Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14, 15  Siguiente
AutorMensaje
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 16th 2010, 21:15

SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 16th 2010, 21:16

SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!SIGUE!!
PLEASEEE!!!
Volver arriba Ir abajo
Leah
Nuev@


Cantidad de envíos : 5
Edad : 22
Localización : En los brazos de mi Amado Joe <3 xD
Fecha de inscripción : 11/08/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 17th 2010, 12:42

siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa
siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa
siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa
siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa siguelaa
Volver arriba Ir abajo
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 17th 2010, 18:44

suubeeeeee
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 22nd 2010, 13:55

Perdon x no subir eske tengo unos problemillas mañana subo en las dos novelas
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 22nd 2010, 13:56

Perdon x no subir eske tengo unos problemillas mañana subo en las dos novelas
Volver arriba Ir abajo
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 22nd 2010, 21:58

siguelaaaaaaaaaaaaa
kiero cap`!!!!!!!!!!!!!!!!
Volver arriba Ir abajo
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 23rd 2010, 22:41

siii (: spero ^^
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 24th 2010, 06:44

CAPITULO 15

____ golpeó la puerta principal de la casa de frente an¬gosto de los Pettifer. Evangeline la había invitado a tomar el té, entonces: ¿por qué no atendía nadie? Había transcurrido casi una semana desde el incidente lamentable en el baile de la casa del embajador, y no había sabido nada de los Pettifer has¬ta ese día.
Con un suspiro, _____ volvió a bajar los escalones e ins¬peccionó el exterior de la casa, todos los postigos estaban ce¬rrados y las cortinas corridas. Vacilante, bajó la mirada hacia los adoquines y se preguntó si habría hecho lo correcto en despedir a su carruaje hasta dentro de una hora.
Después de recibir la nota desesperada de Evangeline, había salido deprisa de la casa sin informarle a nadie de adón¬de se dirigía. Mientras se estremecía en los escalones, se le ocurrió que debió haber sido más cautelosa, teniendo en cuenta el estado de las cosas. Si sir Richard estaba involucrado en un complot para arruinar a Kevin y a Peter, su presencia allí podría empeorar las cosas.
Y para ser honesta consigo misma, sabía que si veía al señor Aliabad, le resultaría difícil contener su curiosidad acerca de cuál había sido exactamente su relación con Kevin. Reacia a permanecer bajo la llovizna, subió los escalones hasta la protección del pórtico.
-¡_____!
Vaciló cuando oyó que alguien siseaba su nombre. Miró hacia abajo: a través de la verja de hierro que rodeaba el sótano vio que Evangeline la saludaba desde la puerta de la cocina. Si¬guió los escalones de piedra hasta un nivel inferior y, de un em¬pujón, la metieron en la cocina desierta. El olor graso a cordero asado colmaba la sucia habitación. Sin embrago, no había sig¬nos del cocinero que vivía allí, ni del mayordomo.
El cabello marrón de Evangeline estaba enredado sobre sus hombros. Se veía como si hubiera estado llorando. Su me¬jilla tenía la huella de un golpe. ______ le tomó el brazo.
-¿Estás indispuesta? ¿Ha sucedido algo con sir Richard? Evangeline miró alrededor de la cocina como si temie¬ra que su esposo estuviera esperándola debajo de la mesa.
-No te ha visto, ¿verdad?
-¿Sir Richard? No, no lo creo. No contestó la puerta.
He dejado mi carruaje en el parador en la esquina de la plaza y la crucé a pie.
Evangeline se sentó en un banco junto a la larga mesa de pino de la cocina.
-Gracias a Dios. -Levantó el rostro bañado en lágri¬mas y se tocó la mejilla amoratada -No me importa lo que me haga a mí. Debía advertirte.
La reciente felicidad de ______ se disolvió en una nube de duda. ¿Tenían algo que ver las lágrimas de Evangeline con el desagradable visitante de Turquía? Se sentó cerca de su amiga y le dio un pañuelo limpio. Luego de tocar con ligereza sus mejillas, Evangeline recuperó la calma.
-Esta mañana oí que sir Richard y el señor Yusef Aliabad hablaban sobre tu esposo y sus negocios.
______ intentaba disimular sus facciones, no deseaba que Evangeline pensara que estaba demasiado ansiosa por oír sus novedades.
-Parece que el señor Aliabad cree poder manchar aún más la reputación de Kevin y arruinado por completo.
-No comprendo. Evangeline tragó con fuerza.
-Detesto ser la que te diga esto. El señor Aliabad in¬siste en que tiene pruebas para decir que Peter Howard y tu esposo son amantes.
-¡Eso es ridículo! -_____ casi ríe con la idea. Evange¬line negaba con la cabeza.
-Lo siento, ____, pero la gente siempre cotillea acerca del fuerte vínculo entre ellos. Algunos creen que la única ra¬zón por la que Kevin eligió contraer matrimonio contigo fue para evitar justamente un escándalo como este. -Se toca¬ba con ligereza los ojos con el pañuelo húmedo -Justo antes de tu boda, Peter estuvo envuelto en un escándalo con un la¬cayo a quien acosaba. Aliabad insiste en que Kevin contra¬jo matrimonio contigo para desviar la atención de Peter y aca¬bar con los rumores sobre ellos.
_____ le dio una palmadita en la mano a Evangeline. -Sé que Peter y Kevin están muy unidos. Fueron esclavos juntos. Sería extraño que no se convirtieran en amigos después de haber compartido una experiencia tan horrorosa.
En sus ansias por defender a Kevin y a Peter, hacía todo lo posible por ignorar las suposiciones poco gratas de Evangeline acerca de las razones de su boda.
Hizo una mueca de dolor cuando las uñas de Evangeli¬ne se clavaron en la palma de su mano.
-Según el señor Aliabad, tu esposo y su socio han sido esclavos en un burdel turco que atendía tanto a hombres como a mujeres.
_____ recordó la reacción violenta de Kevin hacia Yu¬sef, la manera en la que Peter interrumpió para defender a su amigo de las insinuaciones del otro hombre. Si Kevin en verdad había sido esclavo en un burdel, su comportamiento hacia Yusef era perfectamente razonable. Luchaba contra una sensación creciente de malestar. ¿Alguna vez habría intentado contarle la verdad sobre su pasado, o aún la consideraba demasiado inocente como para comprenderlo?
Evangeline apretó la mano de ______, con una mirada dulcemente recurrente.
-El señor Aliabad asegura que ha pagado por estar con ambos de manera carnal en más de una ocasión.
______ no le dio importancia a la compasión evidente de Evangeline.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 24th 2010, 06:44

-Aun si creyéramos a ese hombre, lo que sucedió en el pasado no tiene relación con el presente.
-Pero si aún son amantes...
_____ buscaba en su memoria algún signo de que Peter y Kevin la hubieran engañado. En verdad, estaban dema¬siado unidos, y Peter tocaba a Kevin más que a otros hom¬bres. Pero entre las exigencias sexuales de ella, el trabajo y las obligaciones sociales, ¿cuándo encontraría el momento de en¬tablar una aventura amorosa peligrosa y socialmente desas¬trosa con su mejor amigo?
-Estoy segura de que has tenido buenas intenciones al contarme esto, Evangeline, pero...
-¡No comprendes! Hay más.
Evangeline se puso de pie, su agitación era evidente al caminar de un lado a otro de la fría losa.
-Al parecer, Kevin se puso en contacto con el se¬ñor Aliabad y le ofreció reunirse con Peter y con él en casa de la señora Helene el martes. -Se detuvo y observó a ______ -¿Sabes dónde es?
_____ asintió con la cabeza mientras sus pensamientos se alborotaban. ¿Por qué Kevin aceptaría encontrarse con el hombre al que aborrecía en la casa de placer que amaba?
-Sir Richard estaba preocupado de que el señor Alia¬bad cayera en una trampa. Pero Yusef parece creer que Kevin está ansioso por reavivar su aventura. -Presionaba las manos sobre su pecho-. Ay, ______, si se hace público que tu esposo está involucrado con otros hombres y que una vez ha sido esclavo sexual en un burdel, ningún hombre temeroso de Dios volverá a hacer negocios con él.
Evangeline se sentó con un crujido de seda.
-No oí nada más. El mayordomo apareció con el té y tuve que escabullirme. -Apretó la manga de ______ -No de¬seo que quedes envuelta en un escándalo horroroso. Sir Ri¬chard se enfureció al darse cuenta de que había oído. -Se tocó el moratón en la mejilla -Quizá podrías pensar en regresar con tus padres.
_____ esbozó una sonrisa forzada. ¿En verdad Evangeli¬ne creía que abandonaría a su esposo con tanta facilidad? -En realidad mi padre tiene previsto llegar a la ciudad mañana. Ya lo he arreglado para reunirme con él en el hotel Fenton para la cena.
Evangeline soltó el aliento.
-Me quedo más tranquila. Me siento mejor ahora que sé que tienes a alguien a quien recurrir. -Dudó, con el pañuelo aún apretado en la mano -No estoy muy segura de lo que sir Richard planea hacer con la información de Yusef. Si encuentro la ocasión, le rogaré que mantenga en secreto toda la cuestión. Tal vez él pueda convencer a Kevin de abandonar sus negocios y entonces no tendría que mencionar todo esto tan desagradable.
_____ solo miraba fijamente a Evangeline. Era muy probable que su amiga trepadora creyera que su posición en la sociedad significaba más para ella que la infidelidad y el posi¬ble encarcelamiento o ejecución en la horca por actos indecen¬tes de su esposo. Tampoco creía que Kevin abandonara sus negocios de buen grado.
Cogió el sombrero y se lo volvió a poner en la cabeza. -Evangeline, ¿puedo preguntarte algo más? ¿Quién le presentó al señor Aliabad a sir Richard?
-No estoy muy segura -respondió Evangeline, arrugando el entrecejo -Aunque es posible que fuera el pa¬dre de Kevin. Tiene muchos amigos influyentes en la embajada rusa y todos esos otros lugares del extranjero. -Con delicadeza empujó a ______ para que saliera por la puerta medio abierta de la cocina -Prométeme que te cuidarás.
_____ tomó la mano de Evangeline. -Gracias por contármelo.
El brillo de las lágrimas cubría los ojos de Evangeline. - Kevin fue muy importante para mí alguna vez.
Detestaría que lo perdiera todo. Sé lo que se siente al estar en los niveles bajos de la sociedad.
_____ pensaba en ese comentario mientras regresaba a su carruaje. ¿En el fondo Evangeline estaba contenta de ver que su antiguo amante estaba envuelto en un escándalo? Se reprendió a sí misma por pensar eso. Evangeline había actua¬do con amabilidad a pesar de las amenazas físicas de su esposo para silenciarla; Sara debería ser más agradecida.
Sus pensamientos daban vueltas en una imagen ho¬rrorosa de Kevin y Peter atrapados en un burdel. Sabía poco sobre cómo operaba una casa de mala fama, pero tenía una imaginación fértil. A un hombre tan orgulloso como Kevin debió haberle parecido devastador que lo poseyeran y lo utilizaran como un objeto. Sus dedos se retorcían al recor¬dar las numerosas cicatrices de su espalda.
¿Recibiría bien las novedades de que podría haber sido su padre quien le había presentado a Yusef a sir Richard? Sus peo¬res temores de traición se confirmarían y, ¿cómo resolvería eso? Sara se estremeció. Y si Yusef estaba ocupándose de venderle la información a su mayor competidor, no era de extrañar que es¬tuvieran atacándolos a escala personal y también comercial.
Las demás insinuaciones de Evangeline sobre Peter y Kevin aún parecían ser absurdas. Parecía que Aliabad esta¬ba preparado para utilizar cualquier medio para dañar y des¬truir a su esposo y a su mejor amigo. ¿Qué mejor manera que sugiriendo que eran amantes?
______ respiró hondo cuando el carruaje disminuyó la velocidad y giró en la calle Half Moon. Aliabad también aseguraba que todos ellos habían sido amantes en el pasado. ¿Po¬día haber algo de verdad en eso? A juzgar por la reacción de Kevin, cualquier contacto entre ellos no había sido placen¬tero para él ni mucho menos. Y si en verdad habían sido escla¬vos en un burdel, se imaginaba que habían tenido muy poca posibilidad de elegir quién compraba su tiempo.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 24th 2010, 06:44

Por primera vez, temblaba ante la idea de cuestionar a Kevin directamente. Su reacción sin duda sería desagrada¬ble. La confianza en él recién adquirida aún era algo muy pre¬ciado para desechada de manera deliberada. Sonrió cuando el carruaje se detuvo. Quizá podría arriesgarse a preguntarle a Peter durante su paseo de esa tarde.
-¿Es verdad, Peter?
Al amparo de la espantosa interpretación de la hija ma¬yor de los Dudson en el clavicémbalo, _____ repitió la pregunta. -¿ Kevin y tú habéis sido cautivos en un burdel? Peter la tomó del brazo y la llevó hacia el fondo de la magnífica sala de estar. Su rostro sonriente no traicionaba la tensión que revelaban sus celestiales ojos azules.
-¿Quién te ha contado eso?
-Evangeline Pettifer.
Peter arrugó el entrecejo.
-Los Pettifer se están volviendo un fastidio. Sabes que no puedo responder tus preguntas. Debes hablar con Kevin.
Con poca elegancia, _______ decidió intentar otra táctica. -¿ Kevin y tú aún continuáis encontrándoos en casa de la señora Helene?
A Peter se lo veía menos cauto. -De vez en cuando... ¿Por qué?
Mientras miraba su rostro angelical, ______ pensaba que no deseaba repetir la naturaleza de las revelaciones de Evan¬geline. Peter ya había sufrido lo suficiente para que lo depri¬miera con nuevos cotilleo s e insinuaciones.
_______ intentó no quejarse cuando Caroline Ingham apa¬reció detrás de ella.
-Discúlpenme por escuchar, pero por supuesto que Kevin y Peter aún se encuentran allí -dijo Caroline y le lanzó a Peter una sonrisa desagradable –Si recuerdo bien, has exigido la presencia de Kevin allí todos los martes por la noche. -Palmeó la manga de _____ -Intenté advertirte sobre las pequeñas indiscreciones de Kevin, pero preferiste no escuchar. ¿Te arrepientes de tu decisión de retirarte y ha¬cer el papel de esposa sufrida?
______ ignoró a Caroline y concentró su atención en Pe¬ter, cuya expresión glacial reflejaba la certeza de los comenta¬rios de Caroline. Su reciente sensación de satisfacción desapa¬recía. Sin duda, Kevin tenía una respuesta para todas esas preguntas. Debía creer que la deseaba solo a ella. Después de la noche que habían pasado juntos en casa de la señora Hele¬ne, le había dicho que era la única mujer que deseaba, y ella le había creído. Pero, ¿Y si también deseaba a un hombre?
Caroline Ingham se retiró, riendo. ______ tomó el brazo de Peter y regresó a la sala de estar. Él la detuvo en la puerta. -_____, habla con Kevin. Él es el único que puede responder tus preguntas.
Ella le sonrió para demostrarle que no estaba molesta.
Había sido demasiado impulsiva en el pasado. Había intenta¬do obligar a Kevin a confiar en ella, y no había funcionado. En realidad, solo se había vuelto más distante e incisivo. Tal vez debería aprender de sus errores. La idea de pedirle que se explicara él mismo esa vez era, en cierto modo, más aterrado¬ra que permanecer en la ignorancia. Por primera vez en su vida, intentaría ser paciente.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 24th 2010, 06:45

CAPITULO 16

______ miraba a Kevin mientras él dejaba que el laca¬yo volviera a llenar su copa de vino por tercera vez. Sin poder encontrar la valentía para enfrentarse a él, había intentado evitarlo desde las desastrosas conversaciones que había tenido con Peter y Evangeline el día anterior. Él bebía a sorbos el vino, con la mirada misteriosa y distante. Estaba vestido en color gris paloma con un chaleco negro y un pañuelo de cuello blanco. No podía imaginarlo atendiendo a los clientes de un burdel. Sin duda, su padre no la hubiera entregado en matri¬monio a un hombre así. Para su alivio, Kevin parecía de¬masiado preocupado como para notar su estado de agitación.
-¿Saldrás esta noche? -preguntó _____.
Kevin la miró, con la copa de vino a medio camino de su boca.
-¿Por qué? ¿Hay algo que he olvidado? ¿Algún baile o musical nocturno a los que insistes en que asista contigo?
______ apoyó el tenedor.
-Puedo salir perfectamente sola. El signor Clementi me pidió que lo acompañara a la ópera, y luego planeo ir a vi¬sitar a mi padre.
-Ah, he olvidado que tu padre estaba en la ciudad.
Dale mis saludos, ¿quieres? Y asegúrate de invitarlo a cenar mañana.
-Le tienes afecto, ¿no es verdad? Levantó una ceja.
-Por supuesto que sí. Me ha rescatado de una situa¬ción intolerable.
-Debiste haber sentido que tu deuda era cuantiosa para contraer matrimonio conmigo.
Su mirada se agudizó.
-Te lo he dicho, tu padre me ha salvado la vida. Creo que mi deuda con él va más allá del simple dinero. ¿Por qué preguntas esto ahora? Tu padre debe haberte explicado sus razones para aceptar la unión.
______ mantenía su mirada.
-No quería que me casara contigo, pero creía que no tenía elección. ¿Por qué se sentía así cuando tú dices que la deuda es tuya?
Un músculo de su mejilla se puso tenso.
-¿Qué quieres que diga, _____? ¿Que no me conside¬raba un buen candidato para ti porque sabía que nunca podría hacerte feliz? ¿O preferirías creer que lo obligué a hacerla?
-¿Por qué se oponía tanto, Kevin?
Se puso de pie.
-¿Por qué insistes en una respuesta, ____?
Ella también se puso de pie, con las manos cerradas en puños.
-Porque quiero comprender si me vendieron o me compraron. Sin duda puedes comprender eso.
Se puso tan pálido como el blanco radiante del cuello de su camisa.
-Si estás decidida a ponerme en el papel de villano de la obra, te he comprado, _____. He pagado las deudas de tu pa¬dre y he dejado una suma de dinero considerable en tu testa¬mento también.
Ella miró su rostro adusto y con desesperación intentó recuperar la calma. ¿Qué esperaba conseguir al comenzar esa ridícula conversación? Su ansiedad sobre los potenciales acontecimientos de la noche se había apoderado de su tran¬quilo buen juicio habitual. Respiró con cautela.
-Lo lamento, ni siquiera estoy segura de lo que deseo que digas.
Kevin se pasaba la mano por la mandíbula.
-Le hubiera prestado dinero a tu padre si me lo hu¬biera pedido. Fue su elección ofrecerme a una de sus hijas. He contraído matrimonio contigo porque deseaba hacerlo. -Du¬daba, con la mirada fija en ella -Nunca he intentado hacerte sentir como si fueras de mi posesión. Te pido disculpas si así es como ves nuestro matrimonio.
Ella negaba con la cabeza casi sin hablar ante sus pala¬bras vacilantes. ¿Cómo era posible que lo presionara tanto cuando era tan amable con ella?
-Siempre me has permitido que sea yo misma. Tal vez no te he demostrado muy bien mi gratitud.
¿Por qué se sentía como si nunca más pudieran volver a hablar el uno con el otro? ¿Intentaba dejarla después de todo?
Él se encogió de hombros.
-No es necesario, te has convertido en todo lo que es¬peraba que fueras.
-Aún deseo agradecértelo. -Se dirigió hasta él apo¬yó la mano en su hombro y rozó la boca contra la suya -No salgas esta noche.
Él le sonrió, con la expresión teñida de tristeza.
-Tú eres la que tiene planes, querida. Y me temo que ya es demasiado tarde para comunicarte con el signor Clementi y arruinar su velada.
Dejó caer la mano a un lado y esbozó una sonrisa forzada. -Podrías venir conmigo.
Kevin sintió un exquisito escalofrío.
-Preferiría no oír a ningún cantante de ópera aullan¬do esta noche. Es muy probable que salga con Peter. -Le pal¬meó el brazo -No me esperes despierta. -Se inclinó para besarla con firmeza en la boca. Antes de que ella pudiera responderle, se marchó.
Cuando la puerta se cerró tras él, resistió el deseo de gritar y decirle que tuviera cuidado, que había comenzado a amarle y que era algo demasiado preciado para perderlo. En cambio, volvió a sentarse sin una lágrima hasta que el lacayo comenzó a limpiar la mesa del comedor a su alrededor.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 24th 2010, 06:45

¿Qué sentía sobre la posibilidad de que Kevin amara a un hombre de manera física? Nunca había visto a dos hom¬bres comportarse de esa manera. En sus conversaciones con Peter, había percibido que su sexualidad era tan compleja como la de Kevin. Eso no la había hecho sentir incómoda ni amenazada. Por otra parte, nunca antes había imaginado las profundidades sexuales que ella misma exploraría junto a Kevin. Estaba segura de que la respuesta se encontraba en casa de la señora Helene.
Apoyó la copa de vino con un golpe. Era hora de dejar de esconderse y enfrentarse a sus demonios, sean cuales fue¬ran. Al menos Kevin le había dado la seguridad en sí misma para hacerlo. Se marcharía temprano de la ópera y toma¬ría un coche de alquiler hasta la casa de la señora Helene. Si Evangeline tenía razón, el señor Aliabad esperaba encontrarse con Kevin y Peter allí. En lugar de provocar la ira de Kevin con sus preguntas, quizá solo debería descubrir qué su¬cedía por sí misma.

Kevin se encaminaba hacia el segundo tramo de la escalera en casa de la señora Helene, hacia las habitaciones a las que solo un número selecto de clientes podía entrar. Peter había llegado temprano a su encuentro y, según la señora He¬lene, había aprovechado las instalaciones.
Kevin giró el ornamentado picaporte de oro, y la puerta de la habitación 206 se abrió de manera silenciosa. Ca¬minó hasta el otro lado, hasta un sillón orejero junto a la chi¬menea y evaluó con ojo crítico el enredo de cuerpos sobre la inmensa cama. Había al menos dos hombres y una mujer con largo cabello rubio. Apenas recordaba a la mujer llamada Gra¬ce. Uno de los hombres era Peter.
Kevin inclinó la cabeza hacia un lado para tener una mejor vista de la rubia que frotaba su vagina contra el rostro de Peter. Sus pechos se meneaban por el esfuerzo. El segundo hombre estaba ocupado succionando la polla de Peter. Mientras observaba, Kevin estaba contento de haber reducido su papel en las fantasías de Peter al de observador ocasional.
Justo cuando habían llegado de Turquía, Peter requería de la presencia de Kevin en su cama casi tanto como reque¬ría del opio que lo estaba matando poco a poco. Le había lleva¬do un tiempo a Kevin convencer a Peter de que prefería no follar con otro hombre. Aun así, Peter le había pedido que par¬ticipara en varios grupos de cuatro. Kevin concentraba sus aten¬ciones en la mujer mientras los demás atendían a Peter.
Grace lo divisó y redobló los esfuerzos. Kevin le guiñó un ojo y se sirvió de la licorera de brandy. En realidad, estaba contento de haber salido de cualquier cama en la que hubiera otro hombre. Cuando solo era Peter, era tolerable. Comprendía las necesidades y los temores de él y, al menos, podía poner las reglas y los límites. Con otro hombre, nunca se sabía. Las experiencias dolorosas de Kevin con Yusef en Turquía le habían arruinado esa combinación sexual en particular para toda la vida.
Peter gimió y giró sobre su estómago, desplazando a Grace. Le dio al hombre que estaba detrás de él la oportunidad de penetrarlo. La mujer asió la mano de Peter y la colocó en¬tre sus piernas. Kevin le echó una mirada a su reloj de bol¬sillo mientras las caderas del hombre empujaban con fuerza contra las nalgas de Peter. Cuando el hombre acabó, mordió fuerte el cuello de Peter. Kevin inhaló el olor a sexo y piel perfumada mientras Peter llegaba al clímax. En lo único que podía pensar era en ____.
Por fin, Peter abrió los ojos y sonrió como un gran gato saciado.
- Kev, si hubiera sabido que estabas aquí, te hubiera invitado a que te unieras.
Kevin cruzó las piernas y bebió a sorbos el brandy. -Me he sentido bastante bien observando. Habéis he¬cho un trío tan hermoso que soñaré contigo toda la noche.
Grace sonreía y besaba la mejilla de Peter. El hombre arrugó el entrecejo mientras su mano apretaba de manera po¬sesiva el hombro de Peter, quien le dio una palmada.
-No es necesario que estés celoso, Reggie. Última¬mente, Kevin prefiere a las mujeres. ¿O debería decir, a una mujer en particular?
-Puedes decirlo siempre y cuando no menciones su nombre.
Peter levantó las cejas mientras se ponía la bata con un temblor.
-Nunca antes te había oído utilizar ese tono posesivo. Kevin se puso de pie mientras Reggie y Grace aban¬donaban la habitación.
-Nunca antes había estado casado. Tal vez son gajes del oficio. -Caminaba de un lado a otro de la alfombra mientras esperaba que Peter se lavara y se vistiera.
Peter se detuvo delante del espejo, con el pañuelo de cuello en la mano.
-Evangeline Pettifer le ha contado a ____ algunos ru¬mores desagradables sobre nosotros.
-¿En serio? No me ha dicho nada. - Kevin inten¬taba sonar despreocupado. Lo había evitado durante casi los dos últimos días. ¿Ese era el porqué? Un malestar le retorció las tripas. Era impropio de ____ no enfrentarse directamente a un problema entre ellos. Recordaba la extraña conversación que habían tenido antes de que se marchara al teatro. Arrugó el entrecejo -¿Qué clase de rumores?
Peter terminó de atar su pañuelo de cuello.
-Pregúntale tú mismo. Me niego a ser el intermediario.
-Tienes razón, le preguntaré. Pero gracias por contármelo de todos modos. -Le alcanzó a Peter su chaqueta -¿Estás preparado para enfrentarte a Yusef Aliabad ahora?
-¿Y tú? -Peter le devolvió la mirada a Kevin -. Sé cuánto lo desprecias. Vi lo que te hizo. Recuerdo cuánto te enfrentabas a él.
Kevin observaba la punta de su bota de montar. -No has visto ni la mitad. Cuando estaba conmigo a solas en nuestras sesiones privadas, me hacía rogar por ello. -Se le retorcía el estómago con el eco distante de sus propios gritos -Hacía que me arrastrara de rodillas y le rogara.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 24th 2010, 06:46

Kevin levantó la cabeza y vio la comprensión en el rostro de Peter. ¿Alguna vez alguien comprendería el infier¬no por el que habían pasado? A veces deseaba contarle todo a ____. Luego imaginaba que la mirada de pasión en su rostro se transformaba en repugnancia... o, aún peor, en lástima. Toda¬vía no estaba seguro de estar preparado para arriesgarse a eso.
-____ debería saberlo -dijo Peter, como si hubiera leído los pensamientos de Kevin -. Merece oír la verdad. Sería mucho peor si hubiera contraído matrimonio conmigo. Yo fallo con cualquier cosa, tú al menos sabes que prefieres a las mujeres. Por desgracia, mis gustos permanecen más ecléc¬ticos. -Bajó la mirada para volver a arreglarse el pañuelo de cuello -Ya le he hablado sobre mi adicción al opio.
-¿Y qué ha dicho sobre eso?
-Me besó y me dijo que se alegraba de que hubiera elegido vivir. -El tono de Peter burlándose de sí mismo des¬apareció -Es una mujer poco común, Kev.
Negándose a conmoverse, Kevin caminó hacia la puerta.
-Aliabad ya debe de estar aquí. La señora nos ha per¬mitido utilizar su salón privado para que podamos hablar tranquilos.
Bajaron una de las escaleras traseras discretamente iluminadas.
-Lo que no comprendo es cómo Aliabad está enreda¬do en este asunto para arruinarnos -acotó Peter.
-Bueno, estamos de acuerdo en que al menos forma parte de esto. De otro modo, su aparición en este momento sería demasiada coincidencia. - Kevin se detuvo en el des¬cansillo siguiente -Debe estar trabajando con alguien que sabe cómo funciona nuestro negocio diariamente. No hay manera de que pudiera controlar un asunto de esta magnitud desde las tierras remotas de Turquía. También dudo de que tenga cerebro para esto. Su estilo siempre ha sido la intimida¬ción sexual y física.
-Entonces, ¿qué crees que quiere de nosotros esta noche?
Kevin sonrió.
-Imagino que amenazará con arruinamos socialmen¬te a menos que le demos dinero. Eso sería más propio de su estilo. Es probable que su socio espere que cedamos ante sus exigencias y gastemos aún más dinero de los negocios, y de esa manera, precipitar nuestra desaparición.
-Entonces, ¿cuánto hace que Aliabad está en el país?
-Según mis fuentes, hace alrededor de tres semanas, y nuestros problemas comenzaron mucho antes de eso. Debe zarpar de regreso en tres meses.
Peter se apoyó contra la pared y cruzó los brazos. -He terminado de investigar a los asistentes del señor Carter.
-¿Y? - Kevin intentaba juzgar la expresión de Pe¬ter bajo la tenue iluminación.
-A Alex Long lo recomendó sir Richard Pettifer para su puesto, no el señor John Harrison, por lo que el padre de ____ no está implicado de ninguna manera.
Kevin se permitió relajarse un poco. -¿Qué hay del otro... Duncan, no es así? Peter suspiró.
-Christopher Duncan solía trabajar en la finca de tu padre en Escocia.
Kevin no hablaba. Debió haberse sentido victorioso de que las sospechas sobre su padre habían resultado ser co¬rrectas. En cambio, se sentía paralizado. Con la ayuda de Pe¬ter y ____, con reticencia había comenzado a aceptar la idea de que su padre no le deseaba ningún mal.
-Antes de que saques conclusiones, aún no sabemos cuál es, Kev.
-¿Cuándo lo sabremos?
La sonrisa de Peter no expresaba ninguna simpatía. -Ambos están bajo vigilancia. Si uno de los dos mete las narices en el lugar equivocado a la hora equivocada, lo sa¬bremos.
Kevin continuó bajando las escaleras. -Bien. Si sucede algo, dímelo de inmediato.
Peter lo siguió escaleras abajo hasta que salieron de las elegantes habitaciones de la señora Helene. ¿Podría enfrentarse a su viejo enemigo sin perder los estribos? Por el bien de todos, esperaba que sí.

____ se levantó la falda y bajó corriendo las escaleras del teatro de la ópera. Logró convencer al signor Clementi de que se sentía mal y evitó su cortés ofrecimiento de acompañarla a casa. Durante el intermedio, le había preguntado si de¬seaba tocar el piano en un concierto privado para el príncipe de Gales. Increíblemente contenta, se sintió más abrumada cuando el signor Clementi comentó con humor cargado de ironía que Kevin no sólo había dado su permiso sino que también se había preguntado por qué se lo habían solicitado a él en primer lugar.
Se sintió culpable incluso de dudar de Kevin des¬pués de eso. Pero se metió en un coche de alquiler que espera¬ba. Pidió que la llevara a la casa de la señora Helene, esperaba que el conductor supiera dónde era.
Él partió sin pedir más señas. Aliviada, ____ sacó la media máscara plateada de su cartera y se la puso. No estaba muy segura de cómo lograría entrar a la casa. Kevin había entrado a pie como si fuera el dueño del lugar. ¿La recordaría el personal, o tendría que revelar su identidad?
En la entrada discretamente iluminada, ____ se aseguró de que la capa negra cubriera su traje de noche antes de pasar por las sólidas puertas dobles. Un lacayo vestido con un unifor¬me escarlata y dorado y un pañuelo en el cuello, le hizo una re¬verencia. Le dio una hoja de pergamino y una pluma.
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 24th 2010, 06:46

-Buenas noches, señora, por favor firme con su nom¬bre verdadero para poder verificar su entrada con la señora.
____ obedeció y calentó sus manos delante de la enor¬me chimenea hasta que el lacayo regresó. Le hizo una reve¬rencia de experto.
-Disfrute de su noche, milady.
____ pasó con prisa delante de él y subió las escaleras hasta llegar al gran salón en la cima. La sala estaba atestada y a pesar de sus esfuerzos no podía ver ni a Kevin ni a Peter. Había muchos más hombres que mujeres, y la atmósfera pa¬recía ser más grosera y un poco más intimidante. Una mano apretó su tobillo. Bajó la mirada y vio a un joven vestido con un camisón de mujer que le sonreía.
-Por favor, bella dama, venga y juegue conmigo. -Arrastraba las palabras, el olor a brandy en su aliento era inconfundible.
____ intentó apartarse, pero el hombre la tenía agarrada. -Suélteme.
Sus dedos treparon hasta su rodilla.
-Solo intento ser cordial, mi pequeña palomita, ¿no desea jugar?
Cuando ____ intentó apartarlo de una patada, apareció un lacayo por detrás del hombre ebrio y lo cogió por debajo de los brazos.
-Deje en paz a la señora, señor. Tiene asuntos en otra parte.
El lacayo asió la muñeca del hombre y lo apartó de la piel de ____. Ella se alejó mientras persuadían al hombre ebrio para que se marchara.
Cuando regresó al salón, vislumbró a la mujer de cabe¬llo rubio que Kevin había reconocido en su última visita. Se dirigió al área de la cantina y le dio un golpecito en el hom¬bro a la mujer.
-Señora, busco a alguien. ¿Puede ayudarme?
-Desde luego, ma petite. Soy la señora Helene. Sé donde están todos. -Sus perspicaces ojos azules estudiaban el rostro de ____ -No creo que nos hayamos visto, aunque he oído bastante sobre ti. -Tomó el brazo de ____ y caminó junto a ella hacia un lugar más silencioso del salón -Viniste con Kevin la otra noche.
____ soltó su aliento.
-Sí, soy la esposa de Kevin. ¿Se encuentra aquí esta noche? Me dijo que estaría.
La señora Helene arrugó el entrecejo.
-Creo que lo he visto con Peter más temprano. -Miró a la multitud -No estoy segura de adónde se han ido con exactitud, pero lo averiguaré para ti.
Chasqueó los dedos y un lacayo apareció a su lado. Le murmuró algo, él le hizo una reverencia y desapareció en el largo pasillo al otro lado del salón. ____ se apoyó contra la pa¬red mientras un grupo de hombres pasaba tambaleando y una mujer solitaria iba entre ellos. Dos de los hombres estaban ocupados besándose, sus rostros estaban absortos y sus ma¬nos rebuscaban debajo de las prendas de cada uno.
____ los miraba con fijeza.
-¿Peter y Kevin vienen aquí juntos a menudo? La señora Helene le lanzó una mirada divertida. -¿Por qué preguntas?
____ no dijo nada. ¿Cómo podía preguntarle si su espo¬so iba allí para encontrarse con su amante masculino? Sonaría ingenua y provinciana. Y la señora podría pensar que armaría un escándalo. Al menos no había signos del desagradable se¬ñor Aliabad. Tal vez Evangeline le había impedido a Aliabad asistir a la reunión, y Peter y Kevin se habían ocupado de otras cosas.
La señora Helene blasfemó en voz baja en un francés muy poco propio de una dama.
-Discúlpame, debo ocuparme de cierto caballero que continúa ignorando mis órdenes de mantenerse lejos de esta casa. -Palmeó la mano de ____ -Regresaré en un momen¬to. -Se dirigió con determinación hacia la entrada principal, donde un alto hombre rubio lo miraba de manera despectiva.
-¿Milady?
El lacayo había regresado y esperaba al lado de ____. -He encontrado al caballero que buscáis. ¿Os importaría seguirme?
____ se lo agradeció. La hizo bajar unas escaleras an¬gostas y la llevó hacia otro pasillo ancho decorado en oro y crema.
-Vuestro caballero se encuentra en la suite privada de la señora Helene.
-¿Está solo?
El hombre hizo una reverencia.
-No puedo deciros eso, señora. -Abrió la primera puerta para ella -Os sugiero que esperéis aquí hasta que la señora regrese para ayudaros.
____ dejó que la abandonara en la magnífica habitación.
Había varios espejos en las paredes y el techo que reflejaban su imagen de preocupación. Logró dibujar una débil sonrisa. Al menos Kevin no estaba jugueteando desnudo en la cama con Peter ni con un grupo de mujeres bien dotadas. Oyó el mur¬mullo de unas voces a través de la puerta medio abierta del ves¬tidor. ____ no hizo caso del consejo del lacayo de esperar a la se¬ñora, y espió por la puerta. No había nadie allí.
Volvió a meterse en la habitación cuando alguien más entró del lado opuesto y utilizó el orinal de manera ruidosa.
Cuando regresó a la otra habitación, ella esperó el clic del pi-caporte pero no oyó nada. Si era cautelosa, ¿podría oír desde la puerta de enfrente? Cruzó con sigilo el vestidor y abrió un poco más la puerta. Permaneció de rodillas. Apenas se atrevía a respirar.
Kevin miraba fijamente a Aliabad al otro lado de la mesa.
-Lo repito, no te daremos ni una moneda. Puedes desparramar todo el cotilleo y los rumores que desees. Nadie te creerá. -A propósito apoyó la mano sobre la de Peter y en¬trecruzaron los dedos -Ahora estoy casado. Por lo que res¬pecta al mundo educado, soy un libertino reformado que por fin ha sentado cabeza y aceptado sus responsabilidades. ¿Quién oirá el despotrique de un extranjero cuando está im¬plicado el hijo de un par del reino?
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 24th 2010, 06:47

-Buenas noches, señora, por favor firme con su nom¬bre verdadero para poder verificar su entrada con la señora.
____ obedeció y calentó sus manos delante de la enor¬me chimenea hasta que el lacayo regresó. Le hizo una reve¬rencia de experto.
-Disfrute de su noche, milady.
____ pasó con prisa delante de él y subió las escaleras hasta llegar al gran salón en la cima. La sala estaba atestada y a pesar de sus esfuerzos no podía ver ni a Kevin ni a Peter. Había muchos más hombres que mujeres, y la atmósfera pa¬recía ser más grosera y un poco más intimidante. Una mano apretó su tobillo. Bajó la mirada y vio a un joven vestido con un camisón de mujer que le sonreía.
-Por favor, bella dama, venga y juegue conmigo. -Arrastraba las palabras, el olor a brandy en su aliento era inconfundible.
____ intentó apartarse, pero el hombre la tenía agarrada. -Suélteme.
Sus dedos treparon hasta su rodilla.
-Solo intento ser cordial, mi pequeña palomita, ¿no desea jugar?
Cuando ____ intentó apartarlo de una patada, apareció un lacayo por detrás del hombre ebrio y lo cogió por debajo de los brazos.
-Deje en paz a la señora, señor. Tiene asuntos en otra parte.
El lacayo asió la muñeca del hombre y lo apartó de la piel de ____. Ella se alejó mientras persuadían al hombre ebrio para que se marchara.
Cuando regresó al salón, vislumbró a la mujer de cabe¬llo rubio que Kevin había reconocido en su última visita. Se dirigió al área de la cantina y le dio un golpecito en el hom¬bro a la mujer.
-Señora, busco a alguien. ¿Puede ayudarme?
-Desde luego, ma petite. Soy la señora Helene. Sé donde están todos. -Sus perspicaces ojos azules estudiaban el rostro de ____ -No creo que nos hayamos visto, aunque he oído bastante sobre ti. -Tomó el brazo de ____ y caminó junto a ella hacia un lugar más silencioso del salón -Viniste con Kevin la otra noche.
____ soltó su aliento.
-Sí, soy la esposa de Kevin. ¿Se encuentra aquí esta noche? Me dijo que estaría.
La señora Helene arrugó el entrecejo.
-Creo que lo he visto con Peter más temprano. -Miró a la multitud -No estoy segura de adónde se han ido con exactitud, pero lo averiguaré para ti.
Chasqueó los dedos y un lacayo apareció a su lado. Le murmuró algo, él le hizo una reverencia y desapareció en el largo pasillo al otro lado del salón. ____ se apoyó contra la pa¬red mientras un grupo de hombres pasaba tambaleando y una mujer solitaria iba entre ellos. Dos de los hombres estaban ocupados besándose, sus rostros estaban absortos y sus ma¬nos rebuscaban debajo de las prendas de cada uno.
____ los miraba con fijeza.
-¿Peter y Kevin vienen aquí juntos a menudo? La señora Helene le lanzó una mirada divertida. -¿Por qué preguntas?
____ no dijo nada. ¿Cómo podía preguntarle si su espo¬so iba allí para encontrarse con su amante masculino? Sonaría ingenua y provinciana. Y la señora podría pensar que armaría un escándalo. Al menos no había signos del desagradable se¬ñor Aliabad. Tal vez Evangeline le había impedido a Aliabad asistir a la reunión, y Peter y Kevin se habían ocupado de otras cosas.
La señora Helene blasfemó en voz baja en un francés muy poco propio de una dama.
-Discúlpame, debo ocuparme de cierto caballero que continúa ignorando mis órdenes de mantenerse lejos de esta casa. -Palmeó la mano de ____ -Regresaré en un momen¬to. -Se dirigió con determinación hacia la entrada principal, donde un alto hombre rubio lo miraba de manera despectiva.
-¿Milady?
El lacayo había regresado y esperaba al lado de ____. -He encontrado al caballero que buscáis. ¿Os importaría seguirme?
____ se lo agradeció. La hizo bajar unas escaleras an¬gostas y la llevó hacia otro pasillo ancho decorado en oro y crema.
-Vuestro caballero se encuentra en la suite privada de la señora Helene.
-¿Está solo?
El hombre hizo una reverencia.
-No puedo deciros eso, señora. -Abrió la primera puerta para ella -Os sugiero que esperéis aquí hasta que la señora regrese para ayudaros.
____ dejó que la abandonara en la magnífica habitación.
Había varios espejos en las paredes y el techo que reflejaban su imagen de preocupación. Logró dibujar una débil sonrisa. Al menos Kevin no estaba jugueteando desnudo en la cama con Peter ni con un grupo de mujeres bien dotadas. Oyó el mur¬mullo de unas voces a través de la puerta medio abierta del ves¬tidor. ____ no hizo caso del consejo del lacayo de esperar a la se¬ñora, y espió por la puerta. No había nadie allí.
Volvió a meterse en la habitación cuando alguien más entró del lado opuesto y utilizó el orinal de manera ruidosa.
Cuando regresó a la otra habitación, ella esperó el clic del pi-caporte pero no oyó nada. Si era cautelosa, ¿podría oír desde la puerta de enfrente? Cruzó con sigilo el vestidor y abrió un poco más la puerta. Permaneció de rodillas. Apenas se atrevía a respirar.
Kevin miraba fijamente a Aliabad al otro lado de la mesa.
-Lo repito, no te daremos ni una moneda. Puedes desparramar todo el cotilleo y los rumores que desees. Nadie te creerá. -A propósito apoyó la mano sobre la de Peter y en¬trecruzaron los dedos -Ahora estoy casado. Por lo que res¬pecta al mundo educado, soy un libertino reformado que por fin ha sentado cabeza y aceptado sus responsabilidades. ¿Quién oirá el despotrique de un extranjero cuando está im¬plicado el hijo de un par del reino?
Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 24th 2010, 06:47

Aliabad sonrió con desprecio.
-Estoy seguro de que a tu esposa le interesará oír so¬bre tu pasado.
-Mi esposa es joven, sencilla e ingenua. Aunque le dijeras lo que supuestamente he hecho, no lo comprendería. -Levantó una ceja -¿Por qué crees que tardé tanto tiempo en encontrar una esposa? Fue difícil encontrar a alguien tan inocente. Y me he ocupado de asegurarme de que esté unida a mí sexual y legalmente.
Entonces rio mientras los ojos de Aliabad se llenaban de ira. Era imprescindible que Aliabad creyera que ____ no te¬nía valor para él, de otro modo podría utilizarla en su contra. -En parte gracias a ti, y a mis días brindándole servi¬cios a innumerables mujeres en Turquía, por lo visto, soy irresistible en la cama.
Aliabad se puso de pie de golpe.
-No has oído lo último. Os daré a Peter y a ti unos días para que volváis a pensar en vuestra posición, y luego regresaré.
-¿Con tu socio? -preguntó Kevin -. Nos encan¬taría conocer a la persona que intenta chupar hasta la última gota de sangre de nuestros negocios. -Compartió una mirada con Peter-. Sin duda es el cerebro de este plan.
-Apuesto que te encantaría saber quién es, ¿no es verdad? -Aliabad se inclinó hacia adelante, con las palmas planas sobre la mesa, hasta que su rostro quedó a la altura del de Kevin -. Seas el hijo de un par o no, te arruinaremos. -Se relamió-. Estoy deseando tenerte otra vez de rodillas, Kev, rogando por tu vida y a mi merced.
Kevin tragó su furia y repugnancia y mantuvo la mirada fija en el otro hombre.
-No contengas la respiración. -Volvió a sentarse –Si vuelvo a encontrarte a medio metro cerca de mí, de Peter o de mi familia, utilizaré mis influencias para que te deporten como espía. Buenas noches.
Aliabad habló en turco, sus palabras fueron solo susurros. -Solo son bravuconerías. Me rogarás, Kev. Me encar¬garé de eso. -Salió de la habitación dando un portazo, ha¬ciendo que la puerta temblara en sus bisagras. Peter se levan¬tó, sirvió una gran copa de brandy para cada uno y brindó con Kevin.
-Ha parecido demasiado fácil.
Kevin se detuvo al registrar el sonido del picapor¬te de la puerta que giraba. ¿Aliabad había decidido regre¬sar? Asió la cabeza de Peter y lo besó con fuerza en la boca. El brandy de la copa de Peter se derramó sobre su manga y la empapó.
Rió ante la expresión anonadada de Peter. Eso debería darle a Aliabad algo en que pensar. La mano de Peter subió para acariciarle la mejilla.
Una suave corriente de aire perfumado lo alertó sobre el hecho de que la puerta que había estado abierta conducía al interior del vestidor de la señora y no al pasillo al otro lado. Algo sobre la característica de la presencia silenciosa detrás de él le resultaba conocida. Kevin soltó a Peter y se volvió con lentitud. ____ estaba de pie enmarcada en la puerta interior. Una máscara plateada escondía sus ojos, pero el lenguaje de su cuerpo expresaba de manera elocuente su conmoción.
Kevin le sonrió.
-¿Nunca te ha dicho tu niñera que los que escuchan a escondidas nunca oyen bien?
- Kev... -murmuró Peter.
____ fue furiosa hacia él y le dio una fuerte bofetada en la mejilla. Él continuaba riendo aún al darse cuenta de que su broma no había causado gracia. ¿Cuánto habría oído? ¿Cuán¬to creía que era verdad?
Ella se volvió y desapareció por donde había entrado.
Kevin luchó contra un aumento repentino de ganas de vo¬mitar. Lo había seguido hasta la casa de placer. ¿Había visto lo que esperaba?
- Kev. Ve tras ella. Explícaselo. Peter le puso la capa en las manos. Kevin solo lo miró fijamente.
- Kev. -Peter lo cogió del brazo -Vamos, iré contigo.
En las escaleras, ____ se topó directamente con la se¬ñora Helene, quien vio su rostro y la alejó de las habitacio¬nes más públicas y la llevó hacia una salida más retirada en el sótano.
Mientras la señora llamaba a un coche de alquiler, ____ estaba de pie contra la pared y temblaba como si tuviera fiebre intermitente. Las palabras desdeñosas de Kevin se repetían de manera continua en su cabeza. La había elegido por su es¬tupidez. Había utilizado el sexo para esclavizarla.
Se tocaba la frente mientras un dolor de cabeza se ins¬talaba detrás de sus ojos. Dio un brinco cuando la señora He¬lene le alcanzó un pañuelo, sin saber que estaba llorando. –Mi querida, ¿dónde deseas ir?
____ solo la miró fijo. No podía ir a casa.
-Mi padre está en el hotel Fenton. Iré allí.
-¿Estás segura de que no deseas esperar a Kevin?
Creo que hay una explicación perfectamente razonable... -Gracias, señora, pero prefiero irme sola.
La señora Helene le besó la mejilla y le dijo adiós con la mano desde la entrada cubierta. Su hermoso perfil estaba es¬tropeado por la arruga de su entrecejo.

Volver arriba Ir abajo
Fini
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1181
Localización : España
Fecha de inscripción : 10/03/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 24th 2010, 06:48

____ se acurrucó en un rincón del carruaje, con los bra¬zos envueltos a su alrededor. Kevin había besado a Peter como si lo hubiera hecho miles de veces antes. Peter se veía como si hubiera estado en el cielo... ¿Le habían mentido y su padre estaría al tanto de la verdadera naturaleza de Kevin desde el principio? Gracias a Dios que había venido a Londres solo. Podría preguntárselo en la cara. Tal vez. Podría arreglarlo todo por ella otra vez.
Lloraba aún más con la idea. Ya era demasiado adulta como para creer que su padre podría arreglarle su universo. Aunque al menos podría darle algo de esperanza. Sin duda, Kevin no pensaba todo lo que había dicho. Allí estaba, po¬niendo excusas por él incluso en ese momento. Apretó los dientes y miró hacia afuera, a la noche lluviosa.
La expresión de su padre cuando ella golpeó de manera enérgica la puerta cambió de enfado a preocupación al ver su estado desaliñado.
-¿____? ¿Sucede algo? Entra, niña. Pensaba visitarte mañana.
Ella esperaba mientras él cerraba la puerta y avivaba el fuego. Su chaqueta colgaba del respaldo de una silla, y se qui¬tó las botas para ponerse un par de zapatillas raídas. A pesar del calor repentino, sus dientes continuaban castañeteando al volverse hacia él.
-Padre, ¿puedes decirme con exactitud dónde encon¬traste a Kevin y a Peter en Turquía?
Dejó de avivar el fuego y quedó inmóvil.
-¿Por qué deseas saber eso?
-Porque hay rumores sobre el pasado de Kevin. Quería preguntarte la verdad.
Para su horror, su padre se hundió en una de las sillas cerca de la chimenea y se cubrió el rostro con las manos. ____ se acercó más.
-Padre, necesito saber. Por favor, dime.
-Dios del cielo, ¿qué ha hecho? Nunca debí haber escuchado a tu madre. Debí mantenerlo alejado de ti.
Se arrodilló delante de él.
-Lo encontré en un burdel cuando estaba... entregando unas mercaderías al dueño.
-¿Qué mercadería debías entregar en un burdel? Levantó la cabeza pero no se enfrentó a su mirada. -No es de tu incumbencia, jovencita. Aún soy tu padre. Se mordió con fuerza el labio.
-¿Eran sirvientes allí?
-Eran esclavos sexuales. -Sonaba cansado pero resuelto-. Hombres y mujeres pagaban por sus servicios sexuales.
-¿Cómo sabes eso?
Resistió su mirada por primera vez.
-Porque la primera vez que los vi, Kevin y Peter estaban en medio de una orgía. Me fijé en ellos porque su piel era tan clara que pregunté quiénes eran. -Se estremeció -La propietaria pensó que deseaba comprar sus servicios y me habló sobre sus diversas habilidades.
Asió la mano de ____.
-Debía alejarlos de allí. Ningún inglés debería ser es¬clavo. Luego de mi primer encuentro con ellos, me di cuenta de que Peter era adicto al opio. Era muy dependiente de Kevin. No pude dejarlos morir allí. Se negaron a dormir sepa¬rados en el viaje a casa. No pregunté sobre lo que hicieron.
____ mantenía su mirada.
-¿Por qué no me contaste la verdad antes de que con¬trajera matrimonio con Kevin? Me advertiste sobre Peter, pero no me explicaste nada sobre el pasado de Kevin.
Se daba cuenta de que estaba enfadada, grandes olea¬das calientes de ese sentimiento se elevaban dentro de ella, hacían que sus lágrimas ardieran, y fortalecían su propósito.
- Kevin me ofreció una inmensa suma de dinero por tu mano en matrimonio. La acepté porque como un imbé¬cil creí en sus promesas de que se había separado de Peter e intentaba hacer honor a sus votos maritales.
____ se puso de pie. Las faldas húmedas se le adherían a las piernas. Había olvidado agregar que había estado deses¬perado por salvar sus negocios. Al menos, tenía la respuesta a su pregunta. Su padre la había vendido por un beneficio per¬sonal y Kevin la había comprado, ¿para qué? ¿Lujuria, o como una pantalla de humo de respetabilidad?
-____, si hubiera habido otra manera de salvar mis negocios y nuestra familia, la hubiera aceptado. -El dolor en la voz de su padre la dejó adormecida. ¿Con qué derecho creían los hombres que podían tratar a sus mujeres como estúpidas ovejas? No podía decidir a quién odiaba más: a su padre por aceptar su matrimonio o a Kevin por utilizar su inocencia como escudo de su verdadera naturaleza.
Se dio media vuelta cuando Kevin entró a la habita¬ción sin golpear. Peter estaba detrás de él.
-¿Qué deseas? Si has venido a ofrecerle a mi padre más dinero para mantenerlo callado sobre tu pasado, llegas demasiado tarde. Ya me ha confirmado lo peor.
-¿Y de qué se trata?
-De que me has mentido, que me has utilizado.
La sonrisa de Kevin se ensanchó.
-Tú estabas bastante de acuerdo en contraer matri¬monio conmigo. Algunos podrían decir deseosa. ¿Has decidi¬do que ya no soy de tu agrado?
Lo miró con furia, tan consumida por la ira que ya no le importaba que hubiera público.
-¿Tienes que bromear sobre todo, Kevin? Le hizo una reverencia.
-Solo cuando parece que han escrito mis versos y decidido mi suerte.
El padre de ____ se puso de pie tambaleante. -Quizá deberías marcharte. Yo la cuidaré.
Kevin arrugó el entrecejo y dio un paso hacia ella, con la mano extendida.
____ retrocedió de ambos.
-No quiero a ninguno de vosotros dos cerca de mí.
-Miró a Peter-. ¿Me acompañarás a casa?
La mano de Kevin cayó a su lado, e inclinó la cabeza hacia su suegro.
-____ tiene razón. No hay necesidad de que ninguno de nosotros le provoque más sufrimiento. Estará segura en su propia casa. He decidido irme de viaje de negocios a Rusia.
Peter aclaró la garganta, pero después de una mirada de Kevin, permaneció en silencio.
-Regresaré en algunos meses, después de que haya arreglado nuestras fortunas debilitadas. -Miró directamente a ____, pero ella no detectó nada detrás de su expresión insul¬sa-. Quizá eso te dará el tiempo suficiente para decidir cómo deseas continuar. -Hizo otra reverencia, su rostro era una máscara perfecta, y se alejó de ella en la noche.
____ lo observó marcharse, consciente de la angustia de Peter y las quejas de su padre como un lúgubre coro griego detrás de ella. Su enfado desapareció con tanta rapidez como había aparecido, dejándola fría y desencajada. Tenía la sensa¬ción de estar al borde de un abismo mientras oía las botas de Kevin que hacían ruido al bajar las escaleras.
Dios del Cielo. ¿Qué había hecho?

Bueno hasta aki espero k les guste y perdon x tardar tanto
Volver arriba Ir abajo
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 24th 2010, 19:47

O___O tiienes ke poner mas!
no la pueds dejar asi sta bueniisima
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 24th 2010, 20:36

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
plisssssssssssssssssss
kierooooooooooooo
cap`ppppppp
Volver arriba Ir abajo
Krystii D'Jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 564
Edad : 20
Localización : Jonasland <3
Fecha de inscripción : 21/11/2009

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 25th 2010, 14:51

Holaaaaaaaaaaa
CmStas?
Espero Kee Bn!
Buehh Amee Los Capiis
Siiguelaaa Xfaaa Amooo Tuuu Novee
Bye Kuiidatee
T.Q.U.M
Volver arriba Ir abajo
http://www.nickytuhistoriaobscura.metroblog.com
rox
Super Fan De Los JoBros!
Super Fan De Los JoBros!


Cantidad de envíos : 3949
Edad : 21
Localización : miranda
Fecha de inscripción : 03/05/2010

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 29th 2010, 20:54

siguelaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 30th 2010, 15:18

suubeeeeee
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 30th 2010, 15:18

suubeeeee
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
OrgasmoJonaS♥
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas
Hipermegaultrasuper Fan de los Jonas


Cantidad de envíos : 11334
Edad : 22
Localización : En Jobroslandiia- JooNas <3 Edo- Miranda (:
Fecha de inscripción : 15/10/2008

MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Octubre 30th 2010, 15:19

suubeeeeee
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/yeroska
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT   Hoy a las 15:26

Volver arriba Ir abajo
 
Esclavos del Sexo(AdApTaDa) Kevin y ___ HOT
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 13 de 15.Ir a la página : Precedente  1 ... 8 ... 12, 13, 14, 15  Siguiente
 Temas similares
-
» Kevin K en Septiembre
» El amor te puede cambiar (kevin y tu)
» En la cama con los Jonas (Nick,Joe,Kevin y tu)
» Feliz Cumpleaños Kevin ^^
» Día de San Valentín - JoBros (videos) kevin jonas

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: