Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
AutorMensaje
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 6th 2011, 13:59

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Beautiful-NO-Tamed.
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 515
Edad : 21
Localización : Tomando leche de la granja de Joe ;)
Fecha de inscripción : 02/08/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 6th 2011, 15:29

Ohh dioss o.o yo te AMOO joe!
Siguelaa porfavor(:
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 6th 2011, 15:30

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 8th 2011, 00:24

Siguela porfavor!
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
[#__SeeNoMore]
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 820
Edad : 21
Localización : ¡Con Joe! Always (:
Fecha de inscripción : 12/01/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 8th 2011, 16:24

Capítulo 14

____ dejó que Joe estuviera con Nathan todo el día. Él tenía un plan que había acordado con ____. Ella confiaría en él para mostrarle a Nathan la luz - o por lo menos lo que sería y lo que podría ser. Él esperaba no estar arruinándolo todo.

Joe comenzó el día llevando a Nathan a las instalaciones de entrenamiento del equipo, algo que hizo que los ojos de Nathan se ensacharan, especialmente porque se suponía que estaba castigado. Pero Joe hizo un gran trato explicándole a Nathan que había hablado con su madre, diciéndole que era un evento especial. Era el día de medios de comunicación en las instalaciones, por lo que había gran cantidad de personas adicionales en las instalaciones del entrenamiento de todos modos. Él ya lo había conversado con el equipo, por lo que Nathan tuvo oportunidad de observar desde el campo y conocer a todos los chicos.

Por supuesto, el entrenamiento no fue tan intenso como sería en un día normal, principalmente debido a la interrupción de la prensa, pero estaba bien, porque le dio a Joe una oportunidad de llevar a Nathan por los alrededores, presentarle a todo el mundo, e incluso ponerlo detrás del centro y tirarle algunos pases, lo que puso a Nathan nervioso como el infierno. Se veía tan pequeño detrás de la línea ofensiva de Joe. Para el crédito de Nathan lo hizo bien, sin dejar caer ninguno de los pase, y llegó incluso a golpear a un receptor o dos. El chico tenía un brazo bastante bueno y probablemente conseguiría una beca decente siempre y cuando dejara de tontear y se concentrara más en el fútbol y menos en la vida social, lo cual era la intención de Joe con ese día.

Después que Nathan tomara asiento, Joe se concentró en sus propios ejercicios, trabajando con algunos de los nuevos receptores. Una de sus parejas fue decente, otro tenía una actitud seria y algo de trabajo que hacer si tenía alguna esperanza de entrar en el equipo. Pero eso era problema de los entrenadores, y Joe no envidiaba el trabajo de los que se ocupaban de los chicos que entraban en el juego con un sentido de soberbia. Pero tipos como esos también eran buenos para que Nathan los viera— los que jugaban hasta con los medios de comunicación como si fueran de su propiedad, recién salidos de la universidad con toneladas de actitud, pensando que podrían entrar en su primer partido a la NFL y ser una estrella. Claro, había algunos que podrían llegar directo a la puerta, pero eran raros. Y Joe ya podía decir si este chico era tan bueno como él pensaba.

Unos pocos buenos saltos seguros delante de los pases con una intercepción clave y estos chicos recibirían una dosis de humildad rápidamente. Después de dar algunas entrevistas acerca de su estado físico, su plan general para el año, y lo que pensaba de las posibilidades del equipo, básicamente típicas entrevistas - Joe se duchó, y él y Nathan fueron a cenar.

"Entonces, ¿qué te parece todo esto?"

Nathan levantó la vista de su plato, de donde estuvo engullendo los alimentos. "Fue impresionante. Todos los fotógrafos y reporteros allí, trabajar con el equipo, además de los nuevos chicos del proyecto de la universidad. Fue súper. No puedo esperar para decirle a todos los chicos de mi equipo al respecto".

Joe había terminado de comer, así que echó hacia atrás su plato y tomó su vaso de agua, bebió un sorbo, luego se recostó en su silla. "Así que, ¿Salir conmigo ha subido tu credibilidad con tus compañeros de equipo?"

Nathan sonrió. "Definitivamente. Como estudiante de primer año si, ya que tienes bastantes seguidores, por lo que hasta pueden ponerme a prueba en el campo. El que salgas con mi madre ha conseguido la atención de todos."

Nathan ladeó la cabeza hacia un lado, con una preocupada expresión en su rostro. "No le mientes o algo, ¿verdad?"

Los labios de Joe se levantaron. "Uh, no. No estoy engañando a tu mamá".

Nathan dejó escapar un suspiro. "Gracias a Dios. Realmente arruinaría mi popularidad".

Adolescentes. ¿Joe fue siempre tan despistado? Obviamente sí, o no hubiera jodido su vida tan mal. "Sí, odiaría arruinar tu creciente popularidad".

Nathan agachó la cabeza y tuvo al menos la decencia de verse avergonzado. Tal vez no era tan mala idea después de todo.

Después del postre subieron a la camioneta. Joe miró el reloj del coche. Perfecta sincronización.

"¿Y ahora?", Preguntó Nathan.

"Vamos a una reunión."

Nathan medio se volvió hacia él. "¿No es broma? ¿Igual que algunas reuniones del equipo o algo así?"

"No. Este tipo de reunión es personal para mí, pero quería que vinieras conmigo porque creo podrías sacar algo de ello. Espero que no te importe."

“Hey, si tiene algo que ver contigo, no hay problema."

Joe entró en el estacionamiento de la Iglesia Presbiteriana, uno de los lugares que había encontrado que estaba teniendo una reunión esa noche abierta donde cualquiera podía asistir. Aparcó y se bajó.

Nathan lo siguió.

"Oh, hombre, ¿vamos a la iglesia?"

“No exactamente."

“Entonces, ¿qué estamos haciendo?"

Joe se detuvo y se volvió a Nathan. "Nathan, necesito que mantengas la boca cerrada y sólo escuches cuando lleguemos en el interior, ¿de acuerdo?"

Nathan retrocedió, sin estar acostumbrado a escuchar a Joe hablarle de ese modo. "Está bien. Claro que sí."

Caminaron al interior, y Joe encontró la reunión en la sala de abajo. Joe se registró, saludó unas cuantas manos, y tomó una taza de café y un refresco para Nathan.

"Oh, hombre, esta es una reunión de AA, Joe".

"Sí, lo es."

"¿Por qué me has traído aquí?"

"¿Qué te dije allá afuera?"

Nathan dejó caer la barbilla hacia abajo. "Sí, bien".

Estaba bastante concurrido, lo que era bueno. Un hombre se levantó y se acercó a la parte administrativa de la reunión, entonces todos ellos dijeron la Oración de la Serenidad, que Joe había recitado tantas veces en los últimos años, probablemente la podía decir en sueños.
"Dios concédeme la Serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar...Valor para cambiar aquellas que puedo y Sabiduría para reconocer la diferencia...".

Decir la oración siempre traía una ola de paz en Joe, le daba la fuerza para continuar con su lucha contra el alcoholismo, le hacía darse cuenta que nunca podría volver atrás y cambiar el pasado, pero que tenía el control hoy, mañana, y todos los días después de eso. Y sabía que hasta hoy no había bebido una copa. Pasó a través de otro día.

La gente se levantó y comenzó a compartir historias. Había alcohólicos que desde hacía mucho tiempo habían estado allí a través de tiempos difíciles. Algunos habían regresado y comenzado a beber una y otra vez, sólo para empezar a luchar contra sus demonios y volver a intentarlo. Algunos nunca tocaban el alcohol después de haberse dados por vencidos. Otros se levantaban y compartían sus historias de éxito y recibían monedas de tiempo , que siempre arrancaba a Joe una sonrisa.

Cuando hubo una pausa, se levantó, lo que hizo que Nathan abriera los ojos como platos. Pero esto fue por lo que llevó a Nathan ahí. Él quería que escuchara su historia. Así que se levantó frente a todos esos extraños, aunque no era un extraño para muchos de ellos - y contó la misma historia que había contado a ____ la otra noche. Y mantuvo su entrenada mirada en Nathan, asegurándose que escuchara cada detalle.

Joe no se preocupó por verter esa información frente a todas esas personas, ya que AA era de personas anónimas y no compartían lo que escuchaban fuera de la sala de reuniones. Sus secretos en AA siempre estarían a salvo.

Cuando terminó, después de haberse puesto de pie allí y haberse presentado como Joseph, después de haberles dicho a todos que era alcohólico, esperaba que su mensaje le hubiera llegado a todos. Y tal vez lo hizo, porque los ojos de Nathan se habían llenado de lágrimas. Y no dijo una palabra cuando la reunión terminó, cuando Joe habló con la gente de allí. Nadie le pidió un autógrafo o habló de fútbol, porque Joe era otro más que luchaba día a día tratando de combatir su adicción con el alcohol.

Era por eso que a él le gustaba asistir a las reuniones, porque podía ser sólo otra persona que estaba en la lucha contra sus demonios.

Subieron al coche, y Nathan no se puso el cinturón de seguridad, se sentó allí con la barbilla presionada sobre su pecho.

"¿Nathan?"

Nathan se estremeció cuando inhaló, se volvió con su mirada llena de lágrimas a Joe. "Crees que podría terminar como tú. Por lo que hice la otra noche."

"Yo no he dicho eso. Nunca dije eso. Pero sí, me temo que pueda sucederte. O a cualquiera de tus amigos que no piensa en las consecuencias del consumo de alcohol ni en la fiesta. Piensa en la práctica que viste hoy, en lo duro que los jugadores trabajan en la NFL. Después, piensa en lo mucho que tienes que esforzarte en la universidad consiguiendo buenas notas y pasando a través de las clases al mismo tiempo que juegas fútbol."

"Pero pensé—"

"¿Creíste qué? ¿Qué alguien más hace su trabajo de clase por ellos? ¿Qué puedes flotar a través de los profesores y sacarles un poco de holgura? La universidad no es como la escuela secundaria, Nathan. A los colegios no les importa si estás jugando fútbol o no. Aún así esperan que pases. Y tratas de hacer eso, bien bebiéndote una botella de vodka al día, o una caja de cerveza, o lo que sea tu veneno. El mío era el whisky y la cerveza."

"Jesús. No lo sabía. Sólo quería estar en onda como los otros chicos."

"Estoy seguro que los otros chicos no lo saben. No tienen ni idea, porque piensan que pueden manejarlo. Yo pensé que podría manejar la situación. Y por un tiempo estuve haciéndolo muy bien. Pero luego todo se derrumbó, e incluso entonces no quise escuchar a la gente que sabía lo que era mejor para mí. No quise escuchar a mis padres o a mis entrenadores o a los médicos del equipo. Casi pierdo mi oportunidad de jugar en la NFL. Podría haberlo perdido todo. Pude haber muerto. Todo porque quería beber e ir de fiesta. Principalmente porque quería beber. Y todo empezó cuando tenía tu edad, porque quería estar en la onda y estaba desesperado por encajar"

Las lágrimas caían por las mejillas de Nathan ahora. "Así que ¿Qué se supone que debo hacer? Todos beben. Hay fiestas todo el tiempo. Me aceptan ahora."

"Aún puedes ser aceptado. Puedes estar en onda sin beber. Y si no les gustas porque no eres un borracho, entonces, ¿qué clase de amigos son esos? Eres un gran jugador de fútbol con una gran cantidad de potencial Nathan. Deja que tus habilidades y tus calificaciones hablen por ti. Te apuesto que no cada miembro del equipo es un gran fiestero. Busca a esos chicos y pasa el rato con ellos."

Él se encorvó en el asiento. “Supongo que sí."

"Mira, no voy a tomar las decisiones por ti. Ya tienes edad suficiente ahora para tomarlas por ti mismo. Sólo quería mostrarte lo que podría suceder. Tu vida es totalmente diferente a la mía. Depende de ti elegir."

Se llevó a Nathan a casa. El chico se fue hacia a su cuarto, apenas diciéndole una palabra a ____. Ella echó una mirada de preocupación a Joe.

"¿No fue bien?"

Joe se encogió de hombros. "No lo sé. Creo que captó el mensaje. Se asustó como el infierno."

Ella se cruzó de brazos y asintió. "Eso es algo bueno. Debe tener miedo."

"No lo sé. No sé nada respecto a los adolescentes, ____. Lo intenté."

Se acercó a él, puso sus brazos a su alrededor, y lo besó. "Gracias. Hiciste algo más que la mayoría de la gente. Sabe que le importas. Y te lo agradezco."

Él sólo esperaba que fuera suficiente.
Volver arriba Ir abajo
[#__SeeNoMore]
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 820
Edad : 21
Localización : ¡Con Joe! Always (:
Fecha de inscripción : 12/01/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 8th 2011, 16:51

Capítulo 15

____ estaba emocionada por tener la oportunidad de organizar la recaudación de fondos de caridad contra el SIDA en el museo de arte, un evento anual de muy alto nivel en San Francisco. Black Tie, muy lujoso, y ella y su personal habían estado planeándolo durante meses. Estaría muy bien atendido, con personalidades locales como el futuro alcalde. Además, el rumor que estaba sacudiendo a algunos era que la gente de Hollywood estaba planeando asistir.

Ella no había podido comer, dormir o respirar durante la semana pasada, ni había podido ver a Joe, lo que era probablemente algo bueno, debido a que Joe tenía un partido en preparación de la pretemporada, y Elizabeth lo estuvo poniendo apariciones públicas por lo que, tampoco estuvo disponible. Lo terriblemente echaba de menos, pero durante una rápida llamada telefónica a principios de semana habían hecho planes para mañana.

Estaba esperando a verlo. Nathan pasaba la noche en casa de un amigo ahora que estaba más conectado a la tierra. Había tenido un mejor comportamiento últimamente y estuvo saliendo con algunos nuevos amigos, - buenos chicos en realidad, por lo que ____ había comprobado, asegurándose que los padres del chico con el que se quedaba esa noche estarían en casa, y dándole su aprobación para poderse quedar.

Lo que la dejaba libre y despejada para sumergirse de lleno en el modo pánico-total para este evento. Había llegado a la Galería tres horas antes de que abrieran las puertas, asegurándose que las empresas de catering se encontraban en el sitio, que la barra estuviera puesta, y que hubiera un camino despejado para todos los artículos de la subasta.

Con unos minutos libres antes que la galería abriera, se metió en el baño de mujeres para verificar su apariencia. Llevaba un vestido de cóctel negro con tirantes pequeños. El corpiño era ceñido y lo suficientemente apretado que apenas pudiera respirar, pero era perfecto. Llevaba zapatos pecaminosamente altos que amaba y adoraba y - como siempre - mataban sus pies. Su cabello se apilaba en lo alto de su cabeza con rizos en cascada. Se aplicó una nueva capa de brillo en los labios y se inspeccionó en el espejo. No estaba mal. El estrés había añadido algo de color a sus mejillas, por lo que en realidad se veía bien. Era importante dar una buena impresión a la fundación y a todos los potenciales nuevos clientes que pudieran reunirse esa noche.

"¿Respirando?"

Se dio la vuelta e hizo una mueca mientras Sam entraba. "Hiperventilando me parece. Te ves encantadora."

Sam empujó sus anteojos hasta el puente de su nariz. Llevaba un vestido azul y la parte superior de su pelo hacia arriba, y con la parte inferior recta jugando en sus mejillas.

"Bueno, gracias. Sólo quiero pasar esta noche sin desmayarme. No puedo creer que me hayas hecho venir esta noche. Soy ayudante de oficina, no del frente de batalla."

____ deslizó su brillo de labios en su bolso y fue hacia Sam, dándole palmaditas en el brazo.

"Tonterías. Necesito tu ayuda para trabajar en la subasta de esta noche."

Sam inhaló y expiró. "Lo que sea, jefa."

"Tú eres la persona más abierta que conozco, y necesitamos a todos los nuevos clientes que podamos conseguir. Así que conectémonos y empecemos."

Una vez que se abrieron las puertas, no hubo tiempo para estar nerviosa o preocuparse por los pequeños detalles. Las personas fluían, probablemente porque habían oído que existía la oportunidad que algunas estrellas de cine asistirían esa noche. A ____ no le importaba que estuvieran allí siempre y cuando el evento fuera bien acogido. Por eso, cuando Olivia McCallum, Susan Winters, Layla Taylor llegaron, todas las siguientes aspirantes a calientes estrellas de Hollywood, casi se desmayó porque era la oportunidad que estuvieron esperando. Y cuando los galanes de cine Derek Davis y Malcolm Brown entraron, ____ supo que la noche iba a ser perfecta.

La galería estaba llena hasta el tope con la crema y nata de la de elite de San Francisco, algunos de los solteros más codiciados de Hollywood, y los medios suficientes aseguraban el éxito. Las ofertas de la subasta silenciosa iban hacia arriba, gracias a las habilidades de Sam en arrastrar a la gente a la mesa con una oferta. Los platos se mantenían llenos con lo último de la alta cocina de uno de los mejores chefs en San Francisco, y todo el mundo elogiaba los alimentos, para deleite de ____. Las bebidas eran abundantes, las conversaciones fluían, y ella no podía estar más contenta.

"Si es así como resultan todos los eventos, puedo ver porqué amas estar en las trincheras", Sam susurró, mientras se colaba un minuto junto a ella para ponerse al día.

"Confía en mí", le dijo ____. "No son siempre así de buenas."

Sam visiblemente vibraba de emoción. "Esto es glorioso. ¿Has visto a Derek Davis?"

"Lo hice."

"¿Y a Malcolm Brown? Tuve que evitar gritar como una fan idiota."

A ____ le temblaron los labios. "Me alegro de que lograras controlarte. Ahora, protege el bar y asegúrate de que está siendo bien surtido. Estas personas beben como peces."

Sam se rió. "Dalo por hecho. Me aseguraré de comprobar el bar con frecuencia en caso que Derek Davis decida entrar allí para tomar una copa."

La posibilidad de que eso ocurriera era de remota a ninguna, pero ____ no quería desilusionar a Sam en su búsqueda de cazar a las celebridades. Y mientras Sam hiciera su trabajo, a ____ no le importaba la cantidad de miradas lascivas que diera a las celebridades. Estaba contenta de que hubiera un segundo par de ojos supervisando todas las esquinas de la galería.

____ volvió a pasar por las mesas de la subasta silenciosa que estaba sobreviniendo. Bolígrafos y almohadillas todavía estaban en su lugar, con una larga lista de ofertas en curso, que debían hacer a los procuradores del museo estar en éxtasis. Las personas con dinero siempre hacían caridad cuando eran felices, lo que significaba que toda la promoción de ese evento había valido la pena.

Luces de flash estallaron por todo el lugar, y ____ hizo todo lo posible para evitar que le dieran en sus ojos cada vez que veía un flash. Se mantenía ocupada y permanecía en el fondo, asegurándose de que el centro de atención se quedara en la gente en la que se suponía debía estar. Ella había traído a aquellos que no eran muy populares, pero que estaban ansiosos por ser presentados a las celebridades por las personas adecuadas, felices de que ella tuviera justo los contactos necesarios para que eso sucediera.

Todo iba bien, y ella estaba encantada con su elección del catering y personal de servicio para el evento de esa noche.

Finalmente tuvo la oportunidad de detenerse en el bar, probando un poco de agua mineral, y tomando un respiro antes de hacer su siguiente circuito a través de la galería. Puesto que las cosas parecían estar funcionando bien, quizás esta vez pudiera detenerse y comerse con los ojos todo el arte.

Estaba admirando una gran escultura de metal, cuando oyó una ronda de aplausos y conmoción en la habitación de al lado. Vagó en esa dirección y se detuvo en seco cuando vio a Joe, vestido con un traje oscuro muy elegante, sonriente para los fotógrafos que estaban tomándole fotos.

Estaba de espaldas a ella, pero lo reconocería en cualquier lugar, desde su descuidado pelo oscuro a la forma en que estaba de pie, con la mano derecha en el bolsillo, con la postura casual como que se sintiera cómodo en cualquier situación. Ella captó su perfil y estaba a punto de pasar y saludarlo cuando él se movió, con lo que la mujer de su brazo fue el centro de atención.

Una bella mujer con pelo negro corto, pendientes impresionante de lámpara de araña con gotas en forma de diamante y un vestido negro de varias capas que mostraba una considerable cantidad de escote, y oh, Dios, tenía unas verdaderas piernas asesinas, también.

____ la reconoció al instante como la actriz que hacía todos los rumores en ese programa nuevo de drama en la televisión los martes por la noche. Era joven, soltera, y talentosa. Y sus ojos violeta parecían increíblemente plantados directamente en Joe. Tenía su cuerpo cementado contra Joe, con su brazo envuelto alrededor de él mientras él le sonreía y le daba su atención como si fuera la única mujer en la sala. Después, los dos dieron la vuelta dirigiéndose hacia el salón.

Parecían la pareja perfecta.

El estómago de ____ cayó, y dio un paso retrocediendo.

"Hey, ____, ¿No es ese Joe?"

Ella luchó por contener las lágrimas mientras asentía a Sam. "Sí, lo es."

"Con Alicia Brave. Wow. ¿Qué está haciendo con ella?"

____ dio media vuelta y salió de la habitación, con sus tacones en el suelo de mármol. "Posando para las cámaras."

Sam corrió tras ella. "¿No vas a decir algo?"

Se detuvo y se volvió. "Sam, este no es el momento. Iré a ver los canapés del área de la subasta. Parecían pocos y podría ser necesario poner más."

Sam le dio una mirada de preocupación, pero asintió. "Está bien."

____ se alejó, decidida a aplacar el dolor y la ira.

Eran exclusivos, maldita sea. Por lo menos, pensaba que lo eran. Ella había conocido a sus padres – ella y Nathan, los dos los habían conocido. ¿No significaba algo para él? En el mundo de ____, lo hacía. Tal vez para él no significaba nada, como acababa de ilustrar cuanto diferentes eran sus mundos.

Ella quería que esto funcionara, había comenzado a creer que de alguna manera podría cerrar la brecha entre su estilo de vida y el de ella, pero si ésta era la forma en que él tenía la intención de seguir adelante, entonces alguien tendría que ceder, y no iba a ser ella.

Maldita sea, dolía, y no tenía tiempo para un corazón roto.

Estaba trabajando, y eso era en lo que necesitaba concentrarse. Fue al bar y verificó las cosas. Maurice dijo que estaban bien surtida y que no se preocupara, por lo que se escondió en la cocina por un momento hasta que Stefan le echó mal de ojo por estar tanto rato. Lo último que quería hacer era cometer un error y tener a un chef muy nervioso, por lo que se fue de allí y una vez más comprobó las ofertas de la subasta silenciosa, pero había poca gente allí, y se acercaba el tiempo para el final de las ofertas.

Ella estaba en camino, y una oferta de última hora podría ser crucial.

"____. ¿Sucede algo?"

Ella levantó la barbilla y ofreció una reconfortante sonrisa a Evan Jervis, gerente de la recaudación de fondos.

"Por supuesto que no, Evan. Todo está perfecto. ¿No lo crees así?"

Evan se relajó visiblemente y le sujetó las manos. "Sí, lo creo. Has hecho un trabajo notable en el evento de esta noche. No puedo agradecerte lo suficiente."

Su elogio le ayudó más de lo que podía decir. "Estoy tan contenta de que lo creas así. Y los licitantes podrán volverse locos por el momento, a sólo diez minutos del cierre. Tengo la sensación que la fundación de caridad hará un montón de dinero esta noche."

"De tus labios a sus chequeras, querida," dijo Evan. "Creo que iré a supervisar las ofertas de último minuto, y luego a preparar los anuncios de los ganadores. ¿Estarás en el lugar para ayudarme?"

"Por supuesto."

____ hizo su último recorrido de la galería, después se quedó en la parte delantera con Evan, una vez que sacó las ofertas de la celebración de la subasta silenciosa. Evan hizo el anuncio por el altavoz de que la subasta había concluido, y todo el mundo se reunió para escuchar las ofertas ganadoras.

"Quiero darle las gracias a todos por estar aquí esta noche. Esperamos que hayan pasado un buen rato."

Continuó agradeciendo a los patrocinadores del evento y a los que habían donado los premios. Todo el mundo aplaudió, ya que algunos de los premios eran magníficos, desde hermosas obras de arte a instalaciones privadas, desde servicios de cocineros y a equipajes de diseñador y joyería.

"También quiero darle las gracias a nuestra gloriosa organizadora de eventos por poner lograr esta maravillosa noche a la Srita. ____ ______ de El Toque Perfecto".

____ no había esperado que Evan la reconociera, pero estaba muy emocionada. Dio un paso e hizo un arco de agradecimiento a los aplausos, y fue cuando vio la mirada de Joe. Parecía tan sorprendido de verla como ella estuvo de verlo a él. En su frenesí de actividad de última hora antes del final de la subasta, casi había olvidado que estaba ahí. Casi. Pero mientras la mirada de él se encontraba con la suya, ella atrapó a la bella Alicia Brave aferrada a su lado, por lo que el dolor en su interior se renovó y apartó la mirada, sonrió a la multitud, y se retiró para que Evan pudiera continuar con su discurso, finalmente llegando a los ganadores de los artículos de la subasta.

Uno a uno, al mejor postor fue revelado, y tenían que subir, reclamar su premio, y pagar su dinero. Aplausos y gritos de alegría se oyeron cuando los artículos de la subasta se adjudicaban.

"Y ahora un fin de semana romántico en una isla privada en el Caribe, con su propio mayordomo y comida bien surtida y servicio de bar para el fin de semana. Es lo último en decadencia para dos personas. El mejor postor es - ¡Joe Jonas de San Francisco!"

____ tragó y esperó a que Joe subiera para reclamar su premio. Se aferró a la dotación, esperó a que escribiera su cheque a la caridad, después le entregó el sobre.

“Gracias.” dijo, sonriendo mientras ella le entregaba el sobre.

"No hay de qué. Felicitaciones y gracias por tu donación. Disfruta de tu premio." Era su discurso estándar a todos los destinatarios. Tenía una sonrisa estampada en su rostro, y se negaba a tratarlo de forma diferente a cualquiera de los otros ganadores de la subasta, por mucho que le doliera.

Isla privada en el Caribe, ¿eh? Se preguntó con cuál de las muchas actrices y modelos que se encontraban en su pequeño libro negro llevaría a la isla.

Estás haciendo el ridículo y dando pena. Basta ya.

Una vez que los premios fueron concedidos, todo el mundo se fue para disfrutar el resto de la noche. ____ salió de la habitación, necesitando aire fresco y una bebida. Se dirigió a la barra y tomó una, entonces decidió buscar la esquina más cercana y esperar hasta que la multitud se fuera y llegara el momento de volver a casa.

Era buena en mezclándose. Podría hacer eso, y también podía esconderse, y nadie la encontraría.

"____".

Maldita sea. Había medio millar de personas ahí, y se había escondido en una multitud. ¿Cómo demonios la había encontrado tan fácilmente? Se volvió y se encaró a Joe, que estaba sorprendentemente solo. "¿Dónde está tu cita de esta noche?"

"Rodeada de sus amigos de Hollywood por el momento. Y no es mi cita."

"Uh-ajá. Mira, Joe. Estoy ocupada esta noche, y no tengo mucho tiempo para charla intranscendente. Así que si me disculpas..."

Ella trató de alejarse, pero la agarró del brazo.

"¿Me estás tomando el pelo? ¿Estás enojada conmigo porque estoy aquí con Alicia?"

Ella inclinó la cabeza hacia atrás para mirarlo. "¿Qué esperabas? ¿Que estaría de acuerdo?" Dio un suspiro. "No sé, Joe. ¿Se supone que debo estar bien viéndote con alguien más?"

"No estoy saliendo con alguien más."

"Y creo que soy ciega. Y estúpida. Olvídalo. No somos nada el uno del otro."

Ahora tuvo el maldito coraje para verse enojado. "¿No?"

"No. No lo somos. Ahora, si me disculpas, tengo trabajo por hacer."

Alzó sus brazos en el aire. “Muy bien. Vuelve a trabajar. Y yo también lo haré”

"Hazlo."

Ella se alejó, con sus terminaciones nerviosas volando y dando señales de ira por todo el lugar. Tuvo que respirar profundamente dentro y fuera para que no verse enojada con la gente que se suponía que estaba entreteniendo. Planta una sonrisa en tu cara y luce feliz, por el amor de Dios. Esto son todos posibles clientes, y darles una mirada mortal no hará que te congracies con ninguno de ellos.

En el momento en que llegó a la parte frontal de la galería estaba más tranquila, sonriente, al menos en el exterior - aunque probablemente contribuía hundir sus uñas de las palmas de sus manos.

Incluso se limitó a observar a todos los jóvenes de Hollywood dando entrevistas para las cámaras de televisión, apretando los dientes cuando fue el turno de Alicia Brave. Y allí estaba Joe, justo a su lado.

Ugh.

A pesar de todo no pudo dejar de acercarse unas pocas pulgadas más cerca para poder escuchar lo que Alicia tenía que decir.

"Joe es mi salvador esta noche", dijo Alicia, agarrando su brazo. "Mi novio, Phil, tuvo gripe en el último minuto y no pudo estar aquí conmigo. La agente de Joe y mi agente son grandes amigos, por lo que se pusieron al teléfono, y acordaron que Joe dejara todo para acompañarme." Alicia pasó la palma de su mano a través de su bajo vientre. "Ya ven, con el bebé en camino, no quería estar sola. Ahora quien mejor para cuidarme que un gran mariscal de campo como Joe Jonas. De todos modos, Phil y yo estamos planeando casarnos muy pronto..."

Las luces se apagaron y Joe besó la mano de Alicia, luego dio un paso fuera del camino, dejando que Alicia fuera el centro de atención.

"Wow, Acaba de dejar caer una bomba del infierno, ¿no es cierto?"

Estupefacta, ____ asintió a Sam. "Creo que lo hizo. ¿Quién es Phil?"

Sam puso los ojos en blanco. "En realidad, ____. ¿No lees las revistas de entretenimiento? Phil Bates sale en el mismo programa de Alicia. Había rumores de que los dos estaban enamorados desde hace un tiempo. Supongo que están enamorados. Y comprometidos. Y tendrán un bebé juntos. Wow. Es una noticia seria."

"Claro que lo es." Pero no tanto como el hecho de que Liz había empujado a Joe con Alicia como escolta de última hora para el evento de esa noche. Y nada más. No porque él quisiera saltar a la cama con ella.

Dios, era una flamante idiota.

Se puso de puntillas y trató de encontrarlo, pero no pudo ver a Joe.

Allí. Rumbo a la puerta de entrada con Alicia. Maldita sea. Trató de pasar a través de la multitud, pero entre periodistas y curiosos, no tuvo ninguna oportunidad. Y ese no era el momento de todos modos.

Lo vio a través del cristal, ayudando a Alicia a entrar en la limusina, después, subió tras ella. El conductor cerró la puerta, y luego se fue.

____ dio media vuelta y volvió a entrar a la galería, sintiéndose estúpida, vacía y herida.

No había confiado en él. Y le dijo cosas terribles.

¿Por qué no podía creer en Joe? ¿Por qué no creía en sí misma?

Y ¿por qué no le contó lo que hacía ahí esta noche?

Por que no le diste oportunidad, imbécil. Deja de tratar de echarle la culpa. Sabes muy bien quién arruinó esta noche.

Ella asintió a sí misma y siguió caminando.

De alguna manera iba a tener que solucionar ese problema.



Joe fue a su condominio, arrastrando sus dedos por su pelo y maldiciéndose a sí mismo y a Liz en el proceso.

Estúpida movida. Debería haberlo sabido cuando Liz lo llamó, rogándole a principios de esa noche que sacara de apuros a Alicia. Pero Liz había sonado sincera, y Alicia incluso lo había llamado por teléfono pidiéndole su ayuda. Este evento de caridad para el SIDA era importante para ella porque su tío estaba infectado, y quería aparecer, pero su novio estaba enfermo y ella embarazada y realmente habían querido hacer el anuncio de su embarazo juntos. Sin embargo, Alicia le había explicado que se estaba empezando a notar, y no podía dejar pasar mucho más tiempo, por lo que quería hacerlo esta noche, y Liz le había ofrecido a Joe debido a que era la ciudad.

¿Qué se suponía que iba a decirle? ¿No? Se suponía que podría haberlo hecho, pero era muy de última hora, y era una cosa bastante fácil para él hacerlo, por lo que dijo que sí.

Alicia era una novia muy enamorada de su novio. Estaban planeando casarse en un mes o algo así, con la esperanza de hacerlo en alguna parte rápida y privada y fuera del ojo público, pero quería acallar los rumores sobre ella y Phil. La chica parecía cansada. Ella se rió y dijo que el primer trimestre fue un infierno para ella, que Phil fue su apoyo, pero la gripe le había golpeado el trasero, y se negaba a ir a cualquier lugar con ella mientras estuviera enfermo porque no quería infectarla a ella o al bebé. Joe se echó a reír y la tomó de la mano y le dijo que sabía defenderse de cualquier paparazzi molesto, lo que significaba que tenía la intención de quedarse a su lado como pegamento toda la noche.

No hizo la conexión de que era el mismo evento que ____ estaba planeando. Nunca había entrado en su mente. Él sabía que ____ estuvo trabajado en un evento de caridad, pero infiernos, en esa ciudad siempre había algún evento de caridad u otro pasando. Y ni siquiera había tenido tiempo de llamar a ____ y decirle lo que iba a estar haciendo esa noche. Había tomado una ducha, vestido en su traje, y la limusina se había presentado. Además, él sabía que debía estar ocupada, y esto era algo sin importancia que él no creía fuera una gran cosa. Pensó se lo diría cuando la viera el día de mañana.

Y luego se encontró con ella esa noche y se había dado cuenta que había acompañado a Alicia al evento de ____. Pero en lugar de darle tiempo de explicarle, hizo la película de lo que estaba pasando e hizo de juez, jurado y verdugo. Lo enfurecía que ella no creyera en él. En ellos.

Maldición.

Joe llenó un vaso con hielo, agua, y una cuña de limón, y luego entró en la sala de estar y encendió la televisión, apoyando los pies en alto, y se quedó mirando la pantalla por un tiempo, ojeando canales y realmente no viendo nada.

Un golpe en la puerta lo hizo agarrar su móvil para ver la hora. Era la una de la mañana. ¿Quién demonios estaba en la puerta tan tarde? Puso los ojos en blanco y esperó que no fuera uno de los chicos del equipo que había conseguido ser expulsado por su esposa.

Echó un vistazo por la mirilla, sorprendido de ver a ____ afuera, de pie. Abrió la puerta y tiró de ella.

"¿Qué demonios estás haciendo tan tarde?"

Sus ojos se abrieron. "He venido a verte."

Joe cerró la puerta con llave. "Debiste haberme llamado".

"Lo siento. Fue un impulso instantáneo. ¿Es un mal momento?"

"No, no es eso. Es que no te quiero en las calles tan tarde deambulando por el aparcamiento de noche sola."

Ella entró y deslizó sus dedos en los bolsillos de sus pantalones vaqueros, viéndose tan incómoda como se sentía. "Oh. Bueno, gracias por tu preocupación."

"¿Quieres tomar algo?"

"Lo que tengas."

"Agua con limón".

"Eso estará muy bien."

Preparó un trago y se la llevó a ella.

Ella seguía en el mismo lugar desde que había entrado. "Puedes sentarte, ____".

"No sé si quieres que me quede o no."

Le entregó la bebida. "Siéntate".

Lo hizo, tomando asiento en su silla grande, no en el sofá con él. Bueno, así que iba a ser así. Ella se quedó mirando la televisión durante un tiempo y la dejó, pensando que había venido ahí para decirle algo.

Él tomó un sorbo de agua, mirándola, sabiendo que estaba pensando, organizando sus pensamientos. Siempre se quedaba en silencio cuando su cerebro estaba trabajando, cuando estaba pensando en lo que quería decir o elaborando algún plan de acción.

Por último, se dio por vencido y encontró una película que ver.

"Joe, lo siento."

Él silenció el televisor y le brindó su atención. "Lo siento, también. Esta cosa entre Alicia y yo esta noche fue muy de última hora. Liz me llamó -"

Ella levantó la mano. "No importa. No me debes una explicación."

Él empujó el sofá y se acercó a ella, cayendo de rodillas delante de su silla. "Liz me llamó y dijo que era muy de último minuto", necesitaba que lo oyera, decirle la historia de cómo el novio de Alicia había caído enfermo y ella no quería contarle al mundo sobre su novio y su embarazo sin ningún tipo de apoyo. Yo estaba siendo nada más que un guardaespaldas glorificado al evitar que la prensa la golpeara."

____ se acurrucó con las rodillas en su pecho. "Fuiste muy amable con ella. Vi lo cerca que te quedaste. Estoy segura de que lo apreció."

"Es una buena chica. Pero es una niña, ____. Tiene veintidós años."

Los labios de ____ se levantaron. "Algunas de las mujeres con las que has salido no han sido mucho mayores que eso."

Ella tenía razón sobre eso. "Me he reformado. Me gustan más las mujeres maduras ahora."

Ella soltó un bufido. "Vaya, gracias."

"Sabes lo que quiero decir." Deslizó sus manos sobre sus rodillas. "Debí haberte llamado y avisado de antemano. Ni siquiera pensé que estaríamos presentes en el mismo evento que tú. Sólo estaba operando a ciegas aquí, suponiendo que iba a hacer esta buena acción y que te lo contaría mañana. No deseaba llamarte y molestarte con algo trivial como esto, cuando sabía que estabas tan ocupada con tu trabajo".

____ se inclinó y enredó sus dedos en su cabello. “Ya lo sé. Y luego corriste hacia mí, y yo actué como una gran perra por todo esto."

Él le dio una sonrisa traviesa. "Voy a asumir que sólo significa que te preocupas por mí."

"Si, no, no me habrías visto actuar como una gran perra."

"Así que ¿Estamos bien?"

"Estamos bien. Y lo siento mucho. Actué un poco celosa y no sé por qué. Es un muy feo lado de mí, y no me gusta. ¿He mencionado que lo siento?"

"No es necesario. La próxima vez te diré de antemano cuando Liz lance alguna impresionante, sexy chica joven sobre mí."

____ imitó un cuchillo apuñalando repetidamente su corazón. "Me estás matando aquí, Joe".

Él se rió y se levantó, tirando de ella a sus brazos. "Es una broma."

Se apoyó contra él. "No, no lo es. Es probable que vuelva a suceder. Es tu trabajo hacer esas cosas de promoción. Tengo que aprender a vivir con eso."

"No, no volverá a suceder. Nadie debe estar de mi brazo, excepto tú."

____ tragó, con su garganta seca. Trató de decir algo, pero ¿Qué réplica podía venir tras esa afirmación? En su lugar, llegó y ahuecó la parte posterior de su cuello, poniendo sus labios con los suyos. Suficiente se dijo, y se estaban ya dirigiendo a territorio peligroso. Besarlo era una idea mucho mejor.

Cuando sus labios se encontraron los de ella, la angustia de la noche se disolvió y ella se calmó de nuevo. Cada vez que estaba en brazos de Joe se sentía... no sabía cómo se sentía. Quería decirlo calmada, pero no era eso, porque cada vez que la tocaba la erizaba y la excitaba, así que tranquila definitivamente no era la palabra correcta.

Perfecto. Se sentía perfecto y correcto estar con él, y cuando la envolvió con sus brazos alrededor de ella y profundizó el beso, explorando con su lengua la suya, suspiró, porque todo estaba en equilibrio otra vez.

Él rompió el beso y se echó hacia atrás. "¿Puedes encontrar a alguien con quien Nathan pase un rato el fin de semana?"

Su pregunta la hizo detenerse. "¿Qué? ¿Por qué?"

"He ganado una oferta a esa isla privada en El Caribe. Quiero llevarte allí."

Ella se acercó y puso su mano en su corazón. "¿En serio?"

“Sí. ¿Para quién crees que estaba haciendo la oferta? ¿Para llevar a mi madre?"

Ella estaba totalmente asombrada con este hombre. "Wow. Bueno, eh, creo que podría pedírselo a su entrenador."

"Haz eso. Vamos a tener que hacerlo pronto, porque una vez que nos metemos en los partidos de la pretemporada, mis fines de semana están muertos."

"Voy a pedírselo al entrenador mañana".

Él deslizó sus manos por su espalda y tomó su trasero en sus manos. "Me gustaría tener un par de días, donde nadie nos moleste."

Ella se estremeció en sus brazos, ya imaginando lo que sería. "Ya estoy empacando."

"Mejor haces esa llamada telefónica mañana, entonces. Podemos ir la próxima semana si estás libre."

"Dalo por hecho, este próximo fin de semana estaré libre."

Sus ojos se entrecerraron mientras él le daba una diabólica sonrisa. "Luego, si todo va bien con el entrenador de Nathan, iremos. Comienza a empacar".
Volver arriba Ir abajo
Beautiful-NO-Tamed.
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 515
Edad : 21
Localización : Tomando leche de la granja de Joe ;)
Fecha de inscripción : 02/08/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 8th 2011, 19:05

Te hago de todo Joe en esa isla Wink

Siguela porfavor (:

Eli!
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 8th 2011, 22:55

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Mari_Jonatica
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 187
Fecha de inscripción : 18/12/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 11th 2011, 10:55

hola soy nueva lectora.. me encanta tu nove síguela plis
Volver arriba Ir abajo
MaferCastilloJonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 16
Edad : 22
Localización : Caracas, Venezuela
Fecha de inscripción : 26/07/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 11th 2011, 12:48

Tienes que seguirla es demasiado buenaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa! Smile Wink
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 11th 2011, 15:57

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
nicolejonass
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 190
Localización : Con Joseph;*
Fecha de inscripción : 02/05/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 11th 2011, 16:00

Hay noooo siguelaaa Neutral
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 11th 2011, 16:00

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
[#__SeeNoMore]
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 820
Edad : 21
Localización : ¡Con Joe! Always (:
Fecha de inscripción : 12/01/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 12th 2011, 13:50

Capítulo 16

Está bien, las islas privadas con su propio mayordomo y usar ropa muy pequeña estaba tan lejos de la normal existencia diaria de ____ como ella pudiera ponérsela.

Se podría acostumbrar a ese estilo de vida. Era lo que había pensado cuando el artículo de la subasta dijo "isla privada", habían querido decir una pequeña porción de isla con una valla de privacidad.

Uh, no. Habían viajado a las Islas Vírgenes, después habían tomado otro vuelo en alguna parte. ____ había conseguido perderse y no tenía idea de dónde estaban. Tal vez ese era el punto. Habían tomado un barco a una pequeña isla que no estaba habitada realmente por nadie que no fuera ellos dos y su mayordomo, que les servía las comidas, se hacía cargo de todas sus necesidades, y otros sirvientes que eran totalmente invisibles. Si necesitaban algo, tomaban un teléfono y llamaban. Él les dijo que sus habitaciones estaban fuera de la isla, por lo que podían estar seguros de su privacidad.

Lo que significaba que podían caminar desnudos por la isla si querían.

____ no podía imaginarse haciendo eso, pero a Joe le había tomado en total una hora deshacerse de su ropa y tomar el sol desnudo en la arena. ¿Quién era ella para discutir con su impulso primitivo natural? Pronto estuvo acostada en una silla de playa y sin ropa, y nunca se había sentido más decadente en toda su vida. La isla - ¿qué podía decir acerca de esa isla? Un tramo de arena que daba a aguas color turquesa sin ninguna otra tierra a la vista, hacía que se sintiera totalmente aislada. Palmeras perezosas se inclinaban y se balanceaba con una suave brisa, proporcionando sombra sobre la arena. Su propia casa de dos pisos estaba ubicada un bosque que daba a la bahía. Era el cielo.

La cálida brisa navegaba a través de su piel, e inhalando el aire salado, levantó los brazos para estirarse y darse la vuelta. Después de una hora en el sol, había empujado su silla debajo de una palmera para conseguir un poco de sombra, cuidando de no quemarse la piel. Lo último que querría era perderse algo de ese glorioso paraíso tropical con alguna quemadura.

Era demasiado perfecto. El calor, la brisa, y la relajación. Sus ojos se cerraron, pero luego sintió unos labios calientes en la espalda, y sonrió mientras una mano los seguía, acariciando su espalda para descansar en el lugar donde su espalda baja se unía con sus nalgas.

"Mmmmm," fue todo lo que pudo decir.

"Me gustas así", dijo Joe, jugando entre sus nalgas con sus dedos. "Con tu cuerpo caliente por el sol, con todos tus músculos líquidos."

"Estoy casi a tu merced en este momento. Puedes hacer conmigo lo que quieras."

"¿Es cierto? ¿Cualquier cosa?"

Sus miembros se sentían pesados, lo mismo que su cabeza. Ella ni siquiera podía reunir fuerza para cabecear, pero las otras partes de ella, sus partes femeninas - se disparaban como un motor rugiendo. "Cualquier cosa".

Él continuó masajeando su espalda con ligeros toques, y se sintió tan bien, sobre todo cuando acarició la parte baja de su espalda, jugando ligeramente con las yemas de sus dedos sobre sus nalgas.

La fuerte presión sobre los músculos de su espalda y las caricias torturando su trasero, la estaban volviendo loca, por lo que se relajó y tensó al mismo tiempo. Sus pezones alcanzaron su punto máximo en la silla, y quiso rozárselos en la toalla, cualquier cosa para conseguir algo de fricción en ellos. Estar desnuda significaba que su clítoris estaba recibiendo algún tipo de contacto, también, y sintió la necesidad de llegar entre sus piernas y frotarse el palpitante dolor que Joe le había causado.

Pero luego separó las piernas. Sintiendo la caricia de su cabello contra sus muslos y el golpe de su lengua por los labios de su vagina. Ella se arqueó, levantando su trasero, y su lengua se deslizó a través de su clítoris.

Sí, eso era lo que quería. Ella levantó las rodillas, y él metió la cabeza entre sus piernas, lamiendo su vagina con golpes largos, deliciosos.

Ella no podía creer que estaban al aire libre, desnudos, allí mismo en la playa, con la cabeza de él entre sus piernas tan cerca de un orgasmo que estaba lista para gritar, y nadie estaba allí para saber si lo hacía. Se sentía tan libre hacer esto con Joe, tan salvaje y tan sin inhibiciones. Nunca antes había dado tanto a un hombre.

Su lengua se deslizaba caliente a través de su torturada carne. Ella se estremeció cuando lamió alrededor de su clítoris, chasqueando la lengua allí, metiendo los dedos en el interior de su vagina, y empezó a bombearla en un lento, enloquecedor ritmo que la llevó al borde del abismo, sólo para retirarse y volver a empezar con su lengua y dedos.

Ella apoyó la cabeza entre las manos y cerró los ojos, en sintonía con todo lo que él le hacía. Y cuando su lengua viajó hasta su vagina y en todo su ano, ella se sacudió en respuesta, levantando la cabeza, y volviéndose hacia él interrogándolo y con incertidumbre.

“Tranquila, nena. Permítanme saborearte entera."

Ella se relajó en él otra vez mientras la acariciaba, lamía, la llevaba hasta el borde de nuevo mientras humedecía cada parte de ella, usando su lengua y dedos para volverla loca. Se imaginó su cabeza enterrada entre sus piernas, la cálida brisa del océano refrescaba su húmeda su piel mientras la llevaba al mismo punto una y otra vez, lamiendo su clítoris, su vagina, y, finalmente, deslizando su lengua en el orificio de su trasero mientras utilizaba sus dedos en su vagina.

"Joe. Oh, Dios Joe. Sí, justo así." Ella no conocía ese tipo de sensaciones, que al mismo tiempo podían hacerla tan loca, que estaba a punto de hacerla venirse.

Él se retiró. “Todavía no. No quiero que te corras. No hasta haberte follado."

Ella respiró desigualmente, tan cerca del orgasmo que las pulsaciones ondularon en su interior.

Joe la tomó ahí sobre sus rodillas, con sus manos en sus caderas mientras la apretaba, con su pene deslizándose en la apertura de sus nalgas.

"Estás tan húmeda aquí", dijo, con sus dedos bailando a lo largo de los labios de su vagina, hundiéndose en el interior de su ano. "Follaré tu vagina, ____. Después follaré tu ano. Y haré que te corras con fuerza."

“Sí” dijo ella, con su voz ronca en un jadeo. “Sí. Fóllame".

Ella se estremeció cuando él pasó su mano a lo largo de su espalda. Metió la mano en el bolso de playa sobre la mesa. Oyó el paquete del condón mientras él lo rasgaba, después se deslizó dentro en su vagina, presionando contra ella mientras aferraba sus caderas y se echaba hacia atrás y hacia adelante. Ella se apoderó de él en señal de bienvenida, tirando de él más mientras se equilibraba sobre el borde de su orgasmo.

"Todavía no, ____. Espérame."

Ella apretó los dientes y sintió cada centímetro de él expandiéndose dulcemente dentro de ella. "Maldita sea, Joe. Es muy bueno."

Él se inclinó y le besó el cuello empapado de sudor. "Sé que lo es. Pero se pondrá mejor." El se retiró y empujó dentro, duro, y ella exclamó y tiró de su pelo hacia atrás y se balanceó al encuentro de su eje.

Sus dedos se clavaron en sus caderas mientras seguía impulsándose dentro de ella, deteniéndose todas las veces que ella se acercaba al clímax. Se retiró y vertió lubricante en su ano, usando su dedo para cubrirla, jugando con su apertura, mojando su dedo dentro de ella, preparándola. La sensación era enloquecedora. La presión fue intensa, y ella estuvo tan dispuesta a venirse. Estaba más allá del punto de la razón, más allá del punto de saber otra cosa que no fuera el orgasmo que anhelaba.

Ella sintió su pene en la entrada de su trasero.

"Te follaré el trasero ahora, ____. ¿Estás lista?"

“Sí. Fóllame. Ahora."

Él deslizó la cabeza de su miembro más allá de su apretada barrera. Ella siseó, con su respiración a través de un dolor ardiente.

"Relájate. Empuja hacia afuera cuando yo empuje hacia dentro. Me tomarás más fácil de esa manera. Y luego haré que te corras."

Lo hizo, y él deslizó en su interior. Se sostuvo dentro mientras ella esperaba la intensidad de sentirlo allí. Estaba tan llena, él era tan grande en tan pequeño espacio, y le dolía. Pero a través del dolor había una onda pulsante de placer por tenerlo. Joe se inclinó y comenzó a frotar su clítoris en suaves círculos, y pronto el dolor fue sustituido por la necesidad de correrse otra vez. Ella empujó su mano lejos. "Fóllame. Estoy bien para hacer esto."

Él se aferró a sus caderas, retirándose sólo lo suficiente para retroceder dentro de ella otra vez.

"Oh, mierda, oh, Dios, Joe. Sí. Fóllame así."

Ella se masajeó su clítoris más fuerte, más rápido, mientras metía su pene en su trasero, y se salía de control. Ella se levantó, deslizando sus dedos en su vagina, y continuó frotando su clítoris con la otra mano. Las sensaciones la golpeaban mientras se perdía en todo menos en la sensación de tenerlo dentro de ella. "Puedo sentirlo. Sí, fóllame. Más rápido."

"¿Te correrás para mí, ____?" le preguntó, con su voz áspera y oscura.

"Sí, Joe. Date prisa y fóllame. Me voy a correr."

Nada iba a detenerla ahora mientras sentía la explosión de su orgasmo golpearla. Ella se echó hacia atrás en su contra, tomando su pene completamente en su trasero mientras se fragmentaba en mil pedazos con su clímax.

Ella gritó, y el sonido se hizo eco a través de las copas de los árboles. Joe clavó sus dedos en sus caderas y empujó con fuerza contra ella, corriéndose, y su orgasmo no hizo más que aumentar el suyo. Ella gritó, no podía respirar, siendo presa del clímax más intenso que había tenido nunca. Lo sentía en cada terminación nerviosa, explotando en todo su cuerpo, llevando lágrimas a sus ojos mientras una ola la golpeaba una y otra vez.

Se dejó caer sobre la silla. Con Joe mismo cubriendo su espalda, ambos jadeando como si acabaran de completar la maratón.

"¿Te gustaría un baño en el mar?", Preguntó Joe, deslizando su lengua por su cuello.

"Creo que eso es una gran idea."

Nadaron y jugaron en el agua la mayor parte del día, después salieron se dieron una ducha, y Joe llamó a Simón, su mayordomo, que apareció en una hora para preparar una increíble cena de mariscos, lo que significaba que en realidad tenía que ponerse la ropa.

A ____ no le importa realmente debido a que había traído unos pocos vestidos veraniegos y que no había tenido la oportunidad de ponerse mucho. Joe se había puesto un par de pantalones cortos y camisa tropical de manga corta para la cena.

Después de que Simón preparara su comida, desapareció durante la noche, diciéndoles que estaría de nuevo en la mañana para preparar el desayuno siempre que estuvieran listos, pero que llamaran si necesitaban algo antes.

Ella podría utilizar a un Simon en su vida.

Comieron en la terraza con vista al mar. El sol se había puesto, la luna estaba creciente y emitía un resplandor de plata a través del agua. Y todavía estaba templado en el exterior. ____ levantó su copa de vino y tomó un sorbo.

"¿Te molesta cuando tomo una copa?"

Joe levantó su copa de agua mineral. "No. ¿Por qué debería hacerlo?"

"Sólo me preguntaba si lo extrañabas."

"¿El alcohol? En realidad no. No es bueno para mí y no lo puedo manejar. Pero no me molesta ver a otras personas que beben."

"Puedo tomar agua o té."

Él se rió y le levantó la mano, besándosela. "Gracias, nena. Pero no hay razón para que no puedas disfrutar de una copa de vino. Para ser honesto, ni siquiera pienso en lo que estás bebiendo. Estoy muy ocupado mirando tu pelo o tu boca o tus pechos o pensando en lo maravilloso que fue follarte en el trasero hoy."

Ella negó. "Qué chico".

Él meneó sus cejas. "¿Te gustaría que fuera de alguna otra manera?"

"No"

"Está bien, entonces. Deja de preocuparte por eso."

Lo hizo. Terminaron la comida y ____ dejó de preocuparse por lavar los platos. A pesar de que insistió en llevarlos al interior y ponerlos en el fregadero, a pesar de que Joe se rió de ella cuando lo hizo.

"¿Qué tal un paseo por la playa?" Joe sugirió.

"Gran idea. La cena fue fabulosa. Tengo que caminar".

Joe la tomó la mano y la llevó a la playa. ____ inhaló el aire salado y se preguntó cómo volvería a la realidad de su vida después de pasar un fin de semana en este paraíso idílico con un hombre como Joe.

"Mañana jugaremos un poco de fútbol en la playa."

Ella soltó un bufido y se apoyó en él. "¿Tratarás de ponerme en la lista de lesionados para que no pueda trabajar?"

"El pensamiento cruzó por mi mente. Tendría que mantenerte aquí en la isla hasta que estuvieras lo suficientemente bien como para viajar."

"Estaría a tu disposición, día y noche. También soy lenta en curarme."

"Qué conveniente. ¿Cuánto tiempo crees que podrías aguantar aquí? ¿Unos meses más?"

Ella asintió. "Por lo menos."

"Eso sería difícil".

"Te perderás el comienzo de la temporada".

"Alguien tiene que hacer tu trabajo por ti y manejar todos esos dolores de cabeza."

Ella se echó a reír. "Sí, eso sería una dificultad."

Él puso su brazo alrededor de ella y la tiró hacia sí. "Es bueno soñar, ¿no?"

"Esto es el paraíso, Joe. No sé cómo la gente alguna vez sale de él."

"Algunos podrían extrañar la televisión y los teléfonos y el Internet”.

"No veo mucha televisión de todos modos. Estoy siempre al teléfono en el trabajo, y me vuelve loca. Y la única vez que estoy en Internet es por motivos de trabajo. Alejarse de todo aquí ha sido maravilloso." Se detuvo y dio un paso frente a él, con las olas del mar batiendo la arena y con el agua sobre sus pies y tobillos. "Gracias por esto. Ha sido el viaje más asombroso."

Él tomó su barbilla con los dedos. "Pensé que lo disfrutarías. Y es un buen descanso para mí, también, antes que la locura de la temporada se ponga en marcha. Nunca me había escapado a una isla tropical, y cuando lo vi en la lista de ofertas, me acordé de ti y de mí y supe que tenía que ganarlo."

"¿Lo hiciste?" Ella no pudo ocultar su sonrisa.

"Sí".

La besó, en un lento y sensual beso que la hizo enterrar los dedos de los pies en la arena y apoyarse en él aferrándose, porque se había mareado. Con Joe, perdía sus sentidos, lo que era bueno y a la vez malo.

Ella se movió junto a él otra vez y caminaron, sin hablar. Ella descubrió que podía ser cómodo simplemente estar con él y no decir una palabra, aunque tendía a conseguir que su mente trabajara, y ella pensara en lo que era estar ahí con él ese fin de semana y lo que significaba todo aquello.

Una fantasía total. Sin nada real al respecto. Todo con Joe desde el principio fue construido sobre una fantasía. Citas soñadas y deseos y fantasías superiores que se habían hecho realidad. Él era todo lo que ella había soñado en un hombre, y todo lo que nunca había soñado era real. Pero lo que la atemorizaba acerca de ellos dos era la posibilidad de que, al igual que la fantasía de ese fin de semana, no hubiera sido realidad, sin nada tangible a lo que aferrarse una vez que la fantasía hubiera desaparecido.

Pronto su temporada de fútbol empezaría, y debía estar tan intensamente involucrado en el juego que no tendría tiempo para ella. Y su negocio estaba despegando.

Ella estaba cada vez más involucrada, con sus agendas más ocupadas, y tenía apenas tiempo para ver por las necesidades de Nathan. Una vez que la temporada de otoño de juegos llegara, ella tendría que ir, además de asegurarse de que hiciera sus deberes escolares.

¿Cuándo habría tiempo para una romántica relación, en sus agendas? Tal vez ya era hora de empezar a ver la realidad de lo que ella y Joe tenían juntos. Fue una aventura de verano divertida, y eso era todo lo que alguna vez sería.

Cuanto más pronto llegara a enfrentarse con eso, mejor sería para ella. Antes de que pasara algo estúpido y se enamorara perdidamente de él y empezara a pensar que tendrían un futuro juntos.

Ella había tenido el corazón roto una vez, y no iba a dejar que sucediera de nuevo.

Joe parecía disfrutar pasar el rato con ella, y bien, parecía querer pasar tiempo sólo con ella. Pero eso no significaba nada. Los procesos metales de los hombres eran completamente diferentes a los de las mujeres. Y los hombres eran inherentemente flojos, lo que significaba que era fácil estar con él en el verano.

Wow, ____, ¿Puedes insultarte a ti misma más con este línea de pensamiento?

Ella no había querido hacerlo, y supo que lo que estaba pensando sonaba mal, pero no era lo que había querido decir. Ella y Joe se llevaban bien, se divertían, su química era por demás caliente, así que ¿Por qué no podrían estar juntos? Ella no era una actriz o modelo exigente que necesitaba ser vista y fotografiada y llevada a los eventos. Estaba muy bien haciendo lo que quería hacer, y Nathan lo adoraba como a un héroe, por lo que ni siquiera su hijo era un problema.

Sí, claro. Habría sido un gran problema cuando su hijo se había emborrachado. Y Joe había intervenido como un campeón. ¿Cómo podría un hombre querer nada más que sexo con ella y haber involucrado como lo hizo con Nathan?

Tal vez sólo era un buen tipo. No había razón para leer nada más en él de lo que era. Era la mejor aventura del verano que él podía tener, ¿verdad? Y ella había dejado bastante en claro que no estaba tratando de poner ganchos en él, lo que lo haría terminar fácilmente con ella cuando la temporada comenzara.

No había nada que lo atara a ella. Nada que la ligara con él.

Era una relación perfecta.

Así que ¿por qué no se sentía perfectamente bien ahora?

"Has estado muy callada."

Ella levantó la mirada hacia él y le ofreció una sonrisa. "Simplemente disfruto del extraordinario paisaje."

"Tú eres un paisaje extraordinario. Al diablo con el mar, las palmeras y la arena."

Él los sacó fuera del agua y dejándola caer en la arena, derribándola sobre él.

Ella se echó a reír. "Eres muy bueno para mi ego".

"Sí, me están pagando para aumentarlo un poco."

Ella arqueó una ceja. "¿Ellos? ¿Quiénes?"

Puso sus dedos a sus labios. "No te lo puedo decir. Es un secreto. Pero confía en mí, tienen su mejor interés en mente al haberme contratado para levantarte un poco." Ella se echó a reír y empujó su pecho, levantándose hasta quedar sentada. Deslizó sus dedos debajo de su camisa, amando la calidez que encontró cuando su piel se reunió con la suya. "Entonces, ¿cuánto tendré que torturarte para conseguir la verdad?"

Él entrelazó los dedos detrás de su cabeza. "Dame tu mejor tiro."

Ella le desabrochó la camisa, la tiró a un lado, y extendió los dedos a lo largo de su pecho.

"¿Me mantendrás aquí abajo para conseguir la verdad de mí?" Le preguntó.

Ella no respondió y en su lugar dejó sus dedos a la deriva sobre sus costillas, por su estómago e incluso más abajo, sumergiéndose en sus pantalones cortos en busca de su pene. Éste se levantó cuando ella tiró de sus pantalones cortos y se los quitó, arrojándolos a un lado.

"Ahora estoy a tu merced."

"Sí que lo estás," dijo, tomando su pene entre sus manos. Acariciándolo desde la base hasta la punta, deslizando lentamente sus manos, disfrutando de la sensación del endurecimiento de su pene mientras lo tocaba.

"Eso es tortura".

Ella le sonrió a él. "¿Listo para renunciar a tus secretos?"

"No"

Ella arremolinó su dedo pulgar sobre la cresta de su pene, utilizando el líquido que se había reunido allí para lubricar sus movimientos. Sus ojos estaban fijos en lo que ella estaba haciendo, pero ella estaba viendo su rostro, sus respiraciones volviéndose fuertemente agudas, en sus fosas nasales cuando rodó ambas manos sobre su pene. Mantuvo la mirada fija en su rostro mientras ella se inclinaba y lamía la cabeza de su pene, rodando con la lengua alrededor de su eje, arrastrando hacia abajo la parte inferior. Ella pasó la lengua por sus bolas y él se levantó, se quejó, y se sentó, abriendo las piernas.

"Cristo, eso es bueno, ____".

Ella puso su lengua en su saco, poniéndose cada uno en la boca, queriendo degustarlo en todas partes antes de poner su pene en su boca y llevar su eje a lo más profundo. Bajó por él, haciéndole ver como su pene desaparecía entre sus labios. Lo sintió estremecerse, volviéndose débil de la forma en que él la hizo sentir débil cuando hicieron el amor, queriéndolo llevar directo al punto y sobre él. Ella se aferró a la base de su eje y aumentó la succión que lo llevó a la parte posterior de su garganta, y luego disminuyó cuando él agarró su pelo y se metió en su boca con movimientos rápidos, duros.

Ella puso su mano en su muslo y sintió la humedad de su transpiración, sabiendo que él se estaba conteniendo, por lo pasó su mano a lo largo de su eje y revoloteó su lengua en la suave cabeza.

“Sí. Oh, sí. Maldita sea, me voy a correr. Voy a correrme en tu boca, ____".

Ella murmuraba contra de su eje, necesitando que la dejara tenerlo todo.

El se arqueó en su boca y gimió, después apretó su abrazo en su pelo mientras la soltaba, chorreando caliente en su boca. Lo sostuvo allí, tragándose lo que le daba mientras se mecía contra ella, con todo su cuerpo temblando por la fuerza de su orgasmo. Finalmente liberó su pene cuando cayó de espaldas contra la arena.

"Maldita sea", fue todo lo que dijo.

____ apoyó su cabeza sobre su estómago, escuchando el ritmo salvaje de su pulso, el aumento y caída de su respiración mientras él pasaba la mano sobre sus cabellos.

Ella levantó la cabeza y lo miró. "¿Listo para decirme tus secretos?"

Él se rió, levantando la cabeza. "¿Secretos? ¿Qué secretos?"

"Maldito". Ella recogió arena y se la lanzó sobre el estómago. Se abalanzó sobre ella, pero ella gritó, saltó y corrió, con Joe sobre sus talones.

Sabía que no tenía oportunidad, y él estaría sobre ella en cuestión de segundos, lanzándola al suelo. Ella chilló de risa cuando la abordó.

"No es justo", gritó mientras la tiraba bajo él, con la parte superior de su vestido ahora alrededor de su cintura. A ella no le importó. "Tu profesión te da ventaja."

"Deja de lloriquear." Él agarró arena y la frotó entre sus pechos. Ella tomó un puñado de arena y se la frotó en el pelo. Para el momento en que habían terminado de revolcarse en la arena mojada, ____ estaba convencida de que había más de ella en ellos que en la playa.

“Muy bien, suficiente", dijo Joe, escupiendo arena de su boca.

____ rió y Joe se acercó, se la echó encima del hombro, y se dirigió a su bungalow.

Abrió la ducha, mientras ____ se quitaba el vestido. Entraron en la gran ducha juntos y ella se echó a reír mientras Joe se daba la vuelta.

Tenía arena en la cara, en el pelo, y trozos de ella colgaban de varias partes de su cuerpo.

"¿Me veo tan mal como tú?"

Él sacudió la arena de sus hombros. "Probablemente".

Se bañaron con espuma a fondo, ya que la arena había conseguido llegar a todas partes. ____ estuvo agradecida por los chorros a ambos lados de la ducha, y por la ducha extraíble, ya que sacaba arena de los lugares incómodos de su cuerpo.

"Bueno, eso fue como un tratamiento de spa", dijo una vez que habían lavado la arena de todas las posibles grieta. "Pero mi piel está completamente lisa ahora."

Joe se enjuagó la cara y se volvió hacia ella. "¿De verdad? Creo que debo comprobarlo para asegurarme que te sacaste toda la arena."

____ arqueó una ceja, después le tendió los brazos. "Inspeccióname."

Él se volvió a su alrededor y alisó las manos sobre sus hombros y brazos, y luego por la espalda. "Se ve bien aquí. Date la vuelta".

Lo hizo y sostuvo su mirada con la de ella mientras él agitaba sus dedos por su cabello húmedo, dejando que las yemas de sus dedos hicieran su camino a través de su nariz y labios.

Se inclinó y rozó los labios de ella. "Sabes a libre de arena."

Ella suspiró cuando pasó la lengua encima de sus labios, moviéndola entre sus dientes para probar su lengua antes alejarse.

"No hay arena en tu lengua."

Ella se echó a reír.

Se quedó sin aliento cuando él puso sus pulgares sobre sus pechos, luego agarró sus caderas con sus manos. "Sí, muy suave aquí, pero tengo que dar un vistazo más de cerca aquí."

Él se dejó caer de rodillas. "Abre las piernas, cariño."

Lo hizo, apoyándose en el lado de la ducha cuando él se inclinó hacia adelante, con su lengua serpenteando y lamiendo a lo largo de los pliegues de su vagina. Ella inclinó la cabeza hacia atrás y dejó caer el agua sobre su cara y pelo, con el calor y el vapor sólo sumándose a la construcción de la presión profunda en su interior mientras Joe chupaba su clítoris. Jadeó cuando él deslizó su lengua dentro de ella.

Levantó la pierna y la apoyó sobre su hombro, abriéndose más para él.

"Suave, dulce, tan suave aquí.” Deslizó un dedo dentro de ella, follándola con movimientos suaves mientras perezosamente hacía círculos alrededor de su clítoris con su lengua.

Fue suave y fácil llevara directo al borde una y otra vez, sorprendiéndose de que fuera tan rápido. Se quedó sin aliento cuando llegó, meciéndose en su contra mientras se aferraba a ella, asegurándose de no caer mientras montaba un delicioso orgasmo.

Joe se levantó y llegó a la puerta por un condón, luego envolvió su pierna alrededor de su cadera empujó dentro de ella, empujándola contra la pared de la ducha. Él levantó las manos encima de su cabeza y se inclinó para lamer sus pezones.

Ahora se trataba de una cuestión de hambre apasionada, y se reflejaba en él.

"Bésame", exigió, y levantó su cabeza, tomando su boca en un beso abrasador, levantando su deseo a niveles insoportables mientras se metía en ella con compresiones profundas y penetrantes.

Él rodó las caderas sobre ella, meciéndose en su contra una y otra vez hasta que ella estuvo a punto de correrse otra vez, gritando cuando explotó con la sensación. Soltó sus brazos y la levantó y la besó con todo lo que tenía dándole una mirada íntima que la derritió. Se bebió sus gemidos y la agarró con fuerza mientras él se estremecía en su contra, con sus dedos hundiéndose tan duro en sus nalgas que supo que le había dejado marcas, pero a ella no le importó.

El agua había empezado a enfriarse para cuando la soltó y ella siguió temblando en el interior por la fuerza de sus dos orgasmos y del suyo.

Joe extendió la mano y cerró el suministro de agua, agarrando toallas para los dos. Se secó y se subió a la cama. Joe la atrajo hacia él, haciéndole el pelo húmedo a un lado para besar su nuca.

____ cerró los ojos y trató de apagar la emoción que siempre aparecía al estar con Joe.

Era sólo sexo. Sólo sexo y nada más.

Tal vez si se mantenía diciéndoselo una y otra vez, se lo podría creer y evitar el darse cuenta de que había caído profundamente enamorada de él. Debido a que ese pensamiento volvía todo el maldito tiempo, y cuanto más trataba de alejarla, más surgía.

Tenía miedo de que fuera demasiado tarde para hacerlo desaparecer, a pesar de sus mejores intenciones de decirse a sí misma de que eso no estaba ocurriendo.
Volver arriba Ir abajo
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 12th 2011, 17:53

Oh por dios se me callo la mandivula! :L
Pero es que este Joe *_* tremendo! jajaj me encanta
que sexy grr♥ & Perver lol
Siguela pronto...!
Me encaaaantaaa(:
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
MaferCastilloJonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 16
Edad : 22
Localización : Caracas, Venezuela
Fecha de inscripción : 26/07/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 13th 2011, 00:37

Wow! Si palabras! hahahhahahha no mentiraaaaaaaaaaaaaaa! que este hombre me va a matar! Estamos como conejos! ahahha eso me gustaaa, y mucho! Joeeeee ahhh ahhhh (orgasmooo) ya ya ya ves? lo que haces! hahhahaha muy buna la noveee! porfavor no la dejes! Smile
Volver arriba Ir abajo
camilitalovato
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 440
Edad : 18
Localización : Viviendo una aventura con Joe Jonas ;)
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 13th 2011, 12:50

AMO A ESE TIO!!!!
Joe es la leche, jijiji
y rayita una pervertida!
me encanta!!!
siguela pronto!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 15th 2011, 16:09

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Alex D'JOnas
Nuev@


Cantidad de envíos : 13
Edad : 20
Localización : En mi mundo con los JONAS!
Fecha de inscripción : 02/05/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 17th 2011, 21:04

se que no he comentado mucho pero no he tenido tiempo pero leeoo tu novela desde mi celular y me encanta por faaa SIGUELA no la dejes asi amo esta nove con locura y pasion Smile xD te adoroooo ( pon cap xD)
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 17th 2011, 21:29

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 18th 2011, 23:58

Por lo que mas quieraaaaaas!!
Sigue mujer nos vamos a morir ):
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 19th 2011, 21:00

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Niinooskaa
Merecedora de los Tres Jonas
Merecedora de los Tres Jonas


Cantidad de envíos : 9686
Edad : 22
Localización : Joelandia
Fecha de inscripción : 18/01/2011

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 20th 2011, 23:41

Siguela me encanta tu novela esta buenisima y sube capitulo please pronto!!!!

By
Niinoo

Like a Star @ heaven Enamorada
Volver arriba Ir abajo
[#__SeeNoMore]
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 820
Edad : 21
Localización : ¡Con Joe! Always (:
Fecha de inscripción : 12/01/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 22nd 2011, 18:47

Capítulo 17

“Necesito que vayas al estreno de una película."

Joe había tenido uno de los más duros entrenamientos de su vida. Lo último que necesitaba ver cuando salió del campo de juego era a Liz, viéndose con el rostro fresco, sin un pelo fuera de lugar, y como un tigre listo para saltar.

Él jadeó aspirando una bocanada de oxígeno y lo expiró, luego se sentó en el banco y agarró una de las botellas que los asistentes le pasaron. "¿Por qué?"

Ella inclinó la cabeza hacia un lado y le dio una mirada. "Sabes por qué. La temporada se pondrá en marcha pronto. Necesito tu cara en la portada y en el centro de todas las revistas."

Él bebió la mitad de la botella, y luego levantó la mirada hacia ella. "¿Cuál es la película?"

Ella sonrió. "Es una película de acción. La nueva con Matt Larson."

"¿Cuándo?"

"La noche del miércoles."

Joe asintió y agarró su toalla. "Consultaré a ____ y veré como pinta su agenda".

"Whoa. No lo creo."

La miró. "¿Qué?"

"Asistirás al estreno con Valisha Staniskowa, la belleza caliente que adornó la portada de la edición de trajes de baño".

Él se puso de pie y se enfrentó a ella. "No".

Ella arqueó una ceja. "¿Perdón?"

"Dije que no. Trataré de ir al estreno de la película si piensas que eso ayudará a las Relaciones Públicas. Pero iré con ____. Y cualquier evento futuro que desees planear será con ____ como mi cita."

Liz soltó una carcajada. "Tienes que estar bromeando. Ella es una don nadie."

"Ella no es una don nadie para mí, Elizabeth. Es alguien que me importa."

"¿Qué tiene eso que ver? Estoy hablando sólo de apariencias para la promoción que es un beneficio para tu carrera. Aparecer con ____ en esos eventos no es beneficioso para ti."

Él no estaba de humor para esto, y Liz no lo captaba, o era demasiado testaruda para ver las cosas a su manera. De todos modos no cedería. "Sólo te diré esto una vez más, así que asegúrate de escuchar. No haré más esos eventos sin ____. Ella me importa, y no quiero ser visto en público con otras mujeres. ¿Entendido?"

Ella levantó las manos. "Lo capto. Caray, no tienes que abalanzarte sobre mi cabeza con eso. Haremos algo diferente entonces. Tienes un juego este fin de semana, y la barbacoa del equipo posterior al juego. Invita a ____. Ella puede conocer a las esposas y novias. Y será una buena foto. Jugaremos con eso y las cámaras estarán en el lugar para tomar tu foto."

Cuando la miró, ella agregó, "Con ____".

“Muy bien. Lo que quieras." Tomó su casco y se dirigió a la ducha, preguntándose cuando su vida se había vuelto tan condenadamente complicada. Tenía suficientes quebraderos de cabeza con su primera pretemporada de juego llegando este fin de semana. Solía entrar en esos juegos con el celo de un niño –sin preocupaciones. Pero desde que había cumplido los treinta y los lobos sedientos de sangre de la juventud y del vigor habían comenzado a perseguir sus talones, cada paso que daba tenía que ser de un cálculo cuidadosamente, y esta vez tenía que poner todo en el campo. Los jefes le habían dicho que estaba sobre una base sólida y que seguía siendo su jugador estrella, pero sabía que significaba una mierda si se lesionaba o el rendimiento de esa temporada no se acumulaba en números.

Y luego estaba ____. ¿Cómo podía algo que había empezado tan alegre y divertido y solo de sexo acabar convirtiéndose en algo más serio?

Se puso de pie frente a su armario para vestirse y se preguntó qué diablos iba a hacer con esto. No tenía relaciones serias. Infiernos, no tenía relaciones con las mujeres. Él se citaba con ellas. Las follaba. Se divertía con ellas. Después, ellas se iban en una dirección y él en otra. Su carrera - El amor de su vida era el fútbol. Siempre fue así, y asumía que sería para siempre. Oh, pensó que podría instalarse uno de esos días, después que su carrera futbolística hubiera terminado y tuviera el tiempo y la atención para centrarse en una mujer.

Lo que no esperaba era que ____ llegara a su vida, golpeara su trasero y volviera su mundo al revés.

No estaba preparado para una relación ni menos para un compromiso. Tenía que centrarse en esa temporada, y lo que significaba que tenía que alejarse todo lo demás una vez que comenzara la temporada.

Se puso la camisa sobre la cabeza y se sentó en el banco para meter sus cosas en su bolsa de deportes, después arrastró los dedos por su pelo.

Entonces, ¿Qué se suponía que iba a hacer con ____? ¿Despacharla? ¿Alejarse y decirle que el verano fue divertido, pero que había tenido suficiente, ahora que la temporada se había puesto en marcha? Las otras mujeres que habían salido y entrado en su vida sabían que iba a ser así. Diversión, viajes, fotos divertidas, buen sexo, pero cuando comenzaba la temporada, se había terminado. Ellas lo sabían y él lo sabía, y habían estado bien con eso, porque no había querido permanecer con ellas más de lo que lo hizo. Habían conocido el resultado, habían jugado el juego, y ambas partes habían ganado.

Sin embargo, en el campo hoy día le había leído la cartilla a Elizabeth por sugerir que fuera al estreno de cine con otra mujer. Le dijo a Liz que no vería a nadie más, que Tara era la única mujer en su vida.

Mierda.

¿Acaso siquiera sabía que rayos quería?

Lo mejor era averiguarlo antes de seguir con ____.

O tal vez sería mejor que averiguar lo que ella quería. No podía querer otra cosa que un verano con él. Estaba ocupaba construyendo su carrera. Había un niño en quien pensar. No era la clase de mujer que estaba allí tratando de conseguir un marido. Era ferozmente independiente, protegiendo a Nathan, y no había querido involucrarse en su estilo de vida al principio. Por lo tanto, no era como si estar con ella alrededor la convirtiera en un elemento permanente de su vida.

¿La quería en su vida de forma permanente?

Se sentó y apoyó la cabeza en sus manos. Jesús, no lo sabía. ¿Podría manejar eso? Estuvo persiguiéndola desde la primera noche que se habían conocido, incluso sin pensar en lo que podría dar lugar con eso. Había operado con el instinto ciego. La persecución fue divertida porque nunca había tenido que perseguir a una mujer antes.

Ahora que la temporada iba a comenzar, era tiempo de tomar algunas decisiones, porque parecía que su relación con ____ se dirigía a alguna parte. Sus sentimientos hacia ella también se dirigían a alguna parte.

Y no tenía ni puta idea de cómo se sentía o si lo podría manejar. La idea de sólo alejarse de ella no era aceptable. La deseaba en su vida. Pero, ¿qué significaba eso, tanto para él como para ella?

Cristo. Si alguna vez necesita un trago, era ahora. El alcohol siempre fue bueno para hacerlo olvidar las cosas en las que no quería pensar. Y esta era un gran tema en el cual no quería pensar.

Agarró su bolso y sacó sus llaves, entonces empujó las puertas de los vestidores, necesitando aire fresco para aclarar su cabeza. Llegó al estacionamiento y aspiró una gran bocanada, dándose cuenta de que fue demasiado duro respirar, maldita hiperventilación. Abrió la cerradura de su coche, arrojó su mochila en la parte de atrás, y subió, obligando a su respiración a calmarse antes de que encender el coche.

Respirar. Resolver. Dios, ¿Qué estaba mal con él?

Tenía una gran vida, una carrera increíble, con éxito, una mujer maravillosa a la que parecía importarle mucho él, y por primera vez en años deseaba beber.

¿Qué clase de hijo de puta débil voluntad lo hacía?

Había un montón de cosas en que pensar. Ya era hora de ir a casa, cambiarse de ropa y dar una larga carrera antes de hacer algo estúpido como parar en el bar más cercano y tomar un trago.


Joe y su hermano no eran muy cercanos en la medida de que los hermanos lo eran, pero Kevin sabía lo que pasada. Necesitaba a alguien con quien hablar, y debido a que Kevin estaba en la ciudad por un partido, pensó que se trataría de un buen momento para llevar a su hermano a cenar.

Se encontraron en un bar con vista a la ciudad. Joe entró y examinó la vista panorámica del Puente de la Bahía y del centro de San Francisco antes de bordear la mirada hacia la barra. Ahí se encontraba su hermano, que estaba rodeado por tres mujeres. Era de esperar.

Tan pronto como Kevin vio a Joe, le hizo señas.

"Lo siento, señoras," dijo Kevin. "Tengo algunos negocios que tienen que ver con mi hermano esta noche."

"Oh. Mi. Dios", dijo la rubia alta. "Es Joe Jonas, el jugador de fútbol."

La morena de pie junto a la rubia del tamaño de Joe volteó la cabeza para mirar la punta de su pie, después, le ofreció una sonrisa sexy que decía que era suya para que la tomara. Hacía un par de meses podría haber estado interesado. Ahora... no tanto.

"Hasta luego", dijo Kevin, tomando su cerveza y moviéndose al otro extremo de la barra, para la decepción de todas las mujeres, que hicieron un mohín y se fueron.

"Les has roto el corazón", dijo Joe.

"Sí, sí." Kevin tomó asiento. “No te imaginas todos los puntos de interés, pero la vista es agradable, tanto fuera como dentro del bar."

"¿Qué? ¿No querrías que te llevara por las calles más sórdidas del mundo, verdad?"

Kevin sonrió. "Paso."

"Buen partido el de hoy."

"Te hubiera enviado entradas."

Joe se echó a reír. "Te veo jugar un montón. Atrapo algunos de los juegos en la televisión, sin embargo. Buen home round".

Kevin sonrió e inclinó la botella de cerveza a sus labios. "Gracias. Tus fanáticos locales no parecen poner demasiada atención en ello, y eso que fue la carrera ganadora."

"San Francisco te atrapará la próxima vez."

"No apostaría por ello."

La anfitriona los llamó a su mesa, por lo que se dirigieron al restaurante. Joe había solicitado una cabina con un poco de privacidad, por lo que Casey les había dado la pequeña sala privada. Después que su camarero había tomado sus pedidos, cerró la puerta.

"¿Estamos teniendo una fiesta esta noche? Y si lo estamos, por favor dime que esas tres hermosas mujeres reunidas en el bar antes de alguna manera estarán involucradas."

Joe negó. "No, sólo no quería ser reconocido."

"¿Ah, sí?" Kevin dejó su cerveza en la mesa y se inclinó. "Si es ilegal, inmoral, y con mujeres desnudas participando, estoy dentro".

"Estas algo grave Kevin."

Su sonrisa murió. "Está bien. ¿Sobre qué quieres hablar?”

"De un par de cosas. Realmente no sabía con quién hablar de esto."

"Mira, me doy cuenta que estoy lleno de mierda la mayor parte del tiempo, Joe, pero sabes que si alguna vez me necesitas, estoy aquí para escucharte. Sin juzgarte."

Y eso era lo que necesitaba oír. "Son una gran cantidad de cosas. ____ y yo, Liz, el fútbol."

Kevin se echó hacia atrás. "Explícame por el principio. Me tienes toda la noche."

Joe inhaló y resopló. "Le dije a ____ que soy alcohólico.”

Las cejas de Kevin se elevaron. "En serio. ¿Así de tanto confías en ella?"

"Lo hago. Algo pasó con Nathan, y quise mostrárselo, y a él, lo que podía suceder si un chico se involucraba demasiado con el alcohol."

Kevin se inclinó. "Así que espera. ¿El chico lo sabe, también?"

“Sí. Lo llevé a una reunión conmigo."

"Jesús. Tal vez entiendo que se lo hayas dicho a ____. Pero ¿Al chico? Sabes lo volátiles que son. ¿Qué pasa si lo divulga? Has tenido mucho cuidado en evitar que tu secreto esté en las manos de los medios de comunicación."

“Ya lo sé. No creo que Nathan diga nada. Entiende que es importante para mí mantenerlo en secreto."

Kevin resopló y tomó un largo trago de su cerveza. “Sí. Mejores intenciones y todo eso. ¿Qué pasa si rompes con su madre o la dañas de alguna manera? Sé que lo primero que hará será difundir a través de Internet que eres un borracho."

Joe se encogió de hombros. "Tomé ese riesgo. Ahora tengo que confiar en los dos."

"Bueno, ese es el riesgo a tomar, supongo. Yo, no confiaría en nadie. Todos mis secretos están en el armario donde pertenecen."

"Infiernos, Kevin, tú publicas todos tus secretos. Eres el chico malo del béisbol, y les encantas de esa manera. Es por eso que las mujeres acuden a ti como si hubieras sido rociado con algún tipo de maldito afrodisíaco."

Kevin agitó las cejas. "¿Qué puedo decir?, Soy irresistible."

"No me enfermes antes de la cena, ¿de acuerdo?"

"Oye, tú eres el que ha ido por una sola mujer, así que no me culpes si estás celoso".

Joe puso los ojos en blanco. "No puedo creer que te invité a cenar."

"Puedes leer todo acerca de mí en las revistas, hermano. Y recuerda los buenos momentos que solías tener." Kevin tomó la botella y se inclinó atrás en su silla.

Joe se echó a reír y sacudió la cabeza. Esto era justo lo que necesitaba. Las burlas durante el juego con su hermano para ayudar a aliviar su estado de ánimo y levantar algo de la seriedad.

“Muy bien, así que dime qué más hay, además de ti vomitando todos tus resguardados secretos a ____ y a su hijo. Así que ¿Las cosas son serias entre ustedes dos?"

"No lo sé. Creo que sí. Puede ser que quiera que lo sean. Creía que era a donde iban las cosas."

"Pero ¿Ella se echó para atrás?"

"No"

"¿Tú te retiraste?”

"No"

Kevin se echó a reír. "¿Qué mierda, hombre? ¿Qué está pasando entonces? Parece que todo está yendo bien. ¿Cuál es el problema?"

"No lo sé." Se inclinó hacia delante, juntó las manos. "Tengo miedo, Kevin. ¿Qué pasa si no puedo hacer esto?"

"¿Me estás preguntando sobre el amor y sus relaciones? Tal vez debas hablar con mamá al respecto. Nunca he tenido una relación con una mujer en toda mi vida. No tengo novias. Tú eres el que estás muy por delante del juego en cuanto a mujeres y cosas de compromiso".

Joe se reclinó en su silla. "Es sólo que no sé si soy un buen material para largo plazo. Y entonces con la nueva temporada comenzando, estoy preocupado por mi carrera".

Kevin levantó la cerveza. "¿No lo estamos todos? Pero pensé que estabas atado a un contrato"

"Lo estoy. Pero eso es sólo si soy bueno como la temporada pasada y de cómo vaya en la temporada actual. Han contratado a un joven con un cohete en el brazo. Y el chico que trajeron hace un año no anda nada mal."

"¿Y? Eso te mantendrá sobre ruedas. Y un equipo siempre tiene que tener refuerzos. Me enfrento a lo mismo en el béisbol. Los clubes tienen un pateador-de traseros como primera base con promedios estelares a la espera de joderme o de que me lesione. En los deportes estás arriba un día y abajo al siguiente. Sabes que no hay garantías y no puedes viajar en lo alto de la ola siempre. Por lo menos tienes la inteligencia y el sentido de los negocios como refuerzos cuando hayas terminado con el juego, por lo que estás delante de mí en eso."

"Si hubieras prestado atención a la escuela, habrías tenido lo mismo."

Kevin tomó un largo trago de su cerveza. "Sí, sí. Ahora suenas como mamá."

"Todavía puedes invertir, empezar un negocio en algún lado, prepararte para tu propia jubilación. No te estás volviendo más joven, lo sabes."

"Uh-ajá. Y no estamos aquí para hablar de mí ni de mis defectos, ¿verdad?"

Joe suspiró. "Está bien".

Kevin agitó su botella. "Mira, Joe. Sólo hay que disfrutar del juego mientras lo tengas. Jugar el mejor juego que puedas, y dejar de preocuparte por la mierda sobre la no tienes ningún control."

“Tienes razón. No sé por qué estoy en tan mal estado con toda esta mierda. Sólo me di cuenta de repente. Y luego está Liz bombardeándome tratando de lanzar a las mujeres sobre mí".

"Lo dices como si fuera algo malo."

Joe se echó a reír. "Ahora mismo es algo malo. Está peleándose conmigo por ____. Quiere que sea visto con la última actriz o modelo y no es feliz porque estoy con ____".

"¿A quién le importa una mierda lo que piense Liz?" Kevin terminó su cerveza y la dejó a un lado, y luego llamó al camarero, quien le trajo otra cerveza y a Joe otra agua mineral. Después de que el camarero cerró la puerta, Kevin se inclinó. "Mira, Liz es grande para nuestras carreras y rara vez nos dirige mal, pero es un dolor enorme en el trasero. Un dolor caliente en el trasero con las mejores malditas piernas que he visto nunca, y nos hace un montón de dinero. Pero si es a ____ a quien deseas, entonces pon derecha a Liz y no la dejes presionarte al hacer algo que no quieres hacer. Nunca he conocido a alguien que te presione, así que ¿Qué está pasando dentro de tu cabeza?"

"No lo sé." Joe sacó un pedazo de pan de la canasta del centro de la mesa y lo untó con mantequilla, agitando su mano alrededor. "Es como si toda mi vida hubiera cambiado en los últimos dos meses, y estoy de pronto en una encrucijada. Solía saber exactamente a dónde se dirigía mi vida, y ahora no estoy seguro de nada."

Kevin tomó el pan de las manos de Joe y se metió un bocado en la boca. Masticó unos segundos y luego dijo, "Estás enamorado, hermano. Es obvio. Esa tiene que ser la única cosa que te ponga así de mal, porque nunca te había visto así."

Joe tomó un sorbo de agua para cubrir su seca garganta. "¿Tú crees?"

"Bueno, no sé nada sobre el amor, pero está en todos tus pensamientos y sentimientos. Así que sí, creo que estás enamorado. Y si esto es lo que el amor le hace a un hombre, entonces espero como el infierno que nunca me pase a mí, porque hombre, eres un jodido hijo de puta."

"Entonces, ¿qué debo hacer?"

"Hombre arriba, trágatelo, y lidia con ello. Mira lo que has pasado en tu vida, Joe. Pasaste la universidad como un borracho, pero te las arreglaste para luchar contra eso y conseguir un contrato con la NFL. Has estado sobrio durante todos estos años, y ni una vez has tocado una gota de alcohol, ¿no?"

"Correcto".

“Muy bien, así que si te gusta ____, entonces haz algo al respecto. Si decides que no te gusta, entonces corta por lo sano. Dile a Liz que saque su trasero de tu vida personal y empieza a decirle cómo manejar tu maldita carrera de la manera en que deseas que lo haga. Sólo porque estás en una encrucijada y algunas cosas en tu vida están cambiando, no significa que necesites un trago para pasar a través de él. No has necesitado uno en todos estos años, y seguro como el infierno no necesitas de uno ahora. Claro, tienes treinta años ahora. Pero nunca he visto un tipo trabajar más duro para mantenerse en forma, así que ve por ahí, juega al fútbol, y sigue disfrutando del juego. Y no te preocupes por perder tu resistencia o tu mojo o lo que coños estás preocupado por perder. Cuando llegue el momento de hacerte a un lado, lo sabrás, y lidiarás con eso igual que siempre has tratado las cosas, de frente. La bebida no te ayudará a escapar de las realidades de tu vida, y tú lo sabes. Fuiste por ese camino una vez, y sabes lo bien que terminó. O no terminó. Pero sólo tú puedes hacer esa elección. Yo no puedo hacerla por ti. Así que la decisión es tuya."

El camarero trajo la comida, y Joe se hundió en ella y comió, y meditó sobre todas las cosas que Kevin le dijo.

"Seguro que creciste mientras yo no estaba mirando."

Kevin levantó la mirada de su plato. "No, no lo he hecho. Aún me parto el trasero y veo a una mujer cada semana, tal como lo he estado haciendo desde que tenía dieciséis años."

"Pero has podido manejarlo. Tienes tu carrera exactamente donde la deseas y tus prioridades. No terminaste siendo un borracho como yo."

"Tuve el beneficio de un hermano mayor que arruinó las cosas de una manera importante, por lo que tuve que aprender de sus errores".

Kevin le guiñó un ojo, y se rió de Joe. "Te quiero, idiota."

Entonces Kevin se echó a reír. "Igual que yo, tonto".
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Agosto 23rd 2011, 13:08

Awwww que lindo el amr entre kev y joe!
Yy joe sta enamorado de rayita sisisisiissi Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT   Hoy a las 17:47

Volver arriba Ir abajo
 
Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 9.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
 Temas similares
-
» Adaptada: El Juego Perfecto [Joe&Tu] HOT
» El juego Perfecto[Nick&tu] Hot
» Dos Extraños en la Cama ... [Joe & Tu] Adaptada
» OGAME - Juego online
» Un juego muy chulo. (¡¡LISTA DE TEMAS YA DISPONIBLES!!)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: