Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Nobody Like You

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Nobody Like You    Diciembre 21st 2013, 19:53

Titulo
Nobody Like You - Jonas - 2da parte-

20-12-13

Autora... Jackie Alessandria Jonas -Jackelis-

Tipo de Novela
Hot- dramatica- -de todo un poco-


Hola hermosuras, como estan, regrese con una nueva nove, precuela de Bajo tus labios, espero y les guste tanto como a mi me gusto escribirla.




Nobody like You




Cuando Jaydlien Y Nick Jonas deciden regresar a Detroit para terminar de criar a sus hijos. No esperan que uno de ellos, intimara con el enemigo. Ellos saben claramente que regresar al pasado no es algo bueno. Y también saben que las bandas South Side y North Side no son precisamente elementos compatibles. De modo que cuando Travis Hope irrumpe en la vida de Jade Adams Jonas por venganza, los resultados prometen ser explosivos.
Jade y Nicholas Jonas siempre han sido protegidos de la violencia de las bandas que casi destruye la vida de sus padres y abuelos. Pero eso no ha impedido que Jade tomase riesgos- ya sea practicando Kickboxing o participando en carreras clandestinas de autos, sin supervisión adulta, Jade no puede dejar de buscar la siguiente aventura.

Pero cuando ella descubre la verdad detrás de todos los engaños, no está muy contenta que digamos.
Travis Hope es el chico malo del que todos huyen, él es insufrible. Arrogante, desquiciante. Y la perdición de toda chica. Lo han entrenado con un solo objetivo, venganza y que mejor forma de hacerlo que con la hija del ex jefe de Los Halcones. Nick Jonas.
Él y Jade no se llevan nada bien. Nada, nada bien. Lo que le hace difícil su trabajo. Pero pronto, Travis está haciendo lo impensable rompiendo las reglas en las cuales ha vivido, yendo en contra de los suyos para mantener a Jade a salvo.
Y para disgusto de ella el único modo de salir con vida de todo eso es mantenerse pegada a Travis. Pero si Jade llegara a enamorarse sería una locura. Peligroso. Tentador. Innegable. Eso si ella antes no mata a Travis, claro.
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Nobody Like You    Enero 9th 2014, 21:53

Los estudiantes entraron al salón, todavía bostezando y frotándose los ojos.
Ser el primer día de escuela es malo, pero ser nuevo eso es peor. Mientras Jade camino por los pasillos estaba atrapada entras los susurros, “¡Mira, los chicos nuevos!”.
Ella junto con sus primos (como así los acostumbraron a relacionarse) Encontraron al salón de clase fácilmente y se sentaron ignorando las miradas curiosas y un par de suaves sonrisas. Nicholas estiró sus largas piernas, bajo el taburete. Ociosamente rascando su mandíbula, miró al frente de la habitación mientras miraba a dos chicas horrorizadas por el aspecto de su cabello.
Una profunda risita sofocada vino desde atrás, y Nicholas sonrió. La chica lo hacía partirse de risa.
Una de las chicas se dio vuelta mientras se movía enfadada hacia su asiento, los ojos fijos en él, como si estuviera planeando su próxima jugada. Nicholas le devolvió una sonrisa forzada. Aunque sabía que debería haberla ignorado. Ese tipo de chicas les encantaba la atención. Jade se removió en su asiento.

Diablos como si él supiera o si realmente le importara, pero no iba con su forma de ser ignorarla completamente. Colocando un bolso de piel de cebra sobre su escritorio, La chica continuó sonriéndole por otros diez segundos.
Nicholas sacudió los hombros. Lo cierto es que había sido visualmente violado y no de una buena manera.

La risa regresó, y luego en una voz lo suficientemente baja para que sólo él y su hermana escuchara: Aprovecha. Aprovecha...

Estirando los brazos hacia atrás, golpeó el rostro de su primo mientras sonreía. —Cállate Dylan
Su primo empujó sus manos fuera de su cara. —No odies el juego...
Jade era la única que podía entender a su hermano sin mencionar a sus locos primos, sintió la incomodidad que le provocaba la violadora a Nicholas, así que se aclaró la garganta y la miro fijamente.
— Oye se te perdió algo, princesa?
— Disculpa?- la voz chillona de la pelirroja le provoco unas fuertes ganas de golpearle en la cara.
— Deja de mirar a mi chico si no quieres tener problemas- Los ojos de la pelirroja se abrieron ampliamente, incrédula
— Us-Ustedes están saliendo?-tartamudeo, Nicholas se encogió de hombros
— Uno no escoge de quien su amigo esté interesado-miro su entrepierna, la expresión de la chica paso de ser incrédula a horrorizada. Dave soltó una risita
— Piensan traumar a la chica?- pregunto en un susurro, André rio divertido
— Oh joder ella tiene un par de buenas- se interrumpió cuando vio la explosión fría de Jade
— Terminas la palabra y dudo que podrás sentarte en varios días- advirtió mientras otros estudiantes llenaban los asientos vacíos.
Jade agarró su lapicera, haciéndola rodar entre sus delgados dedos, suspirando, tratando de entender porque a sus padres y tíos se les ocurrió la frustrante idea de traerlos a Detroit, Demonios! Ella amaba Los Ángeles, también los viajes a Roma con su tía Laurent y su Tío Trevor junto con sus primos o si no con la tía Jane y el tío Joe, pero lo quemas extrañaría es ir a escalar con su tío favorito Frankie. Y eso precisamente no ocurriría este año.
Segundos antes de que sonara la campana, La profesora Mendler cierra la puerta del aula.

—Buenas tardes y bienvenidos al último año de Física—anuncia, antes de sentarse al borde de la mesa y abrir una carpeta—.. Agradezco que se hayan tomado la molestia de elegir asientos, sin embargo, yo ya había dispuesto la organización de los mismos...... por orden alfabético...
Los estudiantes suspiran, el mismo sonido que le ha dado la bienvenida el primer día de clase en el Instituto durante los últimos treinta años...
—Marie Andrew, ocupe el primer asiento… Su compañero será André Ryder Carson…-André miro a la porrista y choco los cinco con Dylan Smith y David Morristown
La profesora Mendler los miro con una media sonrisa y continúa nombrando a los estudiantes, y ellos van sentándose a regañadientes en los asientos asignados, cerca de sus compañeros de laboratorio…

— Nicholas y Jade Adams Jonas—dice la profesora Mendler- Con ustedes haré una excepción-Miro a los mellizos- Nicholas- señalo la siguiente mesa…
El joven ocupa el asiento asignado… Tiene los ojos verde esmeralda de su madre y el pelo negro de su tipo Jude pero rizado como su padre. Una pizca de la diversión de su tío Frankie y un claro volumen de arrogancia como Nick.
La profesora Mendler mira a su nuevo estudiante por encima de las gafas… Luego vuelve la mirada a su hermana melliza, su cabello oscuro era lacio y en las puntas Rizado, llegando hasta un poco más arriba de su cintura. Era alta, delgada, y su rostro casi perfecto contenía una cierta inocencia. Y los ojos color esmeralda le daba cierto brillo demandante igual que su madre, pero cierta sobreprotección compartida de su padre y su Tío Jude.
—Señor y Señorita Adams no crean que esta clase será pan comido sólo porque su padre haya tenido la suerte de desarrollar un tratamiento para detener el progreso del Cáncer, Su padre no me agradaba mucho y eso no ha cambiado, el porte de una chaqueta con cualquier tipo de insignia debería ser ilegal- señalo- Y no crean que porque su madre allá creado un instrumento capaz de capturar el átomo de Dios y debelar como se creó el Universo se lo dejare fácil- Nicholas la interrumpió- Al mismo tiempo que se convirtió en la mejor bailarina de Ballet en la industria. Dijo arrogante-
— Ella no acabó nunca mi clase y suspendió uno de mis exámenes, aunque creo que quien se merecía el suspenso era su padre sin importar que no haya estudiado aquí... No obstante, eso significa que espero más de ustedes que ningún otro.
— Si, señora-responde Jade dulcemente mientras mira a su hermano atravesándolo con la mirada, él se encogió de hombros y repitió lo de su hermana.
La profesora Mendler repasa su lista.
— Samantha Klein siéntense junto al Señor Jonas.- Mendler repara en el rubor de Samantha cuando se sienta en el taburete y en la pícara sonrisa arrogante de Nicholas.
— Señorita Jonas- Mendler indico una mesa vacía y Jade se sentó justo allí- Su compañero será Travis Hope- miro dentro alrededor
— Donde está el señor Hope, clase?-
— Justo aquí Mendler- el chico estaba sostenido del marco de la puerta, su rostro reflejaba problemas, su cuerpo una maldita tentación con los vaqueros oscuros colgando de sus caderas, una fina camisa de algodón escondiendo un musculoso pecho y su chaqueta de cuero fantaseando con la idea del tipo de chico que era, se acercó a Jade con su mejor sonrisa depravada.
— Llega tarde Señor Hope espero que esto no se repita- protesto Mendler mientras observaba como Jade le rodaba los ojos al chico. Él ni siquiera se inmuto.
— Así que seremos compañero de clase, interesante- dijo en un gruñido. Travis la mirada finalmente como una cosita muy divertida, Jade noto las pesadas y oscuras pestañas casi llegando hasta sus pómulos altos, ocultando el color de sus ojos mientras bajaba para verla.
— No hay nada interesante en ello-protesto ella en voz baja- Te lo advierto no te acerques a mí, yo y problemas son lo que menos quiero ahora.- dijo Jade manteniendo un cuerpo de distancia de él.- No me gustan los chicos de tu tipo.
— Mi tipo?-sonó ofendido
— Quieres que te lo explique?- el negó mientras reía arrogante.
— Eso lo veremos- murmuro con un tono depredador. Sus pestañas se elevaron, revelando unos ojos tan azules y brillantes que no podían ser reales. A Jade secretamente le encantaron.
— Que quieres decir con “lo veremos”?- dijo disgustada
— En realidad quieres saberlo?- ella le envió una mirada de pocos amigos- Bien, Kitten, Te apuesto que al terminar el año estarás perdidamente enamorada de mí, tanto que soñaras- Travis inclinó su cabeza hacia ella, sus labios rozando el lóbulo de su oreja. Mendler se concentró en los labios entreabiertos de Jade quien contuvo la respiración- Con nosotros dos. Calientes y sudorosos uno sobre el otro.
La adrenalina se bombeó en las venas de Jade, la ira la golpeo junto con algo extraño, se volvió y su puño conecta sólidamente contra el labio de Travis.

— Oh Santa Mierda Jade eso estuvo increíble- dijo emocionado André, mientras Dylan y David se chocan los cinco orgullosas.
— ¿Qué demonios...? ―dice él cuando pasa la mano por su ahora hinchado labio y ve sangre. Ella se echa para atrás y se encoge de hombros.
— No intentes joderme, Hope. Y si piensas que soy una chica fácil, piénsatelo otra vez. Conozco a tipos como tú y no estoy demasiado impresionada. En realidad los odio. A excepción de papá y mis tíos.
— Yo también conozco el tipo de chicas como tú y créeme son todas iguales aunque al parecer que obviamente no sueles jugar con los chicos grandes. ―Ella se ríe en tono de mofa.
— Soy una chica Jonas, Hope. Jonas... Además de estar emparentada con los Ryder, los Morristown, los Smith y los Miller además de ser también un Adams. Patear traseros esta nuestra sangre, cariño. No te atrevas a acercarte a mí de nuevo, mi Tío Trevor me enseño como golpear y mi Tía Jane a romper huesos. Quieres saber otra cosa mi abuelo es Frank Adams y mi padre es Nick Jonas y creo que no les agradara que te metas con su niñita. Está claro.- de igual forma el chico no se inmuto, le sonrió ahora con una pizca de maldad
— Se quiénes son princesa, no me dan miedo- aclaro
— Ya basta-grito Mendler- Todos a sus asientos
— Y donde está su uniforme, Señor Hope- él se encogió de hombros
— Lo he dejado en casa, es que no me gusta usar algo que me haga igual a otro.
— Sepa que si no trae uniforme la próxima clase, no lo dejare entrar- luego miro a la clase.
—Para aquellos dispuestos a armar jaleo, han de saber que mi política de tolerancia es cero.....

Jade fue la primera en atravesar la puerta, pero fue detenía por la fuerte mano de Travis, ella frunció el ceño.
— Que quieres Hope?-rugió ella imitando la mirada intimidante de su padre.
— Ya que dejaste claro quién es tu familia es hora de que yo haga lo mismo, tal vez a Nick le interese, mi padre es Valentino Hope, tal vez el o tu madre lo recuerden, Kitten- dijo para marcharse con una mirada resentida, Jade se encogió de hombros-
— Que te dijo ese idiota?-le pregunto su hermano, mientras colocaba su brazo alrededor de sus hombros y la pandilla se establecía a su lado, era la única chica en esa bandada de testosterona
— Que su padre es Valentino Hope- ella se encogió de hombros desinteresada



— Tía Laurent, Taylor estará aquí pronto- la miradas curiosas de su madre y tías la hizo agregar- No es que me moleste estar con los chicos, yo los adoro, pero hay ciertas cosas que no puedo hablar con ellos
— Qué tipo de cosas?- Jane se escuchó curiosa
— Chicos- las risas alrededor era bastante admirables.
— Es mejor que no compartas esa información con tu padre, sino quieres provocarle un ataque cardíaco.-dijo su compresiva madre, Jade sonrió.
— Taylor volverá este fin de semana, no quiso venir sin acabar sus clases de actuación.-aclaro Laurent- Mmmm irán a las pruebas de porrista?-pregunto esperanzada
— Ni muerta- Jade levanto las manos sacudiéndose la idea de ser porrista. Agh
— Pero nena, será divertido, recuerdo que nosotras- Jade las interrumpió.
— Si, papá que dices? No te escucho bien, esperen ya regreso-dijo al salir corriendo de la cocina.
— No regresara- aclaro Jaydlien
— Lo sabemos- rio Jane

Cuando Jade entro a la sala los gritos eufóricos de los “hombres de la casa” se escuchaban en cada rincón del lugar, al parecer era un partido de baloncesto, lo cual para su criterio era mucho mejor que hablar de porristas y prácticas, Nick se volvió hacia ella.
 Que sucede, princesa?- la miro un segundo y luego sus ojos regresaron al plasma
 Esas mujeres se volvieron locas, si me aman no dejaran que regrese allí, por nada del mundo- exagero mientras Nicholas soltaba una risita divertida
 Aun con las clases de ballet?- pregunto su hermano
 Peor que eso- se hizo un ovillo entre su padre y su tío Joe- Quieren que acuda a la practicas de porristas, eso no sucederá ni en diez mil años, nunca, jamás, no en esta vida.- se llena la boca de cotufas
 No suena tan malo-intervino Nick distraído, Jade sonó histérica
 En seria papá apoyas a tu esposa con esa estúpida idea, ok entonces me pavoneare por allí en una mini-falta y una camisa que no logre cubrir ni una tercera parte de mi torso, fantástico y yo que creía que eras un padre normal.
 Jade cariño, Nick no es normal-rio divertido Joe, ella se desplomo sobre su tío y gimió.
 Por lo que más quieran no permitan que eso suceda, yo haré cualquier cosa, prometo no eludirlos con la verdad acerca de que equipo de béisbol o fútbol ganara el partido, o no sé lo que quieran
 Te portaras bien?-pregunto Nick aun sin apartar la vista de televisor, Jade rodo los ojos. O si como si eso fuera a pasar.
 Tu sabes mejor que nadie que es como si las vacas volaran- Su tío Trevor rio en respuesta
 Oh maldito seas-protesto Nicholas- ese arbitro está vendido- dijo haciendo señas extrañas- Hola casi pidió permiso para golpearlo y ni siquiera hace nada.
 Tranquilo, los tramposos nunca ganan- aseguro Nick
Luego de unos minutos de maldiciones por parte de la hombría, gritos, y comidas, uno de los jugadores golpeo intencionalmente a uno del equipo al que iban. La repetición en cámara lenta, recapitulo como el hombre recibía el golpe en su mandíbula
 Oh Mierda!-exclamo Jade con una mueca de dolor, las miradas recayeron en ella, que 8 chicos pusieran sus ojos molestos en ella le causo escalofríos
 Qué?-dijo a la defensiva
 Eso no es el lenguaje de una señorita- Jade rodo los ojos
 Yo no soy una señorita- murmuro pero los ojos sobre ella se ampliaron no de sorpresa, ella se apresuró a decir algo antes de que su padre la estrangulara allí- Soy virgen, nada de sexo aun, virgen.
 Eso espero- Nick entrecerró los ojos
 O el maldito tendrá muchos problemas- advirtió Joe

Con los hombres de su casa no era muy cómodo hablar sobre sexo, chicos o menstruación aunque lo último no es tan malo, en muchas ocasiones les ha encargado toallas para esos días. Se sintió muy nerviosa, cuando los ojos de todos recayeron sobre ella y eso que aún no ha llegado la caballería completa. Oh demonios ya quería que Taylor llegara pronto de Roma, antes de que tuvieron un ataque de locura.
Sin embargo Jade se quedó mirando el techo de su dormitorio, moviéndose o más bien rodando de un lugar a otro. La incapacidad de quedarse quieta era un signo seguro de agitación o una distracción grave.

Y su distracción tenía nombre.
Travis Hope
Si, ella lo odiaba, quería arremeter contra el pero al mismo tiempo sacarle la ropa y hacer Dios sabe que, al diablo con eso el maldito HDP se pasó de listo con ella y eso no se lo perdonaría, nunca.
Jade se frotó la cara con las palmas de las manos y gimió. No había ninguna razón por la que hubiera pasado las últimas tres horas pensando en él. Ja. ¿Tres horas? Trata con las últimas diez horas.

Nicholas se dejó caer sobre la cama junto a ella, sus ojos muy abiertos.

 Que tienes?-pregunto colocando sus brazos detrás de su cabeza.
 Nada- respondió instantáneamente
 Soy tu hermano sé que ese “nada” equivale al maldito Apocalipsis.
 Como lo sabes?
 Mmmm tal vez porque compartí contigo un vientre, lo cual hubiera sido de mucha ayuda si no, porque sin ti allí tal vez hubiera puesto un Jacuzzi, una piscina y una tv. Además de que tienes esa cara de que claramente te pasa algo.
 Bueno si, no es nada importante después de todo-dijo
 Vamos escúpelo aquí está tu sexy hermano Nick para la ayuda-
 Solo estaba pensando, es todo.
Sus cejas se arquearon.
 Y pensar causa toda esos destellos locos en tus ojos-rio- Eso es triste, bebe.
Ella sonrió.

 Lo sé, ¿verdad?

Él le dio un codazo en la pierna. Realmente se trataban como hermanos varones, Nicholas nunca vio a Jade como una nena delicada o algo así.
 Sí, y tú no me estás diciendo la verdad.

 Y sí, ya es tarde. ¿No deberías estar durmiendo?

 ¿Cuándo te convertiste en mamá? Ya es bastante malo con la mamá que ya tenemos, ella es muy sobreprotectora.
 Contigo, yo me excluyo de eso- dijo sonriendo
 Bueno tu eres la nenita de papá, aunque no tan nenita, ese golpe que le diste a ese cabeza hueca valió cada minuto de mi tiempo al verte, fue un buen espectáculo. No de los que acostumbro ver, pero muy bueno
 Ese es donde las chicas pelean y se arrancan la ropa
 Claro que no, eres una mal pensada, cochambrosa.- Jade entrecerró lo ojos
 Nicho
 Bien si, pero no le digas a mamá no me gusta cómo me mira cuando hago algo mal, es peor que las miradas intimidantes de papá y esas dan mucho miedo.
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Nobody Like You    Junio 15th 2014, 20:00

hOLA REGRESE DESPUES DE TANTO TIEMPO, LO SIENTO HE ESTADO OCUPADA. PERO ADIVINES YA SOY BACHILLER. BUENO SOLO ME FALTA EL TITULO....


2



Jade apenas había dormido, pero por alguna razón quería llegar a la escuela lo más antes posible y eso era raro. No era que odiaba la escuela, es solo que bueno si la odiaba. Por muchas razones.
A su tercer tazón de Froot Loops, se apoyó en el mostrador y excavó en él.

-Buenos días, hermano —dijo, mirando a Nicholas arrastrar los pies en la cocina.

Nicholas masculló algo mientras se encaminaba hacia la despensa. Agarró un Pop Tart, la desenvolvió y devoró la masa sin tostarla. Su mirada se movió hacia arriba, encontrando la de Jade.
 ¿Qué?
 Nada —dijo ella, tragando un bocado más—. Va a ser un bonito día
Entrecerrando los ojos, su hermano preguntó directamente
 ¿Por qué estás tan cantarín esta mañana?
 No creo que sea posible para cualquier persona estar cantarín.
 ¡Buenos días, hijos! — Jaydlien Sacó un tazón de la alacena, sonriente.
Nicholas arqueó una ceja. —Eso es cantarín.
— Y no soné nada como eso —dijo Jade—. Sólo digo.
Nick frunció el ceño cuando entro a la cocina
 ¿Qué me estoy perdiendo?
 Tú hija está todo entusiasmada esta mañana —dijo Nicholas—.Por la escuela. Hay algo inherentemente malo en ello.

Jade sonrió. —Hay algo inherentemente malo en el hecho de que mamá y yo tengamos que estar aquí hablando con ustedes, mientras están en calzoncillos- índico haciendo un movimiento de querer vomitar con el dedo.
 Eso es cierto —murmuró Jaydlien.
 Lo que sea. —Nicholas se estiró, mostrando una sonrisa perezosa—No estés celosa de que sea el hermano más guapo.
 Todo eso lo heredaste de mí, hijo- alardeo Nick- Así que yo soy el más guapo aquí- Jade no puedo evitar rodar los ojos
En lugar de volcar la taza y la cuchara como lo hacía normalmente, Nicholas, los lavó y los dejó secándose, poniéndolos a un lado. Girándose, lanzó su mirada de ida y vuelta entre su hermana y sus padres.
Lo miraban con la boca abierta.
— ¿Qué? —exigió.
— ¿Acabas de... lavar un plato? —Jade retrocedió lentamente, parpadeando. Miró a sus padres—. El mundo se va a terminar. Y sigo siendo vir...
— ¡No! —gritaron los hombres al unísono.
Nicholas parecía que en realidad iba a vomitar.
— Jesús, nunca termines esa oración. En realidad, nunca cambies eso. Gracias.-pidió su padre
La boca de ella se abrió.
— Ustedes esperan que yo nunca tenga...
— Ésta no es una conversación con la que quiera empezar mi día. —
Nicholas agarró su mochila de la mesa de la cocina—. Estoy yéndome a la escuela antes de que esto se vuelva todavía más detallado.
— Oye, hijo- Jaydlien lo detuvo, mientras Jade se partía de la risa.
— Piensas ir así?-le pregunto su hermana mientras su padre también reía
— Si- sonó frustrado
— Estas desnudo, cariño-Jaydlien lo miro y por fin rio.
— Oh santos cielos!-corrió hasta su habitación.

****************************
— Acosándome otra vez, ya veo. ¿Necesito conseguir una orden de restricción?
— En tus sueños, Kitten —sonrió—. Oh, espera, ya soy el protagonista de ellos, ¿no?
Rodo sus ojos. —Pesadillas, Travis. Pesadillas.
 Entonces- abordo el mismo asiento que ella.
 Que quieres?-dijo en tono molesto.
 Está bien te diré, solo acércate- ella se acercó a él- Mas, vamos acércate más, no voy a comerte-cuando estuvieron frente a frente, Jade lo miro curiosa.
 Qué?
Travis bajó la cabeza, inclinándola de tal manera que su boca se alineó con la de ella. Por un segundo, Jade creyó que iba a besarla. Lo curioso fue lo que pasó por su mente en ese momento. Los dos calientes. Húmedos uno sobre el otro. Jade podía sentir su frescura, y en el fondo de su mente se preguntaba cómo se sentirían. Y entonces, su boca estaba en la suya. Sus labios estaban cálidos y firmes. Y el grito sobresaltado de ella abrió su boca en la de él.
Moviéndose, rápidamente. Eso no estaba bien. Ni siquiera lo conocía, cuando estuvo consciente lo mordió y se levantó de golpe.
 A caso me has mordido?- dijo tocando sus labios con la punta de su lengua, ella rodo los ojos ante la diversión en él.
 Como te atreves- el intento decir algo pero ella lo detuvo- Eres un, Oh santos. Mierda, esto es- luego empezó a caminar de un lado a otro discutiendo un parlamento de maldiciones en un fluido Italiano. Travis sonrío al ver lo bonita que se veía enojada. Él se levantó y la tomo por los hombros.
 Quítame las manos de encima, eres un tonto, gilipollas, insoportable-forcejeo con él, golpeándolo de nuevo, su puño impacto su mejilla.
 ¿Qué demonios? —explotó él. Ella estaba lista para gritar, abrió su boca. De la nada, una mano se colocó alrededor de su boca y un brazo se apretó alrededor de su cintura. El pánico se abrió camino hacia su garganta. Pateando y golpeando, intento contonearse para liberarse del fuerte agarre de Travis.
 Oh, por el amor de Dios —gruñó Travis—. Acaba ya con esto.- Ella empujo su codo hacia atrás, satisfecha cuando hizo contacto con su fuerte piel.
 Jamás, jamás te vuelvas a acercar a mí- dijo cuándo comenzó a darse vuelta, para marcharse antes de que cediera al desenfrenado deseo de estampar su puño en su rostro. O llorar.
 Oye-grito el
Jade se detuvo en el escalón inferior, pero se negó a girarse, dejándole saber lo molesta que estaba- ¿Qué?
 Te ves muy hermosa cuando estas enojada
 Cállate -dijo y agrego en voz baja- Patán
El rio, una risa profunda y gutural-Eso no es propio de una dama, Kitten.
Jade se dio vuelta- No vuelvas a llamarme así- espetó.
 Es mejor que llamar a alguien patán ¿No?-El salió descendió un par de escaleras - Ha sido una visita estimulante. Me reiré por mucho tiempo.
 Sabes, tienes razón. Que equivocada he estado en llamarte patán, porque un patán es demasiado agradable en comparación contigo-dijo, sonriendo dulcemente- Eres un imbécil
 ¿un imbécil?-repitió-Que encantador
Jade Lo ignoro. Ella estaba demasiado cabreada. La ira creciendo dentro.
Él rió otra vez y bajo la cabeza. Un lio de ondas cayo hacia adelante, casi ocultando sus intensos ojos azules.
 Muy civilizada, Kitten. Estoy seguro que tienes una amplia lista de nombres y señas obscenas para mí, pero no me interesa.
Jade tenía mucho más que decir y hacer, pero su dignidad se lo impidió, camino con pasos pesados fuera del instituto, sin darle el placer de ver cuán realmente cabreada estaba. Odiaba High Lincoln School, odiaba Detroit y odiaba a Travis Hope.
Le había prometido a su padre no meterse en ningún tipo de confrontación, problema o algo parecido, pero ese chico sacaba lo peor de Jade. Y eso no era algo bueno. Cuando llegó al auto, se detuvo frente a la puerta del conductor. Y abrió de golpe la puerta.
 ¿Nos vemos más tarde, Kitten!-grito, riéndose mientras sea alejaba,.. No lo vería ni más tarde, ni mañana, ni nunca. Ella quería irse a su casa. Los Ángeles. Ahora.
Lágrimas de rabia y vergüenza ardieron en sus ojos. Ningún chico en toda su vida la había hecho llorar pero Travis provocaba una ola de sentimientos. Estaba dispuesta a buscar un arma y dispararle hasta que no quedara nada de él.

***********************
Bajo la ducha, Jade se peina el cabello lleno de bálsamo mientras intenta calmar el deseo de encontrar la casa de Travis y hacerle mucho daño. Fuera Nicholas le sube volumen a su estéreo, Jade echa la cabeza hacia atrás y adelante mecida por aquella rápida canción. Una ligera cascada de agua le quita el bálsamo, que se desliza por su cara, rozándole las facciones, las delicadas protuberancias.
Alguien llama a la puerta.
 Mueve tu culo si quieres ir a las carreras.- era Dylan.
 ¿A qué carreras?
 Esta noche todos van a la Olímpica con los autos y hacen carreras. A toda velocidad, ya sabes cómo funciona, Tío Joe te lo explico.- explica
 ¿La Olímpica?-
 Está en South Side. Así que si quieres ir muévete nos vamos en 20- grito antes de salir de allí.
Jade se dirige a su habitación y empieza a secarse el cabello rápidamente. Cuando sale lleva puesto unos jeans negros, unas bostas de combate, una camisa sin mangas blanca con la espalda descubierta y el cabello suelto envuelto en extensiones de colores. Nicholas deja salir una risita que se convierte en una carcajada cuando Jade lo golpea con su codo en las costillas.
— Si papá te ve así vestida, te enviaría a una correccional.- ella se encoge de hombros mientras se concentra en la conversación de André y Cristianno.
— ¿Listos?-pregunta Cristianno como el mayor del grupo
— Y dispuestos—enmarca André.
— Así que vamos a Olimpia?-pregunta Nicholas estirando su piernas dentro del auto.
— ¡Eh! Se llama el invernadero-aclara Cristianno
— ¿Y por qué?- Jade suena curiosa.
— ¡Por todas las flores que hay a lo largo del camino! En recuerdo de todos los que han muerto.- David se pasa la mano por la frente.
Luego de ello no hubo más que silencio, los ojos de Jade observaban los faroles encendidas en una implica línea se veía realmente hermoso. El auto se detuvo y una hilera de súper autos apareció los chicos sonrieron. No eran ricos, pero tenían lo suyo.
Bugatti. Aston Martin. Audi. Ferrari. Lamborguini.

— Yo quiero el Ferrari- exigió Jade- Hare ronronear de placer a ese bebe- observo encantada el Ferrari negro.
— Pero ese día no será hoy, nena- Cristianno la miro subjetivo, ella casi le lanzo proyectiles con los ojos
— Querida- continuo- A penas conocemos las calles no nos vamos a arriesgar contigo, iras con uno de nosotros, conocerás y la próxima vez podrás causarle un orgasmo al Ferrari- ella miro a su hermano
— Lo siento, Cristianno ya ha hablado.-ella rodo los ojos enojada y se subió al auto de Cristianno, en la miro escéptico.
— Querido-imito su voz- Apenas conocemos las calles que mejor que tu como guía, no me voy a arriesgar a que uno de estos zopencos se pierda, además si mi noche se jodio la tuya no será perfecta.-Los chicos rieron el solo gruño.

Cristianno arrancó el motor. Nicholas hizo ronronear el Ferrari mientras se colocaba tras Cristianno lo que hizo que Jade se molestara..
— Lo hace a propósito- dijo Cristianno, Jade entrecerró los ojos mientras sacaba la cabeza por la ventana.
— Presumido- grito a su hermano, su acompañante rio.
— Seguirás gritándole a tu hermano estupideces o disfrutaras del viaje- Jade se deslizo por el fino cuero negro del asiento
— Sorpréndeme- dijo con voz tremendamente seductora.

El auto arranco con un estridente gruñido. Jade pensó tener un orgasmo.

A ambos márgenes de la carretera de amplia curva había mucha gente. Cristianno detuvo su Bugatti en la línea de salida. Ambos observando algunos jeep Patrol con las puertas abiertas que disparan música sin cesar. Muchachos con el pelo rubio teñido, con camisetas y gorras, de físico enjuto, se fingen surfistas y en poses estatuarias se pasan, obsesionados por el físico, una cerveza. Un poco más allá, junto a un
Maggiolone descapotable, otro grupo, mucho más realista, se está liando un porro.
A su lado un especie de auto transformado que salta al ritmo de la música, los chicos que están allí visten como pandilleros, mas al fondo unos chicos de cierta edad a la búsqueda de una noche emocionante, se agrupan alrededor de varias motocicletas, con chaquetas de cuero que representan alguna secta.
 Espera aquí, mientras hablo con algunas personas, no salgas si no estás con alguno de los chicos. Mantén tu culito en el auto.- dijo Cristianno pero justo cuando iba a salir de su auto. Otro Bugatti se detuvo al lado de Jade con un rugido furioso. La música del reproductor saltó. Sonaba una de las canciones del disco de Shakira: Rabiosa.
Cuando Jade se volvió en dirección del auto Travis hizo gala una vez más de aquella mirada, arrogante. Tenía una mano sobre el volante y la otra en la ventanilla. Un cigarrillo colgaba de sus labios.
— ¡Rabiosa! —exclamó mientras echaba la cabeza hacia atrás y empezaba a mover los hombros de un lado al otro. Ni siquiera el cachondeo restaba sensualidad a sus movimientos, perfectamente acompasados con la melodía.- Dime, Jade, ¿me morderías la boca?- Jade apretó sus manos en el asiento.
Un extraño resentimiento a medio camino entre el odio y la excitación le recorrió el cuerpo. Le miro encolerizada.
— Tendrás que descubrirlo tú mismo.
¡Dios! Si le odiaba, ¿por qué ella no podía evitar imaginar esa situación? Jade Sí que le mordería la boca, sí…, entre otras muchas cosas.
Su acompañante comenzó a aullar y levantó su puño con el pulgar hacia arriba. Iba sentado al lado de Travis y mostraba la misma chulería que el chico a su lado.
— Lo conoces?-se volvió hacia Cristianno
— Por desgracia- contesto ella en un gruñido molesto.- Ni loca me voy a quedar en el auto- dijo abriendo la puerta con fuerza, esta golpeo el auto de Travis. El exploto.
— Ops lo siento- se escurrió en el pequeño espacio de entre los autos. Y se pavoneo por la calle hasta llegar con sus primos.
Jade se sentó sobre el Audi negro, mientras contemplaba la vista. Los chicos la obligaron a quedarse allí como un buen perro faldero, eso le molesto ella no era una niñita. Se deslizo fuera del capo del auto. Un par de chicos se le acercaron, uno de ellos Travis.
— ¿Acaso has venido hasta aquí solo para estar allí parada de brazos cruzados?-pregunto uno de los chicos. Ella rodo los ojos.
— En realidad, ¿no has venido por mí? —Travis se pone delante de ella—. Estoy seguro de que has venido a verme correr...
Su cara se acerca demasiado peligrosamente a la de ella. Jade lo esquiva haciéndose a un lado.

 No en esta vida, cariño. Además ni siquiera sabía que estabas aquí. —ruborizo ante esa idea.
 Lo sabías, lo sabías. Te has puesto roja como un tomate. Ves, no te conviene contar mentiras, no eres capaz.-Jade se calla. Exasperada con aquel maldito rubor y con el corazón que, desobediente, le late con fuerza. Travis se acerca a ella lentamente. Su cara se encuentra de nuevo demasiado próxima a la de Jade. Le sonríe.
Ella frunce el ceño
 Es verdad no tenía ni la menor idea, si lo hubiera sabido no me acercaría por nada del mundo.-protesto en su defensa.
 Ujum mira no entiendo por qué te preocupas tanto. ¿Tienes miedo de decirlo?
 Oh por favor! ¿Miedo? ¿Miedo yo? ¿Y de quién? Tú no me das miedo. Solo me produces risa. ¿Quieres saber algo? Esta tarde te he acusado con el director. —Esta vez es ella la que se acerca a la cara de Travis- ¿Has entendido? Le he dicho que intentaste pasarte de listo conmigo. Le he dado tu nombre. Imagínate, pues, el miedo que te tengo...
Travis sonrió. Un silbido prolongado y decidido. Todos se dan la vuelta. Es Siba. En el centro de la carretera hay un hombre bajo de unos treinta y cinco años. Lleva puesta una cazadora negra de piel. Todos lo respetan, en parte porque se rumorea que lleva escondida una pistola en su interior. Levanta los brazos. Es la señal. La primera carrera, la de entrada.
Travis se vuelve hacia Jade.
 ¿Quieres venir conmigo?
 No lo creo- ella frunció el ceño- La verdad es que estás loco si crees que estaré en un auto sola contigo.
 No, la verdad es otra: tú tienes miedo.
 ¡No tengo miedo!
 Entonces corre conmigo
 Éstas sordo no correré contigo. Piérdete de mí campo de visual.-protesto en tono molesto.
Una SH azul se para delante de ellos. Es una castaña. Saluda a los chicos con una sonrisa, luego ve a Jade. Las dos muchachas se miran fríamente.
 ¿Me llevas, Trav? — Algo dentro de Jade oscurece. ¿Trav? Por favor! Que alguien la golpee.
 Claro, pequeña. Apaga la SH.
La castaña lanza una mirada de satisfacción a Jade, luego le pasa por delante para aparcar la SH un poco más allá.
Travis se acerca a Jade.
 Qué lástima, te habrías divertido. A veces el miedo es realmente algo terrible. Te impide disfrutar de los mejores momentos. Si no sabes vencerlo, es como una especie de maldición. - oh mierda le ha tocado los cojones.
 Creo que cambie de opinión, hay que hacer esto de una vez por todas- lo tomo de la mano y se dispuso a caminar pero una voz familiar la detuvo
 A dónde vas?- Nicholas frunció el ceño.
 A ganar una carrera - se dio vuelta y arrastro a Travis. Dejando a la castaña un poco desorientada.
Jade se desliza ahora por el asiento de cuero, esperando que Travis suba al auto y rezando porque no decida secuestrarla. Una multitud de chicos y chicas las rodea. Siba recoge las apuestas. Los señores del Jaguar son los que más dinero se juegan. Uno de ellos lo hace por Travis mientras él se pavonea para llegar al auto, en su caminata le sonríe a Jade, sus ojos brillan intensamente, Jade blanquea los ojos.
Travis se pone tras el volante, luego lo aprieta con sus manos, sus nudillos se tornan blancos. Un destello cruza sus ojos.
— Lista?- una mirada malditamente seductora se despliega en su rostro, Jade jadea. Ella asiente mientras que se pierde en sus labios.
A continuación una chica se coloca en medio a unos metros, está prácticamente desnuda, solo un straples y un mini- short la cubren levanta los brazos bien en alto, Se produce un momento de silencio. Los chicos en los autos miran hacia delante, listos para partir. Los autos rugen. Un sonido excitante para Jade. Ella jadea sin apartar los ojos de la pista. La chica baja los brazos mientras los pañuelos que están en sus manos se mueven ondeándose con la brisa.
 Me amaras después de esto- Travis sonríe al camino. A Jade no le dio tiempo a enfadarse por el comentario. Se estampo contra el asiento observando como Cristianno los adelantaba magistralmente y salía disparado.
Los autos son veloces y causando un gran estruendo. Conteniendo el aliento, el corazón a dos mil, el estómago en la garganta. Jade ve pasar corriendo bajo ella la carretera, dura y terrible, su cuerpo se relaja, dejándose llevar por la descarga de adrenalina.
Desplazándose a cien, ciento veinte, ciento cuarenta, ciento sesenta. Él era un maestro tras el volante, mejor que Cristianno quien respira velocidad, desde los doce años. Viro a la derecha, luego arremetió a la izquierda, disputando el primer lugar con Cristianno, ciento ochenta... Travis llega, el primero entre los gritos de alegría de sus amigos presentes y la felicidad del señor que ha apostado por él, no tanto por el dinero que ha ganado como por haber vencido al amigo que lo ha llevado a aquel sitio.
Oh mierda Cristianno va a estar muy enojado.
— Sorprendida?-pregunta con un sonrisa pirata. Jade Blanquea los ojos.
— He corrido con mejores- le sonríe dulce- Pero fue divertido- ella se vuelve hacia la puerta lista para salir, pero la mano de Travis la detiene.
— Quieres celebrar la gran victoria?- una sonrisa lobuna atravesó su rostro.
— Si- los ojos de Travis destellaron- Pero no contigo-dijo saliendo del auto y concentrándose en la carcajada de Travis
— Tú te lo pierdes, Kitten- ella lo fulmino con la mirada
— Sobreviviré, imbécil- lanzo la puerta con un golpe pesado.

De repente, Jade oye otro silbido. Más prolongado. ¿Qué es? ¿Empieza otra increíble carrera? No entiende.
La gente empieza a correr en todas direcciones. Tropiezan con ella. Las motos la rozan. Se oyen sirenas. No demasiado lejos aparecen unos coches. Sobre sus techos luces de color azul claro. La policía. Lo que faltaba. Tiene que llegar hasta su hermano. A su alrededor no hay sino muchachos que escapan. Alguno grita, otros chocan peligrosamente.

Una chica cae con la moto a pocos metros de ella. Jade echa a correr. Varios coches de la policía se detienen a su alrededor. Ahí está. Ve a su hermano parado delante de ella a unos buenos 7 u 8 metros. . De repente, algo la detiene a mitad camino. Alguien la ha cogido por el cabello. Un policía. Tira con fuerza de ella haciéndola caer al suelo, por el pelo. Jade grita de dolor, la arrastra sobre el asfalto, arrancándole algunos mechones.
Nicholas corre desesperado por entre la multitud, tiene que alcanzar a Jade y sacarla de allí de inmediato.
Repentinamente, el policía la suelta. Una patada en plena cara lo ha obligado a doblarse soltando a su presa. Es Travis. El policía prueba a reaccionar. Travis le da un violento empujón que lo hace caer al suelo. Luego ayuda a Jade a Levantarse, la hace subir a tropezones a su Bugatti y parte a toda velocidad. El policía se recupera, sube a un coche que hay allí cerca con uno de sus colegas al volante, y se ponen a perseguirlos. Travis pasa fácilmente entre la gente, las motos y los autos.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Nobody Like You    Hoy a las 09:14

Volver arriba Ir abajo
 
Nobody Like You
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DE TODO UN POCO-
Cambiar a: