Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 LA VENGANZA DE UN HOMBRE RICO (NICK & TU)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
K2mrpresidentedanger1
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 164
Fecha de inscripción : 21/10/2013

MensajeTema: LA VENGANZA DE UN HOMBRE RICO (NICK & TU)   Noviembre 2nd 2013, 21:30

Titulo: La venganza de un hombre rico
Protagonistas: Nick & tu
Adaptacion: Si
Adaptadora: K2mrpresidentedanger1
Autor Real: Miranda Lee
Otras Paginas: No que yo sepa


SINOPSIS
___________era todo lo que un hombre podía desear en una esposa:
Bella inteligente y deseosa de tener hijos. El magnate Nick Jonas estaba
completamente cautivado por ella,,, Pero entonces descubrió que quizá ella se
hubiera casado con él sólo por su dinero. Lo mejor era divorciarse antes de que se
quedara embarazada pero Nick no estaba preparado para dejarla marchar, no
hasta haber satisfecho la pasión que sentía por ella…..y haber llevado a cabo su
venganza.
Quería a su mujer pero también quería vengarse.
Volver arriba Ir abajo
K2mrpresidentedanger1
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 164
Fecha de inscripción : 21/10/2013

MensajeTema: Re: LA VENGANZA DE UN HOMBRE RICO (NICK & TU)   Noviembre 3rd 2013, 08:25

SI QUERIEN QUE LA SIGA COMENTEN NO SEAN FANTASMITAS ;((((
Volver arriba Ir abajo
kar3n
Forista!


Cantidad de envíos : 128
Edad : 21
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: LA VENGANZA DE UN HOMBRE RICO (NICK & TU)   Noviembre 3rd 2013, 09:06

PRIMERA LECTORA! Very Happy

SOLO CON LA SINOPSIS
ME MATASTE!!
JAJAJA SUUUBE QUE YA
QUIERO EMPEZAR A
LEER ESTA NOVE!! Baila Baila 
Volver arriba Ir abajo
K2mrpresidentedanger1
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 164
Fecha de inscripción : 21/10/2013

MensajeTema: Re: LA VENGANZA DE UN HOMBRE RICO (NICK & TU)   Noviembre 3rd 2013, 10:47

Capítulo 1


¿ES que tienes que jugar al póquer cada viernes por la noche, llueva o haga calor?
Nick miró en el espejo el reflejo de aquella mujer rubia y hermosa tumbada
boca abajo sobre la cama, con su magnífica melena extendida sobre los hombros. Lo
miró con expresión de súplica.
Nick dudó sólo por un momento antes de seguir abotonándose la camisa de
seda gris. A pesar de que la idea de volver a la cama con ella era muy tentadora, su
noche de póquer de los viernes no era negociable.
-Mis compañeros de juego y yo hicimos un pacto hace tiempo -explicó él-. Si
estamos en Sidney un viernes por la noche tenemos que jugar. En realidad,
simplemente con que estemos en Australia tenemos que jugar. Sólo podemos
cancelarlo si estamos en el extranjero o en el hospital. Aunque cuando Rico estuvo en
el hospital el pasado invierno tras un accidente de esquí, insistió en que fuéramos
todos a jugar a su habitación.
Nicholas sonrió socarronamente para sí al recordar a su amigo y su increíble
pasión por el juego.
-Sospecho que, en el caso improbable de que Rico se casara de nuevo, nos pediría
que lo acompañáramos en la luna de miel para poder tener su partida semanal.
Por el contrario yo me sentí más que feliz de dejar el póquer durante el mes que
duró mi luna de miel -señaló él con suficiencia.
-Tu mujer se habría enfadado si no lo hubieras hecho.
-¿Ah, sí? -preguntó él con una sonrisa-. ¿Cuánto se habría enfadado?
-Mucho.
-¿Y estás enfadada esta noche, señora Jonas?
Ella se encogió de hombros, se dio la vuelta y se estiró con pereza sobre las
sábanas. Nick hizo un esfuerzo por no mirar aquel cuerpo perfecto. Pero era difícil
resistirse. ________ representaba la fantasía de cualquier hombre hecha realidad. Y
era toda suya.
Nick aún no podía creer que hubiera tenido la suerte de ganar la mano y el
amor de tan maravillosa criatura.
Y _______ lo amaba. Ya había conocido con anterioridad a suficientes
cazadoras de fortunas como para reconocer el amor verdadero cuando lo veía.
-Supongo que podré estar sin ti durante unas horas. De todas formas voy a tener
que acostumbrarme a estar sola porque vuelves a trabajar el lunes.
Nick gimió ante tal idea, lo cual era un principio. Durante los últimos veinte
años había entregado su vida a la fábrica de cerveza familiar después de que hubiera
estado al borde de la bancarrota por culpa de su padre. Y había disfrutado con cada
dificultad, cada desafío y cada momento de frustración.
De los veinte a los cuarenta había vivido y respirado para Brandon Beer. El
matrimonio y la familia habían ocupado un segundo puesto mientras él había ido
convirtiéndose en uno de los hombres más ricos de Australia volviendo a colocar la
empresa en el mapa y comprando media docena de hoteles en Sidney, que le
reportaban una buena cantidad de dinero desde que había colocado máquinas de
póquer.
Sin embargo, desde que había conocido a ________ y se había casado con ella,
los negocios habían pasado a segundo plano. Su mente había estado ocupada en otras
cosas que no eran oportunidades de inversión, estudios de mercado ni programas de
expansión. Incluso en ese instante, cuando la luna de miel había terminado, tenía que
hacer esfuerzos para pensar en el trabajo.
La idea de formar una familia en un futuro no muy lejano lo excitaba casi tanto
como la mujer con la que planeaba tener esa familia. ______ quería tener por lo
menos dos niños y había decidido dejar de tomar la píldora el mes siguiente, lo cual
entusiasmaba a Nick tanto como la decisión de ella de no volver a trabajar después
de la luna de miel. Había renunciado a su trabajo en el departamento de Relaciones
Públicas de Brandon Beer poco después de aceptar casarse con Nick, diciendo que
ya no se sentía bien trabajando allí.
Pero Nick estaba seguro de que, con su personalidad y su belleza,______
podría encontrar otro trabajo en Sidney en un abrir y cerrar de ojos. Y se lo había
dicho, pues no quería que pensara que él era uno de esos maridos machistas que no
quieren que su mujer trabaje.
Aunque ella se había negado ante tal sugerencia diciendo que, durante los
próximos años, su carrera consistiría en ser su mujer y la madre de sus hijos. Quizá
cuando el último de sus futuros hijos comenzara el colegio consideraría la opción de
volver al trabajo.
A pesar de que Nick no se consideraba chapado a la antigua, tenía que admitir
que le gustaba la idea de que su mujer estuviera siempre ahí, al regresar de trabajar,
para complacerlo en todo, algo que no parecía resultarle nada difícil.
-Te voy a echar mucho de menos -dijo quejumbrosa-. ¿Estás seguro de que
tienes que volver el lunes? -preguntó mientras le dirigía una de sus mejores miradas.
Nick reaccionó ante ella. No le cabía ninguna duda de que pudiera sobrevivir
sin verla durante unas horas aquella noche, pero la idea de no poder hacer el amor con
ella cada vez que le apeteciese en el futuro no era muy de su agrado. Las lunas de miel
eran muy corruptoras, al igual que las novias hermosas que nunca decían «no» a los
deseos de sus maridos.
-Supongo que podré pedir otra semana libre -dijo él, pensando que la oficina
podría aguantar otros cinco días sin que él hiciera acto de presencia. Podría
mantenerse en contacto por teléfono o por e-mail-. Eso nos daría algo de tiempo para
poder buscar juntos nuestra nueva casa.
Le había pedido a ________ que buscara una casa de verdad para reemplazar
aquel ático, algo con estilo en las zonas residenciales de este de la ciudad.
-¡Que idea tan maravillosa! -exclamó ella. ¿Pero de verdad puedes pedir otra
semana? Ya conozco yo tu reputación de adicto al trabajo.
-Sabes que haría cualquier cosa que tú me pidieras.
Excepto pedirle que renunciara a una de sus partidas de póquer.
Tras abrocharse la camisa se dio la vuelta y se tumbó sobre ella.
-Aunque eso ya lo sabes -murmuró mientras la besaba-. Me has embrujado a
conciencia.
-¿De verdad? -preguntó con esa voz suave que tanto lo excitaba. Nick gimió.
Era increíble. Tenía casi cuarenta y un años, ya no era un joven con su primer amor.
Su deseo por ______ a veces rayaba en lo insaciable. Nunca había conocido una
mujer igual. Ni un amor como el que sentía por ella. Era un amor absorbente, posesivo,
incluso obsesivo.
Ella elevó las manos para tocarlo y arqueó las cejas.
-Nicholas, cariño, no veo cómo podrás concentrarte en las cartas en este estado.
Seguro que a tus compañeros de juego no les importaría si llegases un poquito tarde.
Nick deseaba ceder ante ella. Pero temía que una vez hubiese empezado ya no
querría parar. Si no aparecía en la partida aquella noche, Rico ocuparía su puesto.
No. Tendría que ser fuerte y no dejar que _____ se saliese con la suya una
vez más. Ya se había gastado una fortuna en ropa de diseño durante su quincena en
París, y otro tanto en zapatos hechos a mano durante su parada en Roma.
Aquello era suficiente. Una vez que la luna de miel estaba técnicamente acabada,
tenía que comenzar la rutina del día a día de su matrimonio. Y, desde luego, tenía
intención de seguir jugando su partida de póquer cada viernes por la noche.
-Al contrario, cariño -dijo Nick con una sonrisa mientras se separaba de ella-.
Concentrar las energías sexuales en otra cosa puede ser muy efectivo. Las
frustraciones colocan al hombre en posición de alerta. Por eso los boxeadores se
abstienen la noche antes del combate. Te garantizo que esta noche arrasaré en la
mesa de juego. Ahora para de intentar seducirme y tápate con algo hasta que me haya
ido. Ese cuerpo que tienes debería ser catalogado como arma mortal.
Ella se rió y se dio la vuelta de nuevo sobre la cama.
-¿Así está bien?
-Mejor, creo -dijo él, aunque su parte de atrás era casi tan tentadora como la de
delante. Al igual que el resto de su anatomía, su trasero era perfecto y exuberante.
Una tentación demoníaca.
Nick sabía que él no era el tipo de hombre al que las mujeres mirasen con
lujuria. Nunca lo había sido. De adolescente las chicas no se fijaban mucho en él. Y no
le había ido mucho mejor cuando fue adulto. Claro que una vez se fue haciendo rico era
increíble la cantidad de chicas atractivas que lo habían encontrado irresistible. Pero, a
pesar de que con la edad había mejorado mucho, no podría decirse que fuese guapo.
No del modo en que su padre lo había sido. O como Rico. Ambos eran idóneos para
convertirse en estrellas de cine. Así que siempre había sospechado que sus parejas
habían tenido un ojo puesto en su dinero.
En efecto, el espejo le revelaba a Nick toda la verdad cuando se afeitaba
cada mañana. En ese instante era un hombre aceptablemente atractivo, cuyas ventajas
eran su altura, su forma física y ese gen heredado que le haría mantener siempre su
pelo castaño oscuro.
La calvicie no se llevaba en la familia Jonas.
Por supuesto Nick tenía que admitir que los éxitos en su vida habían influido
en la manera en que se comportaba actualmente. Algunas periodistas financieras lo
describían como «impresionante» e «imponente». Otras se inclinaban hacía la
arrogancia y la crueldad.
En realidad no le importaba lo que escribiesen y dijesen de él. Ni siquiera lo que
le dijese el espejo. Lo único que importaba era lo que _______ veía cuando lo miraba.
Era evidente que lo encontraba lo suficientemente atractivo. Muy atractivo, en
realidad. Le había confesado en su noche de bodas que la primera emoción que había
tenido al conocerlo había sido de preocupación por el hecho de encontrarlo tan
increíblemente sexy.
Nick aún recordaba la intensa sensación que había sentido al encontrarse por
primera vez cara a cara con su futura mujer. Rico había insistido en que no era más
que lujuria, pero él conocía la diferencia. Sabía que aquello era amor a primera vista.
La ocasión había sido la fiesta de Navidad del año anterior de la compañía,
escasos cinco meses atrás. __________ acababa de empezar a trabajar en Brandon Beer
esa misma semana, tras mudarse a Sidney desde Melbourne. No se habían visto antes
de la fiesta, aunque él estaba al corriente de su llegada al departamento de Relaciones
Públicas, pues él mismo había aprobado su currículum.
Sabía que tenía veintiocho años, que había nacido en Tasmania y que no tenía una
educación cara ni un título, pero una larga lista de diplomas mostraban esa clase de
trabajo duro y dedicación que tanto admiraba. Su anterior trabajo en Melbourne había
sido como secretaria personal del jefe de una compañía de gestión de deportes y
entretenimiento. Había trabajado allí dos años y las referencias eran inmejorables.
Anteriormente había trabajado en la recepción de algunos hoteles importantes en
Melbourne, un gran paso desde su primer trabajo, como asistenta.
El hombre que la había contratado le había advertido a Nick que era una rubia
despampanante, pero al ver a la señorita _______- Cooper en persona se había
quedado sin aliento.
Recordaba que llevaba puesto un vestido blanco que le llegaba hasta la
pantorrilla y con un escote que resaltaba su espectacular figura. También llevaba el
pelo recogido y los labios brillantes y rosas. De las orejas le colgaban unos pendientes
de perlas. Al acercarse, a Nick se le había llenado la nariz con su perfume, una
esencia exótica y provocativa que ahora sabía que se llamaba Casablanca.
Le había pedido una cita a ________ a los pocos minutos de haber sido
presentados. Por aquel entonces Nick estaba acostumbrado a salirse con las suya
con respecto a las mujeres, de modo que se había sorprendido al escuchar su negativa,
más aún cuando ella había admitido que no salía con nadie en aquel momento. Ella le
había dicho firme pero educadamente que jamás saldría con ninguno de sus jefes, por
muy atractivo que lo encontrara.
-Así que sí que piensas que soy atractivo -había respondido él, halagado y al
tiempo frustrado.
Ella le había dirigido una extraña mirada nerviosa antes de girar sobre sus
tacones y volver a la fiesta.
Fascinado e intrigado, la persiguió como un perrito durante todas las vacaciones
de Navidad, llamándola a casa cada noche y enviando flores a su piso cada día hasta
que ella finalmente accedió a cenar con él. Aun así ______ insistió en que se
encontraran en el restaurante en vez de que pasara a recogerla. Tampoco quería que la
acompañara a casa después de
la cena, lo que lo intrigó más aún. Obviamente tenía miedo de estar a solas con él.
¿Por qué?.
No lo descubrió hasta el postre, cuando ella le explicó que había sido una tonta al
tener una cita con su anterior jefe, y más tonta aún al convertirse en su amante
secreta. Aquel hombre le había prometido el mundo pero, al final, la había plantado y
se había casado con una chica de la alta sociedad con los contactos adecuados. Por eso
se había trasladado a Sidney, para olvidar los malos recuerdos, decidiendo en ese
momento no volver a salir con ningún jefe. No se podía confiar en esos hombres. Se
aprovechaban de chicas como ella porque eran guapas y fácilmente impresionables.
Pero no las amaban ni se casaban con ellas. Sólo se acostaban con ellas y les arruinaban
la vida.
Nicholas se propuso demostrar que estaba equivocada, pero fue muy difícil de
convencer. Ella aceptó posteriores invitaciones a cenar y le demostró, en muchos
aspectos, que se sentía atraída por él, pero seguía rechazando cualquier acercamiento.
Nick se enamoró más, si cabe, y prometió demostrarle que sus sentimientos hacia
ella iban más allá.
Aún recordaba la expresión en su cara cuando le dijo durante una cena a
principios de marzo que la amaba más de lo que podían expresar las palabras. Pero
cuando le pidió que se casara con él, mostrándole el anillo de diamantes más bonito y
más caro que había sido capaz de comprar, la sorpresa de ______ se convirtió en
repugnancia.
-No lo dices de verdad -contestó ella-. Lo dices sólo para llevarme a la cama.
Crees que puedes comprar mi amor, pero has malgastado tu dinero comprando ese
pedrusco porque la verdad es que ya me he enamorado de ti. Pensaba acostarme
contigo esta noche de todos modos.
Él no fue capaz de ocultar su placer ni su deseo ante tal anuncio.
-Pon esa horrible cosa en mi dedo si te hace sentir mejor -dijo irritada-. Luego
llévame donde quiera que tengas en mente llevarme. Pero tú y yo sabemos que no te
casarás conmigo. Cuando hayas conseguido lo que quieres me plantarás al igual que mi
anterior jefe.
-Te equivocas -insistió él apasionadamente mientras le deslizaba el diamante en
el dedo.
Y le demostró que estaba equivocada casándose con ella un mes después sin
haberle puesto más que un dedo encima. El beso que le dio tras la pequeña y sobria
ceremonia fue su primer beso en condiciones. Fue muy duro mantener el control
durante tanto tiempo, pero lo consiguió concentrándose en la recompensa.
Rico le había dicho que estaba loco por casarse con una mujer con la que no había
tenido contacto íntimo antes. Era un comentario extraño viniendo de un hombre con
herencia italiana. Se suponía que ellos se casaban con novias vírgenes. No es que
_______ fuera virgen. Nunca había fingido serlo.
Pero hubo algo de virginal en ella cuando, en la noche de bodas, se acercó a él
temblando con su camisón de satén blanco. Evidentemente estaba nerviosa y asustada
de haber podido cometer el error de su vida casándose con un hombre con el que no se
había acostado antes. Por lo que ella sabía, podía haber sido el peor amante del mundo.
Pero la noche de bodas fue mágica para los dos. Cuando él observó la felicidad de
su recién estrenada esposa, su propio placer y su satisfacción fueron infinitos.
-No sabía lo que era el verdadero amor hasta este momento -había dicho
______ mientras yacía acurrucada junto a él poco antes de amanecer-. Te quiero
mucho,Nick . Me moriría si algún día dejaras de amarme.
«Imposible», había pensado Nicholas en aquel momento. Y aún lo pensaba. Incluso
estaba más enamorado de ella que nunca. Era él el que moriría si algún día ella dejara
de amarlo.
-He de irme -dijo él con ternura y algo de culpa por tener que dejarla sola-.
Intentaré no quedarme hasta muy tarde, pero...
-Sí, lo sé -dijo ella con un suspiro-. Lo comprendo. Rico intentará mantenerte allí
hasta altas horas.
_____ apretó los dientes ante la idea de que el padrino de Nick hiciera
eso. Y no tenía nada que ver con que Rico fuera un adicto al póquer.
El escepticismo de Enrico Mandretti sobre el amor que ella sentía por Nicholas
había sido evidente desde la primera vez que se vieron. Era evidente que la
consideraba una caza fortunas. No hacía falta que dijese sus pensamientos en alto.
Estaban ahí, en sus ojos oscuros y cínicos.
El problema era que tenía razón y, a la vez, estaba equivocado.
Ella amaba a Nick. Lo amaba más de lo que jamás se hubiera sentido capaz de
amar a un hombre. Pero, antes de conocerlo, había sido justo lo que Rico creía que era.
Una buscadora de oro. Una chica guapa que usaba su cuerpo para conseguir su objetivo
en la vida: adquirir un marido rico para no tener que sufrir lo que había sufrido su
madre.
_____ estaba segura de que las mujeres de los ricos no pasaban por lo que
había pasado su madre. A ellas las protegían de tales infamias. Al menos podían morir
con dignidad.
Después de la larga y dolorosa muerte de su madre, _______ había prometido
que se casaría por dinero, aunque fuese lo último que hiciese. Sin embargo, llegar a ser
la esposa de un hombre rico no resultó ser tarea fácil, ni siquiera para una chica con
su aspecto. Los hombres ricos se casaban con mujeres que se movían en sus propios
círculos sociales. O con chicas que trabajaban con ellos; criaturas sofisticadas y
educadas con títulos universitarios.
Por desgracia, la educación de _____ durante su adolescencia había brillado
por su ausencia. Fue interrumpida constantemente y finalmente abandonada, pues tuvo
que cuidar de su madre hasta que ésta murió. Para cuando cumplió los dieciocho,
_________ ya sabía que le llevaría años desarrollar las habilidades que la pondrían en
contacto con hombres ricos.
Pero tenía su juventud y su tenacidad a su favor, de modo que, al final, había
conseguido su propósito un par de años antes. Había estado en el lugar adecuado y
había trabajado junto al tipo adecuado de jefe. Soltero, guapo y rico.
Desafortunadamente su objetivo había sido más despiadado que ella misma. Sus
planes en la vida no incluían ser enganchado por alguna chica de los bosques de
Tasmania, sin importar lo mucho que ella se hubiese esforzado por educarse, ni cuanto
se sintiera atraído por ella.
Acostarse con ella estaba bien. Tumbarse a su lado era aceptable. Casarse con
ella... ni en un millón de años.
Después de que su misión de convertirse en la señora de Jonathon Hall hubiese
fracasado, una _____ un tanto amargada había recibido una más que generosa
indemnización por despido y, junto con las excelentes recomendaciones de Jonathon,
se había marchado en busca del pez más gordo de Sidney. Una vez allí, se había
propuesto llegar a ser la mujer de Nicholas Jonas con sangre fría. Con más sangre
fría que nunca.
Pero no había nada de sangre fría en los sentimientos que había despertado en
ella en su primer encuentro. Ya había visto fotos de él y lo encontraba bastante
atractivo; ella sabía que no podría casarse con nadie a quien encontrase físicamente
repulsivo, y cuando lo vio en persona lo encontró tan sexy que se quedó desconcertada.
Aquellos gélidos ojos grises habían desencadenado una parte de ella que se había
esforzado por mantener al margen de su vida. _______- nunca antes se había
enamorado. Ni siquiera había sentido lujuria. Había sentido distintos grados de
atracción hacia miembros del sexo opuesto durante años. Incluso se había acostado
con algunos. Se había sentido sumamente atraída por Jonathon. El sexo con él había
sido muy placentero, pero nunca se había dejado llevar por eso, ni lo había necesitado.
Todas sus respuestas con Jonathon habían sido totalmente falsas.
Pero cuando Nick la había mirado de aquella manera tan poco sutil aquel día,
ella había observado su cuerpo alto y lo había deseado sin control.
«Pánico» era la palabra que mejor describía aquel deseo extraño. No cabía duda
de que había descuidado su objetivo y había abandonado su plan de seducir a Nick
Jonas . Quería casarse con un millonario, no enamorarse de uno. El amor convertía a
las mujeres en débiles, tontas y vulnerables. El amor traía la desgracia, no la felicidad.
Pero Nick no se detendría allí. Y ahí estaba ella, siendo su esposa; su amada y
adorada esposa.
_______ supo entonces lo que quiso decir su madre cuando ella le había
preguntado una vez por qué se había casado con un hombre como su odioso padre.
-Porque lo amaba hasta la muerte -había dicho su madre.
Habían sido palabras de una considerable ironía.
Mientras _____-- veía cómo su marido se ponía la chaqueta intentó no
preocuparse por amarlo hasta tal punto. Suponía que con Nick podía permitirse ser
un poco débil, tonta y vulnerable. Porque él también la amaba. Y no se parecía en nada
a Jonathon.
Ella pensaba que había sido muy perverso fijarse en Nicholas por aquella razón.
Porque no era tan guapo ni tan joven como Jonathon. Ella había supuesto que aquello
haría que Nick estuviese más susceptible a la seducción. Había supuesto que eso le
daría más poder sobre él.
Pero había ocurrido justo lo contrario. Era él el que había ejercido todo su poder
sobre ella, coaccionándola para que saliese con él a pesar de su miedo a enamorarse.
Aunque era feliz. Era muy feliz. No había nada que temer. Nick era un
magnífico marido y amante. Y sería un padre maravilloso.
Esa era otra cosa que sorprendía constantemente a ________. Su deseo por
tener hijos. Nunca antes se había considerado una persona maternal. Nunca había
querido ser la mujercita en casa. Pero ahora no podía esperar a tener un bebé con
Nicholas Más de uno. De pronto su idea de «utopía» consistía en ser su mujercita en
casa rodeada de gritos de niños.
Claro que su casa no sería en absoluto como la de su madre. No un cuchitril, sino
una mansión. Su marido era un hombre con dinero que podría procurar abundancia a su
vida y a la de sus hijos, no un fracaso de hombre que no podría cuidar ni de sí mismo.
-Me voy -dijo Nick mientras tomaba su móvil y las llaves del coche de la
mesilla-. Si me necesitas ya sabes mi número. Pórtate bien -dijo con una sonrisa.
_____ sintió en su corazón una premonición horrorosa al verlo caminar por la
habitación.
-¡Nicholas! -gritó. Él se dio la vuelta y frunció el ceño.
-¿Qué pasa?
-Nada. Te... te quiero.
-Lo sé -dijo sonriendo de nuevo, esa vez con cierta suficiencia-. Mantén la cama
caliente para mí -concluyó, y se marcho.....
Volver arriba Ir abajo
kar3n
Forista!


Cantidad de envíos : 128
Edad : 21
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: LA VENGANZA DE UN HOMBRE RICO (NICK & TU)   Noviembre 8th 2013, 10:19

BFFF ME DEJASTE SIN
PALABRAS DE VERDAD

POR QUE ESA PREMONICION¿?
QUE VA A PASAR¿? Sad 
SUUBE PLEASE!!
Volver arriba Ir abajo
ro$$ 100% fan$ griton@
Casada Con
Casada Con


Cantidad de envíos : 1282
Edad : 21
Localización : Venezuela Wants Jonas Brothers
Fecha de inscripción : 21/01/2010

MensajeTema: Re: LA VENGANZA DE UN HOMBRE RICO (NICK & TU)   Noviembre 8th 2013, 10:47

O: que psara?
siuela nueva lectora
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: LA VENGANZA DE UN HOMBRE RICO (NICK & TU)   Hoy a las 06:07

Volver arriba Ir abajo
 
LA VENGANZA DE UN HOMBRE RICO (NICK & TU)
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» LA VENGANZA DE UN HOMBRE RICO (NICK & TU)
» Mi hombre Perfecto (Nick y tu) RESTABLECIDA!! Regrese!!
» VENGANZA FINAL ADAPTADA!!! (NICK Y TU) DE TODO UN POCO CAPITULO 15 EL FINAL pag 4 TERMINADA!!!!!
» El Dulce Sabor A venganza (Nick y tu) [TERMINADA]
» la venganza (nick jonas y tu hot)

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: HOT-
Cambiar a: