Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 16 ... 27  Siguiente
AutorMensaje
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 12th 2011, 13:52

ooo sii ya es una valquiria y no querra cambiarse (aunque no pueda)
plis siguelaa
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 12th 2011, 14:17

Siguela!!!*
Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 12th 2011, 14:42

SISI
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 12th 2011, 17:58

c´mon!!!
siguela...
un capi mas please...
que quede full intrigada!!!*
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 13th 2011, 08:48

Hoy no, quizá mañana. Lo siento. Comeeeenten. Si no no subo más.
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 13th 2011, 09:26

no!!! no, nos dejes sin capi, pon dos, o algo estilo mraton, te parece???
bueno ya dicho esto...
Siguela!!!*
Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*

Siguela!!!*
Siguela!!!*
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 13th 2011, 15:41

Pero no la dejes ahi mujer!! jiji Años sin pasar por aqui xD jiji
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
SIGUELA Razz
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 14th 2011, 12:14

Gracias chicas. Si comentan cosas y no sé nos conocemos mejor y eso. Estaría genial. EY subo maratón si lo hacen, venga. Pero todaas eeh? Empiezo YO!

Soy rubia, con ojos azules, alta, delgada, tengo 18 añoos.
Estudio en USA, me gusta jugar al futbol (pero no americano... xD) sonrío a todas horas, me gusta bromear. Tengo novio, Ángel, estudia medicina, y nos vinimos aquí con una beca. Soy de España, de Madrid. Eeeem; odio que la gente sea FALSA! y esoo OS TOCA A VOSOTRAAS!!

Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 14th 2011, 13:19

Yo soy morena de pelo..y un poco blanca pero no demasiado de piel...mis ojos son verdes con tonos marrones..soy alta..peso normal xD jiji soy alegre..incluso loca..tengo 14 años..yo tambien soy de españa!! pero no tengo novio xD jijij mm tengo mal genio cuando me tocan los ***** pero por lo general siempre me estoy riendo por una memez xD jejeje me gusta el futbol!!! y ya esta... Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 14th 2011, 16:48

Soy rubia oscura, soy muy blanca, tengo ojos miel(mas claros que el marron)
soy delgada y masomenos alta tengo 17 recien cumplidos.
me llamo Firenze porque toda mi familia materna incluyendome somos de italia
mis abues viven en la ciudad por la que tengo mi nombre, yo vivia en milano
pero mi padre es uruguayo y ahor a vivimos alli. viajamos bastante por su trabajo.
Me gustaria entrar en la universidad de nueva york o sino en la de genova.
En este momento estoy saliendo con alguien, es mayor que yo por unos 2 años.
emmm que mas aa odio a la gente hipocrita y mentirosa, la que no es de fiar, etc.
Me gusta el hockey y el voleyball
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 14th 2011, 17:47

soy morena de ojos marrones, alta (1.75 mts), ni delgada ni gorda...
vivo en venezuela!!!
estudio segundo semestre de tecnologia cardiopulmonar... (adoro mi carrera)
amo el basket, cantar y bailar...
deseria ir a estados unidos a estudiar ingles ya que me encanta...
soy un poco loca, algunas veces amargada, me rio de culquier estupidez, adoro a los jonas brothers, demi lovato, miley cyrus, taylor swift, alanis morrissette!!

y creo que ya...
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 15th 2011, 12:13

Guaay. Chicas, son todas muy prettys Wink
Bueno y ahora capítulos. Qué bien que haya gente de España. Waoo? En serio? de Italia. Que guaay. Yo amo Roma. Hemos ido mi chico y yo y me gusta incluso más que París. Bueno que me enrollo xD
SUBO AHORA!
Volver arriba Ir abajo
Brigitte!
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1062
Localización : Everywhere! Normally in Valencia- Edo. Carabobo
Fecha de inscripción : 26/10/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 16th 2011, 14:34

gracias por lo de pretys!!!
hey!!! aun espero capi...
pon maraton!!!
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 17th 2011, 03:48

Es que no me deja subirlos con la BB. Voy a volverlo a intentar...
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 17th 2011, 04:32

No me deja chicas. A ver si mañana.. (L)
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 17th 2011, 23:08

SI A MI TMB ME ENCANTA ROMA
BUEON TIENES QUE SEGURLA
GRACIAS BESOOOTES
Volver arriba Ir abajo
lovelife.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1089
Edad : 18
Localización : Todas partes.
Fecha de inscripción : 28/03/2011

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 18th 2011, 04:33

SIGUELA EHH ¬¬ jajajajaj
Bueno cuando puedas Very Happy
bss Wink
ATTE: Cristinaa
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 18th 2011, 07:50

Sigo ahora, si me deja...
Volver arriba Ir abajo
LauraJonas
Nuev@


Cantidad de envíos : 40
Fecha de inscripción : 01/04/2011

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 18th 2011, 08:34

New Reader!!
Me encanta,siguelaaa!
_________________________
Pasate por mi nove,recien la empiezo
Se llama ''En la cama de un millonario (Nick&Tú,Hot)
http://jbvenezuela.activoforo.com/t9304-en-la-cama-de-un-millonario-nicktuhot#313095
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 19th 2011, 01:28

dond estas i miss u!!
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 19th 2011, 09:40

[quote="LauraJonas"]New Reader!!
Me encanta,siguelaaa!
_________________________
Pasate por mi nove,recien la empiezo
Se llama ''En la cama de un millonario (Nick&Tú,Hot)
http://jbvenezuela.activoforo.com/t9304-en-la-cama-de-un-millonario-nicktuhot#313095[/quote]

me pasé. Lo siento chicas, no puedo subir, tengo que estudiar. Muuucho. Demasiado.
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 20th 2011, 08:30

Pásate----> http://jbvenezuela.activoforo.com/hot-f41/nick-y-tu-hot-quimica-perfecta-adaptacion-t8361.htm
-------------> http://jbvenezuela.activoforo.com/t9084-deseos-al-anochecer-nick-y-tu-hot-adaptacion#297680
Pásate----> http://jbvenezuela.activoforo.com/hot-f41/nick-y-tu-hot-quimica-perfecta-adaptacion-t8361.htm
-------------> http://jbvenezuela.activoforo.com/t9084-deseos-al-anochecer-nick-y-tu-hot-adaptacion#297680
Pásate----> http://jbvenezuela.activoforo.com/hot-f41/nick-y-tu-hot-quimica-perfecta-adaptacion-t8361.htm
-------------> http://jbvenezuela.activoforo.com/t9084-deseos-al-anochecer-nick-y-tu-hot-adaptacion#297680
Pásate----> http://jbvenezuela.activoforo.com/hot-f41/nick-y-tu-hot-quimica-perfecta-adaptacion-t8361.htm
-------------> http://jbvenezuela.activoforo.com/t9084-deseos-al-anochecer-nick-y-tu-hot-adaptacion#297680
Pásate----> http://jbvenezuela.activoforo.com/hot-f41/nick-y-tu-hot-quimica-perfecta-adaptacion-t8361.htm
-------------> http://jbvenezuela.activoforo.com/t9084-deseos-al-anochecer-nick-y-tu-hot-adaptacion#297680
Pásate----> http://jbvenezuela.activoforo.com/hot-f41/nick-y-tu-hot-quimica-perfecta-adaptacion-t8361.htm
-------------> http://jbvenezuela.activoforo.com/t9084-deseos-al-anochecer-nick-y-tu-hot-adaptacion#297680
Pásate----> http://jbvenezuela.activoforo.com/hot-f41/nick-y-tu-hot-quimica-perfecta-adaptacion-t8361.htm
-------------> http://jbvenezuela.activoforo.com/t9084-deseos-al-anochecer-nick-y-tu-hot-adaptacion#297680
Pásate----> http://jbvenezuela.activoforo.com/hot-f41/nick-y-tu-hot-quimica-perfecta-adaptacion-t8361.htm
-------------> http://jbvenezuela.activoforo.com/t9084-deseos-al-anochecer-nick-y-tu-hot-adaptacion#297680
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 20th 2011, 08:47

CAPÍTULO 18

—¡Me niego! —le dijo a Nicholas mientras esperaban a que les llenaran el depósito de gasolina. —¡No pienso hacerlo!
—No sabes lo que te estás perdiendo. Sólo un mordisco —dijo él, acercándole el perrito caliente a la boca.
Sentada en el capó del coche, donde él había insistido en colocarla, _____ observó la ofrenda con cara de asco y levantó la mano.
—Olvídalo. La comida de las gasolineras es una bomba. Y los perritos calientes ya ni te cuento. ¿Sabes cuánto tiempo han pasado dando vueltas en esa parrilla?
—El suficiente como para estar buenos. —Le dio un mordisco.
—Bien podrías estar comiendo pezuñas de cerdo.
—¿Sí? —preguntó con los ojos muy abiertos. —Mmm. ¿Y por qué no me lo has dicho antes? —Sonrió al ver el rostro horrorizado de _____. —Está bien, de acuerdo, estaba bromeando. —Dejó el bocadillo al lado de ella y se agachó para coger la bolsa de plástico que tenía junto a los pies. —Aquí tienes —le dijo, sacando un botellín de zumo de naranja, que abrió, con muchísimo cuidado de no tocar el borde, antes de ofrecérselo. También le tendió unas cuantas barritas energéticas.
Nick podía ser inesperadamente detallista. Para tratarse de un demonio. _____ aceptó el zumo.
— ¿Por qué nunca te burlas de... mis manías?
—Todo el mundo tiene sus cosas —respondió él encogiéndose de hombros.
Ella ladeó la cabeza. Nicholas llevaba aquel sombrero viejo de piel. Nix tenía razón, estaba increíblemente guapo con él.
—Dime, ¿cuánto consume el Veyron? —le preguntó, tratando de centrarse.
—A velocidad máxima, puede tragarse todo un depósito en tan sólo doce minutos.
Ella asintió despacio.
—Así que, básicamente, este solo coche bastaría para hacer un agujero en la capa de ozono.
—Sí, pero va muy rápido. A diferencia de esa cafetera a la que tú llamas coche.
— ¡Es un híbrido! Es respetuoso con el medio ambiente.
—Pero no corre.
—Me dijiste que el Veyron es el coche más caro del mundo. ¿Como cuánto?
—Uno doscientos.
— ¿Un millón doscientos mil dólares? —exclamó ella. Trató de saltar del capó, pero Nick la retuvo allí sujetándole las caderas con las manos.
—No tienes que bajar. Recuerda siempre una cosa.
— ¿Cuál?
—Que el coche no es nuestro. —Entonces le sonó el teléfono. —Es Rók. Tengo que cogerlo.
Nick cruzó el aparcamiento en busca de un poco de intimidad. Como si ella pudiera entender aquel extraño lenguaje que hablaba.
_____ sabía que el móvil del demonio tenía cobertura vía satélite, lo que significaba que funcionaba en cualquier lugar del mundo. Lo que significaba que ella podía conectarlo a su portátil y tener acceso a Internet.
— ¿Cómo se llama el idioma ese que hablas? —le preguntó cuando regresó a su lado.
—Demoníaco —respondió. —Te alegrará saber que el resto de la Orden de los Demonaeus ha sido eliminada. Y ahora mismo, Rók y el resto de mis hombres andan detrás de los vampiros. Ya tienes dos facciones menos de las que preocuparte.
—Oh. Gracias. Y dale las gracias a Rók. — ¿Cuál era la etiqueta para agradecer que se hubieran cargado a un montón de demonios y vampiros? Seguro que no encontraría ninguna tarjeta con la frase adecuada. — ¿Cómo le conociste? —preguntó, pensando en el demonio que había visto de pasada. Era tan alto como Nicholas y también tenía cuernos, pero los suyos eran plateados. Llevaba la melena negra recogida en una coleta y tenía los ojos azules. Dejando a un lado los cuernos, seguro que resultaba muy atractivo para todas las mujeres.
—Éramos adversarios, cada uno tenía sus puntos fuertes; a Rók se le da muy bien las tramas de espías y en cambio a mí me va más la espada. Nos contrataban para los mismos trabajos y nuestros equipos terminaban siempre enfrentándose. Al final, decidimos que terminaríamos por matarnos y ambos saldríamos perdiendo un montón de dinero.
— ¿Y todo se reduce al dinero?
—Por eso trabaja un mercenario. —Le sujetó la barbilla con los dedos. —Tienes que ponerte al día, princesa.


Kilómetro 775 de la carretera de Mississippi.
—Creía que Sandbar era sólo un nombre bonito —comentó _____, cerrándose la cazadora. El aire que provenía del río le estaba calando los huesos.
—No, qué va. Se trata realmente de una barra de arena que forma una isla —contestó Nick sujetándose la espada en la espalda, para después tirar de _____ y alejarla del lugar donde habían aparcado, cerca del agua.
Ella lo siguió por el camino, esquivando las raíces que iba encontrando a su paso, convencida de que terminaría por caerse en algún momento.
—No veo ningún ferry.
—Quítate las gafas. ¿Ves la playa? Pues allí abajo está el ferry.
Ella parpadeó, se tambaleó y, en cuestión de décimas de segundo, se encontró en los brazos de Nick... unos brazos fuertes y cálidos.
Sorprendida al descubrir lo mucho que le gustaba estar ahí, le dijo:
—Puedo caminar sola.
— ¿Con esos zapatos?
—Me compraré un calzado más apropiado lo antes posible.
—A mí me gusta que lleves tacones —contestó él en voz baja y algo ronca.
¿Por qué la afectaba tanto oír su voz? ¿Por qué le temblaba todo el cuerpo sólo de escucharlo? _____ nunca había creído que las voces fueran particularmente sensuales; de hecho, nunca había pensado en ello.
La de Tim era agradable. La de Nicholas era... excitante.
—Y me encantaría notarlos pegados a mi espalda —le susurró el demonio al oído.
Y, claro está, _____ empezó a imaginárselo.
— ¿No puedes evitar pensar en ello, a que no? —La miró satisfecho de haber conseguido lo que quería, y siguió por el camino.
— ¡Suéltame, Nicholas! ¡Ahora mismo!
No lo hizo, y ella no pudo hacer nada por impedírselo, pues el demonio era exponencialmente más fuerte que ella. No podía dominarlo...
En el pasado, _____ siempre había rehuido el sexo porque tenía miedo de perder el control y hacerle daño a su compañero. Era imposible que con Nicholas eso pudiera pasar.
Lo que significaba que, técnicamente, el atractivo demonio era un candidato en potencia a acostarse con ella.
_____ trató de alejar esos pensamientos. Aun en el caso de que fuera adecuado el aspecto físico, ella jamás estaría con alguien como él. Nicholas era mal educado, insoportable y un machista redomado.
Ahora mismo, por ejemplo, se negaba a dejarla en el suelo a pesar de que ya habían llegado a la arena, donde los estaba esperando el piloto del ferry.
El tipo era algo truculento, con unos cuernos redondos y erguidos. Los de Nicholas eran mucho más bonitos. Al menos, si lo besara, no tendría que preocuparse por si le sacaba un ojo.
¡Y no era que tuviera ganas de volver a besarlo! Ni mucho menos.
—Sólo se admite la entrada a miembros de la Tradición. A pesar de las quejas de _____, Nicholas se limitó a apartarle el pelo y decir: —Valquiria.
— ¿Ha venido a buscar pelea? —preguntó el del ferry mientras ella trataba de arreglarse el pelo.
¿A aquel tipo le preocupaba más ella que un demonio mercenario?
—La valquiria está conmigo —contestó Nick, y el otro por fin los dejó subir al barco.
En el ferry, Nicholas la dejó finalmente en el suelo, tras deslizaría por todo su torso. Minutos más tarde, atracaban en un muelle de dudosa estabilidad del que salía una pasarela igual de insegura, que conducía a una ciénaga.
A lo lejos se veía una cabaña, de la que salía una música.
—Mantente cerca de mí —susurró Nick. —Entramos, conseguimos la dirección del siguiente punto de encuentro y nos largamos, ¿de acuerdo?
—De acuerdo. —_____ oyó que algo se movía detrás de ellos. —Eh, ¿qué es eso? —Se puso de puntillas para mirar.
Nick le quitó las gafas y _____ pudo ver a una familia de ciervos. Tenía que reconocerlo, su visión había cambiado.
— ¡Devuélvemelas!
—A la gente le va a extrañar que lleves gafas. Los inmortales no las utilizamos.
Consiguió recuperarlas y se las puso de nuevo.
—Pues que se extrañen. —Se detuvo en la puerta y se colocó bien las perlas, la ropa y el pelo. Siempre hacía lo mismo antes de entrar en un sitio, otro de sus rituales.
—Como quieras. Y ahora atiende. Lo que estás a punto de ver te va a resultar impactante. Trata de no quedarte embobada mirando. ¿Lo entiendes?
—Sé comportarme.
—No estoy tan seguro, princesa. Y no le digas a nadie a qué hemos venido. Desconfía de todo el mundo.
—Ningún problema. Estaré siempre a tu lado.
Él le sonrió con amargura.
—Y, _____, recuerda de lo que eres capaz. Si las cosas se salen de madre, no olvides que puedes romper unos cuantos brazos. No lo dudes ni un segundo.
Si Nicholas seguía diciéndole lo fuerte y poderosa que le parecía, _____ iba a tener que replantearse eso de que era un machista...
El demonio le abrió la puerta, y la realidad se fue de paseo. De la máquina de discos salían las notas de Why don't we get árunk and screw y el bar estaba lleno de seres fantásticos que hasta entonces ni sabía que existían. El local parecía el típico bar, sólo que sus clientes eran criaturas mitológicas.
Había dos hombres echando un pulso y los rostros de ambos tenían rasgos lobunos. Sus ojos pasaban del ámbar al azul más claro.
Licántropos: hombres lobo. Recordó haber leído sobre ellos.
Otros cuatro, de orejas puntiagudas, estaban jugando a los dardos, pero debían de estar a unos doce metros de la diana. También había unos gnomos de caras angelicales bailando alegremente. Sin embargo, por alguna razón, a _____ le pareció que eran peligrosos. Debían de ser kobolds.
Vio que también había muchos demonios, con cuernos de distintas formas y tamaños. Y pensó que los de Nicholas eran los más bonitos.
De repente, todo el mundo dejó de hacer lo que estuviera haciendo y se quedó mirándola. Ella irguió la barbilla, y Nick se la acercó todavía más a él.
—Disimulas bien, princesa —le murmuró al oído, —pero no te olvides de que casi todos estos seres pueden escuchar cómo tu corazón late asustado. Cálmate.
En ese preciso instante, la multitud se abrió para dejar paso a una atractiva mujer.
—Así que éste es el famoso Nick, el Hacedor de Reyes —dijo, con una voz que sonaba como el whisky y mirándolo con interés. —Los rumores no mienten. Eres el Woede más atractivo de los dos.
—Y tú debes de ser Imatra —contestó él con un tono indescifrable.
Tal como le habían dicho a Nick, Imatra era una belleza. Y ella lo sabía. Iba vestida con una blusa de seda que cubría una diminuta falda de piel negra y un corpiño del mismo color que realzaba sus generosos pechos.
_____ llevaba un conjunto de rebeca y jersey, y una falda Burberry.
Imatra rodeó a Nick y le recorrió los hombros con un dedo.
—Eres un hombre muy atractivo. —Le dedicó una mirada a _____ antes de volver a centrarse en Nick. —Sígueme a la parte de atrás. —Al ver que _____ hacía ademán de seguirlos, añadió: —Sólo Nick. Tenemos ciertos asuntos que resolver. —Y guiñó un ojo.
El demonio iba a protestar, _____ quería que lo hiciera, pero Imatra le susurró algo al oído y él dijo:
—Quédate aquí, _____. No hables con nadie. Quédate aquí y grita si me necesitas. Regresaré en quince minutos.
Y se fueron. Ella no sabía cómo se sentía al ver a aquella diablesa flirteando tan descaradamente con Nicholas.
Soltó un suspiro y se encaminó hacia la barra para sentarse en un taburete. Aquel lugar le recordaba a un bar, que aparecía en una escena de La Guerra de las Galaxias. ¿Cómo se llamaba aquel lugar? Ah, sí. La Cantina de Mos Eisley. Cómo no iba a saber eso.
— ¿Qué va a tomar? —le preguntó el camarero, al que le faltaba uno de los tres ojos.
«Le falta uno para llegar a tres, o bien le sobran dos.» Ambas opciones eran malas. Trató de no quedarse mirándolo, pero si se suponía que tenía tres ojos, debería de tenerlos, y punto.
—Agua, gracias —contestó tras carraspear.
Mientras se concentraba en doblar servilletas de papel hasta hacer cuadrados perfectos, sintió que los seres masculinos que tenía alrededor iban acercándose.
«Muy bien pensado, Nicholas. Lo único que tengo que hacer es no hablar con nadie, ¿no?»
— ¿Qué te trae por aquí, valquiria? —preguntó el que parecía ser el líder.
Detectó una leve amenaza. La estaban poniendo a prueba. Recordó la última vez que sintió algo parecido; el primer día de sus clases a los jugadores de fútbol americano de Tu lañe. Esa vez actuó como si estuviera muy segura de sí misma, y no les toleró ni la más leve falta de respeto.
¿Qué eran unos demonios comparados con unos deportistas universitarios?
—Estoy visitando los alrededores —contestó con indiferencia. —Dime, ¿vives cerca de la orilla? Todos se quedaron atónitos.
— ¿Por qué quieres saber dónde vivo? —Preguntó el líder. — ¿Para arrancarme la cabeza mientras duermo?
—Así se habla, Deshazior —dijo otro, —ya sabemos cómo son las valquirias. Te atacan por la espalda y, cuando menos te lo esperas —dio un puñetazo en la barra, —has perdido la cabeza.
«Tranquila. Cálmate.»
—Quizá tengan razón, caballeros, pero la verdad es que estaba pensando que lo de vivir con temor constante a las inundaciones tiene que ser un rollo.
—Habla como los humanos —observó el tal Deshazior. El demonio, que hablaba como para un casting de piratas, se dirigió hacia el camarero y éste plantó un vasito de licor frente a ella. —Bebe, valquiria.
—No consumo alcohol.
—Es de mala educación rechazar la invitación de un demonio.
—Lo siento, pero nunca...
—Y además trae muy mala suerte.
— ¿Mala suerte? —Su mano aferró el diminuto vaso. «Algo con lo que no contabas». — ¿Qué hay de malo en tomar una copa, eh? —Genial, ahora además empezaba a hablar como una idiota.
Con la mano que tenía libre, cogió una servilleta, y trató de sonreír a su público mientras limpiaba el borde del vaso. La canción de Jimmy Buffet sonaba de fondo, y la letra decía:
Dicen que eres una estirada, cariño, pero yo no creo que sea verdad...
_____ se acercó la bebida a los labios y vació el contenido de un solo movimiento seco.
El líquido le quemó como nada que hubiera ingerido antes, tuvo un ataque de tos y los ojos se le llenaron de lágrimas. Dejó el vaso boca abajo en la barra para que no trataran de servirle otro.
— ¿Qué te ha parecido? —preguntó Deshazior.
Todavía no podía hablar, así que hizo el único gesto que se le ocurrió para decirle que estaba bien: levantó ambos pulgares.
Los demonios se echaron a reír y uno de ellos le dio una palmada, demasiado fuerte, en la espalda.
— ¡La valquiria quiere otro trago!
Le ofrecieron un segundo vasito. «Oh, no.» Uno hacia arriba, otro hacia abajo. Ahora tendría que beberse un tercero para conseguir completar la serie...
Al llegar al número seis, _____ estaba sorprendentemente sobria, y no se sentía tan mal como hubiera creído de antemano, allí sentada, tomando chupitos con los demonios en aquel bar. La verdad era que estaba bastante relajada.
Y Deshazior estaba resultando ser un encanto. El demonio de tormenta era en realidad un auténtico pirata, pero acababa de escribir un mensaje en su Blackberry mucho más de prisa de lo que lo hubiera hecho ella misma. Era muy guapo, en plan rústico, y, dado que sabía de cartas de navegación, le gustaban mucho las matemáticas.
Le dijo que los chupitos irían haciéndole más efecto a medida que pasara la noche. _____ estaba extrañamente impaciente de que eso sucediera.
Volvió a mirar el reloj, regalo de la cerveza Budweiser, que había colgado en la pared. Habían pasado cuarenta minutos. Quince, había dicho Nick.
— ¿Por qué tarda tanto? —preguntó ausente.
—Imatra es muy exigente —soltó uno de los demonios mientras los otros sonreían.
¿Exigente? «Hemos venido aquí a preguntar por una dirección.» ¿Qué diablos tenía que ver que Imatra fuera exigente con que Nick tardara tanto en obtener lo que necesitaban?
Se rascó la cabeza, el moño le molestaba y tiró de él.
De pronto, abrió los ojos como platos. «_____, eres una idiota: Dos demonios en el cuarto trasero, ambos de una especie que necesita satisfacer sus necesidades tres veces al día...»
—Y Nick, el Hacedor de Reyes, nunca rechaza un desafío —comentó otro demonio.
Nicholas estaba acostándose con Imatra. Súbitamente, _____ entendió por qué la gente soltaba tacos. A veces, una emoción era demasiado fuerte como para expresarla con palabras normales.
Nicholas había acertado al menos en una cosa. Era una estirada y una hipócrita, porque mientras seguía allí sentada, emborrachándose, lo único que quería hacer era soltar las palabras más malsonantes que hubiera oído jamás.
No podía confiar en Nick. Eso ya lo sabía. ¿En qué estaría pensando cuando se atrevió a soñar que quizá pudiera tener algo más con él?
Justo antes de que los dos se marcharan, Imatra la había mirado con superioridad, como si se vanagloriase de estarle quitando algo, cuando la realidad era que se lo había dado.
Le había dado perspectiva en lo que se refería al demonio.
A _____ le gustaban las cosas ordenadas y que Nicholas se estuviera acostando con aquella diablesa la misma noche en que la había tocado, hacía que él desapareciera de su consideración para siempre. Con sus acciones, había quedado descalificado.
«Sin demonio, se acabó la tentación. Se acabó el lado oscuro.»
Obligándose a sonreír, se dirigió al grupo:
— ¿A quién le toca?
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 20th 2011, 08:48

CAPÍTULO 19

—Sólo he venido aquí por negocios, nena —dijo Nick cuando Imatra sirvió dos copas.
—Ya sabes que trae mala suerte rechazar la invitación de un demonio. Y es de muy mala educación que todavía lleves la espada a la espalda, como si fuéramos enemigos.
El aceptó el trago, y miró el reloj sin ninguna sutileza. Ya habían pasado diez minutos, e Imatra sólo le había preguntado por las otras facciones que andaban detrás de _____.
—Dame la dirección y me iré.
Nick no podía imaginar qué estaría haciendo _____ allí fuera, sin él, pero confiaba en ella, y estaba seguro de que sabría mantenerse alejada de cualquier peligro. Lo había impresionado lo bien que había sabido disimular su sorpresa al ver a tantas especies de la Tradición.
— ¿A qué vienen las prisas, Nick? ¿Tan terrible sería que te tomaras una o dos copas conmigo? —Imatra dejó que la blusa se le deslizara por los hombros.
Nick estaba convencido de que Imatra le parecería hermosa a cualquiera, pero él la encontraba pretenciosa y carente de atractivo comparada con su princesa.
—Mi mercancía está ahí fuera, rodeada de demonios. Hace dos días todavía era humana, y no tenemos tiempo que perder.
—Nadie se atreverá a hacerle daño.
«No, pero tal vez la asusten.»
—Tengo prisa por llegar al próximo punto de encuentro y complacer así a tu amo y señor.
—El quiere saber cuál es el estado de salud de la Vestal.
Nick odiaba hablar de _____ de ese modo tan frío e impersonal. Groot nunca la vería como nada más que un medio para conseguir lo que quería.
—_____ está bien.
—No esperábamos que fueras a viajar tú solo con ella.
—En principio no iba a ser así, pero la hermanita de Groot y Omort, Sabine, la muy bruja, ha capturado a mi hermano.
—No estábamos seguros de que estuvieras al tanto de eso.
La idea de que Rydstrom estuviera preso en una celda le retorcía las entrañas, pero Nick trató de bloquear la imagen al comprender que obtener información sobre su próximo destino no iba a ser tan fácil como había creído. Imatra parecía muy caprichosa y podía meterlo en un lío. No quería echarlo todo a perder por falta de paciencia.
—Supongo que pronto lo sabrá todo el mundo —prosiguió Imatra, —Sabine ha estado fanfarroneando sobre su último juguete.
— ¿Dónde está Rydstrom? —preguntó Nick apretando la mandíbula.
— ¿Esperas que te lo diga cuando tú has sido incapaz de quitarte la espada y tomarte una copa conmigo?
El se quitó la dichosa espada, la apoyó en la silla, y levantó la copa.
Con una sonrisa de satisfacción, Imatra se sentó en el borde del escritorio, asegurándose de que la raja de la falda se le abría hasta la cadera. Estaba tratando de ser sexy, todo su cuerpo estaba empeñado en ello, pero no le salía natural, pensó Nicholas. Tenía que esforzarse.
Y, a pesar de todo, nunca conseguiría hacerle sombra a _____, a la que no le importaba lo más mínimo que los hombres la encontraran atractiva.
— ¿Dónde está mi hermano, Imatra?
—Probablemente en Tornin, pero no lo sabemos con certeza. Estoy segura de que pronto tendremos más información... y podríamos compartirla contigo si esta transacción termina de modo satisfactorio.
— ¿Y por qué no iba a hacerlo?
— ¿Cómo podemos estar seguros de que no te acostarás con la Vestal? —preguntó Imatra. Buena pregunta.
—Del mismo modo que mis clientes saben que nunca me tiro lo que se me ha confiado. Es malo para los negocios. Además, ella no es mi tipo. —«Mi tipo era una mierda comparado con _____.»
La diablesa se quedó observándolo con detenimiento, tratando de discernir si decía la verdad. ¿Sospechaban de él? Y, si así era, ¿por qué? Sólo Rydstrom, Nix y Rók sabían lo que _____ significaba para él.
—Si decides pasarte de listo, tratar de obtener la espada y quedarte con la chica al mismo tiempo, fracasarás —dijo finalmente Imatra. —Uno, Groot puede leer la mente de cualquiera. Tal vez tú puedas levantar algún bloqueo, pero la Vestal no tendrá ni la más mínima oportunidad. Dos, el intercambio se realizará en la fortaleza de Groot, que está protegida con magia, con trampas por todos lados y vigilada por zombis. El bosque que la rodea está habitado por wendigos. Si ella escapa contigo, sólo conseguirás que la maten.
Hasta ese momento, Nick no se había dado cuenta de que la idea de quedarse con _____ y la espada llevaba tiempo enterrada en el fondo de su mente.
Era una idea que le encantaba.
Y ahora sentía cómo ésta iba desmoronándose.
—Hay muchos obstáculos —reconoció él. — ¿Cómo puedo estar seguro de que saldré de allí con vida?
—Groot ha jurado por la Tradición que podrás entrar y salir sano y salvo. Siempre que tú jures también que no revelarás nunca a nadie dónde se encuentra su castillo.
Jurar por la Tradición era la palabra más inquebrantable que podía dar cualquier inmortal. Incluso un hechicero malvado estaba obligado a cumplirla.
—Lo juro.
—Mi amo y señor quiere que la Vestal sea fértil, y poder proceder cuanto antes. Tienes que asegurarte de que siga comiendo —continuó Imatra, poniéndolo a prueba, estudiando su reacción.
El hizo todo lo que pudo por no apretar los dientes.
—No me pagan para hacer de niñera.
—Si la Vestal no está en buenas condiciones, tal vez tu espada no sea tan eficaz como esperas. «Maldición.»
—La Vestal piensa por sí misma, pero haré todo lo que pueda para que coma.
—Una cosa más, si no la recibe antes de la próxima luna llena, echará la espada al fuego y la perderás para siempre.
Nick había oído decir que, oculta en el interior de su fortaleza, Groot poseía una forja en la que ardía un fuego sobrenatural.
— ¿Y en ese caso no se la daría a otro para que matara a su hermano por él?
—La espada se ha forjado para que la utilice uno de los Woede —respondió ella. —No funcionaría con nadie más.
—Comprendo. Y ahora, si no te importa, me gustaría que me dieras la dirección del segundo punto de encuentro.
—Te lo diré... si me besas.
Nick entrecerró los ojos, irradiando rabia por todos los poros. —A Groot no le gustará saber que has tratado de entretenerme.
—Tampoco le gustará saber que tú y la Vestal tenéis una relación. —Se quitó la ropa, que cayó al suelo, arremolinándose junto a sus pies. — ¿De verdad te parece tan horrible la idea de darme un beso, Nicholas?
«La verdad es que sí.» Antes de conocer a _____, ese tipo de mujer tan descarada le habría gustado, y habría hecho mucho más que besarla.
Ahora sólo la besaría si fuera necesario.
¿Necesario? El no tenía ningún futuro con _____, y cuanto antes se lo metiera en la cabeza, mucho mejor para él.
—De acuerdo, nena —farfulló. —Un beso a cambio de la dirección.
—Ven aquí —dijo la diablesa, sentándose en la cama y apartando la sábana con una sensual y estudiada sonrisa.
—Ni hablar, Imatra. —Le cogió la mano y la puso en pie.
—Eres tan agresivo... —ronroneó ella. —Está bien, lo haremos de pie.
Agachó la cabeza, la besó y no sintió nada.
«Más vale que me acostumbre a esto», pensó Nick mientras la besaba de forma mecánica. Indiferencia sería lo único que sentiría estando con otra que no fuera su compañera...
—Disculpadme —dijo _____ desde la puerta.
Nick se apartó al instante de Imatra, pero _____ ya lo había visto todo. El corazón del demonio latió acelerado al ver que la mirada de la joven se desviaba de la cama deshecha a la ropa que había en el suelo, pasando por la espada que estaba apoyada contra la silla.
«Joder. Ahora sí que la he cagado.» Su compañera lo había visto besando a otra. El jamás había oído a ninguno de su especie contar que le hubiera pasado algo así. Ningún demonio era tan estúpido.
«Pero ¡es que yo no puedo estar con ella aunque quiera!»
—Me gustaría regresar al hotel, pero no quisiera interrumpiros —prosiguió _____ tan campante. No parecía sorprendida, ni enfadada. Era evidente que se sentía segura de sí misma. Incluso Imatra parecía perpleja. —No te preocupes, Nicholas, ya le pediré a alguien que me lleve. —Se dio media vuelta hacia la puerta.
— ¿Pedirás que te lleven? —repitió él incrédulo, eliminando la distancia que los separaba para cogerla por la cintura. — ¿Quién diablos lo va a hacer?
En ese instante, unas voces masculinas gritaron que a la valquiria le tocaba beberse otro vaso.
_____ llevaba el pelo suelto, y éste había empezado a ondulársele sobre los hombros. Se había guardado las gafas en el bolsillo y tenía las mejillas sonrosadas por el alcohol.
— ¿Por qué te has soltado el pelo? —farfulló Nick entre dientes.
— ¿Porque estoy en un bar?
—Estás borracha.
—Eres muy listo. En serio, no quería molestaros. Sólo venía a avisarte de que me iba.
Imatra se vistió con gran teatro. La muy zorra estaba tratando de aparentar que se habían acostado, y Nick no podía negarlo sin poner de manifiesto lo que sentía por _____.
—Te irás conmigo —le dijo a ésta, muy enfadado porque a ella no le importara lo que creía haber visto.
El creía que se sentía atraída por él, y al menos un poquito posesiva después de aquel beso.
—Está bien. Te espero fuera. —Con los tacones repicando en el suelo, dio media vuelta y lo dejó allí, confuso, en medio de la habitación.
—Reconozco que vosotros dos me teníais intrigada —dijo Imatra, —pero ahora ya veo que Groot no tiene de qué preocuparse. A esa mujer no podrías importarle menos. —De algún modo, aquella diablesa sabía lo que Nick sentía por _____, y había sospechado que ella pudiera sentir a su vez algo por él.
Pero la indiferencia de la muchacha le había demostrado que se equivocaba.
—La dirección —exigió Nick.
—Michigan.
—Sé más concreta.
—Todo a su tiempo, demonio... tómate otra copa.
Nick oyó los vítores de alegría de los hombres al ver que _____ regresaba al bar. Tuvo que recurrir a toda su fuerza de voluntad para no salir allí y empezar una pelea.


Cuando _____ volvió a entrar en el local, Deshazior tiró del taburete que había junto al suyo para que se sentara a su lado. Con las cejas levantadas a modo de invitación, pasó la mano por el asiento.
—De acuerdo —contestó ella, todavía algo afectada. Tal como había temido, Nicholas había ido a aquella habitación para acostarse con Imatra, a la que le había encantado que los pillara, y había vuelto a mirarla con aires de superioridad.
No, aquel mundo no era para _____.
Pero lo de beber no estaba mal. Convencida de que no volvería a caer en la tentación, decidió aprovechar al máximo aquel mini paréntesis. Iba a volver a su antigua vida, así que no había nada de malo en beber unos cuantos «chupitos» con aquellos demonios y disfrutar de la velada.
— ¿Has visto algo interesante? —preguntó Deshazior con curiosidad.
—No, creo que ya habían terminado.
— ¿Y crees que les bastará con un asalto? He oído decir que Nicholas es todo un seductor.
— ¿En serio? —preguntó ella fingiendo que no le interesaba lo más mínimo.
—Me sorprende que no te haya tirado los tejos a ti —prosiguió. —A los demonios nos encantan las valquirias.
—Ah, pero ¿a las valquirias les gustan los demonios?
—Sí, porque somos los únicos con los que se pueden acostar sin temor a hacernos daño.
Los allí presentes chocaron los cinco, y ella se obligó a sonreír. Tenía gracia que bromeasen sobre algo que _____ acababa de descubrir aquella misma noche. Temerosa de que Deshazior viera algo en su expresión, aunque segura de que allí no había nada de nada, preguntó:
— ¿Tienes algo de dinero para poner música?
El demonio le dio unas monedas que no había visto en su vida y _____ se encaminó hacia el tocadiscos. Al ver en la máquina un álbum de Stevie Ray Vaughan, su humor mejoró notablemente.
Esta vez, cuando regresó a la barra, Deshazior se golpeó los muslos con las manos para indicarle que se sentara allí. El demonio no era nada desagradable a la vista, ni siquiera con cuernos.
Se preguntó qué haría la vieja _____, y, decidida a disfrutar de aquella noche tan surrealista, hizo completamente lo contrario, poniendo muy contento al robusto demonio...
Cuando Nicholas consiguió escapar de la guarida de Imatra, vio a _____ sentada en las rodillas de Deshazior, susurrándole cosas al oído y balanceándose, feliz de la vida.
Las gafas de ella estaban en la nariz de Deshazior, y ella llevaba el cinturón del demonio. Otro del grupo estaba sentado en el suelo, junto a ella, restregando la cara por la mano que la valquiria tenía libre.
A Nicholas se le desencajó la mandíbula y los ojos se le pusieron negros en cuestión de segundos. De fondo, la canción de Stevie decía:
Si te metes con mi mujer, descubrirás lo que es un hombre enfadado de verdad.
Volver arriba Ir abajo
Luu_Nick_16
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 23
Fecha de inscripción : 09/12/2010

MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Abril 20th 2011, 08:57

CAPÍTULO 20

«Mi compañera está sentada en el regazo de otro, sus labios están rozando la oreja de otro...»
Deshazior lo vio y levantó la barbilla para saludarlo.
«Y no puedo matarlo.» El demonio de tormenta no lo había amenazado en ningún modo. Sus estirpes no estaban enfrentadas. Maldición. Nick estaba convencido de que incluso se habían emborrachado juntos en alguna ocasión.
Si Nick hacía algo, todo el mundo sabría que era debido a la valquiria.
—Levántate ahora mismo —masculló en voz baja.
_____ lo había visto besando a otra mujer y había reaccionado como si no le importara. Nick apenas la había visto coquetear con otro y ya tenía ganas de matar a alguien.
— ¿Pasa algo, nicholas? —preguntó Deshazior mirándolo con atención.
—Ella está a mi cargo, y he dicho que nos vamos.
—Ya voy, ya voy. —_____ se puso de pie tambaleándose y se quitó el cinturón de Deshazior. Y, al coger las gafas de la nariz del demonio, le dio unas palmaditas en los cuernos.
Unos cuantos de los presentes gimieron sólo con verlo. _____ ignoraba que, para ellos, ese gesto era como si a un humano le acariciaran la entrepierna.
—Tal vez me tome una última copa para el camino... —dijo ella.
—La fiesta ha terminado, princesa —le espetó Nick cargándosela al hombro.
Los allí presentes lo miraron como si se hubiera vuelto loco por atreverse a manosear así a una valquiria, pero en vez de enfadarse, _____ se despidió de sus admiradores lanzándoles besos a manos llenas.
— ¡Mua! ¡Mándame un mensaje de móvil, Desh!
—Nicholas, ¿adónde vamos? —le preguntó cuando estuvieron de nuevo en la oscura y desierta carretera.
El llevaba muchos kilómetros callado, como si estuviera enfadado con ella. Sin decir nada, le pasó un papel que decía:
Puente de la Dama Sonriente, sobre el río de la Sangre, Upper Península, Michigan. Vuestro contacto os esperará en el puente a medianoche, tres noches seguidas a partir del viernes.
— ¿Qué diablos estabas haciendo allí? —preguntó por fin Nicholas.
—Sólo me lo estaba pasando bien mientras tú te cepillabas a Imatra en la parte de atrás.
—No tengo por qué darte explicaciones.
—Por supuesto que no. —Con la cabeza apoyada contra la ventana, _____ se quedó mirando el cielo. Estrellas. Más brillantes que las que había visto en Nueva Orleáns durante décadas. Clarísimas.
—No es como si hubiese algo entre tú y yo —prosiguió Nick.
—No, tienes razón.
— ¿De qué va todo esto? —Le espetó entonces—. ¿Es una especie de psicología inversa?
—Nicholas —suspiró ella, — ¿tanto te cuesta creer que no estoy enfadada contigo porque, sencillamente, no me interesas de ese modo?
—Y una mierda. Tú sabes que entre nosotros hay una fuerte atracción.
— ¿Atracción? Lo dices en broma, ¿no? Yo soy hipersensible. Tú mismo me lo diagnosticaste. Al parecer, no razono tan bien como de costumbre. Incluso tú puedes parecerme interesante.
— ¿Incluso? ¿Qué diablos quieres decir con eso? Y suelo tener mucho éxito con todo tipo de hembras.
—Y eres muy modesto. —Esas palabras de él hicieron que _____ recordara lo que había dicho aquel otro demonio sobre que Nicholas era un seductor. —Probablemente, a esas hembras les gusten los cuernos y los colmillos, pero a mí no.
Nicholas frunció el cejo y se pasó una mano por uno de los cuernos. Al darse cuenta de lo que estaba haciendo, la bajó en seguida.
— ¿No te gustan los cuernos? Pues estabas acariciando los de «Desh» con mucho ahínco. Para tu información, te diré que eso ha sido como si le estuvieras haciendo una paja.
Ella ni siquiera sabía qué quería decir esa palabra, pero sonaba mal, muy mal.
— ¿Y cómo se supone que debía saberlo? Ese tipo de información no viene en El libro de la Tradición. ¿Y quién eres tú para criticar mi comportamiento, san Nicholas?
—Maldita sea, _____, lo que has visto con Imatra no era lo que parecía.
—No quiero escuchar tus excusas; en realidad no has hecho nada que haya podido ofenderme. No me importa lo que pareciera o no, no es asunto mío.
—Incluso después de cómo nos besamos anoche...
— ¿Te refieres a ese beso que te dije que no quería volver a repetir? —Frunció el ceño al sentir que se mareaba un poco.
— ¿No sientes curiosidad por saber por qué te besé a ti anoche y hoy a ella? —Y eso que a _____ hizo mucho más que besarla.
— ¿Porque eres un macho? —Se encogió de hombros. —Tal vez eres como un león en celo, buscando cualquier hembra disponible.
— ¡Me ha dicho que no me daría la jodida dirección hasta que la besara!
— ¿Y has tardado una hora entera en hacerlo? —preguntó _____ con algo más de sentimiento. Pero entonces Nick se dio cuenta de que se estaba riendo de él.
— ¿Una hora? Tú has bebido... —Se detuvo al ver el reloj del coche. — ¡Maldita zorra! Ha debido de hacer un hechizo para ralentizar el paso del tiempo en su habitación.
_____ tuvo un ataque de risa.
—Ralentizar el tiempo. En su habitación. —Silbó la sintonía del programa La dimensión desconocida. —Déjalo ya. No me importa.
—Esperaba que te sintieras algo posesiva conmigo después del beso de anoche.
—No me siento posesiva, igual que a ti no te importa que haya flirteado con Desh.
—Desh. —Le hirvió la sangre durante un largo momento. —Tu novio está en una conferencia, ayer por la noche me besabas a mí y hace unas horas has estado a punto de tocarme, y ahora vas y te emborrachas y coqueteas con otro hombre. Ya veo que tienes un gran sentido de la lealtad.
—Vaya, me has descubierto. La virgen desleal. Esa soy yo, una fresca.
— ¿De qué te ríes?
—Estoy disfrutando de mi primera borrachera.
—Esa es la razón —dijo él relajándose un poco. —Cuando estés sobria, te pondrás furiosa conmigo. _____ se apretó el puente de la nariz.
—Por fin sé qué quiere decir exactamente ser un aguafiestas. Nunca lo había entendido hasta ahora.
— ¿Me estás llamando a mí...? Oh, ésta sí que es buena. La señorita maestra está llamando aguafiestas al demonio.
— ¿Señorita maestra? ¡Ja! Ahora acabas de dejar clara la edad que tienes.
Nick no podía controlar su urgencia por hacer reaccionar a _____. Podía soportar cualquier cosa excepto su indiferencia.
Detuvo el coche en el arcén y se volvió hacia ella, acariciándole el rostro para atraerla hacia él. Pero _____ lo apartó. Furiosa.
Era obvio que su fuerza valquírica estaba aumentando.
—No te atrevas —le espetó, desprendiendo destellos plateados con los ojos. —Si quisiera saber qué sabor tienen los labios de Imatra la habría besado yo misma.
—Está bien. —Nick se apartó. —Me importa una mierda si me crees o no. —Volvió a poner el coche en marcha y pisó el acelerador a fondo...
Después de una hora de silencio, _____ murmuró:
—Ve más despacio.
—No. Tenemos que recuperar el tiempo perdido.
—Nicholas, aminora. No me encuentro bien.
— ¿Cuántos malditos tragos te has tomado? ¿Dos? ¿Tres?
Ella se rió.
—Unos cuantos más.
— ¿Te dijeron que tardan un rato en hacer efecto?
—Sí, varias veces.
— ¿Cuántos, _____?
—Puedo afirmar... con rotunda seguridad que era un número entero, múltiplo de tres, igual o mayor que nueve. —La cabeza le cayó desplomada hacia adelante.
A Nick le llevó dos horas encontrar un hotel decente donde poder quedarse. _____ se había desmayado, y se había pasado todo ese rato acurrucada en el asiento.
La llevaba en brazos hacia la habitación cuando ella parpadeó y abrió los ojos.
«Es tan guapa.» A Nick ya se le había pasado el enfado y ahora había bastado aquella mirada para que el corazón le golpeara las costillas.
—Cariño —suspiró él, —después de nueve vasitos es imposible que puedas tenerte en pie. Ella gimió.
— ¿Voy a quedarme sin piernas?
—Estás borracha como una cuba —contestó él sin poder evitar sonreír al oír su tono preocupado.
La depositó en la cama, pero _____ gritó:
— ¡Oh, Dios, todo me da vueltas!
El corrió a su lado y le movió una pierna, colocándole un pie en contacto con el suelo.
— ¿Mejor así?
—Mejor —murmuró ella pasados unos segundos.
—Ah, cuántas cosas podría enseñarte. Ahora voy a desnudarte y a meterte en la cama.
—Puedo hacerlo yo sola —farfulló, tratando de encontrar el botón del jersey pero terminando con un dedo en el ojo. —Ay, me he hecho daño.
—Deja que lo haga yo. No miraré.
—Sí —replicó ella con tono solemne. —Sí mirarás.
—Probablemente tengas razón. —Le quitó el jersey. —Pero no veré nada que no haya visto antes...
Qué equivocado estaba. Cuando Nick la dejó únicamente con aquel conjunto de ropa interior de seda negra supo que nunca antes había visto nada igual. Tomó aire y lo soltó despacio.
—Dios, princesa, podría correrme sólo con mirarte —farfulló.
— ¿Eh? ¿Qué has dicho?
Estaba exquisita con todos aquellos encajes. Tantas piscinas se notaban en su cuerpo. Tenía los brazos y las piernas bien torneadas, pero el resto seguía siendo suave. Las caderas nacían pronunciadas en la estrecha cintura y los pechos amenazaban con desbordar las copas del sujetador.
Tenía la figura típica de una pin-up, y seguiría teniéndola durante el resto de su vida inmortal. Nick tenía ganas de gemir del placer que sentía sólo de poder mirarla. Levantó una mano para acariciarla. Los dedos le escocían de la necesidad de tocarla...
— ¿Has dicho algo, Nicholas? —preguntó _____ en voz baja.
Las manos del demonio retrocedieron, y los nudillos se le quedaron blancos de tan fuerte como cerró los puños. De nuevo deseó acariciarla, y volvió a retroceder. Paseó nervioso por la habitación, luchando por controlar la pasión que sentía. La mujer con la que tanto había fantaseado estaba tumbada en la cama, en ropa interior, y él no podía ni acercarse a ella.
Entrecerró los ojos. Si no iba a aprovecharse de la situación, quizá pudiese obtener alguna respuesta.
—Sí, princesa. Me gustaría preguntarte una cosa...

CAPÍTULO 21

— ¡Buenos días, preciosa! —gritó Nick junto al oído de _____.
Ella se sentó al instante, sujetándose la cabeza con un gemido.
—O mejor dicho, buenas tardes —aclaró el demonio. —Te he dejado dormir tanto como me ha sido posible, pero tenemos cosas que hacer, ya sabes. Y a algunos de nosotros no nos gusta llegar tarde.
—Oh, Dios mío. He muerto y he ido al infierno.
—Lo tengo todo previsto. Primero vas a darte una ducha, porque hueles como un barril de pescado, y luego empezaremos a entrenar. Cuando volvamos a la carretera, buscarás información sobre nuestro destino. Si no tienes demasiada resaca, claro. Aquí tienes, bébete esto. —Abrió una botella de Gatorade, cuidando, como siempre, de no tocar el borde.
Ella miró la bebida, y luego sus propias manos, que ya habían decidido cogerla por su cuenta. No tardó en bebérsela casi de un trago.
—Cómete esto —dijo él a continuación, dándole una caja sin abrir de galletas saladas que _____ también engulló.
Por algún extraño motivo, en aquel preciso instante el Gatorade y las galletas saladas le parecieron manjares exquisitos.
Pasados algunos minutos empezó a sentirse mejor.
—Gracias.
—Vivo para servirte. Y, hablando de eso, ¿necesitas que te ayude a vestirte? ¿Igual que anoche a desnudarte?
Al oír ese comentario, todo lo sucedido la noche anterior acudió a su mente, y _____ abrió mucho los ojos.
Nicholas no sólo se había acostado con Imatra, sino que, después, se había aprovechado de la primera borrachera de _____.
A pesar de su aturdimiento, recordaba perfectamente que él la había estado sonsacando, preguntándole un montón de cosas íntimas. La voz de Nicholas le había parecido tan tranquilizadora, tan reconfortante...
Ahora comprendía que la había engañado.
Se sonrojó al recordar todo lo que le había contado. Jamás se había masturbado, y cada vez que sentía necesidad física se iba a nadar como una posesa. Si no lo hacía, soñaba cosas de lo más escandalosas, que hacían que se despertara empapada en pleno... Incluso había llegado a pronunciar la palabra «orgasmo».
Vergonzoso pero cierto. _____ soñaba a menudo con escenas de sexo, tan reales que llegaban a provocarle una reacción física...
Con las manos apretadas, se enfrentó con rabia a la vergüenza que sentía. Le había confesado que experimentaba curiosidad por el sexo, pero que en las pocas ocasiones en que se había encontrado en una situación íntima, había terminado por agredir a su compañero.
Negó con la cabeza. Lo que Nick había hecho era de lo más rastrero. No se había aprovechado de ella físicamente, pero sí emocionalmente...
El demonio empezó a apartar la sábana.
—De acuerdo, princesa, te ayudaré.
_____ cogió la tela y se envolvió con ella hasta conseguir ponerse en pie.
—Vale, vale, pero ya puedes dejar el papel de virgen ofendida... Me he pasado horas observando tu cuerpo. De hecho, habría podido hacerte un retrato, en vez de las fotos que te he sacado con el móvil. —Levantó el teléfono y le guiñó un ojo.
—Te odio —le espetó ella, agachándose para coger el neceser y algo de ropa. Y de camino hacia el baño le lanzó la mirada más furibunda de que fue capaz.
Una larga ducha de agua caliente hizo maravillas para despejarla, y su estómago pareció por fin calmarse. Cuando salió del baño lista para enfrentar el día, se sentía ya como una persona humana.
Suspiró. Más o menos. La verdad era que no podía decirlo.
— ¿Cómo estás? —preguntó él.
—Muy bien. —«Creo que te odio. Lo cual es perfecto. Debería alegrarme de ello. Así podré concentrarme en mi verdadero objetivo.»
—Estás enfadada por lo de anoche.
— ¿Y no debería? Te aprovechaste de mí.
— ¡Ni siquiera te puse un dedo encima!
—Ya sabes que no me refiero a eso —replicó _____. —Me sonsacaste.
— ¿Estás enfadada porque te hice unas cuantas preguntas mientras estabas borracha? No lo entiendo, pero da igual. Al menos nos servirá para el entreno.
— ¿De qué entreno estás hablando?
—Tengo que enseñarte a pelear. Algo de defensa personal. Al ver que ella no se movía, añadió: —Vamos, será divertido.
—Creo recordar que fui capaz de aniquilar a doce demonios yo sólita —contestó _____ enarcando una ceja.
—Tú misma dijiste que fue como si estuvieras poseída. ¿Qué pasará si no vuelves a alcanzar ese estado? ¿O si quieres pelear contra alguien sin matarlo? Mientras tu vida siga en peligro, tienes que estar preparada.
A veces tendía a olvidar que varios asesinos intentaban matarla.
— ¿Ese entrenamiento incluye la posibilidad de que te dé algunos golpes?
—Quizá.
Nada habría podido parecerle más tentador. —Entonces de acuerdo. ¿Qué quieres que haga?
—Quítate los zapatos.
Una vez estuvo descalza, Nick la colocó frente a él.
—Si sólo tuvieras que recordar dos cosas de todo lo que voy a enseñarte, tendrían que ser éstas: primero, nunca dudes. Si tu instinto te dice que pelees, pelea, si no, no. Y segundo, no te dé vergüenza salir corriendo si estás en inferioridad, pero sólo si crees que de verdad puedes escapar. Si no te ves capaz de conseguirlo, no lo intentes; sólo servirá para perder el tiempo y malgastar tus energías.
—De acuerdo —asintió _____ encogiéndose de hombros.
—Veamos, ¿qué harías si nos encontráramos cara a cara? Si escapar de mí fuera una cuestión de vida o muerte.
— ¿Te daría un puñetazo?
—A no ser que te enfrentes a otra mujer, y si hubiera barro de por medio te confieso que no me importaría lo más mínimo presenciarlo, nunca golpees a nadie.
—Veo la televisión —dijo tras apretar los labios. — ¿Cómo se supone que debo pelear sin dar puñetazos?
—Vale, lánzame un gancho. —Al verla fruncir el cejo, añadió: — ¿Ves la televisión y nunca has visto un combate de boxeo? Olvídalo. Un gancho es un puñetazo directo a la cara, un golpe seco.
La idea de poder pegarle hizo que Nick cerrara la mano en un puño.
— ¡Hazlo! ¡Ahora!
Lo hizo, apuntando directamente a su cara. Nicholas se volvió un poco de modo que se topara con uno de sus cuernos. — ¡Oh, eso no es jugar limpio!
—Nunca trates de golpear a un demonio por encima del cuello, porque él usará los cuernos para defenderse. Y algunos segregan veneno por la punta.
— ¿Los tuyos?
—Sí, pero sólo cuando estoy totalmente convertido en demonio.
—Así que lo que me estás diciendo es que, además de ser un plasta, puedes llegar a ser letal, ¿no es así?
El la miró sin encontrarle la gracia al comentario y prosiguió con la lección:
—Por otra parte, hay muchas especies a las que no es conveniente golpear en la cabeza. Piénsalo, la mayoría tienen huesos muy duros. Las probabilidades que tienes de acertarles en una de las zonas vulnerables, como la boca o la nariz, son muy pocas. E incluso si aciertas en alguna de esas dos, lo más probable es que resultes más herida tú que tu contrincante. Pero eso no significa que no puedas tratar de atacarlo en la cara. Puedes meterle los dedos en los ojos, o arañarle la piel con tus garras. O bien puedes darle el beso de Glasgow.
— ¿Qué es eso?
—Golpearlo con la cabeza. Digamos que te cojo por los brazos y te los mantengo inmóviles a los costados, que no puedes soltarte. Lo único que podrías hacer sería golpearme con la frente justo en el puente de la nariz.
— ¿Y qué me dices del clásico rodillazo en la entrepierna?
—Inténtalo.
«Me encantaría...» Sin previo aviso, _____ levantó la pierna, pero él le atrapó el pie y la obligó a saltar sobre la otra pierna para mantener el equilibrio.
— ¡Nicholas! —exclamó, y terminó por soltarla.
—Podría haberte tirado al suelo. Si tu objetivo es la entrepierna de tu contrincante, utiliza las manos. Con sólo un poco de fuerza podrás hacer mucho daño. La mayoría de los machos no esperarán que una hembra tan pequeña se atreva a sujetarlos por los huevos. Ahora trata de darme un puñetazo en el torso. ¡Golpéame! ¡Vamos! ¡Hazlo!
Lo hizo, y él volvió a atraparle la mano. Aprovechando el propio impulso de ella, le hizo dar la vuelta y la rodeó por el cuello.
—Te tengo, _____. Tu adversario ya te habría roto el cuello.
Ambos respiraban entrecortadamente. El antebrazo de Nick se deslizó por encima de los pechos de ella, que entrecerró los ojos. El demonio había organizado toda aquella farsa del entrenamiento para tenerla en aquella postura.
Y ésa fue la gota que colmó el vaso. _____ estaba harta de sus tretas. Había llegado el momento de darle a probar un poco de su propia medicina.
Se relajó entre sus brazos, como si se mostrara receptiva a sus caricias. Nick le dio un beso en el cuello, ansioso por transmitirle lo complacido que estaba, y _____ notó cómo su miembro empezaba a excitarse.
Pero la noche anterior estuvo con otra.
«No pienses. Déjate guiar por tus instintos.» Se dio la vuelta entre sus brazos y, mirándolo fijamente, susurró:
—Quiero darte un beso.
Nicholas abrió los ojos de golpe para luego entrecerrarlos.
—_____... —dijo emocionado agachando la cabeza. Justo antes de que los labios de él alcanzaran los suyos, ella echó la cabeza hacia atrás para coger impulso y golpearlo en toda la nariz: el beso Glasgow. Se oyó un golpe seco de lo más inequívoco.
Sangrando, Nicholas la sujetó por los brazos.
—_____, qué diablos...
Echando mano de todas sus fuerzas, ella le dio un rodillazo en la entrepierna.
El se cubrió con las manos al tiempo que caía de rodillas.
—Tenías razón, Nicholas. —Se sacudió el polvo de las manos. —Ha sido muy divertido.

Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)   Hoy a las 02:21

Volver arriba Ir abajo
 
Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 27.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6 ... 16 ... 27  Siguiente
 Temas similares
-
» Deseos al Anochecer (Nick y tú) Hot (Adaptación)
» Vecinos Nick y tu Hot [Adaptación]
» Me, Myself & I (Adaptación) (Nick y Tu)
» Por Casualidad - (Nick & tú) Adaptación MEGA HOT
» Crash/El lado explosivo de Nick (Adaptación)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: