Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente
AutorMensaje
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 1st 2012, 13:32











¡Hola! Bueno, creo que ya algunas me conoces, otras no.
Me presento (por décima vez), me llamo Martha y tengo 15 años.
Ya tengo un historial en novelas acá y otras secciones del foro.
Bueno vengo con está novela, que por cierto, NO es mía, ya que muchas veces
piensan que yo las escribo, cuando es totalmente falso, así que lo aclaro de una vez para que no
haya confunciones.
La novela es muy... ammm
no se, pero me recordó lo que vivió una amiga y me dio ganas de subirla.
Para las que leen Riquísimo, está es una forma de decirles lo que decidí acerca de irme del foro.
¡Ojalá les guste! Cualquier cosa, respondo comentarios o MP
Disfruten.



















Argumento:




__________ __________ no podía creerse que su marido le hubiera sido infiel. Pero su perplejidad fue aún mayor cuando Kevin la animó a acostarse con otro para igualar la balanza.
Muy pronto, sin embargo, la idea de cobrarse su venganza mediante una tórrida y excitante aventura sin compromisos empezó a resultarle interesante. Quizá fuera justo lo que necesitaba antes de perdonar a Kevin. Y en Joseph había encontrado al hombre adecuado para llevar a cabo sus fantasías sexuales.
Su relación con Joe se basaba exclusivamente en el sexo y la pasión del momento, y al poco tiempo decidió que ya era hora de arreglar las cosas con su marido. Pero Joe se había obsesionado con ella y no iba a renunciar tan fácilmente a verla. Primero, fueron las tarjetas, los regalos, las llamadas… y posteriormente las amenazas. Estaba empeñado en que fuera suya a toda costa, aunque para ello tuviera que cobrarse su propia venganza.















¿La sigo? Y no olviden visitar las otras novelas que subo








Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 1st 2012, 13:51

¡Nueva y Primera Lectora!
O espero serlo... ¡OH DIOS!
Mujer, es que te empeñas en hacerme sufrir con tus novelas, ¿Verdad?
JA JA, si claro. ¡Me obsesionas con las Hermosas novelas que subes!
Solo quiero leer el primer capitulo, ¿Vas a seguirla?
¿Pronto?
¡Solo sube ya Mujer! No quiero esperar más.
Sube al menos un trozo de la novela, ¿Okay?
Sigue, sigue, sigue, ¿Por fa?
¡Aasdfghjklññlkjhgfdsa, Ojalá que si, eh!
Jaja, sigue.

Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 1st 2012, 14:07








Mini capítulo dedicado a mi primera Lectora.
LoveAlways♥










Prólogo










La pluma empezó a recorrer lentamente mi labio inferior. El roce era extremadamente ligero y sutil, pero bastó para prender una llamarada por todo mi cuerpo y arrancarme un tembloroso gemido.
La siguiente caricia fue en el labio superior, y mi cuerpo desnudo respondió con un violento espasmo que anticipaba el placer inminente.
La pluma descendió por mi barbilla y cubrió mi cuello de un lado a otro. Todo con una desesperante lentitud.
De repente se detuvo, y durante cinco interminables segundos contuve la respiración a la espera de lo que sucedería a continuación. La venda que me cubría los ojos me impedía ver nada, pero al mismo tiempo agudizaba mis otros sentidos al máximo. Podía oírlo y olerlo todo. Lo único que se oía era mi respiración entrecortada y el zumbido del ventilador en el techo. Pero los olores eran mucho más ricos e intensos. Podía oler el deseo que impregnaba el aire en forma de calor y humedad. Y podía oler el sudor que le empapaba la piel. Una fragancia almizclada, embriagadora e increíblemente excitante.
Sentí el roce de la pluma en el pezón izquierdo y respondí con un respingo involuntario, tirando de las ligaduras que me ataban de pies y manos a la cama.
—¿Te gusta? —me preguntó.
—Sí —respondí con una voz apenas audible—. Sí —repetí, más alto.
Me retorcí en la cama y gemí con ansiedad. Anhelaba sus caricias más que nada.
—Paciencia, bella —murmuró él.
—Para ti es muy fácil decirlo, teniendo el control absoluto sobre mi cuerpo.
—¿Te he decepcionado alguna vez?
—No —respondí con sinceridad—. Nunca.
—Y tampoco te decepcionaré ahora.
La pluma me tocó entre las costillas y se hundió en el ombligo. Desde allí continuó su imparable y lento descenso hasta el vello púbico, y volvió a detenerse cuando yo más necesitaba su tacto.
—Por favor… —gemí—. No me hagas suplicar.
Él no respondió y dejó pasar varios segundos sin hacer nada. Lo único que se oía eran los zumbidos del ventilador del techo, hasta que oí sus pisadas en la alfombra y el chirrido de la puerta de la habitación.
¿Iba a dejarme allí?
Conté diez segundos más y empecé a retorcerme contra los nudos que me retenían, pero eran demasiado fuertes e impedían mis movimientos.
Entonces volví a oír el sonido de sus pisadas y solté el aire ruidosamente.
—¿Creías que iba a dejarte ahí para ver un partido de béisbol? —me preguntó él.
No respondí, pero eso era precisamente lo que había temido. Que me dejase atada a la cama, desnuda e incapaz de moverme hasta que él decidiera soltarme. No era la primera vez que estaba en sus manos, pero nunca había sentido tanto miedo.
¿Por qué?
Porque él no parecía ser el mismo. Desde el momento de mi llegada había percibido algo distinto en sus miradas y caricias. Una intensidad especial, oscura, incluso inquietante.
—Nunca te dejaría —dijo él—. Tú y yo estamos unidos por una fuerza incontrolable.
Tragué saliva. Su voz sonaba extrañamente siniestra, o tal vez yo estaba especialmente sensible al encontrarme atada y con los ojos vendados. Inquieta… y extremadamente excitada.
—¿Confías en mí? —me preguntó, muy cerca de la cama.
Moví las caderas para tentarlo con la imagen de mi sexo y mis piernas abiertas.
—Tócame —le pedí con voz jadeante—. Tócame antes de que me vuelva loca.
—¿Confías en mí? —repitió. Sentí el peso de su cuerpo en la cama, pero no supe situarlo.
—Sí… Confío en ti.
—¿Completamente? —su aliento me acarició el clítoris y a punto estuve de correrme. —Sí… Sí… Confío en ti completamente. Pero tócame, por favor…
Grité al sentir algo frío y mojado en el clítoris. La sensación me desconcertó, pues esperaba recibir el calor de su lengua.
Volví a sentir el tacto en la cara interna del muslo y deduje que se trataba de un cubito de hielo.
—Me pregunto si podría hacer que te corrieras con esto —dijo él en voz baja, acariciándome de nuevo el clítoris.
—No sé… Me gusta, pero está muy frío…
La cama crujió al levantarse. ¿Adónde iba ahora?
—Por favor…
Sus labios rozaron los míos y todo el cuerpo se me estremeció al saborear el frío y la humedad que había dejado en ellos el hielo. Me moría por tenerlo encima de mí, dentro de mí, follándome hasta dejarme sin sentido.
Me besó en la mandíbula y llevó la lengua hasta el lóbulo de la oreja.
—¿Me quieres?
—Quiero todo lo que me haces —respondí rápidamente. Era cierto. Lo deseaba de un modo casi enfermizo—. Aunque me hagas esperar por ello…
El hielo me tocó el pezón y todo el cuerpo se me contrajo inconscientemente. Un segundo después sentí el roce de su lengua, ligero y fugaz, y arqueé la espalda para acercar mis pechos a su boca.
—¿Me quieres? —repitió.
Lentamente, volvió a posar la espalda en el colchón. Definitivamente no era el mismo aquel día. ¿Por qué me preguntaba si lo quería, conociendo mi situación y las circunstancias en las que nos habíamos conocido?
—Sé que te encanta esto —murmuró él, frotándome el clítoris con el dedo pulgar.
—Mmm… Sí —empecé a jadear, cada vez con más fuerza—. Nunca podría cansarme de tus manos…
—¿Y de mi lengua? —se colocó entre mis piernas y yo me mordí el labio con expectación. En cuanto sentí su lengua, di un brinco y empecé a gemir.
—Me encanta tu lengua… Me vuelve loca…
Me lamió y sorbió hasta llevarme al límite del placer, pero en el último instante se apartó y me dejó a punto de explotar.
—No, no, no… por favor —le supliqué—. Te necesito…
—¿Me quieres? —volvió a preguntarme.
—¡Sí! —grité—. Te quiero, te quiero, te quiero…
—Yo también te quiero, nena —me desató las piernas y se las colocó sobre los hombros para chuparme, lamerme, morderme e introducirme la lengua, devorándome con una voracidad salvaje, como si mi sexo fuese la última comida que fuera a saborear en su vida.
El orgasmo me sacudió con una fuerza insólita, como nunca antes había experimentado. Consumió hasta la última gota de mis energías y me dejó sin aliento y temblorosa, completamente exhausta, como si un tren acabara de pasarme por encima.
Pero a pesar del incomparable placer que embriagaba mis sentidos, me di cuenta de que algo había cambiado entre nosotros.
Y no estaba segura de que el cambio fuera para mejor.














Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 1st 2012, 14:24

Oh.
Por favor, ¿Tu quieres que me quede tranquila con eso?
Ja, si piensas asi querida, creo que tendré que ir y hacerte una Visita para hablar seriamente contigo. ¿Estas de acuerdo?
Es que... ¿Como puedes dejarla ahi?
¡Siento que... Colapso!
Sigue, Uhu, uhu. Necesito saber más. ¿Que ha cambiado?
¡Oh, ¡Necesito saber!
Jaja, solo sigue. Vamos (:
Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 1st 2012, 18:26

Weeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee (U)
Segunda Lectoraaaaa
Aquí Demi , reportandoseee. Jajajá
Bueno, primero que nada tengo que decir que
Es oficial, me encanta tu novela....
Me compraste con el argumento Baila
Y buenoo... ¡Me encantó el primer capítulo! Hahahaha
Y Por favor tienes que seguirlaa , sinoo , me dará un ataque..
Bueno creo que exagero un poquito Canta
Jajajá
Bueno me voy, Cuídatee Enamorada
Demi

Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
#JonasB.
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2555
Edad : 19
Localización : Con Nick Jonas.
Fecha de inscripción : 10/04/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 2nd 2012, 02:09

nueva lectora me llamo karla
sigela porfa
Volver arriba Ir abajo
cami-camila
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1074
Edad : 21
Localización : en mi habitacion con nick teniendo un muy importante conversacion c: XD
Fecha de inscripción : 10/12/2009

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 2nd 2012, 10:45

nueva lectora siguela
me encanto
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 7th 2012, 09:11













¡Bienvenidas a las nuevas lectoras! Demi, Karla y Kmi (¿Cuál es tu nombre, Kmi?)
Gracias por leer la nove.
Perdón por no subir el Sábado, tenía algunas cosas que hacer.
Y pues estamos cuidando con un grupo de amigos la naturaleza pero somos novatos en esto.
Así que tuvimos reunión de emergencia. Creo que iremos de voluntarios en vacaciones
a unirnos en causas benéficas de cualquier caso.
Disfruten su capítulo, ya después les platico como va todo Wink



















Capítulo 1










Seis semanas antes...








Me despertaron los gritos y gemidos que llegaban de la otra habitación, y durante unos instantes permanecí en la cama, adaptando la vista a la oscuridad. La cabeza me dolía por todos los margaritas consumidos la noche anterior y por la falta de sueño de los últimos días.
Bostecé y me giré para mirar el reloj de la mesilla.
Eran las tres y cuarto de la mañana.
—Sí, ahí… ahí… ¡Sí, sí, sí...!
A pesar de mi jaqueca no pude evitar reírme. Tal vez Isabel creía que yo no me enteraba de nada, o tal vez no le importaba. Lo único que estaba claro era que estaban follando como si fuera la última noche de sus vidas.
—¡Sí, sí! ¡Fóllame, cariño!
Me abracé a la almohada y cerré los ojos, pero sería imposible volver a dormirse con las olimpiadas sexuales que se celebraban en la habitación de al lado.
Oí un fuerte golpe en la pared y confié en que fuese el cabecero de la cama y no la cabeza de alguien. Pero ¿qué grosor tenían los tabiques de aquel hotel para que pudiera oír hasta el último suspiro?
Pensé en levantarme e ir a la habitación de Isabel, pero lo último que quería era avergonzarlos a ella y al tío que se había ligado aquella noche. De modo que permanecí donde estaba, con los ojos cerrados y esperando volver a dormirme.
Un nuevo estrépito me hizo dar un respingo en la cama. Algo parecía haberse roto y por un breve instante me asusté, hasta que oí las risas de Is y su amante y cómo reanudaban el baile.
Todo ello me hizo añorar a mi marido. Al principio de nuestra relación todo era pasión y despreocupación, como Isa en esos momentos. Nos daba igual que alguien nos oyera si estábamos haciéndolo en un hotel.
Llevaba cuatro días sin verlo, desde que me fui con Isa a las Bahamas. Marnie, mi mejor amiga de siempre, acababa de romper con su novio y yo le sugerí aquel viaje para que se distrajera y se animara. Y había sido todo un éxito. Durante cuatro días no habíamos dejado de bailar, beber y divertirnos con una energía inagotable, igual que dos universitarias de vacaciones, e Is no había mencionado a Zac ni una sola vez. ¿Quién iba a acordarse de un ex estando rodeada de tíos espectaculares y bebiendo un chupito de Sambuca tras otro? Tras dos años de noviazgo, Isa tenía derecho a soltarse la melena.
Aunque yo estuviera en la habitación contigua.
Escuchándolos, no pude evitar cierta sensación de envidia. El sexo del que estaba disfrutando Isa era el mismo que a mí me gustaría tener con mi marido. Después de ocho años de matrimonio, Kevin y yo nos habíamos estancado en una rutina conyugal que también alcanzaba el plano sexual: los sábados por la noche y algún que otro domingo por la mañana. Muy rara era la semana que lo hacíamos en un día laboral.
Al principio de nuestra relación, sin embargo, hacíamos escapadas románticas todos los fines de semana y no parábamos de follar como conejos. Por culpa de nuestros respectivos trabajos ya no disponíamos de esa libertad sin límites, pero yo seguía adorando a mi marido y él a mí también. Bastaba una simple mirada de Kevin para que todo el cuerpo se me estremeciera de deseo, igual que la primera vez que me miró en la universidad, diez años atrás.
De repente sentí ganas de llamarlo y tener sexo telefónico con él. Eran más de las tres de la mañana, pero ser espontáneo significaba no preocuparse por la hora ni el lugar.
Era muy caro llamar desde el teléfono de la habitación, de modo que agarré mi móvil y marqué el número de casa, en Orlando. Me recosté en la almohada y ensayé mentalmente el saludo subido de tono que le soltaría.
Kevin tardaba en responder, lo que aumentó mi frustración. Quería decirle lo mucho que deseaba tocarlo y tenerlo dentro de mí. Y preguntarle si sería capaz de subirse a un avión para venir a verme, o si nos encontrábamos en Fort Lauderdale, donde Isabel y yo nos habíamos embarcado en el crucero rumbo a las Bahamas.
Espontaneidad, locuras y todo eso.
La realidad barrió mis fantasías cuando saltó el contestador automático de casa y oí mi propia voz acuciándome a dejar un mensaje. Por muy desesperada que estuviera por hablar con él, no podía pedirle que me devolviese la llamada. Kevin tenía que madrugar para ir a trabajar, y además, faltaban menos de veinticuatro horas para volver a verlo.
Merecía la pena esperar. El sexo real sería infinitamente mejor que el sexo telefónico.
En algún momento tuve que volver a dormirme, porque a la mañana siguiente me desperté con un sobresalto y encontré a Is sentaba en mi cama.
—Buenos días, dormilona —me saludó.
Tardé unos segundos en asimilar que estaba allí realmente y que no era un sueño. Olí a jabón floral y vi que tenía mojados sus negros cabellos cortos. Sí, Isabel estaba allí, fresca y lozana como una rosa, sin que su bronceado cutis delatara nada de lo que había estado haciendo durante toda la noche.
—Tú también seguirías en la cama si te hubieran despertado dos locos follando como animales.
—¿Nos oíste? —preguntó Isabel, aparentemente sorprendida.
—¿Me lo preguntas en serio? ¿Cómo no iba a oírte?
—Ups…
—Tu habitación debe de haber quedado como zona catastrófica, por lo menos.
—Rompimos una lámpara —confesó Is con un deje de orgullo en la voz.
—¿Cómo? ¿Y me lo dices tan contenta?
—Tranquila. Ya lo he comunicado en recepción y la he pagado.
—Ah, muy bien —a pesar del cansancio, conseguí apoyarme en un codo y dejé escapar un bostezo.
Isabel sonrió de oreja a oreja.
—Y si estoy contenta no es por haber roto una lámpara, te lo aseguro.
Sacudí la cabeza con reproche.
—No sé cómo puedes estar en pie, después de tanto ejercicio nocturno.
—Se marchó hace una hora —suspiró alegremente—, y sabía que si me dormía no llegaría a tiempo para subirme al barco. Así que me duché, me tomé un par de cafés y me quedé como nueva.
—Tu cara ya lo dice todo…
—Lo sé —dijo Isabel con una risita—. Ha sido increíble, ___________. Absolutamente increíble.
—No hace falta que me lo jures. Fui una espectadora de primera fila… Sólo me faltaban las palomitas y el consolador.
Isabel soltó una fuerte carcajada.
—Debería avergonzarme, pero ¿qué quieres que te diga? No me causa el menor apuro.
—¿Te gusta ese tío?
—Me gusta su polla. No, no me gusta. ¡Me encanta su polla! (Jajaja sonó como una de mis amigas, siempre tiene que medirle su "cosita" a sus novios y/o ligues)
Isabel había sido mi mejor amiga desde el colegio y nunca habíamos tenido problema en hablar sin tapujos. Pero si los padres de nuestros alumnos nos oyeran, seguramente sacarían a sus hijos de la escuela.
—Me gusta —siguió Isa—. Pero nos vamos hoy. Si él viviera en Orlando, tal vez… O incluso si viviera aquí, en las Bahamas. Pero pasado mañana vuelve a República Dominicana.
—Fue muy bonito ver cómo intentabais comunicaros en el bar —el encanto y la sonrisa de Josh compensaban con creces su escaso dominio del idioma.
—Al menos cumplió su propósito —dijo Isa—. Que era hacerme olvidar por completo a Zac. Quizá se deba a que sólo ha sido el rollo de una noche, no sé, pero el sexo con Zac nunca me pareció tan excitante como lo que he tenido con Josh.
—Seguramente fue igual con Zac al principio —señalé—. Todo novedad y diversión...
Isa se encogió de hombros.
—Puede ser. Pero ahora mi cuerpo sabe que hay vida después de Zac, y que esa vida puede ser muy emocionante.
Le sonreí. Me alegraba sinceramente por ella. Is ya tenía un matrimonio fallido a sus espaldas por culpa de las continuas infidelidades de su marido, y su nueva ruptura con Zac la había sumido en una profunda depresión durante los tres últimos meses, convencida de que nunca encontraría a su hombre perfecto.
Me incorporé en la cama y puse los pies en el suelo.
—Voy a ducharme. ¿Queda algo de café?
—Prepararé otra cafetera.
—Gracias, cariño. Me va a hacer mucha falta.









Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 7th 2012, 15:20

Oh.
Jajajaja, me di mucha risa el inicio con Is, fué tan gracioso.
Por Dios, es que me atrapas con tus novelas, ¿Cuando subirás?
¿Hasta el sabado? ¿O antes?
¡Ojala que sea antes!
Pero siguela por fa, ¿Si?
¡Por favor Martha!
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
JustKeepDreaming~
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 261
Edad : 20
Fecha de inscripción : 29/09/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 7th 2012, 16:31

Nueva lectora..
Me encanto...Siguela..!!
C:
Volver arriba Ir abajo
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 8th 2012, 14:29

Jajajá,
¡ Me encantó el 1 capítulo!
Y la amiga , Isa , me hizo reír Jajajá...
Esta interesante .. ya quiero saber que pasará ??
Bueno, gracias por la bienvenida
Pero me sentiré más feliz si me subes otro
capítulo ¿sí? tiste
En fin , me tengo que ir ...
Por cierto , he notado (creo), que te gustan Los Juegos Del Hambre
¿Estoy en lo cierto?
Lo decía por que a mí , me encantan ,
Amo esa saga, y los libros
¿Te has visto la película ?, yo la amé..
Y a Peeta también , es un amor...

Anyway , ya se me hace tarde ,
No vemos , cuídate y .. Sígue.. =)
Demi.
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 8th 2012, 23:34

NUEVA LECTORA
SIGUELAAAAAAAAAA
ESTA MUY BUENA TU NOVEEE
Very Happy
Volver arriba Ir abajo
evelyn alejandra
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 977
Edad : 26
Localización : comiendo las galletitas azules de nick con joe y kevin
Fecha de inscripción : 01/12/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 9th 2012, 13:55

manera de despertarme la amiguita
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 12th 2012, 00:05

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
#JonasB.
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2555
Edad : 19
Localización : Con Nick Jonas.
Fecha de inscripción : 10/04/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 12th 2012, 00:44

sube mas :3
Volver arriba Ir abajo
#JonasB.
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2555
Edad : 19
Localización : Con Nick Jonas.
Fecha de inscripción : 10/04/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 12th 2012, 00:46

PAGINA 2
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 12th 2012, 22:26

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 13th 2012, 09:10









¡Bienvenidas Rox,JustKeepDreaming~ y eveJoNatiKaperver!
Ah, Demi, AMO la saga y los libros. Yo estoy subiendo el primer libro: Los Juegos Del Hambre (Esta en mi firma)
Y también AMO a Peeta, es tan tierno! Muero por ver En Llamas. Cuidense.






2


















Llegué a casa un poco después de las nueve. El Cadillac de mi marido estaba aparcado en el camino de entrada, como era de esperar un domingo por la noche. Excitada, entré corriendo para arrojarme en sus brazos y hacer el amor en el suelo del salón. Creía que me lo encontraría esperándome en la puerta, pero no fue así. Sí me recibió Peaches, nuestra gata atigrada de pelo blanco y naranja. Me agaché para acariciarla rápidamente en la cabeza y ella me siguió al salón. Necesitaba mis caricias tanto como yo necesitaba a Kevin.
Kevin tampoco estaba en el salón. Era imposible que no me hubiese oído llegar, y después de cinco días sin vernos tendría que dejar cualquier cosa que estuviera haciendo y salir a mi encuentro, levantarme en brazos y no soltarme hasta que los dos nos corriéramos a la vez.
—¿Kevin?
Fruncí el ceño al no recibir respuesta. Aquella noche quería ser espontánea. Creativa. Y salvaje.
Entré en el dormitorio y me encontré a Kevin tendido en la cama, boca arriba y roncando ligeramente.
—Así me gusta, cariño… —susurré, transformando mi mueca de disgusto en una sonrisa—. Que estés reponiendo fuerzas para lo que te espera.
La gata se frotó contra mis piernas. Insensible a sus ronroneos, la agarré y la saqué de la habitación.
—Lo siento, Peaches, pero va a ser una función privada.
Me acerqué sin hacer ruido a la cama y me tendí junto a mi marido. Él no se movió hasta que lo besé en los labios. Entonces se despertó y abrió los ojos como platos al verme.
—Hola, cariño —lo saludé, riendo.
—Hola —respondió él con voz ronca.
—Parece que has tenido un día duro… —comenté mientras le ponía la mano en el estómago y le besaba la barbilla—. Espero que tu pequeña siesta te haya servido para recuperar las fuerzas.
—¿Qué hora es?
—Las nueve y algo —volvió a besarlo en la boca.
—¿Y el viaje?
—Magnífico. Isabel se ha divertido mucho — sonreí para mí misma. No iba a contarle a Kevin de qué manera había disfrutado Isa—. Este viaje le ha sentado muy bien.
—Estupendo, cielo.
¿Estupendo? ¿Por qué no me abrazaba ni me devolvía los besos?
Debía de seguir grogui, pero yo estaba decidida a despertarlo del todo. Bajé la mano hasta la entrepierna y lo acaricié a través del pantalón al tiempo que lo besaba apasionadamente. Sentí cómo se le endurecía el miembro y emití un murmullo sensual de satisfacción. Me coloqué encima de él y me senté a horcajadas sobre sus caderas. Kevin me agarró los pechos y apretó suavemente.
Empecé a frotarme contra él, sintiendo su pene a través de mis pantalones cortos, y volví a besarlo en la boca, en la mandíbula y luego en la oreja.
—Anoche tuve algunas fantasías muy atrevidas —susurré.
Él me rodeó la cintura con las manos.
—¿Sí?
—Mmm… hmm —eché la cabeza hacia atrás para mirarlo—. Te llamé por teléfono, pero no respondiste.
Kevin detuvo las manos y me miró con desconcierto.
—¿Llamaste anoche?
—Sí.
—¿A qué hora?
—Era muy tarde. Debías de estar durmiendo… o por ahí de juerga. - Lo dije en broma, pero Kevin pareció tomárselo en serio.
—Supongo que estaba tan cansado que no me enteré. Han sido días frenéticos en el trabajo, y al final fui a esa convención, ya que tú no estabas. Tendrías que haber visto a los liquidadores de seguros emborrachándose en el bar… Y eso que me parecían aburridos.
Deslicé la mano entre nuestros cuerpos y comprobé que ya no estaba excitado. —¿Qué ocurre, grandullón? ¿No te alegras de verme?
—Pues claro —¿eran imaginaciones mías o Kevin había adoptado una actitud defensiva?
—Entonces, ¿por qué tardas tanto en desnudarme? —me tiré de la camiseta por encima de la cabeza y me quité rápidamente el sujetador—. Tócame, cariño… Chúpame los pezones y fóllame como nunca…
—_________ —murmuró él con desaprobación.
—Lo siento, cariño —dije. A Kevin no le gustaba el lenguaje tan explícito—. Pero es que te he echado mucho de menos y… —Kevin me miró con recelo—. Por favor, no me digas que estás muy cansado… —empecé a acariciarlo de nuevo—. Yo me encargaré de todo, si quieres.
—¿Qué ha pasado exactamente en el viaje?
—¿Qué quieres decir?
—No sé. Pareces más caliente que de costumbre.
Me eché hacia atrás y lo miré con asombro.
—¿Es raro que quiera hacer el amor con mi marido?
Kevin se encogió ligeramente de hombros.
¿Qué estaba pasando allí?
—¿Crees que he hecho algo malo mientras estaba fuera?
—Yo no he dicho eso.
No podría haber sonado menos convincente. Kevin nunca había sido celoso ni posesivo, ni yo le había dado ninguna razón para que desconfiara de mí. Su actitud me tenía perpleja.
—Vamos a dejar las cosas claras —dije, apartándome de él—. No he hecho nada que te pudiera molestar. He bebido un montón, he trasnochado y he bailado como no lo hacía desde que estaba en la universidad, pero todos los hombres que hablaban conmigo sabían que estaba casada.
Kevin no pareció haberme oído. Se levantó de la cama y salió de la habitación, dejándome sola y confundida. ¿No me creía o quizá intentaba provocar una discusión? Pero ¿por qué? ¿Sólo por haberme ido cinco días con Isabel? No había puesto ninguna objeción al viaje.
No lo seguí. Si Kevin quería una discusión, yo no iba a dársela. Volví a ponerme la camiseta y me resigné a no tener sexo aquella noche.
Peaches aprovechó que Kevin había dejado la puerta abierta y entró en la habitación en busca de las atenciones deseadas. Saltó a mi regazo y yo me puse a acariciarle el cuello, contenta de que al menos mi mascota siempre se alegrara de verme.
Kevin volvió unos minutos después, pero se quedó parado en la puerta, apoyado en el marco y con una expresión de disgusto.
—¿Estás enfadado porque me fui de viaje con Isa? —le pregunté sin más rodeos.
Él tomó aire y lo soltó lentamente.
—Ha ocurrido algo.
Sin duda era algo del trabajo. No era la primera vez que el estrés laboral lo acompañaba a casa, y si bien me molestaba que mi regreso no consiguiera animarle, me aliviaba saber que no estaba enfadado conmigo.
—¿Algo grave?
Él asintió.
No supe por qué, pero tuve la sensación de que no se trataba de un simple problema en su trabajo.
—No pasa nada —le dije—. Sea lo que sea, puedes decírmelo.
Me miró fijamente a los ojos y luego apartó la mirada. La angustia se reflejaba en su rostro.
—Sabes que te apoyaré en lo que sea, Kev —insistí.
—No estoy tan seguro.
Lo miré con el ceño fruncido. Peaches se tumbó sobre el lomo para ofrecerme su estómago, encantada con las atenciones que estaba recibiendo.
—¿Por qué dices eso? ¿No he estado siempre a tu lado?
Él no respondió y un escalofrío me recorrió la espalda. No era propio de Kevin mostrarse tan inseguro. Lo ocurrido debía de ser realmente grave. El corazón empezó a latirme con fuerza al pensar en las posibilidades. ¿Les habría pasado algo a sus padres? ¿Le habrían diagnosticado una enfermedad mortal mientras yo estaba fuera? ¿Habría atropellado a un niño?
Kevin suspiró profundamente. Se estaba tomando su tiempo para darme la terrible noticia, pero yo no podía soportar más.
—¡Kevin, por favor, dímelo!
—Sabes que te quiero, ¿verdad?
—Sí, lo sé —respondí con ansiedad—. Pero quiero saber lo que ha pasado.
No podía mirarme a la cara, lo que empeoró mis temores. Los ojos se me llenaron de lágrimas. Lo ocurrido debía de ser tan horrible que Kevin no había querido agobiarme mientras estaba de viaje.
—¿Ha muerto alguien?
—No.
—¿No? —se me escapó una risita de alivio—. Gracias a Dios… —me detuve para respirar—. Pero ¿qué ha pasado, entonces?
—Yo…
Esperé con toda mi atención puesta en él.
—¿Qué, cariño?
—Nunca he querido hacerte daño.
No eran las palabras que esperaba oír y me pillaron totalmente por sorpresa.
—No te entiendo…
—He… he hecho algo de lo que no me enorgullezco.
Por fuerza tenía que tratarse de algo relacionado con su trabajo. ¿Y si lo habían despedido? Kevin era el encargado del hotel Pelican en Kissimmee, cerca de Disney World, un puesto que suponía una enorme responsabilidad y tensión. A la junta directiva no siempre le gustaba la manera en que Kevin y su equipo manejaban el hotel, pero para despedirlo tendría que haber hecho algo verdaderamente grave.
—Esto es tan… —Kevin no acabó la frase.
—¿Tan qué? —lo apremié yo.
—He tenido una aventura —espetó de golpe, tan rápido que no creí haberlo oído bien. El fuerte ronroneo de la gata podría haber hecho que lo entendiera mal.
—¿Qué has dicho? —le pregunté para corroborarlo, esperando que dijese otra cosa.
Kevin me miró y repitió las mismas palabras.
—He tenido una aventura.
Aturdida, dejé a la gata en el suelo. Peaches salió corriendo de la habitación, como si sintiera la tensión que se respiraba en el ambiente. —¿Has…? —no pude repetir lo que acababa de oír.
—Lo siento mucho —entró en la habitación y cerró la puerta—. No quería hacerte daño.
Me quedé mirándolo, incapaz de reaccionar. Era como si mi marido se hubiera transformado en un completo desconocido.
—Por favor, _________, dime algo.
No, aquello no estaba pasando. Debía de ser una pesadilla.
Kevin caminó hacia mí, muy despacio, como si intentara acorralar a un perro asustado. Yo no dije nada. Estaba demasiado conmocionada como para articular palabra. Pero cuando él me tocó reaccioné instintivamente apartándole la mano.
—¡No me toques! —el sonido de mi respiración agitada me resultaba espantoso—. Ni se te ocurra volver a tocarme.
—Esto es lo más difícil que he tenido que hacer en mi vida…
—¡Cállate! —me tapé los oídos con las manos, como si protegiéndome de sus palabras pudiera borrar su significado. Con los ojos le supliqué que se desdijera, pero él apartó la mirada al cabo de unos segundos—. Dios mío… —me levanté—. Dios mío, Dios mío…
—_________…
Pasé a su lado, jadeando en busca de aire. Quería escapar de allí, lo más lejos posible de Kevin, donde sus palabras no pudieran alcanzarme. Pero al entrar en el salón me cedieron las rodillas y tuve suerte de caer en el sofá y no dar de bruces en el suelo.
¿Una aventura? ¿Mi marido había tenido una aventura?
Kevin, el único hombre con el que había estado desde mis diecinueve años, que en la universidad me había cortejado con tacto y perseverancia hasta que fui incapaz de rechazarlo. El hombre que me había regalado un anillo de plástico con un ramo de dientes de león y me había dicho que aunque no fuese una proposición de verdad algún día lo haría como era debido.
Si había habido alguien en mi vida en quien podía confiar ciegamente, alguien de quien nunca hubiera creído una traición semejante, ése era Kevin.
¿Por qué, por qué, por qué?, me preguntaba con los ojos llenos de lágrimas. ¿Por qué me hacía eso? ¿Por qué a mí? ¿Por qué él?
Nunca le había dado la espalda en la cama ni había alegado estar muy cansada para hacer el amor. Todo lo contrario. Era yo quien siempre tenía más ganas que él. Kevin había perdido la fogosidad de los primeros años, pero tampoco había sido nunca muy pasional. No era la clase de hombre que buscara sexo en otra parte teniendo a una esposa lista en todo momento para complacerlo.
Lo que a Kevin le importaba, o al menos eso me había dicho siempre, era el compromiso. La pasión se podía apagar, pero me había prometido que nuestro amor siempre sería igual de fuerte.
—_________ —me llamó en voz baja. Levanté la cabeza y lo vi de pie junto al sofá.
Su expresión apenada transformó mi confusión en ira. ¿Cómo se atrevía a parecer dolido después de haberme traicionado?
—¿Qué quieres, una medalla? ¿Crees que voy a perdonarte sólo porque hayas tenido agallas de decírmelo?
—No —respondió él—. No es eso lo que espero.
—¿Entonces qué demonios quieres? —estaba tan fuera de mí que me daba igual el lenguaje empleado.
—Sólo quería que lo supieras.
—Muy noble por tu parte… ¡Vete al cuerno!
Me levanté y volví al dormitorio, pero una vez allí me di la vuelta. Quería, merecía respuestas del hombre al que le había entregado mi corazón. El hombre con el que me había casado y al que le había prometido fidelidad eterna.
—Dime por qué te has acostado con otra —le exigí. Las fosas nasales me ardían con cada espiración.
Él no dijo nada.
—¡Dime por qué! ¿Lo hiciste porque no soy lo bastante buena para ti? Sabe Dios que para ti el sexo siempre ha sido algo secundario. ¿Por qué narices has acabado en la cama de otra?
—No lo sé.
—¿No lo sabes? ¿Qué pasa, es que fuiste abducido por extraterrestres que te extirparon el cerebro?
Kevin volvió a quedarse en silencio.
—¿Con quién fue? ¿Alguna zorra a la que conociste en un club?
Silencio.
—¿Alguien a quien conociste en el hotel?
Silencio.
Una horrible posibilidad me asaltó de repente, tan dolorosa como si Kevin me hubiera abofeteado en la cara.
—No fue un rollo de una noche, ¿verdad? Oh, Dios…
Kevin gimió de frustración y se pasó una mano por el pelo.
—No… no significó nada.
—¡No digas que no significó nada!
—Por Dios, _________. ¿Es que no podemos hablar? Cometí un error, eso es todo.
—Ya he oído suficiente.
—Estoy intentando hacer lo correcto —insistió él, cada vez más impaciente—. Por eso te lo he contado. Quería que lo supieras por mí.
Fue mi turno para guardar silencio. Estaba temblando de furia y necesitaba tranquilizarme, no por Kevin, sino por mí. Respiré hondo e intenté pensar con calma.
—Creía que te conocía —dije—. Y que tú me amabas.
—¿Crees que no te amo? —preguntó él—. Ésa es la razón por la que te lo estoy contando. Porque te quiero. Y quiero hacerlo bien.
Hacerlo bien… Como si fuera tan sencillo.
—Lárgate —le dije.
—¿Cómo has dicho?
—Quiero que te vayas. Quiero que salgas de mi vida para siempre, asqueroso hijo de perra.
Pero a pesar de la fulminante sentencia no podía imaginarme una vida sin Kevin. Tan sólo unos meses antes habíamos decidido finalmente tener hijos. Después de haber dedicado ocho años a ahorrar, por fin estábamos preparados.
Volví a tomar aire y lo retuve en mi interior hasta que me abrasó los pulmones. No quería llorar, pero… maldito fuera Kevin por haberlo destruido todo. Los restos de mi autocontrol acabaron por derrumbarse y empecé a sollozar.
Kevin me estrechó en sus brazos y yo no tuve fuerzas para apartarlo. Me sostuvo la cabeza contra el pecho y así estuve llorando hasta que no me quedaron lágrimas.
—Esto era lo último que quería —se lamentó él mientras me acariciaba el pelo, como si me estuviese consolando por algo completamente distinto—. Hacerte daño de esta manera…
Sus palabras me traspasaron el corazón. Di un paso atrás y me sequé las lágrimas de la cara.
—¿Cómo pudiste pensar que algo así no me haría daño?
—Parezco un imbécil, lo sé… Y lo único que puedo decirte es que lo siento.
Un frío glacial me invadió y me abracé con fuerza, aun sabiendo que mis brazos no podrían protegerme de la gélida sensación que emanaba de mi interior.
—Con sentirlo no basta.
Kevin asintió.
—Lo entiendo.
—¡Deja de mirarme así!
—¿Así cómo?
—Como si esto te doliera a ti más que a mí.
—A mí también me duele.
—Seguro que para ti ha sido durísimo —repliqué, dándole la espalda. No podía seguir mirándolo.
Muy despacio, eché a andar hacia la pared y me apoyé en ella. Las fuerzas me habían abandonado.
Kevin se acercó, pero se quedó a unos pasos de distancia.
—Te lo he dicho porque quería hacerlo. Porque merecías saberlo. Y porque tenía la esperanza de que pudieras encontrar la manera de perdonar mi debilidad. He cometido una estupidez, pero no tiene por qué suponer el fin de nuestro matrimonio.
—Vaya… Muchas gracias por el consejo, cerdo asqueroso. No te atrevas a decirme lo que debo sentir ni lo que debería hacer, porque soy yo quien va a decidir lo próximo que va a pasar. No creas que puedes tener una aventura y seguir decidiendo nuestro futuro. Si ese futuro te importase no habrías hecho algo tan… tan… —la voz se me quebró y ahogué un llanto.
—Cariño —dijo Kevin, avanzando hacia mí.
—¡Que te jodan! —grité. La furia volvía a apoderarse de mí—. Y ahora lárgate de mi vista. No quiero seguir viéndote
.












Última edición por SweetHeart(MarthaJonas14) el Mayo 13th 2012, 09:34, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 13th 2012, 09:27

Ow! ¿Porque debía pasar eso?
Aww, me da cosita, pobre Rayita, y Kevin, Agh! Ya me enoje con el, en la novela, Claro!
Jajaja, solo espero que la sigas re pronto, esta nivela, como las otras, ya me atrapo, eh.
Solo sube pronto chica, pronto!
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
evelyn alejandra
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 977
Edad : 26
Localización : comiendo las galletitas azules de nick con joe y kevin
Fecha de inscripción : 01/12/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 13th 2012, 12:58

bien dicho largate de mi vida malditoasqueroso
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 14th 2012, 00:20

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
catchingjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 918
Edad : 19
Localización : On the finish line
Fecha de inscripción : 07/02/2012

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 17th 2012, 12:22

SweetHeart(MarthaJonas14) escribió:
Ah, Demi, AMO la saga y los libros. Yo estoy subiendo el primer libro: Los Juegos Del Hambre (Esta en mi firma)
Y también AMO a Peeta, es tan tierno! Muero por ver En Llamas. Cuidense.
¡Síi!
Yo también los amo , yo ya me los he leído ¿y tu?
Son perfectos , mi favorito es Sinsajo. ¿Y el tuyo?
Yo también estoy impaciente por que saquen la segunda parte.

En fin , siento no haber comentado antes pero es que estoy súper estresada
por todos los exámenes , ya que estoy en el último trimestres del curso y puff..
Hay demasiadas cosas..

Por cierto , me encantó el capítulo aunque debo decir Estúpido, y tonto Kev , lo odio (por ahora)
¿cómo puede hacer eso? Bah. Hombre tenía que ser, pero es sexy ¿no? Jajajá , ya me fui del tema

Bueno.. me tengo que ir , cuídate
Sigue pronto
Chao =)
Volver arriba Ir abajo
http://neverlandjonas.tumblr.com
FerJonas12
Novia De..


Cantidad de envíos : 645
Localización : Ave. Fastlife LA. California
Fecha de inscripción : 03/02/2012

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 17th 2012, 18:33

Diooos! que nove! tienes que seguirla porfa!
me ha encantado! siguela please!! :DD
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 18th 2012, 22:47

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
cami-camila
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1074
Edad : 21
Localización : en mi habitacion con nick teniendo un muy importante conversacion c: XD
Fecha de inscripción : 10/12/2009

MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Mayo 18th 2012, 22:55

CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA * CAP SIGUELA * CAP PORFA * SIGUELA CAP * FORFA SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/   Hoy a las 18:10

Volver arriba Ir abajo
 
Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 10.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente
 Temas similares
-
» Malas Decisiones (Kevin&Tú) /Adaptada/
» Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!
» SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT
» LA BUSQUEDA DE CLAUDIA (tu hija) ADAPTADA! (KEVIN Y TU) Romantik
» La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: