Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 In Another Life -TERMINADA-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 9th 2012, 13:09

bueno chicas hoy les dejo capii LAAAAAARGO espero que lo disfruten, me agrada ver que les guste, en mi firma tienen mi Twitter por si gustan seguirme doy FollowBack

Capítulo V

Traté de mil maneras calmar mi respiración y los latidos desesperados de mi corazón. ¿Qué era lo que estaba sucediendo aquí? Él siempre había querido besarme y yo nunca le di la oportunidad, ahora que estuvo a solo centímetros de devorarme los labios, se aleja y me deja totalmente confundida concluyendo lo peor: Deseaba besarlo. No podía ser cierto.
Me puse de pie y estiré las sábanas hacia atrás con torpeza, ni mis extremidades estaban aptas para ejercer algún tipo de acción. Me encontraba totalmente aturdida, totalmente inútil. Cubrí mi cuerpo con las suaves sábanas hasta mis hombros y me quedé con los ojos abiertos, perdiendo mi vista en la oscuridad pacífica que habitaba mi cuarto.
Aún sentía su aroma, su respiración chocando apaciblemente en mi rostro, sus labios a pocos centímetros de los míos y mientras más recordaba cada segundo de su cercanía, más me hacía desearlo.

Al día siguiente me desperté con el corazón en la mano. Solía sucederme cada vez que estaba en alguna situación complicada, cuando me sentía angustiada, nerviosa, en general: Problemas. Esta vez era culpa de los nervios, ver a Nicholas sería difícil. Era como si la historia volviese a repetirse, como la primera vez en la que Joe y yo comenzamos a darnos cuenta de que había algo más que una simple amistad.
Suspiré sin ánimos y me metí a la ducha para quitarme el estrés que sentía, por si no lo saben, luego de algún problema la ducha siempre resulta buena ayuda, te mantiene con el cuerpo liviano y con la mente amplia.
Salí de la ducha ya vestida, como de costumbre y solo faltaba arreglar mi cabello, cosa que no sería nada complicada. Antes de amarrar mi cabello en una cola de caballo, tomé mi cepillo de dientes, le unté dentífrico y comencé la labor que cumplía. Los cepillé una y otra vez, cuidando que mis encías no sangraran y cuando creí a mi cavidad bucal lista, dejé el cepillo a un lado, sujeté mi cabello y agaché mi rostro hasta el lavamanos para escupir la dulce espuma. Enjuagué con agua varias veces y al terminar, cerré la llave y levanté mi rostro de un golpe.
— ¡Cielos! — Grité.
El aliento se me escapó en un segundo y mi cuerpo tembló notoriamente. Parpadeé apenas pude y eché mi cuerpo hacia atrás, asustada.
No podía creer que lo que acaba de ocurrir… a pesar de que solo pudo haber sido un sucio juego de mi imaginación, mis ojos habían captado una viva imagen de Joe en el espejo. ¡No podía ser cierto!
Mis ojos se cubrieron de lágrimas al instante. Estaba entre una mezcla de desesperación, susto y tristeza.
Salí del baño a punto de explotar en llanto y antes de que lo hiciera, corrí hacia la cocina, donde me encontré con una feliz familia, la cual me ayudaría a estabilizar mis emociones, por lo menos un poco.
Tenía que salir luego de la casa, necesitaba despejarme. Por lo mismo, tragué mi desayuno y todo mi cuerpo se puso de acuerdo en actuar normal, nada había pasado.
Al terminar, tomé mi morral y lo colgué de mi hombro derecho, dejándolo caer por mi costado. Respiré profundo y giré la manilla abriendo la puerta. Me llevé un gran susto cuando me encontré con Nicholas y su puño levantado frente a mí, a punto de tocar la puerta.
—Hola— Sonrió despistado y trató de sacar su brazo frente a él lo más rápido que pudo.
Por lo visto la única opción que tuvo fue llevar su mano hasta su nuca y dejar que sus dedos jugaran con los rulos que habitaban la zona.
—Hola— Respondí colocándome en puntillas hasta alcanzar su mejilla y besar su blanca y suave piel con rapidez.
Lo alejé con cuidado y cerré la puerta, no sería nada cómodo quedarnos parados, uno frente al otro, sin nada que decir.
Al encontrarme con su rostro, noté en segundos el cambio de color que habitaba sus mejillas. ¿Podía ser un poco más dulce? ¡NO!
—Y… ¿Cómo amaneciste? — Interrumpió el silencio mientras bajábamos las escaleras.
—Bien— Dije concentrada en los escalones. — ¿Y tu? — Esto era tan extraño, era como si nada hubiese sucedido.
—Excelente— Sonrió y antes de que levantara mi vista sentí sus ojos acoplados en mí.
Solo sonreí y seguí bajando los escalones con agilidad. Iba tan concentrada en el ritmo de mí andar, que fue el grito de Nick cual llamó mi atención. Me giré distraída y me caí en que estaba caminando sola.
Si, deben saber que puedo ser una de las personas más distraídas que hayan pisado el planeta, por eso mismo repruebo matemáticas. Pero alto… ¿Qué hacía en el estacionamiento del edificio? Solíamos tomar el bus.
Enarqué una ceja y caminé hacia él sin entender que era lo que pasaba.
— ¿Qué sucede? — Acomodé el morral que se resbalaba por mi hombro y lo miré confundida.
—Tengo las llaves del auto— Sonrió con aires de vencedor mientras me mostraba el llavero que colgaba de uno de sus dedos.
Ese llavero… ese llavero era el de Joseph, por lo cual… iríamos en el auto de él.
—Nicholas…— Apreté los ojos y suspiré. —No voy a subirme a ese auto— Abrí los ojos rápidamente y clavé mi seria mirada en los suyos.
—Tranquila, iremos en el de Kevin— Sonrió se acercó hasta rodear mi cuello con uno de sus brazos.
Mi cuerpo se estremeció y sentí los nervios correr por mi cuerpo. ¡Definitivamente esto estaba mal!
Como todo un caballero, abrió la puerta del auto para que ingresara en el, corrió por el frente del gran vehículo y a los segundos lo tuve a mi lado como conductor.
— ¿A qué se debe esta ida en auto? — Carcajeé.
—Pues… Kevin— Musitó más concentrado en encender el auto que en la propia conversación —No fue a trabajar hoy y… tampoco tengo ganas de ir al colegio— Rió y yo borré la sonrisa de mi rostro.
— ¿A qué te refieres? — Enarqué una ceja.
—Preparé un picnic, espero a que no te moleste— Me miró y sonrió con dulzura. —Conozco un lugar que es ideal para días como estos— Volvió a concentrarse en el vehículo e hizo reversa como todo un profesional. —Además… estaría bien que te dieras un día de descanso, te he notado algo agitada estos últimos días. Créeme te vendrá de maravilla— Guiñó un ojo y me dejó sin palabras en la boca.
Nicholas… ¿Rebelde? ¿Desde cuándo? Carcajeé ante mis propios pensamientos y me dediqué a esperar en silencio durante todo el viaje.
La imagen de Joe vino como un relámpago a mi cabeza.
A pesar de que no debía darme miedo, de hecho, al contrario, sentía algo de culpa… ¿Qué sucedía si estuviera tratando de decirme algo? Quizás… alejarme de Nick… ¡No! ¡Pero por favor! ¡Qué cosas digo! Comienzo a ponerme un poco paranoica.
—Llegamos— Anunció su suave voz y me desperté de los pensamientos que inundaban mi cabeza.
Agité mi cabeza y miré por la ventana. Nos encontrábamos frente a una pequeña colina, la cual se encontraba coloreada por un vivo verde y en el medio de esta un árbol florecido complementaba el dulce y simple paisaje.
Sonreí y me bajé del auto entusiasmada. De alguna manera me sentía como una niña de 5 años y comencé a correr cuesta arriba.
— ¡Já! ¡Te gané! — Exclamé jadeante, apuntándolo con un dedo y sacándole la lengua.
Nicholas aún venía subiendo con una traviesa sonrisa en los labios.
— ¿Qué edad tienes? — Rió al llegar a mi lado.
—Ojalá aún tuviera 4 años, las cosas no serían tan difíciles— Musité con la amargura impresa en la voz y me senté en el verde pasto.
—Entonces… vuelve a esa edad… solo imagínate que… solo eres tu y tu ambiente ¿Si? — Se acomodó a mi lado.
Sonreí suavemente, cerré mis ojos y dejé que la suave brisa me envolviera, era una sensación totalmente refrescante.
Abrí mis ojos y lo miré a él, quien me contemplaba con cariño.
— ¿Y la comida? Pensé que era un picnic —No tocaría un tema que nos incomodara.
—Lo lamento— Sus mejillas se sonrosaron y miró el suelo. —Olvidé la canasta que tenía preparada— Musitó culpable.
Lo miré por varios segundos y no pude evitar reír… ¡Resultaba que sí podía ser más dulce!
—No te preocupes— Carcajeé, trataba de no hacerlo. —De todas maneras… no creo apetecer nada a estas horas— Sonreí y abracé mis piernas.
—Lo arruiné todo— Sonó molesto, pero no conmigo, sino con él mismo.
Él mismo lo había dicho, era perfeccionista.
—Nicholas— Regañé. —Está bien, que me hayas traído aquí es hermoso, no necesitamos comida, así está perfecto— Acaricié su espalda y sin pensarlo dejé caer un costado de mi rostro en su hombro.
Nos quedamos en silencio, acompañado por el cantar de los pájaros y el tranquilizador sonido que producía el viento al chocar con las hojas de los árboles.
—Quería besarte…— Interrumpió el silencio con una fuerte afirmación.
No me moví, esperaría a que continuara, esperaría por más que mi corazón se acelerara.
—Pero… pero… no pude Jess— Su voz de a poco comenzaba a mezclarse entre sollozos y no entendía por qué. —Eres demasiado importante para mí como para querer confundirte, lamento si lo hice, se que… no quieres que esto pase, pero… no puedo controlarme… lo siento tanto— Suspiró luego de hablar con fluidez.
¿Qué se suponía que debía decir? Era tan sincero y estaba tan equivocado a la vez… yo también ansiaba aquel beso...
Se quedó tan inmóvil como yo y mientras eso durara sería perfecto, mas tenía que hablar, no podía quedarme callada cuando él esperaba algún tipo de respuesta, de señal.
—No tienes porqué disculparte— Susurré con la mirada ida hacia el frente, perdida entre en el cielo azul, cual lo cubrían una pequeña porción de nubes.
—Claro que sí, yo soy…— Sonó desesperado.
—No— Lo interrumpí, tenía que escucharme. —Nick… no tienes idea— Levanté mi cabeza de su hombro y miré su delicado perfil. Ni siquiera se atrevía a mirarme.
— ¿A qué te refieres? — Noté como tragaba saliva, nervioso.
—Nick… Mírame— Tomé su mentón delicadamente e hice que nuestras ojos se encontraran.
Inhalé y exhalé disimuladamente.
—También quería besarte— Ya no susurré, si lo hacía creería que estaba insegura.
Noté como sus ojos se abrieron sorprendidos, más no se movió y se quedó en la misma posición, contemplándome con sumo detalle y si no era eso, podía pasar por un estado de shock o algo así.
—No…— Sonrió apenado y negó levemente con la cabeza. — ¿Vez? ¿Te estás confundiendo? Perdón— Cerró los ojos y agachó el rostro, desilusionado de sí mismo.
— ¡Nicholas! — Grité en un susurro ahogado.
Su vista se fijó enseguida en la mía.
—Trato de decirte algo importante…— Sonreí. —Quería ese beso, lo ansiaba. Si te hubieras quedado un par de segundos más cerca de mí… hubiera sido yo quien hubiese concluido el beso—
Y luego de eso… silencio absoluto
¡Donde estaba el viento y los pájaros en este momento!
Sentí como mis mejillas se tornaron del color de un tomate al darme cuenta de que por más que quisiera, no podía quitar mis ojos de su imagen. Me tenía atrapada en un sin fin de emociones y sensaciones.
—Pero Jess… pensé… pensé…— Tartamudeó dejando el estado de petrificación en el que había quedado. —Pensé que no estabas preparada… ni siquiera interesada— Enarcó una ceja. —No… no entiendo—
—Ni yo— Lo miré desesperada. —No tengo idea de lo que me está sucediendo… me siento extraña al necesitarte a mi lado… comienzo a extrañarte, Nick— Musité con el miedo incrustado en la voz.
— ¿Extrañarme? ¿A qué te refieres? — Se acomodó y me miró con atención.
Que estupidez más grande había dicho… ¿A extrañarlo? Ni yo entendía mis metáforas.
—Nada…— Dije nerviosa. —Lo admito… estoy nerviosa… simplemente digo lo primero que se me venga a la cabeza, perdón— Mi lengua se enredaba en mi boca tratando de decir todo con suma velocidad.
Agaché la vista y volví a mi posición anterior.
Lo escuché carcajear distraído.
Me sentía inútil, no era nada expertas en estas cosas, la última vez que traté de declararme… los resultados fueron fatales.
Lo sentí levantarse y pronto lo vi frente a mis ojos, arrodillado y con sus manos en mis brazos.
—No quiero sonar desesperado— Sonrió de costado. —Solo… quisiera preguntarte algo—
—Dime— En una de esas había notado lo nerviosa y ansiosa que me ponía el tema y lo dejaba de lado fácilmente.
— ¿Podría besarte? — Sus facciones alegres desaparecieron y se suplantaron por unas serias, pero relajadas.
Mi corazón se aceleró con tan solo escuchar su pregunta ¿Desde cuándo se preguntaba ese tipo de cosas? Ni idea, pero lo encontraba caballero, dulce y completamente tierno.
No respondí, ni siquiera un gesto hice. Lo quería en verdad, mis labios rogaban sentir los suyos, entregándoles ese dulce sabor, pero mi mente decía que no, no podía hacerle algo así a Joe. ¿Y mi corazón? ¿Dónde estaba? Posiblemente tratando de decidir a quién hacerle caso… al cuerpo o a la mente.
—Perdón— Susurró y noté que se alejaría.
Era momento de decidir por mí misma.
—No…— Musité angustiada tomando de su brazo. —Pero tienes que saber… que no tengo idea de cómo serán las cosas luego— Cerré mis ojos.
Y ahí estaba una vez más, el silencio.
Podía escuchar mi respiración y la suya.
Mi cuerpo se estremeció por completo al sentir sus cálidas manos tomando mi rostro con delicadeza y a la vez, sus dedos aprovecharon de acariciar la piel de mis mejillas.
Mi corazón de a poco comenzaba a dar saltos, mientras que yo luchaba para no caer en sus brazos cuando sentía que me arrastraba hasta sus labios.
Ya estaba cerca, su respiración apaciguada refrescaba mi cuerpo y su aliento dulzón se materializaba de a poco en mi boca, imaginando lo perfecto que sería.
Sus labios secos rozaron los míos lentamente, pero no a propósito, sino la misma lentitud nos llevaba a esa eterna y masoquista espera.
Y finalmente… sus labios chocaron con los míos, dando inicio a un beso calmo, tranquilo. ¿Cómo era posible que fuese tan delicado? Guiaba el beso con sus manos sujetando mi rostro con sumo cuidado, tratando de mantener el perfecto ritmo.
Ladeó su rostro y entreabrí mis labios, esperando a que se atreviera a ir más, más la punta de su lengua rozó mis labios y volvió a lo anterior, más con la intención de alejarse. Finalizó con pausados besos y se alejó lentamente.
Al abrir mis ojos me encontré con los suyos cerrados y sus labios entreabiertos y brillantes… su respiración se encontraba levemente agitada y trataba de recuperar el aire perdido.
¿Cómo podía ser tan hermoso? Mordí mi labio inferior y cerré los ojos nuevamente...
Volver arriba Ir abajo
I'mFearless♥
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1324
Edad : 20
Localización : Durmiendo en las nebulosas- Falcon, Venezuela.
Fecha de inscripción : 25/10/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 10th 2012, 15:18

[i]¡Que bello! fue tan tierno el beso y que pidiera permiso! Love!
Hermosos el capitulo
SIGUELA[u]
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 10th 2012, 17:26

wooow!!! no sabes como me asuste con lo de la imagende Joe en el espejo u.u (me lo imagine y casi me muero)
y Nick...Dios mio, Nick es un angel Very Happy...me encanta...fue taaan tierno como le dio el beso a Jess me encanto :love:
ahhh quiero leer mas
S~I~G~U~E~L~A
sii?? porfa!!!
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 11th 2012, 13:23

bueno supongo que querran asesinarme por no subirles ayer...yo tambien pero se me olvido por completo...me acorde cuando estaba en la cama, por eso hoy les traigo 2 capis...Sorry



Capítulo VI

Aún seguía ahí, sujetando mi rostro entre sus manos y expulsando suavemente su aliento sereno y dulce sobre mi rostro.
Nunca me imaginé un momento como este, tan cercano y delicado, menos con Nick. Creo que debí de haber aprendido que la vida puede tomar rumbos diferentes en cualquier momento, lo impensable puede llegar a ocurrir y por ende, al no esperarlo… nos conduce a vivir, a sentir aquella circunstancia con total intensidad, sea cual sea la emoción.
Lo sentí moverme y mis pensamientos filosóficos desaparecieron, quedando registrados como aprendizaje en algún cajón de mi mente.
Sus labios chocaron en mi frente y se alejó completamente de mí, dejando que la suave brisa volviera a cubrir mi cuerpo.
Abrí los ojos y lo busqué. Ahí estaba una vez más, sentado a mi lado con la vista perdida hacia el horizonte.
— ¿No vas a decir nada? — Musité suave, sonreí y abracé mis piernas.
Me miró y sonrió, sus mejillas estaban sonrosadas y noté como trataba de formular alguna respuesta. Estaba nervioso y por más que mi mente lo negara, yo también lo estaba.
— ¿Qué quieres que te diga? — Carcajeó y miró el suelo.
—Quizás… que fue lo que sentiste, supongo— Dije con un simpático tono de sarcasmo.
Carcajeó un instante y al rato sus expresiones se volvieron débiles, tristes y opacas.
—Tienes claro que es lo que siento yo, Jess…— Suspiró y clavó esa penetrante mirada café en mis ojos. —Está la pregunta va para ti… ¿Qué fue lo que sentiste? — Sentí una gran presión en el corazón al escucharlo.
Tenía razón… ¿Por qué era yo quien le preguntaba si la persona que no estaba segura era yo? Y ahora… ¿Qué iba a decirle? Me sentía ahogada, no tenía las palabras adecuadas, ni siquiera palabras sin sentido.
Me quedé con la boca entreabierta, esperando a que alguna sílaba saliera de ella. Debía de verme ridícula ¿Cómo podía costarme tanto? Tenía la confianza suficiente con Nicholas como para decirle que era lo que sucedía en mi corazón, mas me sentía atemorizada, tenía miedo de decir algo que lo dañara, él era lo suficientemente importante como para llegar y decir alguna oración que lo arruinara todo y sí, créanme que si puedo llegar a cometer grandes errores con abrir la boca.
—No digas nada— Susurró entre un suspiro. —Solo piénsalo, quizás estoy apresurando las cosas, no quiero… incomodarte, cuando estés segura y cuando de verdad lo creas será tiempo— Se volvió a acercar hasta besar mi mejilla y se puso de pie.
—Nick, yo…— Dije ahogada, tenía ganas de llorar. Me sentía inútil.
—No— Me dejó con mis torpes palabras en la boca. —No quiero que me digas nada ahora, si lo haces pensaré que solo lo dices para complacerme y lo que busco es una respuesta sincera— Sonrió y me extendió los brazos.
Sonreí insegura conmigo misma y tomé sus manos, ejerció fuerza y bastó de un pequeño empujón de mis pies para que alcanzara su altura.
—Tomé una decisión— Los nervios aparecían con tan solo pensarlo.
— ¿De qué? — Sus dedos se entrelazaron con los míos y una corriente eléctrica recorrió todo mi cuerpo.
Suspiré y canalicé mis sentimientos. Nicholas últimamente estaba provocando, mucho, DEMASIADO, en mí.
—Esta tarde, le diré a mis padres…— Mordí mi labio inferior y levanté mis cejas. No estaba segura de hacerlo, pero mientras más pronto mejor.
Nick solo sonrió y me jaló hacia él, abrazándome en demostración de apoyo. Se alejó y tomó mi rostro entre sus manos.
—Estaré ahí, estará todo bien— Hablaba con tanta seguridad que estaba pensando en pedirle un poco, yo la necesitaba.
—Estás tan convencido que no me dejas más que creerte— Carcajeé y lo abracé.
Nos quedamos durante toda la mañana en aquella pequeña colina, lugar cual debería visitar más a menudo, tenía cierto poder sobre mí, cual me hacía sentir libre, espontánea… única.

Alrededor de las 2:30 de la tarde nuestros estómagos comenzaron a pedir alimento, por lo que nos vimos obligados a abandonar la zona y a recurrir a cualquier lugar de comida rápida.
Volvimos tarde a casa, por lo cual una mentirilla piadosa no estaría mal. Nos fuimos directo a mi cuarto y me quedé de pie, dando vueltas por toda la habitación.
—Ya…— Dije inquieta, moviéndome de un lado a otro.
Lo escuché carcajear y al segundo estaba frente a mí, sujetándome de los brazos.
—Tranquila… deja los nervios a un lado— Sonrió buscando mi mirada perturbada en el suelo.
—Para ti es fácil decirlo, no tienes un bebé dentro de ti, ni tampoco eres el padre— Terminé por morderme una uña y rascar mis brazos. Nunca antes me había encontrado en tal estado.
—Pero parecerá que lo soy, ahora, necesito que te relajes y que respires profundo, ya todo pasara— Estaba serio, por lo que mejor sería acudir a sus órdenes.
Inhalé y exhalé más de 15 veces y me preparé para salir a contar la noticia.
Caminé hacia la sala, tal como una condenada a muerte y los latidos de mi corazón aumentaban al escuchar los pasos de Nick detrás de mí. Invité a toda a mi familia a sentarse y me quedé de pie frente a todos.
—Jessica, me pones nerviosa— Sonrió como un ángel, mi madre. Eso no ayudaba mucho.
—Mamá, papá, Daphne… hay algo que debo contarles— Agaché el rostro y jugué con mis manos.
—No hagas esto, ve directo al punto— Sugirió mi hermana.
Mis padres la regañaron, más yo le encontraba la razón, sin merodeos.
—Estoy embarazada— Levanté el rostro y analicé cada expresión.
Nadie decía nada, ni tampoco los rostros me ayudaban a descifrar que era lo que pensaban. Estaban ahí, frente a mí, como frías estatuas de piedra.
—Es un chiste ¿Verdad? — Enarcó una ceja y me miró molesta. Daph.
— ¡Por favor! — Exclamé, estaba empezando a molestarme. — ¿Crees que podría jugar con algo así? — Sollocé, las lágrimas amenazaban con salir de mis ojos y solo rezaba para ser fuerte.
—Jessica…— Abrió la boca mi padre y cerré los ojos, esperando su regaño. — ¿Cómo fue que… pasó? — ¿Ah? Las preguntas más insólitas salían en momentos como este.
¿Qué quería que le dijera? “Oh padre, todo sucedió cuando Joe y yo decidimos jugar al papá y a la mamá. Tuvimos relaciones”
Solo lo miré sería y miré a mi madre, quien aún seguía quieta mirándome.
—Mamá…— Sollocé.
—No sé qué decirte…— Su voz estaba temblorosa. — ¿Por qué? ¿Es que acaso nunca te enseñe bien como eran las cosas? ¡¿Nunca te expliqué lo que significaba tener relaciones?! — Exclamó molesta, frustrada.
—Mamá yo…— No tenía nada que decir, debía dejar que hablara.
— ¡Por dios Jessica! ¡Si querías tener relaciones porqué no tan solo me lo dijiste! ¡Te hubiera aconsejado, se hubieran protegido! — La idea de que levantara la voz no me agradaba.
—Mamá… no grites… los vecinos pueden escuchar y…— Tenía vergüenza.
— ¿Te da vergüenza? — Enarcó una ceja y agaché el rostro. —En un par de meses más ese bebé comenzará a crecer ¿Qué harás? No puedes ocultarlo. Debiste pensarlo antes de haber llegado y…— Cubrió su rostro entre sus manos y suspiró.
— ¿Quién es el padre? — Preguntó mi padre y noté su obvia mirada puesta en Nick.
—Es Joe…— No resistí y el llanto apareció en escena.
Sentí los fuertes brazos de Nick rodeando mi cuerpo y me acurruqué en su pecho.
Nuevamente el silencio, ahora estaban aún más sorprendidos.
— ¿Sabes que lo que significa un hijo, Jessica? — La voz de mi madre se había pacificado, más aún seguía con ese frío tono.
Me alejé de Nick y la miré, no pude hacer más que asentir.
—Tu juventud, tus estudios… ¿No pensaste en eso? — Me miró triste.
Negué y miré el suelo.
Escuché como se ponía de pie y se dirigía hacia mí. No lo había esperado, pero me abrazó con fuerza y se largó a llorar. Era una escena nunca antes vista, fuerte y dolorosa.
—Si me permiten… Me haré cargo de ese bebé— Escuché, fuerte y clara, la voz de Nick.
Me alejé de mi madre y lo miré, no creí que se lo diría a mis padres.
—Nicholas, es muy gentil de tu parte, pero no tienes porqué…— Musitó mi padre.
—Lo sé, lo estoy haciendo por mi propia voluntad y no quiero que Jessica pase sola por esto, se que ustedes estarán ahí, pero… no es lo mismo— Algo iba a decir, más noté que se incomodó.
—Nicholas, eres muy joven para estar a cargo de un bebé, es una gran responsabilidad, no es un juego— Agregó mi madre.
—Sé lo que significa un bebé, por favor— Suplicó ante mis padres.
Se veía abrumado, era como su fuese una necesidad para él que le dijeran que sí, en todo caso… tuviera una respuesta negativa… no harina caso, era muy terco.

Mi madre me habló en privado, preparándome mental y sentimentalmente para lo que significaba tener un hijo, me guió y aconsejó, después de todo… estaba a mi lado.
Al salir, Nicholas se había ido y mi hermana seguía con la mirada clavada en mí, no me importaba mucho… pronto se le pasaría.
—Tu padre y yo tenemos una cena esta noche— Musitó desanimada. Mi madre.
—No te quedarás sola, Nicholas vendrá y se quedará hasta que lleguemos, Daphne se irá a cuidar a Bill y volverá como a la misma hora de nosotros— Agregó mi padre.
No dije nada, solo me despedí de ellos y caminé hacia mi cuarto. Sentía un peso menos.
Me estiré en la cama y como era usual, los recuerdos invadían mi mente y las lágrimas no tardaban en aparecer. Las cosas serían un poco más fácil si él estuviera aquí.
De repente una extraña sensación me invadió, como si alguien estuviese en el cuarto, como si alguien estuviera mirándome. Para sacar las dudas, me giré y me encontré con el cuarto vacío. Estaba más paranoica de lo que pensaba.
Cerré los ojos y traté de relajarme… más unos brazos fuertes rodeando mi cuerpo y un torso apegado en mi espalda me dieron un gran susto y terminé pegando un salto...


Capítulo VII

— ¡Nicholas! — Exclamé y me giré molesta, esa clase de cosas no se hacían. —Sabes que odio ese tipo de bromas— Me quejé.
—Lo lamento— Carcajeó ¿Qué era lo gracioso? —Perdón… es… estaba el ambiente perfecto para un susto— Sonrió y se acomodó a mi lado.
Respiré hondo y liberé tensiones, no valía la pena discutir por algo tan patético como esto.
— ¿Llegas recién? — Me senté en la cabecera y apoyé mi espalda en el respaldo.
—No, acabo de entrar… ¿No escuchaste? — Sonrió e imitó mi posición.
Me quedé en silencio… estaba segura de haber sentido alguien dentro de la habitación hace algunos minutos.
—No…— Musité insegura. —La verdad es que no—
— ¿Sucede algo? Te noto extraña— Sonrió y una de sus manos se posicionó sobre la mía apoyada en mi pierna.
—No, aunque probablemente podría ser la reacción de la noticia, esto es muy…—
—Difícil, lo sé— Me interrumpió. —Pero no te preocupes, tus padres te apoyan y mi familia también— Suspiró.
Clavé de inmediato la mirada en él.
— ¿Les constate? — Enarqué, se suponía que ese era mi deber.
—Así es. No tuvieron reacción al principio, pero luego lo tomaron, de algún modo, bien. Por lo que no debes sentirte angustiada, todo estará bien— Volvió a sonreír con ánimos.
Era obvio que él nunca entendería lo que significaba traer un bebé en el vientre.
—Deja de decir que todo estará bien— Carcajeé. —Se está volviendo tedioso— Rodé los ojos y suspiré, era la verdad.

Al rato nos encontrábamos recostados viendo ese mismo estúpido programa que solía mirar con Joseph, solo que esta vez, esa risa contagiosa no estaba ahí y mis ojos se cubrían de lágrimas al aceptar que nunca más podría volver a escucharla.
Mis ojos estaban clavados en la pantalla, perdiéndose en la mezcla de colores y mi concentración se encontraba por las nubes, solo podía pensar en él… en analizar las cosas, en encontrar alguna escapatoria al dolor, al sufrimiento y no… no me refería exactamente a medidas que requerían de un cuchillo, una cuerda o cosas por el estilo.
De un segundo a otro la imagen de Nick se clavó en mi cabeza, trataba de borrarla, pero no, ahí estaba… ¿Quería decir algo acaso? Ni idea, pero estaba segura que tenía que ver con la respuesta que debía darle ¿Cuánto tiempo le haría esperar?
—Nick— Musité fuerte y claro.
Fue impresionante como mis labios se movieran solos, ni siquiera había estado planeando hablarle.
— ¿Si? — Susurró. No estaba prestándome atención.
— ¿Recuerdas lo que me preguntaste hoy en la mañana? — Me senté y lo miré.
—Te dije que te tomaras tu tiempo— Musitó aún con la vista pegada en la televisión.
—Y lo hice, fue suficiente— Dije creyendo que con eso me pondría atención, pero no, se quedó en silencio sin tomarme en cuenta. —Nicholas, mírame, esto me es importante… y lo debería ser para ti también— Me quejé molesta. Me incomodaba su falta de interés.
Tomó el control remoto y apagó el televisor, se sentó y me miró expectante.
—No quiero que tomes una mala decisión— Dijo serio.
—No lo es, estoy segura— Imité el mismo tono frío que empleaba.
—Entonces… dime—
—No creas que estoy confundida— Comencé sin merodeos. —Pero siento… y algo me dice, que te estoy viendo con otros ojos— Se suponía que no debía sentirme incómoda o nerviosa, pero el rubor en mis mejillas fue inevitable.
Se quedó en silencio y esa penetrante mirada sobre mí logró intimidarme.
—No te pongas nerviosa— Su voz se había vuelto apacible, con ese mismo tono cálido que solía usar cuando estábamos juntos.
Esto era tan raro, nunca había hecho esto… por si no lo recuerdan, nunca tuve el valor para decirle a Joe lo que sentía.
—Mírame— Susurró y sentí su mano en mi mentón, levantando mi rostro para que mi mirada se cruzara con la de él. Sonreía dulcemente. —No tienes que estar nerviosa, mi intención no es confundirte— Sonrió.
—Pero lo haces— Sonreí. —Pero de una manera diferente…— Me quedé en silencio y solo pude reír levemente con su expresión desentendida. —Digo… me gusta, siento que está bien— Y esa era la única verdad.
Me sentía tan bien al estar con él, aunque podía admitir que también sentía miedo, creía que estaba traicionando a Joseph.
No dijo nada y se quedó mirándome como si no pudiera creer lo que le decía… ¿Tan feliz lo hacía saber que podía tener algo conmigo? Dios, era tan dulce.
— ¿Hablas… hablas enserio? — Soltó una risa corta, casi sorda y ahogada.
Acarició mi mejilla y me miró ilusionado.
Asentí con una torpe sonrisa insegura… No estaba insegura de lo que le acaba de decir, sino… de mí.
—Entonces…— Miró hacia un lado y suspiró. — ¿Crees que necesitarás un tiempo más para asegurarte? — Volvió a mirarme.
—No lo sé— Suspiré. — ¿Puedo hacerte una pregunta? — Mordí mi labio inferior y lo miré nerviosa.
—Lo que quieras— Carcajeó… y de una manera muy distinta ¿Sensual?
— ¿Puedo besarte? — Esta vez era mi turno y no me sentía para nada incómoda con preguntárselo.
—Si— Susurró serio. Era obvio que no esperaba ese tipo de pregunta.
Sonreí con el corazón en la boca y me acerqué hasta él. Mi piel se estremeció al sentir su cálida mano derecha en mi mejilla, tal como la primera vez que nos habíamos besado. Respiraba levemente a través de sus labios y su aliento dulzón chocaba sobre los míos.
Estaba a solo centímetros de besarlo, pero algo dentro de mí me llevaba a torturarme sola, a hacerlo desear ¿Qué era lo que estaba ocurriendo dentro de mí? Del temor, pasé a la pasividad, de eso a la dulzura, de la dulzura al cariño y del cariño… comienzo a pasar a otro nivel, uno más alto y con mayor cantidad de adrenalina.
Un suspiro agitado se escapó de mis labios y al instante Nicholas lo apagó. Sus labios chocaron dulcemente con los míos, llenándome una vez más de ese dulce jugo. Posé mi mano en su mejilla y la de él en la mía se deslizó hacia mi nuca, donde sus dedos se enredaron en mi cabello y aprovecharon de ejercer una mayor presión en el beso. No quería parecer desesperada, por lo que apresurar las cosas no se vería nada bonito, más estaba deseando que se volviera con un poco más de intensidad, que sus labios se movieran con rapidez sobre los míos.
Rodeé mis brazos alrededor de su cuello e hice presión en ambos cuerpos, a ver si con eso entendía que era lo que quería. La punta de su lengua rozó mis labios y creí que eso sería el final del beso, tal como la última vez, más ahora… se atrevió y sentí como abría paso entre mis labios para incorporarse en mi cavidad bucal y acariciar la mía. Jadeé en medio del beso, lo que bastó para que sus hormonas se activaran y me empujara con su cuerpo hasta caer hacia atrás.
Sus labios se volvían cada vez más adictos y que enloquecieran sobre los míos hacía que una cantidad de cosas inexplicables explotaran en mi vientre. ¿Era esto lo que quería? ¿Era esto lo que buscaba? Posiblemente si, algo llamado “Descontrol”...
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 11th 2012, 20:47

wooow ame los capis, muchas gracias Very Happy
ahiii le dijo a sus padres...y la apoyan Very Happy eso es genial
Nick...es taaaan tierno y hermoso, PERFECTO Enamorada
se besaron otra vez....Very Happy
amo tu novela
S~I~G~U~E~L~A
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 12th 2012, 13:16

bueno chicas agarrense que se viene capi Hot...espero que no se me mueran necesito saber que sobrevivieron
Besitos


Capítulo VIII

En la habitación no se podía escuchar más que la melodía de nuestros labios chocando y como de a poco nuestras respiraciones se iban agitando.
Mis manos comenzaban a enloquecerse en la espalda de Nick, esa triangular espalda que siempre había encontrado una debilidad. A decir verdad, nunca me había imagino a Nick tan… apasionado para estas ocasiones, de hecho, de hecho siempre creí que debía de ser tímido y poco atrevido, más ahora caía en cuenta de que era lo contrario.
Sus labios dejaron su labor en mis labios para iniciar un camino desde ellos, por mi mandíbula hasta mi cuello y no pude evitar soltar un suave gemido al sentir como sus dientes se hincaban en mi piel y al segundo su lengua se deslizaba tal como si saborease un helado.
Haberme quejado sensual, por decirlo de alguna manera, no hizo más que se avivara y ejerciera una leve presión en mi entrepierna, por lo mismo, me vi obligada a separar mis piernas y dejar que se acomodara entre ellas para que estuviese más cómodo.
Los minutos pasaban y la situación seguía igual, más estaba ansiado, deseando sentir sus manos quemar en mi piel y no sabía cómo hacer para que lo notara. Ya tenía una idea, sin que lo notara, llevé cuidadosamente mis manos hasta el borde de mi remera y la levante tan solo unos centímetros, lo necesario… Y así fue, a los segundos mi piel sufrió un temblor al sentir como sus manos se hundían bajo mi polera y como daba simuladamente placenteras caricias.
Sus labios seguían humedeciendo la piel de mi cuello y mis manos se trasladaron desde su espalda hasta su cabello, donde mis dedos se enredaron en aquellos perfectos rulos y tironearon suavemente de ellos para hacerle entender que estaba sedienta de sus besos.
Sus manos comenzaban a tomar cierta confianza y subieron hasta llegar a lo bajo de mis pechos. Yo por mi parte le permitía el paso, pero Nicholas no era de estos chicos que llegaban y hacían lo que querían, era algo que admiraba de él, siempre tan respetuoso. Mordí sensualmente su labio inferior para hacerle entender que tenía concedido el paso, que podía avanzar todo lo que él quisiera y antes de hacerlo dejó de besarme para poder mirarme.
Dios, se veía hermoso, era… absolutamente precioso.
Sus labios entreabiertos, tratando de recuperar oxígeno, se encontraban hinchados, rojizos y brillantes, más tentadores que nunca. Sus mejillas tenían un leve rubor y sus ojos me mostraban lo conmocionado que estaba.
—Jess… ¿Estás… segura? — Susurró con dificultad, estaba pensando seriamente en detenernos unos segundos y dejar que recuperara el aire.
Sonreí y asentí.
Antes de que se acercara entreabrí mis labios y busqué el inferior suyo para morderlo sensualmente, con placer… me encantaban.
Sus manos, finalmente, se apoderaron de mis pechos y me hicieron explotar en un sin fin de nuevas sensaciones, por lo que cerré mis ojos y dejé que mi cabeza cayera nuevamente en la cabecera.
Pronto iba a soltar otro quejido ante las mortíferas caricias que Nicholas brindaba con tanto cuidado en mis pechos, más sus labios los ahogaron con un beso apasionado y dulce a la vez… ¿Eso era posible? Al parecer si y muy fácil de lograr para Nick.
Sentía como de a poco mi polera iba subiendo y Nicholas, al notar que no habían quejas de mi parte, no se detuvo hasta quitarla por completo. Se alejó y contempló mi torso semidesnudo. Puedo admitir que me sentí nerviosa, su mirada estaba recorriendo con sumo detalle cada parte de mi cuerpo y temía que no le gustara.
—No soy una Barbie— Musité nerviosa, tomando su rostro entre mis manos y haciendo que me mirara. Sonreí nerviosa y mordí mi labio inferior.
—No. Tú eres más hermosa— Susurró y besó mis labios delicadamente.
Sonreí y volví a cerrar mis ojos, esperando cualquier movimiento de su parte. Me sorprendí y mi cuerpo completo se estremeció, al sentir sus cálidos labios en la loma de mis pechos. Era delicado y placentero a la vez, mi vientre gozaba de las sensaciones que Nicholas me provocaba y rogaba para que nunca terminasen.
Tomé el inicio de su remera y la arrastré hacia arriba, aprovechando de que mis manos disfrutasen su piel ardiendo. La quité y mi mente configuró los más pervertidos pensamientos. ¡Mocoso malcriado! ¡¿Quién le había dado derecho a tener un cuerpo así?! ¡Vaya! Esto se ponía cada vez mejor.
Acaricié sus brazos, su pecho, su espalda… estaba en éxtasis con aquella blanca piel. Nunca lo imaginé así, por lo que me era toda una sorpresa y un tesoro a descubrir.
Besé sus hombros y con mis manos apoyadas en su pecho, lo empujé suavemente hacia atrás, así pude posicionarme sobre él y admirar aquel cuerpo que me quitaba el aliento segundo tras segundo.
Sin pensarlo dos veces, conduje mis manos hasta el inicio de su pantalón, desabotoné el botón y bajé el cierre con cuidado… ¿Qué tan lejos podía llegar? Su mirada se encontraba clavada en mis acciones y no emitía palabra alguna, estaba sorprendido de que actuara de tal manera.
Bajé el pantalón y mordí mi labio inferior al notar aquel punto… ¿Tanto era lo que provocaba?
Me había distraído en pensamientos para mayores de edad… por lo que agité mi cabeza y miré a Nicholas, quien se encontraba con los ojos cerrados y con las mejillas más que sonrosadas. Había notado mi constante mirada. Sonreí con inocencia y apoyé mis manos a cada lado de su cuerpo.
Él abrió los ojos y sonrió al verme con una leve sonrisa en los labios.
—Luces hermoso desde aquí— Susurré arrastradamente. Estaba admirándolo.
Sonrió y ejerció presión en mi espalda para que cayera sobre su cuerpo.
Su piel hirviendo chocaba contra la mía, en el mismo estado, no había nada más placentero que sentirlo de esta manera.
Acaricié todo su pecho mientras nuestros labios se unían en un beso lleno de sentimiento y si, lo era. No podía creer que si estuviese entregando cariño, sentía cosas por Nicholas y tenía que admitirlo de una buena vez.
Sus manos se aventuraban a acariciar mis piernas y mi parte trasera. No era nada incómodo, de hecho, lo contrario. Ni me había dado cuenta cuando mi pantalón formaba parte del suelo y hacía juego con mi alfombra blanca acolchonada y las otras prendas ya retiradas.
Dejé sus labios y deslicé los míos por su cuello hasta su pecho, zona donde me entretuve durante un largo rato. Sonreí sobre su blanca piel al sentir como sus manos trataban con torpeza de quitar mi brasier y al notar que no le daba resultado, estuve a punto de ayudarle, más a los pocos segundos sentí como la prenda dejaba de hacer presión y como las grandes manos de Nick acariciaban mi espalda sin obstáculo alguno.
Con delicadeza me empujó hacia un lado y se posicionó sobre mí, dejando la prenda a un lado. Ahora sí, ahora sentía su torso desnudo en su totalidad junto al mío en las mismas condiciones y creí desfallecer.
Entreabrí mis labios pensando que él los capturaría, más se dedicó a dar suaves y mullidos besos en la loma de mis pechos. Estaba a punto de explotar, a punto de sacar a esa salvaje que llevaba dentro, pero vamos, podía controlarme unos minutos más.
Enredé mis dedos en su cabello y ejercí una disimulada presión, quería que avanzara. Y así fue. Gemí delicadamente al sentir como sus labios capturaban lo más delicado de aquella zona, como rozaba su lengua e hincaba sus dientes, haciendo que mi corazón entrara en una arritmia y las cosquillas en mi vientre se volvieran más frecuentes.
Mi pechó subía y bajaba, eso solo podía ayudarle a su labor y a mí a rendirme a sus pies. Su dedo índice jugaba peligrosamente con el inicio de mi prenda interior, la única que quedaba en mi cuerpo y me preparé emocional y mentalmente para que la retirara, más dejó el merodeo y acarició mis piernas una vez más.
Sus labios volvieron a los míos y mordió mi superior, tirando de él con sensualidad.
Ya era suficiente, lo estaba necesitando y Nicholas lo único que hacía era torturarme. Llevé mis manos hasta el elástico de su boxer azul oscuro y jugué tal como él lo había hecho con mi prenda. Me exalté al momento en que se alejó tan repentinamente de mis labios.
—Jessica…— Susurró agitado, clavando sus ojos en los míos. —Creí que… creí que esto… llegaría hasta…— Ni siquiera podía terminar una oración sin interrupciones.
—Nick…— Musité en el mismo estado de él. —Estoy preparada…— Besé su mejilla y le sonreí.
¿Dónde habían quedado las palabras que me había dicho mi madre? Okay, habían entrado por un oído y salido por el otro.
—No quiero… hacer esto si… no sientes nada…— Me miró decaído.
— ¿Lo que… te dije hace un rato… no fue necesario? —Enarqué una ceja, algo inquieta, me estaba haciendo enloquecer.
Sonrió y supuse que quería una respuesta más elaborada.
—Está bien…— Acaricié su mejilla. —Si siento cosas por ti… estoy enamorándome de ti— Susurré sobre sus labios.
Sonrió y volvió a besar los míos, al mismo tiempo que sus manos bajaban mi prenda interior con lentitud.
Mi corazón latió con fuerza cuando yo quité su prenda y noté que estábamos desnudos, a punto de ser uno solo. Me miró con ternura, separó mis piernas y se acomodó en ellas. Estaba segura, no me arrepentiría de esto. Lo quería. Besó mi frente y sentí un pinchazo dentro de mí. No era mi primera vez, pero de todas maneras se sintió un leve dolor en mi entrepierna. Gimió suavemente sobre mis labios… alto… ¿Esta era su primera vez? Se movía delicadamente dentro de mí, con suavidad y tratando de no lastimarme. Llevé mis manos a su espalda para enterrar mis uñas y liberar un poco de placer, cosa que parecía imposible. Mordí sus hombros, besé sus labios y mejillas, mordí mi labio inferior y nada aliviaba lo que estaba experimentando.
Dejé mi rostro caer y sentí una punzada en el corazón, pero no de dolor, era algo muy parecido a un presentimiento. Giré mi rostro y me quedé sin respiración, con el corazón en la boca al ver una fría figura en la esquina de mi habitación. Joseph. Cerré mis ojos, apretándolos con fuerza. Esto era imposible.
—Jess… Jess ¿Estás… estás… bien? — Susurró ahogado, mientras seguía moviéndose dentro de mí.
Solo asentí con dificultad y lo abracé con fuerza.
Volví a abrir los ojos y ahí estaba una vez más… ¡No podía ser cierto! Mi cuerpo se cubrió de miedo, de temor al cruzar miradas con aquella figura, fría y sombría.
—Cielos…— Gemí entre un sollozo.
—Jessica…— Me alejó y me miró preocupado. Acarició mi cabello y mejilla. — ¿Estoy mal? —
—No… no…— Sollocé y tomé su rostro entre mis manos para besarlo con pasión.
Una lágrima calló por mi mejilla y traté de borrar aquellas frías imágenes. Solo quería disfrutar el momento, quería sentir ese cariño que Nicholas estaba entregándome.
Finalmente… lo sentí llegar dentro de mí y gemimos al unísono al sentirnos uno del otro. Cayó rendido a mi lado y tal como me había sentido protegida, tenía miedo… ¿Qué era lo que mis ojos acababan de ver? Sollocé y lo abracé con fuerza.
—Jessica, linda… ¿Qué sucede? — Musitó preocupado, acogiéndome entre sus brazos.
—No me dejes…— Sollocé apretando mis ojos. —No me dejes sola…—
No quería volverme loca, esquizofrenia… y solo podía alejarme de todo ello si Nicholas se quedaba por siempre a mi lado...
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 12th 2012, 14:00

:O OMG
Siguela soon!!!!! Smile
Volver arriba Ir abajo
Maaii De Lamela♥
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 472
Edad : 19
Localización : En Roma Con El Amor De Mi Vida &#9829;
Fecha de inscripción : 16/02/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 12th 2012, 19:34

Hola!.

Neww Lectoora!:♥


OMG!:Hermoosa Noove!..Siiguelaa Plss!..Estaa Geniial! ♥ Razz
Volver arriba Ir abajo
http://www.destinyjonasdelamela.blogspot.com
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 12th 2012, 20:33

OMG! sabia q Joe estaria ahi!!! perooo ahhh porq no la deja ser feliz? Sad
en fin no puedo esperar para el proximo capi
S~I~G~U~E~L~A
Volver arriba Ir abajo
I'mFearless♥
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1324
Edad : 20
Localización : Durmiendo en las nebulosas- Falcon, Venezuela.
Fecha de inscripción : 25/10/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 12th 2012, 21:02

¡Jesus! SIGUELA no me dejes asi!
Volver arriba Ir abajo
I'mFearless♥
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1324
Edad : 20
Localización : Durmiendo en las nebulosas- Falcon, Venezuela.
Fecha de inscripción : 25/10/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 12th 2012, 21:16

¡No habia visto el capitulo!
Oh my Jesus, GOD
¡Jess y Nick!
¡joe aparecio mientras estaban garchando! me va a dar algo
Fue tan lindo.. y luego eso ¡Dios! me recordoa Diabolica Tentacion, si sabes ¿No?
Ahora mas que nuca
SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 13th 2012, 13:09

bueno amores aqui les dejo otro capi espero que les guste, mañana no se si les podre subir capi por que voy a un juicio con mi madre y saldre de la ciudad, si llego a tiempo les subo si no tendran capi doble el Jueves. Besitos


Capítulo IX

—Jessi ¿Qué sucede? ¿Estás bien? ¿Hice algo mal? — Me alejó de su pecho para poder levantarme y encontrar mi mirada hundida en lágrimas.
—No…— Sollocé. —Estuviste… maravilloso— Sonreí entre mi amargura y tomé su rostro para besarlo suavemente. —No te preocupes por mí… estoy bien, solo… me mareé un poco— Sonreí y volví a robarle un beso.
Sonrió y suspiró aliviado. Me quedé con la mirada fija en él y él con la suya en mí. Algo dentro de mí se tranquilizó y mi corazón apretado volvió a latir suave y calmado. ¿Esto de verdad estaba ocurriendo? ¿Estaba enamorándome de Nicholas? No podía afirmarlo, pero mi corazón latía fuerte al estar cerca de él, al mirarlo, al tocarlo, al solo… escuchar su nombre… La imagen de Joe se clavó en mi mente agudamente, como si fuese el flash de una cámara. ¿Acaso eran señales? ¿Qué significaban?
Nos quedamos durante largos minutos así, abrazados, rogando para que el momento nunca acabase. Me sentía tan bien en sus brazos, era… algo inexplicable, nunca me había sentido así. Si, estuve enamorada de Joseph, si, pero nunca estuvimos de esta manera, yo siempre estuve segura de lo que sentía, más él nunca me dijo hasta que… No quiero recordar.
—Jessica— Lo escuché susurrar a lo lejos y me sacó de todo triste pensamiento.
— ¿Si? — Levanté mi rostro y le sonreí.
No quería que se contagiara de mis penas, además… tampoco quería sentirlas en un momento como este.
—No sé cómo decirte esto…— Sonrió nervioso y agachó su rostro, el cual noté como de a poco se iba tornando rojizo.
—Puedes confiar en mí— Acaricié su mejilla y lo invité a seguir.
—Esta… bueno— Carraspeó. —Esta es mi… primera vez— Musitó suave y sentí una punzada en el corazón.
¿Era enserio? ¿La primera vez de Nicholas había sido conmigo? Me quedé en silencio y levanté su rostro tomando de su mentón.
—Estás… ¿Estás hablando enserio?— Me estaba llenando de ternura.
Asintió y besó mis labios de improviso.
—No sé qué… decirte… es…— Sonreí acariciando su pecho desnudo… Creo haber mencionado lo suave y adictiva que era su piel. Si adictiva.
—No tienes que decir nada— Carcajeó acariciando mi mejilla suavemente y con sus ojos incrustados en los míos, revelando amor y ternura. —Estoy… feliz de que haya sido contigo, Jess— Suspiró y se acercó nuevamente para humedecer mis labios con un beso, lento, suave y dulce.
Su confesión final me había llenado de una extraña alegría, la cual ahora recorría cada parte de mi cuerpo. Ejercí aún más presión en el beso e hice que su cuerpo cayera hacia atrás, dejándome el control de la situación.
—Te amo— Suspiró en medio del apasionado beso, mientras acariciaba mi espalda. Solo sonreí sobre sus labios y volví a besarlo.
Si, lo quería y mucho… pero no podía decir que sentía amor, quizás sí, pero no en su totalidad como para decirlo sin temor.
Como hubiese deseado quedarme la noche completa entre sus brazos, dormir juntos, desnudos… sentir su calor toda la noche… ¿Se imaginan? Debería ser la sensación más cálida y hermosa que existiera.
Eran alrededor de las 2 de la madrugada y mis padres, junto a mi hermana, no daban señales de vida y no por eso podíamos quedarnos ahí, tirados en la cama, esperando a que en cualquier momento aparecieran. Nos vestimos y nos quedamos abrazados mirando la televisión. Como era lo usual.
— ¿Podrías quedarte a dormir conmigo? — Sonreí y besé su mejilla.
— ¿Aquí? ¿Contigo? ¿En tu cama? — Sonrió. —No creo que tus padres lo encuentren correcto— Carcajeó.
—Mis padres no sospechan nada de los dos— Mordí mi labio inferior y me lo quedé mirando por unos instantes, en silencio. —Me encantaría…— Suspiré y agaché mi rostro sonrojado. —Poder abrir los ojos una mañana… y verte a mi lado— Se quedó en silencio, mirándome directo a los ojos, indagando si era cierto lo que le decía.
—Ha sido mi sueño durante tanto tiempo— Dijo en un susurro casi inaudible.
Solo sonreí y me acerqué hasta darle un pequeño beso.
—Entonces… solo quédate… y cuando escuches a mis padres… o te despierten, has como que no los escuchas, que tienes el sueño pesado— Carcajeé.
—Veremos si funciona— Besó la punta de mi nariz y mi frente.
Me recosté a lo largo de la cama y le di la espalda, acoplándola a su gran torso, rodeó mi cintura con uno de sus brazos y se acomodó.
—Buenas noches— Susurré con los ojos cerrados.
—Buenas noches— Respondió en un suspiro.
¿Esto podría ser más perfecto? En medio de la noche, sentí como se alejaba y se ponía de pie, y yo, en medio de un sueño, luchaba para poder abrir los ojos y protestar, más el cansancio me ganaba y terminaba rindiéndome.

A la mañana siguiente, al abrir mis ojos, me sorprendí al verme apegada al pecho de alguien… ¿Qué? Con lo dormida que estaba, me senté torpemente en la cama y enarqué una ceja al ver a Nicholas dormir plácidamente a mi lado. Me lo quedé mirando y luego de unos pocos segundos, comenzó a moverse ¡Que tramposo era! Abrió los ojos y fingió mirarme adormilado.
—Buenos días— Musitó con voz ronca. Era muy buen actor.
— ¿Crees que soy tonta? — Enarqué una ceja y sonreí. — ¡Por favor! — Carcajeé. —Se que te fuiste y ahora vuelves para hacerme creer que te quedaste… además… andas con otra ropa— Reí y me dejé caer en la cama para mirarlo. Lucía hermoso esta mañana.
Se largó a reír y me abrazó por la cintura.
—No puedo faltarles el respeto a tus padres— Sonrió y besó mi frente. —Pero… de todas maneras cumpliste tu sueño— Susurró, sensual, sobre mis labios y me apegó con un cierto toque de brusquedad a su cuerpo. Me encantaba.
—No vale— Sonreí. —Tú no cumpliste el tuyo—
—Ya lo haré— Y sin decir más me robó un lento y apasionado beso.
— ¡Jessica! ¡Tienes que vestirte ahora mismo! ¡Irás a control esta mañana con mamá y Nicholas! — Escuchamos cerca y alcanzamos a separarnos unos centímetros cuando mi hermana ingresó al cuarto.
No sé si habrá sido lo suficiente, pero los ojos se mi hermana se clavaron como dagas en Nicholas y en mí...
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 13th 2012, 18:04

ohhh Dioos!!! me encaantan Very Happy porq son tan lindos? *-*
ahwww iran al control juntos...
pero me preocupa eso q vio a Joe Sad

S~I~G~U~E~L~A

S~I~G~U~E~L~A
S~I~G~U~E~L~A
S~I~G~U~E~L~A
S~I~G~U~E~L~A
Volver arriba Ir abajo
I'mFearless♥
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1324
Edad : 20
Localización : Durmiendo en las nebulosas- Falcon, Venezuela.
Fecha de inscripción : 25/10/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 13th 2012, 20:03

Ahre... que tierna la confesion de Nick, creo que la hermana de Jess si los vio...
Aja, yo digo, si yo fuera la mama de Jess, ya hubiese sacado con una sola patada
a Nick de mi casa, no sale de ahi(?
Okya.
ME ENCANTO
SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 14th 2012, 12:42

S~I~G~U~E~L~A
S~I~G~U~E~L~A
S~I~G~U~E~L~A
Volver arriba Ir abajo
I'mFearless♥
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1324
Edad : 20
Localización : Durmiendo en las nebulosas- Falcon, Venezuela.
Fecha de inscripción : 25/10/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 14th 2012, 18:49

SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
I'mFearless♥
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1324
Edad : 20
Localización : Durmiendo en las nebulosas- Falcon, Venezuela.
Fecha de inscripción : 25/10/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 14th 2012, 18:50

¿Ves? me merezcon capitulo, te pase de pagina (?)
SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 14th 2012, 20:19

S~I~G~U~E~L~A
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 15th 2012, 12:35

bueno aqui les dejo lo que les prometi los 2 capis espero que los disfruten (:

Capítulo X

—Acabo de interrumpir algo ¿O es solo idea mía? — Su voz chillona hizo eco en el interior de mi pieza silenciosa.
—No interrumpes nada— Dije con voz seca. Para ser sincera, no estaba interesada en lo que ella pensara. Trataría a toda costa de ignorarla. —Dile a mamá que estaré lista en unos minutos—
—Nicholas, si no te molesta, podrías salir para que Jessica se cambie, no tenemos mucho tiempo— Agregó antes de retirarse.
¿Qué diablos le ocurría? Estaba más insoportable de lo que ya era.
Suspiré molesta y me puse de pie. La miré con cansancio ¿Cuándo iba a dejarme tranquila?
—Ya deja de dar órdenes, Daphne— Mi paciencia había llegado a su límite. Entra sin tocar a mi dormitorio, me da órdenes y ahora cree que puede hacer lo mismo con Nick ¿Qué vendría después? —No necesito que tengas que decirme que hacer todo el tiempo, se lo que está bien y lo que está mal— Iba a patear el piso en ese mismo instante, pero parecería un arrebato.
— ¡Oh si! — Dio una carcajada burlista. —Tienes razón, sabes muy bien lo que es bueno y lo que no, por eso es que estás embarazada— Terminó por cruzarse de brazos y pude jurar que en su rostro habitaba una sonrisa cruel.
Sentí como recibía un golpe en el estómago al oír sus palabras. No dije nada, mi única reacción fue agachar el rostro. Me sentía humillada.
—Daphne… ¿Podrías darnos un momento? Salgo enseguida, no tardo— La suave voz de Nicholas hizo presencia en escena y a los pocos segundos su gran mano tocó mi espalda en señal de apoyo.
La puerta chocó con su marco y antes de hacer mi próximo movimiento, sequé las lágrimas que amenazaban con salir.
—No le prestes atención— Dijo con dulzura. —Solo está afectada por la noticia, debe ser difícil siendo hermana mayor, aún no asimila como son las cosas— Su diestra acarició mi mejilla y de a poco fue levantando mi rostro. —Ahora…— Respiró inflando su pecho y sonrió. —No quiero verte llorar ¿Si? — Besó mi frente y se alejó. —Estaré afuera esperándote, no queremos que se enfade— Carcajeó y agitó una mano en modo de despedida.
La sonrisa que Nicholas había dibujado en mi rostro, en el momento en que lo vi a mi lado al despertar, se fue bruscamente. Las palabras de mi hermana quedarían, a pesar de no haber sido del todo duras, permanecerían en mi mente por un buen momento.
Me di una ducha rápida y elegí las prendas más frescas. A pesar de estar en pleno invierno, el domingo estaba con un sol radiante y un ambiente bastante caluroso, el cual solo hacía del día más aburrido de la semana, el más tedioso. Tomé mis gafas de sol, mi bolso de mano y salí del cuarto, encontrándome con Nicholas y mi madre charlando.
Conversación la cual se veía muy seria.
—Estoy lista— Anuncié con voz seca. No estaba de ánimos.
La amena charla llegó a su fin y ambos centraron la mirada en mí. Mi madre sonrió ampliamente y se puso de pie para acercarse, abrazarme y besar mi mejilla.
—Entonces vamos ya— Dijo con tono jovial y tomó las llaves del auto que reposaban en una mesita. —Tenemos hora a las 11:30 y ya son las 11:00, será mejor que nos apresuremos— Abrió la puerta y nos dejó salir primero.
Me hubiese gustado saber que era lo que mi madre y Nick habían estado conversando, se veía que era algo serio, pero mi madre actuaba de tal manera que me hacía creer lo contrario.
Finalmente llegamos a la clínica y me sentí atemorizada. Los pasillos de colores suaves, limpios e infinitos, hombres y mujeres con delantal blanco, pacientes esperando que los atendieran… solo me recordaban un accidente y una noche fría.
— ¿Podemos irnos? — Dije con la voz colgando de un hilo y a la vez, tirando del brazo de Nick tal como una pequeña niña asustada.
— ¿Qué? — Carcajeó pasando un brazo por mi espalda. —Acabamos de llegar—
—No me siento bien, quiero irme a casa— Me quejé y abracé a Nicholas por un costado. Estaba siendo sincera, no se trataba de un simple arrebato.
—No nos tardaremos mucho. Al terminar, si quieres, podemos decirle a tu mamá que nos deje cerca de la casa de Tim, tengo que ir a revisar unas cosas— Me animó y aún así persistían las ganas de salir corriendo en mi mente y cuerpo.
Los latidos de mi corazón aumentaron cuando escuché una elegante voz llamar mi nombre. Me puse de pie junto a mi madre y me extrañé al ver a Nicholas quedarse sentado y jugando con sus dedos.
— ¿Qué no vienes? — Musité y sonreí.
Si él iba a estar conmigo en cada paso, lo quería conmigo dentro de la consulta. Levantó el rostro y me miró extrañado. No pude evitar carcajear y lo tomé de un brazo, invitándolo a ponerse de pie y a acompañarme a mi primer control.
Entramos en una sala, muy acogedora por cierto. Debo admitir que creí que el espacio a mi alrededor sería muy parecido a una cámara de tortura.
Nicholas se sentó junto a mi madre en un banco, mientras que a mí me hicieron sentarme en una camilla. Gracias al dios, el doctor no era uno de estos serios y amargados, los cuales solo te hacían tenerle más fobia al hospital, sino al contrario, era joven y lleno de energía. Y para ser sincera, nunca me había sentido tan acogida en una consulta médica.
Por el contar de los días, desde que me había llegado mi última menstruación, se suponía que debía de llevar un mes y cuatro semanas de embarazo, por lo que ya era factible mi primera ecografía.
—No estés nerviosa— Carcajeó el joven médico mientras miraba la pantalla. —Esto es absolutamente normal— Quizás lo era, pero no para una joven de 18 años de edad.
Luego de analizar mi vientre a través del ultrasonido, me dio una serie de instrucciones a seguir y estuvimos alrededor de 20 minutos en un interrogatorio respecto a mi salud y la de mi familia.
—Y estaríamos finalizando la primera sesión— Anunció mientras terminaba de escribir en un pequeño cuaderno rosa. —Tienes que traer este cuaderno a cada control que vengas, aquí anotaremos el procedimiento de tu embarazado y luego de que nazca el bebé— Sonrió con amabilidad y me entregó el cuaderno en las manos.
Me limité a sonreírle con simpatía y acepté su mano que me ofrecía con amabilidad a través del escritorio.

—Al fin— Inhalé y exhalé con los ojos cerrados cuando el aire mañanero golpeó mi rostro al bajar del vehículo. —Libre— Abrí los ojos y miré a Nicholas, quien mantenía su vista fija en mí. — ¿Qué? — Carcajeé. — ¿Tengo algo en la cara?— Toqué mi mejilla y enarqué una ceja.
—No tienes nada— Sonrió con dulzura y alejó mi mano de mi rostro. —Por fin te veo sonreír— Sonreí por inercia y agaché el rostro, concentrando mi vista en el pavimento mientras atravesábamos la calle.
Me daba cuenta de que solo era él quien podía cambiar mi humor, sacar esa sonrisa que nadie puede ver, a menos de que sea una falsa o hipócrita.
—Dos preguntas— Hablé con un tono alto y chillón, muy parecido al de mi hermana, en medio del apacible silencio, provocando que Nicholas pegara y leve salto. —Lo siento— Lamenté entre carcajadas.
—Dime— Dijo aún con una risita incrustada en la voz.
—Esta mañana te vi conversando con mi madre, pensé que era algo serio, pero mamá dejo fuera todas mis especulaciones— Solo faltaban unas casas más. Estábamos cerca.
—No era nada, solo hablábamos de tu control y eso— Sabía que mentía.
Su voz insegura lo había delatado.
—No piensas decírmelo ¿Verdad? — Musité seria.
La sensación de saber que algo te ocultaban no era nada buena. Tu mente formaba las ideas más locas, algo parecido a “Atentan contra tu vida” Pero vamos… era difícil que se tratara de un plan malévolo cuando los cómplices eran Nick y mi madre.
—No te enfades, pero todavía no es el momento— Respondió con frialdad. Mi actitud entrometida debía de molestarle. —Llegamos— Anunció al pisar el portal de la enorme casa color crema.
Pensé en tocar el timbre, pero Nicholas me lo impidió —no hay nadie, se fueron de vacaciones— Comentó sin siquiera mirarme mientras buscaba algo en el bolsillo trasero de su pantalón. Una llave.
Dio un par de giros en la cerradura y finalmente tuvimos frente a nuestros ojos la enorme y espaciosa casa. Podía mencionar que los padres de Tim, quien por cierto era un amigo muy cercano de ambas familias, eran los más adinerados del lugar.
—Tim me pidió que viniera a echar un vistazo de vez en cuando, incluso me permitió quedarme aquí si lo quería— Se adelantó a contestar las preguntas que estaba formulando en mi boca. —Además tengo que alimentar a estos peces— Sonrió infantil y siguió contemplando con admiración el inmenso acuario que poseía la sala.
—Genial, ventajas de ser casi parte de la familia Moore— Dije sin ánimos y me crucé de brazos. Me estaba cansando de su actitud despreocupada. — ¿Vas a decirme que es lo que te sucede o seguirás comportándote así? Se suponía que era yo quien debía molestarse, no tu— Dejaría de ser tan delicada con él si quería obtener respuestas.
Dejó de golpear con suavidad el cristal del acuario y se enderezó para girar sobre sus pies y mirarme.
—No estoy molesto— Espetó serio.
—No, para nada— Estaba siendo sarcástica. Suspiré. —Me largo— Y sin decir más caminé decidida hasta la puerta.
Alcancé la manilla con agilidad, pero todos mis cálculos se vieron arruinados por la mano de Nick sobre la mía, impidiendo que pudiera moverse.
—Jessica, es difícil y estoy buscando el espacio, el tiempo ideal para decírtelo, no quiero que alguno de los dos salga dañado— Ni siquiera me había dejado voltearme para mirarlo a los ojos, así podía notar si era realmente sincero o era una vaga excusa y nada más.
Su torso quemaba en mi espalda y tal cercanía solo me hacía desconcentrarme y perder el ritmo del tema.
—No entiendo que puede ser tan grave para que yo no pueda enterarme y mi madre sí, no es justo— Me adelanté a decir cuando escuché como tomaba aire para volver a darme alguno de sus sermones.
—No es nada grave— Su mano dejó de hacer presión en la mía, aún sujeta a la manilla, y llevó ambas a mis brazos. Si ya estaba lo bastante cerca, ahora pude percibir como hacía presión en mi espalda y como su suave aliento y respiración chocaban en mi cuello, provocando que la piel se erizara y todo mi cuerpo se viera afectado por un choque eléctrico. —Quiero que estés tranquila, solo… dame unos minutos— Al principio dijo que necesitaba un tiempo… ¿Ahora pedía minutos?
Opté por dejar mi boca cerrada. Minutos era mejor a que esperar una eternidad. Con agilidad y rapidez me alejé de sus brazos antes de que abusara una vez más de él, después de todo… por muy enojada que estuviera con él, las ganas de tirarme encima de él y devorar sus labios sin compasión, no se habían ido desde la primera vez que nos besamos.
Recibí mi bebida, me senté en el inmenso sillón de cuero beige, palpé el puesto a mi lado y lo invité a sentarse. Ver televisión, con un vaso de bebida bien helada, en sillones amplios y cómodos, en la tranquilidad de una casa solitaria… era uno de los mejores panoramas que podían existir, claro, sin mencionar que estaba embobada con la plasma de 50 pulgadas.
— ¿Ya no estás enojada? — Me miró y sonrió con ternura. Aún tenía el tema dando vueltas en la cabeza.
—No— Musité con voz apacible. —Está bien— Suspiré. —Lamento ser tan entrometida, sea lo que sea que tengas que decirme, esperaré. Tienes que tomarte tu tiempo y lo respeto— Estaba sorprendida de mi misma. Había sido un comentario muy maduro.
—Que linda— Sonrió y antes de volver a la conversación, aprovechó de dejar el vaso de bebida en la mesa de centro. —Pero… la verdad es que ni yo aguanto decírtelo y… por eso es parecía ignorarte hace un rato— Carraspeó y sonrió. —Lo lamento—
—No te preocupes— Debía mantener aquel tono suave e inocente.
—Sientes cosas por mí ¿No es así? — Percibí lo incómodo que estaba.
Solo asentí, no hacía falta mucha comunicación
—Quería pedirte que fueras mi novia— Sonrió de costado… ¿Apenado?.




Capítulo XI

Pude sentir como un centenar de palabras quedaban atrapadas en mi boca. No sabía qué decir, mi cuerpo se había paralizado por completo y al poco rato mis ojos ardieron, no había pestañado por unos interminables segundos.
—Lo sé, lo sé— Agachó el rostro y sonrió incómodo. —Sé que no estás preparada para una relación seria. Sé que debí de haber esperado, pero… que me hayas preguntado, me complicó— Suspiró apenado. —No te preocupes— Acarició mi pierna y levantó el rostro, sólo para hacerme sentir peor por parecer una inútil y no responderle cuando una sonrisa desganada se dibujó en su rostro. —Creo que esperaré y en un tiempo más lejano volveré a hacerte la misma pregunta— Carcajeó con debilidad.
Y una vez más hacía presencia el escalofriante silencio incómodo. Me sentía atrapada contra la espada y la pared. Es decir, sentía algo sumamente fuerte por Nick, era algo que crecía con el paso de los días, horas, minutos… sin embargo, algo pateaba constantemente mi estómago cada vez que trataba de admitir que los latidos de mi corazón llevaban escrito el nombre “Nicholas”… todo me indicaba a Joe. Quizás era absurdo, patético, pero algo me decía que traicionaba su amor, que, a pesar de que no esté en carne y hueso, lo engañaba.
No quería herir los sentimientos de Nick, pero tampoco quería permanecer con un cargo de conciencia por algo emocional.
Todo mi interior se agitaba en una adrenalina interminable, no sabía cuál era la respuesta correcta, esa respuesta que pudiera dejar tranquilo a Nick y a mí a la vez.
—Nick— Bien, por alguna parte tenía que comenzar. Sin seguir, tomé sus manos entre la mías.
Pensé y analicé una vez más mis palabras. Iba a serle sincera, me esforzaría por dejar mis miedos atrás.
—Estoy… absolutamente sorprendida y creo que debes de haberlo notado. Me dejas sin habla— Carcajeé levemente y transcurrido unos pocos segundos volví a mi postura. —Nicholas…— Dejé que un suspiro apenado se escapara de mis labios y mis manos acariciaron las suyas, en modo de apoyo, cuando lo vi tragar saliva nervioso. No se esperaba la mejor respuesta. —Sabes muy bien que estoy pasando por un momento muy difícil. La pérdida de un mejor amigo, un embarazo a mis cortos 18 años— Guardé silencio, reflexionando.
—Lo tengo claro, Jessi, no tienes que recordármelo. No sé qué es lo que tienes para que reaccione de forma tan impulsiva cuando estoy cerca de ti. Enserio lo lamento— Carcajeó y en cosa de segundos impedí que lo siguiera haciendo.
—Déjame continuar— Esbocé una sonrisa contagiosa cuando la yema de dos de mis dedos se cargaron en sus labios secos. —Todo lo anterior, sumando ahora, lo que siento por ti… es mucho— Alejé mi mano de su rostro y lo miré apenada. —Pero quiero intentarlo— Dibujé otra sonrisa y me encogí de hombros con los nervios corriendo y cosquilleando por mi piel. —Quizás no te diga concretamente que quiero ser tu novia, pero podemos intentarlo y… en un futuro, no muy lejano, te daré la respuesta definitiva— Creí que hacía lo correcto, pero me pareció que algo andaba mal cuando Nicholas miró el suelo hacia un lado. — ¿Está todo bien? — Mi voz y mi cuerpo completo tembló. Debí de haberlo pensado mejor, quizás.
— ¿Qué sucede si me ilusiono por un sí de respuesta y termino recibiendo un no? — Musitó con aquella tranquilidad que lo caracterizaba. Levantó el rostro y sus ojos transparentes a la sinceridad chocaron con los míos.
Tenía razón y algo en mi interior pedía a gritos que le respondiera con un sí en ese preciso momento, pero el miedo de alguna manera u otra terminaba por apoderase de mi ser completo… Me sentía pésimo, no quería que este temor fuese más grande de lo que sentía por Nick y no encontraba nada en mi mente o corazón que me diera alguna señal, que me enseñara el camino correcto.
Nuestras miradas seguían encontradas en medio del apacible silencio y sin poder controlarlo, mis ojos se cubrieron de lágrimas. Los sentimientos eran tan difíciles de manejar y comprender a la vez.
—Jessica, es exactamente esto lo que no quería provocar…— Se exaltó con mi repentina reacción y sus manos corrieron hasta mi rostro para secar las lágrimas, que corrían por mis mejillas, con sus pulgares. —Soy un tonto— Espetó con desagrado hacia sí mismo.
—No, no— Sorbí con la nariz y sonreí con torpeza. —Aquí la única torpe soy yo. Es que no entiendes…— Inhalé profundamente, contuve y solté. Buen ejercicio para recuperar la tranquilidad del cuerpo. —Es que… no recibirías un no por respuesta. Son sólo mis miedos a aceptarlo— Era muy posible que no lo comprendiera, pero se trataba de Nicholas, todo se podía esperar.
—Entonces… ¿Si aceptarías? — Susurró y me enternecí al ver sus ojos brillar.
—No lo confirmo aún, pero dame tiempo para acostumbrarme— Sonreí.
Nos quedamos en silencio con una torpe sonrisa dibujada en los labios y al darnos cuenta, carcajeamos sin perder el contacto visual.
— ¿Qué crees que sea? — Su risa cesó y su mano se acercó hasta mi vientre para acariciarlo con ternura.
—Espero que sea un hombrecito— Suspiré y acaricié su mano reposando sobre mi remera.
—Ese tono de voz…— Pensó. —Me suena a cariño, dulzura— Dijo con la vista clavada en mi vientre. Le era sorprendente que llevase un bebé en mi interior.
—Sí, yo… me eh encariñado— Medité y acaricié una vez más el dorso de su mano.
—También yo— Admitió con ternura.
Momentos como estos eran cuando realmente adoraba el silencio. Era único, más cuando Nicholas carcajeaba con torpeza al mirarme con sus ojos brillantes, claro, una tierna y dulce torpeza.
No sé cómo, ni en qué momento el muchacho se acercó y sus labios rozaron cruelmente con los míos.
— ¿Qué haces? — Exhalé ahogada y el solo sonrió con picardía cuando me empujaba disimuladamente para que mi espalda chocara con delicadeza en un brazo del sillón.
—Ni idea— Soltó una leve carcajada sobre mis labios. —Me gusta ver lo nerviosa que reaccionas cuando me acerco de esta manera, nada más— Sus dientes atraparon mi labio inferior y tiraron de él con sutileza. Las cosquillas vibrantes que erizaron mi piel fueron instantáneas.
Su aliento chocaba frescamente en mi rostro y mi cuerpo, el cual aún no aprendía a controlar a las hormonas, estaba experimentando un sinfín de sensaciones, de las cuales la mayoría pedía, rogaba, lanzarme contra su ser.
Algo perturbada con sus increíbles labios rosados, mis manos temblorosas dibujaron un camino desde el inicio de su jeans, por su excitante abdomen, hasta llegar al comienzo de su camisa celeste.
Arrugué la tela entre mis manos formadas un puño y tiré cuidadosamente de ella. Tal cual era mi objetivo, la anatomía de Nicholas se encontraba lo suficientemente acoplada a la mía como para poder sentir su calor y prevenir cualquier intento de escape.
— ¿Te han dicho que no se juega así conmigo? — Murmuré con voz arrastrada. Lo más sensual que se pudiera.
—Ahora eres tu quien juega— Adoraba la forma en que su atractiva mirada iba desde mis ojos hasta mis labios, repitiendo la misma acción una y otra vez.
Me aseguré de sonreírle entretenida, evitando que se percatara de mi próximo movimiento. Y tal como pensé, así fue. Mi pierna izquierda, la cual caía por el borde del sillón, fue capaz de elevarse silenciosamente y como finalidad, rodeé inocentemente la cintura de Nicholas. Un método excelente para ejercer presión en ambos cuerpos.
— ¿Crees que resista un minuto más? — Inquirió con la respiración notoriamente agitada.
— ¿Por qué estás hablando? — Enarqué una ceja, mirándolo perspicaz.
Si no le daba una leve señal, nunca se daría cuenta de que estaba ansiando besarlo con ardor.
En unos fugases segundos, lo único que pude percibir fue como sonreía de costado y luego sentí la presión, tan esperada, en mis labios.
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 15th 2012, 14:37

:O siguela soon esta super
Smile mega super cool xD
Volver arriba Ir abajo
I'mFearless♥
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1324
Edad : 20
Localización : Durmiendo en las nebulosas- Falcon, Venezuela.
Fecha de inscripción : 25/10/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 15th 2012, 17:28

Oh Dios ¡Son novios! o algo asi(? no puedo con la ternura de Nick
es tan ahssasdhjad ¡Bello!
Me ENCANTO
Ya sabes ehh SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 15th 2012, 19:40

wooow!!!! estoy sin palabras!
te juro q noc q decir!
amo esta nove es genial
amo la ternura de Nick me conmueve demasiado =')

S~I~G~U~E~L~A
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 15th 2012, 19:41

Yo kero kapi Sad
Razz plissss siguela Razz
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 16th 2012, 14:22

bueno chicas aqui les dejo otro capi espero que os guste

Capítulo XII


Sus labios se movían energéticos sobre los míos, no con descontrol, pero sí entusiasmados de ir por más. Su mentolado miembro bucal, con timidez, característica que solo lo hacía verse y sentir más sensual y adictivo, de a poco iba abriendo paso para chocar disimuladamente en mis labios y rozarlos placenteramente.
Era increíble como el sonido de nuestros labios, sumado la respiración conmocionada que emergía de los dos, eran los complementos perfectos y los necesarios para extasiarnos el uno por el otro.
Estaba completamente ensimismada en dar lo mejor de mí en cada beso, más no pude evitar carcajear ligeramente sobre sus labios cuando sus manos frías, arrastrándose bajo mi remera, originaron un tembloroso hormigueo sobre mi piel.
—Tienes las manos congeladas— Susurré acostumbrándome a la temperatura de su epidermis.
—No te preocupes de eso, pronto entraré en calor— Me miró perspicaz y ladeo el rostro.
Sin despejar en algún momento el contacto visual, comenzó a acercarse una vez más. Acercamiento que me resultó totalmente tortuoso y entraba en exasperación con un leve transcurso de tiempo.
Sin resistir un solo segundo más, tomé su rostro entre mis manos y conduje sus provocadores labios rojos e hinchados hacia los míos para devorarlos con impaciencia. Sus manos acariciaban mi vientre de forma vertical, haciéndome estremecer y provocando que mi piel se comparara con la de una gallina. Creo que por fin emergía el lado salvaje y sensual de Nicholas y con cierto disimulo sentía como mi remera verde y delgada comenzaba a dejar desnuda la piel de mi vientre.
Mis dedos entusiasmados se hundieron en los rizos perfectos que colgaban en la nuca de Nicholas, tirando de ellos cuidadosamente y al mismo tiempo, profundizando el eufórico beso. Ejercí presión una vez más en ambos cuerpos, logrando que mi acompañante soltara un suave quejido sobre mis labios. Sonido que logró hacer hervir la sangre que corría por mis venas, avivando mi cuerpo aún más.
Para ser honesta, no me interesaba pretender que era una señorita la cual esperaría a que él controlara la situación, además… era muy difícil de lograr aquel objetivo cuando se trataba de Nicholas con quien estabas.
Sin cuidado me tomé la libertad de coger el inicio de su remera y jugué con ella un par de segundos, haciéndole entender cuál era mi propósito. Levantó sus brazos, apoyando sus manos en el brazo del sillón, ayudándome con la tarea de deshacerme de aquella incómoda tela que me impedía gozar de su piel cálida. Si, había entrado en calor. No lo pensé dos veces y dirigí mis extremidades directamente a su triangular y fuerte espalda. Creo haber mencionado que aquella zona era tal como un vicio para mí. Mis manos subían y bajaban, coordinándose en cada movimiento e intentaba separar todo lo que pudiera mis dedos, deleitándome con su piel de porcelana, blanca y suave.
Sentía la necesidad de ir en busca de oxígeno, pero las ansias de mantenerlo acoplado a mi cuerpo eran aún más grandes y necesarias.
Estaba decidida, mi próximo ataque iría dirigido al cinturón de su pantalón, más un golpe repentino y brusco nos hizo dar un salto y separarnos al instante.
El aire entraba y salía de nuestros pulmones con exasperación y al mirarnos y notar cual era nuestro estado, no pudimos evitar lanzar una carcajada.
— ¿Qué fue eso? — Indagó con dificultad. Debía descansar un poco.
—No lo sé— Inhalé y exhalé tratando de regular mi respiración y ritmo cardiaco.
Me puse de pie y guié mi vista por cada rincón de la casa, logrando dar con el objetivo.
—Ahí— Dije apuntando con el dedo el florero hecho añicos en el suelo, junto a los tulipanes rojos tirados en distintas direcciones.
De un fugaz salto Nicholas se encontraba de pie y maldecía entre susurros el incidente.
—Esto es muy raro— Mencionó luego de haber limpiado el desastre en silencio. —Las ventanas están cerradas. No hay una corriente de viento que pueda haber provocado la caía del florero— Tomó su remera, ya que seguía distrayéndome con su increíble abdomen, y la volvió a su lugar.
Nick estaba en lo cierto. No había explicación lógica para que el florero cayera en la alfombra haciéndose trisas. Además, como dije, había caído en superficie acolchonada y los pedazos de vidrios se encontraban por todas partes.
Me creí demente cuando sentí una punzada en el corazón. ¿Joseph?
—Quiero irme— Dije con voz seca y alcancé mi polera tirada en el suelo.
— ¿Qué dices? Pensé que veríamos una película— Clavó una mirada desanimada en mí.
—No me siento bien— No sabía si mentía o decía la verdad. No era nada físico, ni tampoco sentimental, sino psicológico. —Quiero ir a casa. Si quieres, puedes quedarte, no tengo problema en irme sola— Sonreí. Se veía a gusto en la casa.
—No inventes— Devolvió una sonrisa de costado. —Voy contigo, podemos venir otro día, de todas maneras los Moore estarán de regreso como en un mes— Tomó la llave que reposaba sobre la mesa y sentí un golpe de corriente eléctrica cuando sentí su mano deslizarse por mi brazo derecho y alcanzar la mía, logrando entrelazar nuestros dedos. — ¿Te molesta si hago esto? — Alzó nuestras manos y sonreí con ternura.
—No— Suspiré con honestidad. —De hecho, me gusta la combinación de tu piel blanca con la mía morena— Bromeé entre carcajadas y pronto me acerqué para callar sus labios con un dulce beso.
Al alejarme volví a lanzar un suave suspiro y choqué mi frente con la de él, cerrando mis ojos y disfrutando de su apacible respiración.
—Jessica— Lo escuché murmurar y sentí la cálida palma de su mano en mi mejilla.
Instantáneamente abrí mis ojos para fijar mi atención en él.
—Dime— Seguí empleando el tono bajo y sereno.
—Eres… tan linda— Sus ojos brillaban con intensidad y se perdían en los míos con facilidad.
Mi cuerpo se paralizó por completo y mi corazón se agitaba segundo tras segundo. Mis ojos se encontraban en fijo contacto con los de él y el cosquilleo, naciendo en mi vientre, recorriendo toda mi piel, fue inevitable.
—Creo que…— Continuó, más volvió a guardar silencio. —Creo que no debes tener ni la menor idea de todo lo que siento cuando… estoy junto a ti— Sonrió tal como si estuviese conmocionado.
Mis ojos se habían clavados en los de él y sentí como de a poco comenzaban a humedecerse. Sentía que debía corresponderle con palabras parecidas y aunque sabía que serían sinceran, estaba encadenada a otra persona, aún.
Mi cuerpo, que había quedado paralizado durante largos e interminables segundos, había recuperado todas las energías que había perdido y solo para poder lanzarme sobre él, rodeando su cuello y escondiendo mi rostro en su pecho.
—Jess ¿Dije algo malo? — Indagó ante mi extraña reacción y a la vez, acariciaba afectuosamente mi espalda.
Tenía un nudo en mi garganta y no planeaba que se diera cuenta, por lo que negué con dificultad con la cabeza.
—Lamento si dije algo que te haya incomodado— Susurró entre un suspiro abatido y apoyó su mejilla en mi cabeza.
—No es eso, Nicholas— Musité dejando que una lágrima se escapara. —Me cuesta y me provoca miedo aceptar que lo que siento por ti es más grande que lo que sentí por él— Admití y sin poder impedirlo, el llanto se hizo presente...
Volver arriba Ir abajo
evelyn alejandra
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 977
Edad : 26
Localización : comiendo las galletitas azules de nick con joe y kevin
Fecha de inscripción : 01/12/2010

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Marzo 16th 2012, 14:31

NUEVA LECTORA te conte que lei tu nvela en dos dias si.... 2 dias me encanto me hiciste llorar reir y muuuuuuuucho mas
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Hoy a las 15:03

Volver arriba Ir abajo
 
In Another Life -TERMINADA-
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» In Another Life -TERMINADA-
» [KyuMin] My life sucks without you
» Cosecha de patatas terminada
» Lo último de Sirenia "The Enigma Of Life"
» HUSH HUSH (joe y tu) TERMINADA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DRAMATICAS-
Cambiar a: