Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 16th 2010, 17:46



G
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 16th 2010, 17:47



U
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 16th 2010, 17:47



E
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 16th 2010, 17:47



L
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 16th 2010, 17:48


A
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 16th 2010, 17:49

AWWW'SS AhhORAA ES kuMPLEAÑOOSS DEE MI NICHOOLAAASS hhEERMOOSOOO!! AWW'SS LOO AMOO!! LE DESEO LO MEJOR
A MI MR. PRESIDENT!!♥
Enamorada
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
Karen11
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 331
Fecha de inscripción : 03/03/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 16th 2010, 20:47

siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela

siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela

siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
siguela siguela siguela
Volver arriba Ir abajo
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 17th 2010, 13:31




SIGUEELAA MUUJEEEEERR!!
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
australiangirl
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 244
Edad : 21
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 26/07/2009

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 17th 2010, 15:03

Me encanta que les encante (:
Por cierto la novela esta por terminar ya que como dije son 3 historias en un libro, y esta esta por terminar! jaja, pero tranquilas les subire las otras pero no estoy segura si igual la quieren con Joe, o tal vez con Nick, o con Kev, depende de ustedes!
Aqui cap:

CAPÍTULO 07

Joe fue a casa de _________ (Tú) esa noche y ya no se marchó, tres semanas más tarde, se encontraba sentado a la mesa de la cocina, bebiendo café en calzoncillos y comiendo sus cereales Cheerios como si fuera el dueño de casa.
Ella lo observaba por encima de la sección de entretenimientos del periódico, sin estar del todo segura de cómo había sucedido todo aquello.
Primero había aparecido su cepillo de dientes junto al de ella. Después, su maquinilla de afeitar fijó residencia permanente en su lavabo. Al poco tiempo, él había comenzado a llevar alguna que otra muda de ropa limpia, hasta que, finalmente, un domingo por la tarde llegó con su maleta y le pidió una copia de la llave.
Como una idiota, se la dio.
Y otros detalles habían seguido, hasta que su frigorífico, en lugar de guardar su esmalte de uñas y las sobras de la comida rápida que pedía por teléfono, empezó a estar lleno de una amplia variedad de frutas y vegetales, de leche y de cerveza. Y a pesar de sus vacilaciones, _________ (Tú) debía admitir que era agradable despertarse y tener siempre leche para acompañar el café.
Aun así, solo porque Joe estuviera actuando como un novio, eso no lo convertía, de hecho, en uno. Después de todo, él se marcharía en poco más de una semana para regresar a Boston, fecha en la que probablemente él mismo daría por terminada la relación. Porque, a pesar de haberse mudado a vivir con ella, no había dicho nada acerca de querer un compromiso más allá del que tenían en ese momento.
Lo que está más que bien para mi, se recordó con firmeza. Aunque echaría de menos verlo semi-desnudo en su cocina.
Incapaz de resistirlo, se acercó por detrás de él y deslizó sus dedos sobre el colosal torso velludo. Él inclinó la cabeza hacia atrás y ella lo besó. El sabor a café caliente, y a hombre aún más caliente, le aflojó las rodillas.
Aunque jamás lo admitiría, había algo especial en eso de tener novio a jornada completa.
No es que pensara en Joe de ese modo pero, desafortunadamente, a pesar de las protestas de _________ (Tú), Elizabeth había comenzado a referirse a ellos como una pareja, y los invitaba como tal a salir con ellos, incluso hasta el punto de modificar las reservas de hotel para la boda, para que ella y Joe pudieran alojarse juntos.
Incluso su editora de Bustout se había subido al carro. «¿Qué opina tu novio de las notas de la columna?», le había preguntado justo la semana anterior.
—No opina nada —replicó _________ (Tú) —porque no sabe nada de ellas. Además, no es mi novio —había dicho secamente—es material de investigación.
—¡Caray, que fría eres! —Tina rió. —Casi siento pena por ese pobre hombre. Sea lo que sea, intenta mantenerlo cerca durante un tiempo porque, gracias a ti, el sitio no ha sido nunca tan popular.
En aquel momento, _________ (Tú) se había sorprendido de no sentir la euforia esperada por la popularidad de su columna. Sin embargo, era verdad: su columna, y en un secuencia Bustout.com, habían experimentado en las pasadas tres semanas un considerable aumento de lectores. E incluso _________ (Tú), que había recibido correo de sus amigas con copias de su propia columna, aplaudiendo con entusiasmo ese divertido e ingenioso artículo que no podía dejar de leer.
En lugar de eso, había estado cavilando sobre lo que Tina le había dicho. Intentó auto-convencerse de que C. Teaser era tan solo una fachada, un personaje que representaba para entretener a mujeres de todo tipo. Pero su decisión de utilizar a Joe para obtener material para su columna la hizo preguntarse si, en realidad, esa fría y calculadora devoradora de hombres no sería su verdadera personalidad después de todo.
Al sentir las manos de Joe extenderse para acariciarle los brazos, intentó desterrar la culpa que la acechaba cada vez con mayor frecuencia en los últimos días. Como para recordarse a sí misma que no debía permitirse quedar tontamente atrapada en la nebulosa del sexo grandioso y de las cálidas emociones que Joe le despenaba, durante las últimas dos semanas había adoptado un tono particularmente desdeñoso en «La verdad al desnudo». Con toda intención había representado a Joe como un gatito faldero hambriento de sexo a quien tenía tomado de los cojones.
Lo cual estaba lejos de reflejar fielmente al hombre agudamente inteligente, divertido, carismático, por no mencionar letalmente apuesto, que era en realidad.
Escondió el rostro en el cabello masculino mientras una voz interior le susurraba, y no por primera vez, que estaba a punto de arruinar por completo la relación que tenía con el único hombre con quien podría pasar el resto de su vida.
Desterró ese pensamiento antes de que pudiera enraizársele y se recordó a sí misma su propósito. Ella estaba con Joe solamente para impulsar su carrera de escritora, y si esto redundaba en un sexo grandioso y agradables cenas, pues vale, no lo desaprovecharía.
Joe hizo un gesto de dolor y le apartó las manos de su pecho.
_________ (Tú) no se había percatado de que, inconscientemente, le había clavado las uñas. Musitó una disculpa y se movió para alejarse, pero él la agarró de las muñecas para que se quedara allí.
—¿Qué vas a hacer esta noche después del trabajo?
—Estaba planeando trabajar en un proyecto independiente que estoy llevando a cabo. —A decir verdad, debía entregar al día siguiente la última nota de «La verdad al desnudo», y no se le ocurrió otra excusa.
—¿Hay alguna posibilidad de que me acompañes a una cena de trabajo?
_________ (Tú) se puso tensa y enderezó la espalda. Una cosa era salir juntos con los amigos que tenían en común, y otra, aquello que le pedía. En su mundo, al menos, se acostumbraba a llevar a las reuniones con la gente del trabajo solo a quienes se estaba dispuesto a presentar como su «novio» o «novia». Razón por la cual, en los tres años que llevaba trabajando en el Tribune, no había llevado jamás a nadie a la fiesta de fin de año.
—No sé si es una buena idea —intentó evadirse. —Yo no soy... —tartamudeó. Lo último que deseaba era verse envuelta en una de esas conversaciones sobre «la etapa de la relación».
Joe logró distraerla por completo con el mero hecho de incorporarse.
Era mucho más alto que ella, tanto que los senos desnudos le quedaron a la altura de las costillas abdominales masculinas, y pudo sentir el bulto que se agitó excitado bajo los calzoncillos contra su propio vientre. No pudo evitar que su cuerpo reaccionara como respondiendo al reflejo de Pavlov, aunque ya la había despertado esa mañana penetrándola con la lengua en la entrepierna.
—No es gran cosa, _________ (Tú). Todos los demás llevarán a sus esposas y novias, y si voy solo, me sentiré sapo de otro pozo. No le des más importancia de la que tiene.
Sus ojos esa mañana de color verde y miel, tenían un brillo travieso, y no vio nada en ellos que la hiciera dudar de su afirmación de que no era más que un simple favor que le pedía.
Maldición, si ella realmente quisiera una relación seria con él, se le habría roto el corazón en ese mismo instante.
—Bueno —asintió, resignándose a una larga noche con pedantes analistas de riesgo, acompañados de sus respectivos trofeos», léase: mujeres y novias. —Dime cuándo y dónde.


Sorprendentemente, la cena no fue ni remotamente tan horrorosa como _________ (Tú) había temido. El sorprendente deleite de Joe al verla arreglada y compuesta tampoco le había hecho daño. Después de apreciar con franco interés su ajustado sweater cuello alto color azul marino, su falda tubo marrón chocolate y sus botas de caña alta de gamuza del mismo tono, le dio un beso en la oreja, murmurando:
—Estás genial.
Por lo que se alegró de no haberse puesto la blusa con profundo escote en V y los zapatos de pulsera color rojo, dignos de una prostituta, que había estado tentada de usar solamente para provocarlo.
Era evidente que Joe era el más joven de la empresa, ya que la mayoría de los socios de la Costa Oeste, «el grupo más joven», según le había señalado Joe, tenían por lo menos siete años más que él, con sus veintisiete años. No pudo menos que sentirse impresionada por su innegable éxito siendo tan joven. No es que la sorprendiera, ya que desde la época de estudiante, Joe había transmitido algo especial, como una feromona, algo que indicaba al mundo que jamás sería uno del montón.
Fue lo que hizo que ella se enamorase de él, al principio. ¿Qué clase de idiota había sido al creer que él la encontraría igualmente especial?
Ese pensamiento la hizo detenerse en seco ¿Desde cuándo se dejaba dominar por debilidades de inseguridad femenina? Además, la mujer que era ahora se hallaba a cinco años, y millas de distancia, de preocuparse por si algún hombre, incluido Joseph Jonas, la encontraba «especial» o no.
Aun así, realmente disfrutaba del papel de novio solícito que él estaba representando, cogiéndole la mano bajo de la mesa, asegurándose de que su copa de vino estuviese siempre llena, sonriendo con admiración cuando ella hacía algún comentario sagaz acerca de muchas de las compañías en las que la firma había invertido. Era extraño que su experiencia como periodista comercial le redundara en una ventaja social. La mayoría de sus amigas no estaban particularmente interesadas en las tendencias tecnológicas y los últimos cambios en el ámbito de gerentes ejecutivos.
La única nota discordante de la noche fue la novia de uno de los otros socios, una chica chillona y enjuta de la misma edad de _________ (Tú). En cuanto Amy, que era una ejecutiva de Relaciones Públicas de menor rango, se enteró de que _________ (Tú) era periodista de negocios, se lanzó a detallar una pormenorizada lista de sus clientes y de las razones por las cuales _________ (Tú) debía escribir artículos especiales de cada uno de ellos.
Eso siempre y cuando no estuviese babeando por Joe como si quisiera cubrirlo con chocolate y lamerle todo el cuerpo hasta dejarlo absolutamente limpio.
—Seguramente vas al gimnasio —le dijo Amy a Joe, devorándolo con ávida mirada desde el otro lado de la mesa. Su novio, un hombre corpulento de cabello oscuro, cuello grueso y abdomen prominente, no parecía notarlo.
Joe sonrió incómodo.
—Voy al gimnasio cuando puedo.
—Qué va —dijo Amy, batiendo las pestañas como si un saltamontes acabara de aterrizar en su globo ocular, —nadie logra un cuerpo semejante con prácticas ocasionales en el gimnasio, ¿Cuál es tu secreto?
_________ (Tú) aferró tensa la copa de vino. Por supuesto, no era celosa, ya que no se permitía encariñarse demasiado con nadie como para que algo así le afectara. Pero si creía en un código entre mujeres solteras. En el mundo de _________ (Tú), era impensable que alguien coqueteara con el hombre que acompañaba a otra mujer.
El malvado demonio que había tentado a _________ (Tú) a vestirse como una ramera hizo aparición sobre su hombro. Inclinándose sobre la mesa y en voz baja para que el resto de la mesa no pudiera oírla, _________ (Tú) dijo:
—Soy muy exigente. Lo mantengo en forma con sesiones de folladas maratónicas.
Amy quedó boquiabierta, y su novio, que por lo visto había estado prestando atención al tenso intercambio de palabras, rió con tanta fuerza que el vino se le salió por la nariz.
Casi de inmediato, _________ (Tú) deseó poder retirar lo dicho. Tenía un talento especial para hacer comentarios mordaces o inapropiados cuando tenía unas copas encima. Y en situaciones como esa, el corrector de edición de su fuero íntimo parecía apagarse, olvidando que no a todos les parecía graciosa, aunque ella se considerase comiquísima.
Por más que intentara convencerse de que no le importaba, no quería avergonzar a Joe frente a sus compañeros de trabajo.
_________ (Tú) se dio vuelta hacia Joe, temiendo lo que podría encontrar, pero no fue conmoción o enfado, ni siquiera vergüenza, lo que evidenciaba el rostro masculino. Su expresión de petulante orgullo demostraba que se consideraba el hombre más afortunado de los presentes, sin guardar la más mínima maldita duda al respecto.
—Qué puedo decir —dijo, deslizándole la mano sobre los hombros, —si grabara un DVD de sus ejercicios sería más rica que ese tío de Tae Bo.
Oh. Dios mío. Quedó petrificada con el vaso de vino a medio camino de los labios. Me comprende. Este hombre, a quien durante años he excluido de mi vida como a un perro, me comprende mejor que nadie a quien haya conocido. Se sintió como si estuviera cayendo en picada dentro de la pícara calidez de sus ojos. No solo eso, está verdaderamente encantado conmigo. Un sentimiento de pánico lo aprisionó el pecho, y fue salvada de tener que analizar esa nueva y aterradora revelación por el anuncio de que las bebidas se servirían en el bar después de la cena.
Tomó la mano de Joe antes de que pudiera seguir a los otros.
—Ven conmigo —le dijo, empujándolo por el pasillo hacia los baños. De pronto estaba con los nervios de punta, inquieta. Se consideraba obligada a mostrarle que ella sentía... algo. Algo que no podía expresar con palabras.
Lo arrastró hasta el baño de mujeres y lo empujó dentro del compartimiento para discapacitados.
—_________ (Tú), no deberíamos...
Cerrando la puerta con la espalda, cayó de rodillas y le abrió bruscamente la bragueta.
—No me digas —susurró ella, bajándole los pantalones y los calzoncillos por debajo de las caderas—que un hombre de experiencia y sofisticado como tú dejaría que algo tan nimio como la posibilidad de que lo atrapen, lo detenga.
El sonido de su risa suave al escucharla utilizar sus mismas palabras fue metamorfoseándose en un gemido cuando ella le cogió en el puño la pulsante erección y la lamió en toda su longitud. Cogió el falo por la base y le prodigó especial atención con la legua a la parte inferior de la tersa y turgente cabeza. Sabía bien, a piel salada de hombre mezclada con una esencia terrea. La sensación del miembro pulsante contra la lengua la hizo cerrar los muslos apretando su propio sexo, que se hallaba dolorosamente palpitante.
Las grandes manos masculinas se entrelazaron en su cabello, guiando sus movimientos mientras ella lo succionaba hasta lo más profundo de la garganta, al tiempo que le incitaba el saco escrotal con los dedos. En las últimas tres semanas, había llegado a conocer el cuerpo de él tan bien como el suyo, sabía exactamente como acariciarlo para inducirle una inmediata y explosiva liberación.
En ese momento se valió de todos los trucos posibles para expresarle, sin palabras, que había llegado a sentir algo especial por él, que lo consideraba maravilloso de mil modos diferentes; que durante ese mes, él le había proporcionado más felicidad de la que jamás creyó posible.
Los gemidos masculinos producían eco contra las baldosas del baño. Al tiempo que le acariciaba los rajones, le ceñía con fuerza el miembro, frotándolo, fuerte y rápidamente, y le succionaba la cabeza del pene; al percibir que el clímax era inminente, lo cogió profundamente, relajando los músculos de la garganta, mientras él explotaba en su boca. Siguió implacable hasta que brotó la última gota de semen y le besó la punta antes de meterlo de vuelta dentro del calzoncillo.
Joe la levantó suavemente y la besó gimiendo en su boca mientras intentaba alzarle la falda hasta los muslos. Ella lo rechazó con delicadeza.
—¿No quieres que lo haga?
Le presionó el dedo contra los labios, incapaz de ahogar un tímido gemido cuando él se lo succionó.
—Esto ha sido solo para ti.
Su suave sonrisa de medio lado era digna de una propaganda de pasta de dientes.
—Necesito saber qué he hecho para merecerlo, así podré repetirlo cada día durante el resto de mi vida.
Aunque sabía que eso no significaba nada realmente, lo asombró que el hecho de que él usara la frase «el resto de mi vida » refiriéndose a ella no la hiciera colapsar de pánico.


_________ (Tú) se levantó temprano a la mañana siguiente para revisar su correo electrónico. Por primera vez, no sintió un gran orgullo por los elogios brindados a «La verdad al desnudo». Más aún, se sentía asqueada. La última noche se había visto obligada a reconocer que lo que ella y Joe compartían era especial, incluso hermoso, y no era correcto que ella lo denigrara en aras de un frívolo entretenimiento.
Intentaba tranquilizarse a sí misma, diciéndose que, al menos ni Joe ni ninguna de sus amigas sabían de su malicioso alter ego, y que si decidía terminar con eso, Joe nunca se enteraría de que ella había utilizado su relación para aumentar el número de lectores de su columna.
Como si le leyera la mente, Tina llamó en ese preciso momento.
—_________ (Tú), lamento que sea tan temprano, pero nunca adivinarás lo que ha pasado —incluso por teléfono, _________ (Tú) podía oír a Tina temblando de excitación como una chihuahua.
_________ (Tú) la interrumpió.
—De hecho, me alegra que me hayas llamado. Necesito que me ayudes a buscar nuevas ideas para la columna. Debo dejar de escribir sobre Joe.
Tina quedó sumida en un absoluto silencio durante un momento.
—No, _________ (Tú) no puedes detenerte ahora. Por eso te llamo. El editor de la Editorial Hardin acaba de llamarme. Conoce tu columna y quiere saber si nosotros, o sea, tú y Bustout, estaríamos interesados en hacer una selección de notas de la columna para un libro sobre «La verdad al desnudo».
El auricular se le resbaló de los dedos entumecidos.
—¿_________ (Tú)? ¿Estás ahí?
_________ (Tú) tanteó el suelo para coger el teléfono.
—¿Un libro? ¿Lo dices en serio?
—No solo eso —dijo Tina, —dice que tiene una amiga en la revista Bella que podría estar interesada en comprar los derechos y darte un espacio semanal de carácter permanente.
¿Una columna semanal en una revista nacional? ¿Y un libro? Era mejor de lo que jamás había soñado.
—Odiaría perderte —Tina seguía parloteando, —pero si compran los derechos podríamos aumentar el personal de la editorial. Lo que sucede es que...—_________ (Tú) se preparó para la trampa —quiere ver más. Realmente le gusta el trabajo que has hecho en estos seis meses que has estado escribiendo para nosotros, pero creo que el último mes ha sido estelar, y quiere asegurarse de que puedas seguir manteniendo ese nivel.
_________ (Tú) apretó los ojos con fuerza al tiempo que sintió un nudo en el estómago. El último mes, «las Crónicas de Joe», como había comenzado a llamarlas mentalmente.
Miró hacia la puerta de la habitación donde él se hallaba durmiendo en feliz y total ignorancia, sin tener ni idea de que para miles de lectores él era el descerebrado «nabo anónimo» cuyo cuerpo era lastimosamente usado y abusado por C. Teaser.
El nunca lo sabrá. Por eso inventaste el seudónimo.
Pero ¿cómo guardaría el secreto una vez que tuviera un libro publicado?
Sabes muy bien que se marchará y estará fuera de tu vida mucho antes de que llegue a las librerías.
Ese pensamiento la frenó en seco. Pero ¿a quién intentaba engañar? Joe se iba a marchar dentro de poco, y el hecho de que ella se hubiera involucrado era irrelevante. No estaba dispuesta a sacrificar su carrera por él.
—Dile que continúe leyendo —dijo _________ (Tú). —Dile que la columna de la próxima semana seguramente será la mejor que he escrito.
Volver arriba Ir abajo
DianaG_18
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 280
Edad : 23
Localización : Lima, Peru!
Fecha de inscripción : 17/07/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 17th 2010, 15:33

HOT HOT !!!!!
SIGUELAAA ...
SORRY POR NO COMENTAR ANTES U.U !....
SIGUEEEEEE....YA VA TERMINAR?
SI HAY OTRA CON NICK !!!! baba
HAHHAHAHAH
Volver arriba Ir abajo
australiangirl
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 244
Edad : 21
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 26/07/2009

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 20th 2010, 17:27

CAPÍTULO 08

Joe levantó la vista cuando su ordenador le avisó de que tenía un correo electrónico. Se sintió aliviado al tener una excusa para dejar de leer el plan de diversificación de negocios que estaba sobre su escritorio. Normalmente, le bastaba una rápida lectura de cinco minutos para captar todos los detalles pertinentes del contenido de documentos de ese tipo. Pero últimamente su capacidad de concentración estaba afectada, y él sabía exactamente a quién culpar.
Abrió el mensaje electrónico de Michael que adjuntaba un artículo que había encontrado en Internet al que añadía de su propia cosecha: «¿Te alegras de que hayamos atrapado a un par de las buenas, verdad?».
Generalmente, Joe ignoraba las bromas y no abría el material que le reenviaban sus amigos, pero se encontró a sí mismo atrapado por el hiriente ingenio y el innegable humor sarcástico del autor. Leyó el artículo con una combinación de diversión y horror. Estaba titulado «La verdad al desnudo» y había sido escrito por una mujer con el pseudónimo de «Teaser», sumamente apropiado si se consideraba su significado en inglés, ya que era una versión agudizada de «Sex and the City». Esa tal C. Teaser tenía a un tío al que arrastraba del vello púbico y a quien tenía tomado de los cojones hasta que se hartara de él, lo cual sería a corto plazo, según aseguraba a sus lectores.
Quienquiera que fuera, Joe sintió pena por ese pobre inocente.
Oh, cómo si tú tuvieses derecho a decir algo.
Sacudió la cabeza. Cuatro semanas. Cuatro semanas en San Francisco persiguiendo a _________ (Tú) y no había avanzado un ápice en cuanto a tener ninguna clase de relación permanente con ella. Santo Dios. Tenía relaciones con ella todas las noches, prácticamente se había mudado a su apartamento, pero sentía aprensión a referirse a ella como su novia por temor a que saliera corriendo.
Que imbécil. Para ser un hombre que tenía reputación de agresivo, que era conocido por su habilidad para disuadir cualquier negativa, parecía estar actuando como un estúpido afeminado.
Por supuesto, nunca en su vida se había enfrentado a un probable rechazo capaz de destrozarle la vida.
«¿Te alegras de que hayamos atrapado a un par de las buenas, verdad?», honestamente, Joe no estaba seguro de haberlo hecho en realidad. Después de todo ese tiempo, todavía no sabía qué hacer con _________ (Tú). Por supuesto, el sexo era asombroso, explosivo, y mientras estaba dentro de ella, sabía que ella no le ocultaba nada, que se entregaba a él por completo.
Y durante los breves segundos posteriores a su entrega total, su mirada no guardaba recelo alguno, ni mantenía distancia, ni erigía un muro que le impidieran ver lo que ella realmente sentía. En esos segundos, estaba seguro de que ella lo amaba tanto como él a ella.
Pero después el muro se erigía inevitablemente. Siempre abandonaba la cama para ducharse o para ponerse al día con el trabajo; cualquier cosa para distanciarse de la intimidad que acababan de compartir. Y a la mañana siguiente, invariablemente la encontraba acurrucada contra él como si buscase estar aún más cerca.
Mierda, pensó enfadado mientras cogía el teléfono. Tenía que volver a Boston en una semana. Había estado completamente seguro de que a esas alturas estaría ya planificando una mudanza permanente, la suya a San Francisco o la de ella a Boston. Incluso unos días atrás había ido a ver anillos. Pero él, Joe Jonas, el tío que jamás había permitido que nada ni nadie le impidiese conseguir lo que quería, se había acobardado. Sosteniendo el solitario con un diamante de tres quilates en la mano, se imaginó proponiéndole matrimonio a _________ (Tú). Pero en lugar de una dicha inconmensurable o lágrimas de felicidad, se la imaginaba abriendo los ojos completamente horrorizada, mientras le palmeaba suavemente la mano y le decía que, aunque apreciaba su gesto, ella simplemente no sentía «lo mismo» por él.
Y como un cobarde, había devuelto el anillo, que, sin duda, se hubiese visto perfecto en su mano delgada de finos dedos, escabulléndose de la tienda.
Frunciendo el ceño, levantó el teléfono y marcó el número de _________ (Tú). Basta de gilipolleces. Estaba harto de andarse con evasivas de mierda, intentando manipularla para que le diera lo que él quería. Esa noche se sentarían y tendrían una buena y larga conversación. Iba a mostrar algo de cojones y le reconocería lo que sentía verdaderamente. No más juegos. Basta de pretender que no era nada más que sexo simplemente para mantenerla tranquila. Esa noche iba a hacer que _________ (Tú) escuchara algunas verdades acerca de la situación real de su relación.
¿Y si ella tenía otros planes? Por lo menos sabría que lo había intentado, pero el mero pensamiento de ella dejándolo lo aguijoneaba como un puñal helado en el estómago.
_________ (Tú) contestó al segundo tono.
—Vayamos a cenar esta noche —le dijo bruscamente. —Tenemos algunas cosas que necesitamos discutir.
Se encontró con un silencio. Quizá debería haber intentado un tono más amistoso.
—No puedo respondió. —Tengo otros planes.
—¿Otros planes? —le molestaba sobremanera que después de todo ese tiempo todavía tuviera que hacer planes con anticipación con ella, que ella no le consultara antes de concertar un compromiso como lo haría si fuesen una pareja de verdad.
Hasta ahora había evitado, adrede, interrogarla, ya que no quería entorpecer su estilo de vida o darle motivos para salir corriendo. Ya no tenía esas reservas.
—¿Qué clase de planes? ¿Por qué no me consultaste?
—No me di cuenta de que tenía que consultártelo, papi —dijo; el sarcasmo rezumaba a través de la línea telefónica.
—¿Qué planes? —repitió él.
Ella hizo una pausa.
—Una cuestión de trabajo —dijo finalmente.
Durante el mes que él había estado allí, ella había remarcado en varias ocasiones que agradecía que su empleo en el Tribune no le demandase obligaciones sociales, a diferencia del suyo.
—Algo del trabajo —dijo él escépticamente.
—Es para un proyecto independiente, algo en lo que he estado trabajando. —Su voz sonó inusitadamente turbada.
Volver arriba Ir abajo
Conii-Peace♥
Nuev@


Cantidad de envíos : 40
Edad : 19
Localización : En la Lunaa (? :D
Fecha de inscripción : 04/04/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 21st 2010, 13:02

ahhhh!! perdon..perdon!
DE VERDAD PERDON POR NO HABER COMENTADO ANTES...
esque no tuve tiempoo..por las tareas & esoo...peroo
AHHH!! ahora si que me muero xdd necesito que la sigass (:
esquee Joee..es tan tierno & yo T.T xdd
juasjuasjusa ..
perdon de nuevoo & siguela (:
Conni^^
Volver arriba Ir abajo
australiangirl
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 244
Edad : 21
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 26/07/2009

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 21st 2010, 16:59

Jajaja, no te preocupes Conii! Aqui cap! (:

—¿Qué clase de planes? ¿Por qué no me consultaste?
—No me di cuenta de que tenía que consultártelo, papi —dijo; el sarcasmo rezumaba a través de la línea telefónica.
—¿Qué planes? —repitió él.
Ella hizo una pausa.
—Una cuestión de trabajo —dijo finalmente.
Durante el mes que él había estado allí, ella había remarcado en varias ocasiones que agradecía que su empleo en el Tribune no le demandase obligaciones sociales, a diferencia del suyo.
—Algo del trabajo —dijo él escépticamente.
—Es para un proyecto independiente, algo en lo que he estado trabajando. —Su voz sonó inusitadamente turbada.

—Bien. Te veré cuando regreses a tu apartamento. Cortó mirando furioso el aparato telefónico, como si se tratase del rostro femenino. Algo no andaba bien. Ella había estado actuando evasivamente durante la última semana. La semana pasada él fue a su oficina para invitarla a almorzar, pero solo para encontrase con que ella había salido. Cuando más tarde le preguntó, ella le dijo que había estado con una amiga. Dos noches había llegado tarde a casa dando vagos detalles sobre dónde había estado. Y en más de una ocasión, cuando él la interrumpió mientras trabajaba en casa, ella cerró el archivo de lo que fuera en lo que se encontrara trabajando antes de que él pudiera verlo.
¿Era posible que estuviera viendo a alguien más? El mero pensamiento de las manos de otro hombre sobre ella, tocándola, acariciándola, teniendo acceso desenfrenado a su suave y bronceada piel a su sedoso y húmedo calor, le provocó deseos de vomitar. Joe, que nunca había sentido celos por una mujer en su vida, luchaba por contener la furia que lo invadía con tan solo pensar en otro hombre mirando a la mujer que él reclamaba como suya.
Lentamente, _________ (Tú) abrió el cerrojo de la puerta principal. Era pasada la medianoche y rezó para que Joe estuviera dormido mientras entraba a la habitación de puntillas. Su cabeza latía en una combinación de culpa y frustración. Había pasado las últimas horas con Tina y con el editor de la Editorial Hardin, quien voló desde Nueva York específicamente para hablar sobre la preparación del libro de _________ (Tú).
Pero en lugar de sentirse eufórica acerca de su inminente meteórica carrera, se sentía enferma. Durante la última semana había estado dando vueltas, sintiéndose como si serpientes venenosas estuvieran carcomiéndole el interior. Además de las columnas de siempre, había escrito otras partes para el libro, todo sobre Joe. Lloró al enviar la última la noche anterior, en ella escribió la mentira más grande de su carrera.

«Mi pequeño cachorro está volviendo pronto a casa, y yo difícilmente puedo esperar. No me malinterpreten. Soy una gran fanática del sexo frecuente, y este pequeño perrito no se queda atrás. Pero, últimamente, ha estado muy cargante y estoy comenzando a sentirme un poco... coartada».

La verdad era que tenía terror a la marcha de Joe, pero no sabía qué hacer al respecto. Él no había mencionado nada acera de que sucedería una vez que él volviese a su casa en Boston. Y ella estaba tan ocupada, y tan consumida por la culpa, que no podía reunir el coraje para sacar el tema.
De todos modos, ella era bastante buena interpretando a la gente, y cada mirada, cada acto, cada caricia, le decía que ella le importaba a Joe. Cualquier incertidumbre acerca de su relación era enteramente por su culpa. Ella era quien la ponía en riesgo con su comportamiento asustadizo y furtivo de los últimos días.
Y a juzgar por el tono que él había usado más temprano, estaba evidentemente irritado, receloso de su seguidilla de reuniones y planes que lo excluían.
¿Qué iba a hacer? Aunque se había prometido evitar que lo que fuera que ella y Joseph tenían interfiriese con la increíble oportunidad que se le presentaba para su carrera, no podía seguir negando que ella lo amaba. Profundamente.
De algún modo, esa adolescente ingenua, poco realista e ilusa de antes se había apoderado de ella, recordándole todas las razones por las que se había enamorado de Joe en ese entonces, y por qué de verdad lo quería ahora.
Aunque llegasen a tener una relación formal, ¿qué le diría? No podía mantener su libro y su columna en secreto para siempre. ¿Qué le podría decir?: «Oh, por cierto, Joe, escribo esta malintencionada columna para la cual he explotado por completo nuestra vida sexual presentándote como un redomado idiota. Y es mejor que comiences a acostumbrarte, ya que probablemente deba burlarme de la más increíble relación que he tenido y que pueda llegar a tener en un futuro previsible».
Para ser una mujer que se enorgullecía de evitar complicaciones con los hombres, se las había ingeniado, de algún modo, para armar un inmenso y colosal embrollo.
_________ (Tú) no encendió la luz al entrar al apartamento. Esperaba poder entrar a hurtadillas y deslizarse dentro de la cama junto a Joe y fingir, al menos por unas horas más, que no había arruinado su vida por completo.
La lámpara se encendió y ella gritó dejando caer el bolso. Joe se sentó en su mullido sillón de cuero con un vaso en la mano.
—Un poco tarde, ¿no te parece? —le preguntó con tal frialdad en la voz que esperó verle estalactitas formándosele en la punta de la nariz.
Acorralada, intentó recurrir a uno de sus habituales sarcasmos.
—¿Has estado sentado aquí en la oscuridad como un Sr. Rochester moderno? Qué gótico de tu parte.
Se incorporó y tomó el último trago de lo que fuese que quedaba en el vaso, antes de apoyarlo en la mesilla de noche.
—¿Dónde estabas, _________ (Tú)? —Caminó lentamente hacia ella, y tuvo la incómoda sensación de estar siendo acechada.
—Ya te lo dije, tenía una reunión —dijo bruscamente. Por lo menos, eso era cierto, y esperaba que no le exigiera más detalles. No tenía reparos en mentirle por teléfono, y no intentaba disimular el hecho por remordimiento, pero se le hacía muy difícil mantener cara de póquer cuando era descubierta en una mentira descarada.
Además, él estaba tan cerca que podía sentir el característico aroma dulzón a sándalo de su piel, mezclado ahora con el olor a whisky de su aliento. Ella deseaba devorar el sabor de sus labios, pero su actitud no inclinaba precisamente, a expresiones de cariño.
—¿Me estás engañando?
Dio un paso hacia atrás, asombrada. Una parte de ella se sintió tan aliviada de que él no le exigiera detalles de su reunión que casi rió. Pero ese impulso fue superado por el fastidio. ¿Qué clase de persona creía que era? ¿Realmente creía que ella podía tenerlo viviendo en su apartamento, mantener locas y desenfrenadas relaciones sexuales con él todos los días, mientras veía a otro?
Desestimó el susurro de esa voz interior que le recordaba que él tenía derecho de sentir sospechas, dado el modo en que ella había estado escabulléndose últimamente.
En cambio, hizo lo que solía hacer siempre, adoptó una actitud beligerante.
—¿Engañándote? Engañar implicaría que tenemos algún tipo de relación de exclusividad —señaló con sequedad, —y no la tenemos. Pero si quieres sabor si me estoy acostando con alguien más, la respuesta es no.
El lenguaje corporal de _________ (Tú), la cabeza y los hombros hacia atrás, los brazos firmemente cruzados sobre el pecho, la ceja oscura levantada majestuosamente, decían a las claras: «No tocar», pero Joe la cogió de los hombros y la empujó firmemente contra él. Sintió un profundo alivio. _________ (Tú) seguía escondiéndole algo, de eso no tenía duda alguna, pero no era otro hombre. Había sido una pésima mentirosa desde niña, algo que no había cambiado en los últimos cinco años. Pero, su mentira no estaba relacionada con otro hombre en su vida.
Por lo tanto, ¿qué era?
------------------------------------------------------------------------
Edward Rochester: personaje principal masculino de la novela Jane Eyre, de Charlotte Brontë, publicada en 1847 por Smith, Elder & Company. Ésta obra encumbró a su autora como una de las mejores novelistas románticas y es hoy día considerada un clásico de la literatura en lengua inglesa.
-----------------------------------------------------------------------------
Dejó la pregunta de lado. No era el momento de preocuparse por ello.
Después de toda su paciencia, sus maniobras e intentos de manipulación, todo se había reducido a eso. Iba a tener que desnudar su alma. Decirle a _________ (Tú) que se enamoró perdidamente de ella otra vez en México y que fue a San Francisco con un ridículo plan para lograr que ella se enamorase de él. Rezaría para que no se riera en su cara o saliera corriendo a gritos por la puerta.
—_________ (Tú), debo volver pronto a Boston —comenzó. Los ojos femeninos color azul grisáceo eran indescifrables mientras buscaba las palabras apropiadas para decir a continuación.
—¿Y? —Dejó caer las manos a los lados del cuerpo y, aunque no se apartó de él, tampoco lo abrazaba.
—Carajo —musitó, liberándola para deslizarse las manos por el cabello en un gesto de frustración, —no hay motivos para andar con rodeos.
Ella lo estaba contemplando con recelo, y con razón, en realidad, ya que había comenzado a caminar de un lado a otro murmurando inteligiblemente para sí mismo como si fuese algún tipo de psicópata.
—Joe, sé lo que vas a decir, y...
—Te amo, _________ (Tú).
Se le cayó el alma al suelo cuando se enfrentó al mutismo abrumador de _________ (Tú).
Finalmente, ella se las arregló para preguntar con voz ronca:
—¿Qué?
—Te amo —repitió él, abarcándole el rostro con las manos y detectando el pánico en sus ojos. —No vine a San Francisco por negocios, _________ (Tú), sino por ti. Me enamoré de ti en México... Diablos, creo que ya te amaba cuando todavía estabas en el instituto. Pero cuando te vi en México el mes pasado, simplemente lo supe. Supe que tú eras la indicada. Sé que hace mucho tiempo te herí, que me comporté como un completo idiota, y haría cualquier cosa para enmendar lo sucedido. Pero eso fue hace años, y esto es ahora. He tratado de ser paciente, he intentado darte la oportunidad para que lo descubrieras por ti misma, pero se me está acabando el tiempo, y te amo, _________ (Tú). —Hizo una pausa para tomar aliento, sintiendo un débil temblor recorrerle por todo el cuerpo.
¿O era ella? Sus manos, al levantarlas para cubrir las de él, también estaban temblando, y en sus ojos pudo ver la vulnerabilidad y el temor al desnudo. Y tras ellos, una intensa emoción que irradiaba los primeros rayos de esperanza a su corazón.
—Eso es todo, _________ (Tú) —le dijo, manteniendo su mirada en la de ella. —No más juegos, solo la verdad. Estoy poniendo todas las cartas sobre la mesa, y necesito que tú hagas lo mismo.

WAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA Very Happy Very Happy Very Happy Very Happy Very Happy Very Happy Very Happy
Volver arriba Ir abajo
australiangirl
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 244
Edad : 21
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 26/07/2009

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 22nd 2010, 11:35

Capítulo 09

_________ (Tú) se apretó las manos como si le fuera la vida en ello, intentando contener el temblor incontrolable de su cuerpo.
Me ama. ¡Me ama!
La felicidad corría como un torrente por sus venas. No solo le gustaba a Joe Jonas, no solo él se preocupaba por ella... la amaba. Y había inventado una excusa para vivir en San Francisco durante un mes para probarlo. Para estar con ella.
La felicidad fue inmediatamente reemplazada por el pánico suscitado por el modo en que la estaba mirando; sus mortales ojos de miel tan llenos de esperanza, temor y expectación.
¿Qué sabía _________ (Tú) del amor? Había pasado toda su vida adulta matando cada emoción tierna, cada impulso romántico que pudiese condecir con la adolescente idiota que había sido utilizada y echada a un lado años atrás.
Sin embargo, le acunó el rostro entre las manos y acarició sus mejillas, embelesada por el áspero roce de la ligera barba contra su piel. A pesar de todos sus esfuerzos, tuvo que reconocer que ella también lo amaba. Abrió la boca, pero no pudo articular palabra debido al nudo que le oprimía la garganta, aunque sabía cuánto deseaba escucharlas él.
La vista se le nubló por las lágrimas de frustración. ¡Estúpida! ¿Por qué no lo dices y ya? Dile: te amo. Dos palabras, tres sencillas sílabas. Su boca se abrió, pero no pudo pronunciar siquiera una palabra.
—Está bien —le susurró él sobre su boca, deslizándole la lengua suavemente por el contorno de sus labios entreabiertos. —No tienes que confesarme que me amas esta misma noche. Pero dime que te importo. Dime que tenemos una oportunidad.
_________ (Tú) le devolvió el beso ferozmente, tratando de expresar en esa sola caricia, toda la emoción que sentía, pero que no podía volcar en palabras. Se alejó y escondió el rostro en la cálida piel de su cuello, respirando su aroma, sintiendo la imponencia de su cuerpo poderoso que la envolvía en sus brazos.
—Durante mucho tiempo he sentido miedo ante la posibilidad de amar a alguien —susurró. —Pero creo que contigo puedo aventurarme a correr el riesgo.
Puede que no fuera un explícito «yo también le amo», pero era un comienzo, y por esa noche, parecía suficiente para Joe. Le levantó el mentón y le dijo:
—Nunca dejaré que te arrepientas. —Sus ojos estaban tan llenos de amor y de deseo que _________ (Tú) sufrió un violento ataque de llanto y se maldijo por ser tan condenadamente infantil.
Se encaminaron hacia la habitación, deteniéndose a menudo para besarse y despojándose de loe se detuvo frente al espejo de cuerpo entero que colgaba de la puerta. La tenue luz de la lámpara de noche confería un brillo dorado a la piel de ambos, y la imagen del musculoso brazo de Joe rodeándola, de su mano cubriéndole el vientre, la hizo humedecerse en la entrepierna.
—Eres tan guapa —le susurró, y vio los labios masculinos deslizándose por su cuello al mismo tiempo que sintió el suave cosquilleo de su aliento. —la mujer más hermosa que haya visto jamás.
El espejo le devolvió la imagen de los poderosos brazos rodeándola desde atrás, acercándola contra su pecho; instintivamente, echó la cabeza hacia atrás al sentir el duro bulto masculino contra la base de su espalda. Ambas miradas convergían hipnotizadas en la imagen reflejada de las manos masculinas deslizándose por su vientre, sus caderas, bajándole por los muslos; y de ella totalmente estremecida en sus brazos.
El reflejo de esas manos masculinas sobre su cuerpo era lo más erótico que hubiera visto en su vida, y en ese instante comprendió cuál era la razón por la cual muchas personas grababan videos íntimos. Y decían que las mujeres no tenían orgasmos por la simple estimulación visual...
Expectante, se humedeció los labios, arqueó la espalda al ver que las manos de Joe se deslizaban provocativamente hacia sus senos, deteniéndose para acariciar ávidamente su turgente contorno. Gimiendo de frustración, _________ (Tú) cubrió las manos masculinas con las de ella y las guió hacia el duro pezón color miel. Jadeó y cerró los ojos al sentir cómo Joe provocaba la ardiente punta mientras le lamía el cuello dejándole una húmeda estela hasta el hombro.
—Así, _________ (Tú), muéstrame cómo quieres que te acaricie. Muéstrame la manera en que puedo hacerte gozar.
Hasta donde sabía, a Joe se le habían ocurrido prácticamente todas, pero si quería instrucciones, ¿cómo podía negarse?
Le condujo la otra mano hacia el pecho desatendido y suspiró al sentir cómo le apretaba los pezones entre los dedos.
—Bésame —suspiró ella, apoyando la cabeza en el hombro fornido. Él se inclinó para besarla con avidez, saboreándola insaciable.
Después le besó el lóbulo de la oreja haciéndola estremecer de placer. La excitación que le producían las caricias de Joe sobre su tersa piel ardiente al tiempo que le pellizcaba posesivamente los pezones, la hicieron pensar que alcanzaría el clímax con el simple roce de sus manos en los senos y de sus labios en la oreja.
Sentía un calor húmedo palpitarle entre los muslos. Cogió la mano masculina y la guió hasta su entrepierna para apoyársela sobre el pubis. Se estremeció al ver desaparecer los dedos masculinos en los pliegues húmedos y sensibles de su sexo.
Se observó a sí misma reflejada en el espejo, a esa mujer salvaje que con ojos entrecerrados y la boca curvada lujuriosamente se contoneaba empujando demandante las caderas hacia adelante contra la mano masculina. La excitó enloquecedoramente la visión de los dos dedos morenos entre sus piernas, acariciándole el sexo brillante por el ardiente flujo, frotándole en círculos el clítoris, hundiéndose en ella.
—Sí, así, _________ (Tú)—le gruñó en el cuello. —Córrete para mí.
Le presionó los dedos con mayor fuerza, ella cerró los ojos lentamente al sentir la palpitante erupción interior del orgasmo.
—Abre los ojos —le dijo. —Quiero que mires, que veas lo hermosa que eres cuando te entregas sin reservas.
Así lo hizo, y la imagen la impresionó sobremanera. Vio su rostro, todo su cuerpo, desprotegido y vulnerable mientras se tensaba contra él. Todas sus emociones se reflejaban en sus ojos al mismo tiempo que se estremecía y convulsionaba descontroladamente.
Antes de que los temblores se desvanecieran, Joe la cogió en sus brazos y la llevó en volandas la corta distancia que los separaba de la cama. Se recostó sobre ella apoyado en los codos.
—Eres condenadamente sexy —le dijo, frotando la dura y ardiente erección contra la piel bañada en sudor de su vientre. —Sexy, hermosa y fabulosa.
Ella lo envolvió con piernas y brazos, acariciándole ávidamente cada pulgada de piel tersa y firmes músculos.
Él se apartó el tiempo que le llevó colocarse un preservativo, y ella separó las piernas para recibirlo. Le cogió el miembro y lo condujo, instándolo a deslizarse, dura y profundamente, dentro de la vagina.
Con los ojos fuertemente apretados y la cabeza echada hacia atrás, Joe la penetró, sin detenerse hasta estar completamente hundido en ella.
Le corrieron descargas eléctricas por las piernas al sentir la embestida masculina hasta lo más profundo de su alma.
Cogió su cabeza entre las manos y, mirándola intensamente, dijo:
—Te amo, _________ (Tú). —Extrajo el miembro y después lo introdujo lentamente dentro de ella. —No estoy dispuesto a vivir sin ti. ¿Comprendes? —Enfatizó sus palabras embistiendo las caderas salvajemente, obligándola a arquearse al tiempo que las paredes internas de su sexo le ciñeron la dura columna del falo. —Eres mía ahora, _________ (Tú). Siempre has sido mía.
Emitió un gemido como única réplica y le asió los fuertes músculos de las nalgas, para presionarlo aún más dentro de ella. Quería devorarlo, absorberlo dentro de su cuerpo. Hacerlo suyo tanto como le pertenecía a él.
Rodaron y se contorsionaron en la cama, cambiando de posición continuamente, y rieron al quedar enredados en las sábanas. Finalmente, _________ (Tú) quedó sentada sobre el regazo de Joe, meciéndose con un ritmo lento y constante mientras él la asía de las nalgas. La embestía increíblemente profundo mientras le ahogaba con la boca los gemidos cada vez más intonsos. Cabalgó sobre él sujetándose con fuerza de sus hombros mientras el encrespado vello del torso le raspaba los pezones. El clímax la cogió prácticamente por sorpresa, latiendo a través de su cuerpo en grandes oleadas mientras Joe la mantenía apretada contra él, susurrándole que la amaba, besando las lágrimas que se le escapaban por el rabillo de los ojos.
Y después, él escondió el rostro en su cuello, susurrando un suave «sí» al tiempo que alcanzaba el orgasmo.


Horas más tarde, _________ (Tú) yacía acurrucada contra Joe, incapaz de dormir. A pesar de que estaba física y mentalmente exhausta algo carcomía su conciencia impidiéndole conciliar el sueño.
La culpa.
A pesar del sexo increíble que ella y Joe habían tenido durante el pasado mes, lo de esa noche había sido diferente. Tener a Joe sobre ella, dentro de ella, sabiendo que la amaba... Ahora comprendía lo que todos los melosos botarates querían decir cuando hablaban de una conexión espiritual.
Inesperadamente, la pregunta que una ebria Elizabeth lo había hecho le repicaba en la cabeza. « ¿No deseas encontrar el amor, _________ (Tú)?». Que Dios la amparase, lo había encontrado, y era una mujer afortunada, lo había encontrado con Joe.
Escabulléndose de la cama, cogió la bata y se dirigió a la sala. Cerró la puerta silenciosamente tras de sí. Sabía lo que debía hacer. Debía sincerarse, tanto con sus lectores como con Joe, y rezar para que él la perdonase cuando le dijera la verdad de su alter ego devorador de hombres.
Quizá fuese más sencillo que la comprendiesen si lo escribía. Encendió su ordenador portátil y comenzó a teclear.

«Bueno chicas, es hora de que me confiese. Es el momento de dejar saber al mundo que yo, C. Teaser, la invulnerable e inconmovible manipuladora de hombres confiados, he cometido lo impensable.
Me he enamorado.
Alocadamente, sin reparo ni cautela alguna, me iría al culo del mundo y me afeitaría la cabeza si él me lo pidiera.
Incluso estoy pensando en tener un par de preciosos bebés de ojos color miel y cabello oscuro. Conociendo cuan vanidosa soy, el hecho de que arriesgue mis músculos abdominales, logrados con tanto esfuerzo, debería significar algo.
Pero, desafortunadamente, es cierto. Temo no haber sido completamente honesta con vosotras durante estas últimas semanas. ¿Recordáis al perrito extraviado que se acercó suplicándome dulcemente? Pues era él, un príncipe así disfrazado y de quien me he enamorado locamente».

Dos horas más tarde, con los ojos irritados y sintiendo un poco de náuseas por la falta de sueño, _________ (Tú) envío la columna a Tina y se dirigió a tumbos a acostarse. Cayó en la cama, exhausta, sonriendo mientras Joe murmuraba en sueños y la abrazaba acurrucándose de espaldas contra ella. Adormilada, susurró una plegaria a los dioses del nuevo amor, pidiéndoles que ayudaran a Joe a perdonarla cuando le confesara todo por la mañana.
Joe se despertó con el estruendo de ruidos metálicos y el sonido ensordecedor del motor de un camión que haría vibrar todo el edificio de apartamentos donde _________ (Tú) vivía. Dios, odiaba el día de recogida de residuos. Entrecerró los ojos para mirar el reloj. Seis menos cuarto.
_________ (Tú) no se movió. No era extraño, pues la había sentido levantarse alrededor de las dos de la mañana. Si bien se había vuelto a dormir, la escuchó cuando ella se escabulló nuevamente dentro de la cama, aproximadamente a las cuatro. El insomnio de _________ (Tú) se había agravado últimamente.
Tendré que hacer algo para cansarla todavía más, pensó sonriente.
La luz grisácea del amanecer le iluminó parcialmente el rostro. Le encantaba observarla dormir, el modo en que sus labios carnosos se separaban levemente cuando aplastaba el rostro de perfil contra la almohada. En ciertas ocasiones, como en ese momento, un pequeño surco aparecía entre sus cejas oscuras, como si tuviera preocupaciones de las que no podía escapar, ni siquiera en sueños.
Lamentándolo, exhaló un suspiro y salió de la cama sin molestarla. Por mucho que deseara darle la vuelta y despertarla hundiéndose entre sus piernas, era evidente que ella precisaba un poco de descanso.
Se colocó los calzoncillos sonriendo mientras salía de la habitación. No recordaba haberse sentido nunca tan feliz, tan lleno de paz. Aunque no había sido realmente consciente de ello durante todo el tiempo en que había permanecido en San Francisco, una tensión sutil lo agobiaba, ya que luchaba por mantener un equilibrio entre presionar a _________ (Tú) para tener una relación seria y no abrumarla con el ímpetu de sus emociones.
Todo eso había cambiado la noche anterior. Ella lo amaba, estaba seguro. Aunque no hubiera podido decirlo, él lo sintió en cada caricia, en cada beso, en el modo en que ella lo había envuelto con sus brazos y las piernas asiéndolo desesperadamente. Las palabras llegarían. Lo que tenía importancia en realidad era que iban a estar juntos. Lo embargó una cálida sensación interna al imaginarse el resto de la vida juntos. Las palabras llegarían pronto. Todo lo que importaba era que _________ (Tú) era suya finalmente.
La tenue luz de la madrugada proyectaba sombras en la sala de estar, y él podía oír el zumbido del ordenador de _________ (Tú) en el silencio del apartamento. Rápidamente, se preparó un café y se sentó frente al escritorio de _________ (Tú) para revisar su correo electrónico. Al abrir la ventana del navegador y registrar su cuenta, notó que el correo de _________ (Tú) todavía estaba abierto. Miró rápidamente al buzón de entrada de ella, luego apartó la mirada.
Joe todavía tenía la persistente sensación de que _________ (Tú) le estaba ocultando algo, pero fisgonear no era el modo de tranquilizarse. ¿Cómo podría mantener su confianza tan arduamente ganada si husmeaba su correspondencia?
Estaba leyendo su correo cuando un mensaje para _________ (Tú) apareció en la pantalla. Joe le echó una mirada en un acto reflejo.
El mensaje era de alguien llamado Tina, y en el Asunto» decía: «Tu última columna de C. Teaser».
«C. Teaser»... había algo en ese nombre que le fastidiaba. Ahora recordaba. Esa columna que Michael le había enviado, donde esa mujer, divertida pero arpía se burlaba del gatito faldero con el que estaba saliendo.
Sintió una acidez violenta en la boca del estomago ¿Por qué alguien le mandaba a _________ (Tú) algo sobre la columna de C. Teaser?
Casi involuntariamente, leyó el mensaje de Tina. _________ (Tú), ¡tu última columna fue genial! Una de las más graciosas que has escrito. No leí todavía la que escribiste esta mañana, ¡debes estar cansándote de tu esclavo sexual si estás despierta a las dos de la mañana escribiendo en lugar de estar en la cama con él! Si tu último artículo es tan bueno como el anterior, estarás firmando el contrato del libro al final de esta semana.
Incapaz de detenerse. Joe buscó en la carpeta de «mensajes enviados» e imprimió veinte archivos de «La verdad al desnudo». Una acuciante sensación de náuseas le iba creciendo con cada palabra que leía, hasta que todo el cuerpo le vibró de dolor y furia al descubrir lo que _________ (Tú) realmente pensaba de él, y de su relación.
En tanto que él se había enamorado, ella en todo momento lo consideró un juguete sexual y lo estuvo utilizando como comidilla para entretener a sus lectores. Mientras él había estado abrigando visiones de un futuro juntos, ella se regodeaba porque lo llevaba de la polla, esperando el momento para abandonarlo sin miramientos en venganza por el modo en que él la había tratado cinco años atrás.
No se molestó en leer la columna que había escrito a las dos de la mañana. No necesitaba leerla para saber lo que decía. Sin duda habría ridiculizado su amor, se habría reído de cuan descarnadamente lo había engañado. Y se estaría restregando las manos porque muy pronto le trituraría su corazón hasta convertirlo en fino polvo.
No era de extrañar que ella no pudiese decirle que lo amaba.
Sintió que las enardecidas lágrimas le ardían en los ojos, por un segundo, creyó que vomitaría sobre el teclado.
Tenía que dejar el apartamento.
Recogió los pantalones de la alfombra de la sala donde lo había arrojado la noche anterior, se los colocó de prisa y abrió de un golpe la puerta de la habitación. La vio despertarse de un salto, pero no se atrevió a mirarla. Si lo hacía, temía estrangularla, o quizá algo peor. Sentía terror ante la posibilidad de comenzar a llorar como una niñita y de rogarle que le dijera que nada de aquello era cierto.
Sacó la maleta del armario y comenzó a meter su ropa adentro, tirando bruscamente para abrir el cajón del tocador que había hecho suyo y arrojando camisetas, ropa interior y calcetines. Arrancó los trajes, los pantalones, las camisas de vestir de las perchas y lo apiló bruscamente.
—¿Qué estás haciendo, Joe? —le preguntó _________ (Tú). Su voz ronca y adormilada casi lo hace caer de rodillas.
¿Cómo pudo equivocarse tanto? ¿Cómo pudo no haberla visto como la perra insensible que era realmente?
La miró, reclinándose sobre la cama, perdiendo la conciencia de sí mismo cuando la sábana se resbaló para revelar unos pechos maravillosos, los que había adorado con sus labios y su boca durante gran parte de la noche anterior. A pesar del punzante dolor en su corazón, su verga se levantó entusiastamente atenta. Tuvo su merecido.
—Me marcho —dijo, terminando la maleta con las zapatillas. —¿No es eso lo que deseabas, _________ (Tú)?—Hizo una pausa, mirándola con acritud. —¿O prefieres que te llame C. Teaser, ya que eso parece ser lo que realmente eres?
Ella tragó con dificultad y ruidosamente al tiempo que empalidecía. Abrió la boca, pero no emitió sonido.
Por lo menos tenía la delicadeza de sentirse avergonzada, aun cuando no se preocupara por defenderse.
Apretó las sábanas contra el pecho. La veía tan vulnerable que, por un momento, estuvo dispuesto a olvidarse de todo y creer que había sido una gran broma inocente.
Pero las frases que flotaban en su mente; palabras hirientes que poseían el rasgo inconfundible del implacable sentido del humor de _________ (Tú). «Ha estado cargante últimamente… Algunos podrían decir que me estoy aprovechando, pero ¿por qué debería descartar la posibilidad de un poco de placer junto con la revancha?».
Sacudió el cabeza, sumamente contrariado con ambos.
—Me atrapaste, _________ (Tú), de veras que me atrapaste. Deseabas vengarte y lo has conseguido. Felicidades. Si la primera vez que estuvimos juntos te hice la mitad del daño que tú me hiciste ahora, me asombra que hayas sobrevivido.
—No, Joe, no comprendes —balbuceó algo acerca de la columna, de un tema para un libro, adujo que estaba siendo presionada para escribir más de él aunque ella no quería.
Él continuó como si ella no hubiese hablado.
—Creí que habíamos superado este tema, _________ (Tú), pero aparentemente eres la misma niñita herida que quiere culparme por todo para no tener que admitir que tuviste tanta responsabilidad como yo. Puede que yo lo arruinase todo en un momento determinado, pero tú lo deseabas tanto como yo.
—Eso no es cierto —le espetó ella—tu me sedujiste.
—Los dos sabemos que eso es una mentira. —Rió de manera destemplada. —Y es patético que todavía estés intentando convencerte de lo contrario. Casi tan patético como el hecho de que uses lo que sucedió como excusa para alejar a la gente, para no permitir que nadie se acerque jamás lo suficiente como para tener algo profundo contigo.
—¡Yo te amaba! —gritó ella en un estallido. —¡Y me arrojaste como una media sucia! ¿Cómo se supone que podía volver a confiar en alguien después de eso?
—Dios mío, _________ (Tú), eso ocurrió hace cinco años. —Se puso una camiseta y cerró la cremallera de la maleta. —Ya es hora de que lo superes y crezcas de una vez.
Volver arriba Ir abajo
Pinkii
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1022
Edad : 23
Localización : Barqto- Ciudad Jonatica!
Fecha de inscripción : 11/08/2009

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Septiembre 24th 2010, 15:19

Nueva y super fiel lectora... tengo días leyendo la nove y es la mejor que he leido!
Excelente la adaptación!!
Me avisas cuando vayas a subir las otras historias y te recomiendo que las subas de cada uno Twisted Evil
besos!!
Volver arriba Ir abajo
http://www.tumblr.com/blog/pinkii-andwonderous
kmi-mr
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1745
Fecha de inscripción : 24/01/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Octubre 2nd 2010, 09:30

Nueva Lectora
Siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
Andreina Jonas :)
Novia De..


Cantidad de envíos : 552
Edad : 21
Fecha de inscripción : 08/12/2009

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Octubre 6th 2010, 00:11

nueva lectoraaaaaa.!
alfin pude terminar.!!!!!!


waOOOOOOO esta novela me dejo locaaaaaa.!!

es la mejor adaptacion que eh leeido.!
me encnataaaaaaaa..!!!!!!!!!1

leee todas, todas tus adaptaciones!!

waaaaaaaaaaaaaaaaaaaa ni eh dormido leeyendo esta nivela Razz

cuidate,besos

y siguela esta supeeerr
Volver arriba Ir abajo
Pinkii
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1022
Edad : 23
Localización : Barqto- Ciudad Jonatica!
Fecha de inscripción : 11/08/2009

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Octubre 6th 2010, 18:10

SIGUELA PLEASE
Volver arriba Ir abajo
http://www.tumblr.com/blog/pinkii-andwonderous
kmi-mr
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1745
Fecha de inscripción : 24/01/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Octubre 6th 2010, 19:26

siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
GabStrawberry
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 412
Edad : 21
Localización : Cuidado! estoy en tu Closet
Fecha de inscripción : 21/09/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Octubre 6th 2010, 20:46

Nueva lectOraaa!! dis me encanta esta nove siguela please rabbit
Volver arriba Ir abajo
http:// http://www.wix.com/icecreamlollipop/icecreamlollipop-web
Kathy_hb
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3178
Fecha de inscripción : 20/01/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Octubre 7th 2010, 14:46

sigeolaaaa
Volver arriba Ir abajo
australiangirl
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 244
Edad : 21
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 26/07/2009

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Octubre 7th 2010, 15:55

CHICAAS, ahora les subo caap!
Volver arriba Ir abajo
australiangirl
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 244
Edad : 21
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 26/07/2009

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Octubre 7th 2010, 15:56

Capítulo 10

El golpe de la puerta al cerrarse resonó en todo el apartamento. _________ (Tú) se pasó los brazos alrededor de las rodillas, sin poder terminar de procesar aún lo que acababa de ocurrir. Sentía como si se hubiese dormido y se hubiera despertado en un universo paralelo, en una dimensión en la que todo había salido terriblemente mal.
Con la mente nublada, se las arregló para arrastrarse fuera de la cama y colocarse una bata. Luego se encaminó pesadamente hacia la sala de estar, preguntándose qué demonios se suponía que debía hacer ahora. El aroma del café recién hecho impregnaba el aire, el café que Joe había preparado antes de marcharse como una tromba, dominado por una furia que no le había visto jamás. Su ordenador portátil estaba encendido, su casilla de correo electrónico estaba abierta a la vista de cualquiera. Se sintió invadida por un furioso ataque de rectitud ofendida. ¡Cómo se atrevía Joe a husmear en su correo electrónico privado! Pero incluso mentalmente, esas palabras le sonaron huecas. Podía culpar a Joe cuanto quisiera, pero fue ella quien ocultó cosas, quien se burló y ridiculizó cada momento que habían compartido. Agobiada por la tristeza y la culpa, _________ (Tú) dejó que las lágrimas le rodaran sin control por las mejillas. Aturdida por la profundidad del dolor que la abrumaba mientras pensaba en las cosas que Joe había leído, supuso cuán traicionado se debió haber sentido.
Más traicionado de lo que ella se sintió cuando él la despojó de su virginidad y se marchó sin siquiera decirle adiós.
No podía apartar de la mente las acusaciones que le había hecho: «Aún eres la misma niñita herida que quiere culparme por todo para no tener que admitir que tuviste tanta responsabilidad como yo... Usas lo que sucedió como una excusa para alejar a la gente...».
Tropezó y golpeó la cafetera, volcó una taza y, cojeando, se hundió en la silla de la cocina. Con la mirada perdida en la ventana sobre el fregadero rememoró lo que realmente había sucedido aquella noche. Joe estaba en lo cierto. Durante todos esos años ella lo había culpado de todo, considerándolo un incorregible seductor de jóvenes inocentes, un ser manipulador que había tomado lo que deseaba sin ninguna consideración.
Dejó que los recuerdos de esa noche salieran a la luz y rememoró lo que había intentado borrar con tanta desesperación. Recordó lo enamorada que estaba de Joe, cuánto deseaba que el guapísimo mejor amigo de su hermano mayor le prestara atención, que reparara en ella, no como niña, sino como una mujer sexualmente atractiva, deseable. Revivió el entusiasmo y el temor que sintió cuando él apareció en el umbral de su puerta; el modo en que ella utilizó todo su triste arsenal de técnicas de seducción de amateur, convencida de que así podría demostrarle que lo amaba, que estaban destinados el uno al otro.
Si bien fue él quien la besó primero, ella ya se había insinuado, rozándolo en el sofá y quitándose la camisa para que él notara que no llevaba sostén bajo la delgada camiseta. Y fue ella quien lo alentó a ir más lejos, guiándole la mano por debajo de la camiseta y de los pantalones, al tiempo que le quitaba la ropa.
Y era cierto, la relación sexual en sí fue dolorosa, embarazosa y decepcionante, pero lo que realmente la hirió fue la expresión del rostro de Joe una vez consumado el acto, puesto que, en vez de enamorarse repentina e irremediablemente de ella porque le había entregado su preciosa virginidad, se había sentido apenado, avergonzado, como si cada fibra de su ser se arrepintiese de lo que había hecho.
Y en vez de afrontar la situación como la mujer adulta que creía ser, corrió a su habitación para llorar desconsoladamente sobre su osito de peluche. Además, desde entonces, había utilizado esa experiencia como excusa para evitar el amor, la intimidad y las lágrimas.
Nunca se le ocurrió hasta ese momento que también Joe era muy joven en ese entonces. Ella siempre lo había considerado mucho mayor y más maduro que ella. Tal vez se sintió apenado y avergonzado por haberle arruinado su primera experiencia sexual. Quizá le preocupó la opinión de su mejor amigo porque se había acostado con su pequeña hermanita en el sofá de la sala de televisión de su casa.
Y ¿qué tenía de sorprendente que no la hubiese llamado después? ¿Qué hombre de veintidós años, casi un adolescente, habría querido comprometerse con una niña que salió corriendo de la habitación sollozando después de haber tenido relaciones por primera vez?
Golpeó suavemente la frente contra la encimera de la encina. Dios ¡qué estúpida era! Una idiota inmadura y emocionalmente discapacitada.
Quizás si se disculpara... Tú nunca persigues a los hombres, ¿recuerdas? Pero esto era diferente. Él era Joe. El primer hombre que había amado. El único hombre que jamás había amado. El hombre que después de todos esos años, había logrado demostrarle que el verdadero amor era posible.
¿Dónde está tu orgullo? ¿Realmente irás corriendo tras él para suplicarle que te ame?
¿Orgullo? ¡Ja! El orgullo la había metido en ese problema. Lo consideraría un pequeño sacrificio si lograba con ello que Joe la amara y confiara en ella de nuevo. No le importaba el precio, ni el golpe que debía sufrir su ego. Debía recuperarlo, tenía que lograr que las cosas se reencauzaran.
La pregunta era... ¿cómo?


Habían pasado poco más de dos semanas y todavía no estaba segura de que fuese lo correcto lo que iba a hacer. O si funcionaría. De lo único que no tenía duda alguna era de que en nada había cambiado... la intensidad de sus sentimientos por Joe. En la bodega del Faro, ubicada en el Valle de Napa, mientras se hallaba sentada al otro lado de la mesa que ocupaban durante el ensayo de la boda. _________ (Tú) sintió que su corazón le dolía como si tuviese una gigantesca y amoratada herida.
Él estaba guapísimo con su pelo oscuro recién cortado; los pantalones color canela y la camisa azul Francia le resaltaban el magnífico cuerpo. _________ (Tú) quiso suponer que las sombras que le oscurecían las facciones se debían a la misma incapacidad para conciliar el sueño y probar bocado que la habían aquejado a ella, pero la seguridad que _________ (Tú) solía tener sobre su propio atractivo se fue desvaneciéndose notablemente en las últimas dos semanas.
Esa noche había puesto especial atención a su apariencia, se maquilló cuidadosamente los ojos y se puso un pálido brillo labial que le daba una tonalidad de melocotón maduro a los labios. Su vestido color coral de pronunciado escote anudado en el cuello sugería insinuantemente sus senos y dejaba los brazos y la espalda al descubierto. Pero podría haber usado un saco de harina, él no lo habría notado.
Joe se sentó al otro lado de la mesa redonda y coqueteó con una de las damas del cortejo, esbozando furtivas sonrisas ante cualquier comentario que ella hacía. Se las había arreglado para ignorar _________ (Tú) desde el momento en que ella entró a la habitación, igual que había hecho durante las últimas dos semanas, tres días y seis horas.
A decir verdad, sabía a ciencia cierta que la había ignorado solamente durante la primera semana, pues después de varios días sin que le devolviera las llamadas telefónicas y sin que respondiera a sus correos electrónicos, había dejado de intentarlo y decidió tratar el tema personalmente en la boda de Elizabeth y Michael.
Sin embargo, todos los planes que había elucubrado y el ánimo del que se había imbuido para retenerlo por la fuerza si fuese necesario se esfumaron al notar que, al encontrarse sus miradas casualmente, él la ignoraba como si fuese una planta por la que no sentía ningún interés en particular.
No pudo recordar haberse sentido alguna vez tan abatida y tan temerosa de estallar repentinamente en llanto y hacer el ridículo completamente.
Enderezó los hombros e hizo todo lo que pudo para ignorar el nudo de irremediable desazón que la estaba aniquilando. Ya había llegado hasta ese punto y no era momento de dejarse rendir por la desesperación. Una vez más se recordó a sí misma que era una mujer fuerte que estaba luchando por lo que quería, y que estaba decidida a todo aunque para ello debiese someter a golpes al hombre que amaba para convencerlo.
Se prometió a sí misma que eso sería lo que haría en cuanto pudiera estar con él a solas.
Aunque con todos los presentes, desde el abuelo Ed hasta el primo más lejano, ofreciendo sucesivos brindis, la oportunidad podría tardar en presentársele.
El corazón de _________ (Tú) dio un vuelco cuando, a mitad del postre, Joe se levantó de la mesa. Es ahora o nunca. Susurró una pequeña plegaria, vació su copa de vino para tomar valor y cogió el bolso.
Abriéndose camino entre la abultada concurrencia, se dirigió directamente al baño de hombres. Quizás fuese un tanto burdo acorralar a un hombre de pie frente al retrete, pero no era momento de reparar en buenos modales.
Espió dentro del baño de hombres, pero estaba vacío. Frustrada, emprendió el regreso hacia la mesa cuando distinguió una sombra en la galería exterior. Se deslizó hacia la salida y corrió hasta la silueta, intentando no partirse un tacón en los adoquines.
—Joseph —lo llamó y la silueta quedó paralizada.
Se detuvo a diez pies de distancia sin poder ver el rostro que se mantenía en sombras a pesar de las luces exteriores. Pero el lenguaje corporal de la silueta le gritaba: aléjate de mí.
Requirió un gran esfuerzo no obedecerlo.
En lugar de eso, caminó lentamente hacia él, hasta que estuvo lo suficientemente cerca como para distinguir la mandíbula apretada y la gélida mirada.
—Por favor Joe, hablemos solo un minuto.
—No tengo nada que decirte.
—Bien, pues entonces escúchame. O mejor aún... Hurgó en su bolso y extrajo la hoja de papel que estaba buscando. —Lee.
Él ignoró la mano extendida.
—Después de lo que hiciste, ¿crees que deseo leer algo que hayas escrito?
—¿Por qué no me permites disculparme? —gritó ella, prácticamente pataleando por la tozudez masculina.
Él se dispuso a marcharse, pero ella se abalanzó sobre él, aferrándose a su espalda y negándose a dejarlo ir.
—No te alejes de mí.
Él maldijo y se ahogó cuando le rodeó el cuello con los brazos.
—Bien. Si leo eso, ¿me dejarás en paz?
Ella asintió contra su espalda.
Se colocó la camisa y le arrebató el papel de la mano. Durante una fracción de segundo, ella temió que lo rompiera en pequeños trozos. Pero se lo acercó a dos pulgadas del rostro.
—Lo siento —sonrió con suficiencia. —No puedo leerlo. Está demasiado oscuro.
—¡Ah! —El sonido gutural proferido por _________ (Tú) fue similar al de Charlie Brown . Arrastró a Joe a través de la galería hasta la primera puerta sin cerrojo que logró encontrar. Al encender la luz, cayó en la cuenta de que esa puerta pesada y arqueada en la parte superior conducía a la bodega.
—¿Así está bien o necesitas las gafas para leer? Frunció el ceño, pero comenzó a leer la columna de a «La verdad al desnudo» que ella había escrito la mañana en que él había descubierto su identidad. Aquella en la que le confesó al mundo que se había enamorado locamente de Joe.
Ella contuvo el aliento mientras él leía las primeras líneas. Le echó una furtiva mirada, pero su rostro no varió la expresión distante, impenetrable; no evidenció reacción alguna ante el hecho de que ella hubiera admitido que estaba enamorada de él.
Terminó de leer la página y se la devolvió.
—Estoy seguro de que sonará genial en tu libro —fue rudo lo que dijo.
El débil atisbo de esperanza que había estado alimentando durante las últimas dos semanas se marchitó y murió. No estaba dispuesto a perdonarla.
Cogió el papel de sus manos y agachó la cabeza, sintiendo náuseas al constatar que Joe Jonas había roto su corazón, y esta vez no tenía a nadie a quien culpar más que a sí misma.
Joe intentó controlar el temblor de sus manos al devolverle el papel. Las hundió en los bolsillos, apretando los puños mientras luchaba contra el impulso de cogerla en sus brazos y decirle que la perdonaba, que podía escribir cualquier cosa que se le ocurriera sobre él.
«Me he enamorado...».
Deseaba tanto creer aquello que sentía casi un dolor físico. Pero ¿y si era otra mentira? ¿Y si estaba manipulándolo para obtener más material?
Si fuera así, ¿realmente le importaba?
Decidió que sí. Su orgullo, por lo menos lo que quedaba de él tras haber hecho el ridículo permitiendo que ella lo pisoteara, era lo único que le permitía continuar con su vida.
—No hay ningún libro —dijo ella, sumida en un suave llanto.
Oh, Dios, ¿estaba llorando? ¿La dura e intolerante _________ (Tú)? El sonido de sus lágrimas lo golpeó como un martillo en el plexo solar. Luego, asimiló el significado de sus palabras.
—¿No hay ningún libro?
Ella agitó la cabeza en un gesto negativo.
—Les dije que no incluiría las columnas sobre ti, razón por la cual desistieron de la idea del libro.
Eso no tenía sentido. Después de marcharse de San Francisco, _________ (Tú) le había enviado varios correos electrónicos intentando explicarle por qué hizo lo que hizo. Su explicación acerca del libro no había mejorado la actitud de él, en lugar de ello, le probaba que estaba dispuesta a utilizar a las personas que amaba para impulsar su carrera. El que él permaneciera anónimo no importaba. ¿Cómo podía confiar en ella cuando explotaba tan fácilmente su relación y la tergiversaba para el consumo público?
Aunque él no la había perdonado, comprendía lo importante que ese libro era para su carrera. Era su gran oportunidad de liberarse de su aburrido trabajo en el Tribune y de tener una carrera escribiendo lo que quería.
Se restregó los ojos con los puños y lloriqueó nuevamente.
—Sé que no tiene importancia. Aún está publicado por Bustout.com, pero no podía permitirles que lo incluyeran en el libro. Sin importar cuánto intentase racionalizarlo, no podía hacernos eso a nosotros. —Hizo una pausa y miró hacia arriba en un vano esfuerzo por no llorar, prosiguió con voz temblorosa —Una revista compró los derechos de la columna, así que aun tengo eso, pero todo lo referente a ti jamás se imprimirá, lo prometo.
Le daba vueltas la cabeza. Después de haber leído todas las columnas, estaba seguro de que _________ (Tú) era una perra manipuladora dispuesta a hacer cualquier cosa para impulsar su carrera. Ahora parecía dispuesta a sacrificarlo todo.
—¿Porqué?
—Porque te amo —gritó exasperada y no muy feliz de haberlo hecho.
No pudo dominar la llamarada cálida que lo recorrió íntegramente al escuchar esas palabras. No era exactamente el modo en que había esperado escucharlas, pero no las desaprovecharía.
—Déjame ver si comprendo esto correctamente. ¿Renunciaste a la oportunidad de publicar un libro para protegerme, aunque solamente tú y yo sabríamos que esas columnas se referían a mí?
Ella sacudió su cabeza.
—No podrías permanecer anónimo durante mucho tiempo. El editor quería una campaña publicitaria muy grande, y la gente que nos conociera ataría cabos. No valía la pena herirte más. Y no era justo para ti el modo en que utilicé la columna para vengarme de algo que debería haber superado hace mucho tiempo.
Las lágrimas le rodaban por las mejillas y le temblaban las comisuras de los turgentes labios. Siempre se había esforzado para ser fuerte, para controlar sus emociones, y ahora no se preocupaba por esconder su dolor ni su vergüenza. Ni su amor. Él sabía lo difícil que era para ella admitir que lo quería, hablar francamente y arriesgarlo todo. Su bravuconería y seguridad habían desparecido. _________ (Tú) era nuevamente la inocente adolescente que esperaba que le rompieran el corazón.
Dios sabía que él no era capaz de hacerlo. Una débil sonrisa iluminó el rostro de Joe al tiempo que la cogía entre sus brazos, imaginándose esos bebés de ojos miel y cabello oscuro que ella había mencionado en su columna. Ella quedó rígida durante un momento, luego se fundió contra él, apoyándole el cuerpo extenuado contra su pecho. Lo abrazó por la cintura y suspiró como si hubiese encontrado el único refugio seguro en este mundo.
Inclinó la cabeza hacia atrás y lo miró con los grandes ojos manchados de rimel negro.
—¿Me perdonas?
Con dificultad por el nudo que sentía en la garganta, le dijo:
—Sí. —Su afirmación sonó como un graznido. Al besarla, al saborear sus lágrimas saladas, al saborearla a ella, sintió un placer casi doloroso. Le besó las mejillas y la frente, incluso la punta de la nariz enrojecida. —Quiero que escribas el libro, _________ (Tú). —Ella negó con la cabeza. —No importa lo que digas mientras yo sepa la verdad.
—¿De verdad? —preguntó con expresión insegura. —¿No dirás que está bien para luego reprochármelo el resto de nuestras vidas?
Hizo un movimiento negativo con la cabeza.
—Pero la próxima vez que escribas algo acerca de mí... —gruñó, apoyándole la espalda contra un barril de vino que lo superaba en tamaño—es mejor que sea sobre el enorme tamaño de mi verga y sobre lo bien que la manejo.
_________ (Tú) dejó escapar una picara risilla y le acarició el pelo.
—Esta semana tengo fecha de entrega. Será mejor que me refresques la memoria.


Para su asombro, él no perdió el tiempo. La acarició por todas partes, le hundió las manos en el escote y le tocó los senos; se las deslizó por los muslos para aferrarle las nalgas que el minúsculo tanga dejaba desnudas.
—Dios, te he echado de menos —gimió Joe, con la boca caliente y abierta presionada contra la sensible curva de su pecho. _________ (Tú) sintió el fuerte tirón con el que Joe le desabrochó el vestido. Percibió su respiración agitada succionándole salvajemente los pezones, provocándole así pulsaciones enloquecidas en la entrepierna.
Se apartó para bajarse los pantalones y los calzoncillos hasta las caderas y le desgarró las medias de seda.
Le acarició los pliegues de los húmedos labios, preparándola para la ruda penetración. Le levantó una pierna, se la sostuvo alrededor de las caderas y embistió el pene, hundiéndoselo tan profundo como le fue posible.
Así, sujeta y clavada, la tenía indefensa, incapaz de moverse.
—Te siento tan bien... —le dijo, manteniéndose tan quieto que ella podía sentir el violento latido del corazón de él contra el suyo, los débiles temblores que sacudían su cuerpo. —Dime nuevamente que me amas —le susurró.
—Te amo. —Se sujetó a él con fuerza, apretándolo desde adentro, ciñéndole el miembro prietamente al tiempo que contoneaba las caderas. —Te amo tanto... —le dijo mientras le besaba apasionadamente los labios, la lengua, saboreando sus gemidos; las lágrimas se le escapaban furtivamente por el rabillo de los ojos al reconocer lo cerca que había estado de perderlo, de no disfrutar nunca más de las caricias de esas manos en su piel, de no sentir nunca más que la penetraba profundamente, hasta formar parte de su propio cuerpo.
Sin escucharle susurrar «te amo» en voz baja y temblorosa. Finalmente, él comenzó a moverse, penetrándola con embestidas rápidas y profundas, rozándole simultáneamente el punto G con la gruesa verga. Ella alcanzó el clímax casi inmediatamente, y pudo apenas percibir los gemidos masculinos cuando explotó cual lava ardiente dentro de ella.
Durante largo rato permanecieron abrazados contra el barril, recuperando el aliento.
Luego él se alejó, y ambos se dirigieron, a través de la galería, hacia los baños, para asearse.
Aunque la idea de marcharse al hotel era tentadora, volvieron al comedor, donde varios amigos y parientes seguían proponiendo innumerables brindis.
Abrazándola por la cintura, la acercó a él y se inclinó para susurrarle al oído:
—Prométeme que no haremos todos esos estúpidos discursos cuando nos casemos.
Se humedeció los labios al sentirlos repentinamente secos.
—¿Quieres casarte conmigo?
Sintió su aliento cálido y la vibración de la risa masculina haciéndole cosquillas en la oreja.
—¿Cómo demonios podría controlarte de otra manera?
Aturdida, _________ (Tú) se apoyó en él y cerró los ojos al tiempo que, triunfante, la romántica e idealista _________ (Tú) tantos años reprimida susurró: «Te lo dije».
_________ (Tú) debía reconocer su derrota. El amor verdadero era posible. Ni siquiera una testaruda descreída aspirante a cínica como C. Teaser podía negarlo.

FIN.
Volver arriba Ir abajo
Pinkii
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1022
Edad : 23
Localización : Barqto- Ciudad Jonatica!
Fecha de inscripción : 11/08/2009

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Octubre 7th 2010, 18:44

Sube las otras partes pliz!

ME ENCANTO

Cuidate Wink
Volver arriba Ir abajo
http://www.tumblr.com/blog/pinkii-andwonderous
Kathy_hb
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3178
Fecha de inscripción : 20/01/2010

MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Octubre 8th 2010, 17:52

La ame tienes q poner mas
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]   Hoy a las 23:01

Volver arriba Ir abajo
 
"La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 3 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» "La Verdad Al Desnudo" Joe&Tú [Adaptación]
» LA VERDAD SOBRE LAS RELIGIONES - Pat Condell
» La verdad acerca de Miley Cyrus
» CUANDO SE AMA DE VERDAD (NICK Y THU) 2 O 3 KAPZ! ENTREN!
» El Sueño es la Sombra infinita de la Verdad... [[[Nick nd' You]]] (Un Poco de todo)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: