Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Colisión (Nick y tú) HOT-Drama

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 9, 10, 11
AutorMensaje
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 14:52

Mientras el olor que chisporroteaba de las hamburguesas, perritos calientes y alas de pollo flotaba en la brisa, Nick sacó una silla y esperó que ____ terminara de ayudar a su madre en la casa. Todos se sentaron a una buena comida preparada por el padre de Nick.  —¿Te sientes mejor, hombre? —Preguntó Trevor, masticando un trozo de maíz en una mazorca—. ¿O debemos ser cuidadosos en que probablemente te enfermes por toda la mesa? Fallon puso los ojos. —Eew, Trevor, eso es asqueroso. —Lo es, ¿no? —Nick sacudió la cabeza y se echó a reír—. Sólo por eso, si me siento enfermo, estoy apuntando a Trevor. —Está bien, ¿en serio? —Dijo Sarah, su frente se frunció con disgusto—. Estamos tratando de comer aquí. —¿Por qué las mujeres se asustan por eso? —Jude puso una porción monstruosa de ensalada de patatas en su plato—. Hay cosas más desagradables que vomitar. —Estoy de acuerdo. —Nick se inclinó hacia atrás, cruzando las manos detrás de la cabeza. Una sonrisa lenta levantó su boca—. Al igual que mi sobrino con el dedo metido en la nariz en estos momentos. Está cavando en busca de algo.  Todo el mundo giró la cabeza en torno a la mesa que Danielle, Kevin y los niños ocupaban. Efectivamente, el pequeño Timothy tenía otros planes para lo que iba a disfrutar de postre. Una orquesta de gemidos de repugnancia de Sarah y Fallon se filtró a través del aire junto con el sonido de sus sillas chirriando hacia atrás de la mesa, mientras arrancaban sus platos y se iban.  —Kevin, —Nick gritó, sonriendo—, hermano, es posible que desees controlar a tu hijo. Kevin levantó los ojos de su plato. Él los movió entre sus dos hijos, finalmente deteniéndose en el culpable. —Timmy, sácate el dedo de la nariz. Danielle suspiró, tratando de alcanzar la mano inofensiva. Ella lo levantó de su silla. —Vamos. Hay agua y jabón para ti.  Mientras los hombres se reían y bromeaban acerca de lo que acababa de suceder, ____, Denise, y Paul salieron de la casa. Cada uno tomó un asiento en una de las dos mesas. ____ puso su plato en la mesa, con una expresión curiosa. —¿Por qué Fallon y Sarah acaban de irrumpir dentro? ¿Alguno de ustedes las insultó?  Otra ronda de risas estalló, sumándose a la confusión de ____. Jude se puso de pie y se abrió paso al interior. Nick asumió que estaba tratando de ir a ver a Sarah. Nick pasó el brazo por encima de la silla de ____. —No, nosotros no las insultamos. Sólo tienen estómagos débiles.  ____ comenzó a apilar ensalada de pepino en su plato. —Mmm hmm. Ni siquiera voy a preguntar.  —Bien. Es mejor, ___. —Trevor tomó un trago de su cerveza y empujó su plato vacío—. ¿Cuál es el acuerdo? ¿Ustedes dos tienen un nombre para el pequeño?  ____ miró a Nick. —Nosotros lo tenemos. —Noah, —respondió Nick, tratando de mantener su mente lejos de los pensamientos no deseados de él no siendo su hijo—. Noah Alexander. Trevor asintió. —Buen nombre. —Sí, lo es. —____ le dio a Nick una débil sonrisa, sabiendo que su cabeza estaba atrapada en la batalla de nuevo. Con un suspiro, se volvió a Trevor—. Así que, Fallon dijo que ustedes dos se están mudando juntos.  Trevor sonrió. —Sip. Ella insistió.  ____ enarcó una ceja incrédula. —He oído que fue al revés.  Nick sonrió y negó con la cabeza. —Ella nos contó todo el otro día. Las rosas. La cena con el discurso nervioso. —Está bien. Me has pillado. —Trevor terminó el resto de su cerveza—. Como si fueras mejor con ____, bobo. Olvídate de los discursos. Los tuyos son infames.  —Ah. Lo son, y yo peor. —Nick sonrió—. Pero nunca me atraparás negándolo, y mi sensibilidad hace que gane puntos de digno de desmayo.  ____ rió.  —Amigo. Estás acabado. ¿Digno de desmayo?  —Lo tienes, hermano. Soy muy digno de desmayo. —Nick masajeó sus dedos por el cabello de ____—. Dile, amor. ____ dejó caer el tenedor en su plato y se dejó caer en el regazo de Nick. Ella apretó los brazos alrededor de su cuello y sonrió. —Él es el rey del desmayo, Trevor. Realmente debes tomar algunos consejos.  Trevor se puso de pie, estirando sus largos brazos. —Estoy fuera. Ustedes dos me están asustando en más de un sentido. —Cogió su plato de la mesa y se dirigió a la casa. —Mmm, lo ahuyentamos, —susurró Nick, rozando su mandíbula ligeramente sin afeitar contra la mejilla de ____—. Somos malos, ¿eh? Una sonrisa sensual tocó los labios de ____. —Muy muy malos.  Después de dejarse llevar unos momentos robados con la única mujer con la que quería considerar su desmayo digno, Nick vio a ____ desaparecer en el interior para ayudar a su madre a preparar algunos postres. Se desencadenó un brote de alivio. El último par de semanas, las dos se habían vuelto muy cercanas, y eso es todo lo que Nick quería ver. Mientras disfrutaba el sonido de su sobrina y sobrino jugando a la mancha, Nick se alegró de haber reducido la fiesta de este año a los amigos cercanos y familiares. Con el sol a punto de retirarse por el día, se sentó alrededor de la hoguera junto a su padre y Kevin. —Gracias, pa, —dijo Nick, aceptando una cerveza de su padre—. El día de hoy resultó bien. —Seguro que lo hizo. —Paul se relajó en su asiento, con los ojos aterrizando en los de  Nick—. Cuanto más viejo seas, comenzarás a notar que el caos de una gran fiesta pierde su brillo. Esto es de lo que se trata todo.  Nick sabía que su padre estaba en lo cierto. En algún lugar entre llegar a ser exitoso con Industrias Jonas y jugar el campo tedioso con las mujeres, Nick perdió el contacto con lo que realmente importaba. No es que él no había mantenido su  familia cerca de su corazón era imposible no considerar la crianza por sus padres como un tesoro pero la importancia de lo que realmente contaba en la vida se volvió torcido.  —Entonces, ¿cómo lo llevas? —Preguntó Kevin—. Mamá dijo que ____ y tú fueron a una prueba de paternidad de sangre hace unos días. Mientras Nick arrastraba la mirada a la casa, donde podía ver a ____ a través de la ventana de la cocina, sabía que no estaba bien. Claro. Le había dicho a ____ que no iba arenunciar a la esperanza de que Noah era su hijo, pero mientras la respuesta se acercaba, le resultaba más difícil de aferrarse al optimismo. Nick se encogió de hombros, tomando un trago de cerveza. —Estoy tratando. —Hay una razón detrás de todo, hijo, —Paul suspiró, golpeando el hombro de Nick—. Sólo recuerda eso. —¿Sí, pa? ¿Cuál sería la razón si no es mi hijo? —Nick odiaba cuestionar cualquier cosa que su padre le decía pero Nick no pudo encontrar una cadena de sentido si este resultado estaba a punto de joderlo. El desaliento en los ojos de su padre hizo que Nick se sintiera como un idiota—. Lo siento, —Nick admitió sombríamente, tratando de no perder la fe que su padre siempre había tratado de inculcar en él—. Le dije a ____ a principios de esto que iríamos a través del miedo juntos. Dije eso mayormente para calmarla, pero diablos si esto no me está matando. La idea de tener a ese idiota envuelto en la vida de ella o en la del bebé está jodiendo conmigo mal.  Nick se pasó una mano por el pelo, sus nervios se elevaban con cada malvado susurro en su mente. Nick sacudió la cabeza. —Él ha estado un poco calmado el último par de meses, pero estoy asumiendo que es porque lo he mantenido en su lugar. Si él es el padre de este bebé, irá directo a su cabeza, y lo llevará a un nivel completamente nuevo. El idiota nos hizo saber que se mudará a Florida unos meses después de que el bebé nazca. ____ es un desastre por eso. Me voy a enamorar de este chico y tener que ver a Joseph llevárselo durante el verano y las vacaciones. Nos quebrará a ambos. Con la mano aún en el hombro de Nick, Paul observó a Kevin que miraba sin decirle nada a su hermano. Llevando sus ojos de nuevo a su hijo, Paul negó con la cabeza. Su voz era suave, pero firme. —Nick, eres un hombre fuerte. Tú siempre lo has sido. La primera vez que te sostuve me dijiste con los ojos que ibas a dejar tu marca en este mundo, y mierda, hijo, lo has hecho. Haz hecho a tu madre y a mi orgullosos. Sé que puedes sentir que la fuerza con la que has nacido se desliza de tus manos, pero está en ti no dejarla ir. Encontrarla de nuevo. Está ahí. Como hombre y como padre de este niño, ya sea tuyo biológicamente o no, vas a hacer lo que sea para que tu y ____ no se quiebren. Eres el hombre que va a convertir a este niño en un hombre. Tú y ____ se necesitan el uno al otro y es posible que se necesiten el uno al otro más que nunca después de esto. Pero hagas lo que hagas, nunca cuestiones las decisiones que los cielos hacen por nosotros. Una vez más, hay una razón detrás de todo. Todo lo que importa es lo que haces con esas decisiones. Puedes dejar que te quiebren o moldearte.  Con las palabras que necesitaba escuchar empapando su mente, Nick miró hacia la casa. Observando a su madre y a ____ salir del porche, trató de centrarse en lo que había dicho su padre, pero a medida que las estrellas comenzaban a cubrir el cielo, temía que hasta que tuviera esos resultados en la mano, aquí y ahora, no sería capaz de encontrar la fuerza que necesitaba para caminar a través de esto. Como la duda plagaba cada músculo de su cuerpo, Nick se puso de pie y se dirigió hacia ____. Forzando una sonrisa, él suavemente la tomó en sus brazos. Se sentía como si estuviera fallando. Un hombre que seguiría fallando si Noah no era suyo. —Hey, —dijo ella, sonriendo—. Todo el mundo se dirige a la playa para ver los fuegos artificiales. No me di cuenta que se había puesto tan frío aquí afuera. Voy a correr adentro y tomar mi chaqueta. ¿Necesitas algo? Nick no respondió. No. En cambio, inclinó su cabeza y aplastó sus labios en los de ella. Avergonzado y plagado de culpabilidad por enmascarar sus sentimientos, él la besó duro, hundiendo las manos en sus rizos suaves. Se preguntó si ____ podía saborear el miedo en su lengua o si ella podía sentir la incertidumbre en su abrazo. No sabía por cuánto tiempo se quedaron envueltos en los brazos del otro, pero en ese momento, le gustaría poder detener el tiempo. Detener que se mueva hacia adelante a un lugar perverso en el que no sería capaz de cuidar de ella. ____ lentamente se echó hacia atrás, con los ojos buscando en los de Nick. —¿Estás bien? —Sí, —Nick mintió sin problemas—. Puedo ir a buscar tu chaqueta. —Está bien. Tengo que ir al baño. —Le tocó la mejilla y sonrió—. Te veré abajo en la playa. Nick asintió y ella se dirigió a la casa vacía. 
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 14:58

Mientras se lavaba las manos después de terminar en el cuarto de baño, ____ se preocupó por la manera en la que Nick lucía. Dios, sólo quería que su espera terminara. Ella quería que su amante de los Yankees sin preocupaciones regresara. La espera lo había despojado de mucho, y ____ no pudo evitar sentirse dolida por él. En un suspiro, apagó la luz, rezando que la espera terminara pronto. En el dormitorio, tomó una chaqueta ligera de primavera de su maleta. Se alegró de haberla traído con ella. ____ se la puso y se dirigió hacia la puerta, sin embargo, se detuvo, sus pies se pegaron al suelo cuando su mirada se cruzó en la computadora portátil de Nick. Una punzada la atravesó.  Con la curiosidad llevándola, ____ se hundió lentamente en el colchón. Mirando la computadora, no podía dejar de tocar con sus dedos el código de acceso de Nick. Sabía que los resultados de las pruebas de paternidad no debían estar por un par de días más y se reprendió a sí misma por siquiera mirar, sin embargo, algo la empujó hacia adelante. Entró la dirección URL en el espacio apropiado. Con el corazón comenzando a golpear cuando el sitio web apareció, ____ entró el número de caso que se le dio con el fin de comprobar los resultados. A pesar de que nunca había sido un matemática o estudiosa de Literatura, esta serie de números y letras quemó en la cabeza de _____. Su cuerpo se tensó cuando el sitio comenzó a cargar la información. No era la misma página que había mostrado el último par de veces que la había verificado. En cambio, un malvado reloj de arena apareció. ____ lo miró fijamente y le devolvió la mirada mientras ella esperaba. Respira...  El pequeño reloj de arena malvado desapareció...  Respira...  Un triángulo azul representando al padre apareció...  Respira...  Un gráfico que mostraba la probable paternidad decía hola...  Respira...  El corazón de ____ cayó, hundiéndose hasta sus pies. Incapaz de respirar, hablar o pensar, la parte del cuerpo de ____ que sólo funcionaba correctamente eran sus lagrimales. Aquellos estaban trabajando muy bien porque ella estalló en un ataque de llanto, tragando aire mientras trataba de calmarse. Aturdida por los resultados mirándola justo a la cara, ____ se puso de pie lentamente y bajó las escaleras. ¿Cómo podría siquiera comenzar a decirle a Nick? Ella necesitaba palabras para este momento y su mente estaba en blanco. Completamente vacía de pensamientos coherentes, con su cuerpo temblando ____ salió al porche trasero. Sus ojos se posaron en Nick. Sentado en una de las sillas junto a la piscina, él inclinó la cabeza hacia un lado cuando la vio. Ella se alegró que él no fue a la playa con todo el mundo. No quería decirle delante de nadie. Tenía que decirle en privado. Sólo deseaba saber cómo. Se detuvo frente a la piscina, viendo a Nick moverse hacia ella. Se dio cuenta que él sabía que ella era un desastre, y su corazón sangraba por la mirada en sus ojos. De pie frente a ella, Nick tomó su mejilla y suavemente colocó la otra mano en su estómago.  —¿Qué sucede? —Preguntó, su nerviosismo era palpable. ____ tragó, sus palabras tartamudearon entre sus respiraciones profundas por aire. —¿Sabías que hace un año esta noche comenzaste a salvarme la vida? —Nick fue a hablar, pero ____ continuó—. Lo hiciste, Nick. No lo sabía entonces, pero lo hiciste. Ya hemos pasado por más este año que dos personas en una nueva relación deberían tener que soportar. Nos merecemos un descanso. —Ella miró su reloj y rápidamente hacia él—. Bésame ahora. Bésame de la forma en que me besaste el año pasado en esta misma noche. Te prometo que tampoco voy a detenerlo.  Sin pensarlo, Nick la atrajo hacia su boca, deslizando su lengua sobre la de ella. Aunque familiar, su beso sería siempre nuevo para él, algo inexplorado con cada trazo de su tacto. Con fuegos artificiales explotando encima de ellos, Nick le dio un beso como lo hizo la primera vez que tuvo la suerte de sentir sus labios, de sentirla en sus brazos. ____ no rompió el beso esta vez, Nick tuvo que detenerse a causa de su llanto. Él fue a hablar, pero ella le ganó de mano.  —Dijiste que sin importar quién es el padre de Noah lo amarías y criarías como si fuera tuyo.  Dejando caer sus brazos, Nick sintió la sangre drenarse de su rostro, sintió su corazón martillar a través de su pecho. —Cuando me dijiste eso, no sabía qué pensar, —exclamó ____, llevando las manos a las mejillas de él—. ¿Sabes cuántos hombres se quedarían? No muchos. Me aceptaste de vuelta después de todo el dolor que te causé, y luego aceptaste el hecho de que podrías no ser el padre del niño que llevo. Te habría amado por una eternidad antes de asumir esa responsabilidad. Después de eso, sabía que te encontraría en mi próxima vida. —Ella hizo una pausa, rozando sus labios sobre los suyos—.  Nick Jonas, el destino jodió con nosotros un poco al principio... pero terminó de meterse con nosotros. Nos está dando la pausa que merecíamos desde el principio. Noah es tu hijo.  —¿Qué? —Susurró, sintiendo caer de sus hombros el peso que habían estado llevando—. ¿Lo soy? ____ asintió, las lágrimas caían en un torrente. —Sí, lo eres. Lo comprobé y— Fue el turno de Nick cortarla. Él llevó sus manos a su cabello y tiró de ella a su boca de nuevo. Desorientado, Nick habló entre la adoración a sus labios. —¿Estás segura? Dime que estás segura, ____. —Estoy segura, —exclamó, sosteniendo su rostro mientras ella le devolvía el beso tan fervientemente como él la estaba besando—. Es tuyo, Nick. Es tuyo. -Jesús, —bromeó Sarah, haciendo su camino hacia ellos—. Hay un montón de habitaciones. Quiero decir, es una mansión, Jonas. Llévala dentro. —____ se rió y se secó las lágrimas. Con el ceño fruncido, Sarah parecía confundida como el infierno—. Está bien. Esperen un minuto. Estás llorando, ¿Pero lo estás besando? ¿Me he perdido algo?  Nick sonrió, llevando su brazo sobre el hombro de ____. —Si. Te has perdido el memo que dice que yo soy el padre de Noah. Los ojos de Sarah se abrieron. —¡Cierra la boca! —Ella casi saltó a los brazos de Nick, lanzando sus chillidos por encima de la explosión de los fuegos artificiales—. ¿Es verdad? ¿Él es el papá del bebé?  Sí, —____ rió mientras Sarah le daba un abrazo de oso—. Él es el papá del bebé.  Nick chasqueó los labios sonrientes juntos. —El papá del bebé digno de desmayo.  Aplaudiendo, Sarah comenzó a correr hacia las escaleras a la playa. —¡Voy a traer a todos! —Adelántate, —Nick gritó. Con su sonrisa tan amplia como siempre, él pasó su brazo sobre el hombro de ____. Rozando su nariz contra la de ella, tomó su labio inferior entre sus dientes—. ¿Sabes lo feliz que voy a hacerte?  ____ sonrió mientras su cuerpo dejaba ir la última parte de la tensión que se enrollaba a través de él. —No estoy segura de que puedes hacerme más feliz de lo que ya lo haces. —¿Dudas de mis habilidades para hacerte feliz? —Creo que acabo de hacerlo, —____ se rió. Después de celebrar la noticia con sus amigos y familiares, Nick siguió a ____ por las escaleras. Tenía una cita con el médico en la ciudad mañana a las cuatro en punto, y planeaban salir relativamente temprano para evitar el tráfico de vacaciones. Antes de hacer el viaje, Nick planeaba dejar que Joseph supiera que no se molestara en aparecer. Esperaba con mucho interés hacer esa llamada. En realidad, estaba jodidamente seguro de que iba a grabarla. Aún en shock porque ya no estaba en el purgatorio, y se sentía como si estuviera por fin en el cielo, Nick no pudo evitar la sonrisa moldeando su rostro cuando ____ se metió en la cama junto a él. Mientras ella se recostaba contra las almohadas, tampoco pudo evitar deslizar su cuerpo hacia abajo. Dejó un rastro de besos por su cuello, bajó por la sensual curva de su hombro, y finalmente a lo largo de su estómago. Nick levantó lentamente su camisola de seda, su sonrisa se amplió mientras fijaba sus labios sobre la piel desnuda de su vientre llevando a su hijo. —Noah, —susurró Nick, besando justo debajo de su ombligo—. Noah Alexander Jonas. ____ dejó escapar un suspiro de satisfacción. —Me gusta la forma en que suena. —A mi también. —Nick besó su estómago otra vez y le tomó la mano. Entrelazando sus dedos, besó a cada uno de ellos y la miró—. Gracias. ____ hundió su mano libre en su cabello, llevándolo lejos de su frente. La mirada en sus ojos, el tono suave de su voz, y la sonrisa en su rostro tenían a su corazón lleno de amor. —Gracias a ti, —susurró ella, una sola lágrima se escapó—. Muchas gracias.  Nick apoyó la mejilla en la parte superior de su estómago, riendo cuando una pequeña onda rodó a través de él. —¿Brazo? —Preguntó, disfrutando la forma en que  se sintió. —Es posible. —Sonriendo, ____ bajó la vista hacia el movimiento—. ¿Tal vez el trasero? Nick se encogió de hombros, disfrutando del momento. —Me pregunto si él apestará en las tapas de botellas como su madre. —Me pregunto si va a ser un sabelotodo como su padre. Nick arqueó una ceja mientras dibujaba círculos alrededor de su ombligo. —Un apestoso en el juego de las tapas de botellas y sabelotodo de ojos marrones. Me gusta. ____ se rió. —A mi también. Nick besó su estómago de nuevo, una sonrisa astuta inclinó sus labios. —Me pregunto si odiará a tus Pájaros tanto como yo lo hago. ____ gimió, echando la cabeza hacia atrás sobre la almohada. —Me pregunto si va a ser un sabelotodo más grande que su padre. —Regresa eso. Acaba de utilizarlo. —Es apropiado para el sabelotodo al que iba dirigido. —No puedo decir que no esté de acuerdo. —Nick dejó un montón de besos lentos a lo largo de cada centímetro del estómago de ____, mirando la piel de gallina aparecer sobre su piel—. Me pregunto si sabrá lo hermosa que es su madre, por dentro y por fuera.  ____ tocó la mejilla de Nick, su alma cálida por sus palabras. —Me pregunto si será cada pedacito del hombre que su padre es.  Con los ojos suavizados, Nick se deslizó por el cuerpo de ____, besó el lado de sus costillas, la curva de su pecho, y la pendiente de su clavícula. Al pasar por encima de ella, le pasó una mano por su sedoso cabello. —Espero que él se enamore de una mujer desinteresada al igual que su madre, que arriesga todo lo que tiene por una oportunidad con su sabelotodo.  Con las llamaradas vibrantes de colores de los fuegos artificiales que se derramaban a través de la ventana de la habitación a oscuras, ____ miró los ojos de Nick, conteniendo la respiración mientras enredaba los dedos en su cabello. —Espero que sea tan indulgente, gentil y amable como su padre es, si esa mujer alguna vez lo lastima.  Nick colocó sus labios sobre los de ____, susurrando mientras la besaba suavemente. —Me pregunto si sabrá lo mucho que voy a amarlo a él y a su madre hasta el día que tome mi último aliento. Aunque ella quería, Nick no dejó que ____ volviera a hablar. No sólo siguió dejando un rastro de dulces palabras grabadas en sus oídos, entró en su alma, acariciándola en maneras que nunca lo había hecho antes. Con el corazón acelerado con la promesa, ____ sintió que él se convertía en uno con ella y con su hijo, y su inquebrantable amor con cada toque delicado y dulce abrazo a través de la noche.
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:13

Cuando ____ se despertó a la mañana siguiente, el olor del tocino quemó sus sentidos mientras salía de la cama vacía. Esponjosas nubes, grises como una vieja lápida, salpicaban el cielo más allá de la ventana. Claramente la lluvia iba a atormentar el día. Con un estirón lento y un bostezo arrastrándose hasta su garganta, examinó la habitación. Asomando la cabeza por la puerta, escuchó las voces de Nick y la de su padre llegar desde abajo. Sonrió por la manera en la que bromeaban y se reían. Decidiendo obtener una ducha rápida antes de irse, ____ rebuscó en su maleta por un par de suaves pantalones capri y una camiseta roja. Con la ropa en la mano, se dirigió al cuarto de baño y se permitió una larga ducha caliente. Una vez terminado, se secó el cabello, se vistió y bajó las escaleras. Encontrando a Paul solo en la cocina, miró a su alrededor, en busca de Nick.  —Buenos días, —dijo ____, sacando una silla—. ¿Dónde está Nick? Sosteniendo una espátula, Paul miró. —Buenos días a ti también, —respondió con una sonrisa—. Nos quedamos sin leche. Tomó un rápido paseo a la tienda. —Paul le sirvió un vaso de jugo de naranja y lo deslizó por el mostrador de granito negro—. Bebe. Es bueno para ti y para mi nieto.  ____ sonrió, su tono orgulloso la abrigó. —Gracias. —Tomó un sorbo de jugo y miró a su alrededor otra vez—. ¿Todo el mundo sigue durmiendo? —Denise está arreglándose. —Paul rompió un huevo sobre una sartén que chisporroteaba—. Fallon y Trevor están despiertos. Él bajó y cogió dos tazas de café. No he visto a Sarah o Jude, todavía. —Él tomó su jugo de naranja—. ¿Huevos y tocino? —Claro, —respondió ____, su estómago gruñó por el tentador olor. Paul colocó unos huevos y unas rebanadas de tocino en un plato. Poniéndolo delante de ____, él sonrió, las arrugas alrededor de sus ojos verdes se levantaron. — Disfruta.  —Gracias. —____ cogió el tenedor y comió. Durante los siguientes veinte minutos, disfrutó escuchar a Paul hablar de Nick. Aprendió que no sólo su amante de los Yankees fue un amante de los Mets en un punto, sino que también lanzó un juego sin hits en su último año de escuela secundaria. Después, salió del campo para nunca volver a jugar excepto por diversión. Paul dijo que creían que la decisión de Nick de dejar de jugar vino de la presión del acoso de los exploradores que le dieron sobre llevar su talento hasta las ligas mayores. Esto sorprendió a ____, teniendo en cuenta el profundo amor de Nick hacia el béisbol. Sin embargo, ella lo atribuyó a que él tenía más ganas de convertirse en arquitecto. De cualquier manera, su curiosidad se despertó, y planeó molestar su cerebro un poco en el viaje a casa. Después de terminar de comer, ____ miró su reloj. Nick había estado fuera por más de treinta minutos.  —¿Nick está ordeñando la vaca en una granja en algún lugar? —Señaló el reloj de la cocina de acero inoxidable—. Ha estado fuera por un tiempo.  Paul entrecerró los ojos, su frente lentamente se frunció. —Hmm. Él se ha ido por un tiempo. —Miró por la ventana, a las grandes gotas de lluvia que caían del cielo—. Tal vez se está tomando las cosas con calma. Sé que mencionó que estaba montando su motocicleta hasta allí. —Oh, —dijo ____ en voz baja. Una punzada de inquietud se apoderó de sus miembros. Su mente se precipitó a una conversación que ella y Nick tuvieron no hace mucho. Él había discutido con entusiastas y grandes detalles sobre cómo le gustaba acelerar su moto a velocidades impías en las carreteras de East Hampton—. Voy a llamarlo a su celular y ver cómo está. Paul asintió, y ____ se dirigió hacia las escaleras. Subiendo dos a la vez, llegó a la cima en un segundo. Al doblar la esquina, se chocó con Sarah.  —Bueno, eso me despertó, —dijo  Sarah. Secándose el cabello con una toalla, se quedó mirando a ___—. ¿Por qué luces toda asustada? Los ojos de ____ volaron a una ventana del suelo al techo visible desde el pasillo abovedado. Contuvo el aliento mientras observaba la lluvia caer en gotas grandes y pesadas. ____ pasó corriendo junto a Sarah con una sensación de malestar creciente. Con una mano rápida, buscó su teléfono en su bolso y pulsó el botón por el número de Nick. Para el cuarto tono, sabía que él no iba a contestar.  —___, ¿qué demonios te sucede? —Sarah se puso en la puerta, con el rostro bordeado de confusión. Tragando, ____ cerró su teléfono. —Nick fue a buscar leche, y no ha vuelto todavía. Tomó su maldita moto, también.   Sarah se encogió de hombros. —Está bien. Está lloviendo. Es probable que se esté tomando su tiempo, chica. Cálmate. ____ asintió. Sarah tenía razón. Por alguna razón, ella estaba exagerando. Sabía que  Nick sería lo suficientemente inteligente para no conducir como un animal, sin embargo, algo estaba mal y ella no podía poner su dedo allí. No era exactamente un tirón en su interior diciéndole que algo andaba mal, sino más un vacío lentamente metiéndose en sus huesos. Mientras trataba de quitarle importancia al acantilado del que su mente estaba colgando, el timbre sonó a través del aire.  ____ corrió a la ventana del dormitorio, y su corazón se detuvo en medio del ritmo mientras sus ojos se posaron en una patrulla de East  Hampton blanca y azul. Ella pasó junto a Sarah mientras bajaba por las escaleras. Se detuvo en el rellano y se llevó una mano a su estómago mientras este se acalambraba. El dolor se disparó, rebotando a través de su sección media. Ella cerró los dedos alrededor de la barandilla y trató de frenar su respiración, intentó frenar sus pensamientos acelerados.  Nick probablemente fue arrestado por exceso de velocidad. Al menos eso es lo que ____ trató de convencerse cuando vio a Paul abrir la puerta. El nombre completo de Nick... entonces las palabras. Aunque débiles, llegaron a los oídos de ____ en voz alta, dejándola fuera de balance. Perdió el control...  Grave...  Transportado por aire...Estado crítico.... 
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:14

____ trató de respirar mientras su cuerpo instintivamente se sentaba en los escalones, su mano tomó el barrote de metal frío. Una ráfaga sobrevino el caos a su alrededor, pero ella no lo notó. Ella no podía. Ella no podía pensar o sentir. Su mente se deslizó a un estado de adormecimiento, sus oídos sordos a los gritos de Denise. Apenas registró que Trevor suavemente la levantó de la escalera y la ayudó a salir al aire caliente y húmedo. Una gota de lluvia pesada golpeó su cuero cabelludo. Otra en la mejilla. Antes de darse cuenta, estaba empapada y sentada en el auto de Trevor. Sus ojos verdes tenían la mirada perdida en el camino volando por delante de ella, los músculos de ____ congelados de miedo. La lluvia alborotaba el techo mientras su galopante corazón sacudía todo su cuerpo. Mientras su mente se arrastraba por recuerdos difíciles pero bellos de los últimos meses, la fría realización hundió a ____ con más profundidad en su asiento. Nick fue herido de gravedad. Lo que dijo el oficial corrió a través de compuertas, llenando a ____ de dolor. Un torrente de lágrimas se derramó mientras un brutal dolor de cabeza hacía un nido permanente en los aleros más oscuros de su cráneo. Para cuando llegaron al hospital, la lluvia se había vuelto más fuerte, su ritmo era tan constante como un aplauso en un concierto de rock. ____ abrió la puerta y salió. Con la mente echa un desastre disperso, rezó mientras se abría camino a la sala de emergencias. Todavía sin poder hablar, ____ escuchó a Trevor y a Fallon preguntar dónde estaba Nick. Después de extraer un poco de información, la enfermera detrás de la mesa apuntó hacia el final de un pasillo. Con los ojos brillantes de lágrimas, ____ se aferró a los brazos de Trevor para mantener el equilibrio cuando entraron en un ascensor. —____, escúchame, —susurró Trevor, con la voz quebrada—. Va a estar bien.  Fallon acarició el cabello de ____ empapado por la lluvia. —Si, ___. No puedes renunciar a la esperanza.  Perdió el control...  Grave...  Transportado por aire...  Estado crítico...  ____ negó con la cabeza, sus palabras tartamudearon. —Ustedes esc... escucharon lo que dijo el of... oficial. Fallon la empujó a sus brazos, abrazándola con fuerza. Cuando el ascensor se abrió en la UCI, la visión borrosa de ____ se concentró en los padres de Nick, Kevin,  Sarah, y Jude hablando con un médico. ____ quería correr hacia ellos para averiguar lo que estaba pasando, pero su cuerpo estaba congelado. Sus pies no se movían. Sus brazos colgaban a sus costados, fríos como los carámbanos que cuelgan de los arroyos. Con la ayuda de Trevor, _____ salió del ascensor. Un profundo sentido de la nada se deslizó a través de su pecho mientras lentamente se dirigía hacia el grupo. El fresco aire del hospital estaba imprecisamente mezclado con los olores del amoníaco y la enfermedad. Un escalofrío se disparó por la espalda de ____ mientras su mirada se desviaba a las habitaciones de varios pacientes. Inmóviles con mantas hasta el cuello, la mayoría estaban inconscientes. Cuando se acercó al grupo, ____ podía ver el miedo en los ojos de Paul y eso la hizo temblar. Su corazón se destrozó, vibrando su cuerpo.Denise empujó a ____ a sus brazos, sus lágrimas empapaban su top. —Oh, Dios. Mi bebé. Mi niño. No están seguros si va a lograrlo. —El llanto de Denise martilló en la cabeza de ____, y su desesperación golpeó su corazón.  —¿Qué sucedió? —Preguntó ____, apenas consiguiendo las palabras. Con lágrimas corriendo por su rostro, se volvió hacia el doctor de pleno rostro—. Tiene que haber algo que pueda hacer. Él va a —____ ahogó un sollozo— va a ser padre.  El doctor soltó un suave suspiro, empujando sus grandes manos en los bolsillos. —La motocicleta salió de abajo de él frente a Mill House Inn en la Autopista Montauk. Fue arrojado contra el vehículo en sentido contrario. —Él negó con la cabeza, su voz sombría—. Acabamos de terminar de hacer una tomografía computarizada en él. A pesar de que llevaba puesto un casco, tiene una lesión grave en su cerebro, y no está respondiendo en estos momentos. Estamos tratando de controlar la inflamación, y vamos a hacer todo lo posible por él, pero no se ve bien. Tiene un pulmón perforado, tres costillas rotas, una fractura de fémur y una hemorragia interna en el abdomen. El cirujano les dará una actualización después de que salga de cirugía.  ____ sintió su cuerpo débil, sintió su corazón desgarrarse fuera de su pecho. Sollozando incontrolablemente, sus piernas se aflojaron debajo de ella y se inclinó hacia el abrazo de Trevor que estaba tratando de sostenerla derecha. Sin embargo, sus brazos se sentían débiles mientras él también luchaba por mantenerse en pie. Temblando, ____ se dirigió a una pequeña sala de espera. Se dejó caer en una silla, sosteniendo su cara mientras se balanceaba hacia atrás y hacia adelante. Esto no puede estar pasando. No era real. Se negaba a creer que sólo unas horas atrás, su vida y la de Nick estaban completas y ahora podía perderlo. Su hijo podría perderlo. El pensamiento que Noah nunca conocería al maravilloso hombre que su padre era, sacudió la fe de ____ en todo lo que había creído. Con los ojos empapados de lágrimas, lentamente levantó la cabeza y miró a su alrededor. Con los rostros pálidos de miedo, ni una sola persona en la vida de Nick contenía un rayo de esperanza en sus expresiones. ____ miró a Paul sosteniendo a  Denise, su dolor hacía un agujero en la mente de ____. Sentada al lado de una pequeña maquina de café, Sarah apoyó la cabeza en el hombro de Jude, sus lágrimas caían como arroyos por sus mejillas. ____ tragó mientras arrastraba su mirada a Kevin. Por sí solo en un rincón, con los brazos cruzados, mirando el suelo y llorando en silencio. ____ estalló en un sudor frío mientras las imágenes de lo que ella y Nick se supone que serían, la vida de la que habían hablado, se fundían lentamente. El reloj en la pared marcaba, su segundero era siniestro y desagradable con cada movimiento. Durante las próximas horas, todo el mundo esperaba oír una palabra. La luz fue desapareciendo del cielo húmedo en el momento en que el cirujano entró a la sala de espera. Todos saltaron a sus pies. Con los ojos tan vacíos como un polvoriento vaso que se encuentra olvidado en un alféizar, comenzó a hablar. —Hemos sido capaces de detener la hemorragia en el abdomen por ahora, y vamos a mantener un ojo en él para asegurarnos de que no se inicie de nuevo. —El cirujano hizo una pausa, tomando una respiración lenta y profunda—. Hemos tenido que realizar una craneotomía de urgencia para aliviar la presión sobre el cerebro. Las próximas cuarenta y ocho horas son críticas. Mientras tanto —miró a cada uno de ellos— siento que lo mejor es que pasen tanto tiempo con él como les sea posible en este momento. Hubo un momento de silencio lo suficientemente largo para que ____ sienta el tono tranquilo de la desesperación revestir la habitación. Pero se rompió mientras Denise caía en los brazos de  Paul, sus llantos salían de su garganta en inflamadas respiraciones pesadas. El corazón de ____ comenzó a palpitar en su pecho con tanta fuerza que sus dedos temblaban. Mientras miraba al cirujano salir, la niebla atrapó la mente de ____. Ella se dejó caer en su silla, cubriéndose el rostro. Sabía que no podía ver a Nick todavía. No podía. La verdad era que el miedo destruía su interior. La rodeaba, anclándola congelada. Ella sintió una mano en su hombro y vio los ojos del padre de Nick. Sombras oscuras de dolor pintaban su rostro.  —Vamos, —murmuró, tendiéndole una mano temblorosa—. Iremos todos juntos. —No puedo, —exclamó _____, incapaz de mantener que su voz se quebrara—. No puedo en este momento. Vayan ustedes. Sólo necesito unos minutos.  Paul asintió pensativamente. Las lágrimas contenidas nublaron sus ojos mientras se alejaba, envolviendo un brazo de apoyo en la cintura de Denise. ____ miró a la acongojada pareja caminar hacia el pasillo, su corazón se hizo trizas por su partida. Con la cabeza gacha y los hombros caídos, Kevin los siguió. En segundos, Sarah estuvo al lado de ____. Tiernamente limpió las lágrimas de las mejillas de ____. —No te rindas en él, ____, —susurró, con la voz tensa por la fatiga. Parpadeando los ojos inyectados en sangre, Sarah negó con la cabeza—. Él te necesita ahora mismo. El anhelo llenó el pecho de ____. No quería renunciar a Nick, ella sabía que tenía que ser fuerte por él y por su hijo. Pero en algún lugar en el fondo de su mente, susurros horribles le decían lo contrario. Gritaban que Noah nunca vería los cálidos y amorosos ojos de Nick. Nunca sentiría la chispa de Nick, la forma en que iluminaba a tantos a su alrededor con una simple sonrisa. Su veneno advertía los años que pasarían, uno tras otro, con nada más que el dolor por el hombre al que había amado más de lo que se amaba a sí misma. Ella les rogó en silencio que detuvieran su aluvión con toda la esperanza que le quedaba. Trevor y Fallon se pararon, sacando a ____ del ataque retumbando en su mente. Trevor se aclaró la garganta y con el brazo sobre el hombro de Fallon, se acercó a ____ y a Sarah. Con el rostro astillado por el dolor, se pasó una mano por el cabello. —Voy a llevar a Fallon de regreso a la casa. Ella va a mantener un ojo en Timothy y Alena de modo que Danielle pueda venir aquí. —Hizo una pausa, sus ojos cansados y rotos—. ____, tienes que comer. Déjame recoger algo en el camino de regreso.  _____ negó con la cabeza. No podía envolver su mente alrededor de nada, ni siquiera en comer. —Estoy bien. —Jude y yo vamos a tomar algo de la máquina de bebidas. —Sarah besó la mejilla de ____ y se levantó—. Estaremos de regreso enseguida. ____ asintió, capaz de decirle a todo el mundo que necesitaba un minuto para recoger sus pensamientos. Mentalmente agotada y sola, _____ dejó caer su cabeza entre sus manos, jadeando por el dolor. Rezando a un Dios que ya no estaba segura si existía, en ese momento, una pequeña llama de esperanza se disparó a través de ella. Un destello de lo que hizo a ella y Nick uno, lo que los consolidó como dos almas completas destinados a ser, se apoderó de ella. De pie, deslizó sus temblorosas manos de su rostro, respiró hondo y se dirigió hacia la puerta. Al salir de la sala de espera, su corazón se estrelló mientras lentamente se abría paso por el pasillo. Deteniéndose a un par de metros de distancia de la habitación de Nick, ____ estuvo a punto de caer de rodillas por los llantos de Denise. El estómago de _____ se anudó, mientras una leve contracción pero perceptible la recorría, sacando el aire de sus pulmones. Empujando a través del dolor, entró a la habitación. 
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:17

Con la vista del amor de su vida obstruida por la vista de su familia de pie junto a su cama, _____ observó en silencio, con la mano sobre su boca mientras escuchaba a Denise hablar con Nick. Habló de la primera vez que él la llamó su mami y cómo eso la había hecho sentir. A través de las lágrimas, trinó sobre su primer día de clases y cómo él se había aferrado a sus piernas, con miedo de subir al autobús sin ella. Explicó que aunque su corazón se había comprimido por él, estuvo orgullosa cuando él la soltó y se subió. Denise se quebró cuando le rogó que despertara para que él pudiera sentir la misma alegría cuando su hijo le soltara la mano en su primer día en un mundo muy aterrador. Un sollozo silencioso fue arrancado de la garganta de ____, su cuerpo temblaba por el miedo de él perdiéndose tantos recuerdos hermosos. Innumerables segundos, horas, minutos, días y años que su hijo lo necesitaría. Amaneceres y puestas de sol que aún tenía que compartir con Noah, explicarle lo que significa ser un hombre, un hombre de verdad. Las Ligas Menores, los Boy Scouts, la primer cita, la fiesta de graduación, las graduaciones, su primer amor, su boda. Cada bocado de los preciosos regalos de la vida que él perdería si no salía a través de esto. Una enfermera entró en la habitación, alejando a ____ de los sueños que nunca podrían suceder. Sueños que se escabullían. Observó a la mujer de mediana edad comprobar tranquilamente el pitar de los monitores, reemplazar bolsas transparentes llenas de líquido sobre la IV de Nick, y anotar algo en un gráfico. Kevin dio un paso atrás y atrapó la mirada de ____. A medida que se acercaba, ella se estremeció a lo mucho que se parecía a Nick. Con las manos en los bolsillos, la miró fijamente un instante antes de hablar. Su voz era un susurro tembloroso. —Está tan enamorado de ti, ____. Sé que el pequeño bastardo está tratando de perforar su manera de salir de cualquier lugar donde está en estos momentos sólo para estar contigo. —Con labios temblorosos, ____ contuvo el aliento estremecedor mientras Kevin la tomaba en sus brazos—. Él lo está. Sé que él está luchando. Es demasiado terco para no hacerlo.  —Espero que sí, —dijo con voz ahogada, aferrándose a él—. No lo puedo perder.  Denise se unió a su abrazo, su llanto resonaba en los oídos de ____. Paul se quedó en silencio detrás de su esposa, sus ojos ahogados por el dolor. Denise sostuvo el rostro de ____. —Necesitas tiempo a solas con él. Estaremos en la sala de espera si nos necesitas. ____ asintió, extrañando la suavidad de su tacto mientras salían. Con un suspiro tembloroso, ella dio un paso tentativo hacia adelante, con el corazón hundiéndose de inmediato. El fuerte pecho de Nick subía y bajaba en ritmo con el respirador bombeando oxígeno en sus pulmones. Otro paso más y sus ojos escurrían lágrimas mientras observaba su cabeza envuelta en una gasa blanca, una mancha de sangre empapaba el material. Su pierna lesionada estaba en alto en una especie de cabestrillo. Respirando pesadamente, llegó a la cama y le tocó la mano. Había calor, pero no movimiento. Ni un tirón. Ni una emoción. Nada. Dios. Todo lo que ____ quería hacer era darle un beso, pero no podía. El tubo en su boca le impedía hacerlo. Quería sacarlo de su dolor, pero no estaba segura dónde tocarlo. Su cuerpo estaba cubierto de cables conectados a los monitores que flanqueaban la cama. Incapaz de resistirse, se inclinó y le dio un suave beso en la mejilla magullada. Dejando sus labios allí, una lágrima cayó de sus ojos al rostro de él. Se deslizó por el costado de su nariz, casi como si fuera una lágrima de él. Y fue entonces cuando ____ realmente enloqueció. —Por favor, Nick, no puedes hacernos esto. —Llevó una mano a su mejilla, su cuerpo temblaba mientras sollozaba—. Tú eres la razón por la que estoy respirando. Estoy llevando al niño que nuestro amor creo. ¿Recuerdas? ¿El amor del que las películas hablan? Esos somos nosotros, Nick. Nuestro pasado es imperfecto, pero nuestro futuro es impresionante. No puedes dejarme. No puedes. Te necesito. Necesito tus tapas de botellas y las veinte preguntas. Necesito tus comentarios de sabelotodo y esa mirada estúpida que me das cuando trato de cocinar para nosotros. Por favor. Dios, Nick, por favor pelea. Lucha por nosotros. Lucha por Noah. Hay muchas cosas de las que no voy a ser capaz de enseñarle sin ti. —La lluvia gorgoteaba por un tubo de desagüe fuera de la ventana, mientras esperaba una señal. Por un susurro de vida. Por cualquier cosa que dijera que la había escuchado, que la sentía. De nuevo... nada.  —Dios, por favor. Por favor... —Sus llantos se detuvieron mientras enterraba la cara en su hombro. El hombro fuerte de Nick donde tantas veces antes la había lanzado por encima. Aspiró su olor almizclado que la había vuelto loca por él la primera vez que estuvo cerca de ella. Mientras pensaba en cada palabra dicha y no dicha que habían compartido, el cuerpo de él se sacudió mientras una alarma de repente sonó. Sus ojos se abrieron a una de las máquinas, su pantalla parpadeaba en rojo con rapidez. _____ tragó saliva y se tambaleó hacia atrás cuando una enfermera entró a la habitación.  —¡Tengo un código azul! —Gritó mientras rápidamente desenganchaba el tubo de la boca de Nick. Enroscando otro, ella apretó una bolsa en su boca, bombeando manualmente aire a sus pulmones—. ¡Necesito a alguien con un carro de paro aquí, urgente! Con los ojos abiertos de horror, ____ escuchó la llamada del código azul por los altavoces mientras otra enfermera entraba a la habitación. Frenética, la mujer le desabrochó la bata del hospital de Nick y tiró de él hacia abajo. Apretó contra su pecho, duro y rápido. ____ trató de respirar mientras otra enfermera irrumpía adentro, arrastrando un carrito con una máquina detrás de ella. Llorando, la visión de ____ se volvió borrosa, las voces se enmudecieron, ilegibles en cámara lenta. Una voz masculina rompió el aire. —¿Cuál es su situación? —FV—una de las enfermeras le respondió, sin dejar de presionar contra el pecho de Nick. -Prepara para descargar a doscientos. —Después que dos grandes pegatinas fueron colocados en su piel, otra voz dijo—, Preparado para la descarga. ¿Todo despejado?  Temblando incontrolablemente, ____ observó a los trabajadores que rodeaban a Nick muy lejos de la cama. —Todo despejado.  Thump... El cuerpo de Nick se sacudió...  ____ tomó un estremecedor respiro. Un segundo, un minuto, una hora... ____ no sabía cuánto tiempo había pasado. No podía pensar, no podía moverse. Con los ojos pegados en Nick, su corazón se aceleró mientras rezaba que el suyo continuara latiendo. Thump... el cuerpo de Nick se sacudió una vez más...  El caos en torno a él continuó mientras procedían bombeando aire a sus pulmones y presionando con vigor contra su pecho. ____ sintió que su espalda chocaba contra la pared, con la mente un tren de carga de emociones mientras gritaba histérica, vagamente fue consciente de Kevin en su hombro, tratando de guiar su cuerpo congelado fuera de la habitación.  —¡Está en Asistolia! —La enfermera gritó. El médico miró el monitor. —Coloca un miligramo de epinefrina.  Ni un sonido entró por la mente de ____ mientras llevaba los ojos del cuerpo inmóvil de Nick al monitor, las gigantescas olas en la pantalla, desaparecieron en una sola línea plana. No había una señal sonora larga y prolongada, y si la había, ___ no podía escucharla. Lo único que podía oír eran las dulces palabras de Nick de la noche anterior.  —Me pregunto si sabrá lo mucho que voy a amarlo a él y a su madre hasta el día que tome mi último aliento. —Mi último aliento...  —Último... Aliento...  —Hora de la muerte, 22:28, —dijo el médico con expresión sombría. El mundo de ____ saltó hacia adelante unos pocos segundos y recuerdos perdidos en un destello cruel de pura oscuridad. Ella sintió que su garganta se retorcía y apretaba. Sus grandes ojos verdes escocían. Quería que su cuerpo se mantuviera en pie, pero no pudo. Alejándose e hiperventilando, aterrizó dolorosamente en cuatro patas afuera de la habitación. Las palabras de los demás iban y venían en un borrón difuso. Incluso los gritos de Denise eran distantes. A lo lejos, el grito de una madre que había perdido a su hijo más joven.  Con los ojos empapados de lágrimas, el corazón empapado de dolor, y sin saber de quién era la mano que la estaba levantando desde el piso, ____ trató de tragar. Trató de respirar. Los brazos temblorosos de Trevor cubrieron su cuerpo. Él enterró su rostro cansado en su hombro mientras lloraba con ella. Esta noche, en el año en que su vida iba a cambiar de muchas maneras hermosas, el destino había roto su promesa y decidió joder con todo el mundo en la vida de ____. En una neblina, vio a un hermano llorar a su únicohermano, un padre llorar a su hijo, y los amigos reuniéndose en la desesperación por la pérdida de alguien con quien habían crecido. Sin embargo, con toda la pena que el pasillo tenía, en ese momento, ____ supo que la pérdida más grande pertenecía al niño que llevaba. Su padre se había ido. Nunca caminaría en esta tierra de nuevo. Nunca compartiría una charla nocturna con su hijo. Nunca sostendría a su hijo en sus brazos por primera vez. Él se había ido...  No más alientos robados antes de un beso...  No más corazones acelerados por una simple mirada...  No más hormigueo en la piel sin un toque...  Él se... fue. Respira...   
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:20

Respira...  —____.  Respira... Se ha ido...  —____, —la voz llamó más fuerte. Con un jadeo obstaculizando su garganta, los ojos de ____ se abrieron mientras trataba de adaptarse a las luces brillantes por encima de ella. Empapada en sudor y tosiendo, se sentó, pateando las sábanas. El sonido de pasos rápidos se acercaba.  —Jesús, bebé. ¿Estás bien?  Los ojos de ____ se lanzaron a la voz y el corazón le cayó cuando su mirada se posó en Nick. Llevó una mano a su boca mientras se quebraba en un ataque de llanto. Con su cuerpo temblando como una hoja y las lágrimas cayendo de sus ojos en olas, ____ saltó de la cama y cayó en el cálido abrazo de Nick.  —Estabas muerto, —ella gritó, pasándole las manos por su rostro confundido. Tenía que asegurarse que era real, asegurarse de que estaba respirando, viviendo. Sus dedos se derritieron bajo la sensación de su rastrojo leve mientras una contracción dolorosa la golpeaba, casi sacando el aire de sus pulmones. Arrastró sus temblorosas manos por su pecho desnudo mientras febrilmente besaba sus labios, las palabras salían de su boca entre respiraciones de pánico—. Oh, Dios mío, Nick. Moriste. Fuiste por leche. La motocicleta. Nick ahuecó las mejillas encendidas de ____ y limpió sus lágrimas con sus pulgares. Mirándola fijamente a los ojos, una pequeña sonrisa apareció en sus labios. —Estoy aquí, amor. No ocurrió nada. Fue sólo un sueño. —No fue un sueño, —exclamó ____, encorvándose. Sosteniendo su vientre, otra contracción comprimió su estómago—. Oh, Dios. —Ella se enderezó, aferrándose a los hombros de Nick mientras lo besaba repetidamente. Como no quería cerrar los ojos, miró a los suyos mientras su boca se movía sobre sus suaves labios—. Fue una pesadilla. Estabas muerto. —Otra contracción seguida de un beso—. Ellos trataron de reanimarte. No respirabas. Te rogué que siguieras luchando, y no pudiste. Tu cuerpo se rindió. El rostro de tu madre. Tu padre. Tu hermano. Todo el mundo estaba devastado.  Nick la llevó con más fuerza a su pecho. Sosteniendo su cabeza, le pasó las manos por su cabello humedecido. —____, cálmate. Estoy aquí, cariño. Estoy aquí.  Todavía frenética, no podía relajarse. ¿Estaba loco? Era imposible. Visiones de su cuerpo sin vida colgaban en su mente tan claras como un cielo sin nubes. Empujó a Nick hasta sus labios mientras seguía llorando. —Te amo. Dios mío, te amo tanto, Nick. No te lo he dicho bastante. —Otro beso y otra contracción. Zumbando. Un dolor punzante y profundo recorrió su estómago. Estas no eran las contracciones de Braxton Hicks. Nop. Lentamente retrocediendo, ____ miró a Nick, su voz era un susurro. —Te amo, Nick Jonas, —hizo una pausa, alejándose el cabello de la frente—, y estamos a punto de tener a este bebé. Nick tragó saliva y sintió que sus ojos se ampliaron. —¿Estás en parto? —preguntó, incapaz de mantener que su voz se quebrara como si fuera un adolescente en la pubertad—. No estás esperando hasta dentro de tres semanas. Ella era la que estaba en parto pero ____ podría decir que Nick lucía como si estuviera a punto de perder su mierda. Tomando una respiración lenta y clara, ____ asintió. —Sí, pero necesito que te calmes, ¿de acuerdo? Nick inclinó la cabeza hacia atrás, convencido de que ella realmente había perdido la razón. Hace dos segundos estaba molesta sobre él muriendo, pero ahora estaba a punto de traer a su hijo al mundo y se había vuelto extrañamente relajada. —¡La bolsa! —Le espetó, volviéndose hacia el armario. Abrió la puerta y se detuvo. Girando alrededor, sus ojos se abrieron más—. Joder, no trajimos la bolsa. ¿Cómo se supone que vamos a hacer esto sin la bolsa?  Aunque con un ligero malestar físico, ____ se sentía mentalmente increíble. Se quedó mirando el rostro asustado de Nick, queriendo ahogarse en sus ojos. Parecía tan irreal que él estuviera de pie en la habitación con ella. Se acercó a él y le tocó la mejilla, acunándola en su mano. —El bebé está viniendo si tenemos o no la bolsa de maternidad. —Correcto, —Nick graznó, cogiendo un par de pantalones de chándal y una camiseta. Él se los puso, haciendo todo lo posible para relajarse pero la calma de ella lo estaba poniendo nervioso. Un apagado golpe llegó a la puerta, seguido por Sarah entrando. Luciendo un par de pijamas de seda y pantuflas de conejo de peluche, entornó los ojos contra la luz. —Ustedes lunáticos se dan cuenta que son casi las tres de la mañana, ¿verdad? —Ella bostezó y se pasó una mano por su rostro cansado—. Considerando que Jude y yo estamos justo al lado, ¿es posible que ustedes dos pudieran, no lo sé, bajar la voz un poquito? Saben que tengo sueño ligero. —____ está en parto, —respondió Nick, buscando las llaves en la parte superior del tocador. Los ojos de Sarah se abrieron casi al mismo tiempo que otra contracción inoportuna comenzaba a desarrollar su camino a través del estómago de ____. Encorvada, trató de respirar a través del dolor. Sarah y Nick corrieron a su lado, cada uno tomando su brazo. La boca de Sarah se quedó boquiabierta. —Mierda, ____. Estamos en todo el camino de los Hamptons. ¿Qué demonios vas a hacer? ¿Viajar de regreso a la ciudad? Quiero decir, el doctor está allí, no aquí.  ____ negó con la cabeza, con los ojos vagando entre Nick y Sarah. —¿Qué sucede con todo el mundo? —Dijo entre dientes, su voz no era tan dulce o tranquila como antes—. Puedo estar equivocada pero las mujeres dan a luz todo el tiempo sin bolsas de maternidad y sin médicos que siguen a lo largo de sus embarazos. ¿De acuerdo? —Correcto, —Nick y Sarah respondieron al unísono. —Gracias, —dijo ____, hundiéndose en la cama cuando comenzó a llorar de nuevo. Entre el dolor y la pesadilla, ella era un desastre. Nick miró a Sarah, su voz fingió calma. —¿Puedes traerle algo de ropa?Sarah asintió, y Nick se arrodilló frente a ____. Con las manos en sus rodillas, la miró a los ojos, agradecido por todo lo que ella tenía y estaba a punto de darle. —Te amo, —susurró. ____ le pasó los dedos por su cabello, una débil sonrisa tocó sus labios—. Asustados juntos, amor. Recuerda eso. Estoy aquí. —Asustados juntos —____ repitió en voz baja, aceptando una camiseta y unos jeans de maternidad de Sarah. —Voy a despertar a todos. —Sarah puso un beso en la mejilla de ____ y otro en la cabeza de Nick—. Ellos necesitan saber que el pequeño Noah Sarah Alexander Jonas estará aquí pronto. ¡Sii! —Con eso, desapareció en el oscuro pasillo. Una vez de nuevo tratando de actuar "estoy bien como un gato", cuando estaba realmente asustado, Nick ayudó a ____ a sacarse el pijama y ponerse la ropa. Al momento que llegaron a la planta baja, la cocina estaba despierta con amigos y familiares emocionados. ____ respiró preparándose mientras miraba sus rostros sonrientes, su pesadilla volvió con toda su fuerza. No podía evitarlo, se vino abajo, las lágrimas explotaron de sus ojos. Nick envolvió su brazo alrededor de su hombro. Él tenía una muy buena idea de por qué ella estaba llorando. Frunciendo el ceño, Denise tiró a ____ en su abrazo. —Puedes conseguir medicamentos en el hospital para el dolor, cariño. —Ella la sostuvo contra su suave y negro albornoz. Asimilando la preocupación de Denise pero con actitud feliz, dado que estaba a punto de conocer a su tercer nieto, ____ se sacó a sí misma de la pesadilla y dejó de llorar. —¿Cuán seguidas son las contracciones? —Preguntó Denise—. Has estado controlándolas, ¿verdad?  Nick sacudió la cabeza, la garganta repentinamente se le secó. Maldita sea. Estaba jodiendo todo esto. No había controlado una mierda. Se sentía como si todo lo que había aprendido en las distintas clases de Lamaze que él y ____ asistieron había volado por la ventana.  —Simplemente comienza a contarlas ahora, —Fallon ofreció, sacando una silla de la mesa. Se alejó el cabello con rayas platas y verdes en una cola de caballo y tomó un sorbo de café—. Leí que si están cerca de cinco minutos de diferencia, el bebé llegará pronto. Sarah le disparó a ella y a Trevor una mirada. —Ustedes dos están tratando de tener un hijo, ¿verdad? Trevor sonrió. —Hermanita, eres y siempre serás una loca. —Sarah rodó los ojos y Trevor se acercó a Nick, estrechándole la mano—. Danos un poco de tiempo para despertar, y nos encontraremos en el hospital. Nacido el cinco de julio. Un cumpleaños genial. Felicitaciones, hermano. —Gracias. —Nick sonrió y acompañó a ____ a la puerta. Después de despedir a todos con un abrazo, ella salió al aire húmedo de la noche, haciendo su camino hacia el auto de Nick. Cuando Nick fue a correr tras ella, Kevin lo cogió del brazo. —Sólo recuerda, hombrecito, haz lo que ella pide. No tomes sus amenazas o insultos personalmente. Ella todavía te ama. Simplemente no le gustarás en las próximas horas. En absoluto. 
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:21

Paul rió entre dientes, golpeando la espalda de Nick. —No puedo decir que no estoy de acuerdo con tu hermano. Linda Blair de El exorcista me viene a la mente, pero se calmará.  Denise golpeó el brazo de Paul y empujó a Nick en un abrazo. —No les hagas caso a tu padre y a tu hermano. Todo va a estar bien. Te quiero, bebé. Estaremos allí pronto.  Nick le dio un beso de despedida a su madre y salió de la casa. Anticipando un completo demonio, se sorprendió al encontrar a ____ casualmente apoyada en su coche. Aún parecía estresada, pero él suponía que estaba insoportable. Como si él hubiera querido traer el demonio a la vida, vio su rostro ir de relajado y cariñoso a todo cabreado mientras se encorvaba, agarrando su estómago.  —Jesús, Nick, ¿puedes abrir ya la puerta? —Dijo entre dientes, sus dedos se curvaron alrededor del espejo lateral de su BMW. Nick con nerviosismo buscó torpemente sus llaves para abrir la puerta. Ayudó a ____ en su asiento, cerró la puerta y corrió alrededor del vehículo. Una vez dentro, él la miró, su corazón se hundió. —Respira, bebé. Recuerda las técnicas de respiración que te enseñaron. —La vio tirar la cabeza hacia atrás, y oyó una especie de gruñido retumbar hasta su garganta. Ella giró la cabeza, lanzándole dagas con la mirada. —Sé cómo respirar, Nick. Sólo preocúpate por llevarme al maldito hospital para que no dé a luz a tu hijo en este asiento de cuero. ¿Entiendes?  Síp, ella estaba asustando a Nick. Sacando el auto marcha atrás, pensó que sólo hablaría cuando sería necesario por el resto del viaje. Mientras las luces a lo largo de la oscura carretera iban y venían, también lo hicieron las contracciones que poseyeron el cuerpo de ____. Sin embargo, la dejó sintiéndose terrible. Sentada sobre las rodillas, se inclinó sobre la consola. Ahuecando el rostro de Nick mientras él miraba la carretera, ella comenzó a llover besos a lo largo de su sien, su cabello y mandíbula. Cualquier lugar que podía besar, ella lo hizo. —Lo siento mucho. — Besó su nariz, cuello, orejas, mejillas y labios. Lloró de nuevo—. Tú estabas muerto. Te fuiste. Te amo, Nick. Eres mi obsesivo de los Yankees, sabelotodo y entregador de tapas de botella. Lo siento mucho. Te amo tanto.  La boca de Nick se crispó en una sonrisa nerviosa. —Este entregador de tapas de botella y sabelotodo también te ama. —Hizo una pausa y le limpió una lágrima de su rostro, sin saber si debía o no decir lo que estaba a punto de decir. Sus manos eran pequeñas, pero sabía que su novia podría lanzar un muy poderoso golpe—. Um, amor, tienes que volver a sentarse, ¿de acuerdo? Colócate el cinturón de seguridad para mí.  ____ asintió. Mientras se estiraba por el cinturón, el vientre comenzó a hacerse una pelota de dolor. Mientras se hervía a fuego lento, anclando sus músculos, sintió un pequeño pop. Aún de rodillas, un líquido caliente corrió por su pierna. Tomó una respiración áspera y rápida. —Oh... mi... Dios, —gritó, sus ojos llenos de pánico—. He roto aguas. Necesitas conducir más rápido, Nick. Ahora. —Ella se volvió hacia él, con el rostro contraído de dolor mientras sostenía su estómago—. No estoy bromeando. Sé que sabes cómo no conducir como un abuelo. Coloca ese pie grande tuyo para presionar con más fuerza el acelerador. No. Estoy. Bromeando.Nick parpadeó, tragó saliva y llevó sus ojos de nuevo a la carretera. Con el doble de Linda Blair sentada a su lado, no dijo una palabra mientras aceleraba. Aunque el amor de su vida era un poco aterrador, Nick nunca negaría al contarles a sus nietos de esta misma noche que le gustó que ____ le diera permiso para conducir como alma que lleva el diablo. En cuestión de minutos, él los tenía chirriando a una parada en la puerta del hospital. Saltando desde el coche, buscó a tientas, bueno, no sabía muy bien lo que él buscaba a tientas. Pero lo estaba. Pasándose una mano nerviosa por el cabello, abrió la puerta de ____ y la ayudó a salir. En ese momento, ella se había calmado, mostrando signos de trastorno bipolar severo mientras lo besaba repetidamente. Respirando pesadamente, ____ lloró sus disculpas aferrándose a su brazo mientras entraban a la sala de emergencias. No podía evitarlo, pero en ese momento, Nick se preguntó dónde había estado toda su vida. Dios. Amaba a esta mujer, y ella estaba a punto de darle el mejor regalo, bipolar o no. Después de una breve conversación con una enfermera, ____ estaba sentada en una silla de ruedas y llevada a un ascensor. Destino: Piso de maternidad. ____ se estremeció al pensar en la pesadilla que había plagado su sueño. Sosteniendo la mano de Nick, ella lo miró con lágrimas en sus ojos. —Ni siquiera te quiero aquí conmigo en este momento, — susurró ella, su cuerpo temblaba—. Quiero decir, si. Por supuesto que sí. Pero me preocupa que algo vaya a pasarte.  Nick levantó una ceja, una sonrisa suavizó su boca. —Sabes que estás a punto de dar a luz a nuestro hijo, ¿verdad? —____ asintió, y Nick se inclinó, rozando sus labios a lo largo de su frente—. ____ Cooper, déjame a mí la preocupación acerca de ti en estos momentos. Nada va a sucederme. ¿De acuerdo?  Ella asintió de nuevo, tomó su mano con más fuerza mientras una nueva contracción lentamente comenzaba a construirse. Las anteriores no tenían nada en comparación con esta. Respirando más rápido, ____ cerró los dedos alrededor del brazo de la silla de ruedas. Juraba que sus uñas rasgaron el cuero de inmediato. —¿Cuántos pisos más? —Dijo entre dientes con los ojos clavados en la enfermera. Por la expresión en el rostro de Nick, ____ juró que había cortado la circulación de su mano—. No lograré pasar a través de esto. Sé que no.  La enfermera le palmeó la espalda, sus ojos centelleantes contenían una gran cantidad de conocimiento. —Yo dije lo mismo con el primero, segundo y tercero. Vas a estar bien.  Por supuesto que no. ____ dejó escapar un suspiro, completamente, inequívocamente, cien por ciento segura de que ella nunca dejaría que Nick la toque de nuevo. Cuando las puertas del ascensor se abrieron, ella fue llevada a una habitación privada, su contracción aflojó su ataque al momento que se puso de pie. La enfermera le entregó una bata de hospital, y ____ se dirigió al cuarto de baño para desvestirse. Después de cambiarse y asearse a sí misma, ____ se quedó mirando su reflejo y su estómago. Suspirando, comenzó a relajarse. Nick estaba bien. Fue sólo una pesadilla. Aunque lo que estaba a punto de sufrir sería poco menos que una tortura, al final, no sólo tendría a Noah sino que Noah tendría a su padre. Una tormenta de emociones la golpeó cuando escuchó los gritos de agonía de una mujer en la habitación de al lado. Tragó saliva, mirándose durante un largo tiempo y salió del cuarto de baño rezando poder manejar esto.  —Hey, —dijo Nick, llevándola a la cama—. ¿Estás bien?  Ella miró sus ojos, su amor era evidente. —En este momento lo estoy. —Se puso de puntillas y besó sus labios suaves. Él la sostuvo, su abrazo era cálido—. Estoy pidiendo disculpas ahora por la forma en que podría actuar durante... —Su voz se desvaneció mientras una nueva contracción comenzaba a entrar en erupción. Retrocediendo, ____ sostuvo su estómago y se sentó en la cama. Con los ojos entrecerrados y la respiración entrecortada, se quedó mirando Nick—. Oh Dios. ¡Di algo para mantener mi mente lejos del dolor!  El corazón de Nick se derritió. Un tanto con miedo de tocarla, corrió suavemente su mano sobre el estómago de ____, rezando para que ella no lo golpeara. —Espero que se parezca a su madre. —Él la besó en la frente, apartándole el pelo lejos de su hombro—. Espero que tenga tus hermosos ojos verdes. —Él sonrió y besó cada párpado—. Tendrá las damas sobre él si los tiene. Mientras la enfermera ajustaba el cinturón de maternidad sobre su estómago, ____ hizo sus ejercicios de respiración, convencida de que su espalda se estaba rompiendo lentamente. —¿Mis ojos? Estaba esperando que tuviera los tuyos. —Ella echó la cabeza sobre la almohada y rodó a su lado—. Sigue hablando. Dios sigue hablando, Nick, —ella gritó—. Veinte preguntas y no te atrevas a llevar nada a lo sexual. Nick se aclaró la garganta, agarrando su mano. —¿Analgésicos o no analgésicos? —Sin duda analgésicos —____ apretó los dientes con los ojos fijos en la enfermera. La enfermera asintió con una sonrisa simpática. —Voy a buscar algo para ti tan pronto consiga que esta IV comience.  ____ no se dio cuenta del pequeño pinchazo mientras la contracción crecía en intensidad. Continuando con sus ejercicios de respiración, que estaba bastante segura de que no iban a ayudarle para nada, ____ trató de concentrarse en los latidos del bebé susurrando a través del aire. —Otra pregunta. Algo. Por favor, Nick. Algo. Nick sostuvo su mano con más fuerza, deseando poder quitar todos los pedacitos de dolor. —¿Moldura de corona o sin moldura de corona? —Moldura de corona, —____ suspiró, apoyándose contra el lado de la cama.  —¿Tarta o helado? —Las dos cosas. ¡Oh Dios, ambos! —Ella rodó sobre su espalda, la contracción la hacía sentir como si estuviera a punto de perder la cabeza.  —Estás en el punto más alto, cariño, —la enfermera señaló, apuntando a una monstruosa y furiosa línea verde en el monitor—. Mira. Comenzará a descender.  Efectivamente, descendió lentamente, permitiendo que ____ respirara con alivio. La tensión enroscada en sus hombros se liberó y su cuerpo se hundió en la cama mientras soltaba su agarre de muerte en la mano de Nick.  —Regresaré enseguida, —dijo la enfermera, haciendo su camino hacia la puerta—. El Dr. Beck está de guardia esta noche. Estará hablando con ustedes y comprobará cuánto has dilatado.  ____ asintió débil y corrió una mano cansada por su cabello mientras llevaba su mirada a Nick. Podía decir que él se sentía impotente. ____ esbozó una pequeña sonrisa. —Ven a acostarte a mi lado. Te prometo que voy a darte una advertencia justa cuando otra comience. 
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:21

—¿Crees que te tengo miedo? —Se rió entre dientes, la mentira tan en calma como nunca. Él tenía miedo de ella. Demonios, ella era bastante aterradora y esto era sólo el principio, pero nunca le haría saber eso. Se deslizó por la cama, la tomó en sus brazos y la miró a los ojos. —Te puedo decir que te estoy asustando. —____ respiró hondo, perdiéndose en su abrazo.  —Nunca, —susurró Nick—. No podrías asustarme si pudieras.  ____ apoyó la frente en su barbilla e intentó relajarse. Tuvo un par de segundos de respiro mientras Nick acariciaba su espalda, su tacto suave, antes que su vientre se hiciera una bola con saña. Tensándose, ____ apenas pudo prepararse para la ajena sensación tomando control.  —Respira, bebé, —susurró Nick—. Mírame y respirar a través de él. Las lágrimas se dispararon en los ojos de ____ mientras una lenta torsión se anudaba. Su espalda se sentía como si un autobús hubiese pasado sobre ella. Se aferró a los hombros de Nick, sus uñas se clavaron en su camiseta mientras ella lo miraba fijamente. —Oh, Dios. Duele, —gritó con sus cejas fruncidas—. Di algo. Vamos, Nick. Veinte preguntas de nuevo.  —¿Ciudad o el norte del estado?  —El norte, —respondió ella, su mirada dejó la suya mientras miraba por encima de su hombro hacia el monitor. Maldita esa línea. No había llegado a la meseta de la agonía todavía. Ni siquiera estaba cerca.  —¿Pisos de madera o baldosas? Exprimiendo sus hombros con más fuerza, ____ llevó sus ojos furiosos de nuevo a Nick, el aliento se precipitaba de su boca. —Madera. Jesucristo, madera.  El corazón de Nick se apretó, mirando a la mujer que amaba sufrir mientras su cuerpo se preparaba para traer a su hijo a este mundo. —¿Pizza o pasta? —Ninguna. —____ susurró, sacudiendo la cabeza hacia atrás—. Llama a la maldita enfermera, Nick. No más veinte preguntas. ¡Necesito algo para este dolor ahora mismo!  Nick saltó, casi tropezando con la mesita de noche. Antes de que pudiera llegar a la puerta, ésta se abrió. Con una fácil sonrisa en su lugar, un hombre joven con una chaqueta de médico blanca, que no parecía ser lo suficientemente mayor para llevarla, entró en la habitación. Detrás de él estaba la enfermera de antes armada con un frasco el cual Nick suponía que eran narcóticos. Con ____ gritando, Nick no pudo evitar algunas reflexiones filtrarse a través de su cabeza. La primera: No quería que este tío tocara a ____. La segunda: Sí, todavía no quería que este tío tocara a _____.  —¿Eres un estudiante? —Nick bruscamente preguntó, con los ojos amplios. El joven esbozó una sonrisa con su mirada bloqueada en un portapapeles. Él anotó algo y miró a Nick. —No, no soy un estudiante. Soy el Doctor Martin Beck.  Nick no tomó la mano extendida del doctor. —¿Tú asistirás el parto de mi hijo? —Si su esposa— —Novia, —Nick corrigió, su estómago se retorció por la falta de vello facial en el rostro del chico. Nick estaba jodidamente seguro que el doctor era virgen.  —Mis disculpas. Si su novia da a luz en las próximas doce horas, sí, estoy atendiendo el parto de su hijo. Sin palabras, Nick lo vio acercarse a ____. Su rostro lleno de dolor parecía que le podía importar menos si otra especie traía a su hijo. El doctor puso una silla frente a ella y le pidió a ____ que bajara a la orilla de la cama. También le pidió a ____ que abriera sus piernas para él. Oh Jesús. Nick sintió náuseas. Ser testigo de un doctor tan viejo como su abuelo empujar y asomarse en la parte del cuerpo de ____ que Nick sentía que fue creado para él era bastante malo, ¿pero ahora esto? Esto era una locura. El pánico se apoderó de Nick, pero antes de que pudiera decir una palabra, ____, que ahora parecía estar en un dichoso estado de euforia drogada, hizo lo que le pidió el doctor y dejó caer las rodillas hacia un lado. Con su novia bien abierta para Doogie Howser, Nick tragó saliva con nerviosismo, se pasó una mano por el cabello, y casi corrió por la habitación. Depositándose a sí mismo en la cama al lado de ____, Nick la miró a sus ojos vidriosos, tratando de concentrarse en el hecho de que ella no tenía dolor por el momento.  —Estás cuatro centímetros dilatada, —anunció el joven macho, rodando lejos de ____. Sacándose los guantes de sus manos, le dio una sonrisa—. Siendo que este es tu primer hijo, por lo general toma una o dos horas un centímetro.  Nick miró el reloj en la pared. Eran las cuatro y cuarto de la mañana.  —¿Seguirá dándome lo que me acaba de dar? —Una perezosa sonrisa de ____ mostró claramente que ella no estaba sufriendo mucho—. Me gusta cómo me siento ahora mismo. El doctor sonrió. —Eso te quitará la intensidad del dolor, pero aún sentirás las contracciones. —Miró el monitor y garabateó algo en su portapapeles—. Si quieres un alivio más fuerte, podemos darte una epidural. Cerrando los ojos, ____ sacudió la cabeza y bostezó. —No, la epidural no. Creo que me he asustado a mi misma de conseguir una. Leí... —su voz se desvaneció mientras comenzaba a caer dormida. Se acurrucó a un lado con la cabeza apoyada en la almohada. Con su sonrisa aún en su lugar, el doctor miró a Nick. —Como he dicho, el Demerol debería cortar un poco el dolor por ella. Podría despertar con cada contracción, pero no va a ser tan difícil para ella ahora. Mientras tanto, también debe tratar de dormir un poco. Ambos tienen un largo par de horas en frente. —En ese sentido, el doctor dejó la habitación. La enfermera le sonrió a Nick en su camino a la puerta. —Ella está en buenas manos. No te preocupes. Nick asintió pensativo, tratando de convencerse de no arrastrar el cuerpo dormido de ____ de la cama y llevarla a otro hospital para dar a luz. Con eso, vio a la enfermera salir. Suspirando, se apoyó sobre la almohada y observó a ____, su respiración era calma y pacífica. Aunque estaba exhausto, el sueño parecía estar a océanos de distancia. En cambio, colocó suavemente la cabeza de ____ en su pecho, su mente confundida por el hecho de que en unas pocas horas, ellos serían padres. Hace apenas un año, la mujer en sus brazos estaba fuera de su alcance, sin embargo, aquí y ahora, ella estaba a punto de  mimarlo con un hijo. Ella estaba a punto de hacerlo padre. Sintiéndose más que bendecido, Nick sabía que iba a pasar por cada segundo de dolor de nuevo si tuviera que hacerlo. No lo pensaría dos veces. ____ se removió, un pequeño gemido dejó sus labios. La mirada de Nick cayó al monitor, su corazón se apretó mientras observaba la línea lentamente comenzar a subir. Con los ojos cansados, pasó una mano por el cabello de ____. Esperaba que el analgésico estuviera ayudando. Debe haberlo hecho, porque ella no se despertó completamente. Durante el próximo par de horas, ____ se movió con incomodidad durante las contracciones, pero de alguna manera se las arregló para caer dentro y fuera del sueño. Eso era todo lo que le importaba a Nick. A medida que el horizonte se volvía naranja con la estela del sol, Nick saltó cuando el monitor comenzó a sonar. A los pocos segundos, una enfermera entró en la habitación. Con el rostro apretado de preocupación, ella recogió una larga tira de papel de la máquina y la estudió. Se volvió a Nick, su voz era un susurro. —Necesito que ella cambie de posición. La frecuencia cardiaca del bebé cayó.  Nick miró el monitor y volvió a la enfermera, su adrenalina aumentó. —¿Él está bien? —Él debe estarlo, —respondió con calma, pero Nick escuchó la preocupación en su voz. Ella hizo su camino alrededor del lado opuesto de la cama—. Por lo general, ayuda si mamá se mueve un poco.  Nick deslizó su brazo de debajo de ____. Ella gimió, claramente con dolor. Nick le pasó la mano por el pelo y la miró a sus ojos soñolientos. —____, —susurró, acariciando su mejilla—, la enfermera necesita que te muevas. Asintiendo, ____ se sentó. El asesino dolor fue desapareciendo mientras una contracción comenzó a moverse a través de su estómago. Ella parpadeó para contener las lágrimas, sus músculos vigorizantes de tensión. —Creo que necesito algo más para el dolor. —Ella se movió sobre su costado derecho, tomándose su espalda baja—. Por favor. Necesito algo. Se están poniendo peor.  La enfermera se quedó mirando el monitor con su no menos preocupada expresión. —Cariño, necesito que te pongas en cuatro para mí.  Con el corazón saltando en su garganta, Nick podía ver la expresión del rostro de la mujer. ____ dejó escapar otro gemido mientras él la ayudaba a hacer lo que dijo la enfermera. Tratando de mantener la calma, frotó la espalda de ____ y vio que los ojos de la enfermera regresaban de nuevo al monitor.  —Está bien, ____. Sigue y recuéstate boca arriba de nuevo mientras voy por el doctor. —La enfermera se apresuró hacia la puerta. —¿Qué está sucediendo? —Nick preguntó, ayudando a ____ a volver a recostarse—. No puedes salir de aquí sin decirnos si nuestro hijo está bien. La enfermera se dio la vuelta. —El doctor les explicará todo. —Ella no le dio a Nick la oportunidad de decir una palabra cuando huyó de la habitación.  —¿Por qué no nos dijo nada? —____ miró a Nick, su ritmo cardíaco se aceleró con miedo mientras el temblor de la contracción disminuía. Nick sacudió la cabeza y trató de calmarse por el bien de ella. Él tomó su rostro y rozó sus labios contra su frente. —Estoy seguro de que no es nada, —susurró, mirándola a los ojos. Se dio cuenta de que ella no le creía. Su corazón dio un vuelco—. Escúchame, ¿de acuerdo? Con la voz aturdida ella asintió con la cabeza. —Está bien. —____ Cooper, estás a punto de dar a luz al más saludable, increíble, perdedor en el juego de las tapas de botella, y robusto bebé. —Acariciando sus mejillas, le dio un beso suave en sus labios temblorosos—. Y él está a punto de amar a su madre increíblemente tanto que me dará celos de ustedes dos. Por favor, no te preocupes. ¿Entiendes?  —Sí, —susurró _____, con ganas de creerle. Apoyó las manos sobre las suyas y tomó una profunda respiración—. Un bebé sano. Una lenta sonrisa se extendió a través de la boca de Nick. —No te olvides la parte del perdedor en el juego de las tapa de botella. ____ sonrió débilmente. Cuando intentó ajustar la almohada detrás de ella, el doctor y dos enfermeras entraron. Con los ojos en el monitor, el Dr. Beck lo observó por un momento antes de llevar su atención a _____. —El bebé está en sufrimiento fetal. Vamos a tener que realizar una cesárea de emergencia. Nick se apartó cuando las enfermeras flanquearon la cama, tirando hacia arriba los rieles laterales.  —Te veré en el quirófano, —añadió el doctor mientras salía de la habitación. ____ tragó saliva, su garganta se sentía como si la arena la estuviera cubriendo. —¿El bebé va a estar bien? —Exclamó, con los ojos yendo entre las dos enfermeras. No respondieron a medida que giraban su cama hacia la puerta. El corazón de _____ corrió—. Esperen, ¿qué pasa con mi novio? Puede ir a la sala de operaciones, ¿no?  —Tendrían que matarme para mantenerme fuera. —Nick la siguió, con los nervios zumbando de miedo. Una enfermera se dio la vuelta y apoyó una mano en el hombro de Nick. —No puede ir con ella en estos momentos. Usted tiene que estar adaptado para el quirófano. Deme unos minutos, y estaré de regreso con todo lo necesario.  Las palabras de la mujer fueron un borrón para Nick. Apenas podía pensar. ____ era el aire por el que mataría, la copia al carbón de su existencia, y ahora se sentía como si estuviera asfixiándose. Con el corazón subiendo por su garganta, se inclinó sobre la cama y se centró en el rostro petrificado de ____. Pasándole las manos por su cabello, se inclinó y besó suavemente sus labios. Ella se aferró a sus hombros, llorando mientras le devolvía el beso. Nick se alejó lentamente, su mente le decía que tenía que ser fuerte.  —Recuerda lo que te dije, —susurró. —Un increíble bebé sano. Sollozando, ____ asintió mientras las enfermeras empujaron la cama fuera de la habitación. De pie en el pasillo, Nick las vio apresurar a ____ en un ascensor. Tragó saliva mientras las puertas se cerraron. El mundo, el corazón, el tiempo, y todo se detuvo en seco. Con los hombros débiles de miedo, Nick trató de contener las emociones hundiéndose en sus músculos. Cuando se volvió para entrar a la habitación y esperar a la enfermera, su mirada atrapó a sus padres dirigiéndose hacia él. Sus rostros mostraban su emoción hasta que lo alcanzaron. 
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:22

—¿Qué sucede? —Preguntó Denise, su sonrisa cayó.  Nick se pasó una mano por el pelo, despejando un nudo de su garganta. —El bebé está en Sufrimiento Fetal. Ellos simplemente llevaron a ____ a la sala de operaciones.  Denise se tocó la boca, la preocupación en sus ojos se reflejaba en los de Paul. Llevó a  Nick a sus brazos. —Ellos van a estar bien. No pienses lo contrario.  Nick asintió, tratando de concentrarse en las palabras de su madre. Todavía no podía creer lo que estaba sucediendo. Al final del pasillo, podía oír a Sarah, Fallon, Trevor y Kevin. Su felicidad era evidente también, hasta que vieron a Nick y sus padres. Después de una breve explicación, todos se reunieron en la habitación y esperaron por la enfermera. Aunque se intentó una pequeña charla, la tensión flotaba, su presencia era fuerte mientras pasaban los minutos. Después de lo que pareció una eternidad, Nick se levantó de su silla cuando una enfermera entró. Ella le entregó un montón de ropa médica, y él no perdió el tiempo corriendo hacia el baño para cambiarse. Una vez vestido, se despidió de sus amigos y familiares, y siguió a la enfermera al ascensor. Trató de aferrarse a la esperanza, pero cuando se abrieron las puertas del ascensor, Nick no pudo evitar sentirse como si estuviera caminando en una pesadilla suya. Ni siquiera podía comenzar a computar la muerte de un niño, ni tampoco quería hacerlo. Él sintió acelerar su corazón, pero metió la idea perversa en la parte posterior de su mente al entrar en la sala de operaciones. Entre el caos, su frenética mirada aterrizó en ____, su aliento se evaporó en el aire frío cuando la vio. El corazón de Nick se desaceleró, cayendo en su estómago cuando la enfermera lo guió a ____. Sus delicados brazos estaban suspendidos a cada lado con las muñecas aseguradas con velcro. Se veía tan indefensa mientras lo miraba fijamente con los ojos llorosos filtrando miedo e incertidumbre. Eso hundió a Nick.  —Estoy aquí contigo, nena. Justo aquí, —susurró a través de su máscara quirúrgica. Sus labios se estremecieron por sentir los suyos mientras se inclinaba, sus rostro a centímetros del de ella—. No voy a llevar mis ojos lejos de los tuyos hasta que escuche el llanto de Noah. El ligero escalofrío desarrollándose sobre la piel de ____ la abrigó mientras miraba fijamente a los ojos de Nick. Ella asintió con la cabeza, queriendo nada más que tocarlo. Necesitaba a sus dos hombres a salvo en sus brazos. Cuando el doctor anunció que estaba a punto de comenzar, ____ cerró los ojos. Una lágrima se deslizó por su mejilla. Nick entrelazó sus dedos con los de ella, y como había prometido, su mirada no se apartó de sus ojos. Tan cerca como su rostro estaba al de ella, ____ podía sentir el calor rodando de su cuerpo, sintió su amor fluyendo a través de ella.  —Doy gracias a Dios por ti todos los días, ____ Cooper, —susurró Nick—. ¿Sabías eso? ____ negó con la cabeza, su corazón palpitó por las palabras de Nick y por la punzada de presión a través de su estómago.  —Lo hago, —continuó Nick, su voz suave—. También le doy gracias a Dios por el repartidor que renunció el día que entraste en mi vida. Doy gracias a Dios cada vez que quemas una cacerola y llenas de humo mi casa.  ____ le dio una débil sonrisa, sosteniendo su mano con más fuerza. No podía ver la boca de Nick, pero el brillo en sus ojos le decía a ____ que él también estaba sonriendo.  —Doy gracias a Dios por cada minuto que me has dado. Incluso los malos. —Hizo una pausa, llevando su rostro más cerca—. Una vez me dijiste que pensabas que nos habías roto. No nos rompiste, muñeca. Nos arreglaste. Esos malos minutos forman parte de lo que somos. Ellos nos moldean en lo que seremos juntos. Nos escribimos el uno al otro y no cambiaría una línea en nuestra novela romántica. Lo bueno, lo malo, lo del medio. Es nuestro. Somos dueños de ello. La habitación estaba llena de parloteo ruidoso y frenético movimiento, pero lo único que ____ podía ver y escuchar eran los ojos y la voz de Nick. Sin aliento, tragó. La necesidad de retenerlo se disparó a través de su pecho. —Te amo, —dijo ella suavemente, sintiendo un tirón en su estómago—. Y soy yo quien te amará hasta el día que tome mi último aliento. —Y lo haría. El hombre de pie encima de ella la había salvado de muchas maneras, estaba segura de que él nunca entendería completamente lo que significaba para ella. Era imposible. Mientras miraba los ojos de Nick, por un segundo un zumbido inquietante sacudió el aire, seguido del bonito llanto de Noah entrando al mundo. La presión se disipó del estómago de ____, y ella sintió una lágrima caliente de los ojos de Nick golpear su mejilla. Mientras escuchaba los abundantes gemidos de Noah y veía al hombre que amaba derramar sus primeras lágrimas frente a ella, ____ se sintió completa. Su corazón palpitó con integridad cuando Nick apartó su mirada nerviosa de la suya. También palpitó cuando lo escuchó dejar salir una orgullosa y suave risa.  Su hombre era un padre. Su amante de los Yankees, entregador de tapas de botella y protector de su vida era un padre. Y ella, una madre. En ese momento, ____ lloró por su propia madre al darse cuenta de que todos los errores que había cometido con ____ los cometió porque ella era humana. Aunque _____ no había puesto los ojos en él, sintió que su amor por Noah empapaba su alma, de la misma manera que sabía que el amor de su madre por ella debe haber empapado su alma. Sin saber si estaba permitido, pero sin dar una mierda, Nick le dio un tirón a la máscara de su rostro. Entre riendo y tratando de recuperar el aliento, Nick habló contra los labios de ____ mientras la besaba, su corazón saltaba en su garganta. —Eres increíble. Muchas gracias. Jesucristo, es hermoso, _____. Él tiene una cabeza llena de cabello castaño como el tuyo. —Nick miró por encima de la manta colgada delante de ____, su sonrisa se amplió—. —¡Hey, Doogie Howser! —Con una ceja levantada, el doctor miró hacia arriba—. ¿Diez dedos? ¿Diez dedos de los pies? ¿Saludable? —Preguntó Nick. —Sí a todo lo anterior. Enhorabuena a los dos. —Sonriendo con curiosidad, inclinó la cabeza—. Aunque debo admitir que no estoy seguro de quién es Doogie Howser.  Nick se rió entre dientes. —Por supuesto que no. Eres demasiado joven. Gracias por asistir a mi hijo. ¿Ahora, puedo cogerlo?  Todavía luciendo bastante confundido, el doctor asintió. Mientras una de las enfermeras sonriendo de oreja a oreja llevó a un Noah apretadamente envuelto, una vez imperturbable Nick de repente se sintió nervioso. No sabía de dónde venía esto, teniendo en cuenta que había sostenido a Alena y a Timothy cuando eran bebés. Se pasó la lengua por los labios resecos y trató de recobrar la compostura mientras la mujer colocaba a Noah en sus brazos. Como si ese nerviosismo nunca hubiera existido, Nick instantáneamente se calmó mientras el reflejo de ____ le devolvía la mirada cuando él vio los ojos marrones de su hijo. En completo asombro, los ojos de Nick trazaron el rostro de Noah, su mente grabó cada segundo en su memoria. Nick tragó y gentilmente llevó sus dedos a la pequeña nariz de Noah, riendo cuando su hijo bostezó. —¿Crees que tú estás cansado, pequeñín? —preguntó Nick, besando su suave mejilla—. Dile eso a tu madre. La has hecho volverse un poco psicótica por un tiempo. Ella me dio miedo, y soy alguien difícil para hacerlo.  El corazón de ___ se hinchó por la facilidad de Nick y su amor instantáneo. Sin embargo no la sorprendió. Sonriendo, observó a Nick adorar con orgullo a su hijo. Con Noah acunado con fuerza en sus brazos, Nick lo llevó a ____. Inclinándose sobre su cuerpo exhausto, sostuvo a Noah sobre sus labios, permitiéndole que ella se elevara una pulgada y besara su frente. Su piel satinada se sentía como el cielo. Sin ahogarse en una pesadilla, él era un sueño despierto para _____. Ella suspiró cuando la alegría floreció salvajemente en su alma.  —Es hermoso, —susurró ella, las lágrimas se deslizaban de sus ojos. Queriendo sostenerlo, sus dedos se estremecieron con la necesidad de tocarlo—. Dios mío. Es tan hermoso, Nick.  Nick colocó un beso suave en sus labios. —Igual que su madre. —Él la miró a los ojos llorosos, su aliento fue robado por la pura felicidad suavizando su rostro—. Gracias. Me has dado el regalo más grande que una mujer puede darle a un hombre. Nada lo supera. —Nick la besó de nuevo, su voz era una caricia dulce—. No creía que fuera posible, pero estoy más enamorado de ti ahora que antes. Has sacudió todo mi mundo, ____ Cooper. Con lágrimas de felicidad corriendo por su rostro, ____ observó a los dos hombres que habían robado su aliento, corazón y alma al segundo que puso sus ojos en ellos. Aunque lo bueno, lo malo y lo feo habían plagado todo el camino en el que ella y Nick caminaron, nunca alejaría nada de eso, ya que cada paso los llevó más cerca de este hermoso momento. En esos minutos, durante el verano hermoso del año que su vida cambió para siempre, el año en el que comenzó su futuro, ____ sabía que era a ella a la que le habían dado el mayor regalo de siempre. Ahora... finalmente podía respirar. 
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:23

El sol de la mañana bailaba en el rostro de Noah mientras ____ veía sus ojos soñolientos. Después de alimentarlo y una buena cantidad de eructos, parecía felizmente satisfecho. Acostada sobre un lado con él acurrucado a su lado en la cama, ____ corrió suavemente sus dedos por su suave cabello de algodón de azúcar. Riendo cuando él se movió ligeramente por su tacto, el calor subió por la espina dorsal de ____ y se instaló en su corazón mientras seguía inhalando visualmente a su precioso ángel. Bajando su rostro a la mejilla regordeta, ____ lo aspiró con ganas de quemar su glorioso aroma en su memoria. Olía dulce como las flores pero llevaba algo únicamente suyo. ____ sonrió contra su piel, acunándolo más cerca. Llevando su meñique contra su pequeña mano, su alma floreció con asombro cuando él envolvió sus dedos alrededor del suyo. Los primeros días en casa con él fueron a la vez los más agotadores y hermosos de su vida. Sin nada que decir, cayó locamente enamorada de Noah y también cayó rápidamente en el papel de una madre más fácil de lo esperado. No sólo no se le había caído sino que estaba bastante segura de que nunca tuvo ningún problema con el control del ungüento. Mientras ____ observaba su primera bendición ir a la deriva de un sueño pacífico, su segunda bendición entró en la habitación, con una sonrisa tan brillante como siempre.  —Está fuera de combate, —susurró Nick. Se deslizó bajo las sábanas con Noah y ____, intercalando a su pequeño hombre entre ellos. Levantando una ceja, la sonrisa de Nick se ensanchó—. Él tiene que conseguir un trabajo pronto. Estoy cansado de su pereza. ____ sonrió y trazó círculos suaves a lo largo del pequeño arco de la boca de Noah. —Lo sé, ¿verdad? Me imaginé que tendría una buena ética de trabajo. ¿Pero esto? Esto es simplemente ridículo.  Riendo, Nick llevó una mano a la mejilla de ____. —¿Cómo te sientes? ____ se inclinó en su palma, su cuerpo se empapó de su calor. —Increíble. —Y así era. Aunque todavía adolorida por las grapas que recubrían su vientre, ella no se había sentido tan bien físicamente o emocionalmente en lo que parecía ser una eternidad—. ¿Cómo te sientes? —Como un rey, —susurró Nick, con cautela inclinándose sobre Noah. Él puso un beso suave en los labios de ____, su corazón se llenó de alegría más allá de la comprensión—. Estoy en mi castillo con mi reina y mi príncipe. Sinceramente, tengo todo. —Nick la miró a los ojos, su aliento como siempre robado—. Gracias. De algo que había comenzado tan confuso, tan tortuosamente mal en innumerables maneras, ____ no podía creer donde estaban ella y Nick. Su estómago se hundió, rebosante de amor por los dos hombres de su vida. Sus dos salvadores. —Gracias. —Ella lo besó de nuevo, ahogándose en la sensación de los labios que ella amaría por siempre—. Y gracias por el desayuno. Eventualmente dominaré cocinar algo más allá de cacerolas quemadas y cenas de microondas congeladas.  Una sonrisa de sabelotodo apareció en el rostro de Nick, y ___ se preparó para el comentario sabelotodo que sabía que ella había alimentado. —No es necesario. Estaremos bien sobreviviendo en nada más que sodio y pastel de carne seco. —_____ puso los ojos, y Nick se rió entre dientes—. ¿Y cómo puedo olvidar tu especialidad de los macarrones con queso en caja? —Mira, ya verás, —respondió ella, golpeando su brazo en broma—. Voy a tomar clases de cocina y sacar la mediocre lasaña de tu madre de tu memoria.  Nick levantó una ceja incrédulo, su sonrisa se volvió megavatios en toda regla. — ¿Mediocre? Me encantaría verte intentar derrotarla.  ____ se deslizó con cuidado de la cama. Con las manos en sus caderas, ella inclinó la cabeza. —¿Es esto un desafío, Jonas? —El más grande de tu vida, amor. —Nick recogió un agitado Noah, posicionándolo en su pecho. Él miró a su pequeño paquete—. Tu madre lo perdió en serio, chico. Ella piensa que va a aprender a cómo alimentarnos a ti y a mí mejor que tu abuela.  Con ojos bien amplios, ____ resopló. —Oh, Dios mío. Sólo por eso, todo lo que verás serán mis macarrones con queso. —Sonriendo, apuntó un dedo a Nick—. Noah comerá bien, ¿Pero tú? No, no tú. Pastel de carne quemado de por vida. Espero que seas feliz. — Nick dejó escapar una risa gutural completa mientras ____ se sacaba el pelo ondulado con rencor de sus labios fruncidos, y le lanzó un beso menos que amoroso. Nick estaba feliz que ella no le mostró el dedo—. Tengo que estar lista antes de que todo el mundo llegue aquí. Hay pastel de carne quemado, frío y seco en la nevera si tienes hambre. —En ese sentido, ella desapareció en el cuarto de baño. —¿Sabes lo que me hace una ____ enojada? —Nick gritó, riendo y acariciando la espalda de Noah. Aunque amortiguadas detrás de la puerta cerrada, sus palabras sonaron más fuerte que el timbre. —Bueno. Espero que tu piedra se vuelva azul.  —Ouch. —Sosteniendo un Noah semi—despierto, Nick se puso de pie y se dirigió por el pasillo—. Ella es certificable, amigo. —Antes de abrir la puerta, Nick le dio un beso a su hijo—. Pero tiene poderes mágicos. De alguna manera, conseguirá que actúes como un tonto a su alrededor.  —Dámelo a mí, —Sarah chilló cuando Nick abrió la puerta. Con sus brazos abiertos ampliamente, la sonrisa en su rostro mostraba su entusiasmo.  —¿Qué? —Preguntó Nick. Sonriendo, él negó con la cabeza—. ¿Ya no valgo nada?  Trevor palmeó el hombro de Nick. —Te has convertido oficialmente en Al Bundy de Matrimonio con hijos. Hay que acostumbrarse a ello, hermano.  Kevin soltó una carcajada y arrastró los pies al ático. —Tengo que estar de acuerdo con él.  Con una expresión igualmente emocionada derritiendo su rostro, Denise puso un rápido beso en la mejilla de Nick y arrebató a Noah de sus brazos. —Por supuesto que todavía vales algo, cariño. —Ella acunó a su nieto y lo llenó de besos. Con los ojos llenos de gozo, miró a Sarah—. La abuela primero, Sarah. Lo siento.  Nick rió cuando Sarah frunció el ceño, mirando a su madre danzar hasta el sofá. Ella siguió la lluvia implacable de besos de abuela sobre la suma más reciente de la familia. Sarah suspiró, pero eso no le impidió tomar las pequeñas manos de Timothy y Alena y hundirse en el sofá junto a Denise. En circunstancias normales, Nick pensó que su madre hubiera considerado la cercanía de Sarah una invasión de su espacio personal. Sin embargo, ambas mujeres estaban demasiado ocupadas adulando a Noah para quejarse. Después de colocar una gran bandeja de plata con comida sobre el mostrador, Danielle tomó a Nick en sus brazos. —Aww. Aún te quiero.  —Gracias, Dani, —Nick respondió mientras ella se unía al grupo de los miembros de la familia emocionados con el bebé en el sofá. Con la curiosidad sacando lo mejor de él, Nick sacó la tapa de la bandeja. Sus ojos captaron la lasagna de su madre. No había duda que ____ recibiría una patada por esto.  —Lasagna de mamá. —Paul olfateó, cuidadosamente cerniéndose sobre la bandeja—. Ella lo hizo para mí en nuestra tercera cita, y fue entonces cuando me enamoré de ella. Nick se rió entre dientes, pasándose la mano por el cabello. —¿Me estás tomando el pelo? —Bueno, debo decir que selló el trato. —Paul sonrió con orgullo—. Voy a ir a hacer la cosa del abuelito con mi enamorada que hace lasagna. Nick sonrió y miró a su padre despegar hacia el sofá. Con los brazos cruzados, Nick se inclinó contra la isla, admirando a todos babeando por Noah. Con la calidez serpenteando a través de él, Nick se empapó de ello. Su padre tenía razón. La familia era de lo que se trataba todo esto.  —¿Dónde está tu otra mitad? —Preguntó Kevin, tirando de un taburete junto a Trevor—. ¿Y cómo se siente? —Ella está en la ducha, —respondió Nick—. Parece estar haciéndolo bien. —Entonces, ¿cómo te sientes acerca de ella haciendo que vaya contigo hoy? — Trevor puso una sonrisa y se sacó las gafas de la cara. Mirando a Nick, él las limpió con el de su camisa—. Soy una especie de tu guardaespaldas en el caso que la cosa salga mal.  Nick elevó una ceja, encontrando la situación cómica. —No te pongas en lo alto de ti mismo, hermano. Te voy a llevar porque ____ insistió. No te necesito allí. En todo caso, Joseph tiene suerte que vas conmigo. —Nick se trasladó a la nevera y sacó una botella de agua. Después de tomar un sorbo, él negó con la cabeza—. Si se pasa de la raya, ni tú ni nadie será capaz de detenerme de terminar lo que empecé hace meses. —Ten cuidado hombrecito, —Kevin advirtió, señalando con la cabeza hacia Noah—. Mantenlo en mente si el Idiota presiona los botones equivocados. Joseph nunca será digno de ir a la cárcel por él.  La mirada de Nick cayó sobre Noah. No se podía negar que la declaración de Kevin era correcta. Nick comenzó a pensar que el deseo de ____ para que sus abogados enviaran una carta en su nombre, notificándole a Joseph que Nick era el padre, era una buena idea. En un principio había previsto una simple llamada telefónica. Aunque sí llamó a Joseph, fue sólo para mentir sobre la próxima consulta médica de ____. Pero algo muy dentro de Nick quería, no, tenía que ver el rostro de Joseph cuando escuchara la noticia. Ello gritaba en venganza por todo lo que Joseph les había hecho pasar. Era hora del pago, y Nick quería cortar el maldito cheque. Con eso, se dirigió al dormitorio para ver si ____ había terminado. Cuando entró, la encontró en el baño secándose el cabello. Él la observó un largo rato, casi se arrepintió de su decisión de ir en contra de sus deseos pero sólo duró un segundo. Visiones del infierno que ella había sufrido con Joseph golpearon los pensamientos de Nick, sacándole todos los pedacitos de la culpa que sintió por hacer las cosas a su manera. Con una respiración profunda, Nick entró en el cuarto de baño y se puso detrás de ____. Mirando su hermoso reflejo, deslizó sus manos por su cintura y apoyó la barbilla en su hombro. —Me estoy preparando para ir, —susurró Nick, odiando la mirada en los ojos de ella. ____ lo miró en el espejo, sus palabras no dichas lo destrozaban pero él no podía detenerse si quería—. Todo va a estar bien, ____. Tengo que hacer esto. Por mí. Como un hombre. Tengo que hacerlo.  _____ no estaba dispuesta a discutir el tema más lejos. Había pasado los últimos días tratando de convencerlo de que ver a Joseph en carne para darle la noticia no haría otra cosa que hacer una situación ya insana, peor. Aunque nunca entendería plenamente su razonamiento, ____ sabía que tenía que apoyar la decisión de Nick. Ella asintió con la cabeza, cerrando los ojos cuando Nick enterró su rostro en el hueco de su cuello. Sin decir una palabra, lo vio caminar fuera del cuarto de baño. Ahora ____ sólo necesitaba convencerse a sí misma de lo que le estaba permitiendo hacer iba a estar bien.
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:23

—¿Cómo es que siento que ésta es la calma antes de la tormenta?  Nick movió su mirada de los números rojos y brillantes en la pantalla del ascensor a Trevor. —¿Qué te hace pensar eso? Trevor se encogió de hombros. —Estás demasiado tranquilo. Esta como enloqueciéndome jodidamente. Nunca te había visto así.  —¿No puedo estar relajado? —Preguntó Nick, levantando una ceja—. ¿Es esta una nueva regla? —No así de relajado, amigo. —Trevor corrió una mano por su cabello—. Mírate tú mismo.  Con las manos metidas en los bolsillos, apoyado casualmente contra la pared, Nick sonrió. Encontró el nerviosismo de Trevor divertido. —¿Crees que voy a hacerle daño? —Creo que vas a hacer algún tipo de número en él, sí. —Correcto, —Nick se rió entre dientes—. Se llama el número de "Joseph, vete a la mierda. Soy el padre".  Antes que Trevor pudiera parpadear, las puertas del ascensor se abrieron. Con la sonrisa estable, Nick salió, sus ojos escanearon la escena caótica de los corredores yendo y viniendo. Nick no sólo ignoró las miradas de los compañeros de trabajo de Joseph sino que ignoró la de la secretaria de Joseph. Cuando su mandíbula cayó abierta, Nick se encontró divertido por segunda vez en menos de dos minutos.  —¡Nick! —ella gritó, saltando de la silla. Tambaleando en sus tacones de aguja montañosos, su respiración era un desastre desigual cuando se encontró con él—. No puedes entrar ahí. Nick puso su mano sobre su hombro, una sonrisa suavizó su rostro. —Hola, Kimberly. ¿Cómo has estado?  —He estado bien, Nick. —Suspiró, su tono de voz nada menos que la suplica—. Por favor, no me hagas esto. Me dijeron que llamara a la policía si alguna vez te presentabas aquí.  Fue el turno de Trevor en colocar su mano sobre su hombro. —Hola, Kimberly. ¿Cómo has estado?  Ella puso los ojos. —Hola, Trevor. Estoy bien.  —No vas a llamar a la policía por Nick. —Ella puso los ojos de nuevo, y Trevor sonrió—. ¿Sabes cómo sé que no vas a hacer eso?  Ella clavó las manos en sus caderas. —¿Cómo sabes que no voy a llamar a la policía por Nick, Trevor? —Porque un pajarito de esta misma oficina me llamó el otro día y me hizo saber que Joseph no sólo... te está endulzando a ti en su cama sino que también está endulzando a Pricilla Harry de Inversiones Sheller en el piso diecisiete. También mencionaron que en realidad no le gusta el pequeño traje de sirena que te pones para él tanto como te hace pensar que si. —Cuando los ojos de Kimberly se estrecharon, iluminando como abrasadoras ascuas, Trevor se encogió de hombros tranquilamente—. ¿Me equivoco cuando digo que es probable que desees que Nick entre a la oficina de Joseph en este instante? Kimberly giró la cabeza en dirección a Nick, su voz en plena ebullición. —Tienes cinco minutos. —Ni un minuto más, —respondió Nick tan suave como la seda, sintiéndose un poco mal por la chica. Él giró sus ojos en la dirección de Trevor—. ¿Por qué no mantienes a Kimberly ocupada mientras yo atiendo los negocios? Parece necesitar un poco de consuelo. Trevor asintió y Nick se volvió, dirigiéndose directamente a la oficina de Joseph. Ni siquiera se molestó en ver donde estaba posicionado el Idiota, Nick cogió la manija y abrió la puerta. Hubo algo que hizo igual que la última vez. Sí. Se aseguró de cerrar la puerta. Que el segundo juego de mierda comience. Con ojos amplios, Joseph se puso de pie. La conmoción y el nerviosismo en su rostro forzaron una sonrisa de Nick. —Espera, espera. —Nick levantó las manos en señal de rendición—. Te atrape un poco desprevenido, ya veo. —Vete a la mierda, Jonas. No puedes entrar aquí así, —Joseph señaló, su lenguaje corporal demostraba que él estaba preparado para una pelea—. Se suponía que tenías que llamar con la próxima consulta médica de ____. Ese fue el maldito acuerdo cuando dejaste el mensaje diciendo que no haría la última. La ligera tensión crujió a través de los nervios de Nick mientras daba un paso hacia Joseph. —Calma, carajo. —Nick levantó un sobre pequeño y azul y lo arrojó sobre el escritorio de Joseph. Con una sonrisa lenta torciendo sus labios, Nick vio la mano de Joseph apoyada en el teléfono. Sin duda de que estaba preparado para recogerlo—. No he venido aquí para hacerte daño físicamente, Joseph, —Nick continuó, tratando de mantener la sonrisa—. Hoy soy el portador de... buenas noticias. ____ no tiene más citas médicas. — Nick se detuvo, su sonrisa se amplió—. Bueno, no prenatales. Todavía pareciendo como si estuviera a punto de gritar por auxilio, los ojos de Joseph picaron con curiosidad mientras alcanzaba y rasgaba el anuncio del nacimiento. Nick no estuvo seguro de cuánto tiempo le llevó a Joseph escanear la tarjeta de oso de peluche destacando la entrada de Noah a la vida el 5 de julio, pero de alguna manera, Nick no estuvo lleno de la alegría que pensó que tendría al presenciar todo esto.  —¿____ tuvo el bebé? —Preguntó Joseph, con el rostro sangrante de confusión—. Esto fue hace más de una jodida semana. ¿Cómo es que me estoy enterando ahora? — Después de arrugar el anuncio, Joseph lo tiró al cubo de la basura. Con una sonrisa, él dobló la esquina de su escritorio y se acercó a Nick. Sus cuerpos estaban a menos de un pie de distancia cuando Joseph volvió a hablar, su voz tan fría como una mañana de invierno cubierta de nieve—. Está todo bien. Sólo dime dónde tengo que ir y qué tengo que hacer para demostrar que soy el padre de este chico. Guardando silencio, Nick no supo cuánto tiempo se quedó mirando los ojos oscuros y sin vida de Joseph. Los ojos de un hombre que una vez había considerado un amigo, un compañero. Los ojos de un hombre que golpeó a la mujer que Nick amaba, adoraba, y con la que no podía vivir sin ella. La otra mitad de su alma. Fue entonces que Nick se dio cuenta que no sólo estaba perdiendo oxígeno sino que también estaba perdiendo un tiempo precioso lejos de dos personas, que ningún pedazo de mierda en el mundo debería estar antes. La batalla había terminado y Nick sabía que había ganado en más formas de la que Joseph nunca tendría la suerte de experimentar. Con la espada abajo, ya sin tener la necesidad de ver la reacción de Joseph y sintiéndose como un idiota por dejar a ____ y a Noah, Nick le entregó el sobre conteniendo los resultados de las pruebas de paternidad. La expresión confundida de Joseph fue lo último que vio antes de que Nick se girara y saliera de la oficina. El sonido de Joseph abriendo el sobre fue lo último que Nick escuchó mientras salía de la vida de Joseph para siempre. 
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:24

Tiempo. ____ nunca lo vio de la misma manera después de que su madre murió. Su percepción de lo que la vida debería significar y cómo podría ser tomada en cualquier segundo, fue cambiado para siempre el día que vio el ataúd de madera de su madre descender lentamente a la tierra empapada por la lluvia. Con la partida de su madre, desvanecida como el remolino de un vapor, el tiempo tuvo un nuevo significado para ____. Mientras cerraba la puerta del ático detrás de ella, ____ se preguntó dónde se habían ido los últimos siete meses. El tiempo se deslizó por sí mismo, un agujero negro succionando recuerdos, dejando atrás las hermosas huellas dactilares de Noah. Como las estrellas fugaces en su cielo, Noah dejó su hermosa huella en la vida de ____ de tantas formas mágicas. La mirada amorosa de ____ cayó sobre Noah, sentado como el niño grande en el que se estaba convirtiendo, mientras extendía su pequeña mano a la de Nick. Después de cubrir un bloque con su dulce saliva, Noah arrojó el bloque a la cabeza de Nick. Acostado en el suelo junto a Noah y con una risita saliendo de su boca, Nick fingió tristeza mientras miraba a su hijo. Sonriendo, algunos pensamientos volaron alrededor de la mente de ____. Uno: Nick tuvo suerte que llevaba su gorra de los Yankees. Dos: Nick tuvo aún más suerte que el bloque del alfabeto manchado estaba hecho de algodón. Tres: Rodeado de una gran variedad de juguetes desde un extremo de la sala de estar al otro, Nick lucía completamente comestible, vistiendo nada más que esa gorra de los Yankees y los pantalones de pijama en esta excelente tarde del domingo. Sí. Aunque el tiempo estaba desapareciendo más rápido que ____ pudiera parpadear, más rápido de lo que pudiera recuperar el próximo aliento, cada segundo no era nada menos que magnífico. —Mira quién está en casa, Noah, —Nick anunció, deslizándose desde el suelo hasta el sofá. Él le sonrió a ____ y se ajustó la gorra de béisbol—. Y ella trajo regalos para nosotros. ¿Seremos alimentados, mami?  Sonriéndoles a Nick y Noah, ____ dejó caer dos bolsas de cartón con comestibles en el mostrador. —Eso depende. —Ella sacó una hogaza de pan de centeno—. ¿Está doblada la ropa? Nick arqueó una ceja. —Mi hermano tenía razón. Me has domesticado más allá de la creencia.  —Tomo eso como un sí. —Después de empujar una cabeza de lechuga en el refrigerador, ____ clavó las manos en sus caderas—. Y no me mientas. Te encanta ser domesticado.  Nick se rió entre dientes, tratando de alcanzar el periódico al final de la mesa. —Sí, jefe. Para ser honesto, Noah dobló toda la pila. —Abrió el periódico, sus burlones ojos marrones se asomaron desde la sección de deportes—. Pero tomamos un voto masculino. Estamos de acuerdo en que los dos estamos cansados de doblar la ropa. Queremos que el ama de llaves regrese. —Transmitiendo una sonrisa con hoyuelos, Nick miró a Noah—. ¿No es así, amigo?  Con una mano envuelta alrededor de un musical sonajero de payaso y la otra metida en su boca, Noah dio un sólo movimiento de cabeza.  —Ese es mi chico, —Nick rió, moviendo los ojos hacia ____—. ¿Ves? Estás en inferioridad numérica, muñeca. Nosotros ganamos. Voy a llamar a Leslie y la contrataré de nuevo a tiempo completo. Es un hecho.  Con su mandíbula abierta, ____ se rió. —Esto es obviamente una conspiración. Ya es bastante malo que tengas a mi hijo ataviado con un mameluco de los Yankees. ¿Ahora lo has vuelto contra mí? Maldad. Pura maldad. Nick se rió como un lacayo y se volcó a la sección de negocios. Sonrió esa misma sonrisa deliciosa que la había atrapado la primera vez que lo conoció. —Hey. Has sabido esto por un tiempo, —le recordó él con un encogimiento de hombros y un guiño—. Y te encanta cada pulgada malvada de mí. Sacudiendo la cabeza, ____ continuó desempacando los comestibles. Cada fibra de su ser estaba de acuerdo. Sin lugar a dudas, amaría para siempre cada centímetro malvado y no malvado de él.  —____, —Nick la llamó, sacando su atención de una revista de cocina. En la fila de la caja, una receta para un pollo cremoso al horno había llamado su atención. A diferencia de las dos últimas veces, estaba decidida en hacer que la cena de esta noche funcionara sin intoxicar a Nick o a ella—. ¿Qué tiene Noah en sus manos?  ____ entrecerró los ojos, tratando de ver a través del cuarto. —No lo sé. ¿Un bloque?  —¿Se lo puedes sacar? —Nick miró por encima de su periódico—. Él lo tiene en la boca. ____ frunció el ceño. —Nick, le están saliendo los dientes. Masticaría mi zapato si se lo diera.  —Lo sé, —respondió Nick después de aclararse la garganta—, pero no quiero que mastique ese bloque. —Él sonrió, sus ojos estaban iluminados con diversión—. O tu zapato para el caso. ¿Puedes sacárselo? Podría estar... sucio.  Inclinando su cabeza, ____ dejó caer sus hombros y puso los ojos. —Uno: Eres un loco de la limpieza. Dos: Prefiero que mastique mis zapatos que a los tuyos. Tres: Tienes razón allí. Tú quítaselo, chiflado. —¿Chiflado? —Preguntó Nick, riendo. Se detuvo un segundo, muy impresionado por su nuevo nombre—. Me duele la espalda. Tú quítaselo.  —Sí, chiflado, —____ suspiró con una sonrisa colocando la revista sobre la mesa—. Sólo estás tratando de conseguir otro masaje de mí. —Ella rodeó la isla, completamenteconvencida que su novio OCD y conspirador de masajes estaba enloqueciendo. Descalza, dio un paso hacia el edredón donde Noah estaba jugando. A pesar de ser cuadrado, no era un bloque que estaba masticando. Nop. Ni siquiera cerca. ____ llevó su mirada a Nick, quien lucía una sonrisa de megavatios y de nuevo a la caja de terciopelo negro donde Noah estaba hundiendo cuidadosamente su diente recién salido. Antes de que ____ pudiera parpadear o tomar un muy necesario aliento, Nick se deslizó del sofá, sentándose con las piernas cruzadas sobre el edredón. Llevando a Noah a su regazo, Nick volcó su gorra de los Yankees hacia atrás, sacó la caja de la mano de Noah, lo reemplazó con un libro pequeño y miró a los ojos verdes sin parpadear de ____.  —Ven a sentarte con nosotros, —dijo Nick, su voz suave—. Tenemos algo para ti. ____ tragó con la garganta reseca de repente. Temblando, lentamente se dejó caer sobre el edredón, sentándose con las piernas cruzadas delante de Nick. Tocando las rodillas de él, clavó los ojos en su sonrisa perezosa, su corazón se aceleró cuando él se inclinó para besarla. Él dejó que el beso perdurara hasta que Noah comenzó a quejarse en disgusto por haber sido aplastado en medio de ellos. Retirándose, ____ dejó escapar una risita nerviosa y barrió su mano a través del pelo ondulado de Noah.  —Está celoso, —susurró Nick, dándole un beso en la cabeza de Noah. Llevando su mirada a ____, fue el turno de Nick en tragar. Por segunda vez en su vida, estaba a punto de proponerle a una mujer. Sin embargo, por primera vez, ni una pizca de reserva le recorrió el cuerpo. Nick sabía que ella fue creada para él. Con una mano temblorosa, tomó el rostro de ____, su corazón saltaba.  —Te amo, ____. Siempre serás mi mejor amiga. Siempre serás mí... Molly. —Con los ojos bien abiertos y la mirada fija en la de ella, Nick se inclinó y le dio un suave beso en sus labios temblorosos—. Tú eres la madre de mi hijo. Tú y Noah han traído color a mi lienzo vacío, luz a mi oscura vida. —Con la yema de su pulgar, limpió una lágrima de la mejilla de ____ y tomó una respiración profunda—. Vamos a pintar el cuadro completo juntos e iluminar el cielo, amor. Los amo a ambos más que a nada. —Elevó una ceja, su sonrisa sexy mostró sus rasgos cincelados—. ¿Te acuerdas? Ganaste chocolates de San Valentín. — Sollozando, ____ se rió. Nick sonrió, pero su rostro se puso serio rápidamente, su voz era un suave susurro. —Creo en el para siempre, y eso es lo que tú y yo somos. Definimos la eternidad. Esto puede sonar cursi pero tú me haces serlo. Me das mariposas, ____ Cooper. Nunca tuve eso antes y no quiero dejarlo ir para nada. Nunca. Te pregunté una vez que chocaras conmigo, y lo hiciste. Ahora... Te estoy pidiendo que tomes el viaje completo. Camina conmigo el resto del camino hasta que seamos viejos, estemos sentados en nuestras sillas mecedoras y veamos a nuestros nietos llenos de azúcar jugar en nuestro patio. He visto este mundo un millón de veces, pero nunca lo he visto contigo a mi lado. Quiero, no, necesito que seas mi esposa. Necesito despertar cada mañana sabiendo que eres la Señora ___ Jonas. —Hizo una pausa, y ____ pudo ver las lágrimas en los ojos de él—. Por favor. Toma este último paso conmigo. —Abrió ambos lados de la caja. Acolchado en el medio de la firma clásica de Harry Winston yacía un redondo y brillante diamante montado en platino con diamantes más pequeños rodeando su base. ____ encontró su aliento evaporándose de sus pulmones. Se quedó inmóvil bajo la gravedad de sus palabras, pero su corazón, lleno de una explosión de emociones, despegó de entusiasmo. La declaración de Nick sonaba en sus oídos, las notas musicales de amor resonaban a través de ella. —Te amo, —dijo con voz ahogada, sus ojos escocían con lágrimas de felicidad. Ella envolvió su mano alrededor de la nuca de Nick y tiró de sus labios sonrientes a su boca—. Y, sí, voy a tomar cualquier último paso contigo, Nick. —¿Sí? —Preguntó con una risita entre besos. Una vez más, Noah gritó con desagrado, tratando de retorcerse del agarre de Nick, pateando sus piernas fornidas con frustración—. ¿Tú vas a ser mi esposa? —Sí. Voy a ser tu esposa, —exclamó ____, llevando a Noah sobre su regazo. Se tranquilizó cuando ella le entregó una botella, su pequeño cuerpo se relajó con gratificación instantánea. Los miembros de ____ se debilitaron cuando Nick tomó su mano y deslizó el anillo de compromiso en su dedo. Su alma se calentó por todo lo que representaba.  —Gracias, —susurró ella, mirando los ojos de Nick—. No tengo palabras que podrían describir lo que me haces todos los días. —Y no las tenía. La había encontrado rota, marchita. Él había reparado su corazón, vendando su alma con su presencia. A pesar de todo, le mostró lo que era el verdadero amor. Él era un sueño. Lo único que podía hacer era rezar para nunca despertar de esta felicidad. Su felicidad. Nick besó sus labios con besos más embriagadores mientras ella pasaba una mano por su pecho desnudo. El tiempo era esencial, pero ahora el tiempo siempre estaría lleno de todo lo que ____ podría haber imaginado alguna vez, todo lo que podría haber esperado alguna vez.  —Ya me diste la única palabra que necesitaba escuchar, —dijo Nick suavemente. La besó de nuevo, masajeando sus dedos en su cabello—. Ahora, tienes que levantarte e ir a prepararte. Hay un regalo para ti en la cama. —¿Prepararme? —Preguntó. Puso a Noah, fuera de combate, en el edredón. Sonriendo, ella se lo quedó mirando un momento y empapándose en su pequeño cuerpo exhausto—. ¿A dónde vamos? Levantándose y llevando a ____ junto con él, Nick se estiró, su duro y rígido cuerpo captó la atención de ____ en un instante. Ella se mordió el labio, su mirada vagó por su piel dorada, necesitando seguir el descenso del glorioso dragón debajo de los pantalones de pijama de Nick. Todo estaba bien, sin embargo. Cada centímetro de ella tenía toda una vida para adorar la bella obra de arte en el extraordinario cuerpo de su prometido.  —Te voy a llevar afuera para celebrar. —Se inclinó a su oído, su lengua acarició su lóbulo. Escalofríos se dispararon, picando sobre la carne de ____. Él besó sus labios una última vez gloriosa, suave y dulce. Nick dio un paso atrás, dejando su cuerpo adolorido por su ausencia—. Sarah estará aquí dentro de quince minutos para cuidar a Noah por nosotros. Estoy mimando a mi señora esta noche. —con sus ojos fijos en los de ella, Nick volvió la cabeza hacia su dormitorio—. Adelante. Nos vemos pronto, futura señora Jonas.  Nick siempre llegaba con las cosas más dulces para decir, pero esas palabras en particular rodaron de su lengua como el chocolate. Sin aliento, ____ asintió y se dirigió por el pasillo, con la cabeza confundida de alegría, emoción y amor. 
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:24

Al entrar en su habitación, los ojos de ____ se posaron en una gran caja rectangular sobre la cama con un lazo rojo entrelazado alrededor. ____ se preguntó lo que su sabelotodo y amor de su vida tenía reservado para ella. Un chándal horrible y rosa de los Yankees vino a su mente pero él le había dicho que estaban celebrando, pensó queprobablemente él se saltó esa idea. Pensándolo bien, no lo pondría por delante de él. Le encantaba poner su sello en las cosas. Ella se sentó en la cama para llegar a la caja, su curiosidad más que despierta. Después de deslizar el lazo, levantó la tapa. Una risa escapó de sus labios cuando vio el papel de seda plata, azul, y blanco de los Yankees abrigando cualquier regalo que se escondía en su interior. Ella sacudió la cabeza, rezando para que él no fuera a hacerle soportar una noche fuera en la ciudad envuelta en el traje de su equipo favorito. Con sus manos con ganas de saber, rasgó el papel con la velocidad de un cohete disparándose al aire. Con un jadeo, mezclado con un suspiro de alivio, estaba encantada de haber descubierto que su hombre no iba allí. No. En su lugar, el atuendo que había elegido para ella era un brillante vestido de abrigo de seda con un sólo hombro, negro con un elegante fruncido por arriba y debajo del busto. Poniéndose de pie, ____ sostuvo el impresionante vestido de cóctel contra su pecho mientras se miraba al espejo de cuerpo entero. Llegando justo por encima de la rodilla, con una joya impresionante aplicada en la cintura, no había duda de que el vestido acentuaría sus curvas de mamá recién descubiertas. Para rematar su sorpresa, Nick había escogido un par de los zapatos más nuevos de la temporada de tiras y negros de Manolo Blahnik. Con el vértigo que fluía a través de ella, ____ se giró para prepararse para la noche y vio a Nick inclinado casualmente contra el marco de la puerta. —¿Me has estado mirando todo el tiempo? —Preguntó ____, sintiendo un rubor corriendo hasta sus mejillas.  —Si y he disfrutado cada minuto de ello. —Con los brazos cruzados, él le dio una sonrisa perezosa—. ¿He hecho bien? ____ caminó a través de la habitación, sus ojos se hicieron un festín con su rostro cincelado. Ella enredó los dedos en su cabello suave, oscuro y lo empujó hacia abajo para darle un beso. —¿Alguna vez no lo hiciste? —Mmm —sonrió él, pasando sus labios por la mandíbula de ella— ahora que lo mencionas, creo que estoy bastante en el punto todo el tiempo.  ____ se rió, acariciando su pecho desnudo. —Tan confiado. —Lo soy. —Bien, Sr. Seguro, entonces, ¿Dónde está nuestro hijo? —Dormido en su cuna. —Elevó una ceja, mirándola—. Ahora bésame por la buena acción de papi. Sin dudarlo, ____ hizo lo que le pidió. Antes de que pudiera devorar sus labios con la intensidad que su cuerpo pedía a gritos, el timbre sonó. —Sarah, —____ suspiró, tratando de recuperar sus coordenadas mientras retrocedía.  —Perfecto pero en un momento imperfecto, —Nick suspiró y se volvió hacia el pasillo—. Tú prepárate y yo iré a la puerta. Sólo después de... calmarme. —Semi—duro, Nick trató de pensar en algo, cualquier cosa que podía quitarle de la cabeza los deliciosos labios de ____. Sin embargo, nada funcionó. Al abrir la puerta, esperaba que Sarah no se diera cuenta de su muy despierta y muy entusiasta respuesta al toque de ____. —¡Sii! —Sarah casi gritó mientras se precipitaba al ático—. ¿Dónde está mi ahijado?  Pasándose una mano por el cabello, Nick sonrió y cerró la puerta. —Está durmiendo. —Oh, vamos. —Sarah frunció el ceño y tiró su bolso sobre la mesa del vestíbulo. Continuando con un mohín, ella entró a la sala y se sentó en el sofá con un resoplido—. Cada vez que vengo está durmiendo. Con una mirada de confusión mezclada con diversión, Nick sacudió la cabeza. —Sarah, eso es lo que hacen mejor los bebés. Ellos duermen. —Ella puso los ojos en forma tan dramática como Sarah Bernhardt. Nick se sentó en un suave sillón de cuero—. ¿No tienes curiosidad por saber si ____ aceptó mi propuesta? Estoy sorprendido que no fue tu primer pregunta.  Sarah puso los ojos de nuevo. —Pfft. No hago preguntas que ya sé la respuesta. No había manera que no hubiera aceptado, y si no, la habría golpeado, salir corriendo y fugarme contigo, y adoptar legalmente a ese precioso bebé que parece estar en un permanente estado de sueño. ¿Ustedes dos lo están drogando?  La boca de Nick se abrió, aunque no estaba muy seguro de por qué. Las cosas que Sarah decía sorprenderían a un asesino en serie antes de entrar a una cámara de gas para su muerte. Elevándose a sus pies, Sarah se tocó la mejilla, su expresión mostraba que estaba sumida en sus pensamientos. —Hablando de drogados y dormilones bebés, voy a despertarlo. Tía Sarah necesita un poco del amor de Noah.  Nick se encogió de hombros. —Eso está en ti. Te lo advierto ahora, no importa lo mucho que le gustes, te convertirás en su peor enemigo si jodes con su siesta. —Voy a arriesgarme, —bromeó Sarah, apurándose a la habitación de Noah. En poco tiempo, Nick oyó los llantos de Noah junto con los intentos de Sarah para calmarlo. Nick se rió entre dientes y decidió que era el momento perfecto para comenzar a prepararse para la noche. Sí, Sarah se lo buscó, y Nick estaba bastante seguro que Noah repartiría un sólido y limpio golpe. 
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:25

—Entonces, ¿dónde me llevas exactamente? —___ captó el paisaje mientras Nick se movía con cuidado a Taconic Parkway. A pesar de que los cielos fríos de marzo anclaban el aire y los árboles aún tenían que florecer, nunca dejaba de sorprender a ____ la forma en que la ciudad parecía derretirse en una espectacular paleta de naturaleza. Con el horizonte de Manhattan desapareciendo de la vista, la dureza se desangró en nada más que paz. Las rocas montañosas que abrazaban la carretera eran una diferencia gloriosa de la caótica jungla en la que vivían. En cierto modo, a ____, esta parte de Nueva York le recordaba a Colorado. Diferentes de muchas maneras, todavía contenían la misma calidez hogareña que siempre tendrían.  —Es una sorpresa, —respondió Nick, presionando su intermitente derecho. Miró por el espejo retrovisor antes de que girar a un lado de la carretera. Metió el vehículo en el parque, sonrió y se inclinó, colocando un suave beso en los labios de ____—. Una en la que tienes que estar con los ojos vendados. —Sin decir una palabra, abrió la puerta y salió del auto. La curiosidad se enroscó con profundidad en el vientre de ____ mientras observaba a su delgado y tonificado cuerpo moverse con gracia a su lado del coche. Dios, él lucía increíble ataviado con un traje de Armani negro a medida y una camisa blanca con botones que se asomaba por debajo, y su sin esfuerzo y sexy cabello de "Recién follado". Le abrió la puerta y sacó una venda del bolsillo trasero de sus pantalones. Alcanzando su mano, ayudó a ____ a salir, su sonrisa juguetona estaba salpicada con picardía. La tomó en sus fuertes brazos, protegiéndola del frío mientras la versión acústica en vivo de Boyce Avenida de "Find Me" se derramaba por los altavoces. Por un momento, Nick la miró a los ojos y se balanceó con la música. —Déjà vu, —dijo ____ soñadora. Recordó la última vez que habían bailado así a un lado de la carretera en México—. Está muy tranquilo, Señor Jonas. —Nick le lanzó una sonrisa perezosa, y ____ elevó una ceja, su curiosidad creció por segundo—. ¿Qué estás tramando? Antes de que pudiera parpadear, Nick deslizó la venda de seda sobre los ojos de ____. Él presionó los labios en su oído. Un pequeño grito ahogado salió de ____ mientras Nick trazaba ligeramente sus dedos por su mandíbula, su voz suave causaba que el calor se deslizara sobre su piel—. Estamos a punto de jugar un juego. Y, no, no es el de veinte preguntas, muñeca. —¿No? —____ respiró. Los sonidos de los autos pasando, además de la hermosa canción de amor de Boyce Avenida desaparecieron cuando los dedos de Nick siguieron un rastro contra la curva de su cuello.  —No, —respondió—. Este juego estimulará a todos y a cada uno de tus cinco sentidos más allá de la comprensión humana. Vista... —Él la atrajo hacia sí, y ____ pudo sentir su creciente y dura excitación contra su estómago—. Te voy a mostrar cosas que nunca has visto antes. —Deslizando su abrigo de lana gris ligeramente de sus hombros, él arrastró sus labios contra su clavícula. ____ se estremeció, la piel de gallina apareció por todo su cuerpo. Cada cabello se erizó. Después de un momento, él llevó sus labios a sus oídos y mordisqueó ligeramente su lóbulo. A medida que arremolinaba su cálida lengua alrededor de los aretes de diamantes que había comprado para ella el Día de San Valentín, ____ juraba que estaba a punto de fundirse en la grava a un lado de la carretera. —Oído... —metió los dedos en su cabello, su cuerpo gritaba por su liberación—. ¿Te gusta cuando sientes mi aliento en tú oído? —____ tragó saliva y asintió. Las palabras eran algo del pasado cuando se hundía y caía ante su toque.  —Gusto... —Oh, él realmente estaba logrando excitarla mientras lentamente, tan dolorosamente lento, pasaba su suave lengua por su labio separado—. Soy adicto a la forma en que sabes, ____. Siempre lo he sido y siempre lo seré. Pero quiero que tú seas adicta a mí de la misma manera. —¿Estaba loco? Él ya la había convertido en un demonio por todos sus sabores, pero tenía la sensación de que estaba a punto de hacer de ella una adicta en toda regla, rezando por su próximo golpe.  —Olfato...—Pasó su nariz contra su cabello, debajo de su cuello y de nuevo hasta su  mejilla sonrojada. El sonido de él inhalando su aroma precipitó un sentimiento de necesidad directamente a sus humedecidas bragas—. Mmm, la forma que cada parte de tu dulce cuerpo huele me llevaría a matar por él, si es que alguna vez desaparece de mi poder. Es... mío. —____ soltó un respiro, el dominio sangrando a través de su tono despertó terminaciones nerviosas que ella nunca supo que existía.  —Y por último, pero ciertamente no menos importante, el tacto... —____ lo escuchó dar un paso atrás. Su cuerpo se sintió privado de la estela de su calor. Necesitaba más. Quería más. Ansiaba más. ¿Qué estaba haciendo? Seguramente debería estar tocándola—. Bueno, eso, señorita Cooper, —continuó—, no debería ser difícil de entender. Vamos a tocar, oler, gustar, oír y ver todo lo que el otro tiene para ofrecer en formas que nunca antes habíamos hecho.  Con el aliento despojado por sus palabras, y con la vista fuera, oculta debajo de la venda de los ojos, ____ se sentía como si fuera una loca a punto de atacar. Afortunadamente, Nick la llevó de vuelta hacia abajo y se salvó de una exhibición vergonzosa de rasgarse la venda de los ojos y herirlo sexualmente hasta la muerte. A pesar de que estaba bastante segura de que a él no le importaría. Ella sintió sus dedos entrelazarse con los de ella mientras la guiaba cuidadosamente de nuevo al coche y la ayudaba a subir al asiento. El sonido de la puerta al cerrarse hizo que el cuerpo de ____ ya nervioso saltara con anticipación. El crujido de los pies de él sobre la grava hacía que sus sentidos ya intensificados estuvieran agudamente en alerta. Una vez que se metió al coche, el zumbido de su aliento hizo que su corazón acelerado latiera más rápido. Arranco el motor, llevó la correa del cinturón de seguridad de ella por encima de su cintura y lo ajustó. Apenas rozando su piel, él dibujó círculos alrededor de su dedo anular de recién comprometidos. Oh, sí, él estaba provocándola y lo estaba haciendo muy bien. Un roce de su mano en su cuello, un ligero toque en el muslo, y una ligera caricia a través de su cabello de vez en cuando hizo el resto del silencioso viaje intensamente tortuoso. Para el momento en que escuchó y sintió el auto  detenerse por completo, ____ estaba tan sexualmente cargada que estaba convencida de estar a punto de perder la cabeza. Estacionando en el camino de entrada de la casa de dos pisos de estilo mediterráneo que había construido para ellos, completa con todas las características que ____ le dio, sin saberlo, en los últimos meses, una sonrisa reverente estalló en la boca de Nick mientras veía el pecho de ____ subir y bajar con sus respiraciones superficiales. La visión de ella a su lado, sin darse cuenta de lo que estaba a punto de mostrarle, lo elevó. Su pequeño juego no había terminado todavía. No. Iba a disfrutar el momento por todo el tiempo que podía. Con la presión de un botón, las puertas de hierro forjado adornadas se cerraron. Nick bajó del coche, su sonrisa crecía mientras abría la puerta del lado del pasajero y ayudaba a su futura esposa con ojos vendados salir del auto.  —¿Dónde estamos? —Sintiendo los brazos de él deslizarse por su cintura desde atrás, los labios de ____ se fruncieron en una sonrisa—. Estoy un poco asustada en estos momentos. Nick empujó su sonrojado cuerpo contra su pecho mientras la conducía a través de la multicolor calzada de piedra arenisca. Su frecuencia cardíaca se intensificó cuanto más se acercaban a la puerta principal. —Levanta un pie, —susurró. ____ hizo lo que le dijo—. Otro. —Una vez más, ella obedeció—. Y, ¿adivina qué? —¿Un paso más? —preguntó ella, riéndose.  —Lo tienes, —le contestó. 
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:25

Una vez en el porche, Leslie, el ama de llaves de Nick —que ya había contratado a tiempo completo de nuevo— los saludó en silencio cuando ella abrió la puerta principal. Nick asintió, articuló "gracias" y la observó ir por el camino al auto de ella. Al entrar al vestíbulo de mármol, Nick cerró la puerta, deslizó el abrigo de ____ de sus hombros y suavemente besó sus labios. —Quédate aquí. No quiero que nada te suceda.  Cruzando sus brazos, ____ levantó la cabeza. —No puedes ver mis ojos ahora mismo, pero los estoy rodando, sabelotodo. —Apuesto a que si lo estás, —Nick se echó a reír. Él se acercó a la escalera en cascada y colgó la chaqueta y el abrigo de ____ en la intrincada baranda de cerezo tallada a mano.  —Ven aquí, —gritó, sonriendo—. Mi voz te guiará. —¿Me estás tomando el pelo? —____ escuchó sus palabras resonar en el espacio en el que estaba—. Estoy a punto de sacarme esta maldita venda de los ojos. —Antes de que ella pudiera, el sonido de los rápidos y sólidos pasos de Nick golpearon el aire, seguido por la sensación de su mano presionando contra la parte baja de su espalda.  —No, —dijo Nick, llevándola a la amplia sala de estar abierta. Conforme a lo solicitado, Leslie tenía todo lo que él le había pedido listo y esperando—. La venda de los ojos permanece puesta. Tengo otro juego que estamos a punto de jugar. Después de eso, y sólo si me parece conveniente, la retiraré. —Nick amó al pequeño y sensual mohín formarse en los labios de ____. Se arrodilló frente a ella y rozó sus manos por sus pantorrillas—. Sujétate a mis hombros para apoyo.  Teniendo en cuenta que no podía ver nada y su cuerpo estaba hiperconsciente de su contacto, ____ estaba más que feliz cuando sus manos encontraron su cabello. Hundiendo sus dedos por sus sedosos mechones, una sonrisa curvó su boca. —No hay hombros, pero esto funcionará. ¿Debo tirar de él?  —¿De la misma manera que me suplicas tirar de los tuyos cuando estoy detrás de ti?  —Mmm hmm, —____ tarareó cuando hizo precisamente eso. Tirando de su cabello, ella lo sintió besar su estómago. Un escalofrío subió por su columna. Nick deslizó sus tacones de sus pies, alisando las manos por sus muslos. El cuerpo de ____ comenzando a temblar lo tenía con ganas de saltar su pequeño juego y llegar directamente a los negocios, pero él esperaría. Su siguiente paso era la parte más grande de su sorpresa. Nick se puso de pie, tomó las manos de ____ y la condujo a una gran alfombra de Alpaca de color crema rodeando toda la sala.  —¿Dónde estamos? —Susurró ____, sintiendo el suave material debajo de sus pies— . ¿Y qué estás haciendo conmigo?  Con las manos todavía envueltas alrededor de ella, Nick se sentó en la alfombra y lentamente llevó a ____ sobre su regazo. Colocando las piernas de ella alrededor de su cintura, Nick estaba sin duda luchando por control cuando sus ojos recorrieron las deliciosas correas negras de su liguero asomándose por debajo de su vestido. ____ soltó un pequeño jadeo cuando Nick arrastró perezosamente sus dedos alrededor de su cintura, atrayéndola más contra él. —Estamos a punto de dar un paseo por la carretera de los recuerdos. —Nick la besó suavemente, chupando sus labios entre los dientes—. Y cuando terminemos, estaremos en nuestro futuro. —Nick cogió una bolsa de lona que contenía un surtido de su pasado. La  primer pieza era una concha de caracol que había traído de México. Sosteniéndola en su oído, estaba a punto de estimular su sentido del oído—. ¿Has oído eso? —Sí, —____ respiró, oyendo el mar lejano—. ¿Es una concha? —Lo es. ¿A qué te recuerda? —Preguntó, tocando sus labios con los de ella. ____ trató de respirar mientras su otra mano le acariciaba la espalda. —Me recuerda a los Hamptons. —Cerca, —susurró Nick, alejando la concha—. Es de nuestro tiempo que pasamos en México. Un tiempo que empezó mal pero terminó muy bien. ¿No te parece?  ____ sonrió, los recuerdos de esa época agridulce acariciaron su corazón. Buscando sus labios, se inclinó hacia delante, se acercó en golpear su marca cuando puso un beso contra la nariz de Nick. —Sí. —Ella envolvió sus brazos alrededor de sus hombros—. Gracias por ese recuerdo. —Gracias por venir tras de mí, —respondió él en voz baja. Metió la mano en la bolsa. Sacando una cáscara de maní, supuso que este recuerdo podría ser un poco más difícil para que ella lo averiguara. Él la sostuvo bajo su nariz para utilizar su sentido del olfato. —Huele. ___ respiró el aroma del maní. —¿Mantequilla de maní? —Preguntó, con la frente arrugada—. Hmm, sé que nos gusta utilizar crema batida, pero no recuerdo la mantequilla de maní, Jonas. ¿Me estás confundiendo con otra mujer?  Nick sonrió, llevando su mano libre hasta la nuca de su cuello. Empujó su rostro a escasos centímetros del suyo. —Nunca. Pero está cerca, señorita Cooper, pronto a ser la Sra. Jonas. Comería cualquier cosa de tu cuerpo que tú sabes. Tienes mi permiso para considerarte mi propia mantequilla de maní y jalea personal.  ____ sonrió. —¿De qué es eso? —Madre mía, mujer, —Nick se echó a reír—. Tal vez esto ayude. —Tiró la cáscara a su cabello. ___ se echó hacia atrás. —¿Acabas de arrojar algo a mi cabello? —Si. ¿Qué vas a hacer al respecto? —Deseando que ____ pudiera ver su sonrisa monstruosa, Nick tranquilamente apoyó sus manos detrás de él sobre la alfombra—. Mi juego. Mis reglas. Lidia con él. —Tú lo has perdido, —____ señaló con una risita. Después de encontrar el lugar donde estaba enterrada la cáscara de maní, ____ la arrancó de su cabello y la arrojó a ciegas hacia la dirección a la que esperaba que estuviera su rostro. Fue disparada sobre la cabeza de Nick y aterrizó en el hogar de piedra de la chimenea—. El juego de béisbol. — ____ sonrió. Buscando sus hombros, ella los tomó y tiró de él otra vez contra su pecho—. Aunque el juego apestó porque tus Yankees vencieron a mis Pájaros, es un recuerdo que nunca olvidaré. —Ellos azotaron su culo, —Nick le recordó, sacando otro recuerdo de la bolsa. ____ suspiró y sacudió la cabeza. Sonriendo, Nick pensó que este próximo recuerdo despertaría su sentido del tacto, y estaba muy muy seguro de que sabría lo que era al segundo que lo sintiera. Alcanzando su mano, colocó una tapa de botella en ella y vio cómo su rostro se iluminó de inmediato.  —Mi favorito, —susurró ___, besando la tapa. Ella se inclinó para besar cualquier parte de él que sus labios pudieran encontrar. Golpeando justo por encima de su mandíbula, sonrió—. ¿Tapas de botellas de por vida?—Siempre, —respondió Nick, guiando sus labios a los suyos. Él la besó con ternura, sumergiéndose en el hecho de que su chica encontraba un pequeño gesto tan grande.  —¿Puedo quitarme la venda de los ojos ahora? —___ casi suplicó. —Sé paciente, pequeña, —Nick respondió, recuperando los dos recuerdos finales de la bolsa. El gusto sería el siguiente sentido que él provocaría. Nick se preguntó si ____ recordaba la conversación que desencadenó todo—. Abre la boca, —susurró Nick, mirando sobriamente como ella abría los gloriosos y carnosos labios. Después de pelar la tapa de un pequeño recipiente de crema y desgarrar un paquete de azúcar, Nick vertió ambos deliciosos contenidos sobre su lengua rosada. Antes de que Nick pudiera tomar un respiro, ___ encontró de alguna manera su boca. Sus labios se movían desesperadamente sobre el otro en un beso con sabor a crema y azúcar. Sus lenguas bailaban como una.  —Sé lo que es esto, —____ susurró.  —¿Lo sabes? —Él la besó profundamente, mientras los maniobraba hacia arriba del piso. Estrechada entre sus brazos como un novio que lleva a su novia, él continuó su deliciosa embestida contra sus labios.  —Lo hago, Sr. Crema y Azúcar. Ahora exijo que esta venda se vaya. —Su voz era ronca, plagada de necesidad, querer y deseo como resultado de la dulce tortura que había puesto a través de ella. Nick hizo lo que le pidió, poco a poco alejó la venda de sus ojos. La vio parpadear sus hermosos ojos verdes, la sorpresa en ellos envió inmediatamente espinas de satisfacción sobre su piel. El glorioso jadeo de ella ahogó sus oídos. —Bienvenida a nuestro futuro. Con sus pies colgando sobre los antebrazos de Nick, ____ no podía decidir hacia dónde mirar cuando tomó sus alrededores. Pisos de madera, pulidos hasta brillar, abarcaban el amplio salón. Su tamaño hacía que el ático de Nick pareciese una residencia universitaria. Su mirada se posó en la escalera de mármol, que se separaba en el rellano, situada en el medio del vestíbulo. Techos marcados por una exquisita corona moldeada remontada sobre unas ventanas panorámicas que mostraban una piscina en el suelo del patio trasero. Entradas abovedadas cubrían cada dirección. Nick la llevó a una cocina con interminables cantidades de granito de color crema. Aparatos de acero inoxidable aptos para un chef se destacaban entre los elegantes gabinetes de cerezo. Aunque sin muebles, la grandeza de la casa se derramaba de una habitación a la siguiente mientras Nick llevaba a ___ dentro y fuera de una biblioteca, sala de billar, y una oficina. Eso la golpeó, y el corazón de ____ se hinchó. El infame juego de las veinte preguntas de Nick, siempre incluyendo un poco de información extraña relativa a algún color, textura o diseño, fue lo que hizo su hogar. Su futuro. Las piezas de sus respuestas estaban esparcidas por todas partes.  —Te amo, —susurró contra sus labios—. Amo cada astuta pulgada conspiradora de ti. —Ella le dio un beso duro, más profundo, necesitaba demostrarle lo agradecida que estaba por él, por todo lo que él le había dado—. Llévame de vuelta a la sala para que pueda hacer el amor con mi shexy prometido. Nick ignoró sus palabras con su sonrisa decadente, llevándola escaleras arriba. — ¿Crees que puedo hacerte el amor en un suelo desnudo?.
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:26

Besando su cuello, el aroma tentador de su colonia a almizcle le cosquilleaba su nariz, a ____ no le importaba nada el lugar en ese momento. Lo necesitaba. —Hemos tenido sexo en un vestidor en Neiman Marcus. —Ella trajo su boca hasta la suya y le mordisqueó el labio—. Hemos tenido sexo en la playa en los Hamptons. —Arrastrando sus manos por sus hombros anchos, ella comenzó a desabrocharle la camisa—. Incluso hemos tenido sexo en un armario en mi escuela. ¿De repente estás preocupado acerca de un suelo desnudo? ¿Desde cuándo eres selectivo en cuanto a donde me aspiras?  Un destello artero golpeó los ojos de Nick cuando los recuerdos de todos y cada encuentro que ____ mencionó recorrieron su mente. Ella estaba en lo cierto, pero hoy era diferente. Tenía otras cosas planeadas para la forma en que iba a aspirarla. Haciendo caso omiso de sus palabras, continuó llevándola a lo que sería su suite principal. El aliento de ____ quedó atrapado mientras sus ojos vagaban sobre una elegante cama con dosel. De tamaño King, profundo caoba en color, y cubierta de finas sábanas blancas, el único mobiliario le daba a la habitación un etéreo ambiente romántico. Nick la depositó suavemente en el suelo con la espalda apretada contra su pecho. Alejó su cabello ondulado de su cuello, se inclinó a su oído y lentamente abrió la cremallera de su vestido. —Mi plan es aspirar cada pulgada de tu cuerpo sobre la cama, —le susurró, moviendo con cuidado la única correa de su hombro—. ¿Está bien con usted, Señorita Cooper?  ____ no podía pensar, respirar o moverse mientras su vestido caía al suelo frío de madera, dejando su caliente cuerpo cerca de estar desnudo en un corsé sin tirantes negro y ligas. —Sí, —ella respiró, sintiendo las manos de Nick arrastrarse sobre su pecho. En un segundo, tenía su corsé desabrochado, liberando sus pechos de su encierro. La ropa interior de seda se unió a su vestido desechado. La sensación de su tacto fue delicioso cuando Nick palmeó sus pechos, masajeándolos suavemente. Él rozó su boca golosa arriba y abajo del cuello de ____ y su cabeza cayó hacia atrás contra su hombro fuerte. Un gemido suave se filtró de sus labios. Llegando a sus espaldas, ella comenzó desabrocharle el cinturón, sus manos trababan febrilmente con el cuero. Querido Dios, no podía conseguir deshacerse de él lo suficientemente rápido. Con una mano haciéndole el amor a su pecho, Nick deslizó la otra a sus bragas, sus dedos masajearon su clítoris en círculos suaves y lentos. Empapada de deseo y necesitando aferrarse a algo, las manos de ____ dejaron de desabrochar su cinturón. Ella las arrastró hasta su cuello, curvándolas en su cabello, sus rápidas respiraciones jadeantes hacían eco en la habitación escasamente amueblada mientras Nick lentamente la follaba con los dedos hacia el olvido.  —Jesús, tú siempre estás tan mojada para mí, —dijo Nick, su voz madura con dulzura erótica. Chupando su cuello, sus dedos entrando y saliendo de ella, él mordió suavemente su piel—. Eres mía, ____.  Ella gimió, un correspondiente tirón de calor se construyó en lo profundo de su coño con cada golpe. —Para siempre, —respiró mientras un caliente placer la atravesó. Su cuerpo se derritió, palpitante por tenerlo dentro de ella. Incapaz de esperar, se enfrentó a él. Sus ojos, el color ardiente, miraban fijamente a los de ella, las emociones arremolinándose detrás de ellos era cruda, feroz con pasión mientras terminaba de desabrocharle la camisa y los pantalones. Ella lo despojó de su ropa y la boca de Nick  atrapó la suya, sus labios bellamente grabados eran suaves y cálidos. Fusionándose juntos, él la empujó hacia la cama. El calor que irradiaba su piel casi pone a ____ en llamas. En un lento y tortuoso movimiento, Nick se arrodilló delante de ____, tiró de sus bragas, de su liga y las arrastró por sus muslos hasta los tobillos. —Recuéstate, —dijo, con una expresión mezclada con una caliente y carnal promesa. Mirándolo, ____ se deslizó a través de la enorme cama. Las sabanas frescas de algodón egipcio despertaron aún más sus sentidos. Con la cabeza acurrucada contra las almohadas de plumas, su cuerpo tembló de anticipación cuando Nick se arrastró entre sus piernas temblorosas. Al igual que un halcón acechando a su presa, él se cernió, sus ojos la inmovilizaron por un latido antes de que su boca encontrara la de ella otra vez. Presionó sus labios en los de ella con una posesión abrasadora y la saboreó con tranquilas y profundas lamidas. Con su beso creciendo en intensidad, ____ entrelazó sus dedos en su cabello, sus labios se abrieron en un grito ahogado cuando sintió la gruesa corona de su polla apenas moviéndose dentro de ella. Encendió su entrada. Otro grito ahogado salió de sus labios cuando él lentamente salió, dejándola temblando por más. Hundiendo la boca en uno de sus pechos, sus ojos se clavaron en los de ella, sosteniéndola en su lugar. Gimiendo, Nick arremolinó su lengua caliente alrededor de su pezón endurecido. Como si el aire hubiera sido succionado fuera de la habitación, ____ trató de respirar, pero no pudo. Estaba ebria de placer, ebria de necesidad, mientras Nick continuaba lamiendo círculos lánguidos y lentos alrededor de su pecho hinchado, flexionando los dedos sin descanso contra el otro pecho.  —¿Sabes lo hermoso que es tu cuerpo? —Preguntó Nick, su voz vibraba de emoción y sus ojos brillaban de deseo mientras enganchaba su brazo debajo de la espalda de ____. Ella negó con la cabeza, mirándolo fijamente—. Este hermoso cuerpo dio vida a nuestro hijo. Lo adoraré para siempre. Atesorarlo como el regalo que es. Como el regalo que se me dio a mí.  Sus palabras tan poderosas, tan intensas, enviaron un temblor a través de los miembros de _____. Sin aliento, se humedeció los labios y observó a Nick besar lentamente un camino por sus costillas, sus gruesos y esculpidos bíceps se flexionaban mientras se movía. Acarició con su lengua a través del centro de su estómago, dejándola allí antes de sumergirla sobre la rígida cicatriz de su cesárea. Nick miró a ____, los ojos de ella mostraban un destello de timidez a medida que él avanzaba su lengua por la magnífica impresión que representaba la vida de Noah. Él arrastró sus dedos a lo largo de la marcada piel rosada.  —Gracias por esta cicatriz permanente, —susurró, ahuecando su trasero. Levantó la mitad inferior de su cuerpo a su rostro, besando suavemente cada centímetro de su estómago—. Gracias. No sólo hizo temblar todo el cuerpo de ____ con su toque sino que también lo hizo su corazón. Estaba abrumada por las intensas emociones que la sacudían. El placer irradiaba, y el celestial zumbido de electricidad se acurrucó alrededor de cada músculo, fibra y célula de ella mientras Nick instalaba su boca entre sus piernas. Su lengua se movió suavemente contra su clítoris hinchado. La piel de gallina corrió y estremeció su piel, cada caricia enviaba una ola feroz de éxtasis golpeando en lo profundo de su estómago. Se hizo una bola, caliente como la lava. Sus caderas se sacudieron hacia arriba, presionando su calidez húmeda contra su boca devoradora. Apretando su culo, Nick lamió a través de su carne tierna, su lengua se hizo un festín con su dulzura. Sus gemidos propulsaron sus sentidos más alto; sus piernas temblorosas envueltas firmemente alrededor de su cabeza lo tenían tambaleando. El deseo lo provocaba mientras los largos y prolongados gritos de ____ se disolvían a gemidos. ____ tomó su cabello y empujó su rostro a su interior más duro, y diablos si eso no volvía loco a Nick. Ella estaba cerca. Tan jodidamente cerca. Podía sentirlo, saborearlo. Empujando dos dedos por su apertura, la necesidad insoportable de enterrarse dentro de ella se acurrucó en sus bolas. Entusiasmado y sintiendo como si estuviera a punto de enloquecer, Nick chupó más rápido y más duro el clítoris hinchado de ____, su cuerpo lo enloquecía a él por su propia liberación. Sus pantorrillas y muslos, apoyados sobre su espalda, comenzaron a temblar mientras su apretado coño atraía sus dedos al interior. —Córrete para mi, bebé, —Nick rugió, arrastrando su pulgar sobre su clítoris—. Tengo que probar todo de ti. Dámelo. El vientre de ____ descendió en respuesta a la suavidad de su voz, la calidez de su tono áspero la derritió hasta los huesos mientras se dejaba ir. Cayendo, su piel se estremeció y brillaba de sudor. Sus pezones se endurecieron como piedras preciosas. Su sexo latía violentamente mientras su orgasmo llegaba, estrellándose sobre su cuerpo como una ola furiosa. Antes de que el mundo pudiera calmarse a su alrededor, Nick se deslizó por su cuerpo y empujó la amplia cresta de su polla en su interior. ____ se sobresaltó y abrió sus piernas para tomar todo de él. Enredando sus manos en el cabello de ella, Nick cerró su boca sobre la de ella en un beso lleno de lujuria como combustible, gimiendo mientras él lamía en ella más profundo, más duro. Saboreándose a si misma en su lengua, ____ gimió, el cargado fuego de él la extendió abierta, casi la precipitó a otro orgasmo. Pero ella le dio la bienvenida a la dolorosa irritación, saboreando toda su exquisitez, a sabiendas de que nunca era lo suficiente. Que Dios la ayudara, sabía que nunca estaría completa sin él. Era vital para su bienestar. Su refugio en una tormenta. Perdiéndose en las sensaciones y sonidos de sus cuerpos convirtiéndose en uno, ____ miró los ojos de Nick cuando sus labios abandonaron los de ella. Él la observó con una intensidad que nunca había visto, sus ojos mostraban otro nivel de amor. Un mayor nivel de pasión. Bajo su asedio y bajo su hechizo, ____ atrapó su boca con la suya, su beso sabia a la salinidad de su sudor. Temblando, ____ tomó sus hombros y sus uñas dejaron un surco de llamas rojas sobre sus bíceps mientras se aferraba a él con más fuerza. Su gloriosa carne estaba tensa por todas partes, cubierta con bloques de músculo duro. No era más que un hombre primitivo y perfecto. Nick se deslizó lentamente sobre ella, y ____ podía sentir sus cuerpos suavizarse con la necesidad de fusionarse con el otro. Con una mano temblorosa, Nick alejó un mechón errante de cabello húmedo de la frente de ella. —Te amo, ____, —gimió mientras rodeaba sus pulgares a lo largo de sus sienes—. Eres mi mundo. Mi vida. El aire que jodidamente respiro. No puedo creer que serás mía para siempre.  _____ sintió su mano caer de su rostro cuando llevó su boca hasta sus pechos, arremolinando su lengua por cada pico tenso e hinchado. Con sus latidos acelerándose juntos, ____ estaba tan fascinada, hipnotizada y afectada, que las lágrimas de su amor por Nick se derramaban de sus ojos. Se hundió, fundiéndose en él con cada lenta lamida, cada toque abrasador, y cada apasionado beso con el que adoraba su cuerpo. Mientras Nick empujaba con más fuerza, un fuego puro ardía en su interior, haciendo que la sofocante necesidad aumentara. Con sus labios fundiéndose en los de él, lamiendo su boca y empujando sus caderas al ritmo de las suyas, ____ sintió que Nick comenzaba a temblar, sintió su cuerpo rígido. Sus músculos se apretaron y la tensión se acumuló en su cuerpo. Éxtasis respiró con fuerza contra su piel mientras los profundos y guturales gemidos de Nick bailaban a través de su oídos. Arañando su espalda, contuvo la rápida respiración cuando una marea creciente de orgasmo se apoderó de ella, enviándola volando sobre un acantilado. —No te detengas, — suplicó, su cuerpo caliente, con los ojos fijos en los suyos. Su coño se estremeció, apretándose alrededor de su polla mientras la penetraba con más fuerza, más rápido—. Oh, Dios mío, Nick, sigue adelante.  Con sus músculos tensos, Nick trató de respirar a través de cada empuje intentando prolongar su placer, pero infierno si no lo estaba haciendo duro consigo mismo mientras su mirada se fijaba en el pesado bamboleo de los exuberantes pechos de _____. La determinación apretó su mandíbula mientras observaba a ____ caer en un combate de dicha. Bombeó más profundamente en ella cuando su orgasmo se convirtió en otro, luego en un tercero, hasta que gritó una carrera final de liberación. Mentalmente deshecha, físicamente vuelta al revés y despellejada de la cabeza a los pies, ____ agarró el cabello húmedo de Nick. Ella empujó su hermosa boca hacia la suya. Besándola duro y lento, Nick soltó un largo y bajo gruñido. _____ sintió el chorro sedoso de su semen derramarse dentro de ella, su calor la llenó una y otra vez. Su cuerpo rígido se sacudió por encima del suyo y sus dedos se anudaron en su cabello. Con sus corazones resonando, sus respiraciones mezclándose y sus almas entrelazándose, _____ sentía como si sus cuerpos sabían lo que significaban para el otro. Agotado, Nick enterró su rostro en el cuello de ____, respirando y ahogándose bajo el aroma de su mezcla combinada. Su boca flotó a su mejilla y sus dedos masajearon su cabello. —Necesito retenerte y hacerte el amor toda la noche.  Y, Dios, lo hizo. Mostrándole una y otra vez lo mucho que la necesitaba, Nick borró los recuerdos de ____ de un pasado cruel, cerrando la puerta de lo que nunca debió haber sido. Mientras la sostenía durante toda la noche, su futuro sin aliento estaba contenido en la expansión de sus cálidos y fuertes brazos, y ella sabía que este magnífico comienzo para lo que tenía por delante estaría arraigado para siempre en su corazón.
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 15:27

Un glorioso año después.  Nick deslizó la llave en la cerradura y entró al sabroso aroma de una comida hecha en casa. Quedó impresionado por lo lejos que ____ había llegado en el último año con sus habilidades culinarias. Le había dicho que iba a dominar la cocina, y diablos si no lo hacía. Aunque nunca lo admitiría a su madre, Nick pensaba que la lasaña de ____ hacía que la de ella fuera como la congelada. Sin que ____ supiera, Nick entró en la cocina y observó con adoración mientras ella sacaba un asado del horno. Colocando su maletín sobre la mesa, los ojos de Nick vagaron sobre sus tacones negros, sus piernas bien formadas debajo de una falda que se detenía a unos centímetros por encima de sus rodillas, y el contorno de su hermosa mandíbula. Ella era el ángel de Nick. Su caminar, respirar, increíble para la vida, alucinante, todo consumidor ángel. ____ clavó un termómetro de carne en el asado que chisporroteaba. Debió haberse quemado porque Nick la escuchó jadear. Era posible que las habilidades en la cocina de su ángel no fueran tan excelentes como él pensaba, pero eso no importaba. Ella todavía lo enloquecía. Viniendo por detrás de ella, deslizó sus brazos alrededor de su cintura y enterró el rostro en el hueco de su cuello. ____ se sobresaltó, y Nick se rió entre dientes. —¿Te asusté? —Susurró, pasando sus labios por su cuello—. ¿Y el asado te atacó? Si es así, lo voy a matar.  —Sí, me asusté, —respondió ____, enfrentándolo. Con una sonrisa, empujó lentamente su dedo índice a la boca de Nick. Él lo chupó ligeramente, su arremolinada lengua llevó su quemadura a un confort inmediato—. Y sí, él me atacó. Pero prefiero que no mates nada hoy. —Sacó el dedo de su boca y su frente se elevó seductoramente. Nick apretó la espalda de ella contra el mostrador, sus hambrientos ojos se centraron en sus labios carnosos. Desató el delantal de Betty Crocker desde su cintura y lo dejó caer al suelo. —¿Dónde está Noah? ____ curvó los brazos alrededor de su cuello. —Tus padres lo recogieron por la noche así puedo mostrarte un buen momento en tu cumpleaños, anciano. Armado con una sonrisa perezosa, Nick inclinó la cabeza y aplastó su boca en la de ella. ____ gimió, y Nick cogió su muslo y lo envolvió alrededor de su cintura. —¿Anciano? —Preguntó entre besos—. Tengo treinta. Y no nos olvidemos de todo los dignos de desmayo —él la besó más duro— intensamente... satisfactorios —le mordisqueó el cuello— adormecedor de mentes... caliente como el infierno —le chupó el lóbulo de la oreja— "Nick dámelo más duro ahora, por favor, no te detengas, oh Dios mío, sigue adelante" momentos que este anciano te ha mostrado.  —Mmm hmm. Tú me has dado un buen número de ellos, —____ ronroneó. La necesidad sexual se hizo una bola en su vientre. Besándola más profundo, Nick comenzó a desabrocharle la blusa. Los ojos de ____ se cerraron mientras él arrastraba sus labios por su mandíbula, a través de su cuello, colocándolos en la curva de su pecho. Ella enredó los dedos en su cabello—. Nick, espera, quiero que abras tu regalo primero. No se detuvo. Infierno. No. Él lentamente empujó el borde ondulado de su sostén de encaje negro justo por debajo de su pezón. Con una sonrisa astuta, él la observó mientras movía su lengua por el capullo endurecido. ____ jadeó y se mordió el labio. —Pensé que era obvio que estaba abriendo mi regalo, Sra. Jonas. —La levantó sobre la fría encimera de granito, llevó su pequeño culo de manzana hasta el borde, y se instaló entre sus piernas. Lamiendo su boca, él gimió, su cuerpo absorbió el tentador sabor de ella—. Soy el chico del cumpleaños, lo que significa que tengo la última palabra. Sexo. Mucho. Aquí y ahora. Con mi caliente esposa en el mostrador. Inclinando su cabeza para permitir que Nick devorara su cuello, ____ lanzó otro gemido y enganchó sus piernas alrededor de su cintura. Por encima de su respiración acelerada, escuchó sus tacones caer al piso de madera. Nick la besó más duro, haciendo difícil que se detuviera. Pero ella sabía cómo llegar a él. —¿Qué si tu caliente esposa incorpora sexo salvaje en el regalo que tiene para ti? ¿Suena bien?  Nick atrapó su labio entre los dientes y la miró a los ojos durante un largo momento. Eventualmente, la soltó y retrocedió ligeramente, su sonrisa se amplió. —¿Incorporar sexo salvaje en un regalo que ya me has dado? Mmm, no puedo decir que no ha despertado mi curiosidad. ¿Requiere baterías?  ____ asintió con una sonrisa lujuriosa. —Oh, sí. Requiere una batería muy grande. — Nick levantó una ceja curiosa, su sonrisa era cada vez más grande. Ella saltó del mostrador, tomó la mano de Nick y comenzó a llevarlo hacia la puerta del garaje—. Cierra los ojos, —susurró. —¿Qué estás haciendo? —Preguntó Nick con una sonrisa diabólica frunciendo su boca. Con una mano rápida, ____ tiró de él por su corbata hacia su boca. Corriendo su lengua por sus irresistibles labios, ella curvó su brazo alrededor de su cintura y le apretó el culo. Fuerte. —Puede ser su cumpleaños, Sr. Jonas, pero soy yo la que dirige el espectáculo. No hay preguntas. ¿Lo tienes?  Sí, su ángel malvado sabía cómo poner la roca de Nick más dura. —No soy más que un campesino a tus demandas, amor. —Sonriendo, ____ lo vio cerrar los ojos, orgullosa de la autoridad que tenía—. Pero definitivamente voy a sacar la tarjeta del hombre de las cavernas en tu muy bonito trasero durante nuestra aventura sexual.  Severamente amando la autoridad que él despojaba de ella, corrió hacia el delantal descartado. Lo recogió, metió la mano en el bolsillo y sacó la venda de los ojos con la que la había provocado cuando le enseñó el cuarto de Noah y la casa. Oh, sí, la venganza estaba a punto de convertirse en la perra de Nick. Llegando detrás de él, la deslizó por encima de su rostro, asegurándose que sus intoxicantes ojos estuvieran cubiertos. Nick echó la cabeza hacia atrás, riendo. —Muy astuta. Me gusta.  ____ entrelazó sus dedos con los suyos mientras lo conducía a través del guardarropas y al garaje. —He aprendido del mejor. —No puedo decir que esté en desacuerdo con esa afirmación. —Nick se cruzó de brazos con una sonrisa iluminando su rostro—. Te he enseñado todo lo travieso que sabes Sacudiendo la cabeza, ____ apretó el botón de la puerta del garaje y sonrió no sólo a la observación excesiva de confianza de Nick sino al cuidadosamente bien pensado regalo de cumpleaños. Elegante, tan plateado como una bala brillante, y envuelto en uno de los lazos de los Yankees más grande que la vida, los ojos de ____ escanearon la nueva... minivan de Nick. Ella no se atrevió a comprar una verde. Nop. Y siendo que no era de la misma clase que los coches deportivos de precios increíbles de los que Nick estaba acostumbrado conducir, el Chrysler Town & Country sería algo que podría tomar algún tiempo en acostumbrarse. Sin embargo, considerando que el vehículo de baja gama contenía más significado de lo que podía imaginar, ____ era bastante optimista que este color y modelo podrían cumplir con los requisitos.  —Está bien. ¿Estás listo? —____ envolvió sus brazos alrededor del cuello de Nick y respiró su colonia. Besó su barbilla y sintió la emoción corriendo por sus venas—. Se trata de... algunos regalos envueltos en uno. Sólo quiero asegurarme de que estés preparado. No necesito que tu viejo culo sufra un ataque al corazón por mí.  Nick sacudió la cabeza, su sonrisa con hoyuelos era tan contagiosa como siempre. — Te estás convirtiendo en una verdadera— —Sabelotodo como tú. —____ arrastró las manos sobre su pecho y se empujó de puntillas. Sus labios rozaron el oído de Nick, cerró los ojos y con la voz ronca y baja, dijo— Tengo un par de cosas deliciosas, calientes y traviesas que enseñarle, Sr. Jonas. —Ella le deslizó lentamente la venda de los ojos—. La clase comienza en cinco. —Ella mordió su oreja y retrocedió. Viéndolo parpadear al abrir sus ojos, y su hoyuelo profundizarse con su creciente sonrisa, ____ aplaudió cuando la boca de Nick cayó boquiabierta. —No lo hiciste, —dijo, riendo entre dientes.  —Oh, sí que lo hice. —____ no perdió el tiempo haciendo su camino hacia el lado del pasajero. Antes de abrir la puerta, metió la mano en un armario y cogió las llaves del nuevo auto. Ella las arrojó sobre el techo y rió cuando Nick las atrapó—. Entra. Vamos a llevar a este chico malo a dar una vuelta. Ah, y echa un vistazo a tu placa personalizada. Se ajusta a ti perfectamente.  Con las cejas en alto de curiosidad, Nick se dirigió a la parte delantera del vehículo, sus ojos aterrizaron en la placa que su sabelotodo esposa había hecho para él. Con un emblema de los Orioles de Baltimore guiñándole, Gavin escaneó las letras AMTPJR. Soltando a todo pulmón una risa, Nick lanzó las llaves al aire y las atrapó antes de saltar al asiento del conductor.  —¿Soy buena o qué? —____ preguntó, una orgullosa sonrisa jugando en sus labios— . Quiero decir, sabes que te lo merecías, ¿no? Nick sacudió la cabeza y deslizó las llaves en el encendido. —Sí. Me lo merecía. —El motor ronroneó, se inclinó sobre la consola y cogió el cinturón de seguridad de ____. Hizo clic en su lugar y llevó sus labios a su oído—. Entonces, ¿cuándo comienza esta clase? Soy un estudiante entusiasta, más que dispuesto a aprender nuevos trucos del maestro. La piel de ____ se erizó mientras miraba fijamente los ojos de Nick. —Me alegro de que seas un estudiante entusiasta, —suspiró ella, su cuerpo atrapado en su natural vórtice de seducción. Maldita sea. Ella juraba que él sería capaz de sacar esta mierda sobre ella cuando estuvieran bien en sus años dorados. Arrugado, apenas capaz de caminar y respirando de un inhalador, estaba convencida de que él nunca necesitaría Viagra. Nunca— . Pero no he terminado de darte tus regalos. Una sonrisa se formó en la comisura de sus labios. —Lo sé. Estoy tratando de sacar los demás de ti en estos momentos. —La sangre de ____ corría violentamente por sus venas mientras la mano de Nick se deslizaba detrás de su cabeza, sus dedos se fusionaron con su cabello. Acercó sus labios a los de ella, su voz era un susurro—. ¿Estoy haciendo un buen trabajo? —No dejó que respondiera. Probó su boca con su lengua, buscando el dulce sabor del que nunca se cansaba, el sabor dulce que siempre le pertenecería a él. Los miembros de ____ se pusieron flojos, su pulso se aceleró mientras gemía en su beso. Con los labios bloqueados en la indulgencia sin sentido, ella respiró todo lo que hacía a Nick. Su tacto, su sabor y la chispa de vida que seguía iluminando su mundo una y otra vez. Su presencia la calmaba. Sus brazos la protegían. Su alma la amaba. Era una limpieza, una purificación y un nuevo comienzo a una vida que nunca creyó que tendría. Siempre sabía cómo seguir cuidadosamente al margen de su corazón, la forma de robar su aliento y cómo hacer que sus preocupaciones se filtraran a la nada, donde pertenecían. En un parpadeo, él estaba allí. En un instante, ella casi lo había perdido. Pero aquí y ahora, él era suyo. Dejando atrás lo que fue, y sin retener los restos visuales del pasado caótico que casi los rompió, _____ lentamente alejó sus labios de los de él, su necesidad por llenar su presente con felicidad continua crecía por segundo. —Te amo, Nick, —susurró ella, su mente ardía con cada precioso segundo, minuto y hora que habían pasado juntos en su memoria—. Me has dado todo lo que podía haber imaginado y más. Espero haber hecho lo mismo por ti. —Ella hizo una pausa y ahuecó su mejilla, su pulso se aceleró—. Tu otro regalo está esperando por ti en el asiento de atrás. Nick apartó la mirada de la de ____, que de repente se había puesto vidriosa, sus ojos se movieron rápido del asiento de seguridad de Noah a un asiento para niños más pequeños. La diferencia de tamaño era tan abrumadora, sin embargo, los dos encajaban como piezas de un rompecabezas. Lado a lado, un hermano mayor y un hermano menor. Tragando, Nick sintió que su corazón comenzaba a martillar su pecho, lleno de una mezcla de miedo, emoción, amor y alegría. Cada uno era un delicioso y vívido componente de lo que se siente al ser padre. Un padre de un primer y ahora un segundo hijo. La mano temblorosa de Nick voló inmediatamente al estómago de _____, su voz casi atrapada en su garganta. —¿Estás embarazada? —Las palabras corrieron de sus labios sonrientes. _____ rió, las lágrimas se derramaban de sus ojos. —No. Normalmente suelo hacer un hábito el comprar algunos repuestos por si acaso. —Ella se desabrochó el cinturón de seguridad, pasó por encima de la consola y se depositó en el regazo de Nick. Él se rió entre dientes mientras ella envolvía sus brazos alrededor de su cuello y salpicaba de besos sus labios, nariz y mejillas—. Sí, estoy embarazada, Jonas. No es verde, pero estamos llenando esta minivan con un montón de niños. Nick acunó la parte posterior de su cabeza e inclinó su boca sobre la de ella mientras hablaba. —Simplemente increíble. Esta chica llamada Molly —es probable que la conozcas— pero sí, ella irrumpió en mi vida y no ha dejado de estremecer mi mundo desde entonces.  Y en el año después de la temporada que había cambiado la vida de ____ y de Nick Jonas para siempre, el destino finalmente jugó limpio. Dejó sus juegos perversos y decidió parar... sólo un poquito. Desde hermosos Rehaceres en un largo tramo de carretera en México, a muchas capas de la vida desprendidas, lleno de tapas de botellas y otro asiento de seguridad en la parte trasera de una camioneta, el tiempo había marcado su camino hacia donde pertenecía. El destino... una cosita tan graciosa. 

FIN
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 11th 2014, 18:00

Hola chicas Cómo están? Yo estoy mas o menos por todo lo que esta pasando, gracias por seguir comentando y acordarse de mi.
Se darán cuenta que ya termine la novela, decidí subirlo por completo porque se me complica mucho subirles de seguido, no quería dejarles sin novela por esa razón lo hice. Tienen mucho que leer, espero que esta novela haya sido de su agrado. No sé cuando volveré a subir otra pero espero sea pronto. Gracias por todo chicas y las aprecio mucho. Cuidense Bye :-)
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 12th 2014, 21:44

owwww
la verdad es que me encanto
espero que estes bien
y como dices, puedas escribir otra
siguelas
me encantan tus novelas
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Julio 14th 2014, 21:33

omj lo ame esta hermosa si q si
espero con ansias mas
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Hoy a las 09:33

Volver arriba Ir abajo
 
Colisión (Nick y tú) HOT-Drama
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 11 de 11.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 9, 10, 11
 Temas similares
-
» Colisión (Nick y tú) HOT-Drama
» AMOR PROHIBIDO (NICK Y TU) ROMANTIKA,DRAMA
» Cosas del amor -nick y tu- hot, drama, romantica.
» "AMARTE A ESCONDIDAS" NICK Y TU romantika,drama,comedia y accion
» JUGANDO AL AMOR (NICK Y TU) ROMANTIKA,DRAMA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: