Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
AutorMensaje
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 20th 2013, 19:40

Hi girls, esta es la segunda temporada de One Week Girlfriend espero que les guste y comenten Smile

Second Chance Boyfriend


Sinopsis:

Perdido. Esa palabra es la que mejor describe mi vida en este preciso momento. He perdido los últimos partidos de la temporada y tanto mi equipo como mi entrenador me culpan. He perdido los últimos dos meses porque me ahogo en mi propia desesperación como un completo perdedor. Y perdí a la única chica que me importaba porque tenía miedo de que si estaba conmigo la destruiría.
Pero ahora me doy cuenta de que estoy realmente perdido sin ella. Se ha convertido en mi historia… y aunque ella actué como si lo ha superado, sé que todavía piensa en mí como yo en ella. Ella es hermosa, dulce —y tan malditamente vulnerable, todo lo que quiero hacer es ayudarla. Estar allí para ella.
Amarla…

Si solo pudiera convencer a ____ de darme una segunda oportunidad. Entonces, nunca más volveré a sentirme perdido, y menos ella. Nos podríamos encontrar juntos.
Para siempre.


****


Prologo

Alguna vez has hecho algo tan increíblemente estúpido, logrando que la culpa y el arrepentimiento cuelguen sobre ti como la sombra más oscura y pesada? ¿Nublando tu juicio, consumiendo tu alma hasta que eso se convierte en la única cosa que puedes ver, oír o pensar?
Yo sí. He hecho un montón de cosas de las que me arrepiento, y eso me llena de culpa. Pero lo de ayer se lleva el premio.
Dejé a la chica que amo sola, desnuda en su cama. Como si fuera alguna especie de macho idiota que usa a una mujer por sexo y luego la abandona —ese soy yo. Me he convertido en ese chico.
Pero no soy así realmente. Amo a la chica que dejé sola en su cama. Simplemente no la merezco.
Y lo sé.

“A veces tienes que estar solo, para estar seguro de que puedes estarlo.” —Anónimo.


Volver arriba Ir abajo
VaLeexD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 330
Edad : 21
Fecha de inscripción : 07/04/2012

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 20th 2013, 20:54

Aahhhhhhhhh siiguelaaaaa q buwno q hay segunda temporaadaa
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 20th 2013, 21:59

siguela
me encanto el inicio
Volver arriba Ir abajo
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 21st 2013, 14:32

HOLA!!!!
NUEVA LECTORA POR AQUI!!!!study 
Debo decirte que a penas ayer leí la primera temporada y me encantó...
Aunque si me pareció muy triste que Joe decidiera dejar a _______Crying or Very sad 
Pero ya se dió cuenta de su error y espero que la recupere!!!!
Por favor tienes que seguirla por que presciento que esta
nove será super genial y si tendrá un final feliz????confused scratch 
(Yo espero que sí)Very Happy 
Hahahaha Hahahaha Hahahaha Hahahaha Hahahaha Hahahaha Hahahaha Hahahaha Hahahaha Hahahaha Hahahaha Hahahaha 
SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 21st 2013, 17:20

Capitulo 1


" A veces tienes que estar solo para estar seguro de que puedes estarlo."—Anonimo


{____}

Dos meses. No lo he visto ni oído hablar de él en dos jodidos meses. Quiero decir, ¿quién le hace eso a una persona? ¿Quién pasa la semana más intensa de su vida con otro ser humano, comparte sus pensamientos más íntimos, sus locuras, sus secretos más oscuros, tiene relaciones sexuales, y estamos hablando de sexo increíble y estremecedor, le deja una nota que dice ―Te Amo‖ y luego
desaparece? Te voy a decir quién.
Joe “lo voy a golpear en las bolas la próxima vez que lo vea” Jonas .

He seguido adelante. Bueno, eso me digo. Pero el tiempo no se detiene sólo porque mi corazón lo haga, así que tengo que hacerme cargo de mis responsabilidades. He estirado bastante bien los tres mil dólares que gané por mi semana pretendiendo ser la novia idiota. Sigo teniendo un poco de dinero en mi cuenta de ahorro. Le compré a mi hermano Owen algunos regalos nuevos de Navidad. Y también tengo algo para mamá.
Ella no compró nada para nosotros. Ni una cosa. Owen me regaló un recipiente poco profundo que hizo en su clase de cerámica. Estaba tan orgulloso de dármelo. Un poco avergonzado también, especialmente cuando me mostré tan efusiva al respecto. Él lo había envuelto en papel navideño y todo. Me quedé asombrada de que se tomara el tiempo de realmente hacer algo para mí. Lo mantengo en mi ropero y pongo mis aretes en él.
Por lo menos, alguien se preocupa por mí, ¿sabes? A mamá no le dio nada. Lo que, mostrando la bruja que soy, me complació sin fin.
Enero es supuestamente un mes de curación. Año nuevo. Metas nuevas, resoluciones, o como quieras llamarlas, dónde una persona debe de tener esperanzas sobre todo ese territorio desconocido que se extiende ante ellos. Traté, con todas mis fuerzas, de ser positiva cuando llegó Año Nuevo, pero lloré. El reloj dio las doce y yo estaba completamente sola, las lágrimas se deslizaron por mi rostro mientras miraba el conteo en la televisión. Lamentable. Una chica solitaria, sorbiendo en su camiseta, perdiendo al chico que ama.
La mayor parte del mes se ha ido y eso está bien. Pero la realización me golpea el último día. En lugar de temer cada nuevo día, tengo que saborearlo. Tengo que averiguar lo que voy a hacer con mi vida, y luego hacerlo realidad. Me iría si pudiera, pero no puedo abandonar a Owen. Sin mí, no tengo ni idea de lo que le sucedería, y no puedo correr el riesgo.
Así que me quedo. Me comprometo a hacer lo mejor de esta vida que tengo. Estoy cansada de vivir en la miseria. Estoy cansada de sentir lástima por mí misma. Estoy cansada de querer sacudir a mi madre y hacerle ver que tiene hijos por los que debe preocuparse. Ah, y que también tiene que encontrar un trabajo. Dormir todo el día y estar de fiesta toda la noche con Larry el Perdedor no es la manera de hacerle frente.
Y estoy cansada de llorar la pérdida de un hermoso y jodido hombre que atormenta mis pensamientos donde quiera que vaya. Sí, estoy enferma de eso.
Empujando todos los pensamientos de mi cabeza, voy a la cabina donde un cliente está esperando para que tome su orden. Llegó hace unos minutos, una ráfaga de un hombre alto moviéndose rápido, vestido muy bien para un paseo a media tarde de jueves en La Salle. El bar está
animado por la noche, lleno de universitarios que beben hasta perderse. ¿Pero durante el día? Mayormente hay vagos perdedores que no tienen otro lugar a donde ir, y alguna persona que de vez en cuando viene a comer. Las hamburguesas son decentes, así que es un empate.
—¿Qué te sirvo? —pregunto cuando me paro junto a la mesa, con la cabeza inclinada mientras reviso mi libreta de pedidos.
—Tu atención, ¿tal vez?
Su pregunta se hace en una profunda y aterciopelada voz que me obliga a levantar la vista de la libreta.
Los ojos más cafes que he visto jamás están frente a mí. Más cafes que los de Joe, si eso es posible.
—Um, lo siento. —Le ofrezco una sonrisa tentativa. Al instante me pone nerviosa. Es muuuuy guapo. Más que hermoso, con el cabello rubio que cae sobre su frente y la clásica estructura ósea. Mandíbula fuerte, pómulos afilados, y nariz recta. Él podría haber salido de un cartel publicitario
—¿Estás listo para ordenar?
Sonríe, mostrando unos dientes blancos. Sujeto mis labios juntos para evitar que caigan abiertos. No sabía que los hombres podían ser tan atractivos. Quiero decir, Joe es precioso, no puedo mentir a pesar de que estoy furiosa con él, pero este tipo… Pone a todos los demás hombres en
vergüenza. Su rostro es condenadamente perfecto.
—Voy a tomar una cerveza rubia. —Chasquea su barbilla hacia el menú andrajoso frente a él—. ¿Algo en el menú que me recomiendes?
Tenía que estar bromeando. Más allá de las hamburguesas, no le recomendaría a este espécimen de hombre ideal ninguna cosa que La Salle ofreciera. El cielo no deje que le ocurra algo. —¿Para qué estás de humor? —pregunto, mi voz débil.
Levantando una ceja, él toma el menú y lo mira por encima, su mirada se reúne con la mía. —¿Nachos?
Sacudo mi cabeza. —La carne rara vez está bien cocinada. —Era más como una cosa rosada. Asqueroso.
—¿Pieles de papa? —Hace una mueca.
Le devuelvo la mueca. —Tan de los noventas, ¿no crees?
—¿Qué hay de las alitas de pollo?
—Si quieres que tu boca se quede permanentemente prendida en fuego… Escucha. —Miro alrededor asegurándome de que nadie, como mi jefe, esté cerca—. Si quieres algo de comer, te sugiero el café de la esquina. Tienen excelentes sándwiches.
El ríe y sacude su cabeza. El sonido rico y vibrante, me estremece calentando mi piel, seguido por una gran dosis de cautela. Yo no reacciono así a los chicos. La única persona que me hacía sentir de esta manera era Joe . Y él no está alrededor… Así que, ¿por qué lo pienso tanto?
¿Tal vez porque todavía estoy enamorada de él, como una especie de idiota?

Me deshago de la vocecita persistente en la parte trasera de mi cerebro, que aparece en los momentos menos indicados.
—Me gusta tu honestidad —dice el hombre, su mirada inspeccionándome—. Entonces sólo tomaré cerveza.
—Decisión inteligente. —Asiento—. Ya vuelvo.
Me dirijo a la parte trasera de la barra, tomando una botella de cerveza rubia, levanto la vista y encuentro al chico mirándome. No mira hacia otro lado, lo cual me hace sentir incómoda. Él no me está mirando como un pervertido. Sólo es muy… observador.
Es desconcertante.
Un hilo de ira destella dentro de mí. ¿Acaso tengo un cartel invisible alrededor de mi cuello? ¿Uno que dice: ―Oye, soy Fácil”? Porque no lo soy.
He cometido algunos errores, buscando atención en los lugares equivocados, pero no es como si tuviera las tetas y el culo a la vista. No me pongo nada en la cadera para que se note, no empujo mis pechos para que salgan, como un montón de chicas lo hacen.
Así que, ¿por qué cada chico que encuentro parece mirarme como si fuera un pedazo de carne?

Decidiendo que he tenido suficiente de esa mierda, voy hacia su mesa y dejo la cerveza frente a él con un ruido fuerte. Estoy a punto de marcharme sin decir ni una palabra, deseando que se joda, cuando pregunta—: ¿Cuál es tu nombre?
Miro sobre mi hombro. —¿Te importa? —Oh, soy una perra.
Realmente podría enojar a este chico y hacer que me despidieran. No sé lo que me pasa.
Una vez más, estoy como mi mamá. Ella saboteó su trabajo con su bebida y terrible actitud. Al menos, yo sólo tengo la mala actitud.
Si pudiera patear mi propio trasero lo estaría haciendo justo ahora. Él sonríe y se encoge de hombros, como si mi estúpido comentario no lo hubiera molestado.
—Tengo curiosidad.
Volteándome completamente, lo enfrento, estudiándolo tanto como él me estudia. Sus largos dedos se envuelven alrededor de la botella, el otro brazo descansa sobre la mesa llena de cicatrices y arañazos. Toda su forma es relajada, fácil, y mis defensas bajan lentamente.
—Es ____ —admito, preparándome para su reacción. He oído interminables chistes y comentarios groseros desde que tengo memoria.
Pero él no me da un mal rato. Su expresión se mantiene neutral. — Encantado de conocerte, ____. Soy Colin.

Asiento con la cabeza, sin saber qué más decir. Él me relaja tanto como me sacude, lo que me deja confundida. Y definitivamente no encaja en este bar. Está vestido muy bonito, tiene un aire de autoridad, como si estuviera por encima de todo, y probablemente lo está. Huele a
clase y dinero.
Pero no está actuando como debe, como un idiota. He sido tan grosera con él. Lleva la botella de cerveza a sus labios, tomando un trago, y miro descaradamente. Es guapo. Es arrogante. Y es un problema. No quiero tener nada que ver con él.
—Así que, ____ —dice una vez que ha terminado la mitad de su cerveza—. ¿Puedo preguntarte algo?
Arrastrando los pies, miro alrededor del bar. Nadie nos está prestando atención. Podría estar aquí parada hablando con el misterioso cliente Colin por quince minutos y nadie protestaría. —Claro.
—¿Qué hace una mujer como tú, trabajando en un bar de mierda como este?
—¿Qué hace un tipo como tú ordenando una cerveza en un bar de mierda como este? —replico, momentáneamente insultada. Pero luego me doy cuenta de que… Me está haciendo un cumplido. Y se refirió a mí como a una mujer. Nadie hace eso. Yo no hago eso.
Inclina su cerveza hacia mí, haciendo un brindis.
—Touché. ¿Te sorprendería si dijera que vine a buscarte?
¿Sorprendida? Más como totalmente asustada. —Ni siquiera te conozco. ¿Cómo puedes estar buscándome?
—Debería reformular eso. Vine aquí con la esperanza de encontrar a alguien a quien pudiera robarme. —Levanto mi ceja y él ríe—. Soy dueño de un nuevo restaurante en el pueblo. El Distrito. ¿Has oído sobre él?
Lo había hecho. Algún lugar nuevo y caro, que recibe a los chicos ricos de la universidad, quienes tienen una fuente inagotable de dinero para comer, beber y divertirse. Así que no es para nada mi escena.
—Sí.
—¿Has estado allí?
Lentamente sacudo mi cabeza. —No.
Recostándose en el asiento, me estudia, sus parpados pesados conforme hace una lenta lectura de… mí. Ahora me pone totalmente fuera de control y puedo sentir mis mejillas arder de vergüenza. El hombre es una especie de idiota. Siempre he tenido algo por los idiotas.

—Ven conmigo al restaurante esta noche. Te voy a mostrar todo. —
Su boca se curva en una sonrisa y me tienta. Pero también he renunciado a los hombres, así que sé que es una mala idea.
—Gracias, pero no me interesa.
—No te estoy tratando de invitar a una cita, ____ —dice en voz baja, con los ojos brillantes. Doy un paso hacia atrás mirando alrededor.
Tengo que alejarme de este tipo. Rápido. Pero sus palabras me detienen en seco—. Estoy tratando de ofrecerte un trabajo.


{JOE}

—Hablemos sobre _____.
Me pongo tenso, pero asiento con la cabeza. Hago mi mejor esfuerzo para parecer neutral, como si nuestro nuevo tema de discusión no me molestara.
—¿Qué quiere saber?
Mi psiquiatra me observa, su cuidadosa mirada es directa.
—Todavía te molesta oír su nombre.
—No, no lo hace —miento. Trato de parecer tranquilo, pero mis entrañas están revueltas. Temo y saboreo oír el nombre de_____. Quiero verla. Necesito verla.
No puedo ir hacia ella. Y, claramente, ella ya me superó. Merezco que se rinda. Yo me di por vencido primero, ¿verdad? Es más como si te hubieras rendido contigo mismo.

—No tienes que mentirme, Joe. Está bien si todavía es difícil. —La doctora Sheila Harris hace una pausa, golpeteando su dedo índice contra su barbilla—. ¿Has considerado intentar verla?
Sacudo la cabeza. Lo considero todos los días, cada minuto de mi vida, pero mis consideraciones son inútiles.
—Me odia.
—No sabes eso.
—Sé que me odiaría a mí mismo por lo que hice, si fuera ella. Me encerré, y la dejé afuera, como hago siempre. Ella me rogó una y otra vez que no lo hiciera. Que estaría allí sin importar lo que pasara. —Y aún así la dejé. Con únicamente una estúpida nota que me tomó demasiado tiempo
escribir, llena de un mensaje secreto que mi hermosa e inteligente chica descubrió al instante.
Pero no es mi chica. No puedo reclamarla. La ignoré. Y ahora... La he perdido.
—Entonces, ¿por qué la dejaste afuera? Jamás me has dicho, ¿sabes?
Mi psicóloga ama hacerme las preguntas difíciles, pero ese es su trabajo. Todavía odio responderlas.
—Es la única manera que conozco de salir adelante —admito. La verdad me golpea en el rostro a diario. Siempre corro. Es mucho más fácil.
Busqué a la doctora Harris por mí mismo. Nadie más me empujó a hacerlo. Luego de que volviéramos a Carmel, luego de que abandonara a _____ y le dejara esa nota de mierda, me metí en mí mismo más que nunca. Jodí mi juego. Jodí mis notas. El receso de invierno llegó y salí
corriendo. Literalmente salí corriendo a alguna loca cabaña en el medio del bosque que le había alquilado a una linda pareja de ancianos en Lake Tahoe.
¿Mi plan? Hibernar como un oso. Apagar el celular, refugiarme en mí mismo y descifrar toda mi mierda. Sin embargo, no anticipé lo duro que sería estar solo con mis pensamientos. Mis recuerdos, ambos, los buenos y los malos, me perseguían. Pensaba en la bomba que me había tirado mi madrastra, Adele. Pensaba en mi papá y lo mucho que la verdad, si es que ella no mintió, lo afectaría. Pensaba en mi hermanita Vanessa y cómo murió. Cómo podría no ser mi hermanita, después de todo...
Más que nada, pensaba en _____ . Lo molesta que había estado cuando aparecí en su puerta, pero aún así me dejó entrar. La manera en que la toqué, cómo ella me tocó, la forma en que siempre parecía romper mis barreras y ver mi verdadera persona. Dejé que entrara. Quería dejarla
entrar.
Y luego la abandoné. Con una nota que fue inútilmente traducida porque ella intentó hasta lo imposible para rescatarme y yo no la dejé. Me mandó exactamente dos mensajes de texto. El segundo me sorprendió, porque sabía que ella era terca, y supuse que se rendiría luego de que no
lo respondiera.
Sin embargo, ¿cómo podía responderlo? Ella dijo todas las cosas correctas. Y yo habría dicho todas las incorrectas. Así que era mejor no decir nada en absoluto.
También me dejó un mensaje de voz. Todavía lo tengo. A veces, cuando me siento realmente jodido, lo escucho. Oigo su suave voz al borde de las lágrimas, esas increíbles palabras que me dice. Para cuando termina el mensaje, mi corazón literalmente duele.
Es una tortura escucharlo y aún así tampoco puedo obligarme a borrarlo. El sólo saber que está allí, que por un último minuto ella en verdad se preocupaba, es mejor que borrar esas palabras, su voz, y hacer de cuenta que ella no existe.
—Espero ayudarte con eso. Tu mecanismo para salir adelante —dice la doctora Harris, sacándome de mis pensamientos—. Sé lo mucho que significa _____ para ti. Y espero que, eventualmente, vayas con ella y le digas que lo sientes.
—¿Qué pasa si no lo siento? —Lanzo las palabras, pero no tienen sentido. Lo siento tanto que no puedo comenzar a explicar lo jodido que estoy.
—Entonces ese es otro tema con el que tendremos que lidiar —dice gentilmente.
Sigue así por otros quince minutos, y entonces finalmente hago mi escape, saliendo a la fría y clara tarde de invierno. El sol es cálido en mi piel a pesar de la temperatura, y comienzo a bajar por el camino, dirigiéndome a dónde aparqué mi camioneta. La oficina de Harris está en el centro, en un edificio soso, y espero como el infierno no ver a nadie que conozca. El campus de la universidad está a tan sólo unas cuadras de distancia, y los estudiantes pasan por las pequeñas tiendas, cafeterías y bares que se alinean en la calle. No es como si tuviera muchos amigos, pero demonios, a todos les gusta pensar que me conocen. Nadie lo hace realmente. Con excepción de una persona.
—¡Oye, Jonas , espera!

Haciendo una pausa, levanto la mirada por encima de mi hombro para ver a uno de mis compañeros de equipo corriendo hacia mí, con una gran sonrisa en su tonto rostro. Jace Hendrix es un dolor en el trasero, pero generalmente es un buen chico. Jamás me ha hecho daño, pero no era como si alguno de ellos, alguna vez, lo hubiera hecho.
—Hola. —Agito una mano hacia él y las meto dentro de los bolsillos de mi chaqueta, esperando hasta que se detiene en frente de mí.
—Ha pasado un largo tiempo sin verte —dice Jace—. Como que desapareciste después de aquel último fracaso.
Hago una mueca de dolor. Aquel último fracaso había sido mi culpa.
—Me estaba sintiendo algo jodido sobre eso —confieso.
Maldición, no puedo creer que acabo de admitir mis fracasos, pero Jace no parece molesto.
—Sí, tú y todos los demás, hombre. Escucha, ¿qué harás este fin de semana?
La manera en que Jace le resta importancia a mi declaración… mierda, la manera en que acuerda con ella, me deslumbra.
—¿Por qué?
—Es el cumpleaños de Logan. Se hará en el nuevo restaurante que acaba de abrir a unas cuadras. ¿Has oído de él? —Jace parece emocionado, está literalmente saltando sobre sus pies y me pregunto qué diablos está pasando.
—Vagamente. —Me encojo de hombros. Como si me importara. Lo último que quiero es ser sociable.
Pero entonces las palabras de la doctora Harris resuenan dentro de mi cabeza. Cómo quiere que estire el brazo. Y actúe como una persona normal.
—La fiesta será allí. Tiene un cuarto privado y todo. No he ido todavía, pero escuché que las camareras son preciosas, que las bebidas son deliciosas y llenas de alcohol, y los padres de Logan concertaron un cuarto privado. Hay un rumor de que puede que hayan sido contratadas strippers para este evento trascendental. Logan va a cumplir veinticuatro, así que queremos que se vuelva completamente loco. —Jace bambolea sus cejas.
—Suena genial —miento. Suena como a tortura. Pero necesito ir. Al menos, hacer una rápida aparición, y luego huir. Puedo reportarle a mi psiquiatra lo que hice, y ella podría darme una estrella dorada por hacer el esfuerzo.

—¿Irás? —Jace luce sorprendido y yo sé por qué. Raramente hago algo con los chicos, especialmente durante los últimos meses, desde que he sido como un fantasma.
—Estaré allí. —Asiento, inseguro de cómo voy a conseguir la energía para hacer una aparición, pero tengo que hacerlo.
—¿Sí? ¡Genial! No puedo esperar a decirles a los chicos. Te hemos extrañado. No te hemos visto por un tiempo y todos sabemos lo difíciles que fueron esos últimos partidos para ti. Fueron difíciles para todos. —La expresión de Jace es solemne y por un minuto me pregunto si está jugando conmigo.
Pero luego me doy cuenta de que es sincero. Es gracioso cómo tomé la completa responsabilidad por aquellas pérdidas, cuando apuesto a que cada uno de los chicos en mi equipo probablemente hizo lo mismo.
—Dile a los chicos que no puedo esperar para verlos. —Las palabras caen fácilmente de mis labios porque son la verdad. Necesito dejar de regodearme en mi propia miseria. Tengo que dejar de preocuparme por mi pasado, por mi padre, la perra de mi madrastra y la niña pequeña que
murió porque yo estaba muy ocupado luchando con su madre, diciéndole que mantuviera sus malditas manos fuera de mí.
Ese es el único arrepentimiento que tengo, que jamás le expliqué a _____ exactamente todo lo que pasó ese día. Sé que asume que estaba ocupado follándome a Adele. Yo pensaría lo mismo. Pero ese fue el día en que le dije que ya no volvería a pasar. Que lo que sea que fuera a intentar,
no estaba interesado. Que había terminado. Ese fue el día en que me liberé.
Y también el día que me volví un prisionero de mi propia culpa. Para siempre.
—Nos vemos, Joe. —Jace agita una mano y se da la vuelta, silbando mientras se aleja.

Permanezco arraigado en el lugar, observándolo hasta que es una mancha de nada en la distancia,
deseando como loco poder ser así de despreocupado. Que mis mayores preocupaciones sean mis notas, en qué próxima chica podría poner mis manos, y en lo emocionado que estaba por la gran fiesta que se acercaba en unos días.
Tal vez, sólo tal vez podría perderme a mí mismo en lo cotidiano por un rato. Hacer de cuenta que no importa nada más que los amigos, la universidad y las fiestas. La doctora dice que no puedo seguir adelante hasta no enfrentarme al pasado.
¿Pero qué demonios sabe ella?

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 21st 2013, 20:46

q ironico
los dos sufriendo x su lado
siguela
me gusto el inicio
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 22nd 2013, 18:39

Capitulo 2


En el interior está rota, pero nadie va a notarlo. —Desconocido.


{____}


Entonces. —Owen sorbió del gigante refresco que le compré en la gasolinera donde paramos a llenar el espantoso coche de mi madre, de camino a casa. —¿Puedo comer gratis en el
restaurante en el que estás trabajando?
Niego con la cabeza. —Es muy elegante. Los niños no son realmente bienvenidos—. El eufemismo del año. El restaurante no es definitivamente amigable con los niños. De hecho, estoy pensando que no es muy bueno, pero estoy dispuesta a darle una oportunidad. Colin dice que puedo hacer
un montón de dinero en propinas, aunque no estoy segura de si le creo. Mis pensamientos van a Colin. Es el dueño del restaurante... porque su papá rico se lo dio para jugar. Eso es lo que conseguí de él la primera vez que me llevó allí. Es simpático. Es atractivo. Es encantador.
Además de conversar como jefe y empleada, lo estoy evitando todo lo posible. Su oferta de trabajo suena demasiado buena para ser verdad.
Lo curioso es que, no he avisado a La Salle todavía. Tengo que aferrarme a ese trabajo hasta que sepa con certeza algo sobre el nuevo, es la única manera de mantener el flujo constante de dinero.
Y como siempre, mi flujo de dinero es lo más importante. Nuestra madre no está haciendo nada para asegurarse que eso esté pasando.

Owen hincha el pecho, con una expresión de indignación. — ¿Me estás tomando el pelo? No soy un niño. ¡Tengo catorce malditos años!
Lo golpeo en el brazo y grita. —Lenguaje —le advierto porque, oh Dios mío, necesito vigilar su boca. ¿Desde cuándo la edad adulta legal se redujo cuatro años? En sus sueños.
—En serio, _____ , ¿no puedes ni siquiera colarme contigo? — Owen niega con la cabeza en clara irritación—. He oído que las chicas que andan por ahí son calientes.
No necesito escuchar a mi hermano pequeño hablando sobre chicas calientes, o cualquier otra cosa. Ya fue bastante malo que encontrara hierba en el bolsillo de sus vaqueros cuando hice la colada hace unos días. Cuando se la enseñé a mamá, se encogió de hombros, y me exigió que se la entregara.
La abrió y tomó una profunda aspiración, proclamando el material de alta calidad. Sé que la llevó a la casa de Larry más tarde. Todavía no puedo creerlo. ¿Cómo llegué a ser tan normal y estable cuando mi madre es como un... niño?
No tenía elección. ¿No era la maldita verdad?

—Escucha, las cenas que sirven son como de cincuenta dólares por plato. Es para parejas y esas cosas. Y hay un bar. Después de las diez, el lugar está completamente cerrado a los menores de veintiún años — explico. Es realmente el más bello y elegante restaurante que he visto en
mi vida. Por no hablar de trabajar en él. Es organizado, eficiente y todo el mundo tiene un lugar. El personal no es muy amable, sin embargo. Más bien estirado. Estoy segura de que se burlan de mí a mis espaldas. La pueblerina basura blanca que ha venido para trabajar entre sus filas elitistas.
Lo que sea. Todo lo que importa es el dinero. Y el hecho de que Colin cree en mí. Ha pasado mucho tiempo desde que alguien creyó en mí.
Pensé que Joe lo hacía, pero cuanto más tiempo está ausente de mi vida, más me demuestra que todo era falso. Acabamos demasiado atrapados.

—¿Ni siquiera puedes traerme las sobras? —La pregunta de Owen me despierta de mis pensamientos y lo miro fijamente, viendo la sonrisa en su rostro.
Se está haciendo más y más guapo con el tiempo. No tengo ni idea de si tiene novia o no, pero realmente espero que deje ese tipo de cosas fuera, al menos por un tiempo. Las relaciones no son más que problemas.

—Eso es tan asqueroso. —Ruedo mis ojos. Solía traerle hamburguesas de La Salle. Lo qué le demuestra que lo estropeé todo.
—Bueno, seguro como el infierno que mamá no va a darme de comer. Lo siento —me espeta cuando atrapa mi mirada de odio por su maldición—. Y me siento como un idiota por lo mucho que estoy en la casa de Wade. Su madre tiene que estar harta de mí.

La culpa me inunda. Necesito este trabajo. Necesito mis dos puestos de trabajo y eso significa que no puedo estar allí para Owen. Haciéndole cenas, manteniéndome al tanto de su tarea, obligándolo a limpiar esa pocilga de habitación. El apartamento tiene tres dormitorios, una rareza, y muy demandado, en una ciudad universitaria, por lo que el alquiler es cada vez más caro. Teniendo en cuenta que mi madre nunca está, y que por lo general sólo somos Owen y yo, estoy pensando en buscar otro apartamento. Para los dos, sin mamá.
Ella va a enojarse cuando le diga ese pequeño dato. No importa que pase la mayor parte del tiempo con Larry. No importa que nunca esté aquí, que no tenga un trabajo y no pueda pagar el alquiler. Todavía estará enojada y va a tomarlo como algo personal, como si Owen y yo la
estuviéramos obligándola a irse.
No la quiero allí. No es una buena influencia, nos incomoda. Ya he terminado con ella.
Pero por alguna razón, tengo miedo de enfrentarla. No quiero lidiar con un montón de drama innecesario. Y eso es lo que mi madre es. Total y completo dramatismo.
Mi celular suena, lo que indica que tengo un mensaje de texto. Al comprobarlo, veo que es de mi nuevo jefe. La inquietud se desliza por mi espalda cuando leo el mensaje.

“¿Qué estás haciendo?”
Escribo la respuesta de un buen empleado. “Preparándome para el trabajo.” Bueno, es la verdad.

“Estoy en el barrio. Deja que te recoja y te llevaré allí.”

Me quedo mirando su mensaje durante demasiado tiempo, haciendo caso omiso a Owen cuando comienza a quejarse de que va a tener que arreglarse con la cena. ¿Qué demonios podría querer Colin? ¿Por qué estaría en un agujero de mierda como mi barrio? No tiene sentido. A menos que expresamente haya venido a buscarme…

“No tengo que ir a trabajar hasta dentro de casi una hora” le respondo.
“Te voy a pagar por el tiempo extra. Vamos”
Suspirando, escribo mi respuesta: “Dame cinco minutos.”

—Me tengo que ir —le digo a Owen mientras me dirijo a mi habitación. No me he cambiado a mi uniforme de trabajo, si se puede llamar así. Todas las camareras tienen que usar los trajes más extravagantes que he visto. Por lo menos hay cuatro vestidos diferentes y todos son sexies,
con nuestras tetas colgando o encajando ajustadamente. Entiendo todo eso del atractivo sexual. No parecemos putas ni nada, pero si me agacho incorrectamente, estaré dándoles a todos un destello de mi culo. Enseña-todo es el nombre de juego para esos uniformes.

Estoy tomando el vestido de la percha cuando atrapo a Owen al acecho, en mi puerta. —¿Qué pasa? —le pregunto.

Se encoge de hombros. —¿Qué piensas si me hago un tatuaje?

Mi cabeza gira por un momento. Oh, Dios mío, ¿de dónde viene esto?. —En primer lugar, tienes sólo catorce años, por lo que legalmente no puedes conseguir uno. En segundo lugar, sólo tienes catorce años, ¿qué podrías desear tener tatuado en tu cuerpo para siempre?

—No lo sé. —Se encoge de hombros otra vez—. Pensé que podría ser genial. Me refiero a que tú tienes uno, ¿por qué yo no puedo?
—¿Tal vez porque soy un adulto y tú no? —Unas semanas antes de Navidad, cuando todavía creía que Joe y yo teníamos una oportunidad, conseguí uno. El tatuaje más estúpido que jamás podría imaginar. Pensé que al hacerlo, teniendo un pedazo de él permanentemente grabado en mi piel, no importaba cuán pequeño fuera, de alguna manera podría durar.
No funcionó. Y ahora me lo tengo que quedar. Gracias a Dios, es pequeño. Probablemente podría sustituirlo si quisiera.
En este momento, no quiero.
—Así que pones las iniciales de algún tipo en tu cuerpo y es muy genial, ¿pero no puedo obtener un tatuaje artístico de un dragón en la espalda, o lo que sea? Eres tan injusta. —Niega con la cabeza, consiguiendo que su sucio pelo rubio se meta en sus ojos, y quiero darle una bofetada.
También quiero abrazarlo y preguntarle a dónde se había ido el dulce y sencillo niño que era apenas un año atrás. Porque seguro como el infierno que no está por aquí.

—Es diferente. —Me aparto de él y tiro el vestido de la percha, apretándolo en la mano—. Tengo que cambiarme.

—¿Quién es el tipo? Nunca me lo dijiste.

—No es nadie. —Las palabras son pesadas a medida que caen de mis labios. Fue alguien, sin duda. Fue mi todo por un breve momento, el más intenso de mi vida.

—No es nadie. Él rompió tu corazón. —Su voz se llena de veneno—. Voy a averiguar quién es, y voy a patearle culo.

Sonrío, porque no puedo evitarlo. Defendiéndome es... impresionante. Owen y yo somos un equipo. Somos todo lo que el otro tiene.


****


Salgo de mi apartamento porque no quiero a Colin llamando a mi puerta y encontrando a Owen. O peor aún, viendo el interior de nuestro sórdido apartamento. Apuesto a que Collin vive en un lugar maravilloso. Si su casa es la mitad de bonita que su restaurante, entonces tiene que ser increíble.
Al segundo que bajo las escaleras del porche, él está allí en un elegante Mercedes negro. Su motor ronronea, el coche es tan nuevo que no tiene placas todavía. Doy un paso atrás cuando abre la puerta y sale del coche. Un dios rubio con una sonrisa devastadora, parpadeando con esos hermosos ojos.
Da la vuelta alrededor del coche, abriendo la puerta del pasajero para mí con una floritura. —Su carruaje espera. No dudaría en volver. ¿Es un error subir a su coche? No tengo miedo
de Colin, todavía. Tengo miedo de la situación en la que podría estar metiéndome. Está coqueteando, pero me doy cuenta de que lo hace con casi todas las que trabajan para él, y también con los clientes. Nunca cruza una línea, siempre es educado y sabe cuándo dar un paso atrás si es necesario.
Pero, ¿estoy dándole señales mixtas por permitirle recogerme para ir al trabajo? ¿Solamente estaba cerca de mi apartamento, por lo que podía pasar a buscarme? No lo creo. Ni por un segundo.

—¿Has venido aquí específicamente para recogerme? — pregunto en el momento en que se sube al coche y cierra la puerta.
Se vuelve para mirarme, con su rostro muy cerca. El coche es bonito pero pequeño, y el entorno es bastante íntimo. Huele a colonia cara y a cuero, y me pregunto por un momento si podría sentir algo por este chico. Me doy cuenta rápidamente que no puedo. Mi corazón todavía está atado en nudos sobre otra persona. Alguien irreal.
—Eres muy sincera, ¿verdad? —pregunta Colin, con los ojos brillantes en el oscuro interior.
—Es mejor que repartir un montón de mentiras, ¿cierto? —Arqueo una ceja.
Riendo, niega con la cabeza mientras pone el coche en marcha. — Cierto. Realmente estaba en el barrio, ____. Y recordé que vivías por aquí, así que es por eso que te envié un mensaje. Sé que no siempre se tiene acceso a un coche.
He trabajado en su restaurante tres turnos y ya sabe toda esta información sobre mí. ¿Es un signo de buen jefe o de acosador?
—Tenía el coche de mi madre hoy.
Se retira de la zona de aparcamiento y sale a la carretera, con la mano envuelta casualmente sobre el volante, el otro brazo descansando en la consola central. Hay facilidad en él. No, mejor esfuerzo. Hace que todo parezca como si pudiera conseguir lo que quiere de la vida, y como si mereciera cada pedacito de ella también. Lo envidio por eso. Es una confianza que nunca podría tener.

—¿Quieres que te lleve de vuelta para que puedas conducir? — Hay diversión en su voz profunda. Debe pensar que soy una idiota.
—No —suspiro. Esto es una estupidez. ¿Qué estamos haciendo?—. Sin embargo, no tendré forma de regresar, luego del trabajo.
—Voy a llevarte.
No me molesté en contestarle.
Me quedo tranquila, recolectando mis cutículas mientras conduce, los dos en silencio. Mis manos están secas, y mis cutículas bastante mal.
Creo que las de demás chicas con las que trabajo tienen manicura y pedicura perfectas. Literalmente, parezco como la Cenicienta, todavía un poco andrajosa, que finalmente salió del sótano y se puso a trabajar entre las brillantes y hermosas princesas. Podría brillar, pero si me frotas un poquito, el lustre se sale fácilmente.
Me siento... inferior cuando estoy en mi nuevo trabajo. Y no me gusta.

—Mala costumbre —dice Colin, rompiendo el silencio. —Deberías hacerte las uñas.
Bueno, eso me irrita completamente. Sus hipótesis son groseras. —No puedo permitirme el lujo.
—Voy a pagar por ello.
—Claro que no —prácticamente gruño. Su oferta me irrita más.
Colin me ignora. —Y mientras estás en eso, debes ir a ver a un estilista. Voy a pagar por eso también. Hay demasiado cloro en tu cabello y se ve dañado.
Que descaro. Este tipo es un idiota. ¿Por qué me comprometo a trabajar para él? Ah, sí, el dinero.
La avaricia va a conseguir lo mejor de mí, lo sé. Ya me había llevado a dos decisiones muy estúpidas. —¿Quién eres tú? ¿La policía de la moda?
—No, pero soy tu jefe y en El Distrito tenemos ciertos criterios que hay que mantener.
—Entonces, ¿por qué me contrataste? Sabías lo que estabas haciendo.
—He visto tu potencial —dice en voz baja—. Eres tú,____. ¿No lo ves?
No pude responder. Porque la verdad no es lo que quería oír. No.

Volver arriba Ir abajo
nikatiikaa!!
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 227
Edad : 19
Localización : venezuela! cositas macabras...nick!
Fecha de inscripción : 03/08/2010

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 23rd 2013, 01:10

Jelouu! Lei la primera parte y estoy leyenda esta y siento q muero cuando no subes! Jajajaj! Ok exagero pero de verdad sube pronto! New reader! Siguelaa!
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 23rd 2013, 10:05

ese collin quiere algo
y luego owen
con q se quiere hacer un tatuaje
ay no
esos hermanitos
siguela
Volver arriba Ir abajo
eschio
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 405
Localización : Chile
Fecha de inscripción : 03/03/2013

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 23rd 2013, 14:53

siguelaaaa:)
Volver arriba Ir abajo
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 23rd 2013, 21:26

POR FAVOR SIGUELA!!!!!
Me encantó el capítulo...
No puedo creer que _______ se haya tatuado las iniciales de Joe....Shocked 
Pero es un detalle muy bonito...Enamorada 
Ojalá que Joe pueda verlo algún día!!!
SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 24th 2013, 15:56

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 24th 2013, 15:56

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 24th 2013, 15:57

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 24th 2013, 15:59

HOLIS !!! Very Happy Aqui yo, fielmente Smile Que bien! Segunda temporada Baila

Y lo emocionante hasta el momento que ______ y Joe muy posiblemente se encuentren en esa fiesta !!!! Very Happy aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa Very Happy Estoy emocionada !!! Very Happy Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ME ENCANTA !!!! Very Happy

Y perdon por no pasar antes pero es que estoy cerrado periodo de clases y bueno, muchos trabajos jejeje Wink

Cuidate

XOOOXX
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 24th 2013, 16:12

Capitulo 3


En el interior está rota, pero nadie va a notarlo. —Desconocido.


{JOE}

Estoy en clase, aunque no quiero. Tomé una carga más ligera después de mi suprema metedura de pata durante el semestre de otoño. ¿Por qué arriesgarse de nuevo? Tendré que compensarlo en las vacaciones de verano, tomando algunos cursos adicionales, pero no me importa. ¿Dónde más podría ir? A casa no. Eso es absolutamente seguro. Al menos, mientras estoy en la escuela me siento un poco normal. Puedo olvidarme de mi papá, de Adele, y de lo que me dijo. No he
hablado con ella desde la última vez que la llamé y la obligué a decírmelo todo. Apenas hablo con papá. Sabe que algo anda mal conmigo, pero no me presiona. Sé que algo está mal con él también, y no lo presiono. ¿Cuál es el punto? ¿Realmente quiero saber lo que está pasando?
No.
Me muevo por el día como un robot, entrando y saliendo. Cuanto más tiempo estoy solo, más puedo entender a mi cabeza. Recordar que le prometí a Jace que iría a la fiesta de cumpleaños de Logan este sábado, me llena de una especie de pánico que no quiero enfocar. Tengo que
hacer esto. La Dra. Harris dijo que necesito ser una persona normal otra vez, y tiene razón.
Pero todavía me asusta completamente.
Estoy en mi clase de comunicaciones, que es enorme, y hay una chica cerca de donde me siento todos los días. Es baja y menuda, su pelo es largo y rubio, y me recuerda mucho a ____ . Es casi doloroso.
Pero soy un masoquista. Me gusta estar con ella. Pretender que es otra persona, conteniendo la respiración cuando ella vuelve la cabeza hacia mí, siempre dispuesto a ser sorprendido cuando descubro que _____ realmente no está sentada a mi lado.
Trato con la decepción cuando la verdad se revela. No es lo que quiero que lo sea. Nadie nunca lo será.
El profesor es monótono, pero no escucho. Saco una hoja de papel y empiezo a escribir. Una carta que nunca le daré a cierta persona. Pero tengo que verter mis sentimientos o voy a explotar. Una vez que mi pluma se encuentra con el papel, sólo fluye y no tengo ningún control sobre ellos.


Tal vez fue un error dejarte.
Y no sé cómo hacer las cosas bien.
El arrepentimiento me llena diariamente.
Gran parte de ello se acumula.
Me odio a mí mismo por
Extrañarte. Herirte.
Y quiero que sepas que...
Te extraño
Te quiero
Otros pueden entrar y salir de nuestras vidas, pero...
Debemos estar juntos


Miro hacia mi pequeño y estúpido poema, que la chica que amo nunca leerá. Dibujo pequeñas líneas onduladas alrededor. La inicial de su nombre cursiva, como me enseñaron en la escuela primaria. Su nombre . _____ . Una historia. Un mito. Un cuento de hadas. Ella es mi historia. Quiero vivir, respirar y morir por ella, y no tiene idea de lo mucho que consume mis pensamientos.
Hasta el punto en que no pienso en nada más. Prefiero sentarme en clase y escribir poemas de amor con mensajes secretos que prestar atención a lo que realmente está pasando en mi vida.


Qué mierda de lío soy.
Una chica
Tan linda como ella se merece lo
Mejor. No más
Mentiras. Ella es mí
Todo.


Pero no soy lo suficientemente valiente para decírselo. Miro fijamente esta nueva pieza que escribí para ella y el asco me llena. No soy lo suficientemente bueno para ella. Ni siquiera puedo decirle a la cara lo que siento por ella.

—¿Eres un escritor?

Echo un vistazo para encontrar a mi seudo-_____ sonriéndome, y frunzo el ceño. Su rostro está mal. Tiene los ojos marrones. Y no es tan bonita, aunque sin duda es atractiva. No sé en qué pensé cuando dije que se parecía a _____.
—¿Qué has dicho? —le pregunto.
Asiente con la cabeza hacia el pedazo de papel lleno de mis garabatos. —No estás prestando atención a la conferencia. ¿Estás escribiendo un poema? Parece uno.

Deslizo mi mano sobre el papel para ocultar las palabras que sus ojos buscan, y estudio su rostro, deseando que se parezca más a _____. Pero esto no sucede. Esta chica no es nada como ella. Y la odio por eso. —Estoy tomando notas.
Ella sonríe. —No te preocupes. No voy a decir si no lo estas.
—Pero lo estoy —insisto a la defensiva, porque estas palabras no son para nadie más. Son para mí y una chica que nunca las verá.
—No hay necesidad de enloquecer —susurra. Su mirada se estrecha, como si ella viera en mí, a través de mí, y estoy tentado a correr—. O estar tan a la defensiva.
No digo nada. ¿Cómo puedo defenderme cuando sé que dice la verdad?
—Oye, ¿no eres Joe Jonas ? —inclina la cabeza, con una expresión llena de repentino interés—. ¿El señor mariscal de campo, un gran pez gordo?
Su voz está llena de sarcasmo. Decepcioné a toda la escuela al final de la temporada, un espectacular fracaso tras otro. Me derrumbé y todo el mundo lo sabe. Puedo ver el desprecio en su mirada, lo siento irradiando de su cuerpo, y sé que piensa que soy un idiota.
Agarrando la mochila a mis pies, empujó el trozo de papel en ella, junto con mi libro. Me levanto de mi silla y tiro la correa por encima de mi hombro.
—Él ya no existe —murmuro antes de hacer mi escape. Justo en el medio de la clase.
Pero me importa una mierda. Sigo adelante hasta que estoy fuera y respiro fuerte el aire frío, el sol brilla sobre mí, la gente golpea por delante de mí mientras empujo a través de la multitud. Oigo a alguien llamándome, pero lo ignoro. Todo tipo de gente parece conocerme, pero yo no los conozco.
Esa es mi historia de mierda, no importa lo mucho que no quiero que lo sea.
Siento que mi teléfono vibra en el bolsillo de mis vaqueros, lo agarro y veo que es mi padre. Normalmente, dejaría que se vaya directamente al correo de voz, pero por alguna razón sádica estoy de humor para hablar con él. Así que respondo.
—Joe —suena sorprendido.
—¿Qué pasa? —Mi voz es aparentemente casual. Debería haber sido actor. Soy tan bueno fingiendo que es casi increíble.
—Tenía la esperanza de que pudiera ir a verte. —Se aclara la garganta y es cuando puedo sentir lo incómodo que está, incluso a través del teléfono—. Hay algunas... cosas que tengo que hablar contigo.
Se me aprieta el estómago y siento que voy a vomitar. Suena serio. Jodidamente serio. —¿De qué?
—Bueno, prefiero hablar de eso cuando te vea, pero... puedo decirte ahora también. —Toma una respiración profunda y yo también—. Adele y yo nos vamos a divorciar.

Me siento como si me hubieran golpeado en la cabeza y tuviera pajaritos volando en círculos a mi alrededor, como un dibujo animado.
Mirando a ambos lado, veo un banco y me siento en el borde del mismo. La mochila me golpea y hago una mueca de dolor.
—¿Qué? ¿Por qué?
—Prefiero ir allí y decirte. ¿Estás libre este fin de semana?
—Por supuesto. —Recuerdo la fiesta de Logan—. Bueno, tengo algo que hacer la noche del sábado, pero puedo cancelarlo.
—No quiero interferir con tus planes. —A mi padre, por lo general, le importan una mierda mis planes, por lo que su protesta es desconcertante. No es él mismo. ¿Está molesto porque se está divorciando? ¿Ve esto como algo bueno o algo malo? Por supuesto, automáticamente culpo a Adele por todo.
—No vas a estar interfiriendo, papá. Confía en mí. Es sólo una estúpida fiesta. —La Dra. Harris va a estar enojada conmigo, pero no me importa. Tengo que estar aquí para mi papá. Sobre todo si finalmente va a terminar con Adele.
No debería estar feliz. Debería sentir lástima por él. Pero ésta es la decisión correcta. Ella es una perra enferma y quiero el veneno fuera de mi vida. Fuera de la vida de mi padre, también. Además, y esto es completamente egoísta de mi parte, no quiero que nuestro secreto sea
revelado. Ni siquiera sé si su secreto es la verdad. Y eso es lo que más me asusta. ¿Qué es real y qué no lo es? No estoy seguro de nada.
—¿Qué tal si voy allí el viernes, paso la noche contigo y me voy a casa el sábado? De esta manera puedes hacer lo que tienes que hacer la noche del sábado —sugiere papá.
—Te puedes quedar todo el fin de semana, si lo deseas. —Quiero estar con él. Lo echo de menos. Estamos acostumbrados a estar cerca. Antes de cumplir quince años y que mi madrastra decidiera que parecía mucho más interesante de lo que mi padre era.

“Has crecido mucho, Joseph . Eres tan guapo, tan grande y fuerte...”

Cierro los ojos y su voz coqueta se mete con firmeza en mi cerebro.
—Ya lo veremos —dice mi padre.
Eso es todo lo que puedo pedir, así que estoy de acuerdo. Y cuando colgamos, me siento un poco más ligero. Mi cabeza no está tan nublada y por una vez, tengo la esperanza. Me aferro a esa sensación y la mantengo cerca durante el resto del día.

Volver arriba Ir abajo
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 24th 2013, 20:09

POR DIOS!!!!!
Eso de que el papá de Joe se separa de Adele es...
INCREIBLEMENTE GENIAL!!!!!
Pero eso de que quiera hablar con Joe....confused affraid 
Por favor tienes que seguirla para saber qué sucederá con Joe y su papá...
Además ya muero por que se encuentre con ________Enamorada 
Volver arriba Ir abajo
eschio
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 405
Localización : Chile
Fecha de inscripción : 03/03/2013

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 24th 2013, 21:09

sigueee:)Smile
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 24th 2013, 21:24

yeah!!!
si el papa se separa de adele
jejeje
siguela
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 25th 2013, 14:40

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 25th 2013, 14:52

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 25th 2013, 14:52

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 25th 2013, 14:52

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
NataliadeJonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 39455
Edad : 19
Localización : Con Nick en una playa los dos solos 1313 prometiendonos estar juntos xa siempre 'Colombia'
Fecha de inscripción : 14/10/2011

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 25th 2013, 14:54

Wow el papa de Joe se va a divorciar de Adele!! Y menos mal , que no cancele la cita por el cumpleaños....! Very Happy

Me ENCANTA !!!!!!!!!!!!


Siguela pronto !! Smile

Cuidate

XOXOXO
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Julio 25th 2013, 16:46

Capitulo 4


Si alguna vez llega el día en que no podamos estar juntos, mantenme en tu corazón, me quedaré allí para siempre. —Winnie the Pooh.


{JOE}

Mi padre se presenta el viernes alrededor del mediodía y nos vamos a almorzar en uno de los cafés más populares del centro, lleno de estudiantes universitarios y gente de los negocios cercanos en su hora de almorzar. Es pequeño y concurrido, y las mesas son pequeñas y redondas. Nuestras rodillas chocan entre sí porque los dos somos altos, y se siente muy incómodo. No voy a decir mucho durante la charla, porque él es el que tiene la gran noticia.
Elimina eso. Tengo noticias más importantes, pero nunca voy a dejar caer esa bomba especial sobre él. Le dejaría una cicatriz de por vida. Arruinaría nuestra relación para siempre. No voy a tomar ese riesgo. Finalmente, después de que la camarera nos trae nuestro almuerzo, él dice algo importante.

—Presenté los papeles del divorcio ayer. Adele será comunicada la próxima semana.
Levanto la cabeza para mirarlo a los ojos y lo encuentro estudiándome deliberadamente. Como si él hubiera descubierto todo. Por un momento, temo que sí. Pero luego clava el tenedor en la ensalada que ordenó, junto con su sándwich, y se la come. Como si lo que dijo realmente no importara en absoluto.
—¿Dónde está? —pregunto después de tragar. No me atrevo a decir su nombre.

A _____le gustaría eso. Si tuviera la oportunidad, sé que sacaría los Mojos de esa perra.
—Ella todavía está en la casa. Le pedí que se fuera y se negó. — Papá limpia la comisura de sus labios con la servilleta—. No estoy seguro de lo que voy a hacer al respecto. No puedo echarla, todavía. Ella realmente no tiene a dónde ir. Pero era la madre de mi hija.
Tal vez. Trago saliva. —¿Dónde vas a ir?
Se encoge de hombros. —Me voy a quedar en un hotel por el momento. Y ella caerá en la trampa. Tengo un plan.
Mi apetito me deja. Si esto va a ser un divorcio desagradable y estoy involucrado de alguna manera, no creo que pueda soportarlo. —¿Cuál es tu plan?
Su mirada es evidente de nuevo, directamente dirigida a mí, y quiero retorcerme. —Ella está teniendo una aventura. Lo sé, puedo sentirlo, pero no tengo pruebas.
Se me revuelve el estómago. Si esto tiene algo que ver con ella y yo, no sé qué haré. Dios, eso fue hace tanto tiempo. De ninguna manera podrían sus problemas actuales tener nada que ver conmigo. —¿Con quién crees que está liándose?
—No estoy seguro. Sólo ha estado sucediendo desde hace algunos meses, pero sé que está involucrada con alguien. Y no creo que ésta sea la primera vez que ha hecho algo así.
Mierda. No he estado con ella en años. Y mi padre está en lo cierto. Ésta no es la primera vez. Estoy seguro de que no era su único, sino el primero de una larga serie de chicos. Ella se nutre de la atención. La necesita como necesitamos oxígeno para respirar.
—Lo siento, papá. —De verdad. Siento que tenga que pasar por esto y hacer frente a una esposa malvada, engañosa, perra inmoral. No tiene ni idea del daño que ella le ha hecho a su familia. Mi papá es ajeno. Definitivamente, él tiene sus defectos. Sé que no es perfecto, ninguno de nosotros lo es, pero no le deseo esto.
Sin embargo, él la eligió. Ahora tiene que lidiar con las consecuencias de la disolución de su matrimonio.

—No lo sientas.

—Papá agita su mano, descartando mi preocupación con un movimiento de sus dedos—. Ella es una perra estúpida que finalmente se quedó sin opciones. Quien sea que esté cogiéndose, creo que trabaja en el club de campo.
Ella está bajando de nivel. Genial. Papá debe amar esto.
—Y creo que es joven —continúa—. Está vistiéndose como si tuviera veinte, y escucha música que sólo atraería a una adolescente tonta. Hace unas semanas, la encontré haciendo ejercicios con una remera de Justin Bieber mientras escuchaba alguna banda de chicos. Es demasiado vieja para usar ese tipo de mierda. ¿Qué mujer de su edad hace eso?
Me dan ganas de reír, pero no lo hago. No me estoy riendo de la irritación de mi padre. Más como de su desesperación y del hecho de que a ella parecen gustarle los jóvenes. Es eso o ir en cólera completa. Es repugnante. —¿Cómo sabes que ella está teniendo una aventura?
—No estoy cien por ciento seguro, pero he contratado a un investigador privado. La está siguiendo ahora. Descubriré todos sus jugosos secretos. La perra no tiene oportunidad.
Yo tampoco, si descubre el jugoso secreto que comparto con ella. — Espero que no te explote en la cara.

—¿Cómo podría? No soy el que ha hecho algo mal aquí. Ella sí. Le he sido fiel todo nuestro matrimonio.
Mi buena amiga culpa anida en lo más profundo de mí, y empujo mi plato lejos. Esta es la última cosa que quiero oír. Casi preferiría que mi padre admitiera que no había hecho nada más que engañar a Adele. —¿De verdad, papá? Puedes ser honesto conmigo, ya sabes. No es como si
fuera a contarlo.
—De verdad. —Su expresión es dura, y sus ojos, tan azules, son fríos—. La amaba. En el fondo, todavía lo hago. Me pregunto si alguna vez me amó. ¿Cuánto tiempo me ha sido infiel? ¿Quién más está involucrado? ¿Qué tan profundo van sus mentiras? —Sacude la cabeza, su disgusto está claro—. Ella me ha hecho daño. He hecho el ridículo frente a nuestros amigos. Por todo lo que sé, ha estado haciendo alarde de este juguete suyo mientras estoy fuera de la ciudad trabajando. No lo sé.
—Hablas como si quisieras vengarte de ella. —No sé cómo reaccionar. No sé qué decir. Sus palabras... me llenan de miedo. Él podría empujarla a admitir cosas que nunca quiero que confiese. No sé si he visto alguna vez a mi padre así.
—Tal vez sí. —Se ríe, pero es un sonido enojado, como si fuera arrancado de su garganta—. Tal vez quiero hacerla sufrir. Hacerla lucir como una puta estúpida. Le di todo. Cuando nos conocimos, ella era perfecta. Hermosa, divertida, atenta e increíble en la cama.
Hago una mueca. Lo último que quiero escuchar. —No necesitaba saber eso.
—Vamos, Joe. Eres un adulto. Ese tipo de comentario no debería molestarte. —Me estudia—. Ahora que lo pienso, no has mencionado a tu amiguita. ¿Ustedes dos siguen juntos?
Todo mi cuerpo se pone rígido ante el recuerdo de____. —Hemos terminado. —En realidad no, pero técnicamente nunca estuvimos juntos ¿qué más puedo decir?
—Eso es una pena. —Sus palabras son totalmente falsas—. No es que pensara que era el tipo de chica para ti.
—¿Qué demonios se supone que significa eso? —gruño, doblando las manos en puños.
—Sabes lo que quiero decir. Ella es el tipo de chica con la que te acuestas, no la que mantienes para siempre.
Me levanto tan rápido que choco mi silla en la persona que está sentada detrás de mí. Mi sangre hierve. Miro a mi padre, pero lo único que puedo ver es rojo. —No tienes idea de lo que estás hablando. _____es una de las mejores personas que he conocido. Ella es leal, amable, dulce...
La mirada de papá encuentra la mía, sus ojos llenos de desprecio. Estoy haciendo una escena y a él no le gusta. Realmente no me importa.
—Si es tan genial, ¿por qué no estás con ella?
La verdad cae de mis labios con facilidad. —Porque no soy lo suficientemente bueno para ella.
Dejo el restaurante, sin decir nada más.


{____}

—Te ves diferente.
Aliso mi nuevo cabello con la mano, mis uñas recién pintadas capturando mi atención. Son rojas, tan brillantes como el color que cubre mis labios, y me siento como una persona diferente. Pero quiero mostrar indiferencia. Como si este tipo de cosas fuera común para mí. Que los hombres guapos que resultan ser mis jefes me lleven a un salón de belleza costoso y popular al final de la tarde, sin una cita, y paguen por mi transformación completa. Durante todo ese tiempo, él se queda con una sonrisa de satisfacción en su rostro, como si fuera el único responsable de
mi cambio.
Cosa que en cierto modo es verdad. Debería sentirme insultada. Colin llevándome al salón de belleza, es básicamente decir que no me veo lo suficientemente bien para trabajar para él. Tengo que cambiar, al menos físicamente.
Pero en secreto, su atención también me favorece. Nadie se fija en mí. Todos sólo... cuentan conmigo para conseguir cosas hechas. Mi madre, mi hermano, mi antiguo jefe en La Salle… Sí, por fin me di cuenta.
Joe me prestó atención por un tiempo, pero él estaba demasiado envuelto en sus problemas como para preocuparse por los míos. Lo extraño. Odio extrañarlo, pero lo hago. Es curioso cómo alguien puede entrar en tu vida por un breve tiempo, pero dejar una impresión duradera.
Él se imprimió permanentemente en mi corazón, y yo grabé para siempre su nombre en mi piel.
Es una tontería, anhelar a un hombre que no duró mucho tiempo para mí.
—Tu pelo, el rubio es más oscuro. —Jennifer me sonríe, asintiendo con aprobación—. Me gusta. Te queda mejor.
Colin es un gran jefe, pero emplea un montón de perras en su restaurante. Y estoy empezando a darme cuenta de por qué son tan perras, estamos todas en competencia directa contra la otra, no sólo por ser la camarera más buscada en El Distrito, obteniendo así la mayor cantidad en dinero en propinas al final de la tarde. Pero también queremos ser la camarera más buscada en los ojos de Colin. Lo que está totalmente jodido si pienso en ello demasiado tiempo.

Así que destierro la realización de mi cerebro, como si fuera muy buena en eso. Jennifer ha sido, hasta ahora, la mejor conmigo. Ella era la chica nueva en el bloque hasta que aparecí, por lo que probablemente está agradecida de que haya un nuevo objetivo para odiar. Es bonita de una
manera exótica, casi misteriosa, que me parece divertida considerando su nivel. Tiene el pelo largo negro y liso como de papel, grandes ojos marrones, piel trigueña, y es tan increíblemente alta, que me da un calambre en mi cuello si miro hacia ella por mucho tiempo. Es todo lo que no soy. Somos completamente opuestas en todos los sentidos.
—¿Colin te llevó a que te peinaran? —pregunta mientras colocamos las mesas para la tarde. Estoy distribuyendo los cubiertos, ella está disponiéndose a sacar los vasos recién pulidos, y estoy tan sorprendida por su pregunta que me quedo ahí parada con mi boca abierta por un segundo. El tiempo suficiente para que ella hable otra vez.
—Está bien admitirlo. Me llevó por un corte de cabello y un mini cambio de imagen cuando comencé al principio. —Sonríe, sus mejillas teñidas de rojo—. A Colin le gusta adoptar a los extraviados y arreglarlos.
Nos lleva a nuestro potencial completo, es lo que él me dijo. Sus palabras me hacen sentir un poco menos especial, y quiero abofetearme. —No crees que es un poco…
—¿Extraño? —termina por mí, con una sonrisa triste.
—Sí. —Coloco los cubiertos sobre la mesa y la observo, mientras cuidadosamente ajusta el último vaso de agua, poniéndolo exactamente dónde corresponde. Los manteles son perfectos, blancos y sin arrugas, con un igualmente perfecto tazón plateado instalado en medio, lleno de flores frescas, cortadas de los colores de la primavera. Los colores rosas vibrantes, lavandas y blancos, agregan un toque de sofisticado glamour a una paleta sencilla.
Todo el restaurante es así. Sexy, pero con un estilo elegante. Con razón la gente hermosa ama venir aquí.
—A Colin le gusta pensar en sí mismo como un caballero de brillante armadura para todas nosotras. Como que él se abatió, nos rescató de nuestras horribles vidas y nos dio unas nuevas —explica Jennifer.
Frunzo el ceño. No necesito a nadie en mi vida con un complejo de héroe. Con Joe, yo era la que tiene el complejo de héroe y eso no me llevó absolutamente a ningún lugar.
¿Y por qué demonios cada cosa tiene que recordarme a él?
Necesito dejarlo ir, de una vez por todas. —Eso es ridículo —digo.
Jennifer se encoge de hombros. —Es la verdad, ¿no? ¿Dónde estabas trabajando anteriormente? Yo estaba en un bar de mierda, en las afueras de la ciudad, donde los clientes no podían mantener sus manos lejos de mí. Lo odiaba. Colin entró ahí una noche, hace más de un mes, todo limpio, dorado y reluciente. Prácticamente me rogó para que viniera a trabajar, pero no confiaba en él. —Sus ojos se oscurecieron aún más, sombreando algunos secretos, estoy segura—. Fue justo antes de navidad, estaba prácticamente quebrada y sola. Me adoptó, y no he mirado hacia atrás desde entonces.
—Te adoptó, ¿qué quieres decir?
—Me estoy quedando en su casa. —Su mirada se escabulle de la mía—. No soy la primera. No seré la última.
Guau. Él es como el Flautista de Hamelin y todas lo seguimos como un montón de hipnotizadas ratas. Me siento como una tonta por pensar que la atención que me daba era especial. Inusual. Yo sólo soy otra en la larga lista de chicas que trabajan aquí, las que él toma bajo su ala.
Soy tan escéptica que todavía no puedo evitar preguntarme si tiene un motivo oculto.
—Hay una fiesta privada comenzando a las nueve. —Tenerria entra en el área del comedor, comportándose como toda una chica de negocios. Es la gerente de turno, habiendo trabajando con Colin en sus restaurantes anteriores. La trajo con él para ayudarlo a inaugurar El Distrito,
y no estoy segura si es un elemento permanente, o si eventualmente se irá. Respeto muchísimo a T, como todos la llaman, pero también me asusta a muerte—. Quince jugadores de fútbol americano de universidad confirmados, celebrando un cumpleaños número veintitres, así que estén preparadas. Ese número confirmado probablemente volará fuera de la ventana.
Mi corazón cae a los dedos de mis pies. Jugadores de fútbol. ¿Podría Joe ser uno de ellos viniendo esta noche? Él no es de ser social y lo último que oí, porque el molino de rumores es incontrolado en esta pequeña ciudad, fue que Joe se había ido. No es que alguna vez ponga mucha atención a los rumores. Generalmente todos son mentiras, de todas maneras.
—Te estoy lanzando a los lobos esta noche, _____ —continúa T, una sonrisa curveando sus brillantes labios rojos. Todas estamos usando el nuevo uniforme‖que Colin nos dio más temprano: shorts negros, tops de encaje blanco con sostén negro debajo. Añadí los tacones negros con los que me tambaleo precariamente. Incluso nos dio el mismo lápiz labial, para que todas combinemos—. Tú y Jen, ambas están trabajando en la fiesta privada. También tenemos un barman extra en el personal, así que deberían estar listas.

Los nervios comen en mi estómago.

—De acuerdo—digo débilmente. Estar alrededor de jugadores de fútbol me hará pensar en Joe. Además, ellos probablemente me darán mierda porque síp, estoy avergonzada de decir, he estado con unos cuantos. Nada mayor, generalmente sesiones de besos/manoseo, pero aún así. De regreso a cuando mi autoestima estaba hecha jirones y pensaba que sus atenciones eran de la única clase que yo merecía. Tan vergonzoso. Espero que no digan algo grosero. Más que nada, espero que Joe no esté ahí.
De acuerdo, miento. Una pequeña-pequeñísima parte de mí espera que Joe aparezca. No es que sepa lo que le diría.
¡Jódete por pisotear mi corazón!
Mmm, sí. Eso tendría una verdaderamente buena acogida.

—¿Qué piensas de los nuevos trapos? —pregunta T.
Echo un vistazo hacia abajo, a mí misma. Los pantalones son extra cortos pero al menos no estoy en un vestido, donde siempre tengo miedo de que mi trasero se asome. Y los tops de encaje y los sostenes son sin duda trasparentes, pero no siento que mis atributos estén siendo
descaradamente mostrados. Siempre tengo miedo de resfriarme, pero hay mucho corriendo alrededor durante la tarde para que eso pase. —Me gustan.
—A mi también —opina Jen, moviéndose para quedar parada a mi lado—. Prefiero los pantalones a los vestidos. Se siente como que puedo moverme mejor en ellos.
—Lo mismo digo. —Asiento, concordando—. ¿Por qué escogió nuevas ropas para nosotras? ¿E incluso nos dio labial que combina? —Decir la pregunta en voz alta me hizo darme cuenta simplemente cuan extraña es la situación. Quiero decir, ¿quién hace esa clase de cosas?
—A él le gusta que todas nosotras nos veamos iguales pero diferentes. Trayendo algo de nuestra propia personalidad al atuendo, ¿saben? —T pasó su mirada sobre Jen y sobre mí—. Sé que les acaban de dar los atuendos, pero la siguiente vez que trabajen, asegúrense de agregar algo para darse a sí mismas un poco más de vitalidad. Individualidad.
—¿Qué si no me lo puedo permitir? —Tenía que preguntar.
Soy prácticamente una broma en quiebra. La más grande extravagancia que me he dado es el maldito tatuaje con las iniciales de un hombre que me botó. ¿Los zapatos caros que uso? Un regalo de Joe . Los mismos que usé la noche de esa loca cena en el club campestre, cuando él me besó por primera vez. Sólo el recuerdo de sus labios rozando los míos envía un temblor sobre mí.
—____, puedes ir a una de esas tiendas baratas en el centro comercial, y escoger un collar de tres dólares. Ahí está Target y Wallmart también. —Sacudiendo su cabeza, T comienza a alejarse—. Consigan esas mesas listas. ¡Las puertas se abren en quince!
Jen y yo terminamos activamente de preparar las mesas, puliendo los vasos, encendiendo las velas, limpiando los desnudos pisos de madera. Colin entra, ofreciendo palabras murmuradas que no puedo captar hacia Jen, antes de fijar su mirada en la mía y venir en mi dirección.
—Mucho mejor —dice, deteniéndose directamente frente a mí, cruzando sus brazos en su parte frontal. Está usando una camisa negra que se ajusta a través de sus amplios hombros y pecho, y pantalones negros. La ropa oscura sólo parece enfatizar su cabello dorado, su piel dorada, sus
pálidos ojos cafes. Ugh. Y odio cómo parece patentado. Incluso la aprobatoria luz en su mirada secretamente me complace. Me hace querer pararme alta y pavonearme como una buena pequeña chica que ha hecho lo correcto. Enfermo y retorcido, lo sé.
—Ayer estuviste allí durante la transformación. —Había tomado horas. Finalmente, dejamos el salón después de las nueve. Por suerte, yo no estaba prevista para ayer en la noche y considerando que él era el jefe, podía aparecer en el restaurante cuando sea que le pareciera. Incluso me llevó a casa. Ahora actuaba como si nunca hubiera visto los resultados finales.
Raro.
—Tienes razón. Estaba. Pero es diferente, verte aquí esta noche. En tu elemento. —Movió rápidamente su barbilla en mi dirección—. ¿Te gustan los nuevos uniformes?
Estaban mostrando ser el tema más caliente de conversación por aquí. —Como que son trasparentes, pero sí, me gustan.

—Me alegro. —Extendiendo su brazo, aprieta el mío mientras pasa—. Bonitos zapatos. —Lanza sobre su hombro.
Una pequeña sonrisa se curva en mis labios y levanto la vista, atrapando a Jennifer observándome con una mirada estrecha. Se gira y se va, antes de que pueda decir algo. La observo retirarse hacia la parte de atrás, preguntándome de qué iba todo eso.
Preguntándome en qué clase de extraño triángulo amoroso podría haberme permitido entrar.


_____________________________________________

Hi girls, como estan? gracias por sus comentarios, y bienvenidas a las nuevas lectoras, espero que les haya gustado el capitulo. Nos leemos mañana Smile

Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.   Hoy a las 07:26

Volver arriba Ir abajo
 
Second Chance Boyfriend (Joe y tú) 2da Temporada.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 7.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 Temas similares
-
» comida de temporada...
» A Peticion Popular... Tercera Temporada de 'Amantes Prohibidos'
» Amores Cruzados - 2da Temporada - Nick&Tu
» Dirty Little Secrets (Jonas y Tu) - 2da Temporada
» Esclavos Del Deseo segunda temporada (Nick, Joe & Tu) [Solo Para Mayores]

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: