Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
CRIS
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 712
Edad : 23
Localización : donde quiera que este joe!!!!
Fecha de inscripción : 10/02/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 16th 2010, 22:29

la tonta soy yo no?..¬¬ si es asi..diabLos jajaja seguila pronto plis me muero si no la sigues me ncanta me fascina muxoooooooooooooooooooo
XOXO MIA.
Volver arriba Ir abajo
mia_sad
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 436
Edad : 26
Localización : en internet pasando el rato xD
Fecha de inscripción : 16/02/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 17th 2010, 09:09

COMO DIJE ANTES LA TONTA SOY YO¬¬..PERO PORQ MI HERMANA SE DJO CONECTADA¬¬COMO SIEMPRE..COMENT CON SU CUENTA PERO VUELVO A COMENTAR JAJAJAJAJAJA SEGUILA PRONTO PLISSSSSSSSSSSSSSSSSS
AHORA SI
XOXO MIA.
Volver arriba Ir abajo
http://kevinparatodas.foros-activos.es/forum
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 17th 2010, 12:01

ya les pongo el cap 6
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 17th 2010, 12:02

Capítulo 6
Incluso en ese momento, ____ podía recordar que había querido quedarse allí.
Le había parecido más sencillo quedarse donde estaba, como un animalito, temblando de resentimiento, vergüenza y, sí, tristeza también, antes que levantarse y adecentar su aspecto mientras intentaba asumir lo que acababa de ocurrir
Por fin, el miedo a ser descubierta por algún empleado la llevó a ponerse las braguitas del bikini y a taparse con la camisola. Y así volvió a su habitación, donde se dio una ducha muy caliente, como si con ella pudiese borrar lo que le acababa de suceder
Se preguntó cómo había podido Kevin tratarla así, como si no tuviese sentimientos. Y se dio cuenta de que lo había hecho porque le había insultado al decirle que hacer el amor con él sería sólo una desagradable obligación.
Había notado su enfado en el hecho de que casi ni la había tocado. Le había hecho el amor de manera fría y eficiente. Y, luego, se había marchado y la había dejado sola, como despreciándola.
No obstante, tampoco había sido cruel. Tal vez no se hubiese comportado bien. Al fin y al cabo, era su esposa, y virgen, pero no la había forzado, sólo se había aprovechado de que estaba confusa. Y, sobre todo, no le había hecho daño. Al menos, físicamente.
Por eso le resultaba difícil odiarlo tanto como le hubiese gustado.
En ese momento, con él durmiendo en el salón, se dijo que iba a seguir manteniendo el muro de indiferencia que había construido durante su luna de miel.
Apartó la colcha y se levantó de la cama para acercarse, sin hacer ruido, al pequeño sillón que había al lado de la ventana.
Necesitaba dormirse para estar fresca por la mañana, pero, gracias al hombre que había en su sofá y a los recuerdos que éste le había traído, sabía que no podría dormir.
Recordó cómo se había puesto la mano en el vientre cuando estaba en la ducha, y había pensado que tardaría tres semanas en saber si Kevin había logrado su objetivo, si la había dejado embarazada.
O cómo había intentando inventarse una excusa para no tener que cenar con él tres horas más tarde, sabiendo que tendría que verlo y hacer como si no le importase cómo la había tratado.
Había tenido que cenar con él, en silencio, igual que el resto de las noches de su luna de miel.
Al día siguiente, durante el desayuno, se había enterado de que Kevin no pensaba pasar tiempo con ella durante el día tampoco. Había puesto a su disposición un coche con un conductor, para que pudiese así conocer la bella costa amalfitana.
Aquella había sido la manera en que él había solucionando aquella incómoda situación, quitándosela del medio.
También había pedido que le llevasen una caja llena de libros para que leyese y estuviese entretenida.
Así pues, los siguientes días, ____ había hecho turismo, lo que había evitado que tuviese que estar con Kevin que, para su sorpresa, seguía tratándola con sorprendente generosidad y, además de darle más dinero del que había tenido en toda su vida, también le había proporcionado varias tarjetas de crédito, aparentemente sin límite.
____ se había dado cuenta entonces de que había muy pocas cosas que quisiese comprar.
Lo que sí había comprado en Positano eran tres trajes de baño, uno negro, otro verde oliva, y el tercero en granate, para reemplazar al bikini negro que no quería ponerse nunca más.
En Amalfi, había comprado también papel artesanal, típico de allí, para enviárselo a Julia y Harry. También les había escrito una postal en las que hablaba del tiempo y de las vistas, ya que no podía contarles que se lo estuviese pasado bien.
Paolo, el conductor, era un hombre agradable de mediana edad, que hablaba bien el inglés y que le enseñó con entusiasmo su tierra y compartió con ella su historia. No obstante, ____ se dio cuenta de que, como al resto de los trabajadores de la casa, le sorprendía que no estuviese más con su marido, y a menudo le preguntaba si éste se encontraba bien.
Un día, sentada en una terraza en la plaza de Amalfi, tomándose un café, había observado a las familias que paseaban por ella, a las parejas, que se miraban a los ojos con complicidad, que se daban la mano, un abrazo, pensando que a ella nadie la había tratado nunca así, ni siquiera Alan.
Y, de repente, había recordado a Kevin en el altar una semana antes, como petrificado, con una expresión casi de asombro en el rostro al verla avanzar hacia él.
Aunque, probablemente, aquello no había significado nada. ____ estaba sola, no tenía a nadie, salvo que... Se había tocado el vientre.
A la mañana siguiente, le había dicho a Evangelina que no iba a ir de excursión con Paolo, que prefería ir a dar un paseo al pueblo.
El ama de llaves le había sugerido que se quedase en casa, en la piscina, con el señor, ya que el pueblo era pequeño y no había mucho que ver.
Pero ella se había marchado. Efectivamente, el pueblo no era un lugar turístico, pero sí tenía unas vistas magníficas del mar Estaba parada delante de una casa, en su jardín, cuando vio salir a la dueña.
____ retrocedió:
—Perdono —se disculpó—. Estaba disfrutando de las vistas, il bel mare.
La mujer sonrió y asintió vigorosamente, luego, la tomó del brazo y le hizo subir la calle sin dejar de hablar en italiano. Al llegar a lo más alto, vieron un muro y la mujer señaló hacia la casa que había detrás.
—Casa Adriana —le dijo la mujer—. Che bella vista. Che tragedia.
Y le hizo un gesto a ____ para que entrase.
Ella se acercó. El muro y la casa estaban en muy mal estado. Cruzó la puerta de hierro, que estaba oxidada, y avanzó por el descuidado jardín en busca de la prometida vista. El aire olía a jazmín, y a rosas, ya que las había por todas partes, de color rosa, blanco y amarillo. Y al final del camino vio un limonero cargado de frutos, que, como un centinela, guardaba un pequeño muro que daba al mar.
____ pensó que el muro era demasiado bajo, teniendo en cuenta la caída que había detrás, un acantilado que daba directamente al mar
Retrocedió y se dio cuenta de que, debajo del árbol, había un viejo banco de madera. Se sentó en él y, por primera vez, observó con detenimiento el paisaje que tenía delante.
Sin duda alguna, era fantástico, y dio las gracias en silencio a la mujer que se lo había mostrado.
A la izquierda se veía la ciudad de Amalfi en tonos crema, dorados y terracota. Y debajo de ella se extendía el mar, de color jade y turquesa.
Además, era un lugar muy tranquilo. Casi no se oían coches y, por primera vez desde hacía varias semanas, ____ sintió que empezaba a relajarse, que comenzaba a sentirse en paz.
Por fin estaba sola, sin la presión de tener que cumplir con las expectativas de nadie. Por fin podía volver a ser ____ Brendon, y nada más.
Allí podía fingir que estaba de vacaciones, con toda una vida por delante, y con la libertad de disfrutar sólo de su propia compañía.
Entonces, oyó que alguien tosía detrás de ella, anunciándole que no estaba sola.
Sorprendida, se puso en pie de un salto y se dio la vuelta y se encontró con una pequeña mujer, con gafas y el pelo gris, y un sombrero de lino. Llevaba los pantalones y la camisa de color caqui manchados de tierra y de verde, y sujetaba unas tijeras de podar en una mano, y una cesta en la otra.
—Lo siento —dijo en su incorrecto italiano—. No sabía que viviese nadie aquí. Ya me marcho.
—Otra inglesa —comentó la mujer sonriendo—. Qué alegría. Me temo que las dos somos intrusas, querida. Yo también vine un día a contemplar las vistas, pero al darme cuenta de cómo se estaba echando a perder este lugar, no pude resistirme al reto de cuidar del jardín. Nadie me ha llamado la atención, probablemente, porque piensan que es una locura intentarlo —sonrió amablemente—. Así que, por favor, no te marches. Por un momento, pensé que Adriana había vuelto, hasta que me di cuenta de que eras una mujer del siglo XXI, afortunadamente.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 17th 2010, 12:03

Se quitó un guante y le tendió la mano.
—Me llamo Dorothy Morton.
—____ Brendon.
—____ —repitió la otra mujer—. Qué nombre tan encantador. Es italiano, ¿verdad?
—Sí, el nombre de mi madrina.
—¿Vive aquí? ¿Suele venir por la zona?
—No, es la primera vez que vengo —«y probablemente la última», pensó—. Estoy con... más gente.
—Mi marido y yo hemos tenido la suerte de poder venir a vivir aquí después de la jubilación. Tenemos un piso cerca de aquí, pero sólo tiene un balcón y echo de menos un jardín. Por eso vengo casi todos los días y hago lo que puedo —suspiró.
—Debe de ser muy duro —____ señaló el banco—. ¿Quiere sentarse, si tiene tiempo?
—Sí, mi tiempo es todo mío —comentó sentándose al otro lado del banco—. Tengo un marido muy comprensivo.
—Qué... bien —dijo ____, que, de repente, recordó que se había guardado la alianza en el bolsillo—. ¿Cómo es que han dejado que este jardín esté tan descuidado? ¿No le importa al dueño, a Adriana?
—Yo creo que le importaría mucho si estuviese viva para verlo, pero murió hace mucho tiempo, más de cincuenta años, y no se sabe a quién pertenece ahora la propiedad.
—¿No tenía ningún heredero?
—Estuvieron poco tiempo casados —le explicó la señora Morton—. Cuentan que se lo habían dejado todo el uno al otro, y cuando él murió, Adriana no cambió el testamento. Son varios los familiares que han reclamado esta propiedad, según tengo entendido, pero supongo que la mayoría ya habrán muerto a estas alturas.
—Ah. Así que ésa es la tragedia. Un lugar tan bonito, echándose a perder —sacudió la cabeza—. ¿Por qué no cambió el testamento la tal Adriana?
—Muy sencillo. Porque nunca creyó que su marido estuviese realmente muerto.
_____ frunció el ceño.
—¿No le dieron un certificado de defunción?
—No hubo ninguna prueba de la muerte. Filippo Barzoni estaba volviendo en barco de Ischia, un viaje que había hecho en muchas ocasiones, cuando empezó una tormenta. No lo encontraron a él, ni al barco. Sólo su esposa pensó que podía seguir vivo. Estaban muy enamorados y Adriana decía que, si se hubiese muerto, su corazón lo habría sabido. Y esperaba su vuelta. Por eso puso este banco aquí, para esperarlo.
—Qué horror—comentó ____—. Pobre mujer.
La señora Morton volvió a sonreír.
—Ella no se sentía tan mal. Era muy tranquila, fuerte, y además de estar enamorada, tenía fe y esperanza.
—¿Y qué ocurrió al final?
—Se resfrió y, como no se cuidó, el catarro se convirtió en una neumonía. Murió en el hospital y sus últimas palabras fueron: «Díganle que lo esperé».
Se puso los guantes y se levantó.
—Pero eso pasó hace mucho tiempo, y tú eres demasiado guapa y joven para oír historias tan tristes. Y yo tengo que continuar con mi trabajo —volvió a mirar hacia el mar—. Es un lugar precioso, sobre todo para sentarse y pensar, espero que no te haya deprimido tanto que decidas no volver.
—No. Me encantará volver a sentarme aquí, siempre y cuando no la moleste.
—Todo lo contrario.
—Además, no me parece una historia tan triste.
—A mí tampoco, pero sé que a algunos lugareños no les gusta hablar de ella. Y no suelen enseñarle este lugar a nadie.
—¿Y a mí sí? —dijo ____ en un murmullo.
—Tal vez te hayan visto con el aspecto de alguien que necesitaba un lugar en el que pensar —comentó la señora Morton mientras se alejaba—. Pero eso, querida, es sólo asunto tuyo

Despues la sigo si kieren,.....
Volver arriba Ir abajo
mia_sad
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 436
Edad : 26
Localización : en internet pasando el rato xD
Fecha de inscripción : 16/02/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 17th 2010, 14:47

PUES YO QUIERO Y MUXO SEGUILA PLISSSSSSSSSSSSSSSSSSS QUIERO MAS!!!!!! ES SABADO Y STOY SUPER ABURRIDA JAJAJA LAS NOVES ME MANTIENEN VIVA Y TU NOVE ES UNA D MIS PREFERIDAS XD JAJAJAJA SEGUI!!!!!!
XOXO MIA.
Volver arriba Ir abajo
http://kevinparatodas.foros-activos.es/forum
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 17th 2010, 17:52

Cuando volvió a Villa Santa Caterina era ya tarde y le sorprendió que nadie le comentase nada de su ausencia, sobre todo, a la hora de comer.
Tampoco le hicieron preguntas cuando, al día siguiente, anunció que se iba a dar otro paseo, ni los días siguientes, que pasó en el jardín de Adriana, leyendo y pensando acerca de todo lo que le estaba sucediendo.
Y así llegó al final de su luna de miel, y sus dudas se aclararon una mañana, en que se levantó con dolor en el vientre y descubrió que no estaba embarazada.
También se dio cuenta de que tenía que acercarse a Kevin y contárselo y, sobre todo, hacerse a la idea de que tendría que volver a tener sexo con él. Y ambas cosas la asustaban.
Esa mañana, se tomó un par de pastillas y decidió quedarse en la cama. Le dijo a Evangelina que le dolía la cabeza.
—Dígaselo al signore —le pidió, con la esperanza de que Kevin comprendiese la verdad y no le hiciese pasar por el mal trago de tener que contárselo.
Evangelina pareció sorprenderse.
—No está aquí, signora. Tenía negocios que atender en Nápoles y no volverá hasta la hora de la cena. ¿No se lo ha dicho?
—Supongo que sí —mintió ella—. Supongo... que se me había olvidado.
Por un lado, se sintió aliviada con su ausencia, pero también sabía que el alivio sería sólo temporal, que al final tendría que hablar con él y contarle la verdad.
Esa noche, ____ llegó a cenar, por primera vez, antes que Kevin. Y cuando éste hizo acto de presencia, parecía preocupado.
Ella no dijo nada, se obligó a comer y no intentó romper el silencio que había entre ambos.
Cuando llegó el café, él se levantó y dijo que tenía que hacer unas llamadas.
—¿Puedes esperar un momento, por favor? —sugirió ____—. Me gustaría hablar contigo.
—Qué honor tan inesperado —dijo él en tono frío, pero dispuesto a escucharla.
—Lo siento...pero tengo... malas noticias. No estoy embarazada. Lo lamento.
—¿Lo sientes? —repitió él en tono inexpresivo—. Bueno, es comprensible.
Ella quiso decirle que no era eso lo que quería decir. Que, a pesar de cómo había sido concebido, llevaba las últimas semanas pensando en el bebé, deseando estar embarazada.
—Debes de estar muy decepcionado —dijo en su lugar.
Él sonrió con frialdad.
—Creo que estoy curado de espanto, ____. Si te parece, preferiría que hablásemos del tema, y de otros asuntos, por la mañana. Ahora, te ruego que me perdones.
Y se marchó, dejando a ____ sola con su café. Esta apartó la taza de manera tan violenta que parte de su contenido fue a parar al mantel. Se levantó y se fue a su habitación.
Se desvistió, se lavó los dientes y se puso el camisón, como una autómata. Se metió en la cama y se tapó como si hiciese frío. Ya no le dolía el vientre, se sentía vacía.
De pronto, se sintió muy sola y empezó a llorar, en silencio al principio, y sollozando sonoramente después. Hasta que se quedó agotada y temblorosa, en la soledad de aquella enorme cama.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 17th 2010, 17:53

perdon x tardar tanto aki esta el finald al cap 6 voy a poner un poco del 7 me alegro de k te guste a mi me encanta la tuya.!!!
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 17th 2010, 17:53

Capítulo 7
A la mañana siguiente se enteró de que su luna de miel había terminado de manera repentina.
Su confrontación con Kevin tuvo lugar en el salotto, una habitación que había intentado evitar desde... desde aquel día.
Ella se sentó y él se quedó de pie, examinándola con mirada sombría.
—Me parece, ____, que debemos replantearnos de manera muy seria la cuestión de nuestro matrimonio. Por eso sugiero que nos vayamos de Villa Santa Caterina hoy mismo, o mañana, ya que no hay nada que nos retenga aquí. ¿Estás de acuerdo?
Ella asintió.
—También te propongo que pasemos algún tiempo separados, para poder pensar en nuestro futuro como marido y mujer. Es evidente que las cosas no pueden seguir así. Hay que tomar ciertas decisiones. Puedes tomarte todo el tiempo que necesites. No te presionaré —hizo una pausa—. Me quedaré en mi apartamento de Roma, y así tú podrás ocupar la casa de La Toscana.
—¡No! —negó ella con vehemencia—. Quiero decir, gracias, pero no puedo aceptar. Supongo que tu padre espera vernos juntos, así que preferiría volver a Londres.
—¿A Londres? —repitió él con incredulidad—. ¿Quieres volver con tu prima?
—No, quiero tener un lugar para mí sola. Donde no haya nadie más.
—¿Y por qué en Londres?
—¿Por qué no? Si tú tienes un apartamento en Roma, ¿por qué no puedo tener yo otro en Londres?
—Se me ocurren muchos motivos, aunque no creo que tú estés de acuerdo con ninguno.
—En cualquier caso, eso es lo que quiero. Al fin y al cabo, si vamos a vivir separados, da igual dónde viva yo.
—Está bien. Como tú quieras.
Por un momento, ____ se quedó sorprendida, no había esperado una victoria tan fácil. A no ser que Kevin quisiese deshacerse de ella lo antes posible...
Su sentimiento de triunfo se transformó en tristeza.
—Grazie —dijo, obligándose a sonreír.
—Prego —contestó él sin devolverle la sonrisa—. Ahora, si me perdonas, tengo cosas que hacer.
Y se marchó.
Después de aquello, todo había sido muy rápido.
Kevin sólo había tenido que chasquear los dedos para conseguir un billete de avión a Londres en primera clase, una limusina que la esperase en el aeropuerto y un abogado de los Santangeli que iba a acompañarla hasta un hotel, donde residiría hasta que encontrasen el lugar adecuado para que viviese.
Una vez en el avión, ____ había pensado que aquél era el principio del fin de su matrimonio, y que pronto recibiría oirás noticias de sus abogados.
Y por fin volvería a ser libre.
Lo único que lamentó fue no haber tenido tiempo para ir a despedirse de Casa Adriana, ni de la señora Morton, aunque tal vez fuese mejor así.

Una vez establecida en Londres, no había esperado volver a tener noticias de Kevin, por eso le había sorprendido tanto que la llamase y la escribiese.
Y todavía había esperado menos que se presentase allí, que volviese a su vida sin avisar. En realidad, pensó enfadada. Kevin nunca había planeado dejarla marchar
Era evidente que no tenía intención de divorciarse de ella. De hecho, le pertenecía. No podría librarse de él. Y había llegado el momento de saldar su deuda.
Se había casado sabiendo a lo que se exponía, sabiendo que él no la quería y consciente de lo que se esperaba de ella.
Y, en ese aspecto, no había cambiado nada.
Aquélla era la vida que había aceptado, y tenía que vivirla. Y con las condiciones de Kevin.
Pero en esos momentos, necesitaba dormir, para al día siguiente poder lidiar con lo que se le presentase.
Se levantó y volvió a la cama, pensando que tal vez aquella noche fuese una de las últimas que iba a poder pasar sola.
Pero tampoco quería pensar en eso.
Se dio la vuelta, hundió la cara en la almohada y, a pesar de todo, consiguió dormir.

Se despertó como de costumbre, poco antes de que le sonase el despertador, y lo apagó. Luego se dio cuenta de que había algo distinto al resto de las mañanas.
El corazón se le aceleró al darse la vuelta con cuidado para mirar a su lado. No estaba sola. Kevin estaba allí, tumbado de lado, respirando profundamente, dormido.
«Dios mío», pensó. «No puedo creerlo. ¿Cuándo habrá venido? ¿Cómo he podido no darme cuenta? ¿Por qué no me quedé en ese maldito sillón?»
Se movió muy despacio hacia el borde de la cama, para escapar de allí antes de que él se despertase también. Pero ya era demasiado tarde, Kevin se movió, se estiró y se giró hacia ella.
Apoyado en un codo, la estudió de manera burlona.
—Buon giorno.
—¿Se puede saber qué estás haciendo aquí?
—Descansar, mia cara. ¿Qué iba a hacer si no?
—Pero dijiste… prometiste que ibas a dormir en el sofá. No tienes ningún derecho a... entrar aquí así y... hacer como si estuvieses en tu casa.
—Por desgracia, el sofá era muy incómodo. Además, he entrado con mucho cuidado para no molestarte. Y como buena esposa, no puedes enfadarte porque haya querido descansar. Al fin y al cabo, y a pesar de la tentación, no he intentado hacerte nada.
—No soy una buena esposa —contestó ella sin pensarlo, enfadada por el tono de su voz, por su manera de mirarla.
Él sonrió encantado.
—Tal vez no lo seas ahora, pero tengo la esperanza de que descubras muy pronto lo buen marido que puedo llegar a ser y cambies de actitud.
____ se dio cuenta de que su mirada se había posado en sus hombros desnudos y empezaba a bajar hacia la curva de sus pechos.
Se le hizo un nudo en la garganta y se dijo que tenía que sacarlo no sólo de la cama, sino también de la habitación antes de cometer un error
—Pero dado que estamos juntos —continuó él—. Se me ocurre que tal vez podría enseñarte qué es lo que más desea un hombre cuando se despierta por las mañanas con su mujer al lado.
Alargó la mano y le bajó un tirante del camisón. Sólo la rozó, pero ____ sintió que le ardía la sangre.
De repente, recordó cómo le había acariciado el pecho durante la noche de bodas.
—No, Kevin, por favor—dijo, con la boca seca.
—Debo hacerlo, mia bella —murmuró él—, ¿No te parece que ya he esperado suficiente para instruirte en mis necesidades? ¿En lo que me gusta, y en lo que no?
Ella intentó decir algo. Tenía que apartarse de él antes de que fuese demasiado tarde.
—Lo quiero muy caliente, muy negro y muy fuerte, y sin azúcar. Hasta tú sabrás hacerlo bien.
____ se incorporó.
—Café —dijo con voz temblorosa—. ¿Me estás pidiendo que te prepare un café? —suspiró—. Ni lo sueñes, signore. Ya sabes dónde está la cocina, así que prepáratelo tú.
Kevin se dejó caer sobre la almohada.
—No esperaba esa respuesta de ti, carissima —comentó divertido. Luego, miró el reloj—. Dado que es tan pronto, creo que renunciaré el café y te convenceré para hacer algo de ejercicio antes, si es que lo prefieres —hizo una pausa—. ¿O prefieres irte a la cocina?
—Cerdo —espetó ____, saliendo de la cama con más prisa que dignidad, y poniéndose la bata. Al llegar a la puerta, lo oyó reír.
Una vez en la cocina, cerró la puerta y se apoyó en ella mientras recuperaba la respiración.
Volver arriba Ir abajo
mia_sad
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 436
Edad : 26
Localización : en internet pasando el rato xD
Fecha de inscripción : 16/02/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 17th 2010, 21:03

JAJAJAJAJAJAJA ME MATO D LA RISA..Q TONTA YO PENSE LO MISMO..DIOS! ME NGAÑO YO PENSE Q QRIA ALGO MAS...PERO NO..AMO A KEVIN STAN LINDO!!!!!!
SEGUILAAAAAAAAAAAAAA PLISSSSSSSSSSSSSS ME NCANATA MUXOOOOOOOOOOO Y UN MONTON CREEMEEEEEEEEEEEEEEE
XOXO MIA.
Volver arriba Ir abajo
http://kevinparatodas.foros-activos.es/forum
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 18th 2010, 10:13

Kevin había estado tomándole el pelo, bromeando. Aquella era una parte que no conocía de él, bueno, la había descubierto durante la cena de su cumpleaños, cuando le había dado un beso en la mano.
____ pensó en lo que le había dicho acerca de que no era necesario estar enamorado para disfrutar haciendo el amor, y se dijo que, para ella, desear a alguien no era suficiente, tenía que amar para entregarse, necesitaba, además, confianza y respeto.
Términos que Kevin no debía de conocer. Además, él no la deseaba en realidad. Sólo era un medio para conseguir su fin. Pero era evidente que lo que había pasado en su luna de miel seguía doliéndole. Debía de sorprenderle que sus tácticas de seducción no hubiesen funcionado por primera vez y, encima, con su mujer.
Así que, en esos momentos, además de querer un hijo suyo, debía de querer sumarla también a la lista de sus conquistas.
Pero ella había decidido no interesarse en sus habilidades como amante, no dejar engatusarse.
«Le voy a dejar. Y le voy a demostrar que hay una vida después de Kevin Santangeli».
Puso agua a calentar y comprobó con satisfacción que sólo tenía café instantáneo.
Miró a su alrededor y se preguntó qué pasaría con aquel lugar cuando tuviese que volver a Italia, tal vez podría pedirle a Kevin que siguiese alquilándolo. Al fin y al cabo, cuando le diese un heredero, querría deshacerse de ella.
Pensó que podría imponerle algunas condiciones si quería que volviese con él. Lo que más le dolió fue darse cuenta de que la relación que tendría con ese hijo, no sería la que había imaginado.
Había visto lo que pasaba con los niños en la familia Santangeli, y sabía que, después de dar a luz, no tendría nada más que hacer allí. No le daría el pecho ni le cambiaría los pañales. Una niñera se ocuparía completamente de él, así que ella podría hacer lo que quisiera con su vida. Y necesitaría algo con lo que llenar su tiempo y calmar el dolor de su corazón.
De repente, supo lo que podía ser, lo que iba a pedir a cambio de volver a ser su mujer.
Era muy sencillo. Sólo le hacía falta el visto bueno de Kevin, lo más difícil.
Le llevó el café a la habitación, pero estaba vacía. Kevin estaba en el cuarto de baño, afeitándose, con una toalla alrededor de las caderas y el pelo todavía húmedo de la ducha.
—No has perdido el tiempo —comentó ____ dejando la taza al alcance de su mano.
—Ojalá pudiese decir lo mismo de ti, cara mia —contestó él en tono seco—. Pensé que habías ido a recoger los granos de café —probó el brebaje—, pero es evidente que no.
—Siento que no esté a la altura de tus expectativas —contestó ella, maldiciéndose un momento después. Si quería pedirle algo, tenía que utilizar un tono más conciliador.
—Al menos está caliente. Grazie, carissima —dijo él dejando la cuchilla de afeitar.
Antes de que a ____ le diese tiempo a averiguar sus intenciones, o a hacer algo, Kevin la agarró y la atrajo hacia él. La besó con cuidado de manera muy sensual.
El olor de su piel, el aroma a jabón, la rodearon, y ____ se sintió como si lo estuviese respirando a él, como si lo estuviese absorbiendo por todos los poros de su piel.
Y esperó, con el corazón latiéndole a toda velocidad, a que profundizase el beso.
Y, de pronto, se vio libre de nuevo. Dio un paso atrás con piernas temblorosas y sintió que se ruborizaba.
—Bueno —comentó él—. Veo que hemos hecho algún progreso, mia bella. No sólo hemos dormido en la misma cama, sino que además te he besado por fin.
Recogió la cuchilla de afeitar y el cepillo de dientes y los guardó en su bolsa de aseo. Luego, fue hacia la puerta y se detuvo allí.
—Ha merecido la pena esperar, ____ —le dijo, y salió del cuarto de baño, dejándola allí.

____ agradeció que el único cerrojo de toda la casa estuviese en la puerta del cuarto de baño. Aunque su instinto le decía que nadie iba a interrumpirla.Kevin no iba a intentar sacar provecho de lo que acababa de ocurrir, prefería dejarla esperando, haciéndose preguntas.
Algo que, sin duda, iba a ocurrir.
Ella siempre había sabido que era peligroso que se le acercase demasiado, y en esos momentos se daba cuenta de por qué.
Aunque, al mismo tiempo, le parecía ridículo sentirse tan afectada por algo que sólo había durado unos segundos. Lo único que la reconfortaba era pensar que no le había devuelto el beso.
«Pero ha sido él quien ha parado», se recordó. «Así que no te cuelgues las medallas tan pronto».
Se duchó y se vistió. Salió del cuarto de baño preparada mentalmente para el siguiente encuentro.
Pero, para su sorpresa, Kevin no estaba allí. El único signo de su presencia era una manta doblada encima del sofá.
Miró a su alrededor con incredulidad, preguntándose si habría decidido marchase a Italia de repente, pero vio su bolsa de viaje en el pasillo.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 18th 2010, 10:14

Lo que sí podía hacer ella era meter un par de cosas en una maleta y desaparecer. Entonces oyó que abrían la puerta de la calle y vio entrar a Kevim con una bolsa de plástico en la mano.
—¿Has ido a comprar? —le preguntó.
—Sí. Tenías la nevera bastante vacía, mia bella.
—Pero si no hay nada abierto, es demasiado temprano.
—Las tiendas siempre se alegran de tener clientes, y ésta no ha sido una excepción. Vi una luz dentro y llamé. Y me han atendido de muy buen gusto.
—Por supuesto, ¿quién iba a rechazar al gran Kevin Santangeli?
—Esa, carissima, es una pregunta a la que tú puedes responder mejor que nadie —hizo una pausa—. Ahora, ¿desayunamos?
Ella quiso decirle que no, pero el olor a pan caliente llegó a su nariz y se dio cuenta de que estaba muerta de hambre.
Kevin había comprado jamón, queso, salchichas, bollitos recién hechos y un paquete de café.
Desayunaron en la cocina y, a pesar de todo, a ____ le pareció que había sido una de las ocasiones en que más relajada había estado con él.
Kevin se sirvió más café y miró el reloj.
—Es casi hora de irse. Tenemos que hacer varias cosas antes de ir al aeropuerto, y todavía tienes que hacer las maletas.
—No tardaré —dijo ella—. No tengo demasiada ropa.
—¿No? Recuerdo perfectamente todas las maletas que te trajiste de Italia.
Ella se mordió el labio.
—Ya no tengo nada de eso —dijo con naturalidad.
—Será mejor que te expliques.
—Lo he regalado todo —tuvo que admitir—. A varias organizaciones benéficas. Las maletas también.
—¿Por qué has hecho eso? —le preguntó él tan extrañado como si acabase de ver un marciano.
—Porque no necesitaba ese tipo de ropa —contestó ella, desafiante—. Sólo tengo una bolsa.
—Muy bien. En ese caso, empecemos por ir al lugar en el que has estado trabajando, para que puedas despedirte.
____ se dijo que aquél no era el mejor momento, después de lo de la ropa, pero tal vez no fuese a tener otra oportunidad.
Se aclaró la garganta.
—Tal vez tarde un poco. Pero hay algo... de lo que me gustaría hablar contigo antes.
—¿Acerca de la galería? —le preguntó Kevin dejando el cuchillo en el plato—. ¿O de su dueño?
—De ambos.
—Te escucho. ¿Estás segura de que quieres contármelo?
—Sí, por supuesto. Porque es importante —tomó aire—. Quiero, es decir, que me gustaría que me comprases... la mitad de la galería Estrello.
—¿Cómo te atreves a pedirme eso? —inquirió él después de unos segundos de silencio—. ¿Crees que voy a acceder a darle dinero a tu amante?
—¿Mi amante? —repitió asombrada—. ¿Piensas que Corín y yo...? Dios mío, eso es absurdo —dijo enfadada—. No es más que un buen hombre que lo está pasando mal.
Hizo una pausa.
—No tengo ningún amante —añadió—. Ni lo he tenido nunca. Tú deberías saberlo mejor que nadie.
Kevin se ruborizó.
—En ese caso, ¿cuál es tu interés en ese lugar?
—La mujer de Corín se está divorciando de él y quiere formar parte de la galería. No le interesa el arte, sólo el lugar. Hasta está planeando trabajar allí después del divorcio, para presionarle y conseguir que venda la galería.
—¿Y él lo haría? ¿Por qué no intenta luchar por la galería?
—Porque sigue enamorado de ella.
—Lo que no entiendo es por qué quieres meterte tú en eso.
—En primer lugar, porque sería una buena inversión. Y, en segundo lugar, porque eso me daría algo en lo que interesarme, un trabajo en el futuro, cuando lo necesite.
—¿No se te ocurre pensar que algunas mujeres son felices dedicándose a su matrimonio, a su familia?
—No cuando saben que su posición es temporal. ¿Quieres que continúe?
—Sí, por favor, te aseguro que estoy fascinado.
—En tercer lugar, Corin necesita el dinero. Él estaría muy agradecido por la ayuda —apartó la mirada, se mordió el labio—. Y yo también.
—¿Y cómo me compensarías?, si es que puedo preguntarlo.
—Volvería a Italia contigo, como tu esposa. Y te daría... lo que quisieras.
—Pero a regañadientes —dijo él—. Deberían proclamar un nuevo día de fiesta. El de santa ____ mártir.
—Eso es injusto.
—¿Lo es? Ya veremos. En cualquier caso, es el precio que quieres pagar, ¿no?
—Sí.
—Incredibile —comentó él en tono burlón—. Acepto, como es natural.
—Gracias.
Kevin se puso en pie y ella, también. Cuando fue a pasar por su lado, la agarró del brazo para que lo mirase.
—Has puesto un precio muy alto a tus favores, mia bella. No puedes olvidarte de nuestro trato. Capisci?
Ella asintió en silencio, y Kevin la dejó marchar.
Cuando llegó a su habitación, ____ se dio cuenta de que estaba temblando.
«¿Qué he hecho, Dios mío? ¿Qué he hecho?», se preguntó.


Bueno hasta aki el cap 7 mas tarde pongo el principio del 8
Volver arriba Ir abajo
aBii
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2856
Edad : 26
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 01/06/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 19th 2010, 00:42

Dioos amo tu nove enserio la
amoo estoy super intrigadaaa
no habia tenido la oportunidad
de conectarme apenas hoy y pues
no habia leido los capitulos
permite me decirte que me encantaron
y amo como se esta portando kevin jaja
la broma que me hizo con lo del cafe aaa
me encanto estaba atacada de la risa Smile

siguelaaaaa!!!!
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 19th 2010, 05:57

Gracias x tu comenario abii y bienvenida me alegro de k te guste ahora pongo mas cap
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 19th 2010, 05:59

CAPITULO 8
—Mi querida niña —le dijo Guillermo Santangeli besando a ____ en ambas mejillas y mirándola encantado—. Estás preciosa, aunque un poco delgada. Espero que no estés haciendo algún estúpido régimen.
—No, estoy bien —contestó ella, sintiéndose casi como si los últimos meses no hubiesen pasado, como si volviese a casa después de la luna de miel—, pero Kevin me contó lo que te ha pasado y estaba preocupada.
—Un pequeño accidente, nada más, pero me ha hecho darme cuenta de la edad que tengo, y eso no es bueno —le pasó el brazo por encima de los hombros y la condujo al salotto. Kevin los siguió—. Ahora que estás aquí, terminaré de recuperarme, figlia mia. Supongo que te acuerdas de la signora Alesconi —añadió.
Una mujer alta y guapa se levantó de un sillón.
—No lo creo, Guillermo —dijo la mujer dando la mano a ____ y sonriéndole de manera cariñosa—. Estuve en su boda, signora Santangeli, pero éramos tantas personas, que no espero que se acuerde de mí. Me alegro de verle de nuevo, Signor Kevin —añadió.
Él la saludó con un gesto de cabeza.
—Vamos a celebrar una fiesta familiar —dijo Guillermo—. La abuela Teresa ha llegado esta tarde. Está descansando en su habitación, pero bajará para la cena.
—Esa sí que es una alegría con la que no contaba —comentó Kevin de manera inexpresiva.
—Ni yo —dijo Guillermo, y padre e hijo intercambiaron una mirada de complicidad.
A ____ le dio un vuelco el corazón. De todas las personas de la familia Santangeli, la abuela de Renzo había sido siempre la menos amable con ella. Siempre había dicho que su matrimonio con Kevin era absurdo.
Y en eso estaban de acuerdo, aunque no le parecía agradable oírla diciéndolo.
Al parecer, la signora se había presentado allí sin ser invitada, para la que prometía ser la noche más difícil de toda su vida. Y que seguía también a uno de los días más difíciles.
Después de la confusión emocional que estaba sufriendo, los acontecimientos que habían tenido lugar esa mañana en la galería le parecían casi divertidos.
Corin se había quedado de piedra cuando le había dicho que se marchaba, y por qué. Y todavía más cuando le había presentado a Kevin como su marido, y le había dicho que tal vez tuviesen una solución para el problema de la galería.
Luego, había dejado a los dos hombres hablando de negocios en el despacho de Corin mientras ella recogía un par de objetos personales de su escritorio.
Un rato después cuando Corin había salido y le había anunciado que habían hecho un trato y que los abogados de ambas partes se ocuparían de todo, no había sabido cómo sentirse, ya que no se trataba sólo de un negocio, sino también del precio que ella tendría que pagar por él, con su propio cuerpo, y tal vez esa misma noche.
—Bueno... socia —le había dicho Corin sonriendo—. Me gustaría hacerte un regalo en semejante ocasión, una mezcla de regalo de bodas y de despedida, ¿de acuerdo?
Y antes de que pudiese detenerlo, había ido a por el cuadro de Amalfi.
—Te he visto mirándolo muchas veces —le dijo con alegría—. Y supongo que era porque te traía buenos recuerdos.
—Qué gesto tan generoso —había comentado Kevin al mismo tiempo que ____ abría la boca para protestar—. Lo guardaremos como un tesoro.
—¿Guardarlo como un tesoro? —había repetido ____ un rato después, cuando ya estaban en la limusina que los llevaba hasta donde Kevin tenía una reunión—. Me dan ganas de romperlo de un puñetazo. ¿Cómo has podido decir algo así? ¿Cómo puedes mentir así?
—¿Querías que le contase la triste realidad? Además, es un paisaje muy bonito, y está muy bien pintado, pero, si lo prefieres, lo colgaré donde no puedas verlo. Tal vez en mi habitación —había añadido en tono socarrón.
Después de un breve silencio, Kevin le había dicho:
—Bueno, ya tienes lo que querías, la mitad de la galería.
—Y tú me tienes a mí.
—¿Sí? Yo creo que todavía tienes que demostrármelo, mia bella. Por cierto, si además de la ropa quieres algo más del piso, haz una lista. Nos lo mandarán todo antes de volver a alquilarlo.
—Ah —____ se había mordido el labio—. Esperaba que... nos lo quedáramos. Podríamos utilizarlo para nuestras visitas a Londres, ¿no crees?
—Estoy seguro de que dentro de poco tiempo preferirás lugares más amplios.
Y así había zanjado el tema. La siguiente concesión, tendría que hacerla ella.
Un rato más tarde, Kevin había observado cómo hacía la maleta en silencio.
Posiblemente, porque no sabía qué decir, o porque estaba calculando cuánto iba a costarle volver a llenarle el armario.
Aunque inmediatamente se había dicho que aquel último pensamiento era muy injusto. Nunca le había faltado nada material desde que estaba con él.
De camino al aeropuerto, había sido Kevin quien había roto el silencio que reinaba entre ambos.
—Tenemos billetes para Pisa, pero me pregunto si no sería mejor que fuésemos a Roma. No sería difícil conseguir otro vuelo. Podríamos pasar un par de días en mi apartamento y, después, ir a La Toscana el fin de semana.
«Un par de días, y un par de noches, a solas con él», había pensado ____.
—Tu padre está esperándonos. Se sentirá decepcionado si tardamos en ir a verle.
—Qué considerada eres, mia bella. Tuttavia, pienso que, dadas las circunstancias, seguro que lo entiende. In effetti, tal vez hasta le parezca bien —había añadido en tono divertido.
—Pero ha estado enfermo, y yo sigo preocupada. Quiero ir a verlo.
—En ese caso, haremos lo que tú desees.
Y ella había pensado que ya no sabía ni lo que quería, estaba asustada.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 19th 2010, 06:00

Porque, a pesar del beso que le había dado, no había cambiado nada. Kevin no había intentado volver a acercase a ella, aunque eso cambiaría, probablemente, esa misma noche. No podía escaparse de la dura realidad. Si la había besado, había sido para advertirle lo que podía esperar.
Volvía a estar temblando por dentro, triste, y a pesar de que habían realizado el viaje sin problemas y de la atención de las azafatas, había empezado a dolerle la cabeza.
Aunque, dada la situación, no habría sido correcto mencionarlo, y no quería que Kevin se burlase de ella. Ni que volviese a enfadarse.
«No, por favor, que no se enfade», había pensado.
En el aeropuerto los esperaba la limusina de su suegro y su chófer, que entregó a Kevin un maletín en cuanto estuvo sentado.
—Perdóname, mia cara —le dijo, como si llevasen toda la tarde intercambiándose comentarios cariñosos—, pero hay algunos mensajes urgentes que debo leer.
Acurrucada en su rincón, ____ observó uno de los paisajes más bellos de Europa sin verlo. Con un poco de suerte, uno de aquellos mensajes tal vez lo llevara a la otra punta del mundo.
Pero Kevin leyó algunos papeles, tomó notas y lo guardó todo en el maletín cuando llegaron a Villa Proserpina.
Habían llegado al que sería su hogar y, por si las cosas no eran lo suficientemente complicadas, Teresa Barzati estaba esperándolos.
Pero ____ se recordó que podían estar en otro sitio peor. Kevin le había ofrecido una alternativa y, teniendo en cuenta aquello, tal vez hubiese sido mejor ir a Roma ya que, al fin y al cabo, iba a terminar en sus brazos, estuviesen donde estuviesen. Pero ya era demasiado tarde.
Apartó un mechón de pelo de su rostro. Le dolía mucho la cabeza, así que se sintió agradecida cuando Kevin le quitó la copa que tenía en la mano y le dijo:
—Has tenido un día muy largo, ____. Tal vez te gustaría ir a descansar un rato, como ha hecho la abuela Teresa.
Y unos minutos más tarde estaba tumbada bajo el dosel de seda de la enorme cama que dominaba su dormitorio, en ropa interior y tapada con un edredón.
Además, le habían puesto en la frente un paño mojado con alguna esencia de hierbas y le habían dado unas pastillas y un vaso de agua para que se las tragase.
A pesar de que le parecía que relajarse en esas circunstancias era imposible, se fue quedando dormida.

Kevin nunca había estado tan nervioso. Ni siquiera el día de su boda.
Se secó la cara y se puso loción para después del afeitado. Se sentía como un adolescente con su primer amor. Salvo que ya no era un chaval, sino un hombre, que quería que todo fuese perfecto aquella noche, la que sería su verdadera noche de bodas, con la chica a la quería hacer suya.
No obstante, le preocupaba que fuese demasiado tarde para borrar los errores del pasado. Para ser perdonado. En especial, por la primera vez, que seguía avergonzándolo.
Sabía que debía haberse tragado el orgullo y haber ido a arreglar las cosas entre ambos esa misma noche. Que debía haberle dicho que, desde que ella había accedido a casarse con él, no había más mujeres en su vida, que Lucia Gallo era historia, y que lo que deseaba en realidad era darle placer a ella hasta que se quedase dormida y saciada entre sus brazos.
Le habría bastado una pequeña señal por su parte, algún signo de que ella también tenía de qué arrepentirse, pero se había mostrado fría y educada, y eso había hecho que se comportara cruelmente.
Aquello le había llevado a preguntarse si no querría volver a saber nada de él, si no había sentido nada con la fusión de sus cuerpos. Si de verdad esperaba quedarse embarazada para librarse de él.
Luego, se había obligado a reconocer que tampoco quería pasar los días en su compañía, que prefería la soledad antes que estar con él. Y eso era, quizás, lo que más le había dolido.
Por eso, cuando le había dicho que no estaba embarazada, él había sentido que le habían dado una segunda oportunidad para volver a intentarlo.
Esa misma noche, se había afeitado con cuidado y había decidido ir a decirle que él quería que ese hijo naciese de su mutua felicidad y placer. Y tal vez algo más. Pero al llegar a su puerta la había oído llorar y se había sentido vacío.
Había pensado que ____ no podía estar llorando por un hijo que ni siquiera había existido, que tenía que estar sufriendo sólo por la idea de tener que someterse a él de nuevo, porque estaba dolida, y porque él le daba asco.
En esos momentos, se preguntó si ____ estaría dispuesta a cumplir con la promesa que le había hecho por la mañana. ¿Qué haría si volvía a encontrársela llorando?
Tendría que empezar a cortejarla como debía haber hecho desde el principio. Porque su instinto le decía que el lugar de ____, la niña que lo había mirado como si fuese el sol que calentaba todo su universo, estaba allí, a su lado. Tenía que llegar a ella.
Aunque lo único que sabía era que ella no se lo iba a poner fácil. Ni siquiera había confiado en él lo suficiente para decirle que le dolía la cabeza en el viaje, pero él había visto la tensión en sus ojos, se había fijado en cómo se llevaba la mano a la frente, y por eso había hecho lo más adecuado una vez en casa.
Pero aquella era la parte fácil, a partir de entonces, tendría que ganársela.
Y, por primera vez en su vida, no tenía ni idea de cómo empezar.

Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 19th 2010, 06:01

____ se despertó despacio y se quedó tumbada un momento, desorientada. Entonces, recordó dónde estaba y, lo que era más importante, por qué.
Se sentó y se sintió como el día antes de su boda, un año antes. Se preguntó cuánto tiempo habría dormido y acababa de tomar su reloj para mirarlo cuando vio que se abría la puerta que comunicaba su dormitorio con el de Kevin y que aparecía éste.
Llevaba unos pantalones negros que le sentaban estupendamente y una camisa blanca abierta, que dejaba al descubierto demasiada piel.
Muy a su pesar, ____ sintió que se le secaba la boca y se le aceleraba el corazón.
—Buenas... buenas noches. ¿Querías algo? —le dijo.
—En cualquier caso, no lo que tú piensas —replicó él—. A no ser que insistas.
—¡No! —exclamó ella.
—Te creo. Sólo he venido a hablar contigo —se acercó a la cama—. ¿Estás mejor?
—Sí... gracias —ya no le dolía la cabeza.
—Me alegro mucho de oírlo. Espero que tengas pensado cenar con nosotros. Mi padre quería hacer una cena de gala, en tu honor, pero le he convencido de que sea algo menos formal. Espero que le parezca bien.
—Sí. Por supuesto.
—La cena será más temprano de lo habitual, ya que papá no debe acostarse tarde. ¿Podrías estar lista dentro de una hora?
—Podría estar lista en cinco minutos. Al fin y al cabo, no voy a tener que pensarme mucho lo que voy a ponerme.
—Uno de los motivos, aunque no el único, por los que quería parar en Roma, era para que fueses de compras.
—Gracias.
—Siento lo del comité de bienvenida, nos lo podían haber ahorrado.
Levantó la vista. Durante los días anteriores a la boda, y a pesar de su propio estado de confusión, se había dado cuenta de que había bastantes tensiones en la familia.
Se mordió el labio.
—¿Te preocupa la signora Alesconi? —inquirió en voz baja.
—¿Ottavia? —preguntó él sorprendido—. No, no tengo derecho a oponerme a que mi padre vuelva a ser feliz —hizo una pausa—. No me refería a ella.
—Ah... te referías a tu abuela —dudó antes de proseguir—. Teniendo en cuenta lo poco que le gusto, me sorprende que haya venido.
—Seguro que tiene un motivo. Siento que haya venido, pero no debes permitir que te incomode.
«Tu abuela es la menor de mis preocupaciones», se dijo ____.
—Piensa que no merezco ser tu esposa, y creo que tiene razón —comentó en su lugar.
—Opinión que yo no comparto. Por eso he venido a verte. No hemos empezado con buen pie nuestro matrimonio, ____, pero eso podría cambiar... con un poco de buena voluntad.
—¿Cómo? Seguimos siendo los mismos. A ambos nos han obligado nuestras familias a estar en esta situación.
—A mí no me ha obligado nadie —la contradijo Kevin —. Es cierto que nuestras madres, que nos querían, pensaban que podríamos ser felices juntos, pero eso no habría tenido importancia si yo hubiese decidido elegir a otra mujer.
Hizo una pausa.
—Tuttavia soy consciente de que para ti no ha sido fácil. Que te has visto... presionada. Pero si te parecía tan horrible casarte conmigo, debías habérmelo dicho.
—Me habría gustado hacerlo —dijo ella indignada—, pero ya me habían comprado y el bienestar del marido de mi prima dependía de mi decisión.
Tomó aire antes de continuar.
—Ese fue el factor decisivo. Tuve que acceder a pertenecer al gran Kevin Santangeli. Un hombre que nunca me había mirado hasta que no le recordaron sus obligaciones y, de repente, necesitó casarse con una virgen —añadió, furiosa—. No hay muchas vírgenes entre tus amigas, supongo, por eso tuvieron que arruinarme a mí la vida —sacudió la cabeza—. Qué pena que no sea la fulana que un día me llamaste. Al menos así, me habría ahorrado todo esto.
Hubo un silencio, luego, Kevin habló muy despacio:
—Qué discurso, mia bella. Es extraño que sólo consigas hablar con el corazón para decir cosas que sabes que no deseo oír. Aunque al menos ahora entiendo que tu resentimiento conmigo se remonta a mucho antes de este último año.
Fue a sentarse a su lado en la cama.
—Sólo tenías quince años, creo, cuando decidiste ponerme a prueba aquel día en la piscina. Y tuve la suficiente decencia como para no aprovecharme de la inocencia de una niña. Si fui duro contigo, fue porque no quería que volvieses a hacer semejante ofrecimiento a ningún otro hombre. No creas que no me sentí tentado, ____.
____ intentó apartarse de él, pero Kevin la sujetó.
—¿Qué habrías hecho si te hubiesen encontrado desnuda, conmigo en el agua? ¿Si te hubiese tomado entre mis brazos...?
—Como no se dio el caso —replicó ella—, no merece la pena que hablemos del tema. Ahora, deja que me levante, por favor.
—Un momento —dijo él, sonriéndole—. Porque veo que mi rechazo de aquel día es algo que sigue doliéndote y por lo tanto, ya es hora de que lo arregle.
____ se dio cuenta de lo que iba a hacer y reaccionó, golpeando su pecho desnudo con las manos.
— Kevin... por favor...no.
—¿Por qué no? Ya no eres una niña, eres mi querida esposa —hizo una pausa—. Inoltre, esta misma mañana me has prometido que estarías a mi disposición.
—Bueno... sí. Pero no así —dijo, desesperada al darse cuenta de que Kevin había cambiado de posición y estaba tumbado a su lado—. Tenemos que cenar con tu padre... Tengo que prepararme.
—No lo he olvidado, carissima, pero has dicho que sólo tardarías cinco minutos en vestirte.
Le apartó un mechón de pelo de la cara y le pasó un dedo por la mejilla y los labios.
—Por fin estamos juntos —añadió con suavidad—. Y tenemos todo el tiempo que necesitamos.

Hasta aki el cap 8 gracias x sus comen...si kireen mas comentennnn........
Volver arriba Ir abajo
K2Mrpresidentedanger
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1289
Localización : ConMi Sepsi! novio Kevo y mis cuñadithos Nicky y Joe ;) :baba:
Fecha de inscripción : 28/06/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 19th 2010, 08:45

CLARO QUE QUEREMOS MAS!!!!!!!!!!!!!!!!!!11

SIGUELA HAY AMO TANTO A KEVIN YA TE LO HABIA DICHO????
BUENO IGUAL AMO A KEVIN
Y CLARO SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 19th 2010, 12:18

Capítulo 9
____ miró su rostro oscuro, que se cernía sobre ella, y no fue capaz de pensar con coherencia. Casi tampoco podía respirar. Era consciente del calor que desprendía el cuerpo de Kevin, y del olor de su piel.
El hipnótico palpitar de su corazón le golpeaba las manos, que seguían apoyadas en su fuerte pecho.
Entonces, Kevin bajó la cabeza y, por un segundo, ____ sintió el calor de su boca en la suya, pero no sintió lo mismo que en el breve contacto de esa mañana.
Kevin la fue explorando con los labios, y tentándola. Y ella supo que no podía resistirse.
Entonces, entendió por qué había querido siempre mantenerse alejada de él. Por qué había reaccionado tan mal cuando la había tocado durante su noche de bodas, y por qué se había ido a Inglaterra huyendo de él.
Había querido apartarlo por completo de su memoria, de su vida. Y de su corazón.
Kevin levantó la cabeza y la miró fijamente antes de recorrerle la frente, los ojos cerrados y las mejillas con besos.
Luego, volvió con urgencia a su boca, que se abrió en contra de su voluntad y permitió que su lengua la invadiese.
____ se dio cuenta de que ya no estaba intentando apartarlo de su lado, sino que estaba respondiendo. Y que él, como resultado, parecía cada vez más hambriento de ella.
Cuando apartó los labios de los suyos, ambos estaban sin aliento. Kevin la miró a los ojos y pasó un dedo por su labio inferior.
—Estás temblando, mia bella —le dijo en tono dulce—. ¿Tanto miedo sigo inspirándote?
Ella negó con la cabeza, incapaz de hablan En ese momento, sólo le inspiraba deseo.
—Sólo había venido a hablar contigo... —continuó Kevin.
Y volvió a acercarse para besarle el cuello, la oreja, mordisquearle el lóbulo, haciéndola gemir. Luego fue bajando por la línea de su cuello y ____ no se dio cuenta ni de cuándo le bajó los tirantes del sujetador, pero sus hombros estaban desnudos cuando él los recorrió con los labios, tocando su piel como si se tratase de la seda más delicada.
Al mismo tiempo, le acarició los pechos con cuidado, y ella sintió que se le endurecían los pezones bajo sus manos.
Kevin le desabrochó el sujetador para poder acariciar su piel directamente al tiempo que volvía a besarla en los labios.
____, además de devolverle los besos, se dio cuenta de que también estaba acariciándolo. Le quitó la camisa y recorrió su cuerpo con las manos, le hizo suspirar
Kevin apartó la colcha y exploró sus curvas antes de llevar los labios a sus pechos, acariciándola con la lengua.
Y ella tembló de placer. Deseó más.
Kevin bajó una mano hasta su vientre, hasta la barrera de sus braguitas.
____ se puso tensa y se dio cuenta de que Kevin se estaba levantando e iba hacia la puerta con el ceño fruncido.
De pronto, una voz de mujer la hizo volver a la realidad.
—¿Quién es? —preguntó.
—Un momento, por favor —dijo Kevin en italiano antes de volverse a ____—. Es Rosalia, la doncella que te ha atendido antes. Viene a prepararte el baño y a ayudarte a vestirte. Por orden de mi padre. ¿La dejo entrar, carissima? ¿O prefieres que sea yo quien te ayude a bañarte y a vestirte... dentro de un rato?
Pero la magia del momento se había roto y ____ se sentía, de pronto, avergonzada. Sobre todo, porque había estado a punto de entregarse por completo, y no sólo en cuerpo, sino también en alma.
—Si le dices que se marche, sabrá que estamos juntos. Y porqué...
—Estamos casados, no creo que le pille por sorpresa.
—Sí. Pero... tal vez lo comente con otras personas.
—Es posible. Me parece, mia bella, que vas a tener que acostumbrarse a que los empleados sientan curiosidad por ti. Han esperado mucho para verte aquí.
—Lo comprendo, pero es demasiado pronto. Todavía no me he hecho a la idea de que todo el mundo va a estar pendiente de lo que haga o deshaga.
—En ese caso, la respuesta a mi pregunta es no.
Le abrochó el sujetador, le apartó el pelo del cuello y le dio un beso. No fue más que una caricia, pero la hizo estremecerse de nuevo.
—Te dejaré con tu doncella —añadió después—, pero todavía tenemos que hablar. Tengo cosas que decirte, cosas que quiero que sepas, antes de empezar con nuestro matrimonio de verdad.
Tomó su camisa y se fue hacia su habitación. ____ intentó estirar la colcha y ahuecar las almohadas para que no se notase lo que habían estado haciendo.
Kevin se detuvo en la puerta y la miró de manera burlona.
—Avanti, Rosalia —dijo, y desapareció, cerrando la puerta tras de él.

Lo último que necesitaba ____, era una doncella, pero Rosalia parecía callada, con ganas de complacerla y sólo pareció preocuparle su falta de vestuario.
____ decidió ponerse la misma falda que había llevando la noche anterior, junto con una blusa de estilo Victoriano bordada. No era lo ideal, pero lo mejor que podía llevar dadas las circunstancias.
Las circunstancias...
Tenía que admitir que era muy agradable que le preparasen el baño, pero el tamaño de la bañera, los dos lavabos y la enorme ducha con mamparas de cristal, parecían querer recordarle que era un cuarto de baño diseñado para dos personas.
Y que compartir ese espacio con Kevin era otra de las intimidades del matrimonio a las que tendría que acostumbrarse. Y pronto.
Además, había demasiados espejos para su gusto, y demasiadas ____ desnudas reflejadas en ellos.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 19th 2010, 12:19

Miró su reflejo más cercano y observó la curva de su pecho, recordando cómo la había acariciado Kevin, cómo se había llevado el pezón a su boca.
Y también volvió a recordar cómo la había penetrado unos meses antes, el momento en que se había dado cuenta de que no quería que dejase de poseerla, a pesar de la frialdad del acto.
En cualquier caso, ya no podía seguir fingiendo indiferencia por él.
Para bien o para mal, estaba allí para vivir como su esposa. Y, a pesar de que en realidad nada había cambiado, Kevin le había demostrado que era capaz de excitarla hasta hacerle perder la cabeza.
Kevin le había dicho que iban a empezar con su matrimonio de verdad, pero, sin amor, aquello no significaba nada. Y el vivir junto a él todos los días iba a ser un peligro para su corazón, como lo había sido siempre.
Sabía desde hacía mucho tiempo lo que era estar enamorada de Kevin Santangeli, y no se le había olvidado. El sonido de su voz a lo lejos había bastado para que se le acelerase el corazón, pero aparte del episodio de la piscina, siempre había conseguido disimular lo que sentía por él. Y hasta fingir que no existía.
Pero a partir de entonces iba a tener que compartir aquellas espaciosas habitaciones con él cuando, además de sexo, lo único que Kevin le había ofrecido había sido una amistad.
Así que debía tener cuidado para que no se enterase de que quería mucho más, porque otro rechazo por su parte sería insoportable.
Y aquellas eran las verdaderas circunstancias a las que tendría que atenerse.
Suspirando, entró en su habitación.
Había pensado dejarse el pelo suelto, como siempre, pero Rosalia insistió en hacerle un recogido desenfadado, con algunos mechones sueltos alrededor de la cara.
Aquel peinado le daba un toque de elegancia. Se pintó los labios de rosa pálido y se preguntó si a Kevin le gustaría su nuevo estilo. Pero cuando la vio, no hizo ningún comentario, parecía perdido en sus pensamientos. Y, al parecer, no eran pensamientos precisamente alegres, a juzgar por su sombría expresión.
¿Estaría enfadado porque Rosalia los hubiese interrumpido un rato antes? ¿O también temía aquella cena?
____ entró en el salotto y se encontró con la fría mirada de Teresa Barzati, que la estudiaba con desaprobación, sentada a un lado de la chimenea.
—Así que has decidido volver, ____ —fue el saludo de la abuela de Kevin —. Supongo que debemos alegrarnos de que por fin te hayas acordado de tus obligaciones. Y espero que no se te vuelvan a olvidar.
Hubo un silencio. ____ se ruborizó, indignada y avergonzada al mismo tiempo, y notó que Kevin le agarraba la mano.
—A mi abuela se le ha olvidado decirte, ____, lo contenta que está de verte de nuevo, ¿verdad, nonna?
Entonces se acercó Guillermo, le ofreció a ____ un aperitivo y le dijo que estaba muy guapa.
Ella se sintió agradecida, pero no del todo tranquila, y se sentó en un sofá al lado de Ottavia Alesconi, que guardaba silencio.
No había esperado un ataque frontal, aunque era evidente que Kevin sí había imaginado que su abuela sería incapaz de contener algún comentario amargo, y se había preparado para defenderla.
Un rato después, el mayordomo, anunció que la cena estaba servida y, a pesar de que todo estaba delicioso, el ambiente no fue en absoluto festivo. Todo el mundo parecía tenso y la única que hablaba era la signora Barzati, que no paraba de hacer monólogos acerca de la situación política, los fallos del sistema de impuestos, y de la innecesaria llegada de extranjeros al país.
____ se sintió aludida por eso último. Miró a Kevin, que estaba enfrente, y se dio cuenta de que la estaba observando, sin sonreír, pero con deseo. Y con algo más. Algo difícil de definir Y se ruborizó.
Parecía nervioso, aunque eso era absurdo, ya que unas horas antes ella se había rendido entre sus brazos.
Cuando terminó la cena, iban a volver al salotto a tomar el café, pero Guillermo, que parecía cansado, se disculpó y anunció su intención de retirarse.
—Perdóname, hija —dijo dándole un beso a ____ en la frente—. Mañana hablaremos —se volvió hacia Kevin —. ¿Puedo hablar contigo un momento? Te prometo que no te privaré durante demasiado tiempo de la compañía de tu esposa.
—Querido Guillermo —dijo la signora Barzati en tono ácido—. Supongo que bromeas, después de todo lo acontecido el año pasado, no creo que sea un problema.
—Basta! —exclamó él—. Creía que habíamos quedado en olvidar el pasado y mirar sólo hacia el futuro. Te pido, querida suegra, que lo recuerdes.
Ella se encogió de hombros y se dirigió hacia el salotto delante de ____ y de la signora Alesconi, y volvió a ocupar el mismo asiento en el que había estado antes de la cena.
Se hizo el silencio y la situación se volvió todavía más violenta cuando llegó Emilio con el café y dejó la bandeja al lado de ____, lo que provocó otra mirada de reprobación de la abuela de Kevin.
Ante su asombro, ____ consiguió servir las tres tazas sin derramar ni una gota y, después, Ottavia Alesconi les habló acerca de un libro que acababa de leer, de la próxima temporada de ópera en Verana, y de un nuevo diseñador que había irrumpido en el mundo de la moda en Milán.
—Tal vez podamos contratar sus servicios para ____ —comentó nonna Teresa en tono frío—. Es evidente que necesita que la aconsejen y que le digan que las mujeres Santangeli no se visten como colegialas sin dinero.
—A mí me parece que la signora Santangeli tiene un aspecto encantador —dijo Ottavia Alesconi.
—¿Encantador? —rió la otra mujer—. Va a necesitar mucho más que encanto si quiere retener a Kevin lo suficiente como para que la deje embarazada.
—Signora Barzati —protestó Ottavia—. Ese es un tema que no nos atañe.
____ se ruborizó.
—¿Porque es un tema que debe tratarse sólo en familia? —inquirió la signora—. En ese caso, no podemos tener secretos con usted, dado que parece ser que mi yerno la ha hecho ocupar el lugar de mi hija. Y, a pesar de que no apruebo la situación, al menos es usted viuda y no habrá escándalos con su marido, algo que sí puede ocurrir con la actual amante de Kevin.
Aquello sí que era difícil de digerir. ____ dejó su café en la mesa y oyó cómo la abuela de Kevin seguía hablando con voz clara y firme.
—Sin duda, la belleza y el resto de los atributos de Doria Venucci han hecho que mi nieto piense que merece la pena arriesgarse —comentó sonriendo—. Si ha ido por ti a Inglaterra, cara ____, ha sido porque necesita un heredero cuanto antes.
—Sí —contestó ella—. Lo sé.
—Lo que me pregunto es si una muchacha tan problemática como tú será capaz de evitarnos un escándalo a todos. Yo creo que no.
Ottavia protestó de nuevo, poniéndose en pie.
—Sólo quiero que la chica no se haga ilusiones con Kevin, que no tardará en aburrirse de ella y buscar otro entretenimiento —le explicó la signora Barzati.
____ sintió que se moría por dentro, pero sacó fuerzas de flaqueza y se levantó para enfrentarse a su adversaria.
—Habla usted como si Kevin y yo… nos quisiéramos. Como ya ha dicho, éste ha sido un matrimonio concertado. Sé que se ha casado conmigo para que le dé un hijo, y a ambos nos conviene el acuerdo. Por eso, no me hago ilusiones, signora. No espero su fidelidad. Y me da igual si tiene amantes. ¿Por qué iba a importarme si no lo amo? En cuanto le dé un hijo, podrá ir a ocupar la cama que quiera, siempre y cuando no sea la mía.
Se volvió hacia la puerta y lo vio allí, en silencio, inmóvil, con rostro impasible.
No tenía ni idea de cuánto tiempo llevaba allí. Ni de qué había oído, pero, sin duda, había oído lo suficiente.
Sintió que se moría por dentro y tuvo ganas de llorar del dolor. Deseó rogarle que le dijese que no había nadie más en su vida, que era sólo suyo.
Pero no podía ponerle en evidencia a él, ni a sí misma. No podía confesar su agonía interior.
—Tal vez puedas confirmarle a tu abuela —dijo en su lugar, con voz fría—, cuáles son las condiciones de nuestro acuerdo, y asegurarle que, a pesar de la amabilidad de sus consejos, no van a ser necesarios.
Hizo una pausa.


MAS TARDE LA SIGO Y GRACIAS X TU COMENTARIO....BIENVENIDAA
Volver arriba Ir abajo
K2Mrpresidentedanger
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1289
Localización : ConMi Sepsi! novio Kevo y mis cuñadithos Nicky y Joe ;) :baba:
Fecha de inscripción : 28/06/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 19th 2010, 19:43

SIGUELAAAAAAA
NO ME DEJES ASI POR FAVOR SIGUELAAAAAAAAAAAA
AMO TU NOVEEEEEE
AMO A MI KEVOOOOO
SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
aBii
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2856
Edad : 26
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 01/06/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 19th 2010, 23:20

Dios mujer siguela por
favoor estoy intrigadisima


siguelaaaa!!!!
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 20th 2010, 05:44

perdon perdona ya la sigoooo
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 20th 2010, 05:47

—Ahora, si me perdonas, he tenido un día muy largo. Preferiría que no se me molestase esta noche, dadas las circunstancias. Seguro que lo entiendes.
Y pasó por su lado para volver a su habitación, donde la esperaba una enorme cama vacía.


Capítulo 10
____ no había sabido hasta entonces que se podía sufrir tanto y sentirse tan vacía al mismo tiempo.
Llegó a su habitación y supo que no iba a poder dormirse, ni siquiera tumbarse en la cama en la que, unas horas antes, había estado en los brazos de Kevin.
Las palabras de la abuela de Kevin habían terminado con sus ilusiones de que él sintiese algo más por ella que la obligación de dejarla embarazada. Si había sido cariñoso, había sido sólo para hacer las cosas más fáciles, pero una vez cumplida su tarea, volvería a los brazos de su amante, que lo esperaba en Roma.
Como no soportaba estar en su habitación, se abrazó y fue a la habitación que había al final del pasillo. Se la habían enseñado en su anterior visita y era otro salotto, para ellos dos solos. Con una televisión y un sofisticado equipo de música.
____ encendió una lámpara de pie y se hizo un ovillo en el sofá, que estaba enfrente de la chimenea. Deseó poder desaparecer, que no volvieran a verla nunca más.
Entonces entendió la tensión que reinaba en la casa. Todo el mundo, menos ella, había sabido que Teresa Barzati estaba allí sólo para crear problemas.
Ella no había sido su único objetivo esa noche, Ottavia Alesconi también había tenido que sufrir su ataque, pero de manera mucho más suave.
Pensó en Doria Venucci. Una mujer bella, experimentada y... casada. Todo lo contrario a ella, que lo único que tenía en su poder era la ventaja de la novedad. Pero no iba a llorar, tenía que estar tranquila para la siguiente vez que viese a Kevin, para volver a tener entonces la coraza en su sitio.
¿Acaso no había sido eso lo que había hecho durante todo el año anterior? Intentar convencerse a sí misma de que lo único que sentía por él era odio. Pero él había echado abajo su muro con un par de besos y unas caricias.
Si no hubiese sido por la oportuna aparición de Rosalia, habría cometido el peor error de toda su vida: se habría entregado a él por completo.
Se preguntó qué estaría pasando en la otra parte de la casa. Qué recriminaciones se estarían haciendo los unos a los otros.
Sin duda, se enteraría al día siguiente. Se miró el reloj. Casi eran las doce, hora de volver a la cama.
Por la mañana, tendría que fingir que los comentarios de la signora le habían parecido únicamente un poco indiscretos, pero que no le importaban.
No podía dejar entrever que estaba rota, y que jamás volvería a ser la misma.

Al llegar a la habitación, vio que Rosalía le había hecho la cama y había dejado un camisón encima de la colcha.
Fue al cuarto de baño, se limpió la cara, se quitó las horquillas del pelo, se metió en la cama y se volvió para apagar la lámpara.
Entonces, se dio cuenta de que no estaba sola. Kevin estaba de pie, junto a la puerta que daba a su habitación.
—Veo que no estás dormida.
—Pero planeo estarlo muy pronto. Dentro de unos dos minutos.
Kevin llevaba un albornoz blanco y, probablemente, nada más. ____ sintió que se le secaba la boca.
—Creo que te dije que quería que me dejasen en paz.
—¿Acaso puedes estar en paz con esta situación? —preguntó él—. Me sorprendes, mia cara.
Ella se mordió el labio.
—Sí, ha sido una noche bastante sorprendente, signore —comentó mientras ahuecaba la almohada—. Ahora, ¿me perdonas?
—No tengo nada que perdonar —dijo él, acercándose y sentándose en la cama—. Te has deshecho el peinado, me habría gustado hacerlo yo —comentó en tono meditabundo—. Antes de quitarte la blusa, y todo lo demás que llevabas puesto esta noche.
—¿Cómo te atreves? Sal de aquí inmediatamente.
—Siento tener que disgustarte, ____ , pero no voy a irme a ninguna parte.
Ella lo miró fijamente.
—¿Te estás burlando de mí? Por muy arrogante que seas, no puedes creer de verdad que voy a permitir...
—Siempre he tenido la intención de compartir tú cama, mia cara sposa. Hacer de ésta la noche de bodas que nunca tuvimos. Y nada ha hecho que cambie de opinión.
—¿Nada? Dios mío, ¿acaso no te he dejado claro que no te quiero aquí?
—Siempre has sido muy clara, mia bella. Has dejado hasta a mi abuela sin palabras. Y eso no ocurre con demasiada frecuencia. Quiero que sepas que se marchará por la mañana, y que intentaré que no vuelva a visitarnos en mucho tiempo.
—¿Por qué? ¿Porque me ha dicho la verdad? O acaso vas a negarme que has tenido una aventura.
—¿Por qué iba a negarlo?
—Para fingir, tal vez, que eres un hombre decente.
—Prefiero empezar nuestro matrimonio siendo sincero, ____. Lamento haber buscado consuelo en otros brazos cuando tú me echaste de tu vida, tengo que aprender a dominar mi temperamento. Y siento que no me haya dado tiempo a hablarte del asunto en persona, tal y como tenía pensado hacer.
—¿Lo tenías pensado? —preguntó ella, sorprendida.
—Sí. Te dije que había cosas de las que tenía que hablarte. Y siento que mi abuela se me haya adelantado. Quería haberte explicado yo, tal vez, cómo y por qué ocurrió. La verdad es que mi abuela se parece en eso a tu prima Julia. No hemos tenido mucha suerte con nuestras familias, carissima.
—En eso no estoy de acuerdo contigo, siempre les agradeceré a ambas que me hayan recordado cómo eres en realidad, y el tipo de vida que puedo esperar a tu lado —tomó aire—. Además, ¿qué querías explicarme, además de que eres incapaz de tener la bragueta cerrada?
—Tú tampoco eres inmune a las tentaciones de la carne con otros hombres. ¿Qué habría pasado con Alan si yo no hubiese estado esperándote?
—Nada —respondió ella.
—¿Cómo puedes estar tan segura?
«Porque nunca he querido a otro que no seas tú», pensó. «Nunca he querido ni deseado a otro hombre. Esa es la verdad que he tenido que ocultar desde que volviste a entrar en mi vida y me pediste que me casara contigo. Esa es la verdad que he estado intentando ocultarme a mí misma todo este tiempo. Porque tú no sientes lo mismo por mí. Sólo me quieres para que te dé un hijo. Pero no soportaría que lo supieses»
—Alan perdió su oportunidad al marcharse a Hong Kong —contestó—. Pero aunque hubiese decidido tener un amante, ¿qué derecho tendrías a oponerte, teniendo tú también una?
—Yo tengo los derechos que quiera tener. Y uno de ellos es ser el primero en tenerte, para estar seguro de que el hijo que lleves en tu vientre sea mío y no de otro —hizo una pausa—. Mi abuela no está al día, mi aventura con Doria Venucci ha terminado. Tienes mi palabra.
—¿Para no hacerme daño? —preguntó ella, desafiante—. ¿O para evitar el escándalo que ha predicho tu abuela esta noche?
—Por el escándalo, naturalmente. No pensé que pudiese hacerte daño. Por cierto, dime una cosa mia cara, per favore. No respondiste nunca a mis llamadas, ¿tampoco leíste mis cartas?
—No —tuvo que admitir Kevin.
—Che peccato —dijo él—. Qué pena. Te habrían resultado… instructivas. Pero tal y como has aprendido en esta misma habitación hace sólo unas horas, las clases sólo acaban de empezar.
____ se alejó de él, le dio la espalda. No podía verlo desnudo, no se atrevía…
—No —le dijo—. ¿Crees que decirme que tu aventura ha terminado lo arregla todo? La signora Venucci no ha sido la primera, signore, ni será la última. Y, sabiendo eso, ¿crees que voy a permitir que vuelvas a acercarte a mí?
____ notó que el colchón se movía al meterse Kevin en la cama.
—Pues sí. Porque es lo que has prometido hacer. A cambio, no sé si lo recuerdas, de vivir el resto de tu vida como quieras. Hemos llegado a este acuerdo esta misma mañana. Y, como no me amas, ____, no debe importarte que haya otras mujeres en mi vida, ya que tú estás aquí sólo para darme un hijo. Tú misma lo has dicho hace un rato, tengo testigos.
Tocó su hombro desnudo con la mano, la acarició con una dulzura increíble.
—Así que no tienes excusa para seguir negándote a entregarte a mí, para no comportarte como mi esposa, y la futura madre de mi hijo.
____ no podía hablar, ni moverse. Y pensó que así era como debía de sentirse un animal que acabase de caer en una trampa, aunque, en aquel caso, había caído en su propia trampa.

Despues la sigo
Volver arriba Ir abajo
K2Mrpresidentedanger
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1289
Localización : ConMi Sepsi! novio Kevo y mis cuñadithos Nicky y Joe ;) :baba:
Fecha de inscripción : 28/06/2010

MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Julio 20th 2010, 08:07

Hey Siguela!!!!!!
Amo tu noveeee
por fis siguela!!!!
Espero SmileSmile
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!   Hoy a las 19:26

Volver arriba Ir abajo
 
Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 5.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» Huerfana de amor ----> Kevin y ____ (ADAPTADA) NOVELA TERMINADA!!!
» LAGRIMAS DE DESAMOR (NICK Y TU) DE TODO UN POCO ADAPTADA! TERMINADA!!!
» La Doctora (Nick & tu) Hot
» SIMPLEMENTE PECAMINOSO (Adaptada) KEVIN Y ____ HOT
» Amor, Odio y Sangre ( Nick y tu )

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DE TODO UN POCO-
Cambiar a: