Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Colisión (Nick y tú) HOT-Drama

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, ... 9, 10, 11  Siguiente
AutorMensaje
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 14th 2014, 14:55

Hola como has estado spero que bn k krees amo tu nove me facina si k si espero q pronto subas mas por fis bn sperare
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 14th 2014, 17:17

Colisión

Capitulo 11


Aplicando lo último de la máscara en sus pestañas, ____ apartó la atención del espejo. El portazo señaló la llegada de Sarah del trabajo.

Se apresuró a la sala. –He estado llamándote y enviando mensajes de texto todo el día, –____ soltó sin aliento, poniéndose un par de tacones rojos–. ¿Por qué no me llamaste?

Sarah arrojó su cartera sobre el sofá. –Dejé la maldita cosa aquí. –Ella entró a la cocina y tiró de él en el mostrador. Mirando por encima a ____, sonrió una sonrisa de oreja a oreja–. Te ves caliente. ¿Cuál es la ocasión especial?

–El aniversario de nueve meses de Joseph y yo. Estará aquí pronto. –____ rápidamente respondió, acercándose a ella–. Estabas durmiendo cuando llegué a casa anoche. No tienes ni idea de a quién conocí.

–Sí, me preguntaba por qué te habías ido cuando regresé. –Sarah escribió su clave de acceso en su teléfono–. Está bien, déjame adivinar. Uh, ¿Brad Pitt?

–Lo digo en serio, Sarah. No te imaginas, así que ni siquiera lo intentes.

–¡No! Quiero una oportunidad más. –Sarah hizo una pausa–. Hmm, ¿El Presidente Obama?

–Esto está yendo a ningún lugar muy rápido. –____ se rió y se dejó caer en una silla en la mesa–. Conocí al único e inigualable... espera... espera... Nick Jonas.

–Totalmente caliente, ¿no? –Preguntó Sarah, llevándose el teléfono al oído.

____ sonrió. –Sí, completamente.

–Ahora admite que mi descripción del Dios andante estaba en lo correcto desde, si no recuerdo mal, –Sarah se dio un golpecito con su dedo en la barbilla–, cuando te di la descripción de dioses–andantes antes mencionado, diferiste que cualquier hombre podría ser así de deliciosamente apuesto.

–Sí, prácticamente diste en el clavo, –se rió _____–. Pero estoy más que segura de que deseas escuchar los detalles de los encuentros anteriores.

Sarah deslizó rápidamente su teléfono y lo apagó. –¿Anteriores? –Ella cruzó la habitación en dos zancadas y se sentó en una silla–. Tienes mi atención. ¡Escúpelo!

Inclinando los codos en la mesa, _____ colocó sus dedos debajo de su barbilla.

–Déjame ver... oh, sí... él es el hombre con el que tuve el encuentro en el edificio Chrysler, mientras entregaba la comida ese día.

Los ojos marrones de Sarah se abrieron pero se mantuvo en silencio con un firme impacto emanando de su rostro.

____ bajó su tono ronco. –Sí, y él es el pequeño acosador que vino a mi trabajo, dejándome su nombre y número, oh y una propina bastante decente, también.

–¡Lo dices enserio, mujer! ¿El Sr. Alto, Oscuro y Jodidamente guapo es Nick?–Sarah chilló.

____ asintió con la cabeza y se rió.

–¿Estás jugando conmigo, ____? Porque si es así, eso es seriamente jodido.

Recostada en su silla, _____ se cruzó de brazos con una sonrisa inclinando sus labios. –Te lo juro.

–Deberías salir con él –Sarah se encogió de hombros–. Obviamente, él ha hecho una impresión en ti, y tú has hecho una sobre él.

Sus palabras, aparentemente tan casuales, confundieron a ____. –¿Qué quieres decir?

–Tienes esta tonta mirada soñadora en tu cara. Sé que estás imaginando echándote un polvo con él.

–Es una broma, ¿verdad? –Sarah se puso en pie y se dirigió a su dormitorio.

–¿Estás preguntando si estoy bromeando sobre el aspecto tonto en tu rostro, salir con él, o echarte un polvo con él?

–Sarah, sabes de lo que estoy hablando.

–Estás actuando sorprendida porque dije algo de eso, ____.

Impactada, ____ camino con rapidez detrás de ella. Se apoyó en la puerta de Sarah y colocó las manos en sus caderas. –¿Hablas en serio?

Sarah se quitó la ropa, caminó hacia el baño y se metió en la ducha. –No es ningún secreto lo que siento por el Gilipollas.

–Ah, eso es correcto. Porque cómo te sientes acerca de mi novio es lo que importa aquí, –____ interrumpió sarcásticamente mientras entraba al baño.

–¿Por qué no darle una oportunidad a Nick? –Sarah preguntó con calma.

____ enumeró las razones con los dedos. –Uno, amo a Joseph. Dos, amo a Joseph. Y tres, ¿adivina qué? Amo a Joseph.

Sarah imitó a Tina Turner en su sensual y fina voz. –¿Qué tiene que ver el amor con ello? –Ella se echó a reír.

–Lo has perdido por completo, Sarah. Y, aunque no estuviera con Joseph, has matado la opinión de querer–abrigar–a–Nick–Jonas de mi mente.

Sarah asomó la cabeza por detrás de la cortina de la ducha. –¿Cómo maté tu opinión sobre él?

–Déjame ver... él siendo un mujeriego es lo primero que entra en mi memoria. –Tomando una respiración profunda, ____ hizo una pausa en sus pensamientos–. Oh, y que no crees que es capaz de quedarse con una mujer más de una semana, es otra. ¿Debo continuar?

Sarah cerró el grifo y salió de la ducha. ____ le entregó una toalla. –Bien, eso fue después de que su prometida, Gina, rompiera con él, cuando comenzó a actuar de esa manera. Antes de la infame ruptura, él era un paquete completo. –Sarah envolvió la toalla alrededor de su cuerpo.

–¿Él estaba comprometido?

–Sip, –Sarah giro, poniéndose un par de pantalones cortos negros y una camiseta blanca–. Salieron durante casi cinco años, hasta que un día llegó a casa y ella se había ido. Empacó su mierda y se mudó de su apartamento mientras él estaba en el trabajo.

Confusión arrugó las cejas de ____. –¿Por qué?

–Para decirte la verdad, nunca le dijo a mi hermano exactamente lo que sucedió. Y cuando le he preguntado al respecto, él no quiso hablar de ello, así que no tengo idea, –respondió ella, sacando su bolsa de maquillaje del cajón–. Pero tú lo viste. Ese hombre ha sido bendecido por el proverbial gen jodidamente–caliente–como–pecado. Vale millones y realmente no estoy bromeando, es un tipo decente.

–Entonces, ¿por qué nunca saliste con él?

–Oh, Señor, lo conozco por mucho tiempo. Digamos que sería como yo tocando a mi hermano. –Sarah arrugó la nariz con asco–. Aunque tengo el máximo respeto por la gloriosa piscina genética en la que esa fina pieza de culo follable ha sido bañada, en cierto modo lo veo como un hermano mayor. Sería demasiado raro.

–¿Cuánto tiempo ha sido amigo de Trevor?

–Segura que tienes un montón de preguntas para una chica que no está considerando jugar sucio, –bromeó Sarah.

____ agitó su mano con desdén y se volvió hacia el espejo para estudiar su reflejo. –Estoy tratando de entrar en el recodo de aquí. Joseph no me dice nada sobre sus amigos o compañeros de trabajo.

–Bueno, si la respuesta que estás buscando realmente es si Joseph y Nick han sido amigos igual que mi hermano y Nick lo han sido, la respuesta es no.

–Oh, por alguna razón pensé que todos fueron a la secundaria juntos.

Sarah buscó bajo el fregadero por la secadora, la enchufó y la encendió. Su voz se elevó mientras se secaba su pelo de oro. –No, Trevor y Nick fueron juntos a la secundaria. Se conocen por más tiempo. Trevor trabaja para Joseph en la firma. Esto lo sabes.

_____ asintió.

–Cuando mi hermano empezó a trabajar en Morgan y Buckingham, Joseph ya era un corredor de bolsa allí. Así es como mi hermano conoció al increíble y totalmente idiota de tu novio, –Sarah se rió y ____ puso los ojos en blanco–. Cuando Trevor estaba preparándose para tomar su Examen Serie 79 para convertirse en un corredor, Joseph le preguntó si conocía a alguien que tenía una cuenta bancaria decente. Tratando de impresionar a un jefe, mi hermano le presentó Nick a Joseph y el resto es historia. Ellos han sido amigos desde hace tres años.

–Muy bien. –O no, _____ pensó para sí misma.

–Y, por supuesto, Industrias Jonas es la mayor cuenta que Joseph tiene.

____ se encogió de hombros. –¿Y? Gran cosa.

– Así que... podrías agradecerle a Nick por el dinero que tu novio tiene.

____ pensó en las incontables noches que Joseph pasó en la oficina, atendiendo diferentes clientes con el fin de ganarse la vida. A pesar de que Nick jugó algún papel en la recién adquirida riqueza de Joseph, sabía que su novio trabajaba más allá de Industrias Jonas para hacer ese dinero. Ella simplemente cedió sus apreciaciones.

–Bueno, gracias por ese trasfondo muy educativo de la historia de los tres hombres. Eres muy amable, chica.

Las dos mujeres rieron. ____ salió del cuarto de baño, pero Sarah habló por última vez. –¿Quieres saber algo realmente gracioso, chica?

____ se detuvo en el umbral y esperó a que continuara.

–Era Nick quien se suponía que iba a salir y visitarnos ése fin de semana con mi hermano cuando estábamos en la escuela, no Joseph. Loco, pensar que en este mismo momento tu probablemente hubieses estado saliendo con él en su lugar.

Una leve sonrisa asomó en la boca de ____ mientras miraba fijamente a los ojos de su amiga. El sonido del teléfono de ____ rompió los pocos segundos de silencio. Se trasladó a la cocina para contestar la llamada. Era Joseph, anunciando que estaba esperándola abajo. Cogiendo su bolso, ____ se acercó a la puerta mientras Sarah le lanzaba un beso de despedida.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 14th 2014, 18:46

owwww
que?!
en serio?!
era nick!?
noooooo!!!
no puede ser cierto Sad
nick y ___ estarian juntos
siguela
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 15th 2014, 13:21

yo tambn kieo q nick y rayita esten juntos como ahi qqqq ?? jajajamo la nove sube mas andale si? porfis
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 15th 2014, 17:04

Colisión

Capitulo 12


–Te ves increíble esta noche, –Joseph respiró en el cabello de ____ mientras se abrían paso a un pequeño y pintoresco restaurante ubicado en las orillas que bañaban el Parque de la Estatua de la Libertad. Colocando su mano en la parte baja de su espalda, se inclinó y le mordisqueó la oreja–. Y tengo que admitir que ese bonito vestido rojo saldrá a finales de la noche.

Riéndose de su gesto obvio, _____ se puso de puntillas para besarlo. –Y no tengo ningún problema con eso.

Se tomó un rápido momento para observar los rasgos de Joseph suspirando con calidez por su juvenil belleza. Su cabello negro estaba revuelto naturalmente como si acabara de pasar sus dedos a través de él y sus ojos de color marrón claro le recordaban una perfecta mezcla de caramelo y chocolate.

Había hecho la reserva para esta noche especial, asegurándose de que tuvieran una mesa con vistas al agua. Ofreciéndoles algunas de las mejores vistas de la Estatua de la Libertad en la distancia. El camarero los condujo a un patio espléndido con árboles y un sutil paisaje. La vista del puerto quitaba el aliento de ____ mientras tomaba las vistas que Nueva York tenía para ofrecer bajo las estrellas. A pesar de que eran los primeros días de julio, el aire arrastraba una brisa fresca y nítida en esta particular noche. Después de ordenar y disfrutar de dos copas de vino tinto, ____ observó a Joseph. Su mirada estaba bloqueada en la de ella mientras le metía un mechón de cabello detrás de su oreja. Sintió un rubor danzar en sus mejillas y sonrió.

–¿Qué? –Preguntó.

Deslizando su brazo sobre la mesa cubierta de lino, le tomó la mano, pasándole la yema del pulgar por sus nudillos. –Realmente no tienes idea de lo hermosa que eres, –le comentó, inclinando su cuerpo tan sutilmente sobre la mesa.

–Oh, realmente estás tratando lo mejor para conseguir algo esta noche.

Riendo, le sostuvo la mano con más fuerza. –Touché. Ya sé que me estoy poniendo un poco dispuesto o reacio de tu parte.

____ sacudió la cabeza y se echó a reír. –Estás en un estado de ánimo muy juguetón en estos momentos.

Se encogió de hombros y casualmente se reclinó en su asiento. –Sí, lo estoy. Pero, ¿cómo no iba a estarlo? –Dijo, haciéndole un gesto con la cabeza hacia su escote un poco expuesto–. Aunque debo decir que me gustaría que llevaras algo que te cubriera un poco más.

____ ajustó los tirantes de su vestido, tirando de ellos más arriba de su pecho. –¿Es tan malo?

–Bueno, me gusta mantener lo que me pertenece para mí mismo. –Se aclaró la garganta y tomó un sorbo de vino–. Está bien, vamos a hablar de otra cosa antes de que te tome aquí en esta mesa. Entonces, ¿cómo fue tu día?

Sin mirarlo a los ojos, ____ trazó el borde de la copa con dos dedos. –Estuvo bien.

–¿Qué pasó?

–Me siento tímida ahora, Joseph, –contestó ella, mirando alrededor del patio.

–____, no quise decir eso. –Él se inclinó sobre la mesa y levantó su barbilla con un dedo. Sus ojos se posaron en los suyos–. Es sólo que no me gusta que otros hombres te miren. Te ves espectacular, pero como he dicho, eres mía.

–Está bien, voy a prestar más atención a lo que me pongo a partir de ahora. – Una leve sonrisa asomó en sus labios–. Pero, para ser honesta, realmente me gusta cuando otras mujeres te miran.

–Oh, ¿lo haces?

–Sí, lo hago. Sé que estás conmigo, y eso es todo lo que importa.

–Bueno, eres una mujer, es por eso. Los hombres tienen otras cosas en mente cuando miran así.

Interrumpiendo la conversación, el camarero llegó con otra botella de vino y dos platos de carne Wellington. Por el resto de la noche la conversación se centró en Joseph llevando a ____ para hacer un poco de turismo por la ciudad. Era algo que ella había esperado con interés ya que lo tenía que hacer –al menos con él. Tomando los platos vacíos, el camarero vio a ____ y le entregó una carta de postres. Su grueso acento francés se deslizó de su lengua. –El chef recomienda el crème brûlée medley, que consiste en chocolate, vainilla y plátano.

–Eso suena bien para mí, –____ respondió, entregándole el menú de nuevo.

El débil sonido de un bebé llorando llamó la atención de Joseph. Miró a ____. –Ese bebé me está volviendo loco. ¿Realmente tienes que tener el postre?

____ sonrió tímidamente, moviendo los ojos en la dirección de la pareja que estaban tratando de calmar al bebé. –Es sólo un bebé, Joseph. Y no, no tengo que tomar postre, pero quiero hacerlo.

La cabeza de Joseph subió mientras miraba al camarero. –Bien, trae el medley. Pero, ¿existe la posibilidad de sacar a las personas con el niño gritando?

La sonrisa de ____ cayó.

–Lo siento, señor, pero no soy capaz de hacer eso, –respondió el camarero, visiblemente incómodo por su pedido.

Los ojos de Jopseh se endurecieron en el hombre. –Ciertamente hay un director que pudiera hablar con él entonces.

Estupefacta ante su comentario, ____ interrumpió inmediatamente. Miró al camarero. –Por favor, no hay necesidad de hacer eso. Usted puede simplemente colocarlo en una caja para llevar. Gracias.

–Tal vez sea un desastre en una caja para llevar. ¿Puedo recomendar nuestro cheesecake si esto no se puede disfrutar aquí?

–Sí, eso está bien. Y gracias de nuevo.

El camarero asintió y se alejó con rapidez a la cocina. La mandíbula de ____ se abrió mientras sacaba la servilleta de su regazo y la arrojaba sobre la mesa. –Jesús, Joseph, ¿qué diablos fue eso?

Se movió en su silla, tratando de arrastrar su atención de la pareja y el bebé gritando. Se frotó los dedos contra las sienes. –Lo siento. Fue un largo día en el trabajo.

–Sin embargo, eso fue completamente humillante, –resopló, recostándose en el asiento.

–Dije lo siento, ___. Estoy agotado de trabajar todas estas horas en la noche.

Una ola de culpa corrió por ella mientras se inclinaba sobre la mesa para tomar su mano. –Sé que has estado trabajando duro últimamente. Pero, honestamente, ¿qué vas a hacer cuando tengamos hijos?

El camarero volvió con el postre y la cuenta. Joseph sacó su tarjeta de crédito y se la entregó al hombre.

Una sonrisa se deslizó sobre el rostro de Joseph. –No me gustaría echar a perder ese cuerpo hermoso por tener hijos.

–Bueno, quiero tener hijos con el tiempo, así que supongo que tendrás que soportar mi cuerpo gordo desde el primer día.

Se levantó de su asiento, se abrochó la chaqueta y le tendió la mano a ____. Ella se puso de pie con él. –Tenemos tiempo para los niños, bebé, –susurró contra su mejilla. Él firmó el recibo cuando el camarero regresó–. Vamos, tengo algo especial para ti.

____ lo siguió a los muelles que se alineaban con el restaurante, sus ojos captaron los rascacielos que se elevaban por encima de ellos. El resplandor de las luces de las ventanas, indicaban la presencia de otros, tan alto en el cielo, sorprendiéndola. Una fresca brisa barrió su piel mientras se deslizaba fuera de sus tacones para que no quedaran atrapados entre las tablas. Caminando de la mano, Joseph sostuvo sus tacones mientras la conducía hasta el final del muelle.

Rodeó con sus brazos su cintura. –Feliz aniversario, –dijo, entregándole una caja de terciopelo negro–. Te amo mucho, ___.

El corazón de ____ se aceleró con ansiedad mientras su cuerpo temblaba de anticipación. Se lamió los labios lentamente. –Joseph... yo... nosotros... –tartamudeó, incapaz de terminar el resto de su oración.

Ladeando su cuello hacia un lado, una carcajada escapó de sus labios. –Tú estabas hablando acerca de tener hijos conmigo, ___. –Él tiernamente le retiró el cabello de su rostro–. Pero no es lo que crees que es.

Dejando escapar un suspiro audible, ____ lo miró fijamente. Sus familiares ojos marrones la miraban mientras ella abría la caja, revelando un par de espectaculares, pendientes de diamantes de un quilate. ___ se quedó sin aliento por su belleza. Joseph los sacó de la caja, le retiró los pendientes que llevaba puesto y los aseguró en sus lóbulos. Mirando hacia el suelo, ____ suavemente tocó uno de los diamantes.

Joseph rozó su mejilla con el dorso de la mano. –Ellos se ven hermosos en ti. – Bajó la cabeza, obligándola a mirarlo fijamente a los ojos–. Sin embargo, tengo que decir, que parecías a punto de desmayarte cuando te di la caja.

Ella levantó la mano y trazó con sus dedos su mandíbula. –Son preciosos. Muchas gracias. Solo me puse un poco... nerviosa, ¿sabes? No estoy segura si estaría lista para el matrimonio por el momento.

Una lenta sonrisa curvó sus labios mientras sus cálidos dedos se extendían sobre su espalda baja. Él la atrajo hacia sí. –Prepárate muy pronto, nena, –le canturreó en voz baja al oído–. Porque me voy a casar contigo algún día.

Con su aliento en su oído, le pasó la lengua por el borde curvado, succionando suavemente el lóbulo en su boca. El vello de su nuca se erizó por su arrobada atención al lugar al que él sabía que la enviaba sobre el borde. Metiendo los dedos en su cabello, ella presionó sus labios contra los suyos. Sus labios se movían juntos mientras él arrastraba su lengua por su boca. Le pasó las manos por su cintura y la atrajo hacia sí, su beso cada vez más hambriento en el instante. Con sus sentidos internos calentándose demasiado durante el ataque de afecto en público, ____ se echó hacia atrás y poco a poco lo agarró de la mano.

–Vamos, –suspiró, tratando de contener el nivel de necesidad que la atravesaba

–Está bien, vamos a hablar antes de que te tome aquí en el muelle, –ella rió.

–Está bien, pero la conversación termina una vez que lleguemos a mi casa. –Él la miró seductoramente mientras el agarre de su mano se apretaba

–Bueno, algo que hablar... algo de que hablar. Oh, estás libre para este viernes, sábado y domingo, ¿no?

____ se detuvo bruscamente, su frente fruncida por confusión. –¿Para qué?

–La fiesta de Nick del Cuatro de Julio. Lo hablamos la noche anterior.

–Sí, pero eso es el sábado. ¿Por qué necesito de todos los tres días?

Joseph deslizó su brazo alrededor de su cintura y siguió llevándola a su Mercedes. –Debido a que Nick Jonas no organiza una fiesta de Cuatro de Julio que se consideraría normal. –Sonriendo, él abrió la puerta para ella–. Celebraremos todo el fin de semana.Vamos a dormir allí el viernes y el sábado por la noche y luego regresamos aquí el domingo por la mañana.

____ se sentó en el asiento de su auto y cerró la puerta. Una vez más, sintió que su pulso saltaba, pero por algo completamente diferente ahora. Su estómago sentía náuseas ante la idea de tener que pasar un fin de semana en la casa de Nick en los Hampton. Se había preparado para verlo de nuevo, tenía que hacerlo porque él era amigo de Joseph, y no había duda de que se encontrarían de vez en cuando, pero esto... esto era diferente.

Joseph se deslizó en su asiento, y el motor ronroneó a la vida. Mordiéndose el labio, ____ lo miró. –Es la noche del miércoles, Joseph. No puedo pedir los tres días. Le pedí a Antonio el sábado, y él estaba bien con eso, pero estoy bastante segura de que no va a estar bien conmigo tomándome todo el fin de semana.

–Entonces, voy a ir y decirle algo a él –dijo, su voz con un tono de superioridad.

–Joseph, no vas a hacer nada de eso, –respondió ella, con un tono que mostraba su molestia–. Le voy a preguntar cuando vaya a trabajar mañana. No te atrevas a ir allí y decir cualquier cosa.

–Whoa whoa, –se rió, alejando sus manos del volante momentáneamente y sosteniéndolas en señal de rendición–. Maldita sea, ____, era sólo un gesto.

Poniendo los ojos en blanco, apoyó la cabeza contra la ventana. Se preguntaba dos cosas. Una de ellas, era si en realidad podría salir del trabajo durante los tres días en un fin de semana de vacaciones, que parecía casi imposible en su mente. Y la segunda era, si era capaz de controlarse, ¿cómo diablos iba a pasar un fin de semana en torno a Nick sin perder la cabeza?

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 15th 2014, 19:48

cada capitulo me gusta menos joseph
pero bueno...
esa fiesta va a estar genial
siguela
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 16th 2014, 09:04

Woooo dios q capi lo ame y me gustaria q subieras mas!!
es que esta hermosa si que si me facina tu bella nove :3
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 16th 2014, 12:04

joseph me parece que es un falsito
no se que esperar d el
siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 16th 2014, 17:02

Colisión

Capitulo 13


–Demonios, ____, ¿cuánto empacaste? –Preguntó Sarah, mirando la maleta de su amiga mientras deslizaba una mochila al hombro–. Son sólo dos noches, chica.

La cabeza de ____ se levantó. Metiendo lo último de su maquillaje en una bolsa. –No vas a quedarte todo el fin de semana, por eso has empacado menos. En realidad no es mucho.

–Parece que pusiste una pequeña ciudad allí, –Sarah se echó a reír, caminando hacia ella. Moviendo su cabello rubio a un lado, movió sus cejas–. Pero es cierto, vas a estar alrededor de Nick el fin de semana, así que estoy segura de que tendrás suficiente ropa para cambiarte. He oído que le gusta la ropa interior negra, –le guiñó un ojo.

–Eres una reina del drama, Sarah. Sólo termina con tus supuestos futuros, ¿de acuerdo? – ____ entró en la cocina con su maleta mientras Sarah la seguía, haciéndole cosquillas en sus costillas. Ella dio un salto y se echó a reír, apartándola. –Ah, y por cierto, un enorme gracias por advertirme que esta es una fiesta de dos noches. Tuve la suerte que Fallon fue capaz de cubrir mis turnos.

Sarah levantó las manos y se encogió de hombros. –Hey, supuse que sabías acerca de eso.

Un rápido golpe llegó desde la puerta delantera y Joseph asomó la cabeza por ella –¿Todo el mundo está decente aquí?

____ hizo un movimiento de corte a través de su propio cuello, pronunciando el nombre de Nick.

Sarah asintió en entendimiento y luego intervino en voz alta, –En realidad, no lo estamos. Sabes que ahora me interesan las mujeres, así que tengo a tu novia extendida a través de la mesa de la cocina.

____ sacudió la cabeza y se echó a reír. –Eso es correcto. Me olvidé de eso, Sarah –Joseph resopló, entrando en el apartamento hacia ____–. Toda la especie masculina te ha prohibido.

–Vete a la mierda, Joseph. Es al revés. Yo los prohibí, –Sarah siseó, cogiendo su mochila del suelo–. Y mi novia me encontrará
afuera, así que mejor no digas una jodida palabra, idiota.

Joseph se echó a reír y le dirigió una sonrisa maliciosa. Luego le dio un beso en los labios a _____ 10.

Sarah puso los ojos. –¿Está la limo aquí?

____ miró a Joseph confundida. –¿Limo?

–Como dije, nena, es una fiesta de locos de principio a fin. –Él tiró de la maleta de ____ desde el suelo, lo pesado era evidente en el esfuerzo de sus bíceps–. Nick envía una para nosotros cada año. Y da la casualidad de que, sí, está afuera lista y esperando. Vamos. Son casi las tres y es viernes así que la hora pico será una mierda. Joseph abrió el camino a la puerta y al ascensor.

Antes de intervenir, ____ abrió los ojos a Sarah y le susurró, –¿Él está en la limusina?

Con dos cortas sacudidas de su cabeza, Sarah susurró, –No, él habrá dormido allí la noche anterior para tener el lugar listo.

Al salir a la calle, ____ tuvo a la vista una limusina Hummer gris y negra. El chófer estaba sosteniendo la puerta con una gran sonrisa en su rostro. Cogió el equipaje de todo el mundo y lo colocó en el maletero. Mientras ____ y Sarah se acomodaban en un asiento, Joseph saltó dentro, metió un CD de 30 Seconds to Mars en el reproductor y rápidamente comenzó a prepararse algo de beber.

–Siempre dando con el alcohol, Joseph –comentó Sarah, estudiando su rostro en un pequeño espejo.

Él le disparó una vacía y helada sonrisa. –¿Qué eres, mi madre?

____ dejó escapar un profundo suspiro. –¿Quieren los dos parar ya?

–Ella empezó.

Volviéndose al nivel de un estudiante de segundo grado, Sarah arrugó la nariz y le sacó la lengua en dirección de Joseph.
Sacudiendo la cabeza, ____ volvió a suspirar.

–Bien, entonces ¿Qué tan lejos está su casa?

–Es en East Hampton, así que cerca de tres horas a causa del tráfico, – respondió Sarah, encontrando una posición cómoda y lanzando sus piernas en el asiento de cuero–. Pero vale la pena el viaje, ____. La playa es un jodido paraíso.

–¿Nos detendremos para recoger a Trevor? –____ preguntó.

Sarah negó con la cabeza. –No, él está ayudando a mis padres con un poco de mierda en su casa ahora mismo. Se reunirá con nosotros allí esta noche.

–¿Cuántas personas van a estar ahí? –____ investigó.

Joseph tiró de ella a su regazo y sonrió. –No habrá muchos esta noche. Es sólo su pre–fiesta con unos amigos. –Él tomó un sorbo de su whisky en las rocas–. Pero mañana es un juego totalmente diferente. Habrá más de un centenar de invitados, y todos y cada uno de ellos están flotando en dinero.

Sarah se echó a reír mientras miraba a Joseph –Sólo tú sabes eso ya que cada año intentas obtener una nueva cuenta serpenteando tu camino en la cartera de algún rico hijo de puta. Tengo que admitir que trabajas en la fiesta como un profesional.

Sus ojos se endurecieron en Sarah, pero ____ rápidamente puso su mano sobre su boca para silenciarlo. –Ustedes dos ya terminaron de hablar por el resto del camino.

Durante las próximas horas, mientras la ansiedad del fin de semana constantemente construía alturas insoportables en su pecho, ____ vio como un paisaje suburbano reemplazaba el hormigón y acero de la ciudad. Los árboles maduros, la hierba y casas de menor tamaño volaron más allá de su visión periférica, recordándole dónde había crecido. Era algo que se dio cuenta que echaba de menos desde que vivía en la ciudad. Con el tiempo, la clase media se desvaneció mientras el camino cambió a mansiones en expansión que bordeaban la costa atlántica. Eran los tipos de hogares en los que ____ había visto en las revistas. Sus ojos se abrieron a la belleza absoluta de los paisajes. Bajando el vidrio, inhaló profundamente el aire salado del océano, el chofer se detuvo en un tortuoso camino de entrada. Habló con alguien por un intercomunicador antes de que las puertas de metal adornado
lentamente se abrieran, permitiendo que la limusina entrara a la propiedad. Más allá de las puertas, un majestuoso césped se aferraba a exuberantes especies de árboles frondosos que se alineaban en el camino. Un jardín se destacaba al frente de la casa con flores de todos los colores imaginables. Grandes pilares a ambos lados de la gigantesca puerta de entrada de caoba atraparon la mirada de _____. A un lado habían canchas de tenis y de baloncesto en un nivel más bajo. A lo lejos, un camino detrás de la casa que llevaba a un mar sereno. El agua rompiendo contra la arena y el sol brillando completamente, eso le trajo a ____ una sensación de paz, aunque sólo sea por un segundo.

Sarah arrojó un trozo de hielo en la cara de Joseph, removiéndose de su siesta inducida por el alcohol. Ella se echó a reír junto con ____, mirándolo parpadear los ojos bien abiertos. Luego miró a Sarah con una mirada que prometía venganza de una manera u otra. Con sus maletas ya a su lado, el chofer abrió la puerta sin problemas, y cada uno salió. Joseph estiró el cuello de lado a lado, bostezando. Metió la mano en el bolsillo, le dio unas palmaditas al conductor en la espalda y le entregó una propina, agradeciéndole su servicio.

Mirando hacia la casa, ____ se sintió asombrada por su tamaño. Aunque sorprendente en todas las formas posibles, se preguntó por qué una persona necesita un lugar de tal magnitud. Con ese pensamiento fugaz, la razón de su recién descubierta ansiedad –y ahora agitada respiración– salió por la puerta principal. Sin camiseta.

El corazón de ____ casi se detuvo en seco. Mientras Nick se dirigía hacia el grupo, ella no podía dejar de admirar su apenas atuendo. Fugazmente, sus ojos recorrieron sus abdominales bien definidos y segmentados con las definiciones de músculo duro desde sus hombros hasta sus caderas. Una profunda V que desaparecía por debajo del traje de baño blanco, puso su ritmo cardíaco saltar de nuevo a la vida.

Él no era voluminoso, por ningún medio, tenía un cuerpo como de corredor, largo y delgado, pero suficientemente musculoso como para hacer bailar la lengua de cualquier chica detrás de sus labios. Fue entonces cuando se dio cuenta de que se encontraba a unos quince centímetros por encima de su pequeño cuerpo. Su bronceado dorado la tenía inconscientemente mordiéndose la comisura de su boca, cerca de sacarse sangre. Para ampliar aún más el glaseado del pastel, tenía un complejo tatuaje de dragón negro que serpenteaba su camino desde su traje de baño y se curvaba alrededor de su costilla.
El único pensamiento corriendo por la mente de _____ en ese mismo segundo era: ¿Dónde exactamente comenzaba ese tatuaje?

El calor subió a sus mejillas mientras sentía la tensión en sus piernas –el espiral de lujuria que sabía que no debería tener– haciéndose sumamente presente en todo su cuerpo. Ella tragó saliva con nerviosismo, tratando de humedecer su boca seca de repente, y de inmediato se reprendió a sí misma por tener aunque sea una sola reacción en absoluto. Él era sexy, prohibido, peligroso, totalmente follable -y ella lo sabía.

***

Una contagiosa sonrisa se apoderó del rostro de Nick mientras bajaba del porche. Estrechó la mano de Joseph y señaló con la cabeza hacia la limusina que estaba saliendo de la propiedad. –¿Cómo fue el viaje? Espero que mi chofer los haya tratado bien.

–Él siempre nos trata bien, –respondió Joseph, agarrando la maleta de ____ y la suya.

Sarah arrojó sus brazos alrededor del cuello de Nick y se inclinó para darle un abrazo. –¿Qué hay de nuevo, viejo? –Preguntó. Luego, le susurró algo al oído y se rió.

____ tenía una buena idea de lo que le dijo cuando sus ojos se posaron en su dirección, con una sonrisa de niño inclinando las comisuras de su boca. Ahuecándose la barbilla con la palma de su mano, dejó escapar una gran risa de sus labios mientras miraba al suelo, negando con la cabeza.

Sus ojos volvieron de nuevo a ____. –Estoy feliz de ver que has podido venir. Joseph dijo que no podías ser capaz de quedarte dos noches.

–Conozco gente –____ se echó a reír, y no por su intento de broma, sino más bien por su creciente nerviosismo.

–Mmm, es muy bueno conocer gente, –se rió entre dientes, tomándose unos pocos segundos extra para mirarla a los ojos. Tomó una respiración profunda, pasándose la mano por el cabello–. Está bien, vamos a festejar este fin de semana.

Mientras las dos mujeres seguían a los hombres por detrás, ____ le arrojó a Sarah una mirada, sabiendo que le dijo algo a Nick sobre sus encuentros anteriores.

Sarah se rió y batió sus ojos como una verdadera belleza sureña mientras se abrían camino a la casa. Al llegar a la entrada, ____ encontró que la casa era sorprendentemente cálida y acogedora. A primera vista, de pie en el vestíbulo de dos pisos con una
escalera cascada a cada lado, sus ojos tomaron las impresionantes vistas del océano. La luz del sol se derramaba sin esfuerzo a través de las ventanas de piso a techo que rodeaban la parte trasera de la casa. Una chimenea de piedra era el centro de atención en la sala de estar. Los relucientes pisos de madera de cerezo oscuro llevaban a una cocina gourmet que contenía granito negro en todas las direcciones. Profundos tonos terrosos estaban esparcidos en una biblioteca, sala de billar, comedor y habitación.

El asombro en los ojos de ____ era evidente. Sarah apretó el brazo de ____ con una sonrisa amplia. –Te dije que es espectacular. Y sin embargo, tienes que ver la sala de cine, el segundo piso y el maldito oasis del patio trasero, chica.

Sintiéndose casi sin aliento por su entorno, ____ asintió a Sarah y siguió a Joseph a la habitación que compartirían el fin de semana. Sarah tenía razón. El piso de arriba no era menos sorprendente. El mismo flujo de muebles con detalles y matices en tonos cálidos en todo el nivel superior. ____ se sentía como si estuviera en un spa cuando entró al cuarto de baño conectado a su habitación. Instalaciones europeas y una ducha de mármol encerrada en un cristal del piso al techo le daban ganas de olvidar la piscina y optar por el vapor caliente en su lugar.

Con un bar en la habitación, Joseph se preparó un trago y le dijo a ____ que se reuniría con ella en el patio trasero. Ella asintió con la cabeza mientras buscaba a través de sus pertenencias. Después de aplicarse una buena cantidad de protector solar, se puso su bikini negro, se deslizó un pareo por la cintura y se dirigió hacia el vestíbulo.

Nick se detuvo a mitad de coger sus gafas de sol en la isla de la cocina. Vio a ____ bajando las escaleras y sintió una vertiginosa fuerza cayendo en picada a través de él. Algo en su interior se retorció, ardiendo en su estómago a la esencia misma de su ser.
Tanto para librar su mente de ella. Sintiéndose sin aire, no podía concentrarse en una sola cosa en particular de ella. Sus ojos pasearon sobre ella lentamente, haciendo una pausa para considerar su hermosa figura. Estaba seguro de que la visión de su pelo castaño rojizo cubriendo su bikini lo podría enviar a su lecho de muerte como un hombre feliz.

Cerró los ojos, deseando respirar. Cuando se abrieron de nuevo, sus ojos se encontraron con los de ella, pero ella alejó la mirada.
Él sonrió, sin inmutarse, y cruzó el vestíbulo hasta el borde de las escaleras. De pie a dos escalones por encima de él, ____ se quedó mirándolo, los ojos de él la tragaban. Estaban vivos, fascinantes y rodeados de unas espesas pestañas oscuras.

Una tímida sonrisa apareció en el rostro de ella. –Hey, –soltó, con menos aliento de lo que pretendía.

La energía que fluía entre ellos era palpable. Nick podía sentirlo, y estaba seguro de que ella también.

Se humedeció los labios y la miró por un momento. –Hey.

La intensidad de su mirada la dejó sin habla. Sus ojos volaron hacia el mar más allá de las ventanas mientras esperaba que se moviera de su camino. Nick podría decir que la ponía nerviosa y que no era su intención. Mordiéndose el labio inferior entre los dientes, tentativamente puso su mano en la barandilla.

–Sé que todo esto es un poco loco, –susurró. Luego hizo una pausa por un segundo y sonrió–. Bueno, más que un poco, pero sólo quería que supieras que estoy tan asustado como tú. –Su rostro se suavizó con inquietud cuando su mirada se hizo más decidida–. Pero más importante aún, no quiero que te sientas incómoda en absoluto mientras estás aquí. Quiero que tengas un buen fin de semana relajante.

Por dentro, sabía que su declaración era casi imposible, ____ se mordió el labio mientras sostenía el contacto visual constante con él. Necesitaba algo para distraerse de la ardiente mirada de sus ojos. Bajó las escaleras, tratando que cada pedacito de su voz y los movimientos de su cuerpo parecieran indiferentes a todo el asunto.

–Te agradezco la preocupación y gracias pero, sinceramente estoy bien.

Nick puso sus manos atrás de su cuello y le sonrió. –¿Está segura?

–Cien por ciento, –respondió ella, mirando a su alrededor notablemente buscando la salida a la piscina.

–Oh, es por aquí. –Nick hizo un gesto con la mano–. De hecho voy a seguirte. Algunos de mis amigos están en la parte de atrás, me gustaría presentarte.

Después de recuperar las gafas de sol por las que Nick inicialmente había entrado a la casa, ____ y él salieron afuera.

Una vez más inhalando tanto como sus pulmones podían sostener, ____ dejó que el olor salado del océano le hiciera cosquillas en la nariz. Una piscina y un jacuzzi dominaban las costas del Atlántico. Las vistas eran espectaculares desde la colina donde estaba la casa. Una chimenea al aire libre, una cabaña con un bar incorporado y una casa de huéspedes eran parte del paraíso al aire libre. _____ siguió a Nick hacia donde Sarah y Joseph estaban charlando con dos hombres.

Ampliando sus ojos en ____, Joseph se excusó del grupo, haciéndole saber que quería hablar con ella. Inclinando la cabeza hacia un lado en confusión, ____ abrió la boca para hablar, pero se detuvo cuando vio la expresión de su rostro. El parecía furioso.

Mirando a Joseph, Sarah rodó los ojos y negó con la cabeza. ____ les sonrió a los dos hombres, a los que todavía tenía que conocer, y siguió a Joseph por el patio.

–¿Me estás tomando el pelo, ____ ? –Preguntó Joseph, mirándola de arriba abajo cuando estuvieron lo suficientemente lejos de todo el mundo–. ¿Qué diablos llevas puesto?

Ella frunció el ceño mientras trataba de mantener su voz bajo control. –¿Me estás tomando el pelo, Joseph?

–Joder, no, no estoy bromeando. Acabamos de hablar sobre esto la otra noche. ¿No tienes uno de una sola pieza?

–No, no tengo uno de una sola pieza. Tengo un bikini que está cubierto por un pareo.

Dejando escapar un suspiro, se frotó el rostro con las manos. –Por lo menos sube las putas escaleras y ponte un par de pantalones cortos, entonces.

–No haré tal cosa, –se burló ella, poniendo sus manos en sus caderas–. Estás exagerando. Hace mucho calor, hay una piscina a la que tengo pensado ir y quiero un bronceado.

–Que jodida broma, ____. Me vas a poner en un mal lugar aquí si atrapo a alguno de estos chicos mirándote.

Inclinó la cabeza hacia un lado, estudiando su comportamiento. Su voz no dejaba lugar a discusión, y lo último que quería era que él se emborrachara y comenzara una pelea. Se alejó sin mirar atrás en su dirección y se dirigió hacia las escaleras para hacer lo que le pedía. Más allá de estar molesta por su reacción, se aseguró de ponerse el par más corto del botín de pantalones cortos de jean que poseía. Por si fuera poco, dejó la parte superior del bikini descubierto.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 16th 2014, 20:17

que no me jodan!!
es enserio?!
se cambio por lo que le dijo joseph?!
que se vaya al diablo!
si ella tenia calor y queria estar asi, es su bronca...
odio a joseph
literal
quiero que nick este con ___
el si la merece
siguela
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 16th 2014, 23:26

bueno bueno bueno
sigueeelaaaaa por lo menos nick la vio
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 17th 2014, 17:23

Colisión

Capìtulo 14


Para el momento que hizo su camino al exterior, Sarah estaba tumbada en una lujosa silla de playa, hablando por teléfono. ____ se acercó a los cuatro hombres, le dio a Joseph una sonrisa irónica y cortésmente le pidió que le hiciera un Capitán y Coca-Cola Light. No parecía muy feliz con su nuevo conjunto, pero fue obvio que esta vez vio la mirada en sus ojos, diciéndole que lidiara con ello. Honró su petición y fue a hacerle su bebida.

Nick miró a Joseph mientras él se alejaba y luego movió sus ojos hacia los pantalones cortos de ____. Sabiendo lo excesivamente posesivo que su amigo era, supo que Joseph la hizo cambiarse. Apretó los dientes, sin entender por qué su amigo no podía estar orgulloso de lo que tenía en su dominio. No obstante, una encantadora sonrisa cruzó su boca mientras miraba los ojos
de ____

–Me gustaría presentarte a mis amigos, Chris y Greg, Chicos, esta es la novia de Joseph, ____.

Ella sonrió y les estrechó la mano. Viendo que podrían pasar por hermanos con sus ojos, el cabello y sus rasgos sorprendentemente similares- les preguntó – ¿Ustedes dos están relacionados?

Chris habló primero, con los ojos color avellana abiertos mientras se reía. – Muy buena observación de tu parte, en realidad somos primos, –comentó, pasándose una mano por su cabello castaño.

Greg sonrió. –Sí, por desgracia nuestras madres son hermanas, –bromeó, dándole palmaditas en la espalda de Chris.

____ se echó a reír con ellos. Se enteró de que los dos hombres fueron a la secundaria con Nick y Trevor. Se mudaron a Florida y abrieron un negocio de jardinería juntos después de graduarse de la universidad. Cuando Joseph trajo su bebida, se excusó del grupo de hombres y se acomodó en una de las sillas de playa junto a la piscina con Sarah.

- ____, él está empezando a ser...

____ levantó un dedo silenciándola. –Por favor. Sólo déjalo ir, por ahora, Sarah

Ella se apoyó sobre un codo y le dedicó una mueca. –¿Déjalo ir?

–Sí, por favor. No quiero hablar de eso, ¿de acuerdo?

–Voy a dejarlo ir, amiga, pero tengo que decir que Joseph es oficialmente un completo idiota ahora, –señaló, asegurando su pelo rubio en un moño desordenado. Inclinándose, cogió la crema solar, untándola sobre su piel blanca como la leche–. Y necesitas hacer crecer un carácter con él tarde o temprano.

Efectivamente ignorando la declaración de Sarah, ____ volvió la cabeza en la dirección opuesta para ver las olas en la distancia. Sumergiéndose en el calor del sol, se concentró en la voz de Bob Marley en el fondo, cantando acerca de cómo le disparó al sheriff.

Por las próximas horas, la mirada de Nick viajó de _____ y luego de regreso a Joseph, luchando una guerra interna. Se colocó con perfección en la mesa para mantener una visión clara del rostro de ella desde el otro lado de la piscina mientras trataba de concentrarse en una conversación con sus amigos. Sin embargo, su mente continuamente se desviaba de nuevo al pensamiento de su mano suave contra sus labios cuando él la había besado un par de días atrás. Sus ojos ardían con adoración mientras ella reía con Sarah, su sonrisa era como una adictiva droga para él, y su risa sonaba celestial a sus oídos. Aunque cada uno de
ellos robó miradas furtivas del uno al otro durante todo el día, Nick la admiraba de lejos, no quería hacer la situación más difícil de lo que era.

Al caer la noche, la pequeña multitud saltó por un estruendo repentino que venía de la parte delantera de la casa. Encender unos fuegos artificiales antes de hacer su camino hasta el patio trasero fue la manera de Trevor para anunciar su llegada. Sonrió una gran sonrisa luminosa con el cabello rubio derramándose sobre su frente, mientras entraba y gritaba su línea de siempre.

–Estoy aquí. ¡Que empiece la fiesta!

La novia de Sarah, Tina, apareció poco después. Sarah saltó, gritando y le dio un beso, dejándoles saber a cada uno de los hombres que ella era suya. Chris ignoró a Sarah mientras miraba la bella pelirroja. Sarah le dio un golpe en el brazo
mientras se alejaba.

Volviéndose a ____ con Tina a su lado, Sarah anunció, –Tina, mi mejor amiga, ____.

–Hey, me alegro de conocerte. –Tina sonrió–. He oído hablar mucho de ti. Es bueno poner un rostro al nombre.

_____ agitó la mano extendida de Tina hacia ella. –Tú también. Veo que hiciste tu camino hasta aquí sin perderte. OSarah tenía miedo de que no fueras capaz de encontrar el lugar.

Tina se inclinó y besó a Sarah en su mejilla. –Cariño, ¿estabas preocupada por mí?

Sarah se sonrojó. –Por supuesto que sí.

Las dos mujeres se alejaron y se acomodaron en sillón.

Varios whisky en las rocas más tarde, Joseph se acercó a ____. Dejó escapar un suspiro y suavemente la atrajo hacia él. –Cariño, siento lo de antes. Fui un idiota. ¿Puedes perdonarme? –preguntó suavemente.

____ buscó sus ojos, tratando de entender el repentino cambio en él. –Me tienes tan confundida. Nunca actuaste así cuando estaba en Colorado, Joseph.

–Lo sé, ____, –susurró, cogiendo su mano. La llevó a su boca y la sostuvo contra sus labios–. Sólo te quiero mucho tan mal. Tengo miedo de perderte por alguien más, eso es todo.

–No voy a ninguna parte. Te amo más de lo que crees, Joseph. Confié todo lo que tenía para venir aquí para estar contigo. Eso por sí solo debería decirte lo suficiente.

Poniendo su mano en la nuca de ella, acercó su rostro cerca del suyo. – Tienes razón, –admitió, con la voz aún más baja. Se inclinó para besar sus labios y ella lo aceptó sin pensarlo dos veces, mientras robaban un poco de tiempo para reconciliarse. Joseph se retiró despacio y le acarició con los dedos su cabello. –Voy a aflojar, lo prometo.

____ lanzó una leve sonrisa con la esperanza que lo que dijo resultara ser cierto. Joseph juguetonamente la golpeó en el culo, le dio otro beso y le hizo saber que iba a jugar una partida de billar con Chris y Greg. Lo vio desaparecer en la casa.

____ se acercó para unirse a Sarah y Tina. Estaban acurrucadas en la mesa, demasiado excitadas para estar cerca. Fue entonces cuando Nick lanzó una baraja de cartas sobre la mesa, delante de ____.

Nick sonrió con malicia. –Así que Trevor me dijo que disfrutas jugando al póker.

____ miró a Trevor mientras sacaba una silla de la mesa. Sus ojos se movieron de nuevo a Nick. –Juego una partida bastante buena, debo admitir.

–Ya veo... ¿y tu opción de juego sería qué exactamente? –Nick preguntó, colocando una caja de caoba llena de fichas de póquer en la mesa.

–Mi juego preferido sería Texas Hold'em.

–Mmm, muy bueno. Ése es mi favorito. –Él se sentó frente a ella–. ¿Empezamos? –preguntó, abriendo la baraja de cartas.

–Lo haremos.

–Nosotras sólo observaremos, –Sarah intervino, descansando sobre una silla con Tina. Le lanzó a ____ una sonrisa burlona y ____ negó con la cabeza.

–Bueno, ustedes dos pueden pensar que son jugadores expertos, pero estoy absolutamente seguro de que voy a acabar con los dos por completo, –Trevor se rió mientras los miraba por encima de sus gafas. Luego arrojó un billete de cien dólares sobre la mesa–. Soy un profesional. Pero no digan que no se los advertí a los dos.

Nick resopló por su declaración y se echó a reír.

–¿Estamos jugando por dinero real? –preguntó ____.

–Por supuesto que lo estamos. –Nick puso dos billetes de cien dólares sobre la mesa–. Pongo esto para ti.

–No tienes que hacer eso –____ respondió, poniéndose de pie–. Voy a buscar algo de dinero de Joseph.

–No te preocupes por eso. Voy a recuperarlo de él después de que tú y Trevor pierdan, –comentó Nick, dándole una de sus sonrisas con hoyuelos.

Trevor estaba demasiado ocupado barajando las cartas como para reconocer lo que Nick dijo pero _____ no estaba demasiado ocupada para darse cuenta de la sonrisa de infarto de Nick.

Ella tímidamente se sentó de nuevo y le dirigió una sonrisa por su cuenta. – ¿Crees que me vas a acabar, ¿eh? –Se rió y le dio una mirada de cuestionamiento.

Él la miró con una ceja arqueada y una curva irónica en sus labios. –Oh, estoy absolutamente seguro de que lo haré.

Sonriendo, ____ se echó hacia atrás en su silla, con los ojos fijos y estables. – Vamos a ver, señor Jonas.

La forma en que su apellido se deslizó por su lengua tenía a Nick tratando de contener las emociones que amenazaban con salir de su cuerpo. Se lamió los labios lentamente mientras la miraba y repartió las cartas a cada uno de ellos. Con cartas en mano, las bebidas circulando y Sarah y Tina como espectadores, comenzó el juego. Durante la siguiente hora, tanto Nick y _____ redujeron a Trevor de todas sus fichas. Ellos continuamente se burlaban de su dicho anterior sobre ganarle a los dos.

–Está bien, está bien. Pero sólo para que conste, estoy bastante borracho ahora, es por eso que mi juego estuvo acabado esta noche, –Trevor se defendió y se retiró a un sillón junto a Sarah y Tina. Sarah rió y consoló a su hermano haciéndole un trago de tequila.

–La típica excusa de bebió-demasiado-y-juega-como-un-culo. Clásico. –Nick rio.

Trevor sacudió la cabeza con una mirada de derrota moldeando su cara. – Estoy llegando lejos con eso, ¿verdad?

Nick terminó lo último de su cerveza antes de contestar. –Yo diría que sí. Pero he experimentado la misma borracha jugada muchas noches antes, –admitió, repartiendo otra mano para él y _____.

Después de unos minutos de estudiar el rostro del otro para ver quién tenía la mejor mano, ____ se aclaró la garganta y miró Nick.

–Apuesto todo.

Empujó su creciente pila de fichas al centro de la mesa mientras una amplia sonrisa de te–reto se deslizaba sobre sus labios.
Nick la miró con atención mientras tamborileaba sus dedos lentamente contra la botella de su cerveza vacía. Tratando de arrastras lejos su mirada de la de ella, Nick miró sus cartas. Estaba sosteniendo dos Reyes y uno ya estaba sobre la mesa. Inclinándose hacia delante, ladeó su cabeza hacia un lado y sonrió. –Es posible que no quieras hacer eso, señorita Cooper.

____ se inclinó hacia delante, imitando su cabeza ladeada. Fue más difícil de lo que pensaba mientras miraba fijamente los ojos azules sin pestañear. –¿Miedo de apostar?

Sarah, Tina, y Trevor observaban de cerca la respuesta de Nick,, con estrechas expresiones curiosas en cada uno de sus rostros.
Nick sonrió y empujó su pila de fichas contra la de ella.

–Mantengo el miedo en una distancia segura por una minúscula cantidad de cosas en mi vida pero develar tus verdaderas intenciones no es una de ellas, –se rió y volteó sus cartas–. Me gustaría presentarles a mis amigos –Larry, Moe y Curly.

Sarah dejó escapar una carcajada. –Oh mierda, ahora estás en problemas, ____. Él acaba de hacer el movimiento Los Tres Chiflados en ti.

____ abrió mucho los ojos fingiendo horror. –Hmm, podría ser. –Ella golpeó el borde de sus cartas–. Pero teniendo en cuenta que tengo tres Aces, creo que estoy bastante bien por ahora.

Ella abanicó sus cartas a lo largo de la mesa mientras su rostro se iluminó con una enorme sonrisa de satisfacción. El pequeño grupo, incluyendo Nick, aulló en una histérica risa. Con su amplia sonrisa de oreja a oreja, ____ tomó rápidamente los trescientos dólares de la mesa y los metió en sus pantalones cortos. Allí mismo, en ese momento, la tensión en los hombros de ambos, de Nick y de ___, por la manera en que sus mundos colisionaron, se relajó y desvaneció como un fantasma.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 17th 2014, 21:18

uju!!!
le gano!!
ay que divertido....
me encanto esa escena
siguela
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 17th 2014, 22:43

pero q poka d ese mugrero d joe osea y mi tia la celosa onta ???
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 17th 2014, 22:52

jajajajajajajajajaja ame el capi massss siii? esta genial no no jajajaha
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 19th 2014, 15:49

Colisión

Capitulo 15


Con el tiempo, Chris, Greg, y Joseph se dirigieron al exterior. Nick se tomó unos minutos para contarle a Joseph de su pérdida devastadora. Joseph se echó a reír y le disparó a ____ una sonrisa de orgullo. El grupo ayudó a Nick a limpiar, y todos decidieron que lo mejor era terminar la noche. Antes de que la horda de invitados llegara, los chicos generalmente iban a un viaje de pesca por la mañana muy temprano en el barco de Nick, así que dormir era sin duda necesario. Todo el mundo dijo buenas noches los unos a los otros antes de dirigirse a sus habitaciones.

Era bien después de la una de la mañana cuando ____ salió de la cama. El ronquido aumentado por el licor de Joseph la mantenía despierta. Intentando volver a dormir, le dio un codazo, encendió la televisión e incluso puso una almohada sobre su cara con la esperanza de sofocar el ruido. Nada de eso funcionó.
Decidiendo que una buena dosis de aire fresco podría ayudar a conciliar el sueño, silenciosamente abrió las puertas francesas del dormitorio que daba a un balcón.

Inmediatamente, fue como si el océano la llamara. Se acercó al borde y observó las lejanas olas golpear sobre las dunas de arena. Mientras sus sentidos estaban empezando a absorber los sonidos, los olores y las vistas, la voz de Nick diciendo "hola" la hizo saltar. Se giró, sus labios capturaron un rizo de su cabello, y lo encontró sentado en una silla de madera.

–¡Jesús! –Soltó más fuerte de lo previsto.

–No, es Nick, Nick Jonas, –dijo sin expresión, alcanzando una cerveza de un paquete de seis en el suelo–. Aunque, en algunas situaciones privados de uno–a– uno, he sido llamado como Dios, –rio.

Con un bufido muy poco femenino, ____ se rió con él. –Eres demasiado.

–¿Lo soy entonces?

–Sí, mucho, –contestó ella, y luego se volvió a la puerta–. No me di cuenta que era un balcón conectado. Voy a dejar que tengas tu privacidad.

–Quédate y toma una cerveza conmigo.

Con el más leve de los miedos, se dirigió hacia él. Abrió una cerveza para ella.

–Gracias, –respondió, aceptándola y hundiéndose en una silla a su lado.

–No hay de qué. ¿Entonces qué es lo que te trae al balcón en las primeras horas de la noche?

–¿No puedes escuchar eso?

Las cejas de Nick se fruncieron por confusión mientras miraba alrededor. –Uh, oigo las olas.

–Entonces tienes suerte, –ella suspiró–. Porque todavía puedo escuchar a Joseph roncar.

–Ah, ya veo, –dijo riendo, apoyando sus pies en una pequeña otomana de exterior–. Nosotros, los hombres sabemos cómo golpear fuera del estadio de béisbol cuando se trata de eso.

____ negó con la cabeza y tomó un sorbo de su cerveza. –Lo he intentado todo menos asfixiarlo hasta la muerte para conseguir que se detenga.

Arqueando una ceja, Nick sonrió. –Hmm, no es una mala idea. Estarías disponible entonces.

–Se bueno, –se rió.

–Sí, señora –le dijo y ____ sacudió su cabeza.

Pasaron unos minutos mientras escuchaban las olas en la distancia. El cielo estaba despejado, con una magnífica vista de las estrellas mientras una fresca brisa de verano hacia su camino a través del balcón.

–No te vi ir hasta el agua hoy, –comentó Nick, cogiendo otra cerveza. Abrió la tapa y la arrojó a una maceta de barro que contenía un buen número de tapas de botellas–. ¿No te gusta la playa?

–En realidad, me encanta la playa –Ella tomó una respiración profunda mientras su mirada se alejaba de la suya hacia el agua–. Algunos de mis mejores recuerdos de mi madre provienen de un sinfín de días pasados en la playa con ella.

Pesadez se instaló en el pecho de Nick. Él sabía que su madre falleció. Cuando estaban en el club, quería decirle algo, pero sentía que era apropiado hacerlo a menos que ella lo mencionara. Siguió mirándola, tratando de encontrar las palabras correctas. Giró su cuerpo para hacerle frente a ella.

–Siento mucho por lo que tuviste que pasar, perdiéndola, –dijo finalmente con suavidad.

Llevando sus rodillas bajo la barbilla, lo miró. –Gracias.

Su voz era baja y cautelosa mientras la miraba a los ojos. –Si no te importa, me gustaría saber acerca de los recuerdos que tienes de ella en la playa.

Una leve sonrisa asomó en sus labios. –¿En serio?

Asintió y sonrió de regreso. –Sería un honor.

Ella tomó un minuto para componer sus pensamientos. –Bueno, cuando era una niña, ella había ahorrado todo el año, así que pudimos visitar Santa Cruz, California. Había alquilado un pequeño apartamento en la playa, donde, literalmente, pasamos todo el día fuera. Nos gustaba volar cometas durante horas y horas y andar en bicicleta en el paseo marítimo. –Hizo una pausa y sonrió–. Ella amaba hacer ángeles de arena, como los que haces en la nieve cuando te acuestas sobre tu espalda. –Dejó escapar una risa ligera por el recuerdo y se limpió una lágrima de su ojo.

–____, yo... –susurró Nick. Ella lo miró–. Mi intención no estaba destinada a molestarte. Por favor... me disculpo.

–Son buenas... las lágrimas, Nick. No he hablado de ella por un tiempo. Realmente, no me molesta.

Sus palabras dejaron a Nick asombrado. Él la miró a los ojos y encontró rastros de felicidad mezclada con una pérdida incalculable. Se le derritió el corazón. Tenía ganas de pasar los dedos por su cabello y consolarla, quería tenerla en sus brazos y librarla del dolor.

–Suenan como recuerdos maravillosos, –susurró.

–Sí, lo son, –respondió ella, mirando al frente–. Fue duro verla enferma durante tantos meses, pero si te digo la verdad, cuando tomó su último aliento, una oleada de alivio se apoderó de mí. Por fin estaba en paz. –Limpiando otra lágrima de sus ojos, ____ lo miró y luego desvió la mirada hacia el océano–. Hubo un momento en que realmente esperaba despertar y saber que ella se había ido y sin dolor. Todavía me siento culpable por haberme sentido así, pero no podía más soportar verla sufrir.

Con sus últimas palabras, las emociones de Nick se dispararon a un lugar al que no se atrevió a regresar en mucho tiempo. Una vez más, se encontró luchando por la cosa correcta para decir. Su voz no fue más que un susurro.

–Sé que puede parecer un mundo aparte de ti, pero tenemos algo en común. –Él vaciló, sin saber si debía tocar el tema. ____ lo miró confundida–. Mi familia y yo casi perdimos a mi madre por el cáncer de mama cuando tenía doce años.

____ respiró, sin tener idea de qué decir. Su declaración la sacudió de su propia autocompasión.

Nick hizo entonces algo impetuoso. Simplemente sintió la necesidad de tocarla, así que se inclinó y le secó las lágrimas de sus mejillas. ____ no se movió. –Recuerdo lo que sentí al verla enferma y dolorida. El miedo de no saber lo que sería la vida sin ella es algo que nunca olvidaré, pero sé que un día voy a tener que enfrentarlo. También recuerdo exactamente sentirme como dijiste que te habías sentido. Quería que terminara, que ella simplemente falleciera para poder estar en paz o que mejorara. No era capaz de verla así nunca más. Solía de hecho crucificarme a mí mismo por sentirme así. ____, sólo sé que lo que sentiste, lo que sentimos, es una reacción humana muy real y muy normal.

Sollozando, ella alzó la vista hacia él, notando la perfecta sensualidad de su rostro afectado por el dolor. Detrás de esos ojos marrones estaba el alma de un hombre que había pasado por su propia cuota de dolor, y ____ no podía descifrar lo que era peor, perder a su madre por cáncer o vivir con el temor que el cáncer de su madre podría volver.

Con preocupación en sus ojos, Nick se inclinó hacia adelante y estudió su rostro. Una débil sonrisa se apoderó de sus labios. Con su voz baja, dijo –Ahora que he conseguido arruinar una noche bastante decente, haciéndote llorar, ¿por qué no jugamos un juego para aligerar el ambiente?

____ dejó escapar una risa gutural debido a la amplia gama de emociones volando por su cabeza. –No jodiste la noche. –Entonces se puso de pie, se limpió las últimas lágrimas de sus ojos y estiró los brazos por encima de su cabeza–. Necesitaba esto, créeme.

Se levantó con ella y sonrió. –Está bien, bien. ¿Entonces vas a jugar un juego conmigo?

Ella sonrió y lo miró con recelo. –¿Qué tipo de juego Nick Jonas sugeriría que juguemos? Y nada de bromas.

–Mmm, eso es una petición difícil.

Esbozó una sonrisa traviesa, y sin decir una palabra más, deslizó la maceta llena de tapas de botella hasta la mitad de la terraza. Luego, juguetonamente le ordenó sentarse al estilo indio en el suelo a tres metros de distancia de la maceta. Con su expresión mostrando curiosidad, hizo lo que le pidió. El abrió las puertas de su dormitorio y desapareció brevemente. ____ se sentó por un momento, preguntándose qué estaba haciendo. Cuando reapareció, él tenía una camiseta en la mano y una bolsa del congelador con más tapas de botella. Caminando, le arrojó la camiseta a la parte superior de su cabeza y se echó a reír, –Parece que tienes frío, ponte eso.

Se sentó al estilo indio en el suelo a su lado con sus rodillas apenas tocándose. Sonriendo, ella tomó la camiseta de su cabeza y se la puso. Por un breve segundo, intentó fundir el aroma de él en su memoria. Le recordaba cuando estaban en el ascensor. No podía precisar con claridad cuál era el olor, una mezcla de colonia, gel de ducha, loción de afeitar, vino a su mente.

–¿Cuál es el nombre de este juego que vamos a jugar?

Nick miró sus ojos verdes. Bajo la luz de la luna, parecían angelicales. –Es un poco difícil de pronunciar, –lentamente respondió, mirando sus labios mientras trataba de despejar de su cuerpo la fascinación que tenía por ella.

–Pruébame.

Bajó la voz hasta un susurro y a propósito pausó entre cada palabra. –Es... llamado... tirar... la... tapa... en... el... macetero... justo... Allí.... –Señaló la maceta.

Tratando de ignorar lo sexy que su voz sonaba cuando susurraba, ____ juguetonamente empujó su brazo. –Wow, eres verdaderamente un sabelotodo, ¿eh?

–Sí, en todas las formas posibles, –se rió y le dio un par de tapas–. Tú primero.

Apenas era capaz de ver, ____ arrugó la nariz mientras trataba de concentrarse en la maceta. Tiró la primera y falló por lo menos por un metro y medio. Los dos se rieron. Cuando fue el turno de Nick, cerró los ojos y la dejó caer justo adentro.

–Estoy asumiendo aquí, así que pido disculpas si me equivoco, pero estoy pensando que has jugado este juego más de una vez, –ella comentó.

–¿Por qué? Sólo he jugado dos veces, por supuesto, –él rió.

____ lanzó otra y falló por sólo treinta centímetros en esta ocasión. –Dos veces, mi culo. Tiene que haber quinientas tapas de botella en esa cosa.

Nick le lanzó una sonrisa irónica. –Cerca pero no correcto. En realidad son más de mil.

–¿Bebes mucho?

–Muchos veranos, muchas fiestas, muchos amigos igual a una enorme colección de tapas de botella, señorita.

Ella sacudió la cabeza y se echó a reír. –Hablando de colecciones, me di cuenta de la cantidad de vehículos que hay aparcados en tu camino. –Tomó un trago de su cerveza–. Una motocicleta, un BMW, un Bentley y no sé el nombre del otro.

Sonrió. –Se trata de un Nissan GT–R.

–Sí, un Nissan GT–R –se rió–. Los chicos y sus juguetes.

Frotándose la barbilla, la miró profundamente a los ojos por un segundo. – ¿No todos tenemos que llenar los vacíos en nuestras vidas con algo?

Tomada por sorpresa, ____ buscó su rostro, sin saber cómo contestar. Él esbozó una sonrisa y casualmente lanzó otra tapa en la maceta. Ella podía decir que había más detrás de su pregunta de lo que ella podría entender. Lo primero que le vino a la mente fue una cebolla. Nick Jonas tenía muchas capas que tenían que ser peladas. Algunas de las que estaban allí eran fieles a su forma, pero otras eran simplemente una capa de hierro fundido que sentía que él usaba con él mismo.

Después de varios tiros acertados y fallados y la risa que tanto necesita, Nick miró el reloj y vio que eran más de las tres de la mañana. Se levantó y le ofreció la mano a ____, y ella la aceptó. Su voz se deslizó por el aire como el más fino cashemere.

-A pesar de que nuestra noche comenzó un poco... triste, me lo pasé muy bien contigo, ____, –dijo suavemente, centrando sus intensos ojos en los de ella.

Podía sentir los golpes de su ardiente mirada en ella, calentando su interior y exterior. Lentamente retiró su mano de la de él y la llevó a la parte posterior de su cuello mientras lo miraba fijamente a los ojos. –Yo también, Nick.

Él sonrió, se fue y abrió las puertas francesas que conducían a su dormitorio, pero no antes que se volviera para mirarla una vez más. Con nerviosismo se mordió el labio, siguiendo su ejemplo hizo su camino hacia la habitación donde Joseph yacía durmiendo.
Todavía roncando. Mientras cerraba la puerta detrás de ella, ____ se inclinó contra de ella, llena de pánico y una vez más sin aliento. Deslizando sus dedos por su cuello, trató de racionalizar la visceral atracción que Nick tenía sobre ella, pero estaba demasiado cansada en ese momento para empezar a entenderlo.


Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 19th 2014, 16:22

nick es un tiernoo o o o o
lo ame, es bello, sexy, picaro,
siguela pronto
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 19th 2014, 16:24

Colisión

Capitulo 16


Un golpe en la puerta y un gemido de Joseph fue registrado en algún lugar del cerebro dormido de Emily. Forzando abrir un ojo, fue capaz de distinguir a Trevor asomando la cabeza por la puerta.

–Mierda, –Joseph gritó con voz ronca–. ¿Qué hora es maldita sea?

–Es tiempo para nuestra pesca –Trevor respondió un poco demasiado alegre.

Joseph se pasó la palma de la mano por su rostro, le disparó a Trevor una mirada dura y levantó la cabeza cautelosamente en dirección a ___. –¿Te vas a levantar?

Miró el reloj a través de sus parpados pesados para ver que sólo eran las siete, ____ enrolló el edredón con fuerza alrededor de su cuerpo. –No... no lo haré –Gimió y se dio la vuelta–. Solo metete en la ducha y me levantaré dentro de un tiempo.

Maldiciendo por la frustración de despertarse tan temprano, Joseph se deslizó fuera de la cama y de mala gana entró al baño.
____ escuchó el chasquido de la puerta al cerrarse con la salida de Trevor. La luz del sol filtrándose en la habitación amenazó con despertarla más mientras se presionaba cómodamente en el hueco de su brazo. Con una respiración profunda, su nariz inhaló el embriagador y celestial aroma de Nick mientras trataba de caer de nuevo dormida.

¿Nick? ¿Qué?

Dándose cuenta de que aún llevaba su camiseta, se disparó hacia arriba, sentándose. En mitad de un latido de corazón, se la sacó, saltó de la cama y la metió en un cajón al azar de la mesita de noche. Con dedos temblorosos, se frotó los ojos y trató de librar su mente de lo que habría sido la reacción de Joseph por encontrarla usando agradablemente la camiseta de su amigo. Después de unos minutos, la inesperada ansiedad que hizo su corazón correr comenzó a menguar y con un suspiro se sentó en la cama pero descubrió que no podía volver a dormir.

Aún gimiendo de angustia agónica, Joseph salió del cuarto de baño. ____ podía ver que lucía cansado, pálido y demacrado. Después de tratar de calmarlo con un masaje, ella le dio un beso en la mejilla y decidió saltar a la ducha también. Cuando reapareció, lo encontró tirado en la cama en una camiseta y pantalones cortos con el pliegue del codo protegiéndose los ojos.

–¿Cuáles son tus planes mientras estoy de pesca? –preguntó en voz baja y distorsionada.

–Voy a estar con Sarah y Tina hasta que se vayan, –respondió ella, enchufando el secador de pelo a una toma–. Se dirigen a la ciudad después para pasar el día en la casa de la familia de Tina.

Dejando escapar un gruñido desde el fondo de su garganta, él se levantó con piernas temblorosas y salió de la habitación. Cuando ____ se paseó por la planta baja, eran las ocho y cuarto. Joseph estaba sentado en la isla de la cocina con la cabeza escondida entre sus brazos cruzados mientras murmuraba para sí mismo.

Nick le sonrió a ____ sobre su periódico. Como lo hacía cada vez que ella entraba a una habitación, todo su cuerpo se puso en alerta. Sintió que su sangre comenzaba a bombear más rápido mientras ella caminaba hasta la isla de la cocina. El material de seda blanca de su vestido deslizándose a lo largo de sus muslos y contrastando contra su perfectamente aceitunada piel lo dejó sin palabras.

Nick se aclaró la garganta. –Él está haciendo promesas para no permitir nunca que el whisky entre en su sistema de nuevo si los dioses de la bebida lo ayudan a pasar el día, –se rió y tomó un sorbo de su café–. Él nunca pudo manejar muy bien el licor.

Si bien amortiguadas por sus brazos, las palabras fueron claras y directas. – Vete a la mierda, Nick, –Joseph siseó.

Nick rió entre dientes y miró a ____. –¿Quieres un café?

–Sí, eso suena genial. Gracias –se rió y se sentó junto a Joseph.

–No hay de qué. –Nick se levantó, sacó una taza de un gabinete, sirvió un poco de café en ella y se dirigió a la nevera. Mirando a ____ por encima de su hombro, su sonrisa fue suave y llena de conocimiento–. Sólo una conjetura, por supuesto, pero te ves como una chica que pone crema y azúcar en el café.

Su boca se abrió y luego se cerró de golpe. Sacudiendo la cabeza, le sonrió. Nick arqueó una ceja traviesa y regresó de nuevo con la taza. Cuando fue a tomar la taza de él, extendió su mano y deslizó suavemente algo en ella. Sus ojos se movieron con rapidez a Joseph, donde aún se escondía de la luz del día.
Nick puso el café frente a ella y tomó su asiento. Abriendo la palma de su mano, ____ bajó la mirada a lo que tenía en la mano, una tapa de botella. Su mirada se deslizó hacia Nick donde estaba sentado casualmente bebiendo su café con el periódico en su mano y una leve sonrisa en sus labios.
Ella negó con la cabeza y sonrió.

Joseph se enderezó y rápidamente se dio la vuelta al oír el sonido del timbre. Él gimió mientras Nick se abrió paso para contestar. Cuando la abrió, ____ lo vio saludar a dos hombres, ambos parecían ser parientes de Nick. El más joven de los dos era guapo, con los mismos rasgos afilados y cincelados y color de pelo, pero tenía un cuerpo ligeramente más pesado que Nick. El mayor, sin embargo, era el gemelo de Nick, con veinte años más, con un toque de canas esparcidas por el cabello. Su amplia sonrisa brilló con soltura mientras todos entraban en la cocina. Las cejas del anciano se arquearon sobre sus ojos azules mientras le palmeaba la espalda a Joseph. –No te ves muy bien en absoluto, hijo, –se rió entre dientes.

–Buenos días, señor Jonas, –Joseph se levantó para estrecharle la mano–. Sí, tomé demasiado anoche.

–Bueno, prepárate para tomar un poco más hoy, jovencito –bromeó, sosteniendo una botella de Grand Marnier y un par de cañas de pescar.

Sacudiendo la cabeza con una sonrisa en su rostro, Joseph miró a Nick. –Tu padre me va a matar hoy con la bebida, ¿no es así?

–Estoy bastante seguro de que esas son sus intenciones, –se rió y se sentó en su silla–. ¿Cierto, papá?

–Absolutamente, –dijo riendo. Luego vio en dirección de ____ y una encantadora sonrisa tocó sus labios–. ¿Pero qué es lo que tenemos aquí?

Joseph curvó el brazo alrededor de su cintura. –Esta es mi novia, ____, ____, este es el hermano de Nick, Kevin, y su padre, Paul.

–Es un placer conocerlos a los dos. –Ella sonrió y estrechó sus manos.

–____, ¿tienes alguna hermana para mi hermano? –Kevin señaló con su pulgar a Nick. Este puso los ojos en blanco mientras bebía lo último de su café–.Mi madre quiere que él se case pronto.

–Por desgracia, la única que tengo está casada, –____ rió.

Kevin llevó su brazo alrededor del cuello de Nick. –Oh, bueno, hombrecito, la búsqueda continuará.

Con los brazos cruzados Nick dejó escapar un suspiro y una vez más puso los ojos en blanco a la "no misión" de su hermano de encontrarle una mujer. Finalmente, Trevor, Greg y Chris hicieron su camino para unirse al grupo.

–¿Qué diablos tienes puesto? –Nick rió, sus ojos muy abiertos sobre el atuendo de Trevor.

Usando su mejor sombrero de pesca y un chaleco salpicado de ganchos y pequeños gusanos de plástico, Trevor bufó engreídamente. –Lo que sea, amigo. – Se sirvió un poco de café en un vaso de plástico y se volvió hacia Nick–. Por lo menos me puedo subir al maldito bote.

Cada uno de los hombres, excepto Nick, estalló en carcajadas. Él se limitó a sacudir la cabeza con una sonrisa divertida en su rostro y dejó que el insulto de aficionado pasara. Trevor le dio una palmada en la espalda.

–¿Está Nick Jonas sin palabras?

Levantándose para rellenar su café, Nick sonrió. –Adelante, ríanse de mi, gilipollas. Pero en mi defensa eso viene de parte de la familia de mi madre.

____ levantó una ceja, confundida. –¿No subes a los barcos?

La sonrisa de Nick fue lenta, haciendo que sus ojos marrones brillaran. – Técnicamente, puedo, pero no cuando el agua está agitada como lo está mañana. – Él tomó un sorbo de su café–. Me mareo un poco.

Joseph se levantó, se acercó a él y le dio una palmada en el hombro. –¿Un poco? Terminas rezándoles a los dioses del mar para que pases el viaje sin vomitar.

Sacudiendo la cabeza, Nick lanzó las llaves de su bote a su padre. –Está bien, todos y cada uno de ustedes tiene que salir de mi casa ahora, –dijo riendo–. Y eso te incluye a ti también, papá, –rápidamente agregó.

Riendo, Paul se acercó a su hijo y le dio unas palmaditas en la espalda. La conversación y las risas fluyeron mientras los hombres se tomaron unos minutos más para preparar un día en el agua. Asegurándose que tuvieran suficiente hielo, comida, licor y lombrices para que les duren hasta la tarde, se sintieron bien para marchar. ____ fue detrás, siguiendo a Joseph a la puerta para
darle un beso de despedida y le hizo saber que lo tomara con calma, sobre la bebida. Observó al grupo caminar en el aire cubierto de rocío de la mañana hasta el barco.

Después de cerrar la puerta, ____ se volvió y encontró a Nick sentado en la isla, donde retomó su posición con café en mano y sus ojos fijos en un periódico de la mañana. Ella fue a subir las escaleras, pensando que ahora sería un buen momento para despertar a Sarah y Tina, pero antes de que lo hiciera, Nick la llamó y le pidió que tomara asiento junto a él.

Mientras se acercaba, se dio una feroz charla mental. Ella disfrutó demasiado pasar el rato con él la noche anterior, y debido a eso, tenía más que una atracción física ahora. Una comezón de algo que nunca había experimentado corría por ella, y una extraña ansiedad impregnó sus huesos por su proximidad, mucho más que antes. Y eso... no era bueno. Mientras se sentaba a su lado, ____ trató de ignorar la forma en que su cabello–negro–de recién–follado iba en todas las direcciones. Le hacía parecer... Pues... incluso más caliente. Arrastrando una mano por ese-cabello-negro-de-recién-follado, colocó el periódico a un lado y sonrió.

–Quería darte una justa advertencia que dentro de unas pocas horas la casa va a estar un poco caótica...

–Oh, ¿cómo es eso? –Le preguntó, jugueteando con el borde de su vestido–. Creí que tus invitados no estarían aquí hasta después de las tres.

Los ojos de Nick se movieron hacia sus muslos y luego de vuelta a su rostro. Trató de tragar. –Bueno, los proveedores y la empresa que instala las tiendas estarán aquí pronto. Si quieres, podemos ir a la playa o estar en la piscina juntos.

____ se movió con nerviosismo, su mirada se mantuvo estable en la suya.

–Me refiero a que... puedes ir tú a la playa o a la piscina, –se corrigió con rapidez. Jesucristo. Arrastró lentamente los dientes sobre su labio inferior.

Observando sus labios con demasiada intensidad ella empujó su silla lejos de la barra para ponerse de pie. –Sí, ya lo veré. –Se acercó a la escalera–. Yo sólo voy a... uh... ir a despertar a Sarah y Tina ahora.

Él asintió con la cabeza, y ella corrió hasta las escaleras. ____ dio un golpe rápido a la puerta, y Sarah gritó para que entrara. Cuando entró, ambas mujeres ya estaban en medio de los preparativos para marcharse.

–¿Por qué están empacando ahora? –Preguntó ____–. Pensé que ustedes dos no se irían hasta pasadas las tres.

Sarah lanzó el último de sus artículos a su mochila. –La mamá de Tina está enferma, así que llamó preguntando si podríamos salir antes para ayudar a cocinar.–Ella estiró su cuerpo–. Ugh, no estoy muy entusiasmada con este viaje de regreso tampoco.

____ apretó los labios en una línea y se dejó caer sobre la cama. Dejando escapar un suspiro, se apoyó en una almohada, notablemente nerviosa.

Sarah la miró. –¿Por qué estás tan asustada de nosotras marchándonos? Tú sabías que no iba a quedarme todo el fin de semana.

–Porque él no fue a pescar con todos los demás, y yo estoy atascada aquí sola, con él.

–Claro, el asunto del mareo. Lo olvidé. –Una sonrisa maliciosa se deslizó por la boca de Sarah–. ¿Por qué estarías molesta por estar aquí a solas con él? Yo digo que es la oportunidad perfecta para conseguir una probadita de algo... delicioso – se rió.

–¡Maldita sea, Sarah! –____ escupió–. ¡Ya no estoy bromeando! –¡Para con tu mierda!

Sarah se quedó horrorizada, como un ciervo frente a los faros, mientras ___ se ponía de pie y pasaba más allá de ella. Caminando por el pasillo, ____ entró a su habitación, tiró la maleta sobre la cama y comenzó a preparar sus cosas.

Sarah con cautela entró en la habitación. –¿Qué demonios estás haciendo, ___?

–Me voy con ustedes, –se apresuró a responder–. No me voy a quedar aquí sola con él.

Sarah se acercó a ella y la agarró por los hombros. –Amiga, cálmate maldita sea, ¿de acuerdo? –____ se apartó y siguió con la maleta–. ____, su madre, su cuñada, sobrina y sobrino deben estar aquí pronto. No es como si sólo van a estar
los dos.

____ detuvo abruptamente el embalaje. Se tumbó en la cama, colocando sus dedos sobre sus sienes intentando relajar sus pensamientos.

Sarah sentó a su lado. –¿Qué pasa por tu mente?

____ negó con la cabeza, su voz era apenas un susurro. –Odio que en realidad me guste la forma en que me mira, Sarah. Odio la manera en que no puedo dejar de mirarlo de regreso. Odio que él sea amigo de Joseph y que estamos todos aquí este fin de semana. –Ella miró los ojos de Sarah y se detuvo un momento–. Y odio que tenga alguno de estos pensamientos, para empezar. Le debo tanto a Joseph. No debería estar pensando nada de su amigo.

Colocando su mano en el hombro de ____, la cara de Sarah se suavizó. –En primer lugar, necesitas dejar de sentirte como si estuvieras completamente en deuda con Joseph, ____. Él hizo lo que cualquier buen novio habría hecho. Nada especial. –____ cerró los ojos y tragó saliva, sintiendo que Joseph estaba más allá de sus expectativas. Sin embargo, ella no iba a argumentar el problema pero el punto era discutible–. Pero en realidad, la familia de Nick estará aquí pronto. Además, ¿cómo le explicarás a Joseph que te marchaste de la nada?

____ contempló su pregunta. Ella tenía razón. Cuando Joseph regresara, incluso si usaba la tarjeta del enfermo, sabía que él se perdería un gran día porque conduciría de vuelta a la ciudad para estar con ella. ____ asintió, pareciendo calmarse. Tomando una profunda inspiración que tanto necesitaba, se puso de pie y sacó un libro de sus pertenencias.

–Bueno, yo sólo voy a quedarme aquí y leer esto hasta que los escuche llegar.

Sarah sonrió y se levantó. –Está bien, haz lo que tienes que hacer. –Se acercó a la puerta después de abrazar ____–. Te quiero.

____ se acurrucó en la cama, abrió el libro y trató de relajarse. –Yo también te quiero, Sarah.
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 19th 2014, 16:42

que pasee algoo se se s e se
y se enamoren maaassssssss jajajajajajja
siguelaa
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 19th 2014, 17:05

Un capitulo mas de regalo...

Colisión

Capitulo 17


Y eso es exactamente lo que hizo ____ Leyó el libro. Demonios, lo terminó y empezó a leerlo de nuevo, pero al final se quedó dormida durante el segundo que intentó mantener su mente alejada de la amenaza que estaba detrás de la puerta. Era más de mediodía cuando escuchó las puertas de un auto cerrarse. Desde una ventana de la esquina, vio hacia abajo y observó a dos mujeres caminando hacia la casa con dos niños pequeños siguiéndolas por detrás.

Recuperándose de su estado de pánico, ____ bajó las escaleras. Nick estaba en lo correcto. La casa estaba llena de personas vestidas en blanco y negro, preparando una mezcla heterogénea de alimentos. Cuando no lo pudo encontrar entre la frenética escena, caminó hacia el patio trasero. Debajo de una docena de grandes tiendas blancas, los trabajadores cubrían mesas con lienzos a cuadros rojos, blancos, y azules mientras le gritaban canciones a un DJ que se preparaba en la esquina. Grandes centros de mesas festivos consistían en estrellas de plata ancladas a un patriótico arreglo de globos en cada mesa.

____ escaneó la multitud y se encontró con los ojos de Nick en el patio. De inmediato le sonrió e hizo un gesto para que se uniera a él. Mientras se acercaba, la miró preocupado y se inclinó a su oído.

–¿Estás bien?–Susurró–. Sarah dijo que no te sentías bien cuando se fue.

–Sí, me sentí un poco mal antes, pero ahora estoy mejor.

Él arqueó una ceja con incredulidad. –¿Estás segura?

Con una sonrisa de respuesta, ella asintió con la cabeza.

–Bueno, déjame saber si necesitas algo, ¿de acuerdo?

–Lo haré, gracias.

–No es un problema. –Él sonrió y se volvió en dirección de una de las mujeres que ____ vio entrar a la casa. –Mamá, me gustaría presentarte a la novia de Joseph, ____, ____, ella es mi madre, Denise.

–Es un placer conocerla, Sra. Jonas. –____ se ofreció para darle la mano, pero se sintió gratamente sorprendida cuando la mujer se inclinó para abrazarla.

–Llámame Denise, niña –exclamó, sus grandes ojos verdes brillaban cuando soltó su agarre sobre ____–. Sra. Jonas me hace sentir vieja, y estoy lejos de eso.

-Muy bien, es un placer conocerte, Denise, –se rió.

–Muy bien chica.

____ sonrió y estudió sus rasgos más llamativos. Ella jamás habría adivinado que tenía dos hijos mayores, menos que alguna vez estuvo enferma de cáncer. Su cabello castaño, torcido de una manera halagadora, brillaba contra el sol. Sus pómulos amplios y la piel sin defectos de oro no tenían una pizca de vejez.

–Mi cuñada, Denise, está por aquí, –dijo Nick mientras su mirada vagaba por el patio trasero. Antes de que pudiera preguntarle a su madre dónde estaba, de la nada, su sobrina y sobrino se subieron a su espalda. Juguetonamente rodando al suelo con ellos,

Nick miró a ____ y se rió. – Bueno, aquí están sus descendientes.

–¡Tío Nick! ¡Deja de hacerme cosquillas! –La niña gritó, sus rizos castaños se derramaban sobre su rostro mientras retorcía la cabeza de un lado a otro bajo su asalto cómico.

–Te ayudaré, Alena. –El niño gritó como un verdadero héroe salvando a una damisela en apuros, comenzando su propio ataque de cosquillas en Nick.

____ y Denise se rieron y observaron a los tres revolcarse en la hierba. En última instancia, los dos niños ganaron la batalla de cosquillas, conspirados contra su tío. Nick sucumbió ante el hecho de que lo superaban en número y pidió ayuda mientras se reía.

Levantándose del césped, Nick limpió las pequeñas hojas de hierba de su traje de baño y miró a ____. –Estos dos pequeños maniáticos son mis sobrinos, Alena y Timothy. –Luego maniobró rápidamente hacia ellos, como si fuera a reiniciar el juego de cosquillas.

Ambos saltaron hacia atrás y se rieron. Nick se agachó y pasó un brazo por encima de cada uno de sus hombros. – Ella es Molly... quiero decir, ____ –____ sacudió la cabeza y se echó a reír–. Será mejor que sean amables con ella. No creo que quiera ser atacada hoy por ninguno de los dos.

La niña miró a ____ y tiró de su vestido de verano. –Me gusta tu vestido, ____.

____ se arrodilló y le sonrió a la pequeña belleza de rostro pecoso. –Bueno, me gusta mucho tu vestido, también, Alena.

–¿Tienías un vestido adis cuando tienías tres?

–No tan bonito como el que estás usando.

Alena echó sus brazos alrededor del cuello de ____, dejándola casi fuera de balance. ____ se rió y abrazó a la niña. Como un mini-caballero, Timothy ofreció su mano para estrechar la de ____.

–¿Eres la nova del tío Nick?

____ le sonrió a Nick y luego miró al niño mientras ella le estrechaba la mano. –No, pero soy la novia de su amigo.

–Somos gemelos, –dijo Timothy con una sonrisa orgullosa en su rostro.

–Pensé que lo eran. –____ sonrió–. Pero, ustedes dos son los pequeños gemelos más lindos que he conocido.

–¿Quieres venir con nosotros a nadear, ____ ? –Preguntó Timothy, sus ojos color avellana brillaban mientras se quitaba un mechón de pelo castaño sudoroso lejos de su frente.

–Hmm –El niño sonrió y esperó ansiosamente su respuesta. Ella le dio un suave pellizco rápido a su nariz–. Creo que lo haré. Deja que vaya adentro para ponerme el traje de baño, y vuelvo.

Ambos niños saltaron arriba y abajo, aplaudiendo con una evidente alegría. ____ se abrió paso entre la multitud de trabajadores y se dirigió hacia las escaleras para ponerse su traje de baño. Tomando cuidado de no enojar a Joseph, se puso una remera de la Universidad del Ohio, escarlata y gris, por encima de su bikini. Después de quitarse el maquillaje de su cara, salió con despreocupación.

Los dos niños, ya estaban en la piscina con Nick, salpicándose alegremente mientras él hacia el buen intento de actuar como un tiburón. Sumergido bajo el agua, tendió sus manos sobre su cabeza mientras se zambullía hacia ellos.

–¡____ está aquí! –Gritó Alena.

Nick vio a ____ y se rió. –¿Te gustó mi interpretación de tiburón?

–Fue decente, –respondió ella mientras se metía al agua. Ella sonrió–. Pero estoy segura de que podría hacer una mejor.

Él sonrió y arqueó una ceja con incredulidad. –Oh, ¿Así lo piensas?

–No, –ella sonrió–. Es broma.

Él se rió y tomó una gran pelota de playa multicolor. –Está bien, entonces, ¿Que tal un juego amistoso de voleibol en la piscina? –Le dirigió una sonrisa–. Chicas contra chicos, por supuesto.

____ levantó la barbilla con desafío–. Empieza, Jonas.

Con los dos equipos situados a cada lado de la red, el juego comenzó. Los niños chillaron en un fuerte estallido de risa cuando ____ se levantó de un salto, disparó la pelota sobre la cabeza de Nick y le sacó sus gafas de sol de su rostro. Después de que Nick saliera a la superficie de las profundas sombras, sus ojos estaban fijos en ____ mientras sonreía con una promesa garantizada de represalia. Ella con rapidez chocó los cinco con Alena y le disparó a Nick una sonrisa muy satisfecha de sí misma por el punto ganado para las chicas.

Arrojando su brazo alrededor de los hombros de Timothy, Nick le susurró algo al oído. Tiró sus gafas de sol a una silla de playa y miró a ____ con una astuta sonrisa. Ella sabía que estaba tramando algo para nada bueno. Ella sacudió la cabeza y se echó a reír. Antes de que pudiera advertirle a Alena de las intenciones maliciosas de su tío, una ola de agua salpicó su cara, cortesía de Nick.

____ dejó escapar un grito de asombro, escupiendo agua de su boca. Le lanzó a Nick una sonrisa y le salpicó de regreso. Con toda su pequeña fuerza, Timothy lanzó la pelota de playa sobre la red, marcando un malvado punto para los chicos. Sorprendida por el repentino ataque, Alena comenzó a llorar con histérica. Sin dudarlo, Nick nadó hacia ella y la tomó en sus brazos. Posándose en las escaleras de la piscina, Nick la acunó.

–Alena, tío Nick lo siente, cariño. No era mi intención asustarte.

–Tío Nick , haces daño a ____, –resolló.

–No, Alena, no me ha hecho daño. –____ abrió los brazos, persuadiéndola para que se sentara con ella. Alena se sentó en el regazo de ____–. Él sólo me salpicó, eso es todo.

Alena volvió a resollar. –Tío Nick es mala persona, debes golpearlo.

Nick juguetonamente frunció el ceño mientras sus ojos se abrieron. –¿Crees que me debe golpear?

Alena se rió y asintió. Nick miró a ____ y se encogió de hombros, señalando su brazo.

–Supongo que Kevin y Danielle están criando algunos niños hostiles, –dijo riendo–. Da tu mejor tiro, muñeca.

Sonriendo, ____ actuó como si lo golpeaba y Nick gritó en su mejor voz de herido.

Alena rió, muy satisfecha por el golpe.

–¿Mamá dijo que hiciste llorar a mi hija, Nick?

Nick se dio la vuelta y sonrió. –Oye, Dani. Sí, la asusté un poco, pero ella está bien ahora. ¿No es así, pequeña? –Le hizo cosquillas a los pies de Alena.

Ella rió y alejó sus pies de él. –La nova del tío Nick lo golpeó por mí.

Con un movimiento de su brazo, Danielle le hizo señas a Timothy para salir de la piscina. Luego echó su largo cabello castaño por encima del hombro, arqueó una ceja curiosa y sonrió en dirección de Nick.

–Ella no es mi novia, –Nick rió, poniéndose de pie–. Ella es la novia de Joseph. ____ , esta es mi maravillosa cuñada, Danielle.

Sosteniendo la mano de Alena en la suya, ____ se puso de pie y le sonrió. – Es un placer conocerte.

–El placer es todo mío, –dijo ella, devolviendo la sonrisa.

–Tus hijos son adorables, –dijo ____.

–Gracias, pero apuesto a que vas a disentir cuando estén gritando y luchando entre ellos por una caja o algo así de loco.

____ rió. Volviéndose a Nick, una sonrisa traviesa se deslizó por la boca de Danielle. La amenaza en sus ojos le dijo que no vaya allí, pero ella lo hizo. Ella volvió hacia ____. –____, ¿tienes alguna hermana o amigas que Nick podría estar interesado en salir?

_____ miró a Nick. –¿Asunto familiar en curso?

Cruzando sus brazos, Nick sacudió la cabeza y sonrió. –Bingo.

____ se rió y miró a Danielle. –Tengo una hermana, pero ella ya está casada. Puedo llamar a unas amigas sin embargo.

–Perfecto, –respondió Danielle, poniendo su mano en el brazo de Nick. Con eso, Alena tiró de la pierna a Danielle mientras se frotaba los ojos soñolientos. Danielle la recogió. –____ , asegúrate de llamarlas pronto. Mi cuñado se está haciendo muy viejo para seguir siendo soltero, –bromeó y se fue a un ritmo bastante rápido hacia la puerta trasera.

Dejando escapar un suspiro, Nick sonrió y le entregó una toalla a ____ . –Ella es... difícil, mi cuñada.

–Ella parece agradable. –____ aceptó la toalla de él mientras trataba de alejar la mirada de su tatuaje ahora que estaba húmedo y brillante a la luz del sol. Dejando escapar un suspiro, tragó saliva y reorientó sus ojos de nuevo a su rostro–. Me parece gracioso que todo el mundo esté tratando de conectarte con alguien.

–Sí, cuéntamelo a mí. Ellos tienen esta cosa rara de que esté soltero en estos momentos.

Cuando ____ estaba a punto de preguntarle si quería que llamara a algunas amigas para él, Joseph serpenteó sus brazos alrededor de su cintura por detrás y le besó el cuello. Sorprendida, dio un salto y se rió de su repentino shock. El resto de los pescadores se pasearon por el jardín luciendo bronceados, cansados y un poco ebrios. Después de una ligera conversación respecto a la cantidad de pescado que cada hombre atrapó y un poco más de burlas a Nick por no poder asistir, el grupo se dispersó mientras todos se fueron a tomar una ducha.

–Así que fuiste a nadar veo, –comentó Joseph, sacándose la camiseta de su cuerpo mientras él y ____ entraban a su habitación. Al cerrar la puerta detrás de él, se quitó el resto de la ropa y la arrojó a una pila.

–Muy buena observación, –ella rió.

Joseph fue al baño, abrió la ducha y se metió. –Espero que hayas mantenido el cuerpo que me pertenece cubierto alrededor de mi amigo,–dijo.

____ puso los ojos en blanco y buscó en su bolso por un vestido en particular de gasa roja que había traído. Era uno que su madre le había comprado para ella en su último viaje a California para ver a su hermana. Sonrió cuando lo encontró, sosteniéndolo contra su cuerpo mientras se miraba al espejo.

–No me estás contestando, ____. ¿Te cubriste?

Al entrar al cuarto de baño, dejó escapar un suspiro de frustración. –Joseph, ¿qué ves ahora? –Preguntó, señalándole con la mano su cuerpo, su voz tenía un toque de irritación por la pregunta. Estaba claro que no estaba desnudando demasiada piel.

–¿Qué es lo que veo en este momento? Veo el culo de mi caliente novia colgando por debajo de su camiseta universitaria. Entonces, ¿por qué no te metes en la ducha y le das a tu hombre lo que necesita?

–¿Crees que voy a tener sexo contigo ahora? –preguntó, con los ojos sobresalidos–. Hay una maldita cantidad de personas abajo.

–Entra en la ducha, ____ , –ordenó simplemente.

–¿Qué diablos está mal contigo, Joseph? Te dije que no.

–Vamos, ____. Sólo que es difícil para mí verte luciendo eso y no querer follar por allí, –le respondió con calma mientras salía de la ducha. Se acercó donde estaba, apoyada contra el lavabo–. No pude dejar de pensar en ti mientras no estaba.

Presionando su cuerpo contra el de ella, rápidamente metió la mano en el fondo de su bikini, asegurándose de deslizar sus dedos dentro de ella. Un débil gemido escapó de sus labios mientras trataba de empujarlo.

–Ves, te gusta eso. –Su voz era ronca mientras rozaba sus labios sobre los de ella. Deslizando sus dedos dentro y fuera, usó su otra mano para deslizar la parte inferior del bikini más allá de sus muslos–. Este coño es mío. De nadie más, ____. Mío, –gimió contra su mejilla.

Mientras lo rechazaba de nuevo, alguien llamó a la puerta del dormitorio. Disparándole a ____ una mirada dura, Joseph tiró una toalla del estante, la colocó alrededor de su cintura y se acercó tranquilamente a contestar. Era Trevor, haciéndole saber que un potencial cliente estaba deseoso de hablar con él sobre un plan de productos. A los cinco minutos, Joseph se vistió y salió por la puerta para ir a hablar de negocios. ____ se quedó sola en la habitación preguntándose en que fue transformado el hombre, a quien amaba desesperadamente.

Para el momento que ____ calmó sus nervios, se duchó y se preparó, eran las siete y cuarto, y la fiesta estaba en pleno apogeo. Fiel a las palabras de Joseph tenían que haber sido al menos 150 personas repartidas por toda la propiedad. Se abrió paso entre la multitud de rostros irreconocibles mientras lo buscaba. Cuando no pudo encontrarlo entre las masas, se sentó en uno de los bares establecidos en el patio.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 19th 2014, 18:23

ay ya por favor....
que ___ deje a joseph y se vaya con nick
entre mas hace joseph, mas lo considero un animal
como se atreve a hacerle eso a ___
siguela
gracias por todos los capitulos
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 20th 2014, 16:07

Colisión

Capitulo 18


Después de beber un trago de tequila, una leve punzada de culpa por no darle lo poco que había pedido Joseph de ella golpeó la boca de su estómago. Emocionalmente él se había ocupado de ella en los momentos más difíciles de su vida, constantemente felicitándola, ya sea acerca de sus atributos físicos y educativos, y hacer que lo quiera por nada económico. Sexo en la casa de alguien, ya sea con personas o no, no debería haber sido un problema en su mente.

Antes que las deficiencias que sentía sobre sí misma en cuanto a su relación cortaran profundamente su corazón, ____ alcanzó a ver a Nick desde el otro lado de la piscina, hablando con un grupo de mujeres. Mientras conversaba con ellas, usaba sus manos en íntimas maneras, un ligero toque en su nuca para llamar la atención, un roce casual en su brazo al hablar, o presionar ligeramente la parte baja de su espalda cuando se reía y las mujeres se rendían cuando lo hacía. ____ tragó saliva cuando él miró en su dirección, capturando su mirada fija en él. Ella lo vio excusarse del ansioso grupo aspirante–a–futura–señora–de–Nick–Jonas mientras se abría camino hacia ella.

Casualmente vestido con una camisa de lino blanco y pantalones cortos de color caqui, él se acercó a ella con una sonrisa y se apoyó en la barra.

–Me parece imposible que una mujer tan bella como tu luces esta noche esté sentada aquí sola.

Sin perder el ritmo, ____ se echó a reír. –Eres un verdadero entendido en saber qué decir y qué hacer con las mujeres.

Él arqueó una ceja y sonrió con aire satisfecho. –No sé nada de eso, sin embargo, soy un entendido en hacer los sándwiches de jamón más deliciosos del mundo, –se rió y también lo hizo ____. Sosteniendo su mirada, tomó un largo trago de su cerveza–. Pero, en serio, ¿dónde está el hombre que debería estar sentado a tu lado en este preciso momento?

Ella contempló la multitud de nuevo. –Está por algún lugar.

Cuando los ojos de Nick recorrieron sus invitados intentando localizar a Joseph, sus ojos se fijaron en Mónica Lemay. Ella estaba haciendo su camino hacia él y ____, con una sonrisa maliciosa en su rostro. Él rápidamente se excusó de ____, haciéndole saber que estaría de vuelta.

Mónica puso los ojos en blanco mientras Nick se acercaba. –¿Has venido a darme una advertencia? –Se puso de puntillas y le pellizcó el lóbulo. Él retrocedió, alejándose de ella–. Porque no hay necesidad de hacerlo. Ya he sido advertida a fondo por Joseph para que actúe como si no lo conociera por toda la noche y que también esté lejos de su pequeña novia de allí.

Nick la observó, inclinando la cabeza hacia un lado con sus ojos duros. –Oh, ¿verdad? Entonces ¿por qué sólo pareces como si fueras a decirle algo a ella?

–¿Una chica no puede conseguir una bebida en el bar? –Preguntó, efectuando una sonrisa burlona y venenosa.

–Ve a una de las otras barras, Mónica. –Él se inclinó a su oído, bajando la voz hasta un susurro helado–. Eres una puta serpiente. No creas que no pueda verlo a través de ti. –Dio un paso atrás–. Mantente alejada de ella. ¿Me entiendes?

Echó su cabello rubio sobre su hombro y se cruzó de brazos mientras miraba hacia otro lado.

–Mónica, mírame a los ojos y dime si ves a un hombre que fácilmente puede rasgar todo tu mundo en pedazos.

Ella enarcó una ceja con sus ojos color avellana. –¿Qué diablos se supone que significa, Nick?

–Esto significa que Industrias Jonas es un benefactor importante en la compañía de tu padre. Tengo más del setenta y cinco por ciento de sus acciones. Voy a vender todas y cada una de ellas el lunes con una rápida llamada telefónica. –Se inclinó más cerca, y ella dio un paso atrás–. Wall Street tendrá un día de campo, y el martes, tú y tu familia va a mendigar las sobras en los callejones de Harlem.

Ella tomó una indignada respiración mientras sus labios se elevaban en las esquinas. –¡No lo harías!

–Pruébame, maldita sea. –Se dio la vuelta y se dirigió hacia Kevin.

–Whoa, hombrecito, luces furioso.

Nick miró donde ____ se quedó sentada en el bar. –Estoy bien. ¿Qué pasa? –Resolló.

–Mamá te necesita en la cocina, –dijo, pasándose la mano por el cabello–. No sé, algo acerca de alguien en la puerta tratando de entrar a la propiedad que no está en la lista autorizada.

____ asintió con la cabeza en la dirección de Nick cuando captó su mirada desde el otro lado de la piscina. Tenía arriba un dedo haciéndole saber que estaría de regreso. Lo vio desaparecer con rapidez entre la multitud, haciendo su camino hacia la casa. Reconoció la mujer con la que estaba hablando del bar un par de días atrás. Se preguntó por qué iba a invitar a su ex a la fiesta o por qué ella iba a aparecer. Era obvio para ____ que todavía tenían asuntos que resolver.

Mientras ____ pedía una bebida, un hombre alto y musculoso alrededor de su edad se acercó a ella, el olor a alcohol filtrándose de sus poros era claro. Alejándose un mechón de su cabello castaño de su frente, le dio una sonrisa torcida.

–Una fiesta bastante bonita, ¿verdad?

____ lo miró mientras aceptaba su cerveza del barman. –Sí, lo es, –sonrió.

–¿Así que estás aquí con alguien, o soy el hombre más jodidamente afortunado en esta fiesta que ha tropezado con una chica soltera y caliente?

Ese es un piropo de asesino, imbécil, pensó. –Lo siento, estoy aquí con alguien.

Él soltó un bufido. –¿Quién? Porque conozco a todo el mundo aquí. Tal vez tenga que darle una paliza.

Esto está mejorando por momentos. –Joseph Miller.

El hombre frunció el ceño. –Tú no estás con Joseph Miller. Él todavía está con Mónica Lemay. –Tomó un largo trago de su bebida–. Por lo menos yo pensaba que lo estaba.

Ahora tienes mi atención, idiota. –¿Quién es Mónica Lemay?

–¿Conoces a Nick?

____ asintió rápidamente.

–Ella es la pieza de carne de primera calidad de cabello rubio que estaba hablando con él en la piscina.

Este idiota está definitivamente borracho. –No, debes estar confundido. La mujer con la que Nick estaba hablando es su ex–novia, no la de Joseph.

El hombre rotundamente negó con la cabeza. –Nick nunca ha salido con Mónica. Crecimos juntos, no puede soportarla. –Bebió otro trago antes de continuar–. He pasado muchas fiestas del Cuatro de Julio en esta casa, –le señaló con el dedo a través del patio–. Y he sido testigo de Joseph y Mónica saliendo de esa misma casa de huéspedes muchas mañanas después, apenas vestidos. Ellos
definitivamente follaban.

Mientras se ponía de pie, aturdida ante lo que acababa de descubrir, ____ trató de tragar. Su garganta sentía como si unas cuchillas afiladas se deslizaran hacia su esófago.

–¿Hey, quieres darme tu número o qué?

Sin mirar atrás, ____ se abrió paso entre la multitud. Sus voces chirriantes, sus risas y rostros joviales eran un borrón, una completa distorsión en su mente. Una fina capa de sudor goteaba sobre su carne mientras el pánico surgía. Se dirigió hacia el llamativo resplandor de la casa. Al pasar por la cocina, vio a Nick hablando con su madre. Él miró en dirección a ella mientras irrumpía la sala.

Cuando ____ dobló la esquina de la sala, el aire salió de sus pulmones mientras su corazón se desplomaba en una desgarradora ráfaga de efervescencia al ver a Joseph con Mónica. El órgano sufrió otro duro golpe al ver a Mónica curvando sus brazos alrededor del cuello de Joseph, atrayéndolo hacia ella y entonces sucedió, el beso. Incapaz de comprender plenamente lo que estaba sucediendo, ____ se llevó una mano a la boca mientras las lágrimas brotaban de sus ojos. Incapaz de presenciar su intercambio, se dio la vuelta, chocando su cuerpo contra el pecho de Nick. Él la agarró por los brazos, moviendo los ojos hacia su rostro y luego por encima del hombro mientras se estrechaban sobre Joseph y Mónica.

–Yo... yo... me tengo que ir, –____ exhaló, su voz sangrado de dolor–. Por favor. Llámame un taxi, –le rogó mientras rápidamente se dirigía a la parte delantera de la casa y a la puerta.

Sacando de su bolsillo las llaves, Nick la siguió por detrás. Cuando salió, se encontró con ella tratando de recuperar el aliento sentada en el porche con su cabeza apoyada entre sus piernas. Él se acercó y se arrodilló junto a ella. Colocándole una mano debajo de su barbilla, levantó su rostro para encontrarse con el suyo.

–Deja que te lleve, – susurró.

Ella sacudió la cabeza con vehemencia. –No, tu... tu fiesta... –Ella se secó las lágrimas que ahora fluían de sus ojos–. No puedes irte. Te ruego que me llames un taxi o pídele a tu conductor que me lleve de regreso.

Con la mano aún en su barbilla, la miró a los ojos. –Mi chofer no está aquí en este momento y no te voy a enviar de vuelta a la ciudad en un taxi. No estoy preocupado por la fiesta, sólo deja que te lleve de vuelta.

Sin decir una palabra, ____ tragó saliva, se puso de pie y caminó hacia la entrada de su casa. Él la dirigió hacia su BMW y abrió la puerta para ella. Se acomodó en el asiento y lo vio mientras caminaba alrededor del auto, todavía aturdida por lo que acababa de ver.

Las dos horas y media de regreso a Manhattan fueron en silencio sin decir una palabra. A medida que el cielo se fundía en tonos de naranja, púrpura y rosa con el sol poniente, Nick buscó en su mente algo para decir, sabiendo que él desempeñó un papel en hacerle creer a ____ que Mónica era su novia. Su dolor era tan tangible que le daba náuseas.
Mirándola, sabía que tenía que explicarlo. Cuando se detuvo en una plaza de aparcamiento frente a su edificio, cerró los
ojos por un instante y respiró.

–Perdón por haberte mentido, –susurró.

____ lentamente alejó su mirada de la ventana. –¿Crees que estoy enojada contigo por esto? –Su tono era tan bajo como lo fue el suyo, pero el impacto por su disculpa colgaba en su voz.

–¿Cómo no estarlo? Te mentí para cubrirlo esa noche. Aunque no sabía que todavía estaba... –Él respiró hondo y se detuvo por un segundo. ____ sabía lo que no quería decir–. Sabía quién era ella, por eso la saque afuera. No quería que... te lastimara, ____. Lo siento mucho.

Ella observó a sus ojos azules sin parpadear. –No me conoces en absoluto, Nick, –resopló, quitándose las lágrimas de sus mejillas–. No era tu responsabilidad, decirme la verdad, sino que era de él. Así que por favor no sientas la necesidad de pedirme disculpas.

Al bajar del auto, ____ se detuvo cuando su mirada se deslizó hacia la explosión roja y azul vibrante como estrellas fugaces en el cielo. Los peatones parados en las aceras gritaban, aplaudiendo por la exhibición de fuegos artificiales explotando en toda la ciudad.
Nick apagó el motor, encendió sus luces de emergencia y la siguió hasta la entrada de su edificio. Ella repentinamente se detuvo, llevándose las manos por su cabello mientras comenzó a llorar de nuevo.

–Ni siquiera tengo mis llaves. Mi cartera y bolso se encuentran todavía en tu casa.

Notando la visible angustia de ____, el portero se acercó a ella con preocupación. Nick le explicó la situación. A los diez minutos, la administración, sabiendo que ella era realmente un residente del edificio, le dio un nuevo juego de llaves.

Queriendo asegurarse que llegara bien, Nick la siguió hasta el ascensor y la acompañó hasta la puerta. Vio cómo ella temblaba, tratando de deslizar la llave en la cerradura. Puso su mano sobre la de ella esforzándose para calmarla. Tomó la llave de ella y abrió la puerta. De pie en el umbral, sus ojos observaron sus movimientos a través de su apartamento mientras se paseaba con nerviosismo de un lado al otro.

Cuando ____ volvió hacia él, Nick se acercó a ella. El fuerte chasquido de la puerta al cerrarse detrás de él hizo eco en todo el apartamento.

–Gracias por traerme a casa –dijo ella, su voz era suave.

Mirándola, con la voz llena de preocupación dijo –¿Estás segura de que vas a estar bien?

____ desvió su mirada vidriosa al suelo. Nick bajó la cabeza y la obligó a mirarlo. Sus ojos marrones se movieron hacia sus labios y ____ pudo ver los pensamientos en movimiento detrás de ellos. Ella lo sabía. Con su aliento enganchándose en su garganta, su ritmo cardíaco se disparó, revoloteando a niveles altísimos, mientras él tiernamente le acariciaba la mejilla, ella llevó su mano hacia arriba y suavemente la colocó sobre la suya, apoyándose en su calor y empapándose con él.

–____, –susurró, apoyando su frente contra la de ella mientras cerraba sus ojos.

Cuando se abrieron, ella clavó su vista en la de él, sus respiraciones aceleradas se mezclaba, calientes, cálidas y tan cerca ahora. La energía que fluía sin hacer ruido a su alrededor era sofocante. Él se acercó más, su brazo rodeó la parte baja de su espalda, tirando de ella al calor de su cuerpo. Nick se inclinó para besarla, su corazón golpeaba en su pecho, pero ni su cuerpo ni su mente permitieron que un minuto pasara sin cumplir su deseo o su necesidad. ____ abrió los labios para protestar, pero fue un gemido que se filtró a través de ellos mientras su boca cubría la de ella, su lengua comenzó un suave ataque en sus labios. Su boca se
movió debajo de la de él, arrastrando su delicioso sabor. Ella sintió que se hundía en el placer del beso mientras el toque de él destruía su determinación y el último pedacito de autocontrol que le quedaba. A pesar de la confusión tejiendo a través de su mente, su cuerpo estaba tomando la decisión por ella. Sin. Preguntar. Nada.

Mientras Nick la besaba, podía saborear la dulzura de sus labios y bebió de ella como si fuera el mejor de los vinos tintos. Sus manos se movieron por sus brazos a la parte posterior de su cuello, dejando un rastro de fuego contra su piel. Un denso estremecimiento de placer rebotó alrededor de él, corriendo por su sangre desde el toque de sus dedos entrelazados entre ellos en su cabello. Un gemido retumbó en su garganta ante la sensación de sus suaves senos contra su pecho. El aroma de su piel y la sensación de su curvado cuerpo encajando perfectamente en sus brazos lo enviaron a un lugar que nunca supo que existía.
Sus dedos exploraron su cabello ondulado mientras el beso se profundizaba, su cabello se sentía exactamente como imaginaba que lo haría, como una jodida y pura seda. ____ agarró su camisa mientras él caminaba hacia atrás, presionándola contra la pared y arrastrando la lengua por su boca. Nick la besó como si lo hubieran hecho miles de veces, como si le hubiese pertenecido a él. La besó de la manera que había imaginado que lo haría desde el momento en que la vio, desde el momento que supo que la necesitaba.

–Eres tan hermosa –Gimió. Sus labios se movieron sobre su mandíbula mientras sus manos viajaban a su cintura–. Te deseo más de lo que he deseado algo en toda mi puta vida.

____ casi se derritió por sus palabras, presionó su cuerpo contra el suyo, tensándose por más, queriendo más. Su cabeza cayó hacia atrás mientras su boca se deslizaba a un lado de su cuello, trazando la pendiente de su clavícula y presionando besos contra su carne. Cuando metió la mano bajo el dobladillo de su vestido y empezó a acariciar su cadera, el corazón de ____ casi se detuvo. Se le erizó la piel en sus brazos mientras envolvía sus piernas alrededor de su cintura, una mano de él sostenía su nuca y la otra le apretaba el muslo. Oleadas de calor cayeron en cascada sobre su cuerpo tembloroso, cada toque era un susurro
destructivo contra su piel. El barrido lánguido de su lengua se deslizó de nuevo a su boca. Chupando su labio inferior, se tragó sus gemidos de placer mientras la sostenía más cerca. Sus sentidos se empaparon con el aroma, tacto, gusto y los gloriosos gemidos que provenían de Nick.

Nick Jonas... el amigo de Joseph, alguien que él había conocido y vuelto cercano. Si Joseph se enteraba, a pesar de sus malas acciones hacia ella, seguramente enloquecería. De repente, ____ estaba fuera de equilibrio, sin saber lo que estaba haciendo. Las brillantes imágenes de Joseph y su vida juntos invadieron su mente. Esto era malo, y lo sabía. Dos errores no computan un bien en
su cabeza, nunca. Una ola de culpa mezclada con ira por Joseph y por ella misma tomó control. Aunque su cuerpo luchó contra ellas –y luchó con fuerza– tuvo que parar.

–Nosotros... no puedo... Nick, –finalmente susurró, apenas forzando las palabras a través de su labios.

Alejándose, sus ojos marrones estaban oscuros y vacilaron con lujuria, Nick buscó en su rostro. Tenía los labios hinchados por el beso, y su respiración era tan desigual como la suya. Las lágrimas llenaron sus ojos, sin embargo, vio la pasión allí. Su corazón se rompió una y mil veces por la expresión de su rostro. No la quería lastimar. Él asintió con la cabeza mientras sus dedos se deslizaron por sus mejillas sonrojadas y sus manos cayeron a los costados, llevándose su calor con ellas.

–Lo siento, –susurró ella, sin mirarlo a los ojos.

–No, ____, yo–

–Por favor, Nick, sólo vete. Necesito que te vayas, –sorbió, todavía incapaz de mirar su rostro.

El aire se erizó con inquietud entre ellos durante un largo tiempo. Nick trató desesperadamente de despegar su lengua del techo de su boca y tratar de decir algo –cualquier cosa– que arreglara la situación, pero no pudo. Las palabras –las palabras correctas– no existían en su mente. Y esto, él lo sabía.

Pasándose una mano nerviosa por su cabello, se dio la vuelta, alcanzó la puerta y reaciamente hizo su camino fuera. ____ temblaba mientras se encorvaba intentando recuperar el aliento. Cerró los ojos, tratando desesperadamente de bloquear la culpa, alejarla y purgarla de su sistema. Su tez se vació de todo color, sus ojos estaban enrojecidos e hinchados de tanto llorar. Su estómago estaba enroscado alrededor de sí mismo con disgusto, no sólo de lo que acababa de hacer, sino también de la sensación que en el fondo de su mente, en alguna parte... sabía que se sintió bien. Dios, se había sentido tan bien besarlo, tocarlo y dejar que la tocara. Hundió el rostro entre sus manos y lloró mientras las oleadas de culpabilidad se estrellaban por todos los miembros de su cuerpo.

Sintiéndose mentalmente drenada por todo esto, se acercó y se derrumbó en el sofá, tratando de recuperar la compostura mientras se limpiaba las lágrimas de la cara. Una parte de ella se sentía como si estuviera muriendo mientras las nítidas imágenes de Joseph besando a Mónica daban vuelta por su cabeza. Mirando el techo, ___ se preguntó si de alguna manera se había engañado a sí misma pensando que Joseph no le era infiel. Sus instintos enviaban chispas a través de su mente de las últimas semanas, pero su maldita corazonada estaba en contra de escuchar las sirenas de alarma apagarse.


Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 21
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 20th 2014, 17:26

ay ya por favor...
que deje a joseph
y se quede con nick
siguela
pronto
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 21st 2014, 00:19

q no busque excusas ´para joseph por dios
nick es hermosamente el
siguelaaaa
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Abril 21st 2014, 15:46

woooo q hermosa nove
m gusta mucho la amoooo¡¡¡
mas siii
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Hoy a las 14:16

Volver arriba Ir abajo
 
Colisión (Nick y tú) HOT-Drama
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 11.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, ... 9, 10, 11  Siguiente
 Temas similares
-
» Colisión (Nick y tú) HOT-Drama
» AMOR PROHIBIDO (NICK Y TU) ROMANTIKA,DRAMA
» Cosas del amor -nick y tu- hot, drama, romantica.
» "AMARTE A ESCONDIDAS" NICK Y TU romantika,drama,comedia y accion
» JUGANDO AL AMOR (NICK Y TU) ROMANTIKA,DRAMA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: