Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Un tipo odioso (Nick y tu) HOT

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
AutorMensaje
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 9th 2013, 18:45

hasta en un probador
dios
no se cansan Razz
jejejeje siguela
Volver arriba Ir abajo
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 9th 2013, 19:33

OH POR DIOS!!!!!!!OMG! 
Esto se pone cada vez mas interesante!!!!Twisted Evil Embarassed 
Por favor tienes que seguirla!!!!
Yo muero por saber qué es lo que va a suceder entre los dos ahora
que se has dado cuenta que se desean como locos!!!juju 
Ahí van otras pantys para la colección de Nick!!!!
Siguela por favor!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
nikatiikaa!!
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 227
Edad : 19
Localización : venezuela! cositas macabras...nick!
Fecha de inscripción : 03/08/2010

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 10th 2013, 09:35

:O!!! DIOS q capitulos!! Jajajaa! No pueden con el otro! Me encanta!! Siguela prontoo!
Volver arriba Ir abajo
AlexandraNJ
Forista!


Cantidad de envíos : 74
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/07/2013

MensajeTema: Un tipo odioso   Agosto 11th 2013, 15:34

Había ochenta y tres agujeros, veintinueve tornillos, cinco aspas y cuatro bombillas en el ventilador de techo, que además era lámpara, que tenía en mi dormitorio encima de la cama.

Me giré hacia un lado y ciertos músculos se burlaron de mí y me proporcionaron una prueba definitiva de por qué no podía dormir.

Quiero que lo veas. Y mañana, cuando te encuentres dolorida, quiero que te acuerdes de quién te lo hizo.

Y no estaba de broma.

Sin darme cuenta mi mano había bajado hasta mi pecho, haciendo rodar distraídamente un pezón entre los dedos por debajo de la camiseta. Al cerrar los ojos, el contacto de mis manos se convirtió en el suyo en mi memoria.

Sus dedos largos y hábiles rozándome la parte baja de los pechos, sus pulgares acariciándome los pezones, cogiéndome los pechos con sus grandes manos...

Mierda.

Dejé escapar un profundo suspiro y le di una patada a una almohada de mi cama. Sabía exactamente adónde me llevaba esa línea de pensamiento. Había hecho exactamente lo mismo tres noches seguidas y tenía que parar enseguida. Con un resoplido me puse boca abajo y cerré los ojos con fuerza, deseando poder quedarme dormida.

Como si eso me hubiera funcionado alguna vez.

Todavía recordaba, con total claridad, el día, casi un año y medio atrás, en que Kevin me había pedido que fuera a su despacho para hablar.

Había empezado en Jonas Media Group trabajando como asistente junior de Kevin mientras estaba en la universidad.

Cuando mi madre murió, Kevin me tomó bajo su protección, no tanto como una figura paterna, sino más bien como un mentor cariñoso y amable que me llevaba a su casa a cenar para comprobar mi estado emocional. Él insistió en que su puerta siempre estaría abierta para mí. Pero esa mañana en concreto, cuando llamó a mi despacho, sonaba extrañamente formal y francamente, eso me dio un miedo de
muerte.

En su despacho él me explicó que su hijo menor había vivido en París durante los últimos seis años, trabajando como ejecutivo de marketing para L’Oréal. Este hijo del que hablaba, Nick, iba a volver a casa por fin y dentro de seis meses iba a asumir el puesto de director de operaciones de Jonas Media.

Kevin sabía que me quedaba un año de mi licenciatura en empresariales y que estaba buscando opciones para prácticas que me dieran la experiencia directa e importantísima que necesitaba.

Insistió en que hiciera mis prácticas de máster en Jonas Media Group y que el más joven de los Jonas estaría más que encantado de tenerme en su equipo.

Kevin me pasó el memorándum para toda la empresa que iba a hacer circular la semana siguiente para anunciar la llegada de Nick Jonas.

Madre mía.

Eso fue lo único que pude pensar cuando volví a mí despacho y le eché un vistazo a aquel documento. Vicepresidente ejecutivo de marketing de productos en L’Oréal París. El nominado más joven que había aparecido nunca en lalista de “Los 40 de menos de 40” de Crain’s, que se había publicado varias veces en Wall Street Journal . Doble máster por la Stern School of Business de la Universidad de Nueva York y la HEC de París, donde se especializó en finanzas corporativas y negocios globales, y en el que se graduó summa cum laude.

Todo eso solo con treinta años.

Dios mío.

¿Qué era lo que Kevin había dicho?

Extremadamente dedicado. Eso era subestimarlo y mucho. Henry había dejado caer que su hermano no tenía su personalidad relajada, pero cuando parecí algo preocupada, él me tranquilizó rápidamente.

—Tiene tendencia a ser un poco estirado y demasiado perfeccionista a veces, pero no te preocupes por eso, ___. Sabrás lidiar con sus arrebatos. Seguro que hacéis muy buen equipo. Vamos, mujer —me dijo rodeándome con su largo brazo—, ¿cómo no te va a adorar?

Odiaba admitirlo ahora, pero para cuando él llegó, incluso estaba un poco enamorada de Nick Jonas.

Estaba muy nerviosa por tener la oportunidad de trabajar con él, pero también estaba impresionada con todo lo que había conseguido
y además tan rápido y tan pronto en su carrera.

Y mirar su foto en internet tampoco es que me complicara las cosas: el tío era una maravilla.

Nos comunicamos por correo electrónico para concertar asuntos sobre su llegada y aunque parecía bastante amable: nunca era demasiado amistoso.

El gran día, no se esperaba a Nick hasta después de la reunión de la junta de la
tarde, en la que se le iba a presentar oficialmente. Yo tuve todo el día para irme
poniendo cada vez más nerviosa. Como Sara era tan buena amiga, subió para distraerme. Se sentó en mi silla y nos pasamos más de una hora hablando de los méritos de las películas de la saga Clerks.

Solo un rato después me estaba riendo tanto que las lágrimas me corrían por la cara. No me di cuenta de que Sara se ponía tensa cuando se abrió la puerta exterior del despacho, ni me fijé en que había alguien de pie detrás de mí. Y aunque Sara intentó avisarme con un breve gesto de la mano pasando de un lado a otro de la garganta (el gesto universal para: Corta y cierra la boca), la ignoré.

Porque, aparentemente, soy una idiota.

—Y entonces —seguí diciendo mientras me reía y me abrazaba los costados— ella va y dice: “Anoté el pedido a uno al que hice una mamada después del baile de fin de curso” y él responde: “Sí, yo también he servido a tu hermano”.

Otra oleada de carcajadas me embargó y me agaché dando un pequeño paso hacia atrás hasta que choqué con algo duro y cálido.

Me volví y me dio muchísima vergüenza darme cuenta de que acababa de restregar el trasero contra el muslo de mi nuevo jefe.

Perdon chicas ayer tuve mucho que hacer por eso no pude subir lo lamento
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 11th 2013, 18:34

pobre ____
si le va a sufrir
quiere odiarlo
y lo desea
demonios
siguela pronto
Volver arriba Ir abajo
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 12th 2013, 20:29

OH NO!!!
No la puedes dejar ahí!!!!!
Por favor siguela!!!!
Me pareció super original la forma en la que se conocieron Nick y _______ ^^ 
Con razón ________ ha sido una tentación para Nick desde que la vió...juju 
Por favor siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!





Volver arriba Ir abajo
AlexandraNJ
Forista!


Cantidad de envíos : 74
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/07/2013

MensajeTema: Un tipo odioso   Agosto 13th 2013, 00:46

—¡Señor Jonas! —dije al reconocerlo de las fotos—. Lo siento mucho.

Él no parecía estar divirtiéndose.

En un intento de relajar la tensión, Sara se puso de pie y extendió la mano.

—Es un placer conocerlo por fin. Soy Sara Dillon, la asistente de Henry.

Mi nuevo jefe simplemente miró su mano sin devolverle el gesto y levantó una de sus cejas perfectas.

—¿No querrá decir del señor Jonas?

Sara dejó caer la mano mientras lo miraba, obviamente confusa. Había algo en su presencia tan intimidante que la había dejado sin palabras. Cuando se recuperó, balbució:

—Bueno... aquí somos algo informales. Nos tuteamos y nos llamamos por el nombre de pila. Esta es tu asistente, ___.

Él asintió.

—Señorita Mills, usted se dirigirá a mí como señor Jonas. Y la espero en mi despacho dentro de cinco minutos para hablar del decoro adecuado en el lugar de trabajo. —Su voz sonaba seria cuando habló y asintió brevemente en dirección a Sara—. Señorita Dillon.

Después me miró a mí durante otro momento y se volvió hacia su nuevo despacho. Yo observé horrorizada cómo se cerraba la puerta del primer infausto portazo de nuestra historia.

—¡Qué cabrón! —murmuró Sara con los labios apretados.

—Un cabrón muy atractivo —respondí.

Esperando poder mejorar un poco las cosas, bajé a la cafetería a por una taza de café. Incluso le había preguntado a Henry cómo le gustaba el café a Nick: solo.

Cuando volví hecha un manojo de nervios al despacho, al llamar a la puerta me respondió con un brusco adelante y yo deseé que dejaran de temblarme las manos.

Puse una sonrisa amistosa, intentando causarle una mejor impresión esta vez, y al abrir la puerta me lo encontré hablando por teléfono y escribiendo furiosamente en un cuaderno que tenía delante.

Me quedé sin aliento cuando le oí hablar con una voz pausada y profunda en un perfecto francés.

—Ce sera parfait. Non. Non, ce n’est pas nécessaire. Seulement quatre. Oui. Quatre. Merci, Ivan.

Colgó pero no levantó la mirada del papel para mirarme. Cuando estuve de pie justo delante de su mesa, se dirigió a mí con el mismo tono duro de antes.

—En el futuro, señorita Mills, tendrá las conversaciones ajenas al trabajo fuera de la oficina. Le pagamos por trabajar, no por cotillear. ¿He sido lo bastante claro?

Me quedé de pie en silencio durante un momento hasta que me miró a los ojos y enarcó una ceja. Sacudí la cabeza para salir del trance, dándome cuenta justo en ese momento de la verdad sobre Nick Jonas: aunque era mucho más guapo en persona que en las fotos, hasta incluso dejarte sin aliento, él no tenía nada que ver con lo que había imaginado. Y tampoco tenía nada que ver con su padre ni su hermano.

—Muy claro, señor —dije mientras daba la vuelta a la mesa para ponerle el café delante.

Pero justo cuando estaba a punto de llegar a su mesa, uno de mis tacones se quedó
trabado en la alfombra y me caí hacia delante.

Oí que un fuerte ¡Mierda! salía de mis labios y el café se convertía en una mancha ardiente sobre su traje caro.

—Oh, dios mío, señor Jonas. ¡Lo siento muchísimo!

Corrí hacia el lavabo de su baño para coger una toalla, volví corriendo y me puse de rodillas delante de él para intentar quitarle la mancha.

En mi precipitación y en medio de aquella humillación que yo creía que no podía ser peor, de repente me di cuenta de que le estaba frotando furiosamente la toalla contra la bragueta.

Aparté los ojos y la mano, a la vez que sentía el rubor ardiente que me cubría la cara hasta el cuello, al darme cuenta del evidente bulto de la parte delantera de sus pantalones.

—Puede irse ahora, señorita Mills.

Asentí y salí corriendo de la oficina, avergonzada porque acababa de causar una
primera impresión horrible.

Gracias a Dios después de eso había demostrado mi eficacia con bastante rapidez.

Había veces en que él incluso parecía impresionado conmigo, aunque siempre era
cortante y borde. Lo achaqué a que él era el mayor imbécil del mundo, pero siempre
me pregunté si había algo específico en mí que nunca le había gustado.

Aparte de lo de la toalla, claro.

Cuando llegué al trabajo, me encontré con Sara de camino al ascensor. Hicimos planes para comer un día de la semana siguiente y me despedí de ella al llegar a su planta.

Ya en la planta dieciocho me fijé en que la puerta del despacho del señor Jonas estaba cerrada como era habitual, así que no podía saber si ya había llegado o no. Encendí el ordenador e intenté prepararme mentalmente para el día.

Últimamente la ansiedad se apoderaba de mí cada vez que me sentaba en esa silla.

Sabía que le iba a ver esa mañana; repasábamos la agenda de la semana siguiente
todos los viernes. Pero no podía saber de qué humor iba a estar.

Aunque últimamente su humor había estado todavía peor de lo habitual, las últimas palabras que me había dicho el día anterior fueron:

Compra el liguero también.

Y yo lo había hecho. Y lo llevaba puesto en ese mismo momento. ¿Por qué? No tenía ni idea. ¿Qué demonios había querido decir con eso? ¿Es que creía que me lo iba a ver? Ni de coña. Entonces ¿por qué me lo había puesto?

Juro por Dios que si me lo rompe...

Y frené antes de que pudiera acabar la frase.

Claro que no me lo iba a romper. No le iba a dar la oportunidad de hacerlo.

No dejes de decirte eso, Mills.

Responder unos cuantos emails, corregir el contrato sobre temas de propiedad intelectual del informe Papadakis y pedir presupuesto a varios hoteles apartó mi mente de la situación durante un rato, pero más o menos una hora después la puerta se abrió. Levanté la vista y me encontré con un señor Jonas muy profesional. Su traje oscuro de dos botones estaba impecable, complementado perfectamente por el toque de color que le daba la corbata de seda roja. Parecía tranquilo y completamente relajado. No quedaba ninguna señal de aquel salvaje que me había follado en el probador de La Perla unas dieciocho horas y treinta y seis minutos atrás. Y no es que
estuviera contando el tiempo ni nada...

—¿Lista para empezar?

—Sí, señor.

Él asintió una vez y volvió a su despacho.

Vale, así que ahora iba a ser así. Por mí, bien.

No estaba segura de lo que había estado esperando, pero en cierto modo estaba aliviada de que nada hubiera cambiado. Las cosas entre nosotros se estaban volviendo cada vez más intensas y sería un golpe mayor si todo acabara y yo tuviera que recoger además los trocitos de
mi carrera. Esperaba poder pasar por todo eso sin mayores desastres al menos hasta que acabara el máster.

Le seguí a su despacho y tomé asiento.

Empecé repasando la lista de tareas y citas
que necesitaban de su atención. Él escuchó sin hacer ningún comentario, anotando cosas o introduciéndolas en su ordenador cuando era necesario.

—Hay una reunión con Red Hawk Publishing programada para las tres de esta tarde. Su padre y su hermano también van a asistir. Probablemente le llevará el resto de la tarde, así que he vaciado su agenda... —Y así seguimos hasta que finalmente llegamos a la parte que estaba temiendo—. Y por último, el congreso JT Miller Marketing Insight Conference es en San Diego el mes que viene —dije y de repente
fijé la vista en los garabatos que estaba dibujando en mi agenda.

La pausa que siguió pareció durar siglos y por fin levanté la vista para ver qué le estaba llevando tanto tiempo. Me estaba mirando fijamente, dando golpecitos con su pluma de oro sobre la mesa, sin ni la más mínima expresión en la cara.

—¿Me va a acompañar? —preguntó.

—Sí. —Mi única palabra creó un silencio sofocante en el despacho. No tenía ni idea de lo que estaba pensando mientras seguíamos mirándonos—. Está estipulado en las condiciones de mi beca que tengo que asistir. Y... eh... también creo que le vendrá bien tenerme allí... hum... para ayudarlo a llevar sus asuntos.

—Haga todos los preparativos necesarios—dijo con un aire tajante mientras acaba de escribir en su ordenador.

Asumiendo que eso significaba que ya me podía ir, me puse de pie y empecé a caminar hacia la puerta.

—Señorita Mills.

Me volví para mirarlo y aunque nuestras miradas no se encontraron, me di cuenta
de que él casi parecía nervioso. Bueno, eso sí era un cambio.

—Mi madre me ha pedido que la invite de su parte a cenar la semana que viene.

—Oh. —Sentí que el calor me subía a las mejillas—. Bueno, dígale por favor que
tengo que consultar mi agenda. —Me di la vuelta para marcharme otra vez.

—Me ha dicho que tengo que... pedirle encarecidamente que vaya.

Me volví lentamente y vi que ahora sí que me estaba mirando fijamente y sin duda parecía incómodo.

—¿Y por qué exactamente tendría que hacerlo?

—Bueno —dijo y carraspeó—, aparentemente hay alguien que quiere que conozca.

Eso era algo nuevo. Conocía a los Jonas desde hacía años y, aunque Susan había mencionado de pasada algún nombre de vez en cuando, nunca había intentado activamente emparejarme con nadie.

—¿Tu madre está intentando encontrarme novio? —le pregunté volviendo hacia la
mesa y cruzando los brazos sobre el pecho.

—Eso parece. —Algo en su cara no casaba con su respuesta desenfadada. —¿Y por qué? —le pregunté con una ceja enarcada.

Él frunció la frente con una irritación evidente.

—¿Y cómo demonios quieres que lo sepa? No es que nos sentemos a la mesa a hablar de ti —refunfuñó—. Tal vez está preocupada porque, con esa personalidad tan brillante que tienes, acabes siendo una vieja solterona que lleve un vestido de flores y que viva en una casa llena de gatos.

Me incliné hacia delante con las palmas en su mesa y lo miré fijamente.

—Bueno, tal vez debería preocuparse de que su hijo se convierta en un viejo verde que se pasa el tiempo atesorando bragas y persiguiendo a chicas en tiendas de lencería.

Él saltó de la silla y se inclinó hacia mí con una expresión furiosa en la cara.

—¿Sabes? Eres la mujer más... —Tuvo que interrumpirse cuando sonó el teléfono.

Nos miramos duramente, ambos con la respiración acelerada.

Por un instante creí que se iba a lanzar sobre mí por encima de la mesa. Y durante otro instante quise encarecidamente que lo hiciera.

Sin dejar de mirarme a los ojos extendió la mano para coger el teléfono.

—¿Sí? —preguntó bruscamente por el auricular sin apartar la mirada—. ¡George! Sí, claro que tengo un momento.

Volvió a sentarse en su silla y yo me quedé allí por si necesitaba algo de mí mientras hablaba con el señor Papadakis. Levantó el dedo índice en mi dirección para que esperara antes de empezar a deslizarlo sobre su pluma, que hacía rodar por la mesa mientras escuchaba lo que le decían por el auricular.

—¿Necesitas que me quede? —le pregunté.

Él asintió una vez antes de hablar por el teléfono.

—No creo que haga falta ser tan específico en esta fase, George. —El tono profundo de su voz reverberó por toda mi columna—. Con solo un perfil general bastará. Necesitamos saber el alcance de esta propuesta antes de poder pasar a hacer borradores.

Me revolví un poco en el lugar donde estaba. Él era un ególatra por hacer que me quedara allí de pie como si estuviera sujetando un plato de uvas y abanicándolo mientras hablaba con un colega.

Levantó la vista para mirarme y le vi bajar los ojos hasta mi falda, donde algo le llamó la atención. Al volver a levantar la vista sus ojos se abrieron un poco más de lo normal, como si quisiera preguntarme algo. Y entonces extendió la mano, sujetando el boli entre el índice y el pulgar, y utilizó la punta para levantarme el
dobladillo de la falda a la altura del muslo.

Abrió los ojos de par en par cuando vio el liguero.

—Lo entiendo —murmuró por el teléfono mientras dejaba caer la falda—. Creo que estamos de acuerdo en que eso es un desarrollo positivo.

Sus ojos subieron por mi cuerpo y su mirada se fue oscureciendo poco a poco. El corazón empezó a latirme con fuerza. Cuando me miraba así yo solo quería subirme a su regazo y atarlo a la silla con su corbata.

—No, no. Nada tan amplio en este punto. Como le he dicho, solo estamos hablando de un perfil preliminar.

Di la vuelta a la mesa y me senté en una silla frente a él, que arqueó una ceja, interesado, y después se metió la punta del boli entre los dientes y la mordió.

El calor crecía entre mis piernas así que me cogí el borde de la falda y me la subí por los muslos, exponiendo la piel al aire fresco de la oficina y a los ojos deseosos que no se apartaban de mí desde el otro lado de la mesa.

—Sí, ya veo —dijo al teléfono, pero su voz era más profunda, casi ronca ahora, aunque seguía sonando tranquilo.

Seguí con los dedos los contornos de las tiras del liguero, pasando por mi piel y por la seda de la ropa interior. Nada (ni nadie) me habían hecho nunca sentir tan sexy como él. Era como si él cogiera todos mis pensamientos sobre el trabajo, mi vida y mis objetivos y me dijera:

Todo esto está muy bien, pero mira esto otro que yo te ofrezco. Puede que sea retorcido y muy peligroso pero lo estás deseando. Me
estás deseando a mí.

Y si lo hubiera dicho en voz alta, habría tenido razón.

—Sí —repitió—. Creo que ese es el camino ideal.

Eso crees, ¿eh?

Le sonreí, me mordí el labio y él me dedicó una media sonrisa diabólica en respuesta. Los dedos de una mano siguieron subiendo, me cubrí con ellos un pecho y apreté. Con la otra mano aparté la parte central de mis bragas y pasé dos dedos por la piel húmeda.

El señor Jonas tosió y se apresuró a coger su vaso de agua.

—Está bien, George. Le echaremos un vistazo cuando lo recibamos. Podemos hacerlo en ese plazo.

Empecé a mover la mano mientras pensaba en sus dedos largos haciendo rodar el bolígrafo y en esas mismas manos agarrándome las caderas y la cintura y los muslos mientras me empujaba en el probador de la tienda de lencería.

El movimiento se hizo más rápido, se me cerraron los ojos y deje caer la cabeza contra el respaldo de la silla. Intenté no hacer ruido mordiéndome el labio con fuerza pero se me escapó un leve gemido. Me estaba imaginando sus manos y sus antebrazos fibrosos, con los músculos tensándose bajo la piel, mientras sus dedos se movían dentro de mí. Sus piernas delante de mi cara la noche en la sala de
reuniones, tensas y esculpidas, esforzándose para no embestirme.

Y esos ojos, fijos en mí, oscuros y suplicantes.

Levanté la cabeza y los vi justo como me los imaginaba, no mirando mi mano, sino con la expresión ávida centrada en mi cara mientras yo seguía con el movimiento y la sensación.

Mi clímax fue a la vez abrumador e insatisfactorio: quería que fuera su contacto el que me hiciera todo aquello y no el mío.

En algún momento había colgado el teléfono y me di cuenta de que mi respiración sonaba demasiado fuerte en la habitación en silencio.

Él seguía sentado frente a mí, se le veían gotas de sudor en la frente y sus manos agarraban los brazos de la silla como si se estuviera resistiendo ante un fuerte vendaval.

—Pero ¿qué me estás haciendo? —preguntó en voz baja.

Le sonreí y me aparté el flequillo de los ojos de un soplido.

—Estoy bastante segura de que lo que acabo de hacer me lo he hecho a mí.

Él levantó ambas cejas.

—No, eso sin duda.

Me levanté colocándome la falda sobre los muslos.

—Si eso es todo, señor Jonas, vuelvo al trabajo.

Para cuando volví de refrescarme un poco en el baño, tenía un mensaje de texto del señor Jonas en el que me informaba de que debíamos encontrarnos en el aparcamiento para ir al centro.

Menos mal que los otros ejecutivos y sus ayudantes también iban a la reunión con Red Hawk.

Sabía por nuestros antecedentes que si tenía que sentarme en una limusina a solas con ese hombre durante veinte minutos (sobre todo después de lo que acababa de hacer) solo había dos posibles resultados. Y solo uno de ellos haría que él acabara como había llegado.

La limusina estaba esperando justo a la salida y mientras me acercaba a nuestro conductor, él me sonrió ampliamente y me abrió la puerta.

—Hola, ___, ¿qué tal el trabajo?

—Movido, divertido e interminable. ¿Qué tal los estudios? —Le devolví la sonrisa.

Stuart era mi conductor favorito, y aunque tenía tendencia a flirtear un poco, siempre me hacía sonreír.

—Si pudiera dejar la física, todavía podría graduarme en biología, seguro. Qué pena que no seas científica; podrías darme clases particulares —me dijo subiendo y bajando las cejas.

—Si ustedes dos han terminado, tenemos un lugar importante al que ir. Debería dedicarse a flirtear con la señorita Mills en su tiempo libre.

Aparentemente el señor Jonas ya estaba dentro del coche esperándome y nos miró reprobatoriamente a ambos antes de retirarse de nuevo a la parte de atrás.

Sonreí y puse los ojos en blanco en dirección a Stuart antes de entrar.

El coche estaba vacío a excepción del señor Jonas.

—¿Dónde están los demás? —pregunté confundida mientras iniciábamos la marcha.

—Tienen una cena más tarde así que han decidido ir en otro coche.

Chicas person lo subo ahora porque no puede ayer por la u, mil disculpas
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 13th 2013, 09:16

jejeje
ahora van x la limo
siguela
esos dos son geniales
y lujuriosos baba
mas nick... XD
Volver arriba Ir abajo
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 13th 2013, 20:52

OH POR DIOS
OH POR DIOS
OH POR DIOS!!!!!OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! OMG! 
Creeme que es todo lo que puedo decir....
Esa ________ se está volviendo muy atrevida:twisted: Embarassed 
Pero parece que a Nick le gusta así que... al ataque no????scratch 
Por favor tienes que seguirla si???
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 21
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 14th 2013, 15:17

siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
nueva lectora
esta super hermosa tu novela
me llamo laura
Volver arriba Ir abajo
AlexandraNJ
Forista!


Cantidad de envíos : 74
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/07/2013

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 14th 2013, 20:05

Bienvenida Laura, hoy les subo mas tarde en la madrugada estoy con un trabajo en la universidad algo largo mil disculpas
Volver arriba Ir abajo
AlexandraNJ
Forista!


Cantidad de envíos : 74
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/07/2013

MensajeTema: Un tipo odioso   Agosto 14th 2013, 23:16

No pude evitar notar la forma en que daba golpecitos en el suelo con sus zapatos Oxford italianos a la última moda.

Lo miré suspicaz. No se le veía diferente. De hecho estaba súper sexy. Llevaba el pelo en su desastre calculado habitual. Cuando se llevó la pluma de oro a los labios distraídamente, justo como lo había hecho antes en el despacho, tuve que revolverme en el asiento para aliviar la repentina incomodidad.

Cuando levantó la vista y me miró, la media sonrisita de su cara me hizo saber que me había pillado comiéndomelo con los ojos.

—¿Has visto algo que te gusta? —preguntó.

—No, aquí no —respondí con una sonrisita yo también.

Como sabía que le iba a afectar, volví a cruzar las piernas a propósito, asegurándome de que se me subiera la falda un poco más de lo apropiado.

Tal vez le hacía falta recordar quién tenía más
posibilidades de ganar ese juego. Su ceño fruncido volvió un segundo después.

Misión cumplida.

Los dieciocho minutos y medio que quedaban de nuestro viaje de veinte minutos los pasamos lanzándonos miradas lascivas en el coche mientras yo intentaba fingir que no estaba fantaseando con tener su atractiva cabeza entre las piernas.

Creo que no hace falta decir que, para cuando llegamos, ya estaba de mal humor.

Las tres horas siguientes se me hicieron eternas. Los otros ejecutivos llegaron y se hicieron las presentaciones. Una mujer particularmente llamativa pareció interesarse inmediatamente por mi jefe. Tendría treinta y pocos, con un grueso pelo pelirrojo, ojos oscuros muy brillantes y un cuerpo para morirse. Y, claro, esa sonrisa que era capaz de hacer que se le cayeran las bragas a cualquiera se puso en funcionamiento y estuvo a punto de dejarla inconsciente toda la tarde.

Imbécil.

Cuando entramos en el despacho al final del día, después de un viaje de vuelta aún más tenso que el de ida, pareció que el señor Jonas todavía tenía algo que decir. Y si no lo soltaba pronto, iba a explotar. Cuando quería que se estuviera calladito, no podía mantener la boca cerrada. Pero cuando necesitaba que dijera algo, se quedaba mudo.

Una sensación de déjà vu y de terror me embargó al cruzar el edificio semidesierto en dirección al ascensor. En cuanto las puertas doradas se cerraron deseé estar en cualquier parte menos de pie a su lado.

¿Es que de repente hay menos oxígeno aquí?

Mientras miraba su reflejo en las puertas brillantes, me di cuenta de que era difícil adivinar cómo se sentía. Se había aflojado la corbata y tenía la chaqueta del traje colgada de un brazo. Durante la reunión se había subido las mangas de la camisa parcialmente sobre los antebrazos y yo intenté no quedarme
mirando las líneas que formaban sus músculos por debajo de la piel. Aparte de la constante forma de apretar la mandíbula y la mirada baja, parecía totalmente relajado.

Cuando llegamos al piso dieciocho dejé escapar un enorme suspiro. Esos habían sido los cuarenta y dos segundos más largos de mi vida.

Le seguí a través de la puerta intentando mantener la mirada lejos de él mientras entraba rápidamente en su despacho. Pero para mi sorpresa no cerró la puerta detrás de él. Y él siempre cerraba la puerta.

Comprobé rápidamente los mensajes y me ocupé de unos cuantos detalles de última hora antes de irme de fin de semana. Creo que nunca antes había tenido tanta prisa por salir de allí. Bueno, eso no era realmente cierto. La última vez que estuvimos solos en aquella planta también salí huyendo bastante rápido.

Mierda, si había un momento para no pensar en eso era precisamente aquel, en la oficina vacía.

Solos él y yo.

Él salió de su despacho justo cuando yo estaba recogiendo mis cosas. Colocó un sobre color marfil sobre mi mesa y se encaminó hacia la puerta sin detenerse.

¿Qué demonios era aquello?

Abrí deprisa el sobre y vi mi nombre en varias hojas de un elegante papel color marfil. Eran los formularios para abrir una cuenta de crédito
privada en La Perla, con el nombre del señor Nick Jonas como titular.

¿Ha abierto una cuenta para mí?

—¿Qué demonios es esto? —pregunté furiosa. Salté de la silla y continué—. ¿Me has abierto una línea de crédito?

Él se detuvo y, tras dudar un momento, se volvió para mirarme.

—Tras el espectáculo que has protagonizado hoy, hice una llamada y las gestiones necesarias para que puedas comprarte todo lo que... necesites. Por supuesto hay un límite en la cuenta —dijo con pragmatismo tras haber eliminado cualquier rastro de incomodidad de su cara.

Por eso era tan bueno en lo que hacía. Tenía una capacidad asombrosa para recuperar el control en cualquier situación. Pero ¿creía realmente que podía controlarme?

—Vamos a ver, solo para que me quede claro—le dije sacudiendo la cabeza e
intentando mantener cierta apariencia de calma—, ¿has hecho gestiones para
comprarme lencería?

—Bueno, es para reemplazar las cosas que yo... —se detuvo, posiblemente para reconsiderar su respuesta—. Para reemplazar las cosas que han resultado estropeadas. Si no la quieres, no la uses, joder —bufó entre dientes antes de girarse para irse de nuevo.

—Eres un hijo de puta. —Me acerqué para quedarme de pie delante de él con el elegante papel ahora hecho una bola arrugada en mi puño—. ¿Te parece gracioso? ¿Es que crees que yo soy una muñeca que puedas vestir a tu conveniencia para divertirte?

No sabía con quién estaba más enfadada: con él por pensar eso de mí o conmigo por permitir que todo aquello hubiera tenido lugar.

—Oh, sí —se mofó—. Me parece algo para partirse.

—Toma esto y métetelo por donde te quepa.

Le tiré la bola de papel color marfil contra el pecho, cogí el bolso, giré sobre mis talones y literalmente salí corriendo hacia el ascensor.

Cabrón ególatra y mujeriego.

Lógicamente yo sabía que su intención no era insultarme, al menos eso esperaba. Pero ¿aquello? Aquello era exactamente por lo que no había que tirarse al jefe y por lo que definitivamente no había que exhibirse y hacerle un numerito en su despacho.

Aparentemente yo me había perdido esa parte de los consejos de orientación.

—¡Señorita Mills! —gritó, pero lo ignoré y entré en el ascensor.

Vamos, me dije mientras pulsaba repetidamente el botón del aparcamiento.

Apareció justo cuando se cerraban las puertas y sonreí para mí mientras lo veíadesaparecer.

Muy madura, ___.

Aqui esta el cap prometido mil disculpas la universidad me tiene algo loca
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 15th 2013, 08:45

ya no se resiste
____ es una tentacion para nick
jejeje
siguela
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 21
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 15th 2013, 12:26

aaaaaaah noooo por que
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
VaLeexD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 330
Edad : 21
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 15th 2013, 16:33

jajajajajajaja ya tenia rato queriendo decirselo jajajajajaja siigueeelaaaaa xD|
Volver arriba Ir abajo
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 15th 2013, 19:59

OH POR DIOS!!!!!OMG! 
Muy bien lo que hizo ________
por que no puede ser que Nick sea tan malo y arrogante con ella...Evil or Very Mad 
Ya era hora de que alguien lo pusiera en su lugar no????
Pero yo presciento que eso no terminará así...scratch 
Por favor siguela para saberlo!!!!!!!


Volver arriba Ir abajo
AlexandraNJ
Forista!


Cantidad de envíos : 74
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/07/2013

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 16th 2013, 10:27

Chicas hoy llegando a la universidad les subo, esta semana mis horarios han sido horribles u.u
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 21
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 16th 2013, 11:43

no te preocupes
yo se que es dificil
yo tmb estoy en la uni y mis horarios son extremadamente horribles
Volver arriba Ir abajo
AlexandraNJ
Forista!


Cantidad de envíos : 74
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/07/2013

MensajeTema: Un tipo odioso   Agosto 16th 2013, 13:46

—¡Mierda, mierda, mierda! —grité dentro del ascensor vacío, a punto de golpear el suelo con el pie.

Ese cabrón me había arrancado el último par de bragas.

Sonó el timbre del ascensor que indicaba que habíamos llegado al aparcamiento.

Murmurando para mí me encaminé a mi coche.

El aparcamiento estaba poco iluminado y mi coche era uno de los pocos que quedaban en esa planta, pero yo estaba demasiado furiosa para pararme un segundo a pensarlo.

Cualquiera que quisiera tocarme las narices en ese momento iba a tener muy mala suerte.

Justo en el momento en que ese pensamiento cruzó mi mente, oí la puerta de las escaleras
abrirse estrepitosamente y el señor Jonas habló a mi espalda.

—¡Dios! ¿Podrías esperar, joder? —me gritó.

No dejé de fijarme en que estaba sin aliento. Supongo que bajar corriendo dieciocho pisos tenía ese efecto.

Abrí el coche y la puerta y tiré mi bolso en el asiento del acompañante.

—¿Qué coño quiere, señor Jonas?

—Vamos a ver, ¿puedes desconectar el modo arpía y escucharme durante dos segundos?

Me volví bruscamente para mirarlo.

—¿Es que crees que soy algún tipo de prostituta?

Cien emociones diferentes pasaron por su cara en un momento: enfado, impresión, confusión, odio y maldita sea, justo en ese momento estaba para comérselo. Se desabrochó el cuello de la camisa, su pelo era un desastre y una gota de sudor que le corría por un lado de la mejilla no me estaba poniendo las cosas fáciles. Pero estaba decidida a seguir furiosa.

Manteniendo una distancia de seguridad, él negó con la cabeza.

—Dios —dijo mirando a su alrededor en el aparcamiento—. ¿Crees que te veo como una prostituta? ¡No! Era solo por si acaso...

Se detuvo intentado organizar sus pensamientos. Pero pareció rendirse al poco, con la mandíbula tensa.

La rabia me recorría el cuerpo con tal fuerza que, antes de que pudiera detenerme, di un paso adelante y le di una bofetada fuerte en la cara. El sonido resonó en el aparcamiento vacío. Con una mirada sorprendida y furiosa, levantó una mano y se tocó el lugar donde le había pegado.

—Eres el jefe, pero tú no eres quien decide cómo funciona esto.

El silencio cayó sobre nosotros. Los sonidos del tráfico y del mundo exterior apenas se registraban en mi conciencia.

—¿Pues sabes qué? —empezó a decir con la mirada oscurecida y dando un paso hacia mí—. Hasta ahora no he oído ninguna queja.

Oh, ese modo de hablar tan suave.

—Ni contra la ventana. —Otro paso—. Ni en el ascensor ni en las escaleras. Ni en el probador mientras veías cómo te follaba. —Y otro—. Ni cuando has abierto las piernas esta mañana en mi despacho, no he oído ni una sola palabra de protesta salir de tu boca.

Mi pecho subía y bajaba rápidamente, sentía el frío metal del coche a través de la fina tela de mi vestido. Incluso con aquellos zapatos de tacón, él me sacaba una cabeza sin problemas y cuando se inclinó pude sentir su aliento cálido contra mi pelo.

Solo tenía que mirar hacia arriba y nuestras bocas se encontrarían.

—Bueno, yo he acabado con todo eso —dije con los dientes apretados, pero cada respiración me traía un breve momento de alivio cuando mi pecho rozaba el suyo.

—Claro que sí —susurró negando con la cabeza y acercándose aún más, de forma
que su erección quedó apretada contra mi vientre. Apoyó la mano en el coche, atrapándome—. Has acabado del todo.

—Excepto... Quizá... —dije, aunque no estaba segura de si tenía intención de decirlo en voz alta.

—¿Quizá solo una vez más? —Sus labios apenas rozaron los míos.

Fue demasiado suave, demasiado real.

Volví la cara hacia arriba y susurré contra su boca.

—No quiero desear esto. No es bueno para mí.

Él dilató las aletas de la nariz un poco y justo cuando pensaba que iba a volverme
loca, me cogió el labio inferior con fuerza entre los suyos y me atrajo hacia él.

Gimiendo en mi boca hizo más profundo el beso y me empujó bruscamente contra el
coche. Como la última vez, levantó las manos y me quitó las horquillas del pelo.

Nuestros besos empezaron siendo provocadores y después más duros, acercándonos y alejándonos, las manos enredadas en el pelo y las lenguas deslizándose la una contra la otra. Solté una exclamación cuando él flexionó un poco
las rodillas, clavándome su erección.

—Dios —gemí, rodeándole con una pierna y hundiéndole el tacón en el muslo.

—Lo sé —jadeó él contra mi boca. Bajó la vista hacia mi pierna, me cogió el trasero con las manos y me dio un fuerte apretón a la vez que murmuraba—. ¿Te he dicho lo sexis que son esos zapatos? ¿Qué intentas hacerme con esos lacitos tan traviesos?

—Bueno, llevo otro lazo en otro sitio, pero vas a necesitar un poco de suerte para encontrarlo.

Él se apartó.

—Métete en el maldito coche —me dijo con la voz

Un capi de antesala. Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 16th 2013, 20:21

dios, me mataras con el suspenso
digo, se q pasara
pero ya quiero leer
jejeje
siguela
Volver arriba Ir abajo
AlexandraNJ
Forista!


Cantidad de envíos : 74
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/07/2013

MensajeTema: Un tipo odioso   Agosto 17th 2013, 09:25

Sara gracias por leer este capitullo esta dedicado a ti Very Happy

—Métete en el maldito coche —me dijo con la voz ronca saliéndole de lo más profundo de la garganta a la vez que abría la puerta de un tirón.

Lo miré fijamente, deseando que algún pensamiento racional consiguiera colarse
en mi cerebro confuso. ¿Qué debería hacer? ¿Qué quería? ¿Podía simplemente dejarle tomarme de esa forma otra vez? Estaba tan abrumada por todo aquello que todo mi cuerpo temblaba. La razón me abandonaba rápidamente mientras sentía su mano subir por mi cuello y meterse entre mi pelo.

Me lo agarró con fuerza, tiró de mi cabeza hacia él y me miró a los ojos.

—Ahora.

La decisión estaba tomada y una vez más enrollé su corbata alrededor de mi mano y le empujé hacia el asiento de atrás. Cuando la puerta se cerró tras él, no perdió el tiempo; se lanzó hacia el cierre de la parte delantera de mi vestido. Gemí al sentir que separaba la tela y me pasaba las manos por la piel desnuda. Me empujó hacia atrás para que me tumbara sobre la fresca piel y, poniéndose de rodillas entre mis
piernas, me colocó la palma entre los pechos y la fue bajando lentamente por mi abdomen hasta el liguero de encaje. Sus dedos siguieron las delicadas cintas hasta el borde de mis medias y volvieron a subir para entretenerse en seguir todo el contorno de mis bragas. Los músculos de mi abdomen se tensaban con cada uno de sus movimientos y yo intentaba desesperadamente controlar mi respiración.

Rozando con la punta de los dedos los lacitos blancos, levantó la vista y me dijo:

—La suerte no tiene nada que ver con esto.

Tiré de él, agarrándole por la camisa, y le metí la lengua en la boca, gimiendo cuando su palma se apretó contra mí. Nuestros labios se pusieron a buscar; nuestros besos se hicieron más largos y más profundos, ganando en urgencia con cada centímetro de piel que se iba descubriendo. Le saqué la camisa de los pantalones y exploré la piel lisa de sus costillas, la clara definición de los músculos de su cadera y la suave línea de vello que salía de su ombligo y me animaba a ir más abajo.

Como quería provocarlo de la forma que me estaba provocando él a mí, seguí su cinturón con mis dedos hasta la silueta dura que tenía debajo de los pantalones.

Él gimió dentro de mi boca.

—No sabes lo que me estás haciendo.

—Dímelo —le susurré. Estaba utilizando sus mismas palabras contra él y saber que se acababan de cambiar las tornas por el momento me excitaba—. Dímelo y te
daré lo que quieres.

Él gimió y se mordió el labio, con la frente apoyada contra la mía, para después estremecerse.

—Quiero que me folles tú a mí.

Le temblaban las manos mientras me cogía las bragas nuevas y cerraba el puño y, aunque fuera una locura, estaba deseando que me las rompiera.

La pura pasión entre nosotros era diferente a cualquier cosa que hubiera experimentado; no quería que se reprimiera. Sin una palabra me las arrancó y el dolor de la tela al dejar mi piel se sumó al placer.

Empujé hacia delante con la pierna para echarlo hacia atrás y apartarlo de mí. Me senté, lo tiré sobre el asiento trasero y me puse a horcajadas en su regazo. Le abrí la camisa de un tirón, lo que envió botones despedidos por todo el asiento.

Yo ya estaba perdida para todo el mundo excepto para él y para aquello: la sensación del aire contra mi piel, los sonidos irregulares de nuestras respiraciones, el calor de su beso y la idea de lo que estaba por venir. Frenéticamente le solté el cinturón y los pantalones y con su ayuda conseguí bajárselo por las piernas. La punta de su miembro me rozó y yo cerré los ojos y bajé lentamente sobre él, deslizándolo
poco a poco en mi interior.

—Oh, Dios —gemí, la sensación de él dentro de mí solo hizo que el efecto agridulce se intensificara.

Levanté las caderas y empecé a cabalgar sobre él, sintiendo cada movimiento más
intenso que el anterior. El dolor que me estaban produciendo sus dedos ásperos en las caderas avivaba mi lujuria. Tenía los ojos cerrados y amortiguaba sus gemidos enterrando la cabeza en mi pecho. Movió los labios por encima de mi sujetador de encaje y me bajó una de las copas para cogerme el pezón endurecido entre los
dientes. Le agarré el pelo con fuerza, lo que le provocó un gemido y su boca se abrió alrededor de mi piel.

—Muérdeme —le susurré.

Y él lo hizo, con fuerza, lo que me hizo gritar y tirarle más fuerte del pelo.

Mi cuerpo estaba en armonía con el suyo, reaccionaba a todas sus miradas, sus sonidos y sus contactos. Y ambos odiábamos y a la vez adorábamos cómo me hacía sentir. Yo nunca había sido una de esas mujeres que pierden fácilmente el control, pero cuando me tocaba así, yo estaba encantada de dejarme llevar.

—¿Te gusta sentir mis dientes? —me preguntó con la respiración entrecortada e irregular—. ¿Fantaseas con otros sitios en los que te puedo morder?

Me apoyé en su pecho para incorporarme y lo miré.

—No sabes cuándo debes cerrar la boca, ¿verdad?

Él me levantó y me tiró bruscamente sobre el asiento. Separándome las piernas, volvió a entrar en mi interior. Mi coche era demasiado pequeño para eso, pero no había nada que pudiera detenernos. Incluso con las piernas dobladas de una forma extraña debajo de él y con los brazos por encima de la cabeza para evitar que chocara con la puerta, aquello era demasiado.

Él se puso de rodillas y adoptó una posición más cómoda, me cogió una pierna y se la colocó sobre un hombro, lo que hizo que entrara más profundamente en mí.

—Oh, Dios, sí.

—¿Sí? —Me levantó la otra pierna para apoyarla sobre el otro hombro. Extendió el brazo y agarró el marco de la puerta para guardar el equilibrio y hacer las embestidas más profundas—. ¿Así es como te gusta?

El cambio de ángulo me hizo dar un respingo cuando las sensaciones más deliciosas se extendieron por todo mi cuerpo.

—No. —Apoyé las manos contra la puerta y levanté las caderas del asiento para ir al encuentro de cada movimiento de la suya—Me gusta más fuerte.

—Joder —murmuró y volvió la cabeza un poco para que su boca abierta me fuera dejando besos húmedos por toda la pierna.

Nuestros cuerpos ya brillaban por el sudor, las ventanas estaban empañadas y nuestro gemidos llenaban el espacio en silencio del coche. La penumbra que producían las luces del aparcamiento resaltaba todas las hendiduras, que parecían esculpidas, y todos los músculos del hermoso cuerpo que tenía encima de mí. Lo miré embelesada, tenso por el esfuerzo y el pelo alborotado y pegado a su frente húmeda, los tendones de su cuello estirados como cuerdas.

Dejó caer la cabeza entre sus brazos estirados, cerró los ojos con fuerza y negó.

—Oh, Dios —jadeó—. Es que... no puedo parar.

Yo me arqueé para estar más cerca, con la necesidad de encontrar una forma de sentirlo más profunda, más completamente en mi interior. Nunca había tenido unas ganas tan intensas de consumir otro cuerpo como las que tenía cuando él estaba dentro de mí, pero incluso entonces, parecía que nunca podía estar lo bastante cerca de las partes de él que quería sentir. Y justo con ese pensamiento en mi mente, la deliciosa tensión en espiral que sentía en mi piel y en el vientre cristalizó para
convertirse en una dolor tan profundo que bajé las piernas de sus hombros a la vez
que tiraba de él para colocar todo su peso sobre mí mientras suplicaba:

Por favor,por favor, por favor, una y otra vez.

Estaba cerca, tan cerca.

Mis caderas empezaron a dibujar círculos y las suyas respondieron con fuerza y constancia, desatados tanto él, que estaba encima, como yo, que estaba debajo.

—Estoy tan cerca, joder, por favor.

—Lo que quieras —gimió él en respuesta, antes de inclinarse para morderme el labio y proseguir—. Quédate con lo que quieras.

Yo chillé al correrme, con las uñas hundidas en su espalda y el sabor de su sudor en mis labios.

Él soltó un juramento con la voz profunda y ronca y con una última embestida muy potente se tensó sobre mí.

Exhausto y temblando, se dejó caer con la cara contra mi cuello. No pude resistir la necesidad de pasarle las manos temblorosas por el pelo húmedo mientras estaba ahí tumbado, jadeando, con el corazón acelerado contra mi pecho. Tenía un millón de pensamientos cruzando por mi mente mientras pasaban los minutos.

Lentamente nuestras respiraciones se fueron calmando y estuve a punto de creer que se había dormido cuando apartó la cabeza.

Mi cuerpo cubierto de sudor sintió inmediatamente el frío cuando él empezó a
vestirse. Lo observé durante un momento antes de incorporarme y ponerme el vestido, luchando con fuertes sentimientos encontrados.

Además de algo que me satisfacía físicamente, el sexo con él era lo más divertido que había hecho en mucho tiempo.

Pero es que era tan estúpido...

—Asumo por lo que ha pasado que vas a ignorar la cuenta que te he abierto. Y me
doy cuenta de que esto no puede volver a pasar —dijo, apartándome de mis propios
pensamientos.

Me volví para mirarlo. Se estaba poniendo la camisa rota con la mirada fija en algún punto delante de él.

Pasaron unos segundos antes de que se volviera a mirarme.

—Di algo para que sepa que me has oído.

—Dígale a Susan que iré a cenar, señor Jonas. Y sal inmediatamente de mi puto coche.
Volver arriba Ir abajo
VaLeexD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 330
Edad : 21
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 17th 2013, 15:27

tssssssssssssssssssssssssssssssss!


siiigueelaa me encantoo el caaap
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 17th 2013, 15:32

si, me imagine
son graciosos
primero se desean
y cuando terminan
se odian
pero quiero ver cuando ___
conozca al chico q le presentaran
jejeje
no me perdere esa reaccion de nick
jejeje
siguela
y gracias x el capitulo
me encanto Wink
Volver arriba Ir abajo
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 18th 2013, 00:06

Oh no!!!!
No puedo creer que haya terminado así un momento tan
increíble para los dos....
(Aunque ninguno de los dos quiera aceptarlo)
No se... pero yo me muero de ganas por saber qué es lo que hará
Nick cuando ________ vaya a cenar con su familia...
Y cuando su mamá le presente a ese pretendiente:**: 
Por favor siguelaaaaaaaaaaa!!!!!!!


Volver arriba Ir abajo
AlexandraNJ
Forista!


Cantidad de envíos : 74
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/07/2013

MensajeTema: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Agosto 18th 2013, 14:43

El ardor de mi pecho era casi suficiente para distraerme del lío que tenía en la cabeza. Pero solo casi.

Aumenté la inclinación de la cinta de correr y me obligué a exigirme más. Los pies golpeando, los músculos ardiendo... eso siempre funcionaba. Así es como yo vivía mi vida. No había nada que no pudiera lograr si me exigía lo suficiente: los estudios, la carrera, la familia, las mujeres.

Mierda: mujeres.

Agobiado sacudí la cabeza y subí el volumen de mi iPod, esperando que eso pudiera distraerme lo suficiente para conseguir un poco de paz. Debería haber sabido que no iba a funcionar. No importaba cuánto lo intentara, ella siempre estaba allí. Cerraba los ojos y todo volvía: tumbado sobre ella, sintiéndola envolviéndome, sudoroso, excitado, queriendo parar pero incapaz de hacerlo.

Estar dentro de ella era la tortura más perfecta. Saciaba el hambre que sentía en ese momento, pero me encontraba consumido por la necesidad de más droga en cuanto dejaba de tenerla. Era aterrador, pero cuando estaba con ella era capaz de hacer cualquier cosa que me pidiera. Y esa sensación estaba empezando a penetrar en momentos como ese también, en los que ni siquiera estaba a su lado pero seguía queriendo ser lo que ella necesitaba. Ridículo.

Alguien me quitó uno de los auriculares de un tirón y yo me volví hacia la fuente de la distracción.

—¿Qué? —pregunté mirando a mi hermano.

—Si sigues subiendo eso, vamos a tener que despegarte del suelo en cualquier momento, Nick —me respondió—. ¿Qué ha hecho ella estaba vez para fastidiarte tanto?

—¿Quién?

Él puso los ojos en blanco.

—___.

Sentí que se me tensaba el estómago al oír su nombre y volví a centrar mi atención en la cinta de correr.

—¿Y qué te hace pensar que esto tiene algo que ver con ella?

Él rió sacudiendo la cabeza.

—No conozco a ninguna otra persona que produzca esta reacción en ti. Y sabes por qué es, ¿verdad?

Él había apagado su máquina y ahora tenía toda su atención centrada en mí.

Mentiría si dijera que no me estaba poniendo un poco nervioso. Mi hermano era perceptivo, demasiado, a veces. Y si había algo que yo quería ocultarle era precisamente eso.

Mantuve la mirada fija adelante mientras seguía corriendo, intentando no cruzar la mirada con él.

—Ilumíname.

—Porque ustedes dos se parecen bastante —dijo con aire de suficiencia.

—¿Qué? —Varias personas se volvieron para ver por qué estaba gritando en medio de un gimnasio lleno de gente. Dejé caer la mano sobre el botón de parada y lo miré—. Pero ¿cómo se te ha podido ocurrir eso? No nos parecemos en nada. — Estaba sudado, sin aliento y acelerado después de haber corrido más de quince kilómetros. Aunque justo en ese momento la subida de mi presión arterial no tenía nada que ver el ejercicio físico.

Le di un largo trago a la botella de agua mientras Joe no dejaba de sonreír burlón.

—¿Con quién crees que estás hablando? No he conocido a dos personas más parecidas en mi vida. Primero... —Hizo una pausa, carraspeó y levantó la mano para ir enumerando las cosas con los dedos—. Ambos sois inteligentes, determinados, trabajáis mucho y sois leales. Y... —continuó señalándome— ella es una bomba. De hecho es la primera mujer en toda tu vida que puede plantarte cara y que no te sigue a todas partes como un perrito perdido. Y odias profundamente cuánto necesitas eso.


¿Es que todo el mundo había perdido la cabeza? Claro que ella era alguna de esas cosas; ni siquiera yo podía negar que era increíblemente inteligente. Y trabajaba mucho y muy duro; a veces me sorprendía lo bien que se mantenía al día con todo. Y sin duda tenía determinación, aunque yo describiría esa cualidad algo más próxima a los adjetivos de cabezota y terca. Y no se podía poner en tela de juicio su lealtad.


Podría haberme traicionado cien veces desde que empezamos con aquel juego enfermizo.

Me quedé de pie mirándolo mientras intentaba formular una respuesta.

—Bueno, sí, y también es una bruja de tomo y lomo.

Muy bien, Nick. Muy elaborada esa respuesta.
Bajé de la máquina, la limpié y crucé el gimnasio intentando escapar.

Él se echó a reír encantado, detrás de mí.

—¿Ves? Sabía que te estaba afectando.

—Que te den, Joe.

Me dispuse a hacer unos abdominales pero él apareció por encima de mí, sonriendo como el gato que se comió al canario.

—Bueno, yo ya he acabado aquí —dijo frotándose las manos. Parecía cada vez más satisfecho consigo mismo—. Supongo que me voy a casa.

—Bien. Vete.

Riéndose se dio la vuelta.

—Oh, pero antes de que se me olvide, Demi me ha pedido que me entere de si has conseguido convencer a ___ para que venga a cenar.

Asentí, incorporándome para atarme mejor los cordones.

—Dijo que iría.

—¿Soy yo el único que cree que es gracioso que mamá esté intentando emparejarla con Joel Cignoli?

Ahí estaba esa sensación en el pecho otra vez. Joe y yo habíamos crecido con
Joel y era un tío bastante decente, pero algo en la idea de ellos dos juntos me hacía sentir ganas de darle un puñetazo a algo.

—Bueno, Joel es genial —continuó—. Aunque ___ es un poco demasiado para él, ¿no crees? —Noté que se quedaba mirándome más de la cuenta—. Pero, oye, que lo intente si cree que tiene alguna oportunidad.

Me tumbé y empecé a hacer abdominales un poco más rápido de lo necesario.

—Hasta luego, Nick.

—Sí, hasta luego —murmuré.

El domingo por la noche, tumbado en la cama, repetí el plan en mi cabeza.

Estaba pensando en ella demasiado y de forma diferente. Tenía que ser fuerte y pasar una semana sin tocarla. Era una especie de desintoxicación. Siete días. Podría hacerlo.

Siete días sin tocarla y todo eso se habría acabado. Podría seguir con mi vida.

Solo tenía que tomar un par de precauciones.

Primero, no podía permitir verme empujado a discutir con ella. Por alguna razón, para nosotros dos discutir era como una especie de juego preliminar.

Segundo: nada de volver a fantasear con ella, nunca. Eso significaba nada de volver a revivir encuentros sexuales, nada de imaginar otros nuevos y nada de visualizarla desnuda o con cualquiera de las partes de mi cuerpo en contacto con las suyas.

Y durante la mayor parte del tiempo las cosas parecieron ir conforme al plan.

Estaba en un estado constante de quietud y la semana me pareció que duraba una eternidad, pero aparte de un montón de fantasías obscenas, pude mantener el control.

Hice todo lo que pude para ocupar mi tiempo fuera de la oficina, pero durante los ratos que estábamos obligados a estar juntos, yo mantenía una distancia constante y la mayor parte del tiempo nos tratamos el uno al otro con la misma aversión educada que habíamos practicado antes.

Pero juro que ella no dejaba de intentar romper mi determinación.

Cada día parecía que la señorita Mills estaba más atractiva que el anterior. Todos los días había algo de su ropa o de lo que hacía que llevaba mi mente a terreno prohibido.

Hice el trato conmigo mismo de que no habría más sesiones a la hora de comer.

Tenía que parar aquello e imaginármela mientras me masturbaba (mierda, imaginármela masturbándose) no me iba a ayudar.

El lunes se dejó el pelo suelto. Y todo en lo que podía pensar mientras estaba sentada al otro lado de la mesa durante una reunión era en enredar mis manos en su pelo mientras ella me la chupaba.

El martes llevaba una falda hasta la rodilla que le marcaba las curvas y esas medias con la costura detrás. Parecía una pin up caracterizada de secretaria sexy.


El miércoles se puso un traje. Eso resultó inesperadamente peor, porque no pude apartar mi mente de cómo sería bajarle esos pantalones por sus largas piernas.

El jueves llevaba una blusa sencilla con el cuello de pico pero las dos veces que se agachó para recogerme el lapicero le eché un buen vistazo a lo que tenía debajo. Y solo una de las veces fue a propósito.

Para cuando llegó el viernes creí que iba a explotar. No me había masturbado ni una vez en toda la semana e iba por ahí con el peor caso de dolor de huevos conocido por el hombre.

Cuando entré en la oficina el viernes por la mañana recé para que hubiera llamado para decir que estaba enferma. Pero de alguna forma sabía que no iba a tener esa suerte. Estaba cachondo y de un humor especialmente malo y cuando abrí la puerta del despacho estuve a punto de tener un ataque al corazón. Estaba agachada regando una planta, con un vestido y botas hasta la rodilla. Todas las curvas de su cuerpo estaban allí delante de mí. Alguien ahí arriba tenía que odiarme mucho.

—Buenos días, señor Jonas —me dijo dulcemente cuando pasé a su lado, lo que hizo que me detuviera. Algo estaba ocurriendo. Nunca me decía nada con dulzura.

La miré suspicaz.

—Buenos días, señorita Mills. Parece estar de un humor excelente esta mañana.
¿Es que ha muerto alguien?

La comisura de su boca se elevó con una sonrisa diabólica.

—Oh, no. Solo estoy contenta por la cena de mañana y por conocer a su amigo
Joel. Joe me lo ha contado todo de él. Creo que tenemos mucho en común.

Hijo de puta.

—Oh, claro. La cena. Se me había olvidado por completo. Sí, usted y Joel... Bueno, como es un niño de mamá y un cabrón autoritario, los dos seguramente encontrarán una conexión amorosa muy sólida. Me vendría bien una taza de café si va a ir a por una para usted. —Me giré y me encaminé a mi despacho.

Se me ocurrió que tal vez no sería bueno para mí permitir que me hiciera café Cualquier día me iba a echar algo en él. Arsénico o algo así.

Antes de que me diera tiempo a sentarme, ella llamó a mi puerta.

—Adelante.

Puso el café frente a mí con la fuerza suficiente para que se saliera un poco y cayera sobre lo que ella sabía perfectamente que era una mesa hecha a medida de quince mil dólares, y se volvió para mirarme.
—¿Vamos a hacer la reunión habitual sobre su agenda esta mañana? —Estaba de pie cerca de mi mesa en un lugar bañado por la luz del sol.

Unas sombras se proyectaban sobre su vestido, acentuando la curva de sus pechos. Joder, quería meterme uno de sus pezones tensos en la boca. ¿Hacía frío en mi oficina? ¿Cómo podía tener frío ella si yo estaba sudando a mares?

Tenía que salir de allí.

—No. Se me había olvidado que tengo una reunión en el centro esta tarde. Así que me voy dentro de diez minutos y estaré todo el día fuera. Mándeme un email con todos los detalles —le respondí apresuradamente encaminándome a la seguridad y la cobertura de mi mesa.

—No sabía que tenía ninguna reunión fuera de la oficina hoy —dijo escéptica.

—No, no tiene por qué saberlo —le dije—. Es personal.

Cuando no respondió me atreví a mirarla y vi una expresión extraña en su cara.

¿Qué significaba esa cara? Obviamente se la veía enfadada, pero había algo más. Estaba... ¿estaba celosa?

—Oh —respondió mordiéndose el labio inferior—. ¿Es con alguien que yo conozca? —Ella nunca hacía preguntas sobre adónde iba—. Es por si su padre o su hermano le necesitan para algo.

—Bueno... —Hice una pausa para torturarla un poco más—. En estos tiempos, si alguien necesita localizarme para algo puede llamarme al móvil. ¿Algo más, señorita Mills?

Ella dudó un momento antes de levantar la barbilla y cuadrar los hombros.

—Como no va a estar aquí, estaba pensando que me gustaría empezar mi fin de semana un poco más pronto. Quiero hacer unas compras para mañana por la noche.

—No hay problema. La veré mañana.

Nuestras miradas se encontraron por encima de la mesa y la electricidad que había en el aire se hizo tan palpable que pude sentir que se me aceleraba el corazón.

—Espero que su reunión sea de lo más agradable —me dijo con los dientes apretados mientras salía y cerraba la puerta tras ella.

Sentí alivio cuando la oí marcharse quince minutos después. Decidí que ya estaba seguro y podía irme, recogí mis cosas y me encaminé hacia la puerta. Me detuvo un hombre que llevaba un enorme ramo de flores.

—¿Puedo ayudarlo en algo? —le pregunté.

Él levantó la vista de su portapapeles y miró a su alrededor antes de responder.

—Tengo una entrega para la señorita ___ Mills.

si puedo en un rato subo algo más, comenten Very Happy Laughing 
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Un tipo odioso (Nick y tu) HOT   Hoy a las 13:07

Volver arriba Ir abajo
 
Un tipo odioso (Nick y tu) HOT
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 9.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
 Temas similares
-
» Un tipo odioso (Nick y tu) HOT
» LA PUERTA AL OTRO MUNDO
» nueva novela.. nick y tu...i love you (drama,romantica..)
» Nick Jonas quiere casarse con la mujer ideal
» Nueva Novela -La chica de Oceania (Nick y Tu)-

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: