Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 13th 2011, 19:24

TIERNA PASION"

Sinopsis:

Bastó una sola caricia de Nick Jonas para que ______ Elliott temblara de deseo. Y como resultado de cierta ardiente noche de pasión, un buen día fue a buscarlo para comunicarle una sorprendente noticia: se había quedado embarazada.
_____ estaba convencida de que no tenía nada en común con Nick a excepción del hijo que había concebido, el certificado de matrimonio… y la casa que compartían. Pero su forzada convivencia les hizo tomar conciencia de que no era sexo, sino amor, el lazo que los unía. El problema era que ninguno de ellos se atrevía a admitirlo




Capítulo Uno
Nicholas Jonas era el hombre más sexy del mundo; eso era lo que había pensado ____ desde el mismo momento en que lo conoció, hacía cerca de dos años. Cada vez que lo veía se le hacía un nudo en el estómago. De pie en el umbral de la puerta observó a Nick , que en ese momento se aseguraba de que los empleados del catering hubieran dejado el patio despejado. Al verla, la saludó con la mano, sonriente. Sólo después de que el último invitado se hubo marchado, se había quitado la chaqueta y la corbata. Bajo la tela de su inmaculada camisa blanca se adivinaban sus hombros anchos, su torso musculoso. Su espeso y negro cabello, salpicado de gris, blanqueaba en las sienes. Pocas mujeres podían evitar sucumbir al mortal atractivo de Nick
________ se estremeció; dando media vuelta, entró en la casa y aspiró profundamente. Para la mayoría de las mujeres Nick Jonas era decididamente irresistible, pero ella sí podía resistirlo. Eso era precisamente lo que había estado haciendo durante dos años, y seguiría haciéndolo aunque muriera en el intento. Nick podría ser encantadoramente guapo, seductor y millonario, pero no era el hombre adecuado para ella.
_____ era una mujer moderna… y Nick un hombre anticuado, demasiado viril. Le recordaba a su dominante, despótico padrastro, y hacía ya mucho tiempo que se había jurado no volver a depender de un hombre que intentara dominarla. Por supuesto, Nick no había estado persiguiéndola, sino precisamente todo lo contrario. Desde su primer encuentro en el que, por cierto, habían saltado chispas, él la había rehuido todo lo posible. Y _____ se había alegrado de ello, ya que sabía que si pasaba demasiado tiempo con ese hombre, siempre existiría la posibilidad de que cediera a sus deseos más primarios y lanzara por la borda toda precaución.
Las lágrimas nublaron sus ojos, y se las enjugó tragándose el nudo que sentía en la garganta. Debía controlar esa excesivamente emotiva reacción a los sucesos de aquel día. Lo último que deseaba era que Nick la sorprendiera comportándose como una débil y llorosa mujer.
En vano durante toda la tarde se había esforzado por no llorar; para consolarse, se había repetido que no todos los días una mujer se convertía en madrina. Colocó dos copas vacías en una bandeja de plata, que luego puso sobre la barra del bar; luego, de manera automática, empezó a recoger los platos sucios y las servilletas desparramados por el comedor de la lujosa casa de Nick

Nick: —Eh, deja eso —le dijo él—. Mi ama de llaves se encargará de todo cuando llegue por la mañana.

Tu: —Claro. Supongo que en mi casa estoy tan acostumbrada a ponerme a recogerlo todo después de las fiestas, que lo he hecho sin pensar.

____ miró a Nick . El alto y fuerte Nick , con su encanto viril, su voz ronca v sus rasgados ojos oscuros… «¡Recuerda que no es tu tipo!», se recriminó en silencio. Habían experimentado una mutua animadversión durante su primer encuentro, en la fiesta que había celebrado Nick en su casa para felicitar a su abogado, Craig Simpson, con ocasión de su compromiso formal con Joy Daniels, la mejor amiga de _____ . Desde el principio había supuesto que Nick debía de ser un hombre muy agradable… siempre y cuando le gustara su tipo. Pero a ella no le gustaba, y eso había quedado en evidencia en algunos de sus comentarios, que él había considerado propios de una mujer fuerte, ferozmente celosa de su independencia.

Nick: —Todo ha ido bien, ¿no crees? —le preguntó Nick , entrando en el comedor—. Ha sido una nueva experiencia para mí; nunca antes había dado una fiesta para celebrar un bautizo.

Tu: —Podíamos haberla celebrado en mi apartamento.

En un principio esa había sido la propuesta de _____-, pero Nick había insistido en celebrar la fiesta en su casa. Y él siempre se salía con la suya.

Nick: —¿En ese minúsculo apartamento tuyo situado en los confines de la ciudad? —le preguntó él, riendo—. No podrías haber metido ni diez personas allí, para no hablar de los treinta que Joy y Craig invitaron al bautizo de Missy. Por eso convinimos en celebrar la fiesta aquí, ¿recuerdas? —se dejó caer en una silla, estiró sus largas piernas y entrelazó las manos detrás de la cabeza.

Tu: —Tienes razón. Y quería que hoy todo saliera perfecto; Joy es mi mejor amiga, y Melissa mi ahijada —____- apretó los dientes y lo miró entrecerrando los ojos—. Y tú sabías muy bien lo mucho que significaba para mí que todo saliera exactamente como lo habíamos planeado…

Nick: —Estaba seguro de que empezarías a regañarme una vez que nos quedáramos solos —repuso Nick —. Y sólo por haber hecho algunos pequeñísimos cambios para solucionar unos problemas, simplificándolos un poco…

Tu: —¡Unos pequeñísimos cambios! —exclamó _____ —. Lo primero de todo, no llamaste al catering que habíamos acordado utilizar; en segundo lugar, cambiaste la combinación de colores que yo había elegido. Después…

Nick: —¡Basta, por favor! —Nick levantó las manos en un gesto de rendición—. Ya es suficiente.

Tu: —¡Más que suficiente! —________ apretó los labios esforzándose por no decir algo de lo que después pudiera arrepentirse.

Nick: —Mira, poseo una multimillonaria empresa constructora y tengo una gran plantilla de empleados a mi disposición. Tú no. Con tu limitado tiempo libre, pensé que sería más eficaz dejar que mi secretaria se hiciera cargo de los detalles de la fiesta del bautizo.
____ agarró un puñado de servilletas usadas y se lo lanzó directamente a la cara, fracasando en su objetivo.

Tu: —No creo que eso le haya gustado a tu ama de llaves, que tendrá así un motivo para quejarse. ¡El catering que yo quería contratar se habría encargado de recogerlo todo!

Nick: —Pearl nunca se queja de nada —sonrió Nick —. No como alguien que yo conozco, que tiene esa desagradable costumbre… —admirado, pensó en la forma que tenía aquella pequeña mujer de irritarlo y divertirlo al mismo tiempo. _________ le recordaba a un gatito que siempre estuviera a la defensiva, protegiéndose, temiendo continuamente que alguien lo hiriera—. ¿Quieres que me disculpe? —inquirió, pensando que _____ era del tipo de mujeres que disfrutaban viendo humillarse a un hombre.

Tu: —¿Para qué serviría una disculpa? ¿Para que tú te sintieras mejor? Eso no cambiaría nada. Me has ignorado, despreciando todas mis esperanzas y deseos cuando sabías lo importante que era este día para mí.

Nick: —Creía que todo había salido estupendamente —repuso él.

Tu: —Supongo que sí. Todo ha salido a tu manera —replicó la joven, cruzando los brazos sobre el pecho.

Nick no había tenido más remedio que organizar aquella fiesta con _____, dado que era la mejor amiga de Joy, pero desde el principio había estado seguro de que esa colaboración acabaría mal. Había conocido a muchas mujeres testarudas e independientes en su vida, pero ninguna como ella. Era la mujer más discutidora con la que se había encontrado nunca, y se había pasado dos años guardando las distancias con ella, lo cual no le había resultado en absoluto fácil ya que, a pesar de todo, la deseaba. La deseaba en su cama, gritando su nombre, suplicándole que le diera placer.
Con las manos detrás de la cabeza, Nick cerró los ojos y aspiró profundamente. Cada vez que pasaba más de dos minutos en compañía de _____ , se sorprendía a sí mismo deseando estrangularla o besarla. Había una especie de resentimiento en ella que le resultaba difícil comprender. Sabía que le gustaban los hombres, pero parecía como si él fuera el único que no le gustara, y eso le molestaba sobremanera.
____ parecía desaprobarlo con pasión, y Nick no tenía ni la más remota idea de sus motivos. Él nunca le había hecho nada malo; incluso la había rehuido, alejándose todo lo posible de ella, a pesar del vínculo matrimonial de sus respectivos amigos. Al abrir los ojos, Nick sorprendió a ____ mirándolo fijamente.

Nick: —Mira, lo siento si te he disgustado al cambiar ligeramente nuestros planes. Sinceramente, no creo que tengas motivos para oponerte a una mejora…

Tu: —Está claro que disentimos en este punto —exclamó _______ , suspirando—. Y será mejor que cambiemos de tema antes de que termine por perder la paciencia.

Nick: —Buena idea —sacudiendo la cabeza, Nick cerró los ojos de nuevo e intentó relajarse. No quería discutir con ella, y especialmente ese día.

______ se agachó para recoger las servilletas que le había tirado a Nick y las puso sobre la mesa, decidiendo que sería amable con él y terminaría ese día lo mejor posible.

Tu: —Ha sido maravilloso que Joy y Craig bautizaran a mi ahijada con el nombre de Melissa ______ , en recuerdo de mi abuela y de mí misma ____ no había sido capaz de contener el llanto durante toda la ceremonia; no podía recordar ningún acontecimiento en su vida que la hubiera emocionado tanto.

Nick: —Bueno, no habrías esperado que la pusieran Nicholas Tobías Jonas Maximillian Wyatt, ¿verdad?
_____ miró fijamente a Nick , esforzándose en vano por no sonreír.

Tu: —Dios mío, ¿ese es tu nombre completo? ¿Tan largo? —y estalló en carcajadas.

Gruñendo, Nick abrió los ojos y la miró. Luego, levantándose rápidamente de la silla, la agarró de los hombros con gesto juguetón.

Nick: —No me perdonaré nunca habértelo dicho. Olvídalo, ¿de acuerdo?

Ella seguía estremeciéndose de risa; Nick sentía su cuerpo delgado, frágil, bajo los dedos. Dudaba que pesara mucho más de cuarenta y tantos kilos. Debía de medir unos treinta centímetros menos que él; la coronilla de la cabeza le llegaba a la mitad del pecho. Si quería besarla en los labios, antes tendría prácticamente que levantarla en vilo.
No podía dejar de pensar en besarla. Aunque era la última mujer sobre la tierra que habría debido desear, la deseaba… desde el primer momento en que la vio, con aquel vestido rojo que destacaba cada curva de su pequeño cuerpo. La noche de la fiesta de compromiso de Craig y Joy, se la había pasado entera luchando por dominar su excitación.
En el instante en que Nick la tocó, _____ levantó la mirada hacia sus ojos oscuros y descubrió que la observaba con intensidad. ¿En qué estaría pensando? Si no lo conociera mejor, habría pensado que quería besarla.
Retirando las manos de sus hombros Nick retrocedió un paso, y _______- suspiró profundamente. En ese momento rompió el silencio el sordo retumbar de un trueno, y un relámpago atravesó el cielo gris de la tarde.

Tu: —Creo que será mejor que me marche, ya que no me necesitas para ayudarte a limpiar esto —________ se apartó de Nick .

Gruesas gotas de lluvia caían ya en el patio. Cargado de humedad, el viento entraba en la casa por las puertas abiertas. Volviéndose rápidamente, Nick se apresuró a cerrarlas.

Nick: —Quizá quieras esperar a que pase la tormenta —le dijo—. No es probable que dure mucho; no suele ocurrir.

Tu: —Tienes razón —dijo _____ —. No me gustaría empaparme —se sentó en el borde del sofá.

Nick: —¿Quieres algo de beber? —le preguntó Nick , señalando la barra del bar—. Podría sacar algo más fuerte que el champán.

Tu: —No quiero nada, gracias —______ miró hacia el patio; de repente la tierra pareció temblar con el retumbo de un trueno, y no pudo evitar estremecerse.

Nick: —¿Te dan miedo las tormentas? —Nick rió entre dientes mientras sacaba una botella de bourbon de detrás de la barra.

Tu: —No. Simplemente no me gustan.

En realidad odiaba las tormentas, pero ese no era asunto de Nick . El hecho de que tuviera miedo de los truenos y de los relámpagos podía ser interpretado como una debilidad, o lo que era peor, como una debilidad femenina. Su padrastro siempre se había burlado del miedo de su madre a las tormentas; solía decirle que era una mujer estúpida, y que era una suerte que estuviera bajo su cuidado, ya que no podía cuidarse a sí misma.
Raymond Harold había sido un hombre alto, guapo, masculino en todos los sentidos. Le había enseñado a _______ a no confiar nunca en los hombres, especialmente en los hombres grandes, viriles, dispuestos a cuidar de sus mujeres. Había visto dominada y manipulada a su encantadora, bondadosa e inteligente madre. A ____ ningún hombre la subyugaría. Ningún hombre la convencería jamás de que no era capaz de tomar sus propias decisiones.
Nick se sentó en el sofá con su vaso de bourbon, al lado de _____- , y bebió un sorbo. Ella se apartó todo lo que pudo, sin levantarse.

Nick:—¿Qué crees que voy a hacerte? ¿Saltar sobre ti?

Tu:_ —Al menos tienes esa reputación —______ lo desafió con la mirada.

Nick dejó su vaso sobre la mesa del café y se volvió para mirarla, apoyando un brazo en el respaldo del sofá.

Nick: —Señorita Elliott, no tiene nada de qué preocuparse —se burló—. Cuando tomo a una mujer, quiero que ella misma esté dispuesta. No; más que dispuesta, quiero que me suplique que le haga el amor.

_____ maldijo el rubor que se extendió por su rostro. Se suponía que era una mujer de mundo; había salido prácticamente con todos los solteros sin compromiso del norte de Alabama, y en todos había descubierto algún tipo de carencia. Ninguno de esos hombres había querido admitir que ella los había rechazado, negándose a acostarse con ellos, de manera que nadie excepto Joy sabía que _____ Alana Elliott, con sus veintiocho años de edad, seguía siendo virgen.

Tu: —Te juro que no puedo imaginarme —le dijo a Nick — cómo Joy pudo escogerte como padrino de Melissa. Si algo les sucediera a Joy y a Craig, serías el peor de los padres del mundo.

Nick: —Y tú serías una gran madre, ¿verdad?

Tu: —Ciertamente intentaría serlo. Como no estoy casada, no puedo decir que la maternidad sea algo en lo que haya pensado mucho… hasta que Joy se quedó embarazada. Adoro a Missy. Nunca le faltará mi amor y mi cariño.

Nick: —Bueno, créeme, yo tampoco he pensado en la paternidad después de mi divorcio, pero si esa pequeña alguna vez me necesita, estaré a su lado.

Tu: —¡Ningún niño debería depender de un hombre como tú! —_____ se levantó de un salto con la intención de ir al dormitorio, donde había dejado su bolso al llegar.

Nick también se puso de pie y la siguió. Deteniéndose bruscamente en el umbral de la habitación, ______ lo miró por encima del hombro.

Tu: —¿Qué quieres? —le preguntó.

Nick: —¿Qué tipo de hombre te crees que soy?

Nick ignoraba por qué le había sentado tan mal su acusación. Quizá fuera porque en cierta ocasión había sentido la desesperada necesidad de tener un hijo. Lynn y él lo habían intentado durante dos años de los cinco que había durado su matrimonio, pero no había conseguido quedarse embarazada. Y justo cuando había convenido con Lynn en que buscarían ayuda médica, descubrió su infidelidad. Después, con el tiempo, ella volvió a casarse, terminó sus estudios de derecho y en la actualidad trabajaba en un prestigioso bufete de Birmingham.
Nick suponía que había amado a Lynn al comienzo de su matrimonio, cuando pensaba que ella no quería nada más que ser su esposa y la madre de sus hijos. Pero no se había sentido satisfecha con su vida cómoda… la vida que tanto se había esforzado Nick en darle. Una explicación sencilla para el fracaso de su matrimonio podría ser que los dos habían seguido distintos caminos, distintas metas. Pero según Nick , él siempre había cedido a sus deseos y anhelos; había comprometido sus ideales por ella, había aceptado el hecho de que quería una carrera y había apoyado sus esfuerzos. Había hecho todo lo posible por salvar su tambaleante relación, y la fidelidad era lo único en lo que no había podido transigir. Cuando se hizo con un amante, Nick jamás se lo perdonó.

Volviéndose lentamente para mirarlo, ____ descubrió su sombría expresión y se estremeció.

Tu: —Creo que eres un tipo machista que cree que sólo tiene que extender la mano para apoderarse de lo que quiera. Piensas que las mujeres sólo tienen un propósito en la vida; te gustaría vernos a todas embarazadas.

Nick se ruborizó visiblemente. ¿Cómo se atrevía aquella mocosa a lanzarle esas acusaciones? ¿Qué era lo que sabía acerca de él?

Nick: —¿Qué te pasa? —le preguntó, obligándolo a mirarlo a la cara—. Yo nunca te he hecho nada, pero tú me atacas cada vez que nos encontramos.

Tu: —Conozco a los de tu clase. Todos sois iguales. Queréis que las mujeres se queden donde están, en su sitio, decirles lo que pueden y lo que no pueden hacer. Tomar todas las decisiones por ellas, y además en nombre del amor. Probablemente tu esposa se divorció de ti porque no podía soportar un día más sintiéndose completamente dominada —______ retrocedió hacia el dormitorio apartándose con precaución de Nick , cuya expresión le indicaba que se hallaba a punto de explotar—. Voy a recoger mi bolso para marcharme. De vez en cuando puede que encuentre divertidas tus poses de macho, pero ahora no. Estoy demasiado cansada para seguir discutiendo.
Nick se le adelantó cuando ______ ya retrocedía hacia la cama y a punto estuvo de tropezar con ella. En el preciso momento en que la agarraba de los hombros resonó un trueno que hizo temblar los cristales de las ventanas. La joven gritó, con los ojos bañados en lágrimas. ¿Por qué seguía gritando? No era una costumbre que tuviera _____ «Admítelo, Nick Jonas te asusta. Lo deseas desesperadamente, pero sabes que si cedes, será el mayor error que cometas en toda tu vida», se advirtió.

Nick: —¿De dónde has sacado esas… —le preguntó Nick , sacudiéndola con fuerza por los hombros—… ridículas ideas acerca de mi ex mujer?

Tu: —Supongo que me las habré inventado —____ intentó liberarse, pero luego cesó de luchar para tocarse el rostro bañado de lágrimas—. Ya me he hartado de ti. Déjame; quiero irme.

Nick: —Tranquilízate —le dijo él—. No puedes salir con esta lluvia.

_____ se apartó bruscamente de Nick e intentó volverse, tropezando con la gran cama de metal. Podía sentir la presencia de Nick directamente detrás de ella; podía sentir su fortaleza y su poder. Pero debía alejarse de él, de la manera en que la hacía sentir…

Nick :—¿____- ?

La joven tembló cuando Nick le puso las manos sobre los hombros, haciéndola volverse lentamente para que lo mirara.

Nick: —¿Quién diablos fue el responsable de que sintieras ese disgusto por los hombres, y por mí en particular?
Tu: —No siento e
so por todos los hombres… sólo por los machistas dominantes como tú. Mi padrastro hizo de mi madre una esclava; no la dejó tener una buena profesión, una vida propia… y ninguna vía para escapar de él. La hizo totalmente dependiente de su persona, tenía que pedírselo todo y… —_____ se tragó su furia al tiempo que intentaba enjugarse las lágrimas con una mano temblorosa—. ¡Realmente Raymond era un hijo…!

Nick: —¿Yo te recuerdo a tu padrastro? —le preguntó Nick , acariciándole delicadamente las mejillas con las puntas de los dedos.

Tu: —¡Sí! —exclamó _____ , pero luego negó con la cabeza—. No, en realidad no. Lo que pasa es que eres un hombre grande, muy masculino, muy atractivo y… parece que las mujeres te adoran. Eres un tipo viril, anticuado, pasado de moda. Y Raymond era así.
Nick no podía recordar ningún momento de su vida pasada en que se hubiera sentido tan protector con una persona como con ____ en ese mismo momento. Quería estrecharla entre sus brazos, consolarla, hacerla sentirse segura y a salvo.
Nick: —No me confundas con tu padrastro. No todos los hombres son unos miserables; seguro que a estas alturas ya lo habrás descubierto. No creo que no haya habido hombres en tu…
Un nuevo y potente trueno acalló la voz de Nick .
Asustada, _____ se abrazó a su cintura y él le acarició el cabello corto y sedoso

Nick: —Todo está bien, cariño. Estoy aquí, contigo. Yo te cuidaré.

______ se quedó helada al oír esas palabras. Mirándolo, se apartó bruscamente de él y exclamó, clavándole el dedo índice en el pecho:

Tu: —¡No necesito que nadie me cuide!

Nick: —Todos necesitamos que alguien cuide de nosotros —repuso Nick—. Las mujeres necesitan a los hombres, y los hombres necesitan a las mujeres. Necesitar a alguien no es ninguna debilidad, ¿sabes? Una mujer de verdad sabe tanto dar como tomar.
____ levantó las manos y lo agarró de las solapas de la chaqueta, mirándolo fijamente con una extraña súplica en los ojos… Parecía necesitar algo de él, pero Nick no sabía qué era. Lentamente, fue acercándola hacia sí, y al mirar sus ojos del color de la avellana, se perdió en ellos. Lágrimas que brillaban como diamantes refulgían atrapadas entre sus largas pestañas; sus labios llenos se entreabrieron ligeramente, y en ese instante ___ pensó que ____ Elliott era una mujer absolutamente encantadora.
De repente se preguntó en qué estaba pensando, qué estaba haciendo; luego la soltó y retrocedió un paso.

Tu: —¿Nick ? —____ se sentía perdida sin él, sin la caricia de sus dedos en su pelo, el contacto de su mano en la espalda. No quería que la soltase, ya que volvería a sentirse tan sola…

Nick: —Te llevaré a tu casa —Nick se volvió para salir de la habitación—. Mañana me encargaré de que alguien te lleve el coche a tu apartamento.

Tu: —Puedo conducir sola hasta casa —no podía entender el abrumador impulso que sentía de pedirle que la dejara quedarse con él, allí mismo. «No quiero irme, Adam. Quiero quedarme contigo, quiero…»

Nick: —Si lo haces, me quedaré preocupado —repuso él.
Abrió la puerta principal y se hizo a un lado para cederle el paso._____ salió y dudó por un momento al llegar ante la puerta de hierro forjado que se abría directamente a una carretera particular, detrás de la casa. Nick le puso una mano en la espalda con delicadeza.
En ese momento se dio cuenta, demasiado tarde, de que no debería haberla tocado. En realidad, no quería que se marchara. Quería que se quedara con él, que pasara la noche entre sus brazos.

Nick: —Ya sabes que no tienes por qué irte. Podrías quedarte.

Tu: —¿Quieres que me quede?

Nick: —Sí, quiero que te quedes —murmuró.

Tu: —Esto es una locura, Nick —tragó saliva, preguntándose si habría perdido la cabeza—. Los dos estamos locos. Tú quieres que me quede y… yo quiero quedarme.

Inclinándose hacia ella, la abrazó y reclamó sus labios en un beso de completa posesión. Y ___- lo abrazó a su vez, anhelante. Después de hacerla entrar de nuevo en la casa, Nick la levantó en brazos y la llevó a su dormitorio.
Una tenue luz se filtraba por los altos ventanales. Nick dejó a ____ en la cama y luego permaneció de pie delante de ella, mirándola fijamente. De repente la joven se sentía completamente indefensa.

Tu: —Nick , quizá…

Quería decir que quizá habían cometido un error, un tremendo error, pero antes de que pudiera terminar la frase él se inclinó y la besó; su boca era dura, caliente, húmeda.
Ella le devolvió el beso, abrazándolo. Aun cuando nunca había hecho el amor antes, no era una completa inexperta. Ya había experimentado antes la pasión, ya sabía lo que significaba desear a un hombre, pero nada la había preparado para aquella incontrolable necesidad.
Nick se inclinó sobre ella, besándola hasta quitarle el aliento. Luego deslizó una mano por su espalda, buscando y encontrando la cremallera de su vestido de lino, y le tomó una mano instándole a que le desabrochara la camisa. Lentamente, vacilando en un principio, la joven empezó a desnudarlo mientras él le deslizaba el vestido por los hombros, hasta la cintura. Durante todo el proceso Nick no dejó de tocarla, de besarla, mientras le hablaba.

Nick: —Eres tan pequeña, cariño, tan delicada, tan frágil. Y no quiero hacerte daño.

____ le despojó de la camisa y suspiró profundamente al contemplar su ancho torso desnudo.

Nick: —Eres hermoso —pronunció antes de deslizar una mano por los músculos planos de su estómago.
Nick se estremeció excitado, y levantándose de la cama se despojó del resto de sus ropas. Nerviosa, ____- se preguntó si podría satisfacer a un hombre semejante; pero en el momento en que él se tumbó a su lado y la estrechó entre sus brazos, todas sus dudas se desvanecieron como nieve derretida al sol.

Nick: —Quiero mirarte —le dijo Nick cuando procedía a desabrocharle el sostén.
Ella asintió con la cabeza, lamentando no poseer más experiencia. Se preguntó cuándo tiempo tardaría Nick en descubrir que era su primera vez… Y si lo hacía, ¿se detendría en ese mismo momento? No creía que pudiera soportarlo. Nick hizo a un lado la prenda y contempló sus pequeños y firmes senos.

Nick: —Perfectos —dijo antes de cubrirlos con sus manos, sopesándolos delicadamente, acariciándole los pezones con los pulgares.
____ se estremeció. Inclinando la cabeza, Nick le acarició un pezón con los labios; luego se dedicó a explorar su cuerpo desde la cabeza a los pies, y la joven sucumbió a su propio deseo de acariciarlo, de descubrir los secretos de su masculinidad. En los dos parecía arder una fiebre que los privaba de todo control.

Nick: —No puedo esperar —murmuró Nick , jadeante—. La próxima vez iremos más despacio. Te lo prometo.

_______ sentía un deseo igual de violento, y no se quejó cuando Nick entró en ella. Se sentía envuelta en él, envuelta por su torso poderoso, por el aura de poder masculino que emanaba, por su aroma, por la mirada de sus ojos negros y por su voz profunda, hipnótica.

Tu: —Te deseo —fue todo lo que pudo decir.

Nick sentía su cuerpo cálido, húmedo y anhelante entre sus brazos. ______ se abrazaba estrechamente a él, pero al mismo tiempo su cuerpo parecía oponerse a su invasión. Y estaba a punto de explotar. La había deseado tan desesperadamente y durante tanto tiempo, que lo único que quería en la vida era entrar en ella.
Nada más penetrarla, se detuvo al comprender la verdad. Y él que había pensado que ella tenía experiencia, que había tenido una legión de amantes…
Un dolor ardiente atenazó a ___-- , y los ojos se le llenaron de lágrimas. Pero el dolor no le importaba. Nada le importaba excepto hacer el amor con Nick .

Nick: —¿Por qué no me lo dijiste, cariño? —le preguntó él, apartándose un poco.

Tu: —Porque te deseaba, y tenía miedo de que si lo sabías, pudieras…

Nick la acalló con un beso al tiempo que entraba profundamente en su cuerpo, tomándola por completo. ____ gimió contra sus labios, deseando que no se detuviera nunca, pero él no podía durar, no podía darle todo el tiempo que necesitaba, no podía darle un placer completo en aquella ocasión. Y llegó al clímax, que sacudió su cuerpo como descargas de dinamita.
Luego se tumbó a su lado, la abrazó y la besó con ternura. ______ se sentía feliz de haberle dado un placer tan intenso, pero no podía evitar cierto sentimiento de decepción, ya que ansiaba experimentar ese mismo éxtasis.

Nick: —La próxima vez será para ti. Todo para ti —le dijo él—. Estaba demasiado hambriento de ti, te deseaba demasiado para que todo saliera perfecto.
Pensó en todas las cosas maravillosas que iba a enseñarle en lo sucesivo. La primera vez había perdido el control. Y la primera vez, ella todavía era virgen. De pronto, se incorporó bruscamente.

Tu: —¿Qué sucede? —le preguntó ella, poniéndole una mano en la espalda—. ¿Te pasa algo malo?

La conciencia de que no había usado un preservativo lo afectó profundamente. ¿Cómo diablos podía haber sido tan estúpido? Ni una sola vez desde su divorcio había hecho el amor con una mujer sin tomar precauciones.

Nick: —Estoy bien —Nick volvió a sentarse y la abrazó—. Todo está bien.

Cuando volvió a hacerle el amor, y tenía intención de hacer el amor con ella durante toda la noche, se aseguró de no arriesgarse de nuevo.
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 13th 2011, 19:29

LA SIGO? ? XD
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 13th 2011, 21:57

chicas diganme la vdd,la sigo??
Volver arriba Ir abajo
paulovenick
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 180
Edad : 24
Fecha de inscripción : 02/02/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 00:00

Siguela!!!!!
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 09:28

siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 09:28

siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 09:29

siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 09:30

siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 09:30

siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 09:30

siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 09:31

siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 09:31

siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
siguela!!
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 17:22

siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 17:23

siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 17:23

siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
siguela
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 17:32

ya la sigo! xD
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 18:22

okidoki Smile
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 19:24

Capítulo Dos
Xxx:—Señor Jonas , una tal señorita ____ Elliott está aquí y desea verlo —la voz de Sandra Pennington tembló levemente, algo inusual en aquella impresionante mujer que había trabajado de secretaria de Nick durante los diez últimos años—. Insiste en hablar con usted de inmediato.

A Nick se le encogió el estómago. ¿Qué estaría haciendo _____ allí? Llevaban unos dos meses sin verse, desde aquella noche en que ambos perdieron el sentido para acabar haciendo el amor como dos animales salvajes. El recuerdo de aquella noche lo excitó. Y lo último que quería era pensar en ello. Maldita sea, él había creído que tenía experiencia, y había acabado por llevarse la gran sorpresa de su vida.

Cuando se despertó a la mañana siguiente de aquella noche, descubrió que _____ ya se había marchado; sólo su perfume permanecía en la cama. Había intentado llamarla. Había ido incluso a su apartamento, y ella le había cerrado la puerta en las narices. Y la había abordado en su floristería, con el único resultado de escuchar que lo odiaba y que no quería volver a verlo más.
Le había costado bastante, pero al fin se había convencido: lo que había sucedido entre ellos la noche del bautizo de Melissa Simpson no había sido más que una aberración, un suceso casual. Nick había aceptado ese hecho y había seguido adelante con su vida; o al menos lo había intentado. Se había citado con varias encantadoras señoras a lo largo de los dos últimos meses, pero cada vez que el asunto adquiría visos se seriedad, había creído ver un par de ojos de color castaño claro, mirándolo fijamente.

Nick: —Dígale a la señorita Elliott que entre.

Cuando ____ entró decidida en el despacho, sin desviar la mirada de sus ojos y con la barbilla levantada con gesto desafiante, Nick se temió lo peor. Estaba seguro de que iba a producirse un enfrentamiento.
Parecía incluso más hermosa de lo que recordaba. Su cabello corto de color canela brillaba intensamente; llevaba una minifalda amarilla, una blusa a juego y un par de aretes dorados en las orejas.

Tu: —Si interrumpo algo, te pido disculpas —le dijo ella—. Pero no habría venido de no haber sido por un tema importante.

Nick_ —Siéntate, ____ . Dime por qué estás aquí.

Nick se preguntó por qué de todas las mujeres que había conocido a lo largo de los años, aquel pequeño demonio era la única de la que no había podido olvidarse. ¿Porque le hizo el amor siendo virgen? ¿Por qué descuidadamente se había olvidado de tomar precauciones la primera vez que le hizo el amor? ____- se sentó en el borde de la silla, agarrando su bolso como si fuera un salvavidas.

Nick: —¿Te gustaría tomar una taza de café? ¿Té? ¿Un refresco? — Nick no dejaba de preguntarse en silencio por qué parecía tan nerviosa.

Tu: —No quiero nada, gracias.

Nick: —¿Cómo te ha ido? —le preguntó él.

Tu: —Bien. ¿Y a ti?

Nick: —No puedo quejarme —respondió—. Mira, no es que no me alegre de verte, pero tu visita me ha causado verdadera sorpresa. Hace dos meses, te negaste a verme; ni siquiera querías hablar conmigo por teléfono. Tengo que admitir que siento una gran curiosidad por saber lo que te ha traído hasta aquí.

_____ pensó que aquello iba a resultarle más difícil de lo que había pensado. Nick se estaba comportando, si no con demasiada amabilidad, sí con la suficiente. Después de la manera en que lo había tratado, tenía todo el derecho del mundo a no hablarle. Pero entonces, ¿qué debería hacer? Habían cometido un error monumental… el mayor de su vida. Todavía no sabía por qué se había quedado aquella noche en la casa de Nick . ¿Por qué, después de resistir la tentación durante dos años, había tenido que ceder en aquel momento? Tan pronto había querido huir de su presencia, como al minuto siguiente se había lanzado a sus brazos.

Tu: —Quiero que sepas que no te considero responsable —_______ bajó la mirada, incapaz de mirarlo a los ojos—. Fue culpa mía; debería haberlo previsto —se levantó, y al hacerlo se le cayó el bolso al suelo—. De hecho pensé en ello, pero jamás había sentido algo tan fuerte, tan intenso. Simplemente nunca había experimentado un deseo tan intenso por nadie.

Nick: —¿Qué sentido tiene ahora volver sobre lo ocurrido aquella noche, después de dos meses, cuando hasta ahora te habías negado a verme o a hablarme? —preguntó Nick , levantándose a su vez.
____ se inclinó para recoger su bolso y lo colgó del respaldo de la silla; luego se volvió para mirarlo. Parecía tan frío y distante como siempre; como el Nick Jonas al que durante dos años había estado rehuyendo.

Tu: —No he venido para hablar de lo que sucedió hace dos meses. Bueno, en cierta manera, sí. Es decir, la razón de mi visita es que… después de que nosotros… nosotros…

Nick: —Hicimos el amor —continuó Nick por ella.

Tu: —Sí, después de que hicimos el amor, comprendí que te arrepentías de ello tanto como yo, y me di cuenta de que te sentías responsable, incluso culpable, porque yo era… bueno, yo era…

Nick: —La palabra es «virgen», cariño. Eras virgen.

Tu: —Bueno, sí, me pareció que no tenía sentido que nos culpáramos mutuamente de algo de lo cual ni tú ni yo tuvimos la culpa. Simplemente sucedió.

Nick: —Sucedió tres veces —repuso Nick sin poder evitarlo, y sin saber tampoco qué sentido tenía para ella, o para él mismo, recordarle aquello.

Tu: —Esto no es fácil para mí, ¿sabes? —______ se cubrió la cara con las manos; luego exhaló un profundo suspiro—. He tenido que hacer un gran esfuerzo para venir a contarte…

Nick: —¿Contarme qué? —le preguntó él—. ¿Que no me culpas a mí de la noche de pasión que vivimos los dos hace dos meses?

Tu: —No, no te culpo a ti, sino a mí misma —____ cerró los puños—. No espero que hagas nada, ni te pido nada. Simplemente pensé que tenías derecho a saberlo.

Nick: —¿A saber qué? —Nick la miró fijamente, con inquietud.

Tu: —¡Que estoy embarazada!

Ya estaba, ya lo había dicho. Lo peor ya había pasado; o al menos eso creía ella.

Nick: —¿Que estás qué? —Nick rodeó el escritorio con tanta rapidez que _____- no tuvo ninguna posibilidad de escapar antes de que la agarrara con fuerza por los hombros, mirándola fijamente—. ¿Que estás qué? —repitió.

Tu: —Embarazada.

Tras unos momentos de vacilación e incredulidad, Nick le acarició los brazos, tomándola luego de las muñecas.

Nick: —Lo siento, ____. Nunca fue mi intención que esto sucediera.

Tu: —Lo sé —la joven se encogió de hombros, sonriendo temblorosa—. Ya te dije que no te culpaba por ello.

Nick: —¡Pues deberías hacerlo! —soltándola, se volvió de repente y golpeó la mesa del escritorio con los dos puños—. Durante todos estos años, después de mi divorcio, jamás hice el amor con ninguna mujer sin tomar precauciones. Ni una sola vez. Hasta aquella noche, contigo…

Tu: —Yo tampoco tomé ninguna precaución —repuso _____, deseando consolarlo—. Quiero decir que no estaba tomando la píldora…
Nick: —Bueno, ya no puedo cambiar lo sucedido —dijo Nick , volviéndose hacia ella—. ¡Ojalá pudiera hacerlo! Tenemos que soportar las consecuencias, tomar decisiones acerca de cómo vamos a enfrentar esta situación.
____ no sabía lo que había esperado que le dijera Nick , una vez que lo pusiera al tanto de lo ocurrido. ¿Negarle que era el padre? ¿Que le contestara que era problema de ella, no de él? ¿O acaso había secretamente esperado que se alegrara, la levantara en sus brazos, la besara y dijera que la amaba y que deseaba que tuviera ese hijo?
Pero Nick no la amaba más de lo que ella lo amaba a él. Si pudiera hacer retroceder el tiempo y cambiar lo sucedido, lo haría.
Nick: —Supongo que has considerado todas las opciones —comentó él, preguntándose cómo reaccionaría en caso de que ella le dijera que pensaba abortar. Le diría que no podía hacerlo, que no quería destrozar la vida que habían creado juntos.
Tu: —Sí, ya he analizado todas las opciones con mi médico y con Joy.
Nick: —¿Se lo has dicho a Joy? ¿Craig y ella lo saben?
Tu: —Ayer mismo se lo dije. Fue ella quien me convenció de que viniera aquí para decírtelo. Me prometió que no le diría nada a Craig hasta que yo lo hablara contigo.
Nick: —¿Has tomado una decisión? —inquirió Nick , consciente de que él ya la había tomado con respecto al niño. Había dejado embarazada a _______- , así que se responsabilizaría de la criatura. Se casaría con ella; era la postura más honorable que podía tomar.
Tu: —No quise abortar.
Nick: —Bien —exclamó Nick , aliviado—. Yo tampoco deseaba que lo hicieras.
Tu: —Mi médico y yo también estudiamos la posibilidad de entregar al bebé en adopción.
El doctor Meyers había intentado hablar de ese tema con ella, pero ____ se había negado tajantemente. No tenía ninguna intención de entregar a su niño a unos desconocidos. En cuanto a Nick , estaba decidido a no permitírselo. En caso necesario, se haría cargo solo del bebé, tal y como hizo su padre con él.
Nick: —¿Adopción? Ni siquiera se me había pasado por la cabeza esa posibilidad.
Tu: —Yo la rechacé. Voy a tener a mi hija y a cuidar de ella —señaló ____ , que ya había decidido que la criatura iba a ser niña. No podía imaginarse a sí misma embarazada de un niño… de un pequeño niño de ojos negros que crecería para parecerse cada vez más a Nick
Nick: —¿De verdad vas a hacerte cargo del bebé? —preguntó Nick dejando escapar el aliento que había contenido hasta ese instante.
Tu: —He venido aquí para decírtelo porque Joy me señaló acertadamente que, como su padre, tenías derecho a saberlo —repuso _______ desviando la mirada—. No espero que te sientas responsable, ni tengo la menor intención de pedirte ayuda alguna.
Nick: —¿Qué estás intentando decirme? —la agarró de un brazo cuando ella se volvía para darle la espalda—. Vienes aquí y me anuncias que vas a tener un niño mío, pero que no esperas que me sienta responsable. Bueno, cariño, será mejor que te lo pienses otra vez. El bebé también es mío —bajó la mirada al vientre plano de _______ , con un gesto protector.
Tu: —¿Quieres responsabilizarte del bebé? —lo miró fijamente, sin dar crédito a lo que había oído.
Nick: —Claro que sí.
Tu: —¿Cómo es posible, Nick ? No creo que exista ninguna forma de que los dos podamos compartir la responsabilidad de cuidar a la criatura.
Nick: —Bueno, tendríamos que encontrarla, ¿no?
_____ se estremeció cuando él le puso una mano en el vientre; el contacto era tan inocente y, al mismo tiempo, tan abrumadoramente íntimo… Nick sonrió, recordando que ella se había referido a su bebé como su hija. Le encantaba; iba a tener una hija…
Nick: —Darás a luz dentro de siete meses… La ceremonia debería ser sencilla, pero elegante. Craig y Joy podrían hacer de padrinos.
____- estaba asombrada; se dijo que por fuerza debía de haber malinterpretado lo que él le había dicho. Era como si estuviera planeando una boda…
Tu: —¿Es que esperas que me case contigo?
Nick:—Por supuesto. Nuestro bebé no va a venir al mundo sin que su madre y su padre estén casados.
Tu: —Pero… nosotros no podemos casarnos.
Nick: —¿Por qué no?
Tu: —Porque no nos queremos. Ni siquiera nos gustamos mucho —_____- se liberó de la posesiva mano de Nick —. Hasta la noche en que… eh… hicimos el amor, no podíamos estar juntos en la misma habitación sin acabar discutiendo.
Nick: —Pues cuando estábamos juntos en la cama, no discutíamos. Todo lo que hicimos fue…
Tu: —¡No lo digas! Sé perfectamente lo que sucedió aquella noche. Ambos nos volvimos locos, pero ahora no estoy loca, y sé que no puedo casarme contigo. Sería un error.
Nick: —No casarse sí que sería un error. ¿Es que no lo ves? Estemos o no enamorados, aunque tengamos nuestras diferencias, estamos obligados a casarnos; se lo debemos a nuestro hijo, así como a nosotros mismos. Después de todo, Decatur es una pequeña y tradicional ciudad del sur, y ambos debemos velar por nuestras respectivas reputaciones.
Tu:—Tú no me gustas, Nick. Incluso aunque echáramos a perder nuestras reputaciones, eso sería mejor que intentar vivir juntos. Terminaríamos matándonos entre sí.
Nick: —Pues sí que te gustaba la noche en que concebiste a mi hijo. Me diste la impresión de que te gustaba absolutamente todo de mi persona —repuso Nick, riendo.
Tu:—Eso es típico de ti, recordarme la locura que me invadió… Aquel día fue muy intenso para mí; Joy bautizó a su hija con mi nombre, todo aquello me afectó mucho… Luego estalló la tormenta, y yo…
Nick: —Te comportaste como una mujer. Como una verdadera mujer. Tierna y cariñosa…
Tu: —Cometí el error de caer en tus brazos. Me parecías tan… irresistible y, por primera vez, cedí ante mis propios deseos. ¡Y mira lo que sucedió! —decidida a no llorar, ____- apretó los dientes.
Nick: —¿Quieres que me reconozca culpable? —le preguntó Nick acercándose a ella y haciéndola retroceder—. ¿Quieres que asuma que la culpa fue mía? De acuerdo, lo asumo. No debía haberte hecho el amor. Sabía lo sensible y vulnerable que te sentías. Pero maldita sea, _____- , no sabía que nunca habías estado con un hombre. Creía que habías hecho el amor con todos aquellos idiotas con los que salías.
Tu:—Bueno, pues no. La verdad es que no sé por qué no pude resistirme aquella noche.
Nick: —No pudiste resistirte, ¿eh? —le preguntó Nick sonriendo.
_____- le lanzó con fuerza el bolso, que cayó al suelo después de rebotar contra su pecho. ¿Por qué había reconocido delante de él que no había sido capaz de resistírsele aquella noche? Era una estúpida.
Nick:—Será una boda estupenda —señaló Nick , después de recoger el bolso del suelo y entregárselo—. Podemos pegarnos durante todo el día y hacer el amor durante toda la noche.
Tu: —No voy a casarme contigo.
Nick; —Si crees que te estoy sugiriendo un matrimonio de amor, entonces deja de preocuparte —Nick se dio cuenta de que tenía que realizar bien su jugada; de lo contrario _____ podría salir de su despacho y de su vida, llevándose a su hijo consigo.
Tu: —¿Qué me estás sugiriendo entonces?
Nick: —Que nos casemos solamente por el bien de nuestro hijo, y para cuidar nuestras respectivas reputaciones. Ambos tenemos mucho que perder —observó a ____- mientras reflexionaba en sus palabras, y vio que se estaba debilitando un poco; tenía que insistir un poco más—. Cuando nos casemos dormiremos, viviremos en habitaciones separadas, si eso es lo que quieres.
Tu: —¿Pero qué tipo de matrimonio sería ése?
Nick: —Un matrimonio puramente formal, en beneficio del bebé. Después de que ella… o él nazca, nos divorciaremos tranquilamente y compartiremos su custodia. No tendrá por qué haber ningún problema.
Tu: —Pero todo el mundo sabría… quiero decir que tendríamos que decirle a la gente que…
Nick: —No tienen por qué saber nada de nuestros asuntos particulares. Si quieres decírselo a Joy, yo no me opondré.
Tu: —No lo sé. No he venido a verte esperando que me propusieras que me casara contigo —«¡Mentirosa!», le gritó su propia conciencia. En lo más profundo de su corazón, había esperado que Nick encontrara una forma de arreglarlo todo.
Nick: —Piensa en ello. Háblalo con Joy —añadió Nick, y consultó su reloj—. Son las diez y media; tómate todo el día. Esta noche iré a buscarte para cenar; así tendremos oportunidad de hablar de la situación y hacer planes.
Tu:—De acuerdo; recógeme a eso de las siete —repuso _____ . Después de todo, ¿qué daño podría hacerle reflexionar sobre su propuesta?
Nick: —¿Quién es tu médico? —le preguntó Nick deteniéndola cuando ya se disponía a salir.
Tu: —El doctor Meyers. ¿Por qué me lo preguntas?
Nick: —He pensado en llamarlo para…
Tu: —¿Para comprobar que realmente estoy embarazada? —levantó una mano con la intención de propinarle una buena bofetada. ¿Cómo se atrevía a pensar algo semejante?
Pero Nick le agarró el brazo en el aire, mientras le decía:
Nick: —No. Para que me explique de qué forma puedo ayudar a que este embarazo te resulte más fácil, menos incómodo.
Tu:—Oh —exclamó ella—. Es el doctor Meyers, de Decatur. Dentro de un mes tengo que volver para que me haga una nueva revisión.
Nick: —Te veré esta noche —se despidió Nick , tomándola de la barbilla—. Hasta entonces, cuida bien de ti y de nuestra hija —y la besó levemente en los labios.
________ lo miró con fijeza, sin devolverle el beso pero sin resistirse tampoco a aquella dulce intimidad.
Tu: —Hasta la noche —murmuró.
Nick observó a ____- mientras salía al vestíbulo de su despacho, donde se encontraba sentada su secretaria.
Nick: —Me voy a casar, Sandra. Esa pequeña pelirroja es mi futura esposa.
Sandra: —Felicidades, señor. Ignoraba que estuviera seriamente comprometido con alguien.
Nick: —Oh, pues lo estoy con _____- Elliott. Más de lo que ningún hombre podría estarlo.


Joy: —¡Te ha pedido que te cases con él! —de rodillas en el suelo frente a su hija, Joy Simpson levantó su mirada asombrada hacia ____.
Tu: —No sé qué era lo que realmente esperaba —____ dejó su bolso en el mostrador de la trastienda de su floristería—. Pero ciertamente no me esperaba una propuesta de matrimonio.
Joy: —Bueno —repuso Joy después de limpiarle la boquita a su hija y levantarla en brazos—. Siempre he pensado que Nick era un hombre honesto…
Tu: —¡Ja! Si hubiera sido honesto aquella noche después de la fiesta del bautizo, ahora mismo no estaría embarazada.
Joy: —Para eso —Joy le puso una mano en un hombro— ya sabes que se necesitan dos. Y tú fuiste una entusiasta participante en lo que tuvo lugar aquella noche.
Tu: —Tienes razón en eso —replicó la joven, apretando los dientes; luego cerró los ojos y sacudió la cabeza—. No puedo casarme con Nick .
Joy: —No creo que sea positivo tomar una decisión tan apresurada —comentó Joy—. Después de todo, todavía no has tenido tiempo de pensar bien las cosas.
Tu: —No necesito más tiempo para pensármelo. No voy a casarme con Nick. Ya hemos cometido un estúpido error; sería ridículo cometer otro.
Joy: —¿Por qué sería un estúpido error que te casaras con Nick?
Tu: —¿Cómo puedes preguntarme eso? —preguntó ______ mientras procedía a revisar la correspondencia que había recibido esa mañana—. Sabes perfectamente lo que sentimos el uno por el otro.Nick no aprueba el tipo de mujer que soy y, ciertamente, yo tampoco apruebo la clase de hombre que es. Y sobre todo, no tenemos nada en común. Sólo conseguiríamos hacernos daño el uno al otro.
Joy: —Bueno, tengo que admitir que hasta ahora no parece que hayáis congeniado muy bien. Nick es uno de los tipos más anticuados que conozco y desde luego tú eres una mujer moderna. Pero también es verdad que tenéis algo en común.
Tu: —¿Qué?
Joy: —Una criatura que habéis engendrado juntos.
Tu: —Ah, eso —___ suspiró—. Pero a pesar de todo, sigo sin poder casarme con él. Todavía no nos hemos comprometido y ya me está dando órdenes. No me he pasado toda mi vida adulta rehuyendo enredos amorosos que pudieran conducirme al matrimonio y a la esclavitud para acabar casándome con un hombre de Neanderthal. Comprendes por qué no puedo casarme con Nick, ¿verdad?
Joy: —Comprendo tus razones, y convengo contigo en que generalmente es un error casarse con una persona sin quererla, pero tú estás embarazada.
Tu: —¿Y? —encogiéndose de hombros, ____ abrió otro sobre, le echó un vistazo y lo tiró a la papelera—. En todo el país hay muchísimas madres solteras. No hay razón para que yo no pueda hacer lo mismo. Después de todo soy una mujer madura de veintiocho años, tengo un próspero negocio y mi mejor amiga estará a mi lado durante todo el embarazo. ¿No es cierto?
Joy: —Sí, claro, ¿pero qué pasará después de que nazca el niño? Craig y yo compartimos todas las responsabilidades de cuidar a Missy.
Tu: —Puedo cuidar a un bebé sin necesidad de tener un marido a mi lado.
Joy: —Bueno, no olvides que yo ahora sólo estoy trabajando dos días por semana. ¿Quién va a ayudarte a cuidar al bebé cuando estés trabajando? Podrías llevártelo contigo, supongo, como yo estoy haciendo con Missy ahora mismo, pero hacer eso todos los días puede que te resulte difícil.
Tu: —Me enfrentaré a esos problemas cuando lleguen. Y de alguna manera encontraré una solución.
Joy: —Te estás olvidando de varias cosas importantes.
Tu: —¿Qué cosas? —le preguntó ______ .
Joy: —Recuerda dónde vives y quién eres —le dijo Joy—. Esto no es Nueva York ni Los Ángeles. Vivimos en el corazón de Alabama y a los ciudadanos de Decatur, clientes de tu floristería, no les gustan las madres solteras.
Tu: —Lo sé —frunciendo el ceño; ____ sacudió la cabeza—. Nick ya me ha señalado que tenemos que mantener nuestras respectivas reputaciones, y velar por el futuro de nuestro hijo.
Joy: —Creo que también te estás olvidando de Nick. Él querrá formar parte de la vida de su hijo. Sólo porque no estés casada con él, eso no le priva de sus derechos como padre.
Tu: —Entonces, ¿qué me aconsejas que haga? —______- separó las facturas del resto de la correspondencia.
Joy: —Aceptar ese matrimonio formal sólo hasta el nacimiento del niño. Luego, conseguir un divorcio. Permitir que Nick le dé su apellido al niño y que los dos lleguéis a un acuerdo por lo que se refiere a los gastos de mantenimiento y a las visitas. Si conseguís llevaros bien, ése será el mejor regalo que podáis hacerle a vuestro hijo.
Tu: —Es exactamente lo mismo que me sugirió Nick. Pero quizá podamos resolver esas cosas sin casarnos. Si nos casamos Nick querrá que cambie, y yo desearé que cambie él. Cada uno intentará hacer que el otro se convierta en lo que espera de su pareja ideal. Además, no sé si es posible que Nick y yo podamos llevarnos bien.
Joy: —Creo —sonrió Joy— que los dos ya lo habéis demostrado. Al menos, durante una noche.
Tu: —¡Joy!
Joy: —¿Y qué tiene de malo que la gente cambie un poco? Sé que Nick tiene un carácter un poco anticuado, tradicional, pero con un algún esfuerzo por tu parte, apuesto a que puedes «modernizar» su pensamiento.
Tu: —Tengo mis serias dudas — ____ recogió los dos montones en que había -dividido la correspondencia, le entregó uno a Joy y se llevó el otro a la pequeña oficina que estaba en la trastienda.
Joy: —Si ya has tomado una decisión —le dijo Joy, siguiéndola—, no comprendo por qué has aceptado cenar con él.
Tu: —No podía pensar con coherencia después de que me dijera que quería casarse conmigo. Me tomó por sorpresa. No esperaba que asumiera la responsabilidad de lo sucedido; jamás se me ocurrió pensarlo.
Joy: —Realmente no conoces para nada a Nick —repuso Joy, suspirando—. Porque es alto y grande, guapo y muy masculino, siempre te ha recordado inevitablemente a tu padre. Nunca le has dado la menor oportunidad. Seguro que la noche en que hicisteis el amor, tuviste que darte cuenta de que Nick no era como Raymond.
Tu: —No creo que sea exactamente como Raymond. Sé que Nick nunca abusaría de su mujer o la dominaría tan completamente que no fuera capaz de pensar por sí misma, pero…
Joy: —¿Pero qué?
Tu: —Pero Nick y yo somos personas completamente opuestas. Probablemente esperara que le prepare la cena todas las noches, que le lave la ropa y cosas así. El matrimonio sería un error tanto para mí como para él.
Joy: —¿Estás segura? —le preguntó Joy.
Tu: —Sí. No hay forma de que acepte casarme con Nick


Craig: —¿____ está embarazada y tú eres el padre? —Craig Simpson abrió mucho los ojos, esforzándose al mismo tiempo por contener la risa.
Nick: —¿Qué diablos te parece tan divertido? - Nick paseaba por su despacho como un tigre enjaulado—. He dejado embarazada a una mujer. Y no a una mujer cualquiera, sino a _____ Elliott —levantó los ojos al cielo y sacudió la cabeza—. ¡La única mujer de este mundo que me odia de manera visceral!
Craig: —Pues no debía de haberte odiado la noche en que hicisteis el amor —comentó Craig.
Nick: —No sé qué es lo que me pasó —Nick se pasó las manos por su espeso cabello oscuro, salpicado de gris—. He revivido mil veces aquella noche. Incluso antes de la revelación que hoy me ha hecho _______ , he pensado en lo sucedido, intentando averiguar por qué terminamos haciendo el amor. Tan pronto estábamos discutiendo, como habitualmente hacemos, como al minuto siguiente… Aquel día _____ había llorado mucho. Yo quería consolarla, y…
Craig: —¿Y perdiste los estribos?
Nick: —Algo parecido. Fue como si ambos nos hubiéramos convertido en dos personas diferentes, y fuéramos incapaces de dejar de tocarnos.
Craig: —La atracción de los contrarios. Fíjate en Joy y en mí.
Nick: —Ya, bien, pero vosotros os sentisteis atraídos y os gustasteis desde el primer momento, y os enamorasteis. No ha sido así con ____ y conmigo —Nick continuó paseando de un lado a otro detrás de su escritorio.
Craig:—______ y tú os sentisteis atraídos desde el primer momento, pero en lugar de admitirlo, luchasteis contra ello. Esa podría ser la razón de vuestras continuas discusiones.
Nick: —_____ no es mi tipo. Yo prefiero a las mujeres que no están constantemente a la defensiva, que no dan a su desarrollo profesional más importancia que a su matrimonio —Nick se desplomó sobre la silla, detrás de su escritorio—. Y yo tampoco soy su tipo. Le recuerdo demasiado a su padrastro, al que al parecer desprecia profundamente.
Craig: —Así que el matrimonio está descartado, ¿no? —comentó Craig, estirando las piernas.
Nick: —No necesariamente —repuso Nick —. Creo que ____ y yo deberíamos casarnos, por el bien de nuestro hijo y de nuestra propia respetabilidad. Ambos tenemos que pensar en nuestra reputación en la comunidad. Sería solamente un matrimonio formal, y nos divorciaríamos después de que naciera el niño. Luego compartiríamos su custodia.
Craig: —¿_____ se ha mostrado de acuerdo con eso?
Nick: —Todavía no, pero estoy seguro de que al final lo hará. Después de todo, le conviene. Daré a nuestro hijo mi apellido, al igual que mi amor y mi apoyo económico durante el resto de su vida. Y cuidaré a ____ durante el embarazo.
Craig: —_____ no es el tipo de mujer que aceptaría dejarse cuidar por un hombre —rió Craig—. Es muy independiente. Joy me contó que una vez ____ abandonó a su padrastro y a su madre, negándose a recibir nada de ellos. Y Raymond Harold no era precisamente un hombre pobre. ____ se ganó la vida trabajando mientras estudiaba, y se independizó económicamente a la edad de dieciocho años.
Nick: —Hey, no se trata de que me comprometa a cuidarla durante el resto de su vida. Tú redactarás los documentos. Lo revisaremos todo escrupulosamente para que no haya malentendidos.
Craig: —Suena muy romántico —Craig levantó los ojos al techo, perdiéndose la amenazante mirada que le lanzó Nick .
Nick: —No hay nada romántico en mi relación con ____ y tú lo sabes. La dejé embarazada y simplemente estoy intentando hacerme cargo de la situación.
Craig: —Si no recuerdo mal, una vez me dijiste que después de lo que te hizo Lynn, no tenías ninguna gana de volver a casarte.
Nick: —Sí, es verdad, pero tampoco tenía intención de dejar embarazada a ninguna mujer.
Craig: —¿Y si ______ rechaza tu generosa oferta? —le preguntó Craig—. Puede que decida prescindir de ti y de tu dinero.
Nick: —Oh, se casará conmigo. Y aceptará todas las condiciones: el divorcio después del nacimiento del niño, la generosa ayuda económica y la custodia compartida. No voy a darle opción —Nick cruzó los brazos sobre el pecho.
Craig: —Creo que no conoces bien a _____ Elliott —repuso Craig—. No es del tipo de mujer que reciba órdenes, especialmente cuando proceden de un hombre.
Nick: —Yo no soy cualquier hombre; soy el padre de su hijo. Y tengo ciertos derechos legales, ¿no?
Craig: —Te sugiero que no le menciones a ______ eso de los derechos legales cuando la invites a cenar esta noche. Amenazarla sería lo mismo que agitar un trapo rojo delante de un toro.
Nick: —No tengo intención de amenazarla mientras esté dispuesta a mostrarse razonable, y creo que lo hará. Después de todo, le conviene sobremanera casarse conmigo.
Craig: —No estoy tan seguro de que _____ lo vea de esa forma.
Nick: —No hay ninguna duda —replicó Nick inclinándose sobre el escritorio y mirando fijamente a Craig—____ se casará conmigo.
Craig: —Sigue mi consejo, viejo amigo. Lleva cuidado con ella. Si presionas demasiado, luchará contra ti hasta el final.
Nick: —Esta noche desplegaré mis mejores encantos, y le haré a la madre de mi hijo una oferta que no podrá rechazar —se levantó de la silla y, sonriendo, le tendió la mano a Craig—. Tú vas a ser mi mejor aliado. Te llamaré mañana para comunicarte lo que ____ y yo hayamos decidido esta noche.
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 14th 2011, 19:38

estuvo genial Very Happy
Volver arriba Ir abajo
paulovenick
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 180
Edad : 24
Fecha de inscripción : 02/02/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 15th 2011, 00:06

ahiiii un bebe de nick !!! que lindo que el se quiera casr conmigo (l)
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 15th 2011, 08:31

ya mas al ratito subo Smile
cuiddensse muchisisimisimo xD
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 15th 2011, 11:27

siguela pronto Smile
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 15th 2011, 15:18

Capítulo Tres

En el momento en que probaba el postre, _____ comprendió que iba a ponerse enferma y a sentir ganas de vomitar. Había cometido una estupidez al pedir pescado ahumado, uno de sus platos preferidos. Todavía no podía creer que alguna vez se acostumbraría a sentir esas terribles náuseas tanto de día como de noche.

Tu: —Discúlpame —se levantó bruscamente de la mesa y se retiró con rapidez, para casi de inmediato darse cuenta de que no sabía dónde estaba el servicio de señoras. Mientras agarraba a un camarero del brazo, sentía un sabor amargo en la garganta—. El servicio —murmuró, temerosa de abrir la boca.

Camarero: —Al otro lado de la esquina, a la derecha —le indicó el joven, mirándola con los ojos muy abiertos.

Nick la alcanzó justo cuando abría de golpe la puerta del lavabo.

Nick: —¿Qué diablos pasa? —le preguntó él.

Pero ______- no tenía tiempo para explicaciones, así que terminó de entrar y le dio con la puerta en las narices.

Nick: —_____ , ¿estas bien? —preguntó Nick , llamando a la puerta.

Se preguntaba qué podía haber sucedido. Estaban cenando tranquilamente mientras hablaban de música; los dos habían descubierto que compartían una pasión común: el buen jazz. De repente, el rostro de _____ había adquirido un tono ceniciento y se había levantado de la mesa como si la persiguieran todos los demonios.

Nick: —¡______!

Camarero: —¿Puedo ayudarle, señor? —le preguntó un camarero.

Nick: —No, a no ser que pueda encontrar a una dama dispuesta a entrar aquí y averiguar lo que le sucede a mi amiga.

Camarero: —¿Está enferma la joven dama, señor?

Nick: —No lo sé. Por eso necesito que alguien entre y averigüe lo que sucede.

Camarero: —Bueno, señor, veré lo que puedo hacer —dijo el camarero antes de marcharse.

Nick: —¿______? ¡Por el amor de Dios, mujer, contéstame! —gritó Nick.

Esperó durante lo que le pareció una eternidad antes de que una atractiva morena pasara a su lado y abriera la puerta del servicio—.

Nick: Señorita —la abordó, demasiado preocupado por _____ para pensar en la impresión que pudiera dar a los demás.

Señorita: —¿Sí? —preguntó la mujer, volviéndose para mirar a Nick de la cabeza a los pies.

Nick: —Parece que mi amiga se ha puesto enferma. Está dentro, y no tengo forma de saber si necesita mi ayuda o no.

Señorita: —Oh, ya veo —la mujer se echó a reír—. Dígame cómo es su amiga y haré lo que me pide.

Nick: —Es pequeña, pelirroja. Y lleva un vestido blanco y negro.

Señorita: —De acuerdo. Voy a ver cómo se encuentra.

Nick: —Gracias.

Nick esperó durante un rato más; tenía la frente perlada de sudor. ¿Era normal que las mujeres embarazadas se comportaran de una manera tan extraña? Por supuesto, había oído hablar de las náuseas matutinas, pero en ese momento eran más de las ocho de la tarde. De repente la atractiva morena asomó la cabeza por la puerta y le hizo un gesto para que se acercara.

Nick: —¿Se encuentra bien? —le preguntó Nick.

Señorita: —Ha estado vomitando; se siente muy mal. Parece como si se fuera a desmayar de un momento a otro.

Sin pensar en las posibles consecuencias de sus actos, Nick entró en los lavabos. La puerta de uno de los cubículos estaba abierta, y vio a ____ inclinada sobre el inodoro, vomitando. Después de quitarle la toalla de papel de la mano, le limpió la cara con ella.

Nick: —¿Náuseas matutinas por la tarde? Maldita sea,____- , ¿por qué lo tienes que hacer todo al revés?

Tu: —Déjame sola —musitó, dándole un manotazo en el brazo con que él le rodeaba los hombros.

Nick: —Voy a llevarte a casa y luego llamaré al doctor Meyers.

Tu: —Me pondré bien. Ya se me ha pasado la náusea. No creo que vuelva a vomitar.

Nick: —Pues entonces vamos —Nick la levantó en brazos—. Me has dado un susto de muerte al abandonar la mesa de esa manera.

Tu: —Por el amor de Dios, bájame ahora mismo —susurró, consciente de que la atractiva morena les había sonreído cuando pasaron a su lado al salir de los lavabos—. ¡Has perdido el juicio!

Dos camareros y el director del restaurante se encontraban en el pasillo, a la expectativa.

Director —¿Algún problema, señor Jonas? —le preguntó el director—. ¿Podemos ayudarle en algo?

Nick: —Cargue la cuenta de la cena a mi nombre, y asegúrese de cobrarse una buena propina —respondió Nick —. Me temo que la señorita Elliott ha sufrido una indisposición de estómago. Voy a llevarla a su casa.

Director: —¡Oh! Espero que no haya sido por la comida… —dijo el director.

Nick: —En absoluto —exclamó Nick de camino hacia la salida, seguido por el director y los camareros—. Mi futura esposa va a tener un hijo y acaba de padecer una náusea matutina a una hora equivocada del día.


Todos: —¡Oh! —exclamaron al unísono los tres hombres.

Mientras esperaban a que un empleado fuera a buscar su coche, Nick seguía a negándose a bajarla a pesar de sus amenazas.

Tu: —¿Por qué has hecho eso? —le preguntó _____-, furiosa ante la idea de dar un espectáculo semejante en público.

Nick: —¿Hacer qué? —preguntó Nick con falso tono inocente.

Tu: —Decirle a todo el mundo entero que voy a tener un bebé. Que los dos vamos a tenerlo.

Nick: —Porque es verdad.

Tu: —Ya sé que es verdad, pero no tienes por qué anunciarlo a todo el mundo, ¿no te parece?

Nick: —¿Te avergüenza llevar un hijo mío en tu vientre? —le preguntó Nick

Tu: —¡Sí! ¡No! No me avergüenza en absoluto. Simplemente me incomoda que proclames con voz alta y clara que estoy embarazada, y me saques en brazos del restaurante, con un montón de gente mirándonos. ¿Qué pasa con nuestras respectivas reputaciones, por las que estabas tan profundamente preocupado?

Nick: —El hecho es que estás embarazada, y dentro de pocos meses todo el mundo lo va a saber —cuando el empleado se presentó con su coche y les abrió la puerta, Nick hizo sentar a ____ —. Además, no quería que el señor Dennison pensara que su deliciosa cena había sido la causa de tu malestar, ¿no estás de acuerdo conmigo? De todas formas, les dije que eras mi futura esposa —le cerró la puerta y rodeó el coche para sentarse al volante.

Tu: —Para tu información, Nick Jonas , no hay una hora adecuada para tener náuseas matutinas. Esta palabra describe simplemente las náuseas que asaltan a una mujer embarazada tanto de día como de noche —_____- le dio un manotazo cuando vio que intentaba abrocharle el cinturón de seguridad—. ¡Y no soy tu futura esposa! No he consentido en casarme contigo.

Nick: —¿Dejarás algún día de atacarme? Estoy harto de que me des manotazos cada vez que intento ayudarte —se quejó Nick , arrancando el coche.

Tu: —Entonces deja tú de ayudarme tanto —____ cruzó los brazos sobre el pecho, pensando malhumorada que aquella cena en Huntsville con Nick había sido un error. En el mismo momento en que se pasó por su apartamento para recogerla, debería haberle dicho que no iba a casarse con él.
Ninguno de los dos abrió la boca durante el trayecto al apartamento de _____ , en el barrio sur de Decatur. Para cuando Nick salió del coche y lo rodeó para abrirle la puerta, ___-- ya estaba fuera, en el sendero de entrada, con la llave de su casa en la mano.
Nick se dijo que había vuelto a olvidarse de un pequeño pero importante detalle: _____ no quería que él le abriera la puerta del coche, o pidiera por ella en el restaurante, todo ese tipo de galanterías pasadas de moda.
De repente, ______- sintió que todo daba vueltas a su alrededor, y tuvo que apoyarse en el coche.

Tu: —Otra vez no —gimió.

Odiaba que Nick la viera en ese estado, tan débil y enferma. Pensaría que era otra de esas clásicas mujeres indefensas, y eso era lo último en lo que _____ Elliott querría convertirse: en una mujer tan débil y sometida como lo había sido su madre.____ no podía recordar a su madre plantando cara a su marido. Lo que sí recordaba, y demasiado bien, eran las noches en que había permanecido despierta durante horas escuchando sus desesperados sollozos. Por eso se había jurado a sí misma que ningún hombre la dominaría jamás. Cuando dio un paso hacia delante y se tambaleó, inestable, Nick la sujetó atrayéndola hacia sí.

Nick: —¿Mareada? —le preguntó.

Tu: —Un poco —admitió ella—. Quedémonos aquí unos minutos. Me pondré bien.

Nick: —Deberías entrar ya para tumbarte y descansar.

A pesar de sus protestas, Nick la levantó en brazos y la subió a su apartamento. Le quitó la llave de la mano, abrió la puerta y entró, encendiendo la luz. Después de apartar una mesa de café en el salón, tumbó a _____ en el sofá. Cuando ya se disponía a buscar una manta para cubrirla, ella le dijo:

Tu: —Ni se te ocurra, Nick . Estamos en septiembre.

Nick: —¿Puedo ofrecerte algo? —le preguntó él, sentándose en una silla al lado del sofá—. ¿Un vaso de agua, un refresco, un whisky?

Tu: —Creo que un poco de agua mineral con gas me vendrá bien.

Nick: —¿Tienes en la nevera o necesito bajar a por ella?

Tu: —Hay un poco en la nevera, pero no quiero molestarte.

_____ intentó levantarse, pero Nick se lo impidió con delicadeza, diciendo:

Nick: —Hasta ahora eres tú quien ha hecho el trabajo duro de cargar con el bebé. Creo que lo menos que puedo hacer es cuidarte un poco.

Tu: —No quiero que nadie me cuide; soy una mujer adulta. Puedo cuidar de mí misma —cruzó los brazos sobre el pecho, un gesto que repetía a menudo y que Nick encontraba cada vez más irritante.

Nick: —Espero que no vayas a comportarte así durante los próximos siete meses —repuso él cuando se disponía a abrir la puerta de la cocina—. Si lo haces, nuestro matrimonio va a resultarnos a los dos bastante desagradable.

Tu: —No tienes por qué preocuparte por eso, porque no va a haber…

Nick: —No puedo oírte —gritó Nick desde la cocina—. Espera a que vuelva para hablarme.

Nunca había estado antes en la cocina de _____ , y se quedó sorprendido. Los armarios estaban pintados en brillantes tonos dorados, azules y rojos. Cuatro sillas de madera rodeaban una pequeña mesa cubierta por un mantel de vivos colores. Abrió la nevera y sacó una botella de agua que llevó al salón; luego, arrodillándose al lado del sofá, le ofreció un vaso a _______ .

Tu: —Gracias —dijo ella.

Nick: —¿Qué me estabas diciendo cuando estaba en la cocina?

Tu: —Que no puedo casarme contigo.

Nick la miró fijamente durante unos minutos con expresión extraña; luego se levantó y se puso a pasear por la habitación.

Nick: —Voy a formar parte de este embarazo y de la vida de mi hijo tanto como si nos casamos como si no —dijo, interrumpiéndose con la mirada perdida—. Nuestra boda redundará más en tu beneficio que en el mío.

Tu: —¿Qué quieres decir? —______ se incorporó en el sofá.

Nick: —Bueno, tú serías una mujer casada embarazada, en vez de una soltera embarazada.

Tu: —Estupendo —____ se encogió de hombros—. Estamos en los noventa, no en los cincuenta. Muchas mujeres solteras tienen sus bebés.

Nick: —Pero no el mío. Y no en Decatur, Alabama.

Tu: —¿Quieres casarte conmigo porque piensas que es un gesto honorable por tu parte? —le preguntó ____ , y como él no respondió sino que se limitó a mirarla incrédulo, se irritó aún más—. Eres un retrógrado. Te gustaría gobernar tu familia con puño de hierro, haciéndote cargo de una pequeña mujer porque no ha tenido el suficiente sentido común para cuidar de sí misma.

Nick: —Maldita sea, ______- no pongas esas palabras en mi boca y no finjas saber cómo soy en realidad.

Tu: —Mi hija no necesitará un padre que la considere débil e indefensa, y la haga sentirse como una persona incompleta, con carencias —____ bajó las piernas del sofá.

Nick: —Me has confundido con otra persona —Nick se golpeó la palma de una mano con el puño cerrado—. Ninguna hija mía sería débil o indefensa, y jamás la haría sentirse de esa manera. Mi hija sabrá que es el ser más especial del mundo, y que haré cualquier cosa por ella.

Tu: —¡Mi hija no necesitará que ningún hombre cuide de ella! —______ se levantó de un salto del sofá, desafiando a Nick con la mirada.

Nick: —No estás pensando de forma razonable. Nuestro bebé, niña o niño, nos necesitará a los dos. Los bebés necesitan un cuidado constante.

____ maldijo su propia estupidez. Por supuesto que sabía que los bebés necesitaban un cuidado constante. Nick simplemente no comprendía lo que había querido decirle. ¡Era un hombre típico!

Tu: —No veo ventaja alguna en nuestra boda —la joven permaneció de pie entre el sofá y la mesa de café, mirando a Nick directamente a los ojos—. Si hubiera sabido que intentarías hacerte cargo de mi vida y de la de mi bebé, nunca te habría dicho que estaba embarazada.

Nick: —Bueno, el caso es que me lo dijiste, y me alegro de ello —Nick dio un tentativo paso hacia delante, pero se detuvo al ver que ella retrocedía hacia el sofá—. En este momento, lo que los dos necesitamos hacer es pensar en lo mejor para nuestro bebé.

Tu: —¿Y qué piensas tú que es lo mejor para el bebé?

Nick: —Unos padres que estén casados cuando ella o él nazca. Unos padres que gocen de una custodia compartida, sin problemas. Una madre que no ponga constantemente una mala cara al padre, y un padre que muestre respeto por la madre.

En teoría, _______ se mostraba de acuerdo con Nick , pero no podía evitar preguntarse si en realidad creía en lo que había dicho, o si simplemente le estaba diciendo lo que ella deseaba oír.

Nick: —¿Ves lo que quiero decir, ____- ? ¿Te das cuenta?

Nick hizo otro intento de acercarse a ella. Al retroceder, _____ tropezó con el sofá y cayó sobre los cojines, momento que él aprovechó para sentarse en la mesita del café y tomar sus temblorosas manos entre las suyas.

Tu: —No creo que podamos vivir juntos. Nunca nos llevaremos bien, y nuestras discusiones constantes perjudicarían al bebé —____ intentó liberarse—. Por favor, suéltame.

Nick: —Tendremos una boda exclusivamente formal —dijo Nick —. Asistiré contigo a las sesiones de gimnasia de embarazo y estaré presente durante el parto. Y una vez que nuestro hijo nazca y ya estés recuperada, nos divorciaremos. Ayudaré económicamente a mi hijo o a mi hija. Incluso os construiré una casa.

Tu: —Eso es muy generoso por tu parte. ¿Qué es lo que sacas tú de eso?

Nick: —Experimentar todos los aspectos de la paternidad.

Tu: —¿Y?

Nick: —Querré la custodia compartida.

Tu: —¿Qué quieres decir exactamente con eso? —le preguntó ella.

Nick: —El niño pasará parte del tiempo contigo y parte conmigo.

Tu: —No quiero casarme contigo —_____ bajó la mirada hasta sus manos, y Nick se las soltó—. Y si eres sincero contigo mismo, estoy segura de que tú tampoco quieres. A pesar del hecho de que hayamos pasado una noche juntos, realmente no nos gustamos.

Nick: —Quizá podríamos aprender a gustarnos —repuso Nick —. Si nos diéramos mutuamente una oportunidad y realmente llegáramos a conocernos entre sí, podríamos llegar a ser amigos.

Tu: —Dudo que eso suceda alguna vez.

Nick: —¿Por qué no? —sonrió Nick —. Hace unos meses ninguno de los dos habría creído que nos convertiríamos en amantes, y mira lo que ha sucedido.

Tu: —Lo único que puedo prometerte es que me lo pensaré. Reflexionaré sobre todo lo que has dicho.

Nick: —¿Cuánto tiempo necesitarás?

Tu: —¿Cómo que cuánto tiempo?

Nick: -Sí, no tenemos todo el tiempo del mundo, ya lo sabes. No quiero tener que saberlo cuando ya te lleven al paritorio.

Tu: —No permitiré que me mandes ni tomes ninguna decisión por mí. Y no dormiré contigo.

Nick: —Si acepto esas condiciones, ¿te casarás conmigo?

Tu: —No lo sé. Tengo que pensarlo.

Nick: —Te concederé de plazo hasta la noche del sábado; entonces te recogeré para cenar y haremos los planes de la boda —Nick cruzó el salón, abrió la puerta principal y se volvió para lanzar una última mirada a ____ —. Yo también tengo un par de condiciones para cuando nos casemos. No intentarás excluirme de nada que concierna a nuestro hijo, y no mantendrás relaciones con ningún otro hombre mientras dure nuestro matrimonio.

Tu: —¿No quieres que vea a otros hombres? —_____- lo miraba con la boca abierta, asombrada; luego se echó a reír, sacudiendo la cabeza con incredulidad—. Dentro de unos meses tendré la figura de un tonel y tú temes que salga con otros hombres…

Nick: —Mi primera mujer me engañó —Nick exhaló un profundo suspiro—. Incluso aunque nuestro matrimonio no sea real, no me apetece que me engañen de nuevo.

Tu: —¿Y qué sucederá contigo? Tú… quiero decir, si no vamos a mantener relaciones sexuales, ¿te relacionarías con otra mujer…?

Nick: —Creo que puedo arreglármelas para abstenerme durante los próximos siete meses —respondió Nick.

Tu: —Entonces ambos nos comprometemos a no tener amantes mientras dure nuestro matrimonio, ¿no es eso?

Nick se esforzó por no sonreír. ¿Se habría dado cuenta ____ de la manera en que había formulado su pregunta? No tener amantes no les impediría mantener relaciones sexuales entre sí.

Nick: —Te lo prometo —dijo él—. Nada de amantes.

Tu: —De acuerdo —asintió ____ —. Consideraré tu propuesta, pero no te prometo nada hasta el sábado por la noche.

Nick cerró la puerta y se marchó, silbando durante todo el camino.

«La rodeó con los brazos mientras ella apoyaba la cabeza sobre su hombro. Podía sentir su calor, su fuerza y su poder masculino. Relajada, murmuró su nombre:

Tu: —Nick .

Acunada en su abrazo, se sorprendió a sí misma ansiando más… deseando y necesitando hacer el amor con aquel hombre. Cuando sus labios cubrieron los suyos, ______ suspiró de placer y le rodeó el cuello con los brazos.

Nick: —Dulce y tierna ____- Nick delineó los rasgos de su rostro con las puntas de los dedos, trazando luego un sendero que desembocó en sus senos desnudos.
Ella gritó al sentir su caricia.

Tu: —Por favor, Nick .

Nick: —Iremos más despacio esta vez, cariño —dijo Nick —. Tenemos toda la noche».


El timbre del despertador irrumpió en su conciencia, sacándola de aquel dulce sueño que parecía tan real. Con los ojos todavía cerrados, apartó el edredón y se estiró. No quería despertar para enfrentarse a la realidad de otro día. Quería quedarse en su sueño, en aquel seguro lugar donde sólo existían Nick y ella.
De repente abrió los ojos, y se incorporó en la cama. ¿En qué estaba pensando? ¿Acaso había perdido el juicio? Había estado reviviendo la noche que pasó en la casa de Nick ; la noche en que hicieron el amor; la noche que se quedó embarazada. Saltando de la cama, se calzó sus zapatillas y se dirigió al baño. Lo que necesitaba era una ducha y una buena taza de café para despejarse la cabeza y desterrar cualquier pensamiento sobre Nicholas Jonas.
Bajo el chorro de agua caliente, se dijo que aquellos sueños tenían que terminar. Desde aquella noche en que perdió completamente el juicio, había estado soñando con que Nick le hacía el amor. Y como si esos sueños no hubieran sido suficientes, se había sorprendido a sí misma en numerosas ocasiones pensando en él, recordando las cosas que le había dicho. Recordando la forma en que la había tocado, y la manera en que ella le había acariciado…
Realmente no podía entender qué era lo que le había ocurrido aquella noche. Lo había deseado más que ninguna otra cosa en la vida. Nick le había hecho sentirse completamente segura y a salvo en el calor de su pasión, al contrario de lo que le había sucedido con los demás hombres, que le habían hecho experimentar desconfianza e inseguridad.
____ se frotó el cuerpo con el jabón de esencia de jazmín que llevaba utilizando durante años. Cuando se tocó los senos suspiró, incapaz de dejar de recordar el contacto de las manos de Nick , el delicioso tormento que le habían causado sus labios. No, el Nick que le había hecho el amor no era un ser imaginario; era real, tan real como el hombre que quería casarse con ella y ser el padre de su hija.
Se puso una mano sobre el vientre, todavía plano, diciéndose que Nick estaba en lo cierto. Tenían que pensar ante todo en el bebé.


Sentado en su despacho, Nick cerró los ojos y se pasó una mano por el rostro. ¡Tenía que dejar de pensar en _____ ! Aquella mujer le estaba volviendo loco. Incluso desde la misma noche en que hicieron el amor, estaba presente en sus pensamientos burlándose de él con los recuerdos de aquellas apasionadas horas que pasaron juntos. Después de pasarse dos meses intentando averiguar exactamente lo que había sucedido y por qué, Nick no estaba más cerca de descubrir la verdad de lo que lo había estado la mañana que siguió a aquella noche. _____- y él no se gustaban; nunca se habían gustado. Desde el mismo momento en que se conocieron, _____ se había mostrado hostil y a la defensiva.
Si alguien se lo hubiera preguntado, él le habría dicho que a pesar de encontrar a ______- extremadamente atractiva, nunca se habría arriesgado a entablar una relación con ella. Entonces, ¿qué había sucedido aquella noche? Se había asomado a aquellos hermosos ojos del color de la avellana y se había perdido. En aquellos breves momentos antes de que ambos perdieran todo control, había vislumbrado un aspecto de _____ que ignoraba que existiera. Su tierno lado femenino, el lado que deseaba y necesitaba a un hombre. Y él había deseado ser ese hombre más que cualquier otra cosa en la vida.
Si se hubiera puesto un preservativo la primera vez que hicieron el amor, entonces no se habría encontrado con el dilema del embarazo de _______ . Se culpaba a sí mismo, y no a ella. Incluso aunque ignorara que era virgen, la culpa había sido suya. Ni una sola vez después de su divorcio había hecho el amor sin tomar antes precauciones. Hasta que ______ Elliott lo volvió loco de deseo.
Se echó a reír. ¿Quién habría creído que la pequeña señorita _____ , con su nariz pecosa y su cabello de color canela, su lengua descarada y su aire de independencia, le había dejado completamente fuera de combate? Nunca había conocido a una mujer como ella. Por otro lado, no podía imaginársela haciendo el papel de madre; no veía nada maternal en ella. Pero le gustara o no, iba a tener un bebé, y él tendría que asegurarse de que fuera una buena madre.
No había pensado mucho en la paternidad, no desde la época en que Lynn y él intentaron concebir un hijo. Nunca había pensado en volver a casarse; la primera experiencia había resultado demasiado dolorosa. Había amado a Lynn, la había colocado sobre un pedestal, le había dado todo lo que le había pedido. Y ella le había traicionado con otro hombre. Después de ocho años el dolor había desaparecido, pero la amargura permanecía, quizá para siempre.
Quizá _____- y él terminaran congeniando bien, después de todo. Él no confiaba en las mujeres y ella no confiaba en los hombres. ¿Pero cómo superarían su mutua desconfianza y llegarían a convertirse en los padres que se merecía su hijo? Una vez que _____- se convirtiera en su mujer, lo primero era que aprendieran a ser amigos. Y una vez que estuvieran divorciados y compartiendo la custodia de su hijo, necesitarían ser capaces de presentar un frente unido, de tomar decisiones en común, de manera compartida.
Estaba dispuesto a hacer todo lo que fuera necesario por el bien de su bebé. El niño era lo que importaba. Su hijo. Y el de _______ .
Volver arriba Ir abajo
mar taylor jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 688
Edad : 21
Localización : mexico
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 15th 2011, 16:14

WAOOOOOOO Very Happy
SIGUELA
SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Junio 15th 2011, 16:15

Capítulo Cuatro
_____ se había tomado su tiempo para decidirse respecto a la propuesta de matrimonio de Nick . No se había dejado intimidar por él, a pesar de su acoso constante. Cualquiera habría pensado que su principal objetivo en la vida era casarse con ella, pero ____ no se dejaba engañar; Nick Jonas , machista chapado a la antigua, simplemente creía actuar por honor. No tenía más deseos de casarse con ____- que ella misma de casarse con él. Pero había un hijo o una hija de por medio. Y en última instancia, su bebé era mucho más importante que lo que cualquiera de los dos pudiera desear.
Ese día era el señalado para la celebración de la boda. ____ ya llevaba tres meses de embarazo y empezaba a notársele un poco. Nick se había ofrecido a financiar la ceremonia que eligiera. Le había ofrecido una boda de blanco con damas de honor, una propuesta muy tentadora, pero ____ se había negado. Después de todo, el suyo no sería un matrimonio real, sino un procedimiento legal para dotar de legitimidad a su hijo.
Nick también le había propuesto un viaje de luna de miel, a cualquier parte del mundo que quisiera ir. Y de nuevo ella había declinado su oferta. Las lunas de miel eran para amantes, algo que Nick y ella jamás serían.
Al final habían convenido realizar una íntima y sencilla ceremonia en la casa del padre de Joy, en Decatur. __- no tenía familia, ya que hacía seis años que su madre había fallecido en un accidente de avión. Por otro lado, había preferido no invitar a sus otros amigos y conocidos, aparte de Joy y de Craig, que nunca habrían entendido cómo se había metido en una situación semejante.
Nick le había prometido no invitar a sus amigos o socios de negocios si ella consentía en celebrar una recepción de boda, en algún momento durante las semanas siguientes a la ceremonia. Reacia, ____ había terminado por aceptar.
Joy: ¿Estás preparada? —le preguntó Joy, tendiéndole el ramo de rosas propio de la novia.
Tu: Creo que nunca estaré preparada para casarme con Nick —respondió __-- con una sonrisa forzada, aceptando las flores—, pero todo ya está atado y arreglado. Sólo resta el último acto oficial.
Joy: —¿Sabes? casarte con el padre de tu hijo no es de las peores cosas que podrían sucederte.
Tu: —Sí que lo es cuando se trata de Nick Jonas
Joy: —Pobre ______- —Joy le dio unas palmaditas en la espalda—, que se ve forzada a casarse con un hombre guapo, rico, uno de los tipos más buenos y amables que he conocido en mi vida. Y que está considerado como el mejor partido de toda Alabama.
Tu: —Está claro que tu opinión sobre Nick difiere muchísimo de la mía.
Joy: —Eso es porque mi opinión de los hombres en general difiere muchísimo de la tuya. Si piensas lo peor de un hombre, jamás confiarás en él; siempre esperarás que cometa algún error. Si Nick y tú albergáis la esperanza de cimentar algún tipo de vínculo entre los dos por el bien de vuestro hijo, tendréis que aprender a confiar el uno en el otro.
Tu: —Su esposa le hizo mucho daño, ¿verdad? —inquirió ____.
Joy: —Craig dice que cuando ejerció por primera vez de abogado de Nick, cerca de un año después del divorcio, nunca había visto a nadie sufrir tanto —explicó Joy mientras le arreglaba el cuello del vestido de color rosa pálido—. Durante un par de años después del divorcio, bebía demasiado y se rodeaba de muchas mujeres.
Tu: —Por favor —le dijo ____ riendo, pero con los ojos llenos de lágrimas—, dime que no voy a cometer el segundo gran error de mi vida.
Joy: —No estás cometiendo ningún error —le aseguró Joy—. Casarte con Nick es probablemente lo más inteligente que hayas hecho jamás. Para cuando nazca tu bebé, tengo la sensación de que toda esta experiencia os habrá hecho mejores a los dos, tanto a Nick como a ti.
Escucharon una música procedente del salón; _____ ignoraba que Joy hubiera contratado a un arpista y a un violinista. Aquella melodía era demasiado romántica para una boda tan… forzada. Joy abrió la puerta de la habitación.
Joy: —¿Lista?
Tu: —No, pero adelante.
Joy, con un vestido similar al de _____ , la precedió de camino al salón principal de la casa de estilo Victoriano de su padre, Franklin Daniels, donde iba a tener lugar la boda. Craig se encontraba al lado de Nick , ambos vestidos de negro. Al hacer su entrada en el salón, ____- mantuvo bien alta la cabeza, con la mirada fija en la Biblia que el pastor sostenía en sus manos.
Cuando los músicos ejecutaron el Ave María, las lágrimas asomaron a los ojos de la joven. En el momento en que entregó a Joy su ramo de flores, Nick la tomó de la mano. Su contacto era cálido; fuerte pero delicado.
Nick se llevó su mano a los labios y la besó con ternura. ____- levantó la mirada hacia él, que se inclinó sonriente y le murmuró al oído:
Nick: —Todo saldrá bien. Te lo prometo.
_____ asintió y después los dos se volvieron hacia el pastor.
Después, poco pudo recordar de la ceremonia. Indudablemente no había cometido ningún error, porque al final el pastor les declaró marido y mujer. Lo que nunca podría olvidar fue el beso que le dio Nick . Ella había esperado un beso rápido, nada más, pero para su gran sorpresa recibió uno largo, tierno y apasionado.
Ya en el elegante comedor de la casa del padre de Joy, _______ se quedó boquiabierta al ver el pastel de boda, de varios pisos de altura, decorado con rosas de helado.
Tu: —Joy, ¿qué has hecho? —le preguntó.
Joy: —Bueno, es sólo un pastel de boda y un poco de champán. Menos para la novia, que bebe refresco de jengibre, claro está.
Joy parecía tan contenta que ______ no tuvo corazón para reprenderla. No podía decirle que le estaba poniendo muy difíciles las cosas al convertir aquello en una ceremonia tan romántica.
Joy: —¿Tienes tu cámara fotográfica a mano, papá? —Joy convenció a su padre de que tomara algunas fotos, y luego se volvió hacia ______ y Nick —. Vamos, vosotros dos, cortad el pastel.
Y los empujó hacia la mesa. Durante todo el rato, Nick no dejaba de agarrar a _____ de la cintura.
Joy: —Después de cortarlo, _____ , tú le darás un pedazo a Nick y él hará lo mismo —los instruyó Joy—. Y tú saca algunas fotos, papá.
Franklin obedeció al final, a pesar de sus protestas de que no era un fotógrafo profesional.
Nick: —Vamos, cariño —Nick le ofreció el cuchillo de plata a la novia—. No decepciones a Joy; se ha esforzado mucho por preparar este día tan especial para nosotros.
Tu: —Lo sé —____ sonrió a la cámara.
Los dos juntos cortaron el pastel e hicieron todo lo que les había ordenado Joy.
Franklin: —¿Tenéis algún plan de luna de miel? —les preguntó Franklin.
Nick: —No exactamente —respondió Nick.
Tu: —Ninguno en absoluto —contestó _____
En ese momento Franklin les hizo otra fotografía, en la que ___- aparecía mirando ceñuda a su marido.
Joy :—Yo te explicaré la situación, papá —intervino Joy—. Nick y ____ no van a pasar una luna de miel. Simplemente se van a ir a casa y a comenzar su vida juntos.
_____ se estremeció. El pensamiento de compartir su vida con Nick le resultaba absolutamente intimidante, y la idea de vivir con él casi aterradora. En un principio, no había querido abandonar su apartamento. Nick le había pedido que se trasladara a su casa, pero ella se había negado y, en cambio, le había sugerido que continuaran viviendo separados. La respuesta de Nick había sido clara e inequívoca; no tenía ninguna intención de perderse ni un solo minuto de su embarazo.
Así, habían convenido en trasladarse a una casita de campo en las afueras de Decatur, que había pertenecido al padre de Nick , situada a sólo unos kilómetros de la casa de Joy y Craig. Tenía tres dormitorios, de manera que podían disfrutar de cierta intimidad, y aunque a Nick le quedaba un poco lejos de su oficina en Huntsville, ____ estaba más cerca de su floristería de Decatur.
El trabajo de ______ había constituido otro motivo de desacuerdo entre los dos. Nick había insistido en que no había razón para que continuara trabajando durante su embarazo. Ella le había recordado que no era simplemente una empleada de la floristería, sino su propietaria. Al final habían llegado a un compromiso; ______ contrataría un par de empleados de media jornada para que la ayudaran los días que Joy no trabajase.
Lanzando una mirada a su alrededor, Nick se fijó en la forma en que los miraban Craig, Joy y el señor Daniels.
Nick : —Creo que están esperando que bailemos —le comentó a ____ mientras la tomaba del brazo.
Tu: —¿Qué? —la joven lo miró fijamente, todavía aturdida por los sucesos de aquella jornada.
Nick: —Un baile para complacer a Joy, y luego creo que podremos irnos.
Rodeada por sus fuertes brazos,____- se dejó guiar. De repente se estremeció; cada vez que se acercaba a Nick su cuerpo parecía recordar la noche de pasión que habían compartido y reaccionaba con un deseo que no podía negar.
Se movían lentamente al ritmo de la romántica melodía, Nick sonriéndole como si fuera realmente feliz, como si no acabara de casarse a la fuerza, por una cuestión de honor.
Nick sabía que la boda había sido más difícil para _____ que para él. Si no se hubiera mostrado tan dispuesta a mantener las distancias durante el tiempo que durara su matrimonio, él podría haber encontrado la situación más que tolerable. Pero tal como estaban las cosas, tenía frente a sí siete meses, más lo que tardaría en formalizarse su divorcio, de forzada abstinencia.
De cualquier forma, haría lo que tenía que hacer. Aunque muriera en el intento, se haría cargo de ______ e intentaría que los próximos siete meses fueran lo más fáciles y cómodos para ella.
Además, esperaba que durante todo ese proceso ______- aprendiera a conocerlo.


Nick y _____ se encontraban en el porche de la casa de campo. En cierta ocasión el padre de Nick le había dicho a su hijo con orgullo que, pocos años después de su boda, había adquirido especialmente aquella casa para su esposa.
Tu: —¿Qué estás haciendo? —inquirió ____ cuando Nick la levantó en brazos nada más abrir la puerta.
Nick: —Cruzar el umbral con la novia en brazos —respondió mientras entraba en el salón.
Tu: —Esto es ridículo. Creo que se te ha subido a la cabeza esa boda estúpida que nos ha preparado Joy. ¡Bájame!
La dejó en el suelo con lentitud y sensualidad; estremecida,______ se apartó de él. Luego, Nick encendió las luces. En la mesa del salón había flores y una botella de zumo de manzana.
Tu: —Supongo que esto también es cosa de Joy —al observar las grandes y ventiladas habitaciones, de colores cálidos, y el mobiliario de roble, pensó que aquella casa había sido decorada para satisfacer los gustos de un hombre.
Nick: —¿Te refieres a las rosas y al zumo de manzana con gas? —le preguntó Nick —. No, eso ha sido idea mía.
Tu: —Oh.
Nick: —Puse tus cosas en el dormitorio más grande —Nick se quitó el abrigo y se aflojó la corbata.
Tu: —Gracias. Creo que me quitaré este vestido y me pondré unos vaqueros —___ tenía que escapar de Nick , escapar de aquellos oscuros ojos que parecían formularle preguntas que ella no quería responder.
Abrió la puerta de su dormitorio y se quedó boquiabierta. ¿Qué le había sucedido? Lo recordaba bien de cuando Craig y Joy habían vivido allí hacía cerca de un año, mientras esperaban a que terminaran de construir su nueva casa. Antes la decoración de aquella casa era totalmente masculina, con tonos verdes y marrones; en cambio, ahora estaba pintada de rosa pálido… su color favorito. Cada mueble, de madera de mahogany, era una pieza de antigüedad. Una colcha multicolor adornaba la cama de dosel.
Con las lágrimas asomando a sus ojos, ____ se mordió el labio. Maldijo a Nicholas Jonas . ¿Por qué había hecho algo tan absolutamente dulce y romántico? Había redecorado por completo aquella habitación… para ella. Enjugándose las lágrimas, rebuscó en el armario hasta encontrar unos viejos vaqueros y un suéter rojo, de manga corta.
Cuando se estaba poniendo los pantalones, dándose cuenta de que no podía abrocharse el botón debido al engrosamiento de su cintura, escuchó una música procedente del salón. Era una versión jazz de Summertime, su melodía preferida.
No podía permitir que todo aquello la afectara: la romántica ceremonia de boda, Nick entrando en la casa con ella en brazos, aquel precioso dormitorio… No podía permitir que todo aquello la hiciera sentirse débil y vulnerable. Desde el principio, el hecho de bajar la guardia había sido el motivo de que se viera involucrada en aquel embrollo. La reputación de Nick Jonas con las mujeres no era ningún secreto; conocía exactamente todas las teclas que había que pulsar para seducir a una mujer.
Suspirando, ______ intentó en vano abrocharse los vaqueros. Y Nick fue a elegir ese preciso momento para llamar a la puerta y entrar. Al ver que no había podido abrocharse el botón, sonrió.
Nick: —Parece que muy pronto tendremos que conseguirte una nueva ropa.
Tu: —No - ______ se bajó el suéter para cubrirse la cintura—. Estos vaqueros siempre me han estado un poquito ajustados.
Nick: —Me gusta cómo te quedan.
Tu: —¿Quieres algo? —le preguntó ella mirándolo fijamente, con las manos en las caderas—. ¿Tenías alguna razón para entrar aquí sin que te invitara?
Nick: —¿Sin que me invitaras? —preguntó Nick —. ¿Es que necesito una invitación tuya para entrar en tu dormitorio?
Tu: —Sabes que sí. Si vamos a vivir juntos, tendrás que aprender a respetar mi intimidad.
Nick exhaló un profundo suspiro. ¡Ya estaba empezando de nuevo! ¿Cómo iba a soportar siete meses en esas condiciones?
Nick: De acuerdo, no entraré aquí sin contar antes con una invitación tuya —dijo Nick —. Ahora mismo venía a decirte que he preparado unos vasos de zumo para los dos y he puesto música. Pensé que te gustaría sentarte en el salón a charlar un rato.
____ se arrepintió de su propia reacción. ¿Qué había pensado que quería Nick de ella? ¿Violarla? ¿Llevarla a la cama contra su voluntad?
Tu: —¿Hablar sobre qué?
Nick: —Simplemente hablar —Nick se encogió de hombros—. Podríamos dejar claras algunas reglas domésticas, cosas como que no entre en tu dormitorio sin tu permiso.
Tu: —De acuerdo.
Descalza, ______ siguió a Nick al salón y se sentó en el sofá. Él le entregó una copa de champán llena de zumo, y levantó la suya.
Nick: —¿Qué te parece un brindis? —preguntó, y al ver que ella asentía, añadió— Por que nos toleremos el uno al otro durante siete meses, y hagamos todo lo posible por hacernos amigos, en bien de nuestro hijo.
Mientras bebía, ________- se preguntó si habría alguna esperanza para los dos. ¿Podrían llegar a convertirse en amigos?
Tu: —Siento haberte dicho esas cosas cuando entraste en mi habitación. Lo que pasa es que no quiero…
Nick: —No hay razón alguna para que me tengas miedo, Nick . No albergo ningún siniestro plan de seducirte, si es eso lo que te preocupa —Nick apuró su vaso de zumo y lo dejó sobre la mesa—. Lo que sucedió entre nosotros la noche de la fiesta del bautizo de Melissa, me resulta tan misterioso como a ti.
Tu: —Sabes —repuso ella, intentando en vano no ruborizarse— que esto no es lo que yo quería. Quiero decir, que tú y yo nos sintiéramos obligados, atados…
Nick: —Lo sé y lo siento.
Tu: —Yo también, pero supongo que ya es demasiado tarde para que cualquiera de los dos pida disculpas —añadió ____ —. Cuando Joy se quedó embarazada de Melissa, me di cuenta de lo mucho que quería tener un hijo. Casarse no estaba en mis planes, así que supuse que jamás me quedaría embarazada. Estaba en un error —intentó reír, pero no pudo.
Nick: —No somos la primera pareja que cae en «la trampa del amor», como algunos la llaman y no seremos la última —Nick se sentó al lado de ____-- apoyando un brazo en el respaldo del sofá.
Tu: —«La trampa del amor» —repitió ella—. Atrapados por nuestra propia estupidez.
Nick: —Atrapados por nuestro propio deseo —la voz de Nick era baja y profunda; de reojo miró a _____ , que tenía la mirada fija en él, con los ojos anegados en lágrimas.
Tu: —Nunca dejaremos saber a nuestra hija que nos sentimos atrapados por el hecho de concebirla —dijo ella—. Ella siempre se sentirá querida y deseada, a pesar de todo.
Nick: —No te preocupes. Yo sólo quiero lo mejor para nuestra hija —le aseguró Nick . Ese es el objetivo de nuestro matrimonio, ¿no?
Tu: —Sí —sonrió ___- —. Bueno, si vamos a vivir juntos durante los próximos meses, podríamos establecer algunas reglas, ¿de acuerdo?
Nick: —No hay necesidad de que te encargues de la limpieza de la casa —dijo Nick—. Pearl puede encargarse de eso.
Tu: —No. Nunca he tenido una asistenta y no la voy a tener ahora. Nosotros mismos podemos encargarnos del mantenimiento de la casa, ¿no te parece? ¿O piensas que la limpieza del hogar es un trabajo de mujeres?
Nick: —Creo que prefiero que venga Pearl y haga el trabajo, pero si tú no quieres, los dos nos haremos cargo y ella sólo vendrá una vez por semana, para las tareas más pesadas. Temporalmente.
____ le lanzó una fría y desaprobadora mirada.
Tu: —Bien, ¿pero qué pasa con la cocina? —preguntó—. Creo que deberíamos hacer turnos de comida, si estás de acuerdo.
Nick: —No tengo mucha experiencia —dijo Nick —. Creía que tú te encargarías de eso. Supongo que sabrás cocinar, ¿no?
Tu: —Sí, sé cocinar—«y antes de que finalice este matrimonio, tú también sabrás, te lo aseguro», pensó ___- .
Nick: —Bien. Estoy deseando encontrarme con una buena comida casera cada noche —comentó Nick .
______ fingió una sonrisa. Estaba segura de que eso sucedería. Nick quería una buena mujercita que le estuviera esperando con la cena preparada cuando volviera del trabajo.
Tu: —Cocinaré la cena con mucho gusto una de cada dos noches —le informó ella—. El otro turno corre de tu cuenta. Y no te preocupes, no tendrás que cocinar si no quieres. Me conformaré con que me invites a cenar fuera.
Nick: —De acuerdo —Nick hizo una mueca, pero al fin asintió—, estupendo. Asunto arreglado.
_____ quería tratar otros puntos a propósito de las reglas que iban a observar en la casa. A pesar de lo que Nick había dicho, ella pensaba que probablemente tenía intención de compartir su cama cada noche.
Tu: —No entraré en tu habitación sin que me llames, y tú tampoco en la mía —dijo ____- .
Nick: —Conforme.
Tu: —Generalmente entro a trabajar a eso de las nueve, y me levanto a las siete. Podríamos desayunar juntos, si quieres —____ no podía imaginar cómo sería sentarse a desayunar cada mañana con Nick Jonas —. Por supuesto, algunas mañanas no podré comer nada.
Nick: —¿Quieres decir que realmente vas a padecer náuseas matutinas por la mañana? Increíble —comentó él, riendo entre dientes.
Tu: —El doctor Meyers —le informó _____ , riendo también— dijo que no duraría mucho tiempo.
Nick: —Quiero acompañarte cuando vayas a la próxima revisión.
Tu: —Eso no será hasta dentro de unas semanas.
Nick: —Quiero asegurarme de que tengas un embarazo sin problemas, lo más agradable posible —a pesar de las circunstancias de la concepción del bebé, Nick lo deseaba intensamente. Nunca había tomado conciencia de lo mucho que ansiaba tener uno hasta ese día, hacía ya cerca de un mes, cuando _____ le anunció que estaba embarazada—. Estaré a tu lado hasta el final. Vamos a hacer esto juntos, ¿recuerdas?
____- se preguntó si Nick querría realmente compartir todo con ella. No estaba segura. Si él fuera su marido de verdad, y no formalmente, sería distinto. Si su hijo hubiera sido concebido por el amor y no por la pasión…
¿Era Nick Jonas un hombre capaz de amar? Era muy capaz de apasionarse, de experimentar sentimientos de posesión y protección pero… ¿era capaz de amar? Tenía muy serias dudas al respecto.
¿Y qué pasaba con ella? Quería a Joy y a Melissa, y apreciaba a Craig. Había amado a su madre, incluso mucho tiempo después de haber dejado de respetarla. Pero… ¿amar a un hombre? Quizá ella fuera tan incapaz de amar como Nick . En cualquier caso, aunque ellos no se quisieran, querrían a su hija. Ya había empezado a amar a su bebé, a su pequeña niña…
Nick observaba detenidamente a ____ , preguntándose en qué estaría pensando. ¿Desearía no estar embarazada? ¿Se estaría arrepintiendo de su decisión de tener el bebé? Una vez que lo tuviera, ¿llegaría _____- a ser la clase de madre que había sido la suya, decidiendo que su propia libertad era más importante que su hijo? Si eso sucedía, él estaría allí para hacerse cargo de su hijo o de su hija, como había hecho con él su propio padre.
Tu: —Supongo que hay cosas que tendremos que aprender sobre la marcha —comentó ______-—. Nunca he vivido con un hombre. Quiero decir…
Nick: —No te preocupes —dijo Nick —. Aunque vivamos en la misma casa, eso no quiere decir que realmente estemos viviendo juntos.
Tu: —Tienes razón —___ se levantó—. Creo que voy a acostarme. Ha sido un día muy largo y estoy cansada.
Nick_—Te veré por la mañana.
Nick la observó mientras se retiraba a su dormitorio. Esa era la habitación que él siempre había ocupado cuando se quedaba a pasar alguna noche en la casa, y que había redecorado siguiendo escrupulosamente las sugerencias de Joy.
Nick se fue a la habitación de los invitados, que había sido su dormitorio cuando todavía vivía en la casa, con su padre. El viejo se había negado a trasladarse hasta que falleció de un ataque al corazón, doce años atrás. Y Nick , que nunca había llevado a ninguna mujer a la casa de su padre, estaba viviendo ahora mismo allí, con su esposa…
Después de ducharse se metió en la cama, pero no pudo conciliar el sueño. Se preguntó por qué no podía dormir. Que aquella fuera teóricamente su noche de bodas no era razón para que se atormentase a sí mismo. El pensamiento de que su mujer estaba a sólo unos metros de él, al otro lado del pasillo, hacía que se volviera loco preguntándose cómo sería hacer nuevamente el amor con ella.
Ella no lo quería; eso se lo había dejado perfectamente claro. Entonces, ¿qué diablos le sucedía? ¿Por qué quería a una mujer que no le correspondía, una mujer a la que ni siquiera gustaba? Al fin Nick cayó en un sueño inquieto, salpicado de imágenes de ______- descansando desnuda en sus brazos, suplicándole que la amara, gritando su nombre.
Se despertó sobresaltado, sudando. Necesitaba tomar una bebida, algo que le ayudase a dormir. Se puso su bata de seda y abrió sigilosamente la puerta de la habitación. Cuando salió al pasillo, oyó un peculiar sonido; eran sollozos estrangulados. Alguien lloraba. Era ______.
Agarró el pomo de la puerta de su dormitorio. Luego recordó que ella le había dicho que no entrara sin que antes se lo autorizase, así que acercó el oído a la puerta, escuchando los ahogados sollozos con el corazón acelerado.
Llamó suavemente. No hubo respuesta, pero los sollozos cesaron. Llamó de nuevo, en esa ocasión con más fuerza.
Tu: —¿Sí? —preguntó ___- con voz débil.
Nick: —¿Puedo entrar?
Tu: —No, yo… ¿qué quieres, Nick ?
Nick: —Te he oído llorar. Quería asegurarme de que te encontrabas bien…
Tu: —¡Estoy perfectamente! —exclamó con voz enérgica, aunque temblorosa.
Nick: —¿Cómo puedo saberlo?
Tu: —Oh, entonces entra y compruébalo por ti mismo.
Nick abrió la puerta. ____ se encontraba sentada en la cama, cubriéndose hasta la barbilla con las sábanas. La habitación estaba bañada por la luz de la luna, que se filtraba a través de las cortinas de encaje de las ventanas.
Se acercó a la cama, encendió la lámpara de la mesilla y observó a _____. Estaba despeinada, con los ojos llorosos, la nariz enrojecida. Preocupado, se preguntó durante cuánto tiempo habría estado llorando.
Nick: —No estás muy bien que digamos. ¿Qué te pasa, nena? ¿Qué es lo que va mal? —deseaba consolarla, pero no se atrevía.
Tu: —¿Cómo puedes preguntarme qué es lo que va mal? Yo… estoy embarazada y me he casado contigo —contuvo un sollozo—. ¡Y deja de llamarme «nena»!
Nick: —Lo dices como si eso fuera un destino peor que la muerte —repuso él encogiéndose de hombros, y se sentó en la cama, a su lado.
Tu: —Sé que debería sentirme agradecida; eso es lo que siempre me dice Joy. Estás considerado como el mejor partido de toda Alabama, ¿sabías eso? Y yo te he cazado en la «trampa del amor» —se le inundaron los ojos de lágrimas—. Pero la verdad es que yo misma me siento atrapada, como si hubiera caído en una trampa que me arrebatara la vida…
Nick: —Lo siento —Nick no sabía qué decir, ni qué hacer. Su esposa había estado llorando durante horas sencillamente porque se había casado con él.
Tu: —No es culpa tuya —repuso ella.
Nick: —Entonces, ¿de quién es? —le preguntó Nick.
Tu: —De acuerdo, es culpa tuya. Y mía también. Esta es mi noche de bodas y lo único que puedo pensar es… —por un momento estuvo a punto de decir: «en la noche que pasamos juntos haciendo el amor».
Nick: —¿Qué es, __-?
Tu: —Que una noche de bodas no debería ser así.
Nick: —¿Cómo debería ser?
Las lágrimas corrieron de nuevo por sus mejillas, y al intentar limpiárselas soltó la sábana que sostenía entre los dedos. Nick se quedó sin aliento al descubrir la ropa interior de seda rosa que llevaba. Maldijo para sus adentros, pensando que se suponía que a las pelirrojas no les sentaba bien el color rosa; al parecer, _____ era una excepción; estaba como para comérsela.
Tu: —Feliz —sollozó con más fuerza— una noche de bodas debería… ser… ser feliz.
Nick: —Tienes razón, una noche de bodas debería ser feliz —Nick la atrajo hacía sí y ella no se resistió, aunque permanecía muy tensa—. ¿Qué puedo hacer para que seas feliz?
_____- lo miró fijamente, temblando.
Tu: —No voy a mantener relaciones sexuales contigo. Nada de sexo. Eso formaba parte de nuestro trato.
Nick: —De acuerdo, nada de sexo. ¿Qué otra cosa podría hacer para que fueras feliz? —sonrió Nick.
Tu: —¡Esto no es nada divertido! —replicó ella, apartándose bruscamente y golpeándolo en un brazo con toda la fuerza de que fue capaz.
Nick: —¡Ouch! —Nick se resintió del golpe; luego la agarró y la besó en la nariz—. ¿A ti no te parece divertida esta situación? Bueno, pues a mí sí. Aquí estamos, llevamos menos de veinticuatro horas casados y todo lo que hemos hecho ha sido discutir, excepto cuando te has puesto a llorar. Te propongo que me digas de qué forma puedo hacerte feliz y tú te niegas a responderme.
Tu: —No puedes hacer nada por mí, aparte de dejarme sola.
Nick: —Bueno, no puedo marcharme y dejarte aquí llorando durante el resto de la noche.
Tu: —¿Qué te importa a ti?
Nick: —El hecho de que estés tan alterada no es bueno para el bebé —Nick había dicho la primera cosa que le había pasado por la cabeza; una explicación que esperaba que ____- aceptase sin discutir.
Tu: —Oh.
Nick: —Entonces, ¿qué puedo hacer para que el bebé y tú seáis felices esta noche?
Tu: —Podrías prepararnos unas palomitas, servirnos un zumo de manzana con gas, y quedarte levantado el resto de la noche viendo conmigo el maratón televisivo de películas del conde Drácula, que está programado para este fin de semana.
Ella misma no sabía por qué le había sugerido algo tan absurdo. Pensaría que estaba loca.
Nick: —¿Te gustan las películas de terror?
Tu: —Me encantan.
Nick: —A mí también.
Tu: —¿Estás bromeando?
Nick: —Vamos, nena; quiero hacer de ti una mujer feliz —levantándose, Nick le tendió la mano.
Tu: —Dame mi bata. Y no me llames «nena».


Cuando las primeras luces del alba iluminaron el cielo,______- dormía plácidamente en los brazos de Nick , en el sofá del salón. Un cuenco de palomitas descansaba sobre la mesa del café, al lado de dos vasos vacíos. En la pantalla de la televisión, que todavía seguía encendida, Drácula procedía a seducir a una de sus jóvenes y hermosas victimas.
Nick le acarició un brazo pensando que _____ era tan delicada, tan frágil… y la mujer más exasperante que había conocido jamás. Y había algo vulnerable en ella. Debajo de su apariencia de mujer independiente, desafiante, latía el corazón de una niña solitaria y desgraciada.
Si pudiera ser paciente, tierno y delicado… ¿consentiría _____ que cuidase de ella? ¿Aprendería alguna vez a confiar en él? ¿O los siete meses siguientes serían un constante conflicto de voluntades?
¿Qué esperaba él de _____ ? ¿Qué esperaba de sí mismo, de su matrimonio? Sentado allí, abrazándola, con el cuerpo duro y tenso de deseo, Nick se maldijo por ser tan estúpido. Había caído en una trampa… que él mismo se había tendido.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!   Hoy a las 14:48

Volver arriba Ir abajo
 
TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!
» AMOR ROBADO (NICK Y TU) De todo!! Adaptada!!
» LAGRIMAS DE DESAMOR (NICK Y TU) DE TODO UN POCO ADAPTADA! TERMINADA!!!
» VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!
» Leaving Paradise - Nick y Tu - (Adaptada)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: ROMANTICAS-
Cambiar a: