Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
AutorMensaje
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 12th 2011, 06:05

Hola!! Siguela xq esta ESPECTACULAR!!

Perdon por haberme ausentado estas dos
semanas, pero con la llegada de Nick a mi pais
estube en las nubes, fue lo mejor!!

espero Cap nuevo...
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
camilitalovato
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 440
Edad : 18
Localización : Viviendo una aventura con Joe Jonas ;)
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 12th 2011, 08:44

porQee no la sigues¿?
me estoy muriendo de ganas de saber q pasa y tu...
DESAPARECES!!!! O.o!!!!
pon cap porfis!!!
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 12th 2011, 14:35

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
[#__SeeNoMore]
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 820
Edad : 21
Localización : ¡Con Joe! Always (:
Fecha de inscripción : 12/01/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 16th 2011, 22:26

Chicaas hola! sorry por no publicar y desaparecerme! Sad acaboooo de editar el capitulo y el $%4#(&/(%$# de mi hermano lo borrooo! Ajjjjjjj lo odiooooo... ya es tarde y mñn tengo examen pero les prometo que llegando del cole les subo el capp! 10000 disculpaas! U.u Ah cierto..me desapareci porque ESTOY ENAMORADAAA! :$ yaa bastaa! U.u y bueno pss...pero les prometo por la garrita que mañana les subo el cap que por cierto es laaargo! U.u LAS AMO aunque no las conozcaa ^^ Cuidensee Besos ♥♥ (:
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 17th 2011, 08:59

¡Pero subes,eh!
Hahaha,solo esperare a que subas.
Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
[#__SeeNoMore]
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 820
Edad : 21
Localización : ¡Con Joe! Always (:
Fecha de inscripción : 12/01/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 17th 2011, 21:02

Capítulo 20

____ estaba sentada en la fresca oscuridad de su sala, con las rodillas dobladas hacia su pecho, tratando de mantener el dolor de cabeza que se había iniciado la noche pasada y que no se convirtiera en una jaqueca en toda regla.

Nathan, por suerte, no tenía ni idea de lo que se había apoderado de ella el día de ayer. Y no iba a hacer estallar su burbuja sobre Joe. No todavía. Más tarde, cuando se sintiera más fuerte, cuando hubiera apuntalado sus defensas, lo haría sentarse y le explicaría que la gente a veces no era quién creías que era, que a veces, no estaban a la altura de tus expectativas.

Tendría que romper el corazón de su hijo. Sin embargo, su trabajo como madre era pegarle con el frío de una bofetada a la realidad y obligarlo a salir de la burbuja de fantasía que él – que ellos - habían vivido en los últimos dos meses. Era su propia culpa por haber tratado de agarrar el anillo de bronce, con el pensamiento de que podría tener una gran carrera, a un gran hijo, y a un gran hombre.

Debería haber sabido que no era posible.

Nathan había ido a un partido de pretemporada de fútbol por última vez esa noche. No había razón para negarle que disfrutara de ella, por lo menos una última vez. Ella le había dado su asiento a uno de los amigos de Nathan, y el padre de un amigo los llevó. Pasó la noche en casa de su amigo, por lo que le había dado un respiro.

Ella no había visto el juego, ni siquiera quería pensar en fútbol en ese momento. Sólo quería esconderse en la oscuridad y no pensar. Por desgracia, todo lo que estuvo haciendo era pensar, y su mente estaba sobrecargada. ¿Era demasiado pedir un par de horas de paz?

El golpe en la puerta le dijo que al parecer eso era mucho pedir. Empujó la silla y avanzó hacia la puerta, decidida a no abrir si Joe estaba allí.

No había nadie. Huh. Abrió la puerta y se agachó para recoger la caja que estaba en la puerta de su casa. Era demasiado tarde en la noche para un servicio a domicilio, por lo que alguien debía haberlo entregado en mano. No había ningún nombre en la caja excepto el suyo. Cerró con llave la puerta, llevó la caja a la sala, y tomó sus tijeras para abrirla.

Dentro había un DVD con un sobre en la parte superior. Garabateada en la superficie del sobre en una hermosa caligrafía decía— ____, por favor lee antes de ver el DVD.

Abrió el sobre y sacó una hoja de papel de lino, la abrió y leyó la nota manuscrita.



____,

Sentirlo parece como una inadecuada palabra, pero espero que el video ayude. Mis más humildes disculpas por el daño que le hice a tu hijo y a ti. No tengo excusa para mi comportamiento. Dejé que mis metas y ambiciones me cegaran, y espero que algún día puedas perdonarme. Por favor, ve el video. Esto estará en todas las noticias de mañana en los canales en las emisiones de las seis y de las once, así como en todas las retransmisiones deportivas principales. A los medios de comunicación impresos se le dará la historia, así como fotos y escritos.

Una vez más, lo siento muchísimo.

Elizabeth




____ apretó los dientes, dejando caer la nota, y empujó la caja a un lado. Se puso de pie y caminó a la cocina para servirse una copa de vino, con el corazón apisonado doblemente contra su pecho.

Qué se creía esta mujer al pensar que podía enviar una débil disculpa y esperar que a ____ estuviera bien con eso. Nada podía borrar lo que Elizabeth le hizo a ella y a Nathan. Lo hizo deliberadamente para avergonzar a ____. ____ podía manejar lo que fuera que Elizabeth le arrojara. Era adulta y podía soportarlo. Pero arrastrar a su hijo en eso era turbio, sucio y fuera de lugar, y totalmente imperdonable.

Otro golpe en la puerta, y ____ estrelló su copa de vino en el mostrador de la cocina.

Apostaría cualquier cosa que era Elizabeth. Infiernos, esperaba que fuera Elizabeth. A ella le encantaría decirle a la mujer exactamente lo que pensaba de ella.

Abrió la puerta, y sus palabras se atoraron en su garganta al ver a Joe allí.

"¿Qué quieres?"

"Cinco minutos".

Maldita sea. Se puso de pie delante de la puerta, bloqueando la entrada. "No hay nada que puedas decirme que quiera oír."

Él puso su mano contra el ladrillo. "Cinco minutos. Eso es todo lo que quiero, ____".

Parecía tan miserable como se sentía. Dios, quería creer que su mirada era sincera. "Cinco minutos".

Se movió a un lado, y él entró mientras ella cerraba la puerta.

Ella se quedó de pie cerca de la puerta, con los brazos envueltos alrededor de sí misma. "Empieza a hablar."

Él se dio la vuelta. "Yo no sabía lo que Elizabeth estaba haciendo hasta que lo vi en las noticias de anoche."

"¿Cómo no puedes saber lo que estaba haciendo? Ella estaba justo en frente de ti. Tú pusiste a Nathan a tu lado cuando ella te señaló."

"Sé cómo fue, pero había tanto ruido allí. Nathan y yo estábamos ocupados con las camisetas y repartiendo los balones de fútbol, perdiendo el tiempo, y hablando con los niños y con los otros rogando por fotos. No presté atención a las cámaras o a lo que Liz estaba haciendo. Pensaba que era para la promoción de la fundación. No tenía ni idea hasta que lo vi en las noticias. Me sentí enfermo después que vi ese clip en las noticias. Y me puse malditamente furioso con Elizabeth", se movió hacia ella. "Nunca he querido poner mis manos sobre una mujer con tanta rabia hasta que vi eso, ____. Tuve que detenerme de nuevo porque quería hacerle daño. Lo siento mucho."

Le dolía tanto como a ella. "Me envió un video."

"¿Qué?"

"Ella me envió un video y una nota. Dice que lo siente. Está ahí en la silla."

Él se acercó y cogió la nota, la leyó, después le dirigió de nuevo su mirada. "¿Qué hay en el video?"

Ella se encogió de hombros. "No lo sé. No lo he mirado todavía."

"¿Quieres hacerlo?"

“Supongo que sí."

Joe puso el video en su reproductor de DVD. Eran escenas del carnaval, con una voz en off de un comentarista deportivo muy importante hablando de cómo los Sabers y Joe, le habían dado apoyo a la fundación, y lo mucho que la caridad los había beneficiado en la feria.

Era lo mismo, con Nathan y Joe destacándose en el video.

Nada había cambiado. ¿Cuál era su punto?

Salvo que entonces cambió, con el comentarista deportivo hablando de Joe, de su novia ____ ______, y del hijo de ____, Nathan y de la forma en que desinteresadamente dieron de su tiempo para la organización de ese evento. Él continuó diciendo que ____ era una organizadora de eventos local y que había donado su tiempo en la preparación del evento. Habló de que Nathan era un estudiante de segundo año en una escuela secundaria local, describiendo brevemente a la escuela, y mostrando una imagen de la escuela y del equipo. Explicó que Nathan era mariscal de campo, y mencionó que Joe había comenzado como mariscal de campo, y pasó a hacer comparaciones entre los dos.

Querido Dios. A Nathan le encantaría eso. ____ se movió a la sala y se sentó en el sofá, viendo como Liz había vuelto completamente un punto negativo en algo positivo y beneficioso. Nathan saldría de eso con aspecto de héroe. Las lágrimas llenaron sus ojos, y ella pasó su mirada a Joe.

"¿Tú hiciste esto?"

"Le dije a Liz que había arruinado todo. Mal. Le dije que lo arreglara."

"Parece que lo hizo."

"Le dije que la despediría si no lo hacía bien."

____ levantó la mano a su boca. "¿La amenazaste con despedirla?"

"Lo hice."

"Joe, lo que ella hizo... fue increíble."

"Sabe muy bien que te lo debía a ti y a Nathan el hacerlo asombroso. Ella no tenía ningún derecho a manipularlos ni a ti ni a Nathan de esa manera. No voy a tolerar que nadie que trabaje para mí trate a la gente que amo de esa forma".

"La gente que... ¿qué dijiste?"

Se levantó, se acercó a ella y la agarró de las manos, tirando de ella. "Vamos, ____. Sin duda a estas alturas has descubierto la manera en que me siento por ti."

"No, no tenía ni idea. Nunca hemos hablado de ello."

"Bueno, hablemos de ello." Sus labios se levantaron en una sonrisa esperanzada.

Oh, Dios. Su mente estaba llena de todo el dolor, de todo lo que esto podría significar. En lo que ella había esperado. Y en la agonía que fue hasta hoy. En todo lo que podía pensar era en el dolor y el miedo. Lo empujó. "No, no. Yo... no puedo, Joe”.

Su sonrisa murió. "¿Qué? ¿Por qué? Te acabo de decir que te amo."

"No lo hagas." Ella sacudió la cabeza. "No puedo hacer esto. Por favor. Tienes que irte."

Él frunció el ceño, tratando de abrazarla, pero ella dio un paso hacia atrás, necesitaba distancia, necesitaba que se fuera.

"____. Todo estará bien, lo prometo. Me aseguraré que el video se corra en todas partes."

"No es eso, Joe. No lo entiendes. Dile a Liz que agradezco su reparación del daño, pero ¿Tú y yo? No puedo seguir con esto."

Retrocedió más lejos, pero él no se lo permitió, siguiéndola.

"¿Qué quieres decir con que no puedes hacer esto? Te digo que te amo, y ¿Me alejas? No lo entiendo."

"Hemos tenido un gran momento de este verano, Joe. Sin embargo, se acabó. Tu vida y la mía no se pueden mezclar. Tengo mi carrera y a Nathan. Tú tienes tu carrera. Y los dos simplemente no encajamos bien."

Se habaia alejando de la puerta de entrada, y él estaba frente a ella ahora. No tenía otro lugar a donde ir. Él no la tocó, pero su cuerpo estaba a escasos centímetros del suyo. "Encajamos. Perfectamente."

Ella negó. "No, no lo hacemos. No puedo vivir en tu mundo, y mi hijo tampoco. Tu vida es de fiestas, viajes, portadas de revistas y noticias y simplemente no es lo que quiero para Nathan".

"No tiene por qué ser de esa manera, ____. Eso fue porque Liz sólo construía mi imagen."

"Y es necesario para tu carrera profesional. Pero necesito un pequeño respiro. Aprecio todo lo que has hecho por mí y por Nathan. Ahora sólo necesito algo de espacio. Nathan empezará la escuela pronto, y debe centrarse en eso, no en tu loco estilo de vida."

"Puede ser así."

Las lágrimas picaban sus ojos y parpadeó. "Por favor, vete."

"¿Me amas, ____?”

El corazón se le arrancó mientras ella le mentía. "No. Me divertí contigo este verano, pero no te amo, Joe".

Él le dio un guiño cortante. "Está bien."

Ella abrió la puerta para él, y él caminó alejándose sin mirarla. Cerró la puerta y luego apoyó la cabeza en ella, escuchando el sonido de su coche ponerse en marcha y alejarse.

Dejó que las lágrimas llegaran entonces. Estaba haciendo lo correcto. Por Nathan y por sí misma.

Pero ¿por qué le dolía tanto?




Joe estaba sentado en el vestuario de los visitantes después del partido inaugural. Estaba mental y físicamente preparado y había dado todo por su equipo ese día. Y habían ganado, treinta y siete - diecisiete sobre San Luis. Había concedido entrevistas después del partido a los medios de comunicación, había puesto su mejor arrogancia en ganar, repasado las grandes jugadas, hablado con optimismo acerca de la próxima temporada y sus pensamientos en lo bien que él creía que su equipo estaría. Hizo todo lo que se le exigía, y cuando los jugadores y los medios se habían ido, había dejado que todo se derrumbase a su alrededor.

Una semana después que ____ lo había echado de su vida él todavía no podía dejarla ir.

La amaba. Y maldita sea, lo amaba, también. Sabía que lo hacía, y él no iba a dejarla tirar todo por la borda sólo porque tenía miedo.

"¿Qué diablos estás haciendo aquí tan solo?"

Él sonrió y se volvió para ver a Kevin apoyado contra la pared interior de la puerta.

"¿No deberías estar jugando béisbol?"

"Mi partido fue temprano hoy en Kansas City, así que he llegado hace rato. Oí lo de ____ y tú. Lo siento."

"Mi chismosa mamá."

Kevin se empujó lejos de la pared y se sentó en el banco junto a él. "Ella está preocupada. Ya sabes cómo es con nosotros. Si nos están haciendo daño, le duele."

Joe no dijo nada.

"¿La amas?"

"Si".

"Pero ella no te quiere."

Joe inclinó la cabeza hacia Kevin. "Ella me ama. Tiene miedo. Todo esto la asustó."

"Hombre, no sé nada acerca de esta cosa del amor. Si te ama, ¿Por qué te lanzó a la acera?"

"Le he hecho daño."

"Liz le hizo daño."

"No, eso fue por mí. Yo le debería haber puesto algunas riendas a Elizabeth. Ella pensó que cualquier Relaciones Públicas era buena para mí. Debería haber hecho un seguimiento de lo que estaba haciendo. Además sabía que a Liz no le gustaba ____. No me centré, no presté atención. Cuando amas a alguien, es tu trabajo protegerla. Y yo no hice mi trabajo."

"No es tu culpa, hombre. No puedes hacer todo por todos."

"Ahí es donde te equivocas, Kevin. Debería haberlo visto venir, y no lo hice. Se lo debía. Sólo tengo que pensar en la mejor manera de hacer lo correcto. Y no sé si puedo."

Kevin puso su brazo sobre los hombros de Joe. "Nunca te he visto renunciar a nada. Y has arruinado un montón de cosas en tu vida."

Joe se echó a reír. "Gracias."

Kevin le dio una sonrisa irónica. "Sabes lo que quiero decir. Has tocado fondo antes, Joe. Y si te gusta ____, entonces no te des por vencido con ella. Si tiene miedo o se siente herida, entonces haz lo correcto".

"Voy a tratar. Tengo que intentarlo. Ella significa todo para mí".

“Entonces, deja de estar aquí como un gatito quejumbroso y ve a hacer algo al respecto."

Joe se echó a reír. "Gracias por la charla."

"Para eso estoy aquí."

La puerta se abrió. Joe y Kevin levantaron sus cabezas mientras Elizabeth entraba.

"Supongo que estás decente."

Joe apretó los puños al oír la voz de Elizabeth. Ella no había tratado de comunicarse con él desde aquella noche en que la había amenazado con despedirla. Sabio movimiento de su parte.

Kevin se volvió a Joe y levantó las cejas.

"Kevin, no sabía que estarías aquí."

"Sólo vine a saludar a Joe."

Elizabeth se paseó, viéndose calmada y bella, como era habitual en un traje gris, con zapatos de tacón alto, con su pelo recogido, y dos aretes de diamantes brillando con las luces de los vestuarios.

"¿Necesitas que te acerque hasta el hotel? El autobús partirá hacia el aeropuerto pronto."

Se volvió hacia su cara. "No"

"Necesito hablar contigo."

"Este no es un buen momento."

"Es un momento tan bueno como cualquier otro." Ella miró a Kevin. "¿Puedo tener unas palabras con tu hermano a solas Kevin?"

"Todo lo que tengas que decir que me lo puedes decir frente a Kevin."

Kevin se levantó, se apoyó en los armarios, y se cruzó de brazos, viéndose divertido.

Elizabeth miró a Kevin y después a Joe. Su grácil comportamiento desapareció.

"Bien, está bien." Ella volvió su atención en Joe. "Mira, sé que metí la pata. Lo siento. ¿Has visto el segundo programa deportivo? He arreglado las cosas."

"Lo hiciste. ____ lo apreció."

Ella inhaló y resopló. "Me alegro. Lo siento, Joe. No volverá a suceder. Siempre he estado interesada en hacer lo mejor para tu carrera, de verla crecer hasta llegar al tope."

El cerró el cierre de su bolso, luego levantó la miró. "Siempre has estado interesada en asegurarte de que tus clientes obtengan el mejor precio, por lo que a cambio tú puedes obtener el mejor precio. Quieres que tus clientes sean la guirnalda del pastel, ya que te hace lucir bien. Francamente, Liz, no estoy seguro de si estás más interesada en que nos veamos bien, o en ti misma."

Ella palideció. "Eso no es cierto. Sólo quiero lo que es mejor para ti."

"Si te preocupabas por lo que era mejor para mí, habrías sabido que ____ lo era. Te habría importado lo que sentía por ella. Te hubieras preocupado por el bienestar de Nathan. Todo lo que te importaba era conseguir que ____ y Nathan salieran de mi vida para poder empujar a la siguiente actriz o modelo a mis brazos para las cámaras."

Ella levantó la mano contra su pecho. "No. Me importas tú, Joe. Siempre lo has hecho. Tal vez no hice eso correctamente, pero sí me preocupo por ti. Y por Kevin. Y por todos mis clientes.”

“Y una mierda. Tú amas el dinero, el prestigio, y el poder. Te importan una mierda tus clientes. Y seguro que te importo una mierda, Elizabeth".

Joe tomó su bolsa y cambió su mirada hacia Kevin. "Acércame a casa de mamá y papá. Tomaré un avión de vuelta más tarde. Me imagino que debo pasar a visitarlos."

Kevin asintió. "Claro".

Se dirigió hacia la puerta y se detuvo frente a Elizabeth.

"Según mi contrato tengo que darte aviso con treinta días de anticipación. Date por enterada. Estás despedida, Elizabeth".

Liz quedó sin aliento.

Joe se marchó, dejando a Liz a solas con Kevin.

Ella se sentó en el banquillo, con la barbilla en el pecho.

Kevin no sabía qué decir para hacerla sentir mejor. Infiernos, probablemente no merecía sentirse mejor. Lo había estropeado con su hermano, con ____ y con Nathan. Se merecía esto.

Ella levantó la cabeza, y las lágrimas brillaron en sus ojos.

Elizabeth era la mujer más dura que alguna vez había conocido. Nada la sacudía. En todos los años que tenía con ella, nunca la había visto llorar.

"No era mi intención que esto sucediera," dijo ella, con su voz apenas siendo un susurro. Kevin no estaba seguro de que incluso le estuviera hablando a él.

“No, me imagino que no lo era. Será un golpe perder a Joe como cliente."

Ella negó. "No es eso. Yo no tenía la intención de hacerle daño, Kevin. No es sólo un cliente. Es mi amigo y lo ha sido por mucho tiempo. O... fue mi amigo. Creo que no lo es ahora. He perdido clientes antes. Perder su amistad me duele más que nada".

Ella levantó la mirada hacia él, con el brillo de las lágrimas haciendo que se apretara su estómago.

"No tengo muchos amigos." Ella brindó una risa suave. "Creo que estoy empezando a entender por qué." Se puso de pie y se acercó a él, con sus ojos líquidos como piscinas azules. Su cuerpo quedó tan cerca de él que sus pechos rozaron su pecho. Ella levantó una temblorosa mano a su cara y pasó sus dedos a través de su mandíbula, luego remontó su labio inferior con la punta de su dedo.

"Por si acaso," susurró entonces, levantándose sobre los dedos de los pies le acarició los labios. Su boca era suave, y la punta de su lengua tocó contra la suya. Fue un beso suave, con la promesa de más.

Tuvo que resistir la tentación de tirar de ella y aplastarla contra él, para profundizar el beso. Una súbita necesidad de tenerla, de probarla completamente, lo sacudió.

Oh, sí. Quería más. La alcanzó, pero ella dio un paso atrás y levantó sus labios. "Siempre he querido hacer eso", dijo, después se volvió y salió por la puerta.

¿Qué fue eso? Bueno, infiernos. ¿Qué fue eso? ¿Y por qué quería ir tras ella? ¿Por qué lo hacía querer tirar de ella a sus brazos y besarla más profundamente?

¿Por qué le importaba?

Resopló y se fue a alcanzar a Joe.




Joe se imaginó que sus padres estarían en cama y cuando él y Kevin entraron en la silenciosa y oscura casa.

"¿Te quedarás?", Le preguntó Joe mientras utilizaba su llave para abrir la puerta principal.

Kevin se encogió de hombros. “Tal vez. Por apoyo moral".

Joe arqueó una ceja. "Nunca te quedas aquí. Tienes tu propia casa."

"No he dicho que fuera a pasar la noche en mi vieja habitación o cualquier cosa. Ya sabes cómo es. Demasiado hogar y el hogar es asfixiante". Kevin pasó junto a él y se dirigió al pasillo. "Necesito una cerveza."

Joe negó y siguió a Kevin a la cocina. "¿Qué quieres? ¿Soda o agua?"

"Soda".

Kevin le arrojó una lata.

Joe golpeó la parte superior de la lata, mientras Kevin torcía la parte superior de una botella de cerveza y tomaba un largo trago.

"Así que despediste a Elizabeth. Será mejor que te diga que necesitaras un nuevo agente pronto."

Joe abrió la parte superior de la lata de refresco y bebió. "No hay prisa. Estaré bien por un tiempo. No necesito buitres golpeando mi puerta, mientras estoy ocupado tratando de jugar al fútbol. Además, tengo que ordenar mi vida personal primero. La cosa del agente puede esperar."

"Supongo que sí. Liz parecía devastada."

Joe se encogió de hombros. "Lo superara."

“¿Quieres que, también la despida?"

"No, a menos que te moleste."

Kevin tomó un largo trago de su cerveza, y luego una sonrisa levantó sus labios. "Molestarme no es la descripción que yo utilizaría".

"Me pareció oír voces aquí. Ah, y mira, son mis dos hijos."

"Hola, mamá." Joe envolvió a su madre en un abrazo de oso.

Ella se acercó y abrazó y besó a Kevin, luego se sentó en la mesa. "¿Qué estás haciendo aquí? Pensé que tendrías que volar de vuelta a San Francisco inmediatamente después de tu partido."

"Problemas con chicas", dijo Kevin.

Joe le lanzó una mirada mordaz.

"Bueno, es verdad, ¿no?"

"Oh, querido. ¿Las cosas no se han solucionado todavía con ____?"

"Y despidió a Liz también."

Joe puso los ojos en blanco. "¿Qué, acaso tienes ocho años?"

Kevin le lanzó una sonrisa satisfecha. La madre de Joe tenía los ojos como platos. "¿Despediste a Elizabeth? ¿Por qué?"

Kevin abrió la boca, pero Joe levantó la mano. "Cállate. Déjame hablar." Kevin se pasó la mano un cierre imaginario por los labios cerrados.

"Ella hizo algo que no me gustó. Algo que daño a ____ y a Nathan. Fue la gota que colmo el vaso."

"Ya veo." Su madre se cruzó de brazos. "¿Quieres hablar de ello?"

Joe miró a Kevin, quien no hizo ningún movimiento de irse.

"Kevin, déjame hablar con Joseph a solas."

"Oh, está bien. Echo de menos todo lo bueno." Besó a su madre en la mejilla. "Me voy a casa."

Ella tomó la botella de cerveza de sus manos. "¿Cuánta cerveza has bebido?"

"Jesús, mamá, tengo veintinueve años, no dieciséis. Sólo le di unos pocos sorbos."

“Entonces, puedes irte. Te quiero."

"También te quiero." Kevin pasó su brazo a Joe de camino. "Llámame si me necesitas."

"Gracias, Kevin".

"Entonces, ¿qué ocurrió con ____?"

Joe llenó a su madre con los detalles de lo que sucedió en el carnaval y lo que pasó con ____ después.

"¿Piensas que ella te ama?"

"Sí".

Ella poso su mano en la parte superior de la suya. "Ella tiene miedo."

“Ya lo sé."

"¿Qué vas a hacer al respecto?"

"No puedo hacerla aceptar mi estilo de vida, mamá. Es un compromiso bastante pesado. Y ella tiene su propia carrera. Y a Nathan."

"Es una mujer fuerte. Podrá manejar la situación. Necesitas darle un poco de tiempo".

"No soy experto en dejar las cosas como están. Soy pro-activo. Voy tras lo que quiero."

Sus labios temblaron. “Ya lo sé. Siempre has sido alguien de termina las cosas. Esta vez creo que necesitas sentarte y dejar que lo piense un tiempo. Si ella te ama como dices, vendrá a ti."

"Pero… “

Ella le apretó la mano. "Que venga a ti, Joseph. No la presiones, o se sentirá acorralada. Ella sabe que te ama. Y sabe que la amas. Ahora falta que se dé cuenta."

"Voy a tratar".

Su madre le dio una sonrisa de complicidad. "Hazlo."




____ dio los últimos toques a la propuesta, guardó el archivo, lo cargó en el correo electrónico, y presionó enviar, ofreciendo una ferviente oración a los dioses de los negocios porque la propuesta fuera aceptada.

Era un gran cliente y significaría una gran cantidad de dinero para su negocio si era aceptada. Ahora solo tendría que mantener los dedos cruzados.

Agarró el archivo del potencial cliente, junto con otros archivos que cubrían su escritorio, y se fue al gabinete para hacer algunos arreglos muy necesarios. Estuvo trabajando sin parar durante las últimas dos semanas, tratando de volver a la rutina del trabajo. Nada más que trabajo. Eso y Nathan comenzando la escuela, que afortunadamente lo mantenían ocupado con sus prácticas de fútbol y reuniones de equipo y con sus horarios de escuela.

Él no estaba contento con ella para nada, había tomado su ruptura con Joe de un modo muy personal, y había vuelto a la actitud hosca de su edad, aunque él, su entrenador y equipo habían amado el video de la televisión y el artículo sobre él y su equipo. Su entrenador personalmente le había dado las gracias por poner al equipo en el mapa, a pesar de que no había tenido nada que ver con eso. El entrenador había preguntado si Joe podría asistir a cualquiera de los juegos de los viernes por la noche, y se había visto abatido cuando ella le dijo que ella y Joe ya no se veían.

Ella fue quien estuvo saliendo con Joe. No Nathan, ni sus amigos, ni su entrenador o su equipo. Así que todos tendrían que lidiar con eso. Joe estaba fuera de su vida. Fuera de sus vidas. Tendrían que superarlo con el tiempo.

Incluso ella podría superarlo. Con el tiempo.

Después de terminar la presentación, regresó a su escritorio para pagar algunas cuentas que había ignorado con los pasados días.

Su puerta se abrió y Karie, Kelly, y Sam entraron, con expresiones determinadas.

"Vete", dijo Sam.

____ levantó las cejas. "¿Disculpa?"

"Ya me has oído. Es jueves por la noche, son las seis, y el primer partido de Nathan es en una hora. Vete a casa, cámbiate de ropa, y ve a su partido."

Ella levantó la mirada hacia el reloj de la pared. "Lograré llegar al partido. Sólo tengo un par de cosas que hacer aquí".

"Lo que sean esas cosas, pueden esperar", dijo Kelly.

"Las cuentas no pueden esperar, y las he descuidado porque he estado ocupada con otras cosas."

Sam caminó y arrebató las cuentas de su escritorio. "Yo pagaré las malditas cuentas. Ahora vete. Has estado trabajando sin parar desde que echaste a Joe. No te puedes ocultar aquí para siempre."

"No me estoy ocultando. Estoy centrando mi atención en esta empresa. Que, por cierto, paga sus salarios".

Karie fue detrás de ella y tiró de su silla hacia atrás. "Estamos profundamente agradecidas. Vete a casa".

"Yo soy la jefa. Podría despedirlas a todas."

Kelly le tendió la bolsa. "No nos despedirás. Somos la sangre vital de esta empresa. Te pondrías en posición fetal y chuparías tu dedo pulgar sin nosotras."

____ soltó un bufido. "Probablemente tienen razón."

Ella salió de su oficina, se dio la vuelta, viendo a sus tres empleadas, sus amigas que la vigilaban desde la puerta de su oficina. "Buenas noches".

"Adiós", dijeron todas.

____ puso los ojos en blanco y salió de la oficina, condujo a casa, y se cambió a toda prisa poniéndose sus pantalones vaqueros y la camiseta del equipo de Nathan. Tomó un suéter, sabiendo que refrescaría una vez que el sol se pusiera, luego se dirigió al estadio de la escuela secundaria, estacionó, y se dirigió hacia el campo del junior varsity.

Nathan iniciaría el partido de esa noche y estaba nervioso y emocionado. A pesar de que estuvo extraño en las últimas semanas, aun así la buscó en las gradas, dándole una inclinación de labios cuando la vio sentada en la tercera fila de la línea cuarenta.

Ella le dio un pequeño saludo, y entonces él se fue a hacer sus ejercicios de calentamiento al campo con su equipo. Era como el primer partido en el que había visto a Joe jugar. Los dedos de ____ se enroscaron en la palma de su mano y se estaba esforzando en relajarse cuando, después de la patada de salida, su hijo tomó su lugar detrás del centro y contó los números para el juego. El centro elevó el balón en las manos de Nathan, y en vez de desplazar el balón a un corredor o tirarlo a un receptor, Nathan vio un agujero en la línea ofensiva abierto en el centro y corrió a través de él.

Oh, Dios. ¡Corre, Nathan, corre!

Tara contuvo la respiración los nueve metros hasta que Nathan resbaló y fue detenido por tres defensas. Sonrió, y se dirigió al montón. Sólo entonces exhaló en medio de vítores.

Chico listo. Pensaba que era corredor, ¿Verdad? Ella nunca lo había visto hacerlo antes.

En la mitad del último cuarto el marcador estaba muy apretado. El equipo que jugaba había llegado a los playoffs el año pasado, por lo que eran buenos. Sin embargo, el equipo de Nathan había mostrado mucha mejoría, por lo que jugaron duro, pero perdieron por seis puntos. ____ tuvo que mover su atención del juego al marcador, masticando un desigual padrastro en su dedo y rezando porque el tiempo de espera no se agotaran antes que Nathan pudiera marchar con su equipo por el campo y anotara de nuevo, y que la defensa pudiera evitar que el equipo contrario anotara más puntos.

Quedaban dos minutos y medio cuando el defensa sostuvo a Nathan, quien tenía el balón en sus manos. ____ no pudo imaginar la presión que sentía al mantener a su equipo en el juego. ¿Era esto lo que Joe pasaba en todos los partidos? Debía volver loca a su madre.

Deja de pensar en Joe. Y en su familia.

Echaba de menos a Denisse, deseaba que ellos se hubieran quedado cerca. Ella podría haberla usado como consejera para todo esto, pero sería poco apropiado llamar a Denisse para que hablar con ella acerca de su propio hijo. El hijo que ____ había dejado.

Se sacudió esos pensamientos concernientes a Joe y se concentró en Nathan. Primero corrió y logró avanzar cinco yardas. ____ respiró, después trató de calmar el furioso latido de su corazón. El segundo intento fue un pase corto al receptor, quien corrió por el primero. Ella se levantó y se sentó de nuevo y se abrazó a una de las otras mamás. Estaban en su propia línea de cuarenta yardas ahora, y un tercer intento de correr veinticinco yardas. Esa carrera los pondría en territorio de sus adversarios.

El corazón de ____ latía con fuerza. No podía imaginar lo que Nathan sentiría. Se veía calmado y tranquilo mientras lanzaba un pase largo a su receptor, que corrió todo el camino hasta la línea de las quince yardas antes de ser derribado. Su corazón se fue a su garganta mientras los siguientes dos pases los llevaron a ninguna parte. Era la tercera jugada y había cuarenta y cinco segundos en el reloj. Nathan estaba en la formación de escopeta, tomó el balón desde el centro, se volvió hacia la izquierda y nada. Se mantuvo indeciso, se volvió a su derecha, vio a su ala cerrada en el centro del campo, y disparó un cohete pasando al ala cerrada, que corrió a la zona de anotación por un touchdown.

Oh, Dios mío. Habían anotado. Los gritos estallaron. ____ gritó, gritó el nombre de Nathan, y estalló en lágrimas. Fue el mejor partido de la historia. El punto extra los había puesto por delante, y aunque el otro equipo tendría la pelota, el tiempo se había acabado, y el equipo de Nathan había ganado.

Ninguna victoria podría haber sido más dulce. A ____ ni siquiera le importaba que sólo fuera el primer partido de la temporada, todavía fue el mejor juego que le había visto jugar.

Después del partido y todas las celebraciones ____ bajó al campo. Se quedó atrás mientras su hijo hablaba con algunos de los estudiantes, incluyendo una jovencita, una animadora del JV. Muy linda, con el pelo oscuro agarrado en una cola de caballo. Cuando Nathan la vio, sonrió, y su corazón se apretó, porque parecía un niño otra vez.

Nunca sería su pequeño hijo ya sin embargo. Estaba creciendo, y ya era hora de darle su espacio. Ella se le acercó y lo abrazó. "Jugaste un partido increíble".

Él sonrió. "Gracias, mamá. Esta es Carla".

"Hola señora ______".

"No señora. Me puedes llamar ____. Mucho gusto en conocerte, Carla."

"Oh. Bien. Nathan jugó muy bien, ¿no es cierto?"

"Sí, lo hizo."

"Um, algunos iremos a la casa del entrenador después del partido para una fiesta de pizza", dijo Nathan. "¿Estás de acuerdo? Y me gustaría pasar la noche en la casa de Bobby. Sus padres dijeron que estaba bien."

____ desvió su mirada a los padres de Bobby, que la saludaron y asintió. Ella les devolvió el saludo. "Suena bien para mí. Hablaré con sus padres. Que te diviertas."

"Gracias, mamá."

____ tuvo una breve conversación con los padres de Bobby, que le aseguraron que recogerían a Bobby y a Nathan de la casa del entrenador después de la fiesta. ____ recogería a Nathan al día siguiente por la tarde, así que todo estuvo resuelto.

Se dio la vuelta para volver a casa pero se detuvo en el centro del campo, con su corazón golpeando contra su pecho cuando vio a Joe. O por lo menos pensaba que lo había visto. Era muy difícil no notarlo, debido a que era tan condenadamente alto, y a que recordaría su rostro hasta que muriera. Y a pesar de que ya era de noche, las luces del estadio seguían encendidas. Se había agachado hacia el lado oeste de las gradas y desaparecido en la multitud que estaba dejando el estadio. Lo siguió, acelerando el paso mientras se movía saliendo del césped y a la acera, pasando las gradas donde lo había visto de pie y saliendo al estacionamiento, donde una veintena de personas entraba en sus coches y se iban.

Se subió a la parte superior de una jardinera de ladrillo y buscó en la multitud, pensando que vería su SUV negro saliendo de estacionamiento.

Estaba, obviamente, imaginando cosas. ¿Por qué estaría Joe aquí?

Ella le dijo que no quería volver a verlo otra vez. Él no hizo ningún contacto con ella en más de dos semanas. Tenía un partido el domingo. Este era un partido local de una escuela secundaria. No habría atención de medios. No tendría razón para estar ahí.

Era una idiota. Había tratado tan duramente de sacar a Joe de su mente.

"¿Mamá?"

Ella miró hacia abajo para ver a Nathan, Carlos, Bobby, y a los padres de Bobby mientras ella quedaba como un idiota en la pared de ladrillo.

"Oh. Hola."

"¿Qué estás haciendo ahí arriba, mamá?"

"Uh, sólo creí que vi a alguien que conocía."

El lado de la boca de Nathan se curvó. "¿A Joe, tal vez?"

Él sostuvo su mano mientras ella bajaba de un salto. "No. ¿Por qué piensas eso?"

"Uh, mamá. Porque él estuvo aquí."

"¿De verdad? ¿Cómo lo sabes?"

"Porque yo lo invité al partido." Nathan se dirigió a Carlos y Bobby. “Chicos me reuniré con ustedes en un segundo."

Nathan desvió su mirada hacia la tierra después que sus amigos se fueron. Había algo que no le estaba diciendo.

"¿Nathan?"

Finalmente alzó la mirada hacia ella. "Mira, no quería que te enojaras... uh... que te volvieras loca al respecto. Lo llamé y le pregunté si quería ver mi primer partido. Dijo que le encantaría. Le dejé una entrada. Vino a los vestuarios antes del partido, habló con los chicos. No fue gran cosa, ¿de acuerdo?"

"Lo echabas de menos."

Nathan se encogió de hombros. "Sólo pensé que tal vez quisiera verme jugar."

Las lágrimas pincharon sus ojos. Dios, este chico necesitaba a un hombre en su vida. "Lo siento, Nathan. Esa es la razón por la que no salgo en citas".

“Y una mierda. Deja de usarme."

Sus ojos se abrieron. "¿Qué?"

"Has mantenido tu vida detenida por mí. No dejas que nadie se acerque a ti debido a mí".

"Eso no es cierto."

"Tú amas a Joe. ¿No?"

Ella abrió la boca para negarlo, pero luego se detuvo.

"No te molestes en decir una palabra. Es obvio que prácticamente todas las noches lloras hasta quedarte dormida. No sé por qué estás siendo una bebé grande con esto, mamá. Lo amas. Él te ama. Simple, ¿verdad?"

Ella se frotó la sien. "No, Nathan. No es tan simple".

"Entonces, dime cuál es el problema."

"El problema es entre Joe y yo, y no es asunto tuyo."

"¿Por qué no dejas de tratarme como a un niño pequeño y empiezas a tratarme como si tal vez pudiera manejar algunos problemas de adultos? Yo siempre voy a estar aquí para cuando las jod… las cosas que pasen se pongan feas. No tienes que forjar una vida más perfecta para mí. Sé que las cosas malas suceden. Sé que tuviste una mierda de… bien lo voy a decir… una vida de mierda cuando fuiste más joven. Eso no significa que tenga que buscar lo malo de cada cosa y en cada persona. No todo el mundo es así. Joe no es así."

Ella levantó la mano. "Bueno, espera un minuto."

"No. No esperaré. Y no creo que tú tampoco debas esperar más. Detuviste tu vida por mí. Y realmente, lo entiendo. Te lo agradezco. Pero no soy un bebé. Vámonos, mamá".

Ella se quedó allí, sin habla, mirando a su pequeño niño que había crecido y que estaba ahora dándole un consejo. "Creo que has crecido. Lo siento."

"No lo sientas. Simplemente deja de usarme como excusa para no hacer lo que realmente quieres."

Ella inhaló y luego lo dejó escapar el aliento. "¿Crees que he estado haciendo eso?"

"No siempre. ¿Pero con Joe? Sí. Y deja de hacerlo."

Ella asintió, atónita a su hijo, que había, de alguna manera, crecido cuando no estuvo mirando. "Está bien. Lo haré."

"A mí también me gusta, mamá."

Ella contuvo el aliento, dándose cuenta de que no fue la única que había amado a Joe.

"Ya lo sé."

"No es un mal tipo."

"No, no lo es."

"Incluso si no vuelves con él, quiero seguir siendo su amigo. ¿Está bien?"

Ella se sentó en el muro de ladrillo y sostuvo las manos de su hijo. Sorprendentemente, la dejó. "Eso estaría bien. No puedo pensar en alguien que sea una persona mejor en tu vida que Joe."

Nathan la sostuvo en un abrazo feroz que trajo un torrente de lágrimas a sus ojos.

"Te amo. Me tengo que ir. Adiós."

"Adiós." Ella se echó a reír a través de las lágrimas mientras él corría hacia sus amigos.

"Ve a buscar a Joe y le dile que lo amas", Nathan le gritó cuando estaba a mitad de la explanada del estacionamiento.

____ estaba mortificada, pero los chicos se rieron, y los padres de Bobby sólo la saludaron con la cabeza.

Oh, por supuesto, su hijo le lanzó ese épico discurso sobre madurez y el amor, luego salió corriendo por pizza. Lo había comprendido todo fácilmente, cuando ella claramente no lo hacía.

Juventud. Ella ciertamente no fue tan inteligente cuando había tenido su edad.

Se metió en su coche y comenzó a encenderlo, entonces se dirigió a casa, deteniéndose en el camino, y abruptamente saliendo de la autopista.

Nathan tenía razón. Ya era hora de dejar de tener miedo y dejar de poner excusas.

Sabía lo que quería, y era hora de ir a buscarlo.

Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 18th 2011, 09:58

¡Oh por Dios!
¿Como puedes dejarla ahi?
Es que...¡Waaaaaaaaaaaaaaaa!
Me dió un poco de lastima Liz.Pobrecita,pero ella se lo buscó.
Y Joey,aw.Hahaha,pochito,ama a Rayita.
Pero bueno,ahora Rayita irá tras el
¡Siguela Prontico!
¡Pleaseeeee!
Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
AnonimoJonasLove
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 736
Edad : 20
Localización : Colombia
Fecha de inscripción : 26/03/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 18th 2011, 18:47

OMG!!!!

SIGUELA


NUEVA LECTORA

ME ENCANTA TU NOVELAS


SIGUELAAA

AWW

LA AME

SUBE CAP!!!
Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 19th 2011, 05:09

Estuvo Super genial!!! Siguelaaaaa

Que divino Joe!! Xd me derrite!!
Que bueno que ella lo buscara, siiiii!!!

Porque la dejas justo ahi????
No aguanto hasta el proximo siguela pronto, no te demores!!


Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 19th 2011, 14:11

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
AnonimoJonasLove
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 736
Edad : 20
Localización : Colombia
Fecha de inscripción : 26/03/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 23rd 2011, 14:27

Oh!!!

Plissss

Monta Capitulo!!!

Porfa!!!!

Monta Capitulo !!!

Esta Genial Tu Nove..................
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 26th 2011, 16:05

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
camilitalovato
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 440
Edad : 18
Localización : Viviendo una aventura con Joe Jonas ;)
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 28th 2011, 12:23

WUO!!!!
Me encanto!!! al principio rayita se comporto como una tonta!!!
mas le vale correr por Joe por que si no me lo quedo yo jijijij xd!!!!
SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!

SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!
SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!SIGUELA!! SIGUELA!! SIGUELA!!
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 28th 2011, 19:57

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Octubre 29th 2011, 21:22

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Noviembre 1st 2011, 19:34

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Eu Shuker
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 323
Edad : 23
Localización : California Nueva York
Fecha de inscripción : 18/07/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Noviembre 2nd 2011, 14:53

Nueva lectoraaa Sigueeeeeeeeeeeeeeeee
Volver arriba Ir abajo
http://ellen_shuker.metroblog.com
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Noviembre 2nd 2011, 20:03

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
merlinjonas
Forista!


Cantidad de envíos : 107
Fecha de inscripción : 30/07/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Noviembre 2nd 2011, 21:38

sigeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
sigeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee opor favorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr
Smile
sigeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee quiero capi kiero capi
kiero capi

http://jbvenezuela.activoforo.com/t10181-pasion-inebitable-nick-joe-o-kevin-hot

http://jbvenezuela.activoforo.com/t10041-novia-por-contrato-joe-y-tu-hot

http://jbvenezuela.activoforo.com/t10076-mi-capricho-mas-secreto-joe-y-tuh
Volver arriba Ir abajo
Eu Shuker
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 323
Edad : 23
Localización : California Nueva York
Fecha de inscripción : 18/07/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Noviembre 2nd 2011, 22:51

Sigueeeeeeeeeeeeeeeeee
Volver arriba Ir abajo
http://ellen_shuker.metroblog.com
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Noviembre 3rd 2011, 06:21

Siguela please!!!!!!! Esta genial, ya quiero ller el proximo capi
Que seguroo estara buuenisimo por como termino el anterior...
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
AnonimoJonasLove
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 736
Edad : 20
Localización : Colombia
Fecha de inscripción : 26/03/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Noviembre 3rd 2011, 13:17

SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Noviembre 3rd 2011, 19:28

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Noviembre 4th 2011, 00:43

por dios! síguela porfavor!!!!Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
Eu Shuker
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 323
Edad : 23
Localización : California Nueva York
Fecha de inscripción : 18/07/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Noviembre 4th 2011, 10:05

Sigueeeeeeeeeee
Volver arriba Ir abajo
http://ellen_shuker.metroblog.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Hoy a las 15:24

Volver arriba Ir abajo
 
Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 8 de 9.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
 Temas similares
-
» Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT
» El juego Perfecto[Nick&tu] Hot
» Dos Extraños en la Cama ... [Joe & Tu] Adaptada
» OGAME - Juego online
» Un juego muy chulo. (¡¡LISTA DE TEMAS YA DISPONIBLES!!)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: