Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Hilo Rojo (Nick&____)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 10 ... 18  Siguiente
AutorMensaje
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 1st 2013, 19:54

Hello girls! Hoy traigo un capitulo largo. Primero: porque me alegra mucho que les guste mi nove, segundo: porque no quiero cortarlo y tercero: porque tengo nueva lectora. Hey, Ana Cecilia D' Jonas :3 Bienvenida!! Me alegra que te guste. :DEs genial saber que les gusta mi trabajo \o/
Y aquí les dejo el capitulo. Disfrútenlo, y gracias por leer. Son las mejores! Smile




Capitulo 3: Parte 2
-Buenos días, princesa –dice él con una media sonrisa. Definitivamente no va a dejar ese apodo-. ¿Qué tal tu mañana?

-Agradable hasta que hiciste un acto de presencia –digo sin mirarlo directamente.

Pongo mi bolso sobre la mesa y saco mi libro de texto y mi cuaderno. Él sigue con sus ojos cada una de mis acciones.

-La mía también ha ido bien, gracias por preguntar –responde sarcásticamente, esbozando una sonrisa. No se muestra ni un poco afectado por mi mordaz comentario-. No sabía que esta era tu mesa. El universo debe estar jugando a algo con nosotros para mantenernos unidos.

-El universo solo tiene un mal sentido del humor –continúo sin mirarlo, sacando también un lápiz y una goma de borrar de mi bolso-. Y, por favor, ¿podrías dejar de llamarme princesa? De verdad no me gusta.

Muevo mi cabeza para mirarlo y suspiro con cansancio. Él coloca su codo sobre la mesa y reposa su mejilla izquierda sobre su puño, mirándome directamente a los ojos. Yo, sin embargo, miro lo suave de sus facciones, los lunares salpicando el lado derecho de su cara, sus labios en forma de corazón, los perfectos rulos en su cabeza. Finalmente me detengo en sus ojos y me pierdo en un mar avellanado.

-No te entiendo –dice, devolviéndome a la realidad. Sacude la cabeza-. Todas las demás chicas desean que un chico les diga de esa manera y tu simplemente lo rechazas y me pones una adorable cara molesta con un sexy ceño fruncido. Como ahora.

Suavizo mi expresión. Ni siquiera había notado que tenía el ceño fruncido.

-No. Me. Gusta. El. Apodo –digo, dividendo las palabras para dejárselo claro y frunzo el ceño de nuevo, esta vez a propósito-. Yo no soy igual que las cabezas huecas de mis compañeras. Jamás me compares con ninguna de ellas.

Veo sus cejas dispararse y una sonrisa divertida cruza sus labios.

-Vaya –respira burlonamente-. Pero si tenemos una ganadora para el concurso de Quién Es Más Arrogante Que Nick.

Le doy mi mayor mirada asesina y contengo las ganas de mandarlo para el lugar que todo el mundo parece conocer. En cambio, desvío la mirada hacia la puerta. Pero es una mala idea porque instantáneamente veo a Kirk y Trey entrando en el salón, riéndose de alguna de sus nuevas idioteces. De repente, Kirk codea a Trey y estos enfocan sus ojos en mi mesa. No me gustan sus miradas. Y tampoco me gusta que se dirijan hacia aquí. No quiero hablar con ellos, no quiero estar cerca de ellos. Son unos idiotas y a mí los idiotas no me van.

Cuando devuelvo la mirada hacia Nick, él está mirando distraídamente hacia sus uñas, reclinado en la silla en una posición no muy cómoda a mi juzgar. Hago una mueca cuando veo los robustos cuerpos de Kirk y Trey frente a nosotros. Nick sigue sin mirar, pero ellos tienen sus miradas fijas en él. Kirk solo lo escrutan mientras que los ojos de Trey lo miran ansiosamente, brillando. A mí no me miran. Bien.

-Oye –comienza Kirk en una voz profunda y curiosa-, ¿tú no eres el chico del Porsche amarillo de la otra noche?

Me tenso. Han reconocido a Nick de la carrera. Si lo reconocen a él también pueden reconocer a mi hermano y por consiguiente a mí. Esto no va bien. No va nada bien. Yo no debería estar vinculada con carreras clandestinas: no es bueno para mi reputación. Y sin embargo aquí estoy con las manos temblorosas porque dos imbéciles pueden arruinar mi reputación y por consiguiente toda mi vida. Y, ¿luego qué haré? No puedo defraudar a mi familia por una estupidez. No puedo defraudar a mi padre porque fui vinculada con unas estúpidas carreras clandestinas a las que Jared me obligó a ir.

Nick levanta la cabeza distraídamente cuando escucha a Kirk y sonríe perezosamente. Se endereza en la silla y asiente lentamente con la cabeza. No dice nada.

-Oh, hombre, estuviste genial –dice Trey energéticamente. Casi puedo ver su cola moviéndose detrás de él-. Hiciste el circuito en menos tiempo del que Jared lo ha hecho nunca. Eres un maldito dios de las carreras.

Kirk le golpea en la parte posterior de la cabeza, haciéndolo callar. Trey acaricia el área afectada y frunce los labios, pero no protesta. Su cara casi me hace sentir simpatía por él. Pero él solito se busco ser el perro faldero de Kirk, no es mi problema que ahora Kirk crea que tiene derecho alguno sobre él.

-Cállate, Trey –le dice Kirk a Trey. Su mirada no se despega de Nick-. Tienes un buen auto. ¿Iras a la próxima carrera?

Nick se encoge de hombros.

-Tal vez.

-Me gustaría correr contra ti. Sería un gran reto.

Las comisuras de la boca de Nick se curvan hacia arriba. Puedo notar que está actuando desinteresado deliberadamente. A él tampoco le agradan estos dos babosos.

-No puedes ganar ese reto, pero siempre puedes intentarlo –dice Nick, devolviendo su mirada a sus uñas y se encoge de hombros-. Realmente sería un golpe de suerte si me ganas.

Reprimo una risita cuando veo el rostro de Kirk ponerse rojo de rabia. Su mirada se mueve a mí y entrecierra los ojos. Luego los devuelve a Nick y sus puños se aprietan en sus costados. Trey se queda apartado, pero estoy segura de que él no detendría a Kirk de pegarle a Nick.

-Ya veremos –dice Kirk y se retira hacia su mesa con Trey pisándole los talones.

Los miro durante algunos segundos mientras se dirigen hacia el fondo del salón. Ambos tienen cuerpos robustos y fuertes, están bronceados, pertenecen al programa entero de deportes del colegio, tienen cabello negro y ninguno de los dos son guapos. Hasta ahí llegan las similitudes. Trey es mucho más fino de cara: pequeña nariz, pequeños labios, pequeños ojos. Su rostro contrasta horriblemente con su tipo de cuerpo. Y la cara de Kirk es pareja con su cuerpo: todo grande. Él también es amenazante, listo y malvado. Trey solo usa la neurona de Kirk para pensar, no es amenazante y parece un crio de cinco años que ha tomado demasiados esteroides. Son un par singular.

Cuando me giro de nuevo para mirar hacia el frente del salón, Nick me mira mientras yo sonrío por la bofetada mental que él le acaba de dar a Kirk Jameson. De reojo puedo ver que él sonríe un poco también, pero se mantiene en silencio.

La profesora comienza la clase poco después. Ella presenta a Nick una sola vez, con aire distraído. Él se gira en la silla, mira alrededor del salón hacia nuestros compañeros y asiente para hacerles saber que él era el nuevo. Como si nosotros no lo supiéramos de antemano, pienso. Luego, él ignora el trabajo de clase que la profesora nos encomienda. Él se mantiene haciendo dibujos en su cuaderno o tarareando alguna canción desconocida para mí. A pesar de que me molesta y deseo atizarle varias veces para que se concentre, me controlo y simplemente hago como si él fuera una mosca muy, muy irritante que no se va a ir nunca y me concentro simplemente en las palabras del libro de texto.

Cuando suena el timbre anunciando el final del periodo, recojo mis útiles y los echo dentro de mi bolso. Nick hace lo mismo a mi lado, pero siendo más pasivo. Una chica se posa a su lado y comienza a hablar con él. No miro para ver quién es la chica, pero tampoco es algo que me importe. Salgo al pasillo y Tracy rápidamente está pisando mis talones.

-¿Él es tu nuevo hermanastro? –pregunta, posicionándose a mi lado con su libro de texto presionado sobre su pecho.

Rodo los ojos ante la mención del título. Suena demasiado extraño y demasiado personal para mí.

-Si –digo entre dientes.

Tracy resopla y golpea mi brazo con su hombro.

-¡Me hiciste subestimarlo, idiota! ¡Ese trasero esta para comérselo! –dice-. A pesar de que no te guste su presencia aquí, te doy las gracias por ser la responsable de darles una buena alimentación a mis pupilas.

 Yo ruedo los ojos mientras doblamos la esquina de la derecha para ir a nuestra próxima clase. Es una clase opcional: taller de fotografía. Ambas estamos en ella y solo espero que Nick no esté en ella. Necesito al menos una hora de respiro lejos de él.

-De nada –digo amargamente.

Tracy me mira y gruñe. Ella sabe que no quiero hablar de Nick y mucho menos de su trasero. Así que finalmente se rinde diciendo:

-Está guapo, ____ –dice, sonando más seria-. No puedes debatir esta lógica.

Lo pienso mientras entramos en el salón de clases y nos sentamos en nuestros escritorios, los cuales están cerca uno del otro. Pienso en la noche que lo conocí, y revivo en mi memoria verlo con su pelo enmarañado volando con el viento nocturno, sus ojos mirándome y su sonrisa torcida (la cual he comenzado a odiar un poco). Y luego pienso en la clase anterior cuando me detuve a verlo durante algún tiempo. No, no puedo debatir su logia. El chico es guapo.

Ella sonríe triunfantemente cuando lo admito, pero no dice nada más porque nuestro profesor comienza la clase. Y este no es como la profesora de Biología. Él si da la clase.


El resto del día es irritante y muy, muy largo. Parece nunca acabar. Nick está en todas mis otras clases a excepción del taller de Fotografía. Y en todas se sienta cerca de mí, y de una u otra manera siempre logra hacerme enojar diciéndome “princesa” o burlarse de mi ya que yo soy una de las estudiantes más sobresalientes en todas las clases (sin ánimos de presumir) y él siempre tiene un comentario sarcástico en la boca. Pero me mantengo callada en todo momento y hago lo que puedo para controlarme y no gritarle algo de lo que me arrepentiría dos segundos más tarde.

Al menos en el almuerzo se sienta lejos de Tracy, Ethan, Jared y yo. A distancia, lo veo en otra mesa rodeado de chicas, todas dispuestas a mimarlo, todas hablándole y sonriéndole coquetamente. Casi vomito mi almuerzo. Es increíble lo que pueden hacer las chicas de West por acostarse con un chico.

Al final del día escolar, salgo de mi última clase sintiéndome aliviada de dejar a Nick atrás para segundos más tarde darme cuenta de que lo veré nuevamente en casa. Por unos instantes, odio mi suerte.

Tracy me intercepta en la salida y me sigue hacia el auto donde Duncan me espera. Le sonrió a Duncan y él simplemente asiente hacia nosotras dos en modo de saludo. Reprimo una mueca. Debería estar adaptada a esto. Debería dejarlo pasar. Pero mi orgullo todavía está herido por su rechazo y esto es como un reto para mí. Quiero ver cuánto dura hasta caer ante mí.

Suspiro y sacudo la cabeza al darme cuenta de mis pensamientos. Soy casi o peor que las chicas de West que estaban alrededor de Nick en el almuerzo. Y sin embargo, no me importa. Es mi reto.

Duncan mantiene abierta la puerta para que nosotras entremos en el auto y tan pronto lo hacemos, él la cierra. Luego se mete en el asiento del conductor mientras Tracy parlotea sobre como todo la población estudiantil esta fascinada con Nick y como ella está especialmente fascinada con él (y su trasero voluptuoso). Yo trato de seguirle la corriente a todo lo que ella dice, pero simplemente imposible. Habla demasiado rápido y con demasiada emoción, así que solo capturo algunas palabras sueltas que luego voy uniendo. Sin embargo, no le hago demasiado caso. No me interesa lo que tenga que decir si es sobre mi nuevo e indeseado hermanastro.

Cuando bajamos del auto (conmigo dándole un par de sonrisitas coquetas a Duncan) y hacemos nuestro camino hacia dentro de la casa, ella todavía sigue hablando sobre Nick.

-Dios, Tracy, cállate –me río-. ¿Quieres comer algo? Con algo en la boca definitivamente dejaras de  hablar, ¿verdad?

Ella me empuja con su codo y frunce el ceño.

-No voy a comer nada que prepares tú. Puede tener veneno –arruga su pequeña nariz-. Nunca puedo estar segura de cuando intentaras matarme.

Me río nuevamente.

-Sólo le añadiría una pizca de eso y de detergente, pero te aseguro que estaría de muerte.

Ella me empuja nuevamente y esta vez ambas nos reímos.

Nos encontramos con Constance en la cocina. Esta vez, ella está en un descanso, apoyando protuberante cadera contra los gabinetes y un zumo de naranja en su mano. Levanta sus ojos azules al vernos entrar en la cocina y sonríe cálidamente hacia nosotras.

-Buenas tardes, señoritas –dice-. ¿Desean que comience a preparar la cena o les gustarían algunos bocadillos?

-Los bocadillos estarán bien –sonrío-. Tracy y yo iremos a estudiar en la terraza.

-Está bien –asiente Constance.

-Y haz muchos bocadillos –añade Tracy-. ____ quiere que deje de hablar del chico nuevo y de lo bueno que esta, y para eso (ella dice) que necesito que algo llene mi boca. Y, ¿Qué mejor que comida?

Constance se ríe.

-¿Un chico nuevo? Cuéntame.

-Oh, Dios, no –gimo, levantando mi mirada al techo-. No la incentives, Constance. Ha estado con esa cháchara todo el día. No quiero escucharla otra vez.

-Tápate los oídos –dice Tracy, sonriendo en mi dirección.

Le doy una mirada irónica en respuesta.

-No –digo-. Mejor vámonos a estudiar, ¿quieres? Eso es más productivo que andar hablando de Nick y su trasero –frunzo el ceño- Estoy comenzando a odiar esa palabra ¿sabes? La he escuchado más veces hoy que en toda mi vida.

-Vale, vale –dice Tracy-. Ya paro. Pero tienes que ayudarme con la tarea de Álgebra.

-No voy a hacer tu tarea, listilla –digo, y comienzo a caminar hacia la terraza.

Tracy da algunos saltitos para poder estar a mi lado.

-Oh, vamos. No entiendo nada. ¿Para qué sirven esas ecuaciones y toda esa mierda, de todos modos? Jamás la voy a usar en la vida real.

Tiene un muy buen punto. Pero no se lo digo. Ella debe hacer su tarea sola. No haré mas tareas de Álgebra por ella. Nunca jamás. Pero frunzo el ceño por otra cosa y la reprendo:

-El vocabulario, Tracy.

-Lo siento –dice ella automáticamente-. Pero, por favor, por favor, ayúdame. Por favor.

Ruedo los ojos.

-Solo ayudarte. No voy a hacer la tarea por ti.

-Vale, vale, con eso me conformo –sonríe y me guiña-. Y ten por seguro durare el suficiente tiempo haciéndola para poder ver a tu hermanastro de nuevo.

Sacudo la cabeza y me río un poco. Se ha enganchado de Nick más rápido de lo que pensé que podría. Pero ahí está mi mejor amiga sorprendiéndome de nuevo.

***

Tracy se marcha unas horas más tarde cuando Ethan la viene a recoger. Ella duró todo ese lapso de tiempo pretendiendo hacer una sencilla tarea de Algebra. Yo me limité a hacer mi propia tarea y a estudiar un poco mientras ella hablaba de los últimos cotilleos de la escuela y de las próximas fiestas sin siquiera mirar su tarea frente a ella. No habló de Nick de nuevo, lo que fue un alivio. También comimos de los bocadillos que Constance preparó, los cuales (la mayoría) se los comió Tracy. Ella no tiene reparos cuando se trata de comida. Pero por alguna razón, ella sigue estando tan delgada como una modelo a pesar de que come como un hombre y no hace ejercicio. Es sorprendente.

Nick nunca se apareció en la terraza como Tracy esperaba. Lo cual también fue un alivio porque no iba a poder soportar que ellos coquetearan en mi cara y que luego terminaran concretando una cita, y que a partir de eso fueran novios y se casaran y tuvieran hijos… Y no es que este celosa de que mi mejor amiga se hiciera novia de mi hermanastro (jamás), pero Tracy ya es bastante insoportable sin novio; no quieres saber cómo es ella con novio. Y simplemente no siento que este bien que ella salga con él. No lo sé. Tal vez es solo mi aversión hacia él o que yo realmente no lo veo como una buena persona.

Cuando termino de echar mis cuadernos y libros dentro de mi bolso me encamino a mi habitación. Lo único que quiero en estos momentos es darme una ducha, ir a cenar y luego a la cama. Necesito una larga noche de sueño para que mis ojeras desaparezcan.

Subo por las escaleras y cuando llego a la cima, veo la puerta de la habitación de Nick abierta. Él está apoyado en el marco de la puerta y levanta su mirada cuando me nota. Me da una pequeña sonrisa, pero yo hago una mueca y me cruzo de brazos, esperando nuestro nuevo enfrentamiento.

-Eres tan amargada, _____ –dice, torciendo su boca para darme su ya famosa sonrisa burlona.

Mi cuerpo se tensa ante la pronunciación de mi nombre entre sus labios con su profunda y hermosa voz. ¿Hermosa? ¿En qué estoy pensando? No es hermosa… nada de él es lindo. No. Tengo que repetírmelo varias veces para que no se me olvide. Y para creérmelo.

-No me importa lo que pienses –me encojo de hombros, tratando de no verme tan afectada, y cambio el peso de mi cuerpo de un pie al otro.

-¿Cuál es tu maldito problema conmigo? –pregunta.

Su sonrisa se va y su mano se posa sobre su pecho, luciendo ofendido. Casi hubiera dado una gran actuación, si yo no hubiera notado la diversión en sus ojos.

-No voy a caer en ese acto.

Ruedo los ojos y sigo mi camino hacia mi habitación. Él repentinamente se mueve hacia el lado y se pone en el medio, impidiéndome el paso. Ahora la diversión ha desaparecido de sus ojos. Nos miramos fijamente por algunos segundos, retándonos mutuamente. No aparto la mirada de sus ojos ni un segundo. No voy a dejar que me intimide. No pienso permitir que piense que soy débil.

-¿Podemos, al menos, hablar de tu maldita forma de tratarme? –dice-.  No te he hecho nada, pero siempre estas a la defensiva, incluso cuando hago una broma, como ahora. Somos hermanastros, ____, y no quiero tener una riña contigo cada vez que crucemos miradas. Jared lo ha tomado bien, ¿sabes? Él es amable y nos llevamos bien. Pero tú… pareces querer estrangularme cada vez que nos vemos.

Vuelvo a cambiar mi peso de un pie al otro. Continuamos mirándonos y yo finalmente pongo los ojos en blanco. Cuando los abro, mis ojos están mirando hacia el interior de la antigua habitación de mi padre. Todo ha cambiado. Ahora las paredes están llenas de posters, unas pesadas cortinas negras tapan las ventanas y hay cosas tiradas en el suelo y sobre la cama.

Devuelvo mi mirada hacia Nick porque no puedo seguir viendo esa habitación por mucho más tiempo. Nick espera pacientemente hasta que yo hable, pero yo no quiero hablar con él. No quiero hacer las paces con él. Solo quiero que me deje sola y se vaya. Suspiro cuando me doy cuenta de que no va a ceder y que ni él ni su padre se va a marchar. No vale la pena seguir en guerra con él cuando eso solo va a traer amarguras a mi vida.

-Si te soy sincera: no te quiero aquí, ¿vale? –Escupo-. Tú y tu padre están intentando llenar un lugar que ninguno de los dos, ni siquiera juntos, pueden llenar. Y no soporto que me llames princesa, aunque sigues insistiendo en hacerlo –miro hacia otro lugar y trago-. No soporto tus maneras, así que trato de sacudirte lejos.

Lo miro de nuevo. Él se queda viéndome durante unos segundos más antes de esbozar esa sonrisita burlona que tiene. Yo ruedo los ojos con fastidio.

-¿Así que eso es todo? –Pregunta-. Pensé que eras lesbiana y estabas tratando de dejar en claro tu punto porque ninguna chica me rechaza así como así.

Mis cejas se disparan hacia arriba y lo miro con incredulidad, mi boca abriéndose unos centímetros por la sorpresa. ¿Lesbiana? ¿Yo? No puede ser. No escuché eso. Este chico tiene que estar loco.

-Lesbiana –murmuro para mí y suelto un bufido-. Tu sí que sabes tratar a una chica, Nick.  

Trato de escurrirme por su lado izquierdo para pasar a mi habitación, pero él se mueve de nuevo bloqueando mi paso. Resoplo.

-Lo siento, lo siento –ríe un poco-. No fue mi intención ofenderte. Empecemos de nuevo, ¿de acuerdo? –Extiende una mano hacia mí-. Soy Nick Jonas. ¿Y tú eres…?

Lo miro durante algún tiempo, preguntándome cual es su afán porque ambos tengamos una buena relación. Tal vez es solo porque quiere hacer su estancia en mi casa más pasable y acogedora o porque soy como un reto para él tanto como Duncan lo es para mí. Una persona a quien dominar. Demostrarse algo a uno mismo. Entrecierro los ojos y pienso en la segunda opción. No voy a ser eso para él, pero tampoco quiero pasar mi vida peleando con él cada vez que nos miremos. Quiero un poco de paz en mi propia casa también. Así que tomo su mano y la estrecho. Ignoro el cosquilleo que se produce en mi piel cuando lo toco.

-____ Cavanaugh –sonrió un poco-. Un placer.

-El placer es mío –dice, y se lleva mi mano hacia su boca para besar mis nudillos. Mi corazón se salta un latido, pero mi mascara no se mueve ni un centímetro por lo que Nick no nota nada. O al menos eso espero.

-Ahora, ¿podrías dejarme pasar a mi habitación? –digo al mismo tiempo en que retiro mi mano de la suya lo mas sutilmente que puedo manejar.

Él se mete las manos en los bolsillos y se retira a un lado, asintiendo hacia mi habitación.

-Claro –dice-. Buenas noches.

-Buenas noches –le digo, y por fin me muevo más cerca de mi habitación.

-¿____? –me llama él.

Me giro.

-¿Si?

Él se queda mirándome un tiempo rebotando sobre sus pies, sus manos en sus bolsillos.

-Me gustaría que fuéramos amigos –dice finalmente-. Ya sabes. No quiero pelear contigo, no quiero incomodarte, pero tampoco quiero quedarme afuera. Sé que te gusto a pesar de todo.

Ignoro la última parte y asiento.

-Vale –digo-. No hay problema, después de que dejes de llamarme… princesa.

Él asiente y sonríe.

-Trato hecho. Buenas noches.

Entra en su habitación y cierra la puerta detrás de él. Yo sacudo la cabeza y suspiro. ¿En serio acabo de aceptar ser su amiga? Estoy realmente cansada. Eso debe ser. El cansancio me hace hacer estupideces. Sin embargo, se siente bien. Como si fuera eso lo que necesitaba desde el principio: hacer las paces con él. Sonrío para mí misma mientras entro en mi propia habitación y sin embargo no sé porque sonrío. Solo sé que no me sentía así de bien, así de ligera desde hace mucho tiempo.
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 1st 2013, 20:28

ahww son amigos, y son taaaan perfectos
quiero que la sigas yaaa porfa!!!!
amo tu novela mucho mucho Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 1st 2013, 21:09

jejeje acepto ser su amiga
me encanto siguela
ese dia fue increible
y tracy me da risa
cuando le dijo q el trasero de nick estaba para comerse
Volver arriba Ir abajo
Ana Cecilia D' Jonas :3
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 174
Edad : 16
Localización : D' luna de miel Con Nick 1313
Fecha de inscripción : 01/06/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 1st 2013, 22:30

hahaha yo se que se aman con locura *-*
siguela!! Me puedes decir cecy :3 me gusta mas que cecilia
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 2nd 2013, 22:17

capi, capi, capi!!!!
SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA Wink
Volver arriba Ir abajo
Manzanitha
Nuev@


Cantidad de envíos : 28
Localización : Chile... en un tercer cielo junto a los jonas
Fecha de inscripción : 06/11/2012

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 3rd 2013, 19:00

Hola!!! me llamo mitzy soy nueva lectora
hace tiempo qe no pasaba por aca y me topo con miles de novelas muy buenas
No se en qe estaba pensando cuando deje de entrar a foro
Bueno sigue la nove esta buenisima
Me encanta el nick rudo xDD
Volver arriba Ir abajo
Dreaming*Awake
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1554
Localización : Perú
Fecha de inscripción : 27/07/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 4th 2013, 00:16

Nueva lectora!! Me llamo Jhelen! Me encanta tu nove
Síguela pronto por fa :3
Besos!
Volver arriba Ir abajo
MaIsaJB
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 915
Edad : 18
Localización : COLOMBIA
Fecha de inscripción : 03/11/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 4th 2013, 12:35

Siguela
Volver arriba Ir abajo
http://www.alwayshappyplop.tumblr.com
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 4th 2013, 20:50

Hellow, girls! Como están? Como pasaron el 4 de julio? (Si es que en sus países lo celebran). Bueno, yo lo pase bien y estoy bien (solo por si se lo preguntan xD). Ahoooora, tengo capitulo. Sii. Lamento estos dos días sin capitulo. No he tenido tiempo de escribir. Pero ya tengo el capitulo listo y lo subiré. Al principio la nove no es tan clientele (?), pero ya verán, ya verán xD Todo se esta cocinando a fuego lento, jaja.
Um, Mitzy y Jhelen bienvenidas a los Septuagésimos Juegos del Hambre y que la suerte este siempre con vosotras... ah, no. Esa linea no era xD. Jajaja. Nah, no soy graciosa -.- Pero bienvenidas a mi nove. Es genial saber que les gusta mi trabajo (esto lo digo casi siempre, pero eso cierto!). Me encanta tener nuevas lectoras. Me encantan los comentarios largos (noten la indirecta directa xD). Me encanta saber cuanto les gusta la nove y los pequeños detalles de cada capitulo. Me encantan los comentarios constructivos. Me encanta que opinen y sean parte de la nove también porque es para ustedes y su entretenimiento.
Okey, vale. Ya me fui del tema a lo muy profundo, jaja. Pero sean bienvenidas chicas. Y Mitzy, uno de los mejores lugares para encontrar interesantes historias (aparte de los libros reconocidos de escritores de renombre) son los fan fiction. Hay demasiado talento nuevo y bueno que nadie a reconocido demasiado. Y es una pena, porque algunas escritoras se lo merecen. Son mas que geniales Smile
Bueno, ya corto mi argumento. Tengo sueño y eso me hace mas creativa y comienzo a hablar y a escribir sin parar. Mi imaginación vuela cuando tengo sueño xD
Ya me voy. Las quiero. Se cuidan. Chao ♥
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 4th 2013, 21:07

Capitulo 4:
Arrastro mis pies descalzos abajo por las escaleras y hacia el pasillo que se dirige al comedor, bostezando. Son las ocho de la mañana, es muy tarde para mí y demasiado temprano para cualquier otra persona en la casa, así que estoy segura de que no hay nadie en el comedor ni en la cocina aparte de Constance.

Pero mi suposición es errónea.

Cuando entro en el comedor, me encuentro con la sorpresa de ver que la mayoría del personal de la casa está sentado en la mesa, desayunando tranquilamente. Me quedo en la puerta con los ojos bien abiertos y las cejas alzadas. Contemplo la posibilidad de marcharme a mi habitación de nuevo para que no me vean en la desaliñada y rota camiseta de dormir que tengo puesta, la cual además me llega solo unos centímetros más abajo de mi trasero. Pero Nick levanta sus ojos a mí y rápidamente sé que no voy a poder marcharme. Sus ojos viajan desde mi cara hasta mi cuerpo y devuelta a mi cara. Siento mis mejillas arder por su escrutamiento y me muerdo el labio inferior.

-¡Ya llego _____! –anuncia, provocando que todo el mundo me mire. Trago.

Las chicas del servicio y Constance me sonríen; Jared me mira sin inmutarse mientras mastica; Duncan se mantiene de piedra, pero juro que puedo llegar a ver sus ojos brillar mientras me mira; y Nick tiene su pequeña sonrisa burlona en sus labios.

-Buenos días –digo, forzando una pequeña sonrisa.

-Oh, Aria, tu desayuno está en la cocina y tu moca también –dice Constance, comenzando a levantarse de su silla-. Ya te lo traigo.

-No, no. Está bien –digo rápidamente y sonrío-. Yo lo busco.

Ella me sonríe de vuelta y asiente, volviéndose a sentar. Yo me dirijo a la cocina. Mientras camino, siento en mi espalda una mirada insistente. Tal vez es Duncan, quien se ha dado cuenta al fin que es un error mantenerme lejos. Sonrió ante el pensamiento mientras agarro el plato de avena y mi moca de la encimera. Cuando me giro para ir al comedor, Nick esta frente a mí con su plato vacio en su mano. El esta vestido con una camiseta y pantalones de pijama los cuales caen de un lado de su cadera, mostrando un poco de piel. Me obligo a mirarle a los ojos.

-Buenos días –digo a regañadientes.

-Buenos días –responde sonriente-. Linda camiseta, por cierto. Tienes unas hermosas piernas que mostrar.

Él pasa a mi lado y deja su plato en el fregadero. Me giro de nuevo para enfrentarlo y sonrío. Nunca pensé que lo oiría decirme algo así.

-Gracias –digo-. ¿Por qué de repente eres amable conmigo?

-Somos amigos ahora ¿no? –dice, mirándome. Apoya su cadera en el borde de la encimera y se cruza de brazos viéndose totalmente casual-. Además, en serio tienes unas lindas piernas. He visto muchas, pero las tuyas son las mejores que he visto.

Rio. Después le doy un sorbo a mi moca. Mmm.  

-Gracias –repito, sintiendo mis mejillas arder por sus cumplidos.

Una de las comisuras de sus labios se levanta un poco y un brillo travieso ilumina sus ojos.

-Soy totalmente curioso y tengo una pregunta: ¿tienes algo puesto debajo de esa camiseta? Porque si no es así… uf –y se detiene, mirando hacia mis piernas.

Y de repente, todo lo bien que me sentía hablando con él desaparece. Un ceño fruncido aparece en mi cara y aprieto los labios. Él esboza su sonrisa burlona una vez más.

-Sí, idiota, tengo algo puesto –escupo, entrecerrando los ojos-. Y además, tampoco te importa.

Él levanta sus brazos a modo de defensa y sus cejas se alzan.

-Vale –dice-. Entiendo. Mantengo mi boca cerrada.

-Gracias –repito por última vez antes de moverme hacia el comedor, dejándolo atrás. Me siento en la silla vacía junto a la que él anteriormente estaba sentado y les sonrío a los demás comensales.

Joan se lanza a una entusiasta charla sobre su nuevo novio y lo romántico que es él. Yo finjo estar interesada en lo que dice mientras le echo un vistazo a Duncan, quien está sentado a su lado. Él mantiene su mirada sobre cualquier otra persona menos en mí. Eso es frustrante. Y hace que me repita las mismas preguntas que he tenido desde que me rechazó: ¿Qué estoy haciendo mal? ¿Sentirá que lo estoy acosando? ¿Por qué me evita? ¿Será gay? Porque si soy sincera, yo no creo que ningún chico me evite por nada. Soy hermosa, lo sé, y estoy segura de que él también. Entonces, ¿Por qué me evita?

Nick se sienta en la silla a mi lado y se une a la conversación, aunque no tiene mucho que aportar. A Joan le gusta hablar. Y cuando ella habla, es imposible siquiera hacer un comentario sobre lo que está diciendo. Por lo tanto, todos nos quedamos viéndole mientras ella habla, habla y habla sin cesar.

Pronto Nick desvía la conversación y habla sobre autos, lo cual es mucho peor que escuchar a Joan. Duncan y Jared se unen al tema, entusiasmados por tener algo que decir y no escuchar sobre los padres del novio de Joan, o de lo romántico que es, o de su maravillosa forma de sonreír. Ruedo mis ojos cuando comienzan a debatir sobre motores y cuales son mejores, y decido que es el momento de marcharme. Murmuro una disculpa y me levanto de la mesa. Dejo mi plato y la taza en el fregadero de la cocina y luego me marcho a mi habitación. Me quito la camiseta por encima de la cabeza y me pongo unos pantalones cortos y una camiseta de The Beatles, una de las bandas favoritas de mi padre. Me hago una coleta y vuelvo a salir de la habitación descalza. Me muevo hacia la habitación de Jared, la cual está al lado izquierdo de la puerta del baño en el pasillo, y abro la puerta para ver si él está allí. No está. Me imagino que está en la planta baja y decido bajar.

Justo cuando voy a bajar las escaleras nuevamente, escucho una puerta abrirse y cerrarse tras de mí y mi nombre siendo llamado.

-_____ -escucho los pasos apurados y el repiqueteo de los tacones de mi madre avanzar hacia mí-. Deseo hablar contigo, cariño.

Me detengo antes de poner un pie sobre el primer escalón y me giro hacia ella, cruzando los brazos sobre el pecho. Frunzo los labios y la miro.

-No me llames así –digo a través de unos dientes fuertemente apretados-. ¿De qué quieres hablar?

-De lo que te tiene molesta conmigo. Necesitamos aclarar las cosas.

-Tú ya dejaste todo claro. Ese tema está cerrado –tiro mi cadera hacia un lado y mi peso pasa a ser soportado por mi pierna derecha. Chasqueo mi lengua-. No hay nada de qué hablar.

-Claro que sí –replica ella, frunciendo levemente el ceño. Se cruza de brazos también y entonces me fijo que esta vestida para ir a la oficina: con su usual falda estilo lápiz color gris y un blazer del mismo color. Una blusa violeta se asoma por la apertura del blazer y sobre el dobladillo de la falda. Yo frunzo el ceño. ¿Por qué ella tiene que ir al trabajo un sábado? Se supone que su buffet de abogados solo trabaja los días laborales.

-Hay mucho de qué hablar, ____ -continúa ella-. Sé que estas molesta porque done el piano, y porque le di la habitación a Nick, pero pensé que esa sería la movida correcta. Tu padre ha muerto hace ya cuatro años y yo simplemente quiero seguir adelante, y quiero que tú también lo hagas. Era necesario deshacerse de todas esas cosas porque seguían causándonos daño. Él se ha ido, pero la vida continua, cariño. Tienes que dejarlo ir.

La ira hierve dentro de mí. Sus palabras suenan tan frías, tan subjetivas, que provocan un escalofrío a lo largo de mi columna vertebral. La miro durante unos largos segundos intentando entender como ella puede hablar de esa manera de mi padre, como si hubiera sido una mascota la que murió. Pero rápidamente me doy por vencida al tratar de entenderla como lo he hecho tantas otras veces cuando la oigo hablar de esa misma manera. Entrecierro mis ojos hacia ella.

-Pero tú no tenías porque arrebatarnos a Jared y a mí una de las pocas cosas que teníamos de él –escupo-. No me importa si incomodaba a Paul o no, y tampoco importa que siguieran haciéndonos daño, esas cosas no debían salir de esa habitación. ¡Era su habitación, por amor a Dios!

-Tú estabas demasiado apegada a Thomas, por eso no puedes dejarlo ir –sacude su cabeza-. Tal vez pueda hablar con Janine para que…

-¡No necesito un estúpido psicólogo! –Le grito, soltando mis brazos para elevarlos por encima de mi cabeza-. No necesito a nadie para que me diga que pasa conmigo. Ni siquiera te necesito a ti para sugerirlo. No voy a seguir discutiendo sobre esto. Estoy harta de tu actitud de “tenemos que seguir adelante”, como si lo que pasó fuera nada. ¡No lo fue! Yo mejor que nadie lo sabe.

-Pasó hace mucho tiempo ya, ____ -su voz y su cuerpo están totalmente en calma lo que me hace enfurecer más-. Entiéndelo. Es parte del pasado y no podemos hacer nada para cambiarlo.

-Ah, claro porque cuatro años son como cuarenta de ellos –levanto mis brazos nuevamente y los dejo caer sobre mis muslos con un ruido sordo. Ahora estoy más que cabreada-. Suficiente. Estoy cansada de debatir sobre esto. Simplemente déjame en paz. Jamás vas a entender lo que siento.

-¡____! –ella me llama cuando me giro para bajar las escaleras a toda prisa, pero ya no la escucho. Solo escucho el acelerado palpitar de mi corazón en mi pecho. Las lágrimas de rabia pican en mis ojos y siento ganas de golpear a alguien o romper algo con mis manos desnudas. No puedo tratar con mi madre, jamás podre. Ella jamás me entenderá, ni siquiera el dolor que aun siento por la pérdida de mi padre. Y es estúpido pensar que algún día lo hará.

Me topo con el fuerte pecho de alguien cuando termino de bajar las escaleras y me giro hacia la izquierda y detrás de la escalera hacia un pasillo que dirige hacia varios sets de puertas y otro pasillo. Unas manos fuertes se cierran alrededor de mis brazos para estabilizarme y una corriente eléctrica pasa por mi columna, haciéndome olvidar lo que iba a hacer en primer lugar. En todo lo que puedo pensar es en su cuerpo, fuerte contra el mío. Y sin pensar ni un solo segundo en lo que hago, pego mi mejilla en su pecho y cierro los ojos mientras envuelvo mis brazos alrededor de su estrecha cintura. Él al principio se tensa y no hace nada, luego suelta mis brazos y enrolla sus brazos sobre mis hombros, abrazándome de vuelta. Se siente tan bien el estar abrazada a su cuerpo que ni siquiera me preocupo por saber quién es. Suspiro en su pecho y luego inspiro su aroma. Huele a jabón, crema de afeitar y a alguna colina cara que no reconozco. Huele a protección, a calma, a…

Me separo bruscamente de él al darme cuenta de mi impulsivo y estúpido acto. Cuando lo miro a la cara, siento el calor propagarse por la mía. Reconozco el sentimiento que se asienta en mi pecho: vergüenza. Nick me devuelve la mirada, aturdido, con el ceño ligeramente fruncido. Nos miramos en silencio durante algunos segundos y yo finalmente recuerdo que iba a hacer antes de toparme con él: escapar de mi madre. No es que pudiera hacerlo dentro de la casa, pero debía intentarlo de todos modos. La vergüenza es reemplazada por la rabia. Nick nota el cambio.

-¿Qué pasa? –Pregunta-. ¿Qué está mal?

-Todo está mal –respondo bruscamente, volviendo a cruzar mis brazos sobre mi pecho. Sacudo la cabeza y aprieto fuertemente mis dientes-. Todo está mal.

-Cuéntame -dice él tranquilamente.

-¡Tu eres una de las razones por las cuales esto está mal! –exploto-. No es como si fueras a cambiar algo porque te cuente que está mal ¿o sí?

-Podría hacer que te calmes. Ven. Vamos afuera –extiende su mano hacia mi lentamente y con cautela, como si fuera un perro con rabia que va a morderlo en cualquier momento.

-No voy contigo a ninguna parte –escupo.

Él no cambia de opinión ni mueve su mano de mi vista. Lo miro a los ojos durante algunos segundos. Mi piel hormiguea cuando recuerdo la sensación de su toque y lo en calma que me sentí contra él. Pongo mi mano en la suya sin siquiera saber que estoy haciendo ni porque lo hago.

-Vamos. Hablemos.

Sus dedos se cierran en mi mano y me guía hacia la terraza, cuyas puertas están al fondo del pasillo a nuestra derecha, pasando el comedor. Él corre la puerta de cristal a un lado y entramos en la terraza. Tan pronto salgo de la casa, el viento comienza a jugar con mi pelo y el sol hace acto de presencia sobre mi piel. El piso de cemento bajo mis pies está un poco demasiado caliente para mi gusto y hago una mueca. Nick no lo nota, sin embargo, pero agradezco silenciosamente cuando se dirige hacia el césped. La yerba me hace cosquillas en los pies mientras caminamos hacia un extremo lejos de la puerta y junto a la pared de cemento que separa nuestro jardín de los de nuestros vecinos. Nick se quita sus zapatos y se queda descalzo. Se sienta en el césped y luego me mira, esperando a que haga lo mismo. Pongo los ojos en blanco y me dejo caer frente a él.

-Y bien –comienza-, ¿Qué pasa? ¿Por qué estas tan enojada?

-Enojada es una pequeña palabra para lo que siento –murmuro y luego suspiro-. Discutí con mi madre –me encojo de hombros-. Eso ya es normal para nosotras.

-¿Por qué?

-Porque discutimos a menudo –respondo.

-No, no eso –ríe un poco-. ¿Por qué discutieron esta vez?

Dudo al momento de abrir mi boca. ¿Debo decirle lo que está pasando por mi mente? ¿Debo decirle que mi molestia es porque él está en mi casa, invadiendo la habitación de mi padre? A él en realidad no le importa lo que pase, él apenas llego hace dos días. No nos conoce totalmente. Él no sabe por lo que hemos pasado. Y sin embargo, sus ojos son tan cálidos, amables y curiosos por primera vez desde que lo conozco que no puedo evitar hablar.

-Porque ella donó el piano de mi padre y te dio su habitación a ti –suspiro.

Nick frunce un poco el ceño.

-Oh, sí, las escuche discutir el primer día acerca de eso también –su mano pasa a través de sus rulos-. Supongo que es un tema delicado si aun no han arreglado nada.

-Lo es –digo-. O por lo menos para mí. A ella parece no importarle.

-Seguramente lo hace, solo que sabe como ocultarlo –dice.

-¿La defiendes ahora? –levanto mis cejas con sorpresa.

-No –dice firmemente-. Solo que… no lo sé. Ella se veía un poco… -sacude la cabeza-. No importa. ¿Por qué todo esto es importante, de todos modos? ¿Por qué tu padre tenía una habitación aparte? ¿Él no dormía con tu madre?

-Si, si dormían juntos –de repente me siento cansada. Toda la ira se ha marchado de mi sistema. Suspiro-. Esa habitación era casi como el salón de entretenimiento. Él tenía su piano allí, miles de vinyl y discos, y un estéreo –sonrío un poco-. Allí la pasábamos bien. Mientras él tocaba el piano y yo… -me detengo, de repente tensa y aplastada por los recuerdos. Todavía es demasiado difícil para mí hablar del pasado.

-¿Qué pasó entonces? –Él me mira, paciente-. Con tu padre, quiero decir.

-Él murió –digo y de repente hay un nudo en mi garganta, volviéndose más y más apretado a cada segundo mientras las imágenes se filtran en mi memoria, aplastándome, derrotándome.

Nick se queda en blanco. Se lo que viene después. Cierro los ojos y sacudo la cabeza.

-No tienes porque decir nada –le digo-. Ya estoy cansada de escucharlo de todo el mundo.

-No lo sabía –dice en voz baja después de un breve silencio-. No me habían dicho nada al respecto. Lo lamento si abrí alguna herida. No era mi intención.

Sacudo la cabeza nuevamente.

-No importa.

-¿Saber que estoy en la habitación de tu padre es una de las razones por las cuales me odias? –me pregunta.

-No te odio –abro los ojos y sonrío un poco-. Simplemente no me caías bien. Y si, en realidad sí –tomo una bocanada de aire para aliviar la presión en mi pecho-. Bueno, solo un poco. No eres tan malo como pensaba.

-¿Me veo malo? –alza una de sus cejas con diversión.

-Si… digo, no –sacudo la cabeza y me rio-. No. Solo un poco temperamental.

-¿Soy temperamental? –Alza la otra ceja-. Demonios, no lo sabía. Es una maravilla que tú me lo digas justo ahora. ¿Qué eres? ¿Adivina?

Me rio y golpeo su hombro. Él se ríe conmigo. Luego, atrapa la mano con la que golpee su hombro y la lleva a sus labios para besarla. Sus labios rozan mis nudillos y a mí se me olvida como respirar. Es una estúpida reacción. Él es mi hermanastro, por amor a Dios. Y yo todavía estoy tratando de cazar a Duncan.

Sin embargo, sus ojos marrones atrapan los míos mientras planta el beso en mis nudillos y yo de repente me olvido de mi línea de pensamiento. ¿Quién es Duncan?

Volver arriba Ir abajo
MaIsaJB
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 915
Edad : 18
Localización : COLOMBIA
Fecha de inscripción : 03/11/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 4th 2013, 21:38

Aun no he leído el nuevo capitulo, pero ya que dijiste lo de los comentarios constructivos, me recordaste algo.

La forma en la que estas narrando como en tiempo presente, creo. me confunde un poco porque muchas veces no es muy concreto si ella esta diciendo lo que ella misma hace o lo que hace la otra persona, casi siempre pienso que dijo lo que hizo la otra persona, y al final no lo era O.o
pero bueno, solo decía. no quiero que tengas que editar toda la novela por eso :$

de resto me encanta todo de la novela Very Happy y de relleno es comentario es medio largo Wink
o eso creo.
jajajaja


Volver arriba Ir abajo
http://www.alwayshappyplop.tumblr.com
PinguinitaJonas
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 306
Edad : 19
Localización : Con Joe en mi habitacion 1313 ;)
Fecha de inscripción : 11/07/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 4th 2013, 21:54

Cada vez esta mas buena la novela.
Que pasara entre Nick y Rayis?
Esta genial. Amo como escribes
Síguela pronto! Besos (:
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 5th 2013, 00:20

ahwww Nick es tan raro jajaja
pero yo se que es muy muy tierno si, deberian ir a las carreras otra vez jiji
que lindo el gesto que tuvo con rayita ojala pase poco tiempo para que ya sean novios jijiji
SIGUELA PRONTO Licsa ¡AMO TU NOVELA! no me canso de decirlo Wink
Volver arriba Ir abajo
MaIsaJB
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 915
Edad : 18
Localización : COLOMBIA
Fecha de inscripción : 03/11/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 7th 2013, 14:55

siguela
Volver arriba Ir abajo
http://www.alwayshappyplop.tumblr.com
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 7th 2013, 17:19

me encanta tu historia...
siguela
x el momento siento q no tengo problemas
en cuanto a la forma de leer tu novela
solo q me encanta y quiero saber q pasara
como dije, me fascina Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 7th 2013, 20:25

siguela porfa!!!
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 9th 2013, 17:16

Capitulo 4: Parte 2

-¡Hey! ¡Chicos! –grita alguien a nuestra izquierda.

Nick suelta mi mano gentilmente, dejándola sobre mi regazo con suavidad. Frunzo el ceño, sacudiéndome el estupor, y giro mi cabeza hacia la voz. Jared camina tranquilamente hacia nosotros con sus manos en sus bolsillos y una sonrisa en la cara.

-¿Haciendo yoga o meditando? –pregunta, burlándose.

-Ninguno. No seas idiota –responde Nick. Se pellizca el puente de la nariz y sonríe-. Solo hablaba con tu hermana. Hemos hecho las paces –sonríe un poco mas-. Ahora somos amigos.

Jared se sienta a nuestra izquierda y me mira. Alza sus cejas con sorpresa y sonríe.

-Bien, eso es una sorpresa –dice-. ¿De qué hablaban?

-De mamá –resoplo y desvío mi mirada hacia el césped frente a mí-. No voy a hablar de ello de nuevo. No vale la pena.

Nick me mira y yo encuentro su mirada. La suya parece tener tantos mensajes que transmitir que me quedo mirándole por más tiempo del debido.

-Esto se va a arreglar –dice Nick-. Tu madre no puede ser tan insensible.

Bufo y ruedo los ojos.

-No la conoces.

-Me estoy perdiendo de todo –dice Jared mirando entre nosotros como si estuviera en un juego de tenis-. ¿Me lo cuentas o tengo que hablar personalmente con mamá? –me dice.

-No tienes que –Nick interfiere, echándose hacia atrás para recostarse sobre la hierba. Coloca un brazo debajo de su cabeza y mira hacia el cielo. Noto que aun esta con la camiseta y el pantalón de pijama que vi durante el desayuno-. El problema es sencillo. Es el mismo de hace dos días.

Jared frunce el ceño hacia mí.

-¿Qué pasó? ¿Qué te dijo esta vez?

-Lo mismo que dice siempre –suspiro-. Estoy cansada de hablar de eso. Cambiemos el tema, por favor.

Jared asiente, entendiendo perfectamente lo que quiero decir, y devuelve su mirada a Nick. Golpea su pierna con su puño y Nick gruñe una palabra que no vale la pena repetir. Jared se echa a reír. Se están llevando mejor de lo que Nick me había dicho. Parece como si se conocieran de toda la vida. Como si Nick fuera parte de la familia desde siempre y no desde hace dos días. Sonrío a pesar de mis esfuerzos por no hacerlo.

-Tu padre me dijo que tu hermano vendrá a traerte tu auto –le dice Jared a Nick-. Y antes de que me preguntes porque él no vino directamente a decírtelo, te digo que Paul salió con mamá a no sé donde –él levanta un hombro, indiferente. Pero esa información me hace entrecerrar los ojos. ¿Por qué ella va a salir con Paul vestida con su habitual ropa de trabajo? Tiene un poco de sentido que lo haga un día de semana, pero un sábado es un poco extraño. Sacudo el pensamiento lejos. No debería importarme lo que hacen o no. Y mucho menos como se visten.

-Lo que ellos hagan no me interesan –dice Nick, incorporándose en una posición sentada-. ¿Cuándo se supone que traen mi auto? –mira a Jared con emoción en sus ojos.

-Hoy.

-Oh, demonios. ¡Si, si! –exclama Nick mientras se levanta del suelo y corre hacia la casa con una sonrisa en sus labios y sus pies descalzos. Me rio, viéndolo desaparecer tras las puertas.

-Te estás llevando bien con él, ah –dice Jared, mirándome-. ¿Qué no lo odiabas?

-No –sacudo la cabeza y lo miro-. ¿Por qué todo el mundo piensa eso?

Él se encoge de hombros.

-Te conocemos, ____. Sabemos cuándo te disgusta algo. Y con él era tan palpable que pensamos que pronto abrirías una puerta al infierno y lo empujarías por ella.

Frunzo el ceño. Eso es estúpido.

-No lo odio –replico-. Los primeros días fueron algo… -me detengo y pienso durante un momento. Frustrantes, estresantes y horribles son los primeros adjetivos que aparecen en mi cabeza-, difíciles para adaptarme a su nueva presencia en nuestra casa. Pero, como oíste, hice las paces con él anoche –me encojo de hombros-. Ahora somos amigos.

-Repetiste lo que dijo Nick –dice-. Se están llevando mejor de lo que pensaba.

Pongo los ojos en blanco y sacudo la cabeza.

-Mejor vamos a llevarle sus zapatos –me levanto del suelo y recojo los zapatos de Nick-. Eso es mucho más productivo.

Jared solo sonríe; una sonrisa que es más para sí mismo que para mí. Caminamos de vuelta hacia la casa y en el vestíbulo nos encontramos con Nick hablando por su celular. Su rostro brilla por la emoción mientras habla. Parece un niño de cinco años en navidad. Yo me muerdo el labio, confundida por las muchas facetas que tiene. Es de esos chicos malos cuando quiere, es arrogante, es comprensivo, es adorable (justo como ahora), es indiferente… él es tantas cosas que jamás terminaría de describirlo. Jared se cruza de brazos a mi lado y Nick cuelga el teléfono. Yo levanto sus zapatos hacia él.

-Oh, gracias –dice, tomándolos de mi mano para dejarlos caer en el suelo y ponérselos-. Mi hermano esta de camino. Me dijo que ya está en el pueblo y estará aquí en un parpadeo –esboza una sonrisa que casi muestra todos sus dientes. Yo sonrío también, divertida por su actitud.

-Eso es genial –dice Jared sonriendo-. Por fin dejaré de ser tu chofer.

Nick bufa.

-Este no es el Departamento de Quejas, Jared. Y por las dudas: no trabajo allí.

Jared estira su brazo y agarra la camiseta de Nick para atraerlo hacia él. Le hace una llave alrededor del cuello con uno de sus brazos y luego despeina sus rulos con el que está libre, mordiéndose su labio inferior mientras sonríe. Nick ríe y trata de zafarse del agarre con ambas manos, pero Jared lo tiene fuertemente sujetado. Yo me rio, viéndolos comportarse como niños. Jared necesitaba un hermano al que hacerle algo como eso. Conmigo él nunca ha podido bromear de esa forma. Ni siquiera de niños. Nuestro padre nos enseño a respetarnos por igual, y Jared siempre ha sido caballeroso. Se parece mucho a papá. Me apresuro a apartar esos pensamientos antes de que me arrastren hacia el pasado.

-¡Suéltame, idiota! –grita Nick, todavía tratando de zafarse. Su cara ya esta roja-. ¡Suéltame! ¡Te arrepentirás de esto!

Jared lo suelta y lo empuja lejos de si, sonriendo. Nick contraataca, empujando todo su peso hacia el cuerpo de Jared, provocando que ambos caigan al suelo. Yo suelto un chillido y me llevo las manos a la boca con sorpresa. Ellos comienzan a forcejear en el suelo y yo no puedo hacer nada excepto reír de nuevo. Es divertido.

-¡Ya basta! –escucho la dura voz de Constance decir. Los chicos paran de forcejear y yo de reír. Los tres miramos hacia ella-. Ese no es un comportamiento muy apropiado jóvenes. Les recomiendo que se levanten del suelo y se comporten como deben.

Ellos se levantan del suelo de un salto, miran a Constance y asienten, parándose tan derechos como si fueran soldados. Yo cruzo mis manos frente a mí y sonrío a Constance, incapaz de reprimir mi diversión. Ella solo nos mira, inescrutable. Constance puede ser amable, cariñosa y bondadosa, pero cuando quiere también puede ser dura e inflexible.

-Bien –ella asiente y sonríe, su rostro suavizándose-. Así está mejor. ¿Qué desean para almorzar?

-En realidad... -él hace una vacilante, pequeña pausa-, les estaba sugiriendo a mis hermanastros que saliéramos a dar un paseo –dice Nick, sonriente-. Si es así, comeríamos afuera.

Yo miro a Nick un segundo y veo que Jared refleja mi movimiento, ambos preguntándonos porque dijo eso. Nick no nos mira. Devolvemos nuestras miradas a Constance mientras ella mira de Jared hacia mí. Ambos asentimos sin pensarlo demasiado y ella suspira. Yo me muerdo mi labio inferior.

-De acuerdo. Pero compórtense. La señora Cavanaugh no está, pero me he quedado yo –ella nos da una mirada y todos asentimos.

-Lo sabemos, hermosa dama –dice Jared, sonriente.

Constance se da la vuelta y se dirige hacia arriba por las escaleras, dejándonos atrás. Nick y Jared relajan sus cuerpos cuando ella se va. Yo miro a Nick con una ceja enarcada y Jared vuelve a reflejar mi movimiento; podríamos pasar por gemelos en cualquier momento si seguimos así.

-¿Qué en la tierra fue eso? –le pregunto a Nick-. ¿De verdad planeas salir con nosotros?

Él me mira.

-En realidad, si –levanta un hombro, indiferente-. Sería una manera de celebrar que me devolvieron a Amber –sonríe abiertamente.

-¿Amber? –Jared pregunta, frunciendo el ceño. Nick lo mira.

-Mi auto –Nick rueda los ojos.

-¿Le pusiste nombre a tu auto? –Pregunto. Alzo mis cejas, tanto incrédula como divertida. Este chico está loco.

-Si, ¿y? No es algo inusual –esboza su famosa sonrisa burlona y se cruza de brazos, mirándome-. ¿Algún problema?

-En absoluto –sacudo la cabeza y sonrío.

-Bien. Entonces, vayan a prepararse porque vamos a salir de fiesta –dice, y arrastra sus brazos en el aire en una manera presuntuosa de enseñarnos el camino a las escaleras-. Y rápido. Joe llegara pronto.

-¿En serio crees que saldremos de aquí rápidamente? –pregunta Jared y se ríe. Me señala con su dedo pulgar y dice-: esa chica tarda dos horas en prepararse.

-Oh, cállate –me quejo, cruzándome de brazos y frunciendo el ceño-. No sabes lo que es ser una chica.

Me giro y subo las escaleras a la carrera, molesta por el comentario de Jared y con ganas de demostrarle lo contrario. Entro en el baño y me desvisto rápidamente para darme una ducha. Amarro mi cabello con una goma y me baño; no duro más cinco minutos haciéndolo. Me seco lo más rápido posible al salir de la ducha y enrollo la toalla alrededor de mi cuerpo cuando termino. Recojo la ropa sucia del suelo y la echo en el cesto de la ropa sucia que está en un extremo de la habitación, entre el armario y la puerta. Salgo del baño y me encierro en mi habitación. Camino descalza hacia la cómoda y saco un conjunto de ropa interior blanco y me la pongo después de tirar la toalla sobre la cama. Me meto en el vestidor, soltando mi cabello de la goma para que esta no haga marcas en el pelo, y me visto con un jean y una blusa azul de poliéster con patrones en blanco. Me calzo con unas sandalias planas blancas y recojo mi bolso negro de Michael Kors, mientras deslizo una diadema sencilla blanca en mi cabello y salgo del vestidor. Dejo el bolso sobre la cama junto a la toalla y me siento frente al tocador para maquillarme. Cuando estoy aplicando la máscara en uno de mis ojos, alguien toca a la puerta.

-¡Pase!

Nick entra en la habitación.

-Jared y yo estamos listos hace diez minutos, mi hermano esta aquí y tu aun no terminas –dice él, colocándose a mi espalda. Pone sus manos sobre mis hombros y se inclina sobre el derecho, con su sonrisa burlona torciendo su boca. Me encuentro con sus ojos en el espejo-. Tardas demasiado en prepararte. Es cierto lo que dijo Jared.

-Cállate. Si me sigues distrayendo voy a tardar mucho mas –le digo, aplicándome mascara en las pestañas del otro ojo.

-Tardas mucho de todos modos –replica, y yo empujo mi codo hacia atrás para atizarle. Él se ríe, esquivando el golpe. Cuando yo vuelvo a mi trabajo con el maquillaje, él se inclina en mi oído, baja la voz y dice-: eres hermosa con y sin estos productos. No deberías desperdiciar maquillaje escondiendo tu belleza natural.

Se aleja. Yo hago mi mejor esfuerzo para no verme demasiado afectada por sus palabras y continuo maquillándome. Sin embargo, un escalofrío recorre mi columna y mi estomago se tuerce. ¿Cómo rayos él hace eso? Tiene que ser la imagen de chico malo. Le coloco la tapa a la máscara y la cierro, dejándola sobre el tocador. Veo mi reflejo en el espejo y asiento. Estoy lista.

Me pongo de pie y lo miro. Él se cambió la camiseta y el pantalón de pijama por unos jeans ajustados negros, una camiseta negra de otra banda que no conozco y unos Vans negros. Supongo que ese es su color favorito. Le sonrío.

-Lista –digo.

Camino hacia la cama y recojo el bolso. Busco mi otro bolso y de él traslado mi teléfono, audífonos, un set de maquillaje pequeño, mi iPod, un bolígrafo, una pequeña libreta… y otras muchas cosas que me gusta tener dentro de mis bolsos. Cuando levanto la vista hacia Nick, él tiene una ceja enarcada-. ¿Qué?

-Llevas muchas cosas dentro de un bolso –dice.

-Soy una chica –digo, encogiéndome de hombros.
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 9th 2013, 17:28

MaIsaJB escribió:
Aun no he leído el nuevo capitulo, pero ya que dijiste lo de los comentarios constructivos, me recordaste algo.

La forma en la que estas narrando como en tiempo presente, creo. me confunde un poco porque muchas veces no es muy concreto si ella esta diciendo lo que ella misma hace o lo que hace la otra persona, casi siempre pienso que dijo lo que hizo la otra persona, y al final no lo era O.o
pero bueno, solo decía. no quiero que tengas que editar toda la novela por eso :$

de resto me encanta todo de la novela :Dy de relleno es comentario es medio largo Wink
o eso creo.
jajajaja



Hola! Um, si estoy narrando en tiempo presente. Me pareció lo mas conveniente para la nove. Ademas, quería darle una oportunidad un tiempo diferente al escribir Wink Leerlo así no es tan difícil. Tienes que fijarte en los acentos. Por ejemplo, cuando dice "rozo" (fue la palabra que se vino a la cabeza justo ahora xD), es una acción del que narra. Y cuando dice "rozó" es una acción de otro personaje. Los acentos son muy importantes, y leer en pasado es mas sencillo porque la mayoría de los verbos tienen acento y se diferencian mucho de las acciones de los diferentes personajes. Solo fíjate bien en las palabras y donde esta la fuerza de pronunciación y ¡bam! La lectura sera igual que cuando lees en tiempo pasado Smile
Otra cosa: amo tus comentarios. Siempre escribes lo que te parece bien o mal de la novela. Gracias! Smile Y tambien gracias por tu coment medio largo Wink 
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 9th 2013, 18:47

me encanto....
la parte donde ellos se stan peleando
jejeje
me fascino
tmb cuando le dice q esta hermosa
y q no necesita nada
awww Enamorada 
haces q me enamore de tu historia cada vez mas
Volver arriba Ir abajo
Ana Cecilia D' Jonas :3
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 174
Edad : 16
Localización : D' luna de miel Con Nick 1313
Fecha de inscripción : 01/06/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 9th 2013, 19:49

Owo Nick le dijo que era bonita esto me huele a amor :3 siguela
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 9th 2013, 22:37

haay Nick me pone nerviosa hasta a mi jajajajajajjaa
Amo tu novela y si, es muy facil comprenderla si lees de manera correcta Very Happy
SIGUELA PRONTO!
Volver arriba Ir abajo
MaIsaJB
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 915
Edad : 18
Localización : COLOMBIA
Fecha de inscripción : 03/11/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 10th 2013, 14:36

En realidad con este capitulo no tuve ese problema, creo que fue porque lo leí directo del pc y ahora que dijiste lo de el acento creo que ese era el problema, cuando paso la novela al celular los palabras con tilde salen en cuadritos, debe ser por eso ya que me toca adivinar que dice :S
Pero ahora que mi celular murió, no tengo mas remedio que leerlo directo del pc
Y del capitulo Me encantó!
Pronto habrá acción Very Happy


Por otro lado, Rozó(? 1313 jaja
Volver arriba Ir abajo
http://www.alwayshappyplop.tumblr.com
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 10th 2013, 17:44

siguelaaaaaa!!!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 11th 2013, 21:13

Capitulo 4: Parte 3

Él sacude la cabeza y se mueve hacia la puerta. Yo me quedo atrás observando su confiado y arrogante caminar y la forma en que su ropa se pega a su espalda. Mis ojos se desvían hacia abajo y por primera vez me fijo en su trasero. Me sorprendo al notar que Tracy tiene razón. Me muerdo el labio inferior mientras imagino su firmeza en mis manos, apretándolo. Y una oleada de calor me embarga de repente, calentando tanto partes ocultas como mis mejillas. Nick abre la puerta y se gira hacia mí, pero yo apenas noto en movimiento. Estoy hundida en fantasías… en las que no debería pensar. Sacudo la cabeza y me regaño mentalmente. Nick me mira con curiosidad, con su mano sobre el pomo de la puerta mientras espera a que yo salga de la habitación. Lo hago y él pronto me sigue. Yo continuo regañándome todo el camino abajo por las escaleras y hacia la sala de estar. Allí encontramos sentado mi hermano junto a un hombre de cabello negro muy, muy corto, de facciones elegantes, esculpidas, como si las hubiera detallado un artista en muchas semanas de trabajo. Es muy guapo y deduzco que es Joe, el hermano de Nick. Junto a él se sienta una mujer muy bonita de cabello castaño. Su novia, supongo. Cada uno tiene una bebida en la mano (cortesía de Constance, debo suponer) y están hablando tranquilamente.

Nick y yo nos detenemos en el umbral de la sala de estar.

-Eh, aquí traigo a la chica que cree que saldrá para alguna entrega de premios –dice Nick.

Todos nos miran y se ríen. Yo siento mis mejillas arder nuevamente en un segundo y de repente me siento como yo misma de nuevo. Los antiguos pensamientos sobre el trasero de Nick se desvanecen de mi cabeza y le agradezco internamente por hacerlo posible. Fuerzo una sonrisa para los invitados y luego golpeo a Nick en la cabeza, sintiendo una pizca de satisfacción al hacerlo porque había estado deseando hacerlo desde que había comenzado a decirme princesa.

-¡Ouch! –se queja, acariciando el área afectada. Me mira con el ceño fruncido y yo le saco la lengua. Todos vuelven a reír. Me giro hacia la sala y comienzo a caminar hacia los invitados con una sonrisa cortes.

-Hola. Encantada de conocerlos. Soy ____ -digo. Extiendo mi mano hacia Joe y luego a su novia. Ambos la aprietan y me sonríen de regreso.

-Soy Joe, el hermano de Nick y ella es Blanda, mi novia –dice él, moviendo su mirada hacia la chica. Yo hago lo propio y ella me sonríe.

-Encantada de conocerte también –dice.

Doy media vuelta y me siento junto a Jared en el sillón que se sitúa junto al sofá en el cual ellos están sentados. Nick se sienta en el sofá al lado de Blanda, con los codos sobre las rodillas, e inclina su cabeza para poder vernos a todos desde su posición. Jared se aclara la garganta y Joe le da un sorbo a su bebida.

-Um, estaba hablando con tu hermano sobre la convivencia con Nick y esas cosas –Comienza un segundo después, sonriendo-. Y ¿sabes? Pensé que sería peligroso que Nick viniera a vivir bajo el mismo techo de una chica, y me preocupe aun más al ver una foto tuya, pero veo que tú lo pones en su lugar. Bien hecho.

Tomo como un cumplido lo que dice y sonrío. Estoy a punto de responderle cuando Nick me interrumpe.

-Solo porque me estoy burlando de ella –bufa-. Además, ¿ponerme en mi lugar? Nadie puede hacer eso, Joe. Ni siquiera tengo lugar. Soy un espíritu libre.

-Oh, hora de llamar a los caza fantasmas –dice Joe, agrandando los ojos y hace un gesto con la cabeza hacia Nick sin dejar de mirarnos. Susurra-: oigo voces de espíritus y no podemos permitir que continúen sufriendo en este mundo.

-Ja-ja, muy gracioso, Joe –dice Nick, rodando los ojos hacia él. Se endereza y sacude la cabeza-. No le hagan caso. Se cayó de los brazos de mamá cuando era pequeño y se golpeó duro en la cabeza. Por eso es tan idiota.

Blanda se remueve en el medio de ellos, llevándose una mano a la boca para no reír. Yo hago lo propio también, incapaz de reprimir mi diversión. Por el rabillo del ojo, veo que Jared está sonriendo.

-Muy gracioso –replica Joe, girando su mirada para ver a su hermano. Nick se encoge de hombros y esboza su famosa sonrisa burlona.

-Punto para Nick –dice él-. Nada para ti. Lo sé, soy genial.

-Mejor cállate, Nicholas –responde Joe, rodando los ojos. Nick frunce el ceño-. Sip, aun funciona. Punto para Joe.

Nick entrecierra los ojos y murmura-: idiota.

Joe sonríe con suficiencia. Se vuelve hacia nosotros-. Odia su nombre –explica, levantando uno de sus hombros-. Es una buena manera para tenerlo a raya.

-Es bueno saberlo –digo y sonrío. Nick me mira.

-¡Oh, vamos, no le sigas el juego! –Se queja-. Aumentas su ego.

Joe rueda los ojos. Jared tose a mi lado, de la manera que una persona haría cuando trata de aguantar la risa.

-Estas quejándote de mí, no de ti mismo, Nick.

-¿Así o mas idiota? –replica su hermano.

-¿Quieren parar los dos? –Dice Blanda, mirándolos a ambos como si estuviera en una partida de tenis-. Se supone que estén aquí por se extrañan y querían verse un rato. No para discutir sobre trivialidades.

-Yo estoy muy feliz porque se haya mudado. Menos basura en la ciudad –se ríe Joe.

Nick alza sus cejas, y le mira, fingiendo indignación y enojo. Sus ojos brillan con algo más, pero no puedo descifrarlo.

-Bueno, aquí no tengo niñera, lo cual es genial. Y no pueden ganarme en las carreras.

Yo lo miro con los ojos bien abiertos, sorprendida por la casualidad de sus palabras, como si las carreras clandestinas fueran como un juego de ajedrez. Miro a Jared, alarmada, y él me devuelve la mirada. Se encoge de hombros, como diciendo que no es algo por lo que preocuparse, pero yo no puedo evitar preocuparme. Ese es uno de mis defectos: preocuparme demasiado hasta el punto de la paranoia. Y cada qué vez que el tema de las carreras clandestinas sale a relucir, algo dentro de mí se retuerce y grita, provocando un estado de alarma en mi.

Jared devuelve su mirada hacia los hermanos y yo lo hago también. Las reacciones de Joe y Blanda me sorprenden. Ellos no están confundidos o perdidos en la conversación. Ellos se ríen, como si fuera algo muy normal. Nick les sonríe de vuelta. ¿Sera algo normal de donde vienen?

-Oh, claro –dice Joe a través de la risa-. Ahora eres el chico prodigio de las carreras clandestinas. Lo cual sigue diciéndome que no puedes ganarme. Corres contra niños y sus autos baratos, así jamás me ganarás.

Jared se aclara la garganta y cuatro pares de ojos se posan en él.

-No tengo un auto barato y soy bueno corriendo –argumenta-. Nick solo tiene un buen auto.

El aludido resopla, pero se mantiene en silencio. Joe mira a Jared con interés brillando en sus ojos castaños.

-Oh, ¿tu también corres? ¿Qué auto tienes?

-Un Audi R8 del 2010. Un regalo de cumpleaños –se encoge de hombros.

-Tienes un auto elegante, con un buen motor, potente, y es definitivamente una buena opción para las carreras. Sin embargo, Amber… -sonríe, sacudiendo un poco la cabeza-. No tienes oportunidad con ella. Créeme, ese era mi auto antes. Nadie me ganó antes. Nadie le ganara jamás.

-Amber, ah -suspira mi hermano-. Ya veremos –sonríe y guiña, divertido con el reto.

Recuerdo el momento en el salón de clases, cuando Kirk le propuso el reto a Nick. Muevo mi mirada hacia él y lo encuentro sonriendo un poco, mirándome también. Supongo que él también se ha acordado del reto. Joe desvía su mirada hacia el reloj en su muñeca y luego le murmura algo a Blanda. Ella levanta asiente y ambos se levantan del sofá. Los demás imitamos su movimiento.

-Ha sido un verdadero placer conocerlos a ambos –dice Joe, extendiendo su mano hacia nosotros mientras sonríe-. Para la próxima visita me quedaré más tiempo para charlar –promete-. Sin embargo, ahora tengo que marcharme. Blanda y yo tenemos que estar en una ceremonia dentro de unas horas.

-De acuerdo. Eso estaría bien –le digo, sonriendo-. Sería estupendo que me enseñaras más trucos para hacer que Nick deje de molestarme demasiado.

-Estoy aquí, ____ -dice él.

Lo miro y le guiño-. Lo sé.

Joe suelta una carcajada en respuesta y luego nos movemos hacia la puerta doble de la entrada. Nos despedimos de Joe y Blanda y luego ellos hacen su camino hacia un Nissan deportivo negro tomados de la mano. Jared a mi lado, gira su cabeza hacia mí sin despegar su mirada del auto.

-Es un Nissan 350 Z –me dice-. También conocido por Nissan Fairlady Z. Es…

Levanto mi mano y lo interrumpo.

-No necesito una lección sobre el auto, Jared. Sé que amas hablar de autos, pero yo simplemente no comparto ese sentimiento.

-Lo sé, solo me gusta molestarte con ello –se ríe y pasa su brazo sobre mis hombros para pegarme a él. Suspiro.

-Lastima. Seria genial tener una chica de copiloto. Eso le añade emoción a la carrera –dice Nick a nuestro lado. Saca un encendedor de su bolsillo y enciende un cigarrillo que presiona entre sus labios. Vuelve a guardar el encendedor y sujeta el cigarrillo con su dedo índice y su dedo medio antes de exhalar el humo. Toso y hago una mueca, apartando el humo de mi cara a manotazos.

-¿Podrías alejarte de mí para fumar? –le digo, tosiendo.

Él se inclina hacia mí y exhala el humo en mi cara. Otro ataque de tos sube por mi garganta.

-No.

-Ahora te odio –replico, bajando los tres escalones del porche para alejarme de él.

-Eso no es cierto –responde-. Nadie puede resistirse a mis encantos. Ni siquiera tú.

Pongo los ojos en blanco y me cruzo de brazos, deteniéndome justo enfrente de Amber. Me fijo en la brillante pintura amarilla para evitar mirarlo.

-Hablaremos cuando apagues esa cosa.

-De acuerdo.

Poco después escucho pasos detrás de mí. Jared se para a mi lado con un suspiro.

-A veces, el chico es insoportable –comenta en voz baja para evitar que Nick nos escuche.

-Lo sé –suspiro.

-No hablen de mí a mis espaldas, chicos. Eso es de mala educación –dice Nick con una sonrisa pasando a nuestro lado para posicionarse al lado contrario del auto. Abre la puerta del piloto y las llaves tintinean en sus manos-. Vamos. Suban. Es hora de irnos.

-¿A dónde vamos? –pregunta Jared.

-A donde quieran. No conozco este lugar; ustedes me guiaran –golpea la capota del auto levemente y añade-. ¡Vamos!

Nick se salta dentro del auto y lo enciende. Jared abre la puerta del copiloto y desliza el asiento hacia el frente para poder subirse a la segunda fila de asientos. Yo no protesto; me gusta ir en el asiento del copiloto de vez en cuando. Y esta oportunidad no la voy a dejar pasar. Deslizo el asiento de vuelta a su posición original y me siento. Cierro la puerta unos segundos después y Nick nos saca de la propiedad. Rápidamente entra en el tráfico y se mantiene al límite de velocidad. Yo le comento mi molestia, pero él simplemente no baja la velocidad. La ansiedad y el nerviosismo crecen dentro de mí y trato de mantenerme en calma. Solo será un paseo corto, me digo. Nada de qué preocuparse. Y sin embargo, me encuentro apretando con mis manos el asiento de cuero debajo de mí.

-Relájate –dice Nick, sin despegar su mirada de la carretera. Sus manos sujetan el volante con fuerza-. Esta es una velocidad moderada. Usualmente sobrepaso el límite de velocidad. Hoy no lo hago. Estoy siendo amable y considerado.

-No. Lo serias si bajaras la velocidad –digo entre dientes.

Jared se inclina hacia delante.

-Solo va a cincuenta y cinco kilómetros por hora –dice. Me mira y frunce el ceño-. Baja la velocidad, Nick –le dice-. ¿Dónde comeremos?

-Pizza. Creo que vi un establecimiento cercano…

-Di Stefano’s Pizza –digo-. En el próximo semáforo, doblas a la derecha. Por favor, baja la velocidad.

Nick me mira y sonríe-. Vale.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 12th 2013, 10:25

q?!
no va tan rapido!
bueno
siguela
me encanta
y eso de no le gusta su nombre
ejejeje
q divertido
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Hoy a las 23:01

Volver arriba Ir abajo
 
Hilo Rojo (Nick&____)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 18.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 10 ... 18  Siguiente
 Temas similares
-
» Hilo Rojo (Nick&____)
» Pizza Girl (Nick y ____)
» " nick &____ (tn) " Mi matrimonio mi mejor error ❤️❤️(Hot)
» Del Odio Al Amor (Nick Y Tu)
» Barón rojo - Hijos del blues

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: