Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Colisión (Nick y tú) HOT-Drama

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11  Siguiente
AutorMensaje
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 13th 2014, 10:17

Colisión... Pulso

Capitulo 73


Un clic...
De repente...
Luces...
Cuando sus ojos se adaptaron, el pulso de ___ se disparó y se quedó sin aliento. Su mirada cayó sobre el vehículo más elegante que alguna vez había visto. Blanco, elegante, y envuelto en un lazo rojo más grande que la vida, su sofisticado diseño era algo que ella imaginó que las estrellas de Hollywood usaban.

—Oh, Dios mío, Nick. No lo hiciste, —susurró, bajando las escaleras en una neblina. Sus ojos se movieron entre él y el auto.

Después de bajar por las escaleras también, Nick envolvió sus brazos en su cintura, apoyando la barbilla en su hombro. —Lo hice. ¿Te gusta?

—¿Si me gusta? Me encanta. —Deslizando su mano a lo largo del magnífico contorno del capó, se movió alrededor de la extraordinaria maquina con el corazón golpeando en su pecho. —¿Qué es?

—Eso sería un auto, ___.

Alejando la mirada del vehículo, se dio la vuelta, inclinó la cabeza y se echó a reír. —Sé que es un auto. Quiero decir, ¿qué tipo es? Nunca he visto uno como éste.

Nick se rió entre dientes, deslizó hacia abajo la capucha de su cabeza y le dio un beso en la coronilla. —Sé lo que quisiste decir. —Le guiñó un ojo—. Es un Maserati GranTurismo S, y estamos a punto de correr a través de las calles como dos verdaderos maníacos de amor. Insisto en el exceso de velocidad. ¿Lo tienes? —Retrocediendo, él le lanzó las llaves, y ella las cogió con una radiante sonrisa de oreja a oreja.

Llevando sus brazos alrededor de su cuello, ____ se puso de puntillas y empujó a Nick hasta sus labios. Ella lo besó con fuerza, tirando de su cuerpo más cerca. —Sí. Lo tengo. Pero no tenías que hacer esto. Te dije que no necesitaba uno. ¿Estamos conduciendo de vuelta a Nueva York?

—No, tendré una compañía naviera que lo pondrá en un remolque y lo conducirá a través del país. Y es demasiado tarde para no comprarlo por ahora. Vamos. —Agarrando su mano, él la acompañó hasta el lado del conductor y abrió la puerta—. Ella es automática. Me imaginé que era mejor para ti, ya que tu culo sexy estará en la ciudad. Pero ella tiene más de 400 caballos de fuerza bajo el capó. No estoy bromeando cuando digo que le estás abriendo la boca. Vamos a ver lo que puede hacer.

____ chilló, puso un beso en su mejilla y se sentó al volante. Alisando las manos por el suave interior de cuero rojo, observó a Nick golpear el botón de la puerta del garaje en la pared. Sacó el moño del coche y rodeó el vehículo hacia el lado del pasajero.
Una vez que estuvo acomodado en el asiento a su lado, ella lo miró.

—¿Algún botón de encendido?

Con una sonrisa, Nick asintió. —Te estás volviendo buena en esto.

—Sabelotodo. —Ella se rió y le arrojó las llaves—. Está bien. Estamos inaugurándola. Velocidad. Aquí vamos.

____ presionó el botón y el motor ronroneó a la vida, su sonido era casi inexistente. Muy lejos de los autos que había tenido que vomitaban cuando los encendía. Mientras salía del garaje al sol brillante de la tarde, Nick sincronizó su celular con el auto, el bombeo de la música a niveles casi ensordecedores.

—¿Quién es? —Gritó sobre la voz suave y sensual de un hombre cantando sobre una chica que era su ángel. El ritmo lento era inquietantemente oscuro y sexy. Revisó sus espejos antes de entrar a la calle—. Me gusta.

—Massive Attack. La canción se llama "Ángel" —respondió Nick , mirando a ____ mientras se humedecía los labios—. Cuando no estás conmigo, a menudo pienso en ti... mientras escucho esto, entre otras cosas.

____ lo miró, sus sentidos se calentaron por su tono sexual. —Oh, ¿De verdad? —Se aclaró la garganta, alejando sus ojos de él mientras apretaba el acelerador más duro de lo previsto. El coche saltó hacia delante mientras hacía una rápida evaluación del desarrollo—. ¿Y cuáles son las otras cosas que has hecho mientras escuchabas esta canción conmigo en tus pensamientos?

Aún mirándola, su boca se convirtió en una sonrisa maliciosa, su voz fue baja mientras levantaba el brazo y le masajeaba la nuca.

—Normalmente estoy en la ducha con agua caliente rociando todo mi cuerpo.

El aliento de ____se enganchó, atrapado en el fondo de su garganta mientras él arrastraba su mano por su cuello, por debajo de su hombro, rozando la curva de su pecho. —¿Y luego? —Suspiró ella, tratando de concentrarse en la rampa que conduce a la autopista de San Diego. Bajó la ventanilla, permitiendo que el aire fresco entrara al pequeño espacio que se había vuelto de repente sofocante—. Por favor, dime lo que te haces.

Oh, sí. Nick había creado un monstruo sexual, y amaba cada. Jodido. Pedacito. Movió sus ojos al velocímetro. No se dio cuenta, pero su ángel sexual se acercaba a los 130 km/h mientras zigzagueaban otros vehículos, con su cabello brillante azotando alrededor de su rostro en forma de corazón. Continuando con su actividad a lo largo de un lado de su cuerpo, ajustó el asiento ligeramente hacia atrás mientras su mano se movió lentamente hacia la banda elástica de la cintura de los pantalones de ella. Bonito acceso fácil.

Provocó con los dedos su estómago, deteniéndose antes de sumergirlos debajo del material. Sintió a ___ tensarse, el coche se sacudió hacia adelante, más rápido mientras deslizaba su mano aún más abajo. Mierda. Ella no llevaba bragas. Con la polla dura como una roca, Nick no pudo evitar el gemido resonando de su garganta. Con Nine Inch Nails ahora sonando a través del auto, gritando sobre follar como animales, Nick estaba más que satisfecho con su lista de reproducción. Cuando ____ separó las piernas, Nick deslizó la mano por la suave carne desnuda de su coño, sus dedos fueron instantáneamente astutos mientras los empujaba dentro de ella. Un gemido rasgó los labios de ___, y Nick vio que sus manos tomaban el volante más fuerte. Deslizó sus dedos dentro y fuera con el firme latido pulsante de los altavoces. Más rápido, el vehículo se lanzó hacia delante, acercándose a 180 km/h mientras ____ levantaba su pie izquierdo al borde de su asiento. Ella echó la cabeza hacia atrás, sus ojos revolotearon mientras él empujaba más profundo y más duro.

—Ojos en la carretera, ____, o de lo contrario me detengo, —Nick ordenó, su aliento volviéndose entrecortado mientras ella se oprimía contra su dedos.

___ llevó la cabeza hacia delante, otro gemido se filtró de sus labios.

Viendo su hermoso rostro retorcido de placer, Nick se inclinó al oído. —Tomo mi polla y me acaricio lentamente mientras pienso en ti.

—Por favor, continua, —le rogó sin pudor, su concentración vacilante por el segundo. Sus acciones eran peligrosas y ella lo sabía, pero infiernos si podía parar. Estaba completamente en lo alto, tambaleando el borde del éxtasis y no quería nada más que saltar—. ¿Qué más piensas?

—Pienso en la manera que follamos hasta que nuestros cuerpos están goteando de sudor y no podemos aguantar más. —Nick gimió, sus sentidos se ahogaron en la sensación de su humedad recubriendo sus dedos—. Pienso en la manera en que tu coño caliente se siente a mí alrededor mientras suplicas que te tome más duro. La forma en que tu cuerpo se estremece como una maldita hoja cuando te corres para mí.

—Oh, Dios mío, —___ gimió, su necesidad de detenerse y forzarlo escaló con cada empuje dentro de ella. Él rodeó su clítoris con su pulgar, realzando esa necesidad más allá de cualquier control que le quedaba. Su mente decidió, ___ soltó el acelerador. Antes de que pudiera buscar un lugar, cualquier maldito lugar, su mirada atrapó las resplandecientes luces rojas y azules de una patrulla de la carretera presionando su culo.

—¡Nick! —se lamentó, sus nervios se dispararon y su cuerpo era un desastre—. ¡Voy a detenerme!

Nick soltó una carcajada y soltó su mano de sus pantalones. —Ese es mi exceso de velocidad, —dijo como si no estuviera afectado por la situación. Se lamió los dedos, se acomodó en su asiento y sonrió—. No te preocupes. Voy a hacerles saber lo que estaba haciendo contigo. Estoy seguro de que lo van a entender.

Boquiabierta, ____ sacudió la cabeza tratando con todas sus fuerzas de calmar su cuerpo caliente. Ella alzó los hombros, su intento de calmarse fue en vano, porque estaba temblando incontrolablemente. Sin duda, algo tenía que ver con no uno, sino dos imponentes policías estatales flaqueando ambos lados del vehículo, pero más de eso tenía que ver con el doloroso deseo de su liberación. Con ojos bien abiertos y su cuerpo latiendo con lo que estaba segura era una pura y desatada tortura, ___ se extendió por la cartera que nunca trajo. —¡Mierda! ¡No tengo mi licencia conmigo!

—____, cálmate. —Nick levantó su culo y sacó la billetera del bolsillo de sus jeans—. Relájate, cariño, de verdad.

—¿Me estás diciendo que me relaje? —Preguntó, sus palabras cortadas—. Iba sobre 145 km/h, y no tengo mi licencia. Ellos me llevarán a la cárcel.

Nick sonrió, deslizando fuera su ID. —Uno: ibas sobre ciento ochenta por si deseas obtener ayuda técnica. Dos: No te llevarán a ningún lugar. Tres: Acabo de tener la más dulce y jodida visión de ti llevando un traje de prisión en blanco y negro. Incluso estabas usando el gorrito en la cabeza. Mmm, simplemente hermoso.

—Necesitas ayuda, —____ susurró cuando los dos agentes se acercaron con las manos descansando sobre las armas metidas en sus fundas. Ella tragó saliva, puso una sonrisa en su rostro, y miró al oficial de su lado del vehículo—. Hola, señor.

Con los ojos protegidos por gafas de sol oscuras, el señor mayor presionó su boca en una línea dura antes de hablar. —Licencia, registro y seguro.

Con una sonrisa sabelotodo más brillante de lo que alguna vez presenció, ___ observó a Nik llegar a la guantera y sacar los documentos necesarios. Se los entregó a ella y le lanzó un guiño.

Ella rodó los ojos y vio al oficial observándola. —Um, no tengo mi licencia conmigo. Estoy de visitas desde Nueva York, y salimos de la casa de mi hermana en un apuro. Me olvidé de traer mi cartera.

Después de examinar la información que ella le dio, él deslizó fuera las gafas de su cara. —¿Hay alguna razón por la que pensabas que estaba bien ir a 178 kilómetros por hora en la autopista?

—Esa es mi culpa, oficial, —Nick elevó la voz, inclinando su cuerpo hacia la ventanilla del lado del conductor—. Yo le dije que tenía un dolor extremo e insoportable y tenía que ser examinado por una enfermera. —Nick se aclaró la garganta—. Me refiero a un médico. Pero estoy feliz de decir que me siento mejor ahora.

Con una mirada sospechosa, el oficial observó a Nick por un largo segundo. —Necesito su seguro social, así puedo realizar una verificación de licencia, —dijo, mirando de regreso a ___.

Ella le dio el número y nerviosamente miró por el espejo retrovisor mientras él se dirigía a la patrulla.
Todavía de pie en el lado del pasajero, el oficial más joven se apoyó en la ventana.

—¿Así que eres fanática de los Yankees? —preguntó con los ojos clavados en ___—. Soy del Bronx. Nada mejor que un juego de los Yankees en casa.

—No soy fanática de los Yankees, pero mi novio lo es, —respondió, moviéndose en su asiento. La charla calmó sus nervios ligeramente.

El oficial frunció el ceño. —¿No lo eres? Tus placas dicen lo contrario.

Ahora ___ frunció el ceño mientras miraba a Nick. —¿Y qué dirían mis placas, Nick?

Sonriendo ampliamente, Nick le tomó la parte posterior de su cuello. —Ah. Debes haberlo perdido mientras estábamos en el garaje. —Él se rió entre dientes, pasándole los dedos por su cabello—. Les dije que la arreglaran para que diga "Amante de los Yankees de Nueva York”. Con emblema y todo. Tengo que admitir que se ve muy bien.

Ahuecándose la mejilla, ___ bajó la mirada y se rió. —Un maldito respiro, sabelotodo andante.

—Lo dijiste muy shexy, —dijo Nick.

Antes de que ____ pudiera decir su propio comentario sabelotodo, el oficial mayor regresó. —Está bien. Su licencia de Nueva York está verificada. Sin embargo, tengo que emitirle una violación corregible por no tenerla con usted. Sólo tiene que llevar el ticket y la licencia a cualquier estación en el área de San Diego, y deberá ser anulada. Firme su nombre en la X. —___ asintió, y él le entregó una hoja en blanco. Después de garabatear su nombre en ella, se lo devolvió. Arrancó el calco amarillo debajo, una vez más, repitiendo el proceso de intercambio de papel.

—Al ver que pareces una buena chica y no quiero hacer el papeleo, no te voy a arrestar. Pero lo podría hacer, considerando lo rápido que estabas manejando. Pero vas a recibir una multa por velocidad por ir a setenta y cuatro kilómetros por hora sobre el límite de velocidad. Podría ser una multa de hasta U$s 1,000 y una posible suspensión de treinta días de tu licencia. —El oficial hizo una pausa, se agachó y miró al interior del auto. A pesar que su mirada estaba dirigida a Nick, su declaración estaba dirigida a ___ —. Sugiero que repienses tu velocidad la próxima vez que el caballero a tu lado te diga que está enfermo.

___ asintió, conteniendo un suspiro de alivio. —Lo haré. Gracias, oficial.

Él asintió brevemente. Después que los dos oficiales se alejaron, Nick rompió en carcajadas, dándose una palmada en la rodilla.
____ salió a la autopista, consciente de su velocidad.

—No puedo creer que te estés riendo, —dijo, tratando de contenerse de hacer lo mismo.

Pasándose la mano por el cabello, Nick mostró una sonrisa. —Tu rostro no tenía precio en absoluto.

—Apuesto que te gustaría haber tenido una cámara.

—Amor, no tienes idea de lo que haría por una.

Una vez más, ___ puso los ojos en blanco. A pesar de que les tomó el doble de tiempo volver a la casa de su hermana, porque ella estaba conduciendo como Nick se referiría "igual que su abuela," sin embargo, llegaron. Esta vez, menos... acalorados que cuando comenzaron su viaje. Después de salir del auto, ___ vio la placa. Efectivamente, Nick tenía las letras AMTYNY puestas en la placa.
Una vez que entraron al vestíbulo, después de llenar a su amante de los Yankees con unos cuantos besos, ___ escuchó a Michael gritar que los Knicks fueron derrotados por los Lakers. Ahora fue su turno para reventar en carcajadas. Nick le dio una palmada en broma a su culo y se dirigió a la sala de estar. Sacudiendo la cabeza, se dirigió a la cocina y encontró a Lisa sacando un jamón glaseado con miel del horno. Al segundo que el sabroso aroma golpeó la nariz de ___ , una sacudida de náuseas la golpeó. Se enroscó y estalló, deteniéndola de repente y por completo. Sus ojos estaban vidriosos mientras acurrucaba un brazo alrededor de su cintura y el otro ahuecaba su boca.

—¿Estás bien? —Preguntó Lisa, colocando el jamón en una rejilla para enfriar—. No te ves muy bien.

Otra bocanada y ___ estuvo preparada. Girando sobre sus talones, corrió a través de la cocina, casi tropezando con un taburete al lado de la isla. Apenas llegó al cuarto de baño de la planta baja, y no tuvo tiempo para cerrar la puerta. Se deslizó sobre sus rodillas frente al retrete. Con otro retorcijón sacudiendo su intestino, ___ se echó hacia atrás el cabello, su cuerpo liberó brutalmente el abundante desayuno y el almuerzo que había disfrutado antes. Su garganta ardía por el sabor acre. Abrió la boca en busca de aire, ahogándose mientras se sacudía.

—¡Dios mío, ___! —Lisa corrió al baño, ayudando a ___a sostenerle el cabello.

—La puerta, —___ dijo con voz ronca—. Cierra la puerta.

Mientras Lisa la cerraba, ___ se levantó desde el suelo con los nervios disparados por la reacción repentina de su cuerpo. Encorvada sobre el fregadero, abrió el grifo de agua fría y metió las manos debajo.

—¿Qué diablos fue eso? —Preguntó Lisa, con los ojos muy abiertos.

___ negó con la cabeza y tomó un sorbo de agua de sus manos. Mientras se deslizaba por su garganta, aliviando la quemadura de fuego, ella negó con la cabeza otra vez. —No tengo idea, —suspiró—. Entré, y el olor del jamón me hizo tener nauseas.

Lisa se apoyó contra la pared con los brazos cruzados. —Esta no es la primera vez que te has sentido enferma recientemente.

Alcanzando una toalla de mano, ___ se secó el rostro. —Cierto. He estado bajo mucho estrés, Lisa. —Ella tiró la toalla de mano sobre el lavabo y abrió el botiquín—. ¿Tienes un cepillo de dientes sin usar?

—No allí. Debajo del lavabo.

Agachándose, ____ abrió el gabinete. Después de hurgar en una pequeña cesta, encontró el paquete. Lo abrió rápidamente, se puso de pie, cogió la pasta de dientes y roció un poco en las cerdas. Se lo metió en la boca y cepilló sus dientes, con ganas de quitarse el mal sabor.

—Sé que has estado bajo mucho estrés, ____, pero ¿se te ha ocurrido pensar, —Lisa se detuvo, colocando su mano en el hombro de ___—, que podrías estar embarazada?

Mirando el reflejo de su hermana, ____ inmediatamente detuvo el cepillado. Ella sacó el cepillo de su boca y se dio la vuelta. —No ¿Por qué iba yo a pensar eso? Estoy tomando la píldora.

—¿Has cumplido con ellas?

___ suspiró, se enjuagó la boca y cerró el agua. —Sí, creo que lo he hecho.

—¿Crees que lo has hecho? —Lisa se mofó—. La píldora sólo funciona cuando se toma regularmente. ¿Cuándo fue la última vez que tuviste tu período?

—Jesús, —jadeó—. Son sólo mis nervios. Todo lo que sucedió con Joseph mientras estábamos comprometidos, por no hablar de todo lo sucedido con Nick entre el compromiso y después. No estoy embarazada.

Los ojos verdes de Lisa se ablandaron con preocupación. —Responde a la pregunta, ___. ¿Cuándo fue la última vez que tuviste tu período?

Tratando de recordar la última vez que recibió la visita de "La tía Flo" ___ se pasó la mano por el pelo. —No estoy segura. La segunda semana de octubre, tal vez.

—Correcto. La segunda semana de octubre. —Lisa caminó más allá de ___ y abrió el botiquín. Sacó una caja y se la dio—. Michael y yo todavía estamos tratando por el nuestro. Hay dos pruebas allí. Ponte a orinar.





Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 13th 2014, 15:50

ohhh
me encanta
nick esta loco
yo si creo que __ esta embarazada...
siguela
esta hermosa
Volver arriba Ir abajo
ale-Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 54
Fecha de inscripción : 10/05/2014

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 15th 2014, 09:47

Qe emocion _____ esta embarazada.... bueno eso es lo qe aparenta ser...
Siguela... Smile
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 15th 2014, 15:21

Colisión... Pulso

Capitulo 74


____ abrió la caja y sacó las dos pruebas de embarazo. —No puedo creer esto.

—Exactamente mis pensamientos. ¿Por qué no lo puedes creer? —Colocando las manos en sus caderas, Lisa la miró boquiabierta—. No has tenido el período desde mediados de octubre. Cada vez que he hablado contigo desde que me fui de Nueva York, me dijiste que estabas luchando con algún tipo de náuseas. Lo cubriste como nervios. Lo entiendo. Pero ahora todo está bien. No hay razón para que estés nerviosa. Si es tan simple como los nervios, siéntate y haz la prueba. No es gran cosa.

En un suspiro, ____ deslizó sus pantalones y se colocó en cuclillas sobre el retrete. Esperando a la madre naturaleza, rasgó ambas pruebas. —¿Puedes dejar de mirarme? Me haces sentir como un niño que recibe una lección de entrenamiento.

—Oh dame un respiro. —Lisa rodó los ojos y se ocupó de su cabello mientras miraba su reflejo. Acomodando sus oscuros rizos en un moño desordenado, lanzó una mirada de reojo a ___ y una sonrisa levantó la comisura de su boca—. Yo te entrené. No olvidemos que soy diez años mayor. He limpiado tu trasero demasiadas veces por nuestro propio bien.

Con demasiada información corriendo por su cabeza, ___ no se atrevió a mantener la conversación. Pero todo fue bueno porque la Madre Naturaleza finalmente apareció. Sosteniendo las dos pruebas, ___ las colocó bajo el flujo, asegurándose que ambas estuvieran saturadas. Una vez terminado, las colocó sobre el papel higiénico que Lisa cortó prolijamente en el lavabo.

___ se lavó y secó las manos, su cabeza comenzó a estar confusa mientras las hermanas se cernían por encima de las pequeñas varas que, en ese momento, asustaban a muerte a ___. A través de las últimas semanas, había descartado sus náuseas como nervios, pero de repente, eso ya no parecía convincente. Las palabras de negación, el miedo y la estupidez vinieron a su mente. Con un sudor acumulándose justo por encima de su labio, tomó la caja vacía de la prueba de embarazo, le dio la vuelta para leer cómo se vería lo positivo y negativo. Notando que una línea representaba un futuro vacío de pañales, y dos líneas el inicio directamente a la maternidad, ___ empezó a mordisquear nerviosamente la uña de su pulgar.

—¿Cuánto tiempo duran estas?

La pregunta apenas había escapado de la boca de ___ cuando una sola línea en una de las pruebas comenzó a tomar un tono claro de rosa. Con un suspiro de alivio posándose en la parte posterior de su garganta, una pequeña sonrisa apareció en el rostro de ___. Sin embargo, esa pequeña sonrisa cayó rápidamente cuando el gemelo de la línea gritaba por un poco de atención, ya que también comenzó a colorearse. ___ arrastró sus ojos a la otra prueba, que ya emitía dos líneas de color rojo brillante.

De pie sobre dos varas de plástico indicando que su vida estaba a punto de cambiar en más de un sentido que ni siquiera podría comenzar a comprender, ___ intentó respirar.
Respira...
Números.
Fechas.
Tiempo.
Cálculos de todo tipo golpeaban su cabeza. Un calendario mental, malos en general, brillaron en la mente de ___ . Sus imágenes le recordaron la primera vez que había hecho

el amor con Nick, la noche del beneficio de su madre, fue a los pocos días que ella y Joseph rompieron. Pocos días después de que ella y Joseph hicieron el amor.
Respira...
Días.
Horas.
Minutos.

Recuerdos de todo tipo flechaban su corazón. Cada segundo que ella y Nick pasaron juntos las últimas semanas, lentamente arreglando lo que una vez estuvo cerca de romperse, se sentían como si estuvieran a punto de ser arrancados de ella. Desaparecer. No había negación que el niño que llevaba tal vez no fuera el suyo. Las posibilidades eran casi nulas. En las dos gloriosas noches que compartieron, ella se acostó con Nick un puñado de veces. En las semanas previas y después de esa noche, había estado con Joseph muchas veces. Con los brazos abiertos, perdonando todas las confusas indecisiones que ella había tomado, Nick la aceptó de vuelta pero él nunca se inscribió para esto. Un padre sustituto para el hijo de un hombre al que odiaba. Un hombre al que odiaba con cada fibra de su ser. Esto sin duda podría separarlos. Lo que ellos fueron, y lo que aún no se habían convertido, no sería más que un casi que... nunca lo fue. Un espejismo.

La posibilidad de perder a Nick para siempre atravesó el pecho de ___ mientras se encorvaba con los brazos envueltos alrededor de su estómago que pronto crecería con una vida. Una vida hermosa que compartía su sangre, pero que tal vez no compartiría la sangre del hombre con el que no podía vivir sin él.
Respira...

—___. —La suave voz de Lisa apenas interrumpió sus pensamientos... su pesadilla. ___ sintió el toque cariñoso de su hermana en el cuello—. ___, mírame.

Cubriendo su boca, las lágrimas se agruparon en los ojos de ___ mientras negaba con la cabeza. —Puede que no sea de Nick, —lloró, tratando de mantener su voz en un susurro—. Oh, Dios mío, Lisa, tal vez no sea suyo.

Lisa se inclinó hacia ____, acunándola de la manera que su madre lo hacía cuando estaba herida. —Lo sé, cariño. Lo sé. —Colgando sobre el borde de la cerca de la locura, ___ tembló, sus llantos fueron amortiguados contra el pecho de Lisa—. Escúchame, ¿de acuerdo? Quiero que te acuestes. Le diré a Nick que estabas cansada y fuiste a tomar una siesta. Lo mantendrá a raya hasta que hayamos terminado de comer la cena. Vas a tener algo de tiempo para pensar en lo que le vas a decir. ¿De acuerdo?

Con los labios temblando, ____ asintió. Se pasó las manos por el cabello, cogió un pañuelo de papel del recipiente y miró su reflejo. Sus ojos, hinchados y ennegrecidos con el rímel, pronto fijarían la vista en los ojos del hombre que amaba tan desesperadamente. El hombre que ella puede muy bien perder. Después de fregarse la cara con agua y jabón, le dio a Lisa un abrazo y se dirigió a la habitación de invitados. Su corazón se hundió en su pecho cuando escuchó a Nick soltar una carcajada mientras aceptaba un poco más las bromas de Michael respecto a la derrota de los Knicks.

Con el clic de la puerta, sus pensamientos en espiral salieron de control. Estaba cerca de arruinarlo. ¿Cómo podría siquiera comenzar a decirle la noticia que estaba a punto de cambiarlos para siempre? Palabras. Su mente se sintió despojada de las palabras correctas para decir. ¿Él sólo se levantaría y la dejaría en California? Visiones de su rostro al momento en que lo descubriría la golpearon, abriéndose paso entre la cabeza de ____. La bilis ardía como la lluvia ácida en su garganta. En una nube, no sólo de temor, sino de una soledad tan oscura, se sentó en la cama y tiró de sus rodillas contra su pecho. Mientras yacía allí, trató de pensar lo que diría y cómo iba a decirlo. Pero a medida que pasaban los minutos, se hacía rápidamente consiente que ninguna cantidad de palabras adecuadas haría nada de eso simple. La vida estaba a punto de cambiar. Ella no tuvo que permanecer allí demasiado tiempo, rezando para que Nick permaneciera a su lado cuando lo haría, porque un momento después, la puerta se abrió y entró el hombre que siempre le robaba el aire de los pulmones. El hombre que sin importar cuál decisión tomaría en los próximos minutos, será por siempre el propietario de su corazón.

___ tragó saliva y se sentó. Trató de mantener el borde de la desesperación en su voz. —¿Ya has terminado de comer? —Ella lo vio sacarse la horrible sudadera de los Lakers por su cabeza, dejándolo en una camiseta blanca y jeans de Dolce y Gabana que colgaban justo debajo de la gloriosa V que esculpía sus abdominales. Se pasó la mano por el cabello negro y desordenado y se estiró. Volvió a tragar saliva mientras se abría camino hacia ella, su sonrisa contagiosa le recordó lo que potencialmente podría perder.

Hundiéndose en la cama, él la tomó en sus brazos y la apoyó sobre su pecho mientras se apoyaba contra la cabecera. —Michael tenía razón. Aunque nos vamos en dos días, quedarme en esta casa podría convertirme en un gordo bastardo. —Riéndose, él puso un beso en su frente—. Estaba lleno de las diez libras de papas fritas y salsa que aspiré antes de que tu hermana dijera que la cena estaba lista, así que decidí pasar. Además, una vez que supe que estabas aquí sola, no me pude resistir.

____ le dio una débil sonrisa mientras sus ojos apreciaron su hoyuelo, ahogándose en cada centímetro de su ligera barba en su mentón. Siguieron el contorno de cada línea y plano de su bello rostro, un rostro que había secuestrado su corazón y lo mantuvo como rehén desde el instante en que lo vio. Un rostro que pronto podría ser nada más que un recuerdo que había tocado su vida por un breve momento.

—Hey, —dijo Nick, bajando la cabeza, sus ojos buscando los de ella—. ¿Qué te sucede?

Y ahí estaba. La pregunta que los llevaría a los dos por un camino que podría romperlos. Sus piezas se dispersarían a lo largo de un camino que tuvo mucha esperanza. Tanto amor y promesas.

Respira...

—Tengo que decirte algo, —susurró ___, su cuerpo tan entumecido como lo estuvo cuando Nick se había marchado.

Una corriente de preocupación se comprimió a través de Nick. Se inclinó hacia arriba, montando las piernas de ___ por encima de su cintura. Ahuecando sus mejillas, buscó en sus ojos de nuevo. —Háblame, muñeca. ¿Qué está mal?

—Yo... yo... —Las palabras correctas o incorrectas, quedaron atrapadas en su garganta, mientras trataba de tomar aliento. Intentando conseguir que salieran. Esto era todo. Ella tenía que decirlas. Respira... —Nick, estoy embarazada.

El alivio, golpeando como una ola que se estrella, se apoderó de él. La mujer que había amado desde el momento en que ella entró a su vida, con la que estaba seguro de que iba a tener una familia, le acaba de decir que iba a ser padre. Padre. La palabra rebotó
a través del corazón de Nick, el sentimiento orgulloso detrás de ese título le recordaba al propio. Esto no era una mala noticia. Seguramente ___ estaba asustada, al igual que Nick, pero ella no tenía razón de estarlo. Él haría todo lo posible para asegurarse de que ella y su hijo fueran amados más allá de toda medida que jamás podría mostrar. Con un entusiasmo que no se parecía a nada que hubiera conocido alguna vez fluyendo a través de él, Nick llevó la boca de ___ a la suya. Besándola con fuerza, una cascada de momentos por venir llenó su alma.

Sin embargo, cuando ella se alejó de inmediato también lo hizo su emoción. La mirada vacía en sus ojos gritaba algo que no había cruzado sus pensamientos. La sensación de ahogo en su garganta casi lo consumió mientras esperaba a que ella dijera algo. Cualquier cosa. Sólo rezaba que no fuera lo que él pensaba que era porque sin importar lo mucho que la amaba y Dios, la amaba nunca permitiría que ___ se deshiciera de algo que era una pieza de ellos.

—Nick, —susurró ___, su corazón estallaba porque en los pocos segundos que la había besado ella sintió un amor tan profundo de él, sabía que no entendería lo que estaban a punto de enfrentar—. Puede que no sea tuyo. —Ella hizo una pausa, su cuerpo temblaba mientras miraba fijamente sus ojos repentinamente vacíos de emoción. Vacíos de la chispa de la que se había enamorado. Lo escuchó tragar, escuchó su respiración detenerse, y ella se estremeció antes de continuar—. Mi último período fue unos días antes de que tú y yo estuvimos juntos por primera vez. Tengo una idea de qué tan avanzado podría estar, pero...

—Lo más probable es que llevas el hijo de Joseph. —El quebrantamiento en la voz de Nick cortó el aire. Al no poder oír lo que él era, se deslizó de la cama y empezó a caminar, su mente era un revoltijo completo de emociones que no podía acercarse a tratar en ese momento. El enojo por la situación se impuso sobre él y la mujer que llenaba su vida más allá de las palabras se extendió por todo su cuerpo. Alcanzando su sudadera, él se la pasó por la cabeza y miró a ___. Su corazón cayó cuando vio sus ojos confundidos mirándolo—. Me tengo que ir.

—¿Qué? —___ respiró, de pie—. ¿A dónde vas?

Al ver el pánico sangrando de sus ojos le hizo sentir como un idiota, pero no podía quedarse. Tratando de suavizar la confusión que sabía que estaba por todo su rostro, se acercó a ella y le puso la mano a lo largo de la delicada curva de su mandíbula. Sus labios temblaban mientras ella lo miraba, las profundas piscinas verdes de sus ojos le rogaban que no se fuera. Mierda. El dolor atravesó sus músculos mientras luchaba para hacer exactamente eso. Quedarse. Hablar con ella. Averiguar cómo podrían hacer que esto funcione. Dios lo ayude. Aunque quisiera, no podía. Necesitaba salir, y necesitaba salir ahora.

Si decirle una palabra a ella, ____ lo vio girarse y hacer su camino fuera de la habitación. Llevó su corazón lleno de cicatrices junto con él mientras cerraba la puerta. La realidad de que él no podría ser capaz de manejar la presión de todo arrasó su mente, dejándola sin habla y rota. Una lágrima se escapó de sus ojos mientras contenía un aliento estremecedor. Una vez a solas con sus pensamientos, ____ trató de recuperar la compostura cuando apagó la luz junto a la cama.

Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 15th 2014, 15:39

Colisión... Pulso

Capitulo 75


En la oscuridad, se sentó en el colchón, su mirada captó las sombras que bailaban a través del techo. Ella deslizó una mano por su estómago, dándose cuenta de la enorme tortura por venir. Día tras día sin saber de quién era el niño que llevaba seguramente la destruiría. ___ se encontró en un camino que no pensaba que iba a cruzar tan pronto en su vida. Definitivamente no en estas circunstancias. Sin embargo, tenía que creer que había una razón por la que esto estaba sucediendo. Llorando, ella luchó duro para encontrar esa razón, pero no pudo. No llegó. Mientras los segundos se borraban a minutos y los minutos desaparecían en horas, lo único que supo fue que tenía que encontrar la pieza que faltaba en su corazón que había salido de la habitación como un hombre roto. Sin pensarlo, se levantó, cogió una chaqueta ligera de su maleta, y se precipitó hacia la sala. Secándose las lágrimas, rodeó la esquina y chocó con su hermana.

Lisa se acercó y estabilizó a ___ por los hombros. —Jesús, ¿estás bien? Sólo venía a verte. Supuse que te di algo de tiempo para ti misma.

Respirando frenéticamente, ___ sacudió la cabeza y se apresuró a la cocina. Lisa la siguió. Suponiendo que Nick se había llevado el coche que le había comprado, ___ robó las llaves de Lisa de un gancho en la pared al lado de la nevera.

—¿A dónde vas? —Preguntó Lisa.

—Tengo que encontrarlo, —____ respiró, haciendo su camino hacia el garaje.
—Él nunca se fue.

Las palabras de Lisa detuvieron en seco a ___. Ella se dio la vuelta. —¿Qué?

—Quiero decir, que no se fue en auto. Creo que tomó un paseo por el muelle.

El corazón de ___ se quedó inmóvil por un momento mientras colgaba las llaves en el gancho. Pero eso sólo duró un segundo, porque cuando ella se volvió, su ritmo cardíaco volvió a aumentar mientras se acercaba a las puertas francesas a un lado del estudio. Nadando en un mar de dolor, las abrió y salió al aire fresco de la noche. Temblando por la brisa que bordeaba el océano, ___ se ajustó su chaqueta y empezó a subir una colina justo más allá de la casa de su hermana, llevándola a las desgastadas escaleras de madera.

No le llevó mucho tiempo encontrar a Nick, y cuando lo hizo, se quedó sin respiración. Como pensó Lisa, estaba sentado en un banco por el muelle, el ambiente resplandeciente de una luz del área de embarque brillaba por encima de su cuerpo. Tenía el aspecto de un ángel, pero sabía que él estaba en el infierno. Con vistas al océano y al hombre que amaba, diminutas gotas de sudor se formaron a lo largo de su frente. Con el viento soplando a través de su cabello, ____ se llevó las manos a la boca y contuvo el aliento tratando de encontrar el coraje que necesitaba para ir hacia él. En algún lugar entre el recuerdo de lo que habían sido juntos y lo que siempre estarían destinados a ser, ____ encontró ese coraje. Hasta ahora, Nick sólo podría haber representado una pequeña parte de su pasado, pero ella lo necesitaba para llenar cada segundo, minuto y hora de su futuro y no estaba dispuesta a dejarlo ir por nada. No podía. Se negaba.

Apretando la barandilla de metal oxidado, poco a poco empezó a bajar las escaleras, su pulso se agitó con cada paso que daba. Para cuando llegó a la arena, Nick se levantó del banco, capturando su mirada. En un instante, ___ se quedó inmóvil con la respiración entrecortada. Mientras las olas subían, golpeando contra el muelle, observó a Nick hacer su camino hacia ella. Se metió las manos en los bolsillos, sus ojos estaban bloqueados en los de ella cuando se detuvo a pocos metros de distancia. Incluso con la distancia que los separaba, ___ sintió su corazón arder a través de ella, sintió la innegable conexión que compartían.

—Te amo, ___ Cooper. —Hizo una pausa y miró al suelo, y luego de nuevo a ella—. Creo que te amaba antes de que supiera que existías. —Su voz era tan suave, ___ apenas podía escucharlo. Él se acercó y llevó una mano a su mejilla, su tacto fue suave y sus ojos acariciaban los suyos—. Estoy bastante seguro de que estabas en mis sueños antes de que entraras a mi vida. Lo sentí la primera vez que te vi. Tiraste de mí. Te apoderaste de mi corazón y nunca lo dejaste ir. Aún si lo hicieras, no te dejaría. No habría sido capaz de hacerlo. Hay algo en ti que era... familiar, y me asustó muchísimo, pero sabía que de alguna manera nos necesitábamos el uno al otro. Nunca he sido un hombre que cree en ningún tipo de destino. Lo consideré mierda esponjosa que las mujeres leían en las novelas románticas, pero sentado aquí el último par de horas, me puse a pensar acerca de ti y de mí. Nuestro romance. Nuestra novela. —Una vez más se detuvo, con la cabeza inclinada le limpió una lágrima que se había deslizado de la mejilla de ella—. ¿Sabías que tenía que ir en ese viaje a Ohio con Trevor cuando estabas en la escuela?

—Si, —susurró. A pesar que sus nervios comenzaron a calmarse, ella no estaba segura de si se trataba de su adiós—. Sarah me lo dijo.

—Así es. —Acercándose, envolvió su brazo alrededor de su cintura y rozó los labios con los suyos—. Nunca se suponía que estuvieras con Joseph. Siempre debiste terminar conmigo, pero el destino nos interrumpió durante un tiempo. Este bebé puede que no sea mío pero es una pieza de algo que necesito en mi vida. Algo que apreciaré incluso después de morir. No estaba bromeando cuando dije lo bueno, lo malo y lo intermedio. Esto es sólo nuestro... Intermedio en estos momentos. —Un pequeño llanto escapó de los labios de ___, y Dios, el corazón de Nick se rompió. Se derritió—. Aquí de pie frente a ti esta noche, te doy mi palabra de hombre, como tú amigo, y como tu amante, si este bebé no es mío, lo amaré no menos de lo que amo al ángel que lo lleva. No te puedo decir que no estoy asustado porque eso sería una mentira, y te prometí que nunca te mentiría. Tengo mucho miedo, y sé que tú también. Entonces, señorita Cooper, si me perdonas por actuar como un idiota por dejarte sola mientras ponía mi cabeza en orden, los próximos meses, tú y yo vamos a estar absolutamente con mucho miedo juntos. No importa lo que pase, lo resolveremos. ¿Suena como un trato?

Con el cuerpo cálido y el aliento robado, ___ asintió y lo atrajo hacia su boca. Había salido de la casa de su hermana nadando en un mar de dolor y confusión. Pero ahora, mientras estaba de pie en esta hermosa noche de Navidad besando al hombre que se quedaría a su lado a través de cualquier cosa, estaba ahogándose en un mar de alivio tan profundo que las palabras no podrían ni siquiera comenzar a describirlo.

***

El Año Nuevo había ido y venido, trayendo consigo una montaña de emociones para ___. Mientras estaba sentada en el consultorio de su médico sosteniendo la mano de Nick, ___ no podía dejar de preguntarse cómo fue para su madre cuando se enteró de que estaba embarazada de ella. Dado que su padre comenzó a mostrar signos de abuso un poco tarde en su matrimonio, la madre de ___ nunca ocultó el hecho de que ___ era un embarazo no deseado. Sus intenciones eran dejar al padre de ___ , poco antes de que se enterara de que estaba teniendo otro bebé con él. Sin embargo, ella siempre le dijo a ___ que fue la mayor sorpresa de su vida. Esa simple frase sonaba fuerte en los oídos de ___ mientras la recepcionista la llamaba a la ventana para llenar el papeleo.

—¿Quieres que vaya contigo? —Nick preguntó mientras se levantaba de su silla.

___ negó con la cabeza, tratando de ignorar su vejiga llena que sólo gritaba de dolor. —No, estoy bien. Sólo tomará un segundo.

Nick asintió. Después de tomar su cartera, ___ se dirigió a la ventana. Esperando que la chica rubia, de cabello corto terminara una llamada que había tomado, ___ miró alrededor de la pequeña oficina a las otras parejas en espera de ser atendidas. ___ se preguntó si alguno de ellos se encontraba en la misma situación que ella y Nick. Por sus sonrisas, altamente lo dudaba. En un suspiro, revolvió su cartera, sacando su tarjeta de seguro y licencia.

—Lo siento por eso. Era mi novio, —la recepcionista chilló, deslizando un portapapeles a través de la ventana—. Si nada ha cambiado, sólo puede firmar en la parte inferior, y el Dr. Richards estará con usted en breve.

—Tengo una nueva compañía de seguros y la dirección de mi casa ha cambiado. —___ le entregó la tarjeta y licencia. Después de explotar su goma de mascar, la chica puso los ojos, se tocó el cabello y se giró para hacer las copias. ___ sacudió la cabeza ante la evidente falta de profesionalismo. Cuando la chica finalmente regresó, ella se las puso de nuevo a través de la ventana y ___ rellenó las secciones necesarias en el formulario. Después, se sentó junto a Nick, sintiendo como si estuviera a punto de estallar.

—No te ves tan caliente, —Nick susurró, sus labios se volvieron hacia abajo—. ¿Tengo que hacer una escena aquí si no dejan que orines en los próximos dos minutos? Sabes que puedo hacerlo.

Tratando de no reírse, porque sabía que sería el final de su vejiga, ___ entrelazó los dedos con los suyos. —Oh, yo sé que puedes. —Ella se inclinó y lo besó en la mejilla—. Pero estoy bien. Al menos por unos minutos más.

Nick sonrió y le pasó el pulgar a lo largo de la parte superior de su mano. —Estás en extrema necesidad de mi juego de veinte preguntas. —___ lo miró como si le hubiera brotado una nueva cabeza—. Lo digo en serio. Te ayudará a alejar tu mente de toda esta situación de no orinar. Voy primero.

___ frunció el ceño, empujando su brazo. —Siempre vas en primer lugar.

—Eso es porque lo he inventado, amor. —Sonriendo, Nick la miró a los ojos—. ¿Seda o encaje?

___ levantó una ceja. —Esa es una pregunta que debería preguntarte.

—No. —Nick se inclinó más cerca, sus labios rozaron su oído—. Mi juego. Mis reglas. Ahora responde a la pregunta. ¿Seda... o... encaje?

___ tomó aliento, su tono ronco instantáneamente le hizo olvidar su problema de vejiga. —Me... gusta... la seda.

Nick sonrió. —Buena respuesta. No se puede superar a ___ Cooper en seda. —Él se echó hacia atrás, deslizando su brazo sobre su hombro—. ¿Piedra o ladrillo?

—Hey. —___ le dio un codazo a su brazo de nuevo—. Ahora es mi turno. ¿Y cómo pasas de seda o encaje a piedra o ladrillo?

—Mi juego. Mis reglas, así que decidí cambiar las reglas e ir de nuevo. —Sonrió a sus labios fruncidos y se inclinó al oído una vez más. Lo mordisqueó y lo sostuvo entre sus dientes, amando la manera en que podía sentir su estremecimiento—. No te preocupes por cómo me voy de un tema a otro. Sólo tienes que responder a la pregunta. ¿Piedra... o... ladrillo?

___ dejó escapar un suspiro, convencida que él pasó años estudiando el arte de conducir a las mujeres al punto de perder el control en público. Su vejiga llena como un recuerdo lejano, ___ llevó su mirada hacia él, su oído desesperadamente extrañaba sus dientes. —Piedra, —dijo lentamente. Ahora ella jugaría su juego, sabiendo que lo podía volver físicamente loco como él a ella—. Me gusta todo lo... duro. —Los ojos de Nick se dirigieron a sus labios, así que los frunció, sintiéndose drogada mientras miraba sus pupilas dilatarse con lujuria. Oh, sí, lo tenía—. No es que el ladrillo no sea... duro, pero si no me equivoco, y podría estarlo, así que perdóname si es así, ¿Pero no es la piedra... más dura... mucho... más dura que el ladrillo?

Nick deslizó la mirada de sus labios a sus ojos y una sonrisa se extendió por su rostro. —Sé lo que estás haciendo.

—Oh, ¿En serio? —Sin expresión, ___ miró sus uñas, fingiendo desinterés—. ¿Lo estoy haciendo bien?

—Muy, —susurró Nick, inclinándose más cerca—. Y si sigues haciendo esto bien, estaremos a punto de irnos, así puedo mostrarte lo bien que yo puedo hacerlo. Pero no voy a ir con rodeos, Señorita Cooper. Seré implacable, sólo me detendré una vez que me supliques.

___ sonrió y frunció los labios de nuevo. —¿Te gusta cuando suplico?

—¿Esa es tu pregunta para el juego? —La mirada de Nick se alejó de sus ojos picantes a sus labios. Maldita ella. Se estaba volviendo buena en esta mierda—. Sólo tienes una. Elije con cuidado.

—Sí, esa es mi pregunta para el juego. —___ suspiró y cruzó las piernas—. Ahora responda a la pregunta, Sr. Jonas. ¿Te. Gusta. Cuando. Suplico?

Con la respuesta en la punta de la lengua, la cual deseaba deslizarla a lo largo del cuerpo de ___, la recepcionista abrió la puerta y llamó a ___.

___ se rió cuando vio a Nick pararse y ajustarse los pantalones. Incapaz de evitarlo, se rió hasta el fondo en la parte posterior del consultorio.

Después de encender una máquina de ecografía, apagar las luces, y cubrir con una sábana de examen una mesa que lucía menos que cómoda, Cabello Poco Profesional se volvió hacia ___. —Necesito que bajes el cierre de tus jeans, los tires hacia abajo justo por debajo del hueso púbico, y te acuestes para mí.

Tomando asiento junto a la mesa, Nick levantó una ceja y una sonrisa lenta se deslizó en sus labios mientras miraba a ___ hacer lo que se le dijo. —Esto podría llegar a ser un poco más entretenido de lo que esperaba. Mi piedra está muy dura en este momento.

Los ojos de ___ aterrizaron en la chica, que estaba ruborizada con una profunda sombra carmesí, mientras ella saltaba sobre la mesa. Tratando de ponerse cómoda, ___ miró a Nick y soltó una carcajada. —Te lo dejo a ti para que sigas poniéndote sexual en el consultorio de un médico después de perder tu propio juego.

Nick se encogió de hombros. —El juego se reanudará una vez que nos vayamos, y nunca dije tener límites cuando se trata de mujeres que aman la piedra sobre el ladrillo.

Con los ojos abiertos y mirando a Nick, la rubia sin nombre se aclaró la garganta. —El Dr. Richards estará aquí de inmediato. —Ella se apresuró a salir del oscuro consultorio.

Sonriendo, ___ negó con la cabeza. —La asustaste.

Nick se inclinó hacia delante, apoyando los codos en las rodillas. —La excité.

—Oh, Dios mío. ¿Podrías ser un poco más vanidoso?

Otro casual encogimiento de hombros. —Lo llamo ser seguro de sí mismo.

___ puso los ojos en blanco. —También dijiste que no eras un acosador, y míranos ahora.

—Me dejaste sin palabras, y eso no sucede muy a menudo. —Nick rió entre dientes—. No puedo conjurar una respuesta si quisiera.

___ sonrió, y un momento después, el médico entró campante por la puerta, su alto y prolongado cuerpo se elevó sobre ___ mientras se acercaba. Con un portapapeles en la mano, deslizó sus gafas sobre el puente de la nariz y miró a ___, las arrugas bajo sus ojos se juntaron cuando sonrió.

—Me alegro de verla de nuevo, señorita Cooper.

—Hola, Dr. Richards.

—Veo que hiciste dos pruebas de embarazo que salieron positivo, pero no estás muy segura de cuándo fue tu última menstruación. —___ asintió. Colocó el portapapeles en un mostrador, se lavó las manos y deslizó un par de guantes. Alcanzando un pequeño frasco blanco, le dio una buena sacudida—. Un poco frío, —advirtió, chorreando una gota de gel en el estómago de ___ . Ella se sobresaltó y se estremeció cuando la golpeó. El médico miró a Nick mientras comenzaba a presionar lo que parecía ser un micrófono contra el gel—. ¿Padre?

Con una débil sonrisa, Nick desvió sus ojos a ___. Su corazón se hundió un poco mientras la veía moverse con incomodidad. Alcanzando su mano, entrelazó los dedos con los de ella y acercó su silla.


Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 15th 2014, 19:37

dios
que complicado
siguela
espero que si sea de nick
Volver arriba Ir abajo
ale-Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 54
Fecha de inscripción : 10/05/2014

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 15th 2014, 23:44

Ha qe si sea de Nick... pero qe lindo qe valla a estar con ella aunqe no sea de el
Bno espero qe la sigas pronto
Volver arriba Ir abajo
ale-Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 54
Fecha de inscripción : 10/05/2014

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 15th 2014, 23:46

pero qe lindo qe valla a estar con ella aunqe no sea de el.... pero qe si sea de Nick...
Bno espero qe la sigas pronto
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 16th 2014, 06:59

Omj dios ojalaaa k sea de nick
si k siii povrecito pero es un amor
no cabe duda d esoo suveee mas siii?
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 16th 2014, 16:07

Colisión... Pulso

Capitulo 76


—Él podría ser el padre. Queríamos hablar con usted acerca de eso, —___ comenzó, mirando a Nick. Ella se movió otra vez, no sólo por la torpeza de la situación, sino por la cantidad de presión que el médico estaba poniendo bajo su vientre—. Yo... no estoy muy segura de quién es el padre. Hice un poco de investigación rápida online con respecto a la amniocentesis, pero he leído que hay un cierto riesgo.

Whoosh...

El médico se aclaró la garganta. —Ya veo. Sí, existe cierto riesgo en la amniocentesis, sin embargo, si se hace correctamente...

Whoosh... Whoosh...

—Los beneficios pueden ser mayores que los riesgos en algunos casos...

Whoosh... Whoosh... Whoosh...

—Especialmente en una situación como en la que ustedes se encuentran.

Whoosh... Whoosh... Whoosh... Whoosh...

—¿Qué es ese sonido? —Preguntó Nick, sus ojos yendo entre el médico y el resplandeciente monitor blanco y negro.

—Eso es el latido del corazón de su... del bebé. —El doctor hizo girar unos mandos de la máquina. Apuntando a la pantalla, llevó sus ojos a los de Nick—. Y ese pequeño punto a la derecha es el bebé.

Nick tragó, su corazón golpeaba sus costillas tan rápido como el que potencialmente podría ser su hijo. Mi hijo... Sintió que ____ apretaba su mano cuando empezó a sentir el sudor formándose por encima de sus cejas. Mirando la pantalla, casi perdió el aliento. Observó la pequeña vida por nacer moverse y sacudirse dentro de su capullo. Infierno, era tan jodidamente pequeño que juraba que si ___ estornudaría, ella lo lastimaría. Dios, no es que el último par de semanas desde que habían regresado de California no estuvo rezando para que este niño fuera suyo, pero aquí y ahora, tenía que creer que sí lo era. Visiones enseñándole a un niño pequeño de ojos marrones a jugar al béisbol en el patio trasero de una casa que habría construido llenaron sus pensamientos. Visiones de una niña en un tutú rosa, cantando y bailando para él y ___, avivaron su necesidad mucho más.

Nick acercó su silla, soltó la mano de ___ y le pasó los dedos por su cabello. Mirándola fijamente a los ojos, tragó de nuevo.

—¿Puedes... sentirlo moviéndose dentro de ti?

___ sacudió la cabeza, su voz fue un susurro. —No.

—Es demasiado pronto para sentir cualquier movimiento. Eso sucede en algún lugar alrededor de la semana número quince. —Después de un poco más de empujes, girar botones y whooshs, el médico apagó la máquina. Él caminó hacia la pared y encendió la luz. Tomó un círculo de cartón del mostrador y lo miró un momento—. Con base en el tamaño del bebé, estás aproximadamente de diez semanas. La concepción tuvo lugar en la última semana de octubre. Mi fecha probable de parto es el 21 de julio. Mi consultorio no está equipado con la última tecnología, así que voy a tener a la recepcionista programando una ecografía transvaginal para ti. Puedo estar cerca de la jubilación y ser un poco anticuado, pero estoy bastante seguro de que estoy en lo cierto. He estado haciendo esto mucho antes de que ustedes dos fueran un brillo en los ojos de sus padres. —Le entregó a ___ una toalla de papel, haciendo un gesto hacia su estómago—. Utiliza eso para limpiar el gel y no dudes en usar el baño. Cuando hayas terminado, pueden verme en mi oficina. La segunda puerta a la izquierda al salir de la habitación. Vamos a repasar los pros y los contras de la amnio.

Mientras el médico se marchaba, ___ se secó el gel de su estómago. Las únicas palabras que podría concentrarse de forma remota eran cuándo la concepción se había realizado. La última semana de octubre. Ella sólo había estado con Nick un puñado de veces durante la semana, pero aún así lo puso en la carrera. Incluso si era por un par de días, eso es todo lo que le importaba a ___. Suspirando, se deslizó de la mesa y rápidamente usó el baño. Después de aliviarse, salió y atrapó los ojos de Nick. Se dio cuenta de que estaba atrapado profundamente en sus propios pensamientos, y el infierno, si no le rompía el corazón.

—¿Estás bien? —Susurró, acercándose a él mientras se abrochaba los jeans que estaban empezando a ser un poco apretados.

Parándose, deslizó sus brazos alrededor de su cintura. —Lo estoy. ¿Y tú?

Ella asintió con la cabeza, acurrucándose contra su pecho. Sin embargo, no estaba bien. Ella estaba muy lejos de estarlo. El dolor que Nick estaba atravesando la estaba matando. Aspirando su aroma y ahogándose en el sonido de su corazón, ella retuvo las lágrimas.

Nick besó la parte superior de su cabeza. —No sabía que buscaste esa amnio... o como se llame.

—Si. Lo hice el otro día mientras estaba en el trabajo.

—Hablaste de riesgos. —Cogió su cartera y se la entregó a ella—. ¿Qué tipo de riesgos son esos, y cómo se realiza el examen?

Deslizando la correa sobre su hombro, se detuvo un momento, recordando lo que suponía el procedimiento. Un estremecimiento involuntario pasó a través de ella. —Ellos introducirán una aguja a través de mi estómago y...

Con shock cruzando su rostro, la cortó. —¿Una aguja? ¿En tu estómago?

—Sí.

Nick dejó escapar una bocanada de aire. —___, prefiero que ninguna aguja pase cerca de tu estómago.

—Umm, Nick, prefiero que ninguna aguja pase por mi estómago también. Quiero decir, puede causar una infección.

Los ojos de Nick se abrieron mucho. —¿Qué tipo de infección?

___ sonrió a su confusión y preocupación. —Amniótico. Es el saco de líquido donde está el bebé. Puede llegar a... infectarse.

—Entonces, ¿qué sucede? —Preguntó, pasándose la mano por su cabello, su tono mostraba que su preocupación iba aumentando.

___ tomó una respiración lenta. —Puede conducir a un aborto involuntario.

Nick tragó, sus palabras eran lentas. —¿Hablas en serio? —___ asintió—. De ninguna manera. No vas a conseguir que se haga. —Entrelazando sus dedos, se dirigió a la puerta—. Jesús, ___, ¿por qué siquiera pensaste en poner al bebé o a ti a través de eso?

Rodearon la esquina, la dirección opuesta a la oficina del doctor. ___ se detuvo. —Lo busqué porque puedo ver que estás sufriendo. Esa es la única prueba que encontré que podría demostrar ahora quién es el padre. —Apartando la mirada, su voz se desvaneció—. Ya es bastante que me aceptaras de vuelta. ¿Ahora tienes que lidiar con esto?

Nick tomó su rostro, llevando su mirada hacia él. —¿Ya es bastante que te acepté de vuelta? —___ asintió, con los ojos brillando. Con sus pulgares, él suavemente limpió sus lágrimas—. A pesar de todo el dolor y sufrimiento que pasé por perderte por sólo esa pequeña cantidad de tiempo, ___, no cambiaría nada. Ni una cosa. Te aceptaría de vuelta un millón de veces más. Con dolor y todo. —Él rozó sus labios sobre los de ella, su voz era suave—. Estamos lidiando con esto. No sólo yo. Nosotros. Preferiría no saber, que ponerte a ti o al bebé en cualquier tipo de peligro. Nunca sería capaz de vivir conmigo mismo si algo le sucediera a cualquiera de ustedes porque piensas que necesito saber.

Inclinándose en su calor embriagador, ___ apoyó la cabeza contra su pecho. —¿Estás seguro?

Él deslizó las manos por su cabello, acercándola más. —Tan seguro como sé que envejeceremos juntos. Lo puedo ver ahora. Dos mecedoras en el porche, mirando a nuestros nietos haciendo un jodido desastre en nuestro patio. Todo estará bien. Vamos a endulzarlos y enviarlos a casa con sus padres en venganza. —___ se rió—. A pesar de que podrías tener que darme de comer puré de manzana, ya que estos dientes blancos habrán desaparecido. Estás atrapada conmigo.

___ lo miró. —Puré de manzana, ¿eh?

Nick se encogió de hombros con una sonrisa en su boca. —Sip. Me gusta el pudín, también.

Subiendo de puntillas, ___ puso un beso en su nariz. —Trato. Puré de manzana, pudín y nietos corriendo sueltos llenos de azúcar en venganza. —Nick sonrió, y ___ tomó su mano—. Está bien. Pero todavía tengo que programar la ecografía transvaginal antes de irnos.

Nick se aclaró la garganta mientras se acercaban a la ventana donde Rubia estaba hablando por teléfono. —Cierto. Acerca de esta cosa transvaginal. No me gusta cómo suena.

___ puso los ojos. —¿Y ahora qué?

—Bueno, no soy médico, así que sólo estoy suponiendo aquí, pero estoy pensando que algún viejo verde va a tener la vista central de tu...

___ rápidamente le cubrió la boca, sus ojos muy abiertos como platos. —¡Nick! —Podía sentir sus labios subir en una sonrisa y sus ojos brillando con humor—. Usted, señor, tiene que acostumbrarse a esto.

—No voy hacer tal cosa, —dijo, las palabras salieron ahogadas bajo su mano. Girando, liberando efectivamente su boca del agarre de ___, tocó el timbre, sacudiendo a Rubia de su conversación. Con ojos muy abiertos, ella colgó el teléfono. —Tenemos que programar una amnio transvaginal para mi novia pero nos gustaría que la realizara una mujer. —___ soltó una risa. Nick miró a ___, su sonrisa se amplió—. ¿Qué?

Ella negó con la cabeza. —No se llama amnio transvaginal, hombre de las cavernas y psicópata.

Su sonrisa vaciló, y si ___ no se equivocada, parecía un poco avergonzado. Sin embargo, se veía adorablemente sexy.

—Se llama ecografía transvaginal, —dijo Rubia, luciendo igualmente avergonzada por la conversación—. El Dr. Richards envió los papeles. ¿A las dos y media el próximo martes en el edificio Freeman funciona para usted?

—¿Será una mujer quien realice este examen? —Preguntó Nick, ya no se veía tan avergonzado o confundido. Ahora sólo se veía todo preocupado, y ___ no pudo evitar reír de nuevo.

—Puedo poner una solicitud, pero no puedo garantizar que va a ser una mujer quien lo haga.

—Eso está bien. —___ alcanzó a Nick y lo llevó rápidamente hacia la salida—. Dos y media, el próximo martes, en el edificio Freeman. Voy a estar allí. Gracias.

—Una mujer, —Nick gritó mientras ___ tiraba de él hacia el pasillo—. Queremos una mujer.


Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 16th 2014, 16:30

Colisión... Pulso

Capitulo 77


___ salió al frío aire nocturno, el viento de mediados de enero pinchaba su rostro mientras esperaba que Nick estacione al frente de su edificio. Con las manos cubiertas con guantes y metidas profundamente en los bolsillos de su chaquetón, tembló mientras observaba a los automovilistas pasar volando. Echando un vistazo a su izquierda, vio el Ferrari de Nick rodeando la esquina del garaje subterráneo. Largó un suspiro de alivio lleno de vapor y se dirigió a la acera. Alcanzando la manija cuando se detuvo, abrió la puerta y subió con el cuerpo casi congelado por los pocos segundos afuera.

Nick frunció el ceño con una expresión de perplejidad en su rostro. —Estaba saliendo para dejarte entrar.

Ella apretó los paneles de control en el tablero, disparando calor. —Eres demasiado bu... bueno, —tartamudeó mientras se ponía el cinturón de seguridad en la cintura—. Pero no iba a esperar. Hace frío como el infierno allí.

—En el infierno no hace frío, amor. —Él acarició sus nudillos contra su cuello mientras se metía en el tráfico—. Pero tú lo estás. ¿Por qué no esperaste en el vestíbulo?

—Creo que soy masoquista por el castigo. —Ella sacó su celular de su bolso y pulsó el botón para llamar a Sarah. Después de unos tonos sin respuesta, le envió un mensaje en su lugar—. Es eso o... sí. Soy masoquista por el castigo.

Nick se detuvo en un semáforo. Deslizando su brazo sobre el respaldo de su asiento, levantó una ceja. —Pasaste una noche romántica viendo repeticiones de Honeymooners con tu hombre. Tal vez te mereces un poco de castigo.

Llevando los ojos hacia él, ella cerró su teléfono. —Sólo dices eso porque vamos a encontrarnos con todos en Pacha.

—Correcto. Un club de locos. Un lugar al que no perteneces considerando que estás embarazada.

___ suspiró, divertida por su comentario. Sabía de dónde venía. Había ganado la disputa mientras se preparaba, pero él no estaba de acuerdo con la idea. —¿Nick Jonas?

—Señorita ___ Cooper.

—Deja de ser un asno.

Nick se rió entre dientes. —¿Un asno? —Con el semáforo verde, llevó su brazo hacia abajo para poner el auto en marcha.

—Sí. Un asno. Fuimos por esto. Es un club, no un mosh pick. No hemos salido con todos en un tiempo, y en pocos meses, no voy a ser capaz de hacerlo. —Ella lo besó en la mejilla, colocando su mano sobre la suya mientras se deslizaba a través de los cambios—. Así que, sugiero que termines el tema, hombre de las cavernas, y muestra tu novia caliente antes de que sea demasiado tarde.

Sonriendo, él negó con la cabeza. —Es la segunda vez hoy.

—¿La segunda qué? —___ preguntó, bajando la visera—. ¿Que te he llamado Hombre de las Cavernas?

—Sí. Pero también es la segunda vez hoy que me has dejado sin palabras. —Nick trató de mantener sus ojos en la carretera, pero era casi imposible. El perfume con aroma a vainilla de ___ vagando por el auto lo estaba drogando. El se movió con incomodidad en su asiento, miró en su dirección, capturando sus dulces labios fruncidos—. Me está empezando a gustar más de lo que debería.
—Ella sonrió mientras comprobaba su maquillaje en el espejo—. De cualquier manera, este hombre de las cavernas mantendrá a su novia caliente cerca mientras estamos allí. —Alejó los ojos de su hermosa sonrisa de nuevo a la carretera—. Yo me encargo de tu castigo después, Mujer de las cavernas.

Al momento que encontraron estacionamiento, Nick le había explicado, en gran detalle, las muchas maneras que planeaba castigarla cuando regresaran a casa. Sin decir nada, ___ estaba empezando a lamentar nunca salir. Su tortura placentera divertía sus sentidos mientras se deslizaban del auto, lo que aumentaba su pesar. Después de una corta pero muy fría vuelta a la manzana hacia el club, entraron por la fila VIP. Nick presionó la mano contra la parte baja de su espalda, guiando a ___ arriba, al entrepiso donde Sarah estaba girando contra la pelvis del Sr. Toalla Rosa y Mullida. Con la música golpeando a través de sus oídos, ___ aún pudo escuchar el chillido de Sarah desde unos pocos metros de distancia. Ella casi corrió hacia ___ y Nick.

—¡Mi amiga! —Después de una colisión casi fatal con un poste de metal y unas pocas mesas, Sarah empujó a ___ a sus brazos—. ¡Has ganado la batalla con el hombre! Estoy tan feliz que no dejaste que te derrotara, y estoy ebria. ¡Hurra por mí! ¡Esta va a ser la noche!

___ se rió, deslizando su abrigo de su cuerpo. —Sí. Gané la batalla. —Le sonrió a Nick. Él sonrió, tomando su abrigo—. Y, sí, luces un poco bebida.

—Mi plan es la constante y cálida confusión esta noche. —Sarah sonrió y tomó la mano de ___, arrastrándola a la terraza con vistas a la pista de baile—. ¡Mira, ___! —Gritó con los brazos bien extendidos—. ¡El mundo es mi gente!

—¡Mierda, Sarah! —___ gritó, sorprendida porque Sarah estaba colgando sobre dicho balcón. ___ apretó los brazos alrededor de su cintura para evitar la caída a su muerte. La llevó de regreso a Jude y Nick.

Sarah frunció el ceño, pero la preocupación de ___ no le impidió coger un trago rojo en un tubo de una camarera caminando por allí mientras Jude sacaba su billetera para pagar por la bebida. Lo tomó, le entregó a la camarera el tubo, y colocó un húmedo beso en la mejilla de Jude.

—Te acuerdas de mí lienzo humano, ¿no?

___ sonrió. —¿Cómo puedo olvidarlo?

—Es genial volver a verte, —le gritó Jude por encima de la música—. Al menos estoy vestido en esta ocasión.

___ sonrió, al no tener ni idea de cómo responder a eso. Sip. Esa afirmación despertó la curiosidad de Nick. Sólo un poco. Después de colocar los abrigos de él y ___ en un sofá de gamuza, se dirigió de nuevo hacia el grupo con los ojos clavados en Jude.

—Soy Nick, y estoy feliz de ver que estás vestido. ¿Tú eres?

—¿Qué onda, hermano? —Dijo Jude con una cálida sonrisa. Le tendió la mano y Nick la tomó—. Soy Jude, o puedes llamarme el lienzo humano. Cualquiera de los dos. Está bien.

Nick asintió y se inclinó al oído de ___. —Muy bien, él acaba de mencionar que está vestido en esta ocasión y ahora se está llamando un lienzo humano. —Él envolvió el brazo alrededor de su cintura—. Me quedo con el supuesto que de alguna manera lo has visto desnudo, y posiblemente unos pinceles estuvieron involucrados. Me gustaría haberte dejado pintarme si eso es lo que necesitabas.

Deslizando sus brazos alrededor de su cuello, ___ levantó una ceja y una sonrisa se deslizó por su boca. —¿Me dejarías pintar un bonito arcoíris en tu estómago?

—Mmm. Te dejaría pintar cualquier mierda que quieras en mí donde quieras pintarlo. —Le mordisqueó el labio y la atrajo hacia sí—. Recuerda, no tengo un límite sexual contigo. Pero trazo tu línea en pintar sobre órganos masculinos que no sean los míos.

___ soltó una risa, rozando su boca junto al oído. —Nunca he pintado en el cuerpo de un hombre pero tengo pensado hacerlo cuando lleguemos a casa. Ah, y sólo lo he visto parcialmente desnudo. Tiene una buena complexión pero no es tan duro y caliente como el tuyo, así que no te preocupes por eso. Una vez más, fue sólo una visión parcial.

—Me tenías pensando hasta esa última parte, pero lo voy a dejar pasar. —Mirándola, él rodó la lengua por su labio inferior—. ¿Las tiendas de pintura están abiertas tan tarde?

—¡Hey! —Sarah gritó, empujando a Nick lejos de ___. Tropezando con él, se pasó una mano por su cabello rubio y sonrió. —Uno: Nunca he recibido mi abrazo de ti, Jonas. Dos: Ya está preñada. Estoy bastante segura de que no puedes volver a embarazarla. Aléjate, mi hermano. Ustedes dos se estaban poniendo un poco calientes por un segundo.

Después de soportar el balanceante abrazo de oso de Sarah, Nick sacudió la cabeza. —Estoy rodeado de mujeres que hoy me han dejado sin palabras.

Usando una completa sonrisa como el gato Cheshire, Sarah giró su brazo alrededor del cuello de ___ . Sus ojos marrones cayeron sobre Nick. —Tienes que acostumbrarte a ello, amigo. Estamos aquí para quedarnos. —Ella soltó un eructo, mirando su reloj—. Maldito, mi hermano y Fallon. Esperemos que no esté en algún lugar embarazándola. Él dijo que estarían aquí antes de medianoche, y ya pasaron quince minutos.

___ arrugó la nariz, dando un paso atrás. —Jesús, Sarah.

—¿Qué? —Tratando de no perder el equilibrio cogió el brazo de Jude, quien no fue de ayuda porque se tambaleó hacia atrás, ella frunció el ceño—. Exageré con todo el asunto de "embarazarla", ¿no? Lo siento. Pero lo estás. ¡Oh mi Dios, ___! ¡Vas a tener un bebé! Tenemos que ir a comprar ropa de niños pequeños. Bueno, no niños pequeños porque no va a ser un niño cuando salga, porque será tan pequeño. Pequeño como un borrador de lápiz. —Sarah levantó la mano dándose golpecitos en la frente—. Necesitamos un nombe. Quiero decir un nombre. Un nombe. Un nombe. ¡Oh! ¡Lo tengo! ¡Sarah! Niño o niña, nómbalo Sarah en mi honor.

Completamente atónita ante la borracha exhibición de Sarah, ___ tuvo la repentina urgencia de coger un trago de la camarera haciendo otra ronda. —Sarah, no estaba hablando del bebé. Estaba hablando del eructo que soltaste en mi cara.

Sarah se tocó la boca. —¿Eructé?

Tan pronto como Sarah dejó caer la pregunta del eructo, de la mano, Fallon y Trevor se acercaron al grupo. Chillando de alegría, Sarah los saludó con un abrazo demasiado borracho y demasiado apretado. Después de responder a varias preguntas sobre la posibilidad de embarazar a Fallon, Trevor envió a Sarah y Jude a la pista de baile, diciéndoles que fueran a quemar un poco del alcohol.

Contra una persistente sensación en su instinto diciéndole que no, Nick dejó a ___ que se uniera al grupo. Fallon estaba con ella que pensaba no beber debido a una comunión en la mañana, por lo que se sentía un poco mejor. Sin embargo, no se sentía bien con él. Con las manos entrelazadas, Nick apoyó los antebrazos en la barandilla del segundo nivel. Observó con ojos de halcón como ___ se dirigía a la pista del club.

—Escuché lo que sucedió entre tú y Joseph. —Trevor, también observando con intensidad a las chicas, habló y Nick pudo escuchar el cansancio en su voz—. Un par de tipos de la oficina llamaron y me hablaron de eso.

Con los ojos fijos en ___, Nick no se molestó en girar para mirarlo. —Jodidamente me escondiste lo que le hizo a ella.

—No escondí nada, —replicó, ajustándose las gafas—. Hablé con ___, y ella prometió que te diría algo si ustedes volvían a estar juntos. —Llevó una mano sobre el hombro de Nick—. Supuse que ya lo sabías.

Alejándose, Nick se quitó su mano. Arrastró sus ojos de ___ y cubrió a Trevor con una mirada que seguro le dijo que estaba a punto de ser noqueado por la barandilla. —¿Jodidamente asumiste que lo sabía? ¿Qué mierda te sucede? Viniste al día siguiente que ella se mudó conmigo. Esa fue la primera vez que te vi o hablé después de que regresamos de México. ¿No crees que hubiera dicho algo si lo hubiese sabido?

—Vamos, hombre, ¿qué esperabas que hiciera? Ella lo prometió. Lo supuse. Fue un error. Eso es todo.

Cuanto más hablaba Trevor, lanzarlo por encima de la barandilla se convertía mucho más atractivo para Nick. —Si. Un maldito error. ¿Qué esperaba que hicieras? Deberías haber volado a Playa del Carmen el maldito día en que ocurrió. Eso es lo que esperaba de un amigo que conozco la mitad de mi vida. Alguien que considero un hermano. —Nick lo miró un segundo, y luego centró su atención en ___. Observando la mujer a la que había salvado de una vida llena de nada más que dolor y sufrimiento, él apretó los dientes y trató de calmarse—. La amo más que a nada. Habría regresado ese día si lo hubiera sabido. Deberías haber hecho algo. Fin de la puta historia.

Sobre la música ensordecedora zumbando y golpeando a través del aire, Nick escuchó el suspiro de resignación de Trevor. De cualquier manera, Nick no estaba seguro si la amistad podría ser salvada. Demonios, no estaba seguro si valía la pena tratar de salvarla en este punto. Aparte de sentirse como si pudiera matarlo allí mismo, Nick se sintió en llamas.
Antes de que él pudiera pensar más sobre la amistad rota, Nick vio a ___ y a las chicas salir de la pista de baile. Haciendo su camino por las escaleras, con lienzo humano por detrás de ellas, entraron en la sala VIP. Nick llevó su atención una vez más en dirección de Trevor, sin prestar atención a la mirada impasible en su rostro que podía decir que era para aparentar. Nick vio los pensamientos moverse detrás de sus ojos, y a él no le importa una mierda. ___ le echó los brazos alrededor de la cintura, alejando a Nick de la disputa que tenía con su ex mejor amigo.
Nick se volvió, rozando sus dedos por el cabello húmedo de ___. Ella sonrió, y él estaba casi listo. Dios, entre las embravecidas hormonas masculinas aumentando sin parar a través de su sistema y el sudor que brillaba de su cuerpo, podría haberla comido viva ahí. Hambriento en más de un sentido, Nick tomó su boca. Queriendo ahogar todo lo que ella hizo, la besó, su cuerpo en busca de liberación. Podía sentir la vibración de su gemido bailar sobre su lengua, y joder si eso no lo volvía loco.

—¿Estás pasando un buen momento?

—Si, —dijo ___, su cuerpo hormigueaba. Su piel. Su pulso. Cada maldito pelo en su piel se erizó. Una chisporroteante y exigente ansiedad comenzó a construirse entre sus piernas mientras los ojos de ella trazaban desde su rostro a su deliciosa nuez de Adán escondida entre el cuello de la camisa blanca. Suspirando, pasó las manos por su suéter gris a medida con cuello en V, sus dedos ardieron al sentir su pecho desnudo. Tragó saliva—. Tengo que hacer un rápido viaje al baño. Ya vuelvo. —Todavía sosteniéndola, observó a Nick levantar una ceja, sus ojos lentamente la follaron ahí. Ella volvió a tragar saliva.

Señaló con la barbilla hacia la salida. —Me gustaría salir de aquí cuando hayas terminado.

El borde íntimo en su tono, dijo todo lo que necesitaba saber. La rodeaba, tiraba de ella hacia bajo como una ola. Con las piernas y el cuerpo débiles, ___ asintió. —Usted no tiene que pedirlo dos veces, señor Jonas.

—Buena chica. —El triunfo en su voz la hundió más allá de la dulce rendición a su petición—. La veré de vuelta aquí en unos momentos, señorita Cooper.

___ giró sobre sus tacones y se dirigió al baño, sólo para ser detenida a unos metros por Sarah. Tambaleándose más que antes, ella sonrió y ___ no pudo evitar reírse. Tomando la mano de Sarah, ___ la arrastró hacia el baño sólo para ser detenida por Fallon. Apretujadas, ___ enganchó brazos con ellas y, finalmente, llegaron al baño. Después de veinte minutos de espera en una larga fila que serpenteaba a través de una cantidad decente del segundo nivel, las chicas entraron e hicieron sus asuntos.

—Country, —Fallon interfirió, sacando la máscara de pestañas de su cartera. Mirándose en el espejo, se la pasó a través de sus pestañas—. ¿Acaso Nick te habló sobre la discusión que él y Trevor acaban de tener sobre ti?

___ levantó la vista de la búsqueda en su bolso por el lápiz labial. Con el ceño fruncido, ella inclinó la cabeza, confundida. —No ¿Qué sucedió?

—Nick está cabreado porque él nunca le dijo lo que Joseph te hizo.

___ suspiró. —Le dije que fue mi culpa por no decir nada. Voy a hablar con él de nuevo.

—Eso espero. —Fallon arrojó la máscara de pestañas de nuevo a su cartera. Ella se arregló el cabello, su color carmesí ardiente vibraba bajo las luces del techo—. No debería coger mierda por algo que tú deberías haberle dicho a Nick para empezar. ¡Tienes que arreglar esto!

___ sacudió la cabeza hacia atrás. —Sé que él no debería, Fallon. Te acabo de decir que le expliqué a Nick que fue mi culpa. También le dije que Trevor me hizo prometer que yo le contaría si volvíamos a estar juntos y no lo hice. ¿Qué quieres que diga? Voy a hablar con él de nuevo, ¿de acuerdo?

Fallon dejó escapar un suspiro ruidoso y asintió con la cabeza. —Muy bien. Lo siento. Me volví arrogante, pero amo a Trevor, y él está bastante molesto en este momento.

—Trevor siempre está molesto por algo, —Sarah soltó, abriendo la cabina. Desenredando un collar que parecía estar cada vez más en su cabello, ella puso los ojos en blanco y tiró de él. Su expresión se retorció de dolor por un momento antes de sonreír—. Gracias a Dios. Esa jodida cosa me estaba matando. No pregunten cómo llegó a mi cabello, tampoco. Creo que pasó cuando me agaché para limpiarme. Ah, y estoy bastante segura de que me oriné sobre mis talones.

Con los brazos cruzados, Fallon se apoyó contra el lavabo. —Trevor no está siempre molesto.

—Pfft. El infierno si no lo está, —Sarah se burló y comenzó a lavarse las manos—. Es una perra sobre ruedas. Incluso mi padre dice que yo tendría que ser el chico de la familia. Si él no tuviera pene, diría que tiene un coño.

___ se cubrió el rostro, tratando de contener la risa.

Una lenta sonrisa curvó los labios de Fallon. —Bueno, te puedo garantizar que tiene un pene y sabe cómo usarlo.

Sarah se secó las manos con una toalla de papel. Una vez que terminó, la hizo una bola y la arrojó a la frente de Fallon, golpeando en el blanco. Sarah soltó un bufido. —Y puedo garantizarte que si no la guarda, acabarás con un pequeño bollo en el horno al igual que nuestra amiga aquí, excepto que el tuyo no será tan lindo y será una perra al igual que su padre. Ja—ja.

Suspirando, ___ puso los ojos. —Basta con las bromas de embarazo, Sarah.

Sarah se encogió de hombros. —Bueno, es la verdad. Tu hijo será definitivamente más lindo. —Pausando, Sarah apretó los labios en una línea dura, sus ojos se entrecerraron—. Espera. Retiro lo dicho. Si es engendro del Gilipollas, estás en problemas. Ese sería un bebé feo.

Mientras la boca de Fallon se abría, ___ jadeó. —¡Sarah! ¿Cómo puedes decir eso?

—___ , hablo con la verdad. Especialmente cuando estoy borracha. Eres de oro si es de Nick , pero si Dumbledick es el papá del bebé, buscaría darlo en adopción. Todo este calvario es parecido a un encuentro de Maury Povich con Jerry Springer para una batalla suprema de "quién tiene el mejor drama". En serio, Te amo. Pero, sinceramente, me estremezco al pensar en lo que se va a parecer.

___ tomó su bolso del mostrador y subió la cremallera pasando a Sarah.

Sarah tomó su brazo. —¡Espera! ___, lo siento. En defensa de Dillhole y tú sabes que nunca lo defiendo, sigo pensando que es un error que tú y Nick no le estén informando sobre el embarazo hasta que sepan de quién es el bebé. No es ningún secreto que no soy su fan, pero él podría ser el padre. En el largo plazo, si no se lo dices y es de él, puede verse malo para ti.

___ tomó una respiración lenta y profunda, tratando de calmar sus nervios. —¿Sabes qué, Sarah? Estás borracha. En los últimos treinta segundos, has llamado a mi hijo un engendro, me dijiste que será feo, y sugeriste la adopción. También estás dando tu opinión no deseada en cuanto a cómo Nick y yo deberíamos manejar si decirle o no a Joseph. Si no fueras un destrozaste, recordarías las razones de Nick para no querer decirle. También recordarías mis razones para estar de acuerdo con él. Ahora, si me disculpas, amiga, me voy. Tú puedes seguir adelante y llámame mañana después de haber despertado con tu desagradable resaca.

___ salió del baño sintiéndose herida, confundida y también enojada por lo que se suponía que sería una emocionante noche con los amigos cercanos. Cambiar, en muchas formas y maneras perversas, se estaba convirtiendo en la norma. ____ sólo esperaba que no los apartara a Nick y a ella de las personas por las que se preocupaban.
Personas que esperaba que todavía se preocuparan por ellos.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 16th 2014, 18:22

oh dios
esa sarah borracha no ayuda nada
siguela
espero que si sea de nick
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 16th 2014, 20:53

Haaaaaaa sta genial la nove la amo ma mas mas siiii?
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 17th 2014, 15:11

Colisión... Pulso

Capitulo 78


Con el New York Times en una mano y una botella de agua en la otra, los pensamientos de Nick fueron interrumpidos abruptamente cuando el timbre sonó a través del aire. Colocó el agua en la mesa, se levantó de la cama y miró su reloj. No esperaba a nadie y estaba bastante seguro que ___ tampoco. Cuando abrió la puerta para ver a Trevor de pie en el pasillo, se sorprendió.

—Hey, hermano. —Trevor se pasó una mano por el cabello—. ¿Puedo hablar contigo un momento?

Nick se encogió de hombros, girando hacia la cocina. Escuchó a Trevor cerrar la puerta y se sentó en la isla.

Frotándose la parte posterior de su cuello, Trevor rodeó la isla y se aclaró la garganta. —¿Es un mal momento? Luces como si estuvieras a punto de salir.

—___ y yo vamos a la casa de mis padres para cenar. —Él respondió con una fuerte frialdad que no iba a esconder.

—Oh. —Trevor hizo una pausa y miró a su alrededor. Soltando un suspiro pesado, él llevó sus ojos de nuevo a Nick, su inquietud era tangible—. Que sepan que les dije hola.

Nick se cruzó de brazos y asintió con la cabeza, preguntándose cuándo Trevor llegaría al punto.

Mirando a Nick, él negó con la cabeza. —Lo siento, hombre. Tienes razón. Debería haber ido a buscarte. Lo jodí mucho durante todo esto. Eso fue sólo lo último en una larga lista de cosas que debería haber hecho de otra manera. —El cavernoso timbre de su voz, sonaba áspero, agotado y resignado—. Debería haber estado a tu lado desde el principio, desde el momento en que me dijiste que necesitabas a ___ hasta el segundo que vi al maldito idiota golpearte. No sé qué más decir, excepto que si no hablas conmigo de nuevo, entiendo por qué.
Ver a su amigo sudando en un intento de reparar el daño, hizo que Nick pensara en la conversación que él y ___ tuvieron antes de ir a dormir anoche. Ella verbalmente lo había arrinconado a un rincón, sacando a colación sus palabras de California. Ella le recordó que él le dijo que tenía que perdonar a su madre por sus malas acciones, y en su caso, Trevor debería ser tratado de la misma manera. —Perdona rápido y olvida aún más rápido —fueron exactamente las palabras de ella. Aunque sentía que Trevor había hecho una situación ya de mierda peor y Nick seguía luchando con una sensación de traición, sabía que albergar malos sentimientos hacia él no sería bueno para nadie. Su amigo estaba ondeando una bandera blanca, y Nick necesitaba considerar esto. Las amenazas de ___ de golpear su culo le dieron un empujoncito también. Tratar de mantener oculto cualquier tipo de resentimiento persistente de sus ojos, Nick observó a Trevor por un latido antes de extender la mano en un gesto de aceptación.

Trevor tomó una respiración profunda y temblorosa y la soltó mientras tomaba la mano de Nick en una sacudida firme. —Gracias, hermano. —Él tragó saliva—. Te agradezco por no renunciar a nuestra amistad. Significa mucho para mí.

Descansando su brazo sobre el respaldo de una silla a su lado, Nick puso los ojos en blanco y una sonrisa torció sus labios. —Basta con la mierda sentimental. Un poco más y voy a tener que comprarte una faja.

Trevor sacudió la cabeza y se echó a reír. Después de un momento, su sonrisa se desvaneció y sus rasgos se pusieron serios. —Entonces, ¿cómo te va con todo esto? Parece mierda pesada para los dos.

—Si. No es algo de lo que esperaba, ni tampoco ___, pero lograremos atravesarlo. —Nick bajó de su asiento y sacó una botella de whisky del bar. La levantó, haciéndole un gesto hacia
Trevor, quien asintió con la cabeza. Después de poner un poco de hielo en los vasos y servirse a los dos un trago, Nick estableció el de Trevor frente a él—. La amo, y eso es todo lo que importa.

Trevor asintió. —¿Qué piensan tus padres?

—Sólo mi padre lo sabe, —respondió Nick, echando hacia atrás la bebida. Girando la copa vacía, miró a Trevor un segundo. Nick se enfocó no sólo en el sonido del tintineo del hielo contra el cristal, sino también en la reacción de su madre cuando le contarían esta noche—. Ese es el punto de la cena.

Los ojos de Trevor apenas se abrieron, pero Nick podía ver el impacto que estaba fallando en ocultar. —¿Qué crees que va a decir? —Preguntó Trevor.

Nick se encogió de hombros. No es que no le importaba lo que pensaba su madre, Dios sabía que lo hacía, ella era todo para él. Pero su objetivo principal era ___ y liberarla de cualquier preocupación en los próximos meses. La situación era lo bastante duro para ella. Lo último que quería era que sufriera los efectos físicos del estrés. Rezaba que su madre no lo aumentara al rechazar a ___.

—No estoy seguro de lo que va a decir. Vamos a ver, ¿no?

—Nick, ¿has visto mis tacones negros? —La voz de ___ se hizo eco en la sala. Al doblar la esquina, sus ojos estaban hacia abajo mientras aseguraba un brazalete alrededor de su muñeca.

Viendo que su novia no tenía ni puta idea de que tenían visita, Nick se aclaró la garganta. Se aseguró de que fuera lo suficientemente fuerte para captar su atención.

___levantó la cabeza y se quedó sin aliento, agarrando la toalla que apenas le cubría su cuerpo recién duchado. —¡Mierda! No sabía que él estaba aquí. —Ambos, Nick y Trevor rieron. Girando, se lanzó por el pasillo, con los pies descalzos golpeando contra el mármol—. ¡Hola, Trevor. Adiós, Trevor! —Gritó.

Trevor bebió lo último de su bebida y sonrió. —Hola, ___. Adiós, ___. —Después de colocar el vaso en el fregadero, se acercó a Nick. Los dos amigos se dieron la mano—. Eres un buen hombre, hermano. Ella siempre se mereció alguien como tú. Espero que esto funcione para los dos. Vamos a tener mucho que celebrar, de ser así.

Nick asintió, tragando de nuevo el malvado instinto que le decía que lo contrario sería el escenario más probable. Después de ver a Trevor, fue a ver a la chica que esperaba que estuviera llevando a su hijo. Dio unos golpecitos en la puerta de la habitación con los nudillos antes de meter

tentativamente la cabeza. Al entrar en la habitación, detectó el perfume de jazmín de ___ vagando por el aire. Lo envolvió, enrollándose alrededor de su instinto varonil.
Pero infiernos si estaba en desacuerdo con una batalla que nunca vio venir. Cuando ellos habían regresado a casa ayer por la noche desde el club, él comenzó todo amoroso con ___, sólo para llegar a un alto una vez que estuvo en su interior. Permaneciendo inmóvil sobre ella que jadeaba empujándolo más profundo, herirla a ella o al bebé lo había golpeado como una tonelada de ladrillos. El pensamiento lo hizo tambalearse. En el medio de hacer el amor con la mujer que era dueña de su corazón, se detuvo. Encogiéndose, mintió y dijo que no se sentía bien de repente. Se había sentido como un gran idiota cuando ella trató de tranquilizarlo para dormir con un reconfortante masaje.

Sentada en la cama deslizándose los desaparecidos zapatos negros de tacón, ___ levantó los ojos hacia él. Ella sonrió, y como siempre, Nick quiso ahogarse en ella. Mordiéndose el labio inferior, bebió lo que era suyo.

—Hola, tú, —ronroneó ella. De pie, se acercó a él, su cremosa y suave piel estaba vibrante bajo su blusa de seda negra con cuello redondo. Aspiró en sus caderas balanceándose con aplomo femenino bajo una falda gris hasta las rodillas. Con un parpadeo destellante y seductor en sus ojos, ella deslizó sus brazos alrededor de su cuello—. Te ves comestible.

—No tan comestible como tú, —Nick respondió, tratando de bajar mentalmente su creciente dureza elevando sus pantalones.

—Bueno, —le susurró con timidez, tocando con los labios su oreja, —podemos disfrutar del postre un poco temprano y terminar lo que no llegamos a completar la última noche. Si no me equivoco, hay nata montada en el refrigerador. Mi maquillaje está hecho. Me recogeré el cabello y me ducharé de nuevo si no puedes... lamer todo mi cuerpo.

Dejó que la batalla a toda regla comenzara. Nick se aclaró la garganta y retrocedió. Lanzó una mano nerviosa por su cabello y abrió la puerta del armario. —Tenemos que salir pronto, —dijo con una voz tensa, la mentira era amarga en su lengua.

Tomada ligeramente por sorpresa, considerando que sólo la estaba mirando como si estuviera a punto de inmovilizarla a la cama, ___ suspiró. Echando un vistazo a su reloj, sus labios hicieron un mohín. —Tenemos casi dos horas y media para estar allí, Nick. Eso es más que suficiente. Podemos omitir la crema batida e ir derecho a ello. Tengo que apagar un poco estos nervios, la energía nerviosa de esta noche.

Mierda. Ya había jugado con ella el juego "vamos a ver si podemos cubrir cada centímetro del cuerpo de ___ con crema batida". Eso por sí solo era suficiente para darle bolas azules sólo al pensar en ello. Sin embargo, una ___ nerviosa y alterada encima de él trabajando fuera su estrés puso que estar en un club de striptease rodeado de veinte mujeres hermosas y desnudas, en vergüenza.

Piensa, hijo de puta, piensa. —Mi madre me llamó y dijo que la cena es antes. Tenemos que irnos... ahora. Ponte el abrigo, y te veré en la puerta.

Después de sacar un par de zapatos de vestir Zelli Mario desde un estante, Nick se sentó vergonzosamente en la cama mientras el mohín de ___ se profundizaba. Después de rodar sus hermosos ojos verdes y cruzar los brazos sobre sus deliciosos pechos, giró sobre sus tacones y salió de la habitación. El pecho de Nick dolía de deseo hueco, su corazón creció más pesado con cada segundo que pasaba. Metió los pies en sus zapatos y

se levantó, dirigiéndose hacia el espejo. Ajustándose la corbata, se quedó mirando su reflejo, enfermo del estómago.

—Eres un idiota, —murmuró en voz baja. Suspirando, sacó las llaves de su bolsillo, esperando que el viaje en auto no fuera tan incómodo como la propia noche.

Volver arriba Ir abajo
MariOchoa
Nuev@


Cantidad de envíos : 3
Edad : 20
Localización : Valencia - Edo.Carabobo
Fecha de inscripción : 17/06/2014

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 17th 2014, 16:31

Hola nueva lectora me encanta tu nove siguela
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 17th 2014, 18:01

Omj me encanta la nove sube mas siii?
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 17th 2014, 19:33

dios
pobre nick
por lo menos arreglo las cosas con trevor
siguela
Volver arriba Ir abajo
Tatu d'Jonas
Gran forista y Jonatica
Gran forista y Jonatica


Cantidad de envíos : 6938
Edad : 24
Localización : Peru
Fecha de inscripción : 20/08/2011

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 18th 2014, 19:04

definitivamente Nueva Lectora!!!!
me encanto esta nove!!!
me atrapo desde la sinopsis
es geniaaaal y espero que subas capi pronto
POOOOOOORFI POOOORFI
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 20th 2014, 13:42

No m hagas sto sube mas si
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 21st 2014, 16:18

Una hora y un viaje no tan incómodo después, Nick entró al camino de entrada del oasis de su infancia. Situado a las afueras de la ciudad, la gran casa de estilo Tudor posaba a la orilla del lago Sheldrake en las lujosas colinas de Croton, Nueva York. Era uno de los pocos lugares donde Nick siempre encontraba un respiro. Sin embargo, mientras el suntuoso resplandor carmesí del cielo comenzaba a desvanecerse en la oscuridad, Nick no estaba seguro si esta tarde traería mucha paz. Cuando ___ se deslizó fuera del auto y cogió su mano, Nick podía decir que su estado de ánimo había cambiado. Su corazón se hundió como una piedra mientras la llevaba a sus brazos, acunándola protectoramente contra su pecho. Su cuerpo temblaba con ese demasiado reconocible miedo que Nick por desgracia había llegado a conocer.
—Te juro que todo va a estar bien, cariño, —le susurró, presionando sus labios contra la parte superior de su cabeza. La promesa salió tan fácil e instintiva como el amor que sentía por ella.
—Eso espero, —respondió pacientemente con lágrimas en sus ojos cuando lo miró—. Me matará si tu relación con tu madre se rompe por esto.
—No quiero que te preocupes, —dijo, trazando ochos en la parte baja de su espalda—. Todo va a estar bien con mi madre. Mi padre sabe cómo manejarla. Treinta años de matrimonio tiene eso. ___ asintió débil con ganas de creerle. Tomó una respiración lenta y entrelazó los dedos con los de él cuando comenzaron a subir las escaleras empedradas hasta la puerta principal. Nick se detuvo, capaz de decirle que estaba siendo un desastre. —Veinte preguntas.
—¿Ahora? —Preguntó ___, la confusión saltaba por encima de su expresión.
—Sí ahora. Lo necesitas. —Nick rodeó sus brazos alrededor de su cintura y tiró de ella hacia él—. Me aseguraré de que no estés pensando en cualquier cosa que tenga que ver con mi madre al momento en que haya terminado contigo.
___ negó con la cabeza con una ligera risita escapando de sus labios. —Oh, no hay dudas en mi mente que me tendrás pensando en otra cosa. Adelante. Sé que tienes que ir primero.
Una lenta sonrisa se deslizó por la boca de Nick. Él ya sabía la respuesta a su primer pregunta. ___ siempre tenía la cara enterrada en uno.

—¿Libros o películas?
___ puso los ojos. —¿Qué te parece?
—No tengo idea. —___ se encogió de hombros, tratando de hacerse el estúpido con su sexy ratón de biblioteca—. Es por eso que estoy preguntando.
—Libros, —___suspiró—. No eres tan observador como yo pensaba.
Nick rió entre dientes. —Todo depende de lo que esté observando. —Sostuvo a ___ más cerca, disfrutando que parecía un poco molesta. Definitivamente había alejado su mente de la situación con su madre—. Tu turno. —¿Bond o Bourne? La boca de Nick se crispó en una sonrisa. —¿Como James o Jason?29 —Eres muy rápido. —Soy tan rápido que cualquiera, amor. —Nick rozó sus labios contra los de ella—. Y por supuesto que soy hombre de James Bond. ¿Te acuerdas? ¿Mi balcón? —No tengo idea de lo que estás hablando. —___ respondió con el ceño fruncido. —Parece que no eres tan observadora como yo pensaba. —____ lo miró sin comprender y Nick aprovechó la oportunidad para rodar dramáticamente sus ojos—. La primer noche que jugamos con las tapas de botellas en mi balcón. Tú saliste. Te asusté. Y dije, "No. Es Nick. Nick Jonas." —Oh, Dios mío. Eres un friki, —___ rió, abrazándolo—. James Bond lo dice al revés. —___ profundizó su voz, añadiendo un acento británico—. Es Bond, James Bond. Nick frunció el ceño. Su sexy ratón de biblioteca tenía razón. —Está bien. Tú ganas. Pero aún así era 007. Aun manteniendo el acento británico, ____ dijo, —Sí, lo fue. Más o menos. Adelante, Jonas, Nick Jonas. Ahora es tu turno. Si. ___ estaba sin duda haciendo que se sienta como un friki. Sonriendo, él negó con la cabeza. —¿Granito o mármol? —Umm... granito. —¿Por qué tu respuesta suena como una pregunta? —No lo sé. —___ se encogió de hombros. Últimamente, él tenía una fascinación monstruosamente extraña con ese tipo de preguntas. Ella pensaba que estaba emocionado por tener sus revistas arquitecto—. Normalmente no me siento a pensar en esas cosas. Nick le dio un beso, y aunque ____ se estremeció, podría decir que no era obra suya. Ella se estaba enfriando. —No esperaría que lo hicieras. Vamos. Vamos a ir ahora. Ella asintió. Seguro de si mismo había alejado la mente de ___ de su madre, Nick giró el picaporte para encontrar que estaba cerrado con llave, por lo que llamó al timbre. Con una sonrisa real y cálida, el padre de Nick abrió la puerta. Estrechó la mano de Nick y tiró a ____ en un abrazo. Llevando sus ojos celestes a su reloj, Paul cerró la puerta. —Llegaron muy temprano. Tu madre todavía está en el supermercado recogiendo algunos artículos para la cena. Nick miró a ____, la expresión confusa en sus ojos le advertían que estaba sobre él. Ella lo miró, escrutando su rostro mientras buscaba respuestas que él no estaba dispuesto a dar. Él llevó su atención de nuevo a su padre, sintiéndose como un tonto atrapado en una red de mentiras. Aclarándose la garganta, ayudó a ___ a sacarse su abrigo. —Cuando hablé con ella antes, podría haber jurado que dijo a las cinco. —Nop. Siete y cuarto. —Paul alcanzó los abrigos de ___ y Nick y los colgó en elarmario del vestíbulo—. La mala audiencia a tu edad es un signo de trabajar largas horas. Tú y tu hermano necesitan un descanso. Sonriendo, Nick se cruzó de brazos. —Pa, acabo de regresar de un descanso. Estoy bien. En serio. Paul se encogió de hombros, con un tono indiferente. —Eh, otro no puede hacer daño. Eres joven. Disfruta de la vida. —Golpeando la espalda de Nick mientras los conducía al estudio, dejó escapar una completa risa calurosa—. Sin embargo, no se lo digas a tu madre que dije eso. Nick sonrió, sentándose y llevando a ___ con él al sofá de chenille. —Te habría puesto en restricción para ver CSI si se enteraba que estabas tratando de hacerme faltar a la escuela. —Se habría puesto peor que eso pero prefiero no entrar en detalles. —Sonriendo, aplaudió una vez y miró a ____—. Sé que no puedes tomar ningún licor, ¿Pero te puedo ofrecer algo más? Tenemos té helado de frambuesa, agua, y algunos jugos. —Voy a tomar agua, Sr. Jonas. Gracias. Con un brillo amoroso en sus ojos, él sonrió. —Tú eres parte de nuestra familia, así que insisto en que no me llames Sr. Jonas. Pa parece ser el nombre cool para mí entre mis hijos, incluyendo a mi nuera. No eres diferente. ¿Está bien? Su aceptación por ella y la situación extendió una calidez por el pecho de ____. En ese momento, comprendió donde Nick había adquirido el encanto y el carisma con el que nació. —Bueno. Voy a tomar agua, pa. —La palabra se sintió extraña dejando sus labios. Él le disparó un guiño y se dirigió a la cocina. —Muy bien. Voy a traer los aperitivos. ¿Hijo, una botella fría de Sam Adams? —Si. Eso funcionará, —Nick le respondió a su padre que desapareció por la esquina. Deslizando la mano de ___ sobre su regazo, Nick le apartó el cabello de su cuello y se inclinó hacia su oído—. Te ves hermosa. Volviéndose hacia él, levantó una ceja sospechosa. —Oh ¿En serio? No habría pensado eso teniendo en cuenta que no quisiste perder el tiempo más temprano. —Ella lo vio morderse el labio inferior, sus vibrantes ojos azules revelaban más de lo debido. Por un segundo, su corazón se fue en picada, sus palabras salieron de su boca más rápido de lo que podía comprender—. Programé una cita en un gimnasio local con un instructor que ayuda a que las mujeres embarazadas se mantengan en forma. No voy a ganar tanto peso. Nick se echó hacia atrás. —¿Crees que tiene que ver con tu peso? —He ganado unos cuantos kilos. ¿Qué más se supone que debo pensar? Nunca has rechazado el sexo conmigo, Nick. Mis hormonas están en su apogeo en este momento, y las tuyas... bueno, las tuyas no están mejores que un adolescente. Dijiste que estabas enfermo la noche anterior, y antes, simplemente... no quisiste. Admite que estás deserotizado. - ____ bajó la mirada, con la voz apagándose—. Ah, y buen intento con toda la excusa de tener que estar aquí temprano. Nick tomó su rostro entre las manos, mirando sus ojos preocupados. —Mi Dios, nunca podría no estar excitado por ti, ____. Está tomando todo de mí para no subir esa falda, doblar tu bonito cuerpo justo sobre este sofá y hundirme tan profundo dentro de ti, que ninguno de los dos sabrá dónde comienza o termina el otro. El sexo contigo es una droga, y soy un puto adicto. Pero infiernos si no eres la adicción más dulce que hay que tener. —Entonces, ¿qué es? —Suspiró ella, tratando de ahuyentar la visión de ser doblada sobre el sofá. Estaba a punto de subirse la falda y dejarlo. Cerró los ojos. Nick sosteniendo su rostro tan cerca del suyo no estaba ayudando en absoluto a la situación hormonal. Ni. Un. Poquito. Nick vaciló, su voz era baja. —Tengo... miedo de lastimarte a ti y al bebé. Los ojos de ___ se abrieron de golpe. —¿Qué? Hemos estado teniendo sexo en el último par de semanas. No te preocupaba entonces. —Lo sé. Pero ver al bebé ayer en el monitor de alguna manera lo hizo... real. — Suspirando, se echó hacia atrás—. Acabaré haciéndote daño. Es imposible por la forma en que tú y yo somos en el sexo. Somos animales. ___ enganchó su dedo debajo de su barbilla, llevando su mirada a la de ella. — Primero que todo, me gusta cuando me haces daño, —susurró con una ceja en alto—. En segundo lugar, ¿Esperas que me crea que un hombre con tu educación pueda ser tan ingenuo en cuanto al cuerpo de una mujer, embarazada o no? Tercero, no me puedes lastimar a mí o al bebé. Las parejas han estado teniendo sexo por miles de millones de años mientras las mujeres estaban embarazadas. Nick sonrió, pasándose una mano por el cabello. —Primero, cuando me das permiso, por supuesto que me gusta... placenteramente hacerte daño. Segundo, sí, sí, puedes esperar que sea tan ingenuo respecto al cuerpo de una mujer embarazada. La palabra clave es embarazada. Tercero —sonrió y se inclinó a su oído— nunca en un millón de años las parejas han follado como nosotros. Rompemos records. Así que con eso, sí, tengo miedo de hacerte daño. Con el cuerpo acalorado, ____ suspiró profundamente y luego se humedeció los labios. Su lengua sentía un hormigueo por deslizarse a lo largo de la parte inferior del abdomen de Nick —Nick— Antes de que pudiera decir otra palabra, la puerta se abrió. Haciendo malabarismos con tres bolsas de papel rellenas, Denise Jonas utilizó su talón para cerrar la puerta. Sacudió la cabeza intentando eliminar los grandes copos de nieve de su cabello castaño. Nick se levantó de un salto, casi tropezando con la mesa de café mientras corría hacia su madre que estaba a punto de dejar caer todas las bolsas al suelo de azulejos del vestíbulo. Tomó las bolsas de sus brazos y puso un beso en su mejilla. —Oye, mamá. ¿Comenzó a nevar? Sonriendo de oreja a oreja, le pasó una mano por el cabello de él. —Sí. Bastante fuerte, también. —En un suspiro, miró a Nick con los ojos llenos de amor que sólo una madre podría sostener—. Mi bebé, te he echado de menos. La próxima vez que decides tomarte unas dos semanas de vacaciones, ¿puedes pensar en llamar a la mujer que te trajo a este mundo? Riendo, Nick sacudió la cabeza. —Mamá, tengo veintiocho años, soy dueño de un negocio próspero y mi novia está en el sofá. Estás dejando caer mi factor digno de deseo por segundo.
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 21st 2014, 16:37

___ se puso de pie y se dirigió hacia ellos. También le pasó una mano por el cabello de él, levantando una ceja juguetona. —Ah, esa declaración digno de deseo no podría estar más lejos de la verdad. —¿S? —Nick preguntó con incredulidad, el brillo de sus ojos era depredador—. ¿Y cómo es eso? —Debido a que cualquier chica con una cabeza sobre los hombros sabe que un hombre gana puntos digno de deseo por amar a su madre, —Denise respondió con una sonrisa brillante—. ¿No, ___? —Exactamente mi punto, —___ agregó. Nick ladeó la cabeza hacia un lado con una sonrisa torciendo su rostro. —Bueno, si ese es el caso, para que lo sepas ___, una vez le pedí a mi querida madre que se casara conmigo. —Sí, cuando tenía tres años, —Denise trinó, sacándose el bolso del hombro. Colocándolo sobre una mesa de cristal en la entrada, le dio a Nick una sonrisa entrañable y ahuecó su mejilla—. Lo recuerdo como si fuera ayer. Él ganó un anillo de compromiso de plástico de una de esas máquinas de goma de mascar, y allí mismo, en la tienda de comestibles, se dejó caer sobre una rodilla y me lo propuso. ____ se rió, mirándolo volverse a la sombra más hermosa de color carmesí. —Sip. El factor digno de deseo acaba de caer unos cientos de puntos, —confirmó él, mostrando una pícara sonrisa colegial mientras se dirigía hacia la cocina—. Me voy de aquí, señoras. Denise soltó una carcajada, empujando a ___ a sus brazos para un abrazo. — Entonces, ¿cómo has estado? —Ella se sacó una bufanda blanca cremosa envuelta en su cuello y la dejó caer sobre la mesa. Después de sacarse un abrigo de piel pesada y colgarlo en el armario, se volvió hacia ___—. Ha pasado un tiempo y han pasado muchas cosas. Espero que estés bien. Insegura de lo mucho que sabía lo que había sucedido con ella, Nick y Joseph, ___ se limitó a asentir. —Estoy mucho mejor, gracias. ¿Cómo has estado? —Bien. He estado ocupada construyendo la organización. Estamos tratando de llegar a Nueva Jersey. Parece que puede ocurrir, también, —dijo ella felizmente, entrelazando su brazo con el de ___. Se dirigieron a la cocina—. Vamos a ver si nuestros hombres están tratando de incendiar la casa. Una vez más sintiendo un cálido rubor pero bienvenido a través de sus miembros, ___ se dio cuenta de lo opuesto que su crianza y la de Nick fueron. Cuando a ella le faltó una figura paterna, Nick fue criado por un hombre fuerte que confiaba que lo bueno prevalecería sobre cualquier situación mala. Aunque la madre de ____ estuvo allí tanto como fue posible, Denise se quedó en casa con los dos chicos hasta que entraron en la escuela secundaria. Claro, la situación de Denise era diferente ya que se había casado con un hombre honesto y cuidadoso, pero incluso en sus horas más oscuras sufriendo a través de su batalla contra el cáncer de mama, ella nunca dejó de tratar de lograr un sentido de normalidad en su casa. Dos luces de colores muy diferentes en los lados opuestos del espectro de la vida. Ahora todo lo que ___ necesitaba creer era que ella y Nick se habían reunido por una razón. Esperaba que ese fuera el tema principal de conversación durante la cena. Una vez que entraron en la cocina, ambas mujeres estaban felices de ver que ninguno de los dos estaba en el proceso de establecer la casa en llamas. Padre e hijo habían apartado los comestibles y comenzaron a mezclar, calentar y hornear lo que olía ser algo delicioso. —Nunca dejes que piensen que no los puede entrenar, —susurró Denise, su sonrisa era tan contagiosa como la de Nick—. En realidad es bastante fácil. —Voy a mantener eso en mente, —___ respondió, completamente incapaz de reprimir una pequeña sonrisa. Girando con una sartén en la mano, Nick atrapó la mirada de ___. Él sonrió e hizo un tipo de movimiento con su muñeca, haciendo saltar lo que parecía ser pasta de la sartén de la manera que un chef entrenado haría. —Muy talentoso, ¿no? —Preguntó, echando mano a su botella de cerveza fría en el mostrador. Tras beber un sorbo, intentó mostrarlo de nuevo sólo para tumbar la mitad de los fideos al suelo. La salsa marinara revistió la cocina de punta a punta. Nick levantó la vista del desastre medio riendo y medio gruñendo mientras rodaba sus ojos. Sin decir nada, fue el único gruñendo de ellos, porque junto con ___ soltando a todo pulmón una risa, también lo hicieron sus padres. Varias toallas húmedas de papel, algunos productos de limpieza y una rápida fregada del piso más tarde, el intento fallido del Sr. Espectáculo era una cosa del pasado. A la media hora, Denise tenía todo bajo control. Los cuatro se sentaron en el comedor para una comida abundante, una ensalada casera, empanado parmesano de berenjena, pan italiano y por cortesía de Nick, una pequeña ración de pasta. ___ se relajó un poco, disfrutó de la conversación mientras pudo. Sabía que sus noticias pronto le darían fin. Aprendió que Paul y Denise se conocieron mientras asistían a la Escuela de Derecho de Harvard. No del todo una historia típica de "amor a primera vista", pero ____ descubrió de donde ganó Nick su tendencia a perseguir sin descanso lo que quería. Paul había perseguido a Denise por dos semestres, insistiendo en que él era el hombre para ella, hasta que finalmente accedió a salir en una cita con él. ___ se rió por dentro porque la manzana no cayó lejos del árbol. Para su sorpresa, Denise se enteró que estaba embarazada de Kevin al año siguiente. Estuvieron de acuerdo en que ella abandonara la escuela por el momento para quedarse en casa y criar a Kevin. Una boda rápida, otro bebé, una hipoteca, un perro y prácticas de béisbol de Pequeñas Ligas después, Denise nunca hizo su camino de regreso a la escuela de leyes. Sin embargo, mientras ___ asimilaba la historia de su vida en común, no parecía haber una pizca de arrepentimiento en cualquiera de sus ojos cuando se miraban el uno al otro. En cambio, toda una vida de amor y recuerdos sangraba a través de cada palabra, sonrisa, y risa. Después de limpiar los restos de la cena de la mesa y esperar a que sus padres llevaran el postre al comedor, Nick no pudo evitar oír el tacón de ___ repiquetear en el piso de madera con espasmódicos e implacables golpes. El sonido se hizo eco, abalanzándose contra las paredes como las gotas de lluvia contra una ventana de cristal. Dios, odiaba que ella estuviera tan nerviosa. Quemaba su corazón. Antes de que pudiera decirle que todo iba a estar bien, sus padres regresaron al comedor, su padre tenía una jarra de café recién hecho y su madre sostenía una tarta de manzana casera. Con sus puestos recuperados, Denise cortó el postre recién salido—del—horno y les sirvió a cada uno una rebanada. Mirando a su padre desde el otro lado de la mesa, Nick podía ver que estaba nervioso también. Su pálida expresión preocupada lo decía todo. NICK ni siquiera podía fingir una sonrisa mientras bebía el resto de su cerveza de un trago largo. Infiernos. Sus nervios se encendieron, pero sabía que tenía que entablar la maldita conversación. Sin embargo, su voz se enredó en sus rápidos pensamientos, sus palabras se pegaron a su lengua como melaza. Su padre lo miró una vez más, asintiendo con la cabeza mientras se aclaraba la garganta. —Denise, Nick y ___ tienen algunas... noticias que quisieran compartir. —Sus ojos se fijaron en los de Nick con tanta seriedad solemne, que Nick quería salir y llevar a ___ lo más lejos posible a algún lugar donde nadie podría encontrarlos—. Adelante, hijo. Deja que tu madre sepa lo que está pasando. Alcanzando la mano de ___, Nick se volvió hacia ella y le dio un suave beso en sus labios temblorosos. —Te amo. —Sus ojos trazaron su rostro mientras ella se alejaba. —También te amo, —dijo en voz baja. —¿Qué está sucediendo, Nick? - Denise preguntó con las cejas fruncidas cautelosamente de una madre minuciosa. Después de un momento de vacilación, la confesión. —Mamá, ___ está embarazada y... el bebé puede que no sea mío. El rostro de Denise se fundió en puro asombro, su sorpresa era clara en la palidez de su piel blanca y estupefacta, aflojó la mandíbula. El desconcierto ensombreció sus una vez vibrantes ojos verdes como una capa. Su mirada vagó hacia ___ sospechosamente. — Estás con mi hijo, sin embargo, ¿puedes tener un hijo con otra persona? —Empujando su plato, ella se echó hacia atrás y llevó su mano a su pecho—. Creo que mi impresión de que ti fue incorrecta, ___. Me confundí con una mujer que le sería fiel a mi hijo. ___ abrió la boca pero ella no podía ordenar las miles de palabras que volaban alrededor de su cerebro dispersado. —Ahora, Denise, espera un minuto. Ella le ha sido fiel a Nick. Hay mucho más en la historia de lo que sabes, —Paul señaló con un movimiento de cabeza—. Escucha por un minuto. Denise contuvo un respiro de indignación con los ojos apaleando a su esposo. —¿Tú lo sabías y no me lo dijiste? —Su atención voló a Nick—. ¿Hay alguna razón por la que he quedado en la oscuridad? —Sí, mamá, la hay. —Nick apoyó el codo sobre la mesa—. Esperaba esta reacción exacta de ti. ¿Vas a dejar que nos expliquemos? Si no, entonces vamos a seguir adelante y nos vamos ahora. Un denso y tenso silencio llenó la habitación antes de que Denise parpadeara sus pestañas con mucho rímel y asintiera con la cabeza. Como si pudiera convertirse en una estatua si accidentalmente se encontraba con la mirada de ____, sus ojos evitaron la dirección de ___, centrándose únicamente en Nick —¿Qué sucedió? —Preguntó ella, su voz más suave mientras alzaba las cejas hacia él. ___ la miró fijamente, afligida por la profundidad de la ira y la tristeza que nublaba su rostro. Se sentía enferma y en ese momento, juró que no iba a pasar por la conversación sin agitarse. Con labios abiertos sin decir una palabra, __ levantó sus ojos llorosos a Nick, esperando a que respondiera. —___ y yo estuvimos juntos después de que ella y Joseph rompieron la primera vez. —¿Es el mismo Joseph del que eres amigo? —Denise interrumpió—. ¿Tu agente? —El mismo hombre del que solía ser amigo, sí. Él ya no es mi agente. —Bueno, ¿cómo algo así sucede, Nick? Estoy asumiendo aquí, pero no me suena que nada de esto terminó muy bien. —Denise volvió sus ojos hacia el Paul, con el rostro empapado de mortificación—. ¿Criamos a nuestros hijos para ir detrás de las novias de sus amigos? Paul levantó una ceja, su tono era firme. —No, pero no criamos a nuestros hijos para que renuncien a algo que ellos creen, tampoco. —¿A qué costo, Paul? —Preguntó, pareciendo sorprendida por su respuesta—. ¿Desde cuándo robar la novia de un amigo se volvió popular? —Él no me robó, —__ suavemente tomó la palabra. Ella miró de Denise a sus manos, entrelazadas nerviosamente con las de Nick en su regazo. A medida que sus pensamientos volvían al primer segundo que vio a Nick fue incapaz de mantener alejada la más elemental de las sonrisas de sus labios. Ella llevó la mirada hacia él, acariciando su hermoso rostro con la mirada—. Bueno, él robó mi corazón de Joseph. Pero cuando eso sucedió... su hijo no fue consciente de que lo hizo. Con una leve sonrisa que hacía juego con la de ella, Nick ahuecó la mejilla de ___ su corazón cayendo aún más en su pecho. Conteniendo la respiración, todavía no podía creer que ella era suya. Después de un momento, dejó caer la mano, respiró hondo y miró a su madre. Ella parecía más confundida que antes. —El hecho es que nuestro amor va más allá del punto de retorno, es realmente aterrador. Lo ha sido por un tiempo. Sólo tenemos un par de problemas que arreglar. No, la manera en que nos juntamos no estuvo bien en opinión de algunos, pero no podría importarme menos. Estoy bastante seguro de que la mujer sentada junto a mí tampoco. Estamos enamorados. Un profundo, enfermo y retorcido amor como los que hacen películas. Enfrentaremos el miedo juntos y le diremos que se largue. Este bebé podría no ser mío, pero incluso si no lo es... Lo es. Es una pieza de ___, mamá, y no hay una pieza de tu hijo que no podría amar. No hay una pieza de tu hijo que no podría amarla. Mientras las lágrimas empapaban las pestañas de ___, ella notó caer una lágrima de la mejilla de Denise y aterrizar con un plop en el mantel de lino blanco. Tragando, ___ observó a Denise levantarse, con sus ojos de forma almendrada destellando entre ella y Nick. —No creo que pueda apoyar esta relación, —dijo con un ceño fruncido—. Es que... — Se llevó una mano a la garganta, acariciando con sus dedos largos y delicados su piel. Ella miró a Paul que lanzó un suspiro pesado de derrota y le tomó la mano. Él la apretó antes de que ella se volviera y saliera de la habitación, sus sollozos resonaron por toda la casa hasta que desaparecieron en susurros de nada con el cierre de una puerta. Al no poder presenciar el dolor que había traído a esta familia una vez sólida, ___ salió a toda prisa de su silla, su corazón se rompió un millón de veces más mientras se tragaba un sollozo.
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 21st 2014, 16:38

Chicas, hace 3 dias estamos sin luz en casa por el tema de la inundación, y les subí esos capítulos desde el celular, es por eso que no está bien editado espero puedan comprender.
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 22nd 2014, 22:23

Omj q hermoso capi lo amo
sta super genial pobre rayis
q su suehra la juzge sta mal
ojala que pronto se solucione todo
Spero q ya todo se haya sokucionada x tus rumbos Smile
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 23rd 2014, 08:35

no te preocupes
entendemos tu situacion
y en cuanto a los capitulos
pobre __
denisse no deberia ser tan cruel
siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 23rd 2014, 14:30

—No, tú escúchame, Nick. —Ella acunó su rostro entre las palmas de sus manos mientras tragaba aire—. ¿Te acuerdas que me dijiste que casi tomaste el teléfono para llamarme cuando te dejé, pero no lo hiciste?

Con ojos preocupados y confundidos Nick buscó en su rostro. —Sí. ¿Qué tiene eso que ver con esto?

—Me odié a mí misma, porque cada vez que miraba mi teléfono, quería llamarte. Quería desesperadamente llamar y decirte cuánto lo sentía por no creerte, pero no pude. Algo me retenía. También me dijiste que subiste a tu auto y casi condujiste a mi apartamento, pero no lo hiciste. Yo hice lo mismo. Salté a un taxi e hice que me llevara a tu edificio. Me quedé afuera mirando hacia arriba, preguntándome qué estarías haciendo y temiendo con quién lo estarías haciendo. Me moría de ganas de verte. Mi corazón estaba destrozado, roto en pedazos, Nick. Sentí un dolor físico mientras estuvimos separados. No creía que esa clase de dolor existía. Era algo tan completamente diferente a lo que sentí cuando perdí a mi madre. Cortó más profundo. Pero no me atrevía a entrar al ascensor e ir a ti. No quería a Joseph. Te quería a ti.

—___, para. —Nick apretó su cintura, tirando de ella contra su pecho—. ¿Por qué dices todo esto?

—Estoy diciendo esto porque dicen que el aliento es robado durante un beso apasionado. Eso no es cierto, Nick, porque, literalmente, no puedo respirar antes de que tus labios siquiera toquen los míos. Lo intento, pero no soy capaz de lograrlo. No puedo pensar cuando me miras. Me desnudas la mente. Siempre lo haces y es hermoso y consumidor. Es mágico y todo lo que se supone que una chica debe sentir. Se dice que estás realmente enamorado de alguien si tu piel se estremece con su tacto. La mía pica cuando escucho tu voz, y no necesito que me toques. Puedo sentirte cuando no estás cerca de mí. Te siento en mis sueños. Te sentí cuando estabas a miles de kilómetros de distancia. Me asustaste al momento en que te vi, y creo que es porque sabía, sólo sabía que iba a enamorarme de ti. No sabía que nuestros mundos ya estaban entrelazados, pero mi corazón de alguna manera sabía que te pertenecía desde el principio. No creía que un dolor tan profundo existía mientras estuvimos separados, pero tampoco creía que un amor como el nuestro existía. Me has demostrado que si. Me has demostrado lo bueno cuando había maldad. Me has dado placer por encima de todo mi dolor. Me has dado la vida cuando pensé que estaba muerta. -___ se detuvo, las lágrimas corrían por su rostro en un apuro. —También se dice que si amas a alguien lo suficiente, lo dejarás ir si todo lo que haces le está causando dolor. Eso es todo lo que alguna vez te causé, Nick. Desde el momento en que nos conocimos, he vuelto tu mundo al revés. Y ahora esto. No puedo permitir que no hables con tu madre a causa de mí. Te amo lo suficiente como para dejarte ir así ella puede seguir amándote.

Nick retrocedió. Sintiéndose fuera de equilibrio, un destello de dolor atravesó su pecho. Tragó saliva, tomando una respiración profunda y rota mientras la miraba a los ojos. —No me puedes dejar, —dijo, escuchando la temblorosa desesperación en su voz.

—Tengo que hacerlo, —se atragantó, muriendo por el miedo que vio en su rostro—. No puedo ser la razón por la que tu familia se rompa.

—No lo vas a ser, —la suave voz de Denise zumbó por el aire, una certeza tranquilizadora llenaba su tono. ___ la miró, parpadeando por la sorpresa con sus ojos húmedos. Su cabeza giraba con confusión, ella se pasó los dedos por las mejillas, su cuerpo temblaba—. No vas a ser la razón por la que nuestra familia se rompa porque no permitiría que una mujer que ama a mi hijo tanto como tú lo haces, salga de su vida. —Acercándose, Denise colocó una mano vacilante sobre el hombro de ___, sus ojos rebosantes de lágrimas—. No te permitiré salir de nuestras vidas. Lo que estabas a punto de renunciar, a pesar de que hubiera herido a mi hijo, fue desinteresado. Una vez conocí a una chica que amaba tanto a un hombre que le daba miedo, también. —Denise hizo una pausa, su mirada cayó sobre Paul. La comisura de su boca se convirtió en una pequeña y triste sonrisa mientras él se dirigía hacia ella. Llevando sus ojos de nuevo a ___, Denise negó con la cabeza—. Me habría matado si hubiese tenido que renunciar a esos alientos robados antes de que él me besara. Independientemente si el bebé que llevas es mi nieto, me sentiría muy honrada de llamarte mi hija.

El aliento de ___ quedó atrapado, su corazón latía tan fuerte que se escuchaba mientras Denise la tiraba a un largo abrazo. ___ lloró contra el hombro de la mujer que dio vida al hombre que amaba tan desesperadamente. ____ no sólo estaba agradecida de que no tendría que renunciar a los alientos robados que él tomaba de ella, estaba agradecida que de alguna manera en esta noche fría y nevada, en el año en que su vida cambiaría de muchas maneras, se había ganado una madre.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Hoy a las 16:51

Volver arriba Ir abajo
 
Colisión (Nick y tú) HOT-Drama
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 9 de 11.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 8, 9, 10, 11  Siguiente
 Temas similares
-
» Colisión (Nick y tú) HOT-Drama
» AMOR PROHIBIDO (NICK Y TU) ROMANTIKA,DRAMA
» Cosas del amor -nick y tu- hot, drama, romantica.
» "AMARTE A ESCONDIDAS" NICK Y TU romantika,drama,comedia y accion
» JUGANDO AL AMOR (NICK Y TU) ROMANTIKA,DRAMA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: