Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
AutorMensaje
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 8th 2011, 17:02

Teee lo suplicoo!!
te lo ruegooo!!!

Siguelaaaaa

enserioo me fascina tu nove!!
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 8th 2011, 17:02

Teee lo suplicoo!!
te lo ruegooo!!!

Siguelaaaaa

enserioo me fascina tu nove!!
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 8th 2011, 17:03

Teee lo suplicoo!!
te lo ruegooo!!!

Siguelaaaaa

enserioo me fascina tu nove!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 8th 2011, 17:03

Teee lo suplicoo!!
te lo ruegooo!!!

Siguelaaaaa

enserioo me fascina tu nove!! porfavoooor
Volver arriba Ir abajo
ILoveEzraFitz♥
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5808
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 8th 2011, 17:16

okz
ahora te subo cap

___________________________________________
Mis Noves
http://jbvenezuela.activoforo.com/t7393-one-shots-jonas-y-tu
http://jbvenezuela.activoforo.com/t9843-los-miserables-nick-y-tu-adaptacion#343701
http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/una-noche-contigo-nick-y-tu-romantica-y-hot-t6015.htm
http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/hechiceros-nick-y-tu-un-poco-hot-y-romanticaterminada-t5997.htm
1era temporada http://jbvenezuela.activoforo.com/t6320-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-romantica-y-alguin-hottipocos-capis-hot
2da temporada(1era parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti-t6604.htm#152710
2da temporada(2da parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/t8527-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti

Las Mejores Chicas de Nick Jonas...Delta Goodrem, Samantha Barks & Selena Gomez Love!




Samantha Barks I love you Mi Idola, Mi Ejemplos a Seguir, Me Enseñaste a Tener Confianza en Mi


Pretty Little Liars Enamorada Amo el show y la cancion
Volver arriba Ir abajo
ILoveEzraFitz♥
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5808
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 8th 2011, 17:21

Libro VI: "Norm"

Cap 28: Comienzo del reposo

El señor Magdalena hizo llevar a Lea a la enfermería que tenía en su propia casa, y la confió a las religiosas que estaban a cargo de los pacientes, dos Hermanas de la Caridad llamadas sor Simplicia y sor Perpetua.

Lea tuvo muchísima fiebre, pasó paste de la noche delirando y hablando en voz alta, hasta que terminó por quedarse dormida.

Al día siguiente, hacia el mediodía, despertó y vio al señor Magdalena de pie a su lado mirando algo por encima de su cabeza. Siguió la dirección de esa mirada llena de angustia y de súplica, y vio que estaba fija en un crucifijo clavado a la pared.

El alcalde se había transformado a los ojos de Lea; ahora lo veía rodeado de luz. Estaba en ese momento absorto en su plegaria, y ella no quiso interrumpirlo. Al cabo de un rato le dijo tímidamente:

- ¿Qué estáis haciendo?

- Rezaba al mártir que está allá arriba. -Y agregó mentalmente-: Por la mártir que está aquí abajo.

Había pasado la noche y la mañana buscando información; ahora lo sabía todo. Conocía todos los dolorosos pormenores de la historia de la joven. Se apresuró a escribir a los Thenardier. Lea les debía ciento veinte francos; les envió trescientos, diciéndoles que se pagaran con esa suma y que enviaran inmediatamente a la niña a M., donde la esperaba su madre.

Esta cantidad deslumbró a Thenardier.

- ¡Diablos! -dijo a su mujer-. No hay que soltar a la chiquilla. Este pajarito se va a transformar en una vaca lechera para nosotros. Adivino lo que pasó: algún inocentón se ha enamoriscado de la madre.

Contestó enviando una cuenta de quinientos y tantos francos, muy bien hecha, en la que figuraban gastos de más de trescientos francos en dos documentos innegables: uno del médico y otro del boticario que habían atendido en dos largas enfermedades a Samantha y a Azelma. Los arregló con una simple sustitución de nombres.

El señor Magdalena le mandó otros trescientos francos y escribió: "Enviad en seguida a ________".

- ¡Vamos bien! -dijo Thenardier-. No hay que soltar a la chiquilla.

En tanto Lea no se restablecía y continuaba en la enfermería.

Las Hermanas la habían recibido y cuidado con repugnancia. Quien haya visto los bajorrelieves de la Catedral de Reims, recordará la mueca despectiva en los labios de las vírgenes prudentes mirando a las necias.

Este antiguo desprecio es uno de los más profundos instintos de la dignidad femenina, y las religiosas no pudieron controlarlo. Pero en pocos días Lea las desarmó con las palabras dulces y humildes que repetía en su delirio:

- He sido una pecadora, pero cuando tenga a mi hija a mi lado sabré que Dios me ha perdonado. Sentiré su bendición cuando _______ esté conmigo, porque ella es un ángel.

Magdalena la visitaba dos veces al día, y cada vez le preguntaba:

- ¿Veré luego a mi _______?

La respuesta era:

- Quizá mañana. Llegará de un momento a otro.

- ¡Oh, qué feliz voy a ser!

Pero su estado se agravaba día a día. Una mañana el médico la examinó y movió tristemente la cabeza.

- ¿No tiene ella una hija a quien desea ver? -preguntó llevando aparte al señor Magdalena.

- Sí.

- Haced que venga pronto.

El señor Magdalena se estremeció.

Thenardier, sin embargo, no enviaba a la niña, y daba para ello mil razones.

- Mandaré a alguien a buscarla -decidió Magdalena-, y si es preciso iré yo mismo.

Y escribió, dictándosela Lea, esta carta que le hizo firmar: "Señor Thenardier: Entregaréis a _______ al portador. Se os pagarán todas las pequeñas deudas. Tengo el honor de enviaros mis respetos. LEA".

Pero entonces surgió una situación inesperada.

En vano tallamos lo mejor posible ese tronco misterioso que es nuestra vida; la veta negra del destino aparecerá siempre.


___________________________________________
Mis Noves
http://jbvenezuela.activoforo.com/t7393-one-shots-jonas-y-tu
http://jbvenezuela.activoforo.com/t9843-los-miserables-nick-y-tu-adaptacion#343701
http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/una-noche-contigo-nick-y-tu-romantica-y-hot-t6015.htm
http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/hechiceros-nick-y-tu-un-poco-hot-y-romanticaterminada-t5997.htm
1era temporada http://jbvenezuela.activoforo.com/t6320-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-romantica-y-alguin-hottipocos-capis-hot
2da temporada(1era parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti-t6604.htm#152710
2da temporada(2da parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/t8527-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti

Las Mejores Chicas de Nick Jonas...Delta Goodrem, Samantha Barks & Selena Gomez Love!




Samantha Barks I love you Mi Idola, Mi Ejemplos a Seguir, Me Enseñaste a Tener Confianza en Mi


Pretty Little Liars Enamorada Amo el show y la cancion
Volver arriba Ir abajo
ILoveEzraFitz♥
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5808
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 13th 2011, 14:58

Cap 29: Cómo Alfred se convierte en Champ

Una mañana, el señor Magdalena estaba en su escritorio adelantando algunos asuntos urgentes de la alcaldía, para el caso en que tuviera que hacer el viaje a Montfermeil, cuando le anunciaron que el inspector Norm deseaba hablarle. Al oír este nombre no pudo evitar cierta impresión desagradable. Desde lo ocurrido en la oficina de policía, Norm lo había rehuido más que nunca, y no se habían vuelto a ver.

- Hacedlo entrar -dijo.

Norm entró.

Magdalena permaneció sentado cerca de la chimenea, hojeando un legajo de papeles. No se movió cuando entró Norm. No podía dejar de pensar en la pobre Lea.

Norm saludó respetuosamente al alcalde, que le volvía la espalda. Caminó dos o tres pasos y se detuvo sin romper el silencio.

No había duda que aquella conciencia recta, franca, sincera, proba, austera y feroz acababa de experimentar una gran conmoción interior. Su fisonomía no había estado nunca tan inescrutable, tan extraña. Al entrar se había inclinado delante del alcalde, dirigiéndole una mirada en que no había ni rencor, ni cólera, ni desconfianza. Permaneció de pie detrás de su sillón, con la rudeza fría y sencilla de un hombre que no conoce la dulzura y que está acostumbrado a la paciencia. Esperó sin decir una palabra, sin hacer un movimiento, con verdadera humildad y resignación, a que al señor alcalde se le diera la gana volverse hacia él. Esperaba calmado, serio, con el sombrero en la mano, los ojos bajos. Todos los resentimientos, todos los recuerdos que pudiera tener, se habían borrado de ese semblante impenetrable, donde sólo se leía una lóbrega tristeza. Toda su persona reflejaba una especie de abatimiento asumido con inmenso valor.

Por fin el alcalde dejó sus papeles y se volvió hacia él.

- Y bien, ¿qué hay, Norm?

Norm siguió silencioso por un momento, como si se recogiera en sí mismo, y luego dijo con triste solemnidad:

- Hay, señor alcalde, que se ha cometido un delito.

- ¿Qué delito?

- Un policía inferior ha faltado gravemente el respeto a un magistrado. Y vengo, cumpliendo con mi deber, a poner este hecho en vuestro conocimiento.

- ¿Quién es ese policía? -preguntó el señor Magdalena.

- Yo -dijo Norm.

- ¿Y quién es el magistrado agraviado?

- Vos, señor alcalde.

Magdalena se levantó de su sillón. Norm continuó, siempre con los ojos bajos:

- Señor alcalde, vengo a pediros que propongáis a la autoridad mi destitución.

Magdalena, estupefacto, abrió la boca, pero Norm lo interrumpió:

- Diréis que podría presentar mi dimisión, pero eso no basta. Dimitir es un acto honorable. Yo he faltado, merezco un castigo y debo ser destituido. -Después de una pausa, agregó-: Señor alcalde, el otro día fuisteis muy severo conmigo injustamente; sedlo hoy con justicia.

- Pero, ¿por qué? -exclamó el señor Magdalena-. ¿Qué embrollo es éste? ¿Cuál es ese delito que habéis cometido contra mí? ¿Qué me habéis hecho? Os acusáis y queréis ser reemplazado...

- Destituido -dijo Norm.

- Destituido, sea; pero igual no os entiendo.

- Vais a comprenderlo.

Norm suspiró profundamente, y prosiguió con la misma frialdad y tristeza:

- Señor alcalde, hace seis semanas, a consecuencias de la discusión por aquella joven, me encolericé y os denuncié a la prefectura de París.

Magdalena, que no era más dado que Norm a la risa, se echó a reír.

- ¿Como alcalde que ha usurpado las atribuciones de la policía? -dijo.

- Como antiguo presidiario -respondió Norm.

El alcalde se puso lívido.

Norm, que no había levantado los ojos, continuó:

- Así lo creí. Hacía algún tiempo que tenía esa idea. Una semejanza, indagaciones que habéis practicado en Faverolles, vuestra fuerza, la aventura del viejo Fauchelevent, vuestra destreza en el tiro, vuestra pierna que cojea un poco... ¡qué sé yo! ¡Tonterías! Pero lo cierto es que os tomé por un tal Alfred Boe.

- ¿Quién, decís?

- Alfred Boe. Un presidiario a quien vi hace veinte años en Tolón. Al salir de presidio parece que robó a un obispo y después cometió otro robo a mano armada y en despoblado contra un niño saboyano. Hace ocho años que se oculta no se sabe cómo, y se le persigue. Yo me figuré... En fin, lo hice. La cólera me impulsó, y os denuncié a la prefectura.

Magdalena, que había vuelto a coger el legajo de papeles, dijo con perfecta indiferencia:

- ¿Y qué os han respondido?

- Que estaba loco.

- ¿Y entonces?

- Bueno, tienen razón.

- ¡Está bien que lo reconozcáis!

- Tengo que hacerlo, ya que han encontrado al verdadero Alfred Boe.

La hoja que leía Magdalena se le escapó de las manos, levantó la cabeza, y dijo a Norm con acento indescriptible:

- ¡Ah!

- Esto es lo que ha pasado, señor alcalde. Parece que vivía en las cercanías de Ailly-le-Haut-Clocher un hombrecillo a quien llaman el viejo Champmathieu. Era muy pobre, no llamaba la atención porque nadie sabe cómo viven esas gentes. Este otoño, Champmathieu fue detenido por un robo de manzanas, con escalamiento de pared. Tenía todavía las ramas en la mano cuando fue sorprendido, y lo llevaron a la cárcel. Hasta aquí no había más que un asunto correccional. Pero ya veréis algo que es providencial. Como el recinto carcelario estaba en mal estado, el juez dispuso que se le trasladara a la cárcel provincial de Arras. Había allí un reo llamado Brevet, que estaba preso no sé por qué, y que por buena conducta desempeñaba el cargo de calabocero. Apenas entró Champmathieu, Brevet gritó: "¡Caramba! Yo conozco a este hombre, es un ex forzado. Estuvimos juntos en la cárcel de Tolón hace veinte años. Se llama Alfred Boe". Champmathieu negaba, pero se hacen indagaciones, y al final se descubre que Champmathieu hace unos treinta años fue podador en Faverolles. Ahora bien, antes de ir a presidio por robo consumado, ¿qué era Alfred Boe? Podador. ¿Dónde? En Faverolles. Otro hecho: el apellido de la madre de Boe era Mathieu. Nada más natural que al salir de presidio tratara de tomar el apellido de su madre para ocultarse y cambiara su nombre por el de Alfred Mathieu. Pasó después a Auvernia; la pronunciación de allí cambia Alfred por Chan y se le llama Chan Mathieu; y así nuestro hombre se transforma en Champmathieu. Se hacen averiguaciones en Faverolles; la familia Valjean ha desaparecido. Esas gentes, cuando no son lodo, son polvo. Se piden informes a Tolón, donde quedan dos presidiarios condenados a cadena perpetua, Cochepaille y Chenildieu, que conocieron a Alfred Boe. Se les hace venir y se les pone delante del supuesto Champmathieu, y no dudan un instante. Para ellos, igual que para Brevet, ése es Alfred Boe. Y ese mismo día envié yo mi denuncia a París, y me respondieron que había perdido el juicio, que Alfred Boe estaba en Arras en poder de la justicia. ¡Ya comprenderéis mi asombro! El juez de instrucción me llamó, me presentó a Champmathieu...

- ¿Y bien? -interrumpió el señor Magdalena.

Norm respondió con el rostro siempre triste e imperturbable:

- Señor alcalde, la verdad es la verdad. Aunque me moleste, aquel hombre es Alfred Boe. Lo he reconocido yo mismo.

Magdalena le preguntó en voz baja:

- ¿Estáis seguro?

Norm se echó a reír con la risa dolorosa que expresa una convicción profunda.

- ¡Totalmente seguro!

Permaneció un momento pensativo, y después añadió:

- Y ahora que he visto al verdadero Alfred Boe, no comprendo cómo pude creer otra cosa. Os pido perdón, señor alcalde.

Al dirigir Norm esta frase suplicante al hombre que hacía seis semanas lo había humillado ante sus guardias, ese ser altivo hablaba con sencillez y dignidad.

Magdalena sólo respondió con esta brusca pregunta:

- ¿Y qué dice ese hombre?

- ¡Ah, señor alcalde, el asunto es delicado para él! Si es Alfred Boe, ha reincidido. Su caso pasa al tribunal; se penará con presidio perpetuo. Pero Alfred Boe es un hipócrita. Cualquiera se daría cuenta de que la cosa está mala y se defendería. Pero hace como si no comprendiera, y repite: "Soy Champmathieu" y de ahí no sale. Se hace el idiota, es muy hábil. Pero hay pruebas, ya ha sido reconocido por cuatro personas; el viejo bribón será condenado. Está ahora en el tribunal de Arras. Yo he sido citado para atestiguar en su contra.

Magdalena había vuelto a su sillón y a sus papeles y los hojeaba tranquilamente, como un hombre muy ocupado.

- Basta, Norm -dijo-. Todos estos detalles me interesan muy poco. Estamos perdiendo el tiempo y tenemos muchos asuntos que atender. No quiero recargaros de trabajo, porque entiendo que vais a estar ausente. ¿Me habéis dicho que iréis a Arras en unos ocho o diez días más?

Mucho antes, señor alcalde.

- ¿Cuándo, entonces?

- Creí que le había dicho al señor alcalde que el caso se ve mañana y que yo parto en la diligencia esta noche.

- ¿Cuánto tiempo durará el caso?

- Un día a lo más. La sentencia se pronunciará a más tardar mañana por la noche, pero yo no esperaré la sentencia. En cuanto dé mi declaración, me volveré.

- Está bien -dijo Magdalena.

Y despidió a Norm con un gesto de su mano.

Norm no se movió.

- Perdonad, señor alcalde -dijo-. Tengo que recordaros algo.

- ¿Qué cosa?

- Que debo ser destituido.

Magdalena se levantó.

- Norm, sois un hombre de honor, y yo os aprecio. Exageráis vuestra falta. Por otra parte, ésta es una ofensa que me concierne sólo a mí. Merecéis ascender, no bajar. Prefiero que conservéis vuestro cargo.

- Señor alcalde, no puedo aceptar. He sido siempre severo en mi vida con los demás. Ahora es justo que lo sea conmigo mismo. Señor alcalde, no quiero que me tratéis con bondad, vuestra bondad me ha producido demasiada rabia cuando la ejercitáis con otros, no la quiero para mí. La bondad que le da la razón a una prostituta contra un ciudadano, a un policía contra un alcalde, al que está abajo contra el que está arriba, es lo que yo llamo una mala bondad. Con ella se desorganiza la sociedad. Señor alcalde, yo debo tratarme tal como trataría a otro cualquiera. Cometí una falta, mala suerte, quedo despedido, expulsado. Tengo buenos brazos, trabajaré la tierra, no me importa. Por el bien del servicio, señor alcalde, os pido la destitución del inspector Norm.

Todo fue dicho con acento humilde, orgulloso, desesperado y convencido, que le daba cierta singular grandeza a ese hombre extraño y honorable.

- Ya veremos -dijo Magdalena.

Y le tendió la mano. Norm retrocedió.

- Perdón, señor alcalde, pero un alcalde no da la mano a un delator. -Y añadió entré dientes-: Delator, sí, puesto que abusé de mi cargo, no soy más que un delator.

Hizo un respetuoso saludo y se dirigió a la puerta. Allí se volvió y con la vista siempre baja, dijo:

- Continuaré en el servicio hasta que sea reemplazado.

Salió.

El señor Magdalena quedó pensativo, escuchando esos pasos firmes y seguros que se alejaban por el corredor.


___________________________________________
Mis Noves
http://jbvenezuela.activoforo.com/t7393-one-shots-jonas-y-tu
http://jbvenezuela.activoforo.com/t9843-los-miserables-nick-y-tu-adaptacion#343701
http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/una-noche-contigo-nick-y-tu-romantica-y-hot-t6015.htm
http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/hechiceros-nick-y-tu-un-poco-hot-y-romanticaterminada-t5997.htm
1era temporada http://jbvenezuela.activoforo.com/t6320-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-romantica-y-alguin-hottipocos-capis-hot
2da temporada(1era parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti-t6604.htm#152710
2da temporada(2da parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/t8527-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti

Las Mejores Chicas de Nick Jonas...Delta Goodrem, Samantha Barks & Selena Gomez Love!




Samantha Barks I love you Mi Idola, Mi Ejemplos a Seguir, Me Enseñaste a Tener Confianza en Mi


Pretty Little Liars Enamorada Amo el show y la cancion
Volver arriba Ir abajo
ILoveEzraFitz♥
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5808
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 13th 2011, 15:04

Libro VII: "El caso Champmathieu"

Cap 30: Una tempestad interior

El lector habrá adivinado que el señor Magdalena era Alfred Boe.

Ya hemos sondeado antes las profundidades de su conciencia; volvamos a sondearlas otra vez. No lo haremos sin emoción, porque no hay nada más terrible que semejante estudio.

Alfred Boe, después de la aventura de Gervasillo, fue otro hombre. El deseo del obispo se vio realizado; en el criminal se verificó algo más que una transformación, se efectuó una transfiguración.

Logró desaparecer; vendió la platería del obispo, conservando los candelabros como recuerdo. Vino a M. tranquilizado ya, con esperanzas, sin tener más que dos ideas: ocultar su nombre y santificar su vida. Huir de los hombres y volver a Dios.

Algunas veces estas dos ideas disentían; y entonces el hombre conocido como Magdalena no dudaba en sacrificar la primera a la segunda, su seguridad a su virtud. Así, a pesar de toda su prudencia, había conservado los candelabros del obispo, había llevado luto por su muerte, había interrogado a los saboyanos que pasaban, había pedido informes sobre las familias de Faverolles, y había salvado la vida del viejo Fauchelevent, a pesar de las terribles insinuaciones de Norm.

Sin embargo, hasta entonces no le había pasado nada semejante a lo que ahora le sucedía.

Las dos ideas que gobernaban a este hombre, cuyos sufrimientos vamos relatando, no habían sostenido nunca lucha tan encarnizada. El lo comprendió confusa pero profundamente desde las primeras palabras de Norm en su escritorio. Y cuando oyó el nombre que había sepultado bajo tan espesos velos, quedó sobrecogido de estupor, y trastornado ante tan siniestro a inesperado golpe del destino.

Al escuchar a Norm, su primer pensamiento fue ir a Arras, denunciarse, sacar a Champmathieu de la cárcel y reemplazarlo. Esta idea fue dolorosa, punzante como incisión en carne viva; pero pasó, y se dijo: "Veremos, veremos." Reprimió este primer movimiento de generosidad y retrocedió ante el heroísmo.

Sin duda era más perfecto que, después de las santas palabras del obispo, después de una penitencia tan admirablemente empezada, ese hombre, ante una coyuntura tan terrible, no dudara un momento y marchara hacia el precipicio en cuyo fondo estaba el cielo.

Pero es preciso saber qué pasaba en su alma. En el primer momento, el instinto de conservación alcanzó la victoria; recogió sus ideas, ahogó sus emociones; consideró la presencia de Norm conociendo la magnitud del peligro; aplazó toda resolución con la firmeza que da el espanto; confundió lo que debía hacer, y así recobró su calma, como un gladiador que recoge su escudo.

El resto del día lo pasó en el mismo estado: un torbellino por dentro y una aparente tranquilidad por fuera. Todo estaba confuso; sus ideas se agolpaban dentro de su cerebro.

Sólo sabía que había recibido un gran golpe.

Fue a ver a Lea, y prolongó su visita al lado de aquel lecho de dolor. La recomendó a las Hermanas por si llegaba el caso de tener que ausentarse. Sentía vagamente que tal vez tendría que ir a Arras; y sin haber decidido hacer este viaje, se dijo que como estaba al abrigo de toda sospecha, que no habría inconveniente en ser testigo de lo que pasara.

Pidió, por tanto, un carruaje.

Volvió a su cuarto y se concentró en sus pensamientos.

Examinó su situación y le pareció inaudita. Sintió un temor casi inexplicable, y echó cerrojo a la puerta, como si temiera que entrara algo. Después apagó la luz. Le estorbaba; creía que podrían verlo. Pero lo que quería que no entrara, ya había entrado; lo que quería cegar, lo miraba fijamente: su conciencia. Su conciencia, es decir Dios.

Su mente había perdido la fuerza necesaria para retener las ideas, y pasaban por ella como las olas. Así transcurrió la primera hora.

Pero poco a poco empezaron a formarse y a fijarse en su meditación algunos conceptos vagos. Principió por reconocer que, por más extraordinaria y crítica que fuera esta situación, era dueño absoluto de ella. Esto no hizo sino aumentar su estupor.

Independientemente del objetivo severo y religioso que se proponía en sus acciones, todo lo que había hecho hasta aquel día no había tenido más fin que el de ahondar una fosa para enterrar en ella su nombre. Lo que siempre había temido en sus horas de reflexión, en sus noches de insomnio, era oír pronunciar ese nombre; se decía que eso sería el fin de todo; que el día en que ese nombre reapareciera, haría desaparecer su nueva vida, y quién sabe si también su nueva alma. La sola idea de que esto ocurriera lo hacía temblar.

Y si en tales momentos le hubieran dicho que llegaría un día en que resonaría ese nombre en sus oídos; en que saldría repentinamente de las tinieblas y se erguiría delante de él; en que esa gran luz encendida para disipar el misterio que lo rodeaba resplandecería súbitamente sobre su cabeza, pero le aseguraran que tal nombre no le amenazaría, que semejante luz no produciría sino una oscuridad más espesa, que aquel velo roto aumentaría el misterio, que aquel terremoto consolidaría su edificio; que aquel prodigioso incidente no tendría más resultado, si él quería, que hacer su existencia a la vez más clara y más impenetrable, y que de su confrontación con el fantasma de Alfred Boe el bueno y digno ciudadano señor Magdalena saldría más tranquilo y más respetado que nunca; si alguien le hubiera dicho esto, lo habría tomado como lo más insensato que escuchara jamás.

Pues bien, todo esto acababa de suceder; toda esta acumulación de imposibles era un hecho. ¡Dios había permitido que estos absurdos se convirtieran en realidad!

Su divagación se aclaraba. Le parecía que acababa de despertar de un sueño; veía en la sombra a un desconocido a quien el destino confundía con él y lo empujaba hacia el precipicio en lugar suyo. Era preciso para que se cerrara el abismo que cayera alguien, o él a otro. Sólo tenía que dejar que las cosas sucedieran.

La claridad llegó a ser completa en su cerebro; vio que su lugar estaba vacío en el presidio, y que lo esperaba todavía; que el robo de Gervasillo lo arrastraba a él. Se decía que en aquel momento tenía un reemplazante, y que mientras él estuviese representado en el presidio por Champmathieu, y en la sociedad por el señor Magdalena, no tenía nada que temer, mientras no impidiera que cayera sobre la cabeza de Champmathieu esa piedra de infamia que, como la del sepulcro, cae para no volver a levantarse.

Encendió la luz.

- ¿Y de qué tengo miedo? -se dijo-. Estoy salvado, todo ha terminado. No había más que una puerta entreabierta por la cual podría entrar mi pasado; esa puerta queda ahora tapiada para siempre. Este Norm que me acosa hace tanto tiempo, que con ese terrible instinto que parecía haberme descubierto me seguía a todas partes, ese perro de presa siempre tras de mí, ya está desorientado. Está satisfecho y me dejará en paz. ¡Ya tiene su Alfred Boe! Y todo ha sucedido sin intervención mía. La Providencia lo ha querido. ¿Tengo derecho a desordenar lo que ella ordena? ¿Y qué me pasa? ¡No estoy contento! ¿Qué más quiero? El fin a que aspiro hace tantos años, el objeto de mis oraciones, es la seguridad. Y ahora la tengo, Dios así lo quiere. Y lo quiere para que yo continúe lo que he empezado, para que haga el bien, para que dé buen ejemplo, para que se diga que hubo algo de felicidad en esta penitencia que sufro. Está decidido: dejemos obrar a Dios.

De este modo se hablaba en las profundidades de su conciencia, inclinado sobre lo que podría llamarse su propio abismo. Se levantó de la silla y se puso a pasear por la habitación.

- No pensemos más -dijo-. ¡Ya tomé mi decisión!

Mas no sintió alegría alguna. Por el contrario. Querer prohibir a la imaginación que vuelva a una idea es lo mismo que prohibir al mar que vuelva a la playa. Al cabo de pocos instantes, por más que hizo por evitarlo, continuó aquel sombrío diálogo consigo mismo.

Se interrogó sobre esta "decisión irrevocable", y se confesó que el arreglo que había hecho en su espíritu era monstruoso, porque su "dejar obrar a Dios" era simplemente una idea horrible. Dejar pasar ese error del destino y de los hombres, no impedirlo, ayudarlo con el silencio, era una imperdonable injusticia, el colmo de la indignidad hipócrita, un crimen bajo, cobarde, abyecto, vil.

Por primera vez en ocho años acababa de sentir aquel desdichado el sabor amargo de un mal pensamiento y de una mala acción. Los rechazó y los escupió asqueado.

Y siguió cuestionándose. Reconoció que su vida tenía un objetivo, pero ¿cuál? ¿Ocultar su nombre? ¿Engañar a la policía? ¿No tenía otro objetivo su vida, el objetivo verdadero, el de salvar no su persona sino su alma, ser bueno y honrado, ser justo? ¿No era esto lo que él había querido y lo que el obispo le había mandado? Sintió que el obispo estaba ahí con él, que lo miraba fijamente, y que si no cumplía su deber, el alcalde Magdalena con todas sus virtudes sería odioso a sus ojos, y en cambio el presidiario Alfred Boe sería un ser admirable y puro. Los hombres veían su máscara, pero el obispo veía su conciencia.

Debía, por lo tanto, ir a Arras, salvar al falso Alfred Boe y denunciar al verdadero. ¡Ah! Este era el mayor de los sacrificios, la victoria más dolorosa, el último y más difícil paso, pero era necesario darlo. ¡Cruel destino! ¡No poder entrar en la santidad a los ojos de Dios sin volver a entrar en la infamia a los ojos del mundo!

- Esto es lo que hay que hacer -dijo-. Cumplamos con nuestro deber, salvemos a ese hombre.

Ordenó sus libros, echó al fuego un paquete de recibos de comerciantes atrasados que le debían, y escribió y cerró una carta dirigida al banquero Laffitte, y la guardó en una cartera que contenía algunos billetes y el pasaporte de que se había servido ese año para ir a las elecciones.

Volvió a pasearse.

Y entonces se acordó de Lea.

Principió una nueva crisis.

- ¡Pero no! -gritó-. Hasta ahora sólo he pensado en mí, si me conviene callarme o denunciarme, ocultar mi persona o salvar mi alma. Pero es puro egoísmo. Aquí hay un pueblo, fábricas, obreros, ancianos, niños desvalidos. Yo lo he creado todo, le he dado vida; donde hay una chimenea que humea yo he puesto la leña. Si desaparezco todo muere. ¿Y esa mujer que ha padecido tanto? Si yo no estoy, ¿qué pasará? Ella morirá y la niña sabe Dios qué será de ella. ¿Y si no me presento? ¿Qué sucederá si no me presento? Ese hombre irá a presidio, pero ¡qué diablos!, es un ladrón, ¿no? No puedo hacerme la ilusión de que no ha robado: ha robado. Si me quedo aquí, en diez años ganaré diez millones; los reparto en el pueblo, yo no tengo nada mío, no trabajo para mí. Esa pobre mujer educa a su hija, y hay todo un pueblo rico y honrado. ¡Estaba loco cuando pensé en denunciarme! Debo meditarlo bien y no precipitarme. ¿Qué escrúpulos son estos que salvan a un culpable y sacrifican inocentes; que salvan a un viejo vagabundo a quien sólo le quedan unos pocos años de vida y que no será más desgraciado en el presidio que en su casa, y sacrifican a toda una población? ¡Esa pobre ______ que no tiene más que a mí en el mundo, y que estará en este momento tiritando de frío en el tugurio de los Thenardier! Ahora sí que estoy en la verdad; tengo la solución. Debía decidirme, y ya me he decidido. Esperemos. No retrocedamos, porque es mejor para el interés general. Soy Magdalena, seguiré siendo Magdalena.

Se miró en el espejo que estaba encima de la chimenea, y dijo:

- Me consuela haber tomado una resolución. Ya soy otro.

Dio algunos pasos y se detuvo de repente.

- Hay todavía hilos que me unen a Alfred Boe, y es necesario romperlos. Hay objetos que me acusarían, testigos mudos que deben desaparecer.

Sacó una llavecita de su bolsillo, y abrió una especie de pequeño armario empotrado en la pared. Sólo había en ese cajón unos andrajos: una chaqueta gris, un pantalón viejo, un morral y un grueso palo de espino. Los que vieron a Alfred Boe en la época en que pasó por D. en octubre de 1815, habrían reconocido fácilmente aquellas miserables vestimentas.

Las conservó, lo mismo que los candelabros de plata, para tener siempre presente su punto de partida. Pero ocultaba lo que era del presidio, y dejaba ver lo que era del obispo.

Sin mirar aquellos objetos que guardara por tantos años con tanto cuidado y riesgo, cogió harapos, palo y morral, y los arrojó al fuego.

El morral, al consumirse con los harapos que contenía, dejó ver una cosa que brillaba en la ceniza. Era una moneda de plata. Sin duda la moneda de cuarenta sueldos robada al saboyano.

Pero no miraba el fuego; se seguía paseando. De repente su vista se fijó en los dos candeleros de plata.

- Aún está allí Alfred Boe -pensó-. Hay que destruir eso.

Y tomó los candelabros. Removió el fuego con uno de ellos.

En ese momento le pareció oír dentro de sí una voz que gritaba: ¡Alfred Boe! ¡Alfred Boe!

Sus cabellos se erizaron.

- Muy bien -decía la voz-. Completa la obra. Destruye esos candelabros. ¡Aniquila el pasado! ¡Olvida al obispo! ¡Olvídalo todo! ¡Condena a Champmathieu! ¡Apláudete! Ya está todo resuelto; un hombre, un inocente, cuyo único crimen es tu nombre, va a concluir sus días en la abyección y en el horror. ¡Muy bien! Sé hombre respetable, sigue siendo el señor alcalde, enriquece al pueblo, alimenta a los pobres, educa a los niños, vive feliz, virtuoso y admirado, que mientras tú estás aquí rodeado de alegría y de luz, otro usará tu chaqueta roja, llevará tu nombre en la ignominia y arrastrará tu cadena en el presidio. Sí, lo has solucionado muy bien. ¡Ah, miserable! Oirás acá abajo muchas bendiciones, pero todas esas bendiciones caerán a tierra antes de llegar al cielo, y allá sólo llegará la maldición.

Esta voz, débil al principio, se había elevado desde lo más profundo de su conciencia y llegaba a ser ruidosa. Se aterró.

- ¿Hay alguien ahí? -preguntó en voz alta. Y después añadió, con una risa que parecía la de un idiota-: ¡Qué tonto soy! ¡No puede haber nadie aquí!

Había alguien. Pero el que allí estaba no era de los que el ojo humano puede ver.

Dejó los candeleros en la chimenea. Volvió a su paseo monótono y lúgubre.

Pensó en el porvenir. ¡Denunciarse! Se pintó con inmensa desesperación todo lo que tenía que abandonar y todo lo que tenía que volver a vivir.

Tendría que despedirse de esa vida tan buena, tan pura; de las miradas de amor y agradecimiento que se fijaban en él. En vez de eso pasaría por el presidio, el cepo, la chaqueta roja, la cadena al pie, el calabozo, y todos los horrores conocidos. ¡A su edad y después de lo que había sido! Si fuera joven todavía, pero anciano y ser tuteado por todo el mundo, humillado por el carcelero, apaleado; llevar los pies desnudos en los zapatos herrados; presentar mañana y tarde su pierna al martillo de la ronda que examina los grilletes.

¿Qué hacer, gran Dios, qué hacer?

Así luchaba en medio de la angustia aquella alma infortunada. Mil ochocientos años antes, el ser misterioso en quien se resumen toda la santidad y todos los padecimientos de la humanidad, mientras que los olivos temblaban agitados por el viento salvaje de lo infinito, había también él apartado por un momento el horroroso cáliz que se le presentaba lleno de sombra y desbordante de tinieblas en las profundidades cubiertas de estrellas.

De pronto llamaron a la puerta de su cuarto.

Tembló de pies a cabeza, y gritó con voz terrible:

- ¿Quién?

- Yo, señor alcalde.

Reconoció la voz de la portera, y dijo:

- ¿Qué ocurre?

- Señor, van a ser las cinco de la mañana y aquí está el carruaje.

- Ah, sí -contestó-, ¡el carruaje!

Hubo un largo silencio. Se puso a examinar con aire estúpido la llama de la vela y a hacer pelotitas con el cerote. La portera esperó un rato hasta que se atrevió a preguntar:

- Señor, ¿qué le digo al cochero?

- Decidle que está bien, que ahora bajo.

COMENTEN PORFA!!!


___________________________________________
Mis Noves
http://jbvenezuela.activoforo.com/t7393-one-shots-jonas-y-tu
http://jbvenezuela.activoforo.com/t9843-los-miserables-nick-y-tu-adaptacion#343701
http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/una-noche-contigo-nick-y-tu-romantica-y-hot-t6015.htm
http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/hechiceros-nick-y-tu-un-poco-hot-y-romanticaterminada-t5997.htm
1era temporada http://jbvenezuela.activoforo.com/t6320-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-romantica-y-alguin-hottipocos-capis-hot
2da temporada(1era parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti-t6604.htm#152710
2da temporada(2da parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/t8527-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti

Las Mejores Chicas de Nick Jonas...Delta Goodrem, Samantha Barks & Selena Gomez Love!




Samantha Barks I love you Mi Idola, Mi Ejemplos a Seguir, Me Enseñaste a Tener Confianza en Mi


Pretty Little Liars Enamorada Amo el show y la cancion
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:11

Isaaa!!
Ya aparecii!!!
Woooow
mee encantarooooooooooooooon los caps (con muuuchas O para que veas cuanto me encanto) jaja

enserioooooooooo :O
Debeees se seguirleee! -.- y sino... ya sabes mis consecuenciaaas eeh Jaja..

Miraa como me tienes!
ya siguelaaaaaa Sad

Es mas...
empezare a rogaar ..
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:12

QUIEROOO CAAP!!
PORFAVOOOOOOOOOR
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:13

sI pondras cap verdad?!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:14

QUIEROO CAP
ME ENCANTA TU NOVEEE
Y EXIGOO MAS CAAP!
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:14

QUIEROO CAP
ME ENCANTA TU NOVEEE
Y EXIGOO MAS CAAP!
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:15

QUIEROO CAP
ME ENCANTA TU NOVEEE
Y EXIGOO MAS CAAP!

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:15

YA PONDRAS CAP! Sad
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:16

NO ME MUEVO DE AQUI SIN CAAP EEH Sad
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:16

apareceee isabel!
jaja
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:18

Por ciertoo
ya no comente en tu otra novee!
pero ameee el caap!
enserioo
emma y nick y ___ y lu y javier
y alina con efrain?
y taz y todo esoo!!
enserioo
jaja amee
y luego el juegito de nick.. mientras _____ hablaba con demi xd
tambien la debeees de seguiir Wink
Volver arriba Ir abajo
Maxine
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1246
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 12/04/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:19

pero como kieraa
SIGUEEE TU NOVEE
TUS NOVEES
EXIGOO CAAP

copelaaas o cuello xd
enserioo cumplo mis amenazaaas jaja Twisted Evil
Volver arriba Ir abajo
ILoveEzraFitz♥
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5808
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:36

jajajjajaj Maxi amo tus comentarios
oye has sabido de Sofi...No se de ella hace ufff
ahorita pongo cap

Cap 31: El viajero toma precauciones para regresar

Eran cerca de las ocho de la noche cuando el carruaje, después de un accidentado viaje, entró por la puerta cochera de la hostería de Arras.

El señor Magdalena descendió y entró al despacho de la posadera. Presentó su pasaporte y le preguntó si podría volver esa misma noche a M. en alguno de los coches de posta. Había precisamente un asiento desocupado y lo tomó.

- Señor -dijo la posadera-, debéis estar aquí a la una de la mañana en punto.

Salió de la posada y caminó unos pasos. Preguntó a un hombre en la calle dónde estaban los Tribunales.

- Si es una causa que queréis ver, ya es tarde porque suelen concluir a las seis -dijo el hombre al indicarle la dirección.

Pero cuando llegó estaban las ventanas iluminadas. Entró.

- ¿Hay medio de entrar a la sala de audiencia? -preguntó al portero.

- No se abrirá la puerta -fue la respuesta.

- ¿Por qué?

- Porque está llena la sala.

- ¿No hay un solo sitio?

- Ninguno. La puerta está cerrada y nadie puede entrar. Sólo hay dos o tres sitios detrás del señor presidente; pero allí sólo pueden sentarse los funcionarios públicos.

Y diciendo esto volvió la espalda. El viajero se retiró con la cabeza baja.

La violenta lucha que se libraba en su interior desde la víspera no había concluido; a cada momento entraba en una nueva crisis. De súbito sacó su cartera, cogió un lápiz y un papel y escribió rápidamente estas palabras: "Señor Magdalena, alcalde de M." Se dirigió al portero, le dio el papel y le dijo con voz de mando:

- Entregad esto al señor presidente.

El portero tomó el papel, lo miró y obedeció.


___________________________________________
Mis Noves
http://jbvenezuela.activoforo.com/t7393-one-shots-jonas-y-tu
http://jbvenezuela.activoforo.com/t9843-los-miserables-nick-y-tu-adaptacion#343701
http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/una-noche-contigo-nick-y-tu-romantica-y-hot-t6015.htm
http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/hechiceros-nick-y-tu-un-poco-hot-y-romanticaterminada-t5997.htm
1era temporada http://jbvenezuela.activoforo.com/t6320-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-romantica-y-alguin-hottipocos-capis-hot
2da temporada(1era parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti-t6604.htm#152710
2da temporada(2da parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/t8527-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti

Las Mejores Chicas de Nick Jonas...Delta Goodrem, Samantha Barks & Selena Gomez Love!




Samantha Barks I love you Mi Idola, Mi Ejemplos a Seguir, Me Enseñaste a Tener Confianza en Mi


Pretty Little Liars Enamorada Amo el show y la cancion
Volver arriba Ir abajo
ILoveEzraFitz♥
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5808
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Noviembre 16th 2011, 18:39

Cap 32: Entrada de preferencia

El magistrado de la audiencia que presidía el tribuna de Arras conocía, como todo el mundo, aquel nombre profunda y universalmente respetado, y dio orden al portero de que lo hiciera pasar.

Minutos después el viajero estaba en una especie de gabinete de aspecto severo, alumbrado por dos candelabros. Aún tenía en los oídos las últimas palabras del portero que acababa de dejarle: "Caballero, ésta es la sala de las deliberaciones; no tenéis más que abrir esa puerta, y os hallaréis en la sala del tribunal, detrás del señor presidente".

Estaba solo. Había llegado el momento supremo. Trataba de recogerse en sí mismo y no podía conseguirlo. En las ocasiones en que el hombre tiene más necesidad de pensar en las realidades dolorosas de la vida, es precisamente cuando los hilos del pensamiento se rompen en el cerebro. Se encontraba en el sitio donde los jueces deliberan y condenan.

En aquel aposento en que se habían roto tantas vidas, donde iba a resonar su nombre dentro de un instante.

Poco a poco lo fue dominando el espanto. Gruesas gotas de sudor corrían por sus cabellos y bajaban por sus sienes. Hizo un gesto indescriptible, que quería decir: "¿Quién me obliga a mí?" Abrió la puerta por donde llegara y salió. Se encontró en un pasillo largo y estrecho. No oyó nada por ningún lado, y huyó como si lo persiguieran.

Recorrió todo el pasillo, escuchó de nuevo. El mismo silencio y la misma sombra lo rodeaban. Estaba sin aliento, temblaba; tuvo que apoyarse en la pared. Allí, solo en aquella oscuridad, meditó.

Así pasó un cuarto de hora. Por fin inclinó la cabeza, suspiró con angustia, y volvió atrás. Caminó lentamente, como bajo un gran peso, como si alguien lo hubiera cogido en su fuga y lo trajera de vuelta.

Entró de nuevo en la sala de deliberaciones. De pronto, sin saber cómo, se encontró cerca de la puerta, y la abrió.

Estaba en la sala de la audiencia


___________________________________________
Mis Noves
http://jbvenezuela.activoforo.com/t7393-one-shots-jonas-y-tu
http://jbvenezuela.activoforo.com/t9843-los-miserables-nick-y-tu-adaptacion#343701
http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/una-noche-contigo-nick-y-tu-romantica-y-hot-t6015.htm
http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/hechiceros-nick-y-tu-un-poco-hot-y-romanticaterminada-t5997.htm
1era temporada http://jbvenezuela.activoforo.com/t6320-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-romantica-y-alguin-hottipocos-capis-hot
2da temporada(1era parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti-t6604.htm#152710
2da temporada(2da parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/t8527-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti

Las Mejores Chicas de Nick Jonas...Delta Goodrem, Samantha Barks & Selena Gomez Love!




Samantha Barks I love you Mi Idola, Mi Ejemplos a Seguir, Me Enseñaste a Tener Confianza en Mi


Pretty Little Liars Enamorada Amo el show y la cancion
Volver arriba Ir abajo
ILoveEzraFitz♥
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5808
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Diciembre 10th 2011, 12:44

Cap 33: Un lugar donde empiezan a formarse algunas convicciones

En un extremo de la sala, justamente donde él estaba, los jueces se mordían las uñas distraídos o cerraban los párpados. En el otro extremo se situaba una multitud harapienta.

Nadie hizo caso de él. Las miradas se fijaban en un punto único, en un banco de madera que se encontraba cerca de una puertecilla a la izquierda del presidente. En aquel banco había un hombre entre dos gendarmes.

Era el acusado.

Los ojos del señor Magdalena se dirigieron allí naturalmente, como si antes hubiesen visto ya el sitio que ocupaba. Y creyó verse a sí mismo, envejecido, no el mismo rostro, pero el mismo aspecto, con esa mirada salvaje, con la chaqueta que llevaba el día que llegó a D. lleno de odio, ocultando en su alma el espantoso tesoro de pensamientos horribles acumulados en tantos años de presidio.

Y se dijo, estremeciéndose:

- ¡Dios mío! ¿Me convertiré yo en eso?

El hombre parecía tener a lo menos sesenta años; había en su rostro un no sé qué de rudeza, de estupidez, de espanto.

Al ruido de la puerta, el presidente volvió la cabeza y saludó al señor Magdalena. El apenas lo notó. Era presa de una especie de alucinación; miraba solamente.

Hacía veintisiete años había visto lo mismo; veía reaparecer en toda su horrible realidad las escenas monstruosas de su pasado.

Se sintió horrorizado, cerró los ojos, y exclamó en lo más profundo de su alma: ¡Nunca! Allí estaba todo, era igual, la misma hora, casi las mismas caras de los jueces, de los soldados, de los espectadores. Solamente que ahora había un crucifijo sobre la cabeza del presidente, cosa que faltaba en la época de su condena. Cuando lo juzgaron a él, Dios estaba ausente.

Buscó a Norm y no lo encontró.

En el momento en que entró en la sala, la acusación decía que aquel hombre era un ladrón de frutas, un merodeador, un bandido, un antiguo presidiario, un malvado de los más peligrosos, un malhechor llamado Alfred Boe, a quien persigue la justicia hace mucho tiempo.

El abogado defensor persistía en llamar Champmathieu al acusado y decía que nadie lo había visto escalar la pared ni robar la fruta. Pedía para él la corrección estipulada y no el castigo terrible de un reincidente.

El fiscal en su réplica fue violento y florido, como lo son habitualmente los fiscales. Además de cien pruebas más -terminó diciendo-, lo reconocieron cuatro testigos: el inspector de policía Norm y tres de sus antiguos compañeros de ignominia, Brevet, Chenildieu y Cochepaille.

Mientras hablaba el fiscal, el acusado escuchaba con la boca abierta, con una especie de asombro no exento de admiración. Sólo decía:

- ¡Y todo por no haberle preguntado al señor Baloup!

El fiscal hizo notar que esta aparente imbecilidad del acusado era astucia, era el hábito de engañar a la justicia. Y pidió cadena perpetua.

Llegaba el momento de cerrar el debate. El presidente mandó ponerse de pie al acusado y le hizo la pregunta de costumbre:

- ¿Tenéis algo que alegar en defensa propia?

El hombre daba vueltas el gorro entre sus manos, como si no hubiera entendido.

El presidente repitió la pregunta.

Entonces pareció que el acusado la había comprendido. Dirigió la vista al fiscal, y empezó a hablar, como un torrente; las palabras se escapaban de su boca incoherentes, impetuosas, atropelladas, confusas.

- Sí, tengo que decir algo. Yo he sido reparador de carretones en París y trabajé en casa del señor Baloup. Es duro mi oficio; trabajamos siempre al aire libre en patios o bajo cobertizos en los buenos talleres; pero nunca en sitios cerrados porque se necesita mucho espacio. En el invierno pasamos tanto frío que tiene uno que golpearse los brazos para calentarse, pero eso no le gusta a los patrones, porque dicen que se pierde tiempo. Trabajar el hierro cuando están escarchadas las calles es muy duro. Así se acaban pronto los hombres, y se hace uno viejo cuando aún es joven. A los cuarenta ya está uno acabado. Yo tenía cincuenta y tres y no ganaba más que treinta sueldos al día, me pagaban lo menos que podían; se aprovechaban de mi edad. Además, yo tenía una hija que era lavandera en el río. Ganaba poco, pero los dos íbamos tirando. Ella trabajaba duro también. Pasaba todo el día metida en una cubeta hasta la cintura, con lluvia y con nieve. Cuando helaba era lo mismo, tenía que lavar porque hay mucha gente que no tiene bastante ropa; y si no lavaba perdía a los clientes. Se le mojaban los vestidos por arriba y por abajo. Volvía la pobre a las siete de la noche y se acostaba porque estaba rendida. Su marido le pegaba. Ha muerto ya. Era una joven muy buena, que no iba a los bailes, era muy tranquila, no tenéis más que preguntar. Pero, qué tonto soy. París es un remolino. ¿Quién conoce al viejo Champmathieu? Ya os dije que me conoce el señor Baloup. Preguntadle a él. No sé qué más queréis de mí.

El hombre calló y se quedó de pie. El auditorio se echó a reír. El miró al público y, sin comprender nada, se echó a reír también.

Era un espectáculo triste.

El presidente, que era un hombre bondadoso, explicó que el señor Baloup estaba en quiebra y no pudo ser encontrado para que se presentara a testimoniar.

- Acusado -dijo el fiscal con severa voz-, no habéis respondido a nada de lo que se os ha preguntado. Vuestra turbación os condena. Es evidente que no os llamáis Champmathieu, que sois el presidiario Alfred Boe, que sois natural de Faverolles donde erais podador. Es evidente que habéis robado. Los señores jurados apreciarán estos hechos.

El acusado se había sentado; pero se levantó cuando terminó de hablar el fiscal, y gritó:

- ¡Vos sois muy malo, señor! Eso es lo que quería decir y no sabía cómo. Yo no he robado nada, soy un hombre que no come todos los días. Venía de Ailly, iba por el camino después de una tempestad que había asolado el campo. Al lado del camino encontré una rama con manzanas en el suelo, y la recogí sin saber que me traería un castigo: Hace tres meses que estoy preso y que me interrogan. No sé qué decir; se habla contra mí; se me dice ¡responde! El gendarme, que es un buen muchacho, me da con el codo y me dice por lo bajo: contesta. Yo no sé explicarme; no he hecho estudios; soy un pobre. No he robado; recogí cosas del suelo. Habláis de Alfred Boe, de Alfred Mathieu, yo no los conozco; serán aldeanos. Yo trabajé con el señor Baloup. Me llamo Champmathieu. Sois muy listos al decirme donde he nacido, pues yo lo ignoro; porque no todos tienen una casa para venir al mundo, eso sería muy cómodo. Creo que mi padre y mi madre andaban por los caminos y no sé nada más. Cuando era niño me llamaban Pequeño, ahora me llama Viejo. Estos son mis nombres de bautismo. Tomadlo como queráis, que he estado en Auvernia, que he en Faverolles, ¡qué sé yo! ¿Es imposible estado en Auvernia y en Faverolles sin haber estado antes en presidio? Os digo que no he robado y que soy el viejo Champmathieu, y que he vivido en casa del señor Baloup. Me estáis aburriendo con vuestras tonterías. ¿Por qué estáis tan enojados conmigo?

El presidente ordenó hacer comparecer a los testigos.

El portero entró con Cochepaille, Chenildieu y Brevet, todos vestidos con chaqueta roja.

- Es Alfred Boe -dijeron los tres-. Se le conocía como Alfred Grúa, por lo fuerte que era.

En el público estalló un rumor que llegó hasta el jurado. Era evidente que el hombre estaba perdido.

- Ujier -dijo el presidente-, imponed silencio. Voy a resumir los debates para dar por terminada la vista.

En ese momento se oyó una voz que gritaba detrás del presidente:

- ¡Brevet, Chenildieu, Cochepaille! ¡Mirad aquí!

Todos quedaron helados con esa voz, tan lastimoso era su acento. Las miradas se volvieron hacia el sitio de donde saliera. En el lugar destinado a los espectadores privilegiados había un hombre que acababa de levantarse y, atravesando la puertecilla que lo separaba del tribunal, se había parado en medio de la sala. El presidente, el fiscal, veinte personas lo reconocieron y exclamaron a la vez:

- ¡El señor Magdalena!


___________________________________________
Mis Noves
WN-Pretty Little Liars http://jbvenezuela.activoforo.com/t10495-pretty-little-liars-nick-y-tu-adaptacion#383829
WN-La Niña de mis Ojos(1era temporada) http://jbvenezuela.activoforo.com/t6320-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-romantica-y-alguin-hottipocos-capis-hot
WN-La Niña de mis Ojos(2da temporada-1era parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti-t6604.htm#152710
WN-La Niña de mis Ojos(2da temporada-2da parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/t8527-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti
WN-Los Miserables http://jbvenezuela.activoforo.com/t9843-los-miserables-nick-y-tu-adaptacion#343701
WN-Una Noche Contigo http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/una-noche-contigo-nick-y-tu-romantica-y-hot-t6015.htm
WN-Hechiceros http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/hechiceros-nick-y-tu-un-poco-hot-y-romanticaterminada-t5997.htm

Pretty Little Liars Enamorada ....La Mejor Serie del Mundo

—Nunca confies en una chica bonita con un feo secreto.
Volver arriba Ir abajo
ILoveEzraFitz♥
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5808
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Enero 31st 2012, 15:24

Porque no comentan, no les gusta Sad

Aqui les dejo un cap!!
y comenten porfaa si no me vere en la obligacion de cancelarla

Cap 34: Champmatbieu cada vez más asombrado

Era él. Estaba muy pálido y temblaba ligeramente. Sus cabellos, grises aún cuando llegó a Arras, se habían vuelto completamente blancos. Había encanecido en una hora.

Se adelantó hacia los testigos y les dijo:

- ¿No me conocéis?

Los tres quedaron mudos e indicaron con un movimiento de cabeza que no lo conocían.

El señor Magdalena se volvió hacia los jurados y dijo con voz tranquila:

- Señores jurados, mandad poner en libertad al acusado. Señor presidente, mandad que me prendan. El hombre a quien buscáis no es ése; soy yo. Yo soy Alfred Boe.

Nadie respiraba. A la primera conmoción de asombro había sucedido un silencio sepulcral.

El rostro del presidente reflejaba simpatía y tristeza. Cambió un gesto rápido con el fiscal y luego se dirigió al público y preguntó con un acento que fue comprendido por todos:

- ¿Hay algún médico entre los asistentes? Si lo hay, le ruego que examine al señor Magdalena y lo lleve a su casa...

El señor Magdalena no lo dejó terminar la frase. Lo interrumpió con mansedumbre y autoridad.

- Os doy gracias, señor presidente, pero no estoy loco. Estabais a punto de cometer un grave error. Dejad a ese hombre. Cumplo con mi deber al denunciarme. Dios juzga desde allá arriba lo que hago en este momento; eso me basta. Podéis prenderme, puesto que estoy aquí. Me oculté largo tiempo con otro nombre; llegué a ser rico; me nombraron alcalde; quise vivir entre los hombres honrados, mas parece que eso es ya imposible. No puedo contaros mi vida, algún día se sabrá. He robado al obispo, es verdad; he robado a Gervasillo, también es verdad. Tenéis razón al decir que Alfred Boe es un malvado; pero la falta no es toda suya. Creedme, señores jueces, un hombre tan humillado como yo no debe quejarse de la Providencia, ni aconsejar a la sociedad; pero la infamia de que había querido salir era muy grande; el presidio hace al presidiario. Antes de ir a la cárcel, era yo un pobre aldeano poco inteligente, una especie de idiota; el presidio me transformó. Era estúpido, me hice malvado. La bondad y la indulgencia me salvaron de la perdición a que me había arrastrado el castigo. Pero perdonadme, no podéis comprender lo que digo. Veo que el señor fiscal mueve la cabeza como diciendo: el señor Magdalena se ha vuelto loco. ¡No me creéis! Al menos, no condenéis a ese hombre. A ver, ¿esos no me conocen? Quisiera que estuviera aquí Norm, él me reconocería.

Es imposible describir la melancolía triste y serena que acompañó a estas palabras.

Volviéndose hacia los tres testigos, les dijo:

- Tú, Brevet, ¿te acuerdas de los tirantes a cuadros que tenías en el presidio?

Brevet hizo un movimiento de sorpresa, y lo miró de pies a cabeza, asustado.

- Chenildieu, tú tienes el hombro derecho quemado porque lo tiraste un día sobre el brasero encendido, ¿no es verdad?

- Es cierto -dijo Chenildieu.

- Cochepaille, tú tienes en el brazo izquierdo una fecha escrita en letras azules con pólvora quemada. Es la fecha del desembarco del emperador en Cannes, el primero de marzo de 1815. Levántate la manga.

Cochepaille se levantó la manga y todos miraron. Allí estaba la fecha.

El desdichado se volvió hacia el auditorio y hacia los jueces con una sonrisa que movía a compasión. Era la sonrisa del triunfo, pero también la sonrisa de la desesperación.

- Ya veis -dijo- que soy Alfred Boe.

No había ya en el recinto jueces, ni acusadores, ni gendarmes; no había más que ojos fijos y corazones conmovidos. Nadie se acordaba del papel que debía representar; el fiscal olvidó que estaba allí para acusar, el presidente que estaba allí para presidir, el defensor para defender. No se hizo ninguna pregunta; no intervino ninguna autoridad.

Los espectáculos sublimes se apoderan del alma, y convierten a todos los que los presencian en meros espectadores. Tal vez ninguno podía explicarse lo que experimentaba; ninguno podía decir que veía allí una gran luz, y, sin embargo, interiormente todos se sentían deslumbrados.

Era evidente que tenían delante a Alfred Boe. Su aparición había bastado para aclarar aquel asunto tan oscuro hasta algunos momentos antes. Sin necesidad de explicación alguna, aquella multitud comprendió en seguida la grandeza del hombre que se entregaba para evitar que fuera condenado otro en su lugar.

- No quiero molestar por más tiempo a la audiencia -dijo Alfred Boe-. Me voy, puesto que no me prenden. Tengo mucho que hacer. El señor fiscal sabe quién soy y adónde voy y me mandará arrestar cuando quiera.

Se dirigió a la puerta. Ni se elevó una voz, ni se extendió un brazo para detenerlo. Todos se apartaron. Alfred Boe tenía en ese momento esa superioridad que obliga a la multitud a retroceder delante de un hombre. Pasó en medio de la gente lentamente; no se sabe quién abrió la puerta, pero lo cierto es que estaba abierta cuando llegó a ella.

Se dirigió entonces a los presentes:

- Todos creéis que soy digno de compasión, ¿no es verdad? ¡Dios mío! Cuando pienso en lo que estuve a punto de hacer, me creo digno de envidia. Sin embargo, preferiría que nada de esto hubiera sucedido.

Una hora después, el veredicto del jurado declaraba inocente a Champmathieu, quien, puesto en libertad inmediatamente, se fue estupefacto, pensando que todos estaban locos, y sin comprender nada de lo que había visto.


___________________________________________
Mis Noves
WN-Pretty Little Liars http://jbvenezuela.activoforo.com/t10495-pretty-little-liars-nick-y-tu-adaptacion#383829
WN-La Niña de mis Ojos(1era temporada) http://jbvenezuela.activoforo.com/t6320-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-romantica-y-alguin-hottipocos-capis-hot
WN-La Niña de mis Ojos(2da temporada-1era parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti-t6604.htm#152710
WN-La Niña de mis Ojos(2da temporada-2da parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/t8527-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti
WN-Los Miserables http://jbvenezuela.activoforo.com/t9843-los-miserables-nick-y-tu-adaptacion#343701
WN-Una Noche Contigo http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/una-noche-contigo-nick-y-tu-romantica-y-hot-t6015.htm
WN-Hechiceros http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/hechiceros-nick-y-tu-un-poco-hot-y-romanticaterminada-t5997.htm

Pretty Little Liars Enamorada ....La Mejor Serie del Mundo

—Nunca confies en una chica bonita con un feo secreto.
Volver arriba Ir abajo
victoriaruland
Nuev@


Cantidad de envíos : 10
Fecha de inscripción : 20/11/2011

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Julio 13th 2012, 13:10

hay a mi me encanta, siguela porfa
te queria pedir si me explicabas un poco de como es el libro, porque mi mama quiere que lea unlibro, y no se que eligir, me gusta leer y tambien me encanta ese tipo de historias basadas en el año 1800 mas o menos, y este es el unico que tengo en mente.
porfa contesta
Volver arriba Ir abajo
ILoveEzraFitz♥
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 5808
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 19/02/2010

MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Julio 14th 2012, 10:01

victoriaruland escribió:
hay a mi me encanta, siguela porfa
te queria pedir si me explicabas un poco de como es el libro, porque mi mama quiere que lea unlibro, y no se que eligir, me gusta leer y tambien me encanta ese tipo de historias basadas en el año 1800 mas o menos, y este es el unico que tengo en mente.
porfa contesta

La historia de "Los Miserables" trata de sobre un convicto llamado Jean Valjean, que se quedó huérfano a muy temprana edad, acompañado de una hermana viuda mayor que él con siete hijos muy pequeños. Él se hizo responsable de la familia. Por robar unas hogazas de pan para dar de comer a sus sobrinos hambrientos es condenado a 5 años de presidio por "robo con fractura, de noche y en casa habitada", concretamente por romper el cristal del escaparate de la panadería. Intenta fugarse en varias ocasiones del presidio de Tolón, lo cual convierte la pena final cumplida en un periodo de 19 años, un incremento de la pena desproporcionado al delito en principio cometido. Su estancia en prisión lo convierte en un ser despreciable y sin corazón: un miserable lleno de odio con una fuerza física increíble, aunque aprende a leer, escribir y contar.

Tras cumplir la pena y salir del presidio llega a un pueblo en donde tiene que mostrar su pasaporte amarillo característico de los ex-presidiarios en la comisaría. A consecuencia de ello todos los habitantes del pueblo lo desprecian, excepto el humilde obispo Myriel que le da cobijo, le ofrece comida y cama para dormir. En mitad de la noche se levanta y le roba unos cubiertos de plata, el único tesoro que poseía el obispo, puesto que todo lo que recibía lo destinaba para ayudar a los pobres. Al huir del pueblo lo detiene la policía con los cubiertos y lo llevan ante el obispo, quien, en un acto de bondad, lo salva, diciendo que él le había regalado aquellos objetos para que empezara una nueva vida, además le dice que se había olvidado llevarse los candelabros (también de plata) que igualmente le había regalado.

Sigue su camino y roba una moneda a Petit-Gervais, un chico que se ganaba la vida tocando música por los caminos. Este hecho posteriormente lo martiriza psicológicamente, debido a que se da cuenta que el ejemplo que recibió de parte del obispo estaba comenzando a operar un cambio en él.

Este episodio y la humildad y humanidad del obispo opera en Jean Valjean como un bálsamo que cura sus heridas y lo convierte en un hombre bueno y piadoso, cuyo objetivo es hacer el bien a los necesitados.

Se establece en "Montreuil-sur-Mer", bajo el nombre de Madeleine, en donde llega a convertirse en dueño de una fábrica, incluso es elegido alcalde de ese mismo pueblo , al aprovechar los conocimientos aprendidos en el presidio acerca de unas cuentas de azabache atractivas para collares y dedica su fortuna a ayudar a los trabajadores de su fábrica y a los humildes. Sin embargo había personas que hablaban mal de él pero él seguía ayudando al pueblo.

El jefe de policía de la localidad es un antigüo oficial de prisiones llamado Javert, que recuerda vagamente a Valjean del presidio de Tolón y sospecha desde el primer día de la personalidad del Sr. Madeleine, aunque lo obedece puesto que Valjean es la autoridad superior a Javert al ser el alcalde de la localidad. Sin embargo, el implacable sentido del deber de Javert con su concepto de la ley y de la justicia le hace perseguirlo en silencio pero implacablemente.

En la fábrica de Jean Valjean, una joven e inocente costurera llamada Fantine, encuentra trabajo, después de haber tenido un romance con un hombre que la abandono. Fruto de ese fugaz romance nace Cosette. Fantine, desesperanzada, abandona Paris con su hija con la intención de dejar su hija en manos de una buena familia mientras que ella trabaja para ganar el dinero suficiente y así tener a su hija a su lado. En el camino, obnubilada por una estampa idílica de una madre con sus hijas, deja su hija al cuidado del matrimonio Thenardier dueño de una hostería en un pueblo en su camino desde París. Fantina continúa su camino instalándose en "Montreuil-sur-Mer", en donde, como ya había mencionado, encuentra trabajo en la fábrica de Jean Valjean. Sin embargo, Fantine es despedida injustamente sin conocimiento de Jean Valjean y se ve obligada a recurrir a la prostitución, tras vender su pelo y sus dientes, para seguir enviando dinero al malvado matrimonio Thenardier, que la están engañando haciéndole creer que están cuidando a su hija, mientras que lo que hacen es utilizarla como criada, teniédola malvestida y enfermiza y cobrándole cada vez más dinero para su manutención, con el argumento de que su hija necesita medicinas cada vez más caras para una presunta enfermedad. Fantine enferma mortalmente de tisis por sus esfuerzos derivados de su vida como prostituta. Al conocer la causa del oprobio de Fantine, Jean Valjean protege y cuida a Fantine en su mortal enfermedad y le promete que traerá a Cosette y cuidará de ambas.

Mientras Fantine se recupera con la ilusión puesta en el regreso de su hija, en una localidad lejana se apresa a un hombre llamado Champmathieu acusado de ser Jean Valjean y robar a Petit Gervais. Tras conocer la noticia y después de una tormentosa noche de reflexión moral el verdadero Jean Valjean se presenta en el juicio y se descubre ante el tribunal como el verdadero Jean Valjean. Como no es apresado vuelve a Montreuil, adonde llega a tiempo para ver morir a Fantine ante la presencia de Javert que lo intenta apresar, pero Jean Valjean logra huir y poner a salvo su fortuna en un hoyo cavado en un bosque cercano a Montfermeil.

Tres días después es apresado, condenado a cadena perpetua y enviado al presidio de Tolón, del cual escapa en unos pocos meses mientras finge ahogarse tras rescatar a un marinero que iba a morir en el velamen de un barco atracado en el puerto. Jean Valjean consigue liberar a Cosette de las manos de los Thenardier mediante un pago desproporcionado debido a la actitud usurera y miserable del esposo Thenardier que veía en el interés de Jean Valjean por Cosette algo sospechoso, objeto de un sustancioso negocio. Jean Valjean y Cosette se trasladan a Paris, toman residencia en Casa Gorbeau y realizan una vida sin aspavientos y pasando desapercibidos como un padre viudo con su hija.

Sin embargo, Javert, que es trasladado como inspector de policía a París, descubre a Valjean y a Cosette, pero en una increíble huida logran esconderse en el patio del convento del Pequeño Picpus, despistando totalmente a la policía. En el convento se encuentran como jardinero al tío Fauchelevent, viejo al que Jean Valjean salvó de ser aplastado por un carro en "Montreuil-sur-Mer", el cual le devuelve el favor al encubrirlo como hermano suyo bajo el nombre de Último Fauchelevent, saliendo del convento para su posterior presentación ante la abadesa del convento en el ataúd de una monja muerta. Desde entonces Jean Valjean es perseguido implacablemente por el inspector Javert a través de su recorrido por la Francia de la época de la revolución de 1830.

Pasan los años en el convento y mientras Cosette se educa, Jean Valjean se hace pasar por hermano de Fauchelevent en el huerto, hasta que el obligado paso a religiosa de Cosette les hacen salir del convento.

Jean Valjean y Cosette abandonan la seguridad del convento y pasan a vivir discretamente retirados de la vida, haciendo obras de caridad. En los paseos que hacen por el parque empieza un romance silencioso con Marius Pontmercy que sigue en el patio semioculto de la casa en donde vivía Jean Valjean. Los Thenardier localizan a Valjean por el rastro que deja por sus obras de caridad y le tienden una trampa para robarle y asesinarle. Sin embargo, Marius es huésped de la habitación contigua a los Thenardier y se entera de sus planes, al mismo tiempo que descubre que Thenardier "salvó" la vida de su padre (cuando en realidad Thenardier quería robarle sus cosas a su padre). Tras una reflexión en la que se debate entre la gratitud hacia Thenardier por salvar a su padre y el amor que siente hacia Cosette, elige salvar "in extremis" a Jean Valjean cuando éste se ve acorralado por los más crueles ladrones de París en la habitación de los Thenardier.

Con Javert siguiéndole la pista a través de París, Jean Valjean es testigo del romance entre Cosette y Marius. Sin embargo, Marius se ve envuelto en las barricadas de las revueltas callejeras de la revolución de 1830, puesto que pertenece a un grupo de jóvenes revolucionarios conocido como ABC y su compromiso con ellos es tal que se sacrifica por sus ideales. Luego de meditar acerca del dolor que le causa a Cosette la separación de Marius, Valjean se dirige a las barricadas con el fin de protegerlo; casi sin darse cuenta, Valjean se convierte en un admirado miembro de los jovenes revolucionarios, ya que les devuelve ánimos y ayuda incansablemente a atender a los heridos. Javert, como parte de un complot por parte del Ejército y el Cuerpo de Policías, se disfraza de civil y se une a los revolucionarios con el fin de espiarlos y descubrir puntos débiles, cuando es descubierto es atado y sentenciado a muerte por el grupo ABC, Valjean inmediatamente solicita que le sea concedido el deber de ejecutar a Javert; lo lleva a un callejón vacío y para la sorpresa y terror de Javert, Valjean corta sus ataduras y le permite escapar de forma segura, acto seguido dispara al aire.

Y ahí te lo dejo, porque no creo que quieras que te cuente el final. Es un poco largo la explicación pero para que puedas enteder, cuando leas el libro lo entenderas.

___________________________________________
Mis Noves
WN-Pretty Little Liars http://jbvenezuela.activoforo.com/t10495-pretty-little-liars-nick-y-tu-adaptacion#383829
WN-La Niña de mis Ojos(1era temporada) http://jbvenezuela.activoforo.com/t6320-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-romantica-y-alguin-hottipocos-capis-hot
WN-La Niña de mis Ojos(2da temporada-1era parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti-t6604.htm#152710
WN-La Niña de mis Ojos(2da temporada-2da parte) http://jbvenezuela.activoforo.com/t8527-la-nina-de-mis-ojos-nick-y-tu-2da-temporada-romantica-y-hotti
WN-Una Noche Contigo http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/una-noche-contigo-nick-y-tu-romantica-y-hot-t6015.htm
WN-Hechiceros http://jbvenezuela.activoforo.com/tus-fics-f17/hechiceros-nick-y-tu-un-poco-hot-y-romanticaterminada-t5997.htm

Pretty Little Liars Enamorada ....La Mejor Serie del Mundo

—Nunca confies en una chica bonita con un feo secreto.





Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion   Hoy a las 05:37

Volver arriba Ir abajo
 
Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 6.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6  Siguiente
 Temas similares
-
» Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion
» Del Odio Al Amor {Nick y tu} adaptacion... Regrese
» WN: La Huerfana Nick y Tu Hot (Adaptacion)
» Pretty Little Liars (Nick y tu) - Adaptacion [TERMINADA]
» ▪ Huracán de D e s e o ▪ {Nick y Tu} Terminada

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DE TODO UN POCO-
Cambiar a: