Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Riquísimo (Nick&Tú)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 9 ... 16  Siguiente
AutorMensaje
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Febrero 26th 2012, 02:02

WAOOOOOOO!!!!!
Qué emoción que nick no haya olvidado a ________
y ella tampoco lo olvido a él...
El tema de trabajar juntos se puede volver peligroso
para los dos pero también muy interesante... Twisted Evil
sólo espero que nick acepta trabajar con....
aunque sea malo para su salud mental... Very Happy
una duda que yo tengo fué en una parte donde dice
que nick es estéril??????? confused
entendí bien o leí mal????
me gustaría que me aclararas esa duda por fis....
muero por el siguiente capi...
Volver arriba Ir abajo
Cameron’SNerd♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2763
Edad : 19
Localización : En una fogata con joe vestido con ese sexy traje azul*.*
Fecha de inscripción : 08/04/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Febrero 26th 2012, 17:33

NUEVA LECTORA*.*
Yo...yo no tengo palabra mi hija..tus novelas DIOS Todas las novelas que publicas me dejan la vida marcada(?
OLLE SIGUELA 0_o
o me da una sirinva ahora mimo0_o
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Febrero 26th 2012, 19:21

BETTY DE JONAS escribió:
WAOOOOOOO!!!!!
Qué emoción que nick no haya olvidado a ________
y ella tampoco lo olvido a él...
El tema de trabajar juntos se puede volver peligroso
para los dos pero también muy interesante... Twisted Evil
sólo espero que nick acepta trabajar con....
aunque sea malo para su salud mental... Very Happy
una duda que yo tengo fué en una parte donde dice
que nick es estéril??????? confused
entendí bien o leí mal????
me gustaría que me aclararas esa duda por fis....
muero por el siguiente capi...








¡Hola! Me alegro tenerte por acá...
Bueno, contestando tu duda...
Sí... el es estéril... o eso cree el...
Más adelante entenderás de que hablo Smile
¡Disfruta la nove! Nos vemos hasta el Martes Very Happy

P.D: Pásate por mis otras novelas:

"La Promesa Fugaz (Joe&Tú)"
"Pasada Traición (Kevin&Tú)"

Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Febrero 26th 2012, 19:30

Cameron’SNerd♥ escribió:
NUEVA LECTORA*.*
Yo...yo no tengo palabra mi hija..tus novelas DIOS Todas las novelas que publicas me dejan la vida marcada(?
OLLE SIGUELA 0_o
o me da una sirinva ahora mimo0_o





¡Bienvenida Cameron’SNerd♥! Jejejejeje...
Bueno, TODO lo que subo es por que...
LO AMÉ, LO DISFRUTÉ, ME ENOJÉ... Y ME VOLVIÓ LOCA...
Si la nove cumple esos requisitos...
¡DEBE ESTAR EN EL FORO!
Gracias por leer la nove... y hasta el Martes subiría...
A menos que mañana NO me dejen tarea Very Happy



P.D: Pásate por mis otras novelas:
"La Promesa Fugaz (Joe&Tú)"
"Pasada Traición (Kevin&Tú)"


















Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Febrero 26th 2012, 19:58

Pero pero pero Sad pq no pones un kpi now
Plissssss i beg u!!!
Me va a volver lokita
Necesito la nove o.o plissss
Volver arriba Ir abajo
SofiJonasLovato
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1170
Edad : 19
Localización : En Jonaslandia (en realidad en Argentina)
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Febrero 26th 2012, 21:37

dfyuicgydhsjkjdyfuchvgyidfhujfhguovgidj NUEVA Y FIEL LECTORA FUDHGVCFHDJCHYGVCFHUDJCGVYCDHJ DIOS AMO TU NOVELA AIDGFHJDJCHJ NECESITO QUE LA SIGAS YA YA AYAA YAASDGFSDISDJFHGVDIKCJVHFDK
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100002220488918
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Febrero 28th 2012, 08:39












Capítulo 2




La música retumbaba en los oídos de Nicholas.
Cuando sonaron los últimos acordes y _________ se dejó caer de ma¬nera sugestiva al lado de la barra de stripper con su tanga de encaje —y nada más—, Nicholas se puso tan duro que casi le dolía.
En el momento en el que la música murió, la multitud que lle¬naba el club prorrumpió en un atronador aplauso. Nick apretó los dientes. En ese momento, cada hombre del local estaba empalmado gracias a la mujer que él se moría por llevar a la cama. Una y otra vez. La mujer a la que no debería tocar.
Después de más de dos minutos de vítores y aplausos, los clientes del club se sentaron. Con una traviesa sonrisa en los labios y, tras po¬nerse aquella pequeña chaqueta de lentejuelas roja que apenas le cu¬bría los pezones, _________ agarró el micrófono.
—Gracias a todos por estar aquí esta noche —dijo ella todavía jadeante—. Habéis sido vosotros, con vuestro entusiasmo, los que a lo largo de los últimos cinco años habéis hecho de «Las sirenas sexys» un lugar especial. No sabéis cómo me alegro de que hayáis decidido compartir con nosotros esta velada.
_________ pestañeó, enardeciendo a la multitud. Nick quiso vomitar. No, no era cierto. Lo que quería era sacarla de allí, echársela al hombro y prohibirle que volviera a subirse a ese escenario para desnu¬darse en público.
Suspiró. Comportarse como un cavernícola era más el estilo de Deke. Y _________ no era suya. Jamás lo sería.
¿Por qué demonios se había dejado convencer para quedarse cocinar durante toda la semana? Ah, sí. Se sentía culpable. Tres meses antes, ella había cumplido su parte del trato. No era culpa suya que él no hubiera podido —que todavía no pudiera— controlarse. Tampoco era culpa de _________ que Deke se hubiera largado entonces dejándola a solas con el lado más oscuro de Nicholas. Dado que ella habla invertido todos sus ahorros y su futuro en ese nuevo restaurante, él le debía las siete clases magistrales que le había prome¬tido. Aquellos asombrosos pechos, las acusadoras preguntas que _________ y le había hecho con tanta dulzura y sus propios recuerdos ha¬bían obrado en su contra. No había podido librarse.
Después de agradecer la asistencia de la multitud durante un rato más, ella se bajó del escenario y se abrió paso entre sus admiradores. Zac, el gorila, le consiguió una silla sin dejar de revolotear a su al¬rededor con aire protector. Con los brazos cruzados y el ceño frun¬cido, resultaba muy amenazador. Pero no lo suficiente para disuadir a los más fervientes admiradores. Éstos se acercaron todo lo que pu¬dieron y, algunos, incluso le deslizaron billetes en el tanga. Ella les apartó las manos con una picara sonrisa, pero aquello no les detuvo.
Un tipo con una camiseta de la Universidad de Louisiana se abrió paso entre el gentío y se acercó a _________, plantándole un beso en la boca. Ella no se apartó, aunque le puso las manos en los hombros. Unos instantes después, Zac empujó bruscamente a aquel tipo y lo mandó hacia la puerta con una mirada que no auguraba nada bueno. Acto seguido el gorila se acercó más a _________, anunciando que ella era suya por todos los poros de su piel.
Negándose a mirarlos durante más tiempo, Nick maldijo para sus adentros y reconoció la amarga verdad. Ella le había tomado el pelo. La noche que pasó con _________, ésta le había jurado que hacía casi dos años que un hombre no entraba ni en su cama ni en su cuerpo. Entonces la había creído. La había sentido demasiado estrecha.
Viendo aquel tumulto de gilipollas babeantes, sabía que no era posible que su cama hubiera estado vacía más de dos días.
Pero no importaba si _________ se acostaba con el gorila, con todos sus clientes o con toda la población masculina de Louisiana. Nicholas había hecho un trato y lo cumpliría. Además, mantendría las manos alejadas de ella durante una semana, no importaba lo encantadora que fuera. Tenía un futuro en el que pensar y, si Dios quería, pronto tendría también una esposa y un hijo.
* * *
A las tres de la madrugada, cuando finalmente estuvieron cerradas las puertas del club y todos se hubieron marchado, Nicholas y _________ se quedaron solos.
Ella se permitió saborear durante un momento el hecho de que, si todo iba bien, había realizado el último striptease de su vida. Jamás tendría que volver a exhibir su cuerpo para poder comer. Lo había hecho durante catorce años. El restaurante representaba el futuro, el billete para una vida mejor. Trabajaría lo duro que fuera necesario para no tener que volver a enseñar las tetas a unos desconocidos. Nicholas era justo lo que necesitaba para tener éxito. Menos mal que lo había convencido para quedarse.
Por el bien del restaurante... y por el suyo propio.
Él permanecía erguido a su lado, tan tenso como un tambor. Alyssa sonrió. Aquel delicioso y nervioso chef no tenía ni idea de lo que se le venía encima.
—¿Estás seguro de que quieres ir ahora al restaurante? —le pre¬guntó.
Él asintió con la cabeza.
—Ver el lugar me servirá para estructurar los platos, para sentir el influjo de la comida. Es necesario que conozca al personal, aun¬que ya he hablado con tus cocineros y con el gerente por teléfono, todos han seguido mis instrucciones al pie de la letra. Ya hemos previsto el menú de esta semana. ¿Te has encargado de comprar la lisia de suministros que envié?
_________ asintió con la cabeza y le lanzó una mirada descarada.
—Tienes unos gustos muy caros, señor Jonas.
—Es una inversión productiva, recuperarás el dinero, señorita _________ (TA).
Ella sabía que él mismo se aseguraría de ello. No quería deberle ni una puñetera cosa cuando se largara. Pero _________ había previsto que las cosas ocurrieran de otra manera. Se había prometido a sí misma que a finales de semana poseería a Nick en cuerpo, mente y alma.
Condujeron, cada uno en su coche, hasta donde estaba situado el restaurante. _________ no quiso tener en cuenta que él se había ne¬gado a ir en el mismo vehículo que ella.
En cuanto llegaron, _________ sacó las llaves del bolso y abrió la puerta. Una vez dentro, se acercó a la esquina y accionó el interrup¬tor de las luces de ambiente. Había luces más intensas, por supuesto, pero ¿para qué encenderlas? No servían a sus propósitos.
_________ observó su obra. Era... simplemente elegante. Un ventanal ocupaba una de las paredes, el resto eran paneles de madera oscura sobre lasque había distintos detalles en dorado, marrón y tierra, salpicados con algunos toques de color borgoña y chocolate. El am¬plio espacio tenía una atmósfera acogedora y expectante, como si es¬perara a los clientes. Había sillas y mesas por todas parles, en unas cuantas se había colocado la vajilla de porcelana china y la cristalería, así como las servilletas de lino, para que ella se hiciera una idea de cómo quedaba. En la pared del vestíbulo había un letrero donde se podía leer el nombre del restaurante, BONHEUR. Siempre que lo veía se sentía orgullosa de sí misma.
Miró a Nicholas por el rabillo del ojo. Tenía los brazos cruzados sobre el pecho y estudiaba el restaurante con mirada especulativa. A _________ le palpitó más rápido el corazón mientras esperaba su respuesta. No tenía sentido que deseara su aprobación con tanta intensidad... pero no podía evitarlo.
—Y bien, ¿qué te parece? —dijo ella respirando hondo.
—Bonheur —murmuró él—. En francés significa «felicidad».
—Pensé que era adecuado. Quiero que los clientes sean felices aquí. Y rezo para serlo yo también.
—Me gusta. ¿Tienes la intención de ofrecer cenas a grupos? ¿O te inclinarás más por las cenas íntimas?
—Pensaba ofrecer las dos cosas.
Él volvió a recorrer las mesas con la mirada.
—Pues si quieres ofrecer cenas románticas, algunas mesas tienen que estar más alejadas de las destinadas a los grupos; yo las colocaría en las esquinas, son más acogedoras. La cafetería y el comedor… —Señaló hacia el centro de la estancia, donde un tabique a media altura separaba ambas zonas— están demasiado próximos. Resul¬tará difícil separar los dos ambientes cuando la gente que está en el comedor puede ver a la que está bebiendo, riéndose y fumando. Mira al techo, ¿hay extractores de humo?
Era algo que _________ había pensado, pero no le gustaba dividir el espacio. Aunque él tenía razón.
—No hay zona de fumadores.
—¿Ni siquiera en la cafetería? Perderás algunos clientes.
—Merece la pena. Quiero que la cafetería sea para que la gente se tome un aperitivo mientras espera su mesa, no para clientes que no vayan a cenar aquí y que sólo busquen marcha o ligues. Para eso ya está el club.
Nick asintió con la cabeza, pero no dijo nada. Ella tomó nota mental de desplazar las mesas más pequeñas a las esquinas y de lla¬mar al contratista para arreglar el tema del tabique.
—¿Dónde está la cocina? —preguntó él.
_________ se mordisqueó los labios y se dirigió a una esquina, donde encendió más luces. Ella entendía de juegos y seducción, pero de restaurantes... de eso sabía él, y ahora era Nick quien rezumaba se¬guridad en sí mismo. _________ lo agradeció. Se había esforzado mucho para que la cocina del Bonheur resultara un lugar adecuado, un sitio en el que un chef de la categoría de Nick se sintiera orgulloso de co¬cinar.
Mientras recorrían el pasillo, tuvo conciencia de que Nicholas tenía los ojos clavados en ella. Notó que le rozaba los hombros con la mirada, que le abrazaba la cintura y que no era capaz de apartarla de su trasero. Ella sentía el rastro ardiente que iba dejando en su piel.
—La cocina no se ve desde el comedor. Bien pensado.
Cuando llegaron a la estancia, cubierta de acero inoxidable en su mayor parte, ella encendió más luces.
—He oído que a la gente no le gusta ver la cocina mientras está comiendo.
Una vez más, Nicholas cruzó los brazos sobre el pecho, estudiando lodo el local y asintiendo con la cabeza lentamente.
—Es muy agradable. Una zona de trabajo amplia y bien situada. Una cocina de doce fogones. ¿De gas?
—Por supuesto.
La aprobación que mostraba la cara de Nicholas la calentó por dentro.
—Es el número de fogones adecuados. Y cuatro fregaderos. Están muy bien colocados los utensilios en las paredes. ¿Y los ca¬lientaplatos?
_________ indicó un estante debajo de las encimeras y otro en el pa¬sillo, donde los platos esperarían hasta ser llevados a las mesas.
—Muy bien. Y has instalado una gran cámara frigorífica. —Miró hacia la otra esquina, se acercó y abrió la puerta—. Tiene un buen congelador y mucha capacidad.
—Al final siempre se queda corto. —Ella sonrió.
—Mmm. —La miró como si estuviera combatiendo el deseo de devolverle la sonrisa—. ¿De qué material es este suelo? —dijo dando un golpecito en el suelo con la punta de la bota.
—De corcho. No se resbala, es fácil de barrer y fregar y es blando, lo que viene bien para la gente que tiene que estar mucho tiempo de pie.
Por fin, él la miró. Era evidente en su cara lo impresionado que lo había dejado.
—¿Lo has pensado todo tú sola?
—La mayor parte. El contratista también me ha echado una mano. Algunos clientes de «Las sirenas sexys» tienen negocios de restauración y les pedí consejo. El resto... investigué a fondo. Que¬ría que todo resultara perfecto.
Algo cambió en la expresión de la cara de Nick. Se tensó mientras su mirada oscura se volvía huidiza y algo lejana.
—Pues has tenido éxito.
¡Maldita sea! ¿Qué había dicho para que desapareciera cualquier atisbo de calor de su rostro? ¿Era por haber mencionado a «Las si¬renas sexys»? ¿Acaso ahora la consideraba poco más que una pros¬tituta?
_________ alzó la barbilla. Conocía a los hombres. Incluso aunque Nick dijera que ella no era su tipo, sabía que le excitaba. Eso ya era algo.
De nuevo, él se centró en los negocios.
—¿A qué hora estará aquí el personal mañana?
—¿Te va bien a las doce?
—Perfecto. —Nick se dio la vuelta.
—Ya has aprobado los menús. ¿Necesitas ver algo más esta noche? —preguntó ella jugando con las llaves y preguntándose cómo recobrar la armonía que habían compartido sólo unos minu¬tos antes.
«Paciencia —se dijo a sí misma—, cíñete al plan. La noche toda¬vía es joven.»





* * *



Nicholas siguió a _________ hasta el aparcamiento vacío del restaurante. La buena iluminación conseguiría que los clientes se sintieran seguros. Sin embargo en ese momento, a él le disgustaba profundamente porque podía ver cada movimiento de las tentadoras caderas de _________ mientras ésta se dirigía al coche. Se puso duro de nuevo.
Había ido en el 4x4 desde el club de striptease para no tener que estar confinado con ella en un espacio tan pequeño el tiempo que les llevaría recorrer tres manzanas. No se veía capaz de responder de sí mismo ni siquiera esos cinco minutos. En la cocina del Bonheur; le había asaltado el deseo de ponerla encima de una de esas encimeras de acero inoxidable y follarla hasta que perdiera el sentido. Así que, debía agradecer el comentario que ella había hecho sobre «Las sirenas sexys» y los favores que, probablemente, habría tenido que ofrecer a sus leales clientes a cambio de los consejos. Sólo de pen¬sarlo tuvo que apretar los dientes, notando que se le revolvía el estómago. Se cabreó.
«Maldita sea, _________ es una stripper. No es el tipo de mujer que se pasa dos años sin sexo.» Había sido un idiota al creerla cuando se lo había susurrado temblorosamente en la cama tres meses atrás. Se de¬dicaba a excitar a los hombres. Y era muy buena. No podía estar furioso con ella por conseguirlo con él, _________ no había ocultado nunca lo que era. Pero estaba enfadado con ella y, también, furioso consigo mismo porque le importara tanto.
En el aparcamiento había tres coches. Cuando apretó el botón del mando a distancia para desbloquear la puerta del conductor, la observó hacer lo mismo con su pequeño deportivo negro. Nicholas apretó los puños. Ahora, _________ se iría a su casa, se despojaría de aquella faldita, de ese top blanco, del sujetador rojo y de los puñeteros zapatos. Aunque ella no tuviera cabida en lo que él esperaba del futuro, lo único que deseaba en ese momento era seguirla. Ayudarla a librarse de cada una de esas prendas y hundirse en ese cuerpo perfecto y apretado.
Nick tragó saliva.
«Mantén la bragueta cerrada. Cocina y cierra la boca y, dentro de siete días, podrás largarte de Lafayette. ¿Acaso no posees un poco de control sobre ti mismo?»
En el aparcamiento resonó un chillido y le arrancó de sus pen¬samientos.
_________.
A Nicholas se le detuvo el corazón y saltó del coche, corriendo como un loco por el asfalto. Ella chocó directamente contra su pecho. La sostuvo contra su cuerpo, agarrándola por los hombros desnudos.
—¿Qué ha pasado? —le preguntó con rapidez.
Alyssa respiró temblorosamente.
—¡Cabrones!
Antes de que Nick pudiera preguntarle a quién se refería o qué quería decir, ella se volvió hacia el interior de su coche en busca de algo. Un momento después, le mostró un largo cuchillo de sierra con un papel clavado en la punta. La luz de los faroles hacía que la palabra «puta», escrita con lápiz de labios rojo intenso, brillara ante los ojos de Nicholas.
La sorpresa fue enorme, pero se transformó en furia rápidamente. Era irónico, él mismo lo había pensado hacía sólo un momento. Pero jamás se le ocurriría decirlo en voz alta, y mucho menos escribirlo en una nota y dejársela clavada en el asiento del descapotable.
—¿Quién puede haberlo hecho? —dijo con una profunda rabia vibrando en su voz.
Ella tiró el cuchillo sobre el asiento del acompañante y le lanzó una mirada de cautela por encima del hombro.
—Quien sabe.
Nicholas la hizo girarse hacia él y apretó los dientes.
—¿Quién-puede-haberlo-hecho?
_________ lo miró con cara de asombro.
—Mira, esto no es nada nuevo. Este tipo de cosas me ocurren a menudo.
«¿A menudo?» Aquello le enfureció aún más. Nick se acercó más a ella con el ceño fruncido amenazadoramente. Puede que a _________ no le preocupara, pero a él sí.
—¿Qué ha dicho la policía al respecto?
—¿La policía? —Ella negó con la cabeza—. Esto sólo es... una gamberrada. Quizá lo haya puesto un cliente del club que se haya enfadado porque no le presté la suficiente atención. Sí, es lo más probable.
Y también lo podían haber hecho en serio. Aquello no era para tomárselo a broma.
—¿Y si esto proviene de una mente lo suficientemente enferma para hacerte daño? ¿Desde cuándo recibes cosas de éstas?
—Como ya te he dicho, pasa de vez en cuando. Pero hace ya tiempo que...
—Entra en mi coche. —Terminó por decir Nick, sabiendo que no era lo más prudente quedarse en un aparcamiento oscuro ofre¬ciendo un blanco perfecto. Puede que no fuera guardaespaldas pro¬fesional como su primo Deke, pero había pasado el suficiente tiempo con él y con su socio, Jack Cole, para saber que quedarse allí, a la intemperie, era algo que no debían de hacer.
—¿Qué? —le dijo ella llena de incredulidad—. No pienso dejar aquí el coche.
—Te voy a llevar a casa. Vas a llamar a la policía y a denunciar los hechos para que puedan investigarlos.
_________ vaciló, pero le sostuvo la mirada.
—Nicholas, me parece encantador que te preocupes de esta manera, pero...
—Entra en el coche de una puta vez.
Ella palideció y él maldijo por lo bajo. Tenía que controlar su carácter. Pero aquel estado de frustración sexual al que estaba sometido, unido a la alarma que sentía, hacía que le resultara muy difícil. ¿Acaso alguien tenía derecho a asustarla e insultarla? Nicholas cerró los puños y deseó poder incrustárselos a quién fuera que la estuviera amenazando.
_________ suspiró y Nick se preparó para una discusión, pero ella se dirigió al 4x4.
—De acuerdo.
Le abrió la puerta y la observó deslizarse en el interior con los mechones color platino balanceándose sobre los hombros. Parecía tranquila y reservada a pesar de que acababa de ser amenazada. ¿Sería sólo una fachada?
Meneando la cabeza, se dirigió al asiento del conductor. Cuando se sentó, ella estaba hablando por teléfono.
—Lamento llamarte tan tarde, Remy. Quería hacer una denuncia. Alguien ha forzado mi coche...
_________ le relató los hechos al policía con rapidez y frialdad. Nicholas sólo oyó un murmullo en respuesta, más en tono condescendiente que preocupado, y frunció el ceño. ¿Es que nadie se iba a tomar en serio lo sucedido?
Le arrebató el móvil y escupió un saludo.
—Tome huellas dactilares. Es verdad que Alyssa ha tocado el cuchillo, pero podría encontrar más huellas en él. Quienquiera que lo haya hecho forzó la cerradura del coche.
—Parece una gamberrada. Algunos jóvenes no saben donde están los límites...
—¿Que hayan clavado una nota con la palabra «puta» en el asiento le parece una gamberrada? ¿Lo encuentra gracioso?
Remy se aclaró la voz.
—No, no lo es. Pero no creo que nadie haya querido hacerle daño.
Nick hizo rechinar los dientes.
—¿Suele solucionar todos sus casos antes de visitar la escena del crimen?
Por fin, Remy se puso serio.
—Lo investigaré.
—Hágalo.
_________ se puso al teléfono.
—Gracias, cariño, te lo agradezco mucho.
Cuando finalizó la llamada, Nicholas abandonó el aparcamiento con rapidez. Apenas podía hablar.
—¿Cariño? Ese hombre ni siquiera quería investigar lo que ha sucedido y ¿le llamas «cariño»?
Ella encogió los hombros.
—Es una costumbre de Louisiana. Se cazan más moscas con miel que con vinagre.
—¿De veras? —la desafió—. ¿No será más bien una cuestión de «este es mi cliente»? ¿Es uno de los tipos que te vio actuar esta noche?













Volver arriba Ir abajo
SofiJonasLovato
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1170
Edad : 19
Localización : En Jonaslandia (en realidad en Argentina)
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Febrero 28th 2012, 10:36

SIGUELA AIKXUHYGFDHSJHHDJSAUXDHAJOIDSU
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100002220488918
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Febrero 28th 2012, 11:37

WIIIIIIIIIIIIIIII
alguien esta celosito xD
jajajaja
que lindo!
aai estaba celoso
siguela pronto porfa
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Febrero 28th 2012, 18:52

Agh nick la arregla y luego la daña -.- siguela lo mas fast q puedas...
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Febrero 28th 2012, 19:09

¡Vaya, vaya!
El Nicky se preocupa por ______.
¡Ya, solo sigueeeeeeeee!
¡Vamos, sube más!
¡Por favor!
Quiero leer.
Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
JustKeepDreaming~
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 261
Edad : 20
Fecha de inscripción : 29/09/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Febrero 28th 2012, 20:46

Nueva Lectora..
Que genial nove ..!!
Siguele C:
Volver arriba Ir abajo
BETTY DE JONAS
Novia De..


Cantidad de envíos : 613
Edad : 22
Localización : Con los jonas :) (en un cuarto AMANDONOS)
Fecha de inscripción : 01/08/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 2nd 2012, 00:06

AMO TU NOVE!!!!!! Twisted Evil
Es todo lo que puedo decirte ahora la verdad se me hace súper interesante aunque no me gusto mucho que _________ se desnude por dinero y parece que a nick tampoco Hahahaha Hahahaha Hahahaha pero es increíble esas ganas que tiene de protegerla y de estar con ella yo estoy segura que no va a aguartar esa semana trabajando con ella por que ________ también lo desea y está buscando que estén juntos de nuevo cheers ojalá que lo consiga!!!!!!!
Por otra parte la palabra pu... en el cuchillo se me hizo muy fuerte....
Quién lo habrá echo????? Ojalá que pronto se pueda saber ...
Y la última parte que bonito que nick se haya puesto celoso Enamorada
Eso demuestra que ________ le interesa más allá de un simple polvo no?????
Tienes que seguirla plis!!!!!
Muero por saber que es lo que va a pasar entre Nick y _________ !!!!!!
Volver arriba Ir abajo
SofiJonasLovato
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1170
Edad : 19
Localización : En Jonaslandia (en realidad en Argentina)
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 2nd 2012, 16:13

NECESITAMOS QUE LA SIGAS!!
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100002220488918
milagros1234
Forista!


Cantidad de envíos : 55
Fecha de inscripción : 10/12/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 3rd 2012, 21:11

nueva y fiel lectora
pliss siguela que me mueroo!!!
me encantaa esta nove....
no la dejes plis!!!
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 3rd 2012, 22:47
















—¿De veras? —la desafió—. ¿No será más bien una cuestión de «este es mi cliente»? ¿Es uno de los tipos que te vio actuar esta noche?



_________ tragó saliva.
—Invité a las fuerzas del orden locales, incluyendo al sheriff. De esa manera la posibilidad de que los gamberros se descontrolen y me destrocen el club se reduce considerablemente.
Nicholas se aferró con fuerza al volante.
—Eso es que sí.
Combatió el deseo de golpear algo como le pedía el cuerpo e inspiró hondo. Durante la noche que pasaron juntos había sido fácil no pensar en que _________ tenía más amantes. Habían estado solos envueltos en la quietud de la casa. Nada de teléfonos, ni de clientes, ni de psicópatas dejando amenazadores «regalitos» en el coche. Sólo ellos dos e interminables horas de placer. Santo Dios, había sido un maldito ingenuo.
Ella asintió con la cabeza.
—¿Qué importancia tiene que Remy y los chicos estuvieran allí?
La breve respuesta fue «ninguna».
—Si quieres preocuparte por algo —continuó ella—, hazlo por tu habitación en el hotel. Son casi las cuatro de la madrugada, es probable que Homer haya cancelado tu reserva y se la haya ofrecido a alguno de los turistas que han llegado para el festival que comienza mañana.
Él frunció el ceño. Después de todo lo que había sucedido esa noche, ¿ _________ estaba preocupada por él?
—Di el número de la tarjeta de crédito para garantizar que me re¬gistraría esta noche.
Una misteriosa sonrisa de Mona Lisa jugueteó en las comisuras de la boca de _________. Algo que le volvió a poner duro. Maldita sea, ¿cómo lo conseguía?
—Eso no sirve de nada con Homer. Estoy segura de que, al no aparecer después de que cerrara el club, creyó que la habitación es¬taba disponible. Pero si no me crees, llámale.
Presionó algunas teclas del móvil y se lo pasó.
—¿Tienes en la agenda el número del dueño del hotel? —Sólo se le ocurría una razón y era algo que le horrorizaba sólo de pen¬sarlo. ¿Sería también cliente de ella?
Dios, iba a vomitar.
—Algunos de los clientes de fuera de la ciudad necesitan a me¬nudo un lugar donde dormir la mona. Homer me suele echar una mano.
A Nicholas le gustó la explicación. Pero aún así, seguía haciéndose preguntas. ¿Acaso no había muchas strippers que se sacaban un di¬nero extra haciendo otro tipo de cosas?
Con el teléfono pegado a la oreja, Nick miró a _________. Su rostro parecía dorado bajo la luz de las farolas que entraba a través de las ventanillas mientras recorrían la calle a toda velocidad, una vía llena de casitas de ladrillo rojo que llevaba hacia una vecindad de casas más grandes y elegantes. A pesar de haber estado allí sólo una vez, recordaba exactamente cómo llegar a casa de _________. La imagen de la casa, decorada siguiendo la filosofía zen, estaba grabada a fuego en su cerebro.
Homer respondió en ese momento, mascullando las palabras. Resultó evidente que había estado durmiendo y que no le hacía de¬masiado feliz que le hubieran despertado.
—Nicholas Jonas al teléfono. Quería avisar de que llegaré dentro de unos minutos para registrarme. ¿Dispongo todavía de la habitación?
El hombre del otro lado de la línea se aclaró la voz.
—Bueno, cómo no ha aparecido por aquí, he pensado que...
Nicholas esperó, pero notó que perdía la paciencia otra vez al ver que el propietario del hotel parecía haberse quedado mudo.
—¿Qué pensó? ¿Le ha dado mi habitación a otra persona?
—Esperé hasta las dos y media y usted me aseguró que estaría aquí antes de medianoche. Llegó gente con críos, estaban muy cansados, y...
—¿Tiene otra habitación? —Cerró los ojos y apretó el teléfono contra la oreja.
—Estoy completo. Es la primera vez en este año, pero es que el festival atrae a mucha gente. Al parecer este año viene a tocar gente buena de verdad.
Nicholas se contuvo y contó hasta diez.
—¿Y mañana?
—No me quedará libre ninguna habitación hasta el martes. Hay un par de hoteluchos siguiendo la carretera... —dijo Homer con evidente antipatía—. Pero también estarán completos. Y le aseguro que no permitiría que durmiera allí ni mi perro. La limpieza deja mucho que desear.
A Nick le iba a estallar la cabeza. Estaba acostumbrado a viajar a ciudades cosmopolitas. Se alojaba en el hotel Crillon cuando viajaba a París, en el Dorchester cuando iba a Londres, en el Península en Tokio y en el Beverly Wilshire en Los Ángeles. El que se hubiera quedado sin habitación en el Cajún Haven de Homer, a las cuatro de la madrugada, fue la gota que colmó el vaso.
Oprimió el botón y finalizó la conversación. En lugar de ceder al deseo de tirar el móvil por la ventanilla, se lo devolvió a _________ con rigidez.
—Tienes razón.
—Pensé que sería mejor ahorrarte el viaje hasta allí, conozco a Homer muy bien.
Homer la debía de conocer también muy bien, ya que sin duda era otro hombre más a añadir a los que habían visto a _________ des¬nuda.
Nicholas suspiró. Tenía que dejar de importarle quién la había visto desnuda. Si no se controlaba, acabaría por querer arrancarle la ca¬beza a la mitad de la población masculina de Lafayette a lo largo de la semana siguiente. Se la había tirado una noche. Lo que ella hubiera hecho antes —o después— no era asunto suyo.
¿Dónde demonios iba a dormir esa noche?
—Tengo una habitación libre en casa —le propuso _________ con voz queda—. Está limpia y es tranquila...
—No quiero ser una molestia. —Porque si se alojaba en su casa, acabaría dentro de ella otra vez.
La última vez, cuando había pasado la noche con ella, había sido insaciable. Durante seis horas. No había habido nada demasiado ca¬liente, demasiado lascivo, ni demasiado íntimo. Ella le había corres¬pondido con el tipo de deseo que le hacía arder, avergonzar y disfrutar a partes iguales. Nicholas había tomado todo lo que ella le ofre¬ció… y todavía más. Luego había vuelto a empezar. La había follado de todas las maneras posibles una y otra vez. Sin condón. Algo que no había hecho desde hacía más de una década, salvo con Kimber.
Y los recuerdos de aquella noche increíble con _________ le arreba¬taban cualquier brizna de control.
—No será una molestia. Yo tengo una habitación y tú necesitas una cama.
_________ alargó la mano suavemente sobre la de él cuando movió el cambio de marchas. Aquella caricia le tensó los testículos y le hizo hervir la sangre.
—Además —murmuró ella—. Quizá... tengas razón. Si lo que ha sucedido esta noche no es una broma, entonces será mejor que no esté sola. ¿No crees?
«Sí, estarías mejor sola.»
Pero sería un auténtico bastardo si se lo dijera. Le dirigió una sonrisa forzada.
—Será un placer quedarme en tu casa.
* * *
Nicholas mentía como un cosaco. Pero ella no se quedaba corta. Le había ofrecido a Homer una gratificación para que no estuviera disponible la habitación que Nick había reservado y dudaba mucho que, a pesar de todo, alguien intentara hacerle daño esa noche.
Mientras recorrían las oscuras calles de Lafayette en el 4x4 de Nicholas, se sintió muy cansada, aunque llena de anticipación. Por fin iba a estar a solas con el hombre que deseaba, en su casa; en el mismo lugar donde ya habían hecho el amor apasionadamente. Aunque parecía que a Luc ese hecho no le alegraba demasiado.
Ese hombre era una incógnita. La lujuria que brillaba en sus ojos era inconfundible. De hecho, parecía que fuera a estallar en llamas cada vez que la miraba. Pero también era evidente su desprecio. Y le intrigaba la cólera que demostró al ver la nota en la que alguien la llamaba «puta».
—Si no es una gamberrada, ¿quién se molestaría en clavar esa nota con un cuchillo en el asiento de tu coche?
Lamentablemente, la lista era larga.
—Nicholas , déjalo. Será mejor esperar a saber qué averigua Remy.
—No. —Él le lanzó una mirada de impaciencia—. Si la persona que lo hizo nos visita mientras dormimos, me gustaría tener una idea de a quién me enfrento.
—No te preocupes. Si realmente creyera que estoy en peligro, llamaría a Tyler. O a Jack Cole. Tu primo y él son los mejores y, además, Jack es un viejo amigo. Fue quien me obligó a instalar el sistema de seguridad que tengo en mi casa. Es de lo mejorcito.
Nick apretó los dientes y el volante hasta que los nudillos se le pusieron blancos.
—Te he dicho que yo te mantendría a salvo esta noche y así será. Contesta a mi pregunta.
Era como un perro que no quería soltar a su presa, algo que la llenó de esperanza. Quizá ella le importara un poco. Incluso aunque fuera algo que iba contra el sentido común y los deseos de Nicholas.
—En primer lugar podría ser cualquier novia o esposa celosa a la que no le guste la cantidad de tiempo que su hombre pasa en mi club. Es más frecuente de lo que crees.
—Las mujeres no suelen usar cuchillos.
No. Le habían desinflado las ruedas, le habían cubierto la casa de huevos y le habían enviado más notas insultantes de las que podía contar. Las mujeres despreciadas solían dar la cara y rara vez le pro¬vocaban molestias.
—¿Qué me dices de tus antiguos amantes? —le dijo, inmovili¬zándola con una mirada ardiente—. ¿Y de los actuales?
_________ cerró los ojos. Por supuesto él asumía que había muchos. Ya se había enfrentado a algo parecido, no debería doler tanto. Pero, maldita fuera, dolía.
—La noche que pasamos juntos te dije que llevaba dos años sin acostarme con nadie. Y no me he acostado con otro hombre desde entonces.
Nicholas negó con la cabeza; parecía como si estuviera intentando contener los pensamientos que le atravesaban la mente.
—_________, puedes estar en peligro. Necesito que me digas la ver¬dad.
Girándose en el asiento, la joven le miró intentando controlar su temperamento.
—Te he dicho la verdad. Que no me creas no significa que yo haya mentido.
—Vamos —gruñó él—. ¿No hay ningún cliente que quiera hacer algo más que ver esos hermosos pechos desnudos? ¿Ningún con¬tratista que te haya hecho un favor y quiera algo a cambio?
_________ contuvo la cólera cerrando los puños.
—No actúo así.
Él vaciló.
—¿No fuiste tú la que estuvo de acuerdo en follar conmigo hace tres meses para que fuera tu chef invitado esta semana?
«No es eso, estaba dispuesta a hacer lo que fuera porque te de¬seaba... y esperaba que luego quisieras mantener una relación con¬migo.» Pero de ninguna manera pensaba abrirle ahora el corazón. Él la había abandonado al amanecer y después le había mandado un impersonal ramo de flores. Y ahora la trataba como si fuera una prostituta.
Pero si _________ sabía de algo, era de hombres. Sabía que Nick sentía algo por ella. Y pensaba conseguir que lo admitiera.
—Tú eres diferente.
—Por supuesto —bufó él, deteniéndose en un semáforo en rojo.
Pero _________ ya había tenido suficiente. Alzó la barbilla y se volvió pura mirarlo fijamente.
—Mis únicos errores han sido ser tan estúpida como para creer que realmente eres un encantador caballero sureño y querer saber cómo era hacer el amor con alguien que no me considerara una prostituta. Ha sido una tontería. Ya me he dado cuenta de que eres como cualquier otro y no el hombre educado y caballeroso que pa¬reces. ¿Tratas así a todas las mujeres?
Él apartó la mirada y apretó el volante con más fuerza. Respiró hondo, intentando controlarse. _________ se dio cuenta de que a Nicholas no le gustaba hablar de cómo se había comportado aquella noche. Tal vez él no había querido desearla y le avergonzara haberlo hecho. Quizá todavía era así.
—Te he preguntado sobre tus amantes. Aceptaré tu palabra de que hace dos años que no te acuestas con nadie.
—Pero no me crees.
—¿Y qué me dices de tus actuales amantes? ¿Tyler?
Aquello no era asunto de Nicholas.












Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 3rd 2012, 22:53













A _________ aquella conversación le parecía una mierda. La lógica le decía que sería mejor que olvidara cualquier estúpida fantasía de llegar a mantener una relación feliz con Nicholas. Él no había hecho el amor con ella con aquel fervor porque sintiera la química que ardía entre ellos. Lo había hecho porque ella había sido su primera experiencia de sexo salvaje y desenfrenado. Quizá debería limitarse a mantener relaciones sexuales con él y no perder el tiempo en emociones sin sentido.
Pero su corazón no quería darse por vencido.
—Tyler jamás intentaría matarme. Quienquiera que haya hecho esto, no es alguien que haya pasado por mi cama. Es alguien que está cabreado conmigo.
Nicholas observó que la joven encogía los hombros, luego miró al frente cuando el semáforo se puso en verde.
—¿En quién piensas?
—Esta noche, te habrás fijado en un joven que se abrió camino para darme un beso Se llama Peter, no sé su apellido. Comenzó a frecuentar el club hace seis meses. Se ha convertido en un cliente habitual. Es un niño rico y gasta mucho dinero. Parece pensar que eso le da algunos derechos especiales.
—¿Le has aclarado las cosas? —La voz de Nick sonaba peligro¬samente tensa.
—Le he dejado todo bien claro. Tyler también lo ha hecho. Le hemos llegado a sacar a patadas y le he dicho que sus insinuaciones amorosas no son bien recibidas. Pero no se rinde.
Nicholas apretó el volante con más fuerza.
—¿Te ha insultado alguna vez?
_________ negó con la cabeza.
—Suele ser muy gráfico con respecto a lo que desea; unas auténticas guarradas, todo hay que decirlo, pero jamás ha recurrido a los insultos. Eso es más el estilo del concejal Primpton.
—¿Un concejal municipal? ¿Un representante electo del pueblo te ha llamado «puta»?
¿No estaba siendo Nicholas un poco inocente?
—Por supuesto. Su programa electoral se basa en la rectitud y la moralidad, así que, si fuera capaz de conseguir clausurar «Las sirenas sexys» sería considerado un héroe. Muchos ciudadanos se sentirían felices si eso ocurriera. Y ésa es la cruzada de Primpton desde que resultó elegido hace dieciocho meses. Al principio no era tan vehemente, pero como las elecciones están a la vuelta de la esquina, está presionando más.
—¿Cómo?
—Organiza protestas delante del club, publica algunos artículos en el periódico local sobre la guarida del pecado que hay en la ciudad y la basura que se puede encontrar allí dentro. Recientemente colaboró con un periodista para ponerme una trampa e intentar demostrar que era una prostituta que se vende por dinero. —Alyssa soltó un bu¬fido—. Le dije lo que pensaba con un vocabulario muy gráfico.
Por fin, Nick detuvo el coche delante de su casa. _________ salió de un salto y le hizo una seña para que esperara en el interior del vehículo. Se acercó a la puerta jugando con las llaves y lanzándolas al aire, abrió la puerta principal, desconectó la alarma y se acercó a la puerta del garaje para abrirla oprimiendo un botón. Nicholas introdujo el vehículo en el garaje y salió del coche con una maleta de mano. Parecía tenso y nervioso.
—He pensado que será mejor que aparques dentro. No quiero que te destrocen el 4x4 ni que haya habladurías. Vamos.
Él asintió con la cabeza clavando la mirada en ella. _________ cerró la puerta del garaje. Daría cualquier cosa por saber qué pensaba Nicholas. La tensa conducta del hombre y su incansable y visible erección le decían que, aunque era evidente lo mucho que lo deseaba, haría cualquier cosa para evitar acostarse con ella. Y después del interrogatorio al que la había sometido esa noche, ella estaba más que dispuesta a hacerle sufrir.














Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 4th 2012, 06:47

:O siguela fast love it
Me encanto!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 4th 2012, 08:04

Oh.
Jajaja, me causa gracia Nicholas, y no se porqué.
Pero, ¿La sigues?
Es que tu sabes perfectamente como amo tus novelas.
Sigue, sube pronto.
Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
SofiJonasLovato
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1170
Edad : 19
Localización : En Jonaslandia (en realidad en Argentina)
Fecha de inscripción : 11/04/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 4th 2012, 08:38

HGYUISOIKJOYGUIJIKDJVBVJKDL NECESITO QUE LA SIGAS, AMO ESTANOVELA, LA AMOOOOOOO <3 SIGUELA LO MAS PRONTO POSIBLE
Volver arriba Ir abajo
http://www.facebook.com/profile.php?id=100002220488918
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 4th 2012, 08:47

Aggh como Nick piensa eso de rayis
¬¬
no puedo creerlo
pero que bobo xD
aun asi
se que la rays va a conseguir lo que quiere
si. por que ni siquiera lo intento antes
y jajaja pobre, esta mas hot que un horno xD
JAJAJAJA oks. No
pero jajajaja Razz
espero la sigas
ame los capis!! Smile
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 6th 2012, 10:45











Capítulo 3









Nicholas cerró la puerta del dormitorio con la respiración jadeante. Pero no había sido subir las escaleras lo que le había provocado tal desasosiego respiratorio, sino que ella hubiera subido delante de él. La faldita se ceñía a su trasero. El excitante liguero rojo asomaba de vez en cuando por debajo de la prenda, insinuando las nalgas desnudas, visibles a cada paso.
Maldición, tenía tantas ganas de acostarse con ella que apenas podía pensar. Pero liarse con _________ sería igual que tomar drogas: estúpido y potencialmente nocivo.
La semana anterior, había salido con Emily por tercera vez. Emily era maestra de primaria en Tyler, Texas. No había estado mal. Era una mujer dulce y apacible, con los ojos color avellana y hoyuelos en las mejillas. Le gustaba la música country y no soportaba las blasfemias; no le avergonzaría presentársela a su familia ni al pastor. Sería la esposa ideal. Una madre perfecta y hogareña, igual que la suya. Eso era lo que él quería. Necesitaba pensar en ella esta semana y no en _________.

Y después, jamás volvería a ver a aquella stripper tan sexy otra vez.

Una vez dentro de la habitación de invitados de _________, sacó el móvil del bolsillo y revisó la lista de contactos. Allí estaba el nombre de Emily. Necesitaba con desesperación recargar fuerzas oyendo su dulce y tranquila voz, pero no podía despertarla a las cuatro y media de la madrugada. Le haría demasiadas preguntas que no podría responderle. Nick temía decirle cosas que no debía en lugar de centrar la conversación en la escuela en la que daba clases y en las actividades de la iglesia. _________ le había excitado de tal manera, que dudaba mucho que fuera capaz de tener el suficiente control para responder a las preguntas de Emily. Las necesidades de su parte más oscura se ponían del lado de la sangre que le hervía en las venas. Todo su cuerpo le pedía a gritos una satisfacción.
Así que necesitaba actuar ya.
Se ducharía. Lo necesitaba con desesperación. El agua tibia le enfriaría la piel, le tranquilizaría, le ayudaría a respirar con normalidad... Rebajaría su lujuria a unos niveles que le permitieran dormir.
Y dejaría de pensar en la mujer sexy y provocativa que yacía en su cama, a menos de diez metros de él.
Cogió el pantalón del pijama de la maleta de mano y salió al oscuro pasillo en dirección al cuarto de baño. Una suave luz salía por la rendija de la puerta del dormitorio de _________ e iluminaba el pasillo. Se dijo a sí mismo que debía ignorarla. Pero cuando se metió en el cuarto de baño, buscando a ciegas el interruptor de la luz, no pudo evitar mirar por encima del hombro hacia la puerta entreabierta.
Y vio una pierna deliciosamente dorada.
Nicholas contuvo el aliento cuando un millón de imágenes de _________ en la cama le bombardeó la mente. La vio con los brazos y las piernas abiertos para él, recordó las provocativas bromas y las roncas palabras de aliento que habían anulado cualquier tipo de lógica. Santo Dios, sentir aquella boca rodeándole la polla fue la experiencia más asombrosa... Hasta que la penetró y perdió la cabeza. Entonces, ella le llevó todavía más allá y le permitió hundirse en aquel culito delicioso y apretado, y él se dejó llevar sin contención de ningún tipo, disfrutando las asombrosas sensaciones. _________ se entregó durante seis horas completas sin importar lo que él quisiera hacer. Nadie le había afectado antes de aquella manera. Y tampoco después.
Quedarse en la misma casa que ella era tan peligroso como rociarse con gasolina antes de saltar por encima de una hoguera.
De repente, ella se retorció en la cama. La imagen de la perfecta pierna dorada cambió cuando _________ se movió, permitiéndole ver además la tensa pantorrilla y el interior del muslo.
Sólo unos centímetros más a la izquierda y, si ella se hubiera quitado las bragas, aparecerían ante sus ojos aquellos pliegues mojados. Incluso ahora, se le hacía la boca agua al recordar el sabor que degustó una y otra vez aquella noche.
_________ gimió. Luego se movió agitadamente de nuevo.
«Maldición, ¿acaso ella estaba...?»
—¡Sí! —gritó ella. Y él se quedó sin aliento.
Sí, se estaba masturbando.
«Vete al cuarto de baño. Cierra la puerta. Aléjate de la tentación.»
Se repitió aquel buen consejo como si fuera una letanía, conteniendo la respiración, intentando oírlo por encima del latido del corazón y de la sangre que le inundaba el pene.
—¡Oh, sí!
Aquel ronco susurro hizo imposible que la sangre que le ardía en las venas se enfriara. Tenía que verla. Tenía que hacerlo. Sí, puede que ella fuera perjudicial para él, puede que Nicholas no quisiera ser uno más de los muchos que pasaban por su cama, pero _________ era la tentación personificada. Jamás había conocido a otra mujer mejor equipada para conducir a un hombre al pecado.
«Es sólo un paso más...»
Nick dejó los pantalones del pijama en la encimera del cuarto de baño y se acercó más al dormitorio de _________, dando un respingo cuando los vaqueros le rozaron la erección. Pero un solo paso fue suficiente para verle también las caderas. Eran preciosas, pero él quería observar cómo ella se daba placer. Quería ver cómo lo hacía, cómo alcanzaba el placer, cómo arquearía el cuerpo al llegar al éxtasis.
Maldición, se sentía como un pervertido, pero no había forma de que pudiera detenerse ahora.
Dio un paso más, y luego otro, hasta que se quedó justo detrás de la rendija de la puerta.
Entonces vio algo que le hizo estallar en llamas. _________ sólo llevaba encima el liguero, las medias y los puñeteros zapatos de tacón de aguja. Se acariciaba un pecho con una mano y la otra se la deslizaba entre los empapados pliegues.
Nicholas se tambaleó y tuvo que agarrarse a la pared para sujetarse. Se la quedó mirando fijamente. Sintió como si sus testículos y su miembro estuvieran en llamas.
«Mierda, mierda, mierda...»
_________ movía los dedos alrededor del clítoris. Estaba totalmente mojada. La vio apretar los muslos y arquear la espalda. Nick emitió un jadeo, inmóvil. Ardiendo.
Ella se volvió a mover de manera agitada, separando las piernas todavía más. Entonces, se metió los dedos en la anegada y estrecha abertura y se estremeció entre gemidos.
Nicholas se apoyó en la manilla de la puerta. Santo Dios, lo único que él deseaba en ese momento era entrar allí y aliviarla, tomar aquel dolorido clítoris en la boca y satisfacerla con la lengua; zambullirse profundamente en su sexo con profundas embestidas. Una vez que ella se hubiera corrido por lo menos media docena de veces y le hubiera calmado el deseo más inmediato, Nick se entregaría a ella, usando toda aquella deliciosa lubricación para deslizarse hasta su trasero y meterse en él, empujando muy despacio, sin prisa pero sin pausa.
Un repentino gritito interrumpió sus pensamientos. Ella susurró algo, pero él no pudo entender las palabras. Deseó hacerlo... desesperadamente. Necesitaba saber qué había dicho. ¿En qué estaría pensando _________ mientras se masturbaba? ¿En quién?
Ignorando la vocecita que retumbaba en su cabeza y que decía que no era más que un estúpido al que le gustaba coquetear con el peligro, abrió un poco la puerta para ver mejor. La pequeña lámpara de la mesilla de noche derramaba la luz sobre _________, su piel dorada, el pálido cabello brillante y el sexo casi sin vello.
Una vez más, ella dijo algo, pero él no lo entendió. El suspenso le mataba. Qué ansiedad. ¿Sería Zac el nombre que pronunciaban sus labios? ¿Sería otro?
—Fóllame… —gimió ella con suavidad.
Dios, él deseaba hacerlo con todas sus fuerzas. Se pasó la mano por la cara y luego volvió a mirar a _________ otra vez. No podía mantenerse alejado de ella. Era, simplemente, imposible. Ella era su debilidad. Su droga.
Nicholas intentó contener la lujuria. Tenía que ser fuerte. Tenía que pensar en casarse con Emily —o en alguien como ella—, no podía pensar en _________; sólo en la esposa que haría todos sus sueños realidad. Tenía que mantener la polla fuera de esa ecuación.
«Date la vuelta. Dúchate. Duerme. Olvídate de _________.»
Apretando los dientes, Nick levantó un pie y dio un paso atrás. Pero no se pudo alejar. Ella había aumentado el ritmo de los dedos sobre el clítoris. Arqueaba las caderas. Tenía la piel sonrojada y el aire olía a mujer excitada. Tenía los pechos húmedos de sudor. Era la criatura más hermosa y sexy que hubiera visto nunca. Y que nunca vería. ¿Cómo iba a poder alejarse de allí?
—Fóllame. Sí. ¡Sí! —gimió ella durante un buen rato, alcanzando el orgasmo—. ¡Nicholas!
¿Había dicho su nombre? La sorpresa le dejó paralizado. Dios, estaba a punto de correrse en los vaqueros.
_________ se quedó desmadejada sobre la cama, con los ojos cerrados y la respiración agitada. Nick estaba inmóvil, excitado, con el miembro latiendo y el corazón acelerado.
En ese momento ella abrió los ojos y lo vio. El deseo crepitó entre ellos. De repente, una audaz sonrisa curvó aquella boca exuberante... Poco antes de que ella arqueara las caderas, ofreciéndose a él.
—Por favor...
Nicholas se sintió golpeado por una sensación lacerante y ardiente. O se iba o la follaba... eran las únicas opciones. Acostarse con ella sería casi demasiado fácil, y no serviría para ayudarle a lograr el futuro que anhelaba.
Con una maldición, se alejó del dormitorio y se dirigió al cuarto de baño, cerrando la puerta. Se apoyó contra la hoja casi jadeando. Pero la imagen de _________ dándose placer se había quedado grabada en su cerebro y la manera en que había dicho su nombre reverberaba en su cabeza.
¿Cómo podía desear tanto a alguien que era tan malo para él?
Negando con la cabeza, abrió el grifo. De una manera u otra necesitaba aliviarse ya. Si quería resistirse a _________ iba a tener que recurrir a su propia mano. De otra manera jamás se dormiría y se sentiría mucho más tentado a ir al dormitorio para poseerla de todas las maneras que conocía.
Dejó caer la ropa con rapidez y se metió bajo la ducha sin com¬probar siquiera la temperatura del agua. Estaba fría, pero Nick tenía demasiado calor para que le importara.
Movió los hombros bajo el chorro y cerró la mano sobre la polla, intentando imaginar a Emily... el pelo castaño claro, los ojos color avellana, el olor a tarta de manzana. Sabía que era una chica amable y tierna, ansiosa por tener familia. ¿Cómo sería desnuda? ¿Qué clase de amante sería?
Nicholas no podía imaginarse acostándose con ella.
Pero el sexo no lo era todo. Le gustaba su sentido del humor y su amistad, su dulzura y... la idea de acostarse con ella le parecía aburrida.
Una imagen de _________ atravesó su mente. La polla se estremeció en su mano y se la acarició con ansiedad, con avidez.
¿Por qué _________? Por supuesto era una mujer muy sexy. Había que estar ciego para no percibir su belleza, el suave balanceo de sus caderas, aquellos ojos azules que tentaban a un hombre al pecado. Pero ese día había visto otras facetas de _________ que no conocía.
Era lista y decidida. Bonheur era una prueba de ello. Había hecho un gran trabajo como empresaria al abrir un restaurante a pesar de no saber demasiado del negocio. Y era valiente... demasiado para su propio bien. ¿Cómo podía considerar lo del cuchillo una gamberrada? Él no lo hacía. Pero _________ lo había manejado todo muy bien. Nada de histerismos, ni una lágrima, Era una mujer tranquila. Y comprendía a la gente que la rodeaba: Remy, Homer, Zac, incluso a las chicas del club. Parecía saber exactamente qué decir en cada momento para obtener el mejor resultado.
Todo aquello sólo hacía que la deseara más. Pensar en apartarla había sido mucho más fácil cuando sólo la había considerado un buen polvo. Ahora... la veía de una manera totalmente distinta. «Maldición.»
Nicholas se masturbó más rápido, notando que su polla se estremecía. Se pasó el pulgar por el glande y gimió de placer. Tensó los muslos y apretó los dientes, recordando la manera en la que _________ había bailado esa tarde en el ensayo, como si lo hiciera sólo para él. La recordó masturbándose, acariciándose para alcanzar el orgasmo, y entonces la volvió a escuchar invitarle a su cama.
En su mente oyó otra vez a _________ rogándole que la follara. El placer creció. Movió la mano más deprisa sobre su carne turgente, con un ritmo y una presión casi brutales. La necesidad le tensaba los testículos y subía por su polla. El orgasmo no estaba muy lejos... Y cualquier pensamiento sobre Emily había desaparecido.
En ese momento el deseo creció y ardió. Explotó, y _________ estaba en la mitad de la tormenta. Apretó los labios y gimió cuando el orgasmo le atravesó con furia, oprimiéndole los testículos, tensándole el vientre. El semen saltó en la bañera de porcelana y desapareció por el desagüe, arrastrado por el agua.
Nicholas se apoyó en la pared, relajado pero vagamente insatisfecho. Sí, se había corrido, pero su cuerpo todavía ardía de deseo. La mano no era una buena sustituta de _________.
Se soltó el miembro y cerró el grifo. Maldición, ahora se sentía peor. No estaba poseído por la lujuria, pero sí muy confundido. Y deprimido. ¿Qué demonios le pasaba?
«Deseas algo que no puedes tener», se burló la vocecita de su cabeza. Le gustaría poder gritarle que se callara... pero tenía razón.
Apartó la cortina de la ducha con impaciencia. Para su sorpresa, _________ estaba a sólo cincuenta centímetros de él, con la cadera apoyada contra el lavabo y una toalla en la mano. Parecía furiosa y... dolida
—¿Qué? ¿Te lo has pasado bien?


















Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 6th 2012, 10:50

















* * *











_________ seguía furiosa seis horas después mientras golpeaba el saco de boxeo que colgaba del techo en la habitación donde entrenaba.
Le dio un par de patadas y soltó un gruñido, luego le propinó un gancho de derecha.
¿Qué coño se creía Nicholas? Se le había ofrecido —algo que jamás había hecho con nadie— y él se había largado a hacerse una paja en la ducha. Por supuesto, el muy gilipollas habría pensado que lo había hecho porque era un hombre, no porque lo considerara especial ni porque pensara que entre ellos podría existir algo más que sexo fabuloso.
Menudo estúpido.
Otra patada, otro puñetazo. El sudor cubría su cuerpo. Pero la tensión no se iba.
Antes de que hubiera invitado a Nick a quedarse, él había mencionado que estaba saliendo con alguien. Imaginarlo con otra mujer la enervaba. La hacía sentirse insegura. ¿Se estaría acostando Nick con esa mujer? ¿Desearía a su novia más de lo que la deseaba a ella? ¿Estaría —Dios no lo quisiera— enamorado de ella?
Tenía que saberlo. Colgarse por un hombre cuyo corazón pertenecía a otra era algo que no tenía sentido y que sólo la haría avergonzarse. Durante un tiempo estuvo segura de que él estaba enamorado de Kimber, pero luego ésta se había casado con Deke. Cuando _________ se enteró de que el trío que mantenía Nicholas con la pareja había finalizado, sus esperanzas renacieron. Pero ahora... No sabía qué pensar.
Sonó el móvil que estaba encima de la mesita, junto a la ventana. Dando un último puñetazo al saco de boxeo, cruzó la estancia y lo cogió. Lo abrió y vio que era Zac quien la llamaba.
—Hola, justo ahora estaba pensando en ti.
—¿De veras? —Parecía que eso le hacía feliz.
—Estaba golpeando el saco de boxeo e imaginando que era tu cabeza —bromeó ella.
—Qué graciosa —canturreó él—. Mira, sé que es temprano, pero deberías pasar por el club.
_________ se quedó paralizada.
—¿Qué ha pasado?
Zac vaciló... y eso era algo que él nunca hacía. A aquel hombre no le gustaba andarse con rodeos. _________ le confiaría su vida, que él dudara no podía ser bueno.
—Sencillamente deberías pasar por el club —dijo él tras un silencio.
Había pasado algo gordo.
—Maldita sea, ¿me das una hora?
—Cuanto antes vengas, mejor.
Colgó el teléfono y maldijo mientras abandonaba la habitación y recorría el pasillo. Se dio de bruces con Nick.
—Lo siento —dijo ella, retrocediendo. Era eso o saltar sobre él. No había tenido el placer de disfrutar de «la mañana siguiente» la última vez, y se permitió echarle una ojeada. Estaba despeinado, tenía los ojos somnolientos y _________ se dio cuenta de que se había perdido algo espectacular.
La sangre le hirvió en las venas una vez más.
—Buenos días.
Un educado saludo... pero faltaba la pasión que ella quería oír cuando él dijera esas palabras, con la cabeza junto a la suya sobre la almohada, poco antes de que la besara hasta hacerla perder el sentido y de dar así la bienvenida al día juntos, envueltos en el placer.
Todo lo contrario a lo que estaba ocurriendo. _________ recordó con desagrado la noche anterior. En vez de deprimirse otra vez, ahuyentó aquel pensamiento.
—Sí. Tengo que darme prisa en la ducha. —_________ sostuvo en alto el móvil—. Me acaba de llamar Zac. Le he dicho que estaría en el club dentro de una hora. Si necesitas más tiempo para estar listo, llamaré a taxi para que me recoja.
—Yo te llevaré.
—No importa si...
—Te he dicho que te llevaré yo —repitió él, deslizando la mirada por la cara encendida de la joven y la camiseta húmeda de sudor.
¿Estaría todavía enfadado por lo sucedido la noche anterior, o era por haber mencionado a Zac?
—Genial. Nos vemos en la cocina dentro de treinta minutos.
Pasó junto a él. Quería llegar a su santuario, su dormitorio, y a la privacidad que proporcionaba una puerta cerrada para no tener que contener el dolor que le suponía el rechazo de Nicholas.
Él la agarró por el brazo, reteniéndola.
—Sobre lo que sucedió anoche... Lo siento. No era mi intención espiarte. La puerta estaba abierta y...
—No era una invitación —mintió ella. Con la verdad sólo habría obtenido su desaire—. Lo mismo que la puerta del cuarto de baño de invitados, la de mi habitación no cierra bien. Ésta es una casa vieja. Pero agradezco las disculpas Yo también siento haber entrado mientras te duchabas sin que me hubieras invitado. Sólo quería asegurarme de que tenías una toalla y...
Él hizo una mueca.
—Mira, no voy a mentir. Entre nosotros hay una química asombrosa. Jamás me he sentido tan atraído por nadie.
No parecía que eso le hiciera feliz.
—Pero no me deseas a mí. Sólo mi cuerpo. —Y eso dolía mucho.
Él le apretó el brazo.
—No, eso no es cierto. Ayer descubrí cosas de ti que me gustaron mucho. —Nick suspiró y se pasó una mano por el pelo—. Lo que pasa es que..., lo que deseo no es lo que necesito. Así que me sentiré irritado y frustrado durante toda la semana. Me atraes muchísimo desde un punto de vista sexual, pero estoy tratando de hacer lo correcto.
Y lo correcto era no hacer el amor con ella.
¿Pensaría Nicholas que era imposible tener una relación con alguien que poseía un club de striptease? Podía ser. Pero ella seguía deseándole. Quería que la poseyera. Que ardiera por ella. Porque anhelaba a Nick con todo su ser. Aquella sonrisa provocativa, su talento, la manera en que la había hecho sentir especial aquella noche. Y no estaba dispuesta a darse por vencida.
—¿Es por la mujer con la que sales?
—Sí.
Maldita sea, ¿cómo una sola palabra podía hacer tanto daño?
—Si la has elegido a ella, estoy segura de que es una gran chica. —Liberó el brazo—. Me voy a arreglar.
Cuando se alejó a toda velocidad por el pasillo, Nicholas la siguió y la apretó contra la pared.
—Lo es. Y no tiene nada que ver contigo. Tú eres diferente.
«En otras palabras, no es una stripper:»
—Estoy segura. Genial. Nos vemos abajo en treinta minutos. —Se coló entre la pared y el duro cuerpo de Nicholas, corrió hasta su dormitorio y cerró la puerta de golpe.
Una vez dentro del cuarto de baño de su dormitorio, cerró la puerta con llave y se apoyó contra ella. Cerró los ojos y las lágrimas le cayeron por las mejillas. Se las secó con un gesto de frustración.
Jodidamente imposible. _________ destrozaba las relaciones. No, no era eso. En realidad jamás había mantenido una. Desde que cumplió los quince años, su vida había sitio una continua lucha por sobrevivir, por tener algo que comer y un lecho sobre la cabeza. Había conocido a mucha gente a lo largo de los años, pero nunca de una manera romántica. Por lo visto, Nick estaba siendo honesto con ella. Había conocido a alguien que le convenía más.
¿Cómo diantres podía luchar contra aquello? ¿Debería intentarlo siquiera? Probablemente no, pero algo en su interior la impulsaba hacia él, lo necesitaba.
Nicholas había confesado que la deseaba más que a nadie. Eso ya era algo. Quizá hubiera más entre ellos que una intensa química y ésa era la manera que tenían sus cuerpos para empujarles a intentarlo. Era posible que esa otra mujer fuera mejor para él porque Nick la conocía. _________ se dio cuenta que no la conocía como persona, que sólo habían pasado una noche juntos.
Tenía que intentar seducirle. Eso era todo. Debía usar la ventaja que tenía. Pero además debía permitir que la conociera de verdad. A ella no le resultaba fácil dejar caer sus defensas. Entregar su confianza era un lujo caro y una tontería, pero a menos que quisiera renunciar a Nicholas, era lo único que podía hacer. _________ tenía que hacerle ver que era mucho más que un cuerpo.

















Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 6th 2012, 12:02

martha!! AME los capis
no puedo creer que lo hayas dejado asi
jumm
aun asi que testarudo nick!
aggh, osea..que tiene que hacer la rayis para hacerle
dar cuenta que le ama?
ponerse un tatuaje en la frente?
de veras...
xD
espero la sigas pronto porfa Smile
Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Marzo 6th 2012, 13:31

Oh. Siento que el Nicho no está siendo honesto.
Si, asi es. Ya va, eh. ¿Cuando la sigues mujer?
Espero que sea el jueves, pero, agh, no estaré ese día, Maldito Colegio.
Pero bueno, sube prontooooo!
Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Riquísimo (Nick&Tú)   Hoy a las 04:14

Volver arriba Ir abajo
 
Riquísimo (Nick&Tú)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 16.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 9 ... 16  Siguiente
 Temas similares
-
» Riquísimo (Nick&Tú)
» Queridísimo Hermanastro.♡ [Nick & tú].
» Setup The Strokes: Nick Valensi y Albert Hammond Jr.
» HA MUERTO NICK CURRAN
» Nick Capaldi - A Shade of Orange (2012)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: