Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
AutorMensaje
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Noviembre 30th 2010, 06:54

Chicas aqui les traigo otra novela, ha costado mucho, pero es muy buena espero que les guste, y espero comentarios jeje por fa digan que parte les gusto del capitulo o cual no (:




Capítulo 1
Isla de Erin, año 1171
___(tn)_____de Renalt podía sentir cómo le quemaban los pulmones. Apenas podía respirar, pero no estaba dispuesta a dejar de correr. Con cada paso que daba, se acercaba un poco más a su ansiada libertad. Podía escuchar el galope de un caballo en la distancia. Él la seguía.
«Soy una tonta», pensó.
Se dio cuenta de que iba a necesitar un caballo, comida y dinero para poder subsistir. Pero no había tenido tiempo para pensar en nada de eso. Había tenido la oportunidad de escapar y lo había hecho. Creía que, aunque no le sirviera de nada y fuera capturada, debía al menos intentarlo.
Era la única manera que tenía de escapar de su prometido. Le bastaba con ver a sir Hugh Marstowe para echarse a temblar. Había estado enamorada de él en el pasado, pero había cambiado tanto que sólo deseaba huir.
El caballo de Hugh iba hacia ella trotando. Sabía que estaba jugando con ella, como un halcón vigilando a su presa. Podría capturarla fácilmente, pero parecía estar disfrutando con la situación y desear que ella le temiera.
Ese hombre la había controlado durante todo un mes, intentando domar a la que iba a ser su esposa. Se había sentido como un perro, obedeciendo en todo momento las órdenes de su amo. Nada de lo que dijera o hiciera era suficiente para ese hombre. Enfurecida, recordó el dolor que le había causado con sus puños.
No tenía fuerzas, pero tenía que intentarlo. Sentía que era su única oportunidad. Odiaba a su prometido y no quería tener que casarse con él. Corriendo por el bosque, se golpeaba continuamente contra árboles y arbustos. Le dolía todo el cuerpo y no le quedaba mucha energía. Sabía que no iba a poder seguir corriendo. Rezó para que sucediera un milagro, para que algo la salvara de esa pesadilla. Sabía que a su lado no podía vivir, ese hombre le estaba quitando la vida y las ganas de seguir adelante.
Se arañó las manos con un arbusto espinoso y la capa se le enganchó en sus ramas. Caía ya la tarde y pronto se iba a hacer de noche. El cansancio se hacía insoportable y tenía los ojos llenos de lágrimas. Con las manos ensangrentadas, tiró de las ramas para liberarse.
—¡___(tn)____! —gritó Hugh tras ella.
Su voz hizo que se estremeciera de terror. Había detenido su caballo a la entrada del bosque. Le bastó con verlo una vez más para reunir las fuerzas que necesitaba para seguir corriendo.
«No puedo volver», pensó. Echó de nuevo a correr y se deslizó entre los nogales hasta llegar a un claro. La hierba estaba cubierta de escarcha y tropezó al intentar subir la escurridiza ladera de una colina.
Le llamó la atención el silencio que invadía ese lugar. Desde su posición en lo alto de la colina, le pareció ver algo de movimiento. Fue entonces cuando vio desde allí a un hombre.
Después vio que había más. Los colores que llevaban le indicaron que se trataba de irlandeses. Detrás de ellos, en el valle, vio a uno que cabalgaba en solitario. A lomos de su caballo, el guerrero llevaba la capa enganchada con un gran broche. No se llevó la mano a la espada, pero se dio cuenta de que estaba muy alerta. Llevaba la cabeza cubierta y no podía verle los ojos, pero le dio la impresión de que irradiaba seguridad.
Alto y con anchos hombros, la observaba con atención. No sabía si era un simple soldado o un noble, pero le pareció que tenía el porte de un rey. Les hizo un gesto silencioso al resto de los hombres y estos se dispersaron y fueron a ocultarse detrás de otra colina.
El corazón comenzó a golpear con fuerza en su pecho, sabía que ese hombre podría matarla. Pero respiró profundamente y lo miró sin flaquear. Fue despacio hacia él, aunque su sentido común le decía que no lo hiciera. Había oído historias horribles sobre cómo trataban algunos guerreros a las mujeres.
Pero ese hombre tenía un caballo. Y ella necesitaba uno si quería escapar por fin de Hugh.
El hombre la miró fijamente. No podía gritar, eso alertaría a su prometido, que la podría encontrar sin problemas. No tenía mucho tiempo para salir de allí antes de que llegara Hugh.
—Por favor —le rogó ella entonces en un susurro—. Necesito vuestra ayuda.
Se preguntó si el hombre la habría entendido. Vio unos dibujos celtas en sus ropas y decidió repetir su petición en irlandés. Le pareció que las palabras conseguían al fin que reaccionara.
Los segundos se le hicieron eternos. Pero entonces, el guerrero hizo girar su caballo y se alejó de allí.
No tardó mucho en alejarse de ella y dejarla sin su única esperanza de escapar.


Joe Jonas maldijo entre dientes, no entendía cómo podía ser tan débil. En cuanto la mujer habló, supo que era normanda. Y, junto con el odio que sentía por esa gente, le sobrevino el incontrolable deseo de ayudarla.
Esa dama había conseguido despertar un fantasma de su pasado. Su cara y su pelo oscuro le había recordado una pesadilla que llevaba dos años intentando olvidar. Cerró un instante los ojos para intentar deshacerse de esa imagen.
Ya la había visto correr por el bosque antes de que ella los viera y le diera orden a sus hombres de ocultarse entre las colinas. Sabía que quien la seguía no pretendía matarla. De otro modo, ya lo habría hecho. La intención del caballero normando había sido capturarla.
Y él, al dejarla allí sola, había permitido que sucediera.
Había tenido que elegir entre la seguridad de sus hombres o la de una mujer que no conocía de nada.
Sabía que había tomado la mejor decisión, pero se sentía muy culpable. Se consideraba un hombre honrado, uno que protegía a las mujeres y a los indefensos. Pero, en esa ocasión, no lo había hecho.
Creía que era demasiado tarde para intervenir. No podía arriesgar sus planes de ataque dejando que otros pudieran adivinar su posición. Su principal baza en esa batalla era el elemento sorpresa y no podía echarlo todo a perder.
Tenía todo muy claro en su cabeza, pero no pudo evitar dejarse llevar por su instinto.
—Quiero cinco hombres que me acompañen hasta la fortaleza —ordenó—. Que el resto rodee la zona. Y encended los fuegos en cuanto anochezca.
—Vais detrás de ella, ¿verdad? —le preguntó el capitán.
—Así es.
—No podéis salvarlas a todas. Además, sólo es una mujer.
—Seguid mis órdenes —repuso él con firmeza.
Sabía que era un riesgo innecesario. Pero había visto el terror en los ojos de esa mujer. El mismo que había visto en su esposa justo antes de que el enemigo la hiciera cautiva.
Recordó lo impotente que se había sentido en esos instantes.
Eligió a los cinco hombres que iban a ir con él y se dirigieron todos hacia la fortaleza de Rionallís. Eran sus tierras, las que le había arrebatado el invasor. Pero, con la ayuda de sus hombres, pensaba recuperarlas.
Rionallís era algo más pequeña que el resto de las fortalezas. Dentro había construido un castillo hecho con madera y barro, al estilo normando. Lo conocía como la palma de su mano y también sabía cómo burlar sus defensas.
Dio una orden y sus hombres se colocaron en sus puestos. Esperó hasta ver que estaban listos y apartó entonces las zarzas que cubrían la entrada. El túnel secreto llegaba hasta el sótano de la fortaleza, donde estaban las habitaciones que usaban para almacenaje.
Miró una vez más la torre del castillo. Era una oscura silueta contra la rojiza luz del atardecer. Rezó rápidamente para salir victorioso de aquélla.
Sintió el frío del túnel en cuanto entró. Llevaba año y medio sin usarlo y le llamó la atención que no había nada almacenado en el sótano. A esas alturas del año, debería haber estado lleno de sacos con cereales y otras viandas. Se dio cuenta de que sus gentes iban a sufrir mucho ese invierno si no los ayudaba.
Aunque no había sabido que su propiedad había sido conquistada hasta entonces, no podía evitar sentirse culpable. En vez de proteger a los suyos, había dejado que la pena lo consumiera y había estado luchando para otros como soldado mercenario. Durante la última primavera, los normandos se habían hecho con Rionallís como si fueran una plaga de langostas. Habían acabado con los víveres de sus súbditos y habían profanado su hogar. Sabía que eran muy pocos hombres para enfrentarse a los normandos, pero él contaba con la ventaja que le daba conocer bien aquel lugar. Estaba decidido a echarlos de allí y no iba a detenerse ante nada.
Fue hasta la escalerilla que daba a una de las chozas de la fortaleza y se detuvo un instante. Habría deseado no haber visto a aquella mujer normanda. Recordó sus aterrados ojos mientras le pedían ayuda.
No entendía por qué no podía odiar a todos los normandos y matarlos sin siquiera pensárselo dos veces. Tenía derecho a la venganza, pero esa mujer lo complicaba todo.
No se le había pasado por alto su belleza. Tenía un rostro dulce y bonitos ojos azules. Era inocente y necesitaba ser protegida. No había podido salvar a su propia esposa de los asaltantes, pero pensó que podría salvar a esa joven.
Pero su decisión no hizo que se sintiera mejor, todo lo contrario. Eso hacía la operación más peligrosa aún. Por otro lado, la mujer les daba la oportunidad de usarla como rehén para recuperar su propiedad. Y después, si ella lo deseaba, podría concederle la libertad.
Subió las escalerillas y sorprendió con su presencia a los que habitaban la cabaña. Se llevó inmediatamente el dedo a los labios para que no gritaran, pero sabía que sus gentes nunca lo traicionarían. El herrero lo reconoció enseguida y tomó su martillo para decirle sin palabras que estaba dispuesto a luchar con ellos.
Fue hasta la puerta de la casa y contó los soldados enemigos que vigilaban el patio de la fortaleza. Decidió que esa misma noche recuperaría Rionallís de las manos del invasor.


—Me alegra tanto ver que estáis bien —dijo sir Hugh mientras la abrazaba.
___(tn)_____apenas podía respirar. Se había quedado sin fuerzas y él había conseguido atraparla. Frustrada, intentó dominarse para no derramar las lágrimas que llenaban sus ojos.
Oscuros recuerdos llenaron en ese instante su cabeza. Sabía lo que él iba a hacerle e intentó no pensar en nada, intentar convencerse de que su cuerpo no era su cuerpo. Era todo lo que podía hacer para soportar el dolor.
No quedaba ya nadie que pudiera ayudarla. Su padre había enviado a unos buenos amigos, sir Peter de Harborough y su esposa, para que fueran sus tutores hasta que él volviera. Pero le habría dado igual no enviar a nadie para protegerla. Ninguno de los dos había sido capaz de entender cómo era realmente Hugh. Lo veían simplemente como un hombre fuerte y autoritario al que sus soldados respetaban.
Cuando les habló de cómo la castigaba, sir Peter se había limitado a encogerse de hombros y a decirle que un hombre tenía derecho a corregir y disciplinar a su esposa.
Pero ella no era la esposa de Hugh. Al menos no lo era por el momento. Y nadie podía decirle nada para convencerla de que era normal que la tratara con tanta crueldad.
Los hombres de su padre tampoco querían intervenir. El último que había tratado de protegerla de sus palizas había aparecido muerto pocos días después. Los soldados obedecían ciegamente a Hugh, le tenían miedo y él se aprovechaba de la situación.
—Temía por vuestro bienestar, aquí sola en el bosque —le dijo Hugh mientras la besaba en la sien.
Pero para ella no era un gesto cariñoso, sino algo que intentaba recordarle que era suya y que no podía hacer nada por escapar. Sabía que le esperaba un fuerte castigo.
Lo miró a los ojos. Recordó que le había parecido apuesto con su pelo rubio y corto y sus ojos azules. Pero, después de saber cómo era en realidad, su rostro no era más que un fiel reflejo de su frío corazón.
—Dejad que vuelva con mi familia, Hugh. No soy la esposa que necesitáis —le dijo con firmeza.
El hombre la agarró por la barbilla.
—Aprenderéis a ser la esposa que necesito.
—Pero hay otras mujeres. Otras con más dinero y posesiones que yo…
Notó que las manos de Hugh bajaban hasta su cintura y, asqueada, apartó la vista.
—Sí, pero ninguna de tan alto rango —repuso él mientras acariciaba su espalda—. Ninguna con tierras como las de Rionallís. Aquí puedo convertirme en rey. Los irlandeses son gentes primitivas, no saben lo que es luchar —añadió él con una sonrisa—. Y vos reinaréis a mi lado. El rey así lo ha ordenado.
Ella se quedó callada. La habilidad de Hugh en el campo de batalla le había hecho ganar los favores del rey Enrique. Cuando Hugh pidió su mano y supo que el propio rey aprobaba el enlace, se dejó llevar por las halagadoras palabras del caballero y, creyendo que era tal y como se mostraba, le había rogado a su padre que la entregara en matrimonio. Había sido la mayor equivocación de su vida.
Hugh la colocó sobre el caballo y montó tras ella. Se estremeció al sentir el cuerpo de su prometido contra su espalda. El hombre tiró de las riendas y ella quedó apresada entre sus brazos. Cuando vio frente a ella la fortaleza, sintió que desaparecían por completo las pocas fuerzas que aún le quedaban.
No podía aceptar su destino. Presa del pánico, no podía pensar en otra cosa que no fuera salir de aquel sitio y evitar la boda. Necesitaba más que nada la ayuda de su padre. Rezaba cada día con fervor para llegar a ver en la distancia los pendones de su familia y a su padre de vuelta. Pero ese día no llegaba nunca.
Entraron por la puerta principal de la fortaleza y vio que los irlandeses la miraban con lástima. Hugh bajó del caballo y la obligó a acompañarlo.
—Debéis estar cansada —le dijo su prometido—. Os llevaré a vuestros aposentos.
Sabía muy bien qué pasaría en cuanto llegaran allí. Cerró los ojos un momento e intentó pensar en una excusa, cualquier cosa que le permitiera al menos retrasar el fatídico momento del castigo.
—Tengo hambre —le dijo—. ¿Podría comer algo antes de retirarme?
—Me encargaré de que os lleven comida después de que hablemos de… de vuestro viaje —repuso Hugh mientras apretaba con fuerza su brazo y la llevaba escaleras arriba hasta su cuarto.
Se le llenaron los ojos de lágrimas, pero no pensaba darle la satisfacción de que la viera llorar.
Se concentró en el dolor que le estaba haciendo en el brazo mientras iban hacia sus aposentos. Entraron y Hugh cerró y atrancó la pesada puerta.
—¿Por qué queríais escapar? —le preguntó entonces.
No dijo nada, no quería enfurecerlo más.
—¿No sabéis acaso que siempre saldré a buscaros? Sois mía y he de protegeros —le dijo Hugh mientras le acariciaba la cabeza y enredaba el pelo en sus dedos.
Ella no se movía y trató de no mirarlo a los ojos.
—El rey ha ordenado que vayamos a visitarlo a Tara —le anunció entonces Hugh—. Nos casaremos allí dentro de unos días —añadió con orgullo—. Puede que me conceda más tierras como regalo de bodas.
Se inclinó sobre ella y la besó en los labios.
—No estéis triste, ya falta poco.
Si intentaba calmarla, estaba consiguiendo lo contrario. Había sido una suerte para ella que el rey Enrique no hubiera aceptado antes las continuas peticiones de audiencia por parte de su prometido. Las alianzas políticas con los reyes irlandeses habían sido la prioridad del monarca, pero había llegado el momento y ella se había quedado sin su última oportunidad de verse libre de aquel hombre.
—No puedo casarme sin la presencia de mi padre —le dijo ella entonces.
—Thomas de Renalt vendrá —repuso Hugh con frialdad—. De hecho, ya debería haber llegado.
—Pero ha estado enfermo —le recordó ella.
Su padre le había ordenado que se quedara en Rionallís aunque no estuviera él. Acompañada por algunos soldados y los tutores que había enviado con ese propósito, su padre había pensado que estaría segura en aquel lugar. Había conseguido sobornar a uno de los clérigos para que enviara cartas a su padre en las que le pedía que diera por terminado el compromiso matrimonial. La última la había enviado una semana antes.
Pero Thomas de Renalt no había contestado ninguna de sus misivas y temía que Hugh hubiera podido interceptar los mensajes de alguna manera.
—No pienso seguir esperando a que llegue —anunció su prometido—. No sé cuáles son las intenciones del conde, pero los documentos en los que me concede vuestra mano están firmados. Con su presencia o sin ella, seréis mi esposa.
—Nunca me casaré con vos —exclamó ella fuera de sí—. No me importa lo que diga el rey.
Hugh le dio un puñetazo en la nuca. El dolor fue tan intenso que le zumbaron los oídos, pero se controló para no gritar.
—No habéis perdido las ganas de responderme, ¿verdad? —masculló él entre dientes.
Tragó saliva. Sabía que había sido un error provocarlo con sus palabras. No podía luchar contra él. Hugh era mucho más fuerte y le convenía obedecerlo sin rechistar. Así lograba a veces que fuera un poco más magnánimo con el castigo. Intentó controlarse para no volver a desafiarlo.
Lo miró a los ojos y vio que le sonreía. Era un gesto despreciable que cada vez odiaba más.
—Quitaos la ropa —le ordenó.
Se le hizo un nudo en la garganta al escucharlo. No podía soportar que la tocara. Durante las últimas semanas, su prometido había disfrutado mucho humillándola cada vez un poco más. Si ella se negaba a hacer lo que le pedía, Hugh la golpeaba con furia hasta que caía desplomada al suelo. Aunque aún no la había despojado de su inocencia, sabía que era cuestión de tiempo. Se quedó sin aliento al pensar en ello.
Hugh, al ver que no se quitaba la ropa, le dio un fuerte puñetazo en el estómago que hizo que se doblara por la mitad. Se agarró el vientre sin poder ahogar un grito de dolor. No podía creer que su existencia fuera a ser así, que fuera a tener que ser humillada y sufrir tanto cada día de su vida.
Abrumada por los pensamientos, cerró los ojos. Sabía que otras mujeres en su lugar podrían llegar a quitarse la vida, pero ella no quería arriesgarse a condenar su alma. Hugh era dueño de su cuerpo y de su destino, pero no iba a dejar que determinara también a dónde iría a parar su alma durante toda la eternidad.
Vio que Hugh sacaba la daga de su vaina y sintió que se le paraba el corazón al ver el filo del arma. Con un ágil movimiento, el hombre cortó los lazos de su corpiño hasta que su vestido cayó al suelo. Vestida sólo con sus enaguas, intentó cubrirse con pudor.
—Me pertenecéis, ___(tn)_____—le dijo Hugh mientras dejaba la daga sobre la mesa e iba hacia ella.
Miró de reojo el arma. Se apartó para evitar otro puñetazo y se echó sobre la mesa. La daga cayó al suelo.
—Por favor —susurró ella entonces—. Lo siento.
No era verdad, no se arrepentía de nada, pero creía que así podría espaciar los golpes y atenuar un poco la paliza. Le dolía cabeza y un hilillo de sangre caía por su mejilla.
Hugh comenzó a quitarse la ropa, revelando poco a poco su fuerte cuerpo.
—No, no lo sentís en absoluto. Pero lo sentiréis…
Se acercó a ella en dos zancadas.
—Ha llegado la hora de que aprendáis a ser una esposa obediente —le dijo mientras agarraba con una mano su nuca—. Ocurrirá muy pronto, ___(tn)_____—añadió mientras la besaba con violencia—. No sabéis cuánto placer puedo daros…
—No… —susurró ella.
—No deseo forzaros —repuso Hugh entonces con algo más de amabilidad—. Ya podría haberos tomado si así lo hubiera querido, pero soy un hombre paciente y comprensivo. Ofreceos voluntariamente y os mostraré las ventajas que tiene ser obediente. Os conozco mejor que vos misma. Aunque tratáis de resistiros, sé que deseáis que os toque.
«Nunca lo desearé», pensó ella.
No podía soportar la idea de que ese hombre la tocara. Se le revolvía el estómago sólo con pensarlo. Levantó con orgullo la cara y se fijo en sus despiadados ojos azules. Era atractivo, pero no sentía más que asco por él. Le escupió entonces.
—Os odio —soltó de repente.
Vio cómo Hugh cerraba con furia los puños. Fue hacia ella y le dio un puñetazo en la mejilla. El golpe hizo que cayera de rodillas al suelo. No pensó en el dolor y agarró disimuladamente la daga que yacía sobre la alfombra.
Sin que Hugh la viera, escondió el arma bajo sus enaguas.
Agarraba la empuñadura con fuerza. No estaba acostumbrada a usar armas y no sabía si tendría el coraje de llegar a utilizarla. Tenía muchas dudas, pero el miedo era más fuerte y se dio cuenta de que tenía que agarrarse como fuera a las pocas oportunidades que le surgían.
Sonaron entonces fuertes golpes en la puerta y miró extrañada hacia allí.
Hugh maldijo entre dientes y se puso de nuevo su túnica antes de abrir.
—¿Qué ocurre?
—Nos atacan, mi señor —le informó un criado—. Unos invasores irlandeses han prendido fuego al cercado exterior.
—Quedaos aquí —le ordenó Hugh.
Se quedó de repente sola. El destino le daba un respiro. Se apoyó en la pared. Estaba conmocionada, no sabía qué hacer. Estaba helada y el dolor era casi insoportable. Agarró la fina tela de las enaguas, como si así pudiera protegerse de algo. No se sentía aliviada, sabía que Hugh regresaría tarde o temprano para seguir castigándola.
Estaba aterrada. Soltó la daga. Había perdido la oportunidad de defenderse de él con el arma.
Tenía el pelo revuelto y vio que sangraba cerca de la nuca. Se quitó el velo. Su pelo, oscuro y largo, ocultaría la herida.
Podía oír voces en la planta baja. Se sentó y apoyó la frente en las rodillas intentando recuperar sus fuerzas. Si estaban siendo atacados, tendría otra oportunidad para escapar de allí.
Se puso en pie muy despacio. Le dolía tanto el cuerpo que temió que Hugh le hubiera roto alguna costilla. Le dolía el costado cada vez que respiraba. Se agachó para recoger su vestido y se lo puso con dificultad. Los cordones estaban todos cortados, pero al menos así tenía menos frío.
«Tengo que salir de aquí», se dijo.
Era su última oportunidad y no podía dejarla escapar.
Un ruido atrajo su atención. Se giró hacia un gran tapiz que cubría una de las paredes de su dormitorio. Vio que se sacudía. Asustada, dio un paso atrás. No sabía de qué se trataba. El instinto le decía que debía estar alerta. Volvió a agarrar con fuerza la daga.
Un hombre salió entonces de detrás del tapiz. Iba completamente armado. Se le fueron los ojos a la gran espada que empuñaba. Llevaba una túnica verde oscuro que caía hasta sus rodillas. Reconoció el broche que sujetaba su capa a un lado. Era el soldado que se había encontrado en las colinas. Su presencia emanaba autoridad y recordó enfurecida que no había querido ayudarla.
—¿Quién sois? —le preguntó.
El caballero tenía el pelo largo y oscuro como la noche. Una antigua y fina cicatriz cruzaba una de sus mejillas.
—Soy Joe Jonas—le dijo.
La túnica no ocultaba su fuerte y musculoso cuerpo. Se dio cuenta entonces de que ese hombre podía ser más peligroso aún que Hugh.
—¿Cómo os llamáis vos, señora? —preguntó él mientras se cruzaba de brazos.
Sus ojos verdes la miraban con interés, como si estuviera intentando decidir si podía confiar en ella.
—Soy ___(tn)_____de Renalt.
Jonas siguió mirándola.
—¿Qué os ha pasado?
Recordó entonces que su vestido estaba rasgado y se cubrió lo mejor que pudo.
—Me castigaron por escaparme.
—¿Quién?
Dudó un segundo antes de contestarle, pero lo hizo después con la verdad.
—Sir Hugh Marstowe.
—¿Por que os perseguía?
—Porque me negué a entregarme a él.
Vio cómo se endurecían los ojos de ese hombre y su gesto se tornaba duro como la piedra, como la de las montañas de esa zona del país.
—Podría matarlo por lo que os ha hecho si eso es lo que deseáis.
—Perdisteis vuestra oportunidad —repuso ella enfadada—. Podría haber conseguido escapar para siempre de él, pero os quedasteis parado y os negasteis a socorrerme en las colinas.
—Aún puedo hacerlo —repuso él con voz amable—. Ahora estoy aquí.
Ese caballero era un intruso, un desconocido y alguien que se había negado a ayudarla, pero vio algo en su rostro que la sorprendió. Le pareció que hablaba con sinceridad. Quizá fuera sólo un bárbaro cuyo único objetivo fuera hacerse con Rionallís, pero había notado algo en el timbre de su voz que le hizo reconsiderar sus opciones.
Creía que era mejor aprovechar esa oportunidad que esperar a que regresara Hugh. Si tenía que elegir entre quedarse allí o irse con un forastero, decidió que merecía la pena arriesgarse con Joe jonas.
—Sería suficiente con que me ayudarais a salir de aquí —le dijo mientras bajaba la daga—. ¿Cómo habéis conseguido entrar?
Jonas apartó el tapiz y le mostró un estrecho hueco en la pared. Había un pasadizo dentro del muro y vio una cuerda allí enganchada.
—No esperaréis que salga por ahí, ¿verdad? —le preguntó asustada.
La idea de caer desde esa altura era suficiente para estremecerla.
—No, saldremos por otro sitio —repuso él con determinación—. Venid.
—¿Adónde?
—Bajo las escaleras. Pero, si he de ayudaros, es con una condición.
—¿Cuál?
—Seréis mi rehén.
Sus palabras le hicieron dudar. No conocía a ese hombre y no sabía si estaba en peligro.
Pero recordó que había vuelto a por ella y que quería ayudarla.
—No me entregaréis a ese hombre, ¿verdad?
—No. Pero creo que con vos como rehén ganaremos algo de tiempo.
—¿Por qué atacáis esta fortaleza?
—Porque yo soy el propietario legítimo de Rionallís.
Decidió que no era el mejor momento para llevarle la contraria y decirle que esa propiedad formaba parte de su dote. Sobre todo cuando su libertad dependía de ese hombre. Pensó que no tardaría mucho en saber la verdad.
Agarró el picaporte para abrir la puerta, peroJonasla tomó por la cintura y la apartó a un lado. Le bastó con que la tocara para que el dolor se intensificara. Respiró profundamente para intentar dominarlo e hizo lo que le decía.
—Yo saldré antes —le ordenó jonas—. Vos me seguiréis.
El hombre abrió la puerta y ella se cerró el frente del vestido con las manos. No quería ni pensar en tener que ver de nuevo a Hugh. Aunque no se sentía orgullosa de ello, no le habría importado que su prometido muriera a manos de MacEgan. Sabía que, sin ese hombre, su vida podría volver a ser la de antes.
Jonas miró a ambos lados y salieron al pasillo. Vio que había más hombres armados. Él les dio una orden en irlandés para que lo siguieran y le cubrieran las espaldas.
Tenía la mano sobre su cuello y la dirigió así escaleras abajo. Cuando llegaron,Jonascolocó el filo de la daga en su garganta.
—No os asustéis, no pienso degollaros —le susurró al oído.
Le sorprendía sentirse segura con ese hombre. No lo conocía, pero le transmitía calma. Después de todo, le estaba dando una nueva oportunidad para escapar de Hugh para siempre.
Cuando los soldados normandos los vieron, hicieron ademán de ir hacia ella para salvarla.
—No os acerquéis —exclamó joe.
Los hombres se quedaron inmóviles, pero con las armas en alto. Ella miró a su alrededor, pero Hugh no estaba en el salón del castillo. Aquello le dio mala espina.
—Decidle a sir Hugh que deseo hablar con él —ordenó joe.
Uno de los soldados fue a avisar a su señor y el guerrero irlandés la colocó delante de él.
Se le hicieron eternos los minutos que estuvo esperando a que apareciera Hugh. Seguía con el filo de la daga en el cuello y no se atrevía a moverse.Jonassujetaba su nuca con la otra mano.
Los soldados parecían estar listos para atacar y salvarla de las garras del invasor, pero sabía que no harían nada hasta que Hugh se lo ordenase.
Pero su prometido no apareció. Fue sir Peter de Harborough el que llegó a su lado. Su pelo cano estaba despeinado y su armadura manchada de sangre.
—¡Soltadla! —ordenó al ver la situación, mientras se llevaba la mano a la empuñadura de la espada.
—¡Esperad, sir Peter! —exclamó ella.
—Si no queréis que la mate, será mejor que les ordenéis a los soldados que se retiren —masculló Jonas con autoridad—. Como ya he dicho, deseo ver a sir Hugh.
No entendía por qué no daba la cara su prometido. Estaba segura de que andaba cerca.
Sir Peter parecía estar tan enfadado como confuso. Después de unos segundos, se lo pensó mejor y volvió a guardar la espada.
—¡Malditos irlandeses! No tienen el buen sentido de aceptar que han sido derrotados —murmuró sir Peter—. Traed al prisionero —ordenó a uno de sus soldados.
Notó cómo se tensaba el cuerpo de Joe. No tenía ni idea de que hubieran conseguido atrapar a uno de los irlandeses. Cuando un hombre llevó al prisionero, vio que se trataba de un chaval que no podía tener más de catorce años. Era delgado y tenía el pelo rojizo. Entró con la cabeza baja, como si estuviera avergonzado.
Jonasle habló fuera de sí y en su lengua natal para que los demás no los entendieran.
—¿Qué demonios has hecho, Ewan? Te dije que te quedaras en Laochre.
El joven se encogió aún más al oír a joe.
—Lo siento, hermano. Pensé que…
—¿Pensaste que podías luchar con nosotros? ¿En serio? ¿Cuánto tardaron en capturarte?
El niño se sonrojó.
___(tn)_____entendía el irlandés y no podía seguir en silencio mientrasJonas reñía al joven.
—Dejadlo ya en paz, sólo es un niño.
—Sí, y puede que no llegue nunca a ser un hombre si sigue comportándose así —repuso Jonas mientras apretaba con más fuerza su cuello.
Se dio cuenta de que estaba furioso.
Sir Peter lo miró con una sonrisa victoriosa.
—Bueno, parece que podemos llegar a un acuerdo, Jonas. Vos ordenaréis a vuestros hombres que se retiren y entregaréis a lady ____(tn)____. A cambio, soltaremos al chiquillo.
—Y, ¿qué pasa si me niego?
—Es vuestra la decisión, por supuesto. Pero os excedemos en número —explicó sir Peter mientras señalaba con la cabeza hacia la pared opuesta del salón.
Había allí colocados un gran número de arqueros listos para disparar.
—Podríamos acabar con vosotros antes de que vuestros hombres pudieran desenvainar sus espadas.
Sabía que sir Peter hacía todo eso por su bien, trataba de protegerla, pero estaba consiguiendo todo lo contrario. El hombre se había pasado dos meses sin hacer nada más en el castillo que comer y beber. No había levantado un dedo para protegerla de su violento prometido. Pero cuando un irlandés trataba de salvarla de su negro destino, decidía convertirse en el héroe que no era.
—Esta fortaleza era mía mucho antes de que los normandos se hicieran con ella —le dijo jonas—. Sus gentes aún son leales a mí. Si me amenazáis, no tardaréis en sentir el filo de una daga en vuestras costillas cualquier noche mientras durmáis.
Sir Peter se encogió de hombros.
—Ése no es mi problema, sino el de Marstowe. Mi misión aquí es proteger a lady ___(tn)_____hasta la boda.
—Pues parece que no lo habéis estado haciendo muy bien.
El comentario pudo con la paciencia de sir Peter yJonas la agarró con más fuerza. Ella apenas podía respirar y sólo pensaba en la daga que sostenía contra su cuello. Creía que él nunca le haría daño, pero temía que cualquier movimiento brusco hiciera que el filo se resbalara sobre su piel.
No entendía por qué no aparecía Hugh. Sabía que no era propio de él no intervenir. Se preguntó si habría huido de Rionallís o si estaría tramando algo para deshacerse de los invasores.
Vio entonces algo moviéndose entre las sombras. La luz del fuego se reflejó sobre la punta de una flecha. Instintivamente, se echó atrás y apretó su cuerpo contra el deJonascon todas sus fuerzas. Fue en el mismo instante en el que alguien disparó la flecha. Le rozó aJonasen el hombro, pero ella resultó ilesa. Se dio cuenta de que, de no haberse echado atrás, la flecha le habría dado en el pecho.
Jonas apartó la daga de su cuello y la agarró con sus dos brazos para apartarla de allí.
—¡Detenedlo! —ordenó alguien.
Cinco soldados agarraron a jonas. Él trató de zafarse y les asestó unos cuantos cortes con su daga, pero eran demasiados hombres.
Sir Peter la agarró a ella. También trató de soltarse, pero el hombre la sujetaba con fuerza. Después de una lucha feroz, los soldados consiguieron desarmar a MacEgan. Salió entonces Hugh de entre las sombras.
Se le heló la sangre al verlo. Su prometido fingía interés y preocupación por ella, pero sabía que todo era mentira.
Hugh la abrazó y tocó su cuello, donde Jonas había colocado la daga.
—Lo mataré por osar tocaros —le dijo Hugh mientras sacaba su espada corta—. Debería cortarle el cuello ahora mismo.
___(tn)_____cerró los ojos. Sabía muy bien que esos prisioneros nunca saldrían con vida de Rionallís.
—Pero creo que sería mejor dejar que pasen toda la noche sufriendo. Me encargaré de que los ejecuten por la mañana, así todos las gentes verán lo que les pasa a los que atacan esta fortaleza. Creo que el joven será el primero en ser ahorcado.
Miró a su prometido con odio, no podía ocultar el desprecio que sentía por él.
—Pensé que dejaríais que el muchacho se fuera…
—No dejo que nadie escape después de atacar lo que es mío. Volved a vuestros aposentos y cerrad por dentro —le ordenó Hugh—. Gracias por defenderla —le dijo después a sir Peter.
—No hay de qué —respondió él—. ¿Deberíamos deshacernos también del resto de los hombres?
Hugh asintió con la cabeza.
—Reforzad la seguridad en el vallado exterior —ordenó su prometido a los soldados.
Se puso después su casco y salió del salón.
Le costó gran esfuerzo subir de nuevo a su cuarto. Cada paso le costaba más. No podía permitir que murieraJonasdespués de que hubiera intentado salvarla. Se rodeó la cintura con los brazos. Las costillas le dolían y sabía que Hugh iba a estar aún más furioso cuando se quedaran de nuevo a solas.
Tenía que encontrar la manera de salvar a Jonasy a su hermano, aunque eso significara arriesgar su propia vida.

Volver arriba Ir abajo
EmmyChiiang*
Novia De..


Cantidad de envíos : 668
Edad : 20
Localización : Fight dragons w' ma'Danger in DR' babe..! ;)
Fecha de inscripción : 02/07/2010

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Noviembre 30th 2010, 14:55

Omg..! Hii..! Creo q soy tu primera nueva lectoraaa..!! Very Happy me alegroo Wink Oyee me gusto el cap y me gusta es ta novela pq no see.. tengo un algo con las novelas historicas Razz Te conseguire otra lectoraa..! Pero porfiss sube otro caap qiero saber si van a salvar a joe tiste Sir peter es un cerdo hipocrita no es por nada pero espero q lo maten Rolling Eyes Siguelaaa..! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Valen de Joe Jonas <3
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 284
Edad : 18
Localización : En Jonasworld con Joesitoh en la piscina!
Fecha de inscripción : 10/10/2010

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 1st 2010, 11:10

holaa!! soy nueva lectora xfavor siguela me encanta!!
me encantan este tipo de noves!
Xfavor siguela!
Volver arriba Ir abajo
Yam3lTolentiinoC'
Novia De..


Cantidad de envíos : 575
Edad : 21
Localización : Inside of my crazy and freaky mind.. :P New York 8)
Fecha de inscripción : 22/08/2010

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 2nd 2010, 18:35

Yeihhh.. soy New Reader.. ^^ cheers
Siguelaaaaaaaaaaaaaaaa.. Razz
Ayy Hugh eres un.. *&^%
Plis que no maten a Joe..
Y Peter ni hablar..


Siguelaaaaaaaaaaa..
Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 3rd 2010, 13:18

Capítulo 2
___(tn)_____se escondió en un cuarto que usaban para guardar comida y hierbas. A lo lejos se oían los sonidos de una violenta batalla y le llegaba hasta allí el olor del humo. Trató de no pensar en las vidas perdidas ese día y se concentró en intentar salvar a dos de esos hombres.
Miró todas las hierbas secas que allí se almacenaban hasta dar con lo que buscaba. Era una hierba amarga y un potente somnífero, pero creía que los guardianes no notarían el sabor si la mezclaba bien con cerveza.
Hugh había enviado a los prisioneros a una celda subterránea. Tal y como se había imaginado, varios guardianes vigilaban a joe. Bajó las escaleras con la jarra de cerveza y unos vasos en sus manos. Estaba aterrada, pero intentó parecer fuerte y sonrió.
—Lady ____(tn)____, no deberíais estar aquí —le dijo uno de los soldados en cuanto la vio.
—Lo sé, peros merecéis una recompensa después de la valentía que habéis demostrado hoy.
El guardia se animó al ver la bebida y aceptó una copa de cerveza, que bebió con ganas. Sirvió después al resto de los soldados y, más relajados, se pusieron a jugar a los dados. Esperó unos instantes para comprobar los efectos, pero no pasó nada.
Temía no haber puesto cantidad suficiente en la cerveza. Era su única oportunidad para salvarlos y estaba angustiada. Miró entonces a los prisioneros y se quedó sin aliento al ver que Jonas la estaba observando con suspicacia.
En cuclillas y con las muñecas encadenadas, parecía estar en calma. Pero sabía que era como un animal salvaje, esperando su oportunidad para atacar a su enemigo.
No sabía si estaba haciendo lo correcto al intentar liberarlos. Con el joven no tenía dudas, pero no sabía si debía fiarse de jonas.
Hizo como que iba hacia las escaleras, pero se escondió detrás, entre las sombras. Los soldados estaban tan ensimismados en la partida que no la vieron.
Se estremeció al ver que Jonas seguía mirándola a los ojos. Era una mirada penetrante y fría.
Estaban tardando mucho en dormirse y no sabía qué hacer.
Vio al joven tratando sin suerte de arrancar las cadenas y liberarse.Jonas estaba apoyado en la pared y su rostro no expresaba lo que sentía. Se imaginó que no era la primera vez que estaba cautivo. Rezó para que su intuición no la hubiera engañado y pudiera confiar en ese hombre.
Oyó entonces pasos en la escalera y poco después la voz de Hugh.
—Quiero hablar a solas con los prisioneros.
Se escondió lo mejor que pudo entre unos barriles para que no la viera. Los guardianes subieron las escaleras y dejaron a Hugh solo frente a la celda.
Miró entonces a su Hugh y vio que sacaba una daga.
—No deberíais haberla tocado, ella me pertenece. Cualquier hombre que se atreva a hacerle daño debe morir —le dijo Hugh.
El joven palideció, pero Jonas no se inmutó.
—Entonces supongo que vos moriréis pronto. Fuisteis vos quien la golpeó, ¿no es así?
El comentario enfureció tanto a Hugh que levantó contra Jonas la daga y lo hirió en la mejilla.
Vio dolor en los ojos del irlandés, pero no se movió.
Hugh, más furibundo aún, atravesó el hombro del prisionero, en el mismo sitio donde lo había herido la flecha.
No podía creer que no chillara de dolor.
Ya había visto suficiente. Tenía que parar aquello antes de que Hugh lo matara. Salió de su escondite con la jarra de cerveza y la rompió contra la cabeza de Hugh.
Su prometido siguió en pie y, aunque trató de huir, no le costó agarrarla.
Le dio un fuerte puñetazo en la cara y el dolor fue tan intenso que no pudo ahogar un grito. La golpeó después en sus lastimadas costillas. Pensó que aquello era el fin, que iba a matarla a golpes. Ya no tenía miedo, sólo deseaba sobrevivir. Le temblaban las rodillas y creyó que iba a perder el conocimiento, ni siquiera podía respirar.


Joe aprovechó la distracción de Hugh para rodear su cuello con las cadenas. El dolor que sentía en el hombro era insoportable, pero trató de ignorarlo.
Ver al caballero normando pegando a lady ___(tn)_____había sido como volver al pasado, como si estuviera viendo a su esposa. El presente se había mezclado con el pasado y no podía quitarse de la cabeza las imágenes del campo de batalla. Recordó a Fiona gritando y corriendo mientras los normandos la perseguían a caballo. Mientras tanto, él luchaba contra todos para llegar donde estaba y salvarla.
Ese fracaso lo había perseguido desde entonces.
Apretó la cadena para estrangularlo sin dejar de pensar en su esposa. Notó que el hombre se había desmayado. Lo soltó al ver que algunos soldados bajaban las escaleras con las espadas en alto. Miró de reojo a _____(tn)____. Abrazaba su talle con gesto de dolor. Vio que al menos estaba viva. Le dolía que hubiera sufrido tanto para salvarlo.
Uno de los soldados fue hacia él y detuvo su espada con las cadenas. Los años de entrenamiento lo habían preparado para situaciones similares y esperó una oportunidad para desarmar a su oponente.
Le sorprendió la torpeza de los soldados, parecían borrachos. Uno de los soldados fue hacia Ewan, pero él se colocó entre los dos para proteger así a su hermano.
El joven cayó al suelo y aprovechó para hacerle la zancadilla a uno de los hombres.
Otro de los soldados que le atacaban perdió el equilibrio y Joe aprovechó para arrebatarle la espada. El hombre cayó al suelo y vio entonces a otro soldado aparecer. Pero éste también cayó al suelo. Detrás estaba ___(tn)_____con una daga en la mano y tan pálida como un fantasma. Se dio cuenta de que era la primera vez que mataba a alguien.
Parecía estar esperando a que Dios bajara y la castigara por tal pecado.
A él ya no le preocupaba su alma. Había pasado los dos últimos años metido en un infierno y creía que ya no había remedio para él.
Agarró por el cuello al último guardia que seguía consciente.
—Abre los grilletes —le ordenó.
El hombre miró hacia la escalera y Joe se dio cuenta de que no había tiempo que perder.
—Si no lo haces, morirás antes de que lleguen los refuerzos.
El soldado sacó sus llaves y abrió los grilletes.
—Ahora suelta a mi hermano —le dijo.
El hombre trató de ir a la escalera, pero lo golpeó con su espada en la cabeza antes de que pudiera subir. El soldado se desmayó al instante.
—No lo habéis matado —murmuró ____(tn)____
—Siempre mantengo mi palabra —repuso él—. Recoge las armas y libera a nuestros hombres. Diles que alerten a los demás y volved todos a Laochre —añadió mientras miraba a su hermano.
Ewan salió corriendo y él ayudó a ___(tn)_____a levantarse.
—Estáis muy mal —le dijo al ver que se quejaba.
—No tan mal como vos —repuso ____(tn)____—. Dejad que cure vuestras heridas. Os sangra mucho el hombro.
—No hay tiempo.
El dolor era insoportable, pero sabía que la herida no era mortal.
—Tenéis que iros. Os matarán.
Eso ya lo sabía. Lo tenía tan claro como que debía sacar a esa mujer de allí.
—¿Vendréis con nosotros?
Los ojos de ___(tn)_____se llenaron de lágrimas y miró el cuerpo de Hugh.
—¿Sigue vivo?
—Por ahora… —repuso él.
—No puedo quedarme aquí… Ya no…
Ewan regresó entonces con algunas armas.
—Los hombres han huido por el pasaje subterráneo, como ordenaste.
—Bien —repuso Joe mientras envainaba una de las espadas—. Podéis iros o quedaros. Vos elegís, señora —añadió tendiéndole la mano.
___(tn)_____aceptó su mano mientras miraba al hombre que tanto daño le había hecho.
—Me voy…


Escaparon por el pasaje subterráneo. Olía a humedad y a tierra. Joe iba al frente y decidió llevarlos por un segundo túnel que llegaba hasta el bosque.
Cuando salieron, notaron que era una noche muy fría.
Joe miró entonces a ____(tn)____. Andaba con dificultad y no dejaba de agarrarse el costado, pero no se quejaba.
No entendía qué le había llevado a cometer una locura semejante. Tenerla con ellos iba a dificultar mucho las cosas, pero no soportaba ver que golpeaban y maltrataban a una mujer. Se imaginó que sir Hugh era su pariente o quizá su prometido.
Era urgente que encontraran un refugio para los tres. Tardarían días en llegar a la fortaleza de su hermano, sobre todo sin caballos. No sabía si lo conseguirían.
Para empeorar aún más las cosas, le sorprendió ver que no había rastro de sus hombres por ninguna parte. No sabía si habrían conseguido escapar. Miró hacia Rionallís. Refulgía la luz de las antorchas en mitad de la negra noche y podían escuchar los sonidos de hombres con armadura. Tenían que alejarse tanto como pudieran.
Recordó entonces que su hombro seguía sangrando. Tenía que hacer algo para parar la hemorragia. El dolor era cada vez peor, pero no les quedaba más remedio que seguir caminando.
Su hermano mantenía su ritmo, pero ___(tn)_____comenzaba a retrasarse. Vio que se apoyaba en un árbol y se agarraba el costado.
—Dadme un momento —le pidió.
—No podemos pararnos, nos siguen —le dijo él mientras miraba sus heridas—. ¿Preferiríais quedaros aquí y volver con ellos?
—No —replicó ella de inmediato—. Nunca volveré con él —añadió mientras levantaba con decisión la cara.
—¿Quién es sir Hugh? ¿Vuestro esposo, acaso?
—No, mi prometido —repuso ella acelerando el paso—. Pero ya no. No si consigo librarme de él.
El instinto los guiaba por el bosque. Cruzaron un claro y llegaron al camino que debían seguir. Pero sus fuerzas iban disminuyendo con cada paso.
___(tn)_____debió de darse cuenta, porque hizo que se detuviera.
—Debéis vendar esas heridas.
—Es demasiado peligroso.
—Tiene razón, Joe—intervino Ewan—. No aguantarás mucho más.
No le gustaba admitir una debilidad, de él dependía la supervivencia de los tres, pero sabía que tenían razón. Se quedó pensativo unos segundos antes de hablar.
—Sé dónde podemos quedarnos. Pero si hay cerca algún hombre de sir Hugh, no podremos ir.
Llegaron cerca de las casas de los aldeanos que vivían a las afueras de Rionallís. Señaló con el dedo una torre adyacente a la iglesia.
—Seguidme —susurró a ___(tn)_____y a su hermano.
La iglesia era pequeña, pero la torre les proporcionaría la protección que necesitarían esa noche. Vio una vela encendida en la ventana y llamó a la puerta. Un sacerdote alto y delgado la abrió poco después. Reconoció enseguida al padre O’Brian.
—Buscamos un lugar para quedarnos —le dijo Bevan.
El clérigo miró a los tres, pero le llamó la atención su túnica ensangrentada.
—Joe jonas… —susurró el hombre mientras se frotaba la barba y los dejaba pasar—. Ha pasado mucho tiempo. Casi año y medio desde que os vi por última vez. Hemos rezado mucho por vuestro regreso, sobre todo desde que llegaron los invasores.
Sabía que censuraba su comportamiento, pero habría sido demasiado duro vivir allí después de la muerte de Fiona. Durante el primer año había luchado a cambio de dinero, como un mercenario, para distintos clanes irlandeses. Pero cuando supo que en primavera Rionallís había sido atacado y conquistado, había decidido volver.
—Volveremos a Rionallís, os lo juro —le dijo.
Vio que Ewan se sonrojaba. Se imaginó que seguía sintiéndose culpable por el fracaso de la misión.
—Muy bien —repuso el sacerdote—. ¿Cómo puedo ayudaros?
—Necesitamos un sitio donde quedarnos esta noche y también comida. Y, si fuera posible, unos caballos para salir por la mañana.
—Creo que la torre será el mejor sitio.
El clérigo los llevó hasta allí. Subió las escalerillas hasta el primer nivel. Del techo colgaba otra cuerda que se usaba para subir al nivel superior.
—¿Para qué usáis esta edificación? —le preguntó ____(tn)___.
—Para almacenar comida y otras cosas —repuso el hombre—. Pero también nos es útil para vigilar los alrededores. Lleva aquí cientos de años. Algunos clérigos ocultaban aquí tesoros.
Subieron más escaleras iluminados por una antorcha. El piso superior tenía seis ventanas y del techo colgaba la gran campana de la iglesia.
No hay chimenea, pero no creo que pasen mucho frío aquí. Hay un catre por si quieren dormir —les dijo el sacerdote mientras miraba la herida de Bevan—. Traeré un cuenco con agua para curaros y…
—Lo haré yo —interrumpió ____(tn)____—. ¿Tenéis hilo y aguja? Algunas heridas parecen bastante profundas y habrá que coserlas.
El sacerdote la miró, dejó la antorcha en una argolla de la pared y se fue.
El aire que se colaba por las ventanas y grietas producía fantasmagóricos sonidos. No era un hombre supersticioso, pero se santiguó al pensar en esas criaturas del mal. A pesar de haber encontrado escondite, sabía que seguían estando en peligro.
Regresó algún tiempo después el clérigo con pan y algo para beber. También les llevó un cuenco con agua y tiras de tela limpia. A ___(tn)_____le entregó un paquetito donde tenía agujas e hilo. Cuando los dejó solos de nuevo, Ewan levantó la escalera y cerró la trampilla del suelo, después se dispuso a comer algo.
___(tn)_____lo ayudó a quitarse la túnica sin forzar demasiado el hombro herido. Sin mirarlo ni una sola vez a los ojos, la joven le limpió la herida. Era eficiente en el trabajo, pero se dio cuenta de que no estaba cómoda. Vio que ella le tenía miedo a pesar de todo lo que había pasado.
Miró su rostro. Una de sus mejillas se había inflamado y empezaba a amoratarse. Tenía sangre seca en la sien que se había mezclado con su pelo. Se alegraba de haberla sacado de Rionallís. Aunque aún no sabía qué iba a hacer con ella.
—¿Tenéis familiares en la zona?
___(tn)_____negó con la cabeza mientras enhebraba la aguja.
—Mi padre iba a venir conmigo. Pero enfermó y no pudo acompañarme. En su lugar, envió a sir Peter y a su esposa para que me protegieran —le dijo ella mientras apretaba los dos lados de su herida más profunda para comenzar a coserla—. Se supone que iba a casarme con sir Hugh en cuanto llegáramos al castillo.
—¿Por qué no ocurrió entonces? —preguntó él.
Apretó con fuerza los dientes al sentir la primera puntada atravesando su carne. Había soportado con entereza el puñal de su enemigo y le parecía ridículo que el dolor que le estaba produciendo esa pequeña aguja lo estuviera mareando.
—El rey quería ser testigo de los esponsales —repuso ___(tn)_____con una mueca—. Pero yo creo que era sir Hugh el que quería que el monarca estuviera presente. Me temo que sobrestimaba la importancia que tenía para el rey. Pero me alegra mucho que se retrasara la ceremonia —añadió ella mientras terminaba de coser.
Joe pudo por fin exhalar el aire que había estado conteniendo.
—Pero, ¿no deberían haber cuidado de vos esos tutores que vuestro padre envió? —le preguntó él mientras miraba sus muchas magulladuras.
No podía quitarse de la cabeza a sir Hugh dándole una tremenda paliza delante de sus ojos.
—Sí, pero sir Peter pensaba que era desobediente y que Hugh tenía derecho a castigarme.
___(tn)_____tocó el corte que él tenía en la mejilla y todo su cuerpo volvió a tensarse.
—¿Tampoco tuvisteis ayuda de su esposa?
—La mujer de sir Peter casi nunca me hablaba. Se ha pasado semanas quejándose de Irlanda y llorando en la sala de estar.
___(tn)_____le cosió la mejilla con delicadeza y eficacia. Cuando terminó, él se sintió muy aliviado.
Le vendó entonces el hombro con las tiras de lino y le limpió la herida de la cara con una esponja húmeda.
Tras curarlo, le sirvió una copa de la bebida que les había llevado el sacerdote, se trataba de aguamiel.
Tomó un buen trago del licor y señaló el golpe que ___(tn)_____tenía en la mejilla.
—¿Adónde queréis que os lleve por la mañana?
—Lejos de Hugh. No me importa dónde, sólo quiero estar lejos —repuso ella mientras se levantaba del suelo e iba a sentarse en el camastro.
Trató de recordar que los problemas de esa dama no eran de su incumbencia. Después de todo, era la hija de sus enemigos. La había salvado y no le debía nada más. Creía que lo más inteligente que podía hacer era dejar que sus caminos se separaran.
Aun así, su presencia había conseguido desconcertarlo. Su pelo era oscuro, como había sido el de Fiona. Sus ojos eran de un profundo azul, como el color del océano. Era alta y esbelta.
La observó mientras se tumbaba en el catre y le daba la espalda. Vio cómo abrazaba sus costillas y supo que no era la primera vez que sir Hugh la lastimaba. No alcanzaba a entender cómo algunas personas podían permitir que algo así sucediera.
Acercó la palangana hasta el catre y se sentó a su lado. Su piel olía a lavanda. Sin pensar en lo que iba a hacer, tomó la esponja y comenzó a limpiarle la sangre de la sien.
Fue un gesto muy íntimo y no pudo evitar sentirse culpable. Hacía mucho tiempo que no tocaba a una mujer. Le entregó la esponja a ella para que terminara de limpiarse.
—Os ha hecho daño —le dijo entonces.
___(tn)_____humedeció de nuevo la esponja y la escurrió un poco.
—No creo que me haya roto ningún hueso, pero me duele —confesó ella mientras se acariciaba el costado.
Lamentó entonces no haber matado a sir Hugh cuando había tenido la oportunidad de hacerlo.
Cenaron la escasa comida que les había llevado el padre O’Brian mientras escuchaban en silencio el fuerte viento.
Joe subió después por la cuerda para estudiar el horizonte desde las ventanas del campanario. Estaba allí intentando ver en la distancia cuando aparecieron de la nada los primeros copos.
—¿Ves algo? —le preguntó su hermano.
—Nieve —repuso mientras bajaba—. Son buenas nuevas. La nieve cubrirá nuestras huellas. Mientras siga nevando, estamos a salvo.
___(tn)_____sonrió levemente al escuchar sus palabras y atrajo su atención la suavidad de sus facciones. Dio un paso hacia ella y se miraron a los ojos, pero ___(tn)_____apartó pronto la vista.
No entendía cómo esa mujer podía embrujarlo de esa manera. No podía olvidar que ellos, los normandos, habían asesinado a sus gentes y robado su hogar. La sangre que corría por sus venas era la sangre de su enemigo. Pero le parecía una joven inocente metida en una guerra que no iba con ella.
—Dormid —le dijo—. Yo vigilaré esta noche.
___(tn)_____se recostó de nuevo en el camastro y se encogió para mantenerse caliente. Ewan se recostó sobre un gran saco de trigo al otro lado del cuarto.


A ___(tn)_____le costó conciliar el sueño después de haber salido de esa manera de Rionallís. Sabía que Hugh iría en su búsqueda y que no pararía hasta dar con ella. Habría deseado poder ser invisible y no atraer la atención de los hombres, como le pasaba a muchas mujeres.
Recordó cómo Joe la había mirado y cómo había limpiado su cara. En el pasado, había agradecido ese tipo de atenciones, incluso habría llegado a provocarlas, pero todo había cambiado, no era la misma joven ingenua. La terrible experiencia con Hugh le había enseñado que no podía fiarse de ningún hombre ni de su propio instinto.
Cabía la posibilidad de que su padre le buscara otro pretendiente, su futuro no dependía de ella. Cerró angustiada los ojos, con la incertidumbre de no saber qué le deparaba el mañana.


En la oscuridad de la noche, Joe observó cómo dormía ___(tn)___. Tumbada boca abajo y con los brazos extendidos, parecía completamente relajada. El pelo caía sobre sus hombros. Alargó la mano y acarició un mechón, que se enroscó en su dedo. Era suave como la seda.
Le había sorprendido que ___(tn)_____los hubiera ayudado a escapar. Se dio cuenta entonces de que realmente necesitaba huir de sir Hugh. Su valentía había salvado sus vidas, por eso sentía que debía protegerla, aunque supusiera tener a uno de sus enemigos entre ellos.
Ewan había aceptado lo ocurrido, pero sólo era un joven que no pensaba en las repercusiones. Sabía que sir Hugh iba a salir a por ellos con la única intención de matarlos. Le atraía la idea de acabar con él, pero no podía permitir que ___(tn)_____se quedara con ellos, su presencia ponía en peligro las vidas de todos.
Escuchó un leve sonido que atrajo su atención. ___(tn)_____estaba despierta. Se sentó en la cama y dobló las rodillas. Lo miraba fijamente a los ojos.
—No puedo dormir —susurró.
Él no dijo nada ni hizo nada, se limitó a mirarla. Su abundante melena flotaba alrededor de su rostro proporcionándole una especie de halo mágico y misterioso. Pero eran sus ojos azules los que lo tenían hipnotizado.
—No os he dado las gracias por salvarme —le dijo ella—. Y no encuentro palabras para hacerlo.
—En cuanto lleguemos a la fortaleza de mi hermano, me encargaré de que os lleven a un lugar donde estéis a salvo.
—Quiero volver a mi hogar en Inglaterra —repuso ___(tn)_____mientras miraba un segundo a Ewan—. Pero no hay prisa, después de que consigáis que vuestro hermano esté a salvo. Después de todo, no se me olvida que vuestras vidas están en juego.
—No me importa mi vida, pero sí la de mi hermano —contestó él.
Él fue el primer sorprendido con la confesión que acababa de hacer en voz alta. Pero era verdad, su muerte no le preocupaba. Patrick y Connor solían burlarse de él por su temeraria conducta cuando luchaban contra otros clanes.
___(tn)_____se acercó más a él. Su aroma lo tentaba. Se quedó sin aliento al ver que ella le tocaba la mejilla.
—Os sangra de nuevo la herida —susurró.
En medio de la oscuridad de la noche, con su pelo suelto sobre los hombros, casi podía imaginar que era su amante, acercándose a él con otras intenciones.
Se echó hacia atrás para que dejara de tocarlo.
—No tiene importancia —masculló.
Tenía que quitarse esas imágenes de la cabeza. Subió a la parte de arriba del campanario para alejarse de ella e intentar que el frío de la noche calmara sus nervios.

Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 3rd 2010, 13:45

Capítulo 3
—Es hora de irnos —susurró Joe antes de que amaneciera.
___(tn)_____abrió los ojos y se dio cuenta de que se sentía más feliz y aliviada. Había conseguido huir de Hugh. Creía que, si conseguía llegar a Inglaterra, su padre podría ayudarla a romper el compromiso.
—¿Adónde vamos? —preguntó mientras se frotaba helada los brazos.
—Al campamento normando de Tara. Allí podréis encontrar alguien que os sirva de escolta.
Ella no estaba tan segura. Si iba a Tara, Hugh la encontraría en cuestión de días.
—Allí estaréis a salvo —le aseguró Joe.
—No, esos hombres son leales a Hugh.
Notó que a Joe le molestaba que ella le llevara la contraria. Le agradecía que la hubiera sacado de Rionallís, pero no podía arriesgarse a ir a Tara. Todos respetaban a sir Hugh como el gran guerrero que era y nadie tendría en cuenta sus palabras. Después de todo, sólo era una mujer. Tenía que encontrar a su padre, la única persona que podría ayudarla.
Vio que la herida del hombro de Joeestaba supurando a pesar de la sutura.
—Debemos encontrar a un curandero que vea vuestro hombro —le dijo al ver su rostro de dolor.
—El de mi hermano se encargará de la herida cuando llegue —repuso Joemientras metía la espada en su vaina.
Se imaginó que no habría dormido apenas nada. Joese acercó más a ella y no pudo evitar dar un paso atrás.
—¿Y vos? ¿Creéis que tenéis rotas las costillas?
—No, son sólo moretones.
El dolor era algo más llevadero esa mañana, aunque apenas podía tocar la zona.
Joe despertó a su hermano. Ewan bostezó y se estiró. Le recordó a sus propios hermanos cuando eran de esa edad. Habían sido entonces sus héroes y siempre había confiado en ellos, pero hacía casi un año que no los veía. El mayor, James, se había casado y el segundo, Michael, se había ido a Escocia. Aunque les encantaba burlarse de ella, los echaba de menos.
Había llegado a pensar en contactar con ellos. Pero sabía que cualquiera de los dos iría a Irlanda con la intención de cortarle el cuello a sir Hugh y pensaba que su padre era su mejor opción. Él tenía la capacidad de dar por terminado el compromiso sin que nadie tuviera que morir.
—Venid —le dijo Joe entonces—. El padre O’Brian ha encontrado dos caballos para nosotros.
___(tn)_____se incorporó despacio, le dolía todo el cuerpo.
No se pararon a desayunar. Se despidieron del clérigo y emprendieron camino. Seguía nevando y todo estaba cubierto de una inmaculada capa de nieve.
Joela levantó para sentarla a horcajadas sobre una yegua marrón. Después se sentó tras ella y tomó las riendas. A Ewan le había tocado un caballo delgado y negro. Le dolían las costillas, pero trató de ocultar su sufrimiento. No quería mostrar debilidad. Nada podían hacer por ella y no quería retrasar ni ralentizar el viaje.
Trotaron para alejarse de allí. Cuando la iglesia no era ya más que un lejano punto en el horizonte, Joeazuzó a la yegua para que fuera al galope. Apretó los dientes para aguantar el dolor que le producía el movimiento.
No dejaba de mirar a todos lados, esperando que los hombres de sir Hugh aparecieran por allí.
Seguía nevando y sus huellas desaparecían pronto del camino. Podía sentir el calor del cuerpo de Joe tras ella. Sabía que debían compartir caballo, pero le incomodaba tener que hacerlo. Trató de apartarse de él y el esfuerzo hacía que le doliera más aún el costado.
Después de un tiempo, Joecambió de dirección. Ewan azuzó su caballo para acercarse a ellos.
—Éste no es el camino más corto —protestó.
—Calla —le increpó Joemientras miraba hacia atrás y azuzaba a la yegua.
Vio que iban hacia la costa, al sur de Rionallís.
No entendía qué pretendía hacer Joe. Volvió a cambiar de dirección y se encaminaron ladera abajo. Ya podía ver en la distancia la fortaleza que había abandonado el día anterior. Iban directos hacia la costa, donde pequeños botes de pesca danzaban en las olas.
Llegaron a donde estaban amarrados y Joedesmontó.
El aroma a salitre y pescado le llegó de inmediato. Los pescadores estaban cargando sus botes con las redes y hablaban en voz baja. Joe fue a hablar con uno de ellos.
Después de una larga discusión, el caballero le entregó unas monedas. Los hombres sacaron sus cosas para la pesca y abandonaron el barco.
No entendía por qué quería Joe un barco. Sabía que era mucho más rápido cabalgar.
La llamó y fue hacia el bote. Aceptó la mano que le ofrecía para ayudarla a entrar en el velero y vio cómo los pescadores se alejaban con los dos caballos.
—Agachaos —le ordenó Joe mientras empujaba sus hombros para que se acostara.
Ella obedeció, pero el movimiento del barco le revolvió el estómago.
—¿Adónde vamos? —preguntó.
Nadie le contestó y decidió esperar. Miró hacia atrás para ver si alguien los seguía. Aún nevaba, pero sabía que eso no detendría a Hugh.
Apoyó la cabeza en la madera húmeda y observó a los dos hermanos. Todos los músculos de Joe estaban en tensión mientras remaba y supo, por su gesto, que le dolía el hombro.
Algún tiempo después, dejaron los remos y Joe extendió las velas.
Después se sentó y volvió a remar algo más despacio. Los copos de nieve caían sobre su pelo. Durante unos instantes, se miró en sus ojos verdes. Estaban vacíos y tristes. Joefue el primero en apartar la vista para mirar de nuevo hacia la costa.
—¿Qué ocurre?
—Mis hombres. No creo que consiguieran huir de los normandos.
—No podéis estar seguro —repuso ella para animarlo.
—Sí… Ya deberíamos habérnoslos encontrado.
Apenas se veía la costa, todo lo cubría la nieve. El agua del mar parecía más oscura que de costumbre, casi negra. Decidió cambiar de tema.
—No me habéis dicho adónde vamos.
—A Ennisleigh —contestó Ewan con orgullo mientras ajustaba las cuerdas de las velas.
—¿Qué es eso?
—Es una fortaleza en una isla que pertenece a nuestro hermano mayor, Patrick. No podrán seguir nuestras huellas por el agua —explicó Joe.
No se les ocurriría buscarlos cerca de la costa. La nieve hacía que el pequeño velero fuera casi invisible. Se acomodó mejor en el barco y se distrajo mirando los copos de nieve que caían sobre su cabeza. Después de una hora de viaje, comenzaron a ver gaviotas sobrevolando el barco. Recogieron las velas y poco después, llegaron a una playa. Ewan saltó del barco a las rocas para no mojarse. Joese metió directamente en el agua y la tomó en brazos para que sus pies no tocaran el agua. No entendía cómo Joepodía resistir el agua helada, pero no se quejó en ningún momento.
Arrastraron el barco hasta la arena. Miró a su alrededor. Era una pequeña isla con una imponente fortaleza en forma de anillo.
—¿Es aquí donde vivís? —le preguntó a Joe.
—No, pero a veces paramos aquí a descansar —repuso—. Os dejaré en este sitio hasta que pueda encontrar a alguien que os escolte de vuelta a casa.
No le hacía gracia quedarse sola.
—¿Y vos?
—Reuniré más soldados para volver a atacar Rionallís. Tengo que liberar a mis hombres.
—¿Por qué abandonasteis Rionallís entonces? Cuando los hombres de mi padre llegaron la primavera pasada, nadie reclamó la propiedad.
El sitio había estado abandonado cuando llegó ella. Nadie había limpiado el gran salón en mucho tiempo y recordó el polvo y la suciedad que se había encontrado por todas partes. Los que vivían en la aldea no habían entrado en el castillo en todo ese tiempo.
—Ordené que nadie entrara en mi casa y mis gentes son obedientes. Sabían que volvería para proteger lo que es mío y echar a los forasteros.
—Yo soy una de esos forasteros. Y Rionallís pertenece ahora a mi padre. Es parte de mi dote.
—Una dote robada —repuso Joe.
No supo qué decirle. Tenía el poder de devolverle su propiedad, pero una parte de ella se negaba a hacerlo. Había pasado mucho tiempo limpiando la fortaleza y ayudando a los soldados a reparar la aldea. En esos meses, había llegado a sentir que era su hogar. Algunas veces subía al torreón para contemplar la luna sobre los campos de cultivo.
—Es un sitio muy hermoso —le dijo ella—. Mi padre ha jurado que mantendrá el lugar seguro para el rey.
Joeno dijo nada, pero la miró con frialdad y prosiguió su camino hacia la fortaleza. Parecía un hombre listo para luchar por su familia y lo entendía.
—¿Podemos llegar a un acuerdo? —le ofreció ella.
—No habrá acuerdos. Esa tierra es mía.
—Os liberé a vos y a vuestro hermano. ¿No merecen esas vidas que haya paz entre nosotros?
—Encontraré alguien que os escolte de vuelta a Inglaterra. Así pagaré mi deuda. Después de todo, no os debo nada más.
Su frialdad hizo que se callara. Si no detenía las intenciones de ese hombre, sabía que llegaría a luchar contra su padre y no podía permitir que sucediera.
Le costó subir hasta la fortaleza, era un terreno muy abrupto. Le dolían las costillas, pero no se quejó. Tampoco lo hacía Joe, aunque le oyó lamentarse una vez después de tropezar.
No sabía qué tipo de hombre era. No vestía como un noble, pero su destreza con la espada y su adiestramiento le decían que podía serlo. Lo que sí estaba claro era su condición de guerrero. Alguien con fuerza y valentía y un alto sentido de la justicia.
Empezaba a nevar con más intensidad, pero ya llegaban a la fortaleza. Los hombres que los recibieron saludaron a Joe por su nombre y lo hicieron con respeto. Intentó contar cuántos había, pero eran demasiados. Se sintió mal al saber que esa gente estaba deseando atacar Rionallís de nuevo y acabar con su familia.
Joeentró y ella lo siguió hasta una sala donde alguien mantenía un buen fuego encendido. Se acercó a la chimenea y calentó sus manos. Un criado apareció con comida y bebida. Ewan y ella comieron con apetito, pero Joeno probó nada.
Vio que se quitaba la capa y se sentaba. Parecía exhausto. Tomó un pedazo de pan y se lo llevó.
—Deberíais comer algo.
—No quiero nada —repuso él con gesto de dolor y cansancio.
—Tenéis que tumbaros y descansar. Seguro que os duele mucho la herida. También deberíais calentaros los pies después de caminar en el agua helada del mar.
—Estoy bien —insistió él.
Sin pensar en lo que hacía, le tocó la frente. Estaba muy caliente.
—Dejadme en paz, ____(tn)_____.
Era muy testarudo, pero temía que hubiera empeorado su herida. Tenía mal aspecto, pero parecía ser el tipo de guerrero que no admitía nunca sus debilidades.
—Me salvasteis la vida —susurró ella—. Y yo, la vuestra. Pero es culpa mía que tengáis esa herida. Dejad que la cure. No se lo diré a nadie. Decidles que vais a mostrarme mis aposentos.
Joeagarró su muñeca.
—No necesito una enfermera ni la ayuda de nadie —replicó con dureza.
Ignoró sus palabras.
—¿Hay algún sitio en esta fortaleza donde pueda descansar? —preguntó en voz alta.
Ewan la miró sin saber qué decir. Un hombre con barba se le acercó, se imaginó que era un sirviente. Tenía en la mano un aro con docenas de llaves.
—Con vuestro permiso, Joe, le enseñaré a la dama su habitación —dijo el hombre.
—Lo haré yo mismo —repuso Joemientras se ponía en pie.
La fulminó con la mirada, pero ella no dejó que le afectara.
—¿Podría alguien proporcionarme agua caliente y tela limpia para asearme? —le preguntó al sirviente.
El hombre asintió con la cabeza. Ella fue hacia la escalera de caracol que subía a un nivel superior. Joela siguió.
—¿Por qué me habéis desafiado? —le preguntó Joeen cuanto estuvieron solos.
—Porque estabais siendo un necio. Puede que haya empeorado la herida y hay que limpiarla.
—No pienso cambiar de opinión respecto a Rionallís, si eso es lo que pretendéis.
—Eso ya lo sé. Si renunciarais a esa batalla, demostraríais más inteligencia de la que tenéis.
—Lo que hacéis vos es mucho menos inteligente —le advirtió Joe—. Ya os he dicho que no quería vuestra ayuda.
___(tn)_____entró en una pequeña habitación. Había una cama, una mesa y una silla. La chimenea estaba apagada y se agachó en el suelo para encender el fuego.
Cuando se volvió hacia Joe, éste seguía de pie y la observaba. Intentaba fingir indiferencia, pero sabía que estaba sufriendo mucho por culpa de la herida.
Llamaron a la puerta y, cuando ella abrió, vio que era el sirviente con el agua y las telas que le había pedido. Le pidió a Joeque se sentara, pero él continuó en pie.
Ella colocó las cosas sobre la mesa, preparándose para curarlo.
De repente, Joefue hacia ella y no pudo evitar agachar la cara y cubrirse la cabeza. Cuando se dio cuenta de que no iba a pegarla, bajó avergonzada las manos.
—Yo no pego a las mujeres —le dijo Joecon más amabilidad.
—Lo sé —repuso ella intentando recobrar la compostura—. Es que… Me asustasteis…
Joe fue despacio hacia ella y le acarició el moretón de la cara.
—Sólo un cobarde se atrevería a pegar a una mujer, alguien que necesita probar su fortaleza.
—Sí —le contestó ella—. Sentaos y dejad que os cambie el vendaje.
Para su sorpresa, Joela obedeció sin rechistar. Se aferró a los lados del sillón y se dio cuenta de que todo su cuerpo estaba en tensión por culpa del dolor.
Tuvo que desabrocharle el cinturón para quitarle la túnica. Ya había visto su torso la noche anterior, pero no pudo evitar estremecerse al tocar su piel desnuda. Era un gesto muy íntimo. Su torso era musculoso y fuerte y su piel tenía un tono dorado y brillante.
Vio que la herida se había inflamado. Tocó ligeramente la zona y vio que Joehacía una mueca de dolor. No entendía cómo había podido aguantar todo el día sin desmayarse.
Limpió la sangre seca con mucho cuidado. Miró a su alrededor y vio que había varias telarañas en las esquinas. Fue hasta allí y recogió varias con cuidado. Terminó de limpiar el hombro y las colocó sobre la herida. Sabía que las telarañas ayudaban a que la piel cicatrizara. Cuando terminó, vendó de nuevo el hombro.
—Necesitáis un emplasto —le dijo ella—. Le pediré al sirviente las hierbas que requiero.
Joeno contestó. Su rostro parecía consumido por el dolor. ___(tn)_____se arrodilló y le quitó las botas hasta dejarlo descalzo. Después colocó sus pies en el regazo y masajeó su helada piel.
Era la primera vez que tocaba los pies de un hombre y le pareció algo muy íntimo. Acarició la piel de pies, tobillos y pantorrillas hasta que recuperaron el color.
—Siento que hayáis tenido que sufrir tanto por mi culpa —le susurró ella.
—El dolor es parte de la batalla —repuso Joe—. Estoy acostumbrado.
—Venid —le dijo ella mientras se ponía en pie y le ofrecía la mano—. Tumbaos en la cama y descansad.
Retiró la colcha y lo ayudó a apoyar la cabeza en la almohada. Aún estaba muy caliente y le preocupaba su fiebre.
—Muy agradecido… —murmuró él cerrando los ojos.
—Dormid —susurró ella mientras le tocaba la frente.
Estudió su torso unos minutos, pero vio que no tenía más heridas. No pudo evitar compararlo con su prometido. La piel de Hugh era pálida y se estremeció al recordarlo.
Fue a sentarse frente al fuego y se quedó ensimismada mirando las llamas. Se fijó después en el vendaje que le había quitado. Estaba en el suelo y cubierto de sangre seca.
Se dio cuenta de que no había vuelta atrás. No iba a dejar que Hugh Marstowe volviera a acercársele nunca más.


___(tn)_____se quedó al lado de Joetoda la noche. Le contó al criado lo que le pasaba y éste le fue de mucha ayuda, proporcionándole las hierbas que necesitaba. Preparó un emplasto para limpiar y curar las heridas de Joe.
Cerró las contraventanas cuando se hizo de noche. El fuego calentaba algo el aposento, pero seguía helada. Se sentó en la cama, al lado de Joe, intentando que bebiera la infusión de sauce que había preparado.
Él no paraba de moverse en sueños y le ardía la piel. De vez en cuando, le enfriaba con paños húmedos la cara, pero él se resistía con todas sus fuerzas.
Una de las veces, Joela agarró por la cintura y la atrajo hacia sí. A pesar de su estado, no había perdido la fuerza. No se calmó hasta que estuvo tumbada a su lado. Comenzó a acariciar su pelo y se quedó profundamente dormido.
No podía separarse de él sin despertarlo y acabó por rendirse. Si su presencia lo calmaba, decidió quedarse donde estaba. Era un precio muy pequeño por haber conseguido escapar de Hugh.
Fue una noche muy fría. El fuego no conseguía calentarla y acabó acercando su cuerpo al de Joe para entrar en calor. Poco después, se quedó dormida.


Joe soñó con Fiona. Con su piel blanca como la leche y suave como los pétalos de las flores. Su pelo negro se enredaba en sus dedos mientras acariciaba su cara. Bajó las manos hasta rozar sus pechos. Le parecieron más grandes de lo que recordaba, pero era maravilloso tenerla de nuevo entre sus brazos.
Todo su cuerpo se endureció al sentirla tan cerca. La había echado mucho de menos. Quería echarse sobre ella y deslizarse en su interior, amándola hasta que los dos temblaran de puro éxtasis.
Le dolía el hombro, pero decidió no pensar en ello. La abrazó con más fuerza y la besó.
Sus labios eran tan dulces como recordaba. Le pareció oír un suspiro de su boca y comenzó a acariciarle la nuca mientras la besaba como si fuera la primera vez.
—Mi corazón… —murmuró él en su lengua materna.
Ella era todo para él, era su corazón. Una parte de su mente trataba de recordarle que algo iba mal, que aquello no podía estar ocurriendo, pero ignoró por completo las voces cuando volvió a besarla.
—No me dejes… —susurró.
La abrazó con más fuerza y oyó que lloraba. Con el pulgar limpió sus lágrimas.
—Joe… Parad —murmuró ella mientras trataba de apartarlo.
No entendía nada y volvió a besarla.
—Deja que te ame, Fiona. Quiero darte otro hijo.
—¡No! —repuso ella con más fuerza mientras usaba todas sus fuerzas para apartarse—. ¡Dejad que me vaya!
La soltó de repente y, entre la espesa neblina del sueño, vio a su esposa apartándose de él. Ella no lo quería, no deseaba que la tocara. Se dio media vuelta con un nudo en la garganta.
—Estabais soñando. Calmaos, calmaos… —susurró ella mientras le colocaba un paño húmedo en la cara.


___(tn)_____colocó de nuevo la silla frente al fuego. Todo su cuerpo temblaba de miedo. Tenía muy claro que Joehabía estado soñando, soñando con otra mujer.
Pero, cuando le acarició el pecho, sintió cosas que no había sentido nunca. No se parecían en nada a los momentos de terror que había vivido con Hugh, pero había estado igual de asustada.
No había sentido sólo miedo, también placer. Había estado a punto de apartarse cuando Joela besó.
Y entonces no había sabido qué hacer. Él le había dedicado palabras de amor y había hecho que se sintiera deseada de verdad. Hugh nunca la había besado con amor. Sólo había conseguido humillarla.
Pero aquello había sido muy distinto. Joehabía usado su lengua y tratado su boca como si fuera el mayor tesoro del mundo. Y después le había tocado el pecho y conseguido que se estremeciera. Ese hombre había logrado despertar su deseo y había sido muy difícil separarse de él.
Pero sabía que no era a ella a quien había besado. No la tocaba a ella ni eran para ella sus palabras de amor. La fiebre le había afectado tanto que había perdido la noción de dónde estaba.
Deseaba más que nada poder sentir un amor así. Al principio de su relación, Hugh solía sorprenderla con flores y delicados lazos. Su corazón saltaba cuando él le sonreía y ella había pensado que se trataba de amor.
La verdad era que no sabía demasiado del amor. El matrimonio de sus padres era una rareza y no podía aspirar a tanto.
Se levantó y comenzó a ordenar y limpiar el cuarto. Necesitaba estar ocupada. Vio algo pequeño y blanco al lado de la túnica de Joe. Era un pedacito de lino más pequeño que la palma de su mano. En un extremo había unas cuantas flores bordadas. Era demasiado pequeño para ser el pañuelo de una dama. Quizás no fuera nada de importancia. Pero tuvo una corazonada y decidió colocarlo sobre la mesa, doblándolo con esmero. Algo le decía que era importante para Joey que debía cuidarlo. Le llamó la atención que un hombre como él llevara consigo un recuerdo tan delicado.
Lo miró. Dormía, pero el dolor no le dejaba descansar.
Creía que se recuperaría pronto y, cuando lo hiciera, iba a intentar convencerlo para que no atacara Rionallís.
Contempló el amanecer desde la ventana. El agua del mar se volvió de plata con la salida del sol y rezó con todas sus fuerzas para que no se derramara más sangre por culpa suya.


Hugh Marstowe se frotó el cuello. Tenía marcas rojas que le había dejado allí el prisionero al tratar de estrangularlo con las cadenas.
___(tn)_____había ayudado a los prisioneros a escapar. Y no se quitaba de la cabeza que ese canalla tenía a su prometida. No quería ni pensar en que otro hombre pudiera tocarla. Quizá ___(tn)_____estuviera incluso compartiendo su cama. No tenía calificativos para su prometida y lamentó haber sido un hombre paciente con ella cuando creía que no se lo merecía.
No podía creer que hubiera huido de él para largarse con un irlandés.
Había investigado un poco en la aldea y una joven le había dicho que el prisionero se llamaba JoeJonas. No le había costado convencerla para que le diera más información sobre esa familia. Recordó la cara de terror de la joven mientras la estrangulaba en el bosque. Había usado la misma cadena que ese hombre había utilizado contra él. Pensaba conservar esa cadena hasta que diera con ese irlandés. Iba a rodear su cuello con ella y contemplar cómo sus ojos se iban quedando sin vida.
Pero no había llegado aún ese momento. Antes, quería conocer mejor a los Jonas. Temía perder la dote de ___(tn)_____si su padre se enteraba de lo que había pasado. Había llegado a Rionallís para quedarse y no quería que nadie pusiera en peligro su propiedad. Necesitaba unas tierras como ésas para poder convertirse en un poderoso señor. Creía que el rey Enrique le concedería algún título y podría entonces ampliar sus propiedades.
Pero lo primero que debía hacer era recuperar a su prometida. Sabía que estaba con Jonas. Sus hombres habían encontrado sus huellas hasta la costa.
No era el momento de lanzarse a la batalla, sino de planear bien el ataque. Había estudiado las propiedades de los Jonas. Tenían algunas de las más poderosas fortalezas de Erin. No tenía suficientes hombres para atacar sin que el padre de ___(tn)_____se enterara de lo que estaba pasando. Quería recuperar a ___(tn)_____antes de que el conde supiera la verdad.
Tomó una espada de su armario y también una maza con pinchos. Ya se imaginaba aplastando con ella la cara de Jonas.
«Pronto, mi dulce ____(tn)_____, pronto iré a por vos», pensó.


—Salgo esta noche para Laochre —anunció Joe.
Habían pasado varios días desde que ___(tn)_____lo atendiera en la fortaleza. La herida aún no había curado del todo, pero ya no supuraba. Creía que podría recuperar la fortaleza de su hombro en unas cuantas semanas.
No quería mirarlo a la cara mientras le quitaba el vendaje y colocaba uno nuevo. Joese había quitado la túnica para que ella pudiera curarlo con más facilidad, pero le incomodaba tenerlo allí medio desnudo.
—Os quedaréis aquí —le dijo Joe—. Estaréis a salvo hasta que os consiga un escolta.
—Si vos lo decís…
Sabía que Hugh seguía buscándola y no pararía hasta dar con ella.
—Aquí hay más de sesenta hombres —le dijo Joe—. Por ahora, no saben dónde estamos.
—Por ahora, es así, pero Hugh vendrá a buscarme.
—Estáis más segura en Ennisleigh que en cualquier otro sitio.
—Puede que sí —repuso ella mientras terminaba con el vendaje—. Pero no quiero estar en medio de la disputa entre vos y los míos.
—La guerra comenzó mucho antes de que llegarais a Irlanda —le dijo Joe—. Rionallís es mío y no dejaré que caiga en manos normandas.
—Yo soy normanda —le recordó ella con dolor.
Joeempezaba a distanciarse de ella y a tratarla como a un enemigo. No le gustaba nada.
—Lo sé —repuso Joemirándola a los ojos.
Supo que, aunque hubieran convivido unos días en paz, esa situación se terminaría en cuanto ella regresara a casa. Entonces, volvería a ser su enemiga.
Su corazón le decía que Rionallís era de Joe, pero su padre había conquistado esas tierras y ella debía defenderlas. No podía permitir que Joepusiera en peligro a su familia. Pensó muy bien en lo que iba a decirle.
—Esas tierras son parte de mi dote, se supone que será entregada a mi marido cuando me case —susurró ella—. ¿Seríais capaz de derramar mi sangre para recuperar Rionallís?
Joese puso en pie. Ella trató de apartarse, pero él la agarró de la nuca.
—Mis hombres os llevarán de vuelta a Inglaterra y os sugiero que permanezcáis allí.
No quería tenerle miedo, pero se le aceleró el pulso sin que pudiera evitarlo.
—Vuestros escoltas no podrán protegerme. Hugh los matará y volverá a capturarme. Mi padre es la única persona en la que confío, la única con la que estaría a salvo. Avisadlo a él y dejaré de ser un inconveniente para vos.
—¿Queréis que atraiga hasta aquí al enemigo normando? No puedo hacerlo —repuso Joecon tono amenazador.
Se sentó y se puso deprisa la túnica.
—Él vendrá a buscarme —le dijo con seguridad—. Sé que vendrá.
Se lo decía el corazón. A pesar de que Thomas de Renalt no había contestado a ninguna de sus cartas.
—No pienso pedirle nada a un normando —replicó Joemientras se levantaba para marcharse.


Joeestaba a punto de salir del aposento cuando ___(tn)_____fue hacia él y tomó su mano. Antes de que pudiera reaccionar, le entregó algo.
Reconoció enseguida el trozo de tela que guardaba de recuerdo y lo acarició.
—¿Dónde lo habéis encontrado?
—Lo traíais vos con vuestra túnica —repuso ___(tn)_____sin apartar la mano.
La suave inocencia de su piel hizo que se estremeciera de deseo.
Ninguna mujer lo había tocado desde que perdiera a su esposa. Ninguna se había atrevido.
Era un gélido día de invierno y el frío viento se colaba por la ventana. Pero todo su cuerpo ardía por culpa de ese simple gesto.
Intentó convencerse de que no significaba nada.
No debía siquiera pensar en ello. Guardó el pedazo de tela y se puso la capa.
Murmuró una rápida despedida y se fue sin esperar a oír su respuesta. Bajó deprisa hasta la playa y subió a uno de los barcos. Mientras surcaba las aguas, estudió el horizonte. Habían pasado dos años desde que las antorchas de sus enemigos aparecieran por primera vez en aquellas costas. Y las espadas de los normandos habían derramado la sangre de demasiados irlandeses.
Acarició el trozo de tela que ___(tn)_____le había dado. El pedazo de lino le recordaba cuál era su único propósito en la vida, debía vengar lo que los normandos habían hecho al invadir Rionallís.
Atardecía y se quedó hipnotizado contemplando las luces y los sonidos de esa hora del día. Recordó tantas tardes pasadas en compañía de Fiona, esperando a que llegara la noche y pudieran contemplar las estrellas. Solían conversar entonces sobre sus sueños y su futuro. Un futuro que podía acariciar entonces en el abultado vientre de su esposa.
Era mucha la tristeza que le traían esos recuerdos y no podía dejarse llevar por ellos. Tampoco podía pensar en ___(tn)_____y en los sentimientos que esa mujer había logrado despertar en su interior.
Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 3rd 2010, 14:07

Capítulo 4
Cuando vio a su cuñada Isabel, Joe sintió que se quedaba sin aliento. La mujer sostenía feliz a su recién nacido en los brazos. Se acercó y miró el bebé. Tenía ojos grises y la cara arrugada y sonrosada.
—Se llama Liam —le dijo Isabel en voz baja—. En honor al tío que no ha podido llegar a conocer.
Miró a su hermano, parecía muy orgulloso. Le costó encontrar la voz, pero los felicitó a los dos. Isabel levantó al niño contra su hombro y recordó haber hecho lo mismo con su niña y cómo ésta solía chuparle el cuello. Tuvo que apartar la vista.
—Te hemos echado de menos, Joe—le dijo Isabel mientras lo abrazaba.
—Tienes buen aspecto.
—¿Te quedarás esta vez algo más de tiempo?
—No. Lionel O’Riordan ha pedido mis servicios para luchar contra el ejército de Strongbow. Sus hombres están luchando en Kilkenny. Me uniré a ellos en cuanto resuelva lo de Rionallís.
Isabel parecía desilusionada, pero Patrick pareció entenderlo.
—Si eso es lo que quieres… Dime qué pasó. He oído que Ewan volvió a hacer una de las suyas, ¿no?
No le apetecía hablar de ello, pero no le quedaba más remedio. Estaba contándoles lo que ocurrió cuando entró su hermano pequeño en el gran salón.
—¿Qué haces aquí? —le preguntó Ewan al verlo—. Pensé que estarías con ____(tn)_____.
Vio que a su cuñada se le iluminaba la cara al oír un nombre femenino.
—¿Quién es ____(tn)_____?
Fulminó a Ewan con los ojos para que no hablara más de la cuenta, pero el joven no le hizo caso.
—Es…
—¡No te metas en esto, chico! —le advirtió con dureza.
—Es la mujer a la que rescatamos —prosiguió Ewan con una sonrisa—. Bueno, la verdad es que ella nos rescató a nosotros primero.
Fue a por su hermano pequeño, pero éste fue más rápido y se escondió detrás de Patrick.
—¿De verdad? ¡Qué interesante! —exclamó el mayor de los tres.
—Es muy interesante —agregó Isabel—. ¿Quién es ella? Y, ¿por qué no ha venido contigo?
—Fue algo temporal —les explicó Joe—. La dejé en Ennisleigh.
—Es normanda —intervino Ewan.
—¿Es una rehén? —preguntó Patrick con más seriedad—. No me parece inteligente, Joe.
—No es una rehén. Esa mujer nos salvó la vida. Y todo lo que quería a cambio era escapar de su prometido —les dijo Joe sin darle importancia—. Quiero verte mañana en el patio de entrenamiento. A ver si eres tan hábil con la espada como con la lengua —agregó mirando a su hermano pequeño.
Ewan lo miró sonriente. No debería haber caído en la trampa, su hermano estaba deseando que le diera más clases con la espada. Él, en cambio, no disfrutaba enseñándole. Le daba la impresión de que Ewan no mejoraba por mucho entrenamiento que recibiera. Tenía poca destreza con la espada y todos temían que ése fuera algún día su fin. Hubieran preferido que dedicara su vida a la Iglesia.


Isabel miró a su marido en cuanto se quedaron solos.
—Joe odia a los normandos. Hay algo que no nos está contando —le dijo ella.
—Puede que se haya visto forzado a hacerlo —repuso Patrick con tristeza—. De otro modo, nunca habría rescatado a esa mujer.
—Me encantaría saber cómo es ella —murmuró Isabel mientras se preparaba para dar de mamar a su hijo—. ¿Por qué la habrá dejado en casa?
Patrick la miró con suspicacia.
—No estarás planeando nada, ¿verdad?
—No, todavía no. Pero me gustaría saber más de ella. Puede que visite Ennisleigh un día de estos.
—No te metas, Isabel.
La mujer colocó al niño sobre su hombro para que eructara.
—Me pregunto si será bella… Joe lleva demasiado tiempo solo.
Patrick se acercó a su esposa y rodeó sus hombros.
—Déjalo tranquilo, corazón. Aún llora la pérdida de su esposa.
Isabel lo miró a los ojos.
—Entonces, ha llegado la hora de que siga adelante con su vida. Voy a averiguar todo lo que pueda sobre esa mujer.


A la mañana siguiente, Joe movió rápidamente la espada hasta dar a su hermano en el brazo.
—¿Es que quieres que te mate? —le preguntó enfadado—. ¡Levanta el escudo!
Ewan tropezó y, de no haber apartado Joe la espada, podría haberse hecho mucho daño con el filo del arma.
Furioso, Joeguardó su espada.
—Ya es suficiente, hermano. Será mejor que reconozcas que no tienes madera de soldado.
—Pero podría serlo, sólo necesito más entrenamiento —repuso Ewan con frustración.
—Llevas toda la vida entrenando… No puedo protegerte siempre.
—Nadie te ha pedido que lo hagas —replicó el joven mientras se levantaba—. Puedo cuidarme yo solo.
«No, no puedes», pensó Joe.
—Entra en casa —le ordenó.
—Probaré que puedo ser un guerrero, te lo juro. No fue mi intención que los normandos me capturaran…
—Es que ésa nunca es la intención de nadie, pero ocurrió y podrían haberte matado.
—Lo siento —le dijo Ewan mientras guardaba su espada—. Siento todo lo que pasó.
Sabía que se refería a que no había podido recuperar Rionallís por su culpa, pero no quiso aceptar su disculpa. Se limitó a hablarle con algo menos de dureza.
—Deberías buscar otro camino. No todos los hombres tienen por qué ser soldados.
—Soy un Jonas. Y los Jonas somos soldados —replicó su hermano.
La determinación en los ojos de Ewan le dejaba claro que no estaba dispuesto a aceptar que no podía luchar. Le pareció que prefería morir luchando que no luchar nunca.
Le bastó con pensar en que alguien acabara matándolo para que se le formara un nudo en la garganta. Su hermano mayor, Liam, había muerto en la batalla contra los normandos. En la misma en la que él había perdido a Fiona.
Se acercó a Ewan y revolvió con cariño su pelo.
—Puede que llegues a serlo —murmuró.
El joven sonrió.
—¿Vamos a ir a ver a ___(tn)_____hoy? —le preguntó Ewan más animado—. Me gusta mucho.
—No vamos a ninguna parte. Puede que mañana me encargue de organizar su viaje a Inglaterra. O quizá pasado mañana. De un modo y otro, tú te quedarás aquí.
—Sir Hugh no dejará que se vaya —le recordó el muchacho—. Puede que esté organizando un ejército ahora mismo para ir a buscarla.
—No tiene hombres suficientes para luchar contra nosotros. Además, ___(tn)_____está a salvo.
—Puede que sí…
—¿Qué quieres decir?
—Sir Hugh podría entrar él solo en Ennisleigh por la noche. No es tan difícil.
—Nadie puede entrar sin que lo vean los guardias.
—Yo puedo. He ido a veces a Ennisleigh sólo para dormir viendo las estrellas.
—Pero los guardias te conocen.
—Sí, pero nunca se han enterado de mis visitas nocturnas —insistió Ewan—. Si envías a ___(tn)_____a Inglaterra con un acompañante, sir Hugh la encontrará y matará al guardián.
Le enfurecieron sus palabras, las mismas que le había dicho ____(tn)_____. Sabía que la única manera de proteger a ___(tn)_____de su prometido era si la acompañaba él mismo.


Joe maldijo entre dientes en cuanto llegó a la isla. No había querido volver a ese sitio, pero lo había tenido que hacer. Y, para colmo de males, en compañía de Ewan.
Había reflexionado mucho sobre lo que le había dicho su hermano. No quería tener que acompañar a ____(tn)_____, pero no se le olvidaba la paliza que había presenciado ni el miedo en los ojos de esa mujer.
Una vez más, se arrepintió de no haber matado a ese hombre cuando pudo hacerlo.
Sabía que Ewan tenía razón y que sir Hugh no descansaría hasta recuperar a su prometida.
Se tocó la herida del hombro, había empezado a cicatrizar. Era una suerte que fuera su brazo izquierdo el que se viera afectado por la lesión, así podía seguir usando la espada.
Entró directamente en el patio de armas, donde los soldados se entrenaban cada día. Desde el comienzo de las invasiones normandas, habían tenido que enseñar a todos los hombres a luchar para que pudieran defenderse.
Ewan se quedó con ellos para practicar con la espada.
___(tn)_____estaba allí cerca, contemplando el entrenamiento. Llevaba una capa negra cubriéndole la cabeza, pero vio cómo se iluminó su cara al verlo llegar.
—Me alegra veros de nuevo, lord Jonas.
—Joe—la corrigió él—. No nos gusta usar tanto nuestros títulos como a otros.
—Muy bien, Joe—repuso ella—. ¿Practican todos los días?
—Sí. Nuestros soldados están entre los mejores de toda Eireann.
Vio que ___(tn)_____se estremecía. Hacía frío y acababa de empezar a nevar.
—¿Creéis que podrían enseñarme a mí?
—¿Qué queréis decir?
—No pretendo usar la espada, pero sí me gustaría saber defenderme en el cuerpo a cuerpo.
—¿Para qué?
—Para que nunca vuelva a tocarme un hombre como Hugh —repuso ____(tn)_____.
—Entrad en el castillo, hace frío —le dijo él mientras la llevaba dentro.
—No, quiero aprender a luchar —insistió ella.
—Aquí estáis a salvo. No hay necesidad de aprender nada.
Vio que el moretón en la mejilla se había oscurecido mucho. No podía pensar en nada que no fuera protegerla de Marstowe.
—Pero no quiero volver a sentirme impotente. Necesito ser más fuerte para defenderme.
Tomó su brazo, pero ella lo apartó deprisa. Se le llenaron los ojos de lágrimas. Pero eran lágrimas de ira, no de tristeza.
—Aprenderé a cuidar de mí misma con o sin vuestra ayuda.
Se preguntó si su esposa habría podido librarse de los invasores si alguien la hubiera entrenado para defenderse.
—Yo os enseñaré —le dijo entonces.
Pensó que no importaría perder otro día antes de salir hacia Dun Laoghaire. Emprenderían el camino a la mañana siguiente.
___(tn)_____se lo agradeció con una leve sonrisa y él pensó que quizá fuera ésa su oportunidad para redimir sus errores. No había podido proteger a su esposa, pero a ___(tn)_____le enseñaría cómo defenderse.


Su primera lección la tuvieron en el gran salón. Joe miró a ___(tn)_____y le levantó la barbilla.
—Mirad siempre a vuestro enemigo.
Ella hizo lo que le pedía. Se fijó en las cicatrices de su cara, en sus rasgos duros y en sus fieros ojos verdes.
—Olvidaos del juego limpio. Debéis concentraros en sus zonas más débiles y atacarlo en los ojos, la garganta o en la entrepierna.
No pudo evitar bajar la mirada al escucharlo. Recordó entonces cómo había sido sentir ese cuerpo contra el suyo, cómo Joe la había acariciado. Todo su cuerpo se estremeció al pensar en ello. No le gustaba que la hiciera sentirse así, pero una parte de ella lo añoraba.
Joe se colocó detrás de ella y la agarró por los hombros. Con ese simple gesto, había conseguido encender su deseo, pero trató de concentrarse en lo que le decía.
—Si un hombre os ataca por detrás, debéis usar la parte de atrás de la cabeza para darle un golpe en la nariz. Con suerte, se la romperéis y el dolor lo distraerá.
Ella también se había distraído, pero consiguió asentir con la cabeza.
—Pero si el hombre tuviera un cuchillo, ¿qué debería hacer?
—Aun así, podéis enfrentaros a él —le dijo Joe mientras cambiaban posiciones—. Haced como si tuvierais un cuchillo en mi garganta.
Alargó la mano, pero apenas podía rodear sus anchos hombros. Se puso de puntillas para poder llegar a su garganta con un puñal invisible. Imaginó que lo estaba abrazando y perdió la concentración durante un segundo. Pero no podía permitirse esas distracciones, necesitaba aprender a defenderse.
—Lo primero que hay que hacer es bajar la cabeza y agarrar con fuerza el brazo del atacante —le dijo Joe mientras lo hacía.
Le incomodaba sentirlo tan cerca. Olía muy bien, a madera y a fragancias del bosque.
—Después, echaríais la pierna hacia atrás.
Joe dio un paso atrás y empujó su pierna, giró su cuerpo hacia la derecha y, antes de que ella pudiera entender qué pasaba, perdió el equilibrio y acabó frente a él en el suelo. Sabía que no quería hacerle daño, pero no pudo evitar cerrar los ojos asustada.
—Si caéis encima de él, no podrá respirar y aprovecháis la ocasión para quitarle el cuchillo y colocarlo en su garganta.
Abrió los ojos, pero seguía aterrada.
—¿Qué ocurre? ¿Os he hecho daño? —le preguntó Joe mientras la ayudaba a sentarse.
Negó con la cabeza. Sabía que él no era como Hugh, pero también sabía que tendría que encontrarse con su prometido tarde o temprano.
—Aún le tengo miedo… —susurró poco después.
—Todos tenemos miedo cuando luchamos. Los que no tienen miedo son los que ya están muertos.
—Pero vos no tuvisteis miedo esa noche. Vi cómo os apuñalaba Hugh, podía haberos matado.
—No, su intención era hacerme daño. No quería matarme.
—¿Cómo podéis saberlo? —preguntó sin poder controlar su miedo—. Intentó que le temierais, pero vos os enfrentasteis a él. Yo, en cambio… No puedo librarme de este terror que tengo…
—No intentéis hacerlo. Practicad lo que os he enseñado hasta que los movimientos sean algo natural. No tendréis tiempo para pensar si os ataca alguien. ¿Por qué creéis que nuestros soldados entrenan cada día? Para no tener que pensar en el campo de batalla.
Parecía muy seguro y deseó poder creer sus palabras.
—Además, os equivocáis conmigo. Sí que pasé miedo esa noche.
—¿Por vuestro hermano? —le preguntó ella.
Joe se quedó callado unos instantes y se miraron a los ojos. Él rozó con el dorso de su mano el moretón que aún tenía en la mejilla. Su rostro no expresaba nada, pero a ella cada vez le afectaba más su presencia.
Ese guerrero conseguía asustarla tanto como atraerla. La observaba con tal intensidad que no pudo evitar estremecerse.
—Sí, pasé miedo esa noche —repitió él mientras le ofrecía la mano para ayudarla a levantarse.
Ella se puso en pie, pero no soltó su mano.
—Si estáis conmigo, prometo que él no os hará daño. No dejaré que os toque.
Joe apretó su mano como si estuvieran sellando un pacto. Y ella quería creerlo, aunque eran muchas las dudas que minaban su confianza.
—Que así sea —murmuró finalmente.


___(tn)_____pasó el resto de la tarde aprendiendo de Joe cómo luchar contra un enemigo. Después, ya sola en sus aposentos, siguió practicando para recordar bien cada movimiento.
Desde la ventana observaba a Joe, que entrenaba con los soldados en el patio. Se movía con agilidad y destreza. Nadie podría haber adivinado que aún sufría una grave lesión.
—¿Dónde aprendisteis a luchar? —le preguntó esa misma noche después de la cena.
—Mi padre nos enseñó a mis hermanos y a mí.
—Tenéis mucho talento —repuso ella mientras bebía aguamiel—. ¿No os duele el hombro?
—Sí —admitió Joe—. Pero no tardará en curarse del todo —añadió mientras se ponía en pie—. Recoged vuestras cosas. Saldremos hacia Dun Laoghaire en cuanto amanezca.
—¿Por qué no podemos salir en barco desde aquí? En el agua podríamos evitar a los hombres de Hugh —sugirió ella.
—Los ejércitos normandos de Strongbow están controlando las costas. No nos queda más remedio que cruzar a Inglaterra más al norte.
Se dio cuenta de que tenía razón. Había oído historias sobre Richard FitzGilbert de Clare, al que llamaban Strongbow. Había llegado dos años antes a Irlanda para ayudar al depuesto rey irlandés Diarmuid MacMurrough. Sus hombres habían asesinado a cientos de hombres y al final consiguieron restituir al rey en su trono. Como recompensa, el monarca le había entregado la mano de su hija y se decía que su intención era convertirse en rey.
El rey Enrique ya dudaba de sus motivaciones y había enviado a Irlanda al padre de ___(tn)_____para que controlara a Strongbow más de cerca.
Sabiendo cómo era ese hombre, pensó que era buena idea evitar la costa.
—¿Cuántos hombres nos acompañarán?
—Los suficientes.
—¿Cuántos? —insistió ella.
—Nuestros soldados están entre los mejores de Eireann. No debéis temer a sir Hugh.
—La fuerza poco importa. No tuvisteis suficientes hombres para haceros con Rionallís. ¿Llegaron al final el resto de los soldados?
Joese quedó en silencio.
—Eso me temía —continuó ella—. Si no podéis prescindir de los suficientes hombres para acompañarme a Inglaterra, prefiero quedarme aquí y esperar a que venga mi padre a buscarme.
—Yo puedo defenderos.
—No dudo de vuestras habilidades, pero habéis sufrido una grave lesión.
Joe se puso en pie y apoyó la mano en su espada.
—¿Acaso pensáis que no podría protegeros?
—Me ayudasteis a escapar y os lo agradezco —le dijo ella.
No quiso decirle que su padre era el único hombre en el que confiaba para protegerla de sir Hugh, pero vio que había conseguido ofender a Joe. Aun así, no se desdijo.
—No debéis preocuparos por protegerme. Al menos desde aquí puedo ver a nuestro enemigo. Estaré a salvo hasta que regrese mi padre.
—Ya os he dicho que no quiero traer a más normandos a esta fortaleza.
—Mi padre no haría nada contra vuestros hombres. Todo lo contrario, os recompensará por vuestra ayuda.
—¿Cómo? ¿Creéis que me devolverá Rionallís? —se burló Joe.
—Eso no es posible —repuso ella.
—¿Es que queréis que vengue lo ocurrido con vuestra familia? —preguntó Joe fuera de sí—. ¿Pretendéis que levante mi espada contra aquéllos a los que queréis para defender un trozo de tierra?
Lo miró con firmeza y se cruzó de brazos.
—No creo que fuerais capaz de hacer algo así —le dijo ella.
Joe se acercó a ella hasta que no hubo más que unos centímetros entre los dos. No la tocó, pero su presencia era igual de amenazadora.
—Creedme. No dejaré que nadie ponga en peligro lo que es mío.
Sabía que Joe pretendía asustarla para que cediera Rionallís, pero no sólo le hacía sentir miedo. Ese hombre había despertado su deseo y no podía ignorarlo.
—Rionallís pertenece a mi familia —le recordó Joe—. El hijo de Patrick, Liam, heredará esa tierra cuando sea mayor de edad.
—Pero, ¿y vos? Os casaréis y tendréis hijos que puedan heredar Rionallís, ¿no creéis?
—He jurado que no volveré nunca a casarme —le dijo Joe.
—¿Tiene eso algo que ver con Fiona?
Vio cómo se tensaba al oírla.
—¿Dónde habéis escuchado ese nombre?
—La llamabais el otro día en sueños. Fue la noche en la que padecisteis altas fiebres —le dijo—. ¿Era vuestra esposa?
—Lo era.
—¿Qué le ocurrió?
—La asesinaron los normandos.
Hablaba con firmeza, pero ella reconoció el profundo dolor en su voz. No era todo ira contra el enemigo. Lo vio como el viudo que era, alguien que no había superado aún esa muerte.
Deseaba hacerle más preguntas, pero se quedó callada. Se le encogió el corazón al ver que aún sufría mucho.
—Enviadle un mensaje a mi padre —insistió ella—. ¿Por qué querríais poner en peligro a vuestros hombres por mi culpa? Sabéis que sería muy arriesgado. Mi padre pensaba venir para asistir a mi boda con sir Hugh. Puede que ya esté aquí, en Eiren.
Joese quedó callado unos minutos antes de hablar.
—Si lo que decís es verdad, entonces saldremos por la mañana para Laochre, donde está la casa de mi hermano. Si vuestro padre decide después de todo atacarnos, allí tendrá que enfrentarse a más de trescientos soldados.
—Ya os he dicho que no haría nada semejante.
—No me fío de los normandos —le dijo Joe—. Cuanto antes nos dejéis, más seguros estaremos.
No dejó que Joeviera cuánto le habían herido sus palabras. Odiaba a los normandos y eso la incluía a ella, aunque no hubiera hecho nada malo en su vida.
Su único consuelo era ver que Hugh parecía no estar haciendo intentos por recuperarla.


Hugh Marstowe daba vueltas por su dormitorio en Rionallís. Sabía que ___(tn)_____seguía con eseJonasy no quería ni pensar en que él pudiera ponerle la mano encima. Pensaba matarlo por lo que había hecho.
Fue hasta un espejo y se miró. El criado le había cortado el pelo y afeitado, tal y como era la costumbre normanda. Le esperaba una joven doncella en su cama. Su melena era oscura, como la de ____(tn)_____, pero no era tan esbelta ni bella.
—Venid, mi señor —le urgió ella con los brazos abiertos.
Sus pechos eran tentadores y disfrutaría de ella esa noche, pero seguía sin superar que ___(tn)_____lo hubiera abandonado.
La quería y deseaba hacerla su esposa. No entendía por qué había escapado aquel día. Él la había castigado como se merecía, pero lo había hecho por su propio bien. Quería que aprendiera pronto cómo ser una buena esposa. La veía como a una yegua salvaje a la que tenía que domesticar.
Se fijó en la joya que había encargado como regalo. Era de oro y zafiros, a juego con sus ojos. Esperaba que ___(tn)_____lo perdonara al ver el regalo. Pero seguía pensando que, si ella no se hubiera escapado, no habría tenido que castigarla después.
Pensaba enseñarla bien para que fuera la esposa perfecta. A cambio, le haría generosos regalos.
Pero no le quedaba mucho tiempo. Había enviado un mensaje al padre de ___(tn)_____para que retrasara su viaje, pero éste se había negado.
Thomas de Renalt, conde de Longford, llegaría a Rionallís en una semana y debía recuperar a ___(tn)_____antes si no quería sufrir la ira del conde.
Estaba tan angustiado que ordenó a la joven que saliera de sus aposentos y mandó que avisaran a sir Peter.
Se vistió con cuidado y se colocó una cadena de oro. Le importaba mucho su aspecto, creía que debía tener apariencia poderosa si quería serlo de verdad.
Alguien llamó poco después a la puerta.
—Pasad —dijo Hugh.
—Mi esposa y yo saldremos de regreso a Inglaterra cuando amanezca —le dijo sir Peter en cuanto entró.
—Se supone que deberíais haber encontrado a ___(tn)_____para traerla de vuelta.
—Perdimos su pista en la nieve. Además, los irlandeses son demasiados para enfrentarnos a ellos. Necesitamos a los hombres del conde.
—¡No quiero excusas! —gritó con desesperación—. Vos erais su guardián, responsable de ella.
—No me deis órdenes, no sois quién para hacerlo. Ya he admitido ante el conde mi error. Sabe que los irlandeses se han llevado a su hija. Después de todo, vos erais su prometido, el que había jurado protegerla. Tendréis que darle explicaciones al conde, nosotros nos vamos.
Sir Peter lo despidió con desdén y se fue.
Le costó controlar su ira. Llamó a un criado entonces para que avisara al capitán de sus tropas.
Robert Staunton apareció poco después.
—Señor —lo saludó con una breve reverencia.
—¿Por qué no han conseguido nuestros hombres encontrarla? ¿Por qué han fracasado así?
—Sólo contamos con treinta hombres —le dijo Staunton—. LosJonastienen más de trescientos. Entregaríamos gustosos nuestras vidas por salvaguardar su honor, mi señor. Pero preferiría arriesgarme cuando sé que la misión puede tener éxito.
—No dejaré que mi futura esposa muera a manos de los irlandeses —replicó él.
—Tengo un prisionero que puede interesaros —le dijo el capitán entonces—. Si me acompañáis a las celdas, podré explicaros mejor lo que os propongo.
No le agradaba bajar a las mugrientas celdas, pero siguió a Staunton. Se animó mucho al ver que los soldados de losJonasseguían allí encadenados.
—¿Dónde habéis encontrado a ésta? —le preguntó Hugh al ver a una delgada mujer entre ellos.
Notó que los soldados se ponían nerviosos al oír sus palabras.
—Estaba intentando ayudar a los hombres a escapar. La habría matado, pero pensé que podría sernos de alguna utilidad —le dijo Staunton mientras sacaba una daga.
Vio que la mujer palidecía.
—Podría matarla ahora, por supuesto.
—¡No! —gritó uno de los soldados.
—¿Cómo te llamas? —le preguntó Hugh al soldado de losJonasque había hablado.
—Dejadla en paz —contestó el hombre con furia.
Se dio cuenta de que le importaba mucho esa mujer y le gustó ver que tenía ese poder sobre él.
Agarró la daga de Staunton y se acercó a la joven. Tomó uno de sus mechones y lo cortó.
—Contesta mi pregunta —insistió Hugh con tono amenazador.
El soldado lo miró sin hablar, pero parecía empezar a dudar.
—Contesta o le cortaré un dedo —le dijo mientras agarraba la mano de la mujer.
—¿Conoces a JoeJonas? —le preguntó Hugh al soldado.
—Sí —asintió el hombre—. Lo conozco. Soltad a esa mujer —le rogó.
—Lo usaremos para llegar hastaJonas—le susurró Staunton a Hugh—. Haremos que vuelva con información sobre los irlandeses y eso nos ayudará a planear mejor el ataque.
—Un traidor… —murmuró Hugh.
Le gustó la idea. Si el soldado quería que esa mujer no muriera, haría todo lo que ellos le pidieran.
Sonrió con satisfacción. Sabía que pronto llegaría el día de la venganza.
Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 3rd 2010, 14:17

Capítulo 5
Les llevó menos de una hora llegar a la fortaleza de Laochre. ___(tn)_____no pudo dejar de mirar a su alrededor durante todo el trayecto y no respiró tranquila hasta que entraron en la zona amurallada. Ewan iba delante de ellos, encargado de atisbar cualquier movimiento extraño.
Pero ella pensaba que Joe le había dado ese puesto para alejarlo de ellos. El joven no había dejado de hablar incesantemente desde que salieran de la isla.
Se quedó sin aliento al ver la majestuosidad del castillo. Era blanco y una gran muralla protegía una fortaleza que era tres veces más grande que Rionallís. Estaba en la cima de una colina y podía ver soldados patrullando la zona.
—No imaginé que fuera de piedra —comentó ella.
La mayor parte de los castillos normandos en Inglaterra estaban siendo reconstruidos en piedra, pero pocos se habían terminado.
—No es de piedra —le dijo Joe—. Pero nuestros enemigos creen que lo es. Eso es lo que importa. Patrick está reconstruyéndolo en piedra poco a poco.
Al acercarse, entendió sus palabras. Era una estructura de madera cubierta con yeso blanco.
Los guardias los dejaron pasar a las puertas y, nada más entrar, se quedó boquiabierta al ver la mucha actividad que había en el patio. Se oía el martillo del herrero, vio a gente trabajando, criados transportando leña o llevando caballos a los establos, comerciantes mostrando sus mercancías… Lo que más atrajo su atención fue ver a los niños riendo y corriendo libremente.
Todos saludaban a Joecon sonrisas y mucho afecto. Un hombre alto y rubio lo saludó con un fuerte abrazo. Era otro de los hermanos Jonas, Connor. Vio que Joesonreía.
Tenía que admitir que, cuando no estaba de mal humor, era muy apuesto. Llamaban la atención su pelo negro y los ojos verdes. Y las cicatrices en la cara le daban una apariencia muy atractiva y peligrosa.
—Tengo que reunirme con mi hermano Patrick —le dijo Joe—. Mostradle sus aposentos —le pidió después a Ewan.
___(tn)_____siguió al joven, pero miró una última vez a Joe. No se le olvidaba la determinación que había visto en sus ojos cuando le dijo que no iba a devolverle Rionallís. No sabía cómo podía confiar en un hombre que quería arrebatarle sus tierras. Pero la otra opción, volver con Hugh, era aún peor.
A pesar de los soldados y las murallas, no se sentía segura.


Joe fue hacia el castillo saludando a los conocidos con los que se encontraba en su camino.
—Veo que habéis venido con la mujer —le dijo Patrick a modo de saludo.
—Le he pedido a Ewan que encuentre un dormitorio para ella. Desea contactar con su padre para que venga a buscarla desde Inglaterra.
—¿Por qué no la acompañáis vos mismo hasta Dun Laoghaire?
Sus palabras lo enfadaron, le recordaron a las de ____(tn)_____. Ella no lo creía capaz de protegerla y su primer instinto había sido echarla de allí para que se enfrentara sola a Hugh Marstowe, pero creía que lo mejor que podía hacer era dejarla en Laochre y esperar a que su familia fuera a buscarla.
—Tengo la intención de atacar de nuevo Rionallís —le dijo—. Puede que nos venga bien tener aquí a esa mujer.
—Puede que os acusen de secuestrarla —repuso Patrick—. Y el rey Enrique pedirá explicaciones.
—Su rey no se atrevería a enfrentarse a nosotros. Le conviene tenernos como aliados.
—Los ejércitos normandos ya han invadido Meath y Breifne. Creo que Enrique se decidirá por Laochre para su próxima conquista si tú te empeñas en contrariarlo. Tus hombres no salieron de Rionallís. Si no están ya muertos, siguen prisioneros de Hugh Marstowe. Puede que quiera usarlos contra nosotros.
—Si me cedes soldados, podré liberarlos —le dijo Joe.
—Pero te necesitamos aquí —repuso Patrick—. Enviaré a Connor para que se encargue de liberarlos. El rey normando está visitando Tara y entrevistándose allí con el rey irlandés. Puede que consigan llegar a un acuerdo que evite que haya más guerras entre nosotros.
—¿Qué tipo de acuerdo?
Patrick no contestó su pregunta.
—O podríamos cambiar la vida de nuestros hombres por ____(tn)_____. Podríais devolverla a Rionallís y olvidaros del asunto.
—Sir Hugh Marstowe le da palizas. Acabaría por matarla si la entrego.
—¿Por eso la sacaste de allí?
—Sí. Ese canalla le ha hecho mucho daño. No te lo imaginas. Si alguien le hubiera puesto la mano encima a Isabel, tú habrías hecho lo mismo.
Habló sin pensar. Su intención no había sido comparar lo que Patrick sentía por su esposa con la relación que él tenía con ____(tn)_____. Sólo quería protegerla.
—Cuidado, hermano. No querría que perdieras la vida por culpa de una mujer.
—No tienes de qué preocuparte. Nunca dejaría que una mujer interfiriese en mi vida.
Menos aún, cuando esa joven insistía en repetirle que Rionallís le pertenecía a ella.
—Liberaré a mis hombres y Rionallís volverá a ser nuestro.
—Puede que sí —concedió Patrick—. O puede que el rey normando acepte mi oferta sin que se derrame más sangre. Creo que le gustará lo que voy a plantearle, una alianza entre nuestra familia y la de ____(tn)_____.
Entendió de repente lo que su hermano estaba dando a entender, un matrimonio concertado.
—No —replicó sin más.
—Eres un necio si crees que podrás recuperar Rionallís fácilmente. El rey normando enviará más hombres para volver a arrebatártelo. Puede incluso que nuestros soldados ya hayan muerto. Si quieres mantener la fortaleza, tu única opción es casarte con ____(tn)_____. Puede que esa unión aplacara la ira del rey, así tendría una alianza más fuerte con nosotros.
—No tienes derecho a pedirme algo así —le dijo Joe.
No podía imaginarse tomando a otra mujer como esposa. Había jurado que no volvería a casarse.
—Como tu señor, te lo ordeno —le dijo Patrick con tono amenazador.
—___(tn)_____volverá con su familia a Inglaterra. Mientras tanto, pienso volver a Rionallís.
—Si no te casas con ella, puede que Connor quiera hacerlo.
No quería ni pensar en otro hombre tocando a ____(tn)_____. Creía que ya había sufrido bastante. Pensaba que el mejor lugar para ella sería una abadía, donde estaría libre de los hombres.
—Esa mujer te importa, ¿no es así? —le preguntó Patrick con un tono más amable.
—Arriesgó su vida para salvar la de Ewan y la mía. Eso es todo lo que hay entre los dos.
—Eso lo dudo, hermano. Si fuera como dices, no estarías tan enfadado.
Joe tomó un buen trago de vino y miró de mala gana a su hermano.
—La he traído hasta aquí para que esté a salvo, no hay nada más.
Eso le hizo recordar a sir Hugh Marstowe y el trato que le había dado. La familia de ___(tn)_____había sido la que había concertado el matrimonio y temía que, si ella volvía a Inglaterra con su padre, la forzaran a casarse con Marstowe después de todo.
No deseaba casarse con ella, pero tampoco quería verla sufrir. Pensó en el bello rostro de Fiona y pudo oír de nuevo sus gritos cuando los normandos la arrebataron de su lado. No había podido salvarla…
Si dejaba que ___(tn)_____se fuera, acabarían casándola con sir Hugh Marstowe, estaba seguro. Eso supondría más dolor para ella y sería todo por su culpa.
Se sentía dividido entre la culpabilidad y la ira, pero se dio cuenta de que su hermano tenía razón. Sólo podía protegerla de verdad de sir Hugh si se casaba con ella.
Pensó en las dudas que ella había tenido sobre su capacidad para protegerla. Habían conseguido minar su confianza. Siempre había creído en sus habilidades como guerrero, pero le estaba costando aceptar su fracaso a la hora de reconquistar Rionallís. Y no podía echarle toda la culpa a Ewan. Habían subestimado la fuerza de los normandos.
Un movimiento atrajo su atención. Levantó la vista y vio a ___(tn)_____de pie entre las almenas. Tenía la mirada perdida en el horizonte.
Recordó cómo había masajeado sus pies hasta calentarlos, cómo había atendido sus heridas y dormido a su lado para cuidarlo.
Subió las escaleras hasta las almenas y se acercó lo suficiente para ver su rostro. Parecía preocupada y el moretón de su mejilla estaba más oscuro. Había recibido ese golpe para salvarlos a su hermano y a él.
No se dijeron nada y él no tuvo que preguntarle para saber qué le preocupaba.
Sin poder detenerse, acarició el golpe de su mejilla. ___(tn)_____cubrió la mano con la suya y no pudo evitar estremecerse al sentir su cálida piel.
___(tn)_____cerró los ojos, un mechón se escapó de su velo y el frío viento lo agitó. Su piel era muy suave y él acarició el cardenal con su pulgar. Ella apoyó en su mano la mejilla y lo rozó con los labios. No fue un beso, pero el gesto hizo que se conmoviera. Se dio cuenta en ese instante de que deseaba besarla, que quería estar con una mujer después de pasar dos años en soledad.
Levantó su cara y se perdió en sus ojos del color del cielo.
Entendió entonces por qué nunca podría casarse con ella. Si estaba con ___(tn)_____tendría que enfrentarse a los demonios de su pasado, no podría ignorarla y seguir adelante con su vida como había hecho durante esos años.
Se apartó deprisa de ella y se alejó de allí.
No podía aceptar lo que Patrick le había sugerido. Pero tampoco podía permitir que ___(tn)_____volviese con Hugh Marstowe.
Decidió ir a Tara y hablar con el rey supremo de Irlanda. Si era necesario, conversaría también con el rey normando. Pensaba asegurarse de que ___(tn)_____estuviera a salvo y también los soldados de los Jonas.


___(tn)_____se despertó al amanecer. Había compartido dormitorio con otras dos mujeres y quería vestirse antes de que las otras se despertaran. Su ropa estaba en penoso estado y lamentó no tener un velo para ocultar su pelo.
Salió de la habitación y fue hacia el gran salón, donde estaban muchos desayunando.
Un mujer alta la observó con interés cuando entró. Al ver cómo la trataban los demás, se imaginó que era la señora del castillo.
Llevaba un vestido blanco y largo y encima un bello sobrevestido azul. Era la moda irlandesa. Su pelo rubio lo llevaba recogido en una trenza.
—¿Sois ____(tn)_____? —le preguntó en la lengua normanda.
Le sorprendió que tuviera tales conocimientos.
—Así es —repuso ella ofreciendo sus manos para saludarla.
—Me llamo Isabel Jonas. Mi esposo es Patrick Laochre, rey de Laochre.
—¿Es rey? —le preguntó ella.
—Bueno, no es rey supremo —repuso Isabel con un sonrisa—. Hay muchos reyes de menor importancia en Irlanda, igual que solíamos tener en Inglaterra. No dejéis que el título os intimide, sólo quería conocer a la mujer que ha salvado las vidas de Ewan y Joe. No suele pasar a menudo que una dama rescate a uno de los mejores guerreros de Irlanda.
—Joe me ayudó a escapar de mi prometido —repuso ella sonrojándose—. Los salvé porque era la única manera que tenía de salvarme yo misma.
—Aun así, recibid nuestra gratitud —le dijo Isabel—. Ahora entiendo qué es lo que tanto ha atraído a Joe.
No supo cómo contestar.
—Me temo que exageráis, reina Isabel.
—Llamadme Isabel, por favor. Y no, no estoy forzando la verdad. Sois la primera mujer con la que se relaciona Joe desde que muriera su esposa.
—Nuestros caminos se cruzaron, no hay nada más —insistió ella.
Le pareció que Isabel quería actuar de casamentera y ella no quería tener nada que ver con esas cosas. Ya había entregado su corazón a un hombre y éste había estado a punto de destruirla.
—Vamos a celebrar un banquete para festejar la vuelta de Joe—le informó Isabel cambiando de tema—. Me ha dicho que volveréis pronto a Inglaterra, pero me gustaría que participarais en la celebración antes de iros.
—Me encantaría —repuso ___(tn)_____poniéndose en pie—. ¿Puedo ayudaros a organizarlo?
—¿De verdad os apetece?
—Estoy deseando ser útil —admitió—. Es difícil estar a la espera sin nada que hacer.
—Pues aquí hay trabajo de sobra, ¿qué es lo que más os gusta hacer?
___(tn)_____pensó un momento. Lo que más le gustaba era la música. Solía tocar instrumentos en casa de su padre y entretenía a las visitas con su voz. Hugh había destruido su instrumento favorito poco después de que llegara a Rionallís. A su prometido le había parecido algo inútil y temía que otros pensaran lo mismo.
—Se me da bien coser y bordar —le dijo mientras se miraba su vestido—. He intentado remendar mi ropa, pero no tenía lo necesario para hacerlo.
—Me encargaré de que os proporcionen aguja e hilo —le aseguró Isabel—. Espero que mis palabras no os ofendan, pero os sugeriría que probarais el estilo irlandés en el vestir. Es muy cómodo.
___(tn)_____estaba de acuerdo con ella. Deseaba deshacerse de sus ropas cuanto antes.
—Habláis la lengua de mi marido muy bien —comentó Isabel—. ¿Cómo la aprendisteis? Nadie habla irlandés en Normandía.
—Yo nací en Inglaterra, no en Normandía. Las tierras de mi padre están cerca de la frontera con Gales. Me crié allí con una mujer irlandesa. Yo aprendí su lengua y ella la mía.
—Mi familia también era de Inglaterra —repuso Isabel mucho más animada—. ¿Cuánto tiempo lleva vuestra familia allí?
—Tres generaciones. Mi bisabuelo llegó desde Normandía. Se casó y su esposa aportó una gran dote, pero su condición para contraer matrimonio había sido que se quedaran en Inglaterra, de donde era ella.
—¿Os gustaría volver? —le preguntó Isabel.
—Es lo mejor, al menos hasta que se resuelva el asunto de mi compromiso. Pero espero regresar a Irlanda algún día.
Isabel sonrió y salieron afuera. Pasaron entre varios edificios hasta llegar al patio interior. Cerca de allí, una mujer lavaba ropa cerca de un caldero de agua hirviendo. Aquel sitio emanaba seguridad y la gente parecía feliz y tranquila.
Llegaron poco después a una cabaña en la que había telares. Isabel habló con una de las mujeres y le pidió que le llevara telas de lana y lino a su dormitorio.
Volvieron al castillo. Cada vez sentía más respeto y admiración por Isabel. Se dio cuenta de que estaba acostumbrada a trabajar. Se detuvo al ver que un criado tenía que extender juncos para secarlos y se puso a ayudarlo.
Ella observaba todo sin saber qué hacer. Nunca había visto a la dama de un castillo ayudando a criados en tareas poco importantes y duras. Después de unos minutos, se unió a ellos para colocar todos los juncos en el suelo. Charlaron y rieron durante todo el tiempo que estuvieron ocupadas en la tarea.
Más tarde, cuando Isabel recolocaba un tapiz en uno de los salones, se le acercó un hombre por detrás. Se parecía a Joe, pero tenía los ojos grises. Abrazó a Isabel, que estaba de pie en un banco, y la dejó con cuidado en el suelo. La besó después y se imaginó que se trataba de Patrick, su esposo.
Parecían muy enamorados y apartó la vista algo avergonzada. Oyó paso tras ella y, al girarse, vio que se trataba de Joe. La herida de su rostro ya estaba curada, pero podía ver que aún llevaba un vendaje bajo la túnica para proteger su hombro.
—Joe—lo saludó ella mientras extendía sus manos.
Sólo lo había hecho por cortesía, pero él no aceptó el gesto y ella tuvo que bajar de nuevo las manos. Le dio la impresión de que quería decirle algo, pero no parecía atreverse a hacerlo.
Sin saber qué decir, miró a su alrededor.
—Laochre es la fortaleza más grande que he visto en mi vida. No entiendo cómo Patrick no es vuestro rey supremo.
—Le ofrecieron que compitiera para conseguir tal honor, pero no quiso —repuso Joe.
—¿Por qué no?
—Prefirió quedarse aquí y cuidar únicamente de su clan.
Le costaba entender que un hombre renunciara a tanto poder, pero se imaginó que ese poder también implicaba muchos sacrificios.
Joe se quedó a su lado mientras observaban cómo Isabel y los criados colocaban plantas y ramas por todo el salón para decorarlo para el banquete.
Cada vez que intentaba preguntarle algo, Joe respondía con evasivas o con silencio, pero decidió intentarlo de nuevo.
—¿Habéis enviado a alguien para que traiga a mi padre a Laochre?
—No —repuso Joe sin mirarla.
—¿Qué planes tenéis?
—Patrick se encargará de tomar las decisiones oportunas.
Estaba harta de sus excusas y decidió ser directa.
—Creo que me estáis intentando evitar —repuso enfadada—. No deseáis hablar conmigo porque soy una espantosa normanda. Como sabéis, devoro recién nacidos y exhalo fuego como un dragón.
Joe hizo una mueca, pero no dijo nada.
—O quizás estéis enfurruñado como un niño porque no quise que me acompañarais a Dun Laoghaire. ¿Es eso?
—Ésa fue vuestra decisión. Yo tengo otras tareas que hacer que no tienen nada que ver con vos.
Joe la miró entonces y se le acercó. Sabía que intentaba intimidarla con su altura y su fuerte presencia física. Pero no podía tenerle miedo, sabía que nunca le haría daño.
—No soy un niño, ____(tn)_____.
—Entonces, dejad de comportaros como uno —replicó ella con la cabeza muy alta—. Mi familia vendrá a buscarme y ya no tendréis que volver a preocuparos por mí.
Se dio media vuelta y fue hasta donde estaba Isabel para ayudarla con los preparativos.


Joeno podía creer que ___(tn)_____le hubiera hablado como lo hizo. Decidió que lo mejor que podía hacer era salir a practicar para intentar dar salida a la tensión que crecía en su interior.
—Patrick, dile a Ewan que salga si quiere que le dé otra lección con la espada —le dijo a su hermano.
—____(tn)_____, sube a mis aposentos. Tengo un vestido que creo que te sentará muy bien —oyó que le decía Isabel.
No esperó a escuchar la respuesta de ____(tn)_____. Salió deprisa al patio.
No podía creer que lo hubiera acusado de portarse como un niño después de todo lo que había hecho por ella.
Llamó a uno de los soldados para que luchara con él y comenzaron el entrenamiento.
Bloqueó uno de los ataques del hombre con su escudo y dejó entonces que su ira estallara. Golpeó una y otra vez con su espada hasta hacer que el soldado quedara contra la pared. Se imaginó que se trataba de sir Hugh. Se le resbaló entonces la espada y el hombre aprovechó la ocasión para atacar, pero le dio en el hombro izquierdo.
—Lo siento, Joe. No pretendía…
—No te disculpes —le dijo al soldado—. Has combatido bien. Me relajé mientras luchaba y he merecido el corte.
Tapó la herida para cortar la hemorragia. Le hizo recordar a ___(tn)_____y cómo ésta había curado sus heridas. Pensó en la cara hinchada de esa mujer y en su miedo.
Hugh Marstowe la había tratado siempre como a una posesión, no como a una igual. Tenía que reconocer que Fiona no había estado tampoco a su altura, sino muy por encima. Preciosa y casi perfecta. Siempre pensó que no merecía ser su marido y le habría dado cualquier cosa que ella deseara.
Se entristeció al pensar en ella, pero trató de alejarla de su mente. Llegó a su dormitorio y se quitó la ropa. Colocó una tela sobre el corte para que dejara de sangrar.
Patrick creía que la mejor manera de recuperar Rionallís era casándose con ____(tn)_____, pero no pensaba casarse. Ni con ella ni con otra.
Se dio cuenta de que ___(tn)_____había estado en lo cierto al acusarlo. Su orgullo había impedido que la perdonara y se empeñaba en negar que se sentía atraído por ella.
No podía controlar el deseo. Era el resultado de haberse pasado demasiado tiempo sin una mujer. No era un monje y su cuerpo dominaba todos sus pensamientos.
Creía que, de haber sido otra mujer, podría haberse casado con ella para recuperar Rionallís, pero temía que ___(tn)_____quisiera usurpar el lugar que Fiona había ocupado en su corazón y eso no podía permitirlo. No dejaría que ocurriese nunca.
Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 3rd 2010, 14:25

Capítulo 6
___(tn)_____siguió a Isabel a un pequeño cuarto donde alguien le había preparado un baño caliente. Al lado, sobre un sillón, estaba el vestido que su anfitriona había elegido para que se pusiera esa noche. Era de seda de color crema y llevaba un sobrevestido de terciopelo granate con adornos dorados.
—Este color irá muy bien con vuestro cabello —le aseguró Isabel.
Le encantó y no pudo evitar sonreír.
—Es precioso.
Isabel la ayudó a despojarse de su viejo vestido, pero no hizo ningún comentario al ver los muchos cardenales de su piel.
—Joe no va a poder dejar de miraros —le dijo.
Dudaba que su cuñado quisiera volver a verla, pero no quiso contradecirla.
—Sois muy amable conmigo.
Se metió en la bañera. Fue increíble sentir el agua caliente a su alrededor. Imaginó que Isabel querría saber por qué tenía tantos moretones, pero ella no estaba lista para hablar de ello.
No sabía qué hacer. Quería que hubiera paz entre Joe y ella, pero no había hecho sino estropear más las cosas con sus comentarios. Recordó cómo la había tocado en las almenas.
Ella no había podido apartarse de él y había permitido que acariciara su cara. Deseó entonces ser capaz de hacer que olvidara su dolor y sus tristes recuerdos, pero sabía que Joe no quería tener nada que ver con ella. Odiaba a los normandos y a ella también. No podía permitir que luchara contra su padre, pero no sabía cómo evitar ese enfrentamiento.
Isabel añadió aceites perfumados al agua y eso hizo que el baño fuera aún más relajante y placentero. Metió la cabeza en el agua y se lavó el pelo con un jabón de rosas que Isabel le había dado. Al lavarse los costados, vio que estaban llenos de oscuros cardenales e imaginó que así estaría el de su cara. Sintió la repentina necesidad de verlo.
—¿Tenéis un espejo?
—Ahora lo traigo —repuso Isabel.
Se quedó boquiabierta al ver su reflejo. Tenía una gran mancha oscura en la mejilla izquierda. Le devolvió el espejo con manos temblorosas y se le llenaron los ojos de lágrimas.
—No pensé que se notara tanto…
—No está tan mal. Impresiona el color, pero curará pronto —le dijo Isabel mientras le ofrecía un lienzo para secarse.
Se puso en pie y se cubrió.
—Tengo una crema con color —le dijo Isabel—. Puede que no se note tanto el moretón si tratamos de cubrirlo con ella.
Vio la amabilidad en los ojos de esa mujer y se dio cuenta de que realmente quería ayudarla.
—Me alegra tanto haber salido de Rionallís —reconoció mientras se limpiaba las lágrimas—. No podía casarme con Hugh.
—¿Fue Hugh quien os hizo esto?
Asintió con la cabeza.
—No podría haber escapado sin la ayuda de Joe—le confesó ___(tn)_____con la vista perdida en las llamas de la chimenea—. Hugh me decía que me pegaba porque era desobediente. Y yo llegué a creer sus palabras, pero también sabía que debía huir.
Isabel le llevó el traje y la ayudó a vestirse. Después se metió por la cabeza el sobrevestido granate y ató el cinturón dorado.
Cuando estuvo vestida, Isabel comenzó a desenredarle la melena. Aquello la relajó mucho más.
—Hicisteis bien en dejarlo —le dijo su anfitriona.
—Desearía no haberme prometido nunca con él, pero me alegra haber podido al menos salvar a Joe y a Ewan. No podía dejar que murieran, no después de que trataran de ayudarme.
—A Joe le importáis mucho —le aseguró Isabel mientras buscaba algo en su joyero—. No lo había visto con una mujer desde que muriera su esposa.
—Se llamaba Fiona, ¿no?
—Así es. Nunca habla de ella, pero sabemos que aún sufre mucho. A veces lo veo paseando cerca del lago donde…
Pero no terminó la frase y le mostró un par de pendientes.
—Estos irán bien con el vestido —le dijo.
—¿Qué pasó en el lago?
Isabel se quedó callada, como si no pudiera decidir si debía hablar o no.
—Allí fue capturada. Joe intentó salvarla, pero no pudo.
—¿Qué ocurrió?
—Fiona escapó de sus captores y se escondió en una de las cabañas. Pero la casa se quemó durante la batalla y Joefue quien encontró después su cuerpo. Se culpa por lo que pasó.
Recordó lo alterado que había estado durante las fiebres y cómo había llamado a su esposa.
—¿La quería mucho?
—Sí. Creo que habría dado su vida por ella.
No pudo evitar envidiar a una mujer que había sido amada hasta tal punto. Isabel tomó un tarro de crema y aplicó una pequeña cantidad en su rostro.
—A la luz de las antorchas, nadie verá el moretón —le aseguró.
—Gracias.
No le apetecía celebrar nada, pero sabía que era importante para Isabel. Cuando estuvieron las dos listas, bajaron juntas al gran salón.
Le sorprendió ver la cantidad de gente allí reunida. Desde el más bajo de los criados al más noble, todos comían y bebían juntos.
Recordó entonces cómo Joe le había comentado unos días antes que no acostumbraban a usar sus títulos al hablarse entre ellos. No parecía haber distinciones sociales, era como una gran familia, feliz y bulliciosa.
—Bienvenida a nuestro hogar. Espero que disfrutéis de nuestra hospitalidad durante el tiempo que estéis aquí —le dijo Isabel entonces.
Miró a su alrededor, pero no vio a Joe por ninguna parte. Un hombre tañía la gaita mientras otro tocaba un tambor. Había abundante bebida y mesas llenas de platos de carne asada, queso y pasteles. Isabel encontró a su marido, que llevaba a un lloroso niño en brazos. Vio cómo su anfitriona llevaba al bebé a una esquina del salón y comenzaba a darle de mamar. Era algo que no había visto nunca en Inglaterra, donde las damas siempre contaban con un ama de cría.
Le llamó la atención la cara de felicidad de la joven madre y deseó tener también hijos algún día. Se apartó de la multitud y fue a apoyarse en una pared. La música de las gaitas terminó y una mujer comenzó a tocar un arpa. Todos se quedaron callados mientras un hombre cantaba una bella balada.
Cerró los ojos para disfrutar mejor de la canción. Había pasado mucho tiempo sin escuchar música. Algún tiempo después, la arpista fue sustituida por más música de baile. Una mano tocó su hombro y se giró. Le sorprendió ver que no era Joe, sino un joven pelirrojo y con barba.
—No os había visto antes por aquí. ¿Os apetece bailar? Sois preciosa…
—No, gracias. No bailo.
—Más razón aún para que os enseñe a bailar. Me llamo Sean —le dijo el hombre mientras tomaba su mano y tiraba de ella hacia el centro del salón.
—No, de verdad, preferiría no bailar…
Intentó soltarse, pero no lo consiguió. Llegó otro hombre, también con barba.
—Los dos bailaremos con ella, Sean —sugirió el recién llegado—. Así podrá elegir al que más le guste. O a los dos —añadió con un pícaro guiño.
Sintió pánico y no supo cómo salir de allí. Intentó que la dejaran irse.
—Soltadme, por favor —suplicó.
No le hicieron caso y se encontró en mitad del baile. Sean la agarró por la cintura y sintió un fuerte dolor en las costillas. Intentó apartarse y no lo consiguió.
Pero, de repente, desaparecieron las manos que la sujetaban y pudo respirar de nuevo. Levantó la vista y vio a Joe.
—¡Nadie la toca! —gruñó mientras los fulminaba con la mirada.
Los hombres se alejaron en busca de otras mujeres con las que bailar. ___(tn)_____dejó que Joela acompañara hasta una esquina del salón.
—¿Os han hecho daño?
—No, pero no me hicieron caso cuando les dije que no quería bailar.
—Deberían saber que no se debe forzar a una mujer —replicó Joe fuera de sí—. Me encargaré de que no se les olvide nunca.
—No, no pasa nada —repuso ella—. Sé que no tenían mala intención.
Joe se quedó a su lado. No dijo nada ni la tocó, pero se sintió mucho más tranquila teniéndolo allí. Comenzó otra canción y no pudo evitar sonreír.
—¿Os gusta la música?
—Me encanta —repuso ella.
Cerró los ojos para disfrutar mejor de ella. Sintió entonces la mano de Joe rozando la suya y se sobresaltó, pero no movió la mano. Sabía que lo mejor que podía hacer era alejarse de él y escapar de la ola de calor que su presencia le provocaba.
Joe tomó entonces su cara entre las manos y la observó con detenimiento.
—Vuestro moretón está ya mucho mejor.
—Isabel me ayudó a cubrirlo un poco —repuso ella.
Apenas sabía qué le estaba diciendo. Joe acariciaba ligeramente su pelo y no podía pensar con claridad. No llevaba velo esa noche. Isabel la había convencido para que se peinara como las irlandesas.
—Estáis… Tenéis buen aspecto esta noche —comentó Joe entonces mientras la miraba con intensidad.
«Apártate de él, ____(tn)_____. Sólo te traerá dolor», se dijo.
Pero su cuerpo, que siempre la traicionaba, no se movió del sitio.
Vio que Joe iba a echarse atrás, pero ella cubrió las manos del guerrero con las suyas y perdió por completo la capacidad de pensar. Deseaba más que nada sentir cómo sería que alguien la besara con ternura.
—Joe… —susurró.
Supo que él estaba luchando contra sus impulsos, lo veía en sus ojos.
—Me estoy volviendo loco… —murmuró él.
Sin previo aviso, Joe la besó con gran ternura. La trataba como si fuera un delicado tesoro, como si pudiera romperse entre sus brazos. Fue un beso que consiguió que desaparecieran poco a poco el dolor y el miedo.
Y entonces separó los labios y el beso se hizo más apasionado y urgente. Nunca había deseado tanto a nadie. Tuvo que agarrarse a él con fuerza para no perder el equilibrio. Joecomenzó a besar entonces su cuello y ella no pudo ahogar un gemido. La abrazó con más fuerza, pero después se apartó de ella.
—Lo siento… —murmuró él—. No debería haberos tocado.
Ella cerró los ojos intentando recuperar la capacidad de pensar. Cuando los abrió, le molestó ver el gesto de desagrado en el rostro de Joe.
—¿Por qué? ¿Porque soy normanda y eso me convierte en vuestra enemiga?
—Sí. Es mejor no complicar las cosas entre nosotros.
Intentó fingir que su rechazo no le había dolido. No entendía por qué había sido tan horrible ese beso. Quizás le hubiera repugnado la poca experiencia que tenía ella.
Joe se alejó de ___(tn)_____intentando luchar contra su propio cuerpo. Nunca había deseado tanto a una mujer. Le había aterrorizado comprobar que ___(tn)_____había conseguido que se olvidara de su pasado. De no haberse detenido a tiempo, la habría llevado hasta sus aposentos.
Los dos años de celibato habían conseguido que su deseo fuera aún más fuerte. Sabía que no había sido buena idea besarla. Pero no había podido evitar reaccionar como lo hizo después de que esos hombres la molestaran con su impertinencia.
___(tn)_____había conseguido desarmarlo por completo con su mirada. Y, por primera vez en mucho tiempo, no había pensado en Fiona. Sus labios habían despertado su deseo.
Lo que más le había molestado era reconocer que ni siquiera su esposa había conseguido hacer que la deseara tanto. La había amado como a nadie y sus encuentros siempre habían sido dulces y tiernos.
Pero ___(tn)_____despertaba algo mucho más fuerte en él. No quería sentir nada por ninguna otra mujer, pero con el beso se había dado cuenta de que existía una fuerte conexión entre ellos. Le había prometido a su esposa que la amaría hasta el día de su muerte y no se imaginaba con ninguna otra mujer.
A pesar de todo, no podía engañarse, deseaba a ____(tn)_____.
Aunque era normanda y, por tanto, su enemiga, sabía que nunca podría hacerle daño. Su presencia había conseguido desarmarlo y despedazar sus planes de venganza. Su honor no le habría permitido recuperar Rionallís si para ello tenía que matar a miembros de su familia.
Lo único que tenía claro era que debía alejarse de ella tanto como le fuera posible.

Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 3rd 2010, 14:28

Capítulo 7
Una terrible ventisca los sorprendió al día siguiente. Cuando ___(tn)_____se levantó, vio que todo estaba cubierto de nieve. Bajó al salón, pero Joe no estaba por ninguna parte.
Estaba desayunando cuando levantó la vista y se encontró con Patrick.
—Buenos días, he estado buscando la oportunidad de hablar con vos —le dijo con tono formal.
—Espero no haber causado demasiados problemas a vuestro clan —le dijo ella.
—Algunos se sienten algo incómodos, pero deben aceptarlo. Sois, después de todo, mi invitada.
La llevó hasta una parte más alejada del salón, donde podían hablar sin ser oídos.
—He hablado con Joe para tratar de llegar a un acuerdo.
Patrick la estudiaba con sus ojos grises como si tratara de tasar su valía. Esperó a que le explicara de qué se trataba, pero le dio la impresión de que era un tema delicado.
—¿Se trata de Rionallís? —adivinó ella.
—Sí. Conozco la manera de conseguir que haya paz entre nuestros pueblos. Me imagino que es algo que vos también deseáis.
Su sinceridad y su calma la tranquilizaron.
—¿Qué queréis que haga?
—Quiero que os caséis con Joe. Su unión con vuestra familia dividiría Rionallís entre los dos clanes y creo que vuestro rey bendeciría el matrimonio.
En el pasado, habría considerado algo así como la única solución posible, pero sabía que Joenunca estaría de acuerdo.
—Vuestro hermano preferiría morir antes que casarse con una normanda.
—Pero me obedecerá si se lo ordeno.
Se sintió muy desilusionada y confusa. Sabía que la idea de Patrick era la mejor. Así protegía a su familia y evitaba una guerra, pero a cambio tendría que pasarse el resto de su vida con un hombre que no la deseaba.
—¿Os parecería bien que expusiera el tema ante el rey Enrique y nuestro rey supremo?
—Mi opinión no tiene peso. Pero debéis contar con la aprobación de mi padre antes de comprometer mi mano.
—Le he enviado un mensaje para que se encuentre con nosotros en Tara. Su emisario nos ha traído hoy la respuesta. Está de acuerdo con la reunión.
Se quedó boquiabierta, pero también aliviada al saber que su padre viajaría a Irlanda. No sabía si habría recibido las cartas que le había enviado, pero creía que la ayudaría a anular su compromiso con Hugh.
Lo que no sabía era si su padre aprobaría el matrimonio con Joe. Se imaginó que los dos lucharían por Rionallís si no se interponía ella.
Su mayor deseo era que su padre la devolviera a su hogar y no tener que pensar nunca más en todos esos problemas, pero sabía que todo era muy complicado.
—¿Qué pensáis de todo esto, lady ____(tn)_____? —le preguntó Patrick—. ¿Os casaríais con mi hermano si así conseguimos que haya paz entre ambos pueblos?
No tenía otra opción. Ni tampoco la tenía Joe. Era la única manera de evitar un baño de sangre.
—Si mi padre está de acuerdo, lo haré.


La ventisca fue a menos y ___(tn)_____decidió salir a dar un paseo para aclarar sus ideas y pensar en la conversación que acababa de tener con Patrick. Se cubrió con una toquilla de lana y una gruesa capa. Salió así al patio. Le caían gruesos copos en la cara y no podía ver más allá de unos pocos metros a su alrededor. Desde las puertas de la muralla vio los campos nevados de Erin.
Se quedó mirando el horizonte, tratando de averiguar qué intenciones tendría Hugh. No creía que hubiera renunciado ya a ella.
Llevaba unos días en Laochre, pero seguía sintiendo miedo. Sentía que estaba siendo observada en todo momento y la despertaba cualquier sonido, temiendo ser atacada. A pesar de estar lejos de él, Hugh seguía controlándola.
Siguió caminando hasta llegar afuera.
—No es buena idea salir con esta tormenta de nieve —le advirtió el guardia.
—Sólo quiero bajar la colina —le prometió ella.
Quería demostrarse a sí misma que no necesitaba la protección de la fortaleza, que podía alejarse un poco.
—Me podrás ver en todo momento —le aseguró al soldado.
Bajó por la ladera poco a poco. Había demasiada nieve para caminar con normalidad y se le empapó enseguida el bajo del vestido. Había mucha paz allí.
Respiró profundamente para llenar sus pulmones. Se sintió libre, sin nada que la amenazara. Pensó en la fiesta y en la música de la noche anterior y en cómo la había besado Joe.
No creía que la odiara, pero no sabía si podrían llegar a tener una amistad.
No le gustaba la idea de huir de un matrimonio para acabar metida en otra prisión similar.
Sabía que su unión evitaría que se produjera una guerra por el control de Rionallís, pero todo dependía de su padre y de Joe. Aunque Patrick le había dicho que su hermano le obedecería, esperaba que no fuera así. Si se veía obligado a casarse con ella, eso no haría sino añadir más tensión a su matrimonio.
Pensó que quizá pudiera convencer a Joepara que se casara con ella. Podía decirle que ella no esperaba nada de él, que sabía que sólo se trataba de un matrimonio de conveniencia. Así podrían desposarse, pero continuar cada uno con sus vidas.
Siguió pensando en ello y se convenció de que era un buen plan. Siempre había soñado con casarse por amor, pero tenía que aceptar que era un sueño inalcanzable.
Oyó un ruido en la distancia, sonaba como el débil canto de un pájaro. Estaba a punto de girarse para regresar al castillo cuando lo oyó de nuevo. Preocupada, se dirigió en dirección al sonido.
Cuando escuchó el llanto por tercera vez, se dio cuenta de lo que era.
Se remangó la falda y echó a correr hacia el sonido. Encontró un pequeño estanque cubierto de hielo. En el centro había un agujero y trozos de hielo flotando en el agua. Fue entonces cuando vio una cabecita sobre el agua. Con el corazón saliéndosele del pecho, rezó para que no fuera demasiado tarde.
No sabía si el hielo podría con su peso. Decidió tumbarse boca abajo y acercarse poco a poco a donde estaba el niño. Éste no paraba de moverse y llorar.
—Tranquilo, pequeño. Ya voy —le dijo en irlandés para tranquilizarlo—. Voy a sacarte de ahí.
Sintió el hielo crujiendo bajo su peso, pero siguió avanzando al mismo ritmo. Los lloros del pequeño fueron lo que la animaron a seguir. Cuando tocó su manita, tiró con todas sus fuerzas.
Se rasgó el hielo en ese instante y ___(tn)_____cayó en el agua. Estaba tan fría que se quedó sin aliento y estuvo a punto de ahogarse. Pero consiguió sacar la cabeza sin soltar al niño.
El estanque no era profundo, pero no era fácil moverse en el hielo. Su vestido de lana se había vuelto muy pesado y le costó gran esfuerzo salir de allí.
El niño no se movía. Notó que respiraba, pero su cuerpo estaba helado.
—¡Socorro! —gritó con todas sus fuerzas con la esperanza de que la escucharan los guardias de la puerta.
Pocos segundos después, bajó corriendo uno de ellos. Al verlos, llamó a otro compañero.
Entre los dos hombres, la sujetaron para que pudiera caminar de vuelta al castillo. Estaba helada y no sentía las piernas.
No soltó al niño en ningún momento, lo mantuvo contra su cuerpo hasta llegar a la fortaleza. Se imaginó que no tendría más de tres años. Su cara estaba azulada y eso la asustó mucho. Tenía que entrar con él en el castillo cuanto antes.
Un grupo de gente la rodeó en cuanto entró en el patio de armas, todos hablaban al mismo tiempo, pero ella no contestó a nadie.
Cuando llegó por fin al gran salón, Isabel los vio y ordenó que les llevaran agua caliente y ropa. Estaban subiendo a los dormitorios cuando apareció Joe.
—¿Qué se supone que estabais haciendo? —le preguntó malhumorado mientras agarraba su brazo.
Apenas podía hablar, pero consiguió responderle.
—El niño cayó al estanque helado. No podía dejar que se ahogara.
—No deberíais haber salido de la fortaleza con este tiempo.
—Pero, ¡podría haber muerto! —insistió ella—. Mira, aún respira…
—Vos también podríais haber muerto. He visto a hombres ahogarse en menos agua.
Abrió la boca para seguir discutiendo, pero se dio cuenta de que estaba preocupado por ella.
—Estoy bien, Joe. Pero no sé qué le pasará al niño. Es casi un bebé.
Joetomó al niño en sus brazos y lo miró con inquietud.
—Id con Isabel y cambiaros, yo cuidaré del pequeño.
—No, no pienso dejarlo.
—Sé cuidar de un niño —insistió Joefuera de sí—. Debéis secaros. Hacedlo u os arrastraré yo mismo hasta vuestros aposentos.
Dio un paso atrás al ver que acunaba al niño entre sus brazos como si fuera su propio hijo.
—De acuerdo, pero bajaré enseguida para cuidarlo.
Isabel la acompañó a su cuarto, alguien había encendido allí un buen fuego. La ayudó a quitarse la ropa, la envolvió en una manta y la frotó con energía para que entrara pronto en calor.
—Será mejor que no os bañéis hasta más tarde —le dijo Isabel—. Antes tenéis que recuperar la sensación en la piel.
Aceptó la bebida que le ofreció Isabel aunque le quemó la garganta cuando la tragó. Sintió calor por todo el cuerpo. Los brazos y las piernas le pesaban más que nunca. Se puso un vestido seco y una toquilla de lana sobre los hombros. No se encontraba bien, pero sólo le preocupaba el niño.
—¿Conocéis a los padres del pequeño? —le preguntó—. Deberían ser avisados.
—Su padre era uno de los soldados que ayudó a Joea atacar Rionallís. Aún no ha vuelto. Pero nos encargaremos de avisar a los aldeanos para que traigan a su madre.
Isabel la detuvo antes de que llegara a la puerta.
—Hay algo que debéis saber, ____(tn)_____. Joeperdió a su hija por culpa de las fiebres mientras estaba fuera, luchando en la guerra. La niña tenía más o menos la edad de este pequeño.
Se quedó helada al oírlo. Era la primera noticia que tenía. Entendió entonces que Joehubiera querido ocuparse del niño.


El curandero ayudó a Joea masajear el cuerpo del niño y conseguir que recuperara algo de calor. Lo envolvieron después en una gruesa manta.
Joelo sostuvo en sus brazos mientras dormía. Cerró él también los ojos y apoyó la frente en la suave mejilla del niño.
«No mueras, por favor», se repitió a modo de plegaria.
Apenas podía controlar su dolor. Era mucha la angustia que arrastraba tras sufrir la muerte de su esposa y de su hija. Intentaba no pensar en ello, pero eso no aliviaba su dolor, ni siquiera había ido a visitar sus tumbas en Rionallís.
Recordó cómo había sido sostener a su hija en brazos. Se quedó mirando las llamas en la chimenea, intentando olvidar tanto dolor.
Se abrió la puerta y entró ____(tn)_____. Le pareció que iba a decirle algo, pero no habló.
Se acercó a donde estaban y se sentó en la cama. Acarició la frente del pequeño y se quedaron inmóviles, sosteniendo al niño entre los dos.
Sintió que ponía algo en su mano. Lo miró y vio que se trataba del pedazo de tela que siempre llevaba consigo.
—¿De dónde lo habéis sacado?
—De entre vuestras cosas —le dijo ____(tn)_____—. Era de vuestra esposa, ¿verdad?
—Era de las dos. Fiona lo llevó el día de nuestra boda y después lo prendió del gorrito de nuestra hija el día de su bautismo.


___(tn)_____lo miró con preocupación. Podía sentir su dolor y le hubiera encantado tener la capacidad de hacerlo desaparecer, pero no había palabras para consolarlo. Así que se limitó a acariciar su mejilla. La herida era ya sólo una cicatriz, pero sabía que ese hombre llevaba cicatrices aún más profundas en su alma.
Se le llenaron los ojos de lágrimas.
Se quedaron un buen rato en silencio. Después, ella tomó la mano de Joey la besó.
—Que Dios alivie vuestro dolor —le deseó con sinceridad.
Joeapretó su mano y se quedaron juntos a la vera del pequeño para cuidarlo. Algún tiempo después, Joese quedó dormido al lado del niño y ella aprovechó para contemplarlo.
Pensaba pasar allí la noche y no le importó lo que pensara la gente.
Sabía que era peligroso pensar en él como lo hacía, pero no podía evitarlo. El sufrimiento que ese hombre arrastraba había conseguido derretir por completo su corazón y le daba miedo pensar en qué le contestaría Joecuando ella le ofreciera su mano en matrimonio.


Joese sentó a una de las mesas del gran comedor. Aún era de noche y pocos se habían levantado ya.
El niño había superado la noche, pero le costaba respirar y tosía con frecuencia. Se preguntó si su hija habría sufrido tanto y si Fiona habría cuidado de Brianna como él había hecho con el niño. La guerra le había robado la oportunidad de abrazar a su hija por última vez y ni siquiera había estado en su entierro.
Esa mañana, se había despertado y descubierto que ___(tn)_____seguía allí, dormida en su misma cama y abrazada al pequeño. No podía engañarse, le había gustado volver a ver a una mujer en su cuarto.
Levantó la vista y vio a Patrick de pie frente a él.
—Necesito hablarte, ven a dar un paseo conmigo, Joe.
Salieron al patio. Hacía mucho frío.
—He enviado un mensaje a Rory O’Connor, el rey supremo —le dijo Patrick—. Y os ordena que os presentéis en Tara.
—¿Para qué?
—Está allí el rey normando. Los dos monarcas decidirán juntos sobre Rionallís.
Fulminó a Patrick con la mirada. Creía que él era el legítimo dueño, pero su hermano estaba permitiendo que la política influyera en sus decisiones.
—Aún quieres que me case con ella, ¿no?
—Sí. Es la solución más simple y los dos reyes aprobarían la unión.
—No puedo —replicó él sin pensarlo.
Al principio se había negado para no romper sus votos con Fiona. Pero las cosas habían cambiado y no podía casarse con ella porque era ____(tn)_____. Podría haber mantenido las distancias con cualquier otra mujer, pero no con ella. Su inocencia y su belleza habían conseguido desarmarlo.
Imaginó un bebé de ojos azules y la sonrisa de ____(tn)_____. Lo que había pasado con el niño le había recordado la muerte de su hija. No podía arriesgarse a casarse y tener hijos para perderlos una vez más.
—Puede que no tengáis otra opción —le recordó Patrick—. Yo también he recibido una invitación del rey Enrique. Quiere reunirse con todos los monarcas irlandeses.
—¿Vas a ir?
—No lo sé. Isabel cree que debería hacerlo. Después de todo, ella también es normanda y cree que será un buen gesto para devolver la paz a la zona. Puede que el rey normando requiera que te cases con ___(tn)_____y puede que también te lo ordene yo.
—No tienes derecho —repuso enfadado.
—Soy tu rey —le recordó su hermano mayor con autoridad—. Estás arriesgando las vidas de mis hombres. He sido flexible al permitir que ella se quedara aquí porque me contaste cuánto ha sufrido. Pero si hay una guerra…
Entendió muy bien lo que quería decirle sin que tuviera que terminar la frase. Pero no iba a permitir que nadie le obligara a casarse. Ni siquiera su hermano.
—Iré a entrevistarme con el rey supremo de Irlanda —le dijo—. Y cuando se decida sobre el asunto, ___(tn)_____volverá a Inglaterra con su familia.
Se alejó de allí sin despedirse y comenzó a pensar en los preparativos del viaje.


___(tn)_____mantenía fresca y húmeda la frente del niño. A pesar de los esfuerzos, nadie había podido encontrar a la madre. Había intentado que bebiera algo de caldo, pero no lo había conseguido. Aún tenía fiebre y le costaba respirar.
El curandero había probado con diversos emplastos, pero nada había mejorado de momento la respiración del niño. Había pasado gran parte del día con él en brazos y rezando para que se pudiera bien. Como no habían encontrado a su madre, sentía que ella debía suplirla en su cuidado.
Entró en ese instante Joeen el dormitorio. Parecía muy preocupado.
—¿No ha mejorado?
—No. Me temo que deberíamos avisar al sacerdote. No sé si tendrá fuerzas suficientes para superar otra noche más…
Joese acercó y tomó al niño en sus brazos. Le hizo un gesto al curandero para que se fuera.
—Traedme una palangana.
___(tn)_____hizo lo que le pedía y la llenó con agua caliente.
Joesujetó al pequeño con una mano sobre el cuenco. Con la otro le tapó la cabeza con una toalla para que inhalara el vapor.
—¿Creéis que eso le ayudará?
—No puede hacerle daño. Recuerdo que ayudó a mi hija un invierno, cuando tuvo problemas para respirar. Fiona y yo pasamos todo el tiempo a su lado. Creo que no dormimos durante tres días…
—¿Mejoró Brianna?
—Una mañana se despertó y nos dijo que quería pasteles de miel para desayunar —le dijo con ternura—. Creo que le habríamos dado cualquier cosa que nos hubiera pedido, nos sentíamos tan agradecidos de que estuviera bien ya… También me pidió que le diera un paseo a caballo.
—¿Y lo hicisteis?
—No, aunque la verdad es que me tentó la idea —confesó Joemientras revolvía el pelo del niño—. Isabel me ha dicho que no han encontrado a su madre. He ordenado a unos soldados que busquen en el estanque.
Se estremeció ante la posibilidad de que su madre se hubiera ahogado. Pero no entendía por qué un niño como ése estaría sólo en el bosque. Lo habían vestido con ropa de abrigo, como para un viaje. La ropa no era la de una familia noble, pero tampoco propia de los hijos de los esclavos.
—Su padre era uno de mis hombres —le dijo Joe—. Supongo que lo capturaron con los otros en Rionallís.
Se imaginó que estaría muerto. Hugh era un hombre despiadado y no podía esperar más de él.
—¿Vais a ir a rescatarlos?
—Mi hermano Connor ya ha salido con un grupo de hombres. Quería acompañarlo, pero parece que debo ir a Tara.
Joeno la miró, pero supo cómo se sentía. De no ser por ella, ya estaría de vuelta en Rionallís.
—¿Y si Hugh ataca a vuestro hermano?
—Puede defenderse bien. Es un gran guerrero y no podrán capturarlo.
Se miraron entonces a los ojos.
—Sé que desearíais estar con ellos…
—Sí, pero conozco bien cuál es mi deber.
Vacío la palangana y volvió a llenarla con agua caliente. Siguieron así durante horas, sin saber si serviría de algo.
—Seguiré probando con los vahos. Si lo deseáis, podéis retiraros. Me ocuparé yo.
—No, quiero estar aquí —repuso Joe.
Sabía que quería quedarse por el niño, pero ella no podía ignorar su presencia. Era a la vez un fiero guerrero y un tierno padre. Le fascinaba ese hombre y todo el dolor que guardaba en su interior. Se preguntó cómo sería él en realidad si algún día llegaba a permitir que saliera de su interior toda la tristeza y la rabia que había acumulado durante esos años.
—¿Cuándo salís para Tara?
—Dentro de tres días. El rey de Irlanda quiere que lleguemos allí a un acuerdo sobre la propiedad de Rionallís.
Era su oportunidad de hablarle de la conversación que había tenido con Patrick. Tenía que convencer a Joepara que aceptara la propuesta de su hermano.
—Patrick cree que deberíamos casarnos.
—No me casaré con vos para recuperar lo que me pertenece —repuso Joe.
Ella se quedó sin palabras, sabía que se sentía frustrado y atrapado.
—Intentáis apartarme de vos porque soy el enemigo, pero soy la única mujer con la que podríais casaros. Porque yo no espero un matrimonio verdadero con vos —le dijo en un susurro.
Se acercó a él y colocó una mano en su hombro. Notó que todo su cuerpo estaba en tensión.
—No espero que compartamos… Que compartamos mi cama.
Sintió cómo se aceleraba el pulso de Joebajo su mano.
—Podríais entrar y salir cuando quisierais. Tal y como hacéis ahora. Rionallís sería de nuevo vuestro sin tener que luchar, sin que muriera ni un hombre más.
Joeatrapó de repente su mano.
—No sabéis lo que estáis haciendo, ____(tn)_____…
Se le aceleró el pulso. Estaban muy cerca el uno del otro.
—¿Lo pensaréis? —le preguntó.
Joeno dijo nada, pero comenzó a acariciar su mano con el pulgar. Dejó de apretar los labios y relajó su mirada. Sintió cómo la observaba y le pareció por un momento que lo hacía con deseo.
Se apartó de él con la leve esperanza de que hubiera conseguido convencerlo.
—Pensadlo bien, Joe. Podríais tener Rionallís y también vuestra libertad.
Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 3rd 2010, 14:35

Capítulo 8
El soldado entró en la oscura fortaleza. Se acercó a los hombres con los que había luchado en el campo de batalla. Eran sus amigos y no merecían lo que le habían forzado a hacer.
Hugh Marstowe quería que traicionara a los Jonas.
Habían amenazado con hacerle mucho daño a Kiara, su esposa, si se negaba. Se sentía angustiado y atrapado. No tenía más opción que doblegarse.
—¿Qué ha pasado? —le detuvo uno de los soldados con cara de sorpresa—. Pensábamos que habíais muerto. Los normandos…
—He escapado —repuso—. Pero los otros siguen cautivos.
—¿Están vivos?
—Por ahora.
—Estupendo. Joe ha enviado un grupo de hombres para rescatarlos. Connor salió con ellos hace algunos días.
—¿Por qué no fue Joe con ellos?
—Nuestro rey se lo prohibió —le dijo su amigo mientras entraban juntos al patio de armas—. Pero supongo que volverán pronto. Si aún están vivos…
No dijo nada sobre su esposa, temía sobre su bienestar. Se preguntó si Hugh Marstowe la habría mantenido encadenada en la misma celda con los hombres o si la habría llevado a otro sitio. Había visto la mirada de interés en el normando y rezaba para que nadie se hubiera atrevido a tocarla.
—¿Cómo estás tú? ¿Os han herido?
Negó con la cabeza. Él les era útil y no le habían hecho nada, pero no quería ni pensar en lo que le esperaba a su esposa.
La ira lo consumía al saber que todo lo que estaba pasando era por culpa de una mujer, ___(tn)_____de Renalt.
Sir Hugh quería recuperar a esa mujer y no le había oído hablar de otra cosa. Sabía que conseguiría contentarlo si podía llevarla de regreso a Rionallís. Se imaginó que, a cambio, el normando liberaría a su esposa.
—¿Ha regresado ya Joe? —preguntó al otro hombre—. Necesito hablar con él.
—Está en sus aposentos.
—¿Y lady ____(tn)_____?
Estaba tan nervioso que no podía parar de sudar. Tenía que encontrarla y pensar en cómo llevarla de vuelta a Rionallís para recuperar así a Kiara.
—Sigue aquí —respondió su amigo—. Algunos de nosotros acompañaremos a Joe hasta Tara dentro de unos días. ¿Vendrás tú también?
—No he recibido aún órdenes —le dijo. Estaba a punto de despedirse de él cuando su amigo le detuvo.
—Por cierto, encontramos a tu hijo hace unos días.
—¿A mi hijo?
Kiara le había jurado que había dejado al pequeño Declan con una amiga de confianza. No se le había ocurrido que pudiera pasarle nada.
—Pero, ¿cómo? ¿Qué ha pasado?
—No temáis. Lo trajimos al castillo. Tu esposa…
—Está prisionera en Rionallís. La capturaron cuando llegó para intentar rescatarnos —confesó.
—Los Jonas no pararán hasta liberarlos a todos —le dijo su amigo para tranquilizarlo.
Pero él no estaba de acuerdo. Sentía que Joelos había abandonado a su suerte y que no había hecho nada por rescatarlos.
—¿Dónde está mi hijo?
—Arriba —repuso el otro hombre.
De camino a los aposentos, otros hombres lo saludaron con afecto. Cada vez se sentía más culpable por traicionarlos.
Decidió que iría a ver cómo estaba su hijo y que después encontraría a lady ___(tn)_____para llevársela a sir Hugh.
Temía no tener éxito en su misión. Abrió la puerta del primer dormitorio sin saber qué iba a encontrarse allí.
Vio a Joe durmiendo en un sillón. Se quedó helado al verlo. Si se despertaba y lo veía allí, le haría muchas preguntas que no podía contestar.
Miró entonces hacia la cama. Vio a lady ___(tn)_____y se quedó sin respiración.
La mujer sostenía a su hijo en brazos.
Cerró de nuevo la puerta. Su plan no era ya posible. Sentía que Dios le pedía que eligiera entre su esposa o su hijo. Y no sabía qué hacer.


Un llanto despertó a ____(tn)_____. El niño se quejaba en sus brazos mientras llamaba a su madre.
—La encontraremos, cariño —susurró ella.
Apenas había dormido esa noche. Había pasado horas dándole vahos al niño y probando con distintas cataplasmas que el curandero había recomendado. Al final, el pequeño se había quedado dormido y le dio la impresión de que respiraba un poco mejor. Creía que iba a superar aquello, aunque sabía que tardaría en recuperar sus fuerzas.
El niño se había acurrucado contra su pecho mientras dormía y había conseguido derretir por completo su corazón. Acarició su suave pelo y sonrió al ver que el niño se chupaba el pulgar.
Lo incorporó un poco para sentarlo. Vio entonces a Joedormido en el sillón y con la cabeza apoyada en la mesa. A pesar de lo complicadas que eran las cosas entre ellos, se había quedado allí toda la noche para ayudarla a cuidar del pequeño.
No habían hablado más de su propuesta y se sonrojó al recordar cómo Joela había rechazado. Fue hasta la puerta con el niño en brazos. Joeno se despertó.
Bajó al salón con el pequeño. No había comido nada en dos días y pensó que tendría hambre.
Ya había pasado la hora de la misa y todo el mundo estaba ocupado con sus tareas. Llamó a uno de los criados y le pidió un cuenco de caldo.
El niño se movió en sus brazos, parecía algo más despierto. Abrió los ojos, que eran verde oliva, y la miró con seriedad.
—¿Cómo te llamas? —le preguntó ella.
No dijo nada, pero agarró un mechón de su pelo y se lo llevó a la boca. Cuando llegó el caldo, se lo ofreció con una cuchara. Se sintió muy aliviada al ver que comía con apetito.
Acababa de terminar de darle la sopa cuando entró un hombre en el salón. Llevaba el pelo largo y andaba con seguridad. Sonrió al verla allí.
Era una de esas sonrisas que conseguía que muchas mujeres se derritieran. Bajó la vista y se concentró en el niño. Pero el hombre se le acercó y se sentó a su lado.
—Vos debéis de ser lady ___(tn)_____—le dijo.
Se sonrojó al instante. No entendía qué le pasaba. Lo miró de reojo y vio que sonreía aún más.
—Soy Connor Jonas. Es un buen chico, ¿verdad? —comentó mientras acariciaba el pelo del niño—. Joe me dijo que lo sacasteis del estanque.
—Así es. Siguen buscando a sus padres, pero aún sin suerte.
—Eso he oído —repuso el hombre con más seriedad.
Se preguntó si sabría algo que no le estaba contando.
—Si me lo permitís, he de deciros que sois muy bella. Es todo un placer veros por aquí.
—¿Siempre habláis así a las mujeres? —replicó ella sin pensar.
El hombre se había limitado a lisonjearla, pero su presencia la incomodaba. Era demasiado apuesto y desconfiaba de los hombres así.
—Sí —contestó Joeentrando en el salón—. Connor habla así a todas las mujeres y parece que le interesan todas —agregó mientras se acercaba a ellos.
Se sonrojó aún más al ver a Joe. Aunque habían pasado la noche cuidando del niño, no habían hablado nada y él se comportaba como si no soportara estar cerca de ella.
—¿Y le interesáis vos a mi hermano? —preguntó Connor con descaro—. Porque, si es así, podría batirme en duelo por vos.
—Déjala en paz —le pidió Joede malos modos—. ¿Encontraste a los hombres?
Connor se puso serio al escuchar su pregunta.
—He conseguido volver con tres. Dos murieron estando en la celda. Y uno ha desaparecido.
Se le hizo un nudo en la garganta al oírlo. Sabía que Hugh no se rendiría fácilmente.
—Hugh Marstowe sabe dónde está ella, ¿no? —le dijo Joe.
—Así es. Pero sabe que somos más fuertes. No tiene hombres suficientes para atacar Laochre.
Se sintió algo más aliviada, pero sabía que seguía sin estar a salvo.
—Es precisamente el padre del niño el que ha desaparecido —les contó Connor—. Pero he podido saber que escapó por sus propios medios.
—¿Está aquí? —preguntó Joe sin esperar respuesta—. ¡Que venga a verme! Querrá ver a su hijo.
—El caso es que estuvo aquí —repuso Connor con algo de inquietud—. Pero ha vuelto a desaparecer. Sé que se trae algo entre manos. Me dijeron los hombres que sir Hugh ha capturado a su esposa y que trató de convencerlo para que nos traicionara.
___(tn)_____abrazó con ternura al niño y acarició su pelo. Rezó para que la mujer estuviera a salvo.
—No había ninguna mujer en las celdas cuando liberamos a los soldados —les dijo Connor—. No sé qué le ha pasado.
Se le llenaron los ojos de lágrimas. No quería pensar en lo peor, pero sabía que Hugh era un hombre despiadado. Creía que, si no podía usarla para sus propios fines, la habría matado.
—Tenemos que encontrar a ese hombre —dijo Joe con energía—. Y también a su esposa.
—Me encargaré de ellos mientras tú visitas al rey supremo —repuso Connor mientras se sacaba de la túnica una rama llena de frutos rojos y brillantes—. Esto es para vos —le dijo a ella mientras besaba su mano.
No le gustaban las atenciones de ese hombre. Así había sido Hugh al principio.
—Salgo mañana para Tara —anunció Joecomo si nada hubiera pasado—. Patrick me prestará algunos soldados para que me acompañen en el viaje. Cuida de ella, ¿de acuerdo?
Connor le dedicó otra sonrisa.
—No te preocupes. Cuidaré muy bien de ella —le dijo con intención.
Se sintió cómo si acabaran de entregarla a otro hombre y no le gustó la idea.
—Muchas gracias a los dos, pero puedo cuidar de mí misma —les dijo mientras se ponía en pie.
Colocó al niño sobre su cadera y salió del salón.
El pequeño se agitó mucho mientras iba hacia las escaleras.
—¡Papá! —gritó el niño.
Se detuvo y miró a su alrededor. Le pareció ver algo moverse, pero se fijó mejor y no había nadie por allí. Vio a Connor y Joeen el salón, seguían hablando tranquilamente.
El niño lloró sin consuelo y ella trató de tranquilizarlo.
Cuando se calmó un poco, subió las escaleras y poco después lo notó muy relajado en sus brazos. Se había quedado dormido.
Deseaba tener algún día hijos, pero sabía que para eso necesitaba un marido y esa idea le daba escalofríos. Creía que al menos con Joeno sería tan horrible. Él sabía lo que había sufrido con Hugh y estaba segura de que nunca la trataría mal.
Pero le había sugerido que se casaran manteniendo su libertad en todo momento, le había prometido que no le pediría nada a cambio. Y, aunque ella llegara algún día a superar sus miedos, sabía que Joenunca querría compartir su cama.
Quedaban pocos días para que su padre decidiera su futuro mientras ella esperaba en Laochre. Odiaba tener tan poco control sobre su vida y deseaba poder guiar un poco su destino.
Encontró a Isabel en el piso superior. Sus damas de compañía la estaban ayudando a colocar cestos con plantas en las habitaciones.
—¡____(tn)_____! —la saludó Isabel—. Me encantaría que me ayudarais, si os apetece —añadió mientras tomaba al niño y se lo entregaba a una mujer mayor—. Siorcha puede cuidar de él.
No le gustó separarse del niño, pero Isabel trató de consolarla.
—Siorcha tiene nietos de esa edad, no os preocupéis. Y pronto encontraremos a sus padres.
No les dijo nada, pero dudaba que la madre siguiera viva. En cuanto al padre, nadie sabía dónde estaba.
Isabel le entregó una cesta llena de verdes ramas.
—Esta noche celebramos el Alban Arthuan. Es parecido a nuestra Navidad, pero los irlandeses tienen sus propias costumbres —le explicó ella—. Os gustará.
___(tn)_____siguió a las mujeres con poco entusiasmo. No tenía humor para celebraciones. Joe se iba al día siguiente y no sabía qué futuro le esperaba. Y Connor, aunque se mostraba amable con ella, era demasiado directo y hacía que se sintiera muy incómoda.
Ayudó a colgar guirnaldas y eso la distrajo. Se dio cuenta de que tenía que ser más fuerte y dejar de depender de los demás. Quería tomar las riendas de su vida y evitar una guerra entre su familia y la familia Jonas.
Le dolía que él no quisiera casarse, pero sabía que trataría de evitar más muertes.
Pensó que quizá fuera buena idea ir con ellos a Tara para pedirle ayuda al rey Enrique.


La celebración del Alban Arthuan marcaba el comienzo del solsticio de invierno y era una fiesta mágica y acogedora. Las decoraciones, las luces de las velas y el calor de las chimeneas consiguieron que ___(tn)_____se sintiera como en su casa.
Connor la entretuvo con divertidas historias y no dejó de llevarle deliciosa comida.
—Me alegra veros sonreír —le dijo Connor.
—Hacía mucho que no tenía razones para hacerlo —admitió ella—. Pero me gusta vuestra familia.
—Son buena gente —repuso él mientras tomaba un trago de licor—. Nos gusta proteger a los que lo necesitan.
Se acordó entonces del niño.
—¿Vais a tratar de encontrar a los padres del pequeño?
—Sí, mañana por la mañana. Pero, por esta noche, me concentraré en celebrar la llegada del solsticio de invierno.
Le pareció que algunas mujeres la miraban con envidia al ver que Connor pasaba a su lado toda la velada. Pero estaba demasiado preocupada como para pensar en esas cosas. Se preguntó si Joeya habría ido a Ennisleigh a buscar a un grupo de soldados que lo acompañaran. Quizá pensara volver a Laochre para asistir a esa fiesta.
No podía dejar de pensar en él.
—Parece que estáis distraída —le dijo Connor entonces mientras apretaba su mano—. ¿Queréis que os deje sola?
—No, lo siento. No sé qué me pasa.
—Bailad conmigo —le pidió él tomando sus manos.
—Preferiría no hacerlo.
Los músicos tocaron una suave melodía y se quedó embelesada escuchando el sonido de las arpas.
—Entonces, escuchemos la música —le dijo Connor mientras colocaba la mano en su nuca.
El gesto hizo que se sobresaltara, pero se dio cuenta de que el hombre no había hecho nada malo y que debía aprender a controlar su miedo.
Escucharon unas cuantas canciones y Connor consiguió convencerla para que bailara con él. No podía seguir los rápidos pasos y decidió que lo mejor que podía hacer era dejar que él la guiara.
Mientras bailaban, pensó en Joe. Se preguntó cómo habría sido antes de perder a su esposa y a su hija. Sólo lo había visto sonreír una vez y nunca había escuchado su risa.
El vino que había bebido y las muchas vueltas del baile hicieron que se mareara y tropezara. Connor evitó que cayera al suelo abrazándola con fuerza.
Dejó de sonreír al ver que Connor parecía tener intención de besarla.
—No, por favor —le susurró.
Connor acarició sus labios con el pulgar.
—Él os importa mucho, ¿no es así?
No supo qué decirle. El corazón le latía con fuerza.
—Joe es mi amigo.
—Creo que es mucho más que eso. De no ser por él, os habría robado unos cuantos besos esta noche —le dijo él con arrogancia.
—Eso creéis, ¿no? Sólo porque sois apuesto, no penséis que estoy deseando que me beséis.
—¿Así que me encontráis atractivo? Tengo que decírselo a Joe—repuso Connor mientras tomaba su cara entre las manos—. Creo que deberíamos despertar sus celos.
—Joeno está aquí. Ha ido a por algunos soldados a Ennisleigh.
—Pero ya ha regresado y lleva bastante tiempo observándoos —le contó Connor mientras acariciaba con un dedo su mandíbula—. ¿Qué os parece? ¿Un beso? Sólo uno…
—¿Es que las mujeres nunca os rechazan?
—Nunca —contestó él con una sonrisa—. ¿No os gustaría ver cómo reacciona?
—No os creo. Pienso que sólo decís eso porque queréis que os bese.
—Sería una buena excusa, señora —dijo él riendo—. Pero no os miento.
___(tn)_____miró hacia donde le decía y Connor aprovechó la distracción para besarla en la mejilla. Vio que no le había mentido. Joeestaba al otro lado del salón y la observaba mientras bebía de una copa.
—Veréis cómo viene a por vos. Mi hermano siempre reacciona ante las provocaciones.
Pero no lo hizo. Joese dio media vuelta y salió del salón. Se quedó helada al verlo. No le importaba lo suficiente como para hacer nada al respecto. Para él sólo era una obligación.
—Si es demasiado necio para ver vuestra belleza, yo no lo soy —le dijo Connor.
Se inclinó sobre ella para besarla y ella trató de controlarse y dejar que lo hiciera.
El dulce beso debería haber conseguido que se sintiera deseada, pero no le gustó. Se le hizo un nudo en la garganta recordando cómo había sido Hugh al principio, cuando había conseguido embelesarla con sus atenciones. No pudo evitar echarse a temblar.
Connor se separó y la tomó por los hombros.
—¿Estáis bien?
—No —repuso ella apartándose de él.
Salió del salón y fue a sentarse en los peldaños de una escalera. Necesitaba estar sola. Apoyó la cabeza en la pared, no conseguía tranquilizarse. Sabía que no tenía nada que temer, que Connor no iba a hacerle daño, pero no podía evitar tener miedo.
El fantasma de Hugh la perseguía y seguía controlando su vida.


A Joe le había costado mucho no ir a buscar a ____(tn)_____. Le enfureció ver a su hermano besándola. No entendía cómo se había atrevido a retarlo de esa manera.
Se quedó escondido en un hueco de la escalera desde donde podía observarla. Vio que se sentaba en un peldaño y apoyaba la cara en la pared. Un mechón de pelo se escapó y acarició su cara. Vio que parecía llorar sin lágrimas.
No había imaginado que su hermano se atrevería a besarla y lamentó haberla dejado sola con él. Había visto su atemorizado rostro. Se imaginó que, después de lo sufrido con Hugh, se sentiría así con cualquier hombre.
Pero de él no había huido. Recordó cómo había sido besarla, lo delicado que era su cuerpo. Había conseguido que no pensara en Fiona.
___(tn)_____se había ofrecido a un matrimonio de conveniencia para no luchar por Rionallís y le había asegurado que no le pediría nada a cambio, que el suyo no sería un matrimonio de verdad.
La había creído, pero su honor le decía que debía negarse. La había visto abrazar al niño esos días y no le parecía justo negarle la oportunidad de ser madre.
Dio un paso hacia ella, aunque sabía que no debía hacerlo. Si iba demasiado lejos con ella, no iba a poder dar marcha atrás. Pero sintió que debía consolarla e intentar que olvidara su pasado.
No entendía cómo podía afectarle tanto esa mujer. Había conseguido que despertaran sus sentimientos. Se sentía como Ewan, un adolescente nervioso que ni siquiera sabía cómo hablar con las mujeres.
___(tn)_____levantó la cara y lo miró. Había tal tristeza en sus ojos que lamentó de nuevo haberla dejado en manos de Connor. Su hermano nunca haría daño a una mujer, pero no podía entender cuánto había sufrido ____(tn)_____.
—Saldré mañana para Tara —le dijo él—. El rey decidirá entonces sobre Rionallís.
Sabía que ya se lo había dicho, pero no se le ocurrió nada más original.
—Sé que debería desearos suerte, pero no puedo hacerlo. He estado pensando en Rionallís y creo que sería buena idea que fuera con vos a Tara. Puedo hablar con mi padre e interceder si es necesario.
—No, os quedaréis aquí, donde los soldados puedan protegeros —repuso él.
—No pienso ser de nuevo una prisionera.
Joetrató de calmarse y tomó sus manos.
—Obedecedme en esto, ____(tn)_____. No saldréis de aquí.
—No podéis impedírmelo.
—¿No? —le dijo él apretando más sus muñecas—. Los hombres de Hugh están deseando capturaros. No dejaré que pongáis vuestra vida en peligro. Y no pienso discutir más.
—No tenéis derecho a darme órdenes, Joe. Haré lo que me plazca.
—No me llevéis la contraria, ___(tn)_____—replicó el mientras iba hacia ella hasta dejarla atrapada entre él y la pared.
Vio que ___(tn)_____hacía una mueca y soltó sus muñecas.
—Lo siento, no pretendía haceros daño —le dijo mientras masajeaba sus muñecas con los pulgares.
Su piel era muy suave en esa zona y siguió acariciándola.
—¿Por qué os importa tanto lo que haga?
La miró sin hablar. No podía responder su pregunta, ni él mismo lo sabía.
—Joe, necesito hacer esto. Cometí el error de pedirle a mi padre que le diera mi mano a Hugh. Yo debería ser la que le pidiera al rey que destruyera ese compromiso.
—Ésa es la labor de vuestro padre. Además, no debería haber dejado que Hugh os hiciera daño.
—Las cosas son distintas en Inglaterra. Las mujeres han de obedecer los deseos de los hombres.
—No debería ser así. En Eireann, hombres y mujeres tienen el mismo valor. No merecíais sufrir a manos de Hugh Marstowe.
—No. Pero, tarde o temprano, me casaré y no podré elegir con quién. Sólo espero que mi padre elija a alguien mejor que Hugh.
Le molestó pensar en que ___(tn)_____se casara con otro. No quería que nadie la tocara.
—Deberíais entrar en una abadía.
—No estoy preparada para ser una sierva de Dios.
Vio sueños en sus ojos. Supo que deseaba tener algún día hijos. Por eso no podía casarse con ella. Él no podía pensar en ser padre de nuevo. Era demasiado doloroso.
Si se casaba con ____(tn)_____, no sería capaz de no tocarla. Ya le estaba costando controlar sus deseos en esos momentos.
—¿Cómo está el niño? —preguntó para cambiar de tema.
—Mejor. Siorcha lo ha estado mimando y le ha dado todo tipo de dulces. Pero sigue llorando y llamando a su madre.
—Todos los niños quieren estar con sus madres. A veces, Brianna no me dejaba que la tomara en brazos y sólo quería estar con Fiona.
—Es muy doloroso pensar en lo que Hugh puede haberle hecho a esa mujer.
—No deberíais encariñarnos con él, debe estar con su padre.
—Lo sé —repuso ___(tn)_____con lágrimas en los ojos—. Pero a veces no podemos controlar los sentimientos que tenemos dentro.
Se limpió una lágrima que caía por su mejilla. Seguía estando amoratada, pero el golpe no le restaba belleza.
Él también trataba de deshacerse del sentimiento de pérdida que le había provocado la muerte de su esposa, pero no lo conseguía.
—Tenéis razón —le dijo él acercándose un poco más—. A veces no podemos evitar lo que sentimos por alguien —confesó mientras apoyaba la mano en la pared.
Con la otra mano, rodeó a ___(tn)_____por la cintura y la atrajo hacia su cuerpo. Esperó para que ella pudiera apartarse si ése era su deseo.
Pero ___(tn)_____no se movió. Apartó entonces el mechón que se había escapado de su peinado y se lo puso detrás de la oreja. Sus ojos de zafiro lo miraron con intensidad y sintió que se detenía el mundo a su alrededor. Subió la mano por su espalda y ella echó hacia atrás la cabeza, dejando que fuera él el que sostuviera el peso de su cuerpo. Se inclinó y la besó en el cuello. Podía sentir cómo se relajaba entre sus brazos.
Sabía que debía parar aquello, ___(tn)_____no era suya y nunca lo sería.
Ella colocó las manos en su torso y las subió lentamente hasta rodear su cuello. Parecía asustada, pero actuaba con cierta audacia.
No recordaba cuándo una mujer lo había abrazado así. Las llamas prendieron en su interior y se dejó llevar por el deseo. Capturó con urgencia su boca, saboreando la dulzura de sus labios.
___(tn)_____tembló entre sus brazos, pero no intentó apartarse.
—No deberíamos hacer esto… —murmuró ella entre suspiros—. No puedo…
Bajó las manos por su espalda, agarró sus caderas y la atrajo más cerca de su cuerpo.
—Lo sé —repuso él.
Pero sabía que no podía controlar su deseo.
La besó de nuevo, con más sensualidad aún. Terminaba ya la música del baile. Tomó la mano de ___(tn)_____y la llevó hacia su dormitorio, deteniéndose antes de entrar. Se fijó en su boca, roja y húmeda por el beso. Quería entrar y yacer con ella, pero su honor le decía que debía parar esa locura. Le costó mucho trabajo, pero la soltó.
—Dejadme, ___(tn)_____—le dijo—. Vos no queréis esto.
Ella dio un paso atrás y luego otro más. Le dio la impresión de que iba a salir corriendo, pero no lo hizo.
—¿Os importo, Joe? —le preguntó entonces entre lágrimas—. ¿Os importo o sigo siendo sólo una mujer normanda para vos?
Tomó su cara entre las manos y la miró a los ojos para que viera cuánto la deseaba.
—Sólo un beso más —murmuró él.
Acarició su mandíbula y el amoratado golpe de su mejilla. La besó allí con ternura.
Vio que ___(tn)_____separaba los labios y cerraba los ojos. Tembló cuando la besó de nuevo y echó hacia atrás la cabeza. Él la abrazó con más fuerza aún, hasta que sus cuerpos fueron uno solo, hasta que pudo sentir contra su torso la suavidad de sus pechos.
Deslizó las manos bajo las anchas mangas de su vestido hasta llegar a sus enaguas. Rozó con sus pulgares la curva de sus pechos, esperando a que ella le diera permiso para continuar. Vio que se quedaba petrificada, pero el deseo se despertó en sus ojos.
Era tan fuerte que olvidó el sentido común. Con extremo cuidado y delicadeza, comenzó a acariciar sus pezones. Notó cómo se entrecortaba el aliento de ___(tn)_____y aprisionó su cuerpo entre él y la pared, continuando con las caricias hasta que un gemido escapó de su boca.
___(tn)_____lo besó entonces apasionadamente. Esa mujer estaba consiguiendo devolverle la vida. Estaba borrando de su mente años de dolor y sufrimiento con un solo beso. Seguía sintiéndose culpable, pero trató de convencerse de que era sólo un hombre, un hombre débil.
Siguieron besándose y él siguió tratando de controlar sus impulsos, pero saboreó entonces el agua salada de sus lágrimas. Se dio cuenta de que, sin saberlo, le había hecho daño.
—Marchaos —le ordenó entonces—. Ahora.
___(tn)_____no se movió y él abrió la puerta de su cuarto. Una lágrima rodó por su mejilla, pero después hizo lo que le había ordenado.
Golpeó con fuerza la puerta en cuanto ella se marchó. No entendía qué le pasaba con esa mujer, con ella no parecía poder controlarse.


___(tn)_____se detuvo en el pasillo y apoyó la frente en la pared. Creía que ella era la única culpable de la humillación que acababa de sufrir. Su cuerpo aún temblaba de placer. Nunca pensó que pudiera llegar a sentirse así y una parte de ella había deseado que Joeno se detuviera.
Él había conseguido que se sintiera apreciada y no pudo contener las lágrimas al recordar cómo la había apartado de su lado. No entendía cómo podía haber llegado a creer que él la deseaba.
Acababa de ver cómo era creerse deseada por un guerrero como Joey su cuerpo quería más. Llegó como pudo hasta sus aposentos. Recordó que al día siguiente salía de viaje hacia Tara para intentar recuperar unas tierras que eran de ella.
Pero Joe, sin saberlo, ya había comenzado a arrebatarle lo que era suyo, empezando por su corazón.
Volver arriba Ir abajo
Valen de Joe Jonas <3
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 284
Edad : 18
Localización : En Jonasworld con Joesitoh en la piscina!
Fecha de inscripción : 10/10/2010

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 3rd 2010, 17:41

me encantaron los capitulos! porfavor siguela!

continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
continuala_please_ tiste
Volver arriba Ir abajo
Yam3lTolentiinoC'
Novia De..


Cantidad de envíos : 575
Edad : 21
Localización : Inside of my crazy and freaky mind.. :P New York 8)
Fecha de inscripción : 22/08/2010

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 13:57

AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHH... estuvieron buenisimos.. Siguelaaaaaaaaaaa.... Very Happy'
Ay joe por que eres tan necio.? Evil or Very Mad pero uno lindoooo... Razz Rolling Eyes Solo dejate llevar.. Twisted Evil JIJIJIJI..
Bueno, creo que me entroduje tanto en la nove que hasta yo le tengo miedo a Hugh..:S


Perooooo siguelaaaaaaa...
Volver arriba Ir abajo
EmmyChiiang*
Novia De..


Cantidad de envíos : 668
Edad : 20
Localización : Fight dragons w' ma'Danger in DR' babe..! ;)
Fecha de inscripción : 02/07/2010

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 15:29

Yam3lTolentiinoC' escribió:
AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHH... estuvieron buenisimos.. Siguelaaaaaaaaaaa.... Very Happy'
Ay joe por que eres tan necio.? Evil or Very Mad pero uno lindoooo... Razz Rolling Eyes Solo dejate llevar.. Twisted Evil JIJIJIJI..
Bueno, creo que me entroduje tanto en la nove que hasta yo le tengo miedo a Hugh..:S


Perooooo siguelaaaaaaa...

Ohh ohh ohh con q solo dejate llevaaaar..! :ooo ..miiraa..jaay pollooo Rolling Eyes

Awww me encantaron loos caps..! Graciias por subiirrr..!!! Ashhhh pero dios miio q terco e ignorante es joeee Bobo! Bravo! Si no fuera pq Joe me moviera el piso.. me iria con Connor juju .. bueno conmigo no ahi mucho q decir.. pq yo tampoco ni doy ni presto la bateaa y que es estoo..??!!..

Siguelaaaaaaaaaaa..! tongue
Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 16:07

Capítulo 9
El soldado salió de Laochre unas horas antes de que amaneciera. El capitán de sir Hugh le había ordenado que los informara al día siguiente de su llegada para no levantar sospechas en el castillo. El campamento normando estaba a pocos kilómetros de distancia y se le fue encogiendo el corazón al acercarse allí. Había visto a Declan sólo unos segundos y había sido muy doloroso no poder abrazarlo. Pero había tenido que mantenerse alejado de lady ___(tn)_____y de Joe. Se había limitado a avisar a la hermana de su esposa para que fuera a buscar al niño.
Tenía un mal presentimiento sobre su misión. Sus amigos lo habían visto y estarían preguntándose por qué no se había llevado al niño a casa, querrían saber cómo había conseguido escapar y sabía que cada vez sospecharían más de él.
Los normandos lo llevaron ante su capitán cuando llegó al campamento.
—¿Qué información puedes darme? —le preguntó Robert Staunton.
—Hay una parte en el muro exterior donde la madera está pudriéndose. Puedo encargarme de que no haya guardias en esa zona —le ofreció el soldado—. Hay menos soldados estos días, muchos acompañarán a Joe hasta Tara.
Le habló en todo momento con seriedad y sin apartar la vista, para que no sospechara de la veracidad de sus palabras. Pretendía darles información, pero no toda la verdad y conseguir así que cayeran en una trampa.
—¿Y lady ____(tn)_____?
—La llevaré yo mismo a Rionallís —le aseguró—. Y quiero que se me entregue a mi esposa a cambio.
—Muy bien —repuso Staunton.
El capitán montó su caballo y se dispuso a salir de allí.
—Espero que no hayas mentido, por el bien de tu esposa. Toma, un regalo por tu ayuda —le dijo el hombre mientras le tiraba una pequeña bolsa.
Era demasiado ligera para contener plata. La abrió después de que se alejara el capitán y vio que contenía mechones del pelo de su esposa. Le temblaron las manos. Odiaba a los hombres que habían capturado a Kiara y a los que los habían llevado hasta esa fortaleza. Odiaba, por encima de todos, a Joe Jonas, que había abandonado a sus hombres para salvar a una normanda.
Sabía que la única manera de salvar a su esposa era entregando a lady ___(tn)_____y eso era lo que pensaba hacer.


___(tn)_____le hizo cosquillas al niño en el estómago. Le encantaba ver cómo reía. Estaba mucho mejor y sólo le apetecía jugar. Se había pasado toda la mañana con él.
La noche anterior, había preparado sus cosas para ir con Joea Tara, pero éste se lo había impedido. Decidió obedecerle porque sabía que Hugh seguiría al acecho, pero hubiera preferido poder hablar con su padre en persona.
Alguien llamó a la puerta. Dio permiso y entró una joven regordeta y con el pelo castaño. Al ver al niño, su cara se iluminó y extendió hacia él los brazos.
—¡Sheela! —exclamó el pequeño mientras corría hacia ella.
La joven lo abrazó y le susurró palabras en irlandés.
—¿Sois su madre? —le preguntó ella con algo de pesar.
—No, su tía. Me llamo Sheela. Vos sois lady ____(tn)_____, ¿no es así?
Asintió con la cabeza.
—Mi hermana fue a buscar a su marido y dejó a Declan con una de las aldeanas. Esa mañana de la ventisca, se perdió y no pudieron dar con él por mucho que lo buscaron. Vine en cuanto me avisaron de que estaba aquí —le explicó la mujer sin dejar de abrazarlo—. Muchas gracias por salvarlo. Isabel me contó lo que hicisteis.
—Fue una suerte que lo encontrara a tiempo —repuso ella.
Declan tomó una espada de madera y comenzó a golpearla contra el suelo. Sonrió, pero no pudo evitar entristecerse al saber que su tía se lo llevaría a casa y ella no volvería a verlo. Llevaba días cuidándolo y velándolo por las noches. Se había acostumbrado a despertar a su lado. Había llegado a soñar con que era su propio hijo.
—Os parecéis mucho a FionaJonas—le dijo Sheela—. La vi de lejos el año pasado, cuando mi marido y yo visitamos a unos familiares en Leinster.
Tomó la aguja y siguió bordando para que no notara su interés.
—Ya me habían dicho que me parezco —le dijo—. Pero creo que veríais a otra persona. FionaJonasmurió hace dos años.
Sheela la miró con el ceño fruncido.
—Hubiera jurado que era ella, pero supongo que tenéis razón. La vi desde lejos…
Antes de que se fueran, le pidió a la joven que le dejara abrazar a Declan una vez más. Lo apretó contra su pecho y lo besó.
—Me alegra mucho que ya estés bien, precioso.
Declan se apartó de ella para ir con su tía y ella se quedó con el corazón roto en mil pedazos.
Decidió en ese instante que algún día tendría sus propios hijos.


—¿Creéis que os ha mentido? —le preguntó sir Hugh a su capitán.
—Así es —repuso Robert Staunton—. Su lealtad a losJonases más fuerte de lo que creía. No los traicionará.
—Entonces, matad a esa mujer —ordenó Hugh con impaciencia—. Enviadle el cuerpo al traidor y preparad a los hombres para un ataque.
—Mi señor, ¿no sería mejor esperar a que llegara el conde? Estaríamos mejor preparados si contáramos con la ayuda de sus soldados.
—No, no puedo permitir que crea que no podemos proteger a mi prometida.
Era una misión suicida y el capitán lo sabía.
—He oído que Jonas piensa viajar a Tara.
—Pero dijisteis que el hombre mentía.
—Puede que eso sea verdad. El rey Enrique está allí y vos podríais hablarle del tema. Estoy seguro de que los irlandeses no aguantarían un ataque de las tropas del monarca.
—Tenéis razón —contestó Marstowe—. El rey no permitiría que un irlandés amenazara a uno de sus súbditos. Y estoy seguro de que al conde le halagaría ver que me dirijo directamente al monarca. Se supone que iba a llevar a ___(tn)_____a Tara para que el monarca fuera testigo de nuestro matrimonio.
Hugh se quedó callado unos instantes, después sonrió.
—Todo esto puede beneficiarnos. Preparad vuestras cosas. Iremos a Tara y nos aseguraremos de que el rey Enrique sepa que mi prometida ha sido raptada.
Estaba seguro de que el monarca se pondría de su parte. En cuanto a ____(tn)_____, creía que podía hacerle olvidar al irlandés y que sólo tuviera ojos para él.


Joe escuchó una suave música y siguió el sonido hasta la galería. Era una canción que no había oído nunca. La melodía era triste y delicada. Cuando llegó a la habitación acristalada, vio que era ___(tn)_____la que estaba sentada frente al arpa.
Sus manos se movían con destreza sobre las cuerdas, pero tocaba con suavidad, como si no quisiera que nadie la escuchara.
Carraspeó para avisarla de su presencia y ella se sobresaltó. Apartó las manos de las cuerdas como si pudieran quemarla.
—Lo siento. No quería… No debería haber…
—No os disculpéis —la interrumpió él—. Tocáis muy bien. ¿Os enseñó vuestra madre?
—No, aprendí durante los años que pasé en Gales. Allí conocí a una irlandesa que me enseñó a tocar —le dijo ella mientras se ponía en pie—. ¿Qué queríais?
Vio que tenía los ojos rojos e hinchados y se preguntó qué la habría hecho llorar.
—Me voy y quería asegurarme de qué estabais bien antes de salir para Tara.
—Estoy bien —repuso ella con frialdad—. Aunque no entiendo por qué se me prohíbe ir a ver a mi padre.
—Vendrá a buscaros en cuanto lleguemos a un acuerdo sobre Rionallís.
—Entiendo que esas tierras son vuestras, pero mi padre no es vuestro enemigo. No estabais allí para defender Rionallís. Mi padre protegió a vuestras gentes cuando Strongbow atacó la fortaleza la pasada primavera. Él les salvó la vida.
Se enfureció al escuchar el nombre de Strongbow. Sus soldados habían asesinado a cientos de irlandeses durante los dos últimos años. Durante una de esas batallas fue cuando perdió a Fiona y a su hermano mayor, Liam.
—Vuestra gente no debería estar aquí —le dijo él—. Y no pienso regalarle a vuestro padre lo que es mío. Tampoco dejaré que me fuercen a casarme con nadie.
—¿Pensáis acaso que yo querría casarme con un hombre que no me desea? Sé que nos odiáis a todos los normandos, pero no dejaré que mueran más hombres por una cuestión de orgullo.
Apretó los dientes para no decirle nada más.
—Me voy —le dijo—. Cuando regrese, ya no tendremos que volver a vernos.
Vio que ___(tn)_____palidecía y comenzaban a temblarle las manos. Él también sintió un gran vacío, pero no le salían las palabras para pronunciar una disculpa. Ella tenía razón, no había estado para proteger a los suyos.
Se había dejado consumir por la tristeza y había dejado a sus gentes a merced de los normandos.
—Como deseéis —le dijo ella entonces.
Salió de allí sin decirle nada más.


___(tn)_____salió enfurecida de la galería y su ira fue cada vez a más. Demasiado tarde, se dio cuenta de que había salido al patio de armas sin su capa. Se echó a temblar al sentir el frío.
—Tomad —le gritó alguien.
Era Ewan, que iba tras ella con su capa.
—Os equivocáis con mi hermano —le dijo el joven mientras ella se abrigaba.
—¿Habéis estado escuchando?
—Por supuesto —confesó Ewan.
—¿En qué me equivoco?
—Joe sí que os desea. Si no fuerais normanda, sé que os tomaría por esposa.
Ewan no podía tener más de catorce años y no tuvo en cuenta sus palabras. Siguió paseando, pero no pudo quitárselo de encima.
—Bueno, entonces es una suerte para él que sea normanda. Es tan testarudo que no ve más allá.
—Pero fue a despedirse de vos —le dijo Ewan—. Acercaos a la puerta. Podremos ver a los soldados.
—No deseo verlo de nuevo.
—Si subimos a la torre de vigilancia, podremos tirarle nieve cuando pase por la puerta.
A pesar de su enfado, no pudo evitar echarse a reír.
—¡No!
Observó entonces desde el patio cómo iban saliendo los soldados y su buen humor se esfumó. Joe la vio allí y detuvo su caballo. La miró a los ojos con intensidad y ella sintió que se le salía el corazón del pecho cuando vio que se inclinaba hacia ella.
—Tá brón orm —le dijo Joe en gaélico mientras le daba la mano y la apretaba.
Su mirada estuvo a punto de descomponerla por completo y le costó contener las lágrimas.
—Yo también lo siento —repuso ella.
Sabía que su disculpa era sincera y eso alivió un poco su resentimiento. Vio cómo Joe azuzaba al caballo e iba con sus soldados.
Temía que la decisión del rey cambiara el destino de sus vidas. Cuando Joeregresara a su lado, lo haría como su enemigo o como su marido.


La fortaleza de Rory O’Connor, rey supremo de Irlanda, dominaba las colinas de Eireann. Su imponente estructura de madera destacaba en el horizonte y varios fosos la rodeaban. Cinco antiguos caminos convergían en ese punto.
Al acercarse con sus caballos, Joe oyó gritos de socorro procedentes de las mazmorras. Aunque era un monarca justo, no le agradaban los normandos. Se preguntó qué decidiría sobre el problema con sus tierras. El rey normando Enrique lo estaba visitando para intentar llegar a alianzas con los monarcas y los señores irlandeses.
Vio a un extremo la piedra que llamaban Lia Fáil. Se preguntó si las historias serían reales. Decía la leyenda que la piedra gritaba cuando el monarca supremo estaba en el castillo. Pasó al lado de la roca y le desilusionó ver que estaba en silencio.
Seguía molesto con Patrick por haber permitido que el rey normando interviniese en la disputa por sus tierras. Se detuvieron para comer y descansar un rato. Sus hombres agradecieron mucho las atenciones de las mozas del castillo. Él, mientras tanto, esperaba impaciente a que lo avisaran para reunirse con el rey supremo.
El monarca estaba reunido con el poeta Ailfred, que era su consejero. Con ellos estaba el rey Enrique, al que le gustaba bromear con sus hombres.
Cuando Joe fue llamado para que fuera a presentarse ante el rey, se encontró a O’Connor sentado en su trono y con una copa de aguamiel en la mano. Le ofreció otra copa y lo invitó a sentarse a su lado.
—Sé por qué estáis aquí —le dijo el monarca—. Le he concedido permiso a Enrique para que opine sobre la cuestión, que también concierne a sus súbditos.
Aceptó la bebida y no dijo nada. No entendía por qué su rey se doblegaba ante el monarca extranjero, pero se imaginó que era parte de algún acuerdo político.
—Entiendo que las tierras conocidas como Rionallís fueron en el pasado vuestras —comenzó el rey Enrique—. Lo que no comprendo es por qué las abandonasteis.
—Las razones son mías y privadas. Pero no le di permiso a Strongbow para que las atacara y se las entregara a los normandos.
—Así que ahora queréis recuperarlas, ¿no? Vuestros hombres atacaron las tierras de Thomas de Renalt, pero no consiguieron recuperarlas. Y también intentasteis asesinar al prometido de su hija, sir Hugh Marstowe.
—Me defendí de su ataque —replicó él.
—Lo heristeis y raptasteis a su prometida. Por fortuna, se ha recuperado lo suficiente para venir a Tara con el objetivo de recuperar a su prometida y consolidar su autoridad sobre Rionallís.
Hugh Marstowe entró en ese instante en el salón. Iba vestido con ricas sedas y cadenas de oro y lo miró con una sonrisa triunfante.
Se llevó automáticamente la mano a la espada, pero recordó que no la tenía. El rey no permitía que sus invitados llevaran armas en su presencia. Estaba furioso. Recordó cómo había pegado a ___(tn)_____y deseó poder matarlo.
—El secuestro es un grave delito —le recordó el rey Enrique.
—Pero vos dependéis de las leyes de vuestro rey y de vuestras tierras —intervino el rey supremo mientras miraba al otro monarca con aire de autoridad—. Encontraremos una solución que satisfaga a ambas partes.
—Debe pagar una indemnización al prometido por raptar a lady ___(tn)_____—comentó Ailfred.
—Ella vino por su propia voluntad —repuso Joe—. Sir Hugh la maltrataba constantemente y debería ser él quien pagara por tal delito.
—Si salió de Rionallís voluntariamente, debéis pagar a su familia un precio por su cuerpo y su honor —le dijo el poeta.
—Quiero que se me devuelva mi propiedad —insistió él intentando controlar su ira—. Lady ___(tn)_____quiere regresar con sus padres y los espera en la fortaleza de mi hermano.
O’Connor miró al otro rey.
—Parece que el guerrero irlandés se resiste a llegar a un acuerdo —comentó el rey Enrique—. Ya que no quiere pagar, sugiero que se le retire la custodia de lady ____(tn)_____. Tampoco creo que se le debiera devolver Rionallís, ya que ha demostrado no poder defenderla.
Joe tomó un sorbo de vino para intentar calmarse. Hugh lo miró sonriente y él lo fulminó con la mirada. Pensar en que ese hombre se quedara en su casa era suficiente para que se le formara un nudo en el estómago. Y era peor aún imaginarlo de nuevo con ____(tn)_____. Si no hacía algo para evitarlo, sería responsable de todo lo que le ocurriera a esa mujer.
—¿Y si me casara yo con lady ____(tn)_____? —murmuró en voz baja.
—Si fuera vuestra esposa, Rionallís os sería devuelto —comentó el consejero—. Sería una buena solución. Aunque aún deberíais pagarle una indemnización a su familia y otra a Marstowe.
—Su padre no permitirá ese matrimonio —intervino el rey Enrique.
Si así recuperaba Rionallís y mantenía a ___(tn)_____lejos de Marstowe, decidió que lo haría.
—Traedla a Tara —sugirió Joe—. Dejad que elija entre Marstowe y yo. Se quedará con Rionallís el hombre que ella prefiera.
—¿Os parece una buena solución? —le preguntó el rey supremo al monarca normando.
—No. El conde de Longford tiene derecho a elegir al esposo de su hija. Pero, si el conde está de acuerdo, nosotros no tenemos objeciones. Lady ___(tn)_____podrá elegir con el permiso de su padre. Pero Jonas deberá pagar una multa por sus actos.
Sir Hugh no parecía contento, pero le sorprendió ver que no objetaba.
—De acuerdo —dijo el normando.
Aquello le extrañó. Sir Hugh tenía que saber que ella nunca lo elegiría a él.
Decidió que tendría que observarlo muy de cerca. Ese hombre conseguía enervarlo con su mera presencia y su arrogancia.
—Jonas, estoy deseando vaciar vuestros cofres —le dijo sir Hugh a modo de despedida.
—Yo estoy deseando que mi espada acabe con vos —repuso Joe.
—¿De verdad pensáis que permitiré que me la arrebatéis? —le susurró Marstowe entonces.
Dio un amenazador paso hacia él, pero no podía dejarse llevar en presencia de los reyes.
—Existe otra opción, majestad. Dejad que me enfrente al irlandés con mi espada.
—Yo aceptaría el reto —contestó Joe.
El rey Enrique le hizo un gesto a un grupo de soldados para que evitaran que los dos caballeros lucharan.
—Ya habéis aceptado el acuerdo, Marstowe —le recordó el rey Enrique—. Y lo mantendréis como súbdito leal a la Corona. De otro modo, estaríais cometiendo una traición.
De mala gana, sir Hugh se echó atrás. La amenaza era muy clara.
—Avisad al conde de Longford para que venga —le pidió el rey supremo al monarca normando.
—¿Está aquí? —preguntó Joe.
—Sí, llegó a Tara por petición expresa de vuestro hermano Patrick —le dijo el rey.
Un criado salió del salón y Thomas de Renalt, conde de Longford, entró pocos minutos después. Era un hombre fuerte y corpulento, con barba y pelo canoso. Aunque no era tan alto como él, parecía estar en buena forma. Le gustó ver cómo palidecía Marstowe al verlo.
—Majestad —saludó el conde a su rey.
Miró después a sir Hugh y le pareció que estaba intentando contener su furia.
—Hemos llegado a un acuerdo —le informó el rey Enrique—. Autorizamos a vuestra hija para que elija esposo entre sir Hugh Marstowe y JoeJonas. Los disputados derechos sobre Rionallís irán al hombre que ella prefiera. Con vuestro permiso, por supuesto.
—Me honra el interés de su majestad —repuso el conde.
Miró a los dos pretendientes de su hija.
—¿Es cierto que mi hija fue sacada de Rionallís?
—Así es. Yo la ayudé a escapar —repuso Joe—. La encontré magullada y herida cuando entré en la fortaleza. Os espera en Laochre, el castillo de mi hermano.
—¿Creéis que mi hija consentirá en casarse con un hombre como vos? —le preguntó el conde.
—Teniendo en cuenta la alternativa, estoy seguro de que lo hará —replicó él.
—No estoy de acuerdo —intervino sir Hugh—. Perdisteis a vuestra primera esposa porque no fuisteis capaz de protegerla. Lo mismo podría pasarle a ____(tn)_____. Después de todo, parece tener la manía de escapar cada vez que está de mal humor.
A pesar de lo inapropiado del escenario, deseaba matar a ese hombre con sus propias manos.
Los soldados lo sujetaron antes de que pudiera tocarlo.
—¡Ya basta! —exclamó Longford con dureza—. No se tomará ninguna decisión hasta que pueda ver a mi hija.
Los soldados lo sujetaron hasta que salió el conde del salón.
Después el rey supremo les dio la orden para que lo soltaran.
—Joe, debéis entender que, al dejar que la dama elija, estáis entregándole las tierras a ella. Si decide casarse con sir Hugh, no tendréis derecho a reclamar Rionallís —le dijo el rey irlandés.
No le preocuparon sus palabras. Sólo podía pensar en llegar al lado de ___(tn)_____antes de que lo hiciera Hugh Marstowe.
Volver arriba Ir abajo
Yam3lTolentiinoC'
Novia De..


Cantidad de envíos : 575
Edad : 21
Localización : Inside of my crazy and freaky mind.. :P New York 8)
Fecha de inscripción : 22/08/2010

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 16:53

:OOOOO Estubo buenisimoooooo.. Very Happy
Diiooosss.. que pasara despues.. What a Face
La intriga me mata... Rolling Eyes
Siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaa.. cheers
Volver arriba Ir abajo
Yam3lTolentiinoC'
Novia De..


Cantidad de envíos : 575
Edad : 21
Localización : Inside of my crazy and freaky mind.. :P New York 8)
Fecha de inscripción : 22/08/2010

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 16:53

Yeihhh pase de paginaaaaa...
Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 17:23

Capítulo 10
Thomas de Renalt, conde de Longford, observó al guerrero irlandés. Joe Jonastenía la intención de llegar junto a ___(tn)_____lo antes posible y cabalgaba como un poseso. Parecía que le iba la vida en ello.
Le dio la impresión de que no era sólo Rionallís lo que le importaba.
No sabía mucho deJonasni qué esperar de él. Pero su alianza abría muchas posibilidades. Nunca le había gustado sir Hugh para su hija, pero había sido su rey el que había iniciado el acuerdo y no había podido romperlo.
Los acontecimientos le daban la oportunidad de romper el compromiso y pensaba hacerlo antes de que anocheciera.
___(tn)_____era su única hija y tenía un lugar muy especial en su corazón. No solía pedirle demasiadas cosas y le gustaba poder complacerla. Cuando ___(tn)_____le pidió que consintiera en su matrimonio con sir Hugh, su instinto le había dicho que no sería un buen marido, pero el rey había deseado que esa unión tuviera lugar.
La acusación deJonasno fue una sorpresa para él, ya había sabido que sir Hugh la maltrataba y no iba a permitir que volviera a acercarse a ella. Pero no sabía si podía fiarse de Jonas.
Era el segundo día de su viaje hacia el sur y el sol comenzaba a descender en el horizonte. Los dos hombres cabalgaban tan rápido como les permitían sus caballos. El viento azotaba sus rostros, pero ni sir Hugh niJonasparecían interesados en detenerse y acampar. El conde iba tras ellos y pudo oír parte de su conversación.
—___(tn)_____me pertenece. Vuestra estúpida sugerencia no significa nada. Su padre no permitirá que se case con un salvaje irlandés antes que con un caballero normando —le decía Hugh.
—Lo que teméis es que el conde sepa la verdad y se dé cuenta de cuál es más salvaje de los dos —repuso Jonas.
Decidió interponerse entre los dos jinetes.
—¿Cuándo llegaremos a Laochre? —le preguntó a Joe.
—Al anochecer.
—¿Estáis seguro de que encontraremos a ___(tn)_____a salvo? Si es verdad lo que dicen, ni siquiera fuisteis capaz de proteger a vuestra propia esposa —le dijo el conde.
—Si lo que dice ___(tn)_____es verdad, vos no respondisteis a sus súplicas cuando os pidió ayuda —repuso Jonas—. ¿O es costumbre normanda pegar a las esposas? Nosotros las valoramos.
Sus palabras le confirmaron lo que suponía. A pesar de odiar a los normandos, no creía queJonasfuera capaz de hacer daño a su hija. No podía decir lo mismo de su prometido.
—Sir Hugh, desearía hablar con vos a solas —le dijo entonces el conde.
Longford esperó a que pasaran los otros soldados para poder hablar sin ser oídos.
—¿Cómo explicáis las acusaciones de Jonas? —le preguntó Longford.
—Esperaba que un hombre de vuestra importancia no creyera las mentiras de un irlandés —repuso Marstowe con calma—. Los dos sabemos que su único objetivo es recuperar Rionallís. Debemos proteger a ___(tn)_____de ese hombre.
—Hablé con algunos de los soldados que envié para escoltar ___(tn)_____hasta Rionallís. ¿Sabéis lo que me dijeron sobre la manera en la que la habéis tratado?
—Daría mi vida por ella, mi señor. Es una dama de alta cuna con mucho carácter —repuso Hugh.
—¿Tanto carácter como para que tuvierais que domesticarla? Aún no sois su esposo.
—Pero un compromiso es casi un matrimonio.
—Aún soy su padre. Mi autoridad está por encima de la del prometido hasta el momento del casamiento —le recordó Longford—. Quería hablar con vos en privado para no avergonzaros delante de los demás. Pero no os casaréis con ____(tn)_____. Nosotros seguiremos camino a Laochre, vos volveréis a Inglaterra. Me encargaré de que se os envíen vuestras pertenencias y también las monedas y regalos con los que agasajasteis a ____(tn)_____. Pero no quiero volver a veros en mi vida.
Longford se sacó una carta arrugada de la chaqueta. Se la entregó a Hugh para que la leyera. La había escrito un sacerdote siguiendo los dictados de ____(tn)_____. Era una llamada de socorro.
—Y no sólo por esto os quiero lejos de ____(tn)_____. También he sabido de la crueldad con la que tratáis a mis hombres. Me contaron que un soldado que intentó protegerla apareció asesinado poco después. No dejaré que mi hija se despose con un asesino.
El rostro encendido de sir Hugh expresaba cómo se sentía. Parecía estar controlando a duras penas su ira.
—Preferiría verla casada con un bárbaro irlandés que daría su vida para protegerla que con un hombre que valora más su dote que a ella misma —añadió Longford.
Giró su caballo y se unió al grupo sin esperar a ver cómo reaccionaba sir Hugh Marstowe.
Sintió una gran satisfacción al saber que su hija estaría de nuevo a salvo.


—Mi señora, me han enviado para anunciaros la llegada de vuestros padres.
___(tn)_____estaba remendando una cesta de ropa cuando llegó el soldado. Se puso en pie y dejó a un lado la costura.
—¿Están abajo?
—No, mi señora. Esperan al otro lado de la puerta de las murallas.
—¿Por qué no han entrado? —le preguntó extrañada.
—El rey Patrick no les ha dado la bienvenida. Dice que los normandos son sus enemigos.
Le chocaron las palabras del soldado. Joehabía amenazado con no dejar que su familia entrara, pero no esperaba esa misma actitud en Patrick. Después de todo, a ella le había dado refugio y no parecía lógico que no los dejara entrar.
Observó al soldado. Su rostro le resultaba familiar, aunque sabía que no lo había visto nunca. Tuvo un mal presentimiento.
—¿Debería bajar mis cosas?
—No, Patrick ha dicho que os las enviaría a Rionallís más adelante.
Fue a un arcón y sacó una capa de lana, escondiendo una pequeña daga entre la tela. Se la colocó sobre los hombros sin que el hombre le viera el arma. No creía las palabras del soldado, pero cabía la posibilidad de que le estuviera diciendo la verdad. Decidió que lo mejor que podía hacer era estar preparada para cualquier cosa.
Bajaron al patio de armas y se detuvo al ver que no había allí soldados esperándola para escoltarla al exterior de las murallas. Supo entonces que le había mentido.
—No pienso salir contigo. No hasta que pueda hablar con el rey de Laochre.
El soldado agarró con fuerza su muñeca y ella trató de apartarse. Luchó usando sus puños y sus codos. Pero el hombre encontró la daga que había escondido y consiguió usarla contra ella.
—¿Por qué hacéis esto? —le preguntó asustada—. Pensé que eras leal a los Jonas.
—Sir Hugh capturó a mi esposa y la matará si no os llevo de regreso.
—¿Cómo sabéis que no la ha matado ya? Entonces vuestra traición no servirá para nada.
Vio que bajaba la vista y se fijaba en un saco que llevaba colgado del cinturón.
—No lo sé, pero tengo que arriesgarme.
Se dio cuenta entonces de por qué le sonaba su rostro.
—Eres el padre de Declan, ¿verdad? —susurró—. El niño te vio el otro día, por eso llamaba a su padre con desesperación, ¿no es así?
Él no lo negó.
—Ya está a salvo —repuso el hombre.
—Le salvé la vida, ¿es que eso no significa nada para ti?
—Sí. Pero, si no fuera por vos, mi esposa y mi hijo estarían a salvo en casa —le dijo él con dolor en sus ojos—. Todo es por vuestra culpa.
Sabía que un hombre desesperado actuaba con desesperación y pensó que no querría atenerse a razones. Cuando el trató de arrastrarla hasta la puerta, ___(tn)_____comenzó a gritar.
El soldado colocó entonces la daga sobre su garganta. Trató de usar la técnica que Joele había enseñado. Dio un paso atrás para hacerle caer, pero fue el soldado el que aprovechó que ella había perdido el equilibrio para llevarla hasta la muralla.
—Dejadnos pasar —murmuró el soldado a los guardias de la puerta—. Dejadnos o le corto el cuello.
Los soldados se acercaron para impedirlo, pero él presionó el filo hasta que salió sangre. Ella estaba aterrorizada.
Los guardias bajaron las armas y los dejaron pasar. Pero sólo dieron unos pasos antes de que se oyera un fuerte golpe. Los brazos del hombre dejaron de sujetarla y ella se apartó. Le habían clavado una flecha en el cuello.
Oyó cascos de caballos y no tardó en ver a Joellegando a su lado. Tras él iban muchos soldados. Se sintió muy aliviada al verlo. Llevaba el arco en la mano y desmontó al llegar a su lado.
Se quedó sin aliento cuando él la abrazó contra su pecho. Estaba tan cerca que podía oler su aroma, una mezcla de madera y pino.
—¿Estáis bien? —le preguntó Joemientras tomaba su cara entre las manos.
Con los dedos limpió la sangre que caía por su cuello.
Consiguió asentir con la cabeza, pero apenas podía estar en pie. Joela colocó dentro de su capa para que entrara en calor y se calmara. Era maravilloso estar de nuevo entre sus brazos.
—Intenté escapar de él —susurró.
—Lo sé —le dijo Joe—. Pero no habría conseguido salir con vida.
Ella levantó la vista y vio todos los arqueros apostados y listos para disparar. Se alegró de que hubiera sido Joeel que le salvara la vida. Lo había echado mucho de menos.
—Vuestro padre está aquí. Ha enviado a sir Hugh de vuelta a Inglaterra. No volverá a molestaros.
No podía creerlo. Era como si se rompieran de repente las cadenas que aún la mantenían cautiva. Joela miró con sus intensos ojos verdes.
La soltó y volvió a comportarse como el indiferente guerrero que era.
—Tengo frío —murmuró ella.
Joese quitó entonces la capa y se la colocó sobre los hombros. Pero tenía helados los huesos y temía oír lo que el rey había decidido sobre su futuro.
—Se acerca vuestro padre —le dijo Joe.
Corrió al verlo llegar. Thomas de Renalt la tomó entre sus brazos y se abrazaron con fuerza.
—¿Estás herida? Dime, hija, ¿estás bien? —le preguntó mientras acariciaba su magullada mejilla y miraba enfadado a Joe—. ¿Quién te hizo esto?
—No pasa nada. Parece peor de lo que es, padre. Sir Hugh me castigó así por ayudar a Joea escapar de su celda.
Thomas tomó sus manos y las apretó con cariño.
—¿Deseas casarte con JoeJonas, hija?
Le sorprendió la pregunta. Miró a Joepara ver si su rostro le daba la respuesta, pero no expresaba nada. No supo qué contestar.
—¿Por qué me lo preguntas?
—Se ha acordado un nuevo compromiso, pero aún no he dado mi consentimiento.
Su padre quería saber si quería casarse con Joe. Siempre había tenido en cuenta sus opiniones y lamentó una vez más no haberle hecho caso a la hora de prometerse con sir Hugh.
—¿Aceptasteis vos el acuerdo? —le preguntó entonces a Joe.
—El rey me devolverá Rionallís —repuso él.
Joele decía con sus palabras que lo que quería era recuperar su propiedad y que sólo lo conseguiría si se casaban.
—Puedo encontrar otro pretendiente de vuelta en Inglaterra —sugirió su padre—. Son muchos los que han mostrado interés.
Pensó en lo que le decía su padre, pero vio la determinación que había en la cara de Joey se dio cuenta de que eran más importantes las vidas de unos cuantos hombres que sus deseos. Si no se casaba con Joe, habría una guerra. No podría vivir con eso el resto de su vida.
—Me casaré con él —dijo finalmente.
—¿Estáis segura?
—Sí, padre. He tomado la decisión de hacerlo.
Sólo esperaba que Joedejara algún día de odiarla y pudieran llevarse bien.
No se atrevió a mirarlo. Acababa de salvarle la vida y la había abrazado como lo haría un amante, pero sabía que odiaba tener que casarse con ella.
—Supongo que querrás que venga tu madre para ayudarte con los preparativos. Me encargaré de que viaje hasta aquí cuanto antes —le dijo su padre.
Se abrazaron de nuevo. Era como volver al pasado. Siempre se había sentido segura entre sus brazos. Miró después a Joemientras entraban en el castillo. No parecía aliviado ni feliz. Su rostro no expresaba nada. Intentó ser valiente. Decidió que encontraría la manera de ganar su respeto, si no podía conseguir su corazón.
Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 17:36

Capítulo 11
Algunos días después, Joe Jonasy el conde de Longford volvieron a Tara para terminar de acordar los términos del compromiso matrimonial. El rey normando aceptó que no se indemnizara a sir Hugh, tal y como le había pedido el conde.
Con ellos de viaje, ___(tn)_____regresó a Rionallís y decidió deshacerse de todo lo que le recordaba a Hugh. Encontraron el cuerpo de una prisionera en las celdas. Supo que era la esposa del soldado que había tratado de secuestrarla. Le habían afeitado la cabeza y se echó a llorar al imaginar el miedo que habría pasado la pobre mujer. Organizó su entierro con la tristeza de saber que Declan había perdido a sus padres. Tenía a su tía, pero no era lo mismo.
Lamentó sus muertes. Joeno había dudado a la hora de matar al soldado cuando vio que ella estaba en peligro. Se llevó la mano a la garganta al recordar el momento.
Había matado a uno de sus hombres por salvarla a ella. No entendía cómo había podido hacerlo. Ese hombre seguía siendo un misterio para ella. Tampoco sabía por qué había decidido acceder al matrimonio ni si sería un buen marido.
Era mucho más fácil estar en Rionallís sin la amenazadora presencia de Hugh. Aun así, tardó un par de días en reunir el valor de entrar en el que había sido su dormitorio.
Entró con un puñado de leña para preparar el fuego. Necesitaba estar distraída con algo, pero se quedó sin aliento cuando vio la cama. Recordó entonces los terroríficos momentos allí pasados, con Hugh sujetándola y pegándola hasta conseguir que se estuviera quieta. Siempre había presumido de sus habilidades y su obsesión había sido lograr que ella lo deseara. Pensaba que por eso se había librado de que la violara.
—¿Os encontráis bien? —le preguntó una doncella.
—Saca de aquí la cama, no quiero volver a verla —repuso ella—. Quémala si quieres.
—Me encargaré de que lo hagan —repuso la joven.
—Dejadme sola —les pidió entonces.
Las doncellas salieron y ella quitó las colchas y sábanas de la cama. Lo fue tirando todo al fuego y observando cómo ardían las telas.
Quedaban pocos días para que tuviera que enfrentarse a su lecho matrimonial. Aunque sabía que Joeno la quería, tendría que consumar el matrimonio para que fuera legal. Estaba tan nerviosa que le costaba controlarse, pero sabía que sólo sería una vez y no creía que Joele hiciera daño.
Necesitaba distraerse. Se levantó y salió de allí. Isabel le había enviado a Ewan para que le hiciera compañía. Lo encontró en la sala de armas. Tenía el brazo extendido como si estuviera empuñando una espada imaginaria. Parecía muy concentrado.
—Perdonadme, ¿pero que se supone que estáis haciendo? —le preguntó al verlo así.
—Cerrad la puerta y os lo mostraré.
Tomó una espada de la pared y se movió para luchar contra un imaginario adversario. Sus pies seguían los mismos movimientos sobre el suelo mientras agitaba el arma.
—¿Os funciona ese método?
—No lo sé —repuso Ewan—. Pero practico cada noche. Un día, podría ser de utilidad en la batalla.
—Parece muy complicado.
—Lo es. Se necesita entrenar durante años —le dijo mientras se concentraba en mirar sus pies.
—¿No deberíais estar mirando a vuestro enemigo?
—¿Qué? —preguntó él—. Sí. Bueno, lo haré en cuanto domine estos nuevos pasos.
—Solía observar a mis hermanos cuando practicaban con la espada en su juventud. Nunca me dejaban probar.
—Las espadas son muy pesadas.
—Lo sé, pero nunca vi que mis hermanos tuvieran que mirarse los pies. Me decían que, pasara lo que pasara, nunca debía dejar de mirar a mi adversario.
—Lo mismo dice Joe. No he visto a espadachín más rápido que él. No han conseguido aún vencerlo. Yo, en cambio, nunca he conseguido ganar —confesó entre risas.
—Yo, tampoco —le dijo ella con una sonrisa—. Pero supongo que llegará ese día.
—Quiero convertirme en el mejor guerrero de Eireann. Quiero ser una leyenda.
—Creo que algún día lo seréis —le animó ella—. Mientras tanto, mirad más al frente y menos a los pies.
—Pero siempre que lucho mis pies acaban tropezando. Pensé que me convenía ensayar mucho los pasos —le dijo el joven mientras seguía moviéndose sin descanso—. Sois muy distinta a Fiona.
—¿Qué queréis decir con eso?
—Ella nunca reía. Joesiempre estaba intentando que sonriera, pero no lo hacía a menudo.
—¿Es que no creéis que fuera feliz aquí?
Ewan negó con la cabeza.
—Solía salir a dar largos paseos ella sola. A veces se pasaba horas lejos de la fortaleza —le contó el joven—. Una noche, cuando Joeno estaba en Rionallís, Fiona no regresó hasta la mañana siguiente. Eso ocurrió unas semanas antes de que muriera.
—Pero, alguien iría tras ella, ¿no? Vuestro hermano nunca permitiría que pudiera pasarle algo.
—Es que nadie sabía de esas ausencias. Sólo yo. Solía seguirla.
Quería preguntarle adónde iba Fiona, pero no creía que fuera a decírselo.
—Me alegra que os caséis con Joe—le dijo Ewan.
—¿Por qué?
—Por cómo lo miráis. Creo que os gusta más de lo que le gustó nunca a Fiona —repuso el joven con el ceño fruncido.
Le extrañó que hubiera apreciado tan poco a su difunta cuñada.
—Pero Joeno quiere casarse conmigo. Sólo ve que soy normanda, nada más.
—No es eso. Lo que pasa es que mi hermano tiene un alto sentido del honor. Cuando Fiona murió, juró que nunca volvería a casarse. Así le está siendo fiel.
Ya sabía que Joehabía adorado a su primera esposa, pero se dio cuenta de que sus sentimientos eran mucho más profundos y temió que la estuviera comparando con ella.
Tomó una de las espadas que colgaban de la pared. Era muy pesada, pero la sostuvo con fuerza.
—¿Cómo creéis que podría conseguir que tu hermano se fijara más en mí?
—Podríais probar ofreciéndole ricos postres.
Sonrió al escucharlo. Pensó que hablaba más de sus gustos que de los de su hermano.
—Puede que tengáis razón… —le dijo—. Si algún día vais a Inglaterra, podríais entrenar con los caballeros de mi padre, son grandes espadachines.
—No, mi sitio está aquí. Y ahora también el vuestro.
No contestó. Le costaba sentir que Rionallís era su hogar. Había demasiados recuerdos. Era un consuelo que Ewan estuviera allí. Su entusiasmo le alegraba el día y la distraía.
—¿Por qué no me enseñáis lo que sabéis? —le pidió mientras levantaba la espada con esfuerzo.
—De acuerdo —le dijo Ewan con una sonrisa—. Pero no llevará mucho tiempo…


Joecabalgaba entre sus hombres. Le dolía todo el cuerpo, pero sobre todo la lesión del hombro que seguía sin mejorar. Se le había vuelto a abrir la herida una noche, pero pudo vendarla a tiempo y ya había vuelto a cicatrizar. Sabía que muchos morían por culpa de las heridas y había sido una suerte para él que ___(tn)_____la curara tan bien los primeros días.
Se estremeció al pensar en ella. Le habían ordenado que se casara nada más volver a Rionallís. Sabía que no convenía esperar más, pues temían que sir Hugh quisiera amenazar el matrimonio de alguna manera.
Los padres de ___(tn)_____viajaban en la parte de atrás de la caravana, lejos de sus hombres y de él. Apenas había hablado con ellos. La condesa, lady Helen, debía de pensar que era el mismo demonio. Longford era algo más amable y le pareció que lo respetaba por haber salvado a su hija.
Connor salió a recibirlos cuando estaban a pocos minutos de llegar a Rionallís.
—Parece que vais camino del matadero —le dijo su hermano con una sonrisa—. ¿Es por la boda?
Le molestaban las burlas, pero decidió no seguirle el juego.
—Con una novia tan bella como lady ____(tn)_____, ocuparía encantado vuestro puesto —continuó Connor mientras se acercaba con su caballo—. Sus labios saben a la más dulce miel.
Alargó el brazo para darle un puñetazo, pero Connor lo bloqueó riendo.
—No temáis, hermano. Os podréis casar con ella cuando lleguemos.
Lo fulminó con la mirada. Le consumían los celos. Sabía que él había sido el culpable de que ___(tn)_____cayera en brazos de su hermano, pero ya no quería que ningún hombre se le acercara.
Eso le recordó lo amistosa que Fiona solía ser con los forasteros. Siempre se había mostrado amable con los visitantes. Pero se mostraba mucho más distante cuando estaban los dos solos. Siempre había sido capaz de darle placer, pero parecía tener la mente en otro sitio.
No entendía por qué estaba recordando esos días todos los defectos de su esposa. Ya no importaba. Había muerto y debía concentrarse en los años de felicidad que habían tenido.
Pensó en la última vez que había abrazado a ____(tn)_____. Iba a tener pronto la ocasión de yacer con ella, pues le pertenecería por derecho.
Eso era lo que le molestaba. Lo habían forzado a casarse y no quería deshonrar el recuerdo de su primera mujer con ninguna otra. Si se acercaba a ____(tn)_____, rompería el juramento que había hecho tras la muerte de Fiona.
Se preguntó si podría estar con ___(tn)_____y satisfacer sus necesidades sin dejar por eso de mantener las distancias. No lo creía posible. Deseaba a ____(tn)_____, pero ella también había sufrido mucho. No quería hacer nada que pudiera recordarle a sir Hugh.
El deseo que sentía por ella hacía que se sintiera muy culpable. Cada vez que la veía, se la imaginaba entre sus brazos, disfrutando de su suave cuerpo. No podía arriesgarse a sentirse cerca de otra mujer. Menos aún si se trataba de ____(tn)_____, no podía quitársela nunca de la cabeza, por mucho que lo intentara.
Azuzó al caballo hasta ver Rionallís en el horizonte. Miró los campos cubiertos de nieve. Se llenarían de trigo en cuanto llegase el verano. Pensaba añadir una muralla más a la fortaleza, una de piedra. Y pensaba ir sustituyendo poco a poco la madera por piedra para hacerlo seguro e impenetrable. Soñaba con un lugar lleno de paz y prosperidad para todos.
No se dio cuenta hasta ese momento de cuánto lo había echado de menos. Había sido muy cómodo quedarse en la fortaleza de su hermano y no preocuparse de nada más. Al subir la colina, recordó a Fiona esperándolo allí en la puerta.
Le dolía saber que nunca volvería a verla. Pero iba a tener a ___(tn)_____para esperarlo y recibirlo cada vez que volviera de la batalla. Ella iba a ser parte de su vida.
Aminoró la marcha al llegar. Entrar suponía enfrentarse a todos los cambios que había sufrido en su vida durante los últimos años. Estando afuera, podía fingir que nada había pasado.
Comenzó a nevar e, inhalando profundamente, entró en su fortaleza y en el futuro que lo esperaba.


___(tn)_____subió su espada para bloquear el movimiento de Ewan. Cada vez tenía más fuerza y empuñaba mejor el arma. Se había pasado las últimas tardes practicando con el joven. No había aprendido demasiado, pero le gustaba ejercitar el cuerpo. Además, Ewan se sentía orgulloso de poder mostrarle sus habilidades.
También había aprendido más cosas sobre Joe. Se dio cuenta de que Ewan admiraba a su hermano mayor, pero también estaba algo celoso y quería ser como él.
—Pero yo nunca me casaré —le dijo mientras guardaba la espada.
—¿Por qué?
—No lo necesito. No tengo casi nada, sólo algunas cabezas de ganado.
Como benjamín de la familia, su herencia sería la más pequeña de los hermanos.
—¿No os cederá Patrick parte de sus tierras? O quizá podáis comprarlas vos.
—Quieren que me haga sacerdote —le dijo el chico—. Pero no me gusta esa vida. Lucharé como mercenario, igual que Joe, y ahorraré lo que gane. Puede que así consiga comprar tierras.
—¿No te gustaría llegar a tener hijos que heredaran esas tierras? Para eso necesitaréis una esposa.
—Las mozas se ríen de mí —repuso él ruborizándose—. Saben que no puedo luchar bien.
—Entonces debéis encontrar a una joven que sepa cuánto valéis por dentro.
Ewan no dijo nada, pero volvió a sacar una espada y se puso a practicar. Se dio cuenta de que el muchacho quería estar solo y salió de la sala de armas.
Bajó al salón y se entretuvo cosiendo, pero estaba nerviosa. Le hubiera encantado tener su arpa para poder perderse en la música y calmarse.
Sabía que Ewan tenía razón. Joevolvería pronto a Rionallís y entonces se casarían.
Siguió cosiendo, pero no pudo evitar pensar en él y en cómo la había besado y tocado.
Se preguntó si sentiría algo por ella. Aunque así fuera, siempre trataba de controlarse por fidelidad a su primera esposa.
Por otro lado, le inquietaba lo que Ewan le había contado sobre Fiona. Le daba la impresión de que la mujer había guardado muchos secretos, como lo de sus misteriosas y largas ausencias.
La única manera que tenía de explicarlas era pensando que le hubiera sido infiel a Joe. Éste había querido mucho a su esposa, pero se preguntó si seguiría sintiendo lo mismo de saber la verdad.
Pero ella nunca podría contarle esos secretos, así sólo conseguiría que Joese volviera contra ella. Creía que lo mejor que podía hacer era permanecer al margen de todo eso. Quería ganarse su corazón, pero sin tener por ello que destrozar sus recuerdos.
Oyó voces que la distrajeron. Se giró y vio a su madre entrando en el salón. No podía creerlo.
—¡Madre! —exclamó con una gran sonrisa.
Fue corriendo a ella y la abrazó.
Alta y esbelta, lady Helen llevaba su oscura melena guardada bajo un velo. Algunas arrugas rodeaban sus ojos.
—Cuéntame todo lo que ha pasado —le pidió su madre.
Comenzó a hacerlo, pero le costaba describir las palizas.
—Sólo nos llegó una de esas cartas y fue hace poco —le dijo Helen—. De no haber sido por la enfermedad de tu padre, habría venido antes a buscarte. Elegimos mal al enviar a sir Peter y su esposa. Me imagino que sir Hugh consiguió engañarlos.
—Sir Peter creyó las mentiras de Hugh. Éste le decía que merecía las palizas y no hizo nada para protegerme.
—Lo siento mucho, hija mía —susurró su madre mientras acariciaba su cara—. Menos mal que esos hombres ya no están en tu vida.
Pero a su madre no le gustaba hablar de temas desagradables.
—Háblame ahora de ese JoeJonas. ¿De verdad quieres casarte con él?
—Es un buen hombre y un gran guerrero —repuso ella al ver que a su madre no le agradaba su futuro esposo—. Pero su corazón siempre pertenecerá a su primera mujer.
—No he preguntado por su corazón, ____(tn)_____. Es un matrimonio, no una balada de amor.
—Lo sé.
—No sé si lo sabes. El rey quería que te casaras con sir Hugh, pero tienes más pretendientes. Si hubieras pensado con la cabeza, no habría acabado todo tan mal. Y no creo que un matrimonio con ese irlandés sea buena idea.
—Joees muy protector, madre.
—¿Pero podrás soportar vivir aquí en Erin con él? —preguntó su madre mientras miraba con desprecio a su alrededor.
Ella había aprendido a amar Erin y sus verdes colinas.
—Podré hacerlo, madre.
Helen siguió intentando convencerla para que cambiara de idea, pero había dejado de escucharla. Sólo podía mirar hacia la puerta del salón. Joehabía entrado con un grupo de soldados y la esperaba allí.
—Madre, perdóname un momento, por favor.
—No me gusta ese hombre, ____(tn)_____. Es un bárbaro.
—Madre, déjame sola, por favor. Necesito hablar con él. Helen no parecía dispuesta, pero Joese acercó y la miró con el ceño fruncido.
—Dejadnos solos —le ordenó.
—Estaré al lado de la chimenea, hija. Si me necesitas…
—¡Madre! Ve a mi dormitorio. Hablaremos allí más tarde.
Helen sacudió la cabeza y se fue de mala gana.
—Siento mucho todo esto…
No terminó la frase cuando vio que Joese le acercaba. Tanto que podía sentir su aliento en la cara. Le confundía tenerlo tan cerca e intentó mantenerse firme.
—Vuestra herida parece curar bien —susurró ella mientras le tocaba la mejilla.
Joecubrió la mano de ___(tn)_____con la suya.
—El matrimonio se celebrará hoy mismo —le informó con voz grave. Sabía cuánto odiaba tener que casarse con ella y le dolía más de lo que podía entender.
—¿Por qué cambiasteis de opinión? —le preguntó.
Joeignoró sus palabras.
—Recordad lo que prometisteis. Después de la boda, seguiremos por separado con nuestras vidas.
No le sorprendió que se lo dijera, pero no por ello era menos doloroso.
—Lo sé.
—¿Podréis aceptarlo? Todo lo que puedo ofreceros es vuestra libertad para hacer lo que deseéis.
—No tengo alternativa. ¿No os parece, Joe? —repuso ella con cansancio—. Me casaré con vos y evitaremos una guerra entre nuestros pueblos —añadió furiosa.
—Id a prepararos —le ordenó Joemientras soltaba sus manos—. Os avisaré cuando llegue el clérigo.
Se fue con los ojos enrojecidos y llorosos. Estaba claro que Joeno quería tener nada que ver con ella. Y eso era algo que tenía que aceptar cuanto antes.
Aunque fuera una sola noche, le asustaba la idea de tener que compartir con él el lecho conyugal. Era necesario para que el matrimonio fuera legítimo, pero odiaba ser para Joesólo una obligación. Por otro lado, sabía que le iba a costar darse tan completamente a un hombre.
IsabelJonasinterrumpió sus cavilaciones. La esposa de Patrick y reina de Laochre había viajado hasta Rionallís para asistir a la boda.
—Venid conmigo, ____(tn)_____, por favor —le dijo con una gran sonrisa—. Os ayudaré a prepararos para la boda.
La siguió hasta una habitación con el corazón encogido. Cuando entró, vio que Isabel había colocado sobre la cama un bello y delicado vestido de seda de color azafrán. También había un sobrevestido en tonos esmeralda. Al lado de la cama, una bañera con agua caliente la esperaba.
Su madre, Helen de Renalt, buscaba joyas para ella mientras mascullaba lo poco que le gustaba esa unión.
Se metió en el agua y dejó que Isabel le lavara el pelo con jabón perfumado.
Su madre la ayudó después a desenredar su melena mientras se secaba frente a la chimenea. Después se la trenzó toda y le hizo un complicado y bello recogido.
—Estáis bellísima —le dijo Isabel mientras le colocaba un velo adornado con perlas.
—Él no la merece —apuntó Helen—. No me gusta esta boda.
—No quiero oírte hablar así del hombre que va a ser mi esposo —contestó ____(tn)_____.
Su madre se encogió de hombros y le puso un collar de oro y esmeraldas que iba muy bien con los tonos de su vestimenta. Isabel la abrazó entonces para darle ánimos.
—Todo irá bien, ____(tn)_____. Ya lo veréis —le dijo la mujer—. Y ya ha desaparecido el golpe de la mejilla.
Se llevó la mano a la cara. Aunque las heridas hubieran curado del todo, su espíritu aún seguía siendo muy frágil. Pero intentó ser fuerte y sonreír.
—Será mejor que bajemos.
La ceremonia comenzó al crepúsculo, después de que ___(tn)_____y Joelavaran los pies de sus invitados como muestra de agradecimiento por ir a verlos. Las doncellas lucharon por quedarse con la moneda de plata que se dejaba dentro de la palangana con el agua. Las costumbres locales aseguraban que quien la consiguiera sería la siguiente en casarse.
Pronunciaron los votos nupciales, Joetomó la mano de ___(tn)_____y el sacerdote bendijo la unión. La calidez del gesto hizo que ___(tn)_____se estremeciera, pero miró a Joey vio que él tenía la vista fija en el sacerdote, no en ella. Había mucha tristeza en su rostro y le dolió verlo así.
Se preguntó si estaría pensando en su boda con Fiona, la única mujer que había amado.
Joela besó ligeramente en los labios cuando terminó la ceremonia. Un beso tan fugaz que apenas lo notó. Pero los invitados gritaron y aplaudieron.
Pronto comenzó el banquete. Los criados sirvieron copas de aguamiel para todos y a ellos dos los sentaron a una mesa llena de deliciosos platos de todo tipo.
Los padres de ___(tn)_____los observaban y ella trató de mostrarse feliz para que estuvieran tranquilos. Pero todo era irreal. Ponía su mejor cara para los invitados, pero sentía que se ahogaba por dentro. Su esposo también sonreía cuando le hablaban, contestaba las preguntas de los presentes y fingía estar pasándolo bien.
Pero a ella no la engañaba. Joesólo simulaba estar contento, incluso la besaba cuando los invitados se lo pedían.
No le gustaba verlo actuar. Nunca había pensando que no fuera merecedora del cariño de un esposo. Quería tener un buen matrimonio con un marido que de verdad la deseara.
Había pensado que podría sobrellevarlo, que lo más importante era que él no le haría daño. Había soñado con que llegaran a entenderse mejor, pero le dolía ver que Joeno pensara que su boda fuera motivo suficiente como para celebrarlo.
Aunque estaba claro que Joeno la había elegido voluntariamente, deseaba encontrar la manera de que dejara de odiarla. Creía que él la deseaba, algunos besos le habían demostrado que así era.
Se estremeció al pensar en esos momentos y tomó otro sorbo de vino para calmarse. Él esperaría que ella le entregara su virginidad, pero le asustaba pensar en desnudarse frente a él.
Cada vez estaba más nerviosa. En Inglaterra, las costumbres nupciales conseguían avergonzar a muchas novias. Otras mujeres solían despojarlas de sus ropas hasta dejar a la novia desnuda en la cama del esposo.
No podía esperar más, cada vez estaba más inquieta y se puso en pie. Si allí no había costumbre alguna sobre la noche de bodas, prefería subir cuanto antes y prepararse para ese momento. Necesitaba tiempo para intentar calmarse.
—¿Adónde vais? —le preguntó Joe.
—A nuestros aposentos —repuso ella con una débil sonrisa—. Estoy algo cansada.
No sabía si iba a poder dormir esa noche. Ni siquiera sabía si llegarían a consumar el matrimonio. Después de todo, ella le había ofrecido la posibilidad de no compartir lecho si él no lo deseaba.
Se fue sin esperar una respuesta. Subió las escaleras y sólo entonces miró atrás. Vio que Joela observaba y su mirada la hipnotizó unos segundos. Llevaba ese día una túnica azul y estaba más apuesto que nunca.
Era como si sólo estuvieran los dos en el mundo, como si Joela viera por primera vez.
Inhaló profundamente y consiguió seguir andando. Cuando llegó por fin a la habitación que había sido suya hasta entonces, cerró la puerta y se sentó en un taburete de madera. Vio que los criados se habían deshecho de la gran cama. Habían puesto una más pequeña y estaba cubierta con nuevas colchas. Ella había redecorado toda la habitación, no quedaba nada allí que le recordara a Hugh.
Pasaron los minutos, pero Joeno aparecía y ella cada vez estaba más inquieta. Se quitó el vestido, el velo y las joyas. Se metió en la cama y cerró los ojos.
Tenía que controlar sus miedos. Después de todo, Joeno era Hugh. Nunca le haría daño ni la humillaría.
Después de una hora de espera, se dio cuenta de que Joeno la visitaría esa noche.
Se preguntó si habría cometido algún error. Quizá no debería haberlo esperado en ese cuarto. Las costumbres en Irlanda eran distintas y pensó que a lo mejor debería haber ido a los aposentos de Hugh.
Le inquietaba la idea de ir hasta allí, pero se vistió y trató de calmarse. No tenía por qué pasar más de una vez y era su obligación hacerlo.
A pesar de cómo fueran allí las costumbres, pensaba que una novia no debería tener que ir en busca de su marido en la noche de bodas.

Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 17:39

Capítulo 12
A Joe no se le habían pasado por alto las dudas que había visto en la mirada de ____(tn)_____. No podía quedarse mucho más tiempo en el salón, soportando las bromas de otros hombres, sin subir a los dormitorios. Si no lo hacía, avergonzaría a su nueva esposa a los ojos de todos.
Se despidió de los invitados y Patrick evitó que unos cuantos hombres borrachos lo acompañaran arriba.
Entró solo en su dormitorio y cerró tras él la puerta. Era una suerte que no fuera la misma habitación que había compartido con Fiona. Ésa se la había cedido a ____(tn)_____. El cuarto donde solía dormir desde la muerte de su esposa carecía de recuerdos dolorosos.
Pero la fortaleza estaba llena de memorias del pasado.
Le había gustado ver a todos los habitantes de Rionallís en el banquete. Le dio la impresión de que no estaban seguros de que la boda fuera una buena idea, pero parecían felices de verlo de nuevo allí. Todos habían conocido a ___(tn)_____cuando llegó con sir Hugh y se imaginó que aún no confiaban en la normanda.
Vio la bañera al lado de la chimenea. Se la habían llevado antes de la ceremonia, pero entonces no había querido tomarse el tiempo necesario para bañarse. El agua estaba fría y pensó que le ayudaría a olvidarse de ____(tn)_____. Sabía que ella lo invitaría a su cama si él decidía visitarla, pero también tenía muy claro que ella tenía miedo y que aún no habría olvidado las palizas de Hugh Marstowe.
Ni siquiera sabía si seguiría siendo doncella. Parecía tener tanto miedo que quizá los abusos hubieran ido más lejos de lo que podía o quería imaginar.
Se desnudó y se metió en la bañera. El agua estaba tan helada que le ayudó a controlar el deseo. Cuando terminó de asearse, salió y tomó una toalla. Se secó y la anudó alrededor de sus caderas mientras se sentaba frente a la chimenea.
Fue entonces cuando notó una sombra en el lecho. Fue a por su daga, pero ___(tn)_____asomó entonces tras una de las cortinas de la cama. Llevaba el pelo suelto y vestía sólo sus enaguas. Fue hacia él sin decir nada.
—____(tn)_____…
Vio el miedo en sus ojos. Él no se movió. El deseo era muy grande y no quería asustarla.
—No sabía si debía venir… —susurró ella—. Vuestras costumbres son distintas y pensé que…
Avergonzada, ___(tn)_____bajó la cabeza y no pudo seguir hablando. Esperó en silencio a que se recuperara un poco. La fina tela de sus enaguas no podía esconder sus curvas. Su fragilidad le enterneció y entendió entonces cuánto le habría costado reunir el coraje de ir hasta sus aposentos. Debería hacer que se fuera de allí, pero sabía que sus palabras la ofenderían.
Deseaba tenerla entre sus brazos y ser el esposo que ella merecía. Tomó sus manos y tiró de ellas para acercarla. Acarició su mejilla y sus labios. Cuando vio que ___(tn)_____permitía que la besara, sintió que perdía por completo el control.
Ella sabía a cálido sol de verano, al dulce licor de aguamiel y a promesas de futuro. Se había jurado que no la tocaría, pero no pudo evitar agarrarse a su cintura. Sentir su piel desnuda fue suficiente para excitarlo. Se sentó en un taburete y la atrajo hasta que ella quedó sentada a horcajadas en su regazo.
Ante tan íntima postura, ___(tn)_____trató de apartarse, pero él la sujetó hasta que su esposa se rindió. No pretendía yacer con ella esa noche, pero quería que sus temores desaparecieran. Acarició con ternura su espalda y sintió cómo se tensaban sus pechos.
La toalla cayó al suelo y sintió la humedad de ___(tn)_____contra su erecto miembro. Se quedó inmóvil y contuvo el aliento al ver que ella trataba de ponerse en pie. El movimiento hizo que rozara con más intensidad aún su pene y, sin pensar en lo que hacía, la atrajo de nuevo contra su cuerpo para sentarla en su regazo otra vez.
La besó apasionadamente, dejándose llevar por su intenso deseo. Su sentido común le decía que parara, pero no encontraba las fuerzas necesarias para hacerlo.
___(tn)_____fue la primera en apartarse. Apenas podía respirar y sólo jadeaba. Él la soltó entonces.
Parecía tan asustada que no le habría sorprendido que saliera corriendo de allí.
—Perdonadme —susurró ella—. Pensé que podría dejar que vos…
—Esta noche no, ___(tn)_____—la interrumpió él.
___(tn)_____palideció, parecía muy angustiada.
—Siento haberos disgustado —le dijo ella.
Se levantó e hizo ademán de irse, pero él la sujetó.
—____(tn)_____, no puedo ser vuestro esposo. No como vos queréis —le dijo.
Todo su cuerpo seguía encendido por el deseo, pero tenía que controlarse. Se agachó a por la toalla y volvió a cubrirse con ella.
—Si me dais tiempo, haré lo que tengo que hacer —protestó ella.
Él fue hasta la cama y apartó las colchas.
—Tumbaos y descansad —le dijo él.


___(tn)_____se sentía muy frustrada. Había conseguido atravesar el muro de indiferencia que Joehabía construido a su alrededor, pero había perdido su oportunidad. Después del valor que había necesitado para ir hasta su cuarto y olvidarse de las terribles experiencias de su reciente pasado, sentía que Hugh volvía a ganarle la partida.
Había fracasado una vez más. Se metió en la cama con un gran peso en su corazón. No sabía cómo podría llegar a conseguir que Joela viera como a una esposa y no una carga.
Se incorporó para mirarlo. La luz de las llamas hacía que su piel pareciera de bronce. Tenía muchas cicatrices de guerra y no pudo dejar de observar su musculosa anatomía mientras se vestía de nuevo. Su torso desnudo parecía esculpido en piedra y una fina capa de vello oscuro lo cubría.
—Joe… —susurró.
—¿Sí?
—No os vayáis —le pidió—. Esta noche, no. Por favor.
Joela miró y debió de ver lo avergonzada que se sentía.
—No os humillaría así, corazón. Nadie en la fortaleza sabrá que este matrimonio no ha sido consumado, no os preocupéis.
—¿Y las sábanas? —preguntó ella con rubor—. La sangre…
Se sentía demasiado avergonzada como para explicarle lo que quería decir. Era costumbre de su pueblo que las sábanas manchadas de una novia se mostraran con orgullo al día siguiente para demostrar su pureza.
—No es costumbre irlandesa. Mis hombres me creerán cuando les diga que ya no sois doncella.
Pero ella sabía que sus padres querrían ver las sábanas.
—¿Podría usar vuestro cuchillo? —le pidió entonces.
—¿Para qué?
—Para satisfacer a mi padre. Querrá ver mi sangre en el lecho.
Joese puso en pie y sacó su daga. Sin dejar de mirarla a los ojos, se pasó el filo por la palma de su mano y dejó que la sangre cayera sobre las sábanas.
—No tiene por qué ser vuestra sangre la que se derrame —le explicó Joe.
Le impresionó su gesto, pero no dijo nada. Joepreparó una cama en el suelo, al lado de la chimenea.
Quería pedirle que durmiera a su lado, aunque sólo fuera por tener compañía, pero no le salían las palabras. Se sentía frustrada y avergonzada. Entre ellos había demasiados fantasmas del pasado y no podía creer que hubiera llegado a pensar que podía ser su esposa y no estar con él.
El apasionado encuentro de esa noche le había hecho creer que sería capaz de superar sus miedos y entregarse a él, pero no había podido hacerlo.
Contempló a Joemientras se tumbaba. Le daba la espalda y vio que también estaba cubierta de cicatrices. Y las más profundas eran las que llevaba en su corazón. Era un padre que había perdido a su única hija, un esposo que no había podido proteger a su esposa y un hombre forzado a casarse con una mujer que no quería.
—Joe, ¿por qué accedisteis a casaros conmigo? —le susurró.
Él no contestó enseguida y creyó que no la habría escuchado.
—Para manteneros alejada de Hugh. Ninguna mujer merece esa vida —repuso él al fin.
Se le llenaron los ojos de lágrimas al oír sus palabras.
—Pero mi padre anuló el compromiso, Hugh no iba a poder hacerme más daño.
—Me ofrecí para ocupar el lugar de Hugh. Recordad que cuenta con los favores de vuestro rey. Pero al rey Enrique le conviene más una alianza con los irlandeses que con los ingleses.
—Supongo que tenéis razón.
—Además, no confío en Hugh. No creo que estuviera dispuesto a renunciar a vos tan fácilmente. Si algo le pasara a vuestro padre, vendría a reclamaros y a intentar hacerse de nuevo con Rionallís —le dijo Joe—. Pero ahora estáis a salvo —añadió con tono más amable.
Sus palabras no hicieron sino confirmar sus temores. Le habría sido más fácil aceptar su rechazo si a ella no le importara nada.
Pero Joeera más que un frío guerrero para ella. Era el hombre que se había casado para protegerla y también el que la había besado apasionadamente, logrando despertar su deseo.
Rezó para que algún día pudiera librarse del pasado que lo acechaba continuamente. Esperaba que su matrimonio llegara a ser algún día algo más que un simple acuerdo político.


Cuando Joese despertó, ___(tn)_____ya no estaba en su cuarto. Había sido una noche muy larga y dura y le dolía todo el cuerpo, sobre todo el hombro. No había dormido apenas nada, ___(tn)_____había llenado por completo sus pensamientos. Le hubiera gustado dormir con ella en la cama, pero no confiaba en sí mismo. ___(tn)_____parecía ejercer un gran poder sobre él y no podía controlarse cuando estaba a su lado.
Se vistió y bajó al salón. Lo recibieron allí los deliciosos aromas de pasteles de frutas recién hechos. Ewan estaba sentando a una mesa y comía con apetito.
—¿Dónde está ____(tn)_____? —le preguntó Joe.
—No la he visto esta mañana. Desayuna, hermano, tienes que probar el pastel de manzana —le sugirió Ewan.
La mesa estaba llena de cuencos con gachas de avena, pasteles de manzana y miel y otros panes dulces. Probó uno de los pasteles. Era delicioso, la masa se le deshizo en la boca y tomó otro más.
—¿Los ha hecho ella?
—No, pero le ha dado indicaciones a la cocinera para que los preparara. No había probado nada tan rico en mi vida —le dijo Ewan—. Puede que me quede aquí a vivir.
—Debes regresar pronto a Laochre —le recordó a su hermano.
Aunque sabía que no debía preocuparle, se preguntó qué motivos tendría ____(tn)_____. Él solía comer cualquier cosa a esas horas de la mañana y temió que su nueva esposa quisiera introducir muchos más cambios en su casa.
Cuando terminó, fue a buscarla. Hacía mucho frío esa mañana. La encontró poco después en el patio interior del castillo. La observó mientras ___(tn)_____ayudaba a la lavandera. Su esposa estaba usando un largo palo para agitar la ropa dentro de un gran caldero con agua hirviendo. El calor del agua empapaba su rostro y tenía algunos mechones de pelo pegados a la cara.
Le sorprendió lo bien que parecía llevarse con las gentes de Rionallís. Parecía haberse adaptado perfectamente al sitio y a las tareas diarias. Se dio cuenta de que ése podría ser su hogar. Ya sabía el idioma y no se mostraba fría y distante como lo hacían otras damas normandas. Sus súbditos habían dejado de verla como una forastera y eso le preocupó.
___(tn)_____lo vio y lo saludó con la mano. Él asintió con la cabeza, pero volvió al castillo sin hablar con ella. Entró en el salón y después subió al piso superior. Fue directamente al cuarto de ____(tn)_____, el que había compartido con su difunta esposa.
No se le había ocurrido que ella hubiera podido hacer cambios en Rionallís, pero vio que no estaba ya la antigua cama, sino otra más pequeña. Las colchas también eran nuevas.
Tampoco cubrían las paredes los tapices que Fiona había tejido con sus propias manos. Recordaba a su esposa trabajando en ellos durante largas horas. Solía acercarse por detrás para besarla mientras ella seguía trabajando en el telar.
Sus recuerdos habían sido arrebatados y las paredes estaban desnudas. Se sintió muy dolido y se preguntó si habrían vendido los normandos esos tapices. También quería saber qué había pasado con la cama en la que había dormido abrazado a su esposa. Su hija había sido concebida en esa cama.
Se abrió poco después la puerta y apareció ___(tn)_____en el umbral. Lo sonrió al verlo.
—Buenos días —le dijo ella.
—¿Dónde está la cama? ¿Y los tapices?
___(tn)_____dejó de sonreír al escuchar su tono irascible. Se quedó en silencio y él se le acercó y la agarró con fuerza por los hombros.
—¿Dónde están?
—No sé dónde están los tapices —repuso ella—. Pero ordené que quemaran la cama…
No podía creerlo. Se arrepintió de haber dejado que ocupara esa habitación. Debería haberla mantenido bajo llave para proteger sus recuerdos. Recuerdos que habían sido quemados, ya no existían.
Cerró los ojos y la soltó. Le dio miedo reaccionar con violencia y se apartó de ella.
—¿Por qué?
___(tn)_____sacudió la cabeza. Tenía los ojos llenos de lágrimas.
—Porque no podía soportar ver esa cama. No podría haber dormido en ella con vos sin recordar las palizas de Hugh…
—Nunca ha sido mi intención dormir con vos —repuso él con frialdad.
___(tn)_____palideció y se limpió las lágrimas con las manos. Sabía que sus palabras le hacían mucho daño, pero no podía controlarse.
—Salid de aquí, dejadme solo —le ordenó con cansancio—. Y no volváis a hacer más cambios. Éste es mi hogar y me gusta tal y como es.
___(tn)_____no se movió.
—¡Marchaos! —le gritó.
Salió corriendo del cuarto y él se quedó con la cara entre las manos. Se arrepentía de haberse casado con ella. Eran demasiados cambios y sabía que Rionallís nunca volvería a ser igual.


___(tn)_____se sentó con sus padres para almorzar. La comida no le sabía a nada. Las palabras de Joele habían hecho mucho daño y le daba miedo ver que no podía adivinar qué podría provocar un estallido de cólera como aquél.
Aguantó toda la comida como pudo. Poco después, su madre se retiró a su cuarto.
Cuando estuvieron solos, su padre la miró con preocupación.
—¿Por qué estás así? ¿Acaso te ha hecho daño?
Recordó su noche de bodas. Sabía que los criados le habían mostrado las sábanas manchadas de sangre. Él se había mostrado orgulloso de tal evidencia, pero ella se sentía muy culpable.
—No, no me ha hecho daño, padre.
—El irlandés será un buen esposo para ti, estoy seguro. Sus habilidades como guerrero son legendarias entre su pueblo.
—Pero se ha visto forzado a casarse conmigo. ¿Cómo puede ser ése un buen comienzo?
—Algunos de los mejores matrimonios tienen principios poco favorables, pero luego las cosas mejoran. Dale tiempo, ____(tn)_____. Te quedarás aquí y el rey Enrique tendrá normandos que le serán leales si los llega a necesitar.
—Sí, aquí me quedaré —repuso ella con amargura—. Casada con un hombre que me desprecia.
—No digas eso, ____(tn)_____. Eres toda una mujer, no una niña. No es propio de ti mostrarte enfurruñada.
Sabía que tenía razón y forzó una sonrisa.
—¿Os quedaréis algún tiempo en Rionallís?
—Me temo que no. Enrique nos ha ordenado que regresemos a Inglaterra antes de que pase otra semana. Pero enviaré a un criado para que te atienda, uno que se encargará de avisarnos con prontitud siJonasse atreve a hacerte daño.
—Joenunca me haría daño —repuso ella—. Estuvo a punto de matar a Hugh por pegarme.
El conde asintió con la cabeza.
—Siento mucho lo que pasó. De haberlo sabido, habría venido a rescatarte. Quiero que lo sepas.
Ella agachó la cabeza para esconder sus lágrimas.
—Eres una mujer muy bella, ____(tn)_____. Y tienes un gran corazón. Ve con tu marido y muéstrale cómo eres.
—Todo irá bien —repuso ella sin creer sus propias palabras.
—Conquistarás el corazón de ese guerrero —le aseguró su padre con una sonrisa—. Estoy seguro.
Abrazó a su padre con fuerza.
—Saldremos mañana por la mañana para Inglaterra. Si nos necesitas, avísanos.
—Gracias, padre.
—Bien, bien. Pero retírate ya, hija. Quiero probar este licor antes de que me vea tu madre.
Thomas de Renalt probó el fuerte aguardiente y no pudo suprimir un ataque de tos.
—Me encargaré de que preparen un barril para que os lo llevéis a casa —le dijo ella mientras se levantaba.
—Eres mi hija favorita y la más querida —repuso él con un guiño mientras probaba de nuevo el licor.


Joeno durmió en sus aposentos esa noche y ___(tn)_____apenas pudo descansar. Se pasó toda la noche dando vueltas mientras se lo imaginaba en su propio dormitorio, aliviado al no tener que estar con ella.
Al día siguiente, se despidió de sus padres. Su madre prometió visitarla en primavera. Lord Thomas bromeó con ella sobre su deseo de ser abuelo y ella tuvo que hacer un gran esfuerzo para no perder la sonrisa. No había niños en su futuro, no con Joe.
Con sus padres fuera de Rionallís, buscó tareas que la entretuvieran en la fortaleza. No pensaba seguir llorando, decidió que tenía que ser fuerte.
Estaba intentando levantar un saco de trigo cuando vio a una mujer corriendo hacia ella.
—¡Bajad eso, lady ____(tn)_____! —le dijo la regordeta criada—. Tenemos hombres para que se ocupen de esas labores.
—Pero puedo hacerlo —repuso ella mientras lo arrastraba a una esquina.
—No deberíais hacer trabajos tan duros —replicó la mujer—. Podríais hacer daño al bebé si ya estáis encinta.
—No habrá ningún bebé —murmuró ella.
Pensó en el dulce Declan y su corazón se encogió. Había sido una necia al pensar que podría ganarse el cariño de Joe. Él le había dejado las cosas muy claras desde el principio.
—Seguro que habrá un bebé, señora. EsosJonasson… No conozco a una mujer que pueda resistirse a sus encantos. Tenéis suerte de haberos casado con uno de ellos. Joees un buen amo y un hombre justo. Mucho mejor que ese normando con el que estabais prometida.
—Eso es verdad —repuso ella con una sonrisa—. ¿Cómo te llamas?
—Mairi.
—Encantada de conocerte.
La mujer la tomó de la mano.
—Las otras mujeres y yo nos preocupamos mucho por vos al ver cómo os trataba Marstowe, pero no podíamos hacer nada. Temíamos que nos matara también.
—¿También?
—Sí. Asesinó a la pobre Maureen después de que le dijera a dónde os había llevado Joe. ¡Ese canalla!
La mujer la llevó al patio y le ofreció una toquilla para que se abrigara.
—¿A dónde vamos?
—A visitar a los arrendatarios. Están deseando conoceros. No pudimos hacerlo cuando estabais prometida a ese demonio. Quieren saber cómo es la mujer con la que se ha casado Joe.
—Una muy tonta —repuso ella—. Ahora soy una Jonas, pero su apellido es todo lo que tengo de él.
—Veo que os gusta lamentar vuestra mala suerte —le dijo Mairi—. Si queréis un buen matrimonio, seguid mi consejo. Sed una mujer fuerte y tened vuestras ideas muy claras. Si vos conseguís ser feliz, tendréis un matrimonio feliz. No hay manera más fácil de perder a un hombre que perseguirlo continuamente. Tenéis que lograr que sea él quien vaya en vuestra búsqueda.
—¿Estás casada?
—Cinco veces me he casado —repuso Mairi riendo—. Ya he enterrado a cuatro maridos, que Dios los tenga en su reino. Pero los que murieron, murieron felices. No hay nada como saber disfrutar del lecho para que un hombre le sea fiel a una.
Se sonrojó al escuchar sus pícaras palabras. Llegaron a los establos y Mairi le pidió al mozo que preparara un caballo.
—¿Y para ti?
—No necesito caballo, iré andando. Pero como señora de Rionallís, debéis ir a caballo.
—No, caminaré contigo —repuso ella.
Caminaron hacia las granjas de los arrendatarios de Rionallís y Mairi le fue indicando los nombres de todos y también algunos interesantes rumores.
La gran zona de cultivo estaba dividida en huertos más pequeños con una cabaña al lado de cada una. Cabezas de ganado y cerdos comían juntos en comederos de madera sobre la nieve.
Quería conocer a todas esas personas y tener la oportunidad de hablar con todos. Se le ocurrió de repente una idea.
—¡No hemos decorado Rionallís! Alban Arthuan ya ha pasado, pero pronto llegará la Navidad y no hemos preparado adornos ni festejos. ¡Con todo lo que ha pasado, se me había olvidado!
—Tenéis razón, mi señora. Me encargaré de reunir a algunas mozas para nos ayuden. Necesitamos una fiesta para olvidar todos los problemas del pasado.
—Llámame ___(tn)_____—le pidió ella mientras pensaba en cómo decorar el gran salón—. ¿Hay alguien en Rionallís que pueda tocar algo de música esta noche?
Recordó el arpa que había en Laochre, la echaba de menos. A Joeno pareció disgustarle su música, pero le inquietaba tocar para los irlandeses. No sabía si les gustarían sus canciones.
Decidió que era mejor permitir que tocaran otros.
—Todos los irlandeses creen que son buenos músicos —repuso Mairi—. Le pediré a Eoin que lleve sus gaitas. Pero, os lo advierto, no le pidáis que cante.
La idea de organizar la fiesta consiguió animarla, no pensaba dejar que el mal humor de Joearruinará la celebración. Pero se le ocurrió entonces una manera de calmarlo un poco.
—¿Sabéis qué hicieron las criadas con los tapices que colgaban de mi cuarto? Quiero que sean colgados de las paredes del gran salón —le dijo.
Estaba dispuesta a hacerlo a modo de disculpa, pero se negaba a tener algo que le recordara a Hugh o que hubiera sido de Fiona en su propio dormitorio. Decidió que empezaría a tejer sus propios tapices cuando tuviera tiempo.
Sabía que Mairi tenía razón. Había llegado el momento de dejar de compadecerse.

Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 17:42

Capítulo 13
___(tn)_____supervisó la decoración del gran salón mientras una fuerte ventisca azotaba Rionallís. No había visto a Joedesde esa mañana y se imaginó que estaba intentando evitarla.
Los tapices de Fiona colgaban en una de las paredes del salón. Se habían colgado guirnaldas de acebo y ramas por toda la sala. Las ventanas las iluminaban velas encendidas para señalarle el camino al Niño Dios. La cocinera había accedido a asar un lechón y también preparaba salmón, cordero y anguilas saladas. Podían permitírselo porque su padre, como parte de su regalo de bodas, había llenado las despensas que tan vacías habían dejado Hugh y sus hombres.
Joele había entregado veinte caballos, varios barriles de licor y objetos de plata para pagar el precio de la novia.
Una criada llevó aguamiel, vino de moras y licor que había sacado del sótano. De postre, le había indicado a la cocinera cómo preparar pasteles rellenos de avellanas picadas y cubiertos con miel.
Mairi le había presentado a las esposas de algunos arrendatarios y habían trabajado todo el día juntas en la preparación del banquete.
Hugh nunca le había permitido que saliera de Rionallís, diciéndole que una dama no debía entablar amistad con los granjeros. Ella había tratado de convencerlo diciéndole que era su deber como señora del castillo. Sus palabras provocaron otra paliza y decidió no hablar más del asunto.
Había sido otra manera de tenerla cautiva. Hugh no se fiaba de los irlandeses y todos habían creído que ella era una mujer fría y distante.
Oyó detrás de ella a Ewan hablando con Joe. El joven presumía sobre todo lo aprendido con la espada. Siguió colocando una guirnalda sin querer mirar a su marido. No sabía cómo iba a reaccionar y estaba nerviosa.
Vio de reojo que miraba a su alrededor y su rostro pareció relajarse cuando vio los postres que habían preparado. Se miraron entonces a los ojos y Joeasintió con la cabeza. Era la manera que tenía de decirle sin palabras que la había perdonado.
—Los granjeros celebrarán la Navidad esta noche con nosotros —le dijo ella—. ¿Asistiréis?
—Sí, aquí estaré —repuso él.
—Bien.
Se quedaron unos segundos más en un incómodo silencio y ella volvió a sus tareas para terminar de prepararlo todo. Joesalió poco después del salón. Se sintió muy aliviada.
Cuando terminaron, les dio permiso a las mujeres para que se retiraran y fue a su cuarto a prepararse. Ewan se quedó en el salón, mirando de reojo a una joven de pelo castaño rojizo y bellos ojos marrones. La moza no le hacía caso y ___(tn)_____sonrió al ver a Ewan enfermo de amor. Pero entonces vio los pasteles y tomó uno para consolarse.
—Esos son para la fiesta —le recordó a su cuñado.
Ewan hizo ademán de dejarlo en el plato y sintió lástima por él.
—Bueno… pero sólo uno.
El joven asintió con la cabeza y se lo comió deprisa. Entró entonces un criado con un pequeño paquete para ella.
Lo abrió y vio que no había ninguna carta, pero cayó al suelo un trozo de lazo azul. Lo reconoció al instante. Era un delicado lazo que Hugh le había regalado tiempo atrás, cuando intentaba conquistarla.
Era un aviso y se estremeció. Se dio cuenta de que no había vuelto a Inglaterra a pesar de que así se lo había ordenado el rey.
—¿Quién lo envió? —le preguntó al criado.
—El hijo de uno de los arrendatarios me lo entregó. Se lo dio un mensajero al que no reconoció.
—¿Qué ocurre? —le preguntó Ewan.
—Es de Hugh —contestó ella.
—¿Os ha amenazado?
—No.
Ignoraba qué pretendía Hugh con aquello, pero no iba a dejar que la asustara. Se levantó y fue hasta la chimenea. Arrojó el lazo a las llamas y lo observó mientras se quemaba.
—Será mejor olvidar el incidente.
—Joedebería saberlo.
—No —repuso ella.
Sabía que Hugh sólo quería atemorizarla. Si Joelo sabía, iría a buscarlo y se pondría en peligro. Estaba casada con otro y Hugh ya no podía hacerle nada.
—¿No queréis que intente adivinar quién lo ha enviado? —le preguntó Ewan.
—No, todo eso forma parte del pasado.
Tenía que prepararse para la fiesta, la primera que organizaba, y no quería pensar en nada más.


Cuando ya no quedaba del asado más que los huesos, todos se reunieron alrededor de TrahernJonaspara escuchar sus historias. Había pasado los últimos meses viajando por toda Eireann y acababa de regresar a casa. Joelo había invitado para que asistiera a la fiesta de Navidad.
Alto y fuerte, Trahern llevaba una larga y oscura barba. Su torso era demasiado ancho para que una mujer pudiera abarcarlo con sus brazos, pero animó a todas las presentes a que lo intentaran. Aquello la incomodó, pero decidió participar en el juego.
—¿Cuántos hermanos tenéis? —le preguntó a Joe—. Pensé que ya los había conocido a todos.
—Vivimos cinco —repuso él—. El primogénito, Liam, murió hace años en una batalla. Patrick es ahora el mayor. Después voy yo, Trahern, Connor y Ewan —explicó mientras se sentaba en una silla para escuchar a su hermano.
—Seis hijos —murmuró ella—. Es el sueño de cualquier padre. ¿Ninguna hija?
—No. Mi madre tenía la esperanza de tener una, pero Dios no se la envió —repuso Joemientras le ofrecía una copa de aguamiel—. ¿Y vos? ¿Tenéis hermanos?
—Dos hermanos. James es el mayor y después Michael. Menos mal que Michael está en Escocia y no sabe lo que Hugh me hizo. Tiene un temperamento endiablado.
—Entonces, supongo que nos llevaríamos bien los dos —repuso Joe—. Yo también tengo ese tipo de carácter, sobre todo cuando pienso en Hugh.
Joela miraba con atención, como si quisiera memorizar sus rasgos. Ella se sonrojó y bajó la mirada.
—¿Tuvisteis otros pretendientes además de Hugh Marstowe? —le preguntó Joe.
—Sí —repuso ella—. Algunos muy apuestos…
—Yo también soy apuesto.
Su comentario le sorprendió y no pudo evitar sonreír.
—Por supuesto que lo sois.
Joeapartó la vista y se dio cuenta de que lo había avergonzado.
—No hablaba en serio —le dijo él.
—Yo sí —repuso ella mientras tocaba la cicatriz de su rostro.
Joese quedó mirándola a los ojos y ella contuvo el aliento. Le dio la impresión de que quería besarla, pero no se movió. Pocos segundos después, apartó la vista y se concentró en su hermano.
—Esta historia ya la conozco —le dijo Joe—. Trahern tiene facilidad para hacer que cualquier anécdota sea graciosa.
Ella no contestó. Se sentía rechazada y ya empezaba a acostumbrarse. Se terminó el licor de un trago y la cabeza comenzó a darle vueltas.
—¿Qué les pasó a vuestros padres?
—Murieron hace unos años, antes de que me casara con Fiona —repuso Joe—. Ellos nunca habrían apoyado nuestra unión.
Su confesión le sorprendió. Habría pensado que cualquier padre querría tener a la perfecta Fiona como nuera. No se sentía orgullosa de ello, pero le gustó comprobar que Fiona no había sido del gusto de todo el mundo.
—¿Por qué decís eso?
—Mi padre odiaba a los O’Callahan. A todos ellos.
Trahern terminó su historia en ese instante y todos los presentes rieron y aplaudieron con entusiasmo. Joelevantó su copa hacia él y su hermano comenzó otro cuento.
—¿Qué queréis decir?
—Eran enemigos por culpa de mi madre. El rey O’Callahan quería casarse con ella, pero mi padre también la pretendía.
—Pero vuestra madre eligió a vuestro padre, ¿no?
—No. Ella quería casarse con O’Callahan —le explicó Joemientras rellenaba su copa con más licor—. Pero su padre la obligó a casarse con Jonas.
—¿Acabó queriéndolo?
—No. Intentó divorciarse, pero mi padre no lo permitió. Es muy triste —le dijo Joecon una mueca—. Cada semana, ella iba a los tribunales para solicitar el divorcio y, cada vez que lo hacía, mi padre la convencía para que le diera otra oportunidad a su matrimonio.
Ella no podía imaginar a una mujer tratando de divorciarse de su esposo. No era algo común en Inglaterra.
—¿Acaso está permitido que una esposa se divorcie de su marido?
Joeasintió.
—Existen siete razones para hacerlo y lograr que ella se quede con su dote. Pero mi madre no pudo convencer a los tribunales, así que renunció para no perder su dote. Al final, llegó a quererlo.
—¿Cómo lo sabéis?
—Mi padre murió después de que se le complicara una herida de guerra. Ella pasó días a su lado, sosteniendo sus manos. Murió pocos meses después que él.
—El amor no es algo que se dé a menudo en un matrimonio —susurró ella—. Envidio a veces a los granjeros, ellos se casan con quien quieren.
—Aquí todos se casan con quien desean, siempre y cuando lo aprueben los padres.
Miró a Joey deseó que no hubiera conocido nunca a Fiona. Así sería libre para amarla a ella. Sabía que estaba siendo irrazonable, pero no podía evitarlo.
—¿Cómo conocisteis a vuestra esposa?
El licor había relajado su lengua, pero tenía el estómago algo revuelto y comió algo.
—Estaba paseando por el bosque cuando se encontró con un jabalí. El animal fue a por ella y yo lo maté. Fiona se había subido a un árbol para protegerse y no podía bajar —le contó Joemientras bebía de su copa—. Siempre odió las alturas.
Entre tanto, Trahern había comenzado otra anécdota.
—Hubo una vez un joven en Kilkenny que se apiadó de un hombre que había sido asesinado y abandonado a un lado del camino… —estaba diciendo en esos momentos.
___(tn)_____escuchó sus palabras y se dejó llevar por la mágica historia. Poco después, todas las voces a su alrededor comenzaron a mezclarse…
—No os durmáis —le dijo alguien.
Se trataba de Ewan. Miró a su alrededor y vio que Trahern ya no contaba historias. Joese había ido en busca de sus amigos. Todos los hombres estaban en pie y formaban una fila con sus espadas en alto.
—¿Qué pasa?
—Van a empezar los juegos. Los hombres competirán para mostrar su habilidad como espadachines. Y hay premios para los ganadores.
—¿Qué tipo de premios? —preguntó mientras dejaba que Ewan la llevara a sentarse donde todas las mujeres estaban mirando a los contendientes.
Un fuerte soldado se despejó de su túnica y otros hombres hicieron lo mismo. Las mujeres no podían contener su entusiasmo.
—Depende. A veces el premio es un animal, como una vaca o un cerdo. A veces dinero o un beso de la dama que él elija.
Vio a Joeentre los competidores y esperó que no consiguiera como premio besar a la dama de su preferencia porque dudaba que fuera a ser ella.
Trahern alzó sus brazos y todos gritaron. Le dio un golpe en el estómago al primer soldado de la fila. El hombre gimió y se tambaleó, pero no cayó al suelo.
—¿Qué hace? —preguntó horrorizada.
—Una prueba de fortaleza. Un hombre debe ser capaz de soportar dolor en la batalla —le dijo Ewan—. Trahern es el más fuerte de todos.
El robusto guerrero siguió pegando a todos los de la fila, algunos no soportaron el golpe. Todos se quedaron en silencio cuando le tocó el turno a Joe.
—Está herido —susurró ella con preocupación—. No le hará daño a su hermano, ¿no?
—A su hermano más que a ninguno —repuso Ewan.
Pero cuando Trahern estaba a punto de golpearlo, Joeagarró su muñeca y la retorció de tal forma que el hombre perdió el equilibrio y cayó al suelo. Su esposo colocó entonces la bota sobre la garganta de su hermano.
—Veo que, por mucho que viajes, aún no has conseguido aprender lo necesario para superarme —le dijo Joe.
Trahern se echó a reír y aceptó la mano de su hermano para ponerse en pie.
—Te supero al menos en una cosa, hermano. Bueno, eso me dicen las mujeres.
Todos rieron y ___(tn)_____se unió a ellos sin dejar de observar a Joe.
El aguamiel se le había subido a la cabeza y no podía dejar de admirar al guerrero con el que se había casado. Sin la túnica, sus músculos brillaban bajo la luz de las velas.
«Es mío», pensó.
Se estremeció al imaginar cómo sería si él olvidaba su juramento y la convertía de verdad en su esposa.
—El siguiente concurso es con la espada. Joees el mejor, pero no va a competir.
—¿Por qué no? —preguntó mientras veía cómo se ponía su esposo la túnica.
—El premio es un beso. El ganador elegirá a una dama y ella debe permitírselo.
—¿Puede participar cualquiera?
—Sí. Mirad, empiezan los primeros.
Dos soldados se enfrentaron con sus espadas. El sonido del metal retumbó en las paredes del salón. Todos animaban a los hombres y las mujeres se acicalaban, esperando ser elegidas por alguno.
Cuando uno de los espadachines consiguió pinchar al otro, el perdedor bajó la cabeza como muestra de rendición. El ganador tomó la mano de una de las damas y la abrazó mientras la besaba apasionadamente.
Ver a la pareja consiguió que algo cambiara en su interior. Sabía que no eran pensamientos apropiados para una dama, pero sólo podía pensar en Joey en conseguir estar con él sin que la acecharan los fantasmas del pasado. Tenía que olvidarse de Hugh para siempre.
Todos se quedaron callados al ver al siguiente contendiente.
—¿No va nadie a luchar contra mí?
Vio que se trataba de Ewan. Su cuerpo parecía más frágil y delgado en comparación con el resto de los soldados. Recordó cuánto tiempo dedicaba a entrenar en secreto.
Todos pensaban que perdería y nadie quería humillarlo. Pero ella creía en él y pensaba que podía llegar a ser un buen guerrero.
Sin pensar demasiado en lo que hacía, fue a la pared y descolgó una espada. Agarró bien la empuñadura y fue hacia el centro del salón.
Alzó el arma cuando llegó frente a Ewan y le sonrió.
—Yo lucharé contra ti.
Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 17:47

Capítulo 14
Todos recibieron con carcajadas y abucheos su desafío. ___(tn)_____se enderezó y fulminó con la mirada a los que se reían de ella. Joeagitó la cabeza, se imaginó que pretendía detener la competición. Pero, antes de que pudiera llegar a ella, lo apuntó con su espada.
—Apartaos, esposo —le dijo—. Éste es mi desafío, no el vuestro.
—No permitiré que…
___(tn)_____blandió su espada y colocó la punta en su torso.
—Podréis batiros conmigo después de que acabe con él —le dijo.
La gente gritó con entusiasmo al oír sus palabras y Trahern agarró a su hermano para que no prohibiera el combate.
—Quiero verla luchar —le dijo Trahern.
—¿Podréis ganar a una mujer? —le gritó alguien a Ewan.
Las risas lo enfurecieron y bajó avergonzado la espada.
—No los escuchéis —le dijo ella—. Demuéstrales todo lo que sabes y lo que has estado practicando.
No parecía muy seguro de aquello, pero ella lo convenció.
Ewan no se movió y vio que tendría que iniciar ella el combate moviendo hacia él su espada. Éste esperó al último momento antes de bloquear su ataque.
—¿Es eso todo? ¿No podéis hacerlo mejor? —le dijo ella a modo de provocación.
Ewan comenzó a rodearla y le dio un primer golpeó que estuvo a punto de hacer que se le cayera la espada.
El joven se movía siguiendo los mismos pasos que tanto habían practicado juntos durante esos últimos días. Pero se dio cuenta de que estaba intentando no hacerle daño. No quería luchar contra ella, pero tampoco quería que una mujer lo venciera.
Estaba decidida a conseguir que Ewan pudiera salir victorioso de la situación y que todos respetaran sus habilidades. Para eso, ella iba a tener que luchar tan bien como pudiera. Lo atacó cada vez usando todas sus fuerzas, pero él seguía rechazando todos sus movimientos con su espada. El licor que había bebido provocó que tropezara y perdiera el equilibrio, pero pudo recuperarse y atacarlo de nuevo.
Continuaron luchando y todos los observaban en silencio. Los pies de Ewan se movían sobre el suelo siguiendo complicados movimientos, girando el cuerpo en varias direcciones. Vio la oportunidad de atacarlo, Ewan había bajado los ojos para seguir sus pasos, pero dejó que la oportunidad pasara para no avergonzarlo. Tan pronto como el joven la miró, aprovechó para embestir, pero él le dio un golpe en la espada que hizo que le temblara todo el cuerpo.
Por fin había conseguido que se relajara y se concentrara en el combate. Su espada se movía con más rapidez y ___(tn)_____apenas podía aguantar el dolor en el brazo y el esfuerzo tan grande de defenderse de él. Sabía que no iba a durar mucho más y él debió de darse cuenta porque la miró a los ojos. Llegaron a un acuerdo sin palabras y, con el siguiente ataque, los dos elevaron a la vez las espadas y dieron por finalizado el combate.
—No pienso derramar la sangre de la esposa de mi hermano —anunció Ewan con una sonrisa.
Trahern se echó a reír y levantó los brazos de los dos contendientes.
—Creo que los dos merecen la victoria y el premio —les dijo—. Ewan, elige a la joven que quieres besar.
Ewan se ruborizó, pero fue directo hacia la doncella del pelo castaño rojizo y la besó. La joven también se sonrojó y no parecía capaz de contener la risa.
—Y vos, ____(tn)_____. ¿A quién deseáis besar? —le preguntó Trahern mientras ofrecía cómicamente sus labios.
Todos rieron. Ella acarició la mejilla de su cuñado, pero fue hacia Joe.
—Lo elijo a él —anunció mientras tomaba la mano de su esposo.
La gente aplaudió y ella se inclinó para besarlo.
Joeparecía estar en tensión, pero sabía que no la avergonzaría delante de todos rechazando un beso suyo. Se imaginó que fingiría interés y nada más.
Pero todo lo que se encontró fue indiferencia. Sabía que debía limitarse a besarlo y acabar con la farsa, pero el dolor era muy grande.
Al final, lo besó ligeramente en los labios y salió corriendo antes de que él pudiera reaccionar. Al salir del salón, escuchó a Eoin tocando la gaita. Todos empezaron a bailar y nadie fue tras ella. Subió escaleras arriba y corrió por el pasillo hasta llegar a su cuarto.


Joese sintió como la primera vez que su padre lo había llevado a cazar. Recordaba perfectamente los ojos de miedo del cervatillo antes de que él le disparara con una flecha.
___(tn)_____lo había mirado de la misma manera. Con miedo, pero con la esperanza de que le diera una segunda oportunidad. Pero él no se la había dado.
Su idea había sido besarla y fingir que todo iba bien entre los dos. Pero ella le había dado un beso rápido y había salido corriendo. Sin saber por qué, había sentido la necesidad de ir tras ella.
La vio en el pasillo del piso superior, con la cabeza apoyada en la puerta de su habitación y los hombros temblorosos. La había hecho llorar.
Se sintió muy mal y supo que sólo había una manera de arreglar lo que sentía.
—____(tn)_____…
Ella se giró y vio tristeza en sus ojos. Se acercó a ella, tomó su cara entre las manos y la besó. No sabía por qué, pero necesitaba besarla de verdad.
Saboreó sus lágrimas saladas, pero pronto se distrajo con la calidez de su boca. Profundizó en el beso y consiguió que separara sus labios. ___(tn)_____rodeó su cuello con los brazos.
La besaba con ternura, intentando así pedirle perdón y tratar de curar su dolor. Pero el baile de sus lenguas incrementó su deseo y esa vez no luchó para controlarlo. Movió las manos hasta las caderas de ___(tn)_____y se dejó llevar.
—Joe, no tienes por qué…
La besó de nuevo para que se callara. Sabía que aquello no estaba bien, que no debería haber empezado. Pero la deseaba y necesitaba sentir su cuerpo entre los brazos.
Abrió la puerta de sus aposentos y puso el pasador. Volvió entonces a abrazarla y presionó su cuerpo contra la pared. Con los dedos soltó los cordones de su vestido y se estremeció al sentir su piel. Tomó sus pechos en las manos y los acarició sin dejar de besarla.
El deseo era tan fuerte que no podía parar. Sintió que a ___(tn)_____se le doblaban las rodillas y la agarró para que no cayera. No podía pensar en nada más, sólo en ella.
Desesperado, desgarró la tela de su vestido hasta conseguir abrirlo. Se inclinó entonces sobre ella y atrapó entre los labios uno de sus pezones. Fue entonces cuando se dio cuenta de que ella ya no participaba en aquello. Le caían las lágrimas por las mejillas. No había intentado apartarlo, pero el miedo en sus ojos hizo que viera claro lo que acababa de hacer. Le había roto la ropa porque la urgencia de su deseo así lo requería, pero no se había parado a pensar en toda la violencia que ___(tn)_____había vivido en manos de Marstowe.
Dijera lo que dijera, sabía que su esposa no estaba lista para compartir su cama.
—Lo siento —murmuró él mientras la soltaba.
___(tn)_____se dejó caer al suelo como si su cuerpo no tuviera huesos.
—No pretendía asustaros. Es que… —le dijo con desesperación—. Nunca os haría daño, ____(tn)_____. Lo juro.
Ella no contestó, tampoco lo miraba a los ojos.
—Me iré si eso es lo que deseáis —ofreció él.
—No, no os vayáis —repuso ella sin mirarlo.
Se sentó a su lado en el suelo, con la espalda apoyada también en la pared.
—Conseguís que me olvide de mí mismo.
—Pensé que había superado lo de Hugh. Pensé que con vos sería distinto…
Sus palabras lo golpearon. No le gustaba que lo compararan con ese hombre. Abrió la boca para decirle que él era distinto, pero se dio cuenta de que había actuado con la misma violencia, forzándola a besarlo.
—No volveré a molestaros —le prometió—. No debería haber pasado.
—Sé que debemos consumar el matrimonio al menos una vez. Después de eso, no tenéis por qué volver a mi cuarto. No os lo pediré —susurró ella.
—No es culpa vuestra, ____(tn)_____. He ido demasiado deprisa y no estáis lista.
Despacio, ella se incorporó un poco y lo miró. Aún había lágrimas en su cara, pero vio mucha fuerza en sus ojos.
—Puedo estarlo —le dijo ella—. Enseñadme a no tener miedo. Prometo que no os apartaré de mí. Tened paciencia conmigo.
—No sabes lo que me estáis pidiendo.
Creía que no iba poder controlar su cuerpo. Por otra parte, no podía dejar de pensar en que estaba traicionando a Fiona. Pero no quería acordarse de ella, estaba harto del sentimiento de culpabilidad que había arrastrado durante tanto tiempo.
—Confío en vos —le dijo ella mientras acariciaba su cara.
No podía aceptar tal responsabilidad. Creía que no era el hombre adecuado para ____(tn)_____.
Abrió la boca para rechazar su oferta, pero las palabras no salieron de su boca. Ella apoyó la mejilla contra la de él y la abrazó sin pensar en nada más.


___(tn)_____intentó esconder lo que sentía. La había sorprendido sentirse tan dominada por el miedo como lo había estado, pero las sensaciones que Joehabía despertado en su cuerpo la habían asustado. Y, cuando él la empujó contra la pared, las pesadillas de su pasado llenaron su cabeza.
Hugh la había sujetado de igual manera un día, y luego la empezó a golpear hasta que por fin perdió el sentido.
No quería pensar más en él, tenía que recuperar su libertad.
Pensó que si conseguía estarse quieta y someterse a Joe, podrían esfumarse sus malos recuerdos.
Su esposo acarició su espalda y ella lo miró.
Desató entonces su velo y lo dejó caer sobre sus hombros.
Joeacarició su negra y larga melena y sintió que el cuerpo de ___(tn)_____se tensaba de nuevo. Seguía teniendo miedo, aunque trataba de controlarlo.
Deseaba yacer con ella, había pasado mucho tiempo sin estar con una mujer, pero el miedo de ___(tn)_____le dejaba claro que no estaba lista.
Sabía que podría enseñarle a no temer las caricias de un hombre y, si no llegaba a consumar el matrimonio, sentía que no estaría rompiendo la promesa hecha a Fiona.
___(tn)_____colocó las manos en su torso y comenzó a acariciarlo tímidamente bajo la túnica. Ella exploraba con la punta de sus dedos todos sus músculos. Cerró los ojos.
Hacía mucho que no lo tocaba nadie y esa mujer conseguía tranquilizarlo.
—¿Estáis seguro? —le preguntó ella con temor—. Si no queréis que…
Llevó un dedo a sus labios para que no siguiera hablando. La deseaba tanto que su cuerpo estaba en llamas. ___(tn)_____lo necesitaba para librarse de sus temores y él iba a ayudarla. Quería darle placer sin abandonar su promesa de fidelidad.
Tomó los brazos de ___(tn)_____y los colocó alrededor de su propio cuello. Después se inclinó para besarla, separando con la lengua sus dulces labios. Cuando ella se rindió por fin, profundizó en la sensualidad del beso, dejando que el deseo siguiera su curso.
Cada vez estaba más confuso. ___(tn)_____era su nueva esposa y, ante Dios, debía hacerla suya. Y ella estaba deseando aprender todo lo que él pudiera enseñarle.
«Yace con ella», le ordenaba su deseo.
Cerró los ojos, sin entender por qué era tan importante para él mantener la promesa hecha a una mujer que había muerto. Igual que Hugh seguía controlando la vida de ___(tn)_____con el miedo, Fiona seguía controlando su corazón.
___(tn)_____se apartó de él con manos temblorosas. Había miedo en sus ojos, pero sabía que confiaba plenamente en él.
—¿Qué queréis…? ¿Qué queréis que haga? —le preguntó asustada.
No entendía qué sentía por ella, pero había conseguido devolver luz a su vida.
—Nada —repuso él—. Es demasiado pronto para vos, corazón.
Era mentira. Era demasiado pronto para él. Sabía que había llegado el momento de dejar en paz la memoria de Fiona y seguir con su vida. Pero, aunque estaba listo para tocar y hacerle el amor a ____(tn)_____, no estaba preparado para abandonar su lealtad a Fiona.
—¿Queréis que me vaya? —preguntó ella.
Joenegó con la cabeza y tomó su cara entre las manos. Se quedó un buen rato así, observándola.


___(tn)_____no sabía qué estaría pensando Joe. La miraba con intensidad, pero no había contestado a su pregunta.
Se inclinó entonces y la besó con una urgencia desconocida. Se estremeció al sentirlo y tuvo que agarrarse a él con fuerza. No podía dejar de tocarlo, podía sentir cómo se tensaban los músculos de su torso bajo las palmas de sus manos. Su beso hizo que se sintiera muy deseada y despertó un apetito en su interior que se concentró como una ola de calor entre sus piernas.
Sólo la besaba, pero volvió a sentir el terror de antes. Ese miedo le hizo luchar contra el deseo que sentía, intentando mantener el control que iba perdiendo por momentos.
Joese apartó, pero no soltó sus manos. Se sentía muy confusa.
—Sois preciosa, ___(tn)_____—le dijo mientras acariciaba su pelo—. No importa lo que él os dijera, tenéis que creerme a mí.
Tomó su mano y le lamió con delicadeza la palma. Después, acarició su mejilla y besó la suave piel bajo su cuello. Se estremeció al sentirlo.
Joele hablaba en irlandés, pronunciando dulces palabras que le llegaron al corazón. Mientras le hablaba, fue bajando por su cuello hasta besar su escote.
—Esta noche os mostraré cómo un marido consigue dar placer a su esposa —le dijo él.
La tomó en brazos y la dejó sobre su cama. Ella se echó a temblar, pero intentó no pensar en sus miedos. Joecubrió con la boca su pezón, humedeciendo la tela de sus enaguas. Sintió cómo se endurecían y tensaban sus pechos. Todo su cuerpo ardía. No pudo ahogar un gemido cuando él lamió un pezón mientras acariciaba el otro pecho. Con la otra mano fue bajando por su cuerpo hasta detenerse entre sus muslos, en el mismo centro de su placer.
Joeestaba atormentándola y apenas podía respirar. Pero adivinó que había mucho más…
—Te necesito —le susurró ella entonces, sin pensar en lo que le estaba diciendo.
Él la besó entonces apasionadamente. Temió que se apartara y detuviera aquello, temió que estuviera pensando en su primera esposa y quisiera echarla de su lado. Pero no podía dejar que despertara su deseo sin confesarle cómo estaba haciéndole sentir.
Tiró de él para tenerlo más cerca. Acarició su fuerte espalda y dejó que sus manos bajaran hasta sus caderas.
Joese incorporó y se quitó las calzas, quedándose desnudo frente a ella. Se incorporó en la cama para observarlo. Su miembro estaba firme.
—¿Quieres tocarme? —susurró Joe.
Ella se sonrojó, pero él tomó su mano y la colocó despacio sobre su pene. Era la primera vez que tocaba así a un hombre.
A Hugh le gustaba demostrarle su poder y la sujetaba para humillarla y conseguir que llorara desesperada. No la había violado porque tenía la arrogancia suficiente como para creer que algún día ella llegaría a desearlo.
Con Joeno se sentía avergonzada, sino más viva que nunca. Y no sólo eso, también estaba enamorándose de él. Le dolía inmensamente saber que él nunca la amaría de la misma forma.
Tenía la esperanza de que llegara a verla algún día como una esposa y una compañera. Su único consuelo era saber que al menos la deseaba.
Tomó entre las manos su miembro y vio que él cerraba los ojos y se relajaba para dejar que ella lo tocara libremente. Se quedó inmóvil mientras ella lo acariciaba, pero se dio cuenta de que ganaba dureza y firmeza cuando ella incrementaba el ritmo de sus movimientos. Y Joecomenzó a jadear y respirar con más dificultad.
Pero entonces la agarró por la muñeca y le besó la mano. Se sentó a su lado en la cama.
—Hice una promesa y la mantendré, pero no podré hacerlo si sigues tocándome de esa manera.
No sabía de qué promesa le hablaba, pero le encantó saber que tenía el poder suficiente para hacer que se olvidara de sí mismo.
Joese tumbó detrás de ella y se abrazó a su espalda. Con una mano le acariciaba los pechos, con la otra fue bajando por su estómago hasta llegar a la húmeda zona entre sus piernas. Deslizó entonces un dedo en su interior y usó el pulgar para acariciarla mientras seguía atormentando sus pechos.
Volvieron entonces las mismas sensaciones de deseo y necesidad. Se dejó llevar por ellas y arqueó con fuerza el cuerpo al sentir una gran ola de placer. Joeintensificó el ritmo de sus caricias y notó que deslizaba un segundo dedo dentro de ella.
No pudo ahogar un grito y Joela mordió suavemente en el hombro sin dejar de acariciarla.
Pocos segundos después, sintió un estallido de placer sin igual. Fue una sensación increíble que la llenó por completo. Su cuerpo se sacudía sin control y él la abrazó con más fuerza.
Después giró su cabeza y se besaron de nuevo.
Joele había hecho un regalo maravilloso sin pedir nada a cambio. Pero deseaba devolverle el favor y demostrarle cuánto le importaba.
Podía sentir su erección contra la parte baja de su espalda cuando él volvió a abrazarla.
Se apartó de él y se incorporó, sentándose a horcajadas sobre su esposo. Tomó su miembro entre las manos y vio que él hacía una mueca, pero no era dolor lo que sentía. Sabía que aquello le gustaba y la sensación de poder le dio valor para continuar acariciándolo.
—¡No! —le pidió Joemientras sujetaba sus manos.
—Déjame que lo haga —susurró ella—. Quiero darte lo que tú me has dado a mí.
Se quitó las enaguas y dejó que la viera desnuda. Se agachó para besarlo y acarició su torso con sus erectos pezones. Sentirlo entre sus piernas le hizo desear tenerlo en su interior.
—Por favor, Joe—insistió.
Vio que sufría y que aquello era muy difícil para él. La tomó por las caderas y la levantó para apartarse de ella. Después tomó las enaguas y se las puso de nuevo. Sabía que no iba a conseguir convencerlo.
La besó con cariño una vez más.
—Duerme, ____(tn)_____.
Su cuerpo ardía y deseaba satisfacer su deseo. Sabía que a Joele estaría pasando lo mismo. Por muy frío que se mostrara, ya no creía que le fuera indiferente.


El pequeño jardín estaba cubierto de nieve y los arbustos pelados estaban llenos de escarcha. Aún no había amanecido y Joefue hasta el nogal bajo el que descansaban dos montículos paralelos.
Se arrodilló delante de ellos, las dos tumbas. Habían plantado un rosal entre las dos para que floreciera cada primavera. Colocó las manos sobre la tumba de su hija.
Tenía al menos que agradecerle a Dios el haber llegado a conocerla y haber podido abrazarla y escuchar el dulce sonido de su risa. Habían pasado poco tiempo juntos, pero tenía bonitos recuerdos.
Clavó los dedos en la nieve y agachó la cabeza. Dejó entonces que la pena lo invadiera, le gustaba llevar a solas su dolor.
Se arrodilló después frente a la tumba de Fiona. También sentía su pérdida, pero el dolor había ido disminuyendo poco a poco y era algo más llevadero. Recordó a su trabajadora esposa. Ella había conseguido que Rionallís fuera un verdadero hogar. No solía estar nunca parada, siempre estaba bordando o tejiendo.
Pero tenía que admitir la verdad. Fiona no había sido feliz allí. Había intentando dárselo todo, pero no había sido suficiente. Apenas sonreía y, cuando lo hacía, eran gestos dirigidos a la niña, nunca a su esposo.
Seguía doliéndole el saber que ella no lo había amado como él a ella.
Podría haberse engañado a sí mismo y creer que sí lo había amado, pero su nueva esposa le había abierto los ojos. ___(tn)_____se había entregado por completo a él, en corazón y en pensamiento. Le bastaba con mirarla a los ojos para entender la intensidad de sus sentimientos y hasta qué punto confiaba en él. Y él la había herido porque no podía darle lo mismo.
Acarició la tierra que cubría su tumba. Sabía que ___(tn)_____sufría y lo lamentaba, pero no se creía capaz de volver a amar a una mujer.
Lo que tenía claro era que había llegado el momento de dejar de vivir en el pasado. Le había prometido que nunca dejaría que otra mujer ocupara su corazón, pero era una promesa que no deseaba seguir manteniendo. Se había casado con ___(tn)_____creyendo que podría mantener las distancias, pero no era posible.
—Perdóname —susurró frente a la tumba de Fiona.
Estaba convencido de que, si estuviera viva, lo liberaría del peso de esa promesa.
Siguió junto a las tumbas algún tiempo más, rezando por sus almas y pidiéndole a Dios que le diera la fortaleza para seguir adelante con su vida. Oyó unos pasos tras él y se giró.
Era su hermano Ewan.
—Lionel O’Riordan te envía un mensaje. Los normandos han vuelto a atacar sus tierras.
No le sorprendió la noticia. O’Riordan era su aliado y le había ofrecido su ayuda.
—Dile a los hombres que preparen sus armas. Saldremos enseguida.
—Voy con vosotros.
—No, Ewan. No estás listo para este tipo de batalla. Los hombres de O’Riordan ya se han enfrentado antes a su enemigo, pero si piden ayuda es porque no van bien las cosas.
—Creo que para ti nunca estaré listo para luchar —protestó el joven—. ¿Cómo puedo dejar de ser inexperto si siempre me quedo en casa?
—¿Recuerdas cómo murió Liam? —le preguntó Joe—. Yo sí me acuerdo. Vi cómo ese canalla normando hundía su espada en el pecho de nuestro hermano. No pienso perder otro más. No cuando puedo evitarlo.
Vio la ira en sus ojos y se dio cuenta de que debía elegir bien sus palabras para evitar que Ewan hiciera alguna estupidez.
—Además, ¿a quién iba a dejar al cuidado de Rionallís y de ____(tn)_____?
—Están bien protegidas sin mi ayuda.
—Te las confío a ti, Ewan. Mi fortaleza y mi esposa. Sé que si algo pasara, puedo confiar en que vendrías enseguida a avisarnos. ¿Puedo contar contigo? —le pidió con sinceridad.
Ewan lo miraba con dureza, pero asintió con la cabeza.
—Bien. Ve a ordenar a los hombres que se preparen. Y dile a ___(tn)_____que venga a verme.
Sabía que no le gustaría ver que se iba sin despedirse de ella.
Volvió a quedarse solo en el jardín. Rezó por su esposa y su hija, para que hubieran encontrado la paz en los brazos de Dios.
___(tn)_____se reunió con Joeen el patio de armas. El frío había encendido el color en sus mejillas y le brillaban los ojos. Tomó las manos de su esposa y las frotó para calentarlas entre las suyas.
—Te eché de menos esta mañana —susurró ella.
La abrazó y dejó que su aroma lo embriagara.
—Y yo a ti.
Era sincero. Cada vez estaba más presente en su vida y en sus pensamientos.
Caminaron juntos y, aunque ella no le habló de la batalla a la que se iba enfrentar, sabía que ocupaba su mente. Le dolía tener que irse cuando acababa de hacer las paces con el recuerdo de Fiona. Pero pensó que le vendría bien estar unos días lejos de ___(tn)_____para decidir qué hacer. Tenía la intención de cortejar a su esposa y conseguir que el suyo fuera una matrimonio de verdad.
—Siento lo de anoche —le dijo ____(tn)_____—. No debería haberte pedido que vinieras a mi cama. El licor…
La besó para acallar unas palabras que ya no eran necesarias.
—Anoche no dormí nada —le dijo mientras acariciaba su cara—. Y, cuando vuelva, si estás dispuesta, tampoco te dejaré dormir.
___(tn)_____se sonrojó y supo que había entendido el significado de sus palabras. Sonrió y se fue dejándola allí en el patio, ilusionado con el sueño de convertirla en su esposa.
Volver arriba Ir abajo
Llala
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 906
Localización : Yo Busco la Felicidad, y tu? (;
Fecha de inscripción : 21/12/2009

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 18:07

Capítulo 15
___(tn)_____se preguntó qué habría provocado ese cambio en la actitud de Joe. En vez de sentirse feliz, estaba algo asustada. Eran muchas las dudas que tenía. No sabía si sería capaz de complacerlo, del mismo modo que había sido incapaz de hacer feliz a Hugh.
No sabía si su deseo por ella duraría o si acabaría cansándose de su esposa.
Trató de concentrarse en el trabajo para no preocuparse más de lo necesario. Pasaba los días buscando siempre algo que hacer.
Joele había ordenado a Ewan que se quedara en Rionallís para estar al cuidado de su seguridad. Deseaba que regresara muy pronto, su joven cuñado le había asegurado que no serían muchos días. Entre tanto y, a pesar de sus protestas, Ewan se dedicó a indagar lo que pudo sobre el paquete que Hugh le había enviado.
Pensaba que Ewan estaba más interesado en tener una excusa para espiar que en descubrir el misterio. Pero al menos lo mantenía ocupado.
Con la ayuda de los criados, barrió todo el castillo y cubrió los suelos con juncos recién cortados. Cuando se dio cuenta de que estaba fregando paredes y buscando telarañas para quitarlas, decidió que había llegado el momento de abandonar ese tipo de tareas y no obsesionarse más con la limpieza.
Joele había prohibido que cambiara nada en el cuarto que había compartido con su primera esposa, sólo podía limpiarla. La nueva cama le recordó su promesa de consumar el matrimonio cuando regresara y se preguntó si la mantendría. No sabía si conseguiría hacerse un hueco en su corazón o si el fantasma de su difunta esposa seguiría persiguiéndolos. Ya no le asustaba que la tocara, pero temía no saber complacerlo.
Se fijó en un arcón que había frente a la cama. Sabía lo que había dentro antes incluso de que Joele prohibiera que lo abriera. Había vestidos femeninos, una tela de lino rosa y un gorro de bebé. Recordó cómo se había probado unos meses antes uno de esos vestidos, aunque era algo corto para ella. Había pensado entonces cómo habrían sido las vidas de los anteriores habitantes de Rionallís.
Nunca se podría haber imaginado lo triste que había sido la existencia del señor de esa fortaleza. Ese arcón estaba lleno de amor, protegido del paso del tiempo con saquitos de lavanda. Allí estaban los recuerdos de Joe.
Abrió el arcón, apartó los vestidos y tomó el gorrito. Era diminuto. No podía ni imaginar cuánto habría sufrido Joe.
Se preguntó si estaría de verdad superando el pasado o si todo lo que había conseguido ella era despertar su deseo carnal. Quería que la amara como había amado a Fiona. Pero no sabía si le convenía soñar con tanto cuando Joepodría romperle el corazón en un segundo.
Ewan entró de repente en la habitación. Parecía estar sin aliento.
—Un pequeño grupo de normandos. Van de camino hacia el norte —le dijo el joven—. He ordenado a los hombres que no bajen la guardia.
Se puso inmediatamente en pie.
—¿Qué intenciones tienen?
—No lo sé, pero lo averiguaré.
Ewan salió corriendo otra vez y ella se quedó sola con su nerviosismo. Arregló su vestido y se aseguró de que tenía el velo bien puesto. Bajó las escaleras y ordenó que prepararan comida y bebida para los recién llegados. Esperaba tratarlos como invitados hasta que supiera cuáles eran sus intenciones.
Ewan volvió poco después en su búsqueda. Parecía preocupado.
—Sir Hugh Marstowe está con ellos. ¿Doy la orden de que los ataquen?
Se quedó paralizada, pero trató de recordar que estaba a salvo y bien protegida aunque Joeno estuviera en Rionallís.
—¿Cuántos son?
—Sólo diez. Sería una batalla muy breve —contestó Ewan.
Sabía que debía denegarle la entrada a Hugh y asegurarse de que los guardias los echaran de allí. Pero recordó el lazo que le había enviado unos días antes. Quería saber qué pretendía Hugh y por qué lo había hecho. Ya estaba casada con Joe. Sus hijos heredarían Rionallís, si llegaba a engendrarlos.
Recordó entonces la promesa de su esposo. Pero, antes de poder entregarse por completo a Joe, debía superar la más terrible de sus memorias. La noche en la que Hugh había tratado de forzarla y había estado a punto de conseguirlo.
La había sujetado con el peso de su cuerpo.
—No podéis negaros —le había dicho él—. Voy a ser vuestro esposo.
La había golpeado con los puños y arrancado la ropa hasta dejarla desnuda. Ella había tratado de escapar, pero Hugh era mucho más fuerte.
—Si hacéis esto, os odiaré siempre —había susurrado ella.
Por alguna razón, sus palabras hicieron que se detuviera. Intentó convencerla con otros medios, diciéndole que le gustaría, pero ella había llorado hasta que Hugh la dejó en paz.
No había conseguido superar el miedo desde ese día y creía que sólo sería libre si se enfrentaba de nuevo a él.
Se le presentaba la oportunidad de recuperar su orgullo. Quería mirar a la cara a su enemigo y hacer que viera que no había conseguido hundirla.
—Permitid que entren, quiero hablar con él —le dijo a Ewan por fin.
El joven parecía atónito.
—Quiero que haya veinte guardias en la sala conmigo —añadió ella—. Y tú, también. Me protegeréis, ¿verdad, hermano?
Ewan asintió con orgullo.
—Lo haré.
Esperó angustiada y muy nerviosa. Sintió que el miedo se apoderaba de ella.
—¡____(tn)_____!
Se dio la vuelta y se encontró con Hugh. Estaba afeitado y llevaba muy corto el pelo. Vestía con su armadura y llevaba el casco bajo el brazo.
—Veo que recibisteis mi mensaje —añadió él.
—¿Qué es lo que queréis? —le preguntó.
Fue la primera sorprendida al ver que podía hablar con calma.
—Quería disculparme por mis actos —le dijo él—. Sé que pierdo de vez en cuando los estribos. Vos tuvisteis que sufrir la parte más dura y lo siento.
Parecía avergonzado al tener que hablar en presencia de los guardias.
—¿No podríamos hablar en privado? Hay algo más que debo deciros…
—Lo que tengáis que decir, lo diréis aquí —replicó ella—. Hace mucho que no confío en vos.
Hugh asintió. Parecía compungido, algo que no había esperado ver en su cara. Le recordó al hombre del que se enamoró, uno que la trataba siempre con amabilidad.
—He venido a desearos un feliz matrimonio. Y para pediros perdón por mis actos.
—¿Y qué otras razones os han traído hasta Rionallís? —preguntó sin creer sus palabras.
—¿Sois feliz con el irlandés? —repuso Hugh con una sonrisa.
No contestó.
Hugh se sentó en un banco y se quitó las botas.
Cómo anfitriona, era costumbre que lavara los pies del invitado, pero no podía soportar la idea de arrodillarse delante de él. Le hizo un gesto a una criada para que lo atendiera.
—Sí, soy feliz —repuso ella—. Y yo no oso desobedecer las órdenes de nuestro rey.
Hugh tomó un sorbo del aguamiel que le ofreció otra criada y se calzó de nuevo.
—¿Recordáis cuándo os regalé ese lazo? Fue en una feria —le recordó Hugh—. Me disteis un beso para agradecérmelo.
—Forma parte del pasado, Hugh. ¿A qué viene eso ahora?
Se le acercó y vio que trataba de tomar sus manos. Ella dio un paso atrás, le repugnaba que Hugh pudiera tocarla.
—Me amabais —le dijo él—. Me deseabais y lo éramos todo el uno para el otro.
«No es verdad, vos pensabais que yo era de vuestra propiedad», pensó ella.
—¿Qué es lo que queréis? —repitió con impaciencia.
—¿Y si pudiera conseguir que se anulara vuestro matrimonio? —le preguntó él—. Entonces, podríamos estar juntos de nuevo. Dadme una oportunidad, ___(tn)_____—añadió mientras le hacía un gesto a uno de los criados.
El hombre se acercó con un pequeño cofre.
—Os he traído un regalo —le explicó Hugh mientras abría la caja y le mostraba un collar de oro y zafiros.
—No quiero una anulación, Hugh —repuso ella con dureza—. Y no me casaría con vos aunque fuerais el último hombre de la tierra.
—Veo que no habéis perdido vuestra altanería —contestó Hugh con la cara enrojecida por la ira—. Deberíais aprender a someteros a la autoridad de un hombre. Veo que vuestro irlandés no sabe cómo domaros.
—¡Fuera de aquí! —exclamó ella—. No permitiré que me insulten en mi propia casa.
—Puede que deje de ser vuestra antes de lo que pensáis —le dijo Hugh—. Después de todo, vuestro esposo está luchando y podrían matarlo. ¿Qué creéis que ocurriría entonces?
Tragó saliva, pero trató de permanecer firme.
—Os he dicho que salgáis de aquí. Mis hombres os acompañarán hasta la puerta.
—Pensad en mis palabras, lady ____(tn)_____. Basta con una simple flecha para que muera un hombre. Vuestro esposo lucha contra el ejército normando de Richard de Clare. El mejor guerrero que existe.
Hugh se dio media vuelta y salió del salón. Ella esperó a que se fuera para dejarse caer en un sillón. Se tapó la cara con las manos. Sabía que Hugh tenía razón. Si algo le pasaba a Joe, ella no estaría a salvo.


___(tn)_____no pudo dormir esa noche ni la siguiente. Cada vez que cerraba los ojos veía el rostro de Hugh riéndose de ella. Después la golpeaba hasta que ella despertaba de la pesadilla sudando y sin aliento.
Mairi se dio cuenta de que no descansaba por las noches y le ofreció una infusión de hierbas. No quería tomarla, pero la mujer insistió hasta convencerla.
—Tenéis que dejar esa tristeza, ___(tn)_____—le dijo la mujer—. Sean, el cervecero, os ha invitado esta noche a su casa. Vendréis, ¿verdad?
No le apetecía, pero pensó que sería de mala educación no aceptar la invitación. Cada vez se llevaba mejor con los arrendatarios, aunque algunos eran difíciles de contentar. Decidió ir con la esperanza de ganarse los corazones de los que aún desconfiaban de ella por ser normanda.
Mairi la llevó hasta un pequeño cultivo. La tierra estaba cubierta de nieve. Hacía frío y mucho viento, agradeció entrar por fin en la cabaña con forma de colmena en la que vivía el cervecero.
La recibió un buen fuego en la chimenea.
—Os presento a Sean. Si lo que queréis es saber historias y rumores, no hay nadie mejor. Lo sabe todo, así es nuestro Sean —anunció Mairi.
Un hombre grueso sonrió y le entregó una jarra de cerveza.
—Bienvenida, ___(tn)_____—le dijo el hombre.
Había allí también otros hombres y mujeres compartiendo comida, bebida y entretenimiento. Probó la cerveza y le pareció muy rica, aunque bastante fuerte.
—Me imagino que querréis saber más sobre Fiona Jonas, ¿no es así? —le preguntó Sean sin rodeos mientras encendía su pipa.
Sintió que los celos la dominaban de nuevo, pero trató de deshacerse de esos sentimientos.
—Bueno, preferiría saber más sobre Joe Jonas—repuso ella.
Pero se imaginó que no engañaba a nadie, porque Sean se echó a reír.
—Tendréis que conocer mejor a nuestra Fiona para poder entender a Joe.
El hombre comenzó a hablarle de la enemistad entre losJonasy los O’Callahan, gran parte de la historia ya se la había contado Joe. Parecía claro que todo el mundo adoraba a Fiona.
—Era la más bella de los O’Callahan —intervino Mairi.
—¿Qué es lo que le pasó? —preguntó ____(tn)_____—. No sé apenas nada de cómo murió.
Sean rellenó las jarras de todos y volvió a sentarse.
—Eso puedo contároslo yo. Así entenderéis por qué sufre tanto Joe—le dijo el hombre—. Hace dos años, Joellevó a Fiona a Laochre para visitar a su hermano. Sólo había pasado un mes desde que muriera su hija y los dos estaban destrozados. Fueron atacados en Laochre y Joele ordenó a Fiona que se quedara en el castillo. Es un gran guerrero y acabó con la vida de más de treinta hombres el día que Strongbow los atacó.
Todos se quedaron en silencio al recordar aquellos días.
—Nuestro clan luchó contra los invasores normandos y, aunque no era propio de Fiona, ese día desobedeció a Joey salió de la fortaleza. Imagino que fue en busca de él. Su esposo la vio huyendo de un grupo de soldados normandos, gritaba con desesperación. Intentó rescatarla, pero un soldado le dio un golpe en la cabeza que lo dejó inconsciente. Nadie pudo salvarla a tiempo.
—¿Qué pasó entonces? —preguntó ella.
Sean carraspeó y dejó en la mesa la pipa. Parecía muy apenado.
—Encontraron algún tiempo después su cuerpo. Quemado. Suponemos que consiguió escapar y esconderse en una de las cabañas que los normandos incendiaron. Seguiría viva si no hubiera salido del castillo…
Una nube de dolor se posó sobre los vecinos y ___(tn)_____se imaginó que aquello iba a dar por terminada la velada. Agradeció a Sean su hospitalidad y éste prometió enviarle al castillo un barril de su mejor cerveza como regalo de bodas.
Cuando llegó a las puertas de Rionallís, vio mucha actividad en el patio de armas. Aquello atrajo su atención. Había un grupo de hombres entregando sus caballos a los mozos. Vio que estaban exhaustos tras la batalla. Buscó entre ellos hasta dar con Joe.
Su armadura estaba cubierta de barro y tenía manchas de sangre en la cara y en la ropa. Le había crecido la barba y la miraba con intensidad mientras iba hacia él.
—¿Estás herido? —le preguntó mientras tocaba su cara.
—Nada importante. Pero hemos vencido a los normandos que estaban atacando a los hombres de Lionel. Nos ha prometido total apoyo si llegamos a necesitar su ayuda.
Recordó ella entonces las amenazas de Hugh y agradeció tener más aliados.
—¿Vas a obligarme a quedarme aquí fuera? —le preguntó Joecon humor—. ¿O me ayudarás a entrar en calor?
El doble sentido de sus palabras consiguió que se sonrojara.
—Ven conmigo —repuso ella mientras tomaba su mano y lo llevaba hacia el castillo.
Pero él la detuvo y besó la palma de su mano.
—¿Has pensado en mí? —le preguntó en voz baja.
Ella asintió, el corazón le latía con fuerza. Vio que él no había olvidado su promesa. Esa noche iba a yacer con ella y tendría que intentar ser una buena esposa para él.
A pesar de todo, seguía temiendo el lecho conyugal. Joehabía conseguido despertar sentimientos en su interior que no creía posibles, pero no sabía cómo iba a reaccionar cuando llegara el momento. Le gustaba que la besara y acariciara, pero le aterraba la otra parte. Esperaba que Joeno tardara en hacerlo y pudiera pasar pronto tan temido trance.
—¿Quieres comer o beber? —le preguntó con nerviosismo—. Puedo encargarme de que te traigan algo. ¿Carne, queso? ¿Quizás algo de pan?
—Sí, tengo hambre —repuso Joe.
La besó entonces apasionadamente y vio que no era comida lo único que necesitaba para saciar su apetito. No pudo evitar estremecerse.
—Encárgate de que me preparen un baño. Y que suban al dormitorio comida y bebida. Me encantaría contar con tu compañía mientras como.
___(tn)_____fue a prepararle todo lo que le había pedido y Joese quedó un minuto observándola. No había dejado de pensar en ella esos días. La había imaginado esperándolo y estaba deseando mostrarle el placer que se podía encontrar en una cama. Quería hacerla disfrutar al máximo y ver el corazón en sus ojos cuando la mirara en el momento final.
Subía las escaleras cuando Ewan lo llamó.
—Hugh Marstowe estuvo aquí durante tu ausencia —le anunció su hermano—. Envié a unos cuantos hombres para que lo siguieran.
—¿A qué vino?
Recordaba muy bien cómo lo había retado en Tara. Estaba claro que quería recuperar Rionallís y se imaginó que habría amenazado a ___(tn)_____de alguna manera.
—Dijo que venía para felicitar a ___(tn)_____por su matrimonio, pero sus ojos estaban llenos de ambición. Quiere recuperar este sitio —le dijo Ewan—. Se atrevió a asustar a ___(tn)_____diciéndole lo que le pasaría si tú morías.
«Maldito canalla normando», pensó él.
—¿Por qué le dejaste entrar?
—Yo no quería, pero ___(tn)_____se lo permitió. Mantuve a los hombres cerca y armados en todo momento. Hugh no la tocó.
Sospechó inmediatamente de las intenciones de su esposa. Ella sabía muy bien de qué era capaz ese hombre y no entendía por qué se había puesto en esa situación.
—¿Hasta dónde los siguieron nuestros hombres?
—Hasta ver que iban camino de Tara.
Se imaginó que su intención era persuadir al rey Enrique antes de que éste volviera a Inglaterra.
—Has hecho bien en informarme del asunto.
Miró a su hermano a los ojos y vio en ellos una madurez que no había estado presente hasta entonces. Ewan había aceptado la responsabilidad de cuidar de ___(tn)_____y lo había hecho bien. Vio en él un atisbo del hombre en el que se iba a convertir.
—Mil gracias, hermano —le dijo Joecon afecto.
El joven asintió con la cabeza y bajó al salón para comer con los demás. Le gustó ver que se movía con más seguridad y orgullo.
Cuando llegó al dormitorio de ____(tn)_____, se detuvo ante la puerta. No era ya su dormitorio, sino el de los dos, aunque también era el que había compartido con Fiona. Lamentaba haberse enfadado con ella por deshacerse de la antigua cama. Sabía que había sido buena idea cambiarla y no dejar así que el pasado se interpusiera entre ellos.
Abrió la puerta y se encontró a ___(tn)_____sentada frente al fuego. Se había soltado la melena y llevaba un vestido de color crema. Parecía estar hipnotizada contemplando el gran arcón de madera.
—Ewan me ha dicho que Marstowe estuvo aquí —le dijo él.
—Sí.
—Cuéntame qué pasó —le pidió con firmeza—. ¿Por qué dejaste que entrara?
___(tn)_____lo miró a los ojos.
—Llevo semanas huyendo de él, pensé que había llegado el momento de parar y enfrentarme a mis miedos.
—Pero podría haberte hecho daño —le dijo mientras acariciaba su cara.
—Lo sé —repuso ___(tn)_____sujetando allí su mano—. Pero tenía que verlo y demostrarle que ya no permito que me domine con el miedo.
—¿Por qué? ¿Por qué era tan importante que pusieras en peligro tu vida?
—Porque sé que con tus hombres estoy segura, aunque no estés tú.
Le sorprendieron sus palabras y ver cuánto confiaba en él. Se colocó tras ella y apoyó las manos en sus hombros. Los masajeó para aliviar su tensión. ___(tn)_____cerró los ojos, apoyó en él la espalda y suspiró.
La giró entonces para mirarse en sus ojos y ___(tn)_____rodeó su cuello con las manos.
—Te he echado de menos —le dijo ella.
La abrazó con fuerza y cariño. Ella le daba mucho y creía que había llegado el momento de devolverle parte de esa confianza.
Tomó su cara entre las manos y la besó. Fiona nunca lo había mirado como lo hacía ____(tn)_____. Ella hacía que se sintiera poderoso y capaz de hacerla muy feliz. Con su primera esposa, en cambio, siempre se había sentido algo frustrado al no conseguir nunca despertar por completo su pasión ni verla contenta.
___(tn)_____acarició la cicatriz de una de sus mejillas. Y después la otra.
—Las batallas están arruinando mi belleza —bromeó él.
Pero ella negó con la cabeza.
—No, las cicatrices son una muestra de tu fortaleza.
___(tn)_____besó todas las marcas de su cara con gran ternura. Se estremeció entre sus brazos y se acercó más a ella.
—Tengo otras cicatrices —le dijo con una pícara sonrisa mientras miraba sus pantalones.
Ella se sonrojó y rió con ganas.
Se quitó el cinturón y la túnica. Con el torso descubierto, volvió a abrazarla y la besó en la nuca.
—¿Pediste que me prepararan un baño?
—Sí.
Terminó de desnudarse y vio que ___(tn)_____se ruborizaba aún más.
___(tn)_____se quedó sin respiración al ver a Joedesnudo. Sintió que se sonrojaba, pero no apartó la vista. El corazón le latía con fuerza. Tenía cuerpo de guerrero, lleno de numerosas cicatrices de incontables batallas. Vio que la herida del hombro había curado del todo y sólo quedaba ya una marca para recordarla.
No había nada de grasa en su esbelto cuerpo, sólo músculo. Cuando se metió en la bañera, su pelo oscuro cayó sobre sus hombros. La miró con sus ojos verdes como invitándola sin palabras a acercarse.
Ella tomó un paño para lavarlo, pero Joela detuvo.
—Usa tus manos —susurró.
Había imaginado que le bastaría con tumbarse en el lecho y dejar que él lo hiciera todo, nunca pensó que tuviera que participar de forma alguna.
—No puedo…
—Sí, claro que puedes.
Joetomó su mano, la enjabonó y la colocó sobre su propio torso. La movió sobre sus músculos, pero ella trató de apartarse. Le asustaba hacer algo así.
Estaba convencida de que nunca conseguiría complacerlo como él a ella.
—¿De qué tienes miedo? —le preguntó Joe.
—No tengo miedo —mintió ella.
Pero Joeno la creyó.
—Él te hizo daño. Sé que estás pensando en eso.
—No, no es así.
En parte tenía razón y el miedo la paralizaba. Pero no sólo recordaba a Hugh, también recordaba cómo la había rechazado Joela última vez y le daba miedo que volviera a hacerlo.
Él la agarró por las muñecas para que no se separara de la bañera.
—Dijiste que querías liberarte de él y de sus recuerdos.
—Y así es —replicó ella tartamudeando—. Si quieres, me desvisto y me tumbo en la cama.
—No mereces que te tome de esa manera —repuso Joebesando sus muñecas y haciendo que se estremeciera—. No quiero que tengas miedo. Así que voy a dejar que seas tú quien tome la iniciativa —añadió mientras tomaba sus manos y se las llevaba de nuevo al torso.
Joemovió las manos de ___(tn)_____sobre su propio cuerpo y ella lo miró asustada.
—Ya te lo he dicho… No sé cómo hacerlo…
—Haz lo que tú quieras —le dijo Joe—. Dejaré que me toques donde quieras. Por esta noche, soy tu esclavo.
Se quedó helada y sin aliento.
—¿Y si no te gusta?
—Te prometo que me gustará —repuso con voz seductora—. ¿Por qué no entras en la bañera conmigo?
—No hay sitio para los dos.
—Hay sitio en mi regazo —contestó Joecon una pícara sonrisa—. Creo que aún no me has besado todas las cicatrices. Tengo algunas más…
Se dio cuenta entonces de lo que estaba haciendo. Estaba asegurándose de que los malos recuerdos no la bloquearan. Ella estaba a cargo de la situación y Joeno pensaba forzarla a hacer nada que no quisiera.
Esa sensación de poder le ayudó a reunir el poco valor que le quedaba.
—Tendré que quitarme el vestido.
Joesonrió a modo de respuesta.
Volver arriba Ir abajo
Valen de Joe Jonas <3
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 284
Edad : 18
Localización : En Jonasworld con Joesitoh en la piscina!
Fecha de inscripción : 10/10/2010

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 20:28

OH MY JOE JONAS! SIGUELA YA! RIGHT NOW!

Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Siguela por amor a los JONAS!
Volver arriba Ir abajo
EmmyChiiang*
Novia De..


Cantidad de envíos : 668
Edad : 20
Localización : Fight dragons w' ma'Danger in DR' babe..! ;)
Fecha de inscripción : 02/07/2010

MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Diciembre 4th 2010, 22:28

OMG! Ohhh jesus santiisimoo..! Shocked Ahora si fue Sudando ...Joe ya comenzo con su picardiaa... pobreciita yo Sudando ..

Ayy pero la parte q mas me gusto fue: "No había nada de grasa en su esbelto cuerpo, sólo MUSCULO. baba baba baba ayy nooo yo no pueedo asii Diios santoo.. ese muchacho me va a reventaa la cabezaa..! .__.' q va a pasar de ahora en adelanteee..?!?!? Vamooos siguelaaaa sube pronto...! Very Happy ... Esta demasiado buena tu novela como para ignorarla..! Smile
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.   Hoy a las 21:22

Volver arriba Ir abajo
 
___(tn)_____de Renalt necesitaba huir de su prometido, aunque para ello tuviera que poner su vida en manos del enemigo.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 3.Ir a la página : 1, 2, 3  Siguiente
 Temas similares
-
» *Eres todo lo que necesitaba en mi vida*( nick y tu)-(romatik hot)
» Danger Days le dio a Gerard respuestas que no sabía que necesitaba.
» Alguien que necesitaba en mi vida.
» **♥ Me Case sin Amor y Ahora Te Amo ♥** (Joe Jonas y Tu) HOT
» Quiero montar un grow shop!! Alguien me echa un cable??

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: