Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

Que nove quieren despues de esta
Un Falso Novio (Joe)
64%
 64% [ 7 ]
El Amante Macedonio (quien elijan)*
0%
 0% [ 0 ]
*Kevin
0%
 0% [ 0 ]
*Joe
18%
 18% [ 2 ]
*Nick
18%
 18% [ 2 ]
Votos Totales : 11
 

AutorMensaje
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 21st 2012, 09:22

-TITULO: El árbol de los besos
-FECHA DE CREACIÓN: 29/11/2011
-AUTOR(A): Nian J (aun amiga)
-TIPO DE NOVELA: algo Hot pero sobre todo muy tierna (:
-MENSAJE PARA SUS LECTORES: se que les gustara, y me gustaria que le dieran una oportunidad a la nove




Sinopsis:


Aunque él la conocía bajo el nombre de Cecilia Webster, su verdadero nombre era _____ Welch y, hacía tan sólo algunas semanas, lo tenía todo en la vida, hasta que una tragedia le arrebató la vista. La ceguera era sólo temporal, al igual que su nueva identidad y su estancia en aquel pueblecito de Montana. Pero ¿qué ocurriría con sus sentimientos hacia el tierno servidor de la ley que se había hecho cargo de ella?
Atormentado por su propio pasado, el sheriff Joseph Jonas tenía bajo su custodia a una vulnerable y hermosa invidente cuya dependía de su capacidad para protegerla. Tenía que mantener a salvo a la testigo y… resistir la atracción que sentía por ella.


¿qué opinan? ¿la publico?




Última edición por IrennIsDreaMy el Julio 21st 2012, 12:17, editado 4 veces
Volver arriba Ir abajo
sheila_jemi
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 18
Localización : España/Córdoba
Fecha de inscripción : 22/04/2012

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 21st 2012, 13:33

primera lectoraaaaaaaa publicala pliiiisss... Very Happy k me a gustado la sipnosis Wink
Volver arriba Ir abajo
evelyn alejandra
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 977
Edad : 26
Localización : comiendo las galletitas azules de nick con joe y kevin
Fecha de inscripción : 01/12/2010

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 21st 2012, 16:26

sigguela
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 21st 2012, 16:58

¡Sigue! (:
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 21st 2012, 18:50

me encanto la sinopsis
SIGUELA =)
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 21st 2012, 18:56

Ya, siguela ya.
Ups, que modales los mios. Soy nueva lectora. Mi nombre es Licsa. Vivo en Narnia. Tengo un unicornio azul de felpa...
Me fui demasiado.
Ya, siguelaaaaa!! : )
Y cuídate. ♥

Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 21st 2012, 18:56

Ya, siguela ya.
Ups, que modales los mios. Soy nueva lectora. Mi nombre es Licsa. Vivo en Narnia. Tengo un unicornio azul de felpa...
Me fui demasiado.
Ya, siguelaaaaa!! : )
Y cuídate. ♥

Volver arriba Ir abajo
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 19
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 21st 2012, 22:00

Me encanto! Siguela pronto!
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 22nd 2012, 09:39

New Reader!!!!!!!
Siiiiiiiiiiiiiiiii Very Happy ,
siguela que me encanto la sipnosis.
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 22nd 2012, 12:11

AAAAAAAHHHHH nunca pense que les gustaria tanto....aqui les dejo el capi....les explico como van los capis.
La autora decidio dividirlos en 2 o 3 partes cada 1, para alargar mas la nove por que si no seria demasiado corta.
espero que la disfruteis y os guste (:



Capítulo Uno: Primera Parte


No le habían dicho que ella era ciega.

Joseph Jonas miraba por la ventana del salón, observando el coche que acababa de detenerse frente a su casa. El conductor ayudó a una mujer a salir y le dio el tradicional bastón blanco.

La ceguera de aquella mujer iba a complicar las cosas, pensó. Y todo era ya demasiado complicado.

Mientras se acercaban, Joseph los estudió. Sabía que el hombre era Kent Keller, el comisario que, junto con Bob Sanford, había preparado aquella operación. Aún no sabía el nombre de la mujer y, en cualquier caso, nunca conocería su verdadera identidad.

En los ocho años que llevaba siendo comisario de Mustang, Montana, nunca había tenido que involucrarse en un caso como aquel. Y solo lo había hecho porque Bob Sanford se lo había pedido.

No podía ver bien las facciones de la mujer, que caminaba torpemente apoyándose en el bastón. Llevaba gafas oscuras y el viento le lanzaba el cabello oscuro sobre la cara, ocultándola casi por completo.

Estaría bajo su custodia durante un par de semanas y él sería el responsable de que aquella mujer no sufriera daño alguno.

Joseph se apartó de la ventana cuando oyó el timbre.

—¿Comisario Jonas? —preguntó un hombre de cabello gris y aspecto serio.

—Soy yo.

—Soy el comisario Keller.

—Entren, por favor.

Mientras Joseph cerraba la puerta, Keller ayudó a la mujer a sentarse en el sofá. Joseph lo hizo frente a ellos, esperando pacientemente a que Keller se decidiera a contarle qué se esperaba de él.

—Comisario Joseph, esta es…

—Cecilia Webster —lo interrumpió la mujer en voz baja. Joseph supo inmediatamente que no era su nombre auténtico. Había sonado raro, como si fuera la primera vez que lo pronunciaba.

—Encantado. Espero que no hayan tenido problemas para encontrar la casa.

—Ninguno —dijo Keller, sin decirle de dónde venían.

—¿Ha estado en Montana alguna vez, señorita Webster?

—No. Nunca pensé en venir aquí.

—Pero aquí estamos —sentenció Keller.

—¿Quieren tomar algo? —ofreció Joseph.

—No, gracias —contestó Keller. Después de eso, se quedaron en silencio, obviamente incómodos—.¿Por qué no me
acompaña al coche para sacar las cosas de la señorita Webster? Tengo un poco de prisa —sugirió—. Cecilia, seguiremos en contacto.

—Muy bien —asintió ella.

Apoyada en el respaldo del sofá, parecía pequeña y frágil.

Joseph siguió a Keller hasta la puerta.

—Pensábamos que la investigación solo duraría un par de semanas, pero parece que va a durar un poco más —dijo el comisario cuando llegaron al coche—. Durante el último mes ha vivido en diferentes hoteles, pero le está afectando mucho tanto cambio, así que hemos decidido buscar algo permanente —añadió, abriendo el maletero y sacando una maleta y una bolsa de viaje.

—¿Por qué no está en el programa de testigos protegidos? —preguntó Joseph.

—Porque la gente contra la que tiene que testificar podría tener acceso a información sobre ese programa.

No podemos arriesgarnos. Hemos decidido salirnos del sistema para protegerla.

Joseph se sentía intrigado.

—¿Y por qué yo? —preguntó. Era una pregunta que llevaba haciéndose desde la llamada de Sanford.

Por primera vez, la sombra de una sonrisa iluminó el rostro de Keller.

—Mustang, Montana, no es exactamente una metrópolis.

—Yo no le diría eso a los habitantes de Mustang —bromeó Joseph.

—Hemos elegido este sitio por varias razones. Es un pueblo pequeño, su hoja de servicios es impecable y no tiene familia. Ni esposa, ni novia —explicó el hombre. Joseph empezó a preguntarse hasta dónde habrían llegado en sus investigaciones sobre él—. Además, Sanford nos dijo que le debía un favor y no podría negarse.

Bob Sanford había sido su mentor cuando ingresó en la academia de policía. Sin el interés y la paciencia de Bob, Joseph no habría conseguido soportar el entrenamiento.

—¿Hay algo que deba saber? —preguntó Joseph.

—No. Intente no cambiar su rutina diaria y dígale a cualquiera que le pregunte que es su novia y ha venido a visitarlo durante unas semanas. Su trabajo consiste básicamente en que no le ocurra nada —contestó Keller, abriendo la puerta del coche—. Solo tres personas saben dónde está, pero debe recordar que es testigo en una investigación y que su vida podría estar en peligro. No confíe en nadie y asegúrese de que ella tampoco lo hace —añadió, cerrando la puerta del maletero y entrando en el coche—. Estoy seguro de que todo va a salir bien.

—¿Cómo podría ponerme en contacto con usted si hiciera falta?

—No tendrá que hacerlo —contestó Keller antes de arrancar.

Joseph se quedó mirando el coche hasta que desapareció en una curva. Durante las siguientes semanas, tendría que compartir su casa con una testigo ciega cuya vida estaba en peligro. ¿Cómo podía una mujer ciega ser testigo de nada?, se preguntaba.

Pero sabía que no encontraría respuestas. Keller le había dicho lo que necesitaba saber, nada más y nada menos.

Cuando entró en casa, Cecilia estaba en la misma posición en que la había dejado. ¿Desde cuándo sería ciega? ¿Lo era de nacimiento, o habría perdido la vista en algún accidente?

—¿Comisario Jonas? —llamó ella. Había una nota de pánico en su voz.

—Sí, aquí estoy —contestó él, dejando la maleta en el suelo—. Pero será mejor que me llame Joseph. Según Keller, se supone que debo decirle a todo el mundo que es usted mi novia.

—Qué suerte tiene —murmuró Cecilia amargamente.

Joe no sabía qué decir.

—¿Quiere beber algo? ¿Tiene hambre?

—No, estoy bien —contestó ella—. Si voy a interpretar el papel de su novia, imagino que tendremos que inventar cómo nos conocimos.

Joseph volvió a sentarse en el sillón, frente a ella. Nunca hasta entonces se había dado cuenta de lo importante que era ver los ojos de una persona. Las gafas de sol eran desconcertantes.

—Como nunca ha estado en Mustang, se supone que nos conocimos en otra parte —murmuró él, pensativo—. Hace unos meses estuve de vacaciones en un camping. Podemos contarle a la gente que nos conocimos allí.

—¿Y quién iba a creer que yo estaba de vacaciones en un camping, montando una tienda?

Tenía razón, pensó Joseph.

—Podríamos habernos conocido en un café, cuando yo volvía a casa.

—¿Y quién era yo?, ¿la camarera?

Joseph empezaba a sentirse irritado.

—Oiga, tiene que ayudarme.

Ella se quitó las gafas de sol, mostrando unos preciosos ojos verdes enmarcados por pestañas oscuras.

—Lo siento. Estoy cansada —murmuró. Sin las gafas de sol, Joseph podía ver que tenía ojeras. Seguramente, llevaba mucho tiempo sin descansar—. ¿Le importa si voy a echarme un rato? Podemos discutir los detalles más tarde.

—Por supuesto. Voy a llevarle la maleta a su habitación y después volveré por usted.

—Se lo agradezco.

Por primera vez desde que compró la casa, Joseph se alegró de que la habitación de invitados no tuviera muchos muebles. Solo la cama, una mesilla y una cómoda. Al menos, no sería muy incómoda para una persona ciega.

Cuando volvió al salón, ella estaba de pie, con el bastón en la mano y las gafas de sol sobre la cabeza.

—Vamos —dijo, incómodo, tomándola por el codo—. Hay un pasillo. Su habitación es la segunda puerta a la izquierda. El cuarto de baño es la primera puerta a la derecha —explicó. Ella permanecía tensa, como si no estuviera acostumbrada a que la tocasen. Y era lógico que estuviera tensa. Aun en las mejores circunstancias, sería difícil ser ciega. En su caso, además, estaba en peligro y acababan de dejarla en casa de un desconocido—. La cama está de frente, la cómoda a la izquierda y la mesilla, al lado de la cama —siguió explicando—. He dejado su equipaje en el armario, la puerta que hay al lado de la cómoda. ¿Quiere que la ayude a sacar sus cosas?

—No, gracias. Puedo hacerlo yo sola —contestó ella con sequedad, como si la pregunta la hubiera irritado.

—Entonces, la dejo para que descanse. ¿Quiere la puerta abierta o cerrada?

—Cerrada.

Joseph volvió al salón y se acercó a la ventana, pensando en su invitada.

Cecilia era ciega, preciosa y… pinchaba como un cactus. Pero sin saber qué le había pasado ni cómo se había visto involucrada en aquel caso era difícil criticarla.

Joseph se pasó las manos por las perneras del vaquero; estaban sudorosas de la tensión. Tenía que cuidar de una mujer ciega. ¿Aquello era una venganza? ¿La reparación del trauma de su vida?

De nuevo, el recuerdo lo asaltó. Por un segundo, recordó lo que había ocurrido una noche, mucho tiempo atrás. Los faros de su coche, la carretera oscura, el vehículo fuera de control, el árbol que se acercaba cada vez más hasta que…
Joseph sacudió la cabeza, intentando apartar de sí aquellos pensamientos.
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 22nd 2012, 12:56

El primer cap me encanto,
de que habra sido testigo???
Y que sera lo que le paso a Joe???
Bueno,
ya se sabra,
siguela pronto please,
que esta genial Smile .
Volver arriba Ir abajo
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 22nd 2012, 13:08

ME FASCINO EL PRIMER CAP!!!!

ADORO TU NOVE...

SIGUELAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
jonaticaa15
Forista!


Cantidad de envíos : 120
Edad : 20
Fecha de inscripción : 22/01/2012

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 22nd 2012, 13:34

Nueva Lectora
Me encanto el primer CAP tienes que seguirla por favor
Volver arriba Ir abajo
sheila_jemi
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 18
Localización : España/Córdoba
Fecha de inscripción : 22/04/2012

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 23rd 2012, 09:19

wauuu me encanta el caps dios siguela pliissss Smile
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 23rd 2012, 13:21

bueno amores aqui otro capi (: espero que os guste y espero vuestras opiniones


Capitulo Uno: Segunda Parte


Una semana, dos a lo sumo, y aquella mujer habría desaparecido de su vida. Podía cuidar de ella durante dos semanas, mantenerla a salvo y no recordar el pasado, no recordar al hombre cuya vida él había destrozado en una carretera oscura trece años atrás.

Siete pasos desde la puerta hasta el borde de la cama. Cinco pasos desde la cama a la cómoda y cuatro hasta el armario. Todo su mundo se resumía en contar los pasos.

Cecilia se dejó caer sobre la cama, suspirando.

—Me llamo ______ Welch —susurró para sí misma—. ______ Welch. ______ Welch.

Como un mantra, lo repetía una y otra vez, temiendo que uno de aquellos días _______ Welch dejara de existir.

_______ Welch tenía el mundo a sus pies. Era una reconocida diseñadora de interiores y su tienda era cada día más conocida en Chicago. Poseía un precioso apartamento con vistas al lago Michigan, una vida social ajetreada y una buena relación con su hermana y su cuñado.

En ese momento, tuvo que ahogar un sollozo. No quería pensar en Alicia y John ni en aquella noche… Si esas horrendas visiones se repetían, se volvería loca.

Cuando pensaba en el pasado, el dolor la abrumaba. Si intentaba anticipar el futuro, el miedo y la desesperación la angustiaban. Tenía que concentrarse en el presente.

A tientas, sacó la maleta del armario, la colocó sobre la cama y sacó su ropa, colocada cuidadosamente en perchas.

Absolutamente todo se lo había comprado una oficial de policía cuando _______ salió del hospital. Un vestido, dos pares de pantalones vaqueros, un par de pantalones de vestir, dos camisas, tres camisetas y dos blusas de seda, todo en diferentes tonos de azul para que pudiera intercambiar las prendas sin que desentonaran.

La bolsa de viaje contenía las cosas de baño, ropa interior, camisones y un par de zapatos. Después de colocarlo todo, se sentó en la cama. Al menos, sería agradable estar en el mismo sitio durante más de tres días.

El último mes había ido de hotel en hotel y tenía moretones en las espinillas por no haber tenido tiempo para recordar las distancias. Cuando tenía asumidas las medidas, cambiaban de hotel y vuelta a empezar.

______ pensó en su anfitrión. Joseph Jonas. Solo sabía de él que era el comisario de Mustang, Montana.

Y también sabía que tenía una voz profunda, tan cálida como el terciopelo. Olía a colonia masculina y, mientras la llevaba a su habitación, le había dado la impresión de que era un hombre alto y fuerte.

No sabía qué edad tenía, ni cuál era su aspecto ni… si podía confiar en él. Aunque imaginaba que Kent Keller y Bob Sanford no la habrían dejado en aquella casa si Joseph no fuera un hombre de toda confianza.

______ frunció el ceño al recordar a los dos hombres bajo cuya custodia había estado durante aquel mes. Había tardado algún tiempo en confiar en ellos lo suficiente como para contarles lo que había visto desde el armario.

Cuando el médico dijo que se encontraba suficientemente recuperada, la dejaron al cuidado de Keller y comenzaron los viajes de hotel en hotel.

______ se quitó las gafas de sol que llevaba en la cabeza y se dejó caer sobre la cama.

Las lágrimas asomaron a sus ojos cuando pensó en lo que había perdido. Todo. Lo había perdido todo.

Pero aceptaría encantada seguir ciega durante el resto de su vida si, de ese modo, pudiera devolverles la vida a Alicia y John.

Pero sabía que eso era imposible. John y Alicia habían muerto. Asesinados en su casa. Y ningún sacrificio por su parte, ningún pacto con el diablo podría devolverles la vida. Lo único que ________ podía hacer era intentar ayudar a la policía para que los responsables de aquellas muertes acabaran en la cárcel.

Como había hecho durante las últimas cuatro semanas, _______ secó sus lágrimas, negándose a dejarse vencer por el dolor. Venganza. Esa era la razón de su existencia. Los culpables debían ser castigados.

Aquel era el objetivo que la hacía seguir adelante, que le impedía caer en la desesperación.

Sobreviviría hasta que los responsables de la muerte de Alicia y John pagaran por su horrible crimen.

Por el momento, se suponía que era Cecilia Webster, una mujer ciega de veintiséis años, nacida en Cleveland, Ohio.
Era una identidad falsa destinada a protegerla, pero no se había sentido a salvo ni un instante durante el último mes.

Un par de semanas más, eso era lo que Keller le había prometido. Un par de semanas más, y la investigación habría terminado y los asesinos estarían entre rejas. Entonces, podría volver a hacer su vida… o, al menos, podría recuperar las piezas que quedaban.

______ cerró los ojos, esperando, rezando para que llegara el dulce alivio del sueño. Para que desaparecieran las horribles pesadillas que habían plagado su reposo durante todo ese tiempo.

Joseph miró el reloj por tercera vez en veinte minutos. Su invitada llevaba casi tres horas en la habitación y no había oído ningún ruido.

Mientras dormía, él había preparado hamburguesas y patatas fritas de cena. No era comida para un gourmet, pero esperaba que a ella le gustase.

Imaginaba que se levantaría cuando tuviera hambre y, mientras tanto, lo único que podía hacer era esperar.

Joseph había llamado a la oficina un rato antes para decirle a Vic Taylor, uno de sus alguaciles, que iba a tomarse un par de días libres. Aunque Keller le había dicho que siguiera con su rutina diaria, no podía dejar sola a una mujer ciega en una casa que no conocía.

A Vic le contó que una amiga suya había ido a visitarlo y el alguacil le aseguró que él y sus compañeros se harían cargo de todo, y que lo llamaría en caso de que encontraran nuevas pistas sobre el caso Casanova, que tenía en jaque a toda la comisaría de Mustang.

Joseph colgó, sintiéndose un poco más tranquilo.

Pero, en ese momento, un grito rompió el silencio de la casa.

Por un instante, Joseph se quedó helado. El grito había llegado de la habitación de invitados. A toda prisa, sacó la pistola del cajón, le quitó el seguro y se acercó con sigilo hasta la puerta.

¿Habrían conseguido localizarla?

¿Habría alguien en el dormitorio con ella? Maldito fuera Keller por no haberle contado nada más. Maldito fuera Keller
por no advertirlo de que ella podía estar en peligro inminente.

Cuando llegó a la puerta, intentó escuchar algún sonido que le indicara lo que estaba ocurriendo al otro lado. Nada. Ni el menor ruido.

¿Estaría muerta? ¿Abriría la puerta y se encontraría su cuerpo sin vida tumbado sobre la cama? Si alguien hubiera entrado por la ventana, Cecilia no habría podido verlo. No habría sabido que no estaba sola en la habitación hasta que las manos de alguien se cerraran sobre su garganta o hasta que una hoja afilada hubiera tocado su piel…

Joseph tomó el picaporte y lo giró suavemente. El entrenamiento y el instinto le advertían que fuera despacio, que se enfrentara con lo desconocido con precaución. Abrió la puerta con cuidado y entró en la habitación, empuñando la pistola.

Nada.

No parecía haber nadie. El edredón estaba arrugado, la ventana cerrada y las cortinas en su sitio. Todo parecía estar en orden. Excepto que Cecilia Webster había desaparecido.

Joseph escuchó entonces un golpe dentro del armario y, pistola en mano, abrió la puerta. Allí estaba ella.

Joseph murmuró una maldición. Cuando la vio, hecha un ovillo, con los ojos cerrados y las mejillas húmedas de lágrimas, se preguntó por qué infierno habría tenido que pasar y… en qué infierno se había metido él.
Volver arriba Ir abajo
jonaticaa15
Forista!


Cantidad de envíos : 120
Edad : 20
Fecha de inscripción : 22/01/2012

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 23rd 2012, 13:46

Me encanta tienes que seguirla por favor!!!!
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 23rd 2012, 15:40

Nueva lectora... Me gusta muchisimo la nove y vomo la estas desarrollando
Me gusta mucho como escribes
Espero q la sigas pronto
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 23rd 2012, 17:30

Me encanto el cap,
pense que habia entrado alguien en la habitacion pale ,
bueno,
siguela pronto please.
Volver arriba Ir abajo
FerJonas12
Novia De..


Cantidad de envíos : 645
Localización : Ave. Fastlife LA. California
Fecha de inscripción : 03/02/2012

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 23rd 2012, 20:05

Nueva lectora! bueno al menos en esta nove
siguela please me ah gustado mucho quiero saber que pasa siguela
si? Very Happy
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 24th 2012, 06:51

Siguela estoii super emocionada... Me a gustado mucho cm escribes...
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 24th 2012, 12:27

otro capitulo para mis niñas bellas (:


Capítulo 2: Primera Parte


A través de los listones de madera de la puerta del armario, vio a dos hombres entrar en la casa armados con pistolas.

—¡Un momento! —exclamó John—. ¿Qué es esto? ¿Qué pasa?

______ observó con horror cómo su hermana y su cuñado daban un paso atrás y se paraban frente al armario dentro del que ella estaba escondida.

—No hagáis nada… —la voz de John se apagó bajo el sonido de un disparo.

Se oyeron más disparos. Un total de seis. Explosiones silenciadas, sonidos que no podían oírse fuera, que no podían ser una llamada de ayuda.

Pero que sí servían para matar a Alicia y John.

John cayó hacia adelante, como un árbol cortado por un leñador. Alicia se desplomó hacia atrás y su cuerpo golpeó la puerta del armario. Una bala chocó contra la pared, justo sobre la cabeza de _______.

La sangre entró a través de los listones de madera y le cayó, como una fina lluvia, sobre la cara y el pecho.

Poniéndose una mano en la boca, ______ intentó ahogar un grito de terror. ¡No! ¡Dios mío, no! Aquello no podía estar pasando. Su mente intentaba frenéticamente buscarle sentido a lo que acababa de ocurrir.

Tuvo que luchar contra el impulso de ayudar a su hermana, pero, en algún rincón de su aterrorizada mente, el instinto de supervivencia la hizo permanecer inmóvil.

Tenía que quedarse callada. Si la encontraban, la matarían a ella también. Tenía que mantenerse con vida para contarle a la policía lo que había pasado…

—Cecilia…

La voz llegaba de algún lugar lejano, pero no tenía nada que ver con ella. ________ cerró los ojos y se apretó con fuerza una mano sobre la boca.

Sangre. Había mucha sangre. Alicia estaba muerta, asesinada, su sangre sobre la cara de ______. Toda aquella sangre. ¿Por qué había ocurrido? ¿Por qué?

—Cecilia… —volvió a escuchar la voz masculina.

________ se hizo un ovillo, apretando la espalda contra la pared en un intento de escapar.

Entonces, una bofetada la hizo salir de la pesadilla y volver al presente. En un instante, se dio cuenta de que no estaba en casa de Alicia y John. Estaba en Montana. Mustang, Montana.

—¿Comisario Jonas? —susurró.

—Joseph —la corrigió él—. Estoy aquí.

Joseph le dio la mano para sacarla del armario. Una mano que a ella le pareció grande y cálida: un consuelo, a pesar
de su tacto poco familiar.

Cuando ella levantó la mano, rozó la ropa que colgaba de las perchas.

—Estoy en el armario, ¿verdad?

—Sí. ¿Por qué no sales de ahí?

Había vuelto a tener aquella pesadilla. No, no una pesadilla, más bien había vuelto a vivir el horror de aquella noche. Y, como siempre, había buscado refugio en el armario más cercano.

¿Cuándo iba a terminar aquello? ¿Volvería su vida a ser normal alguna vez?

El bochorno se mezclaba con una abrumadora desesperación a medida que salía de su confinamiento.

—¿Cómo has sabido que estaba aquí? —preguntó, tuteándolo por primera vez.

—Porque te he oído gritar.

—Lo siento. Estaba teniendo una pesadilla —explicó _______—. Veo que Keller no te ha contado lo de mis pesadillas.

—Keller no me ha contado nada. ¿Te encuentras bien?

_______ suspiró.

—Avergonzada. Mortificada, pero sí, me encuentro bien.

—No tienes por qué sentirte avergonzada. Todo el mundo tiene pesadillas de vez en cuando —intentó consolarla él.

______ no dijo nada, pero hubiera querido decir que no todo el mundo tenía pesadillas que llevaran a meterse en un armario—. He hecho algo de cena.

Cena. La normalidad de aquella palabra la hizo sentirse aliviada.

—Si no te importa, voy a lavarme la cara.

—Claro. Te esperaré en el salón para llevarte a la cocina —asintió él mientras la acompañaba al cuarto de baño.

Al cabo de un momento, se estaba lavando la cara y mirando la pared, donde imaginaba habría un espejo.

_______ intentaba obligarse a sí misma a ver. Un rayo de luz, un milímetro de iluminación en la oscuridad…

Deseaba desesperadamente ver algo. Pero el pozo negro en que se había convertido su mundo seguía siendo impenetrable.

Era como si se la hubiera tragado la oscuridad de la noche y las tenebrosas sombras la hubieran devorado.

Era raro que en la oscuridad, dormida y teniendo una pesadilla, hubiera podido encontrar el armario.

¿Lo habría buscado tocando la pared con las manos? ¿O habría recuperado la vista momentáneamente mientras soñaba para encontrar el único lugar en el que se sentía a salvo?

_____ buscó la toalla para secarse antes de salir del baño y dirigirse, a tientas por la pared del pasillo, hasta el salón. Se sobresaltó cuando alguien le tocó el brazo.

—Lo siento, no quería asustarte —dijo Joseph.

—No te preocupes. Es desconcertante que te toquen cuando no puedes ver a la persona.

—Espero que te gusten las hamburguesas —dijo Joseph cuando llegaron a la cocina.

—Claro que me gustan —aseguró ella, tocando el borde del plato para orientarse.

—¿Mostaza o tomate?

—Un poco de mostaza, por favor.

—¿Patatas?

—Bueno —asintió _______, con desgana. Comer era una de tantas actividades que se habían convertido en una tortura desde que había perdido la vista. Comieron en silencio, como dos extraños que no sabían bien qué decirse el uno al otro—. Háblame de Mustang —dijo ella por fin, haciendo un esfuerzo para romper el silencio.

—No hay mucho que decir. Es un pueblo muy pequeño, pero es un buen sitio para crecer y mejor para retirarse.

—Te gusta mucho, ¿verdad?

—Sí. Es buen sitio para vivir. Estuve cuatro años fuera, mientras estudiaba en la universidad, y después fui a la academia de policía, pero mi corazón nunca salió de Mustang.

—¿Tienes familia aquí?

En cuanto la pregunta salió de sus labios, la desesperación de su propia soledad pareció clavarse en su corazón.

Nunca más podría volver a compartir risas o lágrimas con su hermana. Nunca volvería a disfrutar de un abrazo de Alicia.

—No, no tengo familia. Mi padre murió hace tres años en un accidente de coche y mi madre falleció siete meses después. Los médicos dijeron que fue un infarto, pero yo siempre he creído que murió porque tenía el corazón roto —explicó Joseph. Después, se aclaró la garganta, como avergonzado por haber contado aquello—. La verdad es que, aunque no tengo familia, los vecinos de Mustang se portan como si lo fueran.

Aquí todo el mundo conoce la vida de los demás y, si tienes algún problema, siempre hay alguien para echarte una mano.

—Si todo el mundo conoce la vida de los demás, creo que lo sensato sería que inventáramos una historia para nosotros

—dijo ella. Joseph asintió con la cabeza—. No me gustaría decir que nos conocimos haciendo acampada porque nunca lo he hecho.

—¿Nunca has salido de camping? ¿Nunca has dormido bajo las estrellas cuando eras niña? —preguntó él, incrédulo.

—No —contestó ella—. Lo más cerca que he estado fue cuando mi hermana y yo hacíamos una tienda en nuestra habitación.

Aquel recuerdo la reconfortó.

Cuando eran pequeñas, Alicia y ella habían hecho una tienda con las sábanas y se habían metido dentro con una caja de galletas mientras inventaban historias de miedo. Su madre las castigó a la mañana siguiente porque la habitación parecía una leonera, pero la aventura nocturna había merecido la pena.

El calor de aquel recuerdo contrastaba con la frialdad de la pérdida de su hermana, creando un huracán de dolor en el interior de _______.

—¿Cecilia? —la llamó él, al verla perdida en sus recuerdos.

—Podemos decirle a todo el mundo que nos conocimos en un camping —propuso ella, cambiando de opinión repentinamente—. Podemos decirles que yo estaba con mi hermana y tú en la tienda de al lado.

No creo que nadie se ponga a hacer averiguaciones.

—Muy bien. Les diremos que, desde entonces, no hemos dejado de llamarnos por teléfono.

_______ asintió.

—Entonces, es oficial. Ahora tienes novia —afirmó, terminando su hamburguesa—. ¿No pensará la gente que es raro que te hayas enamorado de una chica ciega?

—A la gente le parecerá raro que me haya enamorado, no importa de quien.

—¿Por qué? —preguntó ella con curiosidad.

—He sido el solterón de Mustang durante años. Todas las madres intentan emparejarme con sus hijas y me arrinconan en cuanto pueden para hablarme de las virtudes de sus niñas.

—Debes de ser muy guapo —dijo _______.

Joseph soltó una carcajada. Tenía una risa preciosa. Profunda y ronca, con una calidez que parecía calentar el hielo que recubría su corazón.

—No soy particularmente guapo. Solo uno de los pocos solteros de Mustang. Además, ya sabes lo que dicen de las mujeres y los hombres con uniforme.

Hombres de uniforme. De repente, _______ se puso rígida. John y Alicia llevaban uniforme de policía.

Les gustaba su trabajo en el departamento de policía de Chicago. Uniformes con placas. Símbolos de seguridad. Y, sin embargo, el recuerdo de esos uniformes era para ella aterrador.

Pero ______ debía apartar de su mente aquellos pensamientos y se concentró en el hombre que tenía enfrente, un hombre al que podía oler y sentir, pero que no podía ver.

—¿Cuántos años tienes?

—¿No te dijo tu madre que no se le pregunta la edad a la gente? —rio él.

—Mi madre me enseñó que, para saber algo, hay que preguntar.

—Muy lista tu madre. Voy a cumplir treinta.

—¿Por qué no te has casado? Creí que la gente en los pueblos pequeños se casaba muy joven.

—Las relaciones son muy complicadas. A mí me basta con mi trabajo y mi casa.

—No me extraña que seas un buen partido. No hay nada que abra más el apetito de una mujer que un solterón recalcitrante.

—Hablando de apetito, ¿quieres otra hamburguesa?

—No, gracias —contestó ella. ________ escuchó el ruido de la silla y supo que él se había levantado—. Siento no poder ayudarte a recoger.

—No te preocupes.

—No es real —murmuró _______ entonces. Había dicho aquello sin pensar.

—¿Cómo dices?
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 24th 2012, 13:53

Bueno me gusto mucho
Espero q la sigas pronto...
Volver arriba Ir abajo
mariina
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 20
Localización : Con Joe, abrazaditos mientras me canta I gotta find you al oido.
Fecha de inscripción : 25/09/2011

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 24th 2012, 18:01

Tienes que seguirla pronto,
que esta genial,
asi que no tardes mucho en poner cap.
Volver arriba Ir abajo
Wenn
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1547
Edad : 21
Fecha de inscripción : 01/04/2012

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 25th 2012, 09:36

SIGUELAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
IrennIsDreaMy
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1250
Edad : 22
Localización : On the Other Side of the Door with Taylor Swift and Joe Jonas <3
Fecha de inscripción : 21/01/2012

MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Mayo 25th 2012, 13:02

chicas hoy les deje capitulo de suerte, por que estoy con una alergia que me muero...mañana no habra capi, el Domingo 2ble (:


Capitulo Dos: Segunda Parte


—Mi ceguera. No es real.

Hubo un momento de silencio.

—¿Qué quieres decir? ¿Estás fingiendo ser ciega?

—No veo, pero no hay ninguna razón física para ello. Es algo psicosomático. Una ceguera histérica lo llaman —explicó
ella, sin poder evitar un tono de rabia.

Lamentaba habérselo dicho. Todo aquello la hacía sentirse débil y estúpida. Y, después de saberlo, él también pensaría que era débil y estúpida.

—¿Eso te ocurrió al mismo tiempo que… lo que hizo que te pusieran bajo custodia? —preguntó Joseph.

Ella asintió.

—Los médicos dicen que puedo recuperar la vista en cualquier momento —murmuró. También le habían dicho que era posible que no la recuperase nunca, pero _______ no quería ni pensar en esa posibilidad—. Solo quería que lo supieras. Aún no he tenido mucho tiempo para acostumbrarme a… mi nueva situación, así que no soy lo que se considera una persona acostumbrada a la ceguera. Pero será mejor que no le digamos a tus amigos que has tenido la mala suerte de enamorarte de una mujer ciega que, además, está loca —añadió en tono de broma, pero no podía esconder la amargura que había en sus palabras.

Hubo otro silencio después de aquello.

—La auto compasión no sirve para nada.

Las palabras de Joseph se quedaron colgadas en el aire durante unos segundos. _______ no podía creer que la acusara de sentir compasión de sí misma. ¿Qué sabía él de su vida, de ella?

Y, de repente, se puso furiosa.

—¡Cómo te atreves! Tú no lo has perdido todo. No tienes ni idea de lo que he tenido que soportar… lo que sigo teniendo que soportar —exclamó, levantándose de golpe. Sabía que estaba exagerando, que su furia excedía la ofensa, pero era una furia que había ido creciendo dentro de ella desde la noche en que su mundo había explotado de repente con una violencia inexplicable. No podía controlarse. Después de haberla liberado, tenía que permitir que se consumiera—. Tú tienes una vida agradable en un sitio agradable —añadió, con voz estridente—. Yo he perdido a mi familia, mi carrera y la vista. Perdona si, por un momento, siento compasión de mí misma. Creo que me lo merezco. Pero si tanto te molesta, me llevaré mi pena a mi habitación.

______ habría deseado hacer una salida digna, pero se golpeó la cadera con una esquina de la mesa.

Afortunadamente, Joseph no intentó ayudarla, como si supiera instintivamente que ella debía valerse por sí misma, aunque estuviera llena de moretones cuando llegara a su habitación.

Joseph hizo una mueca cuando la oyó golpearse contra la mesa del salón. Un momento después, ella cerraba la puerta de su dormitorio de un portazo.

Dejando escapar un suspiro, el comisario se pasó la mano por el pelo. Lamentaba haber dicho aquello, pero tenía la impresión de que no era el momento adecuado para disculparse.

Le había dicho que había perdido a su familia. ¿Un marido, hijos? Joseph recordaba vívidamente el dolor de su madre cuando su padre murió, un dolor tan debilitador que, poco a poco, le había ido robando el deseo de vivir.

Era el recuerdo de ese dolor lo que había inducido a Joseph a vivir solo para siempre, antes que arriesgarse a sufrir de una forma tan horrenda. El amor siempre empezaba siendo una esperanza, pero terminaba con un corazón roto.

Mientras fregaba los platos, empezó a recordar la información que ella le había proporcionado, pero que solo provocaba más preguntas.

Cecilia tenía razón sobre una cosa: él no sabía lo que le había pasado y no tenía derecho a juzgarla ni censurarla.

Joseph terminó de limpiar la cocina y fue al salón. Su rutina normal era encender la televisión y relajarse hasta la hora de irse a la cama. Pero aquella noche no la encendió. Le parecía un poco descortés, ya que Cecilia no podía verla con él.

¿Qué haría Nick por las noches? ¿Cómo pasaría las oscuras horas de su vida? Aquellas preguntas le daban vueltas en la cabeza, agitándolo.

Joseph había decidido años atrás apartarse de su mejor amigo, Nick, por saber que su presencia sería siempre un recordatorio de la tragedia que su amigo había sufrido. Maldecía a Bob Sanford por haberle asignado aquella misión, y a Cecilia Webster por hacer que recordara lo que llevaba tantos años intentando olvidar.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-   Hoy a las 19:55

Volver arriba Ir abajo
 
El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 9.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
 Temas similares
-
» El árbol de los besos (Joe y Tu) -TERMINADA-
» {Video} HeeChul quiere tus besos... a pesar del COMFER
» Un árbol florecido de lapacho amarillo (Tabebuia alba)
» Besos de un Angel (ADAPTACION) NIck y tu Hot
» Besos a la Venta Joe&Tu (semiHot)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: