Aqui fanaticas y fanaticos de los Jonas Brothers en Venezuela y como en otros paises.. da click y unete al mundo de la diversion Jobromania
 
ÍndicePortalRegistrarseConectarse
¿Quieres participar en la nueva imagen del foro? Ingresa AQUI y deja tu comentario

Comparte | 
 

 Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
AutorMensaje
kar3n
Forista!


Cantidad de envíos : 128
Edad : 21
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 6th 2013, 13:31

affraid affraid 
MADRE MIAAA
TAN TIERNO NICK
CUANDO HICIERON
EL AMOR Enamorada Enamorada 
K LINDO JAJAJ
MAADRE ESO YA
ERA KARATE KID JAJAJ
CUANDO PELEARON LAS
CHICAS JAJAAJ
SIGUE PLEASE!!
Baila Baila 
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 6th 2013, 15:41

El BMW se detuvo frente a la casa, un enojado Frank resplandeció en el umbral de la puerta, Jaydlien trago grueso, ella podía contar con los dedos las veces que su padre se enojó tanto justo como ahora, y no es precisamente algo bueno. Estaba metida en grandes problemas. Muy graves problemas.

— Eso ha sido lo más irresponsable y estúpido que pudieron haber hecho, acaso no aprenden de las lecciones, muchas cosas pudieron haberles sucedido sin alguien que las cuidase-exploto Frank, Jaydlien estaba enojada de que la trataran siempre como una niña frágil e indefensa. Era hora de que eso acabara.
— No tengo 8 años papa, puedo defenderme sola-protesto en defensa.
— Oh claro desde cuándo, porque a lo que mi respecta tú no puedes hacerlo. Eres una…-se interrumpió- Que no se repita, está claro Jaydlien- ella apretó las manos a cada lado.
— Soy qué? padre-lo reto
— Una niña y las niñas deben ser cuidadas y más en situaciones como esta
— No soy débil, no soy una niña, díselo mama- Margaret negó.-Genial! Jude puede ir de un lado a otro, como un niño bonito y yo no-protesto furiosa
— Porque es un hombre- aclaro Frank
— Y yo una mujer, ahora que ya hemos aclarado el punto, no es justo que me traten como, un vidrio.
— Un vidrio?-pregunto Frank confundido
— Frágil y delicado, por el amor de dios, puedo hacer lo mismo que cualquiera de ustedes, o lo que hacen las chicas de la banda, por dios puedo cuidarme de mi misma. Soy lo suficiente inteligente para hacer las cosas bien-insinuó a la defensiva
— Estoy de acuerdo con lo de inteligente, con lo demás no tanto, Jaydlien es una orden, no desaparezcas de mis ojos o los de Jude, o alguno de la banda, obedece- en ese preciso instantes se escucharon disparos, Frank se colocó sobre Margaret y Jay
— Nos atacan-grito uno de los chicos, Frank gruño
— Sáquenlas de aquí- apunto a las chicas- Ahora

Luego de unos minutos las cosas se pusieron peor, Jaydlien se encontraba en una de las habitaciones resguardada por dos chicos de la banda, simples murmullos logro captar
— Estamos jodidos- anuncio el primero- Tienen a Frank y al jefe, debemos sacarlas de aquí- “como demonios tienen a Nick”
— Oh Dios Mío-dijo Laurent dramatizando, antes de caer de rodillas- Estoy mareada, todo me da vueltas-uno de los tipos se agacho y Jane le dio una mirada de disculpa
— Lo siento, pero el deber llama-Jane lo golpeo fuerte en la cabeza. Y Jaydlien neutralizo sorpresivamente a otro
— Como hiciste eso?-pregunto Margaret sorprendida,
Las chicas descendieron rápidamente, hasta encontrarse escondidas tras las enormes columnas de la sala escuchando como las personas más importantes de sus vidas eran golpeadas.


— Hace como veinte minutos, dos de mis mejores hombres fueron atacados sin razón- se aclaró la garganta.-Uno de mis informantes-miro a Rodríguez con desprecio- Que pérdida de tiempo contigo, inmundo animal- rio alegremente- Bueno en donde iba- gestualizó con las manos Aj- Así, informante, uno de mis informantes me comunico que ciertas chicas, los atacaron- los ojos de Frank se abrieron ampliamente Nick solo rio divertido- Si yo pensé lo mismo, por eso les daré el beneficio de la duda y les daré la oportunidad de decirme quien de ustedes fue-su voz sonó igual a la de un psicópata, nadie dijo nada.
— Así que ninguno de ustedes lo hizo, genial- su voz sonó extasiadas- Entonces ciertas señoritas, serán azotadas esta noche- ahora su voz era pervertida- De tan solo imaginar como lo hacen las lindas porristas, me pongo du…-Joe y Trevor se lanzaron al acecho pero fueron detenidos y golpeados hasta caer al suelo
— Si le tocas un solo cabello a Jane juro que morirás- gruño Joe
— Ojo por ojo, diente por diente-Nick rugió-
— Ellas no lo hicieron, fui yo- ¡Demonios! No!!!-
— Y yo- pronuncio Frank- y yo-Joe ahora se escuchó- Yo también- disputo Trevor y Jude a la vez- Nosotros lo hicimos-declaro Max
— Pues morirán- anuncio- Una vida a cambio de otra- los miro detenidamente- Ultima oportunidad, ustedes lo hicieron- Jude se exaspero
— Quieres que te lo expliquemos con estampitas, idiota- se escuchó como Jaydlien, Nick sonrió por lo bajo, valía la pena morir por ella, todo valía la pena por ella.
— Procedan- un grupo de hombres los apunto con las armas y suave crujido en cadena se desato de las armas. ¡Mierda!
— Noooo!-grito Jaydlien mientras se detenía en medio- Yo-yo lo hice- las lágrimas se deslizaban por sus mejillas
— Pero qué demonios estas diciendo- gruño Frank
— Vete!-grito Nick- Ahora-lo último se escuchó como una orden
— Nosotras lo hicimos-Laurent se deslizo por el pasillo, firme.
— Nosotras los dejamos en una calle cerca del super- aclaro ahora Jane
— Les queda alguna duda-amonesto Jaydlien
— Cambiarán de opinión en unos segundos- las apunto con una arma calibre 22, ninguna se inmuto
— No se puede cambiar el pasado-declaro Jane orgullosa
— Pero las cuentas se saldan en el presente-contraataco Aj, las voces de fondo pasaron a la historia, ellas solo estaban concentradas en Aj.
— ¿Qué quieres decir? —preguntó Jay confundida.
— Van a morir
— Como si te lo pusiéramos tan fácil, bitch-Jane sonrió ante el comentario de Aj.
— Estas dispuesto a jugar el mismo juego que nosotras?-apunto Jane
— Saben que este juego no ha hecho más que empezar-alardeo Aj
— Puede, pero ahora la partida no está de tu lado- sostuvo Jay, Aj las apunto con intención de disparar, Sin pensarlo, Jane le dio una patada y la pistola cayó al suelo. Jaydlien se lanzó por ella. Estaba dispuesta a dispararle, lo estaba.
Sin embargo, cuando ya acariciaba la pistola, Aj la cogió del pelo y tiró de ella con fuerza. Jaydlien intentaba separarse de él, mientras pataleaba, pero no pudo soltarse. Grito a Steven quien estaba en un punto estratégico, pero cuando quiso disparar, Aj la colocó delante de él, de parapeto. Si Steven disparaba Jay recibiría esa bala.

— ¡Retrocede! —ordenó Aj comenzando a caminar—. ¡Frank, me llevo este polizón! ¡Si no quieres verla morir deja de disparar!
Aquella orden hizo efecto de inmediato. Jay busco a Nick y le vio mirándola, desencajado. Su pecho subía y bajaba descontrolado mientras todos la observaban.
Pero los ojos de ella se concentraron en los de Nick, desenfocando todo lo demás. ¿Qué debía hacer? ¿Qué podía hacer una niña que jamás había vivido una situación así?
Ella Suspiró y cerró los ojos. Recordó un beso de Nick antes de girarse y golpear a Aj con una fuerza que él no esperaba que ella tuviera. No se frenó a pensar en cómo había logrado tumbarle, sino que se lanzó por el arma que había estado apuntándole segundos antes y le disparo. Solo logro darle en el brazo. El tomo otra arma.

— Suéltalos —mascullo acercándome a él sin dejar de apuntarle—. Juro que te mataré si no lo sueltas.
— No creo que puedas hacerlo, cariño, no tienes el valor.- Hizo una mueca fingiendo pena.
— Sí. Una y mil veces si hacen falta. Ahora, suéltalos.- Jaydlien se fijó en el temblor de Nick, en la mirada dubitativa de Joe y Trevor, en el rostro desencajado de Frank. Debía hacer algo. Si mataba a Aj, todos estaban perdidos. Una lluvia de balas los rodearía.
— Está bien —dijo, mirando a Nick y luego a su padre—. Me cambio por ellos. Es eso lo que quieres, ¿no? Pues ahí lo tienes. Ahora, baja el arma y deja de apuntarles.
Nick negó con la cabeza.
— No, no dejaré que lo hagas —masculló dando un paso hacia ella. Su padre le siguió sin dejar de apuntarle.
— Tú decides, Aj. Pero si los matas, yo te mataré a ti. ¡Elige!
¡Dios!, ella no sabía si iba a aguantar mucho más tiempo la tensión, estaba a punto de desmayarse. Y, sin duda, eso es lo que pasaría si Aj tocaba a Nick a Jude o a su padre, o a los tres.
— Hecho. —Aj bajó el arma sonriente- Pero las quiero a ellas también- Jane y Laurent asintieron.
Jaydlien fue empujada hasta Nick ella lo beso y luego abrazo rápidamente a su padre, por ultimo le regalo una dulce mirada a su hermano, James y Michael eran arrastrados hasta el lugar donde estaban los demás. Alguien tiró de su cintura. Frank se resistió a soltarla y vio a Nick que quería acercarse a ella, pero no le dejaron.
— ¡Suéltala! —gritó Nick, en conjunto con Joe y Trevor.
Los empujaron y cayeron al suelo mientras a Jaydlien y a sus amigas las arrastraban hacia el coche de Aj. Fuera de la casa.
— Llévatelas a donde acordamos, Franchesco —dijo Aj. El hombre ya estaba al volante preparado para salir.
Los recuerdos la abrumaban y apenas la dejaban respirar. Era consciente de lo poco que valía su vida si él no estaba a su lado. Todo lo que para ella tenía significado llevaba su nombre. Ese nombre que retumbaba en su cabeza con más intensidad que nunca.

Nick, Nick, Nick…

Le miro por última vez. Todavía tenía el sabor de su cuerpo en sus labios, el calor de su tacto en su piel, el susurro de sus palabras en su cuello… Y ahora ella veía cómo su figura se iba alejando. La obligaban a apartarse de él sin darse cuenta de que con ello la obligaban también a morir. Algo salió mal, disparos llovieron por todos lados, por el rabillo del ojo pudo observar a Luca apuntando un arma y a su lado Josh, antes de caer al suelo. Nick corrió con un arma en su mano, disparando a todo lo que se movía, una marea de nervios acorralo a Jay, el vértigo la golpeo. Nick era una figura distante y muy atractiva en su pobre campo de visión. Tras él, un hombre apuntaba un arma preparado para dispararle, Jay arrastro su cuerpo hasta una de las armas de un tipo caído, se levantó, ella apunto, el hombre cayo de rodillas, los disparos se detuvieron.
Por un glorioso momento creyó que todo había terminado pero eso solo era el comienzo, alguien tiró de su cintura arrastrándola hacia el coche, Frank grito, Nick intento llegar a ella pero sus acciones fueron en vano. El auto arrancó a toda velocidad, Jaydlien grito, mientras forcejeaba por salir del auto, pero cuando el cansancio la atrapo concluyo que ya todo estaba perdido. Su corazón se quedó allí, con Nick, mientras su imagen se borraba empañada por sus lágrimas. Nick cayo de rodillas mientras gritaba desesperado el nombre de Jay. La banda palideció, jamás habían visto a Nick tan mal/devastado.

***********
El auto se detuvo estrepitosamente, el agua se precipitaba con intensidad y el cuerpo débil de Jaydlien fue sacado como al de un animal, ella cayó de rodillas, su cabello caía sobre su cara, mientras sus lágrimas se deslizaban sobre sus mejillas hasta caer en el pavimento. Uno de los hombres se descuidó por un instante, instante en que ella pudo correr, para donde sea que pudiera salvarse.

— Oh maldita perra- gruño el hombre, antes de que su cerebro pudiera registrar las palabras del tipo, una mano helada y húmeda se cerró sobre la suya en un agarre doloroso. Su respiración era pegajosa contra su cuello. Ni siquiera tuvo tiempo de responder. Usando la mano de Jay, el forzó a darle la vuelta. Un grito se escapó de su garganta mientras el dolor se esparció por su brazo. Estaba cara a cara con el ahora.
— Por favor, te lo suplico déjame ir- el tipo sonrió y luego la empujo. Duro. El impacto del fuerte asfalto saco el aire de su cuerpo y sujeto su muñeca por el ardiente dolor. Su atacante se agacho delante de ella, sus labios se curvaron en una mueca, Jaydlien lo miro mientras pequeños jadeos entraban y salían de sus pulmones.
Ella no podía pensar con claridad con el torrente de pensamientos e imágenes que la inundaban. Pero su cuerpo estaba moviéndose y quería alejarse de él, arrastrándola por la acera. El miedo la inundo. Ella sabía que necesitaba gritar. Sintió las palabras subiendo por su garganta. Abrió la boca.
— No grites. Si lo haces las cosas no se pondrán mejor- advirtió, su voz era una orden. Ella sintió los músculos de sus piernas tensarse. Se removió, levantando las rodillas, lista para correr. Podía hacerlo. Él no lo esperaría. Podía hacerlo. ¡Ahora!
Sus brazos se movieron en un borrón, agarrándole ambas piernas y jalándolas. El brazo izquierdo de ella y el lado de su rostro golpeo el pavimento, su piel rasguñándose contra el cemento áspero la hizo cegarse del dolor. Sus ojos comenzaron a hincharse en cuestión de segundos y la sangre corrió por su brazo. Su estómago se revolvió. Trato de liberar sus piernas de su agarre, lo pateo pero fallo. El gruño, pero mantuvo su agarre.
— ¡Por favor! déjame ir-Trato nuevamente de patearlo con su pierna libre. El pavimento raspaba sus brazos, enviando más dolor y algo más fuerte. La ira la atravesó, apartando el miedo, tratando de luchar, la combinación la puso en acción. Lo pateó y empujo, una y otras ve, pero nada pareció moverlo. Ni un centímetro.
— Suéltame- grito esta vez, el sonido desgarrador de su garganta fue crudo. Él se movió rápido, en un parpadeo estaba sobre ella, su mano cubriendo la boca de Jaydlien. Su peso era insoportable, ella no pudo respirar, no pudo moverse. Estaba aplastándola, pero la idea de lo que vendría después casi la destruyo. El bajo la cabeza, olfateando su cabello. Un escalofrió de repulsión la atravesó. Jay apretó sus ojos cerrados. No quería mirarlo. No quería ver su rostro. Quería ir a casa. Por favor…
— Mírame-cuando no obedeció su cabeza crujió contra el suelo. Un dolor fresco la sobresalto y su único ojo bueno se abrió en contra de su voluntad. El tomo su barbilla con su mano helada. La mirada de Jaydlien se reflejó en su rostro y finalmente se detuvo en sus ojos. Eran enormes y vacíos. Ella nunca había visto nada igual. Y en esos ojos vio algo peor. Peor que ser apartada de lo que más quiere en su vida, peor que ser humillada y abusada. Ella vio muerte en ellos -su muerte- sin una pizca de remordimiento. En un segundo, sus manos estuvieron alrededor de su garganta y la apretó. Antes de que tuviera una oportunidad, su respiración fue interrumpida. El pánico rasguño su pecho mientras intentaba quitar sus dedos de su cuello, sus piernas pateaban en un vano intento de liberarse. Su agarre apretada su frágil tráquea. Su muñeca no parecía doler más; los rasguños de sus brazos y rostro no parecían arder con fuerza, como antes. No tenía aire, nada de aire. Su corazón latía en su pecho, demandando oxígeno. La presión en su cabeza amenazaba con estallar. Sus piernas estaban entumecidas. Pequeñas luces atravesaban su visión.
Iba a morir.
No volvería ver a sus padres nuevamente. Oh Dios Margaret quedaría devastada. No vería más a sus amigos. Eso acabaría con Laurent. No vería de nuevo a Jude. No creía que él lo resistiría. No vería nunca más a Frankie, pobre niño. Pero lo peor no volvería ver a Nick, su Nick. Ella no podía morir de esa manera, no sin antes dar pelea. Rogo porque alguien la ayudara, rezo porque el hombre se detuviera, pero todo estaba desvaneciéndose. Se deslizo dentro de un oscuro abismo. La presión no le era tan mala ahora. El dolor en su garganta parecía más débil. El dolor estaba yéndose. Ella estaba yéndose, desvaneciéndose en la oscuridad. Escucho un murmullo en la distancia, repentinamente, sus manos se habían ido, pero Jaydlien estaba inconsciente. Viva o muerta…
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 6th 2013, 15:50

**************1 mes después*************

Finales del mes de enero, las clases dieron comienzo ya hacia un tiempo y ni señales de Laurent Martin, Jane Carson y Jaydlien Adams. Las crecientes especulaciones crecían de los paraderos de ellas, muchos inventaron chismes de ellas, sobre fugas con sus novios y demás. Jude entro a clase de Matemática con James y Michael.

— Aun no entiendo porque mi padre se empeña en que asista a clases, maldición Jaydlien fue secuestrada- refunfuño.
— Normalidad recuerdas, nadie debe saber en qué estamos metidos, Frank dijo que solucionaría las cosas- aseguro James confiado.
— ¿Cuándo?-protesto Michael- Quine sabe que cosas están pasando las chicas y nosotros estamos aquí, tranquilos. Debemos buscarlas a como dé lugar. El celular de Jude sonó.
— ¿Alguna buena noticia?-pregunto malhumorado, maldición no ver a su hermanita lo destruía
— Muy buenas noticias de hecho, encontramos a Jane, está bien y creemos saber dónde está Laurent- dijo Ryan sonando oprimido.
— Y Jaydlien?-pregunto sin rodeos
— Aún no sabemos nada de ella, parece como si la tierra se la trago, Nick esta fuera de la ciudad, contactando a unos viejos amigos, para encontrarla. Seamos pacientes
— Pacientes!-exclamo molestos- Mientras somos pacientes mi hermana puede estar sufriendo, juro que voy a matar a ese desgraciado-
— Tranquilo, te avísale si hay nuevas noticias-Jude corto
— Encontraron a Jane- comunico, James y Michael, sonrieron, justo en ese momento sonó el timbre ellos salieran del salón camino a casa de los Carson.


*********** Días después*******
Jaydlien reboto contra una mezcla de hierros en cuanto la furgoneta se detuvo. Segundos después, se hallaba caminando a tropezones, arrastrada por alguien que le hizo resbalar y caer de rodillas al suelo. Se rieron antes de empujarla por unas escaleras de metal. Le presionaban con fuerza los brazos y no podía ver quiénes eran. Todo estaba oscuro debajo de aquella tela que le raspaba la cara.
Por fin tocó suelo firme. Pisaba cemento y al arrastrar los pies notaba arenilla suelta; seguramente, estaban en una fábrica de las afueras de la ciudad.

La sentaron en una silla y retiraron el saco de su cabeza. Una luz cegadora le dio la bienvenida y, aunque sabía que había más de dos personas allí dentro, no pudo verlas hasta que pasaron unos minutos. Era el sótano de alguna nave. Todo estaba lleno de polvo y al fondo de la sala había varias estanterías de hierro con objetos amontonados y cubiertos por unas sábanas amarillentas por la suciedad. La única luz era la de un foco orientado directamente hacia ella, como si se tratara del interrogatorio de alguna película de espionaje.

Algo se movió detrás de Jay y al mirar vio varias ratas hurgando en la pared. Entonces, una de ellas explotó a causa de un disparo y sus restos se incrustaron en la pared. Las otras corrieron a esconderse. Aquel sobresalto la hizo mirar al hombre que le había disparado. Era gordo y alto (muy grande), y su pelo, canoso, hacía resaltar más el traje completamente negro que llevaba adornado con un pañuelo rojo que caía expresamente por el bolsillo de la chaqueta. El mismo tipo que casi la asfixiaba 1 mes atrás, el mismo hombre que había intentado abusar de ella hacia algunos días.
Aquello era la mafia. No era un sueño, ni un libro, ni una película. Jaydlien estaba allí, amordazada y rodeada de asesinos mafiosos.

Aj la observaba petulante, con un gesto irónico. Jay no se hubiera extrañado que en cualquier momento se echara a reír. La contempló con aquellos ojos marrones que tanto me recordaban a la mierda. Él también llevaba un pañuelo rojo. Se levantó de la silla que había delante de una gran mesa de hierro y comenzó a caminar lentamente hacia Jay.
Valentino, que así se llamaba el maldito casi su violador--asesino fumaba con tranquilidad, con su cara sarcástica ya relajada tras los acontecimientos de hace algunos días...

Ella quiso cerrar los ojos para dejar de presenciar la escena, pero se topó con algo que no esperaba. No solo estaba rodeada por unos malditos asesinos hijos de su puta madre, sino también por unos diez hombres que custodiaban cada esquina de la nave y las escaleras.

Agachó la cabeza cuando un sicario se le acercó y tiró de la cinta que cubría su boca. Jaydlien gimió de dolor y Aj sonrió. Lo miro como solo podía hacerlo ella cuando estaba endemoniadamente cabreada.
—Vaya, qué carácter. Creo que la valentía ahora mismo no te favorece nada, querida —dijo sin que nadie en aquella sala se quejara.
Aj encendió un puro y expulsó el humo, que se expandió por el foco y dibujó su sombra en la pared. Jay se dio cuenta de que solo había una ventana. Era pequeña y estaba pegada al techo.
— Juro que voy a matarlos con mis propias manos, son una mierda todos-grito furiosa
— ¿Cómo puedes tener la desfachatez de mofarte delante de tantos hombres armados? ¿Acaso eres inmune al miedo?
No, ella no lo era. Estaba cagada y el pánico le recorrió el cuerpo más aún cuando escucho cómo varios hombres cargaban sus armas y se las llevaban al pecho esperando una señal.
La iban a coser a balazos.
Aj se dio la vuelta y caminó hacia Valentino. Este agachó la cabeza para escuchar lo que decía.
—Procura no darle en la cara —escuchó decir mientras Valentino asentía ante lo que parecía ser la orden maravillosa que estaba esperando.
Chasqueó los dedos y dos hombres aparecieron con un cubo de agua. Lo dejaron a los pies de Valentino y otro matón llegó con unas toallas blancas perfectamente dobladas sobre sus brazos.
El labio comenzó a temblarle, pero no quiso que lo descubrieran. Apretó la mandíbula y observó cautelosa cómo humedecían las toallas. Ahora el terror se apoderó de sus piernas. ¡Dios!, si no la mataban, moriría de un infarto. Trago saliva adivinando sus intenciones.
***********

— Querido Frank-se escuchó Aj tras la pantalla de su laptop-
— Qué demonios quieres? Dónde está mi hija?, prometiste dejarme verla si aceptaba tu propuesta.-Aj sonrió malignamente.
— Enseguida veraz a tu hija, Frank, espero que se entretengan con el espectáculo a y recuerda nadie juega con Aj Snake
— Espectáculo-murmuro Nick confundido justo en el momento donde observo a Jaydlien asustada, sentada en una silla, rodeada de hombres y toallas?

****************

Valentino cogió el extremo de una toalla y comenzó a estrujarlo mientras otro tipo hacía lo mismo con la otra punta. El agua cayó en el cubo y Valentino pasó a enrollar la tela hasta formar una trenza. La miró alzando las cejas y caminó hacia ella con astucia.
Ni siquiera tuvo tiempo de reaccionar cuando se cayó de la silla. Se estampó contra el suelo sintiendo un dolor quebradizo en sus riñones. Se acercó a Jaydlien y le dio una patada en el estómago. Ella no podía creer que pudiera hacerle aquello sin que nadie moviera un dedo. Eran unos inhumanos de mierda. Los golpes con las toallas la destrozarían, pero no dejarían señal alguna en su piel.
Valentino volvió a cogerla del pelo y la levantó sin importarle el dolor que le infligía.

Después de todo, eso era lo que él quería, verla sufrir. Matarla no habría sido divertido.

— Te gusta, princesa —dijo Aj cerca de ella. Jay Ni siquiera podía fijar la vista. Su mirada se nubló por el dolor.- A tu papi le gusta lo que ve-bufo.- Sonríele a la cámara.
Estaba dispuesta a protegerlo con su vida.
—Papá —susurró entre dientes con la voz rota. La cámara la enfoco. Frank sintió que le arrancaban el alma.
— ¿No tienes nada que decirle? —prosiguió Aj inclinándose hasta su oído.
—No.- que le diría? Todo lo que saliera de su boca, le producirían la muerte a su padre. Ya era suficiente con que viviera con el secuestro de ella.
—Bueno, tendremos que recurrir a la violencia.-rio
Recibió otro latigazo con la toalla húmeda, y otro, y otro, en las costillas, en las piernas, en los muslos, en los brazos. Después Valentino la echó la cabeza hacia atrás para que pudiera mirar la cara de Aj. Ni un atisbo de sangre, ni una señal de lesión, solo su dolor interno y su respiración descontrolada.
—Te duele? —dijo Aj con el puro entre los labios.
—Eso es todo lo que tienes —Jaydlien sonrió. Luego rio. Nick maldijo.
—Quieres otro poco, porque no nos molestaría dártelo- Jaydlien lloro internamente, si no lo hizo cuando la golpearon no se inmutaría ahora.
—Vete a la mierda —dijo. Casi ni se le escuchaba.
Aj torció el gesto.
Aj le dio una bofetada; ahora sí sangraba. Aj la cogió de los hombros y la zarandeó— Haremos un trato tú me dices todos y cada uno de las estrategias y planes de tu padre y los Halcones y yo te suelto.
Jaydlien Negó con la cabeza.
— ¿No has tenido suficiente? —preguntó Valentino agachándose para ponerse a su altura.
—No, todavía no. —Sonrió entre jadeos. La saliva le sabía a sangre. Ni siquiera tenía fuerza para mover sus labios.
—No piensas hablar, ¿verdad? —continuó Valentino.
Alzo un poco la cabeza para mirarle a los ojos.
—No pienso hablar, cariño —susurro con desprecio.
Lo último que recuerda ella antes de caer inconsciente al suelo, fue el grito desgarrador y lleno de frustración de Valentino.

*************
Nick estaba furioso, quería estrangular a Aj por lastimar a Jaydlien y al mismo tiempo quería estrangular a Jaydlien por no abrir la boca. Frank no estaba mejor, nadie lo estaba.
**************

Jaydlien gimió mientras volvía en sí. Intento moverse con cuidado sintiendo cómo el dolor se despertaba con ella. No sabía cuánto tiempo había estado inconsciente. Suponía que a nadie le importaba, ni siquiera se habían molestado en taparla cuando la habían tirado en la cama como si fuera un perro. Para ellos no era más que un juguete roto.
La luz del día que entraba por las ventanas era muy tenue. Jay pensó que podía estar amaneciendo, pero cuando miré el reloj se dio cuenta de lo equivocada que estaba. El sol se escondía tras completar otro ciclo.
Intento incorporarse, pero sintió una fuerte punzada en su espalda, como si una enorme piedra le hubiese estado aplastando todo el día. Las piernas tampoco respondían y comenzaron a temblar. Por un momento, creyó que no podría caminar, pero luchó por sentarse en la cama y poner los pies en el suelo. El contacto le produjo un escalofrío placentero.
Se impulsó con cuidado y se puso de pie. Pero perdió el equilibrio y cayó en la cama. Se estudió el cuerpo levantándose la ropa: no había ni una señal, ni un simple moratón, nada. Era tal el dolor que sentía que la presencia de alguna marca la habría consolado.
Volvió a levantarse jadeando silenciosamente. Mantuvo el equilibro y se ayudó de los barrotes de la cama para avanzar hasta la terraza. Ella Necesitaba sentir la brisa en su rostro.
Tenía que salir de allí a como diera lugar, así perdiera la vida en el intento.

6 días más tarde

No estaba del todo bien, pero podía moverse. Rodeo el enorme pasillo, se escurrió por varias habitaciones y se encontró encaramada en el alféizar de una de las ventanas, son unos dos metros hasta el suelo, pero Jaydlien no sabe lo que está haciendo, mucho menos en la caída o en el golpe que se va a dar y me tira.

Golpea el suelo con tal fuerza que sus piernas ceden y se queda sin aire. Se le tuerce el tobillo izquierdo y el dolor le atraviesa todo el cuerpo. Derrapa hacia delante con las manos y las rodillas, rodando en dirección a la verja. Sube un brazo, y rápidamente pasa sobre la verja; un alambre suelto le engancha la camiseta y la desgarra, arañándole la piel. No queda tiempo para tener miedo. En el porche hay una explosión de interferencias de radio. Uno de los tipos habla a gritos por el walkie—talkie. El otro está cargando una pistola. En medio del caos, se le ocurre una loca idea. Se sube como puede a una moto y la enciende sin llave como le enseño Nick. De algo deben servir las clases de conducción de motocicletas.

La primera bala rebota en la verja a su derecha. La segunda golpea la acera. Jay acelera justo en el momento en que una tercera bala pasa silbando junto a ella, tan cerca que siente el aire vibrar a su paso.

Se dirigió a toda velocidad al fondo de un callejón. Jaydlien gira la rueda violentamente a la derecha y sale a la calle, tan inclinado que su pelo roza la calzada. Su estómago pega una vuelta de campana y piensa: “Se ha acabado”. Pero, milagrosamente, la moto se endereza sola y se abalanzan por la calle oscura, mientras los gritos y las detonaciones van quedando atrás. Entonces, al final de la calle surgen de la nada dos autos que bloquean su avance.

En el último momento, gira el manillar bruscamente a la izquierda y derrapa de costado hasta entrar en un callejón tan estrecho que pasa rozando la pared de ladrillo. Grita cuando su pierna derecha golpea la pared. Dobla una esquina, todavía tan pegada al edificio que los ladrillos le raspan la espinilla, hasta que al fin Jay recupera el control del vehículo y sale disparada hacia delante. En cuanto sale por el otro extremo del callejón, ves dos autos que se lanzan detrás de ella.

Va tan rápido que le tiemblan los brazos mientras intenta conducir. En ese momento tiene un destello de lucidez y se da cuenta de que nunca lo conseguirá. Hoy va a morir, a tiros o aplastada o en una explosión, en un instante terrible de fuego y metal retorcido.

Pero Jay, obviamente, no está dispuesta a darse por vencida. Se mete por el callejón más estrecho que puede encontrar y dos de los coches que la persiguen frenan con un chirrido antes de chocar. La entrada queda bloqueada y los otros autos tienen que parar también. El olor acre a humo y a neumáticos quemados hace que le lloren los ojos, pero enseguida se aleja, siguiendo a toda velocidad por una de las calles interestatales.

Luego de conducir por minutos que parecían siglos, el sol comenzaba a ponerse, y la luna se asomaba con tranquilidad, Matas de hierba alta quemadas por el sol aparecen a su derecha. Han conseguido adentrarse a una especie de bosque. Jay saca la moto bruscamente del camino y se interna en la hierba; a medias acelerando y a medias resbalando, se dirige hacia los pantanos. El barro le salpica el rostro El sol es ya un semicírculo, como un párpado a medio abrir.

Algo estalla, una explosión en la oscuridad, y el barro salta hacia arriba formando un arco. Le están disparando de nuevo.
— ¡Alto! ¡Desmonta y pon las manos sobre la cabeza!
Los autos han llegado hasta el camino que bordea la ensenada, más y más vehículos que frenan con un chirrido. Ahora sube otra vez; está en la delgada franja de hierba que separa el agua de la carretera vieja, serpenteando entre la maleza a tal velocidad que las matas le azotan la piel.
Y en ese momento, de pronto. La moto se detiene. Jaydlien se muerde la lengua tan fuerte que el sabor de la sangre le inunda la boca. Las lágrimas le impiden ver. Es imposible. No tiene ninguna posibilidad de salir con vida. Preferiría morir allí mismo que regresar a que la lastimen. Pero algo hablo en su cabeza. “…No quiero perder a alguien más en mi vida, no quiero estar sin ti…” las palabras de Nick resonaron. No la perdería. No así. No de esa manera. Lucharía hasta que su corazón dejara de latir. Ella se inclina hacia delante y sale de la moto con agilidad, y allí corre, corre a toda velocidad por su vida.

Más disparos. Jaydlien grita, mira atrás un momento, los mafiosos están ya tan cerca que ella distingue caras individuales, gestos concretos: dientes amarillos en uno, una gran verruga en la nariz de otro. Pero aun así no se detiene. La alambrada se yergue por encima de ella: cuatro metros, tres metros, dos metros. Piensa: “Voy a morir”.
Entonces suena la voz de Nick, clara y fuerte y curiosamente serena, tanto que no sabe si es la de él o solo imagina que le dice las palabras al oído: ...Salta... Ahora....

Pero ella cae el suelo, su cuerpo arde, desdeña, las lágrimas salen, sin embargo, no sabe cómo encuentra la fuerza para arrastrarse a cuatro patas, sacudida por las arcadas. Oye gritos a su espalda, pero todo suena distante, como si estuviera bajo el agua. Llega a la alambrada cojeando y empieza a trepar centímetro a centímetro. Va lo más rápido posible, pero aun así parece como si no avanzara.

Jaydlien, Jaydlien, Vamos tu puedes… La voz de Nick es un susurro en su oído.

Se centra en su voz. Es lo único que la hace seguir. De alguna forma, milagrosamente, consigue llegar arriba y pasa al otro lado entre las curvas de alambre de espino, y entonces se da la vuelta y se deja caer hasta golpearse duro contra la hierba. Está medio inconsciente, es incapaz de sentir ya más dolor. Solo unos metros más y el bosque la absorberá, la protegerá con su escudo impenetrable de árboles entrelazados, sombra y vegetación.

No sabe durante cuánto tiempo corre. Minutos… Horas, quizá, Días. Pero algo en ella afloja, sus piernas tiemblan y cae al suelo, exhausta, asustada y sin aliento. Lo único que la acompaña es la oscuridad perpetua de la noche
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 6th 2013, 15:53

¿Que pasara con JAydlien?
con Nick?
Les gusta ll nove!!!!!!! Comenten por favor
������������������������������
Volver arriba Ir abajo
mari_jonas_I love
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Fecha de inscripción : 16/07/2012

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 6th 2013, 16:26

Oh X Dios! *O* Como la dejas Así quieres que muera de un infarto..
X lo que quieras siguela!

Amo tu nove :*
Volver arriba Ir abajo
nikatiikaa!!
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 227
Edad : 19
Localización : venezuela! cositas macabras...nick!
Fecha de inscripción : 03/08/2010

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 7th 2013, 22:05

siguelaa mujer ! dios mio santo siento que sufrire un heart attack! jajaja! esta buenisimaaaa!
Volver arriba Ir abajo
kar3n
Forista!


Cantidad de envíos : 128
Edad : 21
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 8th 2013, 08:37

affraid affraid 
CUANTA ACCION affraid 
NO LA DEJES AHI POR FA
SIGUE SIGUE
QUIERO QUE JAY Y NICK
ESTEN JUNTOS DE NUEVO
QUE ELLA ESTE A SALVO
CON LOS DEMAS!!! Sad
SUUBE Wink
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 8th 2013, 14:25

********** 2 días después*********

Nick era absorbido por la oscuridad de la noche, sus ojos vislumbrando como orbitas sin rumbo, no era nadie sin Jaydlien, sin ella estaba muriendo lenta y dolorosamente. Cuando la bruma dibujaba la figura perfecta de su amada, la melodía de su móvil (Amazing, de Kanye West) comenzó a sonar en el bolsillo de su pantalón. Miró la pantalla del móvil con el rabillo del ojo cuando ya dejaba de sonar. Era Trevor. Nick entrecerró los ojos concentrándose en la bruma, recordando a su bailarina, la quería tener cerca ahora.

Trevor insistía, lo que significaba que había problemas. Nick había dejado claro que no quería ser molestado, esa noche, fuera lo que fuera y Trevor no era la típica persona a la que le gustara desobedecer a Nick…. Si volvía a llamar significaba complicaciones. O alguna muy buena noticia. Esperaba que fuera la segunda.
— ¿Qué pasa? —pregunto directamente nada más descolgar.
— Encontramos a Valentino y tiene ganas de pelea.

Se vistió rápidamente y cogió las llaves de su moto, Llego al garaje y se montó en la moto casi al mismo tiempo que la arrancaba. En cuanto salió a la Vía del Tritone y pudo acelerar, el frío le impactó, punzante, en su rostro. Era molesto y le costaba ver el asfalto, pero no disminuyo la velocidad. Era su oportunidad de sacarle información, quería encontrar a su novia. Apretó los dientes y acelero aún más.

Las luces de las farolas formaban una línea recta y brillante que él iba siguiendo a toda velocidad, aunque con el control suficiente para Nick ver cómo las miradas de los transeúntes que paseaban por las aceras se quedaban reflejadas en el retrovisor. No dejaba indiferente a nadie, y si no hubiese tenido tanta prisa, se habría recreado en regalarles algún comentario o gesto obsceno.
De repente, las luces comenzaron a distorsionarse formando pequeños destellos. Nick Había alcanzado una pequeña caravana de autos que circulaban tranquilos por la avenida y tuvo que ralentizar su marcha para poder esquivarlos. Adelanto a varios vehículos rozando los retrovisores, pero cuando los conductores asomaban sus cabezas por la ventanilla para increparle, sus voces se cortaban en seco al reconocerlo.
El semáforo cambió del verde al ámbar y, enseguida, al rojo. La avenida que tenía enfrente ya se había llenado de autos que pasaban a toda velocidad, pero no le importó. Acelero y cruzo la calle dejando atrás un alboroto de pitos e insultos.

La pelea ya había comenzado… con más gente de la que Nick esperaba. El grupito de matones de Valentino y sus muñequitas había venido acompañado de más compinches. Los doblaban en número.
Unas ancianas que pasaban por allí salieron escopeteadas al ver aquel espectáculo de patadas y puñetazos. A Nick le dio tiempo de ver que una de ellas se disponía a telefonear; pronto tendríamos la visita de los policías.
Detuvo moto hincando la rueda delantera en el asfalto de una forma un tanto agresiva. Soltó un chirrido que vino acompañado de una débil humareda blanca, que no le impidió ver cómo uno de los gemelos Bennett, Conor, sujetaba los brazos de Trevor mientras Spait le daba un golpe en el estómago. Joe tenía la cabeza de Clayton bien aferrada entre su brazo y las costillas y no dejaba de darle puñetazos. Otro muchacho saltó sobre él, pero Joe se zafó rápidamente sacudiendo los hombros. Nadie quería pelearse con Joe. Era un tío de metro noventa, grande y muy fuerte. Otros dos tipos más intentaban retener a Luca. Este sonreía mientras los esquivaba. Luca era pequeño y muy escurridizo, así que en una pelea lo único que podías hacer era correr tras él. Lo que más le molestó a Nick fue ver que un muchacho, rezagado del meollo, grababa la pelea desde su móvil.


Apretó los labios mientras se bajaba de la moto tirándola a un lado. Solo llevaba unas semanas con ella, pero no era la primera vez que Nick rompía algo.

Se lanzo sobre el muchacho, que no le había visto llegar. Le arranco el móvil y, con él, le dio un puñetazo en la cara. El aparato se hizo trizas entre sus dedos. Cayó al suelo fulminado; uno menos.
Ahora Valentino era su objetivo y fue por él con decisión. Levantó la pierna y la lanzó contra su pecho con tal fuerza que lo tiró al suelo. Al caer, pudo oír un pequeño gemido.
No dejó que se levantara, saltó sobre él y le dio un puñetazo que impactó en la mandíbula. Su cabeza rebotó contra el suelo, y el labio y la nariz comenzaron a sangrarle. Aun así, sacó fuerzas de donde no las tenía para revolverse y empujarlo. Nick cayó y se colocó sobre él. Trevor desvió el golpe que iban a darle a Nick con una patada. Aquel simple gesto hizo que Nick volviera a darle otro puñetazo. Lo que Nick no esperaba era que Clayton se zafara de los brazos de Alex y le diera una patada en la ceja.
Noto cómo la sangre se deslizaba por su cara, pero eso no impidió que se lanzara sobre él. Le dio un puñetazo en el estómago y comenzó a pegarle en la cara mientras gritaba. Después de dejarlo inconsciente salto sobre Valentino, propinándole una descarda de puñetazos para tomarlo del cuello de la camiseta.

— Donde esta Jaydlien?-Valentino sonrió ensangrentado.
— No te lo diré- Nick rugió y le dio una segunda ronda de puñetazos.
— Ultima oportunidad, donde estas mi novia?- Valentino no dijo nada, pero justo cuando Nick levanto el brazo para golpearlo, grito
— Bien, te lo diré- escupió sangre. Luego sonrió divertido-Tu linda novia desapareció- Nick entrecerró los ojos.-Ella se escapó de nosotros-Nick sonrió autosuficiente- Pero lamento ser yo que te lo diga… Ella murió en el intento.

De repente, se oyeron las sirenas de la policía acercándose. La jodida llamaba de las viejas había sido muy efectiva. Era el momento de salir corriendo, pero Nick no podía porque había entrado en shock.
Trevor tiró de el con fuerza y lo puso en pie.
— ¡Vamos, tenemos que irnos, Nick! —gritó Joe comenzando a correr.
Luca le siguió y, tras ellos, el muchacho del móvil, que iba sangrando.
— ¡Nick! —chilló Trevor.
Valentino, ya de lejos, le observaba con una sonrisa fanfarrona y mirada interrogante. Sabía que ahí no terminaba la cosa. Se había atrevido a tocar a su novia y a sus amigos, y eso Nick no lo podía consentir. Se encargaría de él en cuanto se volviera a cruzar en su camino. Y lo haría pagar.
— ¡Estás muerto, hijo de puta! —clamo antes de sentir como Trevor lo obligaba a correr.
Un auto de la policía apareció cortándoles el paso justo cuando iban a cruzar la calle. Nick Reboto contra él y se impulsó hacia delante saltando sobre el capó. Retomó velocidad y dejó al policía saliendo del coche. Trevor retrocedió y se perdió entre los árboles. Nick desapareció entre la oscuridad de la noche.

*************************

Incluso antes de abrir los ojos Jaydlien sabía que estaba en peligro.

Se agito ante los suaves pasos que se acercaban. Aun permanecía con un destello de sueño, intentando enfocarse. Estaba de espaldas con un escalofrió filtrándose a través de su camisa. Su cuello se había torcido en un ángulo doloroso, por lo que abrió los ojos. Piedras finas aparecieron entre la niebla de color negro azulado. Trato de impulsarse hacia arriba para sentarse, pero sus manos se deslizaron sobre la hierba mojada. La lucha contra la bruma del sueño todavía se desarrollaba en su mente, por lo que rodo hacia el lado de una tumba medio hundida, tanteando el camino a través del vapor. Las rodillas de su pantalón se empapaban de roció a medida que se situaba entre la tumba, aunque solo por un momento; no podía concentrarse debido al insoportable dolor que irradiaba dentro de su cráneo.
Se arrastró por una verja de hierro forjado. Un macabro aullido provino desde lo alto y en el mismo momento Jaydlien sintió un estremecimiento a través de ella, no era el sonido lo que más la asustaba. Los pasos sobre la hierba pisoteada tras de ella, un grito de persecución se coló a través de la niebla, por lo que apresuro el ritmo. Supo instintivamente que tenía que esconderse, pero estaba desorientada, estaba demasiado oscuro para que ella pudiera ver claramente, la misteriosa niebla azul formaba un hechizo ante sus ojos.

El continuo sonido de pasos ahora iban más rápido estrellándose con la hierba. Jaydlien se volvió hacia el sonido, desconcertada por la sacudida de una luz encendiéndose y apagándose en la oscuridad. Su rayo subía y bajaba al ritmo de la contracción de los pasos- arriba…abajo…arriba…abajo.

Una linterna.

Jaydlien se estremeció cuando la linterna se detuvo frente a sus ojos, dejándola ciega. Tuvo un terrible pensamiento de que definitivamente no estaba soñando. Y que ahora si estaba perdida.

— Mira aquí-gruño la voz del hombre, escondida detrás del resplandor de luz- No puedes estar aquí el cementerio está cerrado.
Volvió su rostro, sin que las motas de luz dejaran de bailar detrás de sus parpados.
— Cuantos más hay?-exigió
— Qué?- su voz era un susurro seco
— Cuantos más están contigo?-continuo de forma más agresiva- Pensaste que podías salir y jugar juegos nocturnos, ¿no es así? “Esconder y buscar”, supongo. O tal vez “Fantasmas de la tumba”. Pues no mientras yo este- momentáneamente el pánico apareció.
— Cuántos años tienes?-quería saber el.
— Dieciocho- mi cumpleaños fue en diciembre. Hace algunos días atrás.
— Que estás haciendo aquí sola? ¿No sabes que ya paso el toque de queda?
— Yo…
— No eres fugitiva, o si? Solo dime que tienes un lugar a donde ir.
— Si
— Y si tiene una dirección?
— Suite City
— Disculpa, donde queda eso?-pregunto confundido
— Aquí en Detroit, al norte en una villa residencial privada.
— Has estado bebiendo?-pregunto, entrecerrando los ojos- Estamos en Pensilvania-los ojos de Jaydlien se abrieron mucho.
El haz de la linterna cayó marginalmente fuera de su rostro, cuando de repente estuvo ubicado entre sus ojos una vez más.

— Espera un segundo- dijo el, con una nota de algo que le desagradaba colándose en su voz- Tú no eres esa chica, o si? Jaydlien Adams- exclamo como si su nombre fuera una respuesta automática. Ella dio un paso atrás.
— ¿Cómo… sabe mi nombre?
— La televisión. La recompensa. Frank Adams, el inversionista la publico.
— Te han buscado desde principios de Enero.
— ¿Enero?-repitió, con una gota de pánico salpicado en su interior- De que está hablando? estamos en Diciembre, navidad….
— Navidad?-la miro de forma extraña- Vaya, chica, estamos en Febrero.
Febrero??
Jaydlien lo miro con atención, él se veía como los tipos mafiosos de Aj.
— Tiene razón, debería irme a casa-dijo, retrocediendo, pasando su mano contra su bolsillo.
— ¿A dónde crees que vas?-pregunto, siguiéndola.

Su estómago se balanceo con un movimiento brusco y se echó a correr. El piso se agrietaba bajo sus pies, por lo que cayo. Las ramas le raspaban los brazos, los zapatos golpearon contra el terreno irregular y pedregoso.

— Jaydlien!-grito el hombre. Sus pasos eran largos, ella podía escuchar sus pisadas detrás de ella, acercándose. Jaydlien tiro sus brazos salvajemente golpeando una vez más las ramas que se hundía en su ropa. Su mano le sujeto el hombro, por lo que se dio la vuelta, golpeándolo.
— No me toque!
— Espere un minuto. Te dije de la recompensa y voy a obtenerla.- Se abalanzó sobre sus brazos una segunda vez y un choque de adrenalina, dirigió su pie hacia su espinilla.
— Uuhn-se dobló sobre sí mismo, aferrándose a su pierna. Jaydlien ni siquiera se inmuto por su violencia. La suciedad de barro inundaba la camisa de Jay, su cabella era como un nido de ratas, enmarañado por el lodo. Su rostro con algunas raspaduras. Fue el momento donde puso todo en sí, no había hecho todo aquello, para perder ahora. Dejo de correr solo para elevarse por encima de la valla del cementerio. Había un campo a una cuadra, justo en el otro lado de la calle. La cruzo y se dirigió, zigzagueando por las calles de árboles –Olmo, roble y arce-cortando a través de los callejones, un auto venia en su dirección, el paso justo cuando iba ella a cruzar la calle. Jaydlien Reboto contra él y cayo a tropezones contra el pavimento, confundida, asustada. Se encontró.
— Jaydlien-una voz conocida, zumbo- Estas bien? Oh gracias a dios- Luca se inclinó a ella- Te encuentras bien? Responde
— Nick-susurro despacio.
— Te llevare con él, quieres que te lleve primero a un hospital?,-ella negó despacio, mientras Luca la rodeaba y con un poco de dificultad la cargo hasta el auto.
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 8th 2013, 14:39

Jaydlien estaba envuelta en una amplia y muy calentita chaqueta, el gorro de la misma cubría su cabello alocado, el auto se detuvo frente al bar, los ojos pesados de la chica se abrieron con lentitud, mientras pestañeaba varias veces para erradicar la molestia que le producían las luces de Neón, Luca rodeo el auto y le tendió una mano, luego de observarla con serenidad la alzó y la tomó en sus brazos con un movimiento rápido y ágil. ¡Vaya!

Jaydlien Pendía de sus brazos decaída, casi sin vida, mientras él caminaba apaciguadamente a través del pasillo del bar, a Jaydlien no le pareció que pasara mucho tiempo antes de que surgieran las luces brillantes, el olor a cigarrillo y alcohol y el profundo murmullo de muchas voces masculinas. Luca frenó la marcha conforme se acercaban al jadeo.
— Debe ser algo muy bueno, para que nos hayas reunido a- Nick se detuvo en seco, Margaret apretó su pecho con la mayor emoción del mundo.
— ¡La tengo! —dijo cálido y sumiso, murmullo histéricos y emocionados se centraron en la sala, Margaret dejo escapar sus lágrimas.
La voz de Luca era la única que tenía algún sentido para ella entre todo ese caos, quizás porque mantenía el oído pegado contra su pecho.
— No creo que esté herida —le estaba diciendo a Nick—, pero no cesa de repetir tu nombre.
— Jaydlien, cariño, ¿estás bien?
Resonó esa voz que ella reconocería en cualquier sitio, incluso distorsionada por la preocupación, y el alivio. Ella intento decir algo pero nada salió de sus labios.
— Jaydlien- dijo Nick en tono preocupado, su corazón canto, esa era la voz que había quería escuchar desde hace tiempo.
— ¿Nick? —se oyó extraña y débil.
— Estoy aquí, pequeña.- Nick la tomo entre sus brazos y Jaydlien sintió el aroma de él. Tan masculino y suave. Caminó despacio y con dificultad, parecía que temblaba. Ella Deseaba decirle que la pusiera en el suelo y la dejara andar, pero no tenía aliento para hablar. Ni fuerzas para si quiera sostenerse.
— Mi vida, todo estará bien-la mano de su madre acaricio su frente- Tu padre está en camino. Oh gracias a Dios-sollozó. Nick no paraba de temblar frente a ellas, estaba desorbitado, confundido, asustado, que bueno que Jay no lo noto.
— Te encuentras bien?-se volvió Maggi a Nick.
— Yo… yo no lo sé- Maggi le regalo una sonrisa maternal- Ya está aquí, todo está bien, mantente fuerte ella nos necesita- Nick asintió relajándose, Jay solo escuchaba murmullos.
— ¿Jaydlien? —la llamó Nick quien se inclinaba sobre ella.
— ¿Nick? —murmuró.
— Así es, preciosa —contestó—. ¿Estás herida, amor?

Le llevó un minuto pensar en ello. Se sentía confusa, dolorida, pero emocionada y tranquila porque estaba en casa. Nick permaneció a la espera, encargo las cejas y la miro receptivo.
— No lo sé- no era una mentira, no sabía ni siquiera que ocurría con ella.
— ¿Te sientes cansada? —preguntó de nuevo.
— Un poco, pero estoy bien- se acurruco más en el sofá, del despacho de Nick- Solo tengo un poco de frio. Donde esta Jude?
— Esta de camino, vendrá pronto- ella asintió levemente.
— Tengo hambre- dijo suavemente, mientras Nick la cubría con una manta.
— Te traeré algo de comer- anuncio el, Maggi negó
— Yo se lo traeré, quédate, cuida de ella, mientras regreso
— Toda la vida-anuncio.
— Nick-comenzó, cerrando los ojos. La boca de Nick rozo el lóbulo de su oreja, quemando con una presión ondulante.
— Te amo-su voz era sincera, cariñosa- No sabes cuánto te extrañe. Juro que jamás dejare que algo malo te suceda, tu eres mi prioridad ahora, tú me haces querer ser es hombre que solía ser. Yo soy tuyo, si me aceptas, tuyo para siempre.- Jaydlien por un momento olvido, todo, el secuestro, los golpes, el cementerio.
— También te amo-dijo ella sonriendo
— Te amo mucho antes de que me amaras. Es la única cosa en la que te he vencido y la sacare a colación cada vez que pueda- la boca de Nick presionaba su piel, jugando en la curva diabólica-
— Nick-ronroneo-Estoy sucia, húmeda y apestosa
— No me importa- rugió- Te amo.
— Salgamos de aquí-propuso ella-Ahora

*******************
Jaydlien tomo una ducha justa y necesaria, sintiendo como kilos de suciedad se iban junto con el agua por el drenaje, se relajó en la bañera de Nick, sabía que seguro su padre la mataría, pero quería estar con Nick. Lo extrañaba. Se secó allí mismo y paso una camiseta de Nick por sobre su cabeza, esta no llegaba hasta un poco más debajo de su trasero. Cuando salió, Nick se encontraba frente a la Tv, con un control remoto en sus manos, pulsando rápidamente, sin camisa y con un pantalón. Jay se acercó y descubrió que jugaba estaba jugando al Soul Calibur IV y el espíritu competitivo de Jay salió al acecho. De alguna manera debía ganar.

— Ya te dije, soy genial en todo, —bromeó Nick, poniendo el mando de la PS3 en el suelo entre ambos.
— Eso incluye videojuegos-. Jaydlien vio como el personaje de Nick se movía por la pantalla, haciendo una especie de extraña danza de victoria.
— No es justo—, murmuro ella haciendo puchero, Nick sonrió y la beso rápidamente. —Su espada era más grande que la mía.
— Mi espada es la más grande de todo el mundo.
Jaydlien le lanzo el mando a la cabeza, pero, por supuesto, se agachó y no le dio. Maldita sea.
— Pervertido.
— Oh, vamos, — se rió. —Amor tú lo sabes bien. Ella le frunció el ceño un momento, pero Jay podía sentir como se disipaba su enfado. Por último, negó con la cabeza y sonrió.
— Bueno, tienes razón. Pero sabes que los chicos que presumen de ello casi siempre no dicen la verdad.

Nick frunció el ceño.
— Los dos sabemos que eso no es cierto. Lo has comprobado un montón de veces. —Él sonrió, se inclinó hacia ella, besando su oreja. —Te lo puedo desmostar de nuevo si tú quieres... y sabes que quieres.
— Yo... yo no creo que sea necesario, —logro decir. Sus labios se movían por el cuello, enviando una corriente eléctrica hasta su espina dorsal.
— Oh, —gruñó él juguetón. —Te lo demuestro.
Ella río cuando la empujó al suelo. Su boca se mudó de la clavícula a su oído. Ella se estaba riendo tan fuerte que apenas podía respirar. No es justo. Así no es justo. Hizo un intento para darle una patada, pero él atrapo la pierna y empezó a hacerle cosquillas otra vez.
Justo cuando pensó que podría morir por falta de oxígeno, escucho sonar su celular (el cual le había decomisado Nick justo antes del secuestro)
— ¡Para, para! —Rogo empujando a Nick. Él se separó, y ella se sentó, tratando de recuperar el aliento, y tomo el teléfono de su bolsillo. Ella esperaba que fuera su mamá o su papa para regañarla por su fuga, pero cuando miro la pantalla, se sobresaltó.
—Oh, Santo cielos. Mendler. —Miro hacia Nick, permanecía tendido sobre el suelo, con las manos metidas detrás de la cabeza.
—No digas nada —le dijo. —
Nick Se dio la vuelta y ella contestó el teléfono, entonces dijo, tan suavemente como pudo.
— ¿Hola?
—Hola. Nena estas bien?. Gracias al cielo que apareciste, todos en las escuela estábamos muy preocupados por ti- dijo acelerada- Estamos de acuerdo de que te tomes una semana más, para tranquilizar las cosa, no te preocupes los profesores decidimos congelarte las evaluaciones, hasta que te sientas competente y lista para hacerlas. No hay presión.
—Gracias—le dije—. Regresare cuando me sienta mejor y estoy bien.
—El director- se aclaró la garganta- Félix dijo que fuero los tipos de Aj, tranquila hemos acordado no dejarlas solas y vigilarlas- ¿Cómo sabia eso? ... De repente, ella sintió el aliento de Nick en la parte trasera de su cuello.
Se había levantado del suelo y se deslizó detrás de ella sin que se diera cuenta. Sus brazos se deslizaron por la cintura, sus dedos se acercaron delictivamente por su vientre.
— Qué?-dijo sonando nerviosa- Como sabe eso?
— Solo lo sé, Jay ten mucho cuidado, ellos no son algo bueno. ¡No! Hasta hora se dio cuenta? La secuestraron casi la matan a golpes y casi asesinan a sus familiares
Pero Jaydlien No podía concentrarse en las palabras que su profesora estaba diciendo cuando Nick deslizó su mano por debajo del elástico de sus bragas, los dedos moviéndose más y más.
Ella no podía decir una palabra. No podía decirle que lo dejara, ni mostrar ninguna reacción. Si lo hiciera, Mendler sabría que no estaba sola y no precisamente haciendo cosas inocentes. Sin embargo, Dios, pudo sentir como su cuerpo se convertía en una bola de fuego.
Nick estaba riendo en su cuello, sabiendo que la estaba volviendo loca.
— .Cuídate—Jay se mordió los labios para no jadear cuando los dedos de Nick llegaron al lugar de su excitación, le hizo temblar las rodillas. Ella Podía sentir la sonrisa en los labios mientras se movía por su oído. Imbécil. Él estaba tratando de torturarla. Y ella no podía manejar eso mucho tiempo.
— Jaydlien, ¿estás ahí?
Nick mordió el lóbulo de su oreja y siguió hurgando dentro de sus bragas.
— Profesora Mendler, tengo que dejarla.
— ¿Qué? Jay...
— La llamare, lo prometo-

Colgó el teléfono y lo dejo caer al suelo. Empujo a Nick lejos de ella y se dio la vuelta para enfrentarse a él. Efectivamente, él sonreía.
—Eres un hijo de...
—Oye- dijo levantando las manos en señal de rendición. —Me has dicho que no era capaz.
Jay Cogió el mando de la consola para reiniciar el videojuego, decidida a darle una lección por jugar con ella así. Jay ya le había metido unos cuantos golpes buenos antes de que Nick fuera capaz de recuperar su propio mando y luchara.
—Y tú me acusas de ser un tramposo —Dijo, bloqueando el puñetazo a la chica gladiador de Jaydlien.
—Bueno, te lo mereces —Le espeto, golpeando con furia los botones.
No importaba. Incluso con su ventaja espectacular, todavía la golpeaba. Maldita sea.
— Feliz Día de San Valentín, mi amor—. Nick volvió a sonreír mirándola con sus ojos almendrados brillantes llenos con el triunfo engreído. Ella recordó la pesadilla que vivió esos últimos dos meses, casi dos meses.
— Jaydlien
Jaydlien Se dio cuenta de que le había estado mordiendo el labio un poco fuerte, entonces probo el sabor metálico de la sangre de Nick cuando acabo de besarlo. Parpadeo y vio a Nick lamiendo sus labios, la miró un buen rato, pero en vez de preguntarle si algo iba mal o si estaba bien. Pulsó de nuevo los botones del mando.
— Vamos —Dijo. —Me lo voy a tomar con calma esta vez.
Forzó una sonrisa.
— Lo siento-le miro como cachorrito triste- No seas estúpido—Le dijo a Nick.-Voy a patearte el culo en este momento. Te he dado ventaja.- Se echó a reír, sabiendo que era mentira.
— Ya lo veremos —pero en vez de jugar de nuevo, Nick se lanzó sobre ella.
Volver arriba Ir abajo
kar3n
Forista!


Cantidad de envíos : 128
Edad : 21
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 8th 2013, 14:52

AME LOS CAPITULOS
DE VERDAD Baila Baila 
SIIIGUE PLEASEEE!!!!!
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 8th 2013, 14:58

*********************
— No puede regresar a la escuela así como así- protesto Jude- Todos hablaran y no quiero que…
— Quiero ir a la escuela, no me interesan los comentarios de otros, está claro.
— Jaydlien creo
— Dije que estaré bien.- dijo ella hacia unos horas temprano en la mañana, porque no era de esas chicas que solo escuchaba y dejaba afuera su orgullo, si tan solo fuera una de ellas no estaría llorando en un rincón del baño de chicas. Sola, asustada y traumada. Sus manos temblaban, o era más bien su cuerpo. Ver tantos ojos sobre ella, personas, gritos, Dios estaba recordando su encierro, noches de oscuridad perpetua gritando tan fuerte como su garganta se lo permitía para que la sacaran de su encierro, no había podido dormir esas últimas noches desde que escapo, despertándose a mitad de la noche, gritando frenéticamente por pesadillas.
Se balanceaba en un rincón, mientras apretaba sus piernas contra su pecho, lagrimas caían por los bordes de su mejilla “Todo va a estar bien” “Estoy afuera” “Afuera” “Libertad”, luego de eso tapo sus oídos rápidamente, escuchando los gritos de otras chicas, ella no estuvo solo los primeros días de su secuestro, otras, habían otras, tenía que sacarlas de allí. Debía hacerlo. Imágenes, gritos, voces masculinas, golpes, dolor, sangre, frio. Gritó tan fuerte como pudo. Golpes descontrolados en la puerta, Jaydlien se asustó aún más, habían regresado por ella, para matarla o algo peor hubo un momento que la muerte para ella, no era tan mala y aun no lo era, su corazón se encogió cuando la puerta se abrió de golpe, el cuerpo de Michael crispó sobre ella, preocupado.
— Jaydlien, Todo está bien-dijo con una cadena de palabras tranquilizadoras, los ojos de ella se sentía pesados y su cuerpo frágil, fresco, ligero en contacto con Michael, era reanimador tenerlo cerca, no era Nick, pero ayudaba. Michael la abrazo fuerte mientras ella ahogaba lamentos en su pecho, cuando Jaydlien cerró los ojos no se volvieron a abrir, el calor y la seguridad que le ofrecía su amigo la tiraron bajo y lo último que oyó fue la voz de Michael.
— No dejaremos que nada te pase, lo juro.
***************

El cuerpo de Jaydlien se encontraba tranquilo e inerte en el sofá de Nick, Michael no supo a donde más llevarla, tan solo una llamada basto para sacar a Nick de la universidad, junto con Frank de su trabajo extraño y misterioso fuera de la ciudad. Jude estaba en camino con James, Laurent y Jane, quienes estaban en un partido amistoso de futbol. El timbre sonó, pero Nick no se quiso apartar de Jaydlien, Frankie corrió hasta la puerta, mientras Michael se pasaba las manos por la cara exhausto. Joe y Trevor entraron, con pasos apresuraros.
— Que paso? Lucas dijo que era código rojo- entro Joe en un estruendo, Nick le lanzo una mirada de pocos amigos- Lo siento
— La llevare a la habitación-anuncio Nick- Estaré aquí en un segundo.-la levanto con suavidad y se fue escaleras arriba
— Ella está bien?-pregunto Trevor un poco preocupado, Michael negó levemente-
— Sus ataques de pánico, se pusieron peor, creo que el secuestro le dejo algún especie de trauma
— Esos malditos-gruño Joe-
— Aún no ha querido decir que le hicieron, creo que está demasiado asustada de avivar la sensación, ni siquiera Jude ha podido sacarle algo y él sabe cómo hacerlo, Dios- suspiro cansadamente- En que mierda se transformó nuestra vida.
— Todo va a estar bien- Trevor apretó su hombro, el timbre sonó de nuevo, Joe se arrastró hasta la puerta, encontrándose con un preocupado Frank.
— Ella, está bien?, Donde estás? Que paso? Maldita mierda.-Nick descendió las escalera
— Está durmiendo en mi habitación, por ahora lo está, pero las cosas se están poniendo feas.
— Que paso?
— Tuvo un ataque en la escuela, la encontré encerrada en el baño como si estuviera en una película de terror, me asuste hasta la mierda de su cara.-dijo Michael con la voz rota.
— Gracias por traerla aquí-dijo Frank-Margaret no ha estado mejor, no es bueno para su bebe, demonios no es bueno para nadie, pero es que Jay no quiere decir nada, esta como encerrada.
— Sabes dónde esta Aj?-pregunto Joe persuasivo
— No, el parece que se lo trago la tierra, lo que no es buen presagio, conociéndolo está tramando algo.- y así comenzó una larga reunión, los chicos de la banda llegaron, los amigos de Jay también, y Jude, quien no dejaba del maldecir.


Cuando Jaydlien abrió los ojos de nuevo, una vela en la habitación parpadeaba y bailaba en las sombras, una figura de acción, al principio no sabía en donde estaba, pero la figura danzaba, recordándole a Frankie. Un escalofrió la atravesó, la oscuridad, la maldita e inmortal oscuridad, desagarrándola desde adentro, su remordimiento comenzó, sabía que no podía dormir en paz hasta que no ayudara a esas chicas, ellas aún estaban sufriendo, como ella lo hizo y fue horrible, mucho pero que la muerte. Sus extremidades se entumecieron, su pecho se comprimió y un olor a tierra húmeda, menta y loción después de afeitar la lleno completamente.

— Nick-susurró su voz ronca y llena de pánico. Nada él no estaba. Trago saliva mientras se sentaba y tiraba las mantas lejos. Honestamente, ella creyó que nadie se daría cuenta si lloraba un poco más, debía sacarlo si no, no sería nada bueno. No para ella. La puerta se abrió levemente dejando entrar un poco luz, un pequeño cuerpecito resplandeció, Frankie se trasladó hasta la cama y la llevo a sus pequeños brazos, lagrimas seguían llegando y el la sacudió sosteniéndola cerca. Y no se veía correcto o justo que él la confortara. Jaydlien ya no era la misma chica.
— Soy un monstruo. Las deje allí. Y yo solo las deje allí.
— Qué?-incredulidad y confusión traspaso su voz.- ¿Cómo puedes decir eso?
— Lo soy, Frankie debería haberlas ayudado yo solo pensé en mí.-Negó con la cabeza.
— Lo hiciste porque pudiste salvarte solo tú misma, en ese momento, eso no es ser egoísta.- Quien diría que ese niño pensaba como un adulto. Ella arrastro aire en una bocanada.
— Yo…
— Llora, pero nunca, nunca te culpes por cosas que están fuera de tu control- Jaydlien no sabía que decir. La sonrisa angelical de Frankie se deslizo en una media sonrisa engreída que a Jaydlien la enfurecía y la emocionada, Nick y él era tan parecidos. Causaban los mismos efectos en ella.- Y eso es porque tú eres buena por dentro, tú has sido y siempre serás lo que eres, y eres ese calor y esa luz que regreso la felicidad a esta destruida y triste familia-su voz se quebró un poco- Desde que murió mamá, Nick intentó por todos los medios mantenernos unidos y felices, pero Kevin y yo sabíamos que él no lo era y si él no lo era nosotros tampoco. Eso hasta que llegaste tú a su vida, Jaydlien era la mejor chica del mundo y tú eres, como…-su voz sonó tímida- Mi mamá.
— Amo serlo, si es que lo soy.
— Ahora consigue sacar el resto de toda esa mierda de tu cabeza, porque eres mucho mejor que eso, eres más que eso.- Sus palabras bueno no borraban todo, pero la alentaron un poco, quizás no cambiaron la parte de ella que no era tan perfecta como Frankie pensaba, pero la envolvió como un suave edredón. Ella no tenía palabras para lo mucho que apreciaba lo que dijo y lo que estaba haciendo. Un agradecimiento para ello no le hacía justicia, no era suficiente. Los Jonas eran.. habían hecho cosas por ella que jamás pensó que Nadie haría no solo ellos, también los Halcones. Era una gran, extraña y mafiosa familia y a ella le encantaba. Los amaba. Sus manos aún seguían temblorosas, abrazo a Frankie mas fuerte y le dio un beso en su frente. Pronto estaba atravesando el pasillo y preciándose a las escaleras, los ojos cayeron sobre ella.
— Tengo que regresar a Pensilvania- indico, los ojos de todos se abrieron ampliamente la boca de Nick casi toca el suelo, mientras que Jude entrecerraba sus ojos.
— Pero te has vuelto loca-hipo Nick- No dejare que regreses allí
— Demonios-protesto Frank- Te has vuelto suicida. Que harás allí? Matarnos a todos, at ti. Jaydlien esto no…-ella lo silencio
— Volveré a si no tenga sus permisos-presiono
— Que fue lo que dejaste allí exactamente- hablo Jude, él la conocía bastante bien.
— Mi humanidad-
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 8th 2013, 15:29

Sé que estas molesto conmigo, pero es lo que quiero hacer- soltó ella a Nick, quien tenía los brazos cruzado sobre su plano abdomen.-Vamos Nick, por favor, no seas así.
— Así no estés de acuerdo, te ataré, no de manera divertida y te encerrare en tu habitación- Jaydlien se quedó boquiabierta- Está bien, puede que de manera divertida. Tal vez después, cuando todo esté resuelto, regresare y…
— Me gustaría verte intentando atarme. –Nick arqueo una ceja.
— Apuesto que sí.
— Cállate-gruño- Estoy hablando enserio
— Yo también. No iras a ninguna parte- Ella arrugo el ceño
— Tengo una idea.
— ¿Tiene que ver con desnudarse?- Jaydlien lo codeo.
— Jesús, no. Eres un pervertido. Tiene que ver con lo de Pensilvania, vamos rescatamos a las chicas y regresamos sanos y salvos. Te daré algo a cambio.
— No quiero nada. No iras-levanto un poco la voz- Y punto, se acabó.-Jaydlien frunció el ceño.
— Eres un idiota.
— Sé que estas molesta-sus ojos se clavaron en los de ella-pero no quiero perderte, otra vez, jure que no dejaría que nada te pasara y si te dejo ir quebrantare mi juramento.
— Todo irá bien.
— No, eso mismo dijiste la última vez y que paso, te atrapan, te hicieron no sé qué cosas y Bom yo quería morir. Sabes tengo dos hermanos. Que será de ellos.
— Lo siento, pero debo hacerlo, yo fui egoísta.
— No lo fuiste, solo pudiste salvarte a ti misma y si no lo hubieras hecho, nosotros hubiéramos colapsado, no sabes cuánto miedo tuve de perderte, no quiero que se repitió la historia, ya perdí a alguien quien de verdad me importaba, quien era mi vida, dolor, eso fue lo único que sentí, pero cuando tu llegaste se desvaneció y de alguna forma, me haces querer ser una mejor persona, Jay me importas mucha más de lo que desearía, odio sentirme débil, odio preocuparme de otra persona que no sean mis hermanos, odio todo esta mierda del amor- Jaydlien sintió que las lágrimas le picaban los ojos- sí, lo hago, Pero no me arrepiento de nada, no me arrepiento de haberme enamorado de ti, no lo hago y no lo hare nunca, Nunca. Y Si tuviera la oportunidad de regresar el tiempo, no cambiaría nada –luego suspiro- Cambiaria el hecho de que tuvieras la maldita suerte de conocerme y así mi mierda no se te hubiera pegado.
— No digas eso, yo…-él la silencio.
— Yo si lo haría, lo digo en serio, Te amo, Jaydlien Adams y porque lo hago es que digo esto. Nunca antes había sentido tantas ganas de aferrarme a algo, a alguien y ese alguien eres tú y es lindo es muy lindo el sentimiento, pero también nunca antes había sentido tanto dolor en mi vida, después de lo que sentí con mamá, ahora eres todo para mí, junto con Frankie y Kevin. Y mientras que seas todo para mí, te protegeré con mi vida- rio- Y por eso no me pesa la idea de atarte-luego la miro como un pervertido y agregó- A la cama.- Las mejillas de Jaydlien ardieron, justo como los viejos tiempos, extrañaba eso.
Jaydlien se inclinó hacia atrás y miro en sus ojos, tocando cada lado de su cara con sus manos. Acaricio su mandíbula con su pulgar; su expresión era patética quien lo diría Nick Jonas, el macho alfa viéndose como un mariposon. Cerró sus ojos y se inclinó para besar la comisura de sus labios, pero él se giró para que atrapara más de sus labios de lo que ella había intentado. Así que la estaba retando, a Jaydlien le encantan los retos.

Nick mantuvo sus labios en los de Jaydlien, consumiéndola, devorándola, hambriento, necesitado. Deseoso.
Finalmente ella se apartó, jugando con una sonrisa.
—Tengo mucha tarea del instituto, parece que ser secuestrada en días de escuela, tiene sus desventajas.
— Te ayudo —se ofreció él.- Con cual empezamos, biología? Son muy bueno allí, mate hay son del asco…
— Anatomía-dijo sensualmente. Nick se quedó paralizado, como en shock. Jaydlien logro lo que quería.
— ¿Nick? ¿Estás bien? —Pregunto.
Hubo una larga pausa antes de que hablara finalmente.
— Nunca he estado mejor en toda mi vida.-gruño
Jaydlien Presiono su frente contra su cuello, y él la apretó más fuerte.
— Te gusta la anatomía?-Nick gruño.- Tomare eso como un sí.
Su corazón latía fuertemente cuando toco su cuello con sus labios, y luego probo su carne en un lento y tierno beso. Bajó la mirada y entonces sus ojos se suavizaron comprendiendo lo que ella quería.
— Soy bastante bueno en anatomía- sonrió arrogante, esas malditas sonrisas suyas arrogantes que ella odiaba. Ahora quería golpearlo.- Quieres que te enseñe- ¡Maldición sí!
Nick Se inclinó hacia abajo, presionando sus labios contra los de ella con una delicada dulzura. El calor de sus labios viajó todo su camino hasta sus pies, y Jay lo atrajo más cerca de ella. Ahora que habían dado el primer paso, no tenía intención de detenerse ahí. Jaydlien iba aprender anatomía y aprobaría su siguiente examen.
Ella Separo sus labios, dejando que la lengua de Nick encontrara su camino hacia la de ella.
— Te deseo.
De repente, el beso se hizo más lento, y Nick intentó alejarse. Maldito truco, Jaydlien reacciono instintiva, ella estaba Determinada a terminar lo que había empezado, su boca trabajó contra la suya más ansiosamente
Agarró cada uno de sus hombros para mantenerla a raya.
— Espera un segundo —susurró con una sonrisa divertida, respirando fuertemente
— Nick-chillo ella
— Solo es un segundo, tranquila- Nick se alejó y luego regreso, misterio lo recorrió, Se inclinó de nuevo. La besó, duro y con ganas. Los dedos de ella bajaron a lo largo de su espalda y se instalaron en el elástico de sus bóxers que sobresalía de sus pantalones, Sus labios se impacientaron, entonces, y Nick cayo contra el colchón cuando se estrelló contra ella. Su lengua se abrió camino a la de Jaydlien de nuevo, y cuando ella gano el valor de deslizar su mano entre su piel y sus bóxers, gimió.

Nick tiró de la camiseta por encima de su cabeza, y luego sus impacientes manos recorrieron su costado, el pantalón de Nick siguió la camiseta, juntos en el suelo. Agarrando la ropa interior de ella y deslizándola por sus piernas con una mano. Su boca regresó a la mía de Jay una vez más mientras su mano se deslizaba hacia arriba por el interior de su muslo, y dejo salir un suspiro largo y entrecortado cuando sus dedos vagaron donde ningún hombre la había tocado antes, además de él… Sus rodillas se arquearon y temblaron con cada movimiento de su mano, y cuando ella clavo sus dedos en su carne, Nick se posicionó encima de Jay.
—Nena—dijo, jadeando en su malditamente condenado español—tendrás la mejor nota en tu clase de anatomía. - ¡Cielos sí!
— El profesor- jadeo fuerte- Estará muy orgulloso- gimió- Cuando exponga sobre el cuerpo humano.
— Ya lo creo, podemos hacer una demostración- Jaydlien gimió de tan solo pensar en ellos haciéndolo, fuerte, duro y salvaje, sobre un escritorio, sudados, llenos de placer...frente a toda… la clase?
Jaydlien Miro por encima de su cabeza y alcanzo el primer cajón de su buró, abriéndolo. Sintiendo el plástico entre sus dedos, toco la esquina con su boca, abriendo el paquete con sus dientes. Su mano libre dejó la espalda de ella, y se bajó los bóxers, sacándoselos rápidamente como si no pudiera soportar que estuvieran entre ellos.
— Oh- gimió ella- No sabes cuánto extrañe esto.
— Soy demasiado increíble en todo
— Debemos trabajar en tu modestia Nick-el arqueo las cejas- Luego.
El paquete crujió en la yema de sus dedos, y después de unos momentos, lo sintió entre sus piernas. Ella cerró los ojos, cuando la ráfaga de una corriente eléctrica los unió.
—Oh si.-gimió el.
Jaydlien lo miro, y los ojos de Nick estaban decididos y suaves al mismo tiempo. Movió la cabeza, inclinándose para besarla tiernamente, y entonces su cuerpo se tensó, empujándose dentro de ella en un pequeño y lento movimiento. Cuando se alejó, Jaydlien mordió su labio con incomodidad, no puede ser que aun dolía, bueno después que lo hicieron por primeras vez, solo llegaron al mantener relacionas un par de veces, tres como mucho, luego de un tiempo sin nada, demonios ella aún no se acostumbraba.; cuando se meció en ella otra vez, apretó sus ojos cerrados por el dolor, no tan fuerte como la primera vez, pero dolía. Sus piernas apretadas alrededor de las caderas de Nick, y la besó de nuevo.
—Mírame —susurró.

Cuando abrió sus ojos, se presionó dentro de ella otra vez, y grito por la maravillosa combustión que provocó. Se sentía espectacular el movimiento del cuerpo de Nick contra el de Jaydlien, era más rítmico. Nick agarraba su carne como si no pudiera tener suficiente. Lo atraje hacia ella, y gimió cuando el placer que sintió fue demasiado.
—Te he deseado por tanto tiempo, Jay. –se refirió a los meses de secuestros, hombres- Eres todo lo que quiero —musitó contra su boca.
Agarró su pierna con una mano y se levantó con su codo, sólo unos centímetros por encima de Jay. Una fina capa de sudor comenzó a crearse en sus pieles, y ella arqueo la espalda mientras los labios de Nick trazaban su mandíbula y después seguían una sola línea hacia su cuello.
— Nick —suspiré.
— Qué?-pregunto suavemente
— Que estas esperando para las avalanchas de placer?- Nick sonrió arrogante, él y su sonrisa, lástima que a Jaydlien le encantan sus labios, porque si no se los arrancaría.

Cuando dijo eso, apoyó su mejilla contra la de ella, y sus movimientos se volvieron más rígidos, fuertes y rápidos, minutos en los que Jaydlien pareció haber tenido un ataque de locura-placer-eléctrico y mordaz. Los ruidos de la garganta de Nick se hicieron más fuertes, y finalmente se presionó dentro de Jaydlien una última vez, gimiendo y temblando encima de ella.
Después de unos momentos, se relajó, dejó que su respiración fuera más lenta.
— Oh Jesús! Eso se sintió mejor que cuando estoy en la pista de baile —dijo con una expresión cansada y satisfecha.
Él escaneó su rostro y sonrió.
— Mejor que conducir mi motocicleta a toda velocidad-concordó.
Él colapsó a su lado sobre su estómago, extendiendo un brazo sobre la cintura de ella, y descansando su frente contra su mejilla. Jaydlien pasó sus dedos por la piel desnuda de su espalda hasta que escucho que su respiración se equilibraba.
Permaneció despierta durante horas, escuchando las profundas respiraciones de Nick y al viento moviéndose entre los árboles afuera. Cuando por fin pudo dormir tranquila, sin pesadillas, y cosas raras, concordó que Nick la protegía de cualquier cosa, hasta de ella misma.


Un ruido molesto, resonó en las paredes azules de la habitación. Sean Paul, cantaba tan temprano. Jaydlien se molestó.
— ¡Nick! —Gruñó Jaydlien con los ojos aun cerrados mientras se ocultaba bajo la almohada para no escuchar la canción del teléfono de Nick—. ¡Contesta el estúpido teléfono!- Nick ronroneo mientras, tanteaba con su mano el suelo, su pantalón.
— Mmmm-fue lo único que dijo.
— Mmmhumm- silencio- mmmhumm- más silencio y luego un gran estruendo, la voz de Miley se escuchó alterada
— Me estas escuchando, gran idiota- Jaydlien soltó una risita, cuando Nick escandalizó.
— Sabes qué hora es?-protesto adormilado, mientras se apretaba a Jaydlien contento-
— La hora en la cual deberías estar aquí, en la reunión-
— Mmmm dije que era a las 2pm- aseguro mientras olfateaba el cuello de Jaydlien
— Ajamm no te molestaría si no fuera así, gran idiota- Nick detuvo su recorrido y abrió ampliamente los ojos- De hecho falta poco para las 3- Jaydlien se giro
— Oh demonios, oh demonios- repitió Nick- Estaré allí en un minuto, es que un camión muy sexi me barreo
— Estas bien?-pregunto Miley divertida
— Si- tropezó con los zapatos del suelo- Estaré en 20 allá-luego chillo- Esto es un- Jaydlien lo encaro sonriente para besarlo-
— Fue lindo mientras duro, me dejas en casa de Jane esta de camino al bar
— No iré al bar, nena
— Oh!
— Pero te llevare a donde me pidas- ella sonrió
— A un orgasmo múltiple?
— Ahora?-ella asintió, Nick desabrocho su pantalón y ella rio
— Debes llegar primero a donde seas que vallas, pero luego regresaras para mi orgasmo múltiple- él se decepciono
— Quería ahora-hizo puchero como niño pequeño.
Volver arriba Ir abajo
mari_jonas_I love
Amiga De Los Jobros!


Cantidad de envíos : 477
Fecha de inscripción : 16/07/2012

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 9th 2013, 16:59

me encantaron los cap!Laughing  drunken 

Síguela amo tu nove :*
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 10th 2013, 13:11

Hola gracias por sus comentarios, pero no quiero fantasmitas y la nove casi llega a su finsl... Me gustaria prpuestas de genero. Una procima nobe mia... Romantica, de vampiros. Extrstrrestres
zombis nah angelrs caidos o nephillims....
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 10th 2013, 15:08

Te lo compensare” fue lo último que dijo Nick cuando arranco su lindo Jeep Comando y la dejo en la casa de Jane y un “¿Quieres que lleve a la escuela mañana?” “Sera el único momento que tengamos juntos, mi día está un poco apretado” cuando la llamo esa noche a lo que ella se negó, había estado dejando de lado la banda y a ella eso no le parecía correcto.

— Cúbranlas-grito James a su equipo cuando sus amigas decidieron jugar un poco de futbol americano con el equipo solo por diversión- No dejen que las toquen
— Creo que eso no es una buena idea- anuncio Jocelyn en su traje de animadora
— Intente no partirse muchos huesos-dijo Melanie- Las nacionales están cerca y no creo encontrar reemplazos en poco tiempo.


Jaydlien corroe hacia el centro del campo y se agrupa con los chicos.
— ¿Cuál es la jugada? —pregunta Michael.
—Conejo Rojo —responde James.
—Oh, diablos, sí —dice Jude, aplaudiendo una vez.-No te alejes de mi-le anuncia a Jaydlien
Todos se ponen en su posición y mientras Michael levanta el balón para Jaydlien,
Ella está echando un vistazo por el rabillo de su ojo a la distancia a una Jeep Comando y a un chico que baja de ella una sonrisa cruzo su rostro y un grito desesperado lleno sus oídos, es volteada de sus por un apoyador, Carter y sus 114 Kg.
Ella vuela hacia atrás, golpeando en el suelo, sacudiendo la cabeza en el interior de su casco. Ay. Eso debió doler.
— ¡Jaydlien! —Escucha gritar a Margaret. Jude va corriendo, arrancándose el casco y arrodillándose a su lado. Mordiéndose los labios, pone una mano sobre su brazo. Entonces Carter cae junto a ella también.
— Lo siento mucho Jaydlien, traté de detenerme. ¿Por qué demonios estabas ahí parada?
— ¡Jaydlien, nena! —grita Nick, corriendo—. ¿Estás bien? ¿Qué diablos pasó? Tu-señalo Nick a Carter amenazador... ¿cómo puedes ser tan tonto como para golpearla,? eres un- o eso no es bueno, James se coloca en medio
— Estoy bien, Nick —dice. No está herida, pero no quiere ponerse de pie, porque esta tan avergonzada ahora como la vez que su top del traje de baño se cayó en ese tobogán de agua en Florida. Qué bueno que solo tenía 12. Ella sonríe y luego ríe.
— Oh, demonios el golpe le afecto la cabeza-mascullo Jane. Nick la levanto con cuidado.
— Quieres jugar?-le pregunto ella sonriente, el negó
— Debemos irnos-miro a los chicos- Es importante…- Jaydlien frunció el ceño
— Pero no he comido nada- chillo
— Te alimentare camino al bar-la ignoro luego de ello, dándole levemente la espalda.
— Idiota- risas femeninas provenientes de los gradas, excitadas alucinada… Trevor se acercó las mejillas ardientes de muchas…Laurent gruño, mientras seguía a Jaydlien a dentro del instituto.
— A dónde van?-pregunto Jane, siguiéndolas…
— Yo detrás de ella-apunto Laurent
— Yo a comer algo, muero de hambre- aseguro Jaydlien mientras se pavoneaba hasta la cafetería.
— Estas segura que no estas embarazada- bufo Jane, Jaydlien rodo los ojos
— Mi madre lo está, lo cual es raro, vomita mucho y a veces apesta, pero no se lo digan ellos están muy emocionados, jamás vi a papa así y eso-Laurent la interrumpió
— Te molesta- Jay ladeo la cabeza ofuscada- Jaydlien estas celosa de un bebe que no ha nacido? – antes de que Jay pudiera responder los ojos de Laurent casi se salen de su orbitas.
— O, santa mierda mafiosa- dijo con la boca abierta, Jaydlien espero encontrarse con Aj así que estaba preparada para correr, tan rápido como la luz.
Pero no lo hizo. La profesora de Economía del hogar la Sra. Bonner, ondeaba tres muñecos, bebes, o lo que fuera en sus manos, un escalofrió recorrió la espalda de Laurent, Jane forzó una sonrisa mientras que Jaydlien quiso llorar con esa imagen.

— Las he estado buscando toda la mañana-suspiro- Aquí tienen su último proyecto de Economía del hogar-les dio los muñecos, que resultaban ser falsos bebes electrónicos, Oh buen Dios. El muñeco tiene esos espeluznantes ojos de vidrio que parecen que están mirando directamente a su alma. Jaydlien sostiene el muñeco frente a ella como si fuera una flameante bolsa de popo que intenta asesinarla.
— Felicidades, jóvenes madres—dijo- Ahora vengan conmigo- Cuando entraron al salón de Economía del hogar, la profesora les da toda esa mierda, como colchas y cochecitos y otras cosas que los bebes necesitan- Deberán cuidar él bebe, toda esta semana. Los bebes tienen chips de computadora que los hacen llorar aleatoriamente, y depende de ustedes alimentarlos y cambiar sus pañales. -Alimentarlos involucra poner una varilla de metal en sus bocas falsas, que apaga el llanto.-Si sacan- explico- la varilla de metal antes de que él bebe termine de comer, comenzará a llorar otra vez. Deben mantener a sus bebes felices y vivos hasta el Lunes- Así que si incluso llora a mitad de la noche, tienen que levantarse y alimentar al bebe o cambiarlo.
— Pero Sra. Bonner —dijo Laurent en voz alta—. ¿Qué se supone que haremos Jane y yo durante la práctica de las animadoras? O Jaydlien en sus clases de ballet?- Ops a Jay se le había olvidado, avisarles que aún no había asistido a la primera clase desde su libertad.
— Está bien, Laurent. Para eso están los abuelos y los jugadores animadoras de reemplazo.- Jaydlien no le gustaba mucho la idea de tener un bebe a los dieciocho, pero se esforzaría por tener un 10, además de que siempre le gustaron las muñecas, así que pasa una cantidad exagerada de tiempo tratando de colocar al bebe aún sin nombre en la carriola. Luego dejan la habitación, cargando sus bolsas de pañales por el pasillo hacia la salida del lugar.
— Oigan las estuvimos esperando toda la- Jude y sus amigo vieron su actuación de madres, Laurent no estaba muy contenta. Los chicos están a punto de morir de risa.
— Pudiste haberme dicho que te había dejado embarazada.- mofo Joe, Jane le dio una sonrisa divertida.
— Mi culpa. Pensé que me obligarías a abortar —replica Jane, dándole al bebé, Joe lo acuno como si fuera real- Se un buen padre y no lo pierdas de vista- Joe rio, mientras Jude se inclinaba a ver él bebe de Jaydlien.
— Él tiene tus ojos, Muffin. Y su cabello. –señalo a Nick- Soy el tío más orgulloso en la faz de la tierra, —El muñeco es calvo. Jaydlien sonrió—.James reía tan fuerte, que sus ojos se llenaron de lágrimas.
— Oh, cállate James- rugió Laurent, luego sonrió maliciosa- James, ¿te gustaría ser el padrino? —pregunta ella—. ¿Sabes, en caso de que algo me pase a mí y a Trevor esta semana?- Trevor abre los ojos ampliamente –un bebe-
— Encantado —dice James —. Será un honor. ¿Mayt puede ser la madrina?
— Obviamente —dice.
— ¿Qué es lo que comen? —pregunta Nick ahora divertido.
— Pues no es claro hermano, Tengo que alimentarlo con el pecho, porque soy la mamá —dice Joe, Jane suelta una risita.
— Hola, chicos —dice Ryan, mirando hacia el cochecito de Jaydlien—. ¿Qué demonios es esa cosa? ¿El engendro de Satanás?, Ángel.-Nick lo miro como si eso le hubiera dolido o más bien que le dijera Ángel a Jay, eso por tan solo unos minutos Ryan se encogió de hombros.
— ¡Será mejor que tengas cuidado! —dice Nick. Él pone una cara seria, tira un brazo al alrededor de Jaydlien, y se acerca a él—. Es nuestro hijo del que estás hablando.
Ryan sonríe, luego mira al muñeco. —Sus ojos realmente me están asustando.-luego aclara la garganta- Nos vamos?-dice, Jaydlien empuja el cochecito y Nick le murmura:
— No estoy feliz de que me hallas ocultado tu embarazo- su sonrisa arrogante apareció, Jaydlien sintió ganas de tomar los pies del muñeco y usarlo como un arma contra Nick-Que tan si fabricamos otro-gruño- Te imaginas eso, tu y yo…
— Agh eres un pervertido
— Que pensamientos tan sucios tienes, Adams, yo solo decía que sería bueno decirle a tu profesora, que queremos otro niño.
— Oh!-sus mejillas ardieron.
— ¿Cuál es su nombre?-pregunto arrogante
— Justin!
— Justin?
— Si como Justin Timberlake- ella sonrió- Él es tan sexy y-se silenció ante la mirada de Nick
— Sabes quién es también sexy- Jaydlien ladeo la cabeza- Nick
— Nick!- sonó inocente
— Si como Nick Jonas, nena- ella sonrió condescendiente
— Me gusta, ahora como buen papa te harás cargo de Nick Junior- le entrego el bebe falso y Nick lo tendió frente a él, sus cara era de espanto. No estaba seguro que era joven para ser padre muy joven, pero sonrió ante la idea de tener pequeños Nick y pequeñas Jaydlien por ahí.


*****************
 Oye- dijo Nick sobre sus labios
 Mmmm-
 Saldré de la ciudad por unos días, negocios, no te enojes conmigo-dijo cuándo las facciones de Jaydlien se enfurruñaron.
 Oh!-su voz sonó cansada- Ok
 No me golpearas o me amenazaras con nada de sexo- pregunto preocupado, ella negó, Nick suspiro tranquilo.
 No estas enojada?-pregunto frunciendo el ceño, ella volvió a negar, forzando un sonrisa- Bueno…
Eso fue lo que le dijo días atrás, ¿Qué si no estaba enojada? Ja, ja, ja lo estaba pero no estuvo furiosa hasta que supo que Nick iría acompañado de Dana, ¡Maldición! Asesinaría a alguien. Aunque se encontraba, según ella muy concentrada en su examen, no pudo despejar su mente de Nick y Dana, ¿Qué estarían haciendo? Ella seguro lo estaría incitando, ahora mismo y el caería en la tentación, hombres!. Pero sin lugar a dudas reprobaría el examen cuando lo entrego casi en blanco. ¡Mierda!

Jane estaba inclinada contra el casillero de Jaydlien, perdiendo el tiempo lanzando un marcador de color púrpura.
 “Que sucede?” - Pregunto Jane. Jay dio vuelta a la combinación de su casillero e intercambio los libros.
 Nada-
 Aja, ese “Nada”-hizo comillas con sus dedos- Significa que el maldito apocalipsis se acerca, Que sucede?-continuo
 Nada-repitió, luego suspiro- Nick no ha llamado y odio que este con Dana, no sé qué rayos este incitándole a hacer y eso me choca hasta la medula
 Sin ofender, nena, pero Nick no es ningún santo-Jaydlien Inmovilizo a Jane con una malévola mirada.
 Qué? –Dijo Jay. Jane miro alrededor y aclaro su garganta.
Jane levanto las manos. - Nada. Nada. Si todavía estas empeñada que Nick puede ser tentado…Ese estás en tu derecho. Es un loco derecho, pero bueno, es tuyo.
Cerro la puerta de su casillero y el ruido hizo eco por el pasillo. Reprimió la respuesta acusatoria de que ella de todas las personas debería apoyarla. Salieron del edificio y recorrieron el terreno hacia el estacionamiento y se detuvieron, Jaydlien miro alrededor buscando el nuevo Audi de su hermano, luego el Bugatti de James pero así fue como recordó que ambos estaban en una reunión de los Halcones, su mama la había dejado de camino a su consulta médica esta mañana y Jane no estaba manejando.
 “Mierda,” - Dijo Jane, leyendo los pensamientos de Jaydlien. - Estamos sin carro.
Protegiendo sus ojos del sol, miro hacia la calle.
 Supongo que eso significa que tenemos que caminar- apuntó Jaydlien desanimada.
 Si, que divertido- suspiro perezosa. Luego de caminar por unos 20 minutos Jane rompió el silencio
 ¿Te sientes amenazada?
 De Dana?- Jane asintió, Jaydlien frunció el ceño y lo pensó por un rato, luego contesto con voz temblorosa- Un poco, tal vez, ella es bonita y fuerte y según desde mi punto de vista ella llena todas las expectativas de Nick y su estilo de vida.- Jane entrecerró los ojos negando suavemente.
 Él te ama- una punzada atravesó el pecho de Jaydlien, algo dentro de ella bailo de emoción- Lo dice su manera de mirarte, como si estuviera dispuesto a recibir una bala por ti. Cuando desapareciste, tuve miedo de que incendiara el planeta en tu búsqueda.-su voz se cortó- Todos sufrimos mucho, pero el pareció sufrir más.
 Demonios Jaydlien ¿Es que realmente no te das cuenta de lo importante que eres para él? ¿Tienes alguna idea de cuánto te quiere?-
 Lo que sí sé es cuánto lo quiero yo —repuso. Jane dejo escapar un suspiro cansado.
 Lo que sea, no recordaba que eres tan terca- su falda de porrista iba de un lado a otro, un suculento distractor para los chicos de la calle. De pronto se detuvo en seco y la miro eufórica- A donde iremos el fin de año?-dio saltitos-Estaba pensando en Francia, me gustaría ir a Paris a la ciudad de amor.
 Cool- Jaydlien se quedó pensando, “Nick la amaba” de ese tipo de amor que solo se ven en la novelas románticas, esbozo una enorme sonrisa y salto- Nick me ama, me ama, me ama.- Jane blanqueo los ojos
 Es lo que he estado tratando de decirte- luego sonrió- Ahora el punto es donde pasaremos las vacaciones de verano, deben ser explosivas e inolvidable- si su verano seria inolvidable.

Marzo

Abril

Mayo

Junio

— Oh Mierda!-dijo Jude con los ojos bien abiertos- Mamá parece que vas a reventar en cualquier momento segura que no son 20-
— Oye!-dijo ella- No estoy tan-se miró- Parezco un elefante-dramatizo
— Bien hecho, tonto-le dijo Jaydlien dándole una mordida a su manzana- Ahora entrara en crisis y no seré yo quien presencie eso- Jude trago grueso
— Mamá te ves hermosa, que digo sexy, eres la mujer más bella de los seis continentes- sonrió
— Enserio?-pregunto ella con dulzura
— Sí, estamos muy felices de la llegada de la bebe Samantha- Frank rodeo a Margaret mientras miraba a Jude
— Se llamara Franchesca- aseguro mientras Margaret rodaba los ojos
— Frank cariño, su nombre será Troian- Jaydlien acabo su manzana
— De ninguna manera la bebe se llamara Abey Alessandria y punto final- se cruzó de brazos
— Abey es un lindo nombre-aseguro Margaret
— Aunque Alessandria no es muy-Frank pensó
— Bonito-continuó Jude
— Lo siento los nombres van en conjunto no se aceptan devoluciones- ajunto- Así que la bebe se llamara Abey Alessandria Adams Henderson.-dijo para tomar sus cosas y detenerse en la puerta- Mueve tu trasero, me llevaras a la escuela- Jude entrecerró los ojos
— A cambio de qué?- Jaydlien imito su gesto
— Quieres que lo diga en voz alta- Jude tomo sus cosa y en un salto rodeo los hombros de su hermana-
— Adiós-grito Jude

****************
— Listos para graduarse?-pregunto James
— Aun no lo creo- sus ojos brillaron
— Vaya- suspiro Michael- Solo días para eso.
— Eso es fantástico
— Es horrible- Jaydlien lloriqueo, todos la miraron de cerca- Ya no nos veremos con frecuencia y… No quiero que nos separemos- lágrimas descendieron por sus mejillas-
— Que nos graduemos no significa que nos separemos, siempre seremos nosotros, los mismos, nada va a cambiar- aseguro James
— Los quiero, a todos- dijo Jay- Quiero que siempre lo tengan presente, han sido parte de mí, y gracias muchas gracias por obligarme a hacer cosas que siempre repudie, aunque pasaron tantas cosas no tan agradables y que ciertamente me dejaron marcada, no me arrepiento de nada.- sonrió mientras se daban un abrazo grupal…
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 10th 2013, 15:11

**********************
— Te ves realmente hermosa- dijo Laurent tras de Jaydlien, quien se miraba en el espejo con ojos brillantes, un vestido color esmeralda se ceñía perfectamente a cada curva de ella, Oh demonios a Nick le iba encantar, lástima que el vestido no duraría mucho sobre su cuerpo cuando estuvieran solos, golpearía a Nick si le hacía algo, tan solo una pequeña rasgadura y patearía su candente trasero. Ella se volvió a su amiga
— A Trevor le va a encantar- le dijo señalando su vestido rosa palo, con corcel lleno de piedras brillantes.
— Eso espero- suspiro- El… El- su voz tembló
— “Oh mierda, que no haya terminado con ella. que no haya terminado con ella. que no haya terminado con ella”-repitió una y otra vez, mientras observaba a Laurent sentarse sobre su cama, Jane se colocó a su lado con un radiante vestido azul, era tan azul como el océano y al borde de sus pechos pequeñas piedras brillando-
— Que sucede?-pregunto mientras que compartía una mirada con Jaydlien, como si leyera sus pensamientos.
— Trevor me pidió…-se silenció una vez mas
— Por Favor, que no haya terminado con ella. Por favor Jesús, María y santos bebes alienígenas!-ahora era Jane quien meditaba.
— Me propuso matrimonio- la boca de Jaydlien toco el suelo mientras, Jane estaba teniendo un Heart Attack, maldición eso no se lo esperaban.
— Yo sé que soy joven, él lo comprende, pero yo lo amo y el me ama, el problema es que no se si estoy lista para dar ese gran paso. Siempre soñé mi boda como un cuento de hadas y mi príncipe y sé que mi príncipe es Trevor pero, estoy… Maldita sea estoy confundida y no sé qué hacer, tengo miedo de que se aleje si lo rechazo- se detuvo cuando se dio cuenta d que no estaba respirando, miro a sus amigas en estado de shock
— Oigan se los dije para que me ayudara, no para que murieran- Jaydlien pestaño
— Lo amas?- Laurent asintió- Ves tu vida con el- otro asentimiento- No te arrepientes de nada de lo que ha pasado
— Jamás-dijo
— Entonces estas lista para el gran paso- Laurent sonrió
— Además si algo sale mal, existen los divorcios y el lema “si te he visto no te conozco”
— No creo que sea así- aseguro Jay. Luego las tres se miraron y Laurent grito fuerte
— Voy a casarme-las tres estaban saltando como locas
— Vas a casarte- grito Jaydlien y ahí se dio cuenta que de alguna forma ella también estaba lista para ese paso, no sabía sin Nick eran de los que proponían matrimonio, pero se juró, que viviría el momento como el ultimo de su vida. Sin importar que, nada cambiaria eso.
— Tengo que ir y decirle ahora mismo- grito mientras se sacaba el vestido
— Eww-dijo Jane asqueada- Nadie quiere ver tus pechos- Jaydlien rio mientras se deslizaba unos Jeans por sus piernas, se giró y se colocó el sujetador junto con la Jersey

El BMW de Jane se detuvo junto en el bar, una corazonada azoto el pecho de Jaydlien, algo no tan bueno pasaría esa noche, pero intento ocultarlo, su amiga estaba demasiado contenta como para arruinarle eso, algunos susurros llenaron el ambiente, vislumbro a Dana en la penumbra, sus ojos con una oleada de odio, descargándola sobre ella, cuando se giró Jaydlien observo sobre sus hombro un tatuaje, algo la golpeo y el destello de una luz eclipso los recuerdos de Jaydlien…

Flash Back

— Juro que voy a matarlos con mis propias manos, son una mierda todos-grite furiosa
— ¿Cómo puedes tener la desfachatez de mofarte delante de tantos hombres armados? ¿Acaso eres inmune al miedo?
No, no lo era. Estaba llena de pánico uno que jamás había sentido, mi cuerpo más aún cuando se tensó escuche cómo varios hombres cargaban sus armas y se las llevaban al pecho esperando una señal.
Me iban a coser a balazos.
—Procura no darle en la cara —escuche decir mientras Valentino asentía ante lo que parecía ser la orden maravillosa que estaba esperando.
Chasqueó los dedos y dos hombres aparecieron con un cubo de agua. Lo dejaron a los pies de Valentino y otro matón llegó con unas toallas blancas perfectamente dobladas sobre sus brazos.
El labio comenzó a temblarme, maldición sabía que iba a morir. Apreté la mandíbula y observe cautelosa cómo humedecían las toallas. Si no lo hacia ellos, los golpes seguro sí. Ahora el terror se apoderó de mis piernas. “Oh Dios Santo Perdona Todos Mis pecados, cuida de mi familia y por favor no permitas que Nick haga una locura” rece mientras me preparaba para lo peor.

Valentino cogió el extremo de una toalla y comenzó a estrujarlo mientras otro tipo hacía lo mismo con la otra punta. El agua cayó en el cubo y Valentino pasó a enrollar la tela hasta formar una trenza. Me miró alzando las cejas y caminó hacia mí con picardía.
Ni siquiera tuve tiempo de reaccionar cuando me caí de la silla. Me estampe contra el suelo sintiendo un dolor quebradizo en mis riñones. Se acercó a mí y le di una patada en el estómago. Eran unos inhumanos de mierda. Los golpes con las toallas me destrozarían, pero no dejarían señal alguna en mi piel.
Valentino volvió a cogerme del pelo y me levantó sin importarle el dolor que me infligía.

Después de todo, eso era lo que él quería, verme sufrir. Matarme no habría sido divertido.

— Te gusta, princesa —me dijo Aj cerca, tan cerca que sentí asco. No podía siquiera fijar la vista en él. Mi mirada se nubló por el dolor.- A tu papi le gusta lo que ve-bufo.- Sonríele a la cámara.
Estaba dispuesta a protegerlo con mi vida.
—Papá —susurre entre dientes con la voz rota, saber que mi padre me podía ver, rompía mi corazón.
— ¿No tienes nada que decirle? —prosiguió Aj inclinándose hasta mi oído.
—No.- que le diría?
—Bueno, tendremos que recurrir a la violencia.-rio
Recibí otro latigazo con la toalla húmeda, y otro, y otro, en las costillas, en las piernas, en los muslos, en los brazos. Después Valentino me echó la cabeza hacia atrás para que pudiera mirar la cara de Aj. Ni un atisbo de sangre, ni una señal de lesión, solo mi dolor interno y mi respiración descontrolada.
—Te duele? —dijo Aj con el puro entre los labios.
—Eso es todo lo que tienes —sonreí. Luego reí.
—Quieres otro poco, porque no nos molestaría dártelo- llore internamente, pero si no lo hice cuando me golpearon no me inmutaría ahora.
—Vete a la mierda —dijo. Casi ni se le escuchaba.

Sentí un fuerte golpe; ahora sí sangraba. Aj me cogió de los hombros y me zarandeó
— Haremos un trato tú me dices todos y cada uno de las estrategias y planes de tu padre y los Halcones y yo te suelto.
Negué con la cabeza. Así me matara no diría nada, no pondría sus vidas en peligro, no los traicionaría. Eso Nunca
— ¿No has tenido suficiente? —preguntó Valentino agachándose para ponerse a mi altura.
—No, todavía no. —Sonreí entre jadeos. La saliva me sabía a sangre. Ni siquiera tenía fuerza para mover mis labios. Quería morir de una vez por todas.
—No piensas hablar, ¿verdad? —continuó Valentino.
Alzo un poco la cabeza para mirarle a los ojos.
—No pienso hablar, cariño —susurre con desprecio.
Lo último que recuerdo antes de caer inconsciente al suelo, fue el grito desgarrador y lleno de frustración de Valentino. Pero había algo más allá, en el fondo, en la bruma, un cuerpo, una mujer, una sonrisa despiadada un tatuaje… El tatuaje.

Fin de Flash Back

Sus venas fueron pulverizadas por algo peor que el miedo, la ira, era ella, Jaydlien estaba segura, las misma altura, la misma silueta, la sonrisa despiadada y el tatuaje, en el mismo lugar que el de Dana. Como tenía la desfachatez de seguir aquí cuando había conspirado con Aj, Jane la sostuvo

— Estás bien- se detuvo cuando la mirada de odio eclipso sus cara, Jane jamás la había visto así, no había una pizca de compasión o humanidad. No era la Jaydlien dulce, tierna y testaruda, lo que tenía en frente era algo completamente diferente, vacía y fría. Oh santa mierda! Un gruñido inhumano salió de la garganta de Jaydlien.- Oh santos ninjas.- Jaydlien se recompuso y camino decidida hasta Dana.
— Oh Santos Ninjas-grito Jane- Laurent- Laurent viajo hasta Jane, en la distancia la miro- Jaydlien se volvió loca. El maldito demonio se apodero de ella.
— Qué?- soltó Laurent con los ojos abiertos ampliamente. Terror la atravesó. Los pasos de Jaydlien eran fuertes, precisos y malignos, cuanto estuvo frente a Dana, golpeo su pómulo tan fuerte que escucho un crujido de sus nudillos. Pero Dana rápidamente devolvió el golpe. Oh Santos bebes gorilas, Jaydlien aún estaba sensible por los golpes de antes, pero esto no les llegaban ni a las rodillas. Se abalanzo sobre ella y golpe su cara un par de veces, gritos alrededor.
Volver arriba Ir abajo
kar3n
Forista!


Cantidad de envíos : 128
Edad : 21
Fecha de inscripción : 24/10/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 10th 2013, 15:46

COMO K LA NOVEEE
YA LLEGA A SU FIN Sad Sad
SIGUELA POR FAAAA
AMO TU NOVEEE Wink
QUIERO VER K VA
A PASAR JAJAJAJAJAJ
JAY ES UNA FIIERAAA!!!!
JAJAJAJAAJ A VER
QUIEN LAS SEPARA AHORA JAJAJ
SIIIGUE
Volver arriba Ir abajo
nikatiikaa!!
Me Gustan Los Jonas!


Cantidad de envíos : 227
Edad : 19
Localización : venezuela! cositas macabras...nick!
Fecha de inscripción : 03/08/2010

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 10th 2013, 19:55

NOOOOOO!!!! malvada seaaa! como se te ocurre dejarla hayyy!!!!??? aaay DIos miooo! no puede ser!
no puede ser! no puede serrr!!!
q va a pasarrrr!!!!??? jajjajajajajja!!! cierto kar3n! es una fieraaa!! jajajajaj! ni quien las separe de verdad!!
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 12th 2013, 20:53

Capítulos finales, Gracias a todas por todo su apoyo, estoy realmente agradecida. Me gustaría que cuando culminara, la calificaran. Espero haya sido tan buena como yo lo creo, eso me dice que valió la pena, escribirla, las desveladas, los sueños extraños, algunas malas notas (de las que no estoy acostumbrada) y regaños de mis padres. Infinitamente gracias.

Qué?- soltó Laurent con los ojos abiertos ampliamente. Terror la atravesó. Los pasos de Jaydlien eran fuertes, precisos y malignos, cuanto estuvo frente a Dana, golpeo su pómulo tan fuerte que escucho un crujido de sus nudillos. Pero Dana rápidamente devolvió el golpe. Oh Santos bebes gorilas, Jaydlien aún estaba sensible por los golpes de antes, pero esto no les llegaban ni a las rodillas. Se abalanzo sobre ella y golpe su cara un par de veces, gritos alrededor.
Cómo pudiste?- grito Jaydlien mientras le halaba el cabello, esto se pondrá muy interesante.
Qué diablos estás haciendo?-grito ahora Jane mientras sacaba a Jaydlien de la pelea.
Mierda, mierda, mierda-susurro Laurent abrazándose ella misma- Jay detente, para, Oh mierda, mierda, mierda. Dios por favor que salga viva de esta, por favor- medito cuando observo que Jaydlien perdía el poder quedando debajo de Dana. Ella dio el primer golpe, Jaydlien sintió arder su mejilla. Pero la ira no se comparaba con nada, no era fuerte, o muy valiente, era pequeña y débil, no sabía pelear, pero de algo si estaba seguro, solo una saldría viva y esa seria ella. Cuando Dana tomo sus hombres y la arrojo de nuevo al suelo, sus pulmones se quedaron sin aire, Oh Joder, no estaba saliendo como lo había planeado, ¿acaso lo planeo? Los brazos de Trevor envolvieron a una furiosa Dana, Jaydlien se levantó de un salto aproximándose hasta ella, pero unos brazos la detuvieron, ciertamente no eran los de Nick, mucho menos los de Jude, cuando las voz gruesa resonó en el ambiente, algo en ella se calmó.
Jaydlien Adams, Tranquilízate de una buena vez- Oh santa mierda era Frank y no estaba muy contento. Nick apareció en medio estirando los brazos, odio en sus ojos, ira frunciendo sus labios. Decepción en las finas líneas de su rostro.
Que mierda sucede aquí?-pregunto con esa voz ronca que tanto miedo le daba a Jaydlien, y si no era cierta su alucinación, si había recordado mal, ella simplemente no tenía pruebas, ¿Nick le creería?
Seguro Jaydlien le gustara responder eso, Nicky- Oh carajos! Nick nunca le había dejado llamarlo Nicky y ella si podía. Mas ira corriendo por sus venas, pero no dijo nada, las palabras simplemente no salían.
No lo repetiré de nuevo que sucede aquí-sus palabras eran duras, todos miraban con atención- Que le hiciste?-miro a Dana
Yo- se hizo la víctima- Nicky- la palabra de nuevo, mas ira bombeó sus corazón- Ella llego toda loca y comenzó a golpearme-Nick frunció el ceño
Eso es cierto?- más silencio por parte de ella, Oh demonios recapitulando, si solo eran los celos tan grandes que tenía porque Nick se fue con Dana lo que le hizo ver cosas raras.
Si- contesto otra de las chicas- Ella llego comportándose de una manera muy extraña- Nick la miro con decepción.
Jaydlien no puede llegar y agredir a alguien así-respiro profundo- Hablaremos luego
Qué?- dramatizo- Porque es tu novia no sucede nada, que hay conmigo?
Jaydlien te pedirá una disculpa- exigió Frank- Luego tu y yo hablaremos seriamente, estoy realmente decepcionado de ti, jovencita- los brazos de Frank aflojaron, aún dudoso de soltarla. Jaydlien se quedó en silencio mirándola, como si eso la hiciera recordar, Dana alargo el cuello para escuchar su disculpa. Ja como si eso fuera a pasar, el tatuaje de nuevo se asomó, tentándola, burlándose de ella en su cara, las imágenes se reprodujeron, una y otra vez en su cabeza, no había margen de error, lo que vio, realmente paso.
Jaydlien, que esperas para disculparte- la regaño su padre
Nunca- ella entrecerró los ojos- Nunca me disculparía con una traidora
Yo?-pregunto Dana impresionada.
Jaydlien!- de nuevo la voz de su padre, el cuerpo de Jay se tensó
Si tú, pensaste que no te iba a descubrir, perra, jamás creí que llegaras tan bajo.
Jaydlien- ahora era Nick, ella se soltó de Frank y se acercó a Dana, incitante, fría, furiosa.
Te gusto ver en primera fila como me pateaban el trasero- los ojos de Dana era inexpresivos.- Apuesto que sí, apuesto que te regocijaste cuando viste que me revolcaba de dolor.
De que estas hablando? Has enloquecido?
He estado loca toda mi vida, la única vez que estuve cuerda, tú estabas en la habitación presenciando la paliza que me propinaba Valentino y sus hombres con las malditas toallas, te felicito, tu plan salió perfecto. Oh, pero no tan perfecto, no contaste que yo lograría verte y recordarlo todo. No es así?- por un minuto solo un minuto Jaydlien creyó ver miedo en sus ojos.
Eso es una acusación muy seria, Jaydlien-ella escucho la voz a la defensiva de Nick, no le creía.
Yo no estoy mintiendo, es cierto- grito furiosa
Cariño creo que deberíamos irnos a casa- Frank se tensó, su hija al parecer actuaba como una lunática. Los ojos de Dana bailaron de diversión cuando Jaydlien era arrastrada hasta la salida. Ella se detuvo, maldad reflejaron sus ojos.
Celosa de que Nick no te amé como a mí, lamento tanto que no seas suficientemente buena para él, corrección no eras más que basura. No, creo que aún la basura tiene más valor que tu-Oh Dios Mío! Dana exploto.
Al menos le dijiste a Nick lo que Valentino hizo contigo, supongo que no serás tan suficientemente buena para él, después de eso.- comenzó a apretar las manos a cada lado antes de que ella cediera al desenfrenado deseo de asesinarla. O llorar. De la boca de Jaydlien se abrió pero no dijo nada. Por un maldito minuto recordó las manos de Valentino sobre ella y lo que le hizo.
Sabe Nick que fuiste penetrada tan duramente que creí haberte escuchado gemir- su maligna sonrisa se afloro- Quieres que sea yo quien le diga con lujo de detalle lo que paso. Dudo que este muy contento, Zorra. - Lágrimas de rabia y vergüenza ardieron en sus ojos. Se irguió mientras sentía martillazos en su pecho, una oleada de vértigo la golpeo. Oh demonios tendría un ataque de pánico frente a todos, esos no era bueno. Nada bueno.
Aun lo recuerdas, apuesto que si-siguió Dana cavando un agujero muy profundo
Cállate!-grito- No sabes nada. – los ojos de Nick parecían convertirse en un agujero negro, había confiado en Dana y ella lo había traicionado, lastimando a una de las personas que más amaba en su vida. Oh cielos! Eso dolió.
Llévensela antes de que la mate- dijo Nick con voz ronca y fría, Dana se silenció y lo miro aterrada.
Nick, por favor escúchame, yo- él se acercó tan duramente a ella que el estrepito de personas no era normal, la tomo por los hombros y ella palideció.
Como te atreviste-sus dedos se apretaron con fuerza a su desnuda piel, lastimándola- Es mejor de que te largues antes de que cometa una locura-la soltó y ella cayó al suelo, Nick se volvió a Jaydlien con una mirada de disculpa, plasmada en su rostro, ella dio un paso atrás.
Yo- su vergüenza se adueñó de ella- Yo no puedo- dio media vuelta y huyo del lugar.


Sus manos temblaban cuando tomo los zapatos de punta, el nudo en su pecho no la dejaba tranquilizarse, las lágrimas se agolpaban en sus mejillas, los jadeos eran incontrolables, los recuerdos la atormentaban, en que estaba metida. El oscuro vestíbulo estaba vacío y su temperatura era fresca. Se podía oír el zumbido del aire acondicionado. La luz de la luna atravesaba las ventanas. Sacando el vestíbulo de la penumbra.
Cuando estuvo frente al espejo, su rostro era igual a la de una perdedora cobarde, una miedosa nena de papá, su cabello enmarañado sobre su cara, sus mejillas rojas junto con su nariz, sus ojos inundados de lágrimas y ese brillo se había apagado, sus dedos presionaban con fuerza un cepillo, en un acto ella frunció el ceño y lo estrello contra en el espejo del salón como si eso desapareciera la niña cobarde y vulnerable frente a ella. Cayo sobres sus rodillas y dejo escapar los jadeos y gritos que tanto se había guardado, estremeciéndose sucumbiendo ante la situación. Nunca más seria débil, nunca iba a dejar que las cosas la afectaran de nuevo, no derramaría una lágrima una vez más. Cuando la primera melodía del lago de los Cisnes hizo eco en la habitación, su espalda se arqueo y rápidamente se puso de pie, ejecutando un serie de Jetes, ya no era un bello Cisne, ahora sería el Cisne negro. La débil niñita se había marchado y ahora lo que quedaba era una muy valiente chica.

Bailo hasta que la rabia se apartó, hasta que el dolor se alejó y hasta que su cuerpo vibro exhausto. Bailo como nunca lo había hecho, con ira, rabia, odio. Sus ojos se fijaron en el espejo destruido, donde en un pedazo de lo que quedaban solo vio frialdad en sus ojos, mientras respiraba forzadamente. Unos despectivos aplausos resonaron en el salón de baile. Sacando a Jaydlien de sus pensamientos, Jay se volvió hacia la persona tras ella y se apoderó de ella un miedo tan fuerte que se quedó literalmente paralizada. Era incapaz de dar un solo paso. Aj estaba de pie junto a la salida del salón. Se miraron el uno al otro durante un buen rato y entonces sonrió. Caminó hacia Jay y pasó muy cerca.
Impresionante, Deberías aplicar para un academia de baile!- dijo con voz cortés, amable.
Lo hice- contesto manteniéndose firme.
No pareces enfadada porque yo esté aquí.
No lo estoy.
La euforia repentina la había insuflado coraje. ¿Qué importaba ya todo? Pronto habría terminado y nadie haría daño a Frank ni a su mamá, o a sus amigos, a los Halcones o a Frankie, Kevin ni a su Nick, nunca tendrían que pasar miedo. Se sentía casi mareada. La parte más racional de su mente le avisó de que estaba a punto de derrumbarse a causa del estrés. O a causa del pensamiento que le vino “Solo uno saldrá vivo de aquí”
¡Qué extraño!—sus ojos oscuros la examinaron con interés. El iris de sus pupilas era casi negro, pero había una chispa de color rubí justo en el borde. Estaba sediento—.
He de conceder me resultas bastante interesante. Observarte me fue toda una atracción. Y lo extraño es que muchos de nosotros no parecen tener conciencia alguna de lo interesante que eres. Qué bueno que yo me les adelante.
¿Qué diablos está diciendo?
Se encontraba cerca de Jay, con los brazos cruzados, mirándola con curiosidad. Ni el rostro ni la postura de Aj mostraban el menor indicio de amenaza. Tenía un aspecto muy corriente, no había nada destacable en sus facciones ni en su cuerpo, salvo la piel morena y los ojos agotados. Vestía una camiseta azul claro de manga larga y unos vaqueros desgastados. Jaydlien nunca lo había visto así. La última vez quiso matarla.

Supongo que ahora vas a decirme que tu novio te vengará —aventuró casi esperanzado, o eso le pareció.
No, no lo creo. De hecho, le he pedido que no lo haga.-mintió.
¿Y qué te ha contestado?
No dijo mucho.
¿Y crees que te hará caso?
Eso espero.
Sabes lo que pasara ahora, temo que no podemos arriesgarnos a que digas algo de lo que viste- Dio un paso hacia ella, sonriendo.
Antes de que empecemos…

Jaydlien sintió náuseas en la boca del estómago mientras hablaba. Esto era algo que ella no había previsto.
Dio otro paso en su dirección hasta situarse a poca distancia. Levantó un mechón de su pelo y lo olió con delicadeza. Entonces, lo puso otra vez en su sitio con dulzura y Jaydlien sintió sus dedos fríos en su garganta. Alzó luego la mano para acariciarle rápidamente una sola vez la mejilla con el pulgar, con expresión de curiosidad. Jay deseaba echar a correr con todas sus fuerzas, pero estaba paralizada. No era capaz siquiera de estremecerme. Y ahí se fue su valentía, maldición!, naturalmente era una cobarde

Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 12th 2013, 23:15

No —murmuró para sí, mientras dejaba caer la mano—. No lo entiendo —suspiró-En fin, supongo que deberíamos continuar. Luego, podré telefonear a Frank y decirle dónde te pueden encontrar, a ti y a mi mensajito. Ahora se sentía realmente mal. Supo que iba a ser doloroso, lo leía en sus ojos. No se conformaría con ganar, matarla y desaparecer. El final rápido con que ella contaba no se produciría.
No pudo evitarlo, intento correr aun sabiendo que sería inútil ya que la academia estaría rodeada por muchos de sus hombres y que sus rodillas estaban muy débiles. Le invadió el pánico y salto hacia la salida del estudio de ballet. Actuó tan rápido que no vio si había usado los pies o las manos. Un golpe demoledor impactó en su pecho y se sintió volar hacia atrás, hasta sentir el crujido del cristal al romperse cuando su cabeza se estrelló contra los espejos. El cristal se agrietó y los trozos se hicieron añicos al caer al suelo, a su lado. Igualando el otro espejo. Jaydlien Estaba demasiado aturdida para sentir el dolor. Ni siquiera podía respirar.
Se acercó muy despacio.
 Esto hará un efecto muy bonito —dijo con voz amable otra vez mientras examinaba el caos de cristales—

Le ignoro mientras gateaba de pies y manos en un intento de arrastrarse hasta la otra puerta.
Se abalanzó sobre ella de inmediato y le pateó con fuerza la pierna. Oyó el espantoso chasquido antes de sentirlo, pero luego lo sintió y no pudo reprimir el grito de agonía. Se retorció para agarrarse la pierna, él permaneció junto a ella, sonriente.
 Tuviste mucha suerte la primera vez, princesa, pero no soy del tipo que dan segundas oportunidades.- el dolor lo sentía fatal, justo como la primera vez.
 ¿Te gustaría considerar tu última petición? —le preguntó con amabilidad.
Le golpeó la pierna rota con el pie. Jay oyó un alarido taladrador. En estado de shock, lo reconoció como suyo.
 ¿Sigues sin querer que Nick intente encontrarme? —le estimuló.
 No —dijo con voz ronca—. No, Nick, no lo hagas…
Entonces, algo le impactó en la cara y la arrojó de nuevo contra los espejos.
Por encima del dolor de la pierna, sintió el filo cortante del cristal rasgarle el cuero cabelludo. En ese momento, un líquido caliente y húmedo empezó a extenderse por su pelo a una velocidad alarmante. Noto cómo empapaba el hombro de su leotardo y oyó el goteo en la madera sobre la que se hallaba. Se le hizo un nudo en el estómago a causa del olor.
Ojala que fuera rápido a partir de ahora, deseo Jay, todo lo que podía esperar es que la pérdida de sangre se llevara su conciencia con ella. Se le cerraban los ojos. Pero su cuerpo la inundo de un último impulso. Su amor por lo que más quería, debía salir de allí, lucharía hasta que su corazón diera el último soplo. Tanteo el suelo con lentitud y apretó un vidrio filoso en sus manos, la sintió arder.
El dolor agudo que traspasaba su mano la trajo de vuelta, casi hasta la superficie, pero no era un camino de regreso lo bastante amplio para que le permitiera abrir los ojos.
Entonces, supo que estaba muerta…
… porque oyó la voz de un ángel pronunciando su nombre a través del agua densa, llamándole al único cielo que ella anhelaba. Pero otra voz que sonaba como ella le recordó “que solo uno de ellos saldría vivo” y si no era ella el tampoco. Encontró abrir los ojos y con un impulso sobre humano enterró el vidrio en el estomago de Aj, enterrándolo con ganas, lo saco deliberadamente y lo apuñalo de nuevo, con la poca fuerza que le quedaba. Sintió un golpe y cayó al suelo, si moría, moriría tranquila de que Aj ya no molestaría a su familia. O a Nick. Cerró los ojos. Mientras iba a la deriva, soñó.
En el lugar donde flotaba, debajo de las aguas negras, oyó el sonido más feliz que su mente podía conjurar, el más hermoso, el único que podía elevarle el espíritu y a la vez, el más espantoso. Era otro gruñido, un rugido salvaje y profundo, impregnado de la más terrible ira.
Se produjo un ruido, un terrible tumulto que la asustó detrás de aquel sonido anhelado. Un gruñido grave y despiadado, un sonido seco, espantoso y un lamento lleno de agonía, que repentinamente se quebró…
Ella en cambio decidió concentrarse en la voz del ángel, que antes le había hablado.
 ¡Jaydlien, por favor! ¡Jay, escúchame; por favor, por favor, Jaydlien, por favor! —suplicaba.
Sí, quiso responderle. Jaydlien Quería decirle algo, cualquier cosa, pero no encontraba los labios.
 ¡Frank! —Llamó el ángel con su voz perfecta cargada de angustia— ¡ Jaydlien, Nena, no, oh, no, por favor, no, no!
El ángel empezó a sollozar sin lágrimas, roto de dolor.
Un ángel no debería llorar, eso no está bien. Jaydlien Intento ponerse en contacto con él, decirle que todo iba a salir bien, pero las aguas eran tan profundas que la aprisionaban y no podía respirar.
Sintió un punto de dolor taladrarle la cabeza. Dolía mucho, pero entonces, mientras ese dolor irrumpía a través de la oscuridad para llegar hasta ella, acudieron otros mucho más fuertes. Grito mientras intentaba aspirar aire y emerger de golpe del estanque oscuro.
 ¡Jaydlien! —gritó el ángel.
 Ha perdido algo de sangre, pero la herida no es muy profunda —explicaba una voz tranquila, era Max—. Echa una ojeada a su pierna, está rota.
El ángel reprimió en los labios un aullido de ira. Jaydlien sintió una punzada aguda en el costado. Aquel lugar no era el cielo, más bien no. Había demasiado dolor allí para que lo fuera.
 Y me temo que también lo estén algunas costillas —continuó la voz serena de forma metódica.
Aquellos dolores agudos iban expidiéndose en su cuerpo. Sin embargo, apareció uno nuevo, una quemazón en su estómago que anulaba a todos los demás. Alguien la estaba quemando.
 Nick —intento decirle, pero su voz sonaba pastosa y débil. Ni ella era capaz de entenderse.
 Jaydlien, te vas a poner bien. ¿Puedes oírme, Nena? Te amo.
 Nick —lo intento de nuevo, parecía que se iba aclarando su voz.
 Sí, estoy aquí.
 Me duele —se quejó.
 Lo sé, Nena, lo sé —entonces, a lo lejos, le escuché preguntar angustiado—. ¿No puedes hacer nada?—
 Mi maletín, por favor… No mires, Laurent, eso te ayudará —aseguró Max.
 ¿Laurent? —gimió Jaydlien
 Está aquí, fue ella la que supo dónde podíamos encontrarte.
 Me duele el estómago —intento decirle.
 Lo sé, Nena, Max te administrará algo que te calme el dolor.
 ¡Me arde el estómago! —consiguió gritar, saliendo al fin de la oscuridad y pestañeando sin cesar.
No podía verle la cara porque una cálida oscuridad le empañaba los ojos. ¿Por qué no veían el fuego y lo apagaban? La voz de Nick sonó asustada.
 ¿Jaydlien?
 ¡Fuego! ¡Que alguien apague el maldito fuego! —gritó mientras sentía cómo se quemaba.
 ¡Max! ¡Su estómago!
 La ha apuñalado.- La voz de Max había perdido la calma, estaba horrorizado. Oyó cómo Nick se quedaba sin respiración, del espanto.
 Max, tienes que hacer algo —dijo Frank con las manos temblándole, cerca de la cabeza de Jaydlien; sus dedos fríos le limpiaron las lágrimas.
 ¡Papá! —rugió Laurent.
 Laurent—gimió Jaydlien
 Presionan aquí con fuerza, mientras llamo una ambulancia- Mientras Max hablaba ella podía sentir cómo aumentaba la presión en su cabeza, y algo pinchaba y tiraba de la piel. El dolor que esto le provocaba desaparecía ante la quemazón de su estómago. Estremeciéndole los intestinos.
 ¿Se salvará? —Laurent parecía tensa., mientras sollozaba.
 No lo sé —reconoció Max—, pero hay que darse prisa.
 Frank, yo… —la voz de Nick salía horcada—. Lo siento tanto. La angustia había aparecido de nuevo en la voz del ángel.
 No es tu culpa, Nick...- dijo Frank sin aliento
Jaydlien se retorcía prisionera de esa ardiente tortura, y el movimiento hizo que el dolor de la pierna llameara de forma escalofriante.
 ¡Nick! —grito Jay y se dio cuenta de que había cerrado los ojos de nuevo. Los abrió, desesperada por volver a ver su rostro y allí estaba. Por fin pudo ver su cara perfecta, mirándome fijamente, crispada en una máscara de dolor y pena.
 Laurent, encuentra algo para que le entablille la pierna —Max seguía inclinado sobre ella, haciendo algo en su cabeza—. Debemos sacarla de aquí, antes de que sea demasiado tarde.- El rostro de Nick se veía demacrado. Ella lo miro a los ojos y al fin la duda se vio sustituida por una determinación inquebrantable. Apretó las mandíbulas y Jay sintió sus dedos fuertes y frescos en su cuerpo ardiente, elevándola con cuidado. Entonces Jaydlien sintió como se movía y la brisa de la noche estrellándose como agujas en su cara, jadeos se escucharon y el grito desahuciado de Jane resonó en la calle, Nick inclino la cabeza sobre ella sus labios fríos presionaron contra su frente. El dolor empeoró, no por el contacto de Nick, sino por el pensamiento de que si moría ella jamás lo sentiría de nuevo o a su familia, jamás conocería a Abey, demonios. Aulló y me debatió por su vida, forcejeando entre las manos heladas que la sujetaban. Oyó hablar a Jane, luego a Laurent, estaban aterradas, ella pasó a ser sostenida por otro cuerpo. Frank intentaba calmarla. Algo pesado le inmovilizó la pierna contra el suelo y Max le sujetó la cabeza en el torno de sus brazos de piedra. Jaydlien estaba convulsionando.

Entonces, despacio, dejo de retorcerse conforme el cuerpo se le entumecía más y más. El fuego se había convertido en un fuego amortiguado que se concentraba en un punto más pequeño. Y mientras el dolor desaparecía, ella sintió cómo perdía la conciencia, deslizándose hacia alguna parte. Le aterraba volver a aquellas aguas negras y perderse de nuevo en la oscuridad.

 Papá-suspiro demasiado bajo, pero Frank la escullo y la apretó más a su pecho.
 Aquí estoy cariño- su voz se llenó de sollozos.
 Nick—intento decir, pero no consiguió escuchar su propia voz, aunque ellos sí parecieron oírla.
 Está aquí a tu lado, Muffin.-ahora era Jude quien hablaba, ¿Dónde diablos estaba?
 Quédate, Nick, quédate conmigo…
 Aquí estoy.
 ¿Muffin? —la llamó Jude.
Hizo un esfuerzo por contestarle.
 ¿Mmmm?
 Te quiero —contestó él.
 Lo sé —inspiro aire, se sentía tan cansada…- Yo también te quiero Puppy. Y entonces escucho su sonido favorito sobre cualquier otro en el mundo: la risa tranquila de todos ellos temblando de alivio. Sobre todo la de Nick.
Pero hubo algo con lo que nadie contaba Jaydlien vio una luz brillante al final de un pasillo oscuro, sonrió tonta por el cansancio que la rodeaba, sus pulmones se sintieron como dos pedazos de concretos duros e inmóviles.
 Jude- ella rio sin aliento
 Si?-su voz era cálida
 Veo una luz muy brillante, se parece a ti, creo poder alcanzarla- y fue cuando ella corrió tras ella.
 No te acerques a ella- grito el, pero su voz se escuchó lejana, cuando Jaydlien intento respirar de nuevo, sus pulmones se apretaron.
 Está teniendo un paro respiratorio- grito Max mientras el cuerpo de Jaydlien sucumbía.



***************
Recuerdo despertar, abriendo los ojos lentamente mientras se fijaban en las tenues paredes blancas, mis manos se apretaron en las sábanas mientras sentía una jaqueca terrible, papá estaba a un costado, con los ojos vidriosos y e inyectados de sangre, quise decir que estaba bien pero por lo único que salieron de mis labios fue una sola y razonable palabra.
 Nick?- papá abrió ampliamente los ojos cuando se formaba una mueca de horro en su rostro, un fuerte golpe me ralentizo. Lagrimas resbalaron inconscientes por mis ojos.
 Donde esta Nick?-grite tan fuerte que mi padre se sobresalto
 Cariño, tuviste un paro cardiaco y tu corazón murió- oh ahora no entendía nada
 Estoy muerta?-pregunte confundida
 Nick lo está- su voz salió compasiva
 Qué?-dije horrorizada, mientras mi corazón se encogía.
 Nick te dio su corazón- oh santa mierda, eso no lo vi venir,- Su corazón es tuyo ahora- bueno siempre lo fue, él lo dijo pero esperen
 Muerto?
 Si-
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 13th 2013, 06:33

**********************

El grito despavorido de Jaydlien sobresalto a todos en la habitación, Laurent se acercó a ella mientras intentaba tranquilizarla, el dolor de su pierna la infundio, pero no se sentía igual que saber que su novio estaba muerto, mientras gritaba y pataleaba, cuatro fuertes brazos la sujetaron, mientras gritaba. “No, no, no, él no por favor”, no escuchaba más que sus gritos y el martilleo de su corazón contra su pecho, luego de que Jane llamara a la enfermera y le suministrara un tranquilizante, la habitación quedo en silencio.

Lo único que se escuchaba era la forzosa respiración de Jaydlien, mientras dormía.

Luego de un par de horas ella vio una deslumbrante luz nívea al abrir los ojos. Estaba en una habitación desconocida de paredes blancas. Unas persianas bajadas cubrían la pared que tenía a su lado. Las luces brillantes que tenía encima de la cabeza la deslumbraban. Estaba recostada en una cama dura y desnivelada, una cama con barras.
Las almohadas eran estrechas y llenas de bultos. Un molesto pitido sonaba desde algún lugar cercano.
Jaydlien esperaba que eso significara que seguía viva. La muerte no podía ser tan incómoda.
Unos tubos traslúcidos se enroscaban alrededor de sus manos y debajo de la nariz tenía un objeto pegado al rostro. Alzo la mano para quitárselo.
—No lo hagas.
Unos dedos cálidos la atraparon la mano.
¿Nick?
Jaydlien ladeo levemente la cabeza y se encontró con su rostro exquisito a escasos centímetros del de ella.
Reposaba el mentón sobre el extremo de su almohada. Comprendió que él seguía con vida. ¡Gracias a Dios!
¡Nick! ¡Estás bien!
Shhh… —la acalló—. Si estoy bien.
¿Qué sucedió?
Ella no conseguía recordarlo con claridad, y su mente parecía resistirse cada vez que intentaba rememorarlo.
Estuve a punto de llegar tarde. Pude no haber llegado a tiempo —susurró con voz atormentada.
Donde esta Aj?
Muerto- Oh mierda! Jaydlien nunca se había sentido feliz por la muerte de otro, ni nunca creyó que lo haría, pero en este preciso momento lo estaba, eso significaba que ya todo iba a estar bien, pero esperen
Yo lo hice?-pregunto atónita, el silencio de Nick respondió su pregunta- Oh santos bebes alienígenas!
Lo hiciste en defensa propia, nena. Los policías lo saben, todos lo saben. Aj ya no es un problema.- Jaydlien supiro cansada
Donde esta papá y Mamá?- una media sonrisa apareció en el
Frank está en el cunero, el parto de Margaret se adelantó debido a lo que sucedió.
Abey ya nació!-exclamo feliz- Nick tengo una hermanita- Intento incorporarse, pero se agravó el mareo de su cabeza. Las manos de Nick la empujaron suavemente hacia las almohadas.
Tranquila… Si tienes una hermanita, Frank dijo que vendría pronto, fue a darle una ojeada a Abey- otra media sonrisa se le escapo. Jaydlien Suspiro, y le dolió. Echo una ojeada por debajo de la sábana a la parte inferior de su cuerpo, al enorme bulto que era su pierna.
¿Cómo estoy?
Ardiente y sexy- indico Nick
Nick-le regaño ella, su sonrisa cambio por una línea tensa.
Tienes rota una pierna y cuatro costillas, algunas contusiones en la cabeza moretones por todo el cuerpo y has perdido mucha sangre. Te han efectuado varias transfusiones. No me gusta, hizo que olieras bastante mal durante un tiempo.
Eso debió de suponer un cambio agradable para ti.
No, me gusta cómo hueles.

Jaydlien esperó pacientemente a que le contara lo demás.
Suspiró sin devolverle la mirada.
Fue horrible verte así —susurró—, Doloroso. Lo más doloroso en mi vida. Peor que lo de mi madre, seguramente porque sabía que moriría y el doctor solo me dijo ella no resistió y ya sabes, pero cuando estuve allí contigo, fue como si fuera participe de la muerte, la vi con mis propios ojos, en ti… —al fin, alzó la mirada y esbozo una media sonrisa—. Pero me mantuve fuerte porque Debe de ser que te quiero.
Lo siento —se disculpó ella. Nick Miró al techo.
Tienes mucho por lo que disculparte.
¿Por qué debería disculparme?
Por estar a punto de apartarte de mí para siempre.
Lo siento —pidió perdón otra vez.
Deberías haber escapado, deberías haberte puesto en contacto conmigo…
Supe lo que sucedería- fue honesta. La expresión de Nick endureció- Pensé que si lo hacía todo cambiaria para mejor
Casi te pierdo allí- su voz fue más ruda
Lo sé, lo siento pero no me arrepiento de nada, si mi muerte los libraba de la tortura de Aj, lo vale, todo lo vale por ustedes- el silencio
Está bien, estás loca pero está bien- su voz sonaba tranquila, pero su rostro estaba oscurecido por la furia. Jaydlien Intento tocarle la cara con la mano libre, pero algo se lo impidió. Al bajar la mirada descubrió la vía intravenosa sujeta al dorso de su mano.
¡Ay! —exclamo con un gesto de dolor.
¿Qué sucede? —preguntó preocupado. Se distrajo algo, pero no lo suficiente. Su mirada continuó teniendo un aspecto siniestro.
¡Agujas! —le explico ella mientras apartaba la vista de la vía intravenosa. Fijo la vista en un azulejo combado del techo e intento respirar hondo a pesar del dolor en las costillas.
¡Te asustan las agujas! —murmuró Nick para sí en voz baja y moviendo la cabeza— ¿Un chico malo sádico que pretende torturarla hasta la muerte? Claro, sin problemas, ella se escapa para reunirse con él. Pero una vía intravenosa es otra cosa…
Jaydlien puso los ojos en blanco. Le alegraba saber que al menos su reacción estaba libre de dolor. Decidió cambiar de tema.
¿Cuánto tiempo he estado aquí?
Una semana, tal vez dos, no he llevado mucho la cuenta, si lo hacia terminarías buscándome en el área de psiquiatría al despertar- Jaydlien sonrió y luego
Dos semanas- el asintió
Eso quiere decir que me perdí mi graduación
Lo siento
Nah tampoco quería ir-dijo ella con un rubor en las mejillas- Iba a pedirte que escapáramos ese día y tal vez…- la sonrisa arrogante de Nick apareció, ella lo golpearía, pero estaba muy dolorida
Se inclinó lentamente. El pitido se aceleró de forma salvaje antes de que sus labios la rozaran, pero cuando lo hicieron con una dulce presión, se detuvo del todo.
Torció el gesto.
Parece que debo tener contigo aún más cuidado que de costumbre…
Todavía no había terminado de besarte —se quejó—. No me obligues a ir a por ti.
Esbozó una amplia sonrisa y se inclinó para besarla suavemente en los labios. El monitor enloqueció. Pero en ese momento, los labios se tensaron y se apartó.
Me ha parecido oír a tu madre —comentó, sonriendo de nuevo.
No te vayas —chillo ella.
Jaydlien sintió una oleada irracional de pánico. No podía dejarlo marchar… Podría volver a desaparecer. Nick leyó el terror de sus ojos en un instante y le prometió solemnemente:
No lo haré —entonces, sonrió—. Me voy a echar una siesta.
Se desplazó desde la dura silla de plástico situada cerca de ella hasta el sillón reclinable de cuero de imitación color turquesa que había al pie de su cama. Se tumbó de espaldas y cerró los ojos. Se quedó totalmente quieto.
Suspiró profundamente, pero no abrió los ojos.
Entonces Jaydlien oyó a su madre, que caminaba en compañía de su padre y de otra persona, tal vez una enfermera. Su voz reflejaba cansancio y preocupación. Jaydlien quiso levantarse de un salto y correr hacia ella para calmarla y prometerle que todo iba bien. Pero no estaba en condiciones de hacerlo, por lo que aguardo con impaciencia. La puerta se abrió y en una silla de ruedas entro.
¡Mamá! —susurro, henchida de amor y alivio.
Se percató de la figura inmóvil de Nick sobre el sillón reclinable y se dirigieron a la cama
Nunca se aleja de ti, ¿verdad? —musitó para sí.
Mamá, ¡cuánto me alegro de verte!
Cariño, o no sabes lo asustada que estuve…
Lo sé, Lo siento, mamá, pero ahora todo va bien —la reconforté—, no pasa nada. Supe que Abey ya nació ella, está bien?
Estoy muy contenta de que al final hayas abierto los ojos.-sonrió ampliamente- Ella está bien, y se parece mucho a ti.
Oh demonios no!-los ojos de Frank se encogieron.
No quiero decir que es malo, bueno si es malo, mírenme a mí, si ella es igual a mi tal vez pondrá el mundo de cabeza por ser tan testaruda.-reí- Me gustaría verla.
Lo sé- suspiro- Pero cuando te sientas mejor. Te han mantenido sedada bastantes horas, cielo. Tenías muchas heridas.
Lo sé —le dolían todas.
Has tenido suerte de que estuviera allí Max, él ha estado muy al pendiente, en lo contrario Laurent enloquecería.- Nick soltó un silencioso ronquido, lo que le valió a Jay y a sus padres una carcajada.
No se ha movido de aquí- dijo Frank- Él ha estado muy al pendiente, creo que no ha dormido bien, como nosotros.- Eso la hizo sentir culpable
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 13th 2013, 07:09

Muack... Faltan pocos capis para que acabe......no lloren chicas, si quieren secuela o algo por el estilo comente, ustedes pidana q yo escribo... Se les quiere
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 13th 2013, 14:26

Ya trngo el ultimo capitulo listo. Con e l epilogo creo q les encantara no me maten por favor
.. Comenten por fa no me olviden q duele..... Las quiero. Si comentan puede q suba el final esta misma noche.....<3 Razz :-S
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 13th 2013, 14:40

Las cosas se normalizaron, algunos chicos se salieron de los Halcones sin ningún tipo de rituales o algo parecido, Los aspectos malos de la vida se habían marchado y ninguno de ellos estaba dispuesto a dejar que apareciesen, Jaydlien estaba encantada con su nueva hermanita, y Nick de que ella estuviera bien y de que sus hermanos ya no estuvieran en peligro. De ahora en adelante nada iba a ser fácil, pero tampoco imposible. Para sorpresa de Jaydlien Nick se enfocó en su carrera de química, consiguió un empleo, no era mucho pero pagaba sus cuentas y las de sus hermanos. La profesora Mendler ayudo en el proceso, de alguna manera ella se convirtió en una muy buena amiga para ellos. Impresionantemente habían logrado graduarse con muy buenas notas en su materia, evitando la escuela de verano.

Frank se enfocó en su empleo de inversionista y en su familia, las bandas, los crímenes y las peleas quedaron para el en el pasado. Ahora todo estaba bien. Bueno eso era lo que creían. En conclusión Jaydlien supo que ese año si paso a ser una gran historia, que tal vez contaría a sus nietos, obviando algunas partes, claro. Pero supo que no lo cambiaría por nada, y que tampoco le tenía rencor a Aj, gracias a él, Nick y ella eran una pareja sólida y grandiosa. A Y MUY SEXY según Nick.
Simplemente especial, una aventura única, una locura fatal, pero esto es solo el comienzo de muchas páginas que necesitan ser escritas, pues su historia no acabara allí, sabía que con Nick a su lado cualquier cosa se podía esperar. Tal vez a lo mejor, algo mágico sucederá con ellos (más de lo que ha sucedido) o tal vez sus hijos, nada se sabe en este destino incierto. Y de algo estaba completa e irracionalmente seguro. Amaba a Nick sobre todas las cosas…

DOS AÑOS DESPUÉS…

Jaydlien realizo un Grand jete cuando la primera nota de Tchaikovski comenzó a sonar en el lugar, sus brazos moviéndose con gracia y sus pies con armonía, su corazón estaba latiendo en conformidad de la melodía, ser grande no es ser invencible, es luchar por lo que quieres siendo tú mismo. Bailó hasta que alcanzó su mayor punto en el cielo, ganándose una estrella solo para ella, bailó como nunca jamás lo había hecho, con el corazón completo. Movimientos relajados y armoniosos ejecutó cuando el escenario quedó en silencio mientras el final del Lago de los Cisnes llegaba a su fin. Una simple reverencia y minutos después escucho abrazos y gritos efusivos, de alrededor 500 personas, sus ojos brillaron, felices, pero no fue hasta que su mirada recayó en los asientos de adelante, su familia la acompañaba, sus amigos, y la banda. Pero el que más resaltaba era Nick en su formal y muy apretado traje.
Cuando los aplausos cesaron, salió disparada fuera del escenario, el rostro de su hermano resalto entre tantos cuerpos, con un ramo de rosas en sus brazos.
Vaya-dijo Jude con una gran sonrisa- Estuviste maravillosa, eres wau! Sin palabras enserio, Abey no dejaba de verte como si fueras su heroína o algo así. En serio pobre niña cuando descubra la verdad-Jaydlien no pudo evitar rodar los ojos.
Son para mí?-pregunto esperanzada
No, son para Miley a ella le encantan las rosas
Oh!-suspiro un poco decepcionada- Bueno a ella le van a encantar
Enserio Muffin, ella me patearía si tan solo las ve, corrección ella me golpearía muy, muy fuerte si tan solo las menciono. Son para ti bobita-dijo dándoselas
Son tan hermosas!-la olfateo
No tan hermosas como tú- la voz de Nick la hizo sonrojar-
Bueno- Jude se rasco la cabeza- Yo me voy.-luego miro a Nick-Compórtense, papá no está feliz con lo que vio la última vez. Dijo que si tan solo los veía rosarse las manos te obligaría a ser un voto de abstinencia-miro a su hermana
Ya es muy tarde-se sonrojo cuando observo la sonrisa divertida de Nick
Qué?-se puso recto Jude- Saben que, no quiero oírlo, y mucho menos ya que no eres mi jefe, no tengo porque controlarme- dijo eso y se marchó.
Date prisa, debemos asistir a una boda-dijo Nick sonriente
Iras?-su voz sonó sorprendida
Aunque me gustaría, sacarte de aquí como en los viejos tiempos y atarte a la cama para celebrar esta noche, debo ir, lo cual es una lástima, para ti claro. Porque de lo contario Trevor romperá mi cuerpo. Y para ambos es mejor que no suceda- su sonrisa arrogante deslumbro. El puño de Jaydlien conecto con su labio, por fin lo hacía. Nick se estremeció y soltó un gruñido dolorido.
Y por qué demonios fue eso?-pregunto con los ojos bien abiertos
Lo siento tenía que hacerlo-Nick abrió más lo ojos
Por qué?
Nick he querido borrar esa sonrisa arrogante desde que te vi en el bar, lo siento mi vida, pero tenía que hacerlo.
Pero ese día me golpeaste en las pelotas-le recordó
Sí, eso había sido por besarme- le aclaro
Oh mierda!-Exclamo
Qué ocurre?-
Me golpearas cada que sonría de esa manera
Bueno, si
Ese es el problema
Por qué?
Porque me encanta sonreírte así.-dijo en el momento en que la beso, luego sonrió arrogante sobre sus labios- No me mientas, nena, te encantan estas sonrisas.
Oh Nick! Me encanta todo de ti
Lo sé- su sonrisa se amplio
Volver arriba Ir abajo
Jackie Alessandria Jonas
Forista!


Cantidad de envíos : 119
Edad : 18
Localización : Venezuela
Fecha de inscripción : 01/11/2013

MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Diciembre 13th 2013, 14:44

Bien, tú ganas —suspiro Jaydlien saltando de su silla y mirando fijamente a Laurent con admiración mientras entraba en la sacristía de la iglesia llevando el dobladillo de su vestido kilométrico de seda plateada. Las luces de la vidriera parecían fijar el tejido ardiente con un color brillante y metálico.
Sé que dije que te quedaba mejor el tradicional blanco pero estaba equivocada. Laurent, estás impresionante. -Se giró, haciendo alarde de sus botas militares que no habían visto desde el instituto.
Algo viejo —dijo Laurent.
Jaydlien se mordió el labio.
Creo que voy a llorar.-dijo Jane
No vas a ser la única-aseguro Jaydlien
Alguna va a coger mi ramo, ¿verdad? ¿Y luego me lo devolverán cuando nadie esté mirando así lo puedo secar profesionalmente y enmarcar, y luego pueden burlarse de mí el resto de mi vida por ser tan inocente?
Soy una bailarina de Ballet. Tendré esas flores en mis manos antes de que los cerebros de tus otras amigas se hayan enterado de que lo has arrojado. Mis piernas fueron creadas para saltar muy alto.- Laurent le dio un suspiro feliz.
Y yo un karateka, con un solo golpe neutralizare a cualquiera que lo tenga en sus manos- las tres rieron.
Cariño, estoy tan feliz de que vinieras.
Se necesitarían más de tres mil millas para evitar que asistiera a la boda de mi mejor amiga —sonrió Jane provocativamente—. ¿Dónde es tu luna de miel?
Trevor no lo contó. Es su gran secreto. Lo tiene todo planeado. Le dije que solo tenía una petición: un hotel con donas en el menú del servicio de habitación. Estaremos fuera diez días. Cuando regresemos ambos empezaremos a buscar trabajos.
¿Ni si quiera has pensado en regresar?
¿A Detroit? ¡Ni hablar! Roma me viene bien. ——. Demasiados recuerdos para volver a casa. No puedo conducir por las calles sin pensar que Aj volverá o uno de sus matones, mucho menos sin recordar cuando tu casi, ya sabes. – La garganta de Jay se apretó, demasiado áspera para hablar. No había pasado un solo día desde la muerte de Aj y casi la suya que no hubiera tomado un momento pequeño y tranquilo para enviarle su gratitud a Dios.
Estoy tan malditamente feliz. De que todos estemos bien-dijo Jane
Desde cuando usas una maldición con algo feliz en la misma oración-rio Laurent
Desde que salimos libradas de la muerte y sus prejuicios. No saben cuánto las amo, chicas. Y tu Laurent de mi vida, se tan feliz como puedas. –
Gracias, es cierto que te casaste con Joe en una alocada noche de las Vegas?
Mi madre casi tuvo una aneurisma cuando se lo conté. Joe aún no se lo cree.- las tres rieron de nuevo.
Las arqueadas puertas de roble de la habitación se abrieron y la madre de Jaydlien asomó su cabeza en ella. Había volado hacía una semana para jugar a co planificadora del matrimonio junto a la mamá de Laurent y la de Jane, y Jaydlien creyó que estaba deleitándose secretamente en el papel.
Nick y Jaydlien, habían jurado sus votos bajo el cielo, lo sellaron en sangre y nunca iban a tener una gran boda de blanco, y esta era su oportunidad. La ironía de todo esto. ¿Quién hubiera adivinado que Laurent recorrería un camino más tradicional que Jaydlien?
La madre de Jane sonrió abiertamente hacia ellas.
—Séquense los ojos, mis queridas niñas, ya casi es hora.
Jane se centró en arreglar el peinado de Laurent, mientras Jay intentaba no llorar dándole unos cuantos mechones sueltos para enmarcar su rostro y cubrir con jazmines aromáticos la tiara. Cuando termino, Laurent arrojó sus brazos al alrededor de ambas, balanceándolas adelante y atrás en un animado abrazo, cuando las tres escucharon un rasgón de la costura.
¡A la mierda todo! —dijo Laurent, girándose para examinar la costura rasgada de su vestido—. Pedí una talla más pequeña, planeando perder unos cinco kilos para la boda. Planeaba ser talla cero al final del verano.
Jaydlien No pudo evitarlo, estallo en un ataque de risa tonta. Jane se le unió.
Veo como es. Voy a tener que caminar delante de toda esa gente con mis bragas ondeando en el aire y a ustedes ni si quiera les importa —dijo Laurent, pero ella, también se estaba riendo tontamente. Cogió una tirita de su bolso y la pegó sobre la tela rasgada.
Se rieron tan fuertes que el rostro se les volvió rojo, jadeando por aire.
La puerta se abrió una segunda vez.
¡A sus lugares! ¡Deprisa! —dijo la mama de Jane conduciéndolas hacia fuera. La música del órgano fluía de la capilla. Jaydlien y Jane se arrastraron hacia la parte de detrás de la línea de las damas de honor quienes llevaban todas idénticos vestidos rosas de tafetán de corte sirena y ambas aceptaron su ramo de lirios blancos del hermano de Laurent, Chris. Laurent tomó su sitio al lado de Jane y de Jay y aspiró profundamente.
¿Listas? —pregunto Jane
Jaydlien les guiñó un ojo.
Y dispuesta.
Los asistentes se colocaron a ambos lados de las enormes puertas esculpidas y las empujaron para abrirlas. Brazo con brazo, Laurent, Jane y Jaydlien caminaron al interior de la capilla.
Después de la boda todos se sacaron unas fotografías fuera. Una brillante luna derramaba la luz sobre la enorme fuente. A pesar de todo, Laurent resplandecía, pareciendo más serena y radiante de lo que nunca la había visto Jaydlien. Trevor sujetó su mano, le acarició la mejilla y le susurró en su oído.
La recepción también estaba fuera, bajo una gran carpa blanca. Con el flash de las cámaras todavía saltando detrás de los ojos de Jay, hizo su recorrido hacia el bar y pidió agua con gas. Las parejas estaban bailando con la orquesta en directo pero apenas las noto. Su atención se volvió particularmente en Nick.
Se había arreglado para la boda, llevando un esmoquin negro a medida y su mejor sonrisa depravada. El esmoquin enmarcaba su atlético cuerpo y la sonrisa ponía una inyección de adrenalina en su corazón. La miró también, sus ojos almendrados ardiendo con cariño y deseo. Un rubor de anticipación quemaba debajo de la piel de ella. Se había separado de él más que unas horas y ahora lo quería. Mucho.
Nick abrió su camino, bebiendo de una copa de vino. La chaqueta de su esmoquin estaba colgada sobre su hombro, su cabello desenfadadamente rizado por la humedad.
Hay una posada justo abajo en la calle. Un granero detrás de esos árboles de allí, por si comienzas a tener sentimientos juguetones —dijo, claramente sin tener dudas sobre la dirección de los pensamientos de Jaydlien.
¿Acabas de decir “juguetones”?
Las manos de Nick cayeron sobre sus caderas, acercándola más.
Sí. ¿Necesitas una demostración? —La besó una vez. Luego otra, alargándolo con unas cuantas maniobras inventivas de su lengua—. Te amo.
Palabras que nunca me cansaré de escuchar.
Quitó su flequillo otra vez fuera de su cara.
Nunca imaginé una vida tan completa. Nunca pensé que tendría todo lo que quiero. Eres todo para mí, Jaydlien.
Sus palabras rebosaron de felicidad el corazón de Jaydlien. Ella Le quería de una forma que nunca sería capaz de expresar con palabras. Él era parte de Jay. Y ella era parte de él. Atados juntos para el resto de la eternidad. Jay se inclinó y le beso.
Estaba pensando en algo que tal vez te resulte interesante. -Dijo mientras la abrazaba por la cintura. Ella envolvió los brazos en su cuello y enredo los dedos en su cabello. Se había dejado crecer el cabello porque a ella le encantaba.
Si, dijiste la posada.-ella rodo los ojos.
No es eso. Espera a que termine.
¿Será algo atrevido?
Depende de tu punto de vista.
Estoy lista para cualquier cosa.
Desde hace un par de meses tengo acceso a la paga de mi empleo y estaba pensando en unas vacaciones, viajando por distintos puntos del mundo, conociendo nuevas culturas, probando comidas exóticas, ya sabes. Vacaciones.
Mmmm suena interesante, científico químico loco.- Bromeo Jaydlien, Nick rodo los ojos. – Oh cariño yo sé que algún día cumplirás tu objetivo. Yo creo en ti- el sonrió
¿Quieres que te acompañe? Porque eso no es problema. Iría contigo a donde sea.
Sé que siempre estarás a mi lado, hermosa. Pero hay algo más.
Comienzas a asustarme. -Nick se armó de valor, no sabía cómo decírselo. Quizás era por miedo a ser rechazado o a que su chica no se sintiera preparada para ese reto.
Quiero que seas mía. Para siempre. -Durante un momento se quedó paralizada y poco a poco sus ojos se llenaron de lágrimas. Cuando al fin reaccionó lo hizo sollozando.
¡Sabía que un viaje tan maravilloso no podía ser gratis!
¿Estás diciendo que no?
¡No!
¿No?ーLa cara de Nick era de recuerdo.
¿Qué? ¡No! Nick yo siempre seré tuya.-Nick al fin pudo respirar. No había peor cosa para un hombre que proponerle matrimonio a una mujer.
¿Estás dispuesta a ser la señora Jonas, entonces?
Espera, me estabas pidiendo que me casara contigo?-pregunto ella casi sin creerlo
Si, a mi manera
Oh mierda!
Entonces no quieres?
Quiero todo contigo-él sonrió
Y ¿Frankie vivirá con nosotros?
Por supuesto, a menos que lo quieras dar en adopción. -Bromeó.
Como crees, estás loco.- Jaydlien lo besó con lágrimas en los ojos. Nick deslizo un hermoso collar con un enorme diamante del mismo color de los ojos de Jaydlien en su cuello y lo besó
Para que le haga compañía a ese collar, nunca te lo quitas?
Nunca, siempre que lo tengo, te siento cerca de mi corazón.
Mmmm lindo.
Entonces debería aceptar tu oferta. ¿Una pintoresca posada rural, dices?
El Cadillac está aparcado en frente o tengo una moto atrás-dijo Nick. -¿Salida tradicional o fuga?
Personalmente Jaydlien había tenido suficiente tradición por un día.
Fuga.
Nick la alzó en sus brazos, y ella chillo con alegría mientras la cargaba hacia la parte de atrás de la iglesia. Se dirigieron hacia su motocicleta y salieron disparados hacia la carretera, volando sobre las colinas verdes hacia la posada.
Dentro de su habitación privada y acogedora, ella extendió su mano y tiro de su corbata de seda deshaciendo el nudo.
Te vistes para impresionar —dijo ella con aprobación.
No, Nena. —Se inclinó con sus dientes rozando suavemente su oreja—. Yo me desnudo para impresionar.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-    Hoy a las 01:26

Volver arriba Ir abajo
 
Bajo Tus Labios - Nick Jonas y Tu-
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 6 de 7.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7  Siguiente
 Temas similares
-
» _Please Nick Jonas "Give love a try"_ (music & love)
» Nick Jonas y Samantha Barks oficialmente terminaron(buu noo)
» ○ Entrevista a NICK JONAS de New York Times ○
» Nick Jonas habla de sus celos por Justin Bieber // Demi Lovato expresa su odio hacia Ashley Greene
» Stay Nick Jonas & Tú

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Jonas Brothers Venezuela Foro Oficial :: Webnovelas/Fics :: Jonas Brothers: Fan ficts :: DE TODO UN POCO-
Cambiar a: