Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 10 ... 16  Siguiente
AutorMensaje
Zubulubu
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 396
Edad : 20
Fecha de inscripción : 30/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 10th 2010, 16:56

CAPITULO 7 (PARTE1,2,3&4)



El tiempo mejoró bastante durante el viaje de vuelta a
Londres, ya que dejó de llover y la temperatura glacial remitió. Sin embargo,
esa mejora exterior se veía contrarrestada por la frialdad surgida entre los
recién casados. Aunque Nicholas fue rellenando a regañadientes el calientapiés,
ya no volvió a invitar a ______ a acurrucarse entre sus brazos o a dormir
apoyada en su pecho. Ella sabía que era para bien. Cuanto más lo conocía, más
se convencía de que cualquier intimidad entre ellos acabaría en desastre.
Nicholas era peligroso de formas que él ni siquiera sabía.

Se tranquilizó pensando que, cuando llegaran a la ciudad, se separarían. Ella
se quedaría en el club y él se iría a su casa y seguiría con sus actividades
habituales hasta que tuviera noticia de la muerte de su suegro. Entonces, era
probable que vendiese el club y usara el dinero obtenido para llenar las arcas
vacías de su familia.

La idea de vender el Jenner's, que había sido el centro de la vida de su padre,
entristeció a ______. Sin embargo, sería lo más sensato. Pocos hombres sabían
dirigir bien un club de juego. Su propietario debía tener carisma para atraer
clientela y habilidad para hacerla gastar mucho dinero. Y también, por
supuesto, visión empresarial para invertir las ganancias.
Ivo Jenner había tenido una cantidad moderada de las dos primeras cualidades,
pero nada de la tercera. En los últimos tiempos había perdido una fortuna en
Newmarket, ya que en la vejez le había entrado debilidad por los embaucadores
que poblaban el mundo de las carreras. Por suerte, el club ganaba tanto dinero
que pudo absorber las cuantiosas pérdidas.

La pulla de Nicholas sobre que el Jenner's era un club de segunda no era del
todo falsa. De conversaciones con su padre, que no solía andarse por las ramas,
______ sabía que, aunque su club tenía éxito, nunca había alcanzado el nivel
deseado. Había querido igualar al Craven's, el club rival que se había
incendiado muchos años atrás. Pero Ivo Jenner jamás había alcanzado el estilo y
la astucia de Derek Craven. Se decía que Craven había ganado el dinero de toda
una generación de ingleses. El hecho de que el Craven's hubiera desaparecido en
pleno apogeo lo había consolidado como leyenda en el recuerdo colectivo de la
sociedad británica.

Si el Jenner's no se había acercado a la gloria del Craven's no fue por no
intentarlo. Ivo Jenner había trasladado su club de Covent Garden a King Street,
en el pasado un mero pasaje hacia la popular zona residencial y comercial de
St. James pero por entonces una calle normal. Después de comprar una gran parte
de la calle y de derribar cuatro edificios, Jenner construyó un club amplio y
elegante, y anunció que disponía de la banca de juego más grande de Londres.
Cuando los caballeros deseaban jugar fuerte, iban al Jenner's.

______ recordaba el club de las veces en que, de niña, le habían permitido
pasar el día con su padre. Se trataba de un local bien equipado, aunque algo
recargado, y le encantaba estar con él en el balcón interior del primer piso
observando lo que ocurría en la planta baja. Con una sonrisa indulgente, Jenner
acompañaba a su hija a St. James Street, donde entraban en cualquier tienda que
ella quisiera. Iban a la perfumería, la sombrerería, la librería y la
panadería, donde siempre regalaban a ______ un bollo recién horneado.

Con el paso de los años, las visitas de ______ a King Street se fueron
restringiendo. Aunque siempre había culpado a los Maybrick de ello, ahora se
daba cuenta de que su padre también había tenido parte de culpa. Le había sido
más fácil quererla cuando era una niña y podía hacerla feliz lanzándola al aire
y atrapándola con sus brazos musculosos. Cuando podía despeinarle el cabello
pelirrojo, del mismo tono que el suyo, y aliviarle las lágrimas dándole un
dulce o un chelín. Pero cuando se convirtió en una joven y ya no pudo tratarla
como a una niña, su relación se había vuelto incómoda y distante.

—Este club no es sitio para ti, bonita —le había dicho con un cariño brusco—.
Tienes que mantenerte alejada de un tipo ordinario como yo y encontrar un buen
pollo para casarte con él.
—Papá —había suplicado, tartamudeando desesperadamente—, no me ma... mandes ahí
de nuevo. Déjame que... quedarme contigo, por favor.
—Mi pequeña tartamudita, tu lugar está con los Maybrick. Y no se te ocurra
escaparte y volver aquí porque te enviaré con ellos de nuevo.

Sus lágrimas no habían servido de nada. Los años siguientes, las visitas de
______ a su padre se redujeron a una cada seis meses. Tanto si era por su
propio bien como si no, la sensación de no ser querida le había calado hondo.
Se sentía tan incómoda cuando estaba cerca de algún hombre, tan segura de que
iba a aburrirlo que era lo que acababa ocurriendo. Su tartamudez empeoró;
cuanto más se esforzaba por pronunciar las palabras, más incoherentes eran,
hasta que le resultó más fácil guardar silencio y confundirse con la pared. Se
había convertido en una de las floreros del baile. Jamás la habían sacado a
bailar, jamás la habían besado, jamás la habían cortejado. La única oferta de
matrimonio que había recibido era la de su primo Eustace, hecha a
regañadientes.

Maravillada por cómo le había cambiado la suerte, ______ observó a su marido,
que había estado callado las dos horas anteriores. Con su expresión fría y su
boca cínica, no se parecía en absoluto al desvergonzado seductor que había
compartido la cama con ella hacía dos días.

Se volvió hacia la ventanilla para contemplar el paisaje londinense. Pronto
estarían en el club. Hacía seis meses que no veía a su padre, y ______ se había
preparado para encontrarlo muy cambiado. La tisis era una enfermedad frecuente,
y todo el mundo conocía sus estragos.

Provocaba una muerte lenta del tejido pulmonar, acompañada de fiebre, tos,
pérdida de peso y fuertes sudores por la noche. El mal avanzaba hasta que el
paciente empezaba a expectorar mucosidad y sangre. Cuando llegaba la muerte, el
enfermo y todos sus seres queridos solían agradecerla porque suponía el final
de un sufrimiento terrible. ______ no podía imaginarse a un hombre corpulento
como su padre reducido a tal estado. Temía verlo tanto como ansiaba cuidarlo.
Sin embargo, ante la sospecha de que Nick se burlaría de ella, se guardó sus
pensamientos y sentimientos.














Cuando el carruaje recorrió St. James y tomó King Street, se
le aceleró el pulso. Por fin pudo ver la fachada alta de ladrillo y mármol del
Jenner's, recortada contra los amarillos y rojos de una puesta de sol
espléndida que brillaba a través de la eterna neblina que cubría Londres. Sin
dejar de mirar por la ventanilla, ______ soltó un suspiro tenso cuando el
vehículo pasó por uno de los muchos callejones que llevaban de la calle
principal a las cuadras y los patios situados tras la hilera de edificios.

El carruaje se detuvo en la entrada trasera, lo que era preferible a entrar por
la fachada delantera. El Jenner's no era un sitio que frecuentaran las mujeres
de bien. Un caballero podía llevar a su amante o a una prostituta, pero jamás
se le ocurriría acudir con una dama respetable. ______ era consciente de que su
marido la observaba con el interés de un entomólogo que estudia una nueva
especie de escarabajo. Sin duda vio su palidez repentina y su visible temblor,
pero no le ofreció ni una palabra ni un gesto de consuelo.

Nick bajó el primero y ayudó a ______ a apearse. El callejón de atrás aún
conservaba el mismo olor de cuando ______ era una niña: estiércol, basura,
alcohol y humo de carbón. Sin duda, era la única joven de buena educación de
Londres que consideraba que olía como en casa. Por lo menos, le resultaba más
agradable que el ambiente de la casa de los Maybrick, con su fragancia de
alfombras raídas y colonia barata.

______ se dirigió a la puerta sintiendo los músculos entumecidos tras el largo
tramo final. La entrada de la cocina y demás habitaciones del servicio se
encontraban más adelante, pero ésta daba a una escalera que conducía a los
aposentos de su padre. El cochero había llamado ya varias veces a la puerta con
el puño.

Apareció un hombre joven, y ______ se sintió aliviada al reconocerlo. Era Joss
Bullard, una figura muy conocida en el club, donde había trabajado como
cobrador de morosos y encargado de la seguridad. Era corpulento, fornido,
moreno y de mandíbula cuadrada. Dado su carácter hosco, Bullard siempre la
había tratado con la mínima cortesía. Sin embargo, ______ había oído a su padre
alabarlo por su lealtad, y lo apreciaba por ello.

—Señor Bullard —dijo—. He venido a ve... ver a mi padre. Déjeme pa... pasar,
por favor.
—El no la ha mandado llamar —respondió con brusquedad el hombre, sin moverse.
Y, tras echar un vistazo a Nicholas y ver su ropa cara, le dijo—: Vaya por la
puerta principal si es miembro del club, señor.
—Idi*ota —masculló Nicholas, pero ella lo interrumpió:
—¿Po... podría hablar con el señor Egan? —preguntó.
Egan era el factótum del club desde hacía diez años. Era un hombre jactancioso
y bravucón que no le caía demasiado bien, pero no se atrevería a negarle la
entrada al club de su padre.
—No.
—Pues con el señor Miller entonces. Por favor, dígale que la se... señorita
Jenner está aquí.
—Ya le dije que...
—Vaya a buscar a Miller —soltó Nicholas a la vez que ponía el pie contra la
puerta para impedir que la cerrara—. Esperaremos dentro. ¿O quiere dejar a mi
esposa esperando en la calle?

Aquello pareció sobresaltar al empleado, que farfulló algo y desapareció
rápidamente.

Nicholas hizo cruzar el umbral a ______ y echó un vistazo a la escalera.

—¿Subimos? —preguntó.

______ sacudió la cabeza.

—Preferiría hablar antes con el señor Miller —dijo—. Él podrá decirme algo
sobre el estado de mi pa... padre.
Al notar su ligero tartamudeo, Nicholas le deslizó una mano bajo el pelo y le
apretó la nuca con suavidad. Aunque su expresión seguía fría, su mano era
cálida y tranquilizadora, y ______ se relajó sin querer.
—¿Quién es Miller? —quiso saber Nicholas.
—El jefe de crupiers. Trabaja aquí desde que era un muchacho. Mi padre lo
inició en la supervisión de las mesas. Si lo has visto alguna vez, seguro que
te acuerdas. No es fácil olvidarlo.
—¿Es el gitano? —preguntó Nick tras pensar un instante.
—Medio gitano, creo, por parte de madre.
—¿Y la otra mitad?
—Nadie lo sabe. —Le dirigió una mirada cautelosa y añadió en voz baja—: Siempre
me he preguntado si podría ser hermanastro mío.
—¿Se lo has preguntado a tu padre? —Los ojos claros de Nick brillaban de
interés.
—Sí, y lo negó. —Pero no la había convencido del todo. Su padre siempre había
mostrado una actitud vagamente paternal con Joe. Y no era tan ingenua como para
creer que no había tenido hijos ilegítimos. Era un hombre conocido por sus
apetitos carnales y, además, jamás le habían preocupado las consecuencias de
sus actos. Se preguntó si podría decirse lo mismo de su marido—. Nick, ¿alguna
vez has...? —preguntó con cautela.
—No que yo sepa —contestó sin necesitar más palabras para entenderla—. Siempre
he usado gomas, no sólo para evitar la concepción sino también para prevenir
las dolencias exóticas que sufren los desprevenidos.













—¿Gomas? —repitió ______, perpleja—. ¿Cómo? ¿Y qué quieres
decir con dolencias? ¿Quieres decir que hacer... eso... puede enfermarte? Pero
cómo...
—Por Dios —masculló Nicholas, y le puso un dedo sobre los labios para acallar
sus preguntas—. Ya te lo explicaré después. No es la clase de cosas que suelen
comentarse en el umbral de una casa.

La llegada de Joe Miller distrajo a ______. En cuanto la vio, Joe esbozó una
sonrisa e hizo una graciosa reverencia. Pese a que su actitud y movimientos
eran comedidos, proyectaban un carisma físico invisible. Era con mucho el mejor
crupier del Jenner's, aunque su aspecto de pirata podía despistar al principio.
Tenía unos treinta años y el cuerpo esbelto de la juventud. Su piel morena y su
largo cabello negro delataban su origen, por no hablar de su nombre de pila,
que era corriente entre los romaníes. A ______ siempre le había gustado aquel
joven de voz suave que, a lo largo de los años, había demostrado una gran
lealtad a su padre.

Joe iba bien vestido, con ropa oscura y zapatos limpios, pero, como de
costumbre, necesitaba un corte de pelo y sus espesos rizos le caían sobre el
almidonado cuello blanco. Varios anillos de oro le adornaban los dedos largos y
delgados. ______ vio el brillo de un diamante en una oreja: un toque exótico
que le favorecía. Joe la observó con sus extraordinarios ojos color avellana,
que solían hacer olvidar a la gente la mente ágil que había tras ellos. A veces
su mirada era tan penetrante que parecía atravesarte, como si mirara algo
situado detrás de ti.

—Gaji —dijo Joe en voz baja, el modo cordial de los romaníes de referirse a una
mujer no gitana. Tenía un acento extraño, culto pero con matices de clase baja,
y una especie de cadencia extranjera—. Bienvenida —añadió con una breve sonrisa
deslumbrante—. Su padre estará encantado de verla.
—Gracias, Joe. Tenía mi... miedo de que ya hubiera...
—No —murmuró Joe—. Sigue vivo. —Vaciló antes de añadir—: La mayoría del tiempo
duerme. Come muy poco. No creo que dure mucho. Ha preguntado por usted. Intenté
avisarla la semana pasada, pero...
—Los Maybrick no me permitían venir —susurró ______ con la boca tensa de enojo.
No se habían molestado en comentarle que su padre la había mandado llamar—.
Bu... bueno, ya me he alejado de ellos para siempre, Joe. Me he casado. Y me
quedare aquí hasta que mi padre... ya no me ne... necesite.

La mirada de Joe se desvió hacia Nicholas.

—Lord St. Jonas... —murmuró al reconocerlo. Si se formó alguna opinión sobre el
enlace de ______ con aquel noble, no la reveló.
—¿Está despierto mi padre? —preguntó ______—. ¿Puedo subir a verlo?
—Por supuesto. —El gitano le tomó las manos con suavidad—. Me aseguraré de que
nadie los moleste.
—Gracias.

De repente, Nick tomó una mano de ______ y la apoyó con decisión en su brazo.
Aunque lo hizo con indiferencia, la presión que ejerció con los dedos impidió
que ella se soltase.

______ frunció el ceño, perpleja ante esa demostración de posesión.

—Conozco a Joe desde que era una niña —comentó enarcando las cejas—. Siempre ha
sido amable conmigo.
—A un marido le gusta que sean amables con su esposa —respondió Nicholas con
frialdad—. Dentro de ciertos límites, claro.
—Claro —corroboró Joe en voz baja. Y a ______—: ¿La acompaño arriba, milady?
—No; conozco el camino —contestó ______ a la vez que sacudía la cabeza—. Si...
sigue con lo que estabas haciendo, por favor.

Joe hizo otra reverencia e intercambió una mirada rápida con ______, con la que
ambos expresaron tácitamente que ya encontrarían una ocasión para hablar
después.

—¿Te cae mal porque es romaní? —preguntó ______ a su marido mientras subían la
escalera.
—No me suele caer mal la gente por cosas que no puede cambiar —respondió
irónicamente Nick—. Normalmente me dan motivos suficientes para caerme mal por
otras causas.













—No me suele caer mal la gente por cosas que no puede
cambiar —respondió irónicamente Nick—. Normalmente me dan motivos suficientes
para caerme mal por otras causas.

______ separó la mano de su brazo para recogerse la falda.

—Me gustaría saber dónde está el factótum —añadió Nick, y le puso una mano en
la cintura mientras subían la escalera—. Es primera hora de la noche. La sala
de juegos y el comedor están abiertos. Debería estar ocupado.
—Es un bebedor —comentó ______.
—Eso explica muchas cosas sobre la forma en que está dirigido el club.

Susceptible a cualquier insulto al club de su padre, y consciente de la presión
suave de la mano de su marido en la espalda, ______ tuvo que morderse la lengua
para contener una respuesta mordaz. Qué fácil era para un noble mimado criticar
la forma cómo los profesionales hacían las cosas. Si ella tuviera que dirigir
un local como ése, Dios no lo quisiera, respetaría mucho más lo que su padre
había conseguido.

En el primer piso recorrieron una galería que rodeaba toda la planta. Bastaba
con asomarse a la balaustrada para ver toda la planta baja. Esta, el área más
grande del club, estaba dedicada por completo al juego de azar. Tres mesas
ovales cubiertas con tapetes verdes con marcas amarillas estaban rodeadas por
decenas de hombres. Los sonidos que se elevaban de ellas (el ruido de los
dados, las exclamaciones bajas pero intensas de los tiradores y los crupiers,
el deslizamiento suave de las raquetas cuando acercaban el dinero de la mesa al
crupier) figuraban entre los primeros recuerdos de infancia de ______. La joven
dirigió una mirada al magnífico escritorio tallado del rincón, donde su padre
solía sentarse para conceder créditos, aceptar miembros temporales y elevar la
banca si las apuestas aumentaban demasiado. En ese momento, lo ocupaba un
hombre al que no conocía, con bastante mala pinta. Los ojos de ______ se
dirigieron hacia el rincón opuesto, donde otro desconocido hacía las veces de
supervisor general, regulando los pagos y controlando el juego.

Nick se asomó a la balaustrada para contemplar la planta baja. Como tenía prisa
por ver a su padre, ______ le tiró con impaciencia del brazo. Pero él no se
movió. De hecho, apenas pareció darse cuenta, tan absorto estaba en su
contemplación.

—¿Qué pasa? —preguntó ______—. ¿Has visto algo raro?

Nicholas meneó la cabeza y dejó de prestar atención a la planta baja. Echó un
vistazo alrededor y vio los paneles descoloridos de la pared, las molduras
desprendidas, las alfombras raídas. Tiempo atrás el Jenner's había estado
decorado magníficamente, pero con los años había perdido gran parte de su
esplendor.

—¿Cuántos miembros tiene el club? —preguntó—. Sin contar los temporales.
—Solía tener unos dos mil. No sé las cifras actuales. —Volvió a tirarle del
brazo—. Quiero ver a mi padre. Si tengo que ir sola...
—Tú no vas sola a ninguna parte —replicó Nick, y la miró con una penetración
que la sobresaltó—. Algún borracho, o incluso algún empleado, podría meterte en
una de las habitaciones para parejas y violarte antes de que nadie reparara en
tu ausencia.
—No corro ningún peligro —replicó irritada—. Conozco a muchos de los empleados,
y sé moverme por el club mucho mejor que tú.
—No por mucho tiempo —murmuró Nicholas, y su mirada volvió de una forma casi
compulsiva a la planta baja—. Pienso recorrer hasta el último centímetro de
este sitio y conocer todos sus secretos.

______ lo miró perpleja. Su marido había experimentado un cambio sutil desde
que habían entrado en el club. Su languidez habitual se había transformado en
una actitud de alerta, como si estuviera absorbiendo la energía inquieta del
ambiente.

—Miras el club como si nunca lo hubieras visto —murmuró.
Nicholas pasó un dedo por la barandilla, miró el polvo que le quedó adherido y
se lo sacudió. Respondió con expresión pensativa:
—Se ve diferente ahora que es mío.
—Todavía no lo es —replicó ______, al darse cuenta de que estaba valorando el
local para su venta futura. Era muy propio de él pensar en el dinero mientras
su suegro yacía en su lecho de muerte—. ¿Piensas alguna vez en alguien aparte
de ti?

La pregunta pareció sacarlo de su ensimismamiento, y su cara se volvió
inescrutable.

—Rara vez, mi amor.















Se quedaron mirando. Los ojos de ella eran acusadores; los
de él, impenetrables. ______ comprendió que no podía esperar nada decente de
aquel hombre so pena de experimentar una decepción tras otra. Con amabilidad y
comprensión no corregiría su alma perdida. Nicholas nunca sería uno de los
calaveras reformados que aparecían en las escandalosas novelas de Daisy Bowman.

—Espero que obtengas pronto lo que quieres —dijo con frialdad—. Mientras tanto,
voy a la habitación de mi padre.

Avanzó por la galería sin él, pero a los pocos pasos lo tenía a su lado. Cuando
llegaron a los aposentos de Ivo Jenner, ______ sintió un enorme desasosiego.
Sentía tanto miedo y anhelo a la vez que le sudaban las manos y notaba una rara
sensación en el estómago. Al sujetar el pomo para abrir la puerta, la palma le
resbaló por el metal deslustrado.

—Permíteme —dijo Nick con brusquedad a la vez que le apartaba la mano del pomo.
Abrió la puerta, la sujetó para que pasara y entró tras ella en una oscura
sala.

La única luz procedía de la puerta abierta del dormitorio, donde una lámpara
pequeña emitía un brillo regular. ______ cruzo el siguiente umbral y se detuvo,
parpadeando hasta que sus ojos se adaptaron a la penumbra. Se acercó a la cama,
apenas consciente de la presencia del hombre que tenía a su lado.

Su padre dormía con la boca medio abierta. Tenía la piel pálida y con un brillo
extraño, como si fuera una figura de cera. Unas arrugas marcadas le surcaban el
rostro. Parecía haberse encogido a la mitad, con los brazos increíblemente
delgados. ______ se esforzó por conciliar aquella silueta desconocida con el
padre corpulento y fornido que había conocido siempre. Al ver cómo su cabello,
antes pelirrojo, estaba salpicado de canas que recordaban el plumaje erizados
de un pollo, la asaltó una infinita ternura.

La habitación olía a encierro, enfermedad, velas quemadas y medicinas. Olía a
una muerte próxima. Vio un montón de sábanas sucias en el rincón y pañuelos
manchados de sangre en el suelo. La mesita de noche estaba llena de cucharas
sucias y frascos de medicamento. ______ se agachó para recoger un pañuelo del
suelo, pero Nicholas la sujetó por el brazo.

—No tienes que hacer eso —masculló—. Puede encargarse una criada.
—Sí —susurró ______ con amargura—. Ya veo lo bien que lo hacen. —Se soltó de
él, recogió los pañuelos sucios y los dejó caer sobre el montón de sábanas
desechadas.

Nicholas se acercó a la mesita de noche y contempló el cuerpo consumido de
Jenner. Tomó un frasco de medicamento y se lo pasó por la nariz.

—Morfina —murmuró.

Por alguna razón, verlo junto a su padre desvalido y examinando sus medicinas
irritó a ______.

—Lo tengo todo controlado —dijo en voz baja—. Te agradecería que te fueras.
—¿Qué piensas hacer?
—Voy a arreglar la habitación y cambiar las sábanas. Y después me sentaré a su
lado.
—Deja dormir a este pobre diablo —dijo él con los ojos entornados—. Tienes que
comer y cambiarte de ropa. ¿De qué crees que le servirá que te sientes en la
penumbra y...? —Se detuvo y masculló una maldición al ver su expresión terca—.
Muy bien. Te daré una hora, después comerás conmigo.
—Pienso quedarme con mi padre —replicó ella con rotundidad.
—______. —Su voz baja contenía una advertencia inflexible. Se acercó a ella, le
hizo darse la vuelta y la zarandeó suavemente para que lo mirara a los ojos—.
Te mandaré llamar y vendrás. ¿Lo has entendido?
Ella tembló de rabia. Le daba órdenes como si fuera propiedad suya. Por Dios,
se había pasado toda la vida obedeciendo las órdenes de sus tíos, y ahora
tendría que someterse a un marido insufrible.

Sin embargo, reconoció que Nicholas todavía tenía mucho camino que recorrer
para igualar el empeño do los Maybrick y los Stubbins en amargarle la vida. Y
no cabía considerarlo irrazonable o cruel por pedirle que comiera con él. Así
que se tragó la rabia y asintió. Cuando Nicholas le repasó los rasgos tensos
con la mirada, sus ojos poseían un brillo extraño, como las chispas que saltan
del martillo del herrero al golpear una lámina de metal candente.

—Así me gusta —murmuró con una sonrisa burlona, y se fue.
Volver arriba Ir abajo
EmmyChiiang*
Novia De..


Cantidad de envíos : 668
Edad : 20
Localización : Fight dragons w' ma'Danger in DR' babe..! ;)
Fecha de inscripción : 02/07/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 10th 2010, 17:00

hahahahahhahahah pobre Nick...! .. Esta indignado por ser tan arrogante .. hahahah waoo me gusta mucho esta novelaa..! y graacias por poner maas..! Q tengas buen viaje y gracias gracias gracias por subir mas caaaps..! siguelaa y ni te atrevas a abandonarla pq te ira maal .. SIGUELAA..! ^^
Volver arriba Ir abajo
Maaar.-
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 161
Fecha de inscripción : 06/06/2009

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 11th 2010, 14:03

jajajaja ese nick maloo 8-) uuh mandame a mi Neutral HAHAHAH! ya basta -.- ya me calme xd te juro qe amo esta nove(L) es de las mejores:D y Nick (6) oh dios mio xD jajajaja
Volver arriba Ir abajo
http://www.metroflog.com/Perfect-JonasBrothers
EmmyChiiang*
Novia De..


Cantidad de envíos : 668
Edad : 20
Localización : Fight dragons w' ma'Danger in DR' babe..! ;)
Fecha de inscripción : 02/07/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 11th 2010, 19:38

Aww ya te extraañoooo...!! .. poor faavoor regreesaaaaa..! PLEAAASE COME BACK TO HOOMEE...!! ... Nick... -.-' .. otra ves con lo del control... ya no hay libertaaaad .. Awww... Nick es hermoso pero.. mi corazon le pertenecee a Joee .. no crei q apareceriiaaa.. pero ahora lo see y lo vii y lo leeii..! Me estoy emocionando cada vees maas y maaaas..! VUELVEE PRONTO Y SUUBEEEEEE Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Zubulubu
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 396
Edad : 20
Fecha de inscripción : 30/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 13th 2010, 11:56

Olaaa! ws! Jajaja chaaLes esstooy aqii en un cyber ¬¬' Grr! buenoo naadamas veniaaa a qomentarles qe siempre regresoo eL domingo U_U peroo el domingo les suboo 3 caps o 2 n.n jee aaw sii bn Posesivoo nick xD jajaja peero joe es qomo un hermaaano ;D jajajaja oq chicass quidencee se les qiere a toodas Very Happy ((bueno a ustedes 2 ) xD jajajajajajajjajaj
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 13th 2010, 21:45

ME ENCANTA LA NOVE SIGUELA PORFAFOR..
JAJA ME ENCANTA LA IDEA DE Q ESTE (AUNQUE
NO LO DIGA) UN POCO CELOSO Y SE PREOCUPA
PORQ ALGUIEN ME HAGA DAÑO.
SIGUELA PLIS!!
Volver arriba Ir abajo
BrendaJonas
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 258
Edad : 22
Localización : Barranquilla-Colombiia
Fecha de inscripción : 29/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 13th 2010, 22:35

siiguelaaaa!
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 14th 2010, 10:22

SEGUILA!!
Volver arriba Ir abajo
SunnyJonasLovato
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 231
Edad : 21
Localización : Con Nick Jonas cantando Your Biggest Fan! & Introducing Me!!
Fecha de inscripción : 02/08/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 14th 2010, 15:37

hOla Nueva LectOra!! study

Poff me enkanta la Nove jeje
sigue please!!!
pero yo qiero volver a estar con Nick! ^^ ^^

hahaha siii Twisted Evil
hehe sigue please please!!!

GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP GP
Volver arriba Ir abajo
jbENAMORADA
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 184
Edad : 21
Localización : MÉXICO ayayay¡¡¡
Fecha de inscripción : 06/04/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 14th 2010, 20:16

hhhhhhhhhhhhhhhhhhhheeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeey
sube ccccccap e encanta esabueniima
ya qiro q subas nuevo cp enero plisss sube lo mas ronto posible
Volver arriba Ir abajo
http://jbvenezuela.activoforo.com
Zubulubu
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 396
Edad : 20
Fecha de inscripción : 30/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 15th 2010, 17:06

Very Happy waah! Grasiaaas muchoos comentarios Very Happy & floopii estas promocionandoo la novela Very Happy muchisisisisismas Grasias! encerioo ! aqaavo de regreesar! & mi maama va a utilizaar la qompuu mas alrratitoo les suvoo o siino mañana 3 caps Very Happy! jajajaja las amoo Hermosas!
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 15th 2010, 19:01

no tnes de q agradecr me encanta la nove siguela plis!!!
besitos cuidate!!
floopii alien
Volver arriba Ir abajo
EmmyChiiang*
Novia De..


Cantidad de envíos : 668
Edad : 20
Localización : Fight dragons w' ma'Danger in DR' babe..! ;)
Fecha de inscripción : 02/07/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 15th 2010, 21:26

Hoola de nuevoo..! sorry por no comentar antes.. era q estaba de viaje Razz .. y diime.. no q ibas a subir un capi en un ratoo..? Dnd estaa..? hahahaha.. Y q me traiste de tu vacas... .. espero q hayan sido maas caps..! ... Bueeno.. joe puede seer mi hermano no tengo problema con eso.. pero me gustaria ver como nick se pondria celosito con jooe jiji ^^.. Bueno.. sin presiones.. SUBE CUANDO PUEDAAS ME GUSTA MUCHO TU NOVEE..! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
Zubulubu
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 396
Edad : 20
Fecha de inscripción : 30/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 16th 2010, 13:02

Jajaja Lo sieentoo chiqas poor no aveerLes suviido cap ayeer U_u esqe fuimoos aaLa promocioon deeL MFC & yoo qrei qee iva a taardar un ratitoo & tardamoos maas porqe fuimoos aver a felipe Very Happy aaw Lo extraññe esta enfermitoo Sad peroo se qee se va a ponner meejoor Very Happy bueno aorita Les suboo doos capiis & aLrratitoo Les ponmgo Ell otroo Las amo hermosas! Smile
Volver arriba Ir abajo
Zubulubu
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 396
Edad : 20
Fecha de inscripción : 30/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 16th 2010, 13:04

CAPITULO 8 (parte1,2,3&4)



Nick estuvo tentado de dejar a ______ en el club con su
padre e irse a su casa, situada a poca distancia de St. James. Era difícil
resistirse al aliciente de su tranquila y confortable residencia. Quería comer
en su propia mesa, y relajarse delante de la chimenea con una de sus batas de
seda forradas de terciopelo. Al cuerno con la tozuda de su esposa; que tomara
sus propias decisiones y aprendiera a vivir con las consecuencias.
Sin embargo, mientras deambulaba por la galería del primer piso, con cuidado de
que no lo vieran desde la planta baja, sintió una curiosidad molesta, como
cuando se tiene una piedra en el zapato. Se situó junto a una columna para
observar el trabajo de los crupiers y el del supervisor general para, desde su
rincón, controlar el juego y lograr que todo siguiera el ritmo adecuado. La
actividad en las tres mesas de juego parecía un poco lenta. Faltaba alguien que
animara las cosas y creara un ambiente que incitara a los clientes a jugar más
y más deprisa.

Las desaliñadas prostitutas de la casa se paseaban despacio por la sala y se
detenían aquí y allá para engatusar a los clientes. Al igual que las comidas
del aparador lateral y el bar, las mujeres eran una opción gratuita para los
socios. Si un hombre necesitaba una mujer para consolarse o para celebrar,
subía con una prostituta a una de las habitaciones del piso de arriba.
Nick observó con detenimiento las mesas de juego y el bar. Había indicios de
que era un negocio en decadencia. Supuso que, al caer enfermo, Jenner no había
nombrado a un sustituto digno de confianza, salvo su factótum Clive Egan, que
era inepto, deshonesto o ambas cosas a la vez. Nick quería ver los libros
contables, los ingresos y gastos, los datos financieros de los socios, las
listas de cobros, las deudas, los préstamos, los créditos..., todo lo que
contribuyera a completar un retrato de la situación económica del club.

Al volverse hacia la escalera, vio al gitano Miller en la penumbra de un
rincón. Nick se quedó callado para obligarlo a hablar primero. Miller lo hizo
con educación y sin desviar la mirada.

—¿Puedo ayudarlo, milord?
—Puede empezar por decirme dónde está Egan.
—En su habitación.
—¿En qué estado?
—Indispuesto.
—Ya. ¿Se indispone a menudo?

El gitano no dijo nada, pero sus ojos azabache se llenaron de recelo.

—Quiero la llave de su oficina —pidió Nick—. Echaré un vistazo a los libros
contables.
—Sólo hay una llave, milord —repuso Miller, escrutándolo con curiosidad—. Y la
tiene el señor Egan.
—Consígamela.

El otro arqueó las cejas.

—¿Quiere que robe a un hombre que está borracho?
—Será más fácil que si estuviera sobrio —comentó Nick con ironía—. Y no es
ningún robo, ya que la llave, a todos los efectos, es mía.
—Yo soy leal al señor Jenner. Y a su hija. —Su expresión se endureció.
—Yo también. —No era cierto, por supuesto. Nick era leal básicamente a sí
mismo. ______ y su padre figuraban en un lejano segundo y tercer lugar de la
lista—. Tráigame la llave, o prepárese a seguir los pasos de Egan cuando se
vaya mañana.

El aire estaba cargado de desafío masculino. Sin embargo, pasado un instante,
Miller le dirigió una mirada de aversión y curiosidad. Cuando se dirigió hacia
la escalera a zancadas rápidas, no fue por obediencia, sino más bien por el
deseo de averiguar qué se proponía Nick.

Cuando Nick mandó a Joe Miller para que acompañase a su esposa a la planta
baja, ______ ya había arreglado la habitación de su padre y llamado a una
criada para que la ayudara a cambiar las sábanas. Las que había estaban húmedas
de sudor. Aunque su padre se movió y masculló cuando lo giraron con cuidado a
uno y otro lado, no se despertó del sopor inducido por la morfina. La asustó
comprobar lo poco que pesaba su huesudo cuerpo, cubierto por una camisa de dormir.
Cuando lo tapó con las sábanas y mantas limpias hasta el pecho sintió una gran
compasión por él. Mojó un paño frío y se lo puso en la frente. Su padre suspiró
y, por fin, abrió unos ojos que parecían rendijas entre los surcos de la cara.
La miró sin reconocerla un largo instante hasta que sus labios secos esbozaron
una sonrisa que dejó al descubierto unos dientes amarillentos por el tabaco.

—______ —dijo con voz ronca.

Ella se agachó sonriente aunque a duras penas logró contener las lágrimas.

—Estoy aquí, papá —susurró por fin las palabras que había deseado pronunciar
toda su vida—. Estoy aquí para quedarme contigo.

Su padre emitió un sonido de satisfacción y cerró los ojos.

—¿Dónde quieres que vayamos primero, princesa? —soltó justo cuando ______ creía
que se había dormido—. Supongo que a la panadería, ¿verdad?
—Claro —contestó ella y, tras secarse las lágrimas de los ojos, añadió—: quiero
un bollo glaseado, y un cucurucho de galletas, y después quiero jugar a los
dados contigo.

Su padre rió entre dientes y tosió un poco.

—Deja que papá dé una cabezadita antes de salir. Sé una niña buena.
—Sí, duerme —murmuró ______ a la vez que le daba la vuelta al paño de la
frente—. Puedo esperar, papá.






















Mientras observaba cómo volvía a dormirse, tragó saliva y se
relajó en la silla, situada junto a la cama. No desearía estar en ningún otro
sitio. Se arrellanó en el asiento y bajó los hombros como si fuera un títere al
que hubieran soltado los hilos. Era la primera vez que se sentía necesitada,
que su presencia parecía importarle a alguien. Y, aunque el estado de su padre
la afligía, daba gracias por poder acompañarlo en sus últimas horas de vida. No
dispondría de tiempo para conocerlo, de modo que siempre serían unos
desconocidos, pero estar allí la compensaba sobradamente.

Un golpecito en la puerta interrumpió sus pensamientos. Alzó los ojos y vio a
Joe en el umbral, cruzado de brazos y en postura relajada. ______ le dirigió la
imitación de una sonrisa.

—Su... supongo que te envía a buscarme. —No hacía falta decir a quién se
refería, claro.
—Quiere que comas con él en uno de los comedores privados.

______ sacudió la cabeza y su sonrisa se volvió irónica.

—Sus deseos son órdenes para mí. —Parodió a una esposa obediente. Se levantó y
alisó las mantas sobre los hombros de su padre.

Joe no se movió del umbral cuando ella se acercó. Era un hombre alto, aunque no
tanto como Nick.

—¿Cómo terminaste casada con lord St. Jonas? —quiso saber—. Sé que tiene
problemas financieros porque estuvimos a punto de negarle crédito la última vez
que estuvo aquí. ¿Te propuso un matrimonio de conveniencia?
—¿Cómo sabes que no estamos casados por amor? —replicó ______.
—St. Jonas sólo se quiere a él mismo —dijo Joe con una mirada irónica.

______ tuvo que esforzarse por contener una sonrisa.

—En realidad fui a verlo yo. Fue el único mo... modo que se me ocurrió para
escapar de los Maybrick. —Su sonrisa se desvaneció al pensar en sus
familiares—. ¿Vinieron aquí en mi busca?
—Tus dos tíos —asintió Joe—. Tuvimos que dejarles registrar el club para que se
convencieran de que no te escondías aquí.
—¡Mecachis! —exclamó ______, tomando prestada la palabrota favorita de Daisy
Bowman—. Seguro que después fueron a casa de los Hunt y los Bowman. La noticia
de mi desaparición habrá preocupado a mis amigas.

Sin embargo, saber lo que había hecho iba a preocuparlas mucho más. Tendría que
avisar a Annabelle y Daisy de que se encontraba bien. Lissie estaba de viaje
por el continente, así que no se habría enterado de su desaparición.

Mañana, pensó. Sí, mañana plantaría cara a las repercusiones de su infame fuga.
Se planteó enviar a alguien a casa de los Maybrick a recoger el resto de su
ropa, pero seguramente no le permitirían quedársela. Una cosa más para la larga
lista de cosas por hacer: encargar enseguida algunos vestidos y zapatos.

—Cuando mis familiares descubran que estoy aquí —dijo—, ve... vendrán a
buscarme. Puede que intenten anular mi matrimonio. Me... —una breve pausa para
controlar la voz— me da mucho miedo lo que pueda pasarme si me obligan a volver
con ellos.
—¿No se lo impedirá St. Jonas? —preguntó Joe, y le puso una mano en el hombro
para tranquilizarla. Fue un contacto leve, con la palma apoyada en la frágil
curva del hombro, pero la calmó.
—Si está aquí. Si está sobrio. Si puede —contestó con una sonrisa forzada—. Si,
si, si...
—Yo estaré aquí—murmuró Joe—. Estaré sobrio y podré impedirlo. ¿Por qué crees
que St. Jonas no?
—Es un matrimonio de conveniencia. No le importo en absoluto. No espero verlo
demasiado una vez reciba mi dote. Me dijo que tiene cosas mejores que hacer que
sentarse en un club de juego de segunda a esperar a que... a que... —Titubeó y
volvió la cabeza para mirar a su padre en la cama.
—Puede que haya cambiado de parecer al respecto —comentó Joe con ironía—.
Cuando le di la llave de la oficina, sacó todos los libros y empezó a
revisarlos página por página. De aquí a que termine, habrá examinado todo el
club con lupa.

______ se extrañó.

—¿Qué puede estar buscando? —preguntó.



















Nick estaba actuando de una forma extraña. No había razón
para que revisara los libros del club con tanta urgencia después de un viaje
extenuante. Nada habría cambiado entre ese día y el siguiente. Pensó en la
mirada compulsiva de su marido cuando observaba la actividad de la planta baja,
y en sus palabras: «Pienso recorrer hasta el último centímetro de este sitio y
conocer todos sus secretos.» Como si fuera algo más que un edificio lleno de
alfombras raídas y mesas de juego.
Desconcertada, ______ siguió a Joe por la serie de pasillos y pasadizos que
constituían la ruta más directa a los comedores de la planta inferior. Como la
mayoría de clubes de juego, el Jenner's tenía lugares secretos donde
esconderse, donde observar, donde pasar solapadamente personas y objetos. Joe
la condujo hasta un pequeño salón privado, le sostuvo la puerta e hizo una
reverencia cuando ella se volvió para darle las gracias.

Al adentrarse en la habitación, ______ oyó la puerta cerrarse suavemente tras
ella. Nick, repantigado en una silla con la confianza relajada de Lucifer en su
trono, estaba haciendo anotaciones a lápiz en el margen de un libro contable.
Estaba sentado ante una mesa medio llena de fuentes y platos para el comedor
principal.

Apartó la mirada del libro, lo dejó a un lado y se levantó para apartar una
silla de la mesa.

—¿Cómo está tu padre?
—Se despertó un momento —respondió ______ con cautela mientras se sentaba—.
Pareció creer que yo era pequeña de nuevo.

Vio una fuente con cortes de ave asada y otra con melocotones y uvas de
invernadero, y empezó a servirse. El hambre imperiosa, unida a la fatiga, hacía
que le temblaran las manos.

Nick observó sus dificultades y, sin decir nada, le sirvió exquisiteces en un
plato: huevos de codorniz hervidos, crema de verduras, lonchas de queso, cortes
de carne fría, pescado y pan. Luego le llenó una copa de vino.

—Gracias —dijo ______, tan cansada que apenas sabía qué estaba comiendo. Se
llevó el tenedor a la boca y cerró los ojos mientras masticaba y tragaba el
bocado. Cuando volvió a abrirlos, vio que Nick la miraba.

Parecía tan cansado como ella, con unas ligeras ojeras. Tenía los pómulos
tensos y estaba pálido. La barba, que tendía a crecerle deprisa, le lucía
dorada en las mejillas. De algún modo, el endurecimiento de sus rasgos
acrecentaba su atractivo al conferir una gracia irregular a lo que, de otro
modo, podría haber sido la perfección estéril de una obra maestra de mármol.

—¿Sigues pensando quedarte aquí? —preguntó mientras pelaba con habilidad un
melocotón y le quitaba el hueso. Le pasó una mitad limpia.
—Claro que sí. —______ cogió el melocotón y, al morderlo, notó cómo se le
deslizaba el jugo por la lengua.
—Me lo temía —respondió él con sequedad—. Es un error, ¿sabes? No tienes idea
de lo que te espera, las obscenidades y comentarios lascivos, las miradas lujuriosas,
los roces y pellizcos...
—Me las arreglaré —dijo ______, y lo miró sin saber si fruncir el ceño o
sonreír.
—Estoy seguro de ello, cariño.
—¿Qué hay en ese libro? —preguntó ella tras observarlo mientras bebía un sorbo
de vino.
—Un ejemplo de contabilidad creativa. Egan ha estado desfalcando dinero. Retoca
un poco las cifras aquí y allá para que no se note. Pero, a lo largo del
tiempo, la suma asciende a un importe considerable. Vete a saber cuántos años
lleva haciéndolo. Hasta ahora, todos los libros contables que he revisado
contienen errores deliberados.
—¿Cómo puedes estar seguro de que son deliberados?
—Siguen un patrón evidente. —Abrió un libro y lo empujó suavemente hacia ella—.
El club obtuvo unos beneficios de veinte mil libras el año pasado. Si comparas
las cifras con el registro de préstamos, ingresos bancarios y salidas de caja,
verás las discrepancias.

______ leyó las anotaciones que él había hecho en el margen según se las iba
señalando con el dedo.












—¿Lo ves? —murmuró—. Estas son las cantidades que deberían
aparecer. Ha inflado mucho los gastos. El coste de los dados de marfil, por
ejemplo. Incluso si admitimos que los dados sólo se usaran una noche, el cargo
anual no debería superar las dos mil libras, según Miller.
—Pero aquí pone que se gastaron casi tres mil libras en dados.
—Exacto. —Nick se recostó en la silla y sonrió despacio—. Engañaba a mi padre
del mismo modo cuando era joven y yo necesitaba más dinero del que él me daba.
—¿Para qué lo necesitabas?
—Me temo que, para explicártelo, tendría que usar palabras que te ofenderían
mucho —aseguró aún sonriente.

______ pinchó un huevo de codorniz con el tenedor y se lo llevó a la boca.

—¿Qué vamos a hacer con el señor Egan?
—Despedirlo en cuanto esté lo bastante sobrio para andar —dijo Nick a la vez
que se encogía de hombros.

______ se apartó un mechón que le caía sobre la mejilla.

—Pero no tiene sustituto.
—Sí que lo tiene. Hasta que no se encuentre el director adecuado, yo dirigiré
el club.

El huevo de codorniz pareció atravesársele en el cuello y ______ se atragantó.
Cogió la copa de vino, bebió un sorbo, respiró hondo y luego lo miró con ojos
desorbitados. ¿Cómo podía decir algo tan absurdo?

—No puedes hacer eso.
—No lo haré peor que Egan. No ha dirigido nada desde hace meses. En poco tiempo
el club se vendrá abajo.
—¡Dijiste que detestabas trabajar!
—Es cierto. Pero me parece que debería intentarlo al menos una vez, para
asegurarme.
—Harás las veces de di... director unos días y te... te cansarás. —Tartamudeaba
de ansiedad.
—No puedo permitirme el cansancio, amor mío. Aunque el club sigue siendo
rentable, su valor va a la baja. Tu padre tiene una importante deuda pendiente
de cancelar. Si sus deudores no pueden pagar en efectivo, tendremos que
quedarnos propiedades, joyas, obras de arte, lo que sea. Como conozco el valor
de las cosas, puedo negociar unas liquidaciones aceptables. Y hay otros
problemas que todavía no he mencionado. Tu padre posee unos desafortunados
purasangre que le han hecho perder una fortuna en Newmarket. Y ha hecho algunas
inversiones insensatas, como las diez mil libras que puso en una supuesta mina
de oro de Flintshire, un timo que hasta un niño habría detectado.
—Dios mío —murmuró ______ y se frotó la frente—. Estaba enfermo y la gente se
ha aprovechado de él.
—Así es. Y ahora, aunque quisiéramos vender el club, no podríamos hacerlo sin
ponerlo antes en orden. Si hubiera una alternativa, la encontraría, créeme.
Pero el club es un cedazo, y nadie puede o quiere taparle los agujeros. Salvo
yo.
—¡Qué sabrás tú de tapar agujeros! —exclamó ella, horrorizada por su
arrogancia.
Nick sonrió con una ceja arqueada, pero antes de que contestara con mordacidad,
ella se tapó los oídos con las manos y añadió:
—¡Oh, no lo digas! —Él contuvo su réplica, aunque sus ojos seguían despidiendo
un brillo diabólico, y ella bajó las manos con cautela—. Si diriges el club,
¿dónde dormirás?












—Aquí, por supuesto —dijo él.
—Pero yo me he instalado en el único cuarto de huéspedes disponible. Los demás
están ocupados. Y no pienso compartir la cama contigo.
—Mañana habrá muchas habitaciones libres. Voy a deshacerme de las prostitutas
de la casa.

Las cosas estaban cambiando demasiado deprisa para que ______ pudiera
asimilarlas. La asunción de autoridad de Nick sobre el negocio de su padre se
había producido a una velocidad alarmante. Tenía la sensación de haber llevado
un gato manso al club para verlo transformarse en un tigre salvaje. Y ella sólo
podría observar impotente cómo hacía una matanza indiscriminada. Desesperada,
pensó que si lo complacía unos días quizá se aburriría. Mientras tanto, debía
intentar reducir al máximo los daños.

—¿Echarás las prostitutas de la ca... casa a la calle? —preguntó con una calma
forzada.
—Se irán con una liquidación generosa, como recompensa por su lealtad al club.
—¿Quieres contratar otras?
—No es que tenga nada contra la prostitución. De hecho, estoy totalmente a
favor de ella. Pero que me aspen si me convierto en un chulo.
—¿En qué?
—En un chulo. Un macarra. Un proxeneta. Caray, ¿llevabas algodón en las orejas
cuando eras pequeña? ¿Nunca oíste nada, ni te preguntaste por qué unas mujeres
de ropas chillonas subían y bajaban por la escalera del club a todas horas?
—Siempre venía de día —aclaró ______, muy digna—. Rara vez las veía trabajar. Y
después, cuando era lo bastante mayor para entenderlo, mis visitas se
espaciaron bastante por deseo de mi padre.
—Puede que fuera una de las pocas cosas buenas que hizo por ti. —Nick movió la
mano con impaciencia para descartar el tema—. Bien, respecto al asunto que nos
ocupa, no sólo no quiero tener prostitutas mediocres, sino que tampoco tenemos
espacio para alojarlas. A veces, cuando todas las camas están ocupadas, los
miembros del club se ven obligados a gozar de sus favores en las cuadras.
—¿De veras? ¿Lo dices en serio?
—Y las cuadras son muy incómodas, hay mucha corriente. Te lo aseguro.
—¿Tú...?
—Pero hay un burdel excelente dos calles más abajo. Espero que podamos llegar a
un acuerdo con su propietaria, madamc Bradshaw. Cuando un miembro de nuestro
club desee compañía femenina, podrá ir al local de Bradshaw, recibir sus
servicios con un descuento en el precio y volver una vez aliviado. —Parecía
esperar que su esposa elogiara la idea—. ¿Qué te parece?
—Me parece que tienes alma de proxeneta. Sólo que a hurtadillas.
—La moralidad es sólo para la clase media, encanto. La clase baja no puede
permitírsela, y la clase alta tiene demasiado tiempo libre por llenar.

______ sacudió despacio la cabeza. Lo observaba con los ojos desorbitados, y ni
siquiera se movió cuando se inclinó hacia ella para ponerle una uva entre los
labios.

—No hace falta que digas nada —murmuró con una sonrisa—. Es evidente que has
enmudecido de gratitud ante la perspectiva de tenerme aquí para cuidarte.

______ frunció el ceño y él sonrió socarrón.

—Si lo que te preocupa es que en un momento de debilidad, presa de ardor viril,
pueda abalanzarme sobre ti... es posible.









______ sujetó la uva entre los dientes y le sacó las pepitas
con los dientes y la lengua. La sonrisa de Nick se desvaneció un poco.

—Pero tranquila, de momento eres demasiado novata para tomarme la molestia
—añadió tras recostarse en la silla—. Quizá te seduzca en el futuro, después de
que algunos hombres se hayan encargado de educarte.
—Lo dudo —replicó ______ con hosquedad—. Nunca sería tan burguesa como para
acostarme con mi marido.
Nick soltó una carcajada.
—¡Dios mío! Seguramente te morías por decirlo. Felicidades. No llevamos casados
ni una semana y ya has aprendido a enseñar las uñas.
Volver arriba Ir abajo
Zubulubu
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 396
Edad : 20
Fecha de inscripción : 30/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 16th 2010, 13:07

CAPITULO 9 (PARTE1,2,3&4)






______ nunca supo dónde había dormido su marido la primera
noche, pero sospechaba que en algún lugar cómodo. Su propio descanso había
distado mucho de ser apacible, ya que la preocupación la había despertado con
una regularidad metódica. Había ido varias veces a ver cómo estaba su padre, le
había dado sorbos de agua, arreglado las sábanas, administrado medicina cuando
la tos le empeoraba. Cada vez que se despertaba, Jenner miraba a su hija con
renovada sorpresa.

«¿Estoy soñando, bonita?», le preguntaba, y ella le respondía con palabras
cariñosas y le acariciaba la cabeza.

Con los primeros rayos de sol, ______ se lavó, se vistió y se hizo una trenza
que se recogió en un moño en la nuca. Llamó a una criada y le pidió huevos
escaldados, caldo, té y toda la comida especial para un enfermo que pudiese
tentar el apetito de su padre. Las mañanas eran tranquilas y silenciosas en el
club, ya que la mayoría de empleados dormía después de haber trabajado hasta
altas horas de la madrugada. Sin embargo, siempre había un personal mínimo para
las tareas ligeras. Cuando no estaba el cocinero, se quedaba un pinche en la
cocina para preparar comidas sencillas a quienes las solicitaran,

Oyó la tos áspera de su padre. Corrió hasta su habitación y lo encontró
tosiendo espasmódicamente en un pañuelo. Las convulsiones angustiosas de su
pecho le dolieron como si fueran propias. Rebuscó entre los frascos de la
mesita de noche el jarabe de morfina y lo vertió en una cuchara. Al pasar un
brazo por la nuca sudada de su padre para incorporarlo, volvió a sorprenderla
lo poco que pesaba, y notó cómo el cuerpo se le tensaba para intentar contener
otro acceso de tos. Los estremecimientos posteriores le sacudieron la cuchara y
la medicina cayó sobre las sábanas.

—Lo siento —murmuró ______, y secó el jarabe pegajoso antes de volver a llenar
la cuchara—. Vamos, papá, poco a poco.

El cuello venoso de su padre se movió al tragar la medicina, Después, le
arregló las almohadas mientras él tosía un poco más.

______ lo recostó y le puso un pañuelo limpio en la mano. Contempló su cara
descarnada y su barba entrecana en busca de algún signo de su padre en aquella
figura irreconocible. Siempre había sido robusto y rubicundo, incapaz de
mantener una conversación sin el uso expresivo de las manos con gestos propios
de un ex boxeador. Ahora era la sombra pálida de ese hombre, con el cutis
ceniciento y fofo debido a la pérdida rápida de peso. Sin embargo, los ojos
azules eran los mismos: redondos y oscuros, del tono del mar de Irlanda. La
familiaridad de esos ojos la tranquilizó.

—He pedido el desayuno —murmuró sonriendo—. Enseguida lo traerán.

Jenner meneó la cabeza para indicar que no tenía hambre.

—Oh, sí—insistió su hija, medio sentada en la cama—. Tienes que comer algo,
papá.

Le secó una gota de sangre de la comisura de los labios con un pañuelo. Su
padre frunció el ceño.

—Los Maybrick —dijo con voz áspera—. ¿Vendrán a buscarte, ______?
—Los he dejado para siempre —respondió ella con satisfacción—. Hace unos días
me fugué para ca... casarme en Gretna Green. Ya no tienen ningún poder sobre
mí.
—¿Con quién?
—Con lord St. Jonas.

Llamaron a la puerta y entró la criada con una bandeja cargada de platos.
______ se levantó para ayudarla y retiró algunas cosas de la mesita de noche.
Vio cómo su padre rehuía el olor de la comida, a pesar de lo sosa que era, y lo
compadeció.

—Lo siento, papá, pero tienes que tomar un poco de caldo.

Le puso una servilleta sobre el pecho y le acercó el tazón caliente a los
labios. Tras tomar unos sorbos, su padre se recostó en las almohadas y la
observó mientras ella le secaba la boca, a la espera de una explicación. ______
sonrió con tristeza. Lo había pensado: no había ninguna necesidad de fingir un
romance. Su padre era un hombre práctico, y es probable que nunca hubiera
esperado que su hija se casara por amor. Desde su punto de vista, tenías que
tomarte la vida como venía y hacer lo que fuera necesario para sobrevivir. Si
encontrabas algo de placer por el camino, debías aprovecharlo, y no quejarte
después cuando tuvieras que pagar el precio por haberlo hecho.

—Casi nadie lo sabe aún —empezó—. De hecho, no es una mala boda. Nos llevamos
bastante bien y no me hago ilusiones respecto a él.

Jenner abrió la boca para que su hija le diese una cucharada de huevos
escaldados. Ponderó la información, tragó la comida y aventuró:

—Su padre, el duque, es un tonto de capirote que no sabe hacer la o con un
canuto.























—Lord St. Jonas, en cambio, es bastante inteligente.
—Un tipo frío —observó Jenner.
—Sí, pero no siempre. Es decir... —Se detuvo de golpe, ruborizada al recordar a
Nick en la cama haciéndole el amor.
—Es un mujeriego —comentó Jenner con sencillez.
—Eso no me importa —respondió su hija con igual franqueza—. Jamás esperaría que
me fuera fiel. He conseguido lo que quería del matrimonio. En cuanto a lo que
él quiere...
—Sí, tendrá su dote —dijo su padre, anticipándose—. ¿Dónde está ahora?
—Seguro que todavía durmiendo. —Le dio otra cucharada de huevos escaldados.

La criada la corrigió:

—Perdone, pero no está durmiendo, señorita... quiero decir, milady. Lord St.
Jonas despertó al señor Miller al alba y lo está llevando arriba y abajo
haciéndole preguntas y dándole listas. El señor Miller está furioso.
—Lord St. Jonas suele trastornar así a la gente —comentó ______ con sequedad.
—¿Listas de qué? —quiso saber Jenner.

______ no se atrevió a decirle que Nick pretendía inmiscuirse en la dirección
del club. Era muy probable que eso alterara a su padre. Podía encajar con
naturalidad el matrimonio sin amor de su hija, pero cualquier cosa que afectara
a su negocio lo preocuparía mucho.

—Oh, creo que quiere cambiar algunas alfombras —comentó vagamente—. Y se le
ocurrió mejorar el menú del aparador. Esa clase de cosas.
—Mmm... —Jenner frunció el ceño—. Dile que no toque nada sin que Egan le dé
permiso.
—Sí, papá —dijo mientras le acercaba el tazón de caldo a la boca.

______ dirigió una mirada disimulada a la criada y entornó los ojos para
advertirle que cerrase el pico. La muchacha asintió con la cabeza.

—Al hablar no te atascas tanto como antes —observó Jenner —. ¿Cómo es eso,
princesa?

______ era consciente de que su tartamudez había mejorado la última semana.

—No estoy segura. Quizás haberme alejado de los Maybrick me ha permitido
sentirme más tranquila. Me di cuenta poco después de que dejáramos Londres...

Y le ofreció una versión expurgada del viaje de ida y vuelta a Gretna Green,
que le provocó algunas risas y toses. Mientras hablaban, observó cómo se le
relajaba la cara, efecto de la morfina. Se comió un trozo de una tostada
intacta de su padre, bebió una taza de té y dejó la bandeja del desayuno junto
a la puerta.

—Papá —dijo—, antes de que te duermas, te ayudaré a lavarte y afeitarte.
—No hace falta —respondió él con los ojos vidriosos debido a la morfina.
—Déjame cuidarte —insistió ______, y se dirigió hacia el palanganero, donde la
criada había dejado una jofaina con agua Caliente—. Después dormirás mejor, ya
lo verás.

El parecía demasiado apático para discutir. Se limitó a suspirar y toser
mientras contemplaba cómo su hija acercaba la jofaina de porcelana y los útiles
de afeitar a la mesita de noche. Le puso una toalla sobre el pecho y se la
ajustó alrededor del cuello. Como nunca había afeitado a un hombre, tomó la
brocha, la hundió en el agua y luego en la jabonera.

—Una toalla caliente primero, bonita —murmuró Jenner—. Eso suaviza la barba.

______ siguió sus instrucciones. Pasado un minuto, le quitó la toalla y con la
brocha le enjabonó un lado de la cara. Decidida a afeitarlo por partes, abrió
la navaja, la miró recelosa y se inclinó hacia su padre. Antes de que la navaja
le tocara la mejilla, le llegó una voz irónica desde la puerta.

—Por los clavos de Cristo, Jenner. —______ volvió la cabeza y vio a Nick. No
hablaba con ella, sino con su padre—. No sé si elogiar su valentía o
preguntarle si ha perdido el juicio. —Se acercó a la cama con paso pausado—.
Dame eso, cariño. La próxima vez que tu padre tosa, le vas a rebanar la nariz.

















______ le entregó la navaja sin dudarlo. Esa mañana su
marido parecía más fresco. Iba impecablemente afeitado, con el pelo lavado y
peinado con pulcritud. Llevaba un traje espléndido, con una chaqueta gris
marengo oscuro que le realzaba la complexión. El contraste entre los dos
hombres, uno tan viejo y enfermo, y el otro tan corpulento y saludable, era
notable. Cuando Nick se acercó más a su padre, ______ sintió el impulso de
situarse entre ambos. Su marido parecía un depredador a punto de acabar con una
presa indefensa.

—Trae el suavizador, cariño —pidió con una ligera sonrisa.

Ella fue hasta el palanganero y, cuando volvió con el suavizador, él había
ocupado su sitio junto a la cama.

—Hay que afilarla antes y después de un afeitado —explicó a la vez que pasaba
la navaja por el suavizador.
—Parece bastante afilada —comentó ______.
—Nunca lo está demasiado. Enjabona toda la cara antes de empezar. De esa manera
se suaviza la barba. —Se apartó para que ella lo hiciera y después la hizo a un
lado. Con la navaja en la mano, preguntó a Jenner—: ¿Puedo?
Para su asombro, su padre asintió sin vacilar. ______ se situó al otro lado de
la cama para verlo mejor.

—Debes dejar que la navaja haga el trabajo en lugar de hacer presión con la
mano —siguió explicando Nick—. Afeita en la dirección del pelo, así. Y nunca
pases la hoja perpendicular a la piel. Empieza por los lados de la cara, sigue por
las mejillas y después por los lados del cuello, así. —Mientras hablaba, Nick
afeitaba la barba entrecana con movimientos limpios—. Y aclara la hoja a
menudo.

Trataba la cara de su padre con suavidad, variando el ángulo, estirando zonas
de piel para afeitarla más eficazmente. Sus movimientos eran diestros y
ligeros. ______ sacudió la cabeza, incapaz de asimilar que estaba viendo a lord
St. Jonas, afeitar a su padre con la pericia de un ayuda de cámara experto.

Tras terminar el ritual, Nick limpió los restos de jabón de la cara reluciente
de Jenner. Sólo había un pequeño corte en el borde de la mandíbula.

—El jabón necesita más glicerina —murmuró Nick, y presionó el corte con la
toalla—. El que prepara mi ayuda de cámara es mejor que éste. Después le pediré
que me traiga un poco.
—Gracias —contestó ______, y sintió un cálido cosquilleo en el pecho.

Nick la miró y lo que vio en su expresión pareció fascinarlo.

—Hay que cambiarle las sábanas —comentó—. Te ayudaré.
______ negó con la cabeza. No quería que viera a su padre tan consumido. Eso
haría que su padre se sintiera en una clara situación de desventaja con
respecto a su yerno.
—Gracias, pero no —dijo—. Llamaré a la criada.
—Muy bien. —Miró a Jenner y añadió—: Con su permiso, señor, vendré a verlo más
tarde, cuando haya descansado.
—De acuerdo —accedió su padre con la mirada perdida. Cerró los ojos y suspiró.












______ arregló rápidamente la habitación mientras Nick
limpiaba la navaja, la afilaba otra vez y la dejaba en su estuche de piel. A
continuación llevó a su marido hacia la puerta de la habitación y se detuvo
para mirarlo con la espalda apoyada contra la jamba.

—¿Has despedido ya a Egan? —le preguntó con preocupación.

Nick asintió, puso una mano en la jamba, por encima de su cabeza, y se inclinó
hacia ella. Aunque era una postura relajada y natural, ______ tuvo la sensación
de ser sutilmente dominada. La desconcertó percatarse de que no era una
sensación desagradable del todo.

—Al principio se mostró hostil —explicó Nick—, hasta que le dije que había
repasado algunos libros. Eso lo amansó como un cordero, porque sabe la suerte
que tiene de que no lo denunciemos. Miller le está ayudando a hacer el equipaje
para asegurarse de que se va de inmediato.
—¿Por qué no quieres denunciarlo?
—Sería publicidad negativa. Cualquier insinuación de problemas financieros pone
nerviosa a la clientela de un club como éste. Es mejor asumir las pérdidas y
empezar desde ahí. —Observó sus rasgos tensos y la dejó anonadada al decir en
voz baja—: Gírate.
—¿Qué? ¿Por qué? —preguntó con los ojos como platos.
—Gírate —repitió Nick, y esperó hasta que ella obedeció despacio. El corazón le
dio un vuelco cuando su marido le levantó las manos para apoyarlas en la
jamba—. Sujétate ahí, cariño.

Esperó, desconcertada y nerviosa, sin saber qué se proponía Nick. Cerró los
ojos y se tensó al notar sus manos en los hombros. Él le acarició la espalda,
como si buscara algo, y después empezó a masajearla con movimientos suaves y
seguros para aliviarle los músculos doloridos. Le buscó puntos tensos, lo que
la hizo inspirar con fuerza. La presión de las manos aumentó, deslizando las
palmas por la espalda a la vez que hundía los pulgares a cada lado de la
columna. Para su sonrojo, ______ se encontró arqueando la espalda como un gato.
Nick fue subiendo despacio hasta alcanzarle los agarrotados hombros y cuello, y
concentró en ellos hasta que ella emitió un suave gemido.

Una mujer podía convertirse en esclava de esas manos expertas. La tocaba con
una sensualidad perfecta, produciéndole un enorme placer. Apoyada contra la
jamba, ______ sintió que su respiración se volvía lenta y profunda. El masaje
le relajó toda la espalda y ella deseó que no terminara nunca.

Cuando Nick apartó por fin las manos, ella se sorprendió de no desmoronarse. Se
volvió para mirarlo, convencida de que recibiría una sonrisa burlona o un
comentario irónico. En cambio, él se había sonrojado y mantenía una expresión
impasible.

—Tengo que decirte algo —masculló—. En privado.

La tomó del brazo, la sacó al pasillo y la metió en la primera habitación
disponible, que resultó ser la que ______ había ocupado la noche anterior. Nick
cerró la puerta y se inclinó hacia ella con rostro imperturbable.
—Miller tenía razón —le dijo sin rodeos—. A tu padre no le queda mucho tiempo.
Será un milagro si llega a mañana.
—Sí. Cualquiera puede verlo.
—Hoy he hablado con Miller largo y tendido sobre el estado de tu padre, y me ha
mostrado un folleto que dejó el médico al hacer el diagnóstico. —Nick se sacó
de la chaqueta un papel doblado y se lo dio.

______ leyó «Una nueva teoría sobre la tisis» en el encabezamiento. Como la
única luz de la habitación procedía de la ventana y tenía los ojos cansados,
sacudió la cabeza.

—¿Puedo leerlo después? —preguntó.
—Sí. Pero te haré un resumen: la tisis es causada por unos minúsculos
organismos vivos invisibles a simple vista. Se encuentran en los pulmones
afectados. Y la enfermedad se transmite cuando una persona sana respira el aire
que una persona enferma exhala.
—¿Seres pequeñitos en los pulmones? —dijo ______ sin comprender—. Eso es
absurdo. La tisis se debe a una predisposición natural a la dolencia, o por
estar demasiado tiempo expuesto al frío y la humedad...
—Como ninguno de los dos es médico o científico, no tiene sentido discutir. Sin
embargo, por precaución tendré que limitar el tiempo que pasas con tu padre.

El papel se le cayó de la mano. Después de todo lo que había pasado para estar
con su padre, aquel desalmado trataba de negarle los últimos días que podría
estar con él. ¿Y todo por una teoría médica aún no demostrada que había leído
en un simple folleto?

—¡Ni hablar! —exclamó con un nudo en la garganta—, Ni... ni lo sueñes. Pa...
pasaré todo el tiempo que quiera con él. Yo te importo un co... comino, y él
menos. Sólo quieres ser cruel para de... demostrarme que pu... puedes...
—He visto las sábanas —replicó Nick con brusquedad—. Está tosiendo sangre,
mucosidad y vete a saber qué más. Cuanto más tiempo pases con él, más
probabilidades hay de inhales lo que sea que lo está matando.
—No me creo tu estúpida teoría. Podría encontrar decenas de mé... médicos que
la desvirtuarían en un mi... minuto.
—No puedes correr el riesgo. Maldita sea, ¿quieres yacer en esa misma cama con
los pulmones pudriéndose dentro de seis meses?
—Si eso pa... pasa, no es asunto tuyo.

Hubo un tenso silencio, y ______ tuvo la sensación de que sus amargas palabras
habían causado más daño del buscado.

—Tienes razón —replicó Nick con aspereza—. Si quieres ser una tísica, adelante.
Pero no te extrañes si rehuso sentarme junto a tu cama retorciéndome las manos.
No haré nada por ayudarte. Y cuando estés expulsando los pulmones por la boca,
me complaceré en recordarte que es culpa tuya por ser tan ******* y tozuda
—concluyó con un movimiento irritado de las manos.

______, demasiado condicionada por sus muchos encontronazos, con el tío
Peregrine, para distinguir entre un gesto enojado y el inicio de una agresión
física, se estremeció instintivamente y levantó los brazos para cubrirse la
cabeza. Pero como el golpe esperado no llegó, soltó el aire, bajó titubeante
los brazos y vio que Nick la observaba con asombro.


















La expresión de su marido se ensombreció.

—______..., ¿creías que iba a...? Dios mío. Alguien te pegó en el pasado.
¿Quién fue el malnacido? —Alargó la mano hacia ella demasiado deprisa, y ______
reculó bruscamente, chocando contra la pared. Nick se detuvo—. Maldita
sea—masculló, y la miró con intensidad. Tras un largo instante, dijo en voz
baja—: Jamás pegaría a una mujer. Jamás te lastimaría. Lo sabes, ¿verdad?

Paralizada por aquellos ojos claros y brillantes que la observaban, ______ no
podía moverse ni decir nada. Se sobresaltó cuando él se acercó despacio.

—Tranquila—murmuró Nick—. Deja que me acerque. No pasa anda. Tranquila. —La
rodeó con un brazo y con la mano libre le acarició el pelo. Ella suspiró de
alivio. Nick la acercó más a él y le rozó la sien con los labios—. ¿Quién te
lastimó? —quiso saber.
—Mi... mi tío —logró contestar.

La mano de Nick en su espalda se detuvo.

—¿Stubbins? —preguntó.
—No, el otro.
—Maybrick.
—Sí. —______ cerró los ojos al notar cómo él la estrechaba entre sus brazos.
Acurrucada contra el firme pecho de su marido, con la mejilla en su hombro,
inhaló su limpia fragancia y el sutil aroma de colonia de sándalo.
—¿Con qué frecuencia? —le preguntó—. ¿Más de una vez?
—Eso ya no impo... porta.
—¿Con qué frecuencia, ______? —se obstinó Nick.
—No muy a me... menudo. Pero, a veces, cuando le disgustaba a él o a la tía
Flo... Florence, perdía los estribos. La última vez que intenté escaparme, me
pu... puso un ojo mo... morado y me partió el labio.
—¿Ah, sí? —Nick hizo una larga pausa y después dijo con escalofriante
suavidad—: Voy a despedazarlo vivo.
—¡No! —exclamó ______—. Sólo quiero estar a salvo de él De to... todos ellos.

Nick apartó la cabeza para mirarle las facciones encendidas.

—Estás a salvo —aseguró en voz baja, y le acaricio el pómulo antes de reseguir
la hilera de pecas doradas con la yema de un dedo hasta la nariz. Cuando ella
cerró los ojos, le recorrió con suavidad las cejas con el dedo y le frotó la
mejilla con la palma—. ______... —musitó—, te juro por mi vida que nunca te
causaría un dolor así. Puedo ser un marido terrible en cualquier otro sentido,
pero no te lastimaría de ese modo vil. Créeme.

La delicada piel de ______ absorbió las sensaciones con avidez. Su contacto, su
sensual aliento en los labios. Temía abrir los ojos o hacer algo que
interrumpiera aquel momento mágico.

—Sí, te creo —consiguió susurrar—. Sí. Yo...
Entonces recibió un suave beso en los labios, y otro. Se entrego a él con la
respiración entrecortada. La boca de Nick era apasionada y tierna, y le invadía
la suya con una presión comedida.

Cuando Nick notó que ella se balanceaba y que podía perder el equilibrio, le
tomó una mano y se la puso con cuidado en la nuca. ______ levantó también la
otra y se aferró a él sin dejar de corresponder a sus dulces besos. Nick
respiraba deprisa y su tórax le rozaba el pecho al moverse. De repente sus
besos se volvieron más intensos, e imprimió a la pasión una urgencia que la
llevó a restregarse contra él, ardiente de excitación.
Nick gimió, y apartó los labios.

—No... —susurró—. Espera, cariño. No quería empezar esto. Sólo quería...
Maldita sea—resopló.













______ le aferró la chaqueta y ocultó la cara contra su corbata de seda
gris. Él le sostuvo la parte posterior de la cabeza con la mano, ambos cuerpos
temblorosos.

—No he cambiado de idea —le dijo contra el cabello—. Si quieres cuidar a tu
padre, tendrás que seguir mis normas. Mantén la habitación ventilada; la puerta
y la ventana han de estar siempre abiertas. Y no te sientes demasiado cerca de
él. Además, cuando estés con el te atarás un pañuelo sobre la nariz y la boca
—¡Que dices! —Se soltó de él y le dirigió una mirada incrédula—.¿Para que no me
entren unos diminutos seres invisible en los pulmones?
—No me pongas a prueba, ______. Estoy muy cerca de prohibirte totalmente que lo
veas.
—Me sentiría ridícula con un pañuelo en la cara —protesta ella—. Y ofendería a
mi padre.
—Me importa un bledo. Ten claro que si no me obedeces, no lo verás.

______ se separó de él enfurruñada.

—Eres igual que los Maybrick —soltó con amargura—. Me casé contigo para obtener
mi libertad. Y en lugar de ello, solo he cambiado de carcelero.
—Nadie goza de total libertad, cielo. Ni siquiera yo.
______ lo miró ceñuda.
—Tú por lo menos tienes derecho a decidir por ti mismo.
—Y por ti —se burló él, que parecía disfrutar con la rabia que le había
despertado—. Caramba, menuda demostración. Tanta rebeldía apasionada me excita
indeciblemente.
—No vuelvas a tocarme —espetó ______—. ¡Nunca!

De modo desesperante, Nick soltó una risita y salió al pasillo

Volver arriba Ir abajo
Zubulubu
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 396
Edad : 20
Fecha de inscripción : 30/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 16th 2010, 13:08

Aqyy estaan sus doos capitulos Very Happy esperoo less Gusten
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 16th 2010, 15:03

me encanta plis siguela
me encanta q me qiera
cuidar aunq el no lo
admita hahahaha
pero igual tmb
me encanto
cuando se
sonrrojo
q lindo
besos
Volver arriba Ir abajo
Zubulubu
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 396
Edad : 20
Fecha de inscripción : 30/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 16th 2010, 16:27

weee qomenteen Very Happy!
Volver arriba Ir abajo
IshPaniagua
Novia De..


Cantidad de envíos : 558
Edad : 21
Fecha de inscripción : 06/04/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 16th 2010, 17:27

siiiiigueeeeelaaaaaa!
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/IshPaniagua
º|LadyJonas|º
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 277
Edad : 19
Localización : MexiicO,,S.L.P :D
Fecha de inscripción : 31/05/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 16th 2010, 17:32

OMG & OMJ!!!

ME ENCANTA TU NOVELA!!! O.O!!!!
AUNQUE APENAS VOII EN LA PRIMERA PAG Razz
haha
pero me GUSTA!!

sigueeelaa!!!

^Nueva&Fiel Lectoraa!!^
esttha super!! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
EmmyChiiang*
Novia De..


Cantidad de envíos : 668
Edad : 20
Localización : Fight dragons w' ma'Danger in DR' babe..! ;)
Fecha de inscripción : 02/07/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 16th 2010, 17:41

Ahhh q taradoo y q tarada somos nick y yooo..! Pero lo es mas nicck..! Todo iba tanbn hasta q puff..! Nick comenzo a decir otra vez con lo de mi padre Pero aahhhh..! El es taan tierno y a la vez taan taradoo Q esta novela me emociona MAS Y MAS Y MAS Y POR ESO QIERO Q LA SIGAAAAS..! ... SUBE CAP PRONTO..! Very Happy Razz
Volver arriba Ir abajo
º|LadyJonas|º
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 277
Edad : 19
Localización : MexiicO,,S.L.P :D
Fecha de inscripción : 31/05/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 16th 2010, 17:41

hey!!!
encerioo!!¬¬
sigueee!!
Volver arriba Ir abajo
Floopii.xoxo
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1984
Edad : 21
Localización : In Wonderland with the Mad Hatter
Fecha de inscripción : 16/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 16th 2010, 17:42

PLIS SIGUELA!!!
Volver arriba Ir abajo
Zubulubu
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 396
Edad : 20
Fecha de inscripción : 30/06/2010

MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Agosto 16th 2010, 17:53

Jajajajaja wuu! Grasias poor comentar Very Happy & bienvenidaaas aLas nuevaas Lectooras Les vooy a suviir un cap mas Jajaja eL cap qe pasoo es uno de mis favorito *w*!
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!   Hoy a las 08:58

Volver arriba Ir abajo
 
♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 4 de 16.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5 ... 10 ... 16  Siguiente
 Temas similares
-
» ♥~El diablo en invierno (Nick&tu)(Hot&romantica)(HOT)!
» Love on Stage (Nick y tu) TERMINADA Hot-Romantica-Comica
» Historia de amor en la quinta avenida (nick y tu) hot y romantica
» Juntos Para siempre (Nick,Joe y tu)/Adaptacion/Romantica
» Cosas del amor -nick y tu- hot, drama, romantica.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DE TODO UN POCO-
Cambiar a: