Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
ddlovatohart
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 182
Localización : Amandome como nunca con el amor de mi vida en L.A Baby Nick Jonas
Fecha de inscripción : 22/04/2011

MensajeTema: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 7th 2011, 13:38

Hola!! Soy Celeste, soy de Argentina y les traigo esta novela de Miranda Lee una gran escritora espero que les guste Smile les dejo la sinopsis y comentan si les gusta Very Happy

Anhelo Secreto -Miranda Lee


Nick deseaba a _____, pero su trabajo era fotografiar a la futura novia, no seducirla. Fue entonces cuando descubrió, para su sorpresa, que la boda se había anulado...Sin dudarlo dos veces, ____ le pidió a Nick que la acompañara en lo que habría sido su luna de miel. El amor no formaba parte del trato, pero el guapísimo Nick Jonas podría ayudarla a olvidar el abandono que había sufrido. Cuando se terminó la luna de miel, ____ descubrió que, de forma accidental, se había quedado embarazada...
Volver arriba Ir abajo
ddlovatohart
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 182
Localización : Amandome como nunca con el amor de mi vida en L.A Baby Nick Jonas
Fecha de inscripción : 22/04/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 7th 2011, 15:45

Capítulo 1

POR FAVOR, Nick. Mi reputación de profesio¬nal serio está en juego. Nick suspiró. Les debía de estar realmente de¬sesperado para pedirle aquello. Su ex socio sabía de sobra que odiaba profundamente hacer fotos de bo¬das. Mientras que Les disfrutaba de lo emocional de aquellas ocasiones, a Nick le resultaban profunda¬mente irritantes. No soporta ni los nervios de antes, ni los llantos, besos y abrazos de después.
Nick no era precisamente un entusiasta de los llantos femeninos.
Además, le era imposible ser creativo cuando el trabajo solo consistía en captar cada momento sin más. Era un perfeccionista y odiaba tener que traba¬jar en cualquier circunstancia, sin saber el tiempo que iba a hacer, si la localización sería espantosa o si la novia sería poco fotogénica.
Él era un fotógrafo de moda y trabajaba para re¬vistas importantes. Estaba acostumbrado a contro¬larlo todo.

-Asumo que no has podido conseguir a nadie más -dijo Nick con resignación.
-La boda es dentro de dos semanas, y cae en sá¬bado -le explicó él-. Ya sabes la cantidad de bodas que hay los sábados. Todos los fotógrafos de Syd¬ney están ya comprometidos.
-De acuerdo, de acuerdo. ¿Y qué es lo que quie¬res que haga?
-La novia irá a tu casa a mediodía hoy. Nick miró el reloj de pared. Eran las once y me¬dia.
-¿Y si hubiera dicho que no?
-Yo sabía que no me dejarías en la estacada. Puede que seas un demonio con las mujeres, pero eres un buen amigo.

Nick no estaba de acuerdo con aquella imagen de playboy que Les tenía de él. Sí, había tenido muchas relaciones a lo largo de los años, ¿y qué? Tenía treinta y tres años, era bastante atractivo, soltero y se pasaba el día retratando modelos también solte¬ras. Era inevitable que sucedieran cosas.
Pero no era un devorador de mujeres. Solo tenía una novia por vez, y jamás las engañaba. Sencilla¬mente, no quería saber nada de matrimonio ni de ni¬ños. ¿Acaso eso era un crimen? A ojos de alguna gente, sí.

Le habría gustado que sus amigos casados, y en¬tre ellos Les, entendieran que no todo el mundo quiere las mismas cosas en la vida.
-Dame unos cuantos detalles más antes de que la novia llegue -le dijo él.
-Se llama ____ Hunt, tiene treinta y pocos años, es rubia y muy guapa.
-Les, a ti todas las novias te parecen guapas.
-Y lo están en ese día. Pero esta es guapa siem¬pre. Te lo vas a pasar bien fotografiando a la seño¬rita Hunt. O quizá debería llamarla señora Freeman.
La afortunada novia se va a casar con Luke Free¬man, el único hijo de Lionel Freeman.
-¿Se supone que eso debería significar algo para mí? ¿Quién es Lionel Freeman?
-Siempre se me olvida que eres un ignorante to¬tal en cualquier tema que no sea comida, mujeres y fotografía, Lionel Freeman era uno de los arquitec¬tos más reputados de Sydney. El pobre hombre mu¬rió, junto a su mujer, en un accidente de coche hace un par de semanas. Así que trata bien al novio cuando lo conozcas.

-Pobre hombre. Qué mala suerte -el padre de Nick también había muerto en un accidente de co¬che cuando él tenía solo ocho años. Aquel había sido un momento muy difícil en su vida que no le gustaba recordar-. ¡Vaya! Me parece que oigo un coche acercándose a la casa. Debe de ser la novia. Llega a tiempo. Ya veremos si es igual de puntual en la boda. Bueno, te dejo. Me debes una, Les, y no me vuelvas a preparar una encerrona como esta. Te lla¬maré cuando la novia se haya ido y ya te contaré lo que opino de ella.
NIck colgó y se encaminó hacia las escaleras, cu¬rioso por saber si la mujer era tan atractiva como Les le había dicho.

Tendría que ser algo muy especial para llegar a sorprenderlo. Después de todo, estaba acostum¬brado a rodearse de rubias despampanantes. Había fotografiado a cientos de ellas e, incluso, se había enamorado locamente de una.

Aquello había sucedido cuando él tenía veinti¬cinco años. Liz era entonces una ambiciosa modelo de belleza felina, que a sus diecinueve años hacía alarde de un espíritu manipulador e interesado. Solo que él no se había dado cuenta hasta que no había sido muy tarde. Habían vivido juntos un año y, du¬rante ese tiempo, ella había sacado de él todo lo que había necesitado. Después, se había marchado con otro fotógrafo mayor y más poderoso, dejando a Nick profundamente herido.
A pesar de que todo aquello había sucedido años atrás y de que, supuestamente, el dolor había desa-parecido, no había vuelto a vivir con nadie desde entonces y se había resistido con fiereza a cualquier tentación de hacerlo. Tampoco salía ya con rubias. La experiencia le había enseñado que, muy a me¬nudo, fingían debilidad y vulnerabilidad, cuando en realidad eran manipuladoras y ambiciosas.
Otra cosa era fotografiarlas, porque las rubias se¬guían siendo sus modelos favoritas.
Nick abrió la puerta.

¡Guau! Les no había exagerado un ápice.
«Qué pena que se vaya a casar», pensó Nick. Por¬que, si había alguna rubia en el mundo que pudiera hacerle cambiar sus principios, la tenía delante.
¡Era exquisita! ____ Hunt era un ejemplo de he¬roína de Hitchcock. Tenía una belleza clásica, con un rubio helador, unos pómulos de ensueño y unos ojos grandes y azules con largas pestañas, además de una figura perfecta. Aunque le habría gustado po¬der quitarle la chaqueta para asegurarse.
-¿Señorita Hunt? -dijo él sonriendo cálida¬mente. Lo que había supuesto la perspectiva de un duro trabajo, de pronto se había convertido en la promesa de algo muy placentero. Lo que más le gustaba en el mundo era fotografiar a mujeres hermosas. Por supuesto, aún no sabía si era fotogénica, porque, extrañamente, algunas mujeres realmente hermosas en carne y hueso no daban bien ante la cá¬mara.
-¿Es usted el señor Jonas? -preguntó ella, mirándolo de arriba abajo con un gesto desaprobatorio. Quizá no le gustaban los hombres sin afeitar.

Ella, por el contrario, era una perfeccionista. Su maquillaje era absolutamente correcto, su ropa in¬maculada y la camisa que llevaba estaba tan blanca, que bien habría podido servir para un anuncio de detergente.
-Sí, soy yo, el único e irrepetible -respondió y amplió su sonrisa. La mayoría de las mujeres que había conocido en su vida acababan sucumbiendo a ella. A Nick le gustaba que sus modelos estuvieran totalmente relajadas, pues la tensión no daba buenos resultados, y así era como lo conseguía-. Por favor, llámeme, Nick.

-Nick -obedeció ella, pero pronunciando el nom¬bre en un tono helador.
La señorita Hunt no era una mujer que se dejara encandilar fácilmente. Quizá era lo mejor dadas las circunstancias. Era demasiado atractiva, con aque¬llos grandes ojos y aquella boca de pecado, provo¬cativa y sensual. ¿Cómo reaccionaría él si se le ocu¬rría sonreír?
«Será mejor que no lo haga. No sonría, señorita Hunt, o vamos a tener problemas», le advirtió él en silencio.
-¿Te importa que te tutee?
-Si insistes.
¿Era realmente desprecio lo que veía en su mi¬rada? No podía ser.
Por si acaso, Nick decidió replegar sus encantos y centrarse en el trabajo.
-Les acaba de llamarme para contarme que ibas a venir -la informó él-. ¿Por qué no pasamos dentro y concretamos unas cuantas cosas?

Él la condujo al interior de la casa. Allí era donde él pactaba la mayoría de sus negocios. No tenía una oficina propiamente dicha, sino solo un salón deco¬rado de modo sencillo. Las paredes estaban decora¬das con sus fotos favoritas, todas de mujeres, en blanco y negro, con más o menos ropa.
-No veo fotos de bodas -dijo la novia secamente.
-Hace mucho que no trabajo en reportajes de boda. Pero tiempo atrás fui socio de Les. Sé bien lo que hago.
Ella lo miró con dureza.
-Seguro que eres mucho más caro que él. Nick se sentó en un sofá azul oscuro, justo en¬frente de ella.
-Normalmente lo soy, pero esta vez no. Este tra¬bajo es un favor para Les.
Ella continuó mirando las fotos.
-Supongo que también haces fotos en color.
Nick no solía enfadarse, pero aquella mujer es¬taba empezando a molestarlo de verdad. ¡Era un profesional, podía hacer el tipo de fotos que qui¬siera!

-Por supuesto -respondió en un tono calmado que no se correspondía con su estado de ánimo-. Hago muchas fotos para revistas de moda. La moda no sería tal sin color. Pero te puedo asegurar que tú saldrías fabulosa en blanco y negro. Creo que te gustarían los resultados.
-Señor Jonas -comenzó a decir fría¬mente.
-Llámame Nick, por favor -insistió él, decidido a marcar su territorio.
Nick se preguntó si el pobre novio sabía qué tipo de mujer se llevaba. ¡Era una princesa de hielo!
-La cuestión es, Nick, que no habría elegido un vestido burdeos para mi dama de honor de haber querido las fotos en blanco y negro.
Nick ignoró su sarcasmo.

-¿De qué color irá vestido el novio?
-De negro.
-¿Y usted?
-De blanco, por supuesto.
-Por supuesto -repitió él secamente, mirándola demasiado fijamente.
Ella se ruborizó y él se quedó muy sorprendido. No podía ser virgen, no con treinta años y aquel fí¬sico. A menos que tuviera problemas con el sexo.
Nick sintió pena por el novio. No parecía que su noche de bodas tuviera buenas perspectivas.
-Lo siento, pero no quiero mis fotos en blanco y negro -insistió ella-. Si no puedes acomodarte a mis deseos, tendré que buscarme otro fotógrafo.
-Te va a resultar imposible a estas alturas -dijo Nick con firmeza.
Ella pareció genuinamente frustrada y Nick sintió una repentina e inesperada compasión. Estaba siendo demasiado terco, aunque sabía que tenía ra¬zón.
-____, ¿tú le dirías a un pintor cómo pintar, o a un cirujano cómo operar? Yo soy un fotógrafo pro¬fesional, uno de los mejores, y sé lo que me hago. Sé lo que sale bien y lo que no, y te aseguro que en blanco y negro saldrías magnífica.

Nunca antes había tenido la oportunidad de foto¬grafiar a una novia tan hermosa como aquella y no estaba dispuesto a desaprovechar la oportunidad de dar su punto de vista creativo. Con una cámara auto¬mática, cualquiera podría hacer unas fotos vulgares. Pero solo Nick Jonas era capaz de hacerle obras de arte en blanco y negro.
-Habrá en la fiesta muchos invitados con cáma¬ras que os harán fotos en color -continuó él-. Mi trabajo consiste en proporcionarte unas fotos que no solo sean hermosas, sino eternas. Te garantizo que serán fotos que también podrás enseñarle a tus nie¬tos con orgullo.
-Estás muy seguro de ti mismo, ¿no? -dijo ella.
-Sé cuáles son mis habilidades. ¿Qué me contes¬tas?
-Creo que no tengo elección.
-No te decepcionaré. Confía en mí, ____.

Por su gesto, Nick se dio cuenta de que ____ Hunt no era alguien que confiara fácilmente en na¬die.
-¿Querrías ver algunas de mis fotos en blanco y negro más convencionales? -le sugirió él y le dio un álbum-. Puede que así te convenzas. Las fotos que tengo en las paredes son un poco vanguardistas. Mientras tanto voy a preparar una taza de café. No hace mucho que me he levantado. Ayer me acosté bastante tarde. ¿Quieres algo?
-No, gracias. He desayunado hace poco.
-¿También te acostaste tarde?

Ella lo miró directamente a los ojos durante uno segundos. Luego volvió la vista al álbum. Comenzó a pasar las hojas a una velocidad tal que para Nick supuso un insulto.
De pronto, sintió unos deseos tremendos de des¬hacerle aquel moño tenso que llevaba, agitarla hasta que sus cabellos cayeran como una cascada sobre sus hombros, besarla y lograr templar aquella fría y heladora mirada. Quería ver cómo se ruborizaba, pero no de vergüenza, como momentos antes, sino de pasión.
Quería... quería... ¡la quería a ella, la deseaba!

Nick trató de contener aquel repentino impulso. Desear a aquella mujer era absurdo e insano.
En primera lugar, se iba a casar en cuestión de dos semanas. Segundo, era rubia. Tercero, a ella no le gustaba.
Lo mejor que podía hacer era ir a hacerse un café. Luego, regresaría, se centraría en las fotografías y se olvidaría de la mujer que suponía el mayor reto del siglo para él.

Por favor comenten please!!!
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 18th 2011, 04:07

maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33

maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 18th 2011, 08:28

NUEVA LECTORA!!
ESTA GENIAL LA NOVE!!
SIGUELA!!
ME ENCANTO!!
ahh, este nick xD
porque rayita lo trata asi? Neutral
Volver arriba Ir abajo
ddlovatohart
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 182
Localización : Amandome como nunca con el amor de mi vida en L.A Baby Nick Jonas
Fecha de inscripción : 22/04/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 18th 2011, 15:24

Holaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa a todas Very Happy bienvenidas a las nuevas lectoras!!! Welcome ya les estoy subiendo cap!!!
Volver arriba Ir abajo
ddlovatohart
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 182
Localización : Amandome como nunca con el amor de mi vida en L.A Baby Nick Jonas
Fecha de inscripción : 22/04/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 18th 2011, 15:27

Capítulo 2


EN CUANTO se quedó sola, ____ cerró el ál¬bum de fotos y levantó la vista. ¡Aquel hombre era imposible y contratarlo como fotógrafo para su boda era una locura! Nick Jonas podía ser un brillante profesional, pero si no era capaz de oír lo que ella le pedía, no le servía.
Los hombres como él la irritaban tremenda¬mente.
Y, por desgracia, también la atraían.
_____ suspiró.Ese era el mayor problema que te¬nía: lo encontraba increíblemente sexy.
____ cerró los ojos y recostó la espalda en el respaldo del sofá. Había pensado que ya estaba cu¬rada, que ya no la atraían los hombres como él. Ha¬bía creído que su compromiso con Luke iba a ser la garantía de que nunca más necesitaría lo que hom¬bres como Nick podían ofrecer.
Luke era el tipo de marido que ella necesitaba. Era guapo, inteligente, un hombre de éxito y tre¬mendamente agradable. Los dos habían llegado a la conclusión de que el amor romántico no era una buena base para el matrimonio. Ambos habían des¬cubierto que al enamorarse la gente actuaba como una necia. La pasión era un buen tema para la poe¬sía, pero no era garantía de felicidad a largo plazo.
El sexo no lo era todo ni lo más importante en una relación.
No pensaba eso porque Luke fuera malo en la cama. Era bueno. Tampoco la preocupaba tener que buscar otras fantasías cuando estaban juntos.
Pero, claro, una cosa era tener imágenes de algún místico extraño mientras hacía el amor con Luke y otra muy distinta preferir que en la noche de bodas, su amante fuera Nick Jonas en lugar de su marido.
Y eso sería exactamente lo que le ocurriría si es¬taba en la boda todo el día, mirándola con aquellos sensuales ojos.
____ agitó la cabeza con frustración.
Siempre le habían gustado los hombres equivo¬cados. No porque supiera a priori que lo fueran, sino porque siempre eran los que le resultaban atractivos, interesantes y excitantes. Después de varios desen¬gaños había llegado a la conclusión de que se había equivocado en sus elecciones del sexo masculino.
Eso había hecho que _____ desarrollara un sis¬tema de alarma: si le gustaba algún hombre, eso in¬dicaba que era el hombre equivocado otra vez.
Así que no tenía que saber mucho sobre Nick Jonas para tener la certeza de qué tipo de hombre era. Solo necesitaba mirarlo.
Les le había contado que era soltero y un bri¬llante fotógrafo, pero no le había dicho nada sobre su ropa negra, sus pendientes y su casa de diseño. El hecho de que viviera, además, en Paddington com¬pletaba la imagen de hombre del nuevo milenio, cu¬yas prioridades eran su carrera, el placer y el éxito. Quizá no fuera un criminal como había sido Hal, pero seguía siendo una pérdida de tiempo para una mujer que, como ella, quería un marido e hijos.
La verdad era que todos los hombres que a ____ le habían gustado habían sido siempre una pérdida de tiempo. Por eso había cumplido los treinta sin un hogar y una familia propios, cosas que siempre ha¬bía deseado. Cansada de esa situación, había deci¬dido en un momento dado buscar un marido con la cabeza y no con el corazón.
Y lo había encontrado.
_____ sabía que podía llegar a ser muy feliz con Luke.
Pero lo último que necesitaba era tener a su alre¬dedor durante toda la boda a un hombre como Nick.

El problema era que necesitaba un fotógrafo. ¿Qué excusa podría ponerle a su madre para no con¬tratarlo? A ella le encantaban las fotos en blanco y negro, pues a su setenta años las veía como un vín¬culo con su pasado. _____ había sido el producto de una segunda luna de miel de la que Doris Hunt ha¬bía disfrutado al cumplir los cuarenta.
No tenía más remedio que contratar a Nick Jonas. No tenía por qué causar ningún daño real el que fantaseara con un hombre mientras su marido le hacía el amor, incluso en la noche de bodas. Luke jamás se enteraría si ella no se lo contaba.
Y no lo iba a hacer.
La verdad era que había muchas cosas sobre sí misma que no le había contado. Y no tenía intención alguna de empezar a hacerlo en aquel momento.
Abrió los ojos y se fijó en las fotos que había col¬gadas por las paredes. Eran increíblemente eróticas y sugerentes. Aunque eran todas de mujeres desnudas o medio desnudas, los juegos de luz mantenían ocultas las partes clave.
Podría haberse quedado horas mirándolas ab¬sorta. Pero el sonido de unos pasos la instaron a apartar los ojos y buscar algo que hacer.
Buscó su móvil desesperadamente y lo sacó del bolso. Marcó el número de sus padres y esperó im¬paciente a que respondieran. En ese momento, vol¬vió Nick con una humeante taza de café.
Ella fingía no estar fijándose en él, pero lo siguió de reojo hasta que se sentó en el mismo lugar de an¬tes. ¡Era maravilloso! Tan alto y estilizado, el tipo de hombre que la fascinaba. Era muy atractivo y muy sexy.
-¿Sí? -su madre respondió finalmente.
-Hola, mamá, soy yo -dijo en un tono tremen¬damente compuesto, a pesar de que por dentro se partía en trozos.
-¡Oh, _____, cómo me alegra de que hayas lla¬mado antes de que saliéramos para el club! Estaba pensando en ti. ¿Qué tal la entrevista con el señor Jonas?
-Bien, muy bien.
____ notó cómo la miraba por encima de la taza de café.
-¿Es tan bueno como Les? -le preguntó su ma¬dre. Sus padres habían contratado a Les con anterio¬ridad para su fiesta de aniversario.
-Yo diría que es mejor.
-Me alegro. He esperado tanto tiempo para verte casada, que lo menos que puedo tener son unas fo¬tos decentes de un momento así.
_____ miró algunas de las provocativas imágenes que había en la pared y pensó en que no era precisamente la palabra «decente» la que le venía a la mente. ¿Qué se sentiría estando totalmente des¬nuda ante un extraño? ¿Y estando totalmente des¬nuda delante de él? ¿Qué se sentiría cuando él de¬positara una sábana de raso sobre el cuerpo expuesto? ¿Y estar de pie o tumbada, haciendo po¬ses sugerentes con aquellos ojos sensuales mirán¬dola fijamente?
Solo pensarlo le aceleró la respiración.
Por suerte, ____ no era una de esas mujeres que dejaban adivinar sus sentimientos.
Podía mirar a un hombre pensando las cosas más increíbles y parecer fría como un témpano de hielo, incluso fingir desinterés. Quizá eso la había salvado de haberse pasado la mitad de su vida en la cama.
No solía flirtear. Muy a menudo la confundían con una de esa rubias frías con modales de señorita, puritana y recatada. Puede que por eso la mayoría de sus amantes fueran hombres que se atrevían a ha¬cer lo que los caballeros de verdad no podían: acer¬carse a ella a pesar de su frialdad y tomar lo que querían.
_____ miró al hombre que tenía enfrente y se pre¬guntó qué tipo de amante sería.
«No lo vas a averiguar jamás», le dijo su con¬ciencia.
-Me tengo que ir -dijo su madre-. Nos estába¬mos marchando. ¿Cuándo vas a venir? ¿Vendrás a cenar esta noche?
_____ había estado viviendo con sus padres du¬rante las últimas semanas. Había dejado su piso y su trabajo como recepcionista en una empresa de arquitectos. Luke y ella tenían intenciones de intentar tener un niño de inmediato.
-Creo que sí -le dijo a su madre, mientras mante¬nía la mirada fija en el hombre que tenía enfrente-. A menos que Luke quiera salir esta noche. Si llama ahí, pregúntaselo. Y dile que estaré de vuelta en casa como muy tarde a la una.
-Se lo diré, cariño.
-Adiós, mamá.
Colgó y se inclinó para darle unos toquecitos al álbum que estaba sobre la mesa.
-Realmente impresionante -dijo, mirando a Nick con total frialdad, mientras sus pensamientos tenían otra temperatura muy distinta. Era una pena que no lo hubiera podido mirar así cuando le había preguntado si iba a ir de blanco en la boda y ella se había ruborizado inesperadamente. Al menos había sido capaz de recobrar el control. Gracias a Dios.
Dejó el teléfono sobre la mesa y abrió el álbum por una página en la que aparecía una mujer con un traje de noche.
-Me gusta mucho esta foto. Si puedes reproducir cosas así, entonces estás contratado.
-Yo no «reproduzco» nada, ____ -respondió él-. Soy un artista, no un copista. ____ se impacientó.
-¿Quieres este trabajo o no? -le preguntó con cierta violencia.
-Como ya te he dicho, esto no es más que un fa¬vor a Les. La cuestión es si tú me quieres... o no me quieres.
____ lo miró fijamente, tratando de mantener la compostura. Sí él hubiera podido leerle el pensa¬miento...
-Supongo que tendré que decir que sí.
-¡Cuánto entusiasmo! ¿Cuándo y dónde? «Qué te parece aquí y ahora».
-La boda es a las cuatro en punto en la iglesia de san Christopher, en Burwood, dentro de quince días desde hoy. La fiesta se celebrará en un palacio de Strathfield llamado Babylon.
-Suena muy exótico.
Sí lo era. Y es que ____ tenía un gusto especial por lo exótico. Aunque jamás se podría adivinar viéndola. Su cuento favorito era Aladino y a me¬nudo tenía el sueño secreto de ser parte de un harén y de ir vestida con sensuales trajes líenos de gasas.
-¿Quieres que antes de nada pase por tu casa? -le preguntó él-. Muchas novias quieren eso. Aunque algunas están demasiado nerviosas para posar en ese momento. Cuando me dedicaba a hacer reportajes de bodas, desarrollé un método infalible para que se relajaran.
-Ya... -dijo ella, tratando de detener su traviesa imaginación sin conseguirlo.
-Les daba una copa de algo fuerte -dijo él entre sorbo y sorbo de café.
Ella mantuvo el gesto inalterable con mucho es¬fuerzo.
-Yo no bebo -mintió ella.
-Me lo imaginaba -murmuró él y ella estuvo a punto de perder la compostura y soltar una carca¬jada.
Estaba claro que pensaba que era una remilgada.
-No te preocupes -dijo ella-. No estaré nerviosa.Y sí, seguro que mi madre quiere que vengas a casa antes de salir. Te escribiré la dirección y el número de teléfono.
Sacó del bolso una tarjeta de más que tenía de su peluquero y le escribió la dirección de sus padres en la parte de atrás.
-¿Qué te parece a las dos de la tarde ese mismo día? -le sugirió ella, le dio la tarjeta y se puso de pie.
-¿Es este tu peluquero habitual? La pregunta la desconcertó.
-Sí.
-¿Te ha peinado hoy?
-No. Me he peinado yo. Solo voy a la peluquería para cortarme el pelo. Normalmente me gusta hacermeló yo -además de lo caro que era, le gustaba más llevarlo a su modo.
-Pero ¿te van a peinar para el día de la boda?
-Sí.
-Espero que no como vas ahora -se metió la tar¬jeta en el bolsillo.
____ lo miró sorprendida.
-¿Qué tiene de malo cómo lo llevo?
-Es demasiado severo. Si lo vas a llevar reco¬gido, necesitas algo más suave y unos cuantos me¬chones cayendo por el rostro.
Antes de que ella pudiera reaccionar, él ya estaba a su lado, tocándole el pelo, las mejillas, el cuello.
Una cosa era permanecer fría mientras solo era una idea y otra muy distinta hacerlo mientras sentía sus manos sobre ella. Sus dedos dejaban impreso su calor sobre su piel, provocándole un estremeci¬miento que la recorría de arriba abajo.
-Tu pelo está muy liso -dijo él, mientras sacaba algunos mechones-. ¿Tienes unas tenacillas?
-No -dijo ella a duras penas. Sabía que se tenía que separar de él, pero se sentía incapaz de hacerlo. No podía dejar de mirarlo y de preguntarse cómo se¬ría desnudo.
-Te sugeriría que te compraras unas. Son baratas.
Ella alzó la mirada y descubrió que ya no estaba mirando su pelo, sino su boca. Durante un largo y terriblemente excitante momento, ella pensó que iba a besarla. Sus labios se entreabrieron como conse¬cuencia de la excitación. Sin embargo, no la besó y la decepción fue inmensa.
Pero ¿qué habría sucedido si lo hubiera hecho?
Solo la idea de estropear lo que tenía con Luke la ponía enferma.
-Tengo que irme -dijo ella y se agachó para re¬coger su bolso. Tenía que salir de allí a toda prisa-. Si no hablamos hasta entonces, te espero en casa de mis padres a las dos, dentro de quince días.
-Nunca llego tarde a mis citas.
-Bien. Hasta entonces.
Él asintió y ella se encaminó hacia la puerta, gol¬peándolo con el bolso al pasar junto a él. No le pidió disculpas ni miró para atrás. Continuó andando, conteniendo la respiración, hasta que llegó al coche.
En cuanto se alejó de aquella casa sintió un pro¬fundo alivio. Pero luego fue indignación y rabia lo que siguió: contra ella misma, contra todos los Nick Jonas del mundo y contra el destino. ¿Por qué Les no le había recomendado un fotógrafo como él, un hombre de mediana edad, casado, con¬servador, con tres hijos y un perro?
Al mirar por el retrovisor recordó que tenía me¬chones de pelo cayéndole por el rostro, cortesía de Nick Jonas. Se soltó el moño y dejó que la cascada de pelo rubio cayera sobre sus hombros.
-Quizás preferiría que lo llevara así -dijo en alto, mientras aceleraba-. Menos mal que no me ha suge¬rido que vaya de lady Godiva en mi boda. Podría ser la primera novia a la que fotografían desnuda.
Después de insultarle y culparlo de todos sus ma¬les, y de encontrarse con un tráfico infernal, llegó a casa realmente estresada.
Al aproximarse a la entrada de sus padres y cuando su excitación comenzaba a ceder, se encon¬tró con otra sorpresa. El coche azul de Luke estaba en la puerta y él estaba aún dentro. Aparcó el coche detrás y salió.
Nada más aparecer, él miró con extrañeza su pelo suelto. Ella se ruborizó sintiéndose culpable. No ha¬bía hecho nada para sentirse así.
-¡Luke! -exclamó-. ¿Qué haces aquí? ¿Por qué no me has llamado?
-Lo he estado intentando, pero no me has respon¬dido -contestó él.
-¿Cómo? ¡Oh, no! He debido de dejarme el mó¬vil olvidado. Lo saqué para llamar a mamá y decirle que a eso de la una estaría aquí.
___ quería gritar. ¿Cómo había sido tan estú¬pida de dejárselo en aquella casa? Eso implicaba te¬ner que ir de nuevo por él y ver a Nick antes de la boda.
-Pues lo siento -murmuró ella, cerrando de golpe la puerta del coche-. Se puede quedar ahí hasta ma¬ñana. No voy a volver allí.
Notaba la desconcertada mirada de Luke. Agitó la cabeza y lo miró apenada.
-¡No sabes el día tan horroroso que he tenido! El fotógrafo que contratamos para la boda se ha roto una pierna y me ha mandado a un amigo suyo que no es, en absoluto, la persona adecuada. Es brillante, pero demasiado vanguardista. Quiere hacer las fotos en blanco y negro. Cuando le dije que no habría ele¬gido un traje burdeos para mi dama de honor de ha¬ber querido las fotos en blanco y negro, me ignoró por completo. ¡Incluso me dijo cómo quería que lle¬vara el pelo! Como si yo no supiera qué es lo que me sienta bien. Jamás había conocido a alguien tan insufrible -se dio cuenta de que estaba barboteando, pero no lo podía evitar-. Claro que qué se puede es¬perar de alguien que se jacta de ser «un gran ar¬tista». Ya sabes de qué tipo de individuo te hablo. Lleva un montón de pendientes y va de interesante. ¡Es un fantasma! Solo Dios sabe qué fotografías nos va a hacer. Pero ya es demasiado tarde para conse¬guir a alguien decente. Se llama Nick, ¿te lo había dicho? Nick Jonas. Supongo que no es su verdadero nombre. Nadie nace con un nombre así. ¡Es un pretencioso!
___ se quedó finalmente sin fuerzas y, solo en¬tonces, se dio cuenta de que Luke tenía un aspecto extraño. Siempre iba bien vestido e impecable, dando la imagen de hombre elegante y guapo a las mujeres.
-¡Luke! -exclamó ella-. ¡Da la sensación de que hubieras dormido vestido! Ese no es tu estilo. Ade¬más, ¿qué estás haciendo aquí? Pensé que te ibas a quedar en la antigua cabaña de pesca de tu padre,durante todo el fin de semana -y poder recordar y llorar el reciente fallecimiento de sus padres. Aque¬llas últimas dos semanas habían sido muy duras para él. Y, sin embargo, se había comportado como un valiente.
-La cabaña ya no estaba allí -dijo él-. Había sido derribada años atrás.
-¡Vaya! -murmuró ella. Eso explicaba que estu¬viera tan desaliñado-. ¿Dónde has pasado la noche, en un hotel, en una tienda de campaña?
-No -respondió él-. Mi padre había construido una nueva casa y me quedé allí.
-Pero... -Isabel frunció el ceño-. ¿Cómo en¬traste?
-Había una chica que se iba a quedar el fin de semana y me dejó entrar.
Isabel se quedó desconcertada.
-¿Y te dejó dormir allí?
Luke suspiró.
-Es una larga historia, ____. Creo que será me¬jor que entremos y te la cuento. Ella trató de controlar el pánico.
-Luke, me estoy empezando a preocupar.
La tomó del brazo y trató de llevarla hacia la casa, pero ella se soltó y se detuvo. Lo miró alar¬mada.
-Vas a cancelar la boda, ¿verdad?
_____ esperó con agónica ansiedad una res¬puesta.
-Sí -dijo finalmente-. Así es.

Graciasp por sus coments chicas me hacen muuuy feliz!!!
Alli en mi firma tienen mis otras dos noves si les interesan Smile
Si quieren otro cap comenten!!!
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 18th 2011, 15:59

WOOOWW!!
SIGUELA!!
ESTA GENIAL!!
aahhh este nick como lo complica Twisted Evil
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 20th 2011, 02:31

maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33

maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
Volver arriba Ir abajo
ddlovatohart
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 182
Localización : Amandome como nunca con el amor de mi vida en L.A Baby Nick Jonas
Fecha de inscripción : 22/04/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 20th 2011, 10:14

Capitulo 3

_______lo miró destrozada. -¡Oh, no, Luke, no me hagas esto! -echándose a llorar ocultó el rostro entre las manos.
-Lo siento, _______ -dijo Luke suavemente y trató de tomarla entre sus brazos.
-Pero ¿por qué? -se apartó, lo agarró de las sola¬pas y lo sacudió.
Sus ojos pedían a gritos una disculpa.
-Me he enamorado.
-¡Te has enamorado! -exclamó ella-. ¡En menos de un día!
-Yo soy el primer sorprendido, te lo aseguro. Pero es la verdad. He venido inmediatamente a de¬círtelo y a cancelar la boda.
-Pero el amor no es garantía de felicidad, Luke -argumentó ella con desesperación-. Pensé que los dos estábamos de acuerdo en eso. Es una locura. ¿Cómo sabes que esa chica de la que, supuesta¬mente, te has enamorado, es adecuada para ti? ¿Cómo sabes que no te hará realmente infeliz? No sabes cómo es. Podría estar jugando contigo, fin¬giendo ser algo que no es. Podría ser una mala per¬sona, una cazafortunas, incluso una criminal.
-No es nada de eso -respondió él, desconcertado ante sus argumentos-. Es una buena persona, lo sé.
Isabel negó con la cabeza. ¡En un día, un misera¬ble día! ¿Cómo podía estar tan seguro?
-Jamás pensé que podrías ser tan inmaduro -dijo ella-. ¡Un hombre como tú!
-No soy inmaduro -se defendió él-. Por eso no me voy a precipitar. Pero no puedo casarme contigo sintiendo lo que siento por Celia. Seguro que estás de acuerdo en eso.
Isabel no estaba de humor como para estar de acuerdo con él en algo así. Lo único que quería era llorar y gritar. ¡Había estado tan cerca de ver su sueño realizado!-A pesar de todo, yo me casaría contigo -le dijo ella-. No tengo tiempo para eso de enamorarse.
-Quizá eso te ocurre porque nunca lo has estado.
Isabel se rio con amargura.
-Soy una experta en el tema. Pero está bien. Vive y aprende, Luke Freeman, y cuando termine tu aventura, llámame. Mientras tanto, pasemos dentro. Necesito beber algo. Mi padre tiene un poco del whisky que le regalaron por su cumpleaños. Eso me valdrá.
_____ entró en la casa y Luke la siguió.
-Pero si tú no bebes whisky.
-Claro que bebo, cuando la ocasión lo precisa -dijo ella entrando en el salón y dirigiéndose direc¬tamente al armario donde estaban las bebidas-. Hoy es una de esas «ocasiones».
Se sirvió medio vaso y se lo bebió casi íntegro de un trago, sin permitir que ningún femenino escalo¬frío saliera en respuesta a la quemazón que sentía en la garganta.
-¡Bien! -dijo, pasándose la lengua por los labios en señal de satisfacción-. Esto ha sido una buena idea. ¿Quieres un trago?
Luke negó con la cabeza.
____ se sirvió otro medio vaso y se encaminó a uno de los sofás de su madre. Subió las piernas y se apoyó en el respaldo, luego se apartó un mechón de pelo de la cara y dio otro trago. Se volvió hacia Luke, que estaba en la puerta mirándola desconcer¬tado.
____ sabía que la imagen que él tenía de ella no se correspondía con la que estaba viendo en aquel momento. Hasta entonces había podido hacer sin problemas el papel de la prometida serena y razona¬ble que jamás se alteraba por nada, porque él nunca antes había hecho nada que la perturbara.
Estaba claro que no sabía qué hacer con ella cuando se comportaba realmente como quien era.
Pero ¿realmente había pensado que podía llegar allí, decirle que cancelaba la boda y que se quedara tan tranquila? Además, le había sido infiel la noche anterior.
Eso le hizo darse cuenta de que ella también le había sido infiel a él, aunque solo fuera men¬talmente. Reconocer aquello hizo que se solidari¬zara un poco más con las razones de Luke. Estaba claro que los matrimonios sin amor podían haber funcionado en el pasado. Pero en el presente, con la cantidad de tentaciones sexuales que había, el suyo habría acabado en desastre.
Pensaba que aquello que Luke creía ser verda¬dero amor por Celia, no era más que deseo.
-Supongo que esa tal Celia será guapa -dijo se¬camente.
-A mí me lo parece.
-¿A qué se dedica?
-Es fisioterapeuta.
Así que no solo era hermosa, sino que también era inteligente y educada.
_____ había dejado de estudiar al terminar el ba¬chillerato. Siempre le habían interesado más los chi¬cos que los estudios, lo que a sus padres no les había agradado en exceso.
Había conseguido un trabajo como recepcionista, pero nunca había perseguido hacer carrera. Lo que quería en la vida era tener una familia y dedicarse a ella.
-¿Y qué estaba haciendo en la cabaña de tu pa¬dre? ¿La había alquilado?
-No. Es la hija de la amante de mi padre.
-¿Su qué?
____ se puso de pie.
-La hija de la amante de mi padre -repitió Luke.
Isabel se atragantó.
-¡No puede ser! ¡No tu padre! ¿Tenía una amante? Eso es imposible. Él era una de las razones por las que me quería casar contigo. Pensé que se¬rías un padre y un esposo tan bueno y responsable como él.
-Es una larga historia...
-También fascinante, estoy segura -murmuró ____-. Al parecer los Freeman tenéis una cara oculta.
-Puede ser -dijo Luke.
-¡Ojalá lo hubiera sabido antes! -murmuró ella dentro del vaso.
Luke la miró desconcertado.
-¿Qué quieres decir con eso?
-Nada. No es más que una broma mía.
-Espero que todo esto no haya sido demasiado para ti.
Ella se carcajeó.
-Créeme, nada relacionado con el sexo es dema¬siado para mí.
Luke frunció el ceño.
-¿Realmente te he llegado a conocer alguna vez?
-¿Y yo a ti?
Los dos se miraron y una lenta sonrisa se esbozó en sus labios.
-Encontrarás a alguien, _____ -dijo Luke.
-Supongo que sí. Pero no encontraré a nadie como tú. Eres único entre un millón. Celia es real¬mente muy afortunada. Espero que seáis muy felices juntos -aunque, sinceramente, no creía que eso fuera a ser así. No obstante, tal vez Luke supiera elegir mejor que ella.
-Gracias, _____. Es muy generoso por tu parte. Pero no vamos a forzar nada. No me voy a casar de momento. Por cierto, pagaré todos los gastos de la boda. Les enviaré un cheque a tus padres. También haré lo justo contigo.
Ella negó con la cabeza y se quitó el anillo de compromiso.
-No, Luke. Yo no me iba a casar contigo por tu di¬nero, aunque tú hayas llegado a pensar que sí. Sim¬plemente, me gustaba que tuvieras una buena posi¬ción y que fueras económicamente estable, porque quena un hogar seguro para mis hijos. Y para mí.
Él no aceptó el anillo.
-Quédatelo. Te lo compré para ti. Lo puedes ven¬der, si quieres.
Ella se encogió de hombros y se puso el anillo de nuevo en el dedo.
-Si insistes -respondió ella, tratando de no de¬rrumbarse-. Pero no voy a venderlo, sino que lo lle¬varé puesto. Es precioso. Menos mal que no encon¬tré unos anillos de boda que me gustaran, si no los habríamos tenido que devolver.
____ todavía no salía de su asombro. El día an¬terior Luke era feliz a su lado. Pero el destino lo ha¬bía enredado todo.
Suspiró y se quedó mirando apesadumbrada el interior de su vaso vacío.
-Será mejor que te devuelva tu tarjeta de crédito mientras estás aquí y mientras podía mantenerse en pie, porque el whisky estaba empezando a jugarle una mala pasada.
-Eso puede esperar -dijo Luke antes de que se moviera-. Quiero acabar de concretar el resto de mis obligaciones financieras antes de nada.
Ella frunció el ceño.
-¿A qué te refieres?
-Estoy en deuda contigo, _____. Te debo más que un anillo.
-No, Luke, eso no es cierto. Nunca he vivido contigo. Solo puedo pedirte los gastos de la boda.
-Yo no lo veo así. Tú dejaste tu trabajo para con¬vertirte en mi esposa. Esperabas irte de luna de miel dentro de quince días y allí concebir un hijo y con¬vertirte en madre. Aparte de eso, casada conmigo no habrías tenido que volver a preocuparte por el as¬pecto económico durante el resto de tu vida. No puedo ayudarte con lo de la luna de miel ni con lo de la maternidad, pero puedo darte cierta seguridad fi¬nanciera durante el resto de tu vida.
-Luke, de verdad que no tienes que hacer nada.
-Sí, claro que tengo que hacerlo. Escucha.
____ oyó perpleja su ofrecimiento de una casa en Turramurra y de unas acciones que le darían independencia económica de por vida. Al parecer, su padre había sido un hombre muy rico y todas sus posesiones habían pasado a manos de Luke.
Pensó en negarse, pero se dio cuenta de que eso no habría sido más que un acto de orgullo. Al menos así no tendría que vivir con sus padres de nuevo. Su madre se iba a entristecer mucho cuando se enterara de la cancelación de la boda.
Sonrió al maravilloso hombre con el que había estado a punto de casarse.
-Siempre supe que eras un ganador. Y te aseguro que me habría gustado mucho ser tu esposa.
-No sabes cuánto siento todo esto, ______ -Luke se disculpó una vez más-. No quería hacerte daño. Eres una mujer fantástica, pero en el instante en que vi a Celia supe que no podía continuar.
____ recordó el momento en que ella había visto a Nick Jonas aquel mismo día. No había pensado en anular la boda, pero podría haber suce¬dido si él hubiera tratado de seducirla. Menos mal que no lo había hecho.
-Celia debe de ser muy especial.
-Lo es.
Y muy hermosa, no le cabía duda. Seguramente tendría un cuerpo hecho para pecar y unos ojos que corrompían solo con su mirada.
Exactamente igual que Nick.
Estaba segura de que la atracción había sido mu¬tua, aunque ella no había querido admitirlo hasta entonces. Se dio cuenta desde el primer momento en que Nick y ella se miraron. Siempre notaba ese tipo de cosas.
«Podrías ir por tu teléfono en cuanto Luke se vaya. Podrías decirle a Nick que la boda se ha can¬celado. Podrías...»
No, no podía hacerse eso a sí misma otra vez.
-Y bien, cuéntamelo todo -le rogó a Luke, deses¬perada por encontrar algo que la distrajera de sus propios pensamientos-. Y no te dejes ni un solo de¬talle...
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 21st 2011, 04:08

maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33

maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
Volver arriba Ir abajo
paulovenick
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 180
Edad : 23
Fecha de inscripción : 02/02/2010

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 23rd 2011, 11:23

SIGUELAA !!!!!!!!!!!!!!!!!
BUENISIMA !!!!
AHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
SIGUELA PLEASE !!!
Volver arriba Ir abajo
ddlovatohart
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 182
Localización : Amandome como nunca con el amor de mi vida en L.A Baby Nick Jonas
Fecha de inscripción : 22/04/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 23rd 2011, 12:55

Amores mioos!!! Hoy subo cap y mañana tambien!!! ya les subo cap!!!
Volver arriba Ir abajo
ddlovatohart
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 182
Localización : Amandome como nunca con el amor de mi vida en L.A Baby Nick Jonas
Fecha de inscripción : 22/04/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 23rd 2011, 12:58

Capítulo 4


Nick se dio cuenta de que _____ se había de¬jado el teléfono en cuanto se marchó. Lo aga¬rró dispuesto a salir corriendo tras ella. Pero se detuvo y decidió esperar a ver si ella volvía.
Sin embargo no lo hizo, y él se quedó en el reci¬bidor oyendo cómo su coche se alejaba.
Era absurdo aquel empeño en querer verla, cuando en dos semanas se iba a casar.
No era el tipo de mujer que le iba a permitir hacer de las suyas sin un anillo de oro en el dedo.
Quizá no fuera virgen, pero debía de estar cerca. El modo en que se había quedado paralizada cuando la había tocado lo demostraba. Sin duda había te¬mido que él pudiera ir más allá.
Y eso era, exactamente, lo que él habría deseado: ir más allá. Al tocarla, se había despertado en él un deseo de fuerza inusitada.
Luego, al pasar por su lado, lo había golpeado in¬voluntariamente con el bolso y él se las había arre¬glado para contener el quejido. Por suerte, no se ha¬bía vuelto a mirarlo, porque entonces se habría dado cuenta de la parte tan delicada que había dañado.
Esa era la otra razón por la que no había ido tras ella. No le gustaba en absoluto parecer un patético idiota.
Esperaba que, para cuando se diera cuenta de que se había dejado el móvil y decidiera regresar, ya hu¬biera recobrado el control.
¿Y entonces qué? Porque, aparte de que no tenía por costumbre quitarle la novia a otros, estaba con¬vencido de que no tenía ninguna posibilidad con ella.
«Así que, cuando venga por el teléfono, se lo das en la puerta y la mandas por donde ha venido».
Una vez tomada la decisión, dejó el móvil en la mesa del recibidor y se fue a preparar el desayuno. Después se metió en el laboratorio a revelar las fo¬tos de la pasarela de Orsini. A primera hora del día siguiente iban a llamar de las revistas para preguntar por ellas.
Dos horas más tarde, Nick seguía en el laborato¬rio, pero su mente no estaba concentrada en el tra¬bajo. El objeto de sus pensamientos no había regre¬sado aún y no podía quitársela de la cabeza.
La verdad era que lo intrigaba y no solo sexualmente, sino como persona. Quería conocerla mejor.
Al final, decidió dejar de intentar no pensar, salió del laboratorio, subió a buscar la tarjeta que le había dado y llamó al número que estaba escrito allí.
El teléfono repicó y repicó sin obtener respuesta. Pero, cuando estaba a punto de colgar, alguien res¬pondió.
-Diga.
Nick frunció el ceño. Era una mujer, pero no po¬día estar seguro de que fuera Isabel. Su voz sonaba extraña.
-¿____?
-La misma. ¿Con quién tengo el placer de ha¬blar?
Nick no podía creerse lo que estaba oyendo. ¡Es¬taba borracha!
-Soy Nick. Nick Jonas. el fotógrafo -se hizo un silencio total al otro lado-. Te dejaste el te¬léfono aquí -continuó el silencio-. Pensé que esta¬rías preocupada.
______ soltó una sonora carcajada.
-______ -dijo preocupado-. ¿Has estado be¬biendo?
-Sí, podría decirse que sí.
-Eso parece.
-¿Y qué?
Nick se quedó totalmente desconcertado. Aquella no era la mujer que había conocido aquella tarde. Parecía otra persona.
-Me dijiste que no bebías.
Se rio otra vez.
-Te mentí.
Nick empezaba a temer por ella.
-____, ¿qué pasa? ¿Qué ha ocurrido?
-Supongo que no tiene sentido no contártelo. Ten¬dré que decírtelo tarde o temprano. Ya no hay boda.
La noticia lo dejó tan anonadado como sus moda¬les.
-¿Por qué?
-Luke me ha dejado por otra.
Nick sintió compasión. Sabía perfectamente lo que se sentía en esas circunstancias.
-Lo siento, _____ -dijo él con sinceridad-. De¬bes de sentirte muy mal.
-Me sentía, hasta que he terminado con mi tercer whisky. La verdad es que ahora mismo ya no me siento muy mal.
Él no pudo sino sonreír. Eso era exactamente lo que él había hecho cuando Liz lo abandonó.
-No deberías beber sola, ¿lo sabías? -le advirtió él.
-Bueno, no estoy borracha -farfulló malamente ella-. Solo lo suficientemente mareada como para que me sirva de anestesia. ¿Por qué? ¿Es que te es¬tás ofreciendo para beber conmigo, cariño?
Nick sonrió de nuevo. Al parecer, la princesa de hielo se estaba derritiendo con el calor del alcohol.
-Creo que ya has bebido bastante por hoy.
-No es asunto tuyo.
-Puede que no, pero insisto.
-¿Alguien te ha dicho alguna vez que eres un mandón?
-Sí, mi madre. Hizo una fiesta el día que me mar¬ché de casa.
-Te creo.
-Pero me quiere mucho a pesar de todo.
-Dudo que ninguna otra persona pueda ser tan generosa contigo.
Aquel sarcasmo inducido por el alcohol lo diver¬tía.
-¿Te ha dicho alguien que eres una mala pécora? -le dijo él.
Ella se carcajeó. Le gustaba su risa. Le sentaba bien el whisky. Desaparecía la señorita Remilgos. ¡Cómo le habría gustado estar con ella en aquel mo¬mento!
Claro que, probablemente, era mejor que no estu¬viera. Si se la llevaba a la cama la quería sobria. Quería que lo deseara por sí mismo, no por motivos anexos.
-Supongo que no vas a necesitar mis servicios -le dijo él.
-¿Como fotógrafo, te refieres?
Nick aspiró de golpe. ¡Menuda respuesta más provocativa! Quizá no le desagradaba tanto como había pensado.
O quizás fuera el alcohol el que hablaba.
-La verdad es que me gustaría fotografiarte -dijo él.
-¿De verdad? ¿Por qué?
-¿Por qué? Bueno, lo primero porque eres real¬mente hermosa y me fascina hacerle fotos a mujeres bonitas. Segundo, porque querría verte otra vez. Me gustaría invitarte a cenar.
-¿Me estás pidiendo una cita?
-Sí.
-No pierdes el tiempo, ¿eh? Solo hace dos horas que me han abandonado. ¡Y tú solo me has visto dos minutos! ¿Y si te digo que estoy demasiado destro¬zada como para salir con nadie durante una tempo¬rada?
-Lo respetaría. Pero volvería a llamarte la se¬mana que viene, a ver si hay más suerte.
-Sabía que eras insistente.
-Ser insistente no es un pecado, _____.
-Eso depende. ¿Cómo es que todavía no tienes novia? ¿O es que la tienes? No me mientas, por fa¬vor. Odio a los hombres que me mienten -añadió ella.
-No estoy con nadie en este momento.
-Ya. ¿Qué pasó con la última?
-Se fue a trabajar al extranjero. No me podía ir con ella.
-¿Por qué?
-Porque mi carrera está aquí, en Australia.
-Y esa es la prioridad numero uno, por supuesto.
-¿Qué quiere decir ese comentario?
-Significa «no, muchas gracias», Nick. Ya he pa¬sado por lo mismo demasiadas veces como para vol¬ver a hacerlo.
-Ahora sí que estoy confuso. ¿A qué te refieres?
-A salir con hombres que solo quieren una cosa de mí. Tú solo quieres una cosa de mí, ¿verdad, Nick?
Nick consideró la pregunta.
-Bueno, yo no diría exactamente eso -también le gustaba hablar con ella-. Pero he de confesarte que el matrimonio y los hijos no están en mi lista.
-Pues sí lo están en la mía, Nick. Y cuanto antes mejor. Pero agradezco que me digas la verdad. Es una notable ventaja respecto a otros hombres con los que he estado en el pasado.
Se quedó muy sorprendido. Lo decía como si hubiera habido muchos. La idea de que pudiera ser virgen le pareció repentinamente absurda. Sin duda, las primeras impresiones no tenían mucho de verdad.
-¿Tu ex prometido te ha mentido?
-¿Luke? No. Luke nunca miente.
-Pero te estaba engañando -apuntó él.
-No, la verdad es que no. Verás, es difícil de ex¬plicar.
-Inténtalo.
Así lo hizo. Le explicó cómo había sucedido lo de Celia.
-La conoció ayer.
-Bueno, pero no fue totalmente sincero cuando te dijo para qué iba a la cabaña.
-Quizá. Pero entiendo por qué. Debió de que¬darse realmente desconcertado cuando el abogado le contó que su padre quería dejarle aquella casa a una completa extraña.
-No haces sino defenderlo. La verdad es que te fue infiel y te ha hecho daño.
-No lo hizo a propósito. Mira, ahora me arre¬piento de haberte contado todo esto. Realmente no es asunto tuyo. Gracias por llamar y por ha¬cerme sentir un poco mejor, pero creo que esta conversación debería zanjarse aquí. Como ya te he dicho, queremos cosas diferentes en la vida. Me preguntaba si podrías mandarme el teléfono por correo.
-Preferiría llevártelo.
-Pues yo preferiría que no.
-Me tienes miedo -le dijo él.
-¡No seas ridículo!
Vaya. Empezaba a recobrar la razón y su pose es¬tirada.
-Solo quiero que me digas una cosa.
-¿Qué?
-¿Estás enamorada de él?
-Me iba a casar con él -respondió ella-. ¿Tú qué crees?
-Creo que esa es una respuesta evasiva. Para ser una persona que exige que los demás sean sinceros, no estás pagando con la misma moneda.
Ella suspiró.
-De acuerdo. Lo respeto mucho, pero no lo amo. ¿Contento?
-No -dijo Nick y continuó-. ¿Tú crees que él te amaba?
-No.
-Entonces, ¿por qué os ibais a casar?
-Porque iba a ser un matrimonio duradero.
-Ya. Pues ni siquiera ha superado el compro¬miso. Por Dios, _____, ¿qué esperabas? Los hom¬bres necesitan pasión de sus esposas. Y sexo. Al me¬nos, al principio.
-¿Y tú crees que yo no le daba sexo a Luke?
-No el tipo de sexo que su nueva amiguita le da.
-No sé de qué estás hablando. Siento haber em¬pezado esta conversación. Está claro que no estás capacitado para entender lo que Luke y yo tenía¬mos. ¿Cómo podrías? Eres uno de esos hombres que vive solo pensando en sí mismo. Las mujeres no son más que placeres pasajeros. No quieres una verdadera relación y, seguramente, ves a los niños como un inconveniente en tu vida. Luke no era así. El quería una familia. Quería lo mismo que yo. Puede que no estuviera locamente enamorado de mí, pero éramos buenos amigos y compatibles tanto en la cama como fuera de ella. No creo que lo que siente por Celia sea amor, sino solo deseo, ese tipo de deseo que a uno lo obsesiona tanto que le impide pensar.
Nick se sorprendió una vez más. Por lo que decía ella había sentido eso. Aquella mujer cada vez le re¬sultaba más interesante.
-Ese tipo de relaciones nunca dura -terminó ella.
Definitivamente, sabía de qué hablaba. Nick no sabía exactamente si el descubrimiento le agradaba o le provocaba celos. En cualquier caso, la idea de poder ver a ____ en el culmen de su excitación se¬xual le resultaba muy intrigante.
-¿Es esa la esperanza que mantienes? -le pre¬guntó Nick-. ¿Que quizá el sentimiento que tiene por esa chica no dure?
-La verdad es que no, no abrigaba esa esperanza. Pero ahora que tú lo has dicho... Debería haberse callado.
-No te agarres a un clavo ardiendo.
-No lo estoy haciendo. Pero tampoco estoy dis¬puesta a repetir los errores del pasado. Así que gra¬cias por pensar en mí, pero tendrás que encontrar otra persona a la que fotografiar y llevar a cenar.
-____, por favor...
-No, Nick -dijo ella con firmeza-. Me he dado cuenta de que tienes problemas para entender la pa¬labra «no». Ahora me tengo que ir. Adiós.
Le colgó.
Maldiciendo, él dejó el auricular de golpe en su sitio. No había sabido llevar bien la situación.
Sin embargo, quizá era lo mejor. _____ quería ca¬sarse, mientras que él sabía con certeza que no.
Pero estaba equivocada respecto a lo que quería de ella. No era solo sexo.
«Venga, sé honesto», le dijo una voz interior. «Hoy en día lo único que buscas es sexo. Tu obje¬tivo cuando las fotografías y las llevas a cenar es conseguir acostarte con ellas, hasta que te aburres, lo que, al final, siempre sucede. Admítelo, eres tal y como te ha descrito _____: solo piensas en ti. Desde que Liz te dejó no has vuelto a sentir nada. _____ hace muy bien en no querer nada contigo. Así que vuelve a trabajar, que es lo único para lo eres bueno.Vales para crear imágenes falsas. Las cosas reales son demasiado difíciles para ti».
Bajó murmurando, hasta que vio el móvil de ____ sobre la mesa. Era extraño el efecto que le pro¬vocaba un objeto de ella.
¿Se atrevería a hacer caso omiso de sus peticio¬nes y a llevárselo de vuelta?
No. Ella le había pedido que no lo hiciera. Tenía que respetar eso. Se lo enviaría el lunes.
Con una extraña sensación de vacío y tristeza, volvió a su laboratorio y trató de meterse de lleno en su trabajo. Aquello era lo único que lo sustentaba en los momentos oscuros.
Pero, por segunda vez en el día, no fue capaz de concentrarse
. Su mente estaba inundada de pensamientos sobre una persona.
Volver arriba Ir abajo
ddlovatohart
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 182
Localización : Amandome como nunca con el amor de mi vida en L.A Baby Nick Jonas
Fecha de inscripción : 22/04/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 23rd 2011, 12:59

Espero les guste y gracias por los coments Smile
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 24th 2011, 05:50

maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33

maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
Volver arriba Ir abajo
ddlovatohart
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 182
Localización : Amandome como nunca con el amor de mi vida en L.A Baby Nick Jonas
Fecha de inscripción : 22/04/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 24th 2011, 12:18

Capítulo 5

_____ se arrepintió de todo cuanto había dicho. El alcohol siempre la hacía hablar más de la cuenta.
Dio gracias de que, al menos, hubiera sido capaz de ponerse en su sitio al final y de haber tenido fuerza suficiente para vencer a la tentación.
Pero la verdad era que habría deseado decir que sí a todo lo que le ofrecía: las fotos, la cena, la cita y el sexo de después.
_____ cerró los ojos y pensó en ello.
De pronto, los abrió de golpe. ¡Su móvil!
¿Se lo enviaría o no? Sin duda había sido un poco brutal con él, a pesar de que cuanto había dicho era verdad. No había negado nada. De acuerdo, así que aquel hombre tenía una parte dulce. Pero muchos otros también la tenían. Sin embargo, ¿era real? Puede que fuera un experto y supiera que se cazan más moscas con miel que con sal.
Si era realmente dulce, entonces se lo enviaría por correo. ¿Y si no?
___ se encogió de hombros. No podía preocu¬parse en aquel momento de aquel teléfono. Si no lo recuperaba, denunciaría su perdida y conseguiría otro. Después de todo, ya no tenía problemas económicos. Era una mujer rica e independiente. O, al menos, pronto lo sería.
Luke cumpliría con su palabra, lo sabia.
_____ se encaminó hacia la cocina de su madre mientras pensaba en Luke. ¿Sería realmente posible que cambiara de opinión respecto a Celia? ¿No esta¬ría ella buscando una excusa para no tener que de¬cirles a sus padres cuando volvieran que la boda ha¬bía sido cancelada?
Pensar en la reacción de su madre hizo que se es¬tremeciera. De no ser porque había bebido más de la cuenta, habría agarrado sus cosas y se habría mar¬chado de inmediato a la casa que Luke le había ofre¬cido. Tenía un juego de llaves.
Por desgracia, en aquel estado solo le quedaba esperar y enfrentarse a lo que se tuviera que enfren¬tar.
Y fue bastante desagradable. Su padre se recobró cuando oyó la compensación que _____ iba a recibir a cambio, pero a la madre eso no le valió de nada. Cuando ____ les dijo que Luke había sugerido que utilizaran ellos el viaje de novios, la madre la miró con horror.
-¿Crees que yo podría ser feliz yéndome en lo que debería haber sido tu luna de miel? -exclamó-. No me extraña que Luke te haya dejado por otra mujer. ¡No tienes sensibilidad! Estoy segura de que llegó a la conclusión de que te casabas con él solo por el dinero. Así que te dio lo que querías y se fue a buscar en otra persona el amor y el cariño que nece¬sitaba.
____ se quedó perpleja ante las duras palabras de su madre.
-¿Piensas que me casaba con él solo por dinero? La madre se ruborizó, pero no por eso apartó la mirada.
-No estabas enamorada de él, de eso estoy se¬gura. Te he visto enamorada y lo que sentías por él no era amor. Sé que lo planificaste todo con total frialdad para conseguir a ese hombre. Yo no dije nada, porque pensé que Luke habría sido un estu¬pendo marido y un gran padre, y esperaba que, con el tiempo, llegaras a amarlo. Fingiste con él y has obtenido lo que te merecías.
-¡Un momento! -dijo el padre de ____ brusca¬mente-. Lo hecho, hecho está. Y, ¿quién sabe? Quizá sea lo mejor que haya podido ocurrir.
Puede que encuentre a alguien mejor a quien ame de verdad.
_____ miró a su padre agradecida por su inter¬vención. Pero estaba a punto de llorar. Le dolía la falta de comprensión de su madre.
-Tengo que ir... a llamar a Rachel -dijo ansiosa por salir de allí. Al menos Rachel estaría de su parte.
-¿Y el resto de los invitados? ¿Quién va a hacer las cancelaciones?
-Yo lo haré, mamá.
-¿Desde nuestro teléfono? _____ cerró los ojos un segundo. Teléfonos. Eran los protagonistas del día.
-No -dijo ella-. Mañana me trasladaré a la casa que me ha dado Luke y llamaré desde allí.
-¿Te vas a mudar? -su madre pareció repentina¬mente muy triste.
_____ suspiró.
-Creo que es lo mejor.
-No... no tienes por qué hacerlo -dijo la mujer con la barbilla temblorosa-. Me da lo mismo la fac¬tura del teléfono.
____ se dio cuenta en ese momento de que su madre se había dejado llevar por el dolor y la decep¬ción. Siempre había querido ver a su única hija ca¬sada. De pronto, eso parecía realmente improbable.
Su madre tenía razón en algunas cosas que había dicho. Porque, efectivamente, lo había planificado todo con total frialdad para conseguir a ese hombre, y no podría volver a hacerlo.
Pero, entonces, ¿qué le quedaba? ¿Volverse a enamorar del hombre equivocado?
No. No estaba dispuesta a eso tampoco.
-No pasa nada mamá -se acercó a su madre y la abrazó-. Todo irá bien.
Su madre se echó a llorar e _____ hizo grandes esfuerzos para no unirse a ella.
Su padre la miró.
-Vete a llamar a Rachel, anda. Yo me ocupo de ella.
Rachel era la única buena amiga de Isabel, y la que habría sido la dama de honor de su boda.
-¿Puedes hablar? -le preguntó ______-. ¿Llamo en mal momento?
Rachel dedicaba su vida a cuidar a su madre adoptiva, que tenía Alzheimer. Llevaba haciéndolo cuatro años de su vida con total dedicación y, aun¬que lo hacía por amor, su existencia era triste y con poca ocasión para la diversión. La decisión de ocu¬parse de la mujer después de que su marido la aban¬donara le había costado su trabajo como secretaria de dirección en una gran empresa de medios de comunicación, la Australian Broadcasting Corpora¬tion, y una separación. El sacrificio no es una virtud que los hombres aprecien.
Rachel sobrevivía haciendo arreglos de ropa en casa. Sus únicas diversiones eran leer y ver la televi¬sión, y una noche al mes que Isabel le pagaba a su amiga para que pudiera salir. La noche anterior había sido esa especial ocasión y Rachel e ____ habían ido al casino a cenar y a ver un espectáculo.
-Sí, sí puedo -dijo Rachel-. Lettie está dur¬miendo, gracias a Dios. Ha tenido un día terrible. Ni siquiera me reconocía. O fingía no hacerlo. Siempre que salgo me lo hace pagar. No le gusta que nadie la cuide más que yo.
-Pobre Rachel. Siento llamarte con malas noticias.
-¿Qué ocurre?
-No hay boda.
-¡Ese miserable bastardo! -fue la respuesta de su amiga.
-¿Qué te hace pensar que ha sido él quien la ha cancelado?
-Te conozco, ____. Tú no habrías dejado a Luke por nada. Y, ¿por qué ha sido? ¿Por otra mujer?
-¿Cómo lo has adivinado?
-Todos son iguales.
-Mi madre me culpa a mí. Dice que Luke se ha ido porque necesitaba amor.
-¿Le has contado que no era una relación real¬mente romántica?
-No. Lo ha adivinado ella.
-Bueno, tenía unos cuantos datos para acertarlo. Luke no era tu tipo habitual. Era demasiado tradi¬cional y responsable.
-Pues resulta que no era tan recto como parecía. Al menos no desde que ha conocido a la sensual Ce¬lia.
-¿Y quién es esa Celia?
-La conoció ayer y es la hija de la amante de su padre.
-¿Qué? -Rachel se atragantó-. ¿Podrías repe¬tirme eso?
Lo hizo y continuó con el resto de la historia.
____ tenía que reconocer que era fascinante. No todos los días un hijo, para quien su padre era todo un héroe, descubre que su adorado progenitor había estado engañando a su madre durante veinte años. Y tampoco todos los días ese hijo se mete en la cama con la hija de la amante de su padre a la hora de co¬nocerla.
_____ seguía pensando que Luke no podía estar enamorado de esa tal Celia. No obstante, estaba se¬gura de que, en aquel momento, estaría con ella en el nido de amor secreto de su padre.
Sonaba como un capítulo de un culebrón. O más bien como la serie completa.
Rachel escuchó incansable el relato durante quince minutos.
-Supongo que no le contarías a tu madre todo eso -dijo al final.
-No. Solo le he dicho que se ha enamorado de otra persona y que no se sentía capaz de seguir ade¬lante con la boda.
-Bueno, al menos ha tenido la suficiente decen¬cia como para ser honesto.
Normalmente, los hombres se quedan con las dos tartas, como hizo el padre de Luke.
-Sí, ya lo sé. Pero también me he planteado si no es posible que en breve se dé cuenta de que no se trata de amor, sino solo de deseo.
-Podría ser. ¿Te casarías con él si cambiara de opinión?
-Sin pensármelo un segundo.
-Entonces no debería modificar mi vestido de dama de honor aún.
-Quizá no.
-Y tal vez, tú no deberías cancelar ni la recep¬ción, ni el pastel, ni el fotógrafo hasta dentro de un par de días.
____ habría preferido que no mentara al fotó¬grafo. No quería pensar en Nick.
-¡Vaya! Lettie me está llamando -dijo Rachel-. Es increíble cómo recuerda mi nombre ahora que estoy al teléfono. Bueno, tengo que irme, Isabel. Lo siento, pero...
-No me digas que seguro que, a la larga, será me¬jor -le advirtió ____. Rachel se rio.
-De acuerdo, no te lo diré. Llámame.
-Lo haré.

Nada más colgar, ____ decidió ponerse a hacer la maleta. Estaba vaciando los cajones de la có¬moda, cuando su madre entró en el dormitorio.
-Me siento muy mal por todo lo que te he dicho antes, _____. Tu padre me ha reprendido.
-No te preocupes, mamá. Sé que ha sido porque estabas triste.
-Sobre lo del dinero... Sé que no te casabas con Luke solo por su situación económica, y que real-mente él te gustaba.
-Claro que me gustaba.
-¿Tú... tú crees que, quizá, no se habría ido con esa otra chica si te hubieras acostado con él antes de la boda?
_____ se volvió hacia su madre.
-Mamá, sí me acosté con él antes de la boda. Bastante a menudo.
-Vaya...
-Y le gustó mucho.
-Ya...
-El sexo no era el problema, sino la pasión.
-¿Pasión?
-Sí, ese sentimiento que tienes cuando miras a la otra persona y sientes unos deseos irreprimibles de estar con ella.
-¿Ganas de meterte en la cama, quieres decir?
-Sí. Luke y yo nunca sentimos eso el uno por el otro.
-Yo solía sentir eso por tu padre -susurró su ma¬dre-. Al principio de casarnos. Sé que él también lo sentía por mí.
_____ sonrió.
-Eso es bueno, mamá. Así es como debe ser.
-Quizá tu padre tenga razón y encuentres a al¬guien de quien te enamores y se enamore de ti.
-Eso espero, mamá -habría sido muy cruel de¬cepcionar a su madre con sus preocupaciones. El sueño de aquella mujer era ver a su hija vestida de novia. _____ había tenido el mismo sueño.
Pero ya no.
-¿Te vas a mudar? -preguntó la madre llorosa. ____ dejó de hacer lo que estaba haciendo.
-Mamá, tengo treinta años. Soy una mujer adulta. Tengo que tener mi propia vida. Regresé aquí solo temporalmente porque era lo que me con¬venía hacer antes de la boda.
-Pero... pero me gusta tenerte en casa. Me haces compañía -dijo la madre. _____ pensó que el cum-plido llegaba demasiado tarde-. Además, cocinas muy bien. Tu padre y yo vamos a echar de menos tu comida.
_______ le dio un abrazo a su madre.
-Puedo venir a cocinar de vez en cuando, ¿de acuerdo?
-Me vale con que vengas a vernos, que no te dis¬tancies.
-No me distanciaré, te lo prometo.
-¿Perdonas a tu vieja madre? ____ sonrió.
-¿Y tú me perdonas por no darte nietos?
-Tener niños no lo es todo. ______ la miró con tristeza.
-Eso me lo dice una mujer que ha tenido cinco.
-Por eso mismo lo sé muy bien. Lo que necesitas es encontrar al hombre adecuado. Los niños vendrán después.
-¿No crees que lo he estado intentando?
-No lo suficiente. Eres una chica muy guapa. Deja que la naturaleza siga su curso.
_____ estuvo tentada de decirle que su naturaleza siempre la llevaba por el camino equivocado, en brazos de hombres que no querían tener hijos.
Pero era muy tarde para confesar algo así. Jamás le había dicho a su madre la amarga verdad acerca de sus novios y hacerlo en aquel momento no haría sino empeorar las cosas a ojos de su madre.
-¿Estás segura de que no quieres ir de vacaciones a la isla que habíamos elegido para nuestra luna de miel? -le preguntó, pensando que un cambio de tema le vendría bien.
-Estoy segura. Soy un poco mayor para ese tipo de cosas. Escucha, ¿por qué no te vas tú?
-No es un lugar para ir so!a.
-Pues vete con alguien.
____ inmediatamente pensó en Nick. ¡Seguro que diría que sí a un viaje como aquel con todos los gastos pagados!
Era una idea tentadora. ¿Se atrevería a hacer algo así? ¿Podría hacer algo como eso, sin dejarse llevar emocionalmente?
Quizás sí que podía. La experiencia con Luke la había cambiado y la había hecho mucho más dura. Por una vez había perseguido lo que quería, había escuchado a su cabeza y no a su corazón. Incluso se había acostado con un hombre al que no amaba y lo había disfrutado. En su mente el sexo ya no es¬taba irrevocablemente unido al amor.
Solo porque Nick era el tipo de hombre del que ella solía enamorarse no significaba que eso le fuera a suceder otra vez. Además, tenía la ventaja añadida de saber de antemano que no estaba interesado ni en el matrimonio ni en tener hijos. No podría enga¬ñarse sobre un futuro con él.
No sería más que un juego pasajero, un bálsamo para su orgullo herido, ¡además de un placer para su cuerpo!
Después de lo sucedido y de que tendría que pa¬sar los próximos quince días cancelando todo lo contratado para la boda, iba a necesitar un reconstituyente. ¿Y qué mejor bálsamo que yacer en los bra¬zos de un hombre en una isla tropical?
-¿_____?
______ apartó de su mente sus provocativos pen¬samientos.
-¿Sí?
-¿Qué vas a hacer? ¿Vas a buscar alguien para que se vaya de vacaciones contigo? Si no te van a devolver el dinero, me parece una tontería que lo pierdas.
-Ya veré qué hago, mamá -lo mejor sería que se lo pensara con un poco de calma. Además de todo lo acontecido, había bebido demasiado. Las vacacio¬nes no empezaban hasta dentro de un par de sema¬nas y no pensaba que Nick fuera a desaparecer en ese tiempo.
Si seguía pensando lo mismo el lunes, entonces...
Se estremeció ante la descabellada idea que es¬taba abrigando. Una cosa era haberse ido a la cama con un hombre como Luke con intención de casarse y otra muy distinta contemplar la posibilidad de una relación exclusivamente sexual con Nick Jonas.
Volver arriba Ir abajo
ddlovatohart
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 182
Localización : Amandome como nunca con el amor de mi vida en L.A Baby Nick Jonas
Fecha de inscripción : 22/04/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 24th 2011, 12:19

Aqui tienen cap!!! Gracias a todas por comentar!!! LAS AMOOO ♥
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 27th 2011, 09:48

maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33

maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
Volver arriba Ir abajo
ddlovatohart
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 182
Localización : Amandome como nunca con el amor de mi vida en L.A Baby Nick Jonas
Fecha de inscripción : 22/04/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 28th 2011, 13:15

Capítulo 6


Nick no pudo dormir bien aquella noche, cosa que jamás le ocurría. Normalmente em¬pezaba a soñar nada más posar la cabeza en la almohada.
Pero en aquella ocasión no hizo sino dar vueltas de un lado a otro; incluso se levantó en una ocasión y se sirvió una copa.
Lo peor de todo aquello era que no podía dejar de recordar cuál era el motivo de su insomnio.
Se preguntaba si ella habría seguido bebiendo después de haberle colgado y si estaría también dando vueltas por la casa en camisón, con otro vaso de whisky en las manos.
Se volvió a meter en la cama con la imagen de ella presente y no paró de dar vueltas, con sus hor-monas revolucionadas y sin dejar de pensar en qué tipo de camisón llevaría.
Le vinieron a la mente varias alternativas. Es¬taba seguro de que estaría deliciosa con un cami¬són largo de satén crema, y tremendamente sexy con un picardías negro de encaje. Y, mejor aún, sin nada.
Gimió, y fue el gemido de un hombre que sufría una severa frustración sexual que no le permitiría dormir. Y necesitaba desesperadamente descansar.
No había terminado su trabajo y tendría que hacerlo al día siguiente.
Se levantó de nuevo y se dirigió al baño, donde se dio una ducha caliente, sistema que en él funcio¬naba mucho mejor que la fría. El calor relajaba sus músculos.
Después de veinte minutos de una ducha tipo sauna, salió, se secó y se metió de nuevo en la cama.
Una hora más tarde aún estaba despierto.
Maldiciendo, se levantó, se puso la bata de seda negra, se preparó un café y se metió en el laborato¬rio, donde se sorprendió a sí mismo trabajando como un demonio durante varias horas.
Ya había amanecido cuando acabó. Así que apagó el móvil, bajó el sonido del teléfono fijo, su¬bió a su dormitorio, cerró las persianas y cayó en la cama completamente exhausto.
Al despertarse, no recordaba si su noche había estado o no llena de sueños eróticos; lo que sí era patente era su erección.
Lo que lo había sacado de su absoluto coma era el sonido del timbre de la puerta principal.
Se levantó de la cama, y con la misma bata negra que no se había quitado, decidió bajar. No tenía in¬tención alguna de vestirse. Solo quería librarse de quien estuviera a su puerta.
Era _____ vestida como si fuera a tomar el té con la reina de Inglaterra. Llevaba un traje de pantalón de lino beige, una camisa de seda azul, perlas y car¬mín rosa pálido. Y, por supuesto, aquel maravilloso pelo rubio perfectamente estirado y recogido en un moño atrás.
Su impecable vestimenta contrastaba con el desa¬liñado aspecto de Luke.
¿Por qué tenía tan mala suerte con aquella mujer?
-Supongo que has venido por tu teléfono –gruñó él.
Ella lo miró de arriba abajo con desprecio.
-Siento haberte sacado de la cama -dijo seca¬mente-. Pero son las dos de la tarde.
Nick asumió que no había lugar para contarle la verdad.
-Ya sabes, el sábado por la noche los animales nocturnos no nos acostamos hasta el amanecer.
-¿Solo?
Él se cruzó de brazos.
-Esa no es una pregunta de alguien que única¬mente ha venido a recoger su móvil.
-Has sido tú el que ha dicho que he venido a re¬coger mi móvil, no yo.
Nick la miró fijamente. ¿Iba a tener suerte?
-¿Puedo pasar? -continuó ella con aquella voz suave que lo estremecía.
-Por supuesto -dijo él y se apartó.
-Necesito pasar al servicio -dijo ella directa¬mente-. Vengo desde el hospital de Gosford. Nick frunció el ceño mientras cerraba la puerta.
-¿Qué estabas haciendo allí? -aunque la pre¬gunta debería haber sido más bien qué estaba ha¬ciendo en su casa. Los suburbios de Paddington no estaban, ni con mucho, en el camino. Así que no ha¬bía parado solo para usar su servicio.
El corazón de Nick comenzó a latir con fuerza.
-Luke tuvo un accidente de coche en la F3 ayer.
-¿Está bien?
-Un poco magullado, eso es todo. Nada serio. Pero se dio un golpe en la cabeza y se quedó incons-ciente durante un rato. La policía encontró mi nú¬mero y me llamaron a primera hora de esta mañana. Por supuesto, me fui a verlo.
-Está teniendo muy mala suerte con la carretera últimamente. Primero sus padres y ahora él. ¿Su nueva novia se ha enterado de todo esto?
-Sí. Yo estaba allí cuando ella llegó. Con su ma¬dre.
-¡La madre! ¿Y cómo es?
-Primero el servicio, por favor, Nick.
-Sí, claro... Ven por aquí.
Decidió llevarla al baño de la parte de arriba, el que había renovado recientemente. Había ido ha-ciendo poco a poco reformas en su casa desde que la había comprado hacía dos años. Le había costado una fortuna a pesar del estado decrépito en que la había encontrado. Pero ya se sabía que en las gran¬des ciudades lo que uno paga es la zona.
Después de mostrarle el camino, se metió en su habitación para vestirse.
Cuando _____ salió del baño, él ya se sentía me¬jor. Se había puesto unos vaqueros negros y una ca-miseta blanca. No obstante, todavía tenía barba de dos días e iba descalzo.
-Un baño muy bonito -dijo ella secamente. Sabía que le iba a gustar. Era todo blanco, con apliques en color plata. Frío y clásico, como ella.
-Seguramente no te gustará tanto mi sala de estar -dijo, mientras la llevaba hacia allí.
Estaba decorada de modo funcional, sin dema¬siado estilo. Tenía grandes sillones con pequeñas mesas al lado, demasiados libros y una chimenea de mármol. En una esquina estaba el equipo de música, el televisor y el vídeo.
-Me gustan las puertas -dijo Isabel, mientras se sentaba en uno de los sillones, el favorito de Nick.
Él miró las puertas a las que ella se refería y que conducían a la terraza.
-Son meramente decorativas. Nunca las abro porque hay mucho tráfico.
-Es una pena.
Él se encogió de hombros.
-No se puede tener todo.
-No -dijo ella con cierta amargura en la-voz-. Realmente no.
Nick se sentó en un sillón enfrente de ella y trató de adivinar para qué había ido a verlo.
-La madre es una mujer extraordinariamente atractiva a pesar de sus cuarenta y tantos -dijo ella repentinamente-. Y la hija... bueno, dejémoslo en que no creo que Luke vaya a cambiar de opinión y a casarse conmigo.
-¿De verdad seguías manteniendo la esperanza?
-Estúpidamente, creo que empezaba a tenerla. Lo que es sencillamente patético. Pero en el camino de vuelta a Sydney he llegado a la conclusión de que de¬bía dejar de esperar que un hombre me dé lo que ne¬cesito en la vida. Tengo que conseguirlo por mí misma. Y no es, en absoluto, lo que he estado so¬ñando durante años. Pero así son las cosas y hay que adaptarse a las circunstancias.
-Eso suena tremendamente razonable -dijo Nick. ¿Y qué piensas hacer? ¿Qué pinto yo en todo esto?
Ella sonrió. Sí, realmente sonrió, aunque fuera una sonrisa leve, muy leve. Pero fue mucho mejor de lo que había imaginado. En aquel momento ha¬bría sido capaz de hacer lo que le pidiera que hi-ciera, ser lo que ella quisiera que fuera.
-La verdad es que siempre he querido un bebé -le dijo ella sin más.
«Un momento», pensó Nick. «Si eso era lo que ella buscaba, no estaba dispuesto a dárselo».
-Por supuesto, habría preferido tenerlo con un marido -continuó ella-. O, al menos, con una pareja estable.
-Naturalmente -dijo él.
-Pero eso no va a ocurrir en un futuro cercano, y me voy haciendo mayor. Así que he decidido optar por la inseminación artificial en una clínica que pro¬vea esperma de donantes anónimos pero bien docu¬mentados.
Nick se sintió aliviado y confuso al mismo tiempo. ¿Por qué le estaba contando todo aquello?
-Ahora que Luke me va a hacer una mujer eco¬nómicamente independiente, no necesito un hombre que me sustente para tener un niño -dijo ella-. Puedo tener uno por mi cuenta y llevarlo a una guar¬dería o contratar una niñera si quiero volver a traba¬jar, ¿verdad?
-Claro -dijo él-. Pero ¿por qué me estás con¬tando todo esto, _____?
-Solo te estoy poniendo al día de cuáles son mis planes, para que puedas entender las razones que sustentan la proposición que voy a hacerte.
-¿Y qué proposición es esa?
-Quiero que te vengas a Dream Island conmigo,en el viaje de novios que Luke y yo pensábamos ha-cer.
Nick la miró perplejo.
-¿Podrías repetir?
-Has oído perfectamente -dijo ella.
Nick no salía de su asombro.
Todo tipo de estrambóticas ideas se le pasaron por la cabeza. Quizá quería impregnarse de su es-perma y utilizarlo para concebir a su hijo sin que él lo supiera. Pero de ser algo así, no le habría contado su intención de quedarse embarazada; era más fácil mantenerlo en secreto.
-¿Por qué? -preguntó él.
-Verás, quiero que te vengas conmigo solo por¬que quiero que te vengas conmigo.
Anonadado pensó que no podía querer solo sexo de él. ¡Era como si todas las fantasías de aquella no¬che se hubieran hecho realidad!
-Si piensas que voy a fingir ser tu marido para cu¬brir las apariencias y salvar tu honor, lo siento pero no.
-No seas ridículo. No te insultaría jamás de ese modo. Te vendrás conmigo... como mi amante.
Se atragantó ligeramente con aquella última pala¬bra.
E! la miró fijamente los ojos como si tratara de averiguar qué, exactamente, tenía en la cabeza.
-Sí, pero ¿seré un amante fingido o un amante real?
Ella se ruborizó y aquel rubor lo encandiló tanto como el primero. No era el tipo de chica que parecía poder quererlo solo como un juguete sexual.
-Vamos, ____, aclárame todo esto un poco. Sin¬ceramente, no entiendo nada.
Ella inspiró con fuerza y expiró lentamente, como si estuviera haciendo acopio del coraje nece-sario para decir lo que tenía que decir. El la miraba fascinado e intrigado.
____ no había imaginado que aquello pudiera resultarle tan difícil. Tampoco había previsto que la interrogara de aquel modo, ni que la obligaría a con¬fesar su deseo abiertamente.
La verdad era que le daba vergüenza.
Aunque, después de todo, ¿por qué debía sentirse avergonzada? Ya no era una mujer comprometida y no le iba a romper el corazón a nadie.
_____ se aclaró la garganta, y contestó con deci¬sión.
-La cuestión es que, aunque haya decidido tener un hijo sola, eso no implica que quiera estar sola. Resulta que me gusta el sexo. De hecho, me gusta mucho. Y, perversamente, sobre todo si es con hom¬bres como tú.
Nick levantó las cejas y luego frunció el ceño.
-¡Eh, un momento! ¿Qué quieres decir eso de «hombres como yo»?
-No pretendía insultarte. Me refería a que siem¬pre me gustan hombres que no están dispuestos a comprometerse. Ese era un gran problema cuando lo que yo quería era un marido e hijos. Por eso decidí casarme con alguien como Luke. Pero ahora que he tomado la decisión de tener un hijo por mi cuenta, no tengo que preocuparme de las intenciones de los hombres con los que me acueste, porque no querré casarme con ellos. Solo querré sexo. ¿Es eso un pro¬blema? Yo pensaba que eso era lo que tú querías también.
Nick frunció el ceño, confuso. Sí, eso era lo que él también creía querer, pero...
-La verdad es que me agrada gustarle a mis no¬vias, y no que piensen que soy un desgraciado egoísta que las usa solo para una cosa.
-Pero yo no quiero ser tu novia, Nick. En cuanto las vacaciones se acaben, la relación también se aca¬bará y no quiero volver a verte.
Él cada vez estaba más desconcertado.
-¿Por qué no?
_____ no quería decirle que temía pasar dema¬siado tiempo con él. Una cosa era vivir una fantasía durante quince días en Dream Island y otra tenerlo cerca continuamente después de eso. Sabía que en-tonces acabaría esperando algo más.
En aquel momento, sin embargo, lo quería sexualmente, eso era todo.
-Tengo mis motivos, Nick -dijo ella con fir¬meza-. O lo tomas o lo dejas. Estoy segura de que podría encontrar sin problema alguien que aceptara las condiciones.
La idea de que se fuera con otro hizo que Nick to¬mara la decisión de inmediato.
-No es necesario. Me encantaría ir contigo.
-¿Con mis condiciones y sin preguntas?
-Solo las esenciales. Primera, ¿de cuánto tiempo estamos hablando?
-Dos semanas.
Aquello significaban catorce días y catorce no¬ches. ¡Fantástico!
-Y es en Dream Island.
-Sí. ¿Has estado allí antes?
-No, pero he oído hablar de ese lugar -era el más nuevo y exclusivo complejo turístico de la zona Norte de Queensland-.¿Cuándo salimos?
-De hoy en dos semanas a las diez de la mañana. Te recogeré aquí a las ocho. Estáte preparado -se le¬vantó de repente.
Él se levantó también.
-¡Un momento! No te irás ya, ¿verdad?
-No hay motivos para que me quede -respondió ella con firmeza-. Has dicho que sí. No tenemos más que discutir.
-¿Y qué me dices de métodos anticonceptivos?
Ella lo miró con dureza.
-Asumo que de eso te encargarás tú.
-¿No estás tomando la pildora?
-No. Y aunque así fuera, creo que deberías usar condón.
Sin duda era una medida razonable.
-De acuerdo -dijo él-. Pero no veo el motivo de que salgas corriendo. Entiendo que no quieras verme después, pero no veo por qué no podemos empezar ya a conocernos mejor.
-Lo siento, pero yo no quiero hacer eso.
-¿Por qué no?
-Verás, Nick, ¿puedo ser clara? ¿Es que no lo era siempre?
-Sí, por supuesto.
-Los dos sabemos lo que significa hoy en día «conocerse mejor», y, por favor, no me lo niegues. Yo estoy siendo brutalmente honesta contigo y te pido que tú lo seas también. Aparte de que me vaya a venir el periodo esta semana y esté sufriendo de un considerable síndrome premenstrual, no quiero que nos vayamos a la cama antes del viaje.
-¿Por qué no? Ella sonrió.
-Quizá porque no quiero que te decepciones y salgas huyendo.
Nick pensó que era prácticamente imposible que sucediera eso, pues solo necesitaba que se tumbara. Si encima ponía de su parte, eso sería una bonifica¬ción.
-¿No quieres probar la mercancía antes de com¬prarla? -dijo él con una sonrisa picante.
Ella se rio.
-Ya he visto todo lo que tenía que ver. Sincera¬mente, no deberías abrir la puerta de tu casa medio dormido y a medio vestir, Nick. Y ahora, dime dónde está mi móvil, porque es hora de que me vaya.

Volver arriba Ir abajo
paulovenick
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 180
Edad : 23
Fecha de inscripción : 02/02/2010

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 28th 2011, 18:36

siguela esta buenissima !!!!
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 29th 2011, 02:54

maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33

maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33 maas. <33
Volver arriba Ir abajo
janeth d jonas
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 215
Edad : 19
Localización : NICKLANDIA
Fecha de inscripción : 15/08/2010

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Junio 30th 2011, 19:16

hola nueva lectora
esta super tu nove siguela

vamos esta supr
padre y emocionant
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
tistetistetistetistetistetistetistetistetistetiste
espero esto sirva para qk subas capitulo si porfis
bye
bexos
Volver arriba Ir abajo
ddlovatohart
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 182
Localización : Amandome como nunca con el amor de mi vida en L.A Baby Nick Jonas
Fecha de inscripción : 22/04/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Julio 1st 2011, 08:33

Esta noche cap!!! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
AnglikN'Jonatica
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1009
Edad : 19
Localización : MUNDO: jonas Pais: nickland ciudad: Kevin City sector: joe jonas Casa 53-S..... Venezuela-Anzoategui(PLC)=)
Fecha de inscripción : 23/01/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Julio 1st 2011, 13:54

eso espero!
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/anglikN
nanyy_27
Nuev@


Cantidad de envíos : 41
Edad : 21
Localización : Muy lejos con joe *:*
Fecha de inscripción : 01/07/2011

MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Julio 1st 2011, 16:00

fabulosa novelaa! nueva lectoraa sube rapido el sig cap esta muy buena! GP
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT    Hoy a las 22:56

Volver arriba Ir abajo
 
Anhelo Secreto (Adaptación) Nick y tu HOT
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Me, Myself & I (Adaptación) (Nick y Tu)
» 'Matrimonio Tormentoso' Adaptación, Nick & Tú. (TERMINADA)
» El Dulce Sabor A venganza (Nick y tu) [TERMINADA]
» Una Noche No Es Suficiente (Adaptación) // Nick J. & _____(TN)//
» 'El Millonario' - Adaptación - Nick&______. (TEMA CERRADO)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: