritas.

—Bien, nos tienes a nosotros para asquearnos. —Los labios de Jacob se curvaron—. Lo que por cierto estás haciendo en este momento.

—No es lo mismo. —Hizo una mueca—. Ollie era guapo.

—¿Perdón? —Jacob casi derribó su pirámide—. Yo también soy guapo.

Joe frunció el ceño. —Y yo también.

Le di un codazo en el estómago.

—Bueno, para recalcar lo obvio. —Brit envaró su papa en la mayonesa con ánimo—. Jacob, a ti no te gustan las chicas. Joe, estás irremediablemente enamorado de _____, y eso deja a Ollie.

Sonreí.

Jacob levantó la vista, sus labios deslizándose en una pequeña sonrisa. —Bueno, hay alguien más.

Torciendo mi cintura, seguí su mirada. Jase estaba al otro lado, dirigiéndose hacia nosotros.

Brit suspiró. —Sí, no podría soportarlo.

—¿Por qué no? —le pregunté, mirando al amigo de Joe.

Hizo un sonido evasivo. —Él no es el tipo dedicado a las relaciones o eso he oído.

—¿Y tú quieres una relación? —cuestioné.

—No —se echó a reír, sumergiendo su papa en mayonesa—, pero tengo la sensación de que con alguien como él, una vez obtienes su sabor y siempre vas a querer más.

—¿Algo así como el crack? —sugirió Jacob.

—O los Cheetos —agregó Brit.

Joe hizo una mueca mientras tomaba algunas de mis papitas fritas. Le dirigí una mirada, la cual arruiné cuando le besé en la mejilla.

Jase se sentó con nosotros, estirando sus largas piernas. Parecía un poco apagado, sus facciones casi perfectas pálidas.

—Está bien. ¿Estoy alucinando o acabo de ver a tu hermana entrar a Knutti?

—No, no estás alucinando —respondió Joe—. La viste. Se inscribió aquí tarde.

—Oh. —Los ojos de Jase se estrecharon mientras miraba a lo lejos—.Eso es… eso es bueno.

Atrapé la mirada de Joe y se encogió de hombros. Con su mirada todavía centrada en algo que nadie más veía, Jase se acercó a Joe y robó un puñado de mis papas fritas.

—¿Qué rayos? —exclamé.

Joe se rió. —Tus papas no están seguras.

—Obviamente —murmuré, mirándolos a ambos.

Jase me guiñó un ojo y era tan malditamente atractivo como Joe haciéndolo. —¿Todos van a venir este fin de semana?

Asentí y nuevamente me sorprendió una vez más la gran diferencia que un año hace. El año pasado, alrededor de este tiempo, ni siquiera hubiera considerado asistir a una fiesta, especialmente una organizada por una fraternidad. Sonreí para mí misma mientras terminaba de comer el resto de mis papas antes de que los chicos se las comieran.

—¿Realmente van a tener un cerdo? —preguntó Brit—. Porque el año pasado, no fue un cerdo. Era un pavo salvaje y era absolutamente asqueroso.

Jase se echó a reír. —Vamos a tener un lechón esta ocasión.

A mi lado, el bolsillo de mi mochila vibró. Curiosa de quién podría ser, porque todos los que me contactaban estaban aquí sentados, abrí el bolsillo y saqué mi teléfono. Era un mensaje de texto, un texto de un número de teléfono normal. Con un código de área de Texas.

"Es Molly. ¿Podemos hablar cuando tngas tiempo? x favor."

Un pequeño temblor atravesó por mi brazo mientras miraba el mensaje. Molly no se había puesto en contacto desde que salí de Texas. Nada sobre ella y sus mensajes eran tan amables, aunque éste tampoco gritaba amigas x siempre. Inmediatamente le respondí. "Sí. Te llamo esta noche."

Pasaron varios minutos mientras miraba fijamente el teléfono. Molly respondió con un: "Está bien", y todavía me encontraba aturdida.

—¿Todo bien? —preguntó Joe, colocando su mano en mi espalda baja. La preocupación ceñía sus cejas.

—Sí. —Metí mi celular de nuevo en la mochila. Todo está bien. Tal vez no perfecto, pero la vida no estaba destinada a hacerlo. Era complicada y a veces era un desastre, pero había belleza en el desorden y paz en el desastre.

No sé lo que mi vida habría sido si no me hubiera decidido a desgarrar mi vida y dejar el pasado atrás. Sabía que no sería así. Y también sabía que si no hubiera conocido a Joe, no estaría sentada aquí. Tal vez habría llegado a dónde estoy ahora por mi cuenta, pero era lo bastante mujer para admitir que tuve ayuda.

Y era lo suficientemente mujer que cada vez que miraba al cielo en la noche y veía la Corona Borealis —o algo que se parecía— le daba las gracias.

Me recosté sobre el pecho de Joe, incliné mi cabeza hacia atrás, ahuecando su mejilla. Atraje su boca a la mía y lo besé con suavidad.

—Gracias.

Sus labios se curvaron hacia un lado.

—¿Por qué?

—Por haberme esperado.


THE END???


_______________


Hola chicas, este es el capitulo final de la nove, peeeero falta el epilogo, lo voy a subir mañana, y quiero que me digan con quien les gustaria la proxima novela, porfa respondanme para mañana. Gracias Smile

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 16th 2014, 17:30

sta bellisima
pero... supongo q en el epilogo pondran lo de molly
o eso espero
es extraño esa llamada
sigue con otra nueva
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 16th 2014, 22:22

Haaaaaaa ame el capiiii la nove todo kiero mas con kiem sea mientras sean ellos seria genial
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 17th 2014, 18:00

Wait for you

Epilogo


{Joe}

Ahi es donde necesito estar.

Esas fueron las palabras de ____ cuando había hablado con la otra chica. Yo había luchado por no estar enojado cuando vi la marca roja en su mejilla. La única cosa que ayudo fue que estaba oyendo esas palabras.

Pastelito finalmente lo consiguió. La curación que necesitaba la hizo descansar en la verdad, al hablar con sus padres y hablar con Molly, pero había comenzado a sanar desde febrero y luego otra vez en abril. Texas era algo que sentía que debía hacer y lo hizo. Asi que la lleve a su casa y aquí nos encontrábamos de vuelta en el Estado de algo mas fresco de Virginia del Sur, la noche antes que ____ comenzara sus clases de verano y yo comenzara a trabajar con los niños durante el campamento.

Pastelito se sento en el suelo de la cocina frente a mi, con las piernas desnudas metidas debajo de ella, llevaba una de mis camisas y eso era todo, tuve un momento dificil para pensar en nada mas que eso. Entre nosotros, Michelangelo y Rafael constantemente se movian la cabeza el uno al otro.

—Es como una versión torturada de smack talk— dijo, elevando las cejas — no estoy segura que se agraden.

Sonreí mientras me apoyaba contra la nevera, pasando la mano sobre la piel desnuda de mis abdominales — todavía necesitan un poco de tiempo y Micky-Mike es territorial.

—Oh echale la culpa a mi tortuga— rodo los ojos— tú comenzaste esa mierda del movimiento de cabeza.

El temporizador sono y me puse de pie en dirección a la cocina — Michelangelo es el que manda — Pastelito recogió a su pequeñin, poniéndolo varios metros atrás.

Mirando las galletas de chocolate y encontrándolas hechas, rápidamente me lave las manos, luego recupere las manoplas que estaba seguro que Pastelito nunca había utilizado. Todavía tenia la etiqueta, sonriendo, la arranque y luego retire la bandeja del horno. Las galletas eran de gran tamaño, doradas y de aspecto tan empalagosas.

—¿Estan listas? — ella levanto la vista con los ojos brillantes.

—Te vas a quemar la lengua—tire del guante a un lado — Otra vez.

Sonrio —Pero es que valen la pena.

—Uh uh — Me acerque a ella, disfrutando de la forma en que sus mejillas seguían sonrojadas cuando sus ojos cayeron por debajo de mi ombligo. Descendiendo, bese sus labios al revés —Dales…— mi celular sono en la sala de estar — Ya vuelvo.

Asintio mientras yo evitaba cuidadosamente pisar a una pobre tortuga y traumatizar a Pastelito y a mi mismo. Tome mi celular de la mesita. Un suspiro salió de mi cuando vi que era de mi hermana.

“Fuera de cirugía, haciéndolo bien, te llamo luego”.

Cerre los ojos y dije una oración. No había sido una cirugía mayor pero seguía siendo una cirugía y las cosas de mierda que pasan en los hospitales. Ella se encontraba en casa, eso era bueno pero…

—¿Era Teresa?

Dejando mi celular abajo, me volvi. ____ se hallaba en la puerta, sosteniendo dos tortugas retorciéndose, eso combinado con la camisa que decía “QUIERO SER TU MANWISH”, era un espectáculo muy adorable de ver.

—Si.

Acerco a las dos tortugas a su hábitat colocándolas suavemente dentro. Mientras cerraba la tapa, los dos chicos verdes inmediatamente se miraron desde sus respectivas esquinas —¿Esta bien? ¿Cómo estuvo la operación?

—Dice que esta bien, era solo un texto— hice una pausa— me dijo que me llamaría mas tarde.

Frente a mi, sus cejas se juntaron con preocupación. Si alguien sabia lo que Teresa enfrentaba en estos moentos, seria mi Pastelito, con todos sus años de baile.

—¿No dijo nada sibre el baile?

Negué con la cabeza, mientras presionaba mis labios. Teresa se había desgarrado el ligamento cruzado interior hace una semana durante un recital. Para los atletas y bailarines, eso podría ser fatal para sus carreras. Todo lo que mi hermana siempre había querido hacer era convertirse en una bailarina profesional. Solo el tiempo diría si eso seria posible en absoluto.Pero por lo que mamá había dicho, no se veía bien.

Pastelito desapareció en la cocina, se lavo las manos y regreso. Viniendo a mi, envolvió los brazos alrededor de mi cintura y apretó su mejilla contra mi pecho. Su piel se sentía caliente.

—Lo siento— dijo.

—¿Por qué te disculpas? — Cruce los brazos a su alrededor, abrazandola.

—Porque se que estas preocupado— dijo, frotándose la mejilla a lo largo de mi piel— y se que esta lesión es grave. Solo espero que no sea tan grave como puede ser.

Deje caer un beso en lo alto de su cabeza, mientras deslizaba mi mano por su espalda, sosteniendo la parte posterior de su cuello

—Yo también.

Guardo silencio por unos momentos —Gracias.

Riendo suavemente, me eche hacia atrás para poder ver su rostro. —Ahora ¿Qué estas agradeciendo cariño?

—Gracias por ir a Texas conmigo.

Tome su mejilla con una mano—Ya me has dado las gracias por eso.

—Y tú me dijiste que no tenia que darte las gracias— puso una mano sobre la mia— Pero tengo que darte las gracias una vez mas, porque no lo habría hecho sin ti.

—Si, lo habrias hecho.

Negó con la cabeza—Tal vez lo habría hecho, pero no se sabe muy bien. Te necesitaba ahí, y tú estuviste ahí, sin hacer preguntas. No puedo agradecerte lo sufieciente… por todo.

—Oh Pastelito, no tienes que darme las gracias.

—Pero yo…— se detuvo frunciendo el ceño — ¿Pastelito?

Abri la boca y después me di cuenta de mi desliz. Dejando caer mis manos, di un paso atrás y rei —¿Dije eso en voz alta?

—Si, algo asi— tiro del dobladillo de la camisa prestada. La curiosidad le lleno la cara — ¿Qué pasa con eso?

Jodeme pero sentí que mis mejillas comenzaban a arder.

Sus ojos se abrieron mientras sonreía —¡Estas sonroajdo! ¡Oh Dios mio! En realidad estas sonrojado. —me pellizco la mejilla — necesito saber porque estas tan sonrojado.

—¿Qué gano si te digo?

Me clavo una mirada maliciosa que decía que no conseguiría si no le decía. Esa mirada me excitaba. Por otra parte, cuando respiraba, me ponía caliente.

—Es un poco estupido— tomando su mano, la atraje hacia mi, una vez que estuvo lo suficientemente cerca, me incline y deslice un brazo bajo sus piernas.

—¡Oye!— golpeo mi espalda— deja de distraerme— gritó cuando sus pies dejaron el suelo— ¡Joe!

Levantándola, la abrace a mi pecho cuando me volvi hacia el pasillo— No estoy distrayéndote, te estoy ayudando a volver a la habitación.

Entrecerró los ojos —Ademas del hecho de que no necesito ayuda para volver a la habitación, ¿Por qué me llevas allí?

—No caminas lo suficientemtne rapido— le dije mientras la llavaba a la cama — Oye.

Esa mirada exasperada creció —¿Qué?

Le guiñe un ojo un segundo antes de que la dejara en medio de la cama. Su grito termino en un gruñido cuando salto. Su boca se abrió y yo sabia que estaba a punto de maldecirme en todas las maneras. Estuve sobre ella antes de que pudieira comenzar todo lo que iba a decir, deslizando mis manos bajo el dobladiullo de su camisa. En un segundo se las quite y estaba hermosamente y magníficamente desnuda. Me quite el pantalón. Su respiracion se filtro cuando me subi a la cama, admirando mi obra.

—Entonces— dijo con voz suave— ¿Qué pasa con este asunto de Pastelito?

—Bueno, es un apodo— bese el hueco entre sus pechos— Para ti.

—De eso me di cuenta.

Puse otro beso largo en la parte inferior de un pecho y luego por debajo de su caja torácica —Proviene de la primera vez que te vi.

—La primera…¡Oh! — Se sacudió cuando lami su ombligo, apretando las sabanas de la cama, cuando volvió a hablar su voz era ronca mientras me movia hacia abajo —¿la primera vez que nos vimos?

—Sip— bese el interior de su muslo izquierdo y luego el derecho— fue el dia que chocaste contra mi fuera de la clase de astronomía. Clase que necesitas retormar.

Pastelito gimio —no me lo recuerdes.

Yo no sabia si ella hablaba de la clase de astronomia o de la parte en que choco contra mi —Cuando te vi por primera vez a ti y tu cabello…— me detuve, besándola entre sus piernas. Su jadeo suave trajo una sonrisa a mi cara —todo lo que podía pensar era en ese Pastelito de fresa…— me detuve una vez mas, pasando mi lengua por su longitud —ese Pastelito de fresa se me había escapado.

Se echo a reir cuando levante la cabeza, retrocediendo, asi nuestras miradas se encontraban al mismo nivel — Guau, no entiendo como funciona tu cerebro.

—Lo amas.

—Asi es— deslizo su pie a lo largo de mi pantorrilla— ¿Asi que has estado llamándome Pastelito en tu cabeza todo este tiempo?

Asenti mientras me acomodaba entre sus piernas —Puede que lo haya hecho… un par de veces.

—Y nunca se te escapo hasta ahora. Guau. Eso es increible— sus ojos brillaban con humor— y es lindo.

—Definitivamente es lindo. Es…— gruñi mientras rodaba sus caderas hacia arriba, uniéndonos — Bueno entonces…

Se rio y luego ninguno de los dos reíamos ni hablábamos, deje escapar un gemido irregular en su estrecho. Perdi el sentido de todo, excepto de su cuerpo y quería estar mas profundo, mas cerca, nos movimos juntos, nuestros cuerpos ruborizados y esforzados. Era ella. Mi boca se cerro alrededor de su pecho cuando empuje dentro de ella. Ella igualo mi movimiento hasta que su liberación se estrelllo contra mi, teniéndola cerca me sente manteniedola en mi regazo.

La nueva posición tuvo la lujuria zumbando a través de mi. No pude durar, no cuando sus pequeños dientes rasparon sobre mi cuello.

Minutos pasaron por el lugar donde todo lo que se oia era el sonido de nuestra respiración entrecortada. Yo segui dentro de ella, había paz en esta realización. Y lo mantuve todo en mis brazos.

Mas tarde, mucho mas tarde, nos sentamos en la cama con el plato de galletas entra nosotros. Una pequeña mancha de chocolate termino en sus labios y me incline sobre el plato, besándola y qutandiola, y bueno, la bese de verdad.

La bese y fue como besarla por primera vez. El ataque inicial, el impacto de nuestros labios no se había desvanecido, tontamente me di cuenta que el amor fue hecho de esa manera, asegurándose de que un simple beso nunca sea abrurrido, nunca pierda su encanto.

Mi pecho se hincho cuando me aparte y mire a sus ojos calidos y mi corazón hizo ese loco y estúpido salto. Algo que también sabia que realmente nunca desaparecería.

Pastelito puso su pequeña mano en mi mejilla. —¿Qué?

Al principio no sabia que decir. Yo… yo había esperado a ____. La había esperado por meses. Diablos, la había esperado por años, pero ella…

Girándola en mi mejilla, le di un beso en el interior de su palma. — Gracias por confiar en mi.


THE END


Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 17th 2014, 19:11

oh sta bellisima
me encanta
ya no hay segunda temporada? Sad
me enamore
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 18th 2014, 14:25

FIN? EN SERIO? AWWWW
MORI DE TERNURA CON ESO DE "PASTELITO"
EL ES TAN PERFECTO, ESPERO HAGAS SEGUNDA TEMPORADA PLEASEEE
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 18th 2014, 14:53

tu nueva nove con joe otra vez please!
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 18th 2014, 17:18

Hola chicas, ayer termine esta novela y bueno solo quiero aclararles que hay un segundo libro pero es la misma historia nada mas que narrada del punto de vista del chico, no les subo ese libro porque seria repetir todo de vuelta, pero si ustedes quieren leerlo, les puedo pasar por email. Otra cosa, la autora de esta novela va a lanzar otro libro pero sera de la hermana de en este caso Joe, osea de Teresa, pero no se la fecha aun.

Ahora tengo otra novela, y sera otra vez con Joe, si quieren pueden pasarse por ella se llama ORGULLO Y PLACER espero ver sus comentarios en esa nueva novela. Gracias por su apoyo de siempre. Smile
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 18th 2014, 23:11

Haaaaaaaaaaaaaaa ame la no e dios mio esta hermosa yo quiero.otra nove m.avisas cuando pongas la.otra andale siiiiio??? Es q tus novelas son geniales
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Febrero 20th 2014, 21:53

holaaaa wow cuado dije que a mi regreso esperaba muchos capis, no esperaba que terminara la nove
bueeeno me puedes pasar el otro libro?
te dejo mi mail: taty02_ortiz09@hotmail.com
y sii me pasare por tu nove
gracias por subirnos esta
un abrazo Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Deeadcharlotte
Nuev@


Cantidad de envíos : 4
Fecha de inscripción : 08/09/2015

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Septiembre 13th 2015, 00:44

Haaa ya se que ya pasaron dos años y medio de la ultima publicacion pero PORFAVOR PASAME EL SEGUNDO LIBRO :'( ME ENCANTO MORI! NO HACIA MAS QUE LEER ESTO ERES GENIAL
Volver arriba Ir abajo
Deeadcharlotte
Nuev@


Cantidad de envíos : 4
Fecha de inscripción : 08/09/2015

MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Septiembre 13th 2015, 00:45

Naomi3108 @ hotmail. Es


porfavor
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)   Hoy a las 10:52

Volver arriba Ir abajo
 
Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 8 de 8.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8
 Temas similares
-
» Wait for you (Joe y tú) Romantica-Hot (TERMINADA)
» Eres tú, solo tú. (Nick y Tu) Romantica y Semi-Hot
» Una Noche Contigo (nick y tu) - Romantica y Hot [TERMINADA]
» THE SUGAR STEMS: "Can't Wait" (2013)
» Esperando a qe te enamores de mi(Joe&tu)Romantica >ONE SHOT<

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: