Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
aandii_
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 311
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 25/04/2010

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Julio 9th 2011, 15:29

Capitulo 3 (Parte II)

_____ lo miró a los ojos y vio que la tristeza se había apoderado de él. La fantasía estaba a punto de terminar. Ella había conseguido lo que deseaba. Ya no se volverían a ver. El tiempo que habían compartido había sido perfecto. Aquella pequeña lucha de poder le había añadido más sabor.
—¿Cuándo regresa ese medio novio?
—No importa.
—Piensas casarte con él, ¿verdad?
—Sí, creo que es eso lo que va a ocurrir.
—¿Y vas a ser una esposa buena y leal hasta que la muerte os separe?
—Sí.
—Entonces, ¿por qué no seguimos con la fantasía hasta que él vuelva? Será tu última oportunidad de ser salvaje antes de convertirte… bueno, en lo que seas entonces.
—¿Una adulta?
—Desde aquí, a mí me pareces bastante adulta —comentó él, con una sonrisa—. Bueno, ¿qué te parece? ¿Cuántos días tendríamos? O mejor dicho, ¿cuántas noches?
_____ hizo los cálculos, a pesar de que no quería ni pensarlo. Aquella era la noche del martes. Justin regresaría el sábado. Tres días y tres noches más para experimentar aquellas increíbles sensaciones.
Sin embargo, solo pensar en Justin hacía que se sintiera culpable, aunque sabía que él no sospecharía nunca. No sabría nunca de lo que ella era capaz ni lo que había ocurrido en aquel despacho.
—Piénsalo —dijo él, tras depositar un dulce beso sobre los labios de _____—. Yo voy a desaparecer durante unos minutos. Cuando regrese, podemos decidir —añadió, retirándose lentamente de su cuerpo—. Mmm… Te aseguro que no me ha gustado hacer eso. Me encanta estar dentro de ti…
_____ sentía lo mismo y no le agradaba que sus cuerpos ya no estuvieran unidos. Sin embargo, la diversión tenía que terminar en algún momento.
—No creo que sea muy buena idea que nos sigamos viendo —dijo ella—. Lo importante de lo que ha ocurrido entre nosotros es que somos unos completos desconocidos.
—Volveré dentro de unos minutos.
Se inclinó para recoger sus ropas y salió del despacho. Aunque a _____ no le apetecía moverse, se obligó a incorporarse para sentarse sobre la mesa y bajarse de ella. Si él pensaba reaparecer completamente vestido y presentable, no pensaba recibirlo en cueros. El despacho olía a sexo y parecía exactamente un decorado de película pornográfica. A _____ le encantaba. Era exactamente lo que había esperado conseguir.
Mientras se ponía las húmedas braguitas y buscaba el sujetador, comenzó a considerar si debía seguir con aquello unos días más. No. Sería un error. Él ya no sería un desconocido y nunca se divertirían tanto como lo habían hecho aquella noche. Lo ocurrido sobre aquel escritorio no se podría igualar nunca, y mucho menos mejorarse.
Se puso la falda. No había razón alguna para preocuparse sobre las medias y el liguero. Se estaba subiendo la cremallera justo cuando él se aclaró la garganta a sus espaldas.
—Tal vez debería esperar en recepción. Solo con verte medio desnuda estoy listo para suplicar.
_____ se dio la vuelta, con el corazón latiéndole a toda velocidad a pesar de sus esfuerzos para mostrarse tranquila. Ningún hombre le había suplicado sexo. Con Justin, le ocurría más bien al contrario.
—Eres tan hermosa —añadió, mirándola con el deseo reflejado en la mirada.
Aquello era precisamente lo que necesitaba de Justin: una cierta desesperación sexual. Sin embargo, no era justo. Ella nunca le había dado razones para que se desesperara. Se aclaró la garganta.
—Yo… Me reuniré contigo en recepción.
Él asintió y tras dedicarle una apasionada mirada, volvió a marcharse. _____ siguió vistiéndose. No dejaba de recordarse que había conseguido su objetivo. Si evitaba volver a tener contacto con aquel hombre, se aseguraría de que aquel fuera un incidente aislado. No debía tener más encuentros con él o las cosas podrían ponerse feas.
Sin embargo, su intensidad la hacía sentirse deseada de un modo que Justin nunca había conseguido. Siempre que había tratado de tentarlo, de ver su necesidad, él se había dado la vuelta y le había dicho que no le gustaban aquellos juegos. Por el contrario, aquel hombre sabía jugar.
Terminó de vestirse y ordenó su despacho. Metió las notas que se habían estropeado en un cajón y decidió que iría a trabajar muy temprano al día siguiente para terminar su trabajo. A continuación, agarró su chaqueta y su maletín, apagó las luces, cerró la puerta y se dirigió a recepción.
Una vez más, él estaba de rodillas, trabajando con los cables, exactamente como si no hubiera ocurrido nada entre ellos. Sin embargo, la mirada que él le dedicó era mucho más caliente que la que le había enviado hacía una hora. Sabía que lo único que tenía que hacer era decir una palabra y tendría a aquel hombre para pasar tres noches de glorioso sexo.
A pesar de lo mucho que lo deseaba, sabía que la vida no tenía nada que ver con el sexo glorioso. La vida significaba compartir una hipoteca con un buen hombre, darle nietos a sus padres y llevar una vida corriente. _____ ansiaba tener aquella clase de seguridad y no la conseguiría pasando otras tres noches con aquel hombre, disfrutando de una relación que estaba completamente basada en el sexo.
—La respuesta es «no» —dijo—. Lo siento.
—Yo también —respondió él—. Creo que nos lo hemos pasado muy bien.
—Así es —afirmó _____, poniendo el énfasis de la frase en el verbo en pasado—. Ha sido la idea de una perfecta fantasía sexual en una sola noche.
—Sí, ya sabía que aquel era tu plan, pero si tu novio no va a regresar hasta dentro de unos días, me encantaría pasar ese tiempo contigo.
—¿Acaso no tienes novia? —le preguntó, a pesar de que sabía que no era asunto suyo.
—Si la tuviera, no habría aceptado tu invitación sin apenas dudarlo.
Al oír aquellas palabras, _____ se sonrojó. La implicación era evidente. Aquel hombre creía en la fidelidad, pero ella había estado dispuesta a tener una aventura mientras estaba saliendo con un hombre que estaba fuera del país en aquellos momentos. Inmediatamente, se puso a la defensiva.
—Mira, nunca he prometido a Justin que no vería a otros…
—¡Eh! Yo no te estaba juzgando —afirmó, poniéndose de pie—. Ni hablar. No sé qué clase de compromiso tienes con ese tipo.
—No hay ningún compromiso… todavía.
—Sin embargo, esperas que lo haya cuando él regrese, ¿verdad?
—Sí.
—Eso te deja tres noches para comportarte como una chica soltera y salvaje. ¿Por qué desperdiciarlas? —le preguntó, con una sonrisa.
—En primer lugar, tendríamos que destruir la naturaleza anónima de nuestro…
—Nicholas Jonas.
—¿Cómo has dicho? —preguntó ella, incrédula.
—Que me llamo Nicholas Jonas. Quiero que lo sepas. Mis padres son unos grandes admiradores de Alan Ladd, especialmente mi padre. A mí me pusieron mi nombre por uno de sus personales en una película. Todo el mundo termina preguntándomelo tarde o temprano, así que ya te lo digo yo para que no tengas que hacerlo.
Su fantasía tenía nombre, un nombre que no iba a poder olvidar con facilidad. Tal y como ella hubiera esperado, el ambiente cambió inmediatamente entre ellos. En vez de ser una pareja sexual anónima, aquel hombre se había convertido en un tipo con padres que adoraban tanto las viejas películas como para ponerle el nombre de uno de sus personajes.
—Y tú eres o _____ o Mildred, pero me quedo con _____.
—¿Cómo se te ha ocurrido eso? —preguntó ella. Se sentía completamente acorralada.
—Por mis poderes psíquicos —contestó él mirando la centralita.
Por supuesto. Debería haberse dado cuenta de que él comprobaría los nombres de las etiquetas que había al lado de las líneas de cada uno de los despachos. Mildred y ella eran las únicas mujeres, y no había muchas mujeres de su edad que se llamaran Mildred.
Respiró profundamente. No había motivo alguno para seguir en el anonimato. Él podría descubrir su apellido sin mucha dificultad.
—_____ Connelly —dijo.
—Encantado de conocerte, _____ —repuso él extendiendo la mano.
Ella miró la mano que le extendía y recordó lo que él había estado haciendo con aquella mano. Su cuerpo también le recordaba lo mucho que le había gustado lo que le había hecho. Negarse a estrecharle la mano parecería algo infantil, por lo que no le negó el saludo.
—Muy bien. ¿Te ha costado hacerlo?
—No quería que nosotros…
—Lo sé. Comprendo tu intención original. Solo te estoy pidiendo que amplíes el concepto.
—¿Y si sigo diciendo que no? —preguntó ella. Rápidamente, retiró la mano y se la metió en el bolsillo.
—En ese caso, te diré adiós, _____ Connelly, y te daré las gracias por una de las noches más excitantes… no, por la noche más excitante de mi vida. Ha sido un honor.



Comenten



Aandii<3
Volver arriba Ir abajo
aandii_
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 311
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 25/04/2010

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Julio 17th 2011, 21:53

Ya subo
Volver arriba Ir abajo
Ninaa
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2655
Edad : 20
Localización : komo ziempreeee...en NICK BURGO / ciudad de JONASLANDIA...jijiji&#9829; LIMA - PERÚ
Fecha de inscripción : 07/02/2010

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Julio 18th 2011, 20:52

o-o DIOS!! Andiii tu siempre me dejas mal niña, con esta nove siempre me dejas boquiabierta!!
RAYOS' hahahaha xD Me traumas más de lo que y estoy,
M e vuelvo mas perver .juju: Dios!
hahahaha :·
yo que soy tan tiernita tiste
me vuelvo WOW! Con esta nove,
xD Nick es un encanto, es tan lindo...
Parece un koala, seeee hahahahaha, sabes por que?
Porque los koalas aparentemente son lindos y tiernitos, unas cositas hermosas
comiendo tranquilamente sus hojitas pero cuando menos lo esperas son completamente
SALVAJESSSS!!
seeeee, hahahaha xD
Por eso mi mami siempre dice que yo soy un koala T.T
hehehehe
Siguelaaaa, Siguelaaa please♥
Nick es un tramposo...Adivino el nombre de ______, bueno en realidad lo vio. hahaha.
Siguelaaa♥
Volver arriba Ir abajo
aandii_
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 311
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 25/04/2010

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Julio 26th 2011, 15:42

**Nina** escribió:
o-o DIOS!! Andiii tu siempre me dejas mal niña, con esta nove siempre me dejas boquiabierta!!
RAYOS' hahahaha xD Me traumas más de lo que y estoy,
M e vuelvo mas perver .juju: Dios!
hahahaha :·
yo que soy tan tiernita tiste
me vuelvo WOW! Con esta nove,
xD Nick es un encanto, es tan lindo...
Parece un koala, seeee hahahahaha, sabes por que?
Porque los koalas aparentemente son lindos y tiernitos, unas cositas hermosas
comiendo tranquilamente sus hojitas pero cuando menos lo esperas son completamente
SALVAJESSSS!!
seeeee, hahahaha xD
Por eso mi mami siempre dice que yo soy un koala T.T
hehehehe
Siguelaaaa, Siguelaaa please♥
Nick es un tramposo...Adivino el nombre de ______, bueno en realidad lo vio. hahaha.
Siguelaaa♥



Hahaha awww Nina me encantan tus comentarios Smile hahaha ya mismo subo estoy de acuerdo con lo de que nick es un koala haha y tmbn un tramposo ^^ haha pero lo amamos Wink ya subo CAP
Volver arriba Ir abajo
aandii_
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 311
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 25/04/2010

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Julio 26th 2011, 15:43

Ya subo
Volver arriba Ir abajo
aandii_
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 311
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 25/04/2010

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Julio 26th 2011, 15:55

Capitulo 3 (parte III) 


—En ese caso, te diré adiós, _____ Connelly, y te daré las gracias por una de las noches más excitantes… no, por la noche más excitante de mi vida. Ha sido un honor.
_____ lo miró a los ojos y sintió que su determinación se iba desmoronando. Nadie tendría por qué enterarse, especialmente Justin. Sería su secreto. Su madre la había invitado a ir a cenar aquel fin de semana, pensando que estaría sola sin Justin, pero podía darle una excusa. Ni siquiera se lo contaría a Suz ni a Courtney. El secretismo total sería el único modo de seguir con algo tan arriesgado como aquello.
—Lo único que tienes que perder es un poco de tiempo —murmuró él—. Ya has tomado la decisión de experimentar mientras tu novio se encuentra fuera. Tres noches más de experimentación te darán recuerdos suficientes como para durarte muchísimos años de matrimonio.
—Parece que quieres decir que no deseo casarme, pero no es así.
—¿Con ese hombre?
—Sí —respondió ella. Solo dudó una fracción de segundo.
—Bien —replicó él, como si no la creyera—, pero ¿por qué no divertirse un poco entre hoy y el sábado? Reúnete conmigo otra vez mañana por la noche y…
—No sería lo mismo que esta noche. Lo de hoy ha sido…
—¡Claro que no sería igual! Ya llegado el momento de una nueva fantasía. ¿Has querido alguna vez hacerlo en la azotea de un edificio de oficinas por la noche?
El pulso de _____ se aceleró al oír aquella sugerencia. Era como una aventura al estilo de Batman.
—Creo que eso te excita —añadió él, con una sonrisa—. Los ojos se te han oscurecido otra vez…
—¿Otra vez?
—Sí, como cuando estábamos desnudos y yo te estaba…
—No hace falta —lo interrumpió ella. No estaba dispuesta a dejarlo entrar en detalles—. Me lo imagino.
—¿Sí? ¿Nos imaginas a los dos en lo alto de esa azotea, con la ciudad a nuestros pies y el cielo de la noche como techo? En esta época del año todavía hace calor… No te enfriarás por mucha ropa que te quites… o que te quite yo.
El corazón amenazaba con salírsele del pecho, pero _____ buscó la fuerza para resistirse a la tentación… También se preguntó si le estaba haciendo aquellas sugerencias sin plantearse si eran posibles.
—Si estabas pensando en este edificio, no tengo ni idea de cómo se accede a la azotea.
—No. Solo tiene cuatro plantas. Necesitamos algo más alto. Déjamelo a mí. Me gano la vida instalando teléfonos. Creo que podré encontrar sin dificultad un tejado adecuado.
—¿Has pensado antes en esto?
—Claro, pero nunca he tenido una mujer lo suficientemente sexy y salvaje como para poder hacerlo.
—Sé que estoy loca por considerarlo siquiera…
—Venga, _____. Tú eres la que ha empezado esto. No te eches atrás. Te recogeré con una furgoneta de mi empresa a la entrada de este edificio mañana a las seis. Traeré algo de comida y una manta para que podamos disfrutar de un picnic allá arriba, antes de… disfrutarnos el uno al otro —añadió, con una sonrisa.
Un hombre que era capaz de bromear con el sexo. Eso solo era razón suficiente como para aceptar su proposición. Seguramente se lamentaría de lo que estaba a punto de hacer, pero se lamentaría aún más de vivir el resto de sus días sin haber pasado tres noches salvajes con Nicholas Jonas.
—De acuerdo.
—Estupendo —dijo él, con una expresión de excitación en el rostro.
—Ahora me voy a casa.
—Y yo terminaré mi trabajo.
—No voy a despedirme de ti con un beso.
—Ni quiero que lo hagas.
—¿No?
—Lo que hay entre nosotros es demasiado caliente como para compartir pequeños besos de despedida, y lo sabes. Si te acercaras a mí para darme un beso de despedida, sabes que estaríamos revoleándonos por el suelo en menos de dos segundos.
Tenía razón. _____ temblaba por la necesidad de acercarse a él y desabrocharle la bragueta de los pantalones de nuevo. A juzgar por el abultamiento que tenía debajo de la cremallera, él también lo deseaba.
—Buenas noches.
—Buenas noches. _____ —añadió él, cuando ella ya se había dado la vuelta para marcharse—. Sobre lo de mañana por la noche…
—¿Qué quieres? —_____ se dio la vuelta.
—No te pongas ropa interior, nena.


Comenten no la seguiré hasta lo hagan.
Volver arriba Ir abajo
jonasmania1992
Forista!


Cantidad de envíos : 66
Fecha de inscripción : 30/01/2011

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Julio 26th 2011, 17:38

Hola.. soy nicole .. peor mis amigos me dicen .. niki .. asi q no te atrevas a decirme niki .. jajja no es cierto .. claro que puedes decirme niki :b en fin .... eh de admitir que :



TU NOVELA ME ENCANTA !!! ENCERIO WOU !!!...

ES TAN EXPLICITA .. Y ... TODO ESO DE LA ABOGADA Y ESO DE NICK JONAS ..

REPARANDO TELEFONOS .....



Es algo muy original (: ...

Siguela porfis ..



Nicole Jonas ♥
Volver arriba Ir abajo
Cinderella
Nuev@


Cantidad de envíos : 4
Edad : 21
Localización : MexicO
Fecha de inscripción : 02/03/2010

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Julio 28th 2011, 02:13

Uuuy ya me quiero enterar que más pasará.
Me encantaa esta novela.
Supongo que la original (con otros nombres) no me da la posibilidad de disfrutar imaginando a Nick ahi Wink haha
Sube Caap ! (:
Volver arriba Ir abajo
aandii_
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 311
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 25/04/2010

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Julio 28th 2011, 15:51

Bienvenidas Niki y Cinderella Welcome que bueno que les gusta la nove en una rato mas la sigo Wink si comentan les pongo el CAP completo hoy o mañana Very Happy
Volver arriba Ir abajo
aandii_
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 311
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 25/04/2010

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Julio 28th 2011, 16:19

Capitulo 4 (Parte I)

Nicholas miró la puerta después de que esta se hubo cerrado detrás de _____. ¿Sexo en una azotea? No tenía ni idea de por qué se le había ocurrido aquello. Había tenido muchas fantasías sexuales, pero, más o menos, siempre habían estado confinadas al dormitorio. Tenía que admitir que, tal vez, se le hubiera ocurrido hacerlo en el ascensor o en un jacuzzi, pero en una azotea… Nunca.
La desesperación debía de haberle sugerido aquella idea y gracias a Dios, porque a ella parecía haberle gustado. Tenia una fiera entre las manos.
¿Acaso no era aquello lo que deseaba? _____ era la respuesta a todas sus plegarias, especialmente si podía convencerla para que no se fuera a vivir con su novio. Lógicamente, necesitaba pasar más tiempo con ella para saber con toda seguridad que era su media naranja, pero el instinto le decía que el tiempo solo confirmaría lo que él ya sospechaba.
_____ era la mujer que había estado esperando desde hacía años. En el momento en el que más necesitaba que apareciera alguien en su vida, la había conocido a ella.
El tintineo del ascensor anunció que ______ iba a montarse en él y que se disponía a marcharse del edificio. Debía ponerse a trabajar para poder irse a casa, descansar y pensar en qué favores debería pedir para asegurarse una azotea la noche siguiente.
Incluso le había dicho que no se pusiera ropa interior. De hecho, se lo había ordenado diciéndole: «No te pongas ropa interior, nena». No le había llamado «nena» a ninguna mujer en toda su vida. _____ parecía sacar una nueva faceta de él que le gustaba.
Miró las cajas que se apilaban a un lado de la recepción. Una de ellas contenía su nuevo teléfono. Decidió instalárselo inmediatamente, ya que el otro seguramente estaría roto tras haber acabado en el suelo. Además, su despacho parecía estar llamándolo.
Sacó el que necesitaba y avanzó por el pasillo. Abrió la puerta y encendió la luz. El aroma del perfume de _____ se mezclaba con el del sexo que habían compartido. Ella había ordenado el escritorio antes de marcharse, pero no había colocado la placa con su nombre. Antes de marcharse del despacho, no había sabido que él ya había descubierto su nombre.
Rodeó la mesa y observó el calendario. Había escrito Justin se marcha, junto con un número de vuelo y una hora el lunes de aquella semana. Entonces, había dibujado una flecha a lo largo de toda la semana hasta terminarla el sábado. Allí, había escrito Justin en casa junto con otro número de vuelo y otra hora.
Entonces, el nombre de su rival era efectivamente Justin. Evidentemente, le gustaba que lo llamaran por su nombre completo, sin abreviaturas. Maldito pomposo…
Un momento. Recordaba haber visto el nombre de Justin en una de las líneas de teléfono. El tipo en cuestión trabajaba allí mismo, con _____.
Salió del despacho y recorrió el pasillo, encendiendo las luces del resto de los despachos para poder leer las placas de los nombres. Por fin, encontró el de su adversario. Justin Hobbs. Tenía un enorme escritorio. El bueno de Justin podría revolcarse allí con su chica si quisiera, pero Nick se apostaba algo a que no quería.
Recorrió el despacho y vio que había librerías repletas de libros de Derecho, cuadros de escenas de caza, una licencia enmarcada para ejercer la abogacía en el estado de Arizona y un diploma de la universidad de Harvard.
Además, vio la fotografía de un hombre, dándole la mano al gobernador. Tenía que ser Justin. Sí. Incluso el gobernador le había dedicado la maldita fotografía. Qué rastrero.
Retiró la fotografía de la pared y estudió a su rival. Justin Hobbs tenía dos líneas perfectamente simétricas de dientes blancos y perfectos, un cabello rubio cuidadosamente cortado y un bonito traje hecho a medida. Además, conocía al gobernador. Aquel era la clase de hombre al que las mujeres les encantaba presentar a sus madres. Nick se preguntó si la madre de _____ se sentiría contenta ante la perspectiva de tener un licenciado de Harvard en la familia.
Nick era licenciado en Empresariales por la universidad de Arizona y, aunque tenía su propia empresa, era esencialmente un trabajador. Un título de la universidad de Harvard dejaba aquello a la altura del betún. Entonces, se recordó que, a pesar de salir con el señor Perfecto, _____ había ido a recepción buscando algo más.
Haría todo lo posible para darle lo que tanto deseaba, lo que significaba que debían ocurrírsele algunas fantasías sexuales más. No sabía cómo conduciría su campaña sin descuidar su trabajo, pero tendría que encontrar un modo.
Después de todo, serían solo tres días. Una vez que hubiera eliminado a Justin podría instalarse en una rutina mucho más normal con _____. O no. Una mujer como ella no tenía nada de rutinaria.




Comenten chicas y subo lo que falta del CAP Wink
Volver arriba Ir abajo
Cinderella
Nuev@


Cantidad de envíos : 4
Edad : 21
Localización : MexicO
Fecha de inscripción : 02/03/2010

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Julio 29th 2011, 02:24

buenisima.
Ah y x cierto me llamo Carla jeje
se hace más interesante y me deja más picada cada dia



Volver arriba Ir abajo
aandii_
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 311
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 25/04/2010

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Agosto 28th 2011, 18:34

Cinderella escribió:
buenisima.
Ah y x cierto me llamo Carla jeje
se hace más interesante y me deja más picada cada dia






Haha muy bn Carla gracias por comentar Very Happy
Volver arriba Ir abajo
aandii_
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 311
Edad : 20
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 25/04/2010

MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Agosto 28th 2011, 19:08


Capitulo IV 


Tras darse un baño, _____ se metió en la cama y durmió más profundamente de lo que lo había hecho desde hacía meses. Era como si su cuerpo hubiera suspirado y hubiera dicho; «Por fin». Soñó con muchos orgasmos.
Normalmente, pulsaba el botón que posponía el estridente sonido del despertador un par de veces, pero aquella mañana se levantó en el momento en el que este sonó a las cinco de la mañana. ¿Qué mujer podía dormir cuando había decidido pasarse el día entero sin ropa interior?
Había tomado la decisión la noche anterior, mientras se daba su baño. Por supuesto, se vestiría con normalidad. Si a él se le había ocurrido la idea de la azotea, ella no iba a ser menos. No se había sentido tan excitada desde el día en que, mientras trabajaba como camarera en un club de moda, había entrado Michael Keaton. No llevaba el disfraz de Batman, pero a pesar de todo…
Desayunó unos bollitos de coco y una taza de café. Después de todo, una chica que pensaba tener relaciones sexuales en una azotea necesitaba comenzar el día con energía.
Cuando regresó a su dormitorio, realizó unos cuantos ejercicios de calistenia. Hacía muchos años desde la última vez que se había sentido interesada por la forma física, pero en aquellos momentos estaba pensando en su imagen como no lo había hecho nunca. A continuación, se metió en la ducha y se afeitó las piernas. Aquello de prepararse para el sexo la excitaba. Si tuviera a su alrededor a un hombre como Nick constantemente, se pasaría la vida en un centro de belleza dándose masajes y cuidando su cuerpo solo para que él apreciara los resultados.
Justin le había dicho que las visitas a los centros de belleza eran una pérdida de tiempo y de dinero. Parecía una actitud demasiado adulta o sensata, tal y como habría dicho su madre. Igual que la profesión de abogado.
Cuando estaba en el instituto había soñado con ser actriz, pero, al descubrir el desorganizado mundo en el que solían vivir las estrellas de Hollywood, se había esforzado por volverse más sensata. Le había costado muchos años conseguirlo. Tal vez Nick sería la única persona que vería su lado más atrevido, aunque Suz y Courtney estaban comenzando a sospecharlo.
Tras examinar su guardarropa, decidió que se pondría un liguero negro con medias del mismo color. Estaba segura de que Nick no le había dicho que prescindiera también de aquella clase de ropa interior. A los pocos minutos, se miró en el espejo de su dormitorio, vestida solo con el liguero y las medias. Se excitó con solo pensar que Nick la vería así en la azotea.
A continuación, como estaban en el mes de septiembre, eligió un traje negro que no necesitaba llevar blusa debajo. Cuando se hubo abotonado la chaqueta, se volvió a mirar en el espejo para decidir si se podía adivinar que no llevaba sujetador. Decidió que no se notaba. Todo iría bien.
Lo creyó hasta que se colocó detrás del volante de su Toyota y descubrió lo que era ir a toda velocidad por la autopista sin braguitas. La palabra «arriesgado» ni siquiera comenzaba a describirlo. «Estimulante» era mucho más adecuado. Mientras se acostumbraba a la sensación de pisar el embrague y el freno mientras la brisa del sistema de ventilación se le metía por debajo de la falda, sintió una profunda excitación por haberse atrevido con una idea tan desvergonzada.
Cuando llegó a su despacho, se alegró de ver que no había llegado nadie todavía. Así tendría un par de horas para acostumbrarse a estar sentada frente a su escritorio sin ropa interior. En cuanto abrió la puerta de la recepción, miró el lugar donde había encontrado arrodillado a Nick la noche anterior, casi como si esperara volver a verlo allí.
Las cajas y él habían desaparecido. El único testigo de su presencia era el nuevo teléfono de la recepcionista. Respiró profundamente y se dirigió a su despacho. Si no metía toda la información en el ordenador y la tenía impresa antes de las nueve, estaría metida en un lío. Tenía que olvidarse de Nick y ponerse a trabajar.
Desgraciadamente, aquello requería sacar las notas que se había arrugado y manchado durante el sexo salvaje que habían compartido. Con un gruñido, se sentó en su butaca. Inmediatamente recordó que no llevaba braguitas. Tal vez aquella era la razón por la que Justin no se dejaba llevar por las fantasías. Estas reducían la productividad.
Tenía un teléfono nuevo, cortesía del hombre que era capaz de darle orgasmos múltiples. Agarró el auricular solo para tocar algo que él hubiera tocado recientemente. Aspiró el aroma del plástico nuevo, cuyo aroma no debería resultarle afrodisíaco, y entonces, un trozo de papel cayó sobre el escritorio. Hasta esta noche, decía.
Tenía una caligrafía terrible, como ella, pero al menos le había dejado una nota. Siempre había añorado un hombre que fuera capaz de dejarle notas. Como Justin, con mil obligaciones, no tenía tiempo…
De repente, el sonido del teléfono la sobresaltó. Sin poder evitarlo, pensó que podría ser Nick. El deseo se despertó en ella al tiempo que se llevaba el teléfono a la oreja.
—¿Sí? —preguntó. Deliberadamente bajó un poco el tono de la voz. Deseaba sonar como una mujer que no llevaba braguitas.
—¡Hola, cielo! —exclamó su madre—. ¿Tienes un resfriado?
_____ se irguió en su sillón y se tiró de la falda, tal y como hubiera hecho si su madre hubiera entrado en su despacho.
—¡Claro que no, mamá! Solo necesito una taza de café, eso es todo —explicó, mientras hacía girar la silla para encender el ordenador. Mientras, sintió que recuperaba la normalidad.
—Sí, ahora suenas mejor. Me preocupa que no duermas lo suficiente y estoy segura de que no comes bien. Así es como una persona agota sus recursos y hace que su sistema inmune se vuelva vulnerable, ¿sabes?
—Esta mañana he desayunado —dijo. Como siempre, su madre la hacía sentirse como una niña de siete años. Comenzó a mecanografiar sus notas en un esfuerzo por sentirse más adulta.
—Me alegro de eso. El desayuno es la comida más importante del día. Mira, te llamo porque he marcado el número de tu apartamento y me saltó el contestador. Me figuré que habías ido a tu despacho para ponerte al día con tu trabajo…
—¿Dices que has llamado a mi apartamento a las seis y media de la mañana?
—Tenía algo que decirte que no podía comentarte cuando vengas a cenar.
—Mamá, precisamente sobre la cena…
—Bueno, ahora eso no importa. Tu padre está en el Jardín, haciendo sus ejercicios de tai-chi, así que tú y yo podemos disfrutar de un poco de intimidad, que es precisamente lo que yo deseaba.
—¿Ocurre algo? —preguntó, alarmada.
—No, claro que no. Siento haberte sobresaltado. Solo quería hablar contigo sobre lo de irte a vivir con otra persona, «cohabitar», como se dice ahora. Quería decir que adelante.
—¿Estamos hablando de Justin?
—¡Pues claro que sí! Por fin he comprendido por qué todavía no te has ido a vivir con él. Courtney vivió con ese músico seis meses el año pasado, aunque solo Dios sabe lo que vio en él, y Suz…
—No se trata de que yo haga lo que ellas hacen, ¿sabes?
—Claro que no, pero, en estos tiempos, seguro que lo has pensando y sé por qué lo estás posponiendo.
—¿Por qué?
—Porque temes que a nosotros no nos guste la idea.
—Mamá, esa no es la razón.
—No seas tonta, pues claro que lo es.
_____ pensó en contradecir a su madre, pero entonces se dio cuenta de que aquello podría significar tener que explicarle la verdadera razón.
—¿Ves? —añadió su madre—. Tu silencio habla por ti. Por mí está bien y te prometo que te allanaré el camino con tu padre.
—No tienes por qué hacerlo…
—Yo creo que sí. Solo quiero asegurarme de que lo aceptará. No queremos sorpresas desagradables, como que primero exija que os caséis. Cuando tu padre lo sepa, puedes invitarnos a cenar.
—Gracias —dijo _____, solo por decir algo.
—Además, están las ventajas económicas —prosiguió su madre—. No tiene ningún sentido pagar dos alquileres y sé que el vencimiento del tuyo está muy próximo. Por eso, quiero que sepas que cuentas con mi aprobación. No permitas que nosotros te quitemos la idea de la cabeza.
—Bien. Gracias por el voto de confianza, mamá.
—Yo confío plenamente en ti, hija. En cuanto a Justin, estoy segura de que tiene las miras puestas en comenzar su carrera política. Sería un político maravilloso y no se sabe dónde podría llegar.
—Es cierto.
Aquella era otra de las cosas que preocupaban a _____. No le gustaría ser la esposa de un político y Justin le había dejado muy claro que tenía ambiciones en aquel sentido.
—Bueno, tu padre está terminando sus ejercicios, así que regresará a la cocina en cualquier momento. ¿Qué te apetece para cenar mañana por la noche?
—Lo siento, pero no puedo ir. Me ha surgido algo —dijo conteniendo la risa.
—No importa. Podemos dejarlo para el viernes por la noche. Sé que Justin no regresará hasta el sábado y no quiero pensar en que tú tienes que comer sola.
—El viernes tampoco puedo.
—¿Cómo? ¿Por qué no?
—Estoy trabajando en un proyecto —mintió—, y tengo que dedicar las tardes para que esté acabado cuando llegue Justin.
—Oh, cielo… Veo que se te ha pegado la actitud de Justin. Serás una pareja perfecta para él casi sin darte cuenta…
—No estoy segura de eso, pero tengo que concentrarme en este proyecto.
—No importa, tesoro. Nos gustaría que Justin y tú vinierais a cenar la semana que viene, ¿te parece?
—Muy bien.
—Bueno, aquí viene tu padre. Ahora tengo que dejarte. Adiós.
La línea quedó muerta. _____ colgó el auricular y miró el teléfono. Todo el mundo, incluso Suz y Courtney, pensaban que tenía mucha suerte de ser el centro de atención de un hombre como Justin, un hombre que incluso podría ser el presidente de Estados Unidos algún día. ¿A quién no lo excitaría una idea como aquella?
Era _____ la que estaba equivocada, la que estaba considerando las cosas desde el lado opuesto. Cuando hubiera tenido oportunidad de tomar todo lo que Nick pudiera ofrecerle durante tres noches, probablemente se habría curado. Sería como un experimento que Suz, Courtney y ella habían llevado a cabo el año pasado. Se habían pasado dos días comiendo donuts hasta que nunca más habían vuelto a desear probar uno.
Más o menos había funcionando. El anhelo había desaparecido durante mucho tiempo, pero, poco a poco, muy lentamente, estaba regresando, al menos para _____. La semana anterior había estado a punto de comprar uno. Tal vez con tres días en vez de dos lo habría conseguido, y por eso estaba deseando disfrutar de sus tres noches de sexo. Nunca había tenido tanto sexo en toda su vida. El sábado, estaría demasiado asqueada como para aceptar cualquier plan que a Nick pudiera ocurrírsele.
Sin embargo, aún no estaba asqueada. Ni siquiera mínimamente.
 
 
Durante todo el día. Nick estuvo tratando de conjugar su trabajo con el hecho de conseguir una azotea disponible. Mientras lo hacía, no dejaba de pensar en la noche del baile del instituto, en la que había perdido su virginidad con una chica también rubia. Después de eso, habían comenzado una relación más seria. Como muchos otros adolescentes, Nick había pensado que tener relaciones sexuales con frecuencia significaba que uno estaba enamorado.
Cuando ella se marchó a California para ir a la universidad y conoció a otro chico, Nick descubrió que, después de todo, no estaba enamorado. Por eso, no se engañaría pensando que estaba enamorado de _____. Sin embargo, si se le daba tiempo, la posibilidad era bastante fuerte. _____ era una mujer de la que resultaría muy fácil enamorarse.
Ya se imaginaba llevándola a su casa para que conociera a sus padres. Ellos se alegrarían mucho por él. El trabajo lo había mantenido también muy apartado de su familia y quería que todo aquello cambiara. Con _____ formando parte de la ecuación, todo era posible.
La anticipación se apoderó de él cuando, a las seis menos cinco, detuvo el coche frente al edificio en el que ella trabajaba. Por segunda noche consecutiva, había desconectado su teléfono móvil y su busca. Sentía cierto remordimiento y se preguntó si perdería algún cliente. George Ullman parecía brusco esa mañana, cuando Nick le había devuelto la llamada.
Sin embargo, se olvidó de todo cuando vio salir a _____ del edificio, vestida con un elegante y profesional traje negro. El corazón comenzó a latirle a toda velocidad. Era tan hermosa… El cabello rubio le relucía bajo el sol del atardecer. Con sus gafas de sol y su maletín, parecía una abogada de los pies a la cabeza.
Mientras se dirigía hacia la furgoneta, notó un cierto balanceo debajo de su chaqueta. Si de verdad acudía a aquella cita sin ropa interior, tal vez se enamoraría de ella aquella misma noche. Sonrió. Sería una locura que un hombre no se enamorara de una mujer que le hubiera hecho caso en una sugerencia tal.
Se bajó de la furgoneta y fue a abrirle la puerta.
—Hola.
—Hola —dijo ella, sonriendo mientras colocaba su bolso y su maletín sobre el suelo de la furgoneta.
Nick captó el aroma de su perfume de azahar y, solo con eso, sintió el inicio de una erección.
—No se me había ocurrido pensar en tu coche. ¿No importa que lo dejes en el aparcamiento? Yo te pagaré el importe.
—No importa. Solo tienes que volver a traerme aquí… más tarde.
—Muy bien.
Tenía que dejar de mirarle la chaqueta, pero se moría por saber si ella había hecho lo que él le había pedido. Cuando ella se hubo sentado en el interior de la furgoneta, cerró la puerta y se dirigió hacia su puerta. Se sentó tras el volante y la miró de nuevo.
—Todavía no está lo suficientemente oscuro como para subir a la azotea, así que pensé que, primero, podíamos parar en un bar que hay cerca de allí. Es un sitio muy agradable y creo que te gustará.
—De acuerdo… —contestó ella, con una sugerente sonrisa.
—Bueno, ¿has hecho lo que te pedí?
—Pues sí —respondió, mientras se colocaba el clnturón de seguridad—. Ha sido un día interesante.
—¿Has estado así todo el día? —preguntó Nick, atónito.
—¿Por qué no? —replicó _____, con una sonrisa más amplia—. ¿No es eso lo que tenías en mente?



Continuara


Chicas lamento haberme desaparecido tanto tiempo! Lo siento en serio lo que pasa es que salude viaje y luego estuve un tiempo en el hospital :S y pues ahora ya entre a la escuela pero prometo recompensarlas por eso les deje este CAP si veo coments en un raro subo mas! Y mañana tmbn subiré un CAP completo Wink haha ya se viene lo interesante gracias por todo chicas Very Happy
[/font]
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//   Hoy a las 04:23

Volver arriba Ir abajo
 
Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//
» Me, Myself & I (Adaptación) (Nick y Tu)
» °°°°SUEÑO DE UNA NOCHE DE VERANO°°°° (nick y tu) romatica
» 'El Millonario' - Adaptación - Nick&______. (TEMA CERRADO)
» Aceptalo, Eres mia (Adaptación) (Nick & Tu)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: