Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 No es el final del libro, es sólo otro capítulo [Nick]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
'Rocio
Nuev@


Cantidad de envíos : 8
Edad : 20
Fecha de inscripción : 06/01/2013

MensajeTema: No es el final del libro, es sólo otro capítulo [Nick]   Enero 6th 2013, 19:43

Hola chicas, eeh soy nueva xd, me llamo Rocio, tengo 16 años y soy de Chile... Bueno, espero que les guste esta novela, es la primera que hago y que pienso publicar, no está terminada, la estoy recién comenzando y me gustaría que me dieran su opinión, si les gusta sigo si no... bueno la escribiré pero sin publicar, eso (:

Sinopsis

Rocio es una joven que sufrió una gran decepción en su última relación luego de que Matt le mintiera durante un largo tiempo y le hiciera falsas ilusiones, hasta que de pronto conoce a un chico que cambiará por completo su vida...

Presentación

Todo ocurrió muy rápido a mi parecer, pero no me arrepiento de nada, vivo mi vida feliz y eso es lo que importa, no? Mi nombre es Rocio tengo 19 años y y hoy puedo decir que estoy con el hombre al cual amo, tengo la suerte de tener amigos espectaculares… Pero para ser la persona que hoy soy, tuve que sortear una serie de dificultades…
Volver arriba Ir abajo
nejelin
Nuev@


Cantidad de envíos : 3
Fecha de inscripción : 07/01/2013

MensajeTema: Re: No es el final del libro, es sólo otro capítulo [Nick]   Enero 7th 2013, 15:42

me gusto rocio! ojala y la sigas, bueno quien no ha sufrido por amor Sad
soy tu primer lectora y fiel! siguela porfas
Volver arriba Ir abajo
'Rocio
Nuev@


Cantidad de envíos : 8
Edad : 20
Fecha de inscripción : 06/01/2013

MensajeTema: Re: No es el final del libro, es sólo otro capítulo [Nick]   Enero 7th 2013, 21:19

Capítulo 1.

Narra Rocio:
Acá es donde todo comenzó, o terminó? Bueno la verdad no sabría como describirlo. Terminé la universidad y ahora me dedico a vagar por la vida, mi madre no quiere que comience a trabajar aún, dice que ella todavía puede con nosotras dos y que mi hermano también nos ayuda.

*Meses atrás*
Jueves, cómo los detesto! Toda la maldita mañana en el maldito hospital esperando a que el maldito doctor te diga lo que ya sabes. Maldición! Pero esta vez fue diferente, en la noche terminé con mi novio, o más bien él terminó conmigo, así que como era de suponer los exámenes de rutina salieron peor que de costumbre, consecuencia? Más malditos médicos que visitar, más malditas pastillas que tomar, más malditas indicaciones que seguir, estoy harta de todo esto, todo por culpa de él. Matt, no puedo olvidarlo así de simple, sólo me queda esperar a que llegue la hora de hablar con él.

Llegué a casa a eso de las doce de la mañana y ahí estaba él, esperándome fuera de la casa, entré rápidamente a buscar mis… Bueno sus cosas, le expliqué las cosas a mi mamá y salí.
• Hola- me dijo Matt fríamente, no lo reconocía, no era el mismo del que alguna vez me enamoré.
• Hola- le dije- Tienes cosas que explicarme- intenté contener mis lágrimas.
• Si sé, pero no aquí- me tomó del brazo, hice un movimiento brusco para soltarme- Ven, sentémonos-
• Por qué?- le dije al fin rompiendo en llanto- Sabes cómo me siento ahora? Sabes lo basura que me siento? Lo utilizada que me siento? Por tú culpa ahora estoy así, no he podido dormir, ni comer, he pensado solo estupideces, y ahora tengo que hacerme miles de cosas por el médico- tomé aire para calmarme- Eres… Despreciable, quiero odiarte pero no lo logro, no logro olvidarte.
• Lo sé, lo sé, tengo la culpa de todo esto que está sucediendo…
• Por qué no me diste otra oportunidad?- le dije interrumpiéndolo- Por qué? Si estábamos bien, éramos felices, o al menos eso creí, que pasó? Dime que esto no es verdad, que estoy teniendo sólo un mal sueño o que me estás gastando una mala broma- lo abracé fuerte él se quedó quiero sin tocarme- Por favor! Dime que no es verdad! Que… Que- me interrumpió tomándome de los hombros y moviéndome bruscamente.
• Entiéndelo, ya no me gustas! Ya no te amo!- esas palabras me dolieron en lo más profundo, no sabía cómo reaccionar sentía como mi mundo se derrumbaba, como todo lo que había construido durante todo el tiempo de mi relación con él se venía abajo y yo no tenía como sostenerlo.
• Qué? Pero como, si ayer llegaste con flores, me dijiste que me amabas… Tú, tú… Dijiste que, que querías estar siempre conmigo-
• Bueno, no sé, no pensé en lo que dije, la verdad no siento nada por ti desde… Desde hace más de tres meses- suspiró- Me gusta otra persona…
No aguanté más lo empujé y salí de ahí, qué más podía hacer? Corrí hacia mi casa, mi madre me miró extrañada, subí a mi habitación y me tiré a mi cama a llorar, lo único que quería hacer en esos momentos era desaparecer.
-Semanas después-

Aquí estoy, un moco mejor, intentando olvidar a Matt, eh salido con mis amigas, eh ido a fiestas… Todos intentan sacarme una sonrisa. Aunque estos últimamente eh estado un poco sola, no quiero salir, mi mamá ha estado trabajando casi no la veo, bueno eh estado decaída, luego de una mañana de ordenar o más bien intentar ordenar mi habitación estaba dispuesta a dormir cuando de pronto siento que tocan el timbre.
• Rocio!- me sorprendí al ver a Andrés, mi mejor amigo al abrir la puerta.
• Tú? Qué haces aquí? Pero qué?- dije sorprendida- Ven aquí- lo tomé del cuello y lo abracé muy fuerte el cual me correspondió- No sabes lo sola que me he sentido, me has hecho mucha falta, dónde te habías metido?- lo solté.
• Lo siento, te he echado mucho de menos- me dijo corriendo un mechón de cabello que caía sobre mi cara- Pero, para compensar mi ausencia…- sacó una pequeña caja de color morado- Te traje esto espero que te guste.-
• Gracias- le dije recibiendo la caja, cuando la abrí no lo podía creer, eran unos aros azules, eran hermosos, lo primero que hice fue gritar en cuanto los vi- Wow! Andrés están hermosos! Muchas, muchas gracias, eres genial! Ven pasa, quieres algo?- dije invitándolo a entrar a mi casa.
• No- dijo él cerrando la puerta- Gracias, vine a saber cómo has estado…-
• Bueno…- mi voz comenzó a cortarse, me picaba la nariz como maldito anuncio de que estaba a punto de romper en llanto, mis ojos comenzaron a nublarse- Ya sabes, he intentado distraerme pero a veces es imposible sacármelo de la cabeza, esa costumbre de que te llame en las noches, de que te venga a ver, me levantaba sabiendo que vendría y ahora lo hago esperando a ver si se digna a venir a hablar… La verdad no lo sé, siento que estoy mucho mejor sin él, pero lo extraño- mis lágrimas cayeron pero rápidamente las limpié, no quería verme débil.
• Obvio que estás mucho mejor sin él, piénsalo, éstas haciendo cosas que siempre quisiste! Que ni tu mamá te estaba impidiendo- me abrazó- Pucha Rocio, cálmate, las cosas pasan por algo, quizás el no era para ti, ahora te das cuenta de que quizás el no era la excelente persona que tu creías…- se alejó- Aparte mírate! Eres joven, hermosa, tus ojos son raros pero bello nunca los tienes del mismo color! Eres simpática, sabes escuchar… Tienes una vida por delante ya vendrá otra persona mucho mejor que ese tipo y te vas a dar cuenta de que ahora te estás achacando sólo porque sí-
• Si lo sé- dije sonriéndole- Pero tú sabes, cuesta.-
• Claro que cuesta, pero no es imposible- se levantó y me tendió su mano- Ahora irás a arreglarte porque saldremos!-
• No, no quiero, no tengo ganas- dije haciendo pucheros.
• Si, si quieres- me dio un empujón hacia las escaleras- Ahora ve!
Subí las escaleras sin ganas hacia mi habitación, abrí mi closet y no supe que hacer, no quería salir, pero sé que no puedo decirle que no a Andrés, así que decidí arreglarme, hacía calor así que opte por algo fresco.

Arreglé mi cabello y puse un poco de brillo a mis labios y bajé.
• Wow! Quién eres tú y que has hecho con mi amiga?- dijo Andrés, tenía razón yo jamás me vestí así, la verdad es que desde que Matt terminó conmigo he decidido vestirme de una manera distinta, pase de usar jeans a usar unos shorts, a atreverme más- Te vez preciosa Rocio, ojalá ese enfermo mentar de tu ex te viera así para que se diera cuenta de lo que se perdió.
• Jajaja no digas estupideces- me sonrojé, no estaba acostumbrada a que nadie me dijera ese tipo de cosas- Bueno, y donde vamos?-
• No lo sé, estaba pensando en ir a tomar un helado al centro comercial, te parece?-
• Si! Te odio- le dije entrecerrando los ojos en tono de broma, si no le puedo decir que no a él, menos le puedo decir que no a una invitación a tomar helado.
• Si lo sé, hace cuanto no salimos juntos?- nos quedamos pensando- Oh si claro, desde que estabas con ese imbécil- me abrazó- Es hora de irnos!
Tomé mi celular y mis llaves, pero antes de salir de dejé una nota a mi mamá diciendo que saldría con Andrés. Cuando salimos a la calle no lo podía creer.

• OMG! Qué es esto!?- le dije emocionada- Cuándo lo compraste?
• Bueno tu sabes, esto es fruto de la gente que trabaja- siempre me había molestado porque yo no lo hacía- Súbete y deja de perder el tiempo- dijo abriéndome la puerta del copiloto, subí y él se dirigió hacia el otro costado para subir y poner en marcha el coche- Oh, veo que confías plenamente en mi- dijo sarcásticamente cuando noto que me estaba poniendo el cinturón de seguridad rápidamente.
• Te conozco queridísimo amigo- dije y ambos nos reímos a más no poder.
El camino hacia el centro comercial estuvo genial, como siempre ya que pasar aunque sea cinco minutos con él es algo impagable, puse la radio y cantamos ya que tenemos casi los mismos gustos nos gusta el Rock ya sea clásico o chileno. Llegamos y pasamos una tarde inmemorable, comimos helado nos fuimos a jugar, en fin, estar con él es lo máximo, es el mejor amigo que una puede tener… Miré mi celular y vi la hora, las 19:20 ya era tarde, mamá no me había llamado así que supuse que aún no había llegado a casa.
• Andrés, es un poco tarde no crees?- le dije y él miró su reloj.
• Wow! Si que se pasan las horas volando cuando te diviertes- luego su cara pasó de tener una sonrisa a preocuparse.
• Qué sucede?-
• Tengo, maldición! Vamos en el auto te cuento- prácticamente corrimos hacia el auto.
• Ya ahora dime que pasa!- le dije un poco nervios.
• Tengo que juntarme con la negra a las ocho- la negra es su novia, un amor de persona literalmente, fue un apoyo fundamental en una parte de mi vida, pero últimamente no hablamos mucho.
• Que tienen?- le pregunté ya que siempre que se apuraba era algo importante.
• Cena familiar- me dijo mirando fijamente a la carretera.
• No estás en condiciones- le dije riendo mirando su atuendo, era bastante casual.
• Si lo sé, ya no sigas, no creo que tenga tiempo de llegar a mi casa y cambiarme- me dijo frustrado.
• Hey, hey! Cálmate- dije pensando, íbamos pasando por unos edificios que quedan cerca de mi casa- Para aquí!
• Para qué?-
• Sólo para!- se estacionó y bajó mientras yo hacía lo mismo- Vamos- lo tomé del hombro y me dirigí hacia el ascensor.
• Qué hacemos aquí?- me preguntó confundido.
• Qué? Acaso ya olvidaste quién vive aquí?- cuando le dije eso comenzó a pensar.
• Oh si claro, cómo lo pude olvidar- dijo dándose un pequeño golpe en la frente- Pero que tiene?
• Eres un estúpido- le dije en eso el ascensor llega al quinto piso, piso en el cual debíamos bajar.
Caminé rápidamente y miré una a una las puertas de ese edifico intentado recordar el número del apartamento que buscaba, me paré frente una puerta y toqué el timbre, luego de unos minutos llegó Andrés a mi lado y al mismo tiempo abrieron la puerta.
• Pequeña!- dijo Patricio, mi hermano, el hombre al que más admiro en el mundo, mi pilar.
• Hermanito!- le dije aunque es años mayor que yo, siempre le dije de esa forma netamente de cariño- Vine a pedirte un pequeño gran favor- dije pasando- Ven- le die a mi amigo
• Pasa Andrés- mi hermano lo conocía desde el principio de nuestra amistad- Qué necesitan?
• Bueno- comencé- Resulta que el personaje que aquí ves- dije señalando a Andrés- Necesita con urgencia ropa, algo elegante pero juvenil- cuando me dijo que tenía cena familiar y note la forma en que iba vestido pensé en mi hermano, ambos tenían casi el mismo porte y la misma contextura- Así que me acordé de ti hermanito lindo.-
• Si claro, sólo para pedirme favores te acuerdas de mí-
• No digas tonterías…- le dije ofendida.
• Ok, ok- dijo riendo y abrazándome- Síganme-
Entramos en la habitación de mi hermano y yo inmediatamente abrí su closet, revisé cada tenida y le pasé unas cuantas a Andrés para que se probara… Luego de unos minutos de ver y ver como Andrés salía del baño con cada una de mis tenidas decidí tomar una prenda de cada tenida y formar una nueva.
• Perfecto!- le dije cuando salió con la última tenida- Te queda hermoso, te gusta?- le pregunté a mi amigo y él asintió- Tú qué opinas?-
• Sí, me gusta… Cuando tenga una cena te llamaré pequeña- me dijo.
• Bueno ahora sí, vamos!- dije mientras me dirigía a la puerta.
• Cuando me vendrás a ver?-
• Pronto, no tengo nada que hacer en casa y ya sabes mamá trabaja, estoy sola- dije dándole un último abrazo- Puedo venir a quedarme unos días?
• Pero por supuesto!-
• Ok, gracias-
• Muchas gracias Pato- le dijo Andrés a mi hermano.
• No te preocupes- le dijo dándole la mano en forma de despedida- Que te vaya bien-
• Ya hermanito, nos vemos pronto- le dije desde la puerta- Te quiero!- nos subimos al ascensor- Bueno estás listo y te vez hermoso, de nada- le dije.
• Gracias, qué haría yo sin ti?- me dijo pasando un brazo por mis hombros.
• Bueno seguramente vestirte fatal- le dije en tono de broma.
• Jajaja muy graciosa- nos subimos al auto y él manejo rápidamente hacía mi casa.
• Gracias por la tarde, me divertí mucho- le dije parada en la puerta de mi casa.
• No tienes nada que agradecer, te lo debía, te he dejado de lado- me abrazó- Te quiero mucho, nos vemos-
• Adiós!
Entré a casa y encontré a mi mamá sentada en el sofá viendo la televisión.
• Hola hija-
• Hola- le dije dándole un beso en la mejilla.
• Cómo te fue?-
• Bien gracias, hace cuanto llegaste?
• Hace unas horas- me dijo cambiando la tele.
• Y por qué no me avisaste?- le pregunté
• Porque estabas con Andrés lo leí en la nota, así que no me preocupé-
• Oh, ok- le dije levantándome- Bueno iré a mi habitación.
La relación con mi mamá es increíble pero últimamente ha estado tan ocupada en otras cosas que no quiero darle problemas es por eso que intento aparentar estar bien, subí a mi cuarto y encendí mi computadora para charlar con mis amigos, estuve alrededor de media hora viendo cosas sin importancia, me aburrí y decidí desconectarme, fui al baño me cepillé los diente y me puse mi pijama y me recosté en la cama dispuesta a dormir, estaba ya casi quedándome dormida cuando un fuerte sonido me despierta, mi celular.
• Maldición! Es que acaso hoy es el día de interrumpir mi sueño?- dije tomando el celular.
*Llamada*
• Aló?- dije un poco molesta
• Hey! Esas no son formas de responder- dijo una voz conocida.
• Aaaah!- grite fuerte hace mucho no oía la voz de mi amiga- Estrella, cómo estás?-
• Bien gracias, y tú?-
• Eeh, ya sabes, intentado estar bien-
• Pucha amiga, aún? Ha pasado ya un mes, por favor déjalo atrás- me dijo preocupada
• Si ya, qué pasa?-
• Quiero verte, juntémonos mañana, en la plaza de siempre- me dijo entusiasmada algo típico de ella, me contagió su entusiasmo.
• Me gusta esa idea!-
• Ok entonces te veo mañana, a las once en la plaza, ponte bella!-
• Qué? Espera a las once?- dije en vano.
*Fin de la llamada*
Cuando terminó la llamada puse mi despertador para así no llegar tarde, once de la mañana increíble que me pida que me despierte tan temprano, me dormí rápidamente. Al otro día desperté antes de que mi despertador sonara, tenía más tiempo, entré al baño y me di una ducha rápida ya que por lo general puedo pasar fácilmente media hora bajo el agua pensado tonteras, salí y me vestí, arreglé mis cosas, peiné mi cabello el cual decidí dejarlo suelto y no secarlo ya que así se me formarían pequeñas ondas, tomé mis cosas y sin mirar la hora salí.

Caminé rápidamente hacia la plaza en donde siempre me encontraba con mi amiga para llegar temprano ya que, bueno siempre tengo un pequeño problema con la puntualidad, pero esta vez fue diferente. Llegué antes. Me sorprendí cuando al llegar revisé mi celular y me di cuenta que eran las 10:30, me quedaba bastante tiempo libre así que decidí sentarme donde más me gusta. Bajo un árbol.

Como había bastante sol, busqué el árbol más grande y con mejor sombra, me puse mis lentes de sol, mis audífonos y comencé a pensar en todo lo que me había pasado. Mientras esperaba me puse a observar a la gente, familias completas iban a hacer picnics, pasaban niños en sus bicicletas y ellos… Los infaltables enamorados que paseaban tomados de las manos, o los que se sentaban en el pasto y reían como si no les importase lo que los demás digan, al verlos debo decirlo, me entró una nostalgia horrible, cuantas veces no estuve yo en esas situaciones, cuantas veces antes no fui yo la que me reí sin control con Matt. Pero esos tiempos ya habían quedado en el pasado y lo más probable es que nunca volverían.

Iban pasando los minutos sin darme cuenta, de pronto a lo lejos vi una silueta familiar, me quedé situada bajo el árbol y esperé a que se acercara para ver mejor.
Volver arriba Ir abajo
'Rocio
Nuev@


Cantidad de envíos : 8
Edad : 20
Fecha de inscripción : 06/01/2013

MensajeTema: Re: No es el final del libro, es sólo otro capítulo [Nick]   Enero 7th 2013, 21:20

nejelin escribió:
me gusto rocio! ojala y la sigas, bueno quien no ha sufrido por amor Sad
soy tu primer lectora y fiel! siguela porfas

Gracias (: ahí subi mi primer capítulo , espero te guste par así seguir (;
Volver arriba Ir abajo
'Rocio
Nuev@


Cantidad de envíos : 8
Edad : 20
Fecha de inscripción : 06/01/2013

MensajeTema: Re: No es el final del libro, es sólo otro capítulo [Nick]   Enero 9th 2013, 21:32

Capítulo 2.
Matt.
Cuando logré darme cuenta que esa silueta familiar era él quedé totalmente paralizada, no sabía qué hacer, no sabía qué rayos hacía él aquí, lo había llamado Estrella? No, era imposible, ella lo detesta, pero… Entonces?
Desvié mi mirada e intenté no llamar su atención, agaché la cabeza, comencé a arreglar mi cabello… Dios que no se acerque, que se acerque, que no…
• Rocio?- demonios, fin a un lindo.
• Qué?- dije como si no lo hubiera visto levantando mi vista hacía él- Oh Matt, hola- dije intentando parecer normal cuando en realidad estaba completamente incómoda.
• Hola- dijo sentándose junto a mí- Qué haces aquí?-
• Eeh, bueno supongo que puedo estar aquí… No hay nada que me lo impida- dije un tanto enojada.
• No mal interpretes mi pregunta- dijo él también un poco molesto, se le notaba en su voz, tomó aire y agregó- Que bueno verte, pero ya dime, es un poco extraño que andes sola-
• Estoy esperando a alguien- dije haciéndome la interesante.
• Ooh, ya veo- dijo un tanto decepcionado.
Cuando le comenté que estaba esperando a una persona noté que bajó la mirada, le habrá molestado lo que dije? No, pensar en eso es una tontería.

Narra Matt:
La vi, estaba sola y me extrañó ese hecho, jamás le gustó salir sola… Se veía bien, me dijo que estaba esperando a una persona, sería una amiga? O tal vez un chico? De sólo pensar en eso se me apretó la mandíbula, se veía muy hermosa nunca la había visto así, con un short y una polera blanca, su pelo suelto, simplemente bella… En todo el tiempo que estuvo conmigo nunca se vistió así.
• Bueno, entonces creo que no te molestó mas- dije, en ese momento deseé que me dijera “no, quédate” pero todo era diferente.
• Si- dijo mirando su teléfono- Será lo mejor- rió.
• Bueno, nos vemos?- volvió a reír de una forma desagradable, estaba siento fría y malvada de cierto modo, eso me dolió.
• Eeh, no lo sé… No creo que sea buena idea por el momento- dijo con tono de duda, maldición, estaba usando las mismas palabras que le dije cuando terminamos, estoy seguro que debe haber otra persona.
• Te puedo hacer una pregunta?-
• Eeh- miró nuevamente su teléfono- Si claro, pero intenta ser breve, no tengo mucho tiempo-
• No te preocupes, no te quitaré más de cinco minutos- le dije- Ya me olvidaste?
• Jajaja! No puedo creer que me hagas ese tipo de pregunta- dijo riendo a más no poder y la verdad es que no le encontré gracia al tema- Por Dios, si que no pierdes tu sentido del humor-
• Hey, no es un tema para reír, te lo estoy preguntando en serio- sí, estaba molesto.
• Pero a qué va tu pregunta? No entiendo
• Simple, estás hermosa, mírate jamás te habías vestido así- dije mirándola de pies a cabeza- Me hablas fríamente, dices que no crees que sea buena idea volver a vernos y que esperas a alguien…-
• Ya y?- dijo levantando una ceja- Mira, eso no es cosa que a ti te interese, sí estoy esperando o no a alguien no es de tu incumbencia, si me visto así es porque intento cambiar y bueno, si te digo que no creo que sea buena idea volverte a ver es porque tú lo dijiste, o acaso ya lo olvidaste?- lo sabía, las mismas palabras ahora usadas en mi contra, vaya si que duelen, ahora sé lo que ella sintió en esos momentos- Intenté salvas nuestra relación tu lo impediste, intenté mantener la amistad, algo que ambos queríamos si llegábamos a terminar y tu seguiste con tus malditas mentiras, sabes que es lo que más odio, siempre te fui sincera, si algo me molestaba te lo decía- comenzó a levantar la voz, por suerte no había nadie cerca- Si sentía que estaba dejando de amarte te lo hice saber! Maldita sea- soltó un suspiro- Pero no lo valoraste, ahora qué pretendes? Que, por qué no funcionó con la otra niña te voy a perdonar así como así?-
• Espera, espera- la interrumpí- Cómo sabes que no funcionó?
• Tengo mis contactos y es obvio, si hubiera funcionado ahora lo estarías presumiendo, pero en cambio me pides que volvamos a vernos, eres demasiado obvio te lo he dicho- miró nuevamente su celular el cual de pronto comenzó a sonar, no alcancé a ver la pantalla, moría de curiosidad por saber quién era esa persona- Tengo que irme- se levantó y comenzó a caminar, la seguí necesitaba seguir hablando con ella.
• Dame tu número- le pedí en tono suplicante, ni yo me reconocí- Por favor, para que volvamos a hablar, dame la oportunidad de ser el amigo que no fui capaz de ser la última vez-
• No lo sé, mejor dame tu numero y yo te llamaré cuando lo crea conveniente-
• Es el mismo de siempre, no lo he cambiado-
• Oh, ok- dijo anotándolo en su celular aún se lo sabía de memoria, algo lindo de ella tenía excelente memoria.- Entonces yo te llamo-
• Ok, adiós- le dije acercándome para darle un beso en la mejilla.
• Adiós- dijo ella escapando de mi beso y caminando rápidamente.
Dios, porque, cuando conocí a Anahí, algo en ella hizo que dejara de sentir el amor que sentía por Rocio, pero cuando me separé de ella y seguí a mi corazón ella sólo jugó conmigo, me mintió, maldición Rocio tenía razón, todo se devuelve en esta vida, todo… Y ahora que la vi, ahora está más hermosa que nunca, pero soy un imbécil… Estaba viendo como la verdadera mujer de mis sueños se iba rápidamente de mi vida.
Narra Rocio:
Cuando lo dejé ahí me sentí tan bien, no se algo en mi me dijo que era lo correcto, si no ríes dos veces con el mismo chiste porque debes llorar dos veces por el mismo amor? Jajaja, irónico, al principio lo único que quería es que todo fuera una broma de mal gusto y volver a estar con él, pero ahora que lo volví a ver me sentí extraña, no era amor ni cariño lo que sentí por él, tampoco era odio, odiarlo era darle demasiada importancia, sólo lo ignoraba, incluso debo admitir que hasta entonces me había olvidado de él, es más, estaba mucho, pero mucho mejor sin él, cuando mi celular comenzó a sonar me di cuenta que eran las once, bueno un poco más de las once y era Estrella la que me estaba llamando.
*Llamada*
• Rocio, donde demonio estás?- dijo mi querida y comprensible amiga enojada- No me digas que te quedaste dormida porque te juro que me enojo contigo para siempre, no puede ser que siempre llegues tarde, eres una irresponsable, mujer!-
• Cálmate!- le grite y luego ambas reímos- Estoy en el parque, pero no te veo por ninguna parte, levanta una mano-
• Lo siento- dijo divertida- Me ves ahora?- miré por todas partes y vi una mano agitándose sobre una cabeza, la cabeza de mi amiga.
• No, no te veo- le dije divertida ya que se veía realmente divertida haciendo eso- Sigue haciendo eso- comencé a acercarme hacia donde estaba ella.
• Dónde estás? Qué hay cerca de ti?- me preguntó mientras seguía con la mano arriba, varias personas se volvieron a mirar. Me acerqué por su espalda y corté. (*Fin de la llamada*)
• Mujer, baja ese brazo- le dije y ella volteó- Te ves ridícula- ambas estallamos en risas, luego nos abrazamos ya que hacía tiempo que no nos veíamos.
• Te detesto- me dijo en tono de broma- Pero agradezco que estés aquí y no en tu casa durmiendo y dejándome plantada.-
• Hey, eso pasó solo una vez- le dije.
• Una vez? Una, dos, tres, cuatro, seis… Mil veces!- dijo riendo.
• Ya, está bien lo importante es que estoy aquí, no?-
• Si, si- dijo y comenzó a mirar hacia todos lados.
• Esperas a alguien?- le pregunté mirando junto con ella, me tomó de los hombros rápidamente y me obligó a mirar nuevamente de frente, como estaba antes.
• No, es sólo que…-
• No digas más- le dije, obvio- Viste a Matt, ya me lo topé así que no sigas…- dije y me miró con enojo.
• Qué? Te topaste con ese imbécil?, no lo puedo creer Rocio, lo llamaste tú? Quedaron en juntarse antes de juntarte conmigo? Eres realmente increíble, después de todo lo que te hizo sufrir sigues intentando algo con él…-
• Cállate!- dije molesta- No quedé en juntarme con él, no tenía pensado juntarme con él, NO QUERÍA JUNTARME CON ÉL!- le expliqué todo lo que habíamos hablado.
• Perdóname, pero es que sabes que no quiero que sigas sufriendo, debí haberte escuchado- me abrazó- Y… Felicitaciones! Eres excelente no me imaginé que fueras capaz de decirle todas esas cosas, te quiero mucho amiga y quiero lo mejor para ti-
• Yo también te quiero, pero antes de retarme escúchame-
• Ok, lo prometo…-
Conversamos un largo rato poniéndonos al día de nuestras cosas, no reímos de la vida, de los “pasteles” de hombres que pasaron por nuestras vidas, luego de una mañana entera solo de risas volví a notar a mi amiga preocupada, miraba constantemente su celular, miraba hacia todos lados “llega por favor” la oí susurrar, pero preferí no preguntar que dijo ya que era obvio que lo hizo sin intención de que le preguntara, y si lo hacía me diría que nada le pasaba, la conozco.
• Al fin!- dijo ella ya en voz alta y no pude evitar preguntar.
• Al fin qué?- intenté girarme hacía donde mi amiga dirigía la vista, pero ella me lo impidió.
• Nada, nada- comenzó a reír nerviosa.
• Kimberly!- Kimberly Estrella el verdadero nombre de mi amiga, pero ella prefiere que la llamen por el segundo nombre, sólo le digo el primero cuando me enojo o para retarla o algo por el estilo.
• Pero… Pero-
• Pero nada, me dirás ahora mismo lo que está…-
• Hola!- dijo un chico que se paró en frente de nosotras interrumpiéndome, salvada por el campana pero... Quién era él?
El chico debía ser más o menos de nuestra edad, tal vez unos años mayor pero no muchos, tenía rulos en su cabello, unos ojos hermosos y una sonrisa encantadora. No hay palabras hechas para describir lo guapo que era. Ese aire encantador que dejaba detrás del cuando caminaba, se veía una persona seria, algo ocupada… Pero no podía evitar sacarme mariposas en el estomago
• Hola- dije yo en tono de pregunta, estaba confundida.
• Hola- dijo alegre Estrella, bueno eso lo explicaba todo, seguro debe ser el nuevo novio, o el nuevo pretendiente o algo por el estilo- Nicholas!- rió un poco nerviosa- Ella es mi amiga- me tomó del brazo y me obligó a pararme.
• Un gusto, me llamo Rocio- le dije ofreciéndole mi mano para saludarlo.
• Igualmente, Nicholas pero prefiero que me digan Nick- me respondió recibiendo mi mano y acercándose para besar mi mejilla algo que me impresionó.
• Bueno, alguien me debe una explicación- dije mirando a mi amiga- Nos disculpas un momento?- le dije a Nick el cual asintió y luego se sentó en la banca donde hace un momento estábamos sentadas Estrella y yo, la tomé del brazo y la alejé unos pasos de ahí, los suficiente como para que el tal Nick no pudiera oírnos.
• Qué pasa?- me dijo Estrella confundida.
• Por qué no me contaste que tenías nuevo novio o pretendiente o lo que sea?- le dije con un grito ahogado mirando de reojo a Nick para que comprendiera a quien me refería.- Tienes buen gusto- reí- Es lindo y se ve agradable-
• No es ni mi novio, ni mi pretendiente- ops, trágame tierra.
• Entonces?- pregunté- Por qué te ponías tan nerviosa?-
• Pues porque, es algo así como una cita a ciegas-
• Cómo, no lo conocías?- le dije extrañada, ella no era de ese tipo de personas.
• Ah? Yo si lo conocía, es mi amigo…- terminó con una pequeña risa.
• Entonces…-
• Es tu cita a ciegas- dijo como si se estuviera escudando de alguna manera, no supe que decir, había admitido que era lindo y es la verdad, es muy atractivo…
• Pero- me detuve un momento a pensar sin saber que decir- No… Sabes que no me gustan este tipo de cosas, será mejor que le digas a tu amigo que no, que se vaya-
• Pero Rocio, no seas así, el viene de lejos sólo a juntarse contigo… Por favor- detesto cuando hace eso, su carita de niña buena casi suplicándome algo, me enferma.
• Está bien, pero créeme- dije haciendo una pausa y pasando lentamente por su lado- Esto no funcionará-
• Eso lo veremos amiga!- dijo ella feliz caminando a mi lado. Llegamos hasta donde habíamos dejado a Nicholas y ahí estaba él, no se había movido de su sitio, algo que me sorprendió, cualquier otro hombre se hubiese aburrido y marchado, pero él no, él seguía ahí con- Ahora sí!- dijo Estrella sentándose al lado de su amigo y yo al lado de ella.
Se produjo un silencio incómodo bueno al menos para mí, Estrella charlaba animadamente con Nicholas mientras yo miraba hacia otro lado, no me incluían, no me hacían preguntar, no hacían algo para que yo pudiera integrarme, no le di demasiada importancia siempre me pasaba lo mismo, no suelo integrarme a menos que otra persona me integre, bueno da igual. Pasaban los minutos y comenzaba a aburrirme, miré hacia todos lados, las parejas comenzaban a irse, miré la hora, ya eran las dos de la tarde, vaya no me había dado cuenta de lo rápido que pasaron las horas si esto seguía así sería mejor que me vaya. Estaba dispuesta a decir algo así como “No me siento muy bien” o “Lo siento, quedé en juntarme con mamá en media hora” o cualquier otra mentira, o simplemente decir la verdad que es lo que mejor se me da “Estoy aburrida, me llaman para otra vez que quieran conversar entre ustedes”, pero no, algo se me adelantó una vez más.
*Llamada*
• Aló?- dijo mi amiga.
• -----
• Sí, sí- dijo golpeándose la frente como si algo hubiera olvidado- Voy ahora mismo, lo siento-
*Fin de la llamada*
• Lo siento chicos- dijo levantándose- Pero tengo que hacer algo urgente, nos vemos otro día- comenzó a caminar.
• Pero, pero- dije en vano, mi amiga ya iba corriendo, la vi alejarse y no supe que hacer, me quedé sola con ese chico que apenas conocía y había cruzado un solo y simple “Hola me llamo Rocio” con él.- Bueno, supongo que yo también me voy- le dije levantándome al igual que él.
• Pero cómo? Tan luego te vas?- me dijo tomándome de la muñeca, miré hacia donde estaba su mano y el entendió- Lo siento- dijo soltándome.
• Sí, no sé qué hago aquí- le dije retrocediendo unos pasos.
• Hey, vine a hablar contigo- dijo rascándose la cabeza como si estuviese nervioso.- Una especia de “cita a ciegas”- dijo haciendo comillas con sus dedos.
• Ah sí? No se notó, estabas hablando con Estrella-
• Lo siento, no me di cuenta-
• Ya, da igual- le dije dándole un pequeño golpe amistoso en el brazo para ver si así lograba relajarlo de alguna manera, parecía como si las palabras se le agolparan en los labios ya que abría la boca como para decir algo pero finalmente no lo hacía, como si no supiera que decirme- Quieres hacer algo?- le ofrecí.
• Eeh, no lo sé, tengo hambre- dijo tocando su estómago y sonriendo de una manera en la cual parece que sólo él sabe hacerlo, era una sonrisa dulce, cálida y a la misma vez sexy, esperen sexy? No, eso yo no lo dije.- Y tú?- yo qué? Rayos.
• Qué?- pregunté, se me olvidó de que estábamos hablando.
• Tienes hambre?- volvió a preguntarme.
• Ah, si…- dije mirando mi celular- Es tarde y no he comido desde que me levanté- dije riendo.
• Bueno entonces te invito a comer algo-
• Yo… No lo sé, no tengo dinero…- odiaba cuando me invitaban a alguna parte y no llevaba dinero, en esta ocasión salí sin él porque se supone que sólo me juntaría con mi amiga y por lo general luego íbamos hacia mi casa a comer algo, pero esta vez fue totalmente diferente.- No me gusta no pagar y…-
• Y nada, por favor acepta mi invitación- dijo sonriéndome- Qué tal si para otra vez tu invitas, así no te sientes mal, aceptas?- me tomó de la mano pero no hice nada como para impedirlo.
• Está bien- le dije sonriendo.
Tomados de las manos caminamos unos metros, estábamos a punto de salir del parque cuando de pronto volví a toparme con la persona más detestable del planeta. Matt.
Me miró extrañado, claro estaba con un chico que él no conocía, bueno yo tampoco y por alguna extraña razón cuando lo vi me acerqué mucho mas a Nicholas y vi algo extraño en la cara de Matt, decepción, celos, rabia? O quizás una mezcla entre todas las anteriores, no le di importancia, mi acompañante me miró algo extrañado y articuló unas palabras que la verdad no pude oír algo me distraía, quizás mis incontrolables ganas de hacer sufrir a la persona que un día fue tan importante para mí, Nicholas comenzó a reír y yo reí con él y en ese preciso instante pasamos a su lado, me sentí victoriosa, me sentí feliz por primera vez en más de un mes. Nicholas me llevó a su auto y como todo un caballero abrió la puerta del copiloto para que pudiera subir pero antes de hacerlo di una última mirada al parque ahí estaba aún Matt, apoyado en un árbol y mirando fijamente hacia donde estábamos nosotros, luego mi acompañante subió y fuimos a un lindo restaurant. Problema, se veía demasiado lujoso.
• Hey espera, no crees que esto es…- dije mientras me sacaba los lentes de sol y observaba de arriba a abajo el lugar-… Demasiado lujo? Debe ser caro-
• No te preocupes por eso- dijo guiándome hacia la entrada- Hola- se dirigió a un hombre que estaba en la puerta vestido con un traje elegante- Tengo una reservación-
• A nombre de quién?- el caballero me miraba de pies a cabeza supongo que mi vestimenta no era la adecuada para estar en un lugar así.
• Nicholas Jonas-
• Acompáñeme señor Nicholas- pasamos en frente de algunas mesas y la mayoría de las personas se me quedaron mirando claro, la ropa, aunque no creo que sea solo por eso. En varias mesas habían chicos más o menos de mi edad quizás un poco mayores que me quedaban mirando y comentaban cosas con sus amigos, los miraba tímida y ellos sólo sonreían haciendo que me ruborizara.- Por aquí- dijo señalando una mesa. Era todo maravilloso, en el centro de la mesa había una rosa colocada en un florero, la mesa estaba junto a una ventana que daba a un jardín hermoso, era todo tan perfecto que llego a darme miedo que no fuera real.
• Gracias- dijo Nick- Con su permiso señorita- dijo corriendo la silla para que yo me sentara.
• Muchas gracias- le dije, luego ambos reímos.
• Veo que has rotos algunos corazones- me dijo, lo miré confundida, el señalo con la mirada la mesa de los chicos que había visto hace un momento- No han dejado de mirarte, y de la misma manera no han dejado de mirarme, la diferencia es que hacia mí lo hacen con un dejo de odio- reí al notar que lo que decía Nicholas era verdad.
• Bueno, pero tú no te quedas atrás- le dije señalando una mesa que estaban un tanto más allá de la nuestra- Esas chicas no han parado de reír y taparse el rostro- dije burlándome de ellas, típicas chicas de plástico.
En seguida llegó un joven con las cartas, no sabía que pedir todo ahí era tan caro y para mí era tan incómodo, finalmente me decidí por una ensalada, no es lo que como normalmente pero era lo más económico dentro de todo.
• Rocio, cuéntame algo de ti, digo para conocerte-
• Bueno, en realidad no hay mucho que contar- le dije poniéndome cómoda en la silla- Tengo 19 años, no trabajo porque mi madre no quiere, me gusta la música es mi vida, toco guitarra, piano y saxofón y me han roto el corazón hace poco tiempo- sonreí.- Eso es todo, y que me dices de ti?-
• Bueno yo tengo 20 años, a diferencia de ti trabajo- me hice la ofendida y luego ambos reímos- También me gusta ma música y toco el piano y la guitarra… Me gusta que las personas sean honestas, algo así como tú- debía tomar eso como un piropo? No, mejor lo dejo pasar.- Y creo que eso es todo-
• Vaya un hombre de muchas palabras- dije tomando un sorbo de agua- Hey, no creas que no quiero trabajar, es más pienso en buscar un trabajo para así tener mi propio dinero y dejar la casa de mi madre-
• Si quieres te puedo ayudar a conseguir un trabajo- me dijo cortésmente- Tengo un amigo que tiene un restaurant como éste, puedo recomendarme si quieres-
• No lo creo, no tengo experiencia, y si me deja encargada de la loza y le rompo todo lo que hay en la cocina, o quizás me deje a cargo de preparar platos y quemo todo- hice una pausa- O mucho peor si me deja encargada de los pedidos y me equivoco- Nicholas reía a más no poder- Hey no te rías, tu amigo se iría a la quiebra conmigo- ambos reímos.
• No te preocupes, se que podrás- me dijo tiernamente acariciando mi mano, me sentí extraña pero al mismo tiempo bien, aun así retiré mi mano cautelosamente-
• Está bien- dije- Pero si algo sale mal, que conste que yo te advertí-
Después de unos minutos llego un chico con nuestro pedido, comimos reímos, en fin lo pasaba demasiado bien con Nicholas, cuando terminamos de comer él pagó y nos fuimos de ese lugar llevándonos detrás nuestro más miradas algo que me causo mucha gracia, si las chicas hubieran tenido la oportunidad seguramente me habrían asesinado, en fin, no había como explicarles que sólo éramos conocidos, bueno aunque pensándolo mejor, no debías explicarles nada. Pasaron las horas, volvimos al parque nos sentamos bajo un árbol cuando mi celular comenzó a sonar, miré a Nick y susurré un “lo siento” al darme cuenta que era mi madre.
*Llamada*
• Hola mamá- dije parándome y alejándome.
• Rocio dónde te metiste?- mi madre estaba preocupada su voz era cansada.
• Lo siento mamá, olvidé decírtelo- Nicholas me miró preocupado pero negué con la cabeza para que se tranquilizara- Estoy con Estrella- mentí.
• Está bien, no llegues tarde-
• Ok mamá- suspiré- Te quiero-
• Yo también mi niña, nos vemos un beso, adiós- dijo y colgó.
*Fin de la llamada*
Paré en seco, y me desplomé en el pasto unos metros más allá de donde estaba Nicholas, cuando me llaman por celular suelo alejarme y esta vez fue mucho. Comencé a llorar, odiaba que mi familia se hubiera diluido así de rápido, mi papá se fue y mi hermano ya se casó y se mechó de la casa, ahora yo, cómo iba a poder hacer mi vida? Cómo iba a dejar a mamá sola? No podía, era imposible hacerlo, ella se hace la fuerte, lo sé, la he escuchado llorar por las noches y me duele, y me duele aún más saber que no puedo hacer nada, intento hacerla feliz, intento que ella esté orgullosa de mi, pero la pérdida de alguien a quien amas es algo difícil y duele y es inevitable cuestionarte que hiciste mal, lo digo por experiencia, me han dejado dos veces por alguien más, siempre terceros arruinan mi relación cuando creo que todo va bien, las dos únicas veces que tenido novio. No sé qué hacer.
• Rocio, estás bien?- lo que faltaba.
• Sí, no es nada- le dije mirándolo e intentando sonreír.
• Sabes que aunque no nos conozcamos bien puedes confiar en mí- me abrazó y yo correspondí su abrazo, lloré y me desahogué en su hombro, él sólo se mantuvo ahí acariciando mi cabello y abrazándome, intenté zafarme de él sólo por desesperación de no saber qué hacer con mi angustia y era en esos momentos en los que él me abrazaba más fuerte aún, no me soltó hasta que me tranquilicé- Ya estás bien?- asentí- No me mientas-
• Ok, no estoy bien- le dije- Y no lo voy a estar nunca-
• Nada puede ser tan malo- dijo, le conté mi historia, la historia de mis fracasos amorosos y de… Bueno, mis padres- Oh, no sé qué decir…-
• No tienes que decir nada, gracias por escucharme y por…- tomé aire y fuerzas para no llorar de nuevo- Dejarme llorar- sequé mis lágrimas y me acerqué a una de esas especias de pequeñas piletas que había en la plaza en donde las personas podían beber agua para así mojarme la cara y beber también algo de agua, en estos momentos agradezco no maquillarme.
• Bueno, vamos- me dijo Nicholas a mi espalda.
• No, yo ya tengo que ir a mi casa- le dije- Es tarde…-
• No, no, no- me dijo pasando su brazo sobre mis hombros- Tú no puedes irte sin antes tomar un helado conmigo, vamos a “endulzar la vida”, te parece?-
• No lo sé, ya sería demasiado, el restaurant y ahora el helado… Yo…-
• Yo nada, vamos-
Salimos del parque, esta vez nos fuimos caminando ya que la heladería quedaba cerca.
• De qué sabor quieres tu helado?-
• Chocolate!- dije sin pensarlo como niña pequeña, saltaba ansiosa frente a la vitrina de los sabores, Nicholas me miró y me sonrió tiernamente.
• Uno de chocolate y otra de algodón de azúcar por favor-
• Algodón de azúcar?- le pregunté, él asintió- No sabía que existiera ese sabor… Wow! Gracias- dije al ver mi helado, era enorme- Quiero, dame!- le dije apuntando su helado.
• Y tú me darás del tuyo?- me preguntó, mi helado aún no lo había probado.
• No lo sé, es que me queda tan poco…-
• Entonces yo no te doy de mi helado- hice pucheros.
• Ok, está bien te daré- le ofrecí de mi helado y él lo probó, lo mismo hice yo con su helado- Mmmm, que rico! Te parece si cambiamos?- puse la cara más tierna que encontré.
• Bueno- le di mi helado y recibí el suyo.
Así se me pasó la tarde, entre risas y manchas de helado en el rostro, estar cinco minutos con Nicholas era excelente, era divertido aunque se ve una persona seria, era encantador, lindo y… Mes gusta, qué? Digo, si me gusta si forma de ser, si eso.
• Ok, ahora sí- le dije mostrándole mi celular- Son las nueve de la noche y le dije a mi mamá que llegaría temprano, esto ya es tarde- ambos reímos.
• Hey, si quieres te voy a dejar-
• No, ya es suficiente atención por hoy, no sé cómo te voy a pagar todo lo que has hecho hoy por mi-
• Sonríe, se feliz y deja que te lleve- dijo- Con eso me doy por pagado…-
• Detesto cuando me ponen en estas situación- dije para mí misma por suerte Nicholas no me escuchó- Nicholas, no… Está bien-
• Gracias y dime Nick-
• Pero es que recién te conozco…-
• Y ya se bastante de ti- me dijo retirando un mechón de cabello que había caído sobre mi cara- Supongo que ya tenemos algo de confianza- si hay algo que suele pasarme es que confío mucho en personas, no en todas obviamente, sólo en las que mi instinto me dice que puedo confiar, y él era una de esas personas, me inspiraba confianza.
• Está bien Nick, vamos-
Nos subimos al auto y nos fuimos, el viaje fue corto ya que mi casa queda cerca de ese parque tan sólo a unas calles, me dejó en la puerta de la casa y antes de que se marchara intercambiamos nuestros números de teléfono. Las luces estaban apagadas, de seguro mamá debía de estar durmiendo, me despedí de él y entré rápidamente a casa, ese hombre lograba ponerme nerviosa con sólo mirarme.
Subí a mi cuarto y vi la puerta de la habitación de mi madre entreabierta, me asomé para verla, estaba dormida sola en esa cama enorme, decidí ponerme el pijama e irme a acostar junto a ella pero justo en el momento en que iba a salir de mi habitación en dirección hacia la de mi madre mi celular comenzó a vibrar. Un mensaje.
“Gracias por darme un día extraordinario, lo pasé muy bien, gracias por confiar en mí… Sonríe me encanta verte sonreír… Que tengas buenas noches linda. Besos Nick”
“Linda”, me había llamado linda. Ok, este chico no sólo me ponía nerviosa con mirarme, también lograba hacerlo con sus mensajes. Esto no terminará bien.
Entré a la habitación de mi madre e intenté meterme a la cama cautelosamente, pero nunca sería suficiente con ella.
• Llegas tarde- me dijo medio dormida.
• Si lo sé- le dije acostándome totalmente- Lo siento, no se volverá a repetir- la abracé fuerte.
• Qué haces aquí? No sé supone que ya estás grande como para dormir con tu madre?- varias veces antes me había ofrecido dormir con ella, recuerdo que cuando era niña eso me encantaba luego prefería mil veces dormir sola ya que amanecía hablando con Matt y ahora, bueno, ella no había vuelto a ofrecérmelo.
• Nunca estaré lo suficientemente grande mamá- ella me abrazó y me dio un beso en la frente- Te quiero mucho…-
• Yo también hija- y así nos quedamos las dos profundamente dormidas.
Volver arriba Ir abajo
'Rocio
Nuev@


Cantidad de envíos : 8
Edad : 20
Fecha de inscripción : 06/01/2013

MensajeTema: Re: No es el final del libro, es sólo otro capítulo [Nick]   Enero 14th 2013, 09:30

Capítulo 3.

Narra Nick:

Llegué a casa alrededor de las diez de la noche, mi casa estaba algo apartada de la ciudad a mis papás les encanta la privacidad y siempre quisieron tener una casa grande, con un patio grande y todas esas cosas.

Rocio... Esa chica no dejaba de llegar a mi cabeza a cada momento. Supe que tenía algo distinto desde que la vi a lo lejos ahí sentada. Los dos tenemos una forma distinta de pensar que el resto. Cuando estuve con ella, el mundo se detuvo, ya no importaba el resto, sentí ganas de que fuera mía, de tener mis labios pegados a los de ella… No podía dormir pensando en ella, asique me levante de la cama y comencé a escribir era algo que usualmente hacia me gustaba componer mis temas, luego ponerle melodías, unos acordes y así formar mis canciones.

“When I hold you in my arms
A know that it’s forever
I just gotta let you know
I never wanna let you go…”

En eso se abre la puerta de mi cuarto, era Joe uno de mis tres hermanos, el mayor se llama Kevin está felizmente casado, luego está Joe un inmaduro total, yo y finalmente mi hermano pequeño Frankie.

• Hey bro, qué haces?- dijo Joe.
• No se supone que deberías estar durmiendo?-
• No se supone que tu también?-
• Buen punto- dije- Pero no puedo-
• Por qué no? Tienes miedo, te preocupa algo, estás nervioso?-
• No-
• Una chica?
• Sí-
• Vaya! Y por qué no la invitas algún días a cenar con nosotros?-
• Con nosotros o contigo?- dije molesto, siempre pasaba lo mismo- Siempre que traigo a una chica que me interesa un poco terminan queriendo estar contigo y me dejan-
• Bueno si eso pasa es porque ninguna de ella estaba realmente interesada en ti- se sentó a los pies de mi cama- Aparte no me culpes a mí, es por mi encanto natural- dijo bromeando- Y si ella te gusta…-
• Hey, yo… Yo no he dicho que me gusta-
• Entonces no te gusta…-
• Tampoco he dicho eso-
• Hermano, si que estás confundido, pero… Está bien, ahora duérmete que mañana será un nuevo día-
• Si tienes razón, debo descansar-
• Bien bro, hasta mañana-
• Hasta mañana- le dije y se marchó.

Esa noche me dormí preguntándome “Hey Nick, te gusta esa chica?”

Narra Rocio:

Me desperté sola.
Busqué en la cama a mi mamá pero ella ya no estaba, lentamente abrí los ojos y vi la hora en el pequeño reloj que tiene ella sobre su mesita de noche, las diez de la mañana, ella ya se había ido y sin despedirse, que extraño ella siempre me despertaba, aunque a veces odiaba eso, es un lindo detalle.

Entré al baño a cepillarme los dientes y bajé en pijama, no tenía ganas de hacer, y para qué? No tenía nada planeado para hoy, así que me quedaría así, mientras bajaba vi una pequeña nota doblada y apoyada en un centro de mesa. Me acerqué a ella.

“Hija, no quise despertarte, te veías tan linda durmiendo que me dio pena hacerlo, ordena un poco la casa y por favor come algo, sabes que te hace mal no hacerlo… Ah y si vas a salir, avísame y no llegues tarde! Te quiero mucho Rocio.
Atte: Mamá”

Que comiera algo… Eso es algo que no había compartido con nadie, y bueno supongo que mi mamá se dio cuenta porque… Bueno, porque ella es mamá y tiene un sexto sentido o instinto maternal o algo así. Cuando Matt terminó conmigo, dejé de comer, en vez de hacerlo tres o cuatro veces al día que es lo normal lo hacía una vez, y muchas de esas veces solo esa una fruta o algo por el estilo. Pero no, esto debía cambiar, hoy sería un gran día para comenzar de nuevo, volvería a la vida que tenía antes de conocer a Matt. Sería feliz nuevamente.

Comí algo simple, un vaso de jugo natural y una ensalada de frutas y como ya no suelo comer no fue mucho lo que me serví, pero tendría que aprender a tener mis tres comidas al día.

Subí a ordenar la habitación de mi mamá y como hacía un calor infernal luego de eso decidí darme un baño con agua fría, me puse algo sencillo y fresco para estar en casa.

Me tumbe en mi cama a pensar en todo lo que había pasado en mi vida estos últimos días, por un lado estaba Matt un hombre al cual amé con todo el corazón, di lo mejor de mí para que nuestra relación funcionara siempre, dejé muchas cosas de lado por él, cambie mi forma de ser por él, me adapté a su mundo y él nunca fue capaz de adaptarse al mío. Por otro lado estaba Nick, qué tenía ese chico que hacía que me pusiera tan nerviosa con tan solo acordarme de él, a pesar de que lo conocí apenas ayer siento que puedo confiar en él y eso me agrada. Pero ya basta de esas cosas.

Tomé mi guitarra y comencé a tocar unos acordes intentando recordar una canción que había escrito hace algún tiempo, después de un momento recordé los acordes y la letra fluyó de mis labios, canté como nunca antes, canté desde lo más profundo de mi ser, con toda el alma, sintiendo cada palabra, canté fuerte sin importarme si las personas que pasaban constantemente fuera de la casa o si las personas que vivían a mi lado me escuchaban. Terminé de cantar y me sentí bien conmigo, era algo que de por si me relajaba…

• Rocio!- qué? Alguien me estaba llamando de afuera de mi casa, me asomé por la ventana. Tomé mis llaves y bajé rápidamente las escaleras, no lo podía creer. Salí al patio y luego a la calle.- Hola, puedo entrar?- dijo Matt acercándose a mí para besar mi mejilla, acto que paré al instante.
• No! Qué rayos estás haciendo tú aquí?-
• Quise venir a verte, sabía que no me llamarías y… bueno- hizo una pausa y me miró de pies a cabeza como solía hacerlo siempre desde hace un tiempo- Estas bellísima Rocio, estás con alguien?- me preguntó curioso.
• No, por?- le pregunté, nunca hacia esa clase de preguntas.
• Es que, te escuché cantar y había una guitarra sonando, eras sólo tú?-
• Sí… Qué es lo que tanto te sorprende?-
• Lo que pasa es que jamás te había escuchado-
• Porque nunca quisiste, siempre quisiste tocar canciones que sólo a ti te gustaban-
• Cantas hermoso, y tocas muy bien-
• Gracias, te diste cuenta tarde- cerré la reja tras mío.- Que quieres?-
• Sólo… Quería verte, te puedo preguntar algo?- asentí- Quién era el chico con el que estabas ayer?
• Un amigo- dije, me sentía atraída por él pero sólo éramos eso, amigos.
• Ya veo- se veía un poco triste.
• Bueno, tengo muchas cosas que hacer…-
• Oh, está bien… No te quito tiempo…- dio unos pasos hacia atrás- Cuídate mucho, sí?
• Sí, gracias… Tú también-
• Recuerda llamarme-
• No te preocupes, lo haré, pero no ahora…-
• Lo entiendo- me sonrió, una sonrisa algo melancólica yo decidí mantenerme firme en mi postura, él me había hecho mucho daño pero ya no más, estaba siendo feliz ahora, Nick… Aunque apenas lo estaba conociendo me estaba haciendo feliz- Adiós.-
• Adiós Matt- me quedé apoyada en el umbral de la reja viendo como se alejaba.

De pronto Matt, se volvió un punto y desapareció de mi vista y de la misma forma desapareció de mi corazón cuando un auto se detuvo frente a mi casa. Nick. Sonreí instantáneamente.

• Hola linda- dijo acercándose a mí, lo abracé fuerte.
• Hola Nick!-
• Wow, estás muy linda- cuando lo escuché salir de su boca, me sentí realmente bien.
• Muchas gracias, ven pasa- le dije haciéndome a un lado para que él pudiera entrar a mi casa.

Fuimos hacia la cocina, en donde nos quedamos conversando cosas incoherentes, hasta que de un momento a otro él comenzó a ponerse un tanto romántico, algo que me incomodó un poco, me sentía nerviosa.

• Quieres salir?- dije cambiando el tema- Digo, no estás un poco aburrido aquí conmigo?-
• Tú no me aburres- dijo y esbozó una sonrisa.
• No es necesario que me mientas- dije.
• No es mentira, me gustas…- dijo esto, lo miré sorprendida.
• No digas tonterías- dije riendo avergonzada. Mi cara comenzó a arder-
• Te ves hermosa cuando te sonrojas.-

Intenté no seguir prestándole atención y seguir curando su herida, no podía evitar mirar de vez en cuando sus perfectos labios…

• Eres hermosa…- me dijo.
• Yo…- intenté decir algo coherente, pero en esos momentos no podía pensar en nada.

Nick me abrasó fuerte, pero a la vez tiernamente… Hizo que el tiempo se detuviera, para conservar este momento, para apreciarlo hasta el final. Me alejé tímidamente de él, estaba avergonzada, no sabía cómo reaccionar, su abrazo fue algo inesperado. Miré la hora en el reloj de pared, eran la una de la tarde.

• Quieres… Comer algo?- le pregunté abriendo torpemente el refrigerador.
• Eeh, está bien- me dijo. Serví en un plato la comida que había preparado el día anterior.
• Está bien ahí? O quieres más?-
• No, así está perfecto- me miró tiernamente.- Y tú que comerás?-
• Yo… Bueno, una ensalada-
• Es lo único que comes?- lo miré extrañada- Digo, ayer comiste lo mismo al almuerzo-
• Bueno… Si…- comencé a decir avergonzada, no es un tema del cual me sienta orgullosa- Tengo… Como decirlo… Desordenes alimenticios, no comía nada desde, ya tu sabes y ahora no quiero hacerlo bruscamente, quiero comenzar liviano.
• Oh, está bien linda- me abrazó- No te preocupes-
• Gracias-

Así paso el almuerzo, entre risas igual que la vez anterior, Nick me hacía olvidar, Nick me hacía bien.

Cuando terminamos de comer él se ofreció amablemente a lavar la loza y yo claro, acepte.

• Te…- comenzó a decir Nick- Te parece si vamos a comprar algunas cosas y vemos unas películas?-
• Oh si! Me encantaría, pero primero veamos que películas tengo porque si no tengo nada bueno podríamos arrendar una- dije saliendo de la cocina y dirigiéndome a mi habitación.

Tomé las películas y bajé, Nick estaba sentado ahora en el sillón.

• Ten, esto es todo lo que encontré- le dije pasándole las películas.
• Aún ves películas animadas?- dijo riendo, ya que tenía algunas películas de Disney.
• Hey, soy una niña aún!- ambos reímos.
• Sabes qué? me recomendaron una película, que te parece si la vemos?-
• Ok, buena idea- le dije asintiendo, la verdad es que mis películas ya me tenía aburrida.
• Perfecto, vamos- nos subimos a su auto y comenzó a manejar al supermercado más cercano agradecía que al lado estuviera el lugar en donde podríamos arrendar la película- Tu vas a comprar y yo voy por la película o prefieres que yo vaya a comprar?-
• No, no, yo voy- le dije con una sonrisa.
• Bueno, toma- me dijo entregándome dinero.
• No te preocupes- le dije mostrándole mi billetera, como no suelo salir ni nada de esas cosas, tenía bastante dinero ahorrado- Hoy si estoy preparada-
• Está bien…-

Entré al supermercado y Nick hizo lo mismo por su parte en el local de al lado, pensé en que podría comprar y recordé la tarde de ayer, a Nick le gusta lo dulce así que opte por palomitas con caramelo, compré unas bebidas y unas galletas, adoro las galletas. Pagué todo y cuando salí me pareció extraño no encontrarlo, caminé hacía donde él había dejado el auto y ahí estaba, apoyado en la puerta de copiloto con sus lentes de sol puestos, se veía tan masculino, tenía un aire seductor, estaba hablando por celular, sonreía, era tan lindo.

Narra Nick:

Después de salir del local con la película, me dirigí al auto y decidí esperar a Rocio ahí, cuando mi celular comenzó a sonar. Joe.

*Llamada*

• Qué pasa bro?- era extraño que él me llamara.
• Nada hermanito, sólo quería saber cómo va tu cita- reí y el hizo lo mismo.
• Ya deja de molestar-
• Recuerda que debes traerla, es increíble que una chica se fije en ti si eres un hombre tan aburrido- siempre me hacía ese tipo de bromas con respecto a mi carácter, yo era el más serio de los tres mayores y él, bueno él siempre se robaba todas las miradas con sus chistes y bromas.
• Jajaja, muy gracioso- dije en tono sarcástico.- Nos vemos, adiós.

*Fin de la llamada*

Vi a Rocio acercarse, por eso le corté a Joe, cuando estuvo más cerca agitó una bolsa que traía en las manos y me sonrió como queriendo decir “hey, mira lo que compré” o algo así, le sonreí y le abrí la puerta del copiloto, rodeé el auto y nos fuimos.

Jajaja, en estos momentos amaba que la mamá de Rocio trabajara y que el hermano se hubiera ido de la casa. Esta era una oportunidad que no podía dejar pasar. Digo. Ella tiene algo que llama la atención, aparte de ser guapa y tener unos ojos preciosos, es tierna e inocente, es sincera y… Suspiré, es preciosa desde cualquier perspectiva en que la mire. Desde que la conocí supe que tenía algo especial, algo distinto que no vi nunca en otra chica. Llegamos a la casa y ella se fue directamente a la cocina, yo por mi parte me fui al living. Encendí en televisor y el DVD, coloqué la película y le puse pause en cuestión de minutos. Fui a ver a Rocio que debía de estar colocando las palomitas en algún plato.

• Te…- dije un poco nervioso. Rocio me hacía temblar cuando estábamos cerca- Te… Puedo ayudar en algo?-
• Mmm, si claro, hay que servir las cosas para beber- dijo esparciendo las palomitas por el plato. Tomé la bebida y busqué con la mirada donde podrían estar los vasos- En el mueble de arriba- dijo adivinando lo que necesitaba, busqué y saqué dos. Serví la bebida, ella tomó el plato, un paquete de galletas y nos fuimos a sentar al sofá. Uno al lado, no tan cerca, pero tampoco tan lejos, solo me separaba de ella el palto de palomitas.

La tarde se estaba volviendo fresca y corría una brisa fría, vi a Rocio subir rápidamente a su habitación y bajar con una manta grande.

Narra Rocio:

Me sentía nerviosa y torpe, no sabía qué hacer, cuando nos sentamos hubo un momento de silencio incómodo.

• De que se trata?- le pregunté refiriéndome a la película.
• No te puedo decir, no la he visto- me dijo volteando a verme.
• Pero sabes cómo se llama, supongo que adivinaras…-
• No te lo diré-
• Es de terror?- le dije como una niña pequeña. Él se acercó suavemente a mi rostro, quitó dulcemente el cabello que cubría mi oído y me dijo casi en un susurro “sí” y se alejó de mi. Coloqué las palomitas en mis piernas y el paquete de galletas a mí lado para poder comer y Nick me observó detenidamente.- Que sucede?- pregunté.
• Eso es trampa- me dijo dulcemente y observó las palomitas.
• Jajaja, claro que no- le dije sacando una palomita y metiéndomela en la boca. Miré el televisor y la película aún no empezaba. Entonces fue cuando sentí el peso de Nick sobre mí, intentando quitarme las palomitas, las dejé en la mesa de centro para que no se cayeran por la “pelea”. Nick comenzó a hacerme cosquillas por todas partes diciéndome que eso no se hacía y que era una egoísta. Yo me levanté como pude del sofá un poco despeinada y Nick se quedó en el sofá muy tranquilo. Tomó las palomitas y se las puso en sus piernas y comenzó a comer, observándome con una mirada victoriosa.

No me resistí y fui hasta donde él, me tiré divertida a quitarle las palomitas, él las volvió a dejar en la mesa y continuamos la pelea. En lo que nos divertíamos la película estaba a punto de empezar, Nick me tomó en sus brazos y dijo que me dejaría fuera de la casa. Comencé a patalear y ambos, por el cansancio, caímos en el sofá, uno encima del otro.

Miré a Nick directamente a los ojos. Ambos estábamos un poco agitados por la “pelea”. Nick tomó mi rostro y se levanto un poco para quedar más cerca aún de lo que ya estábamos. Sentí un leve cosquilleo en mi estómago y ambos dimos un salto de temor. La película había empezado y teníamos el volumen muy fuerte. Yo me quité de encime de él un poco apenada por la escena y Nick se sentó rápidamente. Ahora estábamos sentados uno al lado del otro, nuestras piernas se rozaban, las palomitas y las galletas estaban en medio de ambos para que no hubiesen discusiones. No nos volvimos a mirar más. Los dos estábamos viendo la película, no sé si Nick, pero yo no me podía concentrar. No podía dejar de pensar en la mirada de Nick, en su respiración, en su olor, no podía dejar de pensar en él.

Estábamos ambos tapados con la manta y yo tenía en mis manos un cojín para taparte los ojos cuando fuera necesario. Se escuchaba tan fuerte que cuando ocurría algo emocionante llegabas a saltar de miedo. Como suele pasar en las películas románticas, Nick pasó su brazo por mis hombros y yo me recosté en su pecho. Fue casi como si lo hubiésemos hecho muchas otras veces.

• Te gustó la película?- preguntó Nick.
• Si mucho- dije en tono sarcástico- Como me gusta saltar de miedo todo el tiempo- Nick soltó una leve risita que hizo que me derritiera al instante.
• Pues, al menos la película sirvió para…- comenzó a decir un poco dudoso- Bueno, para pasar un rato juntos-
• Jajaja, sí, me la he pasado increíble- miré a Nick desde su pecho y para mi sorpresa él también me estaba mirando, pude sentir su respiración, esta vez calmada y seductora. Cerraba lentamente sus ojos haciéndome pensar que estaría disfrutando de esa cercanía. Con su mano tomó mi barbilla y me quedé inmóvil.
• Es algo nuevo- dijo mirándome a los ojos- Es algo que nunca pedí y que me encanta- sentí como me sonrojaba y no pude evitar sonreír de los nervios.

Sí. Posó sus labios sobre los míos.
Tímido pero me besó.
Y pude sentir como los ángeles cantaban para nosotros.
Tímidamente puse mi mano entre sus labios y los míos, suavemente lo separé de mí, lo miré unos instantes a los ojos y luego me paré con la fuente para dejarla en la cocina junto con los vasos, dejé todo sobre la mesa y sentí que Nick venía detrás de mí.

• De qué escapas?- me preguntó acorralándome contra el mueble de la cocina, me di vuelta para quedar frente a él.
• Jajaja, yo escapando?- le respondí nerviosa.
• Le tienes miedo a algo?- me preguntó seductoramente.
• Nick… Qué sucedió hace un momento?- pregunté avergonzada y pude sentir como mis mejillas comenzaban a arder.
• No lo sé…- me dijo con una media sonrisa, de esas que matan- Me lo puedes explicar tú?-
• Yo…- le dije torpemente.

Comencé a acercarme cada vez más a Nick, él sólo sonreía y eso hacía que me pusiera un tanto nerviosa, rocé nuestros labios tímidamente y luego lo besé con cariño… Realmente la sensación era indescriptible, sus labios… esos labios que hacían que me derritiera… Nick me tomó de la cintura intensificando nuestro beso cada vez más, claro que siempre siento tierno, automáticamente puse mis brazos alrededor de su cuello enrollando mis manos en su pelo, en esos rulos bien definidos, cada minutos pasaban como horas, sentía que en esos momentos nos existía nadie más que nosotros, me olvidé completamente del resto del mundo, nos separamos lentamente por falta de aire, nos miramos por unos instantes, estaba todo en silencio… Nick me tomó de la mano y me llevó nuevamente hacía el sillón.

• Aún no hemos terminado de ver la película…- me dijo sentándose y jalándome del brazo para que yo hiciera lo mismo.
• Nick, no por favor… no quiero ver más la película- le dije tiernamente, en realidad ya no quería ver esa película.
• Oh vamos… Me vas a decir que tienes miedo?- preguntó divertido, yo asentí y el rió- Tranquila, si estás conmigo nada te pasará…- dijo besando mi cabello.
• Claro, como no eres tu el que tiene pesadillas luego…- dije en voz baja para que no escuchara, pero de cualquier forma los hizo y al escucharme se rió aun con más ganas, yo le di un pequeño golpe en el pecho.
• Ven linda…- dijo extendiéndome sus brazos para que me recostara en su pecho. Me acomodé y continuamos viendo la película aunque debo decir que ya no le prestaba atención ya que estaba más atenta a lo que estaba sintiendo en esos momentos… Aún podía sentir los labios de Nick en los míos, la sensación de su cuerpo rozando el mío, de sus brazos protegiéndome… Nick, qué rayos me estás haciendo? Cuando volví de mis pensamientos, noté que la película ya estaba terminando. Ves? No fue tan terrible!- dijo el abrazándome.
• Ok- le dije y comenzó a darme un poco de sueño.- Qué hora es?-
• La hora… Mmm- dijo mirando su reloj- Las ocho y media de la noche.-
• Es bastante tarde, y mi mamá aún no llega- dije preocupada.
• Si… Ya es tarde, yo debería irme- dije levantándose del sillón.
• Qué? Te vas?- no quería quedarme sola, odiaba quedarme sola después de ver una película de terror- Bueno, está bien- dije resignada, no podía obligarlo a quedarse de seguro sus padres también deberían estar preocupados por él.
• Jajaja, linda, no tengo problema en quedarme, no te dejaré sola, no te preocupes- dijo tomándome de la cintura.
• Ok, entonces ordenemos!- dije zafándome de su agarre, me las iba a pagar, ese tipo de películas jamás me gusto.

Ordenamos un poco el living, no demasiado, lo suficiente como para estar cómodos, nos sentamos nuevamente, él me abrazó y yo me acurruqué a su lado, luego de unos minutos sentí la reja sonar y antes de que pudiera sentir las llaves intentando abrir la puerta me alejé de Nick. Era mamá.

• Mami!- dije parándome y abrazándola.- Por qué no llegabas mujer! Me tenías preocupada, creí que te había pasado algo, debes avisarme si vas a llegar más tarde mamá!- a veces sentía que los roles se invertían, sentí que Nick soltó una pequeña risita y mi mamá también.
• Fui a la casa de tu hermano- me dijo mientras entraba a la casa- Quién es el muchacho?- preguntó en un tono bastante relajado, fue simpática, algo que me extraño por lo general no era así, menos con un hombre.
• Bueno él es…- Nick se levantó rápidamente y llegó a mi lado, frente a frente con mi madre.
• Nicholas Jonas, pero puede decirme Nick- dijo el ofreciéndole su mano- Un gusto señora.-
• Yolanda, y el gusto es mío Nicholas- dijo ella aceptando su mano y estrechándola amistosamente y luego acercándose a él para saludarlo con un beso en la mejilla, típico de nosotras, somos muy de piel- Eres amigo de Rocio?- dijo cuando ya se separaron.
• Si…- dijo él mirándome tiernamente.
• Mamá, una larga historia que te contaré en otro momento- dije un poco incómoda.
• Está bien- dejó sus cosas sobre el sillón- Apuesto cualquier cosa a que Rocio no te ha ofrecido nada, nunca lo hace con sus invitados- ambos rieron y yo la miré molesta- Lo siento cariño, pero sabes que es verdad- ella tiene razón, no ofrezco nada cuando invito a alguien, siempre espero a que ellos pidan, o si no simplemente digo “si quieres algo, ve a buscarlo a la cocina”.
• Jajaja- rió Nick- Afortunadamente esta no fue la ocasión- dijo defendiéndome, le sonreí.
• Me parece- dijo ella mientras me observaba.- Bueno, quieres quedarte a cenar?-
• No mamá, Nick ya se iba- le dije para que él no tuviera ese peso de decirle que no o decirle que si solo por cumplir.
• Yo no he dicho eso- dijo Nick mirándome- Me encantaría señora-
• Estupendo entonces iré a preparar la comida, Rocio mientras pueden ir a comprar algo para beber- dijo ella- Y cuando llegues pones la mesa-
• Está bien- le dije, tomé mis llaves y salí. Comencé a caminar al negocio más cercano.
• Hey tu, espera!- dijo Nick a mi espalda.
• Nick, no es necesario que te quedes, de verdad, si te tienes que ir hazlo, tus padres deben estar preocupados- le dije.
• Linda, no te preocupes, quiero quedarme y compartir contigo y tu madre, aparte mis papás no están se fueron de vacaciones con mi hermano pequeño-
• Está bien, pero que conste que te di la oportunidad- le dije- Oye, no me habías contado que tenías más hermanos…-
• Sí, somos cuatro, el mayor Kevin que está casado, Joe, luego estoy yo y por último mi hermano pequeño Frankie,
• Wow, una familia numerosa- dije divertida imaginándome cómo sería tener a tantos hombres en una casa y una sola mujer.

Compré la bebida y nos dirigimos a casa nuevamente, puse los platos, servicios y vasos en la mesa y esperé a que la cena estuviera lista, no es por presumir ni porque la que cocina es la mujer que me dio la vida, pero debo admitir que a mi madre cualquier comida le queda bien, ella cocina excelente.

Narra Nick:

Cuando conocí a la madre de Rocio debo admitir que sentí un poco de nervios, se veía una persona seria pero es realmente agradable, quise quedarme porque quería saber de ella y de la mujer que me robaba los pensamientos, pretendo hacer feliz a Rocio y necesito que la madre me tenga confianza.

• Ok, la cena está lista- dijo la mamá de Rocio.- Todos a sentarse!- apareció desde la cocina con una fuente en la mano. Olía todo muy rico, no podía esperar a probar lo que había preparado, carne acompañada con papas. Sirvió los platos, Rocio no se veía muy contenta, en cuanto su madre se dirigió a la cocina a dejar los platos aproveché de decirle algunas palabras.
• Rocio, por favor, sabes que es por tu bien- le hablaba en susurros para que su mamá no pudiera escucharnos, ella mantenía la mirada baja- Si sientes que no eres capaz de comerlo todo lo dejas en el plato, pero debes comer, hazlo por tu madre, por mi…- limpié una lágrima solitaria que rodaba por su mejilla- Hazlo por ti- ella asintió y me sonrió, justo en el momento en que su madre volvía.
• Bueno, a comer- dijo ella sonriente, Rocio le devolvió la sonrisa y yo sonreí involuntariamente, verla sonreír lo era todo para mí.
• Wow! Esto está increíble- dije luego de probar lo que había preparado la señora Yolanda- Usted cocina muy bien- le dije, Rocio se limitó a asentir, comía lentamente, pero al menos lo hacía.
• Muchas gracias-

Durante la cena la madre de Rocio me comentó las cosas que su hija solía hacer, me contó sobre su niñez, me dijo que siempre fue una chica tranquila pero hacia maldades, solía desordenar todo y me contó que aún lo hacía, también me dijo que le gustaba cantar, leer, entre otras cosas, me contó que nunca tuvo buena suerte en el amor, hasta ahora mencioné en mis pensamientos, dijo que era una chica que iba de frente por la vida y que decía las cosas que le molestaban aunque con cuidado, que odiaba ver sufrir a las demás persona, que tenía algo así como un sexto sentido cuando una persona no le agradaba desde el principio nada le hacía cambiar de parecer y eran esas personas las que querían hacerle daño pero que con sus ex novios no lo había tenido, en fin, me contó muchas cosas sobre Rocio, cosas que no estaban de más saber, ella estaba avergonzada, tenía sus mejillas coloradas y contantemente protestaba contra su madre, era realmente adorable, tierna, hermosa.

Terminamos de cenar, bueno al menos yo y la madre, ella apenas había comido la mitad de la carne y una de las dos papas, precisamente la más pequeña, su madre le acarició la mano y articuló un “Gracias”, lógicamente para ella era un avance. Rocio se levanto junto con su madre y levantaron la mesa yo me quedé sentado ahí a petición de ambas. Luego volvieron con tazas, café, té y azúcar para beber algo caliente.

• Señora Yolanda- comencé a decir- Bueno yo… Quería pedirle un favor, bueno más bien quería pedirle su permiso-
• Y para qué?- preguntó ella, Rocio me miró extrañada.
• Sucede que mañana cenaré con mis hermanos y quería saber si usted permitiría que Rocio nos acompañe-
• Bueno, no lo sé… Que dijo ella?- la miró y ella alternó su vista entre su madre y yo.
• No se lo he preguntado aún, quería saber su opinión- ella se sorprendió.
• Por mi no hay problema- dijo ella sonriendo- Si ella quiere puede ir, es algo formal?- asentí- Está bien, pero hay ciertas normas jovencito- dijo y agregó una pequeña norma final- Quiero saber a qué hora vendrás por ella y a qué hora la traerás de vuelta-
• Vendré por ella a las ocho y media de la noche y preferiría que usted o ella me dijeran la hora de regreso-
• Supongo que a las dos de la mañana está bien- dijo ella mirando a Rocio, ella asintió.- Claro que si se desocupan antes… Ya sabes- le dijo a su hija- Pero no más tarde que eso.
• Estarás aquí mañana verdad?- le preguntó ella, era extraño mañana era sábado.- Dime que no tienes que ir a trabajar…-
• No hija, me quedaré contigo-
• Y en la noche? Te irás a casa de mi hermano?-
• No…-
• Perfecto- dijo finalmente ella.
• Bueno entonces te veo mañana- le dije a Rocio, ella me sonrió- Señora Yolanda muchas gracias por todo- me dirigí hacia su madre.
• De nada Nick- la mamá de Rocio era una persona realmente agradable.- Puedes venir cuando quieras-
• Gracias-
• Te acompaño afuera- dijo Rocio levantándose de su asiento y saliendo de la casa, me despedí de su mamá y salí junto con ella.
• Tu madre es grandiosa- le dije recordando el sabor de la carne.
• Jajaja, no sabes cuantas veces he escuchado eso- me dijo mientras se apoyaba en mi auto- Esto es extraño-
• Cómo extraño?-
• Sí, todo lo que ha pasado, te conocí apenas ayer y mira hoy, me defendiste, me hiciste reír, te preocupaste por mi…- palpó con sus dedos sus labios- Me… Me besaste-
• Bueno, lo siento, perdón si lo último te molestó o algo así, pero no me arrepiento- estaba siendo sincero por primera vez en mucho tiempo, con ella podía ser yo- Y si tuviera la oportunidad lo volvería a hacer- dije.
• Nick…- dijo ella protestando- No lo sé, dejemos esto así mientras… No apresuremos nada-
• Está bien linda, lo menos que quiero es que conmigo te sientas mal…- le acaricié la mejilla, ella cerró los ojos como si disfrutara el tacto- Te veo mañana, ponte linda- le dije y me acerqué a su oído- Aunque no te hace falta hacer nada más, ya eres hermosa- ella me sonrió.
• Gracias… Que te vaya bien- dijo alejándose de mi auto, me subí en mi asiento y puse en marcha el auto- Hey Nick!- dijo ella golpeando suavemente el vidrio.
• Qué pasa?- pregunté bajando el vidrio.
• Bueno… Esto…-

Se acercó al auto.
Se puso en puntillas para alcanzar bien mi rostro y me dio un dulce, tierno, delicado y corto beso en los labios.
Se alejó rápidamente, me miro avergonzada, tenía sus mejillas ruborizadas, simplemente hermosa, no me cansaría nunca de decirlo. Me dedicó una tímida sonrisa y corrió a su casa. Cuando llegué a casa me encontré con la grata sorpresa de encontrar a Kevin, Danielle y Joe sentados en el sofá viendo televisión.

• Hey chicos!- le dije mientras cerraba la puerta.
• Nick, es mi idea o estás particularmente alegre hoy?- me dijo Danielle.
• Bueno sí, estoy feliz-
• Ah sí? Y se puede saber por qué?- preguntó Kevin.
• Por supuesto hermanito pero no ahora… Qué les parece si hacemos una cena mañana?-
• Por mi está bien- dijo Joe.
• Algo formal- todos me miraron extrañados- Yo prepararé todo…-
• Por qué?- preguntó Joe
• Mañana lo entenderán, chicos un poco de colaboración es lo único que les pediré- les dije casi suplicando, quería que todo saliera a la perfección mañana por la noche.
• Está bien- dijeron todos.
• Gracias- dije entusiasmado- Buenas noches!- subí rápidamente las escaleras hacia mi habitación, mañana sería un duro día, estaba solo en esto.

Narra Rocio:

Me tiré en mi cama y apagué la luz. Wow, mis labios queman, aún tenía la sensación de tener los labios de Nick sobre los míos, ese chico terminaría volviéndome loca, si es que no lo estaba ya por él. Es increíble como en dos días me pudo haber llegado a gustar tanto, cuando lo vi ese día en el parque me pareció un chico muy atractivo y algo en mi se encendió al saber que él y Estrella no tenían nada, la mayoría de los amigos de ella quieren algo con mi amiga, es como si tuviera un imán con los hombres y eran todos unos caballeros, todo lo que alguien pudiera pedir, pero al parecer esta vez yo estaba de suerte. No sabía que ponerme mañana en la noche, no tenía nada así como formal, no me gustaba usar zapatos con tacos o cosas así. En eso llegó mi madre a mi cuarto.

• Hija, estás despierta?- dijo ella entrando a mi habitación.
• Sí…- dije sentándome en la cama y prendiendo una pequeña lámpara situada a mi lado.
• Cómo conociste a Nick?- me preguntó curiosa, algo extraño de ella, por lo general cuando se trata de un chico se comporta diferente, si fuera por ella yo sería una monja o algo por el estilo.
• Bueno… Fue algo extraño…- le conté todo, cuando me junté con Estrella en el parque, cuando me invitó a almorzar, el helado… Todo excepto mis encuentros con Matt y la terrible pelea de la mañana.- Y así fue…-
• Me agrada ese chico, te gusta?-
• No lo sé mamá- bajé mi mirada- Estoy confundida, es muy pronto como para que me guste no crees?- ella me sonrió.
• Hija, uno no manda en el corazón- me acarició el brazo- Y si te gusta sería una buena manera de superar a Matt, no digo que lo utilices, si no que sería buena forma para distraerte, de confiar de nuevo, se ve que él es un buen chico-
• Confiar, no sé... Las últimas veces que he confiado he salido lastimada… Pero lo consideraré-
• Ok, ahora dime la verdad, qué sientes por él?-
• Bueno, es lindo, es agradable, es atento… Me atrae- me lanzó una mirada de esas que quieren decir “ya, y qué más? Dímelo todo”- Está bien, me gusta un poco.-
• Lo sabía, hija a mi no me engañas- rió- Bueno, ahora descansa, no te quito más tiempo…- dijo mientras se levantaba de mi cama.
• No, mamá espera!- le dije tomándola del brazo para que volviera a su posición- Qué me pondré mañana?- ella abrió los ojos de par en par.
• Verdad, no tienes nada…- dijo- Digo, nada formal- en mi closet sólo había espacio para jeans viejos, converses gastadas, camisas y cosas así, nunca me preocupó mi imagen, bueno hasta ahora, quería verme bien, para que cuando Matt me viera quedara impresionado, y hasta ahora ah funcionado, o no?- Qué tal si mañana vamos temprano a comprar algo?-
• Está bien…- le dije- buenas noches.

Estaba acostada en mi cama, a punto de quedarme dormida cuando se abrió la puerta de mi cuarto de golpe, me asusté y me senté sobre la cama pensando en que debía ser mi madre que me venía a decir algo importante que de seguro había olvidado, pero no… Era Matt... Me invadió el miedo por todo mi cuerpo, comenzó a acercarse lentamente, me miraba a los ojos, intenté gritarle a mamá para que se despertara, pero mi voz no salió, estaba paralizada por el miedo. Se acercó y me acarició la mejilla, comencé a llorar… Comencé a gritarle inútilmente a Nick, para que viniera por mí, para que me salvara como lo había hecho en la mañana, pero él no venía, Matt me tapó la boca y se me acercó al oído… “Tu nuevo amor no vendrá a salvarte, está muerto”. Mi corazón se apretó, a tal punto de llegar a dolerme. En eso sonó mi despertador. Era temprano y la verdad es que no tenía ninguna gana de levantarme. Agradecía haber estado soñando, claro que no fue uno de mis mejores sueños, pero por lo menos no era verdad. Comencé a pensar en lo que había pasado ayer, como ocurrió todo tan rápido. Recordé el beso que me dio Nick, no pude evitar sentir algo en el estómago, ese chico de verdad que me hacía suspirar. Aún así, tenía miedo. Miedo… Sí, que tal si Matt quisiera vengarse o algo así? Si le pasaba algo a Nick sería mi culpa y no quiero eso. De pronto se abrió mi puerta, debo admitir que me asusté, pero era mamá que venía muy animada y sonriente.

• Hey, ya levántate hija- dijo.
• Tengo sueño, déjame aquí-
• Está bien, si no quieres ver a Nick…-
• Qué!? Él está aquí?- le dije sentándome en la cama.
• Jajaja, claro que no…- dijo riéndose en mi cara.
• Aah…- le dije volviendo a recostar mi cabeza sobre la almohada.
• Pero tenemos que salir, recuerda que tienes que comprar un vestido para hoy en la noche-
• Verdad!- dije poniendo una mano en mi frente.- Lo había olvidado… Mamá tomaste desayuno?-
• No…-
• Perfecto, que tal si mientras lo preparas yo me doy un baño rápido?- ella asintió- Te amo mamá-
• Yo también… Ya apúrate!-
• Si…-

Salí rápidamente de mi habitación en dirección al baño, me di una ducha rápida pero aún así me relajó mucho, salí y me puse algo cómodo para que así no me cotara tanto probarme los vestidos.


Bajé rápidamente justo cuando mi mamá estaba terminando de servir el desayuno.

• Mamá!- dije- Esto se ve delicioso!
• Jajaja- rió ella y yo la seguí- Ya desayunemos rápido para que salgamos luego y así no nos da tanto calor después…-
• Tienes razón.-

Desayunamos rápidamente, le mencioné a mi madre que quería trabajar y comprarme un departamento, al principio la vi un poco triste, pero luego me entendió, le comenté que Nick me había hablado sobre un amigo de él que tenía un restaurant, a ella le pareció bien el trabajo, por fin podría independizarme!

Salimos de casa y nos dirigimos al centro comercial, entramos en cada tienda en donde veíamos un vestido elegante, le pedí a mamá que no fuera un vestido tan elegante para así poder usarlo en cualquier ocasión y que los zapatos no fueran tan altos, ella accedió a mis peticiones. Compramos todo en una tienda justo a tiempo ya que me estaba comenzando a aburrir de todo eso, luego nos fuimos a almorzar por ahí cerca, nos quedamos dando vueltas y vueltas después por el centro comercial buscando cosas para mi futuro departamento y ropa para ella. Fue así como la hora dio las cinco de la tarde, nos fuimos rápidamente a casa. Ayudé a ordenar la casa ya que habíamos salido rápido en la mañana, y luego me senté en el sillón a ver televisión.

• Rocio?-
• Sí?-
• No crees que debes comenzar a arreglarte?- miré la hora, las siete y media, nos demoramos media hora en llegar a la casa y casi una hora en ordenar todo y hace quince minutos había comenzado a ver la televisión.
• No, estoy viendo tele…- casi nunca lo hacía, pero cuando me sentaba a ver televisión me quedaba pegada, era como si me hipnotizara.
• Javiera!- amo que me llamen Javiera pero cuando lo hace mi mamá lo detesto, lo hace únicamente cuando me va a retar y si me dice “Javi” algo quiere de mi…- Tú hiciste un compromiso y debes cumplirlo! No puedes dejar esperando a tu cita…
• Pero mamá!- protesté como niña pequeña.-Está bien…- dije cuando vi que no tenía nada más que protestar. No había remedio debía arreglarme- Cuánto tiempo tengo?- dije levantándome en dirección a mi cuarto.
• Tienes exactamente cuarenta minutos- dijo ella mirando su reloj.
• Tengo tiempo- le sonreí y me fui a dar una ducha.

Entré rápidamente en el baño, en realidad sabía que no me quedaba mucho tiempo, pero sólo decía cosas así para hacer enojar a mamá, me di una ducha rápida y me fui a mi cuarto, saqué el vestido de donde lo había guardado y me lo puse junto con mis zapatos. Era algo sencillo, no tan elegante, pero a mi parecer estaba bien para la ocasión.



Dejé mi cabello suelto pero lo peiné para así alisarlo, me maquille, algo ligero no muy cargado, estaba dándome los últimos retoques cuando de pronto siento la llegada de un auto, seguido del sonido de la reja y a continuación una voz muy familiar.

• Buenas noches- dijo Nick y al instante mi estómago se apretó, si sentía nervios? Sí, y muchos. En estos momentos dudaba si me veía bien, dudaba si estaba bien vestida como para la ocasión, dude en si debía dejar mi cabello suelto o recogerlo de alguna manera, muchas estupideces se agolparon en mi cabeza.
• Bajará en un momento- dijo mi madre y al instante sentí pasos, alguien estaba subiendo la escalera- Hija qué pasa?- preguntó mi madre golpeando la puerta y luego abriéndola, estaba sentada en mi tocador con la cara entre mis manos y mirando hacia el suelo.
• Estoy hecha un desastre- dije angustiada- Mírame, me feo fatal, no estoy preparada… Y si algo sale mal? Y si tienen carne?- si había algo que detestaba era que en mi primera comida con personas que no conocía ya sean los padres de mis amigos, o de mis ex novios es que tuvieran carne, cuando me pongo demasiado nerviosa soy completamente inútil, se me olvida como debo cortar- Mamá, no puedo…-
• Hija, mírate, estas bellísima y no te preocupes se que todo saldrá bien esta noche-
• Gracias- me levanté y la abracé.
• De verdad hija, estar realmente hermosa- hizo girar su dedo para que yo lo hiciera- Hoy terminas de enamorarlo-
• Mamá sólo somos amigos-
• Sí claro, los amigos no se invitan a cenar, ni menos una cena formal con la familia- me dijo dándome un codazo- O es que Andrés te ha invitado a cenas así?
• Sabes que no…- le dije mirándola como si estuviera molesta- Por favor, que no se te ocurra decir cosas así frente a Nick, sabes bien cómo se comportan los hombres frente a situaciones así- incluso con Matt me había ocurrido, cuando recién comenzábamos a salir en plan de “algo más que amigos”, mamá había hecho un comentario similar frente a él y no volví a verlo durante por lo menos un mes.
• Tienes muy claro que no lo haría con alguien que de verdad me agrada- Ahora apúrate!
• Sí, sí, bajo en un momento…- escuché como mamá bajaba rápidamente las escaleras y oí como le decía “ya está lista” estaba entusiasmada, se le notaba en la voz.

Decidí bajar y acabar con esto de una vez, estaba demasiado nerviosa, y no sabía si hacerlo a mi manera que sería bajar rápidamente o hacerlo tipo película lentamente y esperar a que mi príncipe azul me esperar al final de la escalera, que me besara la mano y me llevara hacia su castillo. Qué diablos, odiaba la segunda opción, decidí hacerlo a mi modo. Bajé las escaleras prácticamente corriendo, mi mamá quedó impresionada ella era algo más “tradicionalista” y yo… Bueno yo era la oveja arcoíris de la familia, algo realmente difícil porque nunca he podido comportarme…

• Hola!- dije sonriendo intentando ocultar mi nerviosismo.
• Wow, con su permiso- se dirigió a mi madre para luego acercarse a mí, me tomó delicadamente de la mano y me giró lentamente sobre mi misma- Estas hermosísima, esta noche.-
• Gracias- dije bajando mi mirada, intentando ocultar mis mejillas encendidas- Bueno, ya nos vamos?- miré la hora, me había demorado diez minutos, sólo diez minutos, debo ser una mujer bastante especial, digo me comparo con esas chicas que se llegan a tardar hasta una hora.
• Sí, vamos- dijo Nick, se despidió de mi mamá y me llevó al auto, me abrió la puerta del copiloto y luego subió él y se puso a manejar. Manejó durante un largo rato, al parecer si casa quedaba hacia las afueras de la ciudad, su vista iba siempre al frente, raras veces notaba que me miraba de reojo yo por mi parte estaba concentrada en el camino, no sé si de verdad era eso o era que aún me sentí nerviosa, el hecho era que no me sentía capaz de mirar a Nick.

Luego de media hora de un largo camino que tenía un muy, muy incómodo silencio llegamos a casa de Nick y al parecer no estaba tan equivocada, la casa de Nick era muy parecido a los castillos que aparecían en los cuentos de hadas.

• Wow!- fue lo único que dije. Nick rió.- Es tu casa? Bueno, claro que es tu casa, por eso me traes…-
• Jajaja, eres única Rocio- Nick estacionó el auto frente a su casa y rodeó el auto para abrirme la puerta, maldición volví a entrar en shock.
• No puedo- dije cuando él me tomó de la mano para que yo bajara.
• Recuerdas lo que te dije ayer?, nada malo te pasara si estás conmigo, relájate- asentí, me tomó delicadamente de la barbilla y me miró unos instantes a los ojos- Explícame lo que estoy sintiendo por ti- me susurró, algo que hizo que me estremeciera- Dime qué es esto que siento cuando estoy cerca de ti… Dime por qué mi piel se quema cuando nos rozamos… Explícame por qué mi corazón no deja de llamarte- preferí no hablar y disfrutar el momento, me miró unos instantes más, me sonrió y me dio un pequeño beso en los labios- No te preocupes por nada, sólo se tú-
• Está bien…- suspiré. Nos abrió Kevin, el hermano mayor acompañado de su esposa Danielle.

Me pareció una pareja adorable. Nos dirigimos a la sala de estar y conversamos un poco, las típicas preguntas “Y cómo se conocieron?” “Cómo soportar a mi hermano?”, la preguntas iban en ambas direcciones, de parte de Danielle y Kevin hacia mí en realidad, y de mi parte hacia ellos, nos conocimos mejor… Estuvimos un buen rato ahí, me agradaron mucho y se nota a kilómetros que ellos dos se aman. Comenzamos a tomar confianza y después de un rato no podíamos dejar de reír contándonos cosas. Luego nos llevaron hacia el patio de atrás, que a mi parecer más que patio eso era un bosque, un campo, o no lo sé… Pero era gigante. Estaba todo delicadamente arreglado, Nick nos distribuyó de manera que Kevin y su esposa quedaron juntos, yo al lado de Kevin y Nick a mi lado, quedaba un puesto vacío entre Danielle y Nick, supuse que sería de Joe, el otro hermano de Nick.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

no podré subir cap tan seguido así que intentaré hacerlos largos, aunque me gustaría recibir comentarios, saber que están leyendo esto, para así seguir subiendo ):
Volver arriba Ir abajo
'Rocio
Nuev@


Cantidad de envíos : 8
Edad : 20
Fecha de inscripción : 06/01/2013

MensajeTema: Re: No es el final del libro, es sólo otro capítulo [Nick]   Enero 18th 2013, 22:57

Capítulo 4.

Narra Nick:

Había dejado los platos servidos con anterioridad, los intenté calentar lo más posible y los tape con las típicas tapas de restaurant, esas que son plateadas así el calor se conservaría, sólo faltaba Joe. Miraba a Rocio, que hermosa estaba, reía con Kevin y Danielle, afortunadamente se estaban llevando bien, aunque la madre me dijo que era algo tímida, sentí que se estaba adaptando bastante bien.

Luego de unos minutos llegó Joe.
Rocio se veía feliz y cuando lo vio noté un extraño brillo en sus ojos, mi hermano se le acercó cordial a saludarla.

• Wow, y esta hermosa señorita?- dijo él tomando su mano y besándola- Mi nombre es Joseph, pero tú puedes decirme Joe.- Rocio sonrió.
• Un gusto Joe- le había dicho Joe, siendo que a mí la primera vez me dijo Nicholas, que si estaba celoso? No, para nada.. bueno sí, sólo un poco, pero es que Joe siempre se llevaba todas las miradas- Mi nombre es Rocio, pero tú puedes decirme Rocio- ambos rieron, luego Kevin y Danielle los acompañaron en las risas.
• Tienes sentido del humor, me agradas- dijo el coqueteándole? No, no lo creo capaz.
• Gracias-
• Bueno, bueno, por qué no comemos?- dije intentando que Joe se alejara de Rocio.
• Me parece bien- dijo ella mientras me sonreía.

Todos levantamos nuestras tapas, noté en las caras de todos asombro sobre todo en la cara de Rocio quien tomó un tenedor y se llevó un bocado a la boca.

• Nick, esto esta…- me asusté un poco- Exquisito! Me encanta. –
• Qué bueno- dije aliviado.
• Felicitaciones al chef!- dijo Kevin.
• Cocinaste tu?- me preguntó Joe.
• Por supuesto- me sentía alagado, por sus caras pude comprender que a todos les había gustado e impresionado.
• Cocinas muy bien- dijo Danielle- Estoy sorprendida.
• Jajaja, gracias-

Todos comimos a gusto, Joe comenzó a hacer bromas y la chica que me quitaba el sueño no podía más de la risa, le costaba comer y ni hablar de beber.

Narra Rocio:

Joe, wow ese chico era muy divertido, me reía sin parar, sentía que comenzaba a faltarme el aire, Kevin y Danielle también reían, pero Nick no. Él estaba serio, se veía un tanto incómodo. Le tomé la mano por debajo de la mesa, el dirigió su mirada hacia nuestra manos y luego me miró, le sonreí y gesticulé un “Qué pasa?” sin sonido sólo para que él lo notara, sentí que se relajo y negó con la cabeza, me sonrió y tomó mi mano entre la suya, entrelazó nuestros dedos y me acarició con el pulgar.

La comida… Todo perfecto, agradecía de todo corazón que Nick hubiera cocinado pastas, aunque me costaba comerlas era mucho mejor que utilizar un tenedor y quedar en vergüenza delante de todos. Cuando todos terminamos de comer, nos quedamos sentados en la mesa conversando y riendo.

• Nick bro, nos dirás el motivo de esta cena?- preguntó Joe recostándose en su silla.
• Creo que está muy claro no lo crees?- dijo Danielle, todos rieron menos yo, no entendía nada, creí que era algo que hacían comúnmente, había un motivo especial? Tal vez ese motivo era…
• Bueno chicos- dijo Nick sacándome de mis pensamientos- Se que es algo extraño para todos hacer una cena formal- todos asintieron- Pero esta vez tengo una razón especial, quería presentarles a Rocio- las miradas se posaron en mí, estaba completamente nerviosa- Es… Una chica especial para mí…-
• No se diga más!- dijo Kevin interrumpiéndolo- Es un gusto para nosotros tener aquí a una chica tan simpática!-
• Y hermosa- dijo Joe alzando su copa, todos reímos, excepto Nick.
• Jajaja, si Joe… Rocio espero que sigas viniendo y sigas compartiendo con nosotros- dijo Kevin, le sonreí.
• Sí!- añadió Danielle- Eres una persona realmente encantadora- no sabía que decir, pero sabía que era mi turno.
• Bueno… Estoy nerviosa no se los voy a negar- todos rieron- Pero, lo he pasado increíble esta noche con ustedes, son muy agradables, simpáticos, me han hecho reír mucho, en fin gracias por todo- todos me brindaron sus sonrisas y levantaron sus copas en una especia de brindis-

Nos quedamos unos minutos más conversando, miré disimuladamente la hora en mi celular, aún tenía bastante tiempo para quedarme ahí divirtiéndome, eran apenas las once de la noche, noté que Kevin comenzó a levantar los platos, Danielle lo ayudó con los servicios y Joe con las copas, vasos y demás cosas, yo también me levanté recogiendo algunas cosas pero los chicos me dijeron que me sentara que yo era la invitada y que no me preocupara de nada, entonces Nick me llevó hacia dentro nos sentamos en el living y esperamos a que los chicos llegaran. Observé todo a mí alrededor, era todo hermoso, todo estaba perfectamente decorado, era un casa enorme, elegante… Finalmente llegaron los chicos, Nick estaba sentado en un sillón que estaba en frente mío, en el sillón que estaba a mi costado se sentó Kevin y Danielle y por último Joe, él se sentó a mi lado. Nick se rascó la cabeza algo frustrado pero luego se unió a la conversación.

Joe se robo completamente la película con sus chistes y su buen humor y yo… Bueno yo no me quedaba atrás y bromeaba con él, Kevin y Danielle sólo reían y en momentos se besaban, se veía que eran felices y eso, de alguna manera, me hacía feliz a mí, me daba una esperanza, me hacía pensar que no todas las parejas terminaban por separarse, si no que aún habían parejas que vivían felices. Bromeamos durante un largo rato pero algo faltaba, miré a mi alrededor y me di cuenta que Nick no estaba, qué le podría haber pasado? Me levanté lentamente, murmuré un simple “permiso” y salí de ahí en dirección al patio, al parecer nadie se dio cuenta ya que desde afuera aún podía oír sus risas casi descontroladas.

Caminé por el pasto y lo vi sentado un poco más allá, dándole la espalda a la casa. Apuré el paso y llegué rápidamente hacia donde estaba.

• Qué sucede Nick?- pregunté mirándolo.
• Nada- dijo él mirando la oscuridad, su voz era extraña, como si estuviera molesto o desilusionado, pero… De qué?
• No me digas que nada te sucede- le dije un tanto molesta- Estás extraño, tu voz de delata, aparte en la cena fue igual y ahora te desapareciste así como así…-
• Y recién lo notaste? Salí hace bastante rato de la casa…- dijo él molesto.
• Bueno lo siento, sólo no me di cuenta, no es mi culpa…-
• Lo sé- dijo él bajando la mirada.
• Entonces me dirás lo que te sucede?- volví a preguntar más cordial esta vez.
• Nada, es sólo que…-
• Sólo que…- dije intentando que el siguiera hablando ya que se quedó callado.
• Estoy confundido- suspiró, a qué se refería exactamente?- Bueno, no confundido si no frustrado-
• Pero por qué?-
• Porque Joe se roba siempre todas las miradas, un brillo extraño apareció en tu mirada cuando él llego a la mesa, y bromearon juntos, se complementan y no… No sé qué pensar…- me senté en frente de él con las piernas cruzadas afortunadamente mi vestido lograba tapar mis piernas, lo tomé de las manos e hice que me mirara a los ojos.
• Nick, no entiendo porque estás confundido, o frustrado…- el apartó la mirada pero lo obligue a mirarme nuevamente- Sabes por qué estoy aquí? Crees que estoy aquí sólo por cortesía?- el negó con la cabeza- Estoy aquí por ti, por conocer tu mundo, estoy aquí para compartir contigo…-
• Y con Joe…- dijo él en voz baja.
• También con él- su mirada cambió, le dolió lo que le dije, lo sé- Y con Kevin y Danielle- suspiró como aliviado- Tu familia es increíble, y Joe es muy agradable, divertido, me hace reír mucho, hace mucho tiempo no me reía así y no la pasaba tan bien- su mirada volvió a cambiar, miró al cielo- Pero es diferente-
• Cómo diferente?- preguntó.
• El no me gusta- me miró con un brillo en sus ojos- No me hace sentir mariposas en el estómago, no me quita el sueño…- apreté fuerte sus manos- Nick, no puedo dejar de pensar en ti, ahora es a ti a quien no logro sacar de mi cabeza…-
• Eres hermosa- sonreí- Rocio, gracias… Tengo que admitírtelo, sentí celos, no sería la primera vez que una chica prefiere quedarse con Joe, por que la hace reír… Pero tú no. Tú me gustas, sé que es rápido pero es lo que siento y no te lo puedo ocultar, sonrío como un verdadero idiota cuando pienso en ti, mi estómago da un fuerte vuelco cuando recuerdo tus labios- puse mi mano en su mejilla y fui acercándome lentamente, Nick tan sólo esperaba quieto y esbozando una leve sonrisa de nerviosismos. Ambos nos habíamos olvidado que los chicos estaban dentro y que posiblemente podrían salir en cualquier momento y vernos en esa situación, Nick me observaba en casa movimiento. Posé mis labios sobre los suyos y le di un tierno beso. Estaba a punto de separarme de él, saqué mi mano de su mejilla, pero él se apresuró a tomar mi rostro y besarme de nuevo. Finalmente nos separamos, nos quedamos mirando fijamente a los ojos y sonriéndonos como unos bobos. Me senté nuevamente a su lado y me recosté suavemente en el pasto, tiré de su camisa para que él hiciera lo mismo.
• No crees que esto es maravilloso?- le dije mirando al cielo, sentía que me podría perder entre las estrellas.
• Que hermosa te vez a la luz de la Luna- me dijo Nick.
• Pues debo admitir que nunca había conocido a nadie que se vierta tan guapo como tú junto a las estrellas- le dije y sonrió.
• La idea es que… sea yo quién diga eso- reímos con ganas.
• Lo siento- dije entre risas.
• Creo que has sido muy halagadora-
• Lo sé- dije presumiendo.
• Yo creo que… Creo que no soy lo que buscas- me dijo muy serio y debo admitir que me asusté-
• Nick, clar…- se puso de pie y me dijo.
• Creo que lo mejor es que te vaya a dejar a tu casa- estaba serio.
• Nick…-
Volver arriba Ir abajo
'Rocio
Nuev@


Cantidad de envíos : 8
Edad : 20
Fecha de inscripción : 06/01/2013

MensajeTema: Re: No es el final del libro, es sólo otro capítulo [Nick]   Enero 27th 2013, 22:31

Hola soy yo xd , y a quien le importa .-. veo que mi nove no tuvo aceptación... Gracias a los que leyeron .. Pero creo que ya no subiré más capítulos. Eso.
'Rocio
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: No es el final del libro, es sólo otro capítulo [Nick]   Hoy a las 05:41

Volver arriba Ir abajo
 
No es el final del libro, es sólo otro capítulo [Nick]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ö EMBARAZADA??! Mi vida con un bebe...(Nick y Tu) (Romantica-Dramatica) CAPÍTULO FINAL 1ERA TEMPORADA!
» Hilo para comentar los capítulos Premium I
» Entrevista a SALVADOR RUBIO, autor del libro "Metal Extremo: 30 años de oscuridad (1981-2011)" en La Chaqueta Metálica
» algún libro medieval?
» Llega un nuevo libro sobre Burning

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: ROMANTICAS-
Cambiar a: