Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Welcome Home. (Nick&Tu)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente

¿Te gustan las Adaptaciones?
a) Si, me fascinan.
42%
 42% [ 8 ]
b) Si, pero prefiero las noves de chicas del foro.
16%
 16% [ 3 ]
c) Adoro ambas noves, las Adaptaciones y hechas por chicas del foro.
37%
 37% [ 7 ]
d) Ni una ni otra.
5%
 5% [ 1 ]
Votos Totales : 19
 

AutorMensaje
Luz jonas
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 150
Edad : 20
Localización : Caracas-Venezuela
Fecha de inscripción : 07/02/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 2nd 2011, 05:01

Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 2nd 2011, 19:31





RomiiDeJonas
¡Bienvenida a la Nove!
Gracias por leerla




Chicas, gracias por esperarme y comentar Wink












Capítulo 4



—Habéis sido tan generosos conmigo… —dijo _______ sonriendo—. Nunca esperé tener una recepción tan cálida. Pensé que tardaría semanas en conocer a alguien.
—Estamos encantados de tenerte aquí —dijo Selena—. A Demi le habría gustado. ¿No crees, Nick?
—Desde luego —respondió él—. Le gustaban mucho los niños.
—Nunca dejó de ser una niña. Recuerdo que a veces se sentaba en el porche con Nicole durante horas, cantando y contándole historias.
—Sí, lo recuerdo —dijo él secamente.
—Oh, Nick… —dijo Sage incómoda—. Lo siento…
—No te preocupes, no pasa nada. Será mejor que vaya a subir las cajas que quedan.
Nick abandonó la habitación y bajó las escaleras. _______ miró confusa a Selena y a Vane, que estaban mirándose la una a la otra con tristeza.
—Antes o después, tendrá que enterarse… —le dijo Vane a Sel—. Será mejor que lo sepa por nosotras.
—Sí, tienes razón —dijo Sel—. Es tan duro todavía hablar de esto…
—No hace falta que me contéis nada —apuntó _______—. Siento si me he metido en algo que no es asunto mío.
Selena miró de reojo la puerta para asegurarse de que Nick no estuviera escuchando y se acercó a _______.
—Nick tenía una hija —empezó—. Era unos dos años más pequeña que los tuyos. Se llamaba Nicole. Es a ella a quien me refería antes… Demetria la adoraba. Todos la adorábamos. Era la cosita más linda del mundo, estaba llena de vitalidad, tenía unos enormes ojos azules, el pelo castaño y un par de hoyuelos muy graciosos. Era una delicia, nuestra Nicole.
Tenía una hija, había dicho Selena. Un dolor intenso se abrió paso en el interior de Julia.
—¿Qué ocurrió? —preguntó.
Sel gesticuló tristemente con la cabeza. Vane tomó su brazo y continuó la historia.
—Nicole murió con su madre, la esposa de Nicholas, hace dos años. Estaban cruzando la calle una tarde cuando fueron atropelladas por un turista borracho. Miley murió en el acto. Nicole aguantó dos semanas. Todos pensábamos que iba a conseguir sobrevivir, pero pilló una infección en el hospital de Portland donde la estaban tratando y su pequeño y frágil cuerpo no fue capaz de aguantar.
________ sintió ganas de echarse a llorar allí mismo. Quería bajar corriendo las escaleras y besar a sus dos hijos.
—Pobre Nick… Se debió quedar destrozado.
—Todos nos quedamos muy mal —dijo Selena—. Fue como si nos quitaran la luz del día. Nick siempre había sido un hombre optimista y alegre. Era como un hermano mayor para Nicole. Desde que murió, creo que pueden contarse con los dedos de una mano las veces que le he visto sonreír de verdad.
______ aguantó las lágrimas y sintió lástima por el adolescente que había visto por última vez dieciséis años antes.
—Me alegro mucho de que estés aquí —dijo Selena tomando su brazo.
—¿Yo? ¿Por qué?
—Bueno, tú también has perdido a alguien. Tú puedes entenderle mejor que nadie. Estoy segura de que a Nick le serviría de mucho poder hablar con alguien que haya vivido una experiencia parecida.
—El dolor es un sentimiento muy personal —dijo _______—. Ninguna experiencia se parece a otra.
—Lo sé —sonrió Sel—. Pero, aun así, me alegro de que estés aquí. Y seguro que a Nick le ocurre lo mismo.
_________ estaba formando un comentario para replicarle a Sel cuando Nick apareció en la puerta con tres cajas. Había borrado de su rostro cualquier rastro de emoción. Haberse enterado de la historia de su esposa y de su hija ayudaba a entender mejor la distancia que parecía poner con todo el mundo, su cinismo y el dolor que parecía aflorar en sus ojos cada vez que miraba a Noah.
______ tuvo el impulso de ir hacia él y pedirle que dejara las cajas en el suelo para que pudiera abrazarle.
—Estas son las últimas —dijo Nick—. ¿Dónde las pongo?
—La de arriba déjala en mi habitación —respondió ________ logrando formar las palabras adecuadas—. Las otras en la de Frankie.
Nick asintió fríamente y siguió las indicaciones. Volvió al salón justo cuando llamaban al timbre de la puerta.
—¡Mamá! —exclamó Frankie desde la planta baja—. ¡La pizza está aquí! —añadió al tiempo que Elvis empezaba a ladrar.
—¿Estáis seguras de que queréis que nos quedemos? —les preguntó _____—. Esto parecía tan tranquilo… Si preferís pensarlo mejor, ahora es un buen momento, el camión de la mudanza todavía está abajo.
—No digas tonterías, mujer —protestó Selena—. De ningún modo estoy dispuesta a volver a bajar todo esto. Estás condenada a estar aquí una temporada —añadió sonriendo.
Con una señal de agradecimiento a los tres, Julia bajó las escaleras para tomar la pizza. Cuando llegó a la planta inferior, Frankie estaba en la puerta con Elvis a su lado.
—Mamá, creo que le gusta la pizza —dijo el pequeño refiriéndose al perro.
—En ese caso, quizá es mejor que le metas en la habitación de Vane, no vaya a ser que se lance sobre el repartidor.
Frankie obedeció a su madre y _______ pudo atender a un joven con acné, que le dio las pizzas después de recibir el dinero.
Cuando se dio la vuelta, se encontró de frente con Nick.
—Oh… No sabía que estabas aquí —dijo _______, sin saber por qué le gustaba el suave contacto del brazo de Nick—. ¿Dónde vas? ¿Es que todavía quedan cajas por subir?
—No, no queda ninguna. Me voy a casa.
—¿A casa? ¡No puedes irte!
—Ah, ¿No?
—¡No! He pedido un montón de pizza. Nosotras no podremos comernos todo.
—No te olvides de Elvis. Le encanta la pizza, aunque el queso no le gusta mucho.
—Aun así, hay mucha comida —dijo ________, sorprendida por cómo un adolescente se había convertido en un hombre tan atractivo como él—. Por favor, Nick, quédate.
Iba a responder cuando, de pronto, la puerta de una de las habitaciones se abrió.
—¿Podemos salir ya? —preguntó Noah en voz baja.
—Si no dejáis que el perro venga corriendo a comerse todas las pizzas, sí.
Noah sonrió, y _______ vio el dolor en los ojos de Nick.
La batalla estaba perdida.
—No puedo quedarme, de verdad —dijo él tomando el pomo de la puerta—. Tengo muchas cosas que hacer. Gracias de todas formas.
________ sabía que no servía de nada insistir.
—Como quieras —dijo—. Pero debes tener hambre. ¿Por qué no te llevas un poco?
_________ vio que él dudaba si aceptar o no, y decidió no aceptar un no por respuesta.
—¿Cuál te gusta más? ¿La de pepperoni o la hawaiana? Te ofrecería la vegetariana, pero entonces Selena se quedaría sin comer.
—De verdad, no es necesario.
—Para mí sí lo es —dijo _______ con firmeza—. Has estado más de una hora ayudándome con la mudanza. Tienes que dejar que te recompense de alguna manera. Toma, espero que siga gustándote el pepperoni y las aceitunas.
Nick se sorprendió de que todavía recordara un detalle tan insignificante.
—Noah, ¿puedes sujetarme esto un momento? —le pidió a su hija.
La pequeña obedeció y ________, cortando la mitad de la pizza, la puso dentro de la caja donde estaba la hawaiana.
—Aquí tienes —dijo ella dándole la caja—. Deberías tener suficiente para cenar esta noche y desayunar mañana por la mañana. Considéralo una forma de darte las gracias por tu ayuda.
Para alivio de ________, Nick aceptó la comida sin protestar.
—Mamá… ¡No puedo aguantar más! —exclamó Frankie desde detrás de la puerta de la habitación—. Elvis tiene hambre, y yo también. (Awww re tiernos )
—Puedes ir avisando a Selena y a Vane de que la cena está lista —le dijo Nick.
—¡Bien! Buenas noches.
_________ quería decirle muchas más cosas, pero, con tanto jaleo como había en la casa en aquel momento, se dio por contenta, por el momento, con la pequeña conversación que había tenido con él.


Qué mujer más cabezota.
Nick estaba sentado en su casa, comiendo la pizza que le había dado ________, mientras contemplaba el mar.
Aquello era un cambio. Solía cenar bocadillos de mantequilla de cacahuete. Debía empezar a comer de una forma más sana. Selena siempre andaba detrás de él intentando que tomara verduras y pescado. Nunca había sido muy bueno en la cocina. Podía hacer hamburguesas y cocinar carne a la parrilla, hacer barbacoas, pero poco más.
Se sentía muy torpe en muchas cosas. Solía pasar mucho tiempo en la antigua tienda de su padre o sentado donde estaba en aquel momento, junto al mar, observando la marea. Odiaba la soledad de su casa.
Cada noche a la misma hora, cuando el silencio se abatía sobre él como una araña oscura, pensaba que, antes o después, tendría que tomar una decisión, que debía cerrarlo todo e irse a otra parte, empezar de nuevo.
Desde que ________ _________(Tu Apellido) Miller había resucitado de entre los recuerdos del pasado, aquel impulso se había vuelto más imperioso que nunca.
Ella lo sabía.
Vanessa y Selena ya le habían contado todo sobre el accidente. No tenía una certeza absoluta, pero creía haber detectado un brillo de compasión en sus ojos al marcharse de su casa.
Tampoco es que fuera un secreto. Antes o después, lo habría averiguado. Pero odiaba aquella forma en que le miraba la gente. Odiaba su condescendencia. Era una forma constante de recordarle que todo había sido real.
La vida de _______ tampoco había sido fácil. Estaba viuda. Eso quería decir que sabía mucho sobre la soledad y el dolor. Sin embargo, no hacía que sintiera más ganas de estar en su compañía o en la de sus hijos.
De todas formas, no debía haber hecho una montaña de todo el asunto. Debía haberse quedado a cenar con ellos, en lugar de haber reaccionado de aquella manera.
Desde donde estaba, podía ver la casa. La luz de la habitación de _______ estaba encendida.
¿Por qué estaba dándole tantas vueltas? _______ no significaba nada para él. No había pensado en ella durante años.
Había estado loco por ella en el pasado. Los lazos que el primer amor podía llegar a crear en el corazón de un adolescente eran muy fuertes, no había duda.
Cuando ella se fue de Cannon Beach, sus sueños de mantener una relación a distancia se desvanecieron al ver que ella no le escribía. Había intentado llamarla por teléfono, hasta le había dejado algunos mensajes en el contestador.
Tuvo el corazón roto una temporada, pero terminó superándolo. Había acabado por olvidarse de ________ _________ (Tu Apellido) y sus ojos verdes. Por otra parte, el dolor de haber sido abandonado por una adolescente de quince años habría quedado enterrado al final por el verdadero dolor y el sufrimiento.
Habían pasado dieciséis años, y _______ ya no significaba nada para él. Debía tratarles con educación, a ella y a sus hijos. No podía evitarles, por muchas razones. Vivían a unos metros de distancia, tenían amigos en común…
La luz de la habitación de _______ se apagó, y Nick se sintió un poco más solo.

—Gracias a las dos otra vez por haberme ayudado —dijo _______ sentada en la mesa cuando terminaron de cenar—. No sé qué habría hecho sin vosotras.
—Nosotras hemos hecho la parte fácil —dijo Vane—. Ahora viene lo complicado, colocar cada cosa en su sitio.
—Tenemos platos en la cocina y sábanas en la mesa —dijo _______—. Es suficiente. Lo demás, puede esperar.
—Parece que alguien está deseando poner eso en práctica —murmuró Selena señalando con la cabeza a Noah.
—Yo no —dijo la pequeña, aunque era evidente que estaba rendida de sueño.
Con todo el jaleo de la mudanza, ________ no había tenido tiempo de ocuparse de su hija como de costumbre. La pequeña parecía estar muerta de cansancio.
—Es hora de irse a la cama —anunció _______.
—No quiero —dijo Noah mirando a Selena y a Vane—. Quiero quedarme aquí y ayudaros.
—No te preocupes, cielo, lo haremos mañana.
Noah suspiró resignada. _________ se había asegurado de poner en una estantería de la cocina las píldoras que tomaba la pequeña.
________ la ayudó a ponerse el pijama y le dio la pastilla de antes de dormir.
—Buenas noches, tesoro —le dijo una vez metida en la cama—. Es la primera noche que dormimos aquí —añadió dándole un beso.
—Me gusta este sitio —dijo la pequeña adormilada.
—A mí también. Es como estar en casa, ¿verdad?
Noah asintió.
—Y las dos mujeres son muy simpáticas.
—Estoy de acuerdo, cielo.
Pero la pequeña ya estaba dormida. _______ se quedó mirándola unos instantes, maravillada por la lección de fuerza y coraje que había dado a todos su hija en los últimos años.
Había sido un milagro.
Cuando volvió al salón, Frankie estaba leyendo un libro sentado en el lado del sofá que no tenía cajas. Era maravilloso que a su hijo le gustara leer.
—¿Dónde están Selena y Vane?
—Creo que han ido a la cocina —respondió el chico.
________ fue hacia allí, dando gracias por la suerte que había tenido de haber encontrado a dos fantásticas amigas.
—¿Ya está acostada? —le preguntó Selena.
—Se ha quedado dormida —respondió _______—. Ha sido un día muy duro para ella.
—¿Está bien? —preguntó Vane preocupada.
—Sí, sí, está perfectamente. Es sólo que… Bueno, no ha tomado todas las pastillas de costumbre, y los efectos de su trasplante de médula se hacen notar.
—¿Trasplante de médula? —preguntó Vane con los ojos como platos.
—Sí —confirmó ________—. Y también tuvo que someterse a sesiones de quimioterapia. Debería habéroslo contado antes, pero Noah se está recuperando de una leucemia severa.










Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 2nd 2011, 19:40










Capítulo 5






Decirlo en voz alta siempre le dejaba un regusto amargo, como si hubiera sido ella la que hubiera tenido que pasar durante meses por dolorosos tratamientos y análisis de sangre. Noah parecía haber hecho frente a su enfermedad con más coraje que ella.
—Oh, ________ —dijo Selena dando un paso al frente y dándole un beso—. Siento de verdad que hayáis tenido que pasar por todo eso.
—Sí, ha sido duro —admitió ella—. Pero, afortunadamente, la enfermedad está remitiendo, y Noah se está recuperando muy bien. El que pudieran hacerle el trasplante fue un milagro. Frankie fue el donante. Tuvimos mucha suerte de que fueran compatibles.
—¿Y has pasado por todo eso tú sola? —preguntó Vane con ojos tristes.
________ dedujo que Anna se refería a la muerte de Kevin, pero aún no estaba preparada para hablar de ese tema, y prefirió evitarlo.
—Tuve mucho apoyo en Boise —dijo _______—. Mi hermano, su esposa, mis compañeros de trabajo del colegio, muchos amigos… Todos pensaron que me había vuelto loca cuando les dije que había tomado la decisión de mudarme.
—¿Por qué tomaste esa decisión? —preguntó Vane.
—Era el momento adecuado para empezar de nuevo. El médico que había estado atendiendo a Noah durante toda su enfermedad aceptó un nuevo puesto de trabajo en Portland. La doctora Lee había sido un gran apoyo para nosotros. Cuando ella se mudó, fue como una señal.
A veces, sentía como si sus vidas hubieran estado suspendidas, paralizadas, durante tres años. Primero había sido la enfermedad de Noah y luego la muerte de Kevin. Ella y sus hijos habían pasado un trance muy duro.
Ya iba siendo hora de reír y divertirse un poco.
—En realidad —continuó ________—, debo reconocer que me pregunté muchas veces si no habría cometido un error yéndome de Boise, dejando atrás tantos amigos. Pero, entonces, vi el cartel enfrente de esta casa. Fue como un milagro. Pensar que podríamos vivir aquí, en la casa donde tan buenos momentos pasé de pequeña, fue nuestra salvación.
—Nos alegramos tanto de que nos encontraras… —dijo Vane.
—Tú perteneces a este lugar —coreó Selena, tomando la mano de _______ con la derecha y la de Vane con la izquierda, haciendo que las tres se fundieran en un lazo, y _______ tuvo que reprimir las lágrimas.
—Gracias —murmuró ________—. Gracias a las dos.
—¿Lo oléis? —preguntó de pronto Selena.
—No empieces, Selena —dijo Vane suspirando.
—Oler, ¿qué? —preguntó _________.
—Fresia —respondió Selena—. Tú también lo has olido, ¿verdad?
—Pensé que procedía de la ventana.
—No —replicó Selena—. Aunque le hubiera gustado mucho, Demetria nunca fue capaz de plantarlas en el jardín. No crecen bien en este clima.
—Ya está Selena con sus historias de fantasmas… —suspiró resignada Vane—. Selena dice que Demi todavía ronda esta casa, flotando de forma invisible y dejando a su paso el aroma a fresia que siempre solía ponerse.
_________ las miró atónita. Pero, entonces, recordó lo que le había dicho Noah sobre una mujer que era muy guapa, y la extraña caricia que ella misma había sentido en la piel en aquel mismo momento, como si alguien la hubiera tocado.
—¿Tú no lo crees? —le preguntó a Vane.
—¿Yo? —sonrió—. No lo sé. Me gusta más pensar con lógica. La cabeza me dice que es completamente imposible. Pero, tratándose de Demi, no podemos descartar que haya decidido saltarse todas las leyes de la física para seguir viviendo un poco más aquí.
—Yo creo que Elvis es su intermediario —apuntó Selena—. Puede que me toméis por loca, pero yo creo que se comunica con el mundo a través de él. No me miréis con esas caras —dijo Sele al ver los rostros de escepticismo de ambas—. ¿Es que vais a decirme que ese animal no hace cosas raras?
—Sí, en eso estamos de acuerdo —dijo Vane—. Es más inteligente que un perro normal y corriente.
—Pues lo siento, pero por mucho que Elvis sea un perro listo, no voy a creerme toda esta historia sobrenatural.
—Ya sé que suena a cosa de locos —dijo Selena sin darse por rendida—. Lo único que te digo es que mantengas los ojos bien abiertos.
—Ojalá estuviera aquí —dijo _______—. Demi podría ser un espíritu muy benevolente.
Selena le guiñó un ojo y Vane negó con la cabeza.
—Veo que hay muchos locos alrededor.
—Bueno, cambiando de tema —dijo Selena—, ¿deberíamos preocuparnos de algo respecto a Noah?
_________ suspiró, prefería hablar sobre extrañas teorías sobrenaturales a volver a la cruda realidad de la enfermedad de su hija.
—He intentado por todos los medios que lleve una vida lo más normal posible. La mayoría del tiempo está bien. Ahora mismo, intento concentrarme en que recupere la energía que ha perdido a lo largo de estos últimos tiempos en el hospital. Espero que para Navidades esté ya mucho mejor.
—Bueno, ahora ya tienes más ayuda —sonrió Selena—. Por no hablar de Elvis.
—Gracias —susurró ________ emocionada por la forma en que aquellas dos mujeres les habían aceptado a ella y a sus hijos.

Cuando sus amigas salieron finalmente de la casa, _______ se asomó a la ventana en medio de la oscuridad para ver el resplandor de la luz de la luna sobre el mar. Aunque tenía muchísimas cosas que hacer, necesitaba un momento de tranquilidad para pensar.
A lo largo de la línea de la costa se sucedían algunas casitas. La que su familia había alquilado todos los veranos estaba en silencio y a oscuras. Un poco más allá estaba la casa de Nick. A unos pocos metros había una luz encendida dentro de un pequeño cobertizo. ________ recordó que era el lugar donde solía trabajar el padre de Nick.
Consultó su reloj y vio que era casi media noche. ¿Estaría trabajando? ¿Emplearía su tiempo trabajando para olvidarse de la soledad y el vacío del interior de su casa?
_______ se llevó la mano al pecho como si le doliera. ¿Cómo habría sido capaz de haber soportado la pérdida de su mujer y de su hija? _______ recordó el intenso sufrimiento que había pasado por la muerte de su marido y sintió no poder ofrecerle a Nick algún consuelo.
De alguna manera, sin embargo, _______ sentía que él no quería la ayuda de nadie a pesar de la amistad que parecía unirle con Sele y Vane. Nick parecía vivir lejos de todo el mundo, como si hubiera erigido un muro entre él y los demás para que nadie se acercara.
Se preocupaba por él, aunque sabía que era poco lo que ella podía hacer para atravesar esos muros.
Debería intentarlo.
Aunque, por otra parte, ya había tenido ella suficiente con haberse mudado hasta allí, encontrar un nuevo trabajo, ocuparse de sus hijos, y cuidar de la enfermedad de Noah. No le importaba apoyar a alguien en su dolor, de modo que decidió ser al menos su amiga.
Como si aquella decisión hubiera sido la acertada la habitación se llenó de un dulce aroma a fresia.
—Demetria —sonrió _______—. Si estás ahí, gracias por todo, gracias por esta casa, gracias por Vanessa y por Selena.
Y, por unos instantes, creyó volver a sentir el suave tacto de unos dedos acariciando su mejilla.







* * *




Nick consiguió evitar a sus nuevos vecinos durante varios días concentrándose en el trabajo. Había sido contratado para hacer un proyecto de carpintería en Manzanita. El proyecto estaba fuera de fechas a causa del retraso de varios contratistas.
Nick se dedicó por entero a ello, saliendo de su casa antes de que amaneciera y regresando poco antes de la medianoche.
No le importaba trabajar duro. Tener trabajo era infinitamente mejor que no tener nada. Construir algo con sus propias manos le daba algún tipo de sentido a su vida.
Pero la suerte dejó de sonreírle al cabo de una semana. Era viernes, y la mayor parte del trabajo ya estaba hecho. Sólo quedaba hacer algunas remodelaciones en el suelo y en las vigas del techo. Las piezas que necesitaba todavía no habían llegado, así que no podía seguir trabajando.
Aquel viernes regresó a Cannon Beach antes de lo normal, a su solitaria casa y a su solitaria vida.
Después de ducharse y cambiarse de ropa, se puso a cenar algo observando a los turistas en la playa mientras corría una suave brisa.
Fue entonces cuando oyó el ladrido de un perro. Instantes después, un enorme animal apareció ante su vista. Nick miró a su alrededor para ver quién venía con él, pero no vio a nadie. No era nada extraño. Elvis solía hacer aquello muchas veces.
Nick entró en la casa para ponerle un plato de comida al perro. Cuando regresó, un coro de voces estaba llamando al animal. Enseguida apareció _______ con sus hijos. Elvis levantó la cabeza y empezó a ladrar muy animado.
—Vaya, ¿con qué estás ahí? —dijo ________.
Con el pelo sujeto en una coleta, parecía más joven que nunca, mientras los últimos rayos del sol iluminaban su rostro. Aunque sabía que no era buena idea, una parte de él quería quedarse allí mismo y disfrutar de ella después de un duro día de trabajo.
—Estábamos dando una vuelta por la playa —dijo _______—. Pero parece que no íbamos todo lo rápido que a él le hubiera gustado.
—Es culpa mía —dijo Frankie—. Mamá me dijo que lo sujetara fuerte para que no se escapara, pero no he sido capaz.
—No es culpa tuya —dijo Nick—. Elvis puede ser muy cabezota cuando se le mete algo en la cabeza.
—Supongo que será eso —sonrió Frankie.
—Y vamos a tomar un helado —susurró la chica, y Nick no pudo evitar mirar sus suaves cabellos y sus ojos azules.
No sabía cómo tratar con ella. Había algo en aquella niña que le hacía recordar demasiadas cosas, demasiado dolor.
—Eso suena fantástico. Es el mejor plan para una noche de verano.
—Mi favorito es el helado de fresa. Espero que tengan.
—A mí me gustan más los de chocolate —dijo Frankie.
—¿Cuál le gusta a usted, señor Jonas? —dijo la niña acercándose a él—. ¿Le gustan los helados?
—Claro —dijo él—. ¿A quién no?
—¿Y cuál es su favorito?
—Buena pregunta… Siento ser un poco chapado a la antigua, pero el que más me gusta es el de vainilla.
—Vaya —dijo Frankie—. También es el favorito de mamá. Con todos los sabores que hay en el mundo, ¿por qué os gusta justo el de vainilla? Es muy raro.
—¡Frankie! —exclamó _______ sonrojándose. (Apoco no son una ternurita los niños?)
—¿Qué pasa? —preguntó el chico.
—No es correcto decirle a otra persona que es rara.
—Yo no le he dicho que fuera raro. Lo que he dicho es que es raro que le guste el helado de vainilla.
Nick reprimió una sonrisa.
—Bueno, admito que a veces también tomo helados de chocolate —dijo él—. ¿Así está mejor?
—Supongo que sí —valoró Frankie.
Nick sintió una suave caricia en su brazo y vio que era la pequeña.
—¿Le gustaría venir con nosotros a tomar un helado? —preguntó Noah con su suave voz—. Seguro que si usted sujeta a Elvis, no se volverá a escapar.
—Tesoro, seguro que el señor Jonas está muy ocupado —dijo ______.
Nick llevaba dos años evitando salir con cualquier persona, a excepción de sus más íntimos amigos. Sin embargo, de repente, la idea de salir a dar un paseo con _______ y sus hijos le parecía de lo más apetecible. Pero no confiaba en sí mismo, no confiaba en poder comportarse bien durante una hora seguida, conseguir reprimir su dolor. Lo último que deseaba hacer era pagar sus problemas con dos niños inocentes.
—Gracias por la invitación —dijo Nick—. Pero será mejor que me quede aquí a terminar mi cena.
Elvis se acercó a él y empezó a restregarse contra sus piernas como si le estuviera invitando a reconsiderarlo.
—Podemos esperar a que acabe de cenar —dijo Frankie—, ¿verdad, mamá?
—Frank, el señor Jonas está muy ocupado. No queremos molestarle —añadió _______ mirando a Nick con sus hermosos ojos verdes—. Aunque la verdad es que nos gustaría mucho que nos acompañara.
—No quiero que me esperéis cuando tenéis todos esos helados ahí al lado —dijo Nick.
—Vamos, chicos —dijo ________—. Será mejor que nos vayamos.
Elvis ladró enfurecido y Nick le miró.
—Bueno… ahora que lo pienso… no hay razón para que no pueda ir con vosotros a dar una vuelta y tomar un helado. La cena puede esperar. Además, todavía no tengo demasiada hambre.
La reacción a sus palabras fue heterogénea. Elvis empezó a ladrar contento. __________ abrió los ojos sorprendida, Frankie empezó a dar gritos de júbilo y Noah aplaudió satisfecha.
Había pasado mucho tiempo desde la última vez que alguien se había alegrado por tenerle como compañía. No sabía qué le había llevado a aceptar la propuesta. Pero sí se daba cuenta de que era la primera vez que volvía a disfrutar de una noche de verano caminando por la playa.
Tal vez, había llegado el momento.
















Mmmmmm bueno, mañana es mi dia de descanso de noves Wink
Asi que les subire el Lunes, vale?
Ahahahahah sip.....




Aca en mi pais ( Mexico )

Esta lloviendo mucho con rayos y todo...
Pues si a veces no subo aqui, no subo en ninguna de mis otras noves
que publico, pero que NO son mias.....
Ahahahah lo digo por que, siempre debe de haber la idea de
quien plagea y todo eso....






Volver arriba Ir abajo
- Galletas&Leche -
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 19
Localización : Soñando Despierta.
Fecha de inscripción : 02/02/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 3rd 2011, 18:29

¡Me encantaron¡¡AME esos capitulos!¡Simplemente hermosos!
Espero que la sigas el lunes,¿Ok?¿Si?¿La seguiras?No se te vaya a olvidar,porque yo quiero seguir leyendoooo!
Esta y tu otra nove(Wishing Your Love) ¡Son hermosas!Y se que no son tuyas,asi que,¡Tienes un magnifico gusto por las novelas!
Hahaha,bueno.Enserio,espero que la sigas prontooooo,esta y la otra,espero el capitulo,¡Cuidate,Bye!
Volver arriba Ir abajo
http://amorsecreto.metroblog.com
#MiichelleeV'-'
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 159
Edad : 19
Fecha de inscripción : 30/05/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 3rd 2011, 19:00

Me encantaron los Cap.. estuvieron hermosos de verdad.. Ahora lo qe me qede como qe :shook: .. fue en qe Elvis es Demi? o qe Demi es Elvis? o algo así Hahahaha es increíble aunqe con la escena de los helados me qeda como qe claro!! Wink.. Bueno Linda disfruta tu día Libre de Noves x)... Se pe partió el corazón con lo de Noah, pobre la niña, tan chica y pasando por esas cosas Sad
espero y no abandones esta nove por tantos días Sad porqe sino MUERO Razz
S I G U E L A!!!
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/MiichelleeV
Luz jonas
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 150
Edad : 20
Localización : Caracas-Venezuela
Fecha de inscripción : 07/02/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 3rd 2011, 20:26

Siguellaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
RomiiDeJonas
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 547
Edad : 20
Localización : Con Nick escuchando musica muy romanticamente <3
Fecha de inscripción : 29/09/2010

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 3rd 2011, 23:33

ahaha!!! gracias por la bienvenida!!!
me encanta la novela!!!
y este capitulo es tan tierno!!
con los niños! y Elvis que es Demi!!
me encanta!!
siguelaaaaa!!!
siguelaaaa!!
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 4th 2011, 21:21





MichelleJB




Elvis existia antes de la muerte prematura de Demi..
Asi que seria como que Demi reencarno en Elvis....








Y pues como al menos en noves adaptadas no sacan al
Bonus...pues decidi sacarlo como hijo de ________
Y pues Noah, es la gemela de Frank, en la nove....
Y Elvis..ese perrito me obsesiono igual que su dueño.....
¡ME ENCANTA ELVIS!

Ahhh y Vanessa Hudgens....la ame como Gabriella Montez en
High School Musical 1,2 y 3....


Ahahahahha espero y sean de su agrado los personajes Wink



Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 4th 2011, 21:23









Capítulo 6



Era un error de proporciones épicas. Caminaban despacio. Los hijos de ______ iban delante de ellos. Frankie iba corriendo sujetando de la correa a Elvis, que iba persiguiendo a los pájaros. Noah se contentaba con caminar hacia el sitio de los helados, parándose de vez en cuando para tomar algo de la arena, mirarlo cuidadosamente y guardarlo en el bolsillo. (Que lindos XD )
Nick era dolorosamente consciente de la mujer que caminaba a su lado. Sus cabellos brillaban con la luz mortecina del sol, sus mejillas estaban sonrosadas y emitían un cautivador perfume femenino.
No se le ocurría qué decir. Se sentía como si volviera tener dieciséis años.
Acompañar a ________ y a su familia a tomarse un helado en una noche de verano era la idea más loca que había tenido en mucho tiempo. (Y la más brillante)
Finalmente, decidió que lo más correcto era entablar una conversación.
—¿Ya os habéis instalado?
—Sí —respondió ella sonriendo amablemente—. Ya tenemos todo. La verdad, no estaba segura de haber tomado la decisión correcta, pero todo ha salido a pedir de boca. La casa es maravillosa. Vane y Sel están convirtiéndose en buenas amigas y los niños adoran estar tan cerca del mar. Ha sido toda una aventura para nosotros.
Nick se dio cuenta de que la envidiaba. Envidiaba aquella sensación de hacer cosas nuevas, de adentrarse en lo desconocido. Le gustaba estar en la casa donde había nacido, en la playa donde siempre había paseado, dormirse mecido por el rumor del mar. Pero, últimamente, estaba empezando a cansarse. Sentía que todo el mundo a su alrededor le miraba con tristeza, apiadándose de él.
Quizá había llegado el momento de marcharse.
________ le estaba mirando como si estuviera esperando que dijera algo. Nick decidió cambiar de tema.
—El colegio empieza en unas pocas semanas, ¿verdad?
—Sí, dentro de una semana —respondió ella—. Había pensado en ir mañana para empezar a planear todo.
—¿Tardas una semana en planificar todo?
—¡Por lo menos! Estoy muy retrasada. Tengo que hacer las listas de los alumnos, repasar sus nombres, sus fotografías, hacer el plan del año… muchas cosas.
Era evidente la emoción en la voz de ella.
—No ves el momento de empezar, ¿verdad?
—¿Se nota tanto? —preguntó ella.
—Me alegro mucho de que hayas encontrado algo que te apasione. Aunque debo admitir que nunca me imaginé de fueras a terminar como profesora de escuela.
—Bueno, en algún sitio del camino deje a un lado mis planes de ser rica y famosa. Enseñar a treinta chicos puede que no sea tan excitante como estar siempre viajando en un crucero o vendiendo discos, pero…
—Seguro que eres muy buena en lo que haces.
—Gracias, Nick —dijo ella sorprendida y emocionada—. Significa mucho para mí.
Se miraron el uno al otro por unos instantes y, aunque había pasado mucho tiempo, algo se encendió.
Aquello era un terrible error.
Nick casi le dio las gracias a Noah cuando, de pronto, se acercó a ellos.
—¿Estás bien? —le preguntó ________.
—Sí, mamá —respondió la niña.
Nick se preguntó de nuevo que pasaba con aquella chica, por qué _________ la trataba con tanta delicadeza, por qué parecía ser tan frágil, pero no encontró la respuesta.
—¿Quieres que te lleve en brazos hasta el puesto de los helados? —le preguntó _________.
—No —respondió Noah con firmeza—. Puedo ir sola, te lo prometo. Además, estamos a punto de llegar, ¿verdad?
—Sí —dijo ________—. El puesto de los helados está allí.
—Me gusta mucho este sitio —dijo Noah tomando de la mano a su madre.
—A mí también —dijo Nick—. He venido aquí a tomar helados toda mi vida.
—¿De verdad? —preguntó la niña—. Mi madre me ha contado que ella también venía aquí cuando era pequeña. ¿La viste alguna vez?
Nick miró a _______. Sus mejillas estaban rojas. ¿Estaría recordando las veces en que había ido hasta allí de la mano paseando bajo la luz de la luna siendo adolescentes?
—Sí, muchas veces —dijo Nick deseando que aquellos recuerdos hubieran permanecido enterrados.
Noah les miró como si quisiera hacer más preguntas al respecto, pero, afortunadamente, ya habían llegado al puesto de los helados.
Nick reconoció a Stella Malone Walker al otro lado del mostrador. Había ido al instituto con ella, su familia había sido la propietaria de aquel puesto de helados toda la vida. Era una de las mayores cotillas de la ciudad.
—Hola, Nick —dijo Stella sorprendida—. Hacía mucho tiempo que no te veía por aquí.
Nick, que no sabía qué decir, se limitó a sonreír.
—Gracias a ti, ahora tenemos mucho más espació en las cabinas que hay detrás —dijo Stella—. Hiciste un trabajo perfecto.
—Muchas gracias, Stella.
—¿Habéis pensado qué vais a querer? —le preguntó Stella a los chicos mientras observaba a Nick y a ________.
—¡Chocolate! —exclamó Frankie—. ¡Un helado de chocolate!
—¿Y para la señorita? —preguntó Stella.
—Uno de fresa, por favor —susurró.
—Ahora mismo. ¿Y para vosotros dos?
Vosotros dos. Nick quería decirle que no había ningún vosotros dos. No eran una pareja, sólo dos personas que habían salido a dar un paseo por la playa. Nada más.
—Para mí uno de vainilla —dijo Nick.
—Que sean dos —dijo ______ sonriendo.
Nick sacó su cartera.
—Pago yo —dijo Nick extendiéndole un billete a Stella.
—De ninguna manera —dijo _______—. Has venido aquí porque te lo hemos pedido.
Nick sentía las miradas fijas en ellos. Quería evitar llamar la atención. Quería encontrar un sitio donde nadie le molestara.
—He venido porque he querido —dijo—. Yo pagaré esta vez. Tú puedes hacerlo la siguiente.
La siguiente había dicho. Maldición. Aquella conversación iba a dar la vuelta al pueblo en cuestión de minutos.
«¿Te has enterado de lo de Nicholas Jonas?», dirían. «Por fin ha empezado a salir otra vez. Se le ha visto con una profesora que está viviendo en la casa de Demetria. Es una viuda muy guapa que tiene dos hijos. ¿Recuerdas que su familia solía alquilar una casa cerca de allí todos los veranos?»
No podía hacer nada al respecto. Era el precio que había que pagar por vivir en un pueblo pequeño como aquél. Todo el mundo parecía tener derecho a meterse en la vida de los demás.
—¿Estás seguro? —preguntó _______.
—Completamente —repitió dándole el dinero a Stella.
—Gracias —dijo _______, aunque parecía un poco incómoda.
—De nada.
—Aunque no parece justo. Ni siquiera querías venir con nosotros.
—Estoy aquí, ¿no?
________ le miró como si fuera a decir algo, pero no lo hizo y dejó que la conversación languideciera.
—Aquí tenéis —dijo Stella—. Los otros dos vendrán enseguida. Nick, permíteme decirte que es una alegría tenerte por aquí otra vez.
Nick sonrió educadamente, aunque sentía una tremenda vergüenza.
—Mamá, nuestra mesa está vacía —dijo Frankie—. ¿Podemos sentarnos y mirar las ballenas?
—Hemos venido varias veces y siempre nos hemos sentado en el mismo sitio —le explicó _______—. Supongo que eso hace que sea nuestra mesa favorita —añadió sonriendo—. ¿Tienes prisa? ¿Te importa sentarte con nosotros mientras nos tomamos los helados?
—Claro que no —respondió Nick, aunque no le hacía ninguna ilusión que todo el mundo les viera—. Sentémonos.

Elvis estaba sentado junto a la mesa con una extraña sonrisa. Selena y Vanessa siempre decían que era un animal muy inteligente y que tenía una forma muy curiosa de mirar, como si estuviera trazando un plan y las personas fueran piezas de ajedrez.
Nick estaba tomándose su helado en silencio. Era evidente que no estaba disfrutando demasiado de la compañía ni del momento. _______ sintió tristeza por él, por el chico que había conocido dieciséis años atrás, el chico de la enorme sonrisa y del generoso corazón. Su pérdida había sido terrible, enorme, tan grande como el océano, y ella quería ayudarle desesperadamente.
¿Qué podía hacer por él? Muy poco, ya que el sólo se limitaba a hablar del tiempo y de cosas banales. Había intentado conversar con él sobre su trabajo, pero había evitado todas las preguntas y había cambiado de tema para indagar más sobre la vida de ella. _______ estaba ya harta que hablar de ella.
También estaba harta de las miradas de todo el mundo. ¿Es que el pobre hombre no podía ni salir a dar una vuelta y tomar un helado con una mujer sin llamar la atención de todo el mundo? ¿Cómo reaccionarían, y cómo reaccionaría él, si de repente, ella tomara el helado de él, lo tirara en la arena, y le besara apasionadamente en la boca? (¡Al diablo con las personas!)
Era un impulso digno de una adolescente, de la adolescente que había sido en su juventud, una chica llena de estúpidos sueños y comportamientos impetuosos. Ahora era ya adulta, y no hacía ese tipo de cosas. No sólo porque Nick reaccionaría mal, sino porque sus hijos no lo entenderían.
Era una idea tentadora, pero no podía dejarse llevar. Aunque llevaba dos años sola, sin haber tocado a un hombre, no iba a lanzarse a una aventura de aquel tipo sólo para ahogar sus penas o las de él.
—¿Qué cosas nuevas vas a hacer en la casa de Demetria? —preguntó ________.
—Hay que poner el suelo en la habitación de Vane —respondió—. Hay un problema con las paredes también, porque…
—Señor Jonas —le interrumpió Noah—. ¿Quiere probar un poco de mi helado? Está muy bueno.
—No, gracias. Prefiero quedarme con el de vainilla.
—Pero puede que cambie de opinión —dijo la niña—. ¿Qué le parece si me lo tomo muy despacio? Así tendrá tiempo para decidir si quiere un poco o no. ¿Vale?
—Gracias —dijo él emocionado por el bello gesto de la niña, y su corazón volvió a romperse de nuevo por los recuerdos.
—De nada —dijo la chica—. A mí no me importa compartirlo. Sólo tiene que decirlo.
________ le miró. Parecía un hombre al que acabaran de clavarle un cuchillo en el corazón. No podía soportar el dolor de él.
—¿Y qué harás después de eso? —le preguntó.
—Las habitaciones del tercer piso hay que reformarlas. Es poca cosa, pero llevará algunos días. Prefiero esperar a que Selena se case y empiece a vivir parte del año con Justin y Chloe en Bay Area.
—Me han dicho que van a regresar pronto de un viaje. Mis hijos están deseando conocer a Chloe.
—Es una niña maravillosa. Y Justin es muy bueno con Selena. Eso es lo importante.
Nick decidió cambiar de tema y empezó a hablar de las reparaciones que habría que hacer en casa de Demetria. ______ escuchó su profunda voz, saboreando cada instante. Era una maravillosa noche de verano.
Sus hijos terminaron sus helados y empezaron a jugar con el perro en la arena, riéndose mientras las olas resonaban en la oscuridad.
Por un momento, a _______ le pareció tener otra vez dieciséis años y estar con Nick junto al mar tomando helados y riéndose por cosas absurdas mientras hablaban de sus sueños.
Como si se hubieran puesto de acuerdo, ambos se levantaron sin decir nada y empezaron a caminar por la playa mientras el perro y los hijos de ______ les seguían.
—Creo que te estoy aburriendo —dijo Nick después de unos instantes—. Lo siento, no suelo ponerme a hablar tanto de mí y de mi trabajo.
—No me estás aburriendo. Al contrario, me gusta oírte. Me gusta el trabajo que haces. Te gusta mucho, ¿verdad?
—Es sólo un trabajo. No es algo tan importante para el futuro de la humanidad como lo es educar a niños pequeños.
—Vaya, veo que tienes en muy alta consideración la labor de los profesores.
—Siempre tuve buenos profesores cuando fui al colegio.
—Los profesores no podrían ir a ningún sitio a enseñar si no hubiera buenos carpinteros como tú —dijo ella—. El trabajo que has hecho en la casa de Demi ha sido maravilloso. Vane me ha dicho que casi todo lo que hay allí lo has hecho tú mismo.
—Es una casa grande y muy antigua. Intento hacer lo que puedo para que se mantenga bien.
Caminaron en silencio durante un rato y _______ no pudo evitar darse cuenta de que estaba empezando a sentirse atraída por él igual que le había pasado dieciséis años atrás. Aunque la sensación era ahora distinta. Ella era una mujer adulta, con experiencia, una mujer con necesidades y mucho menos inocente que la chica que había sido entonces.
Él era ahora un hombre, mucho más alto y mucho más atractivo. Llevaba el pelo corto y tenía algunas arrugas en las comisuras de los labios y alrededor de los ojos.
Le llamaban mucho la atención sus manos, eran fuertes y esculpidas, con las inevitables cicatrices de un hombre que trabajaba con ellas todos los días.
No había nada acerca de él que ella no hubiera observado. Estaba empezando a sentirse atraída por él otra vez, y no podía permitírselo cuando sus hijos estaban allí, intentando encontrar un sitio agradable donde vivir, donde empezar de nuevo.
¿Es que no habían sufrido ya lo suficiente a causa de los hombres?
—¡Mira lo que he encontrado, mamá! —exclamó Noah abriendo la mano y enseñándole un pequeño objeto—. ¿Qué es esto?
—No lo sé, tesoro —sonrió ________—. Y no me he traído la enciclopedia. Si quieres, lo podemos ver cuando lleguemos a casa.
—¿Usted lo sabe? —le preguntó Noah a Nick.
—Me temo que no —dijo él—. Selena es la experta en estas cosas. Seguro que es capaz de decírtelo enseguida.
—Está bien —dijo Noah alzando los hombros, más por cansancio que por decepción.
—Espera un momento —dijo Nick sintiéndose culpable por no haber prestado atención a la chica—. Déjame verlo.
Nick analizó lo que la chica tenía en la mano cuidadosamente.
—Vaya —dijo finalmente—. Tenemos un buen ejemplar aquí. Es un crustáceo grisáceo.
—¡Yo quiero verlo! —dijo Frankie acercándose.
—Es un ejemplar muy difícil de encontrar —dijo Nick.
Durante el resto del trayecto hasta la casa, Nick les estuvo hablando de las cosas que había encontrado en la orilla cerca de su casa.
—Bueno, ya hemos llegado, esta es tu parada —sonrió ______ cuando llegaron a la casa de él.
Nick miró su casa indeciso, como si no quisiera entrar.
—Si no te importa, prefiero acompañaros. Está muy oscuro.
—Gracias —dijo _______, aunque la casa de Demi estaba a tan sólo unos metros—. ¿Necesitas que te lleve, tesoro? —añadió mirando a su hija.
—Creo que sí —dijo la pequeña—. Quería hacer todo el camino yo sola, pero…
—Has llegado mucho más lejos que la última vez, cariño. Estás mejorando mucho. Venga, sube al coche —añadió inclinándose para tomar a hombros a la niña.
—Puedo llevarla yo —dijo Nick.
—No te preocupes, ya la tengo —dijo _______—. Pero lo que sí puedes hacer es asegurarte de que Frank y Elvis no se alejen.
Apuraron los últimos metros hasta la casa de Demi en silencio. Cuando llegaron a la entrada. Nick abrió la puerta y esperó hasta que ellos estuvieron dentro.
—Entrad y tomaos algo con Vane mientras yo hablo con el señor Jonas, ¿De acuerdo? —les dijo _______ a sus hijos.
—Está bien —dijo Frankie subiendo las escaleras seguido por Noah.
_______ y Nick se quedaron solos.
—¿Qué le pasa a tu hija?
La voz de él pareció atravesar la oscuridad y _______ sintió deseos de responderle que no le pasaba nada, absolutamente nada.
—Se está recuperando de un trasplante de médula —dijo en voz baja.
No era ningún gran secreto y él se merecía saberlo, aunque prefería no dar más explicaciones.
—Fue hace ya cuatro meses, pero todavía no ha recuperado la energía. Ha tenido que luchar mucho durante los últimos dos años, se ha sometido a tratamientos de quimioterapia, radiaciones… Es sólo cuestión de tiempo que vuelva a ser la chica de siempre.












Volver arriba Ir abajo
RomiiDeJonas
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 547
Edad : 20
Localización : Con Nick escuchando musica muy romanticamente <3
Fecha de inscripción : 29/09/2010

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 5th 2011, 01:20

ahahah!!!
siguela!!!
siguelaaaaaa
siguela!!
siguela!!!
siguelaa!
Volver arriba Ir abajo
#MiichelleeV'-'
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 159
Edad : 19
Fecha de inscripción : 30/05/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 5th 2011, 12:33

Please Martha NO ME HAGAS ESTO!!
SÍGUELA!!!
AMO a Elvemi!! Hahahaha x) me encantaaa!!
Nick y rayita ya se estan gustandoo Razz
qe emocion Very Happy
Noah es HERMOSA son unas ternuritas los niños
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/MiichelleeV
Luz jonas
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 150
Edad : 20
Localización : Caracas-Venezuela
Fecha de inscripción : 07/02/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 5th 2011, 12:45

Awww q bello mi nick. Se. Estaan enamorandooo siguela pronto y de donde eres???
Volver arriba Ir abajo
Luz jonas
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 150
Edad : 20
Localización : Caracas-Venezuela
Fecha de inscripción : 07/02/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 5th 2011, 12:53

Awww q bello mi nick. Se. Estaan enamorandooo siguela pronto y de donde eres??? Claro si se puede saber
Volver arriba Ir abajo
#MiichelleeV'-'
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 159
Edad : 19
Fecha de inscripción : 30/05/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 5th 2011, 13:05

Martha me encanto el finaal de "Hombres Peligrosos"
Y... Te quería pedir porfitaass si puedes hacer un Maratón de esta Nove Wink
Porfiiiissssss tiste Emm Twisted Evil
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/MiichelleeV
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 7th 2011, 08:05

NEW READER!!!*
oooohhh emmm yiii, me encanta esta nove!!!!
tambien ame la de hombres peligrosos, nunca comente xq ya la habias terminado!!! la lei tarde... XD
Dios mio noah y frankie son taaaaannn lindos...
y Nick esta siendo menos odioso...
siguela que ya quiero saber que va a decir nick sobre noah!!!
P.D: SIGUELA PRONTO!!!*
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 7th 2011, 10:49








Bueno, antes que nada.....

Chicas, siento desirles esto, pero

la cosa es que saldre de vacas..bueno, ya sali...pero

saldre de viaje, y donde ire no hay internet WIFI...o como vaya

Ya que solo asi mi lap puede tener internet.....


Y pues regresare como el 28 de Julio.....

Asi que....les pido muchisisisisima paciencia Wink

Vale?


Ya despues cuando regrese hare lo que

MichelleJB me pide....aunque comento que es corta la nove....

No sera mucho lo que suba, pero subire como Mini-Maraton Wink

Ahhh y un secreto: Pienso subir una de Kevin....ya que he subido de los tres Jonas

una donde son dos Jonas y esta de mi Nick....

y pues ADORO a Kevin, asi que pienso subir una de el...pero sera cuando regrese Wink

Bueno chicas, cuidense Wink





Volver arriba Ir abajo
RomiiDeJonas
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 547
Edad : 20
Localización : Con Nick escuchando musica muy romanticamente <3
Fecha de inscripción : 29/09/2010

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 7th 2011, 23:23

ahah!!!!!!
bueno esta bien!

pero tenes que volver
y segirla
mira que donde la dejaste esta buena!!!


que te baya bien! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 8th 2011, 19:13








Ahahahah

¡Hola!

Bueno chicas, creo que me tendran para mañana
Ya que hubo unos pequeños problemitas con Rose
El carro familiar, se descompuso y mi papa no quiere dejarla
asi, en el taller, asi que si Dios quiere mañana en la noche saldria a
ver a mi sis....

Bueno, subo un cap hoy, mañana subo un mini maraton, vale?


















Capítulo 7











Oyó las palabras de ella como si le hubieran llegado de una larga distancia.
Trasplante de médula.
Quimioterapia.
Radiaciones.
Cáncer.
Había imaginado que a la niña le pasaba algo, pero… ¿Cáncer? Pensar que aquella pequeña preciosidad había tenido que pasar por todo aquello le revolvía el estómago.
—Lo siento, ________.
No parecía el comentario más adecuado, pero no sabía qué otra cosa podía decirle. Además, ¿no había él aprendido después de los dos años que había pasado en aquel profundo abismo que, en ocasiones, las palabras y los sentimientos más sencillos eran los más adecuados?
Hacía ya tiempo que el sol se había puesto por el horizonte y el cielo estaba iluminado por un leve resplandor. ______ parecía tener un rostro tan frágil como el de su hija en aquellos momentos.
—Ha pasado ya algún tiempo, ha sido una época muy difícil —dijo ella—. Pero tengo la esperanza de que podamos volver a empezar, de que todo eso haya pasado ya.
Nick envidiaba aquella esperanza. Era lo que había estado echando de menos durante los dos últimos años. Había habido momentos en los que había pensado que no había ninguna escapatoria a su dolor. Echaba de menos a Miley, echaba de menos a Nicole, echaba de menos el hombre que él había sido.
Pero no era algo que sólo le hubiera ocurrido a él. Otra lección que había aprendido a raíz del accidente que le había arrebatado a su familia había sido que pocas personas conseguían caminar por la vida sin sufrir, sin vivir momentos dolorosos, y era evidente que _______ también lo había pasado muy mal.
—Entonces, ¿has tenido que pasar por todo eso y además lidiar con la muerte de tu marido?
—Sí —respondió ella—. Supongo que ahora entiendes por qué te dije antes que necesitábamos empezar de nuevo.
—Pero ahora ella está bien, ¿verdad?
—Ha estado en observación durante un año. El trasplante de médula fue necesario porque las sesiones de quimioterapia habían destruido su sistema inmunológico. Tuvimos mucha suerte de que Frankie pudiera ser el donante. Pero, como podrás suponer, estamos los tres ya muy hartos de estar siempre en hospitales hablando con médicos.
Nick suspiró. Recordar las dos terribles semanas en las que había estado al pie de la cama de su hija, que se debatía entre la vida y la muerte, las dos semanas en las que había rezado y suplicado para que su hija pudiera tener una segunda oportunidad.
Pero no había servido de nada.
Sus plegarias habían caído en saco roto.
—Es algo increíble, ¿no te parece? —preguntó ______ después de unos instantes—. ¿Quién habría dicho cuando éramos pequeños que acabaríamos aquí, charlando a medianoche en la puerta de la casa de Demetria sobre el cáncer de una hija mía?
Nick tuvo la furiosa necesidad de romper algo, de arrancar las rosas otoñales que estaban plantadas cerca de la valla, de destruir el porche hasta reducirlo a escombros.
—La vida es muy cruel —dijo él con amargura—. A veces me pregunto de qué sirve.
—Nick. Lo siento mucho —dijo ella extendiendo la mano para tocarle el brazo afectuosamente.
Nick se estremeció y, por un momento, olvidó todo el rencor y toda la amargura que había acumulado durante tanto tiempo. Se dio cuenta de lo mucho que había echado de menos la ternura del tacto de una mujer, aunque, al mismo tiempo, le aterrorizara.
Con toda la fuerza de voluntad que fue capaz de reunir, dio un paso atrás. La fresca brisa nocturna corrió entre los dos.
—Será mejor que me vaya —dijo él—. Tus hijos seguramente te necesitan.
El color del rostro de _______ se hizo todavía más rojo mientras le miraba desconcertada.
—Sí, supongo que tienes razón. Buenas noches. Y… gracias por habernos hecho compañía. Me lo he pasado muy bien.
Nick permanecía en silencio, consciente de que, de alguna manera, _______ esperaba una respuesta por su parte.
—Por si quieres saberlo —dijo él—, hacía muchísimo tiempo que no me divertía tanto. Ha sido… ha sido muy bonito.
La sonrisa de _______ le acompañó en el camino de regreso a su casa, el camino que había recorrido tantas veces.
Cáncer.
Pobre niña. _______ decía que se estaba recuperando, que las cosas iban a ir mejor, que sólo estaba cansada. Aquélla era una razón más para mantenerse a distancia.
Su corazón se había vuelto de piedra en aquellos dos últimos años, pero sabía que aquella mujer era capaz de derretirlo. No podía permitirlo, ya que, antes o después, acabaría también haciendo suyo el dolor y el sufrimiento por la pequeña niña.
Y ya había sufrido demasiado. Era una locura embarcarse en algo tan complicado y con tantas posibilidades de sufrimiento.

No volvió a verle en los días siguientes. Con el estrés que supuso empezar el colegio y planificar las clases, apenas tuvo tiempo para pensar en nada más.
Un par de veces, a primera hora de la mañana, había dejado de trabajar para mirar por la ventana. En los dos casos había visto una débil luz en el cobertizo de trabajo de Nick. Se había preguntado qué estaría haciendo, qué estaría pensando, si estaría teniendo un buen día.
No es que estuviera obsesionada. Sólo era la curiosidad normal que podía sentirse por un viejo amigo. Al menos, eso era lo que se decía a sí misma.
El viernes después de que empezarán las clases, ________ llegó en el coche con sus hijos del colegio y se estremeció al ver la furgoneta de Nick en la puerta.
—Esa es la furgoneta del señor Jonas —dijo Frankie.
—Sí, creo que tienes razón.
—¿Qué estará haciendo aquí? —preguntó Frankie.
Su hijo echaba de menos la presencia de un hombre en su vida. Y no podía culparle. A excepción del perro, estaba rodeado de mujeres a todas horas.
—¿Crees que estará trabajando en la casa? ¿Crees que podré ayudarle? Podría echarle una mano en algo. Creo que podría hacerlo bien. ¿Crees que me dejaría?
—No lo sé, tesoro. Tendrás que preguntárselo. ¿Quieres que vayamos a comprobarlo?
________ detuvo el coche y los dos niños salieron dando saltos. Aunque les pidió que esperaran, ambos fueron corriendo a la parte de atrás de la casa, donde habían oído ruidos como la mañana en que habían llegado allí por primera vez.
_______ corrió hacia ellos y consiguió alcanzarlos antes de dar la vuelta a la esquina de la casa.
—No quiero que molestéis al señor Jonas. Es posible que esté muy ocupado para responder a estas preguntas. Tiene mucho trabajo que hacer.
Pero entonces, al dar la vuelta a la casa, todas sus buenas intenciones desaparecieron. Allí estaba, con unos pantalones vaqueros y una camiseta de manga corta que destacaba todas las partes de su cuerpo. La luz del sol hacía brillar su cabello castaño.
Elvis se echó a ladrar, alertando de la presencia de ____ y sus hijos. Corrió hacia ellos como si hubieran pasado meses desde la última vez que les hubiera visto. Hasta Nick pareció sonreír por unos instantes.
Se quitó los guantes que llevaba y se los guardó en el bolsillo trasero de los pantalones.
—¿Ya habéis salido del colegio? ¿No es un poco pronto?
—Los viernes salimos a las tres —respondió ________.
—Sí —dijo Frank—. Normalmente nos quedamos en el colegio hasta que mamá termina las clases.
—¿Sí?
—Sí, es muy divertido —respondió Frankie—. A veces nos quedamos en el despacho de mamá para hacer los deberes, pero otras veces podemos jugar.
—Suena divertido, aunque estaréis cansados…
—Yo no —dijo Frankie—. Aunque Noah…
—No estoy cansada —protestó la niña.
Nick miró a _______ con un gesto cómplice. Era evidente que la chica estaba derrotada.
—¿Qué estás haciendo hoy?
—La última vez que vine, vi en las escaleras de allí que había un par de escalones que no estaban bien. Como hoy tenía un rato, decidí venir para reemplazarlos antes de que se caiga alguien.
—¿Puedo ayudarle? —preguntó Frank.
Nick volvió a sentir el mismo pánico que le había asaltado el día que fue con ellos a tomar un helado, el pánico que le dominaba cada vez que aquellos niños estaban cerca.
—Le prometimos a Selena que iríamos a comprar unas manzanas para poder hacer una tarta, ¿recuerdas? —dijo _______—. Además, en unas horas vendrá Chloe.
—Pero en el coche dijiste que podía preguntarle al señor Jonas si podía ayudarle —protestó Frank.
—Necesito que me ayudes con las manzanas —dijo su madre.
—Las manzanas son cosa de niñas. Yo quiero trabajar con el señor Jonas.
—Eso no es verdad, chico —dijo Nick—. Conozco a muchas niñas que son muy buenas utilizando estas herramientas y a muchos niños que cocinan muy bien. Hacen las mejores tartas de manzana que hayas probado en tu vida.
—Venga, id a cambiaros de ropa —dijo _____.
—Entonces, ¿no puedo ayudar al señor Jonas? —preguntó Frankie decepcionado.
—Frank…
—A mí no me importa. Si quiere, puede ayudarme —dijo él.
—¿Estás seguro?
Nick asintió con poca firmeza.
—Claro. Me hará compañía. Elvis sabe escuchar, pero no es un gran conversador.
—Charlar es algo que a Frankie se le da muy bien —dijo _______ sonriendo—. ¿Verdad, cielo?
—Sí —afirmó Frankie—. Mi papá solía decir que yo era capaz de pasarme un día entero hablando.
—¿También hablas en sueños?
—Yo no —sonrió Frankie—. Pero Noah a veces sí lo hace. Una vez cantó el alfabeto entero mientras dormía. (Jajajajajajaja que tiernos XD)
—Sólo tenía seis años —se defendió la niña.
—Y si no nos damos prisa, tendrás quince cuando terminemos de hacer esa tarta de manzana. Así que, venga, vamos a cambiarnos de ropa.
Frankie miró a su madre resignado, pero enseguida sus ojos empezaron a brillar.
—¡Te echo una carrera! —exclamó mirando a su hermana y echando a correr hacia la casa.
Noah le siguió con Elvis, dejando a ______ y a Nick solos.
—Espero que no sea una molestia para ti —dijo _______.
—No te preocupes. Estaremos bien.
—Si tienes que decirle que te deje solo, no tengas ningún reparo.
Se quedaron en silencio. ________ sabía que debía ir a la casa para empezar a hacer las labores que tenía pendientes, pero descubrió que le había echado mucho de menos aquellos días. Tenía ganas de quedarse allí con él, allí mismo, disfrutando de aquel cuerpo masculino bañado por el sol.
_______ extendió la mano y le acarició la mejilla con sus dedos suavemente. Él la miró sorprendido y se estremeció.
Entonces, _______ pareció volver a la realidad y se dio cuenta de lo que había hecho.
—Yo… bueno… había visto una mota de polvo y…
—Muchas gracias —dijo él y _______ no supo si en su voz había un rastro de alegría.
________ sonrió y dio un paso atrás, aunque lo que quería era que él la estrechara entre sus brazos.
—De nada —dijo ella.
Y, sin nada más que decir, entró en la casa.




* * *




Intentó dejar de pensar mientras ella y su hija hacían una tarta con las manzanas que habían tomado de uno de los árboles del jardín de Demi. De no tener la ventana en la cocina, a través de la cual podía verle, habría sido mucho más fácil.
—¿Así está bien, mamá? —preguntó Noah señalando la cesta de las manzanas.
—Sí, debería bastar.
—¿Y para qué queremos todas las demás? —preguntó la niña.
—Bueno, había pensado que podríamos hacer más de una tarta. ¿Tu qué piensas?
—¿Podemos darle una al señor Jonas?
_________ miró por la ventana. Noah era una niña muy observadora. Había llegado a pensar que el tiempo que había pasado bajo observación había potenciado su sensibilidad, que le había enseñado a observar los comportamientos de los demás. Se había dado cuenta de cómo los adultos intentaban no referirse a su calvicie, había hablado constantemente con médicos y enfermeras sobre su enfermedad, incluso le había dicho a ella que no se comportara como si no pasara nada. Noah parecía ser capaz de entender los pensamientos de todo el mundo.
¿Sería capaz también de percibir la distancia que Nick intentaba poner con ellos?
_______ esperaba que no fuera así. Su hija ya había sufrido suficiente. No necesitaba que nadie más la rechazara, no cuando por fin estaba empezando a tener una vida normal.
—Es una buena idea —respondió _______ sonriendo—. A lo mejor también podemos pensar en alguna otra persona a la que le guste la tarta de manzana.
________ y su hija salieron al jardín para tomar otra de las cestas llenas de manzanas que habían arrancado del árbol. Al volver hacia la casa, se encontraron con Nick.
—Yo las llevaré.
—Gracias —dijo _______ incapaz de protestar teniéndole a su lado.
—¿Dónde queréis que la ponga?
—En la cocina, sobre la encimera.
—Tenemos que lavarlas una a una para ver si están podridas o no —le informó la niña—. Espero que no encontremos ninguna. Sería una pena.
—Eso es mucho trabajo —dijo él.
—Sí. Pero mi mamá es la mejor haciendo tartas de manzana. Espera y verás.
—Seguro que estarán muy buenas. Mucha suerte.
—Mucha suerte con las escaleras —dijo _______—. Y si necesitas quedarte solo, dile a Frank que venga.
Nick asintió y salió por la puerta consciente de que las dos mujeres le estaban observando.












Volver arriba Ir abajo
RomiiDeJonas
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 547
Edad : 20
Localización : Con Nick escuchando musica muy romanticamente <3
Fecha de inscripción : 29/09/2010

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 8th 2011, 21:35

ahahah!!!!
subiste!! capitulo!!!!!!
estuvo muy bueno!!!
siguelaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 9th 2011, 12:11

pusiste capi...
ahhhh ame el capi...
quiero mas!!!!
una pregunta, el carro familiar se llama ROSE???
tiene nombre...
que mal que no puedas ir de vacas...
buexxxxx solo me queda decirte que la sigas!!!!
Volver arriba Ir abajo
NicholasJonasMiller
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 372
Edad : 21
Fecha de inscripción : 26/07/2010

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 9th 2011, 20:10

Me encantaaaaaaaaaaaa!
LLOREEE! LLOREEE! Con el pobre nick Sad
La ame siguela! Smile


PASA POR MIS NOVELAS.

Teenage Dream Nicholas y Tu (Drama Romance Hot)
http://jbvenezuela.activoforo.com/t9878-teenage-dream-nicholas-j-tu-drama-romance-hot


Best thins i never had Nicholas y Tu (Romance, Hot)
http://jbvenezuela.activoforo.com/t9886-best-thing-i-never-had-nicholas-tu-romance-hot#347265
Volver arriba Ir abajo
#MiichelleeV'-'
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 159
Edad : 19
Fecha de inscripción : 30/05/2011

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 9th 2011, 22:40

Me encanto el Cap
a la rayiz se le olvido todo por unos momentos
-suspiro- Ojala y ubiese durado mássss!
Bueno Martha Síguelaa!! Very Happy
Y prontoo eh? Wink
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/MiichelleeV
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 10th 2011, 16:57











Capítulo 8







Estaban haciendo la tarta de manzana cuando Noah le preguntó a su madre si podía descansar unos minutos.
—Por supuesto, tesoro.
El colegio la había dejado derrotada. Era normal. Empezar en un nuevo sitio, hacer nuevos amigos…
Unos minutos después, _________ fue al salón y la encontró dormida en el sofá. Tenía buen color de cara y respiraba con normalidad, de modo que la cubrió con una manta y volvió a la cocina.
Trabajar sola era mucho más aburrido, sin las observaciones sutiles de su hija ni las risas de Frankie. Por eso empezó a mirar con más frecuencia por la ventana.
Estaba terminando de pelar las manzanas cuando oyó unos ruidos en la puerta. Al abrirla, no se sorprendió al ver a Elvis agitando su cola y con los ojos muy abiertos.
—Déjame adivinar —dijo ella—. Todo este ruido te ha despertado, ¿verdad?
_______ habría jurado que el perro asintió con la cabeza. Sin pensarlo dos veces, se dirigió directo al salón, dio tres vueltas alrededor del sofá y se tumbó en el suelo junto a la niña.
—La vigilarás por mí, ¿verdad?
Elvis, en respuesta, miró a la niña como si fuera el único objetivo de su vida.
—Buen chico —murmuró _______ y volvió a la cocina.
Muy pronto tuvo manzanas suficientes como para hacer seis tartas. En el horno que tenía sólo podía hacer dos al mismo tiempo. ________ programó tres cuartos de hora, colgó el delantal y salió para ver cómo estaba Frankie.
Eran casi las cinco y media, pero todavía no había ni rastro de Vane ni de Selena. Selena habría ido al aeropuerto a buscar a Justin y a Chloe. En cuanto a Vane, a veces trabajaba hasta tarde en su tienda de la ciudad.
Siguió las voces de Frankie y Nick hasta que estuvo cerca de ellos.
—Mi mamá dice que el próximo año podré jugar en la liga de béisbol —estaba diciendo Frank.
—Mantén la tabla derecha o tendremos problemas —dijo Nick.
—Lo siento.
—¿Béisbol?
—Sí. No pude jugar este año a causa del trasplante de médula de Noah y porque nos mudamos aquí. Pero el año que viene seguro que sí. No puedo esperar más. Jugué el año pasado, aunque me perdí muchos partidos y todo eso por estar en el hospital con mi hermana.
________ cerró los ojos y sintió pena por su hijo, que había sufrido tanto como Noah. A veces era inevitable concentrar todos sus cuidados en la pequeña y olvidarse de Frankie.
—Sí, el año pasado hice seis home runs. Seguro que este año podrían ser más. ¿Has jugado alguna vez al béisbol?
—Sí —respondió Nick—. Cuando estaba en el instituto, hace ya muchos años. Incluso estuve en el equipo de aquí un verano.
—Y ahora ya sois todos muy viejos, ¿no?
Nick no pareció ofenderse por la pregunta, y _____ se echo a reír, lo que llamó la atención de ambos.
—Hola, mamá —dijo Frankie contento de verla—. ¿Sabes qué? El señor Jonas también sabe jugar al béisbol.
—Sí, lo recuerdo —dijo ________—. Tu tío Charlie me llevó a verle a jugar un partido el último verano que estuve aquí. Hizo tres home runs.
—Sólo intentaba impresionarte —dijo Nick.
—Pues lo conseguiste —dijo ________.
En aquel partido de béisbol, había empezado a pensar en él cómo algo más que un amigo. No había dejado de pensar en él durante todo el partido.
¿Qué había cambiado desde entonces? Todavía le seguía pasando lo mismo después de tanto tiempo.
—Mi mamá también juega al béisbol —dijo Frankie—. Dice que si me portó bien, el próximo mes podemos ir a ver a los Mariners jugar los playoffs. No está muy lejos de Seattle. Ahora que lo pienso… ¡Podría venir con nosotros! ¡Sería muy divertido!
Nick miró a ______ y por unos instantes se imaginó a sí mismo comiendo perritos calientes y escuchando los gritos de los aficionados mientras se sentaba con ella durante horas.
—Me gustaría mucho ver a los Mariners —dijo Nick—. Voy a tener mucho trabajo el mes que viene, pero si me dices el día, puedo intentar arreglarlo.
—Todavía no lo hemos decidido —dijo _______, y se dio cuenta que su hijo Frankie no era el único que echaba de menos la compañía masculina.
________ decidió cambiar de tema lo más rápido posible.
—Las escaleras están quedando muy bien. ¿Cuánto os queda para terminar?
Antes de que pudieran responder, escucharon los ladridos de Elvis procedentes del interior.
—Supongo que Elvis quiere salir un rato —sonrió Julia.
—Espera un momento —dijo Nick—. Ese ladrido no es normal. Significa que alguien está llegando.
Al darse la vuelta vieron un coche acercándose por la calle.
—¡Elvis! —exclamó una voz, y el perro ladró de nuevo alborozado.
—Esa es Chloe —anunció Nick.
Los tres caminaron hacia la puerta principal de la casa. Al llegar, vieron a una chica de pelo oscuro de la edad de sus hijos abrazando al perro.
A su lado estaba Selena, acompañada de un hombre de ojos brillantes.
—¡Hola, chicos! ________, te presento a Justin Bieber y a su hija Chloe.
__________ sonrió.
—Justin, te presento a ________ —dijo Selena.
El hombre sonrió también y extendió su mano.
—Usted debe ser la nueva inquilina que tiene dos hijos. Encantado. Selena me ha contado mucho sobre sus hijos estas últimas semanas.
Selena también le había contado todo sobre aquel hombre y su hija. Al conocerle, pudo comprender por qué Selena estaba tan contenta de tenerle a su lado.
Desde luego, hacían una pareja curiosa. Él llevaba un elegante traje de ejecutivo con una bonita corbata y una camisa blanca. Selena, en cambio, vestía de un modo muy diferente. Pero parecían estar locos el uno por el otro.
Justin saludó a continuación a Nick. ________ no pudo evitar compararlos. Aunque Justin estaba mucho más elegante, a ella le atraía mucho más el atractivo de Nick. Estar cerca de Justin no hacía que su sangre corriera más deprisa, que sus huesos parecieran convertirse en agua.
—¿Y quién es éste? —preguntó Justin.
—Es uno de mis hijos —respondió ________—. Frankie, son el señor Bieber y su hija Chloe.
—Yo tengo ocho años —dijo Chloe—. ¿Cuántos tienes tú?
—Mmm… —dijo Frankie—. Yo cumplo ocho años en marzo, pero soy más alto que tú.
—Todo el mundo es más alto que yo —dijo la niña—. Selena dice que tienes una hermana melliza. ¡Qué divertido! ¿Dónde está?
—Está dentro de la casa —respondió ________—. Iré a despertarla. Está deseando conocerte.
En ese momento, la alarma del horno sonó.
—Ya ha terminado —dijo ________—. Las tartas de manzanas están listas.
—¿Tartas de manzana? —dijo Chloe abriendo los ojos—. Qué bien. Me encantan.
—A mí también —dijo ______ sonriendo a la pequeña—. Pero, si no me doy prisa, se van a quemar.
Julia entró en la casa e intentó sacar las tartas del horno en silencio, pero su hija acabó despertándose.
—Hola, tesoro. ¿Cómo estás? —le preguntó cuando la pequeña apareció en la puerta de la cocina.
Noah bostezó y estiró los brazos.
—Muy bien. Lo siento mamá, te dije que te ayudaría, pero me he quedado dormida.
—Me has ayudado en lo más difícil, tesoro, que era tomar las manzanas y lavarlas.
—Bueno, si tú lo dices…
Todavía parecía decepcionada por sus propias limitaciones, y _______ se acercó a ella.
—Me has ayudado mucho, cielo. Nunca lo habría conseguido sin ti. Además, ¿sabes quién ha venido mientras estabas durmiendo?
—¿Chloe? —preguntó la niña entusiasmada.
—Sí. Ahora mismo está ahí fuera con Frank.
—¿Puedo ir?
_________ sonrió al ver que, a pesar de todo, su hija no perdía la sonrisa, que podía pasar del sueño a la alegría en cuestión de segundos.
—Por supuesto, puedes ir. Yo también lo haré en unos minutos, en cuanto me encargue de esto.
Unos minutos después, cuando terminó, sintió el aroma a fresia y se preguntó si sería Demi dando la bienvenida a Selena, a Justin y a Chloe. Al pasar junto a la habitación de Vane sintió que la puerta se abría suavemente.
Instintivamente, se acercó y vio a Nick saliendo.
¿Qué había esperado? ¿Ver el fantasma de Demi sonriéndole?
—Hola —dijo ella.
—¿Todo va bien?
—Sí. Es sólo mi imaginación, que a veces me juega malas pasadas.
—Sólo estaba comprobando las molduras de la puerta, espero poder ponerme con esto dentro de una semana más o menos.
—¿Has terminado entonces con las escaleras?
—Todavía no. Queda mucho trabajo que hacer.
—Lo haces muy bien, Nick Estoy impresionada.
—Fue mi padre quien me enseñó.
El aroma a fresia era más intenso que nunca, y _______ no pudo evitar decir algo al respecto.
—Dime una cosa… ¿Qué hueles?
—Huelo a tarta de manzana. Nada más.
—¿No hueles a fresia?
—No estoy muy seguro de saber qué es eso.
—Es una flor. Una flor muy delicada. A Demi le gustaban. Yo no me acuerdo, pero Vane y Selena lo dicen, y yo las creo.
—¿Y lo estás oliendo ahora? —preguntó Nick confuso.
—Selena cree que Demi sigue rondando por la casa —dijo _______ dándose cuenta de lo ridículo que sonaba aquello.
Para sorpresa, Nick se echo a reír a carcajadas.
—Sería digno de ella. Adoraba este lugar.
—No me extraña —dijo _________—. Yo también estoy empezando a tenerla mucho cariño. Hay una paz en este lugar que es difícil explicar. Noah dice que la casa es muy simpática y debo decir que estoy empezando a pensar lo mismo.
—Ten cuidado o te volverás tan loca como Selena —dijo Nick sin dejar de sonreír.
____________ le miró. Parecía mucho más joven y relajado que la primera vez que le había vuelto a ver, casi parecía feliz, casi parecía estar pasándoselo bien.
Cuando dejó de sonreír, _______ se dio cuenta de que le estaba mirando la boca, pensando cómo sería volver a besarle.
Algo en su interior necesitaba que la besara, que le diera todo lo que durante tanto tiempo no había tenido.
Pero él no estaba preparado y _______ dio un paso atrás. Entonces, cuando creía que el momento ya había pasado, sintió que unos brazos la empujaban.
Se dio la vuelta y pensó que estaba volviéndose loca. No había nadie detrás de ella.
—¿Qué sucede? —preguntó Nick.
—Nada… —murmuró ella—. Absolutamente nada. Mi imaginación otra vez.
—Es lo que pasa cuando uno se pone a hablar de fantasmas.
_______ le dedicó una sonrisa forzada y se dirigió a la puerta de la casa.
«No te entrometas en mi vida amorosa, Demetria», pensó ______.
Y, por un momento, creyó oír la risa de una mujer.

Todavía no estaba preparado para aquello.
Nick siguió a ________ hasta el exterior, consciente del intenso deseo que corría por sus venas. Había estado a punto de besarla, el impulso había sido tan fuerte que había estado a punto de hacerlo.
Y ella no le habría parado, lo había sentido, había percibido la cálida hospitalidad en los ojos de ella y había sabido que ella lo hubiera recibido con los brazos abiertos.
Todavía no sabía por qué se había echado atrás o por qué ella se había dado la vuelta para mirar algo detrás de ella, como si tuviera miedo de algo.
No sabía por qué no habían consumado aquel beso, pero estaba profundamente agradecido de que hubiera sido así.
No quería sentirse atraído por ninguna otra mujer. Era cierto que era un hombre como todos los demás y con necesidades. Pero había estado profundamente enamorado de su esposa. Desear a otra mujer, incluso desear besar a otra mujer, era como una especie de traición, aunque sabía que, en el fondo, era absurdo.
Miley había muerto hacía ya más de dos años. Aunque la había amado profundamente, a veces le costaba recordar su rostro o el sonido de su voz.
Estaba empezando a olvidarla, su añoranza parecía un enorme lago que se hubiera congelado para siempre.
Fue a la parte de atrás de la casa, donde había dejado sus cosas. Miró de reojo y vio a ________ hablando con Selena. Al regresar de nuevo a la casa para seguir trabajando, estaba tan pendiente de evitarla que se tropezó con Justin.
—Oh, lo siento —dijo Nick.
—No pasa nada. Pareces estar en la luna.
—Algo parecido —murmuró él.
Al principio no había estado muy seguro de que fuera a caerle bien aquel hombre. Cuando Selena se había enamorado de Justin, Nick había pensado que, antes o después, acabaría rompiéndole el corazón. Pero, a medida que había ido conociéndole, había cambiado de opinión. Aquel hombre estaba profundamente enamorado de ella.
—¿Quieres que te eche una mano con todas esas cosas? —le preguntó Justin.
—Llevas un traje muy elegante, sería una pena que se manchara.
—No me importa ensuciarme de vez en cuando —replicó Justin.
—Gracias —dijo Nick mientras el otro hombre tomaba una de las sierras mecánicas que estaban en el suelo.
—De nada —dijo Justin—. Selena quiere dar una fiesta de bienvenida. No quiero estar rodeado de mujeres toda la noche. Son todas muy hermosas, pero son demasiadas para un solo hombre.
—No te olvides que también tienes a Frankie por aquí.
—Sí, eso puede que me ayude un rato, pero sospecho que Selena y las demás van a tirarse todo el rato hablando de la boda. No me importaría tener un poco de compañía mientras hago la carne en la barbacoa.
Se sentía tentado a aceptar la propuesta.
—¿Tienes algo aparte de hamburguesas? —le preguntó él.
—Selena habló con Jade y Stanley antes y van a traer muchas cosas. Hasta ha pedido solomillos.
—¿Solomillos? Debe estar muy enamorada si está dispuesta a comérselos —sonrió Nick.
—A lo mejor está esperando que estemos casados para empezar a quitar del frigorífico toda la carne para sustituirla por verduras y esas cosas.
Los dos se echaron a reír.
—Aunque estoy tan loco por ella que no me importaría —dijo Justin—. Venga, ¿por qué no te quedas? A Vanessa y a Selena les gustaría mucho.
¿Y a _______? Nick la miró y sintió que le temblaban las piernas.
—Sí, me apunto —dijo finalmente—. Sólo necesito ir a casa un momento para lavarme y cambiarme de ropa.
—Bien. Te vemos dentro de un rato, entonces.
Nick se subió a la furgoneta y condujo en dirección a su casa arrepintiéndose de haber aceptado.










Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 10th 2011, 16:59














Capítulo 9







Una hora después, duchado y cambiado de ropa, Nick estaba con Justin en la barbacoa con una cerveza en la mano y preguntándose cómo demonios había acabado allí.
Había que admitir que era una noche fantástica, corría una suave brisa procedente del mar, lo suficientemente fresca como para disipar el calor que había caído durante el día.
Los tres niños correteaban alrededor de la casa jugando con el perro, las mujeres estaban sentadas a la mesa mirando revistas con trajes de novias.
A Demetria le habría encantado ver divertirse a todas las personas que quería. Aquellas reuniones informales eran las que más le gustaban.
Lo único que faltaba era que él fuera capaz de divertirse también, que no viera constantemente todo teñido de aquella sensación de pérdida en la garganta.
—Mi gente de Sea Urchin me ha dicho que has hecho un trabajo magnífico —dijo Justin.
—Los materiales eran muy buenos y los trabajadores también —dijo Nick—. Fue una gran ayuda.
—Es un sitio bonito, ¿verdad? Siento no haber tenido todavía la oportunidad de verlo. Me han ido contando durante estas tres semanas los progresos, pero no es lo mismo que verlo uno mismo.
—Seguro que te encantará. Tienes a gente increíble trabajando allí.
—Incluyéndote a ti —apuntó Justin—. De hecho, quiero hacerte una proposición.
Nick le miró con curiosidad.
—Veras, tenemos proyectos de rehabilitación en muchos sitios diferentes. Siempre van saliendo cosas. ¿Te gustaría firmar un contrato con nosotros? Podrías viajar un poco, elegir proyectos de allí y de allá, y estar en sitios desde Tokio hasta la Toscana.
La oferta le pillo desprevenido. No era más que un carpintero de una pequeña localidad. ¿Qué sabía de Tokio o Italia?
—¡Vaya! —exclamó asombrado—. Es… Es una sorpresa.
—Lo he estado pensando desde que recibí los informes de mi gente. Creo que serías perfecto para el trabajo, siempre suelo contratar a trabajadores que vivan en los sitios donde llevamos a cabo los proyectos, pero también me gusta tener alguien de mi confianza.
—No sé si sería la persona adecuada. Excepto inglés y un poco de español, no sé ningún otro idioma.
—Lo poco que sabes de español podría ayudar. Pero no te preocupes, siempre tenemos traductores cuando trabajamos. Lo que busco es un artesano. Y, por lo que he visto de tu trabajo, eres la persona adecuada. Además, necesito a alguien en quien pueda confiar. Y ése podrías ser tú.
Tenía que admitir que se sentía halagado. ¿Cómo no iba a estarlo? Amaba aquel trabajo y se sentía muy orgulloso de todo lo que hacía. Era una inmensa satisfacción que otras personas lo valoraran del mismo modo.
Por un momento, se imaginó todas las posibilidades que le daría aquel contrato. Había pasado toda su vida allí, en la misma casa. Aunque amaba aquella ciudad y adoraba vivir cerca del mar, tal vez era el momento de probar algo distinto, ver un poco el mundo.
Por otra parte, no estaba seguro de que los fantasmas que le perseguían estuvieran dispuestos a dejarle marchar.
—No tienes que darme ninguna respuesta todavía —dijo Justin—. Sólo piensa en ello si quieres. Si estás interesado, podemos sentarnos y concretar los detalles.
—Pensaré en ello —afirmó Nick—. Estoy… me siento abrumado. Sería un gran cambio para mí.
—Puede que sea un cambio para bien.
—Puede ser, pero… Tengo un compañero que vive aquí cerca. Últimamente hemos estado hablando de hacer negocios juntos.
—También podría ser una buena opción. Creo que lo que deberías hacer es valorar todas las opciones. Tómate el tiempo que necesites. En lo que a mí respecta, la propuesta no tiene fecha de caducidad.
—¿Qué oferta?
No se habían dado cuenta de que se les había unido Selena hasta que había hecho aquella pregunta.
—Mejor que no lo sepas —dijo Justin.
—Venga, dímelo —insistió Selena—. Aunque no lo creas, puedo tener la mente muy abierta cuando quiero. ¿De qué se trata?
—Estoy intentando convencer a Nick para que salga de Cannon Beach a trabajar para nosotros.
—¡No puedes irte! —exclamó Selena de inmediato—. ¡Te necesitamos aquí!
—Y lo dice una persona que va a mudarse a San Francisco en unos meses —murmuró Nick.
—Pero no será todo el año —le recordó Selena—. Vendremos todos los veranos, las vacaciones, los fines de semana…
—Pero estarás en Bay Area la mayor parte del tiempo, ¿verdad?
—Sí —admitió—. Soy un poco egoísta, lo reconozco. Es sólo que no quiero que las cosas cambien.
—Las cosas cambian. Queramos o no, las cosas cambian.
—No voy a irme a ningún sitio ahora mismo —dijo Nick—. Vamos a divertirnos esta noche todo lo que podamos, eso es lo importante.
Justin besó a su prometida en la nariz, un gesto que, por alguna razón, hizo que Nick se emocionara y recordara el pasado.
—Esto ya está listo —dijo Justin mirando la barbacoa.

Cenaron junto a la casa protegidos del viento que corría procedente del mar.
Eran un grupo muy heterogéneo, un grupo que se había creado gracias a Demi. Conversaron durante mucho tiempo acerca de los temas más variados y Nick estuvo disfrutando y escuchando.
—No estás comiendo mucho.
Nick miró a ________. Había estado sentado al lado de ella durante toda la cena, pero había evitado mirarla. Todavía estaba desconcertado por lo que había pasado en el interior de la casa.
—Sí, lo siento —dijo cortando un pedazo de carne y comiéndoselo.
—No tienes que comer solo porque yo lo diga —dijo _______ en voz baja—. Sólo me preguntaba si todo va bien. Pareces distraído.
Estaba distraído, sí. Y la razón era ella. Le distraía su aroma, la suavidad de su piel, los pensamientos que se amontonaban en su cabeza.
—Hace mucho tiempo que no nos vemos, _______. Hemos cambiado. Es posible que yo siempre esté así.
El silencio se abatió sobre ellos, y Nick se dio cuenta de lo grosero que había sido.
—Lo siento, esta noche no soy una buena compañía.
—No, no lo eres. Pero a todos nos pasa en algún momento —dijo ella volviéndose para hablar con Justin.
Nick decidió que tendría que disculparse mejor con ella. No se presentó la oportunidad hasta algún tiempo después, cuando terminaron de cenar. ________ se levantó de la mesa y empezó a limpiar la mesa. Se levantó también para ayudarla y recibió a cambio una sonrisa.
—¿Dónde quieres que llevemos todo esto?
—A mi apartamento —dijo ________—. Mi lavavajillas es más nuevo y más grande. Además, la mayoría de los platos son míos.
La siguió escaleras arriba y empezó a poner los platos en el lavavajillas. Sintió enseguida una punzada en el estómago por la familiaridad de aquella escena. Sintió ganas de refugiarse en la soledad y la seguridad de su casa junto a la playa.
—Te debo una disculpa por la grosería de antes —dijo Nick—. Una excusa mejor que la que te di antes.
_______ le miró un momento y después volvió a concentrarse en los platos.
—No me debes nada, Nick. Estoy demasiado sensible, llevo demasiado tiempo sensible, desde que regrese aquí…
_______ suspiró y se volvió hacia él.
—Tenías toda la razón antes. Ha pasado mucho tiempo, hemos cambiado, ya no nos conocemos de nada. Fuimos amigos hace mucho tiempo, cuando éramos todavía unos chicos, pero eso ha pasado. Ahora no somos más que dos antiguos amigos que viven cerca.
—Eso no es verdad.
—¿Qué parte no es verdad?
—Lo que dices de que fuimos amigos hace mucho tiempo.
—Culpa mía —dijo ella inmediatamente, dándose la vuelta de nuevo para seguir con los platos—. Supongo que tienes razón. Tampoco nos conocíamos mucho entonces, sólo nos veíamos unas cuantas semanas en verano.
—Eso no es lo que yo quería decir. A lo que me refería es a que fuimos mucho más que amigos.
_________ le miró con los ojos llenos de luz.
—Tardé mucho en superar lo que había pasado entre nosotros —dijo Nick—. El tiempo pasaba y tú no respondías a ninguna de mis cartas. Así que llegué a la conclusión de que aquello sólo existía en mi cabeza. Pero fue duro.
—Oh, Nick —dijo ella secándose las manos en una toalla—. Te habría respondido, pero… las cosas eran complicadas. Yo estaba muy confusa. Cuando regresamos a casa aquel último verano, mis padres nos dijeron que iban a divorciarse. Yo iba a volver al colegio dos semanas después. Mi padre se fue con mi hermano Charlie a una casa en Los Ángeles y mi madre y yo fuimos a Sacramento. Tuve que empezar de nuevo en un colegio distinto y fue terrible para mí. No recibí las cartas hasta final de curso, cuando mi padre me las mandó finalmente desde Los Ángeles.
_______ extendió la mano y le tocó el brazo.
—Debería haberte escrito para explicártelo todo —continuó—. Lo siento, no lo hice, pero nunca me olvidé de ti, Nick. Puede que suene un poco tonto, pero lo que viví contigo aquel verano fue lo mejor que me sucedió en mucho tiempo, antes o después. No quería estropear los recuerdos que tenía.
_________ sonrió.
—No tienes ni idea del tiempo que pasó hasta que dejé de comparar a todos los hombres que conocía contigo.
—No me extraña —sonrió Nick—. Soy el que mejor besa de este país.
—Sí, lo recuerdo perfectamente —murmuró ella.
Aquella habitación parecía estar atrapándoles y haciéndoles regresar al pasado. Nick sentía como si volviera a tener dieciséis años y estuviera enamorándose de su vecina ________.
Y quería besarla.
El impulso de llevarlo a cabo fue más fuerte que él. Dio un paso hacia adelante, esperando que ella se retirara. Pero, en cambio, vio en los ojos de ________ que también ella lo estaba deseando.
A pesar de todo, dudó unos segundos. Y habría seguido dudando una eternidad entera si ella no hubiera avanzado hacia él ligeramente para ayudarle.
En un abrir y cerrar de ojos, su boca estaba en contacto con la de ella.
Había pasado tanto tiempo…
Había pasado tanto tiempo desde la última vez que…
Había llegado a olvidar cómo era besar a una mujer, cómo era sentir el dulce tacto de los labios de una mujer en los suyos.
Una parte de él quería retroceder y detener aquella locura, pero el calor, el deseo, y el placer que le estaban provocando aquel beso eran superiores a cualquier otra cosa.

Parecía imposible, pero era mejor de lo que recordaba.
Debería haberle sorprendido que él hubiera intentado besarla, pero sus brazos parecían el mejor lugar del mundo para pasar una noche entera.
Le pasó los suyos alrededor del cuello, dejándole espacio para que avanzara todavía más hacia ella. Al principio fue como un beso de bienvenida, un beso suave, como el de dos viejos amigos que estuvieran conociéndose de nuevo.
Los cuerpos de ambos habían cambiado con los años. El de Nick era ahora mucho más grande y lleno de músculos. Ella había dado a luz a dos hijos, y el tiempo había transformado su cuerpo, llenándolo de curvas.
Pero todavía seguían adaptándose el uno al otro a la perfección.
El deseo le estaba provocando sensaciones muy intensas, sensaciones que hacía mucho tiempo que ya no sentía, como el cosquilleo que le estaba recorriendo las caderas.
Fresia.
La cocina entera despedía el aroma de aquella flor tan exótica y _______ abrió ligeramente los ojos para comprobar que nadie estuviera allí observándoles.
Nick la atrajo hacia él y empezó a besarla con pasión. Su forma de introducir la lengua entre sus labios y jugar con la suya le demostró que había aprendido unas cuantas cosas después de aquel último verano en la playa.
Entonces, oyeron un ruido escaleras abajo y los dos se apartaron sin dejar de mirarse.
—Yo… no debería haber… —tartamudeó Nick.
—Nick, no pasa nada, no te preocupes…
—No… No… No… Esto no debería haber pasado… yo nunca debería haber… tengo que irme.
Sin decir una sola palabra más, bajó las escaleras corriendo y salió de la casa.
_______ se inclinó sobre la encimera de la cocina intentando recuperar la respiración. Estaba perdida emocionalmente.
Estaba intentando recordar lo que había pasado y cómo había pasado cuando alguien llamó a la puerta.
No estaba preparada para ver a nadie en aquel momento.
Volvieron a llamar y _______ se dijo que no podía ocultarse por más tiempo en la cocina.
—Está abierto.
La puerta se abrió y apareció Vane.
—¿Le pasa algo a Nick? Me he cruzado con él por las escaleras y ni siquiera me ha dicho nada. Iba camino de la calle como alma que lleva el diablo.
Vane miró a ________ atentamente.
—¿Estás bien? Estás un poco roja. ¿Habéis discutido Nick y tú o algo parecido? (Si... y fue una discusión que quiero mas)
—Algo parecido… —murmuró ella.
—¿Qué quieres decir, si se puede saber?
—Bueno… —suspiró _________.
No se sentía muy cómoda teniendo que contar lo que había sucedido. Pero, en aquel momento, necesitaba desesperadamente contárselo a alguien, a una amiga.
—Me ha besado —confesó.
—¿En serio? ¡Es fantástico!
—¿Tú crees? Pues Nick no parece ser de la misma opinión.
—Nick nunca hace nada que no quiera hacer. Si no hubiera querido besarte, no lo habría hecho.
—Parece haberse quedado horrorizado de lo que ha pasado.
—Un poco melodramático por su parte, ¿no crees?
—Deberías haberle visto la cara. No creo que esté preparado, ha perdido muchas cosas.
—Y tú también, y no creo haberte oído decir que no estés preparada.
Pero las situaciones de ambos eran completamente distintas. Nick había estado felizmente casado con su mujer cuando había muerto. Ella, por el contrario, se había separado de Kevin mucho antes del accidente fatal que había acabado con su vida.
—No te preocupes —dijo Vane—. Es un hombre maravilloso que lo ha pasado mal durante mucho tiempo. Acabará superándolo. Ten fe.
Pero en aquellos momentos, fe era lo que _______ menos tenía. Sabía que era capaz de volver a enamorarse por completo de él. Sabía que no era muy difícil después de haberlo estado ya en el pasado.
Pero, ¿de qué servía si Nick tenía todavía el corazón tan herido que era incapaz de dejar entrar a nadie?










Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Julio 10th 2011, 17:02













Capítulo 10







Sólo había sido un beso. Sólo un beso, nada más. Tres semanas después, Nick conducía su furgoneta hacia la antigua casa de Demi con una mezcla intensa de emociones.
Era completamente absurdo. ¿Qué demonios le preocupaba? Ella no iba a estar allí, se había asegurado de ir a una hora en la que _______ y sus hijos estuvieran en el colegio.
Pero el hecho de que tuviera que andar con tantas precauciones demostraba que algo estaba pasando dentro de él.
Debía tener más fuerza de voluntad. La había besado, ¿y qué? El mundo no se había detenido, la marea seguía subiendo y bajando, todo seguía igual.
Y Miley no había regresado de su tumba para vengarse.
Sabía que la reacción que había tenido al beso había sido excesiva. Había salido huyendo de la casa como un crío al que hubieran pegado. Descubrir que desear a otra mujer era posible, le había confundido.
Todavía la deseaba. Eso era lo que le había estado preocupando durante las últimas tres semanas. Aunque no la había visto ni una sola vez, no había dejado de pensar en ella.
Recordaba su sabor, la dulzura con que le había aceptado entre sus brazos, la suavidad de sus dedos y la paz que había saboreado por unos instantes.
Toda su vida había aparecido cambiar de repente con aquel beso, y no le gustaba. No quería cambiar. Había obviado a todos y a todo desde que su mujer y su hija habían muerto. Había vivido en el dolor. Pero era su dolor.
Se había acostumbrado a él, y todavía no estaba preparado para olvidar a su mujer y a su hija.
Aun así, sabía que su reacción había sido absurda. Mucha gente en el mundo perdía a sus seres queridos e intentaba continuar con su vida. Su propia madre había vuelto a casarse algunos años después de que su padre hubiera muerto. Por aquel entonces, Nick había tenido sólo veinte años. Su madre se había mudado a San Diego con su nuevo marido y los dos parecían haber sido desde entonces muy felices. Jugaban al golf, salían a navegar, y disfrutaban de una intensa y activa vida social.
Nick no culpaba a su madre por aquella felicidad. Respetaba mucho a su nuevo marido y estaba contento de que ella hubiera encontrado a otra persona.
En teoría, sabía que algo así era posible, que era capaz de volver a encontrar a otra persona o salir con otra mujer. El problema era que no sabía si estaba preparado para hacerlo, si algún día estaría preparado.
Sólo había sido un beso, no una proposición de matrimonio.
Detuvo la furgoneta frente a la casa, suspirando, salió y abrió la puerta que daba al jardín. Fue hasta el cobertizo donde guardaba las herramientas, tomó algunos tablones, y volvió a la parte principal de la casa, junto al porche. Al mirar el cielo, vio que se avecinaba una tormenta.
Había empezado a trabajar cuando la puerta de la casa se abrió de repente y apareció Elvis ladrando emocionado.
—¿Ya sabes abrir puertas? —le preguntó al perro—. A este paso, pronto serás capaz de ir al supermercado a comprar —bromeó—. Pronto ya no necesitarás a nadie.
—Sí, pero, hasta ese momento, seguiremos siendo sus esclavos. Hola, Nick.
Se volvió en el acto al escuchar la dulce voz que había dicho aquellas palabras para encontrar a ________ en la puerta.
Estaba radiante.
—¿Qué estás haciendo? —preguntó él—. Deberías estar en el colegio.
Nick se dio cuenta demasiado tarde de su error. _________ no era ninguna tonta y en aquellos momentos se estaría dando cuenta de que durante tres semanas la había evitado y que había elegido aquel mismo momento para ir a trabajar en la casa porque había previsto que ella no estaría allí.
Para alivio suyo, ______ no apareció darse cuenta de nada.
—Sí, debería estar en el colegio, pero mi hija ha pillado algún tipo de virus y esta mañana tenía fiebre, así que he preferido quedarme en casa para cuidarla.
—¿Puedes tener problemas en el colegio por no haber ido?
—Me molesta haber tenido que pedir que me sustituya otra persona nada más empezar, pero no he podido evitarlo. De todas formas, en el colegio sabían cuando me contrataron que tenía una hija cuya salud era muy frágil. Se mostraron muy solidarios.
—Pero está bien, ¿verdad?
Aquélla era la mayor ironía de todas. Después de haber estado esperando tres semanas para no encontrarse con ella, había ido a elegir justo el día en que se había quedado en casa.
—Sí, creo que sólo es un resfriado —respondió ________—. Al menos, eso espero. Espero que sólo sea una pequeña gripe.
—Seguro que sólo es eso…
—Ha pasado mala noche, pero ahora está durmiendo profundamente. Creo que lo mejor es que duerma todo lo que pueda. Lo necesita.
—A mí también me parece lo mejor.
—Supongo que has venido para arreglar las molduras del apartamento de Anna.
—Sí —respondió sin saber que más decir.
—¿Tienes que traer más cosas de la furgoneta? Puedo ayudarte.
—No, gracias, tengo todo lo que necesito —dijo de una forma brusca, y Elvis empezó a ladrar como protesta.
Nick no se inmutó. Lo último que necesitaba era un perro que le hiciera sentir culpable. De eso ya se encargaba él sólito.
—¿Te importa sujetar la puerta? Creo que va a empezar a llover y odiaría que toda esta madera se mojara.
—Por supuesto —dijo ella haciendo lo que le había pedido.
Pero no había contado con que tendría que pasar por la puerta con toda aquella madera y que tendría que hacerlo rozando el cuerpo de ella. Al hacerlo, sintió el profundo aroma que emanaba y sus luminosos ojos verdes.
Tenía un grave problema.
Su único consuelo era que ella parecía tan afectada por su presencia como él.
—¿Tienes las llaves del apartamento de Vane?
—Sí. Tengo las llaves de toda la casa, así puedo entrar y salir para trabajar cuando quiera. Excepto las de tu apartamento. Se las di a Vane cuando terminé allí las obras.
—Es bueno saberlo —murmuró ella.
Cuando estuvieron dentro de la casa. Nick se aclaró la garganta mientras buscaba las llaves del apartamento. Aunque no fue fácil, ya que todo el cuerpo le temblaba, finalmente las encontró.
—¿Te importaría sujetar la puerta del apartamento también? La madera no debe tocar los marcos de la puerta. Si me guiaras sería de gran ayuda.
—¡Claro!
Nick tuvo que luchar de nuevo contra la tortura de pasar cerca de ella y reprimir su excitación. Cuando terminó de meter todo en la habitación, _________ le miró.
—¿Puedo ayudarte en algo más? Si te soy sincera, no tengo mucho que hacer esta mañana y me vendría bien distraerme un poco. Ya tengo hecha la planificación de las clases del próximo mes y todo lo referente al colegio está bien preparado. Si no puedo ayudarte en nada, tendré que empezar a ordenar los tarros de la cocina por orden alfabético y, la verdad, preferiría hacer algo más constructivo.
Aquello era lo último que necesitaba en el mundo, trabajar mientras ________ le observaba. No había otra distracción más eficaz que ella.
Debió estar pensándolo durante mucho tiempo, porque ella pareció darse cuenta.
—Estás acostumbrado a trabajar solo y quieres seguir haciéndolo así, ¿verdad? Olvídalo, no he dicho nada.
Nick odiaba que ella pensara que él no deseaba tenerla cerca. ¿Era tan cobarde como para no poder ser sincero y demostrar cuáles eran sus más íntimos deseos?
—Sí, estoy acostumbrado a trabajar solo —dijo él lamentando la reacción que había tenido—. Pero supongo que un poco de compañía tampoco me vendría mal.
Sólo por ver el rostro de ella iluminarse había valido la pena decir aquellas palabras. Debía estar muy aburrida si ayudarle con aquella obra y observarle mientras trabajaba era tan divertido para ella.
—Voy un momento arriba para encender el walkie-talkie. Así sabré si Noah me necesita.
Nick asintió y la vio subir las escaleras a toda prisa.
¿Qué diablos acababa de hacer? Había elegido aquel día y aquel trabajo precisamente para evitarla, para no estar cerca de ella. Lo último que había esperado había sido invitarla a pasar con él una hora o más, compartiendo la misma habitación.
—¿Y tú de qué te ríes? —le preguntó a Elvis.
El perro respondió con un bufido y se tumbó frente a la chimenea apagada. Aquél había sido el sitio favorito de Demetria.
Era agradable comprobar que algunas cosas no habían cambiado, aunque el resto de su vida fuera como una baraja de cartas que el viento hubiera agitado y dispersado por el cielo.


Era tonta de remate.
Cuando llegó a su apartamento, ________ se pasó la mano por el pelo.
Nick no hacía más que demostrarle con sus palabras y sus actos que no estaba interesado en ella, o, al menos, que no quería estar interesado en ella, que, al final, era lo mismo.
De alguna manera, había esperado que, en aquella ocasión, hubiera sido diferente, que serían capaces de mirar más allá del pasado.
Recordó lo que había dicho Vane de Nick, recordó que le había considerado un hombre maravilloso que había sufrido una pérdida terrible, pero que, antes o después, lo superaría, que sólo debía tener un poco más de fe.
___________ entendía el dolor. Lo entendía y lo aceptaba. A pesar de que había tenido muchos problemas con su marido hacia el final de la relación, le había llorado sinceramente a su muerte. Había llorado por él, por todos los sueños que una vez habían compartido, por los sueños que se habían perdido en el camino.
Entendía el dolor de Nick. Pero también sabía que le había echado mucho de menos aquellas últimas semanas.
No había podido dejar de pensar en él ni un solo minuto, incluso durante el trabajo, incluso mientras ayudaba a Frankie y Noah con sus deberes.
¿Cuántas veces se había levantado de la cama a media noche y había mirado por la ventana con la esperanza de ver desde allí las luces encendidas en su casa o en el pequeño cobertizo donde siempre trabajaba y que había pertenecido a su padre en el pasado?
Estaba obsesionada con aquel hombre. Era así de simple. Tal vez lo mejor era que intentara olvidarse de todo y pensar en otra cosa, concentrarse en sus hijos y nada más.
Pero sabía que no sería capaz de hacerlo, que no podía resistir hablar con él, a estar cerca de él, que no podía perder ni una sola oportunidad para averiguar la clase de hombre en que se había convertido con el tiempo.
__________ comprobó que su hija estaba todavía dormida y que todo estaba bien. A continuación, encendió el walkie-talkie y le dejó una nota a Noah.

Estoy abajo y tengo el walkie-talkie. Si necesitas algo, llámame.

Le puso la nota sobre la cama para que la pudiera leer perfectamente cuando se despertara.
Se demoró unos instantes admirando el milagro que era su hija durmiendo. Era justo lo que necesitaba para volver a la realidad y recordarse lo cautelosa que debía de ser con Nick.
El amor que había sentido por él siendo una adolescente era una cosa, pero ahora las cosas habían cambiado, era madre de dos hijos. No podía poner en peligro sus emociones y dejarles pensar que un hombre se ocuparía de ellos cuando existía la posibilidad de que no fuera así. No podía permitir que algo así sucediera.
Bajaría las escaleras e intentaría hablar con Nick de la forma más amigable y educada posible. No le forzaría ni le insistiría. No indagaría demasiado en el pasado. Tenía todo el derecho del mundo de reservarse lo que él considerara.
Se limitaría a ayudarle con su trabajo y a intentar aliviar la tensión que existía entre ellos dos para que pudieran ser amigos.
Cualquier otra cosa sería demasiado peligrosa y estúpida, debía pensar primero en sus hijos, sobre todo en ellos.










Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Welcome Home. (Nick&Tu)   Hoy a las 19:26

Volver arriba Ir abajo
 
Welcome Home. (Nick&Tu)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 3.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» FUERTEVENTURA de Russian Red
» Setup The Strokes: Nick Valensi y Albert Hammond Jr.
» HA MUERTO NICK CURRAN
» Nick Capaldi - A Shade of Orange (2012)
» NICK LOWE en España (abril 2013)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: ROMANTICAS-
Cambiar a: