Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente

La siigoo (: ???
a) sii la amo
46%
 46% [ 19 ]
b) me encanta
7%
 7% [ 3 ]
c) siguela o te mato xD
44%
 44% [ 18 ]
d) No!.
2%
 2% [ 1 ]
Votos Totales : 41
 

AutorMensaje
nikifriky
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1889
Edad : 20
Localización : Haciendo maldades con mi befo ::)
Fecha de inscripción : 24/04/2010

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 2nd 2011, 12:59

OMG siguela me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Maiih* [:
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2864
Edad : 21
Localización : Where the lights touch the earth ;3
Fecha de inscripción : 25/08/2009

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 4th 2011, 17:43

Chiicuelaaaa cuando la piensas seguir??
Volver arriba Ir abajo
http://maiiyvozno.tumblr.com/
Mιℓα
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 875
Edad : 20
Localización : en el corazon de joe ♥
Fecha de inscripción : 18/11/2010

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 4th 2011, 18:11

uuuuuuuuuuuuu!
nueva y fiel lectoraaa!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
please!
Volver arriba Ir abajo
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 19th 2011, 08:21

Capítulo 7 (Parte II)

—El Mar Arábigo baña una secreta costa lejana donde las perlas son tan abundantes como los granos de arena —Su voz sonaba profunda y seductora—. En Marruecos hay una pequeña ciudad llamada Agadir, con playas tan blancas como la nieve y con las puestas de sol púrpura más atípicas que jamás hayas visto.
—Jamás he visto una puesta de sol de color púrpura. Para ser absolutamente sincera, no he viajado demasiado.
—Deberías. Uno apenas tiene experiencia en la vida hasta que conoce el mundo.
—Yo quiero hacerlo, más que ninguna otra cosa. Aunque creo que eso está bastante fuera de mi alcance.
—¿Por qué? No eres una niña. A mi entender, ya pasaste los veintiún años de edad: no hay motivos para que no cumplas tus sueños, ______. La vida es demasiado corta para perder el tiempo lamentándose.
Él tenía mucha razón, pero... como si fuera así de fácil. Ella deslizó las manos por el pecho desnudo y musculoso.
—¿Es cierto que te criaste en la kasba de Argel?
Él meneó la cabeza negativamente.
—No exactamente, pero en cierto modo, sí. ¿Por qué? ¿Quieres conocer la kasba? —rió de manera burlona y desafiante.
Ella se mordió el labio.
—Aunque tuviera la libertad de viajar por el mundo, que no la tengo, jamás iría allí. Es una guarida de piratas y demasiado peligroso.
—Peligroso, sí. Fatal, no. Es decir, si uno sabe sobrevivir... —Sonrió él burlonamente.
A ______ la invadió un repentino deseo salvaje de ir hasta allí para comprobarlo con sus propios ojos.
—¿También sabes cómo sobrevivir al harén del sultán en Constantinopla? —Sonrió ella osadamente.
—El sultán turco es particularmente posesivo con sus esposas, pero sí, he echado algún que otro vistazo rápido dentro de su harén. ¿Qué más le intriga a mi curiosa bella dama?
—¿Las tabernas de Tortuga son tan escandalosas como dice la gente? Escuché que las mujeres de allí se quitan la ropa y bailan desnudas sobre las mesas por unos pesos.
Joe estalló en una carcajada.
—¿Dónde escuchas esas historias, ______? No sabía que jovencitas inocentes hablaran de temas escandalosos en sus reuniones sociales.
—A veces también hablamos de ti, que es uno de los temas más escandalosos de todos.
—¿De mí? —Él se llevó la mano al corazón, fingiendo consternación—. ¿Debo asumir que es de mi mal carácter de lo que chismorreáis tú y tus amiguitas mientras tomáis té con bollos?
—¿Has estado escuchando a escondidas? —Rió ______, mientras saboreaba la sensación de tener los brazos de él alrededor del cuerpo—. Sí que disfrutas de una mala reputación, Joseph. Vuelves realidad las jugosas habladurías.
Alzó una ceja negra azabache:
—¿Cómo cuáles?
—Por ejemplo, los pueblos fortificados por los que pediste rescate, los barcos que saqueaste, las fortuna que acumulaste con los saqueos, los hombres que mataste, las mujeres que...
Le rozó la boca con los labios.
—Admito que hubo mujeres, pero la última que conocí las supera a todas irrefutablemente. ¿Por qué te resignas a llevar una vida que obviamente consideras pequeña e insignificante? Tú eres inteligente, extraordinariamente educada, y no te faltan agallas. ¿Por qué lacrar tu destino de manera tan ascética?
—Mi vida no es ni pequeña ni insignificante —No obstante, aquella pregunta le había tocado la herida sangrante que había en su alma—. Yo no soy como tú. Yo tengo responsabilidades, seres queridos a quienes no puedo defraudar.
—¿Esos seres queridos están siempre a la altura de tus expectativas? —Le levantó el mentón con un dedo—. Bella donna, ningún hombre en su sano juicio rechazaría a una mujer como tú. Silverlake no es menos hombre que yo, pero su corazón ya le pertenece a otra. ¿A quién está tan ansioso de complacer que contraería matrimonio contigo estando enamorado de otra persona?
Sorprendida por su percepción, ______ se apartó de él y miró por la ventana. Las palmeras susurraban con la brisa; las campanillas tintineaban melodiosamente. Ella quería vivir en esa isla, pero no si el único motivo por el que Lucas quería casarse con ella era complacer a su padre. El conde de Dentón jamás perdonaría a su hijo si se casaba con alguien inferior a él.
—Deberías dormir un poco —dijo Joe a su lado—. Yo me quedaré aquí. Ya he pasado demasiado tiempo en la cama. Descansa segura de que respetaré tu privacidad.
Curiosamente, ella le creyó, Y estaba agotada.
—No sé qué le habrá sucedido a Betsy. Se suponía que me estaría esperando aquí después de la cena.
—Yo la despedí —admitió él tímidamente.
______ encorvó los labios.
—Sin duda habrás aterrorizado a esa pobre chica.
—Esas son duras acusaciones, milady, pero os aseguro que lo único que hice fue aparecerme aquí.
—Eso fue suficiente —Ella le dirigió una pequeña sonrisa—. No tiene importancia. Me las arreglaré. Buenas noches.
—Buenas noches —La voz profunda de él la siguió hasta que desapareció detrás de la puerta de la alcoba.
Se quitó el vestido, se puso el camisón y se deslizó debajo de las mantas. Se acurrucó cómoda y contenta. Hundió la cara en la almohada e inhaló esa fragancia masculina almizcleña que la envolvió.
Alguien golpeó la puerta.
—Entre —dijo ella.
Joe abrió la puerta.
—No te preocupes. Tengo toda la intención de mantener mi palabra —entró tranquilamente y se sentó junto a ella. Bajo la luz de la vela, su atractivo físico le hizo latir el corazón un poco más rápido. Se estiró las sábanas hasta el cuello, esperando escuchar lo que él tenía para decirle.
—He considerado un poco el tema y he decidido que estoy dispuesto a enfrentar el desafío.
______ se sentó.
—¿Qué desafío? ¿Quieres decir que quieres llevarme contigo?
—A la kasba, a Tortuga, o a cualquier sitio que te llame la atención. Sin compromisos.
Ella se quedó sin palabras. Y se emocionó.
—¿Por qué?
—Porque me he encariñado con una bonita rubia mordaz que lee a Ovidio —Se acercó más—. Como dicen en Venecia: "Ha llegado el momento de despilfarrar monedas de oro y plata como si fueran castañas". Ven conmigo. No te arrepentirás.
Ella suspiró como en sueños.
—Viajar a Venecia con un italiano suena... encantador. Después de todo, dicen que Italia es de las mejores maravillas, tierra de arte y belleza. Me encantaría ir allá.
Los ojos de él se volvieron fríos; su semblante se endureció.
—Italia es al único lugar donde jamás te llevaré.
La clara antipatía hacia la tierra natal de Miguel Ángel y Da Vinci, su tierra natal, desencadenó un sinfín de preguntas en la cabeza de ella, pero decidió no curiosear en ese momento.
—¿Y la guerra? ¿No deberías estar luchando contra los franceses?
Él sonrió.
—Creo que Luis puede prescindir de mi presencia por un tiempo. ¿No crees?
______ meditó su ofrecimiento. Navegar con él durante unos meses significaba arrojar la decencia al viento. Significaba entregarle Jasmine a Lucas. Significaba cambiar el curso de su vida... a cambio de perseguir su sueño. La idea valía la pena, pero difícilmente era lo correcto. Sin embargo, ¿no había dicho ella alguna vez que de presentarse la oportunidad se volvería una exploradora de tierras lejanas? ¿Qué proyectos importantes la retenían allí? ¿Qué proyectos importantes la esperaban en casa?
—Puedes confiar en mí. Me estaré yendo mañana a medianoche. Tienes todo el día para considerar mi ofrecimiento —Sopló la vela y se acercó mucho—. Buonanotte, bella donna. Que tengas un hermoso sueño conmigo —La besó de un modo lento y prolongado que a ella le provocó un remolino que le llegó hasta los dedos de los pies, luego se incorporó y abandonó la alcoba, dejándola medio deseando que no se hubiera marchado...
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 19th 2011, 08:29

Capítulo 7 (Parte III)

—Puedes confiar en mí. Me estaré yendo mañana a medianoche. Tienes todo el día para considerar mi ofrecimiento —Sopló la vela y se acercó mucho—. Buonanotte, bella donna. Que tengas un hermoso sueño conmigo —La besó de un modo lento y prolongado que a ella le provocó un remolino que le llegó hasta los dedos de los pies, luego se incorporó y abandonó la alcoba, dejándola medio deseando que no se hubiera marchado...

______ mantuvo su promesa y llevó a Jasmine de compras. Fue un proyecto conjunto: Jasmine sabía desenvolverse en Kingston, y ella sabía desenvolverse en el mundo de la moda. Hacia el mediodía, Jasmine estaba equipada con un guardarropa nuevo completo y ______, enamorada de la ciudad.
Mientras el coche de Silverlake ingresaba al patio interior de la casa de Lucas, ______ contemplaba el ofrecimiento de Joseph por millonésima vez en el día. Apenas había dormido durante la noche, evaluando los pros y los contras. Había despertado decidida a zarpar con él, pero al avanzar el día, cuanto más pensaba en su abuelo, menos predispuesta se sentía a partir. El coche se detuvo. Rápidamente, dos criados se acercaron para acarrear los numerosos paquetes. Contenta con su obra, ______ observaba a Jasmine subir las escaleras de la fachada con su vestido nuevo de diario. No había ni rastro de la vulgar bucanera.
Chambers, el mayordomo de Lucas, les dio la bienvenida impactado en el interior de la casa:
—Buenos días, señoritas. Qué pena que Su Señoría no se encuentre. Hacéis una vista adorable, si me lo permitís.
—Gracias, Chambers —______ lanzó miradas nerviosas hacia lo alto de la escalera y se quitó con energía los guantes de encaje—. ¿Ha sucedido algo en nuestra ausencia?
—Nada alarmante, milady. Aunque sí tiene visitas: madame Holbrook, la señora Greyson, y la señorita Marianne Caldwell. Al parecer tienen la impresión de que Su Señoría está hospedando a peligrosos criminales en la casa —Movió las cejas de forma significativa.
—El consejo de brujas... —murmuró ______, irritada. Qué increíble sentido de la oportunidad que tenían.
—Disculpad, milady. Las hice pasar a la sala del desayuno. Espero haber hecho lo correcto.
—Sí, Chambers, será mejor encararlo y resolverlo antes de tener a la isla completa encima de nosotros. Por favor, sé tan amable de servirnos té. Vamos, Jasmine —Cogió a la ex-bucanera de la muñeca y se dirigió escaleras arriba precipitadamente—. Si vas a convertirte en una dama fina, deberás familiarizarte con los aspectos menos agradables del asunto y tener una idea más clara de dónde te estás metiendo: "Conocer al enemigo", dice siempre mi abuelo.
En cuanto ______ espió a las dos señoras y a sus jóvenes aprendices, todas juntas apiñadas sobre el sofá color bordona, cotorreando enérgicamente, sintió una intensa y urgente necesidad de aceptar el plan inicial de Jasmine y esconderse. Eran aburridísimas entrometidas que no tenían nada que hacer más que meterse en la vida de los demás y expresar sus afiladas críticas. Obviamente, se encontraban allí con una misión.
—Buenas tardes, señoras —sonrió ______—. Qué agradable sorpresa. Permitidme presentarles a mi querida amiga, la condesa Jasmine. Ha venido desde Roma y apenas habla alguna palabra en nuestro idioma. Confío en que le daréis la bienvenida a su consej... eh, círculo, al igual que lo hicisteis conmigo.
Las mujeres hicieron una reverencia riendo con disimulo. La señora Greyson exclamó:
—¡Mi querida lady ____! Qué agradable volver a veros. No nos hemos visto más que una vez, pero ya siento que nos hemos hecho muy amigas.
—Mmm —sonrió ______—. Qué encantadora.
—Nuestra visita de hoy es de suma importancia —Madame Holbrook se zambulló en el asunto en cuestión—: Un rumor de lo más inquietante ha llegado a nuestros oídos. Vinimos hasta aquí de inmediato para investigar.
—De hecho, ¡nos apresuramos en venir para salvaros antes de que sea demasiado tarde! —clamó Marianne.
—¿Salvarme? —______ tomó asiento, indicándole a Jasmine que hiciera lo mismo—. ¿Salvarme de qué?
—¡De quiénes! Querida mía, tenemos firmes sospechas de que Su Señoría está albergando a criminales peligrosos.
—¿Criminales peligrosos? —______ abrió la boca de manera dramática—. ¡No lo puedo creer! —Lanzó una mirada horrorizada a Jasmine, que tenía el rostro pálido como una tiza, con la esperanza de que la pobre chica captara la esencia de todo aquello—. ¡Qué atroz!
—Así es —resopló la señora Greyson—. ¡Bastante terrible! Quizá vos podáis esclarecer un poco el asunto. De acuerdo con nuestras fuentes —susurró—, el célebre pirata Joseph y su promiscua amante se encuentran en esta isla y en esta misma casa. ¿Y bien, cómo interpretáis vos todo esto?
—¡Por el amor de Dios! —______ cogió la mano de Jasmine con aspecto horrorizado—. ¿Asesinos aquí?
—Bueno, ¿y qué aspecto tiene? —preguntó Marianne burbujeante y agitadamente—. ¿Es apuesto? ¿Podemos verlo?
—Silencio, niña. No estamos aquí para hacerle una visita social a un brutal asesino —la regañó la señora Greyson de mal humor—. Estamos aquí para rescatar a Su Señoría.
Madame Holbrook tomó las riendas.
—Su Señoría tiene una importante misión que llevar a cabo y nosotras le saludamos. Sin embargo, vos sois damas distinguidas que no estáis casadas. Residir en los establecimientos de un hombre soltero sin la supervisión apropiada, habiendo piratas... ¡Ah, eso es blasfemo! —Se estremeció—. Por lo tanto, he tomado el asunto como algo de mi propia responsabilidad, como si yo fuera el largo brazo extendido de vuestro abuelo, para asegurar que vuestra reputación se mantenga intachable. Asumo esta responsabilidad, ni a la ligera ni precipitadamente, y estoy dispuesta a dedicarme al asunto por exigente que resulte. Como está escrito en la Biblia: "La inclinación hacia el mal es una de las peores cosas, ya que su Creador lo llamó el mal". Su Señoría debería utilizar el sentido común, ¡y encarcelar a esos rufianes en la fortaleza!
—Todo el mundo espera la ejecución en la horca y Su Señoría la posterga —se quejó la señora Greyson con evidente irritación—. ¿Qué es lo que se trae entre manos?
—¡Debéis deshaceros de ellos de inmediato! —resopló madame Holbrook terminantemente.
______ les examinó los rostros encendidos. No sólo eran irrespetuosas entrometidas, también eran sanguinarias. Combatiendo la urgente necesidad que sentía de ponerlas de patitas en la calle, se dio cuenta de que ni reuniendo todos los buenos modales posibles lograría sobrellevar aquella inquisición sin perder del todo la cordura. A veces uno debía hacerse valer para poder poner a los otros en su lugar.
—Me temo que estáis terriblemente mal informadas. Ese rufián que mencionáis fue muerto ayer por la espada de Su Señoría. Entonces, si no se os ofrece nada más...
—¡Pero a eso vamos! —exclamó la señora Greyson—. Todos lo hemos visto. Un hombre alto, moreno, que entraron herido a la casa. Y a su lado iba una mujer, una pagana cubierta de sangre con una melena rizada y desordenada, ¡y llevaba puestos pantalones de hombre!
______ le echó una mirada a Jasmine, admirando al peluquero.
—De veras, señoras, debe tratarse de un error. Debéis haberlo imaginado todo. Tal vez por el calor...
—¡Oh, Dios! ¡Que a una la consideren una mentirosa! —La señora Greyson se desplomó hacia atrás, abanicándose el rostro—. ¡Rápido, Marianne, mis sales aromáticas! Siento que me voy a desmayar.
A ______ no la engañaba:
—Disculpad mi pobre elección de palabras. Quise decir que quizás vos fuisteis testigos del acarreo de algún otro pobre diablo, pero seguro que no...
—¡Era Joseph! —gritó Marianne agitadamente—. Tenía los cabellos negros y un físico portentoso. Yo...
—¡Silencio, Marianne! Deja que lady ___ nos lo aclare. Al parecer hemos pasado por alto demasiadas cosas —Un brillo de duda surgió en los ojos de madame Holbrook—. ¿Dijisteis que sí trajeron a un hombre aquí?
______ se detuvo. Habría que seguir mintiendo para convencer a aquella vieja astuta de que no había engaños.
Jasmine tosió discretamente.
—¿Un uomo?—Parecía pensativa—. Ah, mió fratello!
______ la miró sorprendida; luego ocultó una leve sonrisa.
—Por supuesto. ¡El hermano de la condesa! Qué hombre tan encantador. Desafortunadamente, le agarró una terrible fiebre camino hacia aquí y en este momento se encuentra indispuesto, pero me complacerá presentároslo cuando se sienta mejor.
—¡No lo puedo creer! —madame Holbrook se levantó de un salto lista para dar batalla—. ¡Lady ___, os estáis yendo por las ramas y yo no lo permitiré! ¡Exijo firmemente una respuesta que nos satisfaga!
De manera desafiante, ______ se puso de pie y miró a la dama a los ojos. Las otras dos se despegaron del sofá para sostenerle un frente de apoyo a la señora. Para reforzar la defensa, Jasmine se unió a ______.
—Lo siento, señora —dijo ______—, pero no puedo dársela. Si seguís insistiendo, me veré obligada a despedirlas.
—¡No seáis impertinente conmigo, jovencita! Como vuestra nueva dama de compañía, exijo...
—Yo no soy ninguna jovencita, señora. Ya tengo veinticuatro años, que es edad suficiente para andar necesitando de una tutora. En cuanto a mis modales, no son más carentes que los vuestros.
—Yo no seré despedida...
—Vos no sois mi dama de compañía, madame Holbrook. Silverlake es mi tutor, nombrado por mi abuelo, y la excelente compañía de la condesa también me mantendrá a salvo. Bien, ya he contestado vuestras preguntas y debo rogaros que os marchéis. Tengo que organizar un baile de gala.
Las puertas se abrieron y un inesperado Chambers entró con la bandeja con el té. La señora se veía consternada.
—¡No dispensaré tal impertinencia! ¡Exijo registrar las instalaciones por mi cuenta! —Avanzó peligrosamente hacia la puerta. Chambers fue rápido al rescate y velozmente se interpuso entre la señora y la salida, abrazando la bandeja de plata contra la pechera confeccionada a medida.
—Esta es la residencia privada del vizconde Silverlake —dijo ______ severamente—, y vos ya le habéis faltado el respeto de todas las maneras posibles. Ya no sois bienvenida —Le sonrió con frialdad—. Buenos días.
Vencida aunque no del todo derrotada, madame Holbrook condujo a la tropa de salida con un casual:
—¡Vaya, yo jamás...! —al tiempo que ignoraba a ______, quien la seguía para confirmar la partida segura del consejo. Cuando llegaron al coche, la señora dio el golpe final—: ¡Esta no es la última palabra, lady ___! ¡Vuestra indignante boca no quedará impune! ¡Qué insolencia! ¡Y viniendo nada menos que de la nieta del duque de Dellamore! ¡Estoy tremendamente disgustada, tremendamente disgustada!
Chambers cerró las puertas y otro "¡Qué insolencia!" quedó resonando mientras ______ y Jasmine regresaban a la sala absolutamente exhaustas, para recuperarse tomando té con bollos.
—Todavía estás a tiempo de cambiar de idea —dijo ______—. Madame Holbrook es sólo un ejemplo de lo que te espera.
—Verdaderamente fue un ejemplo repugnante. Yo estaba aterrorizada. Si subían y encontraban a Joe...
______ hizo una mueca.
—Yo no creo que Joe sea partidario de hacerle daño a las mujeres, pero no me habría sorprendido si les hubiera cortado esas lenguas sueltas. Yo misma tuve unas ganas terribles de hacerlo por mi cuenta.
Jasmine suspiró.
—Ya lo has dicho tú... El consejo de brujas. Gracias a Dios que montaron en sus escobas y se fueron volando —Se miraron y rompieron a reír.

El coche de Silverlake se trasladaba dando tumbos por Windward Road hacia la mansión del gobernador. La ruta estaba bordeada de palmeras y cocoteros. Una orquesta estaba tocando un cotillón. ______ se sentía inquieta. Esa noche se marcharía con Joseph. Había escogido tener una aventura fantástica en lugar de un hombre que no la amaba y una vida entre serpientes venenosas como madame Holbrook. No se iría por mucho tiempo, y en cuanto a su abuelo... Ella le haría entender. La vida era demasiado corta para perder el tiempo lamentándose.
Lucas miró fijamente a Jasmine. Ella se sentó frente a él, con un vestido de muselina con orquídeas adornándole los cabellos, cual tímida debutante. ______ había insistido en que asistiera al baile. Una vez que ella se marchara, Lucas no dudaría en pedirle que se casara con él. Les deseaba buena suerte, ya que ella estaba a punto de embarcarse en una aventura diferente: iba a conocer el mundo... y lo haría con Joseph.
______ también se vistió con suma dedicación, decidiendo que la muselina ya no era un género acorde a una mujer aventurera. Llevaba puesto un elegante vestido de seda color amatista —que ninguna cortesana francesa rechazaría— y el mismo juego de joyas de amatista que había usado en aquel desafortunado baile de Versalles en el que Joseph se había fijado en ella por primera vez. Con el estado de ánimo tan atolondrado en el que se encontraba, necesitaba la energía de esa piedra que los romanos creían ahuyentaba las malas influencias de Baco, el dios del desenfreno. Aunque algo había quedado pendiente: entre la visita a la ciudad, la visita de las brujas, la mudanza a otros aposentos requerida por Lucas y vestirse para el baile, se había olvidado de informarle a Joseph de su decisión.
Rogaba que él esperara hasta medianoche. Ella se escabulliría del baile a las once en punto y tomaría el carruaje de regreso a casa. Con la multitud que se esperaba, nadie notaría su ausencia.
El salón de baile era un hervidero de invitados. Había cena, baile, y vasta conversación, pero nada superaba la emoción que a ella le corría por las venas mientras esperaba las once campanadas del reloj.
Cuando al fin llegaron las once en punto, ______ jadeaba de nervios. Se escabulló sigilosamente, asegurándose de que nadie lo notara y pidió su capa. Una vez en el patio ubicó el escudo Silverlake con el conductor al lado y lo urgió a que la llevara de regreso. No había tiempo que perder.
Estaba bien oculta en la oscuridad del carruaje cuando la puerta se abrió y subió una silueta envuelta en una capa.
—Regresa al baile. Lo que estás a punto de hacer es un error. Por favor, créeme.
______ miró con la boca abierta el rostro oculto de Jasmine.
—¿Tú lo sabías?
—No vayas con mi hermano —le imploró Jasmine—. Por mucho que lo quieras y le tengas la mayor de las estimas, él no es lo que crees.
La sutil advertencia de Jasmine le provocó un desagradable escalofrío que le corrió por la espalda.
—¿Y qué es?
—Peligroso.
A ______ se le helaron las manos.
—¿Peligroso? ¿En qué sentido?
—Para empezar, sus conquistas amorosas siempre comienzan con lujuria y terminan con lágrimas. No las de él.
—¿Conquistas amorosas? —Una risa nerviosa burbujeó en la garganta de ______—. Estás equivocada. No se trata de nada de eso. Joseph me prometió mostrarme algunos sitios interesantes del mundo. Tenemos un entendimiento absolutamente decente. Sin compromisos.
—Me pregunto qué opinarás al respecto dentro de más o menos un mes. Mi hermano es un demonio apuesto y perspicaz, y te hará dar vueltas la cabeza como un carrusel. Si es que ahora no estás enamorada de él, lo estarás.
—No estés tan segura —respondió ______ cortante—. Joseph no es el motivo por el que me marcho. He decidido cancelar mi compromiso y perseguir mis propios sueños de una vez. Tú ni siquiera puedes entenderlo ya que siempre has tenido la libertad de hacer lo que te plazca. Pero deberías estar agradecida porque esto nos beneficia a ambas. Yo quiero mi libertad y tú quieres a Lucas.
—Por favor, deja que sea yo la que vaya en tu lugar. Tú has salvado la vida de mi hermano y te estoy en deuda, pero más que eso, he llegado a considerarte una amiga. La grieta que existe entre tú y Lucas es culpa mía. Cuando me vaya, tendréis la posibilidad de enmendarlo y disfrutar de una buena vida juntos.
—Ya es demasiado tarde para eso. Ya he tomado mi decisión y tengo intención de llevarla a cabo.
Jasmine vaciló.
—En ese caso, te deseo bon voyage. Joe te mantendrá a salvo. Él es bueno en eso —Besó a ______ en la mejilla y se bajó—. ¿Qué debo decirle a Lucas?
—¡Dile la verdad! —respondió ______ al tiempo que se despedía con la mano mientras el carruaje se alejaba traqueteando.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
nasgdangerJONAS
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 472
Edad : 24
Localización : viajando todas las noches...solo para ver tus ojos<3
Fecha de inscripción : 12/11/2010

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 19th 2011, 15:04

waaaaaaaaaaaaaaa ame los cap's *____________________________________*
buenisimos Very Happy
espero qe sigas pronto Smile
Volver arriba Ir abajo
https://twitter.com/WatermelonLovE_#
Emerlyn D' Jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1223
Edad : 19
Localización : En Joeland... mi paraiso terrenal, disfrutando de mi Esposo Joe. xD Vzla-Miranda
Fecha de inscripción : 05/11/2010

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 20th 2011, 08:42

siiiguelaaa pliiisss!!!
Volver arriba Ir abajo
Maiih* [:
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2864
Edad : 21
Localización : Where the lights touch the earth ;3
Fecha de inscripción : 25/08/2009

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 20th 2011, 12:58

Aja hasta que xfin suuubeess!!
Yeroo queria puedes subir pronto?? Hahah
O te acoso por msn xD
Volver arriba Ir abajo
http://maiiyvozno.tumblr.com/
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 20th 2011, 17:48

Jjjaja subi ayer mai que mas quieres? jajja mañana les pongo mas! AHorita ando ocupada D:
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
Mιℓα
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 875
Edad : 20
Localización : en el corazon de joe &#9829;
Fecha de inscripción : 18/11/2010

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 20th 2011, 19:19

volviiste amigaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
wiiiiii!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Mιℓα
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 875
Edad : 20
Localización : en el corazon de joe &#9829;
Fecha de inscripción : 18/11/2010

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 20th 2011, 19:20

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
siguelaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
Mιℓα
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 875
Edad : 20
Localización : en el corazon de joe &#9829;
Fecha de inscripción : 18/11/2010

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 20th 2011, 19:21

siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Mιℓα
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 875
Edad : 20
Localización : en el corazon de joe &#9829;
Fecha de inscripción : 18/11/2010

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 20th 2011, 19:23

siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Mιℓα
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 875
Edad : 20
Localización : en el corazon de joe &#9829;
Fecha de inscripción : 18/11/2010

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 20th 2011, 19:25

siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
siguelaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Maiih* [:
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2864
Edad : 21
Localización : Where the lights touch the earth ;3
Fecha de inscripción : 25/08/2009

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 21st 2011, 05:02

YerO I? JonaS escribió:
Jjjaja subi ayer mai que mas quieres? jajja mañana les pongo mas! AHorita ando ocupada D:

Siisisiis despues de 5282615x años y mucho ruego de mi parte esq subes -.- hahaha
Sube pronto o ya sabes pana xD
Volver arriba Ir abajo
http://maiiyvozno.tumblr.com/
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 21st 2011, 05:45

Suubiendo Para Las Acosadoras Como Maii (:
Graciias por sus Comentarios (; Mai No Abandones las Otras ¬.¬
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 21st 2011, 05:53

Capítulo 7 (Parte IV)

______ se levantó las faldas y subió las escaleras de prisa, rogándole a Dios no haber llegado demasiado tarde. La puerta que daba a la habitación de Joseph estaba entreabierta. Una luz tenue se filtraba por la rendija. Ella tomó aire para fortalecerse y entró. Las persianas le dieron la bienvenida chirriando débilmente con la brisa, las cortinas de muselina susurraron suavemente, pero no había nadie a la vista. Joseph se había marchado.
Ella se hundió en la cama. Una lágrima solitaria se deslizó por su mejilla. Había llegado demasiado tarde. Su última oportunidad de vivir el sueño de sol brillante y libertad se había esfumado junto a Joseph, tan repentinamente como se había vuelto posible la noche anterior. Él debía de haberse escabullido por la ventana y gateado por el tejado. Ella no era capaz de hacerlo ni siquiera gozando de perfecta salud y Joseph tenía una herida de veinte puntos en el costado. Ni siquiera la había dejado despedirse.
Se secó la lágrima e inspeccionó el cuarto. La noche anterior se había sentido tan feliz allí, tan esperanzada... Debía de haberlo soñado todo, pues el destino no podía ser tan cruel con ella. Posó la vista en la mesita de noche. Iluminada por la luz de una vela, la naranja de Joseph descansaba exactamente en el mismo lugar donde ella la había dejado.
—¡Malditos seáis tú y tus naranjas! —cogió la fruta con impulso y la intención de arrojarla por la ventana. Una nota captó su atención. Estaba metida debajo de la naranja. La desdobló de prisa y leyó: «Ciudad vieja. Hasta la medianoche»—.¡Malditos seáis tú y tus naranjas! —Se rió y salió corriendo. Se topó con Betsy—. ¡Betsy! Gracias a Dios —______ la cogió del codo y se la llevó—. Necesito tu ayuda. ¿Cuál de tus muchachos anda cerca? ¿Jamey Perkins? ¿Robby Pool?
—Supongo que Jamey está en la cocina, tomándose un trago. ¿Lo llamo?
—Dile que se encuentre conmigo adelante con el carruaje. ¡No hay tiempo que perder!
—¡Milady! —Betsy quedó boquiabierta, pero ______ la ahuyentó para que fuera a la cocina.

—El cochero volvió a buscar a Su Señoría —explicó Jamey con aire de disculpa al llegar con Betsy a la entrada con un caballo ensillado.
—No importa —exclamó ______. Cada minuto contaba. No podía permitirse llegar ni un minuto más tarde—. Rápido, llévame a la ciudad vieja. No hay tiempo que perder.
—¿A las ruinas? ¿A estas horas? —Los dos sirvientes intercambiaron miradas alarmadas—. Pero milady, ¿y los fantasmas? ¿Los bucaneros muertos? —Le recordó Jamey impacientemente.
—No hagas preguntas. Te lo ruego, date prisa —imploró ______—. Ayúdame.
—Port Royal queda del otro lado de la bahía. Necesitaremos un bote —Jamey la levantó para que alcanzara la montura y él montó detrás de ella, como lo hacía cuando era niña y le enseñaba a montar a caballo.
—Ya encontraremos un bote, ¡de prisa! Llévame al muelle —El tiempo era el enemigo. No le quedaba más que media hora hasta medianoche—. Betsy—Le sonrió a la criada ansiosa—. Por favor, no te preocupes. Te veré en Inglaterra dentro de algunos meses. Su Señoría te enviará a casa.
—¿Algunos meses? ¿Os marcháis con él? ¿Con el pirata? ¿Qué debo decirle a Su Excelencia?
—Dile a Su Excelencia lo primero que se te ocurra. Yo regresaré pronto.
—¡Oh, milady! —Se lamentó Betsy—. Su Excelencia querrá mi cabeza por dejaros partir, y Su Señoría... y vuestra ropa, milady, ¡vuestras joyas!
—Su Señoría enviará todo a casa contigo —La voz de ______ se suavizó—. Por favor, no llores. Estaré bien. Envíale mis saludos a Su Excelencia —Se despidió haciendo un gesto con la mano al tiempo que Jamey picó espuelas.

El muelle estaba tranquilo. Jamey la ayudó a subir al bote del pescador y cogió los remos. Una cálida brisa le abanicó el rostro, mientras se abrían paso entre las aguas oscuras, pasando por Refuge Cay y Gallows Point, donde ella vio el cadalso erguido a la orilla del agua, como una advertencia para todos los piratas. Con las manos aferradas sobre la falda, ella rogó que el tiempo fuera generoso con su búsqueda. Se estaba despidiendo del único mundo que había conocido. Estaba cambiando su destino y enfrentándose al mundo. Estaba depositando su confianza en un hombre al que había conocido hacía menos de una semana, un pirata, un desconocido.
Llegaron a Port Royal, el infame pueblo de bucaneros antes de que lo maldijera un terremoto. Sintió un hormigueo en la espalda. Jamey saltó a tierra y la ayudó a bajar del bote.
—¿Deseáis que os acompañe, milady? —le preguntó con temor.
—No. Gracias, Jamey. Ya puedes regresar —Ella le sonrió de modo tranquilizador. El pobre hombre tenía los pelos literalmente de punta.
Él frunció el entrecejo, evaluando la devoción y el miedo. La balanza se inclinó hacia el miedo. Ocupando su puesto en el bote, dijo:
—Id con Dios, milady, y que Él os proteja.
Las viejas ruinas emergieron en la arena como una desalentadora lápida. Estaba loca; sacudió la cabeza y comenzó a caminar por la playa iluminada por la luna, maldiciendo la arena húmeda por arruinarle su mejor par de zapatos de tacón de satén, ¡Sueño de sol brillante y libertad de verdad! ¡Era una idiota imprudente! Escudriñó el horizonte envuelto en el manto de la noche. Un barco flotando en el agua, bajo la luz de la luna, aguardaba a su capitán. ¿Dónde diablos estaba Joseph?
—¿Esperas a alguien? —se oyó decir a una voz profunda.
______ se dio la vuelta rápido. Joseph estaba descuidadamente sentado en lo alto de una enorme piedra. Una sonrisa de satisfacción le curvaba los labios al tiempo que la recorría con la mirada. Ella llevaba puesta una capa que llegaba hasta el suelo, prendida al cuello con una cinta de satén, que dejaba a la vista el reluciente vestido de fiesta color púrpura y las piedras violetas que le adornaban la clavícula. Tenía unos mechones de cabellos dorados adheridas a las mejillas. El pulso le latía fuerte y visiblemente en la base de la garganta, revelando su estado de nerviosismo. Estaba sin aliento y tiritando como la brisa.
—Pensé que te habías marchado —dijo jadeando, haciendo que su pecho sobresaliera por encima del generoso escote.
—Todavía estoy aquí —Joe bajó de la piedra de un salto. Cayó sigilosamente sobre la arena y se acercó a ella. Los ojos le brillaban con la luz de la luna—. Entonces encontraste mi nota. Demasiado inteligente por tu propio bien —Se paró justo enfrente, alto y moreno, con los cabellos renegridos batidos por la leve brisa. Extendió las manos en la pequeña cintura y la atrajo hacia sí—. ¿Lo pasaste bien en el baile?
Con el corazón latiéndole como loco, ______ lo miró a los ojos:
—¿Cuánto falta para medianoche?
Él le pasó un dedo por la graciosa curva del cuello.
—No mucho.
Ella frunció el ceño ante el tono de voz casual. Tal vez se trataba de un error. Navegar por el mundo aún parecía ser una propuesta tentadora; sin embargo, Joseph era un desconocido, un peligroso e incomprensible desconocido.
La gran palma de su mano se deslizó por la espalda hasta llegar al cuello.
—Ahora no cambies de parecer, bellissima. Te vienes conmigo —Le silenció potenciales protestas con la boca. El sabor, el calor de él la arrollaban. Ella lo envolvió con los brazos y se sumergió en el beso. Las olas oscuras rompían en la costa, salpicándole la piel. Era mágico. Como si las sirenas sedujeran a los marineros para que se estrellaran contra las rocas. Mágico.
Unas voces entre risas disimuladas interrumpieron el beso.
—Capitano, ¿llegamos en mal momento?
______ se soltó. Había cinco hombres acercándose a la costa; un bote chapoteó a orillas del agua.
—Creo que su doctora se niega a soltarlo —Los ojos divertidos de Nico la recorrieron de manera atrevida.
Ella se acurrucó contra Joe, que le lanzó a Nico una mirada furiosa que lo debilitó.
—Star zitto, Niccoló! Y todos los demás ¡también a callar! —Le cogió la mano helada y la condujo hacia el bote.
—¡Espera! —______ hundió los tacones en la arena. Miró fijamente a los hombres: la compañía con la que contaría de allí en adelante. Un escalofrío le subió por la espalda. Sí era un error. Era imposible que se fuera con ellos. Se encontró con la mirada inquisitiva de Joe—. Llévame de regreso, Joseph. Por favor. He cambiado de opinión.
Él la miró de hito en hito.
—Demasiado tarde. No puedo permitirme perder la marea.
Él le congeló la sangre con una mirada gélida. Fue como si se hubiera vuelto loco y ella estuviera frente a otra cara de él: una fría, insensible. Ya no era el cachorro juguetón y herido que ella había cuidado durante las dos noches anteriores.
—Me iré sola —Ella intentó soltarse la mano, pero él la asió con más fuerza.
Iba caminando adelante, arrastrándola contra su voluntad por la arena en declive. Ella luchó y protestó en vano. La levantó en brazos y caminó con las botas en el agua la corta distancia hasta llegar al bote. Los hombres estallaron en risas.
—¡Callaos, idiotas! —Joseph los cortó con una punzante mirada de advertencia—. ¡Ahora, a remar!
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
Maiih* [:
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2864
Edad : 21
Localización : Where the lights touch the earth ;3
Fecha de inscripción : 25/08/2009

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 21st 2011, 06:20

Hahahahahah
Asi es señorita se ve mas bonita subiendo cap Smile hahaha
Siiguela pronto o te acoso xD
Mk que sexy el jooe :B hahahha me lo imagino de pirata *-* nonono
Heyyy viste los globos de oro?? Cory estaba bellooo!!
Ahora me paso por las demas Wink xD hahaha
Volver arriba Ir abajo
http://maiiyvozno.tumblr.com/
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 21st 2011, 10:22

Noo! ¬.¬ cuando Lo Dieron?? jjjaja mas te vale xq la acosadora sera otra xDD Tee Quiiero Vale!...
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
Maiih* [:
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2864
Edad : 21
Localización : Where the lights touch the earth ;3
Fecha de inscripción : 25/08/2009

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 21st 2011, 13:20

YerO I? JonaS escribió:
Noo! ¬.¬ cuando Lo Dieron?? jjjaja mas te vale xq la acosadora sera otra xDD Tee Quiiero Vale!...


Hahahahahha loquita tu sabes que tengo cojuntivitis???? Hahahahah y escondi el cel para que mami no me lo quitara y por aqui leo las moves muahahhahah si me ve me mata xD!
Miiiraa como que no lo viste? Lo pasaron el domingo creo pero siempre lo repiten xD haha viste el episodio de glee? No me gustaron mucho las canciones :/
Miraa plasta me largo xD
Tee adoroo loquita y ya sabes.. Siiguela PRONTOO -.- hah
Volver arriba Ir abajo
http://maiiyvozno.tumblr.com/
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 21st 2011, 13:32

-.-1 Plasta? esa sera tu! jaja si me E N C A N T O :s no a mi no me gustaron muxo!
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
Diiana_jb_xDD
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 305
Edad : 19
Localización : "ciudad gotica"
Fecha de inscripción : 10/12/2010

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Enero 22nd 2011, 21:29

HOLA soy nueva lectora!!
xDD siiguelaa!! xDD
Volver arriba Ir abajo
Maiih* [:
Amo A Los Jonas Brothers!
Amo A Los Jonas Brothers!


Cantidad de envíos : 2864
Edad : 21
Localización : Where the lights touch the earth ;3
Fecha de inscripción : 25/08/2009

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Abril 7th 2011, 08:34

Hey nena....La sigues?
Volver arriba Ir abajo
http://maiiyvozno.tumblr.com/
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Abril 24th 2011, 09:27

Capítulo 8


Ella estaba de nuevo en el camarote negro y púrpura. Joe cerró la puerta, guardó la llave en el bolsillo y contempló el gesto hostil de su rostro. Tenía la piel brillante del agua del mar. Los cabellos dorados le caían hasta la cintura, desordenados y húmedos. El vestido color púrpura brillaba bajo la suave luz del farol.
—Te ves hermosa usando mis colores, principessa. Te sientan bien.
—Tus colores —dijo ______ con desdén—. Te enorgulleces de estos colores como si fueras un noble caballero luchando contra los sarracenos en Tierra Santa, cuando en realidad eres un hombre malvado y ruin.
Un músculo palpitó en la mandíbula de él. Los ojos dejaban traslucir la mirada de un depredador herido. Desvió la vista y se dirigió hacia el mueble de las bebidas. Descorchó una garrafa de coñac y sirvió una medida en una copa pequeña. Echó la cabeza atrás y bebió todo el contenido de un solo trago.
La voz de ella era eco de la escarcha de sus ojos.
—Llévame de regreso a Kingston. O la flota entera se abalanzará sobre ti y te perseguirá hasta el fin del mundo. ¡Ni por un instante imagines que el vizconde Silverlake abandonará a su prometida en manos de un pirata despreciable!
Joe inclinó la garrafa en la copa.
—¿Estamos hablando de la misma prometida que huyó en medio de la noche porque prefería viajar por el mundo con dicho pirata?
—Sabes perfectamente que cambié de opinión en el último momento. ¡Me has secuestrado! ¡Te pueden colgar por esto!
Él le lanzó una mirada severa.
—¿Por qué no te vuelves nadando hasta Silverlake y se lo dices tú misma? Estoy seguro de que le hará gracia, como a mí. Una advertencia: el Caribe está plagado de tiburones. Será mejor que nades rápido —Caminó despacio hacia el espejo y dejó la copa sobre el tocador. Con un movimiento rígido se quitó la camisa y se examinó el torso en el espejo.
La imagen de su cuerpo bronceado y escultural aún tenía el poder de perturbarla, pero el comportamiento de él de esa noche le hizo reconsiderar qué tipo de cosas estaban perturbándola. Una extensa mancha de color carmesí apareció en el vendaje blanco. La herida se le debía de haber abierto antes cuando ella le había dado un codazo en la costilla. Eros maldijo y vació la copa. En ese momento ella entendió el repentino apego al coñac. Los hombres ebrios tendían a ser viles y salvajes, aunque este pirata ya lo era estando sobrio. ¿Cómo haría para arreglárselas con él tan borracho?
—Esta vez no la curaré —le informó ella—. No puedes comportarte como un caradura y esperar gentileza a cambio.
—¿Y quién te lo ha pedido? —Vertió agua en una vasija y se lavó la cara. Alisándose la melena oscura con los dedos húmedos, la miró a través del espejo—: Ponte cómoda. No irás a ninguna parte, ______.
Ella se desabrochó la capa y la dejó caer sobre una silla.
—¿Qué es lo que intentas hacer conmigo?
Joe se ató los cabellos y volvió a mirarla.
—Este humilde siervo te está llevando a casa.
Maldito sea.
—¿A casa?
—Casa. Inglaterra. Abuelo. ¿Te suena? —Se concentró en quitarse el vendaje.
Ella se preguntaba si aquella pesadilla sería su idea de retribuirle las tonterías que le había dicho a Lucas sobre él. Obviamente, la había escuchado por casualidad.
—¡Un comentario no merece la destrucción de mi vida! Yo te he salvado de la horca y de morir desangrado. Lo menos que puedes hacer es dejarme en libertad.
La irritación de él tomó forma de exasperación.
—No puedo liberarte, ______. Ojala pudiera. A pesar de la pobre opinión que tienes con respecto a mí, esto no tiene nada que ver con vengarme.
—¿Y entonces de qué se trata? —preguntó ella bruscamente, y al instante supo la respuesta—. Lo estás haciendo para ayudar a tu hermana —¿Cómo había podido ser tan ciega, tan ingenua?—. Me mentiste. Jamás tuviste intención alguna de mostrarme los sitios de los que hablamos. Todo era una farsa.
—Yo no te forcé. Ofrecí una tentación y tú aceptaste. Estabas tan ansiosa por escapar de Jamaica como yo de sacarte de allí. Tú encontraste la nota y viniste detrás de mí, ¿recuerdas?
—¡Yo confié en ti! —¿Cómo había podido malinterpretarlo tanto? ¿Cómo había podido sucumbir ante sus falsos encantos? Él era cruel, y no porque blandiera espadas y dagas mejor que nadie, sino porque era horriblemente astuto, furtivo como una víbora y absolutamente privado de conciencia—. ¿Qué clase de mundo engendra un ser sumamente fracasado, desprovisto de todo rasgo de humanidad?
Él contuvo la furia sin parpadear.
—Este mundo, ______. Este mundo.
—Qué triste para el mundo, y qué triste por ti. Tu mundo no vale la pena ser explorado. Mejor me voy a casa.
—Sí, claro que lo harás.
La respuesta de él sólo le sirvió para reavivar su mal humor.
—¡Maldito hipócrita!
Joe suspiró.
—Es mí hermana pequeña. Yo hago lo que sea por ella. Lo que sea. Ella ama a Silverlake y tú estabas en el camino. Nada personal.
—¿Nada personal? Para mí sí es personal, ¡bastardo! Se trata de mi vida, de mi honor, de mis sueños que hiciste añicos. ¡Así que no te atrevas a decirme que no es personal! Es absolutamente personal.
Él se dio la vuelta y la atrapó con su mirada azul brillante.
—Como mi beso, que al instante se vuelve nauseabundo. Creo que esta noche ambos vimos nuestras ilusiones hechas añicos.
La dejó atónita. ¿Realmente se habría ofendido cuando ella rehusó a irse con él? Ella podía fácilmente explicar lo que la había hecho cambiar de opinión en la playa, pero en un arrebato de venganza femenina, escogió no hacerlo. Giró en redondo y comenzó a caminar por el cuarto. Tenía que lidiar con esta nueva contrariedad. Su abuelo le retorcería el pescuezo, justificadamente. Y Lucas... ella era su amiga y lo había tratado como a un enemigo, creyendo que Joseph era su salvador. Decidió apelar a su sentido de la decencia una vez más, aunque sinceramente dudaba de que poseyera alguno.
—Por favor, llévame de regreso —sonaba absolutamente irritada—. Yo no represento ninguna amenaza para la felicidad de tu hermana. Aunque no lo creas, al marcharme les deseé buena suerte. Espero que se casen. Lo único que quiero es disfrutar de un mes bajo el sol de Jamaica. Seguramente tú tienes cosas más importantes que hacer que acompañarme a casa.
—Si te llevo de regreso, tu prometido no tendrá el coraje de casarse con mi hermana. Él la ama, pero la considera inferior a él. Como tú a mí. Creer que huimos lo inducirá a casarse con ella. Se sentirá traicionado, rechazado, deshonrado. Considerará el hecho de casarse con ella como una venganza justa —Suavizó el tono de voz—. Ella está enamorada de él, tú no. ¿Por qué habrías de estropearlo?
El tenía razón, y el hecho de saber que la respuesta de ella a sus besos lo había hecho llegar a esa conclusión la hacía sentir aún peor. Recordó los superlativos que los caballeros de Jamaica había utilizado para describir a los Víboras de Milán: feroces guerreros extremadamente astutos que provocaban un escalofrío en el corazón de sus semejantes.
—Cuánto te habrás deleitado al verme desempeñar mi papel de ingenua a la perfección en tu astuto juego.
—No fue un juego.
—¿Entonces por qué tu hermana me advirtió que tú no eras lo que aparentabas? Me imploró que me quedara en Kingston.
El músculo de la mandíbula se movió como triturando algo.
—Gelsomina me conoce bien. Debiste escuchar su consejo.
—De modo que no sólo eres un ladrón y un pirata; también eres pedante, otro calificativo que sigue en la lista de tus destacadas cualidades —Ella continuó deambulando por el camarote. Se detuvo en la puerta.
—Sabes que la puerta está cerrada con llave —le recordó Joe mientras se examinaba el nuevo vendaje que se había puesto en la herida. No había detenido la hemorragia, por lo que se lo quitó entero y puso el filo de la daga en la llama de la vela—. Y si no fuera así, ¿qué magníficas vías de escape tenías en mente? ¿Nadar con los tiburones o hacer uso de tus encantos con mis hombres? Créeme, ______: correr por cubierta con ese vestido te llevará a provocar lo contrario de lo que esperas.
—Debe de haber un tipo decente a bordo de tu balsa, Caronte.
—Yo no contaría con eso. Mis hombres no han tenido a una mujer en meses. Estarían encantados de mantenerte a bordo durante una larga temporada.
Maldiciéndose por ser tan tonta, bajó la vista al cinturón de cuero, que descansaba sobre el sillón como por descuido. Tenía el soporte para las pistolas. De manera audaz, ella tiró de una de las armas y apuntó a la fibrosa espalda parada frente al espejo.
—Da la vuelta la embarcación. ¡Ahora!
Joe dejó caer la daga y se giró para hacerle frente. Ante los ojos de ella, se transformó de un hombre cansado, herido y algo ebrio; en un merodeador nocturno. Su expresión reflejaba fría templanza. Comenzó a acercarse a ella, evaluando a la presa en silencio con ojos brillantes.
—Baja el arma, ______. No sabes cómo usarla y puedes hacerte daño a ti misma en tu intento por dispararme.
—No quiero dispararte, pero tú mismo provocaste esta situación —balbuceó ella mientras retrocedía—. No puedes moldear mi vida a tu antojo. Lo que yo haga o adonde vaya será decisión solamente mía —Miró el arma plateada que tenía entre las manos y movió un dedo tembloroso para montar el martillo. No era una experta en disparar, pero sabía cómo utilizaban los hombres aquella maldita cosa. Si iba o no a tener el coraje de apretar el gatillo ya era otro asunto.
Él avanzó lentamente hacia ella.
—No me detestas tanto como para dispararme, así que sugiero que bajes el arma antes de que te hagas daño o me obligues a hacer algo que sinceramente no quiero hacer.
—Estás absolutamente en lo cierto. No te detesto. Te aborrezco —siseó ella, pero lo que realmente aborrecía era su miserable reacción ante el contacto con él. Incluso en aquel instante seguía sintiendo el estremecimiento que siempre lograba provocarle su cercanía—. ¿Por qué tienes que ser tan bajo y mentiroso? Me utilizaste. Manipulaste mis sentimientos. ¿Realmente eres despiadado? ¿Sólo finges ser humano? —Las lágrimas le inundaban los ojos.
Joseph se detuvo. Su mirada punzante alternaba entre el rostro bañado en lágrimas y la pistola, tratando de improvisar un modo de arrebatársela sin causar daño a ninguno de los dos. Debió haber imaginado que hasta las mujeres pacíficas eran capaces de tomar decisiones atolondradas cuando se sentían acorraladas.
—Si bajas el arma, reconsideraré la idea de llevarte de regreso a Kingston.
—¡Estás mintiendo! —Los nudillos se le pusieron pálidos alrededor de la culata de plata—. No tienes ninguna intención de llevarme de regreso allá.
—Y tú no tienes ninguna intención de matarme —recalcó él con cuidado—. Ambos lo sabemos.
—¡Tú no sabes nada! —Dolida y decepcionada, recordó el increíble beso compartido en la playa hacía una hora. Decir que era una tonta era subestimarse; su idiotez era de un grado despreciable. Levantó la mano que le quedaba libre para secarse las lágrimas. Joe se adelantó con rapidez. El pánico se apoderó de ella. Incapaz de dispararle, se dio la vuelta y siguiendo un impulso disparó el cerrojo de la puerta del camarote. Provocó una terrible explosión; unos brazos como de acero la envolvieron por detrás. Sobre cubierta se oyeron unos gritos sobresaltados. Ella miró fijamente y con temor la puerta humeante. Junto a la cerradura apareció un hueco del tamaño de un puño. Aquella noche, ella no había tenido ni una condenada gota de suerte.
—¡Obstinada tigresa salvaje! ¿En qué diablos estabas pensando? —Le gruñó Joe al oído. Le sujetó la muñeca con fuerza y le arrebató la pistola de la mano. La metió en la parte de atrás del pantalón con el cañón para abajo y la hizo volverse para que lo mirara de frente. Estaba furioso; sujetándola de los hombros la sacudió con tanta fuerza que la hizo echar la cabeza atrás mientras ella lo miraba a los ardientes ojos azules fijamente—. Pudiste haberte hecho daño, ______, ¿eres consciente de eso? ¿Y si la bala impactaba en un metal en lugar de madera y rebotaba? ¡Pudiste haberte matado, tonta temperamental!
La sostuvo fuerte del mentón y le examinó rápidamente la pálida piel hasta los pies, asegurándose de que todo estuviera en orden. ______ lo miró boquiabierta, sorprendida de ver auténtica preocupación reflejada en sus ojos. ¿Cómo era posible que una persona fuera despreciable y considerada al mismo tiempo?
—Al diavolo! Estoy decidido a amarrarte al poste de la cama y mantenerte allí hasta el final del viaje.
Unas pesadas botas venían corriendo a todo prisa por la escalera de cámara. Alguien golpeó la puerta.
—Capitano, ¿qué ha pasado? —Giovanni vociferó afuera. Sus compañeros también expresaron preocupación.
—¡Nada! —respondió Joseph bruscamente por encima del hombro de ella. La soltó y ella se volvió a mirar la puerta cerrada. Un ojo apareció por el hueco, y afuera alguien rompió a reír. Ella notó que el ojo que espiaba iba cambiando. La curiosa pandilla del Alastor se turnaba para espiar adentro del camarote. Joseph se dirigió hacia la puerta, se arrancó bruscamente la cinta que le sujetaba los cabellos y la metió en el hueco, bloqueando la vista—. Va bene, monos, se acabó el chiste. Buonanotte.
—Buenas noches para vos también, capitano. ¡Si nos necesitáis, disparad! —Las risas disimuladas y las palmadas en el hombro disminuyeron, mientras los tacones de las botas se retiraban por el corredor, retornando a ocuparse de sus propios asuntos.
______ no era tan afortunada. Al encontrarse con los ojos furiosos de Joe y su aspecto ceñudo se le aceleró el pulso. Esa noche había aprendido cómo se sentía ser la presa de una pantera. Con una determinación espeluznante él se aproximó precipitadamente. Ella pegó un grito y corrió a un lado, refugiándose detrás del poste de la cama. Cautelosamente, lo observó a través de la cama de seda color púrpura mientras él lentamente acortaba la distancia que los separaba.
Joe se detuvo ante el poste de la cama más cercano al que ella estaba aferrada y apoyó la mano en el poste esculpido.
—Me gustaría saber qué es lo que está pasando por esa tortuosa mente femenina que tienes. ¿Por qué diablos le disparaste a la puerta? ¿Creías que al atravesarla vencerías el obstáculo para regresar a Jamaica? ¿O quizás no estabas dispuesta a soportar ni un minuto más mi despreciable y humilde compañía? Bastaba una sola palabra para que te instalara en un camarote privado. De hecho, en cuanto entregues tus piedras púrpuras allí es precisamente donde te encontrarás.
______ lo miró asombrada.
—No puedes quedarte con mis joyas, ¡bruto codicioso! Merecías que te hiciera explotar la puerta. Ojala te hubiera disparado a ti.
Él miró al techo, pidiendo paciencia en silencio. Chasqueó los dedos:
—Vamos. Entrega las malditas joyas y vete a un camarote aparte.
Ella entrecerró los ojos.
—¡Jamás!
—No puedes conservarlas a menos que no te importe pasar las próximas tres semanas encerrada. Y lo mismo va para tu lindo vestido color ciruela. No te tendré desfilando por cubierta como un abundante menú, llamando demasiado la atención: tener a mis hombres confundidos ya es extenuante, y encima tú me desairas en cuanto tienes oportunidad. Todavía tengo algo de ropa vieja de mi hermana a bordo. Creo que te irá bien —Y ante la expresión atónita de ella, le examinó la silueta deliberadamente, demorándose en el pecho que subía y bajaba. Una sonrisa voraz se le extendió en los labios—. Aunque quizás la encuentres ceñida en algunas partes.
Las mejillas se le tornaron de color rojo cereza.
—Ningún caballero se atrevería a hablar de ese modo.
Sonriendo de oreja a oreja, Joe cruzó los brazos sobre el pecho y se apoyó en el poste.
—Jamás he pretendido ser un caballero. Demasiados impuestos que pagar. Yo, tesoro, soy libre de hacer lo que me plazca, inclusive desvestir damas poco dispuestas —dijo arrastrando las palabras, relamiéndose mentalmente.
Ella le lanzó una mirada de desprecio.
—Puedes enrollarte esa lengua y meterla de nuevo en la boca. Puede que tú no seas un caballero, pero yo sí soy una dama.
Su sonrisa burlona se convirtió en otra de oreja a oreja.
—Más interesante aún.
Ella evaluó la situación, contemplando la posibilidad de esquivarlo. Tenía la espalda contra la pared, hacia la izquierda había más muebles y atrás las portas abiertas; la cama estaba hacia la derecha, y justo enfrente de ella el mismísimo diablo. Se adelantó un paso hacia ella, torciendo los labios en una sonrisa abyecta.
—¿Buscando el modo de fugarte? En mi camarote casi no hay sitios donde ocultarse. Entonces... por qué no entregas tu pila de joyas y damos esto por concluido, ¿eh?
—¡Vete al diablo! —masculló ella ante su expresión divertida.
—El diablo y yo nos llevamos muy bien. De hecho, somos muy amigos. A veces, es difícil diferenciarnos —Se acercó más, dejándola acorralada entre sus brazos y la pared. Ella se estremeció. No de miedo. Estaba demasiado perturbada para sentir miedo. A pesar suyo, lo que ella sentía era un tremendo deseo de acariciarlo. Bajo la tenue luz, su piel era oscura como el chocolate esparciéndose sobre los músculos firmes.
Joe la observó. Debió de haber percibido el aire cargado entre ambos, pues su sonrisa burlona desapareció y en su lugar, un ardiente deseo le oscureció los ojos. Le hundió los dedos entre los cabellos, deleitándose con la sedosa abundancia.
—¿Qué voy a hacer contigo? —preguntó con voz ronca, atrayéndole más la cabeza—. Eres terriblemente hermosa y yo estoy muy ebrio. Mi santidad está prendiendo de un hilo.
A ella el calor le recorrió todo el cuerpo desenfrenado. La voz sonó como un susurro débil y quebradizo:
—Sé que eres muchas cosas, Joseph, pero no creo que seas un violador.
Extendió la gran mano por el cuello y lentamente le recorrió el hombro desnudo, acariciándole la piel.
—Pero ese es el problema, amore. No creo que vaya a ser violación.
Ella tragó saliva, maldiciendo esa conocida sensación que le subía por el cuerpo en forma de espiral. En ese instante supo cómo se había sentido Eva en el Jardín del Edén, cuando seducida por la serpiente cogió la manzana prohibida. Arqueó el cuello y volvió la cabeza a un lado para evitar la tentación.
—Sí lo sería.
—¿De veras? —susurró la Víbora al tiempo que probaba su cuello, tragando el perfume que ella tenía adherido a la piel. Gimiendo suavemente, con la lengua y los labios trazó una huella de fuego en el hueco vulnerable entre el cuello y el hombro. ______ se quedó inmóvil, luchando contra el hechizo embriagador que la hacía entornar los ojos lánguidamente. Estaba combatiendo a dos enemigos poderosos, no a uno: Joseph, y la loca atracción que sentía hacia él. Sucumbir sería la opción más pobre que jamás hubiera escogido. ¿Cuáles habían sido las palabras exactas de Jasmine? Sus conquistas amorosas siempre comienzan con lujuria y terminan con lágrimas. Tenía que resistir. Si le interesaba conservar algo de su devastada autoestima, tenía que resistir.
Le acarició los suaves labios rosados con un dedo:
—¿Por qué cambiaste de idea esta noche en la playa?
Ella le sostuvo la mirada, con su respiración rozándole levemente el pulgar.
—¿Qué importancia tiene ahora? De todos modos, jamás tuviste la intención de llevarme a los sitios de los que habíamos hablado.
—¿Pensaste que te dejaría con otro hombre? Aunque mi hermana no hubiese conocido a ese imbécil, yo hubiera hecho exactamente lo mismo. Silverlake no era el hombre para ti, ______, y en lo más profundo de tu corazón lo sabes —Le acarició los labios con los suyos, dejando que sus cálidos alientos se mezclaran. El intenso olor a coñac a ella le embriagó la cabeza. Dios, cuántos deseos sentía de que la besara, ¿pero se detendría allí?—. Dime que no sientes lo mismo que yo, amore, y te dejaré tener tu propio camarote esta noche.
______ cerró los ojos sintiendo por anticipado cómo el beso le empañaba los sentidos. Ella sí que quería tener su propio camarote, insistía una voz interior, pero sus labios parecían incapaces de pronunciar las palabras.
Joseph se inclinó sobre el cuerpo de ella:
—Él te importa un comino —le susurró sensualmente en la curva de la mandíbula—, es a mí a quien quieres, a pesar de mi espíritu malvado y mi lastimoso origen humilde, y lo peor es que yo también te quiero a ti —Le rozó la mandíbula suavemente con los dientes blancos—: Mucho.
______ casi se derritió en el suelo. Con el corazón latiéndole con fuerza, se apoyó contra la pared, embriagada por la intensa fragancia almizcleña que llenaba la penumbra, que emanaba de ese vigoroso hombre que le bloqueaba los sentidos. Le apoyó las manos en el pecho empujándolo levemente, deslizándolas con suavidad por su piel sinuosa y aterciopelada.
—Quiero mi propio camarote —le susurró, sorprendida por el instinto de preservación que aún poseía.
—No, no lo quieres —Le aferró la nuca y le selló los labios. Le llenó la boca con la lengua, aunque la sensación era de invasión absoluta. Ella emitió un gemido a modo de respuesta y antes de darse cuenta de lo que estaba haciendo, se entrelazó alrededor de él sin querer soltarlo. Él la condujo meciéndola hasta la cama y cayó encima. Los besos se volvieron más y más suaves, dulces, haciéndola sentir que era el tesoro que él había estado buscando durante toda su miserable vida y, ahora que lo tenía, no estaba dispuesto a renunciar a él. Ella se retorció debajo de él, horrorizada por cómo se sentía, de cómo él la hacía sentir.
—Joseph... —dijo acariciándole la mejilla. La incipiente barba se sentía tan suave y sedosa como la cabellera.
Él se apoyó en los antebrazos. La melena renegrida se esparció sobre el rostro de ella; los ojos le brillaban como piedras preciosas.
—¿Cómo hemos llegado a esto, ______? ¿Es que estábamos condenados a convertirnos en amantes?
Nuevos indicios de pánico latieron en su cabeza. Ella sentía deseos de besarlo y acariciarlo, ¿pero estaba dispuesta a arrojar su vida por la borda por un instante de locura?
—Creo que... esto ha llegado demasiado lejos.
—No pienses —Le mordisqueó los labios, seduciéndole los sentidos, atizándole el deseo habilidosamente.
Un sollozo de deseo le brotó de la garganta. El abismo de su alma clamaba por él, ansiosa por absorberlo hacia las solitarias cavidades de su corazón. Le acarició la dócil melena negra y recibió las hambrientas estocadas de su lengua con suaves ronroneos femeninos.
Joe se hizo a un lado colocándola encima suyo. Le desabrochó el vestido. De manera experta, le desenlazó la ropa interior y luego se la quitó presionando fuerte de los costados.
Los latidos del corazón le retumbaban en los oídos. Ella apenas pudo respirar o pensar cuando Joseph le quitó el resto de las prendas una por una, arrojándolas sobre la alfombra. Cuando ya no llevaba nada puesto —salvo la enagua y unas bragas cortas a la moda—, él volvió a rodar hasta quedar encima. Se extendió sobre los muslos tersos y contorneados y acomodó las caderas contra la suavidad de ella. La parte delantera de los pantalones, dura como una roca le aplastaba los volantes de las bragas, excitándola de manera indescriptible.
—Santo Michele... —dijo él repitiendo los mismos pensamientos confusos de ella, al tiempo que apretaba la boca ardiente contra los cremosos pechos abultados. Con los dientes encontró un pezón firme a través de la fina tela de la enagua...
Ella le enterró las uñas en los músculos de la espalda; arqueó el cuerpo, avivando un profundo deseo ardiente. Aquella no era una seducción inofensiva. ¡Tenía que detener esta locura! Estaba a punto de...
Joseph se apartó bruscamente. Haciendo rechinar los dientes en una sarta de improperios en italiano, con una expresión de debilidad. Cerró los ojos y respiró fuerte. ______ se sintió aliviada y preocupada al mismo tiempo.
—Joseph —Le enmarcó el rostro con las manos—. ¿Es tu herida? ¿Está sangrando de nuevo? Déjame ver.
Él abrió los ojos y la miró de una manera indescifrable y firme. Le buscó por detrás del cuello y le desabrochó el collar. Demasiado consternada como para moverse o emitir una protesta, ella sintió cómo le quitó el brazalete y los pendientes. Cuando tuvo en sus manos la pequeña fortuna de ella, se sentó. Deslizó las joyas en el bolsillo, se pasó una mano por la cabellera y apoyó los codos en las rodillas.
______ se quedó rígida y le miró furiosa el perfil. Sintió un escalofrío que le llegó hasta los huesos. Percibiendo su mirada, Joseph levantó la cabeza. Parecía asombrado de su propio ardid. Fría como el hielo, ella levantó la mano y le dio una fuerte bofetada en la mejilla.
—Vuelve a tocarme y juro que te mato —le prometió.
Pasó un instante. Aunque ella percibió el asombro dibujado en sus ojos, el rostro de él toleró el ataque inexpresivamente. Ese no era un hombre, reflexionó ella. Era un témpano. Él se puso de pie con rigidez y fue hacia la botella de coñac. No le importó servirse en la copa. Se lo bebió con los ojos cerrados.
—Existe un precio espiritual por el tipo de vida que tú llevas —le dijo ella con calma—. «La conciencia, torturadora del alma, aunque sea invisible, blande un feroz flagelo en su interior. Aunque te confieses a ti mismo tus propios crímenes, tu conciencia será tu propio infierno».
—¿Qué es lo que sabes tú acerca del infierno, de la conciencia, o de nada? —dijo y lanzó un suspiro irregular—. Acabo de hacerte un favor.
—¿Un favor? Estás mintiendo, miserable ladrón. ¡Ojala ardas en el infierno!
Él se encontró con aquellos ojos color aguamarina brillantes de rabia.
—Probablemente tus deseos se cumplan.
Ella lanzó una mirada al medallón que se balanceaba en el pecho masculino.
—Te adornas con hermosos emblemas, pero en tu caso, ¡la víbora significa un lamentable proyecto de hombre! Compadezco al legítimo dueño.
Él dirigió la vista hacia el escudo antiguo. La inscripción decía: Francisco Sfortia Dux Mediolani Quartus. Él frunció los labios en un gesto burlón.
—Sí, yo le robé los emblemas a un excelente ejemplar de la nobleza que es el último lazo de una ilustre dinastía. ¿Le sorprende, mi recatada y delicada dama? ¿Es que esta nueva información le suma una mancha más a mi carácter malvado y ruin?
______ lo miró de manera imperturbable.
—Ya nada de lo que hagas me volverá a sorprender.
—Bien. Entonces no te sorprenderá ponerte un par de pantalones de mí hermana, porque eso es lo que usarás el resto de lo que dure el viaje.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Abril 24th 2011, 09:29

Capítulo 9

Mientras el coche alquilado atravesaba los portones de Versalles, Cesare contemplaba el imponente palacio y recordaba las inmortales palabras de Montesquieu: «El brillo y el esplendor que rodea a los reyes constituye parte de su poder». Bajó de un salto y estiró las piernas. Era un largo trayecto desde París. Hacía algún tiempo, Luis había mudado su residencia a esta villa oscura, por ende forzando a que la corte entera se mudara a aquel paisaje monótono. No obstante, centenares de ellos habían llegado y estaban por todas partes, deambulando por el parque o fornicando en el interior del palacio. Él les sonrió a las damas que habían salido a dar un paseo y se preguntó si sería posible persuadir a Luis para que olvidara aquel desafortunado incidente. Lamentablemente, en ese momento él no tenía tiempo para dedicarle. Las recepciones oficiales tenían lugar en los Grands Apartments situados en el ala norte. Cesare sabía exactamente lo que les diría a los auxiliares de la corte que levantaban barricadas a cada paso. El protocolo decía que cuanto más favorecía el rey a un cortesano, más posibilidades tenía éste de que se le permitiera ingresar a palacio. Bien consciente de que él estaba arañando el final de su bendita lista de elegidos, Cesare recurrió a métodos solapados. En cuestión de minutos, se encontraba caminando por la Galerie des Glaces, haciendo sonar los tacones con seguridad en el suelo de parqué.
La voz poco hospitalaria de Luis resonó desde el interior de su despacho:
—¡Entra, Sforza! ¿De qué se trata esa gran urgencia que dices tener? ¡La única urgencia que al rey de Francia le concierne es una amenaza a su permanencia en este mundo!
—Sua Maestá —Cesare se adelantó de prisa, haciendo reverencias todo el camino hasta llegar a los zapatos plateados del rey. Se irguió haciendo un ademán exagerado y le sonrió. De inmediato, ubicó con la mirada a Jean-Baptiste Colbert, consejero financiero de Luis, parado junto al trono de satén azul adornado con lirios dorados.
—Te escucho —masculló el rey. Los rasgos bien empolvados debajo de un peluquín con rizos castaños pertenecían al rostro de un anciano arrugado. Tenía los ojos cansados y enrojecidos—. ¿Cuál es la naturaleza de tu "grave urgencia política de guerra", según lo calificas, y que hábilmente te llevó a burlar a los guardias del palacio?
Cesare se aclaró la garganta:
—Su Majestad, jamás me hubiera atrevido a imponerme, a menos que...
—Sí, sí, continúa —Luis hizo un gesto con la mano con poca paciencia.
—He venido a ofreceros en bandeja a Su Majestad al general Saboya y a su corsario, Joseph.
La mala predisposición del Rey Sol se revirtió.
—¿Saboya, dijiste?
—Sí, Su Excelencia.
—¿... y a ese condenado pirata que ha estado acechando mi marina? —Luis abandonó el trono de un salto con la agilidad de un pollo—. ¡Habla! ¡No me tengas pendiente de tu próxima palabra!
—Monsignor, desde aquel fiasco con ese puente de Cassano...
El rey se irritó.
—¿Qué fiasco? ¡Fue una confusión! ¡El mariscal de Vendóme eclipsó a Saboya, como siempre, y en París se cantó el Te Deum durante una semana seguida! ¡Fue una victoria brillante!
Para los austríacos, corrigió Cesare mentalmente, que también cantaron el Te Deum en Viena.
—Señor, el Emperador está ocupando Milán...
—José no es un emperador. ¡Es un idiota charlatán! —Luis caminaba inquieto de un lado a otro.
Cesare se esmeró por encarar el asunto de manera apropiada.
—Como príncipe de Milán, yo...
Luis se detuvo y alzó una ceja pintada:
—¿Príncipe, Cesare? ¿Príncipe de qué?
Cesare rechinó los dientes:
—Me he encargado de investigarlo —persistió—. Como Su Majestad bien sabe, mi país está en llamas por culpa del maldito Saboya.
—Así es, pero no debes preocuparte. El Mariscal de Francia, le Duc de Vendóme, ¡hará picadillo con ese ingrato! ¿Sabías que Saboya era mi protegido? Al morir su padre, me apiadé de él. Era una cosa flaca y huesuda. Lo destiné a la Iglesia. ¡El ingrato bribón se ofendió! ¡Se cambió de bando y me apuñaló por la espalda! Le ofrecí el gobierno de Champagne como mariscal de Francia, pero me escupió en la cara y se unió a las fuerzas de los perros ingleses. Ahora está derramando sangre francesa junto a ese canalla de Marlborough.
—¡Saboya es un bastardo sanguinario! ¡Una deshonra para todos los italianos! —proclamó Cesare de manera dramática.
—¿Italianos? ¡Qué tonterías! ¡Eugéne-François de Savoie-Carignan es francés! Si vosotros los italianos tuvierais una pizca de su fortaleza, hoy estaríais más unidos de lo que estáis. Todavía no conozco al italiano que unifique a ese país.
Irritado por la crítica, Cesare dijo:
—El pirata que mencioné...
El rey lo miró entrecerrando los ojos.
—Sé quién es Joseph, Sforza.
Cesare se sintió incómodo.
—Él es la mano derecha de Saboya en la costa de Berbería —Una mentira cuidadosamente elaborada que le haría ganar el principado más rico de la Cristiandad.
—Joseph significa mucho en la costa de Berbería —afirmó Luis, sin morder el anzuelo.
—Su Majestad, el pirata Joseph es para Eugenio de Saboya lo que Francis Drake era para la reina Elizabeth10, sólo que esta vez el objetivo no es España, sino...
—¡Francia! —Luis terminó la frase con una mirada furiosa—. Los austriacos tienen un modus vivendi similar a los turcos, y yo también, pero los corsarios del Magreb continúan acechando mi flota militar y comercial.
—¡Es él, Su Majestad! Él los controla. ¡Joseph controla a los corsarios argelinos!
—Nadie controla a los corsarios argelinos, ni siquiera el sultán —pronunció con disgusto. Miró ferozmente a Cesare—. ¿Y cómo te ves inserto en un esquema de acontecimientos más amplio?
Cesare se alzó imponente con su metro noventa de altura y fingió un aire de severidad.
—Mis hombres aguardan en Gibraltar hasta recibir órdenes, señor.
—¿De veras? —Luis frunció los labios—. Vamos, entérate de los hechos. El Peñón fue capturado el año pasado por las fuerzas combinadas de Inglaterra y Alemania. ¿Cómo es posible que tan perturbadoras noticias no hayan llegado a oídos de tus diligentes espías?
Cesare pasó por alto el insulto.
—Tengo un plan, señor. Con la asistencia de Su Majestad facilitándome un buque de guerra completamente equipado, interceptaré al pirata cuando retorne del Caribe.
—¿Cómo sabes que regresará antes de que esta maldita guerra termine? ¿Y cómo sé que no vienes a buscar mi ayuda haciéndote pasar por aliado, cuando en realidad tienes intención de utilizarme para financiar tu pequeña guerra personal?
A Cesare se le secó la lengua dentro de la boca y el rostro se le encendió. No obstante, cual astuto gato callejero experto en el arte de la supervivencia, se recuperó rápidamente.
—Lo detendré y lo utilizaré para llegar a Saboya.
A Luis le temblaron las grietas de su rostro empolvado.
—Qué gracioso eres, Cesare —Rió entre dientes—. Siento deseos de reír y llorar al mismo tiempo. Por favor, permíteme a mí ocuparme de Saboya.
—¿Y el buque de guerra, señor? —insistió Cesare con discreción.
Luis le lanzó una mirada a su consejero.
—¿Qué opinas sobre este asunto, Jean?
—Bueno —dijo Colbert—, ya hemos enviado barcos para cazar a Joseph, pero él burló a la Marina todas las veces. Ya nos ha costado diez buques de guerra, señor, uno de ellos era su preferido...
—¡Por supuesto que lo recuerdo! —Luis rió de oreja a oreja sorprendiendo tanto a Cesare como a Colbert—. El asunto de la fragata era lo que teníamos que resolver. Hace tres años, cuando él estuvo en Versalles, compartimos un pequeño juego de naipes, y él iba ganando, como siempre... ¡Ese rufiánl ¡No tuvo la gentileza de perder ante el rey de Francia! —El rey se tomó un instante para tranquilizar su reavivado fastidio—. Alors, antes de perder Versalles ante aquel diable, yo sugerí finalizar el juego, pero él propuso subir la apuesta diciendo que se apoderaría de una de mis fragatas en el término del año. De más está decir que me reí de su escandalosa soberbia, y acepté. Al cabo de tres meses, recibí una nota suya donde me informaba que había rebautizado mi buque insignia, mi mejor fragata, el Alastor —Luis terminó el relato de buen humor, como correspondía a un hombre poderoso que se podía dar el lujo de no rebajarse ante una persona menos importante—. Me sorprendió que no la nombrara: Le Roi Bouffon, El Rey bufón.
Cesare se sentía demasiado deprimido como para preguntarle qué era lo que aquel canalla le había ganado al rey.
—¿Bien, Cesare? ¿Qué te hace pensar que tú podrás desafiar a Joseph y triunfar cuando mis almirantes han fallado? Él es un excelente estratega. Conoce el Mediterráneo tan bien como la palma de su mano. Sin embargo, tú sólo eres conocido por vaciarte una botella de coñac de vez en cuando. En otras palabras, le tengo poca fe a tus habilidades.
El ánimo de Cesare se marchitó y pereció. Luis lo miró con aire pensativo:
—Dime qué es lo que realmente quieres. Desde luego que no arriesgarías tu pellejo a cambio del escaso beneficio de un buque de guerra. ¿De qué se trata?
Cesare vaciló. Luis lo había arrinconado hacia un sitio más conveniente.
—Quiero Milán.
La Presencia Divina explotó en renovadas risas:
—¿Era eso? ¡No me lo esperaba! Cesare le habría dado un puñetazo a aquel rostro empolvado.
—¿Por qué Milán no podría pertenecerme? Perteneció a mis antepasados durante miles de años. La merezco. Es mía.
—No. Es mía —lo corrigió Luis.
Cesare se tragó la rabia.
—Pero Su Majestad necesita un soberano leal y local que conozca al pueblo. Yo soy ese hombre. Por la Gloria de Francia, concededme la orden de cumplir con esa gesta.
—¿Y qué hay del pequeño asunto relacionado con el medallón? —preguntó Luis—. El Emperador denegó tu investidura ducal porque no pudiste mostrarlo y probar que eras el siguiente Sforza en la línea sucesoria. Y ya que ambos sabemos a quién pertenece dicho medallón, dudo que alguna vez seas duque. José no es menos quisquilloso que su difunto padre en seguir el protocolo.
—El mundo está cambiando, señor. Para cuando la guerra termine, Francia no necesitará la aprobación del Imperio para designar a un gobernante de su elección. Será el Emperador el que busque la aprobación de Su Majestad para esos asuntos. ¡El Rey Sol gobernará el albor de una nueva era!
Luis inspiró una bocanada de aire e hinchó el pecho de placer.
—¡Así será, por cierto! —Se tomó un instante para disfrutar de la imagen que Cesare le había instalado en su mente al tiempo que contemplaba el frondoso horizonte que se extendía más allá de las ventanas—. Está bien —expresó con un gruñido—. Tendrás tu barco, y cien mil monedas de oro de la corona, la mitad de las cuales las recibirás al llevar a cabo el cometido. Sin embargo... —le aclaró a Cesare atravesándolo con aquella mirada intransigente—. Harás exactamente lo que yo te diga.
Cesare casi le da un beso, aun con aquel polvo desagradable.
—Sí. Sí.
—Ve hacia Argel. Camúflate. No quiero que ni tú ni yo llamemos la atención. Localiza los contactos de Joseph, a sus aliados y a sus enemigos. Habla con los jenízaros. Son fácilmente sobornables, ya que lo primero que buscan es enriquecerse. Si es necesario, dirígete al rey Abdi, soberano de Argel. Su precio debería ser el más económico. Habla con los rais, los líderes de los corsarios. Aunque son leales a Joseph, de todos modos podrían sernos útiles.
—¿Sí... señor? —preguntó Cesare con humildad, sin captar demasiado el punto.
Luis suspiró:
—Sobórnalos —le explicó despacio—. Te entregarán a Joseph en bandeja.
—¡Sí, Su Majestad! —el ánimo de Cesare se elevó hasta el cielo—. Lo encontraré y lo mataré.
—Y te convertirás en el futuro duque de Milán, bajo mi investidura —resumió el rey con satisfacción—. Sólo que no lo traigas aquí. La última vez que él estuvo en Versalles, mi nueva amante le solicitó al arquitecto que construyera una estatua del dios del Amor con arco y flecha, con la imagen de Joseph y la ubicó en el parque junto a la de ella. ¡Una deshonra!
—¡Más bien una subestimación monumental! —Cesare se agitó de disgusto. No le causaba ninguna gracia que su peor castigo hubiera sido invitado a jugar a los naipes con el rey y hubiera coqueteado con la amante de éste.
—Ahora, márchate —Luis le hizo un gesto con la mano—, pero recuerda: si pierdes mi oro en la mesa de bacará, deberás ir tras Joseph de todos modos, ¡pues la recompensa por él no será nada en comparación con la que pague por ti!
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu   Hoy a las 02:39

Volver arriba Ir abajo
 
Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 5 de 9.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9  Siguiente
 Temas similares
-
» Mii Pirata Malvado [HOT & ROMANTICA] Joe& Tu
» la odisea de un pirata (JOE Y TU) hot
» Esperando a qe te enamores de mi(Joe&tu)Romantica >ONE SHOT<
» Historia de amor en la quinta avenida (nick y tu) hot y romantica
» LA CHICA QUE JAMAS SOÑE (Nick y tu) Romantica ¡¡¡REGRESE!!! NEW KAPZ PAG 7

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: