Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Welcome Home. (Nick&Tu)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3

¿Te gustan las Adaptaciones?
a) Si, me fascinan.
42%
 42% [ 8 ]
b) Si, pero prefiero las noves de chicas del foro.
16%
 16% [ 3 ]
c) Adoro ambas noves, las Adaptaciones y hechas por chicas del foro.
37%
 37% [ 7 ]
d) Ni una ni otra.
5%
 5% [ 1 ]
Votos Totales : 19
 

AutorMensaje
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 10th 2011, 17:05














Capítulo 11







Cuando volvió al apartamento de Vanessa, encontró a Elvis durmiendo junto a la chimenea, pero ni rastro de Nick. Sus herramientas estaban allí, pero él no.
Después de esperar unos minutos, oyó abrirse la puerta principal de la casa y Nick apareció en la puerta del apartamento con una caja de herramientas. Elvis abrió un ojo, movió la cola y siguió durmiendo.
Cuando Nick entró, se sorprendió, como si se hubiera olvidado de ella o su conversación anterior hubiese sido sólo un sueño. Sintió ganas de abandonar aquel apartamento y regresar escaleras arriba con su hija.
Pero no lo hizo. Sentía curiosidad por averiguar por qué Nick se sentía tan incómodo en su presencia.
—¿Seguro que no puedo ayudarte a traer algo? No soy muy buena en este tipo de cosas, pero trayendo cosas sí.
—No. Creo que ya tengo todo lo que necesito.
Sin decir nada más, Nick empezó a sacar las herramientas, y, de no ser por la tensión en sus brazos y en su mandíbula, _________ habría pensado que se había olvidado de ella.
No sabía por qué mirarle le parecía tan fascinante. Todo lo que tenía que ver con él le parecía maravilloso.
Su cuerpo demostraba que había trabajado muy duro durante aquellos últimos años, así como las ojeras alrededor de sus ojos. Quería conseguir que volviera a reírse. Era tan fuerte su deseo que habría dado cualquier cosa por recordar alguna historia divertida.
—Ya que estás aquí, ¿puedes hacerme un favor? —preguntó él de repente.
—Por supuesto —dijo ella impaciente.
—Necesito comprobar las medidas. Las he revisado muchas veces, pero quiero estar seguro antes de empezar.
—Se nota que eres muy cuidadoso en todo lo que haces.
—Sí, estas piezas valen un ojo de la cara.
—Sí, entonces será mejor asegurarse.
—Sí, yo creo que sí —afirmó él, y, por un momento. ________ tuvo la impresión de que había estado a punto de echarse a reír.
Observándole, ___________ se dio cuenta de lo escrupuloso que era para los detalles, lo perfeccionista que era. La había besado de la misma forma, dedicándose a ella como si no hubiera existido otra cosa en el mundo.
Se estremeció al recordar cómo sus brazos habían rodeado su cuerpo y la intensidad con que la había besado.
Puede que aquello, después de todo, no fuera tan buena idea, los dos solos, dentro de una casa, con un perro como única compañía…
—¿Cómo te las arreglas cuando no tienes a una ayudante inútil para ayudarte en cosas como ésta? —le preguntó ella para romper el hielo.
—Normalmente, tengo un ayudante. Suelo contar con varios chicos que me ayudan de vez en cuando. La mayoría de los trabajos puedo hacerlos solo, pero a veces, un poco de ayuda no viene mal.
Una vez más, _________ se sintió orgullosa de poder ayudarle, aunque a él no pareciera hacerle falta.
—Bueno, en ese caso, me alegro de poder ayudarte en todo lo que necesites.
En cuanto dijo aquellas palabras, se arrepintió. Era muy fácil malinterpretarlas. Sus mejillas se tiñeron de rojo, pero volvió a retomar la compostura al darse cuenta de que él no parecía haber pensado mucho en ello.
—Gracias, te lo agradezco.
Nick escribió algo en un bloc de notas y se volvió hacia ella.
—Miley siempre me insistía en que debía contratar a un ayudante.
Aquélla era la primera vez que se había referido a su mujer delante de ella. Parecía un paso importante, como si Nick estuviera empezando a bajar las defensas que había levantado entre ambos.
________ contuvo la respiración. No quería decir nada que pudiera molestarle.
—Pero no lo hiciste, ¿verdad?
—Me gusta trabajar solo. Puedo poner música si quiero, puedo trabajar en silencio, puedo hablar conmigo mismo si eso es lo que me apetece. Bueno, supongo que esto último me hace parecer un poco loco.
—En absoluto —sonrió ella—. Yo suelo hablar conmigo misma constantemente. Tener a Elvis por aquí es un alivio, así parece que estoy hablando con alguien.
Nick sonrió de forma sincera. La miró, y el pulso de _______ se aceleró.
—Puede que sea buena idea —apuntó él—. Puede que tenga que contratar a Elvis. Así la gente no irá diciendo por ahí que soy el carpintero loco que habla solo.
—Seguro que Selena y Vanessa estarían encantadas de dejártelo a tiempo parcial. O por horas, nunca se sabe —sonrió ella.
Nick volvió a reír. ¡Dos veces en pocos minutos!
—¿Tú qué dices, muchacho? ¿Quieres ser mi ayudante personal? —le preguntó Nick al perro.
Elvis emitió un bufido, bostezó indiferente y se dio la vuelta para seguir durmiendo.
—Lo siento, Nick, pero creo que eso es un no rotundo. Me temo que tendrás que seguir trabajando solo por ahora. Al menos, espero que esto no te haya interrumpido.
—No. De hecho, me estás ayudando.
—Pero no lo digas de esa manera… —dijo ella—. Puedo asegurarte que también sé hacer cosas.
—Lo siento, no quise decirlo con ningún doble sentido.
—No te preocupes —sonrió ella—. No me ofendo tan fácilmente.
Continuaron trabajando en silencio.
Cuando, al cabo de un rato. Nick volvió a decirle algo, _______ se dio cuenta de que todavía seguía dándole vueltas a la idea de contratar a un ayudante.
—A veces, Miley venía conmigo para echarme una mano en proyectos importantes, hasta que nació Nicole, por supuesto —dijo Nick—. Desde entonces, Miley no tuvo ningún momento libre.
Por la postura de su cuerpo, ________ dedujo que no se sentía muy a gusto hablando de su antigua familia. No sabía por qué Nick había decidido compartir con ella aquellos detalles, pero la emocionaba sobremanera el que lo hubiera hecho, el que estuviera mostrándole retazos de su antigua vida.
—Nicole no tenía miedo a nada —continuó Nick—. Cuando Miley y yo no la vigilábamos, era capaz de salir de la casa ella sola hasta el mar. Tuvimos que poner doble cerrojo en la puerta para evitarlo.
Nick se echo a reír al recordar aquellos detalles de su antigua vida, pero ______ percibió, a pesar de eso, el dolor alrededor de sus ojos. Sin poder evitarlo, se acercó a él y le tocó el brazo para darle ánimos.
Su piel estaba caliente y cubierta por un vello oscuro.
—Noah también era así —dijo ella al cabo de unos instantes.
—¿Noah?
—Sí, lo sé, es difícil de creer. Era todavía más traviesa que Frankie. Siempre fue la cabecilla de los dos. De pequeños, cuando todavía no podían apenas andar, solían escaparse de sus cunas para ponerse a jugar. No sabía cómo conseguían hacerlo, así que puse una cámara de video y descubrí que Noah se columpiaba en la cuna hasta poder salir de ella. Lo hacía sin ninguna ayuda. Frank, en cambio, no era tan ágil como ella, y era Noah quien le ayudaba a salir a él. Era un sistema poco ortodoxo, pero les funcionaba a las mil maravillas —dijo ______ sonriendo.
—¿Y qué hiciste? —le preguntó Nick dejando de trabajar.
—Tuve que aceptar lo inevitable. Les compre nuevos juguetes y se los puse dentro de la cuna para que no tuvieran que salirse.
—¿Todavía siguen despertándose por la noche?
—Ahora ya no tanto. Creo que lo que les excitaba era hacer algo que les había prohibido.
Nick se echó a reír a carcajadas. Por un momento, _______ volvió a ver la ilusión del joven que había conocido en su adolescencia, y sintió como su corazón daba saltos de alegría.
Estaba completamente cautivada por Nicholas Jonas, pero ya no tenía la excusa de ser una quinceañera.
Al cabo de unos instantes, la sonrisa se borró del rostro de Nick y volvió al trabajo.
—¿Tienes miedo a las alturas?
—En general, no.
—Me serviría de ayuda que subieras a la escalera y me sostuvieras esto para que pueda fijarlo, si no te importa.
—Por supuesto que no.
Durante los siguientes veinte minutos, hablaron muy poco y trabajaron codo con codo. En ese tiempo, terminaron con dos de las paredes. Las otras dos, en cambio, todavía iban a necesitar más trabajo.
Mientras Nick se dedicaba a tomar de nuevo algunas medidas, ________ se sentó en el sofá para observar su forma de moverse y su rostro. Se preguntó si él sería consciente del brillo que había en sus ojos cuando trabajaba, la energía que irradiaba. _____ nunca había visto aquella vitalidad.
—Te encanta tu trabajo, ¿verdad? —le preguntó ella.
—Me gano la vida.
—Es mucho más que eso, y lo sabes. Todavía recuerdo como te quejabas cuando tu padre te hacía ir con él en verano para ayudarle en su trabajo.
—Por entonces sólo era un niño estúpido de dieciséis años con pájaros en la cabeza. Lo único que quería era salir con mis amigos e intentar impresionar a las chicas.
—No eras ningún estúpido. Eras el chico más honrado y decente que conocía.
—Tú siempre fuiste una chica muy sensible.
—Lo suficiente como para saber cuando un chico era diferente a los demás. Lo único que querían todos los demás era flirtear, no les interesaba hablar de cosas serias.
—¿Y a mí sí?
—¿No te acuerdas?
—De lo que me acuerdo es de que estaba constantemente intentando impresionarte.
—Pues lo hiciste muy bien.
Los dos se echaron a reír, y Elvis se despertó sobresaltado y les miró con cara de circunstancias, sorprendido, y al mismo tiempo satisfecho, por la energía positiva que se respiraba en el apartamento.
—Bueno, creo que ya he hecho los cálculos —dijo Nick—. Ahora sí voy a necesitar la ayuda de mi asistente personal.
Julia se acercó a él y se estremeció de nuevo al sentir su aroma masculino y el calor que emanaba de su cuerpo.
Ya no estaba riendo. Estaba concentrado en el trabajo, completamente concentrado.
Un rato después, ya habían hecho buena parte del trabajo.
—Creo que el resto puedo hacerlo yo solo —dijo él.
—Me quedaré aquí, por si acaso me necesitas.
Nick la miró, y _______ pensó que iba a replicarle de alguna manera, que le iba a pedir que se fuera, pero no lo hizo.
—De acuerdo —fue lo único que dijo.
Ella estaba tan aliviada de que no le hubiera pedido que se fuera, que, al bajar las escaleras, no calculó bien y se resbaló.
Afortunadamente, Nick tuvo reflejos y la atrapó rápidamente.
Durante un momento, todo pareció detenerse.
La tenía tomada en brazos y sus cuerpos estaban juntos. ________ le miró y creyó ver en los ojos de él deseo, pasión, y una extraña y oscura resignación.

Nick la miró. Su corazón era como una bomba a punto de estallar. Le invadió un deseo desesperado. Aunque sabía que estaba lejos de ser cierto, sentía a ________ frágil y pequeña entre sus brazos.
Podía sentir el calor circulando por la piel de ella, su suave y penetrante aroma.
Cerró los ojos para intentar luchar contra lo inevitable con todas sus fuerzas. Pero, cuando volvió a abrirlos, volvió a encontrar sus delicados labios medio abiertos, como esperándole, y sus hermosos ojos verdes sedientos de ternura.
Debía detener aquello, debía dejarla en el suelo, cerrar con llave el apartamento de Vane y marcharse de allí. El poco raciocinio que quedaba dentro de su cabeza le decía que aquélla era la única salida posible.
Pero, ¿cómo hacerlo? Era tan dulce, tan irresistible, y él llevaba inmerso en un mundo frío y congelado desde hacía tanto tiempo…
Oyó un gemido prolongado, y se dio cuenta de que había sido él mismo al sentir los labios de _________ posándose sobre los suyos.
Ella susurró su nombre. Fue apenas una suave brisa que circuló entre los dos, pero consiguió derrumbar todas sus defensas.
_________ le rodeó con sus brazos y él la besó apasionadamente. La ternura se derramó sobre ellos como un huracán largamente contenido. Nick quería que el tiempo se detuviera, que aquel momento nunca terminara, permanecer en aquel apartamento, con ________ __________ (Tu Apellido) Miller entre sus brazos, el resto de su vida.
Se besaron durante mucho tiempo, tanto que él empezó a quedarse sin respiración y el cuerpo de ella empezó a estremecerse solicitando ir más allá.
Entonces, ocurrió lo único que podía interrumpir aquel mágico momento.
—¿Mamá? ¿Estás ahí? Acabo de despertarme.
La frágil y dulce voz de Noah resonó en el apartamento. El cuerpo de Nick se enfrió súbitamente y se dio la vuelta para mirar a la puerta.
Suspiró aliviado al comprender que la voz procedía del walkie-talkie que _______ había dejado sobre la mesa para poder controlar el sueño de su hija.
_________ respiraba con tanta dificultad como él. Sus mejillas estaban sonrosadas y sus ojos abiertos desmesuradamente.
Nick tuvo que emplear todas sus fuerzas para no flaquear, para que _______ no se le cayera de los brazos.
Suspirando confuso, la puso de pie de nuevo y ella fue a tomar el pequeño aparato.
—Estoy aquí, tesoro —dijo con la voz dubitativa—. ¿Cómo estás?
—Me duele un poco la garganta todavía, pero estoy bien —respondió Noah—. ¿Dónde estás, mamá?
—En la planta de abajo con… —respondió ______ mirando a Nick—, con el señor Jonas. ¿Has visto mi nota?
—Sí, nada más despertarme. Pero no sabía si todavía seguirías ahí.
—Sí, cielo, aquí estoy.
—¿Está Elvis contigo?
—Sí, está aquí —dijo ella recorriendo la habitación hasta localizar al animal, que seguía tumbado junto a la chimenea—. Le llevaré arriba si quieres compañía.
—Gracias, mamá.
_______ apagó el walkie-talkie, se lo metió en el bolsillo y se volvió insegura para mirar a Nick.
—Yo… Tengo que subir. Noah me necesita.
—Por supuesto.
Quería tocarla otra vez. Sólo una vez más. Pero contuvo el intenso deseo que se había apoderado de él. Tenía tantas ganas de que se fuera como de estrecharla de nuevo entre sus brazos y besarla como acababa de hacer.
Descubrió que estaba furioso. Furioso con ella por haberle hecho sentir aquel deseo de nuevo después de tanto tiempo. Sentía un dolor agudo, como si se hubiera introducido en agua hirviendo.
No quería volver a sentir nada semejante. ¿Es que no lo había dejado suficientemente claro? Entonces, ¿por qué había tenido _______ que presentarse allí con sus hermosos ojos verdes y su dulce sonrisa?
—Nick…
—No digas nada —replicó él—. Ha sido un error. Me he equivocado. No debía haber pasado ni un minuto contigo desde que regresaste.
Ante ese repentino ataque, _______ reaccionó con sorpresa y pesar, pero Nick, a pesar de todo, sabía perfectamente qué debía hacer.
—Hace un momento no pensabas lo mismo —dijo ella.
—Me siento atraído por ti. Creo que es evidente. Ha sido así desde que tenía dieciséis años. Pero quiero evitarlo. Me cruzo contigo a cada paso que doy.
Nick quería que ella entendiera cómo se sentía, pero era incapaz de expresarlo correctamente con palabras.
—Siempre estás cerca, ofreciéndote a ayudarme, yendo a mi casa para dar un paseo con tus hijos… ¿Es que no entiendes que no quiero estar contigo? ¿Es que no entiendes que quiero estar solo? ¿Tan difícil es de entender?
Elvis se incorporó, protestó con un gruñido y, por primera vez desde que estaba con él, le miró de forma amenazadora. Al mismo tiempo, el viento inclinó la copa de uno de los árboles del jardín y una de las ramas impactó con fuerza en el cristal de la ventana.
_______ permanecía ajena a todas aquellas señales. Su rostro estaba más pálido de lo que nunca había estado.
—No es justo —dijo en voz baja.
Nick se pasó la mano por el pelo, odiándose a sí mismo, odiándola a ella, odiando a Miley y a Nicole por haberle dejado solo, en aquel terrible vacío.
—Lo sé —dijo él—. Sé que no es justo. No te mereces nada de esto. Lo sé, ________, pero no puedo evitarlo. Lo siento, pero es la verdad. Necesito que me dejes en paz. Por favor. No quiero que esto vuelva a repetirse. No quiero. Ni contigo ni con nadie.
—Está bien —dijo ella finalmente mientras la rama volvía a golpear el cristal, y salió del apartamento de Vanessa.
Pero, antes de salir por la puerta, se dio la vuelta para decirle una última cosa.
—Aprecio tu sinceridad. Como sé que eres un hombre justo y honesto, espero que me concedas el mismo derecho.
¿Qué demonios se suponía que debía decir? Nick esperó confundido.
—Aunque sé que no es asunto mío y no es el lugar adecuado, debo decirte algo —empezó ________—. Debes oírlo.
_________ se detuvo unos instantes como poniendo en orden sus ideas.
—Nick, ¿crees que Miley y Nicole hubieran querido esta vida para ti?
—No.
—No, yo tampoco lo creo. Pero quiero decirte algo. Después, podrás echarme de aquí o de donde quieras. Quiero que pienses sobre si tu mujer y tu hija hubiesen querido que pasaras el resto de tu vida hundido en la tristeza y en el dolor. Por lo que me has contado sobre Miley, parecía una mujer generosa y enamorada de la vida. Era amiga de todo el mundo, según me ha dicho Selena. A la gente le gustaba estar con ella por lo simpática y amable que era. Qué pena no haber podido conocerla. Pero, si todo es cierto, no creo que hubiera considerado tu dolor y tu amargura como un buen homenaje a su muerte. Creo que le hubiera molestado lo que estás haciendo, encerrándote en ti mismo, enterrándote en vida.
________ le miró como si quisiera decir algo más, pero, para alivio suyo, sólo mantuvo su mirada unos instantes para después volverse hacia Elvis, que seguía mirando a Nick como si fuera un enemigo.
Nick cerró los ojos y le vino a la cabeza el dulce sabor de los labios de _______. Tenía que irse de allí.
No podía permanecer más tiempo en Cannon Beach estando allí ________ y sus hijos. Un pueblo tan pequeño no era suficiente para los dos. Si se quedaba, tendría que verla a diario en todas partes, tendría que aceptar que formara parte de su vida. Y no podía ser.
Después de la reacción que había tenido, sabía que _________ no volvería a hacer el más mínimo esfuerzo para estar con él, pero seguirían viviendo a unas pocas casas de distancia y había quedado demostrado que, en lo que a ________ se refería, no tenía fuerza de voluntad.
No tenía otra opción que marcharse.
Nick sacó su teléfono móvil. El número que quería marcar ya estaba memorizado en la agenda. Había intentado llamar la noche anterior, pero un impulso repentino le había hecho desistir en el último momento.
Con el viento agitando con furia las copas de los árboles, pulsó el botón de llamada y esperó.
Tal y como había imaginado, saltó enseguida el buzón de voz.
Pensó en colgar, pero el aroma de _______, que todavía flotaba por todo el apartamento, le ayudó a seguir adelante.
—Justin —dijo cuando sonó la señal—, soy Nicholas Jonas. Si sigue en pie, me gustaría hablar contigo sobre la proposición que me hiciste el otro día.












¡¡SORPRESA!!

Ahahahaha, de nada chicas

Se los queria dar cuando regresara pero
mejor me adelante Wink


Bueno mis niñas faltan 5 caps y termina la nove Sad

Disfrutenla Wink












Volver arriba Ir abajo
sally_sa
Nuev@


Cantidad de envíos : 3
Fecha de inscripción : 10/07/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 10th 2011, 18:26

Me gustó mucho la sinopsis que me mandaste, asique de a poco voy a empezar a leerla jeje
Gracias por pasarme los links!!
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 10th 2011, 22:49

awwwwww que buena sorpresa!!!
me encantaron los capis, como de costumbre...
nick no se puede ir... ahhh no que mal!!!
nick y rayita se besaron....
yeyyyy y dos veces!!!! Diox...
y no pueden faltar solo 5 capis para que se acabe la nove...
va a haber una segunda temporada verdad???
dime que siiiiiiiiiiiiiiii...
P.D: SIGUELA!!!*
Volver arriba Ir abajo
#MiichelleeV'-'
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 159
Edad : 19
Fecha de inscripción : 30/05/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 11th 2011, 07:08

Me encantaron los Cap!! Very Happy
Estoy muy complacida de qe pusieras el Maratón antes de irte ^.^
NO PUEDO CREER, qe se hayan besado DOS veces!! qe emoción
pero Nicholas es un Bipolar -.-'.. Me enamore Enamorada de los niños
qe HERMOSOS son de verdad!!.. Noah, Frankie y Chloe son unos amores Razz
Espero y Nick recapacite ante la idea de irse Sad
No quiero otro final triste!!
Bueno martha otra vez deseandote..
¡FELIZ VIAJE!
espero y te tengamos pronto por aca Linda!! D
Cuidate, Besos Love!
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/MiichelleeV
monicajonasb
Forista!


Cantidad de envíos : 53
Localización : Abds 1 *-*
Fecha de inscripción : 12/12/2010

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 12th 2011, 22:15

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
asd. me muero me muero:(

aproposito: nueva lectora FIEL <3
Volver arriba Ir abajo
RomiiDeJonas
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 547
Edad : 20
Localización : Con Nick escuchando musica muy romanticamente <3
Fecha de inscripción : 29/09/2010

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 15th 2011, 01:24

wqaa!!!!!!!
que maraton!!!!!
me encanto!!!!
tantas cosas!!
siguelaaaaaaaaaaa

siguelaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 26th 2011, 13:54







Ya estoy de regreso... precipitadamente.

Bueno... ps me aburri y convenci a mi mama de regresarnos...

Y bueno... a qui me tienen!













Capítulo 12









—Frank, no metas la mano.
Su hijo, que había entrado sigilosamente en la cocina con el objetivo de probar la tarta que su madre había hecho para la fiesta prenupcial que iba a dar Selena aquella tarde, se apartó a regañadientes.
—Sólo quería un poco —protestó.
________ no pudo evitar echarse a reír. Nunca había conseguido inculcarles a sus hijos disciplina, ya que, cuando cometían una travesura, se la ganaban con sus sonrisas y su dulzura.
—Ahora no —insistió ________—. Cuando empiece la celebración, podrás comer cuanto quieras, pero mientras tanto no puede ser. ¿Crees que a Selena le gustaría ver que la tarta está llena de dedos tuyos?
—A Selena no le importaría —dijo el pequeño.
En eso, seguramente tenía razón. Selena no era la típica novia hecha un manojo de nervios porque todo saliera a la perfección. Además adoraba a sus dos hijos y les consentía todo.
Pero ella, como madre, no podía permitir que se salieran siempre con la suya.
—Pero a mí sí —dijo con firmeza—. Vamos a hacer una cosa —añadió para intentar calmarle—. Si nos ayudas a colocar las sillas en las mesas, puedes tomarte uno de los dulces que hicimos ayer entre los tres. ¿Te parece?
Frankie sonrió y tomó un dulce de un plato que estaba sobre la mesa.
—¿Puedo llevarle uno a Noah? Está en su cuarto.
—Siempre que prometas que no te los vas a comer tú por el camino —dijo Julia.
—¡Nunca haría algo así! —protestó el pequeño ofendido.
_________ se echó a reír otra vez y Frankie, antes de salir de la cocina, se volvió hacia ella.
—¿Podemos salir al jardín y comérnoslos allí mientras jugamos con Elvis? Ya ha dejado de llover.
—Claro —respondió ella.
Había estado lloviendo una semana entera. Sus hijos estaban deseando salir a jugar al exterior. No podía negarse.
Unos minutos después, oyó el ruido de pasos bajando las escaleras y abriendo la puerta trasera. No pudo evitarlo, y se asomó a la ventana.
Noah se había agachado para tomar un montón de hojas secas del suelo, que a continuación arrojó al aire llena de alegría por poder disfrutar de nuevo de la fresca brisa otoñal. A pocos metros de ella, Frankie y Elvis corrían por la hierba.
Los dos parecían estar adaptándose bien a aquella casa, al jardín y a la cercanía del océano. Habían hecho ya algunos amigos en el colegio e iban bien en los estudios. La salud de Noah estaba mejorando considerablemente. Los dos meses que llevaba en Cannon Beach le habían sentado extraordinariamente bien.
Tenía motivos para estar contenta. Sus hijos eran felices, en el trabajo le iba bien y había conseguido establecerse sin problemas.
¿Por qué, entonces, era incapaz de librarse de aquella depresión que se había instalado en su interior?
_______ fijó la mirada en una casa algunos metros más allá. Allí estaba la respuesta.
Habían pasado más de dos semanas desde la última vez que había visto a Nicholas Jonas, dos semanas desde aquel desastroso día, pero las palabras de él todavía le quemaban por dentro.
Viéndolo en perspectiva, se arrepentía de lo que le había respondido. Había hecho mal en nombrar a Miley y a Nicole. No tenía ningún derecho a exigirle nada ni a decirle cómo debía afrontar su dolor. Y mucho menos, a erigirse en portavoz de su difunta esposa y decirle qué habría pensado ella. Nunca la había conocido.
En cierto modo, el no haberla visto había sido un alivio para ella, ya que estaba arrepentida de lo que había dicho. Aunque eso no había hecho que dejara de levantarse cada noche y mirar por la ventana con la secreta esperanza de ver alguna luz encendida en la casa de él o incluso verle vagar por la playa.
_________ se apartó de la ventana y volvió al trabajo. Al cabo de unos minutos, la tarta ya estaba hecha y la llevó cuidadosamente escaleras abajo hasta el apartamento de Vanessa.
Cuando llamó a la puerta, su amiga le abrió y, aunque intentó forzar una sonrisa, _________ detectó algo extraño en ella.
________ se dijo que probablemente estaría cansada, ya que había tenido algunos problemas en su tienda en los últimos días.
—Bueno, aquí la tienes —dijo _________ mostrándole la tarta—. ¿Qué te parece?
—¡Oh! —exclamó Vanessa—. ¡Qué buena pinta tiene!
—Te lo dije —apuntó Julia orgullosa mientras dejaba la tarta sobre una mesa que habían situado en un rincón.
—Sí, tenías toda la razón —dijo Selena, que estaba sentada en el sofá—. No puedo creer que hayas hecho todo en una sola tarde.
—Ya os dije que me pagué la universidad trabajando en una panadería —dijo ________—. Si alguna vez no encuentro trabajo como profesora, tengo una segunda profesión —añadió sonriendo.
Pero sus amigas no le devolvieron la sonrisa. Todo lo contrario. Se miraban la una a la otra circunspectas.
—¿Qué sucede? —preguntó ________ desconcertada—. ¿Le pasa algo a la tarta? La he decorado como quedamos, ¿no?
—No es por la tarta —dijo Vanessa—. La tarta es maravillosa.
—¿Ha llamado alguien para decir que no puede venir?
—No, todo el mundo asistirá, al menos que yo sepa —dijo Selena—. Es sólo que… Acabo de hablar con Justin.
—¿Chloe está bien? —preguntó ________ preocupada.
—No, no tiene nada que ver con ella —respondió Sel—. Es Nick.
Su cuerpo se estremeció al oír su nombre y, por unos instantes, fue incapaz de respirar.
—¿Qué…? ¿Qué pasa con Nick?
—Se va —respondió Vane.
—¿Cómo que se va? —preguntó ________ sin entender nada.
Selena asintió apesadumbrada.
—Al parecer, ha aceptado un empleo itinerante con Bieber Hotels. Será una especie de carpintero experto. Viajará por todo el mundo supervisando las obras. Se va justo después de la boda. Al parecer, aceptó la propuesta que le hizo Justin hace un par de semanas, pero Justin no me lo ha dicho hasta ahora.
A pesar de su estupor, no pudo dejar de relacionar las dos semanas a las que se había referido Selena con el tiempo que llevaba sin ver a Nick.
Se habían besado en aquel mismo lugar. Él le había suplicado que le dejara en paz y lo único que ella había hecho había sido soltarle aquel horrible sermón sobre su difunta esposa.
¿Qué había hecho? Lo único que había conseguido había sido que aceptara aquel trabajo que le alejaría de Cannon Beach, el lugar donde siempre había vivido, el sitio donde vivían todos sus amigos, donde estaba su casa y el negocio que tanto trabajo le había costado mantener.
Y todo por culpa suya.
Le había espantado. Le había hecho daño.
Su estómago empezó a dar vueltas y sus piernas a temblar.
¿Qué había hecho?
—¿En qué estás pensando, ________?
—Perdona, ¿decías algo? —replicó ________, que se había perdido en sus propios pensamientos sin escuchar a sus amigas.
—Decía que tú le conoces desde hace mucho más tiempo que nosotras. ¿En qué crees que está pensando?
Quizá ése era el problema. Había idealizado a Nick, la imagen que se había hecho de él, del chico al que tanto había amado, y no había sido consciente del tiempo que había pasado, del dolor que se había desatado sobre su vida.
Le había presionado demasiado, le había presionado antes de que estuviera preparado, y ahora sólo buscaba una forma de escapar.
Todo era culpa suya, y debía pensar en alguna forma de solucionarlo. No podía permitir que Nick abandonara todo lo que siempre había amado por culpa de ella.
En ese momento, sonó el timbre de la puerta, y Elvis apareció de improviso corriendo hacia la puerta.
_______ se puso nerviosa ante la posibilidad de que fuera Nick.
Pero, ¿por qué habría de estar allí? No había ninguna razón.
Sus sospechas se confirmaron cuando Vane fue a abrir la puerta y oyó la voz de Jewel Black, la madre de Rebecca Black, la canguro que había contratado para que cuidara de sus hijos. Con ella estaba una amiga de Selena, que se había ofrecido para ir a buscar a Rebecca cuando la fiesta de Selena hubiera terminado.
No podía hacer nada acerca de Nick en aquel momento. La fiesta de Selena empezaría en cualquier momento, y no podía arruinarla.

Tres horas después, cuando la fiesta acabó, _______ empezó a limpiarlo todo intentando apaciguar el tumulto de pensamientos que se agolpaban en su cabeza.
Por respeto a Selena, había ofrecido su mejor imagen durante la fiesta. Había reído todas las bromas y había aplaudido al abrir cada uno de los regalos que le habían hecho.
Pero, mientras tanto, el pesar había estado allí, agazapado.
Nick estaba dispuesto a abandonar su hogar, sus amigos y su trabajo.
Si todo era por culpa suya, no podía permitirlo.
—Ha sido una fiesta maravillosa —le dijo _______ a Vane cuando entró en la cocina.
—Sí, creo que todo el mundo se lo ha pasado muy bien —dijo su amiga—. Pero no hace falta que limpies. Puedo ocuparme yo. ¿Por qué no subes un rato con tus hijos?
—Acabo de hablar con Rebecca, están tranquilos y van a acostarse. En cuanto se duerman, dejará la puerta abierta para que podamos oírles y se irá.
—Muy bien —dijo Vane sonriendo—. En ese caso, es un momento ideal para que vayas a hablar con Nick.
—¿Cómo sabes que estaba pensando en eso? —preguntó _______ sorprendida.
—Ya ves, a veces soy muy intuitiva —respondió guiñándole un ojo.
—¿Crees que me recibirá?
—Bueno, alguien tiene que hablar con él y poner un poco de sentido común en todo esto, y Selena y yo hemos pensado que la persona ideal eres tú.
—¿Y por qué demonios habéis pensado eso? Vosotras habéis sido amigas suyas mucho tiempo. Yo acabo de instalarme aquí. Os escuchará a vosotras mucho más que a mí.
Además, lo que ellas no sabían era que, seguramente, la razón de que Nick hubiera decidido marcharse era ella.
—Para él, somos como hermanas, las típicas hermanas pesadas. Tú, en cambio, eres la mujer que le gusta.
—¿Qué dices? —replicó _______ dejando caer el plato en la pila, aunque, afortunadamente, no se rompió—. Estás completamente equivocada. Nick no siente nada por mí. En todo caso, puede que… Puede que… Si se abriera… Pero está encerrado en su dolor y no quiere que nadie entre. O, al menos, no quiere dejarme entrar. No, definitivamente, no siente nada por mí.
—En ese caso, puede que nos hayamos equivocado —dijo Vane observándola unos instantes—. Las dos creíamos que había algo entre vosotros dos. Nick ha cambiado desde que volviste a Canon Beach.
—¿Ha cambiado? ¿En qué?
—En nada en concreto, pero… Se le ve mucho más contento. Ha hecho cosas que no hacía desde hace mucho tiempo. Como ir a tomar un helado con tus hijos y contigo, como venir a la barbacoa del otro día… Sel y yo creíamos que estabas consiguiendo resucitarle. Creíamos que sentía algo por ti. Te besó, ¿verdad?
—Sí —respondió sonrojándose—. Pero no pareció gustarle mucho ninguna de las veces.
—Ah, ¿es que os habéis besado más de una vez?
—Hace unas semanas, estaba trabajando en tu apartamento y yo me ofrecí a ayudarle. Nos besamos, y después tuvimos una discusión horrible en la que yo dije cosas que no debería haber dicho, cosas que no tenía derecho a decir. Y ahora me entero de que ha decidido aceptar ese trabajo y marcharse de aquí. Estoy segura de que no es una coincidencia.
—Una razón más para que seas tú la que intente convencerle para que se quede —dijo Vane.
—Me dijo que le dejara en paz.
—¿Y vas a hacerle caso? Venga… —le animó Vanessa—. Yo me quedaré con los niños.
Antes de que pudiera decir nada, Elvis entró corriendo en la habitación con Selena detrás de ella.
—Pero, ¿se puede saber qué te pasa? —preguntó Selena.
Pero el perro no le hizo caso. Fue directo hasta ________ y se detuvo delante de ella.
—Parece que te ha elegido —sonrió Vane.
—No puedes luchar contra tu destino —coreó Sele—. El rey de la casa te ha elegido. No puedes negarte.
—¿Me estás diciendo que Elvis también quiere que vaya a hablar con Nick?
—Sí, a mí me parece que está bastante claro —respondió Selena.
—Y a mí —dijo Vane.
—Estáis locas, las dos —dijo ________—. Sólo es un perro, por el amor de Dios…
—Te advierto que, como le ofendas, estarás condenada de por vida a sacarle a pasear por la noche —le dijo Selena.
—Llueva o nieve —añadióVane—. Y te advierto que aquí llueve mucho.
—Esto no es justo —dijo _______ mirándolas—. Sois tres contra uno.
Como única respuesta, Vane salió para volver con su chaqueta.
—¿Y si Nick no quiere hablar conmigo?
—Tú eres profesora, ¿verdad? Eso significa que se te da bien conseguir que los demás hagan cosas que, en realidad, no quieren hacer.
—Me temo que Nick Jonas va a ser un poco más duro de pelar que los niños del colegio —dijo _______.
—Tenemos mucha fe en ti —dijo Selena.
Antes de que pudiera darse cuenta, estaba en la calle, con la chaqueta puesta y Elvis a su lado.
Respiró profundamente para reunir fuerzas mientras oía el rumor del mar y sentía la fresca brisa otoñal.
Finalmente, impulsada por la impaciencia de Elvis, se puso en marcha, dio la vuelta a la casa y llegó a la playa.
Elvis pareció tranquilizarse al ver que avanzaban hacia la casa de Nick, lo que a _______ le dio tiempo para recordar el último verano que había pasado con él. Pasó de largo la roca donde la había besado aquel verano por última vez. En aquel momento, aunque no había tenido nada con qué comparar, se había dado cuenta de que se había enamorado de él.
El día siguiente todo su mundo se había desmoronado y había tenido que irse a Sacramento con su madre dejando atrás todo aquel mundo mágico.
Pero, incluso durante el divorcio de sus padres, el recuerdo de Nick había quedado a buen recaudo dentro de su corazón.
________ se dio cuenta de que estaba llorando por toda aquella inocencia que había perdido, por los dos jóvenes que habían sido, por todo el dolor que habían tenido que vivir desde entonces.
—Qué tonta soy, ¿verdad? —dijo hablando con Elvis—. Ya no tengo quince años y tampoco soy aquella chica soñadora de entonces. Tengo treinta y un años y tengo que empezar a comportarme como tal, ¿no crees?
El perro ladró como dándole la razón.
Con las energías renovadas, _______ respiró otra vez, se irguió y retomó el camino hacia la casa de Nick.
Debía hacerlo.








La vida de Will estaba allí, en Cannon Beach. Siempre había sido así, y ella no podía destruirlo todo.
Julia contuvo los nervios y avanzó hacia la pequeña casita junto a la playa, donde había una luz encendida.







Volver arriba Ir abajo
RomiiDeJonas
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 547
Edad : 20
Localización : Con Nick escuchando musica muy romanticamente <3
Fecha de inscripción : 29/09/2010

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 26th 2011, 15:25

sigulaaaa!!!
siguelaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 26th 2011, 20:46

Ke bueno q regresaste!
Te erxtrañe y te Kiero mucho!
Espero q tus vacas hayan sido geniales...

SIGUELA, SIGUELA...
Esta hermosa la nove,
pobre mi bebe Nick!


















Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 27th 2011, 21:37








Andrea-JB-Nick Jonas

Gracias por tu comentario...
y sabes que tambien te kiero mucho?

Ahahaaha otra cosa mas que agradecer a los Jonas...

Toparnos con personas lindisimas, que son parte
de su musica Wink


Mañana subo


Romii.... yo tambien te kiero nena... no vayas a decir o sentirte menos
odio eso, hacer sentir menos a las personas...

Pero bueno, mañana subo chicas Wink
Volver arriba Ir abajo
Caandela De Jonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 25
Edad : 21
Localización : En cama con ellos, haciendo ESO... :$
Fecha de inscripción : 02/06/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 28th 2011, 19:40

QUIERO MAS NOVE!! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://mylife-ismylife.blogspot.com
Caandela De Jonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 25
Edad : 21
Localización : En cama con ellos, haciendo ESO... :$
Fecha de inscripción : 02/06/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 28th 2011, 21:06

Wiii pase de PAG!! Very Happy

QUIERO NOVE!!!!
Volver arriba Ir abajo
http://mylife-ismylife.blogspot.com
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 29th 2011, 21:07














Capítulo 13






Iba a echar mucho de menos todo aquello. Sentado en el interior del antiguo cobertizo de su padre. Nick sintonizó una emisora de blues. Siempre había hallado la paz necesaria entre aquellas paredes. Había dejado la puerta abierta para que pudiera entrar la suave brisa del mar. Cuando no estaba trabajando y sus herramientas no hacían ruido, podía escuchar el rumor del océano.
Aquél era su lugar favorito del mundo, el lugar donde había aprendido su oficio, el sitio donde había llegado a conocer a su padre, a conocer sus virtudes y sus debilidades.
Antes de que Miley y Nicole murieran, había ido allí de vez en cuando para estar tranquilo y pensar. Selena probablemente lo habría considerado como un lugar muy hippie, como una habitación de medicación o algo parecido.
En aquel lugar, sus pensamientos siempre parecían más claros y coherentes.
En los últimos días, sin embargo, no necesitaba ir allí para pensar con claridad, sino para escapar de la soledad de la noche y la oscuridad de su casa.
En unos pocos días, estaría trabajando para la compañía de Justin, y todo sería diferente. Estaría trabajando en cualquier lugar del mundo, allí donde Justin le mandara.
¿Quién habría podido imaginar que acabaría siendo un carpintero itinerante?
Su primer trabajo le llevaría a las afueras de Boston, pero después iría a Madrid, luego a Portofino, después a Italia, y por último al Pacífico. Y aquello sólo iba a ser durante el primer mes.
Nick agitó la cabeza. Italia, España, Singapur… ¿Qué demonios iba a hacer él en un país extranjero si ni siquiera conocía el idioma?
Eran lugares muy exóticos para una persona que apenas había salido en su vida de su ciudad natal, para una persona que tenía pasaporte sólo porque Miley había insistido en ello para poder pasar unos días de crucero en México el año antes de que naciera Nicole.
El trabajo sería el mismo. Eso era lo importante. Seguiría haciendo aquello que se le daba bien, la única cosa que le llenaba de satisfacción.
Tal vez los fantasmas que le perseguían se tomaran un respiro y dejaran de perseguirle.
Estaba seguro de haber tomado la decisión correcta.
Contra su voluntad, giró la cabeza y miró otra vez la casa grande que se levantaba a pocos metros de la suya. Las luces en el segundo piso estaban apagadas.
Sus pensamientos volvieron una vez más hacia _______, a lo que le había dicho dos semanas atrás, y Nick suspiró. Aquella tarde debían haber celebrado la fiesta prenupcial de Selena, y _______, con toda probabilidad, habría estado allí, con su dulce sonrisa iluminando todas y cada una de las partes de aquella casa con su rostro.
Para tratarse de un hombre que intentaba huir de allí, pasaba demasiado tiempo pensando en ella.
Entonces, la emisora de radio quedó en silencio entre una canción y otra y, por un momento, creyó sentir el aroma que siempre despedía ella.
Elvis apareció ladrando en su puerta, y ________ caminando despacio detrás de él.
Las mejillas de _______ estaban enrojecidas y el pelo alborotado por el viento.
—Hola —dijo ella.
Parecía frágil e incómoda. No era de extrañar, después de las cosas que le había dicho la última vez que se habían visto.
—Siento molestarte… Yo… Nosotros…
—¿No era hoy la fiesta prenupcial de Selena?
—Sí. Pero ya ha terminado, todos se han ido. Necesitaba tomar un poco el aire, Elvis quería pasear… Además, Selena y Vanessa querían que viniera aquí a hablar contigo.
—¿Selena y Vanessa te pidieron que vinieras a hablar conmigo?
—Bueno, ya sabes cómo son. Cuando se ponen de acuerdo, soy incapaz de decirles que no.
—¿Y de que quieren que hables conmigo? —preguntó.
________ entró en el cobertizo y observó el proyecto en el que estaba trabajando Nick.
—¡Nick…! ¡Es maravilloso!
Nick se pasó la mano por el cuello para intentar mitigar el orgullo y la excitación que le habían provocado las palabras de ella.
—Todavía no está terminado. Suelo trabajar en ello por las noches.
—¡Es absolutamente increíble!
__________ pasó la mano por la superficie de una de las cúpulas. Nick sólo era capaz de mirarla, maldiciéndose por sentirse tan excitado por la presencia de ella, por la delicadeza de sus manos acariciando su trabajo.
—Esto es mucho más que una reparación. Estaba hecho un auténtico desastre, sólo eran un montón de tablas rotas cuando te lo di. Y lo que tú has hecho… ¡Es una obra de arte!
—Bueno, yo no diría tanto…
—¡Pues yo sí! Nick, es muy bonito. Es mucho más bonito que antes, mucho más que cuando me lo dio mi padre.
Para su desgracia, los ojos de _______ empezaron a llenarse de lágrimas.
—Sólo es una casa de muñecas, nada más —dijo secamente, intentando consolarla.
—Oh, no… Lloro de alegría. No sabes lo mucho que significa esto para mi hija. Ha intentado comportarse como si no le importara, pero cuando le dije que su casita de muñecas se había roto, estuvo a punto de echarse a llorar. Era uno de los últimos lazos que le unía a su padre, y estaba muy orgullosa de ello, supongo que es porque se la dio poco antes de que le diagnosticaron su enfermedad, unos pocos días antes de que él…
________ se quedó sin voz durante unos segundos.
—Antes de que nos dejara —terminó.
Nick la miró, intentando comprender sus palabras.
—No sabía que tu marido murió poco después de que le encontraran la enfermedad a Noah.
—No, no fue así… —dijo ella lentamente—. Tuvo aquel accidente de coche dieciocho meses después de que le diagnosticaron la enfermedad, pero… estuvimos separados la mayor parte del tiempo. Estuvimos algunos meses intentando tomar la decisión final de divorciarnos, pero él murió antes.
Nick la miró e intentó comprender cómo demonios un hombre con una mujer tan hermosa y dos hijos tan guapos había sido capaz de abandonar a su familia en medio de una crisis semejante.
Nick sintió un repentino deseo de haber conocido a aquel hombre antes de su muerte para enseñarle una lección que nunca hubiera olvidado.
—Lo siento, _______ —dijo—. Debió ser muy difícil para ti y para tus hijos.
—Sí, lo fue.
—No has dicho nada en todo este tiempo. No tenía ni la más mínima idea.
—No me gusta mucho hablar de ello, especialmente cuando los niños están delante. No quiero que piensen mal de su padre. La enfermedad de Noah afectó mucho a Kevin. A decir verdad, creo que no pudo soportarlo. Su madre había muerto de cáncer cuando él apenas había sido un niño, y creo que no pudo soportar la idea de volver a perder a alguien más de la misma manera.
¿Cómo había sido capaz de encontrar fuerzas para afrontar el hundimiento de su matrimonio al mismo tiempo que luchaba por la vida de su hija? Nick no era capaz de imaginarlo.
Nick observó a _________ deambulando por el cobertizo, y creyó percibir que había algo más en aquella historia.
—¿Había otra persona? —le preguntó.
—¿Cómo lo has adivinado? No se lo he dicho a nadie.
—No lo sabía. Sólo era una suposición —dijo él, que prefirió no confesar que, día a día, estaba aprendiendo a leer en sus hermosos ojos verdes.
________ suspiró y pasó suavemente un dedo por una de las ventanas de la casita de muñecas.
—Era una compañera suya de trabajo. Empezó a salir con ella a raíz de que él y yo nos separáramos, después de que le diagnosticaran a Noah su enfermedad. Me dijo que se había derrumbado, que sentía dentro mucho dolor y que tenía miedo por el futuro.
—¿Cómo te lo tomaste?
—No muy bien. Estuve enfadada y deprimida durante mucho tiempo. Quiero decir… Era yo la que iba todos los días al hospital, la que acompañaba a Noah a sus sesiones de quimioterapia, la que le sostenía la mano cuando sufría. Yo también tenía mucho miedo. No, miedo no, estaba aterrorizada. Solía despertarme muchas veces por la noche para asegurarme de que todavía seguía respirando. Todavía lo hago. Es un milagro que saliera de todo aquello. Lo que quiero decir es que yo también tenía mucho miedo, que también estaba asustada, pero no me arrojé en brazos de otra persona. Lo afronté sola porque no tuve otra alternativa.
No podía imaginar una traición más grande que aquélla. Pero, menos aún, era capaz de entender cómo había logrado superar todo aquello y convertirse en la mujer feliz y alegre que tenía delante de él.
Al ver la casita de muñecas reparada, la casita en la que su marido había trabajado, se había alegrado sinceramente. La mayoría de las mujeres, en su situación, la habrían reducido a mil pedazos a modo de venganza.
—No sé porque te cuento todo esto —dijo ________ después de unos instantes—. No he venido aquí para resucitar el pasado.
—Sí, tienes razón —dijo él, ya que ________ parecía tener muchos deseos de cambiar de tema—. Me dijiste que Selena y Vanessa te pidieron que vinieras aquí.
—Habría venido de todas formas —confesó ella—. Ellas solamente me dieron un empujón.
—¿Por qué?
—Yo… Selena me contó esta tarde que vas a marcharte pronto.
Nick se estremeció.
No quería hablar de aquello en aquel momento, y menos con ella, aunque se había temido que aquel momento llegaría antes o después.
—Sí, es verdad —dijo Nick.
—Sé que es un poco presuntuoso, que no tengo ningún derecho, pero… Tú amas este lugar, Nick.
—Sí, lo adoro. Siempre lo he hecho.
—Entonces, ayúdame a entender por qué estás dispuesto a abandonarlo después de haber vivido aquí treinta y dos años. Aquí están tus amigos, tu negocio… ¡Tu vida entera está aquí!
—¿Qué vida?
Y lo decía sinceramente. No había nada para él allí. Todo lo que había conocido, todo por lo que se había preocupado, había desaparecido, y no podía andar por Cannon Beach ni un solo día sin que algo le recordara el pasado, sin que se reavivara la memoria de un tiempo en el que había sido feliz, un tiempo en el que había creído que todo podía ser posible con esfuerzo.
Desde que ________ había regresado, todo se había vuelto mucho más duro, su mundo se había vaciado todavía más, pero eso no podía confesárselo a ella.
—Tal vez es el momento de dar el paso —dijo él finalmente—. Tú misma lo has dicho, he vivido toda mi vida aquí. ¿No crees que es muy triste admitir que uno ha estado toda la vida en el mismo sitio sin hacer nada? Justin me ofreció el trabajo hace un tiempo. Lo he estado pensando, y he decidido aceptar. Creo que es el momento adecuado.
—Nick, si te pregunto algo, ¿me dirás la verdad? Verás, lo que me pregunto es… ¿Te vas por mi culpa?
—¿Por qué crees eso?
_________ se acercó a él con los ojos a punto de llorar.
—He estado muy mal desde que Selena me dijo que habías aceptado el trabajo.
—No tienes motivos para estar así, ________. Esto no tiene nada que ver contigo. Déjalo estar.
—Te presioné demasiado el otro día. Dije cosas terribles. No tenía derecho, Nick. Tengo la mala costumbre de decir siempre lo que pienso y de creer que mi opinión es lo mejor para los demás. Y, la verdad, no tengo ningún motivo para pensar así. He convertido mi propia vida en un desastre. ¿Por qué tendría que pensar que tengo algún derecho a decirles a los demás cómo deben dirigir sus vidas? Yo estaba equivocada, Nick. No debería haberte dicho nada de aquello.
—Todo lo que dijiste era verdad. Yo lo sabía, a pesar de la reacción que tuve. Yo mismo he pensado esas cosas durante mucho tiempo. A Miley no le habría gustado que yo me escondiera, que me refugiara en este cobertizo mientras el mundo seguía girando. No es lo que ella hubiese querido. Pero debo reconocer que escucharlo de ti fue mucho más duro de lo que había imaginado.
—Lo siento mucho…
Nick se rindió a lo inevitable, se acercó a ella, y le tomó de la mano.
—Yo me preocupó por ti, ________, mucho más de lo que nunca creí que volviera a preocuparme por nadie. Cuando estoy contigo, es como si volviera a tener dieciséis años, como si estuviera otra vez sentado en la playa con la chica más guapa de la ciudad. Y me da miedo. Porque no estoy preparado. Ésa es la verdad. No estoy preparado, y no sé si lo estaré alguna vez.
—Entonces, ¿por qué te vas?
—Te mentiría si te dijera que la decisión de marcharme no ha tenido nada que ver contigo. Pero esto es algo que había pensado hacer desde hace mucho tiempo, antes incluso de que tú aparecieras.
Nick se detuvo. El contacto con la suave piel de ________ era embriagador.
—Lo que sí es cierto es que tú eres una de las razones que me han llevado a tomar la decisión, pero no la única. Necesito un cambio. Si me quedo aquí, seguiré atrapado en el pasado, y me convertiré en una pieza más del mobiliario, petrificado para siempre.
___________ se tomó su tiempo para contestar.
—¿Cambiaría en algo si fuera yo la que… si fuera yo la que me marchara?
—¿Adónde vas a ir? Has encontrado aquí un trabajo que adoras, una casa maravillosa, lo tienes todo, todo lo que siempre has querido.
—Sí, me encanta estar aquí, y mis hijos se están adaptando muy bien, pero tengo muchos menos lazos aquí que tú. Si hemos podido empezar de nuevo aquí, podemos hacerlo en cualquier otro sitio.
Nick estaba asombrado por la simple idea de que ella estuviera dispuesta a hacer un sacrificio semejante por él.
—No puedes hacer eso por mí, _________. Nunca te pediría algo así.
—No me lo estás pidiendo, te lo estoy ofreciendo yo. No puedo soportar la idea de haber sido la responsable de que te vayas. No he hecho más que llegar aquí y lo he estropeado todo.
—Tú no has estropeado nada, _________.
Le gustara o no, la ternura de ________ le estaba afectando. No podía soportar su tristeza. Tomó sus manos y las besó suavemente. ________ se estremeció, y él no pudo evitar estrecharla entre sus brazos.
—Tú no has estropeado nada —repitió—. Al contrario, me has hecho darme cuenta de que no puedo continuar de esta manera toda la vida. Tengo que cambiar y, ahora mismo, la mejor manera de hacerlo es aceptar este trabajo.
—No quiero que te vayas —murmuró ella pasando las manos por su cintura y descansando su mejilla en su pecho.
Nick cerró los ojos, emocionado por su ternura.
En aquel momento, marcharse de allí parecía una locura. Ni siquiera quería dar un paso. Quería estar allí quieto para siempre.
Estuvieron así durante mucho tiempo, en silencio, escuchando el rumor del mar y el aliento del perro, que se había quedado dormido.
Cuando, al final, ella le miró a la cara, él suspiró en señal de rendición y la besó.











Este domingo final de "Welcome Home"
¡No te lo pierdas!







Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 30th 2011, 14:22

HOLA MARTHA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

ME ENCANTO EL CAPI, TAN PRECIOSO MY BABY NICK!
ES UNA NOVE PRECIOSA, ME ENCANTAN SUS PAKLABRAS, SUS RELATOS,
AUNQUE ME ENCANTARIA SABER EL FINAL NO QUIERO QUE TERMINE MAÑANA
PERO BUE POR CIERTO TE DIGO SEGUIRE LEYENDO TODO LAS NOVES
QUE SUBAS PORQUE ME FASCINAN, SON GENIALES!


NO LO OLVIDES........... +++++++++++++TE KIERO+++++++++++++++


ESTARE ESPERANDO QUE SUBAS!!!!!!!!!!! Very Happy










BESOS
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 30th 2011, 20:47

Wow.
Sinceramente te digo.¡Estupo E-S-P-E-C-T-A-C-U-L-A-R!
Solo eso.Espero que la sigas.
Lastima que mañana es el ultimo capitulo.¡Noooo!
¿Porque todas las novelas estan terminando?
¿Porqué?
No lo entiendo.
Pero bueno.Espero el Final mañana.Cuidate.Bye.
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 31st 2011, 09:06

Siguela!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
siguela!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Siguela!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
siguela!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

siguela!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
siguela!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 31st 2011, 20:39










Capítulo 14




El beso fue suave y delicado, como viajar sobre la cresta de la brisa del mar, y borró de su cabeza cualquier pensamiento. Después de la discusión que habían tenido la última vez que se habían visto, no había imaginado que volvería a tener la oportunidad de estar entre los brazos de Nick.
Lo inesperado de la situación le confería más belleza aún, y se entregó al deseo, saboreando los labios de él con fruición.
La besó durante unos instantes infinitos, hasta que sus piernas empezaron a temblar.
A través de la mágica bruma que la envolvía, tuvo la sensación de que algo había cambiado. Y se dio cuenta de que, las anteriores veces que la había besado, algo en él había estado retenido, oculto.
Pero, en aquel momento, todas las dudas habían desaparecido. La estaba besando con todo su cuerpo.
________ sonrió mientras la besaba, incapaz de contener la alegría.
—¿Qué es tan divertido?
—Nada —respondió ella—. Absolutamente nada. Es sólo que… Te he echado mucho de menos.
Él la miró y volvió a besarla con más urgencia y deseo todavía.
Estaba enamorada de él.
Ya no podía negarlo.
Y el descubrimiento la invadió como una tormenta.
Quedaban sólo tres días para que se fuera, y no parecía capaz de hacerle cambiar de opinión. Sólo había dolor esperándola, lo sabía, pero también sabía que no tenía fuerza de voluntad para resistirse a lo inevitable.
Y no le importaba. En aquel lugar, en aquel momento, estaba entre sus brazos, y no quería desperdiciar la oportunidad preocupándose por cómo iba a sufrir cuando él se fuera.
—_________ —murmuró él su nombre.
—Estoy aquí —susurró ella—. Aquí mismo.
Acarició suavemente las mejillas de él con sus labios.
—¿Tienes frío?
—Un poco —admitió ella.
—Lo siento. Suelo dejar la puerta abierta para que entre un poco de viento cuando estoy trabajando, para mantenerme despierto.
La miró dubitativo unos segundos en silencio.
—Podemos ir dentro —dijo mirándola de tal forma que ella entendió perfectamente a que se refería y cuanto le debía haber costado pronunciar aquellas palabras.
Mil pensamientos e inseguridades distintas recorrieron su cabeza. Si se atrevía a entrar, ¿cómo iba a ser capaz de dejarle marchar después de haber compartido con él una intimidad tan grande? ¿Cómo iba a evitar que su corazón no se rompiera en mil pedazos?
Pero todavía más difícil negarse, marcharse, cuando él le estaba ofreciendo tanto de sí mismo.
—¿Estás seguro? —le preguntó ella.
—No estoy seguro de nada, ________. Lo único que sé es que siento que quiero hacerlo, lo siento con más intensidad de la que he tenido en mucho, mucho tiempo.
—Oh, Nick…
________ tomó el rostro de él entre sus manos y le besó otra vez con toda su alma.
—No sé si podré prometerte algo —dijo Nick en medio de la oscuridad de la noche—. Pero lo que sí sé es que no puedo soportar la idea de dejarte marchar.
—No voy a ir a ninguna parte.
—¿Ni siquiera dentro, donde estaríamos mucho mejor que aquí?
________ sonrió.
—Está bien.
Elvis estaba esperando en la puerta cuando llegaron, les miró como si supiera exactamente lo que estaba pasando.
Entraron en la casa justo en el momento en que empezó a llover.
No había estado allí desde el último verano que había pasado con él. La casa era confortable, pero estaba rodeada por todas partes de una sensación de abandono. Aunque vivía allí, daba la sensación de que intentaba pasar el menor tiempo posible entre aquellas cuatro paredes.
Elvis se tumbó en la puerta de la cocina, pero él condujo a _________ hasta un salón donde había dos enormes sofás y una pantalla de televisión.
—¿Quieres que encienda el fuego? —preguntó.
—No, no hace falta.
—Sólo será un momento.
Sin esperar su respuesta, Nick se acercó a la chimenea, y ella aprovechó para recuperar sus fuerzas y su equilibrio.
Se quitó la chaqueta y la dejó sobre uno de los sofás.
Había pasado mucho tiempo desde la última vez que había estado con un hombre. En realidad, se había preguntado muchas veces si alguna vez volvería a estarlo. ¿Habría estado él con alguna otra mujer después de la muerte de su esposa?
—Desde aquí debe haber unas vistas espectaculares de día.
—Sí, supongo que sí. Aunque, en realidad, estoy tan acostumbrado a ello que casi no me doy cuenta. Tal vez, ver un poco el mundo, me ayudará a apreciarlo.
—¿Dónde vas a ir primero?
—A Boston. Estaré allí unas semanas y después creo que iré a Italia. Un gran cambio para un chico que ha estado toda la vida aquí.
La madera empezó a arder y el salón se llenó de un cálido resplandor, aunque ________ no estaba segura de si su cuerpo estaba aumentando de temperatura por el fuego o por los nervios.
—¿Te pasa algo? —dijo ella cuando Nick se dio la vuelta.
—Me das un poco de miedo.
—¿Quieres que me vaya?
—Ni lo sueñes.
Se acercó a ella y se sentó en el sofá. Extendió su brazo y la tomó de la mano.
No parecía tener mucha prisa en volver a besarla.
Era maravilloso poder estar sentada allí, con él, mientras fuera la lluvia se derramaba sobre la arena de la playa.
—Por si te sirve de consuelo —dijo _______—, no eres el único que está nervioso. Ha pasado tanto tiempo desde la última vez que yo… Todavía me sorprende que no puedas escuchar el temblor de mis piernas desde ahí.
—¿Quieres irte?
—Ni lo sueñes —sonrió ella.
—Bien.
Y, finalmente, la besó, le devolvió aquel sabor tan familiar, su aroma, y los nervios desaparecieron.
Fue invadida de repente por la dulce sensación de que aquello era lo correcto.
Le amaba, le amaba como una inocente y estúpida adolescente.
Deseaba aquello, le deseaba a él, aunque sólo pudieran compartir aquello y nada más.
La besó hasta que ella empezó a temblar, ávida de algo más que un beso.
Cuando él empezó a desabrocharle los botones de la blusa, echó la cabeza hacia atrás y cerró los ojos. Le quitó el sujetador, y un cosquilleo convertido en fuego empezó a recorrer su piel.
Había pasado mucho tiempo desde la última vez que la habían tocado con tanta ternura y con tanto deseo… Había olvidado lo que era que su sangre hirviera de pasión y cada poro de su cuerpo estuviera excitado.
________ se puso sobre él y sintió su dureza contra su cuerpo.
—¿Todavía tienes frío? —preguntó él mientras ella hundía las manos en su pelo.
—No, ya no —respondió ella besándole con furia.
En pocos segundos, los dos estaban ya desnudos. El increíble cuerpo de él se perfilaba contra la lechosa luz de la luna.
—Ahora sí que estoy nerviosa —admitió ella.
—Eso tiene fácil solución —dijo él—. Tendré que soltarte unos segundos, pero no hay que ir muy lejos…
—No, no quiero parar —dijo ella—. Sólo quiero que me beses otra vez.
Nick obedeció y la besó de nuevo en lo que parecieron unos instantes eternos. Después, se deslizó por el cuello de ella, rozándolo apenas con sus labios.
—¿Mejor ahora?
—Mucho mejor —respondió ella con la voz entrecortada.
Nick la tumbó sobre el sofá. En aquel momento tenía todo lo que siempre había soñado, un hombre tierno, fuerte y apasionado. Cuando entró dentro de ella, gritó de placer, sorprendida por la intensidad del deseo que estaba explotando en su interior, pero se contuvo y no dijo en voz alta las palabras de amor que tenía en la punta de la lengua. Sabía que él no estaba preparado para oírlas.
Empezó a besarla con fuerza mientras se movía dentro de ella, y ella separó las piernas para hacérselo más fácil.
Sí, había echado mucho de menos aquello. No se había dado cuenta de cómo lo había echado de menos hasta ese momento.
¿Cómo iba a ser capaz de regresar a su antigua y solitaria vida después de aquello?
Rechazó aquel pensamiento. No quería que nada estropeara el momento.
Nick se adentró aún más dentro de ella y ________ pronunció su nombre con la desesperación de alguien que estuviera a punto de caer a un insondable abismo.
El contraste entre la suavidad de sus besos y la violencia de su pasión la excitó hasta tal punto que cruzó sobre aquel abismo entre espasmos.
Con un gemido ahogado, Nick lo cruzó también al cabo de unos segundos, mientras apretaba sus muslos con fuerza.
Cuando regresaron al mundo real, Nick se tumbó en el sofá y puso una manta sobre sus cuerpos desnudos.
________ se abandonó a la seguridad de su cuerpo. No recordaba haber sentido una felicidad mayor en toda su vida.

Debía haberse quedado dormida.
Cuando abrió los ojos, estaba bien segura entre los brazos de él, y el reloj estaba marcando la medianoche.
Al igual que Cenicienta, sabía que era la señal de que todo había terminado y debía regresar a casa cuanto antes.
Pero Nick la estaba mirando.
¿Se estaría arrepintiendo de lo que había pasado? No podía leer nada en su mirada.
Se sentó y tomó la blusa.
—Tengo que volver. De lo contrario, Selena y Vanessa vendrán en mi busca.
Nick también se sentó, y _______ miró para otro lado para que la visión de su cuerpo desnudo no la desconcentrara.
—Permíteme que lo dude. Yo creo que saben perfectamente donde éstas.
—Seguramente tienes razón. Pero, aun así, debo marcharme, aunque no quiera.
Permanecieron en silencio durante unos instantes.
—________, no puedo prometer nada.
—Ya dijiste eso antes, y lo entiendo, Nick. Lo entiendo, de verdad. No espero nada.
—Ahora mismo, me gustaría que todo fuera de otra manera. Yo sólo…
_________ se acercó a él y le impidió terminar la frase dándole un beso. Sabía que sólo le quedaba aquel instante. No hacía falta que él le recordara la realidad. Quedaban unos días para que se fuera, unos pocos días para quedarse sola con su dolor.
—Está bien, Nick, de verdad —mintió—. Sabía perfectamente cuáles eran los riesgos cuando vine aquí. No me hice ilusiones.
—Lo siento mucho —dijo él con un sincero pesar.
—Pues yo no. No me arrepiento de nada.
_________ respiró profundamente reuniendo los últimos vestigios de coraje que le quedaban para decir algo más.
—Ya que hemos puesto las cartas sobre la mesa, debo decir por qué estoy aquí.
—¿Por qué? —preguntó él sorprendido.
—¿No te lo imaginas? Estoy enamorada de ti.
Las palabras de ________ flotaron en el aire durante unos segundos y ella sonrió para quitarle dramatismo a la situación al ver reflejado el pánico en los ojos de él.
—Lo sé, para mí también ha sido una sorpresa darme cuenta. Que conste que no te lo digo como una sucia práctica para intentar conseguir que te quedes. Ya sé que nada de lo que pueda decir o hacer te hará cambiar de opinión, créeme, lo sé, no estoy esperando que cambies de idea. Pero he creído que debías saberlo. No habría venido aquí de no haber estado enamorada de ti.
—Sí, creo que, de alguna manera, lo he sentido —admitió él.
—Has estado dentro de mi corazón durante dieciséis años, Nick. Estuviste dentro de mí durante el divorcio de mis padres, durante mis difíciles años de adolescencia… Siempre tenía en la cabeza el maravilloso y mágico tiempo que pasé contigo aquel verano. Fue el mejor verano de mi vida. Tú fuiste mi primer amor, y nunca te he olvidado.
—________…
Ella negó con la cabeza y luchó contra sí misma para no echarse a llorar.
No, todavía no podía llorar.
—No, no hace falta que digas nada. Lo sé, ahora somos personas diferentes. Y, para ser sincera contigo, debo reconocer que el lugar que ocupaste dentro del corazón fue haciéndose cada vez más pequeño, quedaste arrinconado en un lugar oscuro y apartado de mi corazón.
_________ sonrió.
—Pero entonces regresé aquí, y volví a verte. Descubrí que el chico del que había estado enamorada se había convertido en un hombre bueno y honesto. Un hombre que pone mucho empeño en su trabajo, que habla con los perros, que se preocupa por sus vecinos y que es muy cariñoso con los niños… Incluso cuando los niños le hacen sufrir por dentro.
________ acarició la mejilla de Nick deseando con todo su corazón que algún día llegara a estar preparado para recibir el amor que estaba deseando darle.
—No, no me ames, ________. Sólo conseguiré hacerte daño.
—Sé que lo harás —forzó ella una sonrisa mientras su corazón se quebraba—. Pero saldré adelante. Tengo que irme ya.
Nick no discutió. Se limitó a ponerse él también la chaqueta y los zapatos.
—Te acompañaré a casa.
—Tengo a Elvis. No te preocupes.
—He dicho que te acompañaré a la casa —insistió él con firmeza.
________ asintió. Discutir con él sólo sería una pérdida de tiempo y energía, dos cosas que iba a necesitar con creces en los días venideros.
Además, por otra parte, no le importaba. Aquéllos serían, probablemente, los últimos momentos qué pasaría con él, y quería saborear cada segundo.
Elvis estaba esperando impaciente en la puerta. Les miró con expresión circunspecta.
Nick le dio un paraguas y tomó una linterna de un cajón junto a la puerta.
La fina y constante lluvia que caía era muy adecuada para su estado de ánimo. Tembló un poco cuando la brisa impactó contra su rostro y se subió la cremallera de la chaqueta mientras empezaban a caminar hacia la casa.
Caminaron en silencio. Hasta Elvis parecía triste. En lugar de su habitual y apabullante energía, avanzaba despacio, con la cabeza gacha.
Nick parecía estar a mil kilómetros de allí.
_______ se dijo a sí misma que no debía haberle confesado sus sentimientos. Nick ya tenía demasiadas cosas encima. No necesitaba otra más.
Cuando estaban llegando a la valla que rodeaba la casa. Nick finalmente rompió el silencio. Pero no fue para pronunciar las palabras que ella quería oír.
—________, lo siento.
—Yo no.
—No… Yo… En realidad… No me arrepiento… Ha estado… Ha sido maravilloso… No es eso lo que quería decir. Lo que siento es que las cosas no sean diferentes, que tengamos entre ambos tantos años y tanto dolor.
—El tiempo y el dolor es lo que nos hace ser quienes somos, Nick. Son parte de nosotros.
Él se inclinó sobre ella, la tomó de la mano, y la estrechó entre sus brazos una vez más. La besó con ternura, con dulzura, como si fuera la última vez. Cuando se apartó de ella, _______ estaba a punto de echarse a llorar.
—No te irás hasta después de la boda, ¿verdad?
—No, Selena me mataría si me perdiera su gran día. Mi vuelo sale al día siguiente.
—Bien, en ese caso, nos veremos entonces. Buenas noches. Nick.
Tenía mil cosas que decirle, pero aquél no era el momento.
Forzando una última sonrisa, ______ tomó la correa de Elvis y subió las escaleras sin mirar atrás.
La puerta del apartamento de Vane se abrió en el mismo momento en que ella cerró la puerta principal.
Sel y Vane asomaron sus cabezas. Estaban en pijama. El apartamento despedía un intenso olor a palomitas.
—Bueno… —dijo Selena—. ¿Qué ha pasado? Has tardado mucho. ¿Has convencido a Nick para que se quede?
Por mucho que aquellas dos mujeres le hubieran ayudado tanto en aquellos pocos meses que llevaba en Cannon Beach, por mucho que las quisiera, no podía soportar su compañía en aquel momento, no cuando sus emociones estaban a punto de estallar.
—No —dijo al cabo de un tiempo—. Su decisión está tomada.
Selena emitió un suspiro de disgusto mientras Vanessa la observaba atentamente. Se estaría dando cuenta de que su pelo estaba alborotado y de que debía tener la cara enrojecida.
—No es culpa tuya, ________ —dijo Vanessa—. Seguro que has hecho todo lo posible.
—Nick tiene sus razones para marcharse —dijo quitándose la chaqueta y colgándola en el perchero—. No ha aceptado el trabajo que le ha ofrecido Justin en un impulso súbito, podéis creerme.
—¡Pero por eso no deja de ser un error! —exclamó Selena.
—Como personas que quieren a Nick, nuestra obligación es respetar su decisión aunque no estemos de acuerdo.
Selena la miró como si quisiera discutir con ella. Vanessa, en cambio, permanecía en silencio mirándola.
—¿Y no va a cambiar de opinión? —preguntó Vanessa.
—No creo —respondió ________.
—Gracias por intentarlo —dijo Vanessa acercándose a ella y dándole un abrazo—. Ha debido ser muy duro para ti.
«No tienes ni idea de lo duro que ha sido», pensó.
En ese momento, ________ tuvo la sensación de que la casa olía a fresia, como si Demi estuviera allí para darle también su consuelo.
—No le molestéis más con este tema, ¿vale? —dijo _______—. Le ha costado mucho tomar la decisión de marcharse. Creo que aceptar esa oferta es algo que él… Que Nicholas necesita ahora mismo.
—_________, ¿estás bien? —le preguntó Vanessa.
El cariño de la voz de su amiga estuvo a punto de conseguir que se echara a llorar.
—Sí, estoy bien. ¿Por qué no habría de estarlo?
Vanessa no parecía muy convencida por su respuesta, pero no dijo nada.
—Pareces cansada. Será mejor que te acuestes.
—Sí, ha sido un día muy largo —asintió ________—. Buenas noches.
Se apresuró a subir las escaleras, rezando para que pudiera contener las lágrimas hasta que estuviera sola.
Cuando llegó a su apartamento, comprobó que sus hijos estuvieran durmiendo.
Después, entró en su habitación.
Contra su voluntad, se asomó a la ventana y vio una débil luz en el cobertizo.
La imagen de Nick, allí solo, dando los últimos repasos a la casita de muñecas de Noah, fue la gota que colmó el vaso.
Las lágrimas se derramaron a borbotones por sus mejillas y allí se quedó, sola, en medio de la oscuridad.











Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 31st 2011, 20:51










Capítulo 15







Tres días después, Nick estaba en el elegante salón de baile del Sea Urchin haciendo todo lo posible para no mirar a ______ como un adolescente. No la había vuelto a ver desde la noche en que habían estado juntos, pero no había dejado de pensar en ella ni un momento.
En aquel momento estaba bailando con su hijo, riéndose mientras intentaba enseñarle los pasos del fox-trot. Estaba preciosa y brillante. Llevaba un vestido verde que hacía juego con sus ojos. Sin embargo, a pesar de lo alegre que parecía, en más de una ocasión se había dado cuenta de que sus ojos estaban llenos de tristeza, y sabía que él era el culpable.
No podía quedarse allí mucho más. Al día siguiente se iba por tiempo indefinido, y todavía tenía que hacer las maletas. Pero le dolía indescriptiblemente saber que se alejaría de ella y nunca más volvería a tenerla.
Sabía que debía hablar con Selena antes de irse.
Cuando la música paró, la novia regresó del centro de la pista del brazo de la señora Delarosa, una anciana que había sido amiga de Demetria, y se apresuró a acercarse a ella antes de que otra persona reclamara su atención.
—¿Le concedes este baile a un viejo amigo?
—¡Por supuesto! —exclamó Selena con una brillante sonrisa.
Nunca había sabido bailar muy bien, pero hizo todo lo que pudo.
—¿Quién habría podido imaginar que llegarías a ser una novia tan guapa?
Selena le golpeó en el hombro guiñándole un ojo.
—Es una broma. Estoy muy contento por ti y por Justin. Eres una novia preciosa, y la ceremonia ha sido perfecta.
—Sí, ¿verdad? Ojalá Demetria hubiera podido estar aquí.
—Yo creo que lo ha estado, pero a su manera.
—Sí, yo también lo creo. En más de una ocasión, mientras Justin y yo pronunciábamos los votos, creí oler a fresia.
—Y es una suerte que el tiempo haya acompañado. La madre naturaleza te ha recompensado por todas tus buenas acciones.
—Sí, puede ser, pero… La verdad, no debería estar hablando contigo. Estoy muy enfadada.
—No empieces, Sele. Ya hemos hablado de esto. Me voy. No es para siempre, volveré, pero ahora he decidido marcharme.
—Nada será lo mismo.
—Claro que nada será lo mismo. Tú te vas a San Francisco. Las cosas cambian, Selena.
—Te voy a echar mucho de menos, maldita sea. Siempre has sido como un hermano mayor para mí, el hermano que siempre te protege.
—Y tú siempre has sido como una hermana pequeña para mí, como la hermana que siempre cree saber qué es lo mejor para ti.
—Porque lo sé. Y ahora, estoy segura de que estás cometiendo un gran error. Y hay alguien que vive en nuestra casa que te va a echar mucho de menos.
—¿Quién, Elvis?
—Ya sabes a quién me refiero. A _______.
—Déjalo estar, Selena.
—No pienso hacerlo —dijo ella sin darse por vencida—. Si Demi estuviera aquí, te diría exactamente lo mismo que yo. A mí no puedes mentirme, sientes muchas cosas por _______.
—Eso no es asunto tuyo. Por cierto, la orquesta toca muy bien. ¿Dónde la habéis encontrado?
—No cambies de tema. ¿Qué clase de idiota saldría huyendo cuando una mujer fabulosa como ________ está loca por él?
—Como sigas por este camino, te voy a dejar sola en medio de la pista —le advirtió él.
—¿Te he contado alguna vez que estuve a punto de perder a Justin y a Chloe porque tenía demasiado miedo de dejarles entrar dentro de mi corazón?
—Si lo has hecho, no me acuerdo.
—Es una larga historia, pero, como podrás ver, tiene final feliz. Pero ha salido así porque me di cuenta de que el amor de Justin era lo más importante para mí. Eres el hombre más valiente que he conocido nunca, Nick. Has afrontado un infierno durante estos últimos años. Lo sé, has aguantado más de lo que habría aguantado nadie, has soportado un dolor indescriptible que habría aniquilado a cualquiera. Pero te mereces ser feliz. ¿Crees de veras que vas a encontrar la felicidad viajando por todo el mundo, dejando atrás todo lo que quieres y a la persona que amas?
—No lo sé —dijo él, aunque ocultó la impresión que le habían provocado las palabras de Selena—. Pero me voy. Este es el día de tu boda. No pienso discutir contigo. Aprecio tu preocupación por mí, pero todo va a salir bien.
Selena suspiró. Habría dicho mucho más, pero, en ese momento, Justin se acercó por detrás.
—¿Qué tiene que hacer un hombre para poder bailar con una belleza como usted? —le preguntó.
—Señor, sólo tiene que pedirlo —dijo Nick—. Es toda suya.
Le dio un beso en la mejilla y la dejó bailar con su marido.
—Gracias por el baile y por el consejo. Felicidades a los dos.
Aunque la quería con locura, se sintió aliviado cuando se quedó solo. No quería que nadie más le dijera el error que estaba cometiendo al irse y dejar a _________.
Lo que necesitaba era irse de allí cuanto antes. No podía soportarlo más.
Estaba a punto de salir por la puerta cuando sintió que alguien le agarraba de la chaqueta.
Al darse la vuelta, encontró a Noah a su lado vestida con un precioso y pequeño vestido de fiesta azul.
—Hola —dijo la pequeña.
—Hola —dijo él forzando una sonrisa.
—Sólo quería decirte cuánto me ha gustado la casita de muñecas —dijo Noah sonriendo—. Me ha encantado. Me ha gustado muchísimo. Es la mejor casita de muñecas del mundo. ¡Muchas gracias!
—Me alegro de que te haya gustado.
—¿Sabía que hasta tiene timbre en la puerta y una habitación secreta en el piso de arriba? —preguntó abriendo mucho los ojos.
—No, no me había dado cuenta —sonrió él.
Había terminado la casita de muñecas dos días antes, y la había dejado en el porche para que ________ la encontrara. Había sido un acto muy cobarde por su parte. Debía haber entrado en la casa, subir las escaleras y habérsela dado él personalmente.
—Me gustaría bailar con usted —dijo la pequeña.
—Claro —dijo él, que no podía negarse—. Me encantaría.
Y no era una mentira. Nick se sorprendió de lo contento que se sentía mientras ella tomaba su brazo como si fuera una mujer mayor y le llevaba al centro de la pista, en medio de la multitud.
Durante el baile, Noah estuvo hablando de su casita de muñecas, de que iba a ir a San Francisco a visitar a Chloe y de su hermano Frankie.
Él la escuchó embelesado mientras sonaba la música, haciendo comentarios graciosos que provocaron la sonrisa de la pequeña.
—Es usted el mejor bailarín con el que he estado esta noche —dijo Noah cuando la canción estaba terminando—. Antes he bailado con mi hermano y me ha pisado más de un millón de veces. Y Chloe no hacía más que mirar al suelo.
Nick no pudo evitar echarse a reír.
—Tiene usted una sonrisa muy bonita —apuntó la pequeña—. Me gusta mucho.
—Muchas gracias —dijo él emocionado.
—Y, ¿sabe qué? —añadió en voz baja, como si se tratara de un secreto.
—¿Qué?
—También me gusta usted.
Y, antes de que se diera cuenta, la niña se puso de puntillas y le dio un beso en la mejilla. (¡Orale!)
Nick se sintió como si todas las murallas que había construido alrededor suyo durante aquellos dos años se derrumbaran por completo con la dulzura de aquella pequeña. Los sentimientos hacia aquella pequeña y su hermano eran algo más que un simple afecto.
Había intentado mantenerlos alejados de él, pero los hijos de ________ se habían introducido dentro de su corazón sin que se hubiera dado cuenta. Se preocupaba por ellos, por la mente inquieta e inquisitiva de Frankie, por la valentía de la pequeña y su alegría de vivir.
¿Cómo demonios había podido dejar que sucediera?
Recordó como Noah le había ofrecido un poco de su helado aquella noche, como Frankie le había invitado a jugar al béisbol con él…
Quería a los hijos de _________.
Los quería casi tanto como la quería a ella.
Se quedó parado en medio de la pista de baile.
No podía ser verdad. No podía.
Miró a _______, que estaba hablando con Vanessa. Estaba preciosa y adorable.
—¿Está usted bien, señor Jonas? —le preguntó Noah.
—Yo… Sí… Gracias por el baile.
—De nada. ¿Querrá jugar conmigo a las muñecas alguna vez?
Tenía que salir de allí cuanto antes.
—Claro, no te preocupes…
La pequeña sonrió y le dejó solo.
Caminó de nuevo hacia la puerta. Miró a ________, y esperó que sus emociones no se estuvieran reflejando en su rostro.
Ella le sonrió y él abandono el salón de baile.
Se subió al coche y arrancó sin saber adónde iba. Sólo sabía que quería desaparecer.
Pero, a los pocos minutos, se dio cuenta de que había ido directo al cementerio.
Aparcó junto a la puerta.
Caminó despacio por el pasillo central y se detuvo en la tumba de su padre, que estaba bajo un majestuoso árbol. Era un lugar maravilloso para descansar, era un lugar ideal para un hombre que había estado trabajando con sus manos toda su vida. Nick se inclinó, recordando todo lo que había aprendido de él. Había aprendido a trabajar duro, y a querer a su familia.
A continuación, subió una pequeña colina hasta la lápida de Demetria. Selena le había dejado una invitación para su boda y un ramo de flores.
Nick no pudo evitar sonreír.
Dejó lo más duro para el final. Con las emociones a flor de piel, siguió el camino un poco más allá hasta encontrar las tumbas de Miley y Nicole.
No había estado allí desde hacía unos meses. Después del accidente, había ido allí todos los días, a veces dos veces en un mismo día. Con el tiempo, había intentado ir al menos una vez a la semana para llevarle flores a su mujer.
Al igual que a Demi, a Miley le encantaban las flores.
Se sintió culpable por haber faltado a sus responsabilidades.
Las lápidas eran sencillas. En una de ellas ponía MILEY CYRUS JONAS, AMADA ESPOSA. La otra, NICOLE CYRUS JONAS, AMADA HIJA.
Estaba ensimismado mirando las tumbas cuando, de repente, creyó estar teniendo una visión extraña.
Algunas semanas después del accidente, Demi le había pedido permiso para plantar un arbusto entre las tumbas de su mujer y su hija. Él, que había estado demasiado destrozado, había aceptado sin pensar.
El arbusto nunca había crecido demasiado. Siempre que había ido allí, lo había visto mustio y marchito.
En aquel momento, sin embargo, estaba lleno de flores.
Era imposible.
No sabía nada de horticultura, pero aquello no podía ser. Las flores no crecían de aquella manera, y menos en pleno otoño.
Las flores que había plantado Demi estaban desprendiendo su aroma por el aire, como enviándole un mensaje.
«Sigue con tu vida, Nick».
Incluso creyó oír la voz de Demi a través de la brisa.
«Sigue con tu vida, Nick».
Nick miró las flores.
Desprendían algo más que un dulce y penetrante aroma.
Desprendían esperanza.
Eran un regalo, un maravilloso regalo que le estaba haciendo Demi.
Esperanza. Fe. Amor.
«Sigue con tu vida, Nick».
Y, entonces, lo comprendió.
Puede que no estuviera preparado, pero amaba a ______, amaba a sus hijos. Le habían demostrado que su vida no había acabado, que, si encontraba el coraje suficiente, su futuro no tenía por qué estar lleno de oscuridad y amargura.
Regresó por el camino con la velocidad de un huracán, como si estuviera dando marcha atrás a través de aquellos dos últimos años.
La idea de amar a _________ y a sus hijos le daba miedo. Pero no podía soportar la idea de vivir sin ellos. Cualquier otra cosa era terrorífica.
Avanzó hacia la puerta del cementerio con un único objetivo en la cabeza.





Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 31st 2011, 21:01












Capítulo 16







—Oh, mamá, me encantan las bodas —dijo Noah entusiasmada con lo que había visto, a pesar del cansancio.
—Ha sido precioso, ¿verdad? —asintió _______ mientras le quitaba el vestido.
—Selena estaba muy guapa. Parecía un ángel. Y Chloe lo ha hecho muy bien tirando los pétalos de rosa. No se ha puesto nerviosa.
—Lo ha hecho muy bien, y estaba guapísima —dijo ______.
—Mamá, cuando te cases, ¿podré llevar un vestido como el de Chloe y tirar pétalos como ella?
_________ miró a su hija sin saber qué responder.
—Cielo, yo ya me casé, ¿recuerdas? Con tu papá…
—Pero puedes volver a casarte, ¿no? El papá de Chloe estaba casado. Su mujer murió y ahora se ha casado con Selena.
Ella le había dado su corazón por entero a Nicholas Jonas. De alguna manera, sabía que le sería imposible dárselo a nadie más. Pero él no estaba preparado. Por lo que le había dicho, era posible que nunca llegara a estarlo. Si Nick no era capaz de abrir su corazón y amarla, lo más probable era que pasara sola el resto de su vida.
—Tienes que descansar, tesoro —dijo ________, que no podía hacerle aquellas confidencias a su hija—. Ha sido un día muy largo y estás cansada. Frankie ya está en la cama durmiendo desde hace tiempo.
Ayudó a su hija a ponerse el pijama y a meterse entre las sábanas.
—Mamá, creo que deberías casarte con el señor Jonas —dijo Noah tomándola de la mano.
—¿Por qué…? ¿Por qué dices eso? —preguntó _________ sorprendida.
—Por muchas razones. Nos cae muy bien y me encantan las casitas de muñecas que hace. Además, si estuvieras casada con él, no estaría siempre tan triste. Tú le haces sonreír, mamá.
_______ se inclinó sobre el rostro de su hija para darle un beso reprimiendo un llanto desconsolado.
—A dormir, pequeña. Hasta mañana.
Apagó las luces y cerró la puerta del dormitorio de sus hijos.
Regresó al salón, que estaba a oscuras a excepción de la luz de una pequeña lamparita. Se acercó a la ventana y miró la de Nick. Las luces estaban apagadas. ¿Estaría ya durmiendo?
Las emociones que había estado aguantando durante todo el día explotaron finalmente y se echó a llorar. Nick no le había dicho una sola palabra en todo el día. Se había dado cuenta de que la había mirado muchas veces, durante la ceremonia, durante la fiesta, pero no se había acercado a ella. Después de bailar con su hija, había intentado acercarse a él, pero Nick había salido huyendo de allí sin darle la menor opción.
Todavía no se había ido y ya le echaba de menos. La alegría de la boda de Selena sólo había servido para entristecerla todavía más, para que se diera cuenta de lo que ella nunca tendría con Nick.
De qué extraña manera habían salido las cosas. ¿Quién habría podido imaginar que acabaría regresando a Cannon Beach para enamorarse del joven que ya había querido dieciséis años antes?
Y ahora él se iba, y nada podría detenerle.
Intentó secarse las lágrimas cuando, de pronto, creyó oler a fresia.
—Oh, Demetria —murmuró _______—. Ojalá estuvieras aquí para decirme qué debo hacer, como puedo llegar hasta el corazón de Nick. No sé si podré soportar esto.
Al principio sólo le respondió el silencio, pero, unos segundos después, se sobresaltó al sentir algo húmedo rozando su mano.
—¡Elvis! ¡Me has dado un susto de muerte! ¿Dónde estabas?
El perro se tumbó junto a su pierna ofreciéndole su apoyo y su simpatía.
—Gracias —susurró ella sentándose en el sofá frente a la ventana.
Pero aquel alivio no duró mucho. Poco tiempo después, las orejas de Elvis se irguieron y empezó a ladrar mientras agitaba la cola.
—¿Quieres salir otra vez?
Elvis la miró fijamente.
—Está bien —dijo _______, abandonando la idea de un baño de agua caliente como había planeado—. Me pongo unas zapatillas al menos.
Se puso lo primero que encontró y bajó las escaleras. Cuando abrió la puerta de la calle, Elvis se echó a correr en dirección a la valla que rodeaba la casa.
Desapareció de su vista.
________ maldijo su mala suerte. Había olvidado comprobar que la puerta estuviera cerrada cuando habían vuelto. ¿Qué iba a hacer ahora? No había nadie en casa, sus hijos estaban durmiendo y el perro se había perdido.
Pero no podía dejarle vagar por ahí solo.
—¡Elvis! —le llamó—. ¡Vuelve aquí!
El perro ladró, y a _______ le dio la impresión de que el sonido procedía de algún sitio cercano, aunque no podía decir exactamente de dónde.
—¡Ven aquí, Elvis!
Pero Elvis no respondió a la llamada y _______, suspirando, salió a la calle con la esperanza de que no tuviera que estar buscándole mucho tiempo. No estaba de humor para juegos.
—Vamos, Elvis. Hace frío —dijo mirando a su alrededor.
Entonces, comprendió el comportamiento del perro.
Estaba ocupado saludando a un hombre que permanecía en silencio a su lado.
Nicholas.
La estaba mirando, inmóvil en medio de la oscuridad, y ______ se preguntó que estaría haciendo allí, si podría ver desde donde estaba, la soledad, la tristeza y la desesperación en su rostro.
Y el amor.
Especialmente el amor.
Quería ir con él, arrojarse en sus brazos y suplicarle que no se fuera.
—No te he visto —dijo en cambio, intentando disimular las emociones que sentía.
Pero él no dijo nada.
Continuó acariciando al perro y mirándola. Se acercó un poco a ella.
—¿Va todo bien?
—No —respondió él—. No creo que nada vaya bien.
Se acercó aún más a ella, y ________ sintió el aroma de su masculina sexualidad. Su corazón se había echado a temblar desde el primer momento en que le había visto.
—¿Qué sucede?
Él permaneció en silencio durante un tiempo indefinido, tan largo que _________ empezó a preguntarse si realmente había un problema serio.
—He venido a verte.
—¿Por qué?
—Porque te quiero, _______ —respondió él acariciándole el pelo.
—¿Qué…? ¿Qué has dicho? —replicó ella con el pulso acelerado y prácticamente incapaz de respirar.
—No pretendía soltarlo así como así… Debo haber parecido un idiota —dijo Nick.
—No… Yo… Lo siento. No eres ningún idiota. Es sólo que… No lo esperaba. Te vas mañana, ¿no?
_______ tenía un presentimiento, pero no quería hacerse demasiadas ilusiones. La caída sería todavía más dura si se equivocaba.
—Sí, me voy.
_______ no entendía nada. ¿La quería, pero se iba?
—Ojalá no tuviera que irme, pero le he dado mi palabra a Justin y, al menos durante unas semanas, no podrá encontrar a otra persona para ocupar mi lugar.
Nick le tomó la mano.
—Pero, cuando termine con eso, me gustaría regresar. Me gustaría volver aquí, a Cannon Beach, para estar contigo.
Mientras _______ todavía estaba intentando asimilar sus palabras, él continuó.
—Tenías razón acerca de todo lo que me dijiste. Necesito seguir adelante, necesito intentar vivir otra vez. Ya va siendo hora. Sabía que había llegado el momento, pero tenía miedo. Tenía miedo de amarte. De alguna manera, me parecía una traición a Miley y a Nicole
—Oh, Nick —dijo ella apretando la mano de él—. Nunca dejarás de quererlas. Yo nunca te pediría algo así. Y así es como debe ser. El corazón es algo mágico. Demetria me lo enseñó. Cuando uno está preparado, cuando lo necesita, puedes hacer sitio en tu interior para muchas cosas.
Nick la miró atentamente y después sonrió.
Era una sonrisa llena de felicidad.
Nicholas la amaba.
Tomó el rostro de él entre sus manos y le besó mientras soplaba el fresco viento otoñal. Después, le pasó los brazos alrededor de la cintura y su alegría explotó.
—Mi corazón ha hecho sitio para ti, _______. Para ti y para tus maravillosos hijos. Creo que, de alguna manera, una parte de mí estaba esperando a que regresaras aquí, aunque hubieran pasado tantos años.
Nick se inclinó sobre ella y la besó, transmitiéndole la promesa de un maravilloso futuro con el tacto de sus labios.
A poca distancia de ellos, un perro se sentó mirándoles con satisfacción mientras el aire se llenaba de un dulce y penetrante olor a fresia.








Fin













Espero que la nove les haya gustado...

¡Ya que ami, me encanto!

Muchas gracias a las chicas que leyeron esta nove...
Y tambien a las que comentaron Wink

Y no se preocupen, yo reviso comentarios Wink


¡¡Cuidense, las quiero!!






Volver arriba Ir abajo
Andrea-JB-Nick Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1199
Edad : 29
Localización : Argentina, Córdoba
Fecha de inscripción : 07/06/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 31st 2011, 21:54

hola Martha! no se que decir solo que ame la nove y estos ultimos capis fueron los mejores y me ha fascinado la nove, la historia ha sido increible!!

Espero que sigas subiendo muchas noves fantasticas como estas para poder seguirlas y siempre estare aqui para leerlas!

Gracias, gracias, gracias y Te Kiero Mucho!!


















Volver arriba Ir abajo
http://andrea_m_c87@hotmail.com
#MiichelleeV'-'
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 159
Edad : 19
Fecha de inscripción : 30/05/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Agosto 1st 2011, 19:01

Que te digo yo?
no se ni qe decirte para tan maravillosas cosas como esta nove
estoy sin otras palabras qe no seas:
¡GRACIAS!
MIL GRACIAS
por traernos al foro semejantes noves!
ame los últimos caps
Fueron de lo mejor
me alegro haberte seguido en el trayecto! Very Happy
Te seguiré en las otras noves linda Razz
Se te quiere!
Bye! Wink
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/MiichelleeV
VaaleeJonas'
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 234
Edad : 19
Fecha de inscripción : 16/04/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Agosto 2nd 2011, 20:15

Ahhh' Martha'!
T.T' apenas que habia comenzado hace unos dios a leerla
& ya la terminaste D:'
awws' u.u que maaal.
pero te digo que me encanto! (':
sisi'
(Buuu no tengo muchas palabras u.u esque tengo sueño jeje :$ & tengo que irme ya D: )



TeQiero Sis (:


Volver arriba Ir abajo
RomiiDeJonas
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 547
Edad : 20
Localización : Con Nick escuchando musica muy romanticamente <3
Fecha de inscripción : 29/09/2010

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Agosto 5th 2011, 21:40

ahahah!!!
no!!!!
por que temino???
yo quiero que siga!!!

ahah!!!
pero igual me encanto el final!
super lindo!
y Nick se ama!!
mas lindo aun
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Hoy a las 00:39

Volver arriba Ir abajo
 
Welcome Home. (Nick&Tu)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3
 Temas similares
-
» FUERTEVENTURA de Russian Red
» Setup The Strokes: Nick Valensi y Albert Hammond Jr.
» HA MUERTO NICK CURRAN
» Nick Capaldi - A Shade of Orange (2012)
» NICK LOWE en España (abril 2013)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: ROMANTICAS-
Cambiar a: