Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2, 3 ... 11, 12, 13  Siguiente

¿La Sigo?
si
97%
 97% [ 37 ]
no
3%
 3% [ 1 ]
Votos Totales : 38
 

AutorMensaje
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 10th 2010, 22:23





Sipnosis



No demasiado contenta con su suerte, _______, una joven aristócrata inglesa, viaja a Francia para contraer matrimonio con un noble al que no conoce. Durante la travesía el barco es abordado por una nave turca, que se lleva a ______ y la ofrece como esclava al príncipe otomano Joe. Éste, encandilado por la osadía y el desparpajo de _______, se enamora al instante, pero no por eso olvida el verdadero motivo del rapto: utilizar a la muchacha como instrumento de una venganza.



Última edición por Fer.Love.Joick el Noviembre 6th 2010, 00:59, editado 8 veces
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
claribel de jonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1416
Edad : 22
Localización : tomando el sol en las playas de republica dominicana con nick a mi lado wiii
Fecha de inscripción : 06/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 10th 2010, 22:24

siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguelasiguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguelasiguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguelasiguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguelasiguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguelasiguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguelasiguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguelasiguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-sig
Volver arriba Ir abajo
mistica2
Forista!


Cantidad de envíos : 77
Fecha de inscripción : 23/03/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 10th 2010, 22:35

parese buena seguila :p
Volver arriba Ir abajo
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 10th 2010, 22:42

Capitulo 1
Southend-on-Sea, Inglaterra, octubre de 1566
Los resplandecientes rayos de sol bailaban sobre la suave crecida de las olas, que avanzaban casi con languidez hacia la orilla.
Con los brazos apoyados en la barandilla de estribor del buque francés La Belle Beaulieu ______ Elizabeth Devereux, una joven de diecisiete años, miraba hacia las lejanas figuras que permanecían en el muelle Escoltada por los hombres de armas de la familia Devereux, la condesa viuda aguardaba junto al bondadoso sir Henry Bagenal, emisario de la reina Isabel para la familia Devereux desde la muerte del conde siete años atrasar. Henry era un segundo padre para ______, y lo echaría en falta casi tanto como a su madre.
______ sabía que su madre se quedaría mirando hasta que el barco desapareciera en el horizonte. Al fin y al cabo, ______ había estado junto a su madre, despidiéndose de sus hermanas con el brazo en alto cuando la reina las había enviado a casar fuera de Inglaterra. ______, la menor, sería la última.
Pese a su reticencia a abandonar Inglaterra y todo lo que más quería, ______ conocía su deber, y por el bien de su madre, que no tenía voz en el asunto, fingió una sonrisa alegre. Sus hermanas, Selena y Demetria, tampoco habían querido abandonar Inglaterra, pero encontraron la felicidad junto a sus esposos extranjeros.
______ dudaba que ella fuese tan afortunada. La miniatura del conde demostraba que no era ni la mitad de hombre que sus apuestos cuñados. Era una desgracia estar bajo la tutela de la corona, sin duda.
—No es demasiado tarde.
—¿Para qué?
—Para cambiar de opinión sobre lo de exiliarte conmigo —advirtió ______, volviéndose hacia Miley, su prima y doncella.
—Casarse con un noble francés no puede considerarse un exilio —replicó la muchacha—. Además, siempre he compartido tus aventuras.
—¡Vaya, prima! —exclamó ______, sonriendo con expresión traviesa—. Yo creía que detestabas las aventuras.
—Vivir en Francia es una clase de aventura que me encantará —respondió Miley—. Una aventura segura.
—Nos espera un viaje muy largo —dijo ______—. Acaso nos aguarde algo más peligroso.
—¿Por ejemplo?
—¿ Piratas, quizá?
—Dios nos ampare —suplicó Miley, santiguándose con un movimiento rápido—. Aunque estoy segura de que te apetecería un enfrentamiento con piratas.
______ y Miley guardaron silencio y se quedaron pensativas. A pesar de que Inglaterra todavía se veía a lo lejos, las dos añoraban ya su país. Señora y doncella componían una imagen fascinante, de pie junto a la barandilla, impregnándose de la última visión de Inglaterra.
De figura pequeña y esbelta, bien torneada, ______ tenía una belleza arrebatadora de la que no era consciente. Unos ojos enormes de color verde esmeralda brillaban en su rostro ovalado de perfil delicado. Su cutis era sedoso y blanco como el marfil, y su pequeña nariz respingona lucía su única imperfección, una mácula de finas pecas. Su máximo don era la exuberante melena de pelo cobrizo.
De cabello castaño y ojos azules, Miley era de estatura mediana, unos centímetros más alta que su prima. Su atractivo era sencillamente agradable. Y para mayor abatimiento de ______, Miley no tenía pecas en el puente de la nariz. Era la viva imagen de su madre, prima segunda del conde fallecido.
—Mademoiselle —llamó el capitán Armande avanzando hacia ellas. Las dos muchachas se giraron y lo miraron mientras se acercaba.
El francés era bajo y robusto, de pelo negro y un bigote de aspecto grasiento. «Un sapo de hombre», pensó ______.
—Ahora os acompañaré a vuestro camarote —anunció el capitán Armande—. Por favor, seguidme.
—No, gracias —se negó ______—. Queremos ver Inglaterra por última vez.
—Estamos levantando el ancla para partir —insistió él.
—Pues levantadla —repuso ella—. Nosotras nos quedamos aquí hasta que nuestra tierra desaparezca de la vista.
Sin disimular su irritación, el capitán Armande giró sobre sus talones y se alejó, mascullando entre dientes algo sobre los rudos modales de los ingleses. El conde de Beaulieu, un hombre duro, no tardaría en disciplinar a esa pequeña mocosa y enderezar su actitud grosera. Al menos así lo esperaba el capitán


comenten.... muaaaaaaaaa... kiss kiss



Última edición por Fer.Joseph.Danger.2148 el Mayo 9th 2010, 10:34, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 11th 2010, 12:13

1/2
Las muchachas se volvieron hacia la costa y fijaron la vista en las figuras que empezaban a alejarse de la playa. ______ suspiró. Al parecer, su madre no iba a esperar a que el barco desapareciera en el horizonte.
—¿Crees que caeremos? —preguntó ______. Le ponía de buen humor mortificar a su prima.
—¿Que caeremos del barco?—preguntó Miley, confundida.
—No.
—¿Que caeremos de dónde?
—Del fin del mundo —presagió ______ con expresión solemne—. ¿Sabes nadar?
—No; ¿y tú?
______ negó con la cabeza y dijo:
—Supongo que eso quiere decir que no podremos abandonar el barco antes de que se precipite al fin del mundo.
Miley palideció y su voz subió de tono, alarmada.
—Entonces ¿crees que existe la posibilidad...?
______ se echó a reír, un sonido dulce y melodioso que atrajo la atención de los marineros franceses.
—No seas tonta, Miley. El mundo es redondo, no plano. Además, mi madre llegó de Francia.
—La condesa cruzó el Canal, pero nosotras navegaremos dando la vuelta entera hasta entrar en ese mar.
—El Mediterráneo —dijo ______—. Confía en mí, prima. No hay ningún fin del que caerse.
—¿Y tú cómo lo sabes? —preguntó Miley, aliviada pero poco convencida.
—El tutor de Richard nos explicó el tema en una de sus lecciones —le explicó ______.
Miley se relajó, pero preguntó:
—¿Y él cómo lo sabe?
Antes de que ______ pudiera responder, el capitán Armande estaba de nuevo junto a ellas.
—Mademoiselle, insisto en que vayáis a vuestro camarote ahora mismo. Vuestra presencia en cubierta distrae a mis hombres.
—Mi querido capitán Armande —empezó ______, fingiendo un aire arrogante—. Yo soy lady ______, no mademoiselle. Y mi doncella y yo bajaremos cuando lo consideremos oportuno, no antes. ¿Acaso no soy yo la futura condesa de Beaulieu? ¿Acaso no sois un empleado de mi prometido, el conde de Beaulieu? Absteneros pues de darme órdenes a mí, vuestra futura señora.
Reprimiendo el impulso de abofetearla, el capitán Armande frunció el ceño y se alejó sin decir palabra. ______ guiñó el ojo a Miley, que reprimió una risilla nerviosa.
—Perdona que me haya referido a ti como mi doncella —se disculpó ______—. Dios mío, aborrezco a los franceses. Excepto a mi madre, claro.
—Jamás habías conocido a un francés hasta subir a este barco —le recordó Miley.
______ sonrió.
—Es verdad, pero ha sido un odio a primera vista.
—Deberías mostrarte cortés con los paisanos de tu prometido. Al fin y al cabo, pronto serán tus paisanos —señaló Miley—. Además, la reina se ha portado bien contigo. Podría haberte enviado a una tierra de bárbaros como hizo con tus hermanas.
______ pensó en sus hermanas, Selena en Irlanda y Demetria en Escocia. Encogió los hombros y musitó:
—Mis hermanas han tenido algo que la Francia civilizada no puede ofrecer.
—¿Qué cosa? —inquirió Miley.
—Aventura.
Miley puso los ojos en blanco.
—¿Quién, si no yo, está hecha para la aventura? —preguntó retóricamente ______—. Ya sabes que he aprendido a usar las armas con mi hermano y que soy capaz de defenderme sola.. Pero ¿acaso me dan la oportunidad de enfrentarme a un desafío? ¡No! La reina me envía a la vieja y remilgada Francia donde mi único provecho será engendrar un heredero para el desagradable conde de Beaulieu.
—Bueno, yo estoy agradecida de ir a un país civilizado —insistió Miley—. Y el conde es un hombre de aspecto elegante. Déjame ver su miniatura. ¿Lo tienes ahí?
______ buscó bajo su capa de viaje de lana oscura y sacó la miniatura del bolsillo de su blusa. Señora y doncella estudiaron la imagen pintada del rostro del noble francés.
Savon Fougere, conde de Beaulieu, con sus treinta años, las miraba fijamente desde la miniatura. Su pelo castaño rojizo iba a tono con el bigote que le crecía bajo una nariz larga y puntiaguda. Su cara era delgada y sus ojos oscuros, casi negros. La expresión del conde era la de un hombre con una pica metida en el trasero.
—Es un hombre apuesto —mintió Miley, ocultando la repugnancia que le producía su aspecto—. Estoy convencida de que el pincel del artista no le ha hecho justicia. Es imposible que pincel y lienzo puedan captar la naturaleza de un hombre.
—Fougere parece una comadreja —repuso ______ secamente—. Y no pueden gustarme esos ojos fríos de serpiente. Parece un hombre carente de emociones tiernas.
—No te equivoques al juzgar el carácter de un hombre por su aspecto—aconsejó Miley.
—Si no es de mi agrado, haré lo que hizo Demetria... me escaparé.
-Lady ______ —llamó el capitán Armande,, acercándose a ellas—. Como capitán de este navío, le digo que es hora de bajar. —Nunca, ni en sus sueños más inverosímiles, había pensado hacer de niñera de un par de jóvenes inglesas. ¿Y quién habría imaginado que conseguirían irritarlo tanto?
______ miró hacia la orilla, pero sólo vio las aguas del Canal. Inglaterra se había esfumado. ______ sintió un pánico repentino, pero luego encogió los hombros y dijo:
—Muy bien. Adiós, Inglaterra.
Al volverse ambas para seguir al capitán, Miley tocó el brazo de ______.
—¿Crees que alguna vez volveremos a ver Inglaterra? —susurró con tono esperanzado.
______ miró a su prima de reojo y torció los labios con gesto vivaracho.
—Si me siento insatisfecha con el conde, te aseguro que sí —respondió, y luego lanzó un suspiro afectado—. Me temo que el camino de regreso a Inglaterra será largo.
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
barbiiie<3
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 200
Fecha de inscripción : 22/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 11th 2010, 12:42

new reader..amoo tus noves..osea nooo inventes cuuantas tiiens haha ??
Volver arriba Ir abajo
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 11th 2010, 14:22

enserio... mmm tengo... mmm... dejame nombrartelas...

-EL COMIENZO DEL FIN...
-UN AMOR OCN OBSTACULOS...
-DE NADATICA A JONATICA...
-SEXUAL FREAK...
-LOS RECUERDOS...
-MI DROGA ERES TU...
-ESCLAVOS DE DESEO...
-ENAMORADA DE MI TIO...
-MAS ALLA DE LA ATRACCION...
-MINI HISTORIAS HOT`S...(LA CUAL ESTA ALGO ABANDONADA.... HOY SUBO)
-PECADOS PATERNOS...(YA LA TERMINE)
Y ESTA EZCLAVISADA... JEJEJE

12 NOVELS.... WOW... TENGO DEMACIADAS... JAJAJAJAJAJA
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
barbiiie<3
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 200
Fecha de inscripción : 22/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 11th 2010, 15:22

Ö yoo tengoo soloo una y apenas puuedoo haa
Volver arriba Ir abajo
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 11th 2010, 16:28

hahahaha.... yo casi me muero con tantas pero es divertido jajajaja
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
mistica2
Forista!


Cantidad de envíos : 77
Fecha de inscripción : 23/03/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 12th 2010, 21:07

siguelaaaa me encanto la nove
Volver arriba Ir abajo
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 12th 2010, 21:20

1/3

El capitán Armande abrió la puerta y las invito a ocupar su camarote.
—Éste será vuestro hogar durante la travesía —anunció.
El camarote, ligeramente más grande que el establo de un caballo, era desolador, y sólo una diminuta portilla permitía la entrada del sol. Un camastro decrépito se ceñía a la pared bajo la portilla, y frente al camastro había sólo una mesa destartalada. Los baúles que contenían sus pertenencias estaban amontonados en un rincón del camarote. Formando ángulo recto con el camastro, colgaba una pieza de lona sujeta por cuerdas a ambos lados.
—¿Qué es esto? —preguntó ______, sentándose encima con un salto poco femenino. Se sorprendió al ver que se balanceaba de un lado a otro.
La expresión del capitán Armande se enterneció y sus labios se torcieron en algo parecido a una sonrisa.
—Se llama hamaca —explicó—. Vuestra doncella puede dormir en ella.
—Yo dormiré en la hamaca —decidió ______, fijándose en la expresión horrorizada de su prima—. Parece más cómoda que ese camastro.
—Durante el viaje, vos y vuestra doncella tenéis permiso para subir a cubierta a tomar el aire entre las dos y las cuatro, todas las tardes —les informó el capitán Armande—. Los hombres se alojan sotacubierta, donde vuestra presencia está terminantemente prohibida. Y vuestras comidas se os servirán aquí. ¿Alguna pregunta?
—¿Dónde comeremos? —preguntó ______, y sus ojos refulgieron de indignación al clavarse con dureza en el francés—. No hay sillas.
—Podéis acercar la mesa hasta el camastro. —Con la esperanza de sofocar la vena rebelde que reconocía en la joven inglesa, el capitán Armande compuso su expresión más severa—. Toda infracción de estas reglas será considerada un motín.
—¿Somos huéspedes del conde o sus prisioneras? —lo desafió ______.
—Lady ______, estas reglas garantizan vuestra seguridad —aseveró el capitán, y se volvió para salir.
-¿Capitán Armande? —La voz de ______ lo detuvo. Al volverse, ella le sonrió con todo el encanto de que era capaz—. Beaulieu se encuentra en el Mediterráneo y goza de buen clima todo el año, pero aparte de eso, no sé nada de mi nuevo hogar. ¿Puede contarme algo más?
—Me necesitan en cubierta y no tengo tiempo –se excusó él, y abrió la puerta para marcharse.
-¿Por qué no ha viajado a Inglaterra el conde mismo para recoger a su novia?
El capitán Armande se volvió.
—El conde no suele darme explicaciones. Además, un hombre poderoso como él tiene muchos enemigos. No le conviene dejar Beaulieu.
—¿Fougere es un cobarde? —preguntó ______.
Miley contuvo la respiración. El capitán Armande salió sin más y cerró de un portazo al salir.
—¿Cómo te atreves a expresar un pensamiento tan vil? —protestó Miley.
______ contempló la expresión horrorizada de su prima y sonrió.
—Si parece una comadreja y actúa como una comadreja, entonces es una comadreja.
Vientos favorables llevaron a La Belle Beaulieu por el estrecho de Dover y luego por el canal de la Mancha hacia el Atlántico y luego a alta mar. A pesar de los amenazadores nubarrones, ______ saltó de su hamaca al oír las campanas que anunciaban la hora. —Son las dos —declaró ______, resintiéndose ya de su encierro—. Vamos.
—¿A cubierta? —preguntó Miley, mirando por la portilla—. El cielo amenaza tormenta.
—Un poco de agua jamás ha hecho daño a nadie —replicó ______, echándose la capa por encima de los hombros—. ¿Vienes o no?
Miley tenía el deber de acompañar a ______. A regañadientes, cogió la capa y siguió a su prima.
—Regresad a vuestro camarote —gritó el capitán Armande en cuanto aparecieron en cubierta.
______ se volvió y se encontró de cara con el francés.
—Dijisteis que teníamos permiso para tomar el aire entre las dos y las cuatro.
—¡El tiempo no lo aconseja! —vociferó el capitán, y en ese momento empezó a llover.
—Maldito imbécil —masculló ______, y corrió a refugiarse con su prima en el camarote.
El día siguiente amaneció con un sol cegador. Aquel día no habrían inclemencias climáticas que pudieran estropearles la salida.
A las dos en punto, ______ y Miley se presentaron en cubierta. En lugar de disfrutar del esplendor de los cálidos rayos de sol, ______ se dirigió hacia el desdichado capitán francés.
—Es repugnante e intolerable tener que lavarse con agua de mar —le reprochó—. Mi doncella y yo exigimos un alojamiento mejor.
El capitán Armande no le prestó atención y se alejó.
El buen tiempo también favoreció su tercer día en alta mar. Esta vez ______ volvió a quejarse.
—Comer a una mesa destartalada y sentada en el borde de un incómodo camastro, me está quitando el apetito.
De nuevo, el capitán Armande la ignoró.
Dos días después, La Belle Beaulieu atravesó el estrecho de Gibraltar y se adentró en el Mediterráneo; luego cambió de curso y navegó hacia el nordeste rumbo a la costa de Francia. Una brisa cálida, suave como la caricia de un amante, deleitó a ______ y a Miley. El sol les calentaba el rostro y sus rayos danzaban sobre el agua, cambiando el color del mar de azul oscuro a verde.
—Tal vez tenga un temperamento agradable —sugirió Miley mientras las dos muchachas escudriñaban la miniatura del conde.
—¿Acaso te parece la cara de un hombre de buen carácter? —contestó ______, mirando a su prima y arqueando una perfecta ceja cobriza—. Si Dios, en Su misericordia, tiene intención de intervenir, será mejor que se dé prisa.
—Pero si ni siquiera has conocido todavía al conde —comentó Miley—. Dale una oportunidad.
______ soltó un gemido.
—-¿Qué te pasa? —preguntó Miley.
—Casarme con el conde significa que estaré obligada a dormir junto a él todas las noches y someterme a sus deseos. No hay palabras para un futuro tan repugnante. Ay, ¿por qué la reina no me habrá mandado casar con un hombre apuesto?
—Me había olvidado de eso —dijo Miley.
______ sonrió de oreja a oreja, inesperadamente, y su sonrisa resplandeció como el sol sobre el Mediterráneo.
—Antes de que lleguemos a Beaulieu, se me ha de ocurrir algo que me convierta en una criatura totalmente indeseable para el conde. Espero que se ponga enfermo al verme las pecas.
Miley observó el rostro exquisitamente hermoso de su prima. Con pecas o sin ellas, ______ era una belleza. No había ninguna posibilidad de que el conde sintiera repugnancia hacia ella. A menos que...
—Puede que Dios decida intervenir —aventuró Miley—. Quizá el conde prefiera los hombres antes que la compañía de las mujeres.
—¿Qué? —______ se escandalizó.
—Algunos hombres son así —insistió Miley—. Se lo oí decir a varios hombres de armas de tu hermano.
______ se echó a reír.
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
PameeJB
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 726
Localización : nicklandiia
Fecha de inscripción : 26/01/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 14th 2010, 16:17

siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 15th 2010, 19:46

1/5



Pero al día siguiente no reía, después de pasar la noche en vela tendida en la hamaca. Ni siquiera el sol pudo levantarle el ánimo.

—Es insufrible dormir en un artilugio que se balancea de un lado a otro con cada uno de mis movimientos —agasajó ______ al francés.

El capitán Armande la ignoró.

A las dos en punto del día siguiente, ______ y Miley subieron a cubierta. En el rostro de ______ se leía «Basta» mientras escudriñaba la cubierta en busca del capitán. Soportar un día más en aquellas condiciones era inaceptable. Tal vez las lágrimas templarían un poco la actitud del capitán.

Seguida de su prima, ______ buscó por todas partes, pero no encontró al capitán. Al pasar junto a un marinero, ______ le preguntó en francés:

—Por favor, ¿dónde está el capitán Armande?

El marinero sonrió y se encogió de hombros. Al preguntar a los demás marineros, varios le dieron la misma respuesta.

A las cuatro, cuando estaban a punto de bajar, Miley atisbo al capitán pero no dijo nada. Al parecer, el capitán Armande, harto de escuchar a su prima, finalmente había decidido esquivarla.

______ se sentía como una prisionera maltratada, y sus reflexiones sobre su prometido no eran ni amables ni cariñosas. Cuando por fin lo conociera, Savon Fougere iba a tener que escuchar algunas cosas bastante crudas.

A última hora de la mañana del octavo día de su viaje, ______ decidió que ya no aguantaba más estar encerrada. ¿Acaso no era ella la futura condesa de Beauheu? Podía ir donde quisiera y a la hora que quisiera.

______ se levantó de la hamaca donde había estado sentada, meditando obsesionada desde el desayuno. Con una expresión terca pintada en la cara, se dirigió con paso firme hacia la puerta.

—¿Adónde vas? —preguntó Miley, levantando la vista de su labor.

—A cubierta.

-No puedes. Aún no ha llegado la hora.

______ miró a su prima por encima del hombro y arqueó su perfecta ceja cobriza— ¿Ah, no? Fíjate en esto.

Hizo ademán de abrir el pestillo de la puerta.

—¡Aaay!

Algo chocó contra el costado del barco con tal fuerza que el impacto hizo que ______ se precipitara por el camarote hacia el camastro. Con un grito, cayó encima de su prima.

______ le tapó la boca a Miley para sofocar su chillido, y le ordenó:

—Escucha.

Oyeron ruidos alarmantes que provenían de cubierta. Gritos de hombres y el chasquido de espadas que chocaban llegaron a sus oídos.

—¿Qué... qué es esto? —preguntó Miley.

—Nuestra aventura.

—¿Qué quie... res decir? —balbuceó Miley, asustada.

—Suena como si nos estuvieran atacando —respondió ______—. Aunque estoy segura de que no hay de qué preocuparse.

—¿Atacando?

—¡Chist!

______ se llevó un dedo a los labios pidiendo silencio, se levantó del camastro y se abalanzó sobre el baúl que había en un rincón del camarote. Tras hurgar en el interior unos minutos, ______ sacó un puñal de mango incrustado con joyas, un regalo de su hermano. Se incorporó y se apresuró hacia la puerta. ¡Ojalá su madre no le hubiera prohibido llevarse la espada!

—¿Adónde vas? —inquirió Miley.

—A cubierta, a ver qué pasa.

—No me dejes aquí —gimió su prima.

—Vamos, pero quédate detrás de mí —dijo ______—. Y pase lo que pase, no me cojas el brazo. ¿De acuerdo?

Miley asintió con la cabeza.

______ entreabrió la puerta y echó un vistazo al exterior. Luego, pegadas a la pared, avanzaron lentamente por el pasillo hacia las escaleras. En cubierta, un hombre lanzó un grito agonizante, y luego todo quedó en silencio.

Miley gimió.

—¡Chist!

Con ______ a la cabeza, subieron las escaleras y salieron a cubierta. Ambas se quedaron atónitas a la vez.

Un gigante de hombre, plantado con más de dos metros de altura, les bloqueaba el camino. Era el hombre de aspecto más cruel que habían visto en sus vidas, un pirata de pelo en pecho con bombachos negros y botas de cuero negro. Su melena oscura le caía a lo largo del cuello y lucía una barba bien recortada. Llevaba en su enorme mano una espada curvada, algo que ______ no había visto jamás.

—Apartaos —advirtió ______, agitando su pequeño y ridículo puñal—. Si apreciáis vuestra vida, no os acerquéis más.

El gigante sonrió y levantó la mano en un gesto de sumisión, luego se giró y bramó por encima del hombro:

—¡Kapudan!

______ se atrevió a echar un vistazo alrededor. La cubierta estaba sembrada de marineros franceses muertos o moribundos. El capitán Armande, custodiado por dos piratas de aspecto feroz, permanecía a cierta distancia, mirando cómo trasladaban su cargamento al otro barco.

______ volvió a fijarse en el gigante justo cuando él se disponía a cogerla aprovechando que estaba distraída. Ella soltó un grito haciendo acopio de toda su furia y le amenazó con el puñal.

—¡Kapudan! —vociferó el gigante. Esta vez no sonreía.

Riendo ante la increíble imagen de una mujer diminuta manteniendo a raya a su segundo de a bordo, el joven capitán de los piratas se acercó a ellos. De veintitantos años, el capitán era alto, de hombros anchos y cintura estrecha. Su afeitada cara estaba bronceada de estar expuesta a todo tipo de climas.
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 15th 2010, 19:47

2/5



—¿Qué tenemos aquí? —dijo el capitán en francés, con los ojos negros chispeantes ante la inesperada diversión.

—No es asunto vuestro —acotó ______ en francés.

—¿Sois francesa? —preguntó.

—No.

—Entonces ¿qué sois?

—Lo que yo sea no es asunto vuestro —afirmó ______.

Hechizado por su tempestuosa belleza, el capitán sólo pudo sonreír ante su audacia. El cabello exuberante de la mujer iba a tono con su fogoso temperamento y espíritu intrépido.

—Yo soy Nick ed-din, conocido por mis enemigos como el Hijo del Tiburón —se presentó el capitán—. Soy nieto del célebre Khair ed-din, también llamado Barbarroja.

—¿Barba qué? —preguntó ______, sin dejarse impresionar.

El capitán y su gigante se miraron, divertidos.

—¿Y vos sois...?—insistió Nick.

______ se irguió hasta plantarse frente a él con su metro cincuenta de estatura, y respondió en inglés:

—Yo soy ______ Elizabeth Devereux, prima de Isabel Tudor, reina de Inglaterra.

—Sois una flor única y exquisita a punto para ser desflorada —observó Nick en inglés, sorprendiendo a la muchacha. Le ofreció la mano, diciendo—: Venid. Os acompañaré a mi barco.

—Una rosa inglesa tiene espinas que pinchan —advirtió ______, agitando el puñal ante el pirata—. Guardad vuestra distancia.

—No irrites al señor —susurró Miley a sus espaldas—. Los turcos tienen fama de peligrosos.

—¿Quién se esconde detrás de vos? —preguntó Nick.

—Mi prima Miley.

—¿Cómo estáis, milord? —preguntó Miley, echando una mirada furtiva a espaldas de su prima—. Es un placer conoceros.

—El señor no viene de visita social —reprendió ______ a su prima.

«Dos bellezas para añadir a su colección», pensó Nick, y se regocijó. Dio un paso hacia ellas.

—Deteneos —gritó ______, amenazándolo con el puñal—. No me da miedo usar este puñal...

Con un movimiento rápido y repentino, Nick hizo saltar el puñal de su mano de una patada, y éste resbaló por la cubierta.

—El puñal ha desaparecido, hermosa princesa —dijo, acercándose a ella—. ¿Y ahora qué haréis?

—Este barco pertenece a mi prometido —anunció ______—. El castigo del conde de Beaulieu será cruel.

A Nick se le borró la sonrisa. Ahora era ______ quien sonreía, satisfecha con el resultado de su amenaza.

—Rashid —ordenó el capitán, haciendo un gesto con la cabeza hacia el gigante. Su segundo de a bordo sacó a Miley de detrás de ______ y la sujetó con su puño de acero.

Con aire tranquilo, Nick rodeó a su hermosa e irascible cautiva y la miró de arriba abajo, de modo que ______ se sintió como un caballo al que querían comprar. Una belleza única, decidió, pero la identidad de su prometido cambiaba la situación por completo. Nick no se podía quedar con ella cuando conocía a otro que la querría aún más. Pues bien, la prima era un bonito pajarillo que lo consolaría adecuadamente.

—¿De veras sois la prometida de la comadreja? —inquirió Nick, deseando haber oído mal.

—El conde de Beaulieu no es ninguna comadreja —recalcó ______, indignada.

—Por lo visto, no conocéis a ese hombre —contestó Nick, y luego exclamó—: ¡______ Elizabeth Devereux, os reclamo en nombre de Joe Beg, príncipe del Imperio otomano!

—Las personas no son propietarias de sus semejantes —aseveró ______.

—Por supuesto que sí —la corrigió Nick—. Los amos son los propietarios de sus esclavos, ¿no es así?

______ irguió el mentón.

—En Inglaterra no tenemos esclavos —le informó—. Nuestros sirvientes son hombres y mujeres libres.

—Ya no estáis en Inglaterra, jovencita —le recordó Nick, arqueando una ceja oscura con gesto enérgico.

Sin esperar a que ella respondiera, se dirigió a sus hombres, que contemplaban la escena—: ¡Seguid descargando la mercancía! —Se volvió hacia ______ y le ordenó—: Ahora vendréis conmigo.

—Ni hablar.

-El destino de estos bárbaros no será una visión grata para los ojos de una delicada doncella —le previno Nick, prefiriendo la razón a la fuerza bruta cuando trataba con mujeres—. Os llevaré a vos y a vuestra prima a mi barco, donde estaréis a salvo.

—No —se empecinó ______, ignorando lo que iba a suceder.

—¿Preferís ser testigo de la justicia de la armada imperial? —amenazó Nick.

—Querréis decir, piratas imperiales.

Nick se encogió de hombros. La belleza inglesa se avendría a razones en cuanto cayera el primer infiel. Se volvió e hizo un gesto con la cabeza en dirección de los hombres que custodiaban al capitán francés.

Uno de ellos retrocedió unos pasos mientras el otro alzaba una cimitarra. De un limpio y rápido movimiento, el capitán Armande perdió la cabeza.

Horrorizada y aturdida, ______ clavó la mirada en la cabeza cercenada. Nublados por el espanto, el brillo de sus ojos esmeraldas se apagó.

—Papá... —murmuró, y se desmayó. Preparado para esa reacción, Nick la sostuvo y la posó suavemente sobre la cubierta.

Repentinamente, Miley hundió la rodilla en la entrepierna del gigante y consiguió soltarse aprovechando que éste se doblaba sorprendido por el dolor. Se precipitó hacia su prima, que yacía desvanecida. Furiosa, Miley se ensañó con el capitán pirata.

—Mirad lo que habéis hecho. Sus pesadillas me desvelarán durante un mes.

Nick miró a su subordinado y ordenó con voz seca.

—Deja de sonreír, Rashid. Yo llevaré a la joven y tú ocúpate de este pajarillo.

Nick cogió a ______ en brazos, se la echó sobre el hombro y empezó a bajar por la pasarela. Por su parte, Rashid cogió a Miley, la puso bruscamente sobre su hombro, y siguió a su capitán.
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 15th 2010, 19:48

3/5



Cuando abrió los ojos, ______ vio a Miley, que estaba inclinada sobre ella, mirándola fijamente. La preocupación que ensombrecía la expresión de su prima se trocó en cieno alivio.

—¿Cómo te sientes? —preguntó Miley.

—Mejor que el capitán Armande, sin duda.

Miley sonrió. Si su prima podía decir bromas morbosas, es que ya se sentía mejor.

Sin moverse, ______ escudriñó el lugar donde estaban. El camarote, iluminado por la luz tenue de una lámpara de petróleo y por el sol que se filtraba por dos portillas, era más espacioso que el estrecho cuartucho del barco del conde, lo bastante grande para una cama de verdad además de una mesa de aspecto recio y dos sillas. De un lado había cojines de colores llamativos diseminados por el suelo. ______ no alcanzaba a ver más allá.

—Deja que me levante —dijo ______. Echo un vistazo al camarote, y luego observó—: Por lo visto, ser prisionera del turco es un lujo mayor que ser huésped de Fougere.

Miley hizo una seña para indicar los baúles apilados en un rincón del camarote.

—Incluso nos han traído nuestras pertenencias.

—No seas ingenua —dijo ______, torciendo el gesto—. Nuestros enseres son botín de los piratas. Estos malditos codiciosos no nos dejarán nada.

De repente-se abrió la puerta de par en par. Nick llenó el umbral con su porte, y luego entró con aire tranquilo.

—Veo que os habéis recuperado —dijo en francés, más cómodo con esa lengua que con el inglés.

—¿Qué ha ocurrido con el barco y la tripulación del conde?—inquirió ______.

—La violencia os causa malestar —replicó Nick—, y yo nunca cometo el mismo error dos veces. Hablemos de cosas más agradables, mi princesa.

—Yo no soy vuestra. Como os he dicho antes...

—Como os he dicho yo antes —la interrumpió él—, sois mía por obra de mi abordaje.

—Mi prometido pagará un generoso rescate a cambio de mi libertad —sentenció ______.

—No habrá rescate —replicó Nick.

—Pero...

—El precio que gustéis imponeros no alcanzaría nunca vuestro auténtico valor.

—Escuchadme... —empezó ______, mirándolo con rabia.

—Silencio —rugió Nick. Aquella delicada flor inglesa era exquisita pero exasperante. Si su amigo Joe no la mataba primero, ésta era capaz de doblegar el escudo que protegía su corazón.

—Mi camarote es vuestro —dijo Nick—. Poneos cómodas. Recordad, huir es imposible. No hay a donde ir. Naturalmente, apostaré guardias en la puerta.

—No hará falta —repuso ______ con dulzura—. Nunca se nos ocurriría complicaros aún más vuestra vil y bastarda existencia.

Nick sonrió con paciencia, pensando que la bella inglesa había optado por el juego infantil de las pullas. Estaba atrapada y lo sabía. ¿Qué otra cosa podía hacer sino intentar herirlo con la lengua?

—¿Las jóvenes inglesas juegan al ajedrez? —preguntó él—. Esta noche podríamos entretenernos con una partida.

—Antes jugaría con una víbora —declaró ella, airada por la indiferencia del pirata ante sus insultos.

—Por lo visto, Joe tendrá que enseñaros buenos modales —dijo Nick, dirigiéndose hacia la puerta.

—¿Qué es un Joe? —inquirió ______.

Nick se detuvo, y su rostro se ensombreció. Con tono amenazador, contestó:

—Joe es la Espada de Alá. —La puerta se cerró a su espalda.

—Ay, Dios mío —gimoteó Miley—. Por el amor de Dios, ¿ qué será la espada de Alá?

—No te preocupes por eso —la tranquilizó ______, con fingida seguridad—. Tenemos que preparar nuestra huida.

—¿Preparar nuestra huida? —chilló Miley—. ¡Es tamos en medio del maldito mar! ¡No tenemos a donde ir!.

-La vulgaridad no te sienta bien —la riño ______— Además, una doncella no le grita a su señora.

—Sí le grita cuando la señora pone en peligro su vida.

______ jamás había visto tan enfadada a la buena de su prima. Era sin duda un cambio agradable.

—Es todo por tu culpa —dijo Miley.

—¿Culpa mía?

—Bueno, eres tú la que quería una aventura.

—Tranquilízate —dijo ______—. Cuando lleguemos allá donde nos lleven, escaparemos. Confía en mí y yo te llevaré a casa.

—¿A casa? —repitió Miley—. ¿A Inglaterra?

-Sí, he decidido no casarme con esa comadreja.

—Pero la reina...

—Ya nos ocuparemos de la reina —replico ______—. No se bebe una bota de vino de un solo trago, ¿verdad? Se bebe poco a poco.

—Huir de un barco lleno de turcos es imposible —balbuceó Miley, sentándose en el borde de la cama junto a su prima— ¿Cómo puedes estar tan relajada en esta situación?

—Porque ya no tendré que acostarme con la comadreja —respondió ______.

—En la vida hay cosas peores que casarse con un hombre desagradable —observó Miley.

______ la miró de soslayo.

—¿Así que al final estás de acuerdo en que el conde es una comadreja?

-Acostarse con una comadreja es preferible a ser esclava de un turco hereje —sentenció Miley—. Jamás volveremos a Inglaterra.

______ se levantó y cruzó el camarote en dirección a su baúl de viaje. Se hincó, revolvió en el interior y sacó otro puñal, luego regresó a la cama y lo escondió debajo de la almohada.

—Le tenderemos una emboscada al próximo turco que pase por esa puerta —resolvió ______, sentándose—. Lo único que tenemos que hacer es tener un poco de paciencia y esperar.
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 15th 2010, 19:49

4/5



______ se recostó en la cama. El alivio y la incertidumbre se batían en su interior. Al cabo de un rato, consiguió liberarse de sus contradictorias emociones gracias al sueño. A su prima, en cambio, la desveló el miedo.

Miley se acercó a una de las portillas. Allí estuvo largo rato, contemplando los rayos del sol que jugueteaban sobre la cresta de las olas. Más allá del barco sólo había agua. Aunque ______ consiguiera capturar a uno de los turcos, sería imposible escapar.

—Papá... —murmuró ______ en su sueño.

Miley se dio la vuelta y la miró.

—Papá... —volvió a gemir ______, enroscándose como un bebé y sollozando.

Miley cruzó el camarote y sacudió a su prima.

—Despierta, es sólo un sueño.

______ abrió los ojos, los enfocó en su prima y se incorporó.

—Papá está muerto por culpa mía —susurró con pesar.

—Eso no es verdad —aseguró Miley, sintiendo que el dolor de su prima le atenazaba el corazón.

—No dejo de pensar; si hubiera...

—Lo hecho, hecho está —interrumpió Miley—. Concéntrate en cómo vas a salvarnos de estos herejes.

______ asintió con la cabeza. Había examinado una y otra vez los horripilantes hechos de aquel fatídico día. En incontables pesadillas y reflexiones se repetía la sangrienta escena del asesinato de su padre. Había llegado incluso a aprender el manejo de las armas con su hermano, pero su habilidad con los puñales y las espadas había llegado demasiado tarde para salvar a su padre

-Viene alguien —susurró Miley, oyendo el ruido de botas por el pasillo.

______ cogió el puñal de debajo de la almohada, cruzó el camarote de una carrera, y se apretó contra el tabique. La puerta se abrió de par en par. Un hombre portando una bandeja de comida entro y se dirigió hacia Miley. Al llegar al centro del camarote, el pirata se detuvo en seco al sentir la punta de un puñal contra su espalda

—Entrega la bandeja a mi prima —ordenó ______ en francés, con la esperanza de que la entendiera-. Luego date vuelta y llévanos ante tu capitán.

—No hará falta —sonó una voz regocijada a sus espaldas—. Aquí estoy, para serviros.

______ se quedó helada. Y sintió la punta de un puñal contra su espalda.

—Soltad vuestra arma —replico ______—, o mataré a vuestro hombre.

El capitán soltó una risilla.

—Tengo muchos hombres en este barco. Si pierdo uno no será ninguna desgracia.

—Por el amor de Dios, no irrites al turco —suplico Miley—. Nos matará.

—Daros la vuelta lentamente y entregadme vuestro puñal—ordenó el capitán.

______ lo hizo. Allí estaban, sonrientes, el capitán y su gigante.

El capitán dijo algo en turco. El hombre dejó la bandeja sobre la mesa y se dirigió a los baúles de viaje, desparramó las pertenencias de las muchachas por el suelo buscando armas. Una vez comprobó que no había ninguna, el gigante salió.

—Bon appétit —dijo el capitán con una gran sonrisa, y salió del camarote de espaldas, asegurándose de cerrar la puerta con llave al salir.

—¡Maldito imbécil! —gritó ______, lanzando una copa contra la puerta.

—Y ahora, ¿qué hacemos? —gimoteó Miley.

—Un contratiempo sin importancia —dijo ______, sentándose en el borde de la cama—. Pasaremos al siguiente plan.

—¿Y cuál es ése?

—No lo sé —admitió ______, encogiendo los hombros—. Ya se me ocurrirá algo.
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 15th 2010, 19:49

1/9



Gracias a los vientos favorables, el Saddam navegó rumbo al este y atravesó los Dardanelos hasta el mar de Mármara, donde se encontraba la casa del capitán, cerca de Gallipoli. ______ y Miley permanecieron encerradas en el camarote, y sus únicas visitas eran Nick y su segundo de a bordo, Rashid. La degradante tarea de servir las comidas a las doncellas y atender sus necesidades correspondía a Rashid. Su aspecto, intimidador por no mencionar la cimitarra que llevaba en la cintura, las animaba a colaborar.

—Mira —dijo ______ desde la portilla.

Miley dejó su labor a un lado, cruzó el camarote y miró al exterior.

—Tierra.

En la distancia, se alzaban suaves montes verdes más allá de las arenas de una playa. Salpicando aquellos montículos reverdecidos había lo que parecían tiendas de soldados y, dominándolas desde arriba, una enorme

—¿Dónde estamos? —inquirió Miley.

—No tengo ni idea. —______ cruzó el camarote y trató de abrir la puerta. Estaba cerrada con llave—. Estoy segura de que pronto lo sabremos —dijo, y se sentó en el borde de la cama.

—Quizá sea mejor no saberlo —dijo Miley, retomando su labor junto a la mesa.

La hora de la comida llegó y pasó sin que Rashid les llevara sus platos. Los ruidos de los piratas descargando el botín llegaban a oídos de ______ y Miley. A primera hora de la tarde, ya estaban muy nerviosas. Espantadas por el sonido repentino de la puerta al abrirse, ______ y Miley se pusieron tensas.

Nick entró llevando una bandeja en las manos, y les dirigió una sonrisa. Su presencia a esa hora del día hizo que ellas desconfiaran de inmediato.

—¿Estáis intentando matarnos de hambre? —preguntó ______.

—Por supuesto que no —aseguró Nick, y miró la bandeja que llevaba dos copas de cristal. Una contenía un líquido rosado, pero la otra no tenía apenas color—. Os he traído un refresco. Es una bebida hecha con zumo de frutas. La rosa sabe a pétalos de rosa y la otra está hecha con limón.

Nick entregó el zumo de pétalo de rosa a Miley y el de limón a ______.

—Bebed —insistió—. Comeréis cuando lleguemos a mi casa.

—Es amargo —comentó ______, pero sorbió otro trago. Dios, qué hambre tenía.

—El mío no —dijo Miley.

—¿Nunca habéis probado limones? —preguntó Nick, mirando por la portilla—. Son amargos.

______ dejó la copa vacía sobre la mesa y se acercó a Nick.

—¿Qué nos sucederá ahora? —preguntó.

—La casa es mía —informó Nick—. Las tiendas son de Joe. En ocasiones, insiste en vivir a la manera de sus antepasados.

—¿Y no sería más apropiada una cueva?

Nick la miró desde toda su estatura y advirtió.

—Joe es un hombre como jamás habéis conocido en vuestra vida.

—¿Qué tiene que ver Joe con Miley y conmigo? —preguntó ______, bostezando aparatosamente y estirándose, por fin relajada.

—Con Miley no tiene nada que ver —contestó, adviniendo sus gestos—, pero todo que ver con vos.

______ levantó la vista para mirarlo con ojos extrañamente borrosos, y nada le habría importado menos. Una maravillosa sensación de bienestar letárgico hizo que se mostrara indiferente.

—¿Y cómo es eso? —preguntó, al tiempo que se sentaba en el borde de la cama.

—Os voy a entregar como presente a Joe —le notificó Nick con tono formal—. Miley se quedará conmigo.

—Ya. —______ estaba demasiado amodorrada para inquietarse, y se tumbó sobre la cama.

—No podéis separarnos —chilló Miley—. ¿Cómo podremos...? —Se interrumpió—. ______, quiere separarnos...

Cuando ______ sólo se encogió de hombros, Miley se dio cuenta que pasaba algo terrible. Se precipitó sobre la cama y cogió a su prima, sacudiéndola enérgicamente.

—¿No lo has oído? —exclamó Miley—. Nos va a separar.

—Sí, lo sé —dijo ______ en medio de un bostezo—. No estoy sorda, ¿sabes?

—¿Qué le habéis dado? —inquirió Miley, volviéndose hacia el pirata.

—Esconded vuestras garras, pajarillo —repuso Nick con una sonrisa—. No he hecho más que darle a vuestra señora algo para que descanse unas horas.

En ese momento ______ cerró los ojos y se quedó dormida.

Miley se encaró con el pirata y se dispuso a protestar.

—Silencio —le ordenó Nick, interrumpiendo su desplante—. He tenido un gesto amable con vuestra señora al dejarla dormir ante lo que le espera. Sed agradecida con las pequeñas misericordias. —Tras esas palabras, abandonó el camarote y cerró la puerta con llave a sus espaldas.
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 15th 2010, 19:51

5 caps pa donce, dei, y toooooooddddddddddaaaaaaaaassssssss las q quieran leer jajajajajajajaja kisses
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 16th 2010, 08:47

atencion

hola chicas debido a q no voy a tener tiempo para seguir mis novelas voy a terminarlas de una buena vez.... lo siento mucho pero estoy muy ocupada con mis estudios y mi trabajo les subire de 5 en 5 los caps para terminar rapido... bye las amooooo muaaaa kisses
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 21st 2010, 14:54

4/5



______ se recostó en la cama. El alivio y la incertidumbre se batían en su interior. Al cabo de un rato, consiguió liberarse de sus contradictorias emociones gracias al sueño. A su prima, en cambio, la desveló el miedo.

Miley se acercó a una de las portillas. Allí estuvo largo rato, contemplando los rayos del sol que jugueteaban sobre la cresta de las olas. Más allá del barco sólo había agua. Aunque ______ consiguiera capturar a uno de los turcos, sería imposible escapar.

—Papá... —murmuró ______ en su sueño.

Miley se dio la vuelta y la miró.

—Papá... —volvió a gemir ______, enroscándose como un bebé y sollozando.

Miley cruzó el camarote y sacudió a su prima.

—Despierta, es sólo un sueño.

______ abrió los ojos, los enfocó en su prima y se incorporó.

—Papá está muerto por culpa mía —susurró con pesar.

—Eso no es verdad —aseguró Miley, sintiendo que el dolor de su prima le atenazaba el corazón.

—No dejo de pensar; si hubiera...

—Lo hecho, hecho está —interrumpió Miley—. Concéntrate en cómo vas a salvarnos de estos herejes.

______ asintió con la cabeza. Había examinado una y otra vez los horripilantes hechos de aquel fatídico día. En incontables pesadillas y reflexiones se repetía la sangrienta escena del asesinato de su padre. Había llegado incluso a aprender el manejo de las armas con su hermano, pero su habilidad con los puñales y las espadas había llegado demasiado tarde para salvar a su padre

-Viene alguien —susurró Miley, oyendo el ruido de botas por el pasillo.

______ cogió el puñal de debajo de la almohada, cruzó el camarote de una carrera, y se apretó contra el tabique. La puerta se abrió de par en par. Un hombre portando una bandeja de comida entro y se dirigió hacia Miley. Al llegar al centro del camarote, el pirata se detuvo en seco al sentir la punta de un puñal contra su espalda

—Entrega la bandeja a mi prima —ordenó ______ en francés, con la esperanza de que la entendiera-. Luego date vuelta y llévanos ante tu capitán.

—No hará falta —sonó una voz regocijada a sus espaldas—. Aquí estoy, para serviros.

______ se quedó helada. Y sintió la punta de un puñal contra su espalda.

—Soltad vuestra arma —replico ______—, o mataré a vuestro hombre.

El capitán soltó una risilla.

—Tengo muchos hombres en este barco. Si pierdo uno no será ninguna desgracia.

—Por el amor de Dios, no irrites al turco —suplico Miley—. Nos matará.

—Daros la vuelta lentamente y entregadme vuestro puñal—ordenó el capitán.

______ lo hizo. Allí estaban, sonrientes, el capitán y su gigante.

El capitán dijo algo en turco. El hombre dejó la bandeja sobre la mesa y se dirigió a los baúles de viaje, desparramó las pertenencias de las muchachas por el suelo buscando armas. Una vez comprobó que no había ninguna, el gigante salió.

—Bon appétit —dijo el capitán con una gran sonrisa, y salió del camarote de espaldas, asegurándose de cerrar la puerta con llave al salir.

—¡Maldito imbécil! —gritó ______, lanzando una copa contra la puerta.

—Y ahora, ¿qué hacemos? —gimoteó Miley.

—Un contratiempo sin importancia —dijo ______, sentándose en el borde de la cama—. Pasaremos al siguiente plan.

—¿Y cuál es ése?

—No lo sé —admitió ______, encogiendo los hombros—. Ya se me ocurrirá algo.
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 21st 2010, 14:55

1/9



Gracias a los vientos favorables, el Saddam navegó rumbo al este y atravesó los Dardanelos hasta el mar de Mármara, donde se encontraba la casa del capitán, cerca de Gallipoli. ______ y Miley permanecieron encerradas en el camarote, y sus únicas visitas eran Nick y su segundo de a bordo, Rashid. La degradante tarea de servir las comidas a las doncellas y atender sus necesidades correspondía a Rashid. Su aspecto, intimidador por no mencionar la cimitarra que llevaba en la cintura, las animaba a colaborar.

—Mira —dijo ______ desde la portilla.

Miley dejó su labor a un lado, cruzó el camarote y miró al exterior.

—Tierra.

En la distancia, se alzaban suaves montes verdes más allá de las arenas de una playa. Salpicando aquellos montículos reverdecidos había lo que parecían tiendas de soldados y, dominándolas desde arriba, una enorme

—¿Dónde estamos? —inquirió Miley.

—No tengo ni idea. —______ cruzó el camarote y trató de abrir la puerta. Estaba cerrada con llave—. Estoy segura de que pronto lo sabremos —dijo, y se sentó en el borde de la cama.

—Quizá sea mejor no saberlo —dijo Miley, retomando su labor junto a la mesa.

La hora de la comida llegó y pasó sin que Rashid les llevara sus platos. Los ruidos de los piratas descargando el botín llegaban a oídos de ______ y Miley. A primera hora de la tarde, ya estaban muy nerviosas. Espantadas por el sonido repentino de la puerta al abrirse, ______ y Miley se pusieron tensas.

Nick entró llevando una bandeja en las manos, y les dirigió una sonrisa. Su presencia a esa hora del día hizo que ellas desconfiaran de inmediato.

—¿Estáis intentando matarnos de hambre? —preguntó ______.

—Por supuesto que no —aseguró Nick, y miró la bandeja que llevaba dos copas de cristal. Una contenía un líquido rosado, pero la otra no tenía apenas color—. Os he traído un refresco. Es una bebida hecha con zumo de frutas. La rosa sabe a pétalos de rosa y la otra está hecha con limón.

Nick entregó el zumo de pétalo de rosa a Miley y el de limón a ______.

—Bebed —insistió—. Comeréis cuando lleguemos a mi casa.

—Es amargo —comentó ______, pero sorbió otro trago. Dios, qué hambre tenía.

—El mío no —dijo Miley.

—¿Nunca habéis probado limones? —preguntó Nick, mirando por la portilla—. Son amargos.

______ dejó la copa vacía sobre la mesa y se acercó a Nick.

—¿Qué nos sucederá ahora? —preguntó.

—La casa es mía —informó Nick—. Las tiendas son de Joe. En ocasiones, insiste en vivir a la manera de sus antepasados.

—¿Y no sería más apropiada una cueva?

Nick la miró desde toda su estatura y advirtió.

—Joe es un hombre como jamás habéis conocido en vuestra vida.

—¿Qué tiene que ver Joe con Miley y conmigo? —preguntó ______, bostezando aparatosamente y estirándose, por fin relajada.

—Con Miley no tiene nada que ver —contestó, adviniendo sus gestos—, pero todo que ver con vos.

______ levantó la vista para mirarlo con ojos extrañamente borrosos, y nada le habría importado menos. Una maravillosa sensación de bienestar letárgico hizo que se mostrara indiferente.

—¿Y cómo es eso? —preguntó, al tiempo que se sentaba en el borde de la cama.

—Os voy a entregar como presente a Joe —le notificó Nick con tono formal—. Miley se quedará conmigo.

—Ya. —______ estaba demasiado amodorrada para inquietarse, y se tumbó sobre la cama.

—No podéis separarnos —chilló Miley—. ¿Cómo podremos...? —Se interrumpió—. ______, quiere separarnos...

Cuando ______ sólo se encogió de hombros, Miley se dio cuenta que pasaba algo terrible. Se precipitó sobre la cama y cogió a su prima, sacudiéndola enérgicamente.

—¿No lo has oído? —exclamó Miley—. Nos va a separar.

—Sí, lo sé —dijo ______ en medio de un bostezo—. No estoy sorda, ¿sabes?

—¿Qué le habéis dado? —inquirió Miley, volviéndose hacia el pirata.

—Esconded vuestras garras, pajarillo —repuso Nick con una sonrisa—. No he hecho más que darle a vuestra señora algo para que descanse unas horas.

En ese momento ______ cerró los ojos y se quedó dormida.

Miley se encaró con el pirata y se dispuso a protestar.

—Silencio —le ordenó Nick, interrumpiendo su desplante—. He tenido un gesto amable con vuestra señora al dejarla dormir ante lo que le espera. Sed agradecida con las pequeñas misericordias. —Tras esas palabras, abandonó el camarote y cerró la puerta con llave a sus espaldas.
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 21st 2010, 14:56

Capitulo 2





El último rayo de sol se deslizó detrás del horizonte de poniente, tiñendo el cielo crepuscular de oscuros matices lilas. La Espada de Alá, ilusionado por la llegada de su huésped, salió de su suntuosa tienda y aprovechó un instante de soledad para deleitarse con la belleza del ocaso.

Joe Beg, príncipe del Imperio otomano, tenía el porte del soldado bien curtido que era. Medía algo más de metro ochenta y tenía hombros anchos y cintura estrecha. El pelo le llegaba por debajo del cuello en una espesa melena de ébano, y sus desconcertantes ojos azul cielo, heredados de su bisabuela, chispeaban en su rostro recién afeitado y bronceado. Sus rasgos cincelados casi a la perfección estaban surcados por una cicatriz que le cruzaba la mejilla derecha desde la sien hasta sus sensuales labios, dándole un halo intimidador.

Alerta siempre a lo inesperado, Joe se sentía in- cómodo cuando vestía las prendas preferidas por los otomanos. Sus exuberantes túnicas de brocado permanecían en casa, cerca de Estambul, donde se sentía seguro en su entorno. Aquella noche en particular, Joe vestía como un espléndido corsario. Llevaba bombachos blancos, botas de suave piel de cordero y una camisa blanca de algodón con mangas que se cerraban en las muñecas. Envainado en su cintura, llevaba un puñal de mango incrustado con piedras preciosas.

—Merhaba! —saludó una voz familiar—. ¡Hola!

Joe se volvió y vio acercarse a Nick y su ayudante Rashid. Los dos viejos amigos se saludaron con afecto y entraron en la tienda. Los seguían Rashid y vanos hombres del príncipe, pero permanecieron en la antecámara de la tienda. Joe entró en sus aposentos privados y le hizo un gesto a Nick para que se sentara en los almohadones junto a la mesa baja.

Uno de los hombres del príncipe sirvió una cena de cordero asado con espetón, acompañado de arroz al azafrán y pimientos. También había pepinillos, hojas de parra rellenas, melocotones e higos. Tras dejar una jarra de agua de rosas sobre la mesa, el sirviente hizo una reverencia y salió.

Nick miró a su amigo con una sonrisa maliciosa y sacó una botella de vino de debajo de su camisa. Llenó su copa de cristal y la levantó en un brindis silencioso.

Joe sacudió la cabeza.

—El Corán prohíbe terminantemente el consumo de alcohol.

—Hablas como un hombre religioso —dijo Nick—. El sultán Selim es aficionado al jugo fermentado de uva, y he sabido que le interesa invadir Chipre por sus legendarios vinos.

—No repitas lo que te voy a decir —susurró Joe—, pero hay momentos en que me pregunto si mi tío es realmente descendiente de mi ilustre abuelo.

Nick soltó una risilla.

—Kevin no es mejor.

—Mi primo está tan obsesionado con las mujeres y con el oro como su padre con el vino —reconoció Joe.

—Habrías sido un buen sultán —declaró Nick.

—Expresar esa idea se considera traición —advirtió Joe, mirando a su amigo de reojo—. Además, yo desciendo de la línea materna y soy fiel al sultán en todas las cosas, por encima de sus debilidades.

—No deseo cuestionar tu lealtad —aclaró Nick—. Sin embargo, es cierto que posees muchas de las virtudes de tu abuelo.

—A diferencia de mi abuelo, las mujeres no gobiernan mi corazón —respondió Joe—. Seres perversos por naturaleza. El sexo débil necesita una mano firme para evitar que se vuelva incontrolable.

—¿Incluso Khurrem y Denise?

—Sobre todo mi fallecida abuela y mi madre —aseguró Joe—. El tío Mustafá habría sido un gran sultán pero, como sabes, fue víctima de las maquinaciones de mi abuela. Y Denise no es mejor que su madre.

—El higo cae bajo la higuera —contestó Nick.

Joe asintió con la cabeza, y cambió de tema.

—Cuéntame de tus viajes durante mi estancia en Estambul.

—Atrapamos uno de los barcos de Fougere —anunció Nick con aire indolente.

La expresión de Joe se ensombreció al escuchar aquel nombre, y sin darse cuenta acarició la cicatriz que le marcaba la cara.

—Con el tiempo le arrancaré el corazón a esa comadreja, por lo que hizo con mi hermana y hermano.

—Y a tu cara —añadió Nick.

—Mi cara no tiene importancia.

—Hemos conseguido un botín muy valioso.

Joe miró a su amigo y arqueó una ceja.

—¿Valioso?

Nick sonrió de oreja a oreja.

—Lo verás con tus propios ojos en cuanto acabemos de cenar. He elegido un regalo especial para ti.

—El único regalo que deseo es la cabeza de la comadreja —replicó Joe—. O sus genitales.

—Te complacerá este regalo cuando lo veas —prefijó Nick—. Confía en mí.

Su conversación abordó otros asuntos relacionados con el Imperio. Cuando terminaron de comer, entraron dos hombres. Uno recogió los platos y el otro les ofreció recipientes de agua tibia perfumada para lavarse las manos y paños de lino suave para secarse. A continuación, los dos amigos se levantaron de la mesa para estirar las piernas.

—Avisa a mi hombre que ha llegado el momento —ordenó Nick a uno de los sirvientes.

Rashid regresó al cabo de unos minutos y entró en la antecámara de la tienda, deteniéndose para apartar la lona de modo que pudieran entrar los hombres de su señor. Eran cuatro y llevaban una alfombra enrollada sobre los hombros. Detrás de ellos, entraron seis guerreros de confianza del príncipe.

—¿Una alfombra? —preguntó Joe.

—El regalo está dentro. —Nick hizo un gesto con la cabeza en dirección a sus hombres.

Suavemente, dejaron la alfombra en el suelo. Entre dos la desenrollaron, hasta que el extremo de la alfombra abierta tocó la bota del príncipe.

Joe se quedó maravillado ante la mujer más bella que había visto en su vida. Ataviada con una camisola de seda transparente, ______ estaba dormida y parecía la mítica diosa del amor, sobre la que Joe había leído cuando estudiaba en la escuela principesca del palacio Topkapi. Las tentadoras curvas de su impecable cuerpo pedían a gritos ser exploradas. Nunca había visto una mujer pelirroja, y Joe no podía apartar la vista de su melena cobriza, que rivalizaba con el esplendor natural de una ardiente puesta de sol.

Hechizado por aquella belleza tendida a sus pies, Joe se arrodilló junto a ella y tocó la suavidad sedosa de su mejilla. Fue un roce leve pero las pestañas de ______ temblaron, se abrieron y revelaron unos sobrecogedores ojos esmeralda.

______ lo miró aturdida.

Joe sonrió al ver su expresión confundida.
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 21st 2010, 14:59

2/2



Cuando logró enfocar la vista, ______ se encontró mirando directamente a un desconocido de cabello oscuro y ojos azules. Una horrible cicatriz mancillaba lo que habría sido un rostro de un atractivo insólito. Al cabo de un instante se fijó en Nick, de pie junto al otro hombre, y entonces se dio cuenta de que estaba casi desnuda. Con un rápido movimiento, ______ se apoderó del puñal que llevaba Joe en la cintura y se lo puso contra el cuello, cogiéndolos por sorpresa a todos.

—Levantaos —ordenó en francés.

En el rostro asombrado del príncipe se traslucía la indignación. Con las manos abiertas, Joe se puso en pie lentamente. En realidad no le tenía miedo, pero pensó que la mano le temblaba tanto que podía herirlo sin darse cuenta.

______ hizo caso omiso de los calambres que sentía en sus piernas temblorosas al incorporarse con esfuerzo, mareada aún por el somnífero que le habían dado. Con la mano derecha sostenía el puñal; con la izquierda intentaba en vano ocultar su desnudez.

Joe y ______ se miraron a los ojos largo rato. Él parecía anonadado; ella temblaba de miedo.

Fue entonces que ______ sintió el frío del acero punzándole la espalda, y se quedó rígida. Sin mover un solo músculo, miró a izquierda y derecha. Le rodeaban seis hombres que empuñaban puñales. Un recuerdo aterrador se apoderó de ella y se le nubló la visión.

—¡No! —gritó, y se desmayó. El puñal cayó sobre la alfombra.

Joe sostuvo a ______ antes de que cayera y la llevó a su cama, la cubrió con una manta y se sentó a su lado. Por encima del hombro, ordenó a los demás que se marcharan. Sólo Nick se quedó.

—Es salvaje como una yegua sin domar —dijo Joe con voz maravillada.

—Y malhumorada como un camello —añadió Nick.

—¿Qué es?

—Inglesa.

—Tienes razón, es un regalo muy singular —convino Joe—, pero no me hace falta una mujer indomable.

—Yo no he dicho que sea indomable —observó Nick—. Es una mujer muy especial.

—¿La atrapaste en el barco de Fougere?

Antes de que Nick pudiera responder, ______ volvió en sí. Abrió sus ojos verdes y los clavó en su captor.

—¿Cómo te sientes? —inquirió Joe en francés.

Procurando cubrirse el escote de los senos, ______ se incorporó y preguntó:

—¿Quién sois? ¿Por qué necesitáis un ejército para subyugar a una mujer sola?

—Veo que te sientes mejor. —Joe alargó el brazo y rozó con los dedos la suavidad sedosa de su ruborizada mejilla, y murmuró:

—Suave... hermosa.

______ le apartó los dedos de un manotazo.

Joe frunció el ceño, irritado.

—Mi prometido pagará... —empezó ______.

—No tienes prometido —la interrumpió Joe—. Me perteneces y olvidarás tu vida anterior.

—Yo me pertenezco a mí misma —protestó ______, que no daba crédito a lo que oía Su indignación superna su temor, y agregó-: El conde de Beauheu os cortará en rebanadas.

Sus palabras provocaron en el una reacción inmediata, pero no la que ella esperaba. Su expresión se ensombreció bajo un velo amenazador ya cicatriz que le marcaba la mejilla derecha se tornó blanca, una señal evidente de ira.

Aquella siniestra transformación provocó, a su vez, una reacción en ella: al darse cuenta de que había llevar do las cosas demasiado lejos, palideció y se echo a temblar. ¡Dios santo! ¿Es que nunca aprendería a tener la boca cerrada?

—¿El conde de Beaulieu? —pregunto Joe, mirando a su amigo.

Nick asintió con la cabeza.

—He secuestrado a la futura esposa de Fougere.

Joe clavó los ojos en ______ como si de pronto le hubiera salido otra cabeza. Le temblaron las comisuras de los labios y luego se abrieron en una sonrisa falsa.

—Soltadme -dijo ______, encontrando la voz pese al miedo que la atenazaba- Enviadme a casa, a Inglaterra. No he hecho nada...

Joe se inclinó hacia ella y casi tocándole la nariz con la suya, masculló.

—Silencio.

______ obedeció.

Joe se volvió hacia Nick.

—Ahora vete.

—¡Quedaos! -gritó ______, presa de un pánico cada vez mayor.

—Vete.

Confundido Nick volvía la cabeza de uno al otro. Luego sonrió. El príncipe imperial otomano había encontrado su par en la prima de la reina inglesa

Joe alargó el brazo hacia ______ y le cubrió la boca y la nariz.

______ no podía respirar y se puso como una fiera, debatiéndose para liberarse. Al final, entendió lo que él pretendía y abandonó sus esfuerzos.

Satisfecho, Joe retiró la mano y le dijo a Nick.

—Por favor, vete.

—Joe... —empezó Nick.

—No tengo ninguna intención de hacer daño a este notable regalo —dijo Joe, interrumpiendo su protesta—. Es más valiosa viva que muerta. Pero me dispongo a disfrutar de su exquisitez.

Disfrutar. Nick abrió la boca para protestar, pero se abstuvo. Al fin y al cabo, él tenía toda la intención de «disfrutar» de su bella prima aquella misma noche. La seguridad de esa mujer ya no era problema suyo. Nick asintió con la cabeza y se marchó.

Joe hundió la mirada en unos enormes ojos verdes que brillaban llenos de recelo. Lo atraía su belleza insólita. No obstante, Joe sabía que debía de ser tan perversa como su prometido. Fuera o no perversa, la utilizaría. Era justo y apropiado después de lo que le había hecho Fougere a su hermana.

______ miró fijamente sus fríos ojos azules. Jamás antes había estado tan cerca, tan sola ni tan vulnerable ante un hombre. Reconoció el odio reflejado en su expresión, y tembló de miedo.

Joe percibió su agitación. A pesar de que tenía pocos motivos para querer a las mujeres y que el Corán permitía el castigo físico, Joe nunca había pegado a ninguna. Según su filosofía particular, causar daño a los seres más débiles y vulnerables era un acto cobarde y deshonroso. Sin embargo, no tenía ningún escrúpulo en asustarlas cuando se presentaba la necesidad. La verdadera fuerza de carácter residía en instruir a un esclavo sin usar la fuerza física, sobre todo cuando ese esclavo era una mujer tan enérgica como ésta.

—Atrás ha quedado tu vida consentida de mujer noble —dijo Joe, advirtiéndole con la mirada que se estuviera callada si no quería sufrir un castigo espantoso.

______ aguzó los ojos, montando en cólera con la fuerza de un repentino vendaval. Había desaparecido todo rastro de su temor anterior. Sorprendido por su mirada desafiante, Joe arqueó una ceja oscura al contemplarla.

—Tus ojos claman rebelión —dijo.

______ se quedó boquiabierta.

—¿Cómo podéis conocer mis pensamientos?

—Silencio —gruñó Joe—. Eres mía y atenderás a cada uno de mis caprichos y necesidades. ¿Lo has entendido?

______ se negó a mirarlo a los ojos. Permaneció en silencio y fijó la vista en la tienda más allá de él.

—Mírame cuando te hablo —ordenó Joe, cogiéndole la barbilla y obligándola a mirarlo directamente.

Ojos verdes y ojos azules chocaron en una feroz batalla de voluntades.

Mirarlo la turbaba. ______ bajó los ojos y musito:

—Comprendo vuestras palabras.

—Tu buena salud depende de tu absoluta obediencia —anunció Joe.

______ levantó la cabeza bruscamente.

—¿Me vais a asesinar? ¿O algo peor?

—Primera lección: el esclavo nunca pregunta a su amo —repuso Joe—. ¿ Entendido?

—Entendido. —La expresión de ______ le indico que lo entendía pero no lo aceptaba.

-No eres tan poco inteligente como pareces —la provocó, y al ver que ella abría la boca para responder, añadió—: Segunda lección: el esclavo habla sólo cuando se le dirige la palabra. ¿Entendido?

Nadie había empleado jamás aquel tono con ella. Abrumada, ______ intentaba encontrar las palabras.

—¿Y bien?

—Entendido.

Joe le dio una palmadita en las manos.

—Eso me complace.

2/3



______ se limpió el roce de su piel con la manta que la cubría, en un gesto que no le pasó inadvertido a Joe. De haber sido ella un hombre, habría admirado su coraje y luego lo habría matado, pero él era un guerrero. Su experiencia no abarcaba a las mujeres obstinadas, pues se resistía a emplear la fuerza física con los débiles.

—Soy el príncipe Joe, que significa Espada de Alá —se presentó con expresión severa—. Pero tú me llamarás señor o amo.

______ no dijo nada, pero la rebeldía centelleaba en sus ojos.

—Y tú, ¿cómo te llamas? —inquirió Joe.

—______ Elizabeth Devereux.

—Un nombre demasiado grande para una mujer tan pequeña. ¿Qué significa?

—¿______? Pues brezo, es una flor silvestre.

—Apropiado —observó Joe—. ¿Y la otra parte?

—Devereux es el nombre de mi familia, y Elizabeth es en honor a mi prima, la reina de Inglaterra —explicó ______, con la esperanza de que el invocar el nombre de la reina le proporcionaría la libertad de inmediato.

Joe no parecía impresionado.

—Pero ¿familiarmente se te conoce como ______, la flor silvestre?

—Sí.

—Lo cambiaré.

—¿Cambiaréis qué?

—Tu nombre —dijo Joe—. La palabra ______ me resulta incómoda de pronunciar. Además, tu nueva vida exige un nuevo nombre.

—Me gusta mi nombre —repuso ______—. No puedo responder a otro.

Joe se encogió de hombros.

—De todos modos es probable que tengas una mente demasiado lenta para recordar un nombre nuevo.

—Lenta para...

—Silencio.

—Quiero volver a casa —declaró ______, ignorando la orden.

—Tu casa está aquí, conmigo —dijo Joe—. Olvídate de Fougere.

______ cerró los ojos y murmuro un deseo: «Quiero que se acabe esta aventura.» Él seguía ahí cuando volvió a abrir los ojos.

—Quiero volver a casa, a Inglaterra —insistió con voz desamparada—. No os he causado perjuicio alguno.

Joe le clavó la mirada y, por un breve instante, se le enterneció el semblante.

-Tu padre buscaría vengarse de mí —señaló—. Ya tengo demasiados enemigos.

—Mi padre está muerto —gimió ______ con voz entrecortada.

—Entonces no tengo de qué preocuparme. —Joe no se equivocó al suponer que su crudeza la haría enfadar.

—Animal. —La palabra se le escapó antes de que pudiera reprimirla.

Joe se inclinó y dijo con tono hosco.

—Sí, Flor Silvestre. En todo el Imperio me conocen como la Bestia del Sultán, y todos me temen. Los hombres maduros se echan a temblar al oír hablar de mí, y las madres disciplinan a sus hijos invocando mi nombre.

—¿Queréis decir amenazas como «la Bestia del Sultán os comerá»? —A pesar de sí, ______ sonrió, hechizando por completo a su captor.

Joe recordó que debía estar alerta. Su intrépida cautiva era demasiado hermosa. Si no tenía cuidado... Aquella pequeña infiel era la prometida de Fougere. Ella pagaría por los crímenes de la comadreja contra su familia.

—Deseo inspeccionar mi regalo —dijo bruscamente Joe, levantándose del borde de la cama.

______ se encogió.

—¿Qué queréis?

—Levántate y déjame verte.

______ negó con la cabeza y se cubrió con la manta hasta la barbilla.

—He dicho que te levantes.

De nuevo, ______ negó con la cabeza. Los nudillos se le volvieron blancos de la fuerza con que aferraba la manta.

Joe intentó apartar la manta, y tras un tira y afloja que duró unos instantes, acabó por arrebatársela de un tirón.

______ saltó de la cama. Pasó junto a él como un rayo y rodeó la mesa. Joe, maldiciendo en turco, intentó perseguirla.

La cimitarra del príncipe estaba apoyada contra una pared de la tienda, y ______ se abalanzó sobre ella. Con un movimiento veloz, la empuñó y se volvió para enfrentarse a él.

—Ten cuidado, esclava; te puedes cortar —le advirtió Joe, y luego, para atormentarla, dijo—: Considérate afortunada de ser mi concubina en lugar de la esposa de la comadreja.

Sus palabras dieron en el clavo.

—¿Concubina? —Blandiendo la pesada cimitarra por encima de la cabeza, ______ cargó contra él llena de furia e intentó asestarle un golpe mortal.

Joe se echó a un lado y esquivó el sablazo. El peso del arma hizo que ______ se tambaleara hacia adelante, y la cimitarra se le escurrió entre las manos. Joe alcanzó a coger a la mujer antes de que cayera encima de la espada. La depositó sobre la alfombra con un gesto rudo, y se tumbó encima de ella. Su cuerpo cubría el de ella.

—Podría violarte ahora mismo —dijo Joe, apretando la nariz contra la de ella—. ¿O prefieres ponerte de pie para que te inspeccione?

Temblando de miedo, ______ asintió al instante. Jamás había estado tan cerca de un hombre, y habría accedido a cualquier cosa con tal de quitárselo de encima.

Joe se levantó. La agarró por la muñeca y con brusquedad la puso en pie.

«Miserable», pensó ______, frotándose la muñeca.

—Estáte quieta o llamaré a mis guardias para que te sujeten —advirtió Joe.

Bajo su mirada, ______ sufrió la peor humillación de sus diecisiete años de vida. Se sentía como la concubina que él le había dicho que era. La vergüenza la obligó a fijar los ojos en la alfombra.

Con gesto deliberado, Joe dio vueltas en torno a ella, escudriñando su cuerpo como si quisiera grabarlo en la memoria. Lo que contemplaba encendió sus sentidos. El rostro angelical de ______ coronaba el cuerpo de una diosa. Su exuberante melena de pelo cobrizo caía en una cascada por debajo de la cintura como un velo de fuego, y sus agitados senos hipnotizaban al príncipe.

—Menuda pero no demasiado pequeña —murmuró Joe, rodeándola sin tocarla—. Nalgas bien redondeadas... caderas tentadoras creadas para incitar a un hombre y dar a luz a sus vástagos.

______ cruzó los brazos ante sus pechos, protegiéndose de su mirada. Tenía la cara encendida de vergüenza.

—¿Eres virgen? —inquirió Joe, tocándole una mejilla ardiente con la palma de la mano.

Parecía imposible, pero la tez de ______ se ruborizó aún más.

—Sí —susurró, mortificada por su pregunta.

—Háblame con sinceridad —advirtió Joe—. Hay maneras de descubrir la verdad de este asunto. —Sus penetrantes ojos azules parecían ver hasta lo más hondo de su alma.

______ lo miró, confundida. No tenía ni idea de lo que le estaba sugiriendo. Joe captó la inocencia en su expresión. Satisfecho, le ordenó.

—Baja los brazos. Quiero verte los senos.

______ estaba consternada y sólo podía mirarlo fijamente.

—Mis guardias están fuera —le recordó Joe—. ¿Quieres que los llame?

______ dejó caer los brazos.

Contemplándola con deseo, Joe se debatía contra una excitación desbocada, pero perdió la batalla por controlarse. Alargó el brazo y, por encima de la tela sedosa, cerró la mano en torno a un pecho suave.

Instintivamente, ______ lo apartó de un manotazo.

—Tercera lección: los esclavos no pegan a sus amos —dijo Joe.

—¡Las personas no pueden poseer a sus semejantes! —gritó ______.

—¿Quién te ha contado semejante mentira? Le cortaré la lengua. —De nuevo, Joe hizo ademán de cogerle el pecho.

—¡No! —______ le pegó en la mano que intentaba ultrajarla.

Su insolencia acabó con la paciencia del príncipe. Joe la agarró con fuerza, la levantó del suelo y la apretó contra su ardiente erección. Su boca se apoderó de ella, atrapándole los labios en un beso brutal e hiriente.

Al sentir aquella dureza que le presionaba el vientre, ______ estuvo a punto de enloquecer de miedo. Nerviosamente, intentó zafarse, forcejeando con patadas y arañazos.

Joe la soltó de golpe y dejó que cayera contra la alfombra. Nunca había forzado a una mujer y, pese a sentirse provocado, no iba a empezar ahora.

Pasaron unos momentos en que Joe y ______ se miraron fijamente. El miedo y la repulsión lo asaltaban desde la mirada esmeralda de ella.

Joe la repasó de arriba abajo, desde la cabeza hasta la punta de los pies. Cuando volvió a mirarla a los ojos, el desprecio se había afirmado en sus rasgos. Ella era la prometida de la comadreja, no un regalo de Alá.

—Antes copularía con una leprosa —espetó Joe, y la rozó al pasar junto a ella para salir. Se detuvo y dijo—: No albergues temor alguno por tu dudosa virtud. Vete a dormir.

______ lo siguió con la mirada, anonadada. Era imprescindible intentar la huida de inmediato. Aquel hombre era capaz de cambiar de opinión y violarla. Se negaba a ser la concubina de un hombre, y mucho menos su esclava. Antes preferiría la muerte.

—Maldita sea —masculló ______ entre dientes.

¿Cómo podría escapar sin ropa? No tenía remilgos para robarle a él la suya, pero sabía que no podría localizar a Miley de noche. Se desmoralizó de sólo pensar en esperar hasta la mañana. De un tirón, quitó la manta que cubría la cama y se arropó con ella.

2/4



La tensión y el miedo le habían secado la boca, y sentía una sed casi insoportable. Echó un vistazo alrededor y vio una jarra medio llena sobre la mesa.

______ se la llevó a los labios y bebió un generoso trago. ¡Vino! ¡La única bebida que detestaba! Apretándose la nariz con los dedos, ______ bebió otro sorbo. Hizo una mueca al saborearlo, pero al menos sació su sed.

______ supuso que esa noche estaría relativamente a salvo. Si aquel monstruo pensaba asesinarla o violarla, ya lo habría hecho. No estaba segura de lo que debía hacer y se sentó en la cama. Los ojos se le inundaron de lágrimas, que rodaron por sus mejillas. Ay, ¿por qué habría deseado una aventura?

Al salir bruscamente de su tienda, Joe se había detenido a hablar con Abdul, el hombre que era su mano derecha.

—Quiero guardias apostados alrededor de la tienda —le ordenó—. Que nadie entre ni salga.

El hombre asintió con la cabeza y sonrió maliciosamente.

—Arriesgaré mi vida para que la pequeña infiel esté a salvo. Quizá necesite unos azotes.

A Joe no le hicieron gracia las palabras de su ayudante. Clavó una mirada fulminante en Abdul y se alejó.

El sonido rítmico de las olas que rompían y el olor purificante del mar atrajeron a Joe. Caminó hasta la playa y miró hacia arriba. Acompañada por cientos de estrellas chispeantes, una luna llena cabalgaba en lo alto de un cielo teñido de añil aterciopelado. La noche estaba impregnada de una calma que no alcanzaba a Joe.

A solas con sus pensamientos, Joe se preguntó sobre la mejor manera de manejar a su incorregible cautiva sin hacerle daño. Su temible reputación empujaba a los demás a cumplir sus mandatos, pero esa muchacha ignoraba su pasado y no sabía que él había ordenado la matanza de cientos de inocentes.

«¿Otra vez la misma historia? —se preguntó Joe—. ¿Es que nunca podré vivir en paz?»

Siempre, detrás de su hermano mayor, Joe había vivido demasiado pendiente de las dudosas adulaciones de su madre. Como comandante en ciernes a las órdenes de su abuelo, había ordenado a sus guerreros destruir todas las aldeas que se negaran a someterse a la voluntad de Alá. «No tengáis piedad», había dicho a sus guerreros.

¡Cómo se arrepentía Joe de aquellas palabras, de su falta de conocimiento del significado de esas órdenes! La atroz matanza de mujeres y niños le había granjeado el apodo de «Bestia del Sultán». Contemplando la carnicería, juró que nunca levantaría la mano contra una mujer o un niño.

Aquel juramento no había sido necesario. La leyenda de la Bestia del Sultán creció y se propagó por todo el Imperio hasta que muy pocos se atrevían a mirarle de frente por temor a provocar su cólera.

La aprobación que había visto en los ojos de su madre no merecía las vidas de aquellos inocentes, y tampoco había durado mucho. Ella lo culpó por la muerte de su hermano a manos del conde de Beaulieu, y lo atormentaba la horrible cicatriz que había recibido al morir su hermano.

Joe apartó aquellos pensamientos de su mente y volvió a ocuparse de su problema más inmediato. ¿Cómo iba a instruir a una cautiva tan ignorante? Ni siquiera sabía que debía bajar la mirada en presencia de hombres. Se había atrevido a mirarlo directamente a los ojos como si fuera su igual.

Hermosa y valiente, ______ lo intrigaba. No se parecía a ninguna mujer que él hubiera conocido. Ningún hombre había tenido el coraje de discutir con él, y mucho menos de amenazarlo con su propio puñal y cimitarra. A pesar del miedo que despertaban en ella su fuerza y su poder, su flor silvestre contemplaba su rostro desfigurado sin repugnancia, algo que su propia madre era incapaz de hacer.

¿Su flor silvestre? ¿En qué estaba pensando, por Alá? La inglesa pensaba casarse con la comadreja, y eso no debía olvidarlo nunca. Haciendo un esfuerzo para apartarla de su mente, Joe empezó a recitar unos versos del Corán.

De nada le sirvió.

Dos horas después, volvió al campamento. Despidió a los guardias que rodeaban su tienda y arqueó una ceja con gesto interrogante hacia su ayudante.

—Todo en orden —informó Abdul con voz seria, para luego estropearlo al añadir—: Está ahorrando fuerzas para la próxima batalla. Aceptad mi consejo y azotadla hasta que se muestre sumisa.

Sin decir palabra, Joe entró en la tienda. El resplandor de una vela bañaba la alcoba con una luz siniestra. Acurrucada de lado, su cautiva estaba dormida en su cama.

«Cuarta lección —pensó Joe, riéndose de sí mismo—: El esclavo duerme en el suelo, no en la cama de su amo.» Se lo haría saber por la mañana.

Joe se volvió y apagó la vela. Se sentó en el borde de la mesa y se quitó las botas, luego se incorporó y se despojó de su camisa por encima de la cabeza. Se llevó las manos a la cintura, pero un ruido desde la cama le llamó la atención.

—No, papá, no... —gemía ______, atrapada en una pesadilla. Y entonces empezó a sollozar suavemente en su sueño.

Joe se tendió a su lado y la cogió entre los brazos.

—Descansa tranquila —susurró, acariciándole el hombro y el brazo. Su presencia y sus caricias la sosegaron, y él no la soltó.

«El príncipe otomano y su esclava inglesa tienen una cosa en común —pensó con ironía—. Los demonios acechan sus pensamientos.»

Sin pensarlo, Joe besó a ______ en la cabeza. La estrechó contra sí en un abrazo protector; luego cerró los ojos y se durmió.
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
MafeGray
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1561
Edad : 23
Localización : Valencia Venezuela.
Fecha de inscripción : 04/02/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 21st 2010, 15:00

Capitulo 3



Al despertar, ______ se sintió desorientada, pero al enfocar la vista en su entorno, le asaltó el humillante recuerdo de la noche anterior. Los ruidos matinales le llegaban del exterior mientras los hombres del príncipe se preparaban para un nuevo día. En una breve oración, ______ agradeció que estaba sola. Pero ¿dónde estaba la bestia?

Parecía una oportunidad perfecta para escapar. Tenía que huir del campamento y rescatar a Miley. ¿Estaría todavía su prima a bordo del barco? ¿O se la habría llevado el pirata? Era igual, decidió ______, buscaría primero en el barco. Pero ¿cómo? «Vamos poco a poco», se dijo.

Se levantó de la cama. Sabía que necesitaba comida y ropa.

La imagen del desayuno de su captor sobre la mesa le hizo crujir el estómago. Había pan de hojaldre, mermelada, miel, queso de oveja y olivas negras.

______ cogió un panecillo y lo partió en dos. En una mitad puso mermelada y la engulló, luego mojó la otra en la miel y también la comió. Ignoró las olivas, pero cogió un buen trozo de queso y otro pan para comérselo mientras buscaba algo que ponerse.

De pronto se oyeron voces en la antecámara de la tienda. De un salto, ______ se tumbó en la cama y fingió dormir.

Mirando a hurtadillas con las pestañas entrecerradas, ______ vio a dos sirvientes entrar en la alcoba de la tienda. Sin echar ni una ojeada hacia ella, recogieron la mesa y se marcharon.

______ esperó unos minutos antes de incorporarse. Y entonces lo oyó... su voz montando en cólera, riñendo a alguien fuera de la tienda.

Haciendo acopio de valor, ______ decidió levantarse y buscar algo de ropa, pero de nuevo oyó pasos en la antecámara y fingió dormir. Abriendo apenas las pestañas, ______ vio que su captor se acercaba a ella. Pese a que el corazón le latía con frenesí, se obligó a respirar ligero, fingiendo estar dormida.

Joe permaneció de pie junto a la cama y miró la belleza sobrecogedora de su cautiva. Al parecer, sus hombres no le habían molestado. Aunque sabía que al final la victoria sería para él, Joe estaba deseando que ella despertara para reanudar la batalla entre ambos. Dio media vuelta y salió de la tienda.

______ abrió los ojos. ¿Qué debía hacer? La huida era ahora o nunca. Saltó de la cama y se abalanzó sobre las prendas que su captor había llevado la noche anterior. Se puso la camisa blanca de algodón por encima de la cabeza. La prenda le llegaba a las rodillas, como un camisón corto. Luego se puso los pantalones, y se metió la camisa por dentro. Al soltarlo, los pantalones cayeron hasta los tobillos. De sus labios brotó una maldición silenciosa, se volvió a subir los bombachos y cogió una tira de cuero. Después de ceñírsela a la cintura, dobló los pantalones por abajo para acortarlos.

______ pensó en coger las botas pero imaginó que le quedarían demasiado grandes y eso le entorpecería en su huida. «Mejor ir descalza que dejarse atrapar», decidió.

______ corrió hacia el fondo de la tienda y pegó el oído a la tela; escuchó el silencio y rezó para que no hubiera nadie afuera. Levantó la lona apenas un poco, luego se arrastró de bruces y salió al exterior.

Frente a ella estaba la suntuosa casa de Nick, y detrás el centro del campamento de Joe. La playa y el barco quedaban del otro lado. Con la intención de rodear el perímetro del campamento y de allí dirigirse a la playa, ______ se escabulló por detrás de las tiendas y consiguió alejarse una buena distancia.

Entretanto, Joe esperaba a la entrada de su tienda la llegada de Nick. Sonrió y levantó la mano a modo de saludo.

—Te he oído gritar desde mi terraza —dijo Nick, y luego miró hacia la tienda—. ¿Cómo está ella?

—Bien; viva y durmiendo —respondió Joe—. Estaba riñendo a dos sirvientes imbéciles que han entrado en mi tienda sin permiso.

Nick sonrió de oreja a oreja.

—¿La dejaste agotada?

Joe se encogió de hombros.

—Yo me quedo con la prima —dijo Nick.

—¿Qué prima? —inquirió Joe.

—Tu cautiva viajaba con su prima —explicó Nick—. He decidido quedármela.

—Bien.

Nick hizo un gesto en dirección a la tienda.

—¿Qué harás con ella?

—Será mi esclava.

—¿Y Fougere?

—Enviaremos un mensaje a través del dey de Argel y el duque de Sassari —contestó Joe—. Cuando descubra lo que le tengo preparado a ella, Fougere saldrá de su escondrijo para recuperar a su prometida y vengarse de mí. Es una cuestión de orgullo.

—Las comadrejas no tienen orgullo —replicó Nick.

—Fougere vendrá —predijo Joe— Y nosotros estaremos preparados.

En ese momento se acercaron Abdul y Rashid. El ayudante de Joe llevaba un plato de panecillos para el desayuno de ______, y el ayudante de Nick cargaba el baúl que ______ tenía en el barco.

—Pensé que tu esclava necesitaría sus enseres —dijo Nick.

Joe asintió.

—Si la dejo desnuda, no hay duda que sería una distracción para los muchos hombres que desfilan por mi tienda. —Cogió el plato de panecillos de manos de su ayudante, y ordenó—: Abdul, lleva el baúl.

Una vez dentro de la estancia privada, Joe se detuvo en seco y miró alrededor, incrédulo. La tienda estaba vacía.

—¿Dónde está? —preguntó Nick.

—Se ha escapado.

—¿Sin ropa?

—Por lo visto, se ha puesto la mía —masculló Joe. Sin duda aquella mujer tenía agallas—. Alabado sea Alá. Esta mañana escondí el puñal, y la cimitarra pesa demasiado para ella.

—¿La cimitarra? —repitió Nick.

—Anoche intentó partirme por la mitad.

Nick rió.

—Os advertí que la azotarais —le recordó Abdul, sacudiendo la cabeza con gesto de desaprobación—. ¿Doy la alarma?

—No, no puede estar muy lejos —contestó Joe.

—Te ayudaré —ofreció Nick.

—Abdul, ve con Rashid a la casa. Es posible que haya ido ahí a buscar a su prima, pero si la encontráis no le hagáis daño. —Joe se volvió hacia Nick y dijo—: Buscaremos en la playa, en caso de que intente recuperar su libertad a nado.

En el montículo herboso que dominaba la playa desierta, ______ estaba echada de bruces, examinando la escena que tenía frente a ella. En la playa había varios botes sin vigilancia, y el barco permanecía anclado en la bahía.

______ se preguntó cuántos hombres habría a bordo. Aunque parecía desierto, estaba segura de que el capitán habría dejado guardias. ______ decidió echar una carrera hasta uno de los botes y remar hasta el barco. Sólo lamentaba no haber podido robar un cuchillo.

Le vino a la mente una imagen del príncipe. ¿Qué estaría haciendo en ese momento? Cuando descubriera su ausencia, ¿qué haría? Y, más importante aún, ¿qué haría con ella si la atrapaba?

«Un, dos, tres», contó ______, pero le tenía tanto miedo al agua que se quedó clavada en el sitio. Nunca había aprendido a nadar. ¿Cómo podría subirse a ese bote y remar hasta el barco?

«Cálmate», se dijo. No había nada que temer salvo morir ahogada en el mar. Entonces pensó en Miley. ¿Qué tormentos estaría sufriendo su prima a manos de aquel pirata? Miley podría estar herida, o peor aún. Aquel pensamiento la empujó actuar.

Se puso en pie de un salto y echó a correr por la ladera en dirección a la playa. Arrastró el bote hasta el agua, se subió a él, ajustó los remos y empezó a remar hacia el barco.

—¡Allí va! —gritó una voz masculina.

______ miró hacia la orilla y el corazón le dio un vuelco. Joe y Nick bajaban corriendo por la ladera hacia la playa. Tras detenerse para quitarse las botas, Joe se lanzó entre las olas y empezó a nadar hacia el bote.

«Menuda suerte, la bestia sabe nadar», pensó ______, y se puso a remar con todas sus fuerzas. Desgraciadamente, él nadaba más rápido de lo que ella remaba.

Joe alcanzó el bote, y ya empezaba a encaramarse a él cuando ______ levantó un remo para asestarle un golpe. Joe reaccionó con la rapidez de un rayo: cogió el remo, tiró de él y ______ cayó al agua.

3/2



—¡Socorro! —gritó ______, y se hundió.

Joe se sumergió y la sacó por el pelo. La giró en sus brazos y nadó con ella hasta la orilla, donde la arrastró hasta depositarla sobre la arena.

______ tosió y se atragantó, luego vomitó el agua de mar que había tragado junto con el desayuno robado. Finalmente, contempló la imponente figura de su captor y gimió.

—Pensaba que me estabais ahogando.

—He salvado tu despreciable vida —dijo Joe con tono deliberadamente amenazador.

Los ojos de ______ se llenaron de lágrimas.

—Mi vida no era despreciable hasta que os conocí.

—Eso es discutible —observó Joe—. El castigo por lo que has hecho será severo.

______ retrocedió.

—¿Me mataréis?

—Probablemente algo peor. —Joe la miró fijamente—. Sin embargo, nunca me dejo llevar por acciones precipitadas. Primero pienso, algo que al parecer tú no haces.

—Soy responsable de mi prima —intentó explicar ______—. Necesito verla.

Joe arqueó una ceja oscura.

—Quinta lección: el esclavo no impone su voluntad a su amo.

—Es la cuarta lección, no la quinta —repuso ______—. Cuando tengo problemas con los números, uso los dedos. Es un recurso perfectamente aceptable.

Los labios de Joe temblaron al contener una sonrisa.

—La cuarta lección es: una esclava duerme en el suelo, no en la cama de su amo.

______ lo miró sin inmutarse.

—Te escapaste antes de que pudiera instruirte al respecto —explicó Joe.

______ miró de reojo a Nick, que sonreía, disfrutando descaradamente de su pugilato verbal.

—¿Miley está bien? —le preguntó, y luego miró hacia el barco.

Los ojos de Nick siguieron su mirada.

—Miley se está acomodando en su nuevo hogar y se está adaptando a su nueva vida mejor que vos. Se quedará conmigo.

______ no podía creer lo que acababa de oír.

—Basta de charlas —interrumpió Joe, inclinándose para coger a ______ entre los brazos. Le dio la vuelta y se la echó encima del hombro.

______ se resistió. Con la palma de la mano, Joe le dio un azote en las nalgas, lo que resolvió el problema.

Con su cautiva colgada humillantemente del hombro, Joe entró a paso lento en el campamento, y sus hombres que merodeaban se echaron a reír. Joe lanzó una mirada fulminante a los guerreros y todos se dispersaron salvo Abdul.

—Unos azotes le irían bien —murmuró Abdul.

______ protestó a voz en cuello al oír las palabras de aquel hombre. Joe volvió a azotarle el trasero y luego la dejó de pie en el suelo. Le hizo un gesto a Abdul, y éste le vertió encima un cubo de agua fría.

—¡Ay! —chilló ______.

Abdul le derramó otro cubo de agua por la cabeza.

—¡Ayyyy! —se desgañitó ella.

—Estabas cubierta de arena —dijo Joe— No quiero que me estropees la alfombra nueva.

Tras otro gesto del príncipe, Abdul hizo ademán de coger otro cubo.

—¡Espera! —gritó ______— Ya no tengo arena.

—Todavía tienes unos granos sobre la nariz -comentó Joe.

—Son pecas —explicó ______.

Joe le cogió el mentón y la atrajo hacia sí. Le trotó el puente de la nariz con los dedos.

—Es verdad. Bien, entra y aguarda tu castigo.

______ decidió someterse temporalmente, y obedeció la orden. El príncipe se había negado a concederle el deseo de ver a su prima, y ella se sentía impotente para presionarlo.

Joe la siguió con la mirada hasta que desapareció en el interior de la tienda. ¿Se doblegaría algún día a sus reglas? El príncipe se negaba a azotarla para que se mostrara sumisa con él. Le bastaba con la culpa que ya llevaba encima. Así pues, en nombre de Alá, ¿qué iba a hacer con ella?

—Tráela a la casa esta tarde —propuso Nick—. Podrá bañarse con todo lujo y visitar a su prima.

—Mi esclava no merece el privilegio de visitar a su prima —masculló Joe.

Nick sonrió.

—Pero la prima sí.

—Me niego a recompensarla por su mala conducta —afirmó Joe—. Cuando abandonemos el campamento, podrán despedirse.

Nick asintió con la cabeza.

—Otra cosa —añadió Joe—. Necesito los servicios de un orfebre que trabaje con rapidez.

—Muy bien —asintió Nick, y se fue.

Joe reunió fuerzas para el inminente enfrenta miento con su recalcitrante esclava y entró en la tienda. Un amago de sonrisa le cruzó los labios al verla. A través de la camisa de algodón mojada, se adivinaba cada una de las apetecibles curvas de su cuerpo.

—¿Dónde esperabas llegar? —inquirió.

______ suspiró.

—A casa.

—Tu hogar está aquí, conmigo.

—Mi hogar está en Inglaterra.

—¿Pensabas llegar a Inglaterra en ese...?

—Habría seguido la costa.

—Tienes la inteligencia de una ostra —sentencio Joe, señalándola con el dedo—. Fuera de mi protección acechan peligros indecibles.

«¿Y a mí quién me protege de vos?», se pregunto ella, pero dijo:

—¿Acaso los prisioneros no deben intentar huir.

—Tú no eres una prisionera.

Sus palabras confundieron a ______.

—¿No lo soy?

—No; eres mi esclava.

Antes de que ______ pudiera reaccionar, entro Abdul y entregó una toalla a Joe.

—¿Queréis que la sujete yo mientras le cortáis los dedos?—preguntó el hombre.

—¿Cortarme los dedos? —exclamó ______.

—El castigo por robar es perder unos cuantos dedos —le informó Joe—. Tú me has robado la ropa.

—Os tomé prestado el pantalón y la camisa —mintió ______—. De verdad, tenía la intención de devolverlos.

—¿Tomaste prestado pero te olvidaste de pedirme permiso?

______ bajó la mirada y asintió con timidez.

—¿-Lo ves, Abdul? —sonrió Joe— No ha robado nada, sólo lo ha tomado prestado. Ahora déjanos.

—Sigo pensando que deberíais azotarla —repitió Abdul al salir.

—Sécate el pelo —le ordenó Joe, arrojándole la toalla a la cara—. Has tenido una mañana agotadora y necesitas descansar. ¿Deseas comer antes?

—Ya he comido —musitó ______.

Joe la miró sin inmutarse.

—Había comida en la mesa —explicó ella.

—¿Tomaste prestado mi desayuno?

—Sí.

—Tus enseres están en ese baúl de ahí —le dijo Joe, tocándole la punta de su nariz respingona—. Quítate esa camisa mojada y acuéstate.

—Hasta que os vayáis, no.

Joe levantó las cejas al oír su exigencia y en silencio se negó a salir.

3/3



—Al menos, daos la vuelta —pidió ______—. Por favor.

—Está bien —cedió Joe, y le volvió la espalda.

______ se quitó la camisa y su camisola por encima de la cabeza. Se dirigió a la cama y se cubrió con la manta.

Joe se volvió y le dedicó una mirada inescrutable, luego cruzó la tienda a paso lento hacia el baúl de viaje.

—No juegues con la idea de huir —le advirtió—. No cogerás desprevenidos a mis guardias dos veces. —Abrió el baúl y hurgó entre los trajes hasta sacar una camisola de seda y encaje casi transparente.

Joe inspeccionó la delicada prenda, luego se acercó a ella y le ordenó:

—Levanta los brazos.

—¿Para qué?

—Hazlo.

Cuando obedeció, Joe le deslizó la prenda por encima de la cabeza. ______ lo observó con sus enormes ojos verdes mientras él retiraba la manta, le alisaba la camisola en torno al cuerpo y luego la tumbaba suavemente sobre la cama.

Sin expresión de desprecio ni de odio, Joe la miró desde arriba. El deseo asomaba a sus ojos, pero ______ carecía de experiencia para verlo.

—No es un placer para mí castigarte —afirmó Joe—, pero has de saber que nunca más volverás a ver a tu prima. —Tras esas palabras, el príncipe abandonó la tienda.

Consternada, ______ se sentó en la cama y clavó los ojos en la puerta. Cuanto más tiempo pasaba, más furiosa se sentía.

Luego, bajó de la cama y cruzó la tienda como un relámpago, pero se detuvo en seco ante el umbral. Su sentido común le impedía huir.

—Volved aquí, majestad —vociferó ______ para llamar su atención—. Necesito ver a mi prima.

Nadie respondió a su llamada.

—¿Me oís, majestad? —chilló—. Exijo una audiencia.

De nuevo no hubo respuesta.

¡Cómo se atrevía a ignorarla! Ella era la hija de un noble condecorado. ¡Era prima de la reina de Inglaterra!

—¡Animal! ¡Bastardo! —bramó ______ en ingles, una lengua que el príncipe no conocía.

Por un instante, ______ pensó en gritar «Fuego», pero se lo pensó mejor. En lugar de eso, volvió a la cama y se sentó.

Le dolía la garganta. Los ojos se le llenaron de lagrimas de rabia y frustración. Se sentía insultada, y se tumbó y lloró hasta quedarse dormida.

—Despierta —repitió Joe por tercera vez, de pie junto a la cama. Al ver que ______ lo ignoraba, alargó el brazo y la sacudió, luego tiró de la manta.

—¿Qué ocurre? —gruñó ______, apartándose los mechones cobrizos de los ojos.

—No puedes pasarte el día durmiendo —dijo Joe—. El sol está en su punto más alto. Es hora de que te bañes y comas. Luego te sentirás preparada para emprender tu nueva vida.

______ echó un vistazo a la bañera de madera que habían dispuesto mientras ella dormía. El agua despedía vapor.

—No quiero un baño —dijo ella.

—Hueles a marea baja.

—Vos no oléis mejor.

—No mientas —advirtió Joe, cogiéndola por el brazo. La sacó de la cama de un tirón y la llevó a la bañera.

—Es imposible bañarse sin una doncella —protestó ______, ahogando un bostezo.

—¿Una doncella?

—La criada de una dama.

—Los esclavos no tienen sirvientes —le informó Joe.

—Qué difícil debe de ser la vida de un esclavo —murmuró ______—. Pero ya que yo no soy...

—A juzgar por tu comportamiento, no eres una dama —la interrumpió Joe.

Eso despertó del todo a ______.

—Me niego a escuchar vuestros insultos un minuto más. —Se giró, dándole la espalda.

Con una especie de rugido, Joe le dio vuelta. ______ clavó la mirada sin pestañear en sus penetrantes ojos azules.

—¿No te asusta el rugido de la bestia? —preguntó él.

—A veces —contestó ella.

—Te bañarás —declaró Joe, pasando los dedos por encima de su camisola—, o te bañaré yo mismo.

—De acuerdo, tomaré un baño —repuso ______— pero necesito intimidad.

—No soy demasiado amable —dijo Joe—, pero te concederé este único favor. Cuando vuelva, estarás en la bañera. ¿De acuerdo?

______ asintió con la cabeza.

—Y te despojarás de la camisola antes de meterte en la bañera—añadió él.

De nuevo, ______ asintió con la cabeza. Habría consentido casi cualquier cosa con tal de deshacerse de él.

—¿Y bien?

—¿Y bien, qué?

—¿Qué se dice?

—Gracias.

Joe le dirigió una mirada de reprobación.

—Gracias, mi señor Joe —se corrigió ______, y estuvo a punto de atragantarse con las palabras. Su expresión de rebeldía manifestó lo que en realidad pensaba.

-Ha sido un placer, esclava —sonrió Joe, y luego salió. Una vez fuera, llamó a su ayudante y le ordenó—: Mándale un mensaje a Denise.

—¿A vuestra madre? —preguntó Abdul, sorprendido.

-Dile que compre en el mercado de esclavos un eunuco que hable inglés y francés. Quiero que me esté esperando en mi casa cuando lleguemos.

—¿Un eunuco? —repitió Abdul, perplejo.

Joe lanzó una mirada hacia la tienda y explicó:

—Necesita a alguien que se ocupe de ella.

—¿Una esclava con un esclavo que la sirva? —Abdul estaba consternado— ¿Habéis perdido el juicio? ¿Habéis olvidado lo que la comadreja le hizo a Birtryce?

Joe cogió a Abdul por el cuello y lo levantó en el aire.

—Te tomas muchas libertades con nuestra vieja amistad -le espetó, y la ira le tino de blanco la cicatriz de la mejilla.

-Os ruego me perdonéis mi señor —se disculpó Abdul—. Enseguida envío al mensajero.

Joe soltó a su ayudante y le palmeó el hombro.

—No he olvidado nada, Abdul, y no descansaré hasta vengar las muertes de mi hermana y mi hermano

Abdul asintió con la cabeza y se fue.

Al entrar Joe en la tienda, ______ se sumergió más hondo en la bañera, pero él ni siquiera la miró Se dedicó a examinar el contenido de su baúl de viaje

Joe saco una falda y una blusa del baúl, luego se volvió hacia ella y dijo:

—Cuando termines, ponte esto. Luego te proporcionaremos ropa más apropiada.

—Mi ropa está muy bien —protestó ______— Como podéis ver, las prendas que poseo están hechas de los tejidos más finos.

—No posees nada —le recordó Joe—. Todo lo que era tuyo ahora es mío. -Extendió la falda con intención de alisarla, pero algo cayó del bolsillo. Al recoger el pequeño objeto y mirarlo, la cicatriz de su rostro palideció, una señal de ira creciente. Desde una miniatura pintada lo miraba su enemigo Savon Fougere.

3/4



Joe contempló con severidad la miniatura y luego a ______. Su singular belleza y estimulante espíritu casi habían conseguido que olvidara que la comadreja era su prometido. Casi.

______ se quedó aterrada al ver la terrible expresión de su captor, y se agazapó en la bañera. Pero no pudo apartar la vista. En ese momento, la expresión de Joe era la de una bestia salvaje.

Ella miró hipnotizada cómo él estrujaba la miniatura en la palma de la mano, la lanzaba al suelo y la machacaba sobre la alfombra con el tacón de la bota. Sin decir palabra, Joe salió de la tienda hecho un basilisco.

______ decidió que era el momento de terminar su baño. Salió de la bañera, se secó rápidamente con una toalla y se puso la camisola, la blusa y la falda.

Recogió la maltrecha miniatura de la alfombra y la examinó. «Con la cara así de machacada tiene mejor aspecto», pensó. Pero ¿qué podía hacer con la miniatura? Su situación era precaria, y ahora lo único que le faltaba era que la imagen de la comadreja enfureciera a su captor.

Entonces, ______ lo vio... el escondite perfecto. Sus ojos esmeraldas chispearon regocijados. Cruzó la tienda con brío y depositó a Savon Fougere en el orinal.

Luego, a falta de algo con que entretenerse, ______ se sentó en el borde de la cama a esperar y meditar sobre su situación. ¿Por qué el turco odiaba a Fougere? ¿Qué había hecho su prometido que fuera tan despreciable? La imagen de Joe acudió a su mente. El príncipe era un hombre extraordinariamente atractivo pero muy peligroso. En adelante tendría que estar alerta.

Al cabo de lo que parecieron varias horas, cuatro sirvientes retiraron la bañera de madera bajo la supervisión de Abdul, que miró a ______ con gesto de desprecio y salió detrás de los hombres. ______ montó en cólera. ¡Cómo se atrevía aquel hombre a mirarla de aquella manera tan despectiva! ¿Quién se creía que era?

Poco después, un sirviente entró en la tienda con una bandeja de comida y la miró fijamente. Detrás del hombre estaba Abdul, con su grave semblante de desprecio.

—Ahora comeréis —le ordenó, y se volvió hacia el sirviente—: Deja la bandeja.

—Tu actitud es insultante —le espetó ______, acercándose a ellos—. Llévate el almuerzo. No comeré.

—Deja la bandeja sobre la mesa —indicó Abdul al sirviente, ignorando a ______.

Al disponerse el criado a hacerlo, ______ soltó un manotazo. La bandeja y su contenido aterrizaron sobre la alfombra.

Abdul le clavó una mirada fulminante, pero se limitó a hacerle una seña al sirviente para que se fuera y luego salió tras él.

______ se arrepintió de su actitud y empezó a dudar de su propia cordura.

Joe apareció al cabo de unos instantes.

—Limpia esta porquería —le espetó.

—Ha sido un accidente —mintió ______.

—No agotes mi paciencia —le advirtió Joe—. En este preciso momento tengo deseos de poner fin a tu miserable existencia.

______ se arrodilló y empezó a recoger la comida de la alfombra y a dejarla en la bandeja. Había pastelillos de hojaldre, pepinillos, paloma asada y uvas.

—Deja la bandeja sobre la mesa —le ordenó Joe. Y agregó—: Ahora comerás.

—¿Qué dices?

—¿Acaso eres sorda?

—Me niego a comer alimentos sucios.

—No se puede tolerar que desprecies la bondad de Alá —insistió Joe, desenvainando su puñal con aire amenazador—. Tú provocaste que la comida cayera sobre la alfombra y ahora te comerás hasta el último bocado.

Con gesto hosco, ______ cogió la paloma asada y le hincó un mordisco.

-¿Satisfecho ahora?

-Tienes los modales de un cerdo —se burló Joe—. No se habla mientras se come.

______ sintió el impulso de arrojarle la paloma a la cara.

—Ni se te ocurra —le advirtió él, como si le hubiese leído el pensamiento.

—No tengo cubiertos —objetó ______.

—Sólo un tonto le daría un cuchillo a una loca como tú —dijo Joe, y con el puñal troceó la paloma.

—¿Qué es eso? —inquirió ______, señalando uno de los platos.

—Pepinillos.

______ señaló los pastelillos. —¿Y esto?

—Bakiava. Está relleno de nueces.

______ probó un bocado de bakiava.

—Delicioso —dijo.

—Me alegra que te guste —dijo Joe con tono seco.

Bajo la supervisión de Joe y de su puñal desenvainado, ______ se comió todo lo que había en la bandeja. Al grito de mando de su amo, el desventurado sirviente al que ______ había incomodado trajo un recipiente de agua tibia y lo dejó en la mesa.

—Termina —le ordenó Joe.

A pesar de sentirse a punto de reventar, ______ decidió abstenerse de discutir. Además, aquella bestia aún le apuntaba con el puñal. Se llevó el recipiente a los labios para beber.

—¡No!

______ levantó la vista, desconcertada.

-El agua es para lavarte las manos, mi pequeña salvaje.

______ se ruborizó ante la humillación de ser considerada una ignorante.

—Si vuelves a coger una rabieta como la de antes —le advirtió Joe—, te azotaré hasta que no te reconozcan. ¿Lo has entendido?

______ asintió.

—Hablarás sólo cuando te dirijan la palabra, esclava —ordenó él.

—Muy bien —murmuró ella.

Irritada por la actitud altanera de Joe, ______ se arrodilló ante él con un gesto exagerado. Inclinó la cabeza hasta tocar la punta de sus botas y, en una voz que rezumaba sarcasmo, dijo:

—Escucho y obedezco, mi magnánimo y poderoso señor. Como siempre, vuestros deseos son órdenes para mí.

Joe le dio una palmadita en la cabeza con aire condescendiente.

—Bien, esclava. Estás aprendiendo. Eso me complace —dijo, tras lo cual se levantó y salió de la tienda.





--------------------------------------------------------------------------------



______ lo siguió con la mirada y deseó tener el coraje para arrojarle algo a la cabeza. En cambio, cruzó al fondo de la tienda a toda prisa y se dejó caer de rodillas, luego levantó la lona y echó un vistazo al exterior.

¡Botas! Le pareció ver cientos de botas.

Con una maldición en los labios, ______ se puso de pie y se dirigió a grandes zancadas a la cama. Al parecer, aquel granuja había aprendido algo al ordenar que todos los hombres disponibles rodearan su tienda para evitar que ella escapara.

______ sonrió al pensar en el ejército del príncipe apostado para vigilar a una mujer. Luego se dejó caer en la cama.



Fin Capitulo 3
Volver arriba Ir abajo
http://twitter.com/IstSexyNickJ
PameeJB
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 726
Localización : nicklandiia
Fecha de inscripción : 26/01/2010

MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Abril 21st 2010, 20:39

casi muero cuando
lo lei jeje siguela
me encanta esta nove
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: <---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....    Hoy a las 06:18

Volver arriba Ir abajo
 
<---->EzClAvIzAdA...<----> (JOE Y TU) Hot....
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 13.Ir a la página : 1, 2, 3 ... 11, 12, 13  Siguiente

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: