Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 In Another Life -TERMINADA-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 7th 2012, 07:02

Hola bueno me llamo Irene pero como veran en mi Nick me dicen IrennIsDreaMypero podeis llamarme como querais. Esta es la primera Novela que comparto con vosotras y espero que os guste la lei hace tiempo y pedi permiso para subirosla.
Espero que la disfruteis


In Another Life

Capítulo I


Eran las diez en punto, ya era hora de que ordenase los útiles escolares en el morral y me acostara a dormir.
Solía ser muy quejumbrosa en las mañanas, por lo que últimamente estaba acostándome temprano.
Bien, mis deberes estaban hechos, mis cuadernos ya estaban en la mochila y yo ya estaba vestida con mi pijama rosada a rayas lista para irme a la cama deseando tener dulces sueños.
Me metí entre las suaves sábanas y apagué la pequeña lámpara posada en la mesita de noche. Recosté mi cabeza en la almohada y cerré mis ojos.
A los pocos minutos después de intentar caer en sueño profundo, mi teléfono en forma de hamburguesa comenzó a sonar.
Sin ánimos tiré las sábanas hacia atrás y caminé hacia el aparato que no dejaba de emitir una escalofriante melodía de felicidad… Era EXTREMA felicidad.
— ¿Si? — Bostecé y caminé con el teléfono en mano hasta mi cama.
—Hola— Saludó con voz apagada.
El hecho de escuchar su voz me producía nervios, aún más cuando llamaba a las diez con… quince minutos.
— ¡Joe! — Sonreí por inercia y me acomodé en el acolchado volviendo a cubrir mi cuerpo con las sábanas. —No esperaba a que llamaras—
— ¿Te desperté? Lo siento… olvidaba tu intento por amanecer de buen humor— Emitió una corta risa contagiosa.
—Descuida, aún estaba despierta, no acostumbro dormirme temprano, estoy en proceso— Carcajeé.
—Y no ayudo mucho a que te acostumbres ¿Verdad? —
—No, claro que no— Reí distraída y él solo me acompañó con la suya.
Nos quedamos en silencio, por mi cuenta psicópata; supuse que fueron 6 segundos.
—Jess, la verdad… necesitaba hablar con alguien— Su tono alegre y vivo, desvaneció.
— ¿Sucedió algo? — Pregunté con curiosidad y me volteé hasta quedar completamente estirada, mirando las estrellas y lunas luminosas pegadas en el techo de mi habitación.
—Es… Madison— Guardó silencio.
¡Y aquí vamos de nuevo! ¿Cuándo será el día en el que entienda de una vez que detesto a esa chica, ¡Que odio hablar de ella!? Al parecer nunca ¿Y por qué? Porque piensa que estoy completamente feliz sobre su relación con ella.
— ¿Pelearon? — Murmuré sin interés.
Siempre era lo mismo, peleaban una noche por teléfono, luego era yo su consejera y al día siguiente volvían a ser la parejita feliz.
—Más que eso— Susurró con amargura.
— ¿Qué me dices con eso? — Me acomodé algo sorprendida.
Por fin algo que tenía que ver con… “Esa cosa” me interesaba.
—Acabo de hablar con ella. ¡No la entiendo! ¿Sabes? Primero es dulce y luego de unos segundos, cuando no te das cuenta, está diciéndote cosas que duelen. Me acaba de decir que no le doy cariño ¡Ha!— Farfulló. —Creo que las cosas llegaron hasta aquí—
¿Escuché bien? No, no. Estaba tan empeñada en escucharlo decir algún día que había terminado su relación con Madison, que ya hasta se materializaba.
— ¿Qué es lo que significa eso? — Tenía que asegurarme, por lo tanto una pregunta que para él sonaría preocupada, me daría la respuesta que quería.
— ¿Estás poniendo atención? — Sonó molesto.
—Lo siento, yo… Solo quiero saber bien las cosas, así después no te doy un mal consejo, lamento si te molestó— Me disculpé con nervios, él solo buscaba que lo escucharan.
—No. Mira… Perdóname, estoy molesto y no tienes que ser con quien me desquite, para eso está Nick— Carcajeó despacio. —y…— Suspiró. —digo que las cosas entre Madison y yo, terminaron—
Mi corazón se detuvo en seco.
Había esperado tanto tiempo para escucharlo decir eso… aunque debía tener en mente que sus ojos tampoco se fijarían en mí, pero me sobraba con que ya no tuviera a la rubia engreída colgada a su cuello.
—Y… ¿Algún consejo? — Interrumpió el silencio que había dejado para irme a una nube de felicidad.
— ¡Oh! Estem, ¡Claro que sí! — Respiré profundo para decir algo que era muy opuesto a lo que yo quería. —Quédate tranquilo, de seguro las cosas se arreglarán, es lo usual ¿No? —
—No lo sé, lo siento diferente. Nunca habíamos peleado fuerte, vivíamos peleando, pero no como ahora. Usó el término terminar ¿Entiendes? — Estaba frustrado.
—Es mejor que lo hablen personalmente ¿No crees? — Fruncí el ceño entre la oscuridad de mi habitación.
¿Por qué había dicho eso? Quería que nunca más volvieran a mirarse y lo apoyaba para que hablase con ella.
—Puede ser— Susurró. —Lo pensaré mientras tratare de dormir. No quiero robarte más minutos, no quiero a una amiga de mal humor mañana por la mañana— Carcajeó simpático.
—No te preocupes— Entoné con voz débil, detestaba que me llamase todo el tiempo amiga.
—Hablo enserio— Rió nuevamente. —Nos vemos mañana, que tengas dulces sueños— Comenzó a despedirse.
—Igual tú— Suspiré lo más bajo posible, mi intención no era que escuchara y corté la llamada sin esperar más.



Última edición por IrennIsDreaMy el Mayo 21st 2012, 09:25, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 7th 2012, 12:17

New Reader!!!!!!!!!!!!!!!!!
Valla soy la primera lectora,
me encanto el primer cap,
please siguela pronto.
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 7th 2012, 13:46

Siguela nueva lecto... Me gustA mucho cm escribes...
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 8th 2012, 09:20

bueno chicas me alegra que les haya gustado aqui les dejo el segundo capitulo
Besitos


Capítulo II
Día lunes, como los detestaba, te despiertas con sueño, sin ánimos y con ganas de matar a la primera persona que se te cruza… aún así, este lunes, era especial.
Salté de mi cama con ánimos y con una sonrisa de oreja a oreja, debí suponer de qué se trataba y hacía que me sintiera una persona sin sentimientos. Sabía que no lo era, pero toda chica desea ver a su enamorado sin su novia. Suena triste y me hace sentir patética.
Era un día especial, por lo que tenía que lucir especial.
Busqué las mejores prendas de vestir: Una falda blanca plisada, una polera blanca deportiva, encima un chaleco rosado sin mangas a rombos y mis converse rosadas… ¡Perfecto! Nada de maquillaje, aunque Madison parecía usar mucho ¡Yo ni muerta! Un suave brillo en los labios bastaba, encrespar pestañas, alisar mi cabello oscuro y más que preparada.
Bajé con mi morral colgado al hombro y me senté en la mesa donde llamé la atención de toda mi familia.
—Falda corta, labios brillantes, pelo lacio, me parece que un chico de por aquí cerca terminó con su novia— Dijo con burla mi hermana mayor mientras inundaba su tostada con mermelada.
¡¿Cómo es que siempre se da cuenta de lo que pasa en mi vida?! A veces desearía ser hija única.
—Oh, creo que te has levantado con un grandioso sentido de humor— Sonreí con sarcasmo y tomé una tostada.
—Parece que es cierto Daph, hablé con Denise y me comentó sobre una pelea de Joe con su novia…— Comentó mamá sirviendo un poco de leche en mi tazón.
Quedé con la boca abierta, se suponía que debía apoyarme… ¡No ayudar a mi hermana a seguir con su burla!
Papá bajó el diario que sostenía en las manos y me miró con una sonrisa traviesa… ¿Es que acaso todos estaban en mi contra?
— ¿Saben? ¡Yo me largo de aquí! — Me puse de pie y tomé mi morral colgando del respaldo de mi silla. — ¿Cómo pueden molestarme de esa manera? Saben que Joe y yo somos amigos desde… ¡Prácticamente desde que nacimos! ¿Y quieren saber algo? Si me gusta un chico y su nombre es… es…— Todos me miraron sorprendidos, creo que no era lo mejor que podía hacer. — ¡Stephen! — Exclamé y me crucé de brazos.
— ¿El de la serie aburrida que ves? — Comentó mi hermana con su típica expresión burlona.
— ¡Sí! Ese mismo— Me mordí la lengua.
¿Qué se suponía que era lo que hacía?
—Estoy ¡MUY! Enamorada de ese muchacho ¿Y quieren saber algo más? Un día nos casaremos y tendremos 4 hijos. Ahora con su permiso ¡Adiós!— Antes de marcharme me acerqué a mi hermanito menor y besé su frente. —Eres el único coherente en esta familia— Me di media vuelta y corrí hacia la puerta principal.
Al cerrar la puerta del departamento, aún con la mano en la perilla, suspiré apoyando mi frente en la puerta, detestaba que todos estuviesen pendientes de mi vida… Tienen la suya, que se preocupen de ella.
—Parece que fue mala idea llamarte ayer por la noche— Escuché una voz calma detrás de mí.
Me quedé estática y sentí mi corazón bombear la sangre a más velocidad. Era él.
Me volteé y ahí estaba, perfectamente arreglado, con esa conocida sonrisa suya.
—Hola— Saludó acercándose para besar mi mejilla… cielos, su perfume era delicioso.
—Hola— Sonreí dejando que los nervios desaparecieran de mi cuerpo.
Comenzamos a caminar, solíamos bajar piso por piso en vez de ocupar el elevador, siempre dijo que así pasábamos más tiempo juntos y yo nunca me negué.
—Y… ¿Pasó algo? Te noté salir enojada— Sonrió sin dejar de mirar hacia el frente.
—No…— Suspiré molesta. —Nada importante, mi familia sigue siendo inmadura— Me crucé de brazos y miré el suelo.
—Adoro a tu familia, son espontáneos, divertidos, alegres…—
—Y muy fastidiosos— Lo interrumpí antes de que siguiera adulando a mi familia y haciéndome sentir que yo era la amargada. —Comenzaron a molestarme con un chico del curso y terminé diciendo que me casaría con el conductor cómico de ese programa aburrido que suelo ver— Sonreí, era divertido saber que él no tenía la más mínima idea de que hablaba de él.
—Vamos, todas las familias son iguales. Imagínate, a mí me molestan contigo, eso sí que es…— Guardó silencio y parpadeó rápido buscando algún tipo de palabra que sonara adecuada, mientras yo solo trataba de no abrir mucho los ojos y sonreír creyendo que lo que él decía era absurdo. —extraño. Creen que la amistad entre chicos y chicas no existen, además… te conozco hace tanto tiempo que creen que estoy completamente enamorado de ti— Carcajeó saltando el último escalón que nos quedaba.
Apreté los ojos y sentí a mi pequeño corazón romperse en trocitos… nunca seríamos más que amigos.
—Sí, suena… tonto— Sonreí para él y nuevamente miré el suelo.
Caminamos hasta la cochera y nos subimos a su auto.
—Nos vemos en clases de matemáticas— Pronunció con una sonrisa apenas entramos al edificio del colegio y desapareció por el gentío de los pasillos.
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 8th 2012, 09:57

El cap estuvo genial,
y valla familia mas fastidiosa,
se parece a la mia,
son todos unos inmaduros Bobo! ,
bueno,
siguela pronto please.
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 9th 2012, 12:50

Hola preciosas, bueno me alegro que les este gustando hoy les dejo 2 capitulos que se que les gustaran disfrutenlos
Besitos



Capítulo III

Hablando de clases de matemáticas, creo que no era buena idea que estuviéramos juntos.
Detestaba la materia y por más que intentara descifrar lo que hablaba el profesor, seguía creyendo que el idioma que usaba era griego… ¡Menos me concentraría se tenía a Joseph sentado al lado mío!
Y debo decir que era muy vergonzoso cuando entregaban el resultado de las pruebas, él siempre sacaba excelentes calificaciones, mientras yo era la nota más baja del curso.
Caminé sin ánimos hasta mi casillero y al abrirlo me observé en el espejo, me arreglé absolutamente para nada, ni si quiera se había dado cuenta de lo que llevaba puesto.
Para mi suerte el primer bloque de clases correspondía a artes visuales, lo que ayudaría a relajarme y desconectarme de todo el mundo, ser solo yo.
—Pueden traerlos listo la próxima clases, por ahora será mejor que comiencen a ordenar, pronto sonará la campana— Indicó la profesora con su bolso ya en la mano.
Sin ganas de marcharme del taller, guardé mis útiles, limpié mis manos, me deshice del delantal manchado por todos lados con acrílicos y esperé a que el timbre sonara.
En menos de un minuto ya me encontraba guardando mis cosas en el casillero.
—Míralos— Escuché su voz aparecer de un punto inexistente.
Cerré la puerta del casillero y ahí se encontraba, mirando sobre mi hombro con recelo.
—Ella y ese perdedor…— Apretó los dientes.
Me giré y observé a la muchacha rubia con una gran sonrisa en el rostro, seguramente coqueteando con un muchacho.
—Oye, ese… ¿Es Dan? — Volví mi mirada hacia Joe y arqueé una ceja.
—Aham, así es— Pronunció sin mirarme.
— ¿Qué rayos le sucede? Siempre odió a esa chica— Suspiré y tomé mi bolso tirado en el suelo.
—Sabes que no es verdad— Suspiró molesto y apoyó su cabeza en el frío metal.
—Entonces… ¿Por qué no hablas con ella? — Miré hacia un lado, solía decirle cosas que no eran de mi acomodo.
Me miró pensativo y volvió a dirigir su mirada a la chica más tonta del colegio.
¿Cómo podía estar tan enamorado de alguien tan superficial, de la chicha más egocéntrica y de quien piensa que un noviazgo es solo por aburrimiento? Nunca lograría entenderlo, soy la persona que haría todo para que fuese feliz, de hecho, lo hago, pero él ni si quiera lo nota.
—No, pensaré en algo mejor— Sonrió desanimado. —será mejor que nos fuéramos al salón, es que tu odias la materia y yo te la enseño con dibujos— Carcajeó y me tomó de un brazo arrastrándome a caminar junto a él.
No había nada mejor que observar a Joe mirar apresurado la pizarra y luego anotar la materia en su cuaderno. Detestaba que su perfil fuera tan perfecto, sus labios tan bien delineados y sus ojos hechos de manera perfecta.
—Anota— Pronunció con una risita en la voz.
Yo solo pegué un salto y dirigí enseguida mi mirada al cuaderno más que sonrojada. Que horrendo, en una de esas se dio cuenta de que lo observaba con sumo detalle, quizás se dio cuenta de lo que sentía.
— ¿Entiendes algo de funciones? — Miró mi cuaderno con mis apuntes que para él eran solo garabatos.
Negué con la cabeza sin dejar de mirar la mesa.
—Sabes que hay prueba esta semana ¿Verdad? — Me miró serio.
Aunque yo creyera que le importaba un rábano, solía ser muy preocupado por mí.
—Oye— Suspiré y lo miré. —Sabes que aunque estudiase por mil horas, aunque le prestase atención al profesor… nunca voy a saber que es la matemática ni sus contenidos—
—Y es esa la actitud que no tienes que tener, así que de castigo estudiaremos en tu casa— Sonrió y volvió a anotar los problemas escritos en la pizarra.
Creo que ese tipo de castigos no me vendrían mal… solo lo escucharía balbucear palabras griegas y me concentraría en ver el tierno y torpe intento que hacía por enseñarme.
Dos bloques más de clases y sin más esperar, nos marchamos a casa.
Temía que cuando entrase, Daphne estuviese preparada para comenzar a burlarse y molestarme dejándome en ridículo frente a Joe, así que no me quedó mejor opción que rezar a cada santo por mi casa vacía.
— ¡Mamá! — Exclamé apenas entré al departamento. —Espérame aquí—
Corrí a la habitación de mis padres: Vacía.
A la habitación de Daphne: Vacía.
¡No había nadie!
—Parece que todos decidieron salir hoy— Dije apareciendo por el living esperando a que Joe estuviese esperándome, cosa que no fue así.
Caminé hasta mi habitación y ahí se encontraba mirando por la ventana.
—Adelante, pasa— Carcajeé dejando mi morral en el sillón.
Se volteó y me sonrió perverso… ¿Okay? ¿Eso era normal?
— ¿Qué? — Arqueé una ceja y me sentí completamente indefensa bajo su mirada traviesa.
—Tengo el plan perfecto— Esbozó una sonrisa llena de malicia.
— ¿Qué rayos se te pasa por la mente? — Tragué saliva nerviosa, sabía que fuese lo que pensara, me involucraba —No, ni lo pienses, no me metas en tus problemas— Farfullé molesta y comencé a sacar los cuadernos con los que supuestamente estudiaríamos.
—Por favor, por favor, por favor— Suplicó tirándose de rodillas al piso y abrazando mis piernas descubiertas.
— ¡No! Y no me convencerás con tus arrebatos de un niño de tres años— Sacudí mis piernas con dificultad, su abrazo mantenía mis pies pegados al piso y mis rodillas estáticas.
—Ni siquiera sabes lo que pienso— Objetó con seriedad.
—Sí, si lo sé. Planeas que hable con la chica y que le diga ¡Lo devastado que estas y tan necesitado Adam!— Exclamé furiosa, el solo hecho de saber que tendría que ayudarlo con esa muchacha me revolvía el estómago.
— ¿Y quien dijo que es eso? — Soltó su amarre a mis piernas y se puso de pie para mirarme con picardía...



Capítulo IV
Saber que no era eso lo que él planeaba, mas esa penetrante mirada… mezclada de entusiasmo, picardía y felicidad, me daba escalofríos.
—Y… ¿q-que es… l-lo que piensas? — Tartamudeé como tonta al verlo tan cerca.
Sonrió, tomó de mi mano y se arrodilló frente a mí. ¡¿Qué rayos hacía?!
—Tú, Jessica Page ¿Quisieras ser mi novia? — Guiñó un ojo.
¡¿Qué?! ¡¿Escuché bien?! Dios, no, esto no podía ser verdad… Joseph, nunca me pediría algo así. Vamos, debía de hacer algo para saber qué era lo que pasaba.
— ¿Ha? — Atiné a pronunciar.
Supongo que mi expresión no era la mejor, ni la más bonita, puesto que Joe se dejó caer en el suelo y comenzó a reír como desquiciado. Miré hacia un lado nerviosa, la verdad es que él jugaba con eso creyendo que a mí no me afectaba en lo más mínimo.
—Okay, ya, ya basta de risas— Traté de sonreír y me senté en el suelo.
Luego de ciertos minutos esperando a que dejara de llorar de risa… se acomodó frente a mí y suspiró recuperando la voz.
—Es el plan— Carcajeó y me miró expectante.
— ¿Qué plan? — Musité desconcentrada.
—Dah— Se burló. —El plan, en el cual no querías estar involucrada— Sonrió.
Me quedé en silencio… ¡¿Acaso ese era su plan?! ¿Que yo fuera su novia?
—Sucede que Madison toda la vida te ha tenido celos, por lo que si se enterara y nos viera de novios… ¡Estaría loca! Y recibiría su merecido— Sonrió victorioso, como si eso sonara estupendo para mí.
— ¿Y que se supone que haga? ¿Hacerme pasar por tu novia? — Pregunté nerviosa.
—Exacto, quizás Madison recapacite y vuelva conmigo ¿No crees? — Suspiró satisfecho.
Lo miré desconectándome de la conversación.
¿Qué esperaba que respondiera? Que si y que fingiéramos todo el tiempo una relación. ¡El estará fingiendo sentimientos! ¡Yo NO! Tarde o temprano saldré afectada de este plan y tendré que guardar silencio como la buena mejor amiga que era.
—Y… ¿Qué me dices? — Me miró suplicante.
—No lo sé Joseph— Mordí mi labio. —Es complicado—
— ¿Complicado? ¿Por qué tendría que ser complicado? Serán tan solo unas semanas, ni si quiera lo notarás— Miré hacia mis alrededores como si en algún sitio estuviera escrita la respuesta indicada, pero no, cada rincón me llevaba directo a sus ojos llenos de esperanza por un sí.
—Lo pensaré— Musité pareciendo estar tranquila, mientras que por dentro estaba gritando.
—Está bien, soy capaz de esperar— Sonrió y se estiró por completo en el suelo.
Muy bien, parece que esta vez se tomaría las cosas con calma, nada de estrés para mí.
Apoyé mi cabeza en la pared y miré el techo, que era lo que iba a hacer.
— ¡Listo! — Se sentó nuevamente frente a mí y me miró como un niño desesperado por un regalo sorpresa. —Ya tuviste tiempo suficiente ¿Y qué me dices? — Entrecerré los ojos y bufé.
—Dije que lo pensaría— Puse los ojos en blanco.
—Y te di tiempo, ahora respuesta. Sabes que soy capaz de quedarme en tu habitación toda la noche para no dejarte dormir y obtener mi respuesta— Estaba serio, y sí, si era capaz de hacerlo.
—Pero Joe…— Me quejé.
—Jess, no tienes idea de lo cuanto te necesito en estos momentos—
¡Bien! ¡Eso si que arruina mi conciencia! Ya no tenía más remedio.
Me quedé en silencio. No había nada más que hablar, terminaría diciendo que si, como siempre cuando me pide un favor o ayuda. Me puse de pie y salí de mi habitación en dirección a la cocina, necesitaba beber algo. Siempre que estaba nerviosa, o cuando me creía en problemas, era una necesidad básica de mi cuerpo tomar algo de jugo.
—Oye, no te escapes así, quiero mi respuesta— Lo escuché molestar detrás de mí.
No respondí. Llegué a la cocina, abrí el refrigerador, saqué la jarra de jugo natural y serví un poco para él y para mí.
—Gracias— Susurró cuando le entregué el vaso.
Bebí tranquila del mío, evitando su mirada fija en mí.
—Por favor— Susurró y yo enseguida posé mis ojos en él.
Cerré los ojos y suspiré agotada. No quería, no quería decir que sí.
— ¿Qué sucede… si mi respuesta es no? — Lo miré directo a los ojos, no quería parecer desafiante, solo quería que entendiera que todo esto era algo delicado.
—Supongo que no podría recuperar a la persona de quien estoy enamorado y por ende caería en depresión— Pronunció con frialdad y seriedad.
Era lo que faltaba para mi corazón explotara y todos mis sentimientos quedaran atascados en mi garganta.
Me volteé rápidamente antes de que notara lo llorosos que estaban mis ojos.
—Jess ¿Estás bien? — Sentí su cálida mano en mi hombro derecho.
Lo enfrenté nuevamente y asentí con la cabeza.
—Solo… siento que algo no está bien— Susurré con las piernas temblando.
¿Cómo podía preguntarle algo sin que él notara mis sentimientos?
—Dime— Sonrió inocente.
— ¿Qué pasa si al final de todo esto las cosas no terminan saliendo tan bien como tú lo planeabas? — Levanté mis ojos cristalizados y me hundí en los suyos...
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 9th 2012, 14:42

Me encantaron los caps,
pero valla cosas que pide Joe,
y todo por estar con la ****** de Madison,
bueno,
siguela pronto please,
que quiero saber como sigue.
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 10th 2012, 13:28

Capítulo V

Me miró sin comprender, noté como trataba de encontrar algo que respondiera a mi pregunta, pero sin saber todo lo que yo llevaba dentro… de seguro no sabría qué decir.
— ¿A qué te refieres? — Apoyó sus manos en la larga mesa apegada a la pared, hizo fuerza y al segundo se encontraba sentado sobre ella.
—No lo sé— Musité calmada. —…nada— Sonreí. —No… no me hagas caso— Miré el suelo y me sentí presionada contra mis sentimientos y su necesidad de ayuda. —Está bien— Susurré sin ganas.
— ¡¿Enserio?! — Exclamó.
Asentí y seguí con los ojos pegados al suelo.
— ¡Genial! ¡Eres la mejor amiga que hay en el mundo! ¡¿Sabias?! — Exclamó con felicidad y me atrajo hasta él para envolverme en un fuerte abrazo.
Seguía hablando y alabando mi ayuda, pero solo podía escuchar murmullos mientras me hundía en él delicioso perfume esparcido por todo su cuello. Lo fui empujando suavemente de mí y sonreí.
—Mejor será que estudiemos matemáticas— Volví a pegar un sorbo a mi jugo y caminé arrepentida y frustrada hasta mi habitación.
Ejercicios, problemas, gráficos, funciones… y más ejercicios.
Ya no podía más y pasado los 15 minutos de que había comenzado a explicarme, ya no entendía.
— ¡Basta! — Tiré el lápiz lejos y hundí mi rostro en la almohada que acomodaba a mi cuerpo en el suelo.
—Oye, no hemos hecho nada aún— Lo escuché carcajear.
— ¡¿Ha no?! — Bramé levantando el rostro —Hace más de media hora que vengo escuchando un: bla, bla, bla— Me quejé haciendo que mi voz pareciera quebrada.
Rió simpático al verme tan fastidiada por la materia.
—Ok, como tú quieras— Sonrió y cerró el cuaderno. —Y… ¿Qué planeas hacer ahora?—
—No lo sé… ¿Una película quizá? ¿Palomitas? — Sonreí entusiasmada, una película y algo de comer siempre fue mi panorama preferido.
—No tengo dinero para ir al cine si es eso a lo que te refieres— Murmuró tomando los útiles y poniéndose de pie.
—Tonto— Sonreí. —Tengo palomitas y posiblemente estén pasando algo bueno por la televisión— Me puse de pie.
Me acompañó hasta la cocina y preparamos lo que serían nuestros alimentos.
Pronto nos encontrábamos con un recipiente repleto de palomitas apoyado en mi estómago y dos bebidas.

—Que idiota— Comenté en voz alta la película mientras aplastaba una palomita de maíz en mis manos.
—Oye, es solo una película— Carcajeó mirando mi mano.
—Es un imbécil, ¿Cómo es capaz de hacer algo así con ella? — Volví a farfullar sin despegar mis ojos de la pantalla.
—Para la próxima vez descartamos las películas románticas ¿Si? — Tomó el control de la televisión y dio a fin la película.
— ¡Oye! ¡Estaba en la mejor parte! — Exclamé sentándome en el acolchado para reprocharlo con mis ojos.
—No, es lenta y aburrida, además, ya te estabas quedando sin uñas y estabas desperdiciando la comida— Me miró calmado y se sentó para quedar frente a frente.
—Y entonces… ¿Cuáles son tus planes para ahora? — Dejé las palomitas en un velador y lo miré aburrida.
—Sería… ver una película de verdad ¿No te parece? — Se burló.
Lo miré ofendida, el había accedido enseguida cuando pedí ver If Only.
—No te negaste a verla, hubiéramos elegido otra cosa— Musité seria, detestaba que se burlara de mis gustos.
—Jessica ¿Por qué es que nunca te das cuenta de cuando solo bromeo? Caes muy fácil— Suspiró.
—Es que nunca podré saber cuando hablas enserio o no— Dije seria.
Era verdad, nunca se sabía cuando hablada enserio o solo bromeaba.
Nos quedamos en silencio. ¿Qué se supone que haremos ahora? ¿Seguir estudiando? Ni loca.
—No crees… no crees, que sería… bueno que…— Habló entrecortado con la vista agachada, estaba pensando en algo que de seguro le incomodaba.
— ¿Si? — Lo invité a seguir, que soltara palabras que no digieran nada me urgía.
— ¿No crees que sería bueno que practicáramos? — ¡Bingo! Supuse que sabía que si me volvía a hablar de matemáticas lo echaría a patadas.
— ¡No! — Exclamé rodando mis ojos —ya te dije que estoy harta de esa materia del demonio, estoy muy segura de que las matemáticas son el mismo infierno—
Me miró serio durante unos segundos y luego sonrió… ¿Con ternura?
— ¿Por qué sonríes así? — Pregunté cortante, pobre de él si se estaba burlando de mí.
—Es que…— Seguía sonriendo y agachó el rostro. —No es eso a lo que me refería— Volvió a mirarme y me congelé, mi corazón comenzó a bombear sangre a más velocidad y corrió una cosquilla por todo mi cuerpo...
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 10th 2012, 13:48

SIGUELA!!!!!!!!!!!!!!!!!
A que se refiere?????,
bueno tengo algo en mente,
pero no se si sera eso...
pero tu no la puedes dejar asi,
si no la sigues me dara algo,
y no podre dormir esta noche por la intrigaa,
y mañana estare de muuuuuy mal humor por la falta de sueño,
y todo eso lo puedes evitar con el simple hecho de seguirla,
asi que siguela please.
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 11th 2012, 21:12

:O q caramba... Sisisisisisis vamos a practikar pfftt cn gusto!!! :'D
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 11th 2012, 21:15

Vamos siguela,
siguela o me dara algo,
siguela ya,
siguela please tiste .
Volver arriba Ir abajo
jazz_princess_jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 63
Edad : 21
Localización : dreams come true!!!
Fecha de inscripción : 01/02/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 12th 2012, 16:18

nueva lectora
me encanta la nove
seguila!!!
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 14th 2012, 11:47

siento no haberles subido cap ayer, pero esque los domingos en mi casa son dias de familia...pero aqui tienen su capi (:
Capítulo VI

Miré hacia un lado queriendo escapar de ese incómodo momento, pero me sentía obligada a mirarlo y a preguntar de curiosidad.
—Y… y… ¿A qué… a que te referías? — Oculté el nerviosismo bajo una simple y tranquila sonrisa.
—Mañana llegaremos como novios al colegio y estaba pensando en que… no será real si cuando te bese te muestres sorprendida— Me estaba mirando directo a los ojos y con el simple hecho de escuchar la palabra “Beso”, me erizaba la piel.
—Supongo que esa será… mi reacción ¿No? — Miré hacia un lado y arrugué nerviosa la almohada.
—Por eso mismo, no valdrá si todos ven eso, sabrán que es mentira— Sonó suplicante… ¿Pero de qué? Nos quedamos en silencio.
¿Qué esperaba que hiciera? Tenía muchas cosas en la mente, pero ni una opción podría ser lo que él pensaba.
—Entonces… ¿Qué es lo que planeas? — Musité incómoda.
—Que… que, que nos besemos— Me miró serio.
Sabía que muy en el fondo, estaba nervioso al igual que yo. Después de todo… nunca nos habíamos besado y todo era más extraño cuando sabíamos que al día siguiente tendríamos que hacerlo seguido.
—Prometo no sorprenderme cuando lo haga mañana— Sonreí.
— ¿Qué? — Sonrió. — ¿Te da miedo besar a tu mejor amigo? —
¡¿Qué?! No era exactamente eso lo que sentía… ¿O sí? Toda mi vida soñé con el poder sentir sus labios sobre los míos y ahora era una obligación, debía estar emocionada, pero no. Era solo actuación en el fondo.
—No… claro que no, pff… ¿Por qué sentiría miedo? — Musité con obviedad.
—Porque al igual que yo… debes sentirte incómoda— Sonrió dulce agachando su cabeza.
¿Es que acaso no podía ser más tierno?
—Somos solo mejores amigos, no pasará nada— Hice un esfuerzo por no hacerlo sentir nervios, cosa que él debería estar haciendo conmigo.
—Tienes razón— Suspiró y se acomodó para mirarme. —entonces… ¿Estás lista?—
Tragué todos los gritos nerviosos que ahogaban en mi garganta y asentí con la cabeza.
—Bien…— Susurró.
Creía que en cualquier momento mi corazón saltaría de mi pecho y saldría corriendo, aún más cuando sentí su mano colarse por mi cuello y enredar sus dedos en el cabello de mi nuca. Trataba de mantenerme calmada para que no hubiera indicios de lo que sentía, pero cada vez era más difícil.
Pronto comenzó con un acercamiento torturador y por inercia mordí mi labio inferior, él solo sonrió y cerró sus ojos.
¿Por qué hacía de todo esto tan real? Era solo un beso y ya, no tenía el derecho a quitarme la vida de esta manera.
Al igual que él, cerré mis ojos y esperé a que en cualquier momento sus labios tocaran los míos. Sentía su respiración chocando con ternura y delicadeza sobre mi rostro y luego de tantos años esperarlo… sentí por fin el beso que me robaría el aliento. Pensaba que se alejaría al instante, que sería menos de un segundo, pero aún lo sentía capturando mis labios. Me besaba con lentitud y de a poco iba aumentando, sin notarlo, la velocidad. Sentí su cuerpo acercarse al mío, por lo que enseguida supe que no se detendría. Mordió mi labio inferior con sensualidad y yo me ahogué queriendo ser de él. Siempre soñé con mi primer beso de su parte, pensaba en que sería lleno de amor, ternura y un millón de sentimientos que de seguro nos entregaríamos… ¿Quién iba a pensar que sería tan solo por hacer un favor? Aún así… lo sentía tan real, tan lleno de emociones, de seguro era solo mi imaginación y aún así disfrutaba el momento como nunca había hecho antes. Comenzaba a detenerse y pronto se alejó tan solo centímetros de mí, abrió sus ojos e inhaló profundo para recuperar la respiración.
—Wow…— Susurró. —besas… muy… besas muy bien— Mordió su labio inferior.
Me quedé estática… ¿Qué era lo que había dicho? Enseguida me alejé de él y miré desesperada hacia un lado, sentía mi rostro más tibio de lo normal, supuse lo roja que estaba.
—Debo… ¿Decir lo mismo? — Levanté la vista y lo miré tratando de no temblar.
—Gracias— Rió y se separó que lo que yo necesitaba para poder respirar otra vez.
Me encogí de hombros y sonreí.
—Así que debo suponer que ya estas preparada para interpretar a mi novia ¿Verdad? — Sonrió y de un salto estaba de pie al otro lado de la habitación
—Bu-bueno… eso supongo— Balbuceé con una sonrisa vaga en los labios...
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 15th 2012, 18:14

OMG Shocked ,
Que beso,
y que tierno es Joe Enamorada ,
que pasara mañana???
please siguela,
y siguela pronto.
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 16th 2012, 11:57

bueno amores perdon por no haberles subido capi ayer pero no me dio tiempo hoy les dejo 2 capis como recompensa (:
Capítulo VII



Día martes. Caminé hasta la puerta de mi casa y suspiré dejando que un poco del nerviosismo se alejara de mi cuerpo, como si eso fuese posible.
Abrí la puerta y sentí el corazón detenerse en seco cuando me encontré con Joseph, brazo en alto y puño cerrado; a punto de tocar la puerta.
—Ahí estas, novia mía— Dejó a la vista esos pequeños y perfectos dientes brillantes.
—Hola— Saludé común y corriente, relajada, calmada, tranquila solo estás haciendo un favor que tarde o temprano te romperá el corazón, nada más.
—Recuerda, apenas pisemos los pasillos del colegio tomarás de mi mano y sonreirás como si esta relación fuese lo que más has querido en toda tu vida, lo más maravilloso que te ha pasado, lo más…—
¡Ya basta!
—Está bien— Sonreí interrumpiendo las reglas que estaba poniéndome en frente. —Actuaré como se me plazca, por si no lo recuerdas me tienes obligada a esto— ¡Al fin! Había estado esperando hace un largo tiempo a que mi personalidad apareciera.
No me di cuenta cuando Joseph ya estaba estacionado su gran vehículo a las afueras de la preparatoria.
— ¿Lista? — Sonrió con malicia antes de salir del auto.
—Eso creo— Tomé aire profundamente y luego suspiré.
—Aquí vamos— Cantó seductor y se bajó del auto para correr rápidamente hacia mi puerta y abrirla como todo un caballero.
Debería hacerlo más seguido ¿No? Okay, no todos los días soy su novia.
Sentí la piel de su mano chocar con suavidad en uno de mis hombros descubiertos y deslizarse hasta mi mano para así entrelazar sus dedos con los míos. ¡Genial! ¿Acaso no tenía mejor manera de erizar mi piel?
—Te vestiste perfecta para la ocasión ¿Sabías? — Susurró en mi oído derecho.
¿Desde cuándo hacía un comentario al respecto de lo que traía puesto?
La verdad es que nunca había opinado sobre mi forma de vestir, lo que a veces me llevaba a pensar que no tenía gusto para vestirme.
—La verdad que esa falda y esa polera sin hombros… te queda… fabulosa— Me observó de pies a cabeza y mordió su labio inferior.
—No es necesario que también actúes tus comentarios sobre mi ropa ¿Si? Es mucho con que ahora tengamos que fingir ser novios— Musité sin expresión alguna.
— ¿Y alguien ha dicho que estoy actuando? — Me sonrió con picardía y luego volvió a mirar hacia el frente.
Los primeros pasos en los pasillos y ya éramos el centro de atención, creo que nadie se esperaría que un día llegaría tomada de la mano con Joe ¿O sí?
A lo lejos del pasillo pude ver a una cabellera rubia… era Madison.
Sentí la presión en mi mano ejercida por la de Joe, de seguro estaba nervioso, yo solo sonreía para mis adentros, me sentía mala y eso me producía una gran atracción, después de todas formas… Joseph de alguna u otra manera… era mío.
Al pasar a su lado, la muchacha abrió unos grandes ojos y le sonreí con la mejor cara, no sabía cuáles eran mis movimientos, solo sabía que mi corazón estaba como una fría roca frente a ella. Después de todo la odiaba.
— ¡Wow! — Exclamó Joseph cuando ingresamos al salón de clases —Eres mejor actriz de lo que esperaba, te felicito— Me alabó con una gran sonrisa en el rostro.
—No tienes idea de lo buena que puedo llegar a ser— Musité sin prestarle atención mientras sacaba mis libros.
—Oh, entonces perfecto, porque en el descanso sí que tendrás que actuar— Me golpeó suavemente con el codo y yo solo cubrí mi hipocresía bajo una sonrisa.
A pesar del misterio que Joe escondió bajo la frase “en el descanso si tendrás que actuar” me causó una gran desconcentración durante toda la hora de clases, a pesar de que fuese mi materia favorita.
La campana sonó, lo que fue un aviso a mi corazón, ahora podía acelerarse más de lo normal, provocando que los doctores detectaran que la arritmia en mi sistema había aumentado.
—Ven— Dijo apresurado y me tomó de la mano para arrastrarme por los pasillos hacia el patio trasero.
— ¿Por qué venimos aquí? — Pregunté con tono indefenso… no había nadie.
—Madison acostumbra a venir aquí ¡Todos los días! Es perfecto ¿No? — Articuló emocionado.
—Y si, tienes razón… justo ahí…— No alcancé a emitir ninguna otra palabra cuando tomó de mis brazos, me empujó contra un árbol, presionó mi cuerpo y capturó mis labios llenándome de sentimientos nuevos.
Tomó mis extremidades y las condujo hasta su cuello. El simple hecho de sus labios se expandieran cada vez más me dejaba helada, pero tranquila, solo tenía que seguirle el juego. Mordió mi labio inferior, ladeo la cabeza y dio acceso a su mentolada lengua a mi cavidad bucal para iniciar con un placentero recorrido turístico. A pesar de que el árbol no fuese la mejor pared, me sentía más cómoda que nunca, su cuerpo estaba tan acoplado al mío que solo podía sentir mis manos en libertad, y eso… estaban muy entretenidas enredándose en el suave cabello de Joseph. Depositó pequeños besos fugaces y se alejó de mi para mirar con disimulo a los lados, ahora estábamos solos.



Capítulo VIII



Cuando decidí volver del paraíso a la tierra, pude percibir que nos encontrábamos en un patio vacío, nadie estaba allí para presenciar nuestra romántica escena, nadie. Estaba muy segura de que apenas los verdes ojos de Madison se fijaron en mi figura sumada a la de Joe, había desaparecido de inmediato, los celos corroían por su cuerpo y no de eso cabía duda, muy buen, así Joseph cantaba victoria.
—Felicitaciones Adam, hiciste que una pobre chica se sintiera desgraciada— Musité de lo más normal, la verdad es que el estado de la chica no me importaba en lo más mínimo.
—Y eso es justo lo que me traigo entre manos. Pensarás que tengo el corazón de piedra, pero tú sabes, solo quiero que ella vuelva conmigo— Me sonrió con dulzura y besó mi frente en un gesto de agradecimiento por mi ayuda.
Ya era hora de que dejara de repetir todo el tiempo que quería volver a estar junto a su esquelética noviecita, me hacía sentir fracasada. Me sentía absurda, patética sintiendo cosas en lo que solo era actuación.
Inquirimos que no hacíamos nada más que ocupar espacio bajo un árbol del colegio, estábamos solos y parte del teatro había finalizado… por ahora.
El transcurso del día fue siempre lo mismo: besos, besos y más besos eufóricos que hacían de Madison la chica más infeliz de la preparatoria, a Joseph; el chico más victorioso y ganador… y a mí, la chica más feliz y complacida del universo. Pobre, Joseph nunca se enteraría de las mil y un cosas que me hacía sentir cuando me tomaba de los brazos, acercaba pacíficamente su rostro al mío y por fin capturaba mis labios entre los suyos.
Llegamos a casa a eso de las cinco con veinte y cinco minutos, la hora perfecta para charlar cómodamente en mi departamento, pues no había nadie que se atreviese a emitir algún comentario burlesco acerca nuestra relación y no me refiero solo a Daphne, sino a toda mi familia en general, al parecer todos estaban en mi contra .
— ¿Quieres entrar? Tengo la clase de comida que te gusta— Sonreí simpática.
—Bien. Mientras más me retrases para llegar a casa, me haces otro gran favor— Carcajeó, lo que fueron molestas y cosquillosas mariposas revoloteando por mi estómago.
Adoraba mi casa en silencio, era la hora en que era solamente habitaba Joseph y yo, mi espacio de tiempo favorito.
Como era ya de costumbre, Joseph corrió hacia mi habitación para acomodarse frente a la televisión, buscar uno de esos programas tontos que a la vez solían ser los más cómicos, quitarse los zapatos, tirarlos por algún lugar y esperar a que yo apareciera con comida chatarra y algo de beber.
Preparé comida rápida. Solía haber en cantidad en la casa, a mamá le recordaba a mi hermano, es una lástima que su novia lo amarrara hasta Australia… ¡Qué va! Eso no es una lástima, aunque alguna de esas veces lo extrañaba… disfrutaba como nunca su ausencia, nada más de apodos vergonzosos e hirientes, nada más de ropas asquerosas esparcidas por todas partes, nada más de desorden.
Preparé de esas papas fritas que en un par de minutos se encuentran ricas y crujientes en el plato, dos hamburguesas y dos vasos llenos de ese líquido dulce adictivo: Coca–cola. La bandeja era enorme y pesaba más de lo normal, sabía que se veía asqueroso en una chica, que comiera tanto, pero ¿Y qué? Estaba más que acostumbrada a comer como hambrienta frente a Joe.
— ¡Jess! — Exclamó al verme aparecer por la puesta de mi habitación, por sus ojos brillantes, por su sonrisa tan expandida, supuse que no anhelaba más que devorar los alimentos que había preparado. — ¡Por Dios! ¡Eres el ángel de la comida asquerosa! —
¿Eso era… un cumplido o se suponía que debía ofenderme? Enarqué una ceja, Joe despejó el velador que luego se vio ocupado por la bandeja.
— ¿Tratas de decir que mi comida es horrenda? — Pregunté ofendida.
—No— Negaba con la cabeza al mismo tiempo que miraba el plato de comida como si fuese la última que probaría en su vida. —Con comida horrible me refiero a que no es el tipo de comida que deberíamos ingerir a diario, últimamente todas las semanas este es nuestro plato principal—
— ¿Y qué tiene de malo? ¿Qué sucede si mañana me sucede algo? ¿O si a ti te llegara a pasar algo? Disfruta de lo que tienes en el presente, no pienses en consecuencias tontas como esas— Bufé molesta, detestaba que las personas siempre anduviesen pensando en… “Pero si seguimos así vamos a…” ¡No! Solo háganlo y luego no miren hacia atrás, sé que mi forma de pensar no estaba del todo bien, pero en algunos casos… no estaba mal.
Me senté a su lado y comenzamos a compartir la exquisita comida. En un momento casi pierdo la vida cuando bebí coca-cola y Joe explotó en risas producto al cómico programa de televisión.
—Tranquila, respira, respira— Me decía aún contagiado por el chiste, mientras daba pequeños golpes en mi espalda.
Ni si quiera estaba preocupada, más bien era él, el que de a poco iba volviéndose serio ante mi deplorable estado, yo aún seguía con los ojos llorosos producto a la risa provocada por la suya.
—Oye, ya es demasiado— Noté el tono de su voz con un serio dejo de preocupación, tomó de mis brazos y los levantó como si yo fuera una niña indefensa de 5 años.
Luego de segundos mi respiración había vuelto a la normalidad y Joe soltó un largo suspiro relajado. Solté una leve carcajada al ver su antes afligido rostro pasar a uno calmado y aflojado.
—Enserio me preocupaste— Musitó sin cambiar su seria expresión del rostro.
—Ya estoy bien, puedes tranquilizarte— Sonreí.
—Ya era hora ¿No? — Volvió a sonreír y dejó la bandeja con los platos vacíos en el suelo.
Me acomodé en mi acolchado no esperando más que seguir espectando el programa, estaba muy bueno y para ver la repetición tendría que esperar una eternidad.
—Jess— La melodiosa voz que tenía se escuchó en un susurro por toda la habitación.
— ¿Si? — Giré mi rostro y lo encontré con una mirada ida.
Sus ojos brillaban más de lo normal y los músculos relajados de su rostro me llenaron de confianza y pasibilidad.
— ¿Me permitirías hacer algo? — Habló sin quitar su penetrante mirada de mí, lo que de a poco comenzaba a surtir efecto.
— ¿De qué se trata? — Sonreí inocente, aunque por dentro los nervios comenzaran a aparecer, me sentía de alguna extraña manera… tranquila, sabía que cualquier cosa que pidiera… sería algo simple y nada complicado.
Sonrío y se acomodó a una corta distancia de mí.
Algo no andaba bien ¿O si? Parece que tendría que buscar en el más mínimo rincón alguna respuesta sobre lo que Joe trataba de hacer.
Elevó una de sus extremidades y sentí el tibio tacto en mi mejilla. Por más que tratase de mantenerme controlada, relajada, Joseph iba empeorando mi situación, ya no solo acariciaba mi mejilla con su pulgar sino… de a poco iba acercándose.
—Solo…— Susurró sobre mis labios. —Solo… quiero saber… si puedes…— Su aliento dulzón producido por la bebida, cada vez más iba volviéndose más notorio en mi sentido del olfato. Estaba cerca. —Si puedes actuar como toda una profesional— Concluyó dichas palabras cuando sentí de una sola vez sus suaves labios sobre los míos.
Posiblemente era solo yo, pero sentía más que la escena de un beso creado para teatro, sentía más que eso. Suave, delicioso y si era verdad, hasta se podía describir una pequeña gota de sentimiento real.
Ya no podía oír nada de lo que ocurría a nuestro alrededor, no más que la delicada melodía producida por nuestros labios chocando con dulzura y si fuera lo que mi corazón percibía… sinceridad, ¿Pero cómo? ¿Cómo podía ser ese beso sincero si él me decía que era actuación? ¿Cómo? Sus labios dibujaban mi boca como si fuesen siempre tan conocidos para su persona. Los entreabría y cerraba a un compás creado a la perfección, me era hasta imposible describir con lujo de detalle todo lo que me estaba entregando con un acto tan simple como besar.
¿Cuando fue, que no logré darme cuenta, el momento en que el deseo apareció por primera vez en ambos creadores de tal escena? No tengo idea, ni tampoco planeo sacar conclusiones del asunto, no estaba más interesada que en disfrutar de uno de los mejores momentos de mi vida, en recopilar sentimientos que nadie podría entregarme.
Mi cuerpo se estremeció por completo, cuando por primera vez una de sus tibias manos se coló por debajo de mi polera y acarició la suave piel de mi cintura. Iba a enloquecer.
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 17th 2012, 14:16

Siguela please,
la has dejado super interesante,
me encanto el cap,
que pasara ahora???,
please siguela pronto tiste .
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 17th 2012, 14:17

Siiiiiiiiiiiii cheers ,
pase de pag,
ahora si que si,
la tienes que seguir.
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 18th 2012, 05:59

:O siguelaaaa la novela esta hermosamente sexy Wink hahaahahaha vamos pon kpi...
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 18th 2012, 13:31

bueno aqui les dejo otro capi espero que les guste porque esto se va poniendo ineresante (:

Capítulo IX

Aunque de a poco la curiosidad y el deseo comenzaban a aparecer, el delicado dejo de ternura y dulzura no parecían querer dejarnos libres.
Sus labios más acoplados que nunca a los míos, provocaron que con lentitud mi cuerpo fuese descendiendo hasta quedar completamente estirado en el acolchado. Sabía que alguna parte de su ser estaba queriendo desatar lo más oculto que tenía, la locura y las ganas de atacar a su víctima de una manera enloquecida, eufórica, la más violenta, pero a la vez la más sensual y la más placentera que llevara dentro de sí, solo que aún no se percataba de sus actos y trataba de alguna manera manejar la situación para no perder el control.
Mi cuerpo se hundió más de lo normal en el colchón de plumas y un tibio calor se apropió de mi cuerpo, Joseph estaba sobre mí. En ningún momento sentí de su parte el querer abandonar mis labios, es más, parecía que cada segundo transcurrido, fueran convirtiéndose en el vicio más adictivo que pudiera existir en su mundo. Ni hablar de mí, podía sentir mis pulmones en busca de oxígeno, a mi corazón palpitar a mayor velocidad, a la sangre correr a una fuerza incontrolable por mis venas… y nada de eso parecía preocuparme más que saber que en cualquier momento el maravilloso momento que ahora estaba viviendo… se acabaría. Sus manos que permanecían meciéndose con calma en mi cintura, se decidieron temblorosas a bajar por mi cadera y proseguir el mismo recorrido en línea recta hacia abajo. Atraparon mis muslos y luego de una serie de caricias nerviosas, se apoderaron completamente de ellos, para separarlos con sumo cuidado y acomodarse a gusto entre mis piernas.
La presión que iba ejerciendo sobre mi cuerpo cada vez más iba volviéndose mayor y no podía evitar ahogar leves gemidos entre los besos más pasionales que alguna vez podría lograr dar. Percibí como trataba con dificultad dejar de besarme para poder proseguir con su tarea sobre la piel de mi mejilla, bajar por mi mentón y como destino final: mi cuello. En aquel momento no podía reaccionar, no podía actuar, no podía pensar, no más que en el gran disfrute que Joe estaba entregándome, por lo que en el momento menos esperado, percibí una suave brisa de viento por mi vientre y me di cuenta de que mi polera iba ascendiendo cada vez más.
Por primera vez sentí a los nervios circular por mi mente, el temor de que Joseph me viera semidesnuda me hacía estremecer, ¡Nunca habíamos cometido un acto como este! Temblorosa elevé mis manos y él acató enseguida a retirar mi linda polera de la escena. ¿Qué era lo que nos sucedía? Esto ya era una exageración del teatro que Joe había comentado, era más que eso, estábamos expresando cosas y haciendo del juego, el más emocionante de mi vida.
Arrastró sus manos con cautela en dirección hacia lo alto y me ahogué cuando sentí sus manos apropiarse de mis pechos sobre la blanca tela de mi brasier.
Moría por experimentar el calor se su piel sobre la mía, que quemara sobre la mía, pero debía resistir, debía sobrevivir ante sus caricias, aunque dudo que salga de todo este placentero juego como la vencedora por controlar sus acciones.
Aún no razonaba del todo lo que estaba por hacer, pero estaba dispuesta a seguir con el plan. Llevé mis dudosas manos hasta el inicio de su camisa negra para ir desabotonando botón por botón, al estar preparada para retirar, colé mis extremidades en sus hombros y la fui deslizando con sumo cuidado hacia atrás. Él no emitió ni una sola palabra, no se quejó en lo absoluto, lo que me dio la confianza para proseguir sin dudar más de mis actos. Por primera vez, por primera vez en la vida sentí su suave piel sobre la mía y debo admitir que no había sensación más maravillosa que esa junto a sus torturadoras caricias por todo mi cuerpo. Sentía mis labios arder, ya los sentía hinchados de tanto devorar los de Joseph y de tanto morderlos cada vez que él se decidía por bajar hasta la loma de mis pechos y comenzar con una cadena de besos sensuales y placenteros.
Estaba tan concentrada en besarlo y dar lo mejor de mí, que con suerte sabía que estaba en mi casa, en mi cuarto, en mi cama con… Joe, pero gracias al cielo, volví a pisar tierra firme cuando escuché la puerta cerrarse y enseguida el grito de mi hermana.
Joe saltó de la cama y sin mirarme buscó su prenda de vestir en el suelo, corrió al baño y se encerró en este mientras que yo temblaba recién reaccionando a lo que estaba haciendo con mi mejor amigo y con el chico de quien estuve enamorada por casi toda mi vida. Mi polera se encontraba arrugada en el suelo, la tomé y volví a su lugar. Caminé con las piernas aún dormidas hasta la puerta y la abrí para que mi hermana no tuviera sospechas, después de todo, mis padres siempre me enseñaron a mantener la puerta abierta cada vez que un chico era mi acompañante. Corrí hacia la cama con dificultad y fingí estar riendo mientras mis ojos trataban de descifrar que era lo que sucedía en el programa. Daphne hizo su aparición.
—Hola— Saludó apoyándose en el umbral de mi pieza y con las manos escondidas en los bolsillos.
—Hola— Carcajeé llevando mi mirada hacia ella, luego hacia la televisión y nuevamente hacia ella.
Noté que se preparaba a disparar alguna palabra, cuando Joseph salió del baño con una sonrisa de oreja a oreja y luciendo ordenado, nadie notaría lo recién sucedido.
— ¡Oh! Hola Daph — Sonrío pareciendo sorprendido por la presencia de mi hermana y se acercó hasta ella para saludarla de beso en la mejilla.
—Hola Jonas— Sonrió mirándome mientras le daba un fuerte abrazo.
A pesar de los 21 años de mi hermana, siempre fue muy inmadura y se dedicaba la mayor parte del tiempo ha atormentar mi feliz vida.
— ¿Y qué tanto hacían? —
Genial, ahora tendría que cargarla durante algunos minutos en la habitación, no se iría hasta lograr dejarme nerviosa. Respiré profundo y estabilicé mis emociones, aún no podía describir que era lo que había pasado hace un rato. Canalicé un punto en todos mis sentidos en que me sentía en completa paz y no notaba en lo absoluto la presencia de Daphne, perfecto, al notar que no estaba interesada, ni tampoco me molestaban sus absurdas bromas, saldría frustrada de la habitación a lamentar el porqué sus chistes de mal gusto ya no surtían efecto en mí.
Escuché algo de quejas y luego silencio completo. Desvié mi vista de Family Guy hasta la puerta, Daphne había desaparecido, tal como lo predije. Miré a Joe quien no emitía ni una sola palabra y mantenía su vista ocupada en un punto muerto del colchón.
— ¿Dijo algo importante mi hermana? Sabes que suelo ignorarla— Musité como si todo siguiese su curso normal, como si nada hubiese pasado.
—Tengo que irme— Articuló sin sentido y se puso de pie— Lo siento, yo… tengo que estudiar— Caminó hasta su mochila, la cargó al hombro, se acercó hacia mí, besó mi frente y salió del lugar.
Ni si quiera me había dejado decir adiós.
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 18th 2012, 19:36

Shocked Surprised Smile Very Happy I love you Love! Enamorada tiste
Como la dejas ahi!!!!!!!!!!!!!
porque tuvo que llegar Daphne,
no podria ser mas inoportuna Bobo! ,
y ahora Joe esta raro,
please please please siguela pronto,
o no se que sera de mi,
que con ese cap me dejaste hiperactiva bounce ,
asi que please,
pon cap pronto.
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 18th 2012, 20:09

Oh por dios deberia ser un crimen dejar una novela
De esta manera. Tu me kieres volverr lok
Yo necesito que tu sigas esta nove y pongas unos 5 capitulos habahahahaha
Nah si no puedes xD por lo menos 2 (aunque ssi puedes no hay problema) Smile
Ahhhhhhhh sisisisisisisisisiaissisisiisguela!!!! Razz estoy hasta nerviosa Smile
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 19th 2012, 13:51

bueno chicas veo que les gusta aqui les dejo otros 2 capis mas espero que os gusten, en mi firma tienen mi direccion de Twitter por si me quieren seguir les dara Follow Back

Capítulo X



Luego de pensarlo unos segundos, decidí creer que el misterioso adiós de Joe fue por variadas razones; quizás se le había hecho tarde, posiblemente tuviera algo que hacer o algo por el estilo.
Miércoles. Otro día más cual pasaría la mayoría del tiempo con mis dedos entrelazados a los de Joe. Me vestí normal, no quería llamar más la atención de lo que ya hacia cuando me colgaba del cuello de mi mejor amigo. Jugué un par de minutos con mi cabello decidiendo cual sería el peinado ideal para el día, maquillé, siempre muy suave, mi rostro, pestañas encrespadas a la perfección, brillo labial rosado y estaba más que lista. Tomé desayuno liviano, dedicar tanto tiempo a mi imagen hizo que el tiempo transcurriera más rápido que nunca y los minutos se agotarían si ingería la gran cantidad de alimentos que mamá había preparado esa mañana, además, ya comenzaba a sentir mi cuerpo más pesado de lo normal y eso no era nada agradable para la estética de una chica, nada. Más me valía dejar de almorzar puras porquerías con Joseph.
—Que tengas un buen día— Deseó mi padre depositando un beso en mi frente.
—Igual— Sonreí y agité a mi mano para no despedirme persona por persona, ya se me había hecho tarde.
Abrí la puerta y sonreí esperando encontrarme con Joe, impaciente por mi demora, pero no, no encontré más que el vestíbulo de paredes blancas relaciones vacío. Posiblemente Joe estaba retrasado al igual que yo, así que cerré la puerta del departamento y me apoyé en esta para esperar a que la del frente se abriera. Cinco minutos y aún no salía… 10 minutos y nada. Bufé molesta y me aproximé hasta la puerta, me incomodaba tocar sabiendo que cualquiera podría abrir la puerta, no era que me molestase que Denise, Kevin padre, Kevin o Frankie me atiendan, sino: Nicholas, sus penetrantes ojos cafés solían contemplarme en su totalidad y debo decir que no era ni una sensación muy gustosa.
Dos suaves toques bastaron para que alguien abriera la puerta. Suspiré tranquila al encontrarme con esos lindos ojos verdes, Kevin.
— ¡Oh! Jess… ¿Qué te trae…? —Levantó su muñeca y observó su reloj. — ¿A las ocho con quince minutos a la puerta del departamento Jonas?— Sonrió evidente, por la hora había deducido que estaba atrasada.
—Hola— Sonreí. —me preguntaba si Joe se dignará a ir a clases o preferirá quedarse en casa con la falsa excusa de que esta “resfriado”— Carcajeé y volví a colocar en su lugar a mi mochila que comenzaba a resbalarse por uno de mis hombros.
— ¿Qué? — Arqueó una ceja y me miró con asombro. —Joe se marchó a clases como hace… 25 minutos, por lo que pude notar estaba apresurado. ¿No pasó por ti? —
Me quedé en silencio, mirándolo incrédula, no podía creer lo que me estaba diciendo.
— ¿Qué? — Pregunté incoherente, sabía de que me estaba hablando.
—Emm, si, ya… debe de estar en clases— Me miró incómodo, debió de adivinar el hecho de que su hermano ni si quiera fue capaz de avisarme.
—Oh, que… que tonta— Miré hacia un lado. —Bueno, ya me tengo que ir— Sonreí con falsedad, la verdad era que estaba muy desconcertada con lo que acaba de pasar.
Me volteé con la frente en alto y una cínica sonrisa ida en el rostro, apenas escuché el suave choque de la puerta contra el umbral el nudo en la garganta apareció.
Sé que posiblemente sonara patético, o que estaba exagerando las cosas cuando Joseph solo necesitaba arreglar un par de cosas de la prepa, no lo sé, pero contando la inesperada huída de casa el día anterior, podía deducir una sola cosa: Algo estaba ocurriendo y Joseph trataba de esquivarme por ello.
Estaba molesta y sentía que habían pasado a llevar mi orgullo, siempre nos poníamos de acuerdo de cómo nos vendríamos al colegio. Cuando él aún no obtenía su licencia para conducir, solíamos caminar alrededor de 7 interminables cuadras, la misma cantidad de cuadras que tendría que tomar para llegar a clases. Como era de esperarlo tuve que pedir un papel firmado por la inspectoría para poder ingresar sin ni un problema.
Entré a la sala y caminé decidida al puesto desocupado al lado de Joseph.
—Gracias ¿Eh? Enserio gracias— Articulé más que molesta mirando como escribía concentrado en su cuaderno ¿Qué? ¿Acaso tampoco saludaría? —Oye, aquí estoy ¿No ves? Caminé siente malditas cuadras gracias a ti—
— ¿No tomaste un taxi? — Preguntó sin mayor interés a mi problema y sin ni siquiera mirarme, seguía escribiendo apuntes.
—Tenía el dinero justo para el almuerzo— Debatí y comencé a sacar mis cuadernos cuando observé al maestro de Química mirarme con disgusto.
—Oh… entonces lo lamento— Musitó aún sin interés.
Me quedé en silencio, ¿Por qué se comportaba así? Me hacía sentir incómoda y a la vez tonta.
Luego de varios minutos decidí a hablar una vez más a ver si lograba sacar algo de su callada y seria persona.
— ¿Te da igual? ¿No te importa? Por lo menos hubieses avisado, sabes que no me molesta— Musité sin mirarlo, se mostraba tan indiferente y frío que… me llenaba de angustia al no poder lograr sacar algo de su boca.
—Ya te dije, lo lamento— Pronunció con frialdad.
Mordí mi lengua antes de decir algo, era mejor quedarme callada por el resto de la clase o todo el día si seguía con esa extraña actitud… ¿Qué fue lo que hice para que me tratara tan indiferente? Nada que recuerde, no más que besarnos como si no hubiese un mañana, dejar que tocara mi piel… La simple idea de recordar aquel momento erizaba mi piel, había sido uno de los momentos más felices en mi vida.
La campana anunciando un corto descanso sonó y me quedé sentada, esperando a que Joe reaccionara diciéndome algo, pidiendo aunque sea un pequeño perdón, pero no, guardó sus cuadernos, se levantó de la silla, la corrió en su lugar y salió con la mochila colgada al hombro de la sala.
Me quedé mirando cómo se alejaba dejándome petrificada en mi banco, si no estaba segura de que algo estaba pasando, ahora ya estaba absolutamente convencida.
—Hola— Apareció enfrente de mí una voz tímida, Ryan.
—Hola— Imité una sonrisa, no podía andar antipática por problemas de Joe que terminaban afectándome.
—Así que de novia con Jonas ¿No? — Se acomodó en la silla del frente y me miró expectante.
—Sí, eso creo— Pronuncié con un dejo de soledad y aproveché de guardar mis cuadernos en el morral.
—Lo vi hablando esta mañana, antes de que sonara la campana, con Madison, ¿No te molesta que hable con su ex? — Preguntó mirándome pensativo.
¿Qué? ¿Por qué diablos Joe hablaba con Madison? No lo haría hasta que nuestro plan funcionase… ¡Maldición! ¡Lo había arruinado!
— ¿Enserio? — Volví a fingir una sonrisa, esta vez más cínica que nunca, comenzaba a dejar mi falsedad atrás. —No ¿Sabes? No me molesta en lo absoluto, no me molesta nada de lo que Joe haga, es su vida, que haga lo que quiera con ella, ahora con tu permiso tengo que ir a comer algo antes de que vomite— Dije tras una seria mirada, de verdad me había molestado… no sé si fue la desatinada pregunta de Ryan o si no el hecho de que Joe estuviese hablando con la chica a quien más odiaba… eso estaba seguro.
Salí de la sala a grandes pasos, estaba frustrada, enojada, molesta y muy, muy al fondo tenía un cierto dejo de tristeza.
Iba directamente a mi casillero, necesitaba hablar con alguien y sabía que me encontraría con una de mis amigas… ¿Dónde estaban cuando las necesitaba? Oh claro, lo olvidada… celosas por mi relación con Joe.
Al doblar la esquina del pasillo que me llevaba a mi casillero, no pude encontrarme con mejor escena que a una rubia chica apoyada en los fríos estantes de metal y a un chico de rostro bastante familiar presionado sus labios con los de ella. Joe y Madison...


Capítulo XI

En menos de segundos mis ojos ya estaban inundados en lágrimas. Mi cuerpo completo tembló y pensaba que en cualquier momento mi corazón dejaría de latir. Si antes me angustiaba ver un beso entre Joe y Madison, esta vez me había provocado más que eso. Me sentía destrozada e incluso muerta en vida. Mis pies se movieron solos y emprendieron paso decidido al lugar donde Joe y la chica plástica no dejaban de babearse la cara.
—Joe… ¿Qué diablos estás haciendo? — Musité con la voz quebrada cuando toque palpe la espalda de Joe.
Ambos se detuvieron enseguida y mi mejor amigo se volteó para darme la cara. Su mirada estaba seria, más que nada… desinteresada. La muchacha al notar mis ojos vidriosos sonrió y me lanzó una mirada acusadora.
—Ya puedes dejar de actuar— Sonrió mientras abrazaba a Joseph por el cuello.
Agité torpemente la cabeza y miré a Joe confundida. ¿Acaso le había contado todo?
—Madison tiene razón, puedes dejar de actuar, ya lo sabe todo— Murmuró con frialdad.
Me quedé en silencio tratando de analizar con profundidad lo que Joseph planeaba hacer, tratando de inferir porqué le había dicho todo, quería llegar a saber cuál era su plan. Lo peor de todo era que… yo no estaba actuando, yo estaba demostrando mis sentimientos que estaban escondidos detrás de la mentira que Joe había creado. Ahora… ahora si debía actuar y hacer creer al resto de que estaba feliz por ver la reconciliación de mi mejor amigo y su novia.
—Oh…— Sonreí con cinismo. —Entonces ya sabes todo…. Hmm…—
¿Qué se suponía que debía decir? ¿Felicitarlos acaso?
— ¡Felicitaciones entonces! Ya era hora de que volvieran a estar juntos— Carcajeé, lo que por dentro era un llanto desconsolador.
Ambos me miraban serios… ¡¿Qué era lo que esperaban?! La chica cambió enseguida la expresión, supuse que esperaba que mi boca atravesara el suelo y que comenzara a llorar, pero no.
—Gracias— Musitó aún serio, Joe.
—Sí, eso…. gracias— Articuló sin mucho interés y alejó su mirada para llevar sus rojos labios al cuello de mi mejor amigo y depositar cortos, pero infinitos besos.
Suspiré y sin decir más me alejé de tal cuadro, figuré que solo estaba sobrando.
Salí 20 minutos de clases para llegar a la hora correcta a casa, quería estar lo antes posible en mi hogar para encerrarme en mi cuarto y lamentarme por haber dejado que Joseph hubiese jugado de esa manera tan cruel conmigo… ¿Cómo podía? Sé que solo estaba actuando, pero… podía jurar que hace un día atrás me había besado con deseo, que había un sentimiento involucrado… que me había estado entregando algo especial en cada beso.
Llegué a la puerta de mi departamento con las manos temblorosas y con los ojos rebalsados en lágrimas de tanto pensar en la fría actitud que Joe había tenido conmigo, en el perfecto beso que se daba con Madison.
Trataba de meter la llave correcta en la cerradura, pero ni si quiera en eso podía concentrarme.
— ¿Por qué no me esperaste? — Escuché una serena, pero sería voz a la vez detrás de mí.
Me quedé de frente a la puerta, no quería mirarlo a los ojos, ni si quiera quería verlo. ¿Acaso aguardaba a que lo hubiese estado esperando luego de que ni si quiera me prestó atención? ¿Después de que se marchó a clases sin siquiera avisarme? ¿Acaso piensa?
—No pensé que me traerías después de que me dejaste plantada esta mañana— Susurré aún sin girar, quería entrar luego a casa.
—Tenía que hacer cosas, lamento no habértelo comentado— Lo escuché susurrar, aún sin mayor interés.
—No te preocupes, de todas maneras… pensé que te quedarías más tiempo con tu novia, por cierto… me alegra que hayan vuelto…— Musité con la voz apagada, no tenía que haberlo dicho, hice que el nudo en mi garganta me ahogase.
— ¿Puedo pasar? — Preguntó con la misma frialdad.
¿Para qué quería tener su compañía cuando me trataba de esa manera?
—No, quiero estar sola— Musité y por fin una de las llaves entró a la perfección en la cerradura.
Sin dedicarle una muerta mirada, sin siquiera sonreírle, sin quiera decirle adiós abrí la puerta y me escabullí dentro de mi hogar.
Me sentía humillada, me sentía usada y lo peor de todo me sentía infeliz, cuando siempre acababa mis problemas con tan solo una sonrisa en el rostro, un pensamiento positivo y un buen recuerdo, ahora que necesitaba uno… mi mente se encontraba en blanco.
Tiré mi mochila a lo lejos y corrí hacia mi cama para dejar caer mi cuerpo sobre esta. Tomé uno de los cojines y lo apreté con fuerzas presionándolo contra mi pecho, eso ayudaba a nada más que la fuerza se desprendiera de mi cuerpo y mis ojos se cerraran vencidos de cansancio.

—Cariño, despierta— Escuché una suave y lejana voz.
Abrí mis ojos con cuidado y la luz artificial me cegó ¿Ya era de noche? Pude notar que mi madre estaba sentada en mi cama y sacudía suavemente mi hombro.
— ¿Qué hora es? — Susurré y bostecé tratando de sentarme en el colchón.
—Las siete con cuarenta y cinco minutos, dios, estás helada, te quedaste dormida sobre las frazadas, ahora lo más probable es que te resfríes— Me miró de mal gusto y se acercó para besar mi frente.
Me había quedado dormida hace prácticamente 4 horas y mamá tenía razón, estaba propensa a un resfrío. Aún estaba un tanto dormida por lo que volví a recostarme en la cama y cerré los ojos.
—Ya, levántate— Sonrió. —La familia Jonas nos invitó a cenar, Daphne ya está allá con tu hermano—
¡¿Qué?! No, por favor, esto debía ser una broma. Primer día de mi vida en que no quería verle la cara a Joe y estoy invitada a cenar a su casa.
—Mamá— Me quejé. —estoy cansada—
—Vamos, no seas aguafiestas, además la familia se ve entusiasmada, creo que debes saber que Joe volvió con su novia, también está invitada— Sonrió con ánimos…
¡¿Qué?! Otra vez… ¡No, no y no! Ahora sí que me niego.
— ¿Sabes? Tienes razón, si voy a resfriarme, así que me quedaré acostada para evitarlo— Sonreí y corrí las sábanas de mi cama para tapar mi helado cuerpo bajo ellas.
—No me hagas enojar y ahora levántate— Corrió las sábanas hacia atrás. —Hace tiempo que no cenábamos todos juntos, no planeo que estés ausente Jessica, hasta tu padre está entusiasmado— Me reprochó con autoridad.
Bufé molesta… ¿Por qué todas las cosas salían en mi contra? Ahora pensaba que ese golpe de suerte que tuve el día en que Joseph me rogó ser su novia de mentira, no era suerte, sino lo contrario.
— ¿A qué hora tengo que estar lista? — Musité seria sin dejar de mirar el techo.
—A las 9:30, así que apresúrate, yo me iré ahora, sino llegas, después tendrás que aguantar a tu padre de mal humor durante una semana—
¿Acaso mi madre estaba amenazándome?
—Está bien, está bien, si voy… solo… deja bañarme— Murmuré sentándome a los pies en mi cama.
Mamá salió de la habitación y yo comencé a caminar de un lado hacia otro esperando a que el tiempo pasara, la hora ideal para bañarse serían las… 9:20.

Estaba en el baño a la hora que me lo propuse y largué el agua caliente esperando a que el baño quedase completamente evaporado. Quité mis pantalones y lo tiré lejos en un rincón del baño, me acerqué a la ducha y comencé a regular el agua. Todos mis sentidos, que se encontraban tan relajados, fueron interrumpidos cuando sintieron unas fuertes y cálidas manos en mi cadera.
— ¿Acaso no piensas ir? — Preguntó con inocencia esa tan conocida voz.
Estaba paralizada y más aún cuando sus labios tocaron con delicadeza la piel de mi cuello...
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 19th 2012, 18:14

Shocked Bravo! Sad Lloron
Pero que es lo que le pasa a Joe,
vuelve con su novia,
se porta de esa forma tan fria,
despues como no hubiese pasado nada,
para colmo a cenar todos juntitos,
esta situacion me empieza a desquiciar,
siguel please,
porque la dejaste muuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuy interesante,
y ya quiero saber como sigue,
asi que no me dejes con la duda mucho tiempo please tiste .
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 19th 2012, 21:26

Qqqqqqqq carajo por dios siguela de q ya o por dios me va a dar un atake!!!!!!!! Neutral
ahhhhhh O.O
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Febrero 24th 2012, 13:31

bueno chicas aqui les dejo otros 2 capis, en breve les dejare una mino maraton (:
Disfruten


Capítulo XII




¿Qué se suponía que era lo que estaba haciendo? ¿No se suponía que ese tipo de cosas estaban prohibidas entre mejores amigos? Si, y lo peor de todo es que no tenía ni un poco de voluntad para separarlo de mí.
—Yo… yo… si iba a ir, solo… tenía…. Tengo… que bañarme—
Oh perfecto, aparte de interpretar a una momia, resulta que también era tartamuda, algo que jugaba en mi contra, eso le hacía notar a él lo débil que era.
Me giró y en un dos por tres estaba siendo acorralada entre la espada y su anatomía.
—Joseph ¿Qué es lo que haces? — Pregunté afligida mientras escabullía mi mirada de la suya.
—Nada— Susurró sobre mis labios.
Me quedé quieta, si algo estaba por suceder no sería yo quien iniciara, era él quien haría el primer movimiento. Y así fue, sus labios de una manera increíble atraparon a los inmóviles que eran los míos.
¿Cómo hacía para que lo sintiera tan cerca de mí cuando se suponía que no estaba entregando absolutamente nada? Se podía decir que era algo mágico y más que eso.
Su cuerpo estaba totalmente acoplado al mío y debo decir que no era ni una sensación incómoda, al contrario, era un lujo y placer tenerlo tan cerca de mi anatomía.
Sus manos estaban inquietas, presentía que necesitaba más de dos para acariciar mi cuerpo por completo y solo sonreí complacida en medio del eufórico beso que estaba creando.
Me sentía torpe, lenta al no poder llevar el mismo ritmo.
Joe estaba impaciente y pretendía hacer muchas cosas a la vez, lo peor de todo era que lo estaba logrando y comenzaba a causar cosas que jamás había pensado experimentar.
Mientras que con mis dedos temblorosos desordenaba su cabellera, el tomaba una de mis piernas desnudas y la acomodaba alrededor de su cintura para poder acariciarme en su totalidad.
Aún alguna parte de mi cuerpo seguía paralizado ante la reacción de Joe, por lo que temblaba sin explicación alguna y con los nervios de punta tomé el borde de su remera blanca ajustada para alzarla de una vez y tener su torso desnudo a mi merced.
Deslizó su labio inferior por mi garganta hasta el lado izquierdo de mi cuello y depositó un beso húmedo para luego volver a besar mis labios con la misma intensidad que lo hizo a un principio.
Sentía que me estaba ahogando, como podía lograr tanto haciendo tan poco, era algo increíble y difícil de comprender.
Sus caricias se iban volviendo cada vez más apasionadas, sensuales y lujuriosas, pero pude notar que trataba de hacer las cosas con delicadeza, le costaba trabajo, pero de todas maneras… quería tratarme como una verdadera muñeca de porcelana, con cuidado, con respeto.
Mi polera comenzaba a subir y no emití ni una queja al respecto, ansiaba más que nada en estos momentos que volver a sentir su piel.
Tomé su rostro entre mis manos, sentía que en cualquier momento se alejaría de mi para aclarar de que las cosas no estaban bien, que se había descontrolado y solo había sido un error. No. Lo quería y necesitaba sentir ese extraño sentimiento que me entregaba en cada beso. No sé con exactitud si era amor, cariño, amistad… (No eso jamás) o algo más, eran una infinidad de cosas mezcladas que me hacían sentir especial, de él.
Su lengua mentolada recorría con cuidado toda mi cavidad bucal, parecía estar analizando cada parte para así recordarme una vez que se distanciara. A pesar de que estuviese conmocionado y que pareciera querer hacer las cosas con rapidez, mordía mi labio lento, pero sensual y con un dejo de timidez succionaba suavemente mi labio inferior. Ya no pensaba, ya no asimilaba las cosas que estaban ocurriendo y solo quería llegar a más.
Luego de acariciar su torso unas mil veces más, conduje mis manos hasta su cinturón y con una facilidad increíble lo quité. Una vez que comencé a bajar el cierre del pantalón, Joseph guió sus rojos e hinchados labios hasta mi clavícula y repartía húmedos besos por toda la piel desnuda de mis hombros. El pantalón había caído al suelo y para no incomodarlo, Joe lo alejó de sus pies.
Nuestros cuerpos estaban húmedos y no es que fuese el sudor, el baño estaba evaporado producto al agua caliento saliendo con fuerza de la ducha.
Joe se alejó de mí y me miró directo a los ojos. Era el fin, supuse, Joseph se había percatado de lo que estaba sucediendo.
—Lo lamento— Susurró acariciando mi mejilla.
¿Qué? No eran exactamente esas palabras las que estaba esperando. ¿De qué se lamentaba cuando estaba haciendo uno de los momentos más maravillosos de mi vida?
— ¿Qué lamentas? — Seguí el tono de su voz, agitado y bajo.
—No… no medí las cosas, no debo someterte a algo así— Se refugió en mi cuello e inhaló fuertemente mi perfume.
Acaricié su espalda desnuda. Si él supiera que no estaba haciendo nada malo.
—Joseph…— Lo alejé de mí y lo miré a los ojos —yo… no me estoy negando a ti— Susurré y sonreí sin energías...


Capítulo XIII



Me miró directo a los ojos, con los suyos brillantes, debí suponer que nunca esperó a que con una frase salida de mis labios supiera que estaba entregándome por completo a él.
Delicadamente presionó mi cuerpo contra la pared y gemí suavemente sobre sus rojos e hinchados labios, que por cierto, gracias al estado, se notaban mucho más tentadores que de lo normal.
Estábamos casi desnudos, nada más que ropa interior cubría nuestros cuerpos y a pesar de eso, más mi espalda chocando con la fría cerámica de la pared, el calor que hacía era ahogador. El vapor.
Nos miramos a los ojos tratando de descifrar el acertijo, ni uno de los dos tenía la menor idea de porqué sucedían este tipo de cosas entre los dos… menos yo, sabía que amaba a Joseph, que me gustaba y que me atraía hacia un montón de años atrás, pero me confundía. Se suponía que él no sentía absolutamente nada por mí, no más que una amistad de hermanos. Cerré mis ojos y suspiré.
Una de sus calientes manos se poso en mi cintura desnuda y comenzó con una infinidad de caricias apacibles. Ahí estábamos los dos, demostrándonos… ¿Amor? No se describir con palabras lo que era exactamente, solo sabía que algo estaba pasando y que no eran más que caricias, contacto visual y pausados besos.
Comenzaba a impacientarme, codiciaba tener sus labios sobre los míos, sus manos acariciando mi anatomía por su totalidad y que me demostrara algún tipo de locura, pero nada.
En el momento en que menos lo esperaba, cuando estaba entrando en un punto lleno de paz y tranquilidad, sintiéndome acogida en sus brazos, ladeo su rostro y capturó mi labio superior de tal manera que me sentí en la nube más alta. Era tan delicado y calmado, pero a la vez iba dejando esa cálida sensualidad en cada beso que me daba.
Deslizó con lentitud sus manos por mi cintura, cadera, hasta mis piernas e hizo que diera un pequeño salto, solo para quedar acomodada a la perfección rodeando su cintura con mis piernas. Mi espalda se despegó de la pared, por lo que pude apreciar que comenzaba a caminar conmigo a cuestas. De pronto, todo mi cuerpo se estremeció al sentir el chorro de agua caliente recorrer mi piel. Estábamos dentro de la ducha y una vez más, yo estaba siendo presionada contra su cuerpo… y la pared. El agua corría desesperada por su toda su piel y yo moría a la hora de acariciar su espalda, sus hombros, su pecho, su abdomen, sus fuertes e incomparables piernas.
De a poco el iba incrementando la presión entre mis piernas, y creía desfallecer en sus brazos en cada segundo que pasaba.
Volvió a dejarme de pies en el suelo y sus manos se trasladaron con timidez a mis pechos, apoderándose de ellos y proporcionando placenteros masajes. Pronto sus manos se encontraban en una ardua labor. Sus manos eran torpes en cuanto desabrochar mi brasier, hasta que llegó el momento en que la prenda se dio por vencida y Joseph resultaba ser el ganador. Antes de quitarlo sus extremidades se hundieron por debajo de la tela y sintiendo que aún no estaba decidido, las condujo hasta mis pechos desnudos. Mi cuerpo entero de estremeció. En segundos la prenda yacía tirada en el suelo mojado.
Primera vez en mi vida que llegaba a tal punto con un chico y al estar a ese punto de desnudez, debía sentirme incómoda y desprotegida, mas no en los brazos de Joseph. Me sentía completamente a gusto y no había indicios de que fuese lo contrario. Estaba segura junto a él… y nadie podría hacerme experimentar un momento tan mágico e intenso como él lo estaba haciendo, era incomparable.
Enredó sus dedos en mi cabello completamente mojado y deslizó sus labios por mi mandíbula, cuello y hombro… para quedarse ahí por unos segundos y darme los más placenteros besos. Temblé y me llené de nervios cuando sus húmedos y apasionados besos, comenzaban a descender unos centímetros más… hasta llegar a la loma de mis pechos y arrastrar su lengua con suavidad, sin descontrol. Estaba lleno de ternura… y lo adoraba.
Cerré mis ojos y mordí mi labio inferior cuando la situación comenzó a tornarse más intensa. Me di el lujo de acariciar todo su pecho, sus brazos, incluso su rostro… disfrutaba tanto su piel y sentir sus suaves expresiones en cada beso. Mis manos vagaron por todo su cuerpo hasta frenar en la única prenda que cubría su cuerpo. Estaba entusiasmado besando mi cuello, sacándome de todos los pensamientos presentes en mi mente, solo éramos él y yo.
Tomé disimuladamente el elástico de su bóxer y comencé a jugar con inocencia. Sin darme cuenta mis dedos comenzaban a tirar de la prenda y siendo que Joseph no se quejaba, proseguí hasta que mis brazos no dieron más y mis pies continuaron la tarea.
No se preocupaba por nada, nada más que hincar sus labios y gemir con delicadeza sobre mi piel cuando acariciaba su cuerpo. Se separó centímetros y abrió los ojos para mirar directamente a los míos. Sus labios entreabiertos, más rojos e hinchados que nunca, tentadores, sus ojos apenas estaban abiertos… y su respiración agitada, no dejaban duda de que estaba disfrutando de la situación tanto como yo lo estaba haciendo.
Sonreí con dificultad y timidez cuando analizó con la mirada mi cuerpo semidesnudo. Besó mi frente y luego volvió a mirar directamente a mis ojos para comenzar a deslizar la única prenda que cubría mi anatomía.
Nada, nada que impidiese llegar más allá. El agua corría por toda su piel y hacia de su imagen un verdadero retrato. Besó mi cuello por última vez y se sujetó de mi cintura. Estaba nerviosa, las palpitaciones de mi corazón agitado podían escucharse a lo lejos… pero aún así, estaba preparada.
De un momento, en el que podía apreciar las cosas con claridad, pasé a otro en que solo veía machas y un espantoso dolor crecía dentro de mí. Gemí sobre sus labios enterrando mis uñas en la suave piel de su espalda… no sentía mis piernas, estaban completamente dormidas y creía que en cualquier momento caería al suelo. Me tomé de sus brazos, apretándolos con fuerza y hundí mi rostro en su cuello. Apretaba mis ojos con fuerza sintiendo como se rebalsaban en lágrimas, como si eso disminuyera el intenso dolor. Notaba como trataba de ser delicado, no quería hacerme daño… era lento y cuidadoso, y volví a sus labios para besarlos con dificultad.
— ¿Estás bien? — Preguntó agitado mirándome a los ojos.
Solo asentí y ahogué un gemido en sus labios.
Luego de no pensar en nada más que fuese el dolor, sentí como pronto de disipaba y comenzaba a sentir una ola de calor por todo mi cuerpo.
Gimió suavemente sobre mi oído izquierdo y solo logró que me descontrolara por completo. Sus movimientos dentro de mí de a poco iban volviéndose apresurados… no violentos, ni bruscos, sino llenos de pasión, sensualidad y placer. Nos besábamos con descontrol, como si nuestras vidas dependieran de aquello y las caricias no cesaban, ni parecían acabar en algún momento. Nuestros cuerpos de apoco se iban agotando y la resistencia iba desapareciendo.
Gemí delicadamente sobre sus labios cuando lo sentí llegar dentro de mí. Fue aminorando su actuar y cuando menos lo esperé me abrazó con fuerzas, refugiándome en sus fuertes y protectores brazos. Sentía su corazón casi tan agitado como el mío, sentía como respiraba con dificultad y trataba de recuperar el ritmo. No estaba en diferentes condiciones que yo.
—Ahora… ahora… ¿Cómo piensas que llegue así a la cena? — Preguntó con la voz aún agitada y solo sonreí ante la pregunta...
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: In Another Life -TERMINADA-   Hoy a las 04:40

Volver arriba Ir abajo
 
In Another Life -TERMINADA-
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 6.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» In Another Life -TERMINADA-
» [KyuMin] My life sucks without you
» Cosecha de patatas terminada
» Lo último de Sirenia "The Enigma Of Life"
» HUSH HUSH (joe y tu) TERMINADA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DRAMATICAS-
Cambiar a: