Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 15 ... 27  Siguiente
AutorMensaje
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 6th 2011, 09:18

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Maraton!!!
Maraton!!!

Maraton!!!
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 6th 2011, 09:26

luu donde estas subii el maratooon me encanta la nove tienes que seguirla
por favor siguela!!!
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 6th 2011, 10:30

pon el maraton!!!!
estoy que muero de la intriga...
vamos estoy esperando!!!*
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 24
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 6th 2011, 10:35

CAPÍTULO 12
______
«Chica lista», pensó Nick. Muy poca gente le hacía esa pregunta, aunque para él siempre había sido la más obvia.
—La tierra es muy rica —respondió. —Y el reino está situado en un lugar estratégico.
Pero en realidad, Omort no quería el reino para nada, y sólo se lo había quedado para demostrar que podía hacerlo. «Quien controle Tornin, controlará el reino.»
Omort quería lo que había tras los muros del castillo.
Antes de la historia escrita, Tornin había sido levantado alrededor del Pozo de las Almas, para proteger esa fuente de energía mística de hechiceros como Omort. Y los demonios de la ira fueron designados para defender el castillo.
A pesar de que nunca nadie les había contado qué era exactamente lo que hacía el Pozo de las Almas.
—¿De dónde viene el nombre de los demonios de la ira?
—Porque cuando nos ponemos demoníacos... perdemos el control. Nos ponemos furiosos, llenos de ira, y esas cosas.
—¿Demoníacos? ¿Como cuando antes has luchado contra los vampiros?
—Sí, bueno, eso ha sido sólo un inicio.
Si se transformaba completamente en demonio, a Nicholas se le oscurecía la piel, que adquiría un tono rojizo, y su cuerpo se volvía más grande y más fuerte. Los colmillos le crecían, y los cuernos se erguían y afilaban al máximo. En ese estado, supuraban una toxina por las puntas que podía paralizar incluso a un inmortal.
—¿Y te pones furioso muy a menudo? —preguntó ella tragando saliva.
—Es extremadamente raro que nos transformemos del todo. Sólo sucede cuando la vida de un demonio está en peligro, o si sentimos que amenazan a nuestra familia. —«O cuando poseemos a nuestra mujer por primera vez.»
—¿Por qué todos los seres de la Tradición se ocultan de los humanos?
—Históricamente, cada vez que una facción se ha mostrado a éstos ha terminado exterminada.
—¿Como por ejemplo?
—Durante miles de años, las brujas se manifestaron como tales, hasta que decidieron empezar a quemarlas en la hoguera. ¿Y sabes toda esa gente a la que en el pasado mataban diciendo que estaban poseídos por el demonio? Pues eran demonios.
—Pero ¿cómo conseguís manteneros alejados de los humanos?
—Es más fácil de lo que crees. Solemos vivir en ciudades alocadas o famosas por sus fiestas. La mayoría de los humanos asumen que somos unos excéntricos, o que formamos parte de una broma que les está gastando la MTV. —Se puso serio. —Pero todos los mitos son un ejemplo de la existencia de las criaturas de la Tradición.
—¿Qué harías si ahora nos parara la policía? ¿Qué pasaría si uno de ellos te pidiera que te quitaras el sombrero?
—En esas circunstancias, supongo que la mayoría de los demonios optaríamos por huir, recibir algún balazo, y luego rastrearnos a otro lugar.
—¿Rastrearos? He leído sobre eso, significa tele-transportarse, ¿no?
Nick asintió.
—Pero no todas las razas de demonios pueden hacerlo, y las que poseen el potencial tienen que esforzarse mucho para llegar a dominar la técnica.
—Deduzco que tú no puedes, ya que preferiste atravesar el pantano en vez de rastrearnos a otra parte.
—Antes podía hacerlo. Durante siglos, disfruté de ese poder. Pero Omort anuló mi capacidad de rastreo, así como la de mi hermano.
—¿Puedes recuperarla?
La miró a los ojos.
—Tan pronto como le corte la cabeza, los dos volveremos a ser libres.
La expresión de Nicholas se tornó siniestra, como si se estuviera imaginando acabando con Omort en aquel preciso instante. Pero entonces la miró a ella y negó con la cabeza.
—Veamos, ahora me toca a mí preguntar.
—¿Qué quieres saber?
—¿Cómo descubriste que eras adoptada?
—Nunca fue un secreto. Mi madre solía contarme la historia de cómo un día me encontró en el portal. Siempre me llamaba su tesoro. —______ sonrió con dulzura. —Habían estado intentando tener un hijo durante años, y, al no conseguirlo, iniciaron los trámites de adopción, pero les dijeron que mi padre era demasiado mayor. Al final, vivió más él que ella.
Aunque no demasiado. Su padre había estado tan enamorado de la que había sido su esposa durante cuarenta y cinco años, que cuando ésta falleció a causa de un cáncer, él la siguió al más allá. Se tenían un amor extraordinario, uno de esos sobre los que sólo se lee y raras veces se ve en la realidad.
¿Habrían sentido lo mismo sus padres biológicos?
—Me apuesto lo que quieras a que nunca te imaginaste que tu madre biológica pudiera ser una guerrera valquiria —dijo Nick, dando un trago a su Red Bull.
—No, siempre dimos por hecho que se trataba de una adolescente. —Un olor extraño captó su atención y husmeó el aire. —¿Estás... bebiendo? ¿Le has puesto alcohol a tu refresco?
—Quizá.
—¡Estás bebiendo mientras conduces!
—Aunque estuviera borracho, mis reflejos serían mil veces más fiables que los de un humano.
—Hablas como un camionero, eres un machista, y ahora me entero de que bebes sin parar. —Miró hacia el cuentakilómetros. —Y además vas muy de prisa.
—Cierto, cierto, cierto. Y tú no sabes lo que es vivir, ni relajarte, ni tampoco sabes pasártelo bien.
—¡Sí sé pasármelo bien!
—No sabrías lo que es eso ni aunque te mordiera en el culo.
—Crees que soy una estirada —replicó ella levantando la barbilla, —una recatada.
—Iba a decir que parece que te hubieras tragado un palo, pero lo de recatada me vale. En especial después de lo que me ha contado Nix esta noche.
—¿Qué te ha contado? —quiso saber ______.
—Me ha dicho que eres muy inocente, y no sólo físicamente. Yo ya había deducido que eras virgen, pero...
—¿Cómo? —lo interrumpió ella. ______ no mantenía en secreto su virginidad, pero tampoco creía que fuera tan obvia.
—Lo llevas escrito en la cara. Es como un imán para los hombres como yo.
—Por favor, dime, ¿qué es lo que tengo escrito en la cara?
—«Me muero de ganas.»
Ella puso los ojos en blanco e hizo acopio de paciencia, porque, que Dios la ayudara, tal vez Nicholas tuviera razón.
—Como te decía, ya sabía que eras inocente, físicamente hablando, pero que además lo seas mentalmente me ha dejado transpuesto. ¿Cómo es posible?
—¿Y por qué no? —preguntó ella.
—Con los medios de comunicación de hoy en día es casi imposible. El sexo está por todas partes.
Lo estaba, pero ______ era toda una experta en esquivarlo. De algún modo, conseguía evitar cualquier cosa que pudiera hacerle perder el control... todo aquello que pudiera ser erótico, apasionado, emocionante, emotivo.
¿Una pareja se daba besos en medio del campus? Ella los esquivaba. ¿Una escena erótica en la televisión? Se daba la vuelta.
—¿Entiendes que un alcohólico decida evitar las licorerías? ¿O que una persona que está a régimen no vaya a la pastelería?
—Una persona que está a régimen también tiene que comprar comida.
—A no ser que el hombre consiga que le lleven la compra a casa —respondió ella.
—¿El hombre?
—¿Por qué tiene que ser una mujer la que esté a régimen?
—Casi se me había olvidado que eres una feminista —respondió Nick con una sonrisa en los labios.
—Me imagino que cualquiera lo es, comparado con un machista como tú.
—Volvamos a lo importante. ¿Me estás diciendo que nunca has visto a una pareja mantener relaciones sexuales en una película?
—Por desgracia, mi videoteca no es tan extensa como la tuya.
—No voy a disculparme por eso —contestó él encogiéndose de hombros. —Hace tiempo que no tengo pareja, y las películas me ayudan a... pasar el rato.
Por mucho que a ______ le costara creer que estaba hablando sobre películas porno con un inmortal, dentro de un coche que valía más de un millón de dólares, eso era exactamente lo que estaba haciendo.
—Responde a la pregunta —insistió Nick.
—No, sólo lo he visto de pasada.
—Antes de que termine este viaje, conseguiré que veas una peli entera.
—Jamás. No me interesa ver esas cosas. —Se moría de ganas de ver esas cosas.
—Mentirosa.
Ahora fue ella la que se encogió de hombros.
—¿Tienes al menos una idea de cómo se hace? —preguntó el demonio.
—Por supuesto. Fui al instituto.
—¿Y qué piensa de todo esto tu novio?
—Tim y yo hemos decidido esperar hasta que estemos casados.
—¿Y a él le parece bien? —Nicholas la miró a los ojos. —Si fueras mía, trataría de que nos acostáramos al menos cinco veces al día.
Por eso mismo ______ evitaba hablar y leer sobre temas como el sexo. Ahora en lo único que podría pensar sería en eso.
¿Alguien tan atractivo como aquel demonio le haría el amor a todas horas? Un escalofrío le recorrió la espalda.
Él le regaló una de aquellas sonrisas que hacían que se le parase el corazón.
—Te lo estás imaginando, ¿a que sí?
—Me estoy imaginando cómo sería acostarme con Tim cinco veces al día —mintió ella.
Nicholas se aferró el volante hasta que los nudillos se le quedaron blancos. Como si estuviera celoso. Pero ¿por qué? Tal vez los demonios se sintieran posesivos respecto a las mujeres que estaban bajo su cuidado.
—Háblame de Tim —farfulló.
—Llevamos dos años saliendo, y cada día me sorprende más ver lo perfecto que es para mí. Es cariñoso y divertido, y será un marido y padre maravilloso. Mis padres lo conocieron antes de morir, y a ellos también les gustaba.
—¿Tienes intenciones de casarte con ese tipo?
—Nos comprometeremos tan pronto como terminemos el doctorado.
—¿No eres demasiado joven para atarte? —preguntó furioso.
—Tal vez, pero cuando encuentras a la persona adecuada...
—¿Y él lo es?
—Sí —suspiró ______. —Es brillante. Uno entre un millón. —Nick hizo una mueca y ella añadió: —No muchos hombres pueden mantener una discusión sobre combinatoria compleja o sobre el uso de la distancia de Mahalanobis en el análisis de Clústers. ¿Cuántos hombres saben lo que es un permutohedro o un gráfico bipartito?
—¿Combinatoria compleja? —Levantó una ceja. —Podemos hablar de eso cuando quieras.
—Es un extremo de... oh, déjalo. No lo entenderías. Tim y yo nos comprendemos a otro nivel.
—Tan listo no puede ser si lleva dos años saliendo contigo y no ha conseguido que os acostéis. Yo habría solucionado eso haría mucho.
A ______ no se le ocurrió ninguna respuesta. Aquel demonio no podía ser más insoportable.
—¿Cómo vais a saber tú y Tim si sois compatibles en la cama si no os acostáis hasta después de la boda? —insistió él. —Vamos, princesa, un coche hay que probarlo antes de comprarlo.
—Esa es una idea... —«Válida»—... ridícula. El sexo se puede aprender, igual que cualquier otra actividad física. Si alguno de los dos tiene alguna necesidad concreta, seguro que encontraremos el modo de solucionarla.
—La intensidad no puede aprenderse. Y quién sabe, tal vez tú misma descubras que te gustan un par de cosas salvajes que el bueno de Tim no esté dispuesto a hacer.
«Ya lo sé.»
—Tim hará todo lo que sea necesario para hacerme feliz —insistió ______. Aunque era plenamente consciente de que una relación sexual entre ella y Tim sólo sería posible si recuperaba la normalidad. De lo contrario, ¿cómo podría él sobrevivir a la fuerza que ahora tenía? ¿Y cómo podría Tim satisfacer sus extrañas necesidades físicas?
______ tenía necesidad de dominar y de ser dominada al mismo tiempo.
—¿Qué hacéis cuando las cosas se desmadran un poco entre tú y Tim? ¿Cómo os las arregláis para no terminar en la cama?
Tim tomaba tantas hierbas y extractos medicinales, que ______ estaba convencida de que su novio tenía la libido completamente dormida.
—Nuestra relación es estrictamente platónica. —Incluso sin sus complementos vitamínicos, su novio no era un hombre muy sexual, lo que era perfecto para ella. —Tenemos una relación mental, más que física.
—Tu cerebro no puede tener un orgasmo.
—Nosotros no creemos que la vida tenga que estar llena de orgasmos para tener sentido.
Nick casi se atragantó con el Red Bull que estaba bebiendo, y al terminar el ataque de tos la miró como si hubiera dicho una blasfemia.
—Me estás matando, princesa.
—No quiero seguir hablando de este tema. No es apropiado.
—Es una lástima, pues es mi tema preferido. —Al ver que ella estaba decidida, Nick se resignó. —De acuerdo, pregúntame más cosas sobre la Tradición.
—Está bien. ¿Os casáis? ¿Formáis familias?
—Algunos, en especial las especies que están más humanizadas.
—¿Y la tuya?
—Muchos lo hacen. Más ahora que en el pasado. Pero no es lo habitual.
—Oh —dijo ella, como si la respuesta le molestara.
—Pero aunque no nos casemos —se apresuró a añadir Nick, —nuestra unión es mucho más duradera y especial. Un demonio varón está destinado a estar sólo con una hembra, sólo una puede hacerlo feliz por encima de las demás. Se pasa toda la vida buscándola. Un demonio tendría que estar loco para ser infiel, pues lo único que queremos es cuidar y amar a nuestra compañera. El matrimonio sería algo redundante.
—¿Has encontrado tú a la tuya? —preguntó, fascinada con la idea.
—Yo... no, todavía no.
—¿Cómo la reconocerás?
—Sencillamente, lo sabes. Es un sentimiento. Experimentan una conexión instantánea. Pero los de mi especie no podemos estar seguros hasta que no hacemos el amor con ella. Hay un dicho que dice: «Lo sabrás con la pasión».
—Qué práctico.
—Es la verdad. Cuando haces el amor con ella, pasan una serie de cosas. Cosas necesarias para poder reclamarla como tuya. —Se rompe la presa por primera vez, se abre el camino.
—¿Como cuáles? —Preguntó ______, y en seguida se arrepintió. —Un momento, ¿vas a utilizar términos sexuales para responderme?
¿Cómo si no iba a explicarle que un demonio de la ira podía tener orgasmos pero que nunca eyaculaba hasta después de hacer el amor con su compañera por primera vez?
—Probablemente.
—Entonces no me respondas.
______ desvió la vista hacia la ventana y se quedó observando la noche, buscando desesperada el modo de hacer desaparecer a Nick.
—Creo que cerraré los ojos un rato.
Minutos más tarde, ya se había quedado dormida. Él no podía dejar de mirarla, ni de preguntarse qué debía de estar soñando que la hacía arrugar la frente.
Con la vista fija en la carretera, decidió dos cosas. La primera, si iban a seguir viajando durante lo que podían ser semanas, empezaría a entrenarla para que supiera defenderse.
«Si llego a entregarla a Groot, tal vez así tenga una oportunidad.»
Y la segunda, haría algo sexual con ella. Nick sabía que jamás podría llegar a poseerla por completo; la transformación a inmortal no estaba lo suficientemente avanzada como para que pudiera sobrevivir a la tentativa. Y si sobreviviera, sería incapaz de dejarla ir después de haber estado una sola vez con ella.
No, no podía hacerla suya, pero antes de entregarla a otro le daría placer. Nick estaba convencido de que podía seducirla; había visto cómo a ______ los ojos le brillaban con interés. Ella no era indiferente. Lo que significaba que tenía que convencerla de que confiara en él. Y eso quería decir portarse bien.
Aunque tenía que reconocer que le gustaba provocarla. Le gustaba ver cómo se sonrojaba, que se ponía nerviosa...
Y Nix le había dicho que quería que su sobrina aprendiera algo de la vida.
Nick se preguntó qué pensaría su estricto hermano de los planes que tenía para la chica. Seguramente no le parecerían bien. Rydstrom era un tipo muy severo, con muy pocas debilidades.
Ah, pero éstas eran enormes.
Se quedó paralizado durante unos segundos. ¿Qué pasaría si la Reina de los Espejismos descubría la debilidad secreta de Rydstrom? ¿Qué le haría entonces a su cautivo?
También se preguntó si su hermano creería que, ahora que todo el peso de la misión recaía en él, estaban perdidos.
Nick se dijo que no valía la pena torturarse con eso. Estaba haciendo lo correcto, iba a conseguir su objetivo.
Mientras ______ era una de esas personas que daba muchas vueltas a las cosas, él tenía mucha práctica en dejar de lado cualquier pensamiento que pudiera preocuparlo demasiado.
Por eso, a cada hora que pasaba se enamoraba más de ella... aunque cada segundo lo acercase más al momento en que se vería obligado a traicionarla.

CAPÍTULO 13

Estaba en un baile, de pie en una terraza, con Nick observándola desde las sombras. Le pedía que fuera a reunirse con él, pero ella tenía miedo de adentrarse en la oscuridad.
Seguía mirándolo de reojo, incapaz de abandonar todo aquello que le resultaba conocido.
Pero los ojos verdes de Nicholas brillaban entre las sombras, y él le tendía la mano, prometiéndole placeres que nunca había imaginado...
—Buenos días, princesa.
______ se despertó sobresaltada y vio que Nicholas la llevaba en brazos, al interior de una habitación a oscuras. La miraba... con ojos brillantes.
—Suéltame. —Se movió para ponerse en pie. No quería que le volviera a hablar con aquella voz tan profunda y sensual, no cuando acababa de soñar con él. Su subconsciente era tan sutil como un martillazo en mitad de la cabeza. —¿Dónde estamos? ¿Por qué me llevas en brazos?
Él la dejó sobre la cama, encima de un mullido edredón.
—Estamos en un hotel, a un día del norte de Mississippi, y te llevaba en brazos para ver si podía acostarte sin que te despertaras.
—¿Acostarme? —Se frotó los ojos y miró la habitación. Parecía ser un hotel de categoría. No era que ella hubiera estado en muchos, ni de categoría ni de ninguna otra clase, en la última década. Tal vez el sitio estuviera bien, pero a ______ le bastaron aquellos pocos segundos para detectar un montón de cosas que podían estar más ordenadas. Para empezar, las sillas que había alrededor de la mesa...
—Sí, acostarte —contestó él, quitándole las gafas para dejarlas encima de la mesilla de noche. Luego se agachó para desabrocharle las botas.
—Estoy segura de que podré apañármelas sola —dijo, incómoda al ver su amabilidad. —Ya puedo hacerlo yo —insistió, pero Nick la ignoró.
Se quedó mirándole los pies y esbozó una tierna sonrisa.
—Tienes los pies muy pequeños, princesa. —Una vez libre de las botas, dijo: —Y ahora el jersey.
Antes de que ella pudiera detenerlo, él cogió el extremo de la prenda y tiró hacia arriba.
—¿Te has vuelto loco? —exclamó ______, dándole golpes en las manos para que se apartara, y agachándose al mismo tiempo para irse al otro lado de la habitación.
—No veré nada que no haya visto antes.
—Avísame treinta minutos antes de la hora en que quieras salir y estaré lista —dijo ella con los brazos cruzados sobre el pecho.
—Yo dormiré aquí contigo.
______ se puso tensa. ¿Compartir habitación con el mismo demonio de voz sensual que había protagonizado sus sueños durante el trayecto? No iba a salir bien.
—¿Y cómo quieres que se lo explique a mi novio?
—¿Qué vas a contarle sobre todo esto? —contraatacó él.
—No voy a contarle nada. Si consigo dar marcha atrás al proceso de transformación, nunca tendrá que saberlo.
—Buena respuesta. Va en contra de las leyes de la Tradición contarles a los humanos cosas sobre nuestro mundo.
—¿Por qué tenemos que compartir habitación?
—Porque todavía estamos demasiado cerca del último lugar donde te atacaron. Los vampiros podrían habernos seguido.
—Sé cuidarme sola.
—Eso es verdad —contestó él con naturalidad. A ______ le gustaba, y al mismo tiempo le disgustaba, que él confiara tanto en su capacidad. —Pero no podrás defenderte si estás dormida, y ahí es donde entro yo.
El estómago de ______ eligió ese instante para rugir de un modo nada elegante.
El sonrió.
—Si te ves capaz de permanecer veinte minutos más despierta, podría ir a por comida. Es demasiado temprano para llamar al servicio de habitaciones, pero hay una cafetería aquí cerca.
______ asintió.
—¿Podrías traerme una botella de zumo de naranja? No me gusta la comida que preparan por ahí. —«Ni la que cocino yo.»
—Lo intentaré. Date una ducha, si te apetece. —Junto a la puerta, añadió: —Y, ______, no te quites las perlas. O estaremos de mierda hasta el cuello.

______ todavía estaba en la ducha cuando Nick regresó, lo que significaba que tenía que ir acabando. El demonio aferró el pomo de la puerta del baño y lo giró un poco hasta romper el pestillo; entonces abrió de par en par.
—El macho ha vuelto de cazar —gritó, sonriendo al ver que ella se asustaba.
—¡Sal de aquí! ¡Cierra la puerta!
Ya que debido a la mampara translúcida de la ducha sólo podía ver su silueta, Nick obedeció sus deseos y salió.
Se encaminó hacia la sala y dejó una bolsa de comida encima de la mesa. Encontrar algo que ______ pudiera comer se había convertido en una cacería en sí misma; ella tenía unos criterios muy estrictos. La había estado observando el tiempo suficiente como para conocer sus hábitos alimentarios.
Se preguntó por qué ______ no había corrido a meterse bajo la ducha tan pronto como él salió de la habitación, pero tras echar un vistazo a su alrededor descubrió el motivo; no había sido capaz de dejar las cosas como estaban, y había tenido que ordenar todo lo que no estaba clavado en el suelo.
Tres de las cuatro sillas estaban metidas completamente bajo la mesa. La cuarta la había colocado de espaldas, apoyada sólo en las patas traseras. Había vuelto a hacer la cama y había recolocado los cojines que había en el sofá, que había empujado unos centímetros hacia otro lado.
El reloj que había en la mesilla de noche lo había pegado a la pared, para que no se vieran los cables, y el mando a distancia del televisor formaba un ángulo recto con el reloj en cuestión. La papelera estaba justo en el otro extremo del vestidor, la maleta en la pared opuesta. El portátil y el móvil descansaban encima del escritorio, con los extremos completamente en paralelo con el borde de la mesa.
Nick tenía que revisar su e-mail, mirar los resultados de unos partidos y consultar los mapas de la ruta que iban a seguir al día siguiente, así que conectó el ordenador de ______ e inició la sesión como usuario invitado. Después de navegar por la web, buscó un par de cosas en Google, y no le sorprendió ver que ella tenía un filtro de seguridad para los contenidos de Internet.
Se apoyó en la silla y trató de imaginarse una vida vacía de todo lo relacionado con el sexo.
«Una vida que no valdría la pena vivir.»
Maldición, y eso que él no era nadie para dar lecciones sobre el tema. No se había acostado con ninguna hembra desde el día en que conoció a ______, el período más largo de abstinencia desde su despertar sexual. Unos meses atrás, cuando se convenció de que nunca podría estar con ______, trató de iniciar una desganada relación con una bruja, pero ella escogió a otro.
Y ahora se alegraba de ello.
Dejó el portátil y desvió la vista hacia la maleta. Se moría de ganas de echar un vistazo a la carta de Nix. Llegó a la conclusión de que aquél era un buen momento para espiar, así que se agachó junto a la maleta y la apartó de la pared para poder abrirla.
Después de inspeccionar faldas y jerséis abrió un compartimiento lateral y enarcó las cejas al ver su contenido.
—Vaya, ropa interior provocativa —murmuró.
Nick se consideraba a sí mismo un hombre de gustos sencillos. Desde luego, no necesitaba ropa interior provocativa para excitarse. Pero sólo de imaginarse a la recatada ______ con aquellos retales de seda, su entrepierna tembló de emoción...
Entonces apareció ella, tapada de la cabeza a los pies con un albornoz.
—¿Qué estás haciendo? —preguntó enfadada.
—Buscando la carta de Nix.
—¡No puedes revolver mis cosas como si nada!
—Nunca me habría imaginado a la recatada señorita Ashwin con esto. —Sujetó un tanga con un dedo y se lo enseñó.
—¡Dame eso! —______ le arrebató la prenda. —¡Es cosa de Nix! Se deshizo de mi ropa interior y de mis medias, y compró esta nueva.
Nick se lo creyó al instante, pero no pudo evitar seguir provocándola.
—Sí, ya. ¿Y por qué iba a hacer tal cosa?
Cuando ______ terminó de ordenar la maleta, se puso en pie, en busca de más cosas que arreglar. Si al descubrir a Nick con su ropa interior en las manos se había puesto histérica, ver el ordenador abierto y fuera de su sitio casi hizo que se desmayara.
—No... tú... ¿mi portátil?
______ lo miró del mismo modo que él miraría a un perro que se hubiera comido sus entradas para asistir a la Super Bowl. Cogió el ordenador y lo miró del derecho y del revés para asegurarse de que estaba bien.
—¡Tenías las manos pegajosas! ¡Oh, Dios!
Bueno, se había comido uno o dos donuts mientras esperaba a que le preparasen lo que había pedido.
______ cogió una de sus toallitas antibacterianas y se sentó en la cama, de espaldas a él, para limpiar el portátil.
Nick no podía dejar de mirar fascinado lo que ______ estaba haciendo, el subir y bajar de su espalda con cada bocanada de aire que tomaba para tratar de calmarse.
Tras ver que el demonio no había estropeado nada, volvió a dejar el ordenador en el escritorio, en línea recta con el móvil, y luego eliminó las arrugas del edredón en el lugar donde se había sentado.
—Mira, Nicholas —dijo ella, desviando de nuevo la vista hacia el ordenador. Corrió hacia allí para moverlo un milímetro hacia la derecha y volvió a empezar. —Mira, Nicholas, ayer por la noche estaba demasiado atónita como para reaccionar entre la mitad de cosas que hiciste. Ahora ya no. No podrás seguir tratándome como hasta ahora.
—Ah. ¿Te refieres a lo de salvarte la vida y conducir toda la noche mientras tú dormías?
—Me refiero a lo de tocar mi ordenador. Eso no... no ha estado bien. No estoy diciendo que no puedas usarlo, no me importa dejártelo, pero tengo que darte de alta como usuario, y asegurarme de que sabes utilizarlo como es debido.
—No me he descargado webs porno ni nada por el estilo. —«Ni se me ha pasado por la cabeza». —Sólo he buscado en Google un par de cosas y he revisado la ruta siguiente.
—Bueno, lo del portátil no es lo único que quería comentarte. No puedes seguir desvistiéndome mientras duermo, ni tampoco puedes entrar en la ducha cuando yo estoy en ella. Ni llamarme con todos esos nombres machistas.
—¿Te refieres a mis motes cariñosos? ¿Qué tienen de malo?
—Son insultantes.
El negó con la cabeza con convicción.
—Ah no, eso sí que no. Es sólo una costumbre. Así es como los machos de mi especie hablan a las hembras. Les ponemos motes específicos.
—¿Como cuáles?
—Como princesa o cariño. Yo sólo llamo así a las hembras que me gustan. —A la hembra que le gustaba de verdad, a la que consideraba suya. En otras palabras, nunca antes había utilizado esas palabras. —Si una no me interesa, no la llamo de ningún modo.
—¿Y eso hace que esté bien? ¿Se supone que tengo que sentirme honrada de que me llames «princesa»?
—Yo confiaba en que te sintieras halagada, pero ya veo que eres dura de roer, princesa.
—Me sentiría mucho más halagada si respetaras mi intimidad.
—Vamos a pasarnos juntos al menos dos semanas. Lo de respetar la intimidad requeriría demasiado esfuerzo para ambos, y terminaría por ser absurdo.
Ella se mordió el labio inferior al ver que no podía discutir tal afirmación.
—Está bien, ¿y qué me dices de los tacos? ¿Es necesario que seas tan mal hablado?
—Llevo utilizando esas palabras desde antes de que los humanos decidierais que eran «tacos». —Empezó a sacar la comida de la bolsa.
—Son expresiones que resultan muy ofensivas para los que hemos aprendido a no utilizarlas... —Se quedó a medias. —¿Eso son galletas de avena?
—Sí.
—¿Con miel?
—Por supuesto.
Nick sabía que a ______ se le estaba haciendo la boca agua. —¿No tenían zumo de naranja?
—Sí tenían.
El demonio cogió otra bolsa y sacó un paquete de cereales, una cucharilla embolsada, un tetrabrik de leche y uno de zumo de naranja.
—Todo empaquetado —dijo ella frunciendo el cejo. —¿Durante cuánto tiempo me has estado observando exactamente, Nicholas?
—Durante el suficiente como para saber qué es lo que te gusta comer, y lo que vas a comer ahora...

CAPÍTULO 14

—Supongo que tenía menos hambre de la que creía. —______ apartó el plato que tenía delante después de dejar la comida a medias.
—Es por la transformación —explicó Nicholas. —Las valquirias no comen.
—¿Cómo es eso posible?
—No lo sé. ¿Cómo es posible que los mutantes se conviertan en animales, o que las brujas muevan objetos con la mente?
Tan pronto como ______ tiró las sobras a la basura, se dio cuenta de lo cansada que estaba. Tampoco la ayudó demasiado que Nicholas hubiera bajado la luz y hubiera corrido las cortinas.
Se sentó en el borde de la cama. Su cuerpo estaba agotado, pero su mente seguía despierta, inquieta. ¿Hipersensibilidad? Sin duda alguna. Estaba encerrada en una habitación, a oscuras, con un demonio con el que tenía sueños nada sutiles.
En un principio, había creído que los cuernos le harían decaer la libido, por no mencionar lo de los tacos, pero no era así. La verdad era que ______ se sentía extrañamente atraída por el demonio. Y empezaba a costarle controlar dicha atracción.
Tenía que conseguir sus pastillas, no sólo para ver si así lograba frenar el impulso que sentía de abalanzarse sobre él, sino también para tratar de frenar el proceso de conversión.
¿Proceso? ¿Acaso podía ir a más?
Recordó la conversación que sus padres habían mantenido con aquel psiquiatra tan pomposo, el «mejor» del Estado. El tipo se había pasado horas elucubrando sobre el delicado estado mental de ______...
—Estamos ante un caso claro de trastorno obsesivo-compulsivo. El paciente muestra un miedo persistente a cualquier cambio —les dijo a sus pobres padres. —Su hija siempre tendrá miedo a cambiar, y eso la hará actuar de manera imprevisible. Estos comportamientos compulsivos pueden a su vez crearle mucha ansiedad, entonces es cuando el enfermo contraataca con el orden obsesivo. Cuanto mayor sea el impulso, más fuerte será la reacción para tratar de dominarlo.
Oh, y también les había hablado de ciertos desequilibrios químicos.
—Seguramente heredados de sus padres biológicos —prosiguió el médico con un suspiro de resignación, como si ya hubiera visto aquello antes. —Todo ello, exacerbado por la inseguridad que ______ siente por ser adoptada.
Ella jamás se había sentido insegura por eso. Sus padres habían sido increíblemente pacientes, cariñosos y comprensivos. Sin embargo, en seguida empezaron a sentirse culpables por las rarezas de su hija, y buscaron algún fallo, algo que hubieran podido hacer por ella y no hicieron, o al revés.
Su madre incluso le pidió perdón antes de morir...
Ante ese recuerdo, enterró el rostro entre las manos.
—Alto ahí, princesa. —Nick se sentó a su lado en menos de un segundo. —¿Qué te pasa? —Cuando ella no respondió, añadió: —Mira, no soy de esos a los que se les da bien este tipo de cosas... consolar, me refiero. Pero si... quieres contarme lo que te preocupa...
______ tardó un rato en responder.
—Es que todo esto es demasiado. Quiero decir, anoche me drogaron, me secuestraron, y luego... —Se quedó a medias.
—¿Y luego qué? Cuéntame lo que te pasó.
La voz de ______ se transformó en un susurro.
—Fue horrible. Me desperté y... y estaba... desnuda, atada a un altar para una especie de ritual. Todos aquellos demonios estaban mirándome. Traté de razonar con ellos, les supliqué que me soltaran, pero se limitaron a reírse de mí e ignoraron mis súplicas. Luego, cuando todo iba a empezar, grité.
—El grito de las valquirias.
Ella asintió.
—Fue el grito más agudo que he oído jamás. El cristal de la cúpula que había encima de mí se rompió. Y un rayo me cayó justo en el pecho, y luego otro, y otro. No recuerdo demasiado después de eso. De lo único que me acuerdo es de que estaba furiosa, y tenía una necesidad incontrolable de hacer daño a alguien.
¿Cuándo había empezado Nick a acariciarle la espalda? Tenía la mano grande y áspera, y la movía despacio arriba y abajo.
—Has pasado por muchas cosas. Es normal que reacciones así.
—¿Normal para una humana o para una valquiria? —preguntó ella casi llorando. —No sé cómo reaccionar, pues yo nunca he sido del todo ni la una ni la otra.
En ese preciso instante, ______ comprendió que aquella frase era completamente cierta. Y eso significaba que tenía que replanteárselo todo. ¿Quién era ella en realidad? Ya no se reconocía a sí misma.
Tal como Nix había dicho.
Y ______ sabía que ante la ausencia de una constante que pudiera tomar como ejemplo, introducir una nueva variable sólo conseguiría crear el caos más absoluto.
—No me gusta alterar mi rutina. No me gustan las sorpresas. No suelo reaccionar nada bien, ni siquiera cuando tengo un buen día.
—Tal vez no reaccionas bien porque no tienes práctica.
—No, tengo una enfermedad...
—Te gusta ordenar cosas. ¿Qué hay de malo en eso?
______ frunció el cejo. Había oído a su padre decirle esa misma frase a su madre cuando el doctor Pomposo quiso recetarle unas pastillas.
—Haces que parezca insignificante —contestó, negando con la cabeza. —Pero hubo una época en que no salía de mi casa porque tenía miedo de que me pillara una tormenta, o ver una joya y quedarme embobada mirándola. Y ahora no tengo ni idea de cómo reaccionar. Nicholas, lo que es normal para una valquiria quizá no sea normal para mí. —Sabía que sonaría frívolo, pero no pudo evitar añadir: —Y no quiero tener colmillos y orejas puntiagudas.
—Ya sé que eso no te hará cambiar de opinión, pero a mí me encantan las orejas puntiagudas. Ella lo miró incrédula.
—No, en serio. Para los hombres de la Tradición, cuando una mujer posee esas orejas, señal de que es una furia o una valquiria, y ambas especies son conocidas por su increíble belleza.
—Aun en el caso de que no me hicieran parecer un monstruo, me causarán problemas con los humanos.
—No, qué va. Lo único que tienes que hacer es tapártelas con este pelo tan precioso que tienes. He visto a valquirias ocultárselas con trenzas, y otras se las cubren con diademas. También he visto a algunas llevarlas al descubierto y decir que hacen de extras en una película y que todavía no se han quitado el maquillaje.
A Nix no parecía que le preocupara demasiado enseñarlas.
—¿Y qué me dices de los colmillos?
—Son muy pequeños, ______. —Nicholas sonrió y se le arrugaron las comisuras de los ojos. —Los humanos ni siquiera les prestarán atención.
—Pero yo sí, y seguro que empezaré a hacer cosas raras.
—No, aprenderás a convivir con ellos. Lo de evitar que se fijen en uno es también cuestión de actitud. —¿Su voz sonaba ahora más profunda?
—Si conseguimos llegar al escondite de ese hechicero, entonces... —______ se interrumpió y levantó las cejas. —Nicholas, ¿me estás oliendo el pelo?
Sin importarle lo más mínimo que ella le hubiera pillado con las manos en la masa, él le cogió un mechón y se lo acercó para inhalar.
—Pero ¿se puede saber qué te pasa? —exclamó ______ poniéndose en pie.
—¿Qué? Sólo neces... quería oler tu pelo.
—Dices que estás dispuesto a escucharme, pero no te importa lo más mínimo lo que estoy sintiendo.
—Eso no es verdad, princesa.
______ fue en busca de su móvil y lo arrancó del cargador. —¿A quién vas a llamar?
—¡Al hombre en el que debería haber confiado desde el principio, en vez del demonio mercenario al que le importa más el olor de mi pelo que mis sentimientos!
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 24
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 6th 2011, 10:39

INFORMACIÓN--> Miley, tiene twitter de nuevo!! @MileyCyrus
Sólo por un tiempo y Nick y ella se sigueeen, oooh! (so sweet!)
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 6th 2011, 21:05

—¡Al hombre en el que debería haber confiado desde el principio, en vez del demonio mercenario al que le importa más el olor de mi pelo que mis sentimientos!

AY ME ENCANTO EL CAP SUPER TIERNO....
ME FASCINO EL MARATON!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 7th 2011, 09:03

awwww ame los capis... gracias por el maraton!!!
nick oliendo el cabello de rayita!!! demasiado loco...
ay si, me alegre tanto por el nuevo twitter de miley y entre a ver a quien seguia y me di cuenta de que seguia a nick!!!! amo a NILEY!!! no tanto como quisiera, pero si me gusta....

pleaseee siguela... que esta super interesante
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 7th 2011, 11:01

pli plis plis siaguela siguela
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 7th 2011, 11:34

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*
Volver arriba Ir abajo
Cathi Jonas ♡
Forista!


Cantidad de envíos : 129
Edad : 20
Localización : in a starbucks in los ángeles
Fecha de inscripción : 03/04/2011

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 7th 2011, 11:42

Nueva lectooora *-* OMJonas esta genial tu novela! Siguela (: besitos.

________________________________________________


She's my LIFE (L'
Enjoy the life with a big Smile (:
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/pcelovehappines
The princess nicknactica
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 954
Edad : 22
Localización : haciendo cositas ricas y picantes con nick en su habitacion (vnzla_barquisimeto)
Fecha de inscripción : 07/09/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 7th 2011, 13:57

siguela
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguelasiguela siguela
siguelasiguela siguela siguelasiguela ssiguela siguela siguelaiguela
siguelasiguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
siguelasiguela siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela ssiguela siguela
siguelaiguela
siguelasiguela
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguelasiguela siguela
siguelasiguela siguela siguelasiguela ssiguela
siguela siguelaiguela
siguelasiguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
siguelasiguela siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela ssiguela siguela
siguelaiguela siguelasiguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela ssiguela
siguela
siguelaiguela siguelasiguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela ssiguela
siguela siguelaiguela siguelasiguela siguela siguela siguela siguela siguela

siguela siguela siguelasiguela siguela siguelsiguela
siguela siguela siguela siguela
siguela siguelasiguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
siguelasiguela siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela ssiguela siguela
siguelaiguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela
siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela ssiguela
siguela siguelaiguela siguelasiguela siguela siguela siguela siguela siguela
siguela siguela
siguelasiguela siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela ssiguela siguela
siguelaiguela siguelasiguela siguelasiguela siguela siguelasiguela siguela
siguelasiguela ssiguela siguela
siguelaiguela siguelaasiguela siguela
siguelasiguela ssiguela siguela siguelaiguela siguela siguela siguela siguela
siguela siguela siguela siguela siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela
siguela siguelasiguela ssiguela siguela siguelaiguela siguelasiguela siguela
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguelasiguela siguela
siguelasiguela siguela siguelasiguela ssiguela siguela siguelaiguela
siguelasiguela siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela siguela
siguelasiguela ssiguela siguela siguelaiguela siguelasiguela siguela siguela
siguela siguela siguela siguela siguela
siguelasiguela siguela siguelasiguela
siguela siguelasiguela ssiguela siguela siguelaiguela
siguela siguela siguelasiguela
siguela siguelsiguela siguela siguela siguela siguela siguela siguelasiguela
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguelasiguela siguela
siguelasiguela
siguela siguelasiguela ssiguela siguela siguelaiguela siguela siguela siguela
siguela siguela siguela siguela siguela siguela siguelasiguela siguela
siguelasiguela siguela siguelasiguela ssiguela siguela siguelaiguela
siguelasiguela siguela siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguelasiguela siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela ssiguela siguela
siguelaiguela siguelasiguela siguelasiguela siguela siguelasiguela siguela
siguelasiguela ssiguela siguela siguelaiguela siguelaasiguela siguela
siguelasiguela ssiguela siguela siguelaiguela siguelasiguela siguela siguela
siguela siguela siguela siguela siguela siguelasiguela siguela siguelasiguela
siguela siguelasiguela ssiguela siguela siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
https://twitter.com/ila_nick_jonas
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 7th 2011, 14:45

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 24
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 9th 2011, 04:27

CAPÍTULO 15



—¿Visitando a unos parientes? —Preguntó Tim incrédulo. —¿En Memphis? Pero si a ti no te gusta viajar. ______ se cambió el móvil de oreja.

—Fue una emergencia. Ahora todo está solucionado, pero creo que tendré que quedarme unos cuantos días. —Para cambiar de tema, dijo: —Dime, ¿cómo van las conferencias? ¿Es bonito California?

Nicholas paseaba nervioso por la habitación.

«Está bien, ya no podía seguir fingiendo que no lo veía. El demonio le había tirado los tejos, y ahora parecía estar celoso... pero, ¿por qué?»

______ era exponencialmente mucho más joven que él, y no era ninguna belleza como Nix. Ella era guapa en sentido intelectual. No en plan femme fatale inmortal.

Ella y Nicholas hacían muy mala pareja. ______ no era de su mundo y le había dejado claro que no tenía intención de pasar a formar parte de él de un modo permanente...

—Nuestro artículo tuvo muy buenas críticas —contestó Tim. —Buenísimas. Ojalá pudieras estar aquí.

A ______ le dio un poco de rabia pensar que él había recibido todos los elogios. Ella era la mejor matemática de los dos, y ambos lo sabían.

Se quedó atónita. ¿De dónde había salido eso? Nunca antes se había sentido tan irascible con Tim. Ya tenía otro ejemplo de cómo la estaba afectando aquel proceso de cambio.

—Te echo de menos —dijo él, haciéndola sentir todavía más culpable por haberse enfadado.

—Y yo a ti —respondió ella.

Al oír esas palabras, Nicholas se sentó para levantarse en seguida y volver a pasear de un lado a otro.

—¿Sigues trabajando en lo del código? —Preguntó Tim. —No he visto que hayas colgado ningún cambio. —La pareja compartía una cuenta de Internet en la que tenían una copia de todos sus trabajos, y que actualizaban religiosamente cada noche.

—Mañana mismo vuelvo a ponerme.

—Cuanto antes lo hagas...

—Lo sé, lo sé. Antes tendré el doctorado... —Su novio siempre la había apoyado en todo, animándola a que luchara por sus sueños.

En voz más baja, Tim dijo:

—Tengo muchas ganas de verte, nena.

«Nena». ¿Por qué no se había dado cuenta antes de que Tim la llamaba de ese modo tan a menudo? —Lo sé, yo también.

Nick entró en el baño y dio un portazo. Salió segundos más tarde, con la cara empapada de agua.

—Cuelga —soltó antes de que ella pudiera tapar el auricular.

—¿Quién era ése? —preguntó Tim.

—Un... primo mío.

—No sabía que tuvieras primos.

—Ni yo, hasta hace un par de días. Al parecer, hay una rama de la familia que aún no conocía. —Cuando vio que Nicholas se le acercaba, se apresuró a añadir: —Tengo que colgar. Te llamaré luego.

—Sí, claro. Ve con cuidado...

Nicholas le arrancó el móvil de la mano antes de que le diese tiempo a colgar, y esquivó los manotazos que ella trató de darle.

—Aquí el primo lejanísimo de ______ —dijo nick. —Lo siento, Todd, pero la nena no volverá a llamarte hasta dentro de una o dos semanas.

—¡Cómo te atreves! —Exclamó ______ tan pronto como el demonio colgó el teléfono. —Se supone que lo único que tienes que hacer es mantenerme a salvo, para eso te pagan. ¡Explícame por qué es peligroso que hable con él!

—No es peligroso —contestó, acercándose a ella hasta quedar pegado a su nariz.

Ambos tenían la respiración acelerada. Nick era tan enorme que parecía hacerse con todo el aire que ______ necesitaba para respirar, haciendo que le fuera imposible concentrarse.

—Entonces, ¿por qué?

—Quizá porque me he pasado el suficiente tiempo observándote como para saber que estás desperdiciando tu pasión con un hombre como él.

—¡Eso no te corresponde a ti decidirlo! Nix me dijo que te había contratado para que me llevaras hasta el hechicero, nada más.

Él le rodeó la cintura con un brazo, y la sujetó con firmeza cuando ella empezó a golpearle el pecho con los puños.

—Tal vez tengas razón, pero eso no implica que no pueda decirte que creo que estás cometiendo un error.

—De acuerdo. Tomo nota —replicó, sin dejar de moverse. —¡Suéltame de una vez!

—Creo que no lo entiendes. Tal vez ha llegado el momento de que te demuestre cómo se supone que tienen que ser las cosas entre un hombre y una mujer.

Antes de que ______ pudiera reaccionar, Nick le cogió el rostro y agachó la cabeza, devorándole la boca con la suya. El calor que emanaba de los labios del demonio hizo que la muchacha se estremeciera. Estaba demasiado atónita para moverse, para respirar. Tras unos instantes... lo hizo.

Nick acarició con su lengua la de ella de un modo tan sensual que ______ cesó de tratar de soltarse. Se dio cuenta de que dejaba de golpearlo y descansaba las dóciles palmas contra aquel poderoso torso.

Jamás hubiese imaginado que el beso de un rudo mercenario pudiera ser tan erótico, tan tierno, tan cálido. Y no pudo evitar devolvérselo. Nick gimió contra los labios de ella, así que ______ volvió a besarlo, y se perdió en la caricia.

Cuando, fascinada, le apretó los músculos del pecho, él la empujó con delicadeza contra la pared, atrapándola con su cuerpo. Profundizando el beso sin ningún esfuerzo, la excitó hasta un punto sin retorno.

El demonio se apartó, pero sólo para poder recorrerle el cuello con los labios.

—Eso es, princesa —le susurró, lamiéndole la piel. —Deja que te bese, lo haré hasta conseguir que te estremezcas entera.

Ya lo estaba. En especial en los pezones. ______ sentía una humedad entre las piernas, y el anhelo de que él la tocara precisamente allí...

Sin previo aviso, Nick le abrió el albornoz hasta la cintura, dejando al descubierto el camisón de seda negra que llevaba. Cuando le pellizcó los pezones por encima de la tela, ______ casi perdió el control, y el grito que salió de su garganta se transformó en un gemido.

—La seda es lo único que debería cubrir unos pechos tan perfectos.

Deslizó las manos por sus costados, acariciándole las puntas de los senos con los pulgares una y otra vez, hasta que ella arqueó la espalda en busca de más. ______ se mordió el labio inferior, esforzándose por controlar los gemidos.

—Eres tan sensible... Podría hacer que llegaras al orgasmo en cuestión de segundos. ¿Quieres que lo haga? —le preguntó, besándola de nuevo.

Mientras él le recorría la lengua con la suya de aquel modo tan perverso, ______ se dio cuenta de que sí quería que lo hiciera. Con desesperación.

«Demasiado rápido... estoy perdiendo el control.»

Pero no podía dejar de besarlo.

«Oh, Dios, lo estoy perdiendo.»

¿Por qué no podía dejar de besarlo?

A esas alturas, apenas podía dominar las ganas que tenía de hundir las uñas en el cuerpo de Nicholas, de apretarlo contra sí para que no pudiera apartarse.

Estaba a punto de decirle que podía hacer con ella lo que quisiera cuando él empezó a moverse despacio, presionando su erección contra su entrepierna.

La parte racional del cerebro de ______ le decía que aquello no podía estar bien, pero otra parte no paraba de imaginarse cosas de lo más perturbadoras. Se veía a sí misma arrancándole los vaqueros para que su pene le acariciara la piel desnuda. Después, lo tumbaría en la cama y lo guiaría despacio hacia el interior de su cuerpo. Con él hundido en su sexo, por fin podría acariciar tranquila los fuertes músculos del torso del demonio...

Cuando se vio deslizar las manos hacia abajo para desabrocharle los pantalones, ______ se asustó. Esos impulsos no eran propios de ella. Abrió los ojos como platos y lo empujó por los hombros.

—¡Para... no!

Nick se apartó, tenía la respiración entrecortada, los cuernos erguidos. Parecía peligroso, excitado... tentador.

—Sabía que ibas a detenerme. —Sonrió de un modo que la dejó sin aliento. —Pero has llegado más lejos de lo que creía.

—¿Qué sucede? —preguntó, dando un paso atrás. Estaba hecha un lío, su cuerpo le exigía llegar hasta el final. —¿Por qué lo has hecho? ¿A qué ha venido esto?

—Deseaba estar contigo.

Ella se cerró el albornoz hasta el cuello.

—¿Deseabas estar conmigo? —repitió. —¿Por qué? ¿Para darme una lección, o porque te sientes atraído por mí?

—Tal vez por ambas cosas.

—¿Por qué ibas a sentirte atraído por mí? No tiene sentido.

—No sólo les gustas a los cuatro ojos, ¿sabes?

—¿Qué quieres decir con eso?

—Quiero decir que me pareces muy sexy. Sobre eso no te voy a mentir.

—¿Sexy? —preguntó con la voz estrangulada. —Pero... pero si a ti te gusta otro tipo de mujeres. Más tetas, menos cerebro, ¡eso fue lo que me dijiste! ¡Y yo no he hecho nada para llamar tu atención! Ni siquiera llevo maquillaje, ni escotes...

—¿Crees que porque no lo intentes no resultas atractiva?

—Pues... sí.

—Asúmelo, ______, eres una belleza.

Aquello no tenía ni pies ni cabeza.

—Basta de besos, Nicholas —le dijo señalándolo con un dedo. —No forman parte del trato. Tengo novio.

—No, tú no tienes novio. Como mucho, tienes un amigo. Vosotros dos no dormís juntos ni hacéis nada de lo que hacen las parejas. Y eso es porque no tienes ni idea. No tienes ni idea de lo que te estás perdiendo.

Ella no pudo rebatir esas palabras.

—Durante el poco tiempo que nos queda juntos, voy a tratar de seducirte —le advirtió él. —¿Por qué no aprovechas para satisfacer tu curiosidad? Puedes tomártelo como unas vacaciones de tu aburrida vida, un modo de exorcizar de tu cuerpo toda esa locura y poder volver así a la normalidad.

______ dudó, ladeando la cabeza... y luego se riñó a sí misma. ¿De verdad se estaba planteando en serio aceptar la sensual proposición de nick? Una invitación al lado oscuro. Lo mismo que en su sueño.

Abrió los labios para responderle, pero él dijo:

—No hace falta que lo decidas ahora. Piénsatelo. Y una cosa más, te prometo que lo que suceda con el demonio, sólo lo sabrá el demonio.

—Qué considerado.

—Así soy yo. Siempre pensando en los demás.

Lo miró con suspicacia. Parecía emocionado, incluso... feliz de estar con ella.

—Me voy a la cama. —Con el albornoz firmemente cerrado, se metió entre las sábanas.

—Ah, vamos, princesa, no tienes que utilizar ese albornoz como si fuera una armadura.

—Sí tengo que hacerlo, y más cuando hay tiburones a mi alrededor.

—Puedes confiar en mí. No te haré nada. Te doy mi palabra de mercenario.

Ella soltó un bufido.

—¿Dónde vas a dormir? —le preguntó.

Nick se acercó al sofá y se sentó en él, estirando los brazos a su espalda.

—Aquí, a no ser que quieras compartir la cama conmigo.

—Ja! —Apagó la luz. —Sigue soñando, demonio,

—Eso haré, princesa —farfulló Nick a oscuras.


CAPÍTULO 16

Cuando ______ se despertó al anochecer, Nick salía ya del baño, con sólo una toalla alrededor de la cintura que dejaba al descubierto demasiados centímetros de aquel musculoso cuerpo. Contuvo el aliento, contemplándolo con admiración.

Su piel bronceada se veía tersa y sedosa, sin rastro de los disparos que había recibido el día anterior. El torso y la espalda del demonio estaban todavía húmedos por la ducha.

Haciéndose la dormida, ______ lo vio moverse por la habitación. Había soñado con él, el mismo sueño del día anterior. Tragó saliva, con los ojos pegados al misterioso bulto que había detrás de la toalla y que se balanceó cuando él se agachó para coger su petate.

Nicholas se volvió hacia ella de repente y la pilló mirando aquella parte de su anatomía masculina antes de que ______ pudiera desviar la vista. Le sonrió, y la incipiente barba rubia que le oscurecía la mandíbula brilló a la tenue luz de la habitación.

Incluso con cuernos, era un espécimen demasiado guapo para su propio bien. Y lo peor era que él lo sabía.

______ se juró a sí misma que jamás se enteraría de lo atractivo que le parecía.

—Genial, estás despierta. Necesito que me ayudes.

—¿Disculpa?

—Necesito que me saques una bala del cuerpo. No he logrado extraerla.

Ella se sentó y se frotó los ojos.

—¿Y cómo quieres que haga tal cosa?

—Con tus afiladas garras.

Con todas sus fobias, la sangre era una de las pocas cosas a las que no le tenía miedo. Pero para ayudarle tendría que tocarlo. «Ni hablar.» Había pasado demasiado poco desde el beso de aquella mañana.

Luego había tardado horas en poderse dormir, y al final llegó a la conclusión de que, mientras compartieran habitación, tendría que mantenerse lo más alejada de Nicholas que le fuera posible.

—Es una de tus tretas para seducirme, ¿no es así?

—Mira, no te lo pediría, pero está en la parte trasera de mi muslo y no llego. —La miró a los ojos antes de añadir-: —Princesa, recibí ese balazo tratando de salvarte la vida.

______ se sintió culpable. Nicholas estaba herido y necesitaba su ayuda.

—Tienes razón. —Se puso las gafas y se colocó bien el albornoz. —Por supuesto que trataré de ayudarte —añadió en seguida, —pero no te quites la toalla.

—De acuerdo —contestó él, y luego farfulló, —aunque no creo que sirva de nada.

Ella frunció el cejo. Por supuesto que serviría. Así estaría tapado.

Nick se tumbó en la cama y ______ se sentó a su lado, tratando de no mirar la amplia espalda del demonio.

Con mano temblorosa, apartó un poco la toalla, rozando con la tela el vello rubio de sus muslos.

—¿Dónde está? —preguntó, sin poder evitar que la voz le saliera más ronca.

—Más arriba.

Tragó saliva y levantó más la toalla. Desvió la vista hacia sus propias manos y vio que las uñas se le estaban afilando.

Una serie de inquietantes pensamientos estaban inundando su mente. Quería lamer cada una de las gotas de agua que había sobre la piel de Nick, quería recorrerle la columna vertebral con la lengua hasta llegar a la base...

Sacudió la cabeza en un intento de alejar esas imágenes.

—Más arriba —repitió él.

—Sí, sí...

Cuando llegó al lugar donde la bala seguía alojada, soltó una exclamación de sorpresa. Pero no por la herida en sí, sino porque vio el pene de Nicholas entre sus piernas. «Date la vuelta. Date la vuelta. ¡Date la vuelta!»

Con la cara sonrojada, por fin lo hizo.

—Ya te he dicho que la toalla no serviría de nada.

______ estaba furiosa, tanto con él como consigo misma. Le bastaba con ver las partes íntimas de Nicholas para empezar a excitarse y perder los papeles.

—¡Te podrías haber puesto de otro modo!

—Lo habrías visto igual. ¿Qué importancia tiene?

—¡Mucha!

Incapaz de evitarlo, su mirada volvió a desviarse hacia allí. ¿Había crecido? Entreabrió los labios. —¡Tú... te estás excitando! El la miró.

—¿Y? —Con lo que pareció un gemido, Nicholas se recolocó la erección hasta quedar tumbado encima de ella. —A los machos no les pasan estas cosas. —Como al parecer en esa postura también estaba incómodo, se tumbó sobre la espalda.

¡Ahora era todavía más grande!

—¿Qué vas... a... hacer con...? No puedes ir por ahí con eso entre las piernas. —______ se preguntó qué habría hecho con sus anteriores erecciones.

—Me aguantaré hasta que pueda volver a ducharme. —¿Hasta que puedas volver a ducharte? Él le sonrió con lascivia.

—¡Oh! —Se sonrojó. Nick no se avergonzaba en absoluto de decirle que se masturbaba, y que lo haría de nuevo al llegar al siguiente hotel.

¿Lo había hecho mientras ella dormía? «No te lo imagines, Nick.»

—¿Y lo reconoces así, sin más?

—¿Tú no lo haces? —preguntó el demonio.

—No, yo no... —Se detuvo, empezaba a marearse.

Mientras ______ seguía mirándolo, a Nick se le aceleró la respiración y su pene creció todavía más bajo la toalla.

—Si sigues mirándome así, la pierna no será lo único que me dolerá. —Sus miradas se encontraron. —Jamás has visto a un macho excitado, ¿no es así? —le preguntó con ternura, como si ella le despertara ese sentimiento.

______ había visto una erección de pasada un par de veces, pero nunca una con detenimiento. No podía, corría el riesgo de perder el control. ¿Por qué le resultaba imposible apartar la vista?

Lo había conseguido durante mucho tiempo...

Con la mano en el extremo de la toalla, Nicholas preguntó:

—¿Quieres que me la quite?

Ella temblaba de las ganas que tenía de que hiciera precisamente eso.

—¿Por qué iba a querer tal cosa? —Sus impulsos amenazaban con desbordarla.

—Para poder verlo. Debes de sentir curiosidad.

Él le cogió la mano. Al principio, ______ creyó que iba a colocársela encima de su miembro, y no supo muy bien cómo reaccionar.

Pero no, se la colocó en la punta de la toalla. —Tira de ella, ______, y echa un vistazo. No tienes que hacer nada más.

Un vistazo. ¿Qué podía pasar? La curiosidad ganó la batalla. Tragó saliva y tiró de la toalla con un movimiento seco.

—Eso es —la animó él con voz ronca, hipnótica.

Al dejarla al descubierto, la erección vibró, como si Nicholas se hubiese excitado más al saber que ella lo estaba mirando. ______ se quedó contemplándolo hechizada.

—Mira tanto como quieras. —Levantó una rodilla para que tuviera mejor perspectiva. —¿Quieres tocarlo?

¡Quería! Tenía muchas ganas. Sentía un cosquilleo en los dedos de las ansias que tenía de descubrir todo el cuerpo de Nick.

¿Cómo sería acariciar aquella piel tan suave? Antes se había imaginado deslizándose sobre aquella erección, pero no sabía cómo era exactamente.

Ahora lo sabía.

«Me pregunto qué sabor tendrá.» Se sonrojó sólo de pensarlo.

Cuando el pene volvió a vibrar, una gota de semen humedeció la punta del mismo. El demonio gimió desde lo más profundo de su garganta, como si nunca hubiera sentido nada igual.

Fascinante...

______ se imaginó atrapando aquella gota y humedeciendo con ella el miembro de Nicholas para ver si eso también le gustaba. «Sólo me separan unos centímetros... pronto podría descubrirlo..

Por el rabillo del ojo, vio que el demonio acercaba la mano hacia ella.

De repente lo comprendió todo.

Le había tendido una trampa: había utilizado su erección como señuelo para atraer a la virgen confiada.

Apartó los dedos como si se hubiera quemado y dejó de mirar su pene para contemplar sus ojos. Los tenía totalmente negros y brillantes, y los cuernos erguidos, y más oscuros de lo normal. Y también le habían crecido los colmillos.

Oh, sí, todo había sido para satisfacer su «curiosidad». ¿Cómo había podido ser tan ingenua?

Aquel demonio estaba derribando sistemáticamente todas sus barreras. Nick simbolizaba el lado oscuro, la atraía hacia él, quería engullirla. Todo conspiraba contra sus esfuerzos por resistir.

«Quiere apartarme de todo lo que conozco, de todo lo que quiero ser...»

Ahora comprendía lo que le había dicho antes. ______ le había permitido ir más allá de lo que él creía que le permitiría, y lo peor era que estaba convencido de que la próxima vez conseguiría incluso más.

Y seguramente fuera cierto. Por eso ______ estaba asustada. Si no se sintiera tan atraída por él estaría a salvo. Nunca tendría que entrar en las sombras con Nick.

«Razonamiento lógico: si no hay demonio no hay tentación. Si no hay demonio no cruzaré al lado oscuro.»

¿Nick quería seducirla?

—Nicholas, creo que los servicios que solicitas no están incluidos. —Se puso en pie y se dirigió al baño. De espaldas, añadió: —Suerte con la bala.
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 9th 2011, 06:50

ohhhh GOD!!!
que capi...
nick si es loquito vale!!!
pero me encanto...
siguela prontisimo!!!*
Volver arriba Ir abajo
MeelyJonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 34
Edad : 23
Localización : Argentina
Fecha de inscripción : 21/02/2011

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 9th 2011, 23:22

Peerdon, Peerdon, Peerdon, por no
comentar antes es que las notificaciones
no me llegan
Mad
Dios Mio, lo que uno se pierde por culpa de las
Notificacion, Jejeje.
Estan muuy Buenos los capitulos, enserio!
Espero que la sigas pronto, no puedo esperar
para el proximo cap!
Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 10th 2011, 12:36

jajaja como le hebra quedado la cara jajajajaajjajaajja
—Nicholas, creo que los servicios que solicitas no están incluidos. —Se puso en pie y se dirigió al baño. De espaldas, añadió: —Suerte con la bala.
siguelaaaa plis tmb la de quimica perfecta que la has dejado Sad
Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 10th 2011, 13:24

Hola nena!!!!

Jejejejeje, soy como una casi lectora, ya que había venido con un propósito y me despiste un poco con el ultimo Cap. que pusiste aquí.........

Bueno, vengo de "Química Perfecta" y me encanto esa nove!!

Bueno, jejejejeje......Venía a pedirte permiso de subirla a otro foro.

Obio pondría de donde la saque y todos los datos básicos, pero quiero hacer las cosas claras como el agua, así que por eso vengo y te pido permiso, en caso de haber negativa......

Jejejejeje, no habría problema, lo superaría, y seguiría leyendo tus noves, no por eso lo dejare de hacer eh!!

Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 24
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 11th 2011, 07:37

Sí claro he dejado una nota en mi otra nove. os la dejo si quereís subirla, al igual que esta, eso si DANDO CRÉDITOS! Razz
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 11th 2011, 07:53

me encantoo quimica perfecta la ameeee ahora tu tienes q seguir estaaaaaaaaaaa ahoraaa
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 11th 2011, 09:57

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Volver arriba Ir abajo
SweetHeart(MarthaJonas14)
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1468
Edad : 19
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 11th 2011, 19:39

Claro!!!

No sabes lo feliz que me haces!!!

Gracias eh!!!!

Bueno, creo que ya me voy a poner el tema y subir la nove....

Pondre de donde la saque y el nombre de tu usuario.......

Encerio, te lo agradesco!!!
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 24
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 12th 2011, 11:13

De nada:)
AHora capis!
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 12th 2011, 11:28

sisiisis plis capis
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 24
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 12th 2011, 11:33

CAPÍTULO 17
______
Cuando ______ salió del cuarto de baño vestida y lista para reanudar el viaje, Nicholas aún seguía peleándose con su erección, que había tenido que meter en los vaqueros.
Probablemente había sido mejor que ella no lo hubiera tocado, porque, llegados a ese punto, el más ligero roce habría bastado para incendiarlo como a un cohete.
Había estado tan cerca del orgasmo que incluso había derramado una gota de semen, cosa que nunca antes le había sucedido. Había podido intuir lo maravilloso que podía ser llegar hasta el final.
Ni siquiera tener que hurgar en la herida él mismo en busca de la bala había conseguido disminuir su excitación. Los de su especie necesitaban liberar la tensión sexual varias veces al día, de lo contrario corrían el riesgo de tener un ataque de ira y ponerse demoníacos. Por el bien de ______, tendría que recuperar el control cuanto antes.
La vio aparecer con las mejillas sonrosadas y vestida con su uniforme de maestra... La recorrió con la mirada y, como siempre, le pareció de lo más sexy.
Los zapatos que llevaba no tenían demasiado tacón, pero la tira que le rodeaba el tobillo le pareció de lo más sensual. Mirarle el collar de perlas le causó incluso dolor, porque cada vez que ella se lo pasaba por los labios, lo asaltaba una de sus fantasías favoritas; esa en la que ______ le hacía el amor sentada a horcajadas encima de él, y el collar se balanceaba contra su cuerpo desnudo.
Y aquella falda... Anteriormente, durante todo el tiempo que la había estado espiando, nunca había podido entender que llevara unos jerséis tan conservadores y luego se pusiera unas faldas tan provocativas. Sí, le llegaban hasta por debajo de la rodilla, pero eran muy estrechas y se le pegaban a las nalgas.
Ahora por fin lo había entendido: ______ no tenía ni idea de cómo aquellas telas tan caras se amoldaban a sus generosas curvas.
Nick sabía que las hembras solían decir «Esta falda me hace el culo gordo». Pero si tomaba a ______ como ejemplo, tenía que llegar a la conclusión de que en realidad no tenían ni idea de cuál era el aspecto de sus traseros.
«Bueno. Supongo que es cuestión de épocas.»
—¿Estás lista? —le preguntó.
Ella asintió como si no hubiera pasado nada de extraordinario entre los dos, como si él no tuviera las pelotas tan apretadas que temía que nunca más volvieran a su tamaño normal.
Si ______ quería comportarse como si nunca se hubiera lamido el labio inferior mientras los ojos se le ponían plateados al mirar su erección, él también podía hacerlo.
«Allá vamos. Los dos fingiremos que no ha pasado nada.»
Después de que Nick llevara las maletas al coche y las metiera en el maletero, se apresuró a abrirle la puerta. «Un punto para el demonio.» Pero cuando se disponía ayudarla a entrar, ella dio un paso hacia atrás.
—Ah, no, no —dijo, mirando el salpicadero de la parte del conductor, lleno de envoltorios de pastelitos y de latas de Red Bull. —No podemos empezar el viaje así.
—No pasa nada, ______. Lo tiraré a la basura de la próxima gasolinera.
Pero ella ya lo estaba haciendo. Dejando el paquete de toallitas antibacterianas a un lado, se agachó delante de Nicholas para limpiar el salpicadero. Y él tuvo que separar las piernas para mantener el equilibrio y no caer desplomado allí mismo.
Aquella falda era tan estrecha que podía ver a la perfección la forma del tanga que llevaba.
«Nota mental: dejar cada día basura en el coche.»
Antes, cuando ella había ido a ducharse, a Nick sólo le dio tiempo de hacer una de las dos cosas que tenía pendientes: o bien practicar el contorsionismo y sacarse la bala él solo, o bien solucionar el problema de la erección. Mirando cómo aquella falda se pegaba al trasero en forma de corazón de ______, supo que había hecho mal al decantarse por la bala.
Se mordió el labio para no gemir y empezó a caminar de un lado a otro.
Un hombre pasó por allí y repasó a ______ con la mirada. El muy bastardo frunció el ceño con cara de deseo.
Nick le enseñó los dientes. «No mates al mortal.» El hombre se dio cuenta de que lo estaba mirando y tuvo el acierto de irse de allí volando.
Después de tirar toda la porquería a la basura del hotel, ______ utilizó una toallita para aniquilar a todos los inocentes microorganismos que encontrara a su paso.
—¿Podemos irnos ya, princesa? —Tenía la voz tan ronca que ella lo miró preocupada.
—¿Qué te pasa en la voz? ¿Te encuentras mal?
El oyó que le estaba diciendo algo, pero toda su atención estaba centrada en otra parte. El aire de la noche era algo frío, y los pezones de ______ se marcaban bajo el jersey beige que llevaba puesto.
—Los inmortales no nos ponemos enfermos —respondió sin atinar demasiado.
La joven vio lo que estaba mirando y apretó los labios.
—¿Es necesario que seas tan descarado?
«Sí.»
—¿Sujetador nuevo?
______ echó mano de la poca paciencia que le quedaba y respondió resignada:
—Sí, Nicholas, sujetador nuevo.
Cuando por fin se pusieron en marcha, ella volvió a hablar:
—Cuéntame algo del punto de encuentro. ¿Quién es esa tal Imara? ¿La conoces?
—Personalmente, no. Al parecer, es la hija de un hechicero y una demonio, y se supone que posee la fuerza de ambos. Dicen que es una belleza —añadió, ansioso por ver la reacción de ______, pero no pudo detectar nada. —Es la propietaria de una taberna en el río Mississippi llamada el Sandbar; sólo la frecuentan miembros de la Tradición.
—Genial. —¿Había sonado demasiado cortante?
Nick no tendría más remedio que llevarse a ______ con él al bar. Lo que pudiera pasarle estando sola en el hotel podía ser mucho peor que lo que pudiera sucederle en el local. Además, aquel sitio solía estar abarrotado de firmes seguidores de Groot.
Seguro que no harían nada que pusiera en peligro lo que el hechicero tanto ansiaba...
—¿Y en el Sandbar nos darán información sobre el siguiente punto de encuentro? —Tras ver que Nick asentía, continuó: —¿Tienes idea de dónde puede estar Groot?
—Algunos dicen que vive en el norte.
—¿A qué se dedica? Tengo la sensación de que dar con él es muy difícil.
—Es herrero además de hechicero. Dicen que puede dominar el metal a voluntad.
—¿Por qué cuesta tanto verlo?
«Cíñete a la verdad.»
—Omort, mi enemigo, quiere verlo muerto. Así que Groot se pasa la vida escondiéndose.
—Porque puede forjar la única espada capaz de matar a Omort.
—Exactamente.
—Entonces, si él y Omort son enemigos, supongo que Groot es de los buenos.
«No concretes nada.»
—Bueno o malo, no olvides nunca que todos los hechiceros son peligrosos.
—¿Qué hará Groot para retroceder el proceso de transformación? ¿Me hechizará?
—No lo sé. Supongo.
—Lo importante es que lleguemos a tiempo. ¿Por qué no tomamos un avión hasta Memphis?
—Nix me hizo jurarle que no cogeríamos ningún avión en todo el trayecto. Supongo que vio algo que no le gustó.
—¿Siempre crees todas sus predicciones?
—Nunca se equivoca... Nunca —reiteró. —Pero uno nunca sabes si está diciendo la verdad.
—Pareces conocerla bastante bien. ¿Ha habido algo... entre vosotros dos?
—¿Liarme yo con la loca de Nix? Jamás. Por si no te has dado cuenta, Nix está pirada. —Se señaló la frente con un dedo y lo hizo girar.
—Pero es muy guapa.
—Nunca he visto a una valquiria que no lo fuera. —Se quedó mirándola a los ojos hasta conseguir que se sonrojara y apartara la vista. —Hablando de Nix, ¿qué has hecho con su carta?
—La memoricé y la destruí cuando te fuiste a por comida.
—¿Sabías que iba a curiosear entre tus cosas?
—Por lo que sé de ti, era bastante probable.
Durante las tres horas siguientes, viajaron en silencio. ______ se puso a trabajar en su portátil, concentrada en sus cosas, y Nicholas trató de no mirarla más de un par de veces por minuto.
Ella llevaba las gafas, se había puesto el lápiz puntero del ordenador detrás de la oreja, y acariciaba el collar de perlas con los dedos.
«No lo hagas... no lo hagas...»
Pero lo hizo. Cogió el collar y se lo pasó por los labios.
¡Malditas fueran ella y sus deliciosas manías! Y la muy boba no tenía ni idea de a todos los que dejaba excitados por el camino.
Allí estaba él, encerrado en un coche con su compañera, sabiendo que ella necesitaba que le diera placer, con una voz interior diciéndole que se dejara de tonterías y que lo hiciera, y, a pesar de todo, incapaz de hacer nada.Estaba a punto de estallar.Justo en ese instante, ______ juntó las cejas y golpeó las teclas a toda velocidad. Se detuvo, se mordió el labio inferior y apretó enter, al ver la pantalla, se le iluminó la cara.
Nick se preguntaba qué pruebas, qué teoremas o ecuaciones descartaba y cuáles elegía. ¿Qué pasaba dentro de aquel cerebro tan increíble?
Pero a lo largo de las últimas horas, las matemáticas no habían sido lo único que había pasado por la mente de ______. El sabía perfectamente que de vez en cuando ella se había acordado de lo que había sucedido antes de subirse al coche. Cuando eso sucedía, se sonrojaba y se pasaba el collar por los labios, pero a más velocidad.
¿Le había gustado lo que le había enseñado? Nick se sentía orgulloso de que ella lo hubiera visto tan excitado, le gustaba que supiera que le bastaba con que lo mirara para sentirse de aquel modo, y quería que eso la tentara a tocarlo. Y había estado a punto de hacerlo.
Sabía que lo que había pasado en el hotel no había sido uno de sus mejores momentos, pero cuando la vio hablando con el cretino de Tim, los celos estuvieron a punto de volverlo loco.
Trató de recordar la última vez que sintió tanta envidia de un macho. Seguramente cuando el licántropo, Bowen MacRieve, encontró a su alma gemela. Eternos rivales, tanto Bowen como Nick se habían pasado siglos sin encontrar a sus respectivas hembras. Pero, de repente, el licántropo se tropezó con una diminuta y alocada bruja, una a la que Cade también le tenía echado el ojo.
Ahora sabía que su compañera era una brillante y preciosa valquiria, tan segura de sí misma que lo dejaba sin habla.
Pero no podía quedársela para siempre.
Volvió a escuchar el rápido teclear y vio que ella volvía a mirar la pantalla.
—¿Te ha dicho alguien alguna vez que estás increíblemente sexy cuando te pones en plan matemática?
______ suspiró, cerró el portátil y se quitó las gafas.
—¿Es que sólo piensas en el sexo?
—Cuando lo echo tanto de menos sí. Los de mi especie necesitamos practicarlo tres o cuatro veces al día. Y después de lo que ha sucedido entre tú y yo hace un rato... Tú también tienes que estar algo inquieta, ¿no?
—En absoluto.
—Reconócelo. Ha estado muy bien. —Aunque ni siquiera se habían tocado, Nick no podía recordar la última vez que había experimentado algo tan excitante.
—Eso ya no importa. Soy perfectamente capaz de controlar mis bajos instintos.
—Antes has dicho que no solías solucionar esos asuntos por ti misma. Y, por cierto, sé que eso es mentira.
—¡No lo es!
—Tiene que serlo —insistió él. —Si no, la lujuria iría acumulándose dentro de ti.
—Vas a seguir con este tema hasta conseguir que te responda, ¿no es así?
—Veo que empiezas a conocerme.
—Me niego —dijo ella, negando con la cabeza. —No pienso hablar de eso.
—Entonces hablemos de otra cosa. Ya va siendo hora de que te tomes un descanso, y yo tengo que distraerme, para ver si así no me duele tanto el muslo. Una valquiria que conozco se ha negado a ayudarme.
—Te lo tienes merecido.
—Probablemente —reconoció Nick.
—Está bien. ¿Qué haces en tu día a día como mercenario?
—Mi especialidad es arrebatar tronos. Me llaman «el Hacedor de Reyes». —¿Desde cuándo era tan fanfarrón?
—Entonces eres un insurreccionista.
—Das por hecho que se los arrebato a sus legítimos poseedores.
Ella asintió dándole la razón.
—Lo que hago principalmente es combatir en guerras. La Tradición es un lugar muy violento, es bueno para el negocio —dijo. De repente chasqueó los dedos. —Oh, espera, me olvidaba. Tú eres una... pacifista.
—No es un ningún insulto.
—Lo es cuando estás metido en la industria de la guerra.
Ella enarcó una ceja y, sintiendo una enorme curiosidad respecto a la profesión del demonio, preguntó: —¿Cómo te convertiste en mercenario?
—Me alisté para luchar contra Omort.
A los diecinueve años, Nick fue sometido a un duro y brutal entrenamiento por los soldados de Rydstrom, que lo odiaban profundamente. Durante meses estuvo recibiendo a base de bien, hasta que por fin decidió que tenía que ser más rápido, más fuerte y mejor soldado que cualquier otro demonio del ejército.
Al final terminó por conseguirlo, y los demás se dieron cuenta de ello.
—Durante los escasos períodos de tranquilidad entre batallas —dijo, —empecé a recibir ofertas de trabajo. —Como Omort era cada vez más poderoso y erradicaba cualquier revuelta antes incluso de que empezara, dichos períodos de tranquilidad fueron en aumento. —Tuve un par de éxitos sonados y la cosa se disparó. Ahora tengo a cuarenta y cinco hombres a mi mando.
—¿Todos son demonios?
—Casi todos —contestó.
—¿Discriminas a los no-demonios? —preguntó ella.
—No, no discriminamos a nadie. Lo único que se requiere del candidato es que sea sanguinario, que haya matado antes y que esté dispuesto a volver a hacerlo.
—¿Y a cuántas mujeres tienes contratadas? —preguntó divertida.
—Vaya, he caído en la trampa —replicó él, pero ______ se limitó a levantar una ceja y a esperar respuesta. —Ninguna mujer ha solicitado entrar en mi equipo. Casi nunca. Unas pocas. Eh, si tú sigues siendo valquiria te contrato. La doctora mercenaria.
—Eso sería como lanzar el título al retrete.
—¿Qué quieres decir con eso? —preguntó, poniéndose serio.
—Tengo la sensación de que para tu profesión se requiere más músculo que cerebro.
—Así que, según tú, cuanto mayores sean tus bíceps mejor estratega serás y mejores serán tus tácticas para la batalla, ¿no? ¿Es eso lo que piensas?
Ella se quedó mirándolo.
—Veo que te pones a la defensiva.
—¿Qué? Yo no me pongo a la defensiva —respondió Nicholas algo incómodo. —Volvamos a lo de Nix. Le dijiste que estabas a punto de terminar tu código y doctorarte. ¿De qué código estabas hablando?
—Es complicado.
¿______ creía que él no podría entenderlo? Eso sí que lo puso a la defensiva.
—Este enorme y estúpido demonio ha conseguido entender un par de cosas a lo largo de sus mil años de vida.
Ella lo miró de nuevo, como si con esa frase hubiera demostrado su teoría.
—¿De verdad quieres saber en qué consiste mi proyecto de final de carrera? —Cuando él asintió, continuó: —Lo llamo el código espino y lo he diseñado para que pueda ser utilizado para proteger información en el sector privado y en los ordenadores personales. El ochenta y cinco por ciento de las compañías reconocen que han perdido información a manos de hackers o de accesos no autorizados.
—¿Estás diciendo que todas esas compañías utilizan códigos de algún tipo?
—Todo el mundo utiliza códigos. O al menos todos los ordenadores. Cuando tú recibes un e-mail, éste está encriptado hasta que el programa del correo electrónico de tu ordenador lo desencripta. Cualquier transacción bancaria que se realiza por Internet, o incluso las multas que se pagan en línea, llevan dentro muchísima información encriptada.
______ se volvió un poco, girando todo el cuerpo hacia Nick para poder mirarlo directamente, demostrando con ello lo mucho que la apasionaba el tema. Cosa que desconcertó muchísimo al demonio.
Si a ella le gustaba tanto todo ese rollo, entonces seguro que querría compartir su vida con un hombre que pudiera entenderlo. Y lo puso furioso pensar que su ______ y aquel imbécil de novio que tenía hablaban un idioma que él apenas podía entender.
«Repítetelo una vez más... ¡nunca has tenido la más mínima posibilidad de quedarte con ella!»
—Nicholas, ¿me estás escuchando?
—¿Qué? Oh, sí, estaba pensando en que... cada vez que tecleo una dirección en Internet el «http» se convierte en «https» cuando se inicia la transacción.
—¡Exacto!
«Salvado.»
—Las «https» ofrecen un nivel adicional de encriptación. —Lo miró con renovado interés. Había dado en el clavo.
—Pero todos los códigos de encriptación son quebrantables —prosiguió ella. —Todos y cada uno de ellos pueden romperse a base de fuerza bruta informática.
—¿Qué es eso?
—Imagínate millones de ordenadores trabajando las veinticuatro horas para descifrar un código. Eso es la fuerza bruta informática. Así que de lo que se trata es de hacer un código tan retorcido y complejo que nadie tenga la suficiente fuerza bruta como para descifrarlo. Pero en teoría dicho código seguiría siendo susceptible a los ataques de los hackers.
—¿Y qué se supone que hace tu código? ¿Por qué lo llamas el código espino?
—Quiero que sea capaz de protegerse a sí mismo cueste lo que cueste.
—¿Y cómo es eso posible? —preguntó Nick. —Cuando detecta que va a ser desencriptado se cierra en banda y lanza un ataque cibernético a su atacante. Él se rió.
—Típico de una valquiria; crear un programa informático sanguinario.
A ______ se le pusieron los ojos plateados. —Esto va en serio.
Él ya sabía que estaba totalmente entregada a su trabajo, pero nunca la había visto tan apasionada acerca de nada.
—La fuerza bruta informática no podrá desencriptar mi código si éste lanza un ataque simultáneo a todos los ordenadores. Imagínate las aplicaciones que puede tener en otros sectores.
—¿Como cuáles?
—En los antivirus, por ejemplo. Ya no se limitarían a proteger tu ordenador de cualquier virus, sino que podrían rastrear el virus hasta su origen y luego mandar una versión mutante al disco duro de su creador y destruirlo. Incluso las aplicaciones de e-mail se verían afectadas. Cuando recibieras spam, tu ordenador reenviaría miles de mensajes de contraataque al correo de la persona que te lo hubiera mandado, aniquilando su sistema.
—Creo que tienes algo muy importante entre manos. Suena como si pudieras eliminar todos los virus y spams en cuestión de segundos.
—¡Así es! La gente que se esconde detrás de esas cosas nos está robando preciosos minutos de nuestras vidas obligándonos a defendernos de sus ataques. Eso no está bien.
—Y entonces, ¿dónde está el fallo?
Ella desvió la vista antes de responder.
—Mi código... lo ataca todo. Incluso los sistemas amigos.
—El guerrero se convierte en sanguinario.
—Sí —suspiró, —así es.
—Y tienes que encontrar la manera de que tu código sea capaz de distinguir los sistemas amigos de los enemigos.
—Imagínate lo que pasaría si le mandaras a un compañero de contabilidad un correo con un virus un millón de veces —continuó resignada. —Los resultados serían catastróficos.
—¿En qué estás trabajando ahora?
—Estoy tratando de comunicarme con mi código igual que lo haría un sistema amigo, para ver si descubro qué es lo que lo hace saltar.
—Hasta que te conocí, estaba convencido de que los códigos eran sólo un montón de símbolos o acertijos.
—La criptología solía estar reservada a los lingüistas, pero ahora es el reino de los internautas —dijo orgullosa, como si se considerara uno de ellos. —Vamos a dominar el mundo, ¿lo sabías?
Lo que ______ no entendía era que cuando decía cosas como aquélla no parecía una internauta... sino una valquiria.
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 12th 2011, 13:02

awwww ame el capi....
please siguela!!!
puedes???
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Hoy a las 03:27

Volver arriba Ir abajo
 
Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 27.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 15 ... 27  Siguiente
 Temas similares
-
» Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)
» Vecinos Nick y tu Hot [Adaptación]
» Me, Myself & I (Adaptación) (Nick y Tu)
» Por Casualidad - (Nick & tú) Adaptación MEGA HOT
» Crash/El lado explosivo de Nick (Adaptación)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: