Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 9, 10, 11  Siguiente

¿Que les parecio?
Buena
88%
 88% [ 14 ]
regular
6%
 6% [ 1 ]
Mala
6%
 6% [ 1 ]
Votos Totales : 16
 

AutorMensaje
noelis
Forista!


Cantidad de envíos : 86
Fecha de inscripción : 12/05/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 23rd 2011, 18:58

SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
SIGUELAA!!
Volver arriba Ir abajo
noelis
Forista!


Cantidad de envíos : 86
Fecha de inscripción : 12/05/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 23rd 2011, 18:59

hay se siguela please queremos ese premio
Volver arriba Ir abajo
noelis
Forista!


Cantidad de envíos : 86
Fecha de inscripción : 12/05/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 23rd 2011, 19:08

hay quiero capi
capii
I need capi
Volver arriba Ir abajo
noelis
Forista!


Cantidad de envíos : 86
Fecha de inscripción : 12/05/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 23rd 2011, 19:16

capi
capi
capi
capi
capi
capi
capi
capi
capi
capi
capi
capi
capi
capi
Volver arriba Ir abajo
noelis
Forista!


Cantidad de envíos : 86
Fecha de inscripción : 12/05/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 23rd 2011, 20:30

x Dios siguela me volvere loca si no leo un capi hoy!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
noelis
Forista!


Cantidad de envíos : 86
Fecha de inscripción : 12/05/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 23rd 2011, 22:04

me he vuelto loca !!!!
Volver arriba Ir abajo
llollzz
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 307
Edad : 22
Localización : santo domingo , Rep. dominicana
Fecha de inscripción : 27/12/2009

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 24th 2011, 09:49

cap!!!
Date rapido por Dios!
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 24th 2011, 14:09

chicas de noche les subos los capitulos =D o bueno mas tarde xk ya mismo me tengo k ir al curso de guitarra =D
Volver arriba Ir abajo
yonixz
Nuev@


Cantidad de envíos : 45
Localización : rep. dom. santo domingo
Fecha de inscripción : 06/06/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 24th 2011, 20:50

estoy desesperada
eh entrado a tu pag mas de 4 veces
en menos de 1 2 horas por favor
sube cap pronto aunque sea 1 solo
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 24th 2011, 20:54

jajaja ya subo capitulo sorry x no subir antes aki
les van 6 capitulos x la espera jajaja =D
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 24th 2011, 21:03


Capitulo 15 1/6


—¿Qué es lo que quiere saber, excelencia?
—Llámeme Nicholas.
—Si es lo que desea... —Pero parecía vacilante y se apresuró a tomar otro sorbo de té. La taza tembló solo un poco al rozarle la boca, pero bastó para que él se fijara.
Y esa también era una boca atrayente. Unos labios de un rosa claro, y el inferior ligeramente más carnoso, con una curva perfecta y sensual. Bonito.
—¿De dónde es usted? —insistió.
—De York. —Ella contestó de bastante buena gana, pero su expresión conservaba aquella mirada solemne que la hacía parecer tan distante. —Mi madre murió cuando yo era una niña y mi padre era un hombre ocupado, por lo que pasé mucho tiempo en Londres con mi tía. Ella fue quien organizó mi presentación en sociedad y mi matrimonio.
Dos frases que no resumían exactamente la vida de alguien.
—¿Tiene hermanos o hermanas?
—No.
No solía ser tan difícil conseguir que una mujer entablara conversación. Él arqueó la ceja, extrañado, y volvió a intentarlo.
—¿Cuáles son sus aficiones? ¿El teatro, la ópera, la moda?
Ella dudó.
—Me encanta leer —dijo simplemente. —Cualquier cosa y de todo. Novelas, el periódico de la primera a la última página, incluso textos científicos si los encuentro. Esa ha sido siempre mi pasión. Mi institutriz era una mujer de ideas avanzadas. Ella espoleó mi curiosidad y me prestó libros cuya lectura estoy segura que mi tía no habría aprobado. El padre de la señorita Dunsworth era un famoso anticuario y tenía una colección de obras de todas partes del mundo. Al morir la dejó pobre en cierto sentido, pero rica en otro, si valora usted el conocimiento. Tuvo que venderlo todo, pero conservó su biblioteca.
A él no le molestaban las féminas con cerebro, como les sucedía a varios de sus conocidos. También le gustó la palabra «pasión» cuando ella la dijo.
—Dígame quién es su autor favorito.
—Voltaire, si me obliga a escoger uno. —Tenía una expresión animosa que iluminaba su encantador rostro.
—¿Quién más?
Le gustaban los griegos clásicos, Shakespeare, Alexander Pope, las obras más recientes de ciertos autores populares del momento, algunos de los cuales él todavía no había leído.
El sol le daba calor, el coñac era añejo y exquisito, y él estaba... encantado.
¿Por aquellas inclinaciones literarias? Eso era una revelación. Normalmente las mujeres solo tenían una utilidad superficial en su vida, pero allí, en los ojos de _______(tn), había una chispa que le atraía. Desde que descubrió su identidad allí en la taberna, estaba fascinado.
Pero en cuanto recondujo de nuevo la conversación al tema de la familia de ella, el entusiasmo se borró de la expresión de _______(tn), que centró deliberadamente la atención en su taza de té.
—Como ya le he dicho, viví con mi tía. Murió apenas un mes después que Edward.
Nicholas esperó. Al parecer no recibiría más información, pero sentía bastante curiosidad sobre su matrimonio a raíz de la nota que ella había escrito.
—Conocí a su marido, aunque muy vagamente.
—Tuvo suerte.
El no pudo evitarlo y enarcó las cejas ante aquel tono escueto.
—Ya entiendo.
_______(tn) le miró por encima del borde de la taza y luego la dejó a un lado con un cuidado que pareció deliberado. Aquellos luminosos ojos grises, enmarcados de forma tan encantadora por unas pestañas densas y nítidas, eran muy directos.
—Perdóneme, pero no, no lo entiende. A usted nunca le han casado con un hombre que no le importa lo más mínimo. Usted nunca ha servido a los caprichos de nadie, y por favor admita que es consciente de las diferencias entre sexos en nuestra sociedad, que permite que caballeros aristócratas hagan apuestas extravagantes sobre su falta de virtud, mientras a las mujeres se las juzga con mucha severidad en función de que la conserven.
Durante un momento, Nicholas no supo qué decir. Lady Wynn no coqueteaba, eso ya lo había notado, y al parecer tenía la habilidad de ir al grano y de ser gratamente sincera.
—Tiene razón. A partir de ahora me abstendré de sacar conclusiones presuntuosas.
Su fácil aquiescencia pareció desconcertarla. Frunció la boca y consiguió de nuevo atraer la caprichosa atención de Nicholas hacia sus dulces labios.
—Lo... lo siento —dijo con un leve suspiro al cabo de un momento. —Soy un poco susceptible con el tema del matrimonio. Y por eso no tengo intención de formar parte nunca más de ese acuerdo.
—No tiene por qué disculparse por expresar su opinión, se lo aseguro.
En el rostro de ella revoloteó una mirada irónica.
—Creo que acabo de reñir al duque de Rothay.
—Que sin duda se lo merece de vez en cuando. —Y sonrió. —Puede que bastante más a menudo.
—Es usted muy... —pareció que buscaba una palabra que finalmente encontró —gentil. La mayoría de los hombres quieren que una mujer esté de acuerdo con todo lo que dicen. Yo lo considero tedioso.
—¿De ahí esa actitud disuasoria hacia todos esos entusiastas caballeros que se congregan a su alrededor en cualquier acto? —Nicholas se acomodó en su butaca, disfrutando no solo de la cálida y agradable brisa del atardecer, sino también de la singular falta de coquetería de ella. Estaba acostumbrado a que las mujeres le adularan, no que le reprendiesen por su escasa comprensión de su posición en el mundo.
—Digamos simplemente que valoro mi independencia.
Puede que no se conocieran muy bien el uno al otro, pero tenían eso en común.
—Como yo.
—Eso dicen. —En los labios de ella se dibujó una sonrisa plena y fascinante, que obligó al cuerpo de Nicholas, que ya estaba absolutamente alerta, a tomar nota.
El cambio era notable. Aquello transformó una distante figura de mármol en una mujer dulce y atractiva.
Nicholas se revolvió en la butaca, ligeramente excitado, de modo que sintió un tirón en los pantalones. Qué raro. La dama no se andaba con disimulos, ni siquiera fingió desconocer de lo que le hablaba, y él descubrió que le gustaba su franqueza.
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 24th 2011, 21:09

Capitulo 16 2/6



—No debe creerse todos los rumores que circulan sobre mí, pero este es correcto —dijo despacio.
—Desde luego hay bastantes. Tiene usted una de las peores reputaciones de toda Inglaterra.
—No puedo comprender por qué.
—Ah, ¿no? Las historias abundan.
—Eso creo. Pero la verdad y las habladurías rara vez van de la mano, milady.
Ella le miró muy seria.
—¿Pretende decirme que usted, y quiero recordarle que recientemente hizo una apuesta muy arrogante sobre sus supuestas habilidades en esa misma área que estamos debatiendo, es más virtuoso de lo que implican esos rumores?
¿Era virtuoso? Nicholas estaba seguro de que nunca le habían aplicado ese calificativo, pero en un sentido abstracto quizá lo era. Para él era una cuestión de honor no mezclarse nunca con nadie que pudiera tomarse en serio el juego de la seducción. Sonrió con una despreocupación indolente y deliberada.
—Puede. Admito que dejé de defenderme hace años.
—Pero ¿usted quiere compañía sin ataduras?
—Absolutamente. —Desde Helena había descubierto que las aventuras amorosas eran mejores si se reducían al puro y simple placer físico.
Hubo un tiempo, antes de que comprendiera que los sueños de amor no eran más que eso, en que había cometido un error de proporciones colosales. Uno que seguramente no cometería nunca más. Aquello había sido una dura lección, pero entonces él era joven y estúpido y lleno de sueños idealistas. La experiencia podía ser una píldora amarga y el sabor que dejaba era difícil de olvidar.
Por lo visto, _______(tn) había interpretado correctamente su expresión.
—Bien, nadie sabe que estoy aquí, excelencia. Estamos solos, de forma anónima y somos libres de hacer lo que nos plazca.
—Nicholas —le recordó él con una leve sonrisa, contemplando el modo como la luz jugaba entre los frágiles rasgos de su cara, a lo largo de las finas curvas de sus hombros, proyectando una deliciosa sombra sobre aquella tentadora hendidura entre sus rotundos senos, que insinuaba apenas el escote de su vestido. —¿Le apetece que entremos?
Ella no pasó por alto la propuesta y sus mejillas adquirieron un tono rosado.
—¿Ahora? Es media tarde.
El reprimió la risa ante la ingenua suposición de que la gente solo hacia el amor después de la puesta de sol. Para ser viuda era bastante inocente.
—¿Por qué esperar? —murmuró. —Podríamos hablar más cómodamente.
—¿Hablar?
—Entre otras cosas.
El rubor de las mejillas de _______(tn) adquirió un tono rosado más intenso.
En la cama, quería decir él. Pese a que en ese contexto a él no solía gustarle especialmente charlar, estaba dispuesto a hacerlo si ello la hacía sentirse más cómoda. El nunca trataba con vírgenes. Jamás. Había recibido la educación del heredero de un ducado, y le habían hablado de los riesgos de la pérdida de la inocencia en cuanto fue lo suficientemente mayor para entender el concepto; pero empezaba a tener la sensación de que ella era lo más parecido a una virgen con quien podría estar hasta que se casara. Era evidente que a pesar de su compostura estaba muy nerviosa, y a la vez era muy consciente de él como hombre. Aquello aumentaba su interés hasta un nivel sorprendente.
Nicholas se levantó, se acercó para cogerle la mano, y tiró con suavidad para ponerla en pie. Bajó los ojos hacia aquella cara que miraba hacia arriba y se concentró en la boca.
—Opino que es usted preciosa, lady Wynn.
Los ojos grises centellearon.
—No va a decir otra cosa, naturalmente —respondió ella con voz queda.
—Solo si lo pienso. —Era sincero. Seducir a las mujeres hasta su lecho no incluía los falsos piropos. El no necesitaba la coacción y si ella pensaba lo contrario es que era más inocente de lo que creía. Seguro que alguien de su exquisita belleza había recibido suficientes halagos poéticos para toda una vida. —Si esta no es la primera vez que lo oye, ¿por qué no confía en mi sinceridad?
Le acarició el pelo muy levemente, tan solo pasó la parte de atrás de los dedos por aquel cabello vibrante y sedoso. El color, castaño intenso con destellos rojizos, le recordaba el otoño. Unos pocos rizos sueltos rodeaban el rostro ovalado y realzaban la esbelta columna del cuello. Aquel color cálido la favorecía, a pesar de su reputación de ser fría y distante.
Nicholas haría con gusto otra apuesta temeraria sobre que, de hecho, no era fría en absoluto. Obviamente su marido había sido un patán en la alcoba, pero él tendría el placer de enseñarle los beneficios del mutuo disfrute físico entre una mujer y un hombre.
_______(tn) le dedicó una sonrisa soñadora.
—Apenas le conozco, Nicholas.
Le gustó escuchar su nombre en aquellos labios.
—Seguro que era consciente de ello antes de enviarme la nota. ¿Qué mejor forma de conocernos?
Cualquier respuesta que ella pudiera haber dado fue silenciada cuando él inclinó la cabeza y le tomó la boca. Le puso las manos en la cintura, con firmeza pero sin insistencia, mientras amoldaba con mucha dulzura los labios de ambos.
Sus instintos eran muy agudizados cuando se trataba de mujeres. Ya se había dado cuenta de que la persuasión resultaría mucho más eficaz que la pasión impetuosa. Había muchas damas a las que les gustaba que las cogieran en volandas; que deseaban que su amante no solo las poseyera, sino que las dominase, pero él ya había comprendido que _______(tn) no era una de ellas antes de tocarla.
Tenía un sabor dulce y tenerla en los brazos le produjo una sensación increíble. Sus flexibles senos le rozaban levemente el pecho, pero cuando él acarició con la lengua el interior de su boca, ella hizo un movimiento brusco que solo podía indicar sorpresa.
«¡¿Qué demonios?!»
Se detuvo un segundo, frenado ante aquella asombrosa evidencia.
Era imposible que a una mujer que había estado casada nunca la hubieran besado de forma íntima, pero Nicholas notó que ella respondía indecisa a la exploración de su lengua, como si no tuviera ni idea de qué hacer.

Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 24th 2011, 21:16

Capitulo 17 3/6



Esa era una faceta interesante de esta cita amorosa campestre. Nicholas continuó, siguió besándola sin exigir, pero provocando sutilmente que se le acercara más, de modo que sus cuerpos se tocaran de forma más completa. Por lo general él habría considerado desmoralizador aquel particular grado de inexperiencia pero... quizá era aquella situación única, tal vez era su irresistible belleza, o puede que fuera solo la perfección con la que ella encajaba en sus brazos... no estaba seguro, pero descubrió que estaba más intrigado que nunca.
—¿Puedo volver a invitarla a entrar? —murmuró junto a sus labios.
A esas alturas, ella estaba pegada a su creciente erección, de manera que no era posible malinterpretar lo que implicaba esa propuesta. Pero al fin y al cabo, ¿no era por eso por lo que estaba allí?
_______(tn) asintió. Nicholas se apartó, le tomó la mano y sonrió.
Ella no le devolvió la sonrisa sino que le miró fijamente un momento, con sus increíbles ojos del todo abiertos y las mejillas ruborizadas. No era mala señal, se dijo él mientras ella se dejaba conducir al interior y por la escalera hacia su dormitorio. La casa estaba silenciosa al atardecer; sin duda la señora Sims seguía ocupada en las obligaciones derivadas de su inesperada visita. No había habido tiempo de conseguir más personal de servicio y, puesto que él sabía que _______(tn) deseaba el anonimato, no había traído consigo a ningún criado salvo al cochero. Incluso su ayuda de cámara se había quedado en Londres, de modo que su dormitorio estaba vacío y, cuando él cerró la puerta a sus espaldas, supo que estarían solos hasta que lo desearan. El ama de llaves tenía instrucciones estrictas de no molestarlos a menos que la llamaran.
—Nuestras habitaciones se comunican. —_______(tn) echó una ojeada a la pared que separaba sus dormitorios.
—Práctico, ¿no le parece? —Nicholas sonrió. Con una mirada ardorosa admiró el aspecto de ella, tan grácil y femenino, en la atmósfera masculina de su alcoba. El mobiliario era de un tamaño excesivo (la cama inmensa sobre la tarima, las proporciones enormes), y la madera tallada y oscura tenía varios siglos de antigüedad. En un retrato sobre la chimenea, uno de sus augustos antepasados posaba con encajes, calzas y un jubón.
Por contra, ella era curvas y sombras, seductora y, oh, tan accesible allí.
La vibrante erección producto de aquel beso presionó de nuevo la tela de sus pantalones entallados.
—Hagámoslo de la forma apropiada.
Ella no se resistió cuando él le soltó la melena que cayó libremente sobre su espalda. Tenía el tacto de una seda cálida que se hubiera derramado sobre sus manos, y una fragancia estival dulce y femenina. Mientras le desabrochaba el vestido la besó suavemente para tranquilizarla, preocupándose de no apresurarse ni alarmarla. La cogió en brazos, la llevó a la cama y le quitó los zapatos y las medias con la misma habilidad de experto, admirando su belleza con un criterio meramente masculino, mientras se sentaba para quitarse las botas. Acabó con ello en un tiempo récord y se levantó para terminar de desnudarse.
Estaba sorprendido, porque tenía auténtica prisa.
Vestida únicamente con su camisola y bajo la luz sesgada del sol del crepúsculo que entraba por los ventanales, _______(tn) era una Venus perfecta de pelo caoba. Extremidades flexibles y piel pálida sin mácula, enmarcada por una cascada de mechones centelleantes. Sus pechos rotundos temblaban cada vez que respiraba y sus ojos parecían más oscuros, dilatados, con ese extraordinario color plata matizado por la pasión... ... O por el miedo.
Nicholas se dio cuenta de ello con consternación, mientras sus dedos interrumpían el acto de desabrocharse la camisa.
Sí, pensó mientras se esforzaba en creerlo. Miedo. El temblor de la mujer que estaba en su cama no tenía nada que ver con el deseo.
En lugar de ruborizada por la excitación, en aquel momento ella tenía la cara algo pálida. Nicholas, con la camisa abierta hasta la cintura, dejó caer las manos sin saber cómo reaccionar ante ese inesperado giro de los acontecimientos.
—No es necesario que hagamos esto, ¿sabe? No tiene más que decirlo. En su lugar podemos ir a beber vino bajo el sol y mañana puede marcharse si lo desea.
Ella dudó un segundo y luego susurró:
—¿Tan evidente es?
En el dormitorio, Nicholas no estaba acostumbrado a nada que no fuera una impaciencia total, de manera que la respuesta era un clamoroso sí. No obstante, le pareció mejor la diplomacia.
—Creo que es obvio que no está usted cómoda del todo, milady —dijo con dulzura. —Nuestra apuesta fue producto de un instante estúpido entre dos caballeros bebidos que por la mañana compartieron una fuerte resaca. Pese a que su elegante presencia en mi cama me resulta atractiva, no es necesario que siga usted adelante con su oferta.
Con su exquisita semi-desnudez superpuesta a las elegantes sábanas de la cama, _______(tn) le sonrió levemente.
—No me extraña que su encanto sea legendario, Rothay, pero ¿cree usted que me ofrecí a la ligera? De todas las damas que conoce, probablemente yo sea la última que esperaba tener en su cama, pero aquí estoy y le corresponde a usted seducirme, ¿es correcto?
Tenía razón. Estaba seguro de que lo que Derek o él habían pensado no era en una mujer asustada y nerviosa, pero ella se había ofrecido, ellos habían aceptado y había sido él quien estaba ansioso por tenerla a solas.
—Solo si usted lo desea.
—Si no fuera así, no estaría aquí.
¿Por qué demonios estaba allí, si la idea de compartir su lecho la hacía palidecer y estremecerse de temor? _______(tn) declaró con un leve matiz de angustia:
—Quiero hacerlo.
¿Era eso cierto? El cuerpo incontrolable de Nicholas le urgía a seguir, pero aun así no se movió. Toda aventura tenía sus requisitos y cada mujer era distinta, pero aquella situación le daba que pensar. Tenía la sensación de que a ella le costaba un esfuerzo tremendo yacer allí, obediente y dispuesta.
Aquello era desalentador.
¿Qué diablos le había hecho, o no hecho, Wynn a ella?
—¿Es usted virgen? —Hizo la pregunta en voz baja, sin saber exactamente cómo procedería si le decía que sí. No pensaba fingir que no había notado su reacción cuando la besó. Aquello ya no tenía nada que ver con la ridícula apuesta. Empezaba a darse cuenta de que, para ella, nunca había tenido nada que ver.
Ella apartó la mirada y tragó saliva visiblemente, moviendo los músculos de su fino cuello.
—No.
Aquella pequeña palabra contenía un universo de significados.
Nicholas se quedó bastante perplejo. Él lo sabía todo sobre los juegos sexuales que los hombres y las mujeres practicaban juntos, pero sobre este no. Aquello no tenía la menor relación con una seducción despreocupada. Se sentó y la acarició; una levísima presión sobre la barbilla para que volviera la cara hacia él. Y con un ligero sobresalto de angustia, vio las lágrimas que centelleaban en sus pestañas.
—Sedúzcame —musitó ella en medio de aquel doloroso silencio. —Por favor.


Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 24th 2011, 21:25

Capitulo 18 4/6



Si las cosas seguían por ahí, ella sería la única mujer del mundo entero que había estado medio desnuda en la cama del guapísimo y sensual duque de Rothay, a quien él se había negado a hacerle el amor.
Casi había tenido que suplicárselo.
Por mortificante que fuera, a _______(tn) le sorprendió que un libertino tan reconocido tuviese la sensibilidad de saber que estaba asustada. Parecía sentirse tan incómodo como ella, y eso quería decir algo. En otras circunstancias incluso le habría parecido divertido.
—Yo lo deseo, es obvio —murmuró finalmente él, con una media sonrisa mientras bajaba la vista hacia el impresionante bulto de sus pantalones.
Dios santo, pensó _______(tn) , eso parecía... enorme.
Pero las viudas llorosas, inexpertas y glaciales no eran el territorio habitual del conde de Rothay. El no necesitaba explicar nada. ¿Quién podría culparle? No importaba la apariencia que ella tuviera, la sensualidad no era su fuerte.
Pero allí estaba, sin ropa, con el pelo suelto, en su cama. Si en ese momento se acobardaba, la oportunidad desaparecería.
—Béseme otra vez —urgió _______(tn) , mirando al interior de aquellos ojos oscuros del color de la medianoche. A través del hueco de la camisa desabrochada, veía la firmeza de su pecho desnudo, y aquello le provocó una extraña sensación que se le alojó en la boca del estómago. El cabello de ébano brillante y un poco despeinado rozó su potente cuello cuando él acabó de desabrocharse la camisa. Su morena belleza masculina era irresistible, pero también su marido había sido un hombre guapo. Tal vez no un espécimen tan magnífico como el infame Rothay, pero aun así...
No. No pensaría en Edward. Ahora no.
Nicholas se inclinó hacia delante y, ante su sorpresa, en lugar de tomarle la boca para otro beso devastador y perverso, pasó los labios sobre la reveladora humedad de sus pestañas. Con delicados besos borró sus lágrimas, y con ellas parte de sus miedos. Cuando se tumbó a su lado y la estrechó, ella se esforzó por seguir relajada, aun estando presa entre sus fuertes brazos.
Nicholas olía maravillosamente bien, de una manera extraña y cautivadora. ¿Todos los hombres despedían ese aroma picante y misterioso, o solo era este?
—Es usted muy hermosa —susurró él, acariciándola y levantándole la camisola con tanta sutileza que ella apenas lo notó hasta que sus dedos se deslizaron sobre la curva del muslo desnudo.
_______(tn) se sobresaltó y él retiró inmediatamente la mano.
—Relájese —le murmuró al oído, con el aliento cálido, hechizante.
—Hago todo lo que puedo. —«Y el resultado es lamentable», se recriminó con amargura. Quizá Edward siempre estuvo en lo cierto, porque si yacer junto a uno de los hombres más apuestos y encantadores de Inglaterra no le producía ningún efecto, tal vez algo fallaba en ella.
Bueno, quizá ningún efecto, no.
La respiración tranquila y acompasada y el firme latido del corazón de Nicholas mitigaban en cierto modo la conciencia de _______(tn) de lo menuda que parecía comparada con aquel hombre. Ante su sorpresa notó que se le tensaban los pechos, y cuando él le rozó la mejilla con los labios, suspiró y se dio la vuelta para ofrecerle la boca.
—Tal vez deberíamos empezar despacio.
Ella deseó tener alguna idea de a qué se refería exactamente, pero ni siquiera pudo aventurar una respuesta.
—Como usted quiera.
Con qué desesperación ansiaba estar a la altura de aquella propuesta.
En los labios de Nicholas apareció una sonrisa cautivadora.
—Besar es un arte. ¿Desea algunas indicaciones?
—¿Por qué otro motivo estaría aquí?
En su retirada propiedad, en su cama, entre sus brazos. ¿Por qué otro, ciertamente, que no fuera la inspiración que ella esperaba obtener?
—En ese caso será un placer, milady.
Él volvió a inclinar la cabeza, muy despacio. Sus labios la acariciaron, se aferraron a ella.
Fue algo prolongado, lujurioso, tentador, prohibido. Fue un beso auténtico.
La lengua de Nicholas se batió con la suya; le exploró la boca y la obligó a responder, y _______(tn) empezó a sentirse cómoda en aquel beso, sobre todo porque él se limitó a abrazarla sin hacer nada más. Además estaba complemente vestido, pese a que ella notaba el calor que emanaba su piel desnuda por el hueco de la camisa desabrochada. Nicholas separó los labios de su boca, se acercó de nuevo y esa vez bajó por el cuello, entreteniéndose en la hendidura de la garganta.
De repente, el capricho de enviar aquella nota —no, no fue un capricho realmente, pues la había angustiado muchísimo—parecía muy buena idea.
Era así como esperaba sentirse.
Aquello era placentero. No, esa palabra no bastaba. Más que placentero. Sentía escalofríos ante la provocadora presión de la boca de Nicholas.
—Lo que voy a hacer ahora es probarla —le susurró pegado a su piel y con un matiz ronco en la voz. —Nada más. ¿Me permite?
Ella se dio cuenta de que él sostenía entre los dedos el lazo que abrochaba el corpiño de su camisola, y que le pedía permiso para deshacerlo.
Pedía. Esa era una experiencia insólita para ella. La idea de que sus apetencias pudieran ser objeto de consideración era tranquilizadora.
Pero la idea de que él deseara verla desnuda era muy perturbadora. Aquello era un dilema. Aunque lo último que deseaba era que él se limitase a levantarle las faldas y siguiera adelante; la idea de estar desnuda ante él, o ante cualquiera, de hecho, la intimidaba. A plena luz del día, nada menos. Ya sabía que nada de esto iba a resultarle fácil, pero mientras él esperaba cortésmente en aquel prolongado silencio, ella sintió un inusual destello de confianza.
Un buen comienzo al menos.
_______(tn) asintió y recibió el tirón resultante con una ráfaga de calor en la cara, cuando su camisola se abrió mostrando sus pechos. Nicholas contempló la carne expuesta y colocó la mano despacio entre la tela abierta, para rozarle un pezón con la yema del dedo. Ella contuvo un jadeo.
—Del color de una rosa de verano, delicada y perfecta.
_______(tn) consiguió de algún modo hablar.
—Un cumplido verdaderamente... florido, excelencia.
Nicholas, divertido, arqueó una ceja oscura.
—Pero en este caso es la pura verdad. Tampoco debe olvidar, _______(tn) , que cuando está usted en mi cama, yo soy un hombre y usted la mujer que deseo. Use mi nombre de pila.

Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 24th 2011, 21:32

Capitulo 19 5/6



Ella cerró los ojos sin poder evitarlo ante la caricia de aquellos dedos que le recorrían la piel. Entonces él le rodeó completamente un pecho con su mano cálida y, para su propia sorpresa, la ardorosa mirada de aquellos ojos apaciguó alguno de sus recelos.
Aquellos ojos. Negro como la noche, seductores como el pecado, enmarcados por pestañas densas que contrastaban con la pureza de sus facciones esculpidas. _______(tn) se permitió alzar los párpados y al encontrarse con su mirada tuvo un pequeño sobresalto, pues se dio cuenta de que él estaba esperando, sin más, apoyado en un codo y contemplando su expresión mientras le rodeaba el pecho con la mano.
¿Esperando qué? No tenía ni idea. Aquello era humillante, y su ignorancia hizo que despreciara aún más a Edward.
—¿Se supone que debo hacer algo?
La boca de él se transformó en una sonrisa extrañada.
—¿Hacer algo?
Puesto que era obvio que, desde el momento en que la besó en la terraza, él había sido capaz de ver a través de su apariencia de viuda desenvuelta, disimular parecía fuera de lugar.
—Por favor, no se ría de mí. Estoy segura de que ya habrá notado...
—No me estoy riendo de usted. —Fue una interrupción suave y tranquila. —Estoy admirando una vista deliciosa y también planeando mi estrategia. Al fin y al cabo, se supone que tengo que superarme a mí mismo de forma notable, y lo cierto es que la primera vez es la más crucial, ¿no le parece?
—No está usted acostumbrado a mujeres como yo, claro —contestó ella con toda la dignidad que le fue posible dadas las circunstancias, —y de ahí que esté desconcertado.
Porque ella era un auténtico fracaso en el dormitorio. Él estaba acostumbrado a las elegantes damas de mundo que solía conquistar. La distancia entre esas experimentadas señoras y su ineptitud era inmensa.
—¿Desconcertado?
Entonces sonrió como un muchacho, pero la connotación de la embriagadora curva de sus labios era propia de un hombre hecho y derecho. Incluso en su ignorancia, ella percibió allí, con un ligero temblor de expectación, una promesa.
—Por supuesto que no —dijo Nicholas mientras apretaba ligeramente el montículo de carne que abarcaba con la mano. —Tan solo intento decidir por dónde empezar. Es usted como un lienzo en blanco, querida, y la primera pincelada es esencial.
La referencia poética no era más que una parte de su experimentado encanto, se recordó a sí misma.
—Estoy convencida de que usted es el artista supremo, Rothay.
—¿Supremo? ¿He ganado ya? ¿Con tanta facilidad?
—Eso ha sido sarcástico además de arrogante. —Era un poco difícil aparentar frialdad y distancia mientras sus hábiles dedos le masajeaban el pezón excitado.
—¿Percibo cierto escarnio?
A ella le gustaba aquel tono ligeramente irónico y él empezaba a vencer su aprensión. No era de extrañar que sucumbieran decenas de mujeres, pensó al sentir una extraña calidez entre los muslos. Pese a su impresionante altura y evidente fuerza, Nicholas transmitía una impresión de poder sin amenazas, de carisma masculino sin dominación. Incluso su sonrisa contenía una promesa sensual manifiesta.
Tal vez su impulsiva y escandalosa ocurrencia no había sido tan mala después de todo. Desde luego, aquello supondría su ruina definitiva si alguien lo averiguaba, pero a lo mejor valía la pena.
Cuando él inclinó la cabeza y le tomó la yema del pezón entre los labios, ella se estremeció y reprimió con esfuerzo un suspiro, aunque tuvo la impresión de que él lo había notado. Para _______(tn), la idea de que un hombre adulto quisiera mamar de sus pezones era sorprendente, pero él satisfizo primero un pecho y luego el otro, y ella se dio cuenta de que era maravilloso. Una lujuriosa sensación de placer empezó a adueñarse de su cuerpo mientras él probaba y acariciaba, primero un pecho erecto y luego el otro. Su apasionada boca trazó los contornos del valle que había entre ellos, las partes inferiores y de nuevo las cumbres, ahora tensas y brillantes.
Pero ella no hacía nada más que seguir allí tumbada y estaba convencida de que había algo más.
O eso le había dicho Edward de la forma más cáustica posible.
El duque deslizó una de sus largas manos por un lado de la pierna y le acarició la parte interior de la rodilla. Aquello tenía algo de delicioso. _______(tn) jamás habría pensado que aquel punto fuera tan sensible. Lentamente, le levantó la pierna de modo que quedara un poco doblada y luego le colocó otra vez el pie sobre la cama. Hizo lo mismo con la otra, mientras dedicaba a sus labios uno de aquellos besos íntimos y prolongados, demorándose en su boca; de modo que ahora ella estaba tumbada con las piernas ligeramente separadas, y aunque la camisola le cubría el sexo, el bajo se deslizó hasta el principio de los muslos debido a aquella sugestiva postura.
Darse cuenta de su situación fue como sentir un relámpago. Estaba en la cama con el infame duque de Rothay y prácticamente desnuda, con las piernas lo bastante abiertas como para darle acceso si él lo deseaba.
Lo deseaba, descubrió al cabo de un momento cuando, con la delicadeza de una caricia tan suave que apenas la notó, él deslizó la mano bajo la tela que la cubría y acarició el triángulo de vello entre sus muslos. Ella tembló y eso fue lo único que pudo hacer para no juntar con fuerza las piernas, pues con eso solo conseguiría que la mano derecha de Nicholas quedara atrapada justo donde deseaba estar. _______(tn) respiró profunda y tranquilamente y logró quedarse quieta.
Muy quieta. Demasiado quieta, porque él dijo:
—Esto debería derretirla, _______(tn), no convertirla en una estatua. Ya veo que tendré que ser muy, muy persuasivo. No recoger el guante que usted arrojó ante Manderville y ante mí no sería nada galante por mi parte.
Ya la había llamado glacial y con esto quedaba a un paso de frígida. Esa había sido la despectiva opinión de Edward, y _______(tn) abrió la boca para defenderse, pero no le salieron las palabras. En su lugar emitió algo entre un jadeo y un grito inarticulado de protesta cuando su apuesto seductor cambió de postura, puso aquellas insistentes manos sobre la parte interior de sus temblorosos muslos para separarlos más, y después bajó la cabeza.

Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 24th 2011, 21:41

Capitulo 20 6/6



Ella estaba rígida, totalmente horrorizada, tan atónita que ni siquiera se opuso a la forma como él le subió de un tirón la camisola, dejándola expuesta de cintura para abajo. Rozó con la boca sus partes más íntimas y después se asentó allí, y la sensación que le provocó cuando su lengua indagó en sus pliegues femeninos fue... una revelación.
El duque diabólico tenía la boca entre sus piernas, su cabello de seda oscura le acariciaba el interior de los muslos y su lengua empezó a hacer cosas inesperadas.
Pequeños espasmos de placer asaltaron su cuerpo y _______(tn) retorció la ropa de la cama con las manos, como si agarrándose a algo fuera a evitar salir volando. Su sensibilidad ofendida prevaleció en su mente solo un momento y luego se rindió con extático deleite.
—Oh, Dios.
Nicholas se rió entre dientes; fue un sonido breve que palpitó contra su vibrante sexo, y ella se dio cuenta de que había dicho aquellas palabras en voz alta. En circunstancias normales eso habría bastado para ruborizarla, pero estas circunstancias no eran normales en absoluto. Él mantenía su cuerpo subyugado a una posesión erótica y ella separó aún más las piernas, elevando un poco las caderas, mientras la embargaba una extraña sensación de expectación.
Era eso. Esa era la razón por la que las mujeres se tapaban la boca para murmurar, agitaban los abanicos y hablaban del hermoso duque moreno con reverencia, con tímidas insinuaciones y emotivos suspiros. Al sentirse dominada por un deleite sensual, ella reaccionó involuntariamente con un estremecimiento.
No hubo forma de ahogar ese gemido impropio de una dama y, una vez se le escapó, descubrió que ya no le importaba ningún otro sonido, solo la misteriosa necesidad progresiva que crecía en su interior. Era algo mágico, elusivo, cautivador. Le ardía la sangre, se le aceleraba el pulso, y con un movimiento instintivo se arqueó para incrementar la presión de aquella boca embriagadora.
Era una sensación demasiado maravillosa, entre la agonía y el placer, como si su caprichoso cuerpo ansiara algo.
Lo encontró, o le encontró a ella; un estallido de dicha, como si cayera en picado desde gran altura, expulsando bocanadas de aire de los pulmones, obligándola a emitir un gritito cuando el goce físico la recorrió y se estremeció y tembló.
En una palabra, aquello fue glorioso.
Volvieron a aparecer vagos fragmentos de realidad. La elegancia clásica del dormitorio del duque bañado por el sol, la semi-desnudez de su camisola desabrochada y aquella delicada tela arrugada sobre sus caderas, y él, el hombre que acababa de hacerle la cosa más escandalosa que podía imaginar —de hecho nunca podría haberla imaginado—a ella.
Nicholas Jonas yacía a su lado, esbelto e impresionante, con un prominente bulto en los pantalones, aunque no hizo el menor movimiento para tocarla mientras esperaba que se recuperara. Salvo por las botas y la camisa desabrochada, él seguía rotalmente vestido.
Una parte de ella deseaba borrarle la sonrisa satisfecha de la cara, pero otra parte, la que la había embarcado en este asunto por esa precisa razón, deseaba darle las gracias desde el fondo del corazón.
—¿Bien? —dijo él con un impúdico gesto de una de sus cejas oscuras.


La mujer que estaba tumbada sobre su cama de forma tan deliciosa era un enigma. Exuberante pero recatada, inexperta pero consciente de una sensualidad interior que quería descubrir, reprimida pero sin ganas de seguir siéndolo. Su belleza también era algo glorioso. El contraste entre las inmaculadas sábanas blancas y su resplandeciente cabellera caoba era irresistible, sus pechos llenos y con una forma perfecta, las piernas esbeltas y blancas. Aquellos labios carnosos y suaves que él había besado eran del mismo tono que sus pezones, y ambos adoptaban un profundo matiz rosado cuando él los mimaba. Todo, desde el delicado arco de las cejas, la línea recta de la naricita y la forma de la barbilla, eran de una feminidad casi frágil. Nicholas tenía que admitir que su apariencia física le había cautivado.
Estaba también aquella fascinante constatación de que acababa de proporcionarle el primer clímax sexual de su vida. Apostaría a que cualquier cosa que hubiese pasado entre ella y su difunto marido, no había sido agradable, porque estaba claro que ella no tenía una naturaleza tímida. La ira que Nicholas sentía hacia un hombre que ya había muerto era fútil, pero ahí estaba. ¿Qué había hecho Wynn a aquella mujer? Para Nicholas había sido muy sorprendente darse cuenta de que _______(tn) le temía en un sentido físico, pero aquello explicaba muchas cosas.
Si lord Wynn no estuviera ya en la tumba, no habría tardado en ir a parar a ella, porque la violencia contra las mujeres y los niños era algo que a Nicholas le revolvía especialmente el estómago y su destreza en un duelo con pistolas era indiscutible. Se había levantado al amanecer por causas mucho menos valiosas.
La oferta de _______(tn) de arbitrar aquella disputa de adolescentes no era solo el antojo de una viuda aburrida, sino una lección de valentía. Ella había dado un gran paso para liberarse de aquel miedo innato que la obligaba a mostrarse tan fría y distante.
Ella le miró con aquellos extraordinarios ojos.
—¿Bien? —repitió todavía un poco aturdida.
El aún conservaba su sabor, el dulce residuo de su rendición, en los labios. A pesar de su rígida e incómoda erección, Nicholas sonrió.
—Supongo que es injusto que le pregunte qué tal voy hasta ahora, de modo que lo plantearé de otra manera. ¿Le gustaría vestirse y salir a dar un paseo por los jardines? Están bastantes bonitos en esta época del año. Hace tanto tiempo que ya lo había olvidado, pero di una vuelta mientras esperaba su llegada y me pareció encantador.
—Pero usted no ha... en fin, que no... —Un vivido rubor inundó el rostro de _______(tn) que se llevó la mano al dobladillo de la camisola, pero no la bajó para cubrirse, aunque era evidente que deseaba hacerlo. Su mirada viajó hacia aquella patente erección, claramente visible a través de los pantalones de él.
—Puedo esperar.
—No parece que desee usted esperar, exce... Nicholas.
Su pene erecto estaba absolutamente de acuerdo con ella, pero si deseaba ganarse su confianza, lo mejor era recurrir a la contención. Nicholas se incorporó, le tapó los muslos con la camisola, cogió el lazo del corpiño y lo anudó de mala gana sobre el que sin duda era el par de pechos más bonito que había acariciado y probado jamás.
—Tenemos toda la semana por delante.

Ella frunció el ceño.
—¿He hecho algo mal?
La pregunta le divirtió y le dejó perplejo al mismo tiempo.
—¿Qué le hace pensar eso, si me permite que se lo pregunte?
En cuanto dijo esas palabras, se dio cuenta de que había una cosa que ella aún no había hecho. Pese a que él la había besado, había probado sus deliciosos pechos y la había llevado hasta el clímax con la boca, ella no le había tocado, ni una sola vez. Ni el cabello con los dedos, ni aquel agarrón en los hombros tan revelador, ni tan siquiera le había apoyado la mano en la espalda.

Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 24th 2011, 21:42

Listo Chicas aki esta los capitulo espero k les guste bye =D y Gracias x comentar =D
Volver arriba Ir abajo
Carpe Diem
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 4765
Edad : 21
Fecha de inscripción : 03/02/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 24th 2011, 22:02

WOOOOWW!!
QUE CAPI!!
NO LO PUEDO CREER!!
aaaaaaaaaaaaaaahhhh
me encanto el capi
siguela!!!
estuvo genial!!
Volver arriba Ir abajo
yonixz
Nuev@


Cantidad de envíos : 45
Localización : rep. dom. santo domingo
Fecha de inscripción : 06/06/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 25th 2011, 04:42

gracias a dios
gracias
me encantaron verdaderamente
me fascinaron
sigue por favor y pronto
ahora si tolero o me aguanto un poquito
pero no mucho así que sigue


++++yonixz++++
Volver arriba Ir abajo
noelis
Forista!


Cantidad de envíos : 86
Fecha de inscripción : 12/05/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 25th 2011, 19:17

muy emocionante gracias x lo capi estoy complacida pero no x mucho aunq me volviste loca valio la pena xD !!!!!!!!! gracias siguela quiero saber q pasa Very Happy
Volver arriba Ir abajo
llollzz
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 307
Edad : 22
Localización : santo domingo , Rep. dominicana
Fecha de inscripción : 27/12/2009

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 26th 2011, 07:56

Awww cap!!!
Volver arriba Ir abajo
noelis
Forista!


Cantidad de envíos : 86
Fecha de inscripción : 12/05/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 26th 2011, 16:38

siguela!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! cyclops
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 26th 2011, 20:47

chicas kien kiere capitulo
Volver arriba Ir abajo
noelis
Forista!


Cantidad de envíos : 86
Fecha de inscripción : 12/05/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 27th 2011, 11:12

sube please!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
sweetbaby_majo
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6488
Edad : 24
Localización : Ecuador
Fecha de inscripción : 14/02/2011

MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Junio 27th 2011, 13:03

soy mala Twisted Evil jajaja comenten
y subo capitulo
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica    Hoy a las 04:55

Volver arriba Ir abajo
 
La Apuesta Nick y tu (Adaptacion) Hot y Romantica
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 11.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 9, 10, 11  Siguiente
 Temas similares
-
» *-Por Una Apuesta-* (Nick Jonas & Tu Hot)
» Del Odio Al Amor {Nick y tu} adaptacion... Regrese
» Los Miserables (Nick y tu) - Adaptacion
» La Apuesta (Nick & Tu; Romantica & Diverida )
» WN: La Huerfana Nick y Tu Hot (Adaptacion)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: