Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 15 ... 27  Siguiente
AutorMensaje
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 24th 2010, 10:56

Hola perdón x no seguirla lo siento el viernes y el sábado pongo maratón k les parece????
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 25th 2010, 16:24

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 25th 2010, 16:24

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 25th 2010, 16:24

kiero cap
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:40



CAPÍTULO 07

Kevin se quitó la ajustada capa marrón y comenzó con los botones de su chaleco azul. Habían pasado ocho días desde que James le había dejado a solas con ______, y cada uno había resultado una sorpresa y un placer. La esposa de su amante le intrigaba. Era inteligente, argumentativa y decidida a conseguir la última palabra. Para su sorpresa la encontró inmensamente estimulante, tanto mental como físicamente. Le recordaba un poco a la esposa de Valentín, Sara, aunque no era tan hermosa, o tal vez tan susceptible.
Cuando se sacó el chaleco y se lo entregó a Tom, junto con su abrigo, miró la pila de cartas que le habían entregado de su casa justo antes de la cena. Incluso desde la distancia, podía ver que una de ellas llevaba el garabato distintivo de su socio.
En realidad, estaba sorprendido de que Valentín no le hubiera localizado y enfrentado antes. No era por lo general el estilo de su amigo permitir que los asuntos se propaguen entre ellos, aunque quizá en este caso estaba siendo cauteloso debido a Sara.
Después de abandonar sus botas con el tierno cuidado de Tom, Kevin asintió con la cabeza para que se fuera. No era un dandi que necesitara la asistencia de un criado para meterse en la cama. Estudió el montón de cartas de nuevo. Maldición, echaba de menos a Sara. Ella le aceptaba tal y como era y sabía más de él que cualquier otra mujer que conocía. En la cama era tan apasionada como su marido, pero a diferencia de Val, ella estaba fascinada por las infinitas posibilidades sexuales al permitirle a él unirse a sus juegos.
La polla de Kevin se levantó ante el pensamiento del exuberante cuerpo de Sara, y él ahuecó su entrepierna. Un golpecito en la puerta que daba a la habitación de James le hizo volverse, con la mano aún acunando sus bolas. _______ se quedó allí, con el pelo trenzado en una gruesa trenza que colgaba por encima del hombro. Echó una mirada a su entrepierna y apartó la mirada.
Lentamente Kevin dejó caer la mano a su lado. ¿Qué había hecho James para hacerla reaccionar como una virgen inexperta ante el más mínimo signo de intimidad sexual?
―¿Milady? ¿Pasa algo?
La observó tomar coraje y le envió una breve sonrisa de aprobación.
―No pasa nada malo. ―Ella se aclaró la garganta, los dedos apretados alrededor del final de su trenza. ―Sólo pensé que sería interesante... ―Ella agitó la mano vagamente hacia él.
―¿Interesante...?
El color ruborizó sus mejillas y su barbilla se levantó.
―Venir a hablar contigo como lo hago con James después de cenar, para intimar más contigo. ¿No es eso de lo que se trata todo esto?
Él se volvió hacia el espejo, sus movimientos lentos y sin prisa.
―Por supuesto que sí, y eres muy bienvenida. Si quieres hablar conmigo, terminaré de desvestirme y podremos estar cómodos.
Desplazó los pliegues de su corbata y la arrojó sobre el respaldo de la silla. Estaba complacido de ver a _______ decidida a quedarse e instalarse en una silla. Manteniendo su espalda hacia ella, se deshizo de sus gemelos y los colocó sobre el tocador.
―¿Irías a buscar mi bata? Está sobre la cama.
Ella la trajo, su mirada se fijó firmemente sobre su pecho. Permaneció quieto mientras ella vacilaba frente a él. Contuvo su respiración cuando ella se estiró y tocó su camisa.
―Seguro que tendrás demasiado calor si te dejas esto debajo de tu bata.
Sus pezones endurecidos mientras ella continuaba acariciando el fino lino de su camisa.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:40

―Tienes razón. Me la sacaré. ―Él le sonrió. ―No es como si tú nunca has visto el pecho de un hombre antes, ¿verdad?
Su palma se aplastó contra su camisa.
―James siempre lleva una camisa de dormir.
Él puso sus dedos sobre los de ella y los atrapó en su contra.
―¿Siempre?
Ella suspiró.
― Él no quiere estar conmigo, ¿recuerdas? No le gusta que le toque en la cama en absoluto.
Kevin la guió de vuelta a su asiento y cayó de rodillas delante de ella.
―Creo que tienes razón, deberíamos hablar. Cuéntame todo de eso. Háblame de James.
―¿Por qué?
Ella se sentó en el borde del sillón de orejas, sus manos entrelazadas sobre su regazo, con la mirada en cualquier lugar, menos en él.
―Porque si yo no entiendo lo que pasó para que tengas tanto miedo, ¿cómo puedo ayudarte?
―Yo no tengo miedo.
―_______, no puedes soportar mirarme y ni siquiera me he quitado la camisa todavía.
Ella lo miró entonces.
―Hasta donde tengo entendido, todo lo que necesitas hacer es desabrocharte los pantalones y empujar dentro de mí. ¿Por qué debería preocuparme si te quitas la camisa?
Kevin estaba sentado sobre los talones.
―Si tú piensas que de eso se trata hacer el amor, entonces eres realmente ignorante.
―Soy una mujer, se supone que debo ser ignorante acerca de tales asuntos.
―¿Es eso lo que quieres?
Apartó subrepticiamente una lágrima.
―No te entiendo.
Le entregó su pañuelo.
―¿Es así como quieres permanecer, ignorante e insatisfecha? ¿Crees que es lo que James quiere para ti?
―James quiere que yo sea feliz.
Kevin asintió con la cabeza.
―Sí, y te puedo ayudar con eso, pero tengo que entender lo que pasó entre ustedes para ver si puedo resolver vuestros problemas. ―Esperó hasta que ella arrugó el pañuelo entre sus manos. ―_____, quiero ayudar.
Ella levantó la cabeza y su mirada se posó en el fuego.
―Yo adoraba a James, era como el hermano que nunca tuve. En la víspera de mi decimosexto cumpleaños, sus padres me dijeron que iba a casarme. Pero yo no lo supe hasta la ceremonia que iba a casarme con James.
Ella suspiró.
―Pensé en negarme, pero cuando vi lo que habían hecho con él, me acordé de su bondad conmigo, la forma en que me defendió y me consoló cuando mi madre murió, y no pude defraudarle.
―Por supuesto que no. La lealtad es muy importante para ti, ¿no? ― Kevin mantuvo su voz baja, reacio a sacarla de su historia, seguro de que lo peor estaba aún por llegar. Ella se enderezó, con los dedos entrelazados sobre su regazo.
―Nuestra noche de bodas fue un desastre. El padre de James insistió en permanecer en la alcoba para asegurarse de que se consumara el matrimonio. Estábamos atrapados juntos detrás de las cortinas de la cama. Yo estaba aterrada de que si James no cumplía con su deber, su padre le golpeara de nuevo o haría el trabajo él mismo.
―¿James había estado alguna vez con una mujer antes?
Su sonrisa esta vez fue irónica.
―Aparentemente no, ya que no tenía la más mínima idea de lo que se suponía que debíamos hacer, más que yo. Hubiera sido una farsa maravillosa arriba de un escenario. Vivirlo, sin embargo, no fue tan divertido.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:41

Kevin trató de imaginar la escena y fracasó.
―Pero, perdóname por preguntar, ¿cómo se las arreglaron?
Ella apartó la mirada de nuevo y él le tomó la mano.
―Recuerda, puedes decirme cualquier cosa. He vivido mi propio infierno sexual.
Volvió su mirada a la suya.
―James no podía tener una erección, y, finalmente, su padre envió a su criado a que lo ayudara. El hombre metió la mano por entre las cortinas de la cama y con brutalidad maniobró la...
―Polla, ―dijo Kevin en voz baja. ― Llamémoslo polla.
― la polla de James. Se puso duro muy rápido y se subió encima de mí. Me dijo que lo perdonara y luego...
Su mirada se cerró, como si aún después de todo este tiempo, sus recuerdos eran demasiado horribles para compartir.
―Debe haberte herido. Sé cómo se siente.
―Fue horrible, e incluso más horrible, porque sabía que no podía hacer un sonido para que el duque no pensara que James me estaba haciendo daño. Metí mi mano en mi boca para detener mis propios gritos. James también estaba llorando. E incluso después de todo eso, todavía le golpearon casi hasta la muerte antes de enviarle lejos.
Kevin se levantó y se ocupó de buscarle una copa de brandy a _____.
―Eso no fue tu culpa, ¿verdad? Hiciste lo mejor para él, ¿no? No tenías la culpa de las acciones de su padre.
Se apartó con enojo las lágrimas de sus mejillas.
―Ya lo sé. Pero en ese momento no me hizo sentir mejor.
Sus labios se torcieron mientras él luchaba por una sonrisa. Ella continuaba sorprendiéndolo. Le recordaba a Valentín, frente a un desastre potencial con su puño en alto para luchar.
―No, me imagino que no.
Ella lo miró, enarcando las cejas con una pregunta.
―¿Encuentras esto divertido?
Él tocó la comisura de su temblorosa boca con el pulgar. ¿Cómo podía decirle que el coraje y el sentido de lealtad que había mostrado hacia su amigo a la tierna edad de los dieciséis años lo inspiraba y le recordaba su complicada relación con Valentín?
―No, en absoluto, sólo estoy apreciando tu resistencia y tratando de resistir el deseo de besarte y hacerlo todo mucho mejor.
Sus mejillas se ruborizaron aún más rojas.
―No soy una niña.
―No era mi intención tratarte como una. ―Ella tragó cuando él inclinó su cabeza y suavemente le rozó los labios con los suyos. Ella sabía a sus lágrimas.
Él la besó de nuevo, más despacio esta vez, y permitió que la punta de su lengua delineara sus labios. Ella suspiró y abrió la boca para él. Una de sus manos se deslizó en su pelo mientras él hacía su primera delicada incursión en su interior. Murmuró su reconocimiento cuando su lengua se reunió con la suya en una tímida danza de avance y retroceso.
Cuando por fin la soltó, su respiración era tan irregular como la de ella. Le sostuvo la mirada, permitiéndole ver la excitación en sus ojos.
―Quiero besarte otra vez, pero primero, dime algo. Cuando James regresó de Jamaica, ¿compartió tu cama?
______ frunció el ceño y distraídamente le acarició la mejilla, como si estuviera impaciente por continuar. Él capturó sus dedos contra su piel.
―Lo hizo y todavía era horrible. Después de unas semanas, estuvimos de acuerdo en que trataríamos de tener intimidad una vez al mes con la esperanza de engendrar un niño. Se hizo más fácil para nosotros compartir el mismo espacio y hacernos amigos nuevamente.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:42

Kevin trató de imaginar la escena y fracasó.
―Pero, perdóname por preguntar, ¿cómo se las arreglaron?
Ella apartó la mirada de nuevo y él le tomó la mano.
―Recuerda, puedes decirme cualquier cosa. He vivido mi propio infierno sexual.
Volvió su mirada a la suya.
―James no podía tener una erección, y, finalmente, su padre envió a su criado a que lo ayudara. El hombre metió la mano por entre las cortinas de la cama y con brutalidad maniobró la...
―Polla, ―dijo Kevin en voz baja. ― Llamémoslo polla.
― la polla de James. Se puso duro muy rápido y se subió encima de mí. Me dijo que lo perdonara y luego...
Su mirada se cerró, como si aún después de todo este tiempo, sus recuerdos eran demasiado horribles para compartir.
―Debe haberte herido. Sé cómo se siente.
―Fue horrible, e incluso más horrible, porque sabía que no podía hacer un sonido para que el duque no pensara que James me estaba haciendo daño. Metí mi mano en mi boca para detener mis propios gritos. James también estaba llorando. E incluso después de todo eso, todavía le golpearon casi hasta la muerte antes de enviarle lejos.
Kevin se levantó y se ocupó de buscarle una copa de brandy a _____.
―Eso no fue tu culpa, ¿verdad? Hiciste lo mejor para él, ¿no? No tenías la culpa de las acciones de su padre.
Se apartó con enojo las lágrimas de sus mejillas.
―Ya lo sé. Pero en ese momento no me hizo sentir mejor.
Sus labios se torcieron mientras él luchaba por una sonrisa. Ella continuaba sorprendiéndolo. Le recordaba a Valentín, frente a un desastre potencial con su puño en alto para luchar.
―No, me imagino que no.
Ella lo miró, enarcando las cejas con una pregunta.
―¿Encuentras esto divertido?
Él tocó la comisura de su temblorosa boca con el pulgar. ¿Cómo podía decirle que el coraje y el sentido de lealtad que había mostrado hacia su amigo a la tierna edad de los dieciséis años lo inspiraba y le recordaba su complicada relación con Valentín?
―No, en absoluto, sólo estoy apreciando tu resistencia y tratando de resistir el deseo de besarte y hacerlo todo mucho mejor.
Sus mejillas se ruborizaron aún más rojas.
―No soy una niña.
―No era mi intención tratarte como una. ―Ella tragó cuando él inclinó su cabeza y suavemente le rozó los labios con los suyos. Ella sabía a sus lágrimas.
Él la besó de nuevo, más despacio esta vez, y permitió que la punta de su lengua delineara sus labios. Ella suspiró y abrió la boca para él. Una de sus manos se deslizó en su pelo mientras él hacía su primera delicada incursión en su interior. Murmuró su reconocimiento cuando su lengua se reunió con la suya en una tímida danza de avance y retroceso.
Cuando por fin la soltó, su respiración era tan irregular como la de ella. Le sostuvo la mirada, permitiéndole ver la excitación en sus ojos.
―Quiero besarte otra vez, pero primero, dime algo. Cuando James regresó de Jamaica, ¿compartió tu cama?
______ frunció el ceño y distraídamente le acarició la mejilla, como si estuviera impaciente por continuar. Él capturó sus dedos contra su piel.
―Lo hizo y todavía era horrible. Después de unas semanas, estuvimos de acuerdo en que trataríamos de tener intimidad una vez al mes con la esperanza de engendrar un niño. Se hizo más fácil para nosotros compartir el mismo espacio y hacernos amigos nuevamente.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:42

―¿Y había mejorado como amante?
Su sonrisa era irónica.
―Un poco, pero aún así creo que me veía como a una amiga, y eso lo hacía más difícil para él tratarme como a las otras mujeres.
Su percepción lo asombró. Para una mujer que pasó la mayor parte de su vida en la oscuridad del campo era notablemente astuta.


______ se inclinó hacia delante, desesperada por que él dejara de hablar y la besara de nuevo. Él presionó sus dedos en sus labios. Ella los alejó. ¿Lo había hecho otra vez? ¿Se las había arreglado para ofender a un hombre sin ni siquiera saber por qué? La ansiedad se levantó en una caliente, roja marea en el estómago.
―¿Qué tiene de malo? ¿Pensé que querías tener intimidad conmigo?
―Sí, pero creo que tú necesitas ir más despacio.
Ella se enderezó. Era su culpa. Había algo mal con ella. Después de escuchar acerca de su desastrosa vida amorosa, Kevin había perdido el interés. Ella luchó por mantener el pánico fuera de su voz, obligándose a sonar enojada en su lugar.
―¿No es eso lo que se supone que yo te diga a ti? No es como si yo fuese virgen ni nada por el estilo.
Su expresión cambió.
―Tú eres una virgen en cada sentido que importa.
La frialdad se apoderó de ella. Incluso había oído los rumores desde Londres. Kevin obviamente sabía que James dormía con otras mujeres y no tenía problemas para desempeñarse con ellas. Había algo en ella que los hombres rechazaban. Ella levantó la barbilla en un vano intento de demostrarle que a ella no le importaba.
―Si yo soy inapropiada, por favor no te sientas obligado a permanecer hasta que James regrese. Estoy segura de que estaría encantado de verte en la ciudad.
Él trató de tomar sus manos, su piel caliente contra sus fríos puños apretados.
―Me has malentendido. No me quiero ir. Y como ya te he dicho, quiero demostrarte cuanto mucho más agradable puede ser hacer el amor cuando no tienes miedo.
Luchó contra el deseo de cerrar los ojos frente a las imágenes gráficas de James empujando dentro de ella que todavía amenazaban sus sueños.
―Y también sé cómo se siente el tener sexo con alguien a quien no parece importarle si te hace daño o no.
―James nunca quiso hacerme daño. La culpa es mía. No sé cómo complacerlo, yo no...
Le tomó la barbilla entre sus dedos, su mirada dura.
―No digas eso. No es tu culpa y yo lo voy a demostrar.
Él la levantó sobre sus pies, su sonrisa invitadora y cálida.
―Quiero que tú me desvistas.
Ella lo miró fijamente.
―¿Hasta que estés desnudo?
―Sí.
―¿Y luego qué?
―Y luego puedes tocarme y jugar conmigo todo lo que quieras.
Un curioso calor comenzó a arder suavemente en su vientre.
―¿Con cualquier parte de ti que yo desee?
Él bajó la vista a sus pantalones, alisando su mano sobre el frente.
―Sí.
_____ dio un paso hacia él.
―Y mientras estoy jugando contigo, ¿qué harás tú?
Levantó una ceja.
―Disfrutarlo, espero.
―¿No me vas a tocar?
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:44

Delineó una cruz sobre su propio corazón.
―No lo haré. ―Miró hacia la cama. ―De hecho, si no confías lo suficiente en mí, cuando me desnudes, puedes atar mis manos al cabecero de la cama de modo que no podré tocarte en absoluto.
―¿Cómo me ayudará esto?
―Debido a que tú necesitas ver a un hombre desnudo y aprender cómo excitarlo. Cuando tú entiendas cómo poner a un hombre salvaje, también aprenderás lo que te excita a ti. ―Hizo un gesto hacia la cama. ―Piensa en mí como uno de esos experimentos científicos sobre los que eres tan aficionada a leer.
_____ tragó saliva. Ella quería tocarlo, y en verdad no había nada excepto su propio miedo para detenerla. James estaría encantado de su audacia. Se dirigió hacia Kevin y comenzó a tirar de su camisa afuera de los pantalones. Él hizo una mueca cuando ella tiró en la parte frontal.
―Tal vez podrías considerar deshacerte de mis pantalones primero. Mi camisa aún está metida allí dentro.
Sin levantar la mirada de su cintura, ella se puso a trabajar sobre los cuatro botones. Cuando la rasgadura frontal se abrió, ella lo estudió. Intrigada, tocó la húmeda mancha en el centro y sintió el calor palpitante de su erección debajo de ella. Alejó los dedos rápidamente como si se hubiera quemado.
Kevin dejó escapar un aliento inestable.
―Ya estoy excitado. Ten cuidado cuando quites mi camisa.
______ tocó la mancha de nuevo. Tela húmeda y calor ardiente, el aroma del jabón para la ropa, aromático y masculino. Ella utilizó su pulgar e índice para moldear la tela húmeda sobre la cabeza de su polla. Él permaneció inmóvil, sus manos relajadas a los costados. Curiosa ahora, ella se inclinó para echar un vistazo más de cerca. Su trenza rozó el muslo y su polla se sacudió entre sus dedos. Ella rápidamente se alejó.
Él amablemente bajó la cabeza para que pudiera quitarle la camisa. Esta cayó de sus manos al suelo cuando ella tuvo la primera visión de su pecho.
Su piel era bronceada y musculosa y estaba cubierta con una fina capa de vello castaño. Entre su vello descansaba la mitad de una antigua moneda unida a una cadena. Un anillo de oro enroscado a través de su pezón derecho le llamó la atención. Ella tocó el caliente metal con la punta de su dedo.
―¿Te duele?
―Ya no. Dolió como el infierno cuando fue hecho, pero eso fue hace casi veinte años.
Ella no pudo resistirse a darle al fino círculo de oro un suave tirón.
―Me sorprende que lo conserves. Yo hubiera querido deshacerme de cualquier recuerdo de mis años como esclava.
Él exhaló con fuerza, rozando el dorso de su mano con su pecho.
―No todas mis experiencias fueron desagradables y esto me da placer. ¿Por qué privarme de una exquisita sensación?
Ella estudió el anillo y él permaneció en silencio mientras ella lo hacía. Se le ocurrió que tenía más paciencia que cualquier otro hombre que había conocido nunca. ¿Había aprendido eso en el burdel? Atreviéndose aún más, se inclinó hacia delante y tocó el aro de oro con la punta de la lengua. El liso metal se deslizó contra sus dientes. Él hizo un sonido bajo en su garganta, un murmullo de placer y aprobación.
Ella se enderezó y se encontró con su ensombrecida mirada verde. Él dejó escapar una cuidadosa respiración.
―Pregúntame lo que quieras, _____, voy a tratar de contestarte.
―¿Te ha gustado eso?
Bajó la vista a su pecho.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:48

―¿Cuando lamiste mi pezón? Sí, por supuesto que sí. ―Volvió su atención hacia su rostro. ―Me gustaría aún más si lo succionaras dentro de tu boca.
―¿Como un bebé?
Se encogió de hombros, el movimiento destacando sus tensos músculos, la tensión enrollándose por debajo de su piel.
―Como un amante.
Hipnotizada por la expectativa en su mirada, ella se aferró a su pezón y mamó de él. Ella lo succionó hasta el punto en que estuvo duro y empujando en contra de su lengua.
Cuando levantó la cabeza, él estaba jadeando.
―Hazlo otra vez, muérdeme un poquito. Haz cualquier cosa que desees, pero no te detengas.
Ella volvió a concentrarse en su pecho, arrastrando su otra mano arriba para acariciar y burlar la tetilla izquierda. Su piel olía al vino especiado que habían compartido en la cena y al humo del cigarro. Ella quería lamer todo su camino alrededor de su pecho hasta que no pudiera probar nada más que a él.
Su polla empujaba incesantemente contra su cadera mientras él se mecía contra ella. Ella sentía la piel como si mil alfileres se clavaran sobre ella. Ella quería más. Quería ver todo de él.
Su aliento quedó enganchado cuando ella tiró con urgencia de sus pantalones. Gracias a Dios que se había quitado ya las botas ajustadas o ella habría estado en problemas. Salió de sus pantalones, arrastrando su ropa interior con ellos.
_____ contuvo la respiración mientras él se enderezaba y se detuvo frente a ella. Su pene estaba erecto y tensado hacia arriba, hasta el ombligo, un hilillo de líquido sobre su eje brillaba a la luz de las velas.
―Estás mojado.
Miró hacia abajo.
―Sí, es pre-eyaculación. Mi polla necesita estar húmeda para deslizarse dentro de ti con más facilidad.
Ella alargó un dedo y recogió una gota del líquido nacarado con él. Lo llevó a la nariz, olfateó y luego lo llevó dentro de su boca.
―Almidonado y salado.
Kevin tragó saliva, con la mirada fija en su boca, en el movimiento de sus labios. Ella giró alrededor de él y admiró sus nalgas apretadas, se detuvo al ver las terribles cicatrices de su espalda. Tocó las blancas líneas en relieve y se estremeció. Se mordió el labio, decidida a no permitir que la viera aterrorizada.
―Es fácil olvidar lo que sufriste. Pero ahora que sé lo que está por debajo de tu exquisita ropa, nunca lo olvidaré.
Era más fácil entonces regresar y ver su excitación. Él no hizo ningún esfuerzo para cubrirse u ocultar su erección. Su tranquila aceptación de su estado la hacía menos miedosa y más fácil de aceptar la creciente marea de su propio interés sexual.
―¿Quieres que me siente en la cama?
Su mirada se trasladó de la contemplación de su polla a su cara. La diversión en la descarada apreciación de ella se mezcló con el deseo en los ojos entrecerrados de él.
―No, ¿te quedarás exactamente cómo estás?
Se encogió de hombros, el movimiento hizo que los músculos de su estómago ondulen.
―Por supuesto, y recuerda, puedes tocarme de cualquier forma que quieras.
―¿Y si yo no quiero?
―Entonces voy a vestirme y podremos compartir una copa de brandy en frente del fuego y hablar de nuestros planes para mañana. ―Le sostuvo la mirada, una sonrisa en ella. ―Esto no pretende ser una orden, _______. Es sólo la intención de darte placer.
Sus manos se apretaron en puños a los costados.
―Quiero lamerte. Quiero frotar mi cara contra tu piel y respirarte.
La diversión se desvaneció de su rostro y fue reemplazado por algo mucho más potente.
―Entonces hazlo. ―Cruzó hasta el final de la cama con dosel y se apoderó de la patas de la cama con las dos manos. ―Lámeme.
Le dolía el cuerpo, sus pezones estaban duros, y entre sus piernas había una pesadumbre y un calor que ella nunca había experimentado antes. ¿Esto era lujuria? ¿Así era como una mujer sana supuestamente reaccionaba ante un incitante cuerpo masculino? Reuniendo su valor, _____ colocó la palma de su mano sobre el corazón de Kevin, sintiendo su frenético ritmo. Ella deslizó las manos por su espalda y frotó la cara contra su pecho, disfrutando de la raspadura de su vello contra las tiernas puntas de sus pezones. Animada ahora, ella le tocó las nalgas, ahuecándolas en sus manos mientras seguía lamiendo y succionando sobre su pecho.
Él gruñó en su oído, el apremiante empuje de sus caderas condujo su polla contra la fina tela de su camisón, mojándolo con su pre-eyaculación.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:48

Ella cerró los ojos y llevó una de sus manos alrededor para tocar su eje. El calor y la fuerza entre sus dedos le hizo apretar el cuerpo y entonces se abrió, como en señal de bienvenida. Ella descubrió que su carne más suave se deslizaba sobre la dureza, y envolvió sus dedos alrededor de él.
―Ah, Dios, sí... justo así.
Ella levantó la vista para ver que sus ojos estaban cerrados, sus dientes mordiéndose el labio mientras ella se deslizaba sobre su engrosada carne. Ella dio un paso atrás, de manera de poderse ver a sí misma trabajando sobre él. ¿Existía el poder de una mujer sobre esto después de todo? Parecía como si ella le daba todo lo que un hombre podría desear.
Sus dedos estaban resbaladizos con su pre-semen ahora y ella apretó el agarre. Lo que ella estaba haciendo no era bonito, y su dotación difícilmente se parecía a cualquier cosa que había visto en los libros de medicina que leía. Pero era mucho más real y emocionante. Ella disfrutó de la vista de la hinchada corona púrpura de su polla emergiendo desde la piel más suave de su eje, del sonido húmedo, urgente de su carne, cuando se deslizaba entre sus pálidos dedos.
―Si mantienes este ritmo, me voy a correr.
―¿Correr, adónde?
Las palabras de él fueron concisas, pero ella entendía por qué ahora. Su propio cuerpo estaba preso de una excitación animal que no podía negar.
― En tu mano.
―¿Y si lo hago más despacio?
Su sonrisa mantenía un toque de desesperación.
―Aún en tu mano, pero no tan rápidamente. Si no quieres ensuciarte, te sugiero que pares.
―Pero tú dijiste que dependía de mí. Dijiste que yo podía hacer lo que quisiera.
―Yo no estoy pidiendo que pares. Sólo estoy diciéndote que las acciones tienen consecuencias. ―Su última palabra fue un gemido cuando ella apretó el eje.
―Nunca he visto a un hombre correrse.
Su mirada se fijó en sus dedos muy ocupados trabajando.
―Has visto a James.
―No así.
Su respiración se acortó y sacudió sus caderas hacia delante.
―Bueno espero que disfrutes de la experiencia porque yo estoy...
Kevin rápidamente cubrió la punta de su polla cuando una corriente de semilla brotó. Ella lo sostuvo hasta que terminó, mirando con fascinación el líquido almidonado que corría entre sus dedos. Por impulso ella llevó la mano a su boca y lo probó otra vez.
Él atragantó una risa ante su obviamente desprevenida reacción.
―No te preocupes, yo creo que es un gusto adquirido. ―Él continuó estudiándola. ―¿Ya terminaste conmigo ahora? ¿Debería vestirme?
______ se lamió los labios. ¿Él sabía cómo ella se estaba sintiendo? ¿Podría entender la forma en que su cuerpo había respondido a la excitación de él?
―Me siento… extraña.
―¿De qué manera? ¿Te he asustado? ―Él se adelantó para tocar su mejilla.
Ella negó con la cabeza, su trenza suelta cepillado sus nudillos.
―No, en absoluto. ―A pesar de su turbación ella alisó una mano sobre su propio pecho, mostrando su firme pezón a través de la tela. ―Cuando James me tocaba, no sentía nada, pero ahora me duelen los pechos y entre mis piernas...
Él le sonrió como si fuera una estudiante especialmente brillante.
―Eso es deseo, ______. Así es exactamente cómo se supone que te estés sintiendo.
Ella tomó coraje.
―Pero, ¿qué debo hacer al respecto?


Kevin estudió su rostro encendido. Su pequeña alumna estaba aprendiendo más rápidamente de lo que él había previsto. Cruzó los brazos sobre su pecho desnudo y se apoyó contra el poste de la cama.
―Eso depende enteramente de ti. Puedes irte a la cama y atender tus propias necesidades o confiar en mí para satisfacerte en su lugar.
Ella frunció el ceño, como si las opciones que le ofrecía fueran demasiado difíciles. Dios, él quería tocarla. Llenar sus manos con sus pechos y deslizar sus dedos profundamente dentro de su sexo hasta que ella gritara su liberación. Se recordó a sí mismo que debía ser paciente. Él era un hombre adulto, podía esperar su recompensa. Era más importante que _____ aprendiera a no temer al hombre que le hacía el amor.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:49

Distraídamente, él deslizó una mano sobre su polla, que ya estaba medio erecta otra vez. La mirada de ella cayó por debajo de su cintura, y su polla se llenó aún más.
―¿Qué me harías tú? ―Susurró.
―Cualquier cosa que me pidas.
Dio un paso más cerca hasta que sus pechos le rozaron el pecho.
―Y si te pidiera que me quites el dolor de mis pechos, ¿podrías hacer eso?
―Sí. ―Y aumentar el dolor entre sus piernas hasta que ella le rogase que la tocara allí también. Antes de que él pudiera decir otra palabra ella se sacó el camisón por su cabeza, dándole el primer vistazo de su cuerpo. Ella no estaba tan bien dotada como ciertas favorecidas damas que él conocía y era más delgada de lo que estaba actualmente de moda. Su piel le fascinaba. Era una rica y cremosa porcelana en la que él anhelaba hundir sus dientes. Su mirada recorrió sus largas piernas y estrechas caderas y se posaron sobre sus pequeños pechos, que estaban coronados con grandes y fruncidos pezones rojos. ¿Por qué James no podía ver cuán deseable era ella?
―Eres hermosa.
Frunció el ceño, pero para su crédito, no intentó esconderse de él.
―No lo soy. Pero gracias por el cumplido.
Le tomó la mano y la guió para que se siente en el borde de la cama.
―Yo no hago cumplidos vacíos. Eres hermosa para mí.
Ella se sonrojó, el color levantándose desde la garganta hasta sus mejillas. El mismo profundo escarlata que sus pezones. Se lamió los labios mientras estudiaba las suculentas puntas.
―¿Puedo tocarte?
Sintió que su incertidumbre se envolvía temporalmente por la incesante droga del deseo. Si cambiaba de parecer, él de buena gana se alejaría de ella si eso le aseguraba que estaría lista para volver a jugar otro día.
―Sí.
Se inclinó para besar el espacio entre sus pechos, suaves besos acercándose hacia su pezón con cada toque de su boca. El olor de su excitación flotaba hacia él, poniéndolo instantáneamente duro. Su boca se apoderó de su pezón y ella saltó.
Deslizó la mano entre los omóplatos y la sostuvo aún cuando su boca devastaba su carne, lentamente succionándola dentro de su boca hasta que ella gemía y se movía con él. Dios, ella era dulce, su pezón tan grande, suculento y sensible como una baya fresca. Tocó su otro pezón, rodando su pico duro entre el índice y el pulgar.
Mientras la chupaba, ella envolvió sus brazos alrededor de él, manteniéndolo cerca. Trabajó su cuerpo entre los muslos hasta que el centro caliente y húmedo de su sexo se frotó contra su vientre. ¿Era consciente de que incluso ella se estaba frotando en contra de él como una gata en celo?
Cuando alternó los senos, ella gimió y se agarró a su pelo como si tuviera miedo de que tuviese la intención de dejarla. Su hinchado eje empujó contra el implacable marco de roble de la cama, la rugosidad una lasciva adición a sus ya sobrecargados sentidos. Él trató de murmurar algo relajante, pero su boca estaba demasiado llena con sus pechos y el sabor de su piel sedosa. Ella se apretó con más fuerza contra él. Él imaginó que podía sentir el nudo de su hinchado clítoris cuando con dulzura le mordió el pezón.
Ella se puso rígida en contra de su vientre y él sintió la apenas perceptible presión de su clímax ondulando a través de su piel. Él apretujó su polla dura en contra del armazón de la cama y se corrió con ella, teniendo cuidado de no morderle el pecho que aún le llenaba la boca.
Después de un buen rato él la liberó y la miró a la cara. Para su diversión ella tenía una expresión de intenso disgusto.
―¿Qué me hiciste?
Bajó la vista a sus apretados, rojos pezones.
―Chupé tus pechos.
Ella hizo un gesto con la mano más hacia abajo.
―No ahí, aquí, entre mis piernas.
―Creo que hiciste eso por ti misma.
Ella frunció el ceño.
―No sé exactamente lo que sucedió. En un momento me sentí como un paquete que había sido fuertemente atado, al siguiente era como si hubiera estallado como un cohete.
Kevin se mordió el labio.
―Eso es ciertamente una manera de describir esto, y una muy original, podría añadir. La mayoría de las personas simplemente dicen que se han corrido, o que llegaron a su clímax, o que han tenido un orgasmo.
Ella frunció el ceño con tanta fuerza que sus cejas se reunieron en el centro.
―Pero yo no creo que las mujeres deberían ser capaces de hacer eso.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:49

Ellas no tienen que liberar ninguna semilla, ¿verdad?
Kevin le besó la rodilla.
―______, ¿tal vez podríamos hablar de esto después de que nos lavemos y nos pongamos la ropa?
―¡Pero yo quiero saber!
―_____... ―Se puso la bata y arrastró su camisón por su cabeza. ―Ten paciencia conmigo, por favor. No me gustaría para pudieras coger un resfriado.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:50




CAPÍTULO 08

_____ empujó sus brazos dentro de las mangas largas de su camisón y se apresuró a regresar a su silla junto al fuego. Esto le daba tiempo para observar a Kevin agacharse a recoger los pantalones y la camisa. Su piel brillaba a la luz del vacilante fuego, sus músculos se movían debajo de su bronceada piel sin esfuerzo.
Ella apretó sus muslos juntos cuando otro caliente espiral de lujuria se desenrolló abajo de su estómago. Kevin no parecía horrorizado por sus acciones. En verdad, parecía disfrutar de sus atenciones y disfrutar del placer que le retribuía. Ella se mordió el labio cuando él se le unió sentándose junto al fuego, dos copas de coñac en la mano.
―¿Cómo puedes hacer esto conmigo cuando estás interesado en James?
Él arqueó las cejas.
―¿Disfrutar tocándote, quieres decir? ―Él se encogió de hombros. ―Porque ambos son muy diferentes.
―Tal vez es porque no te importa en realidad ninguno de nosotros y simplemente te importa tu propio placer.
Él se quedó inmóvil, la mirada fija en su rostro.
―No soy una prostituta pagada para hacer un trabajo. Encuentro placer en esto, sí, pero intento asegurarme que ustedes lo disfruten también.
_____ arrancó su mirada de él y observó el brandy que se arremolinaba en su copa.
―¿Así que si todos disfrutamos, eso lo hace correcto, entonces?
―No estoy seguro de lo que quieres que te diga. ¿Por qué no deberíamos divertimos? ¿Es un pecado ser feliz?
―Es un pecado para mí ir a la cama contigo, y un pecado peor para ti ir a la cama con mi marido. ¿Esos dos errores lo hacen correcto?
Dejó su copa y se puso de pie.
―______, si tú estás enojada conmigo por hacerte correr, por favor, dímelo.
Una opresión se deslizó hasta la parte posterior de su garganta y las lágrimas llenaron sus ojos.
―No debería haber disfrutado de lo que me hiciste.
Kevin descartó su bata y se puso el pantalón y la camisa antes de volverse hacia ella de nuevo. Él se sentó, una rodilla cruzada sobre la otra, su expresión tranquila.
―Le dije a James que esto podría ser demasiado difícil para ti. Estamos pidiéndote que niegues las convenciones sociales mediante las cuales la mayoría de nosotros vivimos.
―¡No seas condescendiente conmigo!
―_______, no tienes que sentir vergüenza en darte cuenta de que no deseas renunciar a estas cosas.
Ella negó con la cabeza, su boca seca mientras él continuaba mirándola fijamente. Con una maldición cayó de rodillas frente a ella y le besó la mano.
―Estoy más que arrepentido si te he disgustado. A pesar de lo que puedas pensar, te he llegado a admirar y a respetar a lo largo de los últimos días.
Ella arrancó la mano de su agarre.
―¿Tú respetas a una mujer que te permite hacer cornudo a su marido?
Su cabeza se levantó y él encontró su mirada, sus ojos eran áspera plata debajo del suave azul grisáceo. Lentamente se puso de pie y se inclinó.
―Lady Beecham, perdóname, pero tratando de hacerme enojar no te ayudará a sentirte mejor acerca de lo que acaba de suceder. Tú, de todas las personas, sabes cuánto te ama James, e insinuar otra cosa es una falta de respeto no sólo para él sino para ti misma.
―¿Tú estás sugiriendo que esto es todo culpa mía?
Se inclinó de nuevo.
―Tengo alguna correspondencia de la que ocuparme. Voy a retirarme de tu presencia. ―Tomó un montón de cartas de su escritorio y se dirigió hacia la puerta. ―Si quieres que me vaya por la mañana, sólo díselo a Tom. Él puede ayudarme a empacar.
_______ observó la sequedad de su mirada cuando salía de la habitación, cerrando la puerta sin hacer ruido detrás de él. Ella luchó con sus pies y tiró la copa de brandy contra la puerta. El tintineo de la rotura del vidrio la sacó de su estupor. ¡Cómo se atrevía a hablar de asuntos tan personales y cómo se atrevía a presumir de conocerla mejor que ella misma!
Ella entró con rabia de nuevo a su propia habitación y se arrojó sobre la cama. A pesar de su enojo, su cuerpo se burlaba de ella, aún lleno de deseo por un hombre que... _______ se incorporó. Un hombre a quien respetaba y la deseaba. Un hombre a quien había ahuyentado debido a su propia incertidumbre y culpa. Un hombre que había defendido a su amante, su marido, con serena dignidad y sin inmutarse por su ira. Se cubrió la cara con las manos, sentía sus lágrimas caer finalmente. ¿Qué había hecho y cómo diablos iba a corregirlo?
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:51

Ella quería un niño no sólo por su propio bien, sino por James. A pesar de sus afirmaciones de que su apellido no significaba nada para él, ella sabía cuán profundamente sus tierras y su casa estaban incrustados en el sentido de sí mismo. Kevin les presentaba una ocasión perfecta para convertir su incierto futuro en un final feliz, donde incluso si no podían amarse en el sentido convencional, podrían amar a sus hijos.
_______ alivió las lágrimas de su rostro. Si quería alcanzar sus deseos, ella tendría que ser valiente, por primera vez en su vida. Miró el reloj y se quitó el camisón.


Kevin encontró su camino a la biblioteca y encendió algunas velas en el gran escritorio de nogal. Arrojó sus cartas sobre la superficie de cuero, se sentó y apoyó la cabeza en sus manos. Qué deprimente que ______ hubiera redescubierto de repente su conciencia social. Sus intentos de seducirle le habían estimulado y excitado más de lo que él podría haber imaginado.
Él aplanó una mano por la parte delantera de sus pantalones. Ya estaba medio erecto otra vez, su polla ansiosa del sexo de ella. Suspiró. Maldición, ¿cómo la había juzgado tan mal? Ella había parecido dispuesta, sino directamente ansiosa, durante su juego sexual. Sólo después pareció haber cambiado de opinión.
Suspiró mientras deslizaba un cuchillo debajo del sello de una carta de su banco y rápidamente escaneó el contenido. Con los años, había sostenido suficientes mujeres llorando en sus brazos como para darse cuenta de que la mayoría de las esposas no tenían la capacidad para vengarse de las trampas de sus maridos sin sufrir algo de culpa emocional.
Las velas abrían surcos y humeaban mientras él trabajaba su camino a través de la pila de correspondencia comercial. Le había dicho a Adams que no se molestase en enviarle sus invitaciones sociales dado que era poco probable que pudiera asistir. Ni siquiera extrañaba las interminables rondas de fiestas y las largas tardes que pasaba bebiendo y yendo de putas. En verdad, no tenía amigos íntimos, aparte de los Sokorvskys y los gemelos Harcourt, y estaban casados ahora.
Caminar y montar a caballo por los alrededores de Beecham Hall con _______ había sido sorprendentemente apacible, un bálsamo para su inquieta alma, de hecho. Había empezado a desear el aire fresco, los cielos despejados y… su compañía. Ella no conocía su reputación en Londres y de esa manera no esperaba nada de él, pero hubo cosas que él eligió compartir con ella, las partes de sí mismo que generalmente mantenía ocultas.
Él casi sonrió. ¿Quién más podría haberle animado a dar más detalles sobre sus planes para el negocio y su interés en las nuevas formas de locomoción a vapor? Por supuesto que no las damas de la alta sociedad, quienes estaban mucho más interesadas en discutir su resistencia en la cama.
A regañadientes, Kevin dejó la última carta a un lado y tomó la de Valentín. Si había algo que garantizaba hacer que su erección desapareciera, sería una diatriba de su socio y ex amante. Suspiró mientras leía. Valentín era breve e iba al grano. Él quería que Kevin regresara y se explicara. Estaba preocupado por el estado mental de Kevin. Había adjunta una nota sellada de Sara, que según Val aún no sabía nada de la decisión de Valentín de mantenerlos separados.
Kevin sonrió cuando la esencia de las rosas se mezcló con el olor de la cera de la vela.

Kevin,
¿dónde estás? Val dice que estás fuera de la ciudad y no puedes ser contactado, pero sé que algo ha ido mal entre ustedes. Val se niega a compartir nada conmigo, insistiendo en que cualquier explicación debes ofrecerla tú. (Cómo es característico de mi querido esposo.) Espero que él comparta nuestras maravillosas noticias contigo. Si no lo hace, me aseguraré de estrangular al hombre y casarme contigo en su lugar. Por favor, ven a verme en la primera oportunidad. A pesar de lo que Val probablemente ha dicho, nosotros te extrañamos.
Tu amiga, Sara Sokorvsky.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:52

—Cualquier explicación debo ofrecerla yo. — Kevin arrugó la nota y la tiró al fuego. —Tan típico de Valentín echar toda la culpa sobre mí.
Cogió un trozo de pergamino del cajón y pasó diez minutos tratando de hacer un plumín decente para su pluma. Debía escribirle a Sara y felicitarla por sus noticias, asegurarle que todo estaba bien y que iba a ir a visitarla tan pronto como pueda. No tenía sentido alarmarla con los problemas suyos y de Valentín. Val lo conocía lo suficientemente bien como para sentirse seguro de que Kevin nunca traicionaría sus dificultades a otra persona. En especial, no a su esposa.
Kevin garabateó su firma en la parte inferior de la página y dirigió la carta a la casa de Valentín en Southampton, donde Sara prefería residir. La carta de Valentín no merecía una respuesta. Nada había cambiado. Kevin aún se sentía demasiado en carne viva como para alegremente retomar su amistad como Valentín quería. Lo había hecho demasiadas veces en el pasado y había estado agradecido de que le permitiera volver. No esta vez.
Kevin selló la carta con el escudo de la familia Beecham estampada con cera roja caliente y flexionó los dedos. El gran reloj del rincón marcó las cuatro mientras él miraba el montón de cartas sobre la mesa. ¿Qué seguía entonces? Una partida drástica de la casa de Lady Beecham por la mañana y un retardado largo viaje al norte de Inglaterra, donde esperaba poder rastrear a algunos de sus familiares.
O podría simplemente regresar a Londres y permanecer en la cama con James durante una semana. Kevin se movió en su asiento cuando su polla se endureció. Pero, ¿James lo querría una vez que se diera cuenta que ______ no? Kevin suspiró. Probablemente no. El vínculo entre la Beechams podía ser inusual, pero era tan profundo y sólido como el enlace entre Sara y Valentín.
Una repentina envidia lo inundó. ¿Cómo hicieron todos sus amigos para encontrar a una mujer que los amen? ¿Por qué él era el único que todavía estaba solo? Tal vez no era tan bueno engañando a las mujeres como pensaba. ¿Ellas sentían el vacío dentro de él, la falta de personalidad, de familia, de esencia? Echó un vistazo a los ensombrecidos retratos en la pared. Incluso a pesar de que ______ creía que no tenía nada para ofrecer, ella tenía esto. Un nombre de familia para estar orgullosa y un marido que estaba dispuesto a ir a cualquier extremo para darle el hijo que ella anhelaba.
Su polla se endureció cuando él imaginó su simiente creando un niño con una mujer que lo amara. Un niño que nunca sabría lo que era crecer solo como lo había hecho él. Kevin acarició el crecido bulto en sus pantalones y sus doloridas bolas. Deslizó una mano dentro del bolsillo de los pantalones y sacó un anillo de plata para el pene. Abriendo sus pantalones, metió las bolas y el falo a través de los tres anillos, haciendo muecas ante la estrechez del frío metal contra su caliente polla llorosa. Una enérgica caminata hacia arriba de las escaleras, un pequeño rudo juego consigo mismo en la cama y él estaría listo para enfrentar otro día solitario.
Reunió su correo, apagó todas menos una de las velas y volvió sobre sus pasos a la oscura sala. Dejó las cartas sobre la mesa y se dirigió a la superficial, gastada escalera. La vieja casa crujía y susurraba mientras él caminaba por los estrechos corredores, el olor de cera de abeja e hierbas secas aumentaba en las cálidas corrientes a su paso.
Con cada paso, su hinchada, constreñida polla rozaba la tirante piel de ante de sus pantalones. Deseaba que James estuviera aquí para que lo chupe, para que se arrodille delante de él y lo tome, drenándolo, anillo de polla y todo, hasta que ya no pudiera respirar.
Cuando Kevin abrió la puerta de su dormitorio, una corriente de aire apagó la vela. Con una maldición suave, colocó el candelero al lado de su cama y se quitó la ropa. No había cerrado las cortinas completamente anoche. En la gris oscuridad de la mañana temprana, el metal del anillo de la polla brillaba desanimado y apretado contra su eje. Tocó la corona de su polla, arremolinando el dedo sobre la espesa humedad y deliberadamente raspó la uña sobre su carne más sensible.
Se subió a la cama con dosel alto y chocó con un caliente cuerpo desnudo. Gruñó cuando su polla chocó contra algo duro y luchó para moverse libremente. Él se agarró de un brazo agitándose.
―Lady Beecham, ¿qué diablos estás haciendo?
______ se elevó sobre sus rodillas, con los ojos brillantes y desesperados en la penumbra.
―¡No quiero que te vayas!
Él trató de alejarse mientras su polla se deslizaba sobre su cadera de nuevo. Se arrastró tras él y él la agarró por los hombros, manteniéndola a la longitud de su brazo.
―No hay necesidad de esto ahora. Podemos hablar en la mañana.
Trató de sonar paciente y tranquilo. Dios, necesitaba que ella se vaya antes de que la arrastrara debajo de él y machacara dentro suyo hasta que ella gritara su liberación a los cielos. Ella empezó a temblar.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:55

―No me deseas más, ¿verdad? Te he echado.
Se obligó a relajar su agarre, deslizando sus manos hacia abajo de sus brazos desnudos en lo que él esperaba que fuera una manera tranquilizadora.
―No, no es eso. Es tarde y tú , obviamente, estás sobrecargada y... Cristo...
Su mano rozó su pene y luego encerró su puño alrededor de él. Él dejó de moverse cuando toda su sangre salió de su cerebro y bombeó a través de su eje hinchado.
―Kevin, ¿qué te has hecho a ti mismo?
Él la agarró de la muñeca, intentando detener su exploración.
―_____, no es nada, sólo déjame ocuparme de esto. ―Gimió cuando ella apretó su agarre.
―¿Es mi culpa? ¿Te estás castigando porque te rechacé?
―Dios, no... Yo...
Sus caderas se sacudieron hacia adelante y una exquisitamente dolorosa sensación se extendió a través de ellas. Dios le ayudara, él quería su mano allí, necesitaba su mano allí. Ella trató de apartarse, pero él cubrió su mano con la suya. Se movió de nuevo, empujando dentro de sus dedos, tan húmedo ahora que se movía fácilmente incluso dentro de su apretado puño. Era incapaz de parar, él enroscó su otra mano en su cabello, manteniéndola cerca mientras su cuerpo se hacía cargo del ritmo. Se olvidó de ser una persona civilizada o de su arrepentimiento y simplemente tomó.
―Más duro.
Él apretó sus dedos sobre los de ella, necesitando la rugosidad y la fricción para contrarrestar la restricción que el anillo mantenía en su erecto miembro. Ella murmuró su nombre, su mirada bajó hasta su ingle, y puso su otra mano sobre sus testículos, apretando firmemente.
―Sí, así es, duro, hazme rogar.
Él besó su cuello, su hombro, se las arregló para encontrar su pecho y pescó su pezón dentro de su boca. Ella se estremeció mientras él la succionaba duro, mostrándole no tener piedad, demandándole que ella tome tanto como daba.
Gimiendo aprobadoramente, su corrida se reunió y sus testículos luchaban para expulsarla desde dentro de su cuerpo. Duros movimientos ahora, dolor, a un mero soplo del abrumador placer, un juego que él sabía cómo jugar sobre el borde y viceversa. Su semen brotó a través de sus dedos cerrados y él cayó hacia delante, empujándola hacia abajo sobre el colchón, debajo de él.
Se concentró en la respiración, consciente de su cuerpo flexible aplastado por el suyo, la tirantez de sus pezones contra su pecho y la pegajosa humedad vinculando las manos de ambos a su propia entrepierna.
Con un gemido silencioso, se las arregló para deslizar el anillo de su polla, haciendo una mueca cuando el metal se clavó en su ahora flácida carne. ______ lo tomó de sus débiles dedos y él se alejó rodando de ella, dándole un montón de espacio. Esto en cuanto a tratarla como a una dama. Ella lo había visto en su forma más básica y brutal. ¿Ella aprovecharía la oportunidad que le estaba ofreciendo de correr de regreso a su dormitorio y fingir que nada había sucedido?


Kevin yacía sobre su espalda, con una mano tapándose los ojos como si pensara que ella podría desaparecer si no la miraba. _____ se arrodilló y examinó el dispositivo que había tomado de él. Tres gruesos círculos de plata soldados entre sí en la forma de un triángulo. Cerró los ojos y trató de recordar cómo él se había sentido con el metal rodeando su carne, el hinchado calor de su eje y la estrechez de sus bolas debajo de sus dedos.
Ella flexionó sus comprimidos dedos, y su cuerpo se tensó y la crema se derramó de entre sus muslos. Él la había utilizado para darse placer en la forma más brutal, más brutal de lo que James había sido nunca, y sin embargo ella no tenía miedo. Quería más. Ella miró a su tensa forma, tocando la semilla casi seca de su ingle.
― ¿Esto te da placer también, como el anillo de los pezones?
― Sí.
Él sonaba exhausto, abatido incluso. Juntando coraje, ella se acercó más, arrastró sus dedos sobre su estomago y los enredó en el ahora empapado vello de su ingle. Sus músculos se contrajeron y su polla se retorció cerca de su mano.
―¿Te duele?
―Prolonga las sensaciones, mantiene la sangre en mi falo por más tiempo, para que sea más difícil correrme.
Arrastró un dedo a lo largo de la longitud de él, sintiendo su eje expandirse y moverse en contra de su muslo. Desde que había tomado su escandalosa decisión de esperarlo desnuda en su cama, había dejado su timidez detrás. Ella saltó cuando él la agarró de la muñeca, aquietando sus dedos errantes.
―_____, ¿por qué estás aquí?
―¿En tu cama?
― Sí.
― ¿Porque he superado mis escrúpulos de doncella?
Le acarició la suave piel del interior de su muñeca.
―De alguna manera, lo dudo. Sospecho que simplemente no te gusta perder una discusión y estás decidida a probar mi error.
Ella dudó.
―No, no es eso, aunque James insiste en que soy notablemente obstinada. ―A pesar de la mano represora de Kevin, su polla continuó hinchándose debajo de sus dedos. ―Tenías razón sobre mí. Me asusté porque te quiero demasiado.
―Milady, tú no sabes lo que quieres.
______ se movió más cerca, sus rodillas chocando contra su lado.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:56

―Sé que deseo tener un hijo y que vas a ayudarme a alcanzar ese sueño. ¿No es eso suficiente?
Él se apoyó en un codo para mirarla, los dedos liberando a su muñeca.
―No lo sé, ¿lo es?
Ella miró dentro de sus tranquilos ojos verdes, resultaba difícil creer que el hombre que había succionado sus pechos y que la había obligado a ayudarlo a correrse estaba oculto bajo esa amable, tranquila apariencia. Ella agobió su labio inferior, observándolo seguir el movimiento. Sin responder a su pregunta, bajó la cabeza y lamió la parte superior de su polla. Su sabor tan masculino; ella lo lamió una vez más y permitió a la corona deslizarse dentro de su boca.
Su mano empuñando su cabello suelto, obligándola a mirarlo.
― ______, ¿tienes alguna idea de lo que estás haciendo?
―¿Chupando tu polla?
― Si haces eso, te tomaré esta noche. Voy a estar dentro de ti. ¿Es eso lo que quieres?
Se inclinó de nuevo para continuar su tarea, tragando más de él dentro de su boca. Él tomó una de sus manos, la envolvió alrededor de la gruesa base de su eje y le mostró cómo mover los dedos al compás de su succión. Ella cerró los ojos, perdida en el ritmo de su boca y en la erótica respuesta de él a esto. Cuando él trató de alejarse, ella gruñó y casi le muerde.
Él mantenía su dominio sobre ella, sus manos firmes e inflexibles.
― Déjame hacer esto aún mejor. ― Sus manos se cerraron alrededor de su cintura y la giró sobre él de manera que ella quedara sentada a horcajadas, su trasero cerca de su cara, su boca ahora a sólo pulgadas de su tiesa polla. ― Continúa.
Ella lo jaló dentro de su boca, gritando cuando la lengua de él recorrió su sexo y empezó a lamer, chupando y mordiendo su carne más secreta. Ella luchaba para concentrarse en él mientras su cuerpo se retorcía y se hinchaba por su ataque. La presión se construía y ella descaradamente se apretaba a sí misma contra su pecadora, lasciva boca. Él tiró de su pelo de nuevo, arrastrándola lejos de él.
Ella trató de detenerlo, encontrándose sobre sus espaldas, sus piernas abiertas imposiblemente amplias con él entre ellas. Él la miró, su rostro húmedo con su crema, su polla goteando sobre su vientre. El extraño estaba de vuelta, el educado hombre civilizado había desaparecido, junto con su elegante ropa y su conversación. ¿Era siempre así en el momento de la consumación entre un hombre y una mujer, o ella había despertado en él algo diferente?
―Última oportunidad para que cambies de opinión, _______.
Agarró su polla alrededor de la base y la presionó contra su hinchado sexo, rodeando el nudo de nervios por encima de su dolorido canal.
―Por favor, no te detengas, Kevin, por favor.
Él retrocedió y se colocó en su entrada. Ella mantuvo la mirada sobre él, mientras lentamente empujaba dentro de ella. Su rostro desencajado mientras continuaba su camino.
― Cristo, eres apretada. Estás apretando mi polla como una mordaza.
Sus uñas se clavaron en sus hombros y él se quedó inmóvil.
―¿_____?
―Tal vez hay algo malo conmigo. Tal vez James no era el problema después de todo.
Ella trató de respirar con normalidad, intentó detener su cuerpo huyéndole a él. Su boca rozó la de ella.
―No digas eso.
Él se retiró y se arrodilló entre sus muslos. Ella sintió el caliente escozor de las lágrimas sobre sus acaloradas mejillas. Él tocó su cara con los dedos.
―Dios, no llores.
Su rostro se convirtió en un borrón confuso detrás de las lágrimas. Ella jadeó cuando él besó su camino hacia abajo de su estómago y se ubicó entre sus muslos, su cálido aliento en su temblorosa carne. Lamió su clítoris, un dedo trabajando dentro de ella, seguido por otro. Ella temblaba mientras él aumentaba la presión de su lengua sobre su carne delicada, sus caderas se levantó del lecho hacia su boca.
―Sí, busca mi boca, toma el placer de mí.
Sus provocativas palabras vibraron contra su muslo cuando él añadió un tercer dedo, la resbaladiza humedad de su crema contra sus examinadores dedos sonando en el silencio. Ella se concentró en los sonidos mientras su cuerpo se tensaba insoportablemente, agarrándose de sus hombros cuando él agregó aún otro dedo, dilatándola imposiblemente.
Ella se puso rígida cuando su clímax se estrelló a través de ella, haciéndola gritar su nombre. Él besó su palpitante clítoris, subió sobre ella otra vez y antes de que dejara de estremecerse, deslizó su polla en su interior. Esta vez no hubo dolor, sólo una sensación de plenitud y excitación que irradiaba a través de su cuerpo entero.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:56

Él todavía se contenía sobre ella, las manos apoyadas a ambos lados del colchón. Un mechón de cabello castaño caía sobre sus ojos.
―¿Esto es mejor?
Ella asintió con la cabeza, incapaz de pensar lo suficientemente coherente como para hablar mientras él se mantenía en el interior.
―¿Puedo continuar?
―¿Hay más?
―Por Dios, mujer, ¿qué fue exactamente lo que James te hizo?
Ella trató de empujar su musculoso pecho, descubriendo que no tenía la fuerza para moverlo ni un centímetro.
― James se pasaba todo su tiempo tratando de conseguir estar dentro de mí y después que había liberado su semilla se retiraba. ¿Qué hay de malo con eso?
Una carcajada sacudió a través de Kevin, haciéndola estremecerse también.
― Ese hombre merece ser fusilado por el trato que te dio. No puedo esperar para mostrarte el error de sus métodos.
Él movió sus caderas hacia atrás, luego empujó otra vez dentro de ella con un suave, implacable ritmo que la hacía jadear con cada movimiento hacia adelante. Cerró los ojos y se aferró a sus hombros, permitiéndole guiar su cuerpo a la posición que él quería, y simplemente disfrutar. Su pelvis golpeaba contra sus partes más sensibles, conduciéndola hacia otro pico y luego otro más.
Ella gritó cuando se corrió otra vez, sintiendo cada centímetro de su polla siendo estrujada dentro de ella, apretando su pasaje. Escuchó los gemidos de respuesta de él y sintió el caliente chorro de su semilla en su interior. Se desplomó sobre ella, su rostro enterrado en su hombro, su cuerpo estremeciéndose.
______ le acarició el pelo, esperando que la culpa cayera sobre ella, y encontró a su mente asombrosamente limpia. Ella sospechaba que iba a cambiar más tarde, pero se concentró fuertemente en disfrutar del momento, los brazos de Kevin envueltos alrededor de ella, su cuerpo apretado contra ella, su polla aún dentro de ella.
―¿Te referías a esto cuando hablaste de hacerme el amor?
Él gimió y rodó sobre su espalda, llevándola con él.
―No, yo intenté ser mucho más caballeroso. Espero que si alguna vez me das otra oportunidad, pueda tomarme mi tiempo y no asustarte.
―No me asustas en ninguna ocasión. ― Ella le acarició el pecho, toqueteando el anillo del pezón. ―Estoy contenta de haberte cogido por sorpresa.
―¿Contenta de que yo fuera tan demandante?
Ella dudó, levantó la cabeza para atrapar su mirada.
―Contenta de que fueras tú mismo.
―Yo mismo. ―Él se encogió de hombros, el movimiento alejándolo un poco de ella. ―Por supuesto, soy conocido por mi generosidad en la cama.
Ella puso su mano sobre su muslo.
―Fuiste generoso conmigo.
Incluso en la incierta luz podía ver que su sonrisa era amarga.
―Entonces, he conseguido mi objetivo. ―La alejó la mano. ―Y tal vez deberías volver a la cama antes de que tengas otro cambio de parecer.
______ se enderezó.
―Eso no es justo.
―No hay nada justo sobre el sexo.
Ella se mordió el labio.
―¿Por qué estás tratando de deshacerte de mí?
Se alejó hasta que se sentó en el borde de la cama, mostrándole su espalda con cicatrices.
―¿Tal vez por las mismas razones que tú lo hiciste conmigo?
―¿Te sientes culpable?
La miró por encima de su hombro, su mirada absorta, y ella no paraba de hablar.
―¿Culpable por qué, Kevin? ¿Por traicionar a James o por haberme permitido ver por debajo de esa perfecta caballerosa apariencia que usas?
Se levantó de la cama, caminó hacia la ventana para mirar afuera. ______ luchó para desenredar sus piernas de las sábanas anudadas y seguirlo.
―No soy un caballero, ______. ―Él dio la vuelta. Su cuerpo, bañado por los primeros rayos del sol, estaba punteado con color como un santo vitral.
―Caramba, te estás sintiendo culpable.
Su sonrisa se apagó.
―Sí, porque tú te mereces algo mucho mejor. Te mereces ser dulcemente cortejada por un hombre de rodillas, que te enseñe sobre el amor y que te de tiempo para aprender a amarlo a cambio.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 11:57

Ella se acercó a él, consciente de la humedad de su semilla en el interior de sus muslos y el sordo dolor entre sus piernas.
―Eso suena como un cuento de hadas y yo no creo en ellos. También creo que tengo derecho a decidir cómo quiero ser cortejada.
Le tocó la mejilla, sus fríos dedos contra su piel enrojecida.
―______... ―Ella presionó sus dedos contra su boca.
―No me digas lo que quiero. ―Se agachó para rodear su pene con la mano. ―No me digas lo que debo pensar. ―Su respiración se aceleró.
―No se me ocurriría hacer eso.
Ella apretó con fuerza, sintió su carne responderle y extenderse entre sus dedos.
―Entonces quiero esto. Te quiero dentro de mí, enseñándome todo lo que necesito saber. Quiero tener un hijo. Sin mentiras, sin tratarme como a una frágil flor, sólo esto.
Kevin estudió la mano alrededor de su eje. A pesar de las valientes palabras de ____, sus dedos temblaban al igual que su voz. A su polla no le importaba, hinchándose y creciendo como alguna bestia monstruosa. Soltó un jadeo entrecortado. ¿Ella realmente creía que era capaz de manejarse con cada uno de sus desviados, retorcidos caprichos sexuales?
―Deberías volver a la cama.
Él hizo una mueca cuando su mano se cerró dolorosamente sobre su eje ya sobre-utilizado.
―No seré tratada como a una niña, Kevin.
Él agarró su muñeca y la mantuvo inmóvil.
―Son casi las cinco. Las criadas entrarán para avivar el fuego en tu dormitorio. ¿Realmente deseas que el personal te encuentre aquí conmigo?
―No, no, no quiero eso.
Ella relajó su agarre, permitiéndole tomar un paso de distancia.
―¿Entonces, tal vez me permitas visitarte esta noche de manera que podamos discutir este asunto más a fondo? ―Ella se volvió hacia él.
―¿Me prometes que no te irás hoy?
―Te lo prometo. ―Tocó su lleno labio inferior. ―Ahora vete y descansa un poco.
Ella vaciló frente a él.
―Pensé que me sentiría culpable, pero no me siento así.
―No te preocupes, lo harás. ―La condujo hacia la puerta y la abrió con un arco. ―El sexo tiene una manera de quitarle el sentido común al cerebro de los amantes. Lamentablemente la mañana trae consejos más sabios. Buenas noches, _____. ―Ella frunció el ceño y Kevin se puso tenso esperando otro argumento. ―Buenas noches, ____.
―Buenos días, Kevin.
Ella pasó junto a él, su piel desnuda del color de la más pura porcelana, su cabello castaño lo suficientemente largo para acariciar la curva de sus nalgas. Su cabello rozó su polla y él luchó contra el deseo de arrastrarla a sus brazos, llevársela de vuelta a la cama y follarla y follarla hasta olvidarse de quién era o de quién él pensaba que era y simplemente encontrarse a sí mismo en su sexo.
Se volvió hacia su cama y se subió. El perfume de sus sexos permanecía en las sábanas. Cerró los ojos y recordó aquel primer momento de la penetración, la estrechez de su canal, la perfección de sus pechos. Su polla se sacudió. Con un gemido, se envolvió en una sábana y cayó en un merecido sueño.


Bueno hasta aki el maratón mañana lo sigo si hay mas comentarios y Rox gracias x leer y comentar
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 26th 2010, 20:09

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 27th 2010, 19:24

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
me enknta tunove
kieroooooooooooooooooooooooooo
cap............................
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 28th 2010, 11:24



CAPÍTULO 09

―Soy una adúltera. He cometido adulterio.
_____ repitió las palabras en voz alta mientras contemplaba boca arriba la parte superior de la cama con dosel. Esperó un momento, pero ninguna naturaleza celestial la inquietó. Afuera de su ventana, los pájaros cantaban, las campanas de la iglesia sonaban y los sonidos de un hogar ocupado despertándose continuaban. Lo dijo más fuerte.
―Soy una adúltera y voy a ir a la iglesia esta mañana. ¿Qué piensas sobre esto, Dios?
Tal vez Dios estaba simplemente esperando a que ella terminara en Su umbral antes de castigarla. Por alguna razón, el pensamiento no la desanimó. Se sentía mejor de lo que se había sentido desde que su matrimonio había comenzado. ¿Dios entendería eso? ¿Él era verdaderamente un Dios amoroso que perdonaría sus transgresiones porque Él conocía la pureza de sus intenciones?
Se levantó de la cama e hizo una mueca al mirarse en el espejo. Tal vez estaba llevando las cosas demasiado lejos. Era poco probable que comprendiera el funcionamiento de la mente de Dios, incluso si ella lo hubiese estudiado durante toda la vida.
―Buenos días, milady.
______ se volvió con una sonrisa mientras el alegre saludo de Marie resonaba en la sala.
―Buenos días, Marie.
Marie ubicó un tazón con dibujos de rosas y una jarra de agua caliente sobre la mesa a su lado.
―Se ha levantado muy temprano esta mañana, ma’am. ¿Algo la despertó?
______ sonrió a su reflejo. ¿Qué diría Marie si confesara que no había dormido en absoluto? Atrapada en el recuerdo de cómo se había sentido el cuerpo de Kevin moviéndose sobre el de ella y en su emocionante respuesta a su masculinidad, se había mantenido despierta hasta que el sol se había levantado.
―¿Qué vestido le gustaría llevar a la iglesia esta mañana? ¿El castaño rojizo o el verde oliva?
______ se mordió el labio.
―¿Supongo que no tengo nada en escarlata?
Marie se detuvo, sus manos llenas de enaguas y soportes.
―No que yo recuerde, ma’am. ¿Quiere que eche un vistazo?
―No, me pondré el verde oliva. ―Suspiró. ―Mi suegra nunca habría permitido que su modista me confeccione un vestido escarlata.
____ se levantó y se lavó las manos y la cara. Después de su enlace con Kevin, había limpiado el resto de su cuerpo y se había cambiado el camisón. La carne entre sus piernas todavía estaba sensible y le dolían los músculos de los muslos por haberlos abierto tan ampliamente para sus caderas.
Marie hábilmente la ató sus soportes y la ayudó con el vestido para el día color verde oliva. ______ le suspiró a su conservador reflejo. Sí que realmente las apariencias eran engañosas, nadie sospecharía que ella había disfrutado de una noche de pasión con su amante.
―Voy a tomar mi desayuno abajo esta mañana.
―Muy bien, ma’am.
______ bajó las escaleras hacia la más pequeña de las dos salas de desayuno y se detuvo bruscamente en la puerta.
―Buenos días, ______.
Ella tropezó dentro de la reverencia, su horrorizada mirada fija en su suegra, la viuda Lady Amelia Beecham, que estaba sentaba frente a Kevin en un extremo de la pequeña mesa del comedor. ¿Qué diablos estaba su suegra haciendo allí? Tal vez Dios tenía un perverso sentido del humor después de todo.
Lady Amelia estaba vestida toda de negro. Las cinco plumas de avestruz teñidas que sobrepasaban su alto sombrero ondeaban majestuosamente con la leve brisa de la ventana abierta detrás de ella. Kevin se levantó y se inclinó.
―Buenos días, Lady Beecham, justamente estaba explicando a Lady Amelia cómo llegué a estar visitándola.
―De hecho, A_____. Si tuvieras alguna modales, me habrías informado que había un invitado. Podría haberte ayudado a entretenerle. ―Lady Amelia sonrió a Kevin. ―Sólo vivo a media milla de distancia, en esa casa en terriblemente mal estado que mi hijo insiste en referirse a ella como mi casa viudal.
Kevin sonrió a la mujer mayor.
―Pero he sido bien entretenido. Todo lo que necesitaba fueron direcciones alrededor de la finca y un caballo decente debajo de mí.
Lady Amelia sorbió.


Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Noviembre 28th 2010, 11:24

―Eso suena escasamente entretenido para mí.
Antes de arriesgar una palabra a alguno de ellos, ______ encontró su asiento y un poco de comida apilada en un plato. Untó con mantequilla una rebanada de pan tostado y lentamente la cortó en pequeños cuadrados.
―Siento discrepar, Lady Amelia. ―dijo Kevin. ―James me invitó aquí porque yo estaba agotado por mis esfuerzos en la ciudad. Ha sido una pena que él haya tenido que salir tan de improviso, dejándome a cargo de mi amable anfitriona. ―Hizo una reverencia en dirección de _____. ―La belleza y la hospitalidad de Beecham Hall han demostrado ser exactamente lo que necesitaba.
Para asombro de _____, Lady Amelia se limitó a asentir antes de dirigir su fuego de nuevo a ____.
―¿Has olvidado que hoy es el aniversario de la muerte de mi difunto esposo? ―_____ abrió la boca pero Lady Amelia siguió hablando. ―¿Le dijiste a James que él debía estar aquí para asistir a la iglesia con nosotros y mostrar su respeto y devoción a su padre?
_____ se aclaró la garganta.
―Se lo mencioné a James. Como dijo el Sr. Howard, él tuvo que regresar a la ciudad de forma inesperada. Él envió sus disculpas.
De hecho, James le había dicho que le dijera a su madre que por la única cosa que él oraba era por la seguridad de que su padre se quemara en el infierno. Con los años, ______ se había convertido en una experta en no transmitir los mensajes de James y había tomado alegremente el peso de la desaprobación de su madre sobre sus propios hombros.
―Bah, ese muchacho va a estar demasiado ocupado con la prostitución y el juego en Londres como para asistir a su propio funeral.
____ se concentró en beber el té mientras su suegra continuaba murmurando acerca de James. ¿Estaría James yendo de putas o estaría demasiado ocupado preguntándose si ella y Kevin estaban funcionando? Para su eterna gratitud, Kevin mantuvo una fluida superficial conversación que mantuvo a Lady Amelia lo suficientemente divertida y su interés lejos de ____.
____ estudió a Kevin mientras él asentía con la cabeza halagüeñamente a Lady Amelia, que parecía estar sonriendo con afectación. Llevaba un abrigo gris oscuro y un chaleco de color crema sobre pantalones de piel de ante y botas de charol. El elaborado nudo de su corbata estaba asegurado con un alfiler de perla. Como si fuera consciente de su escrutinio, Kevin le guiñó un ojo.
Ella hubiera querido tener su habilidad para calmar las aguas turbulentas, con tanta gracia y paciencia. La mayoría de las veces por estos días, ella terminaba ofendiendo a suegra, quien luego se iba con una rabieta y se negaba a hablar con ella durante semanas. Su mirada se detuvo en los pantalones de Kevin. ¿Él usaba esos anillos alrededor de su pene durante el día? ¿Los estaba usando ahora?
La cuchara cayó al suelo, ganándose el ceño fruncido de Lady Amelia.
―Puede ver por qué mi hijo no se molesta en volver a casa, Sr. Howard. ―______apretó los dientes. Esto era un viejo reclamo. ―¿Por qué él se molestaría en permanecer alrededor de una mujer que ha resultado ser tanto estéril como ingrata hacia los que la han elevado muy por encima de su verdadera posición en la vida?
Kevin dejó su servilleta y se puso de pie.
―Nunca he oído a James hablar de Lady Beecham con menos que términos de mayor respeto. ―Hizo una reverencia. ―Quizás hay otras razones por las que se aleja.
Lady Amelia le frunció el ceño.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT   Hoy a las 07:05

Volver arriba Ir abajo
 
SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 27.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 15 ... 27  Siguiente
 Temas similares
-
» SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT
» Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!
» LA BUSQUEDA DE CLAUDIA (tu hija) ADAPTADA! (KEVIN Y TU) Romantik
» La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores
» Pasión Italiana ♥ |Kevin Jonas & Tú| |Hot| Adaptada.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: