Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente
AutorMensaje
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 7th 2011, 12:04

Les dije que habrían más historias de Nick para rato!


CAPITULO 1. NÚMERO EQUIVOCADO

Era un día aburrido, un lunes más. No me creía capaz de soportarlo otra vez, así que en estos casos sólo había un remedio: música de los Jonas Brothers a todo volumen de buena mañana. Está claro que eso no les haría mucha gracia a los vecinos, pero poco me importaba.

Mientras que de los altavoces de mi ordenador se podía escuchar el grito desgarrador de "Tonight" yo me vestía con el ritmo en el cuerpo. ¿Qué ponerme hoy? Como siempre, necesitaba algo que me animara, así que opté por colores llamativos. Quizá eso podía llevar a la gente a pensar que era una persona muy segura de mi misma, (¡ERROR!) pero era una de las pocas cosas que me animaba; poner un poco de color al día gris. Antes de salir corriendo hacia el colegio, agarré algo de desayuno, algo que tragaría literalmente durante el camino y que seguramente acabaría provocándome un fuerte dolor de estómago a media mañana. Pero chica, las cosas no pueden ser perfectas.

Atravesé la puerta de acceso del colegio casi sin aliento, cuando me encontré con Lizzie. Ella, tan perfecta como siempre, sin un solo pelo fuera de su sitio y con una sonrisa sarcástica en la cara.

- Veo que hoy llegas pronto – dijo.

La miré con cara de "alegría aparente" y le dije:

- Guárdate ese simpático sarcasmo para alguien que quiera oírlo.

Ella se rió y enseguida empezó a hablarme, para desgracia mía. No me malinterpreten, Lizzie era mi mejor amiga desde que íbamos al jardín de infantes...

- Así que le dije: "mira, si no me quieres es tu problema, así que olvida todo lo que ha pasado y no hablemos más del tema"

- ¿De qué me hablas? – pregunté un poco confusa. A nuestro alrededor la gente iba entrando a las clases, pero a nosotras no nos importó demasiado, ya que ninguna llevaba reloj, una excusa perfecta en el caso de que un entrometido profesor viniera a darnos prisa para que entráramos a clase.

- ¡De Paul, tonta! Ya te dije que estábamos viéndonos... pero no era nada serio, ya se acabó todo. Sabes que mi amor verdadero es Joseph.

Ella y "su" Joseph. Se pasaba la vida soñando cómo sería conocerlo y poder darle un abrazo. Por supuesto esto era bastante difícil, ya que él era una súper estrella de la música y estaba lo bastante ocupado como para dejarse caer por nuestra ciudad. Aunque no lo descartábamos.

- Mira Liz, sé que babeas por él. Pero tienes que centrarte en algo más serio, algo más... alcanzable. ¿No te parece que Joe está un poco fuera de tu alcance? Además, sabes que le gustan las rubias.

- Eso es porque nunca se ha encontrado con una morena como yo – al tiempo que decía esto movía su perfecto pelo liso castaño oscuro, como en un anuncio de champú.

Yo me divertía fastidiándola y diciéndole que era imposible que Joseph se enamorara de ella; es más, ni siquiera sabía que existía, pero a mí me pasaba lo mismo que a ella. Estaba COMPLETAMENTE enamorada del hermano de Joe, Nicholas Jonas. Es que era perfecto, él y su pelo rizado, sus ojos tímidos, pero a la vez penetrantes, esos músculos que exhibía de vez en cuando, esa voz que me hacía temblar... Nick era lo que siempre había querido, por muy imposible que me pareciera llegar hasta él. Mi obsesión llegaba al punto de tener agregados en el messenger por lo menos cinco e-mails distintos de supuestos Nicks. Por supuesto, ninguno me había aceptado, así que mi sueño seguía distante.

La discusión de la mañana acabó ahí, cuando el director en persona vino a arrastrarnos a clase, pero durante todo el día pude ver como Lizzie se distraía dibujando en la libreta corazones y "JOE" por todas partes. ¡Qué vergüenza! A mí nunca se me ocurriría hacer algo así... al menos no en clase. ¿Qué pasaría si el profesor lo viera y lo publicara delante de todos? Quedaría como una tonta.

Un momento bueno del día fue cuando volviendo a casa del colegio, (por fin!) Liz y yo pasamos por una tienda de ropa nueva que habían abierto en una de las calles por las que solíamos pasear, y vimos en el escaparate una camiseta de los Power Rangers. De pequeñas jugábamos a ser parte del equipo, yo siempre era el amarillo y ella el rosa. El problema era que nunca encontrábamos a ningún chico que quisiera ser el rojo y el verde. De repente, como un milagro, a Liz se le ocurrió una idea genial.

- ¿Llevas dinero encima?

- Nop. No suelo llevar al colegio, lo sabes.

- No importa. Yo llevo. – dijo a la vez que me empujaba dentro de la tienda.

- ¡No, no y no! ¿Qué vas a hacer? – dije asustada.

- ¡Comprar esa camiseta, por supuesto!

- ¡Ah claro! Había olvidado que a tu amor le encantan esos bichejos. – lo dije de forma cansina, para que pensara que estaba harta, aunque en realidad me gustaba la idea.

- ¡Cállate! La voy a llevar siempre debajo de la ropa por si acaso un día me encuentro con ÉL. Así verá que somos almas gemelas.

- ¡Puaj! ¡Eso es asqueroso! No te atreverás a hacerlo...

- ¿Te apuestas algo? – lo dijo con un brillo de obsesión en los ojos, así que pensé que lo decía en serio.

- Dime por lo menos que tienes lavadora y secadora en casa y prométeme que cada día al llegar a casa la lavarás y que no olerás a equipo de fútbol americano y que..

- Sí, sí, prometido, pero calla y ayúdame a buscar mi talla.

Ante esto, poco podía hacer, así que entre las dos conseguimos su talla (una mediana). La verdad era que la camiseta no estaba mal, era blanca de tirantes estilo nadador con el estampado delante de los Power Rangers y detrás una frase: "GO, GO, POWER!" bastante loca (aunque dudaba que ellos hubieran dicho alguna vez eso).

Liz me descubrió mirando con deseo una camiseta de las Tortugas Ninjas.

- ¿La quieres? – preguntó.

- ¡Sí! Ya sabes que siempre me ha gustado Miguel Angelo, o como se llame, pero no llevo dinero.

- No importa, yo te la compro... pero me tendrás que devolver el dinero porque no ando muy bien de ahorros en estos momentos...

- Claro! Muchísimas gracias Liz! No me volveré a meter contigo ni con Joseph – crucé los dedos en mi espalda mientras lo decía. ¿Cómo sobrevivir sin fastidiarla?

Pagó y las dos nos volvimos muy contentas a casa. Ya sabía qué hacer esa tarde: revolver todo mi armario para buscar los conjuntos perfectos para esa camiseta.

"¡Al fin en casa!" se me escapó un suspiro al tiempo que me tumbaba en mi cama. Como todas las tardes, no había nadie. Mamá estaba liada llevando a mi hermano pequeño Liam a sus muchas clases extraescolares y como ella era una orgullosa mamá-trabajadora, siempre tenía algo que hacer. Papá...bueno...de mi padre hacía mil años que no sabía nada. Mis últimas noticias fueron que desapareció con mi niñera de entonces (el muy pervertido...). Nunca me había importado porque no me acordaba NADA de él, era demasiado pequeña para recordarlo, así que había crecido bajo la supervisión de mi madre, y a veces de la abuela Audrey. Me encantaba ese nombre, era tan... elegante. Una vez le pregunté a mi madre porqué no me puso el nombre de la abuela...

-Mamá! Me voy a cambiar el nombre.

-¿Porqué? ¿Qué le pasa al tuyo? – dijo con tono de voz cansino mientras le arreglaba el pelo a Liam.

-Que a ti te diera un ataque poético cuando me pusiste el nombre, no significa que a mi me guste!

-April, tu nombre es precioso! Escribirán canciones sobre él, ya lo verás.

Ante eso, mi respuesta fue fruncir los labios. Siempre funcionaba para demostrar que estaba enfadada o por lo menos, molesta. Mi madre se rió.

-Mamá! No me gusta nada! Me muero de vergüenza cada vez que alguien me pregunta mi nombre.

-¿Te lo puedes creer? – era nana (mi abuela, pero la llamaba nana) – En mi época un nombre era un nombre y nadie se lo cambiaba.

- Pero nana, no te das cuenta de que no puedo ir a hablar con el señor Nicholas Jerry Jonas y decirle que me llamo April! ¡Se reirá de mi en mi cara y pensará que le estoy engañando!

Estas conversaciones siempre acababan igual: mi madre diciéndome que mientras viviera bajo su techo seguiría llamándome April y mi nana ofreciéndose a decirle ella misma mi nombre a "sir" Nicholas. Por supuesto Nana sabía todo sobre los hermanos Jonas, ya me encargué yo de narrarle toda la historia.

De repente sonó el teléfono sacándome de mis recuerdos. Miré el identificador de llamadas pero era un número oculto, así que me imaginé que sería algún gracioso con ganas de bromitas. Con un poco de mal humor, contesté:

-¿Diga?

- Sí, ¿hola?

- Oye, ¿quién eres? – dije yo.

- No, perdona, ¿quién eres tú? – la voz me sonaba muy familiar, pero no sabía porqué.

- Creo que eso me lo tienes que responder tú ¿no? Tú has llamado, tú te presentas.

Se oyeron voces por el otro lado, un pequeño grito y una risa como de niño pequeño.

- ¿Oye? – dije preocupada.

- Sí, perdona, me he equivocado, creo. Es obvio que tú no eres Dan.

¡Me preguntaba si yo era Dan! ¿Acaso tenía voz de hombre? La última vez que lo comprobé, mi voz era perfectamente (y quizá tendría que añadir, seductoramente) femenina.

- Si es una broma, no tiene gracia – esto prácticamente lo susurré con odio. YO, Dan! Por favor...!

- No, no... no eres Daniel. Lo siento linda. – y colgó.

Me quedé con los ojos totalmente abiertos, aún un poco enfadada, pero por otro lado intrigada. Esa voz me sonaba muchísimo y aunque no lo conociera, era tan... bonita. Era la clase de voz que oyes sin saber quién es el dueño, pero intuyes que el propietario sería guapo. Pero no se puede tener todo en la vida...

Retomé mi trabajo de la tarde; es decir, me duché tranquilamente y sin los habituales gritos de mi hermano desde fuera de la puerta diciendo que quería entrar a "cambiarle el agua al canario". Definitivamente no tenía ni idea de dónde sacaba esas frases raras... Cuando acabé la ducha me dediqué a un cuidadoso proceso de "embellecimiento", o sea, depilación, cremas, manicura, pedicura... etc. Durante ese rato no pensé en nada que no fueran las letras de las canciones que sonaban en mi Ipod mientras tanto. Claro, no pensé en nada hasta que, entre canción y canción, mi móvil empezó a vibrar frenéticamente y a lanzar los aullidos de Joe diciendo "I don't wanna hurt you, I wanna kiss you!". Era mi tono de mensajes. Miré la pantalla y descubrí que tenía 3 llamadas perdidas y un mensaje de texto nuevo. ¿Tanto me había tardado en la ducha? Sin perder tiempo miré de quién eran las perdidas, y casi muero del asombro: ¡número oculto! Estúpida, estúpida, estúpida! El chico misterioso con voz seductora había vuelto a llamar y yo no había podido contestar porque estaba en mi ritual de belleza. Estúpida. Sin mucha esperanza y creyendo que el mensaje sería el típico de publicidad "Le regalamos una semana de llamadas gratis..." hice clic en el botoncito de "LEER MENSAJE". Tuve que sentarme, porque de repente mis piernas se hicieron de gelatina.

El mensaje decía así:

Siento haberte molestado antes. Supongo que me he dado cuenta de que no eres Dan.

Entiendo que no me quieras contestar la llamada, ha sido muy grosero por mi parte no decir nada más.

Por cierto, bonita voz.


¿Qué hacer ante una situación así? No tenía su número y era imposible averiguarlo, pero un gusanito empezó a picar por dentro... ¿Sería guapo? ¿simpático? ok, olvídalo me dije. No vas a volver a saber nada de él.

Mientras tanto, en otra parte del mundo...

-¿No te mueres de sed? – dijo Joe.

-La verdad, un poco sí... – dije.

-chicos!, no pueden salir del coche sin provocar algún paro cardiaco a las muchachitas de la zona – dijo Big Rob.

Así era él, tan "gracioso" y sarcástico. A veces me daban ganas de pegarle un puñetazo amistoso en el brazo pero sabía que si lo hacía mi cabeza estaba seriamente amenazada de ser arrancada del cuerpo. No, mejor me callaba.

-Creo que huelo Starbucks, - dijo Kevin. Siempre le pasaba, era un don. Sabía dónde había uno incluso aunque estuviéramos a 5 kilómetros de distancia.

Mientras que Kev le daba las instrucciones a Jeff, nuestro conductor de la furgoneta, me recosté en mi respaldo. Había sido un día muy largo y estaba agotado después de estar 3 horas firmando discos y haciendo una pequeña actuación para nuestras fans. Y encima, ahí dentro hacía mucho calor.

- Eh chicos, ¿les importa si bajo un poco el vidrio? Me muero de calor. – dije.

-Claro Nick, como quieras... pero ten cuidado con no volarte. Estás perdiendo músculo, no como yo, que cada vez estoy más bueno. – era Joseph. Cómo no...

-Querido Joseph, ¿qué te parece si dejas de hablar de ti y te concentras en mi? – dijo Kevin. – Es obvio que el que tiene más músculo de los tres, soy yo.

Joe empezó a reírse. Ya estaban otra vez discutiendo por lo mismo.

-Joe, ¿qué problema tienes con mis músculos? – le dije.

-Pues sencillo, hermanito, te estás quedando huesudo.

Ante esto, Kevin se rió mientras afirmaba con la cabeza.

-Estás más fuerte que antes, pero no lo suficiente. ¿Qué pasaría si una fan se desmayase delante de ti? ¿serías capaz de sujetarla o la dejarías que se diera contra el suelo? – dijo Kev.

Pensé en eso un momento.

-Creo que sí que podría con ella. Pero si la cosa fuera grave y la chica pesara más de lo que mis "huesudos" brazos se pueden permitir, Rob se encargaría, ¿verdad, Big?

-Sí Nick. Para eso estoy. Y ahora, cállense chicos, que paramos en un semáforo. No hagan ruido o las personas de fuera los oirán.

Eso nos encantaba. Como los cristales eran tintados, podíamos mirar sin ser vistos. Lo malo era que no podíamos hablar en voz alta, pero siempre intentábamos comunicarnos por señas o vocalizando sin hacer ningún sonido. Esta vez el primero en hacerlo fue Joe.

-¡CHIIICASSS! ¡HE LLEVADO BIGOTE FALSO EN UN VIDEO!

Esto lo dijo vocalizando mucho y mirando hacia fuera por el cristal, pero claro, ninguna se dio cuenta.

-¡JOE, A NADIE LE INTERESAS! ¡CIERRA LA BOCOTA! – articulé yo.

Como siempre, Kev nos descubrió cuando estalló en mil carcajadas. Su risa era inconfundible, y algunas chicas que iban caminando se giraron a mirar la furgoneta. Por suerte para nosotros, el semáforo se puso en verde y pudimos salir lo más rápido posible.

-Chicos, ya estamos, pero va a ser complicado que no los vean. Y yo llamo mucho la atención – dijo Big Rob. – Jeff, ¿te importa ir a ti?

- No puedo Rob, tengo que controlar que no vengan a ponerme una multa por mal aparcamiento. Aquí no puedo estar parado mucho rato. – dijo.

-No se preocupen, voy yo – dije. – Tengo mi kit de camuflaje.

-Nick, tu "kit de camuflaje" es el peor que he visto – dijo Joe.

Kevin empezó a reírse otra vez cuando saqué de mi mochila mi gorra azul de los Yanquees, unas gafas de sol extra grandes y un bigote postizo como el que había utilizado Joe en el video de Burnin' Up. Tenía que reconocer que sí era bastante malo.

-Además Nick, a mi me queda mejor ese bigote.

Ignoré el comentario de Joseph, tomé nota de lo que querían y bajé hacia el Starbucks que Kevin había "olido". Por suerte para mi y para mi patético disfraz, no había mucha gente. Entré decidido mientras que la empleada me miraba ya desde lejos. Ahí era cuando me entraba la manía persecutoria, ¿me habría reconocido? Seguí caminando con la cabeza baja hasta que llegué al mostrador.

-Hola, buenas tardes. ¿Qué te pongo? – dijo ella.

-Hola.. Ponme un café helado, un frappucino de fresa y crema, uno de moka y otro de chocolate, por favor.

-Perfecto. ¿Tu nombre?

ok..Empezaron los sudores fríos.. y ¿ahora qué decía? Dudé unos momentos mientras pensaba un nombre convincente...

-¿Te parece bien sólo Jerry? – dijo mientras me guiñaba un ojo. Eso significaba que sabía quién era yo. Lo que implicaba que Joe tenía razón en cuanto a mi patético camuflaje. Le sonreí agradecido y pasé a la mesa de espera, deseando que se diera prisa antes de que entrara alguien más.

Cuando recogí mi pedido y me disponía a salir de aquel lugar corriendo, me topé con la persona que menos esperaba encontrar: Dan, mi mejor amigo de la infancia.

-¡Mira por donde andas! – dijo él enfadado, pero pronto le cambió la cara – ¡¿Nick? ¿¡NICHOLAS!

-Sí, ok, publícalo en el periódico nacional – susurré mientras le apartaba un poco del camino - ¡Cállate o me descubrirán! Voy de incógnito.

-Un "incógnito" bastante malo, a decir verdad – dijo entre risas. Resoplé. - ¿Cómo estás hermano? Hace mil años que no te veo. ¿Y Kev y Joe? ¿Y Frankie?

-Genial, todos están bien –dije con prisa. - Dan, mira, me encantaría quedarme a hablar, pero tengo que irme, me esperan en el coche. Oye, ¿qué te parece si me das tu número y te llamo en cuanto pueda? Tenemos que vernos y ponernos al día. ¿Conseguiste salir con aquella chica que te volvía loco?

-Bueno, digamos que aún conservo la cicatriz de cuando me rechazó. – rió entre dientes – pero, claro, te doy mi número, un momento.

Cogió una servilleta y un bolígrafo y a toda prisa me apuntó su número. Me sobresalté al escuchar unos pitidos de coche desde afuera del Starbucks. Impacientes...

-Toma Nick. Llámame, señor ocupado ¿vale? – dijo con su característica sonrisa. Siempre me había caído bien este tipo.

-Claro. Nos vemos. ¡Cuídate!

Me largué corriendo antes de que a Joe se le ocurriera venir con un bate a repasarme por haber tardado tanto (no sería la primera vez que empleaba métodos violentos conmigo).

-Esto, Nick, creo que de repente has perdido tu virilidad. – dijo Kev entre risas cuando entré todo sudoroso al coche. Inmediatamente Big Rob se rió también, pero Joe aún estaba serio. Me miró con aspecto entre preocupado y enfadado, y me dijo:

-Nicholas Jerry, hermano mío... Esta no te la perdono. ¡Has perdido mi bigote favorito!

No pude evitarlo. Me empecé a reír.

-Lo...lo siento Joseph... te compraré otro. – dije con dificultad.

Joe puso su cara de niño pequeño enfadado. Yo sabía de quién la copiaba: de Frankie.

-¡Pero ese era mi preferido! – dijo con un puchero de bebé. Parecía a punto de llorar.

-Vamos, Joe. ¿No pretenderás que vuelva a buscarlo no? – se le iluminó la cara. - ¡Ni lo sueñes! No salgo de aquí hasta que lleguemos. – dije indignado.

-ok señor gruñón – ese ya era su tono de voz normal – pero pásame mi frappucino de fresa, ¡me muero de sed!

Repartí el pedido entre ellos: frapuccino de moka para Kevin, de chocolate para Big Rob, el de fresa para Joe, y el café helado para mi. Cuando Jeff arrancó otra vez, les conté lo de mi encuentro con Dan.

-¡Genial! ¡Llámale, Nicholas! Creo que mañana no tenemos nada programado. Pueden quedar... – dijo Kevin.

La verdad, era una buena idea... Quizá lo llamaría después. Mientras, pasé el número de teléfono a la memoria de mi Iphone y después guardé el papel en mis jeans.

-¿Qué tienen pensado hacer mañana? – les pregunté a mis hermanos.

-Íbamos a ir todos a probar un sitio nuevo que han abierto. Es para hacer escalada. – dijo Joe – y además creo que Frank quiere que le acompañemos a "fabrícate un oso".

-¡Wow! Muero de ganas por hacerme un osito – dijo Kevin.

-Lo sé, Kev... el tuyo está un poco viejo ya. – dijo Joe.

Me reí. Por una vez, el chiste no iba sobre mi.

-No te metas con Bigotes – refunfuñó Kevin. – Tiene más años que tú.

-Cierto, y aún le falta el ojo que le arranqué cuando me enfadé contigo porque no quisiste jugar conmigo a los Power Rangers. – contestó Joe.

-Chicos, llegamos – era Big Rob.

En esos momentos estábamos entrando por el camino de grava que llevaba a nuestra casa. Era como un refugio para nosotros porque allí podíamos estar sin preocuparnos por nuestra privacidad. No había gritos histéricos, ni flashes de cámaras, ni agarrones inoportunos.

Después de saludar a mi madre y a mi padre, fui a mi cuarto para relajarme un poco. Puse mi canción favorita y me tumbé en la cama. No sabría decir si pasaron 10 minutos o una hora, pero me desperté de repente con Frankie dando saltos sobre mi cama.

-Frank, ¿cómo has entrado? –le dije.

-Pues por la puerta, ¡como todo el mundo! – dijo entre risitas. – Venía a ver qué hacías. Es que Joe me ha echado de su cuarto porque creo que está jugando con su nuevo videojuego y Kevin me ha dicho que estaba ocupado. No sé en qué, la verdad...

No pude evitar sonreírle a pesar de que me había despertado de muy mala manera. Es que tenía una carita tan inocente..,

-Bien, Frank. Quédate si quieres – le dije. De repente me acordé de ese número nuevo que había anotado en mi móvil. – Pero ahora tienes que estarte calladito ¿vale? Tengo que hacer una llamada.

-OK –dijo mientras bajaba de mi cama y se ponía a rebuscar en mis cajones en busca de mi colección de tarjetas de baseball.

Busqué el número de Daniel y marqué. La señal sonaba como distante y como sonido de espera estaba esa canción que tanto me gustaba: Superstition de Stevie Wonder.

Una voz que no me esperaba contestó:

-¿Diga? –dijo una... ¿chica?

- Sí, ¿hola? – dije un poco preocupado. ¿Habría pillado a Dan en un mal momento, es decir, estaba ocupado ahora con una chica?

- Oye, ¿quién eres? – la chica empezó a sonar molesta.

- No, perdona, ¿quién eres tú? – le dije. ¿Quizá estaba siendo muy antipático?

- Creo que eso me lo tienes que responder tú ¿no? Tú has llamado, tú te presentas.

Al ver mi cara de desconcierto, Frank me empezó a mirar y se rió por lo bajo mientras me hacía una imitación de la que era mi cara en ese momento. Le di un golpe para que se callara.

- ¿Oye? – preguntó la desconocida.

-Sí, perdona, me he equivocado, creo –dije. –Es obvio que tú no eres Dan.

- Si es una broma, no tiene gracia – susurró con voz muy molesta esta vez.

- No, no... no eres Daniel. Lo siento linda. – y colgué.

Era gracioso que la hubiera llamado linda; ni siquiera sabía cómo era, pero había algo en su voz que me llamó la atención.

-¿Quién es la linda? –preguntó curioso Frankie. –Nicholas, ¿tienes novia nueva?- y sonrió.

-No, enano. Ahora calla y sal de mi cuarto – esto lo dije aún pensando en esa chica.

¿Cómo se llamaría? Y... la verdad era que no había sido muy amable con ella. De pronto me arrepentí de haberle hablado de esa forma, así que esperé un poco mientras me preguntaba qué hacer. Al cabo de un rato decidí volver a llamarla. Sin embargo, probé incluso 3 veces seguidas, pero nadie contestaba. Era obvio que se había enfadado y pensaba que me burlaba de ella. En ese momento me entró la culpabilidad y me puse a escribirle un mensaje de texto que esperaba ella me contestara.

Siento haberte molestado antes. Supongo que me he dado cuenta de que no eres Dan.

Entiendo que no me quieras contestar la llamada, ha sido muy grosero por mi parte no decir nada más.

Por cierto, bonita voz.


Sí, tras haberlo leído 10 veces y retocado de aquí y allá, me quedó un mensaje bastante decente. Y el piropo final era la verdad, no era una treta para ganármela: realmente tenía una voz muy bonita.

Fue con esa voz con la que soñé esa noche.


PD: April → eres Tú! jejejeje

Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 7th 2011, 12:33

CAPÍTULO 2- PELOS EN MI FRAPPUCCINO

Habían pasado casi cinco días y el chico misterioso no había vuelto a dar señales de vida. Había decidido que me esperaría a que él me buscara, aunque la verdad era que no me quedaba de otra, porque no tenía su número registrado, era oculto. ¿Lo sabría él? ¿se habría olvidado ya de nuestra pequeña conversación? Liz no sabía nada de lo ocurrido, era un máximo secreto que sólo mi gato Lou sabía, y la verdad, dudaba que se lo pudiera contar alguien sin morirme de la vergüenza.

El sábado me desperté con el grito de mi abuela Audrey que venía de la cocina:

-April, ¡el desayuno!

Creí oler tortitas con chocolate, así que de un salto salí disparada hacia allí, donde Liam (mi hermano), y Nana estaban ya sentados, a punto de comerse su ración de tortas.

-¡Buenos días, cielo! – dijo nana. -¿Qué tal has dormido?

La verdad era que no muy bien. Había vuelto a soñar con el chico misterioso, pero eso no se lo podía contar a mi abuela, así que decidí mentir.

-Genial abuela, como un bebé.

Liam se rió y me miró las ojeras. ¡Malditas delatoras!

-Pues pareces un bebé con muchas ojeras, sister. –dijo entre carcajadas.

-Cállate, enano, y cómete tus tortitas.

Mi abuela pareció sospechar, pero no sé si llegó a pensar algo extraño, porque no dijo nada. Lo único que pasó fue que cambió de expresión y me dijo:

-April, cariño, acuérdate del plan: tu madre se ha ido ya al congreso de madres trabajadoras y no volverá hasta el lunes por la mañana – vaya, lo había olvidado por completo – y Liam y yo nos vamos a la casa de la playa a pasar el fin de semana. ¿de verdad no quieres venir? –me preguntó.

-No, gracias nana. Tengo planes con Liz –era verdad y si no iba a haber nadie en casa durante los dos días siguientes, mejor para mí. Así podría organizar mejor mis ideas.

Cuando acabé el desayuno, y después de una ducha, ayudé a mi abuela a cargar las cosas en el taxi que nos llevaría a la estación de autobuses. Yo no subiría a ese autobús, pero tenía que acompañarlos.

-¿Llevas dinero para volver? Tienes más en el bote de galletas en la cocina... Si necesitas algo llámame –mi abuela era la imagen de la preocupación.

-Sí nana, tranquila. –le di un beso en la mejilla- pásala muy bien y ten cuidado.

Me miró con cara de "abuela orgullosa" y se dio la vuelta mientras indicaba a Liam cuál de todos aquellos autobuses era el suyo.

Justo en el momento en que me di la vuelta para salir de allí, mi móvil empezó a vibrar descontroladamente en mi bolsillo. Lo agarré con excitación, igual que me había pasado toda la semana porque cada vez que sonaba creía que sería el chico misterioso... pero nunca era él.

-¿Diga? –pregunté.

-April, ven rápido a mi casa, tengo noticias sobre los gustos de los Jonas. Hay que revisarlos y memorizarlos. Seguro que queda algo que no sabemos aún. –era Liz. Qué raro que ella dijera eso; estaba prácticamente segura de que sabíamos todo lo relacionado con los hermanos.

-Liz, acabo de despedirme de mi abuela y del monstruo. Ahora voy ¿ok? ¿quieres que lleve algo? –dije.

-Ahá, así que estás en la estación de trenes ¿no? – mierda, ya estaba pensando... – ¿Te puedes pasar por el Starbucks? ¡Por favor! Compra 2 frappuccinos de chocolate y yo preparo muffins de chocolate.

Genial, mi punto débil: muffins.

-Claro, en una hora estoy allí – le dije.

-¡Gracias, te quiero!

En cuanto colgué me dirigí rauda y veloz al Starbucks. Se acercaba la hora del almuerzo y aquello se llenaría de gente. Sin embargo, tuve suerte porque pude pedir tranquilamente 2 frappuccinos de chocolate con extra de sirope de chocolate y meterlos en la bolsa. Lo cierto era que estaba un poco cargada y casi no me quedaban manos libres, por lo que tenía miedo de tirarlo todo al suelo. De repente...

"You're gonna BB good to me, I'm gonna BB good to you..." ¡Mierda! El móvil. ¿Liz otra vez para asegurarse de que había pedido extra de sirope? Hice malabares para poder alcanzar el móvil del bolsillo de mis pantalones y contestar, pero casi tiré al suelo la bolsa con los frappuccinos. ¡Número oculto!

Me entraron sudores fríos, mareo, tembleque de piernas... Me recuperé como pude y apreté el botón de "descolgar" esperando oír esa magnífica voz.

-¿Días buenos... di-di-digame? –dije.

No me contestaba. Sólo oía la respiración de alguien.

-Oye, ¿quién eres? Te oigo respirar –pregunté. Nada, no contestaba.

-Enano, ¿qué haces con mi móvil? –se oyó desde el otro lado. Alguien se reía.

-¿Eres la nueva novia de mi hermano?

No contesté. ¿Se refería a mi?

-Dámelo. Dame el móvil ya o se lo diré a papá.

Se oyó al niño refunfuñar y pasarle el móvil al hermano mayor, mi chico misterioso.

-Hola, ¿estás aún? –dijo él. Me recompuse en un momento.

-Sí, sí, estoy. Hola cuanto...

-¿Porqué no me has llamado? Me disculpé contigo mil veces! –no me dejó completar mi frase.

-¿Qué? –dije. Me entró la risa tonta. Él quería que lo llamara. Oooh...! mis piernas se derretían. –Pues obvio, chico listo, porque no tengo tu número. Me apareces como número oculto.

-¿Sí? No lo sabía –sonaba avergonzado- siento haber sido tan brusco... ya es la segunda vez.

-Tranquilo, no pasa nada –le dije. ¡Por fin! El chico sexy misterioso había llamado al fin. Estaba tan contenta en ese momento que podía incluso bailar, cosa que habría quedado raro ya que aún estaba en medio de la calle cargada con una bolsa de bebidas.

-ok, y ¿cómo te llamas? –me preguntó.

-A-A-April –conseguí decir –¿y tú?

Se oyó un tartamudeo.

-Yo soy Jack.. sí, me llamo Jack.

Mmm, eso sonó sospechoso, pero seguía siendo un nombre sexy.

-Hola Jack, ¿de dónde eres?

-Los Ángeles, ¿y tú?

-Yo vivo en Pasadena, no está muy lejos de Los Ángeles.

-Sí, sé donde está. Mis hermanos y yo hemos ido alguna vez a... –se calló –a... ¡visitar a unos amigos de la familia!

Muy sospechoso.

-¿En serio? Y, ¿cómo se llaman esos amigos? –esa era la mía. Seguro que no sabría qué decir. ¿Por qué me estaba mintiendo?

-Esto... ¿sabes que hoy tengo el día libre? –dijo Jack.

-Ah sí? ¿Sueles estar muy ocupado normalmente?

-Sí, claro. Tengo que estudiar.. –cada vez parecía más nervioso -¿Quieres que me pase hoy por Pasadena? Si quieres podemos quedar...

¿QUEE? Y si era uno de esos salidos pervertidos? Pero... no era posible! Tenía una voz tan bella...

-Está bien, pero ¿puedo llevar a una amiga? –le dije. Se lo pensó un momento.

-Sí claro. Yo llevaré a mi hermano, si te parece bien.

-Esto... creo que me has entendido mal. Mi amiga tiene mi edad, y creo que tu hermano es más pequeño ¿no?

-No, tengo otro. jajaja ¿Te parece bien?

Sonreí. Claro, perfecto para Liz.

-¡Hecho! ¿A qué hora y dónde? –le pregunté.

-Te enviaré un sms cuando lo tengo claro ¿ok?

-Vale, y de paso apúntame tu número, así te puedo avisar.

-Perfecto, entonces hasta luego, ¿no, April?

-Sí, hasta luego Jack...

-Un beso –y colgó.

¿Un beso? Dios mío! Un beso... un beso de parte de Jack. Tenía mis dudas de que ese fuera su nombre real pero.. me daba igual. Quizá también se avergonzaba de su nombre, como yo. Guardé el móvil y eché a correr hacia casa de Liz. Cuando le contara todo lo que había pasado, estaba segura de que se desmayaría... aunque quizá se enfadara un poco conmigo por no habérselo contado antes, pero me daba igual, seguro que el hecho de que le hubiera conseguido una cita con un chico de 19 años hacía que se olvidara del enfado.

En cuanto colgué, mi corazón empezó a latir con fuerza. Perfecto, muy listo Nick. Iba a quedar con una desconocida que seguramente me reconocería en cuanto me viera... ¿o tal vez no? Esto requería una "reunión de hermanos" de emergencia. Busqué a Joe y a Kevin, y no me sorprendió nada encontrármelos peleando.

-Kevin, va, ven por favor.. ¡Que no duele! Yo lo hago a diario –decía Joe. Era extraño: perseguía a Kev alrededor de todo el salón con algo en la mano.

-Que no, Joe. Te he dicho que me gusta más el look natural –dijo Kev. ¿De qué hablaban? No se habían dado cuenta de que los observaba, así que me dediqué a analizar la situación: Joseph perseguía a Kevin con... ¡una plancha para el pelo! No sería capaz de...

-Kevin, hermano mío! Que por algo eres uno de los hombres más sexys del mundo! Ya verás que con el pelo liso estás mejor –dijo Joe sin parar de seguirlo.

-Pues a mí me gusta más como le queda rizado –dije yo. Ambos pararon y me miraron. No me gustaba esa mirada.

De golpe, Kevin dijo "¡A ÉL!" y entre él y Joe me arrastraron al baño.

-No, noo! ¡Por favor! ¡Me gustan mis rizos! No lo hagan, pareceré un caniche mojado! –grité.

Intenté escapar, pero no pude hacer nada porque Frankie se había unido a la fiesta y me agarraba de la pierna. Al final, no pude hacer nada...

Cuando acabaron con "su obra maestra" tal y como dijo Joseph, estuvieron dispuestos a escucharme, pero antes tenían que restregármelo por la cara.

-De verdad, Nicholas, no sé cómo puedes vivir con ese pelo –dijo Joe. Kevin como siempre, se reía con risa de loco.

-Estás muy linda –articuló Kev. –No sabía que tenía una hermana pequeña en vez de un hermano...

Me miré en el espejo y era cierto. Con el pelo liso parecía una niña. Una niña con unos brazos de hombre, eso sí. Dejé el problema del peinado a un lado, ya me lo arreglaría cuando estuvieran despistados.

-Tengo que contarles algo –les dije –¿He actuado mal?

-A ver, cuenta –dijeron mientras se sentaban.

Les conté todo lo de mis conversaciones con esa chica misteriosa, esa con una voz que me había estado volviendo loco toda la semana.. y también les conté lo de la cita de ese mismo día. Es seguida, Joseph se ofreció a acompañarme. No había forma de que él se negara a una chica.

-Yo iré contigo, pero no nos pueden ver –dijo.

-Lo más normal en una cita es que ambas personas se conozcan –dijo Kev poniendo los ojos en blanco –Así que ¿cuál es tu plan?

Lizzie había reaccionado bastante bien cuando se calmó. Su primera respuesta fue tirarme el frappuccino a la cabeza porque, según dijo ella: "las amigas se lo cuentan todo" pero cuando le dije que le había conseguido una cita con un chico de 19 años, la cosa cambió.

-¿Diecinueve años? ¡Como mi Joe! –dijo con un brillo en los ojos.

Estábamos sentadas en su cuarto del cual se mostraba muy orgullosa: todas las paredes estaban cubiertas de fotos de los Jonas y de cosas hechas por ella misma, como montajes en los que aparecía con Joe. Pero lo que más me gustaba era un póster de tamaño real que tenía de Joseph. Fui con ella a comprarlo y aún me acuerdo del grito que dimos cuando lo vimos.

-Entonces, ¿vamos? –le dije emocionada.

-Por supuesto. Nunca dejes pasar oportunidades así. Pero, cogeremos el spray antivioladores, por si acaso.

La miré asombrada.

-No es tan grave como parece –dijo. –Hoy en día todas las chicas llevamos uno en el bolso.

No era ese mi caso, la verdad. No tenía costumbre de llevar un spray pimienta detrás. En un momento se puso histérica decidiendo qué debíamos ponernos y qué pelo hacernos... ¡hasta intentaba decidir el color de uñas!

Tuve suerte cuando empezó a sonar mi móvil. ¡Número oculto otra vez! Pero ahora sí sabía que era él.

-¡Hola! –le dije-¡Cuánto tiempo! –murmuré irónicamente.

-Sí, ya... demasiado ¿verdad?

"No lo sabes tú bien" pensé. Sí, el tiempo se me hacía eterno cuando no hablaba con él.

-Ya está todo arreglado... pero mi hermano quiere hablar con tu amiga un momento –dijo Jack.

Claro, Liz había empezado a ponerse roja por momentos ya que tenía el móvil en altavoz.

-¡PÁSAMELO! Quiero hablar con él –Liz se me tiró encima y trató de quitarme el móvil. Aunque me resistí, tuve que ceder ya que su mordisco en la mano dolió bastante.

-Hola? Eh... ¿estás ahí? –se oía del otro lado.

-Sí! Hola... ¿está tu hermano mayor? –dijo Liz con voz seductora.

-Sí, ahora se... ¡Adam! No me empujes. –dijo Jack.

-¿Te llamas Adam? –dijo Lizzie. Parecía que los ojos estaban a punto de salírseles de las órbitas. Me miró y articuló sin sonido alguno: "¡Como mi Joseph!"

-Sí, hermosa. ¿Y tú? –preguntó Adam.

-Yo soy Liz..bueno Lizzie...no, Liz. Llámame como quieras. ¿Pero de verdad te llamas Adam?

El tal "Adam" empezó a ponerse nervioso.

-Sí... ¿porqué lo dices? No te gusta?

-¿Bromeas? –dijo Liz –Es como el de... –la corté intentando que no metiera la pata. No quería que la tomaran por una fan loca de los Jonas Brothers (aunque sí lo era).

-¿Cómo el de quién? –preguntó Adam.

Le arranqué el teléfono de las manos a Liz y pude hablar con Adam.

-¿Adam? Soy April otra vez. Esto... ¿ya tienen claro a qué hora y dónde?

Pareció dudar un momento.

-Pues espera, te paso a N...Jack! ahora se pone Jack –dijo algo nervioso.

-¿April? Nos veremos en el Starbucks del centro de la ciudad. te parece bien sobre las... 8? –dijo Jack.

Miré a Liz a ver qué le parecía y tras verla que estaba contando con los dedos cuántas horas nos quedaban de "preparación" hasta entonces, asintió con la cabeza y levantó el dedo pulgar.

-Vale, a las ocho en el Starbucks –repetí.

Se oyeron unos gritos desde la otra parte, como si alguien estuviera haciendo la danza de celebración.

-Perfecto –dijo Jack –y ¿cómo las reconoceremos? Es decir, ¿qué llevaran puesto?

-Pues... –me quedé mirando la habitación de Liz por un momento, y ella me iba proponiendo cosas -¿algo rojo? Sí, llevaré un vestido rojo.

-¿Y Liz? – se oyó de forma amortiguada desde lejos.

-Adam quiere saber qué llevará Liz. –dijo Jack cansinamente.

La miré con ojos interrogadores, pero ella me devolvió la mirada confundida.

*Qué te vas a poner?* les susurré sin que ellos lo oyeran.

*Ni idea* dijo ella. Se marchó a rebuscar a su armario.

-No lo sabe aún. Ella irá conmigo, es morena, de pelo largo y liso. –les dije.

-OK, hasta luego entonces, April –dijo Jack.

-Vale, hasta luego! Ponganse guapos! –le dije.

-¡Nosotros somos siempre guapos! –gritó Adam a lo lejos.

Puse los ojos en blanco. Creído. Liz empezó a reír.

-Un beso! –gritó la loca. ¿qué hacía?

-Un beso! –respondió Adam.

-Bueno, nos vemos April. No puedo esperar –dijo Jack. Empecé a temblar.

-Yo tampoco, Jack –y colgué.

Tuve tiempo para sentarme justo antes de que Liz empezara a hacer su "desfile" con posibles conjuntos de ropa que llevaría esa tarde. Mi misión era asentir o poner cara de asco según lo que llevara puesto.

-ok, preciosa. Y ahora, el pelo –dijo Liz cuando por fin se decidió. Iba a ser un día muuy largo hasta que fueran las ocho.

Como Joe habia estado muy ocupado consigo mismo esa tarde y Kevin estaba extrañamente ocupado, tuve tiempo para devolver a mi pelo su estado natural: rizado. Me sentía más a gusto así.

Cuando se hicieron las 8 menos cuarto, Kevin, Joe y yo ya estábamos entrando por la puerta trasera del Starbucks en el que habíamos quedado con las chicas, gracias a que Kev conocía al encargado.

-Gracias, Greg, eres muy amable. ¿Crees que podrías cerrar un trozo con 5 sillones, a modo de privado para nosotros y unas amigas que van a venir hoy?

Ese era el plan: si Greg, el amigo encargado de Kevin accedía a crearnos una "sala privada" en el Starbucks, esperaríamos a las chicas allí, y cuando las viéramos entrar, le diríamos a Greg que las trajera con nosotros. Era un plan bastante bueno, ¿no? Greg aceptó y armó un pequeño alboroto cuando echó a unos cuantos para crearnos el reservado lo más cerca posible de la puerta trasera. Fase 1 completada.

-Gracias, Kev –le dije- ¿Qué haríamos sin nuestro hermano mayor?

-Morirse del asco, seguro –dijo él con una sonrisa – vamos a esperar a las "princesitas encantadas".

Entramos en el reservado sin que nadie se diera cuenta. ¡Era perfecto! Podíamos ver sin ser vistos, así que en seguida Joe y yo estábamos vigilando la puerta de entrada, nerviosos. Nos asustamos varias veces, porque vimos algo rojo entrando, pero al final eran o chaquetas rojas o camisetas rojas, pero ningún vestido. Ya eran las 8:05 y no habían aparecido cuando de pronto...

-¡Nicholas! –Joe empezó a reír escandalosamente –¡Mira a esa que acaba de entrar!

Giré la cabeza esperando ver a la chica del vestido rojo, pero en su lugar vi a una loca que, sin tener en cuenta de que iba muy bien vestida, llevaba... ¡¿un bigote falso?

-¡Qué daño le has hecho al mundo! –le dije a Joseph. Él seguía riendo.

-Pero, ¡es divertidísimo! Me encantaría poder conocerla... Está loca, tal y como a mí me gustan –dijo.

-¡Miren, alguien la sigue! –dijo Kevin.

Una chica apareció corriendo detrás de ella. Tenía las mejillas rojas, suponía que por culpa de la carrerita que había tenido que hacer persiguiendo a su amiga. Pero entonces me fijé: ¡era April! Llevaba un vestido rojo con sandalias y una chaqueta negra, el pelo rizado suelto e intentaba sujetar a su amiga... Liz? Joe pareció darse cuenta en el mismo momento que yo de que esas chicas eran "nuestras citas".

-Nicholas, hermano mío... ¡eres un genio! –dijo Joe asombrado.

En ese momento no podía hacer otra cosa aparte de mirar a esa chica a la que había llamado por error hacía 5 días. Mi corazón iba cada vez más rápido y sentía que tenía ganas de levantarme a bailar claqué encima de la mesa, pero me tuve que contener.

Las chicas miraron alrededor, intentando averiguar quiénes éramos, pero el reservado era perfecto y no nos podían descubrir. Cuando pagaron sus bebidas, se acercaron a nuestro puesto, ya que habían encontrado sitio justo al lado del panel que nos ocultaba, así que pudimos escucharlas.

-Liz, ¿era necesario ese bigote? –preguntó April. Joseph me miró aguantándose la risa.

-Por supuesto. Si a Adam no le gusta mi bigote, será mejor saberlo desde un principio, ¿no crees? –le contestó Liz.

Yo no sabía qué hacer. Si hablaba con mis hermanos estaba seguro de que ellas nos oirían y nuestro secreto sería un desastre. Sin embargo, Joe parecía a punto de explotar de la risa que se estaba conteniendo.

-Qué raro este reservado ¿no crees? –preguntó April.

-Seguro que ahí dentro hay una pareja dándose el lote –contestó la amiga -. ¡Eh, ustedes! ¡vayanse a un hotel!

Esto último lo dijo gritando, lo cual fue demasiado gracioso para Joseph, que rompió a reír como un loco. Yo rezaba para que a Kev no se le ocurriera reírse, ya que su risa era demasiado característica y estaba seguro de que se darían cuenta.

-¡Mierda! –dijo Liz. –Se me quedan los pelos del bigote en el frappuccino –Joe estaba rojo de la risa.

-Nicholas, ¡me encanta! –susurró mi hermano.

-¿Crees que tardarán mucho? –le preguntó April a Liz -¿y si no vienen?

-Seguro que sí –contestó ella –llama a Jack si quieres y le preguntas.

¡NOO! ¡Si llamaba oiría mi móvil sonar al lado! Decidí adelantarme y le envié un mensaje rápidamente:

"Ya llegamos, siento la tardanza"

Oí cómo le llegaba.

-Vale, dicen que ya llegan –le dijo April a Liz. Mientras, la amiga seguía ocupada quitando pelos de su frappuccino.

Miré a Kev. Era el momento de la fase número dos: hacerles llegar una nota por medio de Greg para que entraran al reservado. Kevin me miró y me enseñó su móvil. Había un mensaje de papá. Teníamos que volver inmediatamente. Le dije que no con la cabeza, no podíamos hacerles eso; se enfadaría para siempre. Joe también parecía molesto, ya que le había gustado demasiado la chica como para dejarla ahora así como así. Pero las normas eran las normas, así que sólo nos dio tiempo a escribirles una nota antes de irnos disimuladamente por la puerta trasera.

No llegaban, y estaba segura de que todo había sido una broma de al gusto y que ahora Jack y su hermano Adam estarían riéndose bien de nosotras. Alguien tocó mi hombro.

-Perdona, ¿eres April? –me preguntó.

-Sí, soy yo –no era Jack, ni tampoco Adam. Parecía un empleado del Starbucks.

-Hola, soy Greg, el encargado. Tengo una nota que me han dejado hace unos segundos unos chicos: Jack y Adam. Me han pedido que se las diera.

Liz prácticamente se la arrancó de las manos al pobre hombre.

-Gracias –murmuré -¿hace mucho que estaban aquí?

-Sí, bastante –y se fue.

Liz empezó a leer la carta:

"April, siento mucho que no hayamos podido hablar en persona, pero hemos tenido que irnos rápidamente porque nos ha surgido algo. Por favor, no te enfades. estas muy bella de rojo. Jack."

¡Nos habían dado plantón! Liz me sacó de mi nube.

-¡Hay una para mí! –dijo.

"Liz, me encanta tu bigote. Adam."

-¡Oh! ¡Le encanta mi bigote! –gritó Liz -¿dónde crees que estarían escondidos?

La verdad, no lo sabía. Se tendría que disculpar mucho y muy bien para que le perdonara esto.

Tuvimos que movernos un poco cuando los camareros empezaron a desmontar el privado que teníamos al lado. Al echar un vistazo, descubrimos que los que habían estado allí se habían dejado sus vasos medio llenos, y casi morimos cuando leímos los nombres escritos en ellos: Joe, Kevin y Nick. ¿Era posible, o sólo otros que también se llamaban así? ¿Habían estado los Jonas Brothers a nuestro lado y no nos habíamos dado cuenta? Liz empezó a pegar saltitos y a ponerse roja.

-¡No...me...lo puedo creer! –nos dejamos caer en los sofás de golpe. Increíble.

-¡Y yo les he dicho que se fueran a un hotel! –murmuró Liz.

De repente, y sin esperármelo, Liz se puso a llorar.

-¿Qué te pasa, Lizzie? ¿Porqué lloras?

Ella siguió llorando, sin contestarme, miraba su frappuccino y luego hacia donde minutos antes habían estado los Jonas.

-Y... ¡encima mi frappuccino aún tiene pelos!
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
.:::PunkGirl:::.
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1213
Edad : 19
Localización : I love Jonas & Punk
Fecha de inscripción : 02/09/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 7th 2011, 14:47

:O muero de la risaaaa!!! proble lizz!! siguela prontoo!! please!
Volver arriba Ir abajo
Netty!
Forista!


Cantidad de envíos : 81
Fecha de inscripción : 01/03/2011

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 7th 2011, 15:26

HAHAHAHA
ME ENCANTA, ES SUPER CHISTOSA HAHAHAHAHA!!!!
SIGUELAA!!!
Volver arriba Ir abajo
aBii
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2856
Edad : 26
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 01/06/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 7th 2011, 17:45

OMGGG!!!!!!!!!1
la amoooooooooooo
me encantoo
siguelaaaaaaaa por favooooor Very Happy
amo el bigote de liz jajajajaja
Volver arriba Ir abajo
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 8th 2011, 11:41

CAPÍTULO 3- SORPRESAS Y MÁS SORPRESAS

Me habia decidido a no hablarle nunca más. No le perdonaría nunca que nos hubiera dejado tiradas, o al menos eso pensé los 3 primeros días. Había sido capaz de ignorar sus llamadas insistentes y de borrar sus mensajes (algo que me había sorprendido incluso a mí misma), pero al cuarto día... la cosa cambió.

Me levanté más o menos animada ya que nos encontrábamos a mitad de semana, era miércoles y después de darme una ducha, empecé a secarme el pelo para ir a clase cuando Liam entró corriendo al baño.

-¿Qué quieres, pequeño sapo? –le pregunté.

Me miró con sus enormes ojos verdes ¿porqué yo no tenía unos iguales?

-Hermanita, encima de que vengo para darte una noticia extremadamente sorprendente, tú me tratas así...

-No te hagas el falso ofendido conmigo –le dije. Me sorprendía lo maduro que podía ser a veces al hablar -¿Qué pasa?

-Si lo quieres saber tendrás que ir a la puerta. Un mensajero tiene algo para ti.

¿Algo para mí? Desconfiaba un poco de Liam, ya que él era mundialmente conocido por sus bromitas pesadas.

-De verdad. Mamá me ha dicho que sólo lo puedes recoger tú –afirmó.

Dejé el secador y bajé a ver qué sorpresita me tenía guardada el destino. Cuando llegué a la puerta, estaba toda la familia agrupada, mirando con curiosidad al mensajero. ¡Mamá estaba coqueteando con él! ¿cómo podía ser tan desconsiderada? Y encima lo hacía con su madre anciana y sus dos hijos presentes. Creí morirme de la vergüenza, ¡pero si hasta desde las escaleras se podía ver el anillo de casado en la mano del mensajero!

-ok ok ya estoy aquí –les dije a los presentes -¿dónde tengo que firmar?

-¿Eres April Bailey? –me preguntó con desconfianza.

-Sí, soy yo –el hombre levantó aún más la ceja –Oiga, si quiere le enseño mi documentación.

-No, creo que no hará falta –dijo –¡Chicos, traiganlo!

Inmediatamente, unos 10 hombres entraron en casa llevando cada uno 2 ramos de rosas rojas. Cuando por fin todos descargaron, "el mensajero jefe" sacó de su bolsillo interior un sobre y me lo entregó. Reconocí enseguida la letra con la que alguien había escrito mi nombre en el sobre: ¡era de Jack!

-Oiga, -le pregunté al hombre -¿quién lo ha enviado?

-Señorita, la persona que lo ha enviado sólo ha dicho "llévalo y ya".

Me quedé de piedra. Así que "llévalo y ya" no?

-Ok, muchas gracias –cogí el sobre y le cerré la puerta en las narices al hombre.

Antes de que empezara el interrogatorio policial por parte de Nana, mi madre y Liam, eché a correr hacia mi cuarto y me encerré. Miré un momento el sobre, ya que me costaba decidir qué iba a hacer. Tenía dos posibilidades: leerlo o quemarlo. Pero si se había tomado tantas molestias para contactar conmigo, valía la pena leerlo, ¿no? Decidí llamar a Lizzie. Pero antes...

-Mamá, ¿me puedo quedar hoy en casa? No me siento muy bien –grité a mi madre a través de la puerta cerrada. Yo sabía que ella estaba allí con la oreja pegada.

Oí cuchicheos entre Nana y ella y a Liam refunfuñar.

-Sí, claro, cielo. ¿Necesitas algo? –preguntó al fin mi madre.

-No, de momento no –le dije. Me dirigí a abrir la puerta de mi habitación unos 20 centímetros -¿Vas a estar hoy en casa?

-Bueno, tengo que llevar a Liam al colegio hoy, y luego tu abuela y yo iremos a hacer unas compras. Así que hasta la hora de la comida no estaremos por aquí.

-Pero, si quieres, me puedo quedar yo contigo –dijo Nana.

-No, no hace falta, de verdad –le dije- Salgan y compren muchas cosas.

Les di un beso a cada una y a Liam le revolví el pelo.

-April, ¿qué hacemos con tus ramos de flores? Los 20 no caben en tu cuarto –dijo Nana.

¡Se me habían olvidado! Mis ramos de flores...

-No, todos no caben en mi cuarto –me quedé pensativa un momento -¿Qué te parece si los repartimos por las habitaciones de la casa? Pero, guardo alguno para mi habitación, ok?

Después de asentir, se fueron y yo me dejé caer en la cama. ¿Qué iba a hacer antes? Ah sí! Llamar a Liz. El teléfono dio 5 tonos de llamada cuando por fin lo agarró.

-Estoy muerta, no me hables –y colgó.

¿Qué? ¿Qué le había pasado? Conociéndola, podía ser desde que se le había roto una uña a que su casa se había incendiado. Volví a llamarla, y esta vez lo agarró enseguida, pero no me dejó hablar.

-April, no te lo vas a creer... ¡he recibido un paquete de parte de Adam! Y ¿a que no adivinas qué era?

-Ni idea –le dije intrigada.

-¡Un peine para el bigote falso! Debió de ver que se me quedaban los pelos en el frappuccino y me ha enviado un peine. Y eso no es todo; también una nota: "si lo peinas con amor y ternura, los pelos rebeldes no se quedarán en lugares que no deben. Te quedaba muy bien ese bigote. No puedo esperar a que nos veamos. Adam"
Te juro que he muerto. Por cierto, ¿vas hoy a clase?

-No, no voy. ¿y tú?

-No, no puedo! Estoy en estado de shock. Y, bueno... mis padres me dejan porque cuando lo recibí me he caí de la silla, literalmente.

-Pues, a mí también me ha pasado algo.

-¿Qué? Vamos, cuenta ya traidora.

Le conté todo, desde que me estaba secando el pelo hasta la pequeña charla con Nana y mamá.

-Liz, ¿sigues ahí? –no contestaba y empezaba a preocuparme.

-Pero, ¿qué haces hablando conmigo? Vete a leer esa carta INMEDIATAMENTE –y colgó.

Si hasta ella lo decía, tenía que hacerlo. Me incorporé en la cama, sentada y cogí el sobre otra vez. Lo abrí y cayeron 2 cosas: una carta y una foto. Miré primero la foto. En ella aparecía una loca con bigote seguida por una chica sudorosa y descompuesta entrando en el Starbucks, ¡éramos Lizzie y yo! Decidí empezar a leer la carta:

"Hola April: después de intentar de todas las formas posibles hablar contigo para pedirte disculpas por lo del sábado, he decidido enviarte esto porque sabía que no podrías resistirte a leerlo. Lo siento mucho. Siento muchísimo que no pudiéramos conocernos el otro día, al menos personalmente. Siento mucho haberte hecho perder el tiempo y entiendo que hayas estado enfadada conmigo. Si hago todo esto es porque me importas, es decir, me importa nuestra amistad y no quiero estropear algo que está empezando, sería una lástima, la verdad... Si te estás preguntando cómo he conseguido tu dirección... es fácil. Sé que te mueres de curiosidad, así que cuando te vuelva a llamar, ¿me atenderías el teléfono? Espero que sí. Hasta pronto. –Jack."

No lo podía creer. Tenía la poca vergüenza de decirme que estaba aún interesada en él. No lo pude evitar y una sonrisita apareció en mi cara. Pero... ¿qué hacía sonriendo? Tendría que estar enfadada con él. Pero no podía... Me levanté y puse música, Jonas Brothers, por supuesto. Me puse a bailar como una loca cuando sonó el móvil. Pegué un salto y contesté sonriente.

-¡Holaa!

-Vaya, qué buen humor –dijo Jack. De repente, me acordé de que tenía que estar enfadada con él... ¡pero era imposible!

-Espera que baje la música.

-Un momento, ¿son los Jonas Brothers? –parecía sorprendido.

-Sí –contesté -¿algún problema con ellos?

-No, no... ninguno –y se echó a reír.

-¿De qué te ríes? –le pregunté.

-No sabía que te gustaran los Jonas.

-¡Claro que me gustan! Son geniales.

-Sí, ya claro...son geniales por su música o porque te parecen guapos? –preguntó.

-Ambas cosas, en especial uno de ellos –le dije muerta de la vergüenza –pero, ¡calla! me distraes! ¿cómo conseguiste mi dirección?

Él se reía escandalosamente.

-Sabía que querrías saberlo –dijo- Muy fácil, digamos que tengo contactos.

-ok, señor importante... ¿qué contactos son esos?

-Conozco al encargado del Starbucks al que fuimos el sábado pasado y, bueno... ¿pagaste con tarjeta de crédito, no? Ahí vienen todos los datos.

Me quedé boquiabierta.

-Eso es delito, ¿lo sabes? –le dije indignada –te puedo denunciar.. ¿y si eres un estafador?

-Pero no lo soy. También conseguí la foto de la cámara de seguridad.

-Eres un vil maníaco retorcido –y colgué.

Al poco rato empecé a sorprenderme a mí misma. La verdad era que se había esforzado mucho por hacerse con mi dirección. Dejé el teléfono y seguí bailando.

¿Así que yo era "un vil maníaco retorcido"? Cuando colgó no pude evitar sonreír como un tonto. Esta chica era genial, nunca sabía por dónde me iba a salir. Recibí un mensaje suyo:

"Maníaco, muchas gracias por las flores. Me encantan"

Qué simpática, pensé con ironía. Ahora yo era un maníaco. Le contesté:

"Me gusta que te gusten. No soy un maníaco, tú eres la inocente. Puedo hacer más de lo que te imaginas"

Después de enviarle el mensaje, fui a hablar con Kev.

-¿Qué haces, Kevin? –le pregunté.

-No, nada... –escondió el móvil. Sospechoso -¿Qué quieres, Nicholas?

-Pues, estaba pensando... ¿crees que sería posible que organizáramos un concierto este fin de semana en Pasadena?

Kevin me miró sorprendido.

-¿La ciudad de esa chica? Cómo se llamaba... ¿April? –dijo.

-Sí, ella... es que... –entró Joe interrumpiéndome con el gorro de la ducha aún puesto –Joe, ¿qué haces con el gorro? ¿estabas en la ducha?

-No, estaba en mi cuarto, pero eso es otra cuestión –dijo- Quieres organizar una fiestecita sin consultarme, ¿no?

-No es eso, es que quiero actuar allí. He estado leyendo blogs y la verdad es que tenemos muchas fans allí –mentí.

-ok, entonces April te ha dicho que le gustan los Jonas Brothers –dijo Kev poniendo los ojos en blanco. –Vamos a hablar con papá, a ver qué podemos hacer.

Al día siguiente, acababa de llegar a casa del colegio cuando mi teléfono empezó a sonar. Era Liz.

-Dime Lizzie, nos acabamos de despedir –le dije.

Acabo de ver un túnel y al fondo una luz blanca, eso significa que ya estoy muerta? –me preguntó –Cuando acabes de comer, date una ducha tontuela, y ven corriendo a mi casa.

No le pude decir nada, ni aclararle que la tontuela era ella por llevar todos los días la camiseta de los Power Rangers (había cumplido su promesa), aunque yo sabía que la lavaba todos los días. Al segundo de colgar, mi teléfono sonó otra vez.

-Hola April –era Jack. Empecé a temblar.

-Jack –dije. Quería parecer fría y fingir que no me ponía nerviosa su voz -¿tú nunca tienes nada que hacer?

-Sí, muchas cosas, pero tendrías que estar contenta de que saque tiempo para ti.

-Nadie te obliga –le dije –Ya me buscaré a otro que tenga la voz sexy.

Un momento, ¿dije eso en voz alta? Jack empezó a reírse.

-Así que tengo la voz seductora y sexy ¿no? –dijo poniéndola irresistible -¿Qué te parece si esta voz seductora te dice que quiere volver a quedar contigo?

De fondo pude oír a alguien.

-¡Y esta voz más seductora aún, también quiere quedar con Liz! –era Adam. Mierda, eso estropeaba el romanticismo del ambiente. Creía que Jack estaba sólo.

-Adam, ¡vete! –oí forcejeos y una puerta cerrarse.

-¿Desde cuándo está escuchando? –le pregunté.

-No mucho, sólo lo de que quería quedar contigo.

Me tranquilizó oír eso.

-Pues ya hablaremos sobre eso. Aún me estoy pensando si perdonarte o no –le dije con sonrisa maliciosa.

-Tengo todo el tiempo del mundo para ti, así que cuando quieras avísame. ¡Ah! Y si necesitas que una voz sexy te diga lo guapa que te ves de rojo, también avísame.

En ese momento morí. Ahora entendía a Liz.

-¿Qué haces este fin de semana? –pregunté para cambiar de tema.

-Pues, estoy ocupado... viaje familiar –me dijo -¿y tú?

-Ni idea, supongo que sesión de cine.

-¿Con tu novio? –preguntó algo decepcionado. Me reí.

-No, con mi mantita, mis palomitas y el sofá de mi casa. ¿Te parece eso? Ah, sí! Y quizá con una loca bigotuda.

Ahora el que se reía era él.

-Perfecto. Oye, tengo que irme... hay algo que hacer.

-ok, yo también, Liz me espera y no quiero que se arranque los pelos de la cabeza por la ansiedad.

-Claro, claro... bueno, pues... ya hablaremos, ¿no? –dijo.

-Sí, cuando quieras. Cuídate, Jack.

-Tú también April... Un beso.

Me quedé repasando un momento la situación: él me había visto y aún así quería volver a quedar conmigo, me había "sugerido" que llenara mi armario de cosas rojas y no le había molestado que hubiera dicho que su voz era muy sexy. Ah! Y se alegró de saber que no tenía novio. Interesante...

Hice todo lo que tenía que hacer y corrí a casa de Lizzie.

-¿Porqué has tardado tanto, pedazo de tortuga? No, ¿qué digo? Hasta las tortugas van más rápido que tú.

-Espera, no te aceleres. Me llamó Jack.

-¿Y a quién le importa Jack? Mira esto. –Me llevó a su habitación, donde tenía el ordenador. Tenía internet abierto justo en la página del blog de los Jonas Brothers en myspace.

-Han publicado una nueva entrada. Haz el favor de leer...

"¡Hola a todos! Estos días han sido increíbles para nosotros ya que hemos tenido muchas actuaciones y entrevistas, además de que seguimos ensayando para nuestro tour de verano y trabajando en nuestro nuevo cd. Hemos sido informados de que tenemos muchos fans en Pasadena, California, así que como premio a su apoyo, este sábado (¡pasado mañana!) actuaremos en un concierto de 3 horas en el Estadio de la ciudad. Más abajo, las indicaciones. ¡Nos vemos allí! –JB. Kevin, Joe y Nick"

Sentí que me desmayaba. ¡Venían a la ciudad!

-Liz, tenemos que conseguir entradas como sea.

Me miró con aire de superioridad y se levantó hacia su mesita de noche. Abrió el cajón y sacó 2 papelitos rectangulares con un revoloteo de mano.

-¡Tachaan! –dijo.

Me abalancé sobre ella y empecé a abrazarla, ¡había conseguido entradas ya!

-Liz, te quiero! Eres mi heroína, nunca más me meteré contigo...

-Sí, sí, pero apártate de mi... jajaj Vamos a ir a ver a los Jonas, pero antes... ¡vámonos de compras!

Estuvimos el resto de la tarde de tienda en tienda y cuando por fin llegué a mi casa, coloqué con amor la ropa en mi armario, lista y dispuesta para el sábado. Al final me había decidido por un vestido atado al cuello de color azul cielo y unos zapatos estilo bailarina planos del mismo color. Liz insistió en que llevaría su camiseta de los Powers Rangers y unos shorts vaqueros que realzaban sus piernas. Como zapatos, acababa de comprarse unas flamantes Converse rojas. Perfectas. El concierto era el sábado a las 10 de la noche, así que estaríamos todo el día haciendo cola. Me eché en la cama pensando en que al día siguiente tenía clase, y encendí la radio, cosa que no solía hacer a menudo ya que aborrecía la música que ponían. Pero algo hizo que diera un salto:

"Bueno, bueno, oyentes... tenemos una sorpresa para todos ustedes! Como ya saben, el sábado, ESTE sábado, los Jonas Brothers estarán en concierto en Pasadena y... ¡SORTEAMOS UN PASE DOBLE PARA BACKSTAGE, EN EL QUE PODRÁN CONOCER A JOE, NICK Y KEVIN EN PERSONA, ADEMÁS DE UN SITIO RESERVADO EN PRIMERA FILA PARA EL CONCIERTODE ESA NOCHE! Lo único que tienes que hacer, y es muy fácil si eres fan de verdad, es contestar a una pregunta muy sencilla: ¿cómo se llama el hermano pequeño de Kevin, Joe y Nick? Abrimos las líneas en 2 minutos"

Agarré el teléfono y dejé el número preparado. Esperé y cuando creí que sería la hora, llamé. Un toque, dos toques... no me lo agarraban. Se colgó. "Mierda!" volví a llamar, pero me dio como ocupado. "Mierda doble!" con las esperanzas por el suelo, marqué otra vez...

-¡Hola, hola! ¡Estás en directo en Radio Pasadena! ¿Cómo te llamas? –era el locutor. ¡Genial, había entrado!

-Eeh.. hola! Me llamo April...

-¡Hola April! Bienvenida! Y dime, ¿sabes cómo se llama el hermano pequeño Jonas?

-Sí! El más pequeño se llama Frankie, y lo llaman el Bonus Jonas –contesté rápidamente.

-Excelente! ¡has conseguido el pase April! Ahora mis compañeros te tomarán los datos, ¡gracias por llamar!

Cuando un chico me dijo dónde tenía que ir a por los pases (2 pases!) y colgué, me dejé caer sobre la cama de nuevo. ¡En sólo 2 días los tendría frente a mi! Mi móvil vibró.

-¿Si? –dije.

-¡TE AMO! Eres la mejor! Te escuchéen la radio. Yo también llamaba pero no he podido porque una estúpida se me ha adelantado.

-Liz, esa "estúpida" era yo. Además, ¿quién te ha dicho que eres tú la que me acompañará? –le dije. Oí sus resoplidos.

-Más te vale que sea yo... o si no... grr, ya verás si no me llevas... –me reí.

-Claro que vendrás conmigo. Cálmate, sólo quedan 2 días.

Y colgué. Necesitaba dormir. Demasiadas emociones en un día.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
aBii
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2856
Edad : 26
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 01/06/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 8th 2011, 13:50

Dios miooooooooo
me encanto el cap
amo a April y ese nombre es
hermoso aaa y la bigotuda
de Liz esta loquisima la amo tmb
jajaja y pues Joe (mi amado Joe)
y Nick (uff! el chico mas sexy) tan
hermosos los amo tmb jajaja


siguela por favooooooooor!!! no la dejes asiiiiiii
anda siiiiiiiiiiii Razz
Volver arriba Ir abajo
Netty!
Forista!


Cantidad de envíos : 81
Fecha de inscripción : 01/03/2011

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 8th 2011, 15:10

ahhh!!!!!
qe lindo caaap!!!
me encanta esta nove, es superdivertida! tiene de todo, comedia (ja y como no con la loca de liz) y romance (todas esas rosas qe njack le envio a april!!)
ahhh siguela!
Volver arriba Ir abajo
ama-jonatik
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1034
Edad : 23
Fecha de inscripción : 08/12/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 8th 2011, 15:23

ME FASCINO PLISSSSS SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
Netty!
Forista!


Cantidad de envíos : 81
Fecha de inscripción : 01/03/2011

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 9th 2011, 17:20

AHH PORFA SUBE OTRO CAP!
Volver arriba Ir abajo
RomiiDeJonas
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 547
Edad : 20
Localización : Con Nick escuchando musica muy romanticamente <3
Fecha de inscripción : 29/09/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 9th 2011, 22:04

ahaha!!!!
Nueva Lectora!!
me encanta
siguelaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
aBii
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2856
Edad : 26
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 01/06/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 9th 2011, 22:08

SUBEEEEEEEEEEEE!!!!!!!!!!!!
¬¬
Volver arriba Ir abajo
SmileyJonasCyrus
Nuev@


Cantidad de envíos : 18
Fecha de inscripción : 09/03/2011

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 9th 2011, 23:53

Dios Esta Buena :B Me gusto! Siguela!! Porfa!
Volver arriba Ir abajo
Netty!
Forista!


Cantidad de envíos : 81
Fecha de inscripción : 01/03/2011

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 11th 2011, 14:11

siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
ILoveJonas
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 312
Edad : 23
Fecha de inscripción : 28/09/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 13th 2011, 12:20

Hola!!! Very Happy
Soy nueva lectora! Me encanta tu nove!!
Ojalá se confundieran con mi número también... Jajaja

Siguela, please!!! Razz
Volver arriba Ir abajo
aBii
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2856
Edad : 26
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 01/06/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Marzo 17th 2011, 19:47

por que no la has seguido ¬¬
Volver arriba Ir abajo
KRCP
Nuev@


Cantidad de envíos : 37
Fecha de inscripción : 13/12/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Abril 1st 2011, 21:55

Nueva lectoraaa, me encanta, lei tus otras novelas, las ame a igual que los shots, muy buena escritora, espero con ansias el capitulo siguente Smile GP
Volver arriba Ir abajo
aBii
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2856
Edad : 26
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 01/06/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Abril 2nd 2011, 09:50

SIGUELAAA!!!
Volver arriba Ir abajo
aBii
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2856
Edad : 26
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 01/06/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Abril 18th 2011, 22:14

bueno pues que te has creido?? Sad
siguela por favooor!!!
o a caso quieres que muera Sad
Volver arriba Ir abajo
JoyJBjoenicok2
Novia De..


Cantidad de envíos : 565
Edad : 23
Fecha de inscripción : 16/11/2009

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Abril 18th 2011, 23:27

hahaahahahahahah demasiado comica siguela hahaha
ame eso del peine para los bigotes hahahahaha
noo me mataste con eso hahahahaha casi me hago pipi de la risa

siguelaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/JoOy_JB
StayStrong<3
Forista!


Cantidad de envíos : 65
Edad : 21
Localización : Cancun Mexico
Fecha de inscripción : 16/01/2011

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Abril 19th 2011, 21:24

JAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA! NO INVENTES AMEEEEEE tu nove es super comica y super linda JAJAJAJAJA! Ame el capitulo de pelos en mi frappucino JAJAJAJAJA! Dios tienes que seguirla es encerio!
Volver arriba Ir abajo
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Abril 21st 2011, 18:46

WHO IS BACK (?) Wink

HAHAHAHAH ♥
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Abril 21st 2011, 18:48

by the way....

VIERON LAS FOTOS DE JOE Y NICK EN HAWAII (?

asdfghjklñkjhgfdsadfghjklñkjhgfdsadfghjkl I'M SPEECHLESS ♥

Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
aBii
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2856
Edad : 26
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 01/06/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Abril 21st 2011, 20:42

eii como que solo
quien regreso ¬¬

siguelaaaaaaaa!!!!!!!
que nos tienes mega abandonadas
siguela yaaaaaaaa!!!
Volver arriba Ir abajo
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Abril 22nd 2011, 08:20

DEDICARÉ LOS SIGUIENTES CAPÍTULOS A aBii ♥ Wink

HOY LES SUBO CHICAS NO DESESPEREN, YA SÉ QUE LAS ABANDONÉ POR MÁS DE UN MES PERO ENTIENDAN -LA UNIVERSIDAD NO ES FÁCIL- ME CONSUME TODO EL TIEMPO, ADEMÁS MI CARRERA ES FUERTE! Sad

NO SE PREOCUPEN ESTE FIN DE SEMANA LAS PREMIARÉ CON MUCHOS CAPS ♥ USTEDES ME CONOCEN Wink

LAS AMO

Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)   Hoy a las 21:04

Volver arriba Ir abajo
 
A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 10.Ir a la página : 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10  Siguiente
 Temas similares
-
» A Little More Personal ♥ (Nick y Tú)
» A Little More Personal ♥ (Nick y Tú) NOVELA MOVIDA A "DE TODO UN POCO"
» Nuestro destino es estar juntos♥ ♥(Nick y tu)
» Casada a la Fuerza♥ (NICK & TU)
» ♥Amante Y Esposa♥--Nick Y Tu (Adaptaciion)♥

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DE TODO UN POCO-
Cambiar a: