Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
AutorMensaje
camilitalovato
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 440
Edad : 18
Localización : Viviendo una aventura con Joe Jonas ;)
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 8th 2011, 15:09

NUEVA Y FIEL LECTORA!!!
mira te voy a decir algo y es serio...
cm es posible q hayas estado tanto tiempo sin colocar esto¿?
chica ya se q es adaptada pero ES LA BOMBA!!!
y no lo digo de broma!!! Very Happy


Me llamo camila pero me dicen MC, creo q he leido antes alguna webnovela tuya..
me encantan.
Volver arriba Ir abajo
teamkj2
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 445
Edad : 24
Fecha de inscripción : 05/10/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 10th 2011, 05:38

seguilaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
nasgdangerJONAS
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 472
Edad : 24
Localización : viajando todas las noches...solo para ver tus ojos<3
Fecha de inscripción : 12/11/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 10th 2011, 16:52

nueva lectora Very Happy
buenisima la nove.. en serio,siguela pronto Smile
Volver arriba Ir abajo
https://twitter.com/WatermelonLovE_#
NickitaJonas*-*
Nuev@


Cantidad de envíos : 47
Edad : 22
Localización : En el maravilloso Mundo De mis Jonas &amp;#9829;
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 12th 2011, 15:29

Siguela.siguela.siguela.siguela.siguela. *-*
Volver arriba Ir abajo
[#__SeeNoMore]
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 820
Edad : 21
Localización : ¡Con Joe! Always (:
Fecha de inscripción : 12/01/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 12th 2011, 20:49

Capítulo 6

"¿Por cuánto tiempo ha estado sucediendo esto?"

____ casi saltó de su piel cuando la voz de Nathan rompió el silencio de sus actividades de doblar la ropa de un normal sábado por la tarde. Había ido a trabajar temprano esa mañana, y no estuvo cuando ella había llegado a casa. Como ocurría a menudo, eran como dos barcos que pasaban uno junto al otro por la noche.

Ella puso la toalla en la parte superior de la secadora. "Me asustaste. ¿Cuándo entraste?"

“No lo sé. Hace rato."

"No te escuché por la secadora. ¿Cuánto tiempo ha sido qué?"

"Lo tuyo con Joe Jonas."

"Oh. No hay nada que este pasando."

Nathan ladeó la cabeza hacia un lado y le dio la misma mirada que ella le daba cuando la respuesta no era lo suficientemente buena. Ella se resistió a reír.

"Vamos, mamá. Ningún hombre vendría a cenar con tu hijo si realmente no te gustara."

"¿Eso crees?"

"Aja. Te gusta mucho.” Se volvió y salió de la sala de lavandería.

____ lo siguió a la cocina y levantó la tapa de la olla sobre la estufa. Agitó la salsa mientras Nathan se servía un vaso de leche con chocolate.

"Así que, ¿te molesta?" Le preguntó.

"¿Qué me molesta?"

“Verme a mí con alguien."

"Él no es simplemente alguien, mamá. Él es el maldito mariscal de campo de un equipo de fútbol de la NFL."

"Si no lo fuera, ¿Te molestaría?"

"Mamá, no me importa si estás saliendo con el chico que recoge nuestra basura, mientras sea bueno para ti."

Nathan se detuvo frente a ella y la miró directamente a los ojos. "¿Él es bueno contigo?"

Su pregunta la sorprendió. “Sí. Lo es."

“Entonces, ve por él. Pero es malditamente súper que estés saliendo con Joe Jonas. No esperes que me mantenga callado sobre eso." Nathan la besó en la mejilla y salió de la habitación, con la leche y un puñado de galletas en la mano.

Ella se ahogó y tuvo ojos llorosos, a punto de saltar sobre él por comer comida chatarra antes de la cena.


Joe se estaba drenado físicamente, goteando sudor y maldiciendo a su entrenador, lo que hizo que Ben se riera de él y lo llamara un buen entrenamiento.

Joe se limpió el sudor de los ojos y tomó su botella de agua. "Eres un hijo de puta", dijo jadeando.

Ben se sentó junto a él en el banco de pesas. "Me pagas para ser un hijo de puta. Si me odias al final de un entrenamiento, entonces he hecho mi trabajo."

"Ah-ajá. Me estoy muriendo".

Ben le dio una palmada en la espalda, su calva cabeza brillaba con las luces del techo. "Deja de lloriquear como un niño y súbete a la cinta por veinte minutos para enfriarte. Entonces podrás irte a la ducha."

"Disfrutas esto." Joe arrastró su cuerpo adolorido a una posición de pie.

"Atiende mis tendencias sádicas. Y me pagas por ello. ¿Cómo no voy amar mi trabajo?"

Joe negó y se arrastró a la cinta de correr, estuvo ahí veinte minutos con un razonable pero no patéticamente lento caminar, y se puso en marcha. Para entonces Ben estaba fuera torturando a algunos otros pobres diablos. Joe se centró en la televisión esperando que esos veinte minutos pasaran rápido.

"Hombre, debes estar haciéndote viejo. Los malditos entrenamientos de Ben te están matando."

Joe sonrió mientras Randy Lasalle, el mejor receptor, saltaba a la rueda de ardilla y comenzaba a subir a un ritmo acelerado. Randy tenía veintidós años y estaba en el segundo año de su contrato. Joe estaba contento de tenerlo. El chico había llegado de una escuela pública en Louisiana, llegando alto porque tenía las mejores malditas manos y la más rápida zancada que Joe nunca hubiese visto.

"¿Estás aquí para trabajar con Ben?"

“Sí. Tengo que estar en forma para las damas, como debes saber."

Joe resopló. "¿Qué quieres decir con que tienes que mantener las piernas en buena forma por mí?"

Randy se echó a reír. "Simplemente no se lo digas a las damas, ¿de acuerdo?"

Ben se acercó, se inclinó sobre el control de la velocidad de Randy, y apretó algunos números.

"No es suficiente rápido, niño bonito. Si quieres seguir haciendo grandes cantidades de dinero con tus rápidas piernas, entonces, menos plática y más carrera."

Después de que Ben se alejó, Randy dijo, "Es como estar de nuevo vuelta en la escuela. Soy demasiado viejo para esta mierda."

"No te oyes jadeando lo suficiente, Randy," Ben dijo desde el otro lado de la habitación.

Randy puso los ojos en blanco, se echó a reír y Joe también.

Joe se duchó, se vistió y se dirigió hacia el frente del gimnasio, cuando vio a una hermosa pelirroja con un traje que era casi, pero no del todo demasiado corto para ser considerado adecuado. Su pelo estaba peinado con estilo, con los ojos verdes como los de una bruja, con sus tacones pecaminosamente altos. Se veía como el sexo encarnado y sonreía como si supiera exactamente cómo se veía mientras se apoyaba en el mostrador y hablaba por teléfono, con una cadera inclinada hacia un lado, aparentemente inconsciente al babeo en masa de los hombres sudorosos en el gimnasio que eran tan obvios, y que pasaban caminando varias veces para echarle un vistazo.

Pero Joe sabía que era todo menos inconsciente.

La agente de Joe, Elizabeth Darnell, no era nadie si no tapaba el tráfico. Dejó que las buenas sorprendidas miradas la tomaran en la puerta y luego entró. Y entonces fue directo a matar, mientras las lenguas de todos se arrastraban por el suelo.

Terminó su conversación telefónica cuando lo vio yendo en su dirección, y le dio una deslumbrante sonrisa.

"Joe, no sabía que estabas aquí."

"Liz, no creo que haya mucho que no sepas."

Ella deslizó su brazo en el suyo. "Es cierto. Llévame a almorzar, y charlemos."

"Claro".

Llegaron a un restaurante a pocas cuadras de distancia. Joe se estaba muriendo de hambre después de la flagelación de Ben, por lo que cargó contra proteínas y carbohidratos, mientras Liz mordisqueaba una ensalada de pollo a la parrilla.

"Necesitas una hamburguesa con queso", dijo él, agitando el tenedor en su intento lamentable de comer.

"Cariño, si me das grasas, los gerentes generales no se comerán con los ojos mis piernas ni mis pechos. Entonces, ¿quién le conseguirá a tipos como tú contratos de millones de dólares?"

Joe tomó un largo trago de agua. "Prefiero que comas una hamburguesa con queso."

Ella arqueó una ceja, se secó su oh-tan-linda boca con la servilleta, luego empujó su plato. "Hay un estreno en Hollywood esta semana al que quiero que vayas."

"No estoy interesado".

"Siempre dices eso. Y después siempre vas."

"Aún así no estoy interesado."

Liz respiró hondo, como si fuera un padre exasperado con un niño difícil. Él sabía que no estaba tratando de impresionarlo con la sugerencia. Joe no follaba con las personas con las que hacía negocios, había funcionado muy bien para Liz también, porque no quería mezclar sus negocios con el placer tampoco. Para Joe, Liz era como una hermana - una hermana que a veces era muy molesta, pero que le hacía ganar un montón de dinero.

"Joe, es la temporada de estrenos de verano. Las personas están prestando atención a la televisión y a las revistas y a quien está apareciendo en esos grandes estrenos de las películas. Este sería un buen momento para hacer una aparición en una de esas enormes películas millonarias. La nueva película de Cynthia Beaudreaux sale el Miércoles".

"¿Qué tipo de película es?"

"Una comedia romántica".

Joe mordió un pedazo de pan. "Me gustan las películas de acción."

"Pero ¿No te gustaría asistir al estreno de su película?"

Él prefería tener una endodoncia . Pero tal vez a ____ le gustaran las comedias románticas. "Déjame checar mi agenda, y me pondré en contacto contigo."

Liz arqueó una ceja. "Cariño, yo hago tu agenda. Sé cada movimiento que haces."

"No, no lo sabes."

"Sí, lo sé."

"No eres mi dueña, Liz. No cometas el error de pensar que lo eres. Quieres manejar mi carrera, bien. No pienses que manejas mi vida. Revisaré mi agenda y me pondré en contacto contigo."

Ella tomó su vaso de agua con gas, sin haberse ofendido para nada. Su vida consistía en hacer frente a atletas con grandes egos. Él sabía que iba a necesitarse una aplanadora para detenerla.

"¿No puedes hacer eso ahora?"

"Mi teléfono esta en el coche."

"¿No puedes ir a buscarlo?"

"No."

Y Joe tuvo que admitir que le gustaba hacerla enojar.

Ella suspiró. "Estas probando mi paciencia, Joe".

“Sí, pero te hago ganar un montón de dinero, por lo que estás dispuesta a aguantarme. Te llamo más tarde esta noche, Liz. Y entonces te diré si me consigues algunos boletos para ese estreno."

“Me refiero a que lleves a Cynthia Beaudreaux al estreno de su película."

"¿No tiene ya una cita?"

"No lo sé. Tal vez la tiene. No me importa. Haré arreglos para que tú seas su cita."

"Ya estás otra vez, organizando la vida de las personas".

"Para su beneficio y tu beneficio."

"Si voy a este estreno, no será con Cynthia."

Los ojos de Liz brillaron con irritación. "¿Con quién será entonces?"

"Llevaría mi propia cita."

"¿A la organizadora de eventos?"

Él se encogió de hombros. "Tal vez".

"Ella es una don nadie."

"Pero el punto de este estreno es que me vean y me fotografíen, ¿verdad?"

Ella golpeó sus uñas sobre la mesa. “Sí. Pero—"

"Pero nada. Me has presentado a todas estas mujeres desde hace años, Liz. Y las Relaciones Publicas han sido grandes. De vez en cuando me gustaría elegir mi propia cita, ¿de acuerdo?"

Ella abrió la boca para decir algo, pero su mirada la hizo pensarlo dos veces.

Mujer inteligente. Ella sabía que cuando no discutir. "Llámame y me avisas sobre lo que decidas".

"Lo haré."


Nathan pasaría la semana en el campamento de fútbol. Ambos equipos— JV y Varsity— asistirían. Nunca estuvo lejos de ella tanto tiempo. Unos pocos días en excursiones escolares sí, pero no toda la semana. ____ lo había puesto en el autobús a las 05 a.m. esa mañana, y trató de no dejarle ver las lágrimas que amenazaban con caer, sabiendo que sentiría vergüenza.

Además de que quería que se convirtiera en un adulto fuerte e independiente, y sin duda era eso y mucho más. Estuvo tan entusiasmado con ese campamento, que ella había economizando y ahorrando para poder pagárselo. Estaba feliz de ser capaz de hacer eso por él. Lo había ganado con buenas notas y haciendo la tarea, y si su actitud con respecto al año pasado no fue espectacular, ella había entendido que no era fácil siendo un adolescente y comenzando la escuela secundaria. Había tantas presiones en los chicos en esos días.

Ella trataba de cortar un poco sus lazos, siempre y cuando las cosas no se salieran demasiado de las manos. Y esas molestas hormonas contaran por lo menos en algo de su comportamiento de Jekyll y Hyde.

Pero ahora tenía una semana entera de noches tranquilas en el hogar. No sabía lo que haría con ella misma. Sus días se mantendrían ocupados con el trabajo. Tenía un almuerzo el miércoles, así que hoy y el Martes ella y las otras mujeres estarían suficiente ocupadas preparando el asunto.

Pero, ¿qué iba a hacer en la noche? Suponía que sería mejor empezar a prepararse a sí misma para los tiempos de soledad, ya que con el tiempo él conseguiría su licencia de conducir, empezaría a salir, a ir a la universidad. No estaría cerca mucho más.

Se vio mirándose en la ventana de la cocina, regresando de vuelta a la realidad ante el sonido de su teléfono celular sonando. Lo agarró y respondió.

"Hola, bonita."

Joe. Sonrió al oír su voz. "Hola, guapo".

"¿Qué estás haciendo?"

"Sintiendo pena de mí misma porque mi hijo me ha abandonado por una semana."

"¿Ah, sí? ¿A dónde fue?"

"Al campamento de fútbol."

"Me acuerdo de esos. Pasará un buen rato."

"Estoy segura que lo hará. Pero es la primera vez que estaremos separados tanto tiempo."

“Caray, mamá, es tiempo de cortar el cordón."

Ahora le tocó el turno a ella de reír. “Tienes razón. Estoy exagerando, ¿Verdad?"

"Definitivamente. Entonces, ¿qué harás el Miércoles por la noche?"

"Tengo un almuerzo el miércoles."

"¿Pero el miércoles por la noche? ¿Estás libre?"

"Um, supongo que sí."

"¿A qué hora es el almuerzo?"

"Tenemos que terminar a eso de las dos, incluyendo la limpieza".

"¿Te gustaría ver una película conmigo el miércoles por la noche?"

Ella sonrió. Esa sería la manera perfecta de relajarse después de hacer el evento del miércoles. "Me encantaría".

"Grandioso. Si me das la ubicación del evento que estarás haciendo, haré que una limosina te recoja allí alrededor de las dos".

"¿Una limusina?"

“Sí. Te llevará al aeropuerto."

"¿Al aeropuerto? ¿Para ver una película?" Sintió como si se hubiera perdido de alguna parte de la conversación en alguna parte.

"Estaremos volando a Los Angeles para ver el estreno de 'I dreamed of You.'"

Ella se cayó en la silla. "¿Me estás tomando el pelo? Me muero por ver esa película."

"¿Sí? Grandioso".

"¿Hablas en serio? ¿Al estreno?"

"En serio".

"Oh, Dios mío, Joe".

"¿Eso significa que sí?"

"Um, sí. Por supuesto que sí. Me encantaría."

"Bien. Haré que la limusina te recoja a las dos. Volaremos hasta allí, nos alojaremos en un hotel toda la noche, si está bien contigo."

“Sí. Perfecto. Oh, Dios, tengo que encontrar algo para llevar a un estreno. Dios mío, no tengo mucho tiempo, ¿verdad?"

"Te llevaré mañana de compras."

"No necesito que me lleves de compras. Y no tengo tiempo para hacer compras. Estaré ocupada todo el día de mañana terminando los planes para el almuerzo."

“Muy bien. Haré que Liz te envíe algo."

"No. Puedo comprar mi propia ropa. Me haré algún tiempo. "

"____, no te invité al estreno para que entres en pánico. Y me aseguraré que tengas algo digno para usar en el estreno. Esa es mi responsabilidad, así que no te preocupes, ¿de acuerdo? Además, mi agente tiene personas que trabajan para ella, que no tienen casi nada que hacer."

Ella se echó a reír. "Bueno, si insistes. Y ¿Joe?"

"¿Sí?"

"Gracias por haberme invitado. Estoy muy emocionada."

"Yo también."


Los dos días siguientes pasaron en una ráfaga de actividad. Cuando le dijo a las chicas sobre la invitación a la premier, no estuvo segura de si estaban más emocionadas al respecto de ella o de ellas. A pesar de que tenía un millón de cosas que hacer de última hora para el almuerzo, Sam insistió en que ____ se hiciera la manicura y pedicura, a pesar de las vehementes protestas de ____ de que no tenía tiempo para eso. Pero Kelly y Karie le dijeron que todo estaba cubierto para el almuerzo, y ____ se preocupaba innecesariamente.

Pero ese era su trabajo. Si ella no se preocupaba por cada pequeño detalle, ¿Quién lo haría?

Por lo menos el almuerzo mantenía su mente lejos del estreno de la glamorosa película con Joe. De lo contrario habría sido un caso total perdido preocupándose acerca de lo que iba a usar y cómo se peinaría y la joyería que elegiría.

Pero esas cosas, al parecer, estaban fuera de su control, al menos según Lisa Montgomery, que se presentó muy temprano el martes por la mañana. Lisa trabajaba para Elizabeth Darnell, la agente de Joe. Entró en la tienda cuando abrió, tomó las medidas de ____, le preguntó sobre sus preferencias en colores para vestidos, zapatos, peinado, maquillaje y joyas, incluso. Sam, Kelly y Karie se rieron y se metieron en el espíritu de todo eso, mientras ____ se sentaba en su mayor parte sorprendida a pesar de todo hasta que Lisa le dio las gracias, le dijo que se iba a encargar de todo, que todo lo que ____ tenía que hacer era presentarse en Los Ángeles el miércoles, y entrar campante por la puerta.

Al momento del almuerzo—que salió perfectamente— terminó, ____ estaba física y mentalmente agotada. Sin embargo, cuando el servicio de limusina se presentó, no pudo dejar de sentir una renovada sensación de emoción, más por ver a Joe que por el estreno. Sin embargo, Sam la echó por la puerta y le dijo que acabaría la supervisión de lo último de la limpieza.

Así que se subió a la limusina negra, sintiéndose mucho más importante de lo que era, y trató de relajarse mientras se abrían camino hacia el aeropuerto de San Francisco. Se sorprendió al encontrar que tomarían un pequeño jet privado en lugar de una línea aérea comercial. Subió a bordo del jet de lujo. Joe estaba sentado en la parte posterior en una silla que se veía muy cómoda. Se puso de pie cuando entró, se acercó a ella, la tomó en sus brazos y la besó sonoramente.

Ella se derritió en sus brazos, con toda la tensión de la semana flotando en sus labios mientras se movían sobre los de ella, con su lengua deslizándose en el interior, lamiendo la suya. Suspiró, apoyándose en él, amando la sensación de sus duros músculos mientras se aferraba a él.

Era difícil no querer seguir besándolo, tocándolo, pero no estaban solos. Ella rompió el beso, y tocó su frente con la suya.

"Te extrañé".

Ella sonrió, amando que él dijera las palabras que ella sentía. "También te eché de menos."

"¿Cómo salió tu almuerzo?" Le hizo señas mostrándole un sofá de cuero blanco.

Este jet no se parecía a un avión. Parecía como una suite de hotel con una exuberante alfombra y sillas de gran tamaño que giraban. Y el sofá. Nunca había visto nada igual.

Se sentó, y él se sentó a su lado. "Nos fue muy bien."

"Grandioso. Espero que consigas más negocios con eso."

"Yo también".

La azafata a bordo les sirvió un vaso de champaña. Ella sonrió, sintiéndose un poco decadente, pero con mucho gusto lo aceptó y luego se volvió a Joe, quien bebía una copa de lo que parecía ser una soda. "¿Tu no bebes champagne?"

"Es verano y estoy en práctica. Mi entrenador personal me daría una patada en el trasero si descubre que sudo alcohol."

Ella se echó a reír. "Entrenándote duro, ¿verdad?"

"A veces me quejo un poco después del entrenamiento. Sin embargo, no digas que me escuchaste decir eso. Simplemente golpea mi ego".

"Ni siquiera me lo puedo imaginar, en tan buena forma como estás, lo que se necesitaría para hacerte sentir así."

Él se encogió de hombros. "Me estoy haciendo mayor. Es más difícil mantenerme de esta manera, así que tengo que trabajar para ello."

"El fútbol es un deporte brutal. Tienes que estar construido como la ladera de una montaña para recibir el tipo de golpes que recibes."

Él se echó hacia atrás y jugó con los extremos de su pelo. "Es más fácil para mí que para muchos de los otros chicos. Yo sólo tengo que dar un paso atrás y tirar".

"Uh-ajá. He visto los juegos. Tomas tu parte en los aciertos."

"Así que, eres una fan. ¿Quieres un autógrafo?"

“Pues sí, lo quiero. Puedes autografiarme con tu lengua en mi—"

"Estaremos listos para el despegue en breve, Sr. Jonas."

"Gracias Amanda", dijo, sin quitar sus ojos de ____. Una vez que Amanda se fue a la parte delantera del avión, Joe se inclinó y rozó sus labios a través de los de ella.

____ engulló, con su cuerpo envuelto en un infierno de necesidad.

"Tatuarte con mi lengua, ¿eh?"

Ella debería estar avergonzada de que Amanda, la auxiliar de vuelo había probablemente escuchado lo que dijo, pero en este momento su única preocupación era Joe. "Sí".

"Tendré eso en mente. Es hora de abrocharse el cinturón."

Se movieron a los asientos quedando separados hasta después del despegue, momento en el que Amanda les trajo bebidas frescas, aperitivos de camarones a la plancha y una ensalada.

"Pensé necesitarías algo de comer", dijo Joe. "Una vez que lleguemos no habrá ninguna hora para comer hasta después del estreno."

"¿Cuál es la agenda?"

"Liz dijo que hizo arreglos para que alguien te peinara y maquillara, y tiene tu vestido y zapatos y todas esas joyas listas en Los Ángeles"

"Joe, te has metido en un montón de problemas por mi. No tienes que hacer esto."

Él levantó la mano y le besó la muñeca. "Quiero que esta sea una noche divertida para ti."

"Obviamente este es el caso de cuando tu agente quiere que asistas para exponerte a los medios"

"Por supuesto."

"Y no exactamente esperaba que me llevaras como tu cita."

"No hago todo lo que Elizabeth me dice que haga." Sosteniendo su mano, lamió el interior de su muñeca. Ella se estremeció.

"¿Cuánto tiempo tenemos antes de que el vuelo aterrice?"

Joe tomó su teléfono celular para echar un vistazo a la hora. "Unos cuarenta minutos. ¿Por qué? ¿Tienes algo en mente?"

Su mirada recorrió los límites del jet. "No tenemos mucha privacidad aquí".

"Más de la que crees." Se puso de pie y la tomó de la mano, llevándola a través de la puerta del fondo del avión. Se quedó sin aliento cuando se dio cuenta que era un dormitorio.

"Mierda. ¿A quién pertenece esta cosa? ¿A algún sultán?"

Joe se echó a reír, entrando trás ella y envolviendo sus brazos alrededor. "Es el avión de Irvin Stokes".

"Oh, Dios mío. No tenía ni idea. Realmente le debes caer bien."

"Bueno, sí. Pero realmente le gusta Elizabeth, también. Ella le chismea, almuerza con su esposa todo el tiempo. Creo que piensa en ella como su oh - tan exitosa hija".

Ella se volvió y lo abrazó. "Creo que realmente tú le caes bien. No puedo creer estar en este avión."

"Basta de hablar de aviones." Joe llegó detrás y cerró la puerta, empujando a ____ contra la pared. "¿Te importaría unirte al club de milla alta?"

"Pensé que nunca lo preguntarías." Ella apretó los labios en los suyos, con sus pezones ya hormigueando con el pensamiento de tener sexo con Joe en este jet. Había teniendo experiencias salvajes con él, pero esto era loco y era muy emocionante. Estaba mojada y lista y deseando poder estar inmediatamente desnuda para que él pudiera follarla.

Por otra parte, ¿por qué tenía que estar desnuda de todas formas? Él tenía su boca sobre la de ella, con su duro cuerpo contra el suyo, y llevaba un vestido de tarde. Su pene estaba duro contra su cadera. Ella acomodó su cuerpo, poniendo su erección en contacto directo con su sexo, después se frotó contra él.

Él bajó la vista hacia ella con una ardiente expresión que hizo que su interior se fusionara.

"¿Hay algo que desees?"

“Sí. Tu pene dentro de mí. Ahora."

Él levantó su vestido, metiendo la mano mientras lo empujaba sobre sus caderas, luego alcanzando sus bragas y arrastrándoselas hacia abajo. Ella se movió, dejándolas caer al suelo. Joe abrió sus pantalones y sacó su pene, llegando a su bolsillo por un condón, desgarrándolo, y poniéndoselo en un tiempo récord.

Joe la empujó contra la pared y levantó la pierna sobre su cadera, empujando dentro de ella con una dura estocada que la hubiera hecho gritar si no hubiera sido consciente de que no estaban solos en este avión. En cambio, gimió mientras salía y entraba en ella de nuevo. Sentía el pulsar de su vagina, más exigente por el placer pecaminoso que le daba. Arrastró los tirantes de su vestido de sus hombros y mostró sus pechos, luego se inclinó para trabajar en uno de sus pezones y chupárselo fuerte. ____ se estremeció, golpeando su cabeza contra la pared del avión, el rugido de los motores era igual que el rugido de su sangre, que golpeaba sus oídos. Ella tiró de la camisa de Joe, y levantó sus brazos, lo que le permitió sacársela.

Oh, a ella le gustaba esto, que la golpeara contra la pared del avión, con su vestido como un taco en sus manos mientras se aferraba a él y mientras la golpeaba con sus profundos empujes hacia arriba, con su frenesí por hacer el amor sacándola de su mente y llevándola a un lugar donde se sentía loca y libre. Ella no sabía nada sino de este hombre y este momento y el centro de su deseo que se enrollaba como una serpiente, feroz y sin obstáculos. Ella marcó sus hombros con sus uñas y le exigió más.

“Mierda,” dijo ,meciendo su pelvis contra la de ella más duro, dándole más de lo que ella hubiera querido, deslizando su mano entre ellos para dar masajes a su clítoris, separándose lo suficiente para que ver como era follada por su pene dentro de ella y utilizado sus dedos en su clítoris.

"Me voy a correr, Joe. Sigue follándome así."

Ella sintió que su vagina estaba tensa en torno a su pene, con una espiral salvaje de sensaciones haciéndose cargo, y se vino con un grito salvaje.

Joe cerró su boca sobre la suya, chupando su lengua mientras se mecía en su contra, empujando muy dentro de ella con un gemido cuando alcanzó su clímax y envolvió con sus brazos alrededor de ella, levantándola del suelo mientras empujaba duro y profundo en su interior.

Sin aliento, con un hormigueo en las piernas, se fue con él cuando la llevó a la cama y cayó sobre él, con ella encima, con ambos jadeando y húmedos de sudor.

____ no habló durante unos minutos, conteniendo y sintiendo los latidos del corazón de Joe en su contra, mientras le acariciaba la espalda.

"Creo que tu vestido se ha arrugado", dijo finalmente.

Ella se echó a reír. "No creo que me importe. Pero podríamos estar sudando la colcha del Sr. Stokes."

"No me importa, y estoy seguro de que a él tampoco."

Se limpiaron en el muy agradable y para nada típico baño del avión. ____ se alisó el pelo y se visitó lo mejor que pudo, pero fue muy obvio por sus rosadas mejillas y labios ligeramente hinchados que tenía una apariencia ‘de recién’ follada.

"Definitivamente, parece que acabo de tener sexo. ¿Cómo voy a hacerle frente a la tripulación del vuelo?"

"A la tripulación del vuelo se le paga muy bien para no notar nada. Vamos a tomar una copa antes de aterrizar. Me has dado sed."

Ella se rió y lo tomó de la mano, muy pronto sintiendo sed ella misma.


Lo que ____ aprendió muy rápidamente una vez que aterrizaron en Los Ángeles era que la agente de Joe era un infierno de organizadora. Una limusina se reunió con ellos en el avión y los llevó a un increíblemente lujoso hotel, donde fue apartada de Joe por todo un equipo de personas de maquillaje y peluquería. La metieron a la ducha, y luego fue pulida, encerada, y maquillada en cada pulgada de su rostro. Le habían aplicado maquillaje profesional, estaba peinada, e incluso había una mujer que entró y la vistió.

Se preguntó si este era el estilo de vida que las estrellas de cine estaban acostumbradas. Sin duda era bueno ser mimada y todo, aunque era un poco abrumador. En el momento en que se paró frente al espejo vestida en algún vestido escandalosamente caro de diseñador y adornada con joyas de las que no quería saber el costo, tuvo que admitir que habían hecho maravillas con ella, porque ni siquiera se parecía a ella misma. El peinado hacia mágica en la complexión de una persona. La cicatriz sobre su ceja que obtuvo de niña cuando cayó de su columpio fue destruida por expertos. Sus ojos parecían enormes y... hermosos, y sus pestañas -wow. Ninguna cantidad de tiempo de gasto de pie frente al espejo aplicándose rimel podría esperar reproducir la magia de las pestañas postizas.

El vestido sin tirantes color cobre se ceñía a su busto, cintura y caderas, y luego caía en mágicas ondas en el suelo, y era la cosa más bella que ____ había usado nunca. Y los zapatos - Dios, los zapatos. Tiras y agujas con un arco más lindo de sus dedos del pie. Habían acertado con el vestido, y ella quiso dormir con ellos hasta que muriera.

"Gracias a todos—muchas gracias. Me siento como Cenicienta esta noche. Todos ustedes trabajaron tan duro para hacerme quedar bonita, y no puedo decirles lo mucho que aprecio eso".

El personal de maquillaje y del pelo y todos los demás le devolvieron la sonrisa a ella, la abrazaron y la besaron, y luego salieron de la habitación. ____ inhaló, lo dejó escapar, luego se volvió una vez más al espejo.

"Santa mierda, mujer."

Se volvió al oír la voz de Joe.

Estaba de pie en la puerta de entrada del dormitorio. Una vez más, fue golpeada por el absolutamente increíble hombre que llevaba esmoquin. Sus anchos hombros llenaban la camisa tan bien, y era lo suficientemente alto como para llevar la ropa con elegancia, su pelo negro estaba perfectamente peinado, sus ojos azules eran aún más sorprendentes contra el negro sólido de su esmoquin. Entró y caminó a su alrededor mientras ella estaba en el centro de la habitación, luego se acercó, levantó la mano y posó un beso en sus dedos.

"Eres la mujer más hermosa que he visto".

Ella se sintió emocionada. "No lo soy. Pero estoy segura de que me siento de esa forma esta noche. Gracias por esto."

"Eres la mujer más hermosa que he visto, porque aprecias esto de una forma que ninguna otra mujer con la que he estado antes puede apreciarlo."

Ella sintió el aguijón de las lágrimas. "No me hagas llorar, o tendrás que llamar a toda esa horda de personas de nuevo para arreglarlo."

Él extendió el brazo. "¿Lista para ir a divertirte?"

"Sí".












Gracias por los comentarios Chicas!
Y perdon, perdon, perdon, perdon, por no poner Capitulo antes!
Enserio ojala me perdonen, pero aqui esta y espero que les guste!
Bienvenidas: camilitalovato, normysss10, nasgdangerJONAS, NickitaJonas*-* (:
Volver arriba Ir abajo
nasgdangerJONAS
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 472
Edad : 24
Localización : viajando todas las noches...solo para ver tus ojos<3
Fecha de inscripción : 12/11/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 13th 2011, 14:40

aaaaaaaaww demasiado lindo hahaha! buenisimo Very Happy
siguela pronto Wink
Volver arriba Ir abajo
https://twitter.com/WatermelonLovE_#
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 13th 2011, 20:01

Nueva lectora siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 14th 2011, 14:26

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
NickitaJonas*-*
Nuev@


Cantidad de envíos : 47
Edad : 22
Localización : En el maravilloso Mundo De mis Jonas &amp;#9829;
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 14th 2011, 15:50

Siguela.siguela.siguela.siguela.
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 14th 2011, 16:39

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
[#__SeeNoMore]
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 820
Edad : 21
Localización : ¡Con Joe! Always (:
Fecha de inscripción : 12/01/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 14th 2011, 23:27

Gracias por sus comentarios chicas!
Mañana les subo Capitulo.
Y Bienvenida Niinoo
me encanta que te encante la novela!
Cuidense chicas. Bye! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 15th 2011, 00:49

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
[#__SeeNoMore]
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 820
Edad : 21
Localización : ¡Con Joe! Always (:
Fecha de inscripción : 12/01/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 15th 2011, 22:20

Capítulo 7

____ no sabía qué esperar, ya que nunca estuvo en el estreno de una película antes. Los flashes en su rostro y las aparentemente miles de preguntas sobre quién era y cual era su relación con Joe fueron abrumadoras y la tomaron por sorpresa. Esperaba que las estrellas de cine fueran acosadas por los medios de comunicación. Pero ¿Ella? Ella no era nadie.

Por otra parte, Joe era el famoso. Los medios de comunicación querían saber quién era su acompañante.

Joe parecía muy cómodo, sonriendo y saludando a los fans y posando para las cámaras. Y cuando se le preguntó acerca de ____, pareció estar bien presentándola a todo el mundo, incluidos los periodistas nacionales, las revistas, incluso a los del canal de entretenimiento.

Oh. Mi. Dios.

____ quería regresar a la limusina, volver a la suite, y observar a otras personas en la televisión. No quería verse a sí misma en ella, aunque estaba segura de que las cámaras estaban más interesadas en las estrellas de cine y televisión y en las modelos que asistían y no en ella. Ella no era noticia. Y afortunadamente, todas las personas de los medios de comunicación se dieron cuenta de eso muy pronto y salieron corriendo tras las celebridades reales para que ____ pudiera respirar.

Lo que hizo fue disfrutar comiéndose con los ojos a la crema y nata de Hollywood, que estaba a pocos metros de ella, dando entrevistas y sonriendo a las cámaras. Así que cuando no tuvo cámaras en su cara, deseó haber pensado en llevar su propia cámara y tomar algunas fotos para que Sam, Kelly y Karie las pudieran ver. A pesar de que suponía que podría ser inapropiado correr detrás de las estrellas de cine y tomar fotos con su mini cámara.

Cuando finalmente entraron, Joe la llevó a sus asientos, y oh, la película fue maravillosa. Y el tiempo pasado con Joe grandioso. Sostuvo su mano y puso su brazo alrededor de ella, y ambos se rieron en la película, que fue divertida y romántica. Fue una noche perfecta, y ____ se sintió como que era en realidad Cenicienta. Joe incluso se inclinó sobre ella algunas veces durante la película y la besó. No podría pedir una cita mejor, y recordaría esta noche por siempre.

Cuando la película terminó, todo el mundo salió arrastrando los pies y se dirigió a sus limusinas.

____ se apoyó contra Joe, con su brazo entrelazado con el suyo, mientras entraba en su coche.

"Lo pasé maravillosamente, Joe. Gracias."

Él le sonrió. "No hay de qué. Pero no ha terminado."

"¿No?"

"No, hay una fiesta posterior al estreno. A menos que no quieras ir."

"Oh, no. Suena divertido".

Se fueron a otro hotel muy elegante donde había una fiesta en el increíble y gran salón de baile lleno de globos y carteles de cine y fuentes de champaña y por suerte - de alimentos.

"Oh, gracias a Dios. Me muero de hambre", dijo mientras ella y Joe encontraban una mesa.

"Yo también. Estoy tan contento de que te guste comer."

Ella se echó a reír. "¿Por qué no me gustaría?"

Él le dedico una mirada. "Te sorprenderías del número de mujeres de mis citas que no comen. No creerías la expresión de horror en sus rostros cuando les sugería una comida de verdad. No hay nada más deprimente que ver a una mujer dar un mordisco a un pedazo de apio."

Ella se echó a reír. "No hay temor de eso conmigo. Llévame a la hamburguesa con queso más cercana."

Había fotógrafos y medios de comunicación presentes ahí también, pero no parecían estar tan frenéticas como en la alfombra roja. Sin embargo, ____ era consciente de que Joe tenía una imagen que mantener, por lo que no trató de meterse los alimentos directamente a su boca, a pesar de que en ese momento podría haberse comido el brazo derecho de un fotógrafo.

Los medios de comunicación parecían contentos de pescar a los actores y a las actrices sirviéndose y después dejarlos.

"Probablemente sentirás no haber traído a alguien más famoso contigo", dijo finalmente al ser capaz de hablar después de que su estómago estuvo lleno.

Joe tomó un trago de refresco, y luego arqueó una ceja. "¿Por qué dices eso?"

"Porque somos más o menos ignorados por los medios de comunicación. Si hubieras traído a alguna actriz de moda contigo, hubieras tenido más, ¿cómo lo llaman? ¿Más cámara?"

Él se echó a reír. "Cariño, no vine aquí para ser fotografiado. Dios sabe que tengo más oportunidades de conseguir ser fotografiado de las que necesito. Quería traerte para que pasaras un buen rato."

"Oh." Ella miró hacia abajo a su regazo, sintiéndose estúpida por haberle dicho lo que dijo. "Lo siento".

Él le alzó la barbilla con los dedos. "No lo sientas. Pero no malinterpretes por qué estamos aquí. No te estoy utilizando para una sesión fotográfica conmigo, ____. Te he traído aquí esta noche porque quería que pasaras un buen momento. No hay segundas intenciones".

Ella deslizó su mano alrededor de su nuca. "Gracias, Joe. Realmente ha sido la mejor noche de mi vida."

Él rozó sus labios sobre los de ella, el beso fue suave y amable, era el tipo de beso que hacía que su corazón quisiera hacer cosas peligrosas - como enamorarse.

El flash de una cámara la hizo saltar. ____ parpadeó y miró la cara de un fotógrafo. "Me enviarás algunas copias de esas, ¿verdad, Garbo?", Preguntó Joe.

El fotógrafo se echó a reír. "Claro que sí, Joe".

____ levantó una ceja hacia Joe después de que el tipo de la cámara se alejó. "¿Llamas por su primer nombre a los paparazzi?"

"Te ponen una cámara en la cara muy a menudo, así que aprendes quienes son. Garbo es un buen chico. Es un profesional independiente. Y realmente deseo una copia de esa foto."

"Yo también".

"Así que, ¿Estás lista para conocer a algunas estrellas de cine?"

El corazón le palpitó. "¿En serio?"

“Claro.” Se puso de pie y le tendió la mano. "No habría razón en traerte a una de estas cosas de lujo, si no puedes decir que conociste a algunos de los grandes nombres de Hollywood, ¿verdad?"

Ella se sintió débil con el sólo acto de levantarse.


Joe bebió de su botella de agua y le colocó la tapa de nuevo, mirando hacia ____, que se había quedado dormida en la limusina en el viaje de vuelta de la fiesta.

Le encanto haberla traído el estreno, disfrutó viendo a través de sus ojos. Estuvo en muchas de esas cosas en los últimos años y se hastió de la experiencia. Y las mujeres que lo acompañaban iban tras sólo una cosa – la exposición de su carrera y tantas fotos y oportunidades en los medios de comunicación, como pudieran conseguir. Lo que significaba cámaras en su cara toda la noche y nada más que entrevistas, con una sonrisa estampada en su rostro todo el tiempo. Esos eventos se convirtieron en una dolorosa experiencia.

Hasta ____. Estuvo con los ojos abiertos y entusiasmada con todo, malditamente petrificada ante las cámaras, e hizo todo lo posible por evitarlas. Y entonces se había disculpado por la falta de tiempo de cámaras con él.

Increíble. Y refrescante estar con una mujer que no estaba concentrada en sí misma, sino que se preocupaba por él. Realmente no sabía qué hacer con ella. Pero le gustaba. Realmente le gustaba. Muchísimo. ¿A quién no? Era hermosa, divertida y sexy, y su química juntos era explosiva. Era dulce y cariñosa, y si no tenía cuidado, podría terminar perdidamente enamorado de ella.

Si estaba dispuesto a enamorarse.

¿Lo estaba?

"Estás mirándome."

Él miró hacia abajo. Tenía los ojos soñolientos y medio abiertos y se veía sexy como el infierno.

"Si. Eres hermosa cuando duermes."

Ella se movió, sentándose y pasándose la mano por encima de su vestido. "No lo soy. Lo siento, sólo me quedé dormida allí. Creo que la emoción del día y de la noche acabaron cobrándome la pasada."

"Está bien. Has tenido un día largo. Tienes derecho a tomar una siesta."

Cuando llegaron al hotel, Joe tomó a ____ de la mano y la ayudó a salir de la limusina. Le gustaba ser visto con ella, no porque fuera una estrella, sino porque era hermosa de una forma natural y que hacía que la gente al caminar volviera la cabeza. Otra cosa que realmente le gustaba de ella era que no tenía idea de lo bonita que era.

En el ascensor posó su cabeza sobre su hombro, con sus dedos apretados entre los suyos. Joe tragó, con un nudo gigante en la garganta.

Mantén esto tranquilo y calmado y deja de pensar en lo serio que puede ponerse entre los dos.

Metió la llave dentro de la cerradura y empujó la puerta para abrirla, sosteniéndola para que para ella entrara en el interior, su falda hacía todo tipo de sexys ruidos mientras entraba a la sala de estar de la suite.

Se volvió hacia él, con su falda ondeando a su alrededor. Parecía una princesa y su nudo en la garganta se hundió en su pecho.

Se movió hacia ella y puso sus manos sobre su cintura. "¿Te he dicho lo increíblemente hermosa que te ves esta noche?"

Le gustaba que ella realmente se ruborizara. Colocó sus manos sobre sus hombros. "¿Te he dicho el increíble momento que tuve esta noche?"

Y sólo así, él comenzó a moverse con ella en sus brazos, con sus pies a un ritmo perfecto al oír esa canción estúpida en su cabeza. Ella era una princesa esa noche, y necesitaban bailar juntos.

"Joe".

"Sí".

"¿Te das cuenta que estás bailando?"

"Sí".

"Tengo que decirte de nuevo lo buen bailarín que eres."

"Puedes agradecer a mi madre por eso. Ella insistió con lo del salón de baile." Levantó su mano y ella deslizó la suya en la de él. Él comenzó a moverse alrededor del piso de mármol de la sala de estar.

"Me gustaría agradecerle a tu madre por eso. Eres increíble".

"No le digas a la gente de Dancing with the Stars . Sabes que aman tener a jugadores de fútbol en su espectáculo".

Ella se echó a reír. "No puedo verte queriendo hacer algo así."

"No. Así que por el amor de Dios, no pongas ese bichito en la oreja de Elizabeth, tampoco. Eso me pondría directo en su callejón."

"Tu secreto está a salvo conmigo."

Esa era la cosa. Podría imaginar cualquiera de sus secretos a salvo con ella. Pero no el más grande de ellos. Era demasiado pronto para contarle todo.

Bailaron hacia el balcón, él abrió la puerta y la llevó afuera. La noche era cálida, con las luces de la ciudad brillando y resplandecientes. Miró la ciudad, y Joe envolvió sus brazos en ella, respirando su olor.

"Ha sido una noche perfecta, Joe. Gracias otra vez."

"No hay de qué. Me alegro de que hayas tenido un buen momento."

"Tu vida es increíble. Las oportunidades que ofrece la fama son increíbles."

"Lo son. Las he disfrutado al mismo tiempo que las he tenido, apreciándolas por lo que son. La fama es fugaz, especialmente para alguien del deporte. No tendemos a tener una vida útil larga."

Ella se volvió hacia él. "Esa es una perspectiva muy razonable. Entonces, ¿qué harás cuando tu carrera futbolística haya terminado?"

"He invertido bien, no he vivido más allá de mis medios. Tendré un montón de dinero cuando me retire del fútbol".

"Pero no es que no harás nada, ¿verdad?"

"No. Llevo unas cuantas organizaciones de caridad, así que las supervisaría. Tal vez sería entrenador. Hay algunas otras opciones que estoy explorando. En realidad no he decidido aún lo que quiero hacer. Depende de cuánto tiempo pueda jugar".

Lo miró, pero no dijo nada.

"¿Qué?", Le preguntó.

"Eres demasiado bueno para ser verdad. Eres educado, rico, no has derrochado tu dinero en drogas o en fiestas. Das para caridad, y en realidad estás planeando tu futuro. ¿No tienes esqueletos en tu armario, Joe? ¿No hay un chico malo acechando por ahí, algo que te haga menos que perfecto?"

Si tan sólo ella supiera. "Nadie es perfecto, ____. Ni siquiera yo."

Ella suspiró. "No lo sé. Segura que así es como pareces".

"¿Serías feliz si fuera malo?"

Ella frunció el ceño. "No, para nada. Solo Tengo miedo de no estar a la altura de..."

"¿De qué?"

Ella negó. "De nada. No importa. Estoy siendo ridícula." Se inclinó y presionó un beso en sus labios. "Esta ha sido una noche maravillosa, y estoy mareada y exhausta. Pero no tan agotada que no pueda mostrarte cuán completamente feliz estoy en tu compañía. Ahora ven a ayudarme a quitarme estas caras y pecaminosamente costosas joyas y este vestido. Es hora de que Cenicienta vuelva de nuevo a su calabaza."

Él se echó a reír y dejó que lo condujera al dormitorio. La ayudó a quitarse las joyas, abrió su vestido, contuvo la respiración cuando salió de él, revelando el sexy-como-el infierno sujetador sin tirantes y que hacían juego con la escasa ropa interior que llevaba con sus tacones de aguja.

"Me gusta la calabaza más que Cenicienta. ¿Puedes quedarte así? ¿Con los zapatos?"

Ella se echó a reír, desató su corbata del lazo, le quitó chaqueta por los hombros, y luego se tomó su maldito dulce tiempo para desabrochar los botones de su camisa.

"Parece que no fue hace tanto tiempo estábamos quitándote el esmoquin".

"Nuestra primera noche juntos," dijo, recordándola con tanta claridad como si fuera ayer.

Levantó su mirada hacia él, mientras hacía un gesto a su camisa fuera del pantalón. “Sí. Me encantó verte desvestirte. Esta noche yo te desnudaré."

Él se estremeció cuando llegó al cierre de sus pantalones, malditamente cerca cuando sus nudillos rozaron la cremallera. Su pene estaba tenso contra la tela de sus pantalones, duro y palpitante y listo para ser tocado. Ella le bajó los pantalones, después los calzoncillos bóxers. Él se quitó los zapatos, y ella se arrodilló para quitarle los calcetines, dejándolo desnudo y de pie delante de ella.

____ se sentó en sus talones, mirando su pene. "Siéntate en esa silla, Joe".

Se volvería loco si seguía viéndolo de esa manera. Se movió a la silla y se sentó, abriendo las piernas mientras ella se movía entre ellas para arrodillarse. Se estremeció cuando sus pechos acariciaron sus muslos, luego su estómago, mientras se inclinaba para besarlo.

Él tomó su cara entre sus manos y la besó con un hambre que no supo que poseía. A pesar de que trató de que no le importara, sentía algo por ____, y se estaba haciendo cada vez más difícil fingir que lo que había entre ellos era algo casual. Y cuando ella le dio un beso con un suave gemido y con una necesidad que igualaba a la suya, su pene se tambaleó contra la suavidad de su vientre, y todo en lo que pudo pensar fue en estar en su interior, cuan seguro se sentía, cuan correcto, y de repente quiso que ella supiera todo acerca de él.

Whoa. Era hora de frenar ese infierno. Dio una respiración profunda y se concentró en lo físico, en la forma en que explotaba el sabor en su boca cada vez que lo besaba, sobre cómo malditamente difícil sería sostenerse y dejar que jugara ese juego de seducción.

Ella alejó los labios de él y arrastrándolos sobre su mandíbula, cuello, con sus dedos jugando con sus pezones. Él respiró, dándose cuenta de lo mucho que le gustaban sus manos sobre él. Besó sus pezones, los lamió. Le gustaba ver el pasar su boca y lengua a través de su pecho y serpentear hacia abajo a través de su abdomen, sabiendo lo que estaba haciendo, anticipando cada movimiento. Se estremeció mientras se deslizaba a través de su estómago, apoyando la cara en su muslo mientras miraba su pene y luego a él.

Ella le irguió y sonrió antes de agarrar su pene con ambas manos. Él susurró en un suspiro. Su paciencia estaba colgando de un hilo. Le costaba permitirle hacer eso cuando lo único que quería era lanzarla sobre la alfombra y hundirse en su interior. Pero este era su juego, y él iba a dejarla jugar a su manera.

"Me gusta que me toques, ____".

Ella se humedeció los labios y se levantó entre sus piernas. Él se inclinó sobre ella para desabrochar el cierre de su sujetador, dejándolo caer para poder ver sus pechos, con sus duras puntas rosas acariciando su eje, rodando su mano sobre ella. Parecía estar hipnotizado por ella mientras jugaba con él, tomándose su tiempo, apretándolo con fuerza, después haciendo su toque más suave.

Podía verla tocando su pene durante horas, con el calor y la suavidad de su mano que no tenía nada en absoluto que ver con cuando él se tocaba. Había finura en sus movimientos a diferencia de su prisa en hacerlo y terminar con ello como era su estilo. Era toda gracia y suavidad, y cuando puso su boca sobre la cabeza de su pene y arremolinando su lengua como si fuera un maldito cono de helado, casi se perdió, casi disparó su corrida dentro de su boca en ese momento como si fuera un chico de quince años, sin control.

Ella lamió su longitud, con su pequeña lengua color rosa montada en su eje como si no se cansara de él.

"Jesucristo, ____ eso tan jodidamente bueno." Él alcanzó su pelo, comenzando a tirar de todos sus broches cuidadosamente, necesitando quitarlos para poder enredar sus dedos en él. Y cuando por fin estuvieron libres, tomó un puñado de cabello con su mano y le dio un tirón. Su mirada espetó la suya, y ella sonrió, y luego tomó su pene profundamente, pareciendo saber exactamente lo que él necesitaba.

Le dejó meter su pene profundamente en su boca, dejándolo follar con su eje entre sus labios dulces duro y rápido hasta que jadeó, hasta que pudo sentir sus bolas endurecerse.

“Sí. Chupa mi polla fuerte."

Lo tomó profundamente, tragando la cabeza de su pene, apretándolo, haciendo que el sudor rodara entre sus omóplatos. La tensión tiraba de su columna, y luchó contra el impulso de dejarse ir, quería saborear sus dulces labios en él durante unos minutos más. Era una diosa con una boca perfecta y le hacía cosas que lo hacían apretar los dientes y hundir sus talones en la alfombra. Podía espera un poco más.

Ella pasó el pulgar por ese lugar entre sus huevos y su trasero, y oh joder, se sentía bien, ser objeto de juegos allí mientras lo chupaba. Él anhelaba más. Ella era como una droga. Empujó su pene profundamente y supo que ese viaje iba a terminar pronto, porque quería venirse en su boca tanto que ya se podía imaginar lo que sería sentir su lengua, sentir cómo lo drenaba hasta que no quedara nada.

"Me correré en tu boca ____, si no quieres, es mejor que me lo digas ahora."

Pero ella sólo tarareó alrededor de su eje y le hizo cosquillas en el trasero con sus dedos, y maldita sea, si eso no lo hizo dispararse en ese mismo momento, duro y rápido por todo el camino hasta su dulce garganta. Él se vino con un fuerte grito, con su trasero levantándose de la silla, con su orgasmo proviniendo de algún lugar profundo dentro de él. Se sintió mareado, culminando en su columna, en su cerebro, en todas las partes dejándolo tembloroso y sudoroso y totalmente abrumado.

Cayó de espaldas contra la silla, y ____ se fue con él, con la boca todavía en él, lamiendo hasta la última gota de lo que él le daba, hasta que finalmente soltó su pene y puso su cabeza sobre su muslo.

A Joe le tomó más o menos un minuto antes de sentirse coherente de nuevo. Sacó a ____ de su regazo, y la vio tan jodidamente sexy vestida sólo con sus bragas y zapatos. La besó profundamente, degustándose a sí mismo en su lengua, sorprendido por lo que ella hizo por él.

Ella se apartó, se lamió los labios y le sonrió. "Sabes bien."

Él se estremeció. "Cristo, casi hiciste que me diera un maldito ataque."

Ella se rió. "Que bueno".

"Te daré algo bueno". La levantó y la puso sobre sus pies, y le sacó sus bragas, dejándole los zapatos que lo volvían medio loco. Luego se sentó en la silla y le abrió las piernas. "Tu turno".

La besó primero, queriendo probar su boca, lamer sus labios, deslizando su lengua por su boca y succionándola. Hizo que su pene volviera a la vida, a pesar de que había tomado todo lo que tenía.

La besó en el cuello, y ella se estremeció. Él sabía que su cuello era sensible, y le dio atención extra, arrastrando la lengua por el lado de su garganta antes de deslizarla hacia abajo entre sus pechos, después lamió sus pezones, chupando cada baya dura hasta que arqueó la espalda para darle de comer a él. Él ahuecó sus pechos con sus manos y rodó sus brotes entre los dientes, tiró de ellos, oyendo su grito irregular y se lo bebió porque hacía que su pene se pusiera duro.

Recorrió las manos sobre su vientre, besándolo, después con sus hombros abrió sus piernas, movió las manos por sus dulces piernas y las levantó, besando sus pies.

"Esos son unos sexis zapatos que me endurecen, Señorita ______[apellido]".

Ella se echó a reír. "Puede ser que los use todos los días si obtengo este tipo de reacción".

"Siéntete libre de hundir esos tacos en mi espalda si te gusta hacerlo."

Ella niveló sus ojos marrones hasta los de él y tragó cuando pasó sus piernas encima de sus hombros. Él se movió entre sus piernas, inhalando el olor de su sexo. Estaba tan mojada tan dulce y atractiva, que lo hacía sentirse duro como roca.

Pasó su lengua por los labios de su vagina. Ella gimió y puso su mano sobre su cabeza mientras lamía toda su longitud, poniendo su boca en su clítoris y chupándolo.

"Oh, maldita sea, Joe. Sí. Lámeme justo ahí."

Ella hizo su pene excitarse cuando le habló, cuando le contó lo que le gustaba, cuando levantó su trasero y su vagina se sacudió contra su cara. Le gustaba excitarla y que estuviera fuera de control como ahora, gimiendo y hablándole, con su vagina tan mojada que su lengua se deslizaba fácilmente toda sobre ella. Y cuando chupó su clítoris y deslizó dos dedos dentro de ella, levantó su trasero de la silla y se corrió, fuerte, gritando y tirando de su pelo, yéndose contra su cara como si estuviera en el rodeo y fuera un potro el que montara por un gran premio.

Ni siquiera esperó a que bajaran las oleadas de su orgasmo. Tomó un condón, envainó su pene, y empujó dentro de su aún espasmódica vagina con un empuje duro. Ella dejó escapar un fuerte gemido, hundió sus uñas en sus brazos, y se sacudió.

"¡Sí!", Exclamó. "Fóllame".

Se hundió en ella, tirando de sus caderas hacia abajo de manera que pudiera estocar con su pene profundamente en su interior. Quería que ____ se viniera de nuevo. Se dejó caer encima de ella, con sus senos contra su pecho, para poder rodar contra su clítoris.

"Joe, eso es tan bueno." Ella agarró su cabeza y lo besó, fuerte, con sus dientes acariciándolo, deslizándose contra su lengua. Ella gimió, y sus ojos se llenaron de lágrimas contenidas. Así es como la deseaba, porque esto era lo que sentía, con su corazón mezclándose con su cuerpo mientras cabalgaba esta increíble ola con esta sorprendente mujer.

Se contuvo, con sus bolas apretadas mientras su vagina lo apretaba como un tornillo. Sus ojos se abrieron.

"Me correré Joe. Vente conmigo. Córrete en mí."

Él se aferraba a ella mientras los bordes irregulares de su control se arrancaban. "Me voy contigo. Dámelo".

Ella le sostuvo la mirada mientras se salía de control y se soltaba, gritando mientras su orgasmo rugía a través de él. Él clavó sus dedos en su carne, tirando de ella con fuerza hacia él, y hundiendo su cara en su cuello, lamiéndola mientras ella gritaba su orgasmo esta vez, meciéndose en su contra y diciendo a gritos su nombre.

Les tomó un rato calmarse después de la tormenta, mientras la abrazaba y la acariciaba y sentía su alocado pulso contra su pecho.

La recogió y los llevó a los dos a la ducha, ____ rió porque le llevaría una hora lavarse todo el maquillaje, después los dos rieron mientras una de sus pestañas postizas terminaba en su mejilla. Una vez limpios, se secaron y se subieron a la cama. ____ estuvo dormida en cuestión de minutos, con su cabeza sobre el hombro de Joe.

La sostuvo así por un rato, contento y sólo un poco preocupado por lo que todo esto significaba.

E infiernos, ¿No es la mujer la que se suponía estaría toda preocupada por lo que toda esta "relación" significaba, de todos modos? Se habían divertido. Dios sabía que el sexo entre ambos era grandioso. Tal vez sólo debería dejar de pensar en ello y disfrutar del viaje.

Era demasiado pronto para empezar a pensar sobre cosas importantes, de todos modos.
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 15th 2011, 23:59

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
NickitaJonas*-*
Nuev@


Cantidad de envíos : 47
Edad : 22
Localización : En el maravilloso Mundo De mis Jonas &amp;#9829;
Fecha de inscripción : 08/10/2009

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 19th 2011, 10:32

Siguela. Siguela. Siguela.siguela.siguela. Siguela.siguela.
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 19th 2011, 11:39

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

MARATON!
MARATON!
MARATON!
MARATON!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Marisol Jonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 36
Edad : 21
Localización : with Jonas Brothers! well, In my Favorite World: Jonasland!
Fecha de inscripción : 28/04/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 20th 2011, 14:40

[color=blue]Nueva Lectora/color]siguelaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/Jonatika_Crazy
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 20th 2011, 15:50

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 20th 2011, 21:09

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
nicolejonass
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 190
Localización : Con Joseph;*
Fecha de inscripción : 02/05/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 20th 2011, 23:43

Hayyy tienes que seguirla prontooo!
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 21st 2011, 00:09

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Beautiful-NO-Tamed.
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 515
Edad : 21
Localización : Tomando leche de la granja de Joe ;)
Fecha de inscripción : 02/08/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 21st 2011, 09:19

Woooou NUEVA LECTORAA!Sabes ahora estoy en cama enferma y me lei tu novela por el telefono en un ratito!jajaj EXCELENTE Smile
Siguela porfavor(:
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 21st 2011, 09:36

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada

Volver arriba Ir abajo
[#__SeeNoMore]
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 820
Edad : 21
Localización : ¡Con Joe! Always (:
Fecha de inscripción : 12/01/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 21st 2011, 20:58

Capítulo 8

____ de todas las personas conocía bien lo que era comenzar a pensar en ella y en Joe como si tuvieran una relación. Estaban saliendo, eso era seguro. Y estaban teniendo un buen momento, juntos. Pero tan cierto como el infierno es que al solo comenzar a pensar que algo bueno pasaría entre ellos, todo terminaría.

Todo lo bueno terminaba. Tenía un montón de experiencia con eso.

Afortunadamente, después de su viaje relámpago a Los Ángeles, Joe tuvo que dejarla y trabajar con su entrenador, después asistir a una reunión del equipo, y tuvo que sumergirse de nuevo en su propio trabajo los siguientes días. Ella necesitaba un poco de distancia de todos modos después de estar con él. La abrumaba un poco, y no de una mala manera, sino buena.

Necesitaba tiempo para pensar, repasar la noche en su mente para asegurarse que no fue un sueño.

Y la realidad del trabajo y las facturas por pagar y esperar en el estacionamiento de la escuela a que su hijo regresara del campamento sin duda le daba una dosis de realidad.

Aunque ____ se había dado cuenta de dos cosas cuando Nathan se había bajado del autobús a recogerlo del campamento. Una, que estaba feliz de verla, lo cual fue sorprendente. Y dos, al parecer, su factor de congelamiento con su hijo repentinamente saltó aumentando varios grados. No por algo que hubiera hecho, sino por el hombre con quien estaba saliendo.

En ese punto, tomaría cualquier cosa siempre y cuando no fueran más que gruñidos en las conversaciones de una sola palabra. Parecía animado y feliz, y sus amigos la rodearon y le hicieron cien preguntas acerca de Joe y del fútbol como si repentinamente se hubiera convertido en su agente en vez de la mujer con la que estaba saliendo.

Ella tuvo que retroceder y explicar que no sabía nada de la siguiente temporada o lo que los agentes libres San Francisco pudieran firmar, y no, no organizaría un gigante encuentro de Nathan con el equipo completo e invitar al equipo de Joe.

Dios mío, ¿Sería esto lo que Joe pasaba con los medios de comunicación? Apenas podía manejar a los amigos y compañeros de equipo de Nathan, por no hablar del acoso de los periodistas.

"Así que ¿Cuándo viene otra vez, mamá?" Nathan le preguntó por enésima vez mientras ella ordenaba su ropa con mal olor.

"No tengo ni idea."

"¿Te ha llamado hoy?"

"No, no lo hizo."

"¿Te llama todos los días?"

Ella puso los ojos en blanco. "No, no lo hace."

"Bueno, ¿por qué no? ¿Lo hiciste enojar?"

Ella encendió la lavadora y dirigió a su hijo fuera de la habitación. "Nathan, dale un descanso."

Su teléfono celular sonó, y Nathan gritó, "Yo contesto", antes de que ella tuviera la oportunidad de cerrar la puerta de la lavandería.
Ni siquiera se molestó a gritarle. ¿Cuál era el punto? Probablemente sería Sam, y aventaría el teléfono disgustado.

"Estuvo genial. Sí, hicimos entrenamientos por la mañana, después ejercicios por la tarde. Los entrenadores nos enseñaron nuevas jugadas, cosas que nunca antes habíamos hecho, así que fue genial. Y los ejercicios fueron como verdaderos, cosas de la NFL, ¿sabes?"

Tenía que ser Joe. Nathan no estaría discutiendo sobre los campos de fútbol con Sam. Entró en la habitación en la que Nathan estaba tirado en el sofá, sintiéndose en casa con su teléfono celular. Y con su hombre.

No era que Joe fuera su hombre o algo.

"Sí, la comida fue una mierda, pero no nos importó. El lago fue impresionante. Ir a la cama temprano no estuvo demasiado mal porque trabajábamos como locos todo el día, por lo que quedábamos rendidos casi al final del día de todos modos."

"Nathan, vigila tu lenguaje."

Nathan puso los ojos en blanco al escucharla, y luego se echó a reír.

"Sí, se vuelve loca con esa mier—, quiero decir con esas cosas todo el tiempo. Sí, probablemente estás en lo correcto. Bueno, seguro. Aquí está."

A regañadientes le entregó el teléfono. "Es Joe".

Ella le sonrió. "¿En serio? Me pareció que podría ser Sam".

"Muy gracioso mamá. Muy gracioso."

Nathan se puso de pie y la miró. ____ sostuvo el teléfono contra su pecho. "¿Te importa?"

"Tú escuchaste mientras yo estaba hablando con él."

"No estás saliendo con él."

Nathan puso los ojos en blanco. "Lo que sea." Él dejó la habitación y fue al piso de arriba.

"Hola".

Joe se echó a reír. "Hola. Suena como que lo pasó bien en el campamento de fútbol".

"Supongo que lo hizo. Fui atosigada por los jugadores cuando se bajó del autobús. Al parecer, les dijo que estaba saliendo contigo, así que ahora estoy muy en onda".

"Qué bueno por ti. ¿Así que ahora quieren salir contigo?"

Ahora ella se echó a reír. "Uh, no. Ahora todos quieren venir a comer cuando estés aquí. No quieren nada conmigo."

"Trataré de aparecerme en una de sus prácticas, espero que al entrenador de Nathan no le importe".

"Creo que el entrenador de Nathan probablemente caería sobre ti agradecido."

"¿Qué has estado haciendo?"

"Trabajando. ¿Y tú?"

"Igual. Me pregunto si tú y Nathan estarían libres este fin de semana."

"No tengo nada en el calendario. Puedo comprobar con Nathan, pero estoy segura de que esta libre también. ¿Por qué?"

"Me gustaría volar a Saint Louis."

"A Saint Louis. ¿Por qué?"

"Es mi ciudad natal y donde vive mi familia. No hay gran cosa, pero es cumpleaños de mi hermano Kevin. Harán una fiesta. Habrá un juego en casa el sábado por la tarde, y luego hay una fiesta en el bar de mis padres esa noche. Pensé que les gustaría venir." Como de costumbre, el estilo de vida de Joe la mareaba. "Um, ah. Déjame pensarlo un minuto."

"Está bien si no pueden. Entiendo que es de última hora, pero les gusta planear cosas a último momento. Así que si no deseas venir—"

"No, no es eso en absoluto. Te devolveré la llamada, ¿de acuerdo?"

"Claro".

Colgó, con su pulso brincando y su corazón con un ritmo acelerado. ¿Una reunión con sus padres y su hermano? ¿Con su hijo incluido? Todo se estaba moviendo tan rápido. Y tal vez no significaba nada en absoluto. Tal vez las mujeres conocían a su familia todo el tiempo, y no era gran cosa para él, por lo que estaba sacando todo de proporción. Y era un juego de ligas mayores de beisbol. Nathan gozaría de la oportunidad de volar a Saint Louis y ver el juego y conocer a Kevin. ¿Por qué negarle la oportunidad sólo porque pensaba que todo el asunto tenía ramificaciones que probablemente no tenía?

"Nathan Oye, ¿Puedes venir aquí?"

El abrió la puerta y se inclinó sobre la baranda. "¿Qué?"

"Ven aquí. Necesito preguntarte algo."

"¿Qué hice ahora?"

Ella suspiró. ¿Por qué todos los adolescentes tenían que ser tan difíciles?

Sabes por qué. Una vez fuiste una.

"No hice nada." Bajó las escaleras y se quedó allí.

"Joe me preguntó si nos gustaría volar a Saint Louis el fin de semana. Es el cumpleaños de su hermano. Su familia dará una fiesta para él después de su partido del sábado por la tarde."

Los ojos de Nathan se abrieron. "¿Estás jod— estás bromeando?"

"No, no estoy bromeando. ¿Te gustaría ir? Iríamos, también al partido de Kevin el sábado.”

"Oh, hombre. Eso sería súper. Le dijiste que sí, ¿no?"

"No. Quería hablarlo contigo primero para asegurarme que quisieras ir."

Nathan levantó sus hombros, después puso los ojos en blanco. "Rayos. Mamá. Lo llamarás de nuevo a decirle que sí. Ahora, antes de que cambie de opinión."


Joe llevaba a una mujer a casa a conocer a su familia. Y no sólo a una mujer, sino una mujer y a su hijo.

Nunca lo hizo antes, y no estaba seguro de por qué lo estaba haciendo ahora, cuando su hermana Jenna lo llamó para avisarle sobre la fiesta de Kevin, su primer pensamiento fue que ____ y Nathan fueran con él. Nunca había querido hacerlo antes. Siempre había ido solo a casa, porque sus padres siempre estaban detrás de él para que se estableciera y encontrara una mujer con quien compartir su vida. Si llevaba a una mujer con él, habría preguntas constantes sobre si ella era "La mujer." Nunca había querido lidiar con eso.

Cristo. ¿Qué le estaba pensando? Esto iba a ser un verdadero infierno.

Y sin embargo, le gustaba la idea de tenerlos con él.

Tenía que estar malditamente loco.


"Así que ¿Creciste aquí?", Preguntó Nathan mientras Joe se dirigía al sur por la carretera de Saint Louis desde el aeropuerto.

“Sí. Pasé toda mi vida aquí hasta la universidad."

"Entonces fuiste a la Universidad de Texas, donde San Francisco te fichó con el número seis."

Joe se echó a reír. "Sigues a los jugadores de fútbol, ¿no?"

"Sé sobre muchos de los jugadores que me gustan en los deportes que sigo. Lo que significa que sé mucho sobre de ti y tu hermano."

"Me siento honrado. Kevin también lo estará."

"Háblame de tu hermano", le pidió ____.

"No hay mucho que contar. Es dos años menor que yo, decidió que le gustaba el béisbol más que el fútbol. Es un dolor gigante en mi a-uh-trasero."

Nathan soltó un bufido. "Ella hará que pongas dinero en el frasco de discusiones si no vigilas tu lenguaje."

Joe volvió su mirada a ____. "Un frasco de discusiones, ¿eh?"

____ miró encima del hombro de Nathan. "Veinticinco centavos por cada palabrota. El tarro se está volviendo muy pesado".

"Tú también has puesto algunos centavos allí, ¿No mamá?"

Ella miró hacia delante en lugar de a Nathan o a Joe. "Creo que sí."

Joe se echó a reír. "Bueno, deberemos tener un fin de semana libre de monedas de veinticinco centavos, porque mi familia es de Irlanda, y escucharás un montón de palabrotas de toda la familia. Cubre tus orejas, Nathan".

"Haré lo mejor que pueda para no oír nada que no deba."

____ soltó un bufido. "Sí, claro."

"Es bonito aquí. Me gusta. Todo es verde."

"Se supone que sea de color verde en el verano."

"Dónde vivimos los cerros son de color café."

Nathan tenía razón, pensó ____. Era hermoso aquí. Exuberante y verde y veraniego. Y hacía calor y estaba húmedo, pero a ____ le encantaba. Le encantaba la sensación de la ciudad, cuando se dirigían por la carretera. Se sentía hogareño, como una pequeña ciudad dentro de una gran metrópoli.

"Es realmente hermoso", dijo mientras Joe daba vuelta en la carretera a un barrio residencial de árboles frondosos y casas de ladrillo, con el césped bien cuidado y amplios ventanales, el tipo de hogar que le encantaría poseer algún día. Joe entró en el largo camino de una casa de ladrillos pálidos, de dos pisos, con un ventanal en la parte delantera como el que ella tanto amaba.

"¿Esta es la casa de sus padres?"

“Sí. Yo me crié aquí."

"Qué maravilloso que tus padres aún vivan en la misma casa en la que viviste en tu infancia. Te debe dar un increíble sentido de seguridad." Ella le había querido dar eso a Nathan, pero se había mudado ya tres veces porque su situación económica había cambiado. Por lo menos había cambiado para mejor, así que no podría quejarse de eso.

Bajó y miró la enorme casa, mientras Joe y Nathan sacaban su equipaje del maletero del coche de alquiler. Su corazón se subió a su garganta. ¿Y si no les gustaba? ¿A cuántas mujeres habría traído aquí antes? Esperaba que Nathan no eructara o algo peor - delante de sus padres.

Joe le pasó el brazo por la cintura. "¿Qué estás haciendo?"

"Muriéndome de miedo."

Él rió y le dio un beso en la parte superior de la cabeza. "Esto no es la inquisición. Mi familia es fácil de conocer y muy amigable. La amarás, y te amarán y a Nathan. Deja de preocupante".

Su hijo, obviamente no era tímido o la preocupación no existía en ningún hueso de su cuerpo, ya que se encontraba arrastrando sus equipajes delante de Joe. Eso era lo que le gustaba de su hijo. No tenía miedo y estaba lleno de aventuras.

Ella fue valiente y aventurera una vez, también, y mira donde había llegado, salir embarazada a los quince años.

Las puertas dobles se abrieron de par en par, y dos personas salieron, una como una versión alta y un poco más gruesa de Joe, con un mechón de pelo parecidos a la sal y pimienta, y una delgada, pequeña mujer que no podía haber dado a luz a Joe. Su pelo rojo se interrumpía en su barbilla, y era simplemente impresionante.

"¡Oh, están aquí!" La mujer, que debía ser la señora Jonas, exclamó envolviendo a Joe en un abrazo. La levantó y la besó en la mejilla.

"Hola, mamá."

El Sr. Jonas lo abrazó, también y lo besó en la mejilla. "Ha pasado mucho tiempo desde que has estado en casa, Joseph."

Joe sonrió, totalmente cómodo y feliz con sus padres. Nathan estaba sonriendo, también aunque obviamente estaba un poco aturdido por todo ese afecto. ____ puso sus manos sobre los hombros de su hijo.

"Entren, entren," dijo la señora Jonas. "Hace tanto calor afuera hoy. Haremos las presentaciones en el interior, donde está más fresco."

Caminaron al interior y dejaron su equipaje en la entrada. La casa era sin duda grande, pero hermosa, toda en colores claros, beige y marrón y crema, bellamente decorada, y con las habitaciones de gran tamaño con una gran cantidad de muebles. Parecía acogedora y cómoda, no sobrecargada y rígida.

"Vamos a la sala y siéntase como en casa ", dijo la señora Jonas abrazando a ____. "Soy Denisse, y este es mi marido, Paul"

Joe hizo las presentaciones. "Mamá, papá, esta es ____ ______ y su hijo Nathan".

____ se vio envuelta en un abrazo por ambos padres de Joe. Paul estrechó la mano de Nathan, y Denisse lo abrazó. "Bienvenidos a nuestra casa", dijo Paul.

"Paul, trae el té helado me puse en el refrigerador. Estoy segura de que todos estarán sedientos. Por favor, siéntense."

Joe tomó la mano de ____ y la condujo a una silla grande para dos personas. Nathan se sentó en el sofá junto a la ventana, y Denisse se sentó en una silla cubierta por una colcha.

"Su casa es preciosa, Sra. Jonas," dijo ____.

"Llámame Denisse, o no estaré dispuesta a responderte", dijo Denisse.

"Muy bien", dijo ____ con una sonrisa. "Denisse".

"Gracias. Joe y Kevin siguen tratando de comprarnos alguna gran casa de lujo nueva, pero nos encanta este viejo lugar y no queremos mudarnos. Tuvimos a los niños en esta casa. Es nuestro hogar y siempre lo será."

"Además, me va a dar algo en qué trabajar cuando me jubile", dijo Paul mientras traía la bandeja llena de té. Denisse sirvió los vasos, y ____ tomó un largo trago.

"¿Y cuando será eso papá? ¿Nunca?"

Paul se echó a reír. "¿Quién manejará del bar por mí? ¿Jenna?"

"Ella lo hace ahora, ¿no?", Preguntó Joe.

"Atiende a los clientes."

"Y aman todos los insultos que ella lanza contra ellos," Dijo Denisse.

"Jenna es mi hermana", explicó Joe. "Ella es la bar tender en ‘Jonas’, el bar y restaurante de la familia. Sobre todo es un bar, pero también sirven bocadillos. En un gran bar de deportes, de verdad."

"Oh, que divertido. ¿Tiene varias pantallas para mostrar todos los juegos?", Preguntó Nathan.

Paul asintió. "No me puedo perder los juegos de mis chicos mientras estoy trabajando, ¿No? Y es una gran atracción para los clientes. Tenemos una gran pantalla principal sobre el bar, y pequeñas pantallas múltiples para mostrar cualquiera otra cosa. Béisbol, fútbol, hockey, baloncesto, NASCAR, fútbol. Nómbralo y nosotros lo tendremos."

"Impresionante". Nathan se volvió a ____. "¿Podré entrar?"

____ levantó la mirada a Paul. "No lo sé. Podrá hacerlo ¿verdad?"

"Claro, siempre y cuando no vayas a la barra principal porque no tienes veintiuno. Pero puedes sentarte en la zona del restaurante. Incluso hay video juegos para los chicos."

"Súper", dijo Nathan. "No puedo esperar para verlo. Así que ¿tiene todos sus trofeos deportivos desde cuando estaban en la escuela secundaria y la universidad y esas cosas?"

"¿Te refieres al salón de la fama? Sí, por desgracia, todos están aquí en el santuario."

"¿En el santuario?” preguntó ____, riendo.

"No es un santuario” se burló Denisse. "¿Qué podemos hacer con los trofeos y premios que tú y Joe ganan? ¿Ponerlos en cajas, y echarlos en el ático?"

“En realidad, es una gran idea. Puedo encargarme de eso mientras estoy aquí."

Denisse agitó la mano. "No seas ridículo".

Se volvió a Nathan y a ____. "¿Quieren verlos?"

"¡Sí!", Dijo Nathan.

"Me encantaría verlos." Completó ____.

Joe tiró de su mano. "No tienes que ir a verlos."

"Pero quiero hacerlo".

"Uff".

Ella se rió y siguió escaleras arriba a Denisse.

Joe estaba en lo cierto. Era como un santuario, pero uno muy dulce. Había trofeos y banderines que se remontaban a la escuela primaria. Todo, desde fútbol infantil y pelotas mostrando todo el camino de premios que ambos hermanos habían ganado en la universidad, escondidos en lo que parecía ser una habitación que ahora se utilizaba como oficina, ya que también había un escritorio y una computadora.

El orgullo en los rostros de los padres de Joe era evidente una vez que estuvieron allí, y cuando señalaban a cada uno de los trofeos que los chicos habían ganado en particular. Joe, por su parte, sólo parecía condenadamente incómodo, lo que ____ también encontró muy encantador. También había trofeos de Jenna en gimnasia, danza, hockey sobre hierba, y softbol.

Era evidente que era una familia atlética.

"Wow. Todas tus cosas son impresionantes " Dijo Nathan, comiéndose con los ojos los premios de Joe de la universidad. "Trabajaste duro, ¿eh?"

"Lo hice."

"También mantuvo una calificación de tres puntos y ocho medio puntos en la Universidad de Texas", Dijo Denisse. "Estamos más orgullosos de sus notas que de todos los trofeos de esta sala."

____ dio un silencioso agradecimiento a Denisse por sobre la cabeza de Nathan. Denisse le guiñó un ojo.

“Sí, pero realmente no necesitas preocuparte por eso una vez que ganas dinero jugando al fútbol."

Joe colgó el brazo sobre los hombros de Nathan. "No es cierto, mi hombre. Tienes que tener la inteligencia para ingresar a la universidad en primer lugar. Puede ser que deseen proyectar a un jugador decente, pero no quieren a alguien que vaya a luchar para conseguir buenas calificaciones, porque hace su trabajo más difícil. En segundo lugar, ¿sabes cuántos jugadores de fútbol derrochan todo el dinero que ganan en la NFL, y luego, cuando sus carreras están más que terminadas mueren en banca rota?"

Los padres de Joe y ____ siguieron a Nathan por las escaleras. ____ escuchó con atención la conversación, decidida a dejar que Joe hiciera toda la charla.

"No"

"Más de lo que piensas. Mucho más de lo que piensas. Tienes que poner todo el esfuerzo en tus calificaciones y a usar la cabeza primero, porque utilizarás tu cuerpo rápidamente. Y cuando hayas terminado, tendrás que tener algo que hacer después. ¿Si te dan un golpe en la rodilla en tu segunda temporada, que serás? Veinte años con tu vida entera por delante. No querrás ser un tonto ni un estúpido que no tenga educación ni dinero, ¿verdad?"

Nathan lo miró. "Ajá. Nunca pensé en eso."

Joe le dio una palmada en la espalda. "Un montón de chicos no lo hacen. Siempre usa tu cabeza, no sólo el músculo. Los chicos listos siempre lo hacen."

Nathan echó la cabeza hacia atrás para mirar a Joe, y el aliento de ____ se quedó, captando su culto al héroe.

Esperaba que él escuchara lo que Joe dijo sobre usar su cerebro. Debido a que Nathan era un chico inteligente. Y sus notas eran buenas. Esperaba y oraba para que se mantuviera de esa manera y que no contara con el fútbol para guiar su vida.

"Entonces, ¿dónde está tu hermano?" Preguntó Nathan.

"Tiene juego esta noche", respondió Joe. "Vendrá más tarde, me imagino. O al bar." Joe levantó la mirada a su madre.

"Hablé con él esta mañana. Vendrá para la fiesta mañana por la noche en el bar. Está ocupado esta noche."

"¿Tiene una cita sexy?" Joe preguntó.

Denisse se echó a reír. "No tengo ni idea. Ninguno de los dos son muy de habladores en su vida amorosa. Aunque estoy muy contenta de que hayas traído a ____ y a Nathan contigo este fin de semana. Es un paso en la dirección correcta." Denisse se sentó en el sofá junto a ____.

"Así que dime algo sobre ti, ____. ¿Eres de San Francisco?"

Ella tragó, sintiendo la inquisición aproximarse.

"Oye chico, déjame mostrarte el taller en la parte trasera,” dijo Paul. "Joe, puedes venir. Nathan incluso puede patear tu trasero en un juego de aros".

"En tus sueños, viejo.” Se volvió a ____ y le guiñó un ojo.

____ sabía que era tiempo de conocer a su madre.

Volvió su mirada a Denisse. "Crecí al Este de la Bahía, en las afueras de San Francisco. Nunca viví en la ciudad. Era muy caro allí."

"¿Ni con tu ex-marido?"

"Nunca me casé. El padre de Nathan no está en nuestras vidas."

"Ah, ya veo. Bueno, siento eso. Entonces, ¿qué haces para ganarte la vida?"

¿Eso era todo? ¿Ni sondeos o de desaprobaciones por ser una madre soltera? Ajá. No era lo que ella esperaba. "Soy organizadora de eventos. En realidad así fue como conocí a su hijo. Había planeado una fiesta para el equipo".

Denisse juntó sus manos. "Qué delicioso. Y debe ser una carrera divertida para ti. Debes disfrutarlo mucho."

"Lo hago, en realidad. Sólo he tenido el negocio desde un par de años, pero estamos creciendo, así que va muy bien hasta ahora. Tengo grandes esperanzas en el."

"Se necesita tiempo para hacer crecer un negocio. Y perseverancia."

"Tengo ambas. Me tomó un tiempo llegar al punto donde podría darme el lujo de crear una empresa, pero es algo que siempre he querido hacer. Haré lo que sea necesario para tener éxito."

Denisse le tomó la mano y se la apretó. "Años atrás, las mujeres no podían hacer lo que estás haciendo. Te admiro, ser madre soltera, hacer malabarismos con tu propio negocio, y criar a ese hijo tuyo. No es fácil."

"Nathan vale cada sacrificio que he tenido que hacer."

"¿Puedo hacerte una pregunta personal?"

"Claro".

"Y puedes sentirte libre para decirme que no es de mi incumbencia. No herirás mis sentimientos para nada. ¿Qué hay sobre el padre de Nathan? ¿Sólo no quiso ser parte de sus vidas?"

Le podría decir a Denisse no quería hablar al respecto, pero sorprendentemente, no le importaba. "No lo quise en la vida de Nathan. Sólo tenía quince años cuando quedé embarazada, lo cual fue una estupidez, pero sabía que quería tener a mi bebé. Y el tipo que me embarazó no era alguien quien querer en mi vida o en la vida de mi bebé. Andaba en drogas, en robos, pasó un tiempo en la cárcel—era un perdedor total. Lo hice cederme los derechos sobre mi hijo antes de que lo enviaran a la cárcel. Ahora nunca podrá reclamar a Nathan."

Denisse asintió. "Incluso entonces hiciste lo que fue necesario para proteger a tu hijo. Eras inteligente".

"Era una tonta. No debería haberme quedado embarazada. Sin embargo, Nathan no tenía necesidad de sufrir por mi estupidez. Y ¿cómo me puedo arrepentir de haberlo tenido? Es todo para mí."

Los ojos de Denisse se rasaron. "Una buena madre está dispuesta a dar su vida por su hijo. Eres una buena madre."

____ parpadeó para contener sus lágrimas. "Gracias. No creo que nadie nunca me haya dicho eso".

” ¿Ni tu madre?"

____ se echó a reír. "Ese es un tema para otro día y otra conversación. Creo que me he cargado lo suficiente para nuestro primer encuentro. Un poco más, y le dirás a tu hijo que corra tan lejos de mí como sea posible."

"Oh, no nada de eso, ____. Mi hijo, como yo es un muy buen juez del carácter. No necesito decirle qué hacer. Si él te eligió para estar en su vida, es porque piensa que eres buena para él."

"Gracias, Denisse. Joe me gusta mucho. Me gusta estar con él. Me gusta la forma en que me hace sentir cuando estoy cerca suyo."

"Eso es todo lo que necesitaba saber acerca de ti. Ni una sola vez has dicho que te gustan las cosas que él te da. Se trata todo sobre los sentimientos. Estoy tan contenta de que estés aquí este fin de semana."

Su corazón se hinchó con la emoción de una familia, algo que no había sentido en toda su historia. "Yo también Denisse".


Joe se apoyó contra la pared del pasillo, sintiendo todo tipo de culpa por escuchar la conversación que ____ estaba teniendo con su madre.

Pero no podía evitarlo. A él le gustaba oírla hablar con su mamá, le gustaba la forma tan libre que se había abierto, hablando sobre el tipo que había conseguido embarazarla. Una de las cosas que admiraba sobre ____ era cómo hizo tanto por su cuenta desde una edad tan joven. Él no conocía todo sobre su pasado, pero estaba vislumbrándola poco a poco. Y a partir de lo que estaba escuchando, entendía que fue mierda desde el principio, desde sus padres hasta el chico que la había dejado embarazada. Y había llegado a donde estaba hoy todo por si misma.

Era el momento de sentarse con ella y conseguir la historia directamente de ____. Quería saber más sobre ella. Y había cosas que necesitaba contarle sobre sí mismo. Quería que las cosas progresaran entre ellos, porque estaba empezando a importarle ella malditamente demasiado.

Y si alguien te importa mucho, le dices tus secretos. Y ella te dirá los suyos. Así que tal vez ya era hora de hablar.

Ajá... pronto.














Hola chicas! (:
Sorry por la tardanza, estoy en examenes y no puedo con toda la presion! U.u
Ya me entenderan, y Bienvenidas a las nuevas lectoras! Very Happy Ojala que sigan comentando y que les guste la Novela!
Cuidense chicas y comenten mucho! Las quiero! ♥ (:
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 21
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Julio 21st 2011, 22:38

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Hoy a las 02:47

Volver arriba Ir abajo
 
Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 9.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
 Temas similares
-
» Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT
» El juego Perfecto[Nick&tu] Hot
» Dos Extraños en la Cama ... [Joe & Tu] Adaptada
» OGAME - Juego online
» Un juego muy chulo. (¡¡LISTA DE TEMAS YA DISPONIBLES!!)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: