Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Hilo Rojo (Nick&____)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3 ... 9 ... 18  Siguiente
AutorMensaje
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 24th 2013, 22:31


-TITULO: Hilo Rojo.
-FECHA DE CREACIÓN: 24-junio-2013 (no me se la fecha verdadera lol)
-AUTOR(A): Licsa
-TIPO DE NOVELA: (Sobre todo) Hot, romántica y un poco divertida (creo)
-MENSAJE PARA SUS LECTORES:
 Bueno chicas, esta es como mi séptima u octava novela (realmente no las cuento xD) y quería compartirla aquí en el foro con ustedes (como la mayoría). Um... espero que les guste y no les aburra de primera instancia porque tengo muchas ideas girando en mi cabeza y se pondrá interesante. Lo prometo. Ahora, dejare la sinopsis y si comentan, subo el prólogo. 
¡Buenas noches! ♥


Sinopsis:
 Los destinos de ____ y Nick están atados.
 Según una antigua leyenda, las personas predestinadas a conocerse se encuentran unidas por un hilo rojo atado al dedo meñique para que no se pierdan en el camino que lleva hacia el otro. Es invisible y permanece atado a estas dos personas a pesar del tiempo, del lugar y de las circunstancias.
 El hilo puede enredarse o tensarse, pero nunca puede romperse. Ni por los grandes desastres, ni por malas decisiones, ni por malas jugadas del universo… el hilo permanece firmemente atado.
 ____ y Nick por fin se unen tras unos terribles sucesos. El hilo esta tenso y enredado entre ellos cuando se ven por primera vez. Y sin embargo, con el pasar del tiempo, ambos comienzan arreglarlo sin darse cuenta de ello. Pero las circunstancias en las que se unen no son las mejores. El padre de él y la madre de ella están comprometidos, eso significa un amor prohibido para ambos, a pesar de estar atados por el hilo rojo. Y sin embargo, no dudan un segundo en sumergirse en el, sin pensar en consecuencias ni temores.
 Su destino era estar juntos; nadie jamás podría cortar el hilo que los unía.


Última edición por It's Licsa! ♥ el Julio 15th 2013, 21:45, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
PinguinitaJonas
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 306
Edad : 19
Localización : Con Joe en mi habitacion 1313 ;)
Fecha de inscripción : 11/07/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 24th 2013, 22:39

Hola Licsa!! New reader Smile 
Se ve que va a estar interesante e 
igual de buena que tus otras novelas
Sube el primer capi!
Besos Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 25th 2013, 08:26

nueva lectora!!!
me encanto siguela...
quiero ver q pasara
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 21
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 25th 2013, 11:04

Aaaaaaaaaaaaaah esta super hermoso tu sipnosis enserio
siguela siguela siguela siguela siguela
Nueva lectora
Me llamo laura
me encanto enserio
Volver arriba Ir abajo
MaIsaJB
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 915
Edad : 18
Localización : COLOMBIA
Fecha de inscripción : 03/11/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 25th 2013, 20:56

Very Happy estoy muy feliz de que por fin le des final a amantes prohibidos jajaja Creo que ya quedé marchada contigo por lo intensa que estuve con ese tema :$
Pero me alegra mucho y espero que cuando lo subas me avises porque en realidad no soy muy activa en el foro, solo entro cuando me sale en el correo que actualizaron el tema de tu novela y alguna otra que esté leyendo, y son igual de poco recuentes para subir capítulos que tu ¬¬ Razz 
Pero Cuando empiezas novelas subes muchos capítulos seguidos, tantos que dejo de leer y vuelvo a tu novela ya en la mitad porq no me alcanza el tiempo :S espero que en esta sea así porque estoy en vacaciones de verano y no tengo nada que hacer Very Happy  


Me gusta mucho la sinopsis y que sea con nick! recuerdo que no me gusto para nada que empezaras a adaptar con joe, pero me acostumbre a joseph y volver con nick mm :S 
espero que sea excelente esta novela con nick Very Happy y también el final de amantes prohibidos Wink 


Es el comentario mas largo que he hecho! siguela, bno, empiezala Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://www.alwayshappyplop.tumblr.com
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 25th 2013, 21:20

¡Bienvenidas chicas! Me alegra mucho que les guste mi novela -por lo menos la sinopsis. (: Subiré ahora el prólogo y tal vez después el primer capitulo. Me alegra mucho que hayan comentado. Es lo mas que me gusta de escribir: llegar a los lectores. Así que espero que con esta lo haga también. Bueno, ya me marcho. Se cuidan. Y espero que les guste el prólogo. ♥
PD: Malsa, sabia que te ibas a alegrar xD Y claro que te avisare cuando la suba. Estoy preparando ese final pensando en ti, jaja. Me encantan los comentarios largos, por cierto. (: Y tratare de subir lo mas seguido que pueda. 




Prólogo:
 Me desperté en una blanca habitación de hospital, la cual apenas estaba iluminada con una lámpara de luz pobre que estaba sobre una mesa al lado de mi cama. Levanté mi cabeza un poco para ver a mi alrededor, y gemí, sintiéndola embotada y dándome vueltas. Giré mi cabeza hacia mi derecha, entrecerrando los ojos por la luz de la lámpara dándome en ellos, y vi a mi madre sentada en un sofá de cuero negro, vestida completamente de negro, llorosa. A su lado, de pie, estaba mi hermano Jared, también vestido de negro con sus brazos cruzados sobre su pecho y su vista fija en nuestra madre.

-Mamá… –gemí.

 Ambos giraron sus cabezas hacia mí al unísono con la sorpresa escrita en sus caras. Mamá secó sus lágrimas con las mangas de su abrigo y se levantó del sofá para pararse a mi lado. Agarró una de mis manos entre las suyas y me sonríe levemente y con pesar.

-Hola, cariño –dice ella suavemente, con afecto-. ¿Cómo te sientes?

 Lentamente, levanté mi brazo derecho para quitar de mi nariz el tubo de la respiración artificial, y lo sentí terriblemente pesado y dolorido mientras removía el tubo de mi cara hacia mi cuello. Di un respiro profundo, cerrando los ojos a la vez y luego los abrí para encontrar a mi hermano mirándome con una pequeña sonrisa triste en labios.

-Tengo la cabeza en blanco –comencé con la voz ronca y la garganta dolorida-, y me duele el cuerpo horriblemente.

-¿Quieres que llame alguna enfermera para que calme el dolor? –Preguntó mi madre rápidamente, con una mirada preocupada.

-No, estoy bien –sacudí la cabeza-. ¿Qué pasó?

 Los miré a ambos en busca de respuestas. Ellos se miraron entre sí; mi madre dio u respingo sorprendido y Jared frunció el ceño.

-¿No recuerdas nada? –él me preguntó.

 Sacudí la cabeza.

-Digo que tengo la cabeza en blanco.

 Mi madre agachó la cabeza y mi hermano colocó sus manos sobre los pequeños hombros de ella en un movimiento suave, y le murmuró algo al oído. Yo me sobresalté un poco. Me estaban ocultando algo. Lo sabía.

 Y de repente todos los recuerdos explotaron en mi cabeza súbitamente.

 Mi padre y yo íbamos cantando y riendo en su coche. Él había ido a recogerme de mis clases de ballet esa tarde y yo había encendido la radio en una estación de rock. Estaban pasando una canción de una de sus bandas favoritas así que él instantáneamente comenzó a cantar. Y yo le seguí, riéndome de nuestras desafinaciones y nuestras voces poco agraciadas. Yo le estaba diciendo una broma acerca de su horrorosa voz de cantante cuando él giró su mirada hacia mi solo un segundo, riendo y replicando. Al mismo tiempo, una camioneta se salía de su vía para meterse en la nuestra. Yo grité y papá intentó hacer una maniobra para que la camioneta no nos impactara, pero ya era demasiado tarde para hacer nada. Nos impactó por el lado del conductor. Todo después de eso pasó demasiado rápido y demasiado violento para poder recordar nada más.

 Con lo único que me quede fue con la última sonrisa de mi padre plasmada en mi cabeza.

-Papá… -murmuré, levantando la mirada hacia mi madre y hermano-. ¿Dónde está papá? –pregunté en un tono un poco más alto, mirando de uno a otro con desesperación. Mi respiración acelerándose-. ¿Dónde está?

-Cariño… -comenzó mi madre.

-¿Está bien, cierto? –la interrumpí, deseando respuestas rápidas.

 Tanto Jared como ella optaron por el silencio. Mis ojos se llenaron de lágrimas.

-¿Está bien, cierto? –Repetí con un nudo en la garganta-. Por favor, díganme que está bien. Por favor –supliqué, sintiendo mis ojos arden por las lágrimas que comenzaban a acumularse en ellos.

 Mi madre apretó mis manos y me sonríe tristemente. Sus ojos encontraron los míos y vi que los suyos estaban llenos de lágrimas. Yo deseé que solo fueran lágrimas de felicidad por verme despierta al fin, pero el color de sus ropas y el dolor en sus ojos me decían algo muy diferente.

 Jared colocó una mano sobre mi pierna y yo moví mi mirada hacia él.

-Papá no sobrevivió al impacto, _____.

 Mi corazón se detuvo durante unos segundos mientras mi cerebro asimilaba la noticia. Las lágrimas pronto rodaron por mis mejillas y los sollozos brotaron de mi boca sin poder tener la opción de detenerlos. Me llevé las manos a la cara y mi cuerpo inclinó hacia delante, doblándose por el dolor que sentía internamente e ignorando el físico.

 Mi madre envolvió sus brazos alrededor de mí en un abrazo y yo lloré sobre su pecho, con el dolor devorándome el alma. Jared se limitó a palmar mi pierna levemente en señal de confort. A pesar de que no era mucho, apreciaba su gesto porque sabía que él estaba allí, que no se iría.

 No como papá. Mi corazón de repente se sintió tan pesado que dolía como el infierno. Mi padre lo era todo para mí. Mi ejemplo, mi mejor amigo, mi motivación… ¿Qué haría ahora sin él?


Última edición por It's Licsa! ♥ el Junio 26th 2013, 21:50, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 26th 2013, 10:54

ay q triste
es horrible eso
perder a alguien y q se t qde plasmado lo ultimo q hiciste con esa persona
siguela
sta muy interesante
y no se si es mucha molestia
pero no se si podrias pasar x las mias q stan en mi firma
no tngo muchos lectores y como tu dices, a mi q tmb me gusta escribir me agrada q les guste a mis lectores... espero q te puedas pasar y siguela esta muy genial sta Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Rebecca Alvz
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4155
Edad : 19
Localización : Dating a Jonas Brother! In NYC con Nick
Fecha de inscripción : 06/07/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 26th 2013, 13:26

¡Hola! Nueva lectora, me gusto el prólogo.

Besos.
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 26th 2013, 22:08

Hola, chicas! :)Lo se, siempre subo tarde. Pero es el único momento del día en el que puedo prender a Jev (mi compu) tranquila y poder entrar al foro. Sin embargo, se que ustedes leerán por la mañana y me comentaran Very Happy¡Graaaaaaaaaaaaacias a las nuevas lectoras por pasarse! Es un honor tenerlas aquí.
Ahora, no les quito mas de su preciado tiempo, y subo el primer capitulo. Espero que les guste porque a mi si me gusto, eh. Jaja. Bueno, me despido. Chao ♥



Capítulo 1:
Cuatro años más tarde…

Sigo a mi hermano Jared a través de las personas amontonadas, codeándome con varias de ellas hasta estar justo en frente de la pista de carreras clandestina iluminada por varios potentes focos a lo largo de toda la calle. Jared gira su mirada hacia todos lados de la pista, obviamente busca a alguien. Yo simplemente me quedo a su lado frunciendo el ceño y pensando en que cuando llegara a casa me daría un largo, largo baño espumoso para sacarme toda la tierra que se estaba mezclando con el sudor en mi piel en ese momento.

-Deberíamos estar en casa –refunfuño, agarrando las solapas de mi abrigo y apretándolo más fuerte a mi alrededor-. Si mamá se entera de que hemos estado aquí, nos…

-No se enterara –interrumpe él, mientras aun mira entre la multitud-. Ella cree que saldremos de la cena directo al cine. La película que le digo que veríamos dura tres horas. No tienes que preocuparte.

-Bien, entonces el problema con mamá está resuelto –digo con molestia-. Pero yo no quiero estar aquí.

-Te gustara –mira hacia mí un segundo y sonríe-. No me mires así. Estaremos aquí solo un par de horas. Veremos varias carreras y me veras correr también. Es divertido.

-No lo creo –chasqueo-. Además, tengo tarea que hacer. Y tengo que terminar el trabajo que me dio la señora Mirr, el cual tengo que entregar justamente mañana. Y… tengo que dormir lo suficiente para que…

-¡Ray! –grita Jared por encima de mi cabeza, cortando mi parloteo.

Me giro hacia donde él grita, y noto a un chico con el pelo alborotado y una chamarra de cuero caminar en nuestra dirección. Cuando llega a nuestro lado, me sonríe de una manera que se supone que me alucine o me haga desmayar. Ni parpadeo.

-¿Tu novia? –le pregunta a Jared haciendo un gesto hacia mí.

-Es mi hermana, idiota –responde él, haciendo una mueca-. ¿Me dejarás correr hoy?

-Siempre eres bienvenido –Ray sonríe-. Eres uno de los mejores. Jamás te dejaría fuera. Sin embargo, hoy tenemos un chico nuevo que tiene un auto hermoso. Si te apuntas, correrás con él.

-Bueno, que tenga un auto hermoso no quiere decir que sepa manejarlo –dice Jared, sonriendo-. ¿Qué tipo de auto tiene?

-Un Porsche. Un 911 Carrera 4S –responde Ray, exhalando con admiración.

Yo me quedo en blanco. Mi hermano silba.

-Una máquina –dice-. De acuerdo, correré con él –se encoge de hombros.

-Bien, pero no me hagas perder mis apuestas. He apostado mil dólares a ti.

-¿Cuándo he hecho que pierdas una apuesta, Ray? –Jared sonríe con suficiencia.

Ray sonríe en respuesta y luego gira su mirada hacia la muchedumbre.

-Espero que esta no sea la excepción. Vuestra carrera será la última por ser programada a última hora, pero definitivamente será la mejor –su cara se ilumina con emoción-. Buscaré a tu contrincante para que se conozcan.

Y luego se pierde entre el mar de cuerpos expectantes.

-¡Genial! –exclamo cuando él desaparece-. Tu carrera será la última. ¿Cuánto se tardan exactamente en hacer cada carrera?

Jared me mira y sonríe con diversión.

-Poco tiempo. Es un circuito cerrado. Generalmente no pasa de esta área –se encoge de hombros-. Salimos por esta calle –señala hacia su izquierda al inicio de la calle que estaba frente a nosotros donde hay un edificio abandonado en el fondo, y continua trazando la calle hacia el final donde hay una curva que gira hacia la derecha, de vuelta a la ciudad-, y corremos todo el centro, entre los pocos autos que hayan en el área a esta hora y volvemos a entrar por un callejón cerca del edificio –señala el edificio de fondo nuevamente.

Gimo.

-Esa es una ruta muy larga. Y peligrosa –añado-. ¿Qué pasa si los atrapa la policía?

-Casi nunca nos atrapan. La mayoría ya hemos aprendido trucos para escapar de ella –se encoge de hombros y sonríe-. Tapamos nuestras tablillas antes de comenzar las carreras también en caso de que nos intercepten a mitad de la carrera –me guiña.

Sacudo la cabeza.

-No entiendo porque te gusta esta locura –suspiro-. Es demasiado arriesgado. Aun y si no te atrapa la policía, podría ocurrir alguna accidente y…

-Relájate, ____ –dice él con un tono burlón-. Muy pocas veces pasa algún accidente y a mí no me ha ocurrido ninguno. Así que cálmate y disfruta de la noche. La luna esta hermosa por cierto.

Ignoro su comentario. No podía dejar de pensar en los problemas que podrían ocurrir durante la carrera. Mamá nos castigara para toda la vida si la policía llega a presentarse en este lugar y nos arrestan a Jared y a mí. No es que ese fuera la mayor de mis preocupaciones. Aun no estaba muy convencida sobre las probabilidades de accidentarse en la carrera. Ellos están dando una vuelta alrededor de la ciudad con tres veces más velocidad de la estipulada y alrededor de más autos. Tal vez saltándose los semáforos, lo cual era muy peligroso. Y no era solo eso, también son hombres compitiendo. Las chicas somos terribles cuando se trata de competencias; no me quiero ni imaginar qué pasaría si se unía la testosterona y la adrenalina en una competencia como esta.

Mi mente estaba corriendo tan rápido con todos los posibles problemas que no noto a nuestros nuevos compañeros. Ray trae consigo al contrincante de Jared.

-Jared, él es el Señor Porsche –Ray lo presenta, haciendo sonreír a Jared y al chico.

Vagamente me doy cuenta de que ambos se estrechan las manos, mientras veo a dos autos levantando polvo al inicio del circuito mientras aceleran. Una chica con un short muy corto, una camiseta de corte alto y unos tacones de al menos 12 centímetros, se para en medio de ellos con una bandera de cuadros blanca y negra. Los autos salen disparados cuando ella la agita hacia abajo y pasan a nuestro lado a una velocidad vertiginosa, levantando polvo tras sus huellas.

-Kirk y Trey ya salieron –dice Ray, viendo hacia la curva por donde han desaparecido los dos autos-. Espero que lo manejen bien. No pagaré ninguno de los daños a sus autos –frunce el ceño.

-Apenas están empezando a manejar, ¿Por qué los dejas correr? –pregunto.

Kirk Jameson y Trey Donahue son dos chicos de mi edad: 16. Y son unos perfectos idiotas que se pasan todo el día pavoneándose porque se creen dioses. Tienen una gran reputación gracias a su buen desempeño en atletismo y el futbol en la escuela, pero siguen siendo unos idiotas para mí. Y mi opinión acaba de empeorar al ver en que se habían metido ahora.

Ray me mira y entrecierra los ojos, como si hubiera olvidado mi presencia allí.

-¿Los conoces? –me pregunta.

Me mofo.

-Como no –pongo los ojos en blanco-. Son Kirk Jameson y Trey Donahue los más grandes idiotas en la historia. Jared tendrá suerte si llega a correr antes de que esos dos atraigan a la policía aquí.

-Genial –Ray resopla con disgusto-. Y yo que pensaba que solo eran estúpidos. Pero dan la impresión de ser buenos corredores. Hicieron un buen inicio.

-Pero no tenían buenos autos –interviene una nueva voz.

Me giro hacia el chico que está al lado de Ray y lo miro por primera vez. Su apariencia es totalmente diferente a la de los chicos a los que yo estoy acostumbrada, pero atractiva de una manera totalmente nueva para mí. Los rulos sobre su cabeza tapan sus orejas y sus sienes, pero enmarcan su rostro y hacen notar los pequeños lunares salpicados en el lado derecho de su cara. Unos profundos ojos avellanados me miran con curiosidad y sus carnosos labios en forma de corazón están curveados en una pequeña sonrisa de medio lado. Viste completamente de negro, con un logotipo de alguna banda impreso sobre su pecho en la camiseta. Y todo en él dice: “soy un niño malo”. Lo cual, sin embargo, no me sorprende mucho.

Recuerdo lo que Ray ha dicho cuando se lo presenta a Jared y frunzo el ceño con curiosidad.

-¿Señor Porsche? ¿No tienes nombre? –le pregunto.

-Oh, te fijaste en mi –su sonrisa se vuelve burlona-. No. Prefiero mantener el misterio.

-¿Por qué?

-Para mantener el interés –su sonrisa se agranda-. Ahora mismo tengo el tuyo –me guiña.

Mi ceño se profundiza y reprimo una sonrisa a regañadientes.

-Nada de coqueteos, chico –responde mi hermano por mí, su voz suena recelosa-. Es mi hermana y no dejare que toques ni un solo cabello de ella.

Señor Porsche reprime una sonrisa divertida mordiéndose el labio inferior. Me quedo mirándole porque su gesto, sin duda, es sexy.

-De acuerdo, de acuerdo –dice, levantando sus manos y muestra su expresión más inocente-. Solo estaba mostrando mi punto.

-No lo muestres con ella –replica Jared.

En ese momento, Kirk y Trey regresan al inicio de la calle con un espectáculo parecido al del inicio de la carrera, levantando mas polvo, pero esta vez también se escucha el chirrido de las ruedas cuando frenan bruscamente uno detrás del otro. A lo lejos, veo la cabeza pelirroja de Trey salir del primer auto, vitoreando. Del otro auto, sale Kirk con un gesto irritado.

-Primera carrera terminada –dice Ray, mirando en esa dirección también-. Tengo que moverme hacia allí –dice, girándose hacia nosotros otra vez-. No se peleen, ¿vale?

Eso es para Jared y Señor Porsche.

Ray corre hacia el auto de Trey y lo felicita. También veo como Ray saca un fajo de dinero de su bolsillo y le da una cantidad de dinero a Trey. Sin duda, es la recompensa por haber ganado la carrera.

Jadeo.

-¿Él es quien dirige esta locura? –Exclamo en una mezcla de asombro y disgusto-. Se ve muy joven para hacer esto.

-Apenas se graduó el año pasado –dice Jared con su tono burlón nuevamente-. Y es muy bueno manejando esto. Lleva años haciéndolo y nunca lo han atrapado. Gana mucho dinero en esto. Se lleva, al menos, la mitad de todas las apuestas que se hacen aquí.

-Esto es una locura –suspiro, sacudiendo la cabeza a mi vez-. Deja de informarme sobre esto. Solo quiero que todo avance para poder irme a casa.

-Hey, las carreras no son tan malas –interviene Señor Porsche, mirándome nuevamente-. ¿Te gustaría subirte a mi auto en la próxima carrera? Estoy totalmente seguro de que te encantara.

-¿Qué, estar contigo o la carrera? –el comentario sale antes de que pueda detenerlo.

Él ríe. Una risa hermosa, por cierto.

-No lo sé. Puede que ambas.

A mi lado, Jared da un gruñido molesto y yo solo sonrío en respuesta.

Las próximas carreras pasan relativamente rápido. No conozco a ninguno de los chicos, pero Jared me da a saber que él si mientras me dice sus nombres y como le parecen sus maneras de correr. Algunos tienen lindos autos según Jared y, algunas veces, Señor Porsche le da la razón. Ambos se sumen en una conversación de autos después de la segunda carrera, así que Jared solo me nota a veces. No tengo ningún problema con ello. No entiendo la mitad de sus conversaciones tampoco. Así que me encuentro a mi misma mirando entre la gente expectante y a las chicas semi desnudas en busca de caras conocidas. No encuentro a nadie que conozca aparte de Kirk y Trey y, obviamente, mi hermano.

Más tarde, miro mi reloj de mano y noto que ya es casi media noche. Ahogo un bostezo cuando una voz dentro de mi cabeza me regaña por estar despierta hasta tales horas en un día escolar. Jared definitivamente me deberá una después de esto. Cuando miro hacia él, noto que Señor Porsche ha desaparecido.

-Hora de nuestra carrera –dice Jared.

-Genial. Date prisa –digo secamente-. Quiero irme ya.

Jared sonríe y desaparece entre la muchedumbre. Poco tiempo después veo dos autos alineados al inicio del circuito. Un Porsche amarillo está alineado al lado del Audi R8 gris de mi hermano. Estos dos son los únicos que no han hecho un espectáculo al levantar polvo y hacer rugir sus motores para impresionar. Ambos esperan pacientemente hasta que la misma chica de antes agita la bandera dando la señal de salida, y luego ambos salen pitando. Apenas veo un rastro gris y amarillo desaparecer en la curva que se dirige hacia la cuidad. Un nudo se forma en la boca de mi estomago mientras vuelvo a pensar en los problemas que podrían suceder a mitad de la carrera. Mi ansiedad crece mientras los minutos pasan. Todos miran expectantes hacia el inicio del circuito, esperando ver a alguno de los dos autos llegar.

-Esta carrera es prometedora –le dice un chico a su amigo detrás de mí-. Un Audi y un Porsche rivalizando. Jared es muy bueno en la conducción, pero el Porsche ¡es genial!

-El único problema es que tan bueno es el chico que conduce –responde el otro-. Es nuevo y no sabemos cómo conduce, pero si le gana a Jared… uf, definitivamente tiene que ser bueno. Jared ya le ha ganado a varios Porsche porque los conductores son malísimos, vamos a ver qué tal les va.

-Espero que Jared gane o de otro modo perderé 200 dólares –suspira el primer chico.

-Me los debes –replica el otro.

Al escuchar el chirrido de ruedas sobre el asfalto, devuelvo mi atención hacia el inicio del circuito. Los chicos se paran a mi lado, y el chico que se ha quejado de poder perder 200 dólares suelta un gruñido de disgusto. El Porsche ha llegado primero, de modo que él ha perdido su dinero. Varios murmullos disgustados se alzan, dándome a saber que otros también han perdido sus apuestas. Estoy bastante segura de que Ray debe estar enojado al saber que también ha perdido.

Señor Porsche sale de su auto mostrando una sonrisa triunfante. Ray se acerca a él para darle su recompensa con una sonrisa forzada. Yo corro en esa dirección, preguntándome porque Jared aun no ha llegado. Señor Porsche me mira y sonríe.

-¿Y Jared? –le pregunto, preocupada.

-Ahí está.

Hace un gesto hacia la entrada al callejón y yo vuelvo mi mirada hacia allí. Efectivamente el Audi de Jared está entrando. Se estaciona al lado del Porsche y sale del auto con una expresión de asombro.

-¡Demonios! –exclama-. ¡Eres jodidamente bueno! ¿Dónde en la tierra aprendiste a conducir así?

Señor Porsche se encoge de hombros.

-Solo soy muy bueno en ello.

-¡Joder! –Jared esta sobrepasando su cuota de blasfemias esta noche-. ¡Joder! ¡Hiciste el circuito en la mitad del tiempo en que yo lo había hecho alguna vez! ¡Eres un maldito genio!

Señor Porsche ríe.

-Lo sé –dice con una sonrisa arrogante-. Pero tú no lo haces tan mal. En realidad, tu auto es el problema. Necesitas uno más potente.

-¡Joder si! –exclama Jared de nuevo, haciéndome poner los ojos en blanco.

Las sirenas de la policía de pronto comienzan a sonar cerca del lugar. El pánico se extiende a través de mí. ¡Mamá nos va a matar!

-Bien, parece que esto es todo por hoy –dice Ray, suspirando con disgusto-. Les avisare para la próxima carrera, chicos. Y salgan de aquí pronto –dicho esto, sale corriendo en dirección a los autos estacionados a varios metros lejos de nosotros.

Señor Porsche se fija en mí y me sonríe nuevamente.

-Espero volver a verte, princesa –dice-. Y espero que esa próxima vez, pueda darte un paseo en mi auto.

Reprimo una sonrisa.

-Ni lo sueñes –digo mordazmente, ignorando el cosquilleo que su voz provoca sobre mi piel-. No eres mi tipo.

Él se burla.

-Ya veremos –me guiña.

-Tenemos que irnos, ____ –dice Jared, moviéndose hacia el Audi-. Adiós, colega –le dice a Señor Porsche.

-Adiós –responde él, moviéndose hacia su propio auto. Vuelve a mirarme-. Adiós, princesa.

Pongo los ojos en blanco y corro hacia el Audi. Me subo a él y pronto Jared acelera. El Porsche toma la delantera y Jared le sigue. Antes de que giremos en la curva que se dirige a la ciudad, echo un vistazo hacia atrás de nosotros. Varios autos nos siguen también, pero varias personas ya han sido interceptadas por la policía. Todo es un caos. Es cosa de suerte que hayamos podido salir a tiempo de aquí. Solo puedo imaginar el rostro de mamá si nos viera en la cárcel por estar involucrados en carreras clandestinas. Y, honestamente, no quiero perder mi teléfono ni el derecho al Internet.


Última edición por It's Licsa! ♥ el Junio 26th 2013, 22:11, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Sra. Laura Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1308
Edad : 21
Localización : in paris with my husband nick jonas and my 2 sons cindy magali and edward taylor
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 26th 2013, 22:09

que horrible que el padre de rayita no haya sobrivivido
pero yo que con nick ella estara bien
Very Happy
rayita y nick <3
Volver arriba Ir abajo
MaIsaJB
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 915
Edad : 18
Localización : COLOMBIA
Fecha de inscripción : 03/11/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 27th 2013, 15:30

Está genial, me hace pensar en rapido y furioso, o talvez en 3 metros sobre el cielo
Aunque creo que nick se vería mas rudo si lo hubieras puesto sin los rulitos, en estos momentos que no los tiene ha pasado su limite jaja.
en fin, siguela Smile
Volver arriba Ir abajo
http://www.alwayshappyplop.tumblr.com
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 28th 2013, 20:18

Capitulo 2: Parte 1

Aliso la falda blanca del vestido sobre mi regazo y reprimo un suspiro impaciente. Desvió la mirada hacia el reloj redondo de color negro sobre la pared y luego la devuelvo hacia mis manos. Repito el movimiento un par de veces antes de suspirar con frustración y decidirme a hablar por fin.

Miro a mi madre, quien está sentada en el sofá que esta frente al mío, y digo:

-Paul y su hijo se supone que estuvieran aquí hace diez minutos –señalo con mi cabeza hacia el reloj sin desviar la mirada de ella-. Deberías llamarlos.

Mamá se mantiene impasible mirándome directamente.

-Se retrasaron un poco. Eso es todo. Tranquila, llegaran pronto –me sonríe cálidamente.

“Pues eso es precisamente lo que no quiero”, pienso. Asiento con la cabeza, pero no puedo quedarme callada.

-Pues se están tardando demasiado -me quejo.

-Solo son diez minutos, ____ –interviene Jared, quien está sentado a mi lado-. Tal vez el tráfico esta pesado –se encoge de hombros.

-Debería haber llamado ¿no? –provoco.

-____, se lo que intentas con esto –suspira mi madre-. Y no vas a hacer que me enoje con él por una tontería. Sé que no te agrada la idea de que él y su hijo vengan a vivir con nosotros, pero te gustaran tan pronto los conozcas a ambos. Les caerán muy bien –sonríe y mira a Jared y luego a mí.

-Seguro que si, mamá –coincide Jared, sonriendo-. Me alegro de que ya no vaya a ser el único hombre en la casa. Ya no me van a culpar solo a mí de dejar la tapa del váter arriba.

Nos reímos.

-Bueno, al menos tu obtienes ventajas –digo aun sonriendo-. ¡Suertudo!

Me saca la lengua y yo vuelvo a reír.

-Yo solo consigo que me obliguen a vivir con dos hombres que no conozco de nada –continúo, echando un vistazo hacia mamá.

Ella abre la boca para replicar, pero la interrumpo.

-No, mamá. Nada de lo que digas va a poder cambiar mi opinión. Él jamás podrá reemplazar a papá.

-____… -articula mi hermano para hacerme callar.

No me inmuto y me mantengo mirando fijamente a nuestra madre. Ella tampoco desvía su mirada ni siquiera un segundo. En eso me parezco mucho a ella: somos tercas.

-Paul no va a reemplazar a Thomas –responde pausadamente, suavizando un poco su mirada-. Solo quiero reiniciar mi vida, _____. No puedo estar de luto para siempre.

-Lo sé –suspiro, cediendo de la pelea de miradas para cerrar mis ojos y reprimir mis sentimientos-. Lo has repetido muchas veces ya –abro los ojos y miro hacia el reloj nuevamente.

-Solo quiero que entiendas que a pesar de que amé y amo a tu padre, él ya se fue y yo tengo derecho a volver a empezar. Y pienso que el indicado es Paul, ____. Ya verás que cuando lo conozcas lo suficiente, vas a opinar lo mismo –sonríe.

-Él no es papá –murmuro firmemente, sin apartar la mirada del reloj.

Escucho el suspiro de rendición de mi madre y caemos en un profundo silencio. Continúo con mis ojeadas hacia el reloj y luego a mis manos un rato más. De reojo, miro a mi hermano, quien juega con su teléfono. Devuelvo mi mirada al reloj una vez más dándome cuenta de que ya han pasado otros diez minutos, cuando se escucha el timbre sonar. Mamá salta de su asiento, arreglándose la falda del vestido, y una enorme y feliz sonrisa se abre paso entre sus labios, casi haciéndome vomitar.

Julie aparece al instante en la sala con sus manos unidas frente a su delantal blanco y nos mira a todos, expectante.

-Puedes retirarte –dice mi madre-. Nosotros nos ocuparemos.

Julie asiente.

-Si necesitan algo, solo tienen que avisarme –y se retira.

Mamá se dirige a abrir la puerta, dejándonos a Jared y a mí en la sala. Él se levanta del sofá y extiende sus manos hacia mí para ayudarme a levantar. Volteo el rostro hacia otro lado.

-No puedo pretender que soy feliz de que ellos estén aquí –digo-. No voy a aparentar algo que no siento.

-No tienes que hacerlo –dice-. Pero tenemos que ser educados, como papá nos enseñó, y ser amables.

-Desearía que él estuviera aquí –suspiro.

-Yo también, pero no podemos seguir lamentándonos. Han pasado cuatro años, Aria, es momento de dejarlo atrás.

-No puedo -suspiro.

-¡Jared, ____, vengan! –llama mamá desde la entrada.

Ruedo los ojos y acepto las manos de Jared para ponerme en pie. Él besa mi frente y me sonríe.

-Hora de poner en práctica lo que nos enseñó –dice suavemente-. No hagas que se decepcione mientras nos ve desde el cielo, ____.

Sonrío y asiento.

Nos dirigimos hacia la entrada de la casa y pongo una sonrisa falsa sobre mi rostro como bienvenida. En el porche, mi madre conversa con dos hombres. Uno es un hombre mayor con espejuelos, un poco pasado de peso, y una pinta de ser anticuado. Hago una mueca y miro al chico a su lado quien tiene el ceño fruncido. Está vestido totalmente de negro, tiene sus ojos ocultos detrás de unas oscuras gafas de sol Ray Ban y una boina sobre su cabeza. Su apariencia me hace fruncir el ceño también, pensando que lo conozco de algún lugar… pero me sacudo el pensamiento. Jamás en mi vida lo he visto.

-¡Oh, chicos! –exclama mamá al vernos y sonríe-. Ellos son: Paul Jonas –señala al hombre mayor-, y él, su hijo Nick –señala al chico-. Ellos serán parte de nuestra familia ahora.

-Es un placer conocerlos a ambos –dice Jared rápidamente con amabilidad.

Su cálida y hermosa sonrisa se abre paso entre sus labios mientras extiende su mano hacia ambos hombres con educación. Paul la toma con cordialidad; Nick, sin embargo, no sacude su mano. Ni siquiera lo mira. Yo me muevo hacia Paul solamente, no deseando ser ignorada por un idiota.

-Es una maravilla conocerlos al fin, chicos –dice Paul, sonriendo-. Y me alegra saber que nos reciben con tanta cordialidad y amabilidad.

“Si, seguro. Yo, particularmente, estoy muy feliz de que estén aquí”, pienso sarcásticamente. Pero no lo digo. En cambio, sonrío.

-Es un placer –digo.

Mi mirada se mueve hacia su hijo, quien hace un espectáculo al cruzarse de brazos y suspirar con fastidio. Su padre lo mira también y le murmura algo que ninguno de nosotros puede escuchar. Nick maldice en voz alta y se retira las gafas de la cara mostrando unos ojos inyectados en sangre y unas grandes ojeras. También irradia rabia y molestia, lo cual los pone a todos en un silencio incomodo.

Paul se gira hacia nosotros y sonríe en disculpa.

-Lo siento –dice-. Nick tiene un mal temperamento.

Lo notamos, pienso. Reprimo el poner mis ojos en blanco también.

-Am, está bien –dice mi madre con una sonrisa tensa-. Vamos a entrar ahora, ¿de acuerdo? Constance está preparando su famoso y delicioso pastel de carne con setas que va a hacer que se chupen hasta los dedos.

Ella ríe ante su propia broma y Paul la acompaña como un bobo enamorado. Hago una mueca. Ambos entran juntos en la casa dejándonos a nosotros atrás. Nick suspira con molestia una vez más, pero nadie dice nada mientras seguimos a mamá y a Paul dentro de la casa hacia el comedor.

-Dios, me muero por un cigarrillo –murmura Nick detrás de nosotros.

Nuevamente lo ignoramos, incómodos por toda la ira que irradiaba de su musculoso cuerpo. Cuando llegamos al comedor, las chicas del servicio ya están revoloteando alrededor de la mesa mientras sirven la comida. Paul echa una silla hacia atrás para que mi madre pueda sentarse en el extremo de la mesa e inmediatamente después él se sienta en la silla vacía a su lado derecho.

-Vomitaré –murmura Nick a mi lado.

-Somos dos –murmuro en respuesta, sin pensar.

La mirada de Nick se posa en mí como si me hubiera notado por primera vez. Yo no giro mi mirada hacia él, pero puedo notar como frunce el ceño una vez más y entrecierra sus ojos, examinándome. Incomoda por su escrutamiento, camino hacia la mesa. Jared se sienta al lado izquierdo de mamá, así que yo me siento a su lado y Nick se acomoda frente a mí. Él coloca ambos brazos sobre la mesa y hunde su cabeza entre ellos. Yo lo miro y sacudo la cabeza con horror. Al parecer, no le han enseñado etiqueta de mesa en toda su vida.

Más tarde, cuando lo veo comer, me doy cuenta de que mi presentimiento es acertado. Es un desastre. ¡Apenas utiliza los cubiertos y la servilleta! De lo único que me alegro es que se mantiene en silencio durante la cena. No iba a poder soportar verle hablar con la boca llena también.

Nadie más parece darse cuenta de lo desastroso que es Nick mientras come, ya que los demás están sumidos en una conversación de la cual no tenía ni idea de cuál es el tema. Y supongo que Nick tampoco ya que esta tan silencioso. Tampoco me importa de lo que hablan porque estoy tan horrorizada acerca de Nick que ni siquiera puedo apartar la mirada de él. Paul se ve con tanta clase y tiene tantos modales que me sorprendo al ver a Nick comportarse de esa manera tan… vulgar.

-¿Te gusta algo de lo que ves?

Me sobresalto al notar que Nick también me está mirando. Tiene una sonrisa divertida bailando en sus labios, la cual me hace fruncir el ceño.

-¿Perdón?

-Me has estado mirando toda la cena. Seguramente te gusto. Digo, sé que soy guapo, pero no tienes que ser tan obvia.

Sobresaltada, giro mi mirada hacia los demás comensales y noto que ninguno de ellos se da cuenta de nuestro pequeño intercambio. Es un alivio. Vuelvo a mirarlo y me sonrojo por la sorpresa y el enojo que me recorre las venas.

-¿Perdón? –Repito, con cuidado de no elevar demasiado el tono, pero enviando el veneno necesario a través de las palabras-. Eres tan arrogante y vanidoso, que no te has dado cuenta de que hay otros mundos aparte del tuyo.  

-Lo soy. Pero tienes que admitir que tengo razón: soy lo más hermoso que has visto, princesa –se burla.

Vuelvo a fruncir el ceño y lo miro con cautela. Ese apodo lo he escuchado antes… en la carrera clandestina de Jared. Pero no es solo el apodo, si no la manera en que lo dice. Agrando los ojos por la sorpresa al darme cuenta de que mi primer presentimiento era acertado. Sí he visto a este chico antes.

¡Él es Señor Porsche!
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 28th 2013, 21:08

q mala impresion con nick
siguela
quiero ver como lo arregla
Volver arriba Ir abajo
MaIsaJB
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 915
Edad : 18
Localización : COLOMBIA
Fecha de inscripción : 03/11/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 28th 2013, 21:26

tienes que seguirla prontoo!!!
cada vez mejora mas Smile
Volver arriba Ir abajo
http://www.alwayshappyplop.tumblr.com
PinguinitaJonas
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 306
Edad : 19
Localización : Con Joe en mi habitacion 1313 ;)
Fecha de inscripción : 11/07/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 29th 2013, 19:42

OMG!! Esos capis estuvieron de infarto!
Me encanta la trama de la historia. :O
Nick es Mr. Porsche!! Siguela pronto
Besos! Smile
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 29th 2013, 20:46

¡Hola, chicas! Me alegro que les este gustando la nove. kalsdjasdk Son las mejores Very Happy
Aqui va la segunda parte. ¡Disfrútenla!


Capitulo 2: Parte 2
A juzgar por la sonrisa que baila en sus labios, se da cuenta de mi reacción y supo que yo ya sabía. ¿Cómo no me di cuenta antes? ¡Qué estúpida soy! Es obvio que es él. Tal vez es el hecho de que tenía una boina ocultando su melena rizada lo que me despistó… o que realmente soy estúpida. Nuestros ojos se mantienen en contacto fijo y yo me pregunto cuando él se ha dado cuenta de ello. Tal vez fue cuando hizo su comentario y yo respondí o tal vez justo ahora. No lo sé.

Julie interrumpe mi hilo de pensamientos cuando levanta el plato de la mesa frente a mí. La miro y le sonreí, y ella también me sonríe. Veo a Joan, otra chica del servicio, recoger el plato de Nick cuando devuelvo mi mirada a él, y vi que la sonrisa en sus labios permanecía. ¿Cómo rayos no me di cuenta antes?

-Bueno –comienza mi madre con una gran sonrisa-, ya que estamos satisfechos, podemos ir a ayudarlos a instalarse, chicos –eso va hacia Paul y Nick.

-Eso sería estupendo. Mientras más rápido nos instalemos y nos adaptemos, mejor. ¿Cierto, Nick? –él mira hacia su hijo, pero él lo ignora; su mirada aun sobre mí.

-Entonces vamos –dice mamá, ignorando el acto deliberado de Nick.

-Yo… eh –tartamudeo, girándome a ver a mamá-. Tengo que ir al baño primero. Disculpen.

Me levanto precipitadamente de la silla y trato de caminar lo más normal que puedo manejar. El baño no está muy lejos, metido en un pasillo cerca de la entrada al comedor, así que no tengo que esforzarme demasiado. Y aun así, siento la mirada de Nick taladrando mi espalda todo el camino hacia el baño. Cierro la puerta detrás de mí y me miro al espejo, sintiéndome una completa estúpida. ¿Por qué estas tan nerviosa?, me pregunta mi subconsciente. Nick es solo un chico. Bueno, en realidad es mi nuevo hermanastro, el cual comparte el mismo secreto que mi propio hermano.

-¡Arg! –gruño en frustración, agarrando mi cabeza entre mis manos.

Ocultar secretos jamás ha sido mi fuerte así que realmente, ahora, tengo miedo de meter la pata. Deseo que Nick y su padre se marchen, si, pero decir algo evidente podría desencadenar una reacción en cadena que podría…

Mi divagación es interrumpida por un golpe en la puerta.

-¿Quién es? –pregunto.

-Jared –escucho su voz amortiguada a través de la puerta.

Suspiro y abro la puerta para dejarlo entrar. Él cierra la puerta detrás de él un instante después.

-Supongo que notaste lo mismo que yo –dice tan pronto la puerta se cierra.

-¿Qué nuestro nuevo hermanastro es el mismo chico que me coqueteo anoche? Sí, creo que notamos lo mismo –resoplo.

-No solo eso –dice-. El chico es un completo imbécil.

Me río.

-¿Cuándo te diste cuenta de que era Señor Porsche?

-El chico lleva la misma ropa de anoche. Me di cuenta al instante –se burla, encogiéndose de hombros.

Bufo.

-Yo no me di cuenta hasta ahora. Creo que el estar despierta hasta tarde afectó un poco mi cerebro.

Él ríe.

-Al parecer así es. Pero vas a estar bien –se inclina y besa mi frente-. Entonces vamos a ayudar a que ambos se acomoden. Mamá se volverá loca si no nos ve siendo amables y dando de nuestra parte para ayudarlos a adaptarse.

Pongo los ojos en blanco recordando nuestra situación. Jared desliza su mano hacia mi costado y agarra mi mano entre la suya. Salimos juntos del baño y nos dirigimos a la entrada de la casa, pasando por el lado de la mesa del comedor la cual esta impecable nuevamente. Afuera, noto que Paul y Nick no han llegado en el flamante Porsche que Nick tenia anoche. Sino en un lindo Audi plateado.

-Uf, Paul debe tener un árbol de dinero en su casa –comento-. ¿Cuántos autos crees que tengan?

Jared sonríe.

-No lo sé, pero hasta ahora tienen un buen gusto en coches. Eso es un Audi A4 y, a pesar de que no son buenos para las carreras, es muy seguro. Es una buena elección si quieres sobrevivir a un accidente –se encoge de hombros.

-Genial. ¿Me estás dando clases de autos porque quieres que corra en alguna de tus carreras o solo porque te gusta hablar de coches? –digo.

-Puede que ambas –me suelta la mano y me da un pequeño empujón.

-¡Idiota! –exclamo riendo y lo golpeo en el brazo.

-¡____, Jared, dejen de jugar! –Esa es nuestra madre-. Vengan a ayudar.

Reprimo el impulso de poner los ojos en blanco y solo sonrío. Nos dirigimos hacia el maletero del auto donde hay varias cajas y maletas acumuladas. Tienen nombres escritos sobre ellos en cinta adhesiva para identificar el propietario. Mamá es la única que nos espera junto al maletero así que supongo que Paul y Nick ya están llevando sus cosas adentro de la que va a ser su hogar ahora.

-Me he quedado aquí para esperarlos –dice mamá-. Como ven, las cosas de Paul y Nick tienen sus nombres, así que por favor ayúdenlos a llevar las cosas a sus respectivas habitaciones.

-No tenias que quedarte para darnos instrucciones, mamá –digo sonriendo-. Es perfectamente visible lo que tenemos que hacer.

-Bien –ella sonríe también-. Entonces, manos a la obra.

Jared agarra una caja con el nombre de Paul estampada en ella, mamá agarra dos maletas de Paul también y yo cojo dos maletas con el nombre de Nick. En el momento en que yo estoy entrando, Nick está yendo en dirección hacia el auto. Él me mira un segundo y se detiene con una sonrisa en los labios.

-Te ayudo –dice. Hace ademán de agarrar una de las maletas y yo felizmente le doy ambas. Él se ríe entre dientes.

Luego doy media vuelta para buscar más equipaje mientras él va a llevar su equipaje a su habitación. Justo cuando voy a sacar una caja, Nick ya está a mi lado, sacando la caja él mismo.

-Las cajas están pesadas –dice, tomando la caja entre sus brazos-. Mejor coge una maleta, flaca.

-¿Estas insinuando que soy débil? –pongo las manos en mis caderas y alzo mis dos cejas con incredulidad, odiando el hecho de que no puedo alzar solo una.

-No –él ríe-. Estoy bastante seguro de que eres más fuerte de lo que estimo. No te enojes cuando estoy intentando ser tu príncipe azul, princesa. Solo estoy haciéndote el trabajo más fácil para que no te rompas una uña.

Ignoro la referencia a mis uñas y como insinúa que soy una chica superficial.

-Ese apodo no me gusta. No soy una princesa y tú no eres mi príncipe azul.

-Pues te pareces a Cenicienta en ese vestido –asiente con su cabeza hacia mi vestimenta.

Sin quererlo, me ruborizo.

-No me gusta el apodo –repito, girándome para sacar dos maletas.

-Eso no me va a impedir que siga diciéndolo.

Le lanzo una mirada asesina y él suelta una carcajada.

-Me alegro que te estés divirtiendo –digo sarcásticamente, pasando a su lado con las maletas. Él me sigue.

-Lo hago, princesa –se posiciona a mi lado-. ¿Qué coincidencia que ambos vayamos a ser hermanastros ahora, no?

-Esto no es una coincidencia. Es el destino, que me odia –gruño, haciéndolo reír una vez más-. ¿Por qué te ríes de todo lo que digo?

-Porque te ves linda intentando parecer enojada –dice-. Y el destino no te odia, te ama. Cualquier chica te envidiaría por estar viviendo conmigo. Deberías considerarte afortunada.

-No me siento afortunada para nada –replico, sintiendo mis mejillas arder.

-Solo debes dejar que el sentimiento fluya y se asiente. No lo reprimas. Me amaras en unos segundos.

-No lo creo.

Jared, mamá, Paul y tres chicas del servicio salieron de la casa en ese instante en dirección al auto y Nick detuvo su incesante parloteo sobre sí mismo. Mientras él y yo entrabamos en la casa, escucho a mamá darles instrucciones a las chicas.

Nick se adelanta a mí y me guía a través de las escaleras de mi propia casa hacia su nueva habitación. Para mi sorpresa, está justo al lado de la mía. Siento una chispa de rabia se encenderse dentro de mí mientras me petrifico en la puerta. Esa habitación ha estado cerrada por 4 años y que mamá le de esa habitación a Nick era una total y completa sorpresa, por no decir horrible.

-¡Jesús! –exclamo, sonando molesta.

-¿Qué pasa? –Pregunta Nick, soltando la caja en el suelo con delicadeza-. ¿Ya te sientes afortunada?

Lo ignoro y tiro sus maletas a un lado. Deslizo mi mirada alrededor de la habitación sin dar un paso adentro y mi enojo crece cada segundo más y más. Mamá ha cambiado la pintura violeta pálido de las paredes, las pinturas de bailarinas de ballet, los espejos, los posters de bandas de rock y algunas fotografías para reemplazarla por una habitación pintada de un suave azul y paredes desnudas. También ha reemplazado el piano blanco Baldwin y el estéreo por unos muebles de dormitorio color caoba. Todo luce perfecto para un chico como Nick, aunque por su cara podía decir que a él no le gusta tampoco, pero este lugar tiene un valor sentimental para mí y mamá acaba de arruinarlo.

Destierro el manojo de emociones que me embarga y parpadeo para alejar las lágrimas de mis ojos. Cuando me enfoco nuevamente en Nick, él me mira con curiosidad, esperando el momento perfecto para decir alguna de sus payasadas. Me recuerdo rápidamente que él no tiene nada que ver con lo que acabo de descubrir y que no debo de gritarle por ello.

-¿Dónde ponemos esto?

La voz de Julie me saca de mi ensoñación y me hago a un lado para que las chicas entren a la habitación cargando maletas y cajas. Nick rápidamente se pone en la tarea de ayudarlas y yo rápidamente me escabullo para buscar a mamá. Este día está presentando más y más sorpresas no gratas.

Me encuentro con mamá a mitad del pasillo. Paul carga una sencilla maleta mientras mi hermano y ella no cargaban nada. Supongo que ya habían terminado de bajar todo lo que él y Nick tenían en el auto.

-Tenemos que hablar, mamá –digo en una voz fría y firme.

Ellos vienen riendo por algo y todas las carcajadas se detienen en ese instante. Paul murmura una disculpa y se marcha, pero Jared se queda. No me molesta que lo haga porque esto también le concierne.

-Le diste la habitación de papá a Nick –digo forzándome para separar mis dientes-. ¡Su habitación!

-Esa habitación estaba echándose a perder –dice ella con calma-. Tú dejaste de entrar allí. Jared también. No podía poner a Nick en la habitación de invitados cuando había una habitación desocupada.

-No estaba desocupada –digo entre dientes-. ¿Cómo te atreves a hacerle esto?

-____, detente. No hagas de esto un escándalo–advierte ella aun en calma.

-¿Que no haga de esto un escándalo? –grito, tirando de mis brazos hacia arriba con frustración-. ¡Era su habitación! Era… ahí hay miles de memorias. ¿Y ahora quieres que no haga un escándalo de ello?

-____…

No la dejo continuar.

-¿Dónde están sus cosas?

-Para.

-¿Dónde? –gruño.

-Doné el piano a una escuela –dice ella, agachando la mirada-. Lo demás está en el sótano.

-¿Qué hiciste qué? –Me altero aun más; las lágrimas de rabia se asoman ya por mis ojos-. ¡Era su piano, mamá! ¡Su piano! ¿Sabes cuantos recuerdos tenía esa cosa? ¡Millones! Y tú lo donaste a una escuela –resoplo-. ¡A una escuela!

-____, cálmate –dice Jared en una voz calmada, pero puedo oír los bordes de la ira rodeándola-. Estoy seguro de que la intención de mamá era buena, pero no fue la mejor decisión al ocultárnoslo –él mira hacia ella-. Debiste preguntar primero, mamá.

-No, no debió hacer nada en absoluto –grito rabiosa, mirando a mi madre fijamente-. ¿Cuándo hiciste esto? –le pregunto.

-Mientras… mientras ustedes estaban en la escuela hacia unas pocas cosas como sacar los posters y las pinturas –su voz suena firme. Sin embargo, veo sus ojos vidriosos cuando levanta un poco la mirada. Hipócrita-. Ayer doné el piano mientras ustedes estaban fuera.

-Pensé que estabas en el trabajo –dice Jared, entrecerrando los ojos y cruzándose de brazos.

Ella sacude la cabeza.

-No salí de casa ayer.

Quise patear o romper algo para desquitarme. Quería llorar y gritar y sacar a patadas de la casa a todo el mundo. En cambio, manejo dirigir mi peor mirada hacia mi madre y en una voz que no creí que fuera mía, digo:

-Que trajeras a Paul y a Nick fue una idea terrible, pero ¿esto? Esto supera todo lo terrible que fue esa decisión. Esa habitación era uno de los pocos recuerdos que me quedaban de él y tú y tu estúpida cosa de “tengo que seguir adelante” lo ha arruinado –capto su estremecimiento, y sin embargo no me inmuto-. ¡Felicidades! Acabas de ganar mi odio.

Me doy media vuelta y corro escaleras arriba, no queriendo que ella vea mis lágrimas de rabia. En la cima de la escalera, me encuentro con Nick, quien tiene el ceño fruncido mientras me mira con confusión. Sin duda ha presenciado nuestra disputa. Lo miro solo un instante antes de seguir mi camino hacia mi habitación.
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 29th 2013, 23:56

wooow dejame decirle Licsa que esta nove esta muy muy buena como todas las tuyas obvio Very Happy
y ahwww quiero que la sigas pronto pronto porfa!!!!
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 30th 2013, 11:38

wow...
me encanto la reaccion de ____
como pudo no haberles dicho?
siguela
quiero saber ahora q hara nick
cuando escucho toda su conversacion
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 30th 2013, 19:41

siguela porfa!!!
Volver arriba Ir abajo
It's Licsa! ♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2833
Edad : 19
Localización : De paseo por la sede de Intrepidez.
Fecha de inscripción : 20/08/2010

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 30th 2013, 21:55

Capitulo 3: Parte 1

Me mantengo encerrada en mi habitación toda la noche.

Nadie me molesta tocando a la puerta o llamándome al móvil. Sin embargo, escucho las voces ahogadas de conversaciones fuera en el pasillo, risas y objetos siendo movidos de lugar. A través de la pared que divide nuestras habitaciones, escucho como Nick mueve algunas cosas en una habitación que no es (completamente) suya, coloca cosas en la pared y también la horrorosa música que tiene puesta a todo volumen. Escucho a los vocalistas gritar y gruñir, y el sonido de la batería y las guitarras siendo tocadas ruidosamente al compas de la –en mi opinión- demoniaca melodía.

Era jueves, noche escolar, y por lo general me voy a dormir temprano, pero no puedo dormir a causa del ruido. Fantaseo varias veces con levantarme de mi cama, entrar en su habitación y apagarle el estéreo, pero después me doy cuenta de que en realidad no voy a ser capaz de entrar a esa habitación, y simplemente me mantengo esperando hasta que apague la música. Mi reloj marca la una de la madrugada cuando él por fin lo hace y yo finalmente puedo irme a dormir.

La alarma suena seis horas más tarde, lo que me parecen solo cinco minutos. La apago de un golpe y un gruñido enojado sale de mis labios al darme cuenta de que he dormido menos de nueve horas. Me froto los ojos y salgo de la cama, deslizando mis pies en unas pantuflas al lado de mi cama. Me arrastro hasta el cuarto de baño, el cual está justo en frente de mi habitación, sintiendo el cansancio de mi cuerpo derrotarme con cada paso. Ese chico me las pagara con creces por esto, pienso amargamente mientras me desnudo para meterme en la ducha. Me baño lenta y torpemente, luchando contra mis parpados que se me cierran en cada oportunidad. Al salir, me pongo una bata de baño y me dirijo a mi habitación nuevamente. Me meto en el vestidor y me visto con lo más cómodo que encuentro.

Me miro en el espejo. La chica delante de mí esta vestida con unos jeans, unas sandalias planas azules y una blusa de algodón color blanca con las palabras “Forever Young” escritas en ella. El cabello color ceniza está recogido en una apretada trenza francesa dejando una limpia visión de su rostro. Bajo sus ojos grises, tiene ojeras purpúreas que aun intentado ocultarlas con maquillaje continúan siendo visibles. Hago una mueca y mi reflejo hace lo mismo, demostrando nuestro mutuo disgusto. Me aparto del espejo, molesta por la imperfección en mi rostro y porque está ahí gracias a mi nuevo “hermano” que ocupa la antigua habitación de mi padre y que escucha una música insoportablemente ruidosa.

Agarro mi bolso, el cual está sobre el pequeño sofá frente mi cama y salgo de la habitación en dirección a la cocina. Al pasar por el comedor, saludo a las chicas del servicio que están preparando la mesa y luego me uno a Constance en la cocina mientras ella prepara el desayuno. Constance, una dulce señora regordeta de cálidos ojos miel y canas en su cabello negro, es nuestra cocinera desde que tengo memoria y prepara los mas deliciosos manjares de la Tierra. Ella también es más una madre para mí de lo que jamás ha sido Camille Cavanaugh.

-Tocino y huevos revueltos –responde ella con una sonrisa cuando le pregunto el menú-. El postre son fresas. Y para tomar, jugo de naranja recién exprimido.

Abro la boca para decir algo, pero ella se me adelanta-: tu moca está servido –hace un gesto hacia la cafetera y yo sonrío.

-Eres la mejor, Constance –digo, inclinándome para besar su mejilla.

-Solo hago mi trabajo, cariño –replica ella, humilde como siempre.

Sonrío, agarrando la cálida taza entre mis manos. La llevo a mis labios y saboreo el dulce líquido, tan delicioso como siempre. Ella hace el mejor café del mundo y todas sus variantes también le quedan deliciosas. Y aunque ya lo sé, no deja de sorprenderme.

-¡Buenos días!

Escucho la entusiasta voz de mi hermano decir cuando entra en el comedor. Constance sonríe y se mueve a mi lado para servir el café de él. En un segundo, él entra en la cocina sonriendo con tanto entusiasmo como siempre.

-Hola, chica madrugadora –dice, y me besa en la mejilla.

-Buenos días, Jared –le digo con una pequeña sonrisa y sin su entusiasmo.

-Arg, eres una amargada –se burla. Se gira hacia Constance y sonríe-. Buenos días, hermosa dama. ¿Tiene mi delicioso café servido?

-Buenos días, Jared –dice ella, tendiéndole la taza.

Él se inclina y besa su mejilla también. Luego, pregunta por el menú y Constance responde alegremente. Julie y Joan, dos chicas del servicio, aparecen poco después, llevándose dos platos cada una para colocarlos sobre la mesa. Jared agarra su plato poco después y se marcha al comedor para charlar con las chicas un rato mientras desayuna. Yo me quedo charlando con Constance mientras tomo mi moca con placer. Julie aparece nuevamente en la cocina, agarra cinco vasos de cristal en una de sus manos y una jarra llena de zumo de naranja en otra, y vuelve al comedor.

Cuando termino mi moca, decido que es tiempo de irme a desayunar. Cuando estoy sentándome en la mesa al lado de Jared, mi madre, Paul y Nick hacen su entrada. Miro hacia mi hermano y él sacude la cabeza, dejándome claro que no es momento para hacer una escena. Pero yo no voy a soportar desayunar con ella esta mañana. De modo que me levanto de mi asiento, recojo el bolso que he puesto en el suelo a mi lado.

-Nos vemos en la escuela, Jared –le anuncio.

-Uh-huh –responde, llevándose un pedazo de tocino a la boca.

Cuando estoy haciendo mi camino hacia la salida, mamá me detiene. Yo echó un vistazo hacia el brazo que ella cierra sobre el mío y luego la miro a los ojos. Su fingida mirada de dolor no me convence ni un solo minuto.

-¿No desayunarás? –me pregunta.

Me suelto de su brazo con gracia y solo la suficiente brusquedad para que ella lo sienta pero que nadie más lo note. Sus labios se fruncen con disgusto.

-Se me quitó el hambre –digo mordazmente.

Reanudo mi marcha hacia la salida, dejándola allí, estupefacta. Hago mi camino fuera de la casa a pisotones, rabiosa porque ella siquiera se atreva hablarme después de lo que ha hecho. Y estoy realmente cabreada por siquiera pensar que yo la perdonaría de la nada. No, lo que ella hizo es algo imperdonable.

Afuera, me encuentro con Duncan Smirk, el chofer. Él es un joven de unos veintitantos años con cabello castaño, ojos azules y una sonrisa cordial. Es un buen chico, pero muy callado. Es realmente atractivo, lo admito, pero él también insiste en que su trabajo es primero y no quiere perderlo. Lo sé porque él me lo dijo hace algunos meses atrás después de que lo besé y le dije mis intenciones.

-Buenos días, señorita ____.

-Hola –sonrío-. Hora de movilizarnos.

Él asiente sin decir nada más. Así es Duncan: práctico y eficiente.

Nos dirigimos hacia el garaje, y nos subimos a un Chrysler 300C (sé la marca porque mi hermano me la había dicho anteriormente y la había repetido una severidad de veces). Yo no sé manejar, así que tengo un chofer designado para que me lleve a cualquier lugar o tengo la opción de irme con Jared, lo cual es más divertido. Pero dado que él se ha quedado a desayunar con personas que no soporto, tengo que irme con Duncan que jamás habla y que me rechazó.

Respiro profundamente cuando estoy dentro del auto procurando sacar toda la rabia que siento haciendo unas respiraciones profundas todo el camino a West High School.

Ah, West High School: la escuela absolutamente aburrida a la que asisto. Está llena de chicos idiotas y chicas estúpidas que crean rumores porque están aburridas de sus vidas. Sin embargo, tampoco puedo generalizar. No todos son catalogados bajo esas descripciones, pero el 90% del colegio es de esa manera. Y es porque ninguno de ellos tiene nada mejor que hacer porque todo se lo hacen otras personas. Todos son ricos y unos niños mimados, de modo que tienen un sirviente hasta para lavarles los dientes. Los detesto hasta la médula, pero como yo aun soy una menor, no tengo ninguna potestad sobre mi misma y mi madre no me quiere cambiar de colegio porque esa es el “mejor” en la ciudad. Desecho el pensamiento de mi madre al instante o puedo enojarme nuevamente. Y no voy a dejar que ella arruine mi día.

Duncan se detiene en la entrada del colegio y abre la puerta para mí unos momentos después. Bajo del auto y poniéndome mí mascara de superioridad, le sonrío. Engancho mi bolso en el lado interior de mi codo derecho y guardo mis gafas Gucci en él. Duncan cierra la puerta del auto detrás de mí y yo le miro. Él me mira de vuelta y un fantasma de una sonrisa pasa por su cara antes de volver a poner su máscara de indiferencia en su lugar.

-Nos vemos a la tarde, señorita -dice.

Asiento, sonriéndole con picardía. Él no se inmuta. ¿Cómo es que este chico es inmune a mis encantos? No lo entiendo y jamás lo entenderé. Frustrada, lo veo subirse al auto y marcharse. Tiene que ser gay definitivamente.

Sacudo la cabeza y camino hacia las puertas de cristal de la entrada del colegio y jalo una para poder entrar al pasillo, el cual ya está abarrotado de estudiantes. Piso fuerte y con actitud todo el camino hacia la cafetería, atrayendo miradas y apartando gente del camino. Nadie se cruza en mi camino, nadie me habla. Se limitan a mirarme pasar. La sensación es estupenda; me hace sentir que tengo dominio sobre algo en mi alborotada vida.

Tomo un yogurt bajo en grasa, una botella de agua y una manzana en la cafetería. No es mucho mejor que el delicioso desayuno que había hecho Constance, pero al menos es algo que mataría a la que me está matando ese momento. Me siento en una mesa de la cafetería que está sola y apartada y le saco la tapa del yogurt para comenzar a comerlo con una cuchara de plástico.

Pocos minutos después, Tracy Wheaton aparece en la entrada de la cafetería, sus ojos azules buscando a alguien entre la multitud. Su hermano, Ethan, está a su lado haciendo lo mismo que ella. Yo los miro durante algunos segundos. Sé que me están buscando, pero no voy a hacer señas hacia mí. Voy a dejar que me busquen ellos solitos.

Cuando Tracy por fin me ve, sonríe y sacude su mano en mi dirección. Le da un codazo a su hermano, quien está mirando para el lado opuesto de donde estoy sentada y ella le señala el lugar correcto. Él sonríe también y pronto ambos están haciendo su camino hacia mi mesa.

Tracy se sienta frente a mí y Ethan se sienta a su lado. Yo les sonrío mientras me tomo un momento para observarlos. Ellos son tan parecidos que puedes confundirlos por gemelos. Ambos con cabello rubio platino, ojos azules, pecas, encantadoras personalidades y sonrisas simpáticas. Lo único que no los hace ser gemelos son sus edades. Tracy tiene 16 años, como yo, y Ethan tiene la edad de mi hermano, 17.

Sin embargo, si no los conoces y los ves vestidos como ahora: ambos con camisetas azul celeste y jeans, podrías confundirlos por gemelos rápidamente.

-¿Qué tal la llegada de los intrusos? –pregunta Tracy tan pronto se sienta y esboza una sonrisa malvada.

Hago una mueca y suspiro. Nosotros cuatro nos conocemos desde que estábamos en pañales. Nuestras madres han sido amigas desde secundaria, y hemos criados prácticamente juntos. Así que sabemos hasta el más mínimo detalle de lo que sucede en nuestras vidas. Y este, obviamente, no podía dejar de ser conocido por ellos.

-Hola, primero que todo –digo.

-Claro, es práctico empezar con algo totalmente inútil como un hola –dice Tracy y rueda los ojos-. Pero claro la cordialidad y los buenos modales primero, Señorita Modales.

-Ay, cállate –me quejo, tratando de suprimir una risita. Luego contesto su pregunta-: ha sido horrible. Mamá y yo tuvimos una discusión por eso y el hijo de Paul es insoportable.

-Uh. Eso no suena bien –dice Ethan, apoyando sus brazos cruzados sobre la mesa. Coloca su barbilla sobre uno de los antebrazos y me mira.

-Entonces, ¿el chico nuevo es insoportable? –analiza ella-. Eso me suena a chico malo –sonríe con picardía.

-Oh. Lo es. E insufrible –ruedo los ojos ante el recuerdo de mis pocas horas de sueño-. No lo soporto. Es totalmente desagradable.

-Aw, pensé que al fin iba a llegar un chico lindo a West.

Ella pone sus codos sobre la mesa y sus manos sobre sus mejillas, haciendo que su piel se estire, y luego hace un puchero. Me rio.

Ethan se incorpora en la silla y la mira, colocando una mano sobre su pecho.

-¿Y yo qué? ¿Estoy pintado en la pared o qué? –replica él, fingiendo estar ofendido.

Tracy le echa un vistazo irónico, bajando uno de sus brazos.

-Eres mi hermano, idiota –bufa-. Dios sabe que yo quiero a alguien a quien poder mirarle el trasero sin parecer una maldita enferma.

Tracy es muy directa y sincera.

-¿Miras mi trasero? –Pregunta Ethan con una mueca de disgusto-. Eres una maldita enferma.

Tracy rueda los ojos y se encoge de hombros. Yo vuelvo a reírme. Ethan se queda mirándola con recelo.

-Ustedes son increíbles –digo, mordiendo mi manzana-. Y no, el chico no es feo. Es solo pasable. Pero es un idiota irritante, arrogante y egocéntrico.

Los ojos de Tracy brillan con emoción. Ella aplaude una vez y sonríe.

-¡Oficialmente es una alerta de chico malo! –dice ella.

Ruedo los ojos mientras muerdo mi manzana otra vez.

-¿Qué edad tiene? –pregunta.

-Nuestra edad –respondo después de tragar el pedazo de manzana.

Ella vitorea, ríe y aplaude una vez. Ethan la mira como si se hubiera vuelto loca y él estuviera considerando llamar al manicomio. Yo solo miro el espectáculo que ya he visto miles de veces tras la llegada miles de chicos nuevos a West durante los pasados años.

-¡Excelente! ¿Tiene un buen trasero? –pregunta Tracy.

-¡No lo sé! –Hago una mueca-. Él no me agrada. No me fije en eso.

-Jamás lo haces. Solo yo me fijo en las cosas importantes –suspira y se levanta de la silla-. Ya me voy. Tengo que encontrarme con Marion. Te veo en clase, perdedora –me dice.

Le saco la lengua y ella se va con una sonrisa en los labios. Ethan se queda un poco mas y charla conmigo sobre cosas triviales como las clases, la próximo estreno en el cine, etc. Cuando es hora de ir a clases, nos dividimos al salir de la cafetería para ir a nuestras respectivas clases. La mía es Biología y la profesora es una vieja gruñona que solo nos da de tarea escribir cosas irrelevantes del libro de texto mientras ella trata de organizar el lio de papeles sobre su escritorio o habla por su teléfono. Pero eso es fantástico para mí (y para todos mis compañeros); así tengo una clase fácil.

Entro en el salón y por un momento me quedo en shock en la puerta. Algunos chicos entrando detrás de mí, se topan conmigo y luego pasan a mi lado gruñendo. “Torpe”, escucho decir varias veces. Pero mi mirada esta puesta sobre mi mesa de laboratorio y nada más importa.

Mi usual compañera de laboratorio es Tracy, ya que somos mejores amigas y siempre estamos juntas, pero esta mañana me quedo sorprendida al ver a Tracy sentada dos mesas más atrás, charlando intensamente con Marion Jackes (una morena cabeza hueca), mientras ambas miran a mi nuevo compañero de laboratorio. Y, como pasa siempre que hay una novedad en la escuela, todo el mundo está haciendo lo mismo alrededor del salón de clases.

Después de pasar el golpe por la sorpresa, me siento al lado de Nick Jonas.
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Junio 30th 2013, 23:13

:O seran compañeros de clase!!!
quiero leer maaas
SIGUELA PORFA!!!
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 1st 2013, 10:18

woooaahh
genial
estaran juntos
jejejeje
siguela
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 1st 2013, 10:19

siguela! siguela!
Volver arriba Ir abajo
Ana Cecilia D' Jonas :3
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 174
Edad : 16
Localización : D' luna de miel Con Nick 1313
Fecha de inscripción : 01/06/2013

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 1st 2013, 19:21

nueva lectora me encanta tu nove *-* siguela!!
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Julio 1st 2013, 19:44

siguelaaa Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Hilo Rojo (Nick&____)   Hoy a las 10:55

Volver arriba Ir abajo
 
Hilo Rojo (Nick&____)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 18.Ir a la página : 1, 2, 3 ... 9 ... 18  Siguiente
 Temas similares
-
» Hilo Rojo (Nick&____)
» Tus hermanos Jonas y Tu (divertida,tierna)
» Pizza Girl (Nick y ____)
» BLACK KEYS (Joseph Nick Jonas y tu)
» Dos mejor que uno (nick y tu)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: