Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 AMIGOS desconocidos (hot)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
AutorMensaje
deidany
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 984
Localización : Maracay - Aragua
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 21st 2010, 16:43

ange.... sabes q ya leiii loss capiiiiiiiii
y kieroooooooooo masssssssss.....
jajajaja siguelaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaa
de verdad q adoooroo tu novee
y te adoroo a tiii
siguelaaaaaaaaa



http://jbvenezuela.activoforo.com/cuerpos-ardiendo-nick-y-tu-hot-y-romantica-t5387.htm?unwatch=topic

http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/el-mejor-amante-subastado-joe-y-tu-sugerencia-solo-para-mayores-t5920-120.htm?highlight=el+mejor+amate

Volver arriba Ir abajo
https://twitter.com/deidany
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 21st 2010, 19:32

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa diosss si me gustahhhhhhhhhhhhhhhh!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! por faaa siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa espero a que subassss por faaa por mi!!!!!! andaaaa esperare a que subas ok? no me dejes mal T_T esperoooo!! y mira que mañana tengo clases :E esperoooooo!! Razz por faaa What a Face
Volver arriba Ir abajo
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 21st 2010, 19:32

ESTO ES PARA QUE USTEDES SE DEN CUENTA LO QUE HACE ESTE TRUCO VAMOS A PROBAR NO SE SI ES VERDAD PERO LA PERSONA QUE ME LO ENVIO ESTA TODAVIA ASOMBRADA DE LO OCURRIDO, YA QUE ELLA DICE QUE LO HIZO POR HACERLO Y QUE PIDIO ALGO QUE CREIA CASI IMPOSIBLE DE LOGRAR PROBEMOS. * Para ti mismo di el nombre de la unica persona del sexo opuesto con quien quieras estar (tres veces...)... * Piensa en algo que quieras lograr dentro de la proxima semana y repitelo para ti mismo(a) (seis veces)... * Piensa en algo que quieras que pase entre tu y la persona especial (que dijiste en el no. 1) y dilo a ti mismo/a (doce veces)... * Ahora haz un ultimo y final deseo acerca del deseo que escogiste. * Despues de leer esto tienes 1 hora para mandarlo a 15 temas y lo que pediste se te hara realidad en 1 semana. A la mayor cantidad de gente a quien lo mandes mas fuerte se hara tu deseo. Si tu escoges ignorar esta carta lo contrario del deseo te sucedera, o esto no sucedera jamas.............. Que tus días estén llenos de logros y tus noches de sueños copia y pega esto en 15 o temas más
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 21st 2010, 19:34

por favor T_T anda andaaaaaa quieroo capi por faa por mii anda siii?? *.* andaa!!! soy lectora fiel!!! eh esperado mucho por capis y quiero massss Razz anda andaaaaaaa sigo esperandooooooooo soy capas de quedarme hasta la madrugada esperando pero mi papa me regañaaaa por siguela anda anda
Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 21st 2010, 19:36

es una de mis noves favoritas enserio de las 5 que me gustan esta es la 1!!!! enserio me gusta muchooooooo por faaa siguelaaa o juro que me dara algoooooo por faaaaaaa por mi ?? *:* por faaaaaaaaa :B!!!!! sigo esperando

PD: siguelaaa!! Pd de la Pd: estoy esperandoo! ,, pd de pd de la pd: Vamosss!! sube capi T_T por faaa para poder dormir tranquila
Volver arriba Ir abajo
andre de jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 141
Edad : 19
Fecha de inscripción : 20/09/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 21st 2010, 19:44

Dios ange TE AMO! Porfin subiste,no sabes lo mucho que estrañe tu novela
Es demasiado buena
No supero los ultimos caps
Dios joey esta ahora de pervertido!
Y mi nuevo boyfriend *.*
Joey esta celosin! (H)
Bueno la tienes q seguirla es super tu novela!
Y creo no podre soportar otro abandono! Enserio tu nove es una de mis favoritas!
Bueno ange agregame al msn plis andrea.victoria.10@hotmail.com
Besos,cuidate y sube lo mas antes posible plis
Bye
Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 21st 2010, 20:13

sigueeeeee estoyyy esperando T_T
Volver arriba Ir abajo
andre de jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 141
Edad : 19
Fecha de inscripción : 20/09/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 22nd 2010, 13:03

Angeeee! Siguelaaaa
Estoy de lutooo! Necesito un cap tuyo!
Tu nos quieres matar a todas!
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Amo tu novela
Okey ya llege hasta mucho! xdd
Plis siguela!
Bye, cuidate tqm
Volver arriba Ir abajo
angenick
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 912
Edad : 23
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 14/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 22nd 2010, 13:37



- ¡Ups! -soltó una carcajada- Yo tenía una de esos ¿verdad? -bromeó
mientras se incorporaba- Imagino que nos veremos el sábado por la noche y el
domingo haremos algo antes de irme a trabajar. No sé, tengo que hablar con él
-explicó sin interés.


- Se te ve la ilusión -se burló él feliz.

- ¡No me estreses! Estamos bien y ya. No
etiquetemos todo tanto -ordenó (tu name) agobiada- Me voy de verás, que se está
haciendo tarde.


Estaba bien con Lincoln. Le gustaba mucho. Era
sexy y divertido. Suficientemente bueno para tomárselo como algo más que un
estorbo, pero tampoco hacía falta dramatizar. No es que estuviese pensando en
tener hijos y una vida en común. No se imaginaba con una familia. Desde pequeña
había soñado en vivir sola o en un apartamento con su mejor amigo ¡La típica
soltera! Ahora sabía que Joe y ella nunca se irían a vivir juntos porque él si
era de los que se casaban. Él andaba con cualquier falda que se le cruzase pero
(tu name) sabía que en el fondo lo que él buscaba era al verdadero amor. Estaba
convencido de que había un ser hecho para pasar el resto de su vida con él,
mientras que ella estaba convencida de que no había hombre sobre el planeta que
la soportara y al que soportara. Excepto Joe, claro.


Joe recreo lo sucedido una y otra vez en su mente
después de que ella se fuese ¡Aún seguía excitado! No la había visto como a su
amiga. Estaba seguro de ni siquiera haberla reconocido, cegado por el deseo. No
sabía que le había pasado pero le había gustado la firmeza de sus muslos, la
suavidad de su piel, el sabor de su cuello, abrasador, y... ¡sus pechos! Los
había notado contra el suyo y casi grito de la misma excitación. No sabía cómo
había sido capaz de no tocarlos. Si ella no se hubiese despertado...


Se maldijo por sus pensamientos se levanto de la
cama de un saltó y golpeó todo lo que se encontró en el cuarto. Agotado se
sentó sobre la cama y se cubrió el rostro con las manos. Tenía que admitirlo:
¡La deseaba! A su mejor amiga, su confidente, su compañera de travesuras... La
deseaba más de lo que era capaz de admitir.


Abrumado por el sentimiento de desolación que le
oprimía el pecho se tendió en la cama y deseo poder llorar. No quería perderla
por un descontrol de hormonas. No volvería a acercársele de nuevo de esa
manera. Ahora que sabía lo débil que podía llegar a ser, no iba a permitir que
todo se estropease. Mantendría al margen sus deseos y los volcaría con
cualquier otra. Aunque no pudiese imaginarse con nadie más en esos momentos.

Capítulo 18



El sábado por la noche Joe había hecho todo lo
imaginable para no pensar en (tu name). Pero acababa siempre recordando la
suavidad de su piel como si la estuviese tocando en ese mismo instante. Y
terminaba frustrado imaginándosela con Lincoln. Él podía tocarla y no era
lascivo. Él podía besarla y no era inmoral. Él podía.... que ni se le ocurriese
hacer nada más porque lo mataría en ese instante, pensó Joe.


"Tú no tienes ningún derecho sobre
ella", le dijo una estúpida vocecita que se había alojado en su cerebro
después de la pasada noche.


Tenía todos los derechos porque él la... no fue
capaz de seguir con el pensamiento. La quería mucho, siempre la había querido y
siempre la querría. Pero no la amaba. No en el sentido pasional. Bueno sí la
deseaba, pero ¡se le pasaría! Y después ¿qué? ¿Destrozar una relación tan
perfecta solo para un polvo rápido? ¡No! Le dolía el corazón solo pensar en
perderla. Además, si él se atreviese a intentar algo con ella era bastante
probable que ella le diese una paliza por solo acercársele con esa intención.


Sonrió sin diversión. (Tu name) era ese chico que
hay en todas los grupos al que acuden los más débiles para que lo protejan. No
es que fuese muy fuerte físicamente, pero tenía coraje. Le daba igual el tamaño
de su adversario, si se metían con uno de los suyos, ella atacaría. No pudo
evitar acordarse del día en el que un grupo de cinco chicos lo habían
acorralado y le estaban pegando cuando ella llegó y comenzó a lanzar patadas y
puñetazos en todas direcciones. Había acabado con el labio roto y cientos de
moratones, pero ellos no habían acabado mucho mejor. Era bueno para la salud de
cualquiera no enfadarla. Puede que ya no utilizara los mismos métodos pero
seguía siendo la misma fiera.


- Joe ¿en que demonios estás pensando? -preguntó
Taylor enojada.


- ¡Tengo que irme! -exclamó Joe, ignorando el tono
de ella.


- ¿Ahora? -dijo perpleja, señalando a la cama
deshecha y a ella misma desnuda.


- Sí, ahora -afirmó él vistiéndose
apresuradamente.


- ¡Joe no te puedes ir otra vez así! -protestó
rabiosa- Si ni siquiera habíamos empezado -gritó Taylor al verlo salir por la
puerta.


- ¡Ni empezará nunca más! -informó como un
estruendo haciendo que Taylor cayese sentada en la cama.


Ella supo que nunca volvería a buscarla, aunque no
supiese por qué. Desde que la había buscado esa noche, no había sido el chico
encantador que derrite los corazones a su paso, sino bruto y arrogante.


- ¿Hay alguien en tu depa? Necesito despejarme un
poco -le había dicho con el ceño fruncido.


Taylor había ignorado el tono porque iba a
conseguir lo que quería: que todos los vieran irse juntos. Pero sabía que él no
quería nada de ella salvo sexo. Él era consciente de que vivía sola por lo que
la pregunta le había parecido absurda. Pero fue la confirmación de lo que él
quería, a lo que iba, para lo único que la deseaba. Pero esa noche él no la
besaba como siempre. Apretaba los labios contra ella, eso no era besar. Y no
había notado ningún signo de excitación, ¡Ninguno! Incluso cuando se desnudo,
su erección era inexistente ¿Se habría ido por eso? ¿Tendría algún problema?
pensó Taylor. No era su problema. Era un cretino y le pagaría lo que le había
hecho.


Joe ardía de rabia. No podía acostarse con (tu
name) pero tampoco con otra ¡Eso no podía ser posible! Nunca le había pasado
algo parecido. Entró en el primer bar que encontró y se sentó a beber. Tras
varios tragos una morena espectacular se sentó junto a él. Fue educada pero
directa. En menos de una hora estaban besándose en la entrada del departamento
de ella mientras esta buscaba las llaves para entrar. Joe rezaba para que su
amigo no volviese a jugarle una mala pasada.


Ya dentro de la habitación la chica comenzó a
desvestirlo y él estuvo a punto de pararla porque no había conseguido excitarlo
como necesitaba. Pero entonces la muchacha cogió las manos de él y las colocó
en su cintura. Con ese rocé Joe recordó automáticamente el contacto con la seda
que rodeaba el suave cuerpo de (tu name) y se excitó en el momento. Sin mirar a
la cara de la chica, la desnudo de inmediato y acabó con su tarea aún más rápido.


Tras la conclusión del acto se separó de ella con
la misma fuerza con la que la había embestido y al verla salió de la cama como
un rayo.


- Tengo que irme -dijo Joe sin más mientras se
vestía.


Parecía que eso lo había hecho demasiadas veces
esa noche, pensó. Había poseído a esa desconocida pensando en (tu name). Se
sentía miserable. Y lo peor es que no se sentía culpable por la pobre chica
sino por su amiga. Su (tu name) no se merecía eso, se dijo furioso. Él tenía
que dejar de involucrarla en esos asuntos. Tenía que hablar con ella. Era una
chica muy inteligente si le contaba más o menos lo que le pasaba seguro
encontraban una solución.


Salió de aquella casa entre protestas e insultos.
Esa noche estaba consiguiendo que todas las mujeres a su alrededor lo odiasen.
No estaba acostumbrado. Lo normal era dejarlas igual de abandonadas pero
felices e impacientes por un nuevo encuentro. Pero no tenía tiempo de ser
encantador.


Fue a casa de (tu name). A la hora que era,
suponía poder encontrarla. Pero no fue así. Su madre le había abierto furiosa
por las horas en las que iba a visitarla. Aunque no tenía pensado llamar a la
puerta, lo hizo. Había subido hasta su cuarto por una escalera que tenían
escondida, y ella no estaba. Se preocupó y no dudo en preguntar a sus padres.
No se creía que a esas horas aún estuviese cuidando a niños.


- ¿Cuidando niños? -le había dicho la madre de (tu
name)- ¿Qué niños? Ella estará en el bar ese donde trabaja -le había confesado
antes de cerrarle la puerta en las narices.


Joe sabía que era estúpido preguntar cual porque
seguramente ni lo sabría. Estaba cada vez más furioso ¡Trabajaba en un bar! Su
mejor amiga trabajaba en la noche y no le había dicho nada. No podía imaginarse
en qué clase de sitio estaría ella trabajando y haciendo qué. Camarera,
seguramente. Puede que fuese la que recoge mesas y sirve cafés en una de esas
cafeterías para trabajadores. Pero no se la imaginaba con un uniforme rosa y un
delantal blanco. No paraba de mentirle ¿Qué más le ocultaba? ¿Cómo era posible
que desconociese tanto a la persona a la que pensaba que conocía mejor que a si
mismo?


Estaba furioso y tan frustrado que ni siquiera
veía por donde iba. Acabó parado frente a un bullicio de gente que intentaba
entrar en un local. Miró donde se encontraba "El Ritual". Ese sitio
parecía que se burlaba de él. Cuantas más veces intentaba entrar en él más
cosas malas le pasaban. Parecía que todo se comunicaba. Y pensó desesperado que
si entraba en él a lo mejor su suerte cambiaba. O al menos, vería a alguna
chica de las que Lincoln había descrito como las más sensuales del país. Puede
que alguna lo hiciese excitarse por si misma y no fuese necesario recurrir a
pensar en (tu name).


Joe se acercó a la puerta y observó que como
siempre para entrar tenías que estar en la lista. Pero lo sorprendió que los
que salían iban disfrazados. En ese momento un borracho con una máscara oscura
tropezó con él y cayó al suelo. Joe le quitó la máscara para verle la cara y
que respirará mejor pero el tipo lo apartó de su camino y se fue hacía su
coche.


En ese estado ni saldría del aparcamiento, pensó
Joe. Entonces miró su mano en la que aún llevaba la máscara del borracho y
después al local.





































































Sin pensarlo dos veces se colocó la máscara y se
dirigió al local. El portero, al que reconoció al instante como el gorila que
abrazaba a (tu name) hacía poca más de una semana, no reparó en él, pensando
que era el mismo que se había marchado. Joe sonrió feliz al traspasar las
cortinas que lo separaba del exterior. Se quedó inmóvil, boquiabierto
observando el lugar. No se parecía en nada a la clase de lugares que
frecuentaba, atestados de gente y chicas semidesnudas bailando sin ninguna
gracia pero dejando ver más de lo que era moral y decoroso. En ese lugar cada
quien parecía tener reservado una porción, no se mezclaban ni empujaban, sin
embargo, parecía que todos se conocían. Y seguramente sería así, pensó Joe
absorbiendo cada detalle de la atmósfera. Había bailarinas pero sobre pequeños
escenarios alrededor del local. No era tanto una exhibición como un
entretenimiento. Las chicas parecían verdaderas artistas que bailaban
coordinadamente y con exquisitos movimientos. La ropa es lo que más le llamó la
atención, iban disfrazadas pero no llevaban las típicas lycras que no dejan a
la imaginación, sino que cada una representaba un papel
.

Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/angelikayoung
angenick
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 912
Edad : 23
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 14/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 22nd 2010, 13:40



Joe estaba fascinado con la decoración, el ambiente y.... ¡La vio! ¡Era
ella! La reconoció al instante aunque también fuese disfrazada. Estaba de
espaldas a él, con un vestido de cola muy largo negro que se recogía sobre el
cuello dejando su espalda al descubierto. Cubierta por varias capas de
brillantina plateada y blanca, y una mascara con pequeñas plumas blancas y
negras. Y por si le cabía alguna duda de quien era, estaba hablando con Lincoln
¡Era ella!

Capitulo 19




(tu name) había tenido la semana más dura de toda
su vida. Pero por suerte ya había terminado. Entre el nuevo trabajo, la mudanza
y la fiesta que había decidido dar para reconquistar a sus antiguos clientes,
estaba agotada. El único bálsamo fue Joe la noche anterior. Se había reído
tanto que aún le dolían las costillas. Hombres, hombres son, se dijo risueña.
Hasta en sueño no dejaban de hacer cochinadas.


Miley le tuvo que ayudar a organizar la fiesta ya
que ella no podía sola, debido al nuevo trabajo. Todo estaba listo y salía a la
perfección. Lincoln no se alejaba de ella porque decía que estaba demasiado
guapa para alejarse más de un metro. Aunque a ella le parecía que no se alejaba
más de un centímetro. Y no sabía por qué eso le preocupaba si un día antes era
lo que más quería.


La mañana antes había comentado a Miley la
frustración que sentía por no haber intimado aún con Lincoln debido al exceso
de trabajo de ambos.


- Solo llevan una semana ¡No te impacientes! -le
había aconsejado su amiga.


Pero esa noche no solo no se impacientaba sino que
no tenía el menor interés de que pasase nada. Y no sabía por qué. Estaba
guapísimo y tan encantador como siempre. No era él. Había algo que fallaba en
ella ¿Qué más daba? No le apetecía y punto, ya pasaría cuando tuviese que
pasar.


(tu name) charlaba con su novio mientras vigilaba
la fiesta. Recorrió con la mirada a cada una de las máscaras que estaban allí,
hasta parar en una solitaria. Un hombre mirándola fijamente. Pero no era eso lo
que la extrañó. No había comprado una sola máscara repetida y recordaba
perfectamente a quien le había dado esa en concreto. Y ni el tipo tenía su
porte, ni estaba tirado en el suelo borracho como hacía un minuto, ni llevaba
la misma ropa.


- Se ha colado un tipo -afirmó (tu name)
señalándole a Lincoln a quien se refería.


- Llama a alguien de seguridad mientras yo intento
razonar con él para que no arme ningún escándalo -le sugirió Lincoln mientras
caminaba hacía Joe.


Joe ni se inmutó cuando la vio señalándolo ¿Lo
había reconocido con la máscara? ¡Le daba igual! En cuanto Lincoln la acarició
suavemente los brazos antes de caminar hacía él, todo eso se le olvido. Donde
estaba o con quien no importaba. Lo único que quería era moler a golpes a ese
imbécil.


Lincoln llegó ante Joe con expresión dura pero no
lo amenazó, se limitó a ser lo más cortés que fue posible.


- Creo que no ha sido invitado a esta fiesta
-advirtió Lincoln sereno.


- ¿Usted la organiza? -se escuchó distorsionado
tras la máscara.


- No, yo soy un invitado más. Pero me han pedido
que le muestre donde se encuentra la puerta -informó más seco.


- ¿Su novia? -preguntó Joe furioso.

- ¡Eso no es asunto tuyo! -espetó Lincoln
perdiendo la paciencia.


- ¿En serio? -dijo Joe quitándose la máscara.

Lincoln no dijo una palabra e instintivamente
buscó con la mirada a (tu name) que observaba la escena y se había llevado las
manos a la boca horrorizada.


- ¿Encima te atreves a mirarla? -grito Joe
furioso.


No se escuchó una palabra más. Solo un gemido de
dolor, que emitió Lincoln cuando Joe lo golpeó. (tu name) sin pensarlo se
acercó para separarlos. Pero Joe no dejaba de golpearlo y acusarlo.


- ¡Cerdo miserable! No sabes valorar lo que tienes
-gruñó Joe rabioso.


(tu name) no entendía nada. Lo lógico era que
estuviese enfadado con ella, no con su novio ¿Y por qué le decía esas cosas? La
gente se amontonaba y tenía que hacer algo.


- ¡Ya! -grito (tu name) y todos se pararon para
mirarla.


Hizo un gesto a Axel para que continuase el paso
que había cesado al escucharla, para que se acercase y sujetase a Joe antes de
que tuviese otro ataque violento. Se acercó a Lincoln al que le sangraba
levemente el labio y lo ayudó a levantarse. Cuando vio que Axel se llevaba a la
fuerza a Joe se lo impidió.


- ¡No! ¡Tráelo! -ordenó (tu name) tajante mientras
se metía en la oficina agarrando a Lincoln.


Al llegar Axel tiró de un empujón a Joe contra el
sofá y se colocó frente a él cómo un muro. Pero (tu name) le hizo un gesto para
que se fuese y obedeció con recelo. En ese momento entró Miley con una bolsa
con hielo para Lincoln y este lo acepto de buena gana.


- Gracias, preciosa -le dijo muy sonriente.

(tu name) debería haberse puesto celosa de ese
brillo que apareció en los ojos de él pero no fue así. Supo que tendría que
hablar de muchas cosas. Pero eso sería después. Ahora su prioridad era Joe. Lo
miró pero él no hacía ni decía nada más que frotarse las manos. Vio que tenía
los nudillos rojos. Seguramente se hizo daño de tantos golpes.


Ella cogió algunos hielos de la bolsa que Lincoln
apretaba contra su mejilla y se acercó a Joe para dárselos. Pero él no los
aceptó, solo se recostó sobre él sofá y la miró con una sonrisa burlona.


- ¿Me das hielo para curarme las heridas que me he
hecho al partirle la cara a tu novio? -se burló Joe aunque estaba asombrado por
el detalle.


Aunque nerviosa e insegura volvió a extenderle los
hielos y él los aceptó. Hubo un incómodo silencio porque nadie sabía qué decir.
Lincoln estaba enfadado por lo que le había hecho pero pensaba que era algo que
ellos tenían que solucionar. Además, Miley le estaba revisando las heridas y el
contacto no lo dejaba pensar con claridad. Esta estaba tan ocupada con los
desperfectos provocados en el rostro de Lincoln que ni se había enterado de que
pasaba. Y (tu name) tenía tantas explicaciones que dar que no sabía por donde
empezar. Pero fue Joe el que dijo la primera palabra. Para sorpresa de (tu
name) no fue a ella, sino que de nuevo la pagó con Lincoln.


- ¿Otra? -preguntó furioso- Y tú -mirando a Miley-
¿no te da vergüenza hacerte llamar amiga de (tu name) y ser testigo de lo que
este cerdo le está haciendo?


Miley estaba confundida y perpleja. Miró a (tu
name) y vio los mismos indicios, volvió al rostro de Lincoln que estaba atónito
y furioso. Y decidió que mejor no contestaba a la acusación…Pero Lincoln no fue
tan generoso.


-¿De qué demonios hablas? -preguntó tirando la
bolsa de hielo semi derretido a una papelera- ¿Yo no le he hecho nada a (tu
name)? -afirmó acercándose a esta, colocándose frente a él.


- ¿Ah, no? ¿Es que crees que no la he reconocido
al instante de verla? -grito Joe señalando a (tu name).


(tu name) pasó de la confusión inicia al horror de
la confirmación. Debería ser ella la que discutiese con Joe pero era incapaz de
articular palabra. Nunca lo había visto así. Estaba enloquecido. Pero no le
quedaba muy claro que fuese por ella. Y ¿por qué acusaba a Lincoln de hacerle
daño o algún mal a ella?


- Se perfectamente quien es -continuó Joe saltando
del sofá para enfrentarlo cara a cara.


- ¿Y que tiene que ver eso con que yo le haga
daño? -protestó Lincoln perdiendo la paciencia.


- ¡Es la chica de la fiesta de la semana pasada!
-exclamó Joe enfadado dejando a todos confusos- Ella te acompañó hasta la
puerta cuando hablamos, la recuerdo perfectamente. Solo vi su espalda pero es
indiscutible que es ella.


(tu name) no estaba segura de haber entendido bien
¿No la había reconocido? Bueno sí, pero no sabía que era ella exactamente. No
sabía como era posible eso. Entonces se miró los brazos y recordó que la
pintura corporal que llevaba le cubría lo suficiente para que no se viesen sus
rasgos faciales y el antifaz cubría sus ojos. Miró a Lincoln que se había
quedado helado y no sabía que decir. Ella podía planear una cuartada en un
segundo pero si hablaba más podía descubrirla. Allí no había música que pudiese
distorsionar su voz. La reconocería aunque solo dijese una sílaba.


Miley vio la cara de impotencia de (tu name) y
supo que tenía que hacer algo ¿Pero qué? ¿Qué habría hecho (tu name) en su
caso? Inventar una excusa perfecta, seguro. Pero ella no era capaz de eso ¿Qué
podía hacer? Y entonces recordó un consejo de su amiga "Para que una
descabellada situación parezca lógica solo tienes que tratarla con
normalidad". Esa había sido la respuesta que le había dado cuando le había
preguntado cómo conseguía librarse de todos los líos en los que se metía,
cuando dos hombres con los que había quedado a la vez se presentaron y
marcharon juntos y felices de que ella les diera una explicación. No había
entendido la frase cuando se lo había dicho, pero ahora sabía a lo que se
refería. Y supo qué sería lo que ella haría. O eso esperaba.


- Joe deja de hacer el tonto –ordenó Miley
colocándose entre Lincoln y (tu name) para mirar de frente a Joe- Lincoln es el
novio de (tu name) ¿qué tiene que ver eso con que tú hayas reconocido a la
relaciones públicas del local? –preguntó Miley convenciéndose de que no había
dicho ninguna mentira, exactamente.


- Ellos estaban juntos esa noche. La misma en la
que empezó con (tu name) ¿Estuviste con las dos, cerdo? -le acusó Joe
levantándole del suelo por la camisa.


- Déjalo bruto –replicó Miley al ver que (tu name)
no podía hablar- Ella es la encargada de que todo saliese bien por eso estuvo
con él cuando fueron a ver si había algún problema en la puerta -lo excusó
convencida de que eso era cierto.


- ¿Y hoy? ¿Qué excusa tiene para estar con ella
mientras (tu name) Dios sabe donde esta? -bufó Joe desesperado.


- Estábamos comentando la fiesta -mintió Lincoln-
Y si no estoy con (tu name) es porque ella esta trabajando.


- La madre me ha dicho que no cuida ningún niño
que trabaja en un bar -espetó enojado Joe. Se escuchó una leve maldición de
labios de (tu name), pero nadie se giró para mirarla.


- ¡No trabaja en ningún bar! –protestó Miley sin
saber qué inventar.


- Quiere decir que esto no es un bar exactamente,
y es aquí donde trabaja -confesó Lincoln bajo la mirada fulminante de ambas
mujeres- Estuvo ayudando hasta hace poco con los preparativos como en la fiesta
de la semana pasada. La lleve a casa justo antes de que tú llegases -inventó
ingenioso.


- ¡Que casualidad! -se burló Joe irritado.

- Puedes preguntarle a ella si quieres mañana
–contestó Lincoln sereno.


- Por supuesto que lo haré. Y no voy a entrar en
lo que haces tú todavía aquí si ella ya se fue porque será ella quien te pedirá
cuentas. Ahora iros -ordenó Joe seco- quiero hablar a solas con la
"relaciones públicas" -dijo con tono despreciativo.


- Tú no eres quien para mandarnos hacer nada
–replicó Miley pero no siguió hablando al notar la mano de (tu name) sobre su
hombro.


Joe vio como tanto Lincoln como Miley se marchaban
a regañadientes al hacer un simple gesto con la cabeza, esa bella desconocida
¡Maldita sea! Al fin la tenía cara a cara ¡y no podía verle el rostro! Pero eso
no era importante. No quería quedarse a solas con ella para seducirla, se dijo
Joe, quería que le dijese la verdad. Ella no había hablado en ningún momento
seguramente porque no sería capaz de mentir. Así que sería muy fácil
coaccionarla para que dijese toda la verdad.















































































































Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/angelikayoung
andre de jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 141
Edad : 19
Fecha de inscripción : 20/09/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 22nd 2010, 14:45

O.O
Oh oh joey casi me descubre!
Estoy en trauma!
Me quieres matar difinitivamente
Ya no tengo uñas, y casi ni carne en los dedos!
Siguela angeee! Tu nove es buenisisima la amo!
Plis pon otro cap hoy te lo suplico!
Volver arriba Ir abajo
andreisjonas
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 816
Edad : 20
Localización : In the bed with Nick
Fecha de inscripción : 16/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 22nd 2010, 16:27

Me encanto, todo estuvo magnifico
mucha recompensa, gracias por eso

Siguela quiero ver que pasa
Sabra joe la verdad?
Inventare una escusa?
son muchas preguntas

Siguela!!!!

xoxo
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/sunshineofjonas
Neslie D' Jonas
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2465
Edad : 22
Localización : En La Mente, Corazon y haciendo muchas cositas con Joe Jonas (6)
Fecha de inscripción : 18/05/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 22nd 2010, 16:33

OMG sube please amo tu noveeeeeeeeeeeeeee
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/NeslieP
angenick
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 912
Edad : 23
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 14/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 23rd 2010, 12:30

Capítulo 20


(tu name) recapacitaba las posibilidades que tenía de salir airosa de esa situación. Eran muy pocas. Pero tenía la ventaja de ser una fémina semidesnuda, que eso siempre ayuda. Y más si el que tiene delante es un mujeriego como Joe. Nunca se le había pasado por la cabeza seducir a su amigo, pero en ese caso se le ocurrió de inmediato. Era la única opción, se juró a si misma. No podía hablar así que ¿qué más podía hacer? Pero si era sincera, tenía que admitir que le divertía la situación. Sin duda, era una morbosa, pensó risueña (tu name). Debería estar histérica por la posibilidad de que la pillasen y en vez de eso, estaba emocionada por las posibilidades de divertirse de lo lindo, con el engaño.

Pero su amigo no estaba tan feliz. Joe irradiaba rabia por cada poro de su piel. Deseaba tanto a su mejor amiga que había llegado a hacer y convertirse en lo peor eso misma noche. Y el imbécil de Lincoln que la tenía para él no sabía aprovecharla. Esa desconocida frente a él sería probablemente su amante o algo parecido. Y no solo no la despreciaba sino que la deseaba. Como esa misma noche había descubierto, ¡era un pervertido! Primero fantaseaba con su mejor amiga para poder excitarse para acostarse con otra y ahora deseaba a la probable amante del novio de esta. Toda la noche buscando a alguien que le quitase de la cabeza el deseo por (tu name) y ¿tenía que ser esa? ¡Era lo peor! se reclamó Joe furioso consigo mismo.

(tu name) caminó hacía el escritorio y con un solo gesto se quitó el broche que sujetaba la falda de larga cola, que llevaba arrastrando tras de si. Se quedó con un vestido corto pero no ceñido, que llevaba bajo la amplia falda. Se sentó en la mesa, cruzó las piernas con gesto sensual y ladeó levemente la cabeza para indicar que lo observaba de arriba a bajo.

Joe se puso nervioso. Esa chica tenía el descaro de analizarlo como si fuese un trozo de carne en venta. Era posible que eso fuese lo que hacían todos los hombres pero nunca había visto a una mujer tan cómoda con ese papel. Parecía manejar la situación sin ni siquiera haber hablado. Pero él se negó a olvidar para qué estaba allí. Le preguntaría todo lo necesario para descubrir a Lincoln frente a (tu name) y que así lo dejara. Pero no lo hacía para que ella estuviese soltera de nuevo, sino por su propio bien.

Con cada ojeada a la exuberante mujer frente a él se le olvidaba aún más el hecho de que su amiga le provocase algo más que cariño. Nada empezaba a importar, y no porque perdiese valor, sino porque su sangre comenzó a acumularse en su entrepierna y no le llegaba la suficiente al cerebro para razonar ¡Tenía unos ojos preciosos! Eran violetas, estaba claro que eran lentillas. Pero eran enormes e impactantes ¡Que pena que tuviese ese antifaz!, pensó Joe excitado.

Sacudió la cabeza intentando sacar de ella todos los pensamientos lascivos que no dejaban de formarse. (tu name) lo miró y supo que los instintos de él lo controlaban. Ella rió divertida ante la expresión sombría de él y Joe consiguió decir algo para salir al paso.

- ¿Cómo te llamas? -preguntó seco. Pero ella no respondió, solo sonrió, se levantó y caminó muy sensual hacía él, pasándolo de largo para ir hacía el sofá. Joe contuvo la respiración al notar que ella le rozaba el brazo con el suyo al pasar junto a él. Se dijo que tenía que calmarse, ir al grano y largarse muy rápido de allí- ¿De qué conoces a Lincoln? -continuó el interrogatorio al no obtener respuesta- Es el novio de mi mejor amiga ¿sabes? Y no me pienso quedar de brazos cruzados mientras él la engaña con cuanta furcia se le cruza.

(tu name) levantó la mirada y lo fulminó. La había llamado furcia y nunca nadie saldría airoso de tal acción. Ni siquiera él. Le daba igual que no supiese qué estaba pasando o que en realidad ella no era la otra, sino la novia. Pero pensar que pudiese calificar a su "otra" vida de tal modo ¡la enfureció! Se levantó de un salto, haciendo que su pelo se contonease a su alrededor como una oleada de luz brillante. Frunciendo el ceño camino muy despacio, erguida, orgullosa y decidida hacía el imbécil que había osado insultarla.

Joe estaba maravillado observándola. Pensó que nunca en toda su vida había estado más excitado. Era puro fuego. Sabía que estaba enfadada, pero le dio igual. No pudo evitarlo ¡La besó!

Agarró la nuca de ella para que no se pudiese escapar. La rodeó por la estrecha cintura, atrayéndola contra él, sin dejar espacio a nada más que la unión de sus cuerpos. El primer contacto de los labios fue duro y desesperado. Joe estaba cegado por el deseo y solo quería calmarlo. Pero en cuanto se separó lo suficiente para probar sus carnosos labios fue incapaz de hacer otra cosa que saborearlos. Suave y delicadamente su lengua comenzó a grabar un mapa de la boca de ella. Cada rincón fue explorado. Cada segundo era más difícil separarse, así que no lo hizo. La apretó más contra él y comenzó a acariciar sus labios con los de él. Haciendo que el contacto de la sensible piel los estremeciese a ambos.

Ella no podía creer lo que estaba pasando. Estaba besando a Joe. O él a ella. Pero no era excusa el estar petrificada, porque su cuerpo no dejaba de reaccionar a cada toque. Sus pechos se habían hinchado, se le había acelerado el corazón y las piernas le fallaban ¿Qué le pasaba? Estaba claro el motivo de su húmeda pero ¿las nauseas y el mareo? Porque el remolino en su estómago eran nauseas ¡Tenían que serlo! se ordenó (tu name) asustada. Tenía que parar esa situación. Estaba acostumbrada al deseo, estaba familiarizada con él y eso no era simple deseo.

(tu name) apartó a Joe de un empujón que lo hizo tambalearse. Él estaba aturdido aún por el beso y no era capaz de reaccionar. Ella no sabía qué hacer o qué decir.

¡Nada! Ahora menos que nunca podía hablar, pensó (tu name) afligida.

Pero Joe necesitaba escuchar su voz. Saber que era real. Sabía que era la fantasía de una noche y no le importaba. No pensaba en otra cosa que el allí y ahora. La tenía frente a él y le provocaba sensaciones que nunca había sentido con tanta intensidad. Una pasión desbordante. Pero era lógico, se dijo Joe con pesar, una chica como esa provocaba ese efecto sobre todos los hombres de su alrededor. Era una diosa que solo se le aparecía en sueños. Se rompería el encanto si hablase y se diese cuenta que era una más del montón. Era sexualmente arrebatadora pero eso no quería decir que de personalidad fuese igual. No todas las mujeres eran tan únicas e inteligentes como (tu name).

¡Beep! se reprochó Joe saliendo de la oficina sin mirar atrás.

Después del beso más increíble de toda su vida, aún seguía pensando en (tu name) ¿Cómo era posible? Pero ya no era por deseo. Estaba claro que deseaba más a esa chica que a su amiga. No le cabía ninguna duda. Aún así deseo que fuese ella ¿por qué? Recapacitó mientras caminaba hacía la salida del local y dedujo que era normal. Su amiga era todo lo que quería para la que fuese a compartir su vida, solo que le faltaba algo. Y ese algo era pasión y sensualidad, que a esa desconocida le sobraba. Juntas harían la mujer perfecta para él, pensó Joe más relajado.

Mientras tanto (tu name) estaba al borde del colapso. Agradecía la huida de Joe pero ahora le tocaba lidiar con todo lo que le había hecho sentir. Sabía que tendría que besar bien, pero nunca pensó que fuese capaz de hacer que el mundo dejase de girar para después acelerar su velocidad hasta hacerla desfallecer. Él lo había hecho porque era su naturaleza de conquistador. Si hubiese sabido que era ella no lo habría hecho. Pero ella sí sabía que era él. Y lo había disfrutado. Mucho más que eso, jamás había experimentado un éxtasis parecido. Y no pudo evitar pensar cómo seria hacer mucho más que un simple beso.

(tu name) se estremeció. Estaba pensando en Joe de una forma no muy correcta. Ella no se caracterizaba por seguir las normas, pero Joe era sagrado para ella. Nunca se habría planteado manipularlo con el fin del mero entretenimiento.

¡Y no lo había sido! Pocos hombres la habían hecho excitarse lo suficiente para saber lo que era el deseo desesperado por un hombre. Y eso no era deseo ¡Era mucho más! No podía desear a alguien que conocía tan bien, se dijo (tu name). El deseo es misterio y sensualidad, y ella conocía cada vicio y malas costumbres, no era simple deseo. Su cuerpo le gritaba que era... ¡Pero no! Se había dejado llevar por la situación y había olvidado de quien se trataba. Lo quería ¡claro, que lo quería! Era su Joe, pero no para una relación de ese tipo. Se relajó con la idea de que nada se estropearía entre ellos. Había sido un pequeño desliz que no volvería a ocurrir. Tenía a su amigo para cuando lo necesitase, siempre a su lado. No lo perdería por haber cometido el estúpido error de acercarse más de lo debido a él.

Ambos comenzaban a creerse sus propias mentiras. Pensando que su amistad no se marchitaría simplemente por caer en la tentación de pensar cómo sería ser algo más que amigos.

Joe caminó por las oscuras calles pensando que esa horrible noche estaba apunto de terminar y que cuando llegase la mañana, con la luz llegaría (tu name) y todo se vería más claro. Ella era su oráculo y tendría las respuestas a lo que le sucedía.

(tu name) miraba por la ventana de la oficina deseando que cuando lo viese al día siguiente nada en su interior hubiese cambiado. Sabía que sus sentimientos hacía él seguían siendo los mismos. Pero ahora empezaba a pensar si los había malinterpretado todos esos años.

La luz del día le aclararían las ideas y aún tenía que trabajar, se dijo caminando hacía la puerta.


Capítulo 21



Joe estaba aún en la cama aunque era mediodía, rezando para que cuando abriese los ojos ella estuviese allí. La había escuchado entrar en la habitación como casi todos los domingos de su vida. Lo normal era que se tirase sobre él para despertarlo y fastidiarlo hasta que él a regañadientes se levantaba. Pero no lo hizo.

Él esperaba impaciente el contacto, pero no llegaba. Temió que no fuese ella. Pero al sentir un pequeño movimiento del colchón supo que se había sentado junto a él, y reconoció su fragancia al instante. Deseaba que ella lo despertase como hacía siempre ¿Por qué no lo hacía? se preguntó Joe asustado.

Entonces entendió que algo le pasaba. Se incorporó sin ningún esfuerzo por disimular que estaba despierto y la miró. (tu name) estaba sentada a los pies de la cama, con el pelo suelto y alborotado sobre sus hombros y la cabeza agachada. Joe tragó saliva con dificultad, se parecía demasiado a muchos de los sueños que había tenido esa misma noche. Sus ondas doradas eran perfectas y brillantes, hacían que desease hundir sus manos en ellas y perderse.

Se puso de rodillas sobre la cama y gateo suavemente hacía su amiga, que le daba la espalda. Se asomó entre las cortinas de su pelo, esbozando una sonrisa. Pero palideció al instante al ver que (tu name) tenía los ojos rojos, probablemente de llorar.

Joe alarmado, angustiado y preocupado, se tiró de la cama, cayendo de rodillas frente a ella. Se colocó entre las piernas de ella y acunó con suavidad su rostro, desdibujando con la caricia de sus pulgares el rastro seco de las lágrimas.

- ¿Qué te ocurre? ¿Tus padres? -preguntó Joe ansioso- ¿Te pasa algo a ti? -recorrió con manos nerviosas sus brazos y rostro, para cerciorarse que estaba bien- ¡Respóndeme por Dios! -ordenó impaciente.

(tu name) no pudo hablar. Un nudo en la garganta ahogaba cualquier intento. Solo pudo negar con calma. Fijo de nuevo la mirada en el suelo para evitar echarse a llorar de nuevo. Ella no acostumbraba a llorar por nada. No sabía por qué no había dejado de hacerlo esa noche. Sí, sí lo sabía ¡Lo había perdido! se recordó (tu name) mientras se ahogaba en un sollozo.

Joe no soportaba verla así. Se sentó junto a ella y la abrazó muy fuerte, trasmitiéndole todo su amor. Y cuanto más cariño le mostraba más gemía y lloraba ella. No entendía que le pasaba y se lo hizo saber.

- (tu name), por favor -dijo Joe retirándole el pelo de la húmeda cara- dime qué te pasa -suplicó temeroso.

- ¡Nada! -consiguió decir (tu name) mientras se separaba de él- Es solo que tengo un día tonto -bromeó con una sonrisa mientras se secaba las lágrimas con el dorso de la mano.

- Puedes confiar en mí. Y si no lo haces... -suspiró dolido- puedes llamar a Miley para que te consuele. Pero no quiero verte así -le aseguró acariciándole la mejilla.

Tan tierno, pensó (tu name). Lo iba a echar tanto de menos. No solo se preocupaba por ella, sino que haría cualquier cosa por verla bien. Incluso, dejarían que ocupasen su puesto si eso la ayudaba. (tu name) no pudo evitar mirarlo con ternura, besó la palma de la mano que le acariciaba el rostro y suspiró frustrada. No quería que eso acabase. Tenían la relación perfecta. No deseaba que acabase por nada del mundo.

- Es... solo que... -intentó decir (tu name) para reconfortarlo- ¡Lincoln y yo hemos terminado! -exclamó rápidamente al recordarlo.

- ¿Qué? ¡Cerdo! ¿Qué te ha hecho? -preguntó Joe furioso- Si te ha hecho daño ¡lo mató! -afirmó levantándose con brusquedad.

- ¡Claro que no! Hemos terminado bien -explicó ella, tirando de él para que se sentase de nuevo- Estábamos mejor como amigos, y así lo hemos decidido.

- ¿Él te ha dejado? -interrogó aún incrédulo.

- No, fui yo la que lo dejó a él anoche -informó (tu name) triste al recordarlo- ¿Me abrazas muy fuerte? -pidió haciendo pucheros.

Joe no se podía resistir a esa carita. Nunca lo había hecho. Olvido su enfado y la cogió en brazos, sentándola sobre sus piernas y apretándola contra su pecho. Su (tu name) estaba mal y no sabía por qué. Pero no dejaría que sufriese. La tendría ahí, muy cerquita de él, para protegerla de todo y de todos.

Ella se sentía segura y feliz. Estaba justo donde quería estar. En los brazos de Joe. Y ese mismo hecho la hizo sobrecogerse de nuevo.

La noche anterior cuando acabó de trabajar e iba de camino a su casa caminando al lado de Lincoln, le comentó a este lo que opinaba de su relación.

- ¿Quieres terminar? -le había dicho él- ¿Por qué? ¿Qué ha pasado en la oficina? -le había preguntado suspicaz.

Había sido sincera y le había contado todo lo sucedido. Él aunque herido en su amor propio, le había agradecido la sinceridad. Y al igual que ella le dio su opinión.

- Era de esperar -le había dicho Lincoln con serenidad- Tarde o temprano acabarían dándose cuenta -había afirmado con rotundidad- ¡Son mucho más que amigos! Solo hay que verlos para saber lo mucho que se necesitan.

En cualquier otro momento (tu name) habría protestado y dicho que esa necesidad la tenía por todos sus seres queridos y no lo hacía más especial que cualquier otro. Pero esa noche no. Sabía que lo que decía era la verdad. Necesitaba a Joe más de lo justificable. Había creado una doble vida para no alejarlo de ella. Permitía y se reía de todas sus conquistas porque sabía que ninguna era una amenaza. Pero tenía que reconocer que se consideraba especial para él.

Pero esa noche no lo fue. La besó como habría besado a miles. La hizo estremecerse y la abandonó como a las demás. No fue especial. Y se suponía que ni siquiera había sido ella. Lo que era aún peor. Joe jamás la vería como otra cosa que un amigo. Ella se había encargado de que así fuese. Pero era consciente de que en breve todo cambiaría. En cuanto acabase la universidad en pocos meses las niñerías de la doble vida tendrían que acabar. Y Joe se enteraría de todo. Así lo había decidido (tu name), justo en el momento en el que Lincoln la había destrozado con la frase que no podía sacar de su mente.

- Tienes una cuenta pendiente. Hasta que no cubran la curiosidad que tiene el uno por el otro será imposible que sean simples amigos -le había dicho Lincoln como despedida.

Sabía que Lincoln sería un buen amigo, ya que la confianza que había creado como pareja sería una buena base. Era posible que tuviese razón y que la incomodidad que veía últimamente en la cara de Joe fuese eso, "curiosidad". Él mismo le había reconocido que le resultaban extraños los gestos femeninos en ella. Así que puede que al saber cómo era ella en realidad no quisiese volver a saber nada de ella.

Con el pensamiento de perderlo para siempre, el recuerdo del beso robado y la sensación de que todo iba a cambiar entre ellos había llorado sin cesar durante las pocas horas en las que se permitió descansar.

- Joe -lo llamó (tu name) volviendo a la realidad- si algún día yo hiciese algo que te enojase o que tú no... ¡Ahm! Quiero decir, que si nos peleásemos por algo, nosotros... -no fue capaz de decirlo en voz alta. La simple idea de que él no la perdonase o de que dejasen de ser amigos era demasiado dura como para decirlo en voz alta.

- Siempre me tendrás a tu lado -contestó Joe leyéndole la mente.

Él no sabía que le ocurría a (tu name). Pero sabía que no estaba bien. Estaba nerviosa y triste. Temblaba entre sus brazos y se aferraba a él como si temiese que se le fuese a escapar. No tenía ni la menor idea de lo que le sucedía pero no pudo evitar contagiarse del mismo temor ¿Había pasado algo que los pudiese separar? ¿Se habría dado cuenta que últimamente la miraba de otra manera?

Joe la buscó con la mirada asustado de sus pensamientos y la vio somnolienta, con los ojos cerrados y la cascada dorada de pelo cayendo sobre su hombro, aferrada a su pecho. No podía perderla por una insensatez. Se había dado cuenta de lo mucho que significaba para él y no la iba a dejar marchar por una tontería. Podía controlar sus impulsos sexuales, se dijo Joe. Al fin y al cabo la noche antes había pasado el momento más erótico de toda su vida y ella no podía compararse con aquella desconocida. Aunque esa sexy chica jamás sería igual de especial que (tu name).

Capítulo 22



Al llegar el lunes y concluir las clases, Joe fue a buscar a (tu name) donde siempre la encontraba: los jardines. Y allí estaba pero para sorpresa suya estaba sentada apartada de todos junto a Lincoln. Ambos estaban muy risueños y juguetones y a Joe no le gustó nada la imagen. Su amiga había estado hundida el día antes y ahora estaba de lo más feliz, si ese tipo tenía la culpa de sus cambios de humor ¡sería hombre muerto! Pero para ser sincero consigo mismo el planteamiento del bienestar de su amiga estaba opacado por un sentimiento de... ¡posesión! Era suya y no quería que se la tocasen. Le daba igual lo que pudiese eso significar. La rabia no lo dejaba razonar.

Joe camino decidido hacía ellos, ignorando los comentarios y saludos a su paso. Esa relación iba a acabar sí o sí. No había más opción.

(tu name) y Lincoln peleaban por la última patata de la bolsa de ella, mientras Joe aumentaba su furia al ver que Lincoln la cogía por la cintura.

Ella estaba tan ocupada intentando recuperar su bolsa que no se percató de que estaba sobre su ex novio ni de que su amigo se había parado frente a ellos con los brazos cruzados, en evidente reclamo.

- ¿Interrumpo? -preguntó Joe enojado.

- No me quiere dar mi bolsa -contestó berrinchuda (tu name) mientras hacía pucheros.

- La compré yo -aclaró Lincoln sacándole la lengua.

- Pero yo te la robé nada más comprarla, así que ya era de mi propiedad -replicó ella fingiendo aguantar las lágrimas.

- Ya sabes lo que dicen de robar a un ladrón. Además, -continuó Lincoln estirándose sobre el césped- me has dejado tengo derecho de vengarme y robarte la última patata -bromeó y saboreó el objeto de conflicto en sus narices.

- ¡Cruel! Que sepas que cuando te eches otra novia no tendrás mi recomendación. Le diré que eras el peor novio del planeta -se burló (tu name) con fingido enojo.

- Eso no es cierto. Soy un mal amigo, pero como novio no te me quejabas -dijo Lincoln en tono pícaro.

(Tu name) no pudo evitar reírse. Y Joe los miraba atónito. O estaban en crisis y volverían en escasos segundo o se habían convertido en íntimos sin que él se diese cuenta. Ambas cosas lo relevaban a él a un segundo plano. Y él nunca sería un segundón en la vida de (tu name).

Furioso se dio media vuelta para marcharse, pero una carcajada de (tu name) por un comentario de Lincoln, que ni siquiera escuchó, lo hizo quedarse. No dejaría que ese tipo se la robará. A su amiga, claro, se dijo no tan seguro como otras veces.

Ella vio la actitud de Joe y no supo qué le pasaba. Pensó que era probable que estuviese aún preocupado por ella. Estaba haciendo un enorme esfuerzo por estar bien y verlo sin tirársele encima y decirle que nunca la dejase. Pero lo estaba consiguiendo y Lincoln la estaba ayudando mucho. La ventaja de salir con un mujeriego es que se le olvida rápido que una vez fueron algo más que amigos y se toman las relaciones más en broma. Lo que hacía que no parasen de reír por cuantos recuerdos les pasaba por la mente.

(tu name) le hizo un gesto a Joe para que se sentara junto a ella y al ver que no lo hacía se incorporó lo suficiente para llegar hasta su mano, la apretó y tiró de él para que cayese al suelo.

Joe cayó sobre ella, tendiéndola sobre el césped. La miró de hito a hito. Sus ojos lo fascinaban, eran unas enormes turquesas más valiosas que cualquier piedra preciosa. Y sus labios... ¿cómo serían sus labios? ¿Qué sabor tendrían?

(Tu name) notó que le faltaba el aire y no porque tuviese un peso pesado sobre ella, sino porque sus pulmones estaban cediendo su actividad para que el corazón pudiese trabajar el doble de rápido. Lo tenía tan cerca. Esos labios que había saboreado y seguía saboreando cada vez que cerraba los ojos.

Sin darse cuenta y casi automáticamente se fueron acercando lentamente. Sus labios estaban casi rozándose cuando se escuchó un carraspeo.

- No es por molestar, pero si se van a poner cariñosos pueden tener la decencia de buscarse un hotel. O al menos, esperar a que el novio recién plantado se vaya -bromeó Lincoln risueño.

Joe parpadeo rápidamente recapacitando y analizando la situación. Miró a (tu name), de nuevo volvió la mirada a Lincoln y se separó de un salto. Se sentó sobre sus pies entre ambos y se frotó la mandíbula con expresión confusa.

Ella se apoyó sobre sus codos y sonrió a Lincoln.

- ¡Ya quisieras! Como te dije que no a lo del trío ahora vas buscando fantasías sexuales donde no las hay -se burló (tu name). Sabía que no era muy adecuado el comentario, ya que Joe nunca la había escuchado bromear así. Pero esa era ella y tenía que ir acostumbrándose. Además, era su forma de autoprotección, se sentía segura cuando utilizaba el sexo y las bromas como armas. Y solía funcionarle para quitarle hierro al asunto.

- Sí cariño, pero era con otra mujer -le continuó la broma Lincoln.

- No recuerdo que especificaras. Ahora lo tienes el doble de complicado. En vez de buscarte a una tendrás que buscarte a dos para hacer tus cochinadas -le espetó divertida (tu name).

- Tengo muchas amigas –informó Lincoln con una sonrisa pícara.

- Créeme, lo sé. Y creo que a alguna amiga mía -afirmó ella risueña.

- ¿Cómo? -preguntó Lincoln sin entender.

Ella sabía que le gustaba Miley y puede que más adelante los ayudase a estar juntos. Pero primero él tenía que centrase un poco más y ella tenía que superar su pasado que la perseguía como un mal sueño. Su amiga era un niña muy buena y aunque tenía su temperamento, no lo había utilizado tanto como debiese o no en los momentos adecuados. Y Lincoln era un buen chico o podría serlo, algún día. Ella no confiaba en su fidelidad cuando salía con él, pero tampoco creía en la de ella misma, así que no le pareció muy relevante. Pero para salir con Miley tenía que sentar la cabeza y solo tener ojos para ella. O ella misma se los sacaría.

Joe veía asombrado como los ex novios bromeaban sobre su vida sexual como si hablasen del tiempo. No podía creerse que esa fuese su amiga. No podía creerse que hubiese estado a punto de besarla. Y lo que menos podía creerse, es que ella hubiese dicho que no iba a pasar nada ¿Es que ella no notó la química y los fuegos artificiales? ¿Cómo no había podido notarlo? Pero si él a duras penas podía disimular las consecuencias de su excitación.

Estaba maldiciendo al mundo cuando escuchó una voz más que conocida. Taylor se había acercado muy simpática y había empezado a charlar con (tu name) sobre el único tema que tenían en común, la universidad. Ya que para Taylor, Joe había dejado de ser alguien cercano. Hablaron unos minutos por educación y esperó el momento oportuno para soltar su bomba.

- Cielo -dijo Taylor acariciándole el pelo a Joe- ¿Fuiste al médico para que te mirase lo de tu "problemita"? -preguntó malévola. Llevaba todo el día deseando dejarlo en ridículo y sabía mejor que nadie que delante de la única persona que a Joe le fastidiaría ese comentario sería delante de (tu name). Y así fue. La fulminó con la mirada, advirtiéndole que como dijese algo más la descuartizaba allí mismo- ¡Oh! Tranquilo eso le pasa a muchos hombres y no te preocupes porque ellos se enteren, son tus amigos -continuó burlona.

- Vaya -comentó (tu name) en un suspiró- ¡tiene que ser muy duro que te pase algo así! - Valga la ironía, pensó con una carcajada mental.

- Bueno seguro que eso le pasa a todos los hombres alguna vez -se burló Taylor feliz de la cara sonrojada de Joe.

- No, si me refería a ti. Tiene que ser duro, pero que muy duro, serle tan indiferente a un tipo que me consta se excita con los anuncios de tampones ¿Has ido al médico a mirártelo? -imitó (tu name) su voz exageradamente.

Taylor se puso furiosa y se marchó mientras (tu name) y Lincoln se soltaban en carcajadas. Tras calmarse un poco (tu name) se acercó a su amigo y le pasó el brazo por encima en gesto de complicidad.

- Si tu amigo no te responde yo te paso algunas revistas de mi papá. Que seguro lo que le pasa es que esta acojonado y escondido por tantas visitas a la gruñona esa -bromeó (tu name) sin parar de reírse.

- ¿En serio te ponen los anuncios de tampones? -preguntó Lincoln entre carcajadas.

- Solo en los que la protagonista sale desnuda -informó inexpresivo, mirando atónito a su amiga.

- Ah, bueno, esos ponen a cualquier hombre. Y que conste que a mí nunca me ha pasado nada parecido. Mi amigo siempre esta dispuesto cuando se le necesita -afirmó Lincoln orgulloso.

- Y cuando no -susurró (tu name) pero ambos la escucharon.

- No seas cruel con él -le ordenó Lincoln bromista- si ni siquiera te has dignado a presentarte.

- Uy, no, gracias. Algo me dice que he sido muy inteligente de salir airosa de nuestra relación -Aunque la verdad no le habría importado comprobar si se manejaba tan bien en la cama como fuera de ella, pensó (tu name).

- Por eso me has dejado. Si nos hubiésemos acostado serías adicta a mí e incapaz de separarte de mi lado -bromeó su ex novio mientras ella se soltaba en carcajadas.

Joe era incapaz de reaccionar y no sabía por qué. Todo era de lo más normal. (tu name) se había burlado y espantado a Taylor -como muchas otras veces- se había burlado un poco de él -como era de esperar- y se tomaba todo el asunto en broma. Muy lógico, ¡en otras circunstancias!

Él estaba intentando asimilar que (tu name) y Lincoln bromeasen como amigos de toda la vida, que sacasen temas sexuales y que (tu name) ni se hubiese dado cuenta de lo mucho que se había excitado cuando cayó sobre ella. Pero lo que ya no podía asimilar en esos momentos era soportar las bromas de la causante de su problema. Fue por ella por lo que no fue capaz de acostarse con Taylor y en quien pensaba cuando se acostó con... como se llamase. Y ahora tenía que escucharla reírse de él. Se habría ido furioso en ese instante sino fuese porque escuchó la mejor noticia que le podrían haber dado ese día ¡Lincoln y ella no se habían acostado!

Capítulo 23


Joe parecía un león enjaulado. Estaba furioso y ansioso a la espera de un encuentro. Ella llevaba una semana escapando de él. Sabía que le pasaba algo, pero no soportaba que huyese de él. Porque sabía que lo hacía. Y era síntoma de algo grave. (tu name) nunca lo evitaba. Y llevaba días poniéndole excusas que él comprobaba que no eran ciertas con mucha facilidad.

Lo que más lo enfurecía era verla bromear con Lincoln. Los veía más juntos que cuando se suponía estaban juntos. Y lo peor es que no dejaban de coquetear. Y eso no lo ayudaba a imaginársela como uno más del grupo. Cada día que pasaba la veía más sexy. Se había dicho que controlaría sus hormonas y no intentaría nada pero el que ella lo evitase con tanto ahínco lo estaba volviendo loco.

(tu name) miraba el reloj nerviosa. No quería ir. Había quedado con Joe en verse en el bar de siempre. Para tomar unas copas y hablar como era habitual. Pero era lo último que deseaba hacer. Sabía que ninguno de los chicos estaría allí, lo que implicaba estar a solas con Joe y no estaba muy segura de querer tal cosa.

¿Desde cuando era una cobarde? se reprochó (tu name), con todo el orgullo que pudo reunir.

Pero no era miedo lo que sentía. Al menos, no miedo a sus sentimientos. Ni siquiera se había permitido pensar en ellos. Lo que la aterraba era la idea de meter la pata y echar por tierra su amistad por un mal paso. Era consciente que ante las situaciones tensas acababa tomando el control y comportándose como la arpía que en realidad era. Sabía que manipulaba a cuantos hombres se le acercaban, pero no quería hacer tal cosa con él. Eran amigos. No podía estropearlo todo ahora, después de tantos años convenciéndolo de que era una buena chica.

Él no la conocía, se dijo hundiéndose en su tristeza. Cuando supiese como era de verdad la odiaría. Ella no lo soportaría. Y ya había comenzado a ponerse la armadura para protegerse del inevitable desenlace.

Llegó hasta la esquina y vio a Joe dando vueltas de un lado a otro, gastando el asfalto frente a la puerta del bar. No pudo más que sonreír. Él no se merecía que fuese la bruja que utilizaba a los hombres como entretenimiento hasta que encontraba algo mejor. Cuando lo veía una ternura que no sabía que existía dentro de ella, la invadía, al igual que un tremendo calor al recordar el beso que se dieron.

No podía fingir que todo seguía igual, pero definitivamente no iba a ponerse a llorar por las esquinas o esconderse. O ya no más. No era una alocada incapaz de entender sus sentimientos. Tenía muy claro lo que había pasado y ese era el motivo de que no quisiese verlo. Le había roto todos sus esquemas. Y, en parte, lo odiaba por eso. Era fácil tenerlo como amigo. Pero sentir algo más por él... ¡No le gustaba la idea! Quería seguir disfrutando de su vida, jugando y divirtiéndose con cuantos hombres le apeteciese. Pero enamorarse de Joe no estaba en sus planes ¡Y no lo permitiría! Él ya ejercía demasiado poder sobre ella como para darle más.

Segura de que no permitiría que Joe se metiese más en su corazón, caminó hacía él con una sonrisa. Él al verla suspiró aliviado y sonrió.

- Es la primera vez que llegas tarde -afirmó Joe.

- Empiezo a tener costumbres de chicas ¡Cuidado! -bromeó (tu name). No debía ir por ese camino. Lo sabía pero no podía evitarlo. Una parte de ella estaba deseando que la descubriese.

- Es normal. Eres una chica -y preciosa, pensó con una sonrisa.

- Muy observador ¿Descubrió algún misterio más? -se burló ella intentando no darle ningún significado a la sonrisa boba que ponía su amigo al mirarla.

- Más de los que pensaba y menos de los que me gustaría -y esa ropa no ayudaba, se dijo comiéndosela con la mirada.

(tu name) decidió que no era prudente ponerse ropa de él, por lo que llevaba una sudadera de estilo urbano y poco ceñida. Pero debido a su delgadez y su espléndido pecho, se le ajustaba un poco al cerrar la cremallera, en esa zona.

Joe quiso bajar la maldita cremallera y ver bajo ella. Sabía que llevaba una blusa ceñida, se notaba por el tipo de cuello ¡Quería verla! Rezó para que pusiesen la calefacción en el bar.

Entraron, pidieron unas cervezas y se sentaron en la mesa de costumbre. Pero ninguno de los dos se sentía como siempre. Joe había decidido no dejarla escapar. Significase eso lo que significase. Y (tu name) aún recordaba el beso que su "amigo" le había dado, rompiendo todos sus planes.

Ella sonrió aliviada al ver a su salvador acercarse. Había sobornado vilmente a Lincoln para que fuese para controlar que no se pasaba de la raya.

Lo hacía por el bien de Joe, se dijo (tu name) segura de estar haciendo lo correcto. Sino lo hacía era probable que acabase destapándose, conquistándolo, o intentándolo y fastidiando su relación ¿A quien pretendía engañar? Ella nunca intentaba conquistar a ningún hombre, simplemente lo conseguía. Y Joe no sería un reto. Pero no lo haría. Era su amigo y lo respetaría. Y sino para eso tenía a Lincoln. Él no dejaría que ella coquetease con Joe.

Lincoln saludó a un malhumorado Joe y se acercó al oído de su chantajista, mientras se sentaba junto a ella.

- Un mes -le susurró Lincoln tajante- ¡Ni un día más!

(tu name) asintió conforme. Le había prometido ayudarlo a conquistar a Miley, pero lo había prevenido que no sería fácil y que necesitaría tiempo. Él había estado de acuerdo, al comprender que la muchacha tenía un pasado que superar. Pero (tu name) se tendría que esmerar, porque en un mes debía haber convencido a la protagonista de sus noches de tortura de que él era diferente a los demás. Aunque no lo fuese.

Y no lo era, pensaba (tu name). Pero su objetivo no era tanto hacer que Miley superarse su pasado como hacer que Lincoln la complaciera en su futuro. Su amiga debía aprender muchas cosas, entre ellas cómo hacer que ese mujeriego sentase la cabeza. Y ella se ocuparía de eso personalmente.

Joe estaba furioso. Sino tenía suficiente con la inoportuna aparición del "ex" ahora encima tenía que soportarlos hablándose y mirándose con complicidad.

- ¿Y qué haces por aquí? -preguntó molesto Joe.

- Venimos mucho, no es algo raro -contestó hábilmente Lincoln- Y... -cambió de tema con una sonrisa- ¿qué planes tienes para este fin de semana?- sonrió burlón a (tu name). Pero ella no era de las que se ponían nerviosas por miedo a descubrirse. Así que contraatacó.

- Buscarle novio a Mai. Conocí a un chico súper lindo el otro día... -comenzó a decir risueña.

- ¡Ok! -la interrumpió Lincoln- Me tienes en tus manos ¿no?

- Aja -afirmó divertida- Pero mira el lado positivo, son unas manos monísimas -bromeó ella coqueta.

Joe no entendía absolutamente nada. No le gustaba las confianzas y el coqueteo que tenían. Pero siempre que estaba Lincoln aparecía una (tu name) que él no conocía y que definitivamente quería conocer mejor ¿Por qué no sería así con él? ¿Solo era así con Lincoln? ¿O es que solía comportarse así con los chicos que le gustaban? Seguramente, y eso significaba que no sentía absolutamente ninguna atracción por él, ya que nunca le había coqueteado.

- Tu novia -lo avisó (tu name) sacándolo de sus pensamientos. Se giró y vio como se acercaba Taylor hacía ellos. Era lo último que necesitaba. Pero a diferencia de él, (tu name) estaba de lo más contenta. Al instante supo que planeaba reírse un rato a costa de la animadora. Taylor no podía compararse intelectualmente con (tu name) y Joe no entendía como seguía intentándolo después de tanto tiempo.

- Hola chicos -dijo Taylor al llegar hasta la mesa- ¿Qué tal? -preguntó por pura cortesía antes de soltar su veneno- (tu name)... -comenzó a decir con una sonrisa malévola- creo que conoces a mi primo, Nick. Vio una foto tuya del último partido y te reconoció ¡Como su novia! -declaró satisfecha- Y yo que pensaba que estabas con Lincoln -intentó hacerse la inocente.

- Vaya -dijo Lincoln mientras miraba a (tu name) ceñudo- ¿Con cuantos me has puesto los cuernos? -bromeó estallando en carcajadas.

- ¿No pretenderás que me acuerde de todos los nombres? -le siguió la broma (tu name).

- Haz como yo, ponlos en una agenda -sugirió divertido mientras enseñaba una pequeña agenda negra.

- No, gracias. Lo que suelo desear es olvidarlos al día siguiente, no tener sus datos personales -afirmó risueña, volteando hacía Taylor- Perdón ¿hemos interrumpido tu patético intento de fastidiar?-preguntó (tu name) con fingido lamento.

- Puedes burlarte cuanto desees, pero en unos minutos mi primo vendrá y se te quitará esa sonrisa de la cara.

En eso estaba de acuerdo. Para sonreír hay que tener una expresión calmada y con dos de esa familia juntos era probable que acabase partiéndose de risa por el suelo.

- ¡No! -espetó (tu name) con fingido horror- Entonces no me quedará más remedio que suicidarme.

- Procura no salpicar ¡este traje me costo una pasta! -bromeó Lincoln colocándose bien el traje.

- ¡Se te nota la pena! -le pegó (tu name) cariñosamente en la nuca.

Lincoln le contestó con un abrazo a la vez que le aprisionaba ambas manos. Ella se reía y le sacaba la lengua mientras huía de la mano que tenía libre que pretendía pellizcarle la nariz. Cosa que odiaba. Pero la esperada visita llegó y ambos se compusieron en el acto.

- ¡Nick hola! -saludo risueña (tu name)- ¡Cuanto tiempo!

- Hola -repuso mirándola de arriba a bajo de forma despectiva- ¿Podemos hablar a solas? -preguntó secamente Nick.

- ¡Por supuesto! -no esperaba menos.

Se levantó con una sonrisa inocente que Taylor y Joe interpretaron como desconocimiento de lo que iba a pasar. Taylor estaba segura de que Nick le armaría una buena bronca. Joe no sabía qué estaba pasando pero estaba seguro de que su amiga se acababa de meter en un lío. Y Lincoln no paraba de reírse, seguro de que ese pobre hombre se iría con el robo entre las piernas. Y probablemente más tenso de lo que llegó, añadió mentalmente con una carcajada.

En un tiempo record, incluso para ella, (tu name) volvió a la mesa con la misma sonrisa. Nick completamente sonrojado caminó tras ella, cogió del brazo a Taylor y se la llevó a rastras.

Lincoln no dejó de reír y Joe la miró atónito.

- ¿Qué ha pasado? -preguntó sin poder evitar la curiosidad.

- Nada -contestó (tu name) sin darle importancia- Nick es un amigo y como tal le he pedido que se lleve a su prima que tiene un concepto erróneo de nuestra amistad -O más bien, lo había acorralado contra una pared y le había exigido que se largase con su primita, mientras rozaba sensualmente sus labios con los de él y le recordaba episodios indecorosos de su intimidad juntos, hasta que este estuvo tan excitado que habría sido capaz de matar si ella se lo hubiese pedido.

- Si, tenía cara de eso -bromeó Lincoln, sabiendo lo que había pasado.

Joe no era tonto y supo a qué se refería. Había visto algunos brotes de sensualidad en su amiga cuando estaba con Lincoln, y el tal Nick no era de los que se fijan en cualquiera. Ese tipo nunca habría salido con una chica que no fuese o pudiese ser modelo ¿Por qué habría salido con (tu name)? Todo empezaba a ser muy extraño, pero estaba seguro de una cosa: (tu name) le ocultaba un aspecto de su vida que él quería conocer. Le enfurecía el engaño, aunque pensó que simplemente sería un desinterés de ella por mostrarse de la misma manera que lo hacía para los demás. Seguramente le costaba mucho esfuerzo ser como todas las chicas, seducir y coquetear con hombres. Pero con él era ella misma. Esta seguro. Pero ¿por qué se veía tan sexy últimamente? Eran alucinaciones suyas. Solo eso.


Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/angelikayoung
angenick
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 912
Edad : 23
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 14/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 23rd 2010, 12:32

Capítulo 24

Una noche más sin poder dormir pensando en ella, pensó Joe. Pero las cosas habían cambiado. Se había dado cuenta de que daba igual lo revolucionadas que estuviesen sus hormonas. Aunque quisiese (tu name) no dejaría que pasase nada entre ellos.

Era posible que (tu name) no fuese el chico que él pensaba pero si se mostraba así era porque no tenía el más mínimo interés en que él la viese de otra forma. Ella no sentía más que cariño por él y tenía que aceptarlo. A fin de cuentas solo tenía un calentón. No es que estuviese enamorado o algo así, se dijo relajadamente.

Se levantó sorprendentemente temprano para ser sábado, pero al no haber salido la noche anterior, la resaca era inexistente. Y no podía estar un minuto más entre esas cuatro paredes o acabaría volviéndose loco.

Caminando llego hasta el parque donde se cruzó con dos chicas que corrían y hablaban animadamente. Reconoció a una de ellas sin problema, era Miley, y se acercó a saludar, por puro aburrimiento. Tras unos minutos de charla, la otra chica cayó bajo los encantos de Joe. Y la propia Miley habría caído sino fuese porque pensaba que era un cretino posesivo y egoísta, que casi le parte la preciosa cara a Lincoln.

Miley estaban tan ocupada regañándose por pensar en esos términos de Lincoln que no se percató que su regalada amiga estaba invitando a Joe a verla trabajar esa noche, en "El Ritual", donde llevaba unos meses de bailarina. Él estuvo encantado de ir. Encontraría de nuevo a la bellísima relaciones públicas y en su defecto a cualquier otra que lo pudiese entretener lo suficiente para olvidar a (tu name) unas horas.

Las chicas se marcharon. Una feliz por su cita de esa noche y la otra preocupada por no estar segura de lo que sentía o si tenía derecho a sentirlo. Atormentada por sus emociones fue a buscar a (tu name) horas más tarde. Y ya en su casa le confesó que comenzaba a sentir algo por Lincoln.

- No te apenes por eso Mai. No pienses que yo me vaya a enojar por tal tontería. Primero, ya lo sabía; y segundo, no me voy a pelear con nadie por un hombre. Aunque a ambas nos gustase el mismo, que no es el caso, yo no me enojaría. Es cuestión de saber compartir como buenas amigas -bromeó (tu name) abrazándola para que quitase la cara de preocupación- Ahora tenemos que hacer que ese loquito siente cabeza. Para lo cual tú debes ignorar cualquier intento de acercamiento por su parte.

- ¿Y si se harta y se va con otra? –Preguntó Miley conociendo a los hombres- Tengo algo de experiencia con mujeriegos como él.

- Si, pero el objetivo no es estar con un mujeriego. Eso ya lo hice yo -afirmó soltando una carcajada- El objetivo es que deje de serlo. Y yo me ocuparé de que no se deje vencer tan fácilmente. Pero tienes que hacer todo lo que yo te diga. Y no decir que si y después hacer lo que te sale de las narices como siempre.

Miley frunció el ceño. Eso sería difícil. No es que no quisiese hacer caso a su amiga, es que siempre se le complicaba todo tanto que era imposible recordar lo que esta le había aconsejado. Pero lo intentaría.

(tu name) estaba más animada. Entre la nueva pareja que tenía que unir y las expectativas de esa noche, apenas se había acordado de Joe. Y con apenas se refería a que de veinticuatro horas del día solo había pensado en él veintitrés. Un récord en la última semana. Pero Joe seguía siendo el mismo rompecorazones de siempre. Había escuchado a Kevin decir que el mismo sábado en que había dejado descompuesta a Taylor la había besado a ella, se había acostado con una chica que había conocido en un bar. No es que le doliese, era algo normal en él. Eso solo hizo que pusiese los pies en la tierra. Joe era un mujeriego y si se acercaba o mostraba algún interés por ella era por el simple hecho de ser mujer, no tenía nada de especial. Y aún así no estaba segura de que él fuese a fijarse en ella. Por eso era mejor seguir con su papel.

Esa noche un viejo amigo con el que empezó trabajando hacía unos años la visitaría y tenía planeado toda una exhibición como en los viejos tiempos. Se recordó cuando aún era menor de edad y se escabullía para bailar con él en una discoteca del montón, pero que para una chica de su edad era toda una aventura. Cuando fue mayor de edad, ya tenía varias ofertas de locales más dignos y su amigo ya había terminado la carrera, por lo que no necesitaba el empleo y se había convertido en un intérprete bastante cotizado. Había pocos intérpretes de chino y japonés, por lo que no tenía muchos problemas para encontrar trabajo.

Unos días antes la llamo desde Shanghái, donde llevaba unos meses viviendo, para avisarla de que iría a verla. (tu name) estaba feliz de volver a verlo. Por una noche olvidaría su puesto de relaciones públicas y se subiría a la tarima con su antiguo compañero de baile. Estaba emocionada con la idea.

Tras varias horas de preparativos, como cada noche, el local abrió sus puertas. (tu name) estaba enfrascada en sus rutinas y a la espera de su cita. Las horas iban pasando y la gente la buscaban como si fuese el centro de la reunión. Estaba acostumbrada y encantada, ya que ese era su trabajo. Sonrió y charlo con cada cliente que se le acercaba. Rechazo cortésmente algunas propuestas de trabajo y con bastante menos educación, algunas otras propuestas.

A la hora prevista su amigo llegó. Tomaron unas copas y hablaron de sus vidas. La diferencia de edad siempre había sido evidente pero a ninguno le importaba, solo fueron amigos, con alguna recaída esporádica. Pero ahora Ricky viajaba por todo el mundo y aunque no había madurado en lo absoluto, se veía mucho más hombre. Ella ya no era la adolescente que conoció pero no se dejaba impresionar por sus excentricidades. la noche continuó y las copas no dejaron de servirse.

Joe estaba frente al local que le había traído de cabeza durante tanto tiempo y que ahora lo recordaba como el único lugar donde podía olvidarse de (tu name) durante unas horas. Aunque después pensase en ella el doble de tiempo.

Suspiró con frustración y entró gracias a la simpática bailarina que había conocido esa misma mañana. No le había llamado lo suficiente la atención como para pasar la noche con ella, pero le había permitido entrar así que no podía quejarse.

Caminó entre millonarios y futuras promesas del estrellato, mientras contemplaba el lugar. No estaba como la última vez. Seguramente cambiaban la decoración muy a menudo. Según los eventos. Pero le sorprendió que todo el mundo miraba en la misma dirección y vitoreaban de una forma bastante similar, hacía la misma tarima.

Se fue haciendo un hueco entre la concurrencia hasta llegar al punto de admiración. Una pareja bailaba de forma bastante erótica aunque era apreciable que cada movimiento estaba medido para que el contacto no lo fuese. No le llamó la atención. Ni siquiera enfocó la vista para mirarlos. Continuó el escudriño del local.

En la barra vio a Lincoln, estaba hablando con una camarera. Al cambiar las luces reconoció a la chica, era Miley. Su amigo no perdía el tiempo, se dijo Joe. Pero parecía que su victima pasaba de su proposición y lo dejaba solo con su copa. Joe sonrió. Así se sentía él, como si la única chica que le interesaba pasase de él.

(tu name) era la clase de chica en la que él nunca se habría fijado, pero lo había hecho. Y ahora no podía hacer nada. Temía escandalizarla con su excitación o perderla por su deseo. Si ella pudiese entender lo que significaba la frustración sexual... Pero (tu name) nunca había tenido a un hombre en ese estado por ella, se dijo Joe seguro de sus palabras.


Salió de sus pensamientos y miró de nuevo a Lincoln que saludaba con complicidad y le sacaba la lengua a alguien en dirección opuesta a donde estaba él. Joe lo reconoció como un gesto que solía hacer a (tu name) y automáticamente buscó a quien iba dirigido el guiño.

Se encontró de nuevo con la tarima y los dos bailarines. Esta vez miró más atentamente. El chico era alto, rubio y musculoso. Muy típico. La chica... Estaba de espaldas, con una camisa de seda ceñida que se le levantaba levemente al contonearse, unos pantalones ceñidos y bajos de una seda brillante que enmarcaba sus curvas. Con cada movimiento su figura se veía más exuberante. Sus caderas eran una maquina perfecta de crear fantasías. Sus manos señalaban cada punto que todos los hombres deseaban poder besar y acariciar. Y tenía un compás perfecto con la música.

Joe comenzó a estremecerse de una forma ya conocida. Nunca en su vida había sido tan intensa esa excitación pero últimamente se estaba acostumbrando a que le pasase. Paró a la primera persona que pasaba, un muchacho de su edad, calculaba él.

- ¿Quién es? -señaló hacía la tarima.

- Es la relaciones públicas del local -contestó sonriente mientras babeaba como todos al mirarla.

¡Lo sabía! La chica de la deliciosa espalda. La muchacha a la que había besado en la fiesta de disfraces. La única que era capaz de hacerle excitarse tanto como para olvidar la opinión de su corazón o su cerebro. Ninguna mujer, especial o no, era relevante en presencia de esa diosa.

La observó maravillado mientras la canción concluía y las manos de ella se desplazaban desde su sensual melena hasta sus devastadoras caderas, haciendo una suave pasada por el contorno de sus pechos y cintura, que hicieron que Joe contuviese el aliento, aunque desde allí no pudiese ver esos magníficos frutos.

Justo cuando la canción terminó y antes de comenzar la siguiente, el chico a su lado afirmó con rotundidad y clara voz, lo que menos esperaba escuchar.

- ¡Se llama (tu name) (tu apellido) ! -informó el chico mientras sorbía de su copa y se alejaba del petrificado Joe.

Vio como la sexy bailarina cambiaba de posición para la siguiente canción y el oxígeno desapareció de sus pulmones. Con los maravilloso ojos turquesas, que tanto le enloquecían, maquillados para enfatizar su poder devastador y la blusa ceñida semi abierta mostrando tanto su plano vientre como un generoso escote, su amiga era la visión más perfecta de una mujer que había visto nunca ¡Era (tu name) ! Capítulo 25 Joe no podía creerse que la sensual chica frente a él fuese su amiga. Miles de pensamientos acudieron a su mente. Lo equivocado que había estado al encasillarla. Todas las veces que la había tratado como a un hombre. Recordó como instantes antes había menospreciado su poder de seducción ¡Era un imbécil! Tenía frente a sus narices a la mujer más sensual que había visto en su vida y ni se había percatado.

No pensó con coherencia, el deseo lo cegaba. Y cuando vio al "musculitos" colocar sus manos en las caderas de ella, una oleada de posesión lo invadió. Corrió hacía ellos apartando de malas formas a cuanto se le cruzaba por delante. Se paró frente a ellos y los fulminó con la mirada.

(tu name) estaba bailando una de sus canciones preferidas, aireando su melena con las manos, cuando lo vio frente a ellos. Casi se desmaya de la impresión. No esperaba verlo y no sabía qué hacer. Así que no hizo nada, absolutamente nada. Se quedó rígida e inmóvil frente a él.

Joe subió a la tarima y la cogió en brazos como si no pesase nada. Saltó de ella y caminó entre el público atónito. Nadie hizo nada porque (tu name) no se veía disconforme. Estaba en shock, solo pudo agarrarse a su cuello para no caerse.

Caminó con ella en brazos hacía la primera puerta que vio. Al entrar un enorme muro -que su madre llamaría hombre- los dejó pasar al ver a (tu name), y Joe la condujo hacía un sofá libre lleno de almohadones. La tendió sobre él y se la quedó mirando. Sus enormes turquesas estaban pendientes de él. Solo de él. Eso lo excitó aún más.

Apoyada sobre sus codos mirándolo se veía más sexy que ninguna otra. Grabó mentalmente cada milímetro de su cuerpo ¡Era exquisito! No podía esperar para quitarle toda esa ropa.

(tu name) dedujo acertadamente que su amigo no estaba enfadado sino excitado. Y tenía que reconocer que como siguiese mirándola así corría el peligro de derretirse.

Reunió todo el autocontrol que le fue posible y sin darse apenas cuenta se encontró torturando a su amigo con pícaras sonrisas. Peinando sus dorados rizos con gesto casual, observó que la barrera que contenía a Joe caía. Antes de que este se le echase encima, (tu name) le hizo un gesto a su hombre de confianza para que desalojase la zona VIP, donde Joe la había llevado.

Joe hizo caso omiso de la presencia de más gente y se abalanzó sobre la seductora mujer ante él. Se tendió sobre ella y secuestró su cara entre las manos mirando cada centímetro como si viese algo maravilloso por primera vez ¡Era ella! Le acarició el pelo y las mejillas con los pulgares mientras se perdía en el mar de su mirada ¡Era ella!

¡La besó! Con hambre insaciable, como si fuesen a robársela y necesitase demostrarle cuanto la necesitaba. Y en verdad la necesitaba. Sentía que se volvería loco sino la poseía allí mismo.

La posesión era cada vez más intensa, no se conformaba con su boca e iba plantando besos desesperados en cada zona de piel descubierta al que tenía acceso. No se escuchaba una sola palabra, un solo ruido, más que sus gemidos de placer. La abrazó con fiereza y hundió su rostro en el cuello de ella. Recordaba su sabor. Pero no tenía paciencia para recrearse, necesitaba cada centímetro de aquella suave piel bajo sus labios. Descendió sus besos hacía su escote y sin pensar ni pedir aprobación, le quitó la blusa. Ella lo ayudó y hundió sus dedos en los suaves rizos de él, mientras gemía al notar el contacto de su lengua con el duro pezón. Se deshizo del sostén sin miramientos y casi al instante de su propia camisa. La cubrió con su pecho desnudo y rugió con el contacto. La besó con mayor pasión de la que podía imaginar que existía, mientras se deshacía de sus pantalones.

No podían pensar, solo se necesitaban. Era una tortura, cada caricia hacía que la necesidad aumentase y no había forma de parar aquel torbellino. No estaban acostumbrados a tanta premura, pero no podían evitarlo. No había tiempo para preliminares, tenían que unirse en ese mismo instante o se volverían locos del deseo.

Ella siguió su ejemplo y se quitó los pantalones mientras él se deshacía de sus bóxers, sin dejar de besarse. Joe no tenía deseos de ser delicado, ni fuerza de voluntad para serlo, así que le arrancó el tanga de un tirón. La recostó de nuevo y se tendió sobre ella, sin dejar en ningún momento de besarla.

Sentían que si se dejaban de besar la cordura no los dejaría seguir y necesitaban terminar lo que habían empezado.

Joe suavizó el beso al posicionarse para penetrarla. Se separó lentamente y la miró a los ojos. Era su (tu name) y estaban a punto de... El miedo lo invadió. La perdería por aquella locura. No estaba bien lo que estaba a punto de hacer. La deseaba pero ella... ¡lo odiaría por hacerle eso!

Ella trago trabajosamente al ver la cara de pánico de él. Pero ella sabía lo que estaba pasando, no se había dejado llevar por el momento, lo deseaba y no se pararía ahora. Lo agarró de la nuca y lo besó de la forma más sensual que Joe conoció. Todas sus terminales nerviosas reaccionaron, estremeciéndolo. Y sin poder pensar por la excitación la embistió, en un solo gesto duro y profundo.

(tu name) gimió al notarlo dentro de ella. Lo rodeó con las piernas para evitar el movimiento y así recrearse en la perfección de la unión. Pero él no intento moverse, se mantuvo muy quieto rezando para ser capaz de seguir más de dos segundos. No creía que fuese a poder controlarse. Su cuerpo le gritaba querer regar el interior de ella. Pero deseaba continuar deleitándose con ese magnífico cuerpo bajo él. Y comenzó con movimientos más lentos pero profundos, maravillándose de lo bien que encajaban sus cuerpos.

En el paraíso, es donde (tu name) se encontraba y escalaba más alto con cada embestida. Nunca en su vida había llegado tan rápido y con tanta intensidad. Esa unión era exquisita, ¡perfecta! Solo pudo gemir una y otra vez hasta que el mayor placer hasta entonces conocido la envolvió y gritó satisfecha. Y él la siguió.

Al escucharla llegar Joe sintió que no había un sonido más perfecto que su grito de culminación. Y fue demasiado para su autocontrol, se derramó en ella.

Exhausto se dejó caer sobre ella, sin aplastarla. No quería moverse. Quería seguir allí, dentro de ella, durante toda su vida. Se apoyó sobre sus antebrazos y hundió la cara en el suave cuello de ella. Adoraba su sabor.

Ella despertó del ensueño en el que estaba al notar de nuevo sus besos. Se estremeció de placer. Lo tenía allí, dentro de ella. Ya no había vuelta atrás. Todo lo que temía se había hecho realidad ¡Se había enamorado de él!

Quiso llorar, pero no podía hacer tal cosa. Siempre lo había sabido. Joe era especial y si se acercaba demasiado acabaría enamorándose de él. Había creado todo un enredo para que él no quisiese ninguna intimidad con ella y así mantenerse a salvo. Pero allí estaban, desnudos y aún unidos.

El almizcle de olores de ambos cuerpos inundaba el ambiente. Sexo y sudor. Pero no había sido sexo para ella, sino la confirmación de lo inevitable ¡Lo amaba!

Desde que la besó lo supo. Aunque no supiese que era ella. (tu name) tuvo que admitir que estaba profunda y locamente enamorada. Lo intentó evitar, mantener su puesto de amiga especial. No sería su gran amor pero al menos tampoco sería una más. Pero se había convertido en una más. Estaba enamorada y había caído a la tentación, como todas las demás. Ya no era nada especial para él. Y por muy doloroso que pudiese ser ese pensamiento le costó muchísimo lamentarse al notarlo de nuevo moverse dentro de ella.

Joe no creía que fuese posible. Si le había sorprendido el tener tan poco autocontrol, le sorprendía aún más el hecho de seguir excitado después de un orgasmo tan atronador. Pero lo estaba y lo estaba aprovechando.

Continuaron entrelazados, haciendo el amor incesantemente una y otra vez hasta caer en un profundo sueño debido al agotamiento.



Capítulo 26

Un ruido hueco hizo que (tu name) se despertase. Desorientada y adormilada intentó levantarse pero no pudo, un cuerpo yacía sobre ella. Joe. Recordó todo lo sucedido y observó el cuerpo desnudo del hombre sobre ella. De nuevo el ruido. Llamaban a la puerta. Aún seguían en el local, y ya no se escuchaba música. Seguramente era hora de cerrar y ellos seguían encerrados en esa habitación. Intentó hacer a un lado a Joe, pero no pudo. Así que recurrió a lo único que se le ocurrió.

- No se preocupe-gritó (tu name)- Yo cerraré cuando salga.

- Tony ya cerró -se escuchó tras la puerta- Soy Mai. Te he estado esperando para que me... ¡Ahm! ¿Joe sigue ahí? -preguntó indecisa- No, no me lo digas, no quiero saberlo. Bueno si, pero... ¡Después hablamos! Tú tienes llaves así que podrás salir. Solo venía para avisar de que... ahm, de que ya todos nos vamos. Esto... ya después hablamos.

La voz nerviosa de Miley se perdió con el ruido de sus tacones por el pasillo vacío. (tu name) sonrió por las expectativas. Su amiga se había imaginado lo que hacían y seguramente estaba roja pensando en ocultárselo a los demás. Tan dulce, pensó (tu name) risueña.

La diversión desapareció de su rostro al notar la tensa erección de Joe introduciéndose más profundamente en ella. Habían dormido en esa posición, pero la reacción habitual del hombre al despertarse le había fascinado.

Una vez más hicieron el amor, pero esta vez más suave y delicadamente. Él la besaba perezosamente cada parte de piel a su alcance mientras que ella oprimía el miembro de él más profundamente para sentirlo como parte de su mismo ser.


Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/angelikayoung
angenick
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 912
Edad : 23
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 14/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 23rd 2010, 12:36

A N U N C I O*


CHICAS COMO VEO QUE CASI NADIE COMENTA.. VOY DEJAR CAPS SUPER PEQUEÑOS.. ..!!!!

O TAL VEZ DEJE LA NOVE... NO LO SE.. AYUDENME A CAMBIAR DE OPINION..!!



DEJANDO COMENTARIOS Y MOSTRANDO INTERES POR LA NOVE... Y GRACIAS A LAS CHICAS QUE COMENTAN LAS KIEROOOOO MUCHOOO
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/angelikayoung
OriGabi
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 506
Edad : 20
Localización : Los Teques - Venezuela
Fecha de inscripción : 14/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 23rd 2010, 14:39

No la dejes nooooooooooooooooooooooo!!!

encerio es genial tu novee!!!.... es Original y me encantaaaaaaa!!!!


No la dejes xfaaaa!!!


No sabes cuanto necesité esos capiss!!!

NO LA DEJES... por lo menios terminalaaa!! xfavorrr!!
Volver arriba Ir abajo
andre de jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 141
Edad : 19
Fecha de inscripción : 20/09/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 23rd 2010, 15:15

O.O estoy en shock! Por 2 cosas... La primera por lo que acaba de pasar en tu nove... Y la segunda es que quieres dejar TU NOVELA!
Ange te lo suplico no la dejes por nada del mundo! Tu novela es muy original por eso me encanta tanto! Es mi novela favorita, te suplico que no la dejes! Te lo suplico de rodillitas que lo la dejes!
Amo tu novela! Plis no la dejes, y no pongas caps cortos tampoco! Amo como pones los caps tan largos, lo hacen mas interesantes! Te lo suplico amo tanto tu novela q ya no tengo uñas ni carne el las manos! Y aki hay muchas que no quieren que dejes tu novela! Plis te lo suplico primero piensalo muy PERO muy bien!
Ojala y no la dejes!
Atte:andre de jonas, que lo cual esta destrozada por que ange alparecer va a dejar su novela U.U
Bye
Volver arriba Ir abajo
Kellyana jonas
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 522
Edad : 22
Localización : Barcelona Edo Anzoategui
Fecha de inscripción : 08/09/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 23rd 2010, 15:37

Hola nueva lectoraa sta supr buena siiguelaaaaaaa... Smile
Volver arriba Ir abajo
deidany
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 984
Localización : Maracay - Aragua
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 23rd 2010, 15:51

Q te pasaa angee estas como locaaaaaaaaaaaaaaa.... Evil or Very Mad
tu dejas de escribir esta noveee y nc de q soy capaz...................
asi q la tieness q seguir . . .
xq si no.... ya veras ....
jahajahajahaaa .... naaaaaaaaaa ...de verdad !!!!
la tieness q seguirr...........
tkmuchoteeee angeee



Volver arriba Ir abajo
https://twitter.com/deidany
studmuffinjonas
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 505
Localización : En los boxers de Nicholas ;D
Fecha de inscripción : 16/01/2010

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 23rd 2010, 23:04

ai no te juro que me mata como escribis
sos genial te lo juro!
ai no hagas los capitulos mas cortos! Razz
posta te juro que amo como escribis y la imaginacion que tenes!
cada capitulo es como WOW Neutral
beso cuidate Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://unickparatodasfoundation.com
angenick
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 912
Edad : 23
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 14/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 24th 2010, 07:30



GRACIAS POR LOS COMENTARIOS CHICAS....!!!!!!!! LAS AMO Smile


- No hagas eso -ordenó él ronco de excitación.


- ¿Nunca te han dicho que en el sexo nada esta
prohibido? -bromeó como pudo entre gemidos.


- Si me exprimes así, no aguantaré ni medio
segundo -afirmó Joe acelerando las embestidas.


(tu name) había tenido esa misma conversación
muchas veces en su vida, pero no podía evitar parecerle única ¡Maldita sea!
Estaba totalmente enamorada. Era un asco. Estaba claro que para él solo sería
una noche y en cuanto acabasen hablarían de lo arrepentido que se sentía y le pediría
que siguiesen siendo amigos. Y como estaba estúpidamente enamorada diría que sí
para no perderlo ¡Era un asco!


El éxtasis llegó para ambos y Joe comenzó a
preocuparse. Algo le pasaba. No era normal que lo hubiesen hecho... -no
recordaba cuantas veces- y aún la desease más. Iba a pensar que era un
pervertido o un obseso sexual. La miró, completamente desnuda y peinándose la
mata de pelo revuelto, y la tensión volvió a apoderarse de él ¡No era posible!


Se apartó de ella con dificultad, ya que su cuerpo
se negaba a la separación, y se concentró en el techo. No estaba con cualquier
mujer sino con (tu name), su amiga. Tenían que hablar y para ello era
fundamental estar alejados ¡Mierda! Volvía a estar dentro de ella.


Su traicionero cuerpo la había buscado
desesperadamente y había comenzado de nuevo a hacerla suya.


(tu name) veía la posibilidad de salir de esa
habitación muy remota y con cada unión se volvía más vulnerable a él. Cada vez
más recuerdos, más amor... ¡Tenía que pararlo! Se levantó, cogió su ropa y se
dirigió al baño que había en esa misma sala. Mientras Joe la devoraba con la
mirada.


¿Cómo demonios había podido ocultarle tremendo
cuerpo?, se preguntó Joe más excitado, si era posible. Y comenzó a atar cabos.
Le había ocultado muchas cosas, toda una vida. Parecía otra en ese ambiente. Y
entonces cayó. La chica a la que besó en la fiesta de disfraces y (tu name)
¡eran la misma! Se habían besado y ella había actuado al día siguiente como si
nada ¿Haría ahora lo mismo? La (tu name) que él conocía no sería capaz, pero se
había dado cuenta de que no la conocía.

Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/angelikayoung
angenick
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 912
Edad : 23
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 14/12/2009

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 24th 2010, 07:33



Se vistió y esperó a que saliese del baño. Caminó por la sala de lujo y
miró el sofá en el que la había hecho suya durante toda la noche. Y volvió a
tener una revelación. De repente la sangre volvía a su cerebro y le permitía
pensar. Era más feliz cuando no le llegaba, pensó Joe triste y avergonzado.


Ella salió del baño con una imagen perfecta, como
si no hubiese pasado toda la noche en vela haciendo el amor en un sofá. Se veía
espectacular. Y la sangre de Joe volvió a desplazarse en el mismo sentido en el
que corrió durante toda la noche.


(tu name) caminó hacía su amigo y le sonrió. Tenía
claro lo que tenía que hacer sino quería perderlo. Hablarían del tema con
sinceridad, o toda la que no implicase decir que lo amaba, buscarían una
solución sensata para conservar su amistad y se marcharían antes de que los
acusasen de ocupas, planeó (tu name) segura de que todo saldría como pensaba.


- Bueno -comenzó a decir (tu name)- supongo que
tengo muchas cosas que explicar y tú muchas dudas que resolver. Además, de...
aclarar lo que ha pasado.


- Sí -contestó Joe nervioso- pero salgamos de esta
habitación -rogó con ansia. Si seguía allí no sería capaz de hablar, la
poseería una y otra vez, hasta morir de agotamiento.


Ni siquiera era capaz de estar en el lugar donde
había pasado todo, pensó (tu name). Pero era mejor así. Él le dejaría claro que
se arrepentía de lo ocurrido y ella volvería a su rol de amiga. Podría
soportarlo, se dijo.


Cerró tras de sí y caminaron por las calles
desiertas, a tan tempranas horas de la mañana de un domingo. En silencio se
miraban fugazmente y esperaban a que el otro comenzase a hablar. Joe se paró y
la miró fijamente. Ella imitó el gesto y se preparó para lo peor.


- ¡Hemos hecho una tontería! -exclamó Joe
rompiendo el silencio.















Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/angelikayoung
studmuffinjonas
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 505
Localización : En los boxers de Nicholas ;D
Fecha de inscripción : 16/01/2010

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 24th 2010, 10:02

DIOS, HOMBRE HOMBRES!
de más está decir que amo tu novela (:
Volver arriba Ir abajo
http://unickparatodasfoundation.com
PameeJB
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 726
Localización : nicklandiia
Fecha de inscripción : 26/01/2010

MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Febrero 24th 2010, 13:34

siguela dios porfavor tienes que seguirla
esta genial es una de las mejores noves que he leido
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: AMIGOS desconocidos (hot)   Hoy a las 20:02

Volver arriba Ir abajo
 
AMIGOS desconocidos (hot)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 8.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8  Siguiente
 Temas similares
-
» AMIGOS desconocidos (hot)
» Desconocidos, Amigos o Algo Mas??? (Adaptacion) Nick y TU!!
» Al iniciar una relación sentimental se pierden al menos dos amigos!!!!
» Va por ustedes, amigos.
» Coco y sus amigos imaginarios...

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: