Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... , 9, 10, 11  Siguiente
AutorMensaje
I do Believe ✫
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 22
Localización : los JONAS son mi VIDA LOS AMO
Fecha de inscripción : 16/12/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 18th 2010, 21:35

aaaaaahhhh porque tiene que venir la pausa
que intriga tan grande a quien van a eliminar aaaahhhh
que nerviossss siguelaaaaaa
me encanta tu novela maiii
Volver arriba Ir abajo
I do Believe ✫
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 22
Localización : los JONAS son mi VIDA LOS AMO
Fecha de inscripción : 16/12/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 18th 2010, 21:41

siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela
Volver arriba Ir abajo
joaliz
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 299
Fecha de inscripción : 16/09/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 20th 2010, 13:18

Siguelaaa
Volver arriba Ir abajo
I do Believe ✫
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 22
Localización : los JONAS son mi VIDA LOS AMO
Fecha de inscripción : 16/12/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 20th 2010, 16:15

SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

SIGUELAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
Volver arriba Ir abajo
"*[ Abigail ]*"
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 177
Edad : 22
Localización : MANSION JONAS
Fecha de inscripción : 06/01/2010

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 21st 2010, 10:21

MAII IA TE EXTRAÑO MUCHO Sad
KIERO K SE ARREGLE TU COMPU
RAPIDO Sad NI EN EL MSN CONTESTAS
AUNK SEE K ES PK SE TE APAGA LA
COMPU PERO IA KIERO
K VUELVAS IAAA, ME ESTOY VOLVIENDO
LOKA PK IA NO ES = LA NOVE, SIN SABER
CUANDO VAS A SUBIR CAP Sad AUNK ESO
SII, SIGUE ESTANDO SUPER LINDA PORK
LA SIGUES ESCRIBIENDO = Y NOS DEJAS
CON MUCHA INTRIGA K MALA ERES EEE JAJA
BNO SIGUELA ME ENCANTA Y TE EXTRAÑO
TKM MAII tiste

JOE I LOVE YOU Enamorada
Volver arriba Ir abajo
Ana.KindOfPerfect
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1078
Edad : 22
Localización : Por ahi...
Fecha de inscripción : 20/09/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 22nd 2010, 06:21

maiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!

oh oh!
van a eliminar a orla!!!

tiste

a nick le parece lindo me nombre??
sera a el solo!

Hahahaha a mi no me gusta, pero mi mama... ¬¬

me encanto el capi..

lo volvi a leer juju
tqmmmm!!

siguelaa!!
Volver arriba Ir abajo
AndreColme
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 406
Edad : 23
Fecha de inscripción : 15/09/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 27th 2010, 14:47

siguela! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
LannieJonas♥
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 972
Edad : 22
Fecha de inscripción : 10/10/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 27th 2010, 18:51

Maiii!!! mi loqaa como estas??
i miss u!
sorry x no pasar i no subir cap en mi nove
es qe tengo dm problemas cn mi pc
noc si sabias ahora ia no es el internet aahahah
pero bueh, aprovecho de pasar ahora!
MeLi! wiiiiiii estoy ioo...estoy ioo...es genial! muy genial!
sorry me emocione hahaha es qe me encantaa oie i io no voi
a American Idol?? ahahhaa noo ntp...cn qe me nombres genial Wink
he leido los capis i me encantaron! siguela

Te Adoro loqis
Volver arriba Ir abajo
The Show Must Go On~
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 19
Localización : Narnia
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 29th 2010, 11:59

Chicas xdon por no subir
capitlo en rato Es que estoy
muy ocupada con el tema del colegio
y ahora no tegno tanta inspiracion como en las vacaciones .__.
Pero ya tengo varias ideas
Y hoy no podre subir xq recien llego de educacion fisica
y estoy super cansada pero mañana sii o si les subo 2 capitulos
Lo prometo (:

Melii! Volvite que bueno que estes bien
tranquila sabes que tal vez no seas participante de american idol
pero .... Mi nove es una caja de sorpresas juju
xD

Se les quiero lectoras♥
Volver arriba Ir abajo
AndreColme
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 406
Edad : 23
Fecha de inscripción : 15/09/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 29th 2010, 18:18

SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
The Show Must Go On~
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 19
Localización : Narnia
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 30th 2010, 11:17

Capitulo
12 “Abigail”


Mientras estaban dando la pausa, fui a
hablar con Orla, que por cierto, cantaba muy bien, cuando llegue hacia donde
estaba ella la note algo nerviosa.


Nerviosa ¿? –pregunte-

Si y aun más que antes, y si me eliminan ¿?

No lo Creo, si cantaste muy bien –dije
sonriendo-


Gracias –dijo ella, ya más calmada-

Creo que ya es momento de ir al escenario -dijo
Orla, ambas nos dirigimos hacia allí-




Cuando llegamos al escenario, solo faltaban
unos participantes, el nerviosismo crecía cada vez más en mí…




Y la/el Participante eliminado es Blanca Estébanez
–dijo mostrando un sobre, que le había alcanzado el escribano-




Como Orla y yo nos llevábamos muy bien,
aunque apenas nos conocíamos de hace una hora, decidimos ir a tomar un café, a
un restaurant que estaba cerca del estudio.




En el camino…

Orla y yo estábamos hablando de lo
nerviosas que estábamos, hace solo veinte minutos, cuando choque con una chica
que iba caminando muy rápido, ambas caimos al suelo.


Lo siento, lo siento –dijo la chica-

No, no te preocupes –dije sonriendo,
mientras Orla me ayudaba a levantarme- Creo que tengo una manía de conocer a la
gente así- dije riendo- Como te llamas ¿?-


Abigail, me llamo –dijo sonriendo-

Las verdad, las tres nos habíamos llevado
muy bien, así que decidimos ir las tres juntas, al restaurant.
Volver arriba Ir abajo
The Show Must Go On~
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 19
Localización : Narnia
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 30th 2010, 11:21

Este Capitulo se lo dedico a Abigail
Te Quiero! Feliz Cumple! YA tenes 16 ! Very Happy
Volver arriba Ir abajo
"*[ Abigail ]*"
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 177
Edad : 22
Localización : MANSION JONAS
Fecha de inscripción : 06/01/2010

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 30th 2010, 11:23

OMG, SII ESTOY JAJA, ME ENCANTAN TUS
CAP. Y AHORA IA TUBE HASTA UN CAP.
CON MI NOMBRE Very Happy AW, KIERO CONOCER
A NICK O JOE, DD JAJA GRACIAS POR
SUBIR EL CAP, MAII, ME ENCANTO
PERO PON UNO MAS LARGO PLIS
IA EXTRAÑO MUCHO LA NOVE Y KIERO
UNO, O MEJOR MARATON Razz SEE , AVECES
NO HAY TIME PERO BNO, ME ENCANTO
SIGUELA
TKM
JO I LOVE YOU Enamorada
Volver arriba Ir abajo
The Show Must Go On~
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 19
Localización : Narnia
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 30th 2010, 19:24

Solo Abii comento? :/
Volver arriba Ir abajo
"*[ Abigail ]*"
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 177
Edad : 22
Localización : MANSION JONAS
Fecha de inscripción : 06/01/2010

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 30th 2010, 22:36

MUCHAS GRACIAS POR PONERLE
MI NOMBRE Y DEDICARMELO AW, TKM
ERES UNA GENIAL AMIGA, SIGUE
LAS LECTORAS VUELVEN, SOLO K
POR LAS VACACIONES NO TUBIERON
TIME DE PASAR A COMENTAR JEJE.
SIGUELA AMO TU NOVE
Volver arriba Ir abajo
"*[ Abigail ]*"
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 177
Edad : 22
Localización : MANSION JONAS
Fecha de inscripción : 06/01/2010

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 31st 2010, 08:48

HooLaa MAII, TE KERIA AVISAR QUE
NO PODRE PASAR A LEER TU NOVE
HASTA EN UNAS 2 SEMANAS, O KISAS
MENOS, QUE LLEGUEMOS DEL PRIMER LUGAR Y PUES
ME DEN TIME DE COMENTAR, PERO
NO SE SI PUEDA, SOLO ERA PARA AVISARTE
POR SI PONES CAP. PARA QUE
NO PIENSES QUE NO HE ESTADO
REVISANDO TU NOVE A LA CUAL SOY ADICTA Very Happy
BUENO PASARE DESPUES TKM,
IA SABES PASO LUEGO OQI BYE
SIGUE LA NOVE ESTA GENIAL.

JOE I LOVE YOU Enamorada
Volver arriba Ir abajo
I do Believe ✫
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 22
Localización : los JONAS son mi VIDA LOS AMO
Fecha de inscripción : 16/12/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Marzo 31st 2010, 20:50

siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela
Volver arriba Ir abajo
The Show Must Go On~
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 760
Edad : 19
Localización : Narnia
Fecha de inscripción : 07/12/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Abril 1st 2010, 08:56

Mas comments please Sad

Abii TKM♥
Te extrañare estas dos semanas♥
Volver arriba Ir abajo
AndreColme
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 406
Edad : 23
Fecha de inscripción : 15/09/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Abril 1st 2010, 09:03

MEEEEEEEEEEEE ENCANTAAAAAAAAAAAAAAAA!
SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA SIGUELA
Volver arriba Ir abajo
PameeJB
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 726
Localización : nicklandiia
Fecha de inscripción : 26/01/2010

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Abril 1st 2010, 10:42

SIGUELAA!!
Volver arriba Ir abajo
Ana.KindOfPerfect
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1078
Edad : 22
Localización : Por ahi...
Fecha de inscripción : 20/09/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Abril 3rd 2010, 10:36

chicuelitaaaaaaaaaaaa
perdoooon!!!
como te dije ya lei tu nove pero de verdad no tengo tiempo de nadaa!!!

juju no me eliminaron de American Idol!!!
y soy amiga de la protagonistaaa!!

wiiiiiii!!!

tqmmm!!
me encantaaaaa

siguelaaaaaa!!
ahora me voy a pasar por tus demas noves!
Volver arriba Ir abajo
BrianaAndrade
Novia De..


Cantidad de envíos : 557
Edad : 23
Localización : Vnzl-Mcb
Fecha de inscripción : 14/12/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Abril 7th 2010, 19:48

Hooolaaaa chicass..!!! NUEVA LECTORAA!!! Very Happy

me encantooooo aa perfectoo
jajajaj si asi tropezando conocere gente como joee uff
kiero vivir en el piso ajajajja
aww ps me encantoo espero la sigas prontoo soii una
lectora compusilva jajaja soi adicta a las web noves
buenoo Very Happy me encanta como escribess
esoero la sigas pronto
o cuando puedass

XO Very Happy
Volver arriba Ir abajo
http://www.Twitter.com/brianakarlina
I do Believe ✫
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1151
Edad : 22
Localización : los JONAS son mi VIDA LOS AMO
Fecha de inscripción : 16/12/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Abril 7th 2010, 22:07

siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela-siguela
Volver arriba Ir abajo
jenny teran
Forista!


Cantidad de envíos : 74
Edad : 26
Localización : JonazLandiia =D
Fecha de inscripción : 09/04/2010

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Abril 10th 2010, 19:25

mm nuueva lectora.. me encato tuu nove siigela


Volver arriba Ir abajo
LannieJonas♥
Comprometida Con...


Cantidad de envíos : 972
Edad : 22
Fecha de inscripción : 10/10/2009

MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Abril 10th 2010, 22:31

Friend, 1000 disculpas por no pasar
pero tu sabes que no podia y tenia
muchas cosas que hacer (ia me operaron)
asi que despues hablamos, siguela!
esta muyyy buena Very Happy

Te quiero..!
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: “American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]   Hoy a las 13:08

Volver arriba Ir abajo
 
“American Idol, más que un simple reality show”[Drama and Romance]
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 10 de 11.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... , 9, 10, 11  Siguiente
 Temas similares
-
» Uno de American Idol "cantando" 'Broken heart' de WHITE LION
» Joshua Ledet: When A Man Loves A Woman - AMERICAN IDOL SEASON 11
» Paradise Lost - Tragic Idol (2012)
» 01. The Shins - Simple Song
» Willie Nile - American Ride (2013)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: ROMANTICAS-
Cambiar a: