Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Things will never be the same (nick y tu)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4
AutorMensaje
JB_jonas.brothers
Forista!


Cantidad de envíos : 115
Edad : 18
Localización : CHILE
Fecha de inscripción : 14/06/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 2nd 2011, 17:03

SIGUELA MOIRA O SI NO TE MATO ME ATREVO A IR AHORA MISMO A TU CASA Y A PEDIRTE QUE LA SIGAAS !!!!!
Volver arriba Ir abajo
JB.Forever
Forista!


Cantidad de envíos : 102
Edad : 19
Localización : chile
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 2nd 2011, 17:18

Welcome bienvenida nueva
lectora Very Happy, por lo de la nove
sorry enserio esque no
pude subir porque
estube sin internet en todo el dia
y ahora recien lo dieron cheers
es terrible estar sin internet Bobo!
bueno no mas rodeos y aqui el cap

Capítulo 17


Dios…, ¿por qué me pones en situaciones tan difíciles? ¿Esto es una prueba o qué?... porque sea lo que sea me rindo.
Claro que quería volver a besarlo, sus labios eran como una droga adictiva de las que pruebas y no puedes parar de desear… Pero no podía volver a hacerlo, porque todo lo que había dicho entonces se borraría de mi mente y no haría más que anhelar más besos y más caricias de Nick…, volvería a ver a Justin solo como a un chico que me quería demasiado para la forma en que yo lo apreciaba y nuevamente todo sería confuso en mi mente…
¡Rayos! Aún así quería sentir sus labios por última vez si es que iba a ser de este modo.
-No es correcto – dije seria, intentando convencer más a mi mente que a Nicholas.
-Lo sé pero… hoy luces tan hermosa… - tomó mi rostro entre sus manos con delicadeza - que no puedo evitarlo…, solo una vez – susurró sobre mis labios
Abrí mi boca y le di el espacio necesario a su lengua para que se encontrara con la mía y se acariciaran con euforia mientras nuestros labios se juntaban para comenzar a moverse lentamente…, sin embargo fue cuestión de segundos para que la tranquilidad quedara atrás y nuestros besos se tornaran completamente apasionados.
Esto era malo, muy malo, estaba consiente de eso, sabía que estaba engañando a Justin, pero vamos, era un último beso… y ambos lo anhelábamos.
Sus labios capturaban mi boca cada vez con más descontrol y me di cuenta de que esto duraría más de lo que tenía planeado. Enredé mis dedos en su cabello y me dispuse a desordenar sus bien formados rizos, mientras él hacía que mis labios ardieran de tanto ser devorados.
Nick abandonó mis labios y descendió con sus mortíferos besos por mi mentón hasta refugiarse en mi cuello y comenzar a besar mi piel con descontrol fue sus siguiente tarea… ¡Diablos!... ¿Cómo es que tenía tan poca voluntad para detenerlo?..., me besaba y ya no era capaz de poner resistencia…, me tenía rendida ante sus caricias.
Sutiles gemidos se escapaban de mis labios por las maravillas que me hacía experimentar Nicholas con sus deleitables besos sobre la piel de mi cuello…, creo que me estaba dejando llevar demasiado.
Lo arrastré nuevamente hacía mis labios, pues estaba sedienta de sus besos…, Nick comenzó a dar pasos en alguna dirección que aún no adivinaba ya que estaba demasiado concentrada en devorar sus exquisitos labios de la mejor forma posible. Caí sobre el suave acolchado de mi cama y Nicholas se posicionó sobre mí para volver a atacar mi cuello con sus labios, mas esta vez se traía otro objetivo en mente.
Con delicados mimos acariciaba mis piernas, llevando sus manos cada vez más arriba para terminar acariciando la piel de mis muslos por debajo de la suave tela del vestido.
Sus labios no tardaron en abandonar mi cuello para bajar hasta mis hombros y comenzar a besarlos con pasión… pero parte de ellos estaban cubiertos por la molesta tela del vestido y eso desesperaba a Nick…, lo sabía, estaba planeando deshacerse de la prenda y la forma en que tiraba de él para despejar mi piel me hacía sentir totalmente indefensa, pero lo disfrutaba, sin duda moría con cada beso que depositaba sobre mi suave piel.
Nick había sido dominado por una especie de locura que no conocía y estaba completamente segura de que pronto llegaría mi turno y ser delicada sería difícil… mas todo el placentero momento que estaba viviendo fue interrumpido por la voz de mi novio llamando desde el exterior de mi cuarto.
-¿___(tn)?... ¿Estás ahí? – golpeó la puerta preocupado.
Miré a Nick aterrada, se alejó de mí y corrió a encerrarse en el baño.
-Estem… sí, enseguida salgo – respondí intentando calmar mi respiración y los alocados latidos de mi alterado corazón.
-Okay, te espero linda – dijo dulce…, eso no ayudaba mucho a mi conciencia.
Acomodé mi vestido para que luciera decente y no delatara lo que hace poco rato estuve haciendo, arreglé mi cabello que debía estar todo alborotado y reapliqué labial sobre mis labios… porque… bueno, dudo que quedara algo de él luego de… ya saben, lo que paso.
-Perdona la demora – me disculpé saliendo de mi habitación, preocupándome de dejar la puerta cerrada para que a Justin no se le fuera a ocurrir entrar.
-Tardaste bastante, ¿qué cosa hacías?
-Estaba… retocándome el maquillaje – sonreí con inocencia.
Solo me miró sospechoso pero no tardó en volver a sonreír, tomó mi mano y regresamos a la fiesta de Kev.
Esto se sentía totalmente raro…, por un instante con Nicholas acordábamos seguir siendo mejores amigos por siempre, las cosas volvieron a ser como antes en ese momento…, pero de la nada me encontraba nuevamente complicada, el culpable..., un inesperado descontrol de hormonas. No sabía si… seguíamos siendo solo amigos o enserio había algo más…, y al parecer, la respuesta era que ambos sentíamos algo más que amistad, y simplemente no podía creerlo, el chico al que siempre pensé que amaba como a un hermano comenzaba a ser mucho más que eso… y me preocupaba lo extraño que sería estar con él de ahora en adelante… mucho más teniendo a Justin a mi lado, no quería lastimarlo… pero algo en mi mente me decía que debía terminar con él, sin embargo mi corazón no sabía que hacer, y debía ser él quien tomara la decisión.
-Oye… ¿en que tanto piensas? – preguntó sacándome de pensamientos, estábamos bailando, pero mi mente parecía volar por otra galaxia.
-Ah… nada disculpa, estoy algo distraída… ¿mis padres aún no regresan? – cambiando el tema.
-No…, creo que por eso aún no le cantan feliz cumpleaños a Kevin.
-¿Me acompañas a buscarlos?
-Seguro – sonrió.
Debían estar en el estudio…, que rabia, han estado desaparecidos durante casi toda la fiesta y mamá ayer me estaba criticando por no querer estar presente… irónico no.
-¿En que momento piensan venir a la fiesta? – dije cruzándome de brazos y les lancé una mirada molesta.
-____(tn), estamos ocupados – respondió mamá…, mi padre parecía muy ocupado hablando por teléfono.
-Si no van, nunca le cantarán a Kevin.
-Linda, es un asunto importante – musitó mi padre dejando de lado su celular por un momento.
-¿Y acaso el cumpleaños de Kevin no?... – murmuré seria.
-____(tn) yo… te espero allá ¿okay? – dijo Justin algo incómodo y me dejó a solas con mi familia.
-Papá… - murmuré esperando que me hiciera caso.
-Disculpa…, es mi hija, luego hablamos – colgó la llamada – bueno, vamos.
Encendimos las velas del enorme pastel de cumpleaños y le cantamos a Kev…, sonreía con ternura, debió haberle encantado todo, y a quien no, a pesar de que fuera una fiesta familiar…, fue una celebración fantástica, amó todos los obsequios y no paró de sonreír durante toda la fiesta…, estaba emocionado y muy, muy feliz.
Ya era bastante tarde, casi las dos de la mañana…, la música seguía acompañando el ambiente pero ya nadie bailaba…, todos estábamos reunidos en la sala de estar compartiendo y hablando temas relacionados con la vida, bueno, todos menos Meaghan, ella desapareció de pronto en medio de la fiesta…, solo se fue, nadie sabía el por qué de su retirada…, quizás la pobre se sintió humillada ya que Nicholas la dejó abandonada por un largo tiempo y seguramente por eso se fue…, de todos modos a nadie le importaba…, ni siquiera a Denise que siempre hacía un esfuerzo inhumano por aceptarla como la novia de su hijo.
Joe se fue primero, tenía que “ir a dejar a Sarah a su casa”, aunque no se lo creía mucho, luego se fueron Danielle y Kevin, Denise, Paul y Frankie fueron los siguientes en despedirse y después solo quedó Nick, que pudo haberse ido junto a ellos… porque viven en la misma casa, pero por algún motivo quiso quedarse… Ah, y claro… Justin, mi querido novio, él se fue mucho antes de que terminara la fiesta, su madre lo llamó preocupada a eso de las once y media y le pidió que se fuera pronto a su hogar porque no quería que manejara tan tarde por las calles…, tuvo que irse muy temprano.
Mis padres se retiraron de la sala de estar para ir nuevamente a atender sus asuntos y me dejaron sola junto a Nick.
Estábamos sentados en el mismo sillón y ni siquiera nos mirábamos, la habitación estaba en completo silencio, nadie decía nada… y era tan desesperante… e incómodo, era demasiado incómodo… Quería hablarle, de verdad quería hacerlo, pero no lograba formulara las palabras adecuadas para establecer un conversación agradable como las que siempre teníamos cuando éramos solo amigos… bueno, no estoy diciendo que somos más que amigos, no…, claro que no…, pero quería que… estar junto a él y hablar con él fuera igual de lindo como cuando todo marchaba en perfectas condiciones, cuando no habían embrollos de por medio.
-____(tn) – susurró y una extraña clase de alegría invadió mi corazón en el momento en que oí su voz - ¿aún somos amigos?
-Eso creo… - dije no muy animada.
-Emm, quería decirte que… yo… terminé con Meaghan, por eso se fue antes de que la fiesta acabara.
-¿Qué? – musité sorprendida, jamás pensé que lo haría.
-Ella no es la chica indicada para mí – parecía tan seguro de sus palabras, y yo que siempre pensé que él no soportaría vivir sin la mujerzuela teñida.
-Me alegra que te hallas dado cuenta – sonreí y acaricié su hombro.
Desvié la mirada hacía otro lado, esperando a que dijera algo más… pero nada, hubo silencio nuevamente.
-¿No vas a decir nada más? – su voz sonaba afligida…, triste y nerviosa a la vez.
-¿Qué más podría decirte? – murmuré mirándolo a los ojos.
-No lo sé… quizás que tú también terminaste con tu novio – respondió - aún tengo la esperanza de que termines con Justin.
-Nick… - negué con la cabeza - ¿por qué quieres que haga eso?
-Porque lo mataré si vuelve a acercarte a ti…, solo si terminas con él estará a salvo – rió, que malvado era.
-Tendré que protegerlo entonces – musité seria, no iba a terminar con Justin si eso es lo que esperaba que le dijera.
-¿Porque haces esto? – sonó molesto, no debió gustarle mi respuesta – tú no lo quieres, solo sientes… atracción física por él, te gusta porque piensas que es lindo… pero nada más, no estás enamorada de él.
-Lo quiero Nick – dije cortante.
-¿Y si lo quieres tanto por qué dejaste que todo eso pasara hace un rato?
-Yo…, no sé Nick, solo… quiero que tú y yo sigamos siendo amigos – sollocé.
-¿De verdad es eso lo que quieres? – me miró triste.
Solo afirmé con mi cabeza.
-Si es lo que quieres entonces eso seguiremos siendo – musitó cabizbajo.
-Es lo mejor… para ambos – murmuré apenada.
No sé porque me costaba tanto expresar todo esto… ¿De verdad quería ser solo su amiga?, no podría decir que estaba completamente segura de eso… mi corazón no estaba apoyándome mucho para ser cien por ciento sincera…, pero era lo mejor… no era una opción en este instante decirle que si quería que fuéramos más que amigos… porque temía que de ser otra nuestra situación todo pudiera terminar mal… Al menos tenía la tranquilidad de que no se separaría de mí mientras compartiremos la fuerte amistad que siempre nos unió…, era todo lo que quería, todo lo que me importaba era que no se alejara de mí.

y bueno eso
ah me acorde de algo
por todos los caps que no
pude subir, que creo que
fue por 4 o 5 dias,
subire una maraton Very Happy
las quiero I love you
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 2nd 2011, 17:43

wow por k Justin
tuvo k interrumpir
aish k coraje pero
bueno y wiiii Nick
termino con Meaghan
jajaja soy mala Twisted Evil
jajajaja me encanto el
capitulo y genial vas
hacer maraton wiiiii jajaja
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
JB.Forever
Forista!


Cantidad de envíos : 102
Edad : 19
Localización : chile
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 2nd 2011, 18:53

Capítulo 18


Creo que nunca antes había visto una expresión tan triste ocupar su rostro… y me angustiaba…, no pensé que lo fuera a tomar tan mal…, ni siquiera pensé que fuera a afectarle, se suponía que no había nada entre nosotros, que solo había sido… una clase extraña de descontrol, nada más que eso.
-No te agradó mi respuesta ¿cierto? – musité con tristeza, esperaba sentir alivió cuando todo volviera a ser como antes, pero era todo lo contrario.
-Es que… tiene un lado bueno y uno malo…, el lado bueno me da la felicidad de saber que no quieres alejarte de mí, que aún me quieres a pesar de todo lo que te he hecho pasar…, pero el lado malo me impide disfrutar de esa felicidad porque sé que nunca podré demostrar lo que sea que sienta por ti, no si no quiero volver a lastimarte, y eso implica… que tendré que aprender a controlar mis impulsos – carcajeó.
-Sé que podrás – di suaves golpecitos sobre su hombro, supongo que en este caso servía de apoyo.
-¿Crees que vuelva a ser lo mismo?
-Espero que si – sonreí nostálgica.
-¿Sabes que?, todo volvería a ser mucho mejor si hicieras algo…
-¿Y que se supone que debería hacer? – me crucé de brazos fingiendo molestia.
-Terminar con Justin – dijo firme.
-Sabes que no lo haré, y no quiero discutir más el tema.
-Okay… pero al menos prométeme que no vas a dejar que te… toque o que te bese cuando estén frente a mí.
-De acuerdo, a mí tampoco me agradaba cuando esa tipa se lanzaba sobre ti y te besaba como si… quisiera violarte en medio de la sala – musité perturbada, la imagen de esos momentos eran como un trauma en mi cabeza, era asqueroso.
Carcajeó divertido por mi comentario, debió hacerle mucha gracia por la forma en la que se reía…, y comenzaba a molestarme.
-Ya para ¿sí?, no es gracioso – lamentablemente su risa se me estaba contagiando y eso no me hacía lucir muy seria.
Okay… ¿Qué tenía?, ¿un ataque de risa o algo por el estilo?, no paraba de reír y tenía la ligera impresión de que le estaba haciendo falta un poco de aire.
-Ya basta – tomé uno de los cojines que reposaban sobre el sillón y golpeé su cabeza.
-¡Oye! – musitó sorprendido, no se lo esperaba – pagaras eso – tomó otro cojín y repitió mi acto.
De la nada nos encantábamos en un guerra de cojines, desordenando todo a nuestro paso, la sala de estar se convirtió en un caos de cojines repartidos por doquier, mientras yo y Nicholas estábamos muy entretenidos parados sobre los adorados sillones de mi madre y solo seguíamos lazándonos cosas.
Esta vez quería salir vencedora de esta guerra a toda costa, Nick siempre ganaba cuando hacíamos cosas por el estilo pero ahora era mi turno…, ganaría fuera como fuera.
Su momento de debilidad fue cuando bajó del sillón para recoger municiones (con eso me refiero a un cojín), era el momento perfecto para atacarlo, solo tubo tiempo para recoger el cojín y cuando miró hacia arriba me lancé sobre él logrando que cayera al suelo y yo sobre su cuerpo…, los cojines afortunadamente amortiguaron su caída, no hubiera sido mi intención lastimarlo.
-Te gané – sonreí orgullosa, seguía sobre él y a una distancia bastante corta de su rostro..., creo que eso perturbaba un poco.
Aún lo acompañaba una pequeña risita pero ya estaba tratando de controlarla.
-Me rindo – susurró agotado y llevó una mano a su cabeza para hacer algo con sus alborotados rizos.
Sentí su mano acariciar de pronto con delicadeza la piel de mi mejilla y me miró de forma extraña.
-¿Qué tengo? – atiné a decir, parecía observar detalladamente cada rincón de mi rostro.
-Nada – sonrió.
-Disculpa, debo estarte matando – me alejé de su cuerpo, debía estar incómodo en esa posición.
-¡Cielos!, ¿____(tn) que pasó aquí? – apareció mi mamá y si, estaba muy molesta.
-Mamá, estábamos… jugando – sonreí con la actuada candidez de una niña pequeña.
-¿Jugando?, ¿y que edad se supone que tienen ustedes dos para estar jugando a destrozar mi casa?
-No rompimos nada mamá – que melodramática era.
-Bueno, lo tendrán que ordenar de todos modos.
Papá entró a la sala con una seria expresión plasmada en el rostro…, nunca lo había visto de esa forma.
-____(tn), tenemos que hablar – musitó en un tono grave… Oh no, Justin no le agradó y quiere que lo deje.
-¿Es sobre Justin?... ¿no les agradó? – dije algo preocupada, mamá parecía estar igual de seria que él.
-No hija, no es sobre el muchacho, aunque no puedo decir que me encantó pero puede ser tu novio, esa es tu decisión.
-¿Entonces que es? – sus caras, me tenían intrigada.
-Creo que… yo mejor me voy – murmuró Nick, quizás se sentía algo extra.
-No Nick, no te preocupes, puedes quedarte… - musitó mi madre con amabilidad.
Se sentó en uno de los sillones y solo se dedicó a observar nuestra plática.
-Cariño… tenemos que viajar – musitó mi padre… y no parecía muy complacido con la idea.
-¿Viajar? – pregunté extrañada – pero aún falta mucho para navidad – okay, sé que eso fue muy del lado infantil e ingenuo que quedaba en mí.
-No amor – rió con ternura – no es por navidad ni nada de eso – se acercó a mí y acarició mis brazos con cariño – verás, surgió un problema en una de las empresas que operan a mi cargo, en San Diego…, debo ir con tu madre para solucionarlo, requieren con urgencia de nuestra presencia y… eso significa que debes ir con nosotros…
-¿Qué? – lo miré molesta - ¿por qué?... no papá, no quiero ir… ¿Por cuánto tiempo es?
-No lo sé…, no sé que tan grande es el desastre que causó la persona que estaba a cargo de las finazas, hay que hacer inventarios, costear la cantidad de perdidas, no estoy seguro de cuanto tiempo tomé que todo vuelva a funcionar con normalidad.
-Papá a ustedes los necesitan, no a mí, que yo sepa aún no tengo ningún cargo en la corporación que trabajas, no tengo por qué ir… - en realidad sabía que ir a California sería una buena forma de distraerse, pero no quería dejar la escuela, papá no sabía cuanto tiempo tardaríamos en regresar, y eso implicaba que no vería a Nick por bastante tiempo, tampoco a Justin…, no quería dejarlos.
-Linda, sabes que no podemos dejarte sola – mamá entró en la conversación.
-Si pueden… solo no quieren hacerlo, porque no confían en mí – me dio tanta rabia que dijera eso, seguía tratándome como a una niñita.
-No es que no confiemos en ti, pero no podemos dejarte sola, puede pasarte algo…, no es bueno que una jovencita de tu edad se quede sola en casa por tanto tiempo, imagina que entren a asaltarte… no podría dejarte aquí sabiendo todos los riesgos que corres – bueno, algo de razón tenía mi padre.
-Papá por favor… de verdad no quiero ir – me quejé.
-Disculpen pero… yo podría quedarme con ____(tn) mientras ustedes estén de viaje – musitó Nicholas captando la inmediata atención de todos.
-Si – dije más calmada, Nick estaba salvándome del sufrimiento en el que mis padres me tenían sumergida – sería buena idea ¿no crees papá?, siempre estamos juntos después de todo – sonreí.
-Me parece interesante tu propuesta Nick – murmuró mi padre en un tono elegante.
-Puedo cuidarla… siempre lo hago, la única diferencia sería que me quedaría día y noche junto a ella – sonaba tan adulto, me impresionaba.
-Lo conversaré con tus padres ¿de acuerdo? – solo sonrió y salió de la habitación junto a mi madre.
-Siempre sabes como arreglar todo ¿no? – sonreí alabándolo.
-No me hubiera gustado que te fueras por tanto tiempo.
-Precisamente por eso no quería ir…, es mucho tiempo lejos de mi mejor amigo, y no es lo mismo hablar por facebook… o messenger.
-Estoy esperando tus agradecimientos.
-Gracias – lo abracé con cariño.
-Solo eso…
-¿Qué mas quieres?, ¿un beso? – fruncí el ceño.
-Si – respondió sonriente.
-Okay… - deposité un delicado beso en su mejilla.
-¿Debo ser feliz con eso? – me miró apenado.
Afirmé con la cabeza.
-Me esforzaré – formó con sus labios una tierna sonrisa – disculpa… debes pensar que soy un… psicópata, tienes solo quince años y yo… no te he respetado como se debe.
-¿A que te refieres? – lo miré expectante, creo que a veces era demasiado ingenua.
-Enserio no entiendo como es que me dejé llevar tanto por… lo que me hacías sentir, tengo dieciocho años y tú…, tú aún eres una niña…
-Si vuelves a decir que soy una niña te golpearé – bromeé.
-Pero eres pequeña y yo… soy muy viejo para ti, no sé en que estaba pensando cuando… perdóname si, debiste pensar que era un… degenerado – cubrió con sus manos su cara como si tuviera… vergüenza.
-En primer lugar solo tienes tres años más que yo… y además… debo admitir que a pesar de nunca haber estado de esa forma contigo… se sentía muy bien y… no tenía intenciones de detenerte – levanté su rostro con una de mis manos e hice que me mirara a los ojos…, vaya, si que había perdido la cabeza, ¿por qué demonios le dije eso?
-Nunca más pasara, te lo prometo…, no voy seguir confundiéndote.
-Claro – afirmé con la cabeza no muy animada, no quería admitirlo pero… nada, no me hagan caso, solo sigo algo confundida con respecto a Nick, pero ya se me pasara.
Me puse de pie para ir donde mis padres y ver si es que ya estaba listo el asunto.
-____(tn), disculpa por no habértelo dicho cuando llegué… estás realmente hermosa, creo que por eso Meaghan evitaba a toda costa que te mirara mientras bailábamos, me encantó como arreglaste tu cabello, la forma en que el vestido se ajusta a tu cintura… estás preciosa…, cielos, lo estoy haciendo de nuevo, ¿te estoy asustando?.
-No…, porque pienso que hoy te veías súper sensual – carcajeé y me miró con grandes ojos – estoy bromeando, pero te veías muy guapo, eso si.
-¿Más que Justin?
-Si…, mucho más que él – estaba siendo sincera, ese cuerpo que tenía combinado con su estilo de vestir lo hacían lucir asombrosamente atractivo.
-Bien chicos – escuché la voz de mi padre ingresando a la sala.
-¿Qué dijeron? – preguntó Nick.
-No tuvieron problema en aceptar, debes estar aquí mañana con todas las cosas que necesites antes de que salgamos, nuestro vuelo sale a las doce y media así que intenta llegar antes de las doce…, muchísimas gracias Nick, nos sacaste un enorme peso de encima, no hubiera podido dejar a mi hija sola…, y tú sin duda eres el indicado para cuidarla – sonrió agradecido.
-Acompañar a ____(tn) no es ninguna tarea agotadora, es mi mejor amiga y me encanta estar con ella…, la cuidaré bien, no tienen de que preocuparse.
-Eres un buen chico – dijo papá dando suaves golpecitos sobre su espalda – y también tienes padres muy protectores, Denise estaba preocupada, dijo que regresaras pronto.
-Si…, lo sé, - suspiró – mamá se volvió muy estricta con respecto a eso desde el lunes…, me voy, nos vemos mañana.
-Maneja con cuidado Nick – dijo mi madre con reprensión, ella quería mucho a Nicholas.
-Siempre lo hago…, adiós – se dirigió a mí y besó mi frente.
Tomó su chaqueta que reposaba sobre uno de los costados del sillón, se despidió de mis padres y se marchó.
-Iremos a empacar amor… mejor ve a dormir, ya es muy tarde – musitó mi padre con serenidad.
-Si… - susurré – buenas noches.
Lentamente fui a mi cuarto, cerré la puerta y dejé caer mi pesado organismo sobre la cama, estaba cansadísima…, este día había sido enormemente agotador, mis recursos de energía estaban acabados, y creo que no tenía baterías de repuesto para volver a funcionar… Aún así me alisté para dormir, me acomodé entre las suaves cobijas de mi cama y cerré mis ojos para descansar al fin.

Se me hacía muy complicado abrir los ojos…, solo podía ver figuras borrosas y… con suerte escuchar algo distorsionadas las voces de mis padres.
Parecía ya ser de día pero mi cuerpo se negaba a funcionar como debía ser…, las voces de mi familia parecían hacerse cada vez más nítidas mientras se acercaban.
-Adiós cariño… cuídate mucho – oí la delicada voz de mi madre y luego sentí sus brazos abrazar mi frágil cuerpo con mucho apego.
Aún adormilada le devolví el abrazo.
-Te extrañaré mami – susurré, su rostro aún era algo borroso.
Papá repitió su acto con bastante reprensión…, sin embargo todavía no podía distinguir si realmente estaba pasando o solo era un sueño… pues todo era tan difuso.
Solo pude oír sus pasos alejarse cada vez más de mi habitación y luego todos mis sentidos volvieron a caer en profundo sueño…

Capítulo 19


Podía sentir un suave tacto sobre mi mejilla derecha… mis ojos se abrieron sin problema esta vez, todo se veía con suma claridad y… pude ver al lado mío a Nicholas sentado sobre mi cama…, con su mano aún reposando sobre mi tersa piel.
-¿Y mis padres? – murmuré mirándolo.
-Ya se fueron – dijo con tranquilidad.
-¿Qué?... ¿Por qué no me despertaron?, quería despedirme.
-Si lo hicieron, pero al parecer estabas algo adormilada… aunque les respondiste y todo.
-¿Enserio?..., claro, los escuché, que tonta soy, debí haber despertado.
-No te sientas mal, se fueron muy tranquilos…, no quisieron hacer que te levantaras porque sabían que estabas cansada por la fiesta…, no acostumbras quedarte despierta hasta tales horas de la noche.
-Si…, y aún tengo ganas de seguir durmiendo.
-Entonces hazlo… y yo me quedó al lado tuyo – sonrió dulce.
-No…, debes ser muy tarde y… quiero comer… ¿podrías hacer algo delicioso para llenar mi estómago? – usé una adorable expresión para convencerlo.
-Por supuesto – se levantó de mi cama y salió de la habitación.
¿Cómo es que siempre estaba dispuesto a complacerme?... lo adoraba.
Me levanté, tomé una ducha, busqué prendas cómodas en mi armario y bajé a ver a Nick.
El aroma que provenía de la cocina era delicioso, estaba preparando algo exquisito.
-¿Te ayudo en algo? – pregunté con la intención de ser útil…, no quería que hiciera todo solo.
-No te preocupes, ya casi está listo – musitó concentrado en su tarea.
-Que lindo eres… - dije rodeando su cuello con uno de mis brazos y besé su mejilla.
Comimos y luego lo ayudé a dejar todo limpio.
-¿Tienes algún plan para… divertirnos? – dijo algo aburrido, estábamos viendo televisión en la sala de estar, pero no había buena programación.
-No… - suspiré.
-Bueno…, yo tengo uno, aunque no sé si me apoyes – me miró entusiasmado, pero dudoso.
-¿Y cual es? – sonreí.
-Bañarnos en la enorme piscina que nos espera en el patio trasero de tu casa – dijo animado.
-Okay, creo que estás loco…, es otoño Nick, no es tiempo de bañarse en piscinas – musité prestándole poca atención.
-Quizás…, pero por lo que tengo entendido, tu piscina es temperada y… hoy no hace frío – sonrió con aires de vencedor, y había dado en el punto.
-Te felicito, encontraste la diversión perfecta – aplaudí en forma irónica – pero… no tienes traje de baño – debatí.
-¿Y quien dijo que necesito uno? – murmuró en un tono misterioso – te espero en la piscina – solo se puso de pie y desapareció de la habitación.
-Nick espera – dije algo desconcertada y me dispuse a seguirlo.
¿A que se refería con que no necesitaba uno?
Huyó de mí corriendo por los pasillos de mi casa hasta llegar al patio trasero y se detuvo al pie de mi gran piscina.
Se hincó e introdujo una de sus manos al agua.
-Está tibia – sonrió con su adorable sonrisa.
-¿Acaso piensas meterte con ropa? – arqueé una ceja.
-No… ¿por qué?, ¿tú quieres? – me miró con malicia.
-No, Nick, no te atrevas – dije alejándome, esa mirada me asustaba.
-Ven aquí – me persiguió de forma malvada.
No hacía más que correr asustada por el patio intentando que él no me atrapara… pero fue cosa de segundos que lo hiciera.
Me tomó en brazos y me llevó a la fuerza, se detuvo al frente de la piscina y me arrojó dentro de ella.
-¡NICHOLAS JONAS MILLER! – exclamé en cuanto pude volver a respirar – ¡VAS A PAGAR ESTO! – creo que soné huecamente histérica.
Solo se reía burlándose de mi deplorable estado dentro del agua.
-¿A si que te da risa?..., ¿que tal esto? – agité mis brazos y le lancé agua… mucha agua.
Me miró serio y luego sonrió con algo de cinismo.
-Ven Nick… vamos a divertirnos dentro del agua – musité sarcástica, esperaba una mejor venganza cuando lo tuviera más cerca.
Debo admitir que el agua estaba deliciosa, a una temperatura adecuada y completamente deleitable…, lo único malo era que hubiera preferido entrar con bikini.
Llevó sus manos al inicio de su camisa y comenzó a desabotonarla botón por botón.
-¿Qué… haces? – musité nerviosa, si llegaba a… quitarse la ropa moriría.
-Me divierto – murmuró con la vista fija en mí.
-No es necesario que te quites la ropa, puedes entrar así – intenté sonar despreocupada.
Terminó de quitarse la camisa y su torso quedó cubierto tan solo por una camiseta blanca… Gracias Dios.
-No quiero mojar mi ropa – respondió y dirigió sus manos al cierre de su pantalón.
Wow… creo que habían personalidades de Nick que no conocía bien y esta era una de esas… ¿Desde cuando era así?... Él siempre era muy reservado, incluso a veces su forma de actuar me llevaba a pensar que ni siquiera frente a sus hermanos se quitaba la ropa… ¿y ahora lo hacía frente a mí? ¿Qué pretendía?..., ¿provocarme un infarto?
Tragué saliva nerviosa y solo atiné a salir rápido de la piscina, me apresuré a llegar a su lado antes de que comenzara a bajarlo y lo empujé para que cayera dentro del agua.
-Venganza – sonreí aliviada.
-Si…, creo que me lo merezco…, pero regresa aquí adentro, ya estás toda mojada.
-Okay… - me senté a la orilla dejando que solo mis pies tocaran el agua.
Se acercó nadando hacía mí y me miró travieso.
-Adentro – musitó con autoridad.
-No quiero – dije de forma obstinada.
-Bien…, entonces yo lo haré – puso sus manos sobre mi cintura y con algo de fuerza me levantó para meterme dentro del agua.
-Eres un tonto – lo empujé.
-Pero de forma adorable – utilizó una de sus sonrisas especiales, tierna hasta no poder más…, era tan lindo y… no sé, comenzaba a hiper-ventilar con su belleza.
¡Cielos!... creo que… empezaba a querer retractarme de haberle dicho que entre nosotros no podía haber nada más que una amistad, porque estaba totalmente desconcentrada con su perfección… ¿En que momento empezó a verse tan hermoso?..., supongo que siempre fue así, la diferencia es que ahora todo comenzaba a ser visible para mis ojos… y si que fui ciega, con dos palabras podía resumir todo lo que mis ojos veían en este momento…, era absolutamente perfecto, sus labios, su mirada, su cabello…, su pecho… Me estaba haciendo enloquecer y no sabía como evitarlo.
-Oye… ¿Qué tienes? – rió extrañado.
-Creo que alucino – mis labios se movieron por simple reflejo, ni siquiera razoné lo que dije.
-¿Y por qué alucinas?
-¿Qué? – reaccioné.
-Acabas de decirme que alucinabas.
-Tú estás alucinando, no te he dicho eso – negué con la cabeza.
-Si… lo dijiste y… ¿estás bien? – llevó una de sus manos a mi frente preocupado.
-Por supuesto que si tontito – con mi mano le lancé agua en la cara.
-Ya basta de eso – sonó como Nick, así era el Nick que conocía, siempre que algo le “molestaba” ponía sus caras serias o sonrisas fingidas, hacía sus típicos movimientos con la cabeza y utilizaba esas expresiones de chico maduro que me encantaban.
-Obtuve lo que quería, no lo volveré a hacer, descuida – di dos golpecitos sobre su hombro de forma comprensiva.
-¿Y que se supone que obtuviste? – se cruzó de brazos y sonrió de costado.
-Algo… - ahora cambiemos el tema - el agua está exquisita ¿no crees? – dejé mi cuerpo caer hacia atrás para que el agua me llevara.
-¿Por qué me cambias el tema? – me detuvo sujetándome de los brazos y me lanzó una acusadora mirada.
-Nick suéltame, quiero nadar… – me quejé como una niña pequeña.
Por un momento noté que mis labios llamaban su atención y temí lo peor.
-Estem… si disculpa, no sé que estoy haciendo – movió su cabeza como si estuviera intentando recuperarse de algo.
-Creo que ya aclaramos eso – le lancé una seria mirada y me alejé de él.
-Lo lamento…, debo estarte incomodando – balbuceó apenado.
-Dejemos el tema por favor – musité ya agobiada del asunto y me sumergí en el agua para comenzara a nadar.
Me dediqué a deslizarme de un lado a otro bajo el agua, la piscina era muy amplia… y el agua tenía la temperatura perfecta, era súper relajante.
-Que bien se siente – suspiré, nadaba de espalda - ¿lo estás intentando Nick?
-Si – respondió y podría jurar que sonó molesto.
-¿Sucede algo? – nadé hasta donde él se encontraba.
-No es nada importante – expresó con fingida indiferencia.
-¿A si?..., te conozco muy bien Nicholas, y estoy segura de que algo te molesta – le rebatí.
-No lo entenderías – parecía frustrado.
-Quien mejor que tu mejor amiga podría entenderlo – llevé mis manos sobre sus hombros y los acaricié en forma vertical – dime Nick – susurré dulce.
-Nunca podrías comprenderlo… – suspiró y quitó sus manos de mi posición – no entiendes _____(tn) – me miró molesto – tú no sientes lo mismo que yo – clavó sus ojos fijamente en los míos y a medida que pasaban los segundos podía notar como se cristalizaban – no logras entender que ya no soy capaz de verte solo como a mi mejor amiga…, no puedo evitarlo…, no puedo evitar querer besar tus labios cuando estoy cerca de ti – comenzó a acercarse lentamente, con esa mirada especial y llena de sentimientos, solo podía retroceder ante su reacción…, él sabía que esto no estaba bien.
De pronto me vi acorralada entre una de las esquinas de la piscina y el fuerte cuerpo de Nicholas.
-Si enserio no quieres que pase esto… detenme – susurró… y la distancia que había entre nuestros cuerpo se iba perdiendo a cada segundo.
-Nick…, no… no… no lo hagas – articulé con los nervios de punta…, sentía su aliento cada vez más cerca y como sus labios entreabiertos ya casi capturaban los míos.
Mis manos estaban apoyadas a cada lado de mi cintura sobre la superficie de cerámica…, intentaba como fuera alejar lo que más pudiera mi cuerpo para que sus labios no tocaran los míos… estaba tan cerca y sus manos no tardaron en rodear mi cintura para mantenerme totalmente apegada a su cuerpo… Creo que nuevamente caería en lo mismo, porque por más que la buscaba era casi imposible encontrar la voluntad para decirle NO.
Pensé en Justin… pero ni siquiera imaginarlo sonriendo me ayudó…, luego recordé una añorada memoria, de Nicholas y yo, el día en que entramos juntos a secundaria, su madre había tomado un fotografía y era esa misma la que ahora estaba siendo replicada por mi cerebro…, era tan adorable, una pareja de inseparables amigos, una tierna niñita de once años y un encantador jovencito a punto de cumplir 14, estábamos tomado de la mano y sonreíamos de forma inocente… la ingenuidad que destilaba esa fotografía colmaba de ternura a quien la viera… Era eso lo que más me importaba definitivamente, su amistad, creo que ya no podía poner duda en ello, de no ser así jamás habría recordado la fotografía…, pero también podía ser que la imagen quisiera decirme otra cosa… pero no, no era una opción para mí pensar en eso, fuimos hechos para ser amigos de por vida.
Giré mi rostro hacia el lado y me alejé de él.
-Lo lamento Nick… yo… tengo que secarme – inventé una torpe excusa…, aunque sabía que de todos modos estaba rompiendo su corazón.
Corrí en dirección a mi habitación lo más rápido que pude para no dejar toda mi casa mojada, cerré la puerta y enseguida me metí a mi baño.
Quité toda mi ropa empapada y tomé una ducha caliente, mi corazón latía apresurado y sentía una gran presión en mi pecho…, por alguna extraña razón me arrepentía de haberlo dejado así… ¡Él me quería maldición!…, y yo… aunque lo negara… también sentía algo muy fuerte por él.
-Soy una estúpida – golpeé con fuerza la pared que me enfrentaba.
Sentía impotencia, furia conmigo misma…, como fui tan tonta…, Nick debía estarme odiando en este momento.
Quizás las manos entrelazadas en la fotografía si tenían otro significado… y no lo noté.
Me refugié en una de las esquinas de mi ducha donde el agua no alcanzaba a tocar mi cuerpo, abracé mis rodillas y dejé que mi cabeza reposara sobre mis piernas mientras las lágrimas comenzaban a deslizarse incesablemente por mis mejillas…, esto era lo que ganaba por no escuchar a mi corazón cuando estaba dispuesto a hablar.
No sé cuanto tiempo habré estado ahí dentro… sumergida entre lágrimas y sollozos, pensando en que la persona a la que más amaba en la vida debía detestarme en este momento… y solo quería volver a tener una oportunidad para decirle todo lo que en realidad sentía…, mas hubo tantas… y exigir otra sería demasiado pedir.
Sequé mi cuerpo y lo cubrí con ropa interior, una musculosa ajustada blanca y unos pantalones cortos muy suaves que aparentaban ser pijama… No volvería a salir de mi habitación, no hasta que supiera perfectamente como disculparme… y en realidad sería casi imposible…, su corazón debía estar roto en millones de pedazos y si no era así, en él posiblemente guardaba un enorme rencor hacía mí.
No era capaz de hablarle luego del dolor que la había causado, luego de rechazarlo… Cualquier intento sería cínico y patético de mi parte… Solo me odiaría más.
Me recosté sobre la cama y tomé una de mis suaves almohadas para abrazarla y acomodar mi cabeza sobre ella… sabía que pronto el dolor en mi corazón, el llanto y sollozos que agotaban a mi organismo, los atormentadores pensamientos que inundaban mi mente y el odio que sentía por mi misma me harían caer profundadamente dormida.

Lentamente abrí los ojos y me encontré en una habitación oscura…, ya había anochecido.
Me levanté y encendí el interruptor de la luz.
La casa estaba totalmente en silencio, no podía oír nada…, necesitaba averiguar si Nicholas seguía en mi hogar pero sin tener que salir de mi habitación.
Me aproximé a la ventana que daba con el patio delantero y ahí estaba su auto estacionado…, que responsable era, aún detestándome se había quedado para cumplir la promesa que les hizo a mis padres.
Volví a acomodarme sobre mi suave acolchado… aunque mi estómago rugía de hambre, pero no iría en busca de alimento, si llegaba a toparme con Nick… no sabría que decirle y por lo torpe que era solo lo lastimaría el doble.
Muy bien… ¿que puede hacer una chica cuando esta sufriendo por amor?...
¿Ver televisión?... No.
¿Escuchar música?... No.
¿Comer chocolates?... Es una posibilidad pero no tengo ninguno a mano.
¿Hacerse obesa comiendo helado?... posibilidad también, pero lamentablemente mi cuarto no tenía un congelador incluido.
Escuché de pronto la manilla de mi puerta girar y sin pensarlo dos veces fingí que seguía durmiendo.
-____(TN)… ¿Estás despierta? – oí esa dulce voz susurrar con suavidad - ¿____(tn)…? – insistió.
Sentí como la puerta era cerrada y luego como alguien ejercía presión en mi acolchado.
-Dormida sigues siendo igual de angelical y perfecta – musitó con cariño.
Sus labios tocaron con cariño la piel de mi frente y acarició mis mejillas con delicadeza.
- Eres tan dulce…, tan inocente, nunca debí dejar que el cariño que te tengo creciera tanto, debí llegar hasta un limite… y no lo hice, se convirtió en otra clase amor, aunque lo intente jamás dejaré de sentir esto por ti…, te adoro y… tengo que aceptar que nunca vas a sentir lo mismo por mí – que sincero estaba siendo…, podía oír su voz hasta quebrarse con cada frase que sus labios pronunciaban.
Él creía que estaba dormida… si supiera que escuchaba claramente todo lo que me decía.
Sentí su respiración cercana a mi rostro y de inmediato supe que planeaba despedirse.
Sus labios rozaron los míos con suavidad y casi moría por dentro aguardando que pronto me besara con pasión… mas no lo hizo, depositó un delicado y tierno beso sobre mis labios y se alejó enseguida.
-Te amo hermosa – acarició mi rostro con dulzura un vez más y se apartó completamente de mí.
Al darme cuenta de que se estaba marchando abrí mis ojos y tomé su mano para que no se escapara.
-Nicholas – musité con la intención de que volteara y me enfrentara… esta vez despierta.
-____(tn) – murmuró perplejo y me miró algo temeroso – tú… ¿escuchaste algo de lo que dije?
-Cada palabra – susurré con dulzura y lo contemplé con cariño.
-La idea era que no me oyeras – dijo frustrado.
-Pero lo hice y… hay algo que debo decirte – lo invité a sentarse a mi lado y tomé con ambas manos la suya para acariciarla.
-¿Vas a decirme que le pediste a Justin que se casara contigo? – murmuró con tristeza.
- No… - reí – no, no es eso, es algo que me costó averiguar porque… mi corazón estaba muy callado hace algunos días… pero de pronto se decidió a hablar, hace pocas horas me comentó que… existe una persona que ha estado siempre conmigo – sonreí emocionada – alguien que nunca me ha traicionado, que todas las veces que lo he necesitado a estado junto a mí para apoyarme, para consolarme…, para hacerme reír cuando las cosas marchan mal, un chico increíble que siempre me ha entregado todo su cariño y aprecio…, y resulta que estaba totalmente convencida de que todo el enorme afecto y cariño que le tenía a este chico era solo amor de hermanos…, pero mi corazón descubrió que no es así, – Nicholas solo me contemplaban sorprendido por todo lo que le estaba diciendo – sucede que… estoy enamorada de ese chico especial que ha estado junto a mí desde toda la vida… - una lágrima se deslizó por mi mejilla, era un confesión importante y no me arrepentía de hacerla - te amo Nick, y no sabes cuanto lamento todas la veces en las que te dije no…, eres… la persona a la que más quiero en esta vida, si no te tuviera a mi lado… no sé que sería de mí y… si quiero que seamos más que amigos.
-Nunca pensé que… dirías eso – sonrió de costado.
-Demoré bastante en descubrirlo.
-¿Y que hay con Justin? – lo noté incómodo.
-Terminaré con él, no es… el chico correcto, ya lo sé – suspiré, dejarlo sería duro, no quería herirlo.
-Te quiero mucho ¿sabías? – se acercó un poco más a mí y me miró enamorado.
-Si… y yo te adoro – sonreí y rodeé con mis brazos su cuello.
-¿Esta vez no huirás de mí? – susurró rozando tranquilamente mis labios.
-Nunca pensaría en hacerlo – concluí mis palabras capturando su labio inferior con cuidado.
Dejé que mis manos se enredaran libremente en su cabello rizado y así lograba que el beso fuese más intenso y… apasionado, era increíble lo exquisitos que eran sus labios, totalmente adictivos.
Condujo sus manos por debajo de la musculosa ajustada que cubría mi torso y la levantó lo suficiente como para poder acariciar la piel de mi cintura sin obstáculo alguno.
A media que el beso tomaba velocidad iba quedando perfectamente acomodada sobre mí cama y él arriba mío, esto cada vez se ponía más emocionante y todo fue mucho mejor cuando dejó mis labios, descendió con sus suaves labios por mi mentón y se refugió en mi cuello para comenzar a mimar mi perfumada piel con sus placenteros besos… y a veces se tomaba la libertad de hincar sus dientes, sensación que solo me hacía perder la razón.
Dirigí mis manos hacia el inicio de su camisa para comenzar a desabotonarla y así poder descubrir que belleza me esperaba bajo ella… La deslicé por sus brazos pero aún otra prenda incomodaba, siempre la camiseta.
Con una fuerza casi inexplicable en mí cambiamos de posición esta vez quedando yo sobre él.
Sostenía sus manos sobre mi cintura acariciándola con tranquilidad pero siempre con esa sensualidad que estoy segura nadie más en esta Tierra poseía.
Desde mi posición sobre él no había nada más tentador que sus labios rojizos y brillantes por lo que me apresuré a devorarlos con locura tomando su rostro con mis manos y guiando el beso a la perfección.
Necesitaba deshacerme de su camiseta pronto, moría por verlo sin ella por lo que colé mis manos por debajo de su prenda y comencé a subirla a medida que arrastraba mis manos por su piel y creaba simples caricias que sin duda lo deleitaban.
Nuevamente giramos y un vez más estuve acorralada entre sus brazos y sus fuertes piernas. Nicholas sabía perfectamente como hacer que mi cuerpo se estremeciera ante sus caricias y por eso se dedicaba a besar tan bien la piel de mi cuello, era uno de mis puntos débiles y cada vez que sus dientes rozaban mi piel un suave gemido se escapaba de mis labios.
Iba a quitar completamente la tela que me impedía disfrutar de su piel cuando Nicholas se alejó y me miró algo asustado.
-Disculpa…, me estaba… dejando llevar demasiado – musitó nervioso y desvió su mirada… podía escuchar lo acelerada que estaba su respiración.
Mi respiración, al igual que la suya estaba completamente agitada y se me hacía muy difícil responderle.
-Que duermas bien hermosa – dijo dulce acercándose y depositó un inocente beso en mi frente.
Salió de mi habitación y al cerrarse la puerta me encontré sola y en total silencio.
¡Dios!, ¿Qué cosa estaba haciendo?... Aún era muy joven para ese tipo de cosas… pero que culpa tenía yo si era Nick quien desataba todo el descontrol dentro de mí.
Era más que obvio que Nicholas tenía miedo de que nos dejáramos llevar demasiado por la locura y solo le obedeciéramos a nuestras hormonas enloquecidas… por eso se fue así…, que lindo era…
Sin embargo si que me dejó en malas condiciones… estaba deseando algo que ni en mis más oscuros pensamientos pensé que querría a esta edad y menos con el chico que fue mi mejor amigo desde toda la vida…, aunque sabía que no existía mejor persona que él para compartir ese momento… aún era una pequeña para Nick, eso estaba claro, tenía miedo de pasarme a llevar… Que equivocado estaba, no tenía idea de las intensas sensaciones que me hacía experimentar… Me sentía extraña al pensarlo pero… de verdad quería estar con él.

Capítulo 20


Creo que estaba perdiendo la cabeza, y Nick era el culpable… ¿Por qué me hacía desearlo tanto?... De no ser por la perfecta forma de sus labios rojizos, la suavidad de su blanca piel, el varonil aroma que emanaba de su cuerpo, sus fuertes brazos y piernas… y ese torso que moría por ver descubierto alguna vez en mi vida, era absolutamente perfecto… ¿Quién podía resistirse a alguien así?..., ni siquiera una monja lo lograría.
Muy bien… solo despeja tus pensamientos ____(tn), reflexiona…, son casi novios, aunque él no te lo ha pedido porque aún estás ligada a otra persona y Nicholas respeta eso… en partes, vamos…, debe haber otra cosa en la que puedas pensar, quizás… en lo que vas a decirle a Justin cuando termines con él..., no, eso es muy complicado como para torturar a mi mente con el tema, piensa en… que van a decir todos en la escuela cuando te vean junto a Nicholas como novios y no como los mejores amigos que siempre fueron, se sorprenderían, hasta los profesores lo harían, piensa en Meaghan, en todos lo atentados que hará en tu contra cuando se entere… más tortura. Y nuevamente solo podía pensar en Nicholas, en lo precioso y perfecto que era… ¡Rayos! Hay partes de estar enamorada que comienzan a complicarme la existencia, pero veamos, lo amas, lo quieres muchísimo y él también a ti…, probablemente con todo ese amor que te tiene jamás se permitirá dejar que las cosas se vuelvan tan intensas, por lo menos no hasta que cumplas diecisiete… Comenzaba a detestarme más que antes por el hecho de tener quince.
Salí de mi habitación en busca de comida para hacer feliz a mi estómago, entré a la cocina y sobre la mesa había una pequeña bandeja con un plato lleno de frutas picadas en pequeños trocitos, al lado un trozo de pastel de chocolate y un vaso de jugo natural de naranja…, que dulce era.
Busqué a Nick por el primer piso de mi hogar para agradecerle pero no lo encontré… seguramente ya había ido a recostarse, después de todo eran pasadas las doce y debía estar muy cansado.
Comí la rica cena que mi mejor… digo, que Nick me había preparado con cariño, dejé todos lo utensilios limpios y me dirigí al cuarto que estaba al lado del mío… Era el cuarto que sería para mi futuro hermanito si es que llegaba a tener uno, pero mis padres había decidido decorarlo y todo para que las visitas lo ocuparan, aunque siempre estaba cerrado con llave…, bueno, esta vez la “visita” era Nick, y él debía estar descansando confortablemente sobre la cómoda y amplia cama que poseía esa habitación.
Toqué la puerta una vez pero nadie respondió.
Giré la manilla y al darme cuenta de que estaba abierta me decidí a ingresar al cuarto.
Mis ojos analizaron el escalofriante orden de aquel lugar… Okay, había entrado otras veces aquí y nunca había estado en tales condiciones…, bueno, sabía que Nicholas era muy ordenado.
Mis ojos se toparon con la cama y sobre ella, cubierto por cobijas descansaba Nick profundamente dormido.
Me acerqué procurando no realizar ningún sonido que pudiera perturbar su sueño. Me senté a su lado para contemplarlo…, su serena expresión lo hacía lucir totalmente angelical… ¿es que caso podía ser más hermoso de lo que ya era?... al parecer si, era precioso, casi no parecía real… Quizás si era un ángel.
Lucía tan inocente, esa sensación entregaban sus expresiones.
Me sentía una… total pervertida, Nick ni siquiera debía pensar en cosas parecidas a las que ocupaban mis pensamientos hace un rato…, era completamente dulce, seguía pareciendo un niño ingenuo…, debía imaginar lo que pasaba por su mente y seguramente pensaba en nunca más volver a descontrolarse conmigo.
Me acerqué con cuidado a sus labios y deposité sobre ellos un suave beso.
-Descansa – acaricié su mejilla con afecto y salí de la habitación.
Regresé pronto a la mía y debo decir que reconciliar el sueño fue una tarea difícil, pero finalmente mi cuerpo y mente se dieron por vencidos.

Día Domingo…, un nublado nuevo día de fin de semana, la débil luz entraba con suavidad por mi ventana…, sería algo así como un día lúgubre, y definitivamente no me motivaba a levantarme.
Tomé el reloj que reposaba sobre mi velador…, 9:00 AM, aún no era tiempo de levantarse para ser un día Domingo, pero por algún motivo mi cuerpo pedía ser sacado de esas sabanas inmediatamente… y en realidad ya no tenía ganas de seguir descansando.
Hice lo que siempre hacía al levantarme…, tomar una ducha, cepillar mis dientes, secar y peinar mi cabello, tenía todo el tiempo del mundo por lo que también me hice ondas, busqué la ropa adecuada para el día, jeans oscuros, una blusa a cuadros en tonos grises y converse azules…, nada de otro mundo, no planeaba salir.
Dejé mi dormitorio ordenado y salí de mi cuarto, busqué en la habitación de al lado a Nicholas…, seguía durmiendo… con sus angelicales expresiones, sería mejor no despertarlo.
Esta vez yo prepararía el desayuno, por lo que fui a la cocina y me dispuse a picar frutas, hacer un nutritivo jugo natural de cítricos y por primera vez hice wafles…, quedaron ricos, después de todo no era tan inútil en la cocina.
Acomodé todos los alimentos sobre la mesa y esperé a que Nicholas bajara… no demoró mucho, ya eran las diez y a esa hora si era más factible levantarse.
-Hola… – musité contemplándolo de arriba abajo… algo embobada, aún estaba con “pijama”, o lo que el utilizaba como uno, camiseta y… sus boxers.
-____(tn)… pensé que estarías durmiendo – dijo observando todo lo que había sobre la mesa.
-Bueno… quería hacer algo lindo por ti – sonreí de forma dulce.
-Que dulce eres – curvó sus labios para sonreír de forma tierna y se acercó a mí para besar mi frente con afecto.
Se sentó a mi lado y comenzó a degustar de la variedad de alimentos.
-Estos wafles están excelentes – articuló con dificultad pues aún tenía algo de ellos en la boca.
-Me alegra que te hayan gustado – dije mientras tomaba un trozo de frutilla y lo llevaba a mi boca.
-¿Qué haremos hoy?
-No lo sé… él día no está muy a nuestro favor y además tengo que hacer la tarea – respondí no muy animada, no era el mejor panorama para un día Domingo.
-Si… yo también tengo tarea…, lástima, tendremos que quedarnos estudiando todo él día.
Silencio incómodo.
-Nick… ahora que somos casi novios ¿cómo vamos a decírselo a tus padres… y a los míos? – pregunté muy interesada en el tema.
-He estado pensándolo y… tengo que decirte que me asusta lo que puedan decir tus padres – musitó con algo de pesimismo.
-¿Por qué piensas eso? – reí acariciando su espalada – Nick… ellos te adoran, no creo que te juzguen como a cualquier chico, por lo menos no como a Justin.
-Ese es el punto, ellos me adoran porque soy tu mejor amigo, el único chico que jamás se propasaría contigo, el que te cuida como si fuera tu guardaespaldas…, de esa forma me quieren, no como a tu novio, y menos me querrán como tal si tenemos tres años de diferencia… créeme para los padres eso es… horrible, se torturan todo el tiempo pensando en que estará haciendo su pequeña hija con su novio mayor de edad a cada momento – hablaba muy enserio, creo que realmente le preocupaba lo que mis padres pensaran, mucho más de lo que esperaba.
-Mis padres jamás dudarían de ti…, incluso podrían esperar menos de mí que de ti, te conocen Nick, siempre te verán como el chico perfecto para mí, aunque tengamos esos… estúpidos tres años de diferencia…, eres la persona en la que más confían para estar junto a mí y estoy segura de que les va a encantar que esto haya sucedido, además, en el caso de que no les agradara, tendrían que aceptarlo porque prometieron que en cosas de amor me dejarían decidir por mi misma y... no hay nada más en este mundo que quiera más que a ti – murmuré con toda la dulzura que pude encontrar en mi corazón y besé su mejilla con ternura.
Solo sonrió y posó sus manos sobre la suave piel de mis pómulos, cerré mis ojos y esperé con tranquilidad a que él me arrastrara hasta sus labios. Capturó mi boca con serenidad, de forma dulce y tierna, con sus manos sujetaba mi rostro y guiaba lentamente el ritmo del beso… era una sensación totalmente relajante sentir sus labios devorar los míos con esa calma, y solo dejaba un sentimiento al descubierto… amor.
Se alejó expulsando suavemente el aire a través de sus labios, me sonrió con cariño y llevó sus labios hasta mi frente para depositar un tierno beso.
Le regalé una de mis mejores sonrisas y ambos nos distanciamos para seguir comiendo.
Era algo extraño estar así con él, por eso el silencio nuevamente se ocupó de llenar el ambiente, no estábamos acostumbrados a mostrarnos esa clase de afecto, a pesar de que ambos lo sentíamos, siempre fuimos solo amigos, siempre nos quisimos mucho, pero nunca de esta forma…, era raro que en lugar de un cariñoso abrazo o un amoroso beso en la mejilla nos diéramos un exquisito y enamorado beso en los labios.
A pesar del silencio… creábamos un cuadro totalmente adorable, no hacíamos más que sonreír y… de vez en cuando desviar la mirada de una forma algo tímida, porque el otro te observaba demasiado… no éramos más que una tierna pareja de adolescentes completamente enamorados.
-Emm… esto es… algo extraño – dijo sonriendo de costado y con esa timidez encantadora que muchas veces había utilizado frente a mí…, pero nunca antes me había dado cuenta del significado que llevaba.
-¿En que momento nos volvimos tan callados? – musité frunciendo el ceño mientras disfrutaba de las últimas frutas en mi plato.
-No lo sé pero… es lindo.
-Aunque se siente un poco incómodo.
-Es porque estamos acostumbrados a conversar mucho – rió divertido, debió hacerle gracia.
-Si… se siente extraño dejar de ser mejores amigos de la noche a la mañana – articulé jugando torpemente con mi tenedor y el último trocito de frutilla, era una forma de evitar su hipnotizante mirada, me dejaba totalmente desconcertada cada vez que lo miraba a los ojos.
-Me gustaría escribir una canción sobre esto – susurró de pronto muy cerca de mí y se puso de pie.
-¿A dónde vas? – pregunté en cuanto noté que saldría de la habitación.
-Por ropa y mi guitarra – dijo sin detenerse.
Así que Nicholas tenía su lado misterioso… No sabía que escribía canciones, no tenía idea porque jamás me lo había mencionado… Creo que debía criticarme un poco a mi misma por no saber algo que seguramente era muy importante para el chico que conocía desde toda mi vida.
Mientras Nick estaba muy ocupado vistiéndose y que se yo, me preocupé de dejar todo lo utilizado limpio.
Demoraba, demoraba bastante y por eso me decidí en ir a buscarlo, me estaba aburriendo sin su compañía. Di tres suaves golpecitos sobre la puerta de “su cuarto” y no tardó mucho en abrir.
-Perdona la demora, estaba cambiándome – se excusó.
-¿Desde cuando compones canciones? – murmuré ingresando a su cuarto y de inmediato pude distinguir sobre su cama un pequeño cuaderno.
-Desde hace mucho, sabes que me apasiona la música.
-Nunca me dijiste que lo hacías – dije mirándolo algo molesta, éramos BFF, por lo tanto no debíamos escondernos cosas.
-No estaba seguro de cómo… reaccionarias cuando escucharas algunas canciones – musitó con algo de tristeza y escondió la mirada.
-¿Por qué? – tomé el pequeño cuaderno que reposaba sobre su acolchado - ¿Qué es esto?
-Es… donde escribo mis canciones…, es como un diario de vida, esa importancia tiene para mí, por eso nadie nunca las ha escuchado, son… secretas – sonrió con esa mezcla de seriedad y timidez, con algo de reservado que lo caracterizaba.
-Oh… pero, solo por curiosidad… ¿de que hablan? – estaba siendo algo entrometida, lo admito, pero enserio necesitaba escuchar aunque sea una de esas canciones.
-La mayoría… sobre ti.
-¿Puedo ver solo los nombres? – rogué con una expresión de niñita curiosa – por favor.
Lo pensó por un momento.
-De acuerdo – suspiró.
Como si fuera todo un tesoro por descubrir, emocionada abrí el cuadernito, y lo hojeé fijándome solamente en los títulos, fueron precisamente estos los que llamaron mi atención; Please be mine, Just friends, Inseparables, Fly with me, Black keys y al parecer la más reciente Critical…, habría sido un sueño leer el contenido.
-¿En que te inspiras? – dije intentando relajarme, acaba de descubrir que mi mejor amigo me quería desde hace mucho más tiempo y yo nunca me había enterado.
-Pensar en ti es mi mejor inspiración – sonrió de costado.
-¿De que se tratará la siguiente? – husmeé curiosa.
-Aún no estoy seguro… podría tratarse sobre esto, sobre tú y yo, ahora, juntos, ya no como “solo amigos”.
-Si te pidiera que… me cantaras algunas de las canciones que escribiste sobre mí ¿lo harías? – tenía la esperanza de que me complaciera esta vez.
-Bueno…, creo que ahora no sería tan extraño que te las mostrara – sonrió y tomó su guitarra.
Me senté sobre su cama…, una sensación extraña se apoderó de mi cuerpo en el momento en que su voz junto a la suave melodía que creaba junto a la guitarra crearon el sonido más armónico que había oído en mi vida, era algo así como comenzar a flotar en las nubes junto a un bello y talentoso ángel.
Era una sensación totalmente deleitable oírlo cantar…, destilaba tanta dulzura, nunca pensé que tuviera el don para escribir canciones tan hermosas, las interpretaba con tanto sentimiento, y esa voz tan preciosa que tenía solo me hacía pensar que era la chica más afortunada del mundo. Fue emocionante, sentía que cada vez el porcentaje de sobre enamoramiento por él aumentaba y en niveles críticos…, no podrían imaginar lo hermoso que lucía, demostrándome todos sus sentimientos a través de una guitarra y su armoniosa voz…, guardaría este momento en mi cajita mental de recuerdos más felices y lo bautizaría como el número uno, él día en que Nick se decidió a mostrarme su más preciado secreto, sus sentimientos por mí.
Sería el concierto más inolvidable que podría haber vivido… era especial.



Volver arriba Ir abajo
JB.Forever
Forista!


Cantidad de envíos : 102
Edad : 19
Localización : chile
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 2nd 2011, 18:59

al rato subo mas
y quiero aclarar algo
[b]NO SOY FAN DE JUSTIN Evil or Very Mad
lo digo poque una amiga
lee mi nove y me dijo:
"parece que eres fan de Justin"
eso me dio rabia Bravo!
bueno solo queria
aclarar eso y estoy
escribiendo caps Very Happy
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 2nd 2011, 19:29

te apoyo yo tampoco
soy fan de Justina Gayber
jajajaja me encantaron
los capitulo y wiiii al fin
decidieron ser algo mas k
amigos k lindos awww Enamorada
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
JB.Forever
Forista!


Cantidad de envíos : 102
Edad : 19
Localización : chile
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 2nd 2011, 20:55

Hahahaha gayber le viene
tan bien ese sinonimo Razz

Capítulo 21


-Espero que alguna de ellas te haya gustado – musitó dejando su guitarra nuevamente sobre la cama.
-Bromeas… son maravillosas – sonreí emocionada, hasta lágrimas se deslizaban por mis mejillas – ven – lo invité a sentarse a mi lado – eres un encanto – murmuré con suavidad acariciando su cabello.
-Eres la mejor inspiración que alguien pueda tener – llevó una de sus manos a mi rostro y acomodó un mechón detrás de mi oreja.
-Eres tan hermoso – susurré, lo estaba contemplando, completamente embobada admiraba lo precioso que era.
-¿Qué? – rió.
-Hasta hace un tiempo nunca me había fijado en… lo perfecto que eres…, ahora comprendo porque todas las chicas de la escuela siempre te siguen… y también porque me odian tanto.
-Ah… - carcajeó – ¿y tú crees que nunca nadie se fijó en ti?..., tuve que enfrentar a varios patanes de preparatoria que querían aprovecharse de ti, eres preciosa ____(tn), mucho más que cualquier chica que conozca, cualquier chico sería muy afortunado de tenerte como novia… por eso detesto tanto a Justin, porque fue el primer chico que llamó tu atención para ser más que un amigo y… eso me puso furioso, no quería que nadie te apartara de mí…, en realidad no quería que ningún chico se te acercara…, estaba muy confundido al principio, siempre supe que te quería demasiado pero… fue cuando conociste a Justin que me di cuenta de que no te quería solo como a una amiga…, detestaba la idea de que quisieras a otro chico…, es un pensamiento muy egoísta, lo sé… pero te quería solo para mí – sonrió apenado.
-Sabes… yo siempre pensé que lo que sentía cuando Meaghan te besaba era solo… repugnancia por la forma en que lo hacía – reí – pero nunca reflexioné sobre el asunto, nunca me dispuse a meditar por qué me molestaba tanto… y ahora lo sé.
-Solo quiero que termines pronto con Justin – suspiró.
-Descuida, lo haré pero… no me gustaría hacerlo por teléfono, aunque se que será muy difícil… tengo que decírselo en persona…, mañana.
-Genial… - sonrió con una elevada irradiación de alegría.
Era un alivio saber que ya no habían secretos entre nosotros.
Pasamos el resto del día estudiando, si…, éramos un par de nerds, pero el deber es el deber y según los adultos el único deber que tenemos los adolescentes es estudiar para ser alguien en la vida, y para los míos lo más importante era que tuviera excelentes calificaciones para entrar a una buena Universidad, Stanford, Harvard, hasta Cambrige y Oxford estaba en la mira, papá quería que en el futuro me convirtiera en un importante miembro de la corporación en la que trabajaba… y Nicholas también tenía la posibilidad de serlo si llegaba junto a mí a una de esas universidades y obtenía meritos en ingeniería comercial… aunque no estaba segura de que quisiera eso, sabía que él quería para su futuro algo que involucrara todos sus dones en la música… porque realmente era muy talentoso y siempre debes ser lo que lleves en tu alma… Aún no descubría que llevaba en la mía, pero sabía que no eran números y ecuaciones, esperaba pronto descubrirlo y también… no quería que ese futuro me alejara de Nicholas.
Recibí una llamada de mis padres desde San Diego, California, querían saber como andaba todo por aquí, excelente, fue mi respuesta, todo marchaba mucho mejor de lo que podían esperar, me comentaron que tardarían al menos dos semanas en regresar…, eso nos daría el tiempo suficiente a mí y a Nicholas para prepararnos mentalmente y así cuando regresaran contarles con toda la calma posible que estábamos saliendo…, si que se sorprenderían.
Ya era bastante tarde, la noche había llegado hace un largo rato y aún así seguíamos sobre el cómodo sillón de la sala de estar viendo una entretenida película de Jim Carrey… aunque en realidad no estaba muy concentrada en la película, Nicholas rodeaba mi cuello con uno de sus brazos por lo que estaba muy cerca de su cuerpo y su aroma me distraía a cada instante, era como una droga, me estaba drogando con su fragancia y solo quería lanzarme sobre su cuello y comenzar a besarlo con pasión…, pero vamos ____(tn), algo de control tienes que tener en tu cuerpo, pon atención en la película, es muy divertida… aunque Jim Carrey seguramente no huele tan bien como Nick…, ¡contrólate por favor!
Y ahora observaba sus piernas, en lo ajustados que estaban sus pantalones y… ¡Cielos!, me aturdía admirarlo tanto…, creo que me dejaba llevar demasiado por mis pensamientos, y no era para nada sanos.
-Nick… estoy algo cansada así que me iré a acostar - tenía que salir pronto de aquí, antes de que mis hormonas se guiaran por si mismas.
-Pero aún no termina la película – dijo desanimado, y se acomodó para verme mejor.
-Lo sé pero… tengo mucho sueño – bostecé falsamente – es mejor que me vaya a dormir, no me gustaría que tuvieras que cargarme hasta mi cuarto.
Me alejé enseguida del sillón y subí a mi habitación para encerrarme en ella, tendría que aprender a controlar mis hormonas estando junto a Nicholas, últimamente estaba provocando demasiadas sensaciones extrañas en mi cuerpo… y me asustaba un poco, nunca había sentido cosas así, ni siquiera por Justin.
-____(tn) – golpeó suavemente la puerta - ¿estás bien linda?
-Si… - respondí esperando que no insistiera demasiado, no sería buena idea que entrar a mi cuarto.
-¿Por qué te fuiste así?, ni siquiera me dijiste buenas noches – murmuró con algo de aflicción en su voz.
-Lo siento… buenas noches – que torpe soy, me aborrezco.
-¿Solo buenas noches?, ¿sin beso ni nada? – se quejó fingiendo estar molesto.
Okay, que conste que él se lo buscó. Abrí lo puerta y lo miré seria.
-¿Así que quieres un beso? – arqueé una ceja y luego sonreí traviesa.
Agitó levemente su cabeza de arriba abajo y sonrió con ternura.
-Creo que algo puedo hacer – mordí mi labio inferior y lo hice entrar a mi cuarto.
Podría dedicarle perfectamente la canción Teenage Dream a Nicholas en este momento, me hacía sentir mucho más que eso.
Cerró la puerta y me presionó sobre ella para acorralar mi cuerpo y comenzar a besar mis labios con una delicada y placentera lentitud.
Cuando al fin sus labios se decidieron a besarme con descontrol lo conduje hasta mi cama y sin ser muy cuidadosa lo empujé para que cayera sobre ella, rodeé su cintura con mis piernas y llevé mis labios hasta la piel de su cuello para llenarlo de placer con mis besos.
No me culpen, él desataba todo el descontrol dentro de mí, con sus aroma, con su cuerpo tan bien formado…, no es posible saber como controlarse, y menos cuando me besaba de esa forma.
Hizo solo un poco de fuerza y rápidamente se acomodó sobre mí, depositó un apasionado beso sobre mis labios y descendió con sus húmedos besos por mi piel, quería atacar mi cuello, y no pondría resistencia en ello, me encantaba la forma en que sus labios tocaban mi piel y me hacían sentir completamente suya.
Condujo sus manos hasta el inició de mi blusa y comenzó a desabotonarla lentamente mientras me deleitaba con delicados besos sobre mi cuello.
-Nick… - susurré agitada, necesitaba decirle lo quería.
Levantó levemente su cabeza y me miró totalmente fuera de sí, su respiración estaba acelerada y sus labios anhelaban volver a tocar pronto los míos.
-¡Cielos! – se alejó repentinamente de mi cuerpo – ____(tn), perdóname, no sé en que estaba pensando – musitó nervioso y seguramente planeaba irse.
-¿Qué sucede? – me senté sobre la cama.
-Soy un tonto, te estaba quitando la… - fijó su mirada en los dos botones de mi blusa que había desabrochado y luego la apartó nervioso - Dios, no sé que me pasa… mejor me voy, buenas noches – dijo evitando mirarme y abría salido de mi habitación de no ser porque yo me adelanté y me interpuse en su camino de retirada.
-¿Por qué te vas tan pronto? – musité sonriéndole con inocencia.
-Tú dijiste que… ya era… hora de dormir – tenía que aguantar las ganas de reír, resultaba ser totalmente encantador en su intento de no posar su mirada sobre mi pecho, los dos botones desabrochados le daban una vista privilegiada.
-Cambié de opinión – susurré en un tono demasiado insinuante para venir de mí, si que estaba loca.
-Te-tengo que… - tartamudeó de forma adorable, pero lo interrumpí.
-Shh… - posé mi índice sobre sus rojizos labios - ¿a que le temes? – pregunté tomando su rostro con una de mis manos e hice que su vista se posara fijamente en le mía.
-Es que… no puedo hacerte esto – lo noté complicado.
-Nick… yo no he intentado detenerte… – sonreí algo ruborizada.
-No puedo,____(tn) y… no quiero lastimarte, eres tan delicada y… frágil…, aún eres una niña.
-Cuantas veces tendré que repetirte que dejé de ser una niña hace mucho tiempo – okay, eso si que me molestó, detestaba que lo dijera, ya no era un niña, ¿como es que no entendía?
-Pero para mí lo eres – suspiró - esto es muy delicado y… no quiero que hagas algo de lo que después puedas arrepentirte – musitó con los ojos fijos en los míos, hablaba más serio que nunca.
-Nick, yo sé lo que quiero…, te quiero a ti ahora y para siempre, no estoy jugando… y de verdad deseo … estar contigo – sentí mis mejillas arder al pronunciar lo último, necesité mucho valor para decirlo.
Negó con la cabeza y me contempló con ternura.
-Aún eres muy pequeña – sonrió levemente y acarició mi rostro con cariño.
-¿Por qué simplemente no me dices que no quieres hacer esto?… solo dilo – sentí un nudo en mi garganta, ahora entendía lo que se sentía ser rechazada, incluso a Meaghan debió dolerle, siendo que ella nunca lo amó de la misma forma en que yo lo hacía.
-____(tn)… no es que no quiera, es que… - tragó saliva nervioso – por favor entiende que no quiero lastimarte.
-Nicholas mírame – hice que su mirada volviera a posarse sobre mis ojos – ya no soy igual que antes, crecí Nick, creo que tú no te has percatado de eso, dejé de ser tu pequeña amiga hace mucho tiempo, todo el mundo lo ha notado menos tú, los tres años de diferencia que tenemos ya nadie los percibe, solo los que nos conocen lo saben…, sé que piensas que sigo siendo una niña, que no sé bien lo que quiero… pero estás equivocado – susurré con tranquilidad.
-Y seguiré estándolo… porque no voy a cambiar de opinión – susurró viéndome directamente a los ojos y sonrió.
-¿A no? – musité algo molesta, y estoy segura de que no razoné bien lo que hacía cuando llevé mis manos a los botones de mi blusa y comencé a desatarlos con agilidad.
-¿Qué… qué estás haciendo? – dijo con un notorio temor en su voz.
-Solo quiero mostrarte lo niña que soy – musité en un tono bastante sarcástico y lo miré seria mientras terminaba de desabotonar mi blusa.
Dejé mi pecho cubierto únicamente por la tela de mi bracier y noté como su mirada se transformó de esa completamente controlada a una totalmente nerviosa y llena de deseo, creo que ahora no sería yo la única descontrolada.
-Dime Nick… ¿sigues pensando que soy una pequeña niñita? – susurré irónica acercándome solo un poco a sus labios con la intención de provocarlo…, si que estaba dando resultado.
-Estem… quizás deba reconsiderarlo… un poco – murmuró algo desconcentrado admirando mi torso.
-Entonces… ya no hay que discutirlo más – susurré sobre sus labios a punto de capturarlos.
Me besó intentando contenerse, era como si tratase de evitar hacer algo.
-No… no puedo, no debo perder el control contigo – se apartó de mí y me miró apenado… ¿acaso era un vampiro?, sonaba como Edward.
-Ya Nick – me crucé de brazos e intenté cubrir parte de mi torso con ellos, no se sentía muy cómodo estar solo en bracier con alguien que te estaba rechazando – solo… dime que no quieres… hacerme tuya – mis ojos se cristalizaron, me sentía tan torpe, nunca debí pensar en esto, sabía que reaccionaría así.
Escondí mi rostro totalmente avergonzada, sentí como pequeñas lagrimitas comenzaban a correr por mis mejillas y no quería que Nicholas me viera así.
-____(tn) – levantó mi rostro con suavidad, mas lo esquivé y me alejé de él – no te pongas así.
-Solo vete Nick – hice un intento por sonar fuerte y que no notara lo mucho que me afectaba pero mi voz se quebró al instante.
-Por favor no pienses eso, te adoro y no sabes cuanto deseo que…, mira – hizo un segundo intento por conservar mi mirada sobre la suya – seré sincero contigo, te amo y de verdad quiero que… de verdad quiero estar contigo, pero… me da… miedo no hacer algo bien… - sus mejillas se tornaron completamente rosadas y sonrió con timidez – para mí eres… un tesoro que desearía conservar intacto para siempre, no puedo quitarte algo que nunca más podrás recuperar… no hasta que sepas perfectamente lo que estás haciendo – musitó con dulzura y me miró con cariño, era un alivió saber que al menos quería entregarme a alguien que me apreciaba de la misma forma.
-Pero estoy segura Nick – susurré mirándolo fijamente a los ojos, necesitaba que viera lo sincera que estaba siendo, no era solo un capricho, no era algo de niña inmadura, de verdad sabía lo que quería, sabía lo significaba y realmente lo deseaba.
-¿Completamente? – sonrió acariciando mis mejillas.
-Completa y absolutamente – musité muy segura de mi respuesta.
-Pero debes saber que… luego de esto nunca nada será lo mismo – me miró con seriedad, seguramente tenía le esperanza de que lo echara de mi habitación.
-Lo sé…, – sonreí – sé lo que significa y no me arrepentiré.
Tomó mi rostro con delicadeza entre sus manos… 1, 2, 3 y la distancia entre nuestros cuerpos se perdió completamente.

ammm bueno nose
si el cap 22 sea
hot Mmm ,
nose diganme ustedes
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 2nd 2011, 21:17

Yo digo k si
sea HOT Twisted Evil
me encantaria please
siguela no la dejes
asi no sea malititititita
porfis siguelaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
JB.Forever
Forista!


Cantidad de envíos : 102
Edad : 19
Localización : chile
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 2nd 2011, 21:23

ok lo hare hot Twisted Evil
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 2nd 2011, 21:29

wiiiii aki esperare el capitulo Twisted Evil
por cierto estas caritas ----> Twisted Evil son
divertidas jajajaja siguelaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
JB.Forever
Forista!


Cantidad de envíos : 102
Edad : 19
Localización : chile
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 3rd 2011, 12:47

Capítulo 22

-De acuerdo - sonreí sobre sus labios y los suyos no demoraron en atrapar nuevamente los míos.
Sus brazos rodearon mi cintura manteniéndome completamente apegada a su torso mientras cada vez nuestros labios impactaban con más intensidad.
Llevé mis manos hasta su polera y lo deslicé lentamente por sus brazos, aunque me decidi por no sacarla, no tenía prisa…, aunque admito que moría por tener pronto su piel descubierta para acariciarla sin nada que se interpusiese, pero… era un momento especial, e intentaría conserva mi delicadeza el máximo tiempo posible…, aunque el solo oír como la respiración de Nick se agitaba comenzaba a dificultar mi tarea.
Sus manos buscaron el comienzo de mi polera y a los pocos segundos la prenda cayó al suelo dejando mi cuerpo semidesnudo a su exposición.
Las caricias en mi cintura no tardaron en hacerse presentes y una extraña sensación se desencadenó dentro de mí cuando Nick con un levé empujón me hizo caer sobre el acolchado y se acomodó sobre mí para llevar sus labios hasta la piel de mi cuello…, solo eso fue necesario para darle la bienvenida a mis hormonas revolucionadas… Sería una noche muy… intensa.
Podía sentir su agitada respiración sobre mi cuello, sus labios repartiendo delicados besos sobre mi piel…, no imaginé que de un momento para otro fuera a volverse tan dulce y calmado al hacer las cosas…, estaba lleno de ternura, y no podía dejar de adorar que estuviera actuando de esa forma.
Arrastró su labio inferior por mi piel hacia lo alto y volvió a aprisionar los míos en un beso apasionado, rodeé con mis brazos su cuello queriendo aumentar la presión que ejercían sus labios y así convertir aquel beso que creábamos en algo totalmente profundo y placentero.
Llevé mis manos hasta su camisa polera y con calma fui sacandosela, mis manos anhelaban tocar pronto esos perfectos músculos de su torso, pero aún así quería mantener la calma, ser delicada y hacer todo movimiento con suma lentitud… y estoy segura de que actuar de tal manera no era más que una técnica de mi subconsciente para descontrolar a Nick, y créanme, lo estaba logrando.
Retiré la prenda de su cuerpo y le di un leve empujón para poder acomodarme esta vez yo sobre él. Rodeé su cintura con mis piernas y posé mis manos sobre su pecho para acercarme hasta su cuello sin que la piel de su torso hiciera contacto con la mía, acercando mis labios tortuosamente hacia la piel de su cuello…, no había mejor forma de hacerlo enloquecer.
Inicié con una serie de mortíferos besos por toda su exquisita piel, devorando cada lunar de su cuello… Mis labios yendo cada vez más abajo lograban sacarlo de quicio, su respiración se había acelerado completamente, sus manos comenzaban a recorrer mi cuerpo ahora desesperadas por acariciarme y al finalizar mi recorrido en su bajo vientre noté como de sus labios comenzaban a escaparse sutiles gemidos…, al parecer había logrado despertar al verdadero Nicholas.
Las caricias en mi cintura habían sido sustituidas por los increíbles masajes que ahora le proporcionaba a mis muslos, esa sensualidad con la cual deslizaba sus manos por mi piel me hacía delirar…, definitivamente no podría mantenme contratada por mucho tiempo más.
Conduje mis manos hacia el cierre de su pantalón y siendo rápida me aparté de él para deslizarlo por sus piernas… Me tomé la libertad de contemplar su cuerpo por unos segundos, era… perfecto…, su bien formado torso, sus fuertes piernas tan bien moldeadas, y para más la ligera capa de sudor que cubría su cuerpo le daba una característica tan excitante que me hacía perder la respiración…, era simplemente maravilloso.
Sonrió de forma sensual…, ¡¿por qué me torturaba ocupando esas expresiones?!, me estaba obligando a volverme una salvaje descontrolada… Tomé un poco de aire pues mis pulmones lo requerían con urgencia, intenté calmar un poco a mis hormonas que me pedían a gritos que me arrojara sin piedad sobre Nicholas y ya sintiendo que había dominado un poco el descontrol volví a subirme sobre su cuerpo para besar su cuello, hacer que perdiera la razón por unos minutos con mis lujurioso besos y luego subí arrastrando mi labio inferior hasta encontrar sus labios, para así fundirnos en un beso totalmente deleitable, nuestras lenguas se enredaban con euforia, iniciando una guerra en la que ninguna pretendía darse por vencida.
Sus manos se tomaron nuevamente la tarea de recorrer mi cuerpo en su totalidad, mas esta vez se detuvieron en mi espalda para recorrerla completamente, pero el broche de mi bracier estaba interfiriendo en su labor.
Sus dedos jugaron por un largo rato con el broche…, creo que se estaba vengando, quería hacerme desesperar al igual que yo hice con él…, o también podía ser que sus intentos por desabrocharlo no estuvieran dando resultado, sin embargo la prenda dejo de hacer presión en un momento y Nick me hizo girar para volver a apresarme contra el acolchado.
Mordí mi labio inferior nerviosa al ver como admiraba mi torso completamente desnudo, temía que no le gustara…, pero no tardé en descartar esa idea al notar el efecto que producía en su cuerpo poder contemplarme en este estado de desnudez. Sonrió travieso y un levé rubor encendió mi rostro, se acercó lentamente y besó pausadamente mis labios.
-Eres hermosa – susurró sobre uno de mis oídos y sus labios hicieron presión sobre una de mis mejillas depositando un delicado beso.
Tomé su rostro entre mis manos, le regalé una tímida sonrisa y lo acerqué hasta mis labios para morder su inferior y esta vez besarlo con total descontrol, ya no podía luchar contra mis hormonas enloquecidas.
Una extraña sensación se desencadenó dentro de mi vientre al poder sentir su pecho totalmente acoplado al mío, la calidez que me brindaba su piel… eran como apasionadas caricias por todo mi cuerpo.
Sin reserva alguna deslizó sus manos por mi cintura hasta encontrar mis pechos descubiertos para proporcionarles apacibles caricias, y al mismo tiempo comenzó a ejercer sobre mi cuerpo una presión que me hacía perder la cordura.
Gemí suavemente al sentir sus labios recorrer mis pechos con delicadeza y pasión, encorvé mi espalda dejándome llevar por las maravillas que lograba hacerme sentir… Empezaba a sospechar que moriría antes de terminar nuestro acto de amor.
Sus dedos comenzaron a jugar con mi prenda inferior (ahi que tomar en cuenta que solo me encontraba en ropa interior), logrando que mi corazón entrara en una arritmia que muy pronto acabaría con mis acelerados latidos, era la única prenda que cubría mi cuerpo y cuando la retirara ya nada le impediría hacerme suya, por lo que comencé a prepararme sicológicamente para lo que dentro de poco iba a suceder.
Sus labios volvieron a ser míos y antes de retirar mi ropa interior se apartó solo unos centímetros para sonreírme de la forma más dulce que pudo encontrar.
-Te amo – musitó suave y beso mis labios con infinita ternura.
-Y yo a ti – susurré… me sentía feliz de poder decir celo.
Me despojó de la última prenda que quedaba en mi cuerpo y yo hice lo mismo con la suya…, esta vez no había nada que nos impidiera pertenecernos de una vez por todas el uno al otrol..., aunque en todo esto seguía habiendo algo que perturbaba mi conciencia…, sabía que lo amaba… pero sabia que esto era un gran engaño a Justin…, y en este tipo de situaciones, no hay espacio para dudas, es un acto de amor puro, en donde debes estar seguro de que tu corazón solo le pertenece a esa persona a la que te estas entregando… y… en realidad yo estaba segura de que eso fuera así.
A pesar del dilema en mi conciencia… decidí dejar que esto sucediera, quería sentir todo ese amor que Nicholas me entregaba en cada beso, en cada caricia…, tenía la esperanza de que con ello lograra convencerme de que lo amaba …, de que era el,el único en mi corazón, quería olvidar que había otra persona confundiéndome.
Sentía mi corazón brincando de un lado a otro dentro de mi pecho, estaba nerviosa y la arritmia aumento en el momento en que se acomodó entre mis piernas.
Acarició cariñosamente una de mis mejillas y me sonrió con ternura, podía notar en sus ojos la misma conmoción que debía haber en los míos… Por Dios, era tan dulce.
Sentí un fuerte pinchazo en mi interior y mis ojos no tardaron en cubrirse de lágrimas, un espantoso dolor comenzó a crecer dentro de mí y presentía que jamás acabaría.
Gemí suavemente sobre sus labios y lo besé con dificultad, a pesar de que intentaba ser cuidadoso nada aliviaba el intenso dolor que estaba experimentando, y estaba segura de que él no debía estar en mejores condiciones…, es más, gemía agitado sobre mis labios y eso solo me daba a entender que estaba experimentando una sensación bastante parecida… aunque seguramente no tan dolorosa como la mía.
Sus manos sujetas a mi cintura guiaban mi cuerpo a su compás y llegó un momento en que la horrible sensación que solo provocaba dolor dentro de mí despareció dejando que un sin fin de nuevas sensaciones explotaran en mi vientre.
Era un sentimiento tan hermoso, sentir el amor que me entregaba, la apacible forma en que capturaba mis labios mientras me hacía completamente suya… Lo amaba, pero aún así mi mente estaba perturbada por el gran engaño que esta cometiendo.
Enterré mis uñas en su espalda al sentir como sus embestidas se volvían cada vez más frecuentes y apasionadas, era una forma de contener todo el placer que se había apoderado de mi cuerpo, aunque con cada segundo que pasaba parecía imposible que pudiese controlarlo.
Finalmente… gemimos al unísono cuando lo sentí llegar con fuerza dentro de mí, nos besamos con descontrol, se alejó de mis labios solo unos centímetros y sonreí al ver la forma en que me miraba…, estaba feliz y sus ojos seguían demostrando lo enamorado que estaba de mí.
Se acomodó a mi lado manteniendo su cuerpo completamente apegado al mío, ahora solo quedaba intentar calmar nuestras aceleradas respiraciones y que los latidos de mi corazón y el suyo recuperar su ritmo normal.
-Te amo ____(tn)… más que a nada en este mundo – susurró con su mirada fija en la mía…, lo decía con el corazón.
-También yo Nick – sonreí con ternura acariciando una de sus mejillas y me acerqué hasta sus labios para capturarlos con especial delicadeza y dulzura.
Rodeó con sus brazos mi espalda, me acurruque en su pecho, cerré mis ojos y dejé que el cansancio y el sueño que me invadía me tomaran presa.

ok ahi esta el cap
emmm es primera vez
que escribo algo asi,
asi que nose como quedo. Razz
Pero espero que les guste Very Happy
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 3rd 2011, 14:43

wow me encanto el
capitulo estuvo mas
k increible en serio
k lindo los dos se
decian te amo awww Enamorada
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
JB.Forever
Forista!


Cantidad de envíos : 102
Edad : 19
Localización : chile
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 3rd 2011, 15:30

y aqui el otro
cap Very Happy

Capítulo 23


Lentamente abrí mis ojos para que se fueran acostumbrando a la luminosidad que abundaba en al habitación, parecía ser un día soleado, los rayos de sol se filtraban con intensidad por mi ventanal.
Sentía una calmada respiración chocando suavemente contra la piel de mi cuello…, Nicholas descansaba totalmente dormido abrazando mi cintura… Jamás pensé que despertar entre sus brazos fuera a ser una sensación tan maravillosa…, era tan lindo, su pecho se acoplaba totalmente con la piel descubierta de mi espalda, sentía que sus labios casi tocaban la piel de mis hombros, y su apaciguada respiración me llenaba de tranquilidad, podría estar toda la vida así junto a él.
Me distraje un momento para ver que hora era… ¡07:45!... ¡Maldición! Hoy era día de clases, estábamos súper mega ultra retrasados… ¿Por qué?, ¿Por qué tenía que interrumpir uno de los momentos más hermosos de mi vida por ir a la escuela?
De pronto escuché el molestoso sonido del timbre ¿Quién demonios venía a molestar a las 07:45?, mis padres no estaban, les habían avisado a todo el mundo que saldrían de viaje. ¿Quién podría ser?
Me alejé con cuidado de Nicholas, no quería interrumpir el profundo sueño en el parecía sumergido, lucía tan angelical… y no era capaz de despertarlo.
La persona que tocaba el timbre al parecer estaba desperada, cada vez lo tocaba con más intensidad, ni siquiera tuve tiempo de vestirme como se debe, debía ser algo importante si tocaban de esa forma.
Cubrí mi cuerpo con mi ropa interior inferior y una musculosa negra que solía usar como pijama, bajé corriendo por la escalera y al llegar al vestíbulo abrí levemente la puerta, fuera quien fuera no estaba en condiciones para dejarlo entrar.
-Hola – sonrió con alegría el chico con el que aún no terminaba… era Justin. ¿Qué demonios hacía aquí?
-Justin… – sonreí con torpeza, casi me dio un ataque al corazón cuando descubrí que era él - ¿Qué haces aquí? – musité nerviosa, comenzaba a preocuparme que quisiera entrar y… si lo hacía vería a Nick…, rompería su corazón, me ganaría su odio y me mortificaría de por vida por haber roto el corazón de un chico tan dulce como él.
-Vine a buscarte para que nos vayamos juntos… - sonrió - ¿no vas a dejarme pasar?
-Es que… aún no estoy – empujó la puerta e ingresó a mi hogar – vestida – dije en cuanto sus ojos se dedicaron a analizar detenidamente todo mi cuerpo.
-Estem… creo que estás algo atrasada – murmuró incomodó apartando la mirada.
-No era necesario que vinieras, sabes que Nick siempre viene a buscarme – dije nerviosa, si Nick llegaba a aparecer por mi escalera, estaría en un tremendo problema.
-¿No se supone que estaban peleados? – me miró sospechoso y se cruzó de brazos.
-Ya solucionamos… nuestras… diferencias – sonreí fingidamente.
-Ah… pero, tus padres me dijeron que podía venir a buscarte en la mañana, ellos están de viaje, me comentaron algo el viernes…, vamos ____(tn), yo soy tu novio, no Nicholas, deberías venir conmigo.
Viéndolo de esa forma… él tenía razón.
-Okay – dije rendida, se enfadaría si no me iba con él, además, sería la última vez, en algún momento del día terminaría nuestra relación – pero vas a llegar atrasado, porque tendrás que espérame hasta que esté lista.
-Descuida, no hay problema en eso – se acercó un poco a mi cuerpo y rodeó con sus brazos mi cintura.
-Tengo… tengo que ir a vestirme – intenté evitar sus labios, estaba muy entusiasmado por tocarlos nuevamente y... yo en realidad no quería besarlo.
-Solo un rato – susurró sensual sobre la piel de mi cuello y comenzó a repartir apasionados besos por esta.
-Justin… nos vamos a… retrasar más si no me sueltas – me perturbaba un poco que estuviera haciendo esto, seguramente mi imagen lo llevó a querer besarme de esa forma, yo fui la estúpida a la que se le ocurrió bajar casi desnuda.
-Me encantas – dijo muy concentrado en lo que hacía.
Arrastrando sensualmente su labio inferior subió hasta mis labios y me beso con descontrol, me presionó sobre la puerta sin ser muy cuidadoso, escabulló sus manos por debajo de mi ajustada musculosa y comenzó a acariciar la piel de mi cintura llevando cada vez más arriba sus manos…, comenzaba a preocuparme.
-Justin – lo alejé de mí y lo miré seria – estás yendo muy rápido – suavicé un poco mi voz, tampoco quería que me odiara por lo que le estaba diciendo – ¿no crees que podríamos conformarnos por el momento solo con besos y suaves caricias?
-Perdona – musitó algo afligido – tienes razón – besó mis labios con tranquilidad y se apartó de mí.
-Espérame aquí ¿si?
Subí las escaleras y las manos de Nicholas me atraparon para llevarme rápidamente dentro de la habitación.
-¿Que hace él aquí? – noté molestia en su voz.
-Vino a buscarme, quiere que nos vayamos juntos a la escuela.
-Eso no va a pasar porque te iras conmigo – dijo serio, era una forma de reclamar lo que le pertenecía.
-Nick, solo va a ser por hoy, voy a terminar con él en algún momento del día y… quiero hacer algo lindo por él, aunque aún así me va a odiar cuando terminemos pero… solo déjame hacer esto a mi modo ¿si?, no quiero lastimarlo.
-Esta bien… ve con él, pero intenta evitar que te toque… o que te bese, eres solo mía – sonrió y capturó mis labios con sensualidad.
-Deberías tomar una ducha fría… estás que ardes – sonreí sobre sus labios y me separé de él.
Busqué en mi armario ropa limpia y me vestí rápidamente mientras Nicholas tomaba una ducha, cuando salió se fue silenciosamente hasta su habitación. Entré a mi baño, lavé mi rostro, cepillé detenidamente mis dientes, peiné mi cabello, apliqué brillo labial sobre mis labios…, era infaltable, aunque estuviera atrasada no podía olvidar el brillo de mis labios.
Regresé a donde me esperaba Justin, el vestíbulo de mi hogar, y salí junto a él de mi casa en dirección a ese lugar donde pasaba nueve tediosas horas estudiando.

Estuve todo el día torturando a mi mente, buscando las palabras adecuadas y sobre todo…, el momento preciso para decírselo…, me costaba tanto, le tenía aprecio a Justin y… decirle que ya no quería ser su novia era algo que lo destrozaría.
Era el último descanso que quedaba, debía hacerlo ahora, yo amaba a Nick y quería ser su novia, estando atada a Justin jamás podría hacer formal lo que tenía con Nicholas, si no lo hacía ahora Nick se molestaría conmigo y no quería eso.
Estábamos sentados bajo la sombra de un árbol, las hojas caían a nuestro alrededor con la brisa otoñal… era un momento difícil, tanto que no sabía como empezar.
-Justin – susurré – hay… algo que debo decirte y… es bastante complicado – tragué saliva nerviosa y aparté mi mirada de la suya, moría de pena por dentro al saber que luego de esto jamás volvería a mirarme con esa dulzura.
-Ya deja el merodeó – sonrió.
-Es que…
-Espera, antes de que me digas lo que tengas que decirme quiero darte algo – buscó entre sus pertenencias y de su bolso sacó una cajita rectangular de color dorado muy bonita – es para ti – la dejó sobre mis manos y solo pude admirar sorprendida lo que me estaba entregando, no lo esperaba.
Abrí con cuidado la cajita y enseguida un doloroso nudo en mi garganta comenzó a ahogarme, dentro de ella había un hermoso collar de color dorado, resplandeciente hasta no poder más, era de oro…, un pequeño corazón colgaba de él y al analizar la pequeña y delicada pieza descubrí que tenía grabado una hermosa frase, “te amo”.
-Justin – sollocé – no debiste gastar tanto dinero en…
-Shh… - posó su dedo índice sobre mis labios – te amo y necesitaba demostrártelo de alguna forma, espero que te guste – acarició mi mejilla con delicadeza y depositó un beso sobre mis labios.
-Es hermoso – musité intentando contener el nudo en mi garganta, pero las lágrimas no tardaron en aparecer. ¿Cómo demonios podía romper con él cuando era tan dulce y me quería tanto? ¿Cómo podía herirlo luego de esto?
-¿Por qué lloras? – preguntó secando con sus pulgar algunas de las lágrimas que se deslizaban por mis mejillas.
-Es que… - vamos, se fuerte y solo dilo…, dilo maldita cobarde, dilo – eres tan tierno y… - no podía, no podía romper así su corazón – me emocioné, es precioso, muchas gracias – lo abracé con cariño y besé su mejilla.
-Y bien… ¿Qué querías decirme? – se alejó unos centímetros de mí y sonrió con ternura…, eso no ayudaba.
Por más que quisiera hacerlo no podía terminar con él, no ahora.
-Nada…, no te preocupes – sonreí y llevé mis manos hasta mi rostro para secar mis lágrimas.
Creo que podía ganar un premio por ser la chica más estúpida del año, estaba jugando con él, solo le daba falsas esperanzas, yo no amaba a Justin, ni siquiera la mitad de lo que amaba a Nicholas, pero no quería hacerlo sufrir, siempre fue tan bueno conmigo.
Ahora tendría que enfrentarme a la ira de Nicholas… ay, si que me odio, ódienme, también pueden hacerlo.
-¿Ya eres libre? – apareció frente a mí cuando dejaba mis pertenencias dentro de mi casillero.
-Mejor hablamos en la casa ¿si? – dije desganada, quería evitarme la charla por el momento.
Me alejé caminando para reunirme con mi todavía novio Justin, él me llevaría de regreso a mi hogar.
Entré a mi casa y corrí hasta mi habitación, necesitaba encerrarme en ella, reflexionar sobre lo que estaba haciendo, fue pésima idea no haber terminado con Justin cuando pude hacerlo, como en la mañana por ejemplo, cuando trato de sobrepasarse… soy tan tonta.
-Ahora… ¿vas a decirme por qué actúas tan raro? – dijo Nick cerrando la puerta de mi habitación y se apoyó sobre ella para clavar una seria mirada sobre mí.
-¿Qué haces aquí? – musité algo agobiada, quería estar sola.
-Quiero saber si ya puedo pedirte que seas mi novia.
-Lamento decepcionarte Nick pero… no, aún no termino con Justin – me costaba decirlo, esto no era lo que quería, se supone que ahora deberíamos ser completamente felices, ahora debería iniciar nuestro final feliz, pero no, gracias a mi cobardía seguía atada a alguien que no amaba.
-¿Por qué no lo hiciste? – noté molestia, decepción y tristeza en su voz.
-No pude Nick…, elegí al chico más sentimental de la Tierra como novio y ahora no puedo dejarlo por no querer romper su corazón…, mira esto - le mostré el collar que colgaba de mi cuello – dice te amo, esta totalmente enamorado de mí… y no quiero herirlo.
-Estás enamorada de él ¿no? – su voz tembló y noté como sus ojos se cristalizaban.
-No, Nick por supuesto que no…, solo le tengo afecto.
-Porque lo quieres, admítelo, estás enamorada de él – pronunció con ira, y sentía que todo mi mundo comenzaba a derrumbarse.
-¿Por qué dices eso? – dije casi llorando, no podía creer que me estuviera diciendo esto – sabes que te quiero, a ti, o acaso ya olvidaste todo lo que te he dicho, Nick… me entregué a ti porque te amo…, solo te pido un poco más de tiempo, voy a terminar con él, te lo prometo…
-Eso ya lo dijiste una vez – sollozó con amargura.
-Te juro que lo haré, pero aún no encuentro el momento indicado.
-¿Y que quieres que haga yo? – me miró molesto – acaso quieres que me quedé sin hacer nada, solo viendo como él se lo pasa junto a la chica que quiero a mi lado, besándola y llenándola de caricias cuando ella debería estar conmigo, porque va a hacer eso hasta que termines con él.
-Eso no va a pasar Nick, no voy a dejar que me ponga las manos encima…
-No te creo – dijo negando con la cabeza.
-¿Por qué no confías en mí?... estoy siendo sincera – esto me estaba preocupando demasiado, estaba discutiendo con él… y todo parecía llevarnos a algo peor.
-Debías dejarlo hoy… y no lo hiciste ¡maldición! – estaba tan alterado… ¿Cómo podía ser así?, tanto le costaba creer en mí.
-Si no quieres creerme… entonces dejemos todo hasta aquí… si piensas que estoy tan enamorada de Justin… solo dejemos las cosas como estaban, volvamos a ser solo amigos – dije sería y tragué saliva dolida, esto ganaba por no creer en mí.
-Sabes que nunca será igual…, enterramos nuestra amistad anoche y… nunca podremos volver a ser lo mismo.
-Si tanto te cuesta esperar algo que te estoy prometiendo que haré tendrás que aceptarlo.
-Sabes que… me largo, quédate con tu Justin si tanto lo aprecias, al parecer te importa más él que yo – salió de mi cuarto dando un tremendo portazo.
Comencé a seguirlo, esta conversación no podía quedar así.
-Nick… Nick no te vayas así, te estoy hablando maldición no me des la espalda – exclamé furiosa, comenzaba a sentir ganas de lanzarme sobre él y golpearlo.
No se detenía, salió de mi hogar y siguió su camino cruzando la calle, no tenía idea a donde iba, solo continuaba su huída en ninguna dirección.
-¡Nick! – grité irritada – ya detente, tenemos que hablar.
-Déjame en paz – lo oí decir en un tono molesto.
Ni siguiera notaba por donde iba caminado solo tenía mi vista y todos mis sentidos concentrados en un persona, tenía que detener a Nicholas.
-Nick – musité por última vez y mi grito fue ahogado en el momento en que sentí un fuerte choqué contra mi cuerpo, el potente sonido de un auto intentando frenar y la voz de un preocupado mejor amigo gritando mi nombre con un enorme terror impreso en ella.
Solo pude sentir como todo mi cuerpo se estrellaba con fuerza contra el duro pavimento de la calle, pero aún así no sentía nada, ni mis piernas, ni mis brazos…, solo sentía un intenso dolor en mi cabeza y como todo se iba volviendo oscuro y borroso, distinguí una figura a mi lado, su voz distorsionada por mis débiles sentidos pronunciaba mi nombre con preocupación… quería responderle pero de pronto me vi sumergida en una horrible oscuridad y por más que quisiera no podía despertar de ella.


ok alli esta
el cap y mas rato subire mas,
por eso no se preocupen Wink
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 3rd 2011, 15:42

wow me encanto el
capitulo pobre Nick
xk rayita no termino
con Justin aish k
coraje ojala no le
pase nada a rayita
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
JB_jonas.brothers
Forista!


Cantidad de envíos : 115
Edad : 18
Localización : CHILE
Fecha de inscripción : 14/06/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 3rd 2011, 23:00

Siguela te lo pido, me encanta tu novela
como quieres que te pida que la sigas,
Me encanta tu novela

Pasen por mi nueva novela http://jbvenezuela.activoforo.com/t9827-when-i-look-at-you-nick-y-tu#342046 Ojala les guste

besos cuidate Smile
Volver arriba Ir abajo
JB.Forever
Forista!


Cantidad de envíos : 102
Edad : 19
Localización : chile
Fecha de inscripción : 24/06/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 5th 2011, 16:38

chicas sorry por no
subir enserio pero esque he tenido
muchos probles, y no son de colegio, y
no me han dejado meterme al compu !!!
pero ahora les subo Very Happy

Capítulo 24


{Narra el ser más hermoso y perfecto de la Tierra, Nick}
Solo quería alejarme de ella, estaba perdiendo la cabeza por su culpa, sentía que todo había sido un error, nunca debí haberme enamorado de esa forma… ahora tendría que aceptar las consecuencias.
Podía escuchar su voz llamándome con ira pero no quería detenerme, no podía aceptar que quisiera tanto a ese imbécil como para no haber terminado con él, la amaba demasiado y detestaba la idea de que otro hombre ocupara su corazón.
Pude oír de pronto el estrepitoso sonido de un automóvil intentando frenar, el impacto que este tuvo con algo y como la voz de mi mejor amiga se cortó de la nada… Giré temiendo lo peor.
-¡____(tn)! – grité desesperado, esto tenía que ser solo un cruel juego de mi imaginación.
Mi corazón dejó de latir en el momento en que mis ojos apreciaron la figura de mi mejor amiga estrellándose con violencia contra el frió cemento luego de haber sufrido un brutal impacto del vehículo que se encontraba frente a ella.
Mis ojos se llenaron de lágrimas y solo pude correr hasta el lugar para caer de rodillas a su lado.
-____(tn)… amor – sollocé destrozado, esto no podía estar pasando.
Podía ver como la vida se escapaba de sus ojos, apenas podía mantenerlos abiertos, sus labios se movían con dificultad e intentaba pronunciar algo, mas no lograba emitir ningún sonido.
Tragué saliva ahogado en dolor, no podía hacer nada, ni siquiera podía moverla porque sería peor para su débil organismo.
Sus ojos se cerraron y no volvieron a realizar ningún intento para mantenerse abiertos.
-____(tn) – agité con delicadeza su brazo – ___(tn)… cariño, por favor no me hagas esto – tomé su frágil cuerpo entre mis brazos y la aferré a mi pecho, no… ¡esto no podía ser verdad!
Sentí como mi corazón se desgarró en millones de pedazos cuando noté como un líquido rojo brotaba de una herida en su cabeza, sus brazos y piernas estaba totalmente cubiertas de enormes raspones, ¿por qué tenía que pasar esto?
-Lo lamento tanto… - un hombre con aspecto de ser empresario miraba afligido el cuerpo de mi amiga - la joven se cruzó de la nada…, intenté frenar…, lo siento mucho.
-Llama pronto a una ambulancia…, es lo único que puedes hacer para intentar remediar lo que hiciste – lo miré con odio y rápidamente obedeció mis ordenes.
Acariciaba su cabello y susurraba su nombre de vez en cuando, aún permanecía en mí la esperanza de que sus hermosos ojos se abrieran y me dieran la tranquilidad de que seguía aquí… Su pulso estaba tan débil, podía sentir como su corazón latía cada vez con menor intensidad.
La ambulancia no tardó en llegar, levantaron su frágil organismo con cuidado y la recostaron sobre una camilla, subí junto a ella y sostuve su delicada mano en todo momento, aunque no ejercía ninguna presión sobre le mía podía sentir que aún vivía.

chicas ahi no !
se me fue sero inspiracion enserio,
he tenido demasiados probles
familiares :S y he tenido cero inspiracion.
les juro que cuando mi inspiracion llegue
les subire una larga maraton Very Happy,
espero me entiendan
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 5th 2011, 16:41

me encanto el
capitulo estuvo
increible ojala
no le pase nada
a rayita Sad y
cuando puedas
subes capitulo
Volver arriba Ir abajo
sole17 :D
Nuev@


Cantidad de envíos : 31
Edad : 20
Fecha de inscripción : 11/11/2010

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 8th 2011, 15:18

Hola..! Soy tu nueva lectora Very Happy te juro esta genial me llamo la atencion C: siguela la dejaste con el mayor suspenso posible jajajaja siguelaaa.. si? C:
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Julio 12th 2011, 14:31

te desaparecistes xk
no la sigues no seas
mala please sube da
una señal k si la vas
a seguir Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Things will never be the same (nick y tu)   Hoy a las 07:40

Volver arriba Ir abajo
 
Things will never be the same (nick y tu)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4
 Temas similares
-
» Miley Cyrus... Detalles 7 things
» The Pretty Things, 22 Junio en Boosters Club
» Setup The Strokes: Nick Valensi y Albert Hammond Jr.
» Zach Jones - Things Were Better (2012) no es powerpop pero que bien suena
» HA MUERTO NICK CURRAN

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DE TODO UN POCO-
Cambiar a: