Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
AutorMensaje
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 25th 2011, 16:07

Hola, bueno... Me llamo Vicky, soy de Caracas, Venezuela! Very Happy No soy nueva en el foro pero por algunos problemas con mi antigua cuenta (BeckieSummer) tuve que crear este nuevo usuario. Bueno, espero tener suerte subiendo este tema, espero que les guste! Y tambien espero que visiten mi novela ''Just Memories'' Joe & tu en la seccion de ''De todo un poco''.

PD. Esta novela novela que subiré no es mia, es de una famosa escritoria. Es una adaptación! Smile
Saludos.

____________________________________________




Compañeros de Trabajo.
Argumento.

______ Guthrie estaba acostumbrada a trabajar de incógnito, pero hacerse pasar por la amante de un hombre rico era una misión demasiado peligrosa. Especialmente si el “hombre rico” era su compañero Joseph Jonas, quien exigía que hicieran el amor de verdad para meterse en el papel.

El sexo entre ellos era increíble, pero ______ sabía que estaba rompiendo todas las reglas. Tenía que trabajar junto a él, y solo podían hablar con seguridad en la ducha o en la cama, donde el mínimo roce les hacía perder el control. Sin embargo, había una amenaza mucho más temible: los sentimientos que empezaban a apoderarse de su corazón.




____________________________________________



Que dicen, la sigo??
Al tercer comment primer capítulo! Smile


Última edición por MySillyHair el Diciembre 8th 2011, 17:01, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
I'mFearless♥
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1324
Edad : 20
Localización : Durmiendo en las nebulosas- Falcon, Venezuela.
Fecha de inscripción : 25/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 25th 2011, 16:56

¡Mi Dios! tienes que poner el primer cap ¡Ya!
Por cierto, soy Angelica Wink, pero me puedes llamar como
quieras ( Question) Haha
Mmm ¿Que mas?
Pasa por mis noves y ¡Siguela!
¡Siguela! no lo olvides ¡Siguela!
Volver arriba Ir abajo
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 25th 2011, 17:09

Hola Ange Smile me encanto verte por aquí, ya que eres lectora en los dos temas que he subido, subire el primer capítulo en un momentico! Smile Espero lo disfrutes! Smile
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 25th 2011, 18:31

Compañeros de Trabajo.
Capítulo Uno.



Los pezones de ______ Guthrie estaban duros, pero tenía una expresión impasible mientras observaba los ojos verde mar del hombre que se hallaba a menos de un metro. Era alto y de aspecto peligroso. Un hombre al que había admirado por sus reflejos felinos y su mente fría. Por su cuerpo duro, trabajado hasta las especificaciones físicas de un atleta olímpico. Pero Joseph Jonas no era ningún atleta. Era un ex agente de la CIA con el que a menudo trabajaba en proyectos especiales. Y en ese momento se encontraba allí porque necesitaba desesperadamente su ayuda.
—No te conozco lo suficiente como para hacer el amor contigo —dijo, humedeciéndose los labios resecos.
—Lo siento, se ha convertido en parte del trabajo —respondió Joseph Jonas, evaluando su cuerpo con la penetrante mirada verde.
La relación de trabajo que mantenían no había impedido que tuviera fantasías. Fantasías salvajes y eróticas. Pero jamás se había atrevido a imaginar que las compartiría con alguien... y menos con él.
—Aguarda un momento —alzó el mentón—. Yo soy la jefa de seguridad de Winston. Yo te llamé para esta misión. Eso significa que soy quien da las órdenes.
Él se encogió de hombros.
—Si quieres que participe contigo en esta misión, primero te irás a la cama conmigo.
La afirmación representaba un desafío, y ella jamás había retrocedido ante uno. Se hallaba ante ella, sereno y autosuficiente. En ese momento se enfrentaban más como oponentes que como aliados.
«No», se corrigió. No eran oponentes. Seguían estando en el mismo lado. Pero las apuestas habían dado un cambio radical.
Alzó los ojos. ¿Acaso había un destello de emoción bajo la fachada tranquila? ¿Algo que él no quería que viera?
Pensó en la causa de que se encontrara en esa lujosa suite con él: una joven de diecisiete años estaba metida en serios problemas, y ella, ______ Guthrie, era la responsable.
Como si Joseph le leyera la mente, comentó:
—Te dije que dejaras de culparte. La hija de Winston planificó su fuga con minuciosidad. Te puso un potente somnífero en el refresco. Ya había comprado un billete de autobús para Nueva York. Tenía la maleta escondida en el garaje.
Desde mi punto de vista, da la impresión de que alguien la ayudó. Alguien del personal de Winston.
—Nadie haría eso.
—Creo que te equivocas.
______respiró hondo. Si había alguien tan poco recomendable trabajando allí, debía averiguar quién era. Pero no en ese momento. En ese instante la prioridad era Dawn Winston.
—Lo que importa —manifestó en voz alta— es que Stan Winston me confió la seguridad de su hija y ella se me escabulló cuando se suponía que yo estaba de guardia —«mi primer error en siete años», pensó.
Trabajaba en el departamento de seguridad de Industrias Winston desde el verano de su último año en la universidad, cuando su padre le había pedido que lo ayudara a capturar a un ejecutivo de alto nivel que vendía documentos cruciales a la competencia. Lo había sorprendido fotografiando un análisis de costes y lo había escoltado a punta de pistola hasta el despacho de su padre.
A partir de ese instante, el curso de su carrera había quedado establecido. Había tomado cursos de investigación criminal, defensa personal y operaciones encubiertas. Y había ascendido con rapidez en el departamento de seguridad. En ese momento lo dirigía. Pero para esa misión necesitaba la ayuda de Joseph Jonas.
Joseph ya había hecho lo que ella no había podido. A través de su red de informadores pagados, y solicitando todos los favores que le debían, había averiguado dónde estaba Dawn. En Isla Orquídea en el Caribe, cautiva de Oliver Reynard, un hombre que desde hacía años odiaba a Stan Winston. En cuanto la joven pisó Manhattan, los hombres de Reynard cayeron sobre ella y la trasladaron a la isla.
Llevaba allí cinco días, en los que solo Dios sabía qué habría podido pasarle. Al pensarlo, ______ experimentó un escalofrío involuntario.
Alzó la barbilla y miró a Joseph directamente a los ojos. Cuando él descubrió dónde se hallaba Dawn, le había soltado que la operación de rescate era demasiado arriesgada para que la realizara ella sola.
—Muy bien, sé que invadir Isla Orquídea es peligroso. Sé que tenemos que trazar un plan detallado. Pero ¿por qué hemos de... de... de recorrer todo el camino? —preguntó con una oleada de pánico, pensando que parecía una adolescente a la que pegaran contra el asiento posterior de un coche en algún camino a oscuras. Sin embargo, no pudo evitar añadir—: Quiero decir, cuando lleguemos allí, nadie sabrá qué hacéis tú o tu amiga en la intimidad de la habitación.
Los labios bien formados de él esbozaron una sonrisa sarcástica.
—Me temo que no puedes contar con eso. Si de algo es fanático Reynard, es de la seguridad. Así que lo más probable es que haya una cámara y un equipo de grabación en nuestra habitación, como en todas partes.
—Pero grabar a los invitados en sus habitaciones privadas es... ilegal... e inmoral.
—Exacto. La descripción perfecta de Isla Orquídea. Si le añades «traicionera», «peligrosa» e «insidiosa», tendrás todo el cuadro. En cuanto pisas un lugar así, abandonas toda semblanza de intimidad... y seguridad.
Reconoció que él sabía de qué hablaba. Después de abandonar la CÍA, había establecido su propia empresa de seguridad. Tenía acceso a toda clase de información secreta sobre la isla que Reynard gobernaba como un tirano medieval.
Joseph volvió a hablar
—Los hombres que van a Isla Orquídea como invitados de Reynard lo hacen por dos motivos. Quieren realizar negocios con él. O quieren relajarse en un entorno donde no existe ninguna prohibición. Cuando llevan a sus mujeres, les gusta exhibirlas ante el resto de los chicos. Las visten con sedas escuetas y joyas caras para asistir a los cócteles. En definitiva, las exhiben como trofeos caros. Y nosotros debemos encajar en el patrón que espera Reynard. Si averigua que nos hemos presentado allí para rescatar a Dawn, nos hará matar con la misma facilidad que si aplastan a un insecto.
Las palabras helaron a ______. Intelectualmente, había entendido los peligros. Pero hasta unos momentos atrás, no había imaginado las ramificaciones de la farsa que quería interpretar Joseph Jonas.
—Me llamaste para que te ayudara a infiltrarte en la isla —continuó él—, y puedo hacerlo. Pero en cuanto estemos allí, tu vida dependerá de seguir mi ejemplo. O de acatar mis directrices sin cuestionarlas. De modo que será mejor que me enseñes que puedes hacerlo... en las circunstancias más difíciles que puedas imaginar. Porque si no es así, voy a tener que buscar a otra compañera que no tenga esos reparos.
¿Significaba eso que pensaba insistir en la intimidad entre ellos como condición para introducirla en la isla de Reynard? ¿O la ponía a prueba, para descubrir hasta dónde estaba dispuesta a llegar?
Bueno, si el juego era descubrir sus límites, jugaría.
— ¿Qué quieres que haga? —preguntó, pensando que aún había tiempo para echarse atrás.
—Quiero que entres en el dormitorio.
Joseph dio la vuelta y atravesó la puerta como si en su mente no albergara duda alguna de que lo seguiría.
Fingió que no estaba como una gelatina y obedeció. Era la suite de invitados que Stan Winston mantenía en el último piso del Edificio Winston en el centro de Manhattan. Ya había estado allí realizando comprobaciones de seguridad. Pero jamás había soñado con emplear uno de los dormitorios para propósitos íntimos.
La habitación tenía muebles antiguos y alfombras orientales sobre el lustroso parqué. Pero fue la cama gigante con dosel lo que atrajo su atención al seguir a Joseph y detenerse. Él la rodeó y cerró la puerta.
Luego se dirigió a la repisa victoriana y se volvió para observarla con esos ojos penetrantes que parecían taladrarla hasta los huesos.
Logró permanecer quieta, con los labios un poco abiertos y las manos a los costados.
Él la hizo esperar unos segundos largos y agónicos antes de murmurar
—Creo que empezaremos con un striptease. Quítate la falda, la blusa y las medias. Quítatelas para mi placer; luego dóblalas con cuidado y deposítalas en aquella silla.
Conocía a ese hombre. Había trabajado con él. Bromeado con él. Sentido una profunda conexión entre ambos. Pero había una línea que ninguno de los dos había cruzado, porque ambos eran muy respetuosos de las reglas. Y la primera era no salir con compañeros de trabajo.
Y de pronto se encontraba en esa habitación, quebrantando todas las reglas de moralidad y supervivencia por las que se había regido.
Cuando había soñado estar con él, la escena en su mente siempre se iniciaba con una cena íntima, en el apartamento de ella o de Joseph. Después bebían un buen brandy. Escuchaban música lenta. Quizá bailaban. Al final él la acercaba y la besaba. Lo había imaginado como un amante atrevido y experto. Un hombre capaz de ofrecerle placer a su pareja, aparte de tomarlo.
En ese momento quería la reafirmación de ese beso. Bueno, más que un beso. Necesitaba los preludios tradicionales que conducían a la intimidad que había imaginado.
— ¿Vas a dar marcha atrás? —preguntó él con tono burlón.
—No —se equivocaba si crea que ella no podía llevar a cabo esa misión.
Llevó los dedos a los botones de la blusa. Era una agente de seguridad entrenada que conocía cada matiz de su profesión. Había interpretado papeles con anterioridad y había estado en situaciones apuradas. Y siempre había salido vencedora.
No obstante, sentía los dedos como embotados al separar los botones. Una parte de su mente agradeció haberse puesto el sujetador y las braguitas de color melocotón, el conjunto que iba tan bien con su pelo rubio y su tez blanca.
Pareció necesitar siglos para quitarse la blusa. Al final se quedó sin ella. Arrugó la tela fina en las manos y giró y se dirigió hacia la silla que había en el otro extremo de la habitación.
—Te dije que la doblaras con cuidado —le recordó con voz dura, que exigía obediencia.
Parpadeó, clavó la vista en la tela arrugada en sus manos y luego cumplió lo que le ordenaba, sabiendo que él seguía cada movimiento que hacía.
La falda era más fácil. Solo tenía un botón y la cremallera. Cuando acercó la mano para bajarla, una orden seca la detuvo.
—Date la vuelta y mírame. No quiero mirarte el trasero... aunque es bonito. Quiero observar tus pechos adelantados cuando te lleves las manos hacia atrás para bajar la cremallera.
El rostro se le encendió al darse la vuelta, con la vivida orden reverberando en su mente. Él tenía razón. Al llevar la mano atrás para bajar la cremallera, los pechos se adelantaron hacia él como si suplicaran que los tocara.
Intentó mantener la mente en blanco mientras plegaba la nuda sobre la blusa, y luego se descalzó y se inclinó para enrollar las medias. Con la vista hacia abajo, las colocó encima del resto de la ropa.
Entonces, antes de que pudiera darle otra orden, se giró para quedar de cara a él. Con el sujetador y las braguitas de encaje se sentía demasiado vulnerable y expuesta para mirarlo a los ojos. No necesitaba ver cómo la estudiaba. Los pezones contraídos y duros eran tan bochornosos como su estado de semidesnudez. La situación comenzaba a excitarla. Y no podía ocultarlo.
Estaba casi desnuda, pero él seguía vestido. Hasta llevaba la corbata. Solo le faltaba la chaqueta azul marino.
—Ven aquí —ordenó.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
JoyJBjoenicok2
Novia De..


Cantidad de envíos : 565
Edad : 22
Fecha de inscripción : 16/11/2009

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 25th 2011, 19:18

como por que tu dejas esto asi?
Chama no te pasasteeeeeeee
siguela Smile
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/JoOy_JB
I'mFearless♥
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1324
Edad : 20
Localización : Durmiendo en las nebulosas- Falcon, Venezuela.
Fecha de inscripción : 25/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 25th 2011, 19:20

¡Hay Padre de la Gloria!
¡A mi me va a dar algo! no se que ¡Pero me va a dar!
Que sexy que es Joe baba
¡Siguela!
Volver arriba Ir abajo
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 26th 2011, 13:08

Hola chicas! Smile ¿Cómo están? Gracias por sus post.

Joy, te conozco desde el Twitter! OhMyGod, conozco a la mayoría aquí me siento como acosadora, bien... Bienvenida.

Jajaja mas bello tu post Ange, que no se te salga la baba aún, ya pondré la mejor parte.

Bueno ahora sí, colocaré un capítulo. Porfis, otra cosita, se que es mucho pedir, pero siento que solo ustedes dos leen, asi que... ¿Podrían please recomendarme? Sólo un poquito jiji. Ok, ya... Chaiitoo.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 26th 2011, 13:13

Compañeros de Trabajo.
Capítulo Uno. Parte II.


Los tres metros que había entre ellos habían representado una barrera protectora. Pero se ordenó obligó a y dio un paso al frente. Con la vista clavada en el torso ancho, cruzó la estancia y se detuvo a menos de medio metro de Joseph.
—Esto está mal —se quejó—. No deberíamos hacerlo. No tenemos que ir más lejos.
—En circunstancias normales, tendrías razón.
—No nos conocemos.
—Hemos trabajado esporádicamente juntos durante dos años.
—Pero hay tanto sobre ti que no conozco...
—Esta noche podrás estudiar mi dossier.
—No quiero un dossier. Quiero que hablemos. Quiero que esto sea normal.
Supo que nada más pronunciarlas, sus palabras delataban inseguridad.
—Deja de postergar lo inevitable. No voy a correr el riesgo de llevarte a Isla Orquídea sin haberte...tenido.
— ¿Por qué no? —preguntó con un susurro.
—Porque nuestras vidas dependen de lo convincentes que seamos. Nuestra relación no puede proyectarse como un viaje de exploración. Yo me presentaré allí para ofrecerle a Reynard un negocio de drogas que no podrá rechazar. He tirado de contactos y gastado mucho dinero de Winston para conseguir una invitación a la fiesta que ofrecerá en dos días. Nos estará observando con atención con el fin de cerciorarse de que soy lo que digo ser: un delincuente asquerosamente rico que ha ido acompañado de su chica. Su servicio de seguridad y él tienen que pensar que somos amantes desde hace meses.
—Pero nuestra intimidad podría ser reciente. Quiero decir, ¿por qué tenemos que dar la imagen de que llevamos tiempo juntos?
—Nuestra relación ha de ser sólida en todos los sentidos, emocional y sexualmente. Tienes que parecer importante para mí. Reynard tiene fama de encapricharse con las mujeres a las que invita. También de ser... brusco cuando las lleva al dormitorio.
—Puedo cuidarme de un hombre así —alzó la barbilla.
—Pero entonces no interpretarías el papel de mi querida. Lo que significa que podríamos terminar los dos muertos. ______, hablo en serio. El castigo por estropearlo es la muerte.
Las palabras y el tono severo le atenazaron el pecho.
—Si he hecho que el trabajo sonara demasiado arriesgado —continuó Joseph, evaluándola—, aún eres libre de dar marcha atrás. Puedo encontrar a una sustituía... una operaria que posea la experiencia sexual para llevar la misión.
—No. Puedo hacerlo —respondió de forma automática.
—Entonces continuemos con la audición. Desvísteme.
Ella cerró los ojos. Durante un momento le resultó abrumadora la tentación de cancelarlo todo. Luego, se recordó que era su culpa, por haber permitido que Dawn Winston se le escapara.
—No quiero que cierres los ojos como una novia virgen del siglo XV a la espera de que su marido la viole. Quiero que me mires como si disfrutaras con lo que haces. Como si quisieras complacerme.
Abrió los ojos. Se centró en la camisa blanca almidonada, y luego en la línea vertical de la corbata. Se la quitó y se la dejó colgando del cuello mientras le desabrochaba los botones, con dedos tan torpes como cuando se quitó la blusa. Después le rozó el vello oscuro que le cubría el pecho. Él no se movió, pero lo oyó contener el aliento. Por primera vez sintió un rayo de esperanza de que su comportamiento no fuera tan frío como dejaba entrever.
Se sintió más atrevida. Él no era indiferente a ella. En algún momento se había involucrado en un plano muy personal.
Los dedos encontraron los pezones planos y Joseph emitió un sonido que le provocó deseo de sonreír. Después de desabotonarle los puños le bajó la camisa por los hombros y sacó cada brazo por la manga.
No pensaba parar. No podía ni quería hacerlo.
Bajó la mano a la cintura de él y le desabrochó la hebilla del cinturón; luego, hizo lo mismo con la presilla de la cintura del pantalón. Antes de centrarse en la cremallera, deslizó la mano por la bragueta para sentir lo duro que se había puesto a través de la barrera de la tela.
Una vez más, él reaccionó con un sonido de placer que parecía incapaz de controlar.
Ella quiso pronunciar su nombre, decirle que sabía que esa representación había ido más allá de los límites de la fría necesidad.
Pero guardó silencio.
No podía decirle lo que sentía o lo que esperaba. Pero al mover la mano sobre su erección, notó que el calor se le acumulaba en el estómago.
Él emitió un sonido de protesta cuando ______ apartó la mano para ocuparse de la cremallera. Deslizó los dedos hacia su costado y bajó los pantalones y los calzoncillos al mismo tiempo.
Lo tuvo desnudo de pie ante ella en segundos, con el cuerpo esbelto y trabajado, la erección dura y gruesa y apuntando hacia ella. Era grande, potente y masculino.
Él maldijo en voz baja y la acercó al tiempo que bajaba la cabeza para poder capturarle la boca. ______ se abrió a él, sintiendo sus labios, su lengua, sus dientes, mientras Joseph le quitaba el sujetador, lo tiraba y le tomaba los pechos, para masajearlos y frotarle los pezones, haciéndoselos palpitar de placer.
Ella había imaginado eso. Había soñado con ello. Pero la realidad era más embriagadora que cualquier fantasía. Sentía el sexo húmedo e hinchado. El cerebro estaba a punto de estallarle.
Después de bajarle las braguitas, Joseph le recorrió el cuerpo con la vista, desde los pezones enhiestos hasta el triángulo de vello rubio en la «V» de sus piernas.
En ese momento agradeció las largas horas pasadas en el gimnasio, que le habían compactado los músculos, aplanado el estómago y llevado a la cima de su condición física,
—Dios, eres magnífica —susurró él—. Sabía que tu cuerpo sería así: curvas femeninas, con fuerza subyacente. Pero siempre me pregunté si eras rubia natural.
— ¿Pensaste en hacer el amor conmigo?
—Los hombres piensan en hacer el amor con las mujeres —indicó con indiferencia—. Es una reacción natural.
Joseph le estaba indicando claramente que no le diera más importancia a sus palabras, pero ______ quería que le contara sus fantasías sexuales con ella, saber si la intensidad había sido recíproca. Sin embargo, él no le dio la oportunidad de hablar.
Metió la mano entre sus piernas y la acarició con dedos seguros y diestros, provocándole una descaiga de placer que la hizo gritar.
La arrinconó contra la cama y se situó encima de ella. Se apoyó en los codos y la miró a los ojos... ______ habría jurado que la expresión de ambos era la de dos amantes largo tiempo separados que al final se reencuentran en un momento de deslumbrante unión.
Entonces se introdujo en ella, profundamente, estirándola hasta el límite de su capacidad.
Ella alzó las caderas y lo recibió en su totalidad.
Era como si lo hubieran hecho cientos de veces. Se movían a un ritmo recordado mientras el pene se hundía en ella, se retiraba, y cada embestida la elevaba en una creciente ola de placer.
Levantó la mano y le acarició la mejilla, el contorno superior del labio. Joseph abrió la boca, y ella le introdujo el dedo; él lo succionó y luego lo mordisqueó, mientras movía las caderas a un ritmo que la acercaba a un punto sin retorno.
Sintió que él se contenía, que la observaba, atento a las pistas que le ofrecía, a los sonidos que emitía mientras la embestía sin parar.
Y solo cuando un clímax ardiente y palpitante la hizo gritar, Joseph cedió a su propia satisfacción.
Luego, no se quedó con ella. No la abrazó ni la besó, porque eso revelaría demasiado.
Joseph se levantó de la cama, recogió la ropa del suelo y se dirigió a la ducha más próxima.
Pero no pudo evitar girar y contemplarla en la cama. Parecía aturdida y saciada.
Y supo que tenía que borrarle esa expresión de la cara.
—Ha sido una actuación excelente, pero aún queda mucho trabajo antes de nuestro viaje a Isla Orquídea. Puedes emplear la ducha que hay junto a la sala. Luego vístete, para que podamos empezar a repasar los informes.
La expresión desolada que pasó por sus facciones hizo que tuviera ganas de meterse otra vez en la cama con ella, para abrazarla y acariciarle el cabello rubio y sedoso como había deseado hacer en todo momento.
—He pedido que nos subieran la cena —añadió, conteniéndose—. Será mejor que te des prisa. No querrás encontrarte con el camarero con tu traje de cumpleaños.
Antes de que pudiera decir algo que la hiriera más, dio media vuelta y se metió en el cuarto de baño. Cerró la puerta y se quedó con la espalda pegada al duro panel. Respiró hondo y asimiló la enormidad de lo que acababa de realizar. Tiró la ropa sobre la cómoda y se dirigió a la ducha.
Momentos más tarde se hallaba bajo el chorro de agua caliente, tratando de quitarse el olor maravilloso de la piel de ______, que aún impregnaba su cuerpo.
Desde el primer momento en que la había visto, hacía dos años, la había deseado con una pasión que rozaba la locura.
Pero jamás le había hecho saber que sentía algo más que admiración por el modo en que llevaba a cabo su trabajo.
El trabajo lo era todo para ella. Así la había educado su padre, Spike Guthrie. Había llevado una vida profesional completamente satisfactoria hasta cinco días atrás, cuando esa idiota de Dawn Winston la había drogado para escapar de la seguridad del hogar.
En cuanto ______ lo llamó y le explicó lo sucedido, le había dicho que la desaparición de Dawn no era su culpa. La chica lo había planeado todo con el máximo cuidado. Se había aprovechado de la amistad de ______ para luego traicionar su confianza. Al ver el pánico y la desdicha en su rostro, se había sentido obligado a darle la oportunidad de arreglar las cosas.
Pero después se lo pensó mejor. Le había advertido los peligros, pero ella no le había prestado atención. Por eso había tratado de lograr que el trabajo le resultara tan desagradable que tuviera que dar marcha atrás.
Sin embargo, ella había cumplido todo lo que le había pedido. Incluido hacer el amor con él.
Acababa de cumplir su sueño más oculto... hacer el amor con ______ Guthrie. Y se había mostrado tan apasionada y generosa como siempre había imaginado.
Pero su viejo amigo Spike Guthrie no lo habría considerado de esa manera. Si el duro jefe de seguridad estuviera vivo, lo despellejaría.
Spike lo habría odiado por eso. Y ______ lo odiaría. A menos que mantuviera la relación en el sitio que le correspondía. Estrictamente impersonal.
Pero su mente comenzó a tejer un escenario muy atractivo. Quizá, cuando esa misión acabara, sería libre de tenerla donde la quería: en la cama... de forma habitual.
Cortó esa línea de pensamiento antes de que pudiera empezar. Acostarse con una colega resultaba inaceptable.
Cerró el grifo, se secó y puso la expresión que sabía que debía presentarle a ______ cuando volviera a verla.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
JoyJBjoenicok2
Novia De..


Cantidad de envíos : 565
Edad : 22
Fecha de inscripción : 16/11/2009

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 26th 2011, 13:45

que esperas para subir mas caps? mmmmm?
ammmm?
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/JoOy_JB
I'mFearless♥
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1324
Edad : 20
Localización : Durmiendo en las nebulosas- Falcon, Venezuela.
Fecha de inscripción : 25/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 26th 2011, 14:23

Hay no no no
¡Tu me vas a matar!
¡Jesucristo! ese cap... ¡Dios dama pasiencia!
Mejor imposible
¡Tienes que seguirla!
te recomendare, pero cuando tu te gas mas lectoras
me recomiendas a mi Wink Hahahaha
Oye ¡SIGUELA!
Volver arriba Ir abajo
jonatik4everrr
Novia De..


Cantidad de envíos : 658
Fecha de inscripción : 27/11/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 27th 2011, 01:30

NUEVA LECTORAA
SEGUILAA PLEASE PLEASE PLEASE PLEASE PLEASE
Volver arriba Ir abajo
I'mFearless♥
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1324
Edad : 20
Localización : Durmiendo en las nebulosas- Falcon, Venezuela.
Fecha de inscripción : 25/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 27th 2011, 10:15

¡Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!
Volver arriba Ir abajo
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 27th 2011, 10:25

Hola, Hola! Smile

Uhh voy saliendo de casa! D: No me va a dar tiempo de subir capítulo......... Bah mentira, jksjkas okay! mas lindas todas ayer que me escribiron por el Twitter! Wink Bueno ya, saludos y aquí la novela.

Hola Jonatic4ever! Bienvenida. Smile espero que te agraden cada vez mas los capitulos! Smile
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
JB&1D
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 701
Edad : 19
Fecha de inscripción : 28/06/2010

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 27th 2011, 12:46

Nueva lectora
Siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
Cameron’SNerd♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2763
Edad : 19
Localización : En una fogata con joe vestido con ese sexy traje azul*.*
Fecha de inscripción : 08/04/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 27th 2011, 16:40


otra nueva lectora=)
OMG!
como amo esta nove!
lei esta nove desde que pusiste el primer cap!
pero no pude comentar porque estaba muy ocupada!
a chepa y pude leer=)
DIOS MIO! BENDITO SEA!!
que novela mas BUENA!
nueva lectora=)
creo que ya lo notaste=)
CAPPP=)
o por cierto me llamo karen=)
karen ariel!
=) boinito no?
mentira! Lloron
no me llamo ariel!
PERO QUISIERA!
hahahxf pero si me llamo karen! hahhaxd
bueno ya=)
ADIOS!
Volver arriba Ir abajo
#JonasB.
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2555
Edad : 19
Localización : Con Nick Jonas.
Fecha de inscripción : 10/04/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 27th 2011, 17:15

Nueva lectora (casi ausente) kjakjdskjskjakjsa Me gusto mucho sigela Smile
Volver arriba Ir abajo
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 27th 2011, 18:44

Nenas, quiero disculparme porque dije que les subiría capítulo y no lo subí cuando dije, es que si les dije que iba saliendo y mi mama me estaba gritando y ya me estaba hostinando. Bueno, les tengoq ue contar algo, a lo mejor ni les interesa pero necesito contarlo, hoy llega Birtney a Venezuela y fui un ratico al hotel, total no llegó y los guardias nos empujaron y nos dijeron unas VULGARIDADES que no me quedaron ni ganas de quedarme allí, a un chico lo tiraron al piso. De terror. Luego de allí me fuí al toque de una banda Venezolana, tocaron hermoso, viniloversus *-* me tomé fotos con ellos, me dieron unos abrazos de osos, y besos ricos :$ sus autografos, son super simpaticos. Estoy realmente orgullosa del talento de mi país, en especial, ellos.

Bueno, sin mas comentarios, quiero darles la bienvenida a mis nuevas tres lectoras *-* que hermosos sus comentarios Smile Gracias por leer, y que como les han gustado los primeros capítulos, les gusten lo que quedan por delante. Saludos.

Ahora, sin más... El capítulo dos, primera parte.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 27th 2011, 18:54

Compañeros de Trabajo.
Capítulo dos. Parte I.


Los tres metros que había entre ellos habían representado una barrera protectora. Pero se ordenó obligó a y dio un paso al frente. Con la vista clavada en el torso ancho, cruzó la estancia y se detuvo a menos de medio metro de Joseph.
—Esto está mal —se quejó—. No deberíamos hacerlo. No tenemos que ir más lejos.
—En circunstancias normales, tendrías razón.
—No nos conocemos.
—Hemos trabajado esporádicamente juntos durante dos años.
—Pero hay tanto sobre ti que no conozco...
—Esta noche podrás estudiar mi dossier.
—No quiero un dossier. Quiero que hablemos. Quiero que esto sea normal.
Supo que nada más pronunciarlas, sus palabras delataban inseguridad.
—Deja de postergar lo inevitable. No voy a correr el riesgo de llevarte a Isla Orquídea sin haberte...tenido.
— ¿Por qué no? —preguntó con un susurro.
—Porque nuestras vidas dependen de lo convincentes que seamos. Nuestra relación no puede proyectarse como un viaje de exploración. Yo me presentaré allí para ofrecerle a Reynard un negocio de drogas que no podrá rechazar. He tirado de contactos y gastado mucho dinero de Winston para conseguir una invitación a la fiesta que ofrecerá en dos días. Nos estará observando con atención con el fin de cerciorarse de que soy lo que digo ser: un delincuente asquerosamente rico que ha ido acompañado de su chica. Su servicio de seguridad y él tienen que pensar que somos amantes desde hace meses.
—Pero nuestra intimidad podría ser reciente. Quiero decir, ¿por qué tenemos que dar la imagen de que llevamos tiempo juntos?
—Nuestra relación ha de ser sólida en todos los sentidos, emocional y sexualmente. Tienes que parecer importante para mí. Reynard tiene fama de encapricharse con las mujeres a las que invita. También de ser... brusco cuando las lleva al dormitorio.
—Puedo cuidarme de un hombre así —alzó la barbilla.
—Pero entonces no interpretarías el papel de mi querida. Lo que significa que podríamos terminar los dos muertos. ______, hablo en serio. El castigo por estropearlo es la muerte.
Las palabras y el tono severo le atenazaron el pecho.
—Si he hecho que el trabajo sonara demasiado arriesgado —continuó Joseph, evaluándola—, aún eres libre de dar marcha atrás. Puedo encontrar a una sustituía... una operaria que posea la experiencia sexual para llevar la misión.
—No. Puedo hacerlo —respondió de forma automática.
—Entonces continuemos con la audición. Desvísteme.
Ella cerró los ojos. Durante un momento le resultó abrumadora la tentación de cancelarlo todo. Luego, se recordó que era su culpa, por haber permitido que Dawn Winston se le escapara.
—No quiero que cierres los ojos como una novia virgen del siglo XV a la espera de que su marido la viole. Quiero que me mires como si disfrutaras con lo que haces. Como si quisieras complacerme.
Abrió los ojos. Se centró en la camisa blanca almidonada, y luego en la línea vertical de la corbata. Se la quitó y se la dejó colgando del cuello mientras le desabrochaba los botones, con dedos tan torpes como cuando se quitó la blusa. Después le rozó el vello oscuro que le cubría el pecho. Él no se movió, pero lo oyó contener el aliento. Por primera vez sintió un rayo de esperanza de que su comportamiento no fuera tan frío como dejaba entrever.
Se sintió más atrevida. Él no era indiferente a ella. En algún momento se había involucrado en un plano muy personal.
Los dedos encontraron los pezones planos y Joseph emitió un sonido que le provocó deseo de sonreír. Después de desabotonarle los puños le bajó la camisa por los hombros y sacó cada brazo por la manga.
No pensaba parar. No podía ni quería hacerlo.
Bajó la mano a la cintura de él y le desabrochó la hebilla del cinturón; luego, hizo lo mismo con la presilla de la cintura del pantalón. Antes de centrarse en la cremallera, deslizó la mano por la bragueta para sentir lo duro que se había puesto a través de la barrera de la tela.
Una vez más, él reaccionó con un sonido de placer que parecía incapaz de controlar.
Ella quiso pronunciar su nombre, decirle que sabía que esa representación había ido más allá de los límites de la fría necesidad.
Pero guardó silencio.
No podía decirle lo que sentía o lo que esperaba. Pero al mover la mano sobre su erección, notó que el calor se le acumulaba en el estómago.
Él emitió un sonido de protesta cuando ______ apartó la mano para ocuparse de la cremallera. Deslizó los dedos hacia su costado y bajó los pantalones y los calzoncillos al mismo tiempo.
Lo tuvo desnudo de pie ante ella en segundos, con el cuerpo esbelto y trabajado, la erección dura y gruesa y apuntando hacia ella. Era grande, potente y masculino.
Él maldijo en voz baja y la acercó al tiempo que bajaba la cabeza para poder capturarle la boca. ______ se abrió a él, sintiendo sus labios, su lengua, sus dientes, mientras Joseph le quitaba el sujetador, lo tiraba y le tomaba los pechos, para masajearlos y frotarle los pezones, haciéndoselos palpitar de placer.
Ella había imaginado eso. Había soñado con ello. Pero la realidad era más embriagadora que cualquier fantasía. Sentía el sexo húmedo e hinchado. El cerebro estaba a punto de estallarle.
Después de bajarle las braguitas, Joseph le recorrió el cuerpo con la vista, desde los pezones enhiestos hasta el triángulo de vello rubio en la «V» de sus piernas.
En ese momento agradeció las largas horas pasadas en el gimnasio, que le habían compactado los músculos, aplanado el estómago y llevado a la cima de su condición física,
—Dios, eres magnífica —susurró él—. Sabía que tu cuerpo sería así: curvas femeninas, con fuerza subyacente. Pero siempre me pregunté si eras rubia natural.
— ¿Pensaste en hacer el amor conmigo?
—Los hombres piensan en hacer el amor con las mujeres —indicó con indiferencia—. Es una reacción natural.
Joseph le estaba indicando claramente que no le diera más importancia a sus palabras, pero ______ quería que le contara sus fantasías sexuales con ella, saber si la intensidad había sido recíproca. Sin embargo, él no le dio la oportunidad de hablar.
Metió la mano entre sus piernas y la acarició con dedos seguros y diestros, provocándole una descaiga de placer que la hizo gritar.
La arrinconó contra la cama y se situó encima de ella. Se apoyó en los codos y la miró a los ojos... ______ habría jurado que la expresión de ambos era la de dos amantes largo tiempo separados que al final se reencuentran en un momento de deslumbrante unión.
Entonces se introdujo en ella, profundamente, estirándola hasta el límite de su capacidad.
Ella alzó las caderas y lo recibió en su totalidad.
Era como si lo hubieran hecho cientos de veces. Se movían a un ritmo recordado mientras el pene se hundía en ella, se retiraba, y cada embestida la elevaba en una creciente ola de placer.
Levantó la mano y le acarició la mejilla, el contorno superior del labio. Joseph abrió la boca, y ella le introdujo el dedo; él lo succionó y luego lo mordisqueó, mientras movía las caderas a un ritmo que la acercaba a un punto sin retorno.
Sintió que él se contenía, que la observaba, atento a las pistas que le ofrecía, a los sonidos que emitía mientras la embestía sin parar.
Y solo cuando un clímax ardiente y palpitante la hizo gritar, Joseph cedió a su propia satisfacción.

Luego, no se quedó con ella. No la abrazó ni la besó, porque eso revelaría demasiado.
Joseph se levantó de la cama, recogió la ropa del suelo y se dirigió a la ducha más próxima.
Pero no pudo evitar girar y contemplarla en la cama. Parecía aturdida y saciada.
Y supo que tenía que borrarle esa expresión de la cara.
—Ha sido una actuación excelente, pero aún queda mucho trabajo antes de nuestro viaje a Isla Orquídea. Puedes emplear la ducha que hay junto a la sala. Luego vístete, para que podamos empezar a repasar los informes.
La expresión desolada que pasó por sus facciones hizo que tuviera ganas de meterse otra vez en la cama con ella, para abrazarla y acariciarle el cabello rubio y sedoso como había deseado hacer en todo momento.
—He pedido que nos subieran la cena —añadió, conteniéndose—. Será mejor que te des prisa. No querrás encontrarte con el camarero con tu traje de cumpleaños.
Antes de que pudiera decir algo que la hiriera más, dio media vuelta y se metió en el cuarto de baño. Cerró la puerta y se quedó con la espalda pegada al duro panel. Respiró hondo y asimiló la enormidad de lo que acababa de realizar. Tiró la ropa sobre la cómoda y se dirigió a la ducha.
Momentos más tarde se hallaba bajo el chorro de agua caliente, tratando de quitarse el olor maravilloso de la piel de ______, que aún impregnaba su cuerpo.
Desde el primer momento en que la había visto, hacía dos años, la había deseado con una pasión que rozaba la locura.
Pero jamás le había hecho saber que sentía algo más que admiración por el modo en que llevaba a cabo su trabajo.
El trabajo lo era todo para ella. Así la había educado su padre, Spike Guthrie. Había llevado una vida profesional completamente satisfactoria hasta cinco días atrás, cuando esa idiota de Dawn Winston la había drogado para escapar de la seguridad del hogar.
En cuanto ______ lo llamó y le explicó lo sucedido, le había dicho que la desaparición de Dawn no era su culpa. La chica lo había planeado todo con el máximo cuidado. Se había aprovechado de la amistad de ______ para luego traicionar su confianza. Al ver el pánico y la desdicha en su rostro, se había sentido obligado a darle la oportunidad de arreglar las cosas.
Pero después se lo pensó mejor. Le había advertido los peligros, pero ella no le había prestado atención. Por eso había tratado de lograr que el trabajo le resultara tan desagradable que tuviera que dar marcha atrás.
Sin embargo, ella había cumplido todo lo que le había pedido. Incluido hacer el amor con él.
Acababa de cumplir su sueño más oculto... hacer el amor con ______ Guthrie. Y se había mostrado tan apasionada y generosa como siempre había imaginado.
Pero su viejo amigo Spike Guthrie no lo habría considerado de esa manera. Si el duro jefe de seguridad estuviera vivo, lo despellejaría.
Spike lo habría odiado por eso. Y ______ lo odiaría. A menos que mantuviera la relación en el sitio que le correspondía. Estrictamente impersonal.
Pero su mente comenzó a tejer un escenario muy atractivo. Quizá, cuando esa misión acabara, sería libre de tenerla donde la quería: en la cama... de forma habitual.
Cortó esa línea de pensamiento antes de que pudiera empezar. Acostarse con una colega resultaba inaceptable.
Cerró el grifo, se secó y puso la expresión que sabía que debía presentarle a ______ cuando volviera a verla.


Oliver Reynard hizo remolinear un coñac ambarino en la copa de cristal antes de apreciarlo con un sorbo. Se reclinó en el sillón de piel y repasó las diversas listas preparadas por los diversos jefes de sus departamentos. El chef. El jardinero. El director de las instalaciones.
En unos días iba a celebrar una de sus magníficas fiestas y ningún detalle era demasiado pequeño para pasarlo por alto.
La comida, la asignación de alojamientos, el número de guardas uniformados y el personal adicional en las zonas públicas.
Dejó la copa sobre la mesa antigua de mármol; luego, recogió el bolígrafo de oro y apuntó algo en uno de los menús.
—Más fruta en la recepción inaugural.
Comprobó los equipos de seguridad, de vídeo y grabación. Con doble cobertura. Más valía la seguridad que lamentarlo. Su padre había olvidado ese pequeño hecho. Y la omisión le había costado la vida.
Estaba decidido a que nada semejante le sucediera a él. Planeaba llevar una vida larga y satisfactoria en el dominio privado que había comprado veinte años atrás con el dinero de su herencia.
Pensar en su padre hizo que las facciones se le crisparan.
El viejo había sido un empresario legal. En el mundo exterior, se había labrado fama de respetabilidad.
Pero en el hogar, con los suyos, había sido un tirano. Estableciendo reglas por la diversión de poner zancadillas.
En especial a su único hijo.
Pero Oliver se había vengado.
Había metido suficiente azúcar en el combustible de su avión privado para hacer que cayera en la costa del Atlántico. En ese momento era él quien estaba al mando, quien establecía las reglas.
Su otro objetivo era demostrarle a los visitantes del continente que allí podrían pasarlo mejor que en cualquier parte del planeta, mostrándoles al mismo tiempo lo bien que vivía y que era amo y señor de la isla.
Le encantaban esos aspectos de las fiestas. El control. La corriente subterránea de sexualidad que a sus invitados varones le resultaba más estimulante que ninguna otra cosa.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 28th 2011, 14:42

Espero comenten mucho *-*
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 28th 2011, 16:25

HOLA NUEVA LECTORAAA
SU¿IGUELAAA}XFA
Volver arriba Ir abajo
jonatik4everrr
Novia De..


Cantidad de envíos : 658
Fecha de inscripción : 27/11/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 28th 2011, 17:09

me encnatooo el cappp
Volver arriba Ir abajo
jonatik4everrr
Novia De..


Cantidad de envíos : 658
Fecha de inscripción : 27/11/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 28th 2011, 17:09

seguilaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
I'mFearless♥
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1324
Edad : 20
Localización : Durmiendo en las nebulosas- Falcon, Venezuela.
Fecha de inscripción : 25/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 28th 2011, 17:24

Siguela Wink
Volver arriba Ir abajo
MySillyHair
Forista!


Cantidad de envíos : 130
Edad : 20
Localización : Joseph's fantasy
Fecha de inscripción : 23/10/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 29th 2011, 09:11

Hola nenas! Como han estado?? Pues no creo que pueda subir capitulo mañana, asi que, estaba pensando que podría dejarles al menos dos capítulos, asi bien LARGOOOOOS! :3 pero no se, que dicen ustedes??

Puedo dejarles la ultima parte del capítulo dos, y subir dos capítulos mas Very Happy pero no estoy segura que dicen???



Saludos readers.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/MySillyHair
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Noviembre 29th 2011, 14:08

Nueva lectora

me encanta la nove siguela porfa

y sisisis!! sube dos capis

pero laaaaaaaaaaaaaaaaaaargos

ame los anteriores Smile
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]   Hoy a las 09:42

Volver arriba Ir abajo
 
Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 5.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5  Siguiente
 Temas similares
-
» Compañeros de Trabajo Joe & Tú HOT [TERMINADA]
» La partida de Jasmine (Mensajes de amigos y compañeros)
» Que pasa compañeros!!
» Un compañero de trabajo mató a golpes por una deuda a la mujer hallada en Pinto
» TERMINADA-Atada por Navidad. [Joe y Tu] Hot

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: