Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 15:57

Ya me leido todo el libro y es geniaL!!! es de una gran escritora Miranda Lee
espero les guste!!

Alérgico al matrimonio". ____ consideraba que esa advertencia debería estar tatuada en la frente de Nick Jonas . En la vida del cirujano parecía no haber sitio para las mujeres, salvo como objetos a los que utilizar. Por eso no debería haberse sorprendido cuando Nick le ofreció pagarle para que lo acompañara a una conferencia... y fingiera ser su amante. Pero hubo muchas más sorpresas en aquel fin de semana; pronto descubrió que Nick tenía una cita con una antigua amante, y que ella un mero instrumento en aquel juego que se traía entre manos..

que dicen?? la sigo???


Última edición por Andy_buenfil el Junio 7th 2011, 21:15, editado 10 veces
Volver arriba Ir abajo
SofiJonasLovato
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1170
Edad : 19
Localización : En Jonaslandia (en realidad en Argentina)
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 16:04

AHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!! SI SEGUILA!!! SE VE MUY BUENA!!! ME ENCANTA!!!
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100002220488918
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 16:12

Capitulo 1

Mandy -¿Qué quieres decir con que no vas? ¡Oh, Nick, lo prometiste! Has estado trabajando dos años sin tomarte vacaciones. ¡Si no te tomas un descanso, vas a sufrir un colapso!

Nick-¿Tú llamas «descanso» a ir a un simposium sobre medicina? -fue la respuesta rápida-. Tienes que asistir toda la mañana a conferencias aburridas, y por la tarde esperan que te quites el aburrimiento siendo sociable con las demás personas que están como tú.

Mandy -Éso es exactamente lo que tú necesitas.

Nick -¿El qué? ¿Morirme de aburrimiento? -En cierto modo sí, pero me refería a lo de tener que estar con más gente. ¿Y qué demonios va a decir Evelyn cuando se lo digas?

Mandy -Evelyn es la razón por la que no voy a ir.

_____ hizo una mueca desde la recepción, intentó seguir con su trabajo y no escuchar la conversación que se desarrollaba en la consulta del doctor Jonas. «Si Mandy hubiera cerrado la puerta bien yo no me encontraría ahora en esta embarazosa situación», pensó _____ con disgusto.

Mandy-Explícate, Jonas -ordenó la voz de Mandy.

Nick -¿Qué tengo que explicar? Es sencillamente que he decidido no llevar a Evelyn, y como este tipo de conferencias se hace pensando en parejas, no quiero sentirme diferente a los demás. La decisión está tomada y no voy a ir
.
Mandy -¿Pero por qué has decidido no llevar a Evelyn, por el amor de Dios?

Nick -Por razones que tuve que haber anticipado antes de ofrecérselo en primer lugar a ella. Evelyn no es diferente de las otras mujeres con las que he salido en los últimos años, y después de dos meses empieza a querer que nuestra relación, o lo que sea, se convierta en algo más profundo.

Mandy -¡Vaya sorpresa!

_____ se sintió molesta por el tono cortante de Mandy, aunque no estaba de parte del doctor Jonas, ya que normalmente era bastante desagradable... y eso era algo que su hermana mayor, evidentemente, sabía muy bien.

Nick -Ahórrate el sarcasmo, Sis -protestó él-. Nunca he prometido a Evelyn nada que no fuera pasarlo bien alguna noche que otra, y ella también ha dicho siempre que eso era lo que buscaba después haberse divorciado hace un año, pero estaba mintiendo. Debería haber sabido que pedirle que pasara conmigo tres días con sus tres noches sería inmediatamente traducidas en que me he enamorado de ella perdidamente y le pediré su mano en un futuro próximo.

Mandy -Chica estúpida -declaró Mandy en tono de burla-. Pero creo que seria más justo sí llevaras un tatuaje en la frente que dijera ¡Alérgico al amor y al matrimonio!

Nick -Alérgico no, Mandy , escéptico respecto a todas las mujeres que son guapas como Evelyn. La mayoría de ellas no es amor lo que tienen en la mente, sino dinero y posición.

Mandy -¿No la has olvidado? ¿Verdad? -la voz de Mandy hizo eco en el silencio de la habitación.

Nick -¿A quién?

Mandy -Sabes perfectamente de quién hablo: Miley Nosequé.

Nick-La verdad es que no quiero hablar del pasado. Mandy ; tampoco quiero discutir sobre mí decisión de no ir a la conferencia. Y ahora, si no te importa, tengo que dictar algunas cartas a la señorita Richmond para que las pase a máquina antes de irse.

Las cejas de ____ se arquearon expresando perplejídad. Llevaba seis meses trabajando para Nick Jonas y todavía la llamaba «señorita Richmond». Aunque no le importaba mucho, eso mantendría a distancia al distinguido cirujano ortopédico. El romance no estaba en su agenda aquel año.
«Ni ningún otro año», pensó con amargura. ¡Ya había tenido suficiente romance para toda su vida! Aun así, a veces, le molestaba su fría indiferencia. En esos seis meses no le había preguntado nunca nada personal, absolutamente nada. ____ sonrió sin ganas al recordar su primer encuentro. Él estaba sentado en su despacho mirando hacia abajo y Mandy la había llevado para que se conocieran. Al parecer Nick había dejado libre a su hermana los viernes y necesitaba una sustituta. Mandy lo había decidido después de haber trabajado como una esclava, tanto en su casa como ama de llaves, como en el centro, de recepcionista. Lo único que su hermano había dicho era que enseñara bien a la sustituta para que no hubiera problemas cuando ella estuviera ausente.
____ no estaba segura de lo que había esperado después de su encuentro con Mandy . Alguien mayor, había imaginado, y menos... impresionante. Mandy rondaba los cincuenta, era un poco gordita, pálida y muy sencilla. Así que, cuando Nick Jonas había levantado su cabeza oscura y sus preciosos ojos marrones , se quedó unos segundos sin reaccionar.
La sorpresa, debido a su aspecto y edad, como mucho treinta y cinco años, no había pasado inadvertida a juzgar por la expresión arrogante y fría de su rostro.

Nick-¿Cómo está usted, señorita Richmond? -le había preguntado, con una formalidad que nunca desapareció en aquellos seis meses. A ____ a veces le parecía divertida esa frialdad. ¿Qué habla pensado él en ese primer encuentro? ¿Qué ella había sido irremediablemente seducida por su atractivo sexual? Desde luego hacia falta algo más que altura, tez bronceada y una cara atractiva para hechizarla. Su experiencia con Dillon le había enseñado muchas cosas. Si, claro que el doctor había hecho que su corazón vibrara una décima de segundo, pero sólo fue eso. Había aprendido a controlar cualquier deseo sexual en su presencia, igual que había aprendido rápidamente qué tipo de hombre se escondía bajo sus miradas provocativas.
Era una máquina, no un hombre. Un robot frío que trabajaba dieciocho horas al día, que operaba en tres hospitales. Incluso llegaba a operar algún que otro sábado si no podía hacerlo en su horario normal de lunes, miércoles y viernes.
____ se preguntaba a veces por qué sus pacientes lo estimaban tanto, tenia que ser por su profesionalidad, no por el trato que les diera. Tenía consultas todos los viernes por la tarde, mientras ella estaba allí, y había tenido oportunidad de conocerlo en profundidad. Nunca lo había visto sonreír a un paciente.
Para él todos eran casos clínicos, no pacientes, aceptó finalmente ____. Apostaría cualquier cosa a que nunca se había implicado emocionalmente con ninguna de las personas a las que había operado.
Evidentemente, y por lo que había escuchado, tampoco se había ligado emocionalmente a nadie

Nick-No vas a conseguir nada presionándome, Mandy -afirmó en tono de aburrimiento-, no voy a ir y es mi última palabra.

Mandy-¡Eres un estúpido! Cualquier otra persona hubiera buscado a alguien con quien ir.

Nick-¿Por ejemplo?

Mandy-No sé -la voz de Mandy reflejaba impaciencia-, podrías pagar a una de esas señoritas de compañía.

Nick-No seas ridícula. Uno de mis colegas más cercanos irá con su mujer, ¿y crees que yo voy a ir con cualquier jovencita de alterne colgada del brazo?

Mandy-¿Y cómo va a adivinarlo?

Nick -Yo lo adivinaría -exclamó.

Mandy-¿Me estás diciendo que tienes escrúpulos de llevar a alguien así? Yo creo que para ti sería lo apropiado, es lo único que quieres de una mujer -exclamó Mandy enfadada-. Así no tendrás que preocuparte de que ella haga planes después. ¡Sabrías desde el principio que sólo está contigo por dinero!

Los ojos de ____ se abrieron sorprendidos.

Mandy-¿No me vas a decir nada, Nick? -preguntó Mandy después de unos segundos de silencio-. Quiero que me contestes, no quiero que me ignores. ¿Me oyes?

Nick -Y yo no quiero que tú me digas lo que tengo que hacer con mi vida privada -manifestó su hermano duramente-. Ahora déjame solo, tengo cosas que hacer

_____ conocía perfectamente aquel tono de voz, y, evidentemente, también lo conocía Mandy , que salió con aspecto derrotado. Cerró la puerta distraídamente y se alejó despacio con expresión preocupada, sin darse cuenta siquiera de la presencia de ____ en recepción.

_____ tosió para aclararse la garganta y eso hizo que levantara la vista.

Mandy-¡Dios mío, _____, me había olvidado por completo de que estabas aquí!

Tu -¿Quieres una taza de té, Mandy? -ofreció amablemente ____-, pareces un poco enfadada.

Mandy -No, pero te lo agradezco, eres muy amable. Será mejor que me vaya a casa y cene, tú también tienes que irte ya, ¿no es así? Son más de las cinco.

Tu-El doctor Jonas tiene que dictarme algunas cartas, tendré que quedarme hasta que las pase a máquina. Ya sabes lo especial que es a veces.

Mandy -¡Cómo le gusta hacer trabajar a la gente! Asegúrate de que te pague las horas extras.

Tu-No te preocupes, así lo haré.

Mandy -¿Tienes problemas de dinero, _____? -preguntó Mandy, mirándola fijamente a los ojos.

Tu-Tengo problemas de dinero continuamente -el dinero que ganaba por su único día allí, y los fines de semana como camarera le llegaba justo para terminar el mes sin nada para emergencias o lujos.

Mandy-¿No has tenido suerte de conseguir un trabajo estable?

Tu-Por desgracia todavía no -a pesar de haber invertido tiempo y el último centavo en fotocopiar y enviar su currículum vitae a todos los anuncios que veía. En la oficina de empleo estaban cansados de verla.

Mandy -No puedo entenderlo. Habría jurado que cualquier empresa necesitaría una chica con buena presencia para estar de cara al público.

____ se encogió de hombros. No quería decirle a Mandy que la razón más probable era que ni siquiera mirarían su currículum. Seguramente al ver dónde había hecho el curso de secretariado lo rechazaban inmediatamente.
Mandy nunca había pedido referencias ni que rellenara ningún formulario, simplemente la había contratado a partir de una llamada telefónica y una entrevista breve. La había creído ciegamente cuando le había contado que había estado viajando varios años y no había estado empleada últimamente en Australia.
A _____ no le había gustado mentir, pero la pobreza puede llevar a las personas al límite de la desesperación. Lo único que la hacía sentirse menos culpable era que la referencia que había dado no había sido una falsificación. Gracias a la querida señorita Blanchford... _____ se sentía en deuda con ella.

Tu-Tuve una entrevista a principios de semana -admitió, encogiéndose al recordar las miradas del hombre que la había entrevistado. Nunca aceptaría aquél trabajo aunque la llamaran.

Mandy-¿Dónde?

Tu-En una pequeña compañía de reparación de coches, en Alexandria.

Mandy -Seguro que tú puedes conseguir algo mejor que eso -aconsejó Mandy arrugando la nariz.

Tu-Eso esperaba, pero los tiempos son difíciles.

Mandy -Preguntaré a Nick si alguno de sus colegas médicos necesitan una recepcionista a tiempo completo - dijo Mandy amablemente- . No es que quiera que te vayas, te echaré de menos y Nick también. Por tu esfuerzo y tu juventud.

Tu- Gracias, pero no soy tan joven,Mandy.

Mandy -Ésa es otra cosa que no entiendo: ¿cómo has llegado a los veinticinco sin novio?

Tu -Me imagino que soy el tipo de chica que no atrae a los hombres -dijo, mirando a Nick con una sonrisa extraña. La sonrisa se desvaneció cuando se dio cuenta de que Nick había salido y estaba de pie mirándola con una expresión mitad cínica y mitad divertida.

«Tienes razón», cariño, parecía decir. «Eres el tipo de mujer que los hombres llevan a la cama, no al altar». ____ sintió resentimiento hacia él. ¿Quién era él para juzgarla sin conocerla apenas? ____ sabía perfectamente que no era fea, pero nunca había hecho ostentación de sus atributos femeninos ni de sus pretendientes, ¡Sólo había tenido un novio en su vida! Tenía que admitir que mientras había salido con Dillon, se había estado vistiendo y comportando de manera provocativa. A él le gustaba que fuera con camisetas ceñidas, minifaldas y bikinis minúsculos, y ella había estado demasiado enamorada como para negarle nada. Nunca había parecido importarle que otros hombres la miraran, al contrario, parecía que era lo que buscaba.Pero en esos momentos había dejado de preocuparse por su aspecto. No se maquillaba y se peinaba casi siempre la melena larga de color castaño en una sencilla trenza. Tampoco realzaba su boca sensual con barra de labios e intentaba sonreír lo menos posible después de que su casero le hubiera dicho que sus ojos grises adquirían un brillo especial cuando sonreía.

Tu: -¿Hay algo que pueda hacer, doctor? -preguntó, alegrándose de la frialdad con la que se había expresado.

Nick -Tiene que pasarme a máquina tres cartas, señorita Richmond, después puede marcharse a casa.

Mandy -¡Dios mío! -manifestó Mandy con un suspiro-.¿Cuándo van a empezar a llamarse por sus nombres?

«Nunca», pensó ___ enojada.

Nick -La señorita Richmond no querría que yo la tratara con familiaridad, ¿no es así, señorita Richmond?

____ notó la burla en sus ojos y decidió que iban a divertirse los dos.

Tu: -Creo que es necesario un respeto durante las horas de consulta. Desde luego, si el doctor Jonas quiere que le llame Nick a otras horas, sólo tiene que decírmelo -la dureza de sus ojos fueron un desafío, pero el robot no se inmutó.

Nick-Creo que mantendremos las formalidades por ahora. ¿No te marchabas,Mandy? Se está haciendo tarde.

Mandy -El día menos pensado, Nick... -dijo Mandy desesperada, mientras salía a grandes pasos y daba un portazo.

La acusación de Mandy de que todavía recordaba a una mujer llamada Miley se había quedado grabado en la mente de _____. Miró un momento al doctor, preguntándose si eso podría explicar la actitud hacia ella. ¿Habría sido rechazado alguna vez por una mujer bonita? ¿Seguiría resentido años después?
____ entendía bien lo que significaba. Ella misma sabía que tenían que pasar varios años antes de que pudiera olvidar lo que Dillon le había hecho.

Nick -¿Tengo un grano en la nariz, señorita Richmond? -preguntó Nick provocativamente-. Se ha quedado mirándome fijamente.

Tu -Lo siento, doctor. En realidad no lo estaba mirando a usted, estaba muy lejos de aquí

Nick -En algún sitio no muy agradable, a juzgar por su cara.

Tu-No -admitiste secamente.

Nick -No eres una mujer muy comunicativa, ¿verdad? -añadió enojado, cosa que no era muy normal en él. Aquí tiene, cuando se vaya a casa échelas al correo -dijo, dándose la vuelta y metiéndose de nuevo en su despacho.

____ lo miró con ojos sorprendidos: había visto a Nick enfadado y no con su habitual frialdad. ¿Qué había alterado su equilibrio?, se preguntó. ¿Su anterior discusión con Mandy ? No, había sido algo que tenía que ver con ella. Probablemente por haberse quedado mirándolo, no le había gustado nada. Tampoco le había gustado que no le revelara sus preocupaciones. «Bueno, tampoco es tan terrible», pensó _____ estoicamente. Mientras se sentaba frente al ordenador para empezar a escribir las cartas. No había escrito más que el encabezamiento cuando una sonrisa amarga apareció en su boca. Dios, no podía imaginar cuál hubiera sido la reacción de Nick si le hubiera contado que estaba pensando en el canalla de su ex-novio, y cómo su traición la había obligado a estar en prisión cuatro años, cuatro largos, duros, y solitarios años.
_____ no pensaba que lo que le hubiera ocurrido al querido doctor por la tal Miley
se pareciera lo más mínimo a lo que ella le había ocurrido por Dillon. Si alguien tenía derecho a estar enojado y frustrado ante el sexo opuesto, ¡ese alguien era ________ Rose Richmond!
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 16:13

QUIEREN OTRO CAPITULO??
USTEDES DICEN Wink
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 16:49

Capítulo 2

_____ estaba empezando la segunda carta cuando recordó la otra carta, la que había olvidado entregar a Nick. La correspondencia había sido repartida muy tarde aquel día, después de que el doctor Jonas hubiera visto a los pacientes. Él nunca abría las cartas, a menos que pusiera Confidencial o Privado. Eso era raro, la mayoría de las cartas que llegaban a la consulta eran cheques, informaciones generales de otros doctores o publicidad de compañías médicas y farmacias. Pero aquel día había una carta que quizá le interesara.Procedía del hotel Bungarla donde iba tener lugar la conferencia, era una nota de última hora. Uno de los cirujanos de Sydney anunciado iba a ser sustituido por un neurocirujano famoso en el mundo entero, el doctor Philip Ballistrat.
_____ se daba cuenta que quizá no le importara, si lo que había decidido era no ir, pero como se suponía que ella no lo sabía, pensó que era mejor dársela. Con un suspiro de resignación, se levantó, tomó el sobre y cruzó la sala de espera. Se paró delante de la puerta cerrada, revisó si estaban abrochados todos los botones de la blusa blanca que llevaba, y se colocó bien la falda negra sobre sus caderas,_____ no quería que se repitiese el desafortunado incidente que había tenido lugar dos semanas atrás, cuando uno de los pequeños botones se había abierto y había dejado ver claramente el encaje que cubría sus pechos.

Nick -Parece que uno de sus botones ha perdido la batalla frente a sus formas femeninas, señorita Richmond -había apuntado Nick con una burla suave en la voz, mientras recogía la ficha de su próximo paciente de la bandeja que había a su lado-. ¿Quizá sean necesarios botones más grandes? ¿O una talla más de blusa?

____ se había sentido agradecida al ver que él se marchaba antes de que la vergüenza la hiciera ruborizarse e hiciera que sus pechos crecieran dentro del sujetador, haciendo más difícil el intento de abrochar el pequeño botón. Fue la única vez que Nick se había metido bajo su piel, sexualmente hablando, y no iba a dejar que ocurriera de nuevo. De manera que ____ se sintió irritada cuando descubrió que su mano temblaba al ir a llamar a la puerta. También tenía una sensación extraña en la boca del estómago.

Nick -Pase, señorita Richmond -se oyó del interior. ____ entró con los labios apretados, tranquila por saber que su excitación privada era sólo eso, privada. El hombre que estaba sentado al otro lado de la mesa nunca adivinarla que lo que sentía en su presencia no era precisamente indiferencia.

Nick -¿Sí, qué quiere? Se acercó unos pasos y depositó el sobre encima de la mesa.

Tu -Una carta para usted, doctor, es de la organización de la conferencia de la semana que viene, para informarle sobre un cambio de última hora. Pensé que querría leerla, pero olvidé dársela antes. Lo siento.
Tomó el sobre y lo tiró directamente a la papelera que había en un rincón.

Nick -He decidido no ir -dijo bruscamente.
La iluminación de su cara hacía resaltar el cansancio debajo de sus bonitos ojos azules.

Tu-Es una pena -exclamaste, decidiendo que iba a intentar que se fuera. No importaba si lo odiaba o amaba, era un buen doctor y necesitaba un descanso-. Han logrado que Philip Ballistrat ocupe el lugar de otro conferenciante -explicó con valentía-. Habría jurado que le gustaría escucharle. Es bastante famoso, ¿no?

______ no se esperaba la reacción de Nick. Permaneció en su asiento con expresión fría, sus ojos azules parecían amenazantes... ¿O sorprendidos? Lo que le había dicho no era tan sorprendente... ____ se quedó todavía más perpleja cuando la expresión de sorpresa se convirtió en una sonrisa glacial que hizo estremecer su espina dorsal.

Nick -Bien, bien, bien. ¿Quién habría creído tal cosa? Tiene razón, señorita Richmond, la verdad es que no me gustaría perder la oportunidad de escuchar a un cirujano tan famoso. Giró la silla de cuero negro, se agachó y recogió el sobre de la papelera. -Gracias por informarme, señorita Richmond, no tiene idea de lo que me hubiera molestado haberme enterado después.

Tu -¿Entonces va a ir después de todo? -preguntó esperanzada, pensando en lo feliz que Mandy se sentiría.


Nick -No me lo perdería por nada del mundo. _____ casi aplaudió de alegría.Me imagino que no le importa que me ausente el próximo viernes, ¿no es así?
¿Fue su comentario irónico, o la intensidad de la mirada del doctor en su boca lo que te inquietó?

Lo que fuera hizo que su sonrisa desapareciera inmediatamente, aunque el pulso de su corazón se aceleró y de repente se encontró a si misma mirando la boca de él, y preguntándose qué sentiría si se uniera con la suya.
____ no podía entender cómo era capaz de tener un pensamiento así, ¡Dios mío, si ni siquiera le gustaba! Y aun así fantaseaba sobre hacer el amor con él.

Tu: -Me es totalmente indiferente, doctor Jonas, si usted está aquí o no -contestaste poniéndose rígida y mirándolo fríamente.

Nick -Sí, me imagino. Eso dará un matiz imparcial a la proposición que voy a hacerle - declaró el doctor, soltando una risa tan fría como sus ojos.

Tu -¿Proposición? ¿Qué proposición?

Nick -No se alarme tanto, señorita Richmond, no voy a pedirle que haga nada inmoral ni cometa un crimen. Pero le diré que tengo un problema en cuanto a la asistencia a la conferencia: es para parejas, ¿entiende? y la chica con la que iba a ir no va a poder.

___ se quedó sin habla ante la mentira. Era gracioso. No le gustaba Nick, pero nunca hubiera pensado que fuera un mentiroso.

Nick -Ésa fue la razón por la que había decidido no ir -continuó impasible-. Mi querida hermana me sugirió contratar a una señorita de compañía, pero estoy seguro de que comprende que no es mi estilo. Se me acaba de ocurrir que podría convencerla para que usted me acompañe -Le pagaría, naturalmente -añadió antes de que ___ no pudiera más que parpadear por la sorpresa--. No espero que lo haga a cambio de nada. Mandy me dijo una vez que trabajaba como camarera los fines de semana, así que la compensaría por el salario perdido. ¿Qué me dice, señorita Richmond? ¿Cree que puede interesarle?
« ¿Qué le digo?»

____ lo miró intentando contener su furia. «Te diría que no aunque me ofrecieras todo el oro del mundo, presuntuoso y canalla. No estaría ni una hora a solas contigo, y menos tres días y tres noches».

Tu -Lo siento, no puedo -fue lo que acertó a decir, alegrándose de su tono suave.

Nick-¿Tu novio no te dejaría?

Tu-No, no tengo novio –contestó
.
Nick -Me sorprende. ¿Entonces por qué?

Tu-Porque no me encontraba bien el fin de semana pasado y no pude ir a trabajar, si éste tampoco voy, perderé el empleo, y francamente no puedo permitirme el lujo de quedarme sin trabajo -tampoco podía perder ese trabajo, por eso estaba siendo tan diplomática
.
Nick -¿Cuánto ganas exactamente los fines de semana?

Tu: -¿Porqué?

Nick -Conteste sencillamente a mi pregunta -insistió el doctor con un suspiro.

Tu-Ciento veinte dólares más las propinas.

Nick-¿Y cuánto le costaría encontrar otro trabajo similar si pierde ése?

Tu: -¿Qué? Pues... no sé que decirle. Puedes tener suerte, pero puede llevarte varias semanas.

Nick¿Tres meses, por ejemplo?

Tu-Sí -¿a dónde quería ir a parar? ¿Por qué no dejaba el asunto? No iba a decir nunca que sí, ofreciera el dinero que ofreciera. El doctor tomó una calculadora pequeña que había en su mesa.

Nick-Trece semanas serían mil quinientos sesenta dólares -calculó en voz alta-. Me imagino que una chica como usted conseguirá bastantes propinas, así que lo podemos dejar en dos mil dólares, por adelantado. ¿Qué dices, ____? No está mal por tres días de trabajo y más que suficiente para afrontar la situación hasta que encuentres otro empleo
.
A _____ no se le escapó el detalle de que la había llamado por su nombre, y éso la decidió más que su oferta monetaria.

Tu -Lo siento pero debo rechazarlo, doctor Jonas, no soy una actriz lo suficientemente buena como para aceptar el papel. Creo que Mandy tiene razón, es mejor que contrate a una profesional.

Nick -Pero no quiero una profesional, ____, te quiero a ti. Se quedó mirándolo con los labios secos. Dios mío, si no lo conociera lo suficiente pensarla que quería decir eso exactamente. -Será mejor que me explique-continuó, levantando una de las cejas para sorpresa de ____-. La razón por la que te he dicho que te quiero a ti es porque sé que bajo esos fríos modales no hay nada más. No quiero tener que despedirte luego porque te hayas enamorado estúpidamente de mí. Además, puedo imaginar que con el traje apropiado puedes estar maravillosa. Sí... -los ojos del doctor se deslizaron por su cara y sus senos-. Muy bonita.
_____ no sabia qué parte de su explicación la había enfurecido más. La manera en que había dicho «muy bonita» no se le iba de la mente. ¡Dios mío cómo le gustaría darle una bofetada!

Tu-¿No le da miedo que mi disgusto salga a relucir?

Nick-No. Tengo confianza en la habilidad que tienen las mujeres para la interpretación. Además nunca salgo con mujeres que me adulan. Por supuesto, en estas circunstancias, sólo pretendo llevarla como amiga, no como amante, y por lo tanto cambiaría la reserva de una habitación y pediría dos. _____ sólo alcanzó a esconder su desprecio. Evelyn había esperado dormir con él en esa corta reunión, hacer el papel de esposa pero sin esperar sus derechos reales.
Encantador. Dillon había intentado ganar su corazón antes de haber llegado a ser su amante. Le había enviado flores, chocolates, habían compartido cenas con velas... La había llevado a la cama con palabras dulces al oído y promesas eternas. Pero Nick no prometía nada a las mujeres... excepto un acto frío y técnico entre las sábanas.
¿Entonces por qué _____ sentía de repente deseos de probar ese acto técnico? ¿Por qué, por el amor de Dios? Iba contra todo lo que ella había sido.
Se ruborizó ante los pensamientos atrayentes que invadían su mente.

Tu: -Lo siento -acertó a decir-. No... No es algo que se pueda discutir, sencillamente no puedo.

-No me digas que no puedes, ¿cuál es el problema? Había pensado que dos mil dólares borrarían cualquier cosa que te dispusiera en mi contra. Lo creas o no puedo llegar a ser una persona bastante sociable cuando quiero. Mira, no digas que no tan pronto, piénsalo y llámame el domingo por la noche hacia las ocho. Mandy no estará, así que no tienes que preocuparte por nada.
____ pensó que seria mucho más fácil negarse por segunda y última vez por teléfono. Era difícil parecer convincente cuando una estaba ruborizándose y tartamudeando. Y cuando en lo más profundo sentía el deseo de aceptar. Dios mío, ¿se estaría volviendo loca?

Tu -De acuerdo -aceptó temblando. Al ver la sonrisa que comenzaba a dibujarse en la boca de su jefe, el corazón de ____ dejó de temblar. Él estaba seguro de que ella diría que sí, de que el dinero que le había ofrecido eliminaría todas las barreras.
El corazón de _____ se endureció aún más al pensar que quizá él sospechara que bajo su hostilidad había una atracción física hacia él. Esta sospecha la hizo decidirse, nada iba a hacerla aceptar. ¡Nada!
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 18:27

chikas no han comenthado!
no les ha gustado??
no la sigo?? Sad
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 18:35











Eso digo ahora......
Pero se que ALGO tiene que pasar para que vaya..........

Nueva Lectora!!!!!!!!!!!!!

Me encanto!!!
Aun no entiendo por que se llama
"La Venganza Final"


Pero si se algo.........

¡Siguela!








Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 18:38

Vale gracias,ya les subo kapz y sera dedikado a ti Martha
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 18:48

CAPITULO 3 DEDICADO A MARTHA! Capítulo 3

Nada, excepto el destino, y la tristeza de una mujer mayor. Al día siguiente empezaron los problemas, cuando dejó su trabajo de camarera, después de que su jefe intentara ponerle las manos encima. Más tarde, aquella misma noche después de haber salido, un gamberro robó en la habitación de la señorita Blanchford. La pobre mujer se quedó tan deprimida que ____ estuvo con ella todo el día del domingo, intentando consolarla
.
Tu: -Todo se arreglará, señorita Blanchford decía _____ cariñosamente,

después de que la policía se hubiera marchado a eso de las cuatro de la tarde. Estaban sentadas en el dormitorio de la señorita Blanchford, que era el más amplio y más antiguo en la casa de huéspedes, con una ventana que daba al destartalado jardín. Era esa ventana la que había facilitado la entrada del ladrón a la habitación de la planta inferior.
La señorita Blanchford sacudió la cabeza mientras dos enormes lágrimas rodaban por sus arrugadas mejillas.

Blanchford -He perdido todo -dijo con un sollozo sofocado-. Los ahorros de cinco años, todo ha desaparecido

. ______ estuvo a punto de ponerse a llorar ella también. Le daba pena la mujer, pero... si hubiera puesto el dinero en el banco, en vez de en una caja de galletas debajo de la cama... La policía pensó que el ladrón sería probablemente alguien que había vivido en la misma casa de huéspedes y tenía conocimiento de la desconfianza de la señorita Blanchford hacía los bancos, cosa bastante común entre las personas que habían vivido la Gran Depresión. La policía dijo que, desgraciadamente, había pocas posibilidades de encontrar al culpable y recobrar el dinero, aunque eso no se lo habían dicho a la señorita Blanchford. ____ había pedido que no se lo dijeran, la pobre mujer ya estaba bastante disgustada.
La verdadera tragedia era que ese dinero pensaba emplearlo en comprar una silla de ruedas eléctrica. La señorita Blanchford sufría una enfermedad muscular degenerativa y cada vez le era más difícil valerse con la silla que había tenido hasta entonces
.
Blanchford -¿Qué voy a hacer, _____? -gritó la señora-. No quiero ir a un asilo del gobierno, pero dentro de poco no seré capaz de valerme por mí misma. Si no puedo ser independiente, es mejor que me muera.

Tu: -Ahora va a dejar de hablar de esas cosas -ordenó _____ con suavidad-. La policía recuperará el dinero, no se preocupe.

Blanchford -No, no lo harán, se lo han llevado. Soy una vieja estúpida por guardarlo en aquella lata.

Tu: No siga hablando de ello, no va a conseguir nada con quejarse; yo tengo el presentimiento de que su dinero aparecerá, deje pasar unos días -____ tenía un presentimiento, si. Y tenía una sensación de vértigo en el estómago por lo que estaba pensando hacer para conseguir ese dinero a la señorita Blanchford.
Blanchford -Iban a venir a enseñarme una silla el miércoles. Me dijeron que era la silla de segunda mano mejor que había pasado por allí, y sólo costaba tres mil dólares. Las nuevas cuestan mucho más, ya lo sabes.

Tu: -Sí, lo se -dijo ___ nerviosa. ¿Si Nick quería pagar dos mil dólares por su compañía, pagaría más? ¿Tres mil dólares? «Todo junto y por adelantado», había prometido. Si aceptaba su propuesta podría dar el dinero a la señorita Blanchford antes del miércoles.
Por supuesto le diría que la policía había recobrado el dinero. Su antigua profesora de ballet era muy orgullosa y nunca aceptaría la caridad, además preguntaría a ____ de dónde había sacado el dinero.

Tu: -Vamos, señorita Blanchford -dijo ___ impaciente-. Seque sus lágrimas. La mujer que me ayudó a ser fuerte cuando estaba en la cárcel no puede sucumbir tan rápidamente. Dé una oportunidad a la policía y prométame que no va a cancelar la visita del miércoles
.
Blanchford -De acuerdo, ___ -la vieja mujer esbozó una sonrisa triste-. ¿Qué haría yo sin ti?

Tu: -Estar bien, como siempre -aseguró ____, aunque ella no estaba tan segura. La mujer que antes parecía indestructible aquel día era la imagen de la fragilidad.

Blanchford -Todavía no me hago a la idea de la suerte que he tenido de que vinieras a vivir aquí. Eres muy buena conmigo, _____; leyéndome y jugando a las cartas conmigo. ¿Te cambiarías si consigues un trabajo a tiempo completo? Sé que éste no es el lugar más bonito del mundo...
¡Bonito! Era un agujero, pero era barato y muy céntrico. Le había dado la dirección un compañero de la cárcel y había esperado no tener que necesitarlo. Había confiado en poder volver a casa de sus padres.
Pero cuando fue, el día que había sido puesta en libertad seis meses antes, había un mensaje de su padre diciendo que no era bienvenida allí, aunque había tenido el detalle de decir que sí podía recoger sus pertenencias. Sin embargo, se había enfadado tanto que se había marchado sin recoger nada y había aprovechado la ropa que había sacado de la cárcel.
El estado de ruina del edificio donde estaba la casa de huéspedes había sido un golpe duro, pero no tan duro como conocer a la ocupante de la habitación de la planta baja. La señorita Blanchford había enseñado ballet a ____ desde los tres a los doce años, en que ella había sido enviada a un internado. Nunca había vuelto a darle clase, pero ____ nunca la había olvidado, siempre había admirado su autodisciplina. Y tenía que agradecerle la fuerza que la había transmitido y con la que había logrado superar sus largos días en prisión.
Por lo que le dijo, tampoco la señorita Blanchford había olvidado nunca a su alumna. ____ le había contado cómo había sido su vida desde que había dejado el internado. Había sido maravilloso encontrar un oído atento y un hombro sobre el que llorar.
La amistad de la señorita Blanchford significaba todo para _____, y no podía soportar verla triste. Se hizo la promesa de hacer lo posible para obtener el dinero para aquella silla. Se echó hacia delante y dio unas palmaditas en las delgadas y huesudas rodillas de la vieja mujer.
Tu: -Ahora no siga preocupándose la aconsejó con cariño-. Si alguna vez me voy de aquí, usted se vendrá conmigo. Y ahora vamos a conseguir esa silla, ¡sea como sea! A las ocho de aquella tarde de domingo ____ fue hacia el teléfono y marcó el número de Nick Iba contra su orgullo, pero como no había otra alternativa se decidió a hacerlo con estilo... su jefe nunca tenía que darse cuenta de que a ella le resultaba muy atractivo

Nick: -¿Diga? Nick Jonas al aparato -contestó con frialdad, y un escalofrío recorrió la espina dorsal de _____. ¡Caramba, tenía una voz verdaderamente sensual!

Tu: -Soy _______ Richmond, doctor Jonas -repuso ___.

Nick: -Ah, sí, señorita Richmond. Estaba esperando su llamada.

____ esperaba que la proposición que iba a hacerle borrara el matiz de vanidad en aquella maldita voz sexy.

Tu: -He pensado en su oferta, doctor Jonas –empezó en un tono perfectamente profesional-, y he decidido que podría acompañarlo... -____ se detuvo unos segundos intencionadamente-. Por un precio, claro.

Se oyó la respiración fuerte del doctor seguida por unos segundos de silencio total.

Nick: -Ya le he ofrecido dos mil dólares -dijo finalmente, ya no había ningún matiz seductor en la voz, se había vuelto fría como un témpano de hielo-. Habría asegurado que era más que suficiente para el trabajo que va a hacer.

Tu: -Lo siento, pero no es suficiente.

Nick: -Entiendo -replicó con tono de reproche-. ¿Y cuánto será suficiente?

Tu: -Tres mil.

Nick -¡Eso es mil dólares al día!

Tu: -Ese es mi precio, doctor Jonas. Tómelo o déjelo.

Nick: -Sí, lo tomo, señorita Richmond, pero con una condición. -¿Qué condición? -Que no tenga que cambiar la habitación que he reservado. Sinceramente, por razones que no voy a explicar ahora, preferiría que creyeran que somos novios, no sólo amigos. Naturalmente no espero que duerma en mi cama, me aseguraré de que la habitación tenga un sofá-cama para que podamos dormir separados.

Tu:-¿Y si digo que no?

Nick: -Si dice que no, haré otros planes.

_____ sabía que nunca iba a decir que no si pensaba en la depresión de la señorita Blanchford. Pero odiaba a Nick por arrinconarla de esa manera. No había ninguna razón para prolongar la agonía, sería añadir fuego a la humillación. Era mejor aceptar cuanto antes, dejando que pensara que no la había preocupado el cambio.

Tu: -De acuerdo -aceptó con un tono alegre-. Me doy cuenta de que por tres mil dólares puede poner las condiciones. Pero lo quiero todo junto y por adelantado, tal como prometió. Una vez más Nick se quedó callado. ¿Sorprendido? ¿Impresionado quizá?

Nick: -Le mandaré el dinero mañana con un mensajero le dijo finalmente en un tono sarcástico. Evidentemente, ella no le había sorprendido, había actuado exactamente como él esperaba que las mujeres actuasen... ¡como prostitutas que se vendían por dinero!

Tu: -En efectivo, por favor –sugirió ____ con una voz que reflejaba la furia que sentía dentro. -Naturalmente. ___ se encogió de hombros con un suspiro. Ya estaba hecho y no podía volverse atrás, pero por lo menos le gustaría no sentirse tan humillada. Cualquiera pensaría que había alquilado su alma y su cuerpo para toda la vida, en vez de su compañía por tres miserables días.

Nick: -Supongo que ya hablaremos de los detalles cuando tengamos oportunidad -dijo bruscamente el doctor. No quiero que Mandy sepa nada, es algo entre tú y yo, le diré que voy a ir solo. Debes darme tu palabra, ____.
____ no esperaba que la llamara por su nombre, pero asumía que no iba a seguir llamándola señorita Richmond. Tampoco ella quería que Mandy lo supiera, era una situación realmente violenta e indigna. Y ligeramente desconcertante.
____ se preguntaba por qué Nick tenía tanto empeño en hacer creer a sus colegas que su acompañante era su amante. ¿Tenia que mantener su reputación de hombre seductor? ¿O había otra razón secreta para ello?
Algo, quizá intuición femenina, la avisó. Debajo de la superficie siempre había algo más... Pero ____ no podía dejarse arrastrar por preocupaciones y escrúpulos de naturaleza tan indefinida. Lo que importaba eran los tres mil dólares.
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 18:50

si kieren mas!! comenthen! Wink
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 19:38

Capítulo 4

Nick -Lo primero es lo primero -continuó Nick impaciente-, la ropa que vas a llevar. -¿La ropa? -repitió desconcertada. ¿Tienes algo aparte de la blusa blanca y la falda negra que llevas todos los viernes?

_____ recordó toda la ropa de diseño que estaba colgada en el armario de su casa en Killara. Eran prendas de estilo clásico, que no pasaban de moda, y no dudaba de que seguirían allí. No tendría ningún problema en recuperarlas si iba durante el día, cuando su padre estuviera en la oficina.

Tu: -En realidad tengo un ropero bien surtido --replicó con dureza, resentida por la crítica y el escepticismo de la pregunta.

Nick: -Sí, ¿pero qué tipo de ropa? Entenderás que cualquier mujer que vaya conmigo tiene que ir bien vestida. Nada barato ni demasiado llamativo. –

Tu: Yo no soy barata ni llamativa.

Nick: Desde luego barata no eres -musitó de manera cortante-. Hasta ahora tampoco has sido nada llamativa, aparte de tu botón travieso-añadió con cinismo-. Pero no me gustaría llevarme alguna sorpresa desagradable una vez que estemos en el hotel. Lo que me hace preguntarte si has tenido algo en el pasado o lo tienes ahora que te impida aceptar el trabajo, ¿lo hay?

___ tragó saliva, sí que existía una buena razón, pero en la conferencia no habría nadie que supiera nada sobre su juicio ni su sentencia. No había aparecido nada en los periódicos, su padre no la había ayudado con un buen abogado pero sí había usado su influencia para que no saliera nada a la luz.

Tu: -¿Como qué? -preguntó temerosa.

Nick: -Sólo Dios sabe. No habrás aparecido en las páginas centrales de las revistas para hombres, ¿no? Sé perfectamente que Mandy te contrató sin revisar tus antecedentes demasiado en profundidad. Y yo no he nacido ayer, ____. Sé que cuando una chica tiene dificultades económicas y tiene un buen cuerpo como el tuyo, podría meterse en algunas cosas poco respetables.
Cualquier sentimiento de culpa en ___ desapareció ante la indignación. « ¡Poco respetables!» ¿Qué demonios pensaba que iba a hacer al irse con él? Dios mío, ¿quién se creía que era, mirándola por encima del hombro cuando era él quien estaba pagando para que lo acompañara? Y en cuanto a su cuerpo... estaba harta de la suposición de que sus curvas significasen falta de moral.

Tu:-Nunca he hecho nada de lo que me avergüence, doctor Jonas -dijo con dignidad-. Créame, se sentirá orgulloso de llevarme como... novia. No tendrá ninguna queja.

Nick: -Eso está por ver, ¿de acuerdo? A propósito, ¿sabes jugar al tenis?

Tu: -Sí, pero...

Nick: -No tienes que ser una profesional -interrumpió el doctor-, simplemente saber jugar. Y me imagino que seria demasiado preguntarte si sabes jugar al golf, ¿qué me dices? Su tono dominante hizo a ___ hervir de furia. Ella sólo iba a decir que no tenía raqueta. «Si alguna vez le ganara al tenis o al golf...», se dijo a sí misma. «Gracias, papá, por todas esas vacaciones con interminables cursillos, por lo menos hiciste algo».

Tu: -La verdad es que juego al golf, de vez en cuando... -explicó ____ , sin querer dar al enemigo demasiadas pistas.

Nick: -Me sorprendes, señorita Richmond. Hubiera jurado que tu talento estaba en cualquier otro sitio menos en un campo de deportes.

Tu: -Desearía que se decidiera sobre cómo va a llamarme -dijo ignorando el comentario del doctor-, a veces me llama ____ , y al momento vuelve a llamarme señorita Richmond.

Nick: -Tienes razón, pero tampoco me siento a gusto llamándote _____. ¿Hacemos un acuerdo y te llamo ______?

Tu: --Lo que quiera, es el jefe. Es sólo para saber cómo comportarme y lo que esperar. Y hablando de esperar, me imagino que yo tampoco me llevaré una sorpresa cuando estemos en el hotel, ¿no? Un silencio pesado se apoderó de la línea unos segundos. _____ supo entonces que Nick tenía algo escondido en aquella conferencia, y eso la hizo inquietarse.

Nick: -¿Qué quieres decir? -preguntó el doctor. «Quiero decir que a dónde quieres ir a parar, canalla», le hubiera gustado decir. « ¿Qué es lo que te hace pagar tres mil dólares por llevarme allí como novia tuya?»

Tu: -Quiero decir que no es el primer hombre con el que he salido que sea un lobo con disfraz de caballero -dijo ____ con firmeza-. No quiero tener que pelear cada noche.

Nick: -Qué maravillosamente sincera puedes ser, ______, y es algo que admiro. Eres una chica extraña con una personalidad enigmática y seductora. Además nunca has usado las artimañas que suelen utilizar las mujeres que en la misma posición que tú suelen usar. Pero no... No tienes que preocuparte por tener que pelear. La violación nunca me ha atraído, y seducirte no es parte de mi plan.

Tu: -¿Qué plan? -tuvo que decir ____ , sin creerse del todo los cumplidos. Por alguna razón él la despreciaba y nunca había intentado esconderlo. Quizá despreciara a todas las mujeres que tuvieran una talla grande de sujetador.

Nick: -Eso, mi querida ______, no es asunto tuyo. «Y eso mi, querido doctor no es una respuesta», hubiera querido decir. Pero no lo dijo. No era muy sabio insistir, no si lo que quería eran aquellos tres mil dólares.

Tu: -Es justo, doctor. Puede guardar su secret

Nick: Nick

-Tu: ¿Qué?

Nick -Llámame Nick.

Tu: -Ah... claro, me imagino que tendré que hacerlo. Espero recordarlo.

Nick: Practica desde ahora mismo. Di: «si, Nick», o «no, Nick». «Tres bolsas llenas, Nick.»

Tu: -No sea ridículo
.
Nick: -Dilo -insistió en voz alta.


___ se estremeció ante la fuerza de la voz varonil.

Tu: -Sí, Nick -comenzó despacio-. No, Nick -dijo con más firmeza-. Tres bolsas llenas, Nick -terminó con desafio.

Nick: -¿Lo ves? No has tenido ningún problema, sólo que quizá tendrías que poner un poco más de calor cuando digas mi nombre, pero tienes tiempo hasta el viernes. Si lo pronuncias de la manera en que lo haces ahora, se creerán que quieres matarme, no besarme.
«Se equivocarían», pensó de mala gana. Ella querría hacer las dos cosas, matarlo y besarlo.
Tu: -Veré qué puedo hacer -exclamó ______, sorprendida por su tono frío. Desde luego era mejor actriz de lo que suponía. Quizá podría superar aquella farsa sin quemarse los dedos, y si empezaba a sentirse atraída por el atractivo cirujano, simplemente tenía que recordar a Dillon.

Nick: -Dime la agenda para el viernes -siguió en tono profesional-.

Tu: ¿Qué quieres que haga?

Nick: -Se supone que llegaremos a Bungarla entre las tres y las cinco. El viernes por la mañana tengo que operar, y tengo un paciente que viene de lejos para que la examine ese día. Le he dicho que venga a verme a la una.

Tu: -¿Quieres que vaya a la consulta como siempre?

Nick:_ -No, no es necesario. Ve a la consulta a la una y media, para entonces habré terminado. Me han dicho que el viaje a Bungarla no lleva más de dos horas. .

Tu: -¿Qué crees que puedo llevar de ropa para el viaje?

Nick: -Algo informal pero elegante. Llévate una chaqueta, porque puede ser una tarde de otoño fría. No te olvides de llevarte ropa para jugar al tenis y al golf, y también un traje de baño; según el programa que enviaron hay piscina climatizada.

Tu: -Sí, jefe.

Nick: -No seas descarada.

Sería mucho más que descarada si llevara el bikini que Dillon la había regalado cinco años atrás. _____ usaba ahora una talla más, especialmente en el pecho. Debía de haber sido toda aquella comida que servían en la prisión; o las rosquillas y los chocolates gratis que se había estado tomando los fines de semana en el café, para así no tener que gastarse mucho en comida.
Tendría que, literalmente, morirse de hambre hasta el viernes si quería que su ropa antigua le sirviera. Por lo menos había empezado bien, ¡ese día no había comido nada!

Nick: -¿_____?

Tu: -¿Si?

Nick: -Nada, ¿no quieres preguntarme tú nada?

Tu: -¿Tienes mi dirección para mandarme el dinero mañana?

Nick: -Me alegra que sepas cuáles son tus prioridades -dijo con voz irritada-. Si, tengo tus señas. Te enviaré el dinero en metálico hacia las tres como muy tarde. ¿Está bien?

Tu: -Si.

Nick:-Yo espero quedarme satisfecho con el pago.

Tu: -Tú obtendrás a cambio lo que has pagado. Nada más.

Nick: -Me alegra oír eso, ______. Porque éso es exactamente lo que estoy pagando. Nada más. Sin complicaciones ni consecuencias. Te veré el viernes. ¡No llegues tarde! -a continuación se cortó la línea. ____ se quedó mirando el teléfono, tenía el corazón alterado por el enfado. O por lo menos esperaba que fuera por enfado. El viernes parecía estar muy lejos.

Llegó, fresco y soleado, era un bonito día de otoño. La semana, que generalmente se le hacía larguísima cuando pasaba los días buscando trabajo, había fluido simplemente. Cualquier minuto libre lo había empleado con la ropa, subiendo o bajando dobladillos, y cambiando costuras cuando era posible.

Blanchford -Dime otra vez el nombre del lugar donde vas a ir, cariño -decía la señorita Blanchford mientras observaba a ____ guardar las prendas lavadas y planchadas.

Tu: -Bungarla -replicó, sonriendo mientras la mujer maniobraba la silla con un simple movimiento de una palanca. En dos días se había hecho una experta y raramente se tropezaba con alguien. Al verla tan feliz su sacrificio del fin de semana parecía tener sentido-. Es un hotel privado a la salida de Bowral.

Blanchford -¿Y qué tienes que hacer allí exactamente?

Tu: -Trabajaré de secretaria. El doctor Jonas quiere que tome notas de los conferenciantes que hablarán explicó ___, que nunca diría la verdad a la pobre mujer. Se disgustaría terriblemente, luego haría que _____ devolviera el dinero a Nick y no fuera. Pero era un poco difícil: la silla había sido ya pagada.

Blanchford -¿Y necesitas todos esos vestidos tan elegantes para ello? ____ intentó no parecer culpable, se rió y esperó no sonar demasiado falsa.

Tu: -No, claro que no, pero habrá algún acto por las noches. No querrás que esté fea en medio de todos esos famosos doctores y sus esposas, ¿no?

Blanchford -Tú nunca parecerías fea, _____ -los ojos grises de la mujer la miraron fijamente- Pero ese jefe tuyo... no es del tipo de hombres que espera más de su secretaria, ¿no, hijita?

Tu: -¡Dios mío, no!, el doctor Jonas no es de esos.

Blanchford: -Creo que me has dicho que era muy guapo, y muy joven. -Sí, así es. -En ese caso seguro que es así, créeme, querida. He vivido bastante como para saber que todos los hombres guapos son iguales. A no ser que sea homosexual, claro. No es homosexual, ¿verdad?

Tu: -No exclamó ____ -, estoy segura de que no. Pero no hay necesidad de que te preocupes, yo no le gusto. No de esa manera.

Blanchford -¿Por qué dices eso? ¿Por qué no le ibas a gustar? Tú eres una chica muy atractiva y vas a estar impresionante con ese vestido que estoy viendo.

_____ miró hacia el vestido color café de encaje que estaba doblado cuidadosamente.

Tu: -No voy a llevar ése, me está un poco ajustado.

La verdad era que todos los vestidos que había recogido de su casa el pasado lunes le estaban un poco ceñidos. Había podido resolver el problema sacando costuras, pero había sido imposible en el caso del vestido de encaje, las costuras en él estaban al límite. Lo iba a llevar pensando que sería capaz de ponérselo la última noche, si nadaba varios largos cada día en la piscina que Nick había mencionado. El color le sentaba bien y era un vestido que siempre le había gustado.
Tenía que admitir que con él siempre se había sentido sexy. La única vez que se lo había puesto con Dillon, aquél no fue capaz de esperar a que se lo quitara al final de la noche. Se preguntó qué diría Nick si la viera con ese vestido en particular, con el pelo arreglado, maquillada y su collar de perlas y diamantes alrededor del cuello. Seducirla no estaba en sus planes originales, pero quizá se le ocurriría... si se lo ponía.

Blanchford -_____... _____ alzó la vista de la maleta, notando que su pulso se había acelerado de manera inquietante. ¡Qué pensamientos se le venían a la mente con ese hombre demoníaco!

Tu: ¿Sí? -dijo un poco temblorosa
Blanchford -¿No estarás enamorada del doctor Nick, verdad? -preguntó la señorita Blanchford preocupada.

Tu: -¡No, Dios santo! -«puede que un poco atraída», pensó, «pero no enamorada». ¡Sólo con pensarlo temblaba!

Xxx: -¡Teléfono para ti, _____! -dijo una voz desde la entrada-. Apresúrate, dice que tiene mucha prisa. ____ no tenía idea de quién podría ser, nadie la llamaba nunca allí. Incluso pensaba que no había dado el número de teléfono nunca. Los únicos amigos que tenía desde que habla salido de prisión eran la señorita Blanchford y los otros inquilinos.
Iba rápidamente hacia la mesa donde reposaba el único teléfono del edificio cuando se acordó que le había dado a Sylvia el número, lo cual significaba que Nick también lo sabría.
Se le hizo un nudo en el estómago al tomar el auricular, y su «bola» fue seca.

Nick: Aquí Nick, ______. Estoy entre dos operaciones. Así que no puedo perder tiempo.

Tu: ¿Qué pasa? ¿Algo va mal? -se sentía hundida ante el pensamiento de que todo se suspendiera. ____ se sintió confusa ante sus sentimientos, ya que no era el dinero lo que la preocupaba, sino no tener la oportunidad de lucir aquel vestido delante de Nick.
Nick: -No pasa nada, sólo que estaba preocupado de cómo ibas a cruzar la ciudad con tu equipaje. Sé que normalmente tomas el tren y caminas las dos manzanas hasta Martin Place.

Tu: -¿Cómo demonios sabes tú eso?

Nick: -No tienes ni idea de la cantidad de información que Mandy me da sobre su maravillosa señorita Richmond. Me imagino que el dinero te llegaría el lunes sin problemas, ¿no?

Tu: -¿Qué? Sí, gracias.

Nick: Entonces empléalo en tomar un taxi.

Tu: -¡No puedo!

Nick: -¿Qué quieres decir con que no puedes? -preguntó impaciente-. ¿No me digas que lo has gastado todo? ¿Los tres mil dólares?

Tu: Me temo que sí -reconoció. De alguna manera era divertido la de cosas falsas que podía imaginarse sobre ella- Ya no sólo era una cazafortunas, sino también una perversa derrochadora. El doctor dijo algo entre dientes que convirtió la diversión en fastidio. No había entendido exactamente lo que había dicho, pero no había sonado precisamente a cumplido.

Tu: No llegaré tarde -dijo con brusquedad-. No llevo demasiado equipaje. Sólo una maleta.
Nick: -¡Te dije que quería verte bien vestida!

Tu:-Iré muy bien vestida. Muy bien.

Nick: -Gracias a mis tres mil dólares, me atrevería a decir. No debería quejarme, en este mundo obtienes lo que pagas. Yo quería una mujer guapa y atractiva de mi brazo este fin de semana y nunca son baratas. Pero también pago por no tener dificultades, hazme un favor y toma un taxi de todas maneras. ¿Puedes pagarlo con tu dinero si te prometo que te lo daré cuando llegues aquí?

Tu: -Sí. -Entonces hazlo. Te veré como muy tarde a la una y media. Colgó el teléfono y dejó a ____ inquieta y con el ceño fruncido. Las ideas sobre vestidos ceñidos de color café y seducción se evaporaron, y fueron sustituidas por una curiosidad renovada sobre lo que iba a pasar en realidad aquel fin de semana. ¿Qué era lo que quería hacer Nick que no le importaba el precio?
El suspiro resignado de ____ reflejaba la realidad de la situación. Nick no iba a contárselo, aunque ella le preguntara directamente. Precisamente había pagado por no tener ataduras. ¿Y no es eso también lo que tú quieres?, se preguntó a sí misma. No ataduras. Era mejor ignorar la atracción sexual que sentía por él, y no alimentarla llevando vestidos seductores. El vestido de color café, decidió ____ sensatamente, se quedaría allí. Pero cuando volvió a la habitación, la señorita Blanchford había terminado de hacer la maleta, y el vestido de encaje estaba debajo de varias prendas. _____ no iba a sacar el vestido desde las profundidades de la maleta ante los ojos intuitivos de la anciana mujer, así que se prometió no ponerse la prenda maldita. Pero no confiaba mucho en si misma.
«Actúa de acuerdo a lo que te han pagado, ____», decía la voz de la conciencia mientras cerraba la maleta. Nada más, nada menos. Si eso hacia y se preocupaba sólo de sus propios asuntos, el único peligro que podía correr sería que dijera o hiciera algo que le hiciera perder el trabajo que le quedaba, y eso sería desastroso para su actual situación económica, con cincuenta y cinco dólares únicos en su cuenta bancaria, más treinta dólares, más o menos, en su monedero.
«Tendrás que asegurarte de que no dices ni haces nada estúpido», dijo de nuevo su conciencia. «Tienes que mantenerte fría y tranquila. No utilices demasiado el sarcasmo, aunque te provoquen. Y, por el amor de Dios, no corras detrás de él, aunque se ponga delante de ti con su magnífico cuerpo desnudo».
____ sintió una sensación de vértigo en el estómago al pensar en él desnudo. Por supuesto, no sabía cómo podía estar Nick sin nada encima. Quizá fuera pálido y blando. Quizá sus hombros anchos, sus caderas estrechas, su estómago liso fueran mera ilusión creada por los trajes hechos a medida que siempre llevaba.
«Y quizá también los cerdos volaran», añadió _____ con desgana. Nick trabajaba demasiado para estar fofo. Y en cuanto a estar pálido... el hombre tenía un color tostado natural, casi tan moreno como un gitano.
No, seguramente desnudo estaría imponente. De eso estaba segura. Imponente, seductor y viril.

Blanchford: -¿No has olvidado nada? -preguntó la señorita Blanchford mientras ____ bajaba la maleta de cuero de la cama.

Tu: -¿Sí? ¿El qué?

Blanchford -Esto -dijo la mujer, y se sacó del regazo el perfumador más bonito que ____ había visto jamás. Estaba hecho de cristal rosado, con la borla de satén rosa y plata.

Tu: ¿Oh, señorita Blanchford?-exclamó ____, con lágrimas en los ojos.

Blanchford: -Tiene Chanel Nº 5. Un amigo me lo dio hace dos años, pero la esencia no quedaba bien en un vejestorio como yo. Creo que en ti, querida, hará que los hombres vuelvan la cabeza. ____ se emocionó y asustó a la vez, porque sabía que sólo había un hombre que ella quería que volviera la cabeza aquel fin de semana. ¡Y si lo hacía, ella no iba a poder resistirse a él!
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 20:15

CHIKAS KREO NO LES HA GUSTADO CIERTO Sad
CREO CANCELARE LA NOVE KIZAS MAS DESPUES SUBA
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 20:23

HOLISS!!!
BUENO BUENO AQUI ESTOY LEYENDO TU NOVE!
ME ENCANTA COMO NARRAS LAS COSAS!
AHHH Y NICK ES TANJ CALCULADOR! :S
M PREOCUPA LO DE MISMO CJUARTO ESPERO QUE NO PASE NADA...
SIGUELA POR FIS!!! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 20:26

SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 20:27

SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 20:27

SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 20:27

SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 20:28

JAJAJA YA NO FASTIDIOO MASS PERO SIGUELA DE VRDD ME ENCANTA TU NOVEE!!!

SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 20:35

NUEVA LECTORA!!
ME TARDE UN POKITO
PERO AKI ESTOY POR DIOS
DEBES SEGUIR AME LA NOVE!!
Y QUIERO SABER JUSTO AHORA QUE PASSA :p
PORFA SIGUELA!!
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 20:37

Capítulo 5

El taxista dejó a ____ frente al alto edificio donde se encontraba la consulta de Nick, y desapareció a toda velocidad entre el tráfico. La tarifa ascendió a veintidós dólares, con lo cual su monedero quedó con ocho dólares y algunos centavos.
_____ suspiró y miró al reloj de pulsera. Era todavía la una y diez. Tomó fuerzas y agarró la maleta para entrar en el edificio por las puertas giratorias. Empezó a sentirse inquieta al caminar sobre el frío suelo de baldosas hacia los ascensores. Dejó la maleta en el suelo, se colocó bien en el hombro el bolso de cuero a juego, y apretó el botón de subida.
Las puertas se abrieron inmediatamente, el ascensor estaba vacío. ____ tomó su maleta y estaba a punto de entrar cuando algo la interrumpió.
Fue una voz en su interior.
«No vayas», dijo la voz. «Corre»

¿Corre? ¿Pero cómo iba a poder? La habían pagado ya. Nick sabía su dirección, y ella estaba totalmente arruinada. No había ningún lugar hacia donde pudiera correr. Un miedo irracional la invadió mientras subía en el ascensor al segundo piso. ¿Por qué iba a asustarse, aparte de por la estúpida atracción física que sentía hacia el doctor? Podía esconderla fácilmente. Dios mío, llevaba escondiéndola seis meses, ¿no? Lo único que tenia que hacer era seguir actuando de la misma manera unos días más. Por supuesto, no podía evitar sentirse bastante nerviosa ante la proximidad del fin de semana. Hacía varios años que no se relacionaba con el tipo de gente que habría en la conferencia, aunque había sido educada con todas las ventajas que el dinero puede dar, y sabía que no iba a sentirse incómoda ni hacérselo sentir a Nick.
Su educación había sido excelente, sabía la gramática correcta, y los modales y comportamiento necesarios aprendidos en la niñez. Los cuatro años pasados en prisión no habían alterado ese estilo y elegancia que parecía natural en las chicas de su entorno y posición, aunque había aprendido a cuidarse de sí misma y hablar duramente si era necesario, y no siempre con el lenguaje de una señorita.
Podía entender bien la confusión de Nick acerca de la ambivalencia de su carácter. La mayoría del tiempo ella era la chica educada, la criatura refinada que sus nodrizas y profesores habían formado, pero a veces emergía la superviviente dura que tuvo que aprender a ser en la cárcel.
_____ se sentía cómoda en su nueva personalidad, siempre podía acudir a ella para protegerse, emocional y físicamente. La hacia ver las cosas tal como eran, sin ningún velo del romanticismo estúpido que habla hecho que cayera a los pies de un canalla como Dillon, ciega y estúpidamente enamorada; el mismo que siempre la había hecho creer que tenía que enamorarse de un hombre para disfrutar del sexo.
_____ ya había aprendido que la atracción sexual no tenía necesariamente que significar amor. Era algo animal, involuntario y primario. Un instinto químico que se ponía de manifiesto en presencia de miembros atractivos del sexo opuesto.
Los científicos lo llamaban selección natural de las especies. Una hembra siempre iba a sentirse atraída por el más fuerte y atractivo de los machos de su especie, para que los descendientes fueran también los más fuertes y más atractivos, dándoles así oportunidad para sobrevivir.
_____ sabía que lo que sentía por Nick no tenía nada que ver con el amor, sino con la selección natural de las especies. Salió del ascensor y caminó despacio por el pasillo reafirmándose en sus pensamientos. Iba con quince minutos de adelanto, no tenía por qué apresurarse. La puerta de la consulta de Nick estaba abierta, pero la sala de espera estaba vacía. ____ oyó sonidos amortiguados procedentes de la consulta, dejó la maleta en el suelo, fue hacia la recepción y se metió en la pequeña habitación que había detrás para tomar un té. Se podía tomar una taza; su
dieta radical de la semana empezaba a pasarle factura. Había perdido algo de peso, y como además había hecho algunos cambios, casi toda la ropa de hacia cinco años le servía. Había algo que le preocupaba, sin embargo, y era el atrevido bikini negro que llevaba en el fondo de la maleta. Definitivamente no era una prenda para ponérsela en compañía de un hombre, ya que su busto había crecido una talla y la parte de abajo también. No estaba gorda, pero había adquirido voluptuosidad. Se habría comprado otro si hubiera podido.
____ terminó de hacerse el té y se sentó a tomarlo en la mesa de recepción. Mientras lo tomaba se acordó de todo lo que había ocurrido el lunes anterior cuando habla ido a recoger su ropa. Su padre no estaba, por supuesto. ¿Cuándo había estado él alguna vez allí? Y el ama de llaves era nueva. ____ había tardado un rato en convencerla de quién era y de que quería recoger sus prendas, que afortunadamente seguían en su cuarto.
No era que hubiera pensado que no iban a estar. Su padre nunca se había molestado en tirar las cosas de su madre cuando aquella le dejó, ¿por qué iba a haber tirado las de su hija? Eso hubiera significado admitir de alguna manera que su comportamiento le había afectado.
____* se había llevado dos maletas llenas, sin revisarlas en profundidad. Había recogido también las mejores piezas de joyería. Fue una mañana triste. Los recuerdos la deprimieron. Seguía sentada recordando, cuando la puerta de la consulta de Nick se abrió y salió una mujer con una niña en brazos. Las dos lloraban, la niña a gritos, y la mujer suavemente.
_____, emocionada, iba a levantarse para ofrecerles su ayuda, cuando apareció Nick. El no vio a ____, estaba concentrado en la mujer y la niña.

Nick: -Vamos, Chrissie -murmuró, tomando cariñosamente a la pequeña entre sus brazos-, estás haciendo que tu madre se preocupe con tu llanto- el doctor la besó en las mejillas y la lanzó hacia arriba varias veces-. Siento que los dedos del doctor estén fríos, la próxima vez los calentaré en la estufa. ¿Qué te parece? Y aquí hay algo por ser una niña tan fuerte y valiente.
____ observó fascinada cómo Nick sacaba de su bolsillo de la bata blanca una piruleta de color rosa brillante.

Nick: -¡Para ti!, déjame quitar este papel tan molesto -continuó quitando el celofán para después meter el caramelo en la boca abierta. La niña se abrazó al doctor chupando contenta su caramelo. La escena dejó atónita a ____ . ¿Era aquel hombre el mismo doctor con el que trabajaba cada viernes por las tardes? ¿Esa persona amable, cariñosa? ¿Dónde estaban la brusquedad, los modales rígidos, los ojos fríos y distantes? Desde luego ése era un caso genuino de doctor Jekyll y Mr Hyde.
-Por favor, no se preocupe, señora Williams -aconsejaba a la mujer-, éstas cosas no son graves a una edad temprana
.
Señora Williams -Lo sé, doctor, pero no puedo evitarlo
.
Nick rodeó con el brazo libre a la mujer temblorosa.

Nick-Lo sé, lo sé -dijo suavemente -. Es la madre de Chrissie y la quiere.

La mujer alzó la cara y _____ pudo ver la emoción intensa que reflejaban los ojos enrojecidos. ____ sintió una presión en el pecho al ser testigo de la fuerza que tenia el amor de aquella mujer. Aquella mujer movería montañas por su hijita.

Nick -Venga dentro de seis meses -oyó que decía Nick-, y volveremos a hacer otra radiografía para comparar.

Señora William -Lo haré, doctor. Y no se preocupe, no olvidaré los ejercicios que me ha enseñado. No fallaré ningún día.

Nick -Estoy seguro de que no, señora William. Los ojos de _____ seguían sumergidos en la taza de té medio vacía cuando unos pantalones oscuros se acercaron a la mesa

Nick. -No sabia que habías llegado - dijo Nick-, no te había visto. ___ confió en que su cara no reflejara toda la pena que acababa de sentir momentos antes. Quizá sí lo hiciera, porque el doctor frunció el ceño y la miró con algo que pareció compasión en sus ojos normalmente duros.
Nick.¿Te encuentras bien? -quiso saber. Las palabras amables llegaron a su corazón, todavía herido, y sintió ganas de llorar también ella. Lo miró con los ojos muy abiertos preguntándose si también la consolaría a ella en caso de que se pusiera a llorar. ¿La tomaría en sus brazos como había hecho con la niña, dejando que se acurrucara en el calor de su pecho?

Tu:-Me he mareado un poco -se excusó, sabiendo que lo que decía no estaba muy lejos de la verdad. Alzó la taza-. Estaré bien después de que haya tomado un poco de azúcar. Cuando se levantó, con la taza vacía en la mano, estaba totalmente recuperada, y ____ había vuelto a su estado habitual.

Nick: -No olvides tomar el dinero del taxi de la caja - dijo de manera cortante. A continuación, se dirigió apresuradamente a su consulta quitándose la bata blanca. -Mr. Hyde de nuevo -murmuró ______, mientras tomaba sus veintidós dólares como le habían ordenado. A continuación fregó la taza y el platito. Volvió a recepción a la vez que Nick salía de la consulta de nuevo con aspecto distinguido: un traje gris, camisa blanca y corbata azul, -Ese traje que llevas es mejor que la falda negra de siempre -dijo recorriéndola de arriba abajo con la mirada-. Y también me gusta cómo te has arreglado el pelo, con mucho estilo.

Tu: -Me alegra que te guste -contestó ____ , que sabía que el vestido de lana de color ámbar le sentaba bien y le resaltaba su silueta. El único adorno que llevaba era una gargantilla de oro que le hacía juego con los pendientes.
El juego le habia sido regalado al cumplir los diecinueve años por su madre, que se lo había enviado desde algún lugar de Europa. La mayoría de las joyas que ____ tenía eran regalos de su madre. No tenían valor sentimental, pero eran auténticas. Nick no iba a poder acusarla de llevar bisutería.

Nick: -¿Cómo has podido sujetarte el pelo de esa manera? No te lo has cortado, ¿verdad? ____ se quedó asombrada por su tono casi intimidatorio, ¿qué le importaba si se lo había cortado o no?

Tu: -No -replico, intentando no perder la calma. Tenía que mantenerse impasible para sobrevivir al largo fin de semana. No tenía que permitir que su equilibrio se alterara, dijera lo que dijera-. Tengo bastante práctica en sujetarme el pelo - terminó. Cuando había estado trabajando en la lavandería de la prisión había sido esencial recocerse el pelo.

Nick:-Lo tienes muy largo, ¿verdad? -comentó Nick todavía con el ceño fruncido.

Tu:-Sí.

Nick: -¿Lo llevas alguna vez suelto?

Tu: -Sólo en la cama -fue la respuesta breve. _____ no era ninguna estúpida y sabía que a los hombres les encantaba el pelo largo, sobre todo suelto. No se lo había dejado largo por esa razón. No le había importado que se lo cortaran por los hombros cuando estuvo en la cárcel, y luego no había tenido suficiente dinero para cortárselo cuando había salido. En realidad resultaba muy barato llevarlo largo.

Nick: -En ese caso tendré el placer de verlo -declaró Nick, antes de ir a recoger la maleta. Su mirada fue tan provocadora como su comentario. Había entrecerrado los ojos, como si se estuviera imaginando el aspecto que tendría en la cama con el pelo extendido sobre la almohada.
Su almohada. _____ notó que la selección natural estaba de nuevo trabajando, haciéndola sentir y pensar cosas que no tenían una base real, sólo estaban en su imaginación calenturienta.

Tu:-Yo llevaré esto -dijo con brusquedad cuando el doctor fue a recoger su bolso.

Nick: -Como quieras. ¿Estás lista para que salgamos? ¿No quieres ir al baño?

Tu: -Sería una buena idea. No tardaré nada.

____ se miró en el espejo después de haberse lavado las manos. No era tranquilidad precisamente lo que se reflejaba en sus mejillas, ni en el brillo de sus ojos.

El doctor Jekyll y Mr Hyde según el libro según entendi asi llamaba _______ a las personalidades de Nick el tierno y al frivolo Wink
Volver arriba Ir abajo
Kathy_hb
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3178
Fecha de inscripción : 20/01/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 20:44

siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 20:50

ESTUVO GENIAL!!!!!!!!!!!
AAAAHH jajaja nick y esos comentarios
me mori de ternura con la escena de la niña
siguela pronto
me encanto el cap
nnono, no me encanto AME el cap :p
siguela porfa Wink
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 20:51

Capítulo 6

Tu: -¿Qué le pasaba a la niña pequeña? -quiso saber ___, intentando romper el silencio extraño que se había hecho entre ellos. Llevaban de camino sólo cinco minutos y para ____ había sido una eternidad. Había estado demasiado pendiente de Nick, desde el momento que habían bajado al oscuro aparcamiento de la planta sótano, y el doctor le había abierto la puerta para que pasara al asiento de su BMW. ____ se había estremecido con su roce, y había confirmado que sus temores estaban bien fundados.
La pregunta se quedó en el aire unos segundos.

Nick: -Ah, te refieres a Chrissie. Tiene escoliosis en la espina dorsal, una desviación hacia la izquierda de unos diecisiete grados.

Tu: -Parece grave

Nick: -Puede ser, o puede que no. Sólo tiene catorce meses y algunas veces se puede corregir con ejercicios y tiempo. Otras veces no, desgraciadamente.

Tu: -¿Qué tipo de ejercicios?

Nick: -Muy sencillos: también intentando abrazarla siempre de un lado, o que duerma también del mismo lado... en el caso de Chrissie hacia la izquierda. Asegurándose siempre de que la columna esté bien apoyada. No llevarla en cochecitos blandos. También recomendé sujetarla por los tobillos y que quede colgando dos veces al día, siempre que pueda resistirlo. Los padres pueden hacerlo como un juego
.
Tu: -¿Y llevar algún corsé ortopédico?

Nick: -Todavía es pronto, quizá dentro de algunos meses si no hay ninguna mejoría. Los niños odian esas cosas... sobre todo las niñas.

Tu: Fuiste muy... muy cariñoso.

Nick: -Tengo debilidad por las niñas.

Tu: -También fuiste cariñoso con la madre. Y no era nada guapa, ni atractiva.

Nick: -No lo esperabas de mí, por el tono con que lo dices erijo el doctor mirándola de soslayo.

Tu: -Bueno, yo...

Nick: -Un cirujano no puede sentirse implicado emocionalmente con sus pacientes. No, si existe la posibilidad de que pueda operarlos. Si es así, puede ponerse nervioso y cometer un fallo. Hoy rompí una regla profesional, permití que la tristeza de esa madre me llegara. Pero estoy seguro de que nunca tendré que operar a esa niña, por lo tanto estoy a salvo.
« ¿A salvo de qué, nick?», se preguntó ____. ¿A salvo de cometer un fallo, o a salvo de sentir algo que pudiera convertir esa máquina en una persona?

Tu: -No podría hacer tu trabajo -reconoció ____

Nick: -Tiene sus compensaciones.

Las luces del semáforo se volvieron rojas y el BMW azul oscuro se paró suavemente.

« ¿Cuáles?», se preguntó ____. « ¿Trabajar dieciocho horas cada día, seis días a la semana? ¿No tener tiempo para ningún tipo de amistad con el sexo opuesto, aparte de breves encuentros sexuales?»
¿O se refería al dinero, suficiente para comprar el último modelo de BMW sin pensarlo dos veces?
Las luces pasaron al verde y el poderoso coche arrancó con energía.

Tu: -Es un bonito coche -comentó ella.

Nick: -Hace su trabajo.

El tono indiferente con que lo dijo la sorprendió. Los hombres a los que no les importaban los coches no se solían preocupar por el dinero. Su padre adoraba los coches, cuanto más llamativos y caros mejor. También Dillon era aficionado a ellos.

Nick: -Cambio de coche cada dos años. No sé mucho de coches, pero a las mujeres les gusta que las lleven en un modelo elegante. Además, Mandy dice que tengo que ser responsable ante mis pacientes y llevar un modelo en el que se pueda confiar, así como no quedarme un día atrapado en la autopista porque el coche no funciona si se supone que tengo que operar. Sinceramente, lo que creo que le preocupa en realidad es que llegue puntualmente a la hora de cenar. Se enfada mucho cuando llego tarde.

Tu: -Ella hace eso porque te quiere -apuntó ____, casi enfadada con Nick por no darse cuenta de lo afortunado que era por tener una hermana tan cariñosa y atenta.

Nick: -Sí, ya lo sé, pero a veces parece una madre.

Tu: -Creo que es muy agradable. Una de las mujeres más agradables que he conocido.

Nick: -¿Lo crees? -preguntó mirándola de reojo-. Ella opina lo mismo de ti. Es sorprendente lo rápidamente que las mujeres hacéis juicios de valor sobre otras personas sin ninguna base concreta.

Tu: -Que te guste una persona es instintivo, ¿no crees? -contestó ____ provocativamente.

Nick: -La primera impresión puede ser engañosa –dijo mirándola pensativamente, luego se concentró en la carretera-. Hay el tráfico habitual, maldita sea, pero odio conducir en la ciudad. ____ frunció el ceño. ¿Se habla referido a ella con su comentario? ¿Había cambiado de opinión respecto a ella entonces, al conocerla un poco más? La verdad era que no le gustaba que pensara que estaba loca por el dinero, pero si lo pensaba estaría a salvo.
____ decidió dirigir su opinión en esa dirección.

Tu: -Es mejor que hablemos de algunas cosas, Nick -dijo con actitud práctica-. Quizá sería mejor que me dijeras exactamente cómo quieres que te trate en los próximos días. Me has dicho que no te gusta que las mujeres estén muy pendientes de ti, cosa que me parece bien, pero no podremos comportarnos como normalmente lo hacemos. A la gente le parecería extraño.

Nick: -¿Qué quieres decir con «como normalmente lo hacemos»?

Tu: -Oh, vamos, Nick, sé sincero. Nos hemos tratado el uno al otro con bastante hostilidad desde el primer día. Casi se puede oler nuestro antagonismo en el aire cada viernes por la tarde.

Nick: -La verdad es que sí, ¿no? -dijo casi divertido.

Tu: -En primer lugar sólo Dios sabe por qué me has pedido que te acompañe a esta conferencia -explicó ____--. Debías de estar bastante desesperado. Y sabes que yo sólo he aceptado por dinero. ¡Ya estaba! Ya se lo había dicho, haciendo que la hostilidad original volviera a aparecer. Él había empezado a estar demasiado agradable con ella, demasiado para su paz interior.

Nick: -Es lo que espero -dijo secamente-. En cuanto a mi situación desesperada, creo que ya te expliqué claramente las razones. Y tu antagonismo... hacia mí es algo añadido. Estoy cansado de mujeres que quieren de mí más de lo que estoy dispuesto a dar. Tú, querida ____, has reconocido que sólo quieres mi dinero, y me parece por lo menos sincero y relajante. Sinceramente, nunca me había dado cuenta de lo que podía disfrutar contratando a una mujer como acompañante. Te hace sentirte libre de toda clase de presiones y tensiones. Creo que volveré a hacerlo alguna vez más.
-No conmigo, no podrás. -¿De verdad? Te sigue gustando el dinero, ¿no es así? Gastaste los tres mil dólares bastante rápidamente.
____ dio un suspiro profundo y tomó aire, luego habló despacio.

Tu: -Sabes que eres un canalla, ¿no?

La luz roja hizo que se pararan de nuevo y ____ descubrió que su corazón iba más deprisa que el motor del coche. Contuvo el aliento cuando Nick se giró para clavar su mirada sarcástica en sus ojos, antes de deslizarla por su boca, que repentinamente había comenzado a temblar.

Nick:-No siempre.

Tu: -La mayor parte del tiempo - exclamó, esforzándose por apartar de nuevo los pensamientos sexuales alejar de su mente-. Y eres un cínico con las mujeres.

Nick: -Sólo con algunas, mí querida ____. Con todas no. Reservo lo que se suele llamar cinismo para las que usan lo que Dios les ha dado para obtener dinero y otros lujos materiales.

Tu: -Me imagino que me incluyes en esa categoría, sólo porque he aceptado tu oferta

Nick: Tú no has aceptado mi oferta, ____. Tú me hiciste una contraoferta, una que te ha dejado al descubierto, ¿no estás de acuerdo?

Tu: -No, yo no lo llamaría así. Pero yo tampoco tengo por qué darte explicaciones. Eres mi jefe, no mi marido ni mi novio. Tuve razones para pedirte esa cantidad, razones de las que no me avergüenzo.

Nick: -Deja que adivine. Tienes una abuela inválida que necesita urgentemente operarse y cuesta exactamente tres mil dólares. Por alguna extraña razón, ____ no se sintió herida por su sarcasmo, sólo le pareció divertido. Su risa le produjo a Nick primero sorpresa, y luego pareció gustarle, que no era lo que ella había intentado
.Eres una mujer perversa, ____ Richmond -dijo mirándola con entusiasmo-. Creo que vas a caerme bien.

Tu: -Si no me despreciaras tanto, ¿no es así?

Nick: -Lo dices como si no te importara.

Tu: -No me importa, cuento con ello.

Nick: -¿De verdad? ¿Por qué?

Tu: -Me hace estar segura.

Nick: -¿Segura? ¿Te refieres a que pueda saltar por la noche sobre ti? No te preocupes -dijo, con un tono duro en la voz-. Atacarte sería lo último que haría al llegar a Bungarla. ____ lo miró fijamente. Había intentado olvidar el porqué de sus razones para invitarla a la conferencia, pero sus miedos y dudas volvían con renovada fuerza. ¿Qué estaba tramando él?

Tu_ Tú... todavía no me has dicho cómo quieres que me comporte cuando lleguemos -le recordó, pensando que quizá de esa manera obtendría alguna información-. Quiero decir... si quieres que tus colegas piensen que somos novios, hará falta que demostremos afecto ante los demás, ¿no crees? ¿Cómo te voy a llamar?

Nick: -Nick -dijo rápidamente-. Ya te he dicho que sin... demasiadas atenciones. Sólo tienes que comportarte con naturalidad, con encanto personal, sin intentar parecer que te molesta si te tomo de la mano o de la cintura.
« ¿Molesta?» ____*sospechaba que todo su cuerpo se estremecería de un placer perverso.

Nick: -Dudo que te llegue a dar un beso -continuó-, pero estoy seguro de que, si lo hago, puedes cerrar los ojos y pensar en los tres mil dólares.

Tu: -Eso haré -dijo como si no le importara nada, aunque por dentro estaba aterrorizada. ¡Dios mío, en qué lío se había metido!

Nick: -Ahora callémonos un rato --ordenó bruscamente--. Necesito concentrarme por dónde vamos, no conozco mucho estas carreteras. Una vez más, llegaron a un cruce. Nick tomó la carretera de la derecha y llegaron enseguida a la autopista que conducía al sur. En otra hora llegarían a Bowral, y enseguida a Bungarla. ____ conocía Bowral, era una pequeña ciudad a unos cien kilómetros al sur de Sydney. Había estado allí de pequeña en una excursión escolar para visitar una exhibición de tulipanes que hacían todas las primaveras. Era un lugar bastante curioso, con muchas especies de árboles ingleses, tiendas de antigüedades y sólidas casas de campo, algunas muy grandes con jardines enormes.
Según el folleto publicitario, Bungarla había sido originalmente una de esas casas. En la imagen se veía una mansión de dos plantas en medio de un enorme y cuidado césped. La fachada rectangular era casi plana, con la excepción de un porche con columnas y una espectacular
escalera circular. El resto de las fotos dentro del folleto mostraban un hotel bien cuidado, con una decoración de estilo antiguo que lo hacía parecer acogedor y elegante. Al edificio antiguo había sido añadida un ala en forma de U, y allí era donde los huéspedes eran acomodados, mientras que la sala de conferencias, el comedor y otras áreas comunes estaban en el edificio central.
La piscina climatizada de la que Nick había hablado estaba en un edificio separado, al lado de los campos de tenis. El campo de golf estaba en el jardín trasero, al final de un sendero corto. En otras circunstancias ____ habría estado descosa de estar allí. Seguro que las comidas iban a ser exquisitas y no le vendría mal un cambio, pero sabia que no le sería fácil relajarse mientras fingía ser algo que no era, y se preocupaba todo el tiempo por si Nick la besaba o cualquier otra cosa igual de embarazosa. La atracción no deseada era fácil esconderla en un lugar frío como era la oficina, donde eran empleada y jefe: pero la cosa cambiaba si tenían que compartir la habitación de un hotel.
____ suspiró temblorosa volviendo la cabeza hacia la ventanilla. Tendría que tener mucho cuidado si quería salir de esa situación totalmente ilesa. De otro modo, su trabajo de los viernes peligraba. Cuando volviera, tendría que redoblar sus esfuerzos para encontrar un trabajo de ocho horas, de esa manera eliminaría a Nick de su vida para siempre.
____ suspiró resignada y tuvo un sentimiento involuntario de pérdida ante la idea. Le demostró lo vacía que se quedaría su vida si perdía a Nick. ¿O seria a Sylvia a la que echaría más de menos? Mandy con su comportamiento intuitivo y su gran corazón.
Cuando ____ salió de prisión y fue literalmente echada a la calle, se había prometido a sí misma mostrar a su padre, y al mundo, que podía salir adelante sin ayuda, que no era la chica rica, egoísta, caprichosa y malvada que el juez y el tribunal hicieron creer. Había planeado asegurarse un buen trabajo, encontrar un apartamento agradable donde vivir, encontrar amigos de verdad, que fueran con ella por ella misma, y quizá casarse con un hombre honesto que le diera la familia numerosa que ella siempre había deseado. Siempre odió haber sido hija única.
Pero después de seis meses, no había conseguido ni siquiera su primer propósito. Y su única amistad fuera del trabajo era una mujer mayor a la que conocía desde la infancia. El mundo era duro y su educación privilegiada no la había preparado para ello.
Pero no iba a rendirse, de ninguna manera. Iba a conseguirlo, o a morir en el intento. Nunca se sabe. En la conferencia podría encontrar un doctor que necesitara una recepcionista todo el día, como había dicho a la señorita Blanchford. No estaba mal ser un poco interesada, ¿no?
Pasaron a gran velocidad la ciudad de Campbelltown, las casas fueron desapareciendo gradualmente, y las montañas fueron haciéndose cada vez más oscuras. ____había oído hablar en las noticias de la sequía creciente, pero era la primera vez que lo veía por si misma. Miró al cielo azul fijamente y rezó en silencio una oración para que lloviera.
Aunque inmediatamente añadió que fuera por los menos dos días más tarde. ¡Primero tenía que derrotar a su jefe en un campo de golf o de tenis! Poco antes de las tres y media, llegaron a Bowral, el silencio entre ellos era absoluto desde hacía una hora. ____ podría haberse relajado, si
Nick no hubiera estado cada vez más tenso. Se notaba una rigidez en sus hombros, y mantenía los ojos fijos en la carretera. Quizá siempre estuviera así cuando tenía que conducir largas distancias, pero ____ empezó a sospechar que en realidad no tenía muchos deseos de llegar a la conferencia.
No quería preguntarle nada, pero era difícil. No podía olvidarse de que quizá ella fuera pieza clave en algún plan no muy inocente. Nick la había asegurado que no le estaba pidiendo nada delictivo o inmoral, ¿pero y él? ¿Iría él a hacer algo delictivo o inmoral?
Un estremecimiento recorrió la espina de ____* «La curiosidad mató al gato, no lo olvides», se dijo a sí misma, e inmediatamente apartó a un lado sus preocupaciones. Una vez en Bowral, Nick consultó su mapa y tomó una carretera de tres carriles.

Nick: -Parece que la entrada a Bungarla se toma por aquí, es una desviación a la izquierda explicó- entre dos grandes robles. Manténte alerta, ¿de acuerdo?

Tu: -De acuerdo -dijo ____-. Allí están -declaró unos segundos más tarde. Delante de uno de los enormes árboles había un buzón de correos de metal, y sobre él una indicación sencilla que decía Bungarla. La carretera hacia allí se extendía entre jardines, y el terreno iba subiendo poco a poco hasta llegar a la mansión. Mientras se acercaban despacio por el terreno de grava, ____ se dio cuenta de que el lugar era más grande e impresionante de lo que las fotos representaban. Quiero preguntarte una cosa, Nick --dijo precipitadamente cuando llegaron-. ¿Quieres que diga que trabajo para ti?

Nick: -¿Por qué no? Eso explicaría cómo nos conocimos.

Tu: -Sí, pero tú...

Nick_ -No soy un esnob, ____ -interrumpió bruscamente-. Puedes también decir que eres camarera, si quieres. No quiero que te sientas mal por tener que mentir, a excepción de la relación conmigo.

Tu: -La verdad es que ya no soy camarera. He... Perdido el trabajo.

Nick: -¿Qué pasó? - preguntó mirándola con el ceño fruncido-. ¿Fue porque pediste este fin de semana libre?

Tu: -No, el jefe creía que el salario le daba derecho a otros servicios.
Nick arqueó una de las cejas y se puso serio.

Nick: -Es uno de los problemas de ser tan atractiva, me imagino. ¿Te echó o te fuiste?

Tu: -Me fui -contestó brevemente, perpleja por el comentario. ¿Le parecía sexy?

Nick: -Será mejor que me porte bien entonces -dijo aparcando el coche frente a las escaleras de la entrada-. No quiero que me dejes. Por lo menos durante los próximos días. Se quedó de repente en silencio y miró fijamente hacia delante. ____ lo miró con curiosidad. Un Jaguar negro aparcó delante de ellos y de él salió una pareja. Un hombre de pelo gris barrigudo y una explosiva mujer rubia de pelo corto.
El hombre rodeó el coche para tomar a la mujer de la mano y la condujo a la entrada, ésta agarró su brazo y con la mano libre le acarició cariñosamente. El hombre le dirigió una sonrisa indulgente y comenzaron a subir los escalones.
____ miró de reojo a Nick, que se había quedado mirando a la pareja. Tenía los ojos brillantes, y sus manos agarraban con fuerza el volante. ¿Era una mirada de odio? ¿Y por cuál de los dos?

Tu: -¿Los conoces? -preguntó olvidándose de su promesa de evitar la curiosidad. No podía evitarlo, sencillamente tenía que saber qué estaba pasando.
Nick tomó aliento y lo dejó salir despacio mientras sus dedos se apartaban del volante.

Nick: -Sí -confesó-, los conozco.

Tu: -¿Sí? ¿Quiénes son? ¿Colegas?

Nick: -No exactamente. El hombre es el doctor Philip Ballistrat, la mujer es su esposa, su segunda esposa. Me sorprende que no los reconozcas, aparecieron con frecuencia en los periódicos. En realidad fue hace diez años, cuando tú no eras más que una niña.
____ frunció el ceño, de repente le vino a la memoria un recuerdo vago sobre un escándalo y a continuación se acordó de los titulares.

Tu:-¡Oh, si, ahora lo recuerdo! -exclamó-. Él vino a Australia para hacer alguna operación, y en ese tiempo dejó a su mujer para empezar a salir con una enfermera rubia que podía haber sido su hija. Se habló de ello durante mucho tiempo y finalmente se casó con ella, ¿no?

Nick: -Naturalmente. No pensarás que se conforman con menos que una alianza de matrimonio, ¿verdad? ____ comenzó a sentir dudas con respecto a la rubia que Nick llamaba «mujer perversa que destroza hogares».

Tu: -¿Los conocías antes de eso?

Nick: -Sí -contestó. ya sin emoción en la cara ni en la voz-. Ella era enfermera en el hospital donde yo hice las prácticas. ____ no era tonta. La exquisita señora Ballistrat tenía que ser ella, la chica que lo abandonó, la misma Vanessa. Así encajaba todo.

Tu: -¿No era su nombre Vanessa o algo por el estilo? -preguntó con Fingida inocencia, queriendo aclarar las cosas en su mente de una vez por todas.

Nick: -Sí -admitió fríamente Nick.

Tu: -Me lo figuraba -murmuró ____

Así que por eso había ido Nick allí. Empujado por una curiosidad morbosa, y por eso la había llevado a ella. Para salvar su ego. Quería ver a la mujer a la que había amado, pero no quería demostrar que seguía herido por su amor.
____ sintió una terrible furia contra el hombre que estaba sentado al lado de ella. ¿Por qué no dejaba las cosas como estaban? Diablos, ella no querría ver más a Dillon, no tropezaría una segunda vez con la misma piedra.
Quizá porque si lo viera una segunda vez, pensaba ____, ¡lo intentaría matar! Los ojos de ____*se posaron en Nick. Dios, él no haría algo así, ¿verdad? No habría ido a vengarse de manera violenta, ¿no? El amable y cariñoso doctor Jekyll al que había visto esa mañana no lo haría, pensaba ____. ¿Pero y Mr. Hyde? La máquina fría y calculadora que vivía dentro del cuerpo de Nick, y que salía a la luz con las mujeres a las que despreciaba

Nick-Creo que es mejor que salgamos -declaró Nick con frialdad-. Henry salía detrás de nosotros y llegará en cualquier momento.

AQUÍ EMPIEZA LO BUENO CHICAS Wink
Volver arriba Ir abajo
Andy_buenfil
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 313
Fecha de inscripción : 26/06/2010

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 21:09

Capítulo 7

____ tomó el brazo de Nick antes de que éste se diera cuenta.

Tu: -¿Quién es Henry?

Nick: -Un colega muy apreciado, así que sé amable con él. Pero no demasiado -añadió con frialdad-. Mis amigas no me adulan, pero tampoco a otros hombres. «Apuesto a que no», pensó ____ con tristeza, mientras esperaba a que Nick le abriera la puerta. No sentirían deseos de hacerlo, no mientras estuvieran con Nick. Ningún hombre podría comparársele, por lo menos físicamente.
____ se preguntó qué era lo que habría pasado exactamente entre Nick y Vanessa, para que estuviera tan dolido. No podía imaginarse cómo una mujer podía dejarlo por el hombre gordo que acababa de ver. Ni siquiera diez años antes habría sido atractivo.
Por supuesto, una enfermera podría haberse dejado impresionar por un neurocirujano famoso, por cosas que iban más allá del físico. El éxito se supone que puede llegar a ser un afrodisíaco excelente.
____ sospechaba, sin embargo, que el atractivo del doctor podría ser el dinero que acompañaba al éxito. El desprecio de Nick por las mujeres que eran capaces de venderse por dinero habría nacido en alguna parte.
De todas maneras, ____ no encontraba ninguna razón por la que Nick quisiera intentar vengarse diez años después. La venganza por abandono, o lo que hubiera pasado, se producía enseguida, no diez años más tarde.
No, Nick no iba a cometer ningún asesinato, pensaba ____ Querría simplemente demostrar que no le había importado lo que ella había hecho. Nick había triunfado, tenía dinero, amigos y mujeres.
____ seguía dando vuelta a esas ideas cuando nick abrió la puerta del coche. Sin pensar deslizó fuera sus largas piernas, y al tener el vestido un poco levantado, Nick pudo apreciar bien la exquisita forma de sus rodillas y sus muslos delgados.
Nick arqueó una de las cejas al contemplarlas. Cuando ____ se dio cuenta, era demasiado tarde para hacer nada sin perder sus modales impecables.

Nick: -Casi siento pena por ese jefe tuyo, ____ -manifestó bruscamente-. Eres una tentación. La mirada fría de ____ se cruzó con la burlona y admirada de él, antes de levantarse ágilmente y levantar la barbilla con desafío.

Tu: -¿De verdad? Yo no siento ninguna pena por los hombres lascivos. ¿Qué sentirías por una mujer que fuera detrás de ti para rozarte?

Nick: -Me imagino que dependería de la mujer - dijo con una sonrisa extraña.

Tu: -¿Sí? ¿Y qué hay de tu disgusto por las mujeres demasiado cariñosas?

Nick: -Es diferente abrumarte en público que acariciarte en privado.

Tu: -Bueno, pues no tienes que preocuparte, ¡yo no voy a hacer ninguna de las dos cosas! -exclamó, la hipocresía que había debajo de sus palabras encendió sus mejillas. Diablos, le gustaría que él fuera tan feo como un pecado, pero en lugar de ello, hasta sus sonrisas sardónicas le añadían un atractivo sexual a la cara, y el movimiento de su boca resaltaba la perfección de sus dientes.
Henry: -Nick, viejo amigo -interrumpió una voz-, has venido al final.
____ se alegró de que la interrupción le hiciera apartar la vista de su cara ruborizada.

Nick: Te dije que iba a venir, Henry.

Henry era un hombre grande, con una cara sonrosada de facciones muy marcadas, y pelo blanco ondulado. Su esposa, agarrada a su brazo, era una mujer pequeña de ojos negros y brillantes, pelo corto castaño. Vestía unos pantalones de color crema y una camiseta de rayas crema y marrón. Parecía quince años más joven que su marido, que tendría unos cincuenta, calculó ___

Henry: . -Ya -continuó Henry- pero no me lo creía del todo. Estoy informado de tu tendencia a no emparejarte. Estaba seguro de que ibas a decir de nuevo que no podías traer a nadie. Pero esta vez sí tienes pareja, ¿no? -añadió, mirando a ____ de manera tan descarada que no pudo sentirse ofendida-. ¿Dónde has tenido escondida a esta maravillosa criatura, y cuándo vas a presentármela?

Ann -Henry, compórtate -ordenó su mujer, aunque sin demasiada seriedad. Evidentemente estaba acostumbrada al carácter mujeriego de su marido. -Perdona a mí marido -dijo dirigiéndose a ____-. No puede evitar hacer comentarios en presencia de una mujer guapa. Gracias a Dios que es un estomatólogo y no un ginecólogo. Nick, podrías presentarnos para así poder entrar luego en el hotel. Hace un poco de frío y tengo la chaqueta en la maleta.

Nick: -Lo que digas, Ann -dijo Nick tranquilamente, mirando a ____de manera cómplice, mostrando así otra cara de su personalidad que ____ no conocía, un lado sorprendentemente relajado. Parecía que dentro de él convivían más personalidades que la del doctor Jekyll y Mr. Hydev-____, este libertino es el doctor Henry Maclean -continuó, con el mismo maravilloso encanto- el mejor estomatólogo hoy día. Pero un pésimo jugador de golf. Y ella es Ann, su paciente esposa y madre de dos hijos iguales de pacientes.

Ann: -Tres, Nick -protestó Ann con una mueca-, tuvimos el tercero hace dos años, tú fuiste uno de los padrinos.

Nick: -Dios mío, ¿de verdad? Lo había olvidado por completo, lo siento.

Ann: -Esos olvidos son un síntoma de trabajar demasiado, ____ -dijo Ann-. Ya sé que debe de estar siempre en la mesa de operaciones.

Tu: -Tienes razón -contestó ____ , adoptando el mismo tono relajado del grupo-. Si no trabajara para él, nunca lo vería - ¡era totalmente cierto!

Ann: -¿Trabajas para Nick? -preguntó Ann, levantando las cejas hacia el cielo-. ¿Y qué haces? Me imagino que no serás una enfermera.

Tu_ -La verdad es que soy la recepcionista que sustituye a Sylvia los viernes. Pero no por mucho tiempo, espero: estoy buscando un trabajo de recepcionista de jornada completa.

Henry: -Dios mío, ¿buscas eso? -exclamó Henry excitado-. ¡Estás contratada! Echaré a la chica que tengo nada más volver a Sydney.

Nick: -Eso será pasando sobre mi cadáver -gritó Nick-. ____ va a trabajar para mi a tiempo completo. ____ se volvió para mirarlo, no podía estar hablando en serio. Eso sería parte de la comedia,

Henry: ¿pero por qué?

Nick: -Llevo mucho tiempo pensando en enviar a Mandy a un merecido crucero -continuó sin dar importancia-, y creo que ha llegado el momento. ¿Qué me contestas, ____? ¿Crees que podrías soportarme los cinco días laborables además de los fines de semana?

-Claro que podría -declaró Ann-. Los hombres a veces hacéis preguntas un poco tontas, ¿verdad?

Tu: -Si, continuamente - admitió ____, Nick sabe que me tiene alquilada -añadió con una mirada franca-, si el precio es adecuado. Él pareció vacilar unos segundos, antes de esbozar una sonrisa de reconocimiento con su boca sensual. ____ se dio cuenta de que se había quedado mirando esa boca de nuevo, y que le venían toda clase de pensamientos a la cabeza. De nuevo la salvó la voz del Henry. Ella se puso rígida, sintiéndose enfadada consigo misma. No quería decir estupideces, y acababa de decir una inconveniencia.

Ann: -Vamos, ____ -dijo Ann, agarrándola de un brazo-. Que recojan ellos las maletas. No te importa que te llame ____* ¿verdad?

Tu: -Desde luego que no, lo prefiero.

Ann: -¿Sabes, ____? -dijo mientras la conducía hacia las escaleras-. Estoy encantada de ver a Nick saliendo con una chica agradable como tú, y no con las mujeres de porcelana que suele llevar del brazo. Aunque me ha extrañado saber que trabajas para él. Dice Henry que en el trabajo es muy serio, que ni siquiera se fijaba nunca en las enfermeras. Henry dice que no le gusta mezclar trabajo y placer. Aunque ya sé que no deja mucho tiempo para el placer. Como dice Henry, es un milagro que accediera a venir. Pero me imagino que tenemos que agradecértelo a ti -terminó, esbozando una sonrisa.

Tu: -Creo que lo que dices es la pura verdad -replicó ____ despacio mientras devolvía la sonrisa a Ann. La mujer era, evidentemente, una chismosa, pero sin maldad. A ____ le cayó bien. También le gustó Henry, a pesar de su descaro. Había en ambos algo entrañable y dulce, además parecían gente sencilla, sin nada artificioso
.
Ann: -¿Cómo conseguiste romper esa barrera en la que siempre se escuda? -quiso saber Ann. ____ recordó que Nick la había aconsejado comportarse con naturalidad.

Tu: -No lo sé -dijo encogiéndose de hombros- . Ni siquiera lo intenté, y para ser sincera, no me gustó nada la primera vez que lo vi. Creo que yo tampoco a él.

Ann: ¡Tonterías! Apuesto a que él se enamoró instantáneamente, pero no quería apartarse de sus principios. ¿Cuánto tiempo trabajaste para él antes de que te pidiera salir?

Tu: -Mmm... Unos cuantos meses.

Ann: ¿Cuánto tiempo lleváis saliendo juntos? No puede hacer mucho, porque hace unas semanas vino a cenar con una tal Evelyn, bastante horrible.

Tu: -¿Horrible en qué sentido? -preguntó ____, para cambiar de tema sobre el tiempo que llevaban saliendo juntos.

Ann: -No quiero decir físicamente horrible. Era muy guapa y muy elegante. Pero trataba a Nick como un coleccionista trataría una joya antigua. Estaba aterrorizada de que la trajera este fin de semana. No tienes idea del placer que me ha producido verte.

Tu: -Vas a hacer que me ruborice -dijo ____ riéndose.

Ann: -Pareces una chica con los pies en el suelo y el corazón en su sitio. Te gusta Nick por él mismo, creo, no por su cuenta bancaria. ____ se esforzó por no ruborizarse o sentirse culpable cuando los hombres se reunieron con ellas. La mirada de Nick mostraba claramente que había oído el comentario.

Henry: -Vamos dentro, cariño -ordenó Henry cariñosamente, mientras tomaba a su esposa por el brazo.

Nick: -No hubiera dicho eso si supiera la verdad -musitó Nick al oído de ____.

Tu: -Quizá Ann tiene más intuición para la verdad de lo que tú crees -dijo ____, sorprendida por dos cosas, por el cinismo en las palabras de Nick, y por el efecto que habla tenido su roce en ella--.

Tu:: Tú tampoco puedes hablar - continuó en voz baja-. También acabas de mentir diciendo que me vas a contratar toda la semana. Apuesto a que no te importaría que trabajara para Henry.

Nick: : -Es cierto, pero no estaba mintiendo; quiero que trabajes para mí toda la semana en un futuro próximo. Tengo planes para ti, ____, cariño.

Tu: -¿Y crees que yo estaré de acuerdo?

Nick: -Por supuesto que estarás -replicó con autosuficiencia-, si el precio es adecuado.

Llegaron a la abarrotada recepción, y eso impidió que continuaran con la chispeante conversación, la cual había hecho sentir a ____ una inquietud creciente. Nick se sentía atraído hacia ella, notó mientras permanecía a su lado. Pudo sentir la excitación en sus dedos acariciadores, pudo advertir la nota sexual que había bajo la declaración de los planes que tenía para ella.
De repente, se dio cuenta de cuáles eran esos planes. La quería no como recepcionista, sino como amante. ____ debía haberse enfadado por el atropello que significaban esos planes inmorales. Pero en lugar de eso se quedó aterrorizada, pensando en qué contestaría cuando él hiciera la propuesta. La recepcionista dio a Nick dos juegos de llaves para la habitación, y un botones uniformado les llevó la maleta a lo largo de un pasillo de techo alto y paredes de madera. Cruzaron una entrada bañada por el sol, y a continuación un jardín cubierto que conducía a una de las alas del motel. Un minuto después, estaban solos en una suite espaciosa y amueblada con bastante refinamiento. ____ miró inquieta a su alrededor, sus ojos se posaron en la cama más cercana.
Era de matrimonio y estaba cubierta por un edredón verde, en el cabecero oscuro y bien barnizado había un espejo. ____ tragó saliva, su mirada nerviosa buscó y encontró lo que esperaba fuera un sofá cama, en una parte que hacia de salita. Parecía demasiado elegante para que fuera convertible, estaba cubierto de una tela de seda de rayas verdes y corinto.
Sobre una mesa pequeña, frente al sofá, había un recipiente con frutas junto con una botella de champán y dos copas de cristal. -Cualquiera diría que vamos a celebrar la luna de miel -comentó Nick secamente, mientras iba a por la botella-. Por lo menos es una marca buena -la dejó de nuevo en la cubitera y fue hacia la ventana, cubierta de cortinas gruesas. Su rostro de repente se hizo hermético, como si estuviera mirando más allá del jardín.

Tu: -¿Por qué estamos aquí, Nick? -preguntó ____ bruscamente. Él volvió su cara hacia ella, su expresión distante dio paso de repente a su habitual dureza contenida. Volvía a ser Mr. Hyde.

Nick: -Perdona si te repito que no es asunto tuyo -exclamó, con el tono que más le desagradaba a ella. Arrogante y frío, sin ningún cuidado por sus sentimientos. Cuando se comportaba así, ____ sentía deseos de pegarle. Como era imposible, en los últimos meses había aprendido a contestarle con una indiferencia total, y sabía que daba casi el mismo resultado.

Tu: -Es normal -se encogió de hombros-, pero si quieres que trabaje como recepcionista tuya sugiero que empieces a tratarme con un poco más de educación. Puedo soportar tu conducta grosera una vez a la semana, pero no podré soportarlo cinco días. Por mucho dinero que me pagaras.
____ alzó la nariz con un gesto desafiante, pensando en que Nick estaba demasiado seguro de poder sobornarla con dinero. No sabía que cualquier soborno no tendría nada que ver con su cuenta bancaria, sino con algo mucho más sencillo y totalmente libre.
Nick la miró con los músculos de la mandíbula en tensión, y un brillo furioso en sus ojos normalmente fríos. «Esta vez lo he herido profundamente», se dio cuenta con sorpresa. ¡Dios mío! Tengo que hacer que esta relación empiece de cero de nuevo, que haya el mutuo antagonismo del principio».

Nick: -Te trato exactamente como te mereces -fueron las palabras cortantes de Nick. –

Tu: En ese caso sugiero que empieces suavizando tu conducta, porque merezco algo mucho mejor de lo que tú has estado dándome. La cara de sorpresa que puso casi provocaba risa, pero fue él quien finalmente echó la cabeza hacia atrás y rió.

Nick: -Eres muy descarada, ¿lo sabías? Muy bien, haré de caballero contigo, si es lo que deseas. Dio un paso hacia ella y la tomó de la mano, levantándola hacia sus labios antes de que ella pudiera hacer algo. Sabía que su beso era una burla, pero algo se agitó intensamente dentro de ella. Se quedó rígida al notar la calidez sorprendente de sus labios, y Nick la miró mientras lo hacía, alzando los ojos bajo las cejas oscuras.
-¿Te gusta así? Ella no dijo nada, simplemente apartó su mano antes de enrojecer violentamente. Maldita sea, ¡si eso lo causaba un simple beso en la mano, qué podría pasar si la besara de verdad! -Bien, no me puedes decir que no lo he intentado. Y ahora cuéntame, ¿qué hablasteis Ann y tú cuando estabais en las escaleras? -preguntó con brusquedad-. Quiero la verdad. ____ se alegró del cambio de tema, pero no se sentía cómoda con el continuo acercamiento de Nick. Se giró y fue a sentarse en la cama

Tu: -Nada de vital interés. Ann me dijo que estaba encantada de que hubieras encontrado a alguien tan dulce como yo, en vez de esa horrible Evelyn que habías llevado a cenar últimamente -____ bajó sus largas pestañas y cruzó una pierna, haciéndola balancear hacia delante y hacia atrás.
Nick se quedó mirándola, primero las piernas, luego la cara.

Nick: -¿Cómo lo consigues, ____? -preguntó con decisión-. ¿Cómo haces para cegar a la gente y gustarles tan rápidamente? Primero Mandy, ahora Ann y Henry. Sí, a Henry también, me dijo más o menos lo mismo cuando fuimos por las maletas.
Una rabia profunda se instaló dentro de ____, pero no quería rendirse todavía

Tu: -Quizá soy una bruja replicó enojada, con una sonrisa pícara-, hago conjuros cuando quiero caer bien a alguien. Cuídate, Nick o te haré uno a ti también -¡Dios mío, él sí que la había embrujado!

Nick: -No hay mujer en la tierra que pueda seducirme contra mí voluntad. Los días en que me dejaba cegar por la belleza pasaron hace mucho tiempo.

Tu: -¿Entonces qué hiciste con la bella Evelyn?

Nick: -¿Tú qué crees que hice con ella?

Un estremecimiento de horror recorrió a ____ al pensar que Nick pudiera acostarse con una mujer sólo por placer, simplemente porque tuviera un cuerpo hermoso. Era extraño... sólo dos días antes ella había imaginado que hacían el amor sólo por placer y la idea le había parecido perversamente excitante. Todavía la seguía excitando, pero ahora al mismo tiempo la repelía. ¿Cómo se podía querer algo y a la vez rechazarlo?

Tu: -¡Qué asco! --contestó con franqueza.

Nick: -Cuídate de que no te haga un conjuro, querida ____ -dijo sombrío-. Tengo tendencia a seducir a mujeres guapas, y créeme, suelo tener con éxito cuando lo decido.

Tu: -Conmigo no te va a servir, Nick. Los días en que me dejaba cegar por la belleza pasaron también hace mucho tiempo.

Nick: -¿Me estás haciendo un cumplido? -inquirió, empezando a desabrocharse la corbata.

Tu: -No, te estoy advirtiendo para que no pierdas el tiempo.

Nick: -No estoy seguro de que fuera una pérdida de tiempo dijo buscando con los ojos su rostro, notando, quizá, su color encendido, sus brillantes ojos.

Tu: -Tócame y no me quedaré.

Nick: -Haz eso y perderás tu empleo. El único que te queda.
____ se quedó sin saber qué decir, sorprendida de que pudiera sobornarla con tácticas tan bajas. Aunque no sabía por qué le sorprendía. ¿Es que no había sabido siempre que era un canalla sin corazón y sin escrúpulos?
La sorpresa y el enfado dieron paso rápidamente a una violencia ciega.

Tu: -¡Dios, te desprecio! -gritó, levantándose de la cama y mirándolo con furia-. ¿Quién te crees que eres, amenazándome de esa manera? ¿Ofreciéndome dinero para que venga aquí contigo, para luego pensar mal porque he aceptado? Te diría la verdadera razón por la que te hice la contraoferta si me creyeras, pero no lo harías. Tú te justificas a ti mismo pensando que soy una especie de prostituta -____ se acercó a él temblando-. Puedes quedarte con tu miserable trabajo de los viernes, y también con los planes que tienes preparados. Estoy harta de que me mires con desprecio. ¿Qué razones tienes para ello? ¿Qué te he hecho para que creas lo que, evidentemente, crees?
Estaba cerca de él, demasiado cerca. Podía oler su loción de después de afeitarse, ver el repentino brillo de sus ojos, sentir el calor de su enfado. -Me voy ahora mismo --dijo con desafío-, y no puedes hacer nada.
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Junio 6th 2011, 21:20

OHHHHHHHHHHHHHHHHH POR DIOSSSSSSSSS!!
SIGUELAAAAAAAAAAAAAA PRONTO!!
me tengo que ir
pero pasare mañana y espero ver muchos capz Razz
me encanto el cap siguela pronto
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!   Hoy a las 02:39

Volver arriba Ir abajo
 
VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!
» LAGRIMAS DE DESAMOR (NICK Y TU) DE TODO UN POCO ADAPTADA! TERMINADA!!!
» Amante de mi jefe nick y tu de todo un poco mas hot
» Divocio - Adaptada [Nick y tu] [TERMINADA]
» "Ex" esposos [Nick&tu] (De todo un poco)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: