Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Colisión (Nick y tú) HOT-Drama

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 7, 8, 9, 10, 11  Siguiente
AutorMensaje
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 2nd 2014, 15:46

Colisión... Pulso

Capitulo 63


—¿Sabías que una de cada tres mujeres termina en una relación mental o físicamente abusiva?

Pese a que sus músculos se tensaron de inmediato y la sangre corrió dentro de sus venas, Nick la observó sin palabras.

Sorbiendo, ____ asintió. —Pero lo más gracioso es que no se inicia de esa manera. Comienza maravilloso, tan cerca de todo lo que imaginaste que algo sólido debería ser. Luego, poco a poco, la relación cambia y te preguntas si te estás volviendo loca. Tú, literalmente, comienzas a cuestionar tu propia cordura. En un minuto, la persona de la que estás enamorado es amable y cariñosa, y al siguiente se están volviendo locos. Las primeras veces no les das importancia, asumes que están teniendo un mal día, pero luego se convierte en un patrón regular de conducta. La persona en el extremo receptor no es ajena a ella, pero comienzan culparse a sí mismos.

Con todo su cuerpo en estado de alerta, Nick apretó los dientes y trató de dominar su tono. En un susurro, le pasó los dedos por la mejilla y la miró a los ojos.

—¿Acaso Joseph te puso las manos encima?

Temblando, ____ tragó. —¿Sabías que el abuso mental puede hacer que la víctima sienta depresión, ansiedad, impotencia, tener autoestima baja y desesperación? Pero eso no importa, porque tus sentimientos no cuentan y no te das cuenta de que nunca lo harán. A veces el abusador te hace pensar que cuentan. Luego vuelves a pensar que eres alguien que pertenece a una institución, no ellos. Pero en la norma, tus necesidades o sentimientos, si realmente tienes el jodido coraje para expresarlos y la mayoría de las mujeres no lo tienen son ignorados, ridiculizados, minimizados y destituidos. Te dicen que eres demasiado exigente, o hay algo mal contigo. Básicamente, tienes negado el derecho para sentir... cualquier cosa.

Llorando, ____ se dirigió a la sala de estar. Sentándose en el sofá, se quedó mirando a Nick mientras entraba en la sala, con los ojos clavados en los de ella. —A veces te distancias de tus amigos o tus seres queridos. A veces ni siquiera tienes permitido tener amigos. A pesar de que le has entregado a esa persona tu corazón y tu alma, su comportamiento se vuelve tan errático, es como si sintieras que estuvieras caminando sobre unas minas. Pero sigues amándolos porque no eran así cuando se conocieron, así que sólo parece obvio que sea tu culpa. Entonces aquí está la parte histérica y lo retorcido que se convierte todo esto comienzas a inventar excusas para su comportamiento inexcusable en un esfuerzo por convencerte a ti mismo que es normal. En la realidad, te esfuerzas para convencerte a ti mismo que eres el responsable de que se conviertan en el monstruo que se han convertido.

Con el corazón desbocado, Nick se arrodilló delante de ella. Una electricidad llena de ira zumbaba a través de sus nervios mientras tomaba sus manos, entrelazando sus dedos con los de ella.

—Por amor de Dios, ____, dime lo que te hizo.

Con lágrimas corriendo por su rostro, ____ se echó a reír. —Espera, Nick, aquí viene lo bueno. Un par de señoras de una organización que lucha contra la violencia doméstica me dijo que yo permití que esto suceda porque "Soy un producto de mi entorno". Me refiero a, en serio, ¿No es un cliché? ¿Te he contado alguna vez acerca de mis padres? ¿Te he contado alguna vez cómo, después de que mi padre nos abandonó, mi madre continuó buscando idiotas?

Queriendo arrancar la respuesta de ella, Nick se limitó a sacudir la cabeza. ____ nunca se había abierto así para él, y sabía que tenía que dejarla hablar. Apretó sus manos mientras su pecho se oprimía con cada respiración inestable que daba.

—Bueno, ella lo hizo. Fue a través de ellos como si el mundo se acabaría al día siguiente. Entiendo que ser una madre soltera fue difícil para ella. Lo hago. Pero definitivamente tenía una cosa con recoger al borracho local en el bar más cercano para ayudar a pagar la renta del próximo mes. Ellos ayudaban por un tiempo antes de que se marcharan como lo hizo mi padre, pero nunca llegaron sin un precio. Ella los dejaba que la golpearan un poco si la cena no estaba lista para el momento en que entraban por la puerta, o si la casa no estaba limpia al momento en que se sacaban sus botas sucias. Todos se veían diferentes, pero venían de un mismo molde. Todos y cada uno de ellos fueron cortados de la misma pieza de cera abusiva.

Sacudiendo la cabeza, ahora fue ____ quien apretó las manos de Nick. —Así que, esas mujeres me dijeron que ser testigo de la debilidad de mi madre llevó a la mía, y ver a mi abuelo golpear a mi abuela fue lo que impulsó a la de ella. Me dijeron que me crié pensando que estaba bien que un hombre le hiciera eso a una mujer. Me crié pensando que la autoestima era ganada por atender las necesidades de un hombre a cualquier costo. Incluso si eso significa degradarse a uno mismo una y otra vez. Pero la manzana puede caer lejos del árbol. El cincuenta por ciento de los niños crecen pensando que nunca seguirán los pasos de sus padres, si se trata de un niño observar a su padre golpear a su madre o una chica joven que ve a su madre recibir un golpe. Pero esta manzana cayó sobre el tronco del árbol, Nick. Esta manzana tomó el mismo camino que su madre. —Pausando, ____ miró sus manos enlazadas alrededor de las de Nick. Cuando llevó su mirada igualmente dolida de nuevo a la suya, era lo único que podía hacer para decir las palabras—. También me dijeron que por haber luchado físicamente contra Joseph el día de nuestra boda que finalmente había roto el ciclo.

Y allí estaba. La pregunta contestada directamente delante de él. La pregunta que Nick ya sabía la respuesta. Su estómago tocó fondo. Sintiendo que su rostro se ponía pálido, se levantó lentamente, mientras unas cuchillas de ira cortaban su pecho. Sangre. Él quería la sangre de Joseph, y la quería ahora.

____ se puso en pie, con las piernas temblorosas. —No lo hagas. Por favor, no, —susurró ella, mirándolo a los ojos llenos de veneno. Llevando las manos a sus mejillas, su cuerpo temblaba con el suyo—. Estoy aquí contigo, Nick, y estoy bien. —Se hizo un silencio, su presencia era asfixiante mientras observaba a Nick tratar de controlar sus rasgos. Aunque no estaba funcionando. Podía ver que estaba a punto de explotar—. No te lo dije porque no quiero que resultes herido. No quiero que te metas en problemas, o pasar por más de lo que ya lo hiciste. Por favor, no me odies por mentirte. Por favor, no.

Nick sabía que ella le mintió esa noche. Algo en lo profundo de su instinto le dijo que lo hizo. Sin embargo, otra parte lo engañó haciéndole creer en ella. Nick le dio una mirada de confusión, un ceño frunciendo su rostro.

—Nunca podría odiarte, ____. ¿Me crees cuando digo eso?

____ asintió, las lágrimas corría por sus mejillas.

—¿Y estás preocupada acerca de mí?

—Sí, —admitió débilmente—. Tengo que protegerte de todo esto. Yo causé todo.

—¿Protegerme después de lo que te hizo? —Preguntó, la exasperación en su voz cortó el aire. Nick llevó sus manos a su rostro, con los ojos clavados en los de ella—. Mi Dios, ____, tú no causaste nada de esto, pero no me puedes pedir que no haga nada.

—Por favor, —ella lloró.

Apretando los dientes, Nick se volvió. —No.

El miedo recorrió el estómago de ____ mientras lo veía coger sus llaves del mostrador. Mientras ella se acercaba a él, con la mente en llamas con las imágenes de lo que estaba a punto de hacer, ____ estalló en un ataque de histeria que nunca pensó posible. Había llorado muchas veces durante toda su vida, pero nada se comparaba a lo que su pequeño cuerpo estaba produciendo en este mismo momento. No podía respirar, no podía pensar. Sentía las piernas como si estuviera caminando con dificultad por el lodo, apenas hizo su camino a través del ático. ____ cerró los dedos alrededor de la parte posterior del brazo de Nick cuando estaba a punto de abrir la puerta.

Nick se volvió, su expresión era feroz, su mirada barrió sobre ella. —Me estás pidiendo no ser un hombre, ____, y no puedo hacer eso. No puedo. Eres mía, y si no me hubiese ido, esto no habría sucedido. No me pidas no hacer esto de la única forma que conozco.

Con el aliento paralizado y el corazón desintegrándose por la idea de él culpándose a sí mismo, ____ dudó un momento antes de llevar una mano a su rostro. Acariciando su mandíbula, ella negó con la cabeza, su voz era un suave susurro. —Nick Jonas, eres más hombre que cualquier otro hombre que haya conocido. Eres gentil. Eres amable. Eres fuerte e ingenioso. Eres agradable y cálido, y sé que puedes reducir a la mayoría de las mujeres a unos alegres charcos de baba con las palabras más sencillas. —Arrastrando los dedos de su mandíbula, ella los llevó hasta su pecho—. Tienes un corazón transparente y no puedes hacer nada para enamorarme más de ti. Ni una sola cosa. —Poniéndose de puntillas, experimentó un ataque de nervios cuando entrelazó sus manos detrás de su cuello, acercando su rostro al de ella—. Y tú no tienes la culpa de esto.

Luchando contra la furia haciendo un agujero en su estómago, Nick apoyó su frente contra la de ella. —No, ____. Si no me hubiese marchado…

—Y si no lo hubiese aceptado de vuelta.

—No debería jodidamente haberte tocado, —susurró, tratando de contener su rabia—. No es lo mismo.

—Sé que no lo es. ¿Pero quieres saber qué lo es? —Nick puso su mano en la cadera de ella, sus dedos se clavaron en ella mientras miraba hacia otro lado. ____ tocó su mejilla, para que la mirara—. Si sales por esa puerta y vas tras él, no eres diferente a cualquier hombre con el que me he tropezado. Por favor, no alejes a este hombre de mí, Nick. Por favor.

Al infierno. La mirada en sus hinchados ojos verdes, combinado con la súplica suave saliendo de sus labios, tenían a Nick sintiéndose como si estuviera atrapado contra una pared. Su mente estaba jodida, completamente forzada por sus palabras. Dividido entre la necesidad de golpear a Joseph hasta cerca de la muerte y no querer arrastrar a ____ a través de más mierda, la tensión se erizó en lo profundo de Nick.
Ella misma se desangró por él, cavando sus recuerdos dolorosos bajo su piel. Antes de esto, ella parecía inalcanzable, pero hoy en día, ahogaba todos los miedos que tenía en un mar de confianza el cual Nick sabía que sólo él poseía. Pero por el amor de Dios, él no sería capaz de escapar de su propia hostilidad si dejaba que Joseph se saliera con la suya por lo que había hecho. Cada instinto masculino en Nick gritaba que derribara al hombre que había herido a la mujer que amaba. La mujer que era de él. Completamente... Jodido.

Perdido en sus pensamientos, Nick apretó los dientes hasta que le dolían. Mirando fijamente a los ojos de la mujer que sabía que no podía vivir sin ella, él tomó una decisión, esperando que no lo persiguiera a cada hora del día por el resto de su vida.

—No voy a ir tras él. —Se encogió cuando las palabras salieron de su boca—. Prometo que no lo haré. Pero me dirás dónde te golpeó. ¿Entiendes? Necesito saber.

____ podía ver la reticencia en sus ojos pero la sinceridad sonó a verdad en su voz. ____ soltó un suspiro y asintió con fuerza.

—Sí, —dijo.

El pecho de Nick se retorció por la porción de dolor en su voz. Tomando su mano suavemente, la llevó a la cocina donde apagó el quemador manteniendo el pollo braseado a crujiente. Nick podía sentir la forma en que el agarre de ____ se tensó cuando, un momento después, se dirigió a la habitación con ella. Mirándose fijamente el uno al otro, se quedaron en silencio como si ninguno supiera que decir.

Tratando de borrar todo rastro de enojo de sus rasgos, Nick curvó sus brazos alrededor de su cintura y la apretó contra su cuerpo. En cuestión de segundos, ella estaba floja en su abrazo, sus lágrimas corrían duro y rápido. Él acarició su nariz en su cabello, sintiendo el dulce aroma de su shampoo, mientras trataba de prepararse para lo que estaba a punto de decirle. Su cerebro no podía acercarse a computar cómo alguien podría hacerle daño. Ella era frágil. Amorosa. Vulnerable. Con todas sus posesiones, Nick sabía que su toque era todo lo que tenía que era verdadero, puro. Joseph metódicamente la había desnudado capa por capa, dejando al descubierto partes que ninguna mujer debería tener que desnudar. En ese momento, Nick temía que rompería su promesa de no ir tras el maldito enfermo. Con cada segundo que pasaba ella se deshizo en sus brazos y Nick estaba peligrosamente cerca de perder toda apariencia de control.

Cuando los llantos de ____ se volvieron un zumbido bajo y su respiración se desaceleró a un ritmo normal, Nick le inclinó suavemente hacia arriba la barbilla. La compresión brilló en sus ojos.

—¿Estás bien?

____ se limpió la nariz. —Lo estoy. ¿Y tú?

No lo estaba. Ni siquiera cerca. Estaba desquiciado. Pero deseando mantenerla lo más tranquila posible, Nick asintió. —Dios, ni siquiera has comido. —Dejando escapar un suspiro cansado, llevó una mano al cabello de ____—. ¿Estás hambrienta?

—No, —susurró. No lo estaba. Todavía se sentía como si pudiera vomitar, la comida era la última cosa en su mente.

—Está bien. Voy a echarme un poco de agua en la cara. —Él bajó su boca a sus labios y la besó suavemente—. Vuelvo enseguida.

____ asintió y lo vio desaparecer en el cuarto de baño. Después de cerrar la puerta, ella respiró hondo intentando disminuir la tensión de su cuerpo. No estaba funcionando. No quería darle detalles a Nick sobre esa mañana. Infiernos, repetirlo podría ser el último golpe devastador a la cordura de él. Ya era bastante malo que ella pudiera ver que estaba luchando contra su instinto para salir e ir tras Joseph. Esto definitivamente lo podría enviar al abismo.

Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 2nd 2014, 15:49

Colisión... Pulso

Capitulo 63 Parte 2


Ella tiró de sí misma de sus malos pensamientos y rebuscó en algunas de las cajas de mudanza todavía con algunas de sus pertenencias. Buscando un par de pijamas, se encontró con una foto de su madre y su hermana de un viaje a Santa Cruz muchos años antes. Había sonrisas forzadas a lo largo de la foto. Esos pequeños trozos de indulto habían servido como una astilla de bondad entre el caos que consumía sus vidas, pero eso es todo lo que eran. Astillas de paz. Astillas de algo que nunca fue constante. Mientras la observaba, ____ contuvo las lágrimas, sabiendo que estaba a punto de derramar suficiente por la noche. Empujó la memoria debajo de un montón de sweaters.

Para el momento que cambió su ropa de trabajo por un par de pantalones de chándal y una camiseta, Nick volvió a surgir desde el baño. Despojado a nada más que un par de bóxers, con el rostro más enojado que unos minutos antes, ____ lo vio hundirse en el borde de la cama. Algo en el conjunto de su cuerpo la alarmó. Era como si los pocos minutos que tuvo para sí lo hubiesen convertido en una enorme bola de combustible de macho alfa cabreado. ____ tragó con nerviosismo y se subió a la cama. Dios, lo único que quería hacer era calmarlo de la batalla que sabía que él estaba luchando. Colocándose detrás de él, puso sus manos sobre sus hombros y los masajeó, tratando de eliminar la tensión saliendo de él en oleadas calientes.
Eligió cuidadosamente sus palabras.

—Nick, —comenzó ____, su voz era suave—, ¿por qué no sólo vamos a dormir? Ambos estamos mentalmente acabados en estos momentos. Podemos hablar de esto mañana.

Sin responder, Nick sacudió la cabeza. Después de rodar su cuello, se arrastró contra las almohadas colocadas a lo largo de la cabecera de la cama.

Sobre sus rodillas, ____ se volvió y observó a Nick. Sombras de hostilidad fría bailaron en su rostro y todo lo que hicieron fue hacer que se sintiera culpable por no permitirle que haga lo que ella sabía que quería hacer tan desesperadamente. Alejó la mirada de él, incapaz de ser testigo de su dolor por más tiempo.

—Mírame, ____, —ordenó en un susurro torturado. Su mirada regresó a la suya. Nick sintió su nerviosismo, su vacilación, y joder si eso no confundía sus pensamientos—. Ven aquí, —dijo, tendiéndole una mano.

Ella la tomó y él la condujo a su lado. Acurrucándose contra él, ____ apoyó la cabeza en su pecho. A pesar de la tensión saliendo de su propio cuerpo, el tentador aroma de su colonia y el golpeteo constante de su corazón, la calmaron y llevaron su mente a un lugar donde se sentía segura. Su mano subiendo y bajando por su espalda la tranquilizó más allá de una cueva de euforia que sólo Nick podía proporcionar.

—¿Dónde te golpeó?

Sabía que iba a venir, pero la pregunta todavía le provocaba un escalofrío hasta los huesos por completo, alejándola de esos pocos segundos de calma. Acurrucada en una bola estrecha y moldeada a él, ____ levantó la cabeza y lo miró a los ojos. Levantó su mano y señaló el punto por encima de su frente, donde sólo unos pocos días atrás, le había preguntado al respecto. Donde sólo unos pocos días atrás, ella le mintió al hombre que amaba. El hombre que necesitaba que confíe en ella. ____ sintió su cuerpo tirante con la tensión. Al igual que un infierno, la ira ardía en sus ojos. ____ vio el músculo de su mandíbula apretarse mientras la miraba fijamente. Aparte del aumento de la respiración de Nick, el silencio flotaba en el aire, oprimiendo el corazón de ____.

—Estoy bien, Nick, —susurró ella, fingiendo tranquilidad.

Nick hervía. La necesidad de quitar a Joseph de la faz de la tierra estaba sembrada en cada célula, tendón y músculo de su cuerpo. Sin embargo, la necesidad de consolar a ___ tiró de él mientras forzaba que su compostura permaneciera intacta. Suavemente, la levantó por encima de él, a horcajadas sobre sus caderas. Podía sentir su agitación, y eso atormentaba su cabeza. Lo jodía... mal.

Mirando la pequeña cicatriz, le pasó el pulgar a través de ella. Aunque casi no se notaba, el hecho de saber cómo llegó allí destruía a Nick más allá de las palabras. ¿Cómo podría un hombre, un verdadero hombre, hacerle eso a una mujer? Era algo que Nick ni siquiera podía comenzar a procesar. Inclinándose, rodeó con un brazo su cintura mientras envolvía su mano libre alrededor de su nuca y guiaba su rostro al de él. Por un segundo, la miró fijamente a los ojos antes de rozar sus labios a través de la marca que siempre estaría gravada en su hermoso rostro. Una marca colocada allí por un idiota que nunca la mereció.

—¿Dónde más te golpeó, ____? —Nick movió los ojos hacia ella. Se dio cuenta que se estaba poniendo a sí mismo en más dolor auto infligido, pero una parte de él tenía que ir a través de ese dolor. ____ había sufrido mucho peor que él. O no. Esa era una pregunta que definitivamente no podía responder, porque se trataba de un sufrimiento que nunca había tenido que soportar.

—Mi labio, —___- respondió en voz baja, mirando los ojos de Nick volverse feroces. Ella se congeló.

Nick se encogió, luchando contra el impulso de destrozar la casa. —Tu labio, —afirmó con calma, una vez más tratando de controlar su tono—. ¿Golpeó tus putos labios? —Vacilante, ____ asintió. Viendo sus hermosos labios temblar, Nick cogió un susurro de su perfume. En ese momento, lo único que podía pensar era en remarcar esos labios. Él la atrajo hacia su boca, duro y rápido.

____ dejó escapar un suave gemido mientras sus lenguas se encontraron, calientes y húmedas. Su beso era desesperado, urgente y devorador. A pesar que su posesividad la tomó por sorpresa, sabía que estaba marcándola. Lo sabía, y no le importaba porque ella quería que lo hiciera. Necesitaba esto de él, y sabía que tenía que marcarla. Ella enredó los dedos en su cabello, tirando con fuerza mientras su corazón se hundía.

—No puedo creer que jodidamente te haya herido, nena, —Nick respiró—. Siempre adoraré estos labios. Siempre adoraré este cuerpo. —Tomando la parte posterior de su cuello con más fuerza, Nick profundizó el beso—. Cuando te miro, me siento como si estuviera mirando a la otra mitad de mí mismo. Tú has llenado el espacio vacío en mi alma, y debido a eso, eres una diosa para mí. Esa es la forma en que siempre voy a tratarte. Por el resto de tu vida. Te prometo eso. Joder, lo prometo.

____ lo besó con más fuerza. Sus palabras se tatuaron en su corazón, su beso casi le agotó el aire que no quería en sus pulmones. Ella solo quería respirarlo a él.
Mientras Nick sacaba la camiseta de ___ por encima de su cabeza, él sabía que esas promesas serían fáciles de mantener. Prefería quemarse en las fosas más bajas del infierno que faltar a su palabra, porque ella era una diosa en su vida. Su amante. Su amiga. Su por siempre.

Pero maldito sea en esas fosas de fuego del infierno, mientras empezaba a volver a marcar a su amante, él sabía que había una promesa que no sería capaz de mantener porque la protegería hasta el día que muriera.
La parte más jodida, y Dios lo ayude... No podía esperar para romperla

Volver arriba Ir abajo
kathe hernandez
Nuev@


Cantidad de envíos : 9
Edad : 21
Localización : santiago de cali
Fecha de inscripción : 10/02/2014

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 2nd 2014, 18:06

joseph se merece una muy buena patada en el culo de parte de nick, eso no se le hace a una mujer y menos a el tesoro mas preciado de nick.

síguela pronto mujer
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 2nd 2014, 18:41

entiendo a nick
pero ___ tambien tiene razon
de que serviria que lo golpeara?
solo servira para enfadar a joseph o incluso peor...
siguela
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 3rd 2014, 08:40

O.o oh dios mio no no no
cada vez mas interesante la nove
me muero x que subas maas si q siii
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 3rd 2014, 16:55

Colisión... Pulso

Capitulo 64


—Nick, ¿podrías seguir adelante y responder la pregunta del Sr. Rosendale con respecto a nuestro enfoque?

Sin previo aviso, la voz profunda de Kevin se entrometió en los pensamientos de Nick. Pensamientos malvados que lo habían consumido en las últimas dieciséis horas desde que ____ le explicó lo que Joseph le había hecho. Sentado en una reunión, rodeado de ejecutivos que representan a una de las principales farmacéuticas del país, una con la necesidad de una masiva campaña de publicidad— Nick sabía que debía estar prestando atención. Pero no lo estaba. Su mundo se había vuelto al revés, su corazón estaba desgarrado. No había palabras adecuadas que podrían transmitir su estado mental en esta tarde mañana de viernes.
Su estado mental privado de sueño, eso era.

En la oscuridad, Nick se había quedado mirando al techo mientras sostenía a ____. Escuchando su respiración suave, completamente despierto por la adrenalina en sus venas, Nick intentó purgar de su cabeza las visiones de Joseph lastimándola. Sin importar lo mucho que lo intentó, no funcionó. Su cerebro jodía con él. El repiqueteo insistente de querer sentir la sangre de Joseph en sus manos gritaba en voz alta en sus oídos. Había bullido hasta que salió el sol. Nick nunca hubiera pensado que fuera posible que el cuerpo suave de ____, entrelazado con el suyo, no pudiera alejarlo del acantilado de destrucción criminal del que estaba tan ansiosamente esperando para saltar. Anoche demostró que a pesar de sostenerla enfrió algo de la ira hirviendo debajo de su piel, ____ no pudo apagar la llama que la alimentaba.

Kevin repitió su pregunta anterior, llevando a Nick de regreso al presente. Levantó la cabeza pesada y puso sus ojos en los de su hermano. Kevin se quedó mirándolo con una mirada de confusión ensombreciendo su rostro. Nick hurgó en los papeles frente a él. Cuando oyó a uno de los cuatro caballeros sentados frente a él aclararse la garganta, Nick rompió el silencio.
Sacudió la cabeza y miró a Kevin.

—No, no puedo responder a su pregunta. —Tiró la pila de papeles sobre la mesa de conferencias—. ¿Por qué no te adelantas y les das la información, Kevin? —No era una pregunta cortés sino una declaración que decía ahora no es el momento para joder conmigo. El rostro del viejo se volvió gris, igual que su cabello. Una vez más, el silencio envolvió la sala.

Con el ceño fruncido en lo que Nick fácilmente reconoció como exasperación, Kevin se aclaró la garganta. Alejó su mirada de Nick y se enfocó en los impacientes ejecutivos.

—Me disculpo, caballeros. Parece que mi hermano se ha despertado del lado equivocado de la cama esta mañana. —Kevin se encogió de hombros casualmente. Una sonrisa inclinó las comisuras de su boca. Le lanzó una mirada de reojo a Nick, el humor reemplazó su exasperación—. Claramente, no ha echado un polvo anoche.

En pocos segundos, la mesa estalló en una orquesta de risas, ninguna de las cuales incluía a Nick. A pesar de que quería abofetear a su hermano por el comentario malicioso, estaba impresionado por la rápida e ingeniosa respuesta del imbécil. Kevin siempre había tenido un don para ello, y Nick tuvo que admitir que suavizó la tensión en la oficina. Nick observó la sonrisa estúpida en el rostro de su hermano mientras se inclinaba hacia atrás, frotándose una mano cansada por la barbilla. Movió su atención al reloj de la pared, haciendo caso omiso de la perorata de mierda que Kevin estaba desarrollando sobre el grupo intentando ganar una de las mayores cuentas que Industrias Jonas podría adquirir. El dinero era lo más alejado de la mente de Nick mientras señalaba el tiempo. Once y cuarto. A poco más de una hora para encontrarse con ____. Antes de quedarse dormido la noche anterior, ella había sugerido dulcemente un almuerzo tranquilo en un pequeño café en el Battery Park ya que salía del trabajo temprano. Nick sabía que ella estaba tratando de calmar sus nervios. Esa fue una de las muchas cosas que le gustaban de ella, la forma en que lo calmaba. Dios, jodidamente la amaba. Daría todo por ella. Viajaría por todo el mundo en un abrir y cerrar de ojos si ella insistía. No había un límite que pudiera llegar o una línea que no cruzaría con el fin de hacerla feliz. Ahora, sólo necesitaba convencerla de que valía la pena cada pedacito de ello.

Unos momentos después, los pensamientos de Nick se interrumpieron de nuevo mientras el grupo de hombres se levantaban de sus asientos, cada uno luciendo una sonrisa satisfactoria. Nick se puso de pie y vio a Kevin con diversión. Estaba mirando a Nick con una sonrisa satisfecha. Nick sabía que era su manera de hacerle saber que había obtenido la cuenta sin su ayuda, y Nick estaba malditamente seguro que Kevin iba a vomitar su descontento con él una vez que todos se marcharan. A Nick no le importaba un carajo.

—Suena como un plan de juego, Kevin, —dijo el ejecutivo canoso mientras estrechaba la mano de Kevin—. Tendremos los contratos enviados para el final de la jornada de mañana.

Kevin mostró su sonrisa ganadora. —Excelente. Esperamos con interés poder arreglar esto para ustedes. Tomaron la decisión correcta.

—Esperemos que tu hermano pueda echar un polvo, mientras tú estés arreglando la campaña, —dijo el hombre secamente, inclinándose para estrechar la mano de Nick. Una vez más, la sala estalló en carcajadas. Una vez más, Nick no lo hizo—. Tengo un par de conexiones en la ciudad, si necesitas un poco de ayuda en ese departamento. Ellas no son baratas, pero seguro que vale la pena cada centavo.

Nick aceptó su mano, su apretón más fuerte de lo normal teniendo en cuenta que no le gustó el comentario del imbécil. No le importaba. Nick sabía cómo manejar su tipo sin ser demasiado ofensivo. O no. Una vez más, no le importa un carajo. La boca de Nick se convirtió en una sonrisa socarrona.

—Estoy seguro de que lo son, y le agradezco la oferta, pero nunca he tenido que pagar por servicios como esos. Por lo general vienen de buena gana a mí. Pero bueno, haga lo que tenga que hacer. —La sonrisa del hombre cayó y el ceño fruncido la sustituyó, pero Nick no le dio la oportunidad de hablar.

—Esperamos con interés recibir esos contratos, Sr. Rosendale, —dijo Nick, caminando hacia la puerta de la oficina. Él la mantuvo abierta para el grupo de pulida riqueza mirándolo—. Mi hermano está en lo cierto. Tomaron la decisión correcta. Industrias Jonas va a sacudir la mierda de su campaña. Vamos a mantenerlos a todos muy ricos. Martini secos y prostitutas caras en abundancia.

La frente fruncida del hombre se alivió cuando su boca se torció hacia arriba en una lenta sonrisa de sabelotodo. —Tengo una gran fe que usted y su hermano van hacer lo correcto por nosotros, Sr. Jonas. Pero para que lo sepas, chico, no tomo Martini secos. Prefiero el whisky escocés. El Dalmore 1962 Single Highland Malt Scotch para ser exactos.

—Excelente elección, —dijo Nick, desabrochándose el traje azul Ermenegildo Zegna de u$s 22000. Sabía que el tipo estaba siendo un idiota, tratando de empujar una botella de whisky de u$s 58,000 en su rostro. Nick sonrió con toda la intención de ser un idiota—. Tendré a nuestra secretaria enviándole dos cajas, así estarán bien abastecidos. ¿Suena bien?

El hombre dudó un momento, sus ojos definidos. —Suena muy bien. Nos veremos de nuevo en marzo. —Sin decir una palabra, él asintió con la cabeza en dirección a Kevin y salió de la oficina, su tripulación de bastardos igualmente arrogantes detrás de él.

Nick cruzó la oficina y se rió cuando escuchó a Kevin cerrar la puerta de un golpe.

—¿Qué carajo fue todo eso? —Kevin espetó—. No fue suficiente estar aturdido durante la reunión, sino que casi terminas con el maldito contrato de una manera típica de Nick.

Nick se volvió, con los ojos entrecerrados. —¿Qué diablos se supone que significa eso?

—¿Debo deletrearlo para ti, hombrecito?

—Si. Tal vez lo debes hacer, —Nick respondió secamente. Cruzándose de brazos, se sentó en el borde de la mesa, a la espera de la respuesta de su hermano.

Con la cabeza inclinada, Kevin se metió las manos en los bolsillos. —En serio, hemos trabajado en esa oferta durante meses. ¿Dónde diablos estabas?

Su frase se cortó, y Nick podía decir que Kevin estaba perdiendo la paciencia. A pesar de que estaba teniendo un día de mierda, la culpa se derramó a través de Kevin. Maldita sea. Kevin estaba en lo correcto. Habían trabajado muchas horas para ganar la cuenta. Al infierno con él mismo, su hermano había pasado noche tras noche lejos de Danielle y sus hijos, asegurándose de que todo estuviera listo para la reunión.

El rostro de Nick se suavizó. —Lo siento, ¿de acuerdo?

Kevin suspiró, su tono se calmó. —¿Qué está sucediendo contigo, hombre? Me di cuenta que algo estaba molestándote cuando llegaste esta mañana.

Nick miró su reloj. Tenía una cantidad limitada de tiempo para explicar lo que había pasado. Llevando su atención a Kevin, sintió su sangre agitarse a través de su cuerpo—. Joseph golpeó a ____ la mañana de su boda.

La boca de Kevin se quedó boquiabierta. —¿Qué?

—Si. Él jodidamente la golpeó, y se presentó en su trabajo ayer. —De pie, Nick se pasó las manos por el cabello mientras pensaba en la conversación que él y ____ tuvieron después de hacer el amor la noche anterior. Había inclinado aún más su mundo sobre su eje cuando le explicó que Joseph fue a su escuela. Aunque Nick quiso hacerla renunciar a
su trabajo ese segundo, no podía. La enseñanza significaba mucho para ella y amaba a sus estudiantes. Pero todo estaba bien. Sin el conocimiento de ____, Nick ya había realizado una llamada esta mañana, asegurándose de que fuera seguida a todas partes. Un poco de dinero y un viejo amigo que acababa de terminar una sentencia de siete años en la correccional colgaría de la sombra de Joseph por el resto de su puta vida — ¿Sabías que la golpeó?

Los ojos de Kevin se abrieron. —Jesucristo, Nick. ¿Por qué diablos asumirías que sabía de ello? No, no lo sabía.

—Supuse que lo sabías porque al parecer Trevor sabía y no me lo dijo. —Nick caminó a través de la oficina para recuperar sus llaves mientras su cabeza zumbaba a través de la segunda conversación de anoche. Trató de quitarse de encima el desastre de emociones que también habían establecido su residencia en su mente. Aunque ___ insistió que Trevor le hizo prometer que le contaría si volvían a estar juntos, no le cayó nada bien a Nick. Él había visto a Trevor el día que ella se mudó a su ático. Como cuestión de hecho, el hijo de puta actuó como si la vida fuera sólo buena. Poco sabía Nick que su vida estaba a punto de llegar a ser más complicada que nunca.

—¿Él sabía y no dijo nada? —Kevin preguntó, sentado en la mesa—. Y quiero dejar muy claro. Soy tu hermano. Yo nunca te escondería algo así. ¿Lo tienes?

—Sí, lo tengo. Pero él es como un hermano para mí, —Nick murmuró, moviendo sus ojos hacia su reloj. Sin duda, su conductor ya habría recogido a ____ del trabajo. Tenía que marcharse para cruzar la ciudad a tiempo y encontrarse con ella—. No he hablado con él todavía pero tengo planeado en asegurarme de hacerlo pronto. Me encargaré de él entonces.

—Ya veo. —Kevin asintió—. Además, estoy seguro que encargarte de Joseph se encuentra primero en tu lista de prioridades. —Kevin rodó su cuello y crujió los nudillos, una sonrisa malvada inclinó su boca—. Estoy un poco mayor y no tan pulido como tú, pero si quieres un poco de ayuda, estaría más que dispuesto a ir un par de rondas con el gilipollas.

Nick dudó un momento antes de girarse hacia la puerta. —Mira, tengo que salir de aquí. He quedado con ____ para almorzar en cuarenta y cinco minutos.

—Espera, —espetó Kevin, poniéndose de pie de un salto—. ¿Cómo es que me diste esa mirada? No me digas que no vas a sacudir a ese idiota un poco por lo que le hizo a ella. Te conozco mejor de lo que piensas. ¿Qué sucede?

Suspirando, Nick se detuvo avergonzado en la puerta y se dio la vuelta. —___ me hizo prometer que no iría tras él.

A esto, Kevin frunció sus cejas y se rió entre dientes. —Nick, estás tratando con una mujer que también te hizo prometer no comprarle un auto porque piensa que es innecesario en Manhattan.

Nick no pudo evitar sonreír. —Lo sé, ¿verdad? A quién le importa si es Manhattan. Ella no tiene ni idea, pero ya le ordené uno.

—Exactamente. —Kevin rió y volvió a sentarse. Sus rasgos se pusieron serios de nuevo, y puso sus manos debajo de su barbilla—. Ahora pide un lugar para golpear a Joseph. Lo que ____ no sepa no le hará daño. —Kevin se detuvo, con la mirada firme en Nick—. Pero lo que estás conteniendo te matará.

Kevin dijo esas dos últimas palabras con un aire de simplicidad, pero la verdad en ellas se disparó a través de la habitación. Luchando para permanecer fiel a su promesa hacia ____, no importaba lo mal que podía saborear la sangre de Joseph, Nick simplemente salió de la oficina.

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 3rd 2014, 18:12

QUE KEVIN NO META IDEAS!!!
si, soy una miedosa...
pero que no vaya...
o sino lo golpeo yo...
siguela
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 5th 2014, 15:44

Colision... Pulso

Capitulo 65


No importa si era el tráfico de media mañana, el tráfico del mediodía, o la hora pico de la tarde, el tráfico en Manhattan era un fastidio. Jodidamente. Un fastidio. Nick estaba comenzando a pensar que el razonamiento de ____ de no querer un auto no era tan malo después de todo. Pero por más que intentara, era adicto a la conducción. Claro, fácilmente podría tener a su conductor llevándolo en su limusina como los gilipollas ricos que algunos lo persuadían ser, pero Nick no podía dejar de lado el sentido de control que tenía detrás del volante. Le encantaba. Con las ventanas cerradas y el estéreo a todo volumen, con jodida congestión de tráfico en Manhattan o no, era uno de los pocos momentos robados que tenía para sí que realmente calmaba sus nervios y sus pensamientos. Sin embargo, mientras Nick maniobraba a través de la marea de vehículos que obstruían las calles, la calma no era algo que estaba sintiendo. No. Ni siquiera cerca. Su cabeza rugía. Sus pensamientos se volvieron más jodidos con cada segundo que pasaba. Aunque "The Red" de Chevelle estallaba de los altavoces, lo único que Nick podía oír eran las palabras de Kevin reverberando a través de su cabeza.

"Pero lo que estás conteniendo te matará."

Contenerlo mataría a Nick. Esto lo sabía. También sabía que si se quedaba sin hacer nada, se convertiría en un hombre amargado. Aunque la idea era algo que Nick no podía registrar ahora, él temía que llegaría a resentirse con ____ mientras los años pasaran. Con el café donde encontraría a ____ claramente en su línea de visión, Nick la imaginó sentada en una mesa esperándolo. Sólo unos pocos cientos de metros y estaría allí. Unos minutos más y sería capaz de mantener su promesa a ella. Al menos por hoy.

"Pero lo que estás conteniendo te matará."
Matará...
Matará...
Te...
Matará...

—A la mierda, —Nick espetó. Antes de que su cerebro tuviera la oportunidad de comprender lo que su cuerpo estaba haciendo, del carril más lejos del izquierdo, Nick dobló el volante duro justo cuando el semáforo se puso en verde. No podía oír o ver, pero una sinfonía de bocinas y una exhibición de dedos del medio de los enojados conductores de Nueva York se dirigieron a él. ¿Su nuevo destino? La oficina de Joseph en el distrito financiero. Perforando los cambios, Nick logró abrirse paso a través de las calles de la ciudad sin matar a nadie. Eso no quería decir que no se acercaba. Su sangre se agitó mientras volaba a través de un cruce de luz roja sobre la Calle Church, cerca de golpear la parte trasera de un autobús de dos pisos lleno de turistas. Otra ráfaga de bocinas se disparó. Una vez más, Nick no podía escucharlas. No podía ver a los peatones que saltaban sobre los bordillos para salir del camino de su rápida Ferrari FF, porque su visión se puso rojo sangre.
Sangre. Jodidamente. Roja.

Con una mano agarrando el volante, utilizó la otra para tirar de la corbata alrededor de su cuello. Mientras entraba al garaje debajo del edificio de Joseph, se quitó la chaqueta del traje, pagó la tarifa de estacionamiento y se lanzó a un lugar de estacionamiento. Después de abrir la puerta y cerrarla de un golpe, Nick se dirigió hacia el ascensor y pulsó el botón del piso de Joseph.
Nick ya no estaba luchando una jodida batalla en su cabeza. Rodó sus mangas y se hundió profundamente a un sombrío mar de calma. Estaba alimentando su cuerpo con lo que ansiaba, lo que necesitaba, y debido a esto, se sintió alucinado. Drogado. Mientras subía hasta el piso quince, partes y sombras del rostro de ____ se enrollaron a través de sus pensamientos. Su corazón se hundió mientras echaba un vistazo a su reloj. La idea de ella sentada en el café esperando por él sin darse cuenta de lo que estaba a punto de hacer, le molestaba. Sin embargo, no podía detenerse.

Nick salió del ascensor cuando las puertas se abrieron, dando un paso hacia una enorme conmoción. Era algo que estaba acostumbrado a ver. Vistiendo trajes baratos de eBay y corbatas que sus abuelas les habían comprado para su vigésimo primer cumpleaños, los jóvenes, cachorros hambrientos de dinero se paseaban frente a sus cubículos. Con los receptores Bluetooth en sus oídos y la pulida riqueza en el otro extremo de la línea, hablaban con rapidez, tratando de rasgar un pedazo de carne de una cartera con más dinero de lo que harían en el transcurso de todas sus vidas. Ellos elevaron sus barbillas en saludo y Nick supo que un par de ellos lo reconoció cuando pasó por el caos. Él simplemente asintió con la cabeza. Ninguno de ellos iba a terminar sus llamadas de la potencial pila de dinero que estaban tratando de obtener. Teniendo en cuenta que sólo había compartido una cerveza o dos con ellos a través de los años en que Joseph lo invitó a salir, a Nick realmente no le importaba una mierda si terminaban sus conversaciones para detenerse y decir hola o no. Su atención se centró en la puerta en la esquina izquierda de la masiva oficina. Detrás de ella estaba la pieza de carne que Nick estaba a punto de hacer pedazos. Ya sin calma, cuanto más se acercaba, Nick sintió que su hambre sin alimentar dividió su estómago en dos.

—Hey, Nick, —una voz femenina y familiar ronroneó.

Alejó su atención de la puerta conteniendo su almuerzo más allá de ella, pero sus pies nunca dejaron de moverse.

—Hey, Kimberly. ¿Está en su despacho?

La rubia pechugona asintió. —Sí lo está.

—Bueno, —le dijo, rodeando la esquina de su escritorio.

Como se acercaba a la puerta de Joseph, Nick agachó su cuerpo de metro noventa intentando ver por debajo de las mini persianas que cubrían la mitad del vidrio. Los ojos de Nick aterrizaron en la espalda de Joseph. De pie delante de su escritorio, con los brazos cruzados. En un movimiento rápido, Nick abrió la puerta y la cerró. En otro, giró la cerradura, encerrándolos de cualquiera que pudiera tratar de entrar.

Que el puto juego comience.

Sin girarse, Joseph dejó escapar un suspiro molesto. —Kimberly, ¿cuántas veces en los últimos meses te he dicho que no te follaré nunca más aquí? Vuelve a tu escritorio y te llamaré más tarde si me da la gana.

—No soy Kimberly, imbécil, —Nick gruñó. Sus ojos se centraron en Joseph cuando se dio la vuelta—. Te dije que te mataría con mis propias manos si alguna vez la tocabas de nuevo.

Entrecerrando los ojos, Joseph abrió la boca pero antes de que las palabras pudieran salir, Nick lo arremetió, tirándolo sobre el escritorio. Aunque descomunal, la pieza sólida de madera de cerezo chilló unos centímetros por el peso de los dos hombres que aterrizaron en ella. Con Joseph inmovilizado debajo de él, Nick curvó sus manos alrededor de su cuello, apenas notando el golpe del puño de Joseph contra su boca. La sangre de su labio partido cayó sobre la mejilla de Joseph, deslizándose por su barbilla.

Mientras Nick observaba los ojos sin alma de un hombre que había considerado un amigo en un momento dado, destellos de ____ recibiendo su tratamiento brutal hicieron que la adrenalina se clavara en las venas de Nick. Su ira hervía a fuego lento y Nick no tenía ninguna intención de detener su erupción.

Con las manos envueltas alrededor de la garganta de Joseph, Nick levantó su cabeza y lo empujó hacia abajo contra el escritorio. Golpeó la superficie con un fuerte ruido seco. Nick estaba seguro de haber roto el cráneo de Joseph.

—¡Que cobarde! —Nick vociferó con su cuerpo temblando—. ¡Te dije jodidamente que te mataría si le hacías daño!

—¡A la mierda tú y ella! —Joseph gritó, retorciéndose bajo el peso de Nick.

Nick apretó más fuerte, tensando su agarre hasta el punto de poder sentir el martilleo del pulso de Joseph contra sus pulgares. Ante esto, Joseph llevó sus brazos hacia arriba y rodeó sus puños alrededor de los antebrazos de Nick en un pobre intento de sacar las manos de Nickde su cuello. No funcionó, y sólo cabreó más a Nick. Golpeó su cabeza contra el escritorio de nuevo. Después de un segundo y posiblemente el cráneo roto, Nick escuchó a Joseph inhalar fuertemente mientras luchaba por respirar. Nick también escuchó su propia sangre corriendo a través de sus oídos. Joseph soltó uno de los brazos de Nick y lo balanceó de nuevo, pero esta vez no hubo velocidad en el mismo. Fue bastante fácil para Nick de esquivar. Nick podía sentirlo debilitarse debajo de él. Lo sentía decaerse mientras miraba fijamente los ojos de Nick. Él observó los capilares de Joseph saltar a la superficie, volviendo su rostro a un tono claro de azul.
Y entonces se dio cuenta.

—Nick Jonas, eres más hombre que cualquier otro hombre que haya conocido. Tienes un corazón transparente y no puedes hacer nada para enamorarme más de ti. Ni una sola cosa.

Ahora, Nick se encontró luchando una batalla completamente diferente provocada por las palabras de ____. Algo dentro de él se retorció, un debate sobre la conveniencia o no de detenerse. El bastardo enfermo debajo de él podría poseer sus emociones en este mismo momento, pero la mujer por la que estaba dispuesto a matar poseería su corazón para siempre. Eligiendo el amor sobre el mal, Nick tomo una respiración, soltó el cuello de Joseph y se alejó del escritorio.
Pasándose las manos por su cabello, Nick se paseaba y miraba el cuerpo de Joseph casi sin vida deslizarse al suelo, arrastrando las pilas de papel, plumas y un teléfono con él.

Ahogado, Joseph rodó a su lado y apoyó las manos y las rodillas en el suelo, su pecho subía y bajaba en busca de aire. Un aluvión de escalofríos pasó por el sistema de Nick mientras presenciaba a Joseph tratando de ponerse de pie. No sirvió de nada. No pudo. Nick lo había despojado de cualquier y toda la energía que tenía. Nick apartó la atención de Joseph y se pegó a las voces profundas y los golpes procedentes detrás de la puerta. NIck no sabía si recién habían comenzado o si trataron de entrar todo el tiempo. Mientras la vida de Joseph se deslizaba a través de sus manos, el tiempo pareció deslizarse también, desdibujándose entre un segundo y el siguiente. Tragando saliva, Nick acechó a Joseph y lo agarró por el pelo.
Arrodillándose junto a él, Nick tiró del rostro de Joseph a pocos centímetros del suyo. Tembló mientras hablaba, su aliento era un susurro cruel.

—Mejor que escuches cada maldita palabra que voy a decirte.

—Vete a la mierda, imbécil, —Joseph apretó los dientes, mirando a los ojos de Nick, su respiración todavía difícil—. Vas a ir a la cárcel por esto, hijo de puta.

NIck le dio un codazo rápidamente a la boca de Joseph. Intentando zafarse, Joseph hizo una mueca. Ahora Nick no era el único con un labio partido. Nick agarró el cabello de Joseph con más fuerza, una sonrisa enferma torció su boca. —Si reportas esto, claro, podría ir a la cárcel. Tienes suerte de no haberte jodidamente matado. Pero sólo quiero que sepas esto —Nick hizo una pausa, tratando de aplacar su repentino deseo de llevar nuevamente a Joseph cerca de la muerte—, voy a salir un día. Oh, apuesta lo que quieras que lo haré. Y cuando lo haga... nada va a detenerme de matarte. Ni siquiera el loco amor que tengo por la mujer que arrojaste me mantendrá de asegurarme de que nunca tomes otro puto aliento. Así que considera esta pieza de información antes de ir corriendo a la policía. Si me conoces en absoluto, sabrás que esto no es una amenaza vacía a un cobarde que le gusta golpear a las mujeres. Esto viene de un hombre. Un hombre que reirá todo el camino a la cámara de gas mientras tu madre llora todo el camino hasta tu maldita tumba. ¿Me entiendes?

Respirando con dificultad, Joseph observó a Nick y permaneció en silencio. Simple solución a la pregunta sin respuesta. Otro codazo a la boca de Joseph.

—¿Me entiendes, maldito? —Nick gruñó, su rostro se curvó con ira.

—¡Sí! —Joseph respondió a través de los apretados y ensangrentados dientes.

—Bien, —Nick respondió suavemente, poniéndose de pie. Se dirigió hacia la puerta, pero antes de desbloquearla, se volvió con los ojos entrecerrados—. Y si me entero que apareciste en su trabajo otra vez, me aseguraré de que sea un funeral con el ataúd cerrado.

Con eso, Nick abrió la puerta y se abrió paso entre la multitud. Sin mirar atrás, escuchó el clamor de la conmoción que tenía lugar en la oficina de Joseph. Supera eso. Escuchó a Joseph gritarles a todos que salieran de su oficina. El filo de la vergüenza en el tono de Joseph se transmitió a través del aire mientras Nick entraba al elevador.

En su camino hacia abajo, Nick miró su reloj. Con menos de cinco minutos para llegar al otro lado de la ciudad, sacó su móvil del bolsillo y le mandó a ____ un mensaje para hacerle saber que iba a llegar tarde. Al momento en que llegó a su auto, había respondido.

___: Voy a estar aquí esperando por ti. Por favor, ten cuidado. ¡Sin exceso de velocidad! Te amo.

Nick salió del garaje.
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 5th 2014, 18:17

lo va a matar
y si no lo hace ella
yo lo hare
estubo a punto de joder su maldita vida por un idiota que no valia ni un... wuaaa!!!
me enojo que nick fuera
siguela
a ver que dira __ cuando nick le diga
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 6th 2014, 11:09

Colisión... Pulso

Capitulo 66


Mientras se arrastraba a través del tráfico, no podía dejar de mirar su teléfono. Volvió a leer el mensaje de ___ una y otra vez. Las emociones volaban alto, Nick era consciente que tenía que entrar a la cafetería manteniendo una cierta apariencia de normalidad. Sólo que no estaba seguro si sería capaz de hacerlo. Treinta minutos más tarde, estaba a punto de ser puesto a prueba.
Después de encontrar estacionamiento, Nick salió de su auto, se pasó una mano por el cabello, y se abrió paso hacia el interior. No había hecho ni tres pasos en la cafetería cuando vio a ____. Su aliento se tambaleó como siempre lo hacía cuando la vio sentada en una mesa y leyendo un libro. Fue entonces que Nick supo que estaba destinado a ella. Sabía que no había una cosa que no daría por ella. Infiernos, mientras inhalara el aire alrededor de ella, todos los días se sentiría completo. Hoy, supo que renunciaría a su libertad por ella. Su vida. Ella estaba en su torrente sanguíneo, y no le importaba si pasaba los siguientes veinte años tras las rejas, encadenado con grilletes por lo que le había hecho a Joseph. Nick sólo esperaba poder quitar los grilletes alrededor del corazón de ella que Joseph dejó atrás, porque ninguna cantidad de golpes a Joseph podría librarla de las cicatrices que tenía de él. Nick sabía que siempre enjuagaría sus lágrimas, pero desesperadamente quería ser capaz de borrar su doloroso pasado.

Como si ella lo hubiese intuido, ____ levantó la cabeza con una hermosa sonrisa cruzando su rostro cuando sus ojos se encontraron con los suyos. Cliché o no, su sonrisa iluminó la habitación como una bola de fuego en un cielo oscuro. Los Clichés fueron creados para ella. Fin de la historia. Una vez más, Nick sintió como si el aire hubiera sido aspirado fuera de sus pulmones. Vio cómo su sonrisa se desvanecía y su rostro se volvía preocupado mientras se ponía de pie. Maldita sea. Nick lanzó una mirada hacia su ropa. Atascado en su cabeza en el camino, se había olvidado de fijarse en él mismo. Sabía que parecía un desastre despeinado. No llevaba la chaqueta del traje y su camisa estaba fuera del pantalón. Olvídate de la corbata que faltaba o las pequeñas manchas de sangre que salpicaban el frente de su camisa blanca.

Mientras Nick se acercaba a ella, un poder crudo fluyó de su cuerpo, ____ tragó el malestar que se filtraba en su estómago. Encontrándolo en el centro de la cafetería llena de gente, a centímetros de distancia uno del otro, las voces que la rodeaban se desvanecieron y las figuras se volvieron borrosas. Su rostro la cegó a todo lo demás. El aliento de él era todo lo que ella podía oír. A pesar de que llevaba una máscara de calmada pasividad, sus ojos decían más de lo debido. Decían todo, inspirando un dolor dentro del corazón de ____. Sabía lo que había hecho. No necesitaba preguntar.

____ bajó la mirada de su labio hinchado salpicado de sangre y observó fijamente su camisa. Levantando los ojos, se encontró con su mirada firme y podía decir que estaba esperando algo de ella. Una aprobación, posiblemente, palabras para hacerle saber que ella estaba bien con lo que había sucedido. Al no saber cómo empezar, simplemente curvó sus brazos alrededor de su cuello y llevó su boca a la de ella.
Nick la atrajo hacia él, sus manos se aferraron a la cintura y moldeó su cuerpo contra el suyo.

—Tuve que hacerlo, ____, —Nick respiró, besándola con suavidad—. No habría sido capaz de vivir conmigo mismo si no lo hacía.

Enroscando los dedos en su cabello, ____ ahogó un sollozo amenazante. —Sé que no lo habrías hecho, y lo siento por esperar que no lo hicieras.

Nick fue a hablar, pero ____ lo besó con más fuerza, la culpa fluyó a través de su cuerpo. A medida que sus sentidos se dispararon en su toque, la sangre de Nick rugía por su lengua, su sabor era deliciosamente embriagador porque sabía por qué estaba allí. Ella sabía que él había sido herido al defenderla. Lo único que pensaba era que sabía que estaba mal. Por un breve momento, estaba segura que Nick no podía hacer nada más para que ella lo amara más de lo que ya lo hacía. Esto resultó ser falso mientras permanecía de pie en medio de un lleno café de Manhattan, besando al hombre que había cambiado para siempre su mundo. Su vida. El hombre que amaba un millón de veces más que unos pocos minutos antes. Ciega a lo más malvado y sorda al sonido de sus llantos, ____ se hundió, se estrelló y cayó más profundamente enamorada de Nick de lo que pensó ser humanamente posible.

****

—Estoy bastante seguro de que si aprietas mi mano un poco más, voy a perder la circulación. —Nick miró la mano sudada de ____ entrelazada con la suya como si estuviera en una montaña rusa y se aferraría para salvar su vida. Él sabía que ella tenía miedo a volar, pero mierda, considerando que era la mitad de su tamaño, no podía creer el apretón de ella—. ¿Qué bueno sería yo en ti si perdiera una mano? Soy extremadamente talentoso pero tener sólo una con la que trabajar podría resultar difícil durante los juegos preliminares.

____ tragó saliva, tratando de concentrarse en la sonrisa con hoyuelos de Nick. —Cierto. Una mano no es bueno. —Ella tomó un respiro puro, soltó ligeramente su agarre, y cerró los ojos—. ¿Cuánto tiempo más hasta que estemos en el suelo?

Levantando su mano derecha, que pasó a ser la que ella no estaba tratando de demoler, le acarició con sus nudillos su mandíbula.

—Diez minutos.

—Diez minutos, —repitió ella, con voz temblorosa—. Está bien. Diez minutos. Puedo hacer esto.

Nick se rió entre dientes. —Tengo fe absoluta que podrás. Pero, en realidad, me ofrecí para mantenerte ocupada en la cabina, y lo rechazaste. Sabes que hubiera sido bueno para un vuelo de cuatro horas y algo más.

Sonriendo, ____ abrió los ojos, con la frente sorprendida. —Nick Jonas.

—____ Cooper, —se burló con una sonrisa amplia—. Simplemente estaba tratando de calmar tus nervios correctamente con la iniciación en el Mile High Club. La única cosa de la que habrías temido hubiese sido el no poder detenerme una vez que aterrizaríamos. El jet habría estado oscilante en la pista. —Se inclinó y rozó su nariz contra la de ella, sus palabras fueron lentas y roncas—. Oh... sí.

—Enfermo. —Ella se echó a reír, mordiéndose el labio.

—Enfermo de amor, nena.

Cuando el avión comenzó su descenso desde las nubes, ____ volvió a apretar su agarre alrededor de su mano, su cuerpo una vez más tenso por el miedo. Ella se echó hacia atrás y exhaló. Aterrizar era la parte que más temía. —Oh... mi... Dios.

—Eso sonó tan jodidamente caliente, —bromeó Nick, pero no realmente. Honestamente sonaba caliente al decirlo—. Lo he dicho antes. Tienes la capacidad de hacer que la frase más simple suene sexual. Acabo de tener la visión más dulce de ti sentada en un confesionario, hablando con un sacerdote.

—¡Nick! —suspiró ella, luchando contra la sonrisa abriéndose a lo largo de su rostro.

Nick se inclinó, arrastrando su labio inferior entre los dientes mientras miraba sus ojos verdes agrandarse. —Coletas. Mini falda corta. Las piernas ligeramente abiertas. Ropa interior de encaje negro. Mmm, bastardo con suerte. —____ trató de respirar cuando él llevó su mano a su pierna desnuda. Un hormigueo se disparó por su espalda—. Estabas confesando las cosas traviesas que te hice y que no puedes conseguir suficiente. —Él deslizó sus dedos por debajo de la falda, abriendo suavemente sus piernas—. La forma en que te hago gemir mientras chupo esos bonitos y pequeños pezones. La forma, que justo antes de correrte, me detengo y comienzo otra vez mientras lamo ese dulce coño. Tus bragas estaban empapadas. Tu respiración era pesada. Tu cuerpo estaba hirviendo... para mí como lo está ahora.

____ no podía pensar mientras él se inclinaba, rozaba sus labios suaves contra los de ella. Tirando de su labio inferior entre sus dientes, rodeó con sus dedos el borde de sus bragas.

—¿Sabes una cosa? —Susurró, su voz era baja y sus ojos intensos.

Ella apenas podía decir una palabra. Infiernos, apenas podía pensar. Maldito. —¿Qué? —Suspiró ella, su mente se concentró en gran medida en su otra mano que se había soltado de su agarre de muerte flotando por el costado de su pecho.

—Hemos aterrizado, amor. —Él deslizó su lengua en su boca, la besó apasionadamente por un maldito milisegundo, y se levantó con su sonrisa de mega vatios radiante de oreja a maldita oreja.

Sentada relajada en su asiento y con las bragas severamente húmedas, lo vio tirar de sus equipajes de mano desde el compartimiento de arriba con el rostro tan fresco como una lechuga. —Eres malvado. —____ se puso de pie, con los labios fruncidos en decepción—. Pura maldad.

Alcanzando su mano, Nick se rió entre dientes. —¿Soy malvado?

____ asintió y se colgó la cartera al hombro. —Sí. —Ella entrelazó sus dedos con los de él mientras se dirigían hacia el frente de su jet—. Ni siquiera intentes jugar el inocente, Jonas. Eres malo, y lo sabes.

—¿Yo? Era un chico de altar católico, y ahora tú me tienes pensando cosas impuras, arrojándome al infierno por malos pensamientos. Mi pobre madre estaría devastada.

____ se rió, siguiéndolo. Salieron del jet y se encontraron con el aire claro y soleado de San Diego. ____ inhaló, captando el calor.
Nick giró la cabeza hacia atrás, con una sonrisa estampada en sus labios. —Señorita Cooper, es evidente que soy la víctima aquí. Tú, mi pequeña zorra, deberías usar cuernos con diamantes en tu cabeza.

____ soltó un bufido. —Y apuesto a que encontrarías eso sexy.

—Más allá de la razón, —respondió Nick, entregándole sus maletas a su chofer. Empujó a ____ en sus brazos, con una sonrisa amplia—. No me importaría eso como mi regalo de Navidad mañana. Tú, desnuda con un lazo rojo, llevando esos cuernos.

____ alzó una ceja, su voz era ronca. —Se te olvidó de los tacones de quince centímetros rojos, mi cabello recogido arriba de mis hombros, y una botella de champagne. Mi ombligo podría servirte como una copa.

Los ojos de Nick se encendieron con una instantánea necesidad primitiva. —Sube a la limusina. —Abrió la puerta para ella.

—¿Es una amenaza? —Preguntó ____ con indiferencia, tratando de sacarlo de quicio mientras entraba. Ella se deslizó en el asiento de cuero fresco y observó a Nick subirse detrás de ella—. Porque si es así, sonó... débil.

Sin dudarlo un momento, Nick arrastró su cuerpo sobre el suyo, a horcajadas sobre sus piernas por encima de su cintura, y pulsó el botón del vidrio de aislamiento, escondiéndolos de la vista del conductor. ____ se puso caliente de placer mientras Nick movía con cuidado sus manos por su cabello, llevando sus labios a los de él. Él la besó con fuerza, su lengua lamió con avidez sobre la de ella. Dios, él sabía tan bien. Una mezcla entre el whisky que estaba bebiendo en el vuelo y la goma de menta. Eso la hizo alucinar. Él la hizo alucinar. Su olfato, tacto y gusto hacían cosas en su cuerpo que nunca había experimentado. Ella no podía dejar de gemir en su boca mientras él deslizaba una mano por su cuello, a lo largo de la curva arqueada de su columna vertebral, y la colocaba en su cintura. Con su agarre apretándose en su cabello, su beso se volvió desesperado. Su corazón se fue en picada a su estómago.

—Nick, —suspiró—, la casa de mi hermana está a menos de cinco minutos.

Sin dejar de besarse, él metió la mano debajo de su camisa, con la voz estrangulada por un profundo deseo. —Le diré al conductor que no se detenga hasta que hayamos terminado.

Alejándose, un fruncido dividió sus labios. Echó un vistazo a su reloj. —No podemos hacerlo. Ya son las cuatro. La cena es en quince minutos. Mi hermana se acerca al Trastorno Obsesivo Compulsico. Realmente entrará en pánico si la dejamos esperando.

Suspirando, Nick se pasó las manos por la cara. Mirando a ____ , negó con la cabeza con una sonrisa perezosa tirando de su boca.

—Sabes que voy a aspirar cada centímetro de tu cuerpo después que todo el mundo se vaya a dormir, ¿no?

____ sonrió. —Espero que lo hagas.

—Tengo toda la intención de hacerlo. —Apoyando las manos en sus caderas, arrastró su mirada por su rostro—. Está bien. Vamos a jugar a las veinte preguntas.

____ le dio una mirada de confusión. —Uh, está bien.

—____ , tengo una enorme erección en este momento que estoy bastante seguro de que no va a bajar en el corto plazo. También estoy bastante seguro de que no va a quedar muy bien delante de tu hermana y cuñado. Necesito algo para alejar mi mente de las cosas que estaba pensando hacerte en el camino. ¿Entiendes dónde voy?

Cubriendo su boca, ____ ahogó una risa. —Lo hago. Está bien. Veinte preguntas. Tú comienza.

Nick se movió bajo ____, tratando de ignorar su necesidad de arrancarle la ropa de su cuerpo. —Mi conductor sabe a dónde vamos, pero se me olvidó el nombre de la ciudad en la que viven.

—La Jolla.

—¿Playa comunitaria? —preguntó Nick, pasándose una mano apresurada a través de su cabello.

____ asintió, claramente capaz de ver que todavía estaba sufriendo. —Justo en la playa, —respondió con rapidez.

Nick se aclaró la garganta. —Lindo. ¿Qué hace tu cuñado para ganarse la vida?

—Él es un ingeniero informático.

—Ah, un friki de la computación. Genial.

____ sonrió. —Sí. Un verdadero geek de la computación.

—¿Y tu hermana? ¿Qué hace para ganarse la vida?

—Ella también es un ingeniero informático.

Nick levantó una ceja, la comisura de su boca se inclinó hacia arriba. —Dos expertos en computadoras. El sexo debe ser bastante aburrido.

___ frunció la frente. —¿Qué tiene eso que ver con esto? Soy maestra. Eso es un poco friki.

—Mmm, no, eso es sexy. Incluso David Lee Roth está de acuerdo en que está caliente por la profesora.

____ dejó escapar una carcajada. Sabiendo que no debía hacerlo, pero incapaz de resistirse, se inclinó y le dio un suave beso en los labios. —Realmente estoy comenzando a pensar que necesitas terapia.

Curvando sus manos alrededor de su cintura, Nick movió sus ojos a su boca. —Voy a necesitar una ducha de agua fría si haces eso otra vez. O podría decirle al conductor que siga conduciendo mientras adelanto tu regalo de Navidad en la parte posterior de esta limusina. No digas que no te lo advertí.

—Trato. —____ sonrió, pero sus facciones se suavizaron rápidamente—. Gracias, —susurró.

La confusión cubrió su rostro. —¿Por qué?

—Por venir aquí conmigo para Navidad. Aunque celebremos temprano con ellos, sé que es difícil para ti pasarla lejos de tu familia. Especialmente tu sobrina y sobrino.

____ estaba en lo correcto. Esta era la primera vez que Nick no pasaría la Navidad rodeado de su familia, pero era su primera Navidad sin su madre. Él sabía que tenía que estar al lado de su hermana. Le pasó suavemente las manos sobre sus brazos. Esperaba que estar juntas en Navidad podría aliviar un poco el dolor que sabía que experimentarían.

—No me lo agradezcas. Todo lo que quiero hacer es amar y cuidar de ti, ____. Sé que necesitas a tu familia en estos momentos. Nada me habría impedido asegurarme que estuvieras aquí con Lisa.

Sus palabras apretaron el corazón de ____, anclándose con profundidad en su alma, un lugar que nadie más había intentado tener acceso. Nadie. Mirando su perfección, tanto por dentro y por fuera, ____se inclinó y le dio un beso, deseando nada más que derramar hasta la última gota de su amor en ese beso. Mientras la boca de Nick murmuraba sobre la de ella, ____ nunca se sintió más viva, nunca se sintió más completa como lo hizo allí mismo. Al mismo tiempo, la tristeza se estableció. Ella casi había perdido a este hombre. El destino tenía una forma extraña de girar los caminos que estaban destinados a cruzarse. Esto era algo que ____ siempre había creído y sabía que había sucedido con ella y Nick. Ahora, no había una cosa que no haría para asegurarse de que sus caminos nunca se separaran de nuevo uno del otro.

—Me gustó ese beso, —Nick susurró mientras ____ se echaba hacia atrás—. Pero sabes lo que hizo ese beso, ¿verdad?

____ rió. —Sí. Estoy sentada encima de ti, así que puedo sentir lo que te hace.

—Está bien. Siempre y cuando recuerdes que voy a aspirarte más tarde, todo estará bien. —Nick se movió, tratando de ponerse cómodo mientras su cuerpo le gritaba—. Y no me importa si tu hermana y Michael nos escuchan.

Sonriendo, ella negó con la cabeza. Su mirada se dirigió a las playas y costas rocosas apareciendo a la vista cuando la limusina se abrió camino en las colinas del barrio a las orillas del mar de su hermana. La Jolla era nada menos que un oasis puro, un glorioso retiro de la dulce locura de Nueva York. Con el sol comenzando su descenso, el paisaje apareció y brilló con las vibrantes luces de Navidad centellando contra cada hogar. ____ suspiró. Le encantaba esta época del año.
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 6th 2014, 16:18

dios
me encanto el capitulo
siguela
perdono a nick
solo por que me hiso reir mucho
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 7th 2014, 09:28

Omi dios q hermoso capi lo ameeesube mas andale si por favor
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 7th 2014, 11:52

Hola chicas, tengo un problema y espero que me entiendan, la ciudad dónde vivo está con problemas de inundacion y el agua ya entró a mi casa, hoy amanecimos sin luz y creo que seguiremos así hasta que el agua baje, asi que no se cómo haré para subir los capítulos, voy a buscar una forma, ahora les escribo desde el celular. Lo peor de todo será cuando se termine la batería, voy a estar sin teléfono :'( ... Espero sepan entender, saben que no me gusta dejar sin terminar una novela, pero como les dije, voy a buscar una forma. Si puedo conseguir cargar el celular trataré de subirles pero será un poco dificil y no estará editado con el tipo, tamaño de letra y colores, será mas simple. Bueno veré como le hago y desde ya gracias por sus comentarios. Se las quiere.
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 8th 2014, 10:43

no te preocupes...
entendemos
espero que todo se solucione pronto
y que estes muy bien
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 8th 2014, 18:32

Hola chicas, ya me instalé en el segundo piso de mi casa, asi que ahora les subo el capitulo, subire dos para compensar el de ayer.

Colisión... Pulso

Capitulo 67


Como sospechaba, Lisa estaba esperándolos ansiosamente cuando se detuvieron frente a la casa, su sonrisa mostraba que estaba tan emocionada como ____. ____ escuchó su grito, y la hizo reír. Después de dejarle un rápido beso en la mejilla, saltó del regazo de Nick, abrió la puerta y corrió a los brazos de su hermana. Se abrazó a Lisa con fuerza, consolada por su presencia. Aunque fue apenas poco de un mes desde que ____ la había visto, se sintió como una eternidad, teniendo en cuenta todo lo que había sucedido.

—Oooh, una limo, —Lisa, arrastró las palabras con los ojos descansando sobre Nick saliendo del vehículo—. Un buen toque.

_____ vio a Nick y sonrió. —Si. Definitivamente tiene sus maneras. —Alejando su atención del hombre que ni siquiera podía comenzar a saber lo mucho que ya estaba haciendo su navidad soportable, ____ colocó sus manos sobre los hombros de Lisa—. Me muero de hambre. ¿Ya está lista la cena? Ah, y por favor, dime que hiciste la cazuela de mamá.

—Lo está y la hice. Pero antes de entrar, tengo que decirte algo.

____ miró al rostro de su hermana que de repente tenía una mirada de angustia. —¿Qué pasa?

—Phil está aquí, —susurró Lisa.

—¿Qué? —Preguntó ____, exasperada. Manteniendo su voz baja, se acercó más—. Lisa, ¿por qué no me dijiste que iba a estar aquí?

—No sabía que iba a venir. Se detuvo en su camino a ver a sus padres en Laguna Beach. Literalmente llamó cinco minutos antes de aparecer.

____ suspiró y sacudió la cabeza.

—Lo sé. Háblame de incómodo. —Lisa frunció el ceño—. Pero él no se quedará la noche.

—Gracias a Dios por eso.

—¿Gracias a Dios por qué? —Nick preguntó mientras se acercaba a las mujeres con el equipaje de ___ y suyo en la mano.
Mordiéndose el labio, ____ luchó en hablarle o no de Phil. No es que podría esconderlo de él, la verdadera pregunta era si debía decirle o no exactamente quién era. ____ se aclaró la garganta, decidiendo dar el paso a la completa honestidad. —Uh, alguien con quien solía salir está aquí.

—Oh, —dijo Nick simplemente. Moviendo los ojos entre las dos hermanas, una sonrisa elevó la comisura de sus labios—. ¿Deberíamos estar esperando a Joseph para cenar?

La boca de ____ se abrió mientras Lisa soltaba una carcajada gutural. —No, Nick. —Lisa tiró de él en un abrazo—. Es bueno verte de nuevo, y absolutamente no. Joseph no asistirá a la cena de esta noche.

—Es bueno verte de nuevo, y es refrescante oír que no voy a tener que compartir el pan con, disculpa mi lenguaje, el mayor gilipollas que por desgracia he tenido la deshonra de conocer. —Lisa asintió en acuerdo como Nick deslizaba su brazo alrededor de la cintura de ___. Inclinándose hacia ella, le susurró—, Así que, ¿Qué tan serios fueron con el caballero sin nombre en la casa de tu hermana? ¿Te has acostado con él?

____ dejó escapar un suspiro, sus ojos muy abiertos. —No, hombre de las cavernas, no dormí con él. Se volvió un poco... obsesionado con querer salir conmigo.

—¿Obsesionado? —Preguntó Nick con las cejas fruncidas.

—Phil es un buen tipo, Nick, —Lisa intervino—. Un poco peculiar, pero sin embargo, un tipo decente. Fui a la universidad con él, y nos hicimos buenos amigos. Él llevó a mi hermana a unas cuantas citas. Eso es todo. Pero digamos que después de que su interés en él se desvaneció, él no se dio por vencido tan fácilmente.

Nick sonrió una de esas asesinas y sexy sonrisas conocidas por tirar bragas. Sus ojos se iluminaron con humor crudo. —Ah, bueno, ¿quién soy yo para criticar al hombre por eso? Tu hermana lleva una lucha honesta en cualquier criatura de sangre caliente. Siempre y cuando no haya desarrollado tendencias acosadoras, ya que soy el único hombre de las cavernas permitido a ponerme así con ____, veo una velada muy agradable en nuestro futuro.

Una vez más, Lisa se rió mientras ____ dejaba escapar otro suspiro.
Nick le disparó a ____ un guiño, sus labios rozaron su oreja mientras seguían a Lisa a la casa.

—Sabes que yo voy a tener un poco de diversión con este chico si él presiona los botones equivocados, ¿no?

—¿Tú? —____ juguetonamente preguntó, mientras entraban en el vestíbulo. Cerró la puerta y tomó la mejilla de Nick—. No sólo eres conocido por tus tendencias acosadoras. He llegado a conocerte como uno de los mayores sabelotodo que he tenido el placer de amar. Eso sí, no seas demasiado duro con él, ¿de acuerdo?

Después de apoyar en el suelo su equipaje, Nick bajó la cabeza y besó los labios de ____. —Voy a tratar. Pero no te prometo nada.

Ella puso los ojos en blanco y curvó su brazo con el suyo, lo llevó a la cocina donde Phil estaba apoyado en el mostrador mientras su cuñado ayudaba a Lisa a preparar la mesa del comedor. Cuando Phil vio a ____, su rostro se iluminó, su sonrisa mostraba más que nada lo feliz que estaba de verla de nuevo. ____ cambió su mirada a Nick, la sonrisa de él demostraba más que nada que definitivamente iba a tener su parte de diversión con Phil.
Dirigiéndose derecho en dirección a ella, la sonrisa de Phil se ensanchó. —Ahí estás, niña. No tenía idea de que ibas a venir hasta que Lisa me lo dijo.

Antes de que llegara a ellos, Nick se inclinó al oído de ____. —¿Niña? ¿Qué tienes, doce años? Ya siento pegarle la parte posterior de la cabeza. Por favor, dime que tengo tu permiso. Voy a ser rápido. Juro por Dios que voy a ser rápido.

—Él tiene nueve años más que yo, —le susurró rápidamente, dándole un codazo en las costillas... duro. Fue entonces que la sonrisa de ____ se amplió cuando escuchó a Nick liberar un audible "uf". Mirándolo, ella le lanzó un guiño en esta ocasión—. Sé agradable.

Frotándose la costilla, Nick fingió un dolor severo por un segundo y luego sonrió. —Lo que tú digas... Niña.

—Hola, Phil, —____ dijo mientras él se acercaba—. Sí, fue algo así como un viaje de último minuto.

Phil sonrió. —La única que se me ha escapado. Ha pasado demasiado tiempo. Te ves absolutamente hermosa. En realidad, te ves espectacular. —Arrastrando la mirada de ____, sus ojos se posaron en Nick—. ¿Y a quién tenemos aquí?

—Aquí tenemos al novio de esta espectacular mujer. —Nick le tendió la mano. Phil se la estrechó, y Nick encontró su agarre débil. Sí. Él fácilmente sería capaz de derribarlo—. Soy Nick. Es un placer conocerte, Phil. ____ me ha hablado mucho de ti. Siempre es bueno ponerles rostros a los hombres que ella ha dejado.

Retrocediendo, Phil se frotó la barbilla cuidadosamente analizando a Nick. —Raro. Nunca mencionó tú nombre la última vez que hablé con ella.

—Que fue hace más de un año y medio atrás, —____ soltó, mirando a Nick que ahora tenía sus ojos estrechados en Phil—. No estaba saliendo con nadie en ese momento.

—Cierto. Verdad, —Phil acordó, con los ojos fijos en Nick—. Eso tendría sentido, supongo.

Nick estaba lejos de ser un imbécil. Se dio cuenta de que el tipo estaba tratando de irritarlo. Tiempo para arrancar algunas plumas del maldito pavo.

—Sabía que parecías un hombre inteligente, Phil, —dijo Nick con calma, arrastrando su brazo alrededor de la cintura de ___—. Puedo detectarlos a una milla de distancia.

—¿Es tu talento? —Preguntó Phil.

Nick levantó una ceja, una sonrisa jugando en sus labios. —Uno de muchos. Pregúntale a ____ . Parece feliz con mis... talentos. Estoy bastante seguro de que puedo evitar que se me escape.

Oh Jesús. Si ____ tuviera un cuchillo, podría haber cortado justo a través de la tensión de macho alfa que llenaba el aire.

—¡Hey, hey, hey! —Michael se acercó al grupo, su voz jovial era música para los oídos de ____.

La tensión se desinfló como un globo, ____ se inclinó hacia su cuñado para un abrazo con la esperanza de que pudiera traer un poco de equilibrio a la situación semi acalorada. Ella dejó escapar un cargado suspiro. —Hey, hermano mayor.

—Oye, hermanita, —Michael se echó a reír, liberándola a ____ del abrazo de oso—. Te ves bien.

—No te ves tan mal tampoco, —dijo ____, su sonrisa cada vez mayor por segundo.

Michael se palmeó el estómago. —¿Te gusta el cojín extra?
____ se rió. —Me encanta.

Usando una sonrisa de orgullo, Michael se volvió a Nick. —Hey, colega. Me alegro de verte de nuevo.

Nick aceptó la mano de Michael. —Tú también, hombre. ¿Cómo has estado?

—Ya sabes. El mismo viejo. Sólo ten cuidado con esto, —dijo, señalando con la barbilla en dirección a ____ y una sonrisa cubriendo su rostro—. Si te quedas con ella el tiempo suficiente y nunca aprende a cocinar, puede que te conviertas en un patán de grasa de la misma manera que su hermana hizo conmigo.

Nick se rió entre dientes. —Voy a tomar lo que ella me pueda dar. Incluso las arterias obstruidas.

—Buen hombre. —Michael palmeó el hombro de Nick—. Estamos a punto de conseguir que este espectáculo empiece. ¿Quién está listo para un poco de comida patea culos?

Sintiendo su estómago gruñir, ____ tomó la mano de Nick y se dirigió hacia el comedor, arrastrándolo consigo. —Yo lo estoy. —Ella cogió una cesta de pan en el mostrador y estiró la cabeza hacia atrás para mirar a Nick—. Estás listo para comer, ¿verdad?

—Depende de lo que estoy comiendo, —le susurró al oído, su tono era seductor. Envolviendo su mano libre alrededor de su cintura, apretó su pelvis contra su culo—. A menos que mi suposición de evitar que te escapes estuviera mal, me gustaría disfrutar de mi postre en alguna parte de tu cuerpo después de la cena.

Respirando hondo y un hormigueo tomando cada centímetro de ella, ____ se detuvo y vio a Michael y a Phil dirigirse al comedor. Los ojos de Phil se clavaron en los de ella hasta que desapareció por la esquina.

____ se dio la vuelta, su mirada capturó los azules más sensuales por siempre colocados sobre el rostro de un hombre. —Nick Jonas, escúchame ahora mismo. —Sus ojos cayeron a sus deliciosos labios formando una sonrisa sabelotodo. Se mordió su propio labio, intentando causar un dolor que posiblemente podría distraerla. No funcionó. Nick se acercó más, y el olor de su colonia jodió completamente sus planes. Dios, lo deseaba. Mal El corazón le saltó a la garganta mientras él acariciaba su nariz contra su cabello. Trató de respirar—. No me estás escuchando.

—Soy todo oído, amor, —dijo en voz baja—. Háblame.

—Lo estás haciendo difícil, —respiró.

Y lo estaba porque su mano estaba ahora ligeramente frotando la parte posterior de su cuello, sus ojos taladraban en los de ella. —¿Estoy haciendo que sea difícil para que tú puedas hablar?

—Sí, maldito. Lo estás, —susurró.

Nick rió. —Dios, me encanta cuando te pones mala. No tienes idea de lo mucho que me excita.

Queriendo fundirse con él allí mismo, ____ asomó la cabeza en el comedor. Todo el mundo ya estaba sentado y esperando por ellos. Ella se volvió hacia él, volviendo su voz caliente. —¿Nick, vas a hacer que te suplique para que te detengas?

Nick parpadeó. —¿Estás tratando de conseguir que te tome justo aquí en la cocina?

Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 8th 2014, 18:44

Colisión... Pulso

Capitulo 68


Sacudiendo la cabeza y casi lista para dejar que haga exactamente eso, ___ se rió y tomó su mano, una vez más, tirando de él. El escape al comedor fue rápido, pero cómico cuando escuchó a Nick liberar un suspiro abatido. Se sintió mal, pero considerando que él controlaba una habitación con sólo estar en ella, amaba saber que tenía poder sobre él.

—Entonces, ¿cómo lo hizo en el vuelo, Nick? —preguntó Michael—. ¿Tuviste que drogarla?

____ puso los ojos en blanco mientras Nick sacaba su silla. —No, él no tuvo que drogarme.

Descansando en una silla junto a ella, Nick sonrió, metió la mano debajo de la mesa y la apoyó en el muslo de ____. Dibujo pequeños círculos a lo largo de su falda de seda y sonrió cuando la sintió moverse.

—Tuve la oportunidad de tranquilizarla. Sin embargo, fue más fácil de lo que esperaba.

—Bien, —dijo Michael, vertiendo un montón de judías verdes en su plato.

—Estoy segura que estar en un jet privado ayudó un poco, —dijo Lisa, extendiéndose por un plato de puré de patatas. Después de servirse un poco, ella se lo entregó a ___—. Esos siete cuatro siete me asustan hasta la muerte.

—¿Jet privado? —Phil miró en estado de shock a través de la mesa—. ¿Acertaste con la lotería?

Nick se volvió hacia ____ con una sonrisa perezosa en su rostro. Ella se inclinó y lo besó en la mejilla.

—En más de un sentido, —susurró. Nick apretó su muslo, su sonrisa más amplia. ____ se sirvió un poco de puré de patatas en su plato. Mirando a Nick, sus ojos le preguntaron si quería. Nick asintió, y ella le sirvió un montón—. No, Phil, el jet es de Nick. Y, Lisa, estás en lo correcto. Es mejor que volar en los siete cuatro siete. Pero de cualquier manera, todavía estás en el aire, donde los seres humanos no pertenecen. Lo odio.

Nick y Michael se rieron entre dientes.

—Mierda, —Lisa dijo poniéndose de pie—. ¿Qué van a beber? —Preguntó, mirando a ____ y a Nick.

—Vino tinto, —contestó ___.

—Gracias, —dijo Nick—. Voy a tomar una cerveza, si tienes una.

Lisa asintió y se dirigió volando a la cocina.

Inclinándose hacia atrás, Phil se cruzó de brazos. —Un hombre que es dueño de un jet ¿bebe una simple cerveza? Yo hubiera pensado que alguien que podría permitirse ese lujo preferiría algo más refinado. Las apariencias engañan.
Los ojos de ____ volaron de Nick, apretando su mandíbula, a Michael, su mano se detuvo con el tenedor a centímetros de su boca. Ella tragó saliva y nerviosa colocó su mano sobre la de Nick en su muslo.

La diversión en la declaración del idiota brillaba en los ojos de Nick mientras se inclinaba hacia atrás, cruzando los brazos.

—No era consciente de que había reglas a lo que uno debe beber si es rico, pobre, o en algún lugar en el medio, Phil. Sería interesante saber cómo formaste esta opinión, sin embargo.

Lisa salió de la cocina y le entregó a ____ y a Nick sus bebidas. Nick abrió la tapa de la botella, se inclinó y le dio un suculento beso en la boca de ___ mientras deslizaba la tapa en su palma. Dejando a ____ sin aliento, volvió su atención a Phil. Una sonrisa tonta estalló en la cara de Nick mientras continuaba. ¿Cuál es tu fuente de información? ¿Reader's Digest? ¿Newsday? ¿Tal vez una revista de mujer? —Antes de que él dejara que Phil respondiera a su aluvión de preguntas, Nick se inclinó de nuevo hacia ___ y le susurró—, te debía una tapa de botella ya que las últimas veces que bebí, me olvidé de darte una. Lo siento.

Ahuecando su mejilla, ella lo miró a los ojos. —Te amo. Y amo tus tapas de botella más de lo que nunca sabrás.

Nick arqueó una ceja. —¿Sí? ¿Aunque tengo un montón de dinero, amas mis tapas de botella? ¿Mis tapas no deberían ser más... refinadas?

—No, —dijo sin aliento—. Son perfectas.

—¿Estás segura? —Susurró, sus ojos buscando en su rostro—. Phil y su cabeza semi calva podrían estar en desacuerdo.

—Phil es un idiota y tú eres perfecto, —susurró ella, entrelazando sus manos alrededor de su cuello y tirando de él para otro beso. Sin importarle que todos en la mesa estuvieran definitivamente mirándolos, ____ se entregó a sus labios durante unos cuantos segundos antes de alejarse.

Mirándola a los ojos, Nick pronunció la palabra "aspirando" antes de volver a disparar su mirada de nuevo a Phil. —Lo siento por eso. Me resulta difícil controlarme cuando se trata de ____. Estoy seguro de que lo entiendes. Oh, espera. No podrías. Ella es la única que se te escapó. —Nick le lanzó un guiño y cogió su tenedor—. Volviendo a lo que estaba diciendo. Tu fuente de información sobre tal suposición descabellada sería... ¿Cuál?

Phil se movió incómodo y se aclaró la garganta. —No hay ninguna fuente. Supongo que era sólo una suposición.

Los ojos de Lisa se abrieron mucho, claramente confundida por la conversación que había tenido lugar al obtener sus bebidas.
Sonriéndole a su hermana, ____ sacudió la cabeza, tratando de reprimir un ataque de risa que amenazaba con entrar en erupción desde su vientre.

—Eso es lo que pensé, —dijo Nick, llevando su botella de Budweiser sin refinar a los labios—. Así que, ¿qué haces para ganarte la vida, Phil?

Phil se ajustó la corbata, la incomodidad en su cuerpo era palpable. —Soy dueño de una empresa de desarrollo de bienes raíces.

Sentado a la derecha de ____, en la cabecera de la mesa, Michael volvió la cabeza en dirección a ella, su voz fue baja. —Phil es un idiota. Siempre lo ha sido y siempre lo será. Pero lo aguanto, porque amo a tu hermana. —____ asintió, admirando la manera en que Michael siempre ponía los sentimientos de Lisa antes de suyos—. Nick es un hijo de puta patea traseros. Me gusta.

Con una leve sonrisa, ___ miró a Nick, que parecía estar prestando atención al detalle de Phill de cómo inició su compañía, pero ella sabía que la conversación le aburría. Arrastró la mirada hacia Michael. —Sí, lo es. Gracias. Estoy contenta que lo apruebes.

—¿Cómo no lo haría? —Michael le dio a su brazo un pequeño empujón—. Además del hecho que Lisa me contó que golpeó a Joseph por lo que te hizo, tú estás brillando y lo respeto por hacerte feliz. Les deseo a ustedes dos la mejor de las suertes.

—Gracias, Michael. —____ se inclinó y le dio un beso en la mejilla—. Te lo agradezco.

—No hay problema.

Mientras todo el mundo comía, sin importar si fue porque Nick lo enderezó o porque simplemente no volvió a intentarlo, ____ disfrutó no tener que escuchar a Phil actuar como un idiota. La tensión con la que había comenzado la noche desapareció, convirtiéndose en una carcajada. Con la música de Navidad estimulando a través del aire y buena comida casera en sus vientres, todos conversaron fácilmente. Después de limpiar la mesa y ofrecerle una despedida ansiosa a Phil, ___ ayudó a Lisa a poner la cocina en orden mientras Nick y Michael hablaban sobre quién iba a ganar el juego de baloncesto de mañana. Manteniéndose fiel a sus raíces de Nueva York y enseñándole a Michael su lado de sabelotodo, Nick lo incitó y dijo que los Knicks de Nueva York iban a limpiar el suelo con los Lakers.

Nada por decir, los dos hombres acordaron estar en desacuerdo.

Sintiendo un bostezo al acecho, ____ decidió tomar una ducha caliente antes de acostarse por la noche. Le dio un beso en la parte superior de la cabeza de Nick, dejó a los dos hombres solos y se rió para sus adentros cuando escuchó a Nick mencionar algo acerca de sus amados Yankees derrotando a sus Pájaros. Ella arrastró su equipaje a la habitación de invitados, cerró la puerta y negó con la cabeza, segura que él nunca la dejaría vivir sin mencionar eso. Mientras arrastraba su maleta sobre la cama, se preguntó cuántas veces la acosaría en el transcurso de la próxima temporada de béisbol. Estaba segura de que serían muchas veces para contar. Ella sólo esperaba que sus pájaros hicieran una dulce remontada, haciendo su acoso aún más dulce.

Después de caer en una larga ducha caliente, se secó el cabello con una toalla y se puso unos pantalones cortos de algodón suave y una camiseta sin mangas. Cuando salió del baño, no sólo se encontró con la ropa de Nick esparcida por toda la cama, sino que también encontró la puerta de la terraza abierta. Una brisa se curvó por la habitación, haciendo que un escalofrío recorriera la espalda de ____. A pesar de que era el sur de California, las noches solían traer temperaturas más frescas. Tomando una manta de chenille de la cama matrimonial, la envolvió alrededor de su cuerpo y se dirigió hacia el balcón.

Sentado en una silla de Adirondack, con los pies descalzos posados en la barandilla de hierro, llevaba un par de pantalones cortos y una camiseta, Nick le dio un sorbo a una cerveza mientras miraba las olas chocando en la distancia. Otro escalofrío, uno que no tenía nada que ver con el aire más frío, se movió a través de ___ cuando Nick se volvió. Él atrapó su mirada, sus ojos la atrajeron al instante. El deseo iluminaba los duros ángulos de su rostro. Extraño. Ya no tenía frío.
Después de colocar su cerveza en el suelo, el cristal tintineó en el hormigón, Nick dejó caer las piernas de la barandilla. Abriendo sus rodillas, su sonrisa fue lenta y deliciosamente sexy. ____ se colocó entre sus muslos y se metió en su regazo. Ella apoyó la espalda contra su pecho duro, enroscó la manta sobre sus cuerpos y de inmediato sus sentidos se ahogaron en el crudo calor que emanaba de él.

Nick le apartó el cabello de su hombro y bajó la boca hasta el hueco de su cuello, su aliento era caliente mientras chupaba ligeramente. —Te he estado esperando, —susurró, sus palabras roncas le dijeron a ____ lo que ya sabía. Estaba a punto de aspirarla. Serpenteando sus manos bajo su camiseta, él las pasó por su vientre, deslizándolas hacia arriba, hasta que tuvo ambos pechos ahuecados en sus manos—. Te gusta dejarme colgando, ¿no?

Las mariposas pululaban en el estómago de ____, su cuerpo temblaba bajo su tacto. —Es el único control que tengo sobre ti, —susurró ella con la voz temblorosa. Casi podía oír la sonrisa en su rostro. Definitivamente ella podía sentir su creciente erección presionada contra su culo.

Con sus pulgares, le acarició lentamente la curva de sus pechos. —¿Quieres que siga tocándote?

Con los pezones duros como perlas, ____ arqueó su espalda contra su pecho. Se mordió el labio mientras él mordía su hombro.

—¿Nos vamos a quedar aquí? —Preguntó. Su atención voló a la playa debajo de ellos donde un grupo de adolescentes alborotadores, aparentemente ebrios, estaban estableciendo una hoguera—. Podrían vernos, Nick.

—Está muy oscuro aquí. No van a ver nada, —susurró. Su voz baja y primitiva vibró sobre su piel mientras hacía girar sus pezones. Pellizcándolos un poco, lamió detrás de su oreja y tiró de su camiseta sobre su cabeza, dejándola caer al lado de ellos.
El aire fresco de la noche bailó sobre el pecho desnudo de ____. Intentó respirar, trató de pensar. Las palabras abandonaron su mente por completo.

—Ahora responde a mi pregunta, —susurró, pasando su lengua por su cuello—. ¿Quieres que siga tocándote?

Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 8th 2014, 19:33

eres cruel
la dejaste en la parte mas emocionante
jejeje
siguela
esta buenisima
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 9th 2014, 16:57

Colisión... Pulso

Capitulo 69

Ella lo quería a él. Lo deseaba desesperadamente. Con cada toque ligero como una pluma, sintió su núcleo apretarse, palpitante, rogando tener cualquier parte de él dentro de ella. Nick le pellizcó los pezones otra vez, y ella dejó escapar un suave gemido. El deseo ganó la batalla de su vergüenza sobre la posibilidad de ser atrapados, rompiendo cualquier idea de no permitir que esto suceda. De repente fue hiper consciente de su cuerpo, sus mejillas sonrojadas.

—Sí, —susurró—, quiero que sigas tocándome.

—Dime dónde quieres que te toque, ____, —ordenó, con su voz acariciando su nombre.

—Mi coño, —se las arregló para decir.

—Lo siento. No pude escuchar. ¿Puedes repetirlo? —Preguntó con un gruñido, sus manos rozaron los lados de su abdomen.

Querido, Dios. Sus dedos quemaban su piel, calentando a fuego lento lo profundo de su vientre. —Mi coño, —repitió, tratando de mantener el tono de suplica de su voz.

—¿Quieres que toque este bonito coño? —Él metió los pulgares en sus pantalones cortos, el borde duro en su voz escurría necesidad carnal—. ¿Es eso lo que quieres?

—Sí, —gimió, levantando ligeramente el culo, mientras él tiraba de sus pantalones cortos y ropa interior más allá de sus muslos. Con los dedos de los pies, ella los tiró, la manta los siguió al suelo. Al diablo con no suplicar. Estaba más allá de ello en este punto. Haría cualquier cosa que él le pidiera—. Dios, Nick, por favor. Por favor tócalo. —Las palabras sabían a fresas cubiertas de chocolate, dulces y deliciosas.

Con una mano alrededor de su estómago y la otra abriendo sus muslos, Nick no pudo evitar gemir mientras ____ gemía antes de que siquiera la tocara. Mierda. Ella lo volvía loco. Lo desmantelaba a pedazos. La deseaba bien abierta. —Coloca los pies en el borde de la silla.

Con el pulso acelerado furiosamente y ya empapada con anticipación, ____ hizo lo que le dijo. Suavemente, él empujó dos dedos en su interior y ella echó la cabeza hacia atrás sobre su hombro, sus brazos instintivamente viajaron hacia atrás. Se tensó, luchando con el temor de ser descubiertos. En silencio gimió, clavó los dedos en su cabello, su agarre se tensó mientras se movía en sintonía con sus caricias. Con el sonido de la marea rasgando dentro y fuera del aire fresco de la noche, y su respiración tomando un ritmo, ___- descaradamente se oprimió con más fuerza contra sus dedos. Sus músculos se apretaron, llevándolos más profundo. Arrastrando sus labios a lo largo de su hombro, Nick llevó la mano libre de su estómago, a lo largo de la exuberante curva de su seno y la instaló alrededor de su cuello. Él empujó más profundo dentro de su calor. El aliento de ____ se atrapó mientras él giraba su pulgar en círculos rápidos sobre su clítoris húmedo, sus gemidos bajos y su boca golosa devorando su carne, la provocaron más.

Empujándola hacia atrás por su cuello y sus dedos bombeando lentamente dentro y fuera, Nick ladeó su rostro y aplastó su boca en la de ella. —Saca tus manos de mi cabello y aprieta esos hermosos pechos para mí, —gimió, lamiendo su boca.

Su voz tan carnal, tan llena de lujuria, hizo temblar su cuerpo. Con sus palabras dando vueltas deliciosamente en su mente, ____ desenredó sus manos de su cabello, y una vez más, hizo lo que le dijo. Llevando sus manos a sus pechos, ella los palmeó un segundo antes de tirar de sus pezones. La tensión se construyó, creciendo ferozmente entre sus piernas. Montó cada ola de deseo que él trajo con cada embestida de sus dedos. Los espasmos se precipitaron a través de su cuerpo, enviándola más y más alto. Aunque estaba cerca, tan cerca, lo necesitaba dentro de ella y lo necesitaba ahora. No podía esperar.

Como si sintiera lo que ella quería, Nick sacó sus dedos fuera de ella, dejando su coño caliente y húmedo a su paso. Podía sentir la protesta trepando por su garganta, pero murió en sus labios cuando él la levantó, una mano se deslizó debajo de su culo mientras que la otra tiraba hacia abajo sus pantalones cortos y bóxers. En una fracción de segundo, la llevó sobre él. ____ contuvo la respiración mientras sentía la cabeza de su polla extender su carne hinchada, el placer ardiente casi la lleva al orgasmo. Sus ojos se abrieron como platos. Aunque todavía en shock por donde estaban, sus gruñidos y respiración pesada hicieron que el riesgo de ser atrapados valiera su tiempo. Caliente y duro, no era más que puro, primitivo, feroz, un macho alfa consumidor. Él la llenó. La reclamó. Irrumpió y la reclamó. Causó su círculo completo de la mujer que una vez fue a la mujer que se estaba convirtiendo. A la mujer que estaba destinada a estar con él.

—Joder, —Nick espetó con voz tensa. Clavando los dedos en sus caderas, la presión y la necesidad que se había construido a lo largo del día, casi explotaron cuando ____ empujó con fuerza hacia abajo sobre su polla dolorida. Sus músculos saltaron y se retorcieron. Llevó los dedos que había enterrado dentro de ella a su boca—. Saboréate a ti misma de mí. Quiero que lamas tu dulzura de mis dedos.

Y lo hizo. Ella chupó cada uno con una intensidad que nunca antes le había mostrado a él. Tan fascinado por ella, Nick se sintió mareado cuando su mano se cerró alrededor de su muñeca, lamiendo y acariciando con su lengua a lo largo de sus dedos.

—Dime lo bien que mi coño se siente, Nick. —La demanda se escapó de los labios de ____ mientras sacaba sus dedos de su boca, levantándose hacia adelante para colocar sus manos en sus rodillas y mantener el equilibrio. Ella se movió arriba y abajo, aumentando su velocidad—. Dime.

Mierda. Nick juró que iba a perderlo allí mismo. Empuñando una mano en su cabello, con la otra tomó su cintura, guiando su cuerpo en crueles movimientos, arriba y abajo su polla. —Te sientes como el cielo envuelta a mí alrededor. Un maldito cielo. —Y lo hacía. Un terciopelo suave sobre el acero duro. Su suave calidez, tan apretada, tenía las bolas de Nick metiéndose casi en su estómago. Quería derramar hasta la última gota de sí mismo en ella. Pero esperaría.

Queriendo siempre llevarla a ella primero, deslizó su mano fuera de su cabello a su clítoris y lo frotó con fuerza y rapidez. Mierda. ____ se quedó sin aliento y sus músculos se tensaron, oprimiendo y sujetándose alrededor de él con tanta fuerza, que no estaba seguro si iba a contenerse. Ella los salvó a ambos cuando arqueó su cuerpo contra su pecho, sus movimientos eran un ritmo sensual y sexy. Sin embargo, fue aún más devastador para los sentidos ya calentados de Nick porque ahora él podía sentir su núcleo en su totalidad, sentía cada movimiento de sus caderas mientras rodeaba su polla.

—Jesucristo, —gimió, deslizando la palma de su cintura a su pecho. Él lo ahuecó, apretando. Con la otra, mantuvo una presión constante sobre su clítoris, acariciando y burlándose del brote hinchado—. Eso es, nena. Fóllame lento. Bien y lento. Déjame sentir cada parte de ti.

Tan encendida, ____ respiró, abrumada por las sensaciones. —Por favor, no dejes de frotarme. —Susurró la petición con urgencia, llevando sus brazos arriba y enredando los dedos en el cabello de él. Dios. Entre su boca cerrándose sobre su hombro, su mano jugando con su pecho y la otra moviéndose sobre su clítoris, ____ estaba cerca de terminar. Lamiendo sus labios, ella gimió—. Por favor, Nick.

Implacable, sin perdón e imparable, Nick sacudió sus caderas, llenando completamente a ____. Sin poder respirar, pensar o preocuparse acerca de quién podría estar observando, un doloroso placer recorrió su cuerpo. Explotó, desplegando una liberación tan intensa, tan profunda y perversa en su potencia, que pensó que iba a perder la cabeza. Ella gritó su nombre, su voz más alta de lo esperado, pero no pudo evitarlo. Fue una maldita y pura dicha. Él fue una maldita y pura dicha.

Los espasmos rasgaron a través de cada uno de sus músculos mientras Nick deslizaba su mano sobre su boca. Él la mantuvo allí cuando sintió su orgasmo golpear, sintió su semen caliente y sedoso derramándose en ella. Su cuerpo se tensó y se estremeció violentamente debajo de ella, su respiración se volvió áspera y rápida contra su oído. Con la conmoción aún poseyéndola y su cuerpo inerte como un trapo mojado, perdido en una neblina de pasión, la respiración de ____ comenzó a disminuir. Volvió la cabeza hacia un lado, capturando la boca de Nick con la suya. Durante un largo momento, la besó profundo y duro mientras él gemía, ahuecando sus pechos.

Agotado y completamente saciado, Nick cogió la manta y cubrió el cuerpo desnudo de ____. Moviendo su cabello largo y húmedo lejos de sus hombros desnudos, él arrastró sus labios a lo largo de su cuello. —Te amo, ____ y necesito que sepas que no hay otro lugar en el mundo en el que preferiría estar si no es aquí contigo.

Girando, ____ lo miró a los ojos. Tenían tanta pasión y dedicación, su corazón se hinchó. Con una intensidad bordeando la obsesión, lo besó, agradeciendo que sus caminos se habían cruzado una vez más. Sacaba fuerzas de él que nunca supo que tenía. Florecía cuando él estaba cerca. Sosteniendo la vida de ella en sus manos, era nada menos que un carbono a una llama en su interior, esperando encender. Rompiendo lentamente el beso, ____ se dio la vuelta, captando el calor de los fuertes brazos de Nick envueltos alrededor de su estómago. Su mirada cayó del cielo claro floreciendo con las estrellas a las oscuras olas, moteadas de plata por la luz de la luna. ____ soltó un suspiro de satisfacción, su alma cálida con un amor que estaba segura de que nunca lo encontraría con nadie más. Sabía que mañana sería duro, pero de alguna manera, también sabía que esta podría ser una de las Navidades más dulces que alguna vez tendría. Mientras Nickla atraía hacia sí, ella estaba segura de que estaba en lo cierto.
Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 9th 2014, 18:15

owww
esta hermosa
siguela
me encanta
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 10th 2014, 12:17

omj ame los capis son hermosos y heroticos porfis sube mas andale siii?
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 11th 2014, 12:10

Colisión... Pulso

Capitulo 70


____ se despertó cuando el sol brillante que entraba a través de las persianas golpeó su cara, su calor no era tan bienvenido teniendo en cuenta que ella y Nick se quedaron despiertos hasta altas horas de la noche. Apoyada contra su pecho, su respiración tranquila en su oído la calmó. Pero eso sólo duró poco tiempo. Los pensamientos de ____ golpearon, igual de desagradables como despertarse temprano en la mañana. Destellos de la Navidad pasada llegaron, un día en el hospital junto a su madre moribunda, casi tirando el aire de sus pulmones. Dillon también estaba allí en su mente, amargando más su estómago.
Levantando la cabeza, miró el hermoso rostro de Nick, más allá de agradecida por él. Aunque ella era más feliz de lo que alguna vez podría recordar, su humor cambió cuando un vacío se ancló profundamente en sus entrañas. No quería mirar hacia atrás, pero los fantasmas de su pasado no le permitían seguir adelante. El dolor por su madre se cernió como una oscura tormenta, trayendo una nube de tristeza.

Tratando de escapar de la desesperación que se apoderaba, ____ se deslizó fuera de la cama. El anhelo por su madre la siguió con cada paso tranquilo que tomó por el frío suelo de madera. Se estremeció cuando alcanzó la manija de la puerta, con cuidado de no despertar a Nick la abrió y la cerró. Siendo apenas las ocho menos cuarto, la casa aún no estaba viva. Vacía de cualquier sonido y despejada de cualquier movimiento, ____ estaba sola con sus pensamientos.

En un suspiro, se dirigió hacia el árbol de Navidad. Su mirada cayó sobre varios adornos que ella y Lisa le habían hecho a su madre cuando eran niñas pequeñas, ángeles de papel pegados a pinzas de ropa y unos renos plateados, rojos y dorados brillaban destacando cada uno de sus nombres volvieron a su memoria. ____ pasó las yemas de los dedos a través de los recordatorios decolorados del pasado mientras las lágrimas se reunían en sus ojos. Ella tragó saliva, su cuerpo instantáneamente tembló, su corazón instantáneamente se rompió. ¿Ya había estado sin el único padre que había conocido durante casi un año? ¿El mismo padre que llevó su amor y locura a partes iguales? La voz de su madre bailaba en sus oídos mientras trataba de recomponerse.

____ no escuchó a Nick entrar en la habitación, pero no tenía por qué. Su presencia tranquilizadora cubrió el aire. Envolvió sus brazos alrededor de ella por detrás mientras se limpiaba una lágrima errante deslizándose por su mejilla. Sin dejar de mirar los adornos, ella negó con la cabeza y respiró hondo.

—¿Cómo la dejé ir?

Nick le dio un beso suave en la cabeza, y sin decir una palabra, tomó con suavidad la mano de ____ y la llevó de regreso a la habitación. La confusión se escurrió en su mente mientras lo veía arrastrar su equipaje a la cama. Después de abrir el cierre y sacar una pequeña caja de terciopelo negro, se sentó en la cama, haciéndole un gesto a ____ para que se acercara. Cuando lo hizo, él la miró, sus ojos suaves con preocupación. Una vez más, él tomó su mano y la condujo a su regazo. Con la espalda contra su pecho desnudo, alejó su cabello de sus hombros.

—No la dejaste ir, bebé, —susurró mientras colocaba un medallón ovalado de platino con diamantes alrededor de su cuello—. Te ocupaste de ella con todo lo que tenías. La llevas contigo a través de todos los momentos de alegría en tu hermoso futuro. Tus logros. Al ver los ojos de tus hijos por primera vez. Tu vida en general. Ver las estrellas con ella en mente. Ella estará allí, observando. La perdonaste por los errores que cometió mientras crecías, y durante los malos tiempos que tienes que enfrentar, te apoyas en cualquier palabra de sabiduría que ella te dio. Pero nunca la dejas ir. Nunca. Ella no querría que la dejes ir.

Abriendo el medallón, el aliento de ____ quedó atrapado. Sus ojos recorrieron una foto de su madre cuando era adolescente. Con el sol brillando contra su cabello oscuro y su sonrisa destacando el cálido resplandor, sólo el brillo despreocupado se encontraba en la juventud de sus ojos, ___ no pudo evitar pensar que era lo más feliz que alguna vez vio a su madre. Se sorbió la nariz y más lágrimas cayeron. Sin embargo, esas lágrimas fueron entregadas por un hombre que no podía ni siquiera comenzar a comprender el espacio vacío en su corazón que había llenado tantas veces.

Girando, ____ se sentó a horcajadas de él y se quedó mirando los ojos de Nick. Las emociones que se arremolinaban detrás de ellos la fijaron. Estaba atemorizada que él fuera de ella.

—Dios mío, ¿Eres siquiera real? —Susurró.

Sosteniendo su mirada, una sonrisa triste elevó su boca. —Creo que sí.

—Me haces sentir como si estuviera en un sueño, —confesó ____, envolviendo sus brazos alrededor de su cuello—. Como si fuera sonámbula y no lo sabría. —Asimilando el hombre puro, honesto, desinteresado frente a ella, ____ se perdió en el hecho de que era real—. Soy capaz de cerrar los ojos y sólo... Confiar en ti. Eres el color en mi lienzo en blanco, la luz en mi oscuridad, el aire en mis pulmones, y estuve a punto de dejarte ir. Casi nos elimino para que alguna vez sucediéramos. No me puedo imaginar no tenerte aquí conmigo. Por favor, dime que sabes cuánto te amo, Nick. Necesito escucharlo ahora mismo. Por favor.

Nick tragó, sus sentidos se tambalearon. Ella le pertenece, en mente, cuerpo y alma. Palabras. Dios, no tenía palabras suficientes para hacerle saber lo mucho que sabía que lo amaba. Incluso si las tuviera, ¿cómo podía comenzar a hacerle saber lo mucho que sabía que ella se había arriesgado cambiando su vida por él? Las palabras no eran para este momento y Nick lo sabía. Llevó sus labios a los de ella y la besó suavemente. La besó de la manera en la que debería haber sido besada la primera vez que un hombre se le permitió sentir su cuerpo. La besó esperando que pudiera desterrar cada lápida de dolor que había tomado hasta una onza de espacio en su corazón. Queriendo limpiar cada momento enfermo y cada memoria retorcida que sus ojos alguna vez fueron testigos, él la abrazó más cerca, tratando de protegerla de los demonios que sabía que estaba batallando.
En el silencio, sólo con el sonido de sus corazones latiendo, ____ se alejó lentamente. La pesadez en su pecho se levantó, su peso ya no era sofocante, ya no era agotador. Nick le pasó las manos por su cabello ondulado, con una sonrisa suave.

—Feliz primera Navidad.

—Feliz primera Navidad, —susurró ____, colocando otro beso en sus labios. Después de un momento, se arrastró fuera de él. Saltó sobre sus pies, se paseó por la habitación y metió la mano en su equipaje. Sacó una bolsa blanca y levantó una ceja astuta—. Ahora es mi turno de darte tus regalos, pero tengo que advertirte, tienes que comenzar a usar cada uno de ellos hoy.

Con una ceja en alto igualmente de astuta, Nick se pasó una mano por su cabello desordenado y se apoyó contra la cabecera con una sonrisa en su boca.

—Estos regalos no incluirán un conjunto de encaje negro usado por ti, baterías dobles 'A', y tus piernas shexys temblando incontrolablemente alrededor de mi cabeza, ¿verdad?

Con los ojos bien abiertos, ____ soltó una carcajada. Pero mierda si no se veía tan caliente esperando por ella, sin camisa nada menos. Tragó saliva, de pronto consciente de la palpitación entre sus piernas. Todo el humor dejó su rostro mientras lentamente se arrastró sobre la cama. Con la bolsa en una mano, le bajó ligeramente sus pantalones de chándal con la otra. Ella dejó un rastro de besos a lo largo de su cadera, continuando con su glorioso tatuaje todo el camino hasta el lado izquierdo de su tórax. Con un suspiro de pura satisfacción, ella movió sus labios hacia atrás sobre cada delicioso pico y profundidad de sus abdominales. Sintió que Nick se tensó, sus músculos se apretaron. Él hundió las manos en su cabello mientras ella se cernía, ligeramente rozando su lengua a lo largo del borde de las alas de aspecto maligno de la bestia. En toda su maldad, sabía como el más dulce algodón de azúcar.

____ llevó los ojos hasta los suyos, su intensidad sexual impactó en su sistema. Ella sonrió. —Así que nunca me dijiste por qué elegiste este tatuaje en particular.

Nick parpadeó, una ráfaga de aire escapó de su boca. —¿Realmente me vas a preguntar eso después de acabar de lamer dolorosamente tu camino hasta mi cuerpo?

—¿Qué? —____ se rió, a horcajadas sobre su cintura. Mirándolo, ella frunció el ceño—. Quiero saber. Me dijiste por qué lo has hecho en donde te lo hiciste, pero dejaste afuera por qué elegiste un dragón.

Con sus ojos concentrados en sus labios, Nick sonrió. —Elegí el dragón porque sabía que las mujeres nunca... nunca... nunca serían capaces de resistirse a lamerlo.

____ golpeó juguetonamente su brazo. —Maldito. ¿Estás diciendo que no soy la primera en lamerlo? —En un movimiento rápido, Nick pasó el brazo detrás de su cintura y la giró sobre su espalda. ____ se quedó sin aliento, su corazón casi se detiene mientras él se cernía sobre ella, rozando ligeramente su boca contra la de ella—. Oh Dios mío, —susurró ella—. Tenía razón. Estás loco.

—Y tú estás tratando de matarme con tus preguntas, —respondió Nick, mordiendo su labio inferior, ella comenzó a darse cuenta que era algo que a él le gustaba hacer—. Ya no se te permite decir la palabra "lamerlo" en mi presencia. ¿Lo ha entendido, señorita Cooper?

Su demanda vagó sobre ella como una caricia pero estaba a punto de pulsar un par de botones. Subiendo una ceja, su boca se curvó en una sonrisa. —Lamerlo... hombre de las cavernas.

Los ojos de Nick se abrieron casi al mismo tiempo que lanzaba una mano bajo su camiseta. ____ gritó, retorciéndose bajo su abrazo. Ella alejó su mano de su pecho. —¡Nick! No, quiero que abras tus regalos.

—Es un trato hecho, —respondió, su voz era un gemido desesperado—. Estoy convencido de que estás seriamente tratando de matarme. Pensé que estaba bastante en el punto con mi juego. ¿Dónde me equivoqué?

____ soltó otra risita. —Nunca te podrías equivocar y te juro que te lo compensaré más tarde.

Sonriendo, Nick sacudió la cabeza y suspiró.


Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 11th 2014, 12:21

Colisión... Pulso

Capitulo 70


Después de besar su mejilla, ella salió de abajo de él y se sentó a horcajadas sobre su regazo mientras él se sentaba cruzando las piernas. Alcanzando la bolsa que se había perdido bajo la maraña de mantas, ___ sonrió y sacó un pequeño sobre.

—Aquí. Esto es algo que tú tienes que utilizar por el resto de tu vida.

Nick miró el sobre. Escrito en el frente con la letra de ___ decía: "Explora tus sueños mientras tienes tiempo."

Con una pequeña sonrisa, Nick sacó una delgada tarjeta la cual mostraba que ___ le había adquirido una suscripción de por vida a la revista Architectural Digest. Fue entonces cuando se dio cuenta de que ella también recordaba las cosas que él le había dicho. Envolviendo sus brazos alrededor de su cintura, Nick bajó la cabeza y colocó un suave beso en sus labios.

—¿Serías feliz conmigo si fuera un arquitecto?

—Sería feliz contigo si recogerías la basura del lateral de la carretera, si eso es lo que quisieras hacer.

—¿En serio? —Sabía que ____ no estaba con él por su dinero, pero su respuesta de alguna manera lo impactó. La mayoría, por no decir todas, de las mujeres que encontró le habrían dicho que se jodan sus sueños si no estaba haciendo los millones que hacía con Industrias Jonas. A pesar de que una carrera como un trabajador de sanidad nunca sería su elección, su corazón se calentó. Había encontrado una mujer que lo aceptaba bajo cualquier circunstancia en la que pudiera encontrarse.

—Por supuesto que sí, —respondió ____, llevando sus brazos alrededor de su cuello. Una sonrisa burlona se deslizó por sus labios—. Y pienso que te verías muy muy caliente con el uniforme.

—Ah, siempre un motivo ulterior. —Nick le puso un beso en la frente. Ella sonrió, y los rasgos de él se pusieron serios mientras la miraba fijamente a los ojos—. Gracias. Me encanta.

—No. Gracias a ti, —susurró contra sus labios. Desenredando una de sus manos de su cuello, la metió en la bolsa y sacó una pequeña caja. —Tengo más regalos para ti. Este como que coincide con la suscripción de una forma extraña.

Nick sonrió y empezó a desenvolverlo. Una vez que sacó el papel de regalo rojo, se encontró con una caja negra con el nombre de Patek Philippe Calatrava grabado en ella.

Conmocionado, porque conocía sus piezas de tiempo, así como lo hacía con sus autos, Nick sabía que estaba sosteniendo un reloj muy caro. Al abrirlo, sus sospechas fueron correctas. Recortado en oro, la pieza era increíble y algo que Nick podía verse fácilmente usando. Pasó sus dedos sobre la suave correa de cuero negro, sus ojos asimilaron el fino diseño contemporáneo hecho en Suiza. Aunque la pieza Breguet que estaba actualmente usando abolló su chequera en unos interesantes U$s 260.000, este particular Patek Philippe Calatrava debió costarle a ____ más de U$s 25,000.

___ sonrió y le entregó una segunda tarjeta con las palabras: "No dejes que el tiempo se escape sin hacer lo que realmente quieres hacer."

Ahora entendía cómo los dos regalos encajaban. Nick tomó su mejilla y le dio un suave beso en los labios. —Gracias, —susurró, acariciándole el cabello. ____ sonrió, pero Nick no pudo evitar preguntarse cómo fue capaz de permitirse el reloj—. ¿Has utilizado los fondos que puse en tu cuenta bancaria para comprarme esto? —Nick buscó en su rostro. Aunque había discutido con él sobre poner dinero en su cuenta, gastarlo en él era lo último que quería que hiciera—. Te dije que no me compraras nada con ese dinero.
____ puso los ojos en blanco. —¿Te gusta?

—Por supuesto que me gusta. Me encanta. Pero no quiero que gastes dinero así en mí, ____.

Con un suspiro, ____ puso los ojos en blanco de nuevo. Acercando su rostro al de ella, su expresión se volvió seria como el infierno. —Nick. En primer lugar, no usé los fondos que me diste para comprarlo. Tengo mi propio fondo y usé algo de él para comprarte eso.

—____. Aunque hagas algún dinero extra como camarera, dudo mucho que el salario de profesora sustituta te permita gastar tanto en un reloj.

___ se echó hacia atrás, la frente en alto. —Gracias por el cumplido.

Nick la atrajo hacia sí, metiendo su cabello detrás de la oreja. —No quise decir eso, nena. Pero vamos. Tengo una idea bastante buena de lo mucho que esto costó. Si no has utilizado lo que te di, ¿cómo pudiste permitirte esto?

—Joseph

Nick se echó hacia atrás en shock en esta ocasión. —¿Qué?

—¿Vas a dejarme terminar, hombre de las cavernas?

Con los ojos fijos en los de ella, Nick asintió. Sus palabras salieron lento. —Si. Estoy escuchando.

—Gracias, —contestó ___, pasándole las manos por su cabello en un esfuerzo por calmarlo—. Joseph tomó el dinero que tenía de la póliza de seguro de vida de mi madre y lo invirtió en algunas cuentas IRA, fondos comunes de inversión y diferentes CD. Después de cancelar la boda, investigué mis finanzas. Quité mi nombre de varias tarjetas de crédito que habíamos compartido y quité mis cuentas de él. Las trasladé a un corredor que Trevor sugirió. Digamos, si es el único elogio que le puedo dar, Joseph sabe cómo hacer crecer una cuenta bancaria. Casi se triplicó durante el año. Tomé un pequeño préstamo contra una de las cuentas y te compré el reloj. Así que de nuevo, he usado mi propio dinero. No el que me diste. ¿Feliz?

—¿Feliz? —Nick repitió, acercándola más—. Estoy feliz porque la mujer que amo fue lo suficientemente inteligente como para quitar sus fondos del control de su ex idiota. —Arrastrando sus manos a lo largo de su espalda, Nick rozó sus labios en su mandíbula—. Pero no estoy feliz de que ella gastó un poco en su actual novio encantadoramente sexy después de que él le pidió que no gastara mucho en él.

___ se echó a reír. —Oh, ¿Ahora, de repente, eres encantadoramente sexy?

—Ya lo sabes. —Nick sonrió, lanzándole un guiño. Después de reemplazar el reloj que llevaba por el que ___ compró para él, el rostro de Nick se suavizó—. De verdad, ____. Último gran derroche de dinero que gastas en mí, ¿de acuerdo? Tengo todo lo que necesito aquí sentado en mi regazo.

___ suspiró y tomó el último regalo de la bolsa. —Ya veremos. Ahora toma. Este es el que insisto en que comiences a usarlo hoy.

Nick la miró con recelo y desató el lazo rojo de lo que parecía ser una caja de ropa. —Tu expresión me dice que esto es una especie de regalo vengador.

—Dulce, dulce, señor Jonas, me conoces tan bien, —ronroneó ella, lanzando su brazo alrededor de su cuello.

Con otro movimiento de cabeza y una sonrisa, Nick lentamente, muy lentamente, sacó el papel de regalo verde de la caja. Vaciló, llevando sus ojos a los de ____. Podía ver que se estaba impacientando. Él se rió entre dientes cuando ella arrancó el resto del papel de la caja y tiró la tapa. Antes de que tuviera la oportunidad de echar un vistazo a lo que había en ella, ____ sacó un pedazo de ropa de color amarillo brillante. Sin embargo, lo estaba sosteniendo hecho una bola en el regazo de ella.
Oh, y se reía. Duro.

—¿Qué es? —Preguntó Nick , incapaz de ocultar la risa de su voz.

____ dejando de reír, se aclaró la garganta y trató muy duro de mantener su rostro serio. —Realmente espero que te guste. —Ella pestañeó, llevando una sudadera con capucha de Los Ángeles Lakers a la altura de su pecho—. Sé que a Michael le encantará que lo lleves puesto durante el juego de hoy.

Nick sacudió su cabeza. —Nop. De ninguna manera.

—Sí de alguna manera. —Respondió ___.

—No puede ser.

____ frunció el ceño. —Sí puede ser.

—Nop. Te quiero, pero no usaré eso delante de Michael. Además, soy acérrimo de Nueva York. Tengo la sudadera de los Knicks conmigo.

Suspirando, ____ frunció las cejas, su ceño se profundizó. Ella sabía cómo llegar a él. —Sabes, tuve muchas razones para escoger este regalo.

-Estoy seguro que lo hiciste, —Nick admitió, rodeando con sus brazos su cintura—. Mi miseria es una.

____ se echó a reír. —No, no fue adquirida exclusivamente para tu miseria. Pero podría haber sido, teniendo en cuenta que me hiciste andar con esa sudadera horrible de los Yankees.

—Los Yankees son apenas horribles, —respondió fácilmente con una sonrisa—. Y no nos olvidemos de que te hice andar alrededor usándola en la intimidad de mi casa sin ningún alma en la tierra observándote.

—Sí, eso es cierto. Pero, es sólo... bueno, tengo una cosa por los chicos de amarillo. —____ se movió. Envolvió sus brazos alrededor de su cuello y se aseguró de dar una vuelta a sus caderas sobre él mientras lo hacía. Ah, sí. Se estaba poniendo duro—. Hay algo en el color que hace que me ponga... Húmeda.

Nick se mordió el labio, sus ojos trazaron el rostro de ____. —Estás tan llena de mierda.

—Oh, no, Sr. Jonas, realmente no lo estoy. Entre verte usándola y el sufrimiento por lo poco que tendrás que usarla, te garantizo un buen momento por tus esfuerzos.

Deslizando su mano por su espalda, Nick enredó sus dedos en su cabello, tirando lo suficiente. Con una visión clara de su magnífico cuello a centímetros de su boca, Nick tuvo la oportunidad de disfrutar. Él arrastró sus labios a través de su clavícula mientras agarraba su cabello más fuerte. —He creado una mujer que piensa que me va a ganar con sexo.

Absorbiendo la sensación de él mordiendo suavemente su hombro y luego succionando ligeramente su cuello, ___ no estaba segura de a quién estaba engañando. Ella misma se arrinconó y no tenía deseo alguno de salir. —¿Funciona? —La pregunta salió como un gemido.

—Posiblemente, —respondió, levantando lentamente su blusa por su cabeza. Él la arrojó sobre la cama y volvió a enterrar la mano en su cabello suave. Con la otra ahuecó uno de sus pechos. Con los ojos fijos en los de ella, lamió su pezón. Otro gemido salió de la garganta de ____ y Nick tuvo el conocimiento de que él la estaba derrotando en su propio juego—. ¿Estás dispuesta a trabajar para conseguir que me ponga esta sudadera hoy, señorita Cooper?

Sip. Totalmente atrapada en una esquina. ____ perdió la batalla. Pero en realidad no, porque al momento que las primeras horas de la mañana vinieron y se fueron, no sólo estaba dolorosamente rejuvenecida por los múltiples regalos de Navidad de su novio, estaba también esperando con interés verlo lucir el horrendo color amarillo por el resto del día.


Volver arriba Ir abajo
Lady_Sara_JB
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1582
Edad : 20
Localización : México
Fecha de inscripción : 24/03/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 11th 2014, 12:39

es nick es un loquillo caliente y sexy
jejejeje
siguela
me encanta
Volver arriba Ir abajo
CristalJB_kjn
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Edad : 24
Localización : Mexico
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 11th 2014, 22:22

jajajajajajajajaja amoo la
novela siguela andale si sube mas porfitas
Volver arriba Ir abajo
PidgeJonas
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1666
Edad : 24
Localización : Paraguay
Fecha de inscripción : 23/04/2012

MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Junio 13th 2014, 09:56

Colisión... Pulso

Capitulo 72


Con Brenda Lee cantando a todo pulmón "Rocking Around the Christmas Tree" de los altavoces de la sala de estar, donde Michael y Nick se preparaban para sentarse y ver el juego de baloncesto, ____ rió mientras Lisa sacudía las caderas al ritmo de las suyas mientras las dos terminaban de enrollar el último pedazo de masa de galletas. ____ puso la pequeña bola de chispas de chocolate en una bandeja y la metió en el horno ya calentado.

—¿Recuerdas cuánto le encantaba a mamá esta canción? —El tono de Lisa era alegre mientras metía la mano en el refrigerador por un molde de tarta que eventualmente tendría un relleno de manzana—. Dios mío, era tan divertido verla bailar alrededor. Le encantaba la Navidad.

Una leve sonrisa tocó el rostro de ____ con el recuerdo agridulce. Abrió el grifo y puso las manos bajo el agua tibia. —Si. Amaba la Navidad.

Lisa colocó el molde de tarta en el mostrador, una vez más golpeando la cadera de ____ en sintonía con la música. ____ suspiró, disfrutando del ánimo jovial que su hermana traía al momento. No la sorprendió sin embargo. Lisa, en cierto sentido, había reemplazado a su madre mucho antes de que ella falleciera y siempre se aseguraba que ____ fuera cuidada. Desde ayudarla con la tarea a mostrarle la forma de aplicarse el maquillaje cuando tuvo la edad suficiente, Lisa voluntariamente cayó en el papel de imponerse sobre ella después de que su padre se marchara. Y ni una vez le reprochó sus responsabilidades con resentimiento en el rostro de ____. Cuando los días largos y las noches iban y venían sin su madre, porque ella estaba trabajando hasta tarde en el bar para poner comida en la mesa o con uno de sus nuevos novios, Lisa mantuvo cierto nivel de coherencia en la vida de ____. Una calma. Un inquebrantable sentido de paz.

Mientras ____ se ponía de pie con un paño de cocina en sus manos, no sólo tenía una ligera hostilidad hacia su madre floreciendo en su estómago, sino que comenzó a preguntarse por qué había permitido que las palabras de su madre sobre Joseph se anclaran en ella por todo el tiempo que lo hizo. Claro, su madre no vivió para ver en lo que se había transformado Joseph. Antes de que ella tomara su último aliento, Patricia Cooper dejó la tierra pensando que su hija menor estaba enamorada de un verdadero caballero de brillante armadura. ____ estaba bastante segura de que si su madre hubiera sido testigo de su cambio, le habría dicho que se deshiciera de él. Sin embargo, Lisa era la fuerza materna en su vida, y durante largas conversaciones, siempre le había dejado saber a ____ que si él no la trataba bien, ella debía alejarse.

Las señales habían estado allí. Las banderas de advertencia se agitaron en todas las direcciones por la mayoría de las personas que la rodeaban. Sin embargo, ella las había bloqueado. Las pocas veces que había hablado con un consejero después de abandonar a Joseph le había dicho que era posible que ella se apoyó en Joseph después de la muerte de su madre porque él era una pieza de algo que ya no existía más. Él fue testigo de un alma que ningún otro hombre en su vida volvería a encontrar. En cierto sentido, aferrarse a él era aferrarse a su madre. Aferrarse a su pasado. Aunque ese pasado fue pintado con motas de tristeza todavía le resultaba familiar, comprendido. Era frío, pero cálido, oscuro, pero lleno de una luz brillante que nunca experimentaría de nuevo. Era algo que se había ido... Para siempre.

Mientras ____ se secaba las manos, las palabras de Nick de esta mañana se filtraron en sus pensamientos. No sólo tenía que perdonar a su madre por los errores que cometió sino que también tenía que perdonarse a sí misma. Y eso es exactamente lo que hizo en esos segundos en la cocina de su hermana en esta particular tarde de Navidad. Aunque sabía que nunca comenzaría a comprender plenamente la forma en que su madre fue o la forma en que la había seguido en sus pasos, ____ metió la mano en su corazón y lo despojó de la última parte de negatividad que sostenía hacia ella y a su madre.

—Hey, te perdí por unos segundos. —La suave voz de Lisa arrulló a ___. Colocando su mano en la mejilla de ____, le dio una sonrisa débil—. ¿Estás bien?

____ no respondió mientras empujaba a su hermana en un abrazo. Como si sintiera lo que ____ estaba atravesando, Lisa la apretó con fuerza. Su abrazo reconfortante llenó a ___ con amor, como siempre lo hacía.

—Uh oh. Hemos interrumpido un momento fraternal. —Michael se rió entre dientes mientras él y Nick entraban a la cocina—. Somos una porquería, hombre.

Mirando a su joya, Nick sonrió y se apoyó en el arco de la entrada. Observó a ____ más allá de su hermana, el amor lo tomó del cuello mientras la mirada de ella atrapó la suya. Incluso vestida con pantalones de chándal y una sudadera, ella era tan condenadamente hermosa que le quitaba el aliento. Con una sonrisa en su rostro que lo llenaba por completo, ella se dirigió hacia él. El calor se derramó a través de su cuerpo mientras ella curvaba sus brazos alrededor de su cuello, su suave cabello castaño cubría su espalda mientras lo miraba. Ella parecía realmente feliz, y él podía sentirlo.

—¿Te he dicho que te ves híper increíble en amarillo? —____ rió, acurrucándose contra su pecho.

Michael resopló, tratando de alcanzar una aceituna de un plato lleno de fiambres y quesos. —Sí, claro. Se ve como Big Bird.
—Lisa golpeó su brazo y sacó las galletas del horno—. Eso duele, nena. —Michael fingió dolor y se frotó el brazo.

Nick negó con la cabeza. —Puede que tengas razón, Michael, pero si hubieras recibido los regalos que recibí... a cambio de usar esto, puede que sucumbirías a modelar una sudadera de los Knicks.

___ se sonrojó y rió.

—Ni de casualidad, amigo, —respondió Michael, haciendo estallar la aceituna en su boca—. No importa lo que te dio mi cuñada, considerando que tu gran culo tonto parece que fue golpeado con un efusivo toque de sol, estoy pensando que necesitas retener tu último regalo de Navidad y en su lugar dármelo a mí. Caray, sería tu novia y me pondría una sudadera de los Knicks. Te amaría mucho tiempo, Nick.

—¡Michael! —Lisa se quedó sin aliento y lo golpeó en el brazo otra vez.

Michael rió entre dientes, y ____ miró a Nick confundida. —¿Último regalo? ¿Pensé que habíamos terminado el intercambio?

Nick elevó una ceja sabionda con una sonrisa en su rostro. —Ah. Eso es lo que te tenía pensando, amor. Para ser honesto, estoy lleno de sorpresas que mantendrá tu mente... explotando... constantemente. —Bajando la cabeza, la acercó más y sus labios rozaron su oído—. Y no estoy hablando sólo cuando esas magníficas y temblorosas piernas se envuelven alrededor de mi cabeza mientras estás gimiendo mi nombre.

____ giró su cabeza, mirando por encima del hombro a Michael y Lisa. Afortunadamente, no estaban prestando atención. Rápidamente, empujó a Nick para darle un beso de infarto y luego le susurró al oído, —Muchísimas gracias por hacer que mis
piernas tiemblen como tú lo haces.

Nick sonrió, sus ojos se llenaron de una considerable apreciación masculina. —El placer es siempre el mío. —____ sonrió y Nick miró a Michael—. Hey, perdedor de los Lakers.

Michael levantó la cabeza desde donde estaba comiendo la gran variedad de alimentos apilados en el mostrador. —¿Qué pasa, Knicks de Nueva York—no—tienes—una—oportunidad—en—los—salvajes—y—jodidos—sueños—de—nadie?

Nick echó la cabeza hacia atrás y soltó una carcajada. —Lo que tú digas.

—Si. Ya veremos. —Michael sacó una cerveza del refrigerador—. ¿Qué puedo hacer por ti?

—Me olvidé de tomar la, uh —Nick miró a ___ y de nuevo a Michael— ya sabes, esas cosas, desde anoche.

Apoyado en el mostrador, Michael tomó un largo trago de su cerveza y se encogió de hombros. —No estoy seguro de lo que estás hablando.

Por tercera vez en menos de cinco minutos, Lisa le dio un golpe en el brazo. —Michael. Sabes lo que está pidiéndote. Deja de ser un idiota.

—Maldita sea, nena. Es Navidad. —Lisa puso los ojos en blanco. Sacudiendo la cabeza, Michael resopló y buscó en su bolsillo.
Nick dejó escapar una bocanada de aire, giró en torno a ___ y deslizó sus brazos alrededor de su cintura. Caminando detrás de ella, la movió hacia Michael y tiró algo de su mano que ____ no pudo ver.

—¿Qué están tramando? —Los ojos de ____ se posaron en su hermana, cuyo rostro parecía como si estuviera a punto de estallar de alegría.

—¿Tiene puesto zapatillas de deporte? —fue la respuesta de Lisa, aplaudiendo mientras ___ y Nick rodeaban la esquina hacia el armario de la entrada que flanqueaba el extremo posterior de la casa.

—No, —dijo Nick —. ¿Qué talla eres Lisa?

—Seis, —respondió Lisa.

—Siéntate, —Nick ordenó, señalando un banco mientras liberaba la cintura de ___ .

Con una mirada curiosa moldeando su rostro, ____ se sentó. —¿Qué soy, un perro?

—Mmm, apuesto a que si lo fueras tendrías un ladrido sexy.

Sonriendo, ___ sacudió la cabeza mientras Nick se arrodillaba y examinaba una hilera de zapatos debajo del banco. Sacó lo que parecían ser unas zapatillas para correr Nike de mujer talla seis del suelo y apoyó el pie de ___ en su muslo. Después de meterle el pie en la zapatilla y atarla, repitió el proceso con el otro pie.

Una vez que terminó, levantó la vista hacia ella, su sonrisa era amplia. —¿Cómodas?

____ cruzó de brazos. —¿Qué estás haciendo?

—No has respondido a mi pregunta. ¿Son cómodas?

—Sí. Son cómodas.

—Bien, —dijo Nick, entrelazando sus dedos con los de ella mientras se ponía de pie, tiró de ella hacia arriba desde el banco—. ¿Estás lista?

____ deslizó la capucha de la sudadera por encima de su cabeza. —¿Para salir a correr? Claro. ¿Por qué no? Tendré que quemar las calorías de hoy de todos modos.

—En primer lugar, te ayudaré a quemar esas calorías más tarde. Soy el mejor entrenamiento que puedes obtener. —___ puso los ojos y se rió—. Segundo, vamos a correr y correremos rápido. Pero no con los pies. —Nick se detuvo en la puerta del garaje.

—Está bien. Ahora me estás asustando.

Bajando la cabeza, Nick tomó su nuca y la miró a los ojos. —____ Cooper, a lo único que debes temer es lo mucho que te voy a amar por el resto de tu vida. Y... cuántas veces voy a hacer que esas piernas tiemblen. Pero eso no viene al caso. Nunca me temas, amor. ¿Entiendes?

Con una sonrisa jovial, ___ levantó la mano en un saludo. —Sí, señor, Sr. Jonas. Lo entiendo total y completamente, señor.

Divertido y algo excitado, Nick se rió y abrió la puerta del garaje oscuro de un tirón.

Antes de encender las luces, _____ pudo ver la sonrisa dividiendo la cara de él, y ella no podía dejar de suspirar de alegría. Dios, le encantaba la energía carismática que radiaba. Ella sabía que sangraba de sus poros al momento que lo conoció, y la cautivó. Se apoderó de ella, la atrajo, anclándose alrededor de su corazón.

Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Colisión (Nick y tú) HOT-Drama   Hoy a las 19:55

Volver arriba Ir abajo
 
Colisión (Nick y tú) HOT-Drama
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 8 de 11.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3 ... 7, 8, 9, 10, 11  Siguiente
 Temas similares
-
» Colisión (Nick y tú) HOT-Drama
» AMOR PROHIBIDO (NICK Y TU) ROMANTIKA,DRAMA
» Cosas del amor -nick y tu- hot, drama, romantica.
» "AMARTE A ESCONDIDAS" NICK Y TU romantika,drama,comedia y accion
» JUGANDO AL AMOR (NICK Y TU) ROMANTIKA,DRAMA

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: