Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8 ... 14  Siguiente
AutorMensaje
Cameron’SNerd♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2763
Edad : 19
Localización : En una fogata con joe vestido con ese sexy traje azul*.*
Fecha de inscripción : 08/04/2011

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 16th 2011, 16:10

oye oye...si tu punto era joderme la cabeza confundiendomela lo lograste!!!
oye amo esta novela es enserio!!!!! osea es tannn...ni tengo palabras osea.....PLOP!
rayita me enreda..esta casada alguien le hizo daño &..&..& mucho esfuerzo para mi cerebro!!!
SIGELA YAA!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
llollzz
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 307
Edad : 22
Localización : santo domingo , Rep. dominicana
Fecha de inscripción : 27/12/2009

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 16th 2011, 16:36

Cap!!!
Volver arriba Ir abajo
PauJoBrosAsw
Nuev@


Cantidad de envíos : 33
Edad : 20
Localización : En Hawaii Con Nick, Joe Y Kevo! (6) :D [Colombia]
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 16th 2011, 19:17

WTF?! Como Qe ______ Esta Casada?! :O
OMJ Es Mucho Drama! Estoy Mega Confundida!! xD
Siguela!!!^^

Casi Lo Olvido! Me Llamo Paula. New Reader Y Me Declaro Super Fan De Tu Nove!! Wink
¡¡Siguela!!
Volver arriba Ir abajo
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 17th 2011, 00:27

Joder esa tradicion O.o quien como _______ que se fue a topar con los Jonas xD, _______ esta casada? OMJ! Me encanta siguela.
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 17th 2011, 14:35

siguela por los dioses del olimpo plis te lo pido im going crazy girl...
Volver arriba Ir abajo
llollzz
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 307
Edad : 22
Localización : santo domingo , Rep. dominicana
Fecha de inscripción : 27/12/2009

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 17th 2011, 17:59

Awwww Siguela Por Dios!!!
Me Qieres matar????
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 17th 2011, 19:32

Ok, subo ya!!

Hay alguien para leerla?

Please, reportense....
Volver arriba Ir abajo
Rebeca Pattinson D Jonas
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 305
Edad : 18
Localización : 工 ♡ ㄚ◯∪
Fecha de inscripción : 30/04/2011

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 17th 2011, 19:57

Yoooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo Very Happy stoy Lokita sorry
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 17th 2011, 20:02






Bienvenidas a todas las nuevas lectoras....
Gracias por leer esta novela.....
















Capítulo 4







Joe sintió a unos dedos helados apretando su corazón. ¿Ya estaba casada? Vio el mismo miedo en el rostro de sus hermanos. Miró su mano, en busca de alianza, pero no había ningún anillo.
Las manos de Kevin estaban paralizadas en sus hombros. Nick apartó la mano, y él alejó la mano de su mejilla. ¿Cómo podía ser prohibida la mujer destinada a ellos?
No, él no aceptaría eso. No podía.
— ¿Quién es él? —murmuró Joe, celoso.
Su trémula mano voló a la garganta, en un ademán defensivo. El pánico volvió a su rostro, fuera de control.
—Es él, el hombre de quien estás huyendo —dijo Nick, con el rostro frío.
—Es el hombre que metió el miedo en tus ojos —agregó Joe, volviéndole a levantar la barbilla.
Cerró los ojos y asintió con la cabeza.
El alivio envolvió a Joe, las manos de Kevin volvieron a moverse. Eso podían manejarlo. Ella se divorciaría del bastardo.
—No volverás con él —dijo simplemente Joe—. Nunca volverás con él.
—No lo entienden —susurró—. Nunca me dejará ir—. Las lágrimas chispeaban en los ojos de canela.
—Él no tiene elección —determinó Kevin.
—Te hará daño, como me...
Su voz se desvaneció, pero Joe entendió lo que ella había callado. Te hará daño, como me lo hizo a mí. Nunca sintió tanta rabia como en aquel momento. Temió perder el control.
Continuaba con la mano en la garganta.
—Es un hombre muy poderoso. Te matará. A todos. Asesinar no significa nada para él. No puedo dejar que haga eso.
— ¿Y piensas qué volver con él es la respuesta? —cuestionó Nick, incrédulo.
Negó con la cabeza.
—No. Nunca volveré con él. No por voluntad propia. Pero tampoco puedo quedarme aquí; si estoy en otro lugar, él no podrá herir a ninguno de vosotros.
Una sonrisa surgió en la boca de Joe. La pequeña mujer estaba intentando protegerlos. Sintió una ola de orgullo. Su pareja probaba ser merecedora del lugar que ocuparía.
—Sé que nos conoces desde hace poco, cariño, pero debes aprender a confiar en tus esposos —dijo Joe.
Sus ojos se abrieron aún más.
— ¡Pero no son mis esposos! ¿No me están escuchando? ¡Ya estoy casada!
—Un mero detalla técnico —dijo calmo—. Que pretendemos arreglar lo más rápido posible.
Hizo un ademán de frustración.
— ¿No oyeron nada de lo qué dije?
Él sonrió.
—Oímos todo, pero tu preocupación es infundada. Podemos cuidar de nosotros mismos, más que eso, podemos cuidar de ti.
Su mano cayó, en un ademán impotente, que mostró que no sabía qué hacer o que decir. La estaban presionando demasiado, no podían continuar o la perderían.
—Ven a la cocina. Vamos a prepararte el desayuno —dijo Joe, alternando a un tópico neutral. Seguro.
Vio el alivio en sus ojos, cuando ella asintió.
—Estaré allí en un minuto —contestó con la voz ronca.
Joe se levantó y pidió a sus hermanos que lo acompañe. Segundos más tarde, ____ estaba sola en el enorme cuarto, los sentidos acelerados por lo que había experimentado.
Ellos la querían. Los tres. Y ella también los quería. Desesperadamente, quería ver en donde los llevaría. Pero había muchos problemas que lo impedían.
Primero, Mason la encontraría si continuaba allí. Lo sabía, como también sabía que él pasaría por encima de cualquier persona que se interpusiera en su camino.
Segundo, era su deseo de ser amada, protegida, lo que la había llevado a los problemas presentes, y ahora estaba cayendo en el hechizo de tres magníficos vaqueros. Ella había buscado bastante la felicidad en los de su alrededor.
Su esposa. Sacudió la cabeza, incapaz de comprender lo que le habían propuesto. Aunque era tan avanzada la actual sociedad, no imaginaba que era tan moderna como para disculpar a una mujer que viviera con tres hombres.
¿Por qué debía preocuparse por los qué pensaran las otras personas? Ellos no habían pensado en ella cuando se escabulló en medio de la noche, de la casa de Mason Bardwell. En su noche de bodas.
Cerró los ojos y friccionó la frente. Necesitaba de una aspirina y una bebida caliente. Nada tenía sentido, y no conseguía entender, por más que intentara, la infinidad de emociones que la asaltaban.
—____ —la llamó Nick, de la puerta.
Miró al hermano menor, inclinado contra el marco de la puerta, estudiándola calladamente.
—El desayuno está listo.
Asintió, sin arriesgarse a hablar. Sin confiar de que no se lanzaría en sus brazos.
Como si estuviera leyendo su mente, caminó relajado en su dirección, y le extendió la mano.
Lentamente, ella la alcanzó y la aceptó, gustándole el calor que se extendió por su brazo, con una velocidad alarmante.
Él la atrajo hasta quedar a su lado. Su mirada se deslizó sobre ella, calentando cada zona por donde pasaba.
—No me besaste —murmuró él.
Sus ojos se abrieron, sorprendidos. No esperaba que dijera algo así.
—Besaste a Kevin y a Joe, pero no a mí. Si fuera un hombre celoso, podría ofenderme por eso.
Su boca se abrió. ¿Qué quería decir con ello?
— ¿Qué dices sobre rectificar eso? —preguntó con una voz ronca.
Se agachó, con la boca a una pulgada de la de ella. ¿Dulce Jesús, como podría resistirle? Su mano se deslizó por su cara, hacía la nuca. Sus dedos se hundieron en su pelo y la atrajeron para encontrar su boca.
Suspiró contra aquellos labios y se derritió al entrar en contacto con su pecho. El beso era lento, caliente y completo. No exigente como el de Joe, ni gentil como el de Kevin. Caliente. Era la única palabra que le venía para describirlo.
Sus pezones se endurecieron contra su pecho; y sus tetas se hincharon y pulsaban de deseo. Un dolor se construyó entre sus piernas, y sintió una repentina humedad. Unió las piernas, intentando aligerar el fuego, pero solo creció. Sus grandes manos recorrieron su espalda y acariciaron su trasero empujándola contra su verga. Su polla dura, grande, hinchada dentro de los vaqueros, empujaba contra su pelvis.
— ¿Puedes sentir cuanto te deseo? —susurró.
No esperó su respuesta. En vez de eso, volvió a besarla, voraz, y esparció una lluvia de besos desde la oreja hasta el cuello.
Se arqueó y gimió cuando los dientes pellizcaron la delicada curva del hombro. Una mano continuaba sobre su culo, la otra viajó por su barriga y bajo el suéter, hasta alcanzar un pecho.
Se le cortó el aliento, y cuando él empezó a acariciar un pezón, corrientes de placer irradiaban del pecho en todas las direcciones. Su coño latió en respuesta. Su clítoris le dolió, excitado.
Se movió entre sus brazos. Estaba cerca de algo maravilloso. Él le quitó la camisa y bajó la cabeza. Ella apretó los dientes en anticipación. Su respiración caliente acarició el pezón, lo frunció, lo apretó dolorosamente, pero él no lo tomó en la boca.
—Por favor —jadeó ella.
— ¿Por favor, qué? Dime lo qué quieres, ____.
—Tu boca. Quiero tu boca. Allí.
— ¿Aquí? —Preguntó, besando la suave curva de su seno—. ¿O aquí? —besó la parte de arriba del pezón.
Perdiendo la paciencia con su broma, agarró su cabeza y la dirigió al pezón.
—Oh, quieres decir aquí —él se rió y chupó el pezón y su cuerpo estalló por el placer que sentía.
— ¡Oh, Dios mío!
Lo agarró firmemente, exigiendo que su boca no abandonara el pezón. Corrientes de fuego corrían en su barriga y pelvis. La humedad salía a chorros de su coño. ¿Cómo podía estar tan cerca de correrse si solo le estaba chupando los pezones?
—Odio interrumpir, pero el desayuno se está enfriando —dijo Joe perezosamente, desde la puerta.
Las mejillas de ____ se tiñeron instantáneamente de rojo y se alejó de Nick. Se puso el suéter, intentando restablecer una apariencia de modestia.
Pero Nick no la dejó tan fácilmente; la abrazó y le dio un beso profundo.
—No le prestes atención. Está celoso porque él también quiere estar contigo.
—Verdad —admitió Joe, escogiéndose de hombros—. Pronto. Serás nuestra.
— ¿Quieres desayunar? —preguntó Nick, acercándola a la puerta.
—Ve tú primero —le pidió, nerviosa. La idea de pasar por al lado de Joe era suficiente para derretir su rodillas. Prefería la protección del cuerpo de Nick, como una barrera entre Joe y ella.
Los ojos de Nick brillaban por la insatisfecha necesidad, cuando la tomó de la mano. La atrajo junto a él, mientras pasaban de Joe. Estaba casi fuera del cuarto, cuando Joe la agarró del brazo.
Para su desaliento, Nick liberó su mano y caminó despreocupado hacia la cocina. Ella se vio apretada contra el pecho fuerte y duro como una piedra de Joe, que la miraba fijamente con sus ojos verdes.
—No hay ninguna razón de tenerme miedo —dijo serio—. No hay razón de esconderte detrás de Nick o de Kevin, cada vez que hablo contigo. Me alegro de que te sientes segura con mis hermanos, pero ellos no tienen porque protegerte de mí.
Se mordió los labios, nerviosa.
—Es solo que eres tan...
—Tan... ¿qué? —insistió.
—Tan grande —se le escapó.
Arqueó la ceja.
— ¿Y Kevin y Nick no lo son?
Ella suspiró.
—No, sí, quiero decir sí, son grandes, pero no pienso que me harán daño.
Apretó los labios.
—Y piensas que yo lo haría.
—No intencionalmente —dijo poco convencida—. Mason no es nada comparado contigo y aún así... —se paró bruscamente, no quería contarle lo que le hizo Mason—. ¿Si él pudo hacer tanto, porqué tú no lo podrías?
— ¿Ése es el nombre del bastardo? —exigió Joe.
Apretó los labios, negándose a decir cualquiera otra cosa.
Joe suspiró y se pasó la mano por el pelo.
—Ven aquí, cariño —se sentó en la cama y la sentó en su regazo—. No sé lo qué te hizo ese bastardo de Mason, y lo intento descubrir, pero es obvio que destruyó todo la confianza en ti misma. Puedo aceptar eso. Lo que no puedo aceptar es el miedo que veo en tus ojos, cada vez que te miro.
Su corazón latía dolorosamente. Joe parecía honesto. Duro, pero honesto. Ella se sintió tonta por sentir miedo cada vez que él la miraba, pero sabía sin dudar, que jamás sería la misma después de conocer a este hombre. Quizá por esto lo temía tanto.
—He sido muy honesto contigo —continuó—. Te deseo. Más que a cualquiera otra mujer. Alguna vez. No estaré satisfecho hasta que estés en mi cama. En nuestra cama. Con nosotros. Embarazada de nuestro niño. Perteneciéndonos en corazón y alma para siempre. No puedo prescindir de eso. No te dejaré ir sin pelear, estate segura de eso, pero jamás te haré daño y haré lo que haga falta para que nadie te lo haga.
Sintió sus palabras en lo más hondo de su alma. ¿Cómo podía no hacerlo? Nadie jamás, le había hablado con más honestidad o tanta emoción.
—Danos una oportunidad, ____. Es todo lo qué te pido.
Sin escuchar la voz que le decía que corriera, asintió.
Una sonrisa lenta, triunfante, se extendió por todo su rostro.
—Ahora vamos a tomar aquel desayuno.






Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 17th 2011, 21:29

UNO MAS UN MARATON O LO Q SEA PERO SIGUELA RAPIDO TE LO PIDO ME ENCANTA...
Volver arriba Ir abajo
Rebeca Pattinson D Jonas
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 305
Edad : 18
Localización : 工 ♡ ㄚ◯∪
Fecha de inscripción : 30/04/2011

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 17th 2011, 22:23

Aww me encantoo sguela Very Happy
Volver arriba Ir abajo
PauJoBrosAsw
Nuev@


Cantidad de envíos : 33
Edad : 20
Localización : En Hawaii Con Nick, Joe Y Kevo! (6) :D [Colombia]
Fecha de inscripción : 25/04/2011

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 17th 2011, 22:58

Mason Me Cae Mal!! Es Un Mal*dito! >Sad
Siguela, Ya Quiero Un Cap Super Hot Con Mis Jonas!!! (6) Ok no xD
Siguela!!!
Volver arriba Ir abajo
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 18th 2011, 01:01

OMJ! Esta buenisimaaa!!
Sin palabraas, me encanta siguela pronto nena;*
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 18th 2011, 07:24




Un merecido maratoncito.....

Disfrutenlo.......







Capítulo 5





____ se sentó en el banco, entre Nick y Joe, mientras que Kevin servía los platos con jamón y huevos. Ella los analizaba frecuentemente, juzgando su humor, midiendo su reacción hacia ella, pero le parecían tranquilos.
Era como si ellos vivieran esta situación todos los días. Sacudió la cabeza mientras cogía con el tenedor otro trocito de huevo. ¿Cómo podía funcionar esa clase de relación? Los celos serían inevitables. Y las cosas serían más difíciles para ella que para cualquiera de ellos. Ellos tendrían solo una esposa que satisfacer, ella tendría tres.
Tres hombres para satisfacer, conocer, y todos diferentes. La mera idea de las complejidades involucradas en la situación, le dio un fuerte dolor de cabeza.
Kevin, ciertamente, era el más fácil de los tres hermanos. Se sentía relajada a su lado. Era una reacción natural. Hasta donde sabía, Joe era el mayor, era tan claro como si estuviera escrito en su frente. Y, aunque hacía un gran esfuerzo para hacerla sentirse cómoda, sabía que él podía ser peligroso cuando estaba enfadado. Emanaba poder y autoridad, que lo cubrían como una manta.
Su mirada se giró hacia Nick. Era un enigma. El único de quien ella no tenía formada aún una idea. Era quieto y serio, pero aún más que eso, ella vio el dolor de sus ojos. Como ella, él había visto el lado oscuro de la vida. Apostaría hasta su último dólar en ello.
— ¿Estás bien? —preguntó Kevin.
Ella lo miró.
—Estoy bien, es solo una jaqueca.
Caminó hasta uno de los cajones, encontró un frasco de ibuprofeno, sacó varias píldoras y se las entregó. Solo un ejemplo más de cuidarla. La calentó y asustó al mismo tiempo.
— ¿Qué te preocupa, cariño? —preguntó Joe.
¿Era tan fácil de leer? ¿Podrían leer su mente y su alma? Sus dedos se tensionaron sobre el tenedor, y por un momento, ella pensó en negar que hubiera algo en su mente, pero la honestidad de Joe la obligaba a ser igual de honesta.
—La dinámica de esta relación que proponen es... es bastante confusa, no consigo entenderla —admitió.
Percibió las sonrisas triunfantes de los hermanos. Ciertamente, para ellos eso era una señal de que estaban haciendo progresos. Y quizá tuvieran razón, aunque fuera una locura, incluso contemplarlo.
— ¿Quieres discutir sobre algún aspecto en particular? —preguntó Joe.
Suspiró y dejó el tenedor.
—Todo es muy extraño para mí. Ni sé por dónde comenzar. Continúo esperando que me digan que todo es un chiste, que están bromeando.
Nick puso una mano en su rodilla.
—No es un chiste. Ahora, dinos lo que estas pensando.
Inspiró profundamente, se dijo a sí misma que estaba completamente loca y luego comenzó a decirles honestamente, lo que estaba pensando.
—Es lo siguiente: tienen una persona de la que ocuparse en esta relación. Yo tengo tres. Tres hombres dominantes, sobreprotectores, y bastante grandes. Y no veo como pueda ser remotamente posible que os complazca a todos al mismo tiempo.
Sonrisas engreídas y seguras adornaban los rostros de los hombres.
—No creo que ninguno de nosotros espere la perfección —dijo Kevin—. Aunque —agregó, recorriéndola con la mirada de arriba a abajo—no estoy descontento con lo que tenemos.
—Discutimos muchas veces el asunto —dijo Joe en tono serio—. Sabemos que no siempre será fácil. Ni siempre fue fácil para nuestra madre y padres, pero si todos trabajamos juntos, no existe ninguna razón para que no podamos vivir en armonía.
—Imagino que simplemente no entiendo el concepto —dijo ____—. No consigo hacer que mi cerebro lo absorba.
Nick llamó su atención, haciéndola volverse hacia él.
—Entonces piensa lo siguiente. Tres hombres completamente dedicados a tu felicidad. Tres hombres adorando tu cuerpo con los suyos. Tres hombres amándote con completo abandono. Tres hombres protegiéndote y apreciándote... para siempre.
Ella lo miró con la boca abierta.
—Bien, cuando lo pones de esa manera… —murmuró.
—Maldita sea, Nick, ¿por que no hablaste antes? —dijo Kevin divertido.
—Nuestra primera tarea es ir a la ciudad y comprar algo de ropa para ti, y cualquiera otra cosa que necesites —declaró Joe, cambiando de tema.
—Pero yo no requiero nada —protestó ella. Bueno, eso no era del todo cierto, pero no quería que ellos le compraran cosas.
—Nick, te importaría repetir aquella parte de los tres hombres dedicados a su felicidad, adorándola, etc. —le pidió Kevin—. Porque estoy seguro que asegurarse de que nuestra mujer esta vestida y abrigada, preparada para el invierno, entra dentro de esa categoría.
____ se enrojeció.
— ¿Kevin, tu y Nick quieren llevarla a la ciudad? Necesito verificar los caballos y quitar el heno. Se supone que nevará de nuevo esta noche —se giró hacia ____—. Hay una tienda country en la ciudad. No es mucho, pero podrás conseguir botas, jeans y algunas camisas. Y un abrigo. Necesitas un abrigo decente. La semana que viene, iremos a la ciudad para comprar el resto de las cosas.
—Gracias —dijo suavemente. No pudo decir nada más, tenía un nudo en la garganta. Se sentía peligrosamente cerca de las lágrimas y luchó para contenerlas.
Joe se inclinó hacia adelante y le dio un suave beso. Fue sorprendentemente gentil. Por primera vez, ella levantó la mano para tocarlo, recorriendo su rostro con los dedos, sintiendo las ligeras puntas de su barba.
Cuando él se alejó, sus ojos ardían de pasión y ella se sintió embriagada por el conocimiento de cómo lo afectaba.
—Bien si vamos a ir a la ciudad necesitamos salir ahora mismo. No queremos volver tarde, si va a nevar —anunció Nick, levantándose de la silla.
— ¿Es… es seguro para mí ir a la ciudad? —preguntó ella. La idea de que alguien podría verla y contárselo a Mason llenó su corazón de miedo, poco importaban las promesa de los hermanos de protegerla.
—Nos aseguraremos de que nadie te vea —dijo Kevin—. La tienda de Riley queda en el límite de la ciudad. Estacionaremos bien cerca de la entrada, te dejaremos escondida en un lado de la tienda y escogeremos lo que te pruebes. Nos mantendremos atentos a cualquier movimiento inhabitual.
—Muy bien —dijo ella, soltando la respiración—. Entonces vamos a hacerlo.



La ciudad estaba lejos y bajaron la montaña en silencio. ____ se sentó delante, mientras que Kevin conducía y Nick se sentó en el asiento trasero del jeep. Durante todo el viaje, Kevin alcanzó y apretó sus manos.
Se sintió cómoda con ese gesto tan simple y pronto entrelazó sus dedos.
A media mañana llegaron a la ciudad de Clyde. Joe tenía razón, no había mucho para ver, salvo un pequeño supermercado, un negocio de alimentos, algunos cafés y la tienda country, pero había una calle principal y las tiendas eran limpias y bien mantenidas.
Kevin paró en la tienda y él y Nick inspeccionaron el área antes de salir. Nick abrió la puerta a ____ y le hizo señas para que saliera. Una vez fuera, Kevin y Nick la rodearon y caminaron hacia la tienda.
La llevaron hacia el área de los probadores y le dijeron que esperara sentada.
—Dinos tu talla y te traeremos algunas cosas para mirar —dijo Nick.
Ella se rió.
—No hay nadie aquí. Creo que puedo mirar yo misma.
Kevin exploró los alrededores una vez más.
—Muy bien. Iré a vigilar la puerta. Nick, cuida de ____ mientras hace las compras.
____ se dirigió hacia las estanterías en el centro de la tienda y empezó a tomar algunas camisas de franela de manga larga de su talla. No estaba segura de cuanto podía gastar, así tomó solo algunas y se dirigió hacia los vaqueros.
Cuando estaba buscando pantalones de su tamaño, Nick añadió varias camisas en sus brazos. Sin hablar, empujó las camisas hacia ella, su expresión no admitía discusión alguna.
— ¿Me las llevarías a la caja, por favor? Estoy casi segura que son de mi talla.
— ¿Quieres qué te elija un par de botas mientras estoy por aquí?
Ella sonrió.
—Me encantaría, gracias.
Se acercó a la ventana que daba a la calle, después de haber escogido algunos vaqueros azul oscuro, negros y caqui. Cuando iba a volver para seguir a Nick hacia la caja, sus ojos se detuvieron en un conocido vehículo negro, que paraba en la calle. Se quedo congelada, y vio con horror a Mason Bardwell salir del coche y recorrer la calle con la mirada.
Su estomago se agitó tanto, hasta que supo que iba a vomitar. Miró con pánico a su alrededor, buscando un lugar para esconderse. Un lugar donde él no la pudiera ver.



Kevin miró ceñudo como el BMW estacionaba en un aparcamiento, al otro lado de la calle. Era un vehículo extraño en esta parte del mundo. Un lugar donde un vehículo que no tuviera tracción en las cuatro ruedas, no serviría de mucho.
Echó un vistazo hacia donde estaba Nick estaba mirando las botas y luego hacia las estanterías en donde estaba ____. Solo que ella ya no estaba allí. Escrutó la tienda, intentando descubrir donde se fue, pero no estaba a la vista.
—Nick —murmuró.
Nick se giró, sus ojos buscaban también a ____. Su cara se endureció cuando no vio ninguna señal de ella. Corrieron por entre las estanterías. Nick en la parte de detrás, Kevin cerca de la ventana.
La encontró escondida tras un armario de rebajas, solo aparecían los pies por debajo. Cuando separó las perchas, ella titubeó, como si tuviera miedo de quien podría ser.
— ¿Qué está mal, muñeca? ¿Quién te ha asustado tanto?
—Está aquí. Allí afuera. Vino a buscarme. Sabe que estoy aquí —dijo con un gemido bajo.
Se mecía de un lado al otro, ahogada de terror, con los ojos llenos de impotencia. Abrazaba firmemente las rodillas contra el pecho, como una medida de protección. Kevin quiso salir a la calle y matar al bastardo, allí mismo.
—Lo mataré.
Durante un momento, Kevin pensó que había dicho sus pensamientos en voz alta, pero entonces descubrió a Nick detrás de él.
— ¡No! —protestó ella—. Por favor, llévenme a casa. Él no debe verme. ¡Por favor!
—No dejaremos que te lastime, muñeca —la calmó Kevin. Se giró hacia Nick—. Trae el jeep a la parte de atrás. La llevare allí.
Volvió su atención hacia ____ y la alzó suavemente. Envolviéndola contra su pecho, anduvo a pasos largos hacia la salida de detrás de la tienda, manteniéndola escondida.
Se paró unos breves momentos, cuando divisó la mirada fija y curiosa del propietario.
—Riley, necesito un favor —murmuró Kevin—. Hay un hijo de puta allí afuera, que está buscando a esta mujer. Si él te pregunta, no la has visto.
Riley endureció la mirada y sus manos tomaron la escopeta que tenía detrás del mostrador.
—No te preocupes, Kevin.
Kevin asintió, y salió rápidamente. Nick estaba allí, manteniendo la puerta abierta.
—Conduce —ordenó mientras entraba, aún llevando a ____.
Algunos segundos más tarde, pasaban por la calle principal. ____ escondió el rostro en el cuello de Kevin. El miró fijamente hacia el BMW cuando pasaron, memorizando la matricula. No era difícil. Matricula de California. Personalizada Mason. Bastardo arrogante.
Acarició el pelo de ____, y su cólera creció cuando la sintió temblar bajo su toque. Cuando salieron de la ciudad, la levanto para sentarla a su lado.
Ella se aferró a él, enterrando el rostro en su pecho. Ella lo hacía sentir mejor de lo que él imaginaba que una mujer lo pudiera hacer sentir. Era la mujer que los completaría. A todos. Y estaba más que seguro que no dejaría que un bastardo abusivo la alejara de ellos.
— ¿Cómo está? —preguntó Nick, mientras aceleraba en dirección a la montaña, tan rápido como podía.
—Buena pregunta. ¿Cómo estas, muñeca? —preguntó, alejando el pelo de su rostro.
—Estoy bien —dijo con voz trémula—. ¿Él no me vio, verdad?
—No, muñeca. Él no te vio. Te lo prometo, estás segura.
Continuó acariciándola, moviendo la mano por su espalda.
—Estamos casi llegados.
Él indagó la cima de su cabeza, besando su pelo. Gradualmente, ella dejó de temblar, pero seguía abrazándole fuertemente; de hecho, no se quejaba de ello. Quisiera admitirlo o no, confiaba en él. Confiaba en los tres. Era un principio.














Capítulo 6









Joe se puso furioso cuando vio a Kevin y Nick llegar con una ____, visiblemente trastornada. La alzó en los brazos, acunándola fuertemente contra su pecho. Sus ojos relampaguearon por encima de su cabeza, exigiendo saber lo que sucedió.
—Ella... el bastardo estaba en la ciudad —murmuró Kevin.
— ¿Te lastimó, cariño? —preguntó Joe.
Ella sacudió la cabeza contra su tórax.
—Él no la vio —dijo Nick—. Por lo menos, creemos que no. Estaba parado en la calle. ____ lo vio por la ventana de la tienda.
— ¡Mierda!
Esto seguramente complicaba las cosas. Intercambió una mirada con sus hermanos. Todos concordaron silenciosamente. Tendrían que hacer algo con respecto al bastardo. No podían permitir que ____ continuara aterrorizada.
Joe alejó un poquito a ____ y enmarcó su rostro con las manos.
—Escúchame, cariño. No lo dejaremos herirte. Te lo juro.
Ella lo miró durante un largo momento, y asintió lentamente.
El dejó salir un gruñido de satisfacción.
—Ve a llenar la bañera, Nick.
Nick se fue al baño, dejando a Kevin y a Joe con ____, en el cuarto. Joe recorrió su rostro con la mano, luego acarició la esbelta curva de su cuello, hasta el escote de la blusa.
—Vamos a cuidarte —murmuró—. Primero un baño... —dejó que su voz se apagara, sugiriendo que había más por venir.
Ella se estremeció en sus brazos. Pero no pareció preocupada ante la idea de lo que estaba por venir.
—Joe, hay algo... hay algo que debes saber.
Elevó una ceja ante su nerviosa declaración... luego examinó a Kevin, que se encogió los hombros.
Ella se alejó y él le permitió tener su espacio. Se levantó y se alejó varios pasos de Kevin y Joe.
—Me siento tan estúpida diciendo esto —comenzó. Retorció sus manos mientras su agitación iba aumentando.
—____ —dijo Kevin—. Lo que sea, solo dínoslo. No puede ser tan malo. No importa lo que tú pienses.
Respiró hondo y los miró a ambos.
—Creo que deberían saber... quiero decir, de hecho, es que yo no sé como son esas cosas. Entre nosotros, quiero decir. Sobre sexo.
Se paró bruscamente, sus mejillas se sonrosaron.
Joe esperó pacientemente, para que les explicara cual era el problema. El hecho de que estuviera pensando en sexo era prometedor, pero parecía que no estaba segura de cómo serían las cosas. Él sonrió. Era encantadoramente inocente.
—Es solo que yo nunca lo hice —dijo rápidamente—. Quiero decir sexo en general.
¡No podía ser tan inocente! Su cabeza quedó confusa por la sorpresa y vio la misma emoción en el rostro de Kevin.
—Repítelo —le pidió Kevin.
Su rubor aumentó.
— ¡Pero estás casada! —argumentó Joe.
—Yo… lo dejé en nuestra noche de bodas —murmuró.
Una lenta sonrisa se extendió por el rostro de Kevin, y la misma sensación de satisfacción embargó a Joe. Ella sería algo más que solo de ellos. Solo les pertenecería a ellos. Serían sus primeros. Y los últimos.
—Quizá debas explicarte, cariño —le pidió suavemente. Necesitaban saber todo cuanto podían sobre ella. Cuanto más supieran, mayores serían las oportunidades de conservarla. Y dejarla ir no era una opción.
—El agua está lista —dijo Nick desde la puerta.
—Hablaremos en la bañera —dijo Joe. Se acercó y ____ intentó alejarse cuando él llevó su mano bajo su camisa.
—Confía en mí, cariño. No te lastimare. Necesitas quitarte la ropa.
Ella se lamió los labios y luego capturó su labio inferior con los dientes y lo mordió furiosamente. Era, en una palabra, adorable.
____ echó un vistazo a los tres hombres, y casi se hiperventiló. Ella los quería, pero no estaba segura de si quería quedarse desnuda delante de ellos. La mera idea la hacía querer huir.
La mano de Joe se deslizó por debajo de su camisa, acariciando la base de su seno. La fina tela del sostén no hizo nada para amortizar el contacto. Sintió una llama abrasadora en todo su cuerpo.
¡Luz bendita! Sus dedos acariciaban su piel, hacia atrás, hasta el cierre del sostén, que, con un estallido, se abrió.
Otra mano se deslizó por debajo de su camisa, quitándosela por encima. Se sorprendió cuando vio que Kevin se había unido a Joe.
Kevin empujó la camisa hasta su cuello, y Joe la sacó suavemente por la cabeza. Ella se cubrió inmediatamente los senos con los brazos.
—No lo hagas —le pidió Nick, con voz áspera—. Eres hermosa.
Lo vio mirándola fijamente a través del cuarto, sus ojos la ardían.
Lentamente, ella dejó caer las manos hasta que se quedó delante de ellos solo en los vaqueros.
—Jesús —suspiró Kevin.
Joe deslizó la cremallera.
—Si no se dan prisa, el agua se va a enfriar —les advirtió Nick.
—No podemos permitir eso —dijo Joe, en una voz que envió ondas de su vientre a su vagina. Sus músculos se apretaron en una necesidad caliente, roja.
Empezó a bajar los vaqueros, hasta que se quedó solo en las bragas. Ansiosa por terminar con esa agonía, metió los dedos y las sacó rápidamente.
—Eres perfecta —dijo Joe.
La tomo en sus brazos y la llevó al baño. La puso en la enorme bañera, llena de espuma y ella gimió de placer, cuando el agua templada envolvió su cuerpo.
—Te daremos algún tiempo para relajarte —dijo Joe, cuando se levantó. Le dio un beso en la cabeza—. Volveré en unos minutos para lavarte y secarte el pelo.
Los observó mientras salían del baño, después se hundió más en la espuma y cerró los ojos. ¿Querrían tener sexo con ella, ahora qué sabían qué era virgen? Estaba nerviosa con la idea. No solo por no haberlo hecho antes, sino porque habían tres hombres que querían hacer el amor con ella. Y ella no tenía la menor idea de cómo planeaban hacerlo. Pero maldita sea si la idea no la excitaba.



—Esto cambia un poco las cosas —dijo Joe cuando entró con sus hermanos en el cuarto.
— ¿De qué estás hablando? —preguntó Nick.
—____ es virgen —dijo Kevin.
Nick irguió una ceja, pero no dijo nada. Simplemente lanzó a Joe una mirada interrogativa.
— ¿Qué? —cuestionó Joe, sabiendo que habían muchas cosas en la mente de su hermano menor.
Nick suspiró y puso las manos en el bolsillo de sus vaqueros.
— ¿Cómo sabemos qué no cambiará de idea? ¿Cómo sabemos que no se calmará y volverá con su esposo?
Kevin empezó a protestar, pero Joe lo silenció con una mirada. Podía ver la incertidumbre en los ojos de Nick, era el más desconfiado.
Una punzada de dolor se clavó en su corazón. ¿Algún día llegaría a saber que aguantó Nick en Irak? La tristeza pesó en su mente. Dios sabía cuánto él y Kevin intentaron hacer que Nick se abriera, pero desde su vuelta hacia un año, no dijo una palabra sobre el tiempo que pasó cautivo.
—Nick, nos necesita. No estoy diciendo que será fácil. Maldición, está casada. Está muerta de miedo y confusa por lo que siente hacia nosotros. Todo lo que podemos hacer es protegerla y mostrarle lo buenos que podemos ser para ella.
Se giró hacia Kevin.
—Confía en ti. Ya estableció una relación contigo. Creo que tú deberías ser el primero.
—Ella no es un pedazo de carne para que decidamos por ella —dijo Nick, con disgusto. Giró y salió de la habitación antes de que Joe pudiera responder.
Kevin se rió, suavemente.
—Está en lo cierto. No necesitas controlarlo todo, Joe. No hay ninguna necesidad de orquestar todo el acto sexual. Creo que podemos manejarlo.
Joe no contestó. No era eso lo que quiso decir, pero quizá tuvieran razón. Estaba intentándolo demasiado. Se pasó una mano por el pelo y se masajeó la nuca.
—Estaré fuera, en el granero —dijo—. Puedes ocuparte de ____.
La verdad es que necesitaba aire fresco. Necesitaba pensar.



El agua se enfrió y ____ no iba a esperar más por los hombres. Maldición, no era como si no se pudiera bañar sola. Aún así, se había sentado en la bañera como una tonta obediente.
Se levantó, el agua se escurrió por su cuerpo, agarró una toalla que colgaba del mueble, al lado de la bañera, y empezó a secarse.
—Déjame hacerlo.
La toalla resbaló de sus dedos, cuando Kevin la tomó y comenzó a frotarle la espalda.
—Puedo hacer eso —dijo más alto de lo que pretendía.
Agarró la toalla, no se sentía cómoda estando desnuda delante de él.
Él la examinó por un segundo, antes de soltar la toalla.
—Estaré en la sala cuando quieras reunirte conmigo —dijo y salió del baño.
Se tomó su tiempo, su mente era confusa. Se engañaba seriamente si creyera que sería fácil iniciar una nueva vida con los tres hermanos. No sabía nada sobre ellos, no tenía la menor idea de lo que haría allí y, había el pequeño asunto de su boda con un monstruo vil y sádico.
Oh, él no le mostró su verdadero rostro hasta la noche de bodas. Estuvo emocionada e ilusionada cuando la escogió como su esposa. Pronto aprendió que detrás de su encantador exterior, había un hombre controlador y abusivo.
¿Las cosas habrían sido distintas si no lo hubiera visto matar a sangre fría a un hombre en el día de sus esponsales? Probablemente no, después de todo, no tuvo problemas en pegarle. Ningún remordimiento, ninguna emoción había cruzado su rostro mientras ella yacía llorando.
Se estremeció y sacudió la cabeza para alejar los recuerdos. Nunca más se pondría en tal situación. Si ella se quedaba aquí, sería porque quería hacerlo, no porque Joe lo dijo.
¿Si se quedaba aquí? ¿Estaba pensando...? ¿Realmente?
—Estás loca —murmuró a su reflejo del espejo. Los quieres tanto cuanto ellos a ti. Quizás más.
Sus pezones se endurecieron cuando les imaginó haciéndole el amor. Sintió un insoportable apriete en la ingle. Se extendió por su pelvis, haciendo latir a su clítoris.
Podía ser virgen, pero no era una idiota. Estaba tan caliente como un cura en la Mansión Playboy.
Girando los ojos, se alejó del espejo, se vistió rápidamente y salió del baño. Caminó por el pasillo y por primera vez desde su llegada, miró a su alrededor.
La cabaña emanaba masculinidad. Todos los cuartos estaban escasamente decorados, en tonos terrenales. La sala estaba dominada por la chimenea de piedra y la luz se esparcía cálidamente sobre el rústico suelo de madera. Era, se imaginaba, como una cabaña de hace cien años.
Kevin estaba sentado en un escritorio, a poca distancia de la chimenea. Estaba concentrado en la pantalla del ordenador y ocasionalmente tecleaba algo. ¿Tenían aquí acceso a internet, en medio de la nada?
Buscó a los otros, pero la casa estaba silenciosa. Respiró hondo y cruzó la sala, hasta llegar tras Kevin.
— ¿Kevin? —le llamó, exasperada inseguridad de su voz.
Él giró la silla y la miró inquisitivamente.
— ¿Puedo hacerte algunas preguntas?
—Desde luego.
Se levantó, la agarró por la mano y la hizo sentarse en el sofá.
—Vamos a ponernos cómodos.
Ella se sentó a su lado, cuidando de mantener una distancia segura. Un toque y probablemente se echaría en sus brazos e implorara que le hiciera el amor.
Lo miró fijamente por un largo momento, después reunió el coraje y preguntó:
— ¿Eso va en serio?
Mirándola suavemente, él se echó hacia atrás, como si supiera que necesitaba espacio.
—Debe ser difícil para ti.
Movió la cabeza. Se tragó lo que iba a decir, y dudó. Contener sus emociones no era natural para ella, aunque fuera un problema. Algo le decía que podía ser sincera con Kevin.
—Es difícil, pero no del modo en que crees. —Se enrojeció y desvió la mirada.
Él no la forzó a hablar más, solo esperó.
—No lo entiendo —comenzó de nuevo, intentado exhibir sus pensamientos—. ¿Cómo me pueden querer todos? Quiero decir, puedo entender que me deseen, que quieran tener sexo, pero Joe dijo... Lo hizo sonar como si quisieran que me quedara.
Kevin asintió.
— ¿Pero cómo? No me conocen. ¿Cómo puede ser eso algo más qué lujuria?
Sonrió y alcanzó su mano, entrelazando los dedos. Levantando la mano, giró su palma hacia arriba, bajó la cabeza y depositó un beso en la piel.
Ella se estremeció, y sintió el beso como si un rayo atravesara su brazo.
— ¿Lujuria? Oh, sí —dijo, bajando la mano—. Pero es mucho más que eso.
Su mano cayó en el sofá, y ella quiso llevarla de nuevo contra su boca. La urgencia entre sus muslos la hacía moverse, para aliviar la inquietud.
—Si me estás preguntando si estamos enamorados de ti —continuó— bien, no puedo hablar por mis hermanos, pero no creo que sea tan simple. Como bien dijiste, realmente no te conocemos. Pero te reconocemos. ¿Tiene algún sentido para ti?
Ella lo negó.
—Ponlo de este modo. Te reconozco como la mujer de la que voy a enamorarme. Quizá ya esté medio enamorado. No lo sabré hasta que tengamos más tiempo para explorarnos uno al otro —destelló en una sonrisa torcida—. Y explorar, es lo que planeo hacer.
Por alguna razón, su simple honestidad la confortó más que una declaración de amor y devoción eterna. Ella la obtuvo de Mason, y no le hizo ningún bien.
— ¿Qué quieres? —preguntó el suavemente.
—Quisiera no haberme casado nunca —dijo, permitiéndose expresar el pesar de su alma. Con lágrimas en los ojos, desvió la mirada.
—Ah, muñeca.
Él se inclinó, la atrajo a sus brazos y le levantó la barbilla hasta que ella lo miró a los ojos.
—No es necesario que permanezcas casada con ese bastardo.
La tristeza llenó su pecho.
—No creo que vaya a dejarme marchar. Sé... sé demasiado —dijo.
Arqueó la ceja.
— ¿Qué sabes, muñeca?
Cerró los ojos. Necesitaba liberarse un poco de la pesada carga que llevaba de hace unas dos semanas.
—Lo vi matar a una persona —susurró—. En el día de nuestra boda.
Kevin la abrazó más fuerte.
—Maldición.
Ella se alejó, apretando los dientes, para detener las lágrimas.
—Ya ves. Es por eso que no puedo quedarme aquí. Él me encontrará y los matará. Eso no es nada para él.
Kevin suspiró y miró detrás de ella.
— ¿Oíste todo? —preguntó.
Se giró y vio a Nick, apoyándose en la pared.
Él asintió, sus ojos brillaban peligrosamente.
— ¿Mandaste el mail a Carl? —preguntó.
—Sí —confirmó Kevin.
Volvió la cabeza hacia Kevin, confusa.
— ¿Quién es Carl? —preguntó ella.
—Un abogado —explicó Nick.
Ella entrecerró los ojos y miró a los hermanos, buscando en sus expresiones algo, alguna pista de sus intenciones.
—Es un buen amigo nuestro. Ejerce en Denver. Mandé un mail, contando tu situación. Pregunté cuál es la mejor manera de actuar para acabar con tu matrimonio.
Se levantó agitada, alejando las manos de Kevin de sus hombros.
— ¡No debes decirle dónde estoy!
—Nadie va a decirle dónde estás, muñeca.
— ¿No quieres librarte de él? —preguntó Nick.
Ella lo miró y vio que la estaba estudiando, examinándola, mientras medía su reacción. Entrecerró los ojos. ¿Pensaba qué quería continuar casada con Mason?
— ¿Después de lo qué oíste, cómo puedes dudar? —preguntó, mirándolo igual de atenta.
Se pusieron en posición de ataque, ninguno bajaba los ojos, fulminándose.
El se relajó y le pidió.
—Ven aquí.
Cruzó la sala, para quedar delante de él.
Él la atrajo a sus brazos y la besó.
Gimió bajito. Dios, era muy bueno. Pasó los brazos por su cuello, y en aquel momento, no le importaba lo más mínimo lo que podía pensar de ella. Solo quería arrancarle la ropa.
Chupó sus labios y mordió eróticamente la parte inferior. No era gentil, su toque era exigente. Deslizó sus manos bajo su blusa, hasta tocar sus pechos con las palmas.
Titubeó cuando sus pulgares tocaron sus pezones. Se arqueó hacia él, queriendo más.
Su respiración estaba agitada. El dejó una hilada de besos en su cuello y clavó los dientes en la curva de su hombro.
Ella gritó, sus piernas no la sostenían.
Algo la agarró. Algo no. Alguien. Ella se encontró balanceándose entre dos duros pechos. Uno delante. Otro detrás.
Gentiles besos llovieron donde antes Nick la había mordido.
Ella se inclinó hacia atrás, queriendo más del tacto de Kevin.
Nick empujó su camisa por encima, liberando sus pechos. Se inclinó y metió un pezón en su boca. Dios, estaba caliente. Ningún preámbulo. Ningún disfraz. Fue a por ello. Duro y rápido.
— ¿Quieres esto? —preguntó Nick.
¿Si quería eso? ¡Si no lo obtenía, mataría a alguien!
—Si no lo quieres, ahora es el momento de decirlo —dijo Kevin rozando su trasero contra su polla dura como la piedra.
—No, no paren, por favor.
—Nunca dejaré que se diga que rechacé a una señora —dijo Kevin, su voz era espesa por el deseo.
Nick tiró de su camisa, sacándosela totalmente y lanzándola al suelo. Después, enganchó el dedo en los vaqueros y la atrajo contra sí, haciéndole sentir su dura polla.
Devoraba su boca, mientras su mano palpaba la cremallera. En pocos segundos, le bajaba los vaqueros por las caderas, impaciente.
—Tienes demasiada ropa —protestó ella.
Los ojos de Nick relampaguearon.
—En el cuarto. ¡Ahora!
Ella se deslizó, pasando por delante de él y con las piernas trémulas, siguió por el pasillo, en dirección al cuarto de Joe. Tenía solo las braguitas, pero, por alguna razón, no estaba lista, aún, para deshacerse de esa última barrera.
Miró como Kevin y Nick la seguían por la puerta. Nick arrancó la camisa de sus vaqueros, mientras Kevin desabotonaba lentamente los suyos.
Sus ojos se dirigieron hacia la ingle de Nick, cuando él había acabado. Se los saco y liberó su polla de su ropa interior.
Era magnífico.
—Ven aquí —dijo ronco, con la polla en la mano.
Sabía lo que quería, no necesitaba instrucciones adicionales. Fue hacia él y se arrodilló delante.
Él la agarró por la cabeza y le guió la polla en su boca. Lanzó un alto gemido cuando la deslizó en su garganta.
Tenía un olor almizcle y salvaje, y un sabor exótico.
— ¡Dios! —se estremeció él.
Ella no esperó que le estableciera el ritmo. Estaba ávida por explorarlo sola. Hizo ruidos de succión, chupándolo más hondo en su boca. Era grande y duro. ¡No podía tragarlo todo, pero maldición si no iba a intentarlo!
Las caderas de Nick se balancearon y él empezó a empujar con más urgencia.
— ¡Tu boca se siente tan bien! —dijo él.
Sintió la mano de Kevin en su pelo, alejándola de Nick, solo para sustituir la polla de Nick con la suya.
Abrió la boca obediente, para aceptar su mayor circunferencia y él se deslizó rápidamente, fuera y dentro.
—Oh, mierda... así —dijo Kevin, en un murmullo torturado.
Lo sintió vaciarse en su garganta. Penetrante, ligeramente salado. Tragó, esperando más. Pero él se alejó de ella.
Nick la levantó y la llevó a la cama. La parte de atrás de sus rodillas chocó contra el colchón y él la sostuvo hasta que tembló sobre la cama.
Se acostó sobre ella y apretó los labios contra su vientre, justo sobre la banda de su ropa intima. Entonces, empezó a empujar las bragas hacia abajo, mientras que sus labios dejaban un camino de fuego en la misma dirección.
Cuando se quedó libre de las bragas, él las lanzó por encima del hombro y separó sus rodillas. Se arrodilló entre sus piernas y pasó los dedos sobre los suaves pliegues de su concha.
Se sacudió. Dios, estaba mojada. Su clítoris palpitaba, esperando a ser tocado.
Acarició su entrada con un dedo, luego con dos. Después, se inclinó y en un movimiento rápido, pasó la lengua sobre su clítoris.
Ella casi saltó fuera de la cama. Kevin la empujó suavemente, para volver a acostarla. El colchón se hundió cuando se sentó a su lado y empezó a hacer movimientos circulares en sus pechos.
Nick rodeó su clítoris con la lengua, y luego lamió su entrada.
Kevin empezó a chupar un pezón. Luego el otro. Cerró los ojos y abrió la boca en un grito mudo.
Nick deslizó un dedo dentro de ella. Luego dos. Los deslizaba dentro y fuera, mientras chupaba su clítoris.
Su cuerpo entero estaba tenso, y entonces… el mundo estalló a su alrededor. Perdió la lucha de permanecer silenciosa y gritó, mientras su orgasmo arrasaba todo su cuerpo.
Sintió una erupción de humedad entre las piernas, pero Nick continuó atormentándola con la boca. Kevin chupaba un pezón y atormentaba el otro con la mano. Increíblemente, sintió que la necesidad volvía. De nuevo, no, por favor. No podría.
De repente, Nick se alejó y ella sintió las piernas increíblemente pesadas. Kevin movió sus labios sobre los suyos, capturándolos en un beso jadeante.
—Relájate, muñeca —susurró.
Entonces supo lo que se avecinaba. Anhelaba eso. Quería eso más que cualquier cosa.
La polla de Nick se apoyó en su entrada, y con un único y firme empujón, se deslizó dentro de ella.
Sus ojos se abrieron y una miríada de sensaciones la embargaron. Dolor, increíble placer, deseo, necesidad. Lo necesitaba desesperadamente.
Permaneció quieto por un momento, esperando que su cuerpo se adaptara a la invasión. Era tan grande. Y aún no había entrado completamente. ¿Podría aceptarlo ahora?
—No puedo esperar más —dijo Nick por fin, a través de sus dientes apretados. Salió y entró de nuevo, más fuerte que antes. Agarró la cabeza de Kevin, atrayéndolo hacia su boca. Él la agarró con firmeza, cuando Nick empezó a empujar entre sus piernas.
Nunca había sentido algo como esto. Nick empujó sus caderas poderosamente.
—Oh —exclamó ella cuando él se acomodó completamente dentro de ella. Podía sentir sus testículos contra su culo.
— ¿Te estoy haciendo daño? —Nick empezó a salir.
— ¡Dios, no! ¡No pares! —suplicó.
Sus palabras parecieron empujarlo hacia la cima. Empezó a empujar, sus manos agarraban firmemente sus caderas.
En su letargo, registró otra presencia. Joe. La cama se hundió de nuevo.
—Parece que me estaba perdiendo toda la diversión —su voz profunda la cubrió como un manto, haciéndola casi llegar al orgasmo.
Joe puso la mano en su nuca y levantó su cabeza lo suficiente para poder deslizar su polla en la boca.
Cerró los ojos y lo chupó a fondo, con el mismo ritmo de las embestidas de Nick.
Joe agarró su cabeza con firmeza, empuñando su pelo con fuerza, impidiéndole controlar el ritmo. Hizo una pausa para permitirle tomar aliento y entonces se la metió hasta la garganta.
La boca de Kevin estaba de nuevo en su pezón, sus dientes rozando los puntos sensibles. Entonces él lo chupó hasta introducirlo en su boca y ella perdió toda noción de tiempo y lugar.
No podía pensar. Solo reaccionar. Sentía a Nick montándola con urgencia, agitando la cama con sus embestidas. Entonces se tensó entre sus piernas y ella sintió los chorros calientes de su orgasmo.
Lloriqueó en protesta. Aún no estaba lista. Estaba cerca, muy cerca. No quería que Nick parara.
Joe se deslizó fuera de su boca y espero un momento. Entonces, enroscó su pelo en la mano y empujó toda la polla en su boca, se deslizó garganta abajo. Sus bolas descansaban en su barbilla, se mantuvo quieto, llenando completamente su boca.
Nick se separó y ella sintió intensamente su pérdida. Joe se alejó y empezó a bombear dentro y fuera de su boca. Estaba cerca del orgasmo. Podía sentirlo. Él se tensó, se hinchó, se volvió más duro en su boca.
Secreciones pre-seminales llenaron su boca y ella tragaba más deprisa, mientras él empujaba profundamente.
La cama se hundió y sus tambaleantes piernas cayeron, cuando Nick las dejó. Antes de que pudiera articular cualquier sonido de protesta, sus piernas fueron separadas de nuevo.
Kevin se deslizó en ella. Gimió alrededor de la polla de Joe. Kevin era distinto, pero tan bueno como Nick.
Comenzó un lento movimiento dentro y fuera, gentil, profundo.
Se estremeció ligeramente, cuando Joe la agarró más firme por el cuello.
—Oh, Dios, cariño, me voy a correr, prepárate.
Los sonidos húmedos de ella chupando, llenaron el cuarto y él agarró su polla en la mano y empujó, aún más hondo.
Un líquido caliente lleno su boca, sintió los chorros contra su garganta, derramándose por su barbilla. Tragó tan rápido como podía, pero seguía viniéndose. Él empujó una vez más, manteniéndola contra sí mientras él terminaba en su garganta.
Lentamente, dejó su cabeza hasta que ella se volvió a acostar en el colchón. ____ abrió los ojos para verlo mirándola, había deseo y aprobación en sus ojos. Bajó la mano para acariciar sus pechos, frotando sus tensos pezones.
Nick tomó el lugar de Joe, y giró su cabeza en su dirección. Volvía a estar duro. Deslizó su polla en la boca y gimió. Estaba sorprendentemente gentil, mucho más que la había follado.
Kevin la acariciaba entre las piernas, el suave sonido de carne contra carne llenaba el aire. Acarició su clítoris, mientras iba más profundo y ella empezó a retorcerse, y su orgasmo se construía, fuera de control.
La polla de Nick en su boca, las manos de Joe en sus pechos, Kevin profundamente en su coño. Era demasiado. Aguantó cuanto pudo.
Nick le llenó la boca de crema, Kevin se enterró profundamente y se vació dentro de ella. Ella se arqueó salvajemente bajo ellos, espasmos mecían su cuerpo.
Kevin se deslizó fuera de ella y se dejó caer sobre su vientre, su aliento salía en ráfagas entrecortadas. Nick sacó la polla de su boca y la abrazó.
Ella cerró los ojos, respirando hondo, intentando desesperadamente calmar sus furiosos sentidos. Temblaba de cabeza a pies, por la fuerza del orgasmo. Resumiendo, se sentía como gelatina.
Sintió que sus piernas eran alzadas y separadas. Una polla dura se deslizó en ella y gimió.
—No puedo más —susurró. No podía tener otro orgasmo como aquél. La mataría.
Joe se rió, un sonido ronco y erótico a sus oídos. Era la risa de un depredador. Uno que sabía que tenía a su presa en donde la quería.
—Oh, sí, cariño. Puedes. Solo recuéstate y siente.
Estaba muy dolorida, y aún así, cuando puso sus piernas en los hombros y empujó, sintió a su cuerpo reaccionar.
—Eso es, cariño. Así.
Nick y Kevin pasaban suavemente las manos por su cuerpo, por su vientre, los pechos. Ambos bajaron las cabezas y tomaron sus pezones, prodigándoles con atención.
Su cuerpo se estremecía, mientras Joe empujaba fuertemente. ¡Estaba tan duro, tan grande!
Él se retiró y ella abrió los ojos.
—Gírenla —ordenó.
Kevin y Nick la ayudaron a girarse, sus manos eran reconfortantes y cálidas.
—De rodillas —pidió Joe.
Se estremeció. ¿La tomaría por detrás? Era sin duda, la más erótica de sus fantasías. La cosa que más quería intentar. Era una posición que la hacía enloquecer.
Él agarró sus caderas con sus fuertes manos y con los pulgares, abrió sus nalgas, hasta sintió que un aire fresco bañaba su culo y su coño. Recorrió el valle de entre sus nalgas con un dedo, parándose en la entrada de detrás.
Ella titubeó y se tensó. Seguramente él no iría...
Él se rió, como si le leyera de nuevo sus pensamientos.
—No aún, cariño. Pero pronto. Muy pronto.
Se estremeció ante la idea de él penetrando su ano. ¿Sería tan bueno como lo imaginaba? ¿O sería una de esas cosas mejores en la fantasía qué en la realidad? No lo sabía. Pero quería descubrirlo.
Él se posicionó detrás de ella y la penetró, casi arrancándola de sobre las rodillas.
Gritó mientras una ola de placer, tan fuerte, la alcanzó. Estaba tan profundo. Más profundo de lo que imaginó que podría llegar. Él continuó, fijando un ritmo loco, llevándola al orgasmo. El choque de sus muslos contra su culo resonaba en el cuarto, y sonaba increíblemente erótico a sus oídos.
Kevin se arrodilló en la cama y se puso delante de ella, su polla dura estaba a pocos centímetros de su boca. Ella la abrió obediente y él empujó dentro.
Los labios de Nick se deslizaron por su espalda, provocándole escalofríos, sus manos pellizcaban sus pezones.
— ¿Te gusta? —murmuró.
Ella asintió, incapaz de hablar, con la polla de Kevin empujando impaciente en su boca.
—Imagina como será cuando nos estés tomando a los tres juntos —continuó con la voz caliente de lujuria—. ¿Te gustaría? Joe en tu culo, yo en tu coño y Kevin en tu boca.
Se estremeció y se arqueó, reaccionando a las provocativas palabras.
Joe empujó más fuerte, haciéndola gritar.
—Creo que quiero volver a joderte —susurró Nick—. ¿Te gustaría?
Dejó que la polla de Kevin resbalar de su boca lo suficiente como para gritar ¡Sí! antes de que Kevin reclamara de nuevo su boca.
Joe se retiró, pero aún no había acabado. Nick tomó su lugar y deslizó su dura polla dentro de ella.
—Oh, sí. Te siento tan malditamente bien —gimió Nick.
La penetraba. Dentro y fuera, ahuecando sus caderas, mientras Kevin continuaba asaltando su boca. Nunca se sintió tan poderosa, tan deseable, y tan al control de su el propio destino. Daba tanto cuanto recibía.
Nick se detuvo demasiado pronto, pero Joe tomó su lugar. Entonces comenzaron a cambiarse, empujándola hacia la cumbre y deteniéndose antes de que consiguiera traspasarla.
Tres, cuatro, cinco embestidas y cambiaban de lugar.
Chupaba la polla de Kevin con toda la intensidad de su furioso deseo. Quería correrse, maldita sea. Necesitaba correrse.
—Estoy acabando, muñeca —dijo Kevin roncamente.
Se vació en su garganta, empujando vigorosamente. Ella tragó lo que pudo, mientras se arqueaba hacia la polla que se empujaba en su coño.
Finalmente, sintió a Joe tensarse contra su trasero. Se levantó sobre las manos, empujándose contra él. Él lanzó tanto esperma que la sintió escurrirse por sus muslos, pero ella aún no se corrió.
Se retiró y Nick, agarró rapidamente sus caderas y la penetró. El fuego en su coño ardía fuera de control. Se expandía por su pelvis, su estómago, tensaba sus piernas, hasta que se temió que se iba a desmoronar.
Él la follaba más duro, sabiendo lo que necesitaba.
Cerró los ojos y grito, mientras los duros muslos golpeaban contra su culo. Él alcanzó su clítoris y lo apretó con los dedos.
Puntos negros cubrieron su visión. El mundo se borró a su alrededor. Su coño pareció explotar, cuando el orgasmo, finalmente, la quemó.
Detrás de ella, Nick gritó. Empujó una vez y se estremeció contra ella.
Ella se desplomó, incapaz de aguantar su peso por más tiempo. Nick la siguió, cubriendo su cuerpo con el suyo, con su polla aún profundamente enterrada. Jadeaba, mientras que los escalofríos mecían su cuerpo. Después, simplemente se desmayó.












Capítulo 7







____ abrió los ojos y parpadeó, para ajustarse a la oscuridad. Sentía el cuerpo calentito, y dejó salir un bostezo.
Estaba fundida contra el pecho de Joe, sus manos alrededor de ella. Un hombre desnudo la apretaba por detrás, y miró por encima del hombro, intentando ver si era Kevin o Nick.
Por lo que podía ver, era Kevin. Frunció el ceño. ¿Dónde estaba Nick?
—Estás despierta —murmuró Joe.
Agachó la cabeza, tímida, sonrojada, contenta de que él no pudiera verla bien en la oscuridad.
Sus brazos la estrecharon y él le metió la cabeza bajo su barbilla.
— ¿Estás bien?
Asintió contra su pecho. Estaba muy bien. Nunca se había sentido tan bien en toda su vida. Se acurrucó mejor entre sus brazos, amando la sensación de seguridad que tenía, estando allí. Levantó el rostro, acercando los labios a su oreja.
— ¿Dónde está Nick?
Joe se tensó ligeramente, pero continuó acariciándole la espalda.
—Se fue a su dormitorio —dijo quietamente.
— ¿Por qué?
Joe miró fijamente el techo.
—No duerme bien. Tiene pesadillas. No quiere que lo escuchemos.
____ se sintió preocupada. Había visto el tormento en los ojos de Nick, pero ¿qué podía ser tan malo como para aterrarlo hasta en los sueños?
—Nick volvió de Irak hace poco más de un año. Pertenecía a las Fuerzas Especiales, fue capturado detrás de las líneas enemigas. Estuvo preso durante varias semanas, antes de que nuestros hombres lo rescataran. No ha sido el mismo desde entonces.
— ¿Qué pasó? —preguntó con horror, con miedo de saber todo lo que había soportado.
Joe suspiró.
—Desearía saberlo. No quiere hablar sobre ello.
— ¿Van a callarse, para que pueda dormir? —exigió Kevin, la voz era amortiguada por la almohada. (Ohh mi Kevo!)
Ella se rió y le dio un codazo.
Parecía tan natural estar en la cama con esos dos hombres, confortable, fácil, sin apremios.
Kevin se volvió y deslizó el brazo por encima de su cuerpo.
—Estoy contento de que no te hemos matado.
Ella sonrió.
—Pero que modo de morir.
—Ven a acurrucarte en mis brazos. Joe te tuvo toda la noche—se quejó Kevin.
Soltó la risa, pero lo abrazó y recostó la cabeza en su tórax.
—Ahora cierra los ojos y vuelve a dormir —le pidió él.
Cerró los ojos, maravillada por la dicha que sentía.



Cuando ____ volvió a despertarse, la luz del sol entraba por la ventana, casi cegándole, mientras abría los ojos. Estaba sola en la cama, cosa que la decepcionó.
Un rápido vistazo al reloj le dijo por qué estaba sola. Eran casi las nueve.
Se flexionó, estirando el cuerpo. Se sentía dolorida, pero increíblemente bien. Sacó las piernas fuera de la cama, gimiendo cuando los músculos protestaron.
Empezó a coger una toalla para cubrirse y entonces se rió del absurdo de la idea. Por el contrario, caminó desnuda hasta el baño. La idea de un largo baño caliente sonaba como el cielo.
Abrió el agua y pronto, el vapor llenó el baño. Cuando había bastante agua en la bañera, entró. Suspiró cuando la envolvió el agua caliente.
Se recostó en la tina y cerró los ojos, permitiendo que el agua la envolviera. Las imágenes de la noche anterior llenaron su mente. Su cuerpo hormigueó, sus muslos se estremecieron, los pezones se endurecieron en respuesta.
Había sido la mayor experiencia de su vida. Si no permanecía con los hermanos, ¿qué más podría esperar del sexo? No creía poder encontrar a alguien que la satisficiera como ellos.
Y estaba el hecho de que no tenía ningún deseo de irse. Estaba cansada de huir, cansada de vivir con miedo, ¿pero podía creer que allí estaba segura? ¿Y si ella atrajera a Mason a su puerta?
Su conversación con Kevin del día anterior, le rondó por la cabeza. La verdad era, que podía enamorarse de ellos. Quizá aún no lo estuviera. Pero lo estaba haciendo, como Kevin lo dijo.
Suspiró. Debería estar feliz. Pero en cambio, estaba llena de pavor.
Agitó la cabeza, no deseaba analizar la sucia realidad. Tomó el jabón, se frotó el cuerpo y se enjuagó deprisa. Cuando estuvo lista, salió del agua y se envolvió en la toalla.
Salió en busca de sus ropas, sin saber en dónde las habían dejado Kevin y Nick, cuando volvieron de la excursión de compras del día anterior. Su estómago se estremeció. ¿Había sido el día anterior cuando había visto a Mason en la ciudad?
El sudor perló su frente, cuando comprendió que él estaba muy cerca.
Se acurrucó en la cama, presa de un ataque de pánico.
— ¿____? ¿Qué está mal?
Vio a Kevin en la puerta, mirándola preocupado.
Se acercó y se arrodilló delante de ella, le tomó suavemente las manos y entrelazó sus dedos.
— ¿Qué te pasa, muñeca?
—Mason está aquí —lloró—. Él me encontrará.
Tomó su barbilla y la forzó a enfrentarlo.
—Vístete y reúnete con nosotros en la sala. Te contaremos lo que hemos planeado hacer.
Ella lo miró fijamente, atreviéndose a esperar que pudieran mantenerla a salvo y evitar así ser la causa de sus muertes.
Él se incorporó y la besó en la frente.
—Tus ropas están en el primer cajón —salió, dejándola vestirse.
Revolvió en el cajón y sacó una camisa y unos pantalones tejanos. Para su sorpresa encontró un paquete con bragas de algodón y dos sostenes de su talla. Nick debía haberlos escogido antes de las botas.
Se vistió rápidamente y se dirigió a la sala. Se detuvo en la puerta, disfrutando de la vista de los tres hombres. Nick echado en el sofá, con una cerveza en la mano; Kevin con el ordenador, moviendo el ratón; Joe cerca del fuego, con aspecto impaciente.
Joe levantó los ojos y la miró, sus ojos eran ardientes como las llamas.
Sintió que la abandonaba su confianza. Tuvo el loco deseo de huir al dormitorio, donde estaría segura. En cambio, dio un paso en frente, cruzando los brazos protectoramente sobre el pecho.
La expresión de Joe no se alteró. Nick alzó los ojos del sofá y se concentró en la cerveza.
Kevin se levantó, cruzó la sala y la tomó de la mano.
—Ven. Tenemos mucho que hablar —dijo, mientras la empujaba dentro de la sala.
Se sentó en el sofá, a pulgadas de Nick. Se sentía en un punto sin retorno. Querían que se quedara, y ella tenía que decidir si escuchaba su corazón o hacía todo para mantenerlos a salvo.
El peso de la decisión pesaba sobre sus hombros.
—Es hora de hablar —dijo Joe. Metió las manos en los bolsillos y apoyó el tacón de la bota en la chimenea de detrás de él.
Analizó a Kevin y a Nick, midiendo sus reacciones. Kevin la miraba, atento. Nick no mostraba ninguna emoción en su rostro.
—Estuvimos hablando con Carl Davis, un amigo nuestro que es abogado en Denver. Puede preparar los documentos necesarios para tu divorcio —continuó Joe.
Su corazón se aceleró, batía dolorosamente en el pecho. Abrió la boca para hablar, pero se le había secado.
Para su sorpresa, Nick se giró y la agarró por la mano; su gesto la confortaba. Se concentró en él, intentando descubrir sus pensamientos. ¿Aún pensaba qué no quería librarse de su esposo? ¿Después de todo lo que había pasado la noche anterior?
Él la miraba fijamente, con una expresión indescifrable. Era testarudo. Pues ella también. Lo enfrentó desafiante, provocándole decir sus dudas.
Una sonrisa reluctante movió sus labios.
—Bien, ____ —dijo perezosamente—. ¿Qué vas a hacer? ¿Un esposo abusivo o una oportunidad con tres hombres qué harán cualquier cosa para cuidarte?
—No es tan simple —dijo furiosa.
Nick puso un dedo bajo su barbilla y la obligó a mirarlo a los ojos.
—Sí. Lo es.
Se levantó, abrazándose por la cintura.
—A mí… a mí me importas mucho. Todos vosotros —señalando a los tres—. ¿No lo ven? No podría soportar si algo les sucediera a cualquiera de vosotros, por mi culpa.
—Cariño, escúchame —le pidió Joe, girándola hacia él—. Si no crees en nada más, cree esto. No permitiremos que ese bastardo te tenga.
—No me preocupo por mí —quería gritar de frustración. ¿Por qué no lo entendían?
—Dijimos que cuidaríamos de ti —dijo Nick calmamente—. Si algo nos sucediera, no podríamos cuidarte. Por lo tanto, por prometerte que vamos a protegerte, puedes estar segura de que ningún bastardo va a tocarnos.
—Tienes un don con las palabras —dijo Kevin.
La absoluta convicción de la voz de Nick la hizo dudar.
—La pregunta es ¿tienes este tipo de fe en nosotros? —dijo Nick, levantando la ceja al indagarla.
Había dado la vuelta a la situación, en su contra. Si persistía con las protestas, demostraría su falta de confianza en ellos. ¡Maldito sea! ¿Qué se suponía que tenía qué hacer?
Joe la abrazó por la cintura y la acercó a su pecho.
—Contesta a una pregunta. Si no fuera por Mason. Si no fuera que estuvieras casada. ¿Te quedarías?
Asintió, incluso antes de pensar en la respuesta.
—Entonces está decidido —dijo Joe, la satisfacción brillaba en sus ojos—. Diremos a Carl que siga con el divorcio y pensaremos en un plan para impedir que ese bastardo se acerque a ti.
Abrió la boca para protestar, pero él la silenció con un dedo.
—Confía en nosotros, cariño.
Ella suspiró. El problema era que confiaba. Era una locura. Les conocía desde hace unos días, y aún así confiaba en ellos, más que en cualquier otra persona.
—De acuerdo —aceptó.
Joe bajó la cabeza y la besó hambrientamente. Empujo la mano en su pelo, acariciando su nuca, mientras su lengua hurgaba en la boca de ella.
Cuando se apartó, ella estaba jadeando.
—Bien, debo decirlo, esto es una sorpresa —declaró una voz femenina.
____ giró y vio a una pelirroja alta, con sombrero de vaquero y una placa.
Joe juró.
—Maldita seas, Ashley, ¿no sabes llamar a la puerta?






Volver arriba Ir abajo
llollzz
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 307
Edad : 22
Localización : santo domingo , Rep. dominicana
Fecha de inscripción : 27/12/2009

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 18th 2011, 18:03

Awww Me qede en shock cn este cap!
WOW!! sOn increibles!
Cap!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Rebeca Pattinson D Jonas
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 305
Edad : 18
Localización : 工 ♡ ㄚ◯∪
Fecha de inscripción : 30/04/2011

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 18th 2011, 19:34

Me mataste Sudando ya no me encuetro aquii otro capii como el 6 y me entierran siguela si las demas no te comentan esque lo estan leyendo no te preocupess pero me matas encerio Fiebre
Volver arriba Ir abajo
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 18th 2011, 22:22

hay no jodas ella le dira a mason no no no no no no no... AHHHHHHHHHHHHHH
Volver arriba Ir abajo
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 19th 2011, 01:35

Dios santo!! No puedo creerlo un cuatrio, OMJ, quien fuera la rayita muere ahy con tan suculentos y sexys hombres! Dios santisimooo! Leia y que quedaba con la boca abierta mujer!!
Eres increiblemente mega genialosa! Gracias por subir la nove esta super mega fasi increible!! Maldita ashley u_u que no sabe tocar la idiota o que? Ya me altere! Siguela proto! Besos;;*
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 19th 2011, 01:37

Dios santo!! No puedo creerlo un cuatrio, OMJ, quien fuera la rayita muere ahy con tan suculentos y sexys hombres! Dios santisimooo! Leia y que quedaba con la boca abierta mujer!!
Eres increiblemente mega genialosa! Gracias por subir la nove esta super mega fasi increible!! Maldita ashley u_u que no sabe tocar la idiota o que? Ya me altere! Siguela proto! Besos;;*
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
Cameron’SNerd♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2763
Edad : 19
Localización : En una fogata con joe vestido con ese sexy traje azul*.*
Fecha de inscripción : 08/04/2011

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 19th 2011, 14:58

OMG!!!!
no puedo creerlo!!!!!!
osea es la primera ves que osea un cuarteto?!!!!! Shocked
OH MI DIOS!!!!!!
olle esta es la mejor novela que e leido y sera mejor que la sigas si no quieres problemas!!!! Shocked
Volver arriba Ir abajo
Cameron’SNerd♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2763
Edad : 19
Localización : En una fogata con joe vestido con ese sexy traje azul*.*
Fecha de inscripción : 08/04/2011

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 19th 2011, 14:58

me voy a poner a llorar si no lasiges ahora Sad
Volver arriba Ir abajo
Cameron’SNerd♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2763
Edad : 19
Localización : En una fogata con joe vestido con ese sexy traje azul*.*
Fecha de inscripción : 08/04/2011

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 19th 2011, 15:14

SIGELA!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Cameron’SNerd♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2763
Edad : 19
Localización : En una fogata con joe vestido con ese sexy traje azul*.*
Fecha de inscripción : 08/04/2011

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 19th 2011, 15:15

aiii pase de paginaaahahahahaxd
Volver arriba Ir abajo
Cameron’SNerd♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2763
Edad : 19
Localización : En una fogata con joe vestido con ese sexy traje azul*.*
Fecha de inscripción : 08/04/2011

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 19th 2011, 15:18

Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa<3


By:Me=)
Volver arriba Ir abajo
Cameron’SNerd♥
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2763
Edad : 19
Localización : En una fogata con joe vestido con ese sexy traje azul*.*
Fecha de inscripción : 08/04/2011

MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Mayo 19th 2011, 15:19

Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa♥
Siigeelaaa Siigelaa Siigeelaa Siigeelaa Siigeelaa<3


By:Me=)
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores   Hoy a las 04:34

Volver arriba Ir abajo
 
La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 14.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8 ... 14  Siguiente
 Temas similares
-
» La Mujer De Los Jonas (Joe,Nick,Kevin&Tu) Mayores
» Amarte Despues de OdiarTe!!! Joe jonas Y Tu..xD
» Mαs αllα dε lα lujuriα [Tú Jonas& Tú] HOT -Shoot's-
» Sin ti... mini novela (Nick y Vos) Desamor
» UN angel llora (nick y_______________(tn)1º capitulo espero entren

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: