Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
AutorMensaje
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 15th 2012, 15:34

CAPÍTULO 1



Narra ______

Hay situaciones en la vida en las que no te das cuenta de cuándo sobrepasas la línea entre lo emocionante y lo realmente peligroso; y ese era exactamente el tipo desituación en el que yo me encontraba. Sentada en el último rincón de un apestoso y húmedo calabozo, esperaba que Enrico viniera a buscarme. El encuentro con un muchacho, una de las personas más desconcertantes y agresivas que había conocido jamás, me había arrastrado a ese repugnante lugar, la antípoda de los ambientes privilegiados en los que me solía mover.
Mis blancos pantalones de Armani habían pasado a ser grises, mi chaqueta Prada de cuero negro tenía un enorme rasguño en el codo, y me había roto una uña. Y para colmo de todos mis males, compartía celda con una especie de Yeti que no dejaba de mirarme. Cubierta de tatuajes y piercings, y con un palillo chuperreteado en la boca, la abominable mujer de las montañas parecía querer comerme. Casi podía verla babear.«Perfecto. Tu primera noche en Roma y la pasas en un calabozo. Pienso matar a ese capullo en cuanto salga de aquí», me dije.
Desde luego que lo iba a hacer.De fondo, las voces de dos guardias se entremezclaban con la retransmisión de un partido de fútbol. Les llamé incontables veces, pero lo único que recibí por respuesta fueron quejidos y golpes secos contra la mesa. Sin duda estaban tan cansados de mí como yo de ellos y de aquel lugar.
Instintivamente sacudí mis pantalones, como si el color blanco pudiera volver a aparecer. Cuando caí en aquel charco ya fui consciente de que había tirado trescientos euros por la alcantarilla. Mis pensamientos sobre mi fondo de armario se interrumpieron cuando, de repente, mi compañera de celda se levantó para soltar un escupitajo bien cargado. Me aferré a mi asiento en cuanto la vi caminar hacia mí. Aquello no pintaba bien y, sin poder evitarlo, pensé en la situación que me había llevado hasta allí.

Flashback

La gélida brisa de la noche me envolvió en cuanto abrí la puerta del balcón. A esas alturas del invierno, Viena ya estaba toda nevada y el ambiente era húmedo y frío. Las ramas de los árboles acariciaban mi pequeño balcón y dejaban que la nieve cayera espolvoreada cuando se mecían por alguna ráfaga de viento. El estanque del patio comenzaba a congelarse; pronto se utilizaría como pista de patinaje, aunque ese año yo no iba a estar allí para comprobarlo.
Estaba a punto de irme. El internado Saint Patrick ocupaba un antiguo castillo del siglo XVII y, arquitectónicamente, me maravillaba. Pero una cosa era admirar su arquitectura y otra muy distinta vivir allí. Eso lo odiaba. Ausencia total de chicos
—ellos residían en el internado que había unos kilómetros colina abajo
—. No podías desprenderte del maldito uniforme?
—si al menos hubiera sido bonito, no habría sido una condena llevarlo
—. Y la disciplina era bastante férrea?
—todo estaba cronometrado, hasta la hora de ir al baño.

O aprendías a convivir con las normas de aquella institución o estabas perdida. Así era mi aburrida vida, día tras día. Hasta que apareció mi padre. Había irrumpido en el internado rodeado de guardaespaldas (sin disimular siquiera su egolatría y prepotencia, y haciendo gala de un dilatado vocabulario impetuoso) y me había ordenado que recogiera mis cosas.
Ya había hablado con el director y lo tenía todo preparado para mi regreso. Después de nueve años, volvía a Roma. No tenía ni idea de qué había llevado a
mis padres a tomar aquella decisión, pero me alegraba… demasiado.
Solo dieciséis horas más tarde me encontraba delante de un enorme vestidor decidiendo qué chaqueta ponerme. Estaba claro que debía conformarme con lo que había hasta que pudiera ir de compras.
Entre las miles de prendas que mi hermana Marzia me había ofrecido, pocas me convencieron: su estilo era demasiado repipi para mí. Me decanté por la ropa más ceñida: chaqueta de color negro metalizado, pantalones blancos y zapatos negros de tacón alto para estilizar mis piernas. Me di la vuelta y contemplé mi imagen en el espejo mientras sonaban las Pussycat Dolls en mi reproductor digital de música.
Realmente parecía una de ellas. Ahuequé mi largo cabello y me lo coloqué a un lado. Salí del vestidor y cogí mi bolso Gucci blanco sabiendo que pronto contendría una considerable cantidad de dinero. Eché un vistazo a mi impresionante habitación, apagué el reproductor y salí de allí con paso firme y sonoro. Después de un año sin vernos, iba al encuentro de mi mejor amiga. Erika había sido mi compañera en el internado desde que entré.
Era como una hermana, una parte de mí, pero tuvo que abandonar el colegio cuando su madre falleció en un accidente de tráfico. Quiso volver a Roma para apoyar a su padre, y desde entonces solo podíamos comunicarnos los sábados por la mañana, y durante apenas cinco minutos. ¿Cuántas cosas podían decirse en ese tiempo? Pocas, muy pocas, pero solo escuchar su voz me confortaba. Terminé de bajar las escaleras y eché un vistazo hacia atrás. Agradecí que mi habitación estuviera en el pasillo principal. Si no, habría necesitado un mapa para poder salir de aquel laberinto de puertas y corredores.
Era una mansión descomunal. Ni siquiera en el internado se veían salas como las de mi casa, y eso que hospedaba a unas doscientas niñas. Al llegar al vestíbulo, tuve que hacer memoria para recordar que el despacho de mi padre quedaba cerca del comedor. Me encaminé hacia allí. Giancarlo, el mayordomo, me abrió la puerta. Era alto y delgado, y sus ojos negros resaltaban impetuosamente por la falta de cabello. Aun así, resultaba atractivo. Me sonrió y extendió su mano, indicándome que pasara.
Me acerqué a él dando un pequeño salto y lo besé en la mejilla. Entonces me percaté de que en el despacho, además de mi padre, estaban mi tío Carlo, y Adriano Bianchi y su hijo menor, Valentino. Mi sonrisa se congeló en cuanto descubrí a este último observándome de
arriba abajo con aquella mirada tan… perversa. Siempre me había gustado que me miraran, pero no de aquella forma. Fruncí los labios y le miré, desafiante.
Sabía que mis ojos podían actuar como un huracán devastador, y que eso ocurría la mayoría de las veces.

—Mi pequeña provocadora— sonrió mi padre, con un tono falso— Deberíasguardar tus miradas para quien las merezca— No le importó desacreditar a parte desus invitados. Resoplé— ¿Deseas algo, querida?
—Sí, verás, he quedado con Erika y…
—Y necesitas dinero— me cortó, a la vez que echaba mano a un cajón y sacaba una cartera negra de piel. Cogió una tarjeta y la soltó en el filo de la mesa— Toma— dijo, orgulloso del gesto.
—¿Me das una tarjeta de crédito?— pregunté, enarcando una ceja. Solo él y Dios sabían cuánto dinero podía haber en aquel trozo de plástico. Mis ojos se iluminaron. Esperaba mucho menos.
—¿No debería fiarme?— preguntó, soberbio.
—No he dicho eso— susurré— pero, si fuera tú, dudaría. Es peligroso entregarle algo así a una adolescente.

Se recostó sobre el asiento y cruzó los dedos sin dejar de observarme. Después, desvió su mirada hacia Valentino, que estaba apoyado en el minibar, ensayando una pose muy varonil. Me resultó muy sugerente, a la vez que provocador. Valentino era alto, cerca del metro noventa, y podía presumir de un cuerpo bien marcado y corpulento. Su cabello, de un rubio intenso, hacía resaltar los ojos más verdes que yo hubiera visto jamás, como esmeraldas incrustadas en una cara de porcelana.
Era guapo, pero tenía una belleza desconcertante, de aquellas que no muestran quién eres en realidad. No era sincero y ambos lo sabíamos.

—Tu madre puede llegar a ser más peligrosa y no es una adolescente. Además, me temo que es muy difícil que te gastes todo el saldo de esa tarjeta en unas horas.— Todos sonrieron ante el comentario bravucón de mi padre.
—No deberías tentarme.— Cogí la tarjeta mirando de soslayo a Valentino, que frunció los labios al fijarse en la curva de mis caderas— Se me ocurren un millón de formas de reventarme todo el dinero, papá.— Yo también sabía exhibir mi prepotencia. Mi tío Carlo sonrió— Podría necesitar, no sé… ¿un coche? Sí, un Audi R8 estaría bien. A ser posible, rojo.

Me pasé un dedo por los labios al pensar en ello. No era una mala idea aparecer en el grandioso jardín de mi casa con un vehículo de esas características.

—Buen gusto, ______. — murmuró Adriano.
—Gracias.
—Vuelve a las doce— gruñó mi padre— Y cuidado con lo que compras. No me gusta que seas tan… — Frunció el ceño buscando el mejor adjetivo—: provocativa.
—¿Te molesta que provoque?— le pregunté con un tono un tanto irritado.
—Me molesta que te guste provocar.
—A mí me gusta— intervino Valentino guiñándome un ojo. Fingí una sonrisa. Él supo apreciarla y soltó una carcajada.
—Intentaré ser buena, pero no te aseguro nada. Sabes que me resulta muy difícil. Ciao.

Salí de allí antes de que mi padre pudiera recriminarme, y sabiendo que Valentino me contemplaba con deseo. Miré la tarjeta y la presioné contra mi pecho sonriente. Dinero ilimitado, genial.Tan entusiasmada iba hacia la puerta que no vi que alguien se cruzaba en mi camino. Chocamos bruscamente en el vestíbulo. Al separarnos vi cómo mi hermana me miraba ceñuda. El clon de mi madre tenía los labios preparados para soltar algún insulto, mientras que yo activaba todos mis reflejos para esquivar su aliento, que me podía impregnar de aroma a vodka y anular mi perfume de Paco Rabanne.

—¿Qué coño estás haciendo, imbécil? ¿Es que en el jodido internado no te enseñaron a caminar mirando hacia delante?— Su media melena castaño claro se agitó crispada. Supe que había bebido más de una copa porque empezaba a vomitar tacos cuando sobrepasaba la tercera.
—Hola, Marzia— repuse con desdén.
—Te he hecho una pregunta.
—No me parece trascendental responder. Sabes de sobra que sé caminar. Lo que deberías preguntarte es si tú puedes hacerlo.
Estampó sus manos contra mi pecho empujándome hacia una de las columnas de la escalera. Retiré sus brazos con rapidez.
—¿Qué te pasa? ¿Necesitas joder a alguien porque no te queda nada que beber?
—¡Serás zorra! Puestas a discutir, qué más daba soltar algún que otro trapo sucio.— Estaba claro que nada podía solucionar la poca empatía que había entre las dos.
—Supongo que eso es lo que Marcello te dice cuando estáis en la cama— le espeté, sin pensar. Su cara pálida se tensó al escuchar el nombre de su amante que, curiosamente, era nuestro primo materno. Apretó los labios con fuerza y levantó la mano con laintención de darme una bofetada.— ¿Piensas pegarme?— pregunté expectante.
—Pienso que te harían falta una zurras, niñata. ¿Por qué no te has quedado en Viena?— dijo Marzia, intentando hacerme daño. No sabía que me daba absolutamente igual lo que pensara.
—Pregúntaselo a papá.— Me encogí de hombros y di por zanjada la conversación.
—Volverás allí, lo sé. Me encargaré de ello— añadió, sin saber que tras ella aguardaba Enrico, su esposo, y sin duda la mejor persona que había en aquella casa.
—¡Marzia! No te comportes como si fueras una niña, ¿quieres?— Frunció loslabios guardando sus manos en el pantalón.
—Vete a la mierda, cariño.— Y desapareció.
—Como siempre, cielo— murmuró Enrico. Se giró hacia mí intentando que yo no percibiera su repentino malestar. Le cogíde un brazo y le regalé una sonrisa. No podía soportar verle triste por culpa de mi
hermana, sobre todo sabiendo lo maravillosamente bien que la trataba. Cuando era pequeña yo soñaba con encontrar un hombre como él… y todavía lo seguía anhelando.

—Siempre oportuno, cuñado.— Sonreí, pensando en que si me llevaba hasta la Piazza Navona, Enrico dejaría un rato de pensar en la relación de mierda que tenía con Marzia.
—¿Qué quieres ahora?— preguntó resignado, pero sonriente— Voy a empezara pensar que solo me quieres por interés— bromeó al ver cómo arqueaba una ceja.
—Bueno, aún soy menor y no puedo coger tu coche, aunque sé conducir.— Nose lo podía decir, pero aprendí una noche que nos escapamos del internado para ir a la capital. Aquel mismo día besé por primera vez a un chico— Te multarían y yo iría a un centro de menores por ser una delincuente adolescente… — Fingí preocupación mientras observaba su rostro suspicaz.
—Y una descarada exagerada.— Me despeinó.
—¡Eh! Que estoy recién peinada— protesté.
—¿Adónde vas?
—Bueno, he quedado con una amiga. ¿Recuerdas a Erika?— No me di cuenta de que ya estábamos abriendo la puerta. Enrico dejó que yo pasara primero.
—¿Erika Bruni? ¿La hija de Emiliano?
—¡Sí!, la misma.— Di una palmada. Emiliano Bruni era el dueño de una de las compañías aéreas más importantes del país.—Tengo muchas ganas de verla. Ya sabes, hablaremos de ropa, de chicos y de cómo es San Angelo. Ella también va a ese colegio, así que no me costará adaptarme.
—Me parece estupendo. Aunque ¿realmente crees que te costará adaptarte?— preguntó entrando en su coche.
—No— sonreí mientras me ponía el cinturón
— ¿Cuándo te has comprado estecoche? Es una pasada.

Era un Bentley continental GT-S negro, y si por fuera era espectacular, pordentro era alucinante. Entraban ganas de quedarse allí a vivir.

—Hace dos meses— dijo orgulloso.
—No sabía que ganaras tanto siendo inspector jefe de la policía criminalista.
—Es que… quizá no soy solo un criminalista… —Su mirada tenía un matiz extraño.

Siempre había pensado que entre Enrico y yo no había secretos. Él era mi confidente y yo el suyo, pero en ese instante me pareció que me ocultaba algo. ¿Estaba paranoica o había algo recóndito tras esa mirada azul?, ¿algo que quizá le incomodaba? Suspiró, presionó el volante hasta que sus nudillos se volvieron blancos y aceleró. El sonido del motor me envolvió ligeramente, y eso y la brisa romana que sedeslizaba entre mi cabello fue suficiente para perderme en la euforia que me embargaba por reencontrarme con Erika.

Narra Joseph

Descubrí las finas y morenas piernas de Mía apoyadas en una de las columnas que flanquean la entrada de mi edificio cuando mi primo y yo salíamos del garaje. Taylor me lanzó una mirada burlona de lo más significativa. Minutos antes habíamos discutido sobre las probabilidades que tenía de encontrarme con Mía. Tay barajaba dos opciones: la primera era que podía ser que apareciera por casualidad o, al menos, eso me haría creer; la segunda, que se presentara en mi casa de improvisto con un modelito de infarto y dispuesta a cualquier cosa. Yo no esperaba ninguna de las dos y Taylor se decantaba por la segunda opción. Llevaba razón. Ahí estaba Mía, dejando que sus caderas se dibujaran provocativas bajo una corta falda azul y observándome, expectante a mi reacción, que no fue otra que mirarlade arriba abajo. Tenía que admitir que estaba increíble, y que aquellas piernas no eran aptas para cardíacos, pero sabía que todas esas sensaciones un tanto libidinosas se desvanecerían en el momento en que Mía abriese la boca. Le había dicho millones de veces que no la quería, que nuestra relación solo era sexual, y ella parecía aceptarlo dichosa. Me había dicho que era lo único que quería de mí y yo era lo máximo que podía ofrecerle. Balanceé las llaves de mi moto entre mis dedos observando de soslayo la reacción de mi primo, quien se acercó a su Honda CBR roja, arrancó y dio un pequeño saltó al sentarse. Su sonrisa burlona me molestó bastante.
—Te espero en la Piazza de la Marina…—Aceleró directo hacia mí esperando que me asustara. Pero yo ni siquiera me moví, aunque aproveché, eso sí, para regalarle una sonrisa impertinente. Nos conocíamos demasiado bien, y sabíamos descifrar cualquier mensaje que enviara nuestro rostro. Era mi primo, pero lo consideraba mi hermano.— Sé bueno, Joe— se burló antes de salir del garaje— Y tú, no seas demasiado dura, Mía.

Desapareció entre la gente que se agolpaba delante de la Fontana di Trevi, en esos momentos una bella estampa barroca resaltada por la luz anaranjada que desprendían las luces de la plaza. Mía me abordó rodeando mi cuello y empujándome contra la pared. Sabía bien cómo moverse para retenerme y capear mis intentos por apartarla.
—¿Por qué no has contestado mis llamadas?— preguntó besándome el cuello.
—No sabía que tuviera que hacerlo—
dije bruscamente mientras ella metía las manos bajo mi jersey para acariciar mi vientre— Mía, tengo que irme. Me están esperando.
—Ahora estás conmigo— susurró rozando mi oreja con su lengua.

Se aferró con más fuerza a mi cuello y no pude evitar apretarla entre mis brazos, ansioso. Mía sabía que me descontrolaba con facilidad y supo provocar esa situación para no dejarme escapar. Recorrimos enganchados cada rincón del garaje hasta que llegamos al vestíbulo del edificio Jonas. Ella conocía bien el lugar y sabía por dónde guiarme; afortunadamente tuve tiempo de ver que sus intenciones eran subir a mi habitación y pude impedirlo entrando en una sala del primer piso.
La senté sobre la mesa y me quité el jersey sin dejar de besarla. Acaricié sus muslos mientras su respiración desbocada recorría mi cuello. Mía clavaba suavemente sus uñas en mi espalda atrayéndome, aún más, hasta ella. Mis besos se alejaron de sus labios, los deslicé por su cuello, por su clavícula… y por su vientre antes de volver a subir; sabía que aquello la volvería loca. Efectivamente, soltó un ligero gemido, y yo sonreí levemente escondiéndome tras su ondulado cabello rojo.

—¿Por qué me haces esto?— preguntó buscando mi boca.
—¿Acaso no es lo que deseas?

Aquel suave e intrigante susurro terminó de excitarla. Tiró de su camisa y tomó mis manos para llevarlas a su pecho. Volví a besarla una vez más mientras me deshacía de su falda. Ni la amaba ni quería nada serio con ella «en realidad, no quería nada seriocon nadie», pero eso no me impedía disfrutar de aquel momento.
De repente, la melodía de mi móvil (Amazing, de Kanye West) comenzó a sonaren el bolsillo de mi pantalón. Me detuve e intenté alejarme de Mía para coger el teléfono, pero ella tiró de mí con furia.

—No es el mejor momento, Joe—
masculló, intentando retenerme con las piernas. Miré la pantalla del móvil con el rabillo del ojo cuando ya dejaba de sonar. Era mi primo.— Así está mejor.— Aquel besó se entremezcló con una nueva llamada. Taylor insistía, lo que significaba que había problemas. Mi primo no era la
típica persona a la que le gustara interrumpir un momento… especial, por llamarlo de alguna manera. Si volvía a llamar significaba complicaciones.

—¡Joder!— clamó Mía empujándome. En otras circunstancias le habría dicho lo imbécil que era, pero ya me importaba una mierda lo que ella pensara o sintiera. Me preocupaba más lo que me aguardabatras aquella llamada.
—¿Qué pasa?— pregunté directamente nada más descolgar.
—Franco tiene ganas de pelea.

Sobraban las palabras. Si ese capullo amiguito de Valentino Bianchi y sugrupito de niñatos querían pelea habían topado con las personas idóneas para ello. Me vestí rápidamente y cogí las llaves de mi moto haciendo caso omiso a los insultos que profería la aguda y cabreada voz de Mía detrás de mí. No me importabaque estuviera enfadada; segundos antes, parecía todo lo contrario.
Llegué al garaje y me monté en la moto casi al mismo tiempo que la arrancaba. Mía me dio un ridículo puñetazo en el hombro al ver que no la escuchaba.
—A ver si te enteras, Mía. No eres nadie para controlarme. No te pertenezco y tampoco quiero pertenecerte. No quiero nada contigo. Solo es sexo, ya lo hablamos. No hay sentimientos que me aten a ti, no hay nada entre tú y yo. Así que deja de joderme, ¿quieres?— Encorvé los hombros y le indiqué la puerta con un suave gesto de labarbilla. Me miró encolerizada.
—Eres un cabrón— masculló saliendo de allí.
—Lo sé— murmuré como si me lo dijera a mí mismo. Pero Mía lo debió de interpretar como si se tratara de una tentativa de arrepentimiento, porque se dio la vuelta y me miró casi sonriente. Una vez más, se confundía— Pero no me preocupa que alguien como tú me lo diga.

En cuanto salí a la Via del Tritone y pude acelerar, el frío impactó, punzante, en mi rostro. Era molesto y me costaba ver el asfalto, pero no disminuí la velocidad. Al contrario, apreté los dientes y aceleré aún más. Si tenía algún problema con los carabinieri, más tarde lo solucionarían mi padre o Enrico. Ellos eran los dueños de la policía de Roma y nadie cuestionaría la decisión de Paul Jonas, el director general. Las luces de las farolas formaban una línea recta y brillante que yo iba siguiendo a toda velocidad, aunque con el control suficiente para ver cómo las miradas de los transeúntes que paseaban por las aceras se que daban reflejadas en el retrovisor.No dejaba indiferente a nadie, y si no hubiese tenido tanta prisa, me habría recreado en regalarles algún comentario o gesto obsceno. De repente, las luces comenzaron a distorsionarse formando pequeños destellos. Había alcanzado una pequeña caravana de coches que circulaban tranquilos por la avenida y tuve que ralentizar mi marcha para poder esquivarlos. Adelanté a varios vehículos rozando los retrovisores, pero cuando los conductores asomaban sus cabezas por la ventanilla para increparme, sus voces se cortaban en seco al reconocerme. El semáforo cambió del verde al ámbar y, enseguida, al rojo. La avenida que tenía enfrente ya se había llenado de coches que pasaban a toda velocidad, pero no me importó. Aceleré y crucé la calle dejando atrás un alboroto de pitos e insultos.


Narra ______

Suspiré y retoqué el maquillaje de mis ojos con un dedo mientras Enrico detenía el coche en doble fila. Me miró sonriente.

—Deja de retocarte, ya sabes que estás estupenda. Estarlo más seria delito, créeme.— Le miré resoplando. Aquellos cumplidos no me los podía hacer una persona con las características de Enrico. Terminaría enamorándome de él.
—¿Por qué no dejas a mi hermana y te vienes conmigo?— le supliqué. Soltó una carcajada echando la cabeza hacia atrás. Era increíble lo mucho que se parecía a Leonado DiCaprio. La única diferencia era que Enrico era algo más varonil y tenía el pelo más corto.
—Lo he pensado, en serio. Aunque la diferencia de edad…
—Solo tienes veintisiete años, Enrico— le interrumpí sonriente.
—Bien, entonces escapémonos. Ahora mismo.— Se inclinó hacia delante y me besó en la mejilla— Que lo pases bien y sé buena con los muchachos.
—No lo creo.— Salí del vehículo al tiempo que descubría a un grupo de tres chicos mirándome fijamente. Eran de mi edad y parecían el típico grupo de hippies que se pasa la tarde fumando maría y bebiendo té con algún aditivo extra. Decidí divertirme un poco. Cerré la puerta del coche y apoyé los codos en ella mientras insinuaba mis piernas. Enrico sacudió la cabeza.
—No seas mala— sonrió. Solté una carcajada mientras agitaba el pelo. La imagen quedó más imponente gracias a una débil ráfaga de viento.
—Será mejor que me marche.
—Sí. Si necesitas algo, llámame— me dijo Enrico.
—De acuerdo, te quiero.
—Yo también.— Enrico se marchó cuando mi móvil comenzó a sonar. Abrí mi bolso aprisa y encontré el nombre de Erika parpadeando en el centro de la pantalla. Descolgué acelerada.
—Si te dijera que eres la tía más guapa de todo Roma y que me muero de envidia por ese cuerpazo que tienes, ¿me creerías?— Su voz sonó jovial, como siempre.
—Sabes que sí— repuse utilizando un tono bastante narcisista. Los chicos seguían observándome.
—¡Bien! ¡Sigues siendo la misma creída de siempre!— La escuché detrás de mí. No me dio tiempo ni a reaccionar cuando ya la tenía presionando mi cuerpo con fuerza. Comenzó a gritar mi nombre y a dar saltos. Varias personas nos miraban sorprendidas, pero no era de extrañar, parecíamos dos histéricas sin pudor alguno.
—¡______ !— volvió a gritar aferrándose a mi cuello.
—¡Erika!— La abracé, y volví a oler aquel aroma fresco a limón y jazmín.
— Joder, la espera se me ha hecho eterna. ¿Tú sabes lo que me has hecho pasar?
—No hace falta que me lo jures. No veía la hora de verte.

Percibí un extraño cambio de apariencia en ella. Tenía el cabello igual de largo, pero desmontado y con unas suaves mechas cobrizas sobre su color castaño. El flequillo también estaba retocado; se lo había cortado a la altura de las cejas, lo que hacía que sus dulces facciones y sus ojos caramelo fueran más intensos.

—¿Qué te has hecho en el pelo?— pregunté después de examinarla. Ella se echó a reír inclinando la cabeza hacia atrás.
—¿No te gusta?
—Te queda genial.
—Quería cambiar de imagen, y Luca y Daniela me aconsejaron.
—Estás preciosa. Por cierto, ¿Luca y Daniela?
—Sí, nos están esperando en el Giordana’s. Tengo muchas ganas de que los conozcas. No me di cuenta de que habíamos comenzado a caminar y ya estábamos atravesando la Piazza Navona. Me explicó un montón de cosas en los pocos minutos que tardamos en llegar a la cafetería. No dejaba de parlotear sobre todos los amigos que había hecho, sobre los chicos que había conquistado, sobre los problemas con su padre y su nueva novia… Aunque este tema quiso tocarlo bien poco.

—Bien, este es el Giordana’s. Está genial, seguro que te gusta— me aseguró Erika en la puerta del local. El ambiente era de los 80. Suelo de cuadros negros y blancos; barra blanca iluminada, con los bordes redondos y dispensadores de helado de la época; paredes rojas, y sillas forradas de cuero. Daba la impresión de estar en la película Regreso al futuro.
Me fascinó. Del hilo musical surgía Edge of seventeen
de Stevie Nicks y no pude evitar cantarla por lo bajo. Erika me miró y sonrió sorprendida.

—Me gusta esta canción— casi sonó a excusa, pero sonreí.
—¿Por qué no le metes algo de swing mientras caminas?
—Sabes que lo haré.— Aunque en el local había gente, no me corté a la hora de caminar al ritmo de la melodía. De la mesa del final se levantó un muchacho delgado que vino a mi encuentro, bailando.
Erika soltó una carcajada y supe que se trataba de Luca. Iba bien peripuesto. Llevaba el flequillo hacia un lado y el resto de su negro cabello engominado hacia atrás. Dos pequeños aros adornaban sus orejas y sus labios brillaban de una forma especial, seguramente por el brillo labial.
—¡______ !— clamó aquel chico, con una voz estridente.— ¡Uau, chica! ¡Eres másguapa que en las fotos! Y créeme, eso es muy difícil, encanto— añadió tocando cada curva de mi cara como si fuese un ciego reconociendo a una persona— Muy difícil, ¿has pensando en trabajar como modelo?
—Gracias, pero no. No me va ese rollo.
—Ella es más de números— añadió Erika, sonriente— Concretamente, de ciencias. Quiere estudiar Bioquímica clínica.
—Vaya, nena, con la cantidad de carreras que hay en medicina, escoges la más sencilla— dijo, irónicamente, una muchacha morena. Ella debía de ser Daniela.— ¡Dios, qué lastima! Podría hacer una gran campaña contigo— continuó Luca. Vi enseguida que aquel muchacho no dejaría de hablar— ¡Y qué ojos! ¿Son lentillas?
—No…— Sonreí mientras observaba cómo Luca escudriñaba mis ojos.
—Jamás he visto un gris tan deslumbrante… ¡Es increíble!
—Poca gente tiene ese color…— añadió Erika. La escena no podía ser más peculiar: la chica que parecía ser Daniela y yo observábamos cómo Luca y Erika conversaban sobre mis ojos.
—Muy poca —prosiguió Luca.— Aunque sé de alguien…
—¿Quién?
—Joe— contestó Erika.
—¿Qué Joe?
—Nuestro Joe. Joseph Jonas. Aunque él los tiene miel.

Aquello fue una sorpresa para mí. No esperaba que el hijo pequeño de Paul Jonas entrara en nuestra conversación; mejor dicho, en su conversación.
—¡Oh sí! Joseph Jonas. Está tan… — Luca levantó los ojos al techo, soñando con quién sabe qué fantasías.
—Bueno, ya basta… —
interrumpió Daniela, pestañeando.
—Yo soy Daniela y si te estás preguntando si Luca es así siempre; la verdad es que sí, es así— me dijomientras me daba un beso— Encantada de conocerte al fin.
—Ten cuidado, ______. Daniela proviene de los rottweiler— dijo Luca, bromeando con ella.
—¡Cállate!— Le propinó un empujón.

Daniela llevaba el cabello, de color negro azabache, cortado justo sobre los hombros. Su largo flequillo dejaba entrever unos ojos aguamarina que me deslumbraron. Me encantaba su estilo. Vestía de una forma más urbana, aunque resultaba sensual y muy femenino. Se le notaba una personalidad fuerte y resolutiva,
con seguridad en sí misma…, sin duda una anomalía entre los adolescentes. Su tono de
voz, tan cálido, me tranquilizaba.

—Bueno, ______, ¿has probado los helados del Giordana’s? — preguntó Daniela aferrándose a su bufanda de lana malva.
—Esperaba hacerlo ahora mismo.


Narra Joe

Vi la Piazza de la Marina en cuanto di la última curva. La pelea ya había comenzado… con más gente de la que esperaba. El grupito de Franco y sus muñequitas había venido acompañado de más acólitos. Nos doblaban en número. Unas ancianas que pasaban por allí salieron escopeteadas al ver aquel espectáculo de patadas y puñetazos. Me dio tiempo a ver que una de ellas se disponía a telefonear; pronto tendríamos la visita de los carabinieri. Detuve mi Yamaha YZF R1 negra hincando la rueda delantera en el asfalto de una forma un tanto agresiva. Soltó un chirrido que vino acompañado de una débil humareda blanca, que no me impidió ver cómo uno de los gemelos Carusso, Stefano, sujetaba los brazos de Taylor mientras Franco le daba un golpe en el estómago. Mi amigo Alex tenía la cabeza de Claudio bien aferrada entre su brazo y las costillas y no dejaba de darle puñetazos. Otro muchacho saltó sobre él, pero Alex se zafó rápidamente sacudiendo los hombros. Nadie quería pelearse con Alex.
Era un tío de metro noventa, grande y muy fuerte. Costaba adivinar que tuviera dieciocho años. Francesco, el otro gemelo, y otros dos niñatos más intentaban retener a Eric. Este sonreía mientras los esquivaba. Eric era pequeño y muy escurridizo, así que en una pelea lo único que podías hacer era correr tras él. Sin embargo, lo que más me molestó fue ver que un muchacho, rezagado del meollo, grababa la pelea desde su móvil. Apreté los labios mientras me bajaba de la moto tirándola a un lado. Solo llevaba unas semanas con ella, pero no era la primera vez que rompía algo.
Qué más daba, podría comprarme otra cuando quisiera. Me lancé sobre el muchacho, que no me había visto llegar. Le arranqué el móvil y, con él, le di un puñetazo en la cara. El aparato se hizo trizas entre mis dedos. Cayó al suelo fulminado; uno menos. Ahora Franco era mi objetivo y fui a por él con decisión. Levanté la pierna y la lancé contra su pecho con tal fuerza que lo tiré al suelo. Al caer, pude oír un pequeño gemido. No dejé que se levantara, salté sobre él y le di un puñetazo que impactó en la mandíbula. Su cabeza rebotó contra el suelo, y el labio y la nariz comenzaron asangrarle. Aun así, sacó fuerzas de donde no las tenía para revolverse y empujarme. Caí y se colocó sobre mí. Taylor desvió el golpe que iba a darme con una patada. Aquel simple gesto hizo que yo volviera a darle otro puñetazo. Lo que no esperaba era que Claudio se zafara de los brazos de Alex y me diera una patada en la ceja. Noté cómo la sangre se deslizaba por mi cara, pero eso no impidió que me lanzara sobre él. Le di un puñetazo en el estómago y comencé a pegarle en la cara mientras gritaba. De repente, se oyeron las sirenas de la policía acercándose. La jodida llamaba de las viejas había sido muy efectiva. Era el momento de salir cagando leches, pero no podría hacerlo en la moto porque venían por esa dirección. Taylor tiró de mí con fuerza y me puso en pie.
—¡Vamos, tenemos que irnos, Joe!— gritó Alex comenzando a correr. Eric le siguió y, tras ellos, los gemelos y el muchacho del móvil, que iba sangrando.
—¡Joe!— chilló Taylor. Franco, ya de lejos, me observaba con una sonrisa fanfarrona y mirada interrogante. Sabía que ahí no terminaba la cosa. Se había atrevido a tocar a mi primo y a mis amigos, y eso no lo podía consentir. Me encargaría de él en cuanto se volviera acruzar en mi camino.
—¡Estás muerto, hijo de puta!— clamé antes de sentir como Taylor me obligabaa correr. Un coche de los carabinieri apareció cortándonos el paso justo cuando íbamos acruzar la calle. Reboté contra él y me impulsé hacia delante saltando sobre el capó. Retomé velocidad y dejé al policía saliendo del coche. Taylor retrocedió y se perdió
entre los árboles. Por suerte, la atención no estaba puesta en él… sino en mí.
Volver arriba Ir abajo
Beautiful-NO-Tamed.
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 515
Edad : 21
Localización : Tomando leche de la granja de Joe ;)
Fecha de inscripción : 02/08/2010

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 16th 2012, 09:02

Me encanta,parece super intersantee maree un poquito leyendo pero me encanto,siguela:)
Volver arriba Ir abajo
Beautiful-NO-Tamed.
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 515
Edad : 21
Localización : Tomando leche de la granja de Joe ;)
Fecha de inscripción : 02/08/2010

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 16th 2012, 09:02

Me encanta,parece super intersantee maree un poquito leyendo pero me encanto,siguela:)
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 16th 2012, 11:04

me encantooo no me la perdere por nadaaa
Volver arriba Ir abajo
FerJonas12
Novia De..


Cantidad de envíos : 645
Localización : Ave. Fastlife LA. California
Fecha de inscripción : 03/02/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 16th 2012, 11:59

Lind me declaro nueva lectora en esta nove! Me ha encAbtado siguela pronto pleade
Volver arriba Ir abajo
andreita-593
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 873
Edad : 23
Localización : Con Joe<3
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 16th 2012, 18:34

NUEVA LECTORA Very Happy

me encanta! síguela
Volver arriba Ir abajo
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 17th 2012, 08:37

CAPÍTULO 2


Narra ______

—A Viale delle Magnolie, lo más rápido posible, por favor— dije sabiendo quellegaría con retraso. Solo faltaban diez minutos para las doce. Coger un taxi en el Corso del Renascimento me llevó cerca de quince minutos.Y cuando lo logré, me topé con un vehículo que parecía rodar de puro milagro. Altomar asiento, me clavé las bolitas de color teja de la funda del asiento. La voz de una cantante con problemas de garganta surgía de la radio. «Me llevó unos segundos reconocer que se trataba de música árabe» Un olor a kebab rancio cubría todo elinterior.
—Dios, tendré que volver a ducharme en cuanto llegué—
mascullé al descubrir que había grasa por todos lados— Dígame, ¿ha pensado en lavar este trasto?— El hombre sonrío y aceleró de golpe provocando que me estampara contra el asiento delantero. Lo hizo a propósito, pero no me molestó. Es más, sonreí.
—Señorita, se hace lo que se puede.
—Si usted lo dice.— Para ser casi medianoche, el tráfico era insufrible. Tan solo tres calles nos había llevado los diez minutos que tenía de límite. Y ahora nos encontrábamos en otro atasco en la Via del Corso.
—¿Está usted seguro de que este era el camino más corto?
—En Roma no hay atajos, señorita. Debería saberlo.
—Ya, claro. Usted está buscando propina— resoplé mientras el hombre sonreía.
—Por supuesto. Tengo que alimentar a mis tres esposas.— Le miré con los ojos abiertos de par en par.
—¿No lo dirá en serio?— Mi comentario le hizo aún más gracia.
—Solo bromeaba.— Negó con una mano.
—En fin, si acepta tarjeta, podemos llegar a un acuerdo. Siempre y cuando no lleguemos más tarde de las doce y cuarto. De lo contrario, se encontraría con un cadáver— le dije tan dramáticamente como pude.
—¿Dónde vive exactamente?
—En la mansión Carusso.— El taxista abrió la boca ligeramente. Después me observó por el retrovisor. Sin duda, no esperaba que viviera allí.
—¿Y qué hace cogiendo un taxi?— preguntó avanzando unos metros y volviéndose a detener. Por suerte, ya estábamos en la Piazza del Popolo.
—Quiero independencia…

De repente, su puerta se abrió y un muchacho arrancó al taxista del asiento de un tirón. Solté un chillido al verle rodar por el suelo mientras se quejaba y maldecía. El muchacho se subió al coche, cerró la puerta y comenzó a maniobrar de una forma tan experta como brusca. No me dio tiempo a verle la cara, porque caí entre los asientos cuando dio un giro violento, pero sí pude escuchar cómo chocábamos con varios vehículos.
Me incorporé sin dejar de gritar.«Que no sea un secuestro. Que no sea un secuestro», me iba diciendo a mímisma para tranquilizarme. Volvió a virar rápido para entrar en la Piazza del Popolo sin el menor temor a atropellar a algún peatón. Dios, iba a morir, seguro.Le miré. Era joven, de mi edad más o menos.
—¡Me cago en la puta! ¡¿Cómo coño se apaga este trasto?!— gritó sofocado, intentando apagar la radio. Será gilipollas. Soltó el volante y se puso a darle golpes con el puño y con la pierna como si sele fuera la vida en ello. ¡Estaba loco!La chica con problemas de garganta dejó de sonar enseguida, pero la música fue sustituida por las sirenas de la policía. Venían detrás de nosotros. —Maldita mierda de coche. ¿Por qué coño no he cogido el Fiat?— gritó, a la vezque se percataba por fin de que tenía compañía tras él— ¡Joder!— Aproveché para atacar y me lancé sobre él dándole patadas.

—¡No me secuestres, capullo! ¡Déjame bajar!— chillé con fuerza mientras él esquivaba mis golpes.
—¡¿Quieres estarte quieta?! ¡Estás delirando! El coche se desvió de repente y chocamos contra un muro. Salí despedida hacia delante y me golpeé la cabeza y los hombros contra el salpicadero. Los cristales cayeron sobre mí, pero enseguida percibí cómo el chico me cubría. De milagro, no sufrí ningún corte. Lo empujé y me arrastré hasta la puerta con el cuerpo dolorido. Me lancé al suelo y caí en un charco justo antes de que otro chaval se tropezara con mis piernas. ¿De dónde había salido este?
—¿Vienes a por más?, Franco— dijo mi presunto secuestrador.
—Me subestimas.— El tal Franco se lanzó a por el otro muchacho y comenzaron a pegarse prácticamente sobre mí. Intenté escapar, pero cayeron al suelo y Franco me dio un puñetazo en el hombro.
—Quita de aquí, joder— me espetó. Le di una patada justo cuando un policía me sujetaba por la espalda y me arrastraba fuera de allí. El acero caliente del capó fue lo que sentí en mi cara mientras unas esposas me inmovilizaban las muñecas. Estaba detenida.

Narra Joe

Franco logró escapar mientras detenían a la chica. Quise ir tras él, pero ya me habían cazado. Me empujaron contra la pared y me pusieron las esposas.
—Joe, ¿cuándo aprenderás?— se mofó uno de los guardias.
—Tú no podrás ver ese día porque estarás de guardia de seguridad en uncentro comercial. Me encargaría de ello en cuanto pudiera.
—Qué gracioso.— Hizo una mueca antes de empujarme hacia el coche
—Vamos, esta noche dormirás en el calabozo.

La muchacha no dejaba de gritar y se resistía a entrar en el vehículo. Estaba toda desaliñada, pero aun así exhibía un cuerpo increíble… y bastante ágil. Colocó una
pierna en la puerta y empujó hacia atrás provocando que dos policías tuvieran que reducirla. Finalmente entró y comenzó a dar patadas a los asientos. Sonreí.
—Señorita, cálmese o tendrá problemas.
—¡Ya los tengo! ¡Le juro que se arrepentirán de esto!— les gritaba, y yo opinabalo mismo— Yo solo iba hacia mi casa cuando este gilipollas—
dijo señalándome con la cabeza. Alcé una ceja, incrédulo— sacó al taxista del coche y comenzó a conducir como un loco.
—Todo eso podrá contarlo en comisaría.
—¡¿Qué?! ¡Oh, Dios mío!—
Dejó de hablar y se desplomó en el asiento. Por fin pude observarla con tranquilidad. Era increíblemente guapa; piel páliday tersa, labios carnosos, nariz perfecta y unos ojos grises deslumbrantes. Casi iluminaban la penumbra del vehículo. Tenía el cabello muy largo y liso, de un castaño ceniza más claro que oscuro. Del cuerpo no pude ver mucho, pero apuntaba maneras.

—¿Qué coño estás mirando, imbécil?— me preguntó clavando aquellos ojazos en los míos. Jamás había visto una belleza igual.
—¡Eh, tranquila! Deberías relajar el labio… mira, se hace así. —Comencé amover la boca lentamente.
—Serás…— Se lanzó a por mí. Poco podía hacer con las manos detrás de la espalda, pero un mordisco podía hacer daño.
—Giorgio, esta chica intenta matarme— le dije a uno de los policías en tono jocoso.
—Si lo consigue, le estaré eternamente agradecido.
—¡Ja! qué gracioso.— La empujé con un hombro
— ¿A qué comisaría vamos?— Giorgio me miró con cara de pocos amigos mientras la muchacha me enviaba miradas asesinas.
—Ya lo sabes.
—No, no lo recuerdo— ahora me tocaba mofarme a mí. Sabía exactamente donde nos dirigíamos.
—A Trevi, y ahora cállate— le gruñó el policía.Trevi, perfecto. En una hora estaría en la calle.

Fin del flashback

Narra ______

Mi compañera de celda se sentó justo a mi lado y me observó con… ¿avidez?
Rezaba para que Enrico llegara cuanto antes. Ya le había llamado y me había dicho que no tardaría. La verdad es que parecía bastante tranquilo, como si ya supiera lo que había ocurrido. Al niñato chulo se lo habían llevado a otra celda, así que no sabía si había hecho su llamada ni si le dejarían salir pronto. Esperaba que no, y que se pudriera allí dentro. Aquella mujer tan desagradable comenzó a invadir mi espacio vital abalanzándose sobre mí lentamente.

—¿No sería mejor que habláramos un rato? Tu y yo podríamos ser amigas.— No, no seríamos amigas nunca.Su boca dibujó algo parecido a una sonrisa. De repente, estampó su nariz en mimejilla e inhaló mi aroma ruidosamente. Me quedé quieta, con los ojos como platos y sin saber qué hacer.
—______ Carusso di Castro—
llamó justo en ese momento el policía querespondía al nombre de Giorgio. Me levanté ipso facto y me lancé a los barrotes entre los que ya veía la tranquilizadora figura de Enrico.
—¡Gracias al cielo!— exclamé antes de que la puerta se abriera— Quita de en medio.— Empujé al policía que me franqueaba la puerta y me tiré al cuello de Enrico. Sus brazos me rodearon suavemente, apretándome contra su cuerpo. Su calor
me calmó… pero solo unos segundos. Cuando volví en mí, me aparté de él y comencé a despotricar. —Mi primera noche en Roma y acabo aquí por culpa de un capullo que está loco. Créeme Enrico, temí por mi vida. Deberían encerrarlo en un manicomio. Comenzó a pegarse con otro tío y me aplastaron. Y minutos antes nos estrellamos contra un muro. ¡Mira mi ropa!— Extrañamente, Enrico parecía divertido. Me cogió de los hombros y me obligó amirarle.
—Cálmate, ______, mi amor. No hay de qué preocuparse.
—¿Que no hay de qué preocuparse? ¡Mi padre me matará!
—Angelo cree que duermes en casa de Erika. Ya está todo listo, ella te espera en su casa.—Volví a abrazarle.
—Eres mi ángel.— En ese momento, la reclusa estiró el brazo, cogió un mechón de mi cabello y comenzó a olisquearlo entre los barrotes. Giorgio la alejó y a Enrico se le dibujó una sonrisa al ver mi cara de terror.
—Quieta, Rosa— dijo el policía.
—Sácame de aquí ahora mismo— murmuré con voz ahogada.
—Tengo que quedarme, fuera te espera un coche que te llevará a casa de los DeRossi.— Me besó en la frente y me alejé de él a toda prisa sintiendo cómo su mano se separaba de la mía cuando nuestros brazos ya no podían estirarse más




GRACIAS CHICAS POR LEER!! SE QUE LES VA A GUSTAR!!! BYE COMENTEN!!
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 17th 2012, 09:57

me encantooooo siguela por fiii
Volver arriba Ir abajo
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 19th 2012, 07:34

CAPÍTULO 3

Narra Joe

Usher sonaba con la canción
Trading Places mientras me acomodaba en el Bentley de Enrico. Ya sabía que Taylor, Alex y Eric estaban a salvo en mi casa, y que mi padre esperaba a que llegara. Me aguardaba una buena bronca y, en realidad, con motivos.
Era la cuarta vez que visitaba los calabozos de la comisaría de Trevi en lo que iba de año. Y tan solo habían pasado ocho días desde Noche vieja.

—¿Sabes a quién has arrastrado contigo a la comisaría?— me preguntó Enrico aparentando seriedad, pero conteniendo una sonrisa. Enrico sabía el motivo de mi detención y opinaba que debía haber sido más duro con Franco.
—A una tía que estaba buenísima— recordé sus largas piernas— En serio, Enrico, si la hubieses visto, hasta tú te hubieses quedado aluciando.— Soltó una carcajada.
—Ya veo. En realidad, sí, era muy guapa.
—¿Pudiste verla?— pregunté extrañado.
—La saqué del calabozo, Joe.
—¿Cómo?— Ahora estaba todavía más perdido. Detuvo el coche frente al garaje del edificio Jonas. Cogió un pequeño mando, lo sacó por la ventanilla y pulsó el botón. La puerta comenzó a elevarse y Enrico aprovechó para mirarme.
—Esa «tía» que estaba buenísima era ______ Carusso.— Si esperaba sorprenderme, lo consiguió. Le miré boquiabierto y con los ojos desencajados. Joder, si Angelo se enterase de que su hija pequeña había estado en el calabozo por mi culpa, me mataría.«Con la de coches que había en la Via del Corso, y tuve que coger el taxi que llevaba a ______», pensé.
—¿Lo sabe Angelo?— pregunté temeroso.
—No, pero lo sabe Paul.

...

—¡Es increíble, Joseph! Sabes que no puedes ir por ahí pegándote con el grupito de Franco. No dejas de estar en boca de todos y eso nos traerá problemas— dijo mi padre, alterado pero intentando no gritar para no despertar a mi madre y a mis hermanos mayores— Encima, has metido a ______ Carusso de por medio. ¿Sabes que hará la prensa si se entera? ¡Jesús!— Sentado en un sillón, observaba cómo mi padre caminaba de un lado a otro fumando sin parar.
—Lo siento, tío Paul. No volverá a ocurrir— dijo Taylor poniendo cara de no haber roto un plato en su vida.
—Tú a callar, ya te hemos calado— dijo su padre, mi tío Alessio— Y vosotros…— Miró a Alex y a Eric— ¿Le disteis duro?— Les guiñó un ojo. Todos nos miramos algo confundidos, pero terminamos riendo. Estuvimos cerca de una hora comentando la pelea. Incluso Eric la representó en el centro del salón. Lo que comenzó como una reprimenda, terminó como una reunión de colegas que se explican unos a otros sus batallitas. Sin embargo, durante todo ese tiempo mi mente no estaba en aquel salón, sino en una chica de deslumbrantes ojos grises.

Narra ______

El lunes a primera hora me reuní con Erika, Daniela y Luca en la entrada del San Angelo. En ese colegio iba a cursar el último curso de enseñanza media antes de ira la universidad. Me sorprendió que el edificio fuera tan grande. Incluso tenía aparcamiento. Como bien planeó Enrico, mi padre no se había enterado de nada de lo que ocurrió el sábado, así que pude pasar el resto del fin de semana con Erika y sus amigos dando largos paseos por la ciudad y gastando dinero con la tarjeta. Por supuesto, fuimos caminando a todas partes. No podía arriesgarme a tener otro tropiezo. Estaba segura de que pasaría un tiempo hasta que volviera a coger un taxi. Cuando se lo expliqué a mis amigos, se partieron de risa.
No entendí por quéles hizo tanta gracia, la verdad. Entré en la secretaría. Por su decoración, parecía que estabas en la consulta de un médico de pago: sillones oscuros flanqueando una mesa de cristal con un bonito jarrón con flores rojas. No me extrañaría que esos colores estuvieran pensados para que combinaran con nuestros uniformes. La pared estaba llena de cuadros de alumnos ya graduados y artículos de periódico. El San Angelo era la mejor institución educativa de Roma y sus becas eran muy sonadas. Había una lista de espera de casi dos años para poder entrar. Algunos, como mi padre, se la saltaban utilizando las influencias. Contemplé mi imagen ataviada con el uniforme en un espejo que colgaba en lapared del fondo.
La falda de pliegues roja con los típicos cuadrados en amarillo y negro dejaba al descubierto mis rodillas, algo que en mi antiguo uniforme era impensable. De hecho, aquel conjunto era totalmente diferente al del internado. Era atrevido, incluso sexy, y muy rojo. La camisa blanca se ceñía a la cintura, lo que ayudaba a marcar la figura. El polo rojo era algo más holgado y clásico, con el nombre y el escudo del instituto bordado en hilo dorado, como una imagen típica de la realeza. Aquel jersey era optativo llevarlo, pero a mi madre no le parecía bien que prescindiera de él (me lo quité en cuanto salí de casa).
Lo más discreto, por así decirlo, era la corbata y las medias que ocultaban parte de mis rodillas y casi se unían a la falda. Y después estaban los zapatos, que llevaban algo de tacón siguiendo las normas imperantes. Porsupuesto, yo me puse unos más altos. Me acerqué al mostrador, donde una secretaria mordisqueaba un bolígrafo entre sorbo y sorbo de su café.
—Buenos días, soy ______ Carusso di Castro.— La secretaria se levantó sonriente y se puso a rebuscar mi matrícula en los archivos ordenados alfabéticamente que había tras ella. Extrajo mi carpeta, la abrió y cogió un folio que no tardó en sellar y firmar.
—Bien, estás en Ciencias, ¿verdad?— dijo, mientras se quitaba el bolígrafo de suboca.
—Así es.
—Tu clase es cuarto D. Aquí tienes el horario. ¿Quieres que te acompañe?
—No, no se preocupe. Tengo amigas que van a la misma clase.— Desvié lamirada hacia la puerta. Me saludaron de forma escandalosa desde fuera.
—Genial. Una chica sociable, me alegro— añadió, entregándome el horario— Bueno, pues que tengas un buen día de clase, ______ .
—Muchas gracias.
—Si necesitas algo, aquí estaré. Por cierto, me llamo Antonieta.
—Estupendo, Antonieta. Buenos días.— Salí de la secretaría mirándome el horario. Compartiría clase con Daniela.
—Bueno, ¿cuál es tu clase?—
preguntó Luca, expectante, en cuanto abrí lapuerta de cristal.
—Cuarto D.— Erika resopló algo decepcionada.
—En fin, nos veremos a la hora del recreo. Mi clase está en el otro extremo del pasillo. La comparto con tu querida prima.
—¡Y conmigo! Que no se te olvide— añadió Luca.
—¿Quién es tu prima?—
preguntó, curiosa, Daniela.
—Giovanna Carusso.
—¡Joder!— En ese momento, Erika miró por encima de mi hombro. Su cara reflejaba entre fascinación y aturdimiento. Jamás la había visto así. Un muchacho moreno con ojos marron claro se acercó y la saludó fríamente. Curiosamente, me recordó al loco del taxi. Debía de estar obsesionada.
—Hola Taylor. No me has llamado en todo el fin de semana— dijo Erika dándole un suave beso en los labios. Sin duda, aquel debía de ser el chico del que tanto me había hablado. Noter minaban de ser novios, pero ella tenía interés. Más del que él sugería; parecía aburrido. El tal Taylor me miró y sonrió, pasando de responder a Erika.
—Hola, ______— dijo arrastrando mi nombre. Sonó sexy.
—¿Y tú eres?— pregunté incrédula. ¿De qué me conocía? Erika le lanzó una mirada asesina. Estaba molesta, lo sabía. Taylor se acercó hasta mí y me dio dos besos
—Taylor Lautner. Si haces memoria, te acordarás de mí— Sonrió— Yo y miprimo solíamos enterrarte en la arena cuando veraneábamos en Cerdeña. Qué tiempos…

Por supuesto que me acordaba. Una vez estuve escupiendo arena durante todoel día. Suerte que Enrico y Khris Jonas me protegían. Había cambiado muchísimo, pero seguía siendo muy guapo. Debía de ser elgen Jonas: absolutamente todos los miembros de la familia eran apuestos. Aunque en ocasiones la naturaleza se excedía más con unos que con otros. Recordé a Joseph Jonas. La última vez que lo vi tenía ocho años, pero ya era el más guapo de todos…
Y también el más travieso.

—¡Vaya, cuánto tiempo! Casi no me acordaba, lo siento—
exclamé sonriente antes de darle un abrazo. La verdad es que me alegraba mucho de verle.
—Estás perdonada. ¿Cuándo has vuelto?
—El sábado.
—Lo tuyo es suerte, ______. Al final conocerás a todo el instituto en menos de una hora—dijo sonriente Daniela— ¿Qué pasa, Taylor? ¿A mí no me saludas?— Taylor fue a por ella a la vez que Luca le daba un codazo simulando estar cabreado.
—Para ti también hay, guapita.
—No me llames así.— Luca fingió molestarse.— Seré gay, pero me gusta mi nombre. El timbre interrumpió nuestra conversación, lo que hizo que también me fijara en que Erika se había quedado un poco apartada y nos miraba con los brazos cruzados sobre el pecho. Ahora sí que estaba enfadadísima. Me pregunté si me echaría a mí la culpa. Se despidió de mí con un gruñido nada más llegar al segundo piso, y se alejó caminando aprisa mientras Luca le gritaba que esperara. Miré a Daniela, desconcertada.

—Es por Taylor. Él no le hace mucho caso— explicó antes de cogerme del brazoy comenzar a caminar— Pero no te preocupes. Venga, que te pondré al día.

Comenzó a señalar a diversas personas con las que nos íbamos cruzando por el pasillo; me decía sus nombres y cómo eran. En ese momento mi prima pasó justo a nuestro lado.
—Dios las cría y ellas se juntan— dijo escondiéndose detrás de mi hombro. Daniela quiso hablar, pero la interrumpí.
—¿Es por eso por lo que somos primas, Giovanna?— dije dándome la vuelta y cruzando los brazos. Me miró de arriba abajo y salió disparada.
—Creo que he encontrado mi alma gemela. Con la diferencia de que tú eres sexy de natural y yo tengo que luchar por serlo.— Daniela meneó la cabeza de un lado a otro.
—No desesperes.
—Lo intentaré.— Reímos antes de que prosiguiera con sus fugaces y agudos retratos
—Esa es Nikki Gilardino, y la larguirucha es Mía Fiorentini. Son las secuaces de tu primita. Igual de zorras, créeme.
—No creía que nadie pudiera igualarla— dije. Daniela soltó una carcajada. Nikki era una morena bajita y peripuesta, pero la llamativa (si se le puede llamar así) era Mía, una pelirroja estirada que enseguida me recordó a una llama.
—Y esa que está apoyada en la pared es Laura.—Daniela se acercó a mí para susurrarme— No te fíes de ella, es una chismosa. También es la encargada del periódico de la escuela.— Era una chica rubia y bastante atractiva. De lejos se podía confundir con una Barbie en edición limitada… no por prestigiosa, sino por lo pronto que se hartarían de ella. Con el dedo índice se enroscaba un mechón de su cabello mientras coqueteaba con un chico de cuerpo perfecto. Me recreé en mirarle. Nadie llevaba el uniforme como él: desenfadado, pero elegante.
Era desgarbado y alto, de espalda ancha y marcada.
Solo la visión de sus hombros ya incitaba a fantasear. De cintura para abajo…, aparté la mirada. Se me estaba yendo la olla. Me imaginaba qué haría si estuviese en la posición de Laura; para empezar, no entrar en clase. El chico tenía un brazo apoyado en el marco de la puerta de mi clase y susurraba algo a Laura con sensualidad mientras deslizaba sus labios por la mejilla dela chica.
Daniela solo me había ido informando sobre las chicas, así que decidí preguntarle por el sector masculino del colegio. Pero cuando iba a hacerlo, ya en la entrada de la clase, me topé con su rostro. El muchacho que coqueteaba con Laura ¡era el mismísimo loco del taxi! Me sobresalté tanto que choqué con el marco de la puerta.
Él me miró por encima de su brazo y me sonrió de una forma tan sensual que por un momento me quedé embobada mirando su boca. Reaccioné enseguida poniendo cara de asco para disimular. Él sonrió más.

—¡Tú!— susurré impactada.
—Hola, ______.— El tono de su voz me recordó al de Taylor— Debo decir que el uniforme te queda de escándalo.
—Cállate— interrumpió Daniela tapándole la boca. Sonrió mientras lo hacía. Entré con ella en clase y caminé hacia el pupitre del final casi sin darme cuenta.— ¿Estás bien?— preguntó Daniela.
—¡Ese de ahí es el capullo que robó el taxi!— dije exaltada, señalándole. Venía hacia mí mientras yo tomaba asiento.
—¿Joe Jonas? ¡Lo sabía!— Dani chasqueó los dedos.
—¡¿Joseph Jonas ?!

Narra Joe

—¿Me llamabas?— Tomé asiento a su lado con la vista fija en un botón de su camisa que andaba suelto. Pude ver el inicio de su pecho. Laura apareció detrás del cristal que daba al pasillo y me hizo un corte de mangas antes de entrar en su clase.
Ciao, bella, pensé acercándome más a _______.
—Vete de aquí— masculló con aquellos labios carnosos.
—Es mi clase.
—Vete del pupitre.
—Es mi sitio.— _______ miró a Daniela con ojos interrogantes. Taylor apareció en ese momento.
—Es cierto, es su sitio— dijo Daniela, encogiéndose de hombros.
—Taylor, ¿te importa sentarte con Dani?—Ni siquiera le miré, solo tenía ojos para intimidar a _______. Estaba comenzando a divertirme.
—Pero yo me iba a sentar con _______ — dijo Dani.
—¡No! Me sentaré yo con ella.— Se acercó demasiado. Quiso levantarse, pero se lo impedí coincidiendo con la llegada de la señora Sbaraglia, la profesora de biología. Miré a ______ directamente y le guiñe un ojo; esperaba que resoplara o que hiciera cualquier gesto de desesperación, pero no hizonada. Solo me observó fijamente mientras apretaba la mandíbula. Me estaba retando,así que le concedí el placer aceptando el reto con una sonrisa.—Soy Joseph Jonas— Me acerqué a ella— Me alegro de verte.
—______ Carusso— dijo mirándome a los ojos— Yo no puedo decir lo mismo.
—Señora Sbaraglia, me alegra informarle— dije con sorna recostándome en el asiento— que tenemos una nueva alumna.— ______ frunció los labios antes de enviarle una sonrisa a la profesora.
—¡Oh, sí!— Sonrió Sbaraglia mirando su ficha— Es cierto.
—Propongo que se presente, ¿qué le parece?— Miré a mi nueva compañera de asiento de forma chulesca y comprendí por su gesto que ya me odiaba. ¡Perfecto! Un nuevo récord.
—¡Por supuesto!— ratificó la profesora

Volver arriba Ir abajo
andreita-593
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 873
Edad : 23
Localización : Con Joe<3
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 19th 2012, 10:26

me encanta! síguela
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 19th 2012, 12:42

me encantooo siguelaa
Joe es un picon jajajaja
Volver arriba Ir abajo
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 19th 2012, 22:42

CAPÍTULO 4

Narra ______

Tomé asiento en la cafetería con un café entre las manos. Me había reunido con mis amigos y esperaba que los treinta minutos de recreo me sirvieran para calmarme. Joseph había estado jodiéndome las tres primeras horas y mucho me temía que insistiría en las tres próximas. Saqué mis apuntes de química y comencé a realizar unas fórmulas.

—Me parece increíble. Joe nunca se sienta con nadie que no sea Taylor—
dijo Luca risueño. Al parecer, sus otros amigotes iban a otra clase. Intenté no distraerme con la
conversación… pero no lo logré.— Bueno, ______, ¿qué pensaste cuando reconociste que era el «loco» del taxi?— añadió Luca provocando las risas de mis amigas. Resoplé poniendo los ojos en blanco, pero de inmediato me quedé petrificada. Por encima del hombro de Erika vi cómo Joseph y sus amigos se acercaban con decisión.
Pensé que pasarían de largo, pero Joseph cogió una silla de una mesa cercana y la colocó justo a mi lado. Tomó asiento de la manera más condenadamente sexy que había visto en mi vida. Apoyó sus codos sobre las rodillas entreabiertas y mecontempló con el gesto torcido.
Todo en él me provocaba; y fui consciente de que si me quedaba mirándole demasiado tiempo, corría el riesgo de perder la cabeza. Saludó a los demás dedicándoles su mejor sonrisa, que terminó cuando memiró a mí. Su primo, Taylor, prácticamente se vio obligado a sentarse al lado de Erika, pero ella fingió no prestarle atención; se estaba haciendo la ofendida.
Un muchacho alto y fornido acarició el cuello de Daniela haciendo que esta se estremeciera y cerrara los ojos. Cuando el chico tomó asiento, se observaron: se estaban diciendo millones decosas sin que nadie pudiera escucharles. Se percibía que allí había algo más que amistad. El muchacho rapero y delgado fue el que mejor me cayó a simple vista. Parecía alegre y no pude evitar pensar cómo podía ser amigo de Joseph alguien así. Se acercó hasta mí.
—¡______!— exclamó, dándome un fuerte beso en la mejilla .Me dejó descolocada.
—Soy Eric. ¿No te acuerdas? Una vez te hice un dibujo de Sailor Moon— añadió provocando la sonrisa de Joseph. Aparté un momento la vista de Eric para fulminar a Joseph con la mirada.Él alzó las manos negando con la cabeza; como si me tuviera miedo y se protegiera. Seguía burlándose de mí. Volví a Eric. Me acordé de aquel muchacho. Era el menor de los Albori, una familia que también veraneaba con nosotros. Él y yo siempre estábamos dibujando…
cuando Taylor y el puñetero Joseph no nos molestaban.
—Hola, Eric— dije dándole un pequeño abrazo.También reconocí al joven fornido. Era el mediano de los De Rossi y se llamaba Alex. Este alargó su mano y me cogió suavemente de la mejilla.
—Yo soy Alex.—Me besó— Me alegro de que estés de vuelta.
—Gracias. Es agradable recibir algo de cortesía después del día que llevó— dije mirando con el rabillo del ojo a Joseph. Suspiró y su rodilla topó con la mía. Intenté que no se notara mi sobresalto.
—Tampoco seas tan dramática— dijo apoyándose en la mesa— ¿Sabéis que aquí, nuestra nueva compañera, tiene matrículas de honor y todo sobresaliente? ¡Nosabe lo que es un notable!— Puso cara de fingido asombro. Alex, Eric y Luca me observaron curiosos. Erika lo sabía de sobra y Dani y Taylor lo habían descubierto del mismo modo que Joseph: en clase. La profesora Sbaraglia, aprovechando mi obligada presentación, había ido mencionando lo buena estudiante que era, acompañándose de vez en cuando de algún «a ver si aprendéis».
—¿En serio? Vaya, nena, podrías haberlo dicho— dijo Luca acariciando mis manos. Miré a Joseph. Por un instante, no vi ni oí nada más. Como si solo estuviéramos él y yo en aquella cafetería. Él deslizó su mirada de mis ojos a mis labiosy entrecerró los ojos mientras apretaba la mandíbula. No podía hacerme una idea dequé se le pasaba por la cabeza.
Yo solía descifrar a las personas enseguida, pero Joseph se me escapaba. Me contemplaba de una forma tan intensa que hasta me costaba respirar. Me repuse e intenté hacer lo mismo. Observé su cuerpo con parsimonia, como él había estado haciendo todo el día conmigo.

Su físico incitaba a todo menos a pensar con cordura, y su rostro… su rostro era el que cualquier mujer vería en sus sueños. Era asombrosamente guapo. Efectivamente, como cuando éramos pequeños, seguía siendo el más apuesto de los Jonas… con
diferencia. Su cabello era ondulado y algunos mechones le caían sobre sus ojos, lo que lejos de ocultarlos, todavía los hacía más penetrantes. Su mirada miel, inmensamente brillante, te embrujaba de tal forma que olvidabas todo lo demás.
Lo que daba más rabia era que sabía utilizarla. Como sabía utilizar sus labios, que reposaban sobre una piel pálida, sin ninguna imperfección. Me quedé fascinada por su belleza y por un instante (solo un instante) se disipó el odio que me había despertado. Humedeció sus labios con pausa y volvió a hablar. Aquel momento mágico se esfumó.
—Es toda una empollona.— Tocaba mis apuntes. No dejé de mirarlo— Quiénlo diría.— Se acercó a mí con la intención de intimidarme. Lo consiguió, pero no lomostre. —En realidad, pareces una de esas modelos frías y vanidosas que se creen insuperables físicamente, pero que tienen el cerebro de un pez. Quería ofenderme y dejarme en ridículo. Yo no entendía por qué. ¿Por qué me odiaba de aquella forma? Yo tenía motivos: el sábado casi me mata en aquel maldito
taxi y estuve en el calabozo cerca de dos horas, pero él… ¿cuáles eran sus razones? Estaba irritada.
—La belleza no está reñida con la inteligencia. Y yo tengo la suerte de tener ambas— le dije casi pegada a su cara. Me mordí el labio sabiendo que él miraba mi boca. Por fin le noté algún sentimiento: impotencia y deseo. Sonreí apartándome un poco—. Pero hablemos de ti. En tu caso la belleza te ha sido concedida…— Me levantéde la mesa con mis apuntes y el café, y añadí—
: pero la inteligencia brilla por su ausencia.— Sonó el timbre.

Joseph se levantó con brusquedad y me tiró el café en cima. Mi camisa quedó empapada.

—¡¿En qué estás pensando?! ¡Tenías espacio suficiente para esquivarme, imbécil!— le grité. Con furia, tiré al suelo el vaso de cartón. El poco líquido que quedaba terminó en nuestros zapatos. Él echó a caminar como si nada. Ni siquiera hizo el intento de disculparse. Avancé dando zancadas y le cogí del hombro obligándole a darse la vuelta. Segiró con pose arrogante, solo que esta vez frunció el ceño y los labios.
Estaba molesto.Con un gesto déspota, se retiró dejando mi mano en el aire. Por primera vez en mi vidame vencía la sensación de inferioridad. Media cafetería observaba expectante.
—¿Es que ni siquiera piensas pedir perdón?— pregunté, inventándome una seguridad que no existía. Él suspiró y comenzó a negar con la cabeza, lentamente.
—Dudo que lo merezcas— contestó con una voz grave. Pestañeé varias veces mientras digería lo que acababa de escuchar. Aquel tío dejaba de ser un imbécil para convertirse en el capullo más grande que había conocido.
—No solo te falta inteligencia sino también vergüenza— espeté, sabiendo que eso terminaría de crisparle los nervios. Apretó la mandíbula y acortó la poca distancia que nos mantenía separados con un decidido paso.
—Si no te hubieras interpuesto en mi camino, ahora no estarías aquí esperando una disculpa— susurró pegado a mi mejilla y totalmente irritado— Créeme, no voy adártela.— Su nariz rozó mi mandíbula.
—¿Crees que me acobardas con esa fachada de tipo duro, chulo y descarado? Pues te equivocas— le dije con voz contenida.
—Lo único que sé es que eres una jodida jaqueca.— ¿Acababa de llamarme jaqueca? Será capullo. Me cago en…
—¿Cómo dices?— Casi me sale un tartamudeo.
—Te lo diré de otra forma. Estás comenzando a provocarme dolor de cabeza— me habló como si fuera una niña de tres años.
—No lo tendrías si no hubieras metido tus narices en esta mesa— casi grité. Daniela me cogió del brazo y me arrastró condescendiente.
—Para ya, Joe— le dijo. Este suspiró, le sonrió y le guiñó un ojo. No comprendía cómo demonios Daniela lograba llevarse así de bien con él. Volví a clase.

Cuando escuché el último timbre del día, recogí mis cosas a prisa y salí del aula. No quería hablar más con Joseph, así que mejor evitar la ocasión. Daniela me siguió arrastrando su cartera a medio cerrar.

—¡Espera!— exclamó alcanzándome— Chica, ¡qué prisas!
—No quiero tener que volver a cruzarme con Joseph.
—Vamos, tranquila, Joseph no es tan capullo como crees.— Puse los ojos en blanco.
—Será contigo. Cada vez que me ve intenta fastidiarme y eso me incomoda, ¿sabes? Es muy difícil estar cerca de él. Ya ni te cuento si se sienta a tu lado.— Daniela se quedó pensativa mientras bajábamos las escaleras. No vi a Erika ni a Luca; seguramente ya estarían abajo.
—Lo extraño de todo esto es que nunca se había comportado así con una chica— comentó Daniela, como si siguiera una conversación con ella misma— Él no se anda con rodeos. Si le gusta alguien, se lo dice y después… bueno después…
—Después se la lleva a la cama, ¿no es así?— terminé por ella— Supongo que nisiquiera hay primera cita.
—Con Joe las cosas no funcionan así. Él es diferente. No se compromete. Nunca ha tenido novia y tampoco quiere tenerla. Eso lo saben todas las chicas del instituto.— La miré incrédula. En realidad, no terminaba de comprenderla.
—Vale, y ¿qué me quieres decir con eso?
—Pues que es raro que Joe te esté molestando. Él pasa de esas cosas.— Daniela frunció el ceño. ¿Qué pretendía decirme? ¿Qué excepción estaba haciendo Joseph conmigo?
—¿Crees que trama algo?— pregunté.
—Es capaz de cualquier cosa, así que no me extrañaría.— Entrecerró los ojos— Está claro que tú eres diferente, ______ .
—¿Diferente?— Arqueé una ceja antes de que se acercara a mí con una sonrisa pícara.
—Sí… — Me miró pensativa y tomó aire antes de hablar— Mira, ______, conozco a Joe mejor que a mi hermano. Sé de sus rollos, de sus peleas, de sus problemas… Lo sé todo de él y de sus amigos porque también son los míos desde hace
mucho tiempo. Son mis mejores amigos, él es mi mejor amigo, pero no tengo ni la menor idea de por qué se está comportando así contigo.— Desvié la mirada, indecisa. No conocía a Daniela, pero me daba la sensación de que se estaba enfadando conmigo y eso era lo último que quería. Yo solo necesitaba saber por qué Joseph actuaba de este modo.
—Lo siento, Dani. No quería importunarte.
—Pero ¿qué dices? No estoy enfadada. Dios, perdóname si te he dado esa sensación, no era mi intención.— Me agarró del brazo antes de darme un beso— Solo intentaba decirte que no se me ocurre ningún motivo para que Joe se comporte así.
—Me dejas más tranquila.
—A menos que…— ¿Qué? La sonrisita juguetona de Daniela me desquició. Me daba a entender muchas cosas, pero ninguna de ellas me concretaba nada.— Te diré una cosa y espero que no te moleste.— Humedeció sus labios— Eres exactamente igual que él, pero en versión femenina y algo menos chula.— «¿Iguales? Joder, lo que me faltaba, parecerme a ese capullo», pensé.
—¡Venga ya!— le dije. Daniela soltó una carcajada. Ni siquiera me había dado cuenta de que habíamos llegado a la entrada del colegio. Bajé las escaleras y salí al patio exterior donde me despedí de mis amigas. Erika continuaba seria, pero prefería esperar a llamarla para hablar con tranquilidad. Le guiñé un ojo antes de ver a Valentino apoyado en su impecable Aston Martin verde oscuro. Iba vestido con unos vaqueros y un polo blanco que marcaba cada músculo de su cuerpo. Pestañeé sorprendida cuando mi prima pasó por mi lado.
—¡Que tierno! Valentino ha venido a recogerte— dijo poniendo aquella estúpida voz de niñata— Es una pena que no sepas complacerle.— La miré y forcé una sonrisa.
—¡Qué lástima! Me prefiere a mí en vez de a ti. Así que algo tendré que le complazca, ¿no crees?— Me marché caminando con paso firme. Giovanna vivía enamorada de Valentino desde hacía unos años, pero, por lo que sabía, no había logrado nada con él. Así que mi comentario le tenía que haber hecho daño. «Te aguantas», pensé.
Mientras me acercaba a Valentino vi a Joseph al final del jardín. Hablaba con Mauro y Eric (Alex se había ido con Daniela en la moto). De repente, miró hacia mí sin dejar de hablar. Estaba lejos, pero no tanto como para no ver su mirada intensa y acusadora. Suspiró y se quitó la chaqueta del uniforme con cierta furia. Para él, un ademán típico, para mí, un gesto de lo más excitante. La cintura del pantalón se le ceñía a la cadera y marcaba sus piernas.
¿Por qué demonios estaba tan bueno? Llegué al Aston Martin, donde Valentino me esperaba con una encantadora sonrisa

—¡Hola! ¿Como tú por aquí?— dije mientras él me cogía de la cintura y me daba un abrazo más típico entre las parejas de enamorados que entre amigos. Además, nosotros solo éramos conocidos. Apenas habíamos tenido trato y Valentino ya se tomaba ciertas confianzas. Pude ver de soslayo cómo Joseph se mordía el labio. Ahora le tenía más cerca y algo me dijo que no le sentaba demasiado bien que estuviera en brazos de Valentino, así que decidí alargar el momento. Solté la cartera en el suelo y estiré lentamente mis brazos hasta rodear el cuello de Valentino. Cerré los ojos cuando me besó en el cuello. Le sonreí cuando los abrí.
—Quería darte una sorpresa. ¿Te apetece que comamos juntos?— me propuso, resistiéndose a soltarme. Joseph había desaparecido de mi campo de visión. Ya era demasiado tarde para volver atrás, así que no me quedó más remedio que aceptar la invitación. No quería intimar con Valentino, pero después de haberle utilizado me sentí en el compromiso de acceder. Me monté en el coche y bajé la ventanilla. Valentino arrancó el motor. La música de su reproductor saltó donde la había dejado antes de detener el vehículo. Sonaba una de las canciones del nuevo disco de Shakira: Rabiosa. Alcé las cejas, incrédula.
—¿Te gusta Shakira?— pregunté.
—No más que tú.— Perfecto. Tuve que girar la cara para que no percibiera lo poco que me había gustado el comentario. Antes de dejar la calle, escuché el rugido de un motor inconfundible: Bugatti Veyron. No sé cómo lo supe, pero estaba segura de que al volante de esa maravilla se hallaba Joseph. Así fue. Se colocó justo a mi lado haciendo gala una vez más de aquella mirada, tan bonita como inescrutable. Tenía una mano sobre el volante y la otra en laventanilla. Un cigarrillo colgaba de sus labios.

—¡Rabiosa!— exclamó mientras echaba la cabeza hacia atrás y empezaba a mover los hombros de un lado al otro. Ni siquiera el cachondeo restaba sensualidad asus movimientos, perfectamente acompasados con la melodía— Dime ______ , ¿me morderías la boca?— Un extraño resquemor a medio camino entre el odio y la excitación me recorrió el cuerpo. Le miré encolerizada.
—Tendrás que descubrirlo tú mismo.— ¡Dios! Si le odiaba, ¿por qué no podía evitar imaginar esa situación? Sí que le mordería la boca, sí…, entre otras muchas cosas.
«Estás loca. Esto no puede ser. Mándalo a la mierda. Es un imbécil», me decía amí misma tratando de hacer entrar en razón a mis pensamientos. Taylor comenzó a aullar y levantó su puño con el pulgar hacia arriba. Iba sentado al lado de Joseph y mostraba la misma chulería que su primo.
—Valentino, deberías acostumbrarte a saludar, ¿no crees?— dijo Joseph. Valentino se echó para adelante y le lanzó una mirada iracunda. Joseph siguió mofándose. Ya había oído dos se odiaban, pero no me imaginé que uno de sus piques me pillaría a mí en medio.
—Lo que creo es que va siendo hora de que te acostumbres, Joseph.— Joseph apretó el acelerador retando a Valentino a una carrera. Al menos eso parecía. Valentino le imitó. Le miré con los ojos abiertos de par en par. La risa de Taylor llegaba clara. Al parecer, él sabía quién iba a ganar: confiaba en su primo y enaquel pedazo de coche.
—Ni se te ocurra, Valentino— dije algo timorata. Eran coches muy potentes y una calle muy estrecha.
—Haznos un favor a los dos y ¡cállate!— gritó acelerando. No me dio tiempo a enfadarme por el comentario. Me estampé contra el asiento antes de ver cómo Joseph nos adelantaba magistralmente y salía disparado. Valentino tuvo que frenar y comenzó a maldecir una y otra vez mientras el Bugatti negro se perdía rugiendo como solo él podía hacerlo. Sonreí en mi fuero interno. Sin saber muy bien por qué, me alegraba de que Joseph ganara aquella extraña competición.
Volver arriba Ir abajo
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 19th 2012, 22:45

gracias IrennIsDreamy y andreita-593

Ahi esta un cap.. el domingo les bajo dos caps... gracias por sus comentarios... se que les va a gustar... yo ya voy leyendo un cap demasiado interesante... si supiesen que sigue... se que se moriran.. gracias por los coments ^^
Volver arriba Ir abajo
DrawyoursmileJB
Forista!


Cantidad de envíos : 143
Fecha de inscripción : 29/06/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 20th 2012, 02:47

Oh dios, te lo juro que me enamoré de esta nove.
Joe , dios mio ,jajajja.
Pobrecita larayis, nah mentira,
Sigue!
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 20th 2012, 06:00

AAH siguelaaaa pleasee
esta demasiado buena
Volver arriba Ir abajo
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 20th 2012, 12:50

CHICAS!!! ESTABA LEYEDNO EL LIBRO... y Sad POR CURIOSIDAD, ME PASE AL CAPITULO FINAL... SOLO QUERIA ASEGURARME SI SERIA BUENO SEGURI LEYENDOLA.. AUNQUE SEA FEO O LINDO EL FINAL.. LO LEERIA!!!

EN FIN... VI... Crying or Very sad Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron


JURO QUE AHORA LAS LAGRIMAS ESTAN CALLENDO POR MIS MEJILLAS!!

ES.. ES!!! Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron Lloron

CREO QUE USTEDES TAMBIEN LLORARAN!!!
PD: ODIO A LOS CARUSSO ... OBVIO! APARTE DE LA RAYIS!!
Volver arriba Ir abajo
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 20th 2012, 12:52

OIGAN PASE DE PAGINA YO MISMA xD


EN FIN!! QUIENES QUIEREN MARATON?! Y DE CUANTOS CAPS?!
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 20th 2012, 12:54

OHHH DIOSSSS
AMEEE ESTA NOVELAAA
TIENES Q SEGUILA WENN ESTA BUENISIMA!!!
AH SI NUEVA Y FIEL LECTORA Smile
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 20th 2012, 12:55

no me digas eso mujer que me imagino lo peor por dios
y si pon maraton, los capis lo que quieras 4 o 5 como gustes
Volver arriba Ir abajo
DrawyoursmileJB
Forista!


Cantidad de envíos : 143
Fecha de inscripción : 29/06/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 20th 2012, 13:49

Oh dios, como será el final
:S
Me espero lo peor xD
Volver arriba Ir abajo
mar29
Forista!


Cantidad de envíos : 129
Edad : 20
Localización : venezuela
Fecha de inscripción : 20/11/2010

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 20th 2012, 17:03

Holaaaaa siguelaaaaa ya quiero seguir leyendo Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 20th 2012, 19:38

sii yo tb quiero maraton noc 4 o 5 capis
Very Happy
SIGUELA PORFAAAAA
Volver arriba Ir abajo
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 21st 2012, 09:01

Maraton 1/5

CAPÍTULO 5

Narra Joe

Había decidido pasar de _______, y de hecho lo logré durante un par de días. Pero cuando el jueves aparecí en el pasillo del instituto y la vi apoyada contra la pared
hablando con Giulio, me entraron ganas de…
Me acerqué hasta ellos caminando lentamente mientras me fijaba en sus piernas. Esa vez, las medias le ocultaban las rodillas y hacían más espectacular el iniciode sus muslos. Lástima que aquella puñetera falda tapara lo más interesante. Suspiré. Aquella niñata se había propuesto amargarme la vida llevando el uniforme de aquel modo. Se atusó la coleta alta que llevaba y me miró fijamente. Me apoyé justo a su lado, hombro con hombro.
—Dice mucho de ti que la primera semana de clase ya estés coqueteando— sonreí, desviando la mirada hacia su pecho. Me humedecí los labios, expectante por la contestación. Si algo sabía hacer ______, aparte de ponerme muy, pero que muy cachondo, era ser ingeniosa a la hora de hablar.
—¿Qué intentas decirme?— preguntó entre dientes girándose hasta que su frente topó casi con la mía. Dios, estábamos muy cerca. Sonreí. Dijera lo que dijera, ya había logrado captar su atención y apartar a Giulio de ella.
—Que te pueden confundir con una chica… fácil. Pero, vaya, si lo eres, no tienes por qué preocuparte.
—¡Serás capullo!— exclamó antes de lanzarse sobre mí para agarrarme del cuello. La esquivé cogiendo sus brazos y girándola. Su espalda topó con fuerza contrami pecho y los dos nos estampamos contra la pared.— ¡Suéltame!— gritó mientras los otros alumnos se iban agolpando a nuestro alrededor.
—Eres un poco histérica— le susurré al oído. La solté en cuanto vi al señor Petrucci, el profesor de matemáticas.
—¿Qué es lo que está ocurriendo aquí?
—Este niñato me ha insultado delante de todo el mundo. ¡Me ha llamado chica fácil!— dijo sin poder contener su desconcierto. No era momento de explicarle por qué lo había hecho. Quizá algún día tuviera ocasión de hacerlo, pero Giulio ya no se volvería a acercar a ella.
—Los dos al despacho, ahora.
—¡Pero yo no he hecho nada!— protestó.
—¡He dicho ahora, señorita Carusso!— repitió el profesor Petrucci— Y ensilencio. Los demás, a clase.

Narra _______

Iba caminando a prisa y enfurecida por el pasillo, hacia el despacho del director. Sabía que Joseph me seguía, pero si se me ponía a tiro, acabaría matándole. ¿Por qué hacía esas cosas? Daniela me había dicho que era extraño que se comportara así con las chicas. ¿Qué tenía yo de especial? Si no me soportaba no tenía más que esquivarme como yo intentaba hacer con él. Además, es lo que había estado haciendo los días anteriores. Sí, nos sentábamos juntos en el recreo (mis amigos eran del mismo grupo que los suyos), pero solo nos mirábamos. Había vuelto a sentarse con Taylor (aunque lo tenía justo detrás de mí), pero apenas hablábamos. Nada. Cero.
Habían sido unos días tranquilos. Me alcanzó y se colocó a mi lado. Tenía las manos en los bolsillos y me observaba de reojo; por suerte, sin sonreír. Ya lo había hecho demasiado en lo que llevaba de día. Intenté controlarme apretando los puños, pero ni por esas. Salté sobre él antes de que termináramos de bajar las escaleras. Lo empujé, pero aguantó la embestida. Se volvió serio hacia a mí. Me observó durante unos segundos y me tomó de las muñecas empujándome contra la pared. Su nariz rozó la mía. Lo más extraño de todo era su respiración. Surgía entrecortada de sus labios e impactaba en los míos. Fue una sensación cercana al beso.
Noté cómo mi cuerpo perdía las fuerzas cuando dejó sus manos caer por misbrazos. Sus dedos rozaron mi cintura. Podía retirarme, escapar, pero me quedé allí. Sentí una electricidad envolvente. Quise que me acariciara, que me besara. Sin embargo, reaccioné rápido y lo aparté de un empujón. Retomé el camino al despacho del director notando su mirada penetrante tras de mí. El director solo nos dio dos alternativas.La primera: expulsión. La segunda: una semana sin recreo haciendo un trabajo de cincuenta folios para la clase de física. Resultado final: la segunda opción. Estaría castigada hasta el siguiente jueves. A Joe no parecía importarle optar por la primera alternativa
«seguramente por lo acostumbrado que estaba a que le expulsaran», pero terminó aceptando el trabajo de física.

Narra Joe

—¿Piensas contarme de una puta vez qué te ronda por la cabeza?— Preguntó Taylor al coger el café que le tendía la camarera. Estábamos en la cafetería del colegio y _______ no dejaba de mirarme como si estuviera esperando explicaciones por el castigo. No pensaba dárselas. Durante las clases había hecho lo mismo. Motivo suficiente para que no quisiera verla, pero, también, para que deseara ir allí, plantarme frente a su bonita cara y decirle que dejara de mirarme como si quisiera matarme porque no iba a conseguir nada.
Estaba harto de que creyera que podía enfrentarse a mí. ¿Por qué coño me miraba de aquella forma? ¿No se daba cuenta de que me incomodaba? Seguramente, sí. Por eso lohacía.
—No me pasa nada. Tengo que irme a la biblioteca para hacer el jodido trabajo de física— expliqué, intentando esquivar más preguntas. La biblioteca. El trabajo. Los dos solos. Eso era más de lo que podía soportar.
—Te importa una mierda ese trabajo.— Taylor se interpuso en mi camino anteponiendo su café. _______ seguía cada uno de mis movimientos. La miré frunciendo los labios y supe que fue un error en cuanto Taylor siguió la dirección de mi mirada.— ¿Qué ocurre con ella? ¿Qué te está pasando, Joe?— Si alguien sabía soltar la verdad en la cara (aunque jodiera) ese era Taylor.
—No lo sé.— Fui sincero. No sabía qué me estaba ocurriendo. Aquella niña me estaba volviendo loco. No hacía falta que hablara, ni siquiera que me mirara, para que me sintiera atraído como si fuera un imán. Me absorbía y me dominaba, y no me gustaba nada sentir esa sensación.
—Te pone… y mucho — añadió con sorna.
—Lo que tú digas— dije haciendo una mueca. En el fondo sabía que llevaba razón. Había estado con un montón de chicas. Morenas, rubias, altas, bajas, delgadas, no tan delgadas… todo tipo de mujeres habían pasado por mi cama, pero ninguna me había descontrolado tanto como lo hacía _______ (y menos sin tocarme).
Ninguna era como ella. Su forma de caminar, la manera que tenía de pasarse la lengua por los labios antes de hablar, cómo se retiraba el cabello, la mirada de aquellos ojos plateados, el estilo como llevaba el uniforme… Le habría hecho
el amor un millón de veces, de un millón de formas, en cualquier lugar.
Pero, aun así,sabía que no tendría suficiente, que necesitaría más de ella. Mucho más. Odiaba necesitarla de aquella manera tan urgente. ¿Qué me estaba sucediendo? «Maldita niña. Podría haberse quedado en el internado de Viena», me dije.

—Tengo que irme.— Di un sorbo a mi café; aunque mejor me hubiera sentado un trago de vodka o de ron.

Narra _______

Joseph salió de la cafetería sin quitarme los ojos de encima. Solo de pensar que pasaría con él media hora, se me hacía un nudo en la garganta. El profesor Petrucci me miró y me hizo señas de que fuera a la biblioteca. Suspiré.

—Bueno, chicos, tengo que irme—
dije antes de darle el último sorbo al café.
—Qué fastidio— se quejó Luca.«Dímelo a mí», pensé.
—Lo sé. La culpa la tiene ese insensible al que adoráis— les dije refiriéndome a Joseph. Era cierto, mis amigos lo adoraban. Por supuesto, Luca estaba loco por él, pero también tenían muy buena relación.
Me extrañaba que un chico como Joseph protegiera y tratara de una forma tan sensible a Luca. Cuando los veía juntos suponía que (muy en el fondo) Joseph debía de tener algo de corazón, aunque conmigo no lo utilizara. Daniela comenzó a reírse al escuchar el tono de voz que había empleado. Era la cuarta vez, en solo cinco minutos, que mencionaba a Joe. Aquello comenzaba aser preocupante.
—Espera, te daré algo que te ayudará— me dijo Daniela, sin dejar de chuperretear el caramelo que tenía en la boca.

Abrió su cartera y rebuscó entre los libros. Cogió una libreta naranja donde había una foto de todos ellos pegada en la portada. Estaban todos abrazados y tirados sobre la hierba de algún parque. Erika besaba a Taylor en la mejilla; Luca estaba sentado sobre el regazo de Joseph y apoyaba una mano en el hombro de Eric, que sonreía a la cámara con las piernas cruzadas; y Daniela tenía las manos de Alex rodeando su cintura. Parecían felices. Me quedé pasmada mirando aquella foto.

—Fue en el cumpleaños de Joe, el año pasado— dijo Erika. Ahora faltas tú, así que tendré que llevarme la cámara un día de estos y obligarte a ponerte cerca de él. Me pareció que estaba fingiendo.
— Y lo más difícil de todo, tendrás que sonreír—añadió Luca.
—No creo que lo consigáis— dije sonriente.
—Bueno, el cumpleaños de Joe es el 13 de julio (aunque en la vida real no lo es). Aún quedan unos meses para que cambies de opinión sobre él— sentenció Daniela, soltando el día de su cumpleaños como si nada— Bien, aquí están todos los apuntes de física que necesitas.
—Muchas gracias, Dani.— Le di un beso antes de guardar la libreta en la cartera. Me despedí de todos y me dirigí hacia la biblioteca.

Al entrar allí solo me encontré con la bibliotecaria, que ni siquiera me saludó. Me indicó que tomara asiento con la mirada. Solté los libros y el café sobre la mesa y me acerqué hasta ella. No había señal de Joseph, pero sabía que no tardaría en llegar.
—¿Dónde están los libros de física?— susurré, aunque no había nadie a quien pudiera molestar.
—Final del pasillo, a la derecha—
contestó de una forma bastante estúpida.
—Muy amable— dije con ironía antes de que ella me enseñara los dientes.

Llegué al final del pasillo, y me adentré entre las estanterías. Comencé a mirar sin saber muy bien qué buscaba. En realidad, solo quería estar sola un rato, poder despejarme. Habían sido unos días muy duros para mí, todavía tenía que adaptarme y reponerme del viaje. Era una vida muy diferente a la que llevaba en el internado; si no hubiese sido por mis amigos y por Enrico, habría deseado volver a Viena. Aunque, Joe… No se me iba de la cabeza. Ya podía luchar por evitarlo, que era imposible
sacarlo de mi mente.
Estaba tan absorta en mis pensamientos que ni siquiera oí el sonido de la puerta. Segundos después, sentí un escalofrío en mi espalda. No quise volverme. Me quedé allí esperando a ver qué ocurría. Desando que fuera… él. Sentí una mano rozar suavemente mi cintura. Mi respiración se paralizó y cuando volvió lo hizo de forma entrecortada y agitada. Joe retiró mi cabello acariciando mi cuello y se acercó aún más.
—Eres tú la culpable de que me comporte de este modo— dijo, dejando que el susurro de su voz vagara por mi cuello. Decidí girarme y me topé con su pecho. Sus ojos me observaban fijamente, con gran intensidad. Permanecía serio, más de lo que había visto en anteriores ocasiones. Más de lo que me esperaba.
—¿Por qué?— pregunté en el mismo tono de voz. Se acercó hasta mi mejilla, vacilante. Era extraño verle así, tan seguro de sí mismo como siempre estaba.Terminó acariciando mi piel con sus labios. Solo durante unos segundos. Joseph sentía lo mismo que yo.
—Ni yo mismo lo sé— dijo. Se marchó dejándome con el deseo ardiendo en mi pecho.

Volver arriba Ir abajo
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 21st 2012, 09:04

Maraton 2/5



CAPÍTULO 6


Narra Joe

Recorrí el aparcamiento con la voz de Eric tras de mí explicando algo sobre una chica de primero. No le gustaba demasiado, pero sí lo suficiente como para tener algo
con ella más allá de… los besos. A Luca, sin embargo, no le hizo gracia que Eric estuviera tan entusiasmado. Un entusiasmo, por cierto, algo exagerado para ser real. A mí no me la daban, yo sabía que Eric también sentía algo por Luca. Alex le dio algunos consejos sobre cómo lanzarse a por todas, y le animó a que quedara con ella. Eric era el único virgen de los cuatro. También, el único que no había repetido el último curso. Llegué a mi moto y lancé la cartera sobre el sillín.
Estaba lloviznando y pronto caería una buena tormenta. Pensé que hubiera sido mejor traer el Bugatti Veyron. Al girarme, vi que Tay se acercaba; iba discutiendo con Erika. Tras ellos, Daniela tarareaba una canción. Alex se puso tenso en cuanto esta le miró por debajo de su flequillo negro. Llevaban más de un año reprimiéndose y todos esperábamos el díaen que se lanzarían a por todas. Pero parecía no llegar nunca. Suspiré y sonreí antes de darme cuenta de que _______ no estaba con ellos. Ahora era yo quien se ponía tenso, pero nadie lo percibió. Me apoyé en la moto y me crucé de brazos.
—Creo que os habéis olvidado a la Jaqueca— bromeé mientras Luca se colocabaa mi lado. Sentí la urgencia de saber dónde estaba.
—No la llames así— Daniela me dio un pequeño palmetazo en el brazo. Era increíble lo bien que habían encajado Dani y _______. Erika llevaba casi un año en el grupo y no había terminado de intimar con ella. Siempre había creído que Luca era el que mantenía aquella relación. Pero con _______ era todo lo contrario.

—Se ha ido con Valentino—dijo Daniela, que enseguida se dio cuenta de que no me había gustado el comentario.
Quería indagar más. Así que la cogí de la mano y la arrastré hacia un lado; ella soltó un pequeño grito. La rodeé con mis brazos y la abracé mientras escuchaba su risa en mi hombro. Adoraba a esa niña. Era como la hermana que nunca tuve y ella lo sabía desde que éramos niños. Fue la única chica de nuestro grupo hasta que descubrimos que Luca era igual que ella.
—¿Cuándo se ha ido?— le pregunté sin separarla de mis brazos. Nadie parecía darse cuenta.
—Hace unos minutos.— Me miró con el ceño fruncido— Esta tarde vendrá aestudiar a la biblioteca. Sobre las seis o las siete. Sé bueno.— Se apartó de mí unos centímetros, pero no me soltó— ¿Qué te ocurre con ella?
—Te prometo que cuando lo averigüe te lo digo.— Luca se acercó a nosotros.
—¿Qué cotorreáis?
—Nada. Le decía a Joe que debería aprender de _______.— Su mirada sedirigió a Luca, pero enseguida volvió hacia mí para añadir—: Tú también estás castigado.
—Lo sé, pero ¿cuándo me ha importado?— pregunté mientras me acercaba a la moto y me montaba en ella— Me voy, nos vemos luego—
me despedí de mis amigos mientras arrancaba.

Eran casi las ocho y aún estaba decidiendo si ir o no al colegio. En realidad, no tenía motivos para aparecer por allí, pero me moría de ganas de hacerlo. Me lancé escaleras abajo. Cogí mi moto y salí de la Fontana di Trevi sintiendo la lluvia y su nombre palpitar en mi pecho. ¿Por qué demonios ocupaba todos mis pensamientos? Ni siquiera me di cuenta de que ya entraba por la calle del colegio. Me detuve. Las ruedas chirriaron sobre el asfalto. Me bajé de la moto decidiendo que lo mejor sería entrar en el San Angelo por la parte de atrás. Ya no quedaba casi nadie en el colegio, pero no quería que me viera nadie. No podía ser visto yendo en busca de una chica cuando nunca antes lo había hecho.
Sin embargo, necesitaba… verla. Joder, estaba peor de lo que imaginaba. Salté la verja, con un salto rápido y ágil, y recorrí la pista de fútbol. Atravesé el patio y entré en el gimnasio. Las luces estaban apagadas y fuera ya era de noche, así que me costó cruzar aquel enorme lugar. De fondo, escuchaba el agua de la piscina cubierta. Al salir, atravesé el pasillo y subí deprisa las escaleras antes de que pudiera encontrarme con alguna mujer de la limpieza. No era la primera vez que me colaba y tampoco la primera que me descubrían. La última vez fue cuando me expulsaron una semana por hurgar en los archivos del despacho del director.
Por ese motivo, repetí segundo y conmigo, Taylor y Alex. Hay que hacer constar que ellos tuvieron la idea. Llegué al primer piso. No había nadie, pero sí percibí el sonido de unos folios al moverse. Venía de la biblioteca. Me acerqué sigiloso y asomé la cabeza por la puerta. La vi allí sentada. Estaba concentrada en la libreta y escribía con rapidez. Su cabello se extendía por la espalda y algunos mechones reposaban sobre la mesa. Se humedeció los labios. Procuré no hacer ruido al entrar. Me acerqué lentamente hasta apoyarme en lamesa que ella tenía delante. Crucé las piernas e hice lo mismo con los brazos apoyándolos sobre mi pecho.
Fue entonces cuando _______ se dio cuenta de mi presencia. Frunció el ceño y me miró de arriba abajo. Su mirada me recorrió suave y lentamente. Demasiado despacio. Me gustó. Aquel era el tipo de mirada que yo empleaba y, hasta ese momento, no había visto a nadie hacerlo del mismo modo. Apreté los labios y ella torció el gesto; volvió a examinarme. Le gustaba mi cuerpo.

—¿Disfrutas?— pregunté, aunque sabía que así era. Volvió a humedecerse los labios. Cualquier movimiento que hiciera me resultaba provocador, demasiado para alguien como yo. Me fue muy difícil apartar de mi imaginación escenas más subidas de tono.

—¿Te gustaría que así fuera?— «Genial», pensé. Si pensaba que era una descarada, estaba en lo cierto. Aquel comentario me recordó demasiado a mí.
—¿Qué haces aquí?
—Daba un paseo— contesté, observando su cuerpo. Ella dio un pequeño golpe en la mesa con el bolígrafo. No le sentó bien que la mirara de esa forma, pero tampoco podía quejarse, ella había empezado.
—Sería de gran ayuda que te largaras.
—No me apetece ayudarte. Quiero decir, no pienso irme.
—Te he entendido—alzó un poco la voz—, pero me da igual lo que te apetezcao no. Lárgate.
—También es mi colegio.— Cerró los ojos y suspiró. Se estaba controlando y eso era exactamente lo que no quería que hiciera. Comenzaba a extrañarme que no utilizara su prepotencia.—¿Quién viene a recogerte?— volví a preguntar.
—¿A ti qué te importa?— Por su tono de voz supe que comenzaba a ofuscarse. Mi presencia la incomodaba tanto como a mí la suya.
—No me importa, es solo que te vas a mojar— dije. Sí me importaba, si era Valentino quien iba a ir a buscarla. Pero lo que más me molestaba era que me mortificara que _______ tuviera vida sentimental. Miró la ventana y maldijo algo que solo ella comprendió. Seguramente mascullaba en alemán, pero no alcancé a apreciarlo. Suspiró y se volvió hacia mí.
—No sabía que el agua comiera.— Entrecerró los ojos y se le escapó una sonrisa insinuante. Joder. ¿Por qué tuvo que decir eso? _______ no sabía lo que la palabra «comer» podía llegar a significar en aquel momento. Me mordí el labio— Además,puedo coger un taxi.
—¡Genial! Que te vaya bien con la física.— Comencé a caminar hacia la salida.
—Joe, te recuerdo que este trabajo es un castigo y que tú también lo tienes.— Me encogí de hombros y decidí irme justo en el momento en que se oyó el sonido de la puerta al cerrarse desde fuera. Una de las señoras de la limpieza nos había encerrado en la biblioteca. Tal vez llevara los auriculares puestos, o quizá fuera un poco corta, pero el caso es que no se había dado cuenta de que había gente dentro. _______ levantó la mirada y me observó, expectante.
—Espero que no sea lo que creo que es— dijo, con un hilo de preocupación en su voz mientras se levantaba de la mesa y caminaba hacia mí.
—Me temo que sí.
—¿Qué? ¡No!— Empezó a dar golpes. La cogí de la cintura y la retiré de la puerta.
—Tranquila. No te oyen.
—¿Cómo lo sabes?— me preguntó, nerviosa.
—Ya te abrían contestado.— _______ resopló y se retiró el cabello de la cara.
—Mierda, tengo que estar en casa a las nueve, sin falta.— Yo también tenía que estar en su casa, a las diez. Angelo nos había invitado acenar para ultimar la fiesta de Adriano Bianchi y hablar de… negocios. Pero al parecer, _______ no lo sabía. Se detuvo para mirarme. Parecía frustrada.
—¿Por qué siempre que estás cerca me meto en un lío?
—¡Eh, que yo ahora no he tenido la culpa!— Miró a su alrededor algo desesperada. Yo sabía qué ocurriría si llegaba tarde asu casa. Conocía a Angelo tan bien como a mi padre y sabía cómo se las gastaba. Además, siempre había tenido la sensación de que a _______ no le tenía la misma estima que a Marzia. A su hija mayor la adoraba, pero a _______… Era extraño, apenas solía hablar de ella, y si lo hacía no era con mucho afecto.
—Tengo que salir de aquí como sea.— Volvió a tocarse el pelo. Me mordí el labio contemplando su figura, pero no era el mejor momento para detenerse a pensar en lo buenísima que estaba. Me acerqué a la mesa y comencé a recoger sus libros.
_______ me observó extrañada. Cerré la cartera y la escondí en una estantería.
—¿Qué haces?— preguntó, apartándome e intentando coger sus cosas. Retiré sus manos.
—Quieres salir de aquí, ¿no? Pues no podemos dejar huellas si no quieres que te expulsen.
—Ellos saben que estoy aquí.
—Al parecer no es así.— Miré hacia la ventana. Llovía con fuerza.
—¿Qué plan tienes, genio?
—Saltar por la ventana.Me dirigí a la ventana y la abrí de par en par. Solo había unos metros, así que no nos costaría bajar ayudándonos del alféizar que había más abajo.
—¡¿Qué?! ¡Estás loco!— Me acerqué a ella y la cogí del brazo. La arrastré hacia la ventana.
—Escúchame, me apoyaré en ese saliente de ahí.— Le señalé el alféizar que solo estaba a metro y medio— Después sales tú, te ayudaré. Vamos.
—Ni de coña. Llevo falda ¿sabes?— Me reí y me giré para observar su falda.
—Ya he visto antes unas braguitas—
dije con sorna— no voy a asustarme.
—Pero nunca has visto las mías.— «Qué más quisiera yo». Me descolgué sin problemas mientras _______ observaba. Levanté la vista hacia ella y le extendí la mano.
—Te prometo que no miraré.
—Mentiroso.—Tragó saliva.
—Confía en mí, _______.— le dije. Mi voz sonó dulce y relajada. Ella me miró dudosa, pero terminó cogiendo mi mano para ayudarse a llegar hasta mí. La sostuve contra mi pecho en cuanto lo logró.—Bien, ahora saltaré y después te lanzarás a mis brazos. Yo te sujetaré— dije.En ese momento, descubrí que las limpiadoras ya estaban saliendo del colegio, lo que significaba que pronto se activaría la alarma.
Concretamente, en cuanto el encargado cerrara la verja principal.— No tenemos tiempo, la alarma saltará en cualquier momento.— Así fue. La alarma empezó a aullar por culpa del portazo de la ventana. Nos desequilibramos y Kathia resbaló. Pude coger su brazo y sujetarme a la ventana.Comenzó a chillar y a moverse.
—¡No me sueltes, Joseph!— gritó.
—¡No lo haré, _______, pero si te mueves de esa forma no podré sujetarte!— Dije nervioso porque se podía resbalar. Nuestras manos estaban empapadas y se iban escurriendo lentamente. Debía actuar de prisa. Y antes de que pudiera darse cuenta, alcé su cuerpo apulso y la lancé contra mis brazos. Ella se sujetó con fuerza a mi chaqueta, jadeante.—Tenemos que salir de aquí—dije.

Narra _______

Bajé lentamente sabiendo que Joe podía observar mis piernas a la perfección. Aunque en aquellos momentos no me importaba. La alarma no dejaba de sonar y si no nos dábamos prisa, nos veríamos en un gran problema. Joseph me cogió de la cintura y salté al suelo. Comenzamos a correr atravesando la pista de futbol. De nuevo había que trepar, pero esta vez no dudé. Vale, tampoco había tres metros de altura. Salté con decisión creyendo que lo había hecho rápido, pero no me había dado cuenta de que Joseph ya arrancaba su moto.

—¡Vamos!— Tomé asiento segundos antes de que saliéramos a toda velocidad.

Después de que Joseph me dejará en casa, subí enseguida a mi habitación y me di una ducha. Necesitaba relajarme y olvidarme por un instante de Joe. Aunque sería difícil, ya que al cruzarme con Enrico en el vestíbulo este me había dicho que los Jonas vendrían a cenar. Respiré y dejé que el agua ardiente cayera por mi cuerpo.
No podía quitarme dela cabeza las manos de Joseph rodeando mi cintura y apretándome contra su cuerpo después de salvarme. No hablamos durante el trayecto ni al llegar a casa. Nisiquiera me miró. Esperó a que me bajara de la moto y se perdió cabizbajo entre lalluvia y la oscuridad. ¿Qué esperaba que hiciera? ¿Que me abrazara? ¿Que me…besara?
Cerré el grifo y salí de la ducha. No me había ayudado en nada. Qué bueno era tener el cuarto de baño en la habitación. Podía entrar y salir desnuda mientras decidía qué ponerme. Opté por unos pantalones negros y una camiseta roja de tirantes. Me maquillé un poco y ahuequé mi cabello. Bajé al salón por las escaleras de atrás, pero cuando llegué a la galería de ventanales que daba al jardín, descubrí una silueta. Me acerqué con sigilo.
Volver arriba Ir abajo
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Julio 21st 2012, 09:11

Maraton 3/5

CAPÍTULO 7

Narra Joe

Observaba la iluminación del jardín de la mansión Carusso con las manos en los bolsillos de mi pantalón. Me había escabullido para aclarar mis pensamientos, pero en realidad era lo último que estaba logrando. Estaba confundido, totalmente perdido. No dejaba de pensar en ______ y no sabía el motivo. No me caía bien, pero la necesitaba cerca. No podía tenerla cerca, pero odiaba pensar que estuviera lejos. Ahora que estaba en su casa, lo último que quería era cruzármela, pero sabía que la tendría enfrente durante toda la cena y eso me abrumaba. Sentí unos pasos y me giré.
______ apareció en la penumbra de la galería. Pareció sorprendida al verme. Se recogió el cabello detrás de la oreja y miró a su alrededor pensando en cómo salir de allí. Tragué saliva; no quería hablar con ella, pero rabiaba por escuchar su voz. La observé, esta vez de una forma diferente. Era tan maravillosa que parecía un sueño. Se acercó unos pasos.

—¿Qué haces aquí?— preguntó casi susurrando.
—Intentaba… pensar.— Sonrió débilmente, como queriendo mofarse, pero no lo logró y yo no supe interpretar aquel gesto.
—Quería… antes… — No sabía cómo hablarme— Quería darte las gracias
por… ayudarme en el colegio.

Ahora era yo quien sonreía. Volví la mirada hacia el jardín.

—Sé hacer muchas cosas, aparte de provocar que me odien.— Quise decirlo con
sorna, pero no lo conseguí. Más bien, me salió un tono triste… y gilipollas. ______ se puso rígida. Percibía que intentaba ignorarla.
—No sé qué más cosas sabes hacer, pero debo felicitarte por salvarme de una gran caída y por hacer que te odie.— Hizo ademán de marcharse, pero mi voz la retuvo.
—¿Me odias?— le pregunté con un hilo de voz. En realidad, y siendo asquerosamente sincero, era lo último que quería oír. Si contestaba con una
afirmación, ¿me… dolería?
«Maldito imbécil. Deja de babear por ella y lárgate», pensé.
—Es lo que tú quieres. No te sorprendas ahora— susurró arrastrando cadapalabra.

Narra ______

Quise irme, pero, sin poder evitarlo, esperé. Confiaba en que viniese hacia mí, aun sabiendo que no lo haría. Joe era demasiado orgulloso para rebajarse de aquella forma. Eso no quitaba que yo lo deseara. Entonces Joseph se acercó y sus dedos comenzaron a vagar por mis hombros. Perfiló mi piel y deslizó su mano hasta alcanzar mi cintura, dejando que reposara tímidamente en mi cadera. Me estremecí y cerré los ojos percibiendo su respiración en mi nuca. Acercó sus labios a mi oído.

—No me odies— murmuró muy bajo, rozando mi piel con sus labios. Moví mi cuerpo para colocarme frente a él. Pensé que me soltaría o que sealejaría de mí. Todo lo contrario. Se apretó aún más, dejándome ver aquellos ojos más cerca que nunca. Alzó su mano y con las yemas de sus dedos acarició mis labios suave y lentamente. Volví a cerrar los ojos y me deleité con aquella sensación.
Joseph soltó un suspiró entrecortado y descubrí que sus labios estaban más cerca de lo que creía. Iba a besarme.
—¡Aléjate de ella!— gritó una voz que hizo que me separara de él. Descubrí a Valentino enfurecido y lleno de cólera. Retaba a Joe con lamirada, pero este ni siquiera se movió.

Narra Joe

Incomprensiblemente, había estado a punto de besarla, pero Valentino interrumpió el momento que más nervioso me había puesto en mi vida. Había tenido a ______ a solo unos milímetros de mis labios, y no haber podido llegar hasta el final por culpa de aquel asqueroso niñato me llenó de rabia. Retiré a ______ para acercarme a él. Si quería pelea la tendría.

—¿Acaso es tuya?— pregunté. Deseaba que cayera en mi provocación. De ese modo, podría partirle la cara. Lo que no esperaba es que contestara ______.
—No soy de nadie— dijo orgullosa.
—Tú, cállate— ordenó Valentino señalándola. Retiré su mano de un manotazo.
—Un caballero no habla así a una dama, ¿no crees?— Le guiñé un ojo y escondí mis manos en los bolsillos. No las necesitaría; Valentino sabía tan bien como yo que no podía conmigo por muy grande que fuera. Me di la vuelta y contemplé a ______— Tranquila, no tengo ningún interés en que seas mía. Me resultas demasiado fácil de conseguir— mentí. Mierda, ¿por qué tuve que decir aquello? El rostro de ______ se tensó y abrió los ojos sorprendida. Se acercó a mí rápidamente y me soltó una dura bofetada.
—Eres un cabrón y te mereces estar solo— masculló a centímetros de mi rostro antes de marcharse. Valentino la siguió.
Cerré los ojos y me quedé con aquellas palabras retumbando en mi pecho. Sí, lo era, pero que ella lo pensara… No, no dejaría que me dominara. Se acabó.

Narra ______

Intenté subir las escaleras con las lágrimas a punto de asomar por mis ojos, pero los brazos de Valentino me detuvieron. Me arrastró hacia la pared y me apoyó en ella bruscamente mientras me miraba con los ojos inyectados en sangre.

—No quiero que vuelvas a acercarte a él. No quiero que le hables, ni siquiera que le mires. ¿Entendido?— me exigió, encolerizado— Si tengo que volver arepetírtelo, emplearé otro modo.— Dio un golpe en la pared, justo al lado de mi cabeza. Me soltó y se marchó dejándome sola, aturdida y completamente estupefacta.

Jamás había visto a Valentino de aquel modo. Sabía que no era trigo limpio, pero no creía que llegara hasta esos extremos. Estuvo a punto de pegarme; es más, lo deseaba, lo acababa de ver en sus ojos. Pero lo que me dolía no era aquello. Odiaba a Joseph y quería hacerle daño de todas las maneras posibles. Ahora descubriría a la verdadera ______; aquella que no le dejaría ni respirar hasta verlo caer en el más profundo abismo.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)   Hoy a las 07:06

Volver arriba Ir abajo
 
MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 7.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 Temas similares
-
» MIRAME Y DISPARA - ADAPTADA (Joe&Tu)
» Leaving Paradise - Nick y Tu - (Adaptada)
» Nueva Novela Adaptada: *Tal como eres [Joe&Tu] By Diana Palmer
» Mirame Bien.
» VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: