Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 The Number One I (Nick) [Terminada]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 18 ... 34  Siguiente

les gusta la nove (?)
Sí! está super... SIGUELA
100%
 100% [ 16 ]
No. para nada! :|
0%
 0% [ 0 ]
me da igual...
0%
 0% [ 0 ]
Votos Totales : 16
 

AutorMensaje
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 12:42

SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 12:43

SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,



la amoooooWWW''!! ·THE NUMBER ONE· ♥ (Nick&Tu)





























Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
K2Mrpresidentedanger
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1289
Localización : ConMi Sepsi! novio Kevo y mis cuñadithos Nicky y Joe ;) :baba:
Fecha de inscripción : 28/06/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 12:46

SIGUELA
SIGUELAA
SIGUELAAA
SIGUELAAAA
SIGUELAAAAA
SIGUELAAAAAA
SIGUELAAAAAAA
SIGUELAAAAAAAA
SIGUELAAAAAAAAA
SIGUELAAAAAAAAAA

SIGUELA
SIGUELAA
SIGUELAAA
SIGUELAAAA
SIGUELAAAAA
SIGUELAAAAAA
SIGUELAAAAAAA
SIGUELAAAAAAAA
SIGUELAAAAAAAAA
SIGUELAAAAAAAAAA

SIGUELA
SIGUELAA
SIGUELAAA
SIGUELAAAA
SIGUELAAAAA
SIGUELAAAAAA
SIGUELAAAAAAA
SIGUELAAAAAAAA
SIGUELAAAAAAAAA
SIGUELAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
GisలL×Jß
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1365
Edad : 19
Localización : Culiacán, Sinaloa
Fecha de inscripción : 24/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 12:55

PORFAVOOORR!!

SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA,
SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, SIGUELA, Lloron
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/#!/IfYoureNotMine
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 12:57

woow! qe lindas son todas! Wink bienvenidas las nuevas lectoras jejejeje ya les subo 1 más y se aguantan hasta la noche xD

Capítulo 5: Primera parte
Fiesta
Nick había vuelto. Durante esos dos meses de no verlo me había sentido vacía, no tenía nadie con quien compartir los buenos o malos momentos. En esos días me di cuenta de lo importante que había comenzado a ser Nick en mi vida desde el día que lo había conocido. Lo necesitaba, él era lo más importante para mí en ese momento. Pero tanto él como yo entendíamos que debíamos hacer esto por el bien de nuestra amistad. Si todos comenzaban a creer que Nick y yo salíamos, nos perseguirían hasta más no poder y ambos terminaríamos peleando.
Lo más duro fue que ninguno de los dos llamaba al otro, ni siquiera nos mandábamos mensajes. Fue como separarnos por dos meses totalmente. Pero esto era por una cuestión personal. No me animaba a acercarme a Nick ya que necesitaba descubrir qué estaba pasando en mí. Algo se había despertado desde aquella tarde que nos miramos a los ojos. Algo dentro de mí comenzaba a sentirse diferente cada vez que lo miraba a los ojos. Nick seguía siendo el mismo, pero yo no lo veía igual. Y la única explicación que encontraba era que me estaba enamorando de mi mejor amigo.
No creí que todo fuera cierto hasta el momento que cerré los ojos en mi cuarto y estuve a punto de besarlo. Estaba hundida en mis pensamientos, no sé qué fue lo que pasó. Ni siquiera sé si Nick quería besarme o no, cerré los ojos y no vi nada más hasta el momento que sonó su celular. Por un momento me sentí avergonzada, pero luego entendí que a él no le había molestado. Estaba todo muy claro: Nick sólo quería seguir siendo mi amigo y eso mismo iba a hacer yo. Olvidar aquellos sentimientos nuevos.

El lunes por la mañana, cuando llegué al colegio, vi que Jake y Kate hablaban preocupados en la entrada.

-Hola-los saludé. Se asustaron al verme, obviamente no se habían percatado de mi presencia.
-¿Sunny?-preguntaron extrañados.

Los miré confundida, claro que era yo. ¿Estaban ciegos acaso?

-¿Qué te ocurrió?-preguntó Kate.

No entendía de qué me hablaban. Decían las cosas como si durante los últimos meses yo hubiera sido diferente. De pronto recordé. Hacía dos meses que hablaba poco y lo necesario, hacía mucho tiempo que no mostraba mucha felicidad. Apenas recordaba lo que había pasado en las últimas semanas. Entonces me di cuenta qué me había ocurrido.

-Nick volvió-susurré sonriendo.

Kate y Jake me miraron asombrados y me abrazaron. Estaban tan felices como yo.

-Me alegro tanto, Sunny. Estábamos muy preocupados por ti-dijo Jake.

En ese tiempo sin mi mejor amigo, no me había dado cuenta de que los estudiantes me miraban extrañados. Los primeros días luego del rumor comprendí por qué Jake se había interesado en si Kate y yo leíamos revistas de chismes, y por qué todos me miraban aquel horrible martes. No era muy común aparecer en una revista como la novia de un famoso cantante.

Miranda Parker, la animadora principal del equipo de Fútbol, se acercó a nuestra mesa durante el almuerzo el lunes. Me extrañó que se acercara a nosotros, no era una mala chica, pero no solía hablarnos nunca. Para ella éramos de otro mundo.

-¡Jake!-dijo Miranda simpáticamente-Sigues de novio con Alex, ¿verdad?
-Sí, hace más de un año-respondió él sonriente.
-Qué lindos, me alegro tanto por ustedes-respondió Miranda igual de simpática-¿Y tú, Kate? Me han dicho que sales con Mike Conrad del equipo de Fútbol.
-Pues sí…-respondió Kate sonrojada.

Recordaba aquello. Kate y Mike habían comenzado a salir hacia unas semanas luego de su cita. Kate estaba en las nubes, era su sueño hecho realidad. Mike Conrad, “todo un galán” solía decir.

-Te felicito, es un gran chico-dijo Miranda.

Entonces me miró a mí. Algo me dijo que la pregunta no sería la mejor de todas y su expresión me hizo sentir extraña.

-¿Y qué hay de ti, Sunny? Hace mucho que no escucho noticias sobre tú y-temí que lo fuera a decir-Nick Jonas.

Sabía que lo hacía a propósito. Pero no tenía la culpa, ni ella ni nadie sabían la verdad y yo no me había molestado en aclararla jamás.

-Nunca salimos, fueron sólo rumores-respondí con una sonrisa-. Sólo somos buenos amigos.
-Las fotos no decían eso, linda.
-Las fotos no dicen todo, Miranda.
-Pero lo conoces ¿verdad?
-Sí, somos vecinos.
-Qué lástima, hacían linda pareja-dijo desilusionada.

De repente sentí ganas de pararme sobre la mesa y gritar que Nick y yo éramos buenos amigos y nada más. Pero entonces comprendí que sería la cosa más extraña del mundo.

Esa tarde llegué a casa y descubrí que había olvidado mi celular. Cuando lo prendí tenía varias llamadas perdidas. Todas de Nick. Decidí que lo llamaría, pero antes revisé mi correo electrónico. Tenía un nuevo mail, era de Nick.

Me alegro tanto de volverte a ver, ¡no te imaginas lo mucho que te extrañé, _____! Perdón por todos estos días que nos tuvimos que separar, te prometo que nunca más lo haré.
Ahora que las cosas están mejor y ya todos se han olvidado de esto ¿qué dices de ir a una fiesta con nosotros? Joe dice que debemos salir y divertirnos un poco, supongo que tiene algo de razón, hace meses que no salimos ¿verdad?
En fin, la fiesta es este viernes. Puedes invitar a Kate y a Jake. Y diles que si quieren lleven acompañantes, pero tú no ¡recuerda que eres MI amiga y de nadie más! Es sólo un chiste, lo sabes Smile
En fin, los pasaremos a buscar a las 8 en punto para ir juntos.
Espero verte, te extrañé tanto.
Tu mejor amigo, N.


Sonreí. Era el mismo Nick de siempre. Incluso sus celos de que estuviera con alguien no habían cambiado. Me alegré por la noticia y de inmediato llamé a Kate, quien no dudó ni por un minuto invitar a Mike con ella a la fiesta. Luego llamé a Jake.

-Genial, ya quería ir a una fiesta con Alex-dijo feliz-. Espero que pueda, va a ser genial ¿verdad?
-Sí, va a ser increíble-admití.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
Kristie
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1214
Fecha de inscripción : 31/01/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 14:11

Nooooooooooo como la dejas ahi
amo tu novela
ahh... por cierto
Nueva Lectora!!!
me llamo Kristhell pero dime como
quieras ^^ siguela pronto =)
Volver arriba Ir abajo
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 14:35

bienvenida Khristell Wink

y gracias a todas de nuevo por leer ♥

Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 14:45

les dejo la 2da parte del cap porque voy de salida...!

en la noche les subo más Smile

besos*
Capítulo 5: Segunda parte
Fiesta
El viernes en el colegio, todos se habían enterado de la fiesta y nos trataban como celebridades. Alex y Mike estuvieron todo el día con nosotros. Mike había aceptado muy contento y Kate estaba en las nubes ¡su primera fiesta con el chico de sus sueños! Jake no era la excepción.
Después de clases las chicas fuimos a mi casa. Nos preparamos juntas y estábamos muy entusiasmadas, ¡extrañaba tanto estas cosas! Kate estaba muy linda con un hermoso vestido negro que resaltaba su hermoso cabello rubio. Alex estaba divina con una increíble falda azul marino y su pelo castaño recogido, Jake se volvería loco al verla tan linda. Los chicos llegaron a las 7.30 y se quedaron embobados al ver a sus citas tan lindas. Mike no dejaba de hablar de lo increíble que se veía Kate, en realidad parecía que le gustaba mucho. Me alegré por ella, desde hacía tanto que era su sueño estar con Mike. Jake y Alex no dejaban de besarse, estaban muy enamorados.
A las ocho en punto sonó el timbre, todos se pusieron muy nerviosos: era su primera fiesta con famosos. Yo había ido a algunas otras con Nick, pero para mí no era la gran cosa, no me fascinaba ese estilo de vida.
Abrí la puerta, Nick estaba sonriente del otro lado. Apenas lo vi no lo pude evitar y lo abracé. Él respondió igual.

-Te ves demasiado hermosa, ¿lo sabías?-dijo dulcemente cuando nos separamos.

Me sonrojé enseguida con ese comentario.

-Gracias-susurré y enseguida cambié de tema:-. No dejaste de ser puntual ¿verdad?-
-Claro que no-rió-. Ten.

Miré su mano que se extendía hacia mí: tenía una linda rosa blanca en ella. La tomé y la miré sonriente, luego me volví a Nick.

-¿Sigue siendo tu favorita, cierto?-preguntó con una sonrisa.

Asentí y lo volví a abrazar. Mi mejor amigo. Me conocía tan bien, de pies a cabeza, no importaba que hiciera apenas un año y medio desde que nos conocíamos, él era mi amigo de toda la vida y no podía cambiar nada por eso. Siempre iba a ser el primero en mi lista.

Apenas llegamos Kate, Jake, Alex y Mike se fueron a bailar. Nick y yo caminábamos en la multitud mientras él saludaba a algunos conocidos cuando me llamó:

-¿_____? Tengo que buscar a alguien, ¿te importaría quedarte en la barra hasta que vuelva? Serán unos minutos.
-Sí, claro, Nick. Vé, te espero allí.

Me dirigí hacia la barra, estaba pidiendo agua cuando alguien apareció detrás de mí.

-¿Agua? Debes estar bromeando-dijo una voz masculina.

Miré hacia mi derecha. Un chico alto, rubio oscuro y de ojos miel se reía por su comentario. Tenía un lindo cuerpo bastante ejercitado, parecía mucho mayor que yo.

-¿Disculpa?-le dije algo ofendida.
-Debes ser la única en toda la fiesta que pide “agua”-dijo con una linda sonrisa, no era nada feo.
-Pues no quiero terminar la noche con una terrible borrachera-admití sonriendo. Sabía que él estaba bromeando.

Volvió a reír y se dirigió al barman y haciendo señas con las manos, le dijo:

-Dos Martini-me miró-. Y cancele el agua.

Lo miré sorprendida y ofendida, ¿cómo podía estar pidiendo por mí? ¿Quién se creía que era?

-¿Desde cuándo eliges por mí?-pregunté con los ojos entrecerrados.
-Me lo agradecerás algún día, creéme-dijo tomando mi mano y besándola suavemente-. Liam, un placer conocerte.
-Sunny-dije sonriendo.

Liam parecía un buen chico, definitivamente no era el tipo de hombres que se te acercan y esperan pasar contigo toda la noche. Él era un buen chico con buenas intenciones. Unos minutos después nos trajeron los Martini.

-¿Sabes que soy menor de edad? Esto quedará en tu conciencia-le dije riendo luego de beberme el trago.
-Vamos, estás en una fiesta, debes disfrutarla. Y yo también soy menor de edad.

Volvimos a reír. Me resultaba imposible no divertirme con él al lado, en verdad era muy simpático. Me contaba anécdotas de su vida, y su sonrisa me cautivó. Entonces comenzó a sonar One more night de Phil Collins. [Escuchala]

-Amo esta canción-admití con una sonrisa.
-¿Bailas?-dijo entonces, ofreciéndome su mano hacia la pista de baile.

Asentí con una sonrisa, y cuando estaba por tomar su mano, me percaté de que Nick estaba atrás de mí, mirándome extrañado. Me volví hacia el, sin soltar la mano de Liam.

-Nick, él es Liam-dije, presentándolo. Ellos sólo se miraron-. Iré a bailar unos minutos, enseguida vuelvo.

Liam y yo nos alejamos y llegamos al centro de la pista. Él colocó una de sus manos en mi cintura y tomó mi otra mano para comenzar a bailar. Lo miré encantada y tomé su hombro con mi otra mano. El tiempo pasaba y nosotros bailábamos, lo miré a los ojos. Sentí algo en mi interior al descubrir un extraño brillo en ellos. Liam era sin dudas increíble, y me gustaba mucho estar con él.
Entonces, cuando la música comenzó a cambiar, soltó suavemente mi mano y me tomó por la cintura. Me miraba fijamente a los ojos mientras se iba acercando lentamente hacia mí. De repente se me ocurrió pensar en Nick. ¿Estaba bien lo que estaba haciendo? Yo lo único que quería era olvidarlo, y Liam era increíblemente perfecto para mí. Y por lo visto le gustaba, de eso estaba segura. No como Nick. Él era y siempre iba a ser mi mejor amigo, no había vueltas que darle al asunto. Nick y yo nunca llegaríamos a nada más que una amistad.
Sonreí y entonces, Liam me besó.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
Kristie
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1214
Fecha de inscripción : 31/01/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 15:39

What!!!! como que Liam me beso
osea no!!!!
donde esta Nick? please siguela!!!!
No puedo creer que esto este pasando
juston en el momento que Nick se
aclaro lo que sentia por mi
Volver arriba Ir abajo
K2Mrpresidentedanger
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1289
Localización : ConMi Sepsi! novio Kevo y mis cuñadithos Nicky y Joe ;) :baba:
Fecha de inscripción : 28/06/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 16:55

si!!!!!!!!!maraton!!!!1
massss.maaasssss
massssssssss
MARATONNNNNNNNNN
MARATONNNNNNNNNN
YAAAA
O ME AHORCO
JAJA
SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:10

ya les subo maratón Wink ....

no sé cuantos caps suba ahorita; lo que pasa es que estaré ausente un par de días y siento que moriran y me dejarán si no publico (? xD

Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:15

·MARATON·
disfrutenlo ... Razz

Capítulo 6: Primera parte
Luchador (Nick)
Apenas la vi con Liam sentí una oleada de celos en mi interior. Estaba enojado pero ¿con qué motivos? No tenía nada que reclamarle, ella no era nada más que mi mejor amiga y estaba perfecto que hiciera su propia vida alejada de mí. La había ido a buscar específicamente para explicarle todo lo que sentía por ella, pero después de ver aquello ¿para qué complicar las situaciones? Sabía perfectamente que si le decía que estaba enamorado de ella todo sería para mal, no estaba seguro de lo que _____ sentía.
En un momento de la noche –no volví a ver a _____ después de que se fue a bailar con ese tal Liam- me encontré con Kate. Estaba cansada y tanto ella como su pareja Mike querían irse a casa. Entonces los despedí. Luego me encontré con Jake, el otro amigo de _____, y me dijo exactamente lo mismo.

Perfecto, pensé.

Comencé a buscar a _____ por todo el lugar: nada. Entonces volví a la barra y la encontré hablando con Liam, muy acaramelados. Me dirigí hacia ellos.

-¡Nick!-exclamó ella al verme.

Noté que sus manos estaban juntas y sólo provocó que me sintiera más furioso con aquel desconocido.

-¿No crees que es hora de irnos? Ya Kate y Jake se han ido, así que…-comencé a decirle sin mirar a su acompañante.
-Es que, yo…-dijo apenada mirando a Liam.
-Yo te puedo alcanzar, traje mi auto y no estoy borracho-dijo entonces Liam, muy orgulloso de sí mismo.

_____ me miró, comprendí la señal: no me querían allí. Sonreí y les dediqué un saludo con mi mano mientras me alejaba. No quería estar más allí, ya era tiempo de volver.
Tenía una extraña sensación que me decía que estaba por perder a mi mejor amiga.

El tiempo comenzaba a pasar, los días, las semanas… todo parecía ir demasiado rápido. _____ y Liam se pusieron de novios poco después de aquella noche. Parecían estar felices, sobre todo ella: su sonrisa lo decía todo. Muchas veces me había dicho que Liam parecía ser el Príncipe Azul que siempre había esperado. Estaba totalmente enamorada de él y él de ella. En un momento de debilidad, le admití que tenían buena química: en serio parecía que se conocían desde hace años. No podía decir que eran tal para cual por más que lo quisiera porque para mí no era así. Pero todos nuestros conocidos en común estaban decididos a ir en mi contra. Incluso mis hermanos me llegaron a decir que ellos parecían demasiado unidos y que debía olvidarme de ella.
Lo intenté varias veces, tengo que decir que me tomé ese tema bastante en serio. Pero no pude. Y el tiempo seguía pasando y pasando, como si el destino me quisiera lejos de ella y nos estuviera acercando hacia el día de su boda. Porque Liam y _____ estaban totalmente seguros de que se iban a casar, no podían esperar dos años más, querían hacerlo ya mismo. Pero por suerte sus padres decidieron estar de mi lado por una vez y no se lo permitieron hasta dentro de un par de años.
De pronto era mi cumpleaños número dieciocho y estábamos todos en mi casa festejando aquella noche. Tengo que decir que no fue la mejor de mi vida, pero intenté disfrutarla. No había mucha gente, pero estaban aquellos importantes: mis padres, Frankie, Joe y Demi -quienes salían hacía dos años-, Kevin y su esposa Danielle, mis tíos y abuelos, algunos compañeros de las bandas (de Jonas y the Administration), la familia de _____, ella y Liam –claro-, Kate y Jake. La mayoría de mis amigos estaban ocupados, pero aún así no me importó: yo sabía que no iba a ser la mejor noche de mi vida.
_____ y Liam estaban en su propio mundo, felices. Ella se me acercó varias veces a desearme un feliz cumpleaños y a pedirme que por favor cambiara mi cara, evidentemente se daba cuenta de que no estaba muy feliz, pero no encontraba los motivos. Lo que _____ no sabía era que mi única razón para estar así era ella.
Mientras cantaban el feliz cumpleaños todos a mí alrededor, comencé a pensar en mi deseo. ¿Uno solo? Pues, iba a ser complicado. Quería tantas cosas… una nueva guitarra, un piano, una gira mundial increíble… Pero descubrí que sólo deseaba una cosa.
Apenas terminaron de cantar sonreí. Lo tenía. Pedí mi deseo con todas las fuerzas de mi corazón y soplé las velas. Miré hacia el frente: _____ aplaudía sonriente junto a todos los demás invitados. Sonreí yo también. Mi deseo probablemente se haría realidad.


Última edición por twoworldscollide el Julio 25th 2010, 17:26, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:21

Capítulo 6: Segunda parte
Luchador (Nick)

-¿Fiesta?-dijo _____ al otro lado de la línea, unos días después- Claro que sí.
-Genial, esperaba que aceptaras-admití-. Esta noche a las ocho, no lo olvides. ¿Irás con Liam o quieres que pase por ti?
-Sería genial, Nick-dijo algo triste, luego de un suspiro.
-¿Qué ocurre?-pregunté preocupado.
-Liam-suspiró-. Anoche se fue algo enojado, discutimos.
-Lo siento tanto-dije. A pesar de mi odio hacia su novio, en verdad lo sentía, no podía soportar la idea de que ella estuviera mal por ese imbécil-. Sé que no debe ser fácil.
-Estoy bien, sé que no es algo definitivo. De todos modos lo extraño un poco. Supongo que una fiesta me despejará la mente.
-Me alegro por ti entonces.
-Gracias, Nick. Siempre tienes la manera de hacerme feliz, sea lo que sea.

Sonreí.
Luego de colgar comencé a prepararme. Era temprano, pero aún así todo debía estar perfecto. Planeaba hacer de aquella una noche inolvidable tanto para _____ como para mí. No iba a besarla, no quería que tuviera discusiones con Liam por mi culpa. Pero mi plan se acercaba bastante a eso…
Llegué a su casa en mi auto a las ocho en punto. Toqué el timbre y suspiré. Era la segunda vez que hacía eso y todo parecía igual. La anterior no me había salido muy bien: ella había encontrado novio y yo no tuve oportunidad de hablarle de mis sentimientos. Pero esta vez, todo sería diferente. Novio ya tenía, ¿qué tan mal podían salir las cosas?

-Hola-dijo sonriente, al abrir la puerta.
-Wow-susurré.

Sentí todo mi cuerpo temblar en mi interior. Una corriente eléctrica apareció de la nada y me hizo sentirme en otro mundo. El corazón comenzó a latirme aceleradamente, tragué saliva varias veces en pocos segundos. ¿Acaso no la había visto así nunca? Pero esta era diferente, había algo especial aquella noche. Algo hizo que me sonrojara. Ella lo notó y sonrió tímidamente. Me detesté por unos minutos. ¿Tan evidente tenía que ser? Pero nada iba a arruinarme esa noche, ni siquiera mi torpeza.

-Estás completamente hermosa-le dije.

No pude evitar sonreír, estaba diciendo tal verdad que sentí que mi corazón me felicitaba por primera vez en mucho tiempo.

-Gracias-dijo alegre-. Tú también estás muy lindo.
-Gracias.

La miré a los ojos. Allí estaban de nuevo aquellos hermosos ojos marrones, tan oscuros que parecían negros. Tan profundos que me hacían caer en ellos. Tan perfectos que amenazaban con adivinar lo que transmitía mi corazón a través de los míos. Sentí otra vez otra corriente eléctrica.

Si sigo así, voy a electrocutarme esta noche, pensé sacudiendo la cabeza.

-Oh, por poco lo olvido-dije sacando mi mano de atrás de mi espalda y mostrándole a _____ una rosa blanca-. Para ti.

Rió y la tomó. Luego la olió mientras cerraba los ojos. Se veía tan perfecta, todo en ese momento era irreal, me sentía fuera de este mundo. Me miró agradecida.

-Comienzo a sospechar que tienes un jardín de rosas blancas en tu parque-bromeó.

La fiesta ya había comenzado cuando llegamos. Entramos tomados del brazo mientras saludábamos a algunos conocidos que habíamos encontrado. A lo lejos distinguí a Joe con Demi junto a Kevin y Danielle, su esposa. Se acercaron a nosotros luego de un intercambio de sonrisas.

-¿Cómo están?-preguntó Kevin luego de saludarnos.

_____ me miró con ternura: quería que yo respondiera por ella.

-Perfectamente-dije, hundido en mis pensamientos mientras la tomaba de la mano.
-Ya veo…-dijo Joe sarcásticamente. Luego se volvió hacia _____- ¿Y dónde está…?

Lo fulminé con la mirada. Entendió el mensaje instantáneamente y se alejó con la excusa de ir a bailar con Demi. Nada ni nadie le tenía que recordar a Liam esa noche.
Hablamos un rato con Kevin y Danielle, pude notar que _____ comenzaba a pasarla bien. Hasta incluso hablaba con mi cuñada tan animada como siempre. La tristeza se le había pasado y también la timidez. Me alegré de aquello, pues esperaba que mi plan comenzara en minutos.
De repente comenzó a sonar Heaven de Bryan Adams [ESCUCHENLA Wink] Sabía perfectamente que _____ amaba esa canción: el momento había llegado. Kevin y Danielle se alejaron dispuestos a bailar. La música sonaba y la mayoría de los invitados ya estaban bailando. La miré con una sonrisa, se dio cuenta instantáneamente y se volvió hacia mí algo tímida.

-¿Bailamos?-le pregunté al momento que tendía mi mano suavemente hacia ella.

La miró y luego me miró a los ojos con la misma expresión. Tomó mi mano con una sonrisa. La llevé así hasta el centro de la pista. Cuando me detuve me coloqué delante de ella sin dejar de mirarla a los ojos. Decidí hacer aquello diferente. La tomé por la cintura y se sorprendió un poco al notar que se acercaba a mí gracias a ese movimiento. Luego puso sus manos sobre mis hombros. Comenzamos a bailar lentamente sin dejar de intercambiar miradas. El momento era perfecto, éramos los únicos en ese mundo para mí, me sentía en el cielo: tal y como decía la canción. Lentamente me acerqué a su oído y le canté:

-Baby you’re all that I want when you’re lying here in my arms, I’m finding it hard to believe we’re in heaven. And love is all that I need and I found it there in your arms, it isn’t too hard to see we’re in heaven.

Supuse que iba a alejarse y mirarme extrañada, ya estaba preparado para lo peor. Pero entonces se aferró más a mí y colocó sus brazos alrededor de mi cuello mientras apoyaba su cabeza en mi hombro. Sonreí, era increíble como estaban sucediendo las cosas.
Al momento que la canción llegaba a su fin nos separarnos y nos detuvimos. Sus ojos se clavaron en los míos fijamente con una extraña mirada confundida y tierna. Inconscientemente nos comenzamos a acercar cada vez más. Estaba a centímetros de rozar su boca, era lo que más deseaba en ese momento, con todo mi corazón. Mis latidos comenzaron a acelerarse y una parte de mí me rogaba que lo hiciera… Pero si lo hacía mi plan fallaría completamente. Me alejé rápidamente de ella y se desconcertó un poco cuando lo hice, pero hice de cuenta que no lo había notado. Sonreí alegremente como si nada hubiera pasado y bajé sus brazos con cariño mientras la tomaba por las manos.

-Bailas increíble-dije feliz.
-Gracias-dijo-. Oye, Nick, ¿qué fue…?
-Liam debe estar muy orgulloso-la interrumpí.

Y luego la llevé hasta la barra para volver a la realidad. La miré disimuladamente: su rostro estaba totalmente confundido por mi comportamiento.
Perfecto, el plan había dado resultado.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:22

Capítulo 7: Primera parte
La playa (Nick)
Una hermosa mañana de domingo amenazaba con despertarme. Me levanté de inmediato y bostecé: estaba feliz.
Con ese mismo humor me bañé cantando alegremente y bajé a desayunar. El resto de la familia estaba allí, excepto Joe.

-¿Joe sigue durmiendo?-dije mientras me deslizaba hacia mi silla.
-Ya lo conoces-dijo mi madre mientras me alcanzaba un plato de huevos revueltos.

Comencé a comer sin prestarle atención a lo que hablaban mis padres y Frankie. Se ve que llamé su atención porque de repente noté que me miraban extrañados.

-¿Qué?-pregunté- Comienzan a asustarme.
-¿Por casualidad estás feliz, Nick?-preguntó mi padre con la misma expresión anterior.

Agaché la cabeza y sonreí. Me sentí un tonto ¿qué me ocurría? Oh, ya recuerdo: estoy enamorado.

-Totalmente-dije con la más ancha de mis sonrisas. Luego señalé mi plato vacío- ¿necesitas ayuda con esto, mamá?
-No, puedes ir tranquilo, no quiero arruinar tu felicidad-respondió sin cambiar de expresión.

Me levanté educadamente y salí de allí. Por poco no bailaba de la felicidad que tenía, estaba realmente extasiado.

-¡Joe!-dije al verlo bajando las escaleras, aún con su pijama y su habitual comportamiento adormilado.
-¿Qué te ocurre? Estás algo excitadito-dijo.
-Hoy es un día muuuuuy feliz, Joe-dije, y luego subí corriendo a mi cuarto.
-¿Y a éste qué le pasa?-pude escucharlo decir en las escaleras.

Mi felicidad se debía pura y exclusivamente a una sola causa: anoche había bailado con _____ y había estado a punto de besarla. Y lo mejor de todo, la había confundido. Ahora esto me ayudaría a que ella recapacitara su relación con Liam y aclarase sus sentimientos con él y conmigo. Mi plan duraría semanas, pero a mí no me importaba sabiendo que el resultado sería lo que tanto anhelaba.
Tomé mi celular y corroboré que no fuera demasiado temprano: _____ no era de madrugar. Las once y media, perfecto. Marqué su número de celular y comencé a dar vueltas esperando a que atendiera.

-¿Nick?-preguntó algo dormida.
-¿Todavía duermes?-dije mientras me sentaba en el borde de mi cama.
-Anoche no pude dormir, estuve… yo… em…
-¿Quieres ir a dar un paseo?-la interrumpí.

Sabía perfectamente lo que había estado haciendo: pensando en mí y en Liam, tal vez. La conocía demasiado bien.

-Sí, de acuerdo. Me levanto y hago mis cosas y te aviso, ¿si?-dijo alegre.
-¿Qué te parece si te paso a buscar en mi auto como en cuarenta minutos? Quiero llevarte a un lugar especial…-dije sonriente.
-De acuerdo, creí que conocía todos tus “lugares especiales” pero veo que hay bastante Nick Jonas por conocer-rió.

Tenía razón: había mucho de mí que le faltaba conocer.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
K2Mrpresidentedanger
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1289
Localización : ConMi Sepsi! novio Kevo y mis cuñadithos Nicky y Joe ;) :baba:
Fecha de inscripción : 28/06/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:29

OMJ!!!!!
PIENSAS DEJARNOS ASII??
NO POR FAVOR NO
SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:30

Capítulo 7: Segunda parte
La playa (Nick)
Aproximadamente a las doce y cuarto estábamos ya en camino hacia mi lugar especial. Durante el viaje hablamos como si lo de la noche anterior jamás hubiera ocurrido: éramos los mejores amigos de siempre sin ninguna confusión u otro sentimiento. Me contó algunas cosas que habían ocurrido en la semana –siempre había algo más por contar a pesar de que nos veíamos todos los días- y luego hablamos de lo que queríamos para nuestro futuro.

-¿Cuatro hijos? Como mis hermanos y yo-dije con una sonrisa.
-Exacto, serían como ustedes precisamente… sólo que Frankie debería ser mujer por ser el cuarto-reímos.
-¿Cómo quieres llamarlos?-pregunté con la mirada fija en la carretera.
-La verdad es que había pensado en Patrick, Jacob, Melody y… -hizo una pausa para luego mirarme-Nicholas.

La miré sorprendido, nunca me había dicho eso. En realidad, siempre decía que le encantaba el nombre Liam. Me sentí tan feliz.

-¿Nicholas? ¿Como yo?-pregunté.
-Sí. Me gustaría que me hiciera acordar a ti, Nick-parecía avergonzada.
-Pues tengo que admitir que es una sorpresa y por sobre todas las cosas, una gran felicidad para mí -sonreí-. Son todos nombres muy lindos, _____.
-Gracias-dijo sonriente-. ¿Y tú? ¿Cuántos hijos quieres y qué nombres?
-Mmm… me gustaría tener cuatro hombres, pero tú sabes, podría adaptarme a las circunstancias-dije mirándola.

Se sonrojó y yo reí mientras volvía a fijar la vista hacia delante. Rodeé mi brazo alrededor de sus hombros y seguimos conversando. Al cabo de un buen rato llegamos.

-Qué viaje tan largo-dijo mirando la hora en su celular- ¿A dónde me trajiste?
-Ya verás-le respondí mientras volvía a rodearla con mi brazo.

Caminamos hasta llegar a un médano de arena. Cuando estuvimos en la cima, la solté y la miré.

-Bienvenida-dije.

La vista era increíble desde ese médano. Apenas terminaba, comenzaba la pequeña costa de una playa y a pocos metros las olas del mar azul rompían tranquilamente. Éramos los únicos allí. Miré a _____, estaba boquiabierta. Sonreí al ver su reacción, en realidad le gustaba mucho.

-Nick, esto es hermoso-dijo por fin.
-Sí que lo es, ¿cierto? Siempre vengo cuando necesito relajación y aclarar la mente. Siempre sé que puedo estar tranquilo. Este lugar es muy especial para mí-dije, las palabras salieron solas desde el fondo de mi corazón con total sinceridad-. Además no es muy concurrido, lo que es bueno cuando un adolescente famoso busca tranquilidad sin cámaras a su alrededor.

Rió ante mi comentario. Seguía totalmente asombrada, lo noté por el brillo de sus ojos. Estaba totalmente enamorada de aquel lugar, como yo.

-Vamos, quiero ver todo más de cerca-dijo mientras tomaba mi mano y comenzaba a correr hacia la orilla.

Bajamos entre risas y a una velocidad algo apresurada, por lo que resbalamos por el médano y caímos juntos cerca de la orilla. Otra vez _____ estaba sobre mí, tal y como la primera vez. No lo había planeado, pero parecía que el destino estaba de mi lado. Nos volvimos a mirar como aquel día.
Y todos los sentimientos volvieron a mí. Allí estaba la corriente eléctrica, la sensación de estar sobre una montaña rusa, la oleada de emoción dentro de mí. Todo ocurría muy rápido en mi interior y en la realidad los minutos pasaban sin que ninguno de los dos hiciera sonido alguno. Me miraba igual que la noche anterior, su mirada era preocupada pero segura, tímida pero valiente. Estaba seguro de que en su interior ocurrían las mismas cosas que en mí, lo podía ver en sus ojos.
Pero nuevamente no podía hacer nada. Tuve que sonreír para hacerla volver a la realidad, para que los dos saliéramos de nuestros pensamientos. Nos sentamos en la orilla riendo, la abracé y apoyó su cabeza en mi hombro mientras observábamos sonrientes el agua a unos pasos de nosotros. Tomé mi celular de mi bolsillo y lo apagué explicándole:

-Este lugar es para relajarse, nada de teléfonos.

Pero ella me miró divertida y no hizo nada. No me importaba, ¿qué podría interrumpirnos? Otra vez aquel silencio se apoderó de la situación. Pero no era un silencio incómodo, de hecho, era perfecto. Ninguno de los dos hablaba, sólo pensábamos.
Perfecto, me dije.

-¿En qué piensas?-le pregunté mirándola con ternura.
-En nosotros-dijo levantando la mirada.
-¿Nosotros?-pregunté extrañado.
-Hace casi dos años que nos conocemos y… sigo pensando que te conozco de toda la vida, Nick-dijo mirando hacia el océano-. Eres lo más importante para mí en este momento y siempre lo serás.
-¿Lo más importante?-pregunté. Eso no era del todo cierto-. ¿Qué hay de Liam?
-Pues… Liam es mi novio, siento que lo amo muchísimo. Pero, aún así, tú siempre serás el número uno en mi lista.-volvió a mirarme.

No podía creer lo que había dicho, ¿yo era la persona más importante en su vida, inclusive más que Liam? Esto tenía que ser un sueño, pero no lo era. Estaba en las nubes, totalmente hipnotizado. No pude más que sonreír, pero esta vez necesitaba hacer algo más. Y no me lo iba a prohibir.
Comencé a acercarme a ella mientras la miraba a los ojos. Ella en cambio miraba mis labios, sabía lo que estaba por hacer y no estaba haciendo nada al respecto. _____ no quería detenerme, y ella tampoco quería que yo lo hiciera. La distancia comenzó a desvanecerse entre nosotros y ya podíamos sentir la respiración del otro muy cerca.
Entonces, cuando menos lo imaginé, comenzó a sonar su celular. Se separó rápidamente de mí y se paró de un brinco mientras atendía la llamada.

-¿Liam?-dijo mientras se alejaba por la orilla.

Puse los ojos en blanco y atraje mis rodillas a mi pecho, rodeándolas con mis brazos. Sabía que había perdido, había estado a punto de hacerle entender que debíamos estar juntos… y Liam se dispuso a arruinar ese momento. Mi plan comenzaba a desmoronarse, estaba saliendo todo a la perfección hasta que sonó el teléfono. ¿Cuándo volvería a tener una oportunidad así? Jamás. La había perdido para siempre.
Entonces mi mirada triste y perdida en el océano, se dirigió hacia ella, a unos cuantos metros de mí, lo suficientemente alejada como para que no la escuchara hablar. Tenía una sonrisa en el rostro y hablaba a más no poder, y en un momento saltó de felicidad mientras gritaba:

-¡Si! ¡Claro que sí! ¡Sí, mil veces síííííííííííííí!

Sonreí débilmente y las lágrimas amenazaban con caer. Ese momento confirmaba lo que tanto había temido: seguiría siendo su mejor amigo hasta el fin de los tiempos.

Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:33

mmmmmmmmmmmm creo que la dejaré hasta allí por ahora .... o no (?)

Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
K2Mrpresidentedanger
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1289
Localización : ConMi Sepsi! novio Kevo y mis cuñadithos Nicky y Joe ;) :baba:
Fecha de inscripción : 28/06/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:34

SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
YAAAA
O AHORA SI ME AHORCOOOOOO
HEEEE
SIGUELAA
Volver arriba Ir abajo
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:39

Capítulo 8: Primera parte
Volver
Estaba a punto de besar a Nick Jonas en la playa más hermosa que había visto en mi vida. Lo tenía muy claro, era perfectamente consciente de mis actos. Pero no estaba en el mundo real, estaba sumergida en mis pensamientos. Entonces, de un momento a otro comencé a escuchar el tono de llamada de Liam. ¿Liam? Me incorporé rápidamente algo excitada por la posibilidad de que fuera él. Me paré y al ver su nombre en la pantalla de mi celular confirmé mi tan ansiado deseo.

-¿Liam?-dije mientras comenzaba a caminar por la orilla, dejando todo atrás.
-Sunny, mi amor…-dijo. Parecía triste.
-¿Qué ocurre?-dije con la voz seca, había recordado que estábamos peleados.
-Tenemos que hablar, Sunny… -de repente, se escuchó un suspiro y comenzó a hablar-Mi vida, en serio nunca quise lastimarte. Sé que todo lo que dije la otra noche fue la tontería más grande del mundo y me siento un completo imbécil. No puedo creer que haya sido capaz de tratarse así, mi amor. En serio lo siento, Sunny. Quiero que me entiendas, ¿puedes entenderme?

Me tomé unos minutos para pensar lo que me decía, me estaba pidiendo perdón.

-¿Sunny?-preguntó preocupado.
-Liam, yo…-comencé.
-Si no quieres volver conmigo lo entenderé, mi amor –me interrumpió-. Pero quiero que sepas que eres la persona más increíble que conozco y si quieres romper conmigo por mi actitud aquella noche, yo voy a aceptar como hombre maduro que me considero, Sunny. Pero necesito que pienses en lo que te he dicho. Estoy muy arrepentido y lo estoy en serio.

Liam estaba totalmente serio, diciendo toda la verdad. Lo conocía lo suficiente como para afirmar aquello. Una sonrisa se dibujó en mi rostro. No podía alejarlo de mí.

-Acepto tus disculpas, Liam, y me gustaría que volviéramos a ser novios-dije, muy contenta de mi decisión.
-¿En serio?-dijo totalmente extasiado- ¡Increíble! ¡TE AMO TANTO! Pero mejor te lo pediré bien para hacerlo oficial… Sunny, mi vida, mi amor, mi todo… ¿quieres retomar nuestra relación?

Grité con todas mis fuerzas las palabras de aceptación, tan feliz como nunca lo había estado en mi vida. Comencé a saltar de alegría mientras le repetía lo mucho que lo amaba y él hacía lo mismo. Estuvimos hablando un poco más, le conté de la fiesta y le aseguré que ningún extraño se había aprovechado de su chica; Nick no era un extraño después de todo y mucho menos se había aprovechado, pero no le dije que estuve a punto de besarlo. Cuando corté la llamada me acosté sobre la arena totalmente agradecida por lo que acababa de ocurrirme. Jamás había pensado que Liam me llamaría para pedirme perdón, fue la noticia más hermosa del día. Puse mis manos sobre mi cabeza mientras repasaba todo lo que había dicho… sonaba tan arrepentido. Estaba tan enamorada de aquel chico, era realmente perfecto. En ese momento, una voz familiar se acercó a donde estaba, sonaba algo decepcionada a pesar de la nota de felicidad que había en ella.

-¿Liam te pidió disculpas, cierto?-preguntó Nick mientras se sentaba a mi lado.

Me senté y lo abracé, estaba totalmente feliz.

-Estoy tan contenta ¡ya estaba considerando olvidarme de él! Gracias al Cielo que llamó.
-Me alegro mucho por los dos-dijo sin quitar la sonrisa de su cara.

Aún así yo sabía que algo estaba mal.

-Nick…
-Se está haciendo tarde-dijo mientras se ponía de pie y me alcanzaba su mano para ayudarme a hacer lo mismo-. Será mejor que te lleve a casa antes de que oscurezca. Además, acabo de recordar que no hemos almorzado, ¿tienes hambre?
-La verdad es que no-admití.
-Perfecto, entonces vámonos, no me gusta manejar de noche.

Comenzamos a caminar de vuelta hacia el médano, lo subimos en silencio y así nos metimos en el auto. Nick iba concentrado en la carretera y no hablábamos. Me parecía extraño todo lo que había ocurrido. Hasta hace menos de una hora lo estaba por besar, luego llamó Liam y volvimos, y ahora mi mejor amigo está callado. Comencé a notar algo raro en todo esto. Justo cuando estaba por abrir mi boca para hablar, se dignó a preguntar:

-Cuéntame, ¿qué te ha dicho Liam?-dijo mirándome tiernamente.

Ese era mi Nick.
Comencé a contarle todo con lujo de detalles mientras avanzábamos y después nos pusimos a hablar de aquella playa.

-Me encantó, quiero volver-le dije.
-Volveremos algún día, te lo prometo-dijo mientras sonreía y miraba hacia el frente.
-Pero la próxima vez nos quedamos hasta la noche ¿podemos?
-Pues… Claro, como quieras. Podemos almorzar y cenar allí.
-Genial. Cuando necesite paz te llamo y volvemos-dije bromeando.

Volvimos a reír y seguimos hablando durante todo el viaje.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:40

Capítulo 8: Segunda parte
Volver
Comenzaba la semana y yo tenía que volver al colegio. Cuando llegué encontré a Kate besándose con Mike en los casilleros. Decidí interrumpirlos y arruinarles la linda escena.

-¡Buenos días América!-dije casi gritando mientras aparecía entre ellos para separarlos.
-¡Sunny! ¿Era necesario?-se quejó Kate.
-Por supuesto que sí, una amiga jamás deja a su amiga por besarse con su chico en los casilleros…-dije.

Kate me miró con los ojos entrecerrados, Mike mientras tanto la miraba embobado.

-… Y mucho menos cuando una le tiene una gran noticia a la otra-continué.
-¡Genial!-dijo Kate aplaudiendo, luego miró a Mike-Hablamos después, lindo.

Mike la besó por última vez y se fue mientras la saludaba con la mano mirando hacia ella. El muy torpe chocó con tres puertas de casilleros que estaban abiertos y luego se llevó por delante a la profesora McCarthy, quien cayó al suelo junto con el pilón de hojas que llevaba en la mano. Mike enseguida se incorporó y la ayudó a levantarse mientras se disculpaba. La señora McCarthy se sacudió la ropa y arregló sus anteojos, tomó el pilón de hojas que Mike que le dio amablemente. Lo miró furiosa y luego se alejó. Kate y yo no dejábamos de reír con la escena.

-Ahora, ¿podrías contarme qué noticias tienes?-dijo ella al cabo de un rato.
-Oh pues…-dije indiferente, guardando mis cosas en el casillero- Liam y yo volvimos.
-¿QUÉ?-dijo ella.
-¿No es increíble?-me volví hacia ella sonriente.
-¡Claro que sí!-me abrazó- ¡Te felicito! Y pensar que el viernes sonabas tan triste por teléfono cuando me contaste lo de la pelea…
-Lo sé, ¡es perfecto! Ayer llamó cuando Nick y yo estábamos en la playa…
-Espera, ¿qué?-preguntó boquiabierta.
-Nick y yo estábamos en la playa entonces Liam…-comencé.
-No, eso no. ¿Qué hacías en la playa con Nick? ¿Y en qué playa? ¡No hay playas por aquí!
-Pues, me dijo que quería mostrarme un lugar especial y fuimos a una pequeña playa alejada. No había nadie, estábamos solos. Me llevó él, fue la tarde más maravillosa de mi vida-le contesté algo molesta porque se preocupaba más por saber lo de Nick que lo de Liam.
-¿Saliste con él el sábado?-preguntó. Parecía estar descifrando algo.
-Pues sí, fuimos a una fiesta privada. Tú sabes, como la de la otra vez, cuando conocí a Liam…
-¿Bailaron o algo?
-Sí, bailamos un lento juntos y…-me detuve. Recordé lo que había pasado mientras bailábamos.
-¿Sunny?-preguntó Kate.

Pero yo no la oía, estaba hundida en mis pensamientos. Nick se me había acercado y me había cantado el estribillo de una de mis canciones favoritas. La letra quedaba justo con el momento que estábamos pasando él y yo: me decía que todo lo que él quería era a mí mientras estaba en sus brazos y que no era tan difícil creer que estuviéramos en el cielo. Fueron las palabras más dulces del Universo a pesar de haber sido una canción. Soy consciente de que él no las escribió para mí, pero Nick las hizo sonar tan reales… como si en verdad fuera eso lo que sentía por mí. De repente todo mi ser comenzó a mirar al pasado, hacia unos meses atrás, cuando Nick y yo éramos sólo amigos y no conocía a Liam. Recordé aquella tarde en mi casa cuando lo perseguí y caí sobre él. Recordé que nos miramos durante minutos y descubrí que estaba enamorada de mi mejor amigo. Recordé que no nos vimos durante dos meses por la foto de la prensa. Recordé que en el momento que lo vi de nuevo mi corazón saltó de alegría y comprendí que era cierto todo lo que había creído. Recordé que conocí a Liam y me olvidé completamente de ese sentimiento… hasta ahora. Me quedé boquiabierta y miré a Kate preocupada, ella no dejaba de preguntarme qué me pasaba.

-Kate…-susurré.
-Sunny, ¿qué ocurre? ¿Estás bien?-preguntó alarmada.
-Estoy-las palabras salieron solas de mi boca sin que pudiera detenerlas- enamorada de Nick.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:47

pienso subirles hasta el cap 10 ... Very Happy lo bueno es que cada cap son en 2 partes! MAS INTRIGA jujujuju ya me emocioné xD

aquí les van los 2 caps divididos en 2 ... 2+2 = 4 (? jajajaj qe idiota soy!

Capítulo 9: Primera parte
Nunca rendirse (Nick)
Estaba destruido. No podía creer que había estado a punto de besarla y luego mi mundo se derrumbó tan rápidamente.
Aquel domingo llegué a mi casa, triste y enojado, con la intención de no hablar con nadie.

-Nick, ¿dónde estuviste? Te estuvimos llamando-dijo Joe levantándose del sofá apenas cerré la puerta de entrada.

Pero yo no lo escuché, le pasé por al lado y subí a mi cuarto directamente y cerré la puerta con un fuerte golpe. Me tiré en la cama y me puse la almohada sobre la cabeza.

-Te odio-dije-. Te odio William Spencer.

Luego me puse a pensar ¿qué tenía que ver Liam en todo esto? No era su culpa, era mía. Yo la había llevado al club aquella noche, yo la había dejado irse con él. Yo nunca le había dicho que me parecía mal que estuvieran juntos. Yo no la había besado antes.

-Te odio-me corregí-. Te odio Nicholas Jonas.

Comencé a preguntarme si era el fin del mundo. Pero nada ocurría, seguía en mi habitación y nada parecía raro. Entonces empecé a delirar.

-Maldito deseo de cumpleaños por no haberse cumplido. Maldito Liam por arrebatarme al amor de mi vida. Maldito Bryan Adams por haber escrito una canción tan perfecta. Maldito Phil Collins por hacer una canción que sonó cuando mi _____ estuvo con Liam. Malditos paparazzi que me sacaron la foto con _____. Malditos sentimientos dentro de mí. Malditos celulares que me interrumpen los mejores momentos. Malditas fiestas privadas que siempre tienen sorpresas. Maldita playa que fue testigo de mi mala suerte. Maldito mundo. Maldito, maldito, malditooooooo.

En eso estaba cuando escuché que tocaron la puerta.

-No entres, quienquiera que seas-dije de mal humor.
-Soy yo, Kevin-dijo entrando.
-Te dije que no entres.
-No soy “quienquiera que seas”, soy tu hermano Kevin-repuso con una sonrisa.
-Mal chiste, Kev-dije mirándolo mal.
-Como sea, no vine a eso-dijo rodeando los ojos.
-No me importa, vete-me di vuelta y le di la espalda.
-Nick…-se sentó en mi cama- Sé que algo pasó y no me iré hasta que me cuentes.
-Bien, entonces dile a Danielle que no dormirás en tu casa esta noche porque no te voy a contar.

El cuarto quedó en silencio unos minutos. Deseaba que Kevin se fuera de allí. Pero… ¿qué me ocurría? Él sólo quería ayudarme. Otra vez estos estúpidos cambios de humor.

Maldita diabetes, agregué a mi lista maldita.

-Lo siento, Kev-dije mientras me sentaba a su lado-. Los cambios de humor me pueden.
-Sabía que no eras tú, lo presentí-dijo con una media sonrisa-. Vine por si te sentías mal.
-Estoy bien, sólo fue un cambio de humor…-comencé a explicarle, refiriéndome a mi diabetes.
-Nick, no me refería a eso-dijo-. Hablaba de _____.

Suspiré. Demasiado bueno para ser mi hermano.

-¿Qué ocurre con ella?-preguntó al ver que no le respondía.
-Justo cuando pensé que Liam la dejaría para siempre y sería mi oportunidad para decirle cuán enamorado de ella estoy…-comencé- Él la llama y me arruina todo.

Miré a Kevin, yo estaba lleno de dolor: mis ojos me delataban. Mi hermano me abrazó y me dio varias palmadas en la espalda. No tengo idea si me comprendía o no, pero yo me sentía bien sabiendo que él estaba allí para apoyarme. Un momento después, volvió a mirarme.

-Nick, sabes que siempre voy a estar contigo ¿sí? Y ahora te voy a decir algo para que lo sepas toda tu vida-dijo y luego suspiró-. Nunca ¿oíste? Nunca te des por vencido. Aún cuando todo parece que se termina y las cosas están horribles: debes pararte y seguir adelante. No te vas a arrepentir, créeme -dijo sonriendo-. Te lo digo por experiencia.

Nunca había oído esas palabras de Kevin. Sabía que no había que rendirse, pero siempre había un límite para aquello. Pero Kevin me había dicho que no hiciera caso a aquello y me dio más apoyo para continuar. Sus palabras fueron perfectas, de un momento a otro estaba con una sonrisa en mi rostro nuevamente. Lo abracé fuertemente y vi que una lágrima caía de su rostro.

-¿Estás llorando, Kevin?-le pregunté alzando una ceja.
-Pues, sí-dijo secándosela-. Que tú seas el hermano serio no quiere decir que todos lo seamos.

Reí ante su comentario, tenía razón: yo jamás lloraba. Lo único que me hacía llorar eran las cebollas. Y el que ella no me correspondiera, claro.

-Aún así, ¿qué haces llorando por mí?
-Mi hermanito está creciendo-dijo-. Ya tiene problemas del corazón.

Me volvió a abrazar. Puse los ojos en blanco, ¡por favor! ¡Cómo si nunca hubiera tenido problemas del corazón! Siempre tenía alguno, fuera lo que fuera. Durante mis dos anteriores relaciones (Miley y Selena) había necesitado consejos de mis hermanos y mi padre, ¿qué ocurría con Kevin? Parecía que se había olvidado de todo aquello.



(y para las qe no saben Liam es el diminutivo de William) o por lo menos en la nove ...


Última edición por twoworldscollide el Julio 25th 2010, 17:50, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:49

Capítulo 9: Segunda parte
Nunca rendirse (Nick)
Estaba aburrido. Faltaba menos de un mes para que comenzara la gira con los Jonas Brothers nuevamente, pero yo ya no tenía nada interesante que hacer. El martes me lo pasé en la cama, pensando en nada… Intenté ver películas pero sólo lograba deprimirme más ya que la mayoría tenían historias de amor –qué conveniente- y no hacían más que hacer que pensara en ella más de lo que ya lo hacía.
De repente sonó el timbre, no tenía ni siquiera ganas de levantarme de la cama.

-¡Joooooe!-grité-¡Alguien toca el timbre!

Mi hermano apareció en la puerta de mi habitación. Apenas vio mi posición me miró con mala cara. Yo sonreí inocentemente.

-No te muevas demasiado-masculló y después se marchó.

Pude oír cómo bajaba las escaleras y al abrir la puerta saludada a alguien muy contento. Pero sólo se escuchaba su voz. Hasta que la risa de un ángel me indicó quién era la persona que nos visitaba.

Instantáneamente me levanté de un salto y tendí bien la cama para que no creyera que había estado allí tirado toda la tarde, sólo faltaba que creyera que era un vago y que no hacía nada. ¡Aún tenía que causarle una buena impresión! En dos segundos me había puesto perfume y me había peinado –lo mejor que pude- mis rulos. Después me escondí detrás de la cama.

-¿Nick?-preguntó ella al entrar.

Pude oír sus pasos en mi habitación, acercándose más a la cama.

-Debe estar en el baño-susurró mientras se sentaba en ella.

Lentamente salí de mi escondite, con sumo cuidado y sin hacer ruido me coloqué detrás de _____ en el colchón. Por Dios, su perfume me hacía volver loco ¿Cómo resistía a tenerla a centímetros de mí y no besarla? Era tan hermosa. Me acerqué lentamente a ella y pude oír sus respiraciones tranquilas. Sonreí intuitivamente mientras intentaba no hacer ruido. Suspiré en silencio una vez más.
De repente la abracé por la cadera desde atrás y la acosté a mi lado en la cama. No emitió sonido alguno, ni siquiera se rió, cosa que me pareció extraña… siempre lo hacía. Su rostro estaba tan cerca de mí, su cabello me tocaba la cara haciendo que me enamorara más y más de cada parte de ella. Sin soltarla me acerqué a su oído y susurré:

-Hola.

Ella sonrió y lentamente giró su rostro hacia atrás para mirarme a los ojos.

-Hola, juguetón-dijo.

Suspiré al oír su dulce voz tan cerca. Lo que ella no sabía, era que mi suspiro era cien por ciento de amor.
Estuvimos un buen rato así, los dos abrazados en mi cama hablando en voz baja. No me daba cuenta del tiempo cuando estaba a su lado. Cuando la tenía en mis brazos todo parecía ser perfecto y cada segundo se almacenaba en mi memoria y en mi corazón para siempre. Fue el mejor día de la semana, sólo por tenerla a mi lado.


El viernes fui a almorzar con Joe. Paseamos por Beverly Hills y decidimos quedarnos en un bonito lugar que por lo visto no era muy concurrido: ideal para estar tranquilos. De todas formas no pudimos evitar encontrarnos con un par de paparazzi y los saludamos amablemente. Por suerte no nos siguieron sacando fotos cuando entramos al local. Joe y yo hablamos un buen rato sobre el ensayo del día anterior. Hasta que en un momento se interesó en otro tema.

-¿Nunca me vas a contar qué pasó el domingo?
-¿Qué quieres que te cuente?-le pregunté. Estaba decidido a decirle todo si me lo preguntaba, no me importaba en absoluto.
-Pues me gustaría saber a dónde fuiste, por qué apagaste el celular, con quién fuiste, y por qué llegaste tan enojado a casa.

Suspiré y comencé a contarle con lujo de detalles todo lo que me había ocurrido durante aquel día. Joe me miraba mientras se hacía el interesante. Cuando terminé mi relato siguió mirándome con la misma cara de investigador. Comencé a reír a carcajadas, en verdad era muy gracioso, parecía tan concentrado.

-¡Joe!-le dije entre risas.

Joe me miró sonriente y comenzó a reírse un poco también. Definitivamente lo estaba haciendo a propósito.

-Por lo menos te hice reír un poco, no te vi hacerlo durante toda la semana, Nicholas-dijo más serio con una media sonrisa.

Dejé de reír y suspiré. Cierto, hacía casi una semana que no reía un poco junto a él. Sólo lo había hecho con _____.

-Creo que deberías tomarlo con calma, Nick -comenzó, volviendo al tema de aquel domingo-. Probablemente no la has perdido para siempre.
-Claro que sí, seguro que esta noche me llama para decirme que Liam le propuso matrimonio…-dije de mal humor, recordando que el martes no dejaba de hablar de él- Tal vez ni siquiera me llame, apenas se acuerda de mí-ese día me había levantado negativo.
-¿Y tú qué sabes? Ay, Nick-puso los ojos en blanco-. Siempre sacas tus propias conclusiones erróneas, ¿sabías?
-Pero esta vez es cierto, no me ha llamado ni enviado un mensaje desde el martes.
-Es posible que se le haya roto o algo por el estilo…

Lo miré y levanté una ceja. Joe levantó los brazos en señal de inocencia.

-De acuerdo, tienes razón… te odia. ¿Es eso lo que quieres que te diga?
-No, pero sé que es cierto, por lo tanto ¿qué importa?
-Mira Nick, sólo sé que Sunny no es tan tonta como para casarse a tan temprana edad con un chico que conoció hace unos meses. ¡Ni siquiera estuvieron juntos un año!
-Hay gente que no está de novia ni dos meses y ya se casa-reproché.
-Y generalmente cuando cumplen esos dos meses juntos se terminan divorciando-dijo.

Reí ante el comentario, los dos lo hicimos.

-¿Entonces?-le pregunté al cabo de un rato de silencio.
-Sólo espera a que se te vuelva a dar la oportunidad. ¿Qué te dijo Kevin el domingo?-preguntó con una sonrisa.
-Nunca te des por vencido-susurré.
-¿Cómo?-volvió a preguntar mientras colocaba su mano en su oreja, para escuchar mejor.
-¡Nunca te des por vencido!-repetí en voz alta.

Joe sonrió victorioso y levantó el pulgar. Negué con la cabeza mientras sonreía. Mi hermano podía ser tan extraño a veces…
En ese momento comenzó a sonar mi celular. Al ver la pantalla me quedé helado, Joe lo notó.

-Debería dedicarme a predecir el futuro-dijo mientras se colocaba las manos en la cabeza y se estiraba hacia atrás.

Hice caso omiso a su comentario. Estaba totalmente confundido y no podía creer lo que estaba viendo en mi pantalla. ¿_____? Atendí rápidamente.

-Nick, cancela todos tus planes para el fin de semana, ¡nos vamos a la playa!-dijo con un tono algo triste, sin dejarme saludarla siquiera.
Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
twoworldscollide
Vecina De Los Jonas!


Cantidad de envíos : 321
Edad : 25
Fecha de inscripción : 25/07/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 17:58

uy no! el cap 10 es completo y el último que subiré por ahora... lo acabo de leer y sé que me van a matar (? lo sé ME VAN A MATAR Neutral pero tranquilas solo serán 2 días y si en el transcurso de ellos tengo un pequeño chance de subir, lo haré! pero no dejen de leerla eh!

(ESCUCHEN STAY MIENTRAS LEEN ESTE CAP) !!

besos*

Capítulo 10: Completo
Engaño
Después de aquel martes, evité a Nick. No podía creer lo que estaba sucediendo ¿en serio yo había dicho que estaba enamorada de mi mejor amigo? Era algo olvidado… o eso creía yo. Kate se había quedado boquiabierta ante mi confesión. Esta vez era yo la que la llamaba alarmada.

-¡Kate!
-Sunny…-dijo volviendo a la realidad-¿Acabas de decir lo que yo creo que dijiste?

Me mordí el labio inferior. Kate me abrazó rápidamente y comenzó a gritar de alegría. Yo no entendía su reacción.

-¡Hasta que lo admites, ya era hora!-decía.
-¿Qué?-le pregunté mientras me alejaba de ella.
-Sunny, has estado enamorada de Nick desde el primer día que lo viste en televisión, y lo estás aunque quieras pensar que eres sólo su amiga. Cuando lo conociste creíste que lo querrías sólo como amigo, ¡pero siempre estuviste equivocada, amiga! Y hace meses que te vengo insistiendo para que lo admitas, porque sé que es verdad, Sunny: estás enamorada de Nick y siempre lo estuviste.

Una pequeña sonrisa se había dibujado en mi rostro a pesar de que yo no había querido hacerlo.


El viernes me levanté con dolor de cabeza, por lo que mis padres me dejaron faltar al colegio. Le dije a Liam y vino a almorzar. Fue muy dulce, me preparó la comida con mucho cariño y comimos muy felices. Comenzamos a hablar y de repente mi celular avisó que tenía un mensaje. Lo abrí, era de Jake.

Amiga, tengo que decirte algo que no te va a gustar. Sé que probablemente no me creerás, por lo que decidí enviarte una foto para demostrarte la verdad. Anoche estaba caminando con Alex por Beverly Hills y vi algo que me gustaría no haber visto jamás. Pero pensándolo bien, si no lo hubiera visto, no te enterarías y serías infeliz. Lo siento mucho, Sunny: aquí está la prueba. Te quiero y espero que estés bien, Kate y yo iremos a tu casa después de clases ¿te parece?

La actitud de Jake me parecía algo extraña ¿de qué me estaba hablando? ¿Dijo que si no lo veía yo sería infeliz? ¿A qué se refería? Apenas abrí el archivo enviado comprendí todo. Mis ojos comenzaron a llenarse de lágrimas, Liam se dio cuenta enseguida y se levantó de su asiento.

-¿Mi amor?-preguntó mientras me intentaba abrazar.
-¡Suéltame!-grité entre lágrimas. No podía creer lo que estaba viendo, pero no había dudas de que el de la foto era mi novio.
-¿Qué ocurre?-preguntó extrañado.
-¡Perfecto imbécil!-le grité empujándolo hacia la puerta-¿Te crees que soy una tarada? ¿Cómo pudiste, Liam? ¡COMO PUDISTE ENGAÑARME!
-No entiendo de qué hablas, cariño…-comenzó a decir.

En ese momento le mostré mi celular totalmente enojada. Estaba terriblemente furiosa con él. ¿Cómo se atrevía a hacerme infiel a mis espaldas? La foto lo explicaba todo: él besándose con otra chica en una calle de Beverly Hills. Liam comenzó a ponerse pálido y sus mejillas se tornaron rosadas. No le di tiempo para explicaciones y lo eché de mi casa.
No sabía qué podía hacer, por lo que aún aturdida llamé a mi mejor amigo y le dije:

-Nick, cancela todos tus planes para el fin de semana ¡nos vamos a la playa!

Necesitaba relajación y paz, y prefería ir sola, pero no sabía dónde quedaba aquel lugar. Y si le preguntaba a Nick par ir sola, insistiría en acompañarme. Además, tenía que hablar con él, era el único que me comprendía y sabía que podría llorar horas en su hombro sin que se enojara o sin preguntarme nada. Nick era el amigo perfecto en tantos sentidos… y yo estaba enamorada de él. ¡Menudo problema! Y tenía que solucionarlo todo en un día.


-Podrías haberme dicho en tu llamado de ayer la razón por la que estamos yendo a la playa…-dijo Nick mientras arrancaba su auto el sábado por la mañana para disfrutar de un día alejados de la realidad.

Suspiré y agaché la cabeza, no sabía cómo explicarle que Liam me había engañado, sabía que se enojaría muchísimo con él y podría hacer cualquier cosa. Siempre decía que si alguien llegaba a lastimarme lo mataría, y si se enteraba de esto… no sería una excepción. Nick me miró varias veces durante unos minutos, hasta que suspiró y me miró:

-Sé que algo te pasa, te conozco-dijo con una mirada preocupada.

No podía evadir la pregunta, tenía razón: algo me pasaba y no podía ocultárselo.

-Liam…-comencé- Él…
-¿Él qué?-volvió a mirarme, esta vez más alarmado.

Tragué saliva y decidí hablar, ya no podía volver el tiempo atrás, tenía que aceptar que las cosas habían sucedido y yo tenía que seguir adelante. Liam no era el primero ni el último que me partiría el corazón y tenía que superarlo. Y no podría hacerlo si Nick no lo sabía.

-Ayer estábamos en casa almorzando, no fui al colegio porque me sentía mal, entonces él vino a verme. Preparó la comida y nos divertimos durante un rato, hasta que…-sentí que los ojos se me llenaban de lágrimas, pero continué- Jake me envió un mensaje, lo abrí y me explicaba que había visto algo que hubiese deseado no haberlo hecho, pero que si no lo hubiera visto yo sería infeliz, entonces…

Nick fruncía el ceño mientras miraba fijamente la carretera, muy concentrado en mis palabras. Cada unos segundos se volvía a mí para ver si estaba bien. Supongo que vio que estaba algo mal, pero no había terminado, por lo que no hice una gran pausa y continué hablando.

-También me envió una foto para demostrarme una especie de evidencia de lo que me estaba explicando… Y cuando la abrí…-me quebré.

Nick lo notó enseguida y me abrazó por los hombros con un brazo mientras con el otro manejaba el volante. Me hundí a llorar en su cuello y me besó la cabeza, él sabía perfectamente que en ese momento yo estaba para llorar y no para responder preguntas. Esperó unos minutos mientras me susurraba que todo estaría bien y que podía seguir llorando en sus brazos, que él siempre estaría allí para mí. Me decía cosas tan lindas que sólo provocaba que siguiera llorando, no podía mentirme tanto a mí misma, en mi interior había algo que quería que fuese así siempre, que él fuese más que mi mejor amigo. Estaba destrozada, y Liam había pasado a un segundo plano, ahora también lloraba porque no estaba siendo sincera con mis sentimientos. Cuando por fin me calmé un poco, Nick no me soltó y yo volví a hablar.

-La foto que me había mandado Jake-expliqué- era de Liam besando a otra chica el jueves a la noche.

Entonces sentí cómo los músculos de Nick se tensaban y su cara demostraba una visible furia. Frenó de golpe a un costado de la carretera y me miró fijamente, sabía exactamente qué ocurría: Nick estaba fuera de sí.

-¡¿Qué ese idiota hizo qué?!-dijo enojado.
-Nick, no necesitas ponerte así, yo ya me descargué con él y no quiero que tú te preocupes por Liam, no vale la pena.
-¡Maldito infeliz!-dijo mientras golpeaba el volante.
-Nick por favor, tranquilízate…-dije.
-¿¡Que me tranquilice!? –Me miró furioso- ¡¿Ese idiota te rompe el corazón y tú pretendes que me tranquilice?!

No podía hablar, estaba totalmente paralizada. Si Nick no se tranquilizaba podría dar la vuelta hasta la casa de Liam y matarlo a golpes, o peor, podría comenzar a tener problemas con la insulina… Comencé a rogar que no le ocurriera nada, lo que menos quería en ese momento era que mi mejor amigo tuviera un pico de azúcar o algo por el estilo. Nunca lo había visto tan enojado en mi vida. Agradecí que Liam no estuviese en ese momento, sino ya lo hubiera matado de un golpe.

-Nick, por favor-dije mirándolo a los ojos mientras tomaba su cara entre mis manos suavemente-. Lo que menos necesito en este momento es que estés enojado, necesito que me apoyes y que estés conmigo, Nick. Es inútil que te enfurezcas tanto, no podemos hacer nada y no quiero que hagas nada. Por favor, entiéndeme…

Me miraba fijamente a los ojos con ternura y preocupación. La furia había desaparecido de sus hermosos ojos, ahora volvía ese brillo de siempre. Ese era el Nick que yo conocía, el que me hacía tan bien. Sonreí y lo abracé tan fuerte como pude, aprovechando que estábamos parados en la carretera.

-Te quiero, Nick-le susurré cerca del oído.

Pude sentir que sonreía y me abrazaba más fuerte aún. Podría quedarme así años, siglos, milenios si fuera posible. Lo único que necesitaba para sobrevivir era su compañía, él era el sol que alumbraba mi vida, sin él no podría vivir, lo tenía muy claro.

-Yo también te quiero, princesa-dijo mientras me acariciaba la cabellera-. Lo lamento tanto…

Sonreí aún más, me había llamado princesa, él nunca hacía eso. Estaba realmente preocupado por mí y yo era la chica más feliz del mundo por tener su compañía y su comprensión.
Seguimos camino hasta llegar a la playa y volvimos a subirnos al médano. Volvimos a caer y volvimos a reír. Todo se sentía igual, inclusive mejor. Nos sentamos a charlar en la orilla, él me abrazaba y yo tenía mi cabeza sobre su hombro mientras reíamos de todo lo que decíamos. En ese momento sonó mi celular.

Dèja vu, pensé.

Tomé mi celular y sonreí con una expresión de ironía al ver quién era. Luego miré a Nick: no iba a cometer el mismo error dos veces. Le dediqué una sonrisa verdadera y apagué mi celular.

-Este lugar es para relajarse, nada de teléfonos-le expliqué.

Sonrió con mi comentario y lentamente comenzó a subir una mano a mi mejilla para acariciarla suavemente mientras me miraba a los ojos. No podía evitar hundirme en ellos, era mi paraíso. Su brillo aumentaba a medida que se acercaba a mí, mientras que inconscientemente yo también me acercaba a él. De repente su mirada se dirigió a mis labios y luego de nuevo a mis ojos. Me miró con tal intensidad que me costaba mantenerme concentrada, me preguntaba si era cierto todo lo que estaba ocurriendo.

-Hace tanto que quería hacer esto…-dijo suavemente en un susurro.

Con la mano que aún estaba en mi mejilla me atrajo hacia él e hizo que la pequeña distancia que nos separara desapareciera por completo. Nick me besó. Comencé a sentir las explosiones de los fuegos artificiales en mi interior, las mariposas volaban por todas partes haciéndome creer que saldrían de mi cuerpo en cualquier momento. Su brazo me rodeó por la cintura mientras yo lo tomaba por el cuello. De repente dentro de mí fue como si todo hubiese encontrado el lugar al que pertenecía, porque así era en el exterior también: yo pertenecía a Nick. Y mientras me besaba dulcemente con mi mejor amigo, éramos los únicos en la Tierra, no había más que él y yo. Y todo era perfecto cuando lo tenía tan cerca.

Volver arriba Ir abajo
http://www.twitter.com/iJonasLovatoFan
K2Mrpresidentedanger
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1289
Localización : ConMi Sepsi! novio Kevo y mis cuñadithos Nicky y Joe ;) :baba:
Fecha de inscripción : 28/06/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 18:02

wowwwwwwwww
siguelaaaaaaaa
Volver arriba Ir abajo
medallith_jonas
Novia De..


Cantidad de envíos : 595
Edad : 21
Localización : Lima - Perú
Fecha de inscripción : 17/04/2010

MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Julio 25th 2010, 22:31

GP Ola!!! new reader

Me encanta lo novela
es muy bonita, y si hice lo que
decia, sobre escuchar stay mientras
leia, kevin luce muy sabio...jaja.....joe
es muy divertido, como siempre,

Liam es un tonto, pero yo sabia q no era
para ________.


Al fin llego el tan ansiado beso.....supongo q van
a declarar todo el amor q tienen no??
Please, tienes q seguirla!!
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: The Number One I (Nick) [Terminada]   Hoy a las 13:05

Volver arriba Ir abajo
 
The Number One I (Nick) [Terminada]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 34.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 18 ... 34  Siguiente
 Temas similares
-
» The Number One I (Nick) [Terminada]
» TIERNA PASION (NICK Y TU) DE TODO! ADAPTADA!
» Delicate&Rebel (Nick y tu adaptada)
» º Me Enamore De Mi Jefeº
» ▪ Huracán de D e s e o ▪ {Nick y Tu} Terminada

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DRAMATICAS-
Cambiar a: