Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
DrawyoursmileJB
Forista!


Cantidad de envíos : 143
Fecha de inscripción : 29/06/2012

MensajeTema: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 5th 2012, 10:04

-Título: Terciopelo de medianoche
-Fecha de creación- 05/08/2012
-Autor(a) -Jaci Burtun
-Novela Adaptada.


Jaci Burton - Terciopelo de Medianoche

La analista de inteligencia de la NCA ________ Nevada, nombre clave “Terciopelo”, ha tenido la oportunidad de sus sueños. Está a punto de entrar en el programa de agentes de entrenamiento de campo de la NCA. Pero un encuentro casual con el sexy agente de campo “Medianoche” gira su mundo al revés, poniendo su vida y su corazón en peligro. No quiere tener pensamientos calientes, apasionados por su oficial superior, pero se siente incapaz de controlar los deseos de su cuerpo en lo que a Nick se refiere.

La misión es todo para el agente de la NCA Nick Call, nombre clave “Medianoche”. Nada se interpone en el camino de conseguir que su trabajo sea concluido. Sin embargo, cuando Nevada termina bajo su protección y es el encargado de supervisar su entrenamiento de campo, se da cuenta de que la misión y sus metas están en problemas.

¿Cómo puede concentrarse en el trabajo cuando la sensual Terciopelo lo atormenta a cada momento del día? Atrapados entre sí, corren por sus vidas mientras un traidor intenta matarlos. La pasión y el peligro explotan, obligándolos a una verdad que no están listos para enfrentar.
Volver arriba Ir abajo
DrawyoursmileJB
Forista!


Cantidad de envíos : 143
Fecha de inscripción : 29/06/2012

MensajeTema: Terciopelo de medianoche. 01   Agosto 7th 2012, 04:08

e]ont=Trebuchet MS]Capítulo 1
Si no conseguía algún tipo de acción pronto, iba a morirse de aburrimiento.
______ James acarició con sus dedos las plantas en su escritorio, tratando
desesperadamente de pensar en alguna manera de mantenerse ocupada. Odiaba el
turno de la noche. El pequeño cubículo la asfixiaba y ser analista era similar a una
pena en prisión. La disección de la información codificada de los operativos de
campo de la Agencia Nacional contra el Crimen ya no era el lugar emocionante de
antes. Lo que realmente quería hacer era convertirse en una persona operativa.
Ahora que había recibido la carta que le informaba que había sido aceptada en el
programa de capacitación de campo de los agentes, sus días como recolectora de
información estaban casi terminados.
Sonrió, anticipando la emoción y el entusiasmo de empezar a trabajar con un
agente experimentado. El comandante le había dicho que tendría a su pareja en fila
el lunes, lo que significaba que esa sería su última noche como analista. La próxima
semana su nueva vida comenzaría.
Una llamada sonó y agarró su kit de manos libres, contestando con su nombre en
código.
—Habla Terciopelo.
— ¿Terciopelo? Habla Medianoche.
Ah, la voz del agente misterioso conocido sólo como Medianoche. Se animó con el
sonido de su voz ronca, apretando sus auriculares para poder escucharlo mejor.
Finalmente, el alivio a una noche aburrida en la oficina. Su corazón comenzó su
familiar carrera y por un segundo casi se olvidó de que estaba en el trabajo. Por lo
general, tomar las llamadas de uno de los agentes de campo de la NCA no le daba
ni un momento de pausa. Es decir, hasta que la llamada de Medianoche había
entrado. Luego, el ruido de los otros analistas en torno a su cubículo desapareció.
Eran sólo él y ella. Solos.
Su voz la hipnotizaba como un cielo estrellado a la hora de las brujas, enviando a
su libido a correr a toda marcha en un instante. La forma en que decía Terciopelo
hacía que deseara que fuera su nombre real, en lugar del nombre código que la
Agencia Nacional contra el Crimen le había asignado. Pero él no sabía su nombre,
ni ella el de él.
No era más que una voz al otro extremo de la línea. Era más seguro de esa manera
en caso de que sus transmisiones fueran interceptadas.
—Adelante, Medianoche. —Sus dedos se cernieron sobre el teclado, dispuesta a
acabar con la información codificada. Metió su nombre y el momento de su
llamada. Las diez y media pm.
—Hace calor aquí, esta noche, Terciopelo. ¿Qué tal ahí?
La voz húmeda de Medianoche evocaba imágenes de una noche de verano, con el
aire sofocante por el calor del día. Su mente se llenó con una visión de dos cuerpos
entrelazados bajo las estrellas, de labios apretados contra reluciente, empapada y
húmeda piel. En San Luis, casi todas las noches de verano eran una experiencia
como esa. Pero sin la parte sexy.
Ella empezó a sudar.
—Sí, muy caliente — ¿Por qué hablar con él siempre hacía que se sintiese como
una colegiala torpe en su primera conversación con un hombre? Tenía veintiséis
años, no dieciséis.
—Entonces, ¿estás lista para mí?
¿Tenía que bajar la voz cuando le preguntaba eso? Sabía que tenía que hacer
conversación ociosa en caso de que la llamada fuera interceptada, pero, Dios,
¿Tenía que ser tan bueno en eso?
—Oh, sí... Quiero decir, adelante.
—Estoy tratando de conseguir una cita con el Sr. Smith, pero hasta ahora no he
tenido suerte. Tal vez pueda ponerme al día con él esta noche. Te diré si lo consigo.
Tecleando rápidamente, metió el mensaje codificado y lo guardó para su posterior
análisis, aunque ya había determinado que el replanteo de Medianoche no había
dado ningún resultado todavía.
—Lo tengo. Dejaré que el jefe lo sepa.
—Gracias. Tú siempre me das lo que necesito, Terciopelo.
Maldito sea. La hacía sentir de dieciséis años. ______ esperaba esas
conversaciones, ansiosa de escuchar su voz. Era siempre lo mismo. Llamaba y le
daba la información codificada, junto con algunas insinuaciones sólo-en-el-borde.
Ella suspiraba y la imagen de los dos juntos, imaginándose cómo podría ser. Con
esa voz, tenía que ser atractivo. Su imaginación evocaba a un hombre con un poco
más de uno ochenta de estatura, con cabello oscuro y ojos igualmente oscuros.
Curtido, pero no demasiado musculoso. Como una especie de agente secreto de
cine famoso, sólo dudaba que Medianoche caminara por las calles de San Luis en
esmoquin.
Era tonta, sonrió en el micrófono. Sus dedos se doblaron alrededor de un mechón
de su cabello, con nerviosismo envolviéndose y desenvolviéndose el zarcillo. Luchó
contra el impulso de reír.
— ¿Tienes planes para el fin de semana? — le preguntó.
No, a menos que hayas decidido secuestrarme y venir conmigo todos los fines de semana.
—En realidad no.
—Oh, vamos, Terciopelo. Seguro que tienes algún tipo caliente escondido.
En sus sueños, tal vez.
—Um, no.
Él se echó a reír, un gruñido sensual que le hizo zumbar todo el camino hasta los
pies. Puso su mano sobre su pecho para calmar su corazón golpeando con furia.
Estaba segura de cualquiera a menos de cincuenta metros de su cubículo podía
oírla.
—Te llamaré cuando el horario de la reunión se haya determinado. Estarás
esperando por mí, ¿verdad?
Uno de estos días iba a hacerla estallar directo en su escritorio.
—Por supuesto —Siempre estaba un poco triste cuando terminaba sus llamadas—.
Ten cuidado, Medianoche.
—Hasta más tarde, Terciopelo. —Un clic, y luego el tono de marcación.
Suspiró, distraída jugando con una hoja de una de las plantas de su escritorio.
—Lo tienes tan mal, chica.
______ giró su silla para mirar a su compañera de trabajo, Ellen Blair.
—No lo tengo. —Tiró el auricular y se apartó el pelo detrás de las orejas.
—Oh, por favor —Ellen rodó sus ojos—. Te escucho cada vez que tomas una de
sus llamadas. No puedo oírlo, pero puedo escucharte babeando todo el teléfono. Es
asqueroso. —Riendo le frunció los labios pesadamente pintados en un beso al aire.
—Detente —______ apenas pudo contener la risa.
—No, tú para. Sé que suena caliente y todo, cielo, pero es sólo una voz en el otro
extremo de un teléfono, — se inclinó sobre el muro hasta la cintura del cubículo
que separaba sus escritorios, su voz bajó a un susurro.
—Necesitas a un hombre de verdad, ______, necesitas irte a la cama con uno ya.
—No, no lo necesito.
Ellen pensaba que todos necesitaban sexo tan a menudo como ella, que, según su
propio relato, era varias veces a la semana. Algo acerca de las rubias curvilíneas,
con ojos azules y largos rizos en espiral que deberían atraer a todos los hombres a la
distancia de un grito. Ellen nunca se había perdido de compañía masculina. La
joyería costosa que usaba era una prueba de su adoración.
Las rubias pequeñas estaban de moda. Los hombres rara vez se iban con las
morenas normales como ______.
—Lo necesitas tanto que ni siquiera te das cuenta.
Ah, sí, señorita Ellen la experta en el sexo.
—Piensa otra vez. Además —se encogió de hombros—, yo no tengo tu experiencia.
Ellen no se molestó siquiera en mirarla, sólo pasó sus uñas pulidas expertamente
por encima de su hombro.
—Podrías hacerlo, si alguna vez trataras con una relación real en vez de una
fantasía.
— ¿Una verdadera? Oh, no lo creo. Además, tú consigues a todos los chicos, Ellen.
Yo sólo soy una espectadora aplaudiendo —añadió con un guiño.
Ellen negó.
—Simplemente te niegas a ver lo que todos ven. Yo mataría por tus ojos dorados y
tu piel bronceada.
—Estás loca —______ le hizo un ademán.
—De todos modos, tienes que salir de tu vida de fantasía a una real, organizada,
caliente, entre-sábanas-y con-romance.
______ se estremeció ante la idea. Un romance real sería más de lo que podía
manejar en ese momento. Tal vez nunca. Su flirteo inofensivo con Medianoche era
su salida. Lo real era arriesgado. Como fantasía, Medianoche era el hombre
perfecto. En la realidad, ella no tenía el menor interés.
Además, pronto tendría un nuevo trabajo y estaría demasiado ocupada para el
romance.
El teléfono volvió a sonar, proporcionándole una distracción a los pensamientos de
felicidad y romance.
—Habla Terciopelo.
La estátic
a sonó en su oído. La llamada se cortó tan mal que apenas pudo oír, pero
reconoció su voz de inmediato. Su tono de voz era agudo y recortado, lento y
perezoso, no como de costumbre.
— ¿Medianoche?
—No tengo mucho tiempo. La reunión se está llevando a cabo. Voy allá... ahora...
pero... problemas con el coche...
— ¿Qué? Apenas puedo escucharte. Te oigo entrecortado, Medianoche. Dilo otra
vez, por favor... —La conexión era terrible, pero captó la urgencia de los códigos
de auxilio que él gritaba a través de la estática.
—No hay tiempo... bendiciones cerca del verde... cementerio... que...
La comunicación murió.
— ¡Medianoche!— Repitió su nombre en clave de nuevo, no pudiendo calmar el
pánico en su voz. Ellen dio la vuelta a la esquina y permaneció en el cubículo de
______.
— ¡Medianoche, repite el mensaje, por favor!
Nada. Él se había ido.
Publicó el aviso de un agente en problemas y se apresuró a analizar los códigos.
Algo no tenía sentido. Su mensaje sólo contenía códigos parciales. Tenía que
resolver eso y rápido para poder enviar una alerta al comandante. El comandante
Alan Webster pondría a rodar la bola para el rescate de Medianoche. Todo lo que
tenía que hacer era descifrar los códigos y tratar de averiguar su paradero.
Mierda. No podía descifrar el código. No era correcto. Había piezas integrales que
faltaban y sin una comunicación clara de Medianoche, no podía entender lo que
había estado tratando de decirle.
— ¿Qué pasa?
Levantó la vista hacia el comandante Webster. Siempre se veía tan tranquilo,
incluso en una crisis. Sus ojos marrones eran como una dosis de valium y ella dejó
escapar un suspiro tranquilizador.
—Mensaje de emergencia de Medianoche. Pero sus códigos no tienen sentido. No
tengo una definición clara de su ubicación, señor. —Le entregó la copia impresa de
sus análisis y el comandante les echó un vistazo.
Leyó la copia impresa y frunció el ceño.
—Tienes razón. Esto no tiene sentido. Consígueme algún agente de campo y
veamos si podemos encontrarlo.
Un agente de campo. Debería ser pronto. Estaba queriendo saltar de su silla y
encontrar a Medianoche. Si pudiera, volaría por la puerta para ir tras él ella misma.
Es decir, si tuviera alguna idea de dónde estaba. Pero el trabajo de campo no era su
trabajo. Todavía no, de todos modos.
Era por eso que quería ser agente. Esta parte de su trabajo de-estar-de-pie-sobre-lamarcha-
la volvía loca. ¿Por qué no podía estar por ahí en las calles como su
refuerzo? ¿Ayudarlo? ¿Y si estaba en peligro?
Había oído que Medianoche trabajaba solo la mayor parte del tiempo, algo inédito
en la Agencia.
— ¿Qué pasó? — preguntó Ellen en un susurro apresurado mientras ______
recuperaba su asiento.
Le explicó la llamada desesperada de Medianoche.
—Estás preocupada por él, ¿no?.
—Por supuesto que lo estoy —replicó—. Es uno de nuestros agentes y está en
problemas.
Ellen sonrió.
—Uh ajá. Y nunca has tenido una llamada de esas.
—He tomado un montón de llamadas como esta.
—Exactamente mi punto de vista. Y ni una vez he escuchado tu clamor elevarse
con pánico y miedo. Esa llamada te asustó ______ más que cualquier otra que
hayas tomado antes.
—Eso es ridículo. Siempre estoy preocupada por los agentes.
—Lo que tú digas, cariño — Ellen carraspeó y volvió a su asiento.
Ellen podría estar en lo correcto, pero sería un día frío en el infierno antes de que lo
admitiera. Por supuesto, ______ estaba preocupada por Medianoche. Pero, ¿más
que por cualquier otro agente? Tal vez sólo un poco. Su voz sexy lo ponía en el
primer plano en sus pensamientos. Aun así, todavía no era más que una voz en el
teléfono.
* * * * *
Joe Call esperaba como el infierno que Terciopelo fuera buena en su trabajo. De
lo contrario, estaba jodido. A lo grande.
Sólo había pasado la mayor parte de una hora colgado entre los ejes bajo un
camión, que se había detenido, finalmente. Gracias a Dios. Ahora estaba sentado
en un viejo almacén, con él aun yaciendo debajo de él.
Al diablo con los hijos de puta que lo habían atrapado aquí. Casi había terminado
de plantar el dispositivo de rastreo cuando el conductor había salido y arrancado el
motor. Él había empezado a salir, pero un par de hombres habían salido del
edificio, impidiendo efectivamente su evasión. Estaba atrapado, como un pasajero
no deseado en un emocionante viaje no deseado. Aferrándose en cualquier cosa
que sus manos y pies podían aferrar, había orado para no caer y terminar aplastado
bajo las ruedas del camión.
Y había tratado de hacer una llamada en su teléfono celular mientras tenía un
precario equilibrio debajo de un camión de dieciocho ruedas que iba disparado por
la carretera lovque lo calificaba como un especialista.
¿Había fracasado? No era probable. Antes de hoy, de todos modos. Esta misión se
encaminaba en esa dirección, sin embargo. El tiempo se agotaba y tenía que
escapar. Mala suerte. Eso se suponía que era la parte fácil.
La misión era la cosa más importante. La única cosa. Como su padre siempre
decía, una llamada no falla. Cuando estaba a cargo de una misión, la lograba.
Punto.
Y ahora, atrapado mientras un montón de idiotas armados custodiaban el camión,
era obvio que tenía una sola esperanza.
Terciopelo.
Pensar en ella lo relajaba. Y lo hacía excitarse al mismo tiempo. Cada vez que
vertía su sofocante voz de verano por encima de él, los pelos de su nuca se
erizaban. Entre otras cosas.
Grandioso. Era un infierno de momento para empezar a pensar en una mujer. Era
por eso que nunca había tenido relaciones. Las mujeres le quitaban la
concentración de su trabajo y él no permitiría que eso sucediera.
La llamada había sido bastante difícil de hacer y al estar al aire libre así como
debajo de un camión gritando no había hecho mucho por mejorar su relación.
Apenas había hecho la llamada a través antes de perder el maldito teléfono celular
cuando el camión se paró. Qué noche. Estaba cansado, tenía calor, estaba sediento
y molesto como el infierno.
Y contaba con Terciopelo. Si se le daba bien la inteligencia, que él quería creer que
sí, debería reunir suficiente información de su mensaje para avisarle al comandante
de su paradero.
Si no, estaba frito.
* * * * *
Una de la mañana. ______ miró el reloj de su coche y suspiró. Estaba muerta de
cansancio y, finalmente, volvía a casa. Trató de escuchar la radio, pero le dio vuelta
al botón de encendido después de la primera canción, una balada inolvidable sobre
estar solo.
Sí, así estaba ella. Igual que cualquier otra noche.
Y ahora podría añadir preocupación a la parte solitaria. No había podido conseguir
sacar a Medianoche de su mente. Los rumores acerca de su destino estaban por las
nubes en la oficina. No tenían pistas sobre la base de los códigos que él le había
dado. Nadie lo podía encontrar.
¿Y si hubiera cometido un error al analizar el código? ¿Si hubiera perdido una pista
vital que podría haber llevado a la NCA a su paradero? Habría decepcionado a
Medianoche.
En su primera llamada esa noche, él había establecido una operación de vigilancia
a un vehículo transportando suministros de laboratorio de metanfetaminas. Ella
sabía que las reuniones informativas de San Luis eran sólo una de una serie de
ciudades siendo invadidas por una organización productora de metanfetaminas. Lo
que habría encontrado Medianoche hasta el momento indicaba que era un esfuerzo
centralizado. Algún grupo organizado era el responsable de la financiación,
creación y distribución de esa operación de drogas letales.
Estaba tan tranquilo en el coche que podía oírse respirar. Sus pensamientos se
fueron sobre las pistas que Medianoche le había dado en esa llamada telefónica
frenética, hasta que finalmente algo había hecho clic.
¡Eso era! Algo en su lista actualizada de palabras clave tenía sentido, y tenía que ver
con una iglesia cerca de un campo de golf y del cementerio. Ella conocía el barrio
de St. Joseph, había crecido allí. Y había un campo de golf y un cementerio a
ambos lados de la calle. Tenía que ser el lugar indicado por Medianoche.
Las luces bajas de la autopista a la salida se alzaban por delante. Sin detenerse, se
bajó y se dirigió a su antiguo barrio. Siempre encontraba consuelo en la calzada
más allá de su casa de la infancia. La calmaba y le recordaba cuán tenue era la vida.
Si parpadeaba, todo podría cambiar.
Y lo hacía hecho.
No fue hasta que pasó la estructura de ladrillos antiguos que se dio cuenta de lo que
había hecho. ¿Qué le había pasado para haber ido allí? ¿La nostalgia provocada por
la mención de Medianoche de St. Joseph? ¿O una idea viable de su paradero?
Mientras conducía más allá del almacén abandonado donde ella y sus amigos
habían jugado juntos en secreto cuando niños, su pie golpeó duro los frenos.
La incredulidad peleó con la certeza. No podía ser tan fácil. ¿Podría Medianoche
haberse estado refiriendo a su St. Joseph? La antigua iglesia estaba a sólo a media
manzana de la bodega. No era que él supiera que era su antigua iglesia. Pero
cuanto más pensaba en ello, más sentido tenía.
Había dicho “verde” también. El almacén tenía letras verdes sobre la señal en la
puerta principal.
¿Coincidencia? Tal vez. Tal vez no.
Ella se movió por el parque y dio un rápido vistazo a cada lado del vehículo.
Completamente desierto. ¿Quién deambularía alrededor de un lugar como ése a la
una de la mañana de todos modos?
Tal vez los agentes de campo de la NCA. Y ella era casi un agente de campo. Lo
sería oficialmente el lunes. Casi podía oír los engranajes haciendo clic en su cabeza.
Qué gran manera de demostrar su valía. Rescatar a uno de los mejores agentes del
NCA.
No, ______. Esa es una idea tonta. Vuelve a tu coche, ve a una cabina telefónica y deja que
los expertos manejen esto.
Tal vez si se sentaba por un momento, realmente lo pensaba, ese ridículo
rescate se dispersaría. No lo hizo. Y si ella no continuaba ahora que estaba allí, se daría a sí misma de patadas toda la noche. Si encontraba algo, acabaría yendo a
un teléfono y llamaría.
______________________
Comenten, si quieren que la siga.
[/font]
Volver arriba Ir abajo
PinguinitaJonas
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 306
Edad : 19
Localización : Con Joe en mi habitacion 1313 ;)
Fecha de inscripción : 11/07/2011

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 7th 2012, 06:32

Esta nove se ve que va a estar buenísima! Me encanto
el cap! Síguela plis!
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 11th 2012, 16:26

Segunda Lectora!!!!! cheers
no la dejes Crying or Very sad continuala si tiste

S

I

G

U

E

L

A


P

O

R


F

A

V

O

R
Volver arriba Ir abajo
FerJonas12
Novia De..


Cantidad de envíos : 645
Localización : Ave. Fastlife LA. California
Fecha de inscripción : 03/02/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 11th 2012, 17:16

O: nueva lectora!! Me ha encanta to siguela Please
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 21st 2012, 16:29

Hey por que no la sigues
tienes que subirla por fa
continua subiendola
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 21st 2012, 16:29

Sigueelaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
DrawyoursmileJB
Forista!


Cantidad de envíos : 143
Fecha de inscripción : 29/06/2012

MensajeTema: Terciopelo de medianoche.   Agosto 24th 2012, 04:27

Simple, ¿verdad?
Se detuvo al lado del almacén y estacionó cerca de la ventana del nivel inferior.
Parecía abandonada, exactamente como lo había estado cuando ella y sus amigos
habían establecido su club. Destrozada, las ventanas cubiertas de barrotes
extendiéndose ante ella, la usada estructura de cinco pisos era tan imponente como
lo fue cuando ella había sido una niña de diez años.
Esto es estúpido. Ve a un teléfono, llama a la agencia y deja que alguien más eche un vistazo.
Pero ¿y si estaba equivocada? Se vería como una idiota, o peor aún. No daría una
buena primera impresión como una agente de campo recién ascendida. No había
nada como gritar fuego y que las tropas llegaran, sólo para descubrir un almacén
vacío lleno de nada más que ratas.
Soltando una respiración para calmar sus nervios, colgó sus llaves en el anillo
exterior de su mini-mochila y salió del coche, arrojando la mochila a su espalda.
Dejaría el coche abierto, en caso de que viera algo o a alguien. Quería ser capaz de
entrar al coche y hacerlo tan rápido como pudiera. Podría estar a punto de
convertirse en un agente de campo, pero no era ciertamente una experta.
En la oscuridad de las tinieblas, el lugar le puso los pelos de punta. Era una
verdadera loca por siquiera pensar en hacer algo como eso. Con un suspiro de
resignación, se agachó y escudriñó la ventana del sótano.
Nada. Se sentía más idiota a cada minuto, empezó a levantarse cuando un reflejo
en la ventana llamó su atención.
¿Sería esa una luz? Escalofríos recorrieron sus brazos y cuello a pesar del calor aún
persistente en el ambiente. Se centró en ese mismo lugar y no tuvo que esperar
mucho tiempo. Ahí estaba de nuevo. Un destello, una sombra de luz. Fugaz, pero
sin embargo estaba allí.
Había venido de la toma de aire que conducía a la estructura subterránea. Una sala
grande, vacía donde ella y sus amigos habían jugado durante horas. Hizo un rastreo
rápido a través de la rejilla de ventilación del sótano. No se atrevía a arriesgarse a ir
al otro lado del edificio y entrar en el nivel inferior a través de la entrada. Era
posible que hubiera alguien al otro lado. Este lado estaba oscuro y ella podría entrar
fácilmente sin ser vista.
Se mordió el labio inferior, sabiendo que sólo debería ir a hacer la llamada
telefónica, pero algo en la urgencia de la llamada de Medianoche la estimulaba. No
estaría de más echar un vistazo rápido. Había estado en ese lugar un millón de
veces cuando era niña. Lo más probable era que seguiría estando tan vacío como lo
había estado entonces, así que realmente, no arriesgaba nada por echar un vistazo.
Tal vez alguien había alquilado el lugar y estaba trabajando allí. Por lo que entraría
y lo comprobaría. Si no era nada, se iría a su casa. Si lo era, se largaría de allí y
haría la llamada a la NCA.
La ventana era más difícil de abrir ahora de lo que había sido hacía dieciséis años,
pero ______ tiró de ella con ambas manos hasta que dio un chirrido. Agradecida
que se hubiera puesto sus pantalones negros capri para trabajar esa noche, deslizó
las piernas primero y se movió hacia abajo por la estrecha abertura.
Estaba oscuro y mohoso. Arrugó la nariz por el aire viciado y se sacudió las
telarañas se enredaron en su pelo. Siguió su camino a través de la sala, utilizando el
viejo escritorio de metal como guía. Había pasado un largo tiempo, pero aún
recordaba el camino. A sólo unos pasos estaba la ventilación a lo largo de la pared
interior.
¡La encontré! Con un sentido de intriga recordándole la infancia, quitó la tapa
detección de la salida del aire y se metió dentro.
Sólo se arrastró un poco al otro lado de la rejilla de ventilación. Murmurando
oraciones porque no encontrara ninguna araña enojada en el túnel por largo tiempo
sin utilizar, poco a poco se abrió paso hasta el final, cuidando de no hacer ruido.
Cuando llegó a la malla en el extremo de la chimenea, se sorprendió por la
actividad en el almacén, supuestamente vacío.
Un semi-camión sin marcas ocupaba la mayor parte del espacio en el centro de la
habitación bien iluminada. Contó por lo menos a diez hombres cargando una
especie de equipo de laboratorio en el camión. ¿Qué estaba pasando? No había
coches estacionados afuera del edificio. Su instinto le decía que nadie debería estar
ahí.
Por otra parte, podría ser exactamente como ella pensaba. Alguna empresa había
alquilado el antiguo almacén y había analizado mal los códigos de Medianoche, el
alivio porque no había llamado a la artillería pesada se apoderó de ella.
Su punto de vista era limitado debido a que la ventilación estaba en el suelo. Pero el
semi-camión estaba perpendicular a su línea de visión, dándole una visión clara de
los ejes de las ruedas.
Ahogó un grito cuando vio a un hombre aferrado a la parte inferior del camión. No
podía ver su rostro en las sombras, pero el contorno de su cuerpo era claro.
¡Ahora era seguro que eso no era normal!
¿Sería Medianoche? Y si no, entonces ¿quién era? Ahora, ¿qué se suponía que debía
hacer?
Realizar la llamada. Eso era lo que debía hacer. La única opción lógica era que se
arrastra fuera, llegara a un teléfono y llamara a la agencia. No era una agente de
campo del todo y apenas podía defenderse con un tubo de lápiz labial y una
linterna en miniatura.
Sintiéndose ridícula, empezó a deslizarse hacia atrás cuando de repente el hombre
cerró la parte de atrás del camión, apagó las luces y salió de la habitación.
Se hizo negro. No podía ver nada, no era que lo necesitara para salir de la
ventilación. ¿Y ahora qué? ¿Se iría? ¿Qué pasaría si el hombre debajo de la
camioneta fuera Medianoche? Quienquiera que fuese, se estaba escondiendo de los
otros hombres. Pero, ¿sería malo? ¿O era de los otros?
Tenía que ser Medianoche. ¿Quién más podría ser? Todo tenía mucho sentido
ahora, todos los códigos que le había dado. Asintió en la oscuridad, más segura que
nunca de que el hombre era un agente de la NCA.
Y allí estaba ella, a sólo a unos pocos metros de él, a punto de proporcionarle una
salida segura. ¿Cuán emocionante sería? Sería la que lo rescataría. Ya había llegado
tan lejos. No tenía sentido irse ahora. No cuando le podía mostrar la salida.
Pero, ¿cómo llamaría su atención?
¡La linterna!
Maniobrando, tomó su bolso, buscando a tientas en el interior hasta que sus dedos
se cerraron en el frío metal de la pequeña linterna. La centró contra la pantalla del
respiradero, rezando para que ninguno de los hombres la hubiera visto antes de que
la oscuridad hubiera llegado. Encendió el interruptor de la linterna. No pasó nada.
Volvió a hacer clic, encendiéndola y apagándola, encendiéndola y apagándola. La
batería estaba muerta. Grandioso. ¿Y ahora qué?
Dudó en gritar su nombre en la remota posibilidad de que alguien pudiera oírla.
Además, ¿qué pasaría si ni siquiera era él?
Deja de pensar de esa forma. Es él.
Lo más silenciosamente que pudo, empujó la cubierta de malla. Salió volando con
un ruido fuerte. Nevada se encogió ante el sonido, congelando su cuerpo en un
punto muerto.
¿Qué haría ahora? El sonido había sido lo suficientemente fuerte como para
despertar a los muertos, por no hablar de la vida al otro lado de la puerta. Pensando
que ya estaba en la sala, rápidamente corrió por delante. Se mantuvo baja,
arrastrándose sobre sus manos y rodillas, con la esperanza de poder recordar la
distancia al camión.
Estirando su mano frente a ella, sintió el camión.
Ya casi, sólo un poco más de pies y...
De repente estaba de espaldas sobre el piso de cemento frío. Un cuerpo grande y
duro se cerró de golpe en la parte superior de ella. ¡Estaba atrapada! No se podía
mover. Era una prisionera. Un grito escapó de sus pequeños labios antes de que
una mano apretara sobre su boca.
Su susurro entre dientes llegó a su oído.
—Cierra la boca o estás muerto.
El pánico se levantó como un hervidero. Su cuerpo se estremeció de miedo. La
adrenalina bombeó a través de su sistema, lo que desencadenó una respuesta de
lucha. Pateó inútilmente contra él, tratando de zafarse del cuerpo pesado que la
encerraba.
— ¡Deja de pelear! —Él movió levemente su mano de su boca.
Ella continuó luchando, mordiendo con fuerza su mano.
— ¡Hijo de puta! —Susurró él.
Cuando alzó la mano, ella abrió su boca y tragó oxígeno, preparando sus pulmones
para otro grito, cuando sintió el acero afilado, frío, apretado contra su garganta.
—Haces un sonido, y recibes una bala.
No podía ver nada, pero conocía la voz. El alivio la inundó.
— ¿Medianoche? —Susurró.
Oyó su inhalación rápida.
— ¿Quién diablos eres?
—Soy... Terciopelo de la Agencia —Su voz tembló, no sonando para nada como lo
hacía normalmente. Por favor, por favor, créeme.
— ¿Terciopelo?
—Sí.
— ¡Maldita sea! ¿Qué estás haciendo aquí?
El terror comenzó a disminuir al mismo tiempo que le quitaba el arma de su cuello.
Tomó una pequeña respiración rápida y se obligó a calmarse.
—Pasaba por aquí de camino a casa. Tus códigos de repente tuvieron sentido.
Conozco este lugar, y yo... yo pensé que podría echar un vistazo.
Él lanzó una maldición. —De todas las ideas estúpidas, ésa es la más idiota.
Estaba en lo cierto. Había sido una estupidez. Pero al menos podría estar
agradecido de que había ido a rescatarlo. —Mira, entiendo que estés molesto. Pero
si sólo…
Las luces se encendieron y volvió la cabeza hacia la puerta de entrada al almacén.
Vio pies. Pies corriendo. Un grupo de ellos. El pánico volvió familiar, sólo que diez
veces peor. ¡Los habían visto!
Sin previo aviso, las manos fuertes le dieron un tirón para arriba, empujando contra
su espalda.
— ¡Corre!
Ella, literalmente, corrió por su vida, con Medianoche en sus talones. Apenas se
detuvo cuando llegó a la rejilla de ventilación y en el interior abovedado, luchando
con sus manos y rodillas lo más rápido que podía hacia la abertura en el sótano.
¡Ya vienen! Sabía que no les tomaría mucho tiempo adivinar a dónde salía la rejilla
de ventilación, a menos que siguieran detrás de ellos ahora mismo. Todo lo que
podía oír era el sonido de sus rodillas golpeando el metal de la rejilla de ventilación.
Ya había subido a la mesa bajo la ventana cuando Medianoche salió de la
chimenea. Ella se incorporó, salió y se dirigió a su coche, sacando las llaves. ¡Oh
Dios, su mochila! Se dio la vuelta y miró al suelo a su lado.
Los pies de Medianoche crujieron en la grava detrás de ella.
— ¡Métete en el maldito coche!
Ella se detuvo y realizó la búsqueda en el suelo a su alrededor. El pánico y el miedo
desesperado la asfixiaron.
— ¡Mi bolso! ¡No lo encuentro! ¡Las llaves están allí!
— ¿Qué bolsa?
—Una mochila diminuta. Tenía las llaves en ella.
—Qué maldito desastre —Murmuró obscenidades en voz baja, la empujó en el
asiento del copiloto y corrió hacia el lado del conductor. Sacando lo que parecía un
pequeño martillo de metal de su bolsillo de sus vaqueros, se deslizó en el asiento y
golpeó el motor.
A los pocos segundos, el motor rugió a la vida. Gracias a Dios que había sido
rápido. Miró por el espejo retrovisor. Sus perseguidores se acercaban rápidamente
por el lado del edificio.
¡Date prisa y conduce!, oró porque no los fueran a matar.
Con los neumáticos chirriando, se separaron del estacionamiento.
No habían salido del área de estacionamiento cuando escucharon una detonación.
¡Oh Dios, por favor, no una llanta!
— ¡Abajo! — gritó Medianoche. Con un movimiento agarró la parte posterior de su
cuello y le empujó la cabeza en las rodillas.
— ¡Pensé que era un neumático!
—No fue un neumático —dijo él con tono cortante, cuando se dirigían rápidamente
por la calle oscura y desierta.
Si no se trataba de neumáticos, entonces... ¡Había sido una bala!
— ¡Están disparando contra nosotros!
—¡No me digas! ¡Mantén tu cabeza hacia abajo!
No quería morir ahí. No así. La bilis subió por su garganta y rápidamente la
comprimió. Ahora no. Respira profundo. Mantén la calma. Trató de mantener su
inhalación y exhalación lenta y constante.
Después de una serie de giros y chirridos de neumáticos, él dijo:
—Los he perdido. Puedes sentarte ahora — su voz se había calmado, pero sus
nervios no.
Con la cabeza enterrada contra sus rodillas y todo lo que había sucedido en el
almacén, todavía no había visto cómo era. Había sido una silueta negra, con su
sentido de la vista inútil. Y cuando las luces de repente llegaron, ni siquiera tuvo
tiempo para concentrarse antes de que corrieran a la ventilación. Todo lo que
conocía de él era su voz. Se recogió el pelo de la cara y, finalmente, tuvo una
mirada del hombre conocido sólo como Medianoche.
Wow. Casi exactamente como lo había imaginado. El alumbrado público exterior
brillaba en su pelo del color de su nombre clave. La barba de un par de días cubría
una mandíbula fuerte. Él le lanzó una mirada y ella contuvo el aliento. Sus ojos
eran tan sexys como su voz. Oscuros y amenazantes.
— ¿Tienes teléfono celular? —Le pregunto
— ¿Eh?
Su frente se arrugó cuando frunció el ceño.
—Un teléfono celular. Ya sabes, ¿Tienes un teléfono contigo?
—Sé lo que es y no, no lo tengo.
— ¿Quién en estos tiempos no tiene teléfono celular? Diablos, incluso los niños de
diez años lo tienen.
—Yo no — ¿A quién llamaría? ¿A su propio correo de voz? Entonces recordó—
¡Mi bolso! ¡Tengo que tener mi bolso!
—Bueno, obviamente no lo tienes o tendríamos las llaves del coche. ¿Lo tenías en
la salida de aire?
—Sí.
— ¿Qué pasó cuando saliste de la rejilla de ventilación en el almacén?
Ella asintió y se mordió el labio inferior, y se acordó entonces.
—Debo haberlo perdido cuando me tiraste al suelo de la bodega —Oh, Dios. ¡Era
tan idiota!
—Grandioso. Simplemente genial. —Rápidamente se detuvo en un supermercado,
saltó e hizo una llamada desde el teléfono público. Había dejado la puerta del
conductor abierta, y lo oyó discutir.
—Hey, ¡No es mi culpa que ella está aquí! ¿Por qué demonios ninguno de tus
hombres pudo encontrarme?
Tenía que estar hablando con el comandante. Ahí iba su trabajo de agente de
campo.
Porque no tendría más asuntos para jugar que un niño de diez años con un teléfono
celular. Avergonzada, se hundió en el asiento.
—Esto es una broma, ¿verdad? —Caminó la longitud del cable de teléfono y de
regreso, deslizando una mano por su pelo—. ¡No lo haré! —Su ceño se frunció de
una manera con la ya estaba familiariza—. ¡Como el infierno, lo haré! —Más
caminata, estirando el cable como si pudiera irse con él—. Tienes que estar
bromeando. ¿Por qué no puede hacerlo alguien? ¡Yo estoy aquí en medio de un
maldito caso!
Tras una larga pausa y un suspiro de asco, sacudió la cabeza.
—Tú eres el jefe. Pero esta es una idea realmente estúpida. —Terminó la llamada
abruptamente. Sin decir palabra, volvió al coche, cerró la puerta y se marcharon.
Ella no pudo soportar el silencio por mucho tiempo, pero tenía demasiado miedo
de preguntarle acerca de su conversación telefónica.
—Ni siquiera sabemos nuestros nombres reales.
— ¿Y? —Él apretó los labios y ella pudo jurar que le oyó rechinar los dientes.
—Mi nombre es ______. ______ James.
No hubo respuesta.
— ¿Y el tuyo?
Todavía sin respuesta.
—Creo que voy a seguir llamándote Medianoche, entonces.
Nick Call.
Nombre sexy. Había conseguido una buena mirada a su cuerpo bajo las luces de la
cabina telefónica, igualaba sus fantasías. Vaqueros oscuros abrazaban sus bien
proporcionados muslos y sus hombros anchos encajaban cómodamente en su
camiseta.
— ¿Me llevas a casa? —Estaba cansada, necesitaba un baño y, probablemente,
varios vasos de vino. Qué noche había sido.
—Me gustaría —dijo él con una sonrisa cáustica.
¿Se reía de ella?
— ¿Qué es tan gracioso?
Él le dirigió una mirada furiosa.
— ¿Gracioso? No hay una maldita cosa divertida sobre esta situación, ______nombre-
clave-Terciopelo-James. Dejaste tu bolso allí, lo que significa que dejaste
las llaves, así como tu identificación. Para este momento, los hombres saben dónde
vives y dónde trabajas. Probablemente estén en tu casa esperando por ti. Fuiste
testigo de un crimen. Si te encuentran, lo más probable es que te maten.
El pensamiento de los hombres esperándola en su apartamento evocó imágenes de
violencia que hizo que su cuerpo temblara otra vez. Se cruzó de brazos,
apretándolos con fuerza.
Los agentes de campo no tienen miedo, _______. ¡Consigue controlarte!
—Está bien. Ahora ¿qué pasará?
Nick exhaló con un suspiro de frustración.
—A pesar de mi opinión de que esto fue un desastre, el comandante piensa que
mostró iniciativa de tu parte.
No esperaba eso y ni siquiera trató de esconder la sonrisa que se formó en sus
labios.
— ¿En serio?
Él le disparó una sonrisa de incredulidad.
—Aparentemente.
— ¿Qué significa eso?
Sus manos se tensaron sobre el volante con un agarre mortal mientras miraba
directo hacia adelante.
—Significa que he llegado a ser oficial de entrenamiento. Y por ahora, eres mi
pupila.
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 24th 2012, 09:51

Increible capi
siguela estuvo genial
pero como a la rayis se le olvidada su bolso???
y por fin nick y ______ se conocieron!!!!!!
siguela no la dejes
cuidate
bye
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 24th 2012, 09:51

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 24th 2012, 09:52

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 24th 2012, 09:52

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 24th 2012, 09:52

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 24th 2012, 09:52

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 24th 2012, 09:53

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 24th 2012, 09:53

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 24th 2012, 09:53

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 24th 2012, 09:53

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 24th 2012, 09:54

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 24th 2012, 09:54

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 25th 2012, 20:53

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! bounce
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 25th 2012, 20:53

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cheers
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 25th 2012, 20:53

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Canta
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 25th 2012, 20:54

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Baila
Volver arriba Ir abajo
#CrazyMoFosOfNialler
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5350
Edad : 18
Fecha de inscripción : 18/05/2012

MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Agosto 25th 2012, 20:54

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! tiste
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.   Hoy a las 18:03

Volver arriba Ir abajo
 
Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» Terciopelo de medianoche. Nick&Tú.
» Setup The Strokes: Nick Valensi y Albert Hammond Jr.
» HA MUERTO NICK CURRAN
» Nick Capaldi - A Shade of Orange (2012)
» NICK LOWE en España (abril 2013)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: